Está en la página 1de 4

Los medios de pruebas ofrecidos

Las pruebas podríamos compararlas con un rompe cabezas. El rompe cabeza para
que tenga forma, hay que armar todas las piezas, lo mismo pasa con las pruebas
en materia judicial. Es necesario reunir todos los medios de pruebas
para poder armar el hecho ocurrido.
El siguiente trabajo presenta en su desarrollo diversos sectores, conceptos y
definiciones derivadas de los medios de pruebas en materia procesal penal. Las
pruebas son las que comunican al investigador con el hecho ocurrido, ésta le van
hablando hasta que el investigador logra llegar al punto final.
Los elementos de prueba sólo pueden ser valorados si han sido obtenidos por un
medio lícito y conforme a las disposiciones del código procesal penal. No obstante
existe un sin números de casos, en los cuales se han presentados pruebas ilícitas,
por ejemplo, la presentación ante el tribunal de un testigo falso.
Es menester citar de manera introductiva, que en nuestro sistema judicial, los
medios de pruebas más usados por su gran eficaz lo son: la inspección del lugar de
los hechos, el Testimonio, el Peritaje, Reconocimiento De Personas y por último el
Careo
Tipos de pruebas en materia penal.
La Ley reconoce como medios específicos de prueba las siguientes:
 La inspección judicial y la reconstrucción de hechos;
 Los dictámenes de peritos;
 Las declaraciones de testigos;
 Los careos;
 Los documentos públicos y privados;
 Las visitas domiciliarias;
 Las fotografías, cintas magnetofónicas, registros dactiloscópicos, videocintas y,
en general, todos aquellos elementos aportados por la ciencia, o por la técnica.
En nuestro sistema judicial, las mayorías de estas pruebas son aceptadas, pero no
obstante, existe unas que son más acogidas que otras y por tales razones en este
trabajo de investigación, haremos referencias de una forma especifica a los medios
de pruebas más usados en nuestra legislación en materia penal.
Legalidad de la prueba.
Los elementos de prueba sólo pueden ser valorados si han sido obtenidos por un
medio lícito y conforme a las disposiciones del código procesal penal. No obstante
existe un sin números de casos, en los cuales se han presentados pruebas ilícitas,
por ejemplo, la presentación ante el tribunal de un testigo falso.
No puede ser apreciada para fundar una decisión judicial, ni utilizada
como presupuesto de ella, la prueba recogida con inobservancia de las formas y
condiciones que impliquen violación de derechos y garantías del imputado,
previstos en la Constitución de la República, los tratados internacionales y el código
Procesal Penal. Tampoco pueden ser apreciadas aquellas pruebas que sean la
consecuencia directa de ellas, salvo si se ha podido obtener otra información lícita
que arroje el mismo resultado. Asimismo, no pueden ser valorados los actos
cumplidos con inobservancia de las formas que impidan el ejercicio del derecho a
la tutela judicial de la víctima o impidan el ejercicio de los deberes del ministerio
público, salvo que el defecto haya sido convalidado.
En vista, de que la presentación de pruebas es un proceso, este debe seguir un
orden. Orden este que debe seguirse al pie de la letra, para que las pruebas a
presentar tenga legalidad y surtan los efectos esperado por el presentante de ellas.
Cuando no se violen derechos o garantías del imputado, los actos defectuosos
pueden ser inmediatamente saneados, renovando el acto, rectificando el error, o
cumpliendo el acto omitido, de oficio o a petición del interesado.
En todo proceso de presentación de pruebas existe un saneamiento. El
saneamiento, no es más que la depuración de las pruebas que puedan ser
consideradas como innecesarias o ilícitas o aquellas que pueden tender a
entorpecer el proceso. No se puede retrotraer el proceso a etapas anteriores, bajo
pretexto del saneamiento, salvo los casos expresamente señalados por el código
procesal penal.
El Art. 169 del Código Procesal Penal Dominicano, hacer referencia a lo que es
la Convalidación. Este en el artículo citado anterior nos declara que Los defectos
formales que afectan al ministerio público o a la víctima son convalidados:
1. cuando éstos no solicitan su saneamiento mientras se realiza el acto o dentro
de las veinticuatro horas de practicado, cuando quien lo solicita no
haya estado presente. Si por las circunstancias del acto ha sido imposible advertir
oportunamente el defecto, el interesado debe reclamarlo dentro de las veinticuatro
horas después de advertirlo;
2. cuando éstos aceptan, expresa o tácitamente, los efectos del acto.
Los hechos punibles y sus circunstancias pueden ser acreditados mediante
cualquier medio de prueba permitido, salvo prohibición expresa.
Luego de recolectadas las pruebas, debidamente saneadas y rectificadas, sigue el
proceso de la Admisibilidad de la pruebas. La admisibilidad de la prueba está
sujeta a su referencia directa o indirecta con el objeto del hecho investigado y a
su utilidad para descubrir la verdad. El juez o tribunal puede restringir los medios de
prueba ofrecidos que resulten manifiestamente sobreabundantes. También puede
prescindir de la prueba cuando ésta sea ofrecida para acreditar un hecho notorio.
El juez o tribunal valora cada uno de los elementos de prueba, conforme las reglas
de la lógica, los conocimientos científicos y las máximas de experiencia y está en la
obligación de explicar las razones por las cuales se les otorga determinado valor,
con base a la apreciación conjunta y armónica de toda la prueba. Las actas que
tienen por objeto la comprobación de contravenciones hacen fe de su contenido
hasta prueba en contrario.
La Audiencia Preliminar
Es la audiencia oral convocada por el juez de la instrucción, luego de la presentación
de la acusación del fiscal o el querellante y de otras solicitudes que, de conformidad
con la ley se hagan.
Se trata de un juicio a la acusación y no contra el imputado. Desde el punto de vista
genérico se trata de un juicio sobre la admisibilidad de las pruebas y la consecuente
suficiencia de la acusación, y específicamente de determinar la validez y las
alegaciones que impidan la celebración del juicio oral, particularmente de aquella
de naturaleza jurídica
Auto de apertura a juicio

La apertura del juicio oral por el órgano jurisdiccional constituye el juicio positivo que
hace éste sobre la acusación en la denominada fase intermedia del proceso penal
y que supone el reconocimiento definitivo del derecho a acusar o de la acción penal,
de tal manera que en virtud del mismo el juez viene obligado a sustanciar todo el
proceso y a pronunciarse sobre la imposición de la pena en relación con los hechos
deducidos por las acusaciones.

Se trata con este auto, como función de la fase intermedia, de determinar si las
diligencias instructoras practicadas permiten deducir la existencia de un hecho
punible atribuible a un concreto sujeto, de reconocer, en definitiva, el derecho de
acción penal, como derecho al proceso y a la sentencia sobre el fondo, para lo que
es preciso que el órgano jurisdiccional estime que no concurre ninguno de los
supuestos determinantes del sobreseimiento previstos en los artículos
637, 641 y 779.1.1de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

El contenido mínimo y necesario que debe integrar el auto que estudiamos lo


constituyen los pronunciamientos decretando la apertura del juicio oral y la
determinación del órgano competente para el enjuiciamiento. Por el contrario, los
restantes pronunciamientos que puede contener el mismo (adopción o revocación
de medidas cautelares personales y/o reales) revisten un carácter eventual y
pueden concurrir en dicho auto todos a la vez o solamente alguno de ellas.

El auto que acuerda la apertura del juicio oral es irrecurrible. Así lo declaran
taxativamente el artículo 783.3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el artículo
32.2 de la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado. Contra el auto que deniegue la
apertura del juicio oral procederán los recursos establecidos en cada procedimiento
contra el auto de sobreseimiento.

Auto de no ha lugar
De acuerdo al ordenamiento jurídico de la República Dominicana y lo contenido en
el Código Procesal Penal, un juez dicta un “Auto de No Ha Lugar” cuando entiende
que el o los imputados no tienen responsabilidad penal en el caso que se les imputa.

También cuando la acusación no está debidamente fundamentada.

Literalmente el marco jurídico que rige la materia indica que el juez tomará esta
decisión cuando:

1. “El hecho no se realizó o no fue cometido por el imputado;

2. La acción penal se ha extinguido.

3. El hecho no constituye un tipo penal;

4. Concurre un hecho justificativo o la persona no puede ser considerada


penalmente responsable;

5. Los elementos de prueba resulten insuficientes para fundamentar la acusación y


no exista razonablemente la posibilidad de incorporar nuevos”.