Está en la página 1de 1

FELICIDAD EN NAVIDAD

HACE MUCHO TIEMPO UN 24 DE DICIEMBRE DE 1672 UNA FAMILIA ESTABA


PONIENDO EL ÁRBOL DE NAVIDAD. TODA LA FAMILIA ESTABA CELEBRANDO QUE ESA
NOCHE NACÍA EL NIÑO JESÚS. PUSIERON DEBAJO DEL ÁRBOL LOS REGALOS,
PREPARARON LA COMIDA Y TODA LA CASA ESTABA LLENA DE FELICIDAD. TODA LA
FAMILIA LO PASABA BIEN JUGANDO, HABLANDO, RIENDO, ETC. PERO DE PRONTO
MIRARON POR LA VENTANA Y VIERON A UN NIÑO HAMBRIENTO Y DESCALZO.
LLEVABA ROPA VIEJA Y SUCIA Y TIRITABA DE FRÍO. TODOS SE PUSIERON MUY TRISTES Y
SALIERON A LA CALLE. SE ACERCARON A AQUEL NIÑO Y LO INVITARON A ENTRAR EN
CASA. EL NIÑO ENTRÓ Y LO BAÑARON, LE PUSIERON ROPA LIMPIA Y UNOS ZAPATOS.
LE INVITARON A QUE SE CALENTARA JUNTO A LA CHIMENEA Y LE OFRECIERON SOPA
CALIENTE. LUEGO SE SENTARON TODOS A LA MESA Y CENARON CANTANDO
VILLANCICOS. AQUEL NIÑO LOS OBSERVABA A TODOS CON GRAN FELICIDAD. LES DIO
LAS GRACIAS POR TODO LO QUE HABÍAN HECHO POR ÉL. LES CONTÓ QUE SUS PADRES
MURIERON Y ÉL VIVÍA EN LA CALLE DESDE ENTONCES. TODOS LO ABRAZARON Y DESDE
AQUEL MOMENTO SE QUEDÓ A VIVIR EN AQUELLA CASA FORMANDO PARTE DE
AQUELLA BUENA FAMILIA. Y FUERON FELICES PARA SIEMPRE.