Está en la página 1de 5

La Vida en Santidad

Para Gloria de mi Padre es que deben dar frutos, para luego


ser mis discípulos
(Juan 15,8)

 Los Santos son personas como todos nosotros que perseveran en el


amor a Cristo.
 Los hombres no nacen santos, ni con privilegios o dones especiales;
luchan contra el mundo, el demonio a medida que van venciendo, el
espíritu de Jesús brilla en ellos cada con más claridad.
 En el paso de la historia han transcurrido una infinidad de
Santos que han sido ejemplo y han dado gloria a nuestro Señor.

 San Vicente de Paúl


 Santa Rosa de lima
 San Francisco de Asís
 Santa Teresa de Calcuta
 Santa Catalina de Siena
 San Antonio de Padua
 San Martín de Porres

 Todos estamos llamados a la santidad

 Jesús es el único camino para la santidad

 La santidad es la meta del camino de conversión. Ser santos es


imitar a Dios y glorificar su nombre en las obras que realiza en
nuestra vida.

LOS OBSTÁCULOS Y LAS TRAMPAS EN EL CAMINO

El pecado y las tentaciones


El pecado en sus diversas formas es claro, la mayor barrera. Cosas tan
serias como la deshonestidad, hacer el mal al patrón o a aquellos que
trabajan para uno, jugar apuestas, la intemperancia, maldecir, son el peor
camino. Pero seguramente esto es innecesario. Estamos considerando una
persona que está haciendo un esfuerzo serio por la santidad; quién es
totalmente consciente de la gravedad de tales males, y quién probablemente
ya las ha sacado de su vida.
¿DÓNDE PUEDO PRACTICAR LA SANTIDAD?

En el hogar
En el trabajo
En el descanso
En la escuela
en una multitud—solo—en tu familia—
en la prisión—en el ghetto.
TÚ PUEDES SER SANTO EN TODAS PARTES
"Por tanto, ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo
para gloria de Dios"
(1 Corintios 10,31)

"Pero Ilevamos este tesoro en vasos de barro para que aparezca que la
extraordinaria grandeza del poder es de Dios y que no viene de nosotros" (2
Corintios 4,7).

¿QUE DEBO HACER?

Sé fiel a tu estado de vida—casado, soltero, religioso o estudiante.


Sé fiel a la Santa Madre Iglesia—a los preceptos, los sacramentos, los
mandamientos, la doctrina, la enseñanza.
Lée la palabra de Dios y otras lecturas espirituales.
Observa las bienaventuranzas—compendio de la santidad.
Ama e interésate. Permite que Jesús resplandezca a través de ti.
Ora.

"Todo cuanto hay de verdadero, de noble, de amable, de puro, todo esto


tenedlo en cuenta" (Filipenses 4,8).

Compartamos:

¿Estas perseverando en tu vida cristiana que dio te a designado?

¿Que buenas obras he realizado hasta el día de hoy?


La santidad no es propiedad exclusiva de cierta clase o manera de
vivir. Entre los santos canonizados por la Iglesia hay reyes y
mendigos, representantes de todo tipo de actividad mercantil, esclavos,
ermitaños, personas de la ciudad, madres de familia, inválidos, soldados, y
personas de toda raza y color.
Como un Santo canonizado es un modelo propuesto por Dios, es evidente que
la invitación para ser Santos se extiende a todos hombres y mujeres

¿CUÁLES SON ALGUNAS DE LAS SUGERENCIAS PRÁCTICAS?

1. Mira a Cristo en el momento presente.


2. Cambia toda situación desagradable para bien de to alma.
3. Adáptate al temperamento de to prójimo.
4. Permanece unido a la voluntad de Dios.
5. Elige a Dios por encima de ti.
6. Imita a Jesús.
7. Visita a Jesus frecuentemente en el Santísimo Sacramento.
8. Practica la virtud.
9. Recibe los sacramentos con frecuencia.
10. Trata de estar consciente de Su presencia

¿DÓNDE ESTA MI FORTALEZA?

En la misericordia del Padre


En la Preciosa Sangre de Jesús
En el poder del Espíritu
En la intercesión de María, nuestra Madre
En la protección de los ángeles
En la Eucaristía
En Su cruz
LETRA ' HACEMOS HOY '

Hacemos hoy, ante tu altar


un compromiso de vivir en santidad.
Hacemos hoy, ante tu altar
un pacto de hombre que te agradar.
Con manos limpias corazón puro para ti.

Hacemos hoy ante tu altar


Un compromiso de vivir en santidad.
Hacemos hoy ante tu altar
Un pacto de hombre que te agradar.
Con manos limpias corazón puro para ti.

Cuidare mis ojos, cuidare mis manos,


cuidare mi corazon, de todo lo
vano, de todo lo vano, no te quiero fallar jamás.
Cuidare mis ojos, cuidare mis manos,
cuidare mi corazon, de todo lo
vano, de todo lo vano, no te quiero fallar jamas.

Jesús Adrián Romero