Está en la página 1de 316
Guia Esencial de Psicogeriatria 2. edicién Coordinador Manuel Sanchez Pérez pans eg BUENOS AIRES - BOGOTA - CARACAS - MADRID- MEXICO. PORTO ALEGRE wwmecicapanamercana.com spibrntananeman ea tes ERS eeesnats ceein qo tocopato sos ine de pets insincere pe sete aig gc Sethe see cease cmmeeneraes Deets nimetwoesmemeremr cee Socio ee eeemenmeemie et scott nian a no lines henco Vinee ign TE api TEE peammennson ingest a ‘inane os ue rpotusdoel aon ii el sae 3 ser eae hes G5 SHTORIAL MEDICA PANAMERICANA 8A rede gre SO a INDICE DE AUTORES luis &. Agiiera Ortiz, Servicio de Psiquiatr‘a, Hospital Universitario 12 de Octubre, Universidad Complutense, Madrid Pilar de Azpiazu Artigas Psiquiatta, Area de Psicogeriatria, Benito Menni, CASM, Sant Boi de Uobregat, Barcelona Javier Lopez Morifiigo Jefe de Secci6n de Psiquiatria. South West & St. George's Mental Health NHS Trust, Londres Fernando Marquez Gallego Psiquiatra asociado al Instituto de Ciencias Forenses, Universidad de Santiago de Compostela (USC) Manuel Martin Carrasco Psiquiatra, Director Instituto de Investigaciones Psiquidviicas Maria Josefa Recio. Bilbao Raimundo Mateos Alvarez 3d de Psicogeriatria, Servicio de Psiquiatria, Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Departamento de Psiquiatria, Universidad de Santiago de Compostela (USC) Javier Olivera Pueyo Programa de Psicogeriatria, Hospital San Jorge, Huesca Facultad de Ciencias de la Salud de Huesca. Universidad de Zaragoza ‘Carmelo Pelegrin Valero Jefe de Servicio de Psiquiatria, Hospital San Jorge, Huesca Facultad de Ciencias de la Salud de Huesca. Universidad de Zaragoza Pablo Portillo de Antonio Hospital Universitario 12 de Octubre, Universidad Complutense, Madrid Ramén Ramos Rios Servicio de Psiquiatria, Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) Manuel Sanchez Pérez Profesor asociado de Psiquiatria. Universidad Aut6noma de Barcelona Servicio de Psiquiatria Geritrica, Hospital Sagrat Cor, Martell, Barcelona PROLOGO A LA SEGUNDA EDICION El envejecimiento de la poblacién es un hecho ya totalmente estable- Cido en las sociedades contemporéneas y supone un hito sin precedentes en la historia de la Humanidad. Los avances en fos distintos campos de las profesiones relacionadas con Ja salud han determinado unas expectativas de vida sin precedentes. Pero mayor longevidad esté significando tam- bién mayor prevalencia de patologta, aguda y crénica, tanto de indole fi- sico como mental y una mayor frecuencia de situaciones de dependencia. Como consecuencia, se han planteado retos especificos relacionados con la atencién sanitaria a este grupo de edad, de los que no se ten‘a préctica- mente experiencia alguna. Las consultas de fa mayor parte de los médicos, personal de enfermeria ¥ otros profesionales de la salud se componen de un numero importante y reciente de ancianos que necesitan respuestas especificas y adaptadas a sus demandas, En este contexto la forrnacién de los profesionales que de~ ben afrontarlas sigue estando por debajo de lo deseable en muchos casos. La psicogeriatra cubre un amplio rango de situaciones clinicas que ‘afectan a una proporcién muy sighificativa de personas de edad. Deterioro cognitivo, trastornos afectivos, problemas de ansiedad, trastornos de per- sonalidad, adicciones, psicosis 0 los derivados de la comorbilidad médica plantean continues retos al clinico, que debe ademés conocer las espect- ficidades de las diferentes modalidades de tratamiento a veces en sitvacio- res complejas e incluso criticas. E trabajo multiisciplinar es el ideal en este contexto, pero lo cierto es que los profesionales deben tomar con frecuencia decisiones répidas en la soledad de sus consultas. Es por ello que una guia concisa y practica como la presente se revela como una herramienta de la mayor utlidad. La segunda edicién de cualquier obra de contenido médico supone la consolidacién del estuerzo inicial realizado por los autores en su puesta en ‘marcha, Implica también que ha tenido una buena aceptacién por parte de aquellos profesionales a quien va dirgida. Ha sido precisamente esta de- ‘manda la que ha llevado a poner de nuevo en marcha la maquinaria cien- tifca y editorial para realizar esta nueva edicién, actualizando y renovando contenidos aunque manteniendo el espritu de la primera, esto es, altura cientifica y espiritu aplicado y practico. Se han mantenido basicamente Jos mismos autores, expertos muy reputados en distintos campos de la psi- cogeriatria, lo que garantiza la calidad y continuidad de los contenidos. fa Esencial de Psicoger La guia naci6 y sigue estando auspiciada por la Sociedad Espafiola de Psicogeriatrfa La Sociedad ha experimentado un gran auge en los cltimos afios y se ha convertido en el catalizador de los avances en Psicogeriatria fen nuestro pais. También es un referente en la escena internacional como hha demostrado la organizacién conjunta de varios congresos europeos. Me cumple como actual Presidente de la SEPG prologar la segunda edicién de la Guta Esencial de Psicogeriatria y desear, junto a sus autores y el Doctor Manuel Sanchez, su principal impulsor, que siga siendo de la mayor uti- Tidad para un gran nmero de profesionales de la salud, como ya ocurrié con la primera, Luis Agiera Ortiz Presidente de la Sociedad Espafiola de Psicogeriat PROLOGO . A LA PRIMERA EDICION Es para mi una gran satisaccién prologar esta Guta Esencial de Psico- geriatr'a, por diversas razones. La primera es que es una obra destinada @ cupar un vacfo existente entre [2s publicaciones en lengua espafiola en rhuestro entorno, que combina un ampli temario de aspectos elfnicos y Précticos, esenciales a la hora de diagnosticar y tratar las enfermedades entales en personas de edad avanzada ‘Otra razén es que como presidente de la Sociedad Espafiola de Psico- geriatria (EPG) me congratulo de que se trate de un texto, no s6lo avalado Por esta sociedad, sino concebido en e! marco de un trabajo en equipo de su junta directiva, iderado, en este caso, por el doctor Manuel Sanchez Pérez, que ha venido demostrando desde hace tiempo su buen saber y hacer en la docencia en este campo del conocimiento, con el valor afadi- do de la discrecién que le caracteriza Debemos reconocer que el trabajo se inici6 al final de la etapa de la junta directiva anterior y se concluye felizmente cuando comienza su andadura la nueva junta directiva. Esperamos que sea un ejemplo de la continuidad que hemos querido dar a la renovacién de la sociedad, aprovechar la ocasién para alegrarnos y agradecer la contribucin de todos Jos que han hecho posible y favorecen dicha continuidad. Por ello, quisiera que esta obra sirviera de ejemplo del talante de trabajo en equipo con el que comienza la nueva junta directiva y de la prioridad asignada ala for- ‘macién de los profesionales en los aspectos de la salud mental de las per- sonas mayores, as{ como a conseguir el reconocimiento de ta especificidad que conlleva esta préctica profesional dentro del Ambito de la psiquiatria, Por otra parte, también quiero destacar que es una obra que ha sabido incorporar a veteranos y a j6venes psiquiatras unidos en su interés por esta temitica, Confiarmos en que este ejemplo y fas caracteristicas de concisién y de formato de Ia edicién contribuyan a hacer de ella una obra de consul- ta habitual, «a pie de obras, especialmente, entre los profesionales que estén iniciando su andadura profesional. Creo que son razones sobradas para mostrarse satisfecho y honrado al prologar una publicacién de este tipo. Como en toda obra docente, el es- fuerzo del equipo docenie habré merecido la pena si fructfica en los dis- ccentes. Estimado lector, es su turno, Raimundo Mateos Alvarez Presidente de la Sociedad Espariola de Psicogeriatria INTRODUCCION Manuel Sanchez Pérez La Pricogeriatra, segin la definici6n de la Organizacién Mundial de la Salud, es la rama de la Psiquiatria que se ccupa de los trastornos mentales, sean de origen orgénico o funcional, que afectan a las personas de mas de 65 afios de edad (OMS, 1996). Aunque no hay grandes discrepancias so- bre su contenido, la frontera de edad puede moverse hacia limites incluso menores, en el caso de las enfermedades demenciantes calificadas como preseniles. La denominacién como tal especialidad, en cambio, ha suftido diversos avatares seménticos (Gerontopsiquiatria, Psiquiatria Geratrica, Psicogerontologia) todavia no resueltos a dia de hoy, aunque de significa- ibn practica mas dudosa (Seshamani M, 2004). Hay diversas especialidades relacionadas con la Psicogeriatria: Psi- quiatria, Geriatria, Neurologie, Medicina, Psicologia Clinica, Neuropsico- logia, Ciencias Sociales, Rehabilitacién Funcional, Terapia Ocupacional, Enfermeria Geritrica, etc. Cada una de ellas se aproxima a la compl dad de la clinica mental del anciano desde su propia Gptica y todas ellas juntas completan un puzzle, en el que, frecuentemente, los problemas asistenciales y de disponibilidad de recursos se igualan en importancia practica a los trastornos psicopatolégicos que los han originado. ‘Aunque en la tercera edad pueden darse esencialmente los mismos trastornos psiquidtricos que en otras edades, en comparacién con la pato- logfa mental del adulto, el peso especifico que en el anciano suponen el deterioro cognoscitivo y las demencias, otorga a este grupo de enfermeda des un protagonismo indiscutible en la epidemiologia de los trastornos psicogeriatricos (Lawlor BA, 2000). Epidemiologfa La epidemiotogia de los trastomos psiquidtricos en las edades avanza- das no esté exenta de dificultades. Los diferentes sistemas de clasificacién (Cle, DSM) han validado sus criterios diagnésticos, fundamentalmente, en la poblacién adulta y, con frecuencia, no se adaptan, con exactitud, a las caracteristicas clinicas del anciano. Si bien esta circunstancia no sucle afectar signifcativamente a la calidad del diagnéstco individual, sf que puede alterar la fiabilidad de los estudios epidemicl6gicos, ya que, éstos, generalmente, indican prevalencias més bajas de diversos trastornos en la poblacién anciana. Aun asi, pueden darse algunos rangos orientativos de prevalencia de diversos trastornos mentales en los ancianos (Tabla 1). XIE totroduccién a eet cece) re a " Gomunicad Derrencia > 65 aos ~ > 85 anos Depresin Aoholsn0 Pacis Residencies Demencia Trastrnossfectvs Eequzoreria Faso mental Un aspecto diferencial a ia hora de analizar datos de epidemiologia psiquitrica en ancianos con respecto a adultos més jévenes es la neces dad de tener en cuenta las poblaciones institucionalizadas thospitaliza- ibn, residencias geridtricas, centros sociosanitarios), en las que suelen darse variaciones drésticas en las cifras de prevalencia de la mayoria de los trastomos mentales con respecto a las poblaciones comunitarias de mayores de 65 afos. Finalmente, otra desventaja metodol6gica afecta a los diversos estucios epidemiokégicos realizados en pacientes mayores, puesto que la frontera de edad para definir esta condicién puede adelantarse hasta los 50-55 afos, fen muchos trabajos, o retrasarse hasta los 70-75, en otros, lo que, unido a la dificultad para conlar con series amplias de pacientes, incide de forma importante en la posibilidad de comparar los distintos resultados Factores implicados en la salud mental del anciano Las enfermedades mentales y los trastornos psicolégicas son muy pre- valentes en la poblacién general y constituyen un problema creciente de salud pablica en todo e! mundo. La poblacién anciana es un grupo que Visita muy frecuentemente la consulta médica, a causa de diferentes pato- logfas crdnicas, que son més habituales en esta edad. Las personas de edad avanzada presentan diversas caracteristicas que les hacen particular- mente sensibles 2 la expresién de sintomas psiquicos 0 conductuales. Es- tos signos y sintomas pueden motivar las demandas de atencién per se © Introduccién XiIt paritcipar en el curso de otros procesos patolégicos sométicos por los que acude a la consulta, acompafiando a los mismos 0 como consecuencia de &t0s. Las caracteristicas de la edad avanzada relacionadas con los sintomas psiquicos y alteraciones de la conducta pueden clasificarse de la forma si- uientes 1. Prevalencia de trastornos psiquicos crénicos iniciados en edades anteriores. La posibilidad de suftir determinados trastornos menta- les a fo largo de la vide difiere para cada uno de ellos. La comorbi- lidad entre trastomos es una condicién frecuente que, 2 menudo, solamente precisa del paso del tiempo para que pueda darse. Por ejemplo, resulta frecuente la asociacién de los trastornos de la per- sonalidad con el abuso de sustancias 0 los trastornos afectivos a lo largo de la vida. La mejora de las condiciones de higiene y de salud general ha incrementado sustancialmente la supervivencia de tos pacientes afectados de patologia mental crénica, que llegan a eda- des avanzadas en mejores condiciones fisicas, pero arrastrando cconsigo las secuelas del trastorno mental 2. La presencia de enfermedades somticas cr6nicas es un fenémeno ligado al incremento de la esperanza de vida, Aunque los avances en medicina preventiva tienden a desplazar hacia edades més avanzadas esta situacién, parece indiscutible que ésta es parte del precio que lleva consigo e! aumento de la supervivencia. El pade- Cimiento de una enfermedad de cardcter crénico, a cualquier edad, es un factor predictivo fuerte de patologia psiquica. Dado aque el sector de poblacién anciana es el més expuesto 2 estas si- tuaciones, hay que ver en ello un importante factor de riesgo de sufrir alteraciones mentales. Junto a la cronicidad de las enferme- dades, la discapacidad también desempefia un papel protagonista cen la génesis de trastornos emocionales en la edad avanzada, debi- do a la influencia directa que ejerce sobre la pérdida, total 0 par- cial, de la autonomia del individuo, condicién ésta sélidamente vinculada a los sentimientos de utilidad y autoestima de la persona {Tateno A, 2002). 3. Algunos de los cambios orgénicos asociados al envejecimiento pueden transformarse en importantes factores de riesgo o relaciona- dos con la presencia de trastornos mentales. Junto a aquellos direc- tamente conectados con la produccién de enfermedades sométicas ‘concretas, como se ha comentado anteriormente, cada vez se dis- pone de mayor aciimulo de evidencia en {a relacién existente entre