Está en la página 1de 2

CUESTIONARIO N° 2

HAGA UN RESUMEN DEL MUNDO EN LOS TIEMPOS DEL APOSTOL PABLO


RELIGION
El apóstol Pablo vivía en un mundo Grecorromano y la región de la iglesia del primer siglo lo podemos ver en la biblia.
Hay dos episodios en el libro de Hechos que nos dan una comprensión de las creencias y prácticas religiosas de este
tiempo.

En Hechos 19, leemos acerca de los problemas que enfrentaron los compañeros de Pablo por su ministerio en Éfeso.
Los artesanos que hacían altares en miniatura de Artemisa, la deidad local, objetaban la enseñanza de Pablo de que
"no son dioses los que se hacen con las manos" (Hechos 19:26).

Cada ciudad tenía su santo patrón. La ciudad de Éfeso honraba a Artemisa (o Diana), la diosa de la naturaleza y del
nacimiento. Tenía un templo grande cuatro ves más del Partenón de Atenas. Los sacrificios se ofrecían para adoración,
agradecimiento o súplica. Y ante la predicación de pablo los Efesios temían que sus ingresos monetarios disminuyeran
considerablemente, y también recibían el apoyo del gobierno porque tanta era la idolatría que el gobierno apoyaba
esperando después el respaldo del pueblo en el momento de elegir nuevos gobernantes.

Éfeso era también un centro importante de la magia, Los practicantes buscaban riqueza, sanidad o poder; hasta usaban
la magia para intentar conseguir el amor de otra persona. Pablo llevó su mensaje a un mundo que tenía una multitud
de creencias religiosas, y el mensaje que proclamó mostró su poder sobre ellos, porque dice en Hechos 19 que los que
practicaban la magia o la hechicería abandonaron sus prácticas y quemaron sus rollos mientras declaraban
públicamente su nueva fe.

FILOSOFIA
Cuando el apóstol Pablo visitó Atenas, llevó el mensaje de Cristo al mercado, donde se podía encontrar una amplia
variedad de personas. Entre las personas con las que habló estaban los filósofos epicúreos y estoicos. El estoicismo y
el epicureísmo eran filosofías que fueron desarrolladas para liberar a las personas de las preocupaciones de la vida
actual.

EL ESTOICISMO

Era Materialista y Panteísta La forma más elevada de la materia era de naturaleza divina, y permeaba el universo. Para
encontrar la verdadera felicidad, ellos creían que uno debía entender el curso de la naturaleza mediante la razón, y
simplemente aceptar las cosas tal como eran. En contraste con los estoicos, Pablo enseñaba que Dios es personal y no
una parte del universo. También enseñaba que habría un juicio venidero, y no un incendio gigantesco que llevaría a
otro ciclo.

EL EPICUREISMO

Eran también materialistas, pero no eran panteístas. Ellos creían que el universo fue formado a partir de átomos que
caían del espacio y que de vez en cuando chocaban entre sí accidentalmente, y con el tiempo formaron las estrellas,
los planetas y nosotros. Los epicúreos creían en dioses, pero pensaban que eran como los hombres, sólo que eran de
un orden superior. Aparte de la participación en sacrificios y rituales religiosos para propósitos estéticos, los epicúreos
creían que los humanos no tenían que preocuparse por los dioses.

Contra los epicúreos, Pablo enseñaba que Dios se involucra en los asuntos de su creación y nos creó específicamente
para buscarlo a Él. Por supuesto, la doctrina de Pablo sobre un juicio futuro no encajaba con su pensamiento tampoco.

EL GRUPO FAMILIAR EN LOS TIEMPOS DE PABLO


Para el primer siglo d.C. el matrimonio era principalmente por mutuo consentimiento. Si bien los matrimonios eran
monógamos en general, el adulterio era frecuente. El divorcio requería sólo una notificación oral o escrita. El hombre
tenía un papel dominante en la familia, Las esposas permanecían bajo la autoridad de sus padres. Cuando faltaba el
esposo la esposa podía dirigir sus negocios por él. Sin embargo, administrar el hogar era la responsabilidad primaria
de la esposa. No estaban confinadas necesariamente al hogar. Algunas se ocupaban de cosas tan diversas, Muchas
ocupaban cargos públicos, y algunas tenían posiciones de liderazgo en los cultos religiosos.

Los hijos no eran considerados como parte de la familia hasta que los reconociera el padre. Podían ser vendidos o
expuestos si no eran queridos. Los padres debían encontrar una educación adecuada para sus hijos por su cuenta. Las
niñas podían ir a las escuelas elementales, pero no era frecuente. En su mayor parte, aprendían las habilidades
hogareñas en casa.

Los esclavos formaban parte de la familia en el imperio romano. Podían ser conseguidos a través de varios medios,
incluyendo la guerra, la exposición infantil y la venta de personas para pagar sus deudas. Podían trabajar en minas, en
templos, en hogares como maestros o en la industria; hasta tenían posiciones elevadas como administradores en la
burocracia civil. Los esclavos a menudo ganaban suficiente dinero como para comprar su propia libertad.

A esta sociedad los apóstoles trajeron nuevas ideas acerca del valor del individuo y las relaciones familiares. Los
esposos debían ser fieles a sus propias esposas y debían amarlas como si fueran sus propios cuerpos. Los hijos debían
considerarse como mucho más que activos o pasivos económicos. A los amos se les dijo que trataran a sus esclavos
con justicia y equidad.

MORALIDAD SOCIAL
La instrucción moral en el mundo helenista estaba fundada más en la filosofía y las costumbres que en la religión. La
religión era mayormente externa; es decir, era una cuestión de rituales más que de una transformación interna. La
filosofía buscaba enseñar a las personas cómo vivir. Los filósofos prestaban mucha atención a cuestiones como la
virtud, la amistad y la responsabilidad cívica. A pesar de todo esto, la historia revela una cultura moralmente depravada
en el primer siglo. Un ejemplo es la inmoralidad sexual: adulterio, homosexualidad, prostitución.

La brutalidad de ese tiempo se puede ver más claramente en los juegos de los anfiteatros romanos. Los espectáculos
de combates entre gladiadores-hombre contra hombre, hombre contra animal, y animal contra animal-atraían
multitudes enormes, y reemplazaron el drama griego y el atletismo en su popularidad. Se extendió a los cristianos en
los tiempos de persecución. El Libro de los Mártires de Foxe registra que Nerón hizo arrojar a los cristianos a los
animales salvajes. También hizo que los sumergieran en cera, que fueran montados sobre árboles y quemados como
antorchas gigantescas en sus jardines.

A este mundo de inmoralidad y brutalidad llegó el mensaje de amor y justicia que se encuentran en Jesús. Como
ocurrió con el judaísmo antes, el cristianismo juntó la religión con la moralidad. Reveló la norma de bondad de Dios y
el amor sacrificial de Cristo, y brindó el poder de lograr esa norma mediante la obra de regeneración del Espíritu basada
en la obra de Cristo en la cruz.

CONFLICTO DE LOS CRISTIANOS CONTRA LA CULTURA


En la iglesia primitiva, el carácter de los cristianos era muy importante para poder ser oídos y para ganar conversos
mientras daban testimonio osadamente de su nueva fe, se ganaban grandes problemas porque no se disponían
participar en los rituales religiosos y su rechazo a inclinarse ante las imágenes de los emperadores.

La gente creía que los dioses exigían sus sacrificios y otras ceremonias porque en caso contrario estarían enojados y
descargarían su ira sobre el pueblo como un todo. El rechazo de los cristianos a participar significaba arriesgarse a
hacer enojar a los dioses.

El otro factor era la cuestión del culto al emperador. Sin embargo, para los cristianos Jesús era el Señor; no podía haber
ningún otro dios fuera de Él, y no podían inclinarse ante nadie que se atribuyera autoridad divina, incluyendo al
emperador, y por ello se constituían enemigos del estado.

Por lo tanto, debido a su rechazo a participar de estas actividades, los cristianos eran llamados ateos y enemigos del
estado. La razón por la que no podían inclinarse ante los emperadores y los dioses era que la idolatría era el pecado
fundamental en la iglesia primitiva, y todo el que se identifica como cristiano tenía que trazar la raya en este punto:
Jesús es Señor, y no hay otro.