Está en la página 1de 124

1118número

2007-1019 1118

issn 2007-1019

mexico issn

in mexico

printed in

consultable printed

coleccionable y y consultable

ejemplar coleccionable

$55.00 ejemplar

público: $55.00

al público:

precio al

170 precio

número 172

solapa

«En la vida, todo es una metáfora.»

IDEAS

Haruki Murakami

50

Los últimos soldados imperiales

70

El ikigai

78

Los samurái

ARTES

18

Emblemas del arte japonés

36

¿Quién fue Hokusai?

88

Kawabata y Mishima: amigos y escritores

104

El teatro Kabuki, un festín de sensaciones

116

La primera danza Butō

LENGUAJE

57

Para escribir en japonés

72

La palabra biombo

74

Breve diccionario nipón

114

¿De dónde viene Japón?

CIENCIA

64 Inventos revolucionarios

CURIOSIDADES

44

El anime

56

¿En Japón hay ejército?

98

Sushi a la mexicana

110

Japón en cifras

113

El tamagotchi

Pídala a su voceador

Pídala a su voceador

Escanee el código con su celular y conéctese con Algarabía

Descargue la app gratuita i-nigma reader

Argentina 32 PESOS / Chile 2 295 PESOS / Perú 11.50 SOLES / Costa Rica 1 980

Argentina 32 PESOS / Chile 2 295 PESOS / Perú 11.50 SOLES / Costa Rica 1 980

COLONES / Rep. Dominicana 166 PESOS /Venezuela 23.50 BOLÍVARES / Ecuador

COLONES / Rep. Dominicana 166 PESOS /Venezuela 23.50 BOLÍVARES / Ecuador

92 000 SUCRES / Panamá 3.70 BALBOAS / Colombia 8 887 PESOS / EE. UU. 3.70 USD

92 000 SUCRES / Panamá 3.70 BALBOAS / Colombia 8 887 PESOS / EE. UU. 3.70 USD

www.algarabia.com

www.algarabia.com

124

172

a c

l

c

i

r

u

e

i

d

t

r

n

e

e

e

i

g

n

a

o

u

c

s

s

a

i

i

j

a

d

e

a

d

e

s

léeme y sabrás

172

A l otro lado del mundo, donde nace el sol, hay un archipiélago que en su pequeñez territorial ha

conquistado al mundo entero con su cultura: el Japón. Entender una cultura tan diferente a la nuestra no es fácil, nos separa medio orbe de kilómetros, de idiosincrasias y de formas de ver el mundo; sin embargo, no queremos morir en el intento y en esta Algarabía 172 nos echamos el trompo a la uña para inquirir un poco más en la cultura nipona y todo lo que ella representa hoy por hoy en este planeta.

Y para ello nos pusimos muy de blanco y rojo, muy minimalistas, muy zen, para explicarles una línea del tiempo del arte japonés; de Hokusai, del anime y del ikigai, así como de la danza butō, los rituales samurái y del teatro Kabuki.

3

Y, para ir más allá, nos adentramos justo en el origen de la palabra Japón y Nipón; y el significado de otros términos como kawaii y biombo, entre otros que ya adoptamos en nuestros diccionarios. Nos echamos un clavado en la literatura de Kawabata y Mishima y en los fundamentos de la cultura nipona —como los occidentales la conocemos—; para acabar contándoles por qué allá «no hay ejército»; una anécdota curiosa sobre un grupo de soldados perdidos que nunca se enteraron que la ii Guerra había terminado, y otra divertida historia sobre la leche «natural».

Para terminar, hablamos del sushi a la mexicana, de los inventos japoneses modernos y de las estadísticas de sobrepoblación de aquellas islas.

Los dejo en buenas letras, pa’ que viajen al lejano Oriente y puedan ver algo más allá de lo inmediato.

MARÍA DEL PILAR MONTES DE OCA SICILIA

minificción

Destino

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado en que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de duda. Camino a la batalla, se detuvieron en una capilla. Después de rezar con sus hombres, el general sacó una moneda y dijo: «Ahora tiraré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Si es cruz, perderemos. El destino se revelará». Tiró la moneda en el aire y todos miraron atentos cómo aterrizaba: era cara. Los soldados estaban tan contentos y confiados que atacaron vigorosamente al enemigo y consiguieron la victoria. Después de la batalla, un teniente le dijo al general:

—Nadie puede cambiar el destino.

—Es verdad —contestó el general mientras mostraba la moneda al teniente, que tenía cara en ambos lados.

4

Cuento popular zen

Dirección general:

María del Pilar Montes de Oca Sicilia

Dirección de arte:

Victoria García Jolly

Dirección administrativa:

Érika Juárez Jiménez

Dirección ejecutiva:

Claudia Martínez Saavedra

Dirección editorial:

Carlos Bautista Rojas

Asesor de contenidos:

Fernando Antonio Montes de Oca Sicilia

Editora:

Jefa de redacción:

María Luisa Durán Almazán Alejandra Santoy Sánchez

Redacción:

Arturo Gallegos García, Bricia Martínez,

Coordinación de diseño:

Daniel Morales Olea, Mónica Rodríguez, Alex Velázquez Diana Langarica Martínez

Diseño:

Paula Baza, Perla Carrizales,

Equipo digital:

Ana Chavana, Ariadna S. Mecalco Carolina Duarte, Aldo X. López,

Producción:

Karen Dehesa, Rocío García, Paola Leyva, César Panales, María Castellanos

Relaciones públicas:

Mariana Sánchez Ponce Paula Salazar Caramuta

Gerente de distribución:

Luis Enrique González Castro

Coordinación de ferias y eventos:

José Mariano Basaguren

Coordinación de supervisión:

Luis Hernández Silva

Gerente de sistemas:

Gustavo Flores

Publicidad:

Dulce González Urbina, Elsa Ruiz Hernández, María Elena Tena Romero, Martha Nancy Rosales Pérez

Colaboradores

ガジェゴス・ガルシア・アルトゥーロ, cbr, Ana Chavana, Doraemon, Ma. Luisa Durán, Arturo Gallegos García, Ignacio Gómez Gallegos, Bricia Martínez, Jessica Martínez, Baruc Mayén Arroyo, Sara Regina Montes de Oca Molina, Daniel Morales Olea, Mónica Rodríguez, Alejandra Santoy, Adriana Uribe, Alex Velázquez

Consejo editorial

Juan Becerra Acosta, Eugenia Blandón Jolly, José Ángel Blandón Jolly, Dante Escalante Mendiola, Renato Escalante Ochoa, Arturo Gallegos García, Teresina Bueno López, Malusa Gómez, Ignacio Gómez Gallegos, David Gutiérrez Fuentes, Josenrique Martínez Alba, Fernando Montes de Oca Monroy, Francisco Javier Nuño Morales, Ernesto Sánchez de la Osa, Pilar Sicilia y Sicilia, José Vicente Sicilia Rosado, José Manuel Valiñas Bouchot, Alejandro Velázquez, Mario Zaragoza Ramírez

Ventas y publicidad

publicidad@algarabia.com

5448 0430 ext. 122 y 226

Suscripciones

laquiero@algarabia.com

01 800 700 5242 5448 0430 ext. 105

Enero, 2019, año XVIII. Algarabía, léeme y sabrás, editada por Editorial Algarabía S.A. de C.V. Editor responsable:

María del Pilar Montes de Oca Sicilia. Número de certificado de reserva: 04-2010-041314213600-102. Certificado de licitud de título núm. 13853 y certificado de licitud de contenido núm. 11426. ISSN núm. 2007-1019 otorgado por la Dirección de Reservas de Derechos Agencia Nacional ISSN. Impreso por Reproducciones Fotomecánicas, S.A. de C.V., Calle Durazno 1, Col. Las Peritas, Delegación Xochimilco, C.P. 16010, México, D.F. Tel. 5334-1750. Tiraje certificado por Lloyd International, S.C., folio 10726, referencia 180208, Lloyd International. Circulación y ventas certificadas por Lloyd International, S.C., folio 10728 , referencia 180322 Lloyd International. Perfil del lector certificado por Lloyd International, S.C., folio 10727, referencia 180228 Lloyd International. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida total o parcialmente sin citar la fuente. El contenido de los anuncios es responsabilidad de los anunciantes y no del editor. Editorial Algarabía S.A de C.V. Pitágoras 736-I, col. Del Valle, C.P. 03100, México, D.F.

Nuestra

portada

Ilustración basada en La gran ola de Kanagawa de Hokusai.

16

en algún lugar

Kiyomizu-dera

por Jessica Martínez

18

arte

Emblemas del arte japonés

36

de dónde viene

Japón

por Bricia Martínez

38

trivia

Popurrí de curiosidades niponas

por igg

44

íconos y grafías

¿Nani? ¡Es el anime!

por Arturo Gallegos García

50

ideas

«¿Acabó la guerra? ¡Avísenme!» —Los últimos soldados imperiales—

por Baruc Mayen Arroyo

56

desde el palco

Kinjiki

8

por

66

¿qué onda con

el ikigai?

por Alex Velázquez

68

ideas

Inventos revolucionarios

por Sara Regina Montes de Oca Molina y la Redacción

74

genio y figura

Hokusai

76

causas y azares

Los samurái

por Santoy-san

83

aunque usted así lo crea

En Japón ¿no hay ejército?

por JM

84

taquitos de lengua

86

literatura

Nieve y fuego: Kawabata Yasunari y Mishima Yukio

por Ma. Luisa Durán

96

de boca en boca

«La más natural»

por Doraemon

98

gastrófilo

Sushi a la mexicana

por Daniel Morales Olea

104

del folklore

El teatro Kabuki, un festín de sensaciones

por Adriana Uribe y la Redacción

110

puros números

Japón en cifras

por Ignacio G. Gallegos

113

el objeto de mi afecto

El tamagotchi

por Mónica Rodríguez

114

palabrafilia

Del japonés al español

por Ignacio Gómez

116

arcaísmo

biombo

por Ale Santoy

118

del tingo al tango

10

en Algarabía 173

En febrero tendremos:

Especial de los años 80

Los reyes del pop

El descubrimiento del sida

¿Por qué nos quitaban las anginas?

Para consultar las fuentes y referencias completas de los artículos de este número y tener acceso a contenidos extra, escanee con su celular este código, o visite www.algarabia.com

Nota: Como principal referente de la lengua, usamos el Diccionario del Español de México —dem—, elaborado por el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios de El Colegio de México. Sólo citamos el Diccionario en línea de la Real Academia Española —dle— cuando no existe otro referente académico.

Fe de erratas: En Algarabía 171, sección Causas y Azares, p. 39, el highlight dice: «awars»; debe decir: «awards». En la sección ¡Eureka!, p. 113, dice:

«matemáticofrancés»; debe decir: «matemático francés».

Agradacemos a Ota Minao, periodista japonés del diario Asahi, su ayuda en la revisión de este número.

La redacción de esta revista no responde por textos no solicitados.

Algarabía, léeme y sabrás es una obra impresa basada en un trabajo formal de investigación, divulgación cultural y lingüística, crítica, comunicación periodística y de sucesos de actualidad, la cual se encuentra debidamente protegida por las leyes vigentes de Propiedad Intelectual y los tratados internacionales sobre Derechos de Autor suscritos y aprobados por los Estados Unidos Mexicanos. Dicha obra ha sido realizada de conformidad con lo que de manera específica estipulan los artículos 148 fracciones II y III y 151 de la Ley Federal del Derecho de Autor, así como con las prácticas internacionales de Fair Use y con apego a las disposiciones de la Ley del Secreto Profesional del Periodista en el Distrito Federal.

EN FORMATO DIGITAL

Newsstand

IPad & IPhone

12

publirreportaje

Fanáticos del cine

¿Qué nos hace fanáticos del cine? Tal vez la capacidad de convertir cualquier momento en una obra del séptimo arte, de ver a un niño caminar junto a su padre y pensar inmediatamente en Ladrones de bicicletas (1948) o de ver a una pareja caminando e imaginar qué comedia romántica podría ser su historia.

E l cine nos acompaña a todos lados, pero ahora la

experiencia será aún más espectacular, pues con

Maratón Cinemex-Algarabía, la magia del cine no

sólo te divertirá fuera de las salas, también te retará a

usar todo ese conocimiento acumulado que años de ver las mejores películas han dejado en ti.

¿Sabes qué película de Spielberg contó con las excelentes actuaciones de Liam Neeson, Ralph Fiennes y Ben Kingsley? Ésa y otras 1457 preguntas pondrán a prueba tus conocimientos del séptimo arte.

No te preocupes por la cuestión del gusto, el Maratón Cinemex-Algarabía fue cuidadosamente planificado para abarcar distintos géneros y épocas de lo mejor del cine de los siglos XX y XXI. Además, con un nuevo sistema de

14

juego, todos tienen la oportunidad de participar en cada pregunta y avanzar al mismo tiempo, haciendo la competencia aún más reñida.

Se trata de un juego en el que el conocimiento de cine va más allá de la película. Preguntas sobre la filmografía de los actores, detalles de la producción, literatura relacionada al cine, premiaciones, años de estreno, remakes y mucho más te demostrarán que incluso si eres experto, hay mucho más que puedes descubrir.

La magia del cine te acompañará a donde quieras y Cinemex se encargará de ello. Con un resplandeciente tablero rojo en el que podrás encontrar íconos de míticos filmes, el reto será doble, pues mientras algunos son fáciles de entender, descifrar cuál se refiere a El proyecto

de la bruja de Blair, El reportero: la historia de Ron Burgundy

o El cuervo es un mayor desafío.

Maratón Cinemex-Algarabía, reafirmará tu pasión por el

cine y te obligará a aprender mucho más de este séptimo arte. Puedes conseguirlo al mejor precio en todos los complejos Cinemex del país, en algarabiashoppe.com

y otros establecimientos.

15

por Jessica Martínez

e s un conjunto de 30 recintos

religiosos ubicado en la ciudad de Kioto,

y su nombre se traduce como «templo

de agua pura» —de kiyomizu 清水, ‘agua

clara o pura’, y dera , ‘templo’.

Su origen se remonta al año 780, en el

periodo Nara, cuando el monje budista

Enchin, de la orden Tendai, tuvo una

epifanía que lo condujo hasta una fuente

de agua —la cascada Otowa no taki—; y

al encontrarla, decidió consagrar el lugar

a la diosa de la piedad Kanzeon1 y erigir

una estatua en su honor. Años después,

el guerrero Sakanoue no Tamuramaro,

en un viaje de cacería, mató un venado

dentro del perímetro —acto prohibido en

un lugar sagrado—, por lo que el monje,

como «reprimenda», contó al guerrero

sus visiones y, conmovido por éstas,

1 Una de las principales deidades budistas

veneradas en Japón. También se le conoce como Kannon y se traduce como «la que escucha los lamentos del mundo».

Japón

Nagasaki

Mar del Japón

Hiroshima

Isla

Kyūshū

Isla

Shikoku

Kioto

Osaka

Sapporo

Isla Hokkaidō

Isla Honshū

Tokio

Yokohama

Kiyomizu-dera

Tamuramaro levantó otro templo para venerar a la diosa

y lo llamó «Kiyomizu».

No es fortuito el establecimiento del Templo sobre la

cascada; se dice que el visitante puede beber sólo uno de los

tres chorros de agua que ésta provee —al interior del salón

Hondo— para conseguir salud, larga vida o éxito. Según la

creencia, probar más de uno genera una vida de infortunio.

De todo el conjunto resaltan el salón principal Hondo, por

su balcón de 13 metros de alto, que es sostenido por pilares

de madera keyaki2 y ni un solo clavo; la puerta Niōmon,

ornamentada por varias esculturas de cabezas de elefante

—propias del periodo Azuchi-Momoyama3—, y custodiada

por dos reyes Deva —quienes mantienen al mal alejado del

lugar—; y el campanario budista Shōro, que se distingue por

las seis columnas que soportan las dos toneladas de peso

de su campana.

A lo largo de la historia la mayoría de los edificios de

Kiyomizu-dera han sido destruidos por el fuego —por

desastres naturales o conflictos bélicos—, por lo que su

última reconstrucción fue en la segunda mitad del siglo xv.

Forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la unesco

desde 1994.

2 Madera del árbol Zelkova, el cual crece en Japón, China y Corea.

3 Periodo entre los años 1568 y 1603.

19

© Shutterstock.com

arte

Japón es, sin duda, una de las naciones más reconocibles del mundo, no sólo por su poderío económico, avanzada tecnología y sus tradiciones —con más de 1600 años de antigüedad—, sino porque al ser un conjunto de islas, eso le permitió desarrollarse durante siglos sin gran influencia de otros pueblos —prueba de ello es que, aunque perdió varias guerras, jamás ha sido conquistado por otras naciones—. He aquí un brevísimo repaso a los artistas —y algunos acontecimientos— que definieron las características de cuanto ahora podemos reconocer como «lo japonés».

Kuniyoshi

Utagawa,

Retrato

del actor

Miyamoto

Musashi,

grabado

en madera,

1852.

21

A l terminar el primer tercio del siglo xiv, Ashikaga Takauji, primer shōgun

Ruinas del

castillo de

Ashikaga

en Ashikaga,

Tochigi.

—comandante del ejército nombrado por el emperador— instauró el segundo régimen feudal de índole militar; estableció la capital en Kioto e instaló su residencia en el barrio de Muromachi —así se llama al arte que surgió durante esta época—. Al periodo histórico se le conoce como shōgunato Ashikaga (1338-1573), y en éste no se logró la unidad política quebrantada por revoluciones y guerras civiles, pero a cambio se alcanzó cierta prosperidad económica, se ampliaron las relaciones comerciales con China y se afirmó el budismo zen como religión oficial.

El chilangonario

kawa, kawasaki

Nombre de una ciudad japonesa y de una conocida marca de

motocicletas. El uso de esta palabra se debe a la consonancia

que existe con la palabra caguama, forma popular dada a una

botella grande de cerveza. También se usa como apócope de

la marca.

—Qué nacos los que les dicen «guamas» a las kawasakis.

22

Los bonzos zen —monjes budistas— se volvieron los guardianes de la cultura en un pueblo de guerreros; a ellos se debe la elaboración de una estética propiamente japonesa, que tiene como punto de partida «la observación de la naturaleza para hallar en ella la huella divina». Aunque la población seguía importando gran cantidad de obras artísticas chinas, los artesanos japoneses huyeron de la imitación servil en busca de creaciones originales.

Del

periodo

Muromachi

al

Tokugawa

Izq.:

Pabellón

Dorado,

Kioto.

Der.:

Pabellón

de Plata,

Kioto.

El aprecio del arte llevó a la construcción de pabellones especiales llamados tokonama y chaseki, en los que bonzos

y nobles se reunían para contemplar

pinturas, charlar y tomar el té, costumbre

convertida en una prolija ceremonia,1 que obligó a los artesanos a crear un bello utillaje en cerámica y en bronce.

La arquitectura siguió estando bajo el influjo de China. De esta época son el

pabellón Dorado y el pabellón de Plata, ambos en Kioto. Ambos son de planta cuadrada, tienen tres y dos pisos respectivamente, con tejados salientes

y curvados, abiertos por amplios huecos

adintelados en la planta inferior y con ventanas de medio punto en el piso alto. La gran novedad la constituyen sus jardines zen, suprema creación nipona, cuyo planteamiento consiste en disponer

a escala diminuta una imitación de la naturaleza, con sus rocas, arroyos

y demás «accidentes».

1 v. Algarabía 163, abril 2018, GASTRÓFILO: «Sobre la ceremonia del té

o Cha-no-yu». p 87.

23

La manifestación artística de mayor interés en la época Muromachi fue la pintura. El entusiasmo por el género chino en tinta desarrolló el suiboku-e, cuyo emblema es el pintor Sesshu Toyo quien, después de pasar dos años en China, sustituyó la copia de los modelos continentales por el paisaje típicamente nipón.

Sesshu había sido discípulo del monje Tensho Shubun, quien también era escritor y administrador de un monasterio en Kioto, y que había establecido las normas para una pintura de paisaje que lograba efectos de profundidad mediante el escalonamiento de la composición en dos o tres planos. Con estos paisajes se empiezan a decorar biombos y —a veces— se enlazan varios paisajes en un sólo conjunto valiéndose de transiciones para representar las cuatro estaciones. También se elaboran rollos verticales llamados sbigajiku y se combina la pintura con poesía caligrafiada.

Momentos

clave

enla

historia

antigua

deJapón

Sesshū

Tōyō,

Haboku-

Sansui,

1945.

Ilustración de Elena Akkurt.

¿Y qué es el corazón? Es el sonido de la brisa entre los pinos dibujado allí en una pintura

Ikkyū

(1394-1481)

Periodo Jomon.

El archipiélago nipón está

habitado por recolectores,

cazadores y pescadores. Las piezas

de alfarería que se han encontrado

en Japón datan del 4000 a.C.

El llamado estilo Muromachi florecería en la escuela fundada por Masanobu Kanō, un pintor laico que prescindía de los símbolos religiosos del zen y, por lo mismo, pintaba con mayor libertad. Su hijo y sucesor, Motonobu Kanō —la mayor figura de esta escuela—, decoró el monasterio fortificado de Hongan-ji, en Osaka, en colaboración con su hermano Yukinobu y sus tres hijos. Motonobu asimiló las influencias chinas y creó la gran pintura mural japonesa, que alcanzó su desarrollo en los siglos xvi y xvii.

Al margen de este «arte oficial» —protegido por el emperador—, existía otra corriente popular —de tendencia nacionalista— el yamato-e, un estilo de pintura inspirado en las obras pictóricas de la dinastía Tang, desarrollado a finales del periodo Heian (794-1185). Se caracterizaba por usar tonalidades fuertes y porque sus temas, por lo regular, eran representaciones de escenas literarias.

13000a.C.

600a.C.

Origen mitológico de la casa

real japonesa, con el reinado del

emperador Jimmu, «descendiente

directo» de Amaterasu, diosa del

Sol en el sintoísmo.

Periodo Yayoi.

Se introducen los cultivos

de arroz, el trabajo del hierro,

el cobre y empieza a penetrar

la cultura china. Surgen las

primeras unidades políticas

en forma de pequeños clanes.

Periodo Yamato.

El centro de poder se

traslada a la región fértil del Kinai,

donde se encuentran ahora las

ciudades de Kobe, Kioto y Osaka.

300a.C.-

710 d.C.

300

ca. 400

La palabra

sansui —que significa

‘montaña-

agua’—, designa el concepto global de paisaje, incluyendo las nociones de pintura paisajista —y de jardinería— con connotaciones de lo triste, árido y melancólico

Motonobu

Sumimoto a

caballo, 1507,

Museo Eisei

Bunko.

Kanō, Hosokawa

Parte del país se une

bajo la dinastía Yamato, los

antecedentes de la actual dinastía

imperial. No obstante, quien

ostenta el poder formal es el clan

Soga. Los estrechos contactos con

la península de Corea y con China

facilitan la entrada del budismo.

538-552

Llegan el taoísmo, el

confucionismo y el sistema de

escritura china. Esta influencia

también da forma a la sociedad

y al gobierno, que se estructuran

siguiendo un modelo centralizado

y burocrático parecido al de China.

Momoyama

Mientras estos artistas influyen con su obra el siglo xv —y parte del xvi—, la anarquía se apodera progresivamente del país; los generales Nobunaga y

Hideryoshi, intentan sobreponerse a los pequeños estados que luchan entre sí y tratan de conseguir una reunificación. La época Momoyama empieza en 1568, bajo la dictadura del daimyō —señor feudal— Nobunaga Oda, quien gusta de un arte grandioso y refinado, que lo exalte como héroe y en el que se empleen los materiales más costosos. Oro, plata y laca se empiezan a aplicar no sólo a los objetos decorativos, sino también a la pintura para conferirle mayor suntuosidad. Son típicos de esa época los grandes biombos de laca realzados con oro.

Nobunaga eligió para su servicio personal a Eitoku Kanō —de la cuarta generación Kanō— y le encargó realizar diversos biombos de Vistas de Kioto en perspectiva caballera,2 así como la hoy destruida Decoración del castillo de Azuchi.

Rival de Eitoku fue Hasegawa Tōhaku, procedente también de la escuela Kanō y practicante de la pintura monocroma,

2 Sistema de representación que usa la proyección paralela oblicua, en el

que las dimensiones del plano proyectante frontal, como las de los elementos

paralelos a él, están en verdadera magnitud, sin deformaciones.

Se producen las reformas

Taika para reforzar los poderes

del emperador: las tierras son

compradas por el Estado para ser

redistribuidas entre los granjeros

e instaurar un sistema impositivo.

645

 

Emperatriz

Genmei.

 

Periodo Nara.

710

La primera capital

permanente se establece en Nara.

Los emperadores convierten

el budismo en religión estatal

con el objetivo de tener una

sociedad pacífica. Sin embargo,

el poder político que obtienen los

monasterios conduce al traslado

de la capital —primero a Nagaoka

en el 784 y, después, a Heian en el

Príncipe

Shōtoku.

794, actual Kioto—, para huir de la

dominación budista.

quien estableció un taller con sus hijos y captó una buena clientela de nobles, militares, religiosos y burgueses. Igualmente procedía de esta escuela el pintor Yūshō, Kaihō, creador de un estilo cursivo y simplificado en los cincuenta rollos verticales del Monasterio Kennin-ji, en los que pinta por degradación de la tinta, prescindiendo del contorno. También pintó biombos en color y con frecuencia firmó sus obras —algo poco habitual para la época.

Periodo Heian.

Los contactos oficiales

con China finalizan en el año 838.

En este contexto se empiezan a

desarrollar elementos propios de

la cultura japonesa. El sistema de

escritura silábica propia —kana,

siglo ix— permite el surgimiento

de la literatura japonesa en la que

destaca el papel de mujeres de

la corte, como Shikibu Murasaki,

autora de Genji Monogatari

Historia de Genji― (1002-1019).

El nuevo emperador

Shirakawa dirige el país.

Arriba:

Sōtatsu

Tawaraya,

Antología con

grullas, siglo

xvii.

Abajo:

Porcelana de Imari: Plato de las Tres Garzas, finales

del siglo xvii.

794-995

995-1027

1073

1087

Supremacía del

clan Fujiwara: ostenta y

mantiene el poder político

a base de regencias,

parentescos y matrimonios

—de sus hijas—

estratégicamente

concertados con la

familia imperial.

Shirakawa abdica, pero

continúa mandando desde

fuera; inaugura una nueva forma

de gobernar que se mantiene

con otros emperadores. Con

este sistema, los emperadores

retirados mantienen influencia

sobre los nuevos. La incapacidad

de mantener el orden público por

el creciente poder de los samurái

en las regiones más orientales,

predispone el declive del clan

Fujiwara.

A comienzos del siglo xvii el estilo Monoyama declinó en

manos de los hijos y seguidores de Eitoku, entre los cuales el más representativo fue su ahijado Sanraku Kanō, cultivador de todos los géneros y técnicas, desde el paisaje hasta la historia, desde la monocromía hasta el color con oro.

En la arquitectura de la época hay una distinción entre los edificios ligeros y los de mayor solidez que ordenaron erigir los gobernantes. Para celebrar el rito del té se crearon los

gráciles pabellones, hechos de madera y papel con tejados de paja, dentro del estilo suki-yal —origen de la típica vivienda japonesa—. Por su parte, los dictadores ordenaron alzar castillos asentados en piedra junto a sus lujosas residencias.

El más característico quizá sea el Castillo de Nagoya,

construido a comienzos del siglo xvii en forma de pirámide

escalonada.

La escultura tuvo una aplicación muy limitada. En lo religioso, hay bellas efigies de monjes zen. En cuanto a lo profano, se

Dos clanes ganan poder:

 

el Minamoto en el ámbito militar

1168-1178

y el Taira en el ámbito político.

Las luchas entre ambos acaban

situando a Kiyomori Taira como

nuevo dirigente.

1180-1185

 

Periodo Kamakura.

1185-1333

Yoritomo es proclamado

shōgun por el emperador y

establece un gobierno militar

feudal en Kamakura mientras la

corte imperial permanece en Kioto.

Al morir, sus descendientes y el

poder imperial se enfrentan.

1192

1192

Guerra entre los Minamoto

y los Taira, que finaliza con la

destrucción del clan Taira y el

acceso al poder de Minamoto no

Yoritomo.

Disturbios de Jokyu,

cuando el ejército imperial es

vencido y el control de Japón

pasa a manos del clan Hojo de

Kamakura, quienes se consolidan

como regentes del shōgun.

cultivó un exagerado expresionismo, que en ocasiones llegó a efectos grotescos, como en las máscaras para los actores del Nō, el teatro lírico que tuvo auge desde el siglo xv.

Tokugawa

o Edo

En 1614, Ieyasu Tokugawa reunió el poder político y militar, acabó con las secesiones y las guerras civiles, impuso un centralismo de corte cerradamente nacionalista y se aisló de Occidente, que desde el siglo anterior había empezado a penetrar en Japón por medio de misioneros y comerciantes —esto introdujo influencias europeas en el arte.

Comienza así el periodo o shōgunato de los Tokugawa, también llamado Edo por establecerse la capital en la aldea de ese nombre —de la que surgiría la actual Tokio—.

Izq.:

Kensan Ōgata, Glorias de noche, 1663. Rollo colgante, tinta, color y oro sobre papel.

Der.:

Mitsuoki

Tosa, Genji

Monogatari,

siglo xvii.

Intento fallido de invasión

por parte de los mongoles

en la isla de Kyushu. La flota

mongola se retira por causas

meteorológicas.

1274

1281

1333-1568

Segundo intento de

invasión mongola, que se retira de

nuevo a causa del mal tiempo y

de las sólidas defensas japonesas,

a pesar de que estas últimas

cuentan con menos armas.

Los gastos excesivos impiden

recompensar a los ejércitos

japoneses, lo que acelera la caída

del shōgunato de Kamakura.

Intento de restablecer

el poder al emperador con la

restauración Kemmu. Al no

conseguirlo por incompetencia

de los oficiales imperiales, el

emperador huye hacia el sur,

instalando su corte en Yoshino

mientras un nuevo emperador

es proclamado en Kioto, que se

convierte en la sede del nuevo

gobierno militar de Takauji

Ashikaga (1338). Durante

50 años conviven las dos cortes

imperiales, enfrentadas hasta

su reunificación en 1392.

El emperador se rodeó de sus samurái o nobles guerreros, pero la corte se empobreció y su antiguo mecenazgo sobre los artistas fue paulatinamente sustituido por una floreciente clase burguesa, cuyos gustos iban a imponer nuevos rumbos al arte nipón. Este periodo duró hasta 1867, cuando Yoshinobu, el último shōgun, cedió sus poderes al jovencísimo emperador Mutsuhito —Tennō Meiji—, al tiempo que Japón ampliaba sus relaciones con el resto del mundo, bajo la presión militar de otras naciones.

Máscara

de teatro

Nō.

En el siglo xvii se instalaron las primeras fábricas de porcelana de Imari en Arita, según modelos chinos y coreanos, pero durante dos siglos y medio no se produjo renovación alguna en la arquitectura ni en la escultura. Los modelos de las ligeras construcciones de antaño se adaptaron a las mansiones burguesas y los escultores siguieron practicando el expresionismo de las máscaras Nō —que ya había caído en una fórmula repetitiva—. En cuanto a las artes decorativas, la cerámica estuvo bajo el influjo de la pintura; aunque hubo uno que otro ceramista renovador, como el pintor Kenzan Ogata, en general se impuso el preciosismo decorativo a la calidad, en una producción masiva que cumplió los gustos de una clientela poco exigente —y que luego se exportó a Europa—, en la que se aprecia sobre todo el

Periodo Ashikaga o Muromachi.

Los nuevos actores

políticos son las familias de

samurái y los propietarios de

tierras, convertidos en señores

feudales. Durante este periodo

se producen constantes guerras

civiles y enfrentamientos entre

familias.

1338-1573

1368-1408

 

1543

Oda

Nobunaga,

poderoso señor

de la guerra,

conquista Kioto

1568

con la intención

de reunificar el archipiélago. Llega

a dominar un tercio de Japón,

hasta que es traicionado por

uno de sus generales, Mitsuhide

1585

Akechi. Antes de ser capturado

Nobunaga se suicida.

El gobierno pierde

influencia en las regiones

periféricas. Se establecen

buenas relaciones comerciales

con China, mejora la producción

doméstica, se construyen

nuevas ciudades, se crean

mercados y surgen nuevas

clases sociales.

Las armas de fuego y

el cristianismo (1549) llegan

a Japón de la mano de los

comerciantes portugueses

y los misioneros jesuitas.

Se ordena una sistémica

medición de las tierras

—Kenchi.

«exotismo», que daría una idea distorsionada del arte japonés en el resto del mundo.

También surgió una próspera artesanía, productora de lacas de objetos típicamente japoneses, como los tsuba o guardas de sable, finamente cinceladas, o los netzuke, botones de caprichosas formas tallados en marfil.

Lo más destacado de esta época —aunque por algún tiempo se mantuvo el estilo de la vieja escuela Kanō— es la evolución del arte pictórico y de la estampa que, al desligarse de la iconografía religiosa, no sólo desarrolla el paisaje, sino que además se aplica a la observación de la vida cotidiana, creando los géneros típicamente nipones.

Los elementos de la pintura fueron reelaborados por Sōtatsu Tawaraya (ca. 1570-1640), quien empleó una pincelada larga y difusa; recreó los viejos temas épicos del Genji monogatari, pero dispuso los espacios con libertad y amplitud a la vez que se entregó a la fruición del color y desdeñó la minuciosidad narrativa de otras épocas. Así, fundó un taller en el que sus discípulos siguieron firmando como Sōtatsu y que luego establecería la escuela Rinpa.

La escuela Rinpa tuvo un brillante resurgimiento a fines del siglo xvii y comienzos del xviii en manos de Kōrin Ōgata (1657-1716), quien recurrió menos a los temas literarios y prefirió los de la naturaleza con espíritu realista, anotando cuidadosamente sus observaciones para luego simplificarlas en una síntesis que retiene lo esencial mediante certeras

Hideyoshi Toyotomi,

general de Nobunaga, recupera

el control y elimina a sus rivales.

Para mantenerlo destruye castillos,

presiona a los samurái, promueve

una estricta distinción de clases,

elabora un censo de la población

y ordena un edicto de expulsión de

las misiones cristianas.

1590

1592

1333-1568

Periodo Tokugawa o Edo.

Leyasu Tokugawa se proclama

shōgun del nuevo gobierno

establecido en Edo, actual Tokio.

Obtiene grandes poderes y

riquezas; dirige el país bajo un

El ejército japonés invade

Corea, pero poco después los

coreanos consiguen expulsar

a los invasores con la ayuda

de China.

estrecho control; promueve el

comercio exterior y establece

relaciones con ingleses y

daneses; modera el poder de los

señores feudales y endurece la

Sharaku

Tōshūsai, Los

actores kabuki

Bandō Zenji

y Sawamura

Yodogorō,

1794.

Okyo

Maruyama,

Pavorreales,

1781.

Der. arriba:

Der. centro:

Der. abajo:

Harunobu

Utamaro

Kiyonaga

Suzuki, Dos

Kitagawa,

Torii, Pelea

muchachas,

Estampa

con bolas de

1750.

Shunga, 1777.

nieve, 1787.

鈴 喜

木 多

春 川

信 歌

麿

persecución del cristianismo. La relativa paz que sigue tras la anulación de sus rivales permite que los samurái puedan educarse en otros ámbitos no exclusivamente militares, como las artes marciales, la filosofía, la literatura y las artes. Los sucesores de Ieyasu dirigen el país durante 250 años.

Se prohíbe, bajo pena de muerte, viajar al exterior, los libros extranjeros y las prácticas católicas.

Periodos Bunka- Bunsei.

Tumultos del arroz en Osaka, dirigidos por el sabio confuciano Heihachirō Ōshio.

Tratados con los ee.uu.

1633

1720

1804-

1818-1829

1720

1858

1868-1912

Se levanta la prohibición

sobre los libros extranjeros y se introducen nuevas enseñanzas procedentes de China y Europa. Empieza el declive del clan

Tokugawa con problemas financieros, alzas de impuestos, protestas de los campesinos

y desastres naturales.

Las naciones occidentales ejercen presión para desbloquear las fronteras japonesas. A pesar de las reticencias iniciales —con un fallido intento por parte de Rusia—, el comodoro Matthew C. Perry de los ee.uu., por la

vía militar obliga al shōgunato

a abrir algunos puertos al

comercio internacional.

Periodo Meiji.

manchas de color. Kōrin, hijo de un rico mercader que era además un gran calígrafo, se adiestró en el dibujo, pero no hubiera pasado de ser un simple aficionado si no hubiese quebrado; esto lo obligó, ya en su madurez, a dedicarse por completo a la pintura. Después de pintar del natural flores y pájaros, alcanzó una sabia estilización con cierta geometría que ordena sus composiciones con un sello de suprema elegancia.

El arte de Kōrin resurgió cien años más tarde gracias a Hōitsu Sakai, un aristócrata que caligrafió y pintó haikus —breves poemas de diecisiete sílabas— y en 1815 publicó Cien obras maestras de Kōrin. Al dorso de algunos biombos de Kōrin, pintó flores sobre fondos de plata, «completando» así la obra del maestro.

En el siglo xvii los temas pictóricos se ampliaron con circunstancias de la vida cotidiana. Por ejemplo, en los rollos de los siglos xii y xiii, se contemplaba el hormiguear de una multitud de personajes, pero éstos se subordinaban a ilustrar un tema principal de carácter épico o literario. Ahora, en cambio, se pinta la anécdota de cada día de forma individual, comenzando por las vistas de las calles con la gente que va a su trabajo o a sus diversiones, contempladas en perspectiva caballera a fin de poder captar tanto el conjunto como sus detalles.

También se empezaron a pintar cuadros pequeños con una sola figura, sobre todo retratos de bellas muchachas llamados bijin-ga. Estas imágenes se reprodujeron y alcanzaron gran difusión por medio del grabado en madera, usado desde hacía varios siglos para ilustrar libros. Se comenzaron a imprimir estas estampas sueltas y se coloreaban a mano. A partir de 1765, en que se editan almanaques con haikus, se producen con planchas de varios colores, procedimiento que prevalecerá y difundirá ese género tan peculiar de la estampa japonesa. Su principal expositor fue Harunobu Suzuki

(1725-1770).

incipit

Lo que yo sabía era que aquel sombrío escritor llamado SaraoTakase había vivido en Estados Unidos y que,a lo largo de una vida oscura, había ido escribiendo algunos relatos. Que se había suicidado a los cuarenta y ocho años.

Banana Yoshimoto, NP (1990)

34

Setsuri,

Calamar,

besugo

y bonito,

1820.

ukiyo-e

Muchos artistas cultivaron el ukiyo-e —estampa popular japonesa—, por lo regular realizada mediante xilografía —impresión con plancha de madera—, que surgió en el siglo XVI con Matabei Iwasa (1578-1650), que mantuvo el gusto por lo narrativo y cuyo sentido remitía a la «transitoriedad de la felicidad en el mundo». Dentro del ukiyo-e hay que destacar las escenas que registran —con humor y cierta burla— la llegada de comerciantes holandeses y portugueses —con énfasis en las sotanas negras de los jesuitas y el rechazo al cristianismo. *

* v. Algarabía 73, octubre 2010; ARTE: «Ukiyo-e: estampa popular japonesa»,

p. 18.

A los retratos femeninos, de exquisita elegancia, se agregan los retratos de actores teatrales, en los que se acentúa su expresión y a la vez se mantiene un agudo realismo. Estas cualidades se aprecian en las obras de Kiyonaga Torii (1752-1815), emblema de este género.

Quien agrega una línea elegante y cierta penetración psicológica con magistral dominio a estos retratos, es Utamaro Kitagawa (1753-1806), el más conocido en Occidente de estos artistas. Otro artista destacado es Sharaku Tōshūsai quien, al ser actor del teatro Kabuki, retrató a sus colegas en efigies de notable intensidad; de su mano se han conservado 140 láminas que, al parecer, fueron grabadas tan sólo en diez meses entre 1794 y 1795.

35

Por esas fechas declina el gusto del retrato grabado y los artistas vuelven al paisaje, que se adapta también a la xilografía y otras técnicas en boga. Su principal representante es Hokusai Katsushika (1760-1849), pintor de origen campesino, que había usado diversos seudónimos para sus retratos de actores. Su arte cambió al descubrir los grabados holandeses importados de Europa y se aplicó entonces al estudio de la perspectiva y el claroscuro de las escuelas occidentales.3

Hiroshige Utagawa, Viajeros presentan sus respetos en un santuario junto a la carretera en la estación

Fujikawa, ca.

1830.

Dentro de esta especialidad cabe mencionar también a Hiroshige Utagawa, conocido por el sobrenombre de Andō Tokutarō, joven rival del ya anciano Hokusai, y autor de las Cincuenta y tres etapas del gran camino del Tokaido (1833); también pintó flores y pájaros, haciendo gala de un cromatismo muy entonado y de un gusto exquisito.

El éxito de la estampa japonesa fue la principal causa de su decadencia. Al multiplicarse la producción, el estilo se amaneró y la demanda obligó a realizar grandes tirajes, con la consiguiente merma de calidad.

3 v. En este mismo número: GENIO Y FIGURA.

frases de mamá

En esta casa no hay perro, así que te lo comes todo.

Decir de la mamá de Diana

36

Ike no Taiga, Pesca en primavera,

1747.

Las características esenciales de la pintura oriental son la organización del espacio, el trazo simplificado:

lo que queda sin dibujar

Aunque el fenómeno más destacado de los dos últimos

siglos del arte japonés sea la estampa en color, subsistieron entretanto —y no dejaron de tener interés— las viejas corrientes pictóricas. Una de ellas, adscrita al realismo —y por ello de gran éxito entre la clientela burguesa—, está representada en el siglo xviii por Okyo Maruyama (1733- 1795), pintor de flores y animales tratados con virtuosismo. Le sucedió su discípulo Goshun Matsumara, fundador de

la escuela shijo, en la que destacaron Ganku Kishi y Sosen

Mori, celebrados por sus pinturas de tigres y de monos,

respectivamente.

Hubo también una pintura erudita, más apegada a las normas de los libros que a la observación de la naturaleza. Es el estilo de los letrados, llamado nan-ga, de sentido idealista. Este arte intelectual tiene, entre sus mejores representantes, a Ike no Taiga, Yosa Buson, Bunchō Tani y Kazan Watanabe, quienes produjeron obras desde mediados del siglo xviii hasta mediados del xix.

A comienzos del siglo xix, los artistas japoneses empezaron a

asimilar las enseñanzas de la pintura europea, y con el nuevo Imperio y la apertura a Occidente, se fueron integrando cada

vez más en los movimientos artísticos contemporáneos.

37

JAPÓN.

«El Hijo del Cielo del país en el que

nace el Sol envía una carta al Hijo del Cielo del país en donde se oculta el Sol». Éstas fueron las palabras que en el año 607 d.C. el príncipe Shotoku, regente del gobierno japonés, envió al emperador de China, Yang Di —de la dinastía Sui—, para establecer relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

por Bricia

Martínez

Bandera

antigua de

Japón.

Con este mensaje, el príncipe trató de hacer notar la admiración que tenía por esa gran cultura pero también que, para él, ambos territorios gozaban de los mismos privilegios. Además, tenía la intención de eliminar el nombre con el que Japón era conocido en China: Woguo —‘país enano’—.

En aquel entonces, China era considerada una civilización muy avanzada y tenía una fuerte influencia en toda Asia en diversas áreas, como la religión, las estructuras políticas, la arquitectura pero, sobre todo, la escritura; por eso Shotoku tenía tanto interés de establecer buenos vínculos con esa potencia —a la que ya de por sí le había copiado varias cosas, como los modelos confucianos y el calendario.

Además, para ese tiempo China ya compartía algunos kanji con Japón y por esta razón Shotoku utilizó en su mensaje , ‘día’, y , ‘origen’ —日本, Nippon o Nihon, en japonés; Yihpun o Xipon, en chino— para referirse a su nación ubicada al este y, con ello, reivindicar su nombre.

Tras la muerte de Shotoku y el posterior golpe de Estado a cargo del príncipe Naka-no-Ōe, que derivó en

38

acertijo

la centralización del gobierno, se adoptó «Nippon» como el nombre oficial y así quedó registrado en documentos diplomáticos y crónicas. Sin embargo, dicho nombre cobró más fuerza durante los siglos vii y viii, tal como narra El libro de Tang —un compilado de historias, leyendas y hechos sucedidos durante las seis dinastías imperiales chinas.

Mucho después, en el año 1296 —o quizá 1298—, Marco Polo escribió en su Libro de las maravillas, tras su viaje por el territorio chino, sobre «una isla en Levante, que está en alta mar, a 1500 millas de las tierras. Es grandísima. Las gentes son blancas, de buenas maneras y hermosas. Son idólatras y se gobiernan a sí mismos, y no están bajo el señorío de ningún otro hombre», a la que llamó «Çipangu» —una variación de la pronunciación china para «Nihon»:

xipon— y que describió como la «isla del oro». El Libro de las maravillas tuvo mucha influencia sobre Europa, por lo que el nombre de «Çipangu» derivó en diversas formas, desde «Jipan», «Japan» y finalmente «Japón», en español, tal como nos llegó a América después de su descubrimiento, pues cabe mencionar que dicho texto sirvió como inspiración para los viajes de exploración ordenados por los Reyes Católicos de España.

Por tal razón es que, sin importar su ubicación geográfica o sus palacios cubiertos con finas y relucientes placas de oro, Japón ha sido conocido durante más de 1400 años

como «el país del Sol naciente».

Resuelva el siguiente sudoku:

Las primeras 3 personas que respondan correctamente a partir del 14 de enero a cartas@algarabia.com* recibirán el libro La casa de los ángeles rotos, de Luis Alberto Urrea, cortesía de Larousse.**

Ganadora de la edición 170: Andrea López Calleros.

Respuesta: La tercera, pues los leones habrán muerto de inanición.

*Para obtener el premio y no ser descalificado se debe enviar nombre completo, edad, teléfono, e-mail y dirección completa. Limitado a un premio por participante por cada dos números. ** El nombre del ganador y la respuesta se publicarán en Algarabía 174. El plazo para recoger el premio vence el 12 de abril de 2019. El premio sólo se entregará en nuestras oficinas de la Ciudad de México.

39

trivia

POPURRÍ

DE CURIOSIDADES NIPONAS

por igg

Esta selección de «datos curiosos» pretende darnos una idea más amplia de las costumbres y la idiosincrasia de una de las culturas más ricas y milenarias del mundo, por medio de sus fijaciones y prácticas sociales actuales.

La estación de trenes Shinjuku, en Tokio, es la más transitada del mundo. Alrededor de 4 millones de personas usan alguna de sus 200 rutas todos los días.

En las calles de Tokio sólo se puede fumar en los lugares marcados con una cuadrícula, para evitar incendios. En cambio, se puede fumar sin restricciones dentro de los bares y los restaurantes.

La economía de Japón, aunque crece poco, es la tercera más grande del mundo, después de los ee.uu. y de China.

La montaña más alta es el monte Fuji —un volcán inactivo desde el siglo xviii—: en días despejados se puede ver desde las ciudades de Tokio y Yokohama; además, «está de moda» casarse en el templo sintoísta que está en su cima.

Durante la ii Guerra Mundial murieron 1200 pilotos japoneses suicidas kamikaze —término que se traduce como ‘viento divino’—. En el intento por combatir al enemigo, lograron hundir 34 barcos.

40

Estación Shinjuku.

Avión Kamikaze.

Chofer de transporte público.

Teléfono móvil.

Expendedora de fideo.

Marcas de whiskey japonés.

Yomiuri Shimbun.

Mercado Toyosu, Tokio.

Los vehículos se conducen por la izquierda, como en Inglaterra y en otros 53 países.

La dinastía japonesa Yamato es la monarquía hereditaria más antigua del mundo: lleva casi 2 000 años de reinado.

90% de los celulares que se venden en Japón son a prueba de agua, pues se utilizan hasta en la regadera —en especial, las mujeres.

Es el país con mayor cantidad de máquinas expendedoras en proporción a su población —unos 5 millones—. Además de golosinas, bebidas y cigarros, en ellas se pueden adquirir focos, paraguas,

hamburguesas, arroz, huevos frescos, papel de baño, pornografía, flores, licor, ramen caliente, mascotas y langostas

vivas

negocio es mejor que en un local, pues

con ello se ahorran sueldos.

Consideran que esta forma de

Las personas que se sienten solas suelen rentar mascotas por hora.

La cadena de tiendas de origen estadounidense 7 Eleven, ahora pertenece a un grupo empresarial japonés.

Es el segundo país productor de whisky en el mundo, solo después de Escocia. La producción comercial en Japón empezó en 1924, con una técnica escocesa, de donde únicamente importan malta, turba —material orgánico— y hasta agua, por lo que los whiskies japoneses son considerados de igual calidad. La destilería más grande pertenece a la compañía Suntory Limited.

El periódico japonés Yomiuri Shimbun es el más popular del mundo y tiene una circulación de casi 14 millones de ejemplares diarios —combinando sus ediciones matutina y vespertina.

El mercado de pescado más grande del mundo, el Toyosu, está en Tokio.

Comen arroz hasta en el desayuno.

La empresa de tequila Casa Sauza ya tiene capital japonés.

41

Acostumbran comer carne de caballo cruda.

Toman té, especialmente el verde, todo el día. Para ellos es como beber agua.

Hay más de 2 000 marcas diferentes de sake, la bebida típica elaborada de arroz que tiene un grado alcohólico entre los 15 a 17º gl.

La palabra san se usa para designar a un señor, a una señora o a una joven.

Contrario a la creencia popular, las geishas no son prostitutas, son artistas cuya función es entretener a otras personas —hombres y mujeres— en fiestas, reuniones y banquetes. Durante años se les capacita de manera estricta en distintas artes japonesas como música, baile y narrativa. Antes había hombres y mujeres, ahora sólo mujeres. Llegó a haber 80 000, pero en la actualidad sólo quedan unas 1 000.

Los niños van a la escuela de lunes a sábado.

Los luchadores de sumo consumen más del doble de calorías que un humano promedio: comen mucho para mantener un peso que les permita derribar a su contrincante.

El analfabetismo es casi nulo.

a la mexicana

takeshis

Carpaccio de caballo.

Geisha.

Caja de sake.

Luchadores de sumo.

Forma coloquial de nombrar a los tacos. Pudo originarse —o por lo menos se popularizó— en los años 70, gracias a la famosa serie nipona Señorita Cometa, en la que los niños protagonistas se llamaban Koji y Takeshi. Esto, aunado al parecido entre taco y takeshi, no hizo sino completar la fórmula.

—Después del concierto nos vamos por unos takeshis a la Narvarte.

42

No se usan zapatos en el interior de las casas. Hay que descalzarse o ponerse unas zapatillas especiales para ello.

Entrada japonesa.

Templo Seiganto-ji.

Beibolista japonés.

Hay más mascotas que niños.

Algunos templos budistas funcionan como hotel; los turistas pueden pasar una noche como una experiencia diferente, participando en las plegarias y comiendo comida vegetariana.

Muchos consideran que el tipo de sangre está relacionado con la personalidad de cada uno. Por ejemplo, las de tipo a —el más común— son serias, organizadas, obstinadas y ansiosas. Para ellos es el equivalente de los signos del zodiaco entre los occidentales.

El deporte más popular es el beisbol.

Godzilla, «el rey de los monstruos», desde 1954 ha protagonizado 31 películas, la mayoría de ellas japonesas. Es un dinosaurio mutante gigante, prácticamente indestructible, y se le considera uno de los personajes cinematográficos más célebres de la historia. Se ha enfrentado hasta con King Kong.

Los apellidos más frecuentes en Japón son Sato, Suzuki y Takahashi.

Escena de Godzilla, 1954.

El boliche más grande del mundo está en Nagoya, la cuarta ciudad más grande de Japón. Tiene 156 líneas, repartidas en tres pisos.

Cada año se venden más de 2 000 millones de ejemplares de manga.

Consideran que los gatos negros atraen la buena suerte.

El buda de Nara pesa unas 500 toneladas y es el mayor del mundo.

Las esteras estándar japonesas —tejidos gruesos que sirven para cubrir el suelo de las habitaciones—, tienen 191 centímetros de largo, 95 de ancho y un espesor de hasta 5 centímetros. En origen se hacían de fibra de arroz.

Buda de Nara.

43

Hay personas contratadas para empujar a quienes desean abordar los vagones llenos del metro. Los oshiya —‘empujadores’— se dedican a cuidar que ningún pasajero quede atorado en las puertas del vagón durante las llamadas «horas pico».

Los «hoteles cápsula» están disponibles para empleados que trabajan hasta tarde y no pueden tomar transporte público de regreso a casa. Las habitaciones miden 2 metros de largo, 1 de altura y 1.25 de ancho. Cuentan con cama, luz y, en algunos casos, una tele pequeña y acceso a Internet. El baño es común. Son muy económicos y los hay por todo el país.

Suelen adoptar hijos adultos de entre 20 y 30 años. Esto ocurre, por ejemplo, cuando un jefe de familia necesita un varón a quién dejar sus negocios, porque en su familia no hay un primogénito preparado para recibir la herencia.

Dar propina se considera de mala educación.

Para los nipones el concepto estético de unos dientes bellos es la imperfección. Una sonrisa con dentadura dispareja es el ideal que buscan alcanzar, incluso a través de cirugías que modifiquen su aspecto.

El Rui katsu —‘buscando lágrimas’— es una terapia grupal que se ofrece desde 2013, donde se muestran videos que hacen llorar a los asistentes con el fin de liberar el estrés y encontrar un equilibrio emocional, debido a que en la sociedad japonesa es mal visto expresar sentimentos en público. La nueva modalidad incluye a un hombre guapo que limpia las lágrimas de las pacientes.

Para la cultura japonesa, el número cuatro suena muy similar a la palabra «muerte», por lo que lo evitan a toda

costa.

44

Metro japonés.

Cuarto de hotel cápsula.

Joven recién adoptado.

Concepto de belleza.

Sesión de Rui katsu.

Botones de elevador nipón.

Íconosygrafías

¡ES EL

ANIME!

Sigamos cantando: 2 «¡Cha-La-Head-Cha-La!», «Siempre la verdad vencerá a todo el mal y, si tú quieres ser un guerrero, vencerás…», «Por favor, Ranma, di que sí y te entregaré mi corazón…», «¡Es hora de-de-de-de-de-de-de-de-de-del duelo!»…

1 ‘¿Qué?’

2 v. Algarabía 120, septiembre 2014, ÍCONOS Y GRAFÍAS: «El manga japonés», pp. 120-109.

46

Candy Candy.

Remi.

De Japón para el mundo

Si usted sabe qué es el «ojito Remi», quién decía «¡Oh, Terry!» o le suena la frase «¡puños fuera!», temo informarle que alguna vez ha visto estas caricaturas «de monitos». La palabra «anime» —pronunciada /ánime/ o /animé/—, denomina a la animación procedente de Japón, popularizada a mediados de los años 80. Se desconoce si su origen deriva de la palabra inglesa animation, que pasó al japonés como animeshōn y posteriormente fue abreviada, o del francés dessin animé —‘dibujo animado’.

Como el manga, surgió de la mezcla de la cultura occidental y la japonesa: las primeras técnicas de animación realizadas en la Europa de 1908 fueron combinadas con tradiciones niponas muy antiguas, como el Kamishibai; 3 sin embargo, todavía alejado de esas influencias, un año antes ya había visto la luz Katsudō Shashin, 4 con duración de tres segundos. Para 1917 los «padres del anime» presentaron los primeros filmes silentes: Imokawa Mokuzō Genkanban no Maki Mokuzou Imokawa y el guardián de la entrada— dirigida por Ōten Shimokawa y producido por la compañía Tenkatsu; Namakura Gatana Hekonai Hanawa y su nueva espada—, por Jun’ichi Kōuchi y la Kobayashi Shokai; y Saru Kani Gassen La batalla del mono y el cangrejo— , por Seitaro Kitayama.

3 De , ‘papel’; , ‘carboncillo’, y , ‘vivir’. Representación «teatral», antiguamente utilizada en los templos budistas. Consiste en narrar una

historia a través de imágenes dibujadas sobre láminas de papel y presentadas en un escenario de madera —del tamaño de un portafolios—. Se dice que este «espectáculo» se comparaba con la imagen del juglar europeo.

4 Hasta la fecha es considerado el primer anime de la historia.

El primer anime de la historia, Katsudō Shashin trata de un niño marinero que escribe el kanji del título de la animación, se quita el sombrero y saluda

47

De izq. a der.: El mundo del poder y de la mujer, Astroboy, Los Jóvenes Titanes.

Omae wa mou, shindeiru 5

Durante la ii Guerra Mundial, el gobierno japonés propuso inculcar un fuerte nacionalismo y utilizó al anime para dicha finalidad. Kenzō Mazaoka y Mitsuyo Seo —de la llamada segunda generación de animadores—, se encargaron de producir los primeros anime con sonido: Chikara to Onna no Yo no Naka El mundo del poder y de la mujer— (1933), de Mazaoka, y Momotarō-Umi no Shinpei Momotarou, dios de las olas— (1944), de Seo, cuya trama recreó el bombardeo a Pearl Harbor.

Una vez finalizada la guerra, en 1948 se fundó la «Disney oriental»: Toei Doga —renombrada como «Toei Animation»— que estrenó el primer anime a color: Hakujaden La leyenda de la serpiente blanca— (1958). Aunado a esto, el «dios del manga», Osamu Tezuka, vio tantas veces la película Taro Durazno, el guerrero divino de los mares (1945) que fundó la compañía Mushi Productions, de donde salió la serie Astroboy (1963); Toei igualó la situación estrenando Ōkami Shōnen Ken —Ken, el niño lobo— (1965), que fueron las primeras en llegar a México a principios de los años 70. Asimismo, gracias a los avances tecnológicos, las técnicas tradicionales de producción fueron evolucionando y pasaron del ukiyo-e al celuloide típico de las películas hollywoodenses, hasta lo digital.

5 Frase épica del manga ochentero Hokuto no Ken (1986). Actualmente se ha viralizado como un equivalente de la expresión «Estás muerto».

el doctor carrington dice

Junto al Country Club —al sur de la Ciudad de

México— hay un parque japonés con árboles y

plantas endémicas de aquel país y lleva el nombre del

Primer ministro Masayoshi Ohira (1910-1980).

48

La serie de anime más

longeva es Sazae-san,

basada en el manga

homónimo de Machiko

Hasegawa. Se estrenó el

5 de octubre de 1969 y

con sus 7500 episodios,

¡sigue emitiendo nuevos!

Como todo programa televisivo, un anime tiene canciones al principio y al final de cada episodio, llamados

opening y ending, respectivamente, compuestas por artistas emergentes o desconocidos en ese momento

Tomo una fritura y, ¡me la como! 6

Cuando un manga es muy famoso su adaptación a anime es casi inminente: Meteoro (1967), Candy Candy (1976), Neon Genesis Evangelion (1995), Death Note (2006) 7 y un larguísimo etcétera. Tan es así, que es común que los estudios, al querer acelerar el proceso de animación, terminan por alcanzar al manga —si es que éste aún no culmina—; tal situación provoca que se produzcan los infames episodios «de relleno» que inevitablemente afectan al anime —como One Piece (1999)— o que de plano se cancele—como Bleach (2004).

Por otro lado, hay anime basados en novelas occidentales, como Heidi (1974) o El Jardín Secreto (1991); en videojuegos —Pokémon (1997), Sonic X (2003)—; o bien, con historias originales —como Capitán Centella (1972), ¡Hola, Sandybell! (1981), Bakugan (2007). Igualmente se ha aprovechado el estilo clásico del anime para caricaturas occidentales como Los Jóvenes Titanes (2003) o Wolverine (2011). Inclusive a la propia franquicia de Super Sentai (1975) —los Power Rangers para el resto del mundo— se le llegó a considerar como anime en live-action debido a sus expresiones y secuencias de acción.

Con la llegada de Internet, el anime fue aún más visto y de forma gratuita, lo que ocasionó enormes pérdidas para

6 Death Note (2006).

7 Fechas de estreno en Japón.

49

De izq. a der.: El planeta de los monstruos, Akira, Sakura Card Captor.

las compañías niponas. La solución más reciente son los servicios de streaming como Netflix o Crunchyroll, pues no sólo almacenan anime de antaño y en alta calidad, sino que ofrecen aquéllos que en sus inicios no cruzaron las fronteras como Sword Art Online (2012) o Attack on Titan (2013); además, producen nuevas adaptaciones e historias como Knights of Sidonia (2014) o godzilla: El planeta de los monstruos (2017).

¡Kame-Hame-Haaaaa!

Si usted es un asiduo espectador sabrá que anime que se respeta vive, respira y conserva una serie de características que a veces caen en el cliché. Si bien, los estilos y las técnicas de animación son muy variadas, como las del sublime Studio Ghibli, tanto series como películas tienden a repetir algunos rasgos, sin importar el género8 o el público al que vayan dirigidas. Para entenderlo mejor, ubiquemos algunos que comúnmente suelen estar presentes:

Los personajes tienen ojos enormes y de colores innaturales, cabelleras de formas y tamaños extravagantes, cavidades bucales de tamaño exagerado, extremidades largas, muy delgadas o muy cortas y, en muchos casos, cuerpos esculturales con atributos sexuales que desafían las leyes de la física.

El paisaje o el lugar donde la historia se desarrolla, se diseña tan definidamente que da una sensación de realismo, sea una noche en la ciudad o mediodía en una jungla.

La comida tradicional japonesa —y también la de otros lares— se representa de tal manera que al espectador se le antoje: el brillo, la textura, la temperatura y hasta el «sabor» deben «sentirse» en el primer momento en que los platillos entran a escena.

8 El mecha, el ecchi o el gore, por mencionar algunos.

50

En 2017 la industria del anime por primera vez recaudó más de 2 billones de yenes a escala mundial —aproximadamente 36 mil millones de pesos—

Además de su estilo único, el éxito del anime en Latinoamérica se debió en gran medida a los actores de doblaje y la libertad de la tropicalización en los diálogos

Los arquetipos tienden a repetirse según el género que se trate, por ejemplo, la mayoría de los shōnen9 tienen un protagonista de actitud alegre con un pasado oscuro, medio sonso y que ingiere cantidades inhumanas de comida. Su seiyū10 generalmente es una mujer —si es que en su historia empieza desde niño.

¡Yamete kudasai! 11

Sin lugar a dudas, el universo del anime está lleno de temas, colores y sabores de todo lo que se pueda imaginar. Esta industria ha regalado verdaderas obras de arte —como Akira (1988)— y también ha moldeado generaciones enteras. Justo es ahí donde la industria parece enfocarse en estos días —como Hollywood—, y produce continuaciones de anime que ya habían finalizado, con todo y sus voces originales de doblaje mexicano, para darnos directito en la nostalgia, como Sakura Card Captor (1998). Con convenciones, otakus, películas estrenadas en el cine simultáneamente con Japón, parece ser que el mercado latinoamericano ya le hizo notar su fertilidad al anime, ¡sugē!12

9 Género de manga y anime dirigido al público de entre 12 y 18 años, con

protagonistas masculinos y cuyas tramas poseen varias secuencias de acción

y humor. De shōnen, ‘muchacho’.

10 Actor de doblaje que presta su voz a uno o varios personajes y que continúa

interpretándolos a menos que la muerte los separe.

11 ‘¿Podrías detenerte?’. 12 ‘¡Asombroso!’.

Afortunado de haber crecido durante la «época dorada» del anime en México —los años 90—, Arturo-sama no llega a nivel otaku pero sí se le enchina la piel cada vez que ve a Gokú transformarse.

51

«¿Acabó la guerra? ¡Avísenme!»

ideas

Los últimos soldados imperiales

Imagine que usted forma parte del ejército de su nación. Se encuentra en un lugar totalmente aislado, sin compañía y con la certeza de una amenaza constante. Se le ha ordenado una

sola cosa: no rendirse ni dejarse capturar por el enemigo. Sin embargo, lo que usted no sabe, es

hace

que su país ya se rindió. La guerra terminó varias décadas.

52

Ni un paso atrás

Todos los soldados japoneses estaban preparados para la muerte, pero como oficial de inteligencia me ordenaron conducir una guerra de guerrillas y no morir.

Onoda Hirō

La expresión zan-ryū nippon hei es empleada para referirse a los soldados japoneses rezagados; es decir, aquéllos que continuaron en batalla incluso después de la rendición oficial de Japón, durante la ii Guerra Mundial. Hubo diversas razones por las cuales estos militares no abandonaron las armas, desde la fortaleza de sus convicciones y los estrictos códigos bajo los cuales seguían órdenes, hasta el desconocimiento del fin del combate bélico.

Pero algunos soldados sí tuvieron noticia de la rendición japonesa y la conclusión de la guerra mediante octavillas, 1 pero creyeron que dichos mensajes los emitía el enemigo para obligarlos a desistir.

Onoda Hir

Se enlistó en el Ejército Imperial Japonés en 1942, cuando tenía 20 años de edad. En 1944 lo enviaron a la isla de Lubang, en Filipinas, lugar que sería su campo de batalla y hogar durante casi tres décadas. Las órdenes de Onoda eran

1 Hojas de papel cuyo tamaño aproximado es de media cuartilla, utilizadas principalmente para publicidad y propaganda.

53

Se estima que durante la estancia de Onoda Hiro en Lubang, él y sus compañeros mataron a 30 personas

Suzuki Norio y Onoda Hirō.

combatir a las fuerzas enemigas que pronto llegarían a la isla y no suicidarse o rendirse bajo ninguna circunstancia. Onoda estaba tan comprometido con la milicia que no dejó sus armas ni siquiera cuando ya no había guerra alguna que ganar.

Cuando las tropas estadounidenses desembarcaron en la isla de Lubang, Onoda y otros tres militares nipones comenzaron su resistencia y se refugiaron en las colinas. Durante varios meses tuvieron que alimentarse de frutas, cereales y carne de los animales que mataron a lo largo de su travesía.

A finales de 1945 Onoda y compañía encontraron panfletos con una orden firmada por Yamashita Tomoyuki 2 para que se entregaran a la brevedad. Como si disfrutaran de vagar por regiones selváticas y desoladas, consideraron que dichos mensajes eran falsos y acordaron continuar en combate —uno que ya no existía.

Para 1972 Onoda Hirō se había quedado solo, pues uno de sus compañeros —Yuichi Akatsu— se rindió en 1950 ante el ejército filipino y los dos restantes —Shoichi Shimada y Kinshichi Kozuka— fallecieron en 1954 y 1972, respectivamente.

2 General del Ejército Imperial Japonés, conocido como «El tigre de

Malasia» y famoso por la leyenda de un supuesto tesoro que ordenó enterrar en Filipinas.

j

borges verbal

japonés —idioma—. Descubrí con horror que los adjetivos se conjugan, que cambian según se refieran a un hecho presente, un hecho pasado o un hecho futuro. Y eso lo aprende un niño japonés sin darse cuenta de que está aprendiendo algo muy, muy complejo.

54

Onoda Hirō en Tokio, 1974.

Yokoi Shōichi, 1972.

Luego de dos años de soledad Onoda se encontró con Suzuki Norio, un joven estudiante que había viajado con la encomienda de hallar al combatiente extraviado. Suzuki le pidió a Onoda que lo acompañara de regreso, pero éste se resistió bajo el argumento de que seguía esperando órdenes de sus superiores. El gobierno japonés envió una delegación con el hermano del militar y su excomandante —porque aquel señor, al parecer, no le haría caso a nadie más— quien, por fin, lo liberó de su deber. Murió, como un héroe en 2014, a la edad de 91 años.

Yokoi Shoichi

Antes de ser reclutado por el Ejército Imperial Japonés, Yokoi era un aprendiz de sastre. En 1941 tuvo que abandonar la confección de prendas para formarse en el manejo de armas militares. Durante la ii Guerra Mundial fue enviado a combatir a China y, posteriormente, a la isla de Guam. 3

Yokoi, quien llegó a tener el rango de sargento, se refugió en la profundidad de la selva junto con otros nueve combatientes cuando el ejército estadounidense tomó la isla y se fracturó la cadena de mando de la armada nipona. Debido al temor de ser capturados por tropas enemigas o por cazadores locales, Yokoi y compañía tomaron medidas como borrar sus huellas durante sus trayectorias y alimentarse de la exótica fauna, cuyo menú incluía ratas, anguilas y sapos —algunos probablemente venenosos.

Conforme avanzaron los meses y los años, los sobrevivientes decidieron separarse para evitar ser localizados con facilidad. Yokoi mantuvo contacto con dos compañeros hasta 1964, cuando éstos fallecieron en una inundación. El sargento nipón vivió en soledad durante ocho años, hasta que un par de cazadores lo hallaron cerca del río Talofofo. Yokoi intentó agredir a los locales para evitar su captura, pero la mala alimentación durante su aislamiento lo había dejado sin fuerza.

3 Una isla del océano Pacífico que forma parte de los territorios no incorporados de los EE.UU.

55

Bomba atómica.

Fue recibido un par de semanas después en su país natal en calidad de héroe. Falleció a los 82 años, en 1997, de un ataque al corazón.

Nakamura Teruo

Nació en Taiwán en 1919, durante la época en la que Japón controlaba dicho territorio. Pertenecía a la etnia Ami y su nombre nativo era Attun Palalin. Fue obligado a servir como soldado raso al ejército nipón en 1943 y fue enviado a la isla de Morotai de Indonesia, terreno que sería controlado un año después por las tropas de los países aliados.

Vivió escondido y aislado del resto del mundo junto con otros soldados hasta 1956, año en que decidió abandonar el grupo para continuar su resistencia por cuenta propia, ignorando el fin de la guerra, hasta que un piloto de la fuerza aérea de Indonesia —al parecer con bastante buen ojo—, en 1974, divisó por casualidad el refugio de Nakamura. La embajada japonesa solicitó ayuda al gobierno indonesio para enviar un grupo de búsqueda para «capturarlo» y enviarlo de regreso a Taiwán.

Cuando la noticia llegó a Japón, la sociedad pareció no darle importancia, a pesar de que Nakamura sirvió a su nación. Quizá se debió a su bajo cargo o al hecho de que no era

¿Más sobrevivientes?

En mayo de 2005 circuló por diversos medios internacionales la noticia del supuesto hallazgo de dos soldados nipones de la II Guerra Mundial en la isla filipina de Mindanao. Aparentemente dichos combatientes eran Yamakawa Yoshio, de 87 años, y Nakauchi Tsuzuki, de 85. El gobierno japonés, sin embargo, jamás logró confirmar tal hallazgo, pues las fuentes que difundieron el hecho no eran del todo confiables. Además, la búsqueda de los soldados se complicó debido a que el área donde supuestamente se encontraban, era reconocida por la ocurrencia de diversos secuestros y ataques orquestados por separatistas musulmanes en combate; esto aunado a la presencia de rebeldes comunistas guerrilleros.

56

Los soldados refugiados en la isla de Lubang no tuvieron noticias de los ataques nucleares en Nagasaki e Hiroshima. Dicha información pudo haberles hecho cambiar de opinión respecto a su resistencia

originariamente nipón —de hecho, ni siquiera hablaba el idioma del país del sol naciente—. Murió en 1979 a causa de cáncer de pulmón.

¿Y luego qué?

Aunque estos soldados tuvieron en común su excesivo compromiso con la labor militar y el desconocimiento del fin de la guerra, las situaciones a las que se enfrentaron luego de su rendición fueron muy distintas.

Onoda Hirō, por ejemplo, fue recibido con gran gusto por la sociedad nipona. Se postuló —sin éxito— a la Dieta Nacional 4

y viajó a Brasil, donde contrajo matrimonio y lideró a la

comunidad japonesa local. Volvió a Japón en 1984 para fundar un campamento de educación para jóvenes y, doce años después, donó 10 mil dólares estadounidenses a la escuela local de Lubang.

Yokoi Sōichi, por otro lado, hizo explícita su incomodidad desde que volvió a Japón. No podía ser de otra forma: imagine vivir casi 30 años en un territorio ajeno, sin compañía, y

a su regreso encontrarse con que su país está en camino

de consolidarse como una potencia industrializada y estar rodeado de reporteros y fotógrafos. Yokoi, poco a poco, se acostumbró a su nueva vida. Se casó meses después de su llegada y se dedicó al cultivo orgánico de verduras.

Para Nakamura Teruo, sin embargo, lo que hubo tras su captura fue una gran incertidumbre. Al principio fue difícil incluso determinar quién era —pues ni nació en Japón ni se llamaba así—. El exsoldado expresó su deseo de ser repatriado a Japón, pero resultó ser que, al no haber estado jamás en dicho país, no le podían reconocer tal derecho.

4 Órgano máximo de poder del Estado de Japón.

Baruc Mayen Arroyo jamás ha visitado Japón, pero una de las cosas por las cuales quisiera hacerlo es por la gastronomía de dicha nación. Además, le intriga en demasía el código no escrito de conducta de aquella sociedad, así como los valores que la rigen.

57

desde el palco

KINJIKI

Kinjiki, 1959.

N o hay música, sólo dos bailarines descalzos. En el escenario oscurecido bailan de forma erótica

«el joven» con bufanda negra, pantaloncillos amarillo-limón y el cuerpo pintado de blanco, y, «el hombre», que en contraste, lleva pantalones y el torso manchado de negro. Éste sale del escenario y regresa llevando una gallina, que le entrega al joven, quien se la pone entre las piernas y aprieta hasta ahogarla. Se oye la intensa respiración de los bailarines y a uno de ellos susurrando un «je t’aime» —‘te amo’—. La escena se funde en la oscuridad.

Los espectadores están estremecidos, escandalizados unos, liberados otros después de este performance catártico. La danza grotesca y violenta duró unos minutos, pero bastaron para mostrar la impactante combinación del acto bárbaro de estrangular una gallina superpuesto al tabú de la homosexualidad. Así fue Kinjiki, el primer espectáculo de danza butō.

Danzando hacia la oscuridad

La danza ankoku butō, 暗黒舞踏, —danza de la oscuridad o, literalmente, ‘movimientos compulsivos en la oscuridad’—, fue creada por Hijikata Tatsumi (1928-1986) y Ōno Kazuo (1906-2010), quienes buscaron trascender las artes tradicionales niponas para crear un estilo nuevo, de cuerpos enfermos, de país derrotado —el Japón de la posguerra— en busca de una nueva identidad; buscaron absorber la energía de los muertos para hacerla visible en ellos y transmitirla al público, por ello las cabezas peladas, los cuerpos desnudos y blanqueados, los rostros contorsionados con los ojos en blanco, los movimientos convulsos en sus más mínimos detalles.

58

Hijikata y los Ōno en performance en Tokio, 1961.

Coreógrafo: Hijikata Tatsumi

Bailarines: Hijikata Tatsumi como «el hombre» y Ōno Yoshito como «el joven»

Los temas del butō suelen ser tabú: muerte, erotismo, sexo Son expresados con movimientos grotescos, incluso cómicos; los bailarines son figuras antiestéticas que van en contra de los arquetipos de belleza y perfección. El butō es —a decir de Ōno Kazuo—, «no pensar, dejarse llevar por el alma, matarse a sí mismo una y otra vez. El butō empieza por el abandono de uno mismo. Es el espíritu puro en movimiento.»

Iconoclastas

Kinjiki fue una adaptación de la novela homoerótica de Mishima Yukio del mismo nombre. Tuvo muchas influencias: el caminar de

los sobrevivientes semidestrozados por las calles de Hiroshima

y Nagasaki; La danza de las medusas (1949), donde Ōno Kazuo

recordaba a sus compañeros militares muertos y lanzados al mar; las lecturas de Genet, Cocteau y Sade; el arte pictórico de Francis Bacon; el teatro de la Crueldad de Artaud; el expresionismo alemán, y ciertos principios de algunas religiones de Oriente.

De todos estos elementos abrevó Kinjiki, presentada en un festival organizado por la Asociación de Danza de

Japón. Hijikata fue calificado de iconoclasta y renunció

a seguir participando en el

evento.

Ōno Kazuo.

59

el epistolario

L os universos de Miyasaki Hayao plasmados en cada una de sus películas —desde la fundación de Studio

Ghibli—, crean en el público un dejo de misterio por la gran cantidad de metáforas que contienen. Por esa razón, en 2016 una espectadora escribió a Studio Ghibli para que le explicara el trasfondo de algunas escenas de la película El viaje de Chihiro (2001), que le habían resultado un tanto «oscuras»; tal como en una de las primeras escenas, cuando Chihiro y sus padres llegan al mercado de comida —el que, por cierto, a pesar de estar falto de vendedores o cocineros, cada puesto tiene alimentos recién preparados—, éstos deciden comer todo lo que puedan, pero por su falta de control sobre sí mismos, se convierten en cerdos. A este respecto el estudio aclaró:

De acuerdo con el director de la película, Miyasaki Hayao, ésta es la representación del cómo los seres humanos, sin darse cuenta, se fueron convirtiendo en cerdos durante la inflación económica de Japón, en la década de 1980. Los papás de Chihiro eran ellos, aquéllos que decían: «Estamos en recesión y no tenemos suficiente para comer [por lo tanto, debemos aprovechar sin límite todo lo que la vida nos pone en el camino, sin importar si parecemos avorazados y repulsivos]».

En la carta también se explica por qué, al final de la película, Chihiro puede reconocer que ninguno de los cerdos son sus padres —prueba que debe pasar para regresar al mundo real:

Chihiro, una niña de diez años, es capaz de reconocer que no son ellos, debido a todas las dificultades que superó; es decir, aprendió a manejar la energía [o sentido] de la vida; algo que cualquier ser humano puede hacer naturalmente.

60

japonés

PARA ESCRIBIR EN

S

JAPONÉS

por ガジェゴス・ガルシア・アルトゥーロ

in lugar a dudas, Japón es uno de los países más ricos

no sólo en bienes materiales, sino en cultura. Enamora

a

los extranjeros que acuden en busca de comida deliciosa

o

para practicar su enigmático idioma. Si usted es un J-lover

y

tiene la oportunidad de viajar para allá, le presentamos

algunas de sus características para que entienda lo básico

de la escritura nipona.

/a/ es /a/ pero /l/ es /r/

Ser hispanohablante es una ventaja a la hora de aprender

japonés, debido a que estos dos idiomas comparten la mayoría

de sus fonemas. Las únicas consonantes que cambian su

sonido español son:

LETRA

PALABRA

PRONUNCIACIÓN

SUENA COMO

JAPONESA

JAPONESA

j

ninja

ll

llave

y

sayōnara

i

labio

g

geisha

g

guerra

h

hentai

j

jefe

61

Los fonemas de la l y la ñ no existen en japonés, se sustituyen

respectivamente por la ere suave, 1 r —toro—, y por el diptongo

entre ny y la vocal que le siga —etnia—. Incluso pueden

presentarse dobles, como en sekken, ‘jabón’, donde se deben

pronunciar ambas consonantes, es decir, «sek-ken».

En cambio, los fonemas vocálicos son idénticos, aunque tienen

en

dos presentaciones: las breves, que equivalen a nuestras vocales,

y las largas, que representan un sonido casi del doble de tiempo

de las anteriores —como en kawaii—. Casos especiales se dan

con las vocales i y u, dependiendo de la posición en la que se

encuentren, llegan a ser tan bajas que apenas si se pronuncian:

cuando se ubican entre consonantes, si son la última letra

después de una consonante o si están al inicio de una palabra

ra

an:

ann

mpo

ales,

seguida de una consonante: kuso como «kso», desu como «des»

e itadakimasu como «tadakimas», respectivamente.

es»»

Hiragana y katakana ひらがな y カタカナ

Una cosa es la fonética y otra es la escritura. Recordemos que

la cultura china es la que más ha influenciado a la nipona, por

lo que su escritura adquirió su forma a partir de ideogramas. 2

Ahora bien, en lugar de usar un «abecedario» único, el japonés

tiene tres sistemas de escritura: el hiragana, el katakana

y los kanji. Los dos primeros están basados en los silabarios

kana —un conjunto de caracteres o símbolos escritos que

representan sílabas y que forman las palabras, representando

un sonido consonántico seguido de uno vocálico.

El hiragana se enseña desde la primaria y se recomienda

para empezar a aprender japonés. Se caracteriza por su trazo

ondulado y de caligrafía sencilla. Consta de 46 signos silábicos,

de los cuales, hay tres que hacen un sonido semidiptongal —ya,

yu y yo—, por lo que se escriben como si fueran minúsculas, por

ejemplo, el ya en hyaku, ‘cien’, se escribe く. También existe

1 De hecho, el sonido de erre fuerte se considera de mala educación en Japón, por lo que evite que se le salga o que le empiecen a hablar así.

2 Signo esquemático no lingüístico que representa globalmente conceptos o mensajes simples.

el latín en la tina

Barbarus hic ego sum, quia non intellegor ulli.

Aquí soy extranjero porque nadie me entiende.

62

Ovidio

Los verbos japoneses no cambian con el género —masculino o femenino— o el número —singular o plural—, tal como sucede en español

el signo especial tsu —, cuyo sonido no está definido, más bien genera una breve pausa entre consonantes: zasshi, ‘revista’, se escribe し.

El katakana tiene el mismo número y los mismos signos silábicos, pero con un trazo mucho más cuadrado. Se usa principalmente para transcribir palabras de origen extranjero —en especial del inglés— que presentan una fonética parecida al japonés. Las mismas reglas del hiragana aplican para el katakana, aunque con grafías diferentes.

Ambos sistemas tienen sonidos puros e impuros y cada uno se distingue por las comillas, dakuten, o el círculo, handakuten, escritos en la parte superior derecha de los impuros; por ejemplo, el sonido puro ka tiene su sonido impuro ga.

HIRAGANA

a

i

u

e

o

k

ka

ga

ki

gi

ku

gu

ke

ge

ko

go

s

sa

za

shi

ji

su

zu

se

ze

so

zo

t

ta

da

chi

dji

tsu

dzu

te

de

to

do

n

na

ni

nu

ne

no

63

Los kaomoji son un estilo de emoticones con base en los caracteres y signos de puntuación del japonés combinado con los alfabetos latino y cirílico. Éstos son usados para expresar emociones en mensajes de texto:

( ; ), (•` ´•) , 。゚(TT)゚。

HIRAGANA

 

a

i

u

e

o

h

ha

ba

hi

bi

fu

bu

he

be

ho

bo

 

pa

pi

pu

pe

po

m

ma

mi

mu