Está en la página 1de 2

Telecomunicaciones en 2017 y

expectativas en el 2018

Se termina el 2017 y se avecina un año dinámico para las telecomunicaciones. Los


despliegues de infraestructura que se harán en el país, a partir de las próximas licitaciones
de espectro radioeléctrico y la materialización efectiva de proyectos de inversión en redes
(Red Troncal y Red Compartida) moldearán la dinámica de las telecomunicaciones para los
últimos años. El entorno macroeconómico, las circunstancias políticas y acontecimientos
deportivos, así como el devenir en política regulatoria, también han demostrado impactar
los mercados que componen a este sector.

No obstante, para entender el grado de influencia de estos factores vale la pena realizar un
corte de caja sobre el panorama del sector de telecomunicaciones en México al cierre del
2017 y, a partir de ello, realizar un ejercicio de prospectiva sobre el escenario que tendrá
lugar en el 2018.

En los últimos años, la entrada de nuevas compañías al mercado, las alianzas estratégicas
entre competidores, el establecimiento y la modificación de reglas específicas para el
operador preponderante en el mercado, entre otros, han generado una nueva dinámica
competitiva. A su vez, todo ello ha detonado consecuentes efectos sobre las condiciones de
oferta, hábitos de consumo, reconfiguración de los mercados y la generación de nuevas
oportunidades de negocio.

¿Cómo se traduce esto en dimensiones cuantificables, por ejemplo, en términos de


ingresos?

De acuerdo con estimaciones de The Competitive Intelligence Unit, al finalizar el 2017, el


sector de telecomunicaciones en su conjunto generará 473,672 millones de pesos, lo
equivalente a un crecimiento anual de 4.3%, superior a 3.5% alcanzado en el 2016. Este
impulso en la cifra proyectada está basado en el buen desempeño registrado durante el
tercer trimestre del año y las buenas perspectivas que se tienen al cierre de año. Más aún, se
pronostica un resultado más optimista para el 2018, con un coeficiente de crecimiento
superior a 5.0%, atribuible al mayor dinamismo del mercado de TV de Paga, la
estabilización en el ARPU móvil y el incesante y creciente consumo de servicios de banda
ancha, tanto fija como móvil.

En su composición por segmentos, aquel de telecomunicaciones fijas registró un menor


crecimiento, pero se espera que continúe en una senda positiva con razones promedio de
1.5% para el 2017 y el 2018, explicado principalmente por el aumento en el consumo de
banda ancha fija a mayores velocidades y por la marcada preferencia por el
empaquetamiento de la telefonía fija con los servicios de Internet y de TV de Paga.

En lo que respecta al mercado de TV de Paga, se espera que muestre una evolución muy
favorable durante el 2018 a pesar de la desaceleración registrada durante el 2017. Para el
2018 se esperan crecimientos en la vecindad de 15% guiados tanto por los ingresos
derivados de las campañas políticas, así como por la transmisión de los encuentros del
mundial de fútbol.

Por su parte, se espera que el segmento móvil continué en una senda de estabilización y
mejora en el valor del mercado, guiado por el mayor número de usuarios de pospago, una
reducción de la vigencia del saldo en prepago y el mayor consumo de servicios móviles,
especialmente de la banda ancha móvil. Para así, alcanzar un crecimiento de anual cercano
a 4% durante el 2018.

Tras este recuento cuantitativo del sector, se espera un pronóstico favorable para el 2018
favorable consecuencia de los beneficios generados por el nuevo ecosistema competitivo, la
inyección de mayores recursos de infraestructura, así como el aumento en la oferta y
consumo de servicios ofrecidos. Se espera que continúe la rampa ascendente de crecimiento
del sector, derivada de la mayor cobertura de servicios, el despliegue de redes de nueva
generación, la profundización en la demanda y consumo de servicios, entre otros factores.