Está en la página 1de 512

La Investigación

Experimental
aplicada a la

Arqueología


Antonio Morgado
Javier Baena Preysler
David García Gonzalez
E D I T O R E S
Colaboran:

© Producción editorial:
Antonio Morgado
Javier Baena Preysler
David García Gonzalez
© Fotografías: Sus autores
© Textos: Sus autores
Primera edición: Octubre de 2011
Maquetación: Álvaro Sedeño Márquez
Impreso en Andalucía por Imprenta Galindo, SL (Ronda, Málaga)
Índice
Pág.

• PRESENTACIÓN: Francisco CONTRERAS CORTES ........................................................................................................... 15


• INTRODUCCIÓN: Antonio MORGADO, David GARCÍA GONZÁLEZ y Javier BAENA PREYSLER ..................................... 17
• I. Experimentación, Arqueología experimental y experiencia del pasado en la Arqueología actual
Antonio MORGADO y Javier BAENA PREYSLER ............................................................................................................... 21

BLOQUE I: TECNOLOGÍA Y TRACEOLOGÍA LÍTICA PREHISTÓRICA Y SU EXPERIMENTACIÓN ........................................ 29


• II. Las experimentaciones aplicadas a la tecnología lítica. Jacques PELEGRIN .................................................... 31
• III. Reflexiones epistemológicas sobre Arqueología y tecnología lítica experimental. Hugo G. NAMI ............. 37
• IV. Análisis tecnológico y esquemas diacríticos como medio de representación dinámico
de la información obtenida a nivel experimental
Daniel RUBIO GIL, Felipe CUARTERO MONTEAGUDO, Diego MARTÍN PUIG,
Carmen MANZANO MOLINA y Javier BAENA PREYSLER ............................................................................................. 45
• V. Aproximación tecno-económica del debitage discoide de puntas pseudo levallois:
el aporte de la experimentación
Laurence BOURGUIGNON, Michel BRENET, Mila FOLGADO y Iluminada ORTEGA ....................................................... 53
• VI. Aptitudes y condicionantes en la utilización de percutores líticos: el ejemplo comparativo del
yacimiento musteriense “El turó de la Batería” (Girona-España)
Rafel ROSILLO, Antoni PALOMO, Felipe CUARTERO y Juan Francisco GIBAJA ........................................................... 61
• VII. Las “bolas” o “boules de caliza” Musterienses : ¿percutores? El ejemplo del “fasonado”
de las raederas bifaciales de quina de Chez-Pinaud (Jonzac, Francia)
Morgan ROUSSEL, Laurence BOURGUIGNON y Marie SORESSI ................................................................................. 69
• VIII. Elaboración de un protocolo de experimentación lítica para la comprensión de los comportamientos
técnicos y tecno-económicos durante el Paleolítico Medio
Michel BRENET, Mila FOLGADO, Laurence BOURGUIGNON y Iluminada ORTEGA ..................................................... 77
• IX. Approche expérimentale appliquée à l’étude des vestiges du Paléolithique supérieur de la
vallée du Côa (Portugal)
Thierry AUBRY, Jorge SAMPAIO y Luis LUIS ................................................................................................................. 87
• X. Investigaciones actualístico-experimentales para aproximarse a la tecnología paleoindia:
comparación de las secuencias de reducción folsom-lindenmeier y fell de la Patagonia
Hugo G. NAMI ................................................................................................................................................................. 97
• XI. Observaciones experimentales sobre las puntas de proyectil fell de Sudamérica
Hugo G. NAMI .............................................................................................................................................................. 105
• XII. Preliminary approach to the human behaviors of the early Holocene in south-east Asia:
contextual experimentation on local materials
Antony BOREL, Josep Maria VERGES, Andreu OLLE, Claire GAILLARD, François SEMAH, Marie-Hélène MONCEL,
Truman SIMANJUNTAK y Robert SALA ................................................................................................................... 113
Índice

Pág.

• XIII. Análisis traceológico del utillaje lítico documentado en el asentamiento Neolítico de Zafrín
(Islas Chafarinas). Configuración de un programa experimental dirigido al reconocimiento del
uso de los perforadores. Juan Francisco GIBAJA, João MARREIROS, João CASCALHEIRA, Antoni PALOMO,
Antonio F. CARVALHO y Manuel ROJO ..................................................................................................................... 123
• XIV. Tecnología para la elaboración de brazaletes líticos de sección plana en el Neolítico del sur
de la Península Ibérica desde la experimentación
Francisco MARTÍNEZ SEVILLA y Carlos MAESO TAVIRO .......................................................................................... 131
• XV. Experimentando con geométricos Juan F. GIBAJA, Antoni PALOMO y Josep ARMENGOL ................................ 141
• XVI. Experimentación e interpretación: El ejemplo de “La Figuereta”. Un taller de puntas de
flecha del Neolítico final localizado en el poblado de Les Jovades (Cocentaina, Alicante, España)
Eduard FAUS TEROL .................................................................................................................................................. 149
• XVII. Les haches polies de la Corse : données archéologiques appliquées à l’expérimentation
Antonia COLONNA .................................................................................................................................................. 157
• XVIII. Procesando pescado: reproducción de las huellas de uso en cuchillos de sílex experimentales
Virginia GARCÍA DÍAZ y Ignacio CLEMENTE CONTE ............................................................................................. 163
• XIX. Análisis tecnológico del conjunto laminar de Cabezos Viejos (Archena, Murcia, España):
una aproximación experimental
Juan A. MARÍN DE ESPINOSA SÁNCHEZ, Carmen GUTIÉRREZ SÁEZ y Ignacio MARTÍN LERMA ......................... 171
• XX. El procesado de los cereales en Menorca (Islas Baleares, España) durante la Edad del Hierro.
Una aproximación a partir de la etnología y la Arqueología experimental
Antoni FERRER ROTGER ............................................................................................................................................. 179
• XXI. Diagrama dinámico de secuencias de reducción: aproximación metodológica
para el análisis de núcleos líticos y remontajes (DSR)
Nuria CASTAÑEDA CLEMENTE ................................................................................................................................. 185
• XXII. Estudio experimental del substrato gestual previo a la adquisición de la tecnología lítica experimental
Núria GERIBÀS ARMENGOL, Marina MOSQUERA MARTÍNEZ y Josep Mª VERGÈS BOSCH ................................ 191
• XXIII. Análisis experimental de la variabilidad en la producción de lascas por parte de talladores actuales
Marcos TERRADILLOS BERNAL y Rodrigo ALONSO ALCALDE ............................................................................. 197

BLOQUE II: EXPERIMENTANDO CON OBJETOS BIÓTICOS Y REPRESENTACIONES SIMBÓLICAS ............................ 203
• XXIV. Identificando estrategias de adquisición del combustible leñoso en antracología:
¿puede contribuir la experimentación a determinar el calibre de los carbones en contexto arqueológico?
Julia CHRZAVZEZ, Auréade HENRY y Isabelle THÉRY-PARISOT con la colaboración de Alain CARRÉ y Claire DELHON ........ 205
• XXV. La fabricación de soportes en asta de cérvido en el Auriñaciense. Una aproximación experimental
para la comprensión del procedimiento de hendido en asta de ciervo
José Miguel TEJERO, Marianne CHRISTENSEN y Pierre BODU ............................................................................. 213

10
Índice

Pág.

• XXVI. El empleo del utillaje óseo no elaborado en el tratamiento de pieles paleolítico. Un caso experimental
Paula ORTEGA MARTÍNEZ ..................................................................................................................................... 225
• XXVII. Los incisivos de castor utilizados como instrumentos de trabajo. Rastros de uso experimentales
para una aplicación arqueológica: el caso de Zamostje 2 (Rusia)
Ignacio CLEMENTE CONTE y V. Olga LOZOVSKA .................................................................................................. 231
• XXVIII. La Arqueología experimental como instrumento para la interpretación de las herramientas
en asta de La Draga (Banyoles, Catalunya)
Edgard CAMARÓS, María SAÑA, Àngel BOSCH, Antoni PALOMO y Josep TARRÚS ......................................... 239
• XXIX. Análisis de los artefactos de madera del yacimiento Neolítico lacustre de La Draga.
Aproximación experimental
Antoni PALOMO, Raquel PIQUE, Oriol LOPEZ, Àngel BOSCH, Júlia CHINCHILLA y Josep TARRUS ....................... 245
• XXX. Complément d’expérimentation de fabrication d’éléments de parure en coquillages marins d’après
les sites ateliers et les sources de matières premières dans l’Aude, sud de la France
Paulette PAUC .......................................................................................................................................................... 255
• XXXI. Los adornos-colgantes en el Paleolítico superior: experimentación sobre las
perforaciones en Littorina obtusata. Bárbara AVEZUELA ARISTU, Ignacio MARTÍN LERMA,
Juan A. MARÍN DE ESPINOSA y Francisco J. MUÑOZ IBÁÑEZ ............................................................................ 263
• XXXII. La atribución de la autoría a partir del análisis de la forma del dibujo figurativo
paleolítico y experimental: aplicación de un modelo de escalamiento multidimensional
Juan M. APELLÁNIZ CASTROVIEJO y Imanol AMAYRA CARO ............................................................................ 271
• XXXIII. La forma del dibujo figurativo paleolítico a través de la experimentación: determinación de la
validez de un modelo de análisis de la figura a través de la estadística y la psicología cognitiva
Imanol AMAYRA CARO y Juan M. APELLÁNIZ CASTROVIEJO ........................................................................... 279

BLOQUE III: EXPERIMENTACIÓN SOBRE ESTRUCTURAS ARQUITECTÓNICAS,


LA FORMACIÓN DEL REGISTRO Y TAFONOMÍA ........................................................................................ 287
• XXXIV. Arqueología Experimental aplicada al urbanismo. Un procedimiento para trazar y orientar
estructuras ortogonales en época romana
Margarita ORFILA PONS ....................................................................................................................................... 289
• XXXV. Experimentación sobre conservación de las materias primas empleadas en
las estructuras constructivas del poblado de la Prehistoria Reciente del Centro Algaba
Juan TERROBA VALADEZ, Francisco MORENO JIMENEZ, María SANCHEZ ELENA,
José Carlos MORENO GONZÁLEZ y David GARCÍA GONZÁLEZ ............................................................................... 299
• XXXVI. Experimentación en el almacenaje en silos en Sant Esteve de Olius (Solsonès, Lleida)
David ASENSIO, Ramon CARDONA, Conxita FERRER, Jordi MORER, Josep POU y David TOUS ....................... 311
• XXXVII. Investigación y Arqueología experimental. La preparación de los adobes y otros elementos
de barro en el yacimiento protohistórico del Puig Roig del Roget, el Masroig, Tarragona
Margarida GENERA I MONELLS ......................................................................................................................... 319

11
Índice

Pág.

• XXXVIII. La combustión del estiércol: aproximación experimental a la quema en montón de


los residuos de redil
Josep María VERGÈS BOSCH ............................................................................................................................ 325
• XXXIX. Missing: Un experimento a largo plazo para evaluar procesos tafonómicos ocurridos
en yacimientos arqueológicos. Isabel CÁCERES, Marta FONTANALS, Josep Mª VERGÉS, Ethel ALLUÉ,
Diego E. ANGELUCCI, Mª de Lluc BENNÀSAR, Dan CABANES, Itxaso EUBA, Mª Isabel EXPÓSITO,
Ana GARCÍA y Patricia MARTÍN .......................................................................................................................... 331
• XL. Aproximación experimental al procesado de carcasas de lepóridos durante el Epipaleolitico.
El caso de la Balma del Gai (Moia, provincia de Barcelona, España)
Lluís LLOVERAS, Marta MORENO-GARCÍA, Jordi NADAL, Pilar GARCÍA ARGÜELLES y Alícia ESTRADA ............... 337
• XLI. Creación de un referente experimental para el estudio de las alteraciones causadas
por dientes humanos sobre huesos de conejo
Alfred SANCHIS SERRA, Juan Vicente MORALES PÉREZ y Manuel PÉREZ RIPOLL .................................................. 343
• XLII. Experimentando con lobos; secuencia de acceso, consumo y dispersión de una carcasa
de équido en la Sierra de la Culebra, Zamora (Península Ibérica)
Montserrat ESTEBAN-NADAL, Isabel CÁCERES y Carlos TARAZONA .................................................................... 351
• XLIII. Tafonomia experimental aplicada à Antropologia Forense: implicaçőes para a compreensăo
dos registos arqueológicos
Maria Teresa FERREIRA y Eugénia CUNHA ........................................................................................................... 357

BLOQUE IV: TECNOLOGÍA CERÁMICA Y METALURGICA EXPERIMENTALES ............................................................... 363

• XLIV. La policromía de las terracotas arquitectónicas en época romana y su experimentación arqueológica


María Luisa RAMOS ................................................................................................................................................ 365
• XLV. Áreas fuente de arcilla: estudio analítico y experimental
Daniel ALBERO SANTACREU y Jaume GARCÍA ROSSELLÓ ...................................................................................... 371
• XLVI. Identificación de agregados líquidos en pastas cerámicas
Aixa SOLANGE VIDAL .............................................................................................................................................. 377
• XLVII. Áreas fuente de arcilla. Identificación y análisis de plasticidad
Jaume GARCÍA ROSSELLÓ y Daniel ALBERO SANTACREU ................................................................................... 385
• XLVIII. Para aprender no hay edad: irregularidades frecuentes en la cerámica realizada
por aprendices adultos. Aixa SOLANGE VIDAL ............................................................................................... 393
• XLIX. No todo es lo que parece: Reproducción experimental de matrices decorativas cerámicas
documentadas en el Neolítico Antiguo. Olga GÓMEZ PÉREZ ....................................................................... 401
• L. La producción alfarera prehistórica en la Serranía de Ronda (Málaga, España).
Experimentación con materias primas locales y temperaturas de cocción
Berna PADIAL, Pedro AGUAYO y Francisco MORENO .................................................................................................. 409

12
Índice

Pág.

• LI. Reproducir la cerámica ibérica: un nuevo reto de Arqueología experimental


Ramón CARDONA, Jordi CHOREN, Mireia CRESPO, José Miguel GALLEGO y Josep POU ........................................ 417

• LII. Investigación y Arqueología experimental. Una aproximación al repertorio ceramológico


del yacimiento protohistórico del Puig Roig del Roget, el Masroig, Tarragona
Margarida GENERA I MONELLS ................................................................................................................................. 425

• LIII. Fabricación de alfares en el ámbito de la Bahía de Cádiz (España)


Rita BENÍTEZ MOTA, Pedro Luís RUIZ MACÍAS, Mª José TORREJÓN GARCÍA, Sebastián BAYÓN JORDÁN
y Francisco Javier RAMÍREZ MUÑOZ ....................................................................................................................... 431

• LIV. Aportación experimental al proceso técnico de la vasija de reducción durante el Calcolítico


en el sur de la Península Ibérica
Alberto OBÓN, Abel BERDEJO, Francisco MORENO JIMÉNEZ, Juan TERROBA VALADEZ, Antonio MORGADO,
José Antonio LOZANO, David GARCÍA GONZÁLEZ, Hugo AVALOS y Pablo GILOLMO ............................................ 439

• LV. Experimentando con metales. La funcionalidad en arqueometalurgia


Carmen GUTIÉRREZ, Ignacio MARTÍN, Charles BASHORE y Álvaro SIMÓN .............................................................. 447

• LVI. Fundición experimental de cascabeles prehispánicos. Análisis del trabajo de S. Long


Raúl YBARRA ............................................................................................................................................................. 453

BLOQUE V: LA EXPERIMENTACIÓN DEL PASADO APLICADA A LA DIDÁCTICA Y EL PATRIMONIO HISTÓRICO ........... 459

• LVII. Parque Arqueológico do Vale do Côa: entre os dados da experimentação arqueológica e o público
Jorge D. SAMPAIO y Thierry AUBRY ....................................................................................................................... 461

• LVIII. Talleres de Arqueología experimental sobre tégulas, ímbrices y antefijas en las


termas romanas de San Juan de Maliaño (Camargo, Cantabria, España)
María Luisa RAMOS, María LACAL RUIZ y María José ÁLCEGA MARTÍNEZ ....................................................... 469

• LIX. 10 ans d’Archéologie expérimentale en relation avec les publics:


habitat néolithique, atelier de coroplaste gallo-romain
François MOSER ........................................................................................................................................................ 475

• LX. La feria de la prehistoria en Cáceres (España): una propuesta didáctica


Nova BARRERO, Antoni CANALS, Abel MORCILLO y Luna PEÑA .............................................................................. 483

• LXI. ERA: una década trabajando por la difusión. Rita BENÍTEZ MOTA ................................................................... 489

• LXII. Parque arqueológico Cella vinaria (Teià, Maresme, Barcelona):


un gran laboratorio de Arqueología experimental
Antoni MARTÍN I OLIVERAS ..................................................................................................................................... 493

Lista de Autores ............................................................................................................................................................... 503

13
Presentación

Presentación

Esta monografía presentada bajo el título “La investigación experimental aplicada a la Ar-
queología”, es fruto de los renovados esfuerzos en promover las publicaciones científicas que
desde el Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada venimos
desarrollando. Por otro lado, esta publicación marca además nuestra colaboración con otros
Departamentos y Universidades, en este caso con la Universidad Autónoma de Madrid y, en
concreto, su Departamento de Prehistoria y Arqueología. Esta labor es ineludible dentro del
objetivo fijado de la obligación de difundir el saber dentro de la sociedad del conocimiento en
la que nos encontramos.
Por otra parte, la Arqueología Experimental viene siendo desde hace bastantes años una
asignatura impartida en la Licenciatura de Historia de la Universidad de Granada dentro del
catálogo de asignaturas de libre configuración y en los últimos años se ha incorporado tam-
bién como materia formativa dentro del plan de estudios del Máster de Arqueología que
oferta nuestro departamento, siendo cada vez más numerosos los Trabajos de fin de Máster
que se realizan dentro de esta área.
La Arqueología presenta novedosas líneas metodológicas que son aplicadas al estudio
del registro material de las sociedades del pasado. A veces se ha tenido la impresión que
la Arqueología era una disciplina que, por su propia naturaleza como ciencia del estudio del
pasado y de la formación del registro material de ese pasado, no podía ser calificada como
ciencia experimental. El desarrollo de la Arqueología Experimental vino a cubrir un vacío
importante a la hora de validar las hipótesis sobre ese pasado, además de mostrar que la
Arqueología, como cualquier disciplina, podía desarrollar protocolos de contrastación desde
el presente hacia ese pasado. En este sentido, el presente volumen viene a mostrar múltiples
trabajos que toman la metodología experimental como vía heurística en la formación del
conocimiento. Pero, además de mostrar su potencial cognitivo, nos muestra otras vías de
valorar el patrimonio histórico desde la propia experiencia en el presente de los modos de
vida del pasado.
Este volumen, en el ámbito de la investigación española supone la segunda publicación
monográfica al respecto. La primera publicación se presentó en el año 2007 en la que se
presentaba más de una treintena de estudios que mostraba la novedad de dichos protocolos
experimentales en España. Esta segunda, con un carácter más internacional, muestra toda
la diversidad de ámbitos en los cuales la experimentación puede ser aplicada, desde la tec-
nología de los diferentes productos sociales, pasando por los sistemas constructivos y las
representaciones simbólicas hasta la propia tafonomía de la formación del registro arqueoló-
gico. Como parece quedar claro, la metodología experimental está llamada a formar parte de
cualquier proyecto de investigación que pretenda establecer la verificación de las hipótesis
formuladas desde el presente hacia un pasado que ya nunca existirá.

Francisco Contreras Cortés


DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE PREHISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE GRANADA

15
Introducción

Introducción

Antonio MORGADO*, David GARCÍA GONZÁLEZ* y Javier BAENA PREYSLER**

* Dpto. Prehistoria y Arqueología, Universidad de Granada. ** Dpto. Prehistoria y Arqueología, Universidad Autónoma de Madrid.

La Arqueología es una disciplina que estudia las Fruto de la generalización de los protocolos experimentales
sociedades y su evolución histórica a partir del registro en la investigación española fue la celebración por primera
material. La interpretación de ese pasado desde el presente vez en Santander durante el año 2005 del I Congreso de
se emite hacia unas realidades sociales que plantean la Arqueología Experimental (Ramos Sanz et al. 2007), en
problemática de su reconocimiento y los mecanismos de cuyo seno nació la Asociación española de Arqueología
contrastación de las afirmaciones vertidas desde el presente. Experimental. Los fines de esta asociación es promover
De manera tradicional se había asumido que las hipótesis esta metodología y, a través de ella, explorar nuevas formas
en Arqueología tenían su contrastación casi en exclusiva de difundir y valorar el Patrimonio Histórico. La presente
en el propio registro. Sin embargo, a partir de la segunda monografía nace en este contexto.
mitad del siglo XX, desde muy diferentes corrientes teóricas Este libro reúne el conjunto de aportaciones presentadas
(el materialismo histórico de la Unión Soviética, la Nueva en el II Congreso Internacional de Arqueología Experimental
Arqueología o los enfoques etnográficos de la Arqueología celebrado en la ciudad de Ronda en el año 2008. Esta
de Europa occidental) coinciden en una nueva conceptuación reunión, aunque promovida desde el ámbito de la Península
de la disciplina que demanda sistemas alternativos de Ibérica, constituyó un foro de debate y encuentro de ámbito
establecer mecanismos de verificación. La formulación de la internacional que reunió investigadores de Europa occidental y
Arqueología como ciencia social demandaba observaciones y América latina. La elección de la ciudad Ronda no fue fortuita.
contrastación que no sólo estuviesen basadas en las evidencias Durante la década de los años ochenta se puso en marcha en
arqueológicas. Se intentaba mitigar la contingencia generada la comarca de Ronda un proyecto de investigación que reunió
desde el análisis de los fenómenos arqueológicos. Este fue el a un grupo heterogéneo de personas entre las cuales surgió la
arranque de la auténtica experimentación, intentar reproducir necesidad de experimentar ciertas tecnologías prehistóricas.
el fenómeno en condiciones de control de sus variables. Fruto de toda esta labor se plasmó con la creación del Taller
Algunas aproximaciones cualitativas relativas al uso y de Arqueología Experimental de Ronda (TAER) y el Centro
reproducción de los artefactos se habían reproducido desde Algaba de Ronda, este último tomando un entorno natural
finales del siglo XIX. Sin embargo, estas replicaciones, en como contexto para elaborar de manera didáctica un Centro
sentido estricto, no son auténticas experimentaciones sino de difusión del Patrimonio cultural y natural (Moreno et al.
meras aproximaciones cualitativas a la cultura material del 2007). Todo ello justificaba la elección de Ronda como lugar
pasado. A pesar de lo cual, aún hoy día se confunden las destacado del sur de la Península Ibérica para la celebración
experiencias de replicación con la auténtica experimentación. del II Congreso internacional de Arqueología Experimental. Sus
A pesar de ello, debemos indicar que no hay experimento numerosas aportaciones, realizadas desde distintos campos
sin experiencia. Estos primeros pasos permitieron sentar las de la investigación, se han reunido en esta monografía, cuya
bases para el nacimiento de la experimentación arqueológica estructura se divide en bloques temáticos. Estos bloques
explícitamente formulada. temáticos, en primera instancia, se han agrupado por
La metodología experimental, como análisis de tecnologías (lítica, ósea, cerámica y elementos constructivos),
contrastación para la Arqueología, al igual que cualquier aspectos tafonómicos de la formación del registro y, por último,
otra disciplina, es un protocolo que permite verificar las un apartado dedicado a actividades e iniciativas de carácter
formulaciones hipotéticas realizadas desde el presente divulgativo, didáctico y educativo.
sobre la formación del registro arqueológico o de la realidad Si atendemos al número de publicaciones existente hasta
sociocultural del pasado. Esta formulación explícita aparece la fecha podemos observar como los estudios experimentales
en la segunda mitad del siglo XX en la Europa occidental en el campo de la tecnología lítica superan a los dedicados
(Asche 1961; Coles 1973, 1979; Ingersoll et al. 1977; Saraydar a otro tipo de materiales. En el caso de la monografía que
y Shimada, 1973). Aunque su generalización en otros países, nos atañe ocurre algo similar, y es el bloque dedicado a esta
como el caso de España, es más tardía. temática el que recoge mayor cantidad de aportaciones.
17
Introducción

Debido a que es una tecnología vinculada fundamentalmente a los primeros hay que destacar que se trata de un conjunto
a la Prehistoria, los estudios presentados abarcan cronologías de aportaciones que abarcan todo el proceso técnico de la
de este periodo, desde momentos más antiguos hasta elaboración de elementos cerámicos, por tanto, encontramos
la denominada Prehistoria Reciente, hay que destacar, estudios dedicados a las materias primas, tanto arcillas
sin embargo un trabajo que se incluye ya en momentos como degrasantes, así como los dedicados a corroborar
protohistóricos. A su vez, es de resaltar también una serie hipótesis sobre la fabricación y funcionalidad de recipientes
de aportaciones dedicadas a analizar exclusivamente los y materiales de construcción. Si en el caso de la tecnología
gestos y la destreza vinculada al proceso artesanal de la lítica hacíamos alusión al mayor número de publicaciones
talla lítica. Debemos destacar que esta monografía no ha existentes sobre esta temática, en relación a los estudios
aislado la tecnología lítica entre elementos tallados y pulidos, metalúrgicos ocurre todo lo contrario. Por lo tanto, dentro
como ocurre en la mayoría de las publicaciones. Entendemos del numero de aportaciones recibidas para la configuración
pertenecen a un único campo de estudio que engloba la de esta monografía ocupan el puesto más bajo en cuanto a
tecnología lítica, ya que en la mayoría de las ocasiones los la cantidad de ellas. Sin embargo, se trata de estudios con
procesos para la fabricación de herramientas y utensilios proyección de futuro, que sin duda, van a generar mayor
abarcan tanto acciones de talla como de pulimento. cantidad de información y despertar el interés por la realización
En el segundo bloque se han reunido trabajos en relación de trabajos en relación a esta tecnología tan determinante
a materias primas orgánicas, como el hueso, piel o madera. en la transformación de la forma de vida de las sociedades
Junto a ellos se ha incluido estudios vinculados a expresiones humanas.
de carácter simbólico entre las que se incluyen objetos de El bloque que cierra esta publicación está dedicado a
adorno realizados con elementos orgánicos, así como las la puesta en conocimiento de actividades y propuestas de
manifestaciones graficas. Algunos de estos estudios muestran carácter divulgativo y didáctico. No solo sirvió la reunión
que la aplicación de la experimentación lleva implícita la celebrada en Ronda como un lugar para presentación de
cuantificación estadística de la experimentación y su analogía estas, sino que constituyó un foro de debate para evaluar el
con las evidencias arqueológicas, como desarrollan algunos estado actual y futuro de estos protocolos en el ámbito de la
estudios sobre representaciones rupestres. investigación. Por último no queremos finalizar sin resaltar
Los análisis sobre elementos arquitectónicos y los que muchos de los debates giraron sobre la delimitación
dedicados a la formación del registro arqueológico configuran semántica de lo que llamamos “Arqueología experimental”.
el tercer bloque de esta monografía. Con respecto a los Esta monografía ilustra que detrás de esta etiqueta lo que
primeros, el abanico cronológico se amplía incluyendo subyace como campo semántico propio son los experimentos
periodos protohistóricos e históricos. Abarca este bloque una del presente sobre el pasado, como metodología que implica
interesante aportación que nos indica que la experimentación en última instancia el control de las variables del fenómeno
no sólo se realiza sobre la propia tecnología constructiva, que queremos observar. No obstante, muchas veces la
sino también puede aportar elementos de referencia sobre etiqueta “Arqueología experimental” es también usada
los sistemas de urbanismo. Por otro lado, un campo de en otros ámbitos y para otras realidades, más relacionada
experimentación en continuo crecimiento es el dedicado a con la “vivencia” y la “experiencia del pasado” mostradas
la propia formación del registro arqueológico y los procesos de manera pedagógica, didáctica y lúdica. Todo ello ayuda
tafonómicos. al desarrollo de la Arqueología como ciencia del pasado al
El cuarto bloque está dedicado a los estudios en el servicio de la formación de nuestras sociedades del presente
campo de la tecnología cerámica y metalúrgica. En relación que se proyectan en un futuro por construir.

Bibliografía
ASCHER, R. (1961a): “Experimental Archeology”. American MORGADO RODRÍGUEZ, A.; MORENO GONZÁLEZ, J.C
Anthropologist 63. (2007): “Un proyecto integral de Arqueología Experimental: el
COLES, J.M. (1973): Archaeology by Experiment. Hutchinson, poblado de La Algaba (Ronda, Málaga)”. En Ramos Sainz, M.L.
González Urquijo, J.E. Baena Preysler J. (eds.): Arqueología
London.
experimental en la Península Ibérica. Asociación Española
COLES, J.M. (1979): Experimental Archaeology. Academic de Arqueología Experimental: 37-44.
Press. London. RAMOS SAINZ, M.L.; GONZÁLEZ URQUIJO, J.E.; BAENA
INGERSOLL, D.; YELLEN, J.E.; MACDONAL, W. (1977): PREYSLER J. (eds.) (2007): Arqueología experimental en
Experimental Archaeology. Columbia University Press, la Península Ibérica. Asociación Española de Arqueología
New York. Experimental.
MORENO JIMENEZ, F.; SÁNCHEZ ELENA, M.; TERROBA VALADEZ, SARAYDAR; SHIMADA (1973): Experimental Archaeology: A
J.; AFONSO MARRERO, J.A.; MARTÍNEZ FERNÁNDEZ, G.; New Outlook. American Antiquity, Vol. 38, No. 3: 344-350.
18
Antonio MORGADO y Javier BAENA PREYSLER

-I-
Experimentación, Arqueología experimental
y experiencia del pasado en la Arqueología actual

Antonio MORGADO* y Javier BAENA PREYSLER**

* Dpto. Prehistoria y Arqueología, Universidad de Granada. ** Dpto. Prehistoria y Arqueología, Universidad Autónoma de Madrid.

Introducción
La Arqueología experimental como herramienta de registro arqueológico como base de explicación del pasado y
investigación y divulgación, o más adecuadamente, la sus cambios históricos. A diferencia de la mera observación
experimentación en Arqueología como perspectiva de pasiva (validación de las hipótesis desde el registro arqueológico
contrastación de hipótesis ha sufrido un importante progreso recuperado), la experimentación interviene de manera activa
en los últimos decenios (Ingersoll et al. 1977; Coles 1973 y en la observación haciendo posible su repetición, aislamiento
1979; Kelterborn 1987; Reynolds 1988 y 1999; Baena Preysler y variando sus elementos de análisis. Sin embargo, las
1997 y 1999; Mathieu 2002). Este desarrollo es debido a las aplicaciones metodológicas de su práctica han estado a veces
posibilidades explicativas e interpretativas que su práctica tiene mal estructuradas y, en ocasiones, desvirtuadas.
dentro del análisis de la formación del registro arqueológico y
El presente artículo pretende realizar una revisión, no
del comportamiento humano del pasado. Su génesis entronca
necesariamente historiográfica, de su aplicación en Arqueología,
con la práctica de la Arqueología formulada explícitamente
reflexionando sobre su marco teórico-práctico, sus procedimientos
como ciencia. Su nacimiento se produce en el ámbito de la más
y sus perspectivas de desarrollo. Pretendemos sondear los
estricta investigación prehistórica, campo en el que la ausencia
ámbitos en los que esta metodología tiene cabida en la disciplina
de documentación escrita, la fragmentación de los datos, la
arqueológica, con especial atención en los países donde su
falta de elementos de contrastación de ciertas hipótesis y la
aparición, siendo tardía, ha progresado rápidamente, aunque
superación del criterio de autoridad de la experiencia empírica de
no por ello deja de estar sujeta a los mismos problemas de
la práctica arqueológica, obligan a la búsqueda de metodologías
delimitación de su marco conceptual y dominios de aplicación.
y recursos analíticos alternativos a la mera documentación del

La experimentación y su aplicación a la arqueología


La metodología experimental es consustancial al desarrollo instrumentos de observación (empiria). La experimentación, a
del conocimiento científico, independientemente de las distintas diferencia de la mera observación, puede intervenir en el objeto
especificidades disciplinares. Aunque no existe una concepción analizado variando las circunstancias del objeto observado.
intemporal y universal de la ciencia o del método científico, no Los experimentos implican también un aislamiento del objeto
es lícito defender o rechazar disciplinas o áreas de conocimiento de análisis sometido a observación, aislamiento en relación al
porque no se ajusten a ciertos criterios de cientificidad, sin que sujeto pero también aislamiento del entorno o contexto donde
esta afirmación implique la asunción del relativismo radical del su circunscribe el objeto. La realidad a estudiar u observación
todo vale (Chalmers 1982). El modo científico de aprehender es simplificada y mutilada en función de las hipótesis previas,
la realidad está condicionado por la sociedad que produce que le dan sentido al experimento. Esta es la constante
la ciencia, causando una interrelación objeto-sujeto donde practicada por el método experimental y, en general, por una
se inscribe el principio de objetividad y la propia generación ciencia moderna o clásica (Morin 1984; Prigogine y Stengers
del conocimiento (Morin 1984). La obtención de datos, por 1990). Por otro lado, como expondremos en estas páginas, el
tanto, procede de la perspectiva de la observación (teoría), la propio desarrollo tecnológico-instrumental de la ciencia implica
experiencia del observador y el desarrollo tecnológico de los también nuevas aproximaciones, incluso en el propio campo
21
Bases Metódicas sobre la experimentación aplicada a la arqueología
Capítulo I

experimental. No obstante, por otro lado hay que recalcar que implicar (López Aguilar y Nieto Calleja 1985). Los puntos débiles
la experimentación no sólo es una metodología para la consta- enfatizados han sido su aproximación inductivista, su falta de
tación de la formulación de hipótesis, también tiene un papel control sobre las variables, inadecuación a marco teórico o la
heurístico, es un método de descubrimiento (Hempel 1973: imposibilidad de universalizar ciertas experimentaciones. Sin
41), a partir de él se puede formular nuevas proposiciones sin embargo, para desarrollar algunas experimentaciones sobre
que existan hipótesis previas, que en el caso de la Arqueología aspectos socioculturales del pasado es necesaria una previa
puede implicar un papel en el descubrimiento de la explicación experiencia empírica sobre los procesos técnicos objetos de
del pasado y la formación del registro arqueológico. análisis, para poder llegar a la segunda vía, la planificación
En la actualidad, los experimentos en Arqueología están sistemática del programa experimental.
plenamente integrados en la disciplina. Aunque se podría La segunda vía, la vía experimental propiamente dicha, es
rastrear su génesis desde finales del siglo XIX, el esfuerzo utilizada como método de corroborar ciertas afirmaciones e
deliberado de la Nueva Arqueología en el mundo anglosajón hipótesis sobre las técnicas y modos de vida del pasado, pero
y otros enfoques teóricos de la Europa continental como el también sobre la propia formación del registro arqueológico.
materialismo histórico concretaron el nacimiento de la etiqueta Ello implica, como ya han indicado otros investigadores, una
“Arqueología Experimental” para designar estudios que no sólo aproximación sistemática en la observación, el control de las
se sustentaban sus datos en el registro arqueológico (Ascher variables y la explicación de los datos adecuadas a la formulación
1961a; Semenov 1964; Coles 1973 y 1979; Ingelson et al. 1978; de hipótesis a contrastar (Ingersoll et al. 1977)
Hayden 1979; Reynolds 1988; Mathieu 2002). El apelativo
usado implicó la toma de consciencia de la Arqueología como La Arqueología se dedica a conocer el pasado desde sus
ciencia experimental. Por regla general, las ciencias natura- restos materiales, teniendo en cuenta que el registro arqueo-
les se han conceptuado como experimentales. No obstante, lógico es momento presente, mediante el cual se recupera
aún reconociendo que la experimentación también podía ser el contexto sociocultural del pasado (Schifferd 1972 y 1987).
aplicada a las Ciencias Sociales, tenían en ellas un campo Experimentar el pasado desde el presente es posible gracias
limitado. El avance disciplinar y tecnológico ha supuesto que a dos principios que integran que conectan pasado y presente.
la experimentación es un método cada vez más recurrente El principio de actualismo o uniformidad, mediante el
para contrastar la formulación de hipótesis. En este sentido la cual podemos determinar que bajo condiciones concretas los
aplicación del método experimental a la Arqueología ha incidido procesos técnicos socioculturales y los procesos de formación
en la validación de las afirmaciones hipotéticas vertidas sobre de los yacimientos pueden ser reproducidos en el presente. El
el registro arqueológico y sobre la realidad del pasado. segundo principio es de simulación. Dada la conservación de
En definitiva, el desarrollo de la experimentación arqueológica los elementos del registro arqueológico, una vez interpretado
es consustancial a la propia formulación de la Arqueología como y formuladas las diferentes variables, éstas pueden ser estu-
ciencia, en el sentido más clásico de la ciencia. En ciertos casos diadas en el presente mediante la simulación de la interacción
se había argumentado que el único referente de una ciencia de dichas variables en función del tiempo. Esta simulación no
del pasado de confrontar sus hipótesis estaba contenido en el sólo se puede observar mediante la experiencia empírica (el
registro arqueológico. En parte ello deriva de la adecuación experimento), sino también simulada por ordenador gracias a
del experimento aplicado a la disciplina arqueológica. Aunque la modelización (como veremos más adelante).
su génesis se gesta en el siglo XIX con la adquisición de una
cierta experiencia sobre las técnicas y modos de vida de ese a) Peculiaridades del experimento en Arqueología
pasado desde la replicación y sin ningún tipo de control más No puede haber experimento sin experiencia. De hecho,
allá de la analogía de los elementos del registro arqueológico, el experimento (acción consciente, planificada, controlada y
de manera consciente desde la segunda mitad de siglo XX se cuantificada en sus resultados) nace de la experiencia, siendo
viene desarrollando observaciones experimentales encaminadas esta última una particular forma de observar la realidad desde
a una doble vía. su práctica. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cualquier
La primera ha sido generada desde el papel heurístico del experimento sobre el pasado, en sus dimensiones socioculturales
método experimental, como vía de descubrimiento. En muchos (tecnología, funcionalidad, modos de vida…) y la conservación
sentidos, este ha sido la primera vía exploratoria en el estudio de las evidencias de ese pasado (contexto arqueológico), se
del pasado. Sin embargo, a veces se ha criticado a la experi- desarrolla bajo parámetros de simplificación de la realidad a
mentación arqueológica en su totalidad por no adecuarse a los observar. En este sentido, en su formalización podemos marcar
criterios de cientificidad que todo proyecto experimental debe dos tipos fundamentales de prácticas experimentales:

22
Antonio MORGADO y Javier BAENA PREYSLER

• Los desarrollados en condiciones de control absoluto “Arqueología Experimental”. El elemento crítico de separación
de una o varias variables seleccionadas. En este caso la entre los auténticos experimentos aplicados a la Arqueología
realidad sociocultural o arqueológica se simplifica a favor del (Arqueología Experimental sensu extricto) y actividades de expe-
control y medición absoluta de dichas variables, aislándolas riencias sobre el pasado, lo que podemos llamar “Arqueología
de la complejidad interrelacionada con otros elementos del Experiencial” (Jeffery 2004). Sus límites están marcados en
contexto sociocultural o del registro. Estos experimentos sim- si dichos proyectos experimentales responden a hipótesis
plificados son desarrollados “en condiciones de laboratorio”. bien definidas, que serán probadas, observadas, cualificadas,
En este sentido la experimentación implica observaciones cuantificadas y entonces se aceptarán o se rechazarán a tra-
inducidas de manera artificial (Tringham 1978: 177) con el vés de los procedimientos claramente definidos y razonados
instrumental tecnológico adecuado para la reproducción y (Kelterborn 1987). Esa otra actividad, en ciertos aspecto cuasi
medición exhaustiva del fenómeno analizado. teatral (“Arqueología Experiencial”, o simplemente experien-
cias sobre el pasado) intenta realizar actividades cercanas a
• Ciertos experimentos proponen la interpretación de
la manera en que se ejecutaron en el pasado, dar una visión
los datos arqueológicos mediante la replicación o el expe-
en el presente de ese pasado (como por ejemplo la dificultad
rimento “de imitación” (Ascher 1961b: 793-795) también
de maniobrar grandes bloque de piedra, cultivar los campos,
llamados experimentos integrales (Moreno Jiménez et al.
moler el grano, tallar la piedra…). Como tal, esta “arqueología
2007). En este caso, se intenta una aproximación lo más
de la experiencia” realmente se confunde habitualmente con el
cercana posible a las condiciones de materiales, técnicas y
experimento arqueológico, bien sean por personas los propios
productivas del fenómeno a observar. Bajo estas condiciones
profesionales o por el ciudadano en general. Tales experien-
se pretende que la información obtenida puede ser aplicada a
cias son muy valiosas descubriendo en sí el funcionamiento
la Arqueología por medio de la analogía relacional (Ingersoll
de tecnologías antiguas y ciertos modos de vida del pasado,
et al. 1977: XII). Para ello, las condiciones del fenómeno
sin embargo, existen grandes diferencias entre la experiencia
observado debe ser próximas a las condiciones materiales de
de hacer una cosa y la verdadera experimentación (Reynolds
la realidad del pasado, aunque siempre asumiendo lo parcial
1999). La diferencia que separa el método científico de la simple
del registro arqueológico de ese pasado. En este sentido,
vivencia sensorial.
las experiencias previa sobre las condiciones materiales
de ese pasado (sistema tecnológico, medios de producción, b) Variabilidad de la experimentación arqueológica
etc.) se transforman en requisito imprescindible para poder
abordar todo un programa experimental. Por ejemplo, no se Podemos englobar la variabilidad de experimentos arqueo-
puede evaluar hipótesis sobre cuantificación de tiempo de lógicos en dos grandes grupos, que son coincidentes con las
trabajo, especialización técnica y otros aspectos de los modos áreas de actuación de la ciencia arqueológica:
de vida de ese pasado, sin una adecuada reproducción de 1. Experimentos la formación del registro arqueológico y
esas condiciones productivas y con una adecuada pericia la tafonomía.
en el proceso de trabajo que se intenta reproducir en el
presente. La aproximación experimental a las condiciones 2. Experimentos sobre la realidad sociocultural del pasado.
técnicas del pasado es realizado mediante la interrelación En este segundo bloque puede distinguirse:
de múltiples variables y, por tanto, sin un control absoluto • Experimentos sobre las propiedades y comportamientos
de todas ellas, primando el aspecto de adecuación paleoet- fisico-químicos de la materia prima de los objetos arqueológicos
nológica. En este sentido, esta aproximación experimental
• Experimentos sobre la tecnología, los procesos técnicos
se podría calificar como “etnoexperimentación”.
• Experimentos sobre los modos de vida
Este último punto implica también uno de los elementos
conflictivos de la llamada Arqueología Experimental. Cierto tipo Aunque en muchos de los casos, el ámbito de aplicación
de práctica experimental ha estado vinculada a la replicación queda limitado a nivel interpretativo, cabe destacar como
o realización de actividades o modos de vida de ese pasado. elemento común en la mayoría de los casos la existencia de
Como hemos afirmado, en parte, la experiencia es requisito un referente común en relación con la formulación de hipótesis
para el experimento. Sin embargo, esta primera aproximación sobre el registro o bien sobre el comportamiento de los grupos
heurística o exploratoria ha sido criticada reiteradamente por humanos. Existe una extensa producción científica desde antiguo
no adecuarse en rigor a los criterios de cientificidad manejados que abraca ámbitos de experimentación muy variados en los
(Schiffer 1976: 5-7; López Aguilar y Nieto Calleja 1985). En que se aprecia un cambio importante en los modos y formas de
parte, esta críticas son acertadas si tenemos en cuenta que entender y aplicar estos procedimientos a lo largo del tiempo,
estas prácticas “experienciales” han sido etiquetadas como a ritmos diferentes según el campo de interés (Johnson 1978;
23
Bases Metódicas sobre la experimentación aplicada a la arqueología
Capítulo I

Reynolds 1979; Callahan 1979; 1981; Ploux 1984; Merkel 1990; La ciencia clásica ha generado gran cantidad de información
Pelegrin 1991; McBrearty et al. 1998; Crumlin-Pedersen 1999; desde el control aislado de las variables, simplificando su
Tencariu 2005; Thery Parisot 2002; Denys 2002…). realidad. De esta simplificación deriva también su limitación
cuando se propone enfrentarse a la interrelación compleja de
múltiples variables, ya que la realidad está abierta a distintos
c) Límites de la experimentación y la simulación ámbitos de interretroacción. Sin embargo, la experimentación
La experimentación arqueológica tiene sus limitaciones. depende también del desarrollo teórico-instrumental-tecnológico.
Existen realidades del pasado o de la formación del registro Aunque la complejidad de la realidad sociocultural del pasado
que pueden ser observados e inferidos pero que no pueden ser y su dinámica nos impide una observación directa, podemos
experimentados. Este límite es el que se ha argumentado para utilizar un tipo particular de metodología, la simulación.
criticar a la Arqueología Experimental en su totalidad. Podríamos La simulación no es exclusivamente teórica ni experimental.
decir que esta limitación no sólo afecta a la experimentación Los nuevos instrumentales tecnológicos, los ordenadores-
arqueológica. Puede ser también aplicable a la generación computadoras, nos permiten procesar mucha información de
de datos arqueológicos, existiendo una imposibilidad de la diferentes variables, aunque lo importante no es su gestión sino
observación directa del pasado. La realidad arqueológica es la interrelación e interacción entre ellas. Así, podemos experi-
momento presente para recuperar coordenadas socioculturales mentar sobre dinámicas y realidades simuladas. La simulación
de este pasado (Schifferd 1972, 1987), es decir, una realidad por ordenador inicia una nueva manera de obtener información
con interrelación compleja de factores que tiene el tiempo como que se genera en experimentos inventados (Wagensberg 1985:
variable. Por otro lado, la inferencia e interpretación arqueológica 92). Aunque hay que enfatizar que la simulación o modelización
siempre están adecuadas al marco teórico del investigador matemática de ciertos aspectos a investigar sobre el pasado
y del contexto social de la investigación en general (Trigger pueden implicar una previa recogida de datos mediante la
1989), puesto que no hay ciencia sin sujeto. Existe por tanto experimentación empírica, como condiciones iniciales que
un cambio dramático en los sujetos que intervienen dentro de suministran datos para la modelización. En este sentido se
los procesos, si bien tanto los medios como el contexto tratan vienen realizando diferentes simulaciones sobre procesos
de asimilarse al máximo entre sí. postdeposicionales o sobre tecnologías del pasado, rutas de
Toda aproximación experimental es una simplificación de transportes y navegación, batallas y otros…, o incluso sobre
la realidad. Diseñar un experimento es reducir una parte de la los factores que influyen en la dinámica de evolución social
realidad objeto de estudio al control de unas variables dadas, (Hodder 1977; Cooke y Renfrew 1979; Sabloff 1981; Orton
seleccionando aquellos elementos a analizar, dejando en la 1982; Gilbert y Doran, 1994; Gilbert y Conte, 1995; Callaghan
sombra otros. Al contrario de la aproximación simplificante de la 1999; Mesoudi 2006; Callaghan y Bray 2007; Kohler y van der
ciencia clásica, cuya gran aportación (pero también limitación) Leeuw, 2007; Lenoble et al. 2008; Rubio Campillo 2009; Kondo
deriva el aislamiento y control de los fenómenos estudiados. y Seino 2010…)

Aspectos derivados de la práctica experimental.


Didáctica y difusión del patrimonio histórico
En las últimas décadas, el impacto social que la Arqueología creciente demanda de productos “elaborados”, y de recursos
ha tenidos se ha visto claramente reforzado por el giro meto- para su desarrollo.
dológico de nuestra ciencia. No obstante, resulta discutible
Los procedimientos experimentales han supuesto una
en muchos casos establecer la verdadera intencionalidad
herramienta fundamental a la hora de transmitir los conoci-
de centros y actividades en relación con la experimentación
mientos adquiridos mediante el empleo del método científico
sobre el pasado.
en Prehistoria, En concreto, algunas de sus categorías (Baena
Nuestra disciplina no escapa de la creciente tendencia a la Preysler y Terradas 2005), contribuyen a la difusión de nues-
“marketización” a que se ven sometidas todas las ciencias. El tra ciencia hacia sectores ajenos al desarrollo científico. Sin
mercado de la Arqueología ha sido tradicionalmente limitado embargo, dos de ellas, las réplicas y las demostraciones han
a ciertas instituciones del patrimonio histórico (museos y mu- servido de base a iniciativas que se encuentran al margen del
sealización de yacimientos), aunque se ha visto en la necesidad propio proceso de investigación.
de actualizar sus propuestas divulgativas en función de una

24
Antonio MORGADO y Javier BAENA PREYSLER

En el caso de las réplicas, aunque en nuestro país el problema las propias limitaciones de nuestra sociedad de consumo, han
no resulta tan grave, en otros lugares ha servido para generar contribuido a hacer estos actos más seductores al público en
circuitos económicos en el límite de la legalidad, enormemente general. Al amparo de este atractivo “añadido”, y merced
perniciosos para nuestro patrimonio y la investigación. Un a la falta de control sobre los mismos, ha tenido lugar una
estricto control del destino de los objetos producidos así como proliferación de actividades al margen del plano científico o
de sus residuos debe guiar todo proceso de experimentación. didáctico, que entran en el campo de lo estrictamente comer-
cial, pero que no dudan un momento en asignarse el término
Por otro lado, las demostraciones, han perdido su finali-
de “Arqueología Experimental”.
dad esencial (científica) para decantarse hacia objetivos más
ligados con la divulgación del conocimiento. Por lo general, Desde un punto de vista ético, cabría plantearse la licitud
estas actividades son un excelente pretexto para transmitir, de estas actividades, pues dentro de este conjunto podemos
especialmente a sectores de la población profanos en la ma- encontrar, desde empresas con importantes facturaciones,
teria, ideas generales sobre el nivel técnico y tecnológico de hasta individuos, profesionales de la arqueología en algunos
las comunidades del pasado o bien para confirmar la viabilidad casos, que usan estos recursos como vías de subsistencia
de la autoría antrópica de los mismos. Una parte importante personal y científica.
de la filmografía y la pseudoliteratura científica, así como de

Las “Otras arqueologías experimentales”.


La experiencia del pasado en la sociedad del ocio
La experimentación arqueológica, como hemos citado, posee se camufla bajo el concepto “arqueología experimental”, pero
una serie de valores que sobrepasan el estrecho marco de la que nada tiene que ver ni con el experimento ni con la adecuada
contrastación de hipótesis para la generación de conocimiento. difusión del pasado.
Su faceta heurística y empírica han sido aprovechadas para
La primera paradoja es la que ofrecen algunos parques
conectar la Arqueología con el público en general. En este
arqueológicos, incluso gestionados por las administraciones
aspecto la práctica de las demostraciones experimentales posee
públicas, que bajo la etiqueta de “arqueología experimental”
un gran potencial didáctico y pedagógico para la comprensión
ofrece actividades gestionadas por empresas de ocio-aventura
del pasado (Reynolds 1988; Fernández González 2000; Velázquez
que conduce al público a una práctica lúdico-festiva y/o deportiva
Rayón et al. 2004). Queda claro que aunque etiquetadas bajo el
bajo un maquillaje historicista que repite los chiclés simplificantes
paraguas de Arqueología Experimental, son una actividad que
de la sociedad contemporánea sobre las sociedades del pasado.
entronca con la didáctica y la difusión del pasado. En sentido
En este caso, se diluye la línea que separa la labor de difusión y
estricto debemos marcar aquí los límites de distinción entre la
educación sobre las sociedades del pasado de las prácticas de
experimentación arqueológica (cuyo objetivo es la generación
ocio de los parques temáticos (Disneyland, Port Aventura…). En
de conocimiento científico) y la experiencia del pasado (cuyo
otros casos, en manos de la iniciativa privada, la evidencia del
objetivo es didáctico y pedagógico).
parque temático es más palpable, por lo que no se esconde lo
En distintos países, entre los que se encuentra España, se ha que subyace y el objetivo principal y fin último de estos proyectos
explotado esta vía de la Arqueología Experimental para difundir empresariales autotitulados como “arqueoexperimenales”, el
los modos de vida del pasado prehistórico o histórico a través negocio y la comercialización del pasado, llegando a la venta
de la creación de distintos parques arqueológicos, talleres o de réplicas de diferentes fragmentos de ese pasado.
exposiciones (Pardo Mata 2001). Estos parques arqueológicos,
Enlazando con lo anterior, debemos enfatizar la segunda
con su metodología empírica de experimentar los usos y modos
paradoja de cierto tipo de prácticas artesanales que se muestran
de vida, ofrecen una “vivencia” o “experiencia” simulada de
como “arqueología experimental”. En ciertas ocasiones, realizar
ese pasado. Son una nueva vía de difusión que va más allá de
performance experimentales (talla de piedras, fabricación de
las tradicionales visitas a los inertes yacimientos arqueológicos
objetos, etc.) sin un adecuado discurso del porqué los científicos
y los contemplativos museos.
intentan acercarse a los gestos técnicos del pasado puede causar
Sin embargo, como todo realidad es compleja porque para- la impresión de que estamos ante artesanía y no una ciencia.
dójicamente no sólo posee elementos positivos. Aquí queremos En cierta manera se está fomentando la idea de que puede ser
aportar algunos elementos de reflexión, a cierta práctica que practicado por cualquier tipo de persona (artesanía-hobby), ya

25
Bases Metódicas sobre la experimentación aplicada a la arqueología
Capítulo I

sea por el simple placer o por el negocio de la venta de réplicas Patrimonio Histórico ha relegado a la ilegalidad a los que
autocalificadas como arqueológicas. Esta falta de distinción nutren ese mercando, quedando a nivel particular tachados de
causa como efecto, en una sociedad que busca el ocio por expoliadores de un pasado que nos pertenece a todos para el
el ocio, la génesis de un nuevo amateur de la Arqueología o beneficio de unos pocos, amén de destruir irremediablemente
neo-coleccionismo. Si en el pasado, la Arqueología ha sufrido el libro de la historia de las secuencias arqueológicas de los
y sufre del coleccionismo de objetos arqueológicos que reper- yacimientos. Sin embargo, ahora vemos cómo al amparo de
cute en la expoliación de dichos objetos para nutrir el afán llamar a su práctica “arqueología experimental”, si bien en
sobre la posesión individual de objetos arqueológicos como países como España el fenómeno es reciente. Este “neoco-
fragmentos del pasado por sus cualidades como antigüedad leccionismo”, pretendidamente más legal, implica también
o estética, o ambas al mismo tiempo. Este coleccionismo cierto expolio y un paso atrás en la defensa del Patrimonio
traduce la idea perversa que los objetos arqueológicos tienen Histórico de impredecibles consecuencias si no hay una toma
un valor monetario derivado de la cotización en el mercado de de conciencia sobre los efectos colaterales de esta práctica
los objetos en función de la demanda existente. No obstante, que no debe ser enmascarada como auténticos experimentos
la madurez democrática y el avance sobre la protección del aplicados a la Arqueología.

Perspectivas
El marketing intelectual-académico en el que se mueve heurístico y didáctico de la práctica experimental, la experimen-
la disciplina ha creado una etiqueta llamada “Arqueología tación sobrepasa el contexto de la generación de conocimiento.
Experimental”. Esta etiqueta se hizo necesaria cuando el La experimentación arqueológica se integra en la sociedad,
registro arqueológico era el único referente y el experimento además, por la vía de la didáctica y la difusión.
en Arqueología era percibido como una aproximación exótica
Esta distinción es fundamental y podría establecer lo
o realizada por investigadores un tanto excéntricos. Pero,
acertado y lo erróneo de cierto tipo de prácticas a modo de
hemos llegado a los inicios del siglo XXI con una práctica de
performance que se autotitulan como Arqueología Experimental
la disciplina Arqueológica en la que se reconoce que como tal
o “arqueoexperimentales” y que nada tienen que ver con un
ciencia puede generar observaciones e información desde la
experimento científico, la difusión del pasado y su didáctica.
experimentación realizada en el presente sobre ese pasado. El
Con esto último, no nos referimos a quien lo práctica sino a la
análisis arqueológico implica que el experimento es un método
práctica en sí. Este tipo de actividad más tiene que ver con el
de referencia en la confrontación de hipótesis, concurrente y
ocio y el deporte, a modo de hobby o con la aventura de vivir
complementario al propio registro arqueológico para afianzar
un supuesto pasado en el presente.
y contrastar las hipótesis.
En este sentido, al contrario de algunas
interesadas afirmaciones que han negado
y limitado la aplicación de la experimen-
tación en Arqueología, la Arqueología
Experimental no es una subdisciplina
o campo de acción particular de
la Arqueología. Sólo existe una
disciplina, la Arqueología.
No existe una Arqueología
Experimental, sino expe-
rimentos aplicados a
aspectos concretos
de los problemas
arqueológicos. En
conclusión, sólo
existen experimentos
aplicados a la Arqueología.
Por otro lado, gracias al poder

26
Antonio MORGADO y Javier BAENA PREYSLER

Bibliografía

ASCHER, R. (1961a): “Experimental Archeology”. American GILBERT; N.; CONTE, R. (eds.) (1995): Artificial Societies. London:
Anthropologist 63: 793-816. UCL Press.
ASCHER, R. (1961b): “Analogy in archaeological interpretation”. HEMPEL, C.G. (1973): Filosofía de la Ciencia Natural. Alianza
Southwestern Journal of Archaeology 17: 317-325. Editorial, Madrid.
BAENA PREYSLER, J. (1997): Arqueología Experimental algo más que HODDER, I. (1977) (ed.): Simulation Studies in Archaeology.
un juego. Boletín de Arqueología Experimental, 1: 3-5. Madrid. Cambridge University Press.
BAENA PREYSLER, J. (1999): Arqueología experimental o INGERSOLL, D.; YELLEN, J.E.; MACDONAL, W. (1977): Experimental
experimentación en Arqueología. Boletín de Arqueología Archaeology. Columbia University Press, New York.
Experimental, 3: 2-4 JEFFERY, D. (2004): “Experiential and experimental archaeology
BAENA PREYSLER, J.; TERRADAS, X. (2005). ¿Por qué experimentar with examples in iron processing”. IAMS 24: 13-16.
en Arqueología? Actes de los XV cursos monográficos sobre el JOHNSON, L.L. (1978): “A History of Flint-Knapping Experimentation,
Patrimonio Histórico (Reinosa, julio 2004): 141-160. Santander. 1838-1976”. Current Anthropology 19 (2): 337-372.
CHALMERS, A. F. (1982): ¿Qué es esa cosa llamada ciencia? Siglo KELTERBORN, P. (1987): “Principles of experimental research in
XXI, Madrid. archaeology”. Bulletin of Experimental Archaeology 8: 11-14.
CALLAGHAN, R.T (1999): Computer Simulations of Ancient Voyaging. KOHLER, T.A. Y VAN DER LEEUW, S.E. (eds.) (2007): The Model-
The Northern Mariner/Le Marin du nord, IX, 2: 11-22. Based Archaeology of Socionatural Systems. SAR Press: Santa
Fe, New Mexico.
CALLAGHAN,R.T.; BRAY, W. (2007): Simulating Prehistoric Sea
Contacts between Costa Rica and Colombia. The Journal of KONDO, Y.; SEINO, Y. (2010): GPS-aided Walking Experiments and
Island and Coastal Archaeology, 2 (1): 4 – 23. Data-driven Cost Modeling on the Historical Road of Nakasendo-
Kisoji (Central Highland Japan). In Frischer, B.; Crawford, J.W.;
CALLAHAN, E. (1979): “The basics of Biface Knapping in the Eastern Koller, D. (eds.): Making History Interactive, BAR, International
Fluted Point Tradition: A Manual for Flintknappers and Lithic Series 2079, pp.158-165.
Analysts” Archaeology of Eastern North America,7(1).
LENOBLE, A.; BERTRAN, P.; LACRAMPE, F. (2008): Solifluction-induced
CALLAHAN, E. (1981): Pamunkey Housebuilding: An experimental modifications of archaeological levels: simulation based on
Study of Late Woodland Construction Technology in the Powhatan experimental data from a modern periglacial slope and appli-
Confederacy. Tesis Doctoral, Catholic Univrsity of America, 538. cation to French Palaeolithic sites. Journal of Archaeological
COLES, J.M. (1973): Archaeology by Experiment. Hutchinson, London. Science 35: 99-110.

COLES, J.M. (1979): Experimental Archaeology. Academic Press. MATHIEU, J.R. (ed.) (2002): Experimental Archaeology: Replicating
London. Past Objetcs, Behaviours and Processes. B.A.R., International
Series 1035. Archaeopress, Oxford.
COOKE, K. L.; RENFREW, A. C. (1979): An experiment on the simu-
lation of culture changes. In Transformations: Mathematical MCBREARTY, S.; BISHOP L.; PLUMMER T.; DEWAR R., Y CONARD,
Approaches to Culture Change. (A. C. Renfrew and K. L. Cooke N. (1998): “Tools Underfoot: Human Trampling as an Agent
eds). New York: Academic Press. pp. 327-48. of Lithic Artifact Edge Modification”. American Antiquity. 63
(1): 108-116.
CRUMLIN-PEDERSEN O. (1999): “Experimental Ship Archaeology
MERKEL, J.F. (1990): “Experimental reconstruction of Bronze
in Denmark” En A. F. Hardig (Ed) Experiment and Design.
Age copper smelting based on archaeological evidence from
Archaeological Studies in honour of John Coles 139-147
Timna”. In B. Rothenburg (ed), The Ancient Metallurgy of
DENYS, C. (2002): “Taphonomy and experimentation”. Archaeometry Copper: Archaeology, Experiment, Theory Institute for Archaeo-
44:469-484. metallurgical Studies (London):78-122.
FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, C. (2000): “De la incomunicación MESOUDI, A. (2006): The experimental simulation of archaeological
Arqueología-sociedad: el posible papel de la Arqueología patterns: contribution to a unified science of cultural evolu-
Experimental”. Nivel Cero 8: 107-116. tion. Presented at the XVth Congress of International Union
for Prehistoric and Protohistoric Sciences. heoretical and
GILBERT, N; DORAN, J.E. (eds.) (1994): Simulating Societies: the Methodological Issues In Evolutionary Archaeology: Toward
Computer Simulation of Social Phenomena. London: UCL Press. an Unified Darwinian Paradigm.
27
Bases Metódicas sobre la experimentación aplicada a la arqueología
Capítulo I

MORIN, E. (1984): Ciencia con consciencia. Anthropos, Madrid. SABLOFF, J. A. (ed.) (1981): Simulations in Archaeology. Albuquerque,
University of New Mexico Press.
ORTON, C. (1982): Computer simulation experiments to assess
the performance of measures of quantity of pottery. World SEMENOV, S. A. (1964): Prehistoric Technology. Cory, Adams and
Archaeology. 14(1): 1-20. MacKay, London.
PELEGRIN, J. (1991): Aspects de démarche expérimentale en tech- SCHIFFER, M.B. (1972): “Archaeological context and systemic
nologie lithique. 25 Ans d´Etudes technologiques en Préhistoire, context”. American Antiquity 37: 156-165.
XIe Rencontres Internacionales d´Archeologie et d´Histoire
SCHIFFER, M.B. (1976): Behavioral Archaeology. Academic Press,
d´Antibes Ed. APDCA Ville de Antibes57-63.
New York.
PARDO MATA, P. (2001): “Lejre. Centro de arqueología experimental”.
SCHIFFER, M.B. (1987): Formation processes of archaeological
Revista de arqueología 246: 40-45.
record. University of New Mexico Press, Albuquerque.
PLOUX, S. (1984): «Étude de débitages expérimentaux: la marque
TENCARIU, F. (2005): “Experiments in pottery manufacture”. En
du tailleur». En Préhistoire et technologie lithique. Publications
Dvoraková J., Dohnálkova, H., Kelm, R., Paardekooper, R. (eds):
de l’URA 28, 2: 109-179. Meudon
euroREA: (Re)construction and Experiment in Archaeology –
PLOUX, S. (1991) : “Technologie, technicité, techniciens: méthode European Platform (Hradec Králové) (SEA & EXARC) Volume
de détermination d´auteurs et comportements techniques 1-2004 pp 85-92.ISBN 80-239-4085-6
individuels”. 25 ans d´études technologiques en Préhistoire:
THERY PARISOT I. (2002): “Fuel Management (Bone and Wood)
201-214. Éditions APDCA, Juan-les-Pins.
During the Lower Aurignacian in the Pataud Rock Shelter
PRIGOGINE, I.; STENGERS, I. (1990): La nueva alianza. Metamorfosis (Lower Palaeolithic, Les Eyzies de Tayac, Dordogne, France).
de la ciencia. Alianza Editorial, Madrid. Contribution of Experimentation”. Journal of Archaeological
Science 29. 1415-1421
RENFREW, C.; BAHN, P. (2005): Archaeology. The Key Concepts.
Routledge, New York. TRIGGER, B.G. (1989): A History of Archaeological Thought.
Cambridge University Press, Cambridge.
REYNOLDS, P.J. (1979): Iron Age Farm: The Butser Experiment.
British Museum Publication, London. TRINGHAM, R. (1978): “Experimentation, Ethnoarchaeology, and


leapfrogs in archaeological methodology”. En R. A. Gould (ed.):
REYNOLDS, P.J. (1988): Arqueologia experimental. Una perspectiva
Explanation in Ethnoarchaeology. SAR Advanced Seminar
de futur. Eumo Editorial, Barcelona.
Series, Albuquerque: 169-200.
REYNOLDS, P.J. (1999): “The nature of experiment in Archaeology”.
VELÁSQUEZ RAYÓN, R.; CONDE RUIZ, C.; BAENA PREYSLER, J.
In A. F. Harding (ed.), Experiment and Desing in Archaeology.
(2004): “La Arqueología Experimental en el Museo de San Isidro.
Oxbow Books: 156-162.
Talleres didácticos para escolares”. Estudios de prehistoria y
RUBIO CAMPILLO, X. (2009): Motdelizació i simulació aplicades a arqueología madrileñas 13: 3-17.
la recerca i interpretació de camps de batalla. Tesis doctoral,
WAGENSBERG, J. (1985). Ideas sobre la complejidad del mundo.
Universitat de Barcelona.
Tusquets Editores, Barcelona.


28
B L O Q U E - I -
Tecnología y traceología lítica prehistórica
y su experimentación


- II -
Las experimentaciones aplicadas
a la tecnología lítica
Jacques PELEGRIN

Laboratoire Préhistoire et Technologie (UMR 7055, CNRS y U. Paris Ouest-Nanterre), France

Resumen
El presente artículo realiza una síntesis sobre la naturaleza talla hasta ciertas cuestiones de orden socioeconómico. Se
de la experimentación en el campo concreto de la tecnología concluye que no existe una Arqueología experimental en tanto
lítica. Se exponen los diferentes dominios en los cuales dominio particular de investigación, sólo experimentaciones
la experimentación moderna puede aportar elementos adaptadas a los problemas concretos de la investigación
de referencia para la comprensión de la tecnología lítica arqueológica.
prehistórica, desde la identificación de las técnicas de

Palabras clave: Tecnología lítica, experimentación, talla del sílex, técnicas de talla, métodos de talla, chaîne opératoire

Abstract
The experimentation in the field of the lithic technology socio-economical questions were reported. To conclude,
was studied in this paper. Here different points of view from the experimental archaeology does not exist as research
which modern experimentation is able to provide elements field but as experiments to solve specific problems of the
for the understanding of the prehistoric lithic technology archaeological experimentation.
as well as identification of flint knapping techniques and

Key words: Lithic technology, experimentation, flint knapping, techniques, chaîne opératoire

Introducción
“Experimentar” consiste en probar a través de experiencias preparadas, poco documentadas y sin una evaluación crítica
la validez de una hipótesis y obtener datos cuantitativos de su resultado de cara al material arqueológico en cuestión
y/o cualitativos para facilitar su mejor contrastación. y, por último, raramente publicadas (Johnson 1978).
Históricamente, la metodología experimental ha sido Con posterioridad, el procedimiento experimental vivió
desarrollada sobre todo en medicina (Claude Bernard) para el un periodo de inactividad debido a la prioridad dada al
estudio de mecanismos fisiológicos, permitiendo establecer establecimiento de la cronología cultural del Paleolítico.
una conexión de un síntoma con una causa, o probar el efecto Esta situación se dilató hasta los años sesenta, e incluso
de los medicamentos. los setenta, del siglo XX. La experimentación fue retomada,
En Arqueología, el procedimiento experimental ha sido en principio, para aplicarla a la tipología (Bordes, 1961). A
practicado desde el siglo XIX para abordar un primer rango de partir de entonces esta metodología se ha revelado como
preguntas. Por ejemplo: ¿cómo fueron fabricados los bifaces pertinente desde nuevas vías de investigación centradas
o las puntas de flecha?, ¿cuánto tiempo podría conllevar el en los comportamientos, las técnicas y la economía de las
pulimiento de un hacha? (Evans 1872; Sehested 1884). Estas comunidades prehistóricas (Tixier et al. 1980; Flenniken 1984).
primeras “experimentaciones” fueron por regla general mal
31
Las experimentaciones aplicadas a la tecnología lítica
B L O Q U E - I - . Capítulo II

En efecto, como hemos podido observar, en particular modalidades hacen referencia a tres parámetros (Pelegrin
para la tecnología lítica, diferentes categorías de preguntas 1991, 1995):
pueden beneficiarse de la aplicación de los procedimientos
experimentales. Pero, antes de enunciar estas categorías, • modo de aplicación de la fuerza (percusión directa,
dos observaciones generales deben ser expuestas: indirecta o presión)
• naturaleza y morfología de los útiles de talla (guijarros
1.- Es conocido que la tecnología de los materiales duros o rocas blandas, mazas de madera, chasse-lame de
líticos ha tenido mayor presencia en los procedimientos ciervo, etc.)
experimentales. En ello ha influido que las cadenas operativas
• mantenimiento de la pieza tallada y posición del cuerpo
no son muy extensas, y, especialmente, que las propiedades
(sobre yunque o apoyado, con la mano, etc.)
de las rocas son estables en el tiempo. Estas cadenas
operativas son más simples que para otros planteamientos Por el contrario, mediante el término método de talla,
donde intervienen parámetros de orden medioambiental. Por J. Tixier ha designado la organización de los diferentes
ejemplo, las investigaciones sobre la productividad agrícola, levantamientos efectuados sobre una pieza tallada
sobre la alimentación del ganado, etc. (disposición en las tres dimensiones y su orden cronológico).
Cuando esta organización es reiterada –lo que es muy
2.- La distinción propuesta desde 1965 por Jacques Tixier
frecuentemente- en una misma serie arqueológica, un
(1967) entre técnicas de talla por una parte y métodos de talla
método de talla se puede identificar, correspondiendo a un
por otra parte, permite que se aborden de forma muy diferente
procedimiento sistemático al menos o racionalizado.
en el plano metodológico, cumpliendo la experimentación
un papel desigual en cada uno de ellos. A partir de estos fundamentos, podemos exponer
las diferentes experimentaciones que se pueden aplicar
Así, por técnica de talla, J. Tixier ha distinguido las para responder a diferentes preguntas planteadas por la
modalidades de la ejecución de las extracciones. Estas investigación arqueológica.

La identificación de las técnicas de talla

Las técnicas de talla implican conocimientos y habilidades observaciones concretas, el referente experimental “moderno”
o savoir-faire que son apropiados conocer para precisarlas es indispensable para la identificación de las técnicas de
y definirlas. Su “redescubrimiento” y su distinción forman talla del pasado1.
parte de una reconstitución general de la historia de las La identificación de técnicas de talla procede de
técnicas prehistóricas. Pero también, de manera contextual, una comparación analógica del material arqueológico
a través de ellas podemos esclarecer ciertos aspectos de las (clasificado por secuencias coherentes según el método de
relaciones entre comunidades, gracias a que éstas pueden talla reconocido, ya que la técnica puede cambiar según
compartir o difundir ciertas innovaciones técnicas. Además de estas secuencias) con un referente experimental lo más
permitir distinguir, según los casos, la presencia y actividad completo posible (que puede ser completado por materias
de artesanos más o menos especializados. En consecuencia, primas particulares). Esta comparación se manifiesta sobre
una distinción precisa de las técnicas de talla empleadas los caracteres morfológicos y, sobre todo, sobre los signos
por las comunidades ofrece mejores explicaciones sobre las discretos –los “estigmas”- relacionados con los parámetros
interrelaciones sociales en la Prehistoria que el tradicional mecánicos de la técnica (como las fisuras, ondas, etc.).
enfoque tipológico realizado sobre la morfología de los
objetos terminados. Las experimentaciones, en cuanto a las técnicas de talla,
deben pues:
No obstante, podemos decir que las técnicas de talla son
“fantasmas”. Habitualmente las colecciones arqueológicas
no documentan los útiles de talla, por lo que el registro 1. En el campo de la tecnología lítica, los amateurs muy motivados y hábiles han
arqueológico es mudo al respecto. Además, como no jugado un papel importante. Por ejemplo, son los casos de Léon Courtier (1896-
1980) al que se atribuye el “redescubrimiento” de la percusión directa orgánica
disponemos prácticamente de referentes etnográficos que inspiró a François Bordes (1947). Igualmente, en Estados Unidos, Don Crabtree
sobre colecciones de objetos tallados, útiles de talla y (1912-1980) fue el fundador de varias “escuelas” (Crabtree, 1972).

32
Jacques PELEGRIN

• Explorar y precisar el potencial de cada técnica y sus de laboratorio, con la ayuda de dispositivos o máquinas
variantes, en cuanto a la morfología de sus productos, de contrastables que permitan medir y documentar, por
cara a evaluar sus márgenes de recubrimiento. ejemplo, las fuerzas puestas en juego, el efecto de facilitar
• Explorar o precisar los estigmas para ponerlos en la fracturación debido al tratamiento térmico, etc.
relación con ciertos parámetros, sobre la base de una
compresión “mecánica” de los estigmas visible de cada En el momento presente, las principales técnicas
técnica: por ejemplo, un estigma de choque extendido o de talla han sido relativamente exploradas por algunos
concentrado se relaciona con la dureza del útil empleado. experimentadores, como consecuencia de varios años de
aprendizaje. Pero quedan numerosas variantes por investigar
En realidad, y sobre todo para los periodos más recientes (en particular sobre el modo de sostener la pieza a tallar,
de la Prehistoria, cuando varias técnicas son aplicadas un sobre la distinción precisa entre los útiles de cuerna de
buen diagnóstico implica un conocimiento práctico de todas ciervo y el utillaje de cobre, etc.) mientras que ciertos tipos
las técnicas y una discusión del diagnóstico diferencial,
de productos, por ejemplo las pequeñas láminas regulares,
argumentado por una documentación precisa de los objetos
arqueológicos y experimentales. son difíciles de diagnosticar (percusión indirecta o presión,
incluso percusión directa orgánica o piedra blanda) (cf.
Por último, una mejor comprensión de los mecanismos y Newcomer 1975, Tixier 1982).
parámetros de fracturación puede implicar investigaciones

Los métodos de talla

Contrariamente a las técnicas, el conocimiento de arqueológico (Tixier 1978), dando prioridad a las piezas más
los métodos de talla no debe nada o casi nada a la significativas (núcleos, piezas con crestas, tabletas, lascas
experimentación. Los métodos de talla, tratando de apreciar desbordantes, etc.). No hay necesidad, en este sentido, de
la secuencia de los levantamientos, son reconocidos por una referentes experimentales.
lectura directa sobre el conjunto de materiales arqueológicos.
En ausencia de bastantes remontajes completos, puede ser Dicho todo ello, una vez leído el método sobre el material
reconocido mediante la suma del conjunto de observaciones arqueológico, si se busca como objetivo comentarios más
extraídas de los esquemas diacríticos observados sobre interpretativos, en particular sobre las intenciones (por
las piezas, lo que permite “reconstruir” el método –y ejemplo, porqué hacer lascas desbordantes para ciertos
sus variantes- habitualmente reproducido en cuanto a la núcleos y lascas transversales sobre otros; es decir, sobre el
disposición de los levantamientos. Las variantes del método porqué de las opciones y no sólo la descripción del cómo), o
de talla se conciben como adaptaciones en los cambios en aún más, sobre el grado de predeterminación de uno u otro
la forma de la materia prima. método de talla, una experiencia práctica de la talla junto con
Así pues, es una cuestión de clasificación tecnológica y el conocimiento de una amplia gama de casos arqueológicos
lectura de esquemas diacríticos sobre el conjunto del material puede enriquecer la discusión.

Las referencias cuantitativas

En este apartado se trata de producir datos en términos puede informar sobre cifras indicativas, siempre y cuando
duración y tiempo de trabajo, cantidades desechos y productos cumpla con los parámetros cualitativos (técnicas, métodos,
en número y peso, a fin de responder a cuestiones de orden materia prima efectivamente utilizada) y teniendo en cuenta
económico. eventuales variables mediante la multiplicación de los
Por ejemplo, delante de un conjunto de desechos de tests –en particular la variación natural de la materia prima
configuración de hachas asociadas a una fosa de extracción (bloques de 20 a 30 cm, grandes lascas, etc). El resultado
de sílex, ¿a cuántas hachas producidas corresponden?, ¿qué consiste en una aproximación media, pues no hay que olvidar
tiempo de trabajo implica? En estos casos la reproducción el grado de incertidumbre, o mejor aún en rangos (mínimos-
experimental, con una competencia práctica adecuada, máximos) de orden de una a tres, o al menos de uno a dos.
33
Las experimentaciones aplicadas a la tecnología lítica
B L O Q U E - I - . Capítulo II

Aproximación a los grados de habilidad (savoir-faire).


Problemática de la hominización, reconocimiento de aprendizajes, especialización)
En este aspecto, la experimentación puede aportar para proporcionar puntos de referencia relativos a esta
elementos de referencia sobre cuestiones tan atractivas como problemática.
difíciles. La experimentación, en el sentido amplio, puede Sobre la cuestión de los grados de especialización,
ayudar contribuyendo a una profunda experiencia práctica de la ecuación formulada por Valentin Roux expresada en:
las actividades y cadenas operativas que pretende analizar “calidad del rendimiento=nivel de habilitad=duración del
la dificultad o, en otras palabras, el nivel de competencia aprendizaje=grado de especialización”, permite también
necesario. Supongamos que tuviéramos que tratar de apreciar una relativa gradación (Roux, 1990). Las etno-
evaluar y analizar la competencia de los jugadores de tenis experimentaciones, a priori seductoras, son difíciles de
o ajedrez, sin saber cómo se juega al tenis o al ajedrez, tratar, ya que son susceptibles de ser el resultado de una
respectivamente... Algunos casos especiales consisten concatenación de factores socioeconómicos o, incluso,
en utilizar los test experimentales, desarrollado por uno o culturales.
varios talladores actuales más o menos experimentados,

Interpretacion de configuraciones espaciales o estructuras particulares

La cuestión en este apartado es probar hipótesis efectos de perturbaciones por el pisoteo u otros agentes
explicativas sobre las causas o mecanismos responsables postdeposicionales, etc. Las pruebas experimentales
de algunas disposición espacial de materiales: por planificadas, después de considerar las diferentes variables en
ejemplo, formas de conjuntos de desechos –de talla o juego, pueden favorecer ciertas “explicaciones”, mecanismos
de rechazo, efectos o “pseudoefectos de pared, o incluso o eliminar algunas hipótesis.

Traceología y estudios funcionales

Es también un dominio de estudio donde el referente analógica con una amplia base de referencia experimental
experimental juego un papel importante. Se puede distinguir (similar al reconocimiento de las técnicas de talla).
dos niveles de análisis: b) Los estudios funcionales en los cuales se busca captar
a) El diagnóstico de la cinemática de empleo del material. y evaluar el conjunto de parámetros que intervienen en el
Mediante el estudio traceológico pieza a pieza, que permite subsistema técnico (Plisson 1991).
relacionar con un procedimiento diagnóstico por comparación

Conclusión

Finalmente, debemos concluir afirmando que no existe una en algunas decenas de horas una experiencia práctica
Arqueología Experimental –o Tecnología Lítica Experimental- básica de la talla puede mejorar y ejercitar la “lectura
en tanto dominio o tema concreto de investigación. No tecnológica” de las piezas arqueológicas, sistematizada
obstante, ciertas cuestiones, en particular de orden técnico por J. Tixier (1980). Estudiar con cuidado golpe por golpe
y económico, pueden resolverse mediante enfoques el resultado obtenido, los gestos del tallador y la presencia
experimentales y experimentos adaptados a cada caso. de un observador complementario, mejoran la percepción
Nota: Sin que constituya en sí un “experimento”, una práctica. Además, desarrolla la capacidad de lectura de las
introducción práctica a la talla de rocas duras es, sin duda, piezas en tres dimensiones, que son también completados
un activo valioso, aunque no sea indispensable para estudiar con los ejercicios de remontado sobre el material tallado
el material lítico arqueológico. De hecho, aprender a extraer moderno o arqueológico. Esta mejor percepción facilitará
algunas lascas de un nódulo de sílex, retocar una raedera, la clasificación tecnológica de los objetos, es decir, la
preparar y extraer golpe de buril…, es decir, adquirir apreciación de su estado técnico (abandonado en proceso de
34
Jacques PELEGRIN

fabricación, más o menos deformado por el uso, rechazado experiencia, las intenciones y prioridades de los talladores
por amortización, roto…, etc.) y la situación de los diferentes prehistóricos. Esta iniciación es, por tanto, recomendada
restos en la cadena operativa. Cualitativamente ayuda a para todos aquellos cuyo objetivo es estudiar el material
reconocer y detectar los accidentes de talla, reciclados lítico, así como para los dibujantes de dichos materiales.
o transformaciones, y a mejor percibir, confirmado por la

Bibliografía

BORDES, F. (1947) : Etude comparative des différentes techniques PLISSON, H. (1991): Tracéologie et expérimentation : bilan d’une
de taille du sílex et des roches dures. L’Anthropologie, 51: situation. in : Archéologie expérimentale, tome 2 (actes
1-29. du colloque internat. de Beaune, «Expérimentations en
Archéologie; bilan et perspectives», 6-9 avril 1988). Paris :
BORDES, F. (1961): Typologie du Paléolithique ancien et moyen.
Errance, 1991: 152-160.
Bordeaux, Delmas (Publications de l’Institut de Préhistoire
de l’univeristé de Bordeaux 1, n°1, 2 volumes). ROUX, V. (1990): The psychological analysis of technical
activities : a contribution to the study of craft
CRABTREE, D.E. (1972): An introduction to flint working.
specialization. Archaeological Review from Cambridge, t.
Occasional papers of the Idaho State University Museum,
9, n°1: 142-153.
28: 1-98.
SEHESTED, N.F.B. (1884): Archaeologiske Undersoegelser :
EVANS, SIR JOHN (1872): The ancient Stone implements,
1878-1881. Copenhagen.
weapons and ornaments of Great Britain. New York : D.
Appleton. (édition française 1878 : Les Ages de la Pierre, TIXIER, J. (1967): Procédés d’analyse et questions de terminologie
Paris, 690 p.). dans l’étude des ensembles industriels du Paléolithique
récent et de l’Epipaléolithique en Afrique du Nord-Ouest.
FLENNIKEN, J.J. (1984): The Past, present and future of
In: Background to evolution in Africa. Bishop, W.W. & Clark,
flintknapping: an anthropological perspective. Annual Review
J.D. (eds). Chicago & London: The University of Chicago
of Anthropology, 13: 187-203.
Press: 771-820.
JOHNSON, L.L. (1978): A History of Flintknapping Experimentation:
TIXIER, J. (1978): Méthode pour l’étude des outillages lithiques.
1838-1976. Current Anthropology, n°19, 2: 337-372.
Notice sur les travaux scientifiques présentée en vue du grade
NEWCOMER, M.H. (1975): “Punch technique” and Upper de docteur ès lettres. Université de Paris X-Nanterre, 118p.
Paleolithic blades. In Swanson E.(ed.) Lithic technology:
TIXIER, J (1982) : Techniques de débitage : osons ne plus affirmer.
making and using stone tools. La Haye: 97-102.
In : Cahen D. et URA 28 du CRA (eds) Tailler ! pour quoi
PELEGRIN, J. (1991): Aspects de démarche expérimentale en faire. Préhistoire et Technologie lithique : Recent progress
technologie lithique.- in 25 ans d’études technologiques in microwear studies. Tervuren : Musée Royal de l’Afrique
en Préhistoire : bilan et perspectives. (XIèmes rencontres central, 1982 (Studia Praehistorica Belgica 2; Préhistoire et
internationales d’Archéologie et d’Histoire d’Antibes). Juan- Technologie lithique 2: 13-22.
les-Pins: APDCA: 57-63.
TIXIER, J.; INIZAN, M.-L.; ROCHE, H. (1980): Préhistoire de la
PELEGRIN, J. (1995): Technologie lithique: le Châtelperronien de pierre taillée 1 : terminologie et technologie. Paris : éd. Du
Roc-de-Combe (Lot) et de La Côte (Dordogne). Paris: CNRS Cercle de recherches et d’études préhistoriques. (nouvelle
Editions (Cahiers du Quaternaire n°20). édition en français 1995, en anglais 1999, accesibles sur le
site web ARKEOTEK).

 35
Hugo G. NAMI

- III -
Reflexiones epistemológicas sobre Arqueología
y tecnología lítica experimental
Hugo G. NAMI

CONICET.
Instituto de Geofísica Daniel A. Valencio (INGEODAV), Dpto. Ciencias Geológicas,FCEN, UBA. National Museum of
Natural History, Smithsonian Institution, Wa. D.C., E.E.U.U.

Resumen
Las nuevas perspectivas desarrolladas desde la década de Con el propósito de continuar en la persecución de esa meta, la
1970 cambiaron rotundamente las pesquisas líticas. De esta presente contribución agrega nuevas reflexiones y consideraciones
manera, los análisis tecnológicos llevados a cabo con distintas teóricas sobre diversos tópicos relevantes para la práctica de la
aproximaciones, fueron cruciales para avanzar en la interpretación arqueología y tecnología lítica experimental. De esta forma se
y conocimiento de los instrumentos de piedra. En Argentina, plantean diversos tópicos sobre la experimentación en la ciencia,
el desarrollo sistemático de la tecnología lítica experimental arqueología y tecnología lítica considerados de utilidad para su
se generó como consecuencia de una necesidad de cambio fundamento epistemológico. Se propone además una escala de
de enfoque para comprender a los vestigios líticos. A lo largo confiabilidad de los experimentos y una escala para evaluar la
de los años, un objetivo importante fue fundamentar teórica y duplicación de los implementos de piedra.
epistemológicamente la práctica experimental en arqueología.

Palabras clave: Tecnología litica experimental, filosofía de la ciencia, teoría.

Abstract
The new perspectives developed since the 1970s ra- practice in archaeology. With the aim to continue with that
dically changed lithic research. By this way, technological goal, this contribution adds new reflections and theoretical
analysis that performed with different approaches was considerations on diverse topics which are relevant to the
crucial to advance in the interpretation and knowledge of experimental lithic technology and archaeology. Then, diverse
stone tools. In Argentina, the systematic development of useful issues on experimentation in science, archaeology and
experimental lithic technology started as consequence of a lithic technology are proposed. Besides, a scale concerning
necessity of change in the approaches to understand stone experiments´ reliability and other one to evaluate the stone
remains. Through the years, an important goal was the tool’s reproductions are suggested.
theoretical and epistemological basis of the experimental
Key words: Experimental lithic technology, philosophy of the science, theory.

Introducción
Desde una novedosa perspectiva, a la tradicional división considerada como una disciplina bio-social o socio-natural
entre ciencias sociales y naturales, el filósofo Mario Bunge en la cual la experimentación juega un papel significativo.
propuso a las bio-sociales para aquellas híbridas que tratan El mismo pensador también señala que combinando tanto
con hechos naturales y sociales. Puesto que en la formación e al racionalismo moderado con el empirismo moderado, el
interpretación del registro arqueológico intervienen variables racioempirismo resulta adecuado para cualquier investigación
socio-culturales y naturales, la arqueología podría ser concerniente a cuestiones de hecho (Bunge 2001: 59, 178 y 179).
37
Reflexiones epistemológicas sobre arqueología y tecnología lítica experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo III

La labor científica requiere de teorías que actúen como 1a.-b). Puesto que el objeto o tema de la AE se refiere a
principios ordenadores y expliquen los fenómenos estudiados. hechos, sus enunciados a sucesos y procesos; y los métodos
Las teorías pueden ser de bajo, medio y alto nivel. Las primeras para confirmar sus conjeturas necesitan de la observación y
realizan generalizaciones basadas en regularidades vistas el experimento pertenece al campo de las disciplinas fácticas,
repetitivamente y que pueden ser refutadas por la observación cuyos principios y conceptos filosóficos son compartidos por
de casos contrarios; las de nivel medio, intentan dar cuenta las ciencias naturales, sociales o mixtas.
de regularidades en múltiples cosas o entre dos o más
Generalmente, en la investigación arqueológica no hay
conjuntos de variables, las cuales deben ser suficientemente
prueba absoluta para la explicación de un fenómeno (Ascher
específicas como para ser probadas mediante su aplicación
1961: 810-811; Coles 1979: 94). Así, la interpretación en la
a conjuntos particulares de datos. Finalmente, las de alto
AE no busca pruebas sino posibilidades; más explícitamente,
nivel son reglas abstractas que explican las relaciones entre
probabilidades (no en sentido matemático). Los experimentos
proposiciones teóricas relevantes en el conocimiento de las
arqueológicos tienen distintos objetivos relacionados con
categorías principales de fenómenos, a menudo difíciles de
problemas particulares y generales. Desde el punto de vista
contrastar. La arqueología experimental (AE), forma parte
amplio, en la actividad científica hay tres contextos que
de las investigaciones relacionadas a la teoría de alcance
un investigador transita en su quehacer: Se los denomina
o rango medio (TAM). Su objetivo es franquear el vacío
contextos de descubrimiento, justificación y aplicación. El
existente entre la teoría abstracta y la evidencia empírica;
de descubrimiento estudia, considera y analiza los aspectos
tratando de mantener un nivel de análisis que vaya más allá
pertinentes para llegar a nuevas hipótesis con el objeto de
del descubrimiento fáctico, pero que a la vez evite caer en
elaborar conjeturas y abrir caminos tentativos; asimismo,
arriesgadas especulaciones desligadas de la realidad. La TAM
descubrir proposiciones novedosas. El de justificación abarca
no debe explicar la totalidad del mundo sino concentrarse
los esfuerzos y pesquisas con la meta de confirmar, validar
en aspectos mensurables. Su función es tender un puente
y explicar los conocimientos adquiridos. Finalmente, el de
entre los hechos conocidos del contexto arqueológico
aplicación o tecnológico tiene que ver con el desarrollo de las
observado y los no observados del contexto sistémico. Para
aplicaciones de los descubrimientos. A menudo, en la misma
construirla es necesario realizar investigaciones de alcance
labor se mezclan dos o incluso los tres contextos, si bien es
medio con observaciones de hechos actuales, razón por la
usual que uno predomine. Por ejemplo, el experimento que
cual son llamadas “actualísticas”. En otras palabras, aquella
se haga como fuente generador de una teoría es diferente de
investigación realizada con la meta de ser aplicada a problemas
los efectuados con el fin de corroborarla o el desarrollo de
de relevancia arqueológica; es decir, estudios de ciencia básica.
nuevas aplicaciones. Así, la AE tiene como finalidad descubrir,
Las formas de llevarlas a cabo son dos; la etnoarquelogía y la
describir, explicar, retrodecir y predecir aspectos relacionados
AE. Desde una perspectiva americana, la primera disciplina se
a los vestigios arqueológicos, lo cual redunda en las hipótesis
encarga de realizar estudios relacionados con la cultura material
y conjeturas sobre las sociedades del pasado.
en comunidades tradicionales con el propósito de recabar
información básica que permita ser usada en arqueología. Gran parte del registro arqueológico está formado por
Con un fin similar, la AE usa el método experimental pero, una restos de artefactos de piedra, los cuales representan el
diferencia fundamental es que el mismo arqueólogo es quien registro fósil de tecnologías tradicionales. Una disciplina
hace sus objetos de estudio, realizando incluso una observación con claro interés en conocerlos es una rama de la AE, la
participante activa en su quehacer. No obstante, es útil apuntar tecnología lítica experimental (TLE). Sobre la base del principio
que tanto las observaciones etnoarqueológicas, etnográficas de uniformitarismo, tiene como objetivo construir un vínculo
y etnohistóricas son una fuente sumamente importante de entre una realidad conocida -la experimental- y otra que no
información y formación de los arqueólogos experimentales. lo es, la del pasado. Estas pesquisas analizan los diversos
En este sentido, muchas aspectos relacionados con la talla aspectos vinculados con la producción de los artefactos líticos.
de la piedra utilizadas por experimentadores actuales fueron Ellos varían desde la extracción de la pieza-soporte hasta
aprendidas e inspiradas en las empleadas por miembros de el instrumento terminado y/o usado; pasando por todos los
comunidades tradicionales registradas en investigaciones estadios de su manufactura y estudiando tanto los productos
etnográficas, etnohistóricas o etnoarqueológicas (v. gr. Fig. finales como los desechos de su confección.

Confiabilidad de los experimentos


Afortunadamente la AE y TLE están insertas en los bien se realizaron trabajos experimentales desde los inicios
proyectos de investigaciones líticas como una práctica de la arqueología, la práctica arqueológica en general y la
habitual. Sin embargo, en su abordaje es significativo experimental en particular, se transformaron en una actividad
considerar algunos requisitos mínimos y elementales. Si tan ardua como compleja. En consecuencia, tanto la continua
38
Hugo G. NAMI

preocupación teórica como el trabajo práctico van aportando En el cono sur de Sudamérica, particularmente en
nuevas problemáticas que conducen a reflexionar para que Argentina, la práctica de las actividades actualístico-
los cimientos de la disciplina sean cada vez más sólidos; de experimentales conducen a reflexionar sobre tópicos que
este modo, alcance el grado que se merece en la investigación van más allá de la actividad puramente arqueológica formal.
arqueológica. Solo se mencionarán algunos para justificar el porqué de
Varias décadas atrás distinguidos investigadores la clasificación sobre la confiabilidad de los experimentos
establecían claramente los requisitos mínimos necesarios desarrollado más abajo. Como toda empresa humana, la labor
para efectuar los experimentos en arqueología. En ellos científica está sujeta a las consecuencias de su naturaleza. Las
enfatizaban la necesitad de adquirir experiencia previa antes causas son muy complejas y responden a factores de distinta
de ponerlos en práctica. Así, más allá de las disciplinas índole (Alberts y Shine 1994). No obstante, es significativo
particulares debe ser mencionada la diferencia entre apuntar que en varios lugares del mundo existe una perversa
experiencia y experimento. En este sentido, Tiles (1992) señaló y contraproducente exigencia académica concerniente con
que un resultado o procedimiento experimental puede ser las promociones, el acceso a los cargos, la nociva presión
confrontado siempre por la experiencia del experimentador, ejercida por ciertas instituciones, la competencia profesional
el diseño del experimento o la calidad de los aparatos. Por y la búsqueda de subsidios, para mencionar unos pocos.
consiguiente, hay coincidencia que en la aplicación de Por tal motivo, en algunas disciplinas es más frecuente de
ciertas técnicas, es necesario tener experiencia; vale decir, lo pensado el empleo de ciertas prácticas que corrompen a
conocimiento ganado por la práctica y la observación. La la ciencia, entre otros: copiar, plagiar, falsificar datos, robar
experiencia por sí misma no es útil para el conocimiento conceptos desarrollados por otros o tomarlos y hacerlos
científico. Debe ser continuamente retroalimentada propios con leves modificaciones sin mencionar la fuente.
con bagaje científico, además de estar vinculada con A tal efecto, esos fraudes constituyen verdaderos delitos
problemas y mostrar perspectivas metodológicas y teoréticas. dentro de la actividad científica; Estafas perpetradas a la
Entonces, la experiencia es un componente significativo vista de la comunidad investigadores (Bunge 2000). De este
en la actividad experimental, particularmente en aquellas modo, considerando lo anterior, es ineludible reflexionar,
investigaciones vinculadas con técnicas artesanales las plantear y proponer una tipificación sobre la confiabilidad
cuales están estrictamente vinculadas a la compleja de los denominados “experimentos” en tecnología lítica y
naturaleza del conocimiento tecnológico tradicional (Nami otras ramas de la AE. En algunas comunidades académicas
1994, 2007, 2008). Específicamente con las reproducciones la AE no generó desarrollo fáctico y teórico; sin embargo,
de instrumentos prehistóricos, a pesar que no realizan en varios países, después de mucho trabajo práctico y
experimentos muchos talladores comerciantes y amateurs discusión, la experimentación es aceptada como un método
tienen indudable experiencia. Sus reproducciones no son más de investigación normal y este desarrollo creó cierta
artefactos experimentales; sin embargo, su conocimiento jerga. De hecho, cada disciplina tiene su lenguaje técnico, el
ganado por medio de la experiencia puede ser de gran utilidad cual es una parte necesaria y aceptada en la comunicación
para los arqueólogos. científica y, por ende, es privativo e inteligible solo para los
iniciados (Fox et al. 1963). En consecuencia, tanto el empleo
Cualquier científico experimentado se encuentra en la de jerga como de términos teóricos (Moulines 1993) no
posición de un novicio cuando confronta por primera vez garantiza la confiabilidad de ciertas actividades denominadas
un nuevo fenómeno (Tiles 1992: 101). Entonces, a veces es “experimentales”. Puesto que la TLE es llevada a cabo con
necesaria mucha experiencia para acometer un experimento técnicas simples, el hecho de confeccionar una reproducción
en tecnología lítica (Kelterborn 1987). Por esta razón, antes de
arqueológica puede generar individuos que piensen que están
experimentar con artefactos arqueológicos de manufactura
realizando “experimentos”; por esa razón existe el riesgo de
extremadamente compleja y asumir que ellos están siendo
la emergencia de impostores. En otras palabras, individuos
reproducidos, es necesario hacer ejercicios de entrenamiento.
que le gusta simular conocimiento, relaciones o ideas aunque
Un ejemplo interesante sobre este tópico es el experimento
no los tengan (Nami 1997/1998, 2000).
replicativo de las dagas neolíticas danesas. De hecho,
cuando había pocos antecedentes sobre este tema, Callahan Desde un punto de vista filosófico, la deontología
(2006) invirtió muchos años de investigación, experiencia y concierne con la ética y moral profesional; la cual también
entrenamiento para descubrir cómo replicar en detalle estos existe en arqueología y particularmente en la talla de la
famosos artefactos; especialmente cómo hacer los retoques piedra. Este hecho muestra que en el ejercicio profesional
paralelos de borde a borde en las dagas Tipo I y en zigzag no solo son importantes los tópicos relacionados con los
en los mangos de las dagas Tipo IV (Figs.1g-h). aspectos materiales y formales. Conformemente, debido

39
Reflexiones epistemológicas sobre arqueología y tecnología lítica experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo III

al crecimiento de la AE podría ser considerada como una Los artefactos que intentan reproducir tienen poco o muy
disciplina emergente, es necesario realizar un rango de las escaso control con los especimenes arqueológicos, poca
actividades etiquetadas como “experimentales”. Esto se debe documentación gráfica y, en consecuencia, la falta de
a que en ciertas ocasiones, las mismas están desvirtuadas o posibilidad de llevar a cabo la verificación inter-subjetiva. En
crean una imagen confusa de la disciplina (Nami 1997/1998, otras palabras, la oportunidad de repetir el experimento por
2000). Por eso, a continuación se propone una clasificación otro investigador. Según la escala desarrollada en la siguiente
del grado de confiabilidad de las prácticas “experimentales” sección las reproducciones tienen el nivel de A o B. Tal como
de acuerdo a la obediencia a ciertos criterios científicos. Callahan (1996: 9) afirmó: “Un ejercicio automáticamente no
Con ese objetivo, se consideran destreza y conocimiento constituye un experimento simplemente por la sinceridad del
en la talla de la piedra, bagaje de conocimientos científicos artesano o la magnitud de la empresa” (Traducción del autor).
y, estándares profesionales relacionados con cuestiones C. Confiables. Ellos cumplen con todos las condiciones
deontológicas. Además, en cualquier disciplina experimental para efectuar experimentos en arqueología y específicamente
un tópico sumamente importante es informar y dar a conocer en tecnología lítica (v. gr. Coles 1979; Kelterborn 1987;
los procedimientos y datos que permitan reproducir el Callahan 1996). Reúnen los requisitos deontológicos
experimento, lo cual garantiza su consenso y confiabilidad generales, y particularmente consideran los códigos de
(Ziman 1978). De esta manera, se permite la verificación ética en arqueología y talla. Son efectuados por personas
inter-subjetiva, tan necesaria en la investigación científica que tienen familiaridad con el laboreo de la piedra pero no
(Grinnell 1992). La escala sugerida es la siguiente: acreditaron una extensiva dedicación a esta actividad. Las
A. No confiables. Son aquellas actividades que -aunque reproducciones fueron sujetas a un riguroso control con los
utilizan materiales similares a los prehistóricos- no emplean artefactos arqueológicos, llegando a adquirir los niveles más
técnicas tradicionales; sus autores no tienen entrenamiento altos en la escala sugerida en la sección que viene. Asimismo,
profesional; la actividad experimental no es controlada ni los informes permiten la replicabilidad del experimento por
documentada; en consecuencia, debido a esta falta carecen otros colegas, mostrando honestidad y claridad en expresar
de documentación fidedigna y confiable en los reportes. En la tarea experimental.
la actualidad, es posible encontrar autores que se jactan de D. Altamente confiables. Comparten los mismos
observaciones experimentales realizadas por ellos sin dar atributos que el anterior pero, son llevados a cabo por
a conocer ni siquiera un dato de la actividad desarrollada. investigadores que a través de diversos medios mostraron
Al mismo tiempo, no acreditan ningún antecedente en la un profundo conocimiento y especialización en TLE; además
talla experimental, salvo el de haber tomado un curso con haber demostrado maestría con relación a las destrezas
algún tallador renombrado. También, se incluyen aquellas y el conocimiento involucrado en numerosas secuencias
actividades que carecen de mínimos estándares profesionales y estrategias de reducción. Si están disponibles, las
concernientes a los más elementales principios éticos. Estas piezas experimentales tienen un minucioso control con los
prácticas son el resultado de la falta de ética y de moral artefactos arqueológicos, observando tanto los estadios
profesional con relación al uso de ideas y/o esquemas de tempranos e intermedios de manufactura, preformas,
trabajo de los colegas sin otorgarles el crédito merecido. productos terminados y sus desechos. Indudablemente, las
Es el caso de copiar frases o párrafos sin mencionar su reproducciones alcanzan el más alto nivel sugerido en la
fuente, ignorando el desarrollo de los temas en la literatura sección siguiente. Vale decir, tienen un control detallado con
nacional previamente publicada, informes, referencias u el registro prehistórico. En el caso de que estos no existan
otros resultados (cf. Nami 1997/1998, 2000). o no estén disponibles, las limitaciones de los objetivos del
B. Pobremente confiables. A pesar de que cumplen experimento son explícitamente expresados y, por ende,
con ciertos requerimientos deontológicos, la supuesta existe claridad y honestidad en los logros del ensayo. Las
experimentación es realizada con conocimientos muy tareas son excesivamente documentadas por medio de
superficiales o elementales de talla sin desarrollar ningún dibujos, fotografías, gráficos y tablas las cuales permiten la
tipo de verdadera actividad científica. Podrían ser comparados reproducción del experimento. En este sentido, de acuerdo
con ejercicios de entrenamiento o prácticas estudiantiles. con Grinnell (1992) es posible la verificación inter-subjetiva.

Talladores actuales y niveles de reproducciones


En el mundo actual se registran dos grandes categorías de de sus grupos (v. gr. Hampton 1999). Por el otro, la talla de
talladores. Por un lado, están los que pertenecen a sociedades la piedra se transformó en una práctica común en el mundo
y/o grupos que todavía conservan técnicas tradicionales y occidental generando artesanos que pueden categorizarse
usan conocimientos conservados y mantenidos por la tradición como académicos, comerciantes y amateurs. Los primeros
40
Hugo G. NAMI

tallan piedra para discutir diversos tópicos educativos y lo tanto, no confeccionan réplicas de esos especimenes. De
científicos (Fig. 1c) y muchos tienden a poner en práctica este modo, considerando las discusiones mantenidas en los
experimentos. En algunos lugares del mundo, principalmente encuentros personales con experimentadores, acerca de los
en los E.E.U.U., los comerciantes y amateurs superan en problemas inherentes a la talla actual de la piedra como
número a los académicos; aunque, con su experiencia también con el estudio de colecciones arqueológicas y sus
pueden aportar datos para la comprensión de la manufactura duplicados modernos es significativo distinguir niveles de
de instrumentos arqueológicos. Una parte de los mismos reproducciones. De esta manera, también se puede evaluar
interactúan con éstos últimos intercambiando y brindando con un rango de mayor precisión aquellas que desde un punto
información de las técnicas líticas, ya sea compartiendo de vista experimental responden al concepto de réplica en
sus conocimientos, materias primas o sus productos un sentido estricto (Flenniken 1981). En efecto, puesto que a
manufacturados. Por esa razón, muchos de ellos pueden llegar menudo los artefactos originales, no siempre están accesibles
a ser “informantes” para los arqueólogos experimentales. o simplemente, no son considerados, se propuso la siguiente
Con sus logros, se generó una retroalimentación positiva escala de categoría de reproducciones y se las tipificó en
para comprender aspectos variados en la manufactura de cuatro jerarquías: A, B, C y D (Nami 1998). Las mismas se
utensilios líticos prehistóricos (Nami 1997, 2008). detallan a continuación:
En distintos países de Sudamérica la talla de piedra A. Simulación del proceso y del producto. Pueden incluirse
actualmente es una actividad habitual. Allí hay numerosos a los especimenes que no duplican a los arqueológicos en
talladores con disímiles niveles de destreza. Sin embargo, ninguno de sus atributos. Por ejemplo en el espesor, forma
antes de ir al tópico de esta sección, es importante recordar de los lascados, preparación de las preformas, etc. La figura
que los restos arqueológicos muchas veces son el registro 1d ilustra piezas que tratan de imitar a las puntas Folsom de
fosilizado de tecnologías tradicionales, los cuales resultan Norteamérica. Si bien son semejantes en el contorno general,
de un complejo sistema de conocimientos transmitidos por el espesor, la forma de los retoques y las acanaladuras son
mecanismos empíricos diversos. El conocimiento tecnológico muy diferentes a los originales.
tradicional involucra diferentes tópicos relacionados
B. Simulación del proceso, réplica del producto.
con las recetas de fabricación, tecno-ciencia y las fases
Reproducen algunos rasgos de las piezas arqueológicas -v.
de aprendizaje, en los cuales el saber-como y el saber-
gr. el espesor o acanaladuras cuando las piezas poseen este
porqué son aspectos fundamentales. En consecuencia,
rasgo técnico- sin tener en cuenta las técnicas tradicionales,
puesto que la TLE se enfrenta con los restos fosilizados de
puesto que emplean máquinas modernas o técnicas no
técnicas tradicionales, es necesario ser conciente que en su
utilizadas en el pasado; tal como el hacha ilustrada en la
reproducción hay que considerar numerosas variables (Nami
figura 1e que fue confeccionada con una alisadora eléctrica.
1994, 1997, 2008).
C. Réplica parcial del proceso, simulación del producto.
En la sección previa se propuso una clasificación de
Estas piezas reproducen la totalidad o casi todos los
la confiabilidad de experimentos en tecnología lítica. No
atributos de los artefactos arqueológicos. Por ejemplo, el
obstante, un tópico son los diferentes grados de certidumbre y
delineamiento de la forma final pero no la de los retoques.
otro son los distintos niveles de reproducción de un artefacto
Aunque los datos están disponibles, fueron ignorados o
de piedra. Por ejemplo, un utensilio puede ser manufacturado
considerados parcialmente en su manufactura. Este es el
para investigar un problema arqueológico o, simplemente para
caso de los estadios tempranos, secuencia de remoción de
comerciar. Las acciones del artesano podrían ser las mismas
lascas, preparación de las preformas y/o plataformas. A veces
y los productos extremadamente similares, sin embargo, la
la forma general es similar, pero los atributos métricos son
actitud es muy diferente. Esta distinción vale la pena debido
diferentes (Fig. 1f).
a que más allá de la reproducción, la experimentación es
una actividad científica. D. Réplica del proceso y del producto. Son aquellos
que reproducen todos los rasgos tanto cualitativos como
Actualmente hay un número creciente de personas que
métricos de los especimenes originales. Siguen la secuencia
con distintas motivaciones confeccionan instrumentos líticos.
de reducción, preparación de las plataformas, la forma final
La proliferación de aquellos que con el afán de lograr bellos
y cualquier otro detalle de relevancia (Fig. 1g-h).
productos finales o ahorrar tiempo y energía en la producción,
utilizan martillos de hierro, percutores de cobre, máquinas Es importante destacar que los niveles C y D son los más
sofisticadas, formas-bases cortadas “slabs” o no controlan útiles para discutir cuestiones vinculadas con las recetas
con el registro arqueológico la secuencia de reducción. Por de fabricación y el saber-cómo de las técnicas líticas.

41
Reflexiones epistemológicas sobre arqueología y tecnología lítica experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo III

En consecuencia, discutir modelos tecnológicos y el planteamiento de hipótesis sobre la naturaleza del conocimiento
tecnológico tradicional participado de las sociedades que utilizaban las piezas reproducidas.

Figura 1. a) Ishi, el último de los


indios Yahi de California, trabajando
por presión y detalle de la forma
de sostén y manera de aplicar la
presión (tomado de Nelson 1916). b).
Kim Akerman confeccionando una
punta de proyectil con la técnica de
presión aprendida de los indígenas
autralianos (Foto del autor, 2003). c)
Reunión de talladores académicos
efectuada en 2004 con el objeto de
discutir cuestiones vinculadas con
las similitudes técnicas existentes
entre el Paleolítico superior
europeo (Solutrense) y el Paleoindio
norteamericano (Clovis). De izquierda
a derecha: Bruce Bradley, Dennis
Stanford y el autor (Foto: Mercedes
Cuadrado de Nami). d) Anverso y
reverso de las simulaciones de puntas
Folsom (categoría A) confeccionadas
por McCormick en la década de 1940s.
Ancho de la pieza de la izquierda:
24 mm (Colección Smithsonian
Institution. Foto del autor, 1994). e)
Hacha alisada confeccionada por
Ariel Gherardi (Misiones, Argentina)
manufacturada con máquinas
alisadoras contemporáneas (Foto del
autor). f) Reproducciones de puntas
de proyectil Folsom confeccionadas
por Don Crabtree que ilustran la
categoría C (colección Department
of Archaeology, University of Alberta
at Edmonton, Foto del autor, 1992).g)
Reproducciones de las dagas Danesas
Tipo I manufacturadas por Errett
Callahan (Foto del autor, 1995). h)
Réplica de las dagas danesas Tipo IV
confeccionadas por Callahan (Foto del
autor, 1995)

42
Hugo G. NAMI

Bibliografía
ALBERTS, B. Y K. SHINE. (1994): “Scientists and the Integrity of NAMI, H. G. (1994): “Paleoindio, Cazadores-recolectores
Research”. Science, 266: 1660-1661. y Tecnología Lítica en el Extremo Sur de Sudamérica
Continental”. Arqueología de Cazadores-recolectores.
ASCHER, R. (1961): “Experimental Archaeology”. American
Límites, Casos y Aperturas, Arqueología Contemporánea
Anthropologist 63: 763-816.
(Edición Especial) 5: 89-103.
BUNGE, M. (2000). “El fraude científico”. La Nación, 30 de
NAMI, H. G. (1997): “Investigaciones actualísticas para
octubre,
discutir aspectos técnicos de los cazadores-recolectores
BUNGE, M. (2001): Diccionario de Filosofía. Siglo XXI Editores, del tardiglacial: El problema Clovis-Cueva Fell”. Anales
México. del Instituto de la Patagonia (Serie Ciencias Humanas) 25:
151-186.
CALLAHAN, E. (1996): General Operating Principles. Primitive
Technology Newsletter, 2: 9. NAMI, H. G. (1997/1998): “Arqueología experimental, talla de
piedra contemporánea, arte moderno y técnicas tradicionales:
CALLAHAN, E. (2006): “Neolithic Danish Daggers: An Experimental Observaciones actualísticas para discutir estilo en tecnología
Peek”. En Apel J. y Knutsson, K. (eds.): Skilled Production lítica”. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología
and Social Reproduction. Aspeéis on Traditional Stone Tool 22/23: 363-388.
Technologies., Uppsala University (Sweden), Societas
Archaeologica Upsaliensis (SAU) & The Department of NAMI, H. G. (1998): “Reflections on Stone Tool Reproductions: A
Archaeology and Ancient History, Uppsala: 115-137. Folsom Example”. Bulletin of Primitive Technology, 16: 76-79.
COLES, J. (1979): “Experimental Archaeology”. Academic Press, NAMI, H. G. (2000): “Investigaciones actualísticas y piedra
New York. tallada. I: Criterios experimentales para identificar lascas de
talla bipolar: Su aplicación en la interpretación de artefactos
FLENNIKEN, J. J. (1981). Replicative Systems Analysis: A Model arqueológicos de los extremos norte y sur de la Patagonia”.
Applied to the Vein Quartz Artefacts from the Hoko River site. III Congreso Argentino de Americanistas II: 229-270.
Reports of Investigations 59. Washington State University,
Laboratory of Anthropology, Pullman. NAMI, H. G. (2008): “Theoretical Reflections on Experimental
Archaeology and Lithic Technology”. En Nami, H. G. (Editor)
FOX, R.; GARBUNY, G.; HOOKE. R. (1963): The Science of Science. Traditional Technologies: Essays in Honor of Errett Callahan.
Methods of Interpreting Physical Phenomena. Walker and (en prensa).
Company, New York.
NELSON, N. C. (1916): “Flint Working by Ishi”. En Hodge, F.
HAMPTON, O. W. (1999): Culture of Stone. Sacred and Profane W. Holmes, Anniversary Volume: Anthropological Essays
Uses of Stone among the Dani. Texas A & M University Presented to William Henry Holmes, Washington D.C.:
Press, 331 pags. 397-402.
KELTERBORN, P. (1987): “Principles of Experimental Research in TILES, J. L. (1992): Experimental Evidence vs. Experimental
Archaeology”. Bulletin of Experimental Archaeology, 8: 11-12. Practice. British Journal of Phylosophy of Science, 43: 99-109.
GRINNELL, F. (1992): The Scientific Attitude. The Guilford Press, ZIMAN, J. (1978): Reliable Knowledge. An Exploration of the
New York and London. Grounds for Belief in Science. Cambridge University Press,
MOULINES, C. U. (1993): La Ciencia: Estructura y Desarrollo. Cambridge.
Trotta, Madrid.

 43
Daniel RUBIO GIL, Felipe CUARTERO MONTEAGUDO, Diego MARTÍN PUIG, Carmen MANZANO MOLINA y Javier BAENA PREYSLER

- IV -
Análisis tecnológico y esquemas diacríticos como
medio de representación dinámico de la información
obtenida a nivel experimental
Daniel RUBIO GIL, Felipe CUARTERO MONTEAGUDO, Diego MARTÍN PUIG, Carmen MANZANO MOLINA y Javier BAENA PREYSLER

Universidad Autónoma de Madrid.

Resumen
En el presente trabajo proponemos la aplicación de un examinar nuevos métodos de representación, que nos
sistema de representación gráfica basado en esquemas permitan hacer una aproximación dinámica a esquemas
diacríticos como medio de estructuración de la información operativos sobre diversas acciones de talla, considerando la
obtenida a nivel arqueológico y experimental. Es por tanto, interacción de volumen del núcleo o útil tallado, la técnica
desde el desarrollo de diversos programas experimentales, y aplicada, y las series de productos o subproductos generados.
su consiguiente lectura tecnológica, desde donde pretendemos

Palabras clave: Esquemas diacríticos, tablas dinámicas, sistemas de análisis de industria lítica, experimentación.

Abstract
In the present research work we proposes a system representation, allowing us to make a dynamic approach
of representation based on diacritic diagram as a way to to the operative’s diagrams over different knapping actions,
structuring information gained at the archaeological and considering the interaction of the core or tool knapped, the
experimental level. Therefore, from the development of technique used, and the series of products or by-products
several experimental programs, and subsequent reading generated.
technology, where we intend to explore new methods of

Key words: Diacritic diagram, dynamic table, analysis system of lithics, experimentation.

Introducción: Problemática y objetivos


El presente trabajo surge como una propuesta enfocada Cortés 1996; Bourguignon 1997; Bourguignon y Turq 2003;
a la problemática derivada de las experimentaciones que se Bernard-Guelle 2002; Matamoros 2002; De la Torre et al.
presentan y publican con diferente grado de resolución, lo que 2004; Morello 2005; Baena y Cuartero 2006).
hace que en ocasiones resulte complejo establecer un marco Al mismo tiempo, han ido surgiendo otros modelos de
comparativo tanto con el registro arqueológico como entre representación gráfica que complementan los esquemas
sí. En consecuencia, consideramos que uno de los mayores diacríticos, como es el caso de las matrices de tipo Harris,
problemas radica en sistematizar los resultados obtenidos las cuales permiten ver con claridad la alternancia en
en los programas experimentales. En este sentido, nuestro el proceso de talla así como la jerarquización (Julien &
trabajo esta dirigido hacia la presentación de los esquemas Julien 1994; Schlanger 1996; De Loecker 2005; Ríos 2006;
diacríticos experimentales, en base a la creciente relevancia Jürgen Ritchen e.p; Castañeda, 2007). Sin embargo, ante la
que han cobrado dentro de los estudios tecnológicos actuales ausencia de trabajos de carácter metodológico orientados a
(Boëda 1982; Van Peer 1992; Stenpanchuk 1996; Vallejo y la sistematización de los mismos, consideramos importante

45
Análisis tecnológico y esquemas diacríticos como medio de representación dinámico de la información obtenida a nivel experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo IV

aportar nuevas vías de objetivización gráfica para el registro otros investigadores. En este sentido, es muy frecuente en el
lítico. La experimentación debe ser clara tanto en objetivos caso de la experimentación lítica encontrar excelentes trabajos
como en resultados y, fundamentalmente, en la presentación de réplica experimental de métodos y procesos de talla, que
de datos, para que ésta pueda ser comparada y replicada por quedan como un marco teórico ideal del concepto definido.

Metodología
Con el desarrollo del modelo de las tablas dinámicas, La simbología empleada es la siguiente:
pretendemos enriquecer el amplio abanico analítico,
• Los círculos (●) representan qué negativos o superficies
metodológico y de documentación gráfica existente para sirven de apoyo a las extracciones, es decir, aporta información
los conjuntos líticos experimentales y arqueológicos. Su sobre los talones.
objetivo no es otro que elaborar un modelo para presentar
las experimentaciones y experiencias de talla de una forma • Las cruces (X) qué negativos o superficies se cortan
dinámica, comparable y cuantificable. entre sí en la cara dorsal.
Las tablas dinámicas han sido elaboradas a partir • Los cuadrados (■) qué negativos o superficies son
de remontajes experimentales, donde se ha numerado cortadas en una cara adyacente (dorsos o desbordantes).
diacrónicamente cada una de las extracciones. La tabla La tabla dinámica recoge todas las extracciones que se
se realiza desmontando uno a uno los levantamientos han producido en orden cronológico, situadas en filas de
y recogiendo de qué manera cortan o son cortadas arriba abajo y en columnas de izquierda a derecha.
por extracciones anteriores. En el caso de los núcleos
arqueológicos sin remontaje estas relaciones son descritas La numeración se repite en filas y columnas, con el
objetivo de ver la relación de cada extracción fila por fila
a partir de la lectura diacrítica.
con los negativos anteriores (Fig.1. en la fila 3 que hace
La forma de lectura de las tablas dinámicas (como una referencia a la 3ª extracción, se puede observar como corta
hoja de cálculo distribuida en columnas y filas) se basa en los a la superficie cortical y al negativo 1, y se apoya en la cara
conceptos gráficos insertos en el ámbito disciplinar referente ventral). Igualmente, podremos hacer una lectura de las
a las Matemáticas Discretas (el mismo concepto de lectura columnas, donde se aprecia como cada negativo es cortado
que nos ofrece un mapa de carreteras con la distancia de por las extracciones posteriores (Así, en la misma figura, en
km entre ciudades). la columna de la cara ventral se observa como ésta sirve de
apoyo -talón- para los 3 siguientes negativos y es cortada
en la cara dorsal del 4º).

Figura 1. Modelo de tabla dinámica donde se puede apreciar cómo se realiza la lectura de la misma tanto en filas como en columnas. Se puede apreciar, por ejemplo,
cómo las tres primeras extracciones se apoyan en la cara ventral, mientras que el último negativo (4), lo hace sobre el negativo del segundo levantamiento

46
Daniel RUBIO GIL, Felipe CUARTERO MONTEAGUDO, Diego MARTÍN PUIG, Carmen MANZANO MOLINA y Javier BAENA PREYSLER

Aplicación práctica del método: El paradigma de los procesos de explotación Discoide/Levallois

Con el objetivo de analizar el grado de aplicabilidad y Del mismo modo, como cada fila hace referencia al
el potencial interpretativo de las tablas dinámicas, hemos esquema diacrítico de cada producto, podemos rastrear
optado por tomar como referencia los métodos de explotación con los atributos recogidos (corta a; apoyo/talón; dorso/
discoide y levallois, puesto que a nivel arqueológico es el desbordante) qué productos son predeterminantes y cuáles
marco en el que estamos desarrollando nuestros proyectos son predeterminados.
de investigación.
Así, en la tabla se distingue claramente como todas
En el modelo de explotación discoide, el protocolo las extracciones capturan superficie cortical, exceptuando
experimental se ha llevado a cabo tomando como referente los los productos predeterminados, en este caso puntas
materiales publicados en el yacimiento francés de “Champ de pseudolevallois (negativos nº 5 y 8), que poseen dorsos y
Bossuet” (Bourguignon et al. 2000; Bourguignon y Turq 2003). capturan el mayor número de extracciones.
Como se observa en la figura 2, hemos combinado la Asimismo, durante todo el proceso de reducción, se puede
tabla dinámica con el modelo de matrices que nos muestra realizar una lectura en diagonal (Fig. 2. Representado en la
claramente la alternancia, jerarquización y orden de la tabla con una elipse), que atestigua la alternancia continua
producción. característica de este tecno-tipo (Bourguignon et al. 2000).

Figura 2. Tabla dinámica combinada con la matriz del modelo discoide experimental, donde queda reflejada la alternancia, la jerarquización y el orden de la producción.
En ella también podemos identificar la presencia de productos predeterminados (extracciones 5 y 8) así como, en una lectura diagonal, la alternancia continua

47
Análisis tecnológico y esquemas diacríticos como medio de representación dinámico de la información obtenida a nivel experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo IV

La utilización de este método, nos ha permitido comparar Dmanisi (Fig.3), que morfológicamente podría interpretarse
el núcleo experimental en su fase final de explotación con dentro del Modo 1 como un discoide e incluso un Levallois
uno de los núcleos procedentes del nivel II del yacimiento de si no se realiza una correcta lectura tecnológica.

Figura 3. Comparación entre el núcleo final experimental discoide con un núcleo procedente del nivel II de Dmanisi (Georgia)

Como se ve claramente en ambas tablas existen En el siguiente modelo experimental, hemos trabajado
diferencias notables entre las dos estrategias de talla, sobre las producciones de tipo Levallois Recurrente Centrípeto
siendo las más significativas que en el núcleo de Dmanisi (Boëda 1993), tomando para ello como referente arqueológico
no hay una pauta de regularidad en la talla y hay una el yacimiento madrileño de “El Cañaveral” (Baena et al. 2008).
alternancia discontinua (talla por series), por lo que es muy En la tabla de representación del esquema levallois
difícil hablar de jerarquización, mientras que en el discoide (Fig.4), podemos distinguir una primera fase de limpieza y
experimental queda patente la alternancia continua donde preparación (Superficie A) y una segunda fase de explotación
las extracciones posteriores se apoyan en el contrabulbo (Superficie B), distinguiéndose claramente el concepto de
del negativo anterior. jerarquización (Boëda et al. 1990; Boëda 1993).

48
Daniel RUBIO GIL, Felipe CUARTERO MONTEAGUDO, Diego MARTÍN PUIG, Carmen MANZANO MOLINA y Javier BAENA PREYSLER

Figura 4. Tabla dinámica del núcleo levallois experimental donde queda patente tanto la jerarquización de las superficies como el ritmo de la explotación

Por otro lado, se observa muy bien el ritmo de la En este caso, el núcleo experimental en su fase final
explotación, distinguiéndose una primera fase de explotación de explotación se ha contrastado con un núcleo levallois
plena (entre la extracción nº 1 y la 7 con talones facetados, recurrente centrípeto del yacimiento de “El Cañaveral” (Fig.5).
diedros y dorsos), una segunda fase de corrección (entre
la nº 7 y la 12 con talones lisos y negativos cortos), y una Lo más destacado al establecer la comparativa en las
tercera fase de plena producción (a partir de la nº 12 con tablas, son las similitudes que guardan ambos núcleos en
talones más preparados y dorsos), recuperándose el ritmo cuanto al modelo de explotación, con una superficie de
de explotación, donde todas las extracciones cortan a la preparación y otra de explotación.
anterior, conformándose así una talla en sentido perimetral. En fase de plena producción, cada negativo corta el
Igualmente, se aprecian muy bien los productos anterior, caracterizándose las últimas extracciones por la
predeterminados (extracciones nº 2, 14, 20 y 23), caracterizados captura de un mayor número de levantamientos anteriores
por sus talones facetados/diedros y el amplio número de (Fig. 5 negativos nº 23 modelo experimental y nº 22 núcleo
negativos a los que cortan. arqueológico).

49
Análisis tecnológico y esquemas diacríticos como medio de representación dinámico de la información obtenida a nivel experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo IV

Figura 5. Comparación entre el núcleo levallois en su fase final experimental con uno de los núcleos procedentes del yacimiento del Cañaveral (Madrid), pudiendo contrastarse
en ambos modelos que las últimas extracciones coinciden en cuanto a sus características

Discusión: Aportes de la experimentación con tablas dinámicas a la cuestión de la variabilidad.

Los ejemplos escogidos para mostrar la aplicación práctica se suelen expresar en términos de presencia/ausencia
de nuestra propuesta nos permiten reflexionar acerca de la (Boëda 1994), pero raramente son abordados en detalle.
información que pueden aportar las tablas dinámicas en el ¿En qué medida se jerarquiza una explotación? ¿Cómo
debate levallois versus discoide. influye la calidad de la materia prima y la técnica escogida
en el grado de alternancia? ¿Cuántos subproductos y de
En este sentido, una de las primeras aproximaciones de qué tipo son necesarios para llegar a un tipo de producto
carácter experimental para la extracción de puntas Levallois predeterminado? ¿Con qué ritmo-cadencia se suceden los
ya tenía como base la lectura diacrítica de los productos productos finales/buscados?
predeterminados, permitiendo la comparación entre los
productos generados durante la experimentación con los La experimentación por sí sola, no puede resolver
arqueológicos (Boëda 1982). fácilmente el problema de la variabilidad de métodos
y procesos de talla, que deben haber sido reconocidos
Del mismo modo, los criterios sobre los que se fundamenta previamente en el registro mediante remontajes arqueológicos
el debate de la variabilidad/uniformidad de concepciones y esquemas diacríticos (Pelegrin 1991). Sin embargo, permite
de talla para el Musteriense (jerarquización, alternancia, la correlación de categorías tecnológicas o tecno-tipos, que
técnica, grado de predeterminación y volumen del núcleo) en ciertos estudios se presentan como categorías herméticas.

50
Daniel RUBIO GIL, Felipe CUARTERO MONTEAGUDO, Diego MARTÍN PUIG, Carmen MANZANO MOLINA y Javier BAENA PREYSLER

Tampoco la experimentación puede resolver el reconocimiento el encadenamiento e interrelación de series de extracciones


de la intencionalidad de la talla/objetivo técnico, que deben articuladas en una misma pieza (evolución de diferentes
ser abordados desde una perspectiva más amplia (análisis métodos de talla a lo largo del tiempo), dotando así a los
de cadenas operativas, análisis traceológicos, estimación registros de dinamismo y objetividad.
del objetivo de la producción, etc) pero sí permite evaluar
Por último, consideramos necesario que este método quede
la adecuación o no a un hipotético concepto de talla, en
abierto a la inclusión de otros parámetros interpretativos y
función de los condicionantes técnicos precisos de cada
de análisis como la evolución volumétrica del núcleo en
explotación como la materia prima o la destreza del tallador
función de aspectos técnicos, las direcciones de corte entre
(Bracco et al. 1991; Martín et al. 2007; Alonso y Terradillos
extracciones, la comparación cuantitativa mediante diferentes
en este mismo volumen).
estadígrafos de los tipos de producto y su orden de sucesión,
Con la propuesta metodológica de las tablas dinámicas, los sentidos de superposición y direcciones de negativos, así
mostramos una nueva vía para la representación de como aspectos relacionados con el grado de tallabilidad de
remontajes (experimentales o arqueológicos), donde se refleja las materias primas y la destreza del tallador.

Bibliografía
BAENA PREYSLER, J.; CUARTERO, F. (2006): “Más allá de la BOURGUIGNON, L.; TURQ, A. (2003): “Une chaîne opératoire
tipología lítica: lectura diacrítica y experimentación como de débitage sur éclat du Moustérien à denticulés aquitain:
claves para la reconstrucción del proceso tecnológico”. En les exemples de Champs de Bossuet et de Combe-Grenal
José Manuel Maíllo y Baquedano, E. (eds.): Miscelánea en c.14”. En M. Peresani (ed.): Discoïd lithic tecnology Advances
homenaje a Victoria Cabrera. Zona Arqueológica, 7. Vol I: and Implications), BAR Interantional, Series 1120: 131-152.
144-161.
BRACCO, J.; DUTOUR, O.; CHENORKIAN, R.; DEFLEUR, A. (1991):
BAENA PREYSLER, J.; BÁREZ, S.; PÉREZ-GÓNZALEZ, A.; “Gestes techniques et débitage experimental. Elements de
LÁZARO, A.; NEBOT, A.; ROCA, M.; PÉREZ, T.; GONZÁLEZ, I.; reflexion et potentialités de recherches dans l´étude du geste
CUARTERO, F.; RUS, I.; POLO, J.; MÁRQUEZ, R.; CABANES, D.; en préhistoire”. Treballs d´Arqueologia I: 163-172.
CARRANCHO, A (2008): “El yacimiento Paleolítico Cañaveral
CASTAÑEDA, N (e.p): “A methodological approach to core
(Coslada-Madrid). La captación de recursos líticos durante
analysis”. Aprroccci Metodologici integrati per lo studio
el Musteriense Peninsular”. Arqueoweb, 9 (2): 1-32.
dei manufatti litici preistorici. Florencia, 13-15 de diciembre
BERNARD-GUELLE, S. (2002): “Le Paléolithique moyen du de 2007.
massif du Vercors (Préalpes du Nord)”. Etude des systèmes
DE LA TORRE, I.; MORA, R.; DOMÍNGUEZ-RODRIGO, M. (2004):
techniques en milieu de moyenne montagne BAR 1033.
“La tecnología lítica del “complejo st” de Peninj (Lago Natron,
BOËDA, E. (1982): “Etude experimentale de la technologie des Tanzania): Análisis de un conjunto del Olduvayense africano”.
pointes levallois”. Studia Praehistorica Belgica, 2: 23-56. Trabajos de Prehistoria, 61 (1): 23-45.
BOËDA, E. (1993): “Le débitage discoïde et le débitage Levallois DE LOECKER, D. (2005): Beyond the site: The Saalian Archeological
récurrent centripète”. Bulletin de la Société Préhistorique Record at Maastricht-Belvédère (The Netherlands). Faculty
Française, vol. 90 (6): 392-404. of Archaeology. University of Leiden.
BOËDA, E. (1994): Le concept Levallois: variabilité des méthodes. JULIEN, C. K.; JULIEN, M. (1994). “Prehistoric technology: A
CNRS Éditions. París. cognitive science?”. En Renfrew, C., and Zubrow, E. (eds.):
The Ancient Mind, Elements of Cognitive Archaeology,
BOËDA, E.; GENESTE, J.M.; MEIGNEN, L. (1990): “Identification
Cambridge University Press, Cambridge: 152–163.
de Chaines operatoires lithiques du paleolithique ancien et
moyen”. Paléo., 2: 43-80. JÜRGEN RICHTER, J (e.p): “L´ anlyse des chaînes opératoires
des outils bifaciaux”. En Colloque Internacional: Les cultures
BOURGUIGNON, L. (1997): Le moustérien de Type Quina:
a bifaces du Pleistocene inferieur et moyen dans le monde.
Nouvelle Définition d´une entité technique. Tesis Doctoral,
Emergente du sens de l’harmonie. Tautavel 25-30 Junio
Tomo I y II. París X
de 2007.
BOURGUIGNON, L.; ORTEGA I.; BRENET, M.; LENOBLE A.;
MATAMOROS, J.T. (2002): La zona norte de Champs de Bossuet:
ASTRUC L. (2000): Le gisement moustérien de Champs de
studio tecnológico y espacial del conjunto lítico. Trabajo de
Bossuet. Document final de synthèse, AFAN, ASF et SRA
investigación de Tercer Ciclo. Universidad Autónoma de
Aquitaine, Bordeaux.
Madrid (inédito).

51
Análisis tecnológico y esquemas diacríticos como medio de representación dinámico de la información obtenida a nivel experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo IV

MORELLO, F. (2005): “Tecnología y métodos para el desbaste de SCHLANGER, N. (1996): “Understanding Levallois: Lithic
lascas en el norte de Tierra del Fuego: los núcleos del sitio technology and cognitive Archaeology”. Cambridge
Cabo San Vicente”. Magallania, 33 (2): 29-56. Archaeological Journal, 6(2): 231-254.
PELEGRIN, J. (1991): “Sur une recherche technique expérimentale SIMÓN VALLEJO, M. J.; CORTÉS SÁNCHEZ, M. (1996):
des techniques de débitage laminaire”. En V.V.A.A.: “Cadenas operativas líticas, algunas aportaciones al dibujo
Archeologie Experimentale. Tome 2: La Terre. Archeologie tecnológico”. Complutum Extra, 6 (II): 89-102.
Aujourd’hui. Actes du Colloque International Experimentation
STEPANCHUK, V. (1996): “Le Moustérien Charentien à pièces
on Archeologie: Bilan et perspectives: 118-128.
foliacées du Gabo, Soud-Ouest de la Crimée, Ukraine”.
RÍOS GARAIZAR, J. (2006): Industria lítica y sociedad en la Paleo, 8: 225-241.
Transición del Paleolítico Medio al Superior en torno al
VAN PEER, P. (1992): The Levallois reduction strategy. Madison:
Golfo de Bizkaia. Tesis Doctoral. Universidad de Cantabria.
Prehistory Press, 1992


52
Laurence BOURGUIGNON, Michel BRENET, Mila FOLGADO e Iluminada ORTEGA

-V-
Aproximación tecno-económica del debitage
discoide de puntas pseudo-levallois:
el aporte de la experimentación
Laurence BOURGUIGNON*, Michel BRENET*, Mila FOLGADO* y Iluminada ORTEGA**

* Inrap Grand-Sud-Ouest, Pessac, France. UMR 5199, PACEA, Talence, France.


** Inrap Grand-Sud-Ouest, Pessac, France. UMR 704, «Archéologie et sciences de l’Antiquité», Paris I, France.

Resumen
En el contexto actual, la experimentación constituye una Levallois de manera recurrente sobre una misma matriz. Las
fuente “actualista” de lectura y de comparación pertinente matrices seleccionadas han sido variadas tanto en su tipo de
frecuentemente subestimada y subutilizada. Así, un primer material como de su calidad, morfología y tipo. Igualmente,


referente experimental basado sobre la integridad de la la modalidad (unífacial/bifacial, parcial/periférica observadas
cadena operatoria Levallois definió cualitativamente y en el contexto arqueológico) fue elegida por los talladores en
cuantitativamente cuatro fases operatorias. No obstante, este función de los contingentes y/o de su nivel de competencia.
fraccionamiento de la cadena operatoria no está descrito con
precisión por los otros métodos y modalidades. Así, nos ha La suma de todas estas experimentaciones ha permitido
parecido necesario enriquecer este referencial experimental obtener unas curvas de referencia cuantitativas por
y ampliarlo a los otros métodos y modalidades Levallois y a categorías tecnológicas que varían según el modo de
los otros conceptos de “débitage”, igualmente representados introducción de las matrices y la exportación de los
en el Paleolítico medio: Quina y discoide. productos buscados. Una primera aplicación y confrontación
de nuestros resultados con las series arqueológicas es
Esta contribución está orientada sobre los resultados igualmente presentado y permite proponer hipótesis sobre
obtenidos en el marco de una problemática relacionada los comportamientos tecno-económicos des los diferentes
con el “débitage” discoide. La experimentación se orientó
específicamente hacia la obtención de puntas pseudos- yacimientos al aire libre y en contexto cárstico.

Palabras clave: Paleolítico Medio, experimentación lítica, enfoque tecno-económico.

Abstract
While experimentation constitutes a useful actualistic The dimensions of the raw material volumes selected
resource for analysis and comparison, it is often underestimated and knapped varied in terms of their nature, type, quality
and underused in techno-economic approaches to lithic and morphology. The different discoid modalities (unifacial,
industries. One early experimental reference base covering bifacial, peripheral or partial) were tested by each
the entire Levallois production sequence qualitatively and experimenter depending on their level of experience.
quantitatively defined four operational phases (Geneste 1985,
1988). This division of the production sequence, however, The results of these experiments were used to produce
has not been described for the other debitage methods or quantitative graphs for each technological category, which
modalities. It thus appeared necessary to us to enrich the vary according to the mode of core introduction and the
experimental reference base and to extend it to other Levallois exportation of the desired products. A confrontation of the
methods and modalities, as well as to other Middle Palaeolithic experimental results with archaeological assemblages in
debitage concepts, such as discoid and Quina. This paper southwestern France is also presented. This latter study
presents the results obtained in a study focussed on the discoid allows us to propose hypotheses concerning the techno-
debitage method. The experimentation was conducted with economic behaviours represented at discoid production sites
the specific objective of obtaining pseudo-Levallois points in in both open-air and cave or rock shelter occupation contexts.
a recurrent manner on the same core.
Key words: Middle Palaeolithic, lithic experimentation, techno-economic approach.
53
Aproximación tecno-económica del debitage discoide de puntas pseudo-levallois: el aporte de la experimentación
B L O Q U E - I - . Capítulo V

Introducción
El estudio del fraccionamiento espacio-temporal de
Problemática y protocolo experimental
la cadena operatoria de producción lítica (Geneste 1985)
permite evaluar las actividades técnicas que han sido
Esta segunda contribución está específicamente
realizadas fuera de la ocupación y su o sus modos de
orientada sobre los resultados obtenidos en el marco de
funcionamiento y su función. En el caso de las industrias
una problemática relacionada con el “débitage” Discoide.
Levallois aparecen claros cortes tecno-económicos. Esta
Para este sistema de “débitage”, la experimentación se
desproporción y discontinuidad entre las secuencias
orientó específicamente hacia la obtención de puntas
operatorias acentúan la importancia de la relación
pseudo-Levallois de manera recurrente sobre una misma
combinada “economía de producción / economía de
matriz. Las matrices seleccionadas han sido variadas tanto
materiales”.
en su tipo de material (sílex, cuarzo y cuarcita) como de
En este contexto, la experimentación constituye una su calidad, morfología y origen (bloque, cantos rodados,
fuente “actualista1” de lectura y de comparación pertinente lascas). Igualmente, la modalidad (unífacial/bifacial, parcial/
frecuentemente subestimada y subutilizada. Así, un primer periférica observadas en el contexto arqueológico) fue elegida
referente experimental basado sobre la integridad de la por los talladores en función de los contingentes y/o de
cadena operatoria Levallois definió cualitativamente y su habilidad. El nivel de competencia de los participantes
cuantitativamente cuatro fases operatorias (adquisición, varia de “experimentado/a” a “poco experimentado/a”. Por
configuración, producción y transformación) caracterizadas ultimo, cada tallador hizo una estimación de la calidad de su
por el agrupamiento de las diferentes categorías de realización en función de los objetivos de la investigación.
productos (Geneste 1985, 1988). No obstante, si este
Durante la experimentación un observador como mínimo
fraccionamiento de la cadena operatoria esta descrito con
seguía la experiencia para fotografiarla o en ocasiones filmarla
precisión y bien reconocido en el método Levallois recurrente
y rellenar la ficha. La totalidad de la producción y los restos
centrípeto, no lo esta (o en menor medida) en los otros
de talla, según la “transcripción” del tallador, eran recogidos
métodos y modalidades. A pesar de ello, el conjunto de la
y separados por secuencia operatoria: decorticado, plena
comunidad científica, reconociendo el potencial informativo
producción, acondicionamiento de los planos de percusión
que nos ofrecen estos datos tecno-económicos, ha utilizado
de la superficie de “débitage”.
o utiliza estos referentes aplicándolos, a menudo, al
material arqueológico cualquiera que sea la modalidad y, Todas las experimentaciones realizadas han sido
en ocasiones de método diferente. registradas y estudiadas, es decir un total de 26 “débitages”
(20 en sílex y 6 en cuarzo/cuarcita). Para formalizarlas
Con el objetivo de hacer lo más fiable posible las
hemos utilizado la ficha de códigos de categorías y criterios
comparaciones entre las diferentes industrias nos ha
tecnológicos empleada para el estudio de las series
parecido necesario enriquecer el referencial experimental
arqueológicas. Un total de 3264 piezas (1339 de más de
y ampliarlo a los otros métodos y modalidades Levallois y a
2 cm) han sido inscritas en la base de datos del referente
los otros conceptos de “débitage”, igualmente ampliamente
experimental.
representados en el Paleolítico medio: Quina y Discoide. Este
programa experimental fue promovido en el proyecto de ACR
Aquitain2, prosiguió en ARC Inrap3 y su presentación general Resultados experimentales
es objeto de una primera contribución: “Elaboración de un
protocolo de experimentación lítica para la comprensión El análisis de los “débitages” experimentales ha permitido
de los comportamientos técnicos y tecno-económicos en el abordar diferentes aspectos internos al “débitage” discoide,
Paleolítico medio” (Brenet et al. en este volumen). tal que la variabilidad de un mismo experimentador, entre
los diferentes talladores y entre los distintos materiales.

1. El actualismo, en filosofía de la ciencia (geología): “…La reconstitución del pasado…la elaboración de hipótesis que están fundadas netamente en el principio de las
causas actuales. Este principio tiene como postulado que los procesos del pasado son idénticas a las que observamos actualmente…”. Enciclopedia Universal.
2. Acción Colectiva de Investigación sobre « Le Paléolithique moyen (35-350 ka) d’Aquitaine septentrionale : émergence, développement et variabilité », sous la direction de
J.-P. Texier et J. Jaubert, Cnrs/PACEA, Umr 5199, 2003/2005.
3. Acción de Investigación Colectiva « Du Paléolithique moyen à l’émergence du Paléolithique supérieur dans le sud-ouest de la France : l’apport des données récentes à
la compréhension de la diversité des systèmes techniques dans leurs contextes environnementaux et économiques du dernier glaciaire au pléniglaciaire ». projet collectif
sous la coordination de I. Ortega et L. Bourguignon. AXE 1 des programmes ARC Inrap.

54
Laurence BOURGUIGNON, Michel BRENET, Mila FOLGADO e Iluminada ORTEGA

Cada una de las etapas del análisis del referencial ha sido modalidad bi-facial produce más lascas corticales mientras
tratada estadísticamente por categorías de artefactos y que la modalidad uni-facial más productos de menos de 2 cm.
según la ratio por núcleo.
Un contraste es observable entre las explotaciones
Las informaciones obtenidas de estos dos modos de periféricas y semi-periféricas de las superficies de talla.
análisis son complementarias: la primera permite comparar En efecto, una producción periférica (recurrente centrípeta)
las diferentes categorías de artefactos de cada “débitage” produce más puntas, tanto en porcentaje que en ratio que una
entre ellas y la segunda permite de poner en paralelo los producción obtenida desde un plano de percusión circunscrito
diferentes “débitages”. (semi-periférico). Esta diferencia parece normal ya que esta
modalidad afecta la casi totalidad del volumen del bloque
El primer nivel de variabilidad se establece entre los
y en general es más productiva (cualquiera sea la categoría
diferentes grupos de talladores. Tanto los porcentajes como
de productos). Más de 7 productos por núcleo por 4 en el
las ratios ponen en evidencia desproporciones entre las
caso de un “débitage” semi-periférico.
diferentes categorías y secuencias tecnológicas. La diferencia
entre el grupo de talladores “experimentados” y “poco Hemos evaluado igualmente, la productividad entre los
experimentados” se observa sobre todo en la productividad tipos de matrices iniciales (bloques y lascas). El “debitage”
de las puntas, el grupo de talladores experimentados obtiene de puntas pseudo-Levallois sobre cara inferior de lasca
como media 6 puntas mientras que el otro grupo, menos (ramificación, Bourguignon et al. 2004), siempre presente,
experimentado, obtiene solamente 4 puntas como máximo esta bien representado en los conjuntos arqueológicos
por núcleo. discoides. Puede llegar a representar más del 50 % de los
núcleos en Combe Grenal C. 14 y de Les Fieux IJ, por ejemplo
El segundo nivel de variabilidad estimado fue el de
(Bourguignon et Turq 2003, Faivre 2008).
las modalidades bi-facial o uní-facial y periférica o semi-
periférica. Según el número de superficies explotadas no Las producciones experimentales sobre ese tipo de matriz
aparecen muchas diferencias en cuanto al objetivo de la ocasionan como media, la misma cantidad de puntas que un
producción. Que sea en porcentaje o en ratio, la producción bloque (alrededor de 5). En consecuencia que podemos decir
se sitúa alrededor de 6 puntas por núcleo. Solo se observan de la ramificación de la cadena operativa, que según el mismo
algunas diferencias entre dos categorías tecnológica: las objetivo entre la producción principal y segundaria, no entra
lascas corticales y los productos inferiores a 2 cm. La en línea de cuenta la productividad general de las puntas.

D I S C O I D E
Champs Combe Combe St
de Les Les
Grenal Grenal Fieux IJ Le Roc Cézaire Beauvais Combemenue Forêts La
Mouline
Bossuet c. 12 c. 14 Epgf
% núcleos
sobre lasca/ 23,5 31,8 56,73 61,9 10,1 8,48 16,23 12,5 3,5 28,5
núcleo

Por último, hemos evaluado la posible influencia de la cuarcita. Esta diferencia se observa en particular en los
materia prima en la productividad de las puntas. productos de acondicionamiento (corticales y de preparación)
La comparación entre las producciones en sílex y las y los restos de tallas inferiores a 2 cm que están mucho más
producciones en cuarcita con talladores de competencia representados en las producciones sobre cuarcita. Mientras
equivalente, experimentados, ilustra globalmente une que, las ratios de productos buscados, las puntas, están
productividad en ratio por núcleo más importante para la más cercanos, con 6,8 para la cuarcita y 6,5 para el sílex.

55
Aproximación tecno-económica del debitage discoide de puntas pseudo-levallois: el aporte de la experimentación
B L O Q U E - I - . Capítulo V

Aplicación a las industrias arqueológicas El estudio comparativo ha sido realizado en un primer


momento sobre 6 series arqueológicas al aire libre en las
Partiendo de la hipótesis de que en un grupo musteriense cuales se había determinado un “débitage” discoide sobre
podía haber talladores experimentados y no experimentados sílex y por las que beneficiábamos de la misma clasificación
y que frecuentemente las series arqueológicas revelan una por categorías y criterios tecnológicos que la empleada para
diversidad en el empleo de modalidades hemos reunido el la experimentación: Champs de Bossuet (Bourguignon et
conjunto de las experimentaciones en dos grupos según al. 2000; Lenoble et al. 2000; Bourguignon et Turq 2003b),
los grandes tipos de materia prima (sílex/cuarcita). En este Les Forêts (Folgado et al. 1997; Brenet et Folgado 2003;
artículo trataremos específicamente de la modelización de Guibert et al. 2004), La Mouline (Folgado in Prodéo et al.
las experimentaciones en sílex. 2002, Folgado et Brenet sous presse), Combemenue (Bertran
A partir de los datos informáticos del conjunto de et al. 2005; Brenet et Cretin. 2008), la Conne de Bergerac
la producción Discoide experimental y disminuyendo (Brenet et al. en cours) et Beauvais (Locht 2003; Locht et
virtualmente el numero de ciertas categorías de soportes Swinnen 1994; Locht et al. 1995). Posteriormente aumentamos
(lascas corticales, puntas pseudos-Levallois) hemos intentado el corpus con series provenientes de yacimientos en cueva a
establecer una simulación de los modos de introducción de partir de los datos bibliográficos disponibles: Combe-Grenal
las matrices a diferentes momentos de la explotación y la C. 14 et 12 (Bourguignon et Turq 2000; Faivre 2008), Le Roc
exportación de los soportes buscados. Según estos criterios, (Geneste 1985), Les Fieux IJ (Faivre 2008), Saint-Cézaire
hemos obtenido seis curvas de referencia en función de la (Thiébaut 2005) et Le Régourdou c. 4 (Turq datos inéditos).
combinación o no de dos variantes tecno-económicas (modo La simple confrontación entre los datos arqueológicos y
de introducción de bloques y exportación de puntas), a partir experimentales muestra, cuando multiplicamos el número de
de las cuales dos caracterizan los extremos: por un lado la núcleos presentes por la media experimental de 5,4 puntas
producción integralmente representada y por otro lado la (producción de puntas por núcleo), que todos los yacimientos
producción realizada a partir de bloques decorticados con traducen una exportación intensiva de este producto: entre
anterioridad de los cuales solo quedan las puntas pseudos- 75 et 92 % es decir la casi totalidad de la producción, y
Levallois fallidas (muy atípicas), el conjunto de las lascas seguramente la totalidad de los productos que se ajustan
ordinarias de pleno “débitage” y los núcleos. totalmente al objetivo tecno-funcional.

Séries Archéologiques
La La La La
Les La
Bossuet Combemenue Mouline Mouline Mouline Mouline
Forets Conne
locus 1 locus 2 locus 3 tot
nombre réel de pointes 926 16 5 25 4 1 2 7
nombre réel de nucléus 862 13 32 33 8 6 2 16
nombre de pointes en absolue (nb
4654.8 70.2 172.8 178.2 43.2 32.4 10.8 86.4
nucléus X 5.4)
nombre de pointes exportées 3792.8 57.2 140.8 145.2 35.2 26.4 8.8 70.4
% d’exportation de la
80.1 77.2 97.1 86.0 90.7 96.9 81.5 91.9
production

56
Laurence BOURGUIGNON, Michel BRENET, Mila FOLGADO e Iluminada ORTEGA

A partir de la doble confrontación, experimentación y • El primer grupo refleja una producción de matrices
producción arqueológica de una parte, yacimientos al aire brutas (o a penas testadas), una producción in situ y una
libre y contexto kárstico por otra parte, de las industrias exportación de puntas pseudos-Levallois (yacimientos de
con elementos discoides en sílex podemos emitir algunas Champ de Bossuet y de Les Forêts). Las ratio de productos
hipótesis. corticales son equivalentes a las de la experimentación,
En primer lugar, no se observan diferencias significativas solo difieren las ratio de productos dichos de “pleno
entre las producciones discoides al aire libre y las realizadas debitage”. Específicamente en el caso de Les Forêts donde
en contexto kárstico. Los comportamientos tecno-económicos las lascas cuadrangulares (no corticales) obtienen una ratio
son diversificados tanto en cueva que al aire libre. Así la mas importante que en el caso de la experimentación,
hipótesis clásicamente aceptada de diferencia entre estos ratio explicada por una producción discoide mixta (no
dos tipos de yacimientos por su especialización de actividades especializada en la obtención de puntas) donde los dos
(taller o estación especializada frente a un hábitat) no se tipos de productos (puntas pseudo-Levallois y lascas
aplica aquí. cuadrangulares) son buscados a la vez en la misma matriz
No obstante esta doble confrontación pone en evidencia o en matrices diferentes.
tres grandes modos de funcionamiento tecno-económicos.

Production Import blocs import import exportation Importation exportation


nucléus
Spécialisée bruts ou à blocs en cours de de de
ou Mixte peine testés décortiqués d’exploitation pointes pointes nucléus
Champs de
Bossuet Spécialisé X X
Les Forêts mixte X X
Combemenue Spécialisé X X
Le Roc ? X X
La Conne Spécialisé X X
Régourdou Spécialisé X X
Combe Grenal
c. 14 Spécialisé X X
Saint Cézaire mixte X X X
Combe Grenal
c. 12 mixte X X? X?
Beauvais mixte X X
Les Fieux spécialisé X X? X

57
Aproximación tecno-económica del debitage discoide de puntas pseudo-levallois: el aporte de la experimentación
B L O Q U E - I - . Capítulo V

• El segundo grupo representa la introducción de bloques • Un cuarto grupo provisional reúne por el momento
precedentemente decorticados o conformados, la continuación industrias que traducen comportamientos atípicos o muy
de su producción in situ y una exportación de puntas pseudo- específicos. Es el caso de Saint Cézaire por el cual los datos
Levallois (yacimientos de Combemenue y Le Roc). El déficit ilustran un déficit importante de núcleos (¿exportación de
de la categoría de lascas corticales es imperceptible aunque estas matrices?) y de Les Fieux IJ y de Combe-Grenal c. 12.
que no llega a la simulación experimental de una introducción Estas dos industrias ilustrarían una importación de puntas
de bloques totalmente decorticados o en primera fase de asociadas a una exportación de núcleos, en particular por Les
producción. Fieux donde el número de las puntas, más de 12 puntas por
núcleo, es más elevado que cualquier ejemplo experimental
• El tercer grupo muestra la introducción de núcleos
(hasta los remontages más completos Beauvais o de Champs
en fase de explotación, la continuación de su producción in
de Bossuet no dan este ratio).
situ y una exportación de puntas (yacimientos de la Conne
de Bergerac, la Mouline, Le Regourdou c. 4 y Combe Grenal Estos resultados requieren una nueva lectura del material
c. 14). El déficit de la categoría de lascas corticales es muy arqueológico para poderlo validar.
importante, en un caso llega hasta una ratio improbable de
una lasca por núcleo (La Mouline).

Conclusiones

Podemos afirmar sobre la base de la comparación de discoides, la punta pseudo-Levallois revela un estatuto en
los conjuntos arqueológicos con el referencial experimental si misma y es el objeto de mayor movilidad.
que las industrias discoides muestran una variabilidad de El trabajo de comparación entre la experimentación y las
comportamientos tan compleja como la de las industrias series arqueológicas realizadas sobre cuarzo/cuarcita esta en
Levallois. Los diferentes conjuntos líticos estudiados revelan curso de realización (D. Coulonges, M. Jarry, L.-A. Lelouvier
una anticipación de las necesidades a partir de los modos de et V. Moure). Esta comparación permitirá de ampliar nuestro
introducción de matrices, de la exportación de productos de trabajo a territorios litológicos menos propicios (Quercy y
primera intención e incluso de otras categorías particulares el piamonte pirenaico) y comprobar su influencia sobre el
(por ejemplo los núcleos). Al interior de estos tecno-complejos comportamiento de los grupos humanos.


Bibliografía

BOURGUIGNON, L.; TURQ, A. (2003): “Une chaîne opératoire BRENET, M. (en prensa): “La Graulet et La Conne de Bergerac
de débitage discoide sur éclat du Moustérien à denticulés (Bergerac, Dordogne)”. Bourguignon et al. Bergerac, R.N.
aquitain : les exemples de Champs de Bossuet et de Combe- 21 Section Sud. D.F.S. de sauvetage urgent, en cours, Inrap,
Grenal”. En Marco Peresani (ed.): Discoïd Lithic Technology. SRA Aquitaine.
Advances and Implications. BAR International. Series 1120,
2003: 131-152. BRENET, M.; CRETIN, C.; MILOR, F.; BERTRAN, P. (2004):
Les occupations paléolithiques du site de plein-air de
BOURGUIGNON, L.; TURQ, A.; FAIVRE, J. (2004): “Ramification Combemenue. Document Final de Synthèse, Inrap Grand
des chaînes opératoires: Spécificité du Moustérien?” Paléo, Sud-Ouest, Pessac, 97 p.
16: 37-48.
BRENET, M.; CRETIN, C. (2008): “Le gisement paléolithique moyen
BOURGUIGNON, L.; ORTEGA, I.; BRENET, M.; LENOBLE, A.; et supérieur de Combemenue (Brignac-la-Plaine, Corrèze).
ASTRUC, L. (2000): Le gisement Moustérien de Champs de Du microvestige au territoire, réflexions sur les perspectives
Bossuet. Document final de synthèse, AFAN, ASF et SRA d’une recherche multiscalaire”. En Thierry Aubry, Francisco
Aquitaine, Bordeaux. Almeida, Ana Cristina Araújo, Marc Tiffagom (ed.): Space
BRENET, M.; FOLGADO, M. (2003): “Le débitage discoide du and Time: Which Diachronies, which Synchronies, which
gisement des Forets à Saint Martin de Gurçon (Dordogne)”. Scales? / Typology vs Technology. Proceedings of the XV
En Marco Peresani (ed.): Discoide Lithic technology, Advances UISPP World Congress (Lisbon, 4-9 September 2006), Vol.
and implications, BAR International Series 1120: 153-177. 21, Sessions C64 and C65. BAR S1831 2008.

58
Laurence BOURGUIGNON, Michel BRENET, Mila FOLGADO e Iluminada ORTEGA

FAIVRE, J.-P. (2008): “Organisation techno-économique des GUIBERT, P.; PERRAUT, A.; DUTTINE, M.; LAHAYE, C.; BRENET, M.;
systèmes de productions dans le Paléolithique Moyen Récent FOLGADO, M. (2004): “Datation par thermoluminescence (TL)
du Nord –Est aquitain: Combe Grenal et Les fieux“. Thèse couplée à la résonance paramagnétique électronique (RPE)
de l’Université de Bordeaux I. de silex chauffés provenant du site moustérien des Forêts,
Saint Martin de Gurçon, Dordogne (France)”. Paleo, 16: 11-17.
FOLGADO, M.; BRENET, M. (en prensa): “Economie de débitage et
organisation de l’espace technique sur le site du Paléolithique LENOBLE, A.; ORTEGA, I.; BOURGUIGNON, L. (2000): “Processus
moyen de plein-air de La Mouline (Dordogne, France)”. En de formation du site moustérien de Champs de Bossuet
Proceedings of the XV UISPP World Congress (Lisbon, 4-9 (Gironde)”. Paleo 12: 413-425.
September 2006).
LOCHT, J.L. (2003): “L’industrie lithique du gisement de Beauvais
FOLGADO, M.; BRENET, M. (en prensa): “Economie de débitage et (Oise, France) : objectifs et variabilité du débitage discoid”.
organisation de l’espace technique sur le site du Paléolithique En Marco Peresani (ed.): Discoid Lithic Technology: Advances
moyen de plein-air de La Mouline (Dordogne, France)”. En and Implications. BAR International Series 1120: 193-208.
Proceedings of the XV UISPP World Congress (Lisbon, 4-9
LOCHT, J.L.; SWINNEN, C. (1994): “Le débitage discoide du
September 2006).
gisement de Beauvais (Oise): aspects de la chaîne opératoire
FOLGADO,, M.; BRENET, M. (1997): St-Martin-de-Gurçon, “Les au travers de quelques remontages”. Paléo, 6: 89-104.
Forêts”. DFS de sauvetage urgent, DRAC Aquitaine, ASF,
LOCHT, J.L.; SWINNEN, C.; ANTOINE, P.; AUGUSTE, P.; PATOU-
AFAN.
MATHIS, M.; DEPAEPE, P.; FALGUERES, C.; LAURENT, M.;
GENESTE, J.-M. (1985): Analyse lithique d’industries BAHAIN, J.J. (1995): “Le gisement paléolithique moyen de
moustériennes du Périgord : une approche technologique Beauvais (Oise)”. BSPF, t. 92, 2: 213-226.
du com-portement des groupes humains au Paléolithique
PRODEO, F.; CASAGRANDE, F.; DELOZE, V.; FOLGADO, M.;
moyen. Université Bordeaux I, Thèse de Doctorat ès Sciences,
GUITTON, D.; MASSAN, P. (2004): La Mouline (Saint-Astier,
572 p., 230 pl.
Dordogne), D.F.S. de sauvetage urgent, octobre 2004, Inrap,
GENESTE, J.-M (1988): “Système d’approvisionnement en SRA Aquitaine, 194 p.
matières premières au Paléolithique moyen et Paléolithique
THIEBAUT, C. (2005). Le Moustérien à denticulés : Variabilité ou
supérieur en Aquitaine”. En M.Otte (ed.): L’Homme de
diversité techno-économique?, thèse de doctorat Université
Néandertal. La Mutation. E.R.A.U.L. 35: 61-70.
d’Aix-Marseille I- Université de Provence 643 p.

 59
Laurence BOURGUIGNON, Michel BRENET, Mila FOLGADO e Iluminada ORTEGA

- VI -
Aptitudes y condicionantes en la utilización de
percutores líticos: el ejemplo comparativo del
yacimiento musteriense “El turó de la Bateria”
(Girona-España)

Rafel ROSILLO* , Antoni PALOMO**, Felipe CUARTERO** y Juan F. GIBAJA***

* Arqueolític Terra-Sub S.L. ** Universidad Autónoma de Madrid.


*** Universidade do Algarve. Faculdade de Ciências Humanas e Sociais, Faro (Portugal).

Resumen
La excavación del yacimiento musteriense del Turó de la hemos diseñado un programa experimental que permita
Bateria (Girona-España) ha permitido recuperar un grupo de comprender las aptitudes de los materiales seleccionados
percutores líticos. Para abordar el análisis de estos materiales como percutor con respecto a la materia prima tallada.

Palabras clave: Musteriense, percutores líticos.

Abstract
The excavation of the Mousterian site Turó de designed an experimental program aimed at understanding
la Bateria (Girona-España) has recovered a group of stone the usefulness of selected materials that act as a hammer in
hammers. To address the analysis of these materials we have relation to the resulting stone flakes.

Key words: Mousterian, stone hammners.

Introducción
El Turó de la Bateria Excavació (TBEX) es un yacimiento del promontorio donde se encuentra, el cual se alza en
al aire libre que se enmarca a finales del Pleistoceno su punto máximo a 102 metros sobre el nivel del mar.
medio y inicios del Superior. Fue localizado durante El TBEX, excavado parcialmente, forma parte de un
los trabajos de control arqueológico del proyecto conjunto de yacimientos de características similares dentro
urbanístico del acceso norte a la ciudad de Girona, en del sistema de terrazas del río Ter1. En concreto se ubica
una zona conocida como barrio de Sant Ponç (municipio dentro de una formación de vertiente entre dos de las terrazas
de Girona, Catalunya). El yacimiento recibe el nombre del río en su parte media (valle media de río Ter).

1. Puig d’en Roca I-II, Puig d’en Roca IV i Excavació, Puig d’en Roca III Can Garriga, Pedra Derta i La Jueria son algunos ejemplos. La historia de las
investigaciones en esta zona se remontan a los años 60, pero es a partir de los 70 que Josep Canal y miembros de l’Associació Arqueològica de Girona (de entre los
cuales figura el Dr Eudald Carbonell) la sondean de manera sistemática. Los trabajos en el Puig d’en Roca son pioneros en el estudio del Paleolítico Inferior de Catalunya.

61
Aptitudes y condicionantes en la utilización de percutores líticos: el ejemplo comparativo del yacimiento musteriense “El turó de la Bateria”. (Girona-España)
B L O Q U E - I - . Capítulo VI

Figura 1. Situación del yacimiento

El registro arqueológico consta únicamente de industria El análisis del material nos ha permitido reconocer
lítica. Se han recuperado prácticamente 2500 objetos abundantes alteraciones térmicas cosa que lleva a pensar
repartidos en tres niveles arqueológicos, hecho que permite en que el campamento debería acoger diversas actividades
la obtención de datos de tipo diacrónico, cosa poco habitual a parte de las relacionadas con la producción lítica. La
en los yacimientos de estas características. presencia de un conjunto heterogéneo de cantos rodados
• Nivel 1. Depósito de terraza. 1 objeto recuperado. con estigmas de percusión (percutores) refuerza esta idea y
Pleistoceno medio final a su vez nos plantea diversas cuestiones que en el trabajo
• Nivel 2. Suelo carbonatado marrón. 340 objetos que presentamos se intentan dilucidar.
recuperados. Pleistoceno superior inicial. Nuestro análisis de los percutores se ha basado en un
• Nivel 3. Cabecera y cañón de alimentación de un programa que tenía como objetivo la comprensión de las
abanico aluvial de alta pendiente (SE-NW). 2.076 objetos aptitudes de los materiales seleccionados como percutor
recuperados. Pleistoceno superior. con respecto a la materia prima tallada. Para abordar este
tipo de estudio hemos planteado un programa experimental
La materia prima utilizada son cantos que proceden de dirigido a reconocer si existe una correlación entre tipo de
las terrazas próximas del lecho del río Ter localizado a pocos
materia del percutor, los productos, los estigmas de las partes
metros del yacimiento. Los métodos de talla representados
en el TBEX son básicamente tres: proximales de las lascas y en una esfera más amplia con los
métodos de talla desarrollados.
• Núcleos sobre canto y lascas que reflejan un método
de talla levallois.
• Núcleos sobre canto y lascas que reflejan un método El procedimiento de nuestro trabajo es el siguiente:
de talla discoidal.
• Talla destinada a la configuración de útiles sobre canto: 1. Análisis y muestreos previos
unifaciales, bifaciales, picos.
2. Planteamiento de hipótesis
La detección de remontajes en dos de los niveles y el
buen estado de conservación del material arqueológico con 3. Programa experimental
poco índice de rodamiento permite afirmar que el registro 4. Conclusiones
se encuentra en buena parte in situ.
62
Rafel ROSILLO , Antoni PALOMO, Felipe CUARTERO y Juan F. GIBAJA

Análisis y muestreos previos


Selección de cantos relacionados
con tareas de percusión
El Turó de la Bateria ofrece un conjunto poco cuantioso de superficie, muy probablemente vinculadas a una
(nº=12), si bien representativo, de cantos que se pueden meteorización térmica cuya relación con la acción del
relacionar con actividades de percusión. Además de dichos fuego o el hielo debe ser evaluada. Dichas alteraciones de
cantos no transformados mediante la talla, cabe añadir la superficie pueden estar vinculadas a tareas de percusión,
presencia de elementos configurados sobre canto (3), de los provocando una mayor fragilidad de cara a su uso o bien
cuales al menos 2 presentan claros estigmas de percusión haciendo desaparecer estigmas en caso de ser posteriores
en la zona opuesta a un filo de configuración unifacial. al mismo. Del mismo modo, esta roca suele presentar
planos internos, algunos de ellos con cristalizaciones de
Las materias primas en que han sido seleccionados cuarzo o con una disolución acentuada que suponen puntos
dichos percutores o cantos probablemente vinculados a las de fragilidad más susceptibles a recibir y dirigir fracturas.
tareas de percusión, en principio estrictamente locales, no
difieren en exceso de las materias primas seleccionadas Para el caso de las cuarcitas, éstas suelen presentar
para la producción lítica tallada, estando bien representados también planos de fragilidad, frecuentemente longitudinales,
los pórfidos, corneanas y en menor medida las cuarcitas. de esquistosidad, que generan fracturas subparalelas a
Destaca sin embargo la total ausencia de cuarzos en esta los mismos.
categoría, con un peso importante en la industria lítica
tallada del yacimiento. La amplia variabilidad petrológica Los pórfidos, caracterizados por una gran variabilidad en
que sin embargo suelen presentar estos materiales, y que cuanto a grano y textura, ofrecen 2 únicos ejemplos en el
condiciona en buena medida sus propiedades mecánicas y conjunto, ambos con textura rugosa, en un caso típicamente
funcionales, exige una clasificación adicional en otro orden porfídica y en otro algo más cercana a la arenisca.
de criterios diferentes a los estrictamente petrológicos, Los criterios de selección métrica y morfológica que
y ligada más bien a aspectos tecnológicos que deben podemos apreciar, a pesar del escaso número de ejemplares,
ser evaluados desde la experimentación. Así, hemos parecen indicar una selección siempre entre los 8 y 13 cm
considerado la textura, homogeneidad y tamaño de grano de longitud máxima, si exceptuamos uno de los cantos
a la hora de clasificar dichos cantos, observando que existe configurados (22 cm.) que supera ampliamente este
una cierta preferencia por la selección de algunos cantos, rango. Las morfologías suelen ser subcirculares y ovoides,
bien en corneana, bien en pórfido, cuya textura y grano las frecuentemente espesas, y con un modelado intenso, si
hacen muy próximas a la arenisca independientemente de bien raramente con morfologías totalmente redondeadas.
su atribución petrográfica.
En cuanto al peso, cuya representación mostramos en
En el caso de las corneanas, su textura y tipo de rangos de 200 gr dada la escasa entidad de la muestra,
superficie pueden ser variadas, desde aquellas de grano fino parece existir una preferencia por la selección de cantos
y superficie lisa a aquellas de superficie más rugosa y grano entre los 200 y los 600 gr (241-662gr = 8 ejemplares) frente
medio, equiparables desde el punto de vista mecánico a la a otros de mayor masa menos frecuentes. No existe ningún
arenisca, si bien con una densidad elevada. Algunos de los canto con un peso inferior y el único ejemplar por encima de
cantos en este material pueden presentar una alteración los 2000 gr (2079 gr) corresponde a una herramineta cuya
de disgregación de superficie previa a su captación y uso posible relación con tareas de percusión en su superficie
posiblemente vinculados a su permanencia a la intemperie no tallada es posible, pero poco probable ya que presenta
fuera del curso fluvial (Ter), muy probablemente en la alteración de superficie.
superficie de las terrazas del mismo. Igualmente algunas
de las piezas presentan una alteración posterior a su uso,


a modo de pátina eólica o leve disolución de la superficie,
que si bien no borra los estigmas y marcas de percusión,
si enmascara en ocasiones su nitidez. Son frecuentes en
algunos cantos las descamaciones o fracturas escamosas

63
Aptitudes y condicionantes en la utilización de percutores líticos: el ejemplo comparativo del yacimiento musteriense “El turó de la Bateria”. (Girona-España)
B L O Q U E - I - . Capítulo VI

Figura 2. Criterio ponderal en la selección de percutores enteros: Representadas todas las materias primas (incluyendo cantos trabajados unifaciales)

Posibilidades funcionales: estigmas y la selección de soportes de un redondeamiento “imperfecto”,


fracturas relacionadas con la percusión que ofrece zonas destacadas en esta disposición, si bien la
característica del soporte no es un condicionante constante.
Los estigmas y fracturas que podemos vincular con tareas
de percusión, presentan un desarrollo algo variable en función Las fracturas por uso reconocidas en los percutores
de la materia prima, planos de fragilidad internos y estado estudiados normalmente son coincidentes con el eje máximo
de superficie de la misma previo al uso. (longitud) del canto, si bien la mayor parte de éstas se asocian
a planos de fragilidad subparalelos o longitudinales al sentido
Si bien existe un amplio repertorio de tareas en las cuales de la fractura. Aquellas de mayor entidad en las que no es
han podido ser empleados los cantos, desde la fracturación posible reconocer un plano coincidente son transversales
de huesos o frutos secos, la transformación de elementos respecto al eje máximo. En varios casos, especialmente en
de origen vegetal o animal, hasta el acondicionamiento de lo que se refiere a las corneanas de textura lisa, las fracturas
espacios y estructuras, son fundamentalmente las tareas de son descamaciones, fracturas subparalelas a la superficie,
percusión relacionadas con la talla lítica aquellas que generan o estallidos producidos de forma radial desde el punto de
marcas y fracturas más claramente visibles y reconocibles impacto, que en buena medida se pueden considerar como
sobre la superficie de los cantos. equivalentes a machacados amplificados por la alteración
Los estigmas reconocidos normalmente son piqueteos de superficie previa al uso.
y machacados, siendo otros estigmas como las estrías La interpretación gestual que podemos extraer del análisis
longitudinales o transversales (hendiduras en media luna) de las huellas macroscópicas de uso y fracturas, apunta por
prácticamente inexistentes. Este tipo de estigmas, poco el momento a un uso con gestos variados, como mínimo 2:
específicos en cuanto a la dirección de uso del percutor
en sí mismos, se encuentran frecuentemente situados • Uno de ellos frontal, rectilíneo y coincidente en la mayor
en aquellas zonas más destacadas del canto, si bien en parte de los casos con el eje máximo de longitud de la pieza.
numerosas ocasiones (aproximadamente en la mitad del • Otro oblicuo o rasante, aparentemente tangencial, y
total del número de zonas activas caracterizadas) se hallan que puede producirse con una zona activa coincidente con
en una posición ligeramente oblicua respecto a los ejes el eje máximo de la pieza, o bien ligeramente lateralizado
máximos. Este hecho en muchos casos se puede vincular a respecto a éste.
64
Rafel ROSILLO , Antoni PALOMO, Felipe CUARTERO y Juan F. GIBAJA

Planteamiento de hipótesis Programa experimental

La selección de cantos documentada, a pesar de su El programa experimental realizado se ha organizado de


reducido número, parece predominantemente orientada a la la siguiente manera:
captación de cantos espesos, ocasionalmente alargados, en
corneanas de textura lisa o rugosa (tipo arenisca), cuyo uso • Recogida de materia prima próxima (cantos) a la
en la percusión parece variado, pero eminentemente ligado documentada en la excavación, con especial incidencia en
a dos gestos: uno de percusión frontal, y uno lateralizado estados de superficie, planos de fragilidad internos, fisuras,
u oblicuo respecto al eje de longitud de la pieza. Otros grano, densidad, textura interna y externa y otros cantos
materiales como los pórfidos, cuarcitas o calizas son algo disponibles de diferentes materias primas y morfologías.
menos frecuentes, y en algunos casos (1 cuarcita y 1 caliza) se
pueden relacionar con la configuración de utillaje sobre canto, • Prueba de aptitud técnica (experiencia preliminar):
a pesar de que presenten igualmente marcas de percusión mecanismos de ruptura diferenciados con cada tipo de
en la zona opuesta al filo configurado. Otros materiales bien percutor y diferentes modalidades de uso (gesto violento o
representados en la producción lítica tallada carecen por amortiguado, gesto frontal, oblicuo o rasante, zona activa
completo de representación en forma de cantos completos, destacada o de convexidad suave, centrada respecto al eje
ya sea con marcas o sin ellas. morfológico del canto…).
La predilección por la corneana puede tal vez vincularse a • Prueba de mínimos/máximos de aplicación de fuerza-
sus aptitudes mecánicas, si bien otros materiales igualmente resistencia mecánica (experiencia): peso, densidad y
tenaces como la cuarcita están mucho menos representados; tenacidad de percutor/material trabajado.
la carencia absoluta de cuarzo, bien representado como
percutor en otros conjuntos del mismo periodo es igualmente • Experimentación con control de diferentes variables:
significativa. Este hecho implica una reflexión en torno a las
propiedades de cada uno de los materiales disponibles en • Réplica de métodos de talla documentados sobre las
el entorno inmediato del Turó de la Bateria, así como a las mismas materias primas.
aptitudes que puedan presentar en su interacción de cara
a la talla. • Control de la evolución de los estigmas y fracturas en
Igualmente, el uso diferenciado de los mismos, en el diferentes fases de uso del percutor en relación a la técnica
que hay como mínimo una dualidad gestual, implica un de percusión, tipos de plano de percusión-talón y proporción
comportamiento técnico en su manejo que induce a reflexionar núcleo-percutor.
sobre las posibilidades de su manejo y resultados de las • Control de estigmas característicos de la técnica de
mismas. percusión sobre productos y subproductos de débitage.
No descartamos el empleo de los cantos aquí analizados
en otras tareas diferentes a la talla lítica, si bien como ya
hemos expresado es esta actividad la que a nuestro juicio
genera más estigmas y fracturas reconocibles desde una Conclusiones
observación macroscópica. Tales tareas pueden ser objeto de
futuras experimentaciones y estudios. Por el momento nuestro A modo de conclusión cabe decir que:
acercamiento al instrumental de percusión documentado
en el Turó de la Bateria pretende incidir en dos aspectos •Los percutores confeccionados en corneana y cuarcitas
muy concretos sobre las propiedades, selección y uso de usados con gesto frontal y tangencial son aptos para la talla
los mismos: de todo tipo de rocas.
• ¿Cuál es la respuesta mecánica de las diferentes
materias primas documentadas para la talla e instrumental • Los percutores realizados sobre rocas de estructura
de percusión documentados en el Turó de la Bateria? porfídica usados con gesto frontal sólo son aptos para la
talla de determinadas rocas (cuarzo y ciertos pórfidos de
• ¿Cuál es la causa de la predilección por los cantos de poca dureza). Los productos obtenidos mediante gesto frontal
corneana o pórfido de textura tipo arenisca? presentan puntos de percusión localizados cerca de la línea
• ¿Qué implicaciones tiene a nivel técnico el empleo de de fractura. Los talones son poco espesos y los bulbos poco
un gesto frontal vs un gesto tangencial en la talla de rocas marcados. Fig. 3 A y C, Productos y percutor experimentales.
de gran tenacidad como pueden ser pórfidos y corneanas? B y D Productos y percutor arqueológicos.

65
Aptitudes y condicionantes en la utilización de percutores líticos: el ejemplo comparativo del yacimiento musteriense “El turó de la Bateria”. (Girona-España)
B L O Q U E - I - . Capítulo VI

Figura 3. A y C: Productos y percutor experimentales. B y D: Productos y percutor arqueológicos

Figura 4. A y C: Productos y percutor experimentales. B y D: Productos y percutor arqueológicos

• Los percutores de rocas de estructura porfídica usados de fractura. Los talones son espesos. Presentan una rebaba
con gesto tangencial son aptos para la talla de todo tipo de marcada y los bulbos marcados. Fig. 4 A y C, Productos
rocas. Los productos obtenidos mediante gesto tangencial y percutor experimentales. B y D Productos y percutor
muestran puntos de percusión localizados lejos de la línea arqueológicos.

66
Rafel ROSILLO , Antoni PALOMO, Felipe CUARTERO y Juan F. GIBAJA

Bibliografía
BOËDA, E. (1993): “Le débitage discoïde et le débitage Levallois GOREN-INBAR, N.; SHARON, G.; MELAMED, Y.; MORDECHAI,
récurrent centripète”. Bulletin de la Société Préhistorique K (2002): “Nuts, nut cracking, and pitted stones at Gesher
Française, 90 (6): 392-404. Benot Ya`aqov, Israel” PNAS 2002; 99: 2455-2460

BOËDA, E.; GENESTE, J.-M.; MEIGNEN, L. (1990): “Identification IBAÑEZ, J.J.; GONZÁLEZ, J.E.; LAGÜERA, M.A.; GUTIÉRREZ, C.
de chaînes opératoires du Paléolithique ancien et moyen ”. (1990): “Knapping traces: their characteristics according to
Paléo, 2: 43-88 the hammerstone and the technique used”. Le silex de su
Genèse à l’outil. Vol. II. Actes du Vº Colloque International
BRACCO, J.P.; DUTOUR, O.; CHENORKIAN, R.; DEFLEUR, A. (1992): sur le silex. Cahiers de Quaternaire, nº 17: 547-553.
“Gestes techniques et debitage experimental. Éléments de
reflexion et potentialitées de recherches dans l’etude du geste KORTLAND, A. (1986): “The Use of Stone Tools by Wild-living
en prehistoire”. En Treballs d’Arqueologia, 1. Tecnología y Chimpanzees and Earliest Hominids”. Journal of Human
cadenas operativas líticas. UAB: 163-172 Evolution, 15: 77-132

COTERELL, B.; KAMMINGA, J. (1979): “The mechanics of flaking”. LEROI-GOURHAN, A. (1943): Evolution et Techniques. Vol. I:
En Hayden, B. Lithic Use-Wear Analysis, Academic Press, L’Homme et la Matière and II: Milieu et Techniques. Paris:
New York: 97-112. Albin Michel

DE BEAUNNE, S. A. (1997): Les Galets utilisés au paléolithique NAPIER, J.R (1962): “The Evolution of Hand”. Scientific American,
supérieur : approche archéologique et expérimentale. CNRS 207: 56-62
: Supplément, Gallia Préhistoire
PICKERING, T.R.; EGELAND, C.P. (2006): “Experimental patterns
DE BEAUNE, S. A. (2004): “The Invention of Technology”. Current of hammerstone percussion damage on bones: implications
Anthropology. Vol. 45, Nº2: 139-162. for inferences of carcass processing by humans”. Journal of
Archaeological Science, 33: 459-469.
DIBBLE, H.L; PELCIN A. (1995): “The effect of hammer mass and
velocity on flake mass”. Journal of Archaeological Science, ROSILLO R, PALOMO A, GÓMEZ B, VALLVERDÚ, J. (2008):
22:429-439. “Resultats de les excavacions arqueològiques del Turó
de la Bateria Excavació (TBEX) (Girona)”. VII Jornades
FAULKNER, A. (1972): Mechanical Principles of flintworking. d’Arqueologia de les Comarques Gironines. L’Escala: 15-22
Microfilmed PHD. Washington State University microfilms,
Ann Arbour, Michigan. ROUSSEL, M. (2005) L’usage de la percussion à la pierre
tendre au Paléolithique moyen : approche expérimentale
GIRALT, S.; VALLVERDÚ, J.; SALA, R.; RODRÍGUEZ X.P. (1995): et reconnaissance des stigmates de taille appliquées au
“Cronoestratigraiia i paleoclimatologia de l’ocupació Mousterien de type Quina de “ Chez-Pinaud “ à Jonzac
humana a la vall mitjana del Ter al pleistocè mitjà i superior (Charente-Maritime). Mémoire de Master. Université
inicial. Excavacions d’urgència a Sant Julià de Ramis Bordeaux I. Institut de Préhistoire et de Géologie du
(anys 1991-1993)”. En Bibiana Agustí, Josep Burch, Jordi Quaternaire.
Merino, (ed): Sèrie Monogràfica, 16, Centre d’Investigacions
Arqueològiques, Girona, 1995: 23-36

 67
Morgan ROUSSEL, Laurence BOURGUIGNON y Marie SORESSI

- VII -
Las “bolas” o “boules de caliza” musterienses:
¿percutores?, el ejemplo del “fasonado”1 de las
raederas bifaciales de quina de Chez-pinaud
(Jonzac, Francia)
Morgan ROUSSEL*, Laurence BOURGUIGNON** y Marie SORESSI***

* MPI-EVA, Dept. of Human Evolution, UMR 7041. ** INRAP, UMR 5199, Université de Bordeaux I.
*** INRAP, 525. MPI-EVA, Dept. of Human Evolution. UMR 7041.

Resumen
Varias “boules de caliza” han sido descubiertas durante muestra que la percusión con el percutor de caliza comparte
las excavaciones recientes de los niveles Musterienses algunos estigmas con la del percutor de cuarcita y con el
de tipo Quina del yacimiento de Chez-Pinaud en Jonzac. orgánico. Solo la presencia de estrías concentradas en la
Algunas de estas piezas llevan huellas de percusión en cara ventral permite diagnosticar la utilización de un percutor
zonas más prominentes. No obstante, este tipo de objeto, de caliza para el “fasonado” de las raederas bifaciales.
identificado hasta ahora en las antiguas excavaciones, ha Por otro lado, hemos determinado que la asociación de
sido frecuentemente identificado como una piedra de bola ciertos estigmas es propia a cada uno de los percutores. La
en analogía al material etnográfico. comparación con la muestra arqueológica nos indica que los
Hemos creado un referencial experimental en el cual los percutores de caliza han sido utilizados en Jonzac al mismo
objetos análogos han sido utilizados como percutores para dar tiempo que los otros tipos de percutores. Por primera vez
forma a las raederas de tipo Quina realizadas sobre soportes ha sido diagnosticada la utilización de la caliza como en un
bifaciales similares a los de Jonzac según el mismo esquema contexto más antiguo que el Gravetiense, lo demuestra la
operatorio observado en el yacimiento. La comparación de los capacidad de los Neandertales a modificar sus tradiciones
estigmas de talla observados en las lascas experimentales técnicas utilizando el largo panel de materiales a disposición.

Palabras clave: Experimentación, bolas, percutor, caliza, Musteriense Quina, estigmas de talla.

Abstract
Several “limestone balls” were discovered during recent limestone hammer to shape bifacial Quina scrapers. In addition,
excavation of the Quina layers at Chez-Pinaud, Jonzac. Some of we show that some features associations are characteristic
these objects show percussion marks on their protruding parts. of each hammer type. Our study thus confirms the need to
These objects were mainly interpreted in previous excavations use limestone hammer in experimental frame of references to
as bolas, by analogy with ethnographic data. We created an diagnose hammer raw materials. Moreover, comparison with
experimental frame of reference in which analogous stone balls the archaeological sample shows that the limestone hammers
were used as hammers to shape Quina scrapers on bifacial were used at Jonzac, as well as others types of hammer. The
blanks similar to the ones recovered at Jonzac, according to use of limestone as a hammer is here described for the first
the operational schema deduced from the analyses of Jonzac time in a context earlier than the Gravettian, and demonstrates
assemblage. Comparison between experimental flakes shows the Neanderthals’ abilities to change their technical traditions
that limestone hammer features are shared with quartzite and by using a wide choice of the raw materials available in the
organic hammers. Only one feature, tight ripples on the first immediate environment.
centimeters of the inferior face of flakes, is diagnostic of using a
Key words: Experimentation, bolas, hammerstones, limestone, Quina Mousterian , percussion features.

1. Españolización del termino francés « façonnage ». Termino que no encuentra traducción desde un punto de vista conceptual en cuanto a su utilización en Prehistoria.

69
Las “bolas” o “boules de caliza” Musterienses: ¿Percutores?, el ejemplo del “fasonado” de las raederas bifaciales de quina de Chez-pinaud (Jonzac, Francia)
B L O Q U E - I - . Capítulo VII

Introducción
El yacimiento de Chez-Pinaud (Jonzac, Francia) es estigmas de percusión en las zonas más prominentes (Fig. 1a).
un abrigo escavado recientemente por dos equipos de En función de estas observaciones se profuso la posibilidad
investigación, uno dirigido por J. Airvaux al final de los de hubiera sido utilizado como percutor (Soressi 2004).
años 90 (Airvaux 2004) y otro dirigido por J. Jaubert y J.-J.
El objetivo de este trabajo es de distinguir los diferentes
Hublin (Jaubert et al. 2008). Los niveles arqueológicos del
tipos de percusión utilizados en el nivel 22, tomando como
10 al 22 han sido definidos como Musterienses de tipo
Quina y han librado numerosos restos líticos y óseos bien base un referencial experimental realizado lo mas cerca
conservados. El nivel 22 revela un método de producción posible de las condiciones observadas en el conjunto
original de soportes de útiles retocados. Estos soportes, arqueológico. Nos centraremos especialmente en testar la
son piezas bifaciales plano-convexas, “façonnées” por eficacidad de la caliza en ciertas acciones de “façonnage”
percusión tangencial y lascas finas obtenidas durante la fase de las raederas bifaciales y en verificar si las “boules de
de acondicionamiento de las piezas bifaciales (Soressi 2004). caliza” del nivel 22 son percutores de acondicionamiento.
Los elementos tallados con un percutor “blando”, orgánico o Nuestro análisis se basan en la búsqueda de estigmas de talla
mineral, que provienen de la fase de acondicionamiento de característicos de un tipo de percutor y en la combinación
las raederas bifaciales y unífaciales o de la fase de reavivado, de estigmas de diagnostico.
son tres veces mas importantes
que los elementos extraidos con un
percutor “duro” provenientes de un
“débitage” Quina o del reciclado
ciertas raederas (Soressi 2004).
No solo han sido retocados los
soportes bifaciales sino también las
lascas de acondicionamiento y de
retoque. Estas han sido igualmente
reacondicionadas y recicladas
(Soressi 2004).
En el nivel 22 existen tres
“boules de caliza” (Lenoir 2004;
Soressi 2004) (Fig. 1). Estos objetos
descubiertos frecuentemente en los
niveles musterienses durante las
excavaciones antiguas como por
ejemplo en La Quina (Henri-Martin
1923) o en Combe-Grenal (Bordes
1961), han sido mencionados en la
literatura como “bolas”, en referencia
a las armas de propulsión utilizadas
por ciertas sociedades actuales y
sub-actuales. Actualmente, cuando
estos objetos son descubiertos en
un contexto del Paleolítico medio
se les llama “esferoides” (Debénath
et al. 1998) o “boules” (Lenoir 2004)
a causa de la fuerte connotación
etnológica del termino “bolas”.
Los tres bloques de caliza del nivel
22 llevan marcas de transformación
y de utilización. Uno de ellos tiene
70
Morgan ROUSSEL, Laurence BOURGUIGNON y Marie SORESSI

Protocolo experimental de los musterienses del nivel 22 (Demars 2004). Hemos


utilizado igualmente el sílex del “Bergeracois (Maestrichtien)”
Dos talladores (L. Bourguignon y M. Roussel) han para testar si los dos materiales reaccionan de la misma
reproducido las cadenas operatorias de “façonnage” y de manera a los diferentes percutores en función del esquema
“débitage” especificas del Musteriense de tipo Quina del operatorio testado (Roussel et al. 2009).
nivel 22 de Chez-Pinaud. Hemos utilizado cuatro materiales diferentes como
percutor: cuarcita, caliza, asta de ciervo y boj. Las calizas
utilizadas han sido extraídas en las canteras del “Coniacien”
Selección de los métodos de talla situadas en un radio de 1 kilómetro alrededor del yacimiento
de Chez-Pinaud. Un canto de caliza de los aluviones de La
“Débitage” de lascas según el método Quina Dordogne ha sido igualmente utilizado para tallar el sílex
Hemos realizado dos “débitages” de lascas según el del “Bergeracois”.
método Quina (Bourguignon 1996, 1997). Para ello, hemos
optado por los percutores en cuarcita utilizados según un
gesto “entrante” con “compresión” de la materia. Aunque
este tipo de “débitage” puede realizarse con percutores de
caliza, no lo hemos experimentado porque es minoritario en
Jonzac. De hecho, la percusión con “compresión” ha sido Resultados
probada en las primeras fases de la cadena operatoria de
“façonnage”. Estigmas registrados y sus atributos
En total hemos analizado 53 lascas provenientes de los
Para el estudio de nuestro referencial hemos tomado en
dos “débitages”.
consideración los estigmas de talla descritos en la literatura
y consensuados por los diferentes autores. Hemos observado
“Façonnage” de piezas bifaciales igualmente otros estigmas que no habían sido descritos
También hemos reproducido el método de “façonnage” hasta hoy en día (Fig. 2).
identificado en el nivel 22. Son soportes extraídos con Hemos observado el punto de impacto, el cono de
un percutor “duro” o bloques que han sido “fasonados” percusión y el bulbo que puede ser difuso o marcado. Los dos
posteriormente con un percuto “blando”. Estos soportes
primeros estigmas y el bulbo marcado han sido percibidos
“fasonados” tienen una morfología plano-convexa lo que
frecuentemente como característicos de la percusión con
permite la realización ulterior del retoque Quina (Soressi
un percutor en cuarcita (Barnes y Kidder 1936, Bordes 1947,
2004). Una acción de “façonnage” también produce lascas
1948, 1961, Pelegrin 2000). Igualmente, hemos prestado una
generalmente invasoras de perfil convexo que permiten
la reducción de una o de las dos caras para obtener una atención particular a las fisuras presentes en el talón y hemos
morfología plano-convexa. El gesto que hemos utilizado es remarcado una gran variabilidad. Estas fisuras pueden ser
tangencial con una “trayectoria curvilínea” (Bourguignon circulares y ocupar un ½ y ¾ de círculo en el talón. También
2001). Los percutores orgánicos (madera y asta de ciervo) y hemos distinguido unas grietas longitudinales paralelas y
minerales (caliza) han sido utilizados con un gesto tangencial. oblicuas. La línea posterior del talón ha sido descrita como
Hemos realizado 13 “façonnages” de los cuales 544 lascas un reborde semi-circular, semi-ovoide, irregular o liso. El
han sido analizadas. labio presenta un reborde muy claro en la línea posterior del
talón. La esquirla bulbar, accidente que describió J. Pelegrin
(2000) en los productos laminares del Tardiglaciar extraídos
con un percutor de gres, puede estar presente o ausente,
Elección de los materiales discreto, minúsculo o no arrancado. Las estrías de la cara
ventral según la definición de J. Pelegrin “…son estrías
La materia percutida y la materia que percute finas y concentradas, observadas sobre varios centímetros
Hemos utilizado materiales similares los identificados en o sobre la totalidad de la cara ventral...” (Pelegrin 2000: 80).
el nivel 22 y que provienen de los alrededores del yacimiento. Este es el segundo accidente que permite evocar la percusión
Hemos recogido los bloques de sílex en los terrenos con una piedra “blanda” en el caso del “débitage” laminar
“Santonienses” que podría ser el lugar de aprovisionamiento Tardiglaciar.

71
Las “bolas” o “boules de caliza” Musterienses: ¿Percutores?, el ejemplo del “fasonado” de las raederas bifaciales de quina de Chez-pinaud (Jonzac, Francia)
B L O Q U E - I - . Capítulo VII

Figura 2. Estigmas de talla reconocidos en el material experimental y


utilizados para diagnosticar la materia que percute por el “façonnage”
de las raederas bifaciales de Quina de Chez-Pinaud (fotos J. Airvaux)

72
Morgan ROUSSEL, Laurence BOURGUIGNON y Marie SORESSI

Los estigmas individuales de los tres tipos desbordamientos semi-circulares son presentes. Los conos de
de percusión percusión y los puntos de impacto son presentes aunque de
manera menos sistemática que con el percutor de cuarcita.
Percusión con un percutor en cuarcita En consecuencia podemos establecer que la percusión con
un percutor mineral (piedra “dura” o “blanda”) se opone a la
Durante el análisis de las lascas obtenidas a partir de los percusión con un percutor orgánico por la presencia de conos
dos “débitages” de tipo Quina realizados con un percutor en de percusión, de puntos de impacto y de desbordamientos
cuarcita, pudimos observar que el bulbo tanto marcado como semi-circulares.
difuso estaba en ocasiones asociado a un cono de percusión.
La presencia del punto de impacto y las fisuras es habitual. La percusión con un percutor de caliza provoca la aparición
Las fisuras son exclusivamente circulares y frecuentemente de fisuras longitudinales y oblicuas como la percusión con un
en ½ círculo. La delineación posterior del talón presenta material orgánico. Las fisuras de tipo circular son también
normalmente un desbordamiento semi-circular. Sobre el frecuentes. La utilización de este tipo de percutor provoca
talón y en la cara ventral de las lascas Quina no se observa la aparición de un “labio” en el talón, estigma que ya había
ninguna fisura longitudinal o oblicua, ni labio, ni esquirla sido reconocido por J. Pelegrin (2000) en el débitage laminar
bulbar, ni estrías concentradas. Epipaleolítico.
Las esquirlas bulbares, consideradas por J. Pelegrin
Percusión con un percutor de madera o asta como “estigmas evocadores de la percusión con una piedra
Esta técnica de percusión, utilizada con un gesto blanda” (Pelegrin 2000: 80) están igualmente presentes pero
tangencial, no produce ni cono de percusión, ni punto de no son una característica exclusiva del percutor en piedra
impacto, ni desbordamiento semi-circular, ni estrías finas “blanda” ya que pueden aparecer con un percutor orgánico.
concentradas en los primeros centímetros de la cara ventral. Las finas estrías bien concentradas en los primeros
Esta característica lo opone netamente a la percusión con centímetros de la cara ventral es el único estigma para
un percutor de cuarcita. diagnosticar este tipo de percutor, como lo había propuesto
Podemos observar algunos bulbos difusos y pocas fisuras. J. Pelegrin (Pelegrin 2000).
La línea posterior del talón es lisa o irregular con el percutor
de madera y puede presentar un desbordamiento semi-ovoide Síntesis sobre los estigmas del corpus experimental
con el percutor de asta. La presencia de un labio es frecuente Los tres tipos de percutor se distinguen los unos de
con el percutor de boj. los otros por la proporción diferencial de cada uno de los
Constatamos la presencia de esquirlas bulbares, estigma estigmas. Solo la presencia de finas estrías bien concentradas
que no solo será específico del percutor de piedra “blanda” en los primeros centímetros de la cara ventral es un estigma
(Pelegrin 2000), en un “façonnage” bifacial. Un estigma exclusivo del percutor de caliza. Es un estigma “positivo”.
sorprendente con el percutor en asta de ciervo es la presencia Cuando esta representado: diagnostica el percutor en el
de fisuras circulares. Las fisuras circulares habían sido caso de un esquema operatorio utilizado en nuestro caso,
descritas únicamente para la percusión con un percuto de el “façonnage” de soportes bifaciales plano-convexos de
piedra “dura” como la cuarcita. las raederas Quina.
Únicamente las lascas producidas con un percutor en Por otro lado, ciertos estigmas son sistemáticamente
asta de ciervo llevan estas marcas. Estas lascas poseen ausentes en ciertos tipos de percutor (por ejemplo, las lascas
otro tipo de estigmas generalmente asociados al percutor producidas por un percutor en cuarcita no llevan nunca un
de cuarcita: bulbos marcados y desbordamientos semi- “labio” tanto en nuestras experimentaciones como en las
ovoides. La zona de percusión del percutor en asta de ciervo de nuestros predecesores) aunque pueden estar ausentes
esta situada perpendicularmente a la zona de sujeción: por igualmente en las lascas producidas por otros percutores (un
lo cual aunque la trayectoria sea curvilínea, la fuerza se “labio” no esta siempre presente en las lascas producidas con
aplica perpendicularmente de la misma manera que con un un percutor de caliza o orgánico). Los estigmas “negativos”
percutor en cuarcita. no son en definitiva exclusivos y no permiten a ellos solos
un diagnostico discriminante.
Percusión con un percutor de caliza Los estigmas “positivos” nos permiten reconocer
Utilizado con un gesto tangencial en las acciones de únicamente un tipo de percutor y únicamente sobre un débil
“façonnage”, parece ser un tipo de percusión intermediario porcentaje de lascas (cerca de un 5 % de los productos
entre las dos técnicas descritas anteriormente. Los bulbos son experimentales realizados con un percutor de caliza). La
más marcados que con un percutor orgánico y al contrario los percusión con un percutor de cuarcita y con un percutor

73
Las “bolas” o “boules de caliza” Musterienses: ¿Percutores?, el ejemplo del “fasonado” de las raederas bifaciales de quina de Chez-pinaud (Jonzac, Francia)
B L O Q U E - I - . Capítulo VII

orgánico no puede diagnosticarse en “positivo”. Lo que nos Para el percutor en cuarcita hemos identificado dos
ha llevado a utilizar una nueva metodología que consiste en combinaciones exclusivas compuestas de seis criterios.
la búsqueda de la combinación de estigmas que permitan el La primera combinación esta presente en una lascas sobre
mayor numero de criterios de diagnostico. dos y la segunda en una lasca sobre tres (Tabla 1). Para el
percutor orgánico existe una sola combinación diagnostico
con siete criterios, observable únicamente en el 2,5 % de
Las combinaciones de criterios de diagnostico los productos experimentales (Tabla 1). El percutor en caliza
en el corpus experimental se diagnostica gracias a una combinación de ocho criterios
Hemos reunido varias combinaciones de criterios que excluyen las estrías finas y concentradas que son a ellas
diagnostico de cada tipo de percutor al interior de nuestro solas un criterio de distinción (Tabla 1).
referencial experimental (Tabla 1).

Punto de Fisura en el Línea Esquirla Estrías finas y


Labio Cono Bulbo EXPE.
impacto talón post. talón bulbar concentradas
Cuarcita
A Presente ½ circulo Ausente Presente Ausente Ausente 26/53*
B Presente ½ circulo Desb.S.C. Ausente Ausente Ausente 18/53
Orgánico
Longitudinal
C Ausente Presente Ausente Ausente Ausente Ausente 6/233
paralelo
Caliza
D Circular Presente Ausente 13 /297
E Presente ¾ circulo Desb.S.C. Ausente Ausente 11/297
F Ausente Ausente Ausente Presente Marcado Ausente Ausente 6/297
G Ausente Desb.S.C. Ausente Presente Marcado Ausente Ausente 5/297
H Ausente Circular Ausente Marcado Ausente Ausente 11/297
I Ausente Oblicuo Liso Ausente Ausente Difuso Presente Ausente 5/297
Longitudinal
J Ausente Liso Ausente Ausente Presente Ausente 4/297
paralelo
Longitudinal
K Ausente Irregular Ausente Ausente Minúsculo Ausente 3/297
paralelo
* Número de lascas que llevan la combinación de criterios de diagnostico de cada tipo de percutor en función del numero total de lascas con cada uno de los percutores.

Tabla 1. Combinación diagnóstico de los criterios que nos permiten reconocer los diferentes tipos de percusión a partir de nuestro referencial experimental de « façonnage »
de raederas bifaciales Quina (Desb.S.C. : desbordamiento semi-circular). Una célula vacía indica que la representatividad de este criterio no es importante.

74
Morgan ROUSSEL, Laurence BOURGUIGNON y Marie SORESSI

Diagnostico de la muestra arqueológica


Hemos comparado los estigmas de talla de las 597 cuatro combinaciones de la percusión con una caliza están
lascas experimentales con las 193 lascas arqueológicas presentes en el material arqueológico (31 lascas). Entre las
descubiertas a la misma altitud que las raederas bifaciales 31 lascas, 5 contienen varias combinaciones, lo que quiere
Quina del nivel 22 de Jonzac. decir que 25 son características de la percusión con cuarcita.
De las lascas arqueológicas, 17 llevan dos combinaciones Por otro lado, 11 lascas presentan el criterio exclusivo de
diagnostico del percutor en cuarcita y 7 de entre ellas este tipo de percusión, las estrías finas y concentradas en
presentan dos combinaciones. En consecuencia, solo 10 los primeros centímetros de la cara ventral.
representan con certitud la percusión con cuarcita. En total, cerca de un cuarto de la muestra arqueológica
La combinación diagnostico de la percusión orgánica ha podido ser diagnosticada.
esta representada exclusivamente por una lasca y solo

Conclusión
El análisis de los productos experimentales muestra bifaciales Quina. Hasta hoy, la utilización del percutor en
que cuando proyectamos de utilizar una gran diversidad de caliza habia sido documentado únicamente en contextos
materiales como percutor, solo un estigma “positivo” permite del Paleolítico superior, por ejemplo en el Gravetiense y en
hacer un diagnostico: las estrías finas y concentradas en los el Epipaleolítico.
primeros centímetros de la cara ventral son características
del percutor de caliza. Nuestro estudio del nivel 22 de Chez-Pinaud en Jonzac
revela que la utilización de la caliza como percutor no es un
Por otro lado, varias combinaciones de criterios son comportamiento específico de los Humanos anatómicamente
exclusivas de uno solo tipo de percutor. La transposición
modernos. En Jonzac, podemos sostener que la caliza ha
de los estigmas y de sus combinaciones en las lascas
experimentales, reproducidas en las condiciones lo mas sido utilizada porque estaba disponible localmente en
cercanas a las de la muestra arqueológica (los mismos varios formatos (dimensión, dureza y densidad) y porque
materiales para los percutores, el mismo silex y el mismo es particularmente eficaz en la realización de las cadenas
esquema operatorio), nos muestra la existencia de la operatorias de “façonnage” empleadas en el yacimiento.
percusión con un percutor en caliza para el acondicionamiento La utilización de la caliza nos parece un comportamiento
de las raederas bifaciales en el nivel 22, Musteriense de tipo ligado a los objetivos técnicos y al entorno. En consecuencia,
Quina de Chez-Pinaud. parece sorprendente que el comportamiento no este más
El 20 % de los materiales arqueológicos estudiados extendido entre los Neandertalienses. La continuación del
pueden ser atribuidos a la percusión con una caliza. Las otras análisis de las “bolas” de caliza musterienses nos dirá se trata
dos técnicas de percusión representan únicamente el 6 %. únicamente del estado actual de la investigación. Igualmente,
Podemos por lo tanto afirmar que las “boules de caliza” deberá ayudarnos a precisar las razones de la eleccion
provenientes del yacimiento de Chez-Pinaud son percutores o exclusión de la caliza por los gropos Neandertalienses
utilizados en una acción de “façonnage” de las raederas musterienses.

Agradecimientos
Agradecemos a Jean Airvaux, Shannon McPherron, intercambios. Agradecemos igualmente a Iluminada Ortega
Michel Lenoir y Jacques Pelegrin los numerosos y fructuosos la realización de la traducción al español.

Bibliografía
AIRVAUX, J. (2004): Le site paléolithique de Chez-Pinaud à Jonzac, BORDES, F. (1947): “ Étude comparative des différentes
Charente-Maritime. Premiers résultats: études sur la coupe techniques de taille du silex et des roches dures ”.
gauche. Préhistoire du Sud-Ouest. Supplément n° 8. 181 p. L’Anthropologie, 51: 1-29.
BARNES, A.S.; KIDDER, H.H. (1936): “Différentes techniques de BORDES, F. (1948): “Les couches moustériennes du gisement
débitage à La Ferrassie”. Bulletin de la Société préhistorique du Moustier (Dordogne). Typologie et techniques de taille ”.
française, 33, n° 4: 272-288. Bulletin de la Société préhistorique française, 44, n° 3-4:
113-126.
75
Las “bolas” o “boules de caliza” Musterienses: ¿Percutores?, el ejemplo del “fasonado” de las raederas bifaciales de quina de Chez-pinaud (Jonzac, Francia)
B L O Q U E - I - . Capítulo VII

BORDES, F. (1961): Typologie du Paléolithique Ancien et Moyen. S.-J.; RENDU, W.; RICHARDS, M.P.; RICHTER, D.; ROUSSEL,
Centre National de la Recherche Scientifique. Paris. 102 p. M.; STEELE, T. E.; TEXIER, J.-P. & THIEBAUT, C. (2008):
& 108 pl. “ Paléolithique moyen récent et Paléolithique supérieur
ancien à Jonzac (Charente-Maritime): premiers résultats
BOURGUIGNON, L. (1996): “La conception de débitage Quina ”. des campagnes 2004-2006 ”. En Jaubert, J.; Bordes, J.-
En Bietti, A. (dir.), Reduction Processes for the European G. & Ortega, I. (dir.), Les sociétés du Paléolithique dans
Mousterian. Actes du colloque international de Rome, mai un Grand Sud-Ouest : nouveaux gisements, nouveaux
1995. Quaternaria Nova VI: 149-166. résultats, nouvelles méthodes. Mémoire XLVII de la Société
BOURGUIGNON, L. (1997): Le Moustérien de type Quina : préhistorique française: 203-243.
nouvelle définition d’une entité technique. Université de LENOIR, M. (2004): “ Les industries des niveaux du Paléolithique
Paris X-Nanterre. 672 p. moyen. Les racloirs des niveaux moustériens quelques
BOURGUIGNON, L. (2001): “ Apports de l’expérimentation et de observations ”. En Airvaux, J. (dir), Le site paléolithique
l’analyse techno-morpho-fonctionnelle à la reconnaissance de Chez-Pinaud à Jonzac, Charente-Maritime. Premiers
du processus d’aménagement de la retouche Quina ”. résultats: études sur la coupe gauche. Préhistoire du Sud-
En Bourguignon, L.; Ortega, I. & Frère-Sautot, M.-C. (dir.), Ouest. Supplément n° 8: 63-78.
Préhistoire et approche expérimentale. Monique Mergoil. PELEGRIN, J. (2000): “ Les techniques de débitage laminaire au
Montagnac: 35-66. Tardiglaciaire: critères de diagnose et quelques réflexions ”.
DEBENATH, A.; JELINEK, A.J.; DIBBLE, H.L.; ARMAND, D.; En Valentin, B.; Bodu, P. & Christensen M. (dir.), L’Europe
CHASE, P.G.; RENAULT-MISKOVSKY, J.; TILLIER, A.-M.; Centrale et Septentrionale au Tardiglaciaire. Confrontation
VANDERMEERSCH, B.; MERCIER, N. & VALLADAS, H. des modèles régionaux. Mémoires du Musée de Préhistoire
(1998): “ Nouvelles fouilles à La Quina (Charente): résultats d’Ile-de-France. Nemours: 73-86.
préliminaires ”. Gallia Préhistoire, t. 40: 29-74. ROUSSEL, M.; BOURGUIGNON, L. & SORESSI, M. (2009):
DEMARS, P.-Y. (2004): “ Les gîtes de silex de la région de Jonzac ”. “ Identification par l’expérimentation de la percussion au
En Airvaux, J. (dir), Le site paléolithique de Chez-Pinaud à percuteur de calcaire au Paléolithique moyen: le cas du
Jonzac, Charente-Maritime. Premiers résultats: études sur façonnage des racloirs bifaciaux Quina de Chez-Pinaud
la coupe gauche. Préhistoire du Sud-Ouest. Supplément (Jonzac, Charente-Maritime) ”. Bulletin de la Société
n° 8: 17-20. préhistorique française, 106, n° 2: 219-238.
HENRI-MARTIN, H. (1923): Recherches sur l’évolution du SORESSI, M. (2004): “ L’industrie lithique des niveaux moustériens
moustérien dans le gisement de La Quina (Charente). de Chez-Pinaud à Jonzac (Charentes), fouilles 1998-99.
Imprimerie ouvrière. Angoulême. 95 p. Aspects taphonomiques, économiques et technologiques ”
En Airvaux, J. (dir), Le site paléolithique de Chez-Pinaud à
JAUBERT, J.; HUBLIN, J.-J.; MCPHERRON, SH.; SORESSI, M.; Jonzac, Charente-Maritime. Premiers résultats: études sur
BORDES, J.-G.; CLAUD, É.; COCHARD, D.; DELAGNES, A.; la coupe gauche. Préhistoire du Sud-Ouest. Supplément
MALLYE, J.-B.; MICHEL, A.; NICLOT, M.; NIVEN, L.; PARK, n° 8: 79-95.


76
Morgan ROUSSEL, Laurence BOURGUIGNON y Marie SORESSI

- VIII -
Elaboración de un protocolo de experimentación lítica
para la comprensión de los comportamientos técnicos
y tecno-económicos durante el Paleolítico Medio

Michel BRENET*, Laurence BOURGUIGNON*, Mila FOLGADO* y Iluminada ORTEGA**

* Inrap Grand-Sud-Ouest, Bègles, France. UMR 5199, PACEA, Talence, France.


** Inrap Grand-Sud-Ouest, Bègles, France. UMR 704, Archéologie et sciences de l’Antiquité, Paris, France.

Resumen
El protocolo experimental que proponemos, consiste en, El protocolo de experimentación describirá las condiciones
enriqueciendo los referentes existentes, ampliar el campo de la evolución de las experiencias, adaptadas a cada
de las experiencias a todos los tipos de conceptos de talla problemática (tecno-económica, espacial, tafonómica,
(débitage y façonnage) evaluando tanto de un punto de vista etc.), el registro y el tratamiento de los datos. Por último
cualitativo como cuantitativo los métodos y modalidades, las la comparación con las industrias arqueológicas permitirá
técnicas, las limitaciones de las materias y de los volúmenes apreciar las potencialidades de este tipo de trabajo sobre
explotados. Esta nueva base referencial será comparativa la comprensión de los comportamientos económicos de los
y evolutiva. grupos humanos del Paleolítico medio.

Palabras clave: Paleolítico medio, experimentación lítica, enfoque tecno-económico.

Abstract
In addition to enriching existing reference bases, the This experimental procedure describes the conditions of
experimental procedure proposed here extends the range the progression of the experiments adapted to each research
of experiments to all lithic knapping concepts (flaking and problem (techno-economic, spatial and taphonomic), recording
shaping) while qualitatively and quantitatively evaluating the methods and data treatment. Finally, a few examples of its
methods, modalities, techniques, material constraints and application to archaeological industries illustrate the potential
exploited volumes implied. The resulting reference bases are of such a procedure for contributing to our understanding of


both comparative and have the capacity to evolve. the economic behaviours of Middle Palaeolithic groups.

Key words: Middle Palaeolithic, lithic experimentation, techno-economic approach.

El aporte de nuevos datos


Desde hace más de diez años, en Francia, las la orilla norte de la Dordoña cerca de Bergerac, hasta el
intervenciones de la arqueología preventiva que preceden estadio 4 como Champ de Bossuet y La Mouline en el valle
a los grandes trabajos de obras publicas y de ordenación del de l’Isle, La Folie en Charente o aún Combemenue en Corrèze
territorio han contribuido al descubrimiento de numerosos (Bourguignon et al. 2002a, 2004, 2006; Bourguignon et Turq
yacimientos del Paleolítico Medio en el sudoeste (Fig. 1 2003; Brenet et Folgado 2003, 2009; Brenet et al. 2008a,
carte loc site). Estas excavaciones recientes conciernen 2008b; Brenet et Cretin 2008; Folgado et Brenet 2009).
principalmente a ocupaciones al aire libre que se escalonan
desde los estadios isotópicos 8 y 7 como Petit Bost, en el La consecuencia ha sido una multiplicación de nuevos
valle de l’Isle, Cantalouette 1, Combe Brune 2 et 3, sobre datos referidos a la variabilidad tecnológica intrínseca a
77
Elaboración de un protocolo de experimentación lítica para la comprensión de los comportamientos técnicos y tecno-económicos durante el Paleolítico Medio
B L O Q U E - I - . Capítulo VIII

las industrias líticas. Estas muestran


una diversidad tangible de las
concepciones y los métodos de
producción de los utillajes desde el
principio de Paleolítico medio. Estos
nuevos datos conciernen igualmente la
complejidad de los comportamientos
tecno-económicos al interior de las
ocupaciones y más ampliamente en el
seno de los territorios de subsistencia.
Así, ciertas ocupaciones,
implantadas sobre yacimientos de
materia prima, muestran unos modos
de funcionamiento complejos ligados
a la producción y a la utilización de
los soportes y de los útiles fabricados
e igualmente a las importaciones/
exportaciones de núcleos y a los
desplazamientos de los soportes
y de los útiles producidos. Otras
ocupaciones, al contrario, mas
alejadas de las fuentes de materia
prima, muestran una economía de
producción y de consumo que depende
prioritariamente de un aporte de las
materias explotadas bajo la forma de
bloques testados, de núcleos a veces
en curso de explotación y de utillaje
realizado sobre materias exógenas
diversificadas. Figura 1. Localización de los yacimientos al aire libre del Paleolítico Medio descubiertos recientemente dentro
del marco de la arqueología preventiva en el Sur-Oeste de Francia

Las problemáticas abordadas


Las problemáticas, sobre las composiciones de los Boëda 1986), nos ha parecido necesario iniciar un proyecto
conjuntos arqueológicos, la variabilidad de las cadenas de experimentación adaptado a otros sistemas de producción
operatorias y de las economías de producción lítica así identificados en los yacimientos así que a las diversas
que su posición y su función al interior de un territorio y un materias líticas explotadas.
entorno dado, han adquirido un alto grado de complejidad.
Este proyecto de experimentación lítica, iniciado hace
Así, nos ha sido necesario modificar y enriquecer nuestras cinco años en el marco de una Action Commune de
tramas de categorías y criterios tecnológicos, utilizadas Recherche sur le Paléolithique moyen en Aquitaine
ampliamente desde el principio de los años 90 e introducir septentrionale (UMR 5199 PACEA et INRAP) se prosigue
una reflexión sobre el modo de abordar, de estudiar y de actualmente en el marco de un Axe de Recherche
interpretar los conjuntos líticos descubiertos. Collective de l’INRAP sur le Paléolithique moyen.
Si nos referimos a los trabajos innovadores anteriores Así, esté programa tiene como objetivo la re-actualización
en tecnología y tecno-economía lítica experimental y de los estudios tecnológicos y económicos de las industrias
particularmente a los estudios de Jean Michel Geneste y completar el referencial experimental lítico existente. Por
sobre las cadenas operatorias Levallois (Geneste 1985; ultimo, este proyecto tiene como ambición convertirse en

78
Michel BRENET, Laurence BOURGUIGNON, Mila FOLGADO y Iluminada ORTEGA

un útil metodológico comparativo y evolutivo de ayuda al • ¿Como diferenciar los conjuntos líticos provenientes
análisis de la variabilidad de las industrias. de un taller de producción, de un alto temporal de caza, de
un campamento temporal o de un campamento residencial?
Las problemáticas que abordamos a través de la
comparación entre los conjuntos líticos arqueológicos y • ¿Cómo estimar el volumen de los grupos humanos, la
sus referenciales experimentales razonados, provienen frecuencia y la perduración de las ocupaciones?
de cuestiones de orden cualitativo y cuantitativo sobre las • Los modos de funcionamiento de las ocupaciones ¿son
concepciones y la economía de la producción: específicos y tributarios de un entorno y de las posibilidades
• ¿Cuales son las reglas técnicas internas y especificas de aprovisionamiento de materias primas?
de los esquemas de producción? • ¿Se pueden percibir relaciones potenciales entre
• ¿Estas reglas permiten pasajes y combinaciones ocupaciones de naturaleza complementaria e/o idéntica al
sobre una misma matriz entre esquemas de débitage y de interior de un territorio definido y supuestamente recorrido?
façonnage? • ¿Cuáles son los factores que definen un territorio de
• ¿Cuales son las características tecno-morfo-funcionales aprovisionamiento o un territorio de subsistencia?
en los soportes buscados?
• ¿Cuales son las cantidades y proporciones de lascas Por último, ciertas cuestiones de orden tafonómico
corticales, de preparación y de soportes de primera intención conciernen la conservación y la integridad de los conjuntos
generados por la producción? ¿Cual es el rendimiento, la líticos:
productividad media por núcleo?
• ¿Cómo estimar la ausencia o la presencia de la
• ¿Cual es la significación de una superabundancia o fracción fina en términos de disposición y conservación de
de una carencia confirmada de ciertas categorías de lascas ese mismo nivel?
o de matrices?
• Las cantidades y proporciones de la fracción fina ¿son
• ¿Como apreciar la variabilidad interna de un esquema similares entre los diferentes métodos de producción y en
de débitage o de façonnage en función de contingencias función de la materia prima?
como las calidades de las materias primas y los niveles de
• ¿Como apreciar la calidad de la conservación de un
competencia de los talladores prehistóricos?
conjunto lítico compuesto de múltiples sistemas técnicos sobre
Las interrogaciones se refieren también a la definición la base de las proporciones de los diferentes componentes
del tipo de ocupación y su estatuto al interior de un territorio (fracción fina, gruesa,…)?
de subsistencia:

Protocolo experimental

La primera etapa de este programa ha consistido en la • los conocimientos teóricos y las competencias
elaboración de un protocolo experimental común sistemático técnicas del tallador según los objetivos fijados;
concretizado mediante una ficha de registro y observaciones y • el tiempo de ejecución, en el caso de un test
una documentación fotográfica completa. Esta ficha de entradas continuo;
múltiples tiene como finalidad documentar:
• el tipo de suelo sobre el que se efectúa la
• los objetivos cualitativos y/o cuantitativos previstos en experimentación;
la producción en términos de método y de procedimiento(s) • la posición y sujeción de las matrices y percutores,
de talla; así que los gestos del experimentador;
• la apreciación general del experimentador del test
• la materia prima explotada (su origen litológico, los tipos
y los eventuales cambios de objetivo;
de módulos, las dimensiones y el peso);
• y finalmente, en el caso de un test orientado hacia
• los útiles de percusión utilizados (materia, morfología, una problemática espacial, la morfología del amas de
dimensiones y peso inicial y final); talla al final de la producción.

79
Elaboración de un protocolo de experimentación lítica para la comprensión de los comportamientos técnicos y tecno-económicos durante el Paleolítico Medio
B L O Q U E - I - . Capítulo VIII

Todos los artefactos producidos y los


desechos de talla, cualquiera que sean
sus dimensiones (polvo, esquirlas, lascas,
núcleos y percutores), son conservados.

Según la problemática el acondi-


cionamiento de cada experimentación
se efectúa de manera diferente:
• por test si la problemática
atañe solamente a los productos
específicamente buscados.
• por secuencia operatoria si la
problemática esta orientada hacia
la representatividad de las fases de
producción (fig. 2).

Figura 2. Comparación, en ratio, de las diferentes categorías de lascas de las producciones experimentales Levallois
centrípeta y Levallois unipolar. La producción centrípeta presenta un rendimiento superior por núcleo “debitado”

Las series experimentales están así destinadas a ser las cantidades y peso de los artefactos de cada secuencia
contabilizadas y estudiadas utilizando las mismas tramas de operatoria.
análisis y los mismos útiles estadísticos que en las series El corpus experimental iniciado desde 2004 se ha
arqueológicas.
enriquecido con más de 160 tests realizados en el marco
Todos los artefactos de más de 2 cm son, caracterizados de experimentaciones dirigidas sobre problemáticas que
y clasificados, según la etapa del proceso – débitage o conciernen las producciones de débitage o de façonnage
façonnage - en el cual han sido producidos o han intervenido. atribuidas al Paleolítico medio.
Un inventario sintético de las experimentaciones agrupa Las comparaciones entre el referencial y los conjuntos
las informaciones generadas de este primer nivel de análisis líticos arqueológicos han sido aplicadas sobre registros
y reúne, por cada experimentador y por cada experimentación variados de los cuales expondremos algunos ejemplos.

Aplicación del referencial experimental al registro arqueológico

Los primeros resultados han sido significativos desde prima, del aporte de nucleos y según los modos de exportacion
el principio. Seguidamente, evocaremos algunos de los de los núcleos y/o de los soportes
ejemplos más destacados: Por ejemplo, en Combe Brune 2 y en Petit Bost (Dordogne),
El análisis de los débitages experimentales Levallois la producción es ampliamente realizada in situ, en silex local,
unipolar y centrípeto ha mostrado en particular una orientada hacia una exportación de cerca del 20% de los
variabilidad marcada tanto cualitativa que cuantitativa entre soportes de primera intención.
las diferentes modalidades y entre los experimentadores.
En los yacimientos de Chemin d’Herbe (Lot et Garonne),
Una productividad más importante ha sido por ejemplo de La Conne de Bergerac y de Combe Brune 1 (Dordogne)
observada en el débitage Levallois centrípeto en términos observamos la importación de núcleos parcialmente
de ratio (categoría de soportes por núcleo debitado) (Fig. 3). explotados y una exportación importante de los soportes
Una primera comparación con los conjuntos líticos producidos in situ.
del suroeste de Francia ha permitido poner en relieve Otros yacimientos, como La Rogère (Dordogne) et la
las importantes diferencias tecno-económicas entre las Folie (Charente), atestiguan comportamientos económicos
ocupaciones según las formas de adquisición de la materia intermediarios con una explotación de núcleos, en parte
80
Michel BRENET, Laurence BOURGUIGNON, Mila FOLGADO y Iluminada ORTEGA

Figura 3. Comparación, en ratios, entre la experimentación


Levallois centrípeta y diversos conjuntos líticos de
concepción Levallois. Las producciones arqueológicas
confirman una diversidad de comportamientos económicos,
los cuales, indican el aporte de núcleos, en ocasiones
parcialmente explotados, la producción, el consumo y la
exportación de una parte de la producción

Figura 4. Comparación, en ratios,


de las categorías de lascas, entre
las producciones experimentales
discoïdes en silex y cuarcita. El
rendimiento de las puntas Levallois
por núcleo es similar entre las dos
materias mientras que la cuarcita ha
sido más productiva para el resto de
categorías de lascas

importados y un consumo y una exportación de soportes próximo entre las dos materias (6 a 7 puntas), el débitage en
(Bourguignon 2002b; Bourguignon et al. 2008; Brenet et al. cuarcita es más prolífico en los otros tipos de productos.
2009; Brenet et Folgado 1998) (Fig. 4). La comparación iniciada con las producciones arqueológicas
La experimentación efectuada sobre el débitage de de débitage Discoïde procedentes de yacimientos al aire libre
concepción Discoïde de puntas pseudo-levallois, en silex o o en abrigos abre interesantes perspectivas sobre la economía
en cuarcita ha permitido, en un primer momento, destacar y los modos de circulación de las puntas pseudo-Levallois
las diferencias de productividad entre las dos materias con entre yacimientos como los encontrados en Aquitania o en
experimentadores de nivel equivalente (Fig. 5). Mientras que el norte de Francia (cf. Bourguignon et al. en este volumen).
el rendimiento en puntas pseudo-Levallois por núcleo es muy
81
Elaboración de un protocolo de experimentación lítica para la comprensión de los comportamientos técnicos y tecno-económicos durante el Paleolítico Medio
B L O Q U E - I - . Capítulo VIII

Figura 5. Comparación, en ratios, de las categorías de


lascas, entre las producciones experimentales discoïdes
en silex y cuarcita. El rendimiento de las puntas Levallois
por núcleo es similar entre las dos materias mientras
que la cuarcita ha sido más productiva para el resto de
categorías de lascas

Una experimentación ha sido igualmente efectuada sobre


los diferentes métodos de débitages laminares uni y bi-polares
volumétricos y de lascas alargadas Levallois y no Levallois
del Paleolítico medio e inicios del Paleolítico superior.
El objetivo principal por cada un de estos esquemas ha
consistido en obtener los productos de primera intención
variando los procesos de explotación de las superficies o
de los volúmenes de los núcleos a través de los diferentes
gestos, trayectorias (re-entrante y tangencial) y tipos de
percusión (duro y duro-blando).
Los análisis cualitativos y cuantitativos de estos tests
experimentales y su comparación con los yacimientos
arqueológicos del suroeste y el norte de Francia están
actualmente en curso de estudio (Fig. 6).
Otro ejemplo ha sido el de la confección experimental de
piezas bifaciales con el objetivo de observar la variabilidad
tanto cualitativa como cuantitativa entre las diferentes
modalidades (biconvexas y plano convexas), matrices
(plaquetas y lascas), gestos, trayectorias (reentrante y
tangencial) y tipos de percusión (duro y duro-blando).
La utilización del percutor llamado duro/blando durante
toda la confección de las piezas bifaciales ha sido confirmada,
tanto en el yacimiento de Jonzac n22 (Charente Maritime
cf; Roussel et al. en este volumen) como en la ocupación
de Cantalouette 1, (Dordogne) (Brenet et al. 2008a). En esta
ultima, la comparación entre la producción experimental y
arqueológica ha permitido confirmar la interpretación del
Figura 7. Remontage de un débitage laminar volumétrico experimental
yacimiento como un lugar de producción y de consumo de
piezas bifaciales sin exportación (Brenet et al. 2008c) (Fig. 7).
82
Michel BRENET, Laurence BOURGUIGNON, Mila FOLGADO y Iluminada ORTEGA

Figura 7. Comparación,
en porcentajes, entre la
producción experimental de
façonnage y la producción
de façonnage del yacimiento
de Cantalouette 1. Este
paralelismo confirma la
interpretación del yacimiento
como un lugar de producción
y consumo de piezas bifaciales

En último lugar, presentaremos los resultados Los porcentajes de esta fracción fina permiten diferenciar
experimentales que se refieren al aspecto tafonómico y netamente estos dos tecno-complejos. Por lo que concierne al
a la integridad de los conjuntos líticos arqueológicos. Una débitage Levallois, ésta representa entre un 70% y un 80% del
de las preguntas recurrentes concierne las cantidades y la conjunto de las series experimentales, en cuanto al débitage
conservación de la fracción fina producida por las diferentes discoïde los porcentajes se sitúan entre 55% y 65% (Fig. 8).
concepciones de débitage o de façonnage en función de la Por otra parte, si observamos las ratios de los elementos
materia prima (silex, cuarcita, etc.). inferiores a 2 cm por núcleo, las diferencias entre los débitages
Así, hemos comparado las experimentaciones de Levallois y discoïdes son aun mas marcadas, con mas de 280
débitage Levallois y discoïde efectuadas sobre diferentes elementos de menos de 2 cm en el Levallois centrípeto, mas
tipos de materia prima en función de dos grandes categorías de 200 en el Levallois unipolar, una centena en el discoïde en
dimensionales: la “fracción fina” (entre 0,5 cm. y 1,9 cm.) y cuarcita y menos de 40 en los discoïdes en silex.
las lascas de más de 2 cm.

Figura8. Comparación, en porcentajes cumulados,


de las fracciones finas y gruesas provenientes de la
experimentación de débitage Levallois en silex y discoïde
en silex y en cuarcita. Las dos concepciones se diferencian:
de un lado, los débitages Levallois con 70% a 80% de
elementos inferiores a 2 cm, y de otro lado, los débitages
discordes, con 55% y 65% de este tipo de fracción

83
Elaboración de un protocolo de experimentación lítica para la comprensión de los comportamientos técnicos y tecno-económicos durante el Paleolítico Medio
B L O Q U E - I - . Capítulo VIII

Conclusión

Las experimentaciones realizadas, su registro y la de los soportes buscados, de las piezas façonnées y de los
confrontación con las series arqueológicas ha resultado desechos.
ser un buen útil metodológico de análisis de la complejidad Nos permiten, igualmente, establecer las diferencias entre
de las industrias tenidas en cuenta. De una parte ayuda las ocupaciones y mostrar en ocasiones las economías de
a la comprensión de la dicotomía entre esquemas de debitage y/o façonnage (Perlés 1991) y el modo de circulación
intención y esquemas de realización. De otra, permite de los productos.
distinguir claramente ciertos rasgos técnicos específicos
de los esquemas utilizados, como los procedimientos de Este programa experimental sobre el Paleolítico medio
percusión, las construcciones volumétricas de las matrices se proseguirá en los próximos años siguiendo la misma línea
líticas explotadas (en débitage o façonnage) y los caracteres metodológica y adaptando constantemente los tests a realizar
buscados sobre los soportes y útiles producidos. a los interrogantes de base, a las materias y a los métodos de
producción observados. Este programa, no debe considerarse,
Los resultados más remarcables son, actualmente, los no obstante como un modelo inamovible si no más bien,
relacionados con las problemáticas que visan los modos de como un útil metodológico evolutivo, complementario de
funcionamiento de las ocupaciones estudiadas. Así, podemos otros análisis tecnológicos que debe tener en cuenta los
acercarnos a la comprensión de los comportamientos tecno- resultados que provienen de otros campos de la investigación.
económicos a partir de las cantidades de núcleos explotados,

Bibliografía

BOËDA E. (1986): Approche technologique du concept Levallois BOURGUIGNON. L. ; BERTRAN P., DJEMA H.; HENRY-DUPLESSIS
et évaluation de son champs d’application : étude de S.; DUPLESSIS M.; TERESA-MATAMOROS J.; LAHAYE C.
trois gisements saaliens et weichséliens de la France (2006): Petit Bost (Neuvic), A 89 Section 2.3. Rapport Final
septentrionale. Thèse de doctorat, université de Paris d’Opération, SRA Aquitaine, INRAP, 153 p.
X-Nanterre, 2 vol., 385 p.
BOURGUIGNON L.; DJEMA H.; BERTRAN P.; LAHAYE C. ET
GUIBERT P. (2008): “Le gisement Saalien de Petit-Bost
BOURGUIGNON L.; SELLAMI F., DELOZE V.; SELLIER-SEGARD (Neuvic, Dordogne) à l’origine du Moustérien d’Aquitaine ”.
N.; BEYRIES S.; EMERY-BARBIER A. (2002a): “L'habitat In J. Jaubert, J-G. Bordes et I. Ortega (organisateurs). Les
moustérien de la Folie (Poitiers, Vienne) : synthèse des sociétés du Paléolithique dans un grand Sud-ouest : nouveaux
premiers résultats”. Paléo, 14: 29-48. gisements, nouveaux résultats, nouvelles méthodes. Séances
de la SPF, 24-25 novembre 2006, Bordeaux, Mémoires.
BOURGUIGNON L. ; SELLAMI F., DELOZE V.; SELLIER-SEGARD SPF 47.
N., BEYRIES S.; EMERY-BARBIER A. (2002b): Le gisement
moustérien de La Folie, Poitiers. DFS, AFAN, Service Régional BRENET M.; FOLGADO M. (1998): “ Les gisements paléolithiques
de l’Archéologie d’Aquitaine. du Champ des débats, de La Rogère 1, des Forets et de La
Croix de Trote. Autoroute A 89, section Arveyres–Montpon”.
Bull. Soc. Préhist. Fr.: 429-431.
BOURGUIGNON L.; TURQ A. (2003): “Une chaîne opératoire
de débitage Discoïde sur éclat du Moustérien à denticulés BRENET M.; FOLGADO M. (2003): “Le débitage Discoïde du
aquitain : les exemples de Champs de Bossuet et de gisement des Forets a Saint-Martin-de-Gurçon (Dordogne)”.
Combe-Grenal c.14”. In Marco Peresani (ed.): Discoïd Lithic In Marco Peresani (ed.): Discoid Lithic Technology, Advances
Technology. Advances and Implications. BAR International and Implications, BAR International Series 1120, 2003:
Series 1120, 2003: 131-152. 153-178.
BRENET M.; CRETIN C. (2008): “Le gisement paléolithique moyen
BOURGUIGNON L.; ORTEGA I.; SELLAMI F.; BRENET M.; et supérieur de Combemenue (Brignac-la-Plaine, Corrèze).
GRIGOLETTO F.; VIGIER S.; DAUSSY A.; DESCHAMPS J-F.; Du microvestige au territoire, réflexions sur les perspectives
CASAGRANDE F. (2004): “Les occupations paléolithiques d’une recherche multiscalaire”. In Thierry Aubry, Francisco
découvertes sur la section Nord de la déviation de Bergerac Almeida, Ana Cristina Araújo, Marc Tiffagom (eds.): XV
: résultats préliminaires obtenus à l’issue des diagnostics”. World Congress UISPP (Lisbon, 4-9 September 2006). Space
Préhistoire du Sud-Ouest, 11/2004-2: 155-171. and Time : Which Diachronies, which Synchronies, which

84
Michel BRENET, Laurence BOURGUIGNON, Mila FOLGADO y Iluminada ORTEGA

Scales / Typology vs Technology, Sessions C64 and C65,. BRENET M. (en prensa): La Graulet et La Conne de Bergerac
BAR S1831 2008: 35-44. (Bergerac, Dordogne), Bergerac, R.N. 21 section sud. D.F.S.
de sauvetage urgent, en cours, INRAP, SRA Aquitaine.
BRENET M.; FOLGADO M.; BERTRAN P.; LENOBLE A.; GUIBERTT
P.; VIEILLEVIGNE E. (2008a): “Interprétation de la variabilité FOLGADO M.; BRENET M. (2009): “Economie de débitage et
technologique de deux industries du Paléolithique moyen organisation de l’espace technique sur le site du Paléolithique
ancien du Bergeracois : Cantalouette 1 et Combe Brune moyen de plein-air de La Mouline (Dordogne, France) ”. In
3 (Creysse, Dordogne). Contexte géoarchéologique et Actes du 16e congrès de l’UISPP, 4-9 septembre 2006.
chronologique, analyse techno-économique”. In Les sociétés
paléolithiques d’un grand Sud-Ouest : nouveaux gisements,
GENESTE J.-M. (1985): Analyse lithique d’industries
nouvelles méthodes, nouveaux résultats. Actes des journées
moustériennes du Périgord : Une approche technologique
de la SPF, 24-25 novembre 2006, BSPF: 57-81.
du comportement des groupes humains au Paléolithique
BRENET M.; FOLGADO M.; VIGIER S.; CLAUD E.; BERTRAN P.; moyen. Thèse de 3ème cycle de l’Université de Bordeaux
LAHAYE C. (2008b): Etude inter-disciplinaire des niveaux I, 2 vol., 567 p.
paléolithiques de Combe Brune 2 (Creysse, Dordogne).
Bergerac, R.N. 21 section nord. Rapport Final d’Opération, LOCHT J. L. (dir.). (2001): Le gisement de Bettencourt-Saint-Ouen
INRAP, SRA Aquitaine, 254 p. (Somme, France) : cinq occupations du Paléolithique moyen
au début de la dernière glaciation. Documents d’Archéologie
BRENET M. ; CLAUD E.; FOLGADO M. (2008c): Production Française, Maison des Sciences de l’Homme, Paris.
expérimentale de pièces bifaciales à tranchant transversal
oblique, Analyse techno-économique préliminaire. Rapport SORESSI M.; BOURGUIGNON L.; BLASER F.; BRENET M.;
interne, Axe 141 de recherche INRAP. GRIGOLETTO F.; LOCHT J.-L.; ORTEGA I.; SWINENN C. (2008):
Le débitage laminaire au Paléolithique moyen, gestion
BRENET M.; FOLGADO M. (2009): “Cohabitation entre débitage et volumétrique des blocs. Premiers résultats. Rapport interne,
façonnage sur les gisements du Paléolithique moyen ancien Axe 143 de recherche INRAP.
de Cantalouette 1 et Combe Brune 3 (Creysse, France) ”.
In Approches méthodologiques intégrées pour l’étude des PERLES C. (1991): “Economie des matières première et économie
outils lithiques préhistoriques, Florence, 13-15 décembre du débitage: deux conceptions opposées- 25 ans d’études
2007, Rivista di Scienze Preistoriche. technologiques”. In Bilan et perspectives, Actes des XIème
BRENET M.; VIGIER S.; CLAUD E.; BERTRAN P.; SCHWENNINGER rencontres internationales d’Archéologie et d’Histoire
J. L. (2009): Economie de débitage et de matière première d’Antibes, 18-20 oct 1990, Ed. APDCA, Juan-les-Pins: 35-46.
sur le gisement du Paléolithique moyen récent de Chemin
l’Herbe (Saint Antoine de Ficalba, Lot - et – Garonne). Saint
Antoine de Ficalba, R.N. 21. Rapport final d’opération, INRAP,
SRA Aquitaine.

 85
- IX -
Approche expérimentale appliquée à l’étude
des vestiges du Paléolithique supérieur de la
Vallée du Côa (Portugal)
Thierry AUBRY, Jorge SAMPAIO y Luís LUÍS

Parque Arqueológico do Vale do Côa. Instituto de Gestão do Património Arquitectónico e Arqueológico. I.P.

Résumé
Nous présentons des résultats que nous avons obtenus • Une tentative de mise en relation technique entre
en intégrant l’approche expérimentale à l’étude de vestiges des outils de quartzite trouvés en fouille et des gravures
lithiques de sites du Paléolithique supérieur de la vallée du Côa. paléolithiques.
Les problématiques archéologiques portent sur : Ces reconstitutions, élaborées comme référentiel d’étude
• Les techniques de fabrication d’outillages de pierre taillée de vestiges archéologiques, peuvent aussi être utilisées comme
et l’interprétation de la gestion des différentes catégories de supports de diffusion des connaissances vers un plus large
matières premières locales et allochtones autres que le silex ; public. Toutefois, nous tenons à souligner le grand pas qui
consiste à élaborer des modèles par extrapolation temporelle et
• L’interprétation fonctionnelle des témoins de combustion,
spatiale à partir des moments conservés de la vie quotidienne
d’occupations antérieures au dernier maximum glaciaire,
de groupes de chasseurs cueilleurs qui occupèrent la région
trouvés dans un contexte sédimentaire défavorable à la
au long de 200 siècles.
conservation des ossements et des charbons ;

Mots-clés: Expérimentation, Paléolithique supérieur, Outillages lithiques, témoins de combustion, gravures.

Abstract
This paper presents the results obtained by an experimental • The search of parallels between quartzite lithic tools and
approach applied to the study of lithic remains recovered at the main techniques used in the Côa valley rock art.
Upper Palaeolithic sites of the Côa Valley. These reconstructions were elaborated as a referential for
The archaeological questions are: the study of archaeological remains, but they could also be used
• The reconstruction of lithic tools operative schemes and for a larger public. However, we advert for the danger of using
the interpretation of the economy of local and extra-regional these experimental results to elaborate models extrapolated
raw-material categories; from these short flashes of hunter-gatherer daily life, discarded
during 200 centuries in the Côa Valley sites.
• Functional interpretation of burnt elements, recovered in
a sedimentary context unable to preserve bone and charcoal;

Key words: Experimentation, Upper Palaeolithic, lithic tools, burnt remains, engravings.

Introduction
La décision de conserver les gravures paléolithiques de archéologique en cours qui sont appuyées par une approche
plein air de la vallée du Côa, dans leur contexte originel de expérimentale qui permettent de répondre aux questions des
réalisation et l’ouverture de certains sites à la visite offrirent une observateurs des vestiges graphiques d’un lointain passé et
rare opportunité de créer une passerelle entre chercheurs et le d’alimenter plusieurs formes possible de diffusion que nous
grand public. Nous exposons des données issues de la recherche discutons dans un autres article (Sampaio et Aubry ce volume).
87
Approche expérimentale appliquée à l’étude des vestiges du Paléolithique supérieur de la Vallée du Côa (Portugal)
B L O Q U E - I - . Capítulo IX

et d’esquilles sur des matières siliceuses filoniennes à grain


Des questions archeologiques aux protocoles fin ou sur du cristal de roche. Une proportion infime d’éclats
experimentaux en quartz et quartzite a été transformée par retouche et
les lamelles en quartz translucide et cristal de roche sont
En 1995, lorsque nous commençâmes les fouilles appointées ou légèrement transformées par retouche
archéologiques dans la basse vallée du Côa, aucun site marginale n’en modifiant que très peu la section. Ces faits
paléolithique n’y était connu. Notre premier objectif fut constatés pendant toutes les phases du Paléolithique
donc de pouvoir établir le cadre chronostratigraphique des supérieur de la basse vallée du Côa, ne souffrent jusqu’à
différentes occupations humaines. Après avoir démontré présent que d’une seule exception : l’utilisation d’éclats en
l’existence d’occupations pendant le Gravettien, le Solutréen quartz pour la confection des grattoirs pendant le Gravettien
et le Magdalénien, notre attention s’est progressivement final. L’analyse spatiale, qui a porté sur des dizaines de
tournée vers la quête du fonctionnement des sociétés séquences de remontages de galets de quartzite taillés, révèle
préhistoriques qui avaient permis le développement de tels le transport de certains éclats, apparemment sélectionnés
supports graphiques. Dans le cadre du Parque Arqueológico (pour leur largeur et section) ailleurs que sur leur lieu de
do Vale do Côa nous avons réalisés des expérimentations débitage (Aubry et Sampaio 2003a et 2003b).
intégrées à l’étude des centaines de milliers de vestiges
lithiques recueillis lors de fouilles menées sur neuf des sites Ces observations posent plusieurs questions. L’absence de
du Paléolithique supérieur de la basse vallée du Côa (Zilhão et lames est-elle due à une contrainte des matières premières
al. 1997 ; Aubry 2002 et s.p). Notre référentiel expérimental disponibles localement ou à un choix culturel ? L’utilisation
s’est développé en fonction de trois axes. privilégiée du silex d’origine lointaine pour la confection
des armatures microlithiques retouchées répond–elle à une
adaptation fonctionnelle où est-elle la conséquence d’un
Connaître les spécificités des ressources choix culturel ? Quel est la relation/complémentarité entre
lithiques du bassin versant du Côa pour en la production de supports lamellaires et d’esquilles à partir
de silex et celle à partir des roches siliceuses à grain fin de
comprendre le choix et la gestion provenance régionale ? Comment expliquer le faible taux de
Dès les premières fouilles nous avons constaté la transformation des éclats produits en quartz et quartzite ?
spécificité des industries lithiques de cette région, par rapport L’expérimentation sur des blocs et galets de quartzite
à ce que l’on pouvait concevoir pour le Paléolithique supérieur local nous a permis d’écarter rapidement l’hypothèse d’une
du Sud-ouest de l’Europe. Contrairement à d’autres régions contrainte physique pour expliquer l’absence de production
où le silex est absent dans l’environnement géologique des laminaire, confortant les observations concordantes faites
sites, les séries lithiques de toutes les phases du Paléolithique pour les phases postérieures au Gravettien ancien, dans une
supérieur de la vallée du Côa sont caractérisées par l’emploi zone riche en silex (Zilhão 1997).
excessivement majoritaire du quartz (galets ou fragments La réalisation de séries expérimentales sur les roches
de filons) et du quartzite (galet) disponibles localement. A siliceuses locales à grain fin et sur silex (Fig. 1A) nous a
cela s’ajoutent du quartz hyalin et une faible proportion de permis de montrer que la majorité des vestiges en silex
roches filoniennes à grain fin d’origines régionales (Aubry abandonnés dans les deux niveaux stratigraphiques attribués
2005; Aubry et al. 2003, 2004; Aubry et Mangado 2003a, au Gravettien final du site de Cardina I (571 pièces en silex
2003b, 2006). Plusieurs variétés de silex qui, d’après l’étude pour un total de 18383 du niveau 4B et 782 pour 28213 dans
pétro-archéologique, ne peuvent provenir que de formations le niveau 4/10)) résulte de l’emploi de la percussion bipolaire
géologiques distantes de plus de 150 kilomètres du lieu de sur enclume (Fig. 1B). Ce procédé permet de produire des
leur abandon, sont représentées en des proportions inférieures esquilles et lamelles sur des nucléus ne dépassant pas
à 1%. L’analyse technologique de ces silex révèle qu’ils sont 1 cm de longueur et donc inexploitables en percussion
arrivés sur les sites sous forme d’outils ou d’éclats bruts. lancée. (Fig. 1A). Les expérimentations et la proportion
Si l’on compare les séries de la vallée du Côa avec celles entre nucléus et esquilles potentiellement produites (Klaric
contemporaines d’Europe centrale ou septentrionale, on s.p.) montrent que les pièces qui pourraient être classées
constate aussi la quasi absence de production de lames typologiquement comme des pièces esquillée ne résultent
à partir des roches locales et du silex (sur place ou près pas d’un usage comme objets intermédiaires mais que ce
des gîtes), pourtant considérée comme un trait spécifique procédé est parfaitement adapté à des environnements où
des industries lithiques du Paléolithique supérieur. Les les roches siliceuses à grain fin sont absentes ou disponibles
assemblages se caractérisent tous par la prépondérance sous de petits volumes (variétés hydrothermales à grain fin
d’éclats en quartz et quartzite, associés à une faible résultant d’un refroidissement rapide au contact de filons de
proportion de vestiges résultant de la production de lamelles quartz, cristal de roche de petite taille, …). Toutefois, elle ne

88
Thierry AUBRY, Jorge SAMPAIO y Luís LUÍS

permet pas de produire des supports aussi standardisés qu’en des lamelles à dos tronquées de l’occupation du Gravettien
percussion lancée (Fig. 1). Une telle contrainte peut expliquer final de Cardina I, très différents des stigmates de production
une faible standardisation des armatures microlithiques des en percussion posée qui a fournit les vestiges en silex
différentes phases gravettiennes par rapport à des sites abandonnés sur le site (Fig. 1). Une telle contradiction suggère
contemporains dans des contextes riches en silex (Klaric le remplacement des armatures produites ailleurs (sur un
et al. s.p.). autre secteur du site, dans la vallée ou même à proximité des
gîtes de silex distants de plus de 150 kilomètres de leur lieu
La comparaison avec un référentiel expérimental nous d’abandon), cassées lors de l’usage comme projectiles, puis
a aussi permis de constater la prédominance de stigmates remplacées par d’autres produites sur place par percussion
indiquant un débitage par percussion lancée sur les supports posées sur enclume.

Figure 1.A: séquence expérimentale de production à partir d’un éclat de silex de lamelles et d’esquilles par percussion posée sur enclume. B : Matériel archéologique
provenant de l’occupation du Gravettien final sur le site de Cardina I, lamelle et remontage d’une lamelle sur un nucléus, portant un esquillement du bulbe et une forte
ondulation du front de fracture de la surface d’enlèvement, stigmates caractéristiques de ce procédé de production

L’analyse tracéologique appliquée à une partie des séries de consommation qui s’écarte de ce qui est connu sur des
lithiques gravettiennes de Olga Grande 4 et de Cardina I sites contemporains en France.
(Araújo Igreja s.p.; Aubry et de Araújo Igreja s.p.), fondée S’il est encore trop tôt pour pouvoir généraliser les
sur un référentiel établi sur d’autres matériaux que le silex, observations concernant la production et le remplacement
a révélé la conservation de traces d’utilisation associées à des armatures microlithiques en silex et en cristal de roche de
des activités d’acquisition (chasse) et à la transformation Olga Grande 4 et du Gravettien final de Cardina I, l’absence
de matériaux tendres (os et peau) sur des outils faits sur ou la rareté des traces conservées sur les supports en quartz
des supports en roches siliceuses à grain fin. Les traces et quartzite ne permet pas d’écarter leur usage sur des
sont peu développées et les outils ne possèdent souvent matériaux tendres et d’apporter de nouveaux éléments à la
qu’un bord actif. Leur bon état de conservation suggère une question de leur utilisation.
utilisation peu poussée et de courte durée, selon un schéma
89
Approche expérimentale appliquée à l’étude des vestiges du Paléolithique supérieur de la Vallée du Côa (Portugal)
B L O Q U E - I - . Capítulo IX

première série d’expérimentations qui considéraient les


Interpréter des témoins de combustion dans paramètres suivants:
un contexte sédimentaire où les macro-restes
organiques ne sont pas conservés • Les diverses solutions architectoniques, au niveau de
l’organisation des éléments constitutifs et de la préparation
Les fouilles effectuées sur plusieurs des sites de la basse préalable du fond ;
vallée du Côa ont livré un grand nombre de fragments de • La nature lithologique des éléments constituants ;
quartz, quartzite, schiste et granite qui portent, apparemment, • Le temps d’exposition et la température atteinte lors
une altération thermique et des structures qui peuvent de la combustion ;
être étudiées selon la méthodologie mise au point par A. • La nature, quantité et position du combustible en
Leroi-Gourhan (1973), Leroi-Gourhan et Brézillon (1972). relation aux éléments pierreux ;
L’analyse spatiale de la distribution de ces témoins de • La réutilisation des éléments pierreux ;
combustions, les liaisons établies par remontage et l’étude • Le fonctionnement et la fonction.
des structures ont permis de montrer une bonne conservation
de l’organisation spatiale post-dépositionnelle des vestiges, Malgré les limitations induites par la non-préservation
rarement constatée pour des occupations antérieures au des macro-restes organiques et l’échelle macroscopique des
dernier maximum glaciaire. Nous avons donc pu proposer une observations, les résultats obtenus indiquent que l’altération
hypothèse de fonctionnement des structures de combustions et la fissuration des roches pendant l’exposition à la chaleur
des niveaux d’occupation de plusieurs sites (Aubry 1998, dépendent directement de la position du combustible par
rapport aux éléments pierreux. Un plateau supérieur à 400ºC
2001, 2002; Aubry et al. 2002).
est nécessaire, atteint avec les différents combustibles
Dans un second temps, l’état de conservation des niveaux (pin sylvestre et arbousier) pour obtenir une fracturation
d’occupations gravettiens du plateau granitique qui surplombe semblables à celle observée sur les sites de Olga Grande
le Côa nous a semblé particulièrement favorable à une étude 4 et 14 (Aubry et Sampaio 2003a et 2003b, Fig. 2). Cette
plus détaillée. En absence de conservation des charbons, première phase d’expérimentation a permis de proposer
nous avons sélectionnés des combustibles conformes aux plusieurs hypothèses du mode possible de fonctionnement
reconstitutions paléo-environnementales proposées pour le des structures de combustion des niveaux d’occupation
dernier maximum glaciaire de cette région (Mateus et Queiroz gravettiens de ces deux sites constituées essentiellement
1993; Queiroz et al. 2002). Nous avons ensuite réalisé une par des blocs de quartz.

Figure 2.

Figure 2. Référentiel expérimental


constitué pour l’interprétation
des structures de combustion du
niveau d’occupation gravettien
de la strate 3 d’Olga Grande
4. A: fissuration thermique
d’un fragment de filon de
quartz, observée lors d’une
expérimentation. B: Remontages
de fragments de quartz de la
strate 3 d’Olga Grande 4, dont la
cassure peut être attribuée à la
chauffe. C: Microphotographie
d’un cristal de quartz sur une lame
mince réalisée sur le granite de
l’environnement du site d’Olga
Grande 4. D: Microphotographie
d’un cristal de quartz présentant
une microfissuration sur une lame
mince d’une dalle de granite
de l’une des structures de
combustion

90
Thierry AUBRY, Jorge SAMPAIO y Luís LUÍS

Dans la suite logique de ce travail, une étude de ont été soumis expérimentalement à des températures
l’ensemble des témoins de combustion du niveau d’occupation supérieures à 400 degrés. En conséquence, le déplacement
gravettien de Olga Grande 4 est en cours sous la responsabilité de petits fragments de quartz entre les deux catégories de
de l’un des auteurs (J.D.S) dans le cadre d’un Master. Ce structures semble plutôt résulter d’un transport de braises
travail intègre une observation à l’échelle microscopique, dans le but d’initier une nouvelle combustion et l’apport
sous forme de lames minces, d’éléments pierreux intégrés involontaire des petits fragments mélangés, depuis les
dans des structures archéologiques, ainsi qu’une étude structures à sole de quartz.
de la complémentarité entre deux types de structures de Les expérimentations on révélé d’autres modifications à
combustion du niveau d’occupation gravettien de Olga Grande l’échelle microscopique outre la fracturation des cristaux de
4, l’un constitué d’une accumulation de dalles de granites quartz, la rubéfaction et diffusion des oxydes de fer à basse
(Fig. 3) et l’autre majoritairement par une accumulation à température puis le blanchiment lorsque les températures
fond plat de fragments filoniens de quartz (Aubry et Sampaio dépassent 500º. Ces modifications à l’échelle particulaire
2003a et 2003b). peuvent avoir impliqué une fragilisation des dalles de granite
A titre d’hypothèse, en fonction des remontages après leur chauffe et expliquer les éclats qui ont été obtenus
d’éléments de quartz thermo-fracturés, nous avions avancé accidentellement lors de contact entre des dalles lors des
que celles constituées de dalles de granite pourraient expérimentations (Fig. 3). De ces chocs résulteraient les
avoir reçu des braises ou des cendres, postérieurement à enlèvements que nous avions interprétés intuitivement
la combustion sur celles composées d’une sole de quartz comme des aménagements de leur contour par une retouche
(Aubry et Sampaio 2003a et 2003b). Les expérimentations volontaire.
effectuées en 2008 dans l’objectif de tester cette hypothèse La corrélation des différentes échelles d’observation
fonctionnelle nous ont montré que pour toutes les solutions et la constitution de référentiels adaptés permettent dès
architectoniques et de position des braises et cendres, les à présent une meilleure interprétation de l’organisation
températures atteintes ne sont pas suffisantes pour permettre spatiale des témoins de combustion et de leur corrélation
la cuisson ou conserver des aliments carnés, sans que soit avec les éléments lithiques taillés. La séquence chronologique
ajouté du combustible. d’utilisation des différentes structures de combustion mis
Une observation à l’échelle macroscopique de lames en évidence par les remontages de blocs thermo-altérés
minces faites dans des dalles qui constituent deux des permet également une évaluation en terme de durée de
structures de granite (Fig. 2D) et leur comparaison avec fonctionnement et de réutilisation et conforte l’hypothèse
un référentiel expérimental élaboré sur des fragments de de traitement de courte durée d’une quantité importante
granite local révèle une fracturation des cristaux de quartz de ressources carnées obtenues lors d’activité de chasse
constitutifs, comparable au réseau de diaclases observé saisonnière de grand herbivores que nous avons proposé
sur les blocs de quartz des structures de combustion. Cette à partir des vestiges lithiques taillés associés (Aubry et al.
fissuration n’apparaît que sur les fragments de granite qui 2002, Aubry, Chauvière et Sampaio s.p).

Figure 3. A et B: enlèvements
observés sur les bords d’une
dalle de granite de l’une des
structures gravettiennes de
la strate 3 de Olga Grande 4.
C et D: enlèvements produits
accidentellement après la
chauffe sur une des dalles
utilisées dans la constitution
d’un foyer expérimental.

91
Approche expérimentale appliquée à l’étude des vestiges du Paléolithique supérieur de la Vallée du Côa (Portugal)
B L O Q U E - I - . Capítulo IX

Relation technique entre vestiges de pierre


taillée et graphismes paléolithiques
Face à cette nouvelle donnée, les pics en quartzite
Dans le cadre de la recherche du contexte archéologiques provenant du niveau gravettien du site de Olga Grande 4
de l’art paléolithique de la vallée du Côa, la découverte, sur qui a fourni 5 dates par TL situées entre 26 800 ± 2300 et
le site de Fariseu, d’un fragment de paroi gravé à la base 31 000 ± 2500 BP (Fig. 4), mis en relation avec des impacts
de la séquence stratigraphique a permis d’établir l’âge de roches gravées (Aubry 2002), prennent une nouvelle
minimal de 18 400 cal BP pour les gravures de la roche 1 importance. L’analyse tracéologique réalisée par H. Plisson
et, indirectement, pour la phase ancienne des gravures de a permis d’avancer une relation technique très probable
la vallée du Côa (Aubry et Baptista 2000; Aubry 2007; Luís entre 4 pics examinés et plusieurs techniques ou stades
200 ; Sampaio 2007; Aubry et Sampaio 2008; Mercier et al. de réalisation de gravures sur des matériaux autres que
2006; Aubry et Sampaio 2008). Il est probable que cet âge le granite local (Plisson s.p.). A partir de cette hypothèse
minimal puisse être encore reculé et que la phase graphique nous avons développé plusieurs séries d’expérimentations
soit contemporaine ou antérieure à la date de 19.020 ± 80 en utilisant des répliques des pics afin de comparer les
BP obtenue par la méthode du 14C à partir d’un charbon du impacts qu’ils sont susceptibles de produire avec ceux des
sommet de la couche la plus profonde qui soit connue à gravures conservées à quelques kilomètres, sur les rives de
Fariseu. la vallée du Côa.

Figure 4: Un des pics en quartzite recueillis lors de la fouille de la strate 3 du site de Olga Grande 4 (photographie J.P. Ruas)

Dans cet objectif nous avons réalisé deux séries


Extrémité active des pics et morphologie des d’expérimentations. La première, effectuée en octobre
impacts 2004, a concerné un total de 15 pics, terminés par une
extrémité triédrique, faits dans un quartzite local. Deux ont
Une première question posée par l’analyse tracéologique été préalablement polies à leur extrémité triédrique pendant
consistait à comprendre si l’émoussé de l’extrémité triédrique quelques minutes sur la surface d’un galet de quartzite.
des pics précédait leur utilisation, dans l’objectif de les rendre Ils furent utilisés en percussion indirecte avec des maillets
plus résistant, ou bien résultait de leur utilisation. de bois végétal ou de cervidé (Fig. 5) et des galets, sur
92
Thierry AUBRY, Jorge SAMPAIO y Luís LUÍS

les surfaces de diaclase de blocs de schiste détachés des Cette première série d’observations nous a permis de
affleurements de la Formation Desejosa, en percussion constater la plus grande solidité de l’extrémité des outils dont
indirecte. Les impacts ont été réalisés perpendiculairement l’extrémité avait été polie, l’un n’ayant subi aucune altération
à la surface et en translatant entre chacun d’eux le pic visible macroscopiquement, au cours de l’expérimentation
d’environ un cm, selon des lignes. Chaque série de négatifs de plus d’une centaine d’impacts. Les autres se sont
a fait l’objet d’un relevé photographique lors de sa phase systématiquement esquillés lors de l’utilisation. Devant la
finale et d’une fiche de description qui documente l’auteur, cassure de plusieurs des blocs de schiste choisis, les résultats
la nature et poids des maillets et le stade où a été constatée de cette première série ont été complétés par deux autres
une détérioration de l’extrémité active et une éventuelle séries sur des blocs plus volumineux, où chaque impact a
remise en forme de l’extrémité. été numéroté.

Angle de l’outil et morphologie de l’impact


Nous avons entrepris un examen attentif de la morphologie
des impacts isolés, visibles sur les gravures paléolithiques
et constaté qu’ils sont minoritaires par rapport aux tracés
profondément rainurés qui masquent le plus souvent les
piquetages antérieurs. La comparaison macroscopique avec
les impacts expérimentaux, nous a conduit à tester l’influence
de l’angle de l’outil intermédiaire. En effet, l’examen des
impacts de deux figures des Rochas 1 et 2 du site de Canada
do Inferno suggérait qu’elles auraient pu avoir été réalisées
selon un angle qui n’est pas perpendiculaire par rapport à
la surface de la roche.
A cet effet nous avons choisi une paroi mise au jour lors de
travaux récents d’ouverture d’une route et l’expérimentation
a concerné deux séries de 10 impacts réalisés à l’aide du
même pic, l’une perpendiculaire et l’autre oblique. Ces
deux séries ont montré que la percussion oblique génère
des impacts d’une morphologie distincte que l’on retrouve
sur deux figures de la Rocha 2 de canada do Inferno (Fig. 6).
Dans cette position, on constate assez souvent un impact
parasite résultant d’un dérapage de l’extrémité du pic ; en
percussion perpendiculaire, ceux-ci sont plus rares.
Un apport plus subjectif concerne l’usage de la position
oblique qui semble avoir une relation évidente avec la position
du graveur et des figures par rapport à la surface gravée et
le niveau du sol.

Figure 5: Expérimentation de piquetage en percussion indirecte sur une paroi


de schiste avec une réplique des pics en quartzite de la strate 3 d’Olga Grande 4
 93
Approche expérimentale appliquée à l’étude des vestiges du Paléolithique supérieur de la Vallée du Côa (Portugal)
B L O Q U E - I - . Capítulo IX

Figure 6: Tableau descriptif des impacts expérimentaux obtenus en percussion directe et indirecte, avec et sans préparation de l’extrémité active et selon l’angle d’utilisation,
comparaison avec des impacts observés sur les figures gravées du site de Canada do Inferno.

La question de la percussion directe ou indirecte morphologie soit le plus stable tout au long des différentes
expérimentations. Le bloc utilisé se trouvait calé, disposé
La régularité de la ligne d’impacts observée sur un équidé horizontalement sur une table.
de la Rocha 1 de Canada do Inferno nous avait conduit à
proposer l’utilisation de la percussion indirecte qui permet
un meilleur positionnement des impacts et un contraste plus Bilan et, surtout, perspectives
accentué du tracé (Aubry 2002). Néanmoins, cette dernière Ces nouveaux résultats confirment la parfaite adaptabilité
série d’expériences nous a fait prendre conscience de des pics archéologiques trouvés dans le niveau d’occupation
l’influence possible de l’utilisation de la percussion directe ou gravettien de Olga Grande 4 pour la réalisation de piquetages.
indirecte sur la morphologie et la genèse d’impacts doubles Cependant, l’éventualité de leur préparation volontaire par
et de la nécessité de compléter le référentiel expérimental polissage pour en solidifier l’extrémité percutée avant leur
(Fig. 6). utilisation selon plusieurs techniques reste posée. Elle
Nous avons réalisé quatre séries parallèles d’impacts nécessite de nouvelles expérimentations qui intègrent la
sur un même blocs, en percussion directe et indirecte et en comparaison avec les tracés rainurés obtenus par piquetage
position oblique et perpendiculaire avec un pic à l’extrémité préalable, élargissement d’une incision et avec différents
triédrique préalablement polie dans l’objectif que sa types d’outils.
94
Thierry AUBRY, Jorge SAMPAIO y Luís LUÍS

La rareté des impacts isolés sur les gravures par rapport


Bibliographie
aux traits régularisés par rainurage à profil en U ou V, rend
prématuré une généralisation de ces premiers résultats.
La diversité des impacts obtenus par un même outil en AUBRY, T. (1998): “Olga Grande 4: uma sequência do Paleolítico
superior no planalto entre o Rio Côa e a Ribeira de Aguiar”.
fonction de la position du graveur et l’apparition de tracés Revista Portuguesa de Arqueologia, volume 1, 1: 5–26.
“ parasites ” en fonction de la position de l’outil nous ont
conduits à éliminer l’idée initiale d’utilisation d’un programme AUBRY, T. (2001): “L’occupation de la basse vallée du Côa
pendant le Paléolithique supérieur ”. Actas do Colóquio “Les
de quantification mathématique permettant une comparaison
premiers hommes modernes de la Péninsule ibérique”, Vila
de la surface des négatifs. Devant la découverte de plusieurs Nova de Foz Côa, 22-24/10/1998. Trabalhos de Arqueologia,
exemples archéologiques de tracés doubles qui semblent 17: 253 - 273.
correspondre à un même impact, il nous semble utile de
AUBRY, T. (2002): “ Le contexte archéologique de l’art paléolithique
multiplier les observations sur les panneaux des sites de à l’air libre de la vallée du Côa (Portugal) ”. In D. Sacchi (Coor):
gravure de la vallée, afin de comparer les limites des négatifs Actes du Colloque “L’art Paléolithique à l’air libre : le Paysage
qui forment une même figure. modifié par l’image”: 25-38
AUBRY, T. (2005): “ Étude de l’approvisionnement en matières
premières lithiques d’ensembles archéologiques ”. In
Limites et perspectives de l’approche D.Vialou, J.; Renault-Miskosvky.; M. Patou-Mathis (dir.):
experimentale appliquee aux vestiges Comportements des hommes du paléolithique moyen et
lithiques paleolithiques de la vallee du coa supérieur en Europe: territoire et milieux. Actes du Colloque
du G.D.R. 1945 du CNRS, 8-10 janvier 2003, Liège, ERAUL
Ces trois exemples d’intégration d’une approche 111, 2005: 87-99.
expérimentale basée sur la constitution d’un référentiel AUBRY, T.; CHAUVIERE F.-X.; MANGADO LLACH, X.; SAMPAIO,
adapté et intégré aux questionnements archéologiques J. D. (2003): “ Constituition, territoires d’approvisionnement
montrent qu’il existe une articulation possible entre ce qui et fonction des sites du Paléolithique supérieur de la
nous est parvenu et les inférences en terme technique, de basse vallée du Côa (Portugal) ”. In Vasil’ev, S. A.; Soffer,
fonctionnement et de choix comportementaux. Cependant, O.; Koslowski, J., (eds). Perceived Landscapes and Built
si ces données permettent de reconstituer de manière assez Environments: The Cultural Geography of Late Paleolithic
précise de courtes séquences d’activités humaines ayant Eurasia. Oxford: Archeopress (BAR International Series,
déplacé et modifié des matériaux lithiques, elle ne fournit 1122: 83-92
aucune aide pour passer outre l’imprécision temporelle de AUBRY, T.; MANGADO LLACH, X.; FULLOLA, J. M.; ROSELL, L.;
l’information, problème récurrent en archéologie. SAMPAIO, J. D. (2004): “The Raw Material Procurement in
Le fait que l’approche expérimentale offre la possibilité de the Upper Paleolithic Settlements of the Côa Valley (Portugal):
recréer des suites de gestes passés répond à une demande, New Data Concerning Modes of Resource Exploitation in
Iberia”. In Smyntyna, O. V. (ed.): The Use of Living Space
celle d’un public avide de revoir et de revivre des savoir-faire in Prehistory: Papers from a session held at the European
artisanaux dont certains étaient encore maîtrisés par maints Association of Archaeologists Sixth Annual Meeting in
de nos grands parents, mais qui ont complètement disparus Lisbon 2000. Oxford: Archeopress (BAR International Series;
en milieu urbain. Expier cette perte de patrimoine immatériel 1224): 37-50.
est peut être la raison profonde du succès des différents
AUBRY, T.; LUÍS, L.; SAMPAIO, J.D. (2007): “Primeira datação
succédanés qui fleurissent aujourd’hui, présentés sous un absoluta para a arte paleolítica ao ar livre: os dados do
même chapeau «d’archéologie expérimentale”. Fariseu (Vila Nova de Foz Côa)”. Al-Madan, 14: 48-52
Cette adhésion ne doit pas nous faire oublier qu’accepter AUBRY, T.; BAPTISTA, A.M. (2000): “ Une datation objective
ces petites fenêtres comme une représentation fidèle du de l’art du Côa ”. La Recherche, Hors série nº4, novembre
passé présente de nombreux dangers. L’éloignement entre 2000: 54-55.
médiateur et producteur de questionnement archéologique AUBRY, T.; MANGADO LLACH, J. (2003a): “Modalidades de
en est un qui aboutirait vers des gestes intemporels que aprovisionamento em matérias-primas líticas nos sítios
l’imaginaire populaire associerait à tort au chasseur do Paleolítico Superior do Vale do Côa: Dos dados à
paléolithique. D’autres découlent de la nature des questions, interpretação”. In Mateus, J.E.; Moreno-García, M. (eds.):
la difficulté d’aborder celles liées à l’évolution humaine et Paleoecologia Humana e Arqueociências: Um programa
la facilité d’utiliser l’aspect technique lorsque l’on aborde le multidisciplinar para a arqueologia sob a tutela da cultura.
thème des productions symboliques et non matérielles des Lisboa: Instituto Português de Arqueologia (Trabalhos de
cultures paléolithiques. Arqueologia; 29): 340-342.

95
Approche expérimentale appliquée à l’étude des vestiges du Paléolithique supérieur de la Vallée du Côa (Portugal)
B L O Q U E - I - . Capítulo IX

AUBRY, T.; MANGADO LLACH, X. (2003b): “ Interprétation de e tratamento da pele de um corço (Capreolus capreolus)
l’approvisionnement en matières premières siliceuses sur com artefactos de pedra lascada”. Revista Portuguesa de
les sites du Paléolithique supérieur de la vallée du Côa Arqueologia, vol.10, n°2: 17-34.
(Portugal) ”. Les matières premières lithiques en Préhistoire DE ARAÚJO IGREJA, M. (s.p.): “Estudo traceológico de
(Table ronde internationale organisée à Aurillac, Cantal, du vestígios líticos de Olga Grande 4 e Cardina I: Função e
20 au 22 juin 2002). Carcassonne: Association Préhistoire du modo de funcionamento dos artefactos e outras inferências
Sud-Ouest (Prehistoire du Sud-Ouest; Supplément nº 5): 27-40. paleocomportamentais”. In Aubry, T. (coord.): 200 Séculos da
AUBRY, T.; MANGADO LLACH, X. (2006): “The Côa Valley História do Vale do Côa: incursões na vida quotidiana dos
(Portugal): Lithic Raw Material and the Reconstruction caçadores-artistas do Paleolítico. Trabalhos de Arqueologia,
of Upper Palaeolithic Settlement Patterns”. In Bressy, C.; 52.
Burke, A.; Chalard, P. ; Martin, H. (eds): Notions de territoire LE BRUN-RICALENS, F. (2006) : “ Les pièces esquillées : état
et de mobilité: Exemples d’Europe et des premières nations des connaissances après un siècle de reconnaissance ”.
en Amérique du Nord avant le contact européen. Liège: Paleo , 18: 95-114.
Université de Liège (ERAUL; 116): 41-49.
LEROI-GOURHAN, A. (1973) : Séminaire sur les structures
AUBRY, T.; SAMPAIO J.D. (2003a): “O Método das remontagens de d’habitat. Témoins de combustion. Collège de France, Paris.
vestígios líticos: aplicação ao nível de ocupação gravettense
do sítio de Olga Grande 14 (Almendra, Vila Nova de Foz Côa)”. LEROI-GOURHAN, A.; BREZILLON, M. (1972) : “ Fouilles de
In Mateus, J.E. e Moreno-García M. (eds.): Paleoecologia Pincevent. Essai d’analyse ethnographique d’un habitat
Humana e Arqueociências, Um Programa Multidisciplinar magdalénien (la section 36) ”. Paris, C.N.R.S. (Gallia
para a Arqueologia sob a Tutela da Cultura.. Trabalhos de Préhistoire, 7º supplément).
Arqueologia, 29: 327-330. KLARIC, L. (s.p.): “Les systèmes de productions de supports
AUBRY, T.; SAMPAIO, J.D. (2003b): “Remontagem de rochas d’armatures et leur place dans la gestion des ressources
termo-alteradas; um meio de reconstrução dos modos lithiques : une voie privilégiée pour la compréhension des
de funcionamento de estructuras de combustão no sítio sociétés gravettiennes de la vallée de Côa”. In Aubry, T.
de Olga grande 4 (Almendra, Vila Nova de Foz Côa)”. In (coord.): 200 Séculos da História do Vale do Côa: incursões
Mateus, J.E. e Moreno-García, M. (eds.): Paleoecologia na vida quotidiana dos caçadores-artistas do Paleolítico.
Humana e Arqueociências, Um Programa Multidisciplinar Trabalhos de Arqueologia, 52.
para a Arqueologia sob a Tutela da Cultura. Trabalhos de KLARIC, L.; GUILLEMIN, P.; AUBRY, T. (s.p.): “ Des armatures
Arqueologia, 29: 331-335. variées et des modes de productions variables. Réflexions
AUBRY, T.; SAMPAIO, J.D. (2008): “Fariseu: new chronological à partir de quelques exemples issus du Gravettien d’Europe
evidence for open-air Palaeolithic art in the Côa valley Occidentale (France, Portugal, Allemagne) ”. Gallia-
(Portugal)”. Antiquity, Vol 82 Issue 316 June 2008: http:// Préhistoire.
www.antiquity.ac.uk/ProjGall/aubry/index.html MATEUS, J.E.; QUEIROZ, P.F. (1993): “Os estudos da vegetação
AUBRY, T. (coord.) (s.p.): “200 Séculos da História do Vale do quaternária em Portugal; contextos, balanço de resultados,
Côa: incursões na vida quotidiana dos caçadores-artistas perspectivas”. In O Quaternário em Portugal. Balanço e
do Paleolítico”. Trabalhos de Arqueologia, 52. Perspectivas. Lisboa, Ed. Colibri: 105-131.
AUBRY, T.; CHAUVIÈRE, F.X.; SAMPAIO, J.D. (s.p.): “As outras MERCIER, N.; VALLADAS, H.; AUBRY, T.; ZILHÃO, J.; JORONS,
categorias de vestígios líticos”. In Aubry, T. (coord.): 200 J.L.; REYSS, J.L.; SELLAMI, F. (2006): “Fariseu: first confirmed
Séculos da História do Vale do Côa: incursões na vida open-air paleolithic parietal art site in the Côa Valley
quotidiana dos caçadores-artistas do Paleolítico. Trabalhos (Portugal)”. Antiquity. York. 80: 310, http://antiquity.ac.uk/
de Arqueologia, 52. ProjGall/mercier/index.htm (citado em 25 de Setembro de
2006).
AUBRY, T.; DE ARAÚJO IGREJA, M. (s. p.): “Inferring on the
economy of siliceous raw materials of two distinct regions PLISSON, H. (s.p.): “Analyse tracéologique de 4 pics d’Olga Grande
– The Côa Valley and the Massif of Sico (Portugal): a 4: des outils pour les gravures de plein air? ”. In Aubry, T.
multidisciplinary perspective”. In M. De Araújo Igreja e (coord.): 200 Séculos da História do Vale do Côa: incursões
I. Clemente-Conte (Coord.): Workshop “Recent Functional na vida quotidiana dos caçadores-artistas do Paleolítico.
Studies on Non-Flint Stone Tools : Methodological Trabalhos de Arqueologia, 52.
Improvements and Archaeological Inferences”, 23-25 QUEIROZ, P.F.; MATEUS, J.; LEEUWAAARDEN, W.V. (2002): “The
Maio, Lisboa (2008). Paleovegetational Context”. In Zilhão, J.; Trinkaus, E., (eds.):
DE ARAÚJO IGREJA, M.; MORENO-GARCIA, M.; PIMENTA, Portrait of the artist as a child: the Gravettian human skeleton
A.C. (2007): “Um exemplo de abordagem experimental da from the Abrigo do Lagar Velho and its archeological context.
interface Traceologia lítica/Arqueozoologia: Esquartejamento Lisboa: Instituto Português de Arqueologia: 92-111.

96
Hugo G. NAMI

-X-
Investigaciones actualístico-experimentales para
aproximarse a la tecnología paleoindia: comparación
de las secuencias de reducción folsom-lindenmeier
y fell de la Patagonia
Hugo G. NAMI
CONICET. Instituto de Geofísica Daniel A. Valencio (INGEODAV), Dpto. Ciencias Geológicas,FCEN, UBA.
National Museum of Natural History, Smithsonian Institution, Wa. D.C., E.E.U.U.

Resumen
Actualmente es indudable que durante el lapso ~11- se generaron diferentes posturas sobre la dispersión de los
10 kya el continente americano estuvo habitado desde Primeros Americanos. Dado a la presencia de especímenes
Alaska hasta Tierra del Fuego. Los cazadores-recolectores acanalados entre las puntas colas de pescado, Cueva Fell
de ese momento poseían el más alto nivel alcanzado en la o Fell de Centro y Sudamérica se las enfocó con distintas
evolución de la piedra tallada. Asimismo, como un hecho sin posiciones acerca de su vínculo con las norteamericanas,
precedentes en la historia de la tecnología lítica mundial, principalmente con Clovis, pero también con Folsom. Esta
existía una significativa diversidad morfológica en las puntas pesquisa se enmarcó dentro del campo de la arqueología
de proyectil. Un aspecto llamativo es que muchas compartían experimental y la arqueología comparada. Aquí se brindan los
la forma de tratar sus bases por medio del acanalado. A nivel resultados actualísticos-experimentales y comparativos sobre
Panamericano, fue utilizado en el lapso temporal de ~1,0 las secuencias de reducción de puntas de proyectil Folsom-
kya; por esa razón en la arqueología normativa tradicional Lindenmeier de Norteamérica y las Fell de la Patagonia austral.
Palabras clave: Tecnología lítica experimental, arqueología comparada, Paleoindio, norte y Sudamérica.

Abstract
Currently, there is not doubt that during ~11-10 kya the the dispersion of the First Americas was generated. Due to
Americas were inhabited from Alaska to Tierra del Fuego. the presence of fluted specimens among fishtail, Fell´s cave
At that time, hunter-gatherers had the highest level reached or, Fell points from Central and South America they were
in evolution of stone tool technology. Besides, as a fact focused with different positions about its relation with the
without precedents in the lithic technology history in the North Americans fluted points, mainly with Clovis, but also
world, there was a significant projectile point morphological with Folsom. This research was focused from the experimental
variability. A striking aspect is that many of them share the and comparative archaeology perspectives. This paper report
fluting in their bases. From a Pan-American viewpoint it was experimental actualistic and comparative results on North
used in the temporal frame of ~1,0 kya; by this reason in the American Folsom-Lindenmeier and Fell from southern Patagonia
normative traditional archaeology different positions about reduction sequences.
Key words: Experimental lithic technology, comparative archaeology, Paleoindian, north and South America.

Introducción
La época en que se produjo el poblamiento americano es cazadores-recolectores de ese momento poseían el más
tema de candente debate; sin embargo, no cabe duda que alto nivel alcanzado en la evolución de la piedra tallada;
dure el lapso ~11-10 ka 14C no calibrados A.P el continente las cuales incluyen estrategias de extracción de hojas,
estuvo habitado desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Los núcleos preparados, refinado adelgazamiento bifacial y un

97
Investigaciones actualístico-experimentales para aproximarse a la tecnología paleoindia: comparación de las secuencias de reducción folsom-lindenmeier y fell de la Patagonia
B L O Q U E - I - . Capítulo X

extraordinario desarrollo de la técnica por presión. Asimismo, tecnológico tradicional de las poblaciones humanas que
como un hecho sin precedentes en la historia de la tecnología las confeccionaron y usaron.
lítica mundial, existía una significativa diversidad morfológica
en las puntas de proyectil. Un aspecto llamativo es que
muchas compartían la forma de tratar sus bases por medio
del acanalado (Fig. 1-2). A nivel Panamericano, fue utilizado La investigación experimental
en el lapso temporal de ~1,0 kya; por esa razón en la
arqueología normativa tradicional se generaron diferentes Materiales, métodos y técnicas1
posturas sobre la dispersión de los Primeros Americanos. Se empleó una amplia gama de materias primas de
Dado a la presencia de especimenes acanalados entre las cualidades semejantes a las arqueológicas, las cuales fueron
puntas colas de pescado, Cueva Fell o, Fell de Centro y confeccionadas con diversas rocas silíceas, cuarcíticas
Sudamérica se las enfocó con distintas posiciones acerca y volcánicas, también se agregó vidrio de manufactura
de su vínculo con las norteamericanas, principalmente con industrial, cuya calidad es semejante a la de la obsidiana.
Clovis (Nami 1997a, 2005, 2008), pero también con Folsom Muchas de ellas -principalmente las silíceas- fueron tratadas
(Stanford, com. pers. 1988). En consecuencia, esta pesquisa térmicamente para mejorar sus cualidades. Los implementos
se enmarcó dentro del campo de la arqueología experimental de talla fueron variados. Para la percusión se usaron percutores
y la arqueología comparada. La primera disciplina tuvo auge duros y blandos; categorización que se amplió a semi-duros y
durante los 1970s y su sistematización teórica y práctica en semi-blandos, es el caso de los de piedra (Nami 2002). Eso se
República Argentina comenzó a fines de esa década (Nami debe a que hay diferencias cualitativas notables entre ellos
2001/2002). La arqueología comparativa es más reciente y como así también los de piedra blanda y los de hueso o asta.
trata de una aproximación inter-regional a la comunicación En efecto, a veces cuando se emplea un percutor de asta, la
y cambio socio-cultural entre grandes regiones. Su propósito extracción de una lasca durante el adelgazamiento se hace
es indagar las causas de las similitudes y diferencias en los difícil; Esto sucede porque la plataforma ofrece demasiada
procesos humanos ocurridos en el mundo (Trigger 2003, www. resistencia, está mal preparada o la morfología del artefacto
comp-archaeology.org). Formando parte de un estudio de no permite que se desprenda una lasca con ese implemento
mayor envergadura llevado a cabo en el último cuarto de siglo, de talla. Sin embargo, se obtienen resultados satisfactorios
aquí se brindan los resultados actualísticos-experimentales y empleando percutores de piedra. En otras ocasiones, de
comparativos sobre las secuencias de reducción de puntas de acuerdo a la materia prima, los de piedra semi-blandos
proyectil Folsom-Lindenmeier (Fo) de Norteamérica y las Fell son más aptos que los de hueso, asta o madera (Nami
(Fe) de la Patagonia, extremo sur de Sudamérica. Se trata de 2004/2005). Asimismo, es importante destacar que, con el
un experimento replicativo, cuyo objetivo fue confeccionar objeto cuantificar las propiedades de los percutores blandos
modelos artificiales análogos indirectos (hardware model, de tejido óseo, se hizo un estudio de densitometría ósea.
sensu Clarke 1972: 66-ss); enfatizando sobre las etapas Esa investigación permitió observar si existían diferencias
vinculadas con la confección de las piezas bajo estudio y así en las densidades de los huesos y las astas usadas como
poder entender la variabilidad en la secuencia de reducción. De percutores. Los resultados mostraron que ambos tienen
este modo, se construyeron modelos con y sin adelgazamiento densidades óseas semejantes (Nami y Elkin 1994) y, por esa
bifacial, tratando de conocer ciertos aspectos materiales y razón se consideró que su uso experimental alternativo no
conductuales involucradas en ellas. Además, cuestiones tiene influencias notables en los productos obtenidos. En la
relacionadas con la toma de decisiones durante las mismas. percusión indirecta se usaron intermediarios de asta, hueso y
Por ello se tuvo en cuenta: a) en lo material: las diferencias de -cuando no se lo consideró una variable relevante- cobre. Este
las materias primas: la variabilidad de las piezas-soporte, de fue el caso de los ensayos en la preparación de plataformas
los estadios tempranos de manufactura y de las preformas; y las posiciones de sostén con el objeto de aplicar alguna
las preparaciones de las plataformas; las causas de rechazo; técnica; por ejemplo, percusión indirecta sosteniendo la
las formas de retoques y los implementos de talla; b) en lo preforma con los talones para obtener las acanaladuras
conductual: las técnicas y modos utilizados durante el trabajo, en Fo. Finalmente, se emplearon retocadores simples de
las posiciones de sostén, los grados de concentración, la hueso, asta y enmangados de cobre, tal como el Ishi stick.
variabilidad de las técnicas en el tratamiento de las bases,
los riesgos y finalmente, el tiempo y energía involucrados. Básicamente, las técnicas de talla fueron la percusión
Tanto unos como otros sirvieron para generar hipótesis que, directa e indirecta, las cuales variaron de acuerdo con las
en ciertos casos pudieron ser contrastados con el registro etapas en la producción y/o el control de la pieza. La
arqueológico (cf. Nami 1997a, 1997b, 2005, 2008). Dado
que se las considera portadoras de información técnica, 1. La lista detallada de cada uno de los tópicos relacionados con esta sección se
son de utilidad para discutir aspectos del conocimiento puede consultar en otro lugar (Nami 1997b).

98
Hugo G. NAMI

percusión directa varió desde la simple ejecución con conductuales relacionadas con las similitudes y diferencias
mano libre hasta numerosas de sus variantes con la mano técnicas de los conjuntos líticos en consideración.
sostenida o apoyada en el muslo del mismo lado; además se
usó la percusión directa sobre yunque, colocando al objeto
trabajado arriba de una superficie que, en este caso también Resultados y conclusión
fue el muslo; variante que se utilizó cuando se extrajeron Como resultado de la tarea experimental se construyeron los
lascas de núcleos o en los primeros pasos del adelgazamiento modelos de manufactura de Fo y Fe considerando secuencias
bifacial, aunque ese hecho no excluyó su empleo en otras de reducción segmentada en cuatro y seis estadios de acuerdo
actividades. En efecto, las grandes piezas habitualmente son carezcan o posean adelgazamiento bifacial (Nami 1997a,
apoyadas y sostenidas sobre la cara externa del muslo (Nami 1997b, 2003, 2008). Cuando se utilizó este procedimiento, las
2006: Fig. 2). En la aplicación de esa fuerza, los núcleos fueron etapas tempranas fueron descriptas de acuerdo al modelo
envueltos en cuero o materiales que permitieran proteger la desarrollado por Callahan (1979). Ambas secuencias fueron
mano y el artefacto, situación que también se repitió cuando cuidadosamente documentas con demasía de detalles por
se recurrió a la percusión con la mano sostenida, lo cual medio de fotografías y dibujos (Nami 1997a, 1997b, 2008).
posibilitó controlar su sostén con la palma y los dedos. Cuando Los modelos fueron comparados desde diversos puntos de
el núcleo no fue envuelto se utilizó un trozo de cuero o de un vista. Se observó que, entre ambas hay cierta diferencia en
guante industrial. Esta protección se intensifica con el uso la selección de las materias primas. En Norteamérica, se
de materias primas cortantes, especialmente la obsidiana preferían las rocas silíceas o cuarcitas de excelente calidad.
o el vidrio industrial. La técnica de presión fue la usada por la Además, probablemente se mejoraba a las primeras mediante
mayoría de los talladores contemporáneos e inspiradas en las el tratamiento térmico (Nami 1999). Esa situación, podría estar
empleadas por los indígenas etno-históricos norteamericanos relacionada con las cualidades y propiedades físico-mecánicas
(Fig. 1: 1 en Nami 2009). En todos los casos se sostuvo a necesarias para obtener los productos finales, especialmente
la pieza trabajada de la misma manera y protegiendo a la durante la etapa del acanalado. En el extremo sur, aunque
mano con un trozo de cuero acolchado. Sin embargo, varió en general se empleaban rocas volcánicas ácidas y negras
el modo en que se aplicó la fuerza con el implemento de (andesita, basalto, etc.) muy seleccionadas, no siempre hubieran
talla; A veces la fuerza fue ejerció con la muñeca; en otras sido útiles para Fo. En relación a la utilización de las piezas
se usó al antebrazo, la cadera o las porciones internas de soporte, hay una extrema variabilidad. Sin embargo, parecería
los muslos para aumentarla, específicamente cuando se ser que los talladores de Lindenmeier tenían cierta predilección
empleó el Ishi stick. También, para aplicar esta técnica por los nódulos tabulares a partir de los cuales realizaban
(Fig. 1: 2-3) construyó una pequeña palanca tomando en adelgazamiento bifacial. En cambio -pese a que también
cuenta a las ideadas por algunos talladores norteamericanos empleaban este procedimiento - en las piezas patagónicas
(Nami 1997a, 1997b). Considerando este pequeño y sencillo parece que se preferían lascas delgadas. Con relación a los
aparato, se diseñó y confeccionó un propulsor en el cual estadios tempranos e intermedios de manufactura, dejando de
esté inserto un mecanismo similar, pero utilizando solamente lado los aspectos neutros del modelo general de Callahan -tal
materiales accesibles en las economías tradicionales. Cada como la relación a/e y el promedio de la suma de los ángulos-
uno de esos elementos están ilustrados en la figura 1: 4. Es se detectaron diferencias marcadas durante la secuencia de
necesario aclarar que el uso de estas palancas suscitaron reducción, mayormente con la utilización de adelgazamiento
ideas e hipótesis sobre cómo algunas técnicas pudieron bifacial. Durante la misma, en Fo se ponía énfasis en la
haber sido puestas en práctica y, en muchos casos generaron preparación de las plataformas, principalmente en el estadio 4
alternativas que exploraron maneras más sencillas a las y en los siguientes. En especial para la aplicación de la presión
originarias. Algunas son simples, ingeniosas y no superan durante conformación de la preforma y, particularmente para
las técnicas tradicionales de los cazadores-recolectores en obtener las acanaladuras. Las preparaciones de las preformas
su acervo tecnológico de trampas, lazos y otros artefactos son totalmente diferentes; en Fo está relacionada con la
empleadas en sus actividades. Cuando un objeto se trabaja obtención de las acanaladuras y por ello se hace hincapié
con la misma técnica se producen variaciones de aprensión y, en la preparación de las porciones distales y de las caras
para referirse a ellas Young y Bonnichsen (1983) introdujeron (Fig. 1:1, 5-6, Fig. 2: 1). En cambio, en Fe esta clase de
el concepto de posiciones de sostén, las que variaron según rasgo es inexistente y, por eso, estos procedimientos son
la etapa en el proceso de manufactura. Hay una miríada de innecesarios. Otro aspecto en las preformas es la forma de
posiciones de sostén y variaciones de aplicación de la fuerza, los retoques y el intervalo entre ellos; en Fo son paralelos
la mayoría de las cuales no deja evidencia en el registro regulares y el espaciamiento es constante y distanciado
arqueológico. Sin embargo, en este estudio experimental, fue (Fig. 1: le); en cambio, en Fe, generalmente los retoques son
significativo tenerlas en cuenta por su utilidad para discutir cortos, irregulares y solamente se limitan a darle la forma
ciertas hipótesis sobre las implicaciones y suposiciones final a la pieza (Fig. 2: 3-4). Si bien la técnica es la misma
99
Investigaciones actualístico-experimentales para aproximarse a la tecnología paleoindia: comparación de las secuencias de reducción folsom-lindenmeier y fell de la Patagonia
B L O Q U E - I - . Capítulo X

(presión), para replicar los atributos


arqueológicos, se necesitó utilizar
variantes en las posiciones de sostén
y en el modo de aplicarlas, situación
que implica el desarrollo y utilización
de hábitos motores diferentes. En las
puntas patagónicas las acanaladuras
son fácilmente replicables por
percusión directa, mientras que en
Fo es necesario percusión indirecta
o presión (Fig. 1:7). Cuando las bases
están adelgazadas por retoques en
ambos casos fue utilizada presión.
Otra de las desigualdades entre Fo y
Fe es que el riesgo de fractura durante
el proceso de acanalado es mucho
mayor en las puntas norteamericanas.
En los productos finales se registran
diferencias notabilísimas tanto
en el diseño como en las técnicas
empleadas en la manufactura. Por un
lado, el diseño general es diferente.

Figura 1. Piezas confeccionadas durante el


experimento comparativo Fe-Fo. 1. Estadios 4 y
5 de la misma pieza Fo. A) Biface en el estadio 4
biface por percusión directa con percutor blando
de asta. B-C) anverso y reverso mostrando una
de las caras sin modificar (B) y la preparación
de la otra por presión para el primer acanalado
(C). Materia prima: Obsidiana de Glass-Buttes
(Oregon, EE.UU.); 2. Fotografía que muestra como
se utiliza la pequeña palanca diseñada para obtener
acanalados Fo. 3. Preforma con la acanaladura
obtenida con el procedimiento mostrado en 2).
Materia prima: Ramah chert (Labrador, Canadá);
4. Propulsor en el cual se talló un pequeño aparato
que sirve para hacer palanca y acanalar. A) cuerda
empleada para atar a la preforma, B) cuero usado
para envolverla y evitar que se dañe, E) suplementos
de madera dónde se apoya el extremo de la
preforma, D-F) piezas de cuero para envolver todos
los componentes del aparato tal como se muestra
en F-G); 5. Anverso y reverso de una preforma de
obsidiana (Glass Buttes) en la que se observa el
remanente del biface tallado por percusión (A) y
el primer acanalado obtenido en la cara opuesta
(B); 6. Preforma acanalada con su respectiva
lasca y producto terminado obtenido desde la
misma. Ambas acanaladuras fueron obtenidas por
presión. Materia prima: Obsidiana (Glass Buttes);
7. Productos terminados Fo. A-B) Acanalados por
percusión indirecta sosteniendo a la preforma con
los talones. Materias primas: A) novaculita tratada
térmicamente (Arkansas, E.E.U.U.), B) Obsidiana
(Glass Buttes); 8. Productos terminados Fe. A)
Swan river chert tratado térmicamente (Canadá),
B-C) Obsidiana (Glass Buttes), D) Roca volcánica
negra (Pali Aike, Santa Cruz, Argentina)

100
Hugo G. NAMI

Los bordes de Fo son paralelos o convexos muy energía invertidos. En el extremo sur en cambio, la forma
atenuados, además no tienen hombros o pedúnculos. La de los retoques en la regularización final no es distinto al
forma de los retoques son paralelos regulares o simplemente de las preformas, solamente se termina la pieza dejando
tienen una delicadísima terminación por medio del pequeño formas paralelas regulares o irregulares no muy extendidas
retoque paralelo corto laminar regular (ribbon flaking) el cual (Fig. 1: 8; Fig. 2: 4). Estas observaciones actualísticas
fue obtenido apoyando a la preforma sobre un trozo pequeño tienen ciertas implicancias arqueológicas, pues permiten
de madera. Desde el punto de vista técnico, esa situación discutir cuestiones relacionadas con los hábitos motores
tiene implicancias en la variante de presión utilizada para y conducta de los talladores del pasado. De hecho, desde
hacerlo, también en la concentración y en el tiempo y el punto de vista experimental, los hábitos motores y

Figura 2. 1. Secuencia
de reducción Fo-Lindenmeier
con adelgazamiento bifacial
(A) Estadio 1. Nodulo tabular
(Edwards chert, Texas, E.E.U.U.),
(B) Estadio 2. (Edwards chert,
Texas, E.E.U.U.), (C) Estadio 3
(Ramah chert, Labrador), (D)
Estadio 4 (novaculita tratada
térmicamente (Arkansas),
(E-F) Estadio 5. (E) Preforma
acanalada en una cara por
presión con palanca (obsidiana,
Glass Butte), (F) Preforma
acanalada en ambas caras por
presión con palanca (obsidiana,
Goose Lake, California,
E.E.U.U.), (G) Estadio 6. Producto
terminado acanalado por
percusión indirecta sosteniendo
a la preforma con los talones.
Materia prima: Edwards chert
tratado térmicamente. 2.
Secuencia de reducción Fo-
Lindenmeier sin adelgazamiento
bifacial. (A) Estadio 1. Lasca
primaria, (B) Estadio 2, (C)
Estadio 3, (D) Estadio 4. Materia
prima: Obsidiana, Glass Butte;
3. Secuencia de reducción Fe
que ilustra los estadios 1, 2, 3,
4, and 5 tallados con percusión
directa con mano sostenida y
percutor blando de asta (2-3)
y presión (4-5). La acanaladura
fue extraída por percusión
directa. Los números indican
los estadios. Materia prima:
1: Vulcanita, Neuquén, 2-3 y
5: RVN (Pali Aike, Argentina),
4: Dacita: Paso Limay, Río
Negro. Simplificación de los
diferentes pasos que existen
en los estadios finales en Fe (1)
Fo (2). A y C) Preparación de la
preforma para la obtención del
primer y segundo acanalado/
respectivamente. E) Producto
terminado

101
Investigaciones actualístico-experimentales para aproximarse a la tecnología paleoindia: comparación de las secuencias de reducción folsom-lindenmeier y fell de la Patagonia
B L O Q U E - I - . Capítulo X

conocimientos técnicos relacionados con la aplicación de técnicos tradicionales -en relación a las fórmulas para la
las variedades técnicas implicaron notables cambios en la fabricación e incluso tecno-ciencia- distintos. Por ejemplo,
manufactura de ambas secuencias. En efecto, basado en en el conocimiento empírico de las propiedades físico-
la experiencia previa de confeccionar diversas puntas de mecánicas de las rocas adecuadas para el acanalado Fo. A
proyectil patagónicas, no se requirió mucho entrenamiento su vez, para su ejecución este requiere de un sencillo, pero
y ensayo de técnicas para replicar los especimenes Fe. a su vez complejo recurso técnico. Es decir un conocimiento
En cambio, el proceso de aprendizaje para confeccionar muy refinado de cierta física-mecánica sobre los ángulos y
Fo sin la utilización de maquinaria compleja, con técnicas vectores de fuerzas necesarias para lograr las acanaladuras.
simples y sin compañero que sostenga a la preforma durante En relación al trabajo, en los especimenes norteamericanos se
el acanalado, fue de casi una década. Si bien se tuvo requiere mayor tiempo, energía y concentración que en los
entrenamiento con varios talladores Fo contemporáneos, sudamericanos. En síntesis, la comparación de los resultados
no fue hasta después del estudio de la colección del sitio experimentales indica que las secuencias de reducción son
Lindenmeier (Nami 1999) se pudo replicar esas piezas en totalmente distintas en aspectos morfológicos de diseño,


todos sus atributos. Sobre esta base, es posible sugerir la técnicas y conductas. Eso implicaría diferentes paradigmas
hipótesis de que los conocimientos tecnológicos tradicionales tecnológicos; en pocas palabras, son estilos de manufactura
que poseían esos grupos Paleoamericanos eran diferentes distintos. Desde el punto de vista material, los artefactos
entre sí. Las disparidades apuntadas implican diferencias arqueológicos reafirman estas conclusiones ya que las formas
en los aspectos conductuales de los talladores. Esa es la de los estadios intermedios de manufactura y los productos
razón por la cual se sostiene que responden a conocimientos finales también indican grandes desigualdades técnicas.

Agradecimientos
Al CONICET y a la Universidad de Buenos Aires (Argentina), mentor y amigo Dennis J. Stanford por su apoyo incondicional
Smithsonian Institution (Wa. D.C., EE.UU.) y a la Comisión durante más de veinticinco años de investigación comparativa
Fulbright de Argentina por el apoyo a esta investigación, a mi y experimental.

Bibliografía
CALLAHAN, E. (1979): “The Basics of Biface Knapping in the NAMI, H. G. (2001/2002): “Dos décadas de Arqueología
Eastern Fluted Point Tradition. A Manual for flintknappers Experimental en la Argentina: Breves observaciones
and lithic analysts“. Archaeology of Eastern North America y reflexiones“. Boletín de Arqueología Experimental 4: 7-13.
1 (1): 1-180. NAMI, H. G. (2002): Comentario al libro “Tecnología Lítica
CLARKE, D. (1972): “Models and Paradigms in Contemporary Experimental. Introducción a la Talla de Utillaje Prehistórico”.
Archaeology“. En Clarke, D. (ed.): Models and Paradigms En J. Baena Preysler (ed.), BAR International Series 721,
in Contemporary Archaeology. Methuen. Londres: 1-60. Oxford, 1998. Trabajos de Prehistoria 59 (1): 182-185.
NAMI, H. G. (1997a): “Tecnología lítica paleoindia de Norte NAMI, H. G. (2003): “Experimentos para explorar la secuencia
y Sudamérica: Un estudio comparativo y experimental“, de reducción Fell de la Patagonia Austral. Magallania, 30:
Departamento de Ciencias. Antropológicas, Facultad de 107-138.
Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. NAMI, H. G. (2004/2005): “Obsidiana y percutores: Observaciones
NAMI, H. G. (1997b): “Investigaciones actualísticas para actuales para explorar al registro arqueológico“. Boletín de
discutir aspectos técnicos de los cazadores-recolectores Arqueología Experimental, 6: 11-14.
del tardiglacial: El problema Clovis-Cueva Fell“. Anales NAMI, H. G. (2005): “Primeros pobladores: Arqueología y
del Instituto de la Patagonia (Serie Ciencias Humanas), 25: experimentos para explorar los comienzos de la diversidad
151-186. socio-cultural americana“. Diversidad Cultural. Múltiples
NAMI, H. G. (1999): “The Folsom Biface Reduction Sequence: miradas del presente, Colección Temática I: 19-41. Centro
Evidence from the Lindenmeier Collection“. En. Amick, de Estudios Argentino Canadienses. Buenos Aires
D. S (ed.): Exploring Pattern and Variation in Folsom Lithic NAMI, H. G. (2006): “Experiments to explore the Paleoindian flake-
Technology: Late Pleistocene Hunter-Gatherers ofthe North core technology in Southern Patagonia. En Apel J. y Knutsson,
American High Plains . International Monographs in Prehistory, K. (eds.): Skilled Production and Social Reproduction.
Ann Arbor: 82-97.

102
Hugo G. NAMI

Aspeéis on Traditional Stone Tool Technologies., Uppsala Essays in Honor of Errett Callahan, Ediciones de Arqueología
University (Sweden), Societas Archaeologica Upsaliensis Contemporánea. Buenos Aires, (in press).
(SAU) & The Department of Archaeology and Ancient History, NAMI, H. G. (2011): “Reflexiones epistemológicas sobre
Uppsala: 69-80. arqueología y tecnología lítica experimental“. En este
NAMI, H. G. (2008): Experiments to Understand North and South volumen.
American Late Pleistocene Lithic Reduction Sequence: An YOUNG, D. Y R.BONNICHSEN. (1983): Understanding Stone
Actualistic and Comparative Study. En Nami, H. G. (Ed.): Tools: A Cognitive Approach. Peopling of the Amerericas
Experiments and Interpretation of Traditional Technologies: Process Series., Center for the Study of the Early Man. Orono.

 103
Hugo G. NAMI

- XI -
Observaciones experimentales sobre las puntas
de proyectil fell de Sudamerica
Hugo G. NAMI
CONICET. Instituto de Geofísica Daniel A. Valencio (INGEODAV), Dpto. Ciencias Geológicas,FCEN, UBA.
National Museum of Natural History, Smithsonian Institution, Wa. D.C., E.E.U.U.

Resumen
El presente trabajo forma parte de un proyecto a empleadas en el lapso temporal ~11-10 ka 14C no calibrados
largo plazo cuyo objetivo es profundizar sobre tecnología A.P. Enfocando a piezas ecuatorianas y uruguayas, este
Paleoindia. Por esa razón, se están llevando a cabo diversas artículo reporta algunas observaciones experimentales
investigaciones con especial énfasis en las tecnológicas. reproduciendo puntas colas de pescado sudamericanas,
Uno de los métodos más utilizados es el experimental proporcionando detalles y nuevas observaciones sobre su
y con esa perspectiva se están efectuando una serie de secuencia de reducción, cualidades de las materias primas,
pesquisas sobre distintos conjuntos Paleoindios de Norte, técnicas de talla y diversas consideraciones de utilidad para
Centro y Sudamérica; enfatizando a las piezas comúnmente comprender al registro arqueológico.
llamadas colas de pescado, Cueva Fell o simplemente Fell,

Palabras clave: Tecnología lítica experimental, Paleoindio, puntas colas de pescado, Sudamérica.

Abstract
As a part of a long term project directed to go deep in uncalibrated years B.P. Focusing the Uruguayan pieces, this
the Paleoindian technology, diverse archaeological research paper reports some experimental results reproducing South
are being performed. Then, the experimental perspective is American fishtail projectile points, giving details and new
emphasized on various lithic assemblages from North, Central observations on its reduction sequence, taking into account
and South America; mainly focusing on the fishtail, Fell’s Cave raw material qualities, flaking techniques and diverse useful
or just Fell projectile points dated at about 11.0-10.0 14C considerations to understand the archaeological record.

Key words: Experimental lithic technology, Paleoindian, fishtail projectile points, South America.

Introducción
El presente trabajo forma parte de un proyecto a largo la década de 1870s, en general están asociadas a fauna
plazo cuyo objetivo es profundizar en la tecnología de los extinguida y fueron empleadas en el lapso temporal ~11-10
primeros grupos de cazadores-recolectores que habitaron ka 14C no calibrados A.P.
el continente americano. Por esa razón, se están llevando a Con el propósito de controlar y ampliar las observaciones
cabo diversas investigaciones arqueológicas, con especial arqueológicas y experimentales inicialmente realizadas
énfasis en las tecnológicas. Entre ellas, uno de los métodos con piezas de la Patagonia Austral (Nami 1997, 2003) se
más utilizados es el experimental; desde esa perspectiva estudiaron distintos colecciones de artefactos recolectados
se están efectuando una serie de pesquisas sobre distintos en sitios localizados en Centro y Sudamérica. Los estudios
conjuntos Paleoindios de Norte, Centro y Sudamérica;
enfatizando a las piezas comúnmente llamadas “colas de
pescado” “Cueva Fell” o simplemente “Fell”1; halladas desde 1. Prefiero utilizar esta denominación para referirme a la variabilidad morfológica
existente en este patrón de cabezal lítico.

105
Observaciones experimentales sobre las puntas de proyectil fell de Sudamerica
B L O Q U E - I - . Capítulo XI

de materiales arqueológicos
son imperativos, pues es
recomendable que la investigación
experimental tenga una continua
retroalimentación con los datos
prehistóricos. Particularmente,
las procedentes de las Repúblicas
de Ecuador y del Uruguay
merecen especial importancia
porque brindan vestigios sobre
los estadios tempranos e
intermedios de manufactura.
Asimismo, permiten comprender
su variabilidad como así también
la de los productos finales.
Clásicamente, el “estereotipo”
(Mayer-Oakes 1986a: Fig. 2)
de una punta cola de pescado,
es una pieza pedunculada con
hombros que presentan pequeñas
variaciones, el limbo es triangular
o lanceolado con bordes convexos
y pedúnculo de bordes cóncavos
y base cóncava (Fig. 1e). Sin
embargo, nuevas investigaciones
permitieron observar que también
eran acompañadas por una
gran variabilidad morfológica y
dimensional, que involucra tanto
a los especimenes “clásicos”
y también de distintas formas.
Desde el punto de vista de las
dimensiones, los rangos varían
desde aquellas que son verdaderas
miniaturas de ~1.5 cm (Fig. 1d)
hasta aquellas de ~≥ 6-7 cm de
longitud (v.gr. Fig.1e); Asimismo,
se presentan ejemplares
excepcionales cuyo largo podría
llegar a tener ≥ 12-15 cm (Fig. 1j).
Las investigaciones recientes,
muestran variaciones de los
limbos, ya que los hay triangulares
de bordes levemente convexos
y casi rectos (Fig.1b-c) o rectos
(Fig. 1d). En ciertas ocasiones, el
hombro tiende a ser recto (Fig. 1i).
Figura 1. Piezas arqueológicas procedentes de diferentes lugares de Sudamérica y que muestran parte de la variabilidad
Estas formas varían muchísimo existente en las puntas Fell. a) Salto Chico, Chile (tomado de Dillehay 1997 Fig. 3.2), b) Cerro El Sombrero Cima, Buenos
debido a las reactivaciones Aires, Argentina (tomado de Flegenheimer 2001), c) Cueva Fell, Chile (colección Museo Regional de Magallanes), d)
(v.gr. Mayer-Oakes 1986b: Fig. Ecuador (colección Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales), e-f) del río Negro Medio, Uruguay (gentileza S. Bálsamo). g)
Arroyo Vejigas, cuenca del río Santa Lucía (Uruguay, colección Sánchez), e-g) muestran el rango de variación dimensional
34-35, Nami 2007 Fig. 1, 4a-b). y morfológico de las puntas Fell “clásicas” (todas las fotos son del autor)

106
Hugo G. NAMI

En general, entre los pedúnculos se observan los de bordes objeto de embotar el filo para que no dañe alguna clase de
cóncavos (Fig.1e, j) y rectos paralelos (Fig. 1f-g, i), algunos tiento que la sujetaba al astil. Las miniaturas -que podrían
de los cuales son anchos (Fig. 1g) o convergentes (sensu haber sido empleadas en juguetes para niños (Politis 1998)-
Leroi-Gourham 1974, cf. Mayer-Oakes 1986a: Fig. 3); Piezas presentan abrasión en todo el perímetro, la cual pudo haber
semejantes se están identificando en otros lugares de sido realizada para evitar lastimaduras en los infantes. Desde
Sudamérica (Fig. 1a). Esta situación refuerza la idea de que el punto de vista de la manufactura se observa que a menudo
en los conjuntos con puntas Fell también se fabricaban otras se empleaban lascas delgadas como pieza soporte, aunque
formas de puntas de proyectil. Las bases de los pedúnculos también se distingue que antes de la conformación final se
son cóncavas, aunque las hay rectas y tratadas de distinta realizaba un delicado desbaste bifacial (Fig. 1e, h-j), lo cual es
manera: Algunas eran acanaladas, otras adelgazadas por de esperar cuando se trata de piezas relativamente grandes
retoques profundos que rebajan el espesor de casi todo el (Nami 2003). Considerando estas variaciones, el presente
pedúnculo como así también, retoques cortos de ~≤ 0,5 cm de artículo da a conocer algunos resultados experimentales
profundidad (Nami 1997 Fig. 3). Los bordes de los pedúnculos reproduciendo a las puntas Fell de Sudamérica.
muestran una cuidadosa abrasión; probablemente con el

Materiales, métodos y técnicas


En un primer momento, los experimentos se realizaron mismos implementos y técnicas de talla que en el experimento
duplicando a las piezas clásicas exhumadas en los sitios Fell, replicativo de las piezas patagónicas (Nami 2003, 2011).
Pali Aike y Cueva del Medio del extremo sur de la Patagonia Los especimenes experimentales se confeccionaron a partir
(Nami 1997, 2003). Luego, con el propósito de controlar de lascas delgadas cuyo espesor no superaba al producto
el modelo experimental de su secuencia de reducción final (Fig. 2d-e) como así también lascas (Fig. 2a) o nódulos
se estudiaron conjuntos arqueológicos con evidencia de tabulares que lo excedían en dos veces o más, siendo de este
estadios tempranos e intermedios de manufactura. Así, modo necesaria la talla bifacial para adelgazarla (Fig. 2g).
se abordaron colecciones de distinta procedencia; las más De hecho, actualísticamente para duplicar algunas piezas
importantes para este tema fueron las de la región del Ilaló, patagónicas fue necesaria la utilización del desbaste bifacial
especialmente del sitio El Inga (Ecuador) y Cerro Los Burros en los estadios intermedios de manufactura. Justamente,
(Uruguay) (Nami 2000, 2001). Es útil recordar que, si bien estas etapas estaban presentes tanto en El Inga como en
los conjuntos arqueológicos patagónicos poseían algunos Cerro los Burros (Nami 2000, 2001). Situación que ocurre
datos para discutir experimentalmente esa secuencia, las especialmente con los ejemplares grandes dimensiones
de ambos países permitieron profundizar y contrastar el puesto que comenzar a partir de lascas delgadas se torna un
modelo propuesto. tanto riesgoso y complicado. En efecto, el desbaste bifacial
Los experimentos se llevaron a cabo utilizando materiales permite obtener secciones longitudinales y transversales
similares a los arqueológicos. Las materias primas fueron parejas y uniformes; De igual forma, las simetrías necesarias
distintas clases de obsidiana (v. gr. Fig. 2f, i, 3c, i) para el del producto final con mayor rapidez y eficacia (Nami 2003).
caso ecuatoriano mientras que diferentes rocas parecidas
al sílex (Fig. 2c, g-h, 3f-g) para los restantes, poniéndose
especial atención a la silcreta que fue muy utilizada por las


grupos paleoindios (Fig. 2c, 3h). Canteras de la misma se
encuentra en el territorio uruguayo y en algunas provincias
del nordeste argentino (Fig. 3h). Puesto que entre los
especimenes sudamericanos hay algunos confeccionados en
cristal de cuarzo (Nami 2009), además se usó esta roca (Fig.
2d-e). Asimismo, se empleó vidrio de manufactura industrial
(Fig. 3b, d-e) el cual es semejante a la obsidiana desde el
punto de vista de en sus cualidades de talla. El origen y
procedencia de cada una de ellas es variado y en el caso de
las mostradas en este artículo está descrito en el epígrafe
de las ilustraciones. Una gran parte de las rocas silíceas
fueron sometidas al tratamiento térmico. Se emplearon las

107
Observaciones experimentales sobre las puntas de proyectil fell de Sudamerica
B L O Q U E - I - . Capítulo XI

Figura 2. Piezas experimentales que


ilustran la variabilidad morfológica de etapas
por las que pasan las piezas en consideración.
a-b) Estadios 1 y 2 respectivamente para
confeccionar puntas Fell semejante a la
del A. Vejigas. a) es una lasca de gran
tamaño (vidrio industrial celeste opaco),
b) es una lasca con el desbaste inicial
(Obsidiana Goose lake, California), c) Núcleo
de silcreta roja (Uruguay) con su respectiva
lasca, d) cristal de cuarzo traslúcido (Puerto
Esperanza, Misiones, Argentina) y lasca
extraída en dónde se observan las fisuras e
imperfecciones del cuarzo cristalino en e),
f) Estadio 2 tallado sobre una lasca delgada
de obsidiana (Mullimica, Ecuador) en el cual
no es necesario adelgazamiento bifacial, g-h)
Estadio 2 del modelo con adelgazamiento
bifacial tallados sobre nódulos tabulares de
“Crescent chert” (Missouri, EE.UU.) tratado
térmicamente y madera petrificada sin tratar
(Chubut, Argentina), i) biface en el estadio 3
y los desechos correspondiente a una serie
de extracción de lascas (Obsidiana, Glass
Buttes), j-k) Estadios 4 confeccionados
respectivamente en obsidiana (Glass
Buttes) y vidrio ámbar a partir del cual se
confeccionó la pieza mostrada en la figura 3d

108
Hugo G. NAMI

Observaciones y conclusiones preliminares

Estos experimentos confirman y expanden a los resultados pertinentes en la descripción de la secuencia de reducción
obtenidos con las réplicas de las puntas patagónicas (Nami del caso en consideración (Nami 2003, 2009). Ejemplares
1997, 2003, 2011) y puesto que las pesquisas están en experimentales de las etapas iniciales se ilustran en las
continuos avances, estas conclusiones ciertamente no agotan figuras 2 y 3. Allí se observan las formas-bases o piezas-
las observaciones realizadas. Con relación a las puntas “colas soportes adecuadas para la confección de los ejemplares
de pescado” clásicas, se observó que las similitudes técnicas reproducidos y estadios iniciales, los cuales contemplaban
y morfológicas de las piezas arqueológicas estudiadas con las por un lado, fases con adelgazamiento bifacial y, por el otro
patagónicas son sorprendentes (Nami 2000, 2007), situación sin ese procedimiento. De este modo, se ilustra la reducción
refrendada por la actividad experimental. Preliminarmente bifacial en el estadios 2 o formatización inicial (Fig. 2b, g-h) y
se puede sostener que salvo en las materias primas, no 3-4 o adelgazamientos primario (Fig. 2i) y secundario (Fig. 2j-k);
existen diferencias técnicas significativas para reproducir por otra parte, se ilustran las etapas finales de manufactura,
a las piezas Fell sudamericanas. No obstante, tanto por las descriptas como estadio 5 y 6, o sea regularización inicial
nuevas observaciones de los vestigios arqueológicos como los (Fig. 3a-b) y final (Fig. 3c-h) respectivamente. También se
recientes experimentos están permitiendo profundizar en el muestra una secuencia comenzada desde una lasca delgada
conocimiento de las variaciones morfológicas, dimensionales de obsidiana, razón por la cual no fue necesario desbastarla
y técnicas de las piezas en cuestión. Con relación a las bifacialmente (Fig. 3i). Los esquemas simplificados de
materias primas, la silcreta de Uruguay presenta muchas ambas secuencias se observan en la figura 3j. Así como en
desigualdades en sus cualidades de talla, especialmente los estadios tempranos, las preformas también presentan
por los distintos grados de silicificación, los cambios de muchas variaciones morfológicas (v. gr. Fig.3a-b). A la luz
textura, las inclusiones y otros defectos. Sin embargo, de los experimentos, se puede afirmar que varios de los
algunas son excelentes y comparables en cuanto a su ejemplares atribuidos a las variantes de las puntas “El
calidad con las mejores rocas silíceas del mundo. En algunos Inga” ya sea, de pedúnculo ancho (El Inga broad stemmed,
casos, fue tratada térmicamente, observándose que mejora Mayer-Oakes 1986a Fig. 6: 2-3), lanceolada con hombros
notablemente cuando son sometidas a temperaturas que (shouldered lanceolate, Mayer-Oakes 1986b Fig. 101-105),
oscilan entre ~200° y 250°C durante un lapso de tiempo lanceolada acanalada (fluted lanceolate Mayer-Oakes 1986b
que no supera las seis horas. No obstante, las de calidades Fig. 107-108) y lanceolada rústica (crude lanceolate, Mayer-
óptimas no necesitan de este procedimiento para ser Oakes 1986b Fig. 111-115) podrían ser preformas de puntas
trabajadas; en este sentido, la figura 3i muestra un ejemplar Fell (ver Fig. 3a-b, Nami 2011 Fig. 2: 4a-b fila superior). En
de silcreta procedente de Colón (Entre Ríos, Argentina) cuyo efecto, muchas muestran una gran rusticidad en la confección
trabajo se facilita por su gran fragilidad. Sin duda alguna, hay y tienen fracturas durante las etapas finales, principalmente
ciertas diferencias para confeccionar piezas en obsidiana y durante el acanalado. Inclusive en varias de ellas es posible
sílex, puesto que debido a su fragilidad la primer roca facilita observar el mamelón que fue conformado para utilizarlo como
en gran medida su laboreo (Callahan 1979: 16). Un comentario plataforma de aplicación de la fuerza.
aparte merece el cristal de cuarzo. En efecto, tanto por las
experiencias propias con muestras de Puerto Esperanza Desde el punto de vista de la secuencia de manufactura,
(Misiones, Argentina) como las realizadas en conjunto con tal como se mencionó, no hay notables desigualdades entre
Dennis Stanford (Smithsonian Institution) con muestras de las puntas Fell de Patagonia, las de Ecuador y Uruguay. Sin
los EE.UU. se observó que esta roca, si bien es muy frágil embargo, sobre la base de una comprensión más amplia en
y en algunos casos parece vidrio, las fisuras internas que lo arqueológico fue posible profundizar en el conocimiento
posee (Fig. 2e-f) la hacen insufrible para efectuar tareas de de las pequeñas variaciones existentes entre ellas como
lascado (Jones 2008). La figura 2 ilustra estadios iniciales así también en sus contextos. Desde el punto de vista
adecuados para confeccionar puntas Fell estándares, no experimental este hecho permitió explorar otros aspectos.
obstante, en esta etapa de la investigación experimental Así se observó que salvo en la forma de los bordes y por
se comenzó a trabajar en la reproducción de piezas mucho ende del limbo, no hay diferencias técnicas significativas
más grandes que las habituales. Aunque en sus inicios, es entre la terminación de las puntas Fell con bordes convexos
posible hacer algunas observaciones preliminares sobre el o más rectos; En estos especimenes, solamente varía su
tamaño aproximada de las piezas-soporte útiles y los estadios conformación final, que también es realizada con retoques
iniciales tempranos para confeccionarlas (Fig. 2a-b). Los cortos o poco profundos obtenidos por presión. Este hecho
modelos construidos para las piezas patagónicas resultaron lleva a pensar que pese a que desde el punto de vista

109
Observaciones experimentales sobre las puntas de proyectil fell de Sudamerica
B L O Q U E - I - . Capítulo XI

tipológico las pequeñas diferencias


de forma en los limbos, hombros
y pedúnculos pueden llegar a ser
sobredimensionada, son nimias
desde una perspectiva tecnológica;
Especialmente en la manufactura y,
particularmente en gran parte de
la secuencia de reducción (Fig. 3j).
Por ejemplo, para hacer hombros
rectos o curvos, solamente unos
pocos retoques por presión logran
la desigualdad. En efecto, tal
como se observa en la figura 3e-h,
resultan de pequeñas variaciones
en su conformación realizada con la
misma técnica, posiciones de sostén
y concentración Consecuentemente,
las diferencias técnicas para
reproducir los hombros rectos y
pedúnculos con bordes rectos o
expandidos son minúsculas. Una
situación semejante ocurre con
los pedúnculos de bordes cóncavos
divergentes o rectos, en los cuales
su tratamiento basal al igual que en
las piezas patagónicas fue hecho por
adelgazamiento con retoques cortos
o profundos por presión (Fig. 3f-h) y
por acanalado (Fig. 3c-e).

Figura 3. a) preforma tallada por percusión


directa y presión, acanalada en una cara por
percusión directa (Vidrio ámbar), b) preforma
mayormente tallada por presión (Crescent chert
tratado térmicamente, Missouri), c-h) Productos
terminados Fell. c) Anverso y reverso de una pieza
con el pedúnculo de bordes divergentes acanalada
en ambas caras (Obsidiana, Glass Buttes, Oregon),
d-h) pieza Fell clásicas. e) vidrio celeste, f)
“Crescent chert”, g) silex North of Junction
(Texas, EE.UU.), h) silcreta (Entre Ríos, Argentina),
i) Secuencia de reducción sin adelgazamiento
bifacial (Obsidiana, Mullimica, Ecuador), j)
Diagrama simplificado de la secuencias de
reducción experimental de las puntas Fell de
Ecuador. La parte correspondiente a las piezas
pisciformes también es aplicable a las puntas
uruguayas. A) Secuencia con desbaste bifacial,
B) Sin desbaste bifacial. 1: Forma-base o pieza
soporte, 2-4 y 2: Estadios tempranos, 5 y 3:
Preforma, 6 y 4: Producto terminado. En i-j) los
números indican los estadios

110
Hugo G. NAMI

Agradecimientos
Deseo expresar mi más sincero y profundo agradecimiento a Ugo Meneghin por su incansable aliento y constante aporte
a las siguientes personas e instituciones: W. Mayer-Oakes de datos; a María de las Merceces Cuadrado Woroszylo por
(q.e.p.d.) por su entusiasmo, estímulo y apoyo para que estudie la lectura crítica del manuscrito; al CONICET, Smithsonian
las colecciones ecuatorianas; a E. Salazar, por su cordialidad Institution y a la Universidad de Buenos Aires por su
y ayuda durante mi estadía en Quito; a S. Bálsamo por su permanente patrocinio a mis investigaciones experimentales.
amistad, continuo soporte y permitir el acceso a su colección;

Bibliografía
CALLAHAN, E. (1979): “The Basics of Biface Knapping in the del Instituto de la Patagonia (Serie Ciencias Sociales), 25:
Eastern Fluted Point Tradition. A Manual for flintknappers 152-186.
and lithic analysts”. Archaeology of Eastern North America NAMI, H. G. (2000): “Technological Comments of some
7 (1): 1-180. Paleoindian Lithic Artifacts from Ilaló, Ecuador”. Current
DILLEHAY, T. (1997): Monte Verde. A Late Pleistocene Settlement Research in the Pleistocene, 17: 104-107.
in Chile. Volumen 2: The Archaeological Context and NAMI, H. G. (2001): “Consideraciones tecnológicas preliminares
Interpretation. Smithsonian Institution Press. Washington D.C. sobre los artefactos líticos de Cerro de los Burros (Maldonado,
FLEGENHEIMER, N. (2001). “Biface Transport in the Pampean Uruguay)”. Comunicaciones Antropológicas de los Museos
Region, Argentina“. Current Research in the Pleistocene, Nacionales de Historia Natural y Antropología de Montevideo
18: 21-22. III (1): 1-24.
JONES, S. (2008): Quartz Tool Technology in the Northeast NAMI, H. G. (2003): “Experimentos para explorar la secuencia
Georgia Piedmont. En Nami, H. G. (Ed.): Experiments and de reducción Fell de la Patagonia Austral“. Magallania, 30:
Interpretation of Traditional Technologies: Essays in Honor 107–138.
of Errett Callahan, Ediciones de Arqueología Contemporánea. NAMI, H. G. (2007): “Research in the Middle Negro River Basin
Buenos Aires, (en prensa). (Uruguay) and the Paleoindian Occupation of the Southern
LEROI-GOURHAM, A. (1978): “Cuadros de morfología descriptive”. Cone“. Current Anthropology, 48(1): 164-174.
La Prehistoria. Editorial Labor. Barcelona: 157-185. NAMI, H. G. (2009): “Crystal Quartz and Fishtail Projectile
MAYER-OAKES, W. (1986a): “Early Man Projectile Points and Points: Considerations on Raw Materials Selection by Paleo-
Lithic Technology in the Ecuadorean Sierra“. En Bryan, A. (Ed.) Southamericans“. Current Research in the Pleistocene, 26
New Evidence for the Pleistocene Peopling of the Americas. (enviado para su publicación).
Center for the Study of the Early Man, Orono: 281-294. NAMI, H. G. (2011): Investigaciones actualístico-experimentales
MAYER-OAKES, W. (1986b): El Inga. A Paleoindia site in the para aproximarse a la tecnología paleoindia: Comparación
Sierra of Northern Ecuador. Transctions of the American de las secuencias de reducción Folsom-Lindenmeier y Fell
Philosophical Society. 76 (4). Philadelphia. de la Patagonia. en este volumen
NAMI, H. G. (1997): “Investigaciones actualísticas para POLITIS, G. (1998): “Arqueología de la infancia: Una perspectiva
discutir aspectos técnicos de los cazadores-recolectores etnoarqueológica“. Trabajos de Prehistoria 55(2): 5-19.
del tardiglacial: El problema Clovis-Cueva Fell“. Anales

 111
Antony BOREL, Josep Maria VERGES, Andreu OLLE, Claire GAILLARD, François SEMAH, Marie-Hélène MONCEL, Truman SIMANJUNTAK y Robert SALA

- XII -
Preliminary approach to the human behaviors
of the early Holocene in south-east Asia:
contextual experimentation on local materials

Antony BOREL*, Josep Maria VERGES**, Andreu OLLE**, Claire GAILLARD*, François SEMAH*, Marie-Hélène MONCEL*,
Truman SIMANJUNTAK*** y Robert SALA**

* Muséum national d’Histoire naturelle, Département de Préhistoire, UMR7194.


** Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social. Àrea de Prehistòria, Universitat Rovira i Virgili.
*** Centre for Prehistoric and Austronesian Studies, National Research and Development Centre for Archaeology, Jl. Indonesia.

Abstract
Preliminary use-wear analysis on the Holocene industries the possible human activities and their associated residues,
of the Song Terus cave (Java, Indonesia) has revealed the macro and microtraces on lithic artifacts along with some
interesting potential of these chert artifacts for the study of methodological issues. The study of this material is currently
wear traces. Contextual experimentation on local material at its beginning and we propose in this paper to give an insight
has been carried out in order to better understand some of into the research program.

Key words: Holocene, Java, lithic artifacts, contextual experimentation, use-wear, SEM, optical microscopy.

Introduction
South-East Asia, where continent meets archipelagos, an extensive lithic and bone industry (Fadjar 2006) and a
has undergone substantial paleo-bio-geographical changes sepulture whose 14C age is estimated at 9 300 ± 90 years B.P.
during the Quaternary. Different sea level variations implied (Sémah et al., 2004).
the formation and disappearance of land bridges (Voris 2000) The typo-technological studies carried out on part of
with related successive human dispersals. It seems that the this Holocene industry (Forestier 1998 and 2000) showed
anatomically modern humans arrived and replaced the last that it has no connection with already identified facies, like
Homo erectus, around 100 000 years ago, and that the present Hoabinhian, Toalian or Sampungian (Forestier and Patole-
occupation mosaic started at the beginning of the Holocene Edoumba 2000), and that it has the following characteristics
(Détroit 2002; Storm 2001; Sémah and Détroit 2006), hence (Fig.2):
making the area quite culturally rich but somewhat difficult to
characterize, especially with regards to the lithic industries. • flake abundance
Indeed, no facies showing geographical or chronological • simple reduction sequence
continuity has been found (see for instance Forestier 1998). • hard hammer direct percussion
Song Terus cave (Fig.1) is located in the South-Eastern • artifacts quite elongated with a thick section and
part of Java, in the karstic area of the Gunung Sewu. Its mostly cortical
Palaeolithic stratigraphical sequence is divided into 3
stages (Keplek, Tabuhan and Terus, Sémah et al. 2004). The This industry shows an intensive exploitation of the rocks
upper unit, Keplek, is related to the Holocene. It has yielded in a region where the raw material, mostly flint and chert, is

113
Preliminary approach to the human behaviors of the early Holocene in south-east Asia: contextual experimentation on local materials
B L O Q U E - I - . Capítulo XII

Figure 1. Song Terus cave location on Java Island (Indonesia) (Map: Borel A.)

abundant and probably results from the flaking of nodules A morpho-functional approach, including a detailed
and pebbles. The assemblage includes hammerstones, cores, study of the shape of the artifacts and their use, is of great
retouched as well as unretouched flakes. It also reveals that interest to complement the typo-technological analysis and
some cores probably have been used as tools and that the improve the characterization of these assemblages. It is also
artifacts with notches are the most numerous among the likely to help the understanding of the relationships between
retouched ones. A large number of these pieces were (most humans and lithic raw material which is so particular in this
often unintentionally) burnt. geographic area (Simanjuntak et al., in press).

Figure 2. Early Holocene flakes from the Keplek layers of Song Terus cave (Picture: MQPI)

114
Antony BOREL, Josep Maria VERGES, Andreu OLLE, Claire GAILLARD, François SEMAH, Marie-Hélène MONCEL, Truman SIMANJUNTAK y Robert SALA

In this framework, a series of experimentations has been concerning the local materials which could have been
carried out in order to establish a set of use-wear references accessible to the humans of the early Holocene.

Methodology
Preliminary test
Prior to this experimentation, a first use-wear analysis with a high level of certainty, as an artifact used to work
test had been carried out on a small series of artifacts (n = hard material, probably a Poacea (the hypothesis of bamboo
4) coming from the Keplek layers of Song Terus. This test could be evoked), in a scraping forward activity (Byrne et al.
was made in order to gauge the potential of this assemblage 2006; Keeley 1980; Ollé 2003; Sala 1997; Vaughan 1985;
regarding wear traces. Three of these artifacts showed use- Vergès 2003).
wears, particularly clear on one of them (see Fig.2, artifact
b). Macroscopically we could see a very shiny gloss, quite
typical of those produced by Poaceae. The observation of the
ventral surface revealed a very well developed undulating
polish with only few fractures (Fig.3).
The same artifact
also showed striations
perpendicular to the cutting
edge which indicate a
probable scraping motion.
The polish disappears
gradually from the cutting
edge to around 0.5-1 mm
towards the center of the
artifact. Moreover, we
noticed different fractures
on the side of the polished
area (almost no fractures
appear on the other surface).
Those fractures underwent
a further polish (Fig.4). Such
multi-generations of polish
are documented by Ollé
and Vergès (2008). These
elements are more typical of
a forward scraping motion.
Besides, several non polished
delimited areas (“islands”)
appear within the polish,
and show that the worked
material was quite hard. This
artifact could be interpreted,

Figure 3. Panoramic SEM picture


of the ventral surface of a flint artifact
from the Holocene Keplek layers of
Song Terus cave: high level undulating
polish with striations perpendicular to Figure 4. SEM picture of the ventral surface of a flint artifact from the Holocene
the cutting-edge (Picture: Borel A., Ollé Keplek layers of Song Terus cave: well developped undulating polish with different
A., Vergès J-M) fracture generations (Picture: Borel A., Ollé A., Vergès J-M)

115
Preliminary approach to the human behaviors of the early Holocene in south-east Asia: contextual experimentation on local materials
B L O Q U E - I - . Capítulo XII

Experimentation
After a detailed observation of the archeological quite similar to the beige one in the Ngrijangan locality
material from the Keplek layers, we characterized the (around 6 km from Song Terus).
artifact series in terms of raw material and also in terms The following step consisted into setting up a panel
of shape and dimensions. The raw material selected for of activities. We selected various materials likely to have
the experiment was chert, which represents 99 % of the been used by prehistoric groups. For each kind of material,
raw materials used in this site during the Holocene. We we assigned several objectives and listed the associated
could differentiate 2 main categories of chert, the first one actions (Table 1). Most of the objectives represent an activity
is beige (75 %), dull, marbled or vitreous and the second that could be related to a concrete purpose for prehistoric
one is dark brown (12.4 %), marbled and sometimes dull humans, and just a few of them were carried out only for
or vitreous. A survey allowed us to find a variety of chert a better understanding of the use-wear formation process.

Table 1: Set of worked materials, objectives and actions/motions selected for the contextual experimentation

116
Antony BOREL, Josep Maria VERGES, Andreu OLLE, Claire GAILLARD, François SEMAH, Marie-Hélène MONCEL, Truman SIMANJUNTAK y Robert SALA

Concerning the tools used for this work, we produced In order to conduct a contextual experimentation resulting
a set of flakes from 4 different blocks. To remain as into traces that could really occur for each of the selected
close as possible to what could have been done during activities, we utilized the first flake until it became inefficient
prehistoric times, we manufactured flakes presenting similar or until the objective was reached. Then we used the second
characteristics to the archaeological ones. Then, for each of one during half of the time of use of the first one in order
the objectives, we selected 2 flakes. to compare two different possible steps of the use-wear
generating process.
Before starting the experimentation, we made a drawing
During the experimentation, we measured and
of each of the selected flakes. Then, we cleaned them with documented the duration of activity as well as the angle
acetone in an ultrasonic bath during 10 min in order to take and the direction of the working flake, and gathered any
a silicone (Provil® Novo light) print of the selected edges other observation considered of particular importance for
before use. the subsequent analysis.

Results
Although the study of the artifacts used in this During the observation before cleaning we documented
experimentation is still in progress, some results have different types of residues that we could encounter. We also
already been obtained. documented and located what could be considered as use-
In a first step, we collected information during the work wear. In a following step, after cleaning, we focused on the
itself. It includes information about the kind of tools suitable areas that are most likely to bear use-wear and checked also
or not for a particular activity: it was very difficult to saw a the rest of the artifact because microwear could be easily
bamboo shoot of 2 cm diameter with a short cutting edge hidden by residues, therefore invisible before cleaning (Ollé
artifact (4.5 cm) and it was more than 3 times faster (6’12” and Vergès 2008). Both faces of the flake were observed.
against 21’26”) with, for instance, a somewhat thicker cutting So far only a few experimental flakes have been
edge of 7.5 cm. completely observed before and after cleaning, with SEM
We could also learn about the techniques or/and methods and with OLM, and checked over the cast of the edge obtained
which could be employed to reach a specific objective. For before use. One of them is an artifact used to remove the
instance, it is particularly easy to remove the down of a coconut down, we chose to present this one in this paper.
coconut (less than 13 min) with a simple flint flake if we The work lasted 42 minutes; the motion was a unidirectional
follow a particular pattern (Fig.5). cutting and the angle of use ranged from 45 to 90°. Before
cleaning we could detect different kind of residues. For
Some residues and use-wear analyses could be carried example, we found fibers from the down (Fig.6, a and b)
out through two scanning electronic microscopes, SEM, (JEOL but also raphides (Fig.6, c and d) (Wadley et al. 2004). After
JSM-6400 (conventional SEM) and FEI Quanta 600 (ESEM)) cleaning, we detected a few polishes (Fig.6, e and f) which,
and one optical light microscope, OLM, (Optics Olympus compared to the time of use, were slightly developed. These
BH-2M) in Rovira I Virgili University (Spain) and one optical polishes were not very shining under optical microscope. They
light microscope (Zeiss Scope.A1) in Paris with lens from x5 followed a pattern similar to what is usually interpreted as
to x50 magnifications. hard material working wear.
In order to have a complete reference database we
observed the flakes before cleaning through SEM and


through OLM. Then, we washed them in an ultrasonic bath
with water and/or neutral phosphate-free detergent for
approximately 10 minutes to eliminate organic residues from
worked materials and within an acetone ultrasonic bath for
around 3 minutes if necessary. We carried out the same
observation under both SEM and OLM when possible. Then
we observed the cast of the edge print taken before use to
identify which traces are really resulting from the contact
with the studied material.

117
Preliminary approach to the human behaviors of the early Holocene in south-east Asia: contextual experimentation on local materials
B L O Q U E - I - . Capítulo XII

Figure 5. Method for a coconut down removal (Sketch: Borel A.)

Figure 5. Method for a coconut down removal (Sketch: Borel A.)

118
Antony BOREL, Josep Maria VERGES, Andreu OLLE, Claire GAILLARD, François SEMAH, Marie-Hélène MONCEL, Truman SIMANJUNTAK y Robert SALA

Figure 6. Residues and use-wears due to a 42 min work to remove the coconut down. a) Coconut down fiber (SEM); b) Coconut down fiber (OLM); c) Raphides (SEM);
d) Raphides (OLM); e) Slight polish and fracture (SEM); f) Slight polish and fracture (OLM) (Picture: Borel A., Ollé A., Vergès J-M)

119
Preliminary approach to the human behaviors of the early Holocene in south-east Asia: contextual experimentation on local materials
B L O Q U E - I - . Capítulo XII

Discussion
The above described experimentation does not allow SEM provides high depth of field and resolution (Fig.6,
us to discriminate the different use-wear for each type of a, c and e). It can be easily complemented by microanalysis
worked material because we are not comparing the used which permits to determine the chemical elements of a
edge after the same duration of use. Therefore, we cannot specific structure. Thus, we can realize a very detailed
verify, for instance, whether a certain pattern obtained after description and documentation of use-wears and residues.
working on bamboo for 4 minutes is not the same as the one Nevertheless some practical aspects limit its convenience:
obtained by working on shell after 1 minute. But, even for the price of the equipment is not inconsiderable, hence it
experimentation, it is very difficult to control all the involved generally should be shared between different laboratories
parameters during a particular work, and ensure that the and its availability is sometimes problematic. Furthermore
different activities are carried out following exactly the same this material is not portable. Regarding to the sample
rules (contact angle, pressure, motion, dryness, wetness, preparation it requires a particular and time consuming
physical property of the raw material, etc.). So, except for attention, even more if we deal with a conventional SEM
particularly clear cases, the results should be considered as which needs a step of metallization.
trends. It is then important to keep it in mind for the study The optical light microscope obviously lacks depth
of the archeological artifacts and try to appraise the level of field (Fig.6, b, d and f) but this problem tends to be
of certainty of the conclusions. compensated by extended focus systems which, combining
This experimentation, being deeply contextual, tries to pictures of the same area but focused on different point,
figure out which kind of wear a specific activity can possibly create new, fully well focused picture. Nevertheless this
produce. In this case, the parameters cannot all be controlled method still requires a particular equipment to obtain very
either. Besides, the archaeological raw materials could good pictures and to not be too time consuming. We can
react differently to the stress undergone during the work also notice that they are not live pictures and should be
and display more or less clear use-wears, even if those raw observed carefully. They should maybe have an illustrating
materials seem similar. Moreover, for some objectives, we aim only because the recombination software can sometimes
are not dealing with a specific, single motion, but with a creates patterns which were not on the original artifact.
complex of motions. However, this is probably what most The colors and the shining aspect of polishes provided by
often occurred during prehistoric times and the results, trends OLM are also valuable. Moreover, the use of fluorescence
with sufficient level of certainty, will represent essential still needs to be more developed but is very promising
references to interpret archeological pieces. concerning residue analyses.
Another aspect of this work, thanks to the observation on In other words, those 2 techniques should be considered
both SEM and optical light microscope of the same point of as complementary. Each of the described parameters should
interest, is to compare the efficiency and the advantages of be taken in account regarding to the aim of the study and
both techniques and figure out how a same trace is displayed the possibilities in order to choose the more appropriate
on both microscopes. equipment if not both.

Conclusion
This work opens different paths of research, particularly artifacts show a large diversity of forms composed of 2 to
for South-East Asia where humans spread over a wide 6 potentially usable segments (from sharp cutting-edge to
insular area of high environmental dynamism. The present back). Moreover, most of the implements seem to be utilized
contribution addresses the archaeological understanding without any previous retouch. The general morphology could
of the artifact functions of pre-Neolithic groups during the then be unimportant for the users of these tools who were
Holocene in South-East Asia (Simanjuntak et al., in press). In maybe considering each of the usable parts of the objects
addition, it develops an experimental approach carried out on independently. Indeed, the manner of using a tool could
unusual materials and complemented by use-wear analysis. evolve. Considering the possibilities offered by its different
Thus the project, whose preliminary stage is presented sectors through its history (as demonstrated Hayden (1979)
in this paper, aims at developing a new methodology concerning Australian Aborigines), an artifact could have a
focusing on the morphometry and morphology of the lithic multiplicity of functions. All these assumptions are questions
implements in close relation with the use-wear analysis. The which can only be solved by a detailed study of the segments
120
Antony BOREL, Josep Maria VERGES, Andreu OLLE, Claire GAILLARD, François SEMAH, Marie-Hélène MONCEL, Truman SIMANJUNTAK y Robert SALA

and the use-wears of the artifacts. South-East Asia lacks of the complex systems which govern their relations is very
clearly identified lithic industries with respect to technology likely to provides important information to better characterize
and typology. The study of the function of the artifacts (micro- the lithic industries and hence the technical behaviors of the
wear) together with their form and the detailed description early Holocene populations of the archipelagoes.

Acknowledgments
We thank all the members of the “Mission Quaternaire et Cité de la Musique” of Paris for their support and for making
Préhistoire Indonésie” for their help and kind support. Anne- their microscopes available to us. We congratulate all the
Marie Sémah, palynologist, gave advice concerning the raw organizers of the “II Congreso de arqueologia experimental”
material possibly available in the early Holocene. The IPHES of Ronda in 2008. We would also like to express our gratitude
and the Technical Resource Service of the Universitat Rovira to Tim Novikoff for his revision of the English for this article.
i Virgili of Tarragona provided the microscopes. We thank This work was partly realized thanks to financial support from
also the “Laboratoire de recherche et de restauration de la the European program Picasso.

Bibliography
BYRNE, L.; OLLÉ, A.; VERGÈS J. M. (2006): “Under the hammer: OLLÉ, A.; VERGÈS, J. M. (2008): “SEM functional analysis and the
residues resulting from production and microwear on mechanism of microwear formation” in Prehistoric Technology
experimental stone tools”. Archaeometry, Vol. 48, n°4: 40 years later: Functional Studies and the Russian Legacy.
549-564. BAR International Series 1783, Verona, Italy: 39-49.
FADJAR, K.S. (2006): L’industrie osseuse de l’horizon Keplek SALA, R. (1997): Formes d’us i criteris d’efectivitat en conjunts de
holocène de la grotte de Song Terus, Punung, Java est mode 1 y mode 2. Anàlisis de les deformacions per us dels
(Indonésie). Erasmus Mundus Master thesis, speciality instruments litics del Plistocè inferior (TD6) i mitjà (TG11)
«Quaternary and Prehistory». Paris (France), Muséum National de la Sierra de Atapuerca. PhD thesis, Tarragona (Spain),
d’Histoire Naturelle, Institut de Paléontologie Humaine, Universitat Rovira i Virgili.
defended the 16th of June 2006, non published, 78 p. SÉMAH, A.-M.; DÉTROIT, F (2006): “Sur les premiers peuplements
FORESTIER, H. (1998): Technologie et typologie de la pierre taillée du Pacifique sud”. C. R. Palevol, 5: 381-393.
de deux sites Holocènes des montagnes du Sud de Java SÉMAH, F.; SÉMAH A.-M.; FALGUÈRES CH.; DÉTROIT F.; GALLET
(Indonésie). PhD thesis. Paris (France), Muséum National X.; HAMEAU S.; MOIGNE A.-M.; SIMANJUNTAK T. (2004):
d’Histoire Naturelle, Institut de Paléontologie Humaine, “The significance of the Punung karstic area (eastern Java)
defended the 20th of April 1998, non published, 526 p. for the chronology of the Javanese Palaeolithic, with special
reference to the Song Terus cave”. Modern Quaternary
FORESTIER, H. (2000): “De quelques chaînes opératoires lithiques Research in South-East Asia, Vol. 18: 45-62.
en Asie du Sud-Est au Pléistocène supérieur final et au début SIMANJUNTAK, T.; SÉMAH, F.; GAILLARD, C. (in press): “The
de l’Holocène”. L’Anthropologie, 104: 531-548. Palaeolithic in Indonesia: nature and chronology”. Quaternary
FORESTIER, H.; PATOLE-EDOUMBA, E. (2000): “Les industries international
lithiques du Paléolithique tardif et du début de l’Holocène STORM, P. (2001): “The evolution of humans in Australasia from
en Insulinde”. Aséanie, 6: 13-56. an environmental perspective”. Palaeo, 171: 363-383.
HAYDEN, B. (1979): Palaeolithic reflections. Lithic Technology VAUGHAN, P. C. (1981): Lithic microwear experimentation and
and ethnographic excavations among Australian Aborigines, the functional analysis of a Lower Magdalenian stone tool
Camberra, Australian Institute for Arboriginal Studies, 120 p. assemblage. PhD thesis, Pennsylvania University.
KEELEY, L. H. (1980): Experimental Determination of Stone Tool VERGÈS, J. M. (2003): Caracterització des models d’instrumental
Uses, A Microwear Analysis. Prehistoric archaeology and lític de mode 1 a partir de les dades de l’anàlisi funcional dels
ecology series, Chigaco: The University of Chicago Press, conjunts litotènics d’Aïn Hanech i El-Kherba (Algèria), Monte
226 p. Poggiolo i Isernia la Pineta (Itàlia). PhD thesis. Tarragona,
OLLE, A (2003): Variabilitat i patrons functionals en els sistemes Universitat Rovira i Virgili, Dept.d’Història i Geografia.
tècnics de mode 2. Anàlisi de les deformacions d’ús en els VORIS, H. K. (2000): “Maps of Pleistocene sea levels in Southeast
conjunts lítics del Riparo Esterno de Grotta Paglicci (Rignano Asia: shorelines, river systems and time durations”. Journal
Garganico, Foggia), Áridos (Arganda, Madrid) i Galería- of Biogeography, 27: 1153-1167.
TN (Sierra de Atapuerca, Burgos). PhD thesis. Tarragona, WADLEY, L.; LOMBARD, M.; WILLIAMSON, B. (2004): “The first
Universitat Rovira i Virgili, Dept.d’Història i Geografia, http:// residue analysis blind tests: results and lessons learnt”.
www.tdx.cesca.es/TDX-0701105-120553/ Journal of Archaeological Science, 31: 1491-1501.

121
Juan F. GIBAJA, João MARREIROS, João CASCALHEIRA, Antoni PALOMO, Antonio F CARVALHO y Manuel ROJO

- XIII -
Análisis traceológico del utillaje lítico documentado
en el asentamiento neolítico de Zafrín
(Islas Chafarinas).
Configuración de un programa experimental
dirigido al reconocimiento del uso de los perforadores
Juan F. GIBAJA*, João MARREIROS*, João CASCALHEIRA*, Antoni PALOMO** ***, Antonio F CARVALHO y Manuel ROJO****
* Universidade do Algarve. Faculdade de Ciências Humanas e Sociais. ** Universidad Autónoma Barcelona.
*** Arqueolitic Terra-Sub S.L. **** Departamento de Prehistoria. Universidad de Valladolid.

Resumen
El presente trabajo pretende mostrar los resultados que probablemente muchos debieron emplearse sobre
obtenidos a partir de una experimentación específica dirigida materias más blandas. De todas formas, para confirmar esta
a conocer la utilización de uno de los instrumentos líticos cuestión y conocer cómo y qué tipo de huellas generaba la
más característicos del asentamiento neolítico Zafrín (Islas extracción de lapas, configuramos un programa experimental
Chafarinas): los perforadores. específico.
La idea inicial que se había planteado es que estos Asimismo, en este trabajo mostramos un primer avance
perforadores fueron empleados para extraer lapas o para sobre el utillaje lítico documentado en Zafrín, abordando
horadar conchas con las que realizar ornamentos. No los aspectos morfológicos, tecnológicos y funcionales, pero
obstante, el estudio traceológico realizado nos demostraba deteniéndonos especialmente en el uso de los perforadores.
Palabras clave: Neolítico, Cardial, Útiles lítico, Traceología, Perforadores.

Abstract
The present study aims to show the results obtained from many of them were probably use to work softer materials.
a specific experimentation evolved to recognize the use of one Nevertheless to confirm this topic and know what kind of marks
of the most typical lithic tools of the Neolithic settlement of were produced by the extraction of limpets, we designed a
Zafrín (Chafarinas Islands): the drills. specific experimental project.
The initial idea already proposed was that these drills We also show in this paper a first advance on the lithic
were used to extract limpets or to drill a hole in shells to make industry documented in Zafrín, its morphological, technological
ornaments. However, the traceological study has showed that and functional aspects, especially the ones related with the drills.

Key words: Neolithic, Cardial, Lithic tools, Use-wear analysis, Drills.

El asentamiento neolítico de Zafrín


Zafrín es un yacimiento arqueológico que se localiza cuya superficie total emergida asciende a algo más de 50
en la Isla del Congreso, dentro del archipiélago de las Islas has., y que de oeste a este se denominan: Congreso, Isabel II
Chafarinas (Fig. 1). El archipiélago se ubica frente a la costa y Rey. De soberanía española, dependen administrativamente
de Marruecos oriental cerca de la desembocadura del río del Ministerio de Defensa y del Organismo Autónomo de
Muluya y de la frontera argelina. Es un conjunto de tres islas Parques Nacionales.

123
Análisis traceológico del utillaje lítico documentado en el asentamiento neolítico de Zafrín (Islas Chafarinas).
Configuración de un programa experimental dirigido al reconocimiento del uso de los perforadores
B L O Q U E - I - . Capítulo XIII

Figura 1. Localización de Zafrín y estructura de habitación

La isla del Congreso es la más extensa con 22,5 has. delimitar la extensión del yacimiento, que alcanza unos 1200
De perfiles escarpados, en ella se alcanza la altura mayor, m2, y su cronología, que se define claramente en torno al
137 msnm. Tiene una forma alargada y llega a tener un horizonte de las cerámicas cardiales del Neolítico antiguo.
kilómetro en el sentido norte-sur y una anchura variable. El La espectacularidad de los hallazgos motivó el desarrollo
yacimiento de Zafrín se encuentra en el brazo sur de la isla, de una primera campaña de excavación en 2001 a cargo del
en una zona donde la anchura de la superficie disponible es ICM, en la que se abrió un área de 4 x 4 m., y en la que, pese
de aproximadamente 150 m. a no documentarse estructuras de interés, se recuperó una
Desde el punto de vista orogénico las islas son fruto de gran cantidad de material arqueológico. En el año 2003 se
un vulcanismo que se articula en varios episodios eruptivos, a desarrolló la 2ª campaña, en la que se abrió un cuadro de 2
finales del terciario, seguramente pliocénicos. En la actualidad x 2 m. que había quedado pendiente en el 2001, y tres más
la distancia entre la línea de costa y el archipiélago es de de 2 x 2 m, formando una cuadrícula de 4 x 4 m. Gracias a
3,5 km., pero las islas estuvieron unidas a tierra firme, por ello se pudieron documentar interesantes estructuras de
lo que geomorfológicamente constituyeron el extremo norte hábitat (hogares, cubetas) y gran cantidad de materiales
de lo que fue un antiguo cabo de mayor prolongación que el arqueológicos, especialmente cerámicos (decoraciones
actual Cabo de Aguas. cardiales) y óseos.
En la primera mitad del siglo XX, diversos autores A partir del verano de 2004 se inicia un proyecto de
(Pallary, Posac) recogen materiales arqueológicos en la colaboración entre el ICM y el equipo de investigación de la
isla del Congreso, como industria lítica de sílex, molinos y Universidad de Valladolid dirigido por Manuel Rojo, que se ha
cerámicas. Pero no es hasta el año 2000 cuando se inician plasmado en dos campañas de excavación. En la primera de
los trabajos de forma sistemática con una prospección ellas se pudo documentar una pequeña cabaña oval completa,
intensiva de la isla realizada por miembros del Instituto de excavada en la roca, con hogar central y diversos hogares
Cultura Mediterránea de Melilla (ICM). Gracias a ella se pudo y estructuras de combustión en sus proximidades. En 2005
124
Juan F. GIBAJA, João MARREIROS, João CASCALHEIRA, Antoni PALOMO, Antonio F CARVALHO y Manuel ROJO

se efectuaron diversos sondeos en diferentes sectores del otra posible cabaña oval y un destacado lote de materiales
yacimiento que sirvieron para corroborar el severo grado (cerámicas cardiales, industria lítica tallada y pulimentada,
de deterioro sufrido por el yacimiento como consecuencia cáscaras de huevos de avestruz, etc.).
de la erosión. Apenas se registró lo que parece el resto de

Caracterización morfotecnológica del utillaje lítico


Antes de abordar la cuestión del uso de los perforadores, yacimiento, ya que son pocos los contextos neolíticos en el
nos parece necesario hacer una breve presentación de las que está presente. Los ejemplos proceden, precisamente,
características del utillaje lítico. A este respecto, cabe decir del litoral marroquí, en yacimientos como Benzú (Ceuta) y Kaf
que en Zafrín dicho utillaje se ha confeccionado a partir de That el Ghar (Tetúan), donde la radiolarita se encuentra en las
la explotación de tres tipos de materias primas: radiolarita formaciones geológicas de los alrededores (Domínguez-Bella
(71%), sílex (21%) y otras rocas siliceas (8%). Precisamente, y Maate 2008). Por su parte, al estar ausente el sílex en las
la radiolarita, que es una roca fácilmente obtenida en las Islas, su procedencia debe buscarse en la parte continental
Islas, constituye una característica muy particular de este de Marruecos.

Figura 2. Perforadores neolíticos de Zafrín

125
Análisis traceológico del utillaje lítico documentado en el asentamiento neolítico de Zafrín (Islas Chafarinas).
Configuración de un programa experimental dirigido al reconocimiento del uso de los perforadores
B L O Q U E - I - . Capítulo XIII

El análisis de los núcleos nos ha permitido determinar el sílex (24%). Los morfotipos más representados hacen
cuatro procesos de talla diferentes: referencia a piezas muy simples, lo que confirma nuevamente
1. Configuración de núcleos prismáticos, sobretodo a el carácter expeditivo de esta industria. Efectivamente,
partir de una única plataforma. predominan las lascas con retoques marginales (en sílex) y con
muescas (en radiolarita), registrándose también denticulados,
2. Explotación de núcleos sin predeterminación, de raspadores, raederas y, especialmente, perforadores (Fig.
morfologías informes y esféricas. 2). Sólo hay tres microlitos geométricos elaborados a partir
3. Talla de núcleos bipolares sobre yunke. de láminas de sílex, lo que representa apenas el 1,6% del
4. Explotación de núcleos de tendencia discoide. utillaje retocado.
El sílex tiene cierta representatividad con respecto a Aunque los referentes no son numerosos, es
la talla bipolar (con 4 de los 9 núcleos, o sea, 44%), que posible establecer ciertas comparaciones con el yacimiento
está orientada a la producción de laminillas de pequeñas cardial de Kaf Taht el Ghar, en la Península Tingitana, o por
dimensiones y morfologías irregulares. Por su lado, la el recientemente excavado abrigo de Hassi Ouenzga, en el
radiolarita se emplea en todos los procesos de talla Rif Oriental (Linstädter 2003; Bouzouggar 2006):
identificados, los cuales intervienen generalmente en la • En términos tecnológicos, se observa en Kaf Taht el Ghar
producción de lascas. Esto significa, que tanto el sílex como el empleo de la talla bipolar sobre yunke para la obtención
la radiolarita se explotan, exceptuando casos singulares, para de una producción expeditiva de lascas.
la consecución de lascas a través de cadenas operativas • En términos tipológicos, el aspecto más significativo
relativamente expeditivas. es la omnipresencia de láminas de dorso en todos estos
Los útiles retocados muestran porcentajes ínfimos para yacimientos, elemento que diversos autores vinculan con
el caso de la radiolarira (10%) y relativamente escasos para una tradición del Epipaleolítico regional.

El análisis traceológico
Con relación a la función de los instrumentos, cabe reseñar • Cuatro lascas fragmentadas con filos muy abruptos
que se ha estudiado un total de 235 piezas, de las cuales 59 (80º-90º) parecen haberse destinado al raspado de una
(25.1%) presentan posibles huellas de uso, 60 (25.5%) no materia ósea.
están utilizadas y 116 (49.4%) las hemos catalogado como • Una lasca sin retocar fue usada para cortar
no analizables por las características de la materia prima y probablemente plantas no leñosas, y una pequeña lasca
los efectos de las alteraciones. retocada (raspador) y un posible buril fueron empleados para
Sea como fuere, hemos apreciado que si bien sobresalen raspar quizás madera.
los útiles empleados sobre materias de distinta dureza de • Hay tres piezas que debieron usarse sobre una materia
origen indeterminado, hay otros instrumentos usados sobre muy abrasiva (piel o piedras) y/o muy dura (piedra o valva).
un amplio abanico de materias trabajadas de origen animal, Se trata de una lasca fragmentada, un pequeño núcleo y la
vegetal y mineral. De manera resumida, cabe apuntar que: zona apical de un perforador.
• Las ocho piezas utilizadas para descarnar son tanto • Finalmente hay un número importante de piezas sobre
lascas (5 casos) como láminas (3 casos) que presentan filos las que no hemos podido definir la materia trabajada por el
muy agudos, rectos o convexos y sin retocar. mal estado de conservación de las piezas o por el escaso
• Hemos registrado tres instrumentos usados para cortar desarrollo de las huellas. La mayoría se relaciona con el
y raspar piel. Dos láminas de sílex fragmentadas y una trabajo de materias de dureza blanda o semidura.
lasca de radiolarita utilizadas para cortar piel muestran filos Precisamente, con respecto al estudio traceológico de
agudos (20º-30º) y sin retocar. En cambio para raspar se han los perforadores, los conocimientos previos que teníamos a
empleado dos lascas, una de ellas fracturada, y otra retocada partir de los experimentos realizados sobre materias animales
y fragmentada, que parece ser el frente de un raspador. y minerales duras, nos indicaban que los ápices podrían
• Los tres geométricos (segmentos) pudieron haberse haberse empleado mayoritariamente, no para extraer u
empleado como proyectiles ya que presentan, aunque horadar materias duras como las lapas, como inicialmente se
difusas y en ocasiones dudosas, algunas fracturas o estrías había planteado (Rojo et al. 2006), sino para tal vez perforar
de impacto. alguna materia blanda (Fig. 3). No obstante, para confirmar

126
Juan F. GIBAJA, João MARREIROS, João CASCALHEIRA, Antoni PALOMO, Antonio F CARVALHO y Manuel ROJO

estos datos decidimos organizar un programa experimental huellas macro y microscópicas que se generaban al extraer
dirigido a observar la efectividad de estos instrumentos y las lapas (Patella vulgata).

Figura 3. Apices de perforadores de Zafrín

El programa experimental
En la configuración del programa experimental decidimos Las dos técnicas son muy efectivas, pero la formatización
tallar un conjunto de lascas de sílex con los que realizamos sobre yunke comporta menos errores de fractura. El retoque
los perforadores. Para ello hemos seleccionado un sílex de directo a mano alzada conlleva menos precisión y riesgo de
excelente calidad del valle del Ebro de grano fino y color fracturas cuando el ápice se adelgaza.
oscuro. Este tipo de sílex son óptimos para los estudios La extracción de las lapas se hizo en las costas del
traceológicos pues en ellos se desarrollan rápidamente los Algarve portugués. Se tuvieron en cuenta los diferentes
rastros de uso y son fácilmente observables. lugares de aprovisionamiento y las distintas condiciones
Para su formatización hemos utilizado dos métodos de hábitat (dentro, parcial o totalmente fuera del agua).
diferentes: En todo caso, los perforadores se emplearon en intervalos
• Retoque directo a mano alzada. El retocador utilizado de tiempo de 5, 10 y 15 minutos a no ser que durante el
ha sido un pequeño canto de arenisca de grano silícico, muy trabajo se fracturasen o perdiesen su efectividad. Asimismo,
fino y de forma ovalada y alargada. La percusión directa sobre durante tales intervalos de tiempo se contabilizaron las lapas
la superficie del filo de la lasca se ha aplicado con un ángulo extraídas, el nivel aproximado de presión ejercida y el tipo
de aproximadamente 90º, hecho que permite producir un de fracturas que se produjeron.
retoque abrupto y/o semi-abrupto, tanto en su cara ventral La experiencia realizada reveló la poca eficacia de estos
como dorsal. El tiempo empleado para la realización de un instrumentos en dicha tarea, teniendo en cuenta el número
perforador ha sido de unos 30’. reducido de lapas extraídas. La elevada dureza tanto de
• Retoque sobre yunke. El retocador utilizado ha sido las propias lapas como de la roca donde se encontraban
un pequeño canto de arenisca de grano muy fino y de alojadas, provocó grandes y numerosas melladuras en los
forma ovalada y alargada. Por su parte, como yunke hemos ápices de los perforadores. Tal es la presión que sufrieron los
empleado también un canto. La percusión se ha aplicado instrumentos que algunos de los ejemplares menos espesos
con un ángulo que ha variado según el apoyo de la lasca y con ápices más largos llegaron a fracturarse.
sobre el yunque, predominando una horquilla de entre 90º y En términos cronométricos, durante los primeros 5 minutos
75º. Esta técnica combina el retoque directo y el conseguido apenas se extrajeron entre 3/5 lapas, a los 10 minutos cerca
mediante el contragolpe bipolar. El tiempo empleado para de 8/10 especimenes y a los 15 minutos únicamente 15/20
la realización de un perforador ha sido también de unos 30’. lapas.
127
Análisis traceológico del utillaje lítico documentado en el asentamiento neolítico de Zafrín (Islas Chafarinas).
Configuración de un programa experimental dirigido al reconocimiento del uso de los perforadores
B L O Q U E - I - . Capítulo XIII

Pues bien, como ya suponíamos por experimentos • Numerosas estrías largas, de fondo liso y colmatadas
realizados con otro tipo de materias duras animales o de pulido provocadas por el contacto con las rocas y las
minerales, cuando analizamos macro y microscópicamente lapas (Fig. 4).
los perforadores experimentales observamos que las • Zonas con micropulidos de trama compacta, aspecto
huellas no eran similares a las registradas en las piezas liso y muy brillante.
de Zafrín. Así, en todos los perforadores experimentales
hemos apreciado: Contrariamente, lo habitual en la mayoría de los
perforadores documentados en Zafrín fue observar, siempre
• Melladuras escalonada,s de terminación abrupta o que las condiciones de preservación lo permitían, ligeros
reflejada producto de la dureza de la materia trabajada. redondeamientos y zonas con micropulidos de trama abierta-
semicerrada, que recuerdan más a las huellas generadas
• Acusados redondeamientos que provocan en poco
por alguna materia blanda. De ahí nuestra propuesta de que
tiempo el embotamiento del ápice del perforador, lo que
probablemente una parte importante de esos perforadores se
obliga a retocarlo si se desea continuar con el trabajo.
empleasen sobre piel u otra materia animal o vegetal blanda.

128
En este trabajo hemos centrado nuestra atención en los
perforadores del asentamiento neolítico de Zafrín por ser
uno de los útiles más característicos. Si bien el objetivo del
programa experimental que hemos efectuado ha sido el de
conocer la efectividad y el uso de tales perforadores, en las
primeras páginas hemos presentado una visión general de
la industria lítica de este yacimiento, haciendo referencia a

Agradecimientos
Este trabajo se inserta en el proyecto PTDC/
HAH/64548/2006 “The last hunter-gatherers and the first
farming communities in the south of the Iberian Peninsula
and north of Morocco: a socio-economic approach through


Figura 4. Perforadores experimentales usados para extraer lapas con numerosas melladuras y estrías

Conclusiones
las materias primas explotadas, la tecnología empleada, los
soportes obtenidos y el uso que se hizo de ellos.
En este sentido, los experimentos llevados a cabo nos
han permitido confirmar que en la mayoría de los casos los
perforadores de Zafrín debieron emplearse no sobre materias
duras (extraer lapas o perforar conchas), sino materias de
dureza blanda como la piel.

the management of production instruments and exploitation


of the domestic resources” financiado por Fundaçao para a
Ciência e a Tecnologia (Portugal).
Juan F. GIBAJA, João MARREIROS, João CASCALHEIRA, Antoni PALOMO, Antonio F CARVALHO y Manuel ROJO

Bibliografía
BOUZOUGGAR, A. (2006): “Le Néolithique de la région de II Seminario hispano-marroquí de especialización en
Tanger-Tétouan: contribution de la technologie lithique”. arqueología. Universidad de Cádiz (Monografías del Museo
En D. Bernal, B. Raissouni, J. Ramos y A. Bouzouggar, A. Arqueológico de Tetuán; 2): 381-395.
(eds.): I Seminario hispano-marroquí de especialización en
arqueología. Universidad de Cádiz: 133-142. LINSTÄDTER, J. (2003): “Le site néolithique de l’abri d’Hassi
Ouenzga (Rif Oriental, Maroc)”. Beiträge zur Allgemeinen
DOMÍNGUEZ-BELLA, S.; MAATE, A. (2008): “Geología y und Vergleichenden Archäologie 23: 85-138.
arqueometría en la región de Tánger-Tetuán. Recientes
proyectos de investigación”. En D. Bernal, B. Raissouni, J. ROJO, M.A.; BRAVO, A.; BELLVER, J.; GARRIDO, R.; GARCIA, I.;
Ramos, M. Zouak y M. Parodi (eds.): En la orilla africana del GÁMEZ, S. (2006): Una mirada al pasado…La prehistoria
Círculo del Estrecho. Historiografía y proyectos actuales. de Las Islas Chafarinas. Instituto de Cultura Mediterránea.

 129
Francisco MARTÍNEZ SEVILLA y Carlos MAESO TAVIRO

- XIV -
Tecnología para la elaboración de brazaletes líticos de
sección plana en el Neolítico del sur de la Península
Ibérica desde la experimentación
Francisco MARTÍNEZ SEVILLA y Carlos MAESO TAVIRO
Dpto. Prehistoria y Arqueología. Universidad de Granada.

Resumen
El objetivo del presente trabajo es identificar el conjunto andaluz, hay que diferenciar dos tipos: por un lado los
de técnicas que componen el método de elaboración de brazaletes anchos, de sección plano-convexa, realizados
los brazaletes de sección plana en el Neolítico del sur de sobre materiales carbonatados, como mármoles, calizas o
la Península Ibérica. Dentro de la amplia variabilidad de dolomías; y por otro lado, los brazaletes finos, de sección
elementos de adorno personal que caracterizan al Neolítico plana, la mayor parte elaborados sobre pizarra, esquistos,
en Andalucía, sobresale el brazalete por su alto grado de mica esquistos y, en menor proporción, sobre caliza. En este
elaboración y la dificultad que, a simple vista, entraña su trabajo nos vamos a centrar en la producción de este último
producción. Entre los diferentes brazaletes elaborados en tipo, pues las técnicas que se emplean en la elaboración de
materiales minerales que se encuentran en el Neolítico un tipo y otro son totalmente diferentes.
Palabras clave: Brazaletes líticos de sección plana, Neolítico, sur de la Península Ibérica, técnicas, método.

Abstract
The aim of this study is to identify the set of techniques from very different materials and minerals. Thus, two types
that shows the method to make flat section bracelets in should be distinguished: first wide bracelets, plano-convex
the Neolithic of the Southern Iberian Peninsula. Among section, elaborated through carbonate materials such as marble,
the wide variety of elements of personal adornment which limestone and dolomites; and on the other hand, the thin
characterizes the Neolithic in Andalusia, the bracelets stand bracelets, flat section, mostly developed on slate, schist, mica,
out at first glance, because of its high degree of processing and to a lesser extent, on limestone. In this paper we focus on
and difficulty entailed in its production. Among the various the production of the latter type since the techniques used in the
bracelets found in Neolithic Andalusia, they were produced production of this type are totally different from the other one.
Key words: The flat section stone bracelets, Neolithic, south Iberian Peninsula, technical, method.

Introducción
Con la introducción de la economía productora, que concretos, o de carácter económico, explotación de recursos
podemos situar en el sur de la Península Ibérica entre el VI-V o intercambios de determinadas materias primas.
milenio a. C., aparece una compleja cultura material en la que Los primeros estudios realizados sobre los objetos de
los adornos personales constituyen uno de sus componentes adorno en Andalucía fueron realizados por M.ª Salud Teruel
más representativos. Se trata de objetos cuya manufactura se Berbel (1986), cuyo trabajo se centró en la contextualización y
encuentra alejada de la esfera de la subsistencia, pudiendo la clasificación tipológica de los diferentes objetos de adorno
aportar información sobre las diferentes comunidades que del Neolítico andaluz. Sobre esta clasificación tipológica
los elaboraron, como el carácter cronocultural al existir se diferencian dos tipos de brazaletes, con morfologías y
morfologías que se documentan en momentos temporales sistemas de elaboración diferentes: por un lado los brazaletes

131
Tecnología para la elaboración de brazaletes líticos de sección plana en el Neolítico del sur de la
Península Ibérica desde la experimentación
B L O Q U E - I - . Capítulo XIV

anchos, de sección plano-convexa, realizados sobre materiales con una reproducción de las técnicas experimentalmente,
carbonatados, como mármoles, calizas o dolomías; y por es decir, se comparan el proceso de trabajo del pasado y la
otro lado, los brazaletes finos, de sección plana, la mayor experiencia del presente plasmada en la experimentación.
parte elaborados sobre materiales metamórficos, pizarra, Este tipo de investigación ha sido realizada en otros
esquistos, mica esquistos y, en menor proporción, sobre países, con conclusiones, a nivel de extracción de materias
caliza. La producción de este último tipo de brazalete es la primas, producción y distribución de los productos (Fromont
que nos va a ocupar en este trabajo. 2008). En nuestro caso, sólo nos vamos a centrar en el
Los estudios sobre la tecnología de los elementos de apartado de la tecnología de los brazaletes finos, aunque
adorno en el sur de la Península Ibérica se han centrado casi sea necesario atender a cuestiones como la procedencia de
exclusivamente en el estudio del registro arqueológico (Goñi los materiales empleados y su relación con los yacimientos
et al. 1999). En nuestro trabajo los planteamientos hipotéticos en los que se producen este tipo de ornamentos.
que se extraen sobre el registro arqueológico se verifican

Objetivos y metodología
El principal objetivo que nos ha llevado a realizar este proximidades de la localidad de Caniles. Allí se recuperaron,
trabajo ha sido identificar los procesos de trabajo llevados a en prospecciones superficiales, tres fragmentos de brazaletes
cabo en la producción de los brazaletes estrechos, así como inacabados elaborados en caliza negra.
reproducir experimentalmente esos sistemas de trabajo para Con el registro material de estos dos yacimientos vamos
acercarnos al procedimiento de elaboración de los brazaletes. a plantear nuestra metodología de trabajo, que se puede
Hemos tenido en cuenta que se trata de una producción resumir en los siguientes apartados:
realizada en el presente, lo que conlleva unas limitaciones
a la hora de comparar nuestra experiencia con la del pasado. 1. Identificar el tipo de material utilizado en ambos casos y
localizar su lugar de extracción en relación con el yacimiento
El brazalete aparece en multitud de yacimientos en el en el que se sitúan.
sur de la Península Ibérica en su estado final, más escasos
son los restos materiales de su manufactura. El principal 2. Analizar los fragmentos, tanto con un análisis de visu
problema al que nos hemos enfrentado, ha sido localizar como con la ayuda de una lupa binocular, para determinar
en el registro arqueológico esos restos. Hemos localizado los trazos dejados por los diferentes trabajos que se hayan
dos yacimientos, con una cronología relativa en el Neolítico realizado sobre las piezas, determinando cuál ha sido el
Medio, en los que se ha identificado la producción de sistema utilizado para reproducirlo experimentalmente.
brazaletes. El primer caso es el yacimiento almeriense de 3. Una vez localizada la materia prima y reconocidos
Cabecicos Negros (Cámalich y Martín 1999). Se trata de los procedimientos empleados para la elaboración de los
un yacimiento al aire libre situado en la desembocadura brazaletes, ensayar experimentalmente el proceso de
del río Antas (Vera), donde se reconoció por primera vez el trabajo atendiendo a todas las variables posibles: materiales
proceso de elaboración de brazaletes estrechos sobre pizarra empleados, tiempos y demás cuestiones que vayan surgiendo
y calcita gris, con gran cantidad de restos de este trabajo, en el transcurso de la experimentación.
así como utillaje lítico, muy probablemente relacionado 4. Extraídas las conclusiones de la experimentación, se
con esta actividad. Este yacimiento y su registro van a ser establecerán las fases técnicas que se han seguido en la
claves en el planteamiento de nuestro trabajo en cuanto a elaboración de los brazaletes y su correlación con el registro
materiales y herramientas con los que vamos a desarrollar arqueológico, comparando tanto las piezas experimentales
la experimentación. El segundo yacimiento es la Cueva de como las arqueológicas para verificar la reproducción
la Pastora (Sánchez Quirante et al. 1995). Situado en la experimental del sistema de trabajo.
vertiente oriental de la Sierra de Baza (Granada), en las

La producción de los brazaletes estrechos en el neolítico del sur de la península ibérica


La materia prima formas regulares y aplanadas, aunque también es común la
Los brazaletes estrechos se elaboran principalmente en utilización de rocas carbonatadas como calcita, dolomía y
rocas metamórficas: pizarras y esquistos, por las cualidades caliza. En el caso de los yacimientos estudiados aparecen
foliáceas que poseen y favorecen su tallado para configurar brazaletes acabados en ambas litologías, siendo más
132
Francisco MARTÍNEZ SEVILLA y Carlos MAESO TAVIRO

destacado el uso de la pizarra en Cabecicos Negros y la caliza los estratos geológicos donde aflora la caliza usada en la
en el caso de la Cueva de La Pastora. El uso de una roca u elaboración de los brazaletes, mostrándose estos materiales
otra parece estar relacionado con la cercanía y la calidad de imposibles de ser explotados con este fin, pero también se
la misma, pues en ambos asentamientos la materia prima han recogido cantos rodados de estos mismos materiales en
con la que se fabrican los brazaletes se encuentra en las la inmediaciones del yacimiento arrastrados por la erosión
proximidades. En Cabecicos Negros la pizarra utilizada no desde su origen a unos diez kilómetros en la parte superior
dista más de cuatro kilómetros del yacimiento, sin que se haya de la Sierra de Baza. Estos cantos redondeados y aplanados
podido localizar la cantera de aprovisionamiento, seguramente son los utilizados para la fabricación de los brazaletes.
las lajas serían extraídas en este lugar y procesadas en el Para la reproducción experimental hemos utilizado
asentamiento. El caso de la caliza parece ser distinto pues pizarras y calizas recogidas en las zonas aledañas de ambos
esta roca no permite obtener lajas adecuadas en cantera por asentamientos seleccionando el tipo de roca con dos criterios
lo que se usarían preformas recogidas en los lechos de los fundamentales: similitud con las utilizadas en el pasado
ríos de las inmediaciones del hábitat. Así lo hemos constatado y la calidad de la materia prima (homogeneidad, pureza,
en el caso de la Cueva de La Pastora. Tras identificar la inexistencia de irregularidades e impurezas, etc.)
materia prima y realizar prospecciones se han localizado

Las técnicas que componen el método


A continuación describimos cada una de las técnicas que Regularización de las superficies
se emplean en la manufactura de los brazaletes estrechos, En aquellos casos en los que la preforma sea de un
identificadas en base al estudio del registro arqueológico y excesivo grosor se regularizan las superficies mediante el
la reproducción experimental de las mismas. Es necesario raspado con un bloque de roca abrasiva, en nuestro caso
hacer una pequeña aclaración entre los conceptos técnica cuarzoarenisca, que por sus características de textura
y método pues la cadena operativa de elaboración de los granular y cristalina con más de un 90% de clastos de
brazaletes está compuesta por un gran número de técnicas. cuarzo en mortero, angulosos y de tamaño arena (2-0,02 mm)
De esta forma el método hace referencia a la organización presenta gran capacidad de abrasión (Fig. 1: 3). La utilización
de las técnicas y éstas designan las diferentes modalidades de un abrasivo de este tipo esta justificado pues se trata
de ejecución de un trabajo concreto (percusión directa, de elementos que aparece en la mayoría de los contextos
presión, raspado, pulimento, etc.). Esta distinción técnica- neolíticos del sur peninsular, interpretados normalmente
método fue establecida por J. Tixier (1967:807) y aplicada como artefactos de molturación (molinos) suelen ser de muy
a la piedra tallada, pero en esencia puede aplicarse a diversas litologías pero los une su carácter abrasivo. Con este
trabajo se reduce la anchura de la placa preparando la pieza
cualquier sistema de trabajo. Las técnicas que componen
para la perforación (Fig. 1: 4). Las placas se escogerán en
el método son: función del grosor, de ahí que algunas piezas arqueológicas
que se adecuan al grosor final del brazalete no se realice
Percusión directa ningún tipo de abrasión de las superficies, véase el ejemplo
de las piezas arqueológicas de la Fig. 1: 2 y 4 que aunque se
Con el uso de un percutor duro se configura una preforma encuentras en el mismo estadio de fabricación una aparece
circular que se aproxima a la forma del brazalete final, tanto con las superficies reguladas (4) y la otra no (2).
en su diámetro exterior como en su grosor. En el caso de la Como muestra la fotografía a través de lupa binocular
pizarra, al ser una roca blanda se realiza una percusión de la Fig. 3: A1, las técnicas de percusión directa y abrasión
oblicua al plano de exfoliación para adelgazar la placa y otra se superponen la una a la otra en el caso arqueológico y en
perpendicular a la misma para conformar la torta circular. el experimental A2. También observamos las marcas del
La caliza, al ser de mayor dureza y características físicas trabajo realizado por abrasión, donde podemos apreciar
similares al sílex, se talla de forma parecida a éste (Fig. estrías paralelas de forma anárquica y otras de forma regular
1: 1). El fin de este primer paso es configurar una preforma superponiéndose, son fruto del trabajo directo contra la roca
circular (Fig. 1: 2) sobre la que se realizarán los siguientes usada como abrasivo sin añadir agua o arena. Así lo hemos
pasos de la elaboración. verificado con la reproducción experimental de esta técnica
y queda plasmado en la similitud de las trazas arqueológicas
y experimentales (Fig. 3: A1-A2).
133
Tecnología para la elaboración de brazaletes líticos de sección plana en el Neolítico del sur de la
Península Ibérica desde la experimentación
B L O Q U E - I - . Capítulo XIV

Figura 1. Esquema 1, método de producción de los brazaletes de sección plana. 2 y 4 muestran imágenes experimentales y paralelos arqueológicos: dibujos 2, 4, 6.1
y 7.2 Cabecicos Negros (Vera, Almería) (Goñi et al. 1999)

134
Francisco MARTÍNEZ SEVILLA y Carlos MAESO TAVIRO

Perforación central
La horadación del orificio central es el procedimiento más similar a la que se usa para hacer fuego por frotación (Fig. 1:
delicado y que según la técnica usada puede suponer más o 7). En nuestro caso también hemos añadido una cuerda ligada
menos dificultad. Se trata de un momento de la producción al extremo superior del vástago que sujeta a los pulgares,
que no está presente en el registro arqueológico, por lo permite ejercer mayor presión sobre el taladro disminuyendo
que hemos tenido que deducirlo en base al estudio de la el tiempo de perforación considerablemente.
industria lítica usada para este fin en Cabecicos Negros y la
experimentación, en el caso de la caliza si hemos identificado
claramente el proceso. Para la perforación pudieron ponerse Percusión indirecta y presión
en práctica diversos procedimientos relacionados con el Con las placas ya perforadas (Fig. 2: 8) hay que proceder
tipo de material usado en la manufactura del brazalete. al ensanchado del orificio central para eliminar la mayor
Los elaborados en caliza, al ser un material más duro, la cantidad de roca y preparar la pieza para el siguiente paso de
horadación se realiza mediante abrasión, con un canto de la cadena operativa. El contorno interior del futuro brazalete
arenisca, de la parte central de la placa por ambas caras se va definiendo mediante percusión indirecta, usando como
hasta conseguir una depresión en la parte central de la pieza intermediario una punta de candil de ciervo enmangada en
(Fig. 1: 5). Este procedimiento queda patente al observar la un astil de pequeño tamaño y una maza de madera como
pieza a través de la lupa binocular, donde se ve claramente percutor (Fig. 2: 9). Se va trabajando alternativamente en
un cambio en la dirección del trabajo de abrasión destinado a ambas caras de la placa extrayendo pequeñas lascas.
adelgazar la zona central (Fig. 3: A3-A4). Sobre esta depresión
La técnica de presión se realiza después de la percusión
y en la parte más estrecha con sumo cuidado se golpea bien
indirecta, con un candil de asta de ciervo en nuestro caso
de forma directa o indirectamente hasta perforar la pieza.
(Fig. 2: 11), aunque se puede utilizar cualquier madera dura
Es en el caso de la pizarra donde pueden emplearse más como encina o boj. En este caso se trata de un procedimiento
diversidad de procedimientos al tratarse de una roca blanda más delicado igualmente en las dos caras de la pieza y
y exfoliable. Una de estas técnicas puede ser la percusión que permite definir con claridad el contorno interior. Con la
directa lanzada, pero en la reproducción experimental no presión y percusión indirecta lo que se pretende es agrandar
hemos conseguido perforar la placa en ningún caso y los el diámetro del orificio para evitar el arduo trabajo que supone
productos obtenidos no aparecen tampoco en el registro la abrasión de esta zona.
arqueológico, con lo que hay que descartar su utilización.
Se trata del estadio de la producción donde más
Otra de las técnicas es la perforación manual con el uso de
fracturas se producen, esto queda patente tanto en el
una lasca de sílex sin modificaciones secundarias (Fig. 1:
registro arqueológico (Fig. 2: 10-12), como ha sucedido en
6.1). El trabajo experimental se realizo con la replicación de
el transcurso de la experimentación. El que se usen estas
estas lascas (Fig. 1: 6.2) y fueron usadas asidas con la mano
técnicas, aun con el alto grado de fallos que provocan, hay
aunque pueden enmangarse para facilitar su sujeción. Con
que ponerlo en relación con la accesibilidad y la abundancia
ellas se ejerce una presión rotativa bidireccional sobre ambas
de la materia prima que se emplea.
caras de la placa hasta que se perfora (Fig. 1: 6). Por último,
la perforación con taladro puede agilizar el trabajo y no se
puede descartar su uso, aunque no haya constancia directa
de su utilización en la elaboración de los brazaletes, dentro


de las industria lítica tallada presente en Cabecicos Negros
aparecen perforadores. Los de menor tamaño destinados a
la perforación de cuentas discoidales y los de superiores
dimensiones (Fig. 1: 7.1) utilizados para trabajos más bastos,
como podría ser la perforación de placas de pizarra. Para la
reproducción experimental se elaboraron estas brocas de
base laminar y se enmangaron en un vástago de madera
(Fig. 1: 7.2), aunque existen varios tipos de taladros, como
el de disco o de arco, en nuestro caso utilizamos sólo el astil
de madera para ejecutar la perforación. Consiste en colocar
la madera entre las palmas de las manos y el frotamiento
confiere un movimiento rotatorio que al mismo tiempo ejerce
una presión perpendicular hacia la placa, con una cinemática
135
Tecnología para la elaboración de brazaletes líticos de sección plana en el Neolítico del sur de la
Península Ibérica desde la experimentación
B L O Q U E - I - . Capítulo XIV

Figura 2. Esquema 2, dibujos 10, 12, 14 y 15 Cabecicos Negros


(Vera, Almería) (Goñi et al. 1999, 2003); dibujo 16 Cueva del Agua
(Prado Negro, Granada) (Teruel Berbel 1986)

136
Francisco MARTÍNEZ SEVILLA y Carlos MAESO TAVIRO

Abrasión interior y exterior Pulimento


Es el trabajo más arduo y tedioso, consiste en la
Esta es la última técnica, es el momento en el que se
regularización del contorno interior y exterior del brazalete. confiere al brazalete su aspecto final (Fig. 3: 16). En este
Se comienza trabajando en la parte interior definiendo proceso si esta claro el uso de sustancias abrasivas, en
el diámetro final que queremos obtener, se usa un canto nuestro caso hemos usado arena de grano fino con gran
de arenisca o similar con el que se van ensanchando y cantidad de cristales de cuarzo. El pulimento se aplicó de
eliminando las irregularidades producidas por las técnicas dos formas, igualmente efectivas, con un bloque de arcilla
anteriores (Fig. 2: 13). A continuación se sigue trabajando blanda o con un trozo de piel agregando la arena como
en la parte exterior, con la ayuda de un bloque de roca abrasivo en ambos casos. Hay que decir que no se tiene,
granulosa o el mismo canto que se usa para la zona interior. por el momento, constancia arqueológica de la utilización
De esta forma se va definiendo cada vez mejor el inminente de estos dos sistemas, pero el acabado final es el mismo
brazalete (Fig.2: 15). Este trabajo requiere más tiempo que en el caso arqueológico y experimental. Así se pule la parte
destreza, aunque suelen producirse fracturas al frotar la exterior del brazalete, que es la zona visible (Fig. 3: A7-A8),
pieza con demasiada fuerza contra la roca usada como sin embargo en la parte interior que estará en contacto con
abrasivo (Fig.2: 14). la piel siguen mostrándose las estrías propias del trabajo
de abrasión (Fig. 3: A5-A6).
Tampoco hemos documentado el uso de ningún tipo
Se ha hecho referencia a la utilización de almagre como
de abrasivo en este proceso en el registro arqueológico y abrasivo (Goñi et al. 1999: 167), pero su uso hay que ponerlo
ha quedado ratificado con la experimentación, pues en los en relación con la decoración de los brazaletes, pues en
casos que usamos agua y arena como abrasivos, lejos de muchos casos aparecen recubiertos de engobe rojo, aunque
ayudar dificultaban el trabajo, además de generar otro tipo en algunas piezas sea difícil de identificar ya que con el paso
de marcas totalmente diferentes, sí observamos las fotos del tiempo y las labores de limpieza del material arqueológico
a la lupa binocular (Fig. 3: A5-A6) la similitud de las trazas acaba por desaparecer, además el ocre no posee propiedades
arqueológicas y experimentales es más que evidente. abrasivas.

Valoraciones sobre la experimentación

A partir de la reconstrucción del sistema de elaboración total de 6 h 30´, en el segundo se redujo a 4 h 50´ y en los
de los brazaletes estrechos experimentalmente se pueden siguientes casos el tiempo ha ido oscilando entre las 3-4 h.
extraer las siguientes valoraciones: 4.- Fracturas. Durante la experimentación se han
1.- La materia prima, tanto en el caso de las rocas producido las mismas rupturas que en el caso arqueológico,
metamórficas como las sedimentarias ha de ser homogénea observándose esa similitud tanto en la técnica en la que
y no presentar inclusiones de otros materiales, por tanto la suceden como en los productos de desecho que se generan. El
selección de la materia prima es determinante en el éxito mayor índice de fractura se produce durante el ensanchado del
del proceso. orificio central con percusión indirecta y en la regularización
2.- Las herramientas, su confección y selección, son muy exterior mediante abrasión.
importantes, ya que condicionan en gran medida el desarrollo 5.- La abrasión de las piezas se realiza sin ningún tipo
del trabajo y el tiempo empleado en la elaboración del de agregado, así se ha corroborado comparando las estrías
brazalete. Hay que prestar especial atención en la selección del trabajo experimental y el arqueológico. Exceptuando el
de las rocas abrasivas así como en la elaboración de lascas pulido final donde sí se añaden elementos abrasivos.
y perforadores. 6.- Los estigmas de trabajo, podemos ver una similitud
3.- El tiempo, su medición, debe tenerse en cuenta en clara entre los casos arqueológicos y experimentales, aunque
cualquier trabajo experimental, pero no se puede correlacionar se han ensayado diferentes técnicas para un mismo proceso
directamente nuestra experiencia con la del pasado. La pericia de trabajo. En la fotografía a lupa binocular se muestras
y la práctica del artesano condicionan esta variable, así en aquellas que tienen correlación con el registro arqueológico
nuestro caso en el primer brazalete empleamos un tiempo y por comparación fueron las usadas.

137
Tecnología para la elaboración de brazaletes líticos de sección plana en el Neolítico del sur de la
Península Ibérica desde la experimentación
B L O Q U E - I - . Capítulo XIV

Figura 3. Fotografía
a través de lupa
binocular (16 X) donde
se muestran estrías de
las diferentes técnicas.
Piezas arqueológicas:
Cueva de la Pastora
(Caniles, Granada)
(A1, A3, A5 y A7) y
experimentales (A2,
A4, A6 y A8)

138
Francisco MARTÍNEZ SEVILLA y Carlos MAESO TAVIRO

Conclusiones finales
El fin del presente trabajo ha sido deducir el sistema percusión, pero con la práctica pronto se adquiere; en los
de elaboración de los brazaletes estrechos en base a la siguientes pasos es más una cuestión de inversión de tiempo
reproducción experimental de las técnicas y su contrastación y paciencia que la dificultad tecnológica que implica.
con el registro arqueológico. Según lo expuesto podemos Según el estado actual de la investigación podemos
decir que hemos reproducido con éxito todo el proceso afirmar que la fabricación de los brazaletes es de ámbito
experimentalmente y las conclusiones extraídas ayudan y consumo doméstico, sin que se haya observado, por el
a comprender mejor cómo pudo desarrollarse este trabajo momento, circulación de estos materiales, lo que será
durante la Prehistoria. No es tan fácil aventurarse a obtener muy difícil de constatar pues las litologías usadas en su
otro tipo de conclusiones de tipo social o económico según, manufactura son comunes a la práctica totalidad de las
la experimentación realizada. regiones geográficas donde se localizan los brazaletes
Al inicio de nuestra investigación, el proceso de (Andalucía Oriental). La realización de los brazaletes
elaboración de los brazaletes era considerado, por nosotros, podía llevarse a cabo por cualquier persona, sin ninguna
como algo muy complicado. Sin embarco en el transcurso de cualificación especial, eso sí, con mayor o menor éxito,
la experimentación hemos constatado que se trata más de un dependiendo de la habilidad de ésta. Con esto no se niega
conocimiento exhaustivo de las técnicas y las herramientas la existencia de artesanos especializados, que seguramente
que la propia habilidad del artesano. Sólo es necesaria los hubo.
una mínima destreza para la ejecución de las técnicas de

Agradecimientos
Queremos agradecer al Dr. Antonio Morgado Rodríguez Cárdenas, Juan Ariza, Juan Antonio Díaz, Juan Francisco
la ayuda prestada a lo largo de toda la investigación, así Palacios, Fernando Giral, Antonio López y Julián López, cuya
como al Catedrático Javier Carrasco Rus, a los estudiantes colaboración en la experimentación ha sido crucial.
y amigos José Manuel Fernández, Gonzalo Pulido, Belén

Bibliografía

CÁMALICH MASSIEU, Mª D.; MARTIN SOCAS, D.; CHÁVEZ ejemplo del poblado de Cabecicos Negros (Almería)”. Actes
ÁLVAREZ, Mª E.; GOÑI QUINTERO, A. (1999): “Prospección del II Congrés del Neolític a la Península Ibèrica. Universitat
con sondeo estratigráfico. Cabecicos Negros”. En Cámalich de València (Valencia 1999)-Valencia, SAGVNTVUM-PLAV,
Massieu, Mª. D. y Martín Socas, D. (Dir.), El territorio Extra 2: 163-170.
almeriense desde los inicios de la producción hasta fines
de la antigüedad. Un modelo: La depresión de Vera y cuenca SÁNCHEZ QUIRANTE, L.; MARTÍNEZ PADILLA, C.; ROMÁN DÍAZ,
del río Almanzora. Monografías de Arqueología, Junta de M. P.; CASSINELLO ROLDAN, M. P. Y PEREZ CARPENA, A.
Andalucía, Sevilla, 108-123. D. (1996): “Comunidades neolíticas de montaña: las Sierras
de Baza y los Filabres”. I Congrés del Neolític a la Península
FROMONT, N. (2008): “Les anneaux du Néolithique bas-normand Ibèrica (Gavà-Bellaterra, 1995), Rubricatum, 1: 607-611.
et du nord-Sarthe: production, circulation et territoires”.
Bulletin de la Société Préhistorique française, 105-1: 55-86. TERUEL BERBEL, M.ª S. (1986): “Objetos de adorno en el Neolítico
de Andalucía Oriental”. Síntesis tipológica. (Memoria
GOÑI QUINTERO, A.; CHÁVEZ ÁLVAREZ, E.; CÁMALICH MASSIEU,
licenciatura, 1986). Cuaderno de prehistoria de la Universidad
M. D.; MARTÍN SOCAS, D.; GONZÁLEZ QUINTERO, P. (2003):
de Granada 11: 9-26.
“Intervención arqueológica de urgencia en el poblado de
Cabecicos Negros (Vera, Almería). Informe Preliminar”. TIXIER, J. (1967): “Procèdes d´analyse et questions de
Anuario Arqueológico de Andalucía 2000, I: 73-87. terminologie concernant l´étude des ensambles industriels
GOÑI QUINTEIRO, A.; RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, A. M.; CÁMALICH du Paléolithique récent et de l´Epipaléolithique dans
MASSIEU, D.; MARTÍN SOCAS, D. Y FRANCISCO ORTEGA, l´Afrique du Nord-Ouest”. En W.W. Bishop y J.D. Clark (eds.)
M. I. (1999): “La Tecnología de los elementos de adorno Background to evolution in Africa. University of Chicago
personal en materias minerales durante el Neolítico Medio. El Press, Chicago: 771-820.

139
Juan F. GIBAJA, Antoni PALOMO y Josep ARMENGOL

- XV -
Experimentando con geométricos

Juan F. GIBAJA*, Antoni PALOMO** *** y Josep ARMENGOL***

* Universidade do Algarve. Faculdade de Ciências Humanas e Sociais.


** Universidad Autónoma Barcelona. ***Arqueolitic Terra-Sub S.L.

Resumen
En este trabajo presentamos los resultados de nuestros cuestiones vinculadas con los rastros que se producen
trabajos experimentales en relación a la función de los en estas piezas al ser usadas como proyectiles y con su
geométricos. A lo largo de estos años hemos realizado efectividad en base a su morfología y a la forma en como
distintos experimentos con el objetivo de responder a diversas estaban enmangados.

Palabras clave: Península Ibérica, Neolítico, Geométricos, Proyectiles, Experimentación.

Abstract
We present the results of our experimental work concerning various questions related to the traces that occur in these
the role of geometric microliths. Throughout these years tools to be used as projectiles and their effectiveness
we have conducted several experiments in order to answer based on their morphology and how they have been hafted.

Key words: Iberian Peninsula, Neolithic, Geometrics, Projectiles, Experimentation.

Introducción y objetivos
Ya hace algunos años que venimos trabajando sobre Si bien los geométricos han recibido siempre una atención
la morfología, tecnología y función de los geométricos. especial desde el punto de vista básicamente morfológico, en
Como consecuencia de nuestra implicación en el estudio de los últimos años están siendo objeto de estudios traceológicos
contextos mesolíticos y neolíticos de la Península Ibérica, en el marco de tesis doctorales, masters y diversos trabajos
a lo largo de estos años hemos venido haciendo una serie de investigación (Gassin 1996; García y Jardón 1999; Gibaja
de experimentos con el objetivo de definir y resolver las 2003; Gibaja y Palomo 2004; Domingo 2005; Fernández 2006;
múltiples cuestiones que iban surgiendo. Mazzucco 2009, Lo Vetro et al. en prensa).
Los resultados obtenidos de tales estudios los hemos ido En efecto, los geométricos han constituido históricamente
publicando, tanto como artículos monográficos dedicados uno de los principales indicadores cronoculturales de las
al tema de los geométricos, como parte de los estudios industrias líticas mesolíticas y neolíticas de la Península
morfo-tecnológicos y funcionales llevados a cabo en Ibérica. Tal ha sido y sigue siendo su importancia como “fósil
determinados yacimientos (Gibaja 2003; Gibaja y Palomo director” que a inicios de los 70’ del s. XX el Dr. Fortea (1971)
2004; Fernández et al. en prensa). Sin embargo, a diferencia ya establecía para el área mediterránea de la Península Ibérica
de tales trabajos, aquí no sólo queremos detenernos en los las primeras diferencias tipológicas entre los geométricos
resultados experimentales, queremos mostrar también cuáles del Epipaleolítico y del Neolítico inicial (cardial). A partir
son los problemas y las dificultades que nos encontramos de aquí, la proliferación de hallazgos arqueológicos, las
habitualmente a la hora de analizar la función de los continuas dataciones realizadas sobre tales contextos y las
geométricos de contextos arqueológicos, pues de lo contrario nuevas investigaciones realizadas sobre el utillaje lítico,
es complicado evaluar los resultados que presentamos. han seguido incrementando el interés sobre este tipo de
141
Experimentando con geométricos
B L O Q U E - I - . Capítulo XV

instrumentos (Fortea 1971; Juan-Cabanilles 1984; Cava 1994; técnica del microburil (Cava 1994; Juan-Cabanillas y Martí
Carvalho 2002; Juan-Cabanillas y Martí 2002). 2002). Evidentemente, tales características son generales,
Mucha ha sido la bibliografía que se ha escrito en ya que habitualmente se observan ciertas diferencias a
relación a las materias primas empleadas, las técnicas nivel regional.
de fabricación, la morfología que presentan o su No obstante, son pocos los trabajos que han abordado el
representatividad cuantitativa en los distintos contextos estudio de la función de los geométricos y de su efectividad
mesolíticos y neolíticos peninsulares. Así, en general, durante en relación a las actividades cinegéticas y de pesca durante
el mesolítico reciente dominan los geométricos trapezoidales estos periodos. Es por ello que en el presente artículo,
y triangulares, confeccionados con retoques abruptos y elaborado con motivo del II congreso de Arqueología
obtenidos habitualmente con la técnica del microburil. Ello Experimental, presentamos los datos obtenidos en el conjunto
cambia a inicios del neolítico, ya que no sólo disminuyen los de experimentos que hemos realizado, así como nuevos
trapecios y aumentan los segmentos y los triángulos, sino experimentos que estamos configurando con el fin de resolver
que se retocan bifacialmente y desaparece prácticamente la otras cuestiones surgidas recientemente.

Los geométricos: los pros y los contras en la determinación de su función


Son muchos los yacimientos neolíticos de la península que han sido lanzados hasta cinco veces, puesto que no
en los que hemos documentado geométricos, si bien su habían sufrido ninguna modificación. Esta ausencia de rastros
representatividad porcentual dentro del conjunto del utillaje de uso en algunos proyectiles, ya sean intensas fracturas
lítico es muy variable. Se trata de contextos muy diferentes macroscópicas o huellas microscópicas, también ha sido
como cuevas, abrigos, asentamientos al aire libre e incluso apuntada en experimentos con puntas de flecha (González
sepulturas. y Ibáñez 1994; Beugnier 1997).
Entre los yacimientos estudiados, a menudo muchos de • Se emplearon sobre alguna materia blanda y las
los geométricos analizados mostraban fracturas y estrías de huellas apenas se desarrollaron. En algunos geométricos
impacto que nos permitían no sólo confirmar que se emplearon arqueológicos hemos tenido enormes dudas a la hora de
como proyectiles, sino proponer también, en el mejor de los reconocer si se habían empleado para el corte de una
casos, cómo pudieron estar enmangados. materia blanda animal como la carne o la piel fresca. El
problema reside en que las pequeñas melladuras, asociadas
Sin embargo, dicha información no siempre ha sido a micropulidos de trama abierta, documentadas en los filos
sencilla de obtener, ya que hay varios motivos que nos largos no retocados de algunos geométricos, se pudieron
impiden saber incluso si la pieza estuvo usada y sobre qué producir, efectivamente, por el corte de una materia blanda,
se empleó. Tales motivos son: pero también durante el impacto del proyectil, en el momento
1. Muchos de los geométricos analizados no presentan de su extracción e incluso por diversas alteraciones de tipo
modificaciones de uso claras. Ello puede deberse a diversos mecánico producidas durante la talla, el enmnague, por
factores: pisoteos, etc. Por consiguiente, nuestra opinión es que no
• No llegaron a usarse. Este es muy posiblemente el caso tenemos criterios válidos como para asegurar ni siquiera
de muchos de los geométricos que hemos encontrado, por que estos geométricos estuvieron usados.
ejemplo, en las sepulturas neolíticas del noreste peninsular 2. A menudo muchos de los geométricos analizados
(Bòbila Madurell, Camí de Can Grau o Can Gambús) han sufrido alteraciones de diversa consideración. Así, por
(Gibaja 2003; Gibaja y Palomo 2004). En efecto, entre los ejemplo:
numerosos geométricos dejados como ajuar en las tumbas, • Las modificaciones por alteración térmica pueden
mayoritariamente de individuos masculinos e infantiles, una provocar la pérdida de materia como resultado del craquelado
buena parte no sólo están en perfecto estado, sino que no de la superficie y la aparición de cúpulas.
presentan ni el más mínimo indicio de uso.
• Las alteraciones de tipo químico como el lustre de
• Se utilizaron pero no se generaron fracturas o estrías suelo o la pátina nos impiden en la mayoría de los casos
de impacto. En nuestros experimentos hemos observado analizar las piezas a nivel microscópico, con el objetivo de
como los geométricos enmangados como puntas o barbelures registrar determinados rastros como estrías de impacto,
nunca se fracturan si entra en el animal y no tocan ningún redondeamientos o micropulidos de uso. Esta circunstancia
hueso. Así, tenemos algunos geométricos experimentales nos imposibilita, además, saber si algunos de los geométricos

142
Juan F. GIBAJA, Antoni PALOMO y Josep ARMENGOL

se emplearon sobre materias blandas o semiduras que de las desarrolladas como resultado de un impacto. Por
generan rastros muy poco desarrollados, véase la carne, el nuestra experiencia se trata normalmente de fracturas en
pescado o la piel fresca. 90º o con terminaciones con ligeras lengüetas, acompañadas
• Alteraciones mecánicas provocadas por el pisoteo o el en ocasiones de algunas pequeñas melladuras.
mal almacenamiento pueden tener como resultado fracturas 4. Finalmente, no podemos olvidar las fracturas y estrías
o estrías que en ocasiones pueden llegar a confundirse con que se producen como consecuencia de tiros errados. Y es
los generados por impacto. que cuando el geométrico entra en contacto con la tierra,
3. Tampoco podemos olvidar las roturas que se producen una piedra, un árbol, etc, se pueden producir fracturas y
durante la elaboración de los geométricos. Es habitual estrías muy similares a las documentadas cuando el proyectil
encontrar como en ciertas partes del geométrico, ya sea ha entrado en el animal y ha contactado con parte de su
por un error técnico o por una debilidad interna de la roca, esqueleto.
se pueden generar roturas que son difíciles de diferenciar

La función de los geométricos. Programa experimental y resultados arqueológicos

Conocer para qué habían servido los geométricos, si se cedro (Cedrus sp.) de 9-11 mm elaborados industrialmente y
habían empleado mayoritariamente como proyectiles, cómo se lanzados con un arco de 50 libras. Los lanzamientos se han
habían podido enmangar y qué efectividad tenían en relación realizado cerca de los animales (4 metros), pues de esta forma
a su morfología, tamaño, peso y forma de enmangamiento, no hacíamos tiros errados y asegurábamos que las huellas que
han sido las cuestiones que hemos intentado resolver durante se producían eran consecuencia exclusivamente del contacto
estos últimos años a través de diversos experimentos. con el animal. A medida que íbamos tirando los proyectiles,
Aunque los referentes experimentales publicados por recuperábamos los geométricos y los astiles, y anotábamos
otros investigadores (Fischer 1990; Gassin 1996) han sido diversa información: cantidad de lanzamientos efectuados,
enormemente valiosos, nosotros hemos realizado nuestra zona con la que impactaba el proyectil, (costillas, cráneo,
propia experimentación, ya que los datos publicados no eran huesos largos, abdomen,...), estado en el que quedaban los
homogéneos ni con respecto a su contenido, ni con relación geométricos, etc.
a los resultados obtenidos.
Con estos objetivos, hemos enmangado los geométricos
Por ello configuramos un programa experimental en el de tres maneras: flechas de filo transversal (todo el filo largo
que se hicieron geométricos similares a los arqueológicos como zona activa), como puntas (la zona usada es el vértice
lanzados sobre dos ovejas de unos 40 Kg y sobre una piel entre el filo largo y uno de los laterales retocados) y como
rellena de espuma, imitando la forma y la dureza de un barbelures en las que se ha endurecido y afilado la punta
estómago, para evitar tener que esperar a obtener animales del astil y el geométrico ha estado insertado en el lateral
muertos para hacer nuevos experimentos (Fig. 2: 1-3). En del mismo Los resultados con estas distintas formas de
efecto, para elaborar los geométricos hemos empleado un enmangamiento han sido muy diferentes.
tipo de sílex de excelente calidad con el que hemos tallado
un conjunto de láminas mediante percusión directa e indirecta El aspecto más significativo con respecto a los geométricos
con distintos percutores de piedra, madera y asta (Fig. 1). empleados como flechas de filo transversal, es que ninguno
ha llegado a penetrar en los animales o en la bolsa de
La segmentación de los productos laminares, previa al piel. Aunque los geométricos mostraban anchuras muy
retoque final del geométrico, la hemos realizado mediante diferentes (entre 18 y 28 mm) y la potencia del arco era
flexión con las manos o con percutores de piedra sobre muy alta, las flechas han rebotado sistemáticamente sobre
yunque. Por su parte, el retoque se ha hecho mediante el cuerpo o la bolsa, sin provocar heridas. La cuestión de
presión con un punzón de asta. El tiempo de segmentación la anchura del geométrico era muy importante puesto que
y retoque de los geométricos no supera los 2 minutos, lo que otros investigadores habían presentado experimentos en
permite tener una idea de la facilidad y la gran cantidad de los que filos cortos transversales permitía al geométrico
geométricos que se pueden hacer en un periodo corto de introducirse en las presas (Gassin 1991, 1996). En nuestro
tiempo. caso, independientemente de la anchura, la mayoría de estos
Los 35 trapecios y segmentos experimentales han sido geométricos provocaban la rotura del astil y sólo presentan
introducidos, mediante un adhesivo hecho de resina de pino, pequeñas melladuras de (<1 mm) en dirección perpendicular
cera de abeja y tierra, en las ranuras de unos vástagos de al eje como consecuencia del impacto (Fig. 2: 6-7).
143
Experimentando con geométricos
B L O Q U E - I - . Capítulo XV

Figura 1. 1, 2, 3. Percutor, compresor de asta, láminas y geométricos experimentales. 4, 5, 6. Procesos de configuración de los geométricos, flexión y retoque con
presión.7. Configuración sobre yunque. 8 y 9. Geométricos enmangados y arco longbow moderno utilizado en el experimento

En cambio, los geométricos utilizados como puntas con terminaciones abruptas o reflejadas. Con respecto a las
o barbelures han sido enormemente efectivos. Estos melladuras son más comunes las de morfología semicircular
han traspasado con facilidad los cuerpos de las ovejas, o trapezoidal y terminación afinada o abrupta. Además, si las
provocándoles heridas letales de consideración. Pero su melladuras generadas en los geométricos de filo transversal
efectividad no ha residido únicamente en su capacidad de presentan una dirección perpendicular al eje de la pieza, en
penetración, sino también en su dificultad de extracción, ya las puntas o barbelures muestran en ocasiones una cierta
que el extremo inferior no dejaba que se desprendiera la inclinación resultado de la forma de enmangamiento del
flecha del interior del animal. La rotura de los geométricos proyectil (Fig. 2: 4-5).
dependía de si tocaban algún hueso del animal. Ello explica, Las estrías por impacto tienen igualmente un tamaño
como ya hemos comentado, que algunos geométricos se variable y pueden aparecer aisladas o agrupadas. Por su parte,
rompieran con el primer lanzamiento y otros llegaran a los puntos de micropulido los hemos registrado sobre todo
lanzarse hasta cinco veces. en las partes más altas de la superficie y son consecuencia,
Los rastros macro y microscópicos que hemos registrado seguramente, del contacto puntual con algún hueso durante
en estos geométricos usados como puntas son iguales a la entrada del proyectil en el cuerpo del animal.
los identificados por otros investigadores (Gassin 1996): El programa experimental presentado demuestra que
fracturas de impacto, melladuras, estrías y puntos aislados los trapecios y los segmentos insertados como barbelures
de micropulido producidos por el contacto con el hueso. Tanto o puntas en el extremo de los astiles no solo muestran
las fracturas como las melladuras presentan una morfología una mayor facilidad para atravesar la piel y los tejidos
variada y un tamaño a veces por encima de los 2 mm En el musculares, sino que además presentan una extracción más
caso de las fracturas, sobresalen las burinantes o en lengüeta complicada. A diferencia del caso anterior, los geométricos
144
Juan F. GIBAJA, Antoni PALOMO y Josep ARMENGOL

Figura 2. 1-3. Lanzamientos de geométricos sobre una bolsa de piel y sobre una oveja., 4-5. Geométrico enmangado como barbelure cuyo impacto ha provocado una
rotura aburilada en uno de los extremos, 6-7. Geométrico enmangado como flecha de filo transversal cuyo impacto a provocado la fisuración del astil

145
Experimentando con geométricos
B L O Q U E - I - . Capítulo XV

enmangados como filos transversales nunca han penetrado pequeños animales como pájaros, liebres, etc. Con este tipo
en los animales o en la bolsa de piel rellenada de espuma. de proyectiles no siempre se matarían las presas, sino que
Por ello, pensamos que este tipo de geométricos pudieron a menudo serían heridas mediante cortes en las alas o en
emplearse, por el intenso golpe que proporcionan, para cazar las extremidades (Unger-Hamilton 1988).

Conclusiones
El programa experimental que durante estos últimos neolítico portugués (Amoreiras) en el que la mayoría de los
años hemos confeccionado para abordar la efectividad geométricos -triángulos y segmentos alargados- presentan
de los geométricos empleados como proyectiles y las únicamente pequeñas fracturas de impacto en la zona apical.
modificaciones que se producen en su superficie como Ello no coincide con nuestra experimentación, ya que las


consecuencia de tal actividad, nos ha permitido observar fracturas producidas por el contacto con parte del esqueleto
que hay claras diferencias entre los empleados como flechas de las ovejas son mucho mayores. Esta circunstancia nos
de filo transversal y las usadas como puntas o barbelures. obliga, nuevamente, a replantearnos una experimentación que
explique cómo se han generado esas pequeñas fracturas. Por
Pero nuestro trabajo no ha finalizado aquí. Recientemente ello estamos preparando un nuevo programa experimental en
junto al Dr. Jesús Emilio González, de la Universidad de el que vamos a lanzar geométricos sobre pequeños animales
Cantabria, hemos estado estudiando un contexto meso- tales como conejos y algún tipo de ave o pescado.

Bibliografía
BEUGNIER, V. (1997): L’usage du silex dans l’acquisition et le FORTEA, J. (1971): La cueva de la Cocina. Ensayo de cronología del
traitement des matières animales dans le néolithique de epipaleolítico (facies geométricas). Servicio de Investigación
Chalain et Clairvaux: La Motte-aux -Magnins et Chalain Prehistórica 40: Valencia.
3 (Jura, France) 3700-2980 av. J.-C. Thèse de doctorat.
Université de Paris-X. Nanterre. GARCÍA, O.; JARDÓN, P. (1999): “La utilización de los elementos
geométricos de la Covacha de Llatas (Andilla, Valencia)”.
CARVALHO, A.F. (2002): “Current perspectives on the transition Recerques del Museu d’Alcoi 8: 75-87.
from the Mesolithic to the Neolithic in Portugal”. El Paisaje
en el Neolítico Mediterráneo. Saguntum extra 5: 235-250. GASSIN, B. (1991): “Étude fonctionnelle”. En D. Binder (ed.):
Une économie de chasse au Néolithique Ancien: La Grotte
CAVA, A. (1994): “El mesolítico en la cuenca del Ebro. Un estado Lombard à Saint-Vallier-de-Thiey (Alpes-Maritimes).
de la cuestión”. Zephyrus XLVII: 65-91. Monographie du CRA 5: 51-60.
DOMINGO, R. (2005): La funcionalidad de los microlitos GASSIN, B. (1996): Evolution socio-économique dans le Chasséen
geométricos. Bases experimentales para su estudio. de la grotte de l’Eglise supérieure (Var): Apport de l’analyse
Monografías Arqueológicas 41. Universidad de Zaragoza. fonctionelle des industries lithiques. Monographie du CRA
17. CNRS Editions. Paris.
FERNÁNDEZ, J. (2006). “Las flechas en el Arte Levantino:
aportaciones desde el análisis de los proyectiles del registro GIBAJA, J.F. (2003): Comunidades Neolíticas del Noreste de
arqueológico del Riu de les Coves (Alt Maestrat, Castelló)”. la Península Ibérica. Una aproximación socio-económica
Archivo de Prehistoria Levantina XXVI: 101-160. a partir del estudio de la función de los útiles líticos. BAR
International Series S1140. Oxford.
FERNÁNDEZ, J.; GIBAJA, J.F.; PALOMO, A. (en prensa):
“Geometric microliths used like projectile points by the GIBAJA, J.F.; PALOMO, A. (2004): “Geométricos usados como
neolithic societies in the East of Iberia peninsula”. P@ proyectiles. Implicaciones económicas, sociales e ideológicas
lethnologie. Universite de Toulouse Le Mirail (France). en sociedades neolíticas del VI-IV milenio cal BC en el noreste
de la Península Ibérica”. Trabajos de Prehistoria 61 (1): 81-97.
FISCHER, A. (1990): «Hunting with flint-tipped arrows: Results
and experiences from practical experiments». En F. Bonsall GONZÁLEZ, J.E.; IBÁÑEZ, J.J. (1994): Metodología de análisis
(ed.): The Mesolithic in Europe. Papers presented at the third funcional de instrumentos tallados en sílex. Cuadernos de
international symposium. Edinburgh 1985: 29-39. Arqueología 14. Universidad de Deusto. Bilbao.

146
Juan F. GIBAJA, Antoni PALOMO y Josep ARMENGOL

JUAN CABANILLES, J.J. (1984): “El utillaje neolítico en sílex LO VETRO D.; MARTINI, F.; MAZZUCCO, N. (en prensa): Analisi
del litoral mediterráneo peninsular”. Saguntum 18 : 49-102. funzionale di armature geometriche da olocenici. Origini XXXI.
JUAN CABANILLES, J.; MARTÍ, B. (2002): “Poblamiento y MAZZUCCO N. (2009): Analisi funzionale di armature geometriche
procesos culturales en la Península Ibérica del VII al V milenio da contesti Olocenici. Tesis presentada a la Università degli
A.C. (8000-5500 BP). Una cartografía de la neolitización”. Studi di Firenze, Anno accademico 2007/2008, inedita.
El Paisaje en el Neolítico Mediterráneo. Saguntum extra
5 : 45-77. UNGER-HAMILTON, R. (1988): Method in Mocrowear Analysis.
Prehistoric Sickles and Other Stone Tools from Arjoune,
Syria. BAR International Series 435. Oxford.

 147
Eduard FAUS TEROL

- XVI -
Experimentación e interpretación: el ejemplo
de ”La figuereta”, un taller de puntas de flecha
del Neolítico final localizado en el poblado de
Les jovades (Cocentaina, Alicante, España)
Eduard FAUS TEROL

Centre d’Estudis Contestans.

Resumen
Las características aportadas por el estudio técnico de permiten reconocer las distintas pautas seguidas y hablar
un conjunto de 24 piezas líticas, relacionadas con el proceso de la localización de un taller dedicado al aprendizaje de la
de fabricación de puntas de flecha del Neolítico final, talla lítica especializada.
Palabras clave: Neolítico final, fabricación de puntas de flecha, taller, aprendizaje.

Abstract
The features provided by the technical study of a possible to recognize the various guidelines followed,
set of 24 lithic pieces, related to the manufacture as well as confirm the location of a workshop given
process of Late Neolithic arrowheads, make it over to the learning of specialized lithic knapping.

Key words: Late Neolithic, arrowheads manufacture, workshop, learning.

Introducción
La presente comunicación –con alguna matización añadida Al descubrimiento inicial de La Figuereta le siguió una
que en ningún modo altera la esencia de su contenido inicial- importante, continua e intensa labor de prospección de la
constituye un extracto de un trabajo más exhaustivo publicado zona que, junto a las distintas intervenciones arqueológicas
en nuestra revista Alberri (Faus 2004-2005) que queda ceñido realizadas, debidamente autorizadas, culminaron con el
básicamente a comentar los aspectos técnicos que hemos conocimiento para la arqueología de un importante poblado
observado en el proceso de fabricación de puntas de flecha, prehistórico de finales del Neolítico.
del neolítico final, localizadas en el yacimiento de Les Jovades.
El poblado prehistórico de Les Jovades se ubica en
la partida del mismo nombre en el término municipal de Sucintos datos de las principales
Cocentaina, al norte de la provincia de Alicante. Fue descubierto características de la industria lítica
a finales de 1971 por Pere Ferrer, del Centre d’Estudis tallada en sílex de les jovades
Contestans, con la localización de una serie de materiales,
fundamentalmente sílex tallados y fragmentos de cerámica, que Los materiales localizados en el yacimiento de Les
quedaron visibles en el corte de una estructura prehistórica, a Jovades han sido publicados en diferentes trabajos de
la que denominamos La Figuereta, puesta al descubierto por investigación especializados (Pascual Benito 1986, 1989;
la ampliación de un camino vecinal y destruida algún tiempo Pascual Benito et al. 1993), los cuales han permitido reconocer
después por una nueva ampliación del mismo, sin haberse la presencia de un asentamiento agrícola que, teniendo
podido realizar ningún sondeo ni excavación. en cuenta la cronología aportada por los análisis del C-14
149
Experimentación e interpretación: el ejemplo de ”La figuereta”, un taller de puntas de flecha
del Neolítico final localizado en el poblado de Les jovades (Cocentaina, Alicante, España)
B L O Q U E - I - . Capítulo XVI

(4.810+/-60; 4.660+/-90 B.P.) y las características de su cultura de puntas de flecha, truncaduras, perforadores y taladros,
material, se encuadra, según las recientes sistematizaciones, escasos geométricos, y pocos raspadores y buriles (Pascual
dentro del Neolítico II B (Bernabeu Aubán, 1993: 160-161). Benito et al. 1993: 73-74). De todos estos materiales son las
En lo que concierne al utillaje lítico tallado en sílex, puntas de flecha y el estudio específico de su proceso de
creemos interesante reseñar, aunque sea de una manera fabricación, el objetivo fundamental de nuestro trabajo, el
muy sintética, que está caracterizado por una industria mixta cual queda restringido a una parte de los materiales líticos
de lascas y hojas, con una notable importancia del utillaje encontrados en La Figuereta, constituido por un discreto
no retocado, claro predominio de piezas con muescas y pero singular conjunto de piezas que siempre ha llamado
denticulados, una importante presencia de lascas retocadas la atención por el hecho de proceder todas de una misma
con gran variedad morfométrica, una significativa proporción estructura (Pascual Benito 1989: 41).

Proceso de fabricación de las puntas de flecha de “La figuereta”


Inventario y metodología de estudio
El examen del proceso de fabricación se ha realizado señalados por Tixier et al. (1980); Bernaldo de Quirós et al.
siguiendo el siguiente esquema: identificar, siempre que (1981); Inizan et al. (1995) y Baena Preysler (1998).
ha sido posible, el tipo de soporte utilizado, describir el El conjunto estudiado está compuesto por un total de 24
método de trabajo y las técnicas de retoque utilizadas, y por piezas. El primer objetivo que nos propusimos fue clasificarlo
último, relacionar las peculiaridades que hemos observado, u ordenarlo siguiendo criterios que tuvieran en cuenta la
vinculadas al proceso de fabricación. progresiva transformación del soporte, o sea, según un
Para el estudio y reconocimiento de los distintos atributos grado de menor a mayor intensidad de trabajo y complejidad
técnicos, así como de otros aspectos relacionados igualmente técnica, quedando como resultado de dicha clasificación el
con el ámbito técnico, se han tenido en cuenta los criterios cuadro que relacionamos en la Tabla nº 1.

Tabla nº 1: Clasificación

FASE ESTADIO / (FIGURA, Nº) PIEZAS

1 ESBOZO ( 1, 1 a 4) 4

2 ESBOZO (1, 5 a 8) y (2, 1 a 3) 7

3 ESBOZO / PREFORMA (2, 4 a 8) 5

5 PREFORMA (3, 1 a 3) 3

5–6 ¿FINALIZACIÓN? (3, 4 a 6) 3

6 FINAL / FRAGMENTADAS (3, 7 y 8) 2

TOTAL 24

Para su elaboración hemos anotado para cada una de mejor que hemos sabido las fases referenciadas en Baena
las piezas -a pesar de que somos conscientes de que tales Preysler (1998: 79-80) y las definiciones terminológicas
separaciones dentro del continuo proceso de fabricación señaladas en Inizan et al. 1995.
pueden resultar subjetivas- además de la fase o el momento
de fabricación en el que creemos puede encuadrarse, el Bajo la denominación ESBOZO/PREFORMA incluimos
estadio aparente que representa, clasificándolo como esbozo, un total de 5 piezas (Fig. 2, nº 4, 5, 6, 7 y 8) que podrían
preforma, o pieza terminada, conjugando e interpretando lo asimilarse morfológicamente con preformas (Fase 4, segundo
150
Eduard FAUS TEROL

adelgazamiento) por el mejor trabajo y definición que Asimismo, en el estadio ¿FINALIZACIÓN? hay
presentan sus siluetas si se comparan, en sentido estricto, con clasificados 2 pequeños fragmentos (Fig. 3, nº 7 y 8): uno
las de los esbozos (“...primera forma aún imperfecta...”, Inizan de un probable pedúnculo y otro de un extremo, al parecer
et al. 1995: 144). No obstante, pensamos que técnicamente distal, procedentes de piezas que presentan un avanzado
se trata de soportes todavía poco adelgazados o demasiado estadio de fabricación.
espesos, que no pasarían de la fase 3 (primer adelgazamiento),
para clasificarlos como preformas.

Síntesis del proceso de fabricación


El o los talladores de sílex de La
Figuereta empleaba/n materias primas
silíceas mayoritariamente procedentes
del entorno local, seleccionando lascas
ordinarias, esto es, sin ningún tipo de
predeterminación previa, con córtex o sin
él, escogiendo las de mejor calidad con un
sílex de grano muy fino o fino. Estas eran
tipométricamente cortas, normalmente
espesas y a veces con accidentes de talla,
y se obtuvieron con gran probabilidad
por percusión directa dura en base a la
presencia de determinados estigmas
visibles sobre la cara de lascado y a su
espesor.
Elegido el soporte ideal era sometido
a un proceso de trabajo denominado
“façonnage bifacial” con el fin de
adelgazarlo y preparar una preforma
que posteriormente era definitivamente
configurada y terminada. Este proceso ha
sido llevado a cabo mediante métodos
o sistemas de trabajo no alternantes
y alternantes (según la zona), con la
aplicación conjunta de técnicas de
retoque, para las fases de esbozado por
percusión directa dura, percusión directa
blanda, y en una sola ocasión (con unos
pocos levantamientos puntuales) por
presión, mientras para las preformas
y para la fase de finalización, hemos
creido apreciar la percusión directa
blanda y la presión, ésta última por lo
general intensamente empleada para la
configuración definitiva de la morfología
y para la creación del pedúnculo y de
las aletas, debiendo añadir, además, la
utilización ocasional (Fig. 3, nº 1 y 7) del
tratamiento térmico del sílex previo a la
talla, como una técnica complementaria Figura 1. Esbozos

151
Experimentación e interpretación: el ejemplo de ”La figuereta”, un taller de puntas de flecha
del Neolítico final localizado en el poblado de Les jovades (Cocentaina, Alicante, España)
B L O Q U E - I - . Capítulo XVI

de trabajo especialmente empleada que, en este conjunto, se Las técnicas de retoque utilizadas en esta fase nos hablan
manifiesta en las fases avanzadas del proceso de fabricación. igualmente de la percusión directa dura y de la percusión
En este sentido, hemos creído interesante realizar una directa blanda. Sin embargo, es el empleo intenso de esta
última técnica de retoque lo que permite una correcta y rápida
reconstrucción del proceso técnico seguido en La Figuereta.
continuación del proceso, así como el desarrollo y extensión en
Unas pocas extracciones más o menos profundas e profundidad de los retoques. No obstante, significar también
invasoras, practicadas en puntos concretos de la pieza, sobre que hemos reconocido en esta temprana fase de trabajo,
una o sus dos caras, en unos casos aún no bifaciales y en aunque sólo en una pieza, la utilización de la técnica de retoque
otros incipientemente, le sirven al tallador para iniciar el por presión, para la realización de algunos levantamientos que
proceso de fabricación (Fig. 1, nº 1, 2, 3 y 4). Estas primeras suponemos muy puntuales o concretos (Fig. 1, nº 6).
operaciones, quizás destinadas a eliminar las
principales irregularidades que contenía el soporte
elegido o simplemente para evaluar la prestancia
de éste, fueron realizadas muy probablemente
con el empleo de pequeños percutores duros
(posiblemente de naturaleza caliza y presentes
en las inmediaciones del yacimiento) y blandos
(muy probablemente de asta de ciervo, dada su
relativa presencia entre los restos faunísticos
encontrados en Jovades).
La continuación del proceso, tendente en
todo momento a reducir el volumen de cada una
de las caras del soporte, se desarrolla de manera
gradual mediante retoques bifaciales profundos,
invasores… afectando parcialmente uno o los
dos laterales, hasta llegar a afectar por completo
a uno de ellos, además de otras zonas concretas
de la pieza (Fig. 1, nº 5, 6 y 7). En otros casos,
el retoque es más cubriente aunque de factura
irregular y aparece más desarrollado sobre la cara
dorsal del soporte, siendo también parcialmente
bifacial (Fig. 1, nº 8; Fig. 2, nº 1, 2 y 3). En estos
primeros momentos del proceso de esbozado,
hemos observado en algunos ejemplares una
elección o intencionalidad en hacer coincidir la
ubicación del ápice de la futura punta en el extremo
proximal del soporte, quedando ello atestiguado en
el estrechamiento apuntado o la convergencia que
sufre el soporte en dicha zona con la eliminación
parcial o total tanto del talón de percusión como de
su bulbo (Fig. 1, nº 6; Fig. 2, nº 3). En otros casos el
ápice queda ubicado en posición normal (según su
eje técnico), o sea, sobre la zona distal o próxima a
ella y en el caso de lascas más anchas que largas,
sobre la convergencia de dos de sus bordes.
Más avanzado el proceso, pero todavía dentro
de la fase de esbozado, el retoque bifacial se
extiende en unos casos por la casi totalidad del
contorno de la pieza y en otros, enteramente, hasta
cubrir total o casi totalmente sus dos caras (Fig.
2, nº 4, 5, 6, 7 y 8). Figura 2. Esbozos y Esbozos/Preformas

152
Eduard FAUS TEROL

La continuación de esta primera etapa o fase técnica, aplicaba de manera más o menos intensa la técnica de
tendente a lograr el máximo adelgazamiento de la pieza retoque a presión (Fig. 3, nº 1, 2 y 3) y, ocasionalmente, el
(que entendemos realizada por percusión directa blanda), tratamiento térmico del sílex (Fig. 3, nº 1) con el objetivo de
le confería una morfología más regular y un volumen más lograr su acabado (Fig. 3, nº 4, 5 y 6).
equilibrado, pasando a ser una preforma sobre la que se

Consideraciones finales: algunas reflexiones desde el punto de vista experimental

En este apartado queremos hacer una última


cavilación relacionada con la posibilidad de que podría
tratarse de una serie de piezas que fueron abandonadas
o rechazadas, independientemente del estadio de
fabricación en el que se encontraban. Unas, quizás,
por considerarlas como técnicamente incorrectas y
otras, por presentar excesivas dificultades técnicas
que intuimos de imposible o muy difícil corrección.
En este sentido, creemos que puede reforzar nuestra
suposición de que se trata de piezas técnicamente
frustradas las caracaterísticas que relacionamos a
continuación:
1. El marcado espesor de muchas de las piezas
(Fig. 1, nº 1, 6 y 7; Fig. 2, nº 1, 2, 3, 5, 7 y 8) si tenemos en
cuenta sus restantes proporciones métricas (excesiva
desproporción entre su espesor, su corta longitud y su
poca anchura).
2. La presencia y frecuencia de secciones
disimétricas e irregulares (Fig. 2, nº 1, 6 y 8) que
creemos muy difíciles de igualar durante el proceso
de adelgazamiento bifacial (Fig. 1, nº 3, 4 y 5).
3. La descompensación en el volumen de las
caras talladas, respecto del plano intermedio, en
algunos ejemplares (Fig. 1, nº 8; Fig. 2, nº 1, 3, 5 y
6) debido a procesos de adelgazamiento bifacial
irregulares o incorrectamente ejecutados.
4. Los frecuentes accidentes, sobre todo por
reflejado (Fig. 1, nº 1, 6, 7 y 8; Fig. 2, nº 3, 6, 7 y 8; Fig. 3,
nº 3) y golpes en cascada (Fig. 2, nº 2), acaecidos durante
el retoque (quizás por la falta o por una deficiente
preparación de planos de percusión, por imprecisión
en el impacto, por golpeo sobre superficies de talla
inadecuadas, por uso de percutores inapropiados,
etc.) que crean en ocasiones engrosamientos en la
parte central de la pieza, imposibles o prácticamente
imposibles de eliminar (Fig. 3, nº 2 y 3).
5. La existencia de una preforma tratada
térmicamente (Fig. 3, nº 1) con carácter previo a su
retoque con presencia de alteraciones importantes
que la dejan inservible. Figura 3. Preformas, piezas acabadas y fragmentos

153
Experimentación e interpretación: el ejemplo de ”La figuereta”, un taller de puntas de flecha
del Neolítico final localizado en el poblado de Les jovades (Cocentaina, Alicante, España)
B L O Q U E - I - . Capítulo XVI

6. La apreciación de fracturas (Fig. 3, nº 5 y 6) durante En consecuencia, y tan sólo se trata de una opinión que
la configuración del pedúnculo y/o de las aletas. fundamentamos a partir de lo acontecido en nuestra propia
7. Por último, la presencia de dos fragmentos (Fig. 3, experiencia, cuando aprendíamos a elaborar los primeros
nº 7 y 8) procedentes de sendas piezas en avanzado estadio foliáceos sin haber asimilado conceptualmente el método
de fabricación. de trabajo ni tener la suficiente destreza para aplicar las
convenientes técnicas de retoque, con lo cual resultaba una
serie de piezas que presentaban similares, si no idénticas
Son datos que, en nuestra opinión, parecen redundar en características, a muchas de las estudiadas de La Figuereta.
lo mismo: estamos en presencia de un conjunto de piezas La comparación y la contrastación de aquellos primeros
abandonadas o inacabadas debido a errores de distinta foliáceos experimentales con los del conjunto de la Figuereta,
índole y alcance. nos ha permitido reconocer la identidad de muchos de los
Pero, ¿por qué concurren tantos fallos o errores técnicos errores técnicos presentes en el mismo y evaluar la génesis
sobre un mismo tipo de piezas? Quizás para esta pregunta de su producción, aportándonos, a nuestro entender, alguna
no tengamos una respuesta adecuada, aunque intentaremos de las probables claves para su interpretación.
razonarla y expresar nuestra opinión. En base a ello, pensamos que la presencia de piezas
Grosso modo, este conjunto lítico podría dividirse en tres entre el material arqueológico con características
grupos: un primer grupo, el más numeroso, constituido por técnicas plenamente coincidentes con las experimentales
piezas cuya característica común es la de pertenecer a las (marcado espesor, secciones disimétricas e irregulares,
primeras etapas de trabajo o de esbozado, donde prima el descompensación de volúmenes, etc.) es igualmente el
espesor, la indefinición de sus morfologías y la frecuencia de resultado de procesos de adelgazamiento bifacial mal
ejecutados que atribuimos a la falta de experiencia del


los accidentes de talla, algunos de ellos graves o muy graves;
un segundo grupo, poco numeroso, en el que las piezas ya tallador o de los talladores.
poseen una morfología apuntada muy clara aunque persisten Por tanto, creemos que puede existir la posibilidad,
todavía los accidentes graves que impiden su finalización. sin querer afirmar nada de modo concluyente, de que
Por último, un tercer grupo en el que las puntas de flecha entre los productos exista una buena parte realizada por
ya están terminadas, al menos, en lo que a su morfología algún aprendiz de tallador o por aprendices con un nivel
y proporciones métricas ideales se refiere, pero que, sin técnico bajo o poco experimentados, bien con la finalidad
embargo, también presentan accidentes que fracturan alguno de aprender el oficio de tallador, bien como encargados de
de sus elementos característicos (pedúnculo, aletas). realizar tales tareas preparatorias que posteriormente serían
Todo ello podría indicarnos que, en la fabricación de este revisadas, continuadas y terminadas, en su caso, por otro u
conjunto, han podido intervenir talladores con distinto grado otros talladores más especializados o técnicamente mejor
de tecnicidad si comparamos la calidad técnica del trabajo cualificados.
de los dos primeros grupos con la del tercero. En nuestra Todos estos razonamientos nos inducen a considerar
opinión, las manos que han realizado los esbozos y las La Figuereta, basándonos en la homegenidad técnica y las
preformas creemos que no son las mismas que las que han peculiaridades del conjunto lítico estudiado, como un taller
terminado algunas de las piezas de este conjunto (aunque en el que probablemente fueron realizadas, entre otras,
hayan quedado inservibles), por lo que parece existir en actividades de aprendizaje o de especialización relacionadas
estos materiales una especie de contradicción técnica: es con la fabricación de puntas de flecha.
más fácil, a nuestro juicio, finalizar una pieza que esbozarla
y preformarla previamente, pero para poder terminarla hay


que crear una buena preforma, y ello exige tener un buen
conocimiento de los métodos de trabajo así como mucha
destreza en la aplicación de las técnicas de retoque, en
especial cuando se realiza por percusión directa; cualidades
éstas que solamente se consiguen con un dilatado proceso
de aprendizaje y práctica continuada. Por tanto, desde este
punto de vista, nos resulta difícil admitir que muchas de
esas piezas, que creemos imposibles o muy difíciles de
terminar, hayan sido esbozadas, preformadas y terminadas
por el mismo tallador.

154
Eduard FAUS TEROL

Bibliografía
BAENA PREYSLER, J. (1998): Tecnología lítica experimental. identificadas de su cadena operativa de fabricación”. Alberri
Introducción a la talla del utillaje prehistórico. BAR nº 17. Centre d’Estudis Contestans. Cocentaina: 47-83.
International Series 721. Oxford. England.
INIZAN, M.L.; REDOURON, M.; ROCHE, H.; TIXIER, J. (1995):
BERNABEU AUBAN, J.; FUMANAL GARCIA, M.P.; PASCUAL Préhistoire de la pierre taillée. Tome 4. Technologie de la
BENITO, J.LL.; PASCUAL BENEYTO, J.; GUITART PERARNAU, pierre taillée. CREP. Meudon.
J.; OROZCO KÖHLER, T.; BADAL GARCIA, E.; BUXÓ I
PASCUAL BENITO, J. LL. (1986): “Les Jovades (Cocentaina).
CAPDEVILA, R.; MARTINEZ VALLE, R.; CALVO, M. (1993): El III
Notes per a l’estudi del poblament eneolític a la conca del
Milenio A.C. en el País Valenciano. Los Poblados de Jovades
Riu d’Alcoi”. (El Eneolítico en el País Valenciano. Actas del
(Cocentaina, Alicante) y Arenal de la Costa (Ontinyent,
coloquio. Alcoi, 1-2 de diciembre de 1984). I. E. Juan Gil-
València). Universitat de València. Departament de Prehistòria
Albert. Diputación Provincial de Alicante: 73-87.
i Arqueologia. Facultat de Geografia i Història. València.
PASCUAL BENITO, J. LL. (1989). “Les Jovades (Cocentaina,
BERNALDO DE QUIRÓS, F.; CABRERA, V.; CACHO, C.; VEGA,
Alacant), hàbitat del Neolític final amb estructures excavades:
L.G. (1981): “Proyecto de análisis técnico para las industrias
sitges i fosses”. Alberri nº 2. Centre d’Estudis Contestans.
líticas”. Trabajos Prehistoria, 38. Madrid.
Cocentaina: 9-52.
FAUS TEROL, E. (2004-2005): “La Figuereta: Un taller de puntas
TIXIER, J.; INIZAN, M.L.; ROCHE, H. (1980): Préhistoire de la pierre
de flecha, del Neolítico Final, localizado en el poblado de
taillée. 1 Terminologie et Technologie. C.R.E.P. Valbonne.
Les Jovades. Cocentaina (Alacant). Estudio de las fases

 155
Antonia COLONNA

- XVII -
Les haches polies de la Corse:
données archéologiques appliquées à
l’expérimentation
Antonia COLONNA

Département d’Archéologie expérimentale et de Moulage. Université de Corse.

Résumé
Les haches polies corses ont fait l’objet d’une la recherche de matière première à la hache emmanchée.
étude typologique basée notamment sur les données Ces travaux ont donc permis de connaître les temps de
morphologiques, morphométriques et pétrographiques. Les réalisation des différentes étapes de la lame, de choisir les
données issues de ces recherches ont indiqué des résultats différentes essences nécessaires à la réalisation du manche
essentiels, particulièrement sur les données pétrographiques. ainsi que les différentes possibilités d’emmanchements de
L’ensemble de ces données archéologiques sur les haches la lame. L’ensemble de ce travail a permis non seulement
corses associée aux études palynologiques et pétrographiques d’étudier les outils archéologiques mais aussi de les resituer
ont pu servir à la réalisation de haches polies expérimentales. dans leur contexte d’origine à l’aide des diverses données
L’application de l’ensemble de ces résultats a pu permettre archéologiques, pétrographiques, palynologiques…
de reconstituer la chaîne opératoire d’une hache polie, de

Mots clefs: Haches polies, Corse, pétrographie, palynologie, expérimentation, chaîne opératoire.

Abstract
The Corsican polished axes were the subject of a typology axe, search for raw material to the fixed axe. This work thus
study based in particular on the morphological, morphometric made it possible to know times of realization of the various
and petrographic data. The data resulting from this research stages of the blade, to choose the various gasolines necessary
indicated significant results, particularly on the petrographic to the realization of the handle as well as the various
data. The whole of these archaeological data on the Corsican possibilities of haftings of the blade. The whole of this work
axes associated with the palynologic and petrographic studies made it possible not only to study the archaeological tools but
could be used with the realization as experimental polished also to put in perspective them in their context of origin using
axes. The application of the whole of these results could make the various archaeological, petrographic, palynologic data…
it possible to reconstitute the operational chain of a polished

Key words: Polished axes, Corsica, petrography, palynology, experimentation, operational chain.

Introduction
Les haches polies apparaissent en Corse à partir du et lieux à destination ou fonction cultuels. Ainsi, suivant sa
VI ème millénaire av. J.-C. et perdurent jusqu’au III ème fonction, la forme et la nature de la roche seront différentes.
millénaire av. J.C.; durant tout le Néolithique la hache De même, la matière première et la forme de l’objet sont
polie a eu diverses utilisations, ce fut aussi bien un outil aussi le résultat d’adaptation au contexte géologique local
agricole qu’un objet d’apparat. Elle se retrouve dans des ou d’échanges entre communautés.
sites d’habitats, des zones d’activités, dans des sépultures

157
Les haches polies de la Corse : données archéologiques appliquées à l’expérimentation
B L O Q U E - I - . Capítulo XVII

Les donnees archeologiques


122 haches polies ont été répertoriées sur 52 sites en être nombreuses : techniques, fonctionnelles, culturelles ou
Corse. Parmi ces 122 outils, 45 haches sont triangulaires, cultuelles.
18 ont une section longitudinale subovalaire, 18 une section Le constat est que les haches de petites et moyennes
sublenticulaire et 24 ont une section transversale ovale. dimensions sont majoritaire. Le contexte archéologique nous
Suite à cette étude nous constatons que les rapports indiquerait une utilisation essentiellement domestique ou
sur les dimensions de ces haches sont semblables. En agricole. Toutefois, certains objets appartiendraient plutôt
effet, les indices obtenus indiquent qu’il s’agit le plus à un contexte cultuel. En revanche, les haches de grandes
souvent de haches de petites dimensions. On note donc, une dimensions sont plutôt rares dans l’inventaire corse. Il est
proportionnalité dans les dimensions des haches, il s’agirait possible, que leur utilisation n’était pas appropriée dans
l’environnement des préhistoriques et qu’ils aient préféré des
là d’un critère recherché par les hommes préhistoriques.
haches plus adaptées à leurs besoins. Il est possible aussi que
Toutes ces études font l’objet d’une interprétation, les le temps de réalisation ait amené à préférer des petites haches
haches de forme triangulaire à sections ovales et lenticulaires pour les utilisations quotidiennes. Les rares haches de grandes
sont les plus nombreuses; les raisons de ce choix peuvent dimensions sont des objets découverts en contexte cultuel.

Figure 1. Localisation des haches

158
Antonia COLONNA

Les donnees petrographiques et polliniques


L’étude sur la comparaison pétrographique indique qu’il Enfin, un approvisionnement sur de longues distances
existe un approvisionnement local, les hommes préhistoriques est possible, l’hypothèse la plus probable est l’échange
ont pu se fournir directement dans les gisements de matières entre groupes préhistoriques de blocs bruts ou de produits
premières, ou bien en ramassant des galets dans les lits finis. Nous avons ainsi observé qu’en Toscane, la majorité
des rivières. Ces dernières, correspondent à des zones des haches ont été importées de l’arc Alpin, hormis pour
d’approvisionnements plus larges et souvent plus accessible. l’archipel Toscan ou une hache pourrait provenir de Corse. Cela
Par exemple, dans le Nebbiu, la hache retrouvée sur le site démontrerait une circulation entre la Corse et l’aire Toscane.
d’A Torra Gabbiola semble avoir été réalisé à partir d’un En Corse, les haches déterminées pétrographiquement
galet en ophiolite. Or, la rivière s’écoulant à proximité du ont été réalisées à partir de 19 roches différentes, le plus
site charrie des galets de cette même roche provenant du grand nombre étant en jadéite et glaucophanite.
Massif du Pinu.
L’étude de la provenance de ces haches démontre une
Il existe aussi un approvisionnement régional qui peut origine locale et intrarégionale pour un grand nombre de
se faire directement au gisement ou bien par échange de haches corses, notamment celles en glaucophanite.
matières premières ou de produits finis.

Figure 2. Zones de prospections

159
Les haches polies de la Corse : données archéologiques appliquées à l’expérimentation
B L O Q U E - I - . Capítulo XVII

Des données polliniques ont été recueillies sur certains des fougères et la présence de céréales, de légumineuses.
sites, A Petra et Carcu-Modria, elles indiquent la présence On note la présence de chêne, hêtre, frêne, essences utilisées
d’une phase intensive d’occupation ; il y a une ouverture pour la fabrication de haches polies.
croissante de la forêt, une diminution des cistes ainsi que

L’experimentation

En nous basant sur les différentes études menées, nous Nous avons écorcé une partie du manche à l’aide d’un
avons réalisé un travail expérimental de chaîne opératoire éclat de silex non retouché, afin de le régulariser. Puis nous
de hache polie : de la recherche de matières premières à avons continué cette étape à l’aide d’une défense de sanglier.
la réalisation de l’outil. L’expérimentation nous a permis de Les exemples archéologiques nous ont montré, que sur le site
reproduire les haches à partir de roches locales afin de mieux de Chalain 3, des défenses de sangliers ont été employées
appréhender la conception de celles-ci. pour le raclage, le grattage ou le façonnage d’outils ou de
En premier lieu, nous avons recherchés des roches de peaux. (Rachez E.; Pétrequin P., 1997). L’opération d’écorçage
même nature que les objets archéologiques. Afin de réaliser et de raclage a duré 15 minutes.
la chaîne opératoire qui suit nous avons utilisé des péridotites Par la suite, nous avons creusé une mortaise à l’aide d’un
serpentinisées affleurant le long de la route de Morosaglia ciseau en pierre et d’un percuteur durant 4 Heures.
en centre Corse. L’ultime étape de la chaîne opératoire d’une hache polie
La mise en forme de l’ébauche s’est faite à l’aide d’un est l’assemblage du manche et de la lame, nous avons choisi
percuteur de pierre (un galet). En frappant en percussion d’effectuer un collage de ces deux éléments en réalisant
directe avec le percuteur sur le plan de frappe, nous obtenons différentes étapes. Nous avons fabriqué un adhésif à partir
des éclats de roches. L’enlèvement de plusieurs éclats nous de résine de pin et de cire d’abeille.
permet de dégager un tranchant. Puis des bords et un talon. Le mélange des deux produit une colle élastique et
Nous obtenons une ébauche taillée de hache polie, cette résistante. La résine de pin brûlée ne colle pas, elle s’effrite,
étape dura 1h30. c’est pour cela que nous avons rajouté de la cire d’abeille.
Nous avons bouchardé l’ébauche durant 3h30, cette Nous avons choisi de faire brûler la même quantité de
opération a été suivie du polissage de la lame. Nous avons résine et de cire (30 g) durant quelques secondes (20 s).
effectué le polissage de l’ébauche sur une dalle de grès Nous obtenons une colle liquide qui durcit en refroidissant.
durant 2h40, en ajoutant du sable et de l’eau sur la dalle afin La dernière étape est l’assemblage de la lame de pierre et
qu’il y ait un effet abrasif plus important. La lame est polie du manche. Nous avons mis la colle chaude dans la mortaise
mais la surface de la hache n’est pas tout à fait lisse. Il a puis nous avons enchâssé la lame à l’intérieur.
été nécessaire de réaliser une seconde phase de polissage
afin d’obtenir une lame parfaitement polie. Nous avons ajouté un lien autour de la hache, afin de
maintenir la lame dans la mortaise et laissé sécher la colle
Nous avons poli l’ébauche durant 2h40 sur un petit durant quelques heures.
polissoir à grains fin, en y ajoutant de l’eau ; l’action de la
lame sur le polissoir à grains fins donne une boue abrasive Nous obtenons une petite hache polie à emmanchement
qui permet un polissage plus soigné. Nous obtenons donc direct, de 43 cm de long. La chaîne opératoire de cette hache
une lame polie au niveau du tranchant et des flancs. Les a duré un peu plus de 13h35 de la taille de l’ébauche à la lame
bords et le talon sont simplement bouchardés par gain de emmanchée. La longueur (5,9 cm), la forme triangulaire, la
temps. Le polissage du tranchant permet une meilleure roche ainsi que le poids de la lame polie correspondent aux
résistance et une meilleure pénétration lors de l’utilisation données inventoriées en Corse. Les hommes préhistoriques
en percussion lancée. ont pu donc réaliser ce type d’outils et s’en servir comme
haches de façonnages ou la coupe de petits arbustes. En
La deuxième étape importante de la chaîne opératoire aucun cas ce genre de hache aurait pu servir pour l’abattage
d’une hache polie est la fabrication du manche. de grands fûts.
Les données archéologiques ont démontré que les


hommes préhistoriques utilisaient des bois mi-durs à durs
comme les chênes, les frênes ou les hêtres pour fabriquer
les manches. Nous avons choisi de fabriquer le manche de
notre hache en chêne.
160
Antonia COLONNA

Figure 3. Expérimentale de la chaîne opérationnelle

161
Les haches polies de la Corse : données archéologiques appliquées à l’expérimentation
B L O Q U E - I - . Capítulo XVII

Conclusion
Les différentes études archéologiques, palynologiques, L’analyse de ces données et l’application à la
typologiques et pétrographiques ont aidés à mieux l’expérimentation de leurs résultats nous ont donc permis
appréhender la réalisation de chaînes opératoires d’appréhender la chaîne opératoire d’une hache polie, de la
expérimentales. recherche de matière première à l’objet fini. Cette étude a
L’étude typologique nous a permis de connaître la permis de connaître les temps de réalisations d’une hache
morphologie des haches corses ainsi que leurs morphométries. de petites dimensions et sa possible utilisation.
La pétrographie nous a indiqué la nature des roches, L’interdisciplinarité dans ce genre de travail permet de
essentiellement d’origines locales et la palynologie nous a porter des regards d’ensemble sur les travaux expérimentaux,
renseigné sur les essences présentes en Corse à l’époque l’apport d’autres disciplines dans notre étude telle que la
préhistorique. Enfin, les données archéologiques extérieures tracéologie pourrait apporter de nouvelles données dans
à la Corse ont aidé à la réalisation de certaines étapes, l’analyse des haches polies corses et dans la réalisation
notamment du manche en bois, élément non découvert à d’études expérimentales.
ce jour en Corse.

Figura 4. Résultat

Bibliographie
COLONNA, A. (2007): Les haches polies de la Corse: typologie RACHEZ, E.; PETREQUIN, P. (1997): «Un biseau naturel : l’incisive
et comparaison avec la Toscane. Programme Interreg III, de castor, Les sites littoraux néolithiques de Clairvaux-les-
Felici Edizioni, Pise. lacs et de Chalain (Jura) – III- Chalain station 3, 3200-2900
av. J-C «. Ed de la maison des Sciences de l’homme, Paris,
COLONNA, A. (2006): Les haches polies de la Corse : inventaire,
vol.2: 523-527.
typologie, comparaison avec la Toscane et expérimentation.
Thèse d’Archéologie, Université de Corse, 680p. REILLE, M. (1976): Histoire de la végétation de la montagne
COLONNA, A. (2006): «Tools of the Environmental Exploitation corse depuis le Tardiglaciaire. C.N.R.S.
to the Corsican Neolithic: Polished Stones Axes». ISEIM


2006- International Symposium on Environment Identities
and Mediterranean area.
COLONNA, A. (2002): «La chaîne opératoire relative à la
fabrication d’une hache polie». Cahiers Corsica 199-200-201,
éd. F.A.G.E.C., Borgo: 72-76.

162
Antonia COLONNA

- XVIII -
Procesando pescado: reproducción de las
huellas de uso en cuchillos de sílex experimentales

Virginia GARCÍA DÍAZ* y Ignacio CLEMENTE CONTE**

* Departamento de Prehistoria, Universidad Autónoma de Barcelona.


** Departamento Arqueología y Antropología, IMF-CSIC.

Resumen
El consumo de pescado en la prehistoria ha sido registrado los resultados de un programa experimental realizado con
en numerosos yacimientos de diversas cronologías. Sin instrumentos experimentales de sílex y orientado a identificar
embargo a nivel funcional el procesado de pescado no ha sido los diversos rastros de uso que se producen en varias de
generalmente identificado en los instrumentos analizados y las actividades relacionadas con el procesado de pescado:
tampoco ha sido objeto de estudio recurrente en la mayoría descamado, corte de cabezas y fileteado.
de programas experimentales. En este trabajo presentamos

Palabras clave: Traceología, pescado, prehistoria, experimentación.

Abstract
Prehistoric use of fish as a resource has been documented experimental program carried out on experimental flint
in many sites of different chronology. However the study artifacts and which aim was to identify the characteristics of
of use-wear originated by fish processing as well as the use wears originated by the different activities related to
experimental studies on this subject have not been very the processing of fish: descaling, head cutting and filleting.
common. The present work illustrates the results o fan

Key words: Usewear, fish, Preshistory, experimental archaeology.

Introducción
El interés por conocer los recursos litorales explotados por fileteado) de pescado en el sitio del neolítico final de La
los grupos prehistóricos, y más concretamente las técnicas de Esparragosa (Clemente y García 2008; Ramos et al. 2008)
pesca y el procesado del pescado, ha derivado a realizar una nos ha llevado a plantear una experimentación concreta
serie de experimentaciones también desde el campo de la para intentar discernir las distintas actividades realizadas
traceología o análisis funcional. A este hecho ha contribuido con esos instrumentos.
el reconocimiento de huellas de uso relacionadas con esta
actividad en instrumentos arqueológicos (Semenov 1981 En este trabajo también realizamos una revisión
[1957]; Moss 1983; Vila 1985; Clemente 1995 y 1997; Briels bibliográfica de la descripción de los rastros de uso llevada
2004, entre otros). a cabo por diferentes investigadores e investigadoras
El registro de un número elevado de instrumentos con especialistas en traceología.
rastros de uso atribuidos al procesado (descamado/limpieza/

163
Procesando pescado: reproducción de las huellas de uso en cuchillos de sílex experimentales
B L O Q U E - I - . Capítulo XVIII

Rastros de uso y pescado: revisión bibliográfica


La revisión bibliográfica nos ha permitido la recopilación En trabajos anteriores realizados por uno de
de tan solo una decena de trabajos que hacen referencia a nosotros (Clemente 1995) llevamos a cabo una serie de
esta problemática. Los primeros trabajos se remontan a la experimentaciones con diversas materias primas líticas
publicación de S.A. Semenov, quien documenta la existencia (sílex, cinerita y riolita) y en las que diferenciamos los rastros
de cuchillos para el procesado en un yacimiento mesolítico según las actividades realizadas y el contacto con materias
de Crimea. (Semenov 1981[1957]), sin embargo no menciona de diversa dureza (carne, escamas, espinas). Más tarde se
nada respecto a la experimentación realizada y sus resultados. completó con el análisis de cuchillos en costilla de alce
Entre los primeros trabajos descriptivos de determinados utilizados para descamar pescado (Clemente et al. 2002,
micro rastros como son los micropulidos, encontramos Clemente y Gyria 2003).
publicaciones como la de L.H. Keeley (1980) o P. C. Vaughan G.F. Korobkova y V.E.Shchelinsky (1996) se deciden
(1985), en las que mencionan una experimentación con a publicar los resultados de una antigua y extensa
pescado, pero engloban las observaciones y descripciones experimentación del laboratorio de San Petersburgo en la que
en la categoría general de carne o carnicería. Las primeras se incluyen más de 100 instrumentos, de diversas materias
descripciones de los resultados experimentales los primas líticas, usados sobre diversas especies de pescado.
encontramos también para esas mismas fechas en los Las huellas que registran se centran principalmente en el
trabajos de: P. C. Anderson (1981), E. H. Moss (1983) y H. pulido y las melladuras. El pulido es descrito como: mate,
Plisson (1985). En sus experimentaciones con diversos tipos diseminado y poco delimitado. Las estrías, según los autores
de pescado, recogen unas huellas caracterizadas por un pulido el rasgo más diagnóstico de las acciones realizadas, son poco
mate y la aparición de bandas de pulido lineales y presencia observables en los trabajos de corte mientras que en los de
de abundantes estrías. No coinciden entre sí en el grado de descamado son de diversos tipos, se registran en ambas
embotamiento del filo ya que para H. Plisson y E.H. Moss éste caras y están orientadas perpendicularmente al filo activo.
está fuertemente embotado mientras que para P. Anderson M.R. Ioviono (2002) experimenta con instrumentos en
es más bien ligero. También es necesario citar el trabajo de otra materia prima lítica diferente, la obsidiana. Este trabajo
A. van Gijn (1984/85/86), en el que considera casi imposible presenta como novedad la clasificación de las escamas,
determinar las huellas de uso producidas por el procesado según su tamaño y dureza, como elemento importante en
de pescado en materiales arqueológicos. Esta misma autora la aparición y desarrollo de los rastros de uso; así como la
vuelve a describir muy brevemente los resultados de sus diferenciación de las huellas producidas por el procesado
experimentaciones en otro trabajo posterior (Gijn 1990). del atún en relación con otras especies.
En la década de los 90 es cuando se retoma esta Por último, cabe destacar el trabajo experimental realizado
problemática desde diversos centros de investigación. Así por I. Briels (2004), eviscerando y descamando pescados de la
pues, C. Gutiérrez realiza una experimentación para su tesis zona Caribe. Al igual que otros investigadores considera que
doctoral en la que caracteriza el pulido de pescado como en materiales arqueológicos los rastros se pueden confundir
“brillante, y con una textura áspera y rugosa” (Gutiérrez con los de carnicería. En sus experimentos usados para
1990: 365), observando una diferenciación del las huellas eviscerar documenta un pulido en puntos aislados y estrías
registradas si el instrumento contacta con material duro en varias direcciones, por lo general es mate aunque a veces
como las espinas o solo con material blando como la carne. brillante y el filo no presenta redondeamiento. En el caso
Por otra parte, distingue tres tipos diferentes de estrías, que del descamado describe un pulido con muchas variaciones,
caracteriza como “de fondo liso en surcos paralelos”, “en también sin redondeamiento de los filos pero con melladuras
cinta” y “de fondo rugoso”. (Gutiérrez op cit.: 365). planas de forma trapezoidal.

Rastros de uso y pescado: una nueva experimentación


Como acabamos de ver, las descripciones de los rastros Ramos et al. 2008; García 2009), nos ha llevado a plantearnos
de uso relacionados con el pescado tienen una variabilidad la necesidad de volver de nuevo a la experimentación para
muy amplia. La observación en materiales arqueológicos poder explicar la generación y distribución de unos rastros
de La Esparragosa (Chiclana de la Frontera, Cádiz) de un muy desarrollados y con unas características específicas.
elevado porcentaje de instrumentos líticos (58%) con rastros Para esta ocasión hemos utilizado un sílex de grano fino
atribuibles al trabajo de pescado (Clemente y García 2008; proveniente de la región del Donetsk en Ucrania y las especies
164
Virginia GARCÍA DÍAZ y Ignacio CLEMENTE CONTE

de pescado trabajadas han sido: palometa (Brama brama), de 60 minutos, para descamar, cortar cabezas y filetear
lenguado (Solea vulgaris), dorada (Sparus aurata), lubina salmonetes (Tabla 1).
(Dicentrarchus labrax) y salmonete (Mullus sumuletus). Los instrumentos experimentales fueron limpiados en
El objetivo de la experimentación era asilar y determinar cubeta ultrasónica para eliminar los residuos adheridos.
que rastros se producen según la actividad realizada. Para ello se han realizado baños en Hcl diluido al 10% y
Los instrumentos han sido utilizados durante un tiempo baños de H2O2 para extraer los residuos orgánicos. Una
que varía desde los 5 minutos hasta una hora. Tan solo buena limpieza de los abundantes residuos procedentes
en una ocasión se utilizó un mismo filo para realizar del pescado es imprescindible para observar los rastros
todas las actividades en conjunto, por un intervalo total de uso sin dar cabida a posibles confusiones.

Especie trabajada Actividad realizada Tiempo de uso en min


Palometa (Brama brama) Descamado 10
Descamado 30
Fileteado 15
Lenguado (Solea vulgaris) Descamado 40
Corte de Cabezas 10
Fileteado 40
Dorada (Sparus aurata) Descamado 45
Descamado 60
Corte de Cabezas 5
Corte de Cabezas 10
Corte de Cabezas 15
Fileteado 15
Fileteado 30
Fileteado 45
Lubina (Dicentrarchus labrax) Descamado 15
Descamado 30
Descamado 45
Fileteado 15
Fileteado 30
Fileteado 45
Descamado+corte cabeza
Salmonete (Mullus sumuletus) 60
+extracción espinas

Tabla 1. Programa experimental: especies procesadas, actividad realizada y tiempo de uso de los instrumentos

165
Procesando pescado: reproducción de las huellas de uso en cuchillos de sílex experimentales
B L O Q U E - I - . Capítulo XVIII

Descripción de los rastros observados


Descamado1 de dureza diversa: piel/escamas, carne y hueso/espinas-
El movimiento realizado para descamar un pescado es hecho que se refleja también en los rastros de uso. Las
predominantemente transversal al eje del filo y se realiza con melladuras son mayoritariamente en formas semicirculares
un ángulo de trabajo bastante plano. De ahí que, aunque los y triangulares, de tamaño mediano-grande y más profundas
micro-rastros se puedan observar en ambas caras, siempre y con terminaciones más abruptas que en el caso del
son más desarrollados e invasivos en la cara de contacto; descamado (Fig. 1-3). Se registran a lo largo de ambas caras
mientras que las melladuras se localizan principalmente del filo y tienen diversas orientaciones. Debido al contacto
en la cara contraria2. Según la especie de pescado que se con esas diferentes materias, el micropulido presenta
trate, las características de las escamas (tamaño, dureza, también diversas características. Por una parte, un pulido
flexibilidad, etc.) son diferentes y, en consecuencia, los rastros de trama más bien compacta se limita a las zonas limítrofes
adquieren también distintos grados de desarrollo en un mismo del filo, ocupando especialmente las zonas elevadas de
tiempo de uso. Las melladuras son de tamaño diverso y con la microtopografía y las aristas de las melladuras, que
formas predominantemente semicirculares (planas) y en se redondean según la cinemática ejercida. Este pulido
‘media luna’ (más abruptas) y con una distribución bastante es brillante, entre plano y ligeramente voluminoso y con
homogénea a lo largo del filo (Fig.1-1). Cuanto el tiempo numerosas depresiones no colmatadas en su superficie que le
de uso aumenta, éstas van superponiendose unas a otras confieren un aspecto rugoso. En superficies más amplias, más
formando un filo ligeramente escalonado. El micropulido hacía el interior de la pieza el pulido refleja una trama entre
se forma con bastante rapidez, pues a los 15 minutos ya semi-cerrada y cerrada, de brillo más mate y aspecto graso,
alcanza un grado de desarrollo considerable. Es muy invasivo, con pequeños puntos (en las zonas elevadas) más brillante
llegando a penetrar considerablemente en la pieza (Fig.1- y de trama más compacta (Fig. 2-4), como consecuencia de
2). Aunque comienza formándose en el propio borde y las la combinación de una materia blanda (carne) y una dura
zonas elevadas de la microtopografía, el encadenamiento (hueso). Al igual que con el resto de las actividades testadas
de las zonas pulidas se va uniendo hasta alcanzar una trama en esta experimentación no hemos registrado la formación
cerrada, registrándose en una misma pieza tramas abiertas, de estrías y el redondeamiento es escaso debido al continuo
semi-cerradas y cerradas. El pulido es de morfología plana y mellamiento del filo al contactar con las vértebras y se
de aspecto rugoso, con un brillo mate y ‘graso’3. No Hemos localiza solamente en vértices y aristas de las melladuras
registrado ningún tipo de estrías en estas experimentaciones a nivel microscópico.
y el redondeamiento es ligero y más notable en las zonas
donde no se producen melladuras. Fileteado
Se trata de otra actividad en la que también el instrumento
Corte de cabezas entra en contacto con ambas materias: carne y hueso. Sin
La actividad de corte pone en relación al instrumento embargo en esta ocasión el ángulo de trabajo es diferente
con la materia trabajada con un ángulo más o menos recto (variando entre los 15º y 30º) y el movimiento o cinemática
y con un movimiento longitudinal o paralelo al eje del del útil es más complejo ya que combina tanto una acción
filo. En este caso, el filo entra en contacto con materias longitudinal como transversal. Ambas caras del filo están
en contacto con la materia trabajada, sin embargo mientras
una (la superior) está en contacto con la carne, la inferior
1. En nuestra experimentación hemos analizado también instrumentos utilizados contacta más con la espina dorsal del animal fileteado. Esto
para eviscerar pescados. Como parte de esta actividad se realiza con las manos hace que por ejemplo las melladuras, aunque aparezcan en
y el contacto del instrumento es muy tenue al usarse solo para abrir el animal,
los rastros que se producen son muy débiles, confundibles con los de actividades ambas caras, se reflejen más en la que con contacta con el
de carnicería poco desarrollados y a nivel arqueológico fáciles de enmascarar hueso. Éstas son predominantemente semicirculares y de
por procesos taxonómicos. También, por cuestiones de espacio en este trabajo
preferimos no desarrollar su explicación. tamaño pequeño-mediano y con una distribución bastante
2. En los materiales arqueológicos de La Esparragosa, normalmente cuchillos
homogénea a lo largo del filo (Fig. 1-5). El micropulido que se
compuestos con varios fragmentos de lámina y enmangue paralelo, ambas caras forma es muy invasivo debido a que prácticamente toda la
del filo están indistintamente en contacto con el material trabajado, pues son tan superficie del instrumento entra en contacto con la materia
efectivos en una dirección como en otra. De ahí que los rastros ocupen la mayor
parte de ambas superficies –dorsal y ventral – del instrumento. trabajada. En ocasiones también se documenta un pulido
3. Los términos utilizados en las descripciones del micropulido están explícitos brillante de trama compacta muy marginal, junto al filo,
en trabajos anteriores (González e Ibáñez 1994, Clemente 1997). debido al contacto con el hueso (Fig. 1-5). En el resto de la

166
Virginia GARCÍA DÍAZ y Ignacio CLEMENTE CONTE

Figura 1. Rastros de uso producto de diversas actividades con pescados: 1 y 2: Descamado. 3 y 4: corte de cabezas. 5 y 6: fileteado.
Las fotos 1 y 3 están tomadas a 100x, el resto a 200x

167
Procesando pescado: reproducción de las huellas de uso en cuchillos de sílex experimentales
B L O Q U E - I - . Capítulo XVIII

superficie, el micropulido puede ser de trama semicerrada a Tampoco se produce un redondeamiento de los filos acentuado
cerrada, algo más brillante que el de descamado, también de y no se documentan estrías en esta actividad.
aspecto graso y con numerosas depresiones semicirculares Con uno de los instrumentos experimentales realizamos
en su superficie (Fig. 1-6). Si el instrumento ha sido utilizado una combinación de las distintas actividades. Se utilizó
de forma que las dos caras del instrumento han estado en durante sesenta minutos para descamar, cortar cabezas
contacto con las mismas materias el micropulido es similar y extraer las espinas de salmonetes (Mullus sumuletus),
en ambas; si tan solo una de ellas ha estado en contacto con consiguiendo con ello una combinación de todos los rastros
la parte esqueletaría del animal, entonces en la contraria el de uso.
pulido es más tenue, menos brillante y de trama más abierta.

Conclusión
Con esta experimentación hemos podido comprobar que los tipos de actividades documentadas en el procesado de
cada actividad -descamado, corte de cabezas y fileteado- pescado, pues con ellos descamaron, cortaron cabezas y
relacionadas con el procesado de pescado, deja en las filetearon (Clemente y García 2008; Ramos et al. 2008; García
superficies de los instrumentos líticos unos rastros específicos. 2009). Además el grado de desarrollo de los mismos infiere
Aunque en el registro arqueológico no exista una selección un uso prolongado de los instrumentos y el número elevado
de los instrumentos para realizar una actividad determinada, de los mismos una gran importancia del pescado para la
sino más bien al contrario que con un mismo instrumento economía de los pobladores del litoral en esos momentos
se realice todas las actividades; esta experimentación nos del IV milenio. Si previamente a esas actividades esos
puede ayudar a comprender esa combinación de rastros instrumentos fueron utilizados para procesar otros productos
presente en los materiales arqueológicos, pudiendo identificar cárnicos no podemos determinarlos ya que los rastros de
determinados rastros con actividades concretas. Esto lo uso habrían sido enmascarados por las últimas actividades
hemos podido comprobar en los instrumentos arqueológicos productivas desarrolladas con ellos.
de La Esparragosa, los cuales están relacionados con todos

Agradecimientos
Este trabajo se inserta dentro del Proyecto I+D+I meso-neolíticas de la llanura rusa. Financiado por Ministerio
(HAR2008-04461/HIST): Recursos olvidados en el estudio de Ciencia e Innovación (MCI) del gobierno de España.
de grupos prehistóricos: el caso de la pesca en sociedades

Bibliografía
ANDERSON, P (1981): Contribution methodologique a l´analyse CLEMENTE CONTE, I (1997): Los instrumentos líticos de
des microtraces d´utilisation sur les ouils prehistoriques. Túnel VII: una aproximación etnoarqueológica. Treballs
Tesis doctoral, Universidad de Burdeos I. d’Etnoarqueología 2. CSIC, Madrid.
BRIELS, I. (2004): Use wear analysis on the archaic flint CLEMENTE, I.; GYRIA, E. Y.; LOZOVSKA, O. V. Y LOZOVSKI, V.
assemblage of Plum Pice, Saba: A pilot study. Tesis doctoral, M. (2002): “Análisis de instrumentos en costilla de alce,
Universidad de Leiden. mandíbulas de castor y caparazón de tortuga de Zamostje
2 (Rusia)”. En Clemente, I. et al. (eds.): Análisis Funcional:
CLEMENTE CONTE, I (1995): Instrumentos de trabajo líticos su aplicación al estudio de sociedades prehistóricas. B.A.R.
de los Yámanas (caneros-nómadas de la Tierra del Fuego): International Series 1073, pp.187-196. Oxford.
una perspectiva desde el análisis funcional. Tesis doctoral,
Universidad Autónoma de Barcelona (U.A.B.). http://ccuc. CLEMENTE, I.; GYRIA, E. Y. (2003): “Análisis de los instrumentos
cbuc.cat/search*cat/t?SEARCH=Instrumentos+de+trabajo en costillas de alce del sitio Zamostje 2 (Nivel 7, excavaciones
+l%C3%ADticos+de+los+Y%C3%A1manas+&sortdropdo de los años 1996-7)” (en ruso). Archaeological News, 10,
wn=-&searchscope=23 San Petersburgo: 47-59.

168
Virginia GARCÍA DÍAZ y Ignacio CLEMENTE CONTE

CLEMENTE, I.; GARCÍA, V. (2008): “Yacimientos arqueológicos 3, 1998.. Archaeolingua Central European Series 1. BAR,
de la Bahía de Cádiz. Aplicación del análisis funcional a S1043: 203-206
los instrumentos de trabajo líticos del Embarcadero del KEELEY, L.H. (1980): Experimental Determination of Stone Tool
río Palmones, La mesa y La Esparragosa”. En Ramos, J. Uses. A Microwear Analysis. Prehistoric Archaeology and
(coord.), La ocupación prehistórica de la campiña litoral y Ecology Series. The University of Chicago Press.
banda atlántica de Cádi. Aproximación al estudio de las
sociedades cazadoras-recolectoras, tribales comunitarias KOROBKOVA, G.F.; SHCHELINSKY, V.E. (1996): Metodika Mikro-
y clasistas iniciales. Arqueología Monografías. Junta de makroanalisza drevnij orudii truda. Possiiskaia Akademia
Andalucia. Sevilla: 185-198. Nauk. Institut Isturii Materialnoi Kulturi. Chast 1. Sant-
Petersburg.
GARCÍA DÍAZ, V. (2009): Cuchillos de sílex para el procesado MOSS, E.H. (1983): The functional analysis of Flint implements.
de pescado en el neolítico final gaditano: el yacimiento de Pincevint and Pont d´Ambon: Two Case studies from the
La Esparragosa (Chiclana de la Frontera, Cádiz). Trabajo French Final Paleolithic. BAR International Series, 117. Oxford.
de Investigación de 3er ciclo. Universidad Autónoma de
PLISSON, H. (1985): Etude foncionnelle d´outillages lithiques
Barcelona. préhitoriques par l´analyse des micro-usures: recherche
GIJN, A. L. VAN (1984/85/86): “Fish polish: fact and fiction”. méthodologique et archéoloqique. Thèse présentée à
Early Man News, 9-10-11. Part I, pp. 13-28. Edited for l´Universitée de Paris I, Pantheon Sorbonne.
the Comission for the Palecology of Early Man of INQUA RAMOS, J, PÉREZ, M, CLEMENTE, I GARCÍA, V, RUÍZ, B, GIL,
(International Union for Quaternary Research). Tübingen. M.J., VIJANDE, E, SORIGUER, M, HERNANDO, J Y ZABALA,
C. (2008): “La Esparragosa (Chiclana de la Frontera). Un
GIJN, A. L. VAN (1990): The Wear and Tear of Flint. Principles of asentamiento con campo de silos en la campiña de Cádiz,
Functional Analysis Applied to Dutch Neolithic Assemblages. del IV milenio A.N.E”. Actas del IV Congreso de Neolítico
Analecta Praehistorica Leidensia 22. Leiden. Peninsular.27-30 de noviembre de2006. Tomo I. Museo de
GONZÁLEZ, J.E.; IBÁÑEZ, J.J. (1994): Metodología del análisis Arqueología de Alicante: 385-392.
funcional de instrumentos tallados en sílex. Cuadernos de SEMENOV, S.A. (1981[1957]): Tecnología prehistórica: estudio de
Arqueología nº 14. Universidad de Deusto, Bilbao. las herramientas y objetos antiguos a través de las huellas
del uso. Ed. Akal, Madrid.
GUTIÉRREZ SÁEZ, C. (1990): Huellas de uso: pautas de análisis
VAUGHAN, P. C. (1985): Use-wear Analysis of flaked Stone Tools.
experimental. Tesis Doctoral, Universidad Nacional de
The University of Arizona Press. Tucson, Arizona.
Educación a Distancia (UNED).
VILA I MITJÀ, A. (1985): El ‘Cingle Vermell’ assentament de
IOVINO, M.R. (2002): “Processing fish with Obsidian Tools: the caçadors-recol.lectors del X è mil.leni B.P. Excavacions
microwear”. En Jerem, E y Biró, K.T (ed). Archaeometry 98. Arqueologiques a Catalunya. Departament de Cultura de la
Proceedings of 31th Symposium, Budapest, April 26-May Generalitat de Catalunya nº 5, Barcelona.

 169
Juan A. MARÍN DE ESPINOSA SÁNCHEZ, Carmen GUTIÉRREZ SÁEZ y Ignacio MARTÍN LERMA

- XIX -
Análisis tecnológico del conjunto laminar de
Cabezos viejos (Archena, Murcia, España):
una aproximación experimental
Juan A. MARÍN DE ESPINOSA SÁNCHEZ*, Carmen GUTIÉRREZ SÁEZ** y Ignacio MARTÍN LERMA***

* Sílex. Arqueología y Difusión del Patrimonio S.L. ** Dpto. de Prehistoria y Arqueología. Universidad Autónoma de Madrid.
*** Dpto. de Prehistoria y Arqueología. UNED.

Resumen
Este trabajo se centra en el estudio del material lítico en su lectura tecnológica, donde la analogía experimental
procedente del enterramiento colectivo de Cabezos Viejos, permite una contrastación con las piezas arqueológicas con
(Archena, Murcia, España). La identificación del método y la el objetivo de poder determinar la secuencia de talla y los
técnica empleados para la confección de los útiles se apoya gestos empleados en este yacimiento.

Palabras clave: Arqueología Experimental, tecnología lítica, traceología, huellas de Talla, Calcolítico.

Abstract
The aim of this paper is to study the lithic material from experimental analogy permits to contrast the archaeological
Cabezos Viejos, (Archena, Murcia, Spain). The identification pieces, that way, we can determine their knapping sequence
of the methods and techniques employed for the making of and the gestures used during the occupation of this site.
the tools proceeds from their technological lecture, where the

Key words: Experimental Archaeology, lithic Technology, traceology, knapping Microwears, Calcolithic.

Introducción
El presente trabajo constituye un estudio tecnológico partiendo de la caracterización morfológica y la identificación
de los soportes laminares del conjunto lítico tallado, que de estigmas de talla presentes en ellas, tomando como
forman parte de los ajuares documentados en la cueva referencia diversos programas experimentales. Por una parte,
de enterramiento colectivo calcolítico de Cabezos Viejos los desarrollados por Pierre-Jean Texier, Jacques Pelegrin,
(Archena, Murcia). El espacio funerario consiste en una Pierre Bodu y Jacques Tixier, que han aportado un conjunto
cavidad abierta a partir de una grieta, orientada al SE, con total de 1493 hojas analizadas e incluyen series desbastadas
una sala principal (Cámara A) y una cámara lateral (Cámara por percusión directa, percusión indirecta y presión (Gallet
B), con mayor riqueza, en cantidad y calidad, en ajuares 2002: 41). En segundo lugar, por programas experimentales
pulimentados y elementos de adorno personal en este propios desarrollados recientemente (Marin de Espinosa
último espacio. 2008), que amplían la variabilidad dentro de cada técnica.
Este conjunto de industria lítica tallada está compuesto El reconocimiento de las técnicas y la interpretación de los
por 271 hojas, 2 puñales y 40 puntas de flecha en sílex. Nuestro estigmas permanecen indisociables al análisis de métodos
objetivo es aplicar una lectura tecnológica a las láminas, prácticos y objetivos del desbastado, que parten de un análisis
tecnomorfológico capaz de reconocer las cadenas operativas
1. De las 27 piezas originales, una no ha podido ser analizada por no haber desarrolladas y las posibles hipótesis de trabajo para la
tenido acceso a ella. obtención de los productos documentados (Pelegrin 1990).

171
Análisis tecnológico del conjunto laminar de cabezos viejos (Archena, Murcia, España): una aproximación experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XIX

La experimentación y contrastación arqueológica


A los datos experimentales derivados de los protocolos ya citados, hemos añadido un programa que contemplase los
distintos aspectos de la talla lítica.

Percutor/
Percutor/ Nº
Sistema de talla Abrasión Preparación Talla puntero
Puntero piezas
prep.
Perc. directa Asta Arenisca - - - 4
Perc. directa Asta Arenisca Centrado Percusión directa Asta 2
Perc. directa Asta Arenisca Centrado Percusión indirecta Asta 2
Perc. indirecta Asta Arenisca Facetado Percusión indirecta Asta 4
Perc.indirecta Asta Arenisca Facetado Percusión directa Asta 2
Perc.indirecta Cobre Arenisca Facetado Percusión directa Asta 2
Presión muleta Asta Arenisca Facetado Percusión indirecta Asta 4
Presión muleta Asta Arenisca Facetado Percusión directa Asta 2
Presión muleta Asta Arenisca Facetado Percusión indirecta Cobre 2
Presión muleta Asta Arenisca Facetado Percusión directa Cobre 2
Presión muleta Cobre Arenisca Facetado Percusión indirecta Cobre 4
Presión muleta Cobre Arenisca Facetado Percusión directa Cobre 2
Presión muleta Asta Arenisca Facetado Percusión indirecta Asta 2
Presión muleta Asta Arenisca Facetado Percusión directa Asta 2

Tabla 1. Programa experimental con las subvariables que intervienen en la talla

El estudio, por tanto, queda orientado al diagnóstico de análisis han sido la tipometría (longitud, anchura, espesor y
las técnicas de talla mediante la observación macroscópica peso), las morfologías de los perfiles, los talones (incidiendo
(análisis morfológico y reconocimiento de estigmas en diversos tipos de preparaciones específicas), los bulbos
tecnológicos) y microscópica (huellas de talla que identifiquen y la presencia de estigmas derivados de la talla.
el gesto y los útiles empleados). Las características objeto de

Aspectos tipométricos
Longitud ocupa la posición central es de 126 mm y el que encontramos
Los valores máximos de longitud se establecen en 194 con mayor frecuencia es el de 108 mm. Los parámetros de
mm para la hoja CV 02 y el valor mínimo para CV 05 con dispersión muestran un amplio rango de 120 mm, lo que
62 mm. Existe una amplia dispersión de las longitudes en pone de manifiesto la amplia variación presente en las
las hojas obtenidas tanto por percusión directa y como por longitudes del conjunto, por tanto, los valores aparecen
presión. Los parámetros de centralización muestran una dispersos (29,09 mm). El coeficiente de variación muestra
longitud media de 121,95 mm para el conjunto, el valor que unos datos próximos a 0,24.
172
Juan A. MARÍN DE ESPINOSA SÁNCHEZ, Carmen GUTIÉRREZ SÁEZ y Ignacio MARTÍN LERMA

x Md Mo R σ2 σ CV
121,958333 126 108 120 846,789931 29,0996552 0,2386
Tabla 2. Parámetros retenidos en la longitud de las hojas

Anchura
Se ha tomado como referencia tanto la anchura medida diagnóstico ha sido la técnica por presión. El valor que ocupa
en su extremo (proximal, mesial y distal que se expresan la posición central y el más repetido se sitúa en torno a 20 mm.
en a1, a2, a3) como la anchura máxima (am). Los parámetros Los valores de dispersión muestran cifras entre el máximo
de centralización ponen de manifiesto para a1 y a3, mayor y mínimo estables para a1 y a3 de 15,5 mm y es en a2, en
amplitud en los extremos proximales que en los distales. dónde volvemos a encontrar un valor alejado con 11,5 mm,
Para a2, encontramos valores intermedios que suponen una lo que implicaría un valor menos disperso para los extremos
disminución de las anchuras con respecto al incremento de mesiales y la tendencia en el conjunto a tener hojas con
la longitud. Los valores máximos de anchura en el extremo zonas mesiales más anchas. Esta hipótesis la cotejamos
proximal se han obtenido para el caso de las hojas cuyo con el coeficiente de variación presente en a2, con 0,1676.

Anchura x Md Mo R σ2 σ CV

a1 19,9411765 20 19 15,5 3,93282698 15,467128 0,1972


a2 20,0625 20 20 11,5 3,36282526 11,3085938 0,1676
a3 18,7 20 20 15,5 3,75632799 14,11 0,2009
am 21,2777778 21 21 14 3,05151248 9,3117284 0,1434

Tabla 3. Parámetros retenidos en la anchura de las hojas

Espesor de hojas que tienden a poseer un espesor más homogéneo


En los parámetros de centralización, la media aritmética en su parte proximal y mesial.
en el espesor (ep1, ep2 ep3 y epm) de las hojas muestra en Los parámetros de dispersión indican unos valores menos
ep1, el menor valor, con 4,9375 mm. El conjunto suele poseer amplios para los extremos proximales, cercanos a 1,028 mm,
espesores más homogéneos en su extremidad proximal, que van aumentando en su extremidad mesial (1,34 mm)
ampliándose en su parte mesial (5,3 mm) y reduciéndose en y alcanzan una dispersión mayor en el extremo distal con
la distal (5 mm). Los valores que ocupan la posición central valores que alcanzan los 1,59 mm. Por lo tanto, los espesores
son constantes para todo el espesor de las hojas y los que suelen ser más constantes en su extremidad proximal y van
presentan mayor frecuencia son 4 mm para ep1 y ep2 y 3 mm dispersándose en desarrollo de la longitud de la hoja, como
para el espesor distal. Existen por lo tanto un número superior revela el coeficiente de variación.

Espesor x Md Mo R σ2 σ CV

ep1 4,9375 5 4 3,5 1,05859375 1,02887985 0,2083


ep2 5,3 5 4 5 1,81 1,3453624 0,2538
ep3 5 5 3 5 2,75 1,6583124 0,3317
epm 5,85714286 5´5 5 5,2 2,55102041 1,59719141 0,2727

Tabla 4. Parámetros retenidos en el espesor de las hojas

173
Análisis tecnológico del conjunto laminar de cabezos viejos (Archena, Murcia, España): una aproximación experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XIX

Peso
El conjunto laminar de Cabezos Viejos, supone un peso el peso máximo es de 35 gramos, mientras que el mínimo
total de 432 gramos. Entre las hojas completas sin retoque, lo encontramos en un peso de 5 gramos.

El desbastado

La identificación de las aristas


La identificación de cada soporte tiene el objetivo de poder Preparación de talones
establecer el desarrollo de la secuencia de levantamientos En anteriores análisis experimentales (Gallet 2002: 78-79)
y la posición que ocupa cada producto en el orden del el ángulo de inclinación sobre la arista del plano de percusión/
desbastado. Se establece, por tanto, una clasificación en las presión, ha revelado valores para la percusión directa entre
hojas atendiendo al número de aristas, en la que se distinguen 64º y 74º y para la indirecta entre 79 º y 86º, mientras que
cuatro tipos (Gallet 2002: 37-38). A: Una arista longitudinal, para la presión, está más próximo a los 90º. Para el caso
ausente en el yacimiento. B: Dos aristas longitudinales, de Cabezos Viejos, el ángulo de inclinación sobre la arista
distantes la una del otra, suponen el 72% en Cabezos Viejos. del plano de percusión/presión, tiene un valor máximo de
C: Dos aristas muy próximas que no se prolongan más de un 90º en CV04 y un valor mínimo entre 67º para la hoja CV23.
cuarto de la longitud total de la hoja, identificadas en el 20%
de las hojas arqueológicas. D: Tres aristas o más, alcanzan,
apenas el 8% del conjunto. Por otra parte, se observa para Los levantamientos espontáneos
las hojas CV01, CV06 y CV17 una preparación bipolar que Los levantamientos espontáneos han sido identificados
disminuye el volumen de masa y rectifica la curvatura de la experimentalmente en hojas obtenidas por percusión directa
hoja. Este acondicionamiento del núcleo llega a dejar un con percutor blando con el núcleo apoyado sobre el muslo,
negativo procedente de una extracción ligeramente reflejada. estando parte de él en contacto con el cuero. Este tipo de
La presencia de córtex es localizada en los extremos distales estigma aparece como desconchado aislado o en grupos,
de las hojas y suponen un 24%. directos o inversos a lo largo de los filos de las hojas. Sus
Estos datos ponen de manifiesto en los ajuares la medidas varían de apenas unos milímetros hasta casi un
presencia de un alto porcentaje de selección de hojas que centímetro. Su presencia en los extremos distales se debe
poseen dos aristas longitudinales distantes la una de la otra, al uso de una superficie de apoyo del núcleo durante su
y destacan un tipo de soporte con mayor anchura y menor inmovilización. Estos resultados nos han permitido determinar
espesor con respecto al tipo A y C. Para la obtención de este el empleo de soportes distales en hojas arqueológicas y
soporte la percusión/presión se realiza entre la proyección experimentales, tanto en la obtención de hojas por presión
de las dos aristas. como por percusión indirecta.

Las huellas de talla

Se han analizado con microscopio metalográfico la en la presión o en la percusión indirecta; en muchos menos
totalidad de los talones de la colección experimental casos ha sido posible su caracterización en el material
citada, así como todos los de la colección arqueológica de arqueológico donde, apenas, ha aparecido sobre tres
Cabezos Viejos. Las distintas huellas de talla habían sido ya piezas y en menor cantidad. Otras huellas como estrías de
estudiadas y, en este sentido, hemos ampliado ligeramente percusión o embotamiento y pulimento procedentes de la
el espectro conocido (Ibáñez et al 1987; Gutiérrez 1998). preparación del plano de percusión a modo de shearing han
La principal novedad ha sido la identificación de residuos sido igualmente evidentes en la experimentación y apenas
de cobre sobre aquellas piezas experimentales que han detectadas sobre las láminas arqueológicas.
utilizado este tipo de material como puntero/cincel bien

174
Juan A. MARÍN DE ESPINOSA SÁNCHEZ, Carmen GUTIÉRREZ SÁEZ y Ignacio MARTÍN LERMA

Conclusiones

Se pone de manifiesto para Cabezos Viejos, la Si atendemos a la distribución de las hojas procedentes de
identificación de tres técnicas diferentes para la obtención distintas técnicas dentro del espacio funerario, constatamos
de láminas, bien por percusión directa, percusión indirecta que la mayor lámina de todo el conjunto –elaborada mediante
ordinaria, y presión. En conclusión, la aplicación de los percusión indirecta- junto con todas aquellas obtenidas por
parámetros obtenidos en la experimentación al estudio de presión -que implican una mayor preparación y conocimiento
hojas del ajuar funerario de Cabezos Viejos, nos permite técnico- aparecen exclusivamente en la cámara B. Este hecho,
proponer el empleo de las siguientes técnicas: percusión unido a la riqueza de elementos pulimentados y de adorno
directa con percutor blando orgánico -1 hoja1-, percusión personal, permite confirmar una segregación del espacio a
indirecta -20 ejemplares-2, presión -5 hojas3-. favor de los individuos enterrados en este recinto.

Figura 1. Lectura tecnológica. Tipometría y estigmas de talla

1. CV04.
2. CV01, CV02, CV05, CV06, CV08, CV09, CV10, CV11, CV13, CV14, CV16, CV17, CV18, CV19, CV20, CV21, CV22, CV23, CV25, CV26.
3. CV03, CV07, CV12, CV15, CV24

175
Análisis tecnológico del conjunto laminar de cabezos viejos (Archena, Murcia, España): una aproximación experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XIX

176
Figura 2. Huellas tecnológicas sobre los talones


Juan A. MARÍN DE ESPINOSA SÁNCHEZ, Carmen GUTIÉRREZ SÁEZ y Ignacio MARTÍN LERMA

Bibliografía
BAENA, J. (1998): Tecnología lítica experimental. Introducción a MARÍN DE ESPINOSA SÁNCHEZ, J. A. (2008): El ajuar funerario
la talla de utillaje prehistórico, BAR International Series 271. de Cabezos Viejos (Archena, Murcia): estudio tecnológico
de las hojas en sílex. D.E.A. inédito, Universidad de Murcia.
BINDER, D.; PERLES, C.; INIZAN, M.L.; LECHEVALLIER, M.
(1990): “Strategies de gestion des outillages lithiques au PELEGRIN, J. (1988): “Debitage expérimental par pression.
Neolithique”. Paleorient, 2: 257-283. Du plus petit au plus grand”. Technologie préhistorique.
Journée d’études technologiques en Préhistoire. Notes et
GALLET, M. (2002): Pour une technologie des débitages laminaires
monographies techniques 25: 37-53.
préhistoriques. CNRS, Paris.
PELEGRIN, J. (2002): “La production des grandes lames de silex du
GUTIÉRREZ SÁEZ, C. (1998): “Las huellas de talla”. En J. Baena
Grand Pressigny”. En Guilaine (dir.): Matériaux, productions,
(coord.): Tecnología lítica experimental. Introducción a la
circulations du Néolithique à l’Àge du Bronze. Séminaire du
talla de utillaje prehistórico, BAR International Series 271:
Collêge de France: 131-150. Éditions Errance. Paris.
205-210.
PELEGRIN, J.; MORGADO RODRIGUEZ, A. (2007): Primeras
IBÁÑEZ, J.J.; GONZÁLEZ, J.E.; LAGÜERRA, M.A.; GUTIÉRREZ, C.
experimentaciones sobre la producción laminar del Neolítico
(1987): “Huellas microscópicas de talla”. Kobie, 16: 151-161.
reciente - Edad del Cobre del sur de la Península Ibérica. En
INIZAN, M.L.; BALLINGER, M.R.; ROCHE, H.; TIXIER, J. (1995): M.L. Ramos Sainz.; J.E. González Urquijo.; J. Baena Preysler
Technologie de la pierre taillée 4. C.N:R.S. Nanterre. (coord.): Arqueología experimental en la Península Ibérica:
investigación, didáctica y patrimonio: 131-139.
INIZAN, M.LL.; REDURON-BALLINGER, M.; ROCHE, H.; TIXIER,
J. (1999): “Technology and terminology of knapped stone”. TIXIER, J.; INIZAN, M.L.; ROCHE, H. (1980): Préhistoire de la
Prèhistoire de la Pierre Taillèe, tome 5. CREP. Nantèrre pierre taillée. 2 vols. Centre de Recherches et d’Etudes
Préhistoriques. Valbonne.

 177
Antoni FERRER ROTGER

- XX -
El procesado de los cereales en Menorca
(Islas Baleares, España) durante la Edad del Hierro.
Una aproximación a partir de la etnología y
la Arqueología experimental
Antoni FERRER ROTGER

Resumen
En este trabajo se exponen los resultados de la en la posible dimensión simbólica de estos elementos, la
experimentación realizada con molinos de vaivén de la existencia de la cual permitiría explicar ciertas peculiaridades
Edad del Hierro de Menorca. El estudio se adentra también de estos molinos.

Palabras clave: Molinos manuales, Edad del Hierro, Menorca.

Abstract
In this work are exposed the results of the dimension of these artefacts, whose existence could
experimentation with hand mills of the Iron Age of explain some special characteristics of this kind of mills.
Menorca. This study goes inside the possible symbolic

Key words: Manual mills, Iron Age, Menorca.

Introducción
Los molinos de vaivén constituyen un elemento Para realizar estos experimentos, se seleccionaron tres
extraordinariamente abundante en el registro arqueológico bases o partes pasivas y cuatro elementos móviles o partes
de la Edad de Hierro en la isla de Menorca pero, pese a activas1. Estas últimas piezas se escogieron en función de
todo, continúan siendo unos útiles poco estudiados. A lo la forma de su parte ventral (la que está en contacto con
largo del año 2007, y gracias a una beca de investigación el cereal en el momento de la molienda) de manera que
concedida por el Institut Menorquí d’Estudis, se llevó a cabo estuvieran representadas las tres formas detectadas en el
un trabajo de análisis estadístico de los molinos de vaivén conjunto estudiado: plana, cóncava y convexa. El trigo que
que se encuentran depositados en el Museo de Menorca, con se utilizó fue el Triticum durum, la misma especie de la que
la intención de establecer tipologías dentro de este conjunto se había documentado la molienda, a través del análisis de
de utensilios, tanto en lo que respecta a su forma como a sus fitolitos, en tres de los molinos recuperados en el yacimiento
dimensiones. Los molinos analizados proceden de poblados de Talatí de Dalt (Juan Tresserras y Matamala Mellin 2005).
de la Edad del Hierro situados en el tercio sureste de la isla
(Binicalaf, So Na Caçana, Talatí de Dalt, Torelló, Torre d’en
Galmés, Trebalúger y Trepucó).
En el contexto de esta investigación se llevaron a cabo
una serie de experimentos de molienda con algunos molinos,
1. Se dejó constancia, en las fichas de inventario del Museo de Menorca
con la intención de determinar el rendimiento y el modo correspondientes a estas piezas, de que han sido utilizadas en estos experimentos,
exacto de funcionamiento de estos útiles. para evitar confusiones si, en un futuro, se pretende realizar algún tipo de análisis.

179
El procesado de los cereales en Menorca (Islas Baleares, España) durante la Edad del Hierro. Una aproximación a partir de la etnología y la arqueología experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XX

Figura 1. Base de molino menorquín de la Edad del Hierro (procedente del


yacimiento de Trepucó)

Debido a las enormes dimensiones de las partes móviles


de estos molinos (la longitud media está en torno de los 51
cm. y el peso medio en torno de los 25 Kg) partimos de la Figura 2. Partes móviles de molinos menorquines de la Edad del Hierro
(procedentes del yacimiento de Binicalaf)
hipótesis según la cual estos utensilios serian manejados
entre dos personas, de forma bastante diferente a los típicos
molinos de vaivén. Para las partes activas con la parte ventral muy parecido al que se obtiene con otros tipos de molinos
de forma convexa, por otro lado, nos planteamos que su de vaivén típicos de la Edad del Hierro (Portillo Ramírez
forma de utilización podría ser parecida a la de los batanes, 2006). El enorme peso de la parte superior facilita, en cierto
molinos líticos manuales utilizados aún en la actualidad en el modo, el trabajo de la persona que muele el grano, porque
occidente de Bolivia y el norte de Perú. Estos molinos constan esta se ve liberada del esfuerzo de presionar sobre el grano
de una piedra plana, fija, y una parte móvil llamada uña o con la parte móvil. Una parte de la fuerza necesaria, por lo
mama. La uña se sostiene con ambas manos y se mece sobre tanto, la realiza el propio peso de la piedra. En los molinos
los alimentos, gracias a la gran curvatura de su parte ventral. de vaivén típicos, con una parte activa más pequeña, la
persona que debe moler se sitúa en posición arrodillada, con
En base a las experiencias realizadas, no tuvimos más el molino delante, en sentido longitudinal. La parte móvil se
remedio que desechar ambas hipótesis. Aunque el peso de coge con las dos manos, y se pone un puñado de grano a la
la parte activa de los molinos talayóticos es considerable, parte proximal, que se va arrastrando cabeza adelante con
es perfectamente manejable por una sola persona. Por otro la mano, presionando, y se recoge al volver hacia atrás. La
lado, en las piezas activas con la parte ventral convexa, la operación se debe repetir tantas veces como sea necesario
curvatura no es lo suficientemente pronunciada como para para transformar el trigo en harina (Alonso 2004). En el caso de
mecerlas sobre el grano, al modo de las uñas de los batanes los molinos talayóticos, tal y como pudimos constatar a través
quechuas. de la experimentación, el proceso debía de ser ligeramente
Podemos afirmar, no obstante, que el rendimiento diferente. La posición de la persona encargada de la molienda
que se puede obtener con los molinos talayóticos es, sería idéntica: arrodillada ante la base del molino y cogiendo
aproximadamente, de un quilogramo de harina por hora, la pieza superior del molino con ambas manos. A pesar de

180
Antoni FERRER ROTGER

todo, el peso y la forma de la parte activa hace imposible pudiéndose cocinar de forma parecida al arroz. Aunque,
utilizarla para ir recogiendo el grano al mismo tiempo que evidentemente, no tenemos constancia de la fabricación de
se va moliendo. En lugar de eso, parece que lo más práctico este alimento en época talayótica, se consideró interesante
seria situar uno o dos puñados de trigo en el centro de la comprobar la eficacia de los molinos de vaivén en su proceso
pieza pasiva y hacer pequeños movimientos hacia delante y de elaboración. El tiempo necesario para moler un quilogramo
hacia atrás, no muy largos. Es inevitable, aún así, que el trigo de este trigo hervido y seco hasta convertirlo en trozos de
se desperdigue, escapándose de debajo de la parte activa. unos dos milímetros de diámetro (el grosor habitual del
Cada cuatro o cinco movimientos es necesario parar y recoger burghul) es mucho menor (unas cuatro veces menos) que el
el grano hacia el centro de la base, para poder continuar que se necesita para obtener una harina lo suficientemente
moliendo. Es posible que para realizar esta operación de fina como para hacer pan. Se debe tener en cuenta, no
reagrupar el grano se dispusiera de alguna pequeña escoba, obstante, que a la cantidad de tiempo y energía necesarios
pero también se puede realizar con la mano de forma bastante por elaborar este producto habría que añadir, aparte de
eficiente. En el momento de realizar esta operación es preciso los correspondientes a la molienda, los necesarios para
levantar, durante unos momentos, la parte activa, pero es transportar el agua y el combustible necesarios para cocer el
suficiente con levantarla de un solo lado, dejando el otro trigo. A pesar de todo, es posible que, en el mundo talayótico,
extremo apoyado en la base del molino, de forma que no es se utilizaran procedimientos parecidos para procesar los
necesario realizar un excesivo esfuerzo. Pudimos constatar, cereales. Los hornos domésticos no son, en contextos de
por otra parte, que era muy importante que la parte inferior esta época, un elemento demasiado habitual, de forma que
y superior del molino encajaran correctamente. No se puede no podemos afirmar que se dispusiera de medios efectivos
moler con cualquier pieza activa sobre cualquier base. De las para panificar la harina.
tres bases de que disponíamos, una era ligeramente cóncava, Estos experimentos permitieron constatar, por otro lado,
y las otras ligeramente convexas. Por lo que respecta a las algo que ya se había deducido previamente: las piezas móviles
partes móviles, una de ellas tenía la parte ventral plana, otra con la parte ventral de forma cóncava no pudieron funcionar
la tenía cóncava y los otras dos ligeramente convexa. La pieza como la parte activa de un molino de vaivén. Dado que la
con la parte ventral cóncava, como ya habíamos previsto, parte dorsal de estos útiles es corresponde a las mismas
fue inutilizable como parte activa en ninguna de las tres tipologías que encontramos entre aquellos que tienen la
bases. Con respecto a las otras, la de base plana funcionó sin parte ventral plana o convexa, solo cabe la posibilidad de
problemas sobre las bases de molino de superficie convexa; que se trate de piezas móviles reaprovechadas como bases
mientras que sobre esta, las piezas de base convexa no daban de molino, para ser utilizadas con otras partes móviles más
un buen rendimiento, dada la escasa superficie de contacto. pequeñas.
Evidentemente, estas piezas funcionaron mucho mejor sobre Aunque el gran tamaño de las partes móviles de los
la base de superficie cóncava. molinos manuales de Menorca puede ser explicado, como
A parte de la molienda del trigo hasta convertirlo en ya se ha expuesto, en términos básicamente funcionales,
harina, se realizaron también experimentos destinados a hay ciertos aspectos relacionados con su abundancia en
averiguar la eficacia de los molinos talayóticos en la obtención el registro arqueológico (existe una enorme desproporción
de otros productos. Cuando se habla del procesado de los entre el número de bases y elementos móviles) y su
cereales, es habitual pensar exclusivamente en el proceso de proceso de amortización que necesitan de explicaciones
panificación, pero existen otros productos alimenticios que complementarias. Algunos autores han propuesto ya,
pueden obtenerse, mediante procesos bastante sencillos, en el contexto de otras sociedades protohistóricas, la
a partir del trigo y otros cereales. Uno de estos productos existencia de un trasfondo simbólico e ideológico en la
es el burghul (como se le conoce en los países de Oriente utilización de molinos de vaivén tallados sobre materias
Medio y el Norte de África) bulgur (como se le denomina en primas de procedencias muy localizadas. Este hecho ha
Turquía) o burgol (nombre que recibe en ciertos países de sido expuesto, concretamente, para el caso de los molinos
América Latina). Este producto también se utiliza en la cocina plutónicos de época ibérica del Alto Guadalquivir (Ceprian
tradicional de Menorca, recibiendo el nombre de arròs de del Castillo y Luna 2006). Según los investigadores que se
la terra. La elaboración de este producto es muy sencilla: han ocupado del estudio de estos objetos, la materia prima
se vierte el trigo en una olla u otro recipiente parecido, se de estos molinos sería un subproducto de la explotación de
recubre con agua y se coloca al fuego hasta que los granos filones de mineral de hierro. Los dos productos, el metal y
estén bien cocinados. Tras esta operación, los granos de trigo los molinos, se distribuirían siguiendo las mismas redes
se dejan secar y, una vez secos, se trituran. Llegado este comerciales. Los molinos, por tanto, serian uno de los
punto, el producto puede conservarse durante mucho tiempo, elementos que justificarían y legitimarían una cierta identidad

181
El procesado de los cereales en Menorca (Islas Baleares, España) durante la Edad del Hierro. Una aproximación a partir de la etnología y la arqueología experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XX

común de los diferentes oppida pertenecientes a la misma poblados talayóticos: So Na Caçana, Torre d’en Galmés,
etnia, con el objetivo de asegurar la circulación del hierro. Binicodrell, Binissafullet... Algunos investigadores (Gornés
Constituirían, por lo tanto, símbolo de una identidad común Hachero 1997) han propuesto ya que estas piedras podrían
y, al mismo tiempo, símbolo diferenciador con respecto funcionar, en cierto modo, como símbolos reivindicativos de
a otras comunidades. Es interesante constatar, en este la zona de explotación de una comunidad concreta. Es posible
sentido, que la materia prima utilizada para confeccionar los que estos elementos constituyeran un reaprovechamiento de
molinos de vaivén ha adoptado un valor claramente simbólico trozos de molino como material de construcción, pero dado
en comunidades humanas muy diversas y en contextos que su ubicación dentro del recinto de taula es siempre la
geográficos y cronológicos muy dispares. En la India, por misma (clavados en el pavimento y a la derecha del pequeño
ejemplo, se conoce un caso en que la selección de la piedra pasillo inmediato a la entrada) cabe plantear que su utilización
utilizada para fabricar estos elementos se reviste también no fuera casual, sino que estuviera revestida de un cierto
de un claro carácter de diferenciación étnica (Smith 1999). valor simbólico.
Aunque los molinos de vaivén menorquines no deben ser La interpretación de los molinos como símbolos del
interpretados necesariamente del mismo modo, es necesario derecho a explotar determinados territorios de la mitad
tener en cuenta la posibilidad de una vertiente simbólica norte de la isla encajaría perfectamente con algunos de
en la fabricación, posesión y utilización de estos elementos los modelos sociales propuestos para la cultura talayótica,
por parte de la población menorquina de la Edad del Hierro. según los cuales estos grupos podrían haber tenido una
Disponemos de otros ejemplos en los que el valor de estructura basada en el parentesco, existiendo un acceso
los molinos como diferenciador cultural no viene dado por diferenciado a los recursos en función del rango originario
la naturaleza de la materia prima, sino por su forma de (Coll 1997). En la inmensa mayoría de los poblados de la edad
funcionamiento, en oposición a otros sistemas de procesado del Hierro se constata la reutilización de los molinos como
de los alimentos. En el México prehispánico, la forma de material constructivo, en muros, pavimentos y hogares. En
preparar el maíz y los instrumentos necesarios en ese proceso muchos casos se observa que los útiles dejaron de utilizarse
(entre los cuales se encuentran los metates o molinos de cuando todavía se encontraban en buen estado, enteros y
vaivén) servían a los aztecas para diferenciarse de sus poco desgastados. Es evidente que la amortización de estos
pueblos vecinos, menos “civilizados” (Brumfield 1994). Resulta objetos no fue consecuencia del final de su vida útil como
tentador, aunque quizá demasiado arriesgado, plantear que instrumentos para la molienda, sino que es necesario buscar
los molinos de vaivén pudieran llegar a ejercer algún papel de otra explicación. En el caso de que los molinos hubieran
autoafirmación identitaria frente a la progresiva aculturación actuado como símbolos del derecho de explotación de ciertas
de la sociedad menorquina de la Edad de Hierro por parte áreas concretas de la zona norte por parte de los diferentes
de la influencia púnica. Cabe destacar, en este sentido, que grupos sociales, la amortización masiva de estos elementos
la implantación de los molinos rotativos, que en el contexto podría ser una consecuencia de cambios en el reparto de
del Mediterráneo occidental empieza a producirse hacia el los terrenos y la consiguiente pérdida del valor simbólico
siglo V a.C. (Alonso 1995) no acontece en Menorca hasta la de estos útiles.
conquista romana, en el siglo II a.C. Al valorar la posible vertiente simbólica de estos objetos
Otro de los posibles contenidos simbólicos de los molinos también es importante tener en cuenta la cantidad de
y de sus materias primeras podría ser la vinculación de los tiempo y recursos que se debían invertir en la confección
diferentes grupos a territorios concretos de la zona norte de y el traslado de estos útiles hasta los poblados. Hay que
Menorca. Algunos autores (Juan i Benejam 1993) han hecho tener en cuenta que los afloramientos rocosos de donde
mención de la escasez de asentamientos de la Edad del Hierro se extrajo la materia prima para fabricar estos objetos se
en la mitad septentrional. Esta peculiaridad en la distribución encuentran, en muchas ocasiones, a una distancia superior a
de la población respondería a las características físicas de los cinco o seis kilómetros del poblado dónde se utilizaron. La
la isla: la mitad norte era, en principio, menos apta para el relativa lejanía de los lugares de extracción, la necesidad de
cultivo de cereales, pero es muy probable que se aprovechara herramientas metálicas, las dificultades del transporte (con
como zona de pasto. Cabe destacar que el tipo de rocas la posible intervención de embarcaciones y/o animales de
que se utilizan para fabricar los molinos menorquines de la carga) nos permiten suponer que los molinos eran objetos con
Edad del Hierro responden, básicamente, a dos tipos: micro- un cierto valor, derivado del esfuerzo y los recursos que era
conglomerados y areniscas, procedentes siempre de esta necesario invertir en su proceso de fabricación. Este hecho
zona norte de la isla, escasamente poblada. También resulta podría añadir, quizás, un componente de diferenciación social
significativa, en este aspecto, la presencia de piedras de al valor simbólico de estos elementos. Se ha constatado,
este tipo en el interior de los recintos de taula de numerosos por ejemplo, que el tipo de materia primera y la tipología
182
Antoni FERRER ROTGER

de los molinos manuales del periodo clásico de la ciudad Es muy probable, por tanto, que en lo que respecta a los
de Copan, en Honduras, estaban directamente relacionados molinos manuales menorquines de la Edad del Hierro nos
con el estatus socioeconómico de sus usuarios (Spink 1983). encontremos ante unos objetos en los que confluyan los
Otro posible paralelismo lo encontramos en Guatemala, en aspectos puramente funcionales y los aspectos simbólicos.
tiempos recientes: el número de metates de que dispone una Sería interesante que ambas dimensiones fueran tenidas en
casa es un símbolo de la riqueza de sus habitantes (Hayden cuenta en futuros estudios referentes a este tipo de útiles.
y Cannon 1984).

Agradecimientos
Estos experimentos no se habrían llevado a cabo sin la ayuda de la Doctora Rachel Laudan, especialista en Historia de
la Alimentación.

Bibliografía
ALONSO, J. (1995): “Les premieres meules rotatives manuelles HAYDEN, B.; CANNON, A. (1984): The Structure of Material
dans le nord-est de la Péninsule Ibérique”. En M. C. Amouretti systems: Ethnoarchaeology in the Maya Highlands, Society
y G. Comet, (eds.), La transmission des connaissances for American Archaeology Papers, 3. Washington D.C.
techniques, Cahier d’Histoire des Techniques, 3.
JUAN I BENEJAM, G. (1993): “El poblament de Menorca; de la
ALONSO, N. (2004): “La transformació dels productes vegetals: Prehistòria a la baixa romanitat (aproximació a una proposta
la mòlta”. En Buxó, R. (coordinador): Eines i feines del camp a d’anàlisi de distribució espacial)”. Treballs del Museu de
Catalunya. L’estudi de l’agricultura a través de l’arqueologia, Menorca, 13. Maó.
Girona.
JUAN TRESSERRAS, J.; MATAMALA MELLIN, J. (2005): “Anàlisis
BRUMFIELD, E. M. (1994): “Ethnic groups and political de matèria orgànica”, en Juan Benejam, G. i Pons Machado,
development in ancient Mexico”. En Factional Competition J.: Talatí de Dalt 1997-2001, 5 anys d’investigació a un
and Political Development in the New World, Cambridge. jaciment talaiòtic tipus de Menorca. Treballs del Museu de
Menorca, 29. Maó.
CEPRIÁN DEL CASTILLO, B.; LUNA, M. B. (2006): “La circulación de
materia prima lítica en la Protohistoria: los molinos plutónicos PORTILLO RAMÍREZ, M. (2006): La mòlta i triturat d’aliments
en el Alto Guadalquivir”. En Sociedades prehistóricas, vegetals durant la Protohistòria a la Catalunya oriental.
recursos abioticos i territorio. Granada.
SMITH, M. L. (1999): “The role of ordinary goods in premodern
COLL CONESA, J. (1997): “Aspectes de la religió i la societat exchange”. Journal of Archaeological Method and Theory, 6.
talaiòtiques de Mallorca. Els ritus funeraris” en Meloussa,
SPINK, M. (1983): Metates as Socioeconomic Indicators during
4. Maó.
the Classic Period at Copan, Honduras. Ph. D. Dissertation,
GORNÉS HACHERO, J. S. (1997): “Reflexiones en torno al Department of Antropology, Pennsylvania State University.
simbolismo tauromorfo en la prehistoria de Menorca” en
Meloussa, 4. Maó.

 183
Nuria CASTAÑEDA CLEMENTE

- XXI -
Diagrama dinámico de secuencias de reducción:
aproximación metodológica para el
análisis de núcleos líticos y remontajes (DSR)
Nuria CASTAÑEDA CLEMENTE

Grupo de Investigación en Prehistoria Social y Económica. Instituto de Historia. Centro de Ciencias Humanas y Sociales. CSIC.

Resumen
En este trabajo se propone una aproximación metodológica objetivo es posible entender las diferentes fases del trabajo,
que ilustra las relaciones temporales entre extracciones de el momento de abandono del proceso de reducción, si ha
un núcleo o un remontaje en un diagrama. El diagrama habido reconfiguración o si el núcleo ha sido reciclado. Cada
dinámico de secuencias de reducción (DSR) ofrece además tipo de extracción se clasifica por su objetivo, y un grupo de
información espacial, ya que cada superficie de talla se negativos con el mismo objetivo forma una secuencia de la
presenta separada para poder observar, de un vistazo, la reducción. De esta manera, es posible analizar y comparar
complejidad del núcleo o del remontaje, su número de la misma secuencia en diferentes núcleos o remontajes. El
superficies de talla y sus relaciones. Por último, mediante método se ilustra con algunos ejemplos procedentes de la
el análisis y la clasificación de las extracciones según su mina neolítica de sílex de Casa Montero (Madrid, España).

Palabras clave: Metodología. Análisis de núcleos. Reducción lítica. Mina de sílex de Casa Montero.

Abstract
In this paper, a methodological approach to core analysis abandonment of the reduction process, if there were reshaping
is proposed illustrating temporal relationships between stages or if the core was recycled as a tool. Each removal is
removals in a diagram. The Reduction Sequence Diagram classified by its purpose, and a group of removals with the
(RSD) also offers spatial information, as each knapping same purpose forms a stage of the core reduction. Therefore it
surface is separately presented in order to observe core is possible to analyze and compare the same stage in different
or refit complexity in a glimpse, the number of knapping cores. Some examples from the ‘Casa Montero’ Neolithic flint
surfaces and their relationships. Finally, through the analyses mine (Madrid, Spain) will illustrate the diversity of technical
and classification of removals attending to their purpose we strategies by means of this methodological approach.
can understand the different stages of work, the moment of

Key words: Methodology. Core analysis. Lithic Reduction. Casa Montero flint mine.

Introducción
El objetivo de esta propuesta metodológica es crear cual son una herramienta fundamental en los estudios de
una herramienta de análisis y, a la vez, un nuevo tipo de tecnología lítica. Sin embargo, los núcleos son el resultado
representación gráfica que explique las diferentes fases de la talla y reflejan el último momento previo al abandono.
del trabajo que pueden observarse a través de un núcleo Su morfología final no es el objetivo de la acción de
o un remontaje. transformar la piedra, sino su consecuencia, con excepción
Los remontajes suelen ser bastante elocuentes por sí de las superficies de talla predeterminantes.
mismos, si son lo suficientemente completos, razón por la
185
Diagrama dinámico de secuencias de reducción: aproximación metodológica para el análisis de núcleos líticos y remontajes (DSR)
B L O Q U E - I - . Capítulo XXI

En ocasiones, los núcleos son consecuencia de más de propuesta que se presenta en este trabajo, sobre todo en
un esquema de reducción, pero la continuación del trabajo cuanto a la sucesión temporal de las extracciones.
elimina las huellas de las extracciones anteriores. El producto Hay una serie de factores que complican la comprensión
final es una morfología compleja tridimensional que contiene de los núcleos. La morfología final es un importante agente
datos no solo acerca de los gestos, sino también de la distorsionador, así que es necesario resumir y explicar los
habilidad o destreza individual, la tradición, las estrategias diferentes procesos que han contribuido a dicha morfología.
económicas y la productividad. Por todos estos motivos, Un núcleo puede haber sido abandonado antes de que la
podemos considerar a los núcleos la fracción de la cadena estrategia de reducción se haya completado, o cuando el
operativa que, por si sola —es decir, al margen de los
objetivo final de la producción ha cambiado. Cuando el
remontajes—, ofrece más y mejor información acerca de
trabajo en un núcleo ha sido intenso, las evidencias de
la tecnología lítica de un grupo humano.
negativos anteriores desaparecen. Esto, por otro lado,
La importancia de este tipo de objetos se refleja en posibilita documentar nuevos usos de los núcleos, reciclaje
las diferentes aproximaciones que se han realizado con o reconfiguraciones. Pueden ocurrir diversos eventos durante
anterioridad. Por un lado, tenemos las propuestas de la talla como fracturas, aparición de vetas, reflejados,
descripción y análisis técnico (Boëda 1994; Terradas 1995; sobrepasados, la alteración térmica accidental o intencional,
Conard et al. 2004). Por otro, se encuentran las propuestas etc. Estos eventos pueden producir la interrupción del trabajo
de representación gráfica de la información técnica de piezas o su replanteamiento.
líticas. En unos casos, se consigue elocuencia y sencillez,
como el caso del esquema diacrítico (Dauvois 1976: 165-201). También es posible que transcurra un importante lapso de
Otras propuestas, sin embargo, requieren un importante tiempo entre una extracción y la siguiente o, por el contrario,
esfuerzo de elaboración por parte de quien lo hace y de la secuencia de reducción puede haber tenido lugar en un
reelaboración por parte de quien lo lee y, desgraciadamente, corto plazo.
solo adaptables a piezas bifaciales (Airvaux 2006: 19; Richter Por último, un factor esencial a tener en cuenta en el
2001: 85). A destacar es el trabajo de P. Hiscock (1985) análisis de núcleos es la circunstancia de que el tallador que
que, aplicado a remontajes, tiene ciertas similitudes con la materializa la reducción esté aprendiendo a tallar.

El diagrama dinámico de núcleos


Para poder extraer la información técnica y el orden La razón para adoptar este criterio es el hecho de que cada
cronológico del trabajo se propone un diagrama dinámico plataforma de talla puede convertirse en superficie de talla
de secuencias de reducción. El objetivo de este método es si está preparada.
proveer una representación gráfica de las secuencias que De la misma manera, una superficie de talla puede
han contribuido a la “historia” del núcleo. En segundo lugar, convertirse en plataforma de talla si es necesario. En todo
describe la estrategia de reducción. Por último, se convierte caso, el hecho es que ambas son superficies de trabajo.
en una herramienta para la cuantificación de los datos y su
representación para que sea inteligible de un vistazo. El Los criterios para discriminar una superficie de talla de
diagrama se inspira en algunos de los conceptos del sistema otra parten de la observación de núcleos y remontajes, y de
de registro estratigráfico de Harris (1979). la experimentación.
De la misma forma que un yacimiento es el resultado En segundo lugar, es necesario identificar el objetivo de
de la acumulación de diferentes actividades antrópicas y las extracciones y superficies de talla, lo cual, en ocasiones,
naturales en un período de tiempo, los núcleos presentan es muy difícil. Una vez se han resuelto estas cuestiones,
evidencias de las diferentes fases de la secuencia de talla. agrupar las extracciones en secuencias es más sencillo; es
Las extracciones en un núcleo pueden cortar y modificar las decir, consideramos una secuencia de trabajo como un grupo
anteriores de la misma forma en que algunos estratos cortan de extracciones realizadas con el mismo fin. Por último, es
otros, contribuyendo a la complejidad final de un yacimiento. importante ordenar las extracciones por orden cronológico.
Para la realización del diagrama se requiere, en primer Esta tarea presenta habitualmente dificultades y, en
lugar, tener en cuenta tanto el concepto de superficie de ocasiones, es imposible conseguirlo para todos los negativos,
talla —que incluye las plataformas de talla—, como su máxime si no están relacionados entre sí espacialmente. A
delimitación. Es importante considerar cada superficie con este respecto resulta fundamental un trabajo de determinación
alguna evidencia de trabajo como una superficie de talla. de los criterios que distinguen qué extracción es anterior y
186
Nuria CASTAÑEDA CLEMENTE

cuál es posterior. En trabajos como el de Richter (2001) el visibles de un núcleo o de un remontaje —con la posibilidad
problema es que los criterios utilizables en piezas bifaciales, de resumir algunas de los menos importantes—, ubicadas
no son suficientes para objetos multifaciales. en sus respectivas superficies de talla, que se representan
Con toda la información anterior, se elabora el diagrama, en columnas separadas (Fig. 1).
que consiste en la representación de todas las extracciones

Figura 1. A la izquierda esquema diacrítico y a la derecha DSR de un ejemplar del conjunto de núcleos de la mina neolítica de Casa Montero (Madrid, España).
ST: superficie de talla (Esquema diacrítico realizado por F.J. Fernández)

Para que los diagramas se puedan comparar, se han que las líneas redundantes deben ser omitidas. En muchos
establecido unas normas, de manera que la información casos, la experiencia de talla del observador que analiza
se represente siempre de forma idéntica (Castañeda 2009). el núcleo resulta fundamental para resolver problemas de
Cada extracción se numera según su orden en la orden entre secuencias.
secuencia de reducción. Los levantamientos más antiguos Por último, a la secuencia de extracciones representada
se colocan en la base del diagrama, y los sucesivos sobre se le añade un código de símbolos (Fig. 2). Este código recoge
los anteriores unidos por una línea que describe el orden de información tecnológica agrupada en tres tipos: el tipo de
trabajo y cómo éste se desplaza de una superficie de talla a extracción, datos complementarios y eventos. En primer
otra. Si resulta imposible ordenar algunas extracciones en lugar, el tipo de extracción se representa utilizando formas
el tiempo, deben ordenarse a la misma altura, unidas por geométricas en las que se inserta el número del negativo.
una línea discontinua. El objetivo es representar la secuencia En segundo lugar, los datos complementarios se recogen
temporal, no las relaciones físicas entre extracciones, así con símbolos y/o letras y se colocan junto a la extracción.

187
Diagrama dinámico de secuencias de reducción: aproximación metodológica para el análisis de núcleos líticos y remontajes (DSR)
B L O Q U E - I - . Capítulo XXI

Estos datos complementarios describen la dirección de las aparición de veteado, la alteración térmica accidental o
extracciones, los accidentes, el tipo de productos, etc. Por intencional o la meteorización en caso de objetos reciclados
último, existen símbolos que hacen referencias a eventos o de secuencias de talla muy dilatadas en el tiempo.
que surgen en el proceso completo de reducción: fracturas,


Figura 2. Código de símbolos utilizado para la realización del DSR (ampliación a partir de Castañeda, 2009)

Una vez el diagrama está terminado, es sencillo analizar relacionables con cambios en los objetivos de la producción,
con él los datos cuantitativos, tales como la superficie el reciclaje, etc. El diagrama de núcleos puede funcionar
empleada en cada secuencia, la reconstrucción del peso como un mapa en el que podemos codificar diferentes
y del volumen del material empleado, la proporción de tipos de datos y establecer interpretaciones no solamente
extracciones involucradas en cada fase de la cadena tecnológicas, sino también sociales y económicas. Varios
operativa, o cualquier otro aspecto que se quiera cuantificar. núcleos pueden ser similares en su morfología, pueden
Este es el potencial esencial que ofrece este método, presentar incluso una sucesión similar de secuencias,
ya que la cuantificación permite la comparación. pero pueden ser distintos en otros aspectos que no es
Mediante el diagrama se pueden contrastar diferentes posible aprehender solo con esquemas diacríticos o largas
núcleos. Además, pueden establecerse secuencias que son descripciones.

Agradecimientos

Este trabajo ha sido posible gracias al Convenio entre la sílex y poblamiento neolítico en la Meseta peninsular:
Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, dinámicas de explotación y asentamiento’, Dirección General
el CSIC, y Autopistas Madrid Sur Concesionaria Española, S.A. de Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia
para la investigación, conservación y difusión del yacimiento (referencia HUM2005-05732-C02-01). Quisiera agradecer a
arqueológico de Casa Montero, y el proyecto ‘Minería de Francisco Javier Fernández, las ilustraciones de este trabajo.

188
Nuria CASTAÑEDA CLEMENTE

Bibliografía

AIRVAUX, J. (2006): “Dynamique structurale et auto-organisation”. HARRIS E. C. (1979): Principles of Archaeological Stratigraphy.
Dialektikê. Cahiers de typologie analytique. Hommage à Academic Press. London.
Georges Laplace: 4-26.
HISCOCK, P. (1985): “The conjoin sequence diagram: a method
BOËDA E. (1994): Le Concept Levallois: Variabilité des Méthodes. of describing conjoin sets”. Queensland Archaeological
CNRS. Paris. Research, 1:159-166.
CASTAÑEDA, N. (2009): “A methodological Approach to Core RICHTER, J. (2001): “Une analyse standardisée des chaînes
Analysis”. Human Evolution, 24 (1). opératoires sur les pièces foliacées du Paléolithique moyen
tardif”. En L. Bourguignon, I. Ortega y M.C. Frère-Sautot (eds.):
CONARD, N. J.; SORESSI, M.; PARKINGTON, J. E.; WURZ, S.
Préhistoire et approche expérimentale. Editions Monique
Y YATES, R. (2004): “A Unified Lithic Taxonomy Based on
Mergoil. Montagnac: 77-87.
Patterns of Core Reduction”. The South African Archaeological
Bulletin, 59 (179): 12-16. TERRADAS X. (1995): Las estrategias de gestión de los
recursos líticos del prepirineo catalán en el IX milenio BP:
DAUVOIS M. (1976): Précis de dessin dynamique et structural
el asentamiento prehistórico de la Font del Ros (Berga,
des industries lithiques préhistoriques. CNRS. París.
Barcelona). Treballs d´Etnoarqueología, 3. U.A.B. Bellaterra.

 189
Núria GERIBÀS ARMENGOL, Marina MOSQUERA MARTÍNEZ y Josep Mª VERGÈS BOSCH

- XXII -
Estudio experimental del sustrato gestual previo a la
adquisición de la tecnología lítica experimental

Núria GERIBÀS ARMENGOL, Marina MOSQUERA MARTÍNEZ y Josep Mª VERGÈS BOSCH

Àrea de Prehistòria, Departament d’Història i Història de l’Art, Universitat Rovira i Virgili. IPHES (UA CSIC).

Resumen
La relación entre la tecnología lítica y el desarrollo de las de la tecnología lítica y poder hacer inferencias sobre su
capacidades cognitivas humanas es un tema de creciente surgimiento. A través de la comparación de la talla efectuada
interés en el campo de la prehistoria y la evolución humana. por talladores expertos e inexpertos, discutimos el papel de
Nuestro trabajo intenta aportar luz a esta compleja relación los comportamientos de percusión ligados a la obtención y
a través del estudio de los gestos implicados en la talla procesamiento de alimentos –como el nut-cracking observado
lítica. Así pues, presentamos una experimentación con el entre chimpancés– en el nacimiento de la tecnología lítica.
objetivo de evaluar el sustrato gestual previo a la adquisición

Palabras clave: Arqueología experimental, tecnología lítica, nut-cracking, capacidades cognitivas, evolución humana.

Abstract
The relation between lithic technology and the evolution technology in order to make some inferences about its
of human cognitive capacities is gaining interest in Prehistory emergence. We present an experimentation in which we
and Human Evolution research fields. Our work tries to compare knapping performed by skilled and non-skilled
shed light to this complex link through the study of lithic knappers. From this comparison, we hypothesize about
knapping gestures. The aim of this work is to evaluate the the role non-human primate-like technological behaviours,
gestural substratum previous to the acquisition of lithic such as nut-cracking, play on the dawn of lithic technology.

Key words: Experimental archaeology, lithic technology, nut-cracking, cognition, human evolution.

Introducción
La tecnología lítica ocupa un lugar preeminente en artículo presentamos un trabajo experimental con el objetivo
los estudios prehistóricos y de evolución humana. Su de evaluar el substrato gestual previo a la adquisición de
surgimiento se considera como una primera ruptura mental, la tecnología lítica para poder realizar inferencias sobre
porque no existe ninguna otra especie animal que fabrique su surgimiento. Dicho estudio se fundamenta en una
herramientas. Es por ello que se percibe una estrecha relación experimentación realizada para comparar la talla lítica
entre la tecnología lítica y el desarrollo de las capacidades efectuada por personas expertas y por personas totalmente
cognitivas humanas. Existen numerosos intentos de abordar desprovistas de conocimientos sobre lítica.
esta conexión desde vertientes muy variadas. Una de las
más recientes es el estudio del componente gestual de la De esta forma queremos acceder a los momentos
acción de la talla lítica desde una perspectiva cognitiva (Roux anteriores a la talla lítica y valorar cuál podría ser su sustrato
y Bril 2005). Siguiendo esta línea de investigación, en este gestual.

191
Estudio experimental del sustrato gestual previo a la adquisición de la tecnología lítica experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XXII

Experimentación
Participantes
del experimento, ya que su configuración presenta una
En el experimento participaron 18 sujetos. Éstos dificultad apropiada tanto para talladores expertos como
fueron seleccionados exclusivamente en función de sus inexpertos. Asimismo, requiere una secuencia de producción
conocimientos técnicos, según los cuales fueron divididos suficientemente larga como para que pueda darse una
en 2 grupos: expertos e inexpertos, con 9 talladores en cada variabilidad gestual representativa. Cada participante realizó
uno. Los talladores expertos se definen como individuos la tarea de forma individual. Ésta se explicó a cada sujeto
con distintos niveles de conocimientos y práctica previos mostrándole un modelo de la herramienta ya fabricada sobre
en tecnología lítica (Harlacker 2006). Por el contrario, los el mismo tipo de soporte a configurar. Todo el proceso de talla
talladores inexpertos son personas que carecen de cualquier fue documentado con una cámara de vídeo Sony HDR-HC1E,
formación práctica o teórica en talla lítica o tipología HDV 1080i, con una frecuencia de grabación de 50 fotogramas
artefactual (Stout y Semaw 2006). por segundo, situada en frente del tallador.

Materiales Análisis
Cualquier acción de talla lítica requiere un soporte para Las grabaciones se analizaron siguiendo las reglas
ser tallado y un percutor. Para asegurar la homogeneidad del del método observacional (Quera 1997), método etológico
experimento usamos un material industrial como soporte, diseñado para observar y analizar cualquier comportamiento
concretamente ladrillos no refractarios de 271x131x27 mm como, por ejemplo, el proceso de talla lítica. Dicho
y 1774 g de peso. comportamiento se segmenta en el elemento conductual
La utilización de este material nos garantiza que el observable más pequeño: las unidades de conducta. Cada
punto de partida del experimento es el mismo para todos unidad de conducta debe ser exhaustiva y mutuamente
los participantes y, en consecuencia, que las diferencias excluyente, por lo que ha de contar con una definición
gestuales observadas entre los distintos talladores se deben objetiva, clara y completa, y con su propio nombre y código.
exclusivamente a factores conductuales. Respetando el mismo El conjunto de unidades de conducta que caracterizan un
criterio de uniformidad, todos los sujetos usan el mismo comportamiento determinado se agrupan en el llamado
percutor: un canto de caliza de 85x73x52 mm y 485 g de peso. catálogo conductual (ver en Fig. 1 el catálogo conductual
utilizado en este estudio).
Finalmente, el método observacional se aplica mediante
Protocolo
el registro de cada unidad de conducta, permitiendo traducir
Con el fin de observar el comportamiento gestual de así el comportamiento a datos cuantificables y analizables
los sujetos, se les encomendó la fabricación de un pico estadísticamente. En este trabajo, estos datos (Fig. 2) han
bifacial. Ésta es una morfología adecuada a los objetivos sido analizados mediante un análisis de correspondencias.

Resultados

El análisis de correspondencias (Fig. 3) pone de 1. Zona de percusión. Los talladores inexpertos configuran
manifiesto diferencias muy marcadas entre los dos grupos principalmente la zona distal, mientras que los participantes
de participantes (ver también Fig. 2), separando claramente a expertos prestan atención a todas las zonas.
los talladores expertos de los inexpertos, según las variables 2. Soporte de percusión. El grupo de inexpertos usa el
que caracterizan su comportamiento. Sin embargo, existen soporte reverberado y el soporte sobre yunque; en cambio,
algunos rasgos compartidos. Así, por ejemplo, todos los los talladores expertos no usan ningún soporte o bien usan
el soporte amortiguado.
sujetos tallan de forma más o menos equilibrada las caras A,
B y C. El uso de la posición inclinada también es frecuente en 3. Posición de la base. Como ya hemos mencionado, la
posición inclinada es dominante en todos los participantes;
ambos grupos, así como el ángulo obtuso. A pesar de estas sin embargo, los talladores inexpertos utilizan también de
similitudes, el resto de variables dibujan un comportamiento forma importante las posiciones horizontal, vertical-horizontal
gestual opuesto: y vertical-vertical.

192
Núria GERIBÀS ARMENGOL, Marina MOSQUERA MARTÍNEZ y Josep Mª VERGÈS BOSCH

Figura 1. Catálogo conductual. Lista de las unidades de conducta utilizadas para el análisis del proceso de talla lítica.
Cada unidad de conducta consta de su nombre, definición y código

193
Estudio experimental del sustrato gestual previo a la adquisición de la tecnología lítica experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XXII

Figura 2. Unidades de conducta realizadas por cada uno de los talladores (para la descripción de las abreviaturas, ver figura 1)

4. Ángulo de percusión. Los talladores inexpertos se 6. Giro. Todas las variables relacionadas con el giro
caracterizan por el uso del ángulo secante; por el contrario, aparecen, en el análisis de correspondencias, cerca de los
los expertos usan los ángulos agudo y recto. talladores expertos. Esto no significa que los talladores
5. Hemisferio percutido. Todos los talladores inexpertos inexpertos no realicen giros, sino que su incidencia es
percuten con mayor o menor frecuencia en el hemisferio mínima. Por el contrario, el comportamiento de los talladores
secundario, acción no documentada entre los talladores expertos en este aspecto es muy rico, incluyendo todos los
expertos. tipos posibles de giro.

Discusión
Los resultados muestran diferencias claras entre expertos Los gestos de talla de los participantes inexpertos son
e inexpertos. Sin embargo, éstas no son, ni mucho menos, generados espontáneamente por su cerebro, al afrontar una
sorprendentes. La talla lítica experimental es hoy en día un tarea de la que no se tiene ningún conocimiento previo. Por
fenómeno bastante practicado, mostrando la necesidad de eso, creemos que su comportamiento común puede darnos
un período de aprendizaje y formación. Es por ello que no pistas sobre el surgimiento de la tecnología lítica. Aunque la
nos extraña la incapacidad de los talladores inexpertos para tecnología lítica es un comportamiento cultural, debió existir
producir cualquier gesto similar a los talladores expertos. un punto en la historia de la humanidad en el que nadie
No obstante, observamos un comportamiento bastante conocía la naturaleza de la fractura concoidea (Harlacker
homogéneo entre los talladores inexpertos que nos lleva a 2006). Este momento corresponde al del surgimiento de la
pensar en la existencia de cierto componente gestual innato, tecnología lítica. Éste es un tema muy debatido, cuyas líneas
en relación a la percusión más que a la talla lítica. generales se resumen en dos tesis opuestas: por una parta,
194
Núria GERIBÀS ARMENGOL, Marina MOSQUERA MARTÍNEZ y Josep Mª VERGÈS BOSCH

Figura 3. Análisis de correspondencias. Relación entre las unidades de conducta (en azul, para la descripción de las abreviaturas, ver figura 1) y los sujetos experimentales,
según los ejes 1 y 2, que representan el 68,84% de inercia (45,66% y 23,28% respectivamente). Los talladores expertos (En) están representados por una equis verde (x)
y los talladores inexpertos (Nn), por una cruz roja (+)

una aparición repentina (Semaw 2000; Toth et al. 2006), accidentalmente al realizar tareas similares al nut-cracking
y por otra, un largo período de desarrollo no identificado (Mercader et al. 2002).
todavía arqueológicamente (de Beaune 2004; Panger et al. Los resultados de nuestra experimentación se sitúan en
2002). Se hace difícil aceptar que las primeras herramientas esta línea. Los talladores inexpertos realizan gestos similares
puedan presentar el nivel de complejidad del esquema técnico a las acciones de los chimpancés para abrir frutos secos. El
observado en yacimientos como, por ejemplo, Kada Gona uso de los soportes reverberado y sobre yunque, dos de los
(Etiopía) (Semaw 2000) y Lokalalei 2C (Kenia) (Roche et al. caracteres más importantes en la distinción entre expertos
1999; Delagnes y Roche 2005). Por eso, los defensores de e inexpertos, es un elemento definidor de la práctica del
una evolución gradual creen que la tecnología lítica derivaría nut-cracking (Foucart et al. 2005). Debemos recordar que
de comportamientos tecnológicos de percusión ligados a la las acciones de los talladores inexpertos son una respuesta
obtención y al procesamiento de alimentos, como el nut- espontánea al problema que se les plantea. Así pues,
cracking observado entre chimpancés. La talla lítica habría tendríamos que investigar hasta qué punto estamos delante
surgido de la comprensión de la posibilidad de obtener filos de un comportamiento innato que podría darnos pistas sobre
cortantes a través de la percusión o la fractura de rocas, el surgimiento de la tecnología lítica.
observando las características de fragmentos desprendidos

Conclusiones
Nuestros resultados muestran cierta similitud entre espontáneos realizados por novicios al intentar producir
los comportamientos tecnológicos de percusión ligados tecnología lítica. La convicción de que existe una relación
a la obtención y procesamiento de alimentos, como el entre la tecnología lítica y el nut-cracking viene de lejos y es
nut-cracking observado entre chimpancés, y los gestos defendida por numerosos estudiosos en evolución humana.
195
Estudio experimental del sustrato gestual previo a la adquisición de la tecnología lítica experimental
B L O Q U E - I - . Capítulo XXII

Desgraciadamente, faltan análisis que permitan comparar en futuras investigaciones. En este sentido, nuestro trabajo
con los mismos parámetros ambos comportamientos. De pone de manifiesto la viabilidad de utilizar Homo sapiens para
manera que, ésta es una vía sobre la cual habría que incidir el estudio de los primeros estadios de la tecnología lítica.

Agradecimientos
Agradecemos a todos los talladores su participación en e Innovación y a la beca predoctoral de N.G. del Programa
este experimento. Esta investigación ha sido posible gracias de Formación de Profesorado Universitario del Ministerio de
al Proyecto CGL2006-13532-C03 del Ministerio de Ciencia Ciencia e Innovación (AP2006-00827).

Bibliografía
DE BEAUNE, S. A. (2004): “The Invention of Technology. Prehistory QUERA, V. (1997): “Los métodos observacionales en Etología”.
and Cognition”. Current Anthropology, 45 (2): 139-162. En Peláez, F.; Veà, J. (eds.). Etología: Bases biológicas de la
DELAGNES, A.; ROCHE, H. (2005): “Late Pliocene hominid conducta animal y humana. Madrid: Pirámide: 43-83.
knapping skills: The case of Lokalalei 2C, West Turkana, ROCHE, H.; DELAGNES, A.; BRUGAL, J.-P.; FEIBEL, C.; KIBUNJIA,
Kenya”. Journal of Human Evolution, 48: 435-472. M.; MOURRE, V.; TEXIER, P.-J. (1999): “Early hominid stone
FOUCART, J.; BRIL, B.; HIRATA, S.; MORIMURA, N.; HOUKI, C.; tool production and technical skill 2.34 Myr ago in West
UENO, Y.; MATSUZAWA, T. (2005): “A preliminary analysis of Turkana, Kenya”. Nature, 399: 57-60.
nut-cracking movements in a captive chimpanzee: adaptation ROUX, V.; BRIL, B. (eds.) (2005): Stone knapping: the necessary
to the properties of tools and nuts”. En Roux, V.; Bril, B. (eds.). conditions for a uniquely hominin behaviour. Cambridge: The
Stone knapping: the necessary conditions for a uniquely McDonald Institute for Archaeological Research.
hominin behaviour. Cambridge: The McDonald Institute for
Archaeological Research: 147-157. SEMAW, S. (2000): “The world’s oldest stone artefacts from
Gona, Ethiopia: their implications for understanding stone
HARLACKER, L. (2006): “Knowledge and know-how in the technology and patterns of human evolution between 2.6-
Oldowan: an experimental approach. En Apel, J.; Knutsson, 1.5 million years ago”. Journal of Archaeological Science,
K. (eds.). Skilled production and social reproduction. Uppsala: 27: 1197-1214.
Societas Archaeologica Upsaliensi: 219-243.
STOUT, D.; SEMAW, S. (2006): “Knapping skill of the earliest
MERCADER, J.; PANGER, M.; BOESCH, C. (2002): “Excavation stone toolmakers: insights from the study of modern human
of a chimpanzee stone tool site in the African rainforest”. novices”. En Toth, N.; Schick, K. D. (eds.). The Oldowan: Case
Science, 296: 1452-1455. studies into the Earliest Stone Age. Bloomington, Indiana:
PANGER, M.; BROOKS, A. S.; RICHMOND, B. G.; WOOD, B. Stone Age Institute Press: 307-320.
(2002): “Older than the Oldowan? Rethinking the emergence TOTH, N.; SCHICK, K. D.; SEMAW, S. (2006): “A comparative study
of hominin tool use”. Evolutionary Anthropology, 11: 235-245. of the stone tool-making skills of Pan, Australopithecus and
PELEGRIN, J. (2005): “Remarks about archaeological techniques Homo sapiens”. En Toth, N.; Schick, K. D. (eds.). The Oldowan:
and methods of knapping: elements of a cognitive approach to Case studies into the Earliest Stone Age. Bloomington,
stone knapping”. En Roux, V.; Bril, B. (eds.). Stone knapping: Indiana: Stone Age Institute Press: 155-222.
the necessary conditions for a uniquely hominin behaviour.
Cambridge: The McDonald Institute for Archaeological
Research: 23-35.

196

Marcos TERRADILLOS BERNAL y Rodrigo ALONSO ALCALDE

- XXIII -
Análisis experimental de la variabilidad en la
producción de lascas por parte de talladores actuales

Marcos TERRADILLOS BERNAL* y Rodrigo ALONSO ALCALDE**

* Área de Prehistoria, Universidad de Burgos. ** Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH).

Resumen
La observación detallada de la producción de lascas por excelente método para el análisis de diferentes variables en
parte de talladores actuales de diferentes condiciones es un los procesos de talla

Palabras clave: Talla lítica, experimentación, percutores, cadena operativa, materias primas.

Abstract
The detailed observation of flake production by current
knappers of different conditions is an excellent method for
the analysis of different variables in the knapping processes.

Key words: Lithic knapping, experimentation, hammer, operative chains, raw materials.

Introducción y objetivos
La experimentación en Arqueología, entendida como una Se han establecido cuatro grupos de parámetros que
práctica científica es un fenómeno relativamente reciente posteriormente se interrelacionaran:
que comenzó a desarrollarse durante la segunda mitad del 1. Las características de los talladores a partir de sus
siglo XX. La observación de talladores actuales (expertos conocimientos teóricos y prácticos.
y novatos) está despertando un importante interés en las
últimas décadas. La relevancia de estos estudios se basa 2. Las características de los materiales seleccionados
en la posibilidad de comparar la producción lítica con los (tamaño, calidad, peso, morfología y relación nódulo-percutor)
repertorios arqueológicos, estableciendo paralelismos, pero 3. Los métodos de talla empleados, gestos, posturas,
también permite confrontar los gestos y estrategias con estilo, tiempo y “oportunismo”.
primates no humanos (Boesch y Boesch 1981; Byrne 2005; 4. Los productos generados y los accidentes de talla
Toth et al. 2006 inter alia). más frecuentes.
Este artículo es un trabajo introductorio que pretende
analizar e interrelacionar los principales elementos que La interrelación de estos elementos nos permitirá llegar a
intervienen en el proceso de producción de lascas brutas de comprender: la planificación de los talladores, las estrategias
sílex y cuarcita a partir de la observación de un grupo diverso y técnicas más utilizadas y su relación con los conocimientos
de talladores actuales (novatos, experimentados, mujeres, teóricos y prácticos; las forma con que los talladores se han
hombres, etc.). Estos han empleado diferentes sistemas de enfrentado a los problemas de talla y la relación final entre
reducción elegidos de forma personal en los que se plasmará los materiales seleccionados y los productos originados
el grado de conocimiento teórico y práctico. (tamaño, morfología, cantidad de filo, etc.).

197
Análisis experimental de la variabilidad en la producción de lascas por parte de talladores actuales
B L O Q U E - I - . Capítulo XXIII

Hipotesis de partida
A la hora de efectuar este estudio partimos de una factores: el dimorfismo sexual y la edad. Las mujeres tienen
serie de premisas que se basan en que los talladores más una fuerza en general un 30% menor que los hombres, y en
experimentados seleccionan la materia prima más óptima las extremidades superiores puede llegar al 55% de media
(homogeneidad y fractura), así como los percutores duros (Laubach 1976: 533).
más adecuados; planificarán y aplicarán las estrategias más Dentro de estos tres grandes grupos existe un importante
apropiadas y generaran el menor número de accidentes. número de factores adicionales que entran en juego en los
La calidad de los materiales facilitará o dificultará el procesos de reducción que pueden influir en el resultado final
desarrollo de esquemas complejos de talla, principalmente (capacidad de adaptación a nuevos materiales, motivación,
los predeterminados. La presencia de fisuras, geodas o “vicios” relacionados con la talla, nula relación entre la
impurezas favorecerá la generación de accidentes de talla y apariencia exterior y la calidad interior de las materias
fracturas y, finalmente su dureza marcará la fuerza necesaria primas, etc.).
para su lascado. La práctica de experimentaciones con talladores de
Entre las condiciones estrictamente físicas de los diferentes sexos y condiciones físicas; que poseen distintos
talladores destaca la fuerza. Este carácter esencial en la grados de habilidad y experiencia confirmarán o refutarán
fracturación de las rocas esta marcado principalmente por dos estas hipótesis básicas.

Metodología
Para abordar estas hipótesis se ha diseñado un programa Para el primero de los experimentos, los talladores eligieron
experimental en el que han participado 11 talladores un percutor y un canto de cuarcita, ambos provenientes de la
seleccionados en virtud de sus niveles de savoir faire, terraza +12-14 del río Tormes (Pelayos, Salamanca). Mientras
conocimientos teóricos, dimensiones corporales, fuerza y sexo. que para el segundo optaron entre diferentes nódulos de
Cada uno de ellos ha realizado dos experiencias de talla, la sílex neógeno (Villalbal, Burgos) y percutores de cuarcita
primera sobre cuarcita y la segunda sobre sílex neógeno. Se provenientes de la terraza 8 a +35m. sobre el río Arlanzón
ha distribuido sobre el suelo una amplia variedad de bases de (Ibeas de Juarros, Burgos).
estas materias primas con diferentes formatos y cualidades. Todos los experimentos fueron filmados y fotografiados,
Entre ellas, cada tallador ha seleccionado libremente una base y en ellos se recogieron las relaciones de tamaño, peso
para extraer lascas, así como un máximo de dos percutores y calidad entre el percutor y el nódulo seleccionado, los
duros para cada experimentación. métodos, estrategias, técnicas de talla empleados, gestos,
El único objetivo propuesto para dichas experiencias fue el posturas, estilo, fuerza aplicada, generación y resolución de
de obtener lascas sin que se les especificara la cantidad ni la problemas de talla y observaciones varias. Finalmente se
morfología de las mismas, dejando a la elección del tallador procedió al estudio de los productos generados; descripción
las estrategias y técnicas a seguir para lograr este objetivo. y sistematización de los accidentes de talla más frecuentes.

Análisis

Conocimientos previos teóricos y prácticos


El nivel de experiencia y habilidad en la práctica de la dificultades de talla, principalmente en la resolución de
talla lítica, así como los conocimientos teóricos sobre la accidentes y disminuye la complejidad y la previsión.
tecnología lítica y los mecanismos de fractura de las rocas, De esta forma, hay cuatro talladores con una gran
son importantes elementos a tener en cuenta. El “saber hacer” experiencia práctica y teórica (4, 5, 8 y 9), tres con
es un factor que influye desde el inicio de la cadena operativa conocimientos prácticos medios (1, 2 y 10) dos de los cuales
con la elección de una materia prima apropiada, continuando tienen importantes conocimientos teóricos (1 y 2), dos con un
con los sistemas para extraer los productos de una forma nivel práctico bajo (6 y 7) y finalmente dos con conocimientos
optima. Con conocimientos más reducidos aumentan las nulos (3 y 11) (Fig. 1).

198
Marcos TERRADILLOS BERNAL y Rodrigo ALONSO ALCALDE

Figura 1 Principales parámetros evaluados en la experimentación

Selección materia prima y su relación


con el percutor
Para la producción de lascas los trabajos experimentales prácticos de talla (3, 6 y 11) al igual que los talladores 2
recomiendan que el peso del percutor deba ser 1/3 del peso y 4. Mientras que talladores con altos conocimientos han
de la matriz (33%) (Baena 1998: 51). En este experimento preferido seleccionar percutores de menos peso (5 y 9). La
los talladores eligieron entre más de 100 percutores y misma dinámica de actuación desarrolló el tallador 7, quien
matrices de diferentes morfologías y pesos procedentes en sus dos experiencias se declinó por percutores de menor
del río Tormes, del río Arlanzón (cuarcita) y de la plataforma peso que el ideal.
Villalbal-Rubena (sílex). Los talladores inexpertos tienden a seleccionar percutores
Para analizar la relación entre las matrices y los percutores de mayor peso, mientras que aquellos que tienen una mayor
se he establecido, en virtud de la bibliografía existente y del experiencia teórico-práctica realizan una selección más
objetivo del experimento, que el peso “ideal” del percutor ajustada, al menos en el caso de la cuarcita, al “ideal” 1/3.
debe oscilar entre un 28% y un 38% del peso de la matriz. Sobre las características y morfologías de las matrices, los
A partir de esta premisa se ha comprobado como en los talladores más experimentados (4, 5, 8 y 9) han seleccionado
experimentos sobre canto cinco de los once talladores han las matrices principalmente por su homogeneidad así como
elegido percutores y matrices equilibradas (relación positiva) por un formato apropiado para el desarrollo de técnicas más
(Fig. 2). De estos todos presentan altos conocimientos exigentes como levallois y discoide. El tallador 5 ha elegido
teóricos (2, 4, 5, 8 y 9) y cuatro de ellos a su vez tienen un una matriz de gran tamaño que le ha permitido desarrollar una
alto (4 y 5) o muy alto dominio práctico de talla (8 y 9). Por lo estrategia de explotación recurrente priorizando la obtención
que respecta al resto de talladores se ha constatado como de lascas de gran formato. Por su parte, dos de los talladores
aquellos que poseen una baja o nula práctica de talla (3, 6 más inexpertos (6 y 11) han tendido a seleccionar las matrices
y 11) han elegido percutores de más peso al igual que el de menor tamaño y por tanto también de menor peso.
tallador 10. Mientras que únicamente los talladores 1 y 7 En el caso concreto de las matrices de cuarcita, el
han seleccionado percutores de menor peso que el “ideal”. desconocimiento de las características internas de las
En las experiencias de talla sobre sílex, únicamente dos mismas por todos los talladores (excepto el 5) ha provocado
talladores han elegido percutores y matrices equilibradas (1 que tanto los talladores medios (1 y 2) como de los más
y 8), siendo uno de ellos el tallador con más conocimientos experimentados (4, 5, 8 y 9), a pesar de seleccionar a priori
teóricos y prácticos del experimento (8). Entre los que han matrices con buenos formatos no han sabido identificar la
elegido un percutor de mayor peso se sitúan de nuevo, presencia de fisuras internas, lo que ha condicionado los
aquellos talladores inexpertos o con bajos conocimientos procesos de talla.

199
Análisis experimental de la variabilidad en la producción de lascas por parte de talladores actuales
B L O Q U E - I - . Capítulo XXIII

Figura 2: Relación entre la matriz y el percutor

Métodos, gestos, posturas y estilo han finalizado uno de sus experimentos con la utilización de
Posturas y gestos una tercera cara de extracción como último recurso ante de
abandonar el proyecto. El tallador 7, con experiencia media,
La totalidad de los talladores han realizado su es el único que ha desarrollado una secuencia de talla con dos
experimentación sentados, sin que ninguna indicación generaciones al intervenir sobre una lasca de gran formato
influyera en ello. El apoyo de las matrices ha sido un de sílex que él mismo había generado.
importante elemento diferenciador entre los protagonistas.
Los talladores 3 y 11 con conocimientos nulos y el 7 con Los talladores con experiencia nula han efectuado
reducidas habilidades han colocado la matriz directamente percusiones repetitivas no productivas tanto en áreas muy
sobre el suelo a lo largo de la mayor parte de la secuencia. internas de la matriz (3 y 11), como sobre extremos destacados
Este hecho se debe a que facilita la organización de las de la arista sagital (11) sin generar productos susceptibles
manos y les permite concentrarse únicamente en una de ellas de ser utilizados.
para sumar mas fuerza y subsanar la falta de coordinación. En la secuencia desarrollada por estos dos talladores no se
Aunque en el tallador 7, si que ha concebido el suelo como ha observado en ningún momento algún matiz de aprendizaje
un yunque y lo ha utilizado como un instrumento técnico, por ensayo-error. No se atisba ninguna rectificación en la
una importante causa de esta elección es el dolor que le estrategia errónea y sólo han finalizado el proceso cuando
habían causado los anteriores golpes en la pierna por falta han acabado “fatigados”.
de control en este tipo de apoyo.
Los talladores más experimentados que han seleccionado Accidentes de talla
matrices grandes durante los primeros momentos han apoyado
ésta sobre la pierna. A medida que el nódulo se ha reducido Los accidentes generados por los talladores más
de tamaño lo han sujetado únicamente con la mano. experimentados se reducen a un escaso número de reflejados
provocados por la complejidad de la gestión de los ángulos
en sistemas levallois, así como las fracturas de tipo siret.
Estrategias de Talla Por su parte el tallador 5, por sus percusiones violentas ha
Los talladores más experimentados han optado por las generado productos desbordantes.
técnicas y procesos más complejos: bifacial centrípeto, técnica Las talladoras medianamente experimentadas han
levallois y ésta finalizada con reducción discoidal (Fig. 1). La producido numerosos debrises en ambos materiales por
única excepción es el tallador 5 que ha optado por una talla golpes muy externos que han fracturado las cornisas.
oportunista, rápida, generando productos de gran formato y Destacan también los reflejados por una incorrecta elección
cierta estandarización, a través de una explotación unifacial de ángulos y los embotes de las cornisas por golpes muy
centrípeta masiva. externos. Los talladores con experiencia nula sólo han
Los talladores con experiencia media y baja han provocado fracturas.
improvisado las estrategias de talla según avanzaba la Todos los talladores, hasta los más experimentados, en
reducción y se iban generando accidentes, para finalizar algún momento de la secuencia han generado accidentes
con procesos bifaciales alternantes. Dos de ellos (10 y 7) y sólo los de baja o nula habilidad han tenido que abortar

200
Marcos TERRADILLOS BERNAL y Rodrigo ALONSO ALCALDE

la talla por esta razón. Únicamente el experimento sobre bien los productos son fragmentos con la presencia de estas
sílex del tallador 8 se ha desarrollado en una secuencia sin percusiones repetitivas.
incidencias negativas. Los talladores más experimentados han generado
productos con una cierta homometría, con formatos
Productos Generados homogéneos, incluso con cierta estandarización, ya sea
con estrategias levallois (4, 8 y 9) o puramente oportunistas
A nivel general, la producción de lascas en estos (5). Estos han efectuado una primera fase de descortezado
experimentos ha sido alta, destacando la generada por que aparece reflejada en las lascas. Un caso particular es la
los mejores talladores. Los talladores novatos no han sido del tallador 5 que con una talla rápida, masiva y oportunista.
capaces de crear elementos operativos, aunque en el caso
del tallador 3, su insistencia en la percusión ha generado Los talladores con experiencia media han generado
dos fragmentos con filo potencialmente utilizable. productos heterométricos y heterogéneos con lascas muy
pequeñas, planas y con plataformas muy finas en el caso
La mayor parte de los productos de estos procesos no de las mujeres; y productos espesos y masivos en el caso
muestra características que les puedan poner en relación con de los hombres. En ambos casos aparecen productos con
las estrategias que los han generado, excepto en un número presencia de córtex en toda la secuencia.
muy escaso de productos de los mejores talladores (8).
Aquellos que tienen una experiencia nula no han sido
Por otra parte, en los talladores con experiencia nula, capaces de producir lascas bien definidas, lo sumo, han
o bien no han generado productos y la base presenta un generado algún fragmento con filo escasamente utilizable.
importante número de percusiones en el área central (11), o

Conclusiones

1. Entre los 11 talladores hay varios grupos que han 5. Los talladores novatos apoyan la matriz en el suelo y
aprendido juntos o que han compartido maestro. Esto se golpean en áreas centrales de la matriz sin que los resultados
refleja en la similitud de diferentes variables como son: negativos hayan provocado un aprendizaje inmediato.
determinados vicios en la abrasión decontextualizada 6. Hay accidentes de talla que se pueden relacionar con
de la cornisa (1 y 2) o por las secuencias y esquemas de la experiencia de los talladores. De esta forma, los novatos
descortezado triangulares (8 y 9). generan principalmente embotamientos y numerosos debrises,
2. La materia prima condiciona los procesos de talla y producidos al golpear en zonas muy próximas a las cornisas.
los resultados tanto de talladores experimentados como Los más hábiles producen fracturas siret y reflejados por la
novatos. Cuanto mayor es la calidad de la materia prima intensidad de la talla inicial y por el empleo en fases finales
mayores son las diferencias cualitativas de los procesos de de ángulos planos.
talla y de los resultados entre inexpertos y experimentados.
7. Los mejores talladores han desarrollado sistemas
3. Se ha documentado una importante dificultad en la complejos de talla con una importante planificación, en los
selección de percutores apropiados al tamaño de la matriz que se sigue una secuencia bifacial centrípeta, levallois y
y a las dimensiones de la mano y el brazo. Este problema finalmente discoidal. Para una producción numerosa de lascas
ha sido más importante en el caso de las mujeres, que por simples es innecesaria la aplicación de estas estrategias de
su menor fuerza han estado más forzadas en la sujeción complicada ejecución, pero estos talladores han aplicado
del percutor. La única diferencia relevante entre mujeres y aquellas técnicas con las que están más familiarizados.
hombres es la fuerza aplicada y su utilización en la resolución
de determinados problemas de talla. Los talladores más 8. Los talladores con experiencia media emplean
novatos han escogido percutores desproporcionadamente estrategias centrípetas, alternantes y recurrentes; bifaciales
grandes. o trifaciales sin planificación únicamente cuando es la única
solución para continuar la talla al no regenerar los ángulos.
4. En la mayor parte de las experimentaciones
(principalmente de cuarcita) se han escogido formatos de 9. Los productos resultantes no reflejan por si mismos
grandes dimensiones. De la misma forma, al ser materiales las características de los procesos de talla que los han
de calidad media en fases avanzadas de la reducción ha generado, salvo en las escasas lascas levallois producidas
sido muy importante el gesto de percusión para no generar y en el esquema unifacial centrípeto masivo y oportunista
accidentes y para regenerar los ángulos. que ha creado lascas masivas y con cierta estandarización.

201
Análisis experimental de la variabilidad en la producción de lascas por parte de talladores actuales
B L O Q U E - I - . Capítulo XXIII

Agradecimientos

No hubiera sido posible la realización de esta Marcos Terradillos Bernal es becario de la Cátedra
experimentación y de este artículo sin la colaboración Atapuerca (Fundación Atapuerca y Fundación Duques
desinteresada de los talladores: Diego Arceredillo, Amélia de Soria). Este trabajo se ha desarrollado dentro del
Bargalló, Ángel Carrancho, Felipe Cuartero, Diego Martín, Proyecto Pleistoceno y Holoceno de la Sierra de Atapuerca:
Leticia Menéndez, Miguel Ángel Pérez, Sandra Pérez y Mónica Paleobiología y Paleoeconomía de las poblaciones humanas
Terradillos. III (CGL2006-13532-C03-03.

Bibliografía

BAENA PREYSLER, J. (1998): Tecnología Lítica experimental. LAUBACH, L.L. (1976): “Comparative muscular strength of men
Introducción a la talla de utillaje prehistórico. BAR and women”. Rewiew of the literature aviation, Space and
Internacional Series (vol. 721). Oxford. Environmental Medicine, 47: 532-534.
BOESCH C.; BOESCH, H. (1981): “Sex differences in the Use TOTH, N., SCHICK, K.D.; SEMAW, S. (2006): “A comparative
of Natural Hammers by Wild Chimpanzees: A Preliminary study of the stone tool-making skills of Pan, Australopithecus
Report”. Journal of Human Evolution, 10: 585-593. and Homo sapiens”. En N. Toth & K. D. Schick (eds.): The
Oldowan: Case studies into the Earliest Stone Age. Stone
BYRNE, R.W. (2005): “The maker not the tool: The cognitive
significance of great ape manual skill”. En V. Roux & B. Age Institute Press. Indiana: 155-222.
Bril (ed.): Stone Knapping: The Necessary Conditions for
a Uniquely Hominid Behaviour. McDonald Institute for
Archaeological Research. Cambridge: 53-71.


202
B L O Q U E - II -
Experimentando con objetos bióticos
y representaciones simbólicas


Julia CHRZAVZEZ, Auréade HENRY y Isabelle THÉRY-PARISOT con la colaboración de Alain CARRÉ y Claire DELHON

- XXIV -
Identificando estrategias de adquisición del
combustible leñoso en antracología:
¿puede contribuir la experimentación a determinar el
calibre de los carbones en contexto arqueológico?
Julia CHRZAVZEZ, Auréade HENRY y Isabelle THÉRY-PARISOT con la colaboración de Alain CARRÉ y Claire DELHON

CEPAM-CNRS, UMR 6130.

Resumen
La cuestión de las modalidades de selección del dos estrategias de adquisición, ya que en una población
combustible adquiere una dimensión particular en los sitios forestal la madera muerta se compone esencialmente de
de cazadores colectores prehistóricos, para los cuales el corte ramas de menor calibre.
de madera en pie es una posibilidad técnica difícilmente Para verificar que la discriminación de lotes de madera
demostrable arqueológicamente. Esta práctica puede tener de calibres diferentes es realizable a través el estudio de
implicaciones socio-económicas particulares, tales como sus residuos de combustión, se realizaron diez combustiones
el almacenamiento de la leña, que alude a una anticipación experimentales con pino (Pinus sp.): tres fuegos de troncos
de las necesidades en el marco de una ocupación larga o gran calibre y siete fuegos alimentados con calibres pequeños
de un reasentamiento de los grupos humanos en el mismo a medianos. Se midieron 4500 carbones superiores a 4 mm
sitio. Al contrario, una estrategia de adquisición basada en por análisis de imagen utilizando dos métodos diferentes. Los
la recolección de la madera muerta puede sugerir duraciones resultados indican que, aún si las proporciones de clases de
de ocupaciones cortas y, por extensión, una más grande calibres presentes en los lotes no reflejan la realidad de los
movilidad de los grupos. El reconocimiento del diámetro de la diámetros iniciales, los perfiles de las medidas resultaron
madera carbonizada encontrada en los hogares prehistóricos suficientemente distintos como para poder ser discriminados
puede representar un elemento de discriminación entre estas por análisis factorial discriminante.

Palabras clave: Antracología, calibres, combustible leñoso, experimentación.

Abstract
In prehistoric hunter-gatherer sites, the question of fuel population, dead wood is mostly composed of branches of
selection strategies acquires a particular dimension: wood small calibre.
cutting is technically possible but difficult to evidence ar- In order to verify that charcoal analysis allows discriminating
chaeologically. This practice can have specific socio-economic wood batches of different calibres after their combustion,
implications such as wood storage, which suggests an ten experimental combustions of pine wood (Pinus sp.) were
anticipation of the energetic needs of the human groups in undertaken: tree fires of big trunk bases and seven fires
the context of a long occupation of the site and/or its further of small to medium diameters. 4500 charcoals superior to
reinvestment. On the contrary, a selection strategy based on 4 mm were measured with image analysis software. Two
the gathering of dead wood can allude to short durations different measuring methods were compared. The results
of occupation and consequently, to a greater mobility of the indicate that, even though the measured calibre classes do
groups. Therefore, the possibility to determine the diameter not correspond to the reality of the initial diameters, the
of the wood used in prehistoric hearths may contribute to measures were sufficiently different to be discriminated
the recognition of those acquisition practices, since in a tree through factorial analysis.

Key words: Anthracology, calibres, fire wood, experimentation.

205
Identificando estrategias de adquisición del combustible leñoso en antracología: ¿puede contribuir la experimentación a determinar el calibre de los carbones en contexto arqueológico?
B L O Q U E - II - . Capítulo XXIV

Introducción
Hoy en día la antracología tiende a adquirir una doble adaptado a nuestras problemáticas específicas centradas
vocación paleobotánica y paleo-económica a través de en los períodos del Paleolítico y del Mesolítico.
cuestionamientos que abarcan no solamente la reconstrucción Efectivamente, el objetivo del trabajo que se presenta
de la vegetación pasada, sino también las modalidades de aquí era elaborar nuestro propio modelo de caracterización
gestión del combustible por los grupos humanos (Uzquiano de los calibres de la leña usada por los grupos humanos,
1997; Théry-Parisot 2001; Breicher et al. 2002; Théry-Parisot para así evidenciar estrategias de adquisición en términos
et al. (eds) 2009). En efecto, el hombre, por sus preferencias, de recolección o, al contrario, de corte de la madera. Para
sus costumbres y sus decisiones representa el primer estos periodos, esta práctica puede tener implicaciones
filtro tafonómico (en su sentido más amplio) del depósito socio-económicas particulares, tales como el almacenamiento
antracológico, susceptible de ocasionar distorsiones de de la leña, que alude a una anticipación de las necesidades
la información botánica original (Théry-Parisot et al. a en el marco de una ocupación larga o de un reasentamiento
publicarse). En este contexto, se admite que, al igual que de los grupos humanos en el mismo sitio. Al contrario, una
en muchas sociedades actuales, las estrategias de selección estrategia de adquisición basada en la recolección de la
del combustible encontrado en los hogares arqueológicos madera muerta puede sugerir duraciones de ocupaciones
se efectuaron en base a criterios múltiples tales como cortas y, por extensión, una más grande movilidad de los
especie, estado sanitario e higrométrico de la madera, grupos.
calibre, etc. Por ello, desde los últimos años los antracólogos
trabajan en el desarrollo de nuevos utensilios que permitan Así, además de contribuir al conocimiento de las
detectar particularidades ante combustión en los carbones modalidades de gestión del combustible y aportar información
arqueológicos, y así caracterizar las modalidades de gestión sobre el modo de vida de los cazadores colectores
del combustible leñoso (Marguerie y Hunot 2007). Así, un prehistóricos, aquello puede ser parte de problemáticas
cuestionamiento específico abarca la reconstitución de los mas generales que incluyen el estatus del yacimiento, la
calibres de la leña usada en los hogares arqueológicos caracterización de complejos tecno-culturales y, finalmente,
(Marguerie 1992; Dufraisse 2002; 2006), desarrollado en el tipo de medio ambiente, ya que evidenciar los modos de
particular para documentar de manera más precisa el adquisición también permite evaluar la representatividad
funcionamiento de las carboneras medievales y modernas paleoecológica de los diagramas antracológicos, que pueden
(Ludemann 2002; 2006; Paradis 2008). Tomando en cuenta adquirir un significado diferente según si la leña representa
estos trabajos anteriores, realizamos una nueva serie de madera muerta o árboles en pie (Théry-Parisot 2001; Théry-
experimentaciones en el laboratorio del CEPAM (UMR 6130, Parisot y Texier 2006).
Valbonne, Francia) a fin de tratar de elaborar un utensilio

El postulado
La madera muerta producida naturalmente por los árboles madera muerta o de madera en pie), lo que nos llevó a
se compone esencialmente de ramas pequeñas (inferiores a definir dos modalidades. Si la adquisición del combustible
10 cm de diámetro) y, más puntualmente, de árboles enteros está orientada hacia la recolección de la madera muerta en
caídos. De manera opuesta, una población en pie presenta el suelo (modalidad 1), el histograma de las proporciones
una mayor diversidad de individuos, y el panel de calibres debería de representar mayoritariamente calibres inferiores a
que lo componen debe ser más amplio, con los calibres de 10 cm y la presencia de troncos debería de ser solo puntual.
gran tamaño bien representados. Así, nuestro postulado es En cambio, si el método de adquisición consiste en el corte
que el reconocimiento del diámetro de la madera encontrada de madera en pie (modalidad 2), entonces el histograma
después de su combustión en los hogares prehistóricos puede de proporciones se aproxima a un modelo en el cual todas
representar un elemento de discriminación entre estas dos las clases de calibre están representadas, incluyendo una
estrategias de adquisición. proporción elevada de calibres grandes. Ahora en teoría, si
Si se elaboran histogramas de proporciones de los medimos en nuestros carbones la distancia de la posición
calibres presentes en cada muestra, entonces éstos del último anillo de crecimiento al corazón de la rama, por
deberían reflejar las poblaciones de las cuales provienen el cálculo del radio podemos deducir el calibre del cual
según las modalidades de la adquisición (en términos de proviene. Según el perfil del histograma obtenido con las

206
Julia CHRZAVZEZ, Auréade HENRY y Isabelle THÉRY-PARISOT con la colaboración de Alain CARRÉ y Claire DELHON

medidas, se deberían de poder deducir las clases de calibres Dufraisse op. cit.). Por ello, es importante especificar que
correspondientes. Parece sencillo, pero recordemos que lo que las medidas obtenidas no representan los diámetros reales
se está midiendo de este modo es la posición de proveniencia de las ramas utilizadas para la combustión, sino diámetros
de cada carbón adentro del tronco (cf. Marguerie; Ludemann; máximos por carbón (Fig. 1).

Figura 1. Los carbones provienen de cualquier parte del tronco

Verificación experimental: material y objetivos


En consecuencia, nuestro primer paso fue producir series del CEPAM, lo que permitió su monitoreo (temperaturas,
de referencia experimentales con pino (Pinus sp.) de pequeño duración de la combustión, etc.). Todos los residuos fueron
y mayor calibre, que elegimos clasificar respectivamente como recolectados y tamizados. Sólo los carbones de tamaño
muestras de « recolección » o de « corte » de la leña. Los superior a 4 cm fueron seleccionados para el experimento.
lotes de referencia creados para la modalidad 1, (recolección) La selección de lotes de referencia “extremos” (ausencia
comprendían: cinco lotes de fuegos alimentados con calibres de calibres medianos) y el descarto de carbones pequeños
inferiores a 10 cm (mod. 1a) y dos lotes para los cuales se fueron totalmente deliberados, ya que en esta primera etapa
quemó un árbol entero, compuesto en gran parte de pequeños nos parecía importante verificar que la discriminación fuera
calibres inferiores a 5 cm, el diámetro de la base del tronco posible bajo condiciones ideales. Estas debían permitir
siendo de 17 cm (mod. 1b). Los tres lotes de referencia de la comparación de los métodos de medida del diámetro
la modalidad 2 (corte de leña), estaban compuestos por máximo disponibles, el establecimiento de perfiles para
troncos de gran diámetro (40 cm). Las combustiones fueron cada referencia experimental llevando a la creación de un
efectuadas en la chimenea del laboratorio de antracología modelo estadístico discriminante (AFD) de las dos prácticas.
207
Identificando estrategias de adquisición del combustible leñoso en antracología: ¿puede contribuir la experimentación a determinar el calibre de los carbones en contexto arqueológico?
B L O Q U E - II - . Capítulo XXIV

Métodos: medición y cálculo


Cada carbón fue colocado plano transversal hacia arriba rectángulo que se basa en el ángulo y la distancia entre 2
y fotografiado con una videocámara conectada a una lupa radios leñosos según la fórmula R= d/Sin a1. Además, se
binocular y a un ordenador dotado del software de análisis midió la longitud y anchura de cada carbón. Se efectuaron
de imagen « image pro-plus » (Fig.2). Este software permite 4500 medidas en 750 carbones. Cabe mencionar que en los
calibrar y medir objetos, agrandándolos entre seis y 40 veces. lotes de la modalidad 2 compuestos por calibres inferiores
Dos métodos de medición por análisis de imagen fueron a 10 cm, solo el utensilio círculo fue utilizado ya que estos
utilizados y comparados; el utensilio “círculo” que calcula lotes provienen de un trabajo anterior hecho por una de
directamente el radio a partir de la delineación del anillo de nosotros (Chrzavzez 2006).
crecimiento y el método de trigonometría en un triangulo

Figura 2. Métodos de medición empleados

Entre más pequeña la superficie de observación, más Entonces, se figuraron las proporciones de calibres
aumenta la probabilidad de medir con precisión solo diámetros iniciales de la madera componiendo cada lote experimental,
pequeños, ya que en diámetros importantes así como en a título de referencia con los resultados obtenidos en los
superficies de observación pequeñas, los radios leñosos carbones experimentales con los dos métodos de medición.
llegan a aparecer paralelos y los anillos de crecimiento La representación gráfica se hizo en proporciones de
rectilíneos. Tomando en cuenta estos límites, definimos superficies por clase de calibre, ya que se decidió que el
una categoría máxima de calibres: “superior a 15 cm”. En volumen inicial no es conocido en lotes arqueológicos. Al
el ámbito de limitar al máximo la imprecisión inherente al contrario, la conservación de la superficie tenía sentido en
método de medición, las medidas obtenidas se repartieron una lógica de ponderación, ya que se mide cierto diámetro
en clases de 5 cm. para un tamaño de carbón el cual puede ser muy variable.

Resultados: medidas obtenidas


En los gráficos aparece claramente que, aún estudiando de superficies (Figs. 3a a 3d). En efecto, el utensilio círculo
un gran número de carbones (entre 100 y 250 por fuego), como la trigonometría llegan a una sobre representación
los resultados no coinciden con las proporciones iniciales de las clases pequeñas y a una subevaluación de las clases

1. R siendo el radio (en términos geométricos), d la distancia entre dos radios leñosos (en términos anatómicos) y a el ángulo entre esos dos mismos radios.

208
Julia CHRZAVZEZ, Auréade HENRY y Isabelle THÉRY-PARISOT con la colaboración de Alain CARRÉ y Claire DELHON

de calibres más grandes (véase un ejemplo en la Fig. 3a). La clase más grande aparece ausente o subrepresentada.
Aún tomando en cuenta el hecho que la combustión puede Sin embargo, el método de medición por trigonometría parece
llevar a una retractación media de la madera de un 20%, mejor, ya que el utensilio círculo subestima aún más los
las medidas obtenidas parecen ser totalmente dependientes diámetros mayores, (favoreciendo a los pequeños), lo que
del método de medición. Si comparamos los resultados concuerda con los resultados de Paradis (op. cit.) y puede
obtenidos con los resultados esperados, pudimos observar justificar el uso del método de trigonometría, que toma más
que en todos los casos, la clase más pequeña [0-5] aparece tiempo pero llega a mejores resultados.
sobre representada (Figs. 3a a 3d).

Figura 3. Resultados obtenidos: proporciones de superficies medidas (barras) vs. proporciones de superficies calculadas antes de la combustión (línea)

Sin embargo, en ninguno de los casos existe adecuación son la obra del azar, sino que muestran cierta coherencia: los
total entre nuestras medidas y la proporción inicial de perfiles de los histogramas parecen representar los lotes de
calibres. Por otra parte, la reproducibilidad de las medidas los cuales provienen. Esta última constatación nos permitió
para cada referencial, tanto con el utensilio círculo como con conservar los lotes que no beneficiaron de la medida por
la trigonometría, muestra que los resultados obtenidos no trigonometría para la etapa siguiente, la construcción del AFD.

El modelo discriminante
Partiendo de los perfiles de nuestros histogramas, lotes de carbones2. En este caso, la interpretación de lotes
decidimos construir un modelo discriminante AFD en el arqueólogicos no se funda en proporciones reales de calibres de
cual inyectamos los resultados obtenidos para nuestros tres combustible, pero en un perfil establecido experimentalmente.
2. El AFD no permite trabajar con variables interdependientes como frecuencias relativas. Por consiguiente se inyectaron a la matriz los cálculos brutos de superficies
por clase de diámetro.
209
Identificando estrategias de adquisición del combustible leñoso en antracología: ¿puede contribuir la experimentación a determinar el calibre de los carbones en contexto arqueológico?
B L O Q U E - II - . Capítulo XXIV

El test del Lambda de Wilks muestra que la diferencia Con los dos métodos, recolección y corte se discriminaron
entre los baricentros de los tres grupos es significativa, de manera satisfactoria; el tercer lote (árbol con una gran
puesto que la clasificación a posteriori es idéntica a nuestra proporción de calibres menores), aparece como intermediario
clasificación inicial (Fig. 4). Es interesante notar que el AFD no pero no recorta los dos conjuntos, aun si estadísticamente se
mostró diferencia alguna según si se inyectaron las medidas aproxima al grupo “recolección”, conformemente a nuestra
obtenidas con el círculo o con el método trigonométrico. clasificación inicial.

Figura 4. Resultados obtenidos: grupos discriminados por el AFD

210
Julia CHRZAVZEZ, Auréade HENRY y Isabelle THÉRY-PARISOT con la colaboración de Alain CARRÉ y Claire DELHON

Conclusión
Estos resultados preliminares muestran que es posible y validado con series intermediarias. Además, hay que
proponer una orientación de los modos de adquisición de la permanecer consciente del hecho de que estrategias de
leña a través de este modelo. La experimentación permitió recolección de la madera pueden ser basadas en la selección
pasar de un enfoque teórico de la medida de los calibres a de calibres grandes y viceversa, lo que tiene que ser discutido
una situación concreta. La medición por análisis de imagen para cada caso, tomando en cuenta los resultados obtenidos
ha resultado ser un buen método aun si su precisión depende por las otras disciplinas arqueológicas. Por el momento,
de los calibres iniciales de la muestra. Hemos visto que los parece posible discriminar conjuntos arqueológicos según
perfiles de las medidas obtenidas no corresponden a la las dos modalidades definidas, la recolección y el corte de
realidad, pero que son “característicos” de los lotes de los la madera, pero esto no es un objetivo en sí si la discusión
cuales provienen y han llevado a discriminar estadísticamente de los resultados no abarca un ámbito más amplio sobre
las modalidades definidas inicialmente. Sin embargo, nuestro el estatus, la duración de ocupación, el contexto técnico y
referencial experimental tiene aun que ser enriquecido cultural de cada yacimiento.

Bibliografía

BREICHER, H.; CHABAL, L.; LECUYER, N.; SCHNEIDER, L. (2002) : dendrology: data from archaeological sites in north-western
“Artisanat potier et exploitation du bois dans les chênaies France”. Journal of Archaeological Science, 34 (9): 1417-1433.
du nord de Montpellier au XIIIe s. (Hérault, Argelliers, Mas- PARADIS, S. (2008): Étude dentro-anthracologique : une approche
Viel)”. Archéologie du Midi médiéval, 20: 57 - 106. méthodologique pour l’étude du calibre des bois. Mémoire
CHRZAVZEZ, J. (2006): Collecte du bois de feu et de Master Sciences, Technologies, Santé. Université de
paléoenvironnements au paléolithique. Apport Bourgogne 2007.
méthodologique et étude de cas : la grotte de Fumane dans THERY-PARISOT, I. (2001) : Economie des combustibles au
les Pré-Alpes Italiennes. Mémoire de Master Archéologie Paléolithique. Expérimentation, Anthracologie, Taphonomie.
et Environnement, Université de Paris I. D.D.A. 20, CNRS Editions, Paris.
DUFRAISSE, A. (2002): Les Habitats littoraux néolithiques des THÉRY-PARISOT, I. (2002): “Gathering of firewood during the
lacs de Chalain et Clairvaux (Jura, France) : collecte du Palaeolithic”. En S. Thiébault (ed.): Charcoal analysis:
bois de feu, gestion de l espace forestier et impact sur methodological approaches, palaeoecological results and
le couvert arboréen entre 3700 et 2500 av J.C. Analyses wood uses. Proceedings of the 2nd International Meeting of
anthracologiques. Thèse de doctorat, Univ. de Franche-Comté. Anthracology, BAR Int. Series 1063, Archaeopress, Oxford:
DUFRAISSE, A. (2006): “Charcoal anatomy potential, wood 243-249.
diameter and radial growth”. En Dufraisse A. (ed.): Charcoal THÉRY-PARISOT, I.; COSTAMAGNO, S.; HENRY, A. (eds). (2009):
analysis : new analytical tools and methods for archaeology. Gestion des combustibles au Paléolithique et au Mésolithique
Papers from the table-ronde held in Basel 2004. BAR : nouveaux outils, nouvelles interprétations. Proceedings of
International Series 1483, Archaeopress, Oxford: 47-60. workshop 21. UISPP, XV congress (Lisbon, 4-9 September
LUDEMANN, T. (2002): “Anthracology and forest sites - the 2006). BAR Int. Series 1914, Archaeopress, Oxford.
contribution of charcoal analysis to our knowlege of natural THERY-PARISOT; TEXIER, P.-J. (2006): “L’utilisation du bois mort
forest vegetation in south-west Germany”. En S. Thiébault dans le site moustérien de la Combette (Vaucluse). Apport
(ed.): Charcoal analysis: methodological approaches, d’une approche morphométrique des charbons de bois à la
palaeoecological results and wood uses. Proceedings of the définition des fonctions de site, au Paléolithique.” Bulletin
2nd International Meeting of Anthracology, Bar Int. Series de la Société Préhistorique Française, 103 (3) : 453-463.
1063, Archaeopress, Oxford: 209-217.
THÉRY–PARISOT, I; CHABAL, L. con la contribución de J.
LUDEMANN, T. (2006): “Anthracological analysis of recent CHRZAVZEZ (aceptado). “Anthracology and taphonomy,
charcoal-burning in the black forest, SW Germany”. En A. from wood gathering to charcoal analysis. A review of
Dufraisse (ed.): Charcoal Analysis: New Analytical Tools and the taphonomical processes modifying anthracological
Methods for Archaeology. Papers from the Table-Ronde held assemblages, in archaeological contexts”. En Andrew C.
in Basel 2004. BAR Int. Series 1483: 61-70. Scott and Freddy Damblon (eds): Charcoal taphonomy: its
MARGUERIE, D. (1992): Évolution de la végétation sous l’impact geological significance. Palaeogeography, Palaeoclimatology,
humain en Armorique du néolithique aux périodes historiques. Palaeoecology.
Travaux du Laboratoire d’Anthropologie, Préhistoire, UZQUIANO, P. (1997): “Antracología y métodos: Implicaciones en
Protohistoire et Quaternaire Armoricains 40. la Economía Prehistórica, Etnoarqueología y Paleoecología”.
MARGUERIE, D.; HUNOT, J.-Y. (2007): “Charcoal analysis and Trabajos de Prehistoria, 54 (1): 145-154.

211
José Miguel TEJERO, Marianne CHRISTENSEN y Pierre BODU

- XXV -
La fabricación de soportes en asta de cérvido en
el Auriñaciense. Una aproximación experimental
para la comprensión del procedimiento
de hendido en asta de ciervo
José Miguel TEJERO*, Marianne CHRISTENSEN** y Pierre BODU***

* SERP (Seminari d’Estudis i Recerques Prehistòriques). Departament de Prehistòria, Historia Antiga i Arqueologia. Uni-
versitat de Barcelona. ** UMR 7041 CNRS ArScan - Ethnologie Préhistorique. Université Paris I Panthéon-Sorbonne.
*** UMR 7041 CNRS ArScan - Ethnologie Préhistorique. MAE, Maison René-Ginouvès.

Resumen
La transformación de las materias óseas goza en la Sin embargo, la realización operativa de estos procedimientos
actualidad de un renovado interés por las aproximaciones sigue siendo poco conocida en la actualidad.
tecnológicas a las industrias prehistóricas. Esta aproximación Con el objeto de caracterizar mejor esta fase de
pasa necesariamente por la construcción de referenciales de fabricación de los soportes para azagayas, hemos llevado
los estigmas técnicos, pero también de los procedimientos a cabo un programa experimental. Guiados por una lectura
y métodos de obtención de los soportes. tecnológica exhaustiva del material arqueológico español,
Uno de los procedimientos de extracción de soportes en hemos testado el esquema de transformación por fracturación
materias óseas mejor conocidos del Paleolítico Superior es mediante percusión indirecta sobre asta de ciervo. Los
la extracción por doble ranurado longitudinal, atestiguado resultados obtenidos aportan nuevos índices respecto a
únicamente a partir del Gravetiense. En el Auriñaciense se la identificación de los soportes y restos de fabricación.
pusieron en práctica otros procedimientos para fabricar los También ponen de relieve la posibilidad de predeterminar
soportes en materias óseas – procedimientos de fracturación las dimensiones de los soportes y por tanto de las futuras
longitudinal (hendido) o fracturación por percusión difusa –. azagayas.

Palabras clave: Industria ósea. Tecnología. Experimentación. Asta de ciervo. Auriñaciense. Paleolítico Superior.
Azagaya de base hendida.

Abstract
The transformation of the osseous material gains at procedures remains little known at present.
present a renewed interest by technological approaches to In order to better characterize this stage of manufacture
prehistoric industries. This approach necessarily involves the of the blanks fore bone projectile point, we conducted an
construction of technical reference of the marks, but also experimental program. Guided by a thorough technological
the procedures and methods involved for obtaining blanks. reading of the Spanish archaeological material, we have
One of the best known extraction processes of blanks with tested the scheme of transformation by fracturing using
osseous materials during Upper Palaeolithic is the extraction indirect percussion on deer antler. The results provide further
by longitudinal grooving, observed only since the Gravettian. indications as to the identification of blanks, rough-outs and
During the Aurignacian, other ways of producing blanks were manufacturing waist. One of the results also emphasize the
attested by fracturing procedures such as splitting or diffuse possibility to predetermine the size of the blanks and thereby
percussion. However, the operational sequence of these that of the future projectile point.
Key words: Bone Industry. Technology. Experimentation. Antler red-deer. Aurignacian. Upper Palaeolithic.
Split based point.
213
La fabricación de soportes en asta de cérvido en el Auriñaciense. Una aproximación experimental para la comprensión del procedimiento de hendido en asta de ciervo
B L O Q U E - II - . Capítulo XXV

Introducción
Uno de los procedimientos de extracción de las materias del hendido para la producción de soportes, especialmente
óseas mejor conocido en el Paleolítico Superior es la para las azagayas (p.e.: Hahn 1974; Knecht 1991, 1993).
extracción por doble ranurado longitudinal. Sin embargo Sin embargo ninguna detalla la realización operativa de
éste no está atestiguado más que a partir del Gravetiense este procedimiento, que de este modo sigue siendo poco
(Goutas 2004). En el Auriñaciense, se pusieron en juego otros conocido en la actualidad
procedimientos para fabricar los soportes en materias óseas. El objetivo de nuestra aproximación experimental
Según los restos de industria ósea, se trata de procedimientos es caracterizar esta fase de fabricación de las azagayas
de hendido longitudinal (Liolios 1999) o fracturación por auriñacienses y constituir un referencial experimental que
percusión (Averbouh 2002). nos permita identificar los estigmas, las piezas y los restos
Las investigaciones tecnológicas de los últimos años de fabricación asociados al procedimiento del hendido
sobre la transformación de las materias duras animales en el longitudinal.
inicio del Paleolítico Superior hacen mención de la utilización

Las bases para un programa experimental

Nuestro punto de partida es la lectura tecnológica Los soportes producidos por el procedimiento de hendido,
del material óseo Auriñaciense peninsular, realizada en son difíciles de identificar en el registro arqueológico.
el marco del proyecto de tesis doctoral de uno de los Éstos están débilmente predeterminados, pero se puede,
firmantes (JMT), en el cual se integra también el proyecto no obstante apreciar una cierta homogeneidad entre estos
experimental que presentamos. Nuestro interés se ha elementos: se trata de soportes alargados – tipo baguette
centrado también en el resto del equipamiento Auriñaciense - – de morfología rectangular o sub-triangular, que presentan
lítico y óseo – con el objetivo de utilizar, a lo largo de nuestra planos de fractura rectilínea u oblicua sobre sus bordes
experimentación, útiles similares a aquellos susceptibles de laterales. Cuando los planos de fractura no alcanzan la
haber participado en la producción de soportes por hendido en longitud total del bloque de materia, pueden tener también
el Auriñaciense. Nuestro programa se ha guiado también por trazas del arrancamiento final por flexión para desprender
las experimentaciones desarrolladas por otros investigadores. el soporte del bloque (Fig. 1).

Figura 1. Atributos
técnicos que pueden
observarse en los
soportes obtenidos
mediante hendido
longitudinal

214
José Miguel TEJERO, Marianne CHRISTENSEN y Pierre BODU

Una revisión de las publicaciones en que se analizan piezas intermedias, como han señalado diversos autores
diferentes conjuntos de industria ósea auriñaciense de la (Tartar 2003a, b).
Península Ibérica, denota la ausencia elocuente de datos Hay que añadir a estos soportes y piezas intermedias, la
sobre la producción de soportes en asta de cérvido para recuperación de diversos restos de fabricación.
fabricar las azagayas (Mújika 1991; Rueda 1987). Esta misma
ausencia, se constata en las colecciones de industria que En cuanto a las piezas líticas, únicamente nos hemos
se componen esencialmente de objetos acabados, en todo interesado por aquellas asociadas a las azagayas de base
caso cuando se trata de colecciones antiguas. hendida que hubieran podido intervenir en el esquema
operativo de la fabricación de los soportes (lascas, núcleos
Un examen entre los restos de fauna de algunos sitios y piezas astilladas o esquillées).
clave, como Castillo, Conde o Cierro, cuyas excavaciones se
remontan a inicios del siglo XX nos ha permitido localizar Entre los trabajos experimentales sobre el trabajo de las
diferentes soportes, a los que se añaden los obtenidos en materias óseas en el Paleolítico Superior inicial, únicamente
las excavaciones recientes de los yacimientos de Covalejos D. Liolios, ha llevado a cabo una experimentación para
– nivel B (2) – (Sanguino y Montes 2005) y Labeko Koba producir soportes a partir de astas de reno (Liolios 1999).
– nivel V – (Mújika 2000). En el caso de Covalejos, sus Determinadas observaciones extraídas de este trabajo
excavadores han integrado estas piezas en el conjunto de experimental han sido tenidas en cuenta en la elaboración de
industria ósea aunque sin identificarlas como soportes, nuestro protocolo, de igual modo que algunas conclusiones
mientras que el ejemplar de Labeko ha sido descrito como obtenidas en nuestros test preliminares llevados a cabo en
“...una tira de asta de sección subrectangular, en deplorable 2005 y 2006 con el fin de familiarizarnos tanto con el material
estado de conservación, muestra un plano de aserramiento como con los diferentes gestos técnicos del procedimiento1.
longitudinal” (Mújika 2000: 364).
Otros elementos han sido interpretados como piezas
intermedias a partir de las marcas de utilización macro y 1. Los trabajos previos se desarrollaron en el Taller “TechnOs, école thématique
du CNRS», durante el mes de mayo de 2005 celebrado en Aix-en-Provence
microscópicas, consistentes en compresión de las fibras (Bouches-du Rhônes) en el que trabajamos astas de reno y en el Seminario
óseas, pequeñas estrías y fisuras y pérdidas de fragmentos «Technologie de l’industrie sur matières dures animales» organizado en el marco
de los estudios de Master de la Universidad de Paris I y celebrado en el Centre
de materia. La caracterización y disposición de estos archéologique d’Étiolles (Essonne), en junio de 2006, donde continuamos nuestros
estigmas no dejan lugar a dudas sobre su utilización como ensayos con astas de ciervo.

El protocolo

Cuando los criterios de identificación son evidentes, (140 mm de longitud máxima y unos 300 gr. de peso), así
parece que la mayor parte de las azagayas del Auriñaciense como dos núcleos con un ángulo cortante cercano a los 45o.
español fueron fabricadas en asta de ciervo. Esa es la razón Estos útiles se han utilizado sosteniéndolos directamente
por la que hemos escogido explotar únicamente cuernas de con la mano. Otros fragmentos de hojas de formas más o
este taxón. menos rectangulares han sido enmangados en fragmentos
Se han trabajado 5 astas de muda de módulo medio de asta de ciervo y de reno vaciados.
(5/6 mm de espesor máximo de cortical). Todos los parámetros y variables consideradas como
Algunos de los útiles intermedios en asta de ciervo diagnósticos o con una mayor influencia en el proceso,
utilizados han sido obtenidos a partir de los candiles o las así como los resultados obtenidos, han sido registrados
puntas suprimidas durante la preparación de nuestras astas en una ficha confeccionada específicamente para esta
(Fig. 2b y 2d). experimentación.
Estos útiles intermedios han sido accionados por


percutores en madera de boj (550 gr.) y en asta de ciervo
(600 gr.) (Fig. 2a).
Los útiles líticos utilizados se han fabricado en sílex,
así como en cuarcita proveniente de la cuenca del río Pas
junto a la cueva de El Castillo (Fig. 2c). El seccionado ha
sido efectuado con grandes lascas en bruto y retocadas
215
La fabricación de soportes en asta de cérvido en el Auriñaciense. Una aproximación experimental para la comprensión del procedimiento de hendido en asta de ciervo
B L O Q U E - II - . Capítulo XXV

Figura 2. Útiles empleados en la experimentación. Percutores de madera de boj y asta de ciervo (A).
Piezas intermedias en asta de cérvido (B y D) y sílex (“pièces esquillées”) (C)

Desarrollo de la experimentación
Empezamos por trabajar los bloques según un mismo partes molestas para el seccionado y recuperar determinados
esquema operativo: elementos que transformaremos en piezas intermedias. Han
1. preparación de las astas por supresión de candiles sido suprimidas por segmentación empleando una percusión
y de puntas molestas para el seccionado de las perchas. directa cortante bifacial, con ayuda de lascas grandes en bruto
y retocadas así como núcleos en sílex. El desprendimiento
2. fabricación de bloques secundarios por percusión final se ha llevado a cabo por percusión directa, utilizando
directa cortante segmentando las astas. grandes bloques de riolita. En total, se han necesitado, en
3. hendido longitudinal de los bloques mediante percusión general, entre 15 y 25 minutos para la segmentación y el
indirecta. desprendimiento de cada elemento según su diámetro.
La primera operación ha consistido en la preparación de La operación siguiente ha sido la segmentación
los bloques primarios (astas enteras) eliminando algunos transversal de las perchas para la obtención de bloques
candiles y puntas de la corona, con el objeto de suprimir las secundarios cilíndricos. Se han utilizado los mismos útiles
216
José Miguel TEJERO, Marianne CHRISTENSEN y Pierre BODU

que anteriormente (lascas de sílex y núcleos), y también fase, hemos trabajado siempre manteniendo el asta sobre
pequeñas lascas de sílex y de cuarcita enmangadas. La una superficie de madera para obtener una mejor penetración
técnica ha sido la misma: percusión directa cortante desde del útil y evitar que el asta absorbiera sin más el golpe o
dos caras para la segmentación y percusión difusa con un que rebotara (Fig. 3).
gran bloque para la separación final. Como en la anterior

Figura 3. Secuencia del proceso de obtención de soportes: preparación del asta mediante supresión de candiles y seccionado transversal
para la obtención de bloques secundarios

217
La fabricación de soportes en asta de cérvido en el Auriñaciense. Una aproximación experimental para la comprensión del procedimiento de hendido en asta de ciervo
B L O Q U E - II - . Capítulo XXV

A partir de 4 astas, hemos obtenido 12 bloques – siendo irregulares se han mostrado importantes para el hendido
su longitud máxima de 330 mm y el más pequeño de 117 mm. en percusión indirecta, puesto que permiten un buen
Los bloques, obtenidos por entallaje bifacial y emplazamiento de la parte activa de la pieza intermedia
desprendidos por flexión, presentan una fractura en dientes para iniciar el hendido (Fig. 3).
de sierra que aparece en el momento de la ruptura de las La siguiente etapa de nuestro protocolo experimental es
zonas de sujeción laterales no entalladas. Estas extremidades el hendido longitudinal de los bloques secundarios (Fig. 4).

Figura 4. Secuencia del proceso de obtención de soportes: hendido longitudinal mediante percusión indirecta

218
José Miguel TEJERO, Marianne CHRISTENSEN y Pierre BODU

El conjunto de bloques se han trabajado en seco a principal, hacen progresar las dos fracturas hasta el final del
excepción de uno sobre el que hemos intentado el hendido con bloque. Cuando no surgen contratiempos esta operación es
la materia congelada. La experiencia de D. Liolios (1999), junto extremadamente rápida (10/15 minutos).
a nuestros propios ensayos previos, muestran que el asta de Diferentes problemas pueden aparecer a lo largo de
cérvido responde mucho mejor al hendido cuando está seco. la experimentación, en particular concernientes al control
Este hecho estaría en relación con la mayor resistencia a la del hendido. El más importante y también el más frecuente
fractura de un asta mojada (o fresca) probablemente porque es la de la propagación desviada de la línea de fractura.
presenta una mayor capacidad de absorción del impacto al En ocasiones ésta diverge oblicuamente en relación al
ser la materia más flexible. eje longitudinal del bloque escapando lateralmente. Este
La primera etapa es la de asegurar un plano de percusión problema parece estar provocado por una mala dirección
limpio. Cuando el tejido esponjoso es demasiado prominente del inicio de la fisura y tiene como consecuencia un soporte
en relación al tejido compacto (marcado por dientes de sierra), demasiado corto. Parece que determinados parámetros tienen
impide el buen emplazamiento de la pieza intermedia en el una incidencia sobre este fenómeno: la posición de la pieza
ángulo entre dos dientes. En ese caso es necesario regularizar intermedia en el momento de iniciar la línea de fractura
este plano, al menos parcialmente, suprimiendo la parte del es determinante para la dirección que ésta va a tomar. Es
tejido esponjoso molesta. también importante que el bloque a hendir se mantenga
Posteriormente hemos procedido a un hendido por perfectamente recto, es decir, el eje de extracción debe ser
percusión indirecta unipolar (un solo plano de percusión). perpendicular al plano de trabajo.
El mejor resultado se ha obtenido iniciando una línea de Por otro lado, la presencia de pequeñas fisuras, producidas
fractura a partir de una de las depresiones en dientes de a lo largo del proceso de segmentación del asta, pueden
sierra en el tejido cortical. Una pieza biselada en asta, con también ser responsables de la propagación oblicua de la
la parte activa estrecha presentando un ángulo cortante de línea de fractura. Entonces es necesario redirigirla.
alrededor de 20/25o es suficiente para asegurar la separación Aún en los casos en los que ha sido necesario adoptar
de las fibras del tejido compacto. Cuando la fisura se ha diferentes soluciones ante los problemas surgidos, el proceso
iniciado y propagado unos milímetros, es necesario insertar de hendido y desprendimiento de los soportes no se ha
un segundo útil intermedio, esta vez con extremidad distal demorado más de 20/30 minutos.
cónica (candil o punta en bruto) en el tejido esponjoso en
el punto más próximo de la línea de fractura. Esta pieza se La presencia de piezas astilladas (pièces esquillées) en
hunde en el tejido esponjoso y mantiene abierta la línea de determinados niveles auriñacienses españoles y su asociación
fractura ejerciendo una presión radial y permitiendo de ese en la literatura científica a equipamientos empleados en el
modo progresar la fisura al percutir nuevamente sobre el eje trabajo del asta, del hueso y de la madera (Le Brun-Ricalens
de ésta con el útil biselado. De este modo la línea de fractura 2006; Lucas y Hays 2004), nos ha motivado a evaluar la
progresa de manera perfectamente recta. utilidad de lascas y fragmentos de hoja de sílex y cuarcita
en el procedimiento del hendido.
Cuando esta primera línea de fractura llega casi a
la mitad de la longitud del bloque secundario, se inicia Los resultados no han sido satisfactorios. Las piezas se
una segunda fractura paralela a la primera a la distancia rompieron después de varios minutos de trabajo y no fueron
requerida correspondiente a la anchura del soporte que eficaces ni para iniciar la fractura ni para propagarla.
se desee extraer. Pequeños golpes, a nivel de la fractura

Resultados
Hemos obtenido un total de 13 soportes a partir de 7 La longitud de los soportes varía entre 86 mm a 212 mm
bloques secundarios (Fig. 5. Tabla 1). y las anchuras entre 17 y 46 mm. El espesor mínimo es de
La morfología de los soportes es rectangular o sub- 2 mm y el máximo de 27 mm.
rectangular en nueve casos. Tres soportes son sub-triangulares De nuestra experimentación se desprende la importancia
y el último cuadrangular. Sus secciones varían entre plano- de disponer de un plano de hendido que presente dientes de
convexas (8), biconvexas (3) y sub-triangulares (2). En las sierra para emplazar y sujetar el útil intermedio con precisión
combinaciones de delineación de los planos de fractura y poder controlar el punto inicial de hendido. Controlando
(derecho/izquierdo) el caso más frecuente es el de un plano estos dos aspectos es posible producir soportes de un
recto asociado a un plano oblicuo. módulo métrico regular, casi “estandarizadas”, o en todo
219
La fabricación de soportes en asta de cérvido en el Auriñaciense. Una aproximación experimental para la comprensión del procedimiento de hendido en asta de ciervo
B L O Q U E - II - . Capítulo XXV

Figura 5. Ejemplos de soportes (“Baguettes”) obtenidos en la experimentación. Los dos soportes situados a la derecha se encuentran en proceso de
confección para testar la fabricación de azagayas de base hendida

Medidas (l/a/e) Planos fract.


soporte morfología Sección Planos fract. trans.
(mm.) long.
1A subtriangular plano-convexa 120x34x14 recto/recto recto/lengüeta
1B rectangular subtriangular 113x17x16 recto/recto abrupto/lengüeta
1C rectangular plano-convexa 118x28x13 oblicuo/oblicuo abrupto/lengüeta
1D rectangular plano-convexa 143x36x18 recto/oblicuo abrupto/lengüeta
1D subrectangular plano-convexa 131x26x12 recto/recto recto/lengüeta
2A subtriangular plano-convexa 112x28x8 recto/recto abrupto/lengüeta
2B cuadrangular plano-convexa 212x32x27 oblicuo/recto abrupto/recto
2C subtriangular biconvexa 86x27x12 oblicuo/oblicuo abrupto/Lengüeta
2D rectangular subtriangular 112x21x14 recto/oblicuo abrupto/lengüeta
2E subtriangular biconvexa 120x23x18 recto/recto abrupto/lengüeta
5A rectangular biconvexa 161x46x2 recto/oblicuo recto/lengüeta
5A.2 rectangular plano-convexa 168x43x2 recto/oblicuo recto/recto
5B rectangular plano-convexa 152x38x21 recto/oblicuo recto/recto

Tabla 1. Morfometría de los soportes experimentales y descripción de los planos de fractura de los mismos

220
José Miguel TEJERO, Marianne CHRISTENSEN y Pierre BODU

caso soportes de una morfología no aleatoria, como puede en las que los restos de fabricación están poco representados,
observarse en el registro arqueológico español (por ejemplo sin olvidar evidentemente una eventual infra-representación
en Castillo). unida a la dificultad de reconocerlos entre los vestigios
Otra de las constantes que resultan es la casi total arqueológicos.
ausencia de restos que se limitan a los candiles y puntas El estado de la materia prima es otro elemento importante.
seccionadas en el momento de la preparación del bloque Según nuestros resultados, el asta de ciervo responde
secundario en el caso de que no hayan sido posteriormente netamente mejor a la fuerza impuesta por el hendido cuando
utilizados como piezas intermedias o como mangos. El está seco. Lo que se desprende de nuestros ensayos es que
procedimiento de hendido por percusión indirecta permite una un asta mojada, tiene tendencia a absorber los golpes al ser
explotación casi integral del asta y de los bloques secundarios. más flexible. Entonces la propagación de la línea de fractura
Esto concuerda con las colecciones arqueológicas españolas se ralentiza o en todo caso se propaga con mayor dificultad.

Conclusiones
La correlación de los estigmas técnicos del material Los estigmas observados en el material experimental se
arqueológico y del experimental confirma a grandes rasgos resumen esencialmente en aplastamientos o compresiones
el esquema técnico operativo deducido parcialmente a partir en la zona del tejido esponjoso donde se ha emplazado el
del material arqueológico analizado y que consiste en: la útil intermedio. A nivel del tejido compacto se observa una
segmentación transversal del asta por percusión directa compresión de la materia y en algunos casos un lustre en
cortante, el hendido longitudinal por percusión indirecta y el el plano de fractura (Fig. 6).
desprendimiento final del soporte por flexión (arrancamiento).

Figura 6. Estigmas presentes en


los soportes experimentales.
Compresión o aplastamiento del
tejido esponjoso (T.E.). Compresión
y lustre en el tejido o zona cortical
(Z.C.). Las marcas se corresponden
con las zonas de inserción de los
útiles intermedios

221
La fabricación de soportes en asta de cérvido en el Auriñaciense. Una aproximación experimental para la comprensión del procedimiento de hendido en asta de ciervo
B L O Q U E - II - . Capítulo XXV

Estos estigmas que señalan el emplazamiento de las En cuanto a las características métricas, las dimensiones
piezas intermedias durante el hendido, son extremamente (longitud y anchura) pueden ser controlados de manera
difíciles de observar en las piezas arqueológicas. Esta relativamente fácil. La longitud del soporte será correlativa
dificultad de lectura junto al, en general, mal estado de a la del bloque secundario y su anchura estará en función de
conservación del material arqueológico auriñaciense español, la zona de inserción de las piezas intermedias para iniciar el
hace que los estigmas visibles se limiten en la práctica a los hendido. Con el procedimiento del hendido es posible extraer
planos de fractura laterales y al arrancamiento en lengüeta soportes de una longitud superior a 20 cm, lo que permitiría
del desprendimiento final del soporte. la producción de azagayas de gran dimensión como una
Por tanto la combinación de los estigmas observados de las de base hendida de la cueva de El Castillo – nivel
en los soportes arqueológicos (planos de fractura laterales, Auriñaciense Delta (18) (16,9 cm).
compresión de la materia cortical y esponjosa, lengüeta Por último, es importante insistir también en que el
de arrancamiento) encuentran su paralelo en los soportes aprovechamiento prácticamente integral del asta por este
obtenidos en el curso de nuestra experimentación. procedimiento, produce escasos restos de fabricación que se
Las piezas intermedias experimentales sobre candiles o reducirían a determinadas partes de los bloques secundarios
puntas en bruto, utilizadas para el hendido también presentan si el soporte no ha alcanzado la longitud total del mismo
estigmas de percusión similares a los observados sobre las y a candiles y puntas que no se hayan posteriormente
piezas arqueológicas. Las marcas se presentan en forma de aprovechado como piezas intermedias. Esta constatación
aplastamientos, estrías y embotamientos a nivel de la parte se corresponde con los restos presentes en los niveles
distal. En la parte proximal, los estigmas de percusión se auriñacienses españoles.
resumen esencialmente en un repliegue de las fibras óseas
y pérdidas de pequeños fragmentos de materia en ocasiones
importantes.


Agradecimientos
Este trabajo se enmarca en el Groupement de Recherche Agradecemos a la Asociación ARPE por haber puesto a
Européen (GDRE) PREHISTOS: Prehistoric explotation of nuestra disposición las instalaciones del Centre archéologique
osseus materials in Europe. Appearance and diffusion of d’Etiolles durante la experimentación.
technical and functional inventions from the Palaeolithic to Nuestro agradecimiento más sincero a los estudiantes,
the Iron Age (CNRS et Partenaires Italiens, Hongrois, Belges, Malvina Baumann, Claire Lucas, Romain Malgarini y Pierre
Russes, Bulgares et Espagnols). www.gdreprehistos.com. Mauger, sin cuya entusiasta participación no habríamos
La investigación también forma parte del Grup de Recerca podido llevar a cabo este trabajo.
de Qualitat de la Generalitat de Catalunya SGR2005-00299
y el proyecto HAR2008-00103 MICINN.

Bibliografía
AVERBOUH, A. (2002): L’industrie en matières osseuses HAHN, J. (1974): “Analyse des sagaies du Paléolithique supérieur
du Paléolithique. Document pour une caractérisation ancien en Europe. Méthodes et premiers résultats”. En Camps
chrono-culturelle des principes de transformation et des Fabrer, H. (Eds.): 1èr. Colloque international sur l’industrie de
productions associées. Etabli en vue de la sélection uu l’os dans la préhistoire: Abbaye de Sénanque, 18-20 avril 1974.
matériel d’exposition des nouvelles salles du Musée national Université de Provence. Paris: 119-128.
de Préhistoire des Eyzies de Tayac. Musée National de KNECHT, H. (1991): Technological innovation and design during the
Préhistoire. Les Eyzies de Tayac. p. Early Upper Paleolithic: A Study of Organic Projectile. Ph. D.
Department of Anthropology. New York University. New York.
GOUTAS, N. (2004): Caractérisation et évolution du Gravettien 520 p.
en France par l’approche techno-économique des industries
en matières dures animales (étude de six gisements du KNECHT, H. (1993): “Splits and wedges: The techniques and
Sud-ouest). Thèse doctorat. UFR d’Histoire de l’Art et technology of Early Aurignacian antler working”. En Knecht, H.;
l’Archéologie. Paris I Panthéon-Sorbonne. Paris. 675 p. Pike-tay, A.; White, R. (eds.): Before Lascaux: The complex record
of the Early Upper Paleolithic. CRC Press. Boca Ratón: 137-162.

222
José Miguel TEJERO, Marianne CHRISTENSEN y Pierre BODU

LE BRUN-RICALENS, F. (2006): “Les pièces esquillées: État des RUEDA, J. M. (1987): “La indústria òssia del Paleolític Superior
connaissances après un siècle de reconnaissance”. Paleo, de Serinyà: Reclau Viver i Bora Gran d`En Carreras”. Cypsela,
18: 95-114. VI: 229-236.
LIOLIOS, D. (1999): Variabilité et caracteristiques du travail des SANGUINO, J.; MONTES, R., (2005): “Nuevos datos para el
matières osseuses au debut de l’Aurignacien: Approche conocimiento del Paleolítico Medio en el centro de la
technologique et economique. Thése de doctorat. región Cantábrica: La cueva de Covalejos”. En Montes,
Département d’Ethnologie et de Sociologie comparative. R.; Lasheras, J. A. (eds.): Actas de la reunión científica :
Université Paris X-Nanterre. Paris. 359 p. neandertales cantábricos, estado de la cuestión, celebrada
en el Museo de Altamira los días 20-22 de octubre de 2004.
LUCAS, G.; HAYS, M. A. (2004): “Les pièces esquillées du site
Ministerio de Cultura. Monografías del Museo de Altamira
paléolithique du Flageolet I (Dordogne): outils ou nucléus?”.
20. Santander: 489-504.
En Bodu, P.; Constantin, C. (eds.): Approches fonctionelles en
Préhistorie. XXVè Congrès Préhistorique de France. Nanterre TARTAR, E. (2003a): L’exploitation de l’os a l’Aurignacien.
24-26 novembre 2000. Société Préhistorique Française. L’exemple de l’outillage en os aurignacien ancien de la
Joué-les-Tours: 107-120. Grotte des Hyènes à Brassempouy. Approche technologique,
économique et fonctionnelle. Mémoire DEA. Historie de
MÚJIKA, J. A. (1991): La industria ósea del Paleolítico Superior
l’Art et Archéologie. Paris I Panthéon-Sorbonne. Paris. 51 p.
y Epipaleolítico del Pirineo Occidental. Tesis doctoral inédita.
Universidad de Deusto. Bilbao. 1351 p. TARTAR, E. (2003b): “L’analyse techno-fonctionnelle de l’industrie
en matières osseuses dites “peu élaborée”. L’Exemple des
MÚJIKA, J. A. (2000): “La industria ósea del Paleolítico Superior
pièces intermédiaires en os de l’Aurignacien Ancien de la
inicial de Labeko Koba (Arrasate, País Vasco)”. Munibe, 52:
Grotte des Hyènes (Brassempouy, Landes)”. Préhistoire
355-376.
Anthropologie Méditerranéennes, 12: 139-146.

 223
Paula ORTEGA MARTÍNEZ

- XXVI -
El empleo de utillaje óseo no elaborado en
el tratamiento de pieles paleolítico.
Un caso experimental
Paula ORTEGA MARTÍNEZ

Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología. Universidad de Salamanca.

Resumen
En este estudio se presentan los resultados de un obtener un modelo de interpretación causa-efecto más
programa experimental que ha tenido como finalidad completo que los utilizados hasta ahora, de la producción y
analizar y reconocer la funcionalidad de diversos útiles y empleo de útiles óseos presentes en el suelo arqueológico
huesos utilizados en el Solutrense cantábrico, con visibles con especial atención a aquellos utilizados en el tratamiento
marcas antrópicas. Se ha pretendido, a través de la práctica de pieles.
experimental y la comparación con el registro arqueológico,

Palabras clave: Solutrense Cornisa Cantábrica, Hueso u