Está en la página 1de 2

Sacramentos II Sesión 7

Zermeño Alcázar Dulce María


PUNTOS IMPORTANTES 26/SEPTIEMBRE/2018

EL MATRIMONIO EN EL PUEBLO DE LA ALIANZA


Bibliografía: Flórez, G., El matrimonio en el pueblo de la Alianza, en: Matrimonio y familia, Bac, Madrid 2005, Pág. 87-99

El matrimonio a la luz de la creación y de la alianza

Principales aportaciones:

- En el libro del génesis, la unión de la pareja humana forma parte del orden de la creación. El relato bíblico
se desarrolla en un lenguaje mítico y simbólico, en donde la creación de la primera pareja humana,
describe con sorprendente expresividad y belleza la fuerza del amor entre el hombre y la mujer y el
sentido del matrimonio.
- El libro del Génesis presenta la realidad de la pareja humana como algo que radica en la misma condición
unitaria del ser humano. La mujer forma parte del ser mismo del varón y responde a una exigencia de
ayuda y compañía. Ambos están llamados a crear una misma comunión de vida.
- A través de la unión matrimonial, Dios da tanto al varón como a la mujer la posibilidad de ser en plenitud,
de vivir en relación con otro ser semejante y diverso a la vez, con el que puede realizar una comunión de
vida, una existencia compartida en reciprocidad de entendimiento, de amor y de acción.
- El concepto que expresa el relato del Génesis acerca del amor conyugal se percibe también en otros
escritos del Antiguo Testamento para expresar los sentimientos de Dios hacia su pueblo.
- En los escritos bíblicos, especialmente en los libros proféticos y sapienciales, el pacto de la alianza es
comparado con el pacto matrimonial. A semejanza de la relación esponsal, basada en el amor reciproco
de los esposos y en su compromiso de mutua fidelidad, la alianza que Dios establece con su pueblo se
basa en el amor que Dios otorga al pueblo elegido y en el deber que éste tiene de corresponder a Dios
con su amor y fidelidad.
- La imagen del amor conyugal, utilizada por los profetas, apunta a un ideal que está por encima de las
exigencias éticas naturales del matrimonio, que coloca el amor divino como superior al amor humano.

El matrimonio en las ideas y costumbres judías

- En la historia de Israel, la realidad del matrimonio pasa por variadas circunstancias y vicisitudes. En sus
orígenes, la familia judía constituye la base de la agrupación social, mantiene una gran unidad racial,
religiosa y social del pueblo judío.
- La familia judía es de tipo patriarcal. A pesar de la inferioridad social de la mujer respecto al varón en la
vida judía, la mujer merece toda consideración como novia y como esposa y se ponderan sobre todo sus
cualidades morales.
- Entre los judíos, las bodas se celebran en el seno de la familia, sin signos religiosos aparentes. No se hace
mención en el Antiguo Testamento a alguna forma de contrato escrito de matrimonio, a no ser en el
libro de Tobías, posterior al exilio. A partir del siglo V antes de nuestra era, aparecen ya algunos contratos
escritos, procedentes de colonias judías residentes fuera de Palestina.
- Entre los bienes familias, predomina el de los hijos, éstos son la condición indispensable para que una
esposa sea reconocida en todos sus derechos y para que la mujer se sienta realizada como esposa. La
importancia de los hijos va en relación con la prosperidad material de la familia y con la grandeza de un
pueblo cuyo padre, Abrahán, recibió la promesa divina de tener una numerosa descendencia.
- En la práctica, la poligamia se tolera, ya sea como medio para tener descendencia o como una forma de
mantener rango social y de estrechar relaciones con otros pueblos.
- El matrimonio monógamo parece ser, no obstante, el tipo de matrimonio que se adopta por la mayoría
del pueblo judío, una vez que está asentado en Palestina y después de la época del destierro.

Moral y legislación judía sobre el matrimonio

- La moral matrimonial judía resalta sobre todo el principio de que la mujer ha de ser fiel a su marido. La
ley mosaica parte del principio de que la unión matrimonial es sagrada y debe ser respetada por ambas
partes.
- La legislación judía sobre el matrimonio muestra una clara preferencia hacia la unión entre judíos e
incluso entre allegados, en beneficio de una descendencia que favorezca al propio pueblo.
- En la práctica del divorcio, la situación de la mujer está igualmente subordinada a la decisión que adopte
el marido.