Está en la página 1de 4

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN

PARA LA PREVENCIÓN DE
ENFERMEDADES RESPIRATORIAS.

Curso: Enfermedades Respiratorias en


Módulo 5 Adultos (ERA)
ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN PARA LA PREVENCIÓN
DE ENFERMEDADES RESPIRATORIAS.
MÓDULO 5

ASMA BRONQUIAL

La educación es un componente fundamental del tratamiento del paciente asmático, ya que


en el contexto de un programa integral de manejo y seguimiento mejora los resultados del
tratamiento del asma.

Los pacientes asmáticos deben desarrollar habilidades y destrezas necesarias para poder
administrarse correctamente los tratamientos farmacológicos, seguir correctamente las
indicaciones médicas de tratamiento y evitar alergenos o factores desencadenantes de crisis;
reconocer y actuar tempranamente en las crisis.

Estas habilidades y destrezas se logran, mejoran y mantienen mediante programas y


actividades educativas.

Logros de una Educación Adecuada:

1. Reducir la frecuencia y gravedad de las crisis, y con ello la necesidad de


hospitalización del paciente.
2. Mayor aceptación y cumplimiento del tratamiento prolongado, llegando a un control
total del Asma.
3. Disminuir el ausentismo escolar y laboral.
4. Corregir el comportamiento familiar y su actitud ante el paciente asmático.
5. Evitar la limitación de actividades diarias.
6. Menor uso de corticoides sistémicos y reducción en el costo del tratamiento, sin dejar
de utilizar terapia antiinflamatoria temprana.
7. Evitar los factores desencadenantes de las crisis obstructivas.
8. Reducir la morbimortalidad por asma.
9. Mejorar la calidad de vida del paciente y su familia, mejorando así el aspecto
psicológico del paciente.
10. Mejoramiento de la relación médico – equipo – paciente – familia.

ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA (EPOC)

La EPOC es una enfermedad progresiva, y la única medida que ha demostrado cambiar su


historia natural es la suspensión del hábito tabáquico.

A todos los pacientes fumadores que padecen EPOC se les debe ofrecer ayuda para tratar
esta adicción en cada visita. La consejería breve es un elemento estratégico de eficacia
comprobada. Por ello, todos los fumadores deben recibir al menos esta intervención en cada
visita a un centro de salud.

Página 1
Las terapias de cesación del tabaquismo incluyen manejo conductual y tratamientos
farmacológicos. La cesación del tabaquismo tiene un impacto favorable en la evolución
natural de la EPOC y en la prevención de numerosas enfermedades (Ateromatosis, cáncer de
diversos órganos,etc.).

NEUMONÍA

Intervenciones recomendadas para la prevención de la Neumonía:

Vacuna Influenza: En todo adulto mayor y otras personas con riesgo de complicaciones
graves por influenza o sus contactos, se recomienda la vacunación anti-influenza al inicio de
otoño, así como a los trabajadores de salud y cuidadores de pacientes crónicos
institucionalizados.

Vacuna anti –Pneumococica: Se recomienda a personas mayores de 65 años, con


enfermedades concurrentes específicas de muy alto riesgo. Las recomendaciones para otro
tipo de pacientes aun permanece confusa, en espera de nuevas vacunas y futura evidencia.

TUBERCULOSIS

Las medidas preventivas frente a la tuberculosis pueden ser generales o específicas:

Medidas Generales:

Las medidas generales de prevención consisten en educar a la población sobre los


mecanismos de transmisión de la enfermedad, las técnicas para su control y la importancia
del diagnóstico temprano de las formas contagiosas. Se debe insistir en que el hacinamiento
favorece la infección y las pobres condiciones de vida, el paso de infección a enfermedad.

La mejor prevención es el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno de las formas


bacilíferas, de modo que tanto la población como el personal de salud deben conocer la
disponibilidad y la gratuidad en los Servicios y Laboratorios de Diagnóstico y los Centros de
Tratamiento de su comunidad. Dado el carácter epidémico de la tuberculosis siempre debe
completarse el estudio de los contactos de los casos bacilíferos.

Medidas Específicas:

Las medidas preventivas específicas contra la tuberculosis son básicamente dos: la


vacunación con BCG y la quimioprofilaxis con isoniacida.

Vacunación BCG
Tiene por objeto proteger a los no infectados más susceptibles frente al contagio con el M.
Tuberculosis. La vacunación BCG forma parte del programa ampliado de inmunizaciones
(PAI). Es obligatoria para todos los recién nacidos de más de 2.000 gramos de peso y debe

Página 2
ser aplicada en la maternidad donde el niño ha nacido, antes de ser dado de alta o dentro de
la primera semana de edad en los partos extrahospitalarios.

Quimioprofilaxis
La quimioprofilaxis consiste en la administración de Isoniacida a personas con riesgo de
desarrollar una tuberculosis.

Los elementos básicos para decidir la quimioprofilaxis en contactos que constituyen el mayor
grupo beneficiario de ella, son los siguientes:

1 Estudio bacteriológico y localización de la enfermedad en el caso índice (pulmonar


bacilífero).
2 Edad del contacto (< 5 años).
3 Seguridad de la ausencia de enfermedad tuberculosa activa en el contacto (Rx. y
examen clínico negativo).

Se distingue entre una quimioprofilaxis primaria, que es aquella que se indica a personas no
infectadas, es decir PPD (-) para protegerlas de la infección con el M. tuberculosis y una
quimioprofilaxis secundaria, que es la que se administra a individuos ya infectados, es decir
PPD (+) para evitar que desarrollen la enfermedad.

Quimioprofilaxis primaria (niños PPD (-)


• Recién nacidos de madre tuberculosa bacilífera, hayan o no recibido BCG al nacer y
sin evidencia clínica ni radiológica de enfermedad tuberculosa.
• Niños no vacunados con BCG, contactos de tuberculosos bacilíferos, sin evidencia
clínica ni radiológica de TBC activa. Vacunar con BCG al término de la
quimioprofilaxis.

Quimioprofilaxis secundaria (Individuos PPD (+) reactores francos, de 10 mm. o más)


• Contactos intradomiciliarios, menores de 5 años, de tuberculosos pulmonares
bacilíferos, con o sin cicatriz BCG y sin evidencias clínicas ni radiológicas de
enfermedad tuberculosa activa.
• Infectados VIH/SIDA.
• Individuos recientemente infectados (viraje tuberculínico en los últimos 2
• años) o niños menores de 5 años no vacunados con BCG.
• Portadores de lesiones radiológicas inactivas, consistentes con el diagnóstico de
secuelas de tuberculosis a la radiografía de tórax, con baciloscopías y cultivos
negativos y sin antecedentes de haber recibido quimioterapia antituberculosa previa.
• En situaciones clínicas especiales como las que a continuación se enumeran, podrá
emplearse quimioprofilaxis por indicación médica individual:
 Diabetes.
 Silicosis.
 Gastrectomizados.
 Enfermedades hematológicas malignas.
 Tratamientos inmunosupresores.
 Insufi ciencias renales terminales y transplantados renales.
 Drogadictos endovenosos.
 Terapias prolongadas con corticoides.
 Enfermedades caquectizantes.

Página 3