Está en la página 1de 100

N 0 207

LA AVENTURA DE LA HISTORIA

CERCO A NEFERTITI DOSSIER: LOS GUARDIANES DEL SABER EN LA EDAD MEDIA VENGANZA NAZI EN LA FRANCIA OCUPADA

[DOSSIER] LOS GUARDIANES DEL SABER EN LA EDAD MEDIA

LA AVENTURA DE LA

HISTORIA

DEL SABER EN LA EDAD MEDIA LA AVENTURA DE LA HIST ORIA CERCO A NE FER

CERCO A

NE

FER

TITI

AÑO 18 Nº 207 3,90 CON DVD 8,95

EGIPTO, A LAS PUERTAS DEL DESCUBRIMIENTO DEL SIGLO LOS SECRETOS QUE AÚN GUARDA LA TUMBA DE TUTANKHAMÓN TODOS LOS FARAONES DE LA DINASTÍA XVIII

BERNARDO

DE GÁLVEZ

EL AMIGO ESPAÑOL DE GEORGE WASHINGTON

RICARDO CORAZÓN DE LEÓN

LA CARA OCULTA DEL CABALLERO CRUZADO

1938,

BARCELONA EN LLAMAS BAJO LAS BOMBAS DE MUSSOLINI

1940, VENGANZA NAZI

MATANZAS RACISTAS EN LA FRANCIA OCUPADA

Grupo Unidad Editorial, Revistas S.L.U.

Grupo Unidad Editorial, Revistas S.L.U.

DIRECTOR Javier Redondo SUBDIRECTOR Arturo Arnalte JEFE DE CONTENIDOS Y COORDINACIÓN Óscar Medel REDACCIÓN Y WEB Julio Martín Alarcón, Clara Felis y Víctor Úcar SECRETARIAS DE REDACCIÓN Julia Sandoval y Mari Luz Padilla (colaboraciones) MAQUETACIÓN Miryam Veros DIRECTOR DE ARTE DE REVISTAS Rodrigo Sánchez

COLABORAN EN ESTE NÚMERO Manuel Aguile- ra Povedano (periodista), Nacho Ares (arqueólogo), Demetrio E. Brisset (antropólogo), Javier Espinosa (periodista), Pedro García Martín (historiador), José Manuel Guerrero Acosta (historiador), Jesús López- Peláez Casellas (profesor), Losada (viñeta), María Ángeles Moreno García (historiadora), Fernando Múgica (periodista), Miguel Ángel Novillo (historia- dor), Santiago Palacios (historiador), José Miguel Parra (egiptólogo), Manuel Peña (historiador), Sara Puerto (periodista), Simón Rodríguez Laso (histo- riador), Rafael Sánchez Mantero (historiador), Dina Sánchez (infógrafa), Juan Ignacio Samperio Iturral- de (historiador), Ángela Sanz (filóloga), Daniel To- rres (dibujante), Carlos Toro (periodista), José Anto- nio Val Lisa (periodista).

CONSEJO ASESOR David Solar (presidente), Asunción Doménech (vicepresidenta), Lorenzo Abad, Soha Abboud, Carmen Aranegui, Ángel Bahamonde, Albert Balcells, Manuel Bendala, Fernando Bouza, Concepción Bravo, Jaime Con- treras, Manuel Chust, Carlos Dardé, Roberto Fer- nández, Pedro Fraile, Juan Pablo Fusi, María Je- sús Fuente, Ricardo García Cárcel, Pedro García Martín, Julio Gil Pecharromán, Elena Hernández, Federico Lara, M.ª Victoria López-Cordón, Ma- nuel Lucena Salmoral, Julio Mangas, Carlos Mar- tínez Shaw, Alfonso Moure, José Manuel Roldán, Nicasio Salvador Miguel, Rafael Sánchez Mante- ro, Juan Santos Yanguas, Jacobo Storch de Gra- cia, Rosario de la Torre y María Jesús Viguera.

de Gra- cia, Rosario de la Torre y María Jesús Viguera. PRESIDENTE Antonio Fernández-Galiano VI- CEPRESIDENTE

PRESIDENTE Antonio Fernández-Galiano VI- CEPRESIDENTE Giampaolo Zambeletti DI- RECTOR GENERAL Javier Cabrerizo DIREC- TOR DE COORDINACIÓN EDITORIAL Y DE COMUNICACIÓN Aurelio Fernández DIREC- TORA GERENTE Marta Aramendía DIRECTO- RA DE MARKETING Samary Fernández JEFA DE MARKETING Ainhoa Berges DIRECCIÓN DE PRODUCCIÓN Pedro Antonio Iglesias. DIRECTOR GENERAL DE PUBLICIDAD Jesús Zaballa. Directora de Área: Sandra Santero. Jefa de publicidad: Marta Sánchez. Directora de De- legaciones: Mar de Vicente. Coordinación: Emi- lio García. SUSCRIPCIONES Félix Carpintero.

INFORMACIÓN AL CLIENTE

1 5 8

historia@ladh.com

EDITA Unidad Editorial Sociedad de Revistas S. L. U. Avenida de San Luis, 25. 28033 Madrid. Redacción, tel.: 91 443 63 58, fax: 91 443 54 44. CORREO ELECTRÓNICO redaccion.arlanza@elmundo.es IMPRIME Altair Impresia Ibérica S. A. Tel. 91 895 79 15. DISTRIBUYE Logintegral 2000, S.A.U. Tel. 91 443 50 00 www.logintegral.com. Printed in Spain DEPÓSITO LEGAL M-4597-2012. ISSN 1579- 427X Promociones válidas solo para España

9 0 2

9 9 7

Publicación controlada por

solo para España 9 0 2 9 9 7 Publicación controlada por Esta publicación es miembro

Esta publicación es miembro de la Asociación de Revistas de Informa- ción asociada a la Federación Interna- cional of Periodical Press (FIPP)

Esta revista ha recibido una subvención de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas para su difusión en bibliotecas, centros culturales y universidades de Es- paña, para la totalidad de los números editados en el año.

© Unidad Editorial, Revistas S.L.U., Madrid 2009. Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser –ni en todo ni en parte– reproducida, distribuida, comu- nicada públicamente ni utilizada o registrada a través de ningún otro soporte o mecanismo, ni modificada o alma- cenada sin la previa autorización escrita de la sociedad editora. Conforme a lo dispuesto en el artículo 32 de la Ley de Propiedad Intelectual, queda expresamente prohi- bida la reproducción de los contenidos de esta publica- ción con fines comerciales a través de recopilación de ar- tículos periodísticos.

a través de recopilación de ar- tículos periodísticos. PRESENTACIÓN TRAS LOS RESTOS DE NEFERTITI [ JAVIER

PRESENTACIÓN

TRAS LOS RESTOS DE

NEFERTITI

[JAVIER REDONDO DIRECTOR]

a la sensación de que los descubrimientos arqueológicos se han subido al carro de la sociedad de la información. Que los hallaz- D gos se transmiten con cuentagotas y que se genera deliberada- mente cierta expectación al respecto. Como señala Vargas Llo- sa en La civilización del espectáculo, al margen de discutir si esto es bueno o malo, concluyamos que es así. Mucho más crítico se

muestra Umberto Eco, para quien la cultura de consumo ha debilitado la propia noción de arte. El arte se visita o se toca. Sin embar- go, en la sociedad de masas no importan las sensacio- nes que despierta una obra. Esta divagación viene al caso por las reflexiones que suscitó en la redacción la posibilidad de incorporar a nuestro número de enero la búsqueda de la “tumba más deseada”, la de la bella y cuasi mitológica Nefertiti. Qué teníamos: pues mucho. Contamos con dos reputados expertos y reconocidos divulgadores que nos explican qué se rastrea y cómo se hace. Si se hallaran los restos de Nefertiti sería, coinci- de toda la disciplina en ello, el descubrimiento del siglo. Y todo habría comenzado de manera inocente,

casi casual: escrutando las fotografías en alta reso- lución –lo estaba haciendo una empresa española–

de la tumba de Tutankhamón. Es cierto que no sabe- mos lo que hay detrás de “la pared norte” de la cámara, pero no es aventurado ade- lantar que algo va a aparecer, y algo importante. Les contamos el curso de la in- vestigación pilotada por el egiptólogo Nicholas Reeves y le sumamos “la ob- sesión” de los investigadores: desmenuzar la XVIII dinastía. Acompáñenos a Egip- to con un asunto que va a dar muchísimo que hablar. P.D. “La expedición olvidada” narra las hazañas de uno de los españoles preferi- dos de EE UU: Bernardo de Gálvez, el amigo español de George Washington que ayudó a los colonos en su lucha por la independencia. Habrán oído hablar de él.

JAVIER REDONDO ES PROFESOR DE CIENCIA POLÍTICA EN LA UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID.

DE CIENCIA POLÍTICA EN LA UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID. RECREACIÓN IDEALIZADA del rostro de la

RECREACIÓN IDEALIZADA

del rostro de la reina egipcia Nefertiti.

javier.redondo@elmundo.es

de la reina egipcia Nefertiti. javier.redondo@elmundo.es @javi redondo14 MI FRASE / RAFAEL TORRES ESCRITOR. SU

@javi redondo14

MI FRASE / RAFAEL TORRES ESCRITOR. SU ÚLTIMO LIBRO ES EL CEMENTERIO DE LOS INGLESES/THE

MI FRASE / RAFAEL TORRES

ESCRITOR. SU ÚLTIMO LIBRO ES EL CEMENTERIO DE LOS INGLESES/THE ENGLISH ETERNAL SUMMER (XORKI, 2015)

“EL VERDADERO MISTERIO DEL MUNDO ES LO VISIBLE,

NO LO INVISIBLE”, Oscar Wilde (1745-1813)

El icono del Cementerio Inglés de Málaga es el ángel de piedra que se yergue sobre la tumba de “Annie”, la esposa del primer guardameta del Sevilla F. C. Se dice que en el interior de la escultura se halla su cuerpo. Hay, por lo que se ve, criaturas tan gárrulas, que no solo no perciben el misterio, la Annie verdadera sepultada en el olvido, sino que necesitan inventarse otro, grosero, para profanar la insondable realidad. En el interior del ángel de piedra sobre la tumba de Annie no hay nada. Hay piedra batida por el aire, el sol y el tiempo. Tal es el misterio.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

3

S U M A R I O HI ST OR IA Nº 207. ENERO 2016
S U M A R I O
HI ST OR IA
Nº 207. ENERO 2016
LA AVENTURADELA
NE ER I TI
F
CERCOA
T
A O 8
º 07
9
€ C N VD
9 €
DE G P SC TO UBRIM AL AS ENT PUER OD TA EL SD S GLO EL
QUE SS AÚN EC RET GUARDA OS
O
A
DE TUTANKHAMÓN
TUMBA
O
O
DOS
E
SFAR AO NES
INA ST ÍA XV II
LA
DE BER RI GÁ ARDO ARDO VEZ
DE G ORGE EL AM A CARA W GO SH E NG PAÑ CUL ON A L
DEL BA C CEL BAL AJO NA ERO L EN S LLA BOMB RUZ AS DO S
EN LA MAT RAN NZAS DE IA MU AC CUP SOL ST DA NI S
CORA ÓN E EÓN
938
940 VENGANZANAZI
PERFIL DEL BUSTO DE
NEFERTITI, CONSERVADO EN EL
MUSEO EGIPCIO DE BERLÍN.
CER OA N FERT T DOS ER LOSG ARD A ESD L SA ER EN LA DA
NLAFRA C A O UPA A
LA VE T RA D LA H S OR A

SANGRE OLÍMPICA

Durante la Guerra Fría, la URSS y EE UU utilizaron el deporte como un escenario más en su pelea geoestra- tégica. CARLOS TORO rescata algunos episodios de esta disputa ideológica.

HOWARD CARTER, ANTE LA MOMIA DE TUTANKHAMÓN.
HOWARD
CARTER, ANTE
LA MOMIA DE
TUTANKHAMÓN.

CERCO A NEFERTITI

Una nueva hipótesis está a punto de resol- ver uno de los mayores enigmas del anti- guo Egipto: la ubicación de la tumba de Nefertiti, la reina egipcia más deseada de todas las dinastías. JOSÉ MIGUEL PARRA pre- senta los detalles de una investigación que

apunta directamente a una de las paredes del sepulcro de Tutankhamón, en el Valle de los Reyes. Allí están enterrados gran parte de los faraones de la XVIII dinastía. NACHO ARES presenta a sus protagonistas y los misterios que aún perduran. PÁGINA 16

PÁGINA 23

 

fueron asesinados a sangre

LLUVIA DE FUEGO

Entre 1936 y 1938, Musso-

fría. ARTURO ARNALTE

EN BARCELONA

lini ordenó bombardear la ciudad sin avisar a Franco.

resume un reciente estudio sobre esta persecución y explica los orígenes de ese odio.

MANUEL AGUILERA resalta la

PÁGINA 32

participación del coman- dante Villegas como enlace del Duce en España.

PÁGINA 28

LA EXPEDICIÓN OLVIDADA

Bernardo de Gálvez lideró un ejército con miles de españoles que fue decisi- vo en la independen- cia de las Trece Colonias. JOSÉ

MANUEL GUERRERO

VENGANZA NAZI EN 1940

Al poco de que Alemania ocupara Francia, miles de africanos

Al poco de que Alemania ocupara Francia, miles de africanos A COSTA reivindica un episodio histó-

ACOSTA reivindica un episodio histó- rico ignorado has- ta ahora.

PÁGINA 37

PERIÓDICO DEL III REICH.

has- ta ahora. PÁGINA 37 PERIÓDICO DEL III REICH. MONEDA CON LOS MÁRTIRES DE LA ROCHELA.

MONEDA CON LOS MÁRTIRES DE LA ROCHELA.

UN FRANCÉS EN EL TRONO INGLÉS

JESÚS LÓPEZ-PELÁEZ CASELLAS

aporta más luz sobre la figura del popular Ricardo Corazón de León, un soberano que volcó sus energías en las Cruzadas.

PÁGINA 46

CARBONARIOS EN LA GUILLOTINA

Los sargentos de La Rochela que conspiraron contra Luis XVIII fueron ejecutados para dar

ejemplo. RAFAEL SÁNCHEZ

MANTERO recuerda cómo su sacrificio no obtuvo una respuesta subversiva.

PÁGINA 42

POR LOS CAMINOS DE ROMA

MIGUEL ÁNGEL NOVILLO

viaja por la extensa red viaria creada por los romanos para explicar su señalización, mantenimiento y los transportes más utilizados en el Imperio.

PÁGINA 52

DOSSIER

 

EL REFUGIO MEDIEVAL DEL SABER 55

ELOGIO DE LOS ESCRIBAS

CAUTIVOS

UNA EDAD NO TAN OSCURA

TESOROS

COPISTAS DEL SIGLO XXI

DEL ATRIL

ILUMINADOS

Pedro García

Pedro García

Santiago Palacios

María Ángeles

Víctor Úcar

Martín

Martín

analiza una época de auge de libros, lectores y bibliotecas.

Moreno García

detalla el proceso de producción de ediciones facsímiles.

alaba la labor del amanuense.

explica el trabajo en el scriptorium

escoge los códices más bellos.

 

PÁGINA 56

PÁGINA 58

PÁGINA 62

PÁGINA 66

PÁGINA 70

C O R R E O

6

I N O T I C I A S

C O N

H I S T O R I A

8

I N O T I C I A S

E N

C O N T E X T O

1 0 I E F E M É R I D E S

1 2

I

F O T O G R A F Í A

1 4

C a LEIDOSC o PIO

ARQUITECTURA DE LA CAVERNA A LA DOMÓTICA 72 I ANTROPOLOGÍA LA TOMA DE GRANADA SALE A LAS CALLES

76

I ARQUEOLOGÍA LOS BAÑALES, CIUDAD SIN NOMBRE 78 I ARTE Mª CRISTINA PASANDO REVISTA A LAS TROPAS

80

I RUTA AQUÍ CAYÓ DURRUTI 82 I LIBROS J. RUIZ: “LA REPÚBLICA FUE RESPONSABLE DE PARACUELLOS” 84 I

EXPOSICIONES EL MITO DEL LEJANO OESTE 92 I MULTIMEDIA 93 I CITAS 95 I CONCURSO 96 I PRÓXIMO NÚMERO 97 I MI HÉROE BENITO ARIAS MONTANO 98

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

4

"

" Para que su biblioteca sea única… Distíngala con una de las piezas más atractivas de

Para que su biblioteca sea única… Distíngala con una de las piezas más atractivas de la miniatura europea

¡Novedad! Edición limitada
¡Novedad!
Edición limitada
Libro de Horas de Enrique V III The Morg an Libr ary&M useum, Nue va
Libro de Horas
de Enrique V III
The Morg an Libr ary&M useum,
Nue va York

• Signatura: MS H.8

• F echa: To urs, c. 1500

• Tamaño: ± 265 x 182 mm

• 400 páginas, 55 miniaturas a página entera

• Encuadernado en terciopelo rojo; herrajes de plata con el escudo de Enrique VIII, monograma y lem a

• Estudio monográfico ilustrado en color (236 pp.) a cargo de Roger S. Wieck (Conservador, Manuscritos de la Edad Media y el Renacimiento, The Morgan Library & Museum)

M. M oleiro - e l Art e de lA P erfección

«Casi-originales» de tirada única e i rrepetible, limitada a 9 87 ejemplares numerados y a utentificados notarialmente

a 9 87 ejemplares numerados y a utentificados notarialmente Si desea recibir un CATÁLOGO GRATUITO envíe

Si desea recibir un CATÁLOGO GRATUITO envíe este cupón o pídalo ahora mismo en www.moleiro.com/online

M. MO LEI RO ED IT OR

Travesera de Gracia, 17-21 08021 Barcelona - España

www.moleiro.com/online

facebook.com/moleiro

youtube.com/moleiroeditor

MÁS INFORMACIÓN:

902 113 379

o LIB RO DE HO RAS DE EN RI QUE VI II, c. 15 00

o

BE AT OS

o

LIB RO S DE H OR AS

o

LI BROS BÍ BL IC OS

o

ME

DI CINA

o

AT LA SYM APAS

o

MIS CE LÁ NEA

 

o

CATÁ LO GO GE NE RAL

Nombre

Población

Te léfono

E-mail

   

LAH I.16

De acuer do co n lo e sta bl ec id o en la L ey de Pr ot ec ci ón de Dato s de C ar ác te r P er so na l, les in fo r- mam os de qu e l os dat os qu e fi gu ra n en e sta comuni ca ci ón se rá n i nc lu idos e n u n fi chero au to ma- ti zado pro pi ed ad de M. Mo lei ro Ed it or, S .A., c on la finali da d d e g es ti on ar su sol icitud y m an te- nerle in fo rma do ún icamen te de to da s l as of er ta syp ro mo ci ones de l G ru po Mo lei ro qu e p ue dan se r de su i nt er és. Podr á e je rce r e n t odo momen to el de rech o de re ct ifi ca ció n, ca nc elaci ón y ac ce so dirigié nd os e a: M. M ole iro Ed it or, S .A .-Tr av ese ra de Grac ia , 17-21 – 0 80 21 Bar ce lon a.

Tel. 932 4 02 091
Tel. 932 4 02 091

— w ww.m oleiro.co m —

LA CARTA

DEL MES

LOS LECTORES

LÉENOS EN ORBYT: QUIOSCO.HISTORIA.ORBYT.ES Y PARTICIPA EN FACEBOOK: AVENTURADELAHISTORIA EN TWITTER: TWITTER.COM/AVENTURHISTORIA

EN ORBYT: QUIOSCO.HISTORIA.ORBYT.ES Y PARTICIPA EN FACEBOOK: AVENTURADELAHISTORIA EN TWITTER: TWITTER.COM/AVENTURHISTORIA
EN ORBYT: QUIOSCO.HISTORIA.ORBYT.ES Y PARTICIPA EN FACEBOOK: AVENTURADELAHISTORIA EN TWITTER: TWITTER.COM/AVENTURHISTORIA
EN ORBYT: QUIOSCO.HISTORIA.ORBYT.ES Y PARTICIPA EN FACEBOOK: AVENTURADELAHISTORIA EN TWITTER: TWITTER.COM/AVENTURHISTORIA

C

A

R

T

A

S

DE INTERÉS. LAS CARTAS PUEDEN SER ENVIADAS A REDACCION.ARLANZA@ELMUNDO.ES O AVENIDA DE SAN LUIS, 25, 28033, MADRID. LAS MISIVAS QUE SUPEREN UN TOTAL DE 300 PALABRAS NO SERÁN PUBLICADAS ÍNTEGRAS, POR NECESIDADES DE REPARTO EQUILIBRADO DE LOS ESPACIOS DE ESTA SECCIÓN.

GUERRA ITALO-ETÍOPE

He leído con sumo interés

el artículo sobre la invasión

de Etiopía por parte de Mussolini en los años treinta publicado en el

NÚM. 205. Ha sido coinci- dencia que acabo de regre- sar de un viaje a Etiopía y

vi en el mostrador de un

puesto de prensa la revista con el mencionado artícu- lo. Extraño que siempre se vea la guerra italo-etíope desde un punto de vista italiano con incidencia en

su política interna y en el sistema de relaciones

internacionales de la épo- ca. Los etíopes llaman a este conflicto “la guerra de la ven- ganza”, porque es imposible diso- ciarlo de la derro-

ta italiana de

Adua de 1896. No fue una aventura colonial decimo- nónica, sino una guerra de un Esta- do frente a otro Estado, a

pesar del abismo tecnoló- gico entre Italia y Abisinia. Etiopía, único país africano independiente, ingresó en

la Sociedad de Naciones

en 1923 (antes que Alema- nia o la Unión Soviética). La guerra no fue un paseo militar, pues incluso hubo un feroz contraataque de

un paseo militar, pues incluso hubo un feroz contraataque de las tropas etíopes en diciembre de

las tropas etíopes en diciembre de 1934 que hizo retroceder a los italia- nos hasta Aksum y Adua, recordando viejas amargu- ras. Esta resistencia provo- có la feroz respuesta italiana: la guerra química. Su uso provocó manifestaciones de protesta en Tánger, Johannesburgo

,

y la movilización de grupos como los Amigos Afri- canos de Abisi- nia, la Liga Universal de Defensa de

la Raza Negra

más pudo hacer para dete- ner la agresión italiana fue Gran Bretaña. Londres pudo haber cerrado el

canal de Suez y compro- meter así toda la estrategia y el dispositivo militar ita- liano. Fue una injusticia que Italia desposeyera a Etiopía del obelisco de

El país que

Aksum, injusticia que fue reparada décadas más tar-

de. Los británicos saquea- ron tesoros etíopes (libros,

códices

militar de 1868 llevándose al Museo Británico el Kebra Neguest (Gloria de los Reyes). Italia reparó su error tarde, Gran Bretaña

nunca. CARLOS A. FONT

GAVIRA (ASOCIACIÓN ESPA-

ÑOLA DE AFRICANISTAS),

)

en su campaña

SEVILLA Misiva premiada con el libro Los moros que trajo Franco, de María Rosa de
SEVILLA
Misiva premiada con el
libro Los moros que trajo
Franco, de María Rosa de
Madariaga. ¡Escríbanos, su
carta puede ser agraciada!

¿LAMENTABLE OLVIDO?

Soy suscriptor de La Aven- tura de la Historia desde el primer número. En el día de hoy acabo de recibir el correspondiente al mes de diciembre y al darle un primer vistazo advierto, con gran estupor, que no hay una sola línea dedica-

con gran estupor, que no hay una sola línea dedica- da a don Gonzalo de Agui-

da a don Gonzalo de Agui- lar y Fernández de Córdo- ba, más conocido históricamente por el sobrenombre de “el Gran Capitán”, del que precisa- mente hoy, día 2, se cum- plen 500 años de su muerte en su casa de Gra-

nada. ¿Nadie, de las habi- tuales firmas, ha recordado esta efeméride? ¿Ha sido

olvido o

sarles este correo, pero el

olvido no es perdonable, y menos para mí, cordobés de nacimiento. ¿Recorda- rán que en enero de 2016 será también el quinto centenario de la muerte de Fernando el Católico en Madrigalejo (Cáceres)? Atentamente. LUIS SANZ

SAMPELAYO (GRANADA)

?

Me duele cur-

Nota de la Redacción: Esti- mado suscriptor. Muchas gra- cias por su carta. Una efeméride como la del Gran Capitán no podíamos dejarla pasar, efectivamente. En el

NÚM. 201,

correspon-

diente al mes de julio, publicamos un extenso Dossier sobre su

GONZALO

FERNÁNDEZ

DE CÓRDOBA.

un extenso Dossier sobre su GONZALO FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA.   [ LA ENCUESTA DEL MES EN
 

[ LA ENCUESTA DEL MES EN LA RED ]

GÁLVEZ, ¿UNA MARGINACIÓN DELIBERADA? Pocos estadounidenses –y tal vez también españoles– conocen que Carlos III

GÁLVEZ, ¿UNA MARGINACIÓN DELIBERADA? Pocos estadounidenses –y tal vez también españoles– conocen que Carlos III apoyó con hombres, armas y dinero la causa de la independencia de las Trece colonias. ¿Cree usted que EE UU relegó al olvido deliberadamente este auxilio? En la encues-

ta del mes anterior, el 67 de los lectores dijo que sí creían posi- ble que el pasado histórico común entre España y Por-

BERNARDO

DE

67 de los lectores dijo que sí creían posi- ble que el pasado histórico común entre

67%

33%

GÁLVEZ.

tugal podría cimentar una futura unión ibérica.

NO

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

6

LOS LECTORES

C

A

R

T

A

S

figura y sus campañas en Italia y España. La efemé- ride sobre Fernando el Católico también la conme- moramos por adelantado, en el NÚM. 192, pero seguro que volveremos a ella el próximo año. Ambos personajes han protagonizado numerosos dossiers y portadas a lo lar- go de estos 207 números. Sin más, reciba un cordial salu- do de parte de toda la Redacción, que agradece enormemente su fidelidad desde hace tanto tiempo.

LA VIÑETA DE LOSADA

su fidelidad desde hace tanto tiempo . LA VIÑETA DE LOSADA FOTO ERRÓNEA Me permito indicarles
su fidelidad desde hace tanto tiempo . LA VIÑETA DE LOSADA FOTO ERRÓNEA Me permito indicarles

FOTO ERRÓNEA

Me permito indicarles que el castillo que apare- ce en las páginas 88 y 89 del NÚM. 202 de su revista no es, como se afirma, el castillo templario de Jerez de los Caballeros, sino el de Ponferrada (León). Saludos. JOSÉ

ANTONIO VALLEJO ALLER

(León). Saludos. J O S É ANTONIO VALLEJO ALLER AHORA, ESCRÍBANOS “… Y ESTE ES EL

AHORA,

ESCRÍBANOS

“… Y ESTE ES EL HERMANO BERNARDO. SE ENCARGA DE COPIAR LOS LIBROS PECAMINOSOS”.

LA AVENTURA DE LAS REDES TWITTER @DANILAZAROM E n h o r a - buena

LA AVENTURA DE LAS REDES

TWITTER @DANILAZAROM Enhora-

buena por la portada, la más llamativa –y a mi juicio, bo- nita– en meses. Con ganas de leer el número ya. 1920. Elecciones en diciembre. Fin de Régimen. NÚM. 206

@DANIDANIELOTE Tal y co-

mo está Grecia, como no lo paguen los Emiratos o algu- no de estos países del pe- trodólar, lo veo un sueño. Un Coloso para Rodas en el si- glo XXI. (web)

@VANDERJAMEN Un

país que sabemos de prime- ra mano cómo lo están pa- sando de mal. Noticias en contexto: El Salvador, espiral de muerte. NÚM. 206.

@ANIBALBARQ Llámalo

Restauración, llámalo Tran- sición, llámalo X. Somos co- mo un hámster que da vuel- tas a la rueda que construye

su amo. NÚM. 206

@ELREYFUGAZ Interesante artículo sobre Franco.

NÚM. 205

FACEBOOK MANUEL ALEJANDRO JIMÉ- NEZ HERNÁNDEZ Debería

aparecer en los exámenes de historia un tipo tan bri- llante. Mi héroe: “Antonio de Ulloa”, por Manuel Lozano

Leyva. NÚM. 206

EDUARDO PÉREZ CID SANZ

Espero que nos mantengáis al tanto antes de que hagan

ninguna actuación. El secreto de Tutankhamón y la posible tumba de Nefertiti. (web)

ALBERT VILLAR Para mí, fue

un gran error no hacer de Lisboa la capital de ese im- perio transoceánico, asegu- rando así la integridad de un reino de España que abarcase toda la península

ibérica

está llena de oportunidades perdidas. Dossier. El Portugal de los Felipes. NÚM. 206

Pero la Historia

ANTONIO JOSÉ PÉREZ SÁN-

CHEZ En el museo militar de Melilla se puede ver una imagen de la muerte del ge- neral Margallo. Melilla, la guerra del general Margallo.

NÚM. 206

Melilla, la guerra del general Margallo . NÚM. 206 TAMBIÉN EN: LAAVENTURADELAHISTORIA.ES GANADORES DE
TAMBIÉN EN:
TAMBIÉN EN:

LAAVENTURADELAHISTORIA.ES

GANADORES DE DICIEMBRE Lectores premiados en los sorteos del número 206 de LA AVENTURA DE LA HISTORIA:

La rebelión de ‘La Vulcano’,

de Manuel Lozano Leyva, Madrid, Algaida, 2015:

JUAN CARLOS GARCÍA DELGADO; CARLOS LÁZARO PERALTA; EUGENIO MORAL FERNÁNDEZ; MIGUEL ÁNGEL QUEREDA LEGUEY; PILAR TESO TESO.

Pablo Neruda. El príncipe de los poetas, de Mario Amorós, Barcelona, Ediciones B, 2015: MANUEL

La espada, fuerza y

poder, de Jesús de las Heras, Madrid, Edaf,

2015: JESÚS BLAS FERNÁNDEZ; MARÍA DEL PILAR CALZADO SOBRINO; Mª LUISA LÓPEZ MARTÍN; DAVID MORA AGUIRRE; GASPAR RAMÍREZ RUBÍ.

H I S T O R I A

7

ANTONIO CARO ALONSO; JORGE LUIS LEAL PEREZ; ROSA MORALES GILA; EUGENIO REYES RODRÍGUEZ; FERNANDO ROMERO.

V

I

V

I

R

L A

H I S T O R I A

N . O . T . I . C . I . A . S
N . O . T . I . C . I . A . S
ÓLEO DEL HUNDIMIENTO
DEL SAN JOSÉ, PINTADO
POR SAMUEL SCOTT EN EL
SIGLO XVIII. MUSEO
MARÍTIMO NACIONAL
DE LONDRES.
[ BREVES ]
DIBUJOS OCULTOS
EN LA ALHAMBRA

EL GALEÓN SAN JOSÉ

LOCALIZADO EN EL CARIBE TRES SIGLOS DESPUÉS

HUNDIDO EN 1708 POR CAÑONAZOS DE PIRATAS INGLESES, EL PECIO ESPAÑOL TRANSPORTABA UNA CANTIDAD INGENTE DE TESOROS Y RIQUEZAS

Un equipo del Instituto Colom- biano de Antropología e His- toria (ICANH), en coordinación con la Armada y el Ministerio de Cultura, ha localizado, cerca de Cartagena de Indias, los res- tos de uno de los navíos más buscados de la historia: el San José, un galeón español que transportaba un botín de joyas, monedas y lingotes, con un va- lor estimado entre 3.000 y 17.000 millones de dólares, pro- cedentes del Virreinato del Perú. La nave zarpó de Panamá rumbo a Cádiz el 4 de mayo de 1708, pero cañonazos de pi- ratas ingleses le obligaron a em- prender una desesperada hui- da hacia Cartagena de Indias, por aquel entonces un enclave seguro de la Corona española en el mar Caribe. Pero un mes después, cuando se encontra- ba cerca de la ciudad colombia- na, la embarcación naufragó y

cerca de la ciudad colombia- na, la embarcación naufragó y PIEZAS halladas del galeón. solo pudieron

PIEZAS halladas del galeón.

solo pudieron salvar la vida 11 personas de las aproximada- mente 600 que iban a bordo. A partir de ahí, comenzó a tejer- se una leyenda que ha hecho especular sobre su carga a ma- rinos y buscadores de tesoros durante tres largos siglos. Aunque todavía no se han dado muchos detalles de las piezas rescatadas del navío, ni tampoco se ha desvelado el lu- gar exacto donde se ha reali- zado el hallazgo, la cantidad y el material de los cañones encon- trados “no dejan ninguna duda respecto a la identidad del yaci-

miento arqueológico”, explican las autoridades colombianas. Antes de poder vender cual- quier objeto y exhibirlo en un museo, Colombia tendrá que ganar varias batallas jurídicas. Una la lleva librando desde hace tres décadas con una em- presa estadounidense para acordar los porcentajes que cada uno recibiría de todo aquello que encontraran en sus aguas. Pero no es la única: Perú reclama por ser la nación que produjo la mayor parte de la carga millonaria; Panamá por ser el punto de partida del via- je; España como propietaria de la nave y porque la mayoría de los que murieron en el naufra- gio eran españoles. Además, al- gunos descendientes de las víc- timas, también quieren hacer valer sus derechos.

las víc- timas, también quieren hacer valer sus derechos. Más noticias, reportajes y entrevistas, cada día

Más noticias, reportajes y entrevistas, cada día en:

www.laaventuradelahistoria.es

Los restauradores del servicio de conserva- ción de la fortaleza gra- nadina han encontrado dibujos vegetales, for- mas geométricas, silue- tas de animales y traza- dos ornamentales, des- conocidos hasta ahora, tras algunas piezas de la techumbre que cubre el templete oeste del Patio de los Leones. Parte de esta zona ya fue intervenida durante la centuria pasada, pero esta será la primera vez que se restaura en su totalidad desde su construcción, a finales del siglo XIV. Entre los dibujos descubiertos destaca una cabeza de perro, con su policro- mía. Según los exper- tos, este hallazgo podría desvelar “cómo trabaja- ban los artesanos na- zaríes y las técnicas de decoración que emplea- ban en sus obras”.

DIBUJOS DESCUBIERTOS EN EL PATIO DE LOS LEONES DE LA ALHAMBRA.

ban en sus obras”. DIBUJOS DESCUBIERTOS EN EL PATIO DE LOS LEONES DE LA ALHAMBRA. LA

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

8

V I V I R

L

A

H

I

S

T

O

R

I

A

N

.

O

.

T

.

I

.

C

.

I

.

A

.

S

MAR DEL SUR DE CHINA, LA GUERRA DE LOS MAPAS

UN TERCIO DEL TRÁFICO MARÍTIMO MUNDIAL CIRCULA A TRAVÉS DE ESTE ESPACIO, SOBRE EL QUE BRUNÉI, CHINA, VIETNAM Y FILIPINAS RECLAMAN DERECHOS, BASÁNDOSE EN CARTOGRAFÍA ANTIGUA

JAVIER ESPINOSA. CORRESPONSAL DE EL MUNDO EN ASIA.

C ualquier visitante avezado del Mu- seo Nacional de Pekín se percata-

rá que en todos los mapas que se exhi- ben en el amplio pabellón dedicado a la China Antigua siempre aparece un pe- queño recuadro en la parte inferior iz- quierda que recoge la llamada “lengua de vaca”, la demarcación que abarca casi todo el Mar del Sur de China, cuya so- beranía reclama la nación asiática. Una representación que las autoridades loca- les decidieron que no re- sumía con suficiente fir- meza la importancia de esa región marítima, que así podría considerarse como un mero añadido al territorio continental. Por eso, en junio de 2014, Pekín publicó un nuevo plano vertical que hacía desaparecer el en- cuadre para presentar el Mar del Sur de China in- tegrado por completo en el territorio nacional. Como escribió el Diario del Pueblo, portavoz del Partido Comunista Chino, se trataba de “promover la comprensión entre los ciudadanos de nuestros derechos marítimos e integridad territorial”. El simbólico esfuerzo cartográfico no re- sulta banal para Pekín. Como apuntaba en noviembre pasado una detallada in- fografía que difundió otro diario oficial, Chi- na Daily, las autoridades chinas consi- deran que la historia está de su lado en la pugna por el control de ese espacio na- val. El matutino aducía que ya en la épo-

ca de la dinastía Xia, la primera del país, la corte imperial recibía perlas, conchas y caparazones de tortugas procedentes de esa región, como signo de pleitesía. Después se trasladaba a la era Han y decía que en esos años se descubrió cerámica tradicional china en Taiping, el mayor de los islotes que se encuentran en el mar en disputa. Las autoridades chinas presentaron ofi-

trol de este estratégico pasaje marítimo, en una dinámica que cada día genera más tensión en Asia. Para Robert Kaplan en su libro de- dicado a esta disputa, “al igual que el territorio alemán fue la línea del frente du- rante la Guerra Fría, las aguas del Mar del Sur de China podrían convertirse en la línea del frente militar durante las próxi- mas décadas”, ya que Estados Unidos ha decidido apostar por res- paldar con su maquina- ria militar las reclamacio- nes de su principal alia- do en esa zona, Filipinas.

GARGANTA DEL ÍNDICO.

El significativo valor de ese vasto espacio ma- rítimo –cerca de 3,5 mi- llones de kilómetros cua- drados– no estriba solo en los posibles yacimien- tos de gas o petróleo que alberga, sino en la impor- tancia que tiene para el comercio naval. Kaplan añadía también que “funciona como si fuera la garganta” del océano Índico y del Pacífico del oeste, ya que a través de él pasa un ter- cio del tráfico marítimo mundial. Salvo Brunéi, todas las naciones que defienden sus derechos en la región ma- rítima ocupan atolones o islotes en el área, y, de hecho, no es China sino Viet- nam la que controla más enclaves. Por eso Pekín no se conforma solo con expandir los siete atolones que está agrandando en las islas Spratly –cerca de Filipinas– y que ya han alcanzado una su-

–cerca de Filipinas– y que ya han alcanzado una su- Barco chino de la DINASTÍA SONG

Barco chino de la DINASTÍA SONG con catapulta.

cialmente su reivindicación ante Nacio- nes Unidas con otro mapa en 2009, un plano que básicamente emulaba el que exhibió la China nacionalista de Chiang Kai-Shek en 1947 y que reclamaba la so- beranía de casi el 90 por ciento del tam- bién llamado Mar de China Meridional. Historia, cartografía y hasta arqueolo- gía se han convertido en un elemento añadido de la pugna que mantiene Pekín con las naciones del entorno por el con-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

10

E

.

N

C

.

O

.

E . N C . O . N . T . E . X . T
E . N C . O . N . T . E . X . T

N

.

T

.

E

.

X

.

T

.

O

E . N C . O . N . T . E . X . T

Un SOLDADO CHINO observa a través de unos prismáticos en el portaaviones Liaoning. A la derecha y sobre estas líneas, fotografías por satélite que demuestran la CONSTRUCCIÓN DE ISLAS ARTIFICIALES por parte de China en las aguas en disputa.

perficie de ocho kilómetros cuadrados, o continuar las prospecciones con su pla-

taforma petrolífera en el área de las Para- cel –junto a Vietnam–, sino que también pretende reforzar sus argumentos con pruebas arqueológicas. A tal efecto, los expertos ya han identificado hasta 200 locali- zaciones de interés arqueo- lógico en el área, y los as- tilleros locales botaron el año pasado el buque de investigación Kao- gu-01, con un coste

cercano a los trece mi- llones de dólares. En abril, la nave se embarcó

cialmente firme en Manila, donde his- toriadores y jueces, como Antonio Car- pio, han construido otra narrativa en la

que el archipiélago de las Spratley y los arrecifes de Scarborough siempre perte- necieron a la antigua colonia española. De hecho, Carpio recordó que Madrid cedió Scarbo- rough a Estados Uni- dos tras la debacle

de 1898 bajo el tra- tado de 1900. Incapaz de con- trarrestar la fortale- za militar de China, Manila ha decidido

pelear en el terreno le- gal, recurriendo a la argu- mentación histórica y al arbi- traje del Tribunal de La Haya.

CHINA Mar del Sur de China FILIPINAS VIETNAM Demandas insulares de China 200 km MALASIA
CHINA
Mar del Sur
de China
FILIPINAS
VIETNAM
Demandas
insulares
de China
200 km
MALASIA
BRUNÉI
INDONESIA
MALASIA

en una expedición de cua- renta y cinco días destinada a lo- calizar posibles restos navales en la isla de Shanhu, en el archipiélago Paracel. Por supuesto, como en cualquier pug- na basada en alegaciones históricas, existe una versión paralela –en este ca- sos muchas–, y la tesis construida por Pekín ha encontrado una réplica espe-

UNA PRUEBA ESPAÑOLA. La “prueba”

más significativa que ha presentado la nación del sudeste asiático ha sido, cómo no, otro mapa, en este caso el que dibujó en el siglo XVIII el jesuita es-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

11

pañol Pedro Murillo Velarde, en el que los peñascos semisumergidos de Scar- borough aparecen claramente definidos como parte de Filipinas. La mera adquisición de este plano re- fleja ya el carácter pasional que ha alcan- zado la trifulca territorial. El documento pertenecía a un duque británico que lo puso a la venta en una subasta de So- theby’s, esperando obtener entre 20.000 y 30.000 libras esterlinas (entre 27.800 y 41.800 euros). Un empresario filipino, Mel Velarde, tuvo que pagar hasta 170.000 euros para asegurarse su adqui- sición. “Se convirtió en una cruzada per- sonal. Hay un matón en el barrio (Chi- na) que ya se ha apropiado de nuestra tie- rra”, declaró a los medios filipinos. China ha adelantado que ignorará la decisión de La Haya y ni siquiera ha de- cidido presentar un razonamiento propio. Para Pekín, como hace también Israel en su refriega histórica con los palestinos, lo que cuenta en el escenario internacio- nal son los hechos sobre el terreno. Los mapas son un mero complemento.

V I V I R

 

L

A

H

I

S

T

O

R

I

A

 

[Día 1]

 

1901.

Cien mil personas se

congregan en el parque Cen- tennial de Sidney para pre- senciar la proclamación de Australia como un Estado fe- deral surgido de la unión de las seis colonias británicas en que estaba dividido su territo- rio hasta ese momento.

 

[Día 2]

 

1871.

Hace su entrada en

Madrid Amadeo I de Sabo- ya, futuro rey de España. Ese mismo día visitó en la basílica de Atocha la capilla ardiente del general Prim, asesinado el día 30 de di- ciembre, y juró la Constitu- ción en el Congreso.

 

[Día 3]

 
Constitu- ción en el Congreso.   [ Día 3 ]   3·I·106 A.C. EN EL SENO

3·I·106 A.C. EN EL SENO

DE UNA FAMILIA PLEBEYA, NACE EN ARPINUM (ACTUAL ARPINO, ITALIA) MARCO TULIO CICERÓN, ORADOR, POLÍTICO, ESCRITOR Y FILÓSOFO ROMANO.

 

[Día 4]

 

1656. El galeón español Nuestra Señora de las Mara- villas, almiranta de la Arma- da de Tierra Firme, cargado con más de cinco millones de pesos, se hunde al coli- sionar contra un arrecife en el canal de las Bahamas. So- lo se salvaron 45 de las 650 personas que iban a bordo.

E

.

F

.

E

.

M

.

É

[Día 6]

1536. Se crea el Colegio Im-

perial de Santa Cruz de Tlal- telolco, para la educación de los caciques indios, que pro-

sigue la labor iniciada por las primeras escuelas fundadas por los franciscanos en Texo- co (1523) y México (1525), donde se enseña la lengua castellana y se evangeliza

a los indígenas.

[Día 8]

1906. Se inicia en Madrid el

servicio que permite a los abonados telefónicos esta- blecer conferencias desde sus domicilios, pues hasta entonces solo podían hacerlo desde una centralita.

[Día 9]

1931. Se proyecta por prime- ra vez en España, en el Pala- cio de la Música de Madrid, la película El ángel azul (1930), obra maestra de Jo- sef von Stenberg, protagoni- zada por Emil Jannings –el actor que ganó el primer Os- car a la mejor interpretación en 1928– y Marlene Dietrich.

[Día 10]

1356. El emperador Carlos IV

de Alemania promulga la Bu-

la de Oro, mediante la que se

regula la elección imperial. Con este sistema, el Pontífice no interviene en la elección, aunque fija en siete el núme- ro de príncipes electores. Con esta medida se abandonará

la dependencia y sumisión al

Papa, pero se caerá en otra servidumbre: la de los prínci- pes electores.

[Día 11]

1906. Nace en Basilea el

químico Albert Hofmann, que sintetizará en 1938 el ácido lisérgico (LSD), com- puesto químico que se en-

cuentra de modo natural en

el cornezuelo del centeno. Esta droga psicodélica posee un gran potencial para alte- rar la conciencia. 1946. La Asamblea Constitu- yente Albanesa, elegida el mes anterior, proclama la Re-

pública Popular de Albania. En marzo se promulgará una nueva constitución y se crea- rá un nuevo gobierno, con

Enver Hoxha a la cabeza, que iniciará una campaña de pur- gas para eliminar a los oposi- tores y pondrá en marcha la socialización del Estado.

critor irlandés James Joyce. Dublineses, Retrato de un ar- tista adolescente y Ulises le confirmaron como uno de los escritores más audaces del siglo XX.

[Día 14]

14·I·1876. EL FÍSICO ALE- XANDER GRAHAM BELL REGIS- TRA EN LA OFICINA DE PATENTES ESTADOUNIDENSE

14·I·1876. EL FÍSICO ALE- XANDER GRAHAM BELL REGIS- TRA EN LA OFICINA DE PATENTES ESTADOUNIDENSE EL TELÉFONO DE SU INVENCIÓN.

 

[Día 12]

1591.

En Játiva nace el pintor

tenebrista y grabador español José de Ribera, conocido en Italia, donde pasó la mayor parte de su vida, como lo Spagnoletto. Entre sus obras destacan El martirio de san Felipe o El sueño de Jacob. Al ver sus cuadros, Lord Byron dijo de él que “pintó con la sangre de los santos”, por sus desgarradas anato- mías y la fuerza de su trazo.

[Día 15]

1796. Los restos mortales de Cristóbal Colón, que reposa- ban en Santo Domingo, son desembarcados en La Haba- na y depositados solemne- mente en la catedral. El tras- lado se debió a la cesión por parte de España del territorio de la isla de Santo Domingo a Francia, en virtud del Tratado de Basilea, firmado entre am- bos países en julio de 1795.

[Día 16]

12·I·1941. LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL DISPUTA CONTRA PORTUGAL, EN LIS- BOA, EL PRIMER PARTIDO

12·I·1941. LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL DISPUTA CONTRA PORTUGAL, EN LIS- BOA, EL PRIMER PARTIDO INTERNACIONAL DESDE EL FIN DE LA GUERRA CIVIL.

1891. Son capturados los últi- mos indios americanos que se habían alzado en armas tras la masacre de Wounded Knee, ocurrida el 29 de di- ciembre de 1890, en la que unos 300 lakota, sobre todo mujeres y niños, murieron por los disparos indiscrimina- dos de los soldados del 7º de Caballería, al mando del co-

 

[Día 13]

1941.

Fallece en Zúrich el es-

ronel James W. Forsyth.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

12

.

R

.

I

 

[Día 18]

 

1936.

Muere en Londres,

 

el escritor británico, nacido en la India y premio Nobel de Literatura en 1907, Rud- yard Kipling, autor, entre otras conocidas obras, de El libro de la selva, Kim y el célebre poema If.

 

[Día 21]

 

1506.

A la plaza de San Pe-

 

dro (Roma) llegan 150 solda- dos suizos tras solicitar el pa-

pa Julio II a los Estados de la Confederatis Superioris Alle- manniae permiso para reclu- tar jóvenes con los que formar un cuerpo para su protección personal, que será conocido como la Guardia Suiza.

 

[Día 22]

 
como la Guardia Suiza.   [ Día 22 ]   22·I·1666. FALLECE A LOS 74 AÑOS

22·I·1666. FALLECE A LOS 74 AÑOS EN LA INDIA EL SAH JAHAN, GOBERNANTE DEL IMPE- RIO MOGOL Y CONSTRUCTOR DEL TAJ MAHAL, MAUSOLEO LEVANTADO EN HONOR A SU CONSORTE FAVORITA.

 

[Día 28]

 

1671.

El corsario inglés Henry

Morgan toma la ciudad de

 

Panamá, que será sometida

a

saqueo durante un mes.

En 1673 las autoridades co-

loniales españolas decidie-

ron el traslado de la ciudad

su actual ubicación, que era más segura.

a

 

Á

N

G

E

L

A

S

A

N

Z

.

D

.

E

.

S

[ EL PERSONAJE ]

E N E R O

CUATROCIENTOS QUINCE AÑOS DEL NACIMIENTO EN BELMONTE DEL

JESUITA Y ESCRITOR, AUTOR DE EL CRITICÓN

BALTASAR GRACIÁN

8-I-1601. Más allá del

nombre de sus progeni- tores, Francisco Gracián

y Ángela Morales, y de

una estancia en Toledo con su tío Antonio Gra- cián, poco se sabe de la infancia y la adolescen- cia de Baltasar, hasta su ingreso, en 1619, en la Compañía de Jesús. Su formación incluyó estu-

dios de filosofía y teolo- gía, y fue ordenado sa- cerdote en 1627. Tras ejercer su labor pastoral

y docente en Calatayud,

Lérida y Gandía, en 1639 fue trasladado a Huesca, donde entró en contacto

en 1639 fue trasladado a Huesca, donde entró en contacto RETRATO DEL RELIGIOSO QUE SE CONSERVA

RETRATO DEL RELIGIOSO QUE SE CONSERVA EN GRAUS.

con el círculo intelectual del infanzón Vincencio Juan de Lastanosa, quien se convir-

[ EL ACONTECIMIENTO ]

tió en su mecenas y le ayudó en la publicación de sus libros. Entre su amplia producción litera-

ria, de corte conceptista y

a caballo entre el discur- so filosófico y el di-

dactismo moral, destaca El Criticón, publicada en tres partes, entre 1651

y 1657. Formalmente una

novela alegórica, Gracián, con un estilo literario muy personal, reflejó en ella su desengañada vi- sión del mundo y de la vida del ser humano, en lo que constituye una de las obras cumbre de la literatu- ra española y universal.

CIENTO CINCO AÑOS DE UN ENFRENTAMIENTO ENTRE ANARQUISTAS Y LA POLICÍA

EN LONDRES TIENE LUGAR EL CONOCIDO COMO

ASEDIO DE SYDNEY STREET

3-I-1911. Los hechos que de- sembocaron en el “asedio de Sydney Street” tuvieron su origen unos días antes, el 16 de diciembre, cuando en un atraco a una joyería del East End murieron tres policías y uno de los ladrones. Las pes- quisas de Scotland Yard per- mitieron determinar que los

autores habían sido una cé- lula de anarquistas rusos exi- liados en Londres, encabe- zados por un tal Peter el Pin-

tor. El 2 de enero, un infor- mador alertó a la policía de que el grupo se escondía en el número 100 de Sydney

WINSTON CHURCHILL OBSERVA EL ASALTO.
WINSTON CHURCHILL OBSERVA EL ASALTO.

Street. En la mañana del día 3, unos 200 policías y sol- dados, bajo el mando del mi- nistro del Interior, Winston Churchill, rodearon el edifi- cio. Tras seis horas de tiro- teos, los sitiados incendia- ron el edificio y murieron carbonizados. Al inspeccio-

nar los restos, se descubrió que allí solo había dos miembros de la banda, y ni rastro del cabecilla. El he- cho ocupó páginas en la prensa duran-

te semanas e, inclu- so, se realizó un documen- tal, titulado Mr. Churchill in the Danger Zone.

un documen- tal, titulado Mr. Churchill in the Danger Zone. Más efemérides cada día en: www.laaventuradelahistoria.es

Más efemérides cada día en:

www.laaventuradelahistoria.es

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

13

V I V I R

V I V I R   L A S . F O T O S
 

L

A

S

.

F

O

T

O

S

D

E

. L

A

 

.

A V

E

N

T

U

R

A

L

A

H

I

S

T

O

R

I

A

 

ORO, INCIENSO, MIRRA

Y REGALOS

MUCHOS DE NUESTROS LECTORES GUARDAN ENTRE SUS FOTOGRAFÍAS UNA IMAGEN COMO ÉSTA: LA ENTREGA, CON UNA MEZCLA DE ILUSIÓN Y TEMOR, DE SU PRIMERA CARTA A LOS REYES MAGOS

CARTEROS Y PAJES. Las cabalga-
CARTEROS Y PAJES. Las cabalga-

tas de Reyes Magos comenzaron a ce- lebrarse en España en la segunda mi- tad del siglo XIX (ver sección Preguntas y Respuestas de la página 97). Muchas de ellas, así lo reflejaba la prensa de la época, concluían con el reparto de re- galos a los niños de los asilos y de fa- milias pobres. Tras la Guerra Civil, la

apertura de grandes almacenes en las ciudades trajo consigo un nuevo fenó- meno: la entrega de la carta de jugue- tes y deseos en persona a Gaspar, Mel- chor y Baltasar, secundados por los car- teros y pajes reales. Un fotógrafo inmor- talizaba el momento. Esta instantánea

nos la envía LUIS VICENTE BARRERA. Está

fechada en 1958 y fue realizada en la

sede de las desaparecidas Galerías Pre- ciados de Madrid. Durante los primeros años, los reyes recibían a los niños en el interior de su sede central. Pero el éxi- to de la iniciativa acabó trasladando el escenario real al exterior, a la calle Rom- pelanzas, entre las calles de Preciados y Carmen, ante el que muchos niños hacían cada año largas colas.

ante el que muchos niños hacían cada año largas colas. 1. CADA MES, LA SECCIÓN PUBLICARÁ

1. CADA MES, LA SECCIÓN PUBLICARÁ UNA SELECCIÓN DE LAS FOTOGRAFÍAS RECIBIDAS. 2. LAS ELEGIDAS SERÁN PREMIADAS CON UNA SUSCRIPCIÓN ANUAL A LA REVISTA. 3. PARA PARTICIPAR, ENVÍENOS LAS IMÁGENES POR CORREO ELECTRÓNICO A LA DIRECCIÓN FOTOSAVENTURA@ELMUNDO.ES, O POR CORREO POSTAL A: LA AVENTURA DE LA HISTORIA, AVENIDA DE SAN LUIS, 25, 28033 MADRID, A LA ATENCIÓN DE FOTOS AVENTURA. 4. CADA IMAGEN DEBE IR ACOMPAÑADA DE UN TEXTO EXPLICATIVO, EN EL QUE SE DESCRIBA LA ESCENA, SE IDENTIFIQUE A LOS RETRATADOS Y SE FECHE CON EXACTITUD.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

14

LOS SECRETOS DE LOS FARAONES

TRAS LA TUMBA DE LA REINA MÁS DESEADA

CERCO A NEFERTITI

DESAPARECIÓ DE LAS FUENTES DE FORMA SORPRESIVA. UNIDA PARA SIEMPRE A LA BELLEZA DE SU BUSTO, LOS ARQUEÓLOGOS HAN BUSCADO DURANTE DÉCADAS SU TUMBA QUE, SEGÚN UNA NUEVA HIPÓTESIS, PODRÍA OCULTARSE TRAS UNA DE LAS PAREDES DE LA CÁMARA DE TUTANKHAMÓN. JOSÉ MIGUEL PARRA DESGRANA LOS DETALLES DE LA REVOLUCIONARIA HIPÓTESIS Y ENUMERA OTROS GRANDES SECRETOS QUE AÚN OCULTA EGIPTO, COMO EL SEPULCRO DE ALEJANDRO MAGNO

PESAR DE LA ESPECTA- CULARIDAD DE LOS RES- TOS ARQUEOLÓGICOS

EGIPCIOS, como las pi- rámides y los tem- plos de Karnak y Lu- xor, lo cierto es que los especialistas consideran que se ha desenterrado una parte mínima de toda la información que oculta el valle del Nilo bajo sus are- nas. Los descubrimientos que con cier- ta regularidad copan los periódicos y las televisiones parecen darles la razón: si- guen existiendo monumentos icónicos a la espera de ser descubiertos por los arqueólogos y haciendo soñar al gran público con las maravillas que pudie- ran desvelarnos. Uno de ellos, preci- samente, quizá esté a pocos meses de

A

JOSÉ MIGUEL PARRA. EGIPTÓLOGO.

concretarse: la tumba de Nefertiti en el Valle de los Reyes. Belleza universalmente conocida gracias a su famoso busto de Berlín, unos años antes del fallecimiento de su esposo Akhenatón, la reina Ne- fertiti desaparece de las fuen- tes de forma por comple-

to sorpresiva. Los es- pecialistas no se po- nen de acuerdo en si murió, fue exiliada o, sencillamente, se con- virtió en la corregente del reino tras cambiar su nombre. Ni su cuerpo ni su tumba han sido encontrados aún, si bien se ha su- gerido que el primero podría ser la momia llamada Young Lady de

la tumba KV 35 del Valle de los Reyes.

En cuanto a la segunda, parece que el egiptólogo Nicholas Reeves está a pun- to de confirmar que se encontraría tras un pasaje secreto más allá de la pared norte de la tumba de Tutankhamón. Este posible hallaz- go empezó de la forma

más inocente posible, estudiando las fotogra- fías en alta definición tomadas por la empresa española Factum Arte para la reproducción a escala real de la tumba de Tutankhamón. En ellas Reeves observó que tanto en la pared norte como en la oeste de la cámara funeraria se podían apreciar unas mínimas protu-

LAS CLAVES

PISTA ESPAÑOLA. El aná-

lisis de unas fotografías en alta definición tomadas por la empre- sa española Factum Arte abrió la hipótesis de la cámara oculta.

DISTINTA TEMPERATURA

Un análisis termográfico de las paredes ha detectado diferen- cias de varios grados en ellas.

Y MATERIALES. El esca-

neo con un georradar de la tum- ba ha identificado una entrada condenada a algo muy profundo.

Egipto jamás entregó una de sus princesas como moneda de cambio a otros países o

Egipto jamás entregó una de sus princesas como moneda de cambio a otros países o ciudades- estado súbditos. Pero para los pueblos vasallos era un argumento de prestigio que algunas de sus mujeres fueran aceptadas en el harén real. Esto pudo pasar con Nefertiti, con tan buena fortuna que acabó siendo la Gran Esposa Real de Amenofis IV, posteriormente Akhenatón. El nombre de la reina, cuya tumba estaría a punto de descubrirse según una nueva hipótesis, podría traducirse como

“LA BELLA HA LLEGADO”.

LOS SECRETOS DE LOS FARAONES

UN LABERINTO DE CÁMARAS DISTRIBUCIÓN INTERIOR DE LA TUMBA Norte Cámara CÁMARA Cámara oculta FUNERARIA
UN LABERINTO DE CÁMARAS
DISTRIBUCIÓN INTERIOR DE LA TUMBA
Norte
Cámara
CÁMARA
Cámara
oculta
FUNERARIA
oculta
Oeste
Cámara del tesoro
Antecámara
RECONSTRUCCIÓN
FACIAL DE TUTANKHAMÓN
Anexo
realizada por un equipo
francés utilizando
técnicas forenses.
Pasillo en descenso
Sur
LA CÁMARA FUNERARIA
Acceso con escaleras La escalera desciende 5 metros Este una anomalía en la pared norte
Acceso con escaleras
La escalera
desciende 5 metros
Este
una anomalía en la pared norte y otra en la

El arqueólogo Nicholas Reeves identificó una anomalía en la pared norte y otra en la

sur. Las mediciones de temperatura en esos puntos concretos confirmaron una variación que sugieren la existencia de dos habitaciones detrás.

PARED OESTE 4,4 m. 6,40 m. PARED NORTE 3,68 m. Armazón de madera Tres sarcófagos
PARED OESTE
4,4 m.
6,40 m.
PARED NORTE
3,68 m.
Armazón de
madera
Tres sarcófagos
En la pared oeste,
bajo el mural de los
12 monos, podría
encontrarse un
almacén con ajuar
antropomorfos
Cuatro capillas doradas y un armazón de
madera cubierto por una tela tachonada
de estrellas protegen el sarcófago
Momia de Tutankamón
con máscara funeraria de oro macizo
En la pared norte
parece encontrarse
la cámara funeraria
donde podría
reposar Nefertiti
FUENTE: Elaboración propia.
FUENTE: Elaboración propia.
Emilio Amade / EL MUNDO
Emilio Amade / EL MUNDO

berancias longitudinales que pare- cían señalar accesos condenados en ellas. Accesos que, por si fuera poco, coinci- dían con la situación teórica de los mis- mos en la planta tipo de una tumba real de finales de la XVIII dinastía. Dada la relevancia del posible descubrimiento, Reeves –profesor de la Universidad de

Arizona– solicitó el permiso correspon- diente para comprobar esas mínimas anomalías in situ, que le fue concedido y que estudió junto al ministro de An- tigüedades egipcio y varios expertos. Los resultados fueron alentadores, porque no solo se vieron las protuberancias ya detectadas en las fotos, sino que en el

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

18

punto donde la pared norte se une al te- cho de la cámara parecía apreciarse que se trataba de un hueco cegado y no de una pared excavada en la roca. Dada la relevancia mundial de la tum- ba, cualquier estudio tenía que reali- zarse sin dañar las pinturas. Por eso se decidió realizar un análisis termográ-

fico de las paredes. Si en todas ellas se medía la misma temperatura, la posibi- lidad de que detrás hubiera algo serían mínimas y no habría motivo para conti- nuar la investigación. Pero no fue lo que sucedió. Allí donde Reeves había creído detectar los accesos condenados se apre- ció una diferencia de temperatura de va- rios grados con respecto al resto de la pa- red. Un punto más a favor del egiptó- logo británico, que hizo necesario un es- caneo de las paredes con georradar, rea- lizado por el japonés Hirokatsu Watana- be. Hace quince años, trabajando tam- bién con Reeves, fue él quien descubrió el hueco que luego demostraría ser la tumba KV 63 del Valle de los Reyes.

demostraría ser la tumba KV 63 del Valle de los Reyes. “A PARTIR DE AQUÍ HAY

“A PARTIR DE AQUÍ HAY UN CAMBIO”.

Los resultados del escaneo, realizado a

finales de noviembre del 2015, no pudie- ron ser más satisfactorios. Tras realizar- lo, mientras miraba la pantalla, Wata- nabe señaló el punto marcado por Ree- ves y dijo: “Hasta aquí es roca sóli- da. A partir de aquí hay un cambio”. Un segundo escaneo confirmó los primeros datos: tras la pared nor- te se encuentra la entrada conde- nada a algo que es muy profundo. En palabras de Reeves: “La tran- sición (en los materiales) no es gradual. Hay una línea definida, recta y vertical que se corres- ponde perfectamente con la línea del techo. Parece su- gerir que la antecámara con- tinúa más allá de la cámara funeraria como un corre- dor”. Este mes de enero se hará pú- blico el informe definitivo de Watanabe y, posiblemen- te, se decida entonces realizar un p eq u e ñ o agujero en la pared oes- te de la cámara, llamada el “Tesoro”, para introducir un endoscopio hasta la zona hue-

El japonés Hirokatsu Watanabe escanea con un GEORRADAR el techo y las paredes de la tumba de TUTANKHAMÓN. Hace quince años descubrió el hueco de la tumba KV 63.

Macedonia fue interceptado por Pto- lomeo I, quien se apoderó de él y lo lle- vó hasta Egipto. El cuerpo del conquis- tador era un símbolo político de tanta importancia que bien valía arriesgarse a una guerra con los otros diádocos por poseerlo. Parece que, en principio, Alejandro fue enterrado en Menfis, la capital egipcia, pues por enton- ces Alejandría no existía como gran metrópoli. Algo que posiblemente Ptolomeo I trataba de solucionar y para lo cual necesitaba el cadá- ver de su rey, pues de ese modo contaría con los restos del hé- roe fundador de la ciudad. Se- ría su hijo Ptolomeo II quien se encargaría de trasladar fi- nalmente el cuerpo momifi- cado de Alejandro desde Menfis hasta Alejandría, de- jándolo reposar en un sarcó- fago de oro dentro de un magnífico mausoleo co- nocido como el Soma. Si- glos después, el empera- dor Augusto llegó a visitar la tumba del mítico con- quistador convertido en dios, con tanto ímpetu, que en su

miento se ha realizado, pero el gran pú- blico lo desconoce por completo y si- gue a la espera del mismo. Es el caso, por ejemplo, de las momias enterradas en las pirámides. Todo el mundo sostiene con plena seguridad que nunca jamás se ha encontrado a un faraón sepultado dentro de su pirámide, y eso suele llevar a absur- das interpretaciones respecto a estos mo- numentos. La realidad, sin embargo, es que en ellas se han encontrado restos momifi- cados de al menos un faraón de cada una de las dinastías durante las cuales se construyeron pirámides. Algunos fueron descubiertos cuando la arqueología to- davía no estaba consolidada como cien- cia y, por ello, su cronología puede ofre- cer dudas. Pero en 1997 se encontró una prueba incontrovertible en la pirámide de Neferefre, de la V dinastía: los res- tos de la momia de este faraón, identi- ficados en el interior de su cámara fune- raria en un contexto estratigráfico con- trolado y acompañado por cerámicas de la época y restos de sus vasos canopos. Además, la edad de la momia se co- rresponde con la que sabemos por los do- cumentos que debería tener el faraón cuando falleció, unos 21-23 años. Y, por si esto no bastara, el carbono 14 sitúa los restos en las fechas adecuadas, mientras que objetos similares encontrados en un estrato superior los sitúa en la Edad Me- dia. No cabe duda de que los faraones se enterraban en sus pirámides, si bien si- guen siendo muchas las maravillas que están a la espera de ser descubiertas en el valle del Nilo.

la espera de ser descubiertas en el valle del Nilo.   Arriba, el faraón NEFEREFRE,
la espera de ser descubiertas en el valle del Nilo.   Arriba, el faraón NEFEREFRE,

Arriba, el faraón

NEFEREFRE, cuya

momia se halló en su pirámide. Abajo, Alejandro Magno: su sepulcro se sigue buscando.

ca y ver al fin qué hay detrás. Por desgracia, parece que en- contrar otro de los más icóni- cos monumentos del antiguo Egipto, la tumba de Alejandro, no resultará tan sencillo. Falle-

cido en Babilonia en 323 a.C., cuando su fabuloso cortejo funerario, con su no me- nos maravilloso catafalco, se dirigía a

afán por tocarlo rompió la nariz a la momia. Posteriormente, du- rante las turbulencias del siglo III d.C., el monumento terminó destrozado y perdido por com- pleto para la historia.

No siempre nos topamos en Egipto con monumentos icónicos por desente- rrar. En ocasiones, el mítico descubri-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

19

LOS SECRETOS DE LOS FARAONES

EL ESPLENDOR DE LA XVIII DINASTÍA:

LA OBSESIÓN DE LOS EGIPTÓLOGOS

ENTRE LOS AÑOS 1565 Y 1300 A.C., EGIPTO VIVIÓ UNA ÉPOCA DORADA. NACHO ARES PRESENTA SUS GRANDES PROTAGONISTAS Y LOS MISTERIOS QUE AÚN LOS ENVUELVEN

AKHENATÓN Y NEFERTITI, con tres de sus seis hijas, en un relieve de un altar.
AKHENATÓN Y
NEFERTITI, con tres de
sus seis hijas, en un
relieve de un altar. Los
diecisiete años que
duró el reinado del
faraón están repletos
de lagunas.

A

XVIII

DINASTÍA

(H. 1565-1300 A.C.)

L supuso una de las hor-

quillas temporales de la historia de Egipto más prolíficas y ma- jestuosas. En ella vivieron faraones tan conocidos como Tutmosis III (el Napo- león Egipcio), Amenofis IV (el Faraón He- reje Akhenatón), su esposa la bella Ne- fertiti o el Faraón Niño, apelativo dado

NACHO ARES. DIRECTOR DE SER HISTORIA Y CERTIFICATE IN EGYPTOLOGY POR LA UNIVERSIDAD DE MANCHESTER.

a Tutankhamón, quizá el más popular

de todos pero del que menos sabemos.

A lo largo de casi dos siglos y me-

dio, Egipto dio un salto extraordinario en lo que respecta a sofisticación, ex- pansión territorial y evolución cultu- ral. Todo ese granado elenco dio forma

a una de las etapas más fascinantes del

antiguo Egipto. La XVIII dinastía nace cuando, hacia 1565 a.C., sube al trono Ahmose I, el mismo Amosis de los textos del griego Manetón. Ahmose I había liberado a Egipto del yugo extranjero de los hic- sos, pueblos pastores de origen asiá-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

20

tico que se habían instalado en el nor- te del país. Los intrusos no fueron ex- pulsados hasta que una familia podero- sa del Alto Egipto, originaria de la ciu- dad de Tebas (hoy Luxor), tomó las riendas de la liberación, dando inicio así a una nueva dinastía o familia, la XVIII. La mayor expansión territorial de este periodo se alcanzó durante el reinado de Tutmosis III (1480-1425 a.C.). Este fa- raón era hijo de Tutmosis II y sobrino de la inefable Hatshepsut, mal llamada rei- na, al tratarse en realidad de una mu- jer que subió al trono como hombre, un rey, es decir, un faraón. No tiene nin-

gún sentido señalarla como adalid de las virtudes del feminismo de hace casi tres mil quinientos años, cuando en su cabe- za jamás existió tal idea. Conservamos los anales de las cam- pañas militares de Tutmosis III grabadas sobre la piedra de los muros del tem- plo de Karnak. Allí se nos cuenta el re- lato de sus 17 campañas al norte y sur del país. Con él la frontera egipcia alcanzó lí- mites nunca antes soñados. Tutmosis lle- gó a extender el imperio egipcio por el norte hasta la actual Siria en la frontera con Turquía y Sudán del Norte, en la par- te meridional, la antigua Nubia.

EL PARÉNTESIS DE AMARNA. La esta-

bilidad conseguida en este periodo al- canza su apogeo con el bisnieto de Tut- mosis III, Amenofis III (h. 1390-1350). Su reinado alcanza casi los cuarenta años, uno de los más longevos de la XVIII di- nastía. En esta época de prosperidad en la que el dinero entraba a espuertas surge una eclosión en el arte nunca an- tes visto. El estilo de Amenofis III es qui- zá el más bello de la historia de Egipto. La delicadeza de las formas, la elegancia de las figuras, los motivos decorativos y las influencias recibidas producto de los contactos con multitud de ciudades- estado en el extranjero, dan una rique- za sin igual a su estética. A su mano se debe la construcción de infinidad de monumentos a lo largo y ancho del valle del Nilo. Algunos de ellos, como su templo funerario en la orilla oeste de Luxor, son todavía hoy una notable fuente de conocimiento para los arqueólogos. Pero si existe un momento de infle- xión en la XVIII dinastía, y en toda la historia de Egipto, es la llamada época de Amarna. A la muerte del faraón Ame- nofis III sube al trono su hijo Ameno- fis IV. Se ha especulado con que am- bos reyes tuvieran un periodo breve de corregencia, apenas unos pocos años, aunque no hay evidencias que lo de- muestren con firmeza. La singularidad del reinado de Ame- nofis IV, casado con la célebre Neferti- ti, estriba en el vuelco que da a la reli- gión. Hasta entonces, el todopoderoso clero del dios Amón había controlado no solo el culto, sino también la economía del país. Era un estado dentro del propio estado. Su ascenso desde que la ciudad de Tebas encabezara la expulsión de los

Como dijo en 1922 HOWARD CARTER, descubridor de la tumba de Tutankhamón, de este faraón
Como dijo en 1922
HOWARD CARTER,
descubridor de la tumba
de Tutankhamón, de
este faraón “solamente
conocemos que nació,
fue coronado y murió”.
Un siglo después los
egiptólogos disponen de
la misma información.

hicsos, les había convertido en una insti- tución muy poderosa, tanto que debió de llegar el momento en que resultaba in- cómoda para el faraón. Realmente des- conocemos las verdaderas causas, pero todo parece indicar que la persecución de Amón y la anulación de su clero en los primeros años de Amenofis IV en favor de un nuevo dios, el disco solar Atón, se debieron precisamente a ese incómo- do ascenso de Amón. En realidad el dios Atón ya estaba tomando un marcado protagonismo du- rante el reinado de Amenofis III. Sin embargo, es con su hijo cuando se con- vierte en el dios principal, haciendo sombra no solo a Amón sino a otros dio- ses tradicionales como Osiris, Horus o Maat, que dejan de recibir culto, cuan- do no son también perseguidos. Todo ello desemboca en que Amenofis IV (“Amón está satisfecho”) cambia su nombre por el de Akhenatón (“el sier- vo de Atón”), y traslada la capital a una

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

21

nueva ciudad, Akhetatón (“el Horizon- te de Atón”), hoy Tell el-Amarna. Las razones que pudo haber detrás de este brusco cambio siguen siendo cau- sa de airados debates entre los egiptó- logos. A las razones políticas, econó- micas y religiosas que he mencionado habría que añadir una causa realmen- te inquietante.

PLAGAS Y PESTE BUBÓNICA. Durante el

reinado de Amenofis III, existe una la- guna de siete años. Los anales de la épo- ca borran de la memoria lo ocurrido en- tre los años 12 y 19 del reinado de Ame- nofis III. Sabemos que en esta época no hubo invasiones, terremotos, erupcio- nes volcánicas ni otras catástrofes naturales que justifiquen ese vacío. Amenhotep Hijo de Hapu, uno de los grandes hombres de la corte de Ameno- fis III, habla de la reposición de cargos sacerdotales en aquellos lugares donde han desaparecido. Cuando se ha-

LOS SECRETOS DE LOS FARAONES

bla de la causa de ese vacío, el silen- cio. Si a esto sumamos la proliferación durante su reinado de estatuas protec- toras de la diosa leona Sekhmet, vin- culada a la medicina, o que la corte se le- vantara en la orilla occidental, cuando siempre había estado en el lado con- trario del río, todo parece indicar que algo ocurrió durante el reinado del pa- dre de Akhenatón que pudo haber obli- gado a esos cambios violentos en la ubi- cación de la ciudad. ¿Cuál fue la cau- sa? Lo desconocemos, pero hay muchas pruebas indirectas que señalan a al- guna clase de plaga, seguramente peste bubónica; la misma plaga que tiempo después también atacaría la nueva capi- tal fundada por Akhenatón. De igual forma, la época de Amarna, los diecisiete años que duró el reinado de Akhenatón, está repleta de lagunas. No sabemos qué fue de muchos de sus protagonistas, ni conocemos cómo y por qué aparecen casi de sorpresa en el es- cenario de esta historia. Esto es lo que sucede con la célebre Nefertiti. Su nombre puede traducirse como “la Be- lla ha llegado”, lo que nos podría ha- blar de un origen extranjero. No era extraño que en la XVIII dinastía, épo- ca en la que había intercambio de pre- sentes entre Egipto y otros países o ciu- dades-estado súbditos, entre los obse- quios hubiera princesas extranjeras. Egipto jamás dio una de sus princesas como moneda de cambio bajo ninguna circunstancia, pero sí era un argumento de prestigio para un pueblo vasallo que algunas de sus mujeres fueran acepta- das en el harén real de Tebas, la capi- tal del mayor imperio de la época. Esto pudo pasar con Nefertiti, con tan bue- na fortuna que acabó siendo la Gran Es- posa Real de Amenofis IV, posterior- mente Akhenatón.

DE NUEVO EL SILENCIO. Pero tampoco sa-

bemos qué fue de ella. La última fecha de su reinado es del año 13 de Akhe- natón. Luego, una vez más, el silencio. Hace unos años, en Deir el-Bersha, no lejos de Amarna, apareció un texto que hablaba de una construcción para Nefer- titi en fecha posterior, el año 16. Sin em- bargo, la lectura es realmente dudosa. Hay quien opina que Nefertiti desapa- reció para convertirse en faraón, tal y como hizo Hatshepsut años antes. De esta forma, Nefertiti y Smenkara, que

años antes. De esta forma, Nefertiti y Smenkara, que MÁSCARA FUNERARIA de Tutankhamón en el Museo

MÁSCARA FUNERARIA de Tutankhamón en el Museo Egipcio de El Cairo. La figura del Faraón Niño es un icono para el país y un imán para los visitantes.

sucedió a Akhenatón, serían la misma persona. Es una hipótesis factible, pero aún quedan muchas pruebas para poder contrastarla. Nefertiti dio a su esposo seis hijas y ningún varón para sucederle. Al final de sus días, no sabemos en qué clase de cir- cunstancias, Akhenatón y Nefertiti de- bieron de enterrarse junto a algunas de sus hijas en la llamada Tumba Real de Akhetatón. Allí hay evidencias de la presencia de algunos miembros de la familia real. No obstante, es más que probable que al subir al trono Tutankha- tón –luego Tutankhamón–, hijo de Akhenatón y una esposa secundaria lla- mada Kiya, el Faraón Niño trasladara los restos de su padre y su madrastra al Va- lle de los Reyes, en Tebas. En 1907, Theodore Davis, un abogado aficiona- do a la arqueología, descubrió la tum- ba KV55 en el mencionado valle. Des- pués de una azarosa excavación, hoy po- cos dudan de que esta tumba es un es- condite de época de Amarna en el que posiblemente Tutankhamón colocó a su padre, el faraón Akhenatón. Pero ¿qué fue de Nefertiti? Sincera- mente, no lo sabemos. Desde hace más de una década, y a la luz de los resul- tados del Amarna Royal Tombs Project, di- rigido por el ahora afamado Nicholas Reeves, se cree que su tumba se en- cuentra en algún lugar del centro del Va- lle de los Reyes. Sin lugar a dudas, de ser así, alguien la trasladó hasta allí desde Akhetatón. Al menos conservamos un fragmento de un shabti de la reina, una figura funeraria, encontrado en Amarna. Esta pieza, hoy en el Museo de Broo-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

22

klyn, nos confirma que fue enterrada en Akhetatón. Pero ¿dónde se hizo? Muchos enigmas para tan pocos años. Incluso del célebre Tutankhamón, suce- sor del escurridizo Smenkara, apenas sa- bemos nada. Como dijo Howard Car- ter en 1922, el descubridor de su tum- ba, “solamente conocemos que nació, fue coronado y murió”. Y casi es la mis- ma información de que disponemos un siglo después. Sabemos que reinó ape- nas una década y murió con solo 18 años. Aunque sospechamos que participó en alguna campaña militar, como así lo re- flejan los muros de algunos templos o el ajuar encontrado en su tumba, no es- tamos seguros de casi nada. Tutankha- món devolvió el culto a Amón y llevó la capital hasta Menfis debido al abando- no que sufría la antigua Tebas. Tras él ascendió al trono el noble Ay, visir que algunos señalan como padre de Nefertiti. Ay solamente duró unos po- cos años y, tras él, Egipto fue gober- nado por un nuevo faraón, Horemheb, antiguo escriba y jefe del ejército. Con él se da fin a una de las etapas más apa- sionantes de la historia de Egipto. Es el final de una dinastía, pero el princi- pio de innumerables misterios y pre- guntas que aún hoy nadie ha podido res- ponder. Quién sabe si la luz de un ra- dar podrá en el futuro darnos algo de co- nocimiento para completar este mara- villoso puzle del pasado.

N. ARES, Egipto. Tierra de dioses,

Madrid, Edaf, 2006.

J. M. PARRA, La vida cotidiana en el

Antiguo Egipto, Madrid, La Esfera de los Libros,

2015.

DEPORTE Y GUERRA FRÍA

LAS CLAVES

ARMA POLÍTICA. EE UU y la

URSS aprovecharon el deporte durante casi medio siglo para mostrar su teórica supremacía.

CUALQUIER DISCIPLINA.

Baloncesto, ajedrez, hockey Toda competición era válida para tratar de batir, en lo depor- tivo, al gran rival ideológico.

DOMINIO GLOBAL. Las super-

potencias se repartieron las me- dallas en los JJ OO hasta la gran irrupción de la RDA en 1976.

SANGRE

OLÍMPICA

CONSCIENTES O NO, BELIGERANTES O NEUTRALES, LOS DEPORTISTAS CONSTITUYERON UN EJÉRCITO EN BATALLA PERMANENTE, Y FUERON UTILIZADOS CON MÁS O MENOS EVIDENCIA. CARLOS TORO EXPLICA SU ROL COMO PEONES EN EL GRAN JUEGO GEOESTRATÉGICO QUE SE ABRIÓ TRAS LA II GUERRA MUNDIAL Y SE CERRÓ CON EL DERRUMBE DE LA URSS

II GUERRA MUNDIAL Y SE CERRÓ CON EL DERRUMBE DE LA URSS ➳ UNA PISCINA DE
UNA PISCINA DE ROJO. En diciembre de 1956, un mes después de que la URSS
UNA PISCINA DE ROJO.
En diciembre de 1956, un mes
después de que la URSS aplacara una
revuelta anticomunista en Hungría,
sus selecciones de waterpolo se
enfrentaron en un violento partido de
los Juegos de Melbourne. Las peleas
entre húngaros y soviéticos se
desarrollaron tanto en la grada como
en el agua. El encuentro acabó
suspendiéndose. En la imagen, la
estrella húngara Ervin Zádor se retira
con una brecha abierta en la ceja. A
la derecha, cartel de los Juegos
Olímpicos de Moscú de 1980, a los
que EEUU no acudió.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

23

DEPORTE Y GUERRA FRÍA

A GUERRA FRÍA SE LIBRÓ TAMBIÉN EN EL CAMPO

L del deporte. Estadios, pabellones y toda cla- se de marcos confor- maron un escenario

incruento pero inequívoco de enfren- tamiento entre bloques. Entre mun- dos. Especialmente desde el comien- zo de los años cincuenta hasta 1991, los dos hemisferios ideológicos predomi- nantes emplearon el deporte –las me- dallas, los títulos– como instrumento propagandístico y demostración de la superioridad global, incluso ética, de un sistema, de un modelo universal, so- bre otro. A lo largo de esa dilatada, in- tensa, peligrosa, también confusa y siempre apasionante época, se registra- ron muchos momentos en los que la confrontación deportiva fue algo más que un duelo de atletas, para conver- tirse en una pugna política. La Unión Soviética no participó en los primeros Juegos Olímpicos de la posguerra, los de Londres en 1948, do- minados por EE UU. Pero cuatro años después, en la capital finlandesa, to- davía hermética pero ya feroz, la URSS estaba preparada para debutar, podero- sa y ceñuda, desafiante, militarizada, en una cita olímpica. Los atletas soviéti- cos se alojaban en unas instalaciones alejadas de las del resto de participan- tes y tenían prohibido relacionarse con sus rivales occidentales. Pero la cu- riosidad, la fascinación mutua entre “especies distintas”, condujo a nume- rosos episodios de encuentro e, inclu- so, confraternización entre, después de todo, jóvenes saludables. La URSS conquistó 71 medallas (22 oros, 30 platas y 19 bronces) y solo se inclinó ante Estados Unidos (76 meda- llas, aunque prácticamente el doble de oros que los soviéticos). La Guerra Fría en el deporte había comenzado.

BATALLA NAVAL EN AUSTRALIA. Los

Juegos de Melbourne se celebraron en el verano austral, entre el 22 de no- viembre y el 8 de diciembre de 1956. El 4 de noviembre las tropas sovié- ticas habían invadido Hungría para sofocar la revuelta anticomunista. No obstante, soviéticos y húngaros viaja-

CARLOS TORO. PERIODISTA.

soviéticos y húngaros viaja- CARLOS TORO. PERIODISTA. PROPAGANDA Y DESPRECIO AL RIVAL Otros países, además de

PROPAGANDA Y DESPRECIO AL RIVAL

Otros países, además de la URSS y EE UU, han utilizado también el deporte y los triun- fos de sus atletas para exaltar los valores de su nación y me- nospreciar los del resto. Entre los numerosos ejem- plos, encontramos un parti- do del Mundial de Fútbol de Alemania de 1974 entre la RFA y la RDA. El triunfo de la segunda (1-0) tuvo enor- mes resonancias políticas, ya que la Alemania del Este lo convirtió en una ensordece- dora arma propagandística. Al otro lado del Atlántico, los oros olímpicos en 400 y 800 metros de Alberto Juantore- na, prohombre del castrismo,

en los Juegos de Montreal (1976), fueron aprovechados por la Cuba socialista y ali- neada, haciendo de su atle- ta un emblema político. Los triunfos del boxeador de los pesos pesados Teófilo Steven- son, también cubano, en los Juegos de Múnich (1972), Montreal (1976) y Moscú (1980), posibilitaron que Cuba contrapusiese su patrio- tismo “amateur” de héroe del pueblo a la avaricia capitalis- ta y desclasada de los pú- giles estadounidenses. Y en la atmósfera viciada del boicot occidental a los Juegos de Moscú de 1980 por la in- vasión rusa de Afganistán,

el público local, deseoso de que su campeón, Konstan- tin Volkov, triunfara en el sal- to con pértiga, abucheó per- manentemente a los otros competidores, sobre todo a su gran rival, el polaco Wla- dyslaw Kozakiewicz. Pero este, imperturbable, ganó el oro con un nuevo récord mun- dial (5,78 metros), y deci- dió obsequiar a la grada con una radiante sonrisa y un lar- go y enérgico “corte de man- gas”. La imagen –sobre estas líneas– sigue siendo un icono gráfico de la Guerra Fría, es- pecialmente porque el pola- co “Koza” se pasó en 1985 a la Alemania Federal. C. T.

ron a Australia. Y el 6 de diciembre, sus waterpolistas se vieron las caras en una de las semifinales de la competición. No fue un partido, sino una batalla “na- val” entre hombres airados que llegó a teñir de sangre el agua. Con 4-0 a favor de Hungría, el árbitro suspen- dió el encuentro y la policía tuvo que intervenir para impedir, por parte del público, poco menos que el lincha- miento de los soviéticos.

En la final, Hungría se impuso a Yu- goslavia, vencedora en la otra semifi- nal. La URSS obtuvo el bronce ante Italia y dominó el medallero (98 re- compensas) por delante de Estados Unidos (se quedó en 74), en un proce- so de alternancias alterado, en los Jue- gos de Montreal (1976), por la interfe- rencia, por la incorporación ya constan- te, de la República Democrática Ale- mana, en el caso más llamativo de la

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

24

instrumentalización política del depor- te que ha conocido el mundo.

LA CANASTA MÁS POLÉMICA. EE UU

nunca había perdido un partido en la competición olímpica de baloncesto. El día 10 de septiembre de 1972 se presen- tó en la final de los Juegos de Múnich, ante la URSS, con un balance históri- co de 62 victorias y cero derrotas. Los soviéticos ralentizaron el juego enco- mendando devotamente sus posibi- lidades a la lentitud. El primer tiempo acabó 26-21 a su favor. Y a falta de 6.07 para el final mantenían ocho puntos de ventaja. Los estadounidenses se en- tregaron a un pressing feroz que los llevó a acercarse a un punto (49-48) a tres se- gundos del bocinazo definitivo. Los ner- vios le jugaron entonces una mala pa- sada al pívot Alexander Belov. Erró un pase que interceptó Doug Collins, ob- jeto en el acto de una falta brutal por parte de Sako Sakandelidze, que lo dejó inconsciente durante unos instantes. Recuperado a medias encestó, sin embargo, los dos tiros que proporciona- ban a EE UU su primera ventaja en el partido (50-49). A partir de ese mo- mento los acontecimientos se preci- pitaron vertiginosamente y constituyen uno de los episodios más inolvidables de la historia olímpica y del enfrenta- miento directo entre las dos superpo- tencias deportivas, políticas y militares. Los soviéticos reanudan el juego y sue- na la bocina entre la locura jubilosa de los chicos del “Tío Sam”. Pero el par- tido no ha concluido. El árbitro prin- cipal, el brasileño Righetto, había con- cedido un tiempo muerto solicitado por el técnico soviético, Vladímir Kon- drashkin, tras el lanzamiento del prime- ro de los tiros libres de Collins. Con tan solo un segundo por jugar, Kon- drashkin renuncia al tiempo muerto. El equipo soviético pone el balón en juego y, en el acto, el tiempo expira. Los estadounidenses vuelven a enlo- quecer de alegría. Entonces, el britá- nico William Jones, secretario de la In- ternational Amateur Basket Federa- tion (FIBA), ordena a la mesa que haga retroceder el cronómetro hasta los tres segundos que restaban cuando Kon- drashkin pidió el tiempo muerto. Reglamentariamente, Jones care- cía de facultades para tomar esa de- cisión, pero su autoridad era indiscu-

DERROTA DEL EQUIPO INVENCIBLE. La URSS acabó en 1972 con la racha de la selección
DERROTA DEL EQUIPO
INVENCIBLE. La URSS
acabó en 1972 con la
racha de la selección
de baloncesto de
EE UU. En la imagen,
Doug Collins pugna
por un balón con los
soviéticos Alexander
y Serguéi Belov.

EE UU AÚN NO HA APLACADO SU IRA POR LA POLÉMICA DERROTA ANTE LA URSS DE 1972. SU SELECCIÓN DE BALONCESTO NUNCA RECOGIÓ LA PLATA, EN SEÑAL DE PROTESTA

tida en una organización rígidamente jerarquizada. El desenlace del dispar drama es conocido y aún convoca, con in- tacto apasionamiento retroactivo, viejos fantasmas insepultos. Ante la oposi- ción desesperada de Tom McMillen, obligado normativamente a separarse un par de pasos del poseedor del balón en el saque, Iván Edeshko lanza un pase no menos desesperado de canasta a canas- ta. El balón cae milagrosamente en ma-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

25

nos de Belov, emparedado bajo el aro en- tre James Forbes y Kevin Joyce. El pí- vot soviético se remueve entre ellos, se eleva y encesta. Fin instantáneo del par- tido. Nunca tres segundos fueron tan polémicos y rentables. Resultado final:

URSS 51-EE UU 50. Los estadouni- denses todavía no han aplacado su ira ni paliado su tristeza. El coach Hank Iba y sus muchachos nunca recogieron, en señal de eterna protesta, sus medallas de plata, que permanecen, polvorien- tas pero no olvidadas, en alguna de las insondables dependencias olímpicas.

EL MATCH DEL SIGLO. La Guerra Fría en

el deporte conoció uno de sus momen- tos cumbre en Reikiavik, entre julio y septiembre de 1972. En la capital de Is- landia, sentados el uno frente al otro, Borís Vasilievich Spassky (Borís Spassky) y Robert James Fischer

DEPORTE Y GUERRA FRÍA

DEPORTE Y GUERRA FRÍA SPASSKY Y FISCHER en la final del Mundial de Ajedrez disputado en

SPASSKY Y FISCHER en la final del Mundial de Ajedrez disputado en Islandia en 1972.

(Bobby Fischer) iban a dirimir, por medio del ajedrez, su título mundial, una supremacía también nacional, ideo- lógica, filosófica, moral… Unidos pero separados por un tablero, dos universos opuestos, dos caracteres dispares se aprestaban a librar un combate intelec- tual y psicológico cuyos ecos estaban destinados a atronar el mundo. “Estados Unidos quiere que vayas y derrotes a los rusos”, le había exhorta- do Henry Kissinger, consejero de Segu- ridad Nacional, a Fischer. “Era nues- tro hombre contra los rojos”, remacha- ría más tarde el Premio Nobel de la Paz. Un episodio que, por la naturaleza em- blemática de sus protagonistas, sus- citó en todo el orbe un interés que iba más allá de la afición por el ajedrez, una pasión selectamente minoritaria.

Allí estaban involucrados el FBI, la CIA, el KGB, el PCUS, el mismísimo

En la atmósfera

tensa que se respiraba, el hermético Spassky estaba apoyado por un ejérci- to de asistentes. El obsesivo Fischer, para quien todos los grandes maestros soviéticos eran agentes del KGB, solo contaba con un clérigo, un abogado y un representante de la Federación Es- tadounidense de Ajedrez. Fischer, que había “amenizado” las vísperas con una carta a Spassky “in- juriosa hacia la URSS”, perdió la prime- ra partida, el comienzo de esa especie de ordalía mental del siglo XX. No se presentó a la segunda (2-0). Al parecer, en su desequilibrio entre beligerante y huidizo, había reservado pasaje para todos los vuelos que partían de Islan-

presidente Nixon

nidense fue acumulando un mayor nú- mero de muescas hasta dominar final-

mente por 12,5 puntos a 8,5. No fue ne- cesario disputar las tres últimas par- tidas. Fischer fue aclamado como un hé- roe. Spassky, tratado como un traidor, se vio obligado a emigrar a París en 1976

y, en 1984, se nacionalizó francés. Fis-

cher, enloquecido, desapareció duran- te veinte años. No volvió a jugar, y solo aceptó, en 1992, por razones económi- cas destinadas a rescatarle de la miseria, pero no de sus desvaríos, disputar una exhibición con Spassky en Belgrado. Las autoridades estadounidenses le prohibieron participar a causa de las san- ciones impuestas a Serbia por su im- plicación en el conflicto de Bosnia. La esquizofrenia de Fischer se manifestó entonces en toda su crudeza. Aunque jugaba acompañado de una bandera de su país, escupió sobre la carta de prohi- bición. Volvió a ganar. Pero el duelo ca- recía de sentido, ni siquiera como recur- so nostálgico. La URSS ya no existía, la Guerra Fría había terminado, y ellos dos eran la sombra fugitiva de los anti- guos imperios enfrentados. Spassky tenía pasaporte francés y Fischer, apá- trida interior, se deslizaba por una pen- diente de demencia. Disociado de sí mismo, recibió cobijo en una Islandia agradecida que le proporcionó una na- cionalidad y, finalmente, en 2008, una tumba. Allí concluyó su viaje circular al- rededor de un tablero que contribuyó

a definir toda una época.

MILAGRO SOBRE HIELO. Si existía sobre

la faz de la tierra un equipo imbatible en cualquier modalidad de-

portiva, ese era el sovié- tico de hockey sobre hie- lo de finales de los seten-

ta, juzgado el mejor de la historia. Compuesto por una pléyade de estrellas encabe- zada por Viacheslav Fetisov, se consi- deraba un bien de Estado, un emba- jador plenipotenciario de la URSS, una de las más palpables muestras de la pre- ponderancia del modelo socialista sobre el capitalista occidental, un elemento propagandístico de primer orden. Oficialmente, sus miembros, como todos los deportistas soviéticos, eran amateurs. Pero técnica, táctica y física- mente estaban a la altura, si no más arri- ba aún, de los profesionales de Estados

LAS 64 CASILLAS SIMBOLIZABAN EL TABLERO DE AJEDREZ GEOESTRATÉGICO GLOBAL. ALLÍ ESTABAN INVOLUCRADOS EL FBI, LA CIA, EL KGB, EL PCUS, EL PRESIDENTE NIXON

En su simplicidad geométrica y su complejidad aritmética, las 64 casi- llas simbolizaban el tablero geoestra- tégico global. Según Lothar Schmid, árbitro del enfrentamiento, “aquello fue una guerra entre el ‘lejano Este’

y el ‘cercano Oeste’. Entre un hemis-

ferio cerrado y enigmático, y otro abierto y sin secretos. Entre dos ejem- plares humanos antitéticos: el sobrio,

funcionarial y oficialista Borís Spassky,

y el excéntrico, genialoide y paranoico Bobby Fischer.

dia. La CIA vigilaba las carreteras y el KGB se planteó evacuar a Spassky. Fischer ganó el tercer envite. El mundo asistía, excitado y extasiado, a un duelo clásico, puro, desnudo de fi- gurantes en el centro de la acción. Un hombre frente a otro. Dos actores prin- cipales, únicos, en un escenario sin adornos a su completo servicio. Como en un western trasladado a Islandia y con piezas talladas en lugar de revólveres. No ganaría el más rápido, sino el más inteligente (o el más frío). El estadou-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

26

ESTADOS UNIDOS GOLPEA A LA URSS. El norteamericano Mike Ramsey derriba al soviético Valeri Charlamov
ESTADOS UNIDOS
GOLPEA A LA URSS.
El norteamericano
Mike Ramsey derriba
al soviético Valeri
Charlamov en un
lance del partido de
hockey entre ambos
equipos en los Juegos
de Invierno de Lake
Placid, en 1980.

Unidos, Canadá y no digamos de los también formidables países nórdicos. El hockey sobre hielo soviético había ido alcanzando, desde los años cincuen- ta y de la mano del técnico Anatoli Ta- rasov, el máximo nivel de excelencia, plasmado en la práctica totalidad de oros olímpicos y mundialistas. En 1980, en vísperas de los Juegos de Invierno de Lake Placid, en el estado de Nueva York, en el corazón del enemigo ideoló- gico, sus miembros eran unos héroes nacionales, unos semidioses dotados de una fuerza y una gracia insuperables. Habían accedido a ellas por medio de una preparación inhumana, típicamen- te soviética, que incluía crueles sesio- nes de entrenamiento, aislamiento fa- miliar de once meses al año, adoctri- namiento político y anulación de cual- quier sentimiento superior al orgullo de seguir siendo los mejores y contribuir a demostrar al mundo la superioridad del sistema al que pertenecían y presti- giaban. No había lugar para la fatiga ni para las emociones debilitadoras de la alta misión encomendada, resuelta con una técnica individual y un sentido colectivo del juego inigualables. Antes de la cita olímpica, el Red Army,

entrenado por el implacable Víctor Ti- khonov, disputó un partido amistoso, en el Madison Square Garden, contra la se- lección estadounidense. Venció por un 10-3 que se acogió con naturalidad y fa- talismo. Ya en el torneo olímpico, fue avanzando incontenible: cinco victorias en su grupo. Los anfitriones, por su par- te, ganaron cuatro encuentros y em- pataron ante Suecia. Según el sistema de liguilla entre los cuatro mejores equi- pos de la primera fase (URSS, EE UU, Suecia y Finlandia), en los que conta- ban los resultados previos, estadouni- denses y suecos eran los dos únicos obs- táculos en el rutinario camino del “Ejér- cito Rojo” hacia el oro. Estados Uni- dos era el primero del programa. Cuando, tras un encuentro inopina- damente igualado, Mike Eruzione, un jugador de 25 años procedente de un equipo menor de Ohio, marcaba el 4-3, se producía una de las mayores sor- presas en la historia del deporte, y toda una conmoción política que llevó al pre- sidente Carter a dirigir estas palabras a Herb Brooks, el entrenador estadou- nidense: “Lo que ha ocurrido demues- tra la superioridad de nuestro estilo de vida”. El feroz asedio final de los

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

27

soviéticos no dio fruto y convirtió al por- tero estadounidense, Jim Craig, en un mito. La posterior victoria soviética so- bre Suecia que les proporcionó la plata, supo a fracaso. Pravda, diario oficial del Partido Comunista, no publicó ni una línea de la derrota y, al regreso a Mos- cú de la expedición olímpica, el equipo de hockey fue discretamente separa- do del resto de la delegación y no parti- cipó en ceremonia alguna. El Red Army continuó dominando las competiciones internacionales y sus es- trellas, tras la apertura política de fina- les de los ochenta, lo fueron también de los conjuntos profesionales estadouni- denses. Por su parte, Eruzione no lle- gó a jugar en ningún equipo importan- te y se retiró poco después. Y Craig ape- nas intervino en una treintena de en- cuentros entre 1980 y 1984.

M. P. LEFFLER, La guerra después de la guerra. Estados Unidos, la Unión Soviética y la Guerra Fría,

Barcelona, Crítica, 2007. R. E. POWASKI, La Guerra Fría. Estados Unidos y la Unión Soviética, 1917-1991, Barcelona, Crítica, 2000. Opcional con este número el documental Red Army.

Unidos y la Unión Soviética, 1917-1991, Barcelona, Crítica, 2000. Opcional con este número el documental Red

GUERRA CIVIL EN LA ZONA REPUBLICANA

BOMBARDEOS DE BARCELONA

GUERRA CIVIL EN LA ZONA REPUBLICANA BOMBARDEOS DE BARCELONA Expediente de MANUEL VILLEGAS GARDOQUI, que alcanzó

Expediente de

MANUEL VILLEGAS

GARDOQUI, que

alcanzó el grado de teniente general.

LA LLUVIA DE FUEGO

DEL EMISARIO

DEL DUCE

LA CAMPAÑA AÉREA DEL TERROR CONTRA LA CIUDAD CONDAL Y LAS BALEARES, ENTRE 1936 Y 1938, ESTUVO A CARGO DE LA AVIACIÓN LEGIONARIA DE MUSSOLINI, ANTE LA PASIVIDAD DE FRANCO. MANUEL AGUILERA EXPLICA EL CRUCIAL PAPEL DE MANUEL VILLEGAS, COMANDANTE NACIONAL Y ENLACE EN ESPAÑA DEL DUCE, EL HOMBRE QUE AYUDÓ A ARRASAR BARCELONA. UN JUZGADO LE INVESTIGA AHORA POR CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD

MANUEL AGUILERA POVEDANO. PERIODISTA.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

28

POVEDANO. PERIODISTA. LA AVENTURA DE LA H I S T O R I A 28 ANUEL
POVEDANO. PERIODISTA. LA AVENTURA DE LA H I S T O R I A 28 ANUEL

ANUEL VILLEGAS GARDO-

QUI es el nombre en quien se centra el juez que investiga hoy los bombardeos sobre Bar- celona durante la Gue-

rra Civil. Comandante, emisario de Fran- co y desconocido hasta ahora en la histo- riografía española, fue quien firmó el do- cumento que dio carta blanca a Musso- lini en 1936 para crear una base aérea en Mallorca y atacar objetivos “de carác- ter moral” en toda la costa republica- na. El resultado fue un “martilleo cons- tante” que arrasó más de 5.000 vidas civiles. El Juzgado de Instrucción núme- ro 28 de Barcelona abrió una investiga- ción hace dos años por considerarlo un “crimen contra la humanidad”.

DILIGENCIAS A CONTRARRELOJ. El pasa-

do mes de abril, la justicia italiana lla- mó a declarar a un hombre de 101 años. Lo hacía por una diligencia llegada de un juzgado de Barcelona. Luis Gnechhi era un posible criminal de guerra, un pilo- to destinado en Mallorca que bombar- deó salvajemente la capital catalana en 1938. Le hicieron pruebas para eva- luar su salud, por si no tenía suficiente lucidez para contestar. La tuvo para ex- culparse de todo: “Solo hice vuelos de re- conocimiento, jamás arrojé una bomba”.

Dos imágenes de la DEVASTACIÓN causada en 1938 por las bombas de la aviación italiana.
Dos imágenes de la DEVASTACIÓN causada en 1938 por las bombas de la aviación italiana.
Dos imágenes de la
DEVASTACIÓN causada
en 1938 por las bombas de la
aviación italiana. Barcelona
fue el objetivo de la mitad de
todas las misiones aéreas
en la zona de Levante.

Con ello, los tribunales italianos quieren dar carpetazo a un asunto que se les an- toja desagradable. Apenas colaboran en la búsqueda de los culpables. El propio Ministerio de Defensa italiano homena- jeó a Gnechhi hace solo un año.

EL CONDECORADO GENERAL. A Manuel

Villegas Gardoqui tampoco le podrán castigar porque murió en 1981 con el grado de teniente general y decenas de condecoraciones españolas, alemanas e italianas. Una vida al servicio del “Gene- ralísimo” que tuvo su punto álgido el 18 de julio de 1936, cuando era agregado militar en la embajada española en Roma. Fue quien puso la sede al ser- vicio de la sublevación militar y quien tramitó la imprescindible ayuda de Mussolini. Sin él, quizá la República hu- biera conquistado Mallorca y evitado los horribles bombardeos de su retaguardia. Quizá hubiera salvado miles de vidas. El archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores italiano esconde un docu- mento revelador. Es la petición formal a Italia para crear, como dijo Maluquer, un “enorme portaaviones imposible de hundir frente a la costa catalana”. Son tres páginas escritas en castellano con papel oficial de la embajada de Espa- ña. Se titula Utilización de Mallorca como base aérea eventual y lleva como fecha 20

de agosto de 1936. La firma está muy

clara: Manuel Villegas. En el texto se aprecia la situación crí- tica de los militares rebeldes en aquel momento. Reconoce que su posición en el Mediterráneo era “más bien desfa- vorable” y que solo con la ayuda de Ita- lia podían darle la vuelta. La República controlaba Menorca, Ibiza y todo el litoral de Levan-

te, desde Cataluña a An- dalucía. Solo faltaba la isla mayor y el coman- dante Bayo acababa de desembarcar allí con 2.000 milicianos. “La parte del archipié- lago balear aún en nues- tras manos (Mallorca), ha estado desde hace un mes expuesto a las agre- siones de las fuerzas aé- reas de Barcelona y de Mahón; los desembarcos

de los rojos en diferentes islas (intentado últimamente en Mallor- ca) han sido posibles por contar con toda la costa este de la Península y, sobre todo, con el apoyo de Mahón y de las unidades de la escuadra aún fieles a la causa comunista. Para hacer desapa- recer los peligros de esta situación que, de empeorar o prolongarse, podría tener

irreparables consecuencias en el desa-

rrollo de las futuras operaciones contra

se propone utilizar Mallor-

ca como base aérea”. El comandante Vi- llegas establece dos misiones. Una para impedir incursiones aéreas y desembar-

cos, y otra, ofensiva, mucho más amplia. Pide a los italianos “continuos bombar- deos sobre Mahón”, “im- pedir el tráfico maríti-

mo” del enemigo y “eje- cutar acciones de bom- bardeo”. Sobre estas úl- timas añade unas ins- trucciones genéricas:

“Demás objetivos cuya destrucción pueda tener repercusiones de carác- ter moral o material”. En la práctica, carta blanca. El ministro de Exteriores italiano, Galeazzo Ciano, valoró la propuesta como “muy interesante” y la

remitió al subsecretario de Aviación, Giuseppe Valle. Adjuntó un mapa de Barcelona con objetivos marca- dos en rojo. Una semana después, el 27 de agosto, llegó a Mallorca un barco con tres cazas CR-32 y tres hidroaviones Macchi-41 que dieron la puntilla a los mi- licianos de Bayo. El Gobierno republica- no se negó a mandar refuerzos y

Cataluña (

)

LAS CLAVES

DE PUÑO Y LETRA. El coman-

dante Manuel Villegas firmó ór- denes y recomendaciones para que los pilotos italianos hosti- garan a la población.

CARTA BLANCA. En muchos ca-

sos, la aviación italiana ordenó sus propios bombardeos sin avi- sar a Franco. MASACRE. Los peores bombar- deos fueron en Barcelona el 17 y el 18 de marzo de 1938. Mu- rieron 800 personas.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

29

GUERRA CIVIL EN LA ZONA REPUBLICANA

ordenó retirada el 4 de septiembre.

A partir de aquel momento, los italianos

tuvieron vía libre en la isla: cortaron las líneas de suministro republicano y hos- tigaron sin descanso la costa enemiga. Alemanes e italianos ensayaron en Es- paña las técnicas de la II Guerra Mun- dial. Una de ellas fue la llamada “gue- rra psicológica”: acabar con la moral ene- miga a través de bombardeos contra su población. Es notable que el propio Ma- nuel Villegas hablara de ello en un li- bro que escribió sobre la guerra europea. Afirma que los avances en la aviación ha- bían creado el concepto de “guerra to- tal”. Ahora, los ejércitos contaban con aparatos que podían a arrojar toneladas de bombas a cientos de kilómetros de

mediatamente se tiñeron de sangre. ( ) Me llevaron al hospital de San Pablo, donde no paraban de llegar coches y am- bulancias cargados de muertos y vivos, apilados unos encima de otros”. Los his- toriadores Solé y Villarroya contabiliza- ron más de 200 muertos ese día. El alcalde de Figueras relató así otro de los ataques: “En mi vida he visto una cosa tan impresionante como aquella. Mon- tones de gente muerta, cadáveres des- trozados, cabellos y vestidos colgados de los árboles, cuerpos decapitados”. El bombardeo más grave fue el que su- frió la capital catalana los días 17 y 18 de marzo de 1938. La orden que recibió el general Vincenzo Velardi, jefe de la Aviación Legionaria de Baleares, decía:

jetivos militares. Centenares de casas

y calles han sido destruidas por las bom-

bas”. La iniciativa de estos ataques par-

tía casi siempre de los italianos. El his- toriador José Luis Infiesta dice que “go- zaron de una autonomía casi absoluta”.

A veces, ni siquiera avisaban a Franco.

El ministro Ciano escribió que fue el propio Duce quien ordenó el salvaje ata- que de marzo de 1938: “La verdad sobre los bombardeos de Barcelona es que Mussolini se los ha ordenado a Valle en la cámara, pocos minutos antes de pro- nunciar el discurso sobre Austria. Fran- co no sabía nada y ha pedido suspender-

los, pues crean complicaciones en el extranjero. Mussolini piensa que abaten muy eficazmente la moral de los rojos

piensa que abaten muy eficazmente la moral de los rojos LA AVIACIÓN LEGIONARIA descarga varias bombas
piensa que abaten muy eficazmente la moral de los rojos LA AVIACIÓN LEGIONARIA descarga varias bombas

LA AVIACIÓN LEGIONARIA descarga varias bombas sobre la zona republicana. A continuación, imagen aérea de una explosión en el centro de sobre la Ciudad Condal. Por último, el CONDE CIANO, responsable de Exteriores del Gobierno de Mussolini, realiza con satisfacción el

distancia. A diferencia de la Gran Gue- rra, donde el campo de batalla estaba en un lugar concreto, en el nuevo conflic- to toda la población, “cualquiera que fuese su edad, sexo o condición, estaba

expuesta a sufrir los riesgos y peligros”. El 30 de enero de 1938, el periodista Julio Sanz dormía con su mujer en un tercer piso cerca de la Generalitat. Les despertó el silbido de una bomba y, sin poder reaccionar, fueron engullidos has-

ta el subsuelo. Su mujer, embarazada de

cinco meses, murió en el acto. Él fue sal- vado por unos niños que removían pie- dras: “Me desenterró un viejo fornido

me extrajo como

pudo y me cargó en sus hombros, que in-

anarquista catalán (

),

“Iniciar desde esta noche acción violen- ta sobre Barcelona con martilleo espacia- do en el tiempo”.

EL ALARIDO DE LAS SIRENAS. Las sire-

nas sonaron cuarenta horas seguidas y murieron más de 800 personas; 118 eran niños. Cayeron bombas en el metro, en tranvías, en colas de racionamiento Una alcanzó un camión cargado de dina- mita que transportaba 23 soldados. Una enorme columna de humo emergió del cruce de la Gran Vía con Balmes y des- concertó a los aviadores italianos. El pro- pio embajador alemán denunció que ha- bía sido terrible: “No hay ningún in- dicio de que se hayan querido tocar ob-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

30

Otras veces era Ciano quien daba la orden. El 26 de agosto de 1937 escribió:

“He dado la orden de bombardear Va- lencia esta noche con los aviones de Pal- ma. Hay que aprovechar el momento para aterrorizar al enemigo”. La acción italiana provocó una condena interna- cional. La Asamblea de la Sociedad de Naciones resolvió que el bombardeo de poblaciones civiles no respondía “a ninguna necesidad militar” y que no hacía “más que causar sufrimientos su- perfluos”. Por ello, estableció que el bombardeo de poblaciones civiles era contrario al Derecho, que los objeti- vos debían ser militares, y que todo ata- que debía ser ejecutado de forma que

las poblaciones civiles próximas no resultasen bombardeadas. No cambió nada. Las incursiones continuaron has- ta el final de la guerra. Solé y Villarro- ya dan los datos en su libro España en lla- mas: solo entre las localidades del lito- ral republicano, las hostigadas por los italianos desde Mallorca superaron las 5.000. Barcelona sufrió la mitad de los ataques; en Valencia hubo 835; en Alicante, 500, y en Tarragona, 200.

LAS ÓRDENES DE CIANO. Manuel Ville-

gas Gardoqui, natural de Valladolid e hijo de militar, pasó toda la vida en el ejército. Estuvo en las campañas de África, donde demostró su valor, y en diciembre de 1935 fue nombrado agre-

Mola, el monárquico Pedro Sainz Ro- dríguez, era el más activo. Como ha re- velado Ángel Viñas en Los mitos del 18 de julio, el 1 de julio de 1936 había fir- mado un contrato de 39,3 millones de liras (339 millones euros de ahora) con la empresa aeronáutica italiana SIAI para financiar dichos envíos. El 27 de julio, justo cuando la embajada pasó definitivamente a manos rebeldes, Ciano ordenó un primer envío de doce bombarderos a Melilla. Franco los ne- cesitaba para transportar el Ejército de África a territorio peninsular. Aquella ayuda fue tan determinante como la que llegó después a Mallorca. El 20 de agosto Villegas envió desde la em- bajada la propuesta de crear la base aé-

pilotos siempre han negado los bombar- deos indiscriminados. Solo el capitán De Luise reconoció al historiador In- fiesta algún error de puntería debido al “sistema de enganche de las bombas”

o el “fuerte viento”. Villegas pasó el resto de la guerra en- tre España e Italia. Viajó a Roma como emisario de Franco ante Mussolini y fue enlace de Franco en las batallas de Madrid, Jarama, Bilbao y Teruel. Tras el conflicto, volvió como agre- gado militar a Roma, y allí sobrevivió

a la II Guerra Mundial. Su hijo atiende con amabilidad a La Aventura de la Historia. Juan Villegas Urzá iz tiene 83 años y recuerda a su padre como “una persona excepcional”. Es

y recuerda a su padre como “una persona excepcional”. Es la ciudad, no lejos del PUERTO
y recuerda a su padre como “una persona excepcional”. Es la ciudad, no lejos del PUERTO

la ciudad, no lejos del PUERTO DE BARCELONA. Cadáveres de colegiales apilados tras uno de los PEORES ATAQUES de la aviación italiana saludo fascista en Barcelona, en 1939, tras la victoria de los sublevados sobre la República, a la que tanto contribuyó Roma.

gado militar en la embajada en Roma. Tras el 18 de julio, tomó la embajada pistola en mano junto al agregado na- val, Rafael Estrada. El Gobierno re- publicano respondió cesando a los dos rebeldes, pero ya era tarde. La hoja de servicios de Manuel Villegas reco- noce su labor de aquellos días. Dice que contribuyó con “su actitud y ges- tiones a que no quedara en Italia en el mes de agosto ningún representan- te diplomático ni consular del Frente Popular”. Villegas se convirtió así en el hombre de Franco en Roma y sumó la embajada a las presiones que ya ejer- cían otros para que Mussolini enviara aviones a los rebeldes. El emisario de

rea, y una semana después llegó por barco la primera remesa de material. Su hoja de servicios le concede el éxito de conseguir “los primeros aparatos de aviación que llegaron a Mallorca”. Los tres cazas CR 32 y los tres hidroa- viones Macchi 41 que acabaron con Bayo fueron el origen de la Aviación Legio- naria de Baleares. En pocos meses se convirtieron en una fuerza de 300 hom- bres con 27 bombarderos, 15 cazas y 22 hidroaviones. Un plácido destino para los fascistas más románticos. Inclu- so el hijo del Duce, Bruno, se apuntó a la aventura. El balance fue de 3.000 acciones de bombardeo, 120 barcos hundidos y 54 aviones derribados. Sus

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

31

la primera noticia que tiene sobre la res-

ponsabilidad de su padre. “En casa se hablaba poco de la guerra; ya bastante habíamos sufrido todos”. En cuanto a las pesquisas judiciales, dice que no las en- tiende: “No sé dónde quieren llegar, porque todos los responsables están muertos. No me imagino a un francés pidiendo cuentas a un alemán por los bombardeos de Londres. Si no se juz- gó a Carrillo, ¿por qué esto ahora?”.

C. MURIAS y C. CASTAÑÓN, Militares españoles en la Guerra Civil, Madrid, La Esfera de
C. MURIAS y C. CASTAÑÓN, Militares
españoles en la Guerra Civil, Madrid, La
Esfera de los Libros, 2010.
J. VILLARROYA y J. M. SOLÉ I SABATÉ, España
en llamas: la Guerra Civil desde el aire, Barcelona,
Temas de Hoy, 2003.

II GUERRA MUNDIAL

LAS MATANZAS RACISTAS DE 1940

VENGANZA

N A Z I

EN LOS PRIMEROS MOMENTOS DE LA OCUPACIÓN ALEMANA DE FRANCIA, LOS SOLDADOS DEL III REICH APRESABAN A LOS BLANCOS VENCIDOS. A LOS NEGROS LOS ABATÍAN. UN NUEVO ESTUDIO RECUERDA Y CUANTIFICA LAS MATANZAS DE AFRICANOS ENTRE MAYO Y JUNIO DE 1940. ARTURO ARNALTE EXTRACTA SUS CONCLUSIONES Y EXPLICA LAS RAÍCES DEL ODIO ACUMULADO

DOUARD

KOUKA

OUÉ-

DRAOGO fue uno de los É pocos supervivientes negros tras la capitu- lación de su unidad ante los invasores ale-

manes junto a Cavillon (Somme), a 20 kilómetros al oeste de Amiens, el 5 (o el 6) de junio de 1940. Una vez que los alemanes separaron a los combatientes

franceses blancos de las tropas colonia- les, estos últimos fueron maltratados y abatidos a sangre fría. Según su rela- to, “los heridos eran rematados en el campo de una patada; a los sanos se los abatía después de partirles los dien- tes golpeándoles con un palo. Los ca- maradas caían, y luego recibían gol- pes de bayoneta, porque un alemán no se contenta con matar, necesita hacer algo más horripilante para estar sa-

Nos trajeron a algunos solda-

tisfecho

dos alemanes heridos que pedían ven- ganza y se les permitió cobrársela. Al-

ARTURO ARNALTE. PERIODISTA, ES AUTOR DE LA DIÁSPORA AFRICANA.

ARNALTE. PERIODISTA, ES AUTOR DE LA DIÁSPORA AFRICANA. gunas decenas de prisioneros pagaron la rendición con

gunas decenas de prisioneros pagaron la rendición con su vida”. Su testimonio refleja la pauta de las matanzas de soldados negros que los ale- manes llevaron a cabo en las primeras semanas de la invasión de Francia –que comenzó el 10 de mayo–, un episodio ol- vidado que ha sido ahora investigado y cuantificado por el historiador francés Raffael Scheck y corroborado por el his-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

32

toriador alemán Peter Lieb. El estudio acaba de ser publicado en Francia con el título Des soldats noirs face au Reich. Les massacres racistes de 1940. En cuestión de unas pocas sema- nas, el ejército galo fue vencido por las tropas del III Reich. Unos 100.000 soldados franceses perdieron la vida durante la campaña, frente a unos 40.000 alemanes. Un millón y medio de soldados franceses fueron captura- dos, de ellos, 60.000 argelinos, 12.000 tunecinos, 18.000 marroquíes, 15.000 subsaharianos, 3.900 malgaches, 2.400 indochinos, 456 antillanos y 3.700 de raza “indeterminada”, a los que los ale- manes no reconocían como franceses.

SEPARADOS POR RAZAS. Como en el

caso denunciado por Ouédraogo, lo ha- bitual era que, tras la rendición de los franceses, un oficial alemán ordenara separar a los soldados blancos –que eran conducidos a campos de concen- tración en Alemania– y mandase co- locar a los negros alineados frente a un muro o en un claro del bos-

TIRADORES SENEGALESES en un campo de prisioneros en Lorraine, en 1940 (arriba). Columna de AFRICANOS
TIRADORES SENEGALESES en
un campo de prisioneros
en Lorraine, en 1940
(arriba). Columna de
AFRICANOS PRESOS en
Francia, en 1940 (dcha.).
El capitán CHARLES
N’TCHORERE, fusilado el 7 de
junio de 1940 (izda.). Abajo,
soldados negros bajo la
vigilancia de un oficial
alemán en CLAMECY. Poco
después serían fusilados.
En la página opuesta, un
soldado africano desnudo se
prepara para VIOLAR A LA
EUROPA LIBERAL, en un
cartel de propaganda nazi.
LAS CLAVES
TROPAS COLONIALES. Fran-
cia empleó reclutas subsaharia-
nos en sus campañas coloniales,
en la guerra franco-prusiana y en
la I Guerra Mundial.
LA “VERGÜENZA NEGRA”.
Así se recordaba en Alemania el
empleo de tiradores senegales
como fuerza de ocupación en el
Ruhr y Renania tras 1918.
PROPAGANDA. En mayo de 1940,
Goebbels ordenó a la prensa
que fomentara el odio al negro.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

33

II GUERRA MUNDIAL

LOS TIRADORES SENEGALESES

En 1910, el teniente coronel Charles Mangin publicó un libro titulado Force noire. En él sostenía la teoría de que Francia debía desarrollar una fuerza negra integrada por ti- radores senegaleses que ha- brían de usarse como solda- dos en las colonias, pero también si se producía un nuevo enfrentamiento con Alemania. Reforzaba su teoría alegando la crisis demográfica france- sa, que debilitaba al país frente al poderío alemán. La idea no cuajó inmediatamen- te y, en vísperas de la Gran Guerra, la Fuerza negra era más una idea que una rea- lidad militar. Cuando lo hizo, a esta fuer- za se la conoció como los Ti- radores Senegaleses, aunque se trataba de reclutas pro- cedentes de todas las colo- nias francesas del África ne- gra. El cuerpo de los Tirado- res Senegaleses –estudiado por el historiador francés Ju- lien Fargettas– se había crea- do oficialmente en 1857 por un decreto de Napoleón III. Inicialmente fueron utiliza- dos para la expansión mili- tar de Francia en África

dos para la expansión mili- tar de Francia en África Un tirador senegalés en la portada

Un tirador senegalés en la portada de la revista

L’ARMÉE FRANÇAISE AU COMBAT, de noviembre de 1945.

presentes en las colonias francesas del norte de África.

El conflicto logró finalmente

dar cuerpo a la idea de Man- gin de 1910. Más aún, se les utilizó para la ocupación de la Renania y el Ruhr, y se les acuarteló en Francia de forma permanente.

A partir de 1938, ante la mi-

litarización alemana, París

Hasta la Gran Guerra, habían sido voluntarios, soldados de

oficio, pero a partir del oto- ño de 1914 se recurrió a la movilización masiva y forzo-

sa, lo que provocó una revuel- ta en las colonias francesas de África occidental, rápi- damente reprimida. A partir

de 1918, la recluta se hizo acompañada de una campa- ña de propagan-

da con numero- sas promesas. Desde su llega-

da a los campos de batalla euro- peos, los africanos fueron acusados de atrocidades por sus enemigos. Un arma sim- boliza esta imagen, el mache- te (coupe-coupe) que forma- ba parte de su equipo e ins-

piraba gran temor. En la men- te de los alemanes, la imagen de salvajismo permanecería para siempre asociada a los soldados africanos, a los que durante la ocupación france- sa de la Renania y el Ruhr se acusó de numerosas viola- ciones y robos. A. A.

EN 1910 NACIÓ LA IDEA DE CREAR UNA FUERZA NEGRA POR SI VOLVÍA A HABER UNA GUERRA CON ALEMANIA

(Dahomey, Costa de Marfil,

Madagascar, Chad

tir de 1908, también en Ma- rruecos y Argelia. En 1914 solo había 37.000 soldados negros en el ejér- cito galo. Cuando estalla el conflicto combaten en los Dardanelos, Verdún, Macedo- nia y el Somme. En 1918 participan en la defensa de Reims, y para cuando aca- ba la guerra hay 190.000 africanos movilizados que combaten en Europa y están

y, a par-

)

comenzó una movilización

que afectó a 100.000 hom- bres en solo diez meses. En- tre 40.000 y 60.000 solda- dos desembarcaron en Fran- cia, donde tomarían parte en

la campaña de mayo y junio

de 1940. Con el paso al campo alia- do de las colonias francesas en 1942, los tiradores se- negaleses se convirtieron en una de las columnas verte- brales de los ejércitos de li- beración.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

34

que, donde eran ametrallados. Du- rante estos primeros días de la invasión, muchos mandos alemanes decidieron no hacer prisioneros negros. En casos puntuales, los asesinatos de negros eran acciones individuales de venganza so- bre presos que se habían rendido. En casi todos los casos, las masacres tuvieron lugar en la segunda parte de la ofensiva alemana, llamada Fall Rot, que empezó con un ataque a lo largo del Somme el 5 de junio, al que sucedió otra acometida en la región de Aisne. Hubo una matanza en Aubigny, al este de Amiens, donde probablemente las di- visiones de infantería 13 y 19 dieron muerte a unos 50 soldados heridos del Regimiento 24 de Tiradores Senegale- ses el 24 de mayo, y una segunda matan- za, también cerca de Aubigny, los días 26

y 27 de mayo de otros miembros del Re- gimiento 16 de Tiradores.

MUERTE EN AMIENS. Los días 9 y 10 de

junio se produjo una segunda oleada de matanzas al sur de Amiens, en la región de Erquinvillers (Oise). En este caso se calcula que perdieron la vida entre 100 y 600 soldados negros. Hubo también masacres de africanos en la región de Bar-le-Duc (Meuse), en Feucherolles (Seine-et-Oise), L’Eure y en la región de Chartres y Orleans, en- tre los días 15 y 19 de junio. En Bourmont (Haute Marne), los alemanes fusilaron a una treintena de prisioneros negros tras la defensa deses- perada de la ciudad. La última oleada de matanzas tuvo lugar al norte de Lyon los días 19 y 20 de junio. El 19 de ju- nio se fusiló a 14 prisioneros africanos en Sillé-le-Guillaume (Sarthe). Los de- fensores negros de la localidad de Chas- selay y del convento de Montluzin fue-

ron también asesinados. En el ayunta- miento de Les Chères, los alemanes in- vitaron a los presos negros a correr y les dispararon como si estuvieran tratando de escaparse. Pero incluso en los campos de prisio- neros se realizaron matanzas. Un total de 43 presos de Clamecy fueron fu- silados el 18 de junio en dos tandas, en un lugar llamado la Pépinière. De ellos, se ha podido finalmente iden- tificar a 32. Los 43 cadáveres quedaron

a la intemperie hasta el 23 de junio,

cuando, por petición expresa del al- calde a los ocupantes, se enterraron

Somme Sena ASESINAT OS SELECTIVOS 1940 BÉLGICA ALEMANIA C A NA L DE LA M
Somme
Sena
ASESINAT OS SELECTIVOS
1940
BÉLGICA
ALEMANIA
C A NA L DE LA M ANCHA
Avance alemán durante la invasion de Francia
Cavillon
Aubigny
Cherburgo
LUX.
Esce nario de las matanzas
Erquinvillers
Ru an
Re ims
Línea Maginot
Línea alcanzada por los alemanes
en el momento del armisticio (22 de j unio)
París
Fe ucherolles
Ba r- le-Duc
Brest
Sillé-le-Guillaume
Mosa
Bo urmont
Re nnes
Aisne
Marne
Orleans
Loira
Clamecy
Nantes
Dijon
Saumur
SUIZA
Les Ch ères Montluzin
Chasse lay
Columna de
tiradores
senegaleses
apresados por los
alemanes en
Francia, en la
primave ra de 19 40.
Vichy
Lyon
Angulema
ITALIA
Dordoña
FRANCIA
Burdeos
To ulouse
Nîmes
Bayo na
Marse lla
ES PA ÑA
MAR
Dina Sánchez / LA AVENTURA DE LA HISTO RIA
100 Km
MEDITERRÁNEO
Garona
Oise

en una fosa común. Los habitantes de Clamecy les rendirían homenaje el 11 de noviembre de 1943 colocando flores en la fosa común junto con banderas de

los Aliados, en una acción clandestina que tuvo lugar durante la noche. Fue el primer homenaje a los soldados negros,

y el hecho se convirtió en un símbolo

para la Resistencia. En 1946, tras el fin de la guerra, se inauguró un monu- mento conmemorativo. Scheck cifra entre 1.500 y 3.000 el número de negros asesinados a sangre

fría tras su rendición, pero advierte de que el total de víctimas es difícil de es- tablecer. Los testimonios son incom- pletos. Una parte de ellos procede de oficiales franceses interrogados por el Gobierno de Vichy y de los diarios de marcha de las unidades que tenían sol- dados negros, aunque muchas de ellas no dejaron rastro escrito de los últi- mos días de combate. Otra parte proce- de de los relatos de algunos supervi- vientes, pero las fuentes francesas son incompletas y alemanas, apenas hay; solo se conservan los listados de pri- sioneros, que muestran gran disparidad entre el número de blancos y de negros,

y alguna rara confesión de alemanes

arrepentidos. Las unidades más responsables de las matanzas fueron el regimiento de in-

responsables de las matanzas fueron el regimiento de in- MONUMENTO EN CLAMECY a los 43 tiradores

MONUMENTO EN CLAMECY a los 43 tiradores

senegaleses fusilados el 18 de junio de 1940.

fantería Grossdeutschland y la división To- tenkopf de las Waffen SS. De hecho, fue- ron las unidades más nazificadas las que se saltaron con más facilidad la Conven- ción de Ginebra con los prisioneros Esas represalias afectaron en menor medida a norteafricanos, indochinos, malgaches y antillanos, y tuvieron lugar solo al principio de la campaña del Oes- te. Frente a los 1.500-3.000 asesinados, los alemanes hicieron entre 16.000

y 20.000 prisioneros negros. A dife- rencia de los franceses, no fueron con- ducidos a Alemania sino instalados en Frontstalags, en las zonas ocupadas, jun- to a los asiáticos y árabes que combatían en el ejército francés.

PROPAGANDA ASESINA. ¿Por qué esta

saña? Para los ideólogos del nazismo los negros no eran un problema si perma- necían en su sitio, lejos de Europa, como mano de obra en las colonias bajo la batuta de un blanco. Los negros es- taban considerados torpes e inofensi- vos, como animales. En Mein Kampf, Hitler lo expresó así:

“Es cierto que se puede inculcar me- cánicamente todo lo lo que se desee a un individuo, igual que se puede adies-

trar a un caniche a hacer todas las pirue-

tas posibles. (

las revistas ilustradas se le muestra al buen burgués alemán que, aquí y allá, un negro se convierte por primera vez en abogado, profesor, sacerdote o tenor. Mientras que nuestro estúpido burgués se maravilla ante los resultados de la educación moderna, el judío sabe muy bien cómo explotar todo esto para justi- ficar su teoría de la igualdad entre los

hombres. (

De vez en cuando, en

)

)

Es una locura criminal

adiestrar a un semimono para hacer de él un abogado mientras que mi-

RAFFAEL SCHECK CIFRA ENTRE 1.500 Y 3.000 EL NÚMERO DE ASESINADOS A SANGRE FRÍA. LAS UNIDADES MÁS SANGRIENTAS ERAN LAS MÁS NAZIFICADAS

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

35

II GUERRA MUNDIAL

llones de representantes de la raza superior deben vegetar en los lugares más indignos. Es un pecado contra la vo- luntad del Creador permitir que tan- tos seres que se encuentran entre los más dotados se marchiten en la cié- naga proletaria mientras enseñamos a los hotentotes y a los zulúes a trepar por la escala de las profesiones”. El racismo nazi nunca desarrolló un programa de exterminio de los negros como lo haría con los judíos. Pero Ale- mania sí tenía una cuenta pendiente con los soldados africanos. El ejército alemán conservaba la me- moria de la guerra de 1870 y de la de 1914, en la que soldados coloniales habían combatido con Francia. Los ti- radores senegaleses se habían usado como soldados de ocupación en 1918 y luego, en 1923, en el Ruhr. Los alemanes habían tenido sus pro- pias tropas coloniales, los askaris de Áfri- ca oriental, pero no combatieron en Eu- ropa, lo que se justificó con el argumen- to de que la alemana era una raza con un sentido del honor muy elevado y no necesitaba llamar a negros en su ayu- da, a diferencia de los degenerados franceses, a los que Hitler calificó de pueblo “ennegrecido” y “judaizante” en Mein Kampf.

LOS BASTARDOS RENANOS. La fuerza

africana que se usó en la ocupación de parte de Alemania en 1923 era recor- dada como la “vergüenza negra”, una época en la que el Reich hubo de su- frir que los antiguos esclavos se con- virtieran en amos. Para colmo, muchos de estos soldados se unieron a muje- res alemanas y dejaron varios centena- res de niños, los llamados “bastardos re- nanos”. Cuando los nazis se hicieron con el poder decidieron que los mulatos no debían reproducirse, y la Son- derkommission 3 de la Gestapo se ocu- pó, a partir de 1937, de la esteriliza- ción de entre 600 y 700 de ellos. Las primeras semanas de la invasión de Francia se convirtieron así en la oca- sión de vengar la “vergüenza negra”, un humillante recuerdo convenientemen- te atizado. No es casual que las matan- zas coincidieran con una campaña de propaganda contra los negros lanzada por Goebbels el 29 de mayo, en una reunión con los directores de los medios en Alemania. El ministro de Propagan-

de los medios en Alemania. El ministro de Propagan- Portada del Illustrierter Beobachter que muestra a

Portada del Illustrierter Beobachter que muestra a un JUDÍO alentando la destrucción

de Alemania con SOLDADOS AFRICANOS que enarbolan la BANDERA FRANCESA.

da les pidió una línea más dura contra Francia y que recordaran a su audien- cia la “vergüenza negra”. Al día siguien- te, Hitler le llamó por teléfono para alentarle en ese sentido y Goebbels in- sistió en que los medios llenaran a los alemanes de odio contra Francia. La prensa alemana se hizo eco de la variedad multirracial del ejército fran- cés, y el ideólogo del partido nazi, Al- fred Rosenberg, declaró que el país vecino estaba tan mezclado racialmen- te que ya no cabía hablar de blancos y negros en Francia, sino de blancos-ne- gros o negros-negros. Según él, los fran- ceses querían convertir Europa en un continente mulato, y solo la victoria ale- mana podría impedir “una irreparable contaminación de la raza”.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

36

En ese contexto, el Völkischer Beo- bachter reprodujo imágenes de negros como caníbales, alentados por los judíos para destruir Alemania. Los días más intensos de la campaña instigada por Hitler y Goebbels fueron del 30 de mayo al 8 de junio de 1940, coincidien- do con el inicio de las matanzas, a las que se daba cobertura ideológica al pre- sentar a los negros como bestias que no merecían perdón.

J. FARGETTAS, Les tirailleurs sénégalais. Les soldas noirs entre légendes et realités, 1939-1945, París, Tallandier, 2012.

R. SCHECK, “Les massacres de prisonniers

noirs par l’armée allemande en 1940”, en

J. CHAPOUTOT y J. VIGREUX (dir.), Des

soldats noirs face au Reich. Les massacres racistes de 1940, París, PUF, 2015.

ESPAÑA Y LA INDEPENDENCIA DE EE UU

CAMPAÑAS MILITARES DE GÁLVEZ
CAMPAÑAS MILITARES DE GÁLVEZ

CAPTURA DE PENSACOLA, batalla librada en 1781 entre españoles e ingleses, recreada en este lienzo por Augusto Ferrer-Dalmau, que preside la exposición sobre el militar español y su presencia en México y EE UU en la Casa de América (Madrid), bajo patrocinio de Iberdrola.

LA EXPEDICIÓN OLVIDADA

MUCHOS NORTEAMERICANOS SABEN QUE FRANCIA AYUDÓ A LAS TRECE COLONIAS A ALCANZAR LA INDEPENDENCIA DE GRAN BRETAÑA. PERO POCOS CONOCEN QUE NUESTRO PAÍS APOYÓ CON HOMBRES, ARMAS Y DINERO ESA MISMA CAUSA. JOSÉ MANUEL GUERRERO ACOSTA REIVINDICA LA DECISIVA Y, HASTA HACE POCO, MENOSPRECIADA LUCHA LIBRADA EN EL GOLFO DE MÉXICO POR MILES DE SOLDADOS ESPAÑOLES, LIDERADOS POR BERNARDO DE GÁLVEZ

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

37

LAS CLAVES

TRATADO. Francia y España se aliaron contra Inglaterra en 1779, pero colaboraban con las Trece Colonias desde 1776.

AYUDA MILITAR. Ambas coro-

nas acordaron enviar armas y 10.000 hombres, pero París no pudo mandar tantos efectivos.

EPISODIO IGNORADO. La inter-

vención de Gálvez fue clave para la independencia de Estados Unidos, pero distintos intereses silenciaron su actuación.

ESPAÑA Y LA INDEPENDENCIA DE EE UU

SPAÑA SALIÓ MUY DEBI-

LITADA DE SU INTER-

E VENCIÓN como aliada

de Francia en la Gue- rra de los Siete Años (1756-63). Por esa ra- zón, en Madrid se recibió con precau- ción la declaración de guerra de Fran- cia a Gran Bretaña y su reconocimien- to de la independencia de las Trece Colonias norteamericanas en febrero de 1778. Carlos III y sus directos co-

laboradores, Grimaldi y Floridablan- ca, en contra de opiniones más agresi-

vas como las del conde de Aranda, em- bajador en París, o de José de Gálvez, ministro de Indias, no deseaban otra guerra, sino aprovechar la situación para recu- perar las posesiones perdidas: Menorca, Gibraltar y Florida. También se temía el contagio de las ideas revolucionarias a nues- tras posesiones de ul- tramar. Carlos III, de carácter flemático y poco dado a variar cual- quier clase de statu quo, quiso mantener una posición independien- te, incluso ofreciendo la mediación a Lon- dres en el conflicto con las colonias a cambio de algunas concesio- nes territoriales. Sin embargo, como arma oculta para debi- litar a Inglaterra, y des- de la Declaración de

Independencia de los

Estados Unidos de América en 1776, España venía contri-

buyendo secretamente con Francia a los envíos de dinero y material mili- tar desde Europa o desde La Habana

y Nueva Orleans, donde Bernardo de

Gálvez era el gobernador, río Misisipí

arriba. Cuando quedó claro que los es- fuerzos diplomáticos no prosperarían,

y que Inglaterra amenazaba Manila y

las costas centroamericanas, el rey de- cidió unirse a la suerte de Francia de nuevo. Entonces, Carlos III ordenó ac-

tuar con todos los medios disponibles. El tratado de alianza defensiva y ofen-

siva entre las coronas de España

y Francia contra la de Inglaterra, firma-

do en Aranjuez el 12 de abril de 1779, sentó las bases para la cooperación mi- litar entre las dos monarquías borbó- nicas. Entre sus cláusulas figuraban los objetivos estratégicos que se fija-

ban en Europa y América ambas po- tencias. En primer lugar figuraba el in- tento conjunto de invasión de Ingla- terra, que se inició en mayo de 1779,

y no se pudo llevar a cabo por la des-

coordinación entre las dos escuadras –la española llegó tarde al punto de reunión frente a las costas de San-

nistros para el Continental Army de George Washington y la ofensiva que los británicos lanzaron hacia los Esta- dos del sur. Aunque ningún autor lo cite y no hayamos localizado constan- cia documental, parece claro que en al- gún momento del invierno de 1779-80 se acordó en conversaciones secretas en París o en Madrid que cada país en- viase un cuerpo de ejército de 10.000 hombres a América. A su regreso a Europa aquel año, La- fayette había transmitido a la corte de París la petición directa del general Washington de que los franceses en- viaran tropas a la costa septentrional de Norteamérica para reforzar a su ejército. Por parte espa- ñola, el conde de Ricla (secretario de Guerra) y Alejandro O’Reilly (por entonces inspector de Infantería) diseñaron un plan secreto siguien- do instrucciones del mi- nistro de Indias, José de Gálvez. Las tropas espa- ñolas se enviarían al gol- fo de México.

OLVIDO INTERESADO. La

realidad fue que entre los años 1780 y 1781 franceses y norteameri- canos combatieron codo con codo en los Estados del norte, mientras que los españoles lo hicieron en solitario contra los británicos en el golfo de México; esta es una de las razones por las que la contribución es-

pañola, decisiva en el plano logístico y estratégico, e impor- tante en el táctico, haya sido sistemá- ticamente menospreciada u olvidada en los estudios especializados y libros de texto. Como ejemplo, la mera en- trada de España en guerra provocó que Henry Clinton, general en jefe de las tropas británicas en América, se viera obligado a enviar, en septiembre de 1779, una expedición desde Nue- va York con el objetivo de reforzar la isla de Jamaica y las Floridas, e in- tentar atacar Nueva Orleans. Ello im- pidió, además, reforzar la guarnición inglesa en Carolina del Sur.

reforzar la guarnición inglesa en Carolina del Sur. RETRATO ECUESTRE de Bernardo de Gálvez en Chapultepec,

RETRATO ECUESTRE de Bernardo de Gálvez en Chapultepec, pintado por fray Pablo de Jesús, en 1796, inspirado en un grabado de Carlos IV.

tander y la francesa sufrió una epi- demia en sus tripulaciones–. Fran- cia, además, quería recuperar Senegal, asegurar el comercio con las Indias Orientales, ocupar Terranova y asegu- rar Dominica. España, por su parte, pretendía recuperar Gibraltar, Menor- ca, Mobila, Panzacola (Pensacola) y Florida, y expulsar a los ingleses de Ja- maica y Honduras. A finales de 1779, la situación mi- litar y económica de las colonias rebel- des era muy precaria. A la deprecia- ción de la moneda y la inflación ga- lopante, se unieron la falta de sumi-

JOSÉ MANUEL GUERRERO ACOSTA. INSTITUTO DE HISTORIA Y CULTURA MILITAR.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

38

AY UDA M ILITAR A L OS REBELDES PROVINCIA DE QUEBEC LUISIANA Fu er te
AY UDA M ILITAR A L OS REBELDES
PROVINCIA
DE QUEBEC
LUISIANA
Fu er te Charlotte 1780
Co nt raofensiva i nglesa 1781
Norfo ol k
TRECE
COLONIAS
Ba ton Rouge
RESERVA
1779 Pe nsacola
INDIA
Natchez
Mobila
1781
LUISIANA
ESPA ÑOLA
Charleston
Orleans
FLORIDA
Pe nsacola
OCCIDENTAL
Sa n Agustín n
NUE VA
Manchac
Ca ptura de
Fo rt Bute
ESPA ÑA
Orleans
FLORIDA
FLORIDA
ORIENTAL
Bergantín
Galveztown ,
embarcación
con la que
Gálve z y sus
hombres
llegaron en 1781
a Pensacola
desde
La Habana
OCCIDENTAL
Ohio
1779
La Ha bana
G O L F O DE
MÉXICO
CU BA
DE CÁDIZ A AMÉRICA
20 0 km
MAR
C A RIBE
Dina Sánchez / LA AVENTURA DE LA HISTO RIA
Mississipi

El total de tropas embarca- das en la expedición el 28 de abril de 1780 fue de 11.040 hombres. Eran sol- dados de los regimientos Soria, Guadalajara y 2º de Cataluña, que estaban en el Campo de Gibraltar; el del Rey en Galicia, Ara- gón en Málaga, Flandes en Cartagena y Corona e Hi- bernia en Cádiz. También viajaron una compañía de artillería, 400 “vagos” y 150 de “leva honrada” para Puerto Rico y Guate- mala. Las “levas de vagos

y mal entretenidos”, que desde la Real Orden de 7 de mayo de 1775 tuvieron carácter anual, estaban formadas por hombres sol- teros de entre 17 y 36 años que se enrolaban en una expedición siempre que no tuvieran oficio o ejercieran de labradores. Los soldados llevaron a América, entre otras co- sas, uniformes comple- tos de paño y de lienzo, repuesto de fusiles y zapa- tos, medicinas, 1.100 tiendas de campaña,

32 carruajes, doce caño- nes de a doce, cinco caño- nes de a ocho, dos mor- teros de a doce, municio- nes, pólvora, útiles y equi- po de fortificación. Con respecto a las embar- caciones que salieron del puerto de Cádiz hacia el golfo de México, encontra- mos 16 buques de guerra y 74 transportes de toda clase. Llegaron a La Haba- na en agosto con más de mil oficiales y soldados muertos, víctimas de en- fermedades. J. M. G. A.

Pero además hay también otras ra- zones para este olvido, como las impor- tantes diferencias que surgieron en- tre España y EE UU tras la indepen- dencia por la posesión de Luisiana y Florida, o la enemistad permanente por la cuestión de Cuba, que desembocó en la guerra de 1898, así como el an- tihispanismo de sectores de la cultura y la política norteamericanas en favor de lo anglosajón. Y, por qué no decirlo, la falta de interés por parte española. Por suerte, gracias al esfuerzo de particulares e instituciones, las cosas están cambiando en los últimos años. Como muestra, la existencia de un monumento a Gálvez en Washington inaugurado por don Juan Carlos en 1976 y la concesión al héroe es- pañol de la “Ciudadanía de honor a tí-

tulo póstumo”, refrendada por el pre- sidente Obama en diciembre de 2014.

EL MAYOR EJÉRCITO EN AMÉRICA.

Una Real Orden fechada el día 2 de febrero de 1780 estipulaba que de- bía organizarse en Cádiz una expedi- ción de 10.000 hombres, que forma- rían el denominado Ejército de Ope- raciones, y más de noventa buques de guerra y transportes de todas clases –que llevaban a bordo al menos otros dos mil efectivos de las dotaciones–. Su misión era contribuir, junto a las tropas veteranas y milicias locales, a las ofensivas previstas que debía di- rigir Bernardo de Gálvez, goberna- dor de Luisiana, en el golfo de Mé- xico para alcanzar los objetivos marca- dos en el Tratado de Aranjuez y refor-

zar La Habana y Guatemala ante una posible invasión inglesa. Para el man- do de las tropas del ejército se desig- nó al teniente general Francisco de Navia, mientras que la escuadra es- taba al mando del almirante José So- lano y Bote. Al igual que para los fran- ceses, las órdenes urgían partir antes de finales de marzo o primeros de abril, aunque la magnitud de la em- presa no permitió hacerlo hasta fina- les de abril, lo que motivó que la arri- bada a América se diera en agosto, en la estación más rigurosa de las enfer- medades tropicales. Es evidente que el objetivo prioritario era lanzar un ataque a Pensacola en los meses de agosto y septiembre de 1780. Hombres de ocho regimientos de in- fantería, que provenían de diferen- tes lugares de España, fueron concen- trándose en las proximidades de Cádiz a finales de marzo. Para sustituir estas unidades en el asedio a Menorca, el de Gibraltar y en otros puntos, hubo de llevarse a cabo una complicada reorga- nización que implicó mudar varios re- gimientos de guarnición para evitar dejar desguarnecidas plazas costeras estratégicas ante hipotéticos ataques británicos. Conviene resaltar que se hizo un enorme esfuerzo para formar lo que acabó siendo el mayor

PARECE CLARO QUE EN ALGÚN MOMENTO DEL INVIERNO DE 1779-80 SE ACORDÓ EN CONVERSACIONES SECRETAS EN PARÍS O EN MADRID QUE CADA PAÍS ENVIASE UN CUERPO DE EJÉRCITO DE 10.000 HOMBRES A AMÉRICA

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

39

ESPAÑA Y LA INDEPENDENCIA DE EE UU

ESPAÑA Y LA INDEPENDENCIA DE EE UU GRANADEROS Y MILICIANOS ESPAÑOLES asedian a los británicos en

GRANADEROS Y MILICIANOS ESPAÑOLES asedian a los británicos en Pensacola, en 1781.

contingente militar enviado a América hasta ese momento por cual- quier potencia europea, y, por supues- to, durante la Guerra de Independen- cia de los Estados Unidos.

Por su parte, en abril de 1780 par- tía la expedición francesa, la denomi- nada Expedition particulière, al mando del competente general conde de Ro- chambeau. A pesar de que estaba pre-

RESULTA PARADÓJICO QUE, HABIENDO ENVIADO ESPAÑA MÁS DEL DOBLE DE HOMBRES QUE FRANCIA, SEA LA AYUDA GALA LA ÚNICA QUE SE RECONOCE

visto enviar también 10.000 hombres, la falta de barcos de transporte y el blo- queo inglés de Brest obligaron a Ro- chambeau a dejar en Francia casi la mi- tad de los efectivos y mucho material.

LA LIMITADA AYUDA FRANCESA. Du-

rante la travesía, el contingente fran- cés sufrió casi un millar de bajas por enfermedad y, al llegar, apenas alcaza- ba los 4.000 hombres. Un porcentaje importante de tropas eran extranjeros, la Legión de Lauzun, compuesta por mercenarios alemanes, polacos e irlan- deses. Tras desembarcar en Newport (Rhode Island) el 11 de julio, Wa- shington esperaba poder iniciar una ofensiva combinada contra Nueva York con el refuerzo francés, pero los movimientos de los ingleses y las de- rrotas sufridas por los norteamerica- nos los meses previos lo hicieron im- posible hasta el año siguiente. Resulta paradójico que, habiendo enviado España más del doble de

UN MILITAR ESENCIAL PARA LAS TRECE COLONIAS

BERNARDO DE GÁLVEZ:

DE LA APACHERÍA A LA ÉPICA INTERVENCIÓN

EN LA INDEPENDENCIA DE LOS EE UU

M. DEL REY y C. CANALES,

MADRID, EDAF, 2015,

318 PÁGS., 26

Bernardo de Gálvez ha sido obje- to en los últimos tiempos de reco- nocimiento por parte de EE UU con el nombramiento de “Ciuda- dano de honor a título póstumo”. Pero la historia de la otrora po- derosa familia Gálvez, en la que destacaron José, ministro de In- dias, Matías, virrey de México, y Bernardo, su hijo, cayó en un cier- to ostracismo tras la desapari-

ción sin descendencia notable de sus componentes a finales

del XVIII. Bernardo, el pequeño del clan, realizó una intensa labor militar, pero también diplomá- tica, desde su puesto de goberna- dor de Luisiana, primero, y como jefe del ejército de operaciones en América, después, para expulsar

a los británicos del golfo de Mé-

xico. Paralelamente, envió impor- tante ayuda material a los rebel-

des de las Trece Colonias. Su figu-

ra mereció las mayores recompen-

sas en su época, tras la conquis- ta de la plaza fortificada de Pen- sacola en 1781. Si la ayuda espa- ñola a la independencia de EE UU ha sido poco conocida dentro y fuera de nuestras fronteras, lo mis-

mo ocurrió con Gálvez. Obras fun- damentales en la investigación de archivo fueron las de Yela Utrilla a principios del XX y la de Carmen de Reparaz en 1986, además de numerosos trabajos de investiga- ción de especialistas norteameri- canos y españoles recientes. Este libro de Miguel del Rey y Carlos

Canales presenta una excelente síntesis sobre los acontecimien- tos, en este caso, aquellos que ro- dearon y protagonizaron Bernardo

y sus colaboradores. Se recogen los episodios destacados de su fa- ceta militar –desde su juventud en la frontera de Nueva España has- ta su gran victoria en Florida y las circunstancias posteriores– fru- to de una extensa recopilación

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

40

de fuentes bibliográficas y con un magnífico acompañamiento gráfi- co. Especialmente interesante es el apéndice sobre las diferen- tes tribus indígenas de Norteamé- rica. Aún con la inclusión de abun- dantes valoraciones subjetivas, resulta una obra útil y amena para los interesados en aproxi- marse a la biografía del prota- gonista y su época. J. M. G. A.

SOR

TEO

Los lectores pueden participar en el sorteo

de cinco ejemplares de Bernardo de Gálvez, enviando un email con sus datos de contacto a

redaccion.arlanza@elmundo.es o por correo postal a la revista antes del 10 de enero. Los ganadores se darán a conocer en el número de febrero.

o por correo postal a la revista antes del 10 de enero. Los ganadores se darán

hombres que Francia, y todos españo- les, sea la ayuda Francesa la única con- siderada por numerosos autores ga- los y anglosajones. Otro tanto suce- de con la decisiva contribución econó- mica aportada de forma paralela a la francesa por la Corona española en fa- vor de los norteamericanos entre 1776 y 1782. Pero esa es otra historia. Bas- te decir que la ayuda francesa ha sido estimada en trece billones de dólares, mientras la española en tres billones. Pero hay que considerar que en la suma de fondos entregados por Fran- cia se ha incluido un porcentaje muy importante, pero difícil de evaluar por su secretismo, proveniente de las ar- cas españolas, desde 1776.

proveniente de las ar- cas españolas, desde 1776. Desde diciembre de 2014, el retrato de Bernardo

Desde diciembre de 2014, el retrato de Bernardo de Gálvez ocupa un lugar destacado en el CONGRESO DE LOS EE UU. En la foto, los reyes acompañados por tres senadores.

rios, se sacó de las unidades de Cá- diz y San Roque –como el Flandes, que recibió gran número de efecti- vos del Regimiento de Nápoles, o el 2º de Cataluña, que los recibió del 1º del mismo nombre–. Atrás quedaban unas familias que en el mejor de los casos no volverían a reen- contrase con sus seres queridos has- ta tres años más tarde. Algunos ofi- ciales solicitaron un adelanto de las pagas para poder dejar dinero a sus familiares, ante la perspectiva de no poder volver con ellos; aunque no siempre se conce- día. Debido a la fal- ta de suficientes barcos de mercan- cías –y a la costum- bre de sus capita-

nes de cargar pro- ductos de más para aumentar sus be- neficios–, las tropas iban apiñadas a bordo de los transportes. Finalmente, tras semanas de esfuer- zos y de vientos desfavorables, la ex- pedición partió el 28 de abril de 1780. La larga travesía produjo múltiples in- cidencias en la navegación y se cobró su precio: cuando la flota llegó a Amé- rica en agosto, cerca de 1.200 oficiales y soldados habían muerto víctimas de diversas enfermedades. La Habana se

trasformó en un gran cuartel, y varias iglesias y edificios se habilitaron como improvisados hospitales. Los oficiales se alojaron en casas particulares, don- de en palabras de Navia “fueron re- cibidos como nuevos vecinos más que como incómodos invitados”. Los enfermos tardaron meses en re- cuperarse. Como en el caso francés, no llegaron a tiempo para participar en las conquistas de Baton Rouge o La Mobila (Mobile), ni para el primer in- tento de ataque a Florida que reali- zó Gálvez en 1780. Pero sí para guar- necer Cuba, Luisiana o Guatemala. Fi- nalmente, en marzo de 1781, todos los disponibles, unos 3.600 hombres ex- cluyendo enfermos y convalecientes, participaron en el asedio de Pensa- cola, reforzados por milicias de Luisia- na y Cuba y un pequeño contingen- te francés. También para combatir en la campaña en Guatemala, Hondu- ras y las Bahamas. La conquista de Pensacola el 8 de mayo de 1781 fue uno de los golpes más graves al po- der británico en América y una contri- bución decisiva a la independencia de los Estados Unidos.

C. DE REPARAZ, Yo solo: Bernardo de Gálvez y la toma de Panzacola

en 1781, Madrid, Serbal, 1986. R. SÁNCHEZ MANTERO y E. ERAUSQUIN,

España y América en el bicentenario de la Independencia: miradas sobre lo extraño y

lo extranjero, Sevilla, Univ. de Sevilla, 2011. La Casa de América de Madrid, bajo patrocinio

de Iberdrola, acoge hasta el 12 de marzo la exposición Bernardo de Gálvez y la presencia de España en México y Estados Unidos.

EFECTIVOS MERMADOS. En Cádiz se

prepararon 16 buques de guerra y 74 transportes, en los que se embarcaron material de fortificación, víveres, mu-

niciones, y un tren completo de arti- llería de campaña y otro de asedio. Tu- vieron que solucionarse urgentemen- te muchos problemas de orgánica y de logística. Gran par- te del material de artillería, municio- nes y accesorios para los cañones, se pidió a la Fábri- ca de Sevilla, y se transportó en bar- cos bajando el río Guadalquivir. Las unidades fueron equipadas con do- taciones extra de zapatos, medias y fusiles, así como con uniformes de lienzo para el cli- ma tropical, con- feccionados en ta-

lleres gaditanos. El vestuario se llevó empacado en far- dos, y para la travesía, los hombres vestían casacón y calzones de estopón, llevando sus pertenencias en un peta- te de estera. También fue necesario transferir oficiales y soldados de otros regimien- tos para completar los efectivos de los que partían. Algunos oficiales se pre- sentaron voluntarios y la tropa preci- sa para completar cada regimiento hasta los 1.376 hombres reglamenta-

cada regimiento hasta los 1.376 hombres reglamenta- REGIMIENTOS enviados a América, 1779-80. LA AVENTURA DE LA

REGIMIENTOS enviados a América, 1779-80.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

41

LA FRANCIA DE LUIS XVIII LAS CLAVES Ascenso al cadalso de los cuatro sargentos de
LA FRANCIA DE LUIS XVIII
LAS CLAVES
Ascenso al
cadalso de los
cuatro sargentos
de La Rochela,
en la cubierta
ilustrada de una
publicación de
finales del XIX.

LA AVENTURA DE LA

EL DESCONTENTO. La inje-

rencia religiosa en la educación molestaba a los jóvenes revo- lucionarios. Los soldados licen- ciados se sentían humillados por la monarquía de Luis XVIII.

SOCIEDADES SECRETAS.

Calcadas sobre el modelo de los carbonarios, proliferaron entre los jóvenes tras la Restauración. FRACASO. El pueblo simpa- tizó con los sargentos, pero no hubo movimientos subversivos.

H I S T O R I A

42

CONSPIRACIÓN EN PARÍS

CARBONARIOS EN LA

GUILLOTINA

AJUSTICIADOS PARA DAR EJEMPLO, LOS CUATRO SARGENTOS DE LA ROCHELA CONSPIRARON CONTRA LUIS XVIII, APOYADOS POR LAS SOCIEDADES SECRETAS Y SECTORES DESCONTENTOS DEL EJÉRCITO. RAFAEL SÁNCHEZ MANTERO RECUERDA EL COMPLOT Y EVOCA LA SOLEMNIDAD DE SU LLEGADA AL CADALSO

A GENTE SE AGOLPABA

EN LAS CALLES DE PARÍS

el 21 de septiembre

de 1822 para presen- ciar el desfile hasta el cadalso instalado en la plaza de Grèves (la actual plaza del Hôtel de Ville) de las cuatro carretas que transportaban a los cuatro sargen- tos que habían sido condenados a muerte, acusados del delito de alta traición por conspirar contra la monar- quía. El triste cortejo atravesó entre dos filas de soldados una turbamulta inmensa, inmóvil y silenciosa, que se asomaba también a las ventanas, que llenaba los muelles y los puentes del Sena y que se encaramaba incluso so- bre los tejados de las casas para acom- pañar hasta la guillotina a aquellos jó- venes soldados, llenos de fuerza y de vida y que, a pesar de todo, hacían gala de una sorprendente tranquilidad. La condena y ejecución eran el resul- tado de un largo proceso desencadena- do a raíz del descubrimiento del com- plot unos meses antes en el seno del Regimiento 45 de Línea, compuesto por oficiales, suboficiales y soldados li- cenciados del ejército napoleónico del

L

RAFAEL SÁNCHEZ MANTERO. CATEDRÁTICO EMÉRITO DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

Loira después de los Cien Días y llama- dos posteriormente a sus banderas.

El regimiento, que estaba mandado por el coronel Victor Louis Alexandre Toustain, había llegado a la capital de Francia en el mes de mayo de 1821 para entrar a formar parte de su guarnición. Los cuarteles donde se alojaron esta- ban ubicados en las calles de Foin Saint Jacques y Saint Jean de Beau- vais, en pleno Barrio Latino y muy cerca de donde se ha- llaban situadas las escue- las de Derecho y Medi- cina. La relación que pronto se estableció entre estudiantes re- beldes y suboficiales descontentos facilitó el intercambio de ideas sub- versivas entre unos y otros.

de la Liberté y otras similares, y que se habían convertido en el cauce de las actividades subversivas. Fueron es- tudiantes los que entraron en contac- to en Italia con la sociedad de los car- bonari, que acababa de tomar parte en la revolución napolitana de 1821, y cuando volvieron a Francia decidieron organizar una carbonería francesa, ya que vieron que podía ser un ins- trumento adecuado para la lu- cha clandestina. Así, esta sociedad secreta adoptó una estructura territo- rial formada por ven- tas, también conoci- das como células, cuya sede central, la Venta Suprema, se si- tuó en París, desde don- de se expandió por todo el

país. Aunque nunca pudo lle- gar a probarse, al frente de todo este entramado estaban los principales prohombres de

la oposición liberal al régimen de la Carta de 1814, como el general Lafayette y los diputados Jacques An- toine Manuel y el marqués d’Argen- son, entre otros. Por su parte, en el seno del estamen- to militar se había extendido el males- tar, como consecuencia del cam-

había extendido el males- tar, como consecuencia del cam- Medalla recordando a los cuatro CONDENADOS como

Medalla

recordando a

los cuatro

CONDENADOS

como héroes de la libertad.

LA CARBONERÍA. Entre los es-

tudiantes, indignados por la in- jerencia de los religiosos en los

establecimientos docentes y por la vuelta a las fórmulas tradiciona- les de la enseñanza anteriores a la Re-

volución, se había extendido la carbo- nería, una de las varias sociedades se- cretas que habían proliferado en Fran- cia durante los primeros años de la Restauración, como la de los Chevaliers

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

43

LA FRANCIA DE LUIS XVIII

bio de situación que había sufri- do el ejército después de la derrota na- poleónica. Ya no era necesario mante- ner una Grande Armée tan nutrida de efectivos como había estado durante la etapa imperial, y hubo que enviar a sus casas a más de 300.000 soldados. En cuanto a los oficiales, se les concedió el retiro a todos aquellos que eran suscep- tibles de ser alcanzados por esta medi- da según los reglamentos en vigor. No obstante, aún quedaba un número im- portante de oficiales y suboficiales inu- tilizables que excedía el cupo regla- mentario. Para resolver el problema de estos hombres se ideó un sistema que no iba a contentar a nadie: se les dejó inactivos con una paga igual a la mi- tad de su sueldo real. Nacía así una categoría especial dentro del ejército francés, la conocida con el nombre de demi-solde. La precaria situación en la que cayeron muchos militares como consecuencia de estas medidas, junto con la pérdida de consideración social de la que habían disfrutado en la etapa anterior, contribuyeron a que muchos de ellos se sintiesen desplazados del ambiente en que vivían y buscasen por cualquier medio la caída de un régimen que había implantado aquel orden de cosas. Estudiantes y militares fueron, por consiguiente, los elementos dinamiza- dores de una serie de conspiraciones contra la monarquía que fueron descubiertas en 1822, una de ellas en Belfort y la otra destinada a estallar en Saumur.

gento aceptó la idea y se puso en con- tacto con los sargentos Jean Joseph Pommier, Charles Goubin y Marius Claude Raoulx. Juntos consiguieron iniciar en la sociedad secreta hasta quince suboficiales, formando una ven- ta en el seno del regimiento. Quizás por las sospechas que estos contactos despertaron entre los man- dos de la unidad y para apartarla de la perniciosa influencia de la carbone- ría, el regimiento recibió la orden de trasladarse a La Rochela en los prime- ros días de enero de 1822. Antes de su marcha, Bories y sus compañeros tu- vieron la oportunidad de reunirse con algunos miembros de la Venta Central, los cuales les alentaron a permanecer fieles a la causa de la revolución y les mostraron su esperanza de que el ejér- cito imitaría el ejemplo de los bata- llones españoles que, conducidos por Riego y Quiroga, se habían levantado contra la monarquía absoluta en Es- paña dos años antes. Durante el trayecto del regimiento hasta La Rochela, la conducta de es- tos suboficiales, haciendo confidencias sobre sus ideas políticas y aceptando

la invitación de algunos liberales de la ciudad de Niort por donde pasaron, acentuó las sospechas de sus superio- res. Bories fue arrestado y trasladado

a la prisión de Nantes para ser inte-

rrogado. Durante su ausencia, Pommier ocupó la jefatura de la venta y convo- có una reunión en la posada Lion d’Or,

situada en la aldea de Lafont, a un cuar- to de legua de La Rochela. Allí se hicie- ron algunas propuestas para levantar

al regimiento, pero finalmente se desis-

tió de tomar ninguna iniciativa por el momento, y el único acuerdo que se adoptó fue estar dispuestos para cuan- do llegase la ocasión.

EL PAPEL DE DESPINOIS. Dos días más

tarde, el 13 de marzo, Pommier, Gou- bin y Raoulx fueron arrestados cuan- do salían de una reunión en la casa del presidente de la venta carbonaria de La Rochela. En las investigaciones, que se llevaron a cabo inmediatamente des-

pués del arresto de los principales en- cartados, llevó la voz cantante el gene- ral Despinois, un militar que, a pesar de haber servido en la República y en el Imperio, había sabido mantenerse en un puesto destaca- do en el ejército a la lle- gada de Luis XVIII. Él fue quien desorbitó el affaire de La Rochela, dándole una importan- cia que en realidad no tenía, y el que conven- ció al Gobierno de que el tribunal competente que debía juzgar a los acusados era el del Sena, ya que los hechos se habían iniciado en París y era allí donde se había constituido la venta del regimiento. El juicio despertó una inusitada expectación, y a pesar de que no podía existir un cargo formal contra los detenidos porque no se había pro-

ducido ninguna acción violenta y ni siquiera se había concretado un plan para efectuar un le- vantamiento, la acusa- ción alegó el propósito subversivo contra el tro-

Un DEMI-SOLDE. Los soldados de los ejércitos de Napoleón licenciados con media paga estaban resentidos
Un DEMI-SOLDE. Los
soldados de
los ejércitos
de Napoleón
licenciados con
media paga estaban
resentidos con
la monarquía de
Luis XVIII.

EL COMPLOT. Sin embar-

go, la que tuvo mayor re- sonancia fue la conocida como de “los cuatro sar- gentos de La Rochela”. Uno de los suboficiales del 45 de Línea acuartela- do en París, el sargento mayor Jean François Bo- ries, fue iniciado en la car- bonería por un estudian- te al que conocía y el cual le convenció para que or- ganizase una venta entre sus compañeros. El sar-

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

44

no y contra la dinastía y manifestó el peligro que suponían contra el orden

social. Este ardor por demostrar la cul- pabilidad de los acusados se explica por el interés del Gobierno por acabar de raíz con el problema que podía supo- ner el creciente movimiento conspira- torio contra la monarquía, mediante

la ejemplaridad de una severa pena por

parte de los tribunales. Se intentó inú- tilmente que los encausados revelasen los nombres del presunto Comité Di- rector, entre los que se sospechaba que estaban los principales dirigentes del partido liberal.

Finalmente, después de quince días de debates, el presidente del tribu-

nal entregó a los miembros del jurado el siguiente cuestionario: “¿Es culpa- ble el acusado de haber participado en un complot durante los últimos me- ses de 1821 y los primeros de 1822 para destruir o cambiar el orden de sucesión

al trono y de alentar una guerra civil fa-

cilitando armas a los ciudadanos?”. La respuesta del jurado fue afirmativa y el tribunal dictó sentencia, condenando

a los cuatro sargentos, Bories, Gou-

bin, Raoulx y Pommier, a la pena de muerte. A los restantes acusados se les reconocía la culpabilidad de la no reve- lación y se les condenaba a diversas pe-

nas de prisión.

EVASIÓN FRUSTRADA. Los compañe-

ros de los acusados intentaron orga- nizar su evasión mediante la excava- ción de un conducto subterráneo des- de una casa contigua a la prisión en la que se hallaban encarcelados. Sin embargo, los prisioneros fueron trasla-

dados a otro lugar antes de que el plan hubiese podido llevarse a cabo. Se in- tentó también sobornar al director de

la prisión, y ante el fracaso de esta ten-

tativa, los círculos carbonarios de París decidieron concentrar a sus miembros

y simpatizantes en los alrededores de

la plaza del Odeón y del Mercado de las Flores, cerca del Hôtel de Ville,

donde se iba a llevar a cabo la ejecu- ción, con el fin de hacer un último in- tento para liberar a los condenados, pero todo fue inútil. El día señalado para la ejecución, an- tes de que los sargentos fuesen trasla- dados al cadalso, el procurador general

y el presidente del tribunal que los ha-

bía juzgado volvieron a presionarlos para

que los ha- bía juzgado volvieron a presionarlos para LUIS XVIII, hermano del guillotinado Luis XVI,

LUIS XVIII, hermano del guillotinado Luis XVI, reinó entre 1814 y 1824, a excepción de los “Cien Días” de Napoleón. En este óleo, aparece con la pompa del Antiguo Régimen.

que revelasen la identidad de los diri- gentes de la carbonería a cambio de obtener el perdón real, pero los con- denados se mantuvieron firmes y leales a su compromiso y se negaron a dela- tar a sus jefes para salvar sus vidas. La muerte en la guillotina de Raoulx, Goubin, Pommier y Bories fue de una dignidad y de una seriedad que conmo- cionó a toda Francia, y quedó grabada en la memoria colectiva como muestra de la valentía de sus protagonistas. Con el grito de “¡Viva la Libertad!”, aque- llos jóvenes entregaron su vida por una causa que creían justa. Y, sin embar- go, a pesar de que el ánimo popular es- taba en aquellos momentos con los cuatro sargentos ejecutados, la rea- lidad es que este apoyo nunca llegó a concretarse en un movimiento subver- sivo generalizado contra la monarquía. Muy al contrario, el fracaso de esta

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

45

conspiración, como el de las que se ha- bían intentado con anterioridad, amor- tiguó considerablemente la fuerza de las sociedades secretas y, especialmen- te, de la carbonería, que no tardó mu- cho tiempo en desaparecer. A partir de entonces, apenas si se registrarían mo- vimientos de este tipo y el régimen de la Restauración seguiría vigente has- ta el definitivo triunfo del liberalismo con la Revolución de 1830 y la instau- ración de la monarquía de Luis Feli- pe de Orleans.

J. M. LUCAS-DUBRETON, Les Quatre Sergents de La Rochelle, París,

Firmin-Didor et Cie., 1929.

B. MORASIN, Ils étaient les Quatre Sergents

de La Rochelle, Cressé, Editions du Regionalisme, 2014.

A. B. SPITZER, Old Hatred and Young Hopes.

The French carbonari against the Bourbon

Restauration, Cambridge, Harvard University Press, 1971.

IMPERIO ANGEVINO

RICARDO CORAZÓN DE LEÓN

UN FRANCÉS EN

NACIÓ EN OXFORD, PERO NUNCA HABLÓ BIEN INGLÉS NI TUVO EN GRAN ESTIMA A LUZ SOBRE LA VIDA DE UN SOBERANO CULTO, TOZUDO E IMPRUDENTE, EPÍTOME DEL

LAS CLAVES

FORMACIÓN FRANCESA. Ri-

cardo se comunicaba en lengua de oïl, una forma de francés an- tiguo, y occitano, y su cultura y costumbres eran aquitanas y normandas, no inglesas.

PARÍS MEJOR QUE LONDRES.

Tras su coronación, apenas re- sidió diez meses en Inglaterra.

Y MUJER NAVARRA. Su es-

posa, Berengaria de Navarra, es la única reina de Inglaterra que jamás pisó suelo inglés.

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

46

REY, DUQUE Y CRUZADO

EL TRONO INGLÉS

INGLATERRA, DONDE APENAS RESIDIÓ. JESÚS LÓPEZ-PELÁEZ CASELLAS ARROJA CABALLERO-POETA MEDIEVAL, QUE VOLCÓ TODA SU ENERGÍA EN LA TERCERA CRUZADA

Junto a estas líneas,

ESTATUA ECUESTRE DE

RICARDO I blandiendo su espada en el patio sur del palacio de Westminster, Londres.

Derecha, SELLO REAL

del soberano.

N FEBRERO DE 2013, UN

GRUPO DE INVESTIGADO-

RES FORENSES, liderado

por el doctor Philippe Charlier del Hospital Universitario Ray- mond Poincare (Francia), publicó en la revista Scientific Reports un trabajo en el que se exponían los hallazgos obteni- dos al estudiar el corazón embalsama- do de Ricardo I Plantagenet, popular- mente conocido como Corazón de León (1157-99). Este órgano había sido encontrado un siglo antes, concreta- mente en julio de 1828, por un historiador local en la catedral de Rouen, en la Normandía france- sa. El corazón se en- contraba en una caja de pequeñas dimen- siones, sobre la que se podía apreciar la inscripción latina HIC IACET COR RICARDI REGIS ANGLORUM, es decir, “Aquí yace el corazón de Ri- cardo, rey de los ingleses”. No obstante, el resto del cuerpo de Ricardo no se encontraba allí, sino que, de acuerdo con la tradición medieval seguida al inhumar a personas de especial relevancia, tras su muerte en 1199 se realizó lo que en téc- nica forense se conoce como dilaceratio corporis, esto es, el descuartizamiento del cadáver, de modo que, en el caso de Ricardo, sus entrañas fueron enterra- das en Châlus-Chabrol (cerca de Limo- ges, en el centro de Francia, donde mu-

(cerca de Limo- ges, en el centro de Francia, donde mu- JESÚS LÓPEZ-PELÁEZ CASELLAS. PROFESOR TITULAR,

JESÚS LÓPEZ-PELÁEZ CASELLAS. PROFESOR TITULAR, UNIVERSIDAD DE JAÉN.

rió), y el resto del cuerpo fue inhuma- do más al norte, en la abadía de Fonte- vraud. El corazón, embalsamado y con-

servado en la catedral de Rouen, a orillas del Sena, había sido tratado con mer- curio, para prolongar su conservación,

y aromatizado con incienso (como, se-

gún las Escrituras, lo fue Cristo), men- ta y arrayán, con la idea de proporcionar-

le “olor de santidad”. ¿Qué nos dice este hallazgo respecto

a la figura del célebre rey inglés Ricar-

do Corazón de León? En primer lugar, que recibió el tratamiento reserva- do durante la Edad Media a las personalidades de ma- yor reputación, aquellas de una extraordinaria importancia, y Ricar- do Plantagenet, rey de Inglaterra, duque de Normandía, Gas- cuña y Aquitania, se- ñor de Bretaña y de Chipre, y conde de Poi- tiers, Maine y Anjou, cierta- mente era una de las figuras más po- derosas y reconocidas de la Europa de fi- nales del siglo XII. En segundo lugar, el hecho de que las distintas partes en que se descuartizó su cuerpo viajaran a diversas localidades francesas pero, en ningún caso, a Inglaterra (donde le su- cedió en el trono su hermano, Juan Sin Tierra), nos señala que Inglaterra era considerada todavía por la aristocracia angevina (es decir, de Anjou) simple- mente como la vía más rápida para obte- ner una corona real, además de una im- portante fuente de ingresos, pero en ab- soluto la posesión más importante de es- tos, ni política ni simbólicamente.

soluto la posesión más importante de es- tos, ni política ni simbólicamente.  LA AVENTURA DE

LA AVENTURA DE LA

H I S T O R I A

47

IMPERIO ANGEVINO

Efectivamente, Ricardo, que vivió tan solo cuarenta y dos años, no pareció jamás tener en gran estima a Inglaterra. A pesar de haber nacido en Ox- ford y haber vivido parte de su infancia sobre suelo inglés, tras su coronación en 1189 no pasó más de diez meses (incluso me- nos, según algunas fuentes) en Inglate- rra, y tampoco hablaba de forma remotamen- te fluida en inglés me-

dio (típico de esa épo- ca, y procedente del anglo-norman- do): Ricardo se comunicaba habitual- mente en lengua de oïl, una forma de francés antiguo extendida por el nor- oeste de Francia, así como en occita- no, y su cultura y costumbres eran aquitanas y normandas, que no ingle- sas. Su esposa, la princesa navarra Be- rengaria, es la única reina de Inglate- rra que jamás pisó suelo inglés.

EL ESPLENDOR PLANTAGENET 1154-1242 Yo rk Dublín LEINSTER INGLATERRA Oxford Londres SACRO IMPERIO ROMANO
EL ESPLENDOR PLANTAGENET
1154-1242
Yo rk
Dublín
LEINSTER
INGLATERRA
Oxford
Londres
SACRO