Está en la página 1de 3

a sociedad colonial o novohispana, se formó a lo largo de tres siglos de

dominación española (1521-1821).


Producto del mestizaje, racial y cultural, que
conformó una nueva sociedad, que no era
española y que poco a poco dejaba de ser
indígena, el país adquirió unidad política
bajo el nombre de Nueva España. El inicio
de la época colonial lo podemos situar con la llegada de los españoles y el proceso
de conquista, entendida como un amplio proceso de enfrentamientos y acomodos
que se prolongó hasta 1560 aproximadamente.

La etapa colonial, los historiadores la han periodizado en tres grandes etapas, cada
una con una duración aproximada de un siglo: La primera, llamada de formación y
consolidación del régimen colonial, corresponde al siglo XVI, resultado del choque
y fusión de diversas culturas, las de los pueblos antiguos de México y las que
introdujeron los europeos, procesos que se desarrollaron mediante la conquista
militar y espiritual y un reacomodo en todos los ámbitos de la vida.

Al finalizar el siglo XVI y a lo largo del XVII, encontramos la segunda etapa, fue el
momento en que la sociedad, la economía y la organización política se insertaron
en diferentes instituciones que perduraron durante el resto de la época colonial. El
siglo XVII ha sido caracterizado como una época que no presenta cambios
espectaculares, como un siglo de obscurantismo y estancamiento social y
económico. Pero estudios recientes han mostrado que el estatismo que se le
atribuye a esta etapa, no corresponde con la realidad histórica, por el contrario fue
un periodo de significativas transformaciones sociales y económicas.

El tercer periodo corresponde al siglo XVIII, destaca la crisis y decadencia del


imperio español, y el auge de la ideología ilustrada, también un cambio de la dinastía
gobernante, la familia de Borbón ascendió al trono español, y pronto llevaron a cabo
las llamadas “Reformas Borbónicas” en un intento por controlar el rumbo del
imperio. Las reformas proponían una mejor administración de sus posesiones en
América, sin embargo produjeron una fuerte crisis en las colonias americanas, pues
se confrontaron con su desarrollo interno.

Durante la época colonial, la población de la Nueva España la integraba una gran


variedad de grupos étnicos, entre ellos españoles, indios y negros, estos últimos
traídos como esclavos desde África. Con el tiempo, a pesar de las prohibiciones de
la corona para evitar que se mezclaran, surgió lo que durante el siglo XVIII se llamó
“castas”.

Las castas eran las diversas combinaciones entre


los principales grupos de población; entre ellas se
dieron nombres raros y desde nuestra perspectiva,
parecieran ser nombres chuscos, pero en realidad
estas designaciones se utilizaban en sentido
peyorativo, como para anunciar la más baja calidad
humana. Uno de los orígenes del mestizaje fue que la Corona Española empezó
por promover matrimonios como medio preferible para la estabilidad social que el
concubinato. En 1528 se decretó que se daría preferencia para puestos oficiales a
los españoles casados, esto trajo como consecuencia muchos matrimonios mixtos
debido a la falta de mujeres peninsulares.

La población de la Nueva
España consideran primero a
los grupos mayoritarios y su
importancia en la sociedad,
por lo que se menciona a:

Los españoles o peninsulares: Aquellos europeos que por nacer en España


y viajar a la Nueva España en busca de cuantiosas fortunas, se les concedía
todo el poder, tanto económico como político. Vulgarmente eran llamados
gachupines.
Los indígenas: Principal grupo al iniciar la conquista y durante la colonia.
Los mestizos: Descendientes de españoles e indios.
Los negros: Personas de color traídas del continente africano en calidad de
esclavos y que realizaban las labores más agobiantes.
Los criollos: Hijos de españoles nacidos en la Nueva España.

En la Nueva España además de la mezcla de sangre española e indígena que inicio


el mestizaje, con el paso de los años y con la llegada de esclavos africanos y de
personas de origen asiático como chinos o filipinos se comenzó una mezcla racial
más compleja, algunos españoles e indígenas se mezclaron con los africanos y
asiáticos y los hijos de estos a su vez lo hicieron con individuos de sangre al igual
que la de ellos mezclada; a estas mezclas raciales se les llamo castas y de entre
todos los grupos que se formaron los mestizos hijos de españoles e indígenas
fueron los más numerosos y menos discriminados, las personas pertenecientes a
alguna casta muchas veces solo le era permitido realizar oficios y trabajos muy
básicos.

Bibliografía:

 Escalante Gonzalbo, P. (2004). Nueva Historia mínima de México. México:


El Colegio de México.