Está en la página 1de 5

LA BIBLIA - SU MENSAJE

A pesar de que los libros de la Biblia fueron escritos por distintos hombres, en distintos sitios y en
distintas épocas, sin embargo, todos los libros, ya sea en profecía, y en tipos o narraciones, unos en
verso y otros en prosa, todos presentan un sólo mensaje para el hombre; redención en la persona de
Jesucristo. La primera promesa del redentor está en Gn. 3:15, donde se le llama "la simiente de la
mujer. En el mismo capítulo se verifica el primer sacrificio, al sacrificar Dios dos corderos para vestir
con sus pieles a la primera pareja que había pecado. De ahí en adelante corre por toda la Biblia una
vena de sangre; de sangre redentora. Los sacerdotes la aumentan con sus sacrificios, los profetas la
proclaman con su mensaje y los salmistas la cantan con sus salmos. Ese mensaje de redención que la
Biblia proclama, es anunciado en el Antiguo Testamento por medio de las profecías y los tipos y en el
Nuevo Testamento por el relato del cumplimiento de esas profecías y tipos de la persona de Nuestro
Señor Jesucristo; es narrado en los Evangelios, predicado en los Hechos, explicado y analizado en las
Epístolas y consumado en Apocalipsis.

CRISTO EN LA BIBLIA

Para que Ud. Pueda tener una idea más clara en cuanto al lugar que Cristo ocupa en cada libro de la
Biblia, le damos a continuación la lista respectiva.

Génesis - La simiente de la mujer


Éxodo - El cordero pascual
Levítico - El sumo sacerdote
Números - La estrella de Jacob
Deuteronomio - Un profeta como Moisés
Josué - Grande capitán
Jueces - Mensajero de Jehová
Ruth - El pariente más cercano
1 y 2 Samuel - Simiente de David
1 y 2 Reyes - Rey de reyes
1 y 2 Crónicas - El verdadero Rey de Dios
Esdras - Señor del cielo y de la tierra
Nehemías - Señor del cielo y de la tierra
Esther - Nuestro Mardoqueo
Job - Redentor resucitado
Salmos - El Hijo de Dios
Proverbios - Sabiduría
Eclesiastés - Encima del sol
Cantares - El amado
Isaías - El profeta suficiente y glorificado
Jeremías - Señor de justicia
Lamentaciones - Varón de dolores
Ezequiel - El sumo sacerdote
Daniel - Rey
Óseas - el Hijo de Dios
Joel - El dador del Espíritu Santo
Amós - Tu Dios, Oh, Israel
Abdías - El Señor en su reino
Jonás - El profeta resucitado
Miqueas - El Betlemita
Nahúm - Portador de buenas nuevas
Habacuc - El Señor en su santo templo
Sofonías - El Señor en medio de Israel
Hageo - El deseado de las naciones
Zacarías - Profeta, sacerdote, y rey
Malaquías - El sol de justicia
Mateo - El rey de los judíos
Marcos - El siervo
Lucas - El hijo del hombre
Juan - El hijo de Dios
Hechos - Cristo en el cielo
Romanos - El Señor de justicia
1 Corintios - Primicias de los que durmieron
2 Corintios - Nuestra suficiencia
Gálatas - Nuestra libertad
Efesios - La cabeza de la iglesia
Filipenses - El Señor en el cielo
Colosenses - La plenitud de Dios
1 y 2 Tesalonicenses - El rey que viene
1 y 2 Timoteo - El solo poderoso
Tito - Dios nuestro Salvador
Filemón - Pagador de nuestra deuda
Hebreos - Nuestro Sumo Sacerdote
Santiago - El médico divino
1 Pedro - El cordero suficiente
2 Pedro - El Señor de la gloria
1 Juan - El hijo de Dios que viene
2 Juan - Hijo de Dios e hijo del hombre
3 Juan - Cooperador de la verdad
Judas - El juez que viene
Apocalipsis - El que está sentado en el trono

Se puede ver claramente que la Biblia es un libro cristocéntrico. Cristo es su plenitud, su centro, su
interés y su finalidad. De la Biblia puede decirse: "Porque la gloria de Dios la ilumina y la lumbrera
de ella es el Cordero"

El término LOGOS o VERBO está usado 200 veces a indicar Palabra de Dios escrita y 7 veces a
indicar el Hijo de Dios vivo. (Juan 1:1, 14; 1 Juan 1:1; 5:7; Ap. 19:13)

Estas palabras tienen varias comparaciones con:

Verdad - Juan 14:6, 1:14; Sal. 119:151; Juan 17:17.


Luz - Juan 1:4, 8:12; Pr. 6:23; Sal. 119:105.
Preciosa - 1 P. 2:6-7, 2 P. 1:4.
Admirable - Isa. 9:6; Sal. 119:129.
Para siempre - Sal. 119:89; Mt. 24:34-35, 1 P. 1:25.
Vida - Juan 11:25; 14:6; 1 P. 1:23; 1 Juan 1:1.
Ambas contribuyen a salvación - He. 7:25, 1 Juan 5:18.
Probadas - Isa. 28:16.
Salvan - Hch. 16:31, 1 Co. 15:2.
Purifican - Tito 2:14, 1 P. 1:22.
Santifican - Juan 17:17; He. 10:14.
Juzgan - Juan 5:26-27; 12:48.
Glorifican - Ro. 15:9; Hch. 13:48.

Ambas palabras son expresiones de la mente de Dios

Palabra viva - He. 1:3.


Palabra escrita - Oseas 8:12.

Mensajeros de Dios para bendecir - Hch. 3:26; Lc. 11:28.

Ambas infalibles - 1 Juan 3:5; Pr. 30:3.

Tienen que recibir las dos para salvación - Juan 1:12; Stg. 1:21.

Ambas desechadas y despreciadas por el hombre natural - Isa. 53:3; Mr. 7:9.

El LOGOS de Dios es la expresión de Dios - sea en forma viva o forma escrita.

Considere los atributos de la palabra de Dios en Sal. 119:86 - fiel. 119:96 - ancho, 119:128 - recto,
119:129 - maravilloso, 119:140 - puro, 119:160 - eterno, 119:172 - justicia y lea también Sal. 19:7-11.

La Biblia es:

Luz para nuestro entendimiento - Sal. 119:105.


Espejo para nuestro conocimiento propio - Stg. 1:23.
Espada para nuestro conflicto - Ef. 6:17.
Miel para nuestro deleite - Sal. 19:10.
Leche para nuestra nutrición - 1 P. 2:2.
Carne para nuestro fortalecimiento - He. 5:14.
Martillo para nuestra obstinación - Jer. 23:29.
Fuego para nuestra purificación – Jer. 23:29.
Oro para nuestro enriquecimiento - Sal. 119:72.
Semilla para nuestra siembra - Lc. 8:11.

CÓMO SE DISTINGUE LA BIBLIA DE TODOS LOS OTROS LIBROS

"La Biblia es el dios de los libros y el libro de Dios".

1. LA BIBLIA SE DISTINGUE DE TODOS LOS DEMÁS LIBROS POR SU PROFUNDIDAD.

Este libro es insondable e inagotable (Sal.36:6). En un solo versículo, aparentemente sencillo, puede
haber volúmenes de sentido. Tenemos, por ejemplo, a Juan 3:16; 1 Juan 4:8 y Sal. 23:1. Estos
versículos han dado origen a una extensa literatura espiritual que ha sido de bendición para el mundo
entero. No hay cita de libro alguno que pudiera servir de fundamento para tanta literatura como estos
versículos de la Palabra de Dios.

2. LA BIBLIA SE DISTINGUE DE TODOS LOS DEMÁS LIBROS POR SU POTENCIA.

¿En cuáles aspectos se manifiesta esa potencia del Santo Libro? Veamos:

A. En su potencia salvadora - la sola lectura de este libro regenera a los pecadores y los conduce del
pecado a la santidad y de la degradación al honor. Ningún otro libro de carácter profano o religioso
tiene en sí el poder regenerador o salvador de la Biblia. La experiencia ha demostrado esto en todos
los campos misioneros.

B. En su potencia consoladora. ¿Cuál libro puede como este sostener el corazón humano en medio de
la prueba, confortarlo en medio de la enfermedad, tranquilizarlo ante la pérdida irreparable de seres
queridos? ¡Cuánto consuelo han llevado a corazones entristecidos los primeros versículos de Juan 14!

C. En su potencia alegradora - Sal. 19:8-10. El gozo que imparte en el corazón la lectura de las
Sagradas Escrituras es un gozo profundo y duradero.

D. En su potencia iluminadora - Sal. 119:104, Pr. 1:7, 2 Ti. 3:15. La lectura de la Biblia ilumina la
mente, despierta las facultades y hace sabio al hombre. A tal punto se cumple esta verdad que muchas
personas han aprendido a leer en la Biblia y después de algún tiempo causa admiración ver a estas
personas, sin ninguna preparación académica y con sólo la iluminación de la Palabra de Dios, como se
expresan y con qué sabiduría hablan de las verdades divinas.

3 LA BIBLIA SE DISTINGUE DE TODOS LOS DEMÁS LIBROS POR SU ADAPTABILIDAD


UNIVERSAL.

Los otros libros se adaptan a cierta categoría o a cierta raza pero la Biblia se adapta universalmente a
todos los hombres: es el libro del niño, del joven y del adulto; del ignorante, del mediocre y del sabio:
de la raza blanca, negra, amarilla y de todas las razas es el libro para todos los hombres. Es, además,
el libro de todas las edades, que nunca envejece, nunca pierde actualidad. Es el libro eterno.

4. LA BIBLIA SE DISTINGUE DE TODOS LOS DEMÁS LIBROS POR SU AUTOR.

(2 P. 1:21) Los demás libros son del hombre; este es el libro de Dios. Dios es el autor de un solo libro
- LA BIBLIA.

Tomado de la revista “Momento de Decisión”, www.mdedecision.com.ar

Usado con permiso

ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.