Está en la página 1de 4

Vanguardismo

El vanguardismo, o avant-garde en francés, se refiere a las personas o a las obras


experimentales e innovadoras, en particular en lo que respecta al arte, la cultura, la política, la
filosofía y la literatura.

Contexto histórico y cultural


Desde el punto de vista histórico, el primer tercio del siglo XX se caracterizó por grandes
tensiones y enfrentamientos entre las potencias europeas. Por su parte, la Primera Guerra
Mundial (entre 1914 y 1918) y la Revolución Soviética (en octubre de 1917) fomentaron las
esperanzas en un régimen económico diferente para el proletariado.
Tras los años 1920, época de desarrollo y prosperidad económica conocida como los años
locos, vendría el gran desastre de la bolsa de Wall Street (1929) y volvería una época
de recesión y conflictos que, unidos a las difíciles condiciones impuestas a los vencidos de
la Gran Guerra, provocarían la gestación de los sistemas totalitarios(fascismo y nazismo)
que conducirán a la Segunda Guerra Mundial.
Desde el punto de vista cultural, fue una época dominada por las transformaciones y el
progreso científico y tecnológico: la aparición del automóvil y del avión, el cinematógrafo,
el gramófono, etc. El principal valor fue, pues, el de la modernidad o sustitución de lo viejo
y caduco por lo nuevo, original y mediado tecnológicamente.
Por su parte, en el ámbito literario era precisa una profunda renovación. De esta voluntad
de ruptura con lo anterior, de lucha contra el sentimentalismo, de la exaltación
del inconsciente, de lo racional, de la libertad, de la pasión y del individualismo nacerían
las vanguardias en las primeras décadas del siglo XX.
Europa vivía, al momento de surgir las vanguardias artísticas, una profunda crisis. Crisis
que desencadenó la Primera Guerra Mundial, y luego, en la evidencia de los límites del
sistema capitalista. Si bien «hasta 1914 los socialistas son los únicos que hablan del
hundimiento del capitalismo», como señala Arnold Hauser, también otros sectores habían
percibido desde antes los límites de un modelo de vida que privilegiaba el dinero, la
producción y los valores de cambio frente al individuo.
Resultado de esto fue la chutara intelectual, la pobreza y el encastillamiento artístico
contra los que reaccionaron en 1905: Pablo Picasso y Georges Braque con sus
exposiciones cubistas, y el futurismo que, en 1909, deslumbrado por los avances de la
modernidad científica y tecnológica, lanzó su primer manifiesto de apuesta al futuro y
rechazo a todo lo anterior.
Así se dieron los primeros pasos de la vanguardia, aunque el momento de explosión
definitiva coincidió, lógicamente, con la Primera Guerra Mundial, con la conciencia del
absurdo sacrificio que esta significaba, y con la promesa de una vida diferente alentada
por el triunfo de la revolución socialista en Rusia.
En 1916, en Zúrich (territorio neutral durante la guerra), Hugo Ball, poeta alemán, decidió
fundar el Cabaret Voltaire. Esta acta de fundación del dadaísmo, explosión nihilista,
proponía el rechazo total:

El expresionismo fue una corriente pictórica que nació como movimiento a principios
del siglo XX, entre 1905 y 1925, en Alemania y otros países centrales en Europa de
ámbito germánico y austro-húngaro, ligado al fauvismo francés como arte expresivo y
emocional que se opuso diametralmente al impresionismo.

Los Heraldos Negros


Autor: César Vallejo

Hay golpes en la vida, tan fuertes…¡Yo no sé!


Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma…¡Yo no sé!
Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.
Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.
Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.
Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

Agosto de 1914

Autor: Vicente Huidobro

Es la vendimia de las fronteras


Tras el horizonte algo ocurre
En la horca de la aurora son colgadas todas las ciudades
Las ciudades que husmean como pipas
Halalí
Halalí
Pero esta no es una canción

Los hombres se alejan