Está en la página 1de 56

Curso de

Argumentación e
Interpretación Jurídicas.
1. ¿Qué es la
argumentación jurídica?
¿Qué significa argumentar
jurídicamente?
Redactar demandas

Persuadir al auditorio

Fundamentar y motivar

Conocer el derecho vigente

Emplear el razonamiento lógico

Dialogar racionalmente
En busca de una
definición primera de
argumentación
jurídica
2. Definición primera
Es una disciplina del derecho cuyo objetivo reside
en la descripción, crítica y fundamentación
racional de los argumentos planteados por los
juristas.

Es la disciplina encargada del análisis descriptivo


y normativo del razonamiento jurídico. En otras
palabras, esta disciplina nos permite comprender
y evaluar los argumentos jurídicos, así como
argumentar racionalmente.
Por ello se trata de una disciplina que tiene una
naturaleza dual: es tanto teórica como práctica.

En ella convergen tanto elementos de la lógica


de las normas, la teoría y filosofía del derecho,
como elementos de la práctica jurídica.
Teoría y
filosofía
del
derecho

Argumentación
jurídica

Práctica
jurídica
3. Concepciones de la
argumentación jurídica según
Manuel Atienza

¿Desde qué punto de vista suele analizarse la


argumentación jurídica?

Desde el punto de vista lógico

Desde el punto de vista material

Desde el punto de vista pragmático


a) Punto de vista lógico

Punto de vista lógico: de acuerdo con este punto


de vista, la argumentación jurídica debe ser
analizada y fundamentada a partir de la validez
formal de las premisas.
La argumentación formal vendría a responder al
problema de la validez de la conclusión a partir
de las premisas.
b) Punto de vista material
Punto de vista material: de acuerdo con este
punto de vista, la argumentación jurídica debe ser
analizada y fundamentada a partir de la validez
del contenido de los argumentos de la materia
específica, ya sean hechos naturales o
institucionales.
La argumentación material vendría a responder
cuáles son los argumentos esencialmente
correctos, verdaderos o justos en un ámbito
determinado.
c) Punto de vista
pragmático
Punto de vista pragmático: de acuerdo con este
punto de vista, la argumentación jurídica debe ser
analizada y fundamentada a partir de la validez
de la persuasión ante el auditorio (retórica) o de la
validez de los argumentos ofrecidos al otro
(dialéctica).
La argumentación pragmática vendría a
responder cuáles son los mejores argumentos
ofrecidos en una disputa discursiva.
Concepción
formal

Concepción Argumentación
material
jurídica

Concepción
pragmática
Tales concepciones, la formal, la material y la
pragmática, forman parte de una concepción
integral de la argumentación jurídica.
La validez lógica-formal, material-sustancial y
pragmática-intersubjetiva de los argumentos deben
ser consideradas para quienes argumenten
jurídicamente en un determinado contexto.
4. Lógica, retórica y
dialéctica
A. El enfoque lógico

El enfoque más antiguo de la argumentación


jurídica es el lógico. Desde este enfoque, una
condición necesaria para aceptar la justificación
jurídica es que el argumento que la respalda se
pueda reconstruir como un argumento lógicamente
válido. Solamente si el argumento es lógicamente
válido entonces la conclusión podrá seguirse de la
norma y de los hechos.
B. El enfoque retórico

El enfoque retórico hace énfasis en el contenido


de los argumentos y en los aspectos de la
aceptabilidad que dependen del contexto. La
aceptabilidad de la argumentación depende de
la efectividad de la argumentación para la
audiencia a la que se dirige.
C. El enfoque dialógico

Este enfoque estudia a la argumentación jurídica


desde la perspectiva de un procedimiento de
discusión en el que se defiende una posición
jurídica de acuerdo con ciertas reglas de la
discusión racional. La racionalidad del argumento
depende de que el procedimiento cumpla ciertas
reglas formales y materiales de aceptabilidad.
4.1. Críticas a la lógica, retórica
y dialéctica en el ámbito
jurídico
Desde estas esferas pueden describirse evaluarse y
proponerse argumentos jurídicos. No obstante,
estos enfoques tomados por sí mismos pueden
considerarse insuficientes a la luz de la teoría y
práctica jurídicas. Esto es así porque siempre es
posible plantear objeciones a estos enfoques (la
lógica, retórica y dialéctica) en el ámbito práctico
y jurídico.
a) En contra de la “tiranía”
de la lógica formal
La lógica formal, representada por el silogismo jurídico, puede ser
insuficiente para dar cuenta de la estructura de los razonamientos
prácticos. La lógica es un elemento necesario, pero por sí misma es
insuficiente. Un argumento puede tener premisas verdaderas, pero la
conclusión puede ser falsa.

Ejemplo: la falacia de afirmación del consecuente o la negación del


antecedente
Afirmación del consecuente

Si está nevando, entonces hace frío


Hace frío
Entonces está nevando

P→Q
P
Q
Negación del antecedente

Si estudio, terminaré el doctorado


No estudio
No terminaré el doctorado

P→Q
¬P
¬Q
4.2. En contra de la tiranía
de la corrupta elocuentia
La retórica, por su parte, busca persuadir al
auditorio mediante recursos eficaces, los cuales
pueden convencernos emotivamente de la
verdad o corrección de los argumentos. La
retórica es muy importante, pero no es suficiente
para fundamentar un argumento. La retórica
puede ser empleada para fundamentar un
argumento tanto correcto como un argumento
incorrecto.
“Si hablo fuerte y uso un buen
discurso ganaré la audiencia oral”
4.3. El enfoque pragmático

El enfoque pragmático busca convencer


mediante la fuerza de los mejores argumentos
ofrecidos a través de un procedimiento
racional. No obstante, el enfoque lógico y el
retórico pueden ayudar a fortalecer a este
enfoque.
Si bien el enfoque lógico es usado por juristas
formalistas, no todo uso del enfoque lógico debe
limitarse a tales juristas.

Del mismo modo, si bien el enfoque retórico es


usado por personas que apelan a la emotividad del
auditorio, no todo uso del enfoque retórico es
ilegítimo.
Perspectiva Foco central Paradigma Objetivo

Lógica Argumentos formales Prueba de Validez según


validez formal criterios lógicos

Retórica Procesos de Discurso Recursos y


comunicación e persuasivo estrategias para
influencia inducir creencias
o acciones

Pragmática Procedimientos Debate racional Actuaciones


regulados correctas para
llegar a un
acuerdo racional
mediante
procedimientos
5. El auge actual de la
argumentación jurídica
A) Orígenes contemporáneos
de la argumentación jurídica

Lo que hoy se entiende por teoría de la


argumentación jurídica tiene su origen en una
serie de obras de los años cincuenta que
comparten entre sí el señalar la insuficiencia de
la lógica formal como instrumento para analizar
los razonamientos jurídicos en casos complejos.
Las tres concepciones más relevantes de esta
rehabilitación de la racionalidad práctica en el
derecho son la tópica de Theodor Viehweg, la
nueva retórica de Chaïm Perelman y la lógica
informal de Stephen Toulmin.
Chaïm Perelman y
La retórica jurídica
Stephen Toulmin y
El razonamiento práctico
1. Etapa temprana

Crítica al enfoque jurídico positivista

Crítica a la lógica formal

Etapa
temprana

Luis
Chaïm Theodor Stephen
Recaséns
Perelman Viehweg Toulmin
Siches
B) Contexto internacional del
auge contemporáneo de la
argumentación jurídica
Las anteriores teorías de la argumentación, a
pesar de sus diferencias entre sí, mostraron
que el derecho posee una racionalidad
crítica, la cual implica un uso propio de la
razón, y que tiene semejanzas con la de otras
disciplinas pertenecientes al ámbito de la
filosofía práctica, anticipándose así a lo que
en los años sesenta en el ámbito alemán y
después hacia otros países del centro de
Europa se moverá bajo el signo de la
"rehabilitación de la razón práctica".
C) Teorías modernas de la
argumentación
En 1978 son publicadas dos obras fundacionales
para el ámbito de la argumentación jurídica: la
primera de ellas es Razonamiento jurídico y teoría
del derecho de Neil MacCormick y la segunda es la
Teoría de la argumentación jurídica. La teoría del
discurso racional como teoría de la
fundamentación jurídica de Robert Alexy, cuyo
manuscrito fue presentado como tesis de
doctorado en la Facultad de Derecho de la
Georg-August-Universität de Göttingen en 1976.
A pesar de las diferencias, ambas teorías llegan
a resultados similares en algunos puntos
esenciales y concluyen en formular teorías
normativas de la argumentación jurídica en
tanto están enfocadas en distinguir los
argumentos buenos de los malos, analíticas,
porque se preocupan por penetrar la estructura
de los argumentos, y, hasta cierto grado,
descriptivas o empíricas, porque incorporan
elementos existentes en el ámbito jurídico.
Neil MacCormick y la
justificación de primer
nivel (casos sencillos)
y de segundo nivel
(casos difíciles).
Robert Alexy y la
Escuela de Kiel: racionalidad
práctica y jurídica, la tesis
del caso especial y el
principio de proporcionalidad
Las teorías de dichos autores, sobre todo la de
Alexy, contribuirán a fundamentar la necesidad
de concebir a la argumentación jurídica como
una disciplina de especial importancia para el
derecho en los últimos años.

Gracias a él, la argumentación jurídica será


concebida ahora como un “caso especial de
argumentación práctica”.
Para Alexy, el objeto de la Teoría de la
argumentación jurídica, está constituido
por tres preguntas fundamentales:

1. ¿Dónde y en qué medida son


necesarias las valoraciones?
2. ¿Cómo actúan estas valoraciones en
los argumentos jurídicos?
3. ¿Son racionalmente fundamentables
estas valoraciones?
De la respuesta a dichas cuestiones depende el
dar cuenta racionalmente del razonamiento
jurídico y la objetividad de la argumentación.

Buena parte del curso de argumentación jurídica


estará enfocada en hacer explícita la relación
entre derecho y razón.
6. ¿Qué es argumentar, teoría
de la argumentación y
argumentación jurídica?

Por argumentar, en general, cabe entender la


manera de dar cuenta o razón de algo a alguien
o ante alguien con el propósito de lograr su
comprensión y asentimiento.

La argumentación constituye la actividad de


argumentar o el producto de esta actividad.
¿Qué es argumentar?

“Argumentar consiste en ofrecer una


serie de creencias para apoyar a otra
creencia que plantea ciertas
perplejidades, conflictos o en general,
problemas. Por eso, para llevar a cabo
esta labor, una persona que argumenta
no expresa simplemente lo que cree;
expresa lo que cree y lo respalda con
otras creencias” (Carlos Pereda).
¿Qué es argumentar
correctamente?
Persona que Persona que
argumenta argumenta
incorrectamente correctamente

Expresa lo Expresa lo
que cree que cree

Pero no Lo respalda
respalda sus con otras
creencias creencias
Argumentación práctica

Persona que Persona que


no argumenta argumenta
correctamente correctamente

“Estás mal porque no


“Estás mal porque yo
presentas evidencias
soy el jefe.”
de lo que afirmas.”

“La presentación de
evidencias es
“Soy el jefe… ¿algo necesaria para que
más?” entendamos tu
malestar y te
apoyemos.”
Argumentación práctica
Persona que Persona que
no argumenta argumenta
correctamente correctamente

“¿No crees que “Es necesario


piensas mucho las pensar las cosas
cosas?” antes de actuar.”

“¡Hay cosas que “no pensar bien


no se ven ni las cosas puede
analizan, sino que llevarnos a errores,
se hacen y ya!” por ejemplo…”
Argumentación jurídica
Persona que Persona que
no argumenta argumenta
correctamente correctamente

“El recurso de “El recurso de


revisión revisión
procederá en procederá en
tu caso.” tu caso.”

“porque creo “De acuerdo


que se vale con lo que
que establece la
proceda.” ley.”
Argumentación jurídica
Persona que no Persona que
argumenta argumenta
correctamente correctamente

“Dicha reforma
“Esta reforma
podría violar
penal debe
derechos
aprobarse.”
humanos.”

“Para ello
“Procura no
podemos ver qué
citarnos a autores
dicen los
que por todo
tratadistas al
llevan la contra.”
respecto.”
El concepto de argumentación
según Manuel Atienza

El concepto de argumentación, de acuerdo con


Atienza, se compone de cuatro elementos:

1. Es un uso del lenguaje caracterizado por la


necesidad de dar razones, ya sea para defender o
combatir una determinada tesis.

2. Una argumentación presupone, necesariamente,


un problema, una cuestión cuya respuesta tiene que
basarse en razones apropiadas.
3. Una argumentación supone tanto un proceso,
una actividad, como el producto o resultado de
esa actividad.

4. Argumentar es una actividad racional, en el


doble sentido de que es una actividad orientada a
un fin y en el de que hay criterios para evaluar una
argumentación.
Definición de teoría de la
argumentación
Por teoría de la argumentación cabe
entender entonces el estudio e
investigación de los conceptos, modelos y
criterios relacionados con la
identificación, construcción, análisis y
evaluación de argumentos. La teoría de la
argumentación designaría un cuerpo de
conocimiento relativamente sistemático
que trata de modo coherente y
comprensivo las cuestiones relacionadas
con tales tareas de identificación, análisis
y evaluación de argumentos.
Definición de teoría de la
argumentación jurídica
Por teoría de la argumentación jurídica cabría
entender aquella disciplina de la teoría y filosofía
del derecho que tiene como objetivo la
descripción, evaluación y fundamentación de
los razonamientos utilizados por los juristas y
autoridades para resolver problemas
pertenecientes a la esfera de lo jurídico .
8. Niveles del lenguaje
argumentativo

Prescripción

Evaluación

Descripción
Lenguaje descriptivo: solamente está enfocado en
describir estados de cosas, sin evaluarlas moral o
legalmente.

Lenguaje evaluativo: enfocado en llevar a cabo


críticas a cierto estado de cosas, sin proponer
soluciones o decir cómo debería ser dicho estado de
cosas.

Lenguaje prescriptivo: indica cómo deberían ser las


cosas a partir de una correcta comprensión de dicho
estado de cosas y de las críticas llevadas a cabo
9. ¿Cuándo estamos ante un
argumento fundamentable?
Tanto para la argumentación práctica como para la jurídica, un
argumento será considerado correcto cuando pueda fundamentarse
frente a los demás mediante la fundamentación de premisas.

Argumento correcto → Fundamentable

Un argumento es fundamentable práctica y jurídicamente cuando,


mediante un procedimiento racional, alcance ciertas características
que lo hagan entendible y justificable para los demás (cuando sus
premisas y conclusiones sean universales, coherentes respecto al
problema y los participantes acepten sus consecuencias prácticas).
Para demostrar que un argumento jurídico es
fundamentable tenemos que demostrar que la
argumentación jurídica es una actividad racional.

Si queremos demostrar que la argumentación jurídica


racional es posible, tenemos que demostrar también
que la argumentación práctica, base de la
argumentación jurídica, también puede
fundamentarse racionalmente.
De lo contrario, la argumentación jurídica no sería
considerada como una actividad racional.

Si la argumentación jurídica no pudiera considerarse


racional, entonces los argumentos jurídicos no
podrían considerarse como fundamentables.

Por tal motivo es indispensable comprender primero


la racionalidad práctica inherente a la
argumentación jurídica.
La argumentación jurídica
como un largo camino
Por tal motivo, este curso tendrá como
objetivo analizar la argumentación
jurídica con sus características
específicas. Sólo así podrá
comprenderse el concepto, naturaleza,
validez y límites de la argumentación
jurídica.

También podría gustarte