Está en la página 1de 9

El significado de la Democracia.

La democracia (de “démos” pueblo y “kratos” gobierno), es un sistema o doctrina política


que favorece la intervención del pueblo en el gobierno de un estado, mediante la
designación de sus dirigentes, recayendo la soberanía en el pueblo y teniendo como base
conceptos tales como la igualdad política de los ciudadanos ante la ley.

Existen derechos y deberes políticos como el sufragio, la libre elección (la posibilidad de
elegir y/o ser elegido para la dirección de un cargo público), y otras libertades variables
que suelen acompañar al establecimiento de un estado democrático, como las libertades
individuales, de asociación, de expresión, de reunión, etc., libertades que suelen ser
relacionadas actualmente como partes integrantes de la democracia al ser implantadas
dentro de un estado democrático.

El significado de la democracia es abordado desde dos grandes formas:

Desde la DIMENSIÓN EMPÍRICA se trata de responder a:

- Qué es

- Cómo funciona

Esta dimensión empírica “busca establecer cómo se manifiesta de hecho la democracia en


una sociedad dada, su funcionamiento, sus instituciones, sus sujetos y actores, los
comportamientos a ella asociados, los condicionamientos objetivos (económicos, sociales,
etc) sobre los que opera” (Del Aguila, Rafael (editor). Manual de Ciencia Política , 1997:
140).

Desde la DIMENSIÓN NORMATIVA, se busca responder a la pregunta:

Qué debería ser

Se busca “establecer los principios e ideales normativos a los que una democracia debería
ajustarse para merecer tal nombre”. Allí el ideal de fondo es la idea de autogobierno de los
individuos y las comunidades humanas, llevando a un análisis de la combinación adecuada
de valores, instituciones, prácticas que resultan favorecedoras de tal ideal (Del Aguila:
140).

Raíces de la Democracia moderna

Tres grandes tradiciones:


a) Teoría clásica o teoría aristotélica, según la cual la democracia como gobierno del
pueblo, se distingue de la Monarquía como gobierno de uno solo y de la aristocracia como
gobierno de pocos.

b) Teoría medieval o de la soberanía popular, teoría del poder ascendente, contrapuesta a


la del poder descendente, del príncipe, transmitido por delegación.

c) Teoría moderna, teoría maquiavélica, de la República contrapuesta a la monarquía. El


poder no está concentrado en uno solo sino distribuido en diversos cuerpos colegiados,
donde todos tienen la posibilidad de participar en la construcción de las leyes que han de
regir el orden social. (Bobbio, Norberto y otros. Diccionario de Política. Madrid, S. XXI,
1997, 441-442).

Definiciones:

1) Régimen en el que los ciudadanos se gobiernan a sí mismos (directamente o por medio


de representantes) y poseen todos los recursos, derechos e instituciones necesarios para
hacerlo (Del Aguila: 141)

2) Régimen político en el que existe responsabilidad de los gobernantes ante los


gobernados, lo que se concreta en que estos últimos, a través de las elecciones y otras
instituciones, ejercen control sobre aquellos (Del Aguila: 141)

3) Sistema definido por el pluralismo, la competencia libre entre élites y la responsabilidad


(Del Aguila: 141)

4) Sistema que quizá no sirva para elegir a los mejores gobernantes, pero sí sirve para
expulsar a los peores con costes sociales y humanos mínimos (comparados con otros
sistemas) (Del Aguila: 141)

5) La democracia es una fórmula política para resolver el hecho de la pluralidad humana


(Del Aguila: 154), como pluralidad de intereses, valores, ideologías, poder, riqueza,
prestigio, pluralidad nacional, cultural, social, ideológica, religiosa, de orientaciones
sexuales, de modos de vida, de concepciones del bien.

6) La democracia es una solución particular y específica cuya aspiración es resolver el


problema que surge cuando apreciamos que vivimos juntos y sin embargo somos
diferentes (Del Aguila: 154).

7) La democracia es tolerancia: no considerar al adversario político como un enemigo al


que es necesario destruir. Sin la tolerancia política ninguna de las instituciones o
procedimientos o reglas democráticas puede funcionar. Descalificar moralmente a los
adversarios es eliminar una confianza mutua mínima. Se eliminan las bases de cualquier
diálogo, negociación o compromiso y, por consiguiente, las bases de la convivencia
democrática (Del Aguila: 155).
8) La democracia es un procedimiento que exige que estemos de acuerdo en las formas
que utilizaremos para resolver los conflictos (Del Aguila: 155): quién está autorizado para
tomar decisiones, que se toman decisiones con la regla de la mayoría, sin que se nieguen
los derechos de las minorías.

9) La democracia se ha entendido siempre como un método o un conjunto de reglas de


procedimiento para la constitución del gobierno y para la formación de las decisiones
políticas (Bobbio, 1997: 449).

10) Una definición mínima de democracia: es un régimen que tiene muchos defectos, pero
que tiene una gran ventaja: todos los demás sistemas políticos tienen defectos más graves
(Winston Churchill) (Cerroni, Humberto. “¿Qué es la Democracia?”, 1991: 80).

11) La democracia es el modo de cortar cabezas sin romperlas (Bryce) (Cerroni, 1991: 80).
La democracia excluye la violencia de la vida política y asegura la libre competencia.

12) Una definición media de democracia: La democracia es el único régimen en el cual las
leyes que debes obedecer son creadas por hombres que tú has escogido (Cerroni, 1991:
81).

13) Definición máxima: la democracia es el único régimen político es el cual puedes


obtener todo, siempre que persuadas a los demás respetando las reglas del juego (Cerroni,
1991: 81).

14) La democracia es un conjunto de reglas que permite comparar, confrontar y, por ende,
escoger entre posiciones diferentes (Cerroni, 1991: 81).

Modelos de Democracia

Modelo 1: Liberal – Protector

Define la democracia como “un régimen político que permite la protección de cada
ciudadano respecto de la acción de otros individuos y de todos ellos respecto de la acción
del Estado, con lo que se conseguiría el máximo de libertad para cada uno. La idea del
liberalismo es que la justificación de la democracia consiste en su contribución a la
libertad, al desarrollo y al bienestar de cada ciudadano individualmente considerado” (Del
Aguila: 142).

Ante la imposibilidad de la práctica de una democracia directa a ejemplo de la democracia


ateniense, para los escritores liberales, de Constant a Tocqueville y a John Stuart Mill, se va
estableciendo la idea de que “la única democracia compatible con el Estado liberal, es
decir, con el estado que reconoce y garantiza algunos derechos fundamentales, como los
derechos de libertad de pensamiento, de religión, de imprenta, de reunión, etc. era la
democracia representativa, o parlamentaria, donde la tarea de hacer las leyes concierne,
no a todo el pueblo reunido en asamblea, sino a un cuerpo restringido de representantes
elegidos por aquellos ciudadanos a quienes se les reconozcan los derechos políticos”
(Bobbio, 1997: 446), donde además se le reconoce la libertad política de elegir y ser
elegido.

Este modelo se asocia a instituciones como:

1) Los derechos civiles: “permiten al ser humano gozar de una esfera personal de
autonomía frente al Estado y las demás personas privadas” (Manrique Reyes, Alfredo. La
constitución de la nueva Colombia, 1991: 18). “Se dirigen a todos los individuos para
permitirles realizar con inteligencia y responsabilidad su destino personal en el marco de
una sociedad libre” (Manrique, 1991: 18). (protección de la intimidad, la propiedad, la
esfera privada, la libertad de conciencia, la libertad de expresión).

2) La división de los poderes (haciendo que unos poderes se sometan al escrutinio de


otros, se contrapesen y equilibren mutuamente, impidiendo la concentración del poder y
sus abusos)

3) Las divisiones territoriales del poder (haciendo que los contrapesos y equilibrios tengan
también una base territorial).

4) El control de la legalidad (control de los actos de gobierno y de la administración por


medio de reglas, leyes, impidiendo su extralimitación).

5) El consentimiento de los gobernados (el orden político democrático responde a los


intereses de los gobernados).

6) El control de los representantes (elecciones periódicas, publicidad de sus deliberaciones


y de sus decisiones).

7) La representación en el Estado de los intereses de los ciudadanos (presencia en el


proceso de toma de decisiones de todos los intereses relevantes)

Se busca evitar la peligrosidad del poder, evitar la tiranía y sus usos políticos (arrestos
arbitrarios, desigualdad ante la ley, control por parte del Estado de la vida de los
individuos, imposición de un credo religioso o de una conciencia política (Del Aguila: 143).

Este modelo liberal protector convivió con la exclusión del sufragio y de otros derechos
políticos como el de asociación, de grandes masas de la población. El desarrollo de este
modelo, por tanto, está asociado con la gradual ampliación del derecho al voto y la
multiplicación de los órganos representativos cuyos representantes son objeto de elección
(Bobbio, 1997: 446-7).

Hoy se hace presente en la exigencia de ‘menos Estado y más mercado’, propio del
Neoliberalismo.

Modelo 2: Democrático – Participativo


Para este modelo “resulta insuficiente hacer girar la definición de democracia alrededor de
la idea de protección de los intereses individuales y que tal idea debe ser contrapesada
con la exigencia de participación política ciudadana” (Del Aguila: 146). De esta manera se
estaría garantizando el autogobierno colectivo y se lograría crear una ciudadanía
informada y comprometida con el bien público.

Para este modelo la comunidad democrática no es una comunidad de individuos


competitivos, conflictivos y egoístas sino una comunidad que comparte ciertos objetivos,
desarrollando en comunidad capacidades humanas.

Aquí se resaltan rasgos como:

1) Deliberación conjunta de la esfera pública (espacios sociales y políticos en los que los
ciudadanos se encuentran, deliberan y debaten, buscando acuerdos para regular la vida en
común)

2) Autodesarrollo individual a través de la participación (hábitos de diálogo, habilidades


argumentativas).

3) Sufragio universal y uso ciudadano de las instituciones mediadoras de participación


(elecciones, partidos, sindicatos, grupos, corporaciones como medio de comunicación
entre las instituciones representativas y la opinión pública).

4) Participación ciudadana en una sociedad civil densa y poblada de instituciones


mediadoras (asociacionismo voluntario, participación en otras zonas sociales como en el
trabajo, el estudio).

5) Democracia considerada como una forma de vida, no sólo como un conjunto de


instituciones (formación de ciudadanos democráticos, informados, capaces de juicio
político a través del diálogo, tanto para el consenso como para el disenso) (Del Aguila:
146).

La dificultad en este modelo es la de encontrar los canales para hacer efectiva la


participación del pueblo; crear una ciudadanía comprometida con los valores
democráticos; cómo crear las condiciones sociales, económicas y culturales para que el
pueblo lo pueda hacer, buscando acercar los organismos de toma de decisiones a los
ciudadanos.

Modelo 3: Pluralista – Competitivo

Se parte del hecho de que las ideas de autogobierno y de control de los representantes
por parte de los representados, son absurdas, irreales. La dirección real de la política en
cualquier régimen está en manos de minorías y élites selectas. Según Ludwig Gumplowicz,
Gaetano Mosca y Vilfredo Pareto “La soberanía popular es un ideal límite y jamás ha
correspondido ni puede corresponder de ninguna manera a una realidad de hecho, ...”
(Bobbio, 1997: 448)
Para que hubiera democracia no sería necesario que los ciudadanos participaran
directamente en el gobierno, tomaran decisiones fundamentales; bastaría con que
periódicamente pudieran hacer sentir sus aspiraciones e intereses contribuyendo a la
selección de minorías que les gobernarían.

“La democracia sería aquel régimen político en el cual se adquiere poder de decisión a
través de la lucha competitiva de élites plurales por conseguir el apoyo (voto) de la
población” (Del Aguila: 149). Según Schumpeter hay democracia donde hay diversos
grupos que compiten entre sí por la conquista del poder, mediante una lucha que tiene
por objeto el voto popular” (Bobbio, 1997: 449)

Aquí los rasgos predominantes de la democracia serían:

1) Ser un sistema para elegir élites adecuadamente preparadas y autorizar gobiernos (no
se trata de autogobierno o de protección de los individuos).

2) El sistema de selección de élites consiste en la competencia entre dos o más grupos


autoelegidos de políticos (como partidos políticos) que se disputan el voto de los
ciudadanos periódicamente.

3) Los votantes no deliberan o deciden sobre cuestiones políticas. Sólo eligen a las
personas que adoptarán de hecho esas decisiones (Del Aguila: 149).

Aquí la democracia se parece a un mecanismo de mercado en el que los políticos son los
empresarios y los votantes los consumidores.

Para algunos, aquí, más que democracia lo que hay es una POLIARQUÍA (Del Aguila: 150),
un gobierno de muchos.

Condiciones para la Democracia

Pareciera que deben existir ciertas condiciones mínimas para la existencia de la


democracia:

- Ciertos mínimos económicos como la inexistencia de miseria generalizada, de


desigualdades extremas, niveles altos de alfabetización, surgimiento de un pluralismo
social e ideológico.

- A nivel social, el predominio de sectores sociales industriales y comerciales frente a


sectores terratenientes.

- A nivel socio-histórico, la existencia de una cierta unidad nacional; una cierta cultura en
contravía de autoritarismos y tradiciones; el grado de secularización; disposición de las
élites a la ampliación de la ciudadanía; la estructura más o menos represiva del Estado.

- En General, son favorecedores de la democracia todos aquellos procesos sociales que


contribuyen a la aparición del pluralismo, del equilibrio entre poderes sociales,
económicos, políticos, evitando su concentración (Del Aguila: 153).
- En lo político cultural es fundamental 1) la creencia de la población en la legitimidad de
las instituciones; 2) creencia en la eficacia del sistema para resolver los problemas; 3)
confianza recíproca entre actores del sistema político; 4) disponibilidad para la
cooperación, el acuerdo y la negociación, sin excluir por ello el conflicto y la competición
(Del Aguila: 153-154).

Por qué es mejor la Democracia que cualquier otro sistema de organización política

Robert Dahl (Dahl, Robert. La Democracia. Una guía para los ciudadanos 1999: 55-72),
desde el análisis empírico, plantea diez razones para demostrar las ventajas del sistema
democrático sobre otros sistemas del ordenamiento social:

1. La democracia ayuda a evitar el gobierno de autócratas crueles y depravados.

2. La democracia garantiza a sus ciudadanos una cantidad de derechos fundamentales que


los gobiernos no democráticos no garantizan ni pueden garantizar.

3. La democracia asegura a sus ciudadanos un mayor ámbito de libertad personal que


cualquier alternativa factible a la misma.

4. La democracia ayuda a las personas a proteger sus propios intereses fundamentales.

5. Sólo un gobierno democrático puede proporcionar una oportunidad máxima para que
las personas ejerciten la libertad de autodeterminarse, es decir, que vivan bajo leyes de su
propia elección.

6. Solamente un gobierno democrático puede proporcionar una oportunidad máxima para


ejercitar la responsabilidad moral.

7. La democracia promueve el desarrollo humano más plenamente que cualquier


alternativa factible.

8. Sólo un gobierno democrático puede fomentar un grado relativamente alto de igualdad


política.

9. Las democracias representativas modernas no se hacen la guerra entre sí.

10. Los países con gobiernos democráticos tienden a ser más prósperos que los países con
gobiernos no democráticos.

Requisitos indispensables (reglas del juego) para la existencia de la democracia

1) El control sobre las decisiones gubernamentales ha de estar constitucionalmente


conferido a cargos públicos elegidos, como en el caso del “máximo órgano político, a quien
está asignada la función legislativa”, así como el jefe del Estado o los entes de la
administración local (Bobbio, 1997: 450)

2) Los cargos públicos han de ser elegidos en elecciones frecuentes, sin coerciones (Del
Aguila: 156)
3) Prácticamente todos los adultos han de tener derecho a voto. “Electores deben ser
todos los ciudadanos que hayan alcanzado la mayoría de edad sin distinción de raza, de
religión, de ingresos y, también, de sexo” (Bobbio, 1997: 450)

4) Todos los electores deben tener igual voto (Bobbio, 1997: 450), (Dahl, 1999: 48)

5) Todos los electores deben ser libres de votar según su propia opinión formada lo más
libremente posible, es decir, en una libre contienda de grupos políticos que compiten por
formar la representación nacional, es decir, deben ser libres en cuanto tienen la
posibilidad de escoger entre alternativas reales. No hay democracia donde hay una lista
única (Bobbio, 1997: 450). Humberto Cerroni la llama la regla de la competencia: “Para
constituir el consenso todas las opiniones se pueden y se deben confrontar libremente
entre ellas” (Cerroni, 1991: 81)

6) Prácticamente todos los adultos han de tener derecho a concurrir como candidatos a los
cargos.

7) Tanto en las elecciones de los representantes a los organismos de gobierno como en las
diferentes decisiones, vale el principio de la mayoría. Cerroni la define como la Regla de la
mayoría: “Para calcular el consenso se cuentan las cabezas, sin romperlas, y la mayoría
hace la ley” (Cerroni, 1991: 81).

8) Ninguna decisión tomada por mayoría debe invalidar los derechos de las minorías
(Bobbio, 1997: 450). Según las Reglas de las minorías, dice Cerroni, “Si no obtienes la
mayoría y quedas en minoría, no quedas por fuera de la ciudad, por el contrario, puedes
ser el jefe de la oposición y tienes una función esencial, la de criticar a la mayoría y
prepararte para derrotarla en la próxima confrontación. Esta es, entonces, también la
Regla de alternación, de la posibilidad para todos de dirigir el país” (Cerroni, 1991: 81).

9) Los ciudadanos han de tener derecho a expresar sus opiniones políticas sin peligro a
represalias, es decir, “todos los miembros deben tener oportunidades iguales y efectivas
para hacer que sus puntos de vista sean conocidos por los otros miembros” (Dahl, 1999:
47)

10) Los ciudadanos han de tener acceso a fuentes alternativas y plurales de información.
Fuentes que deben existir y estar protegidas por la ley.

11) Los ciudadanos han de tener derecho a formar asociaciones, partidos o grupos de
presión independientes.

12) Los cargos públicos elegidos deben poder ejercer sus poderes constitucionalmente sin
interferencia u oposición invalidante por parte de otros cargos públicos no elegidos
(poderes militares, burocracias, etc.)

13) La politeia (Institucionalidad del Estado, la constitución misma) democrática ha de


poder autogobernarse, de actuar con independencia respecto de poderes extranjeros,
debe ser una politeia soberana (Del Aguila: 156).
“Qué cosa es pues la politeía, la politicidad de la polis? Es el constituirse en un orden
determinado que se impone a los miembros particulares y los organiza en la unidad de
una identidad colectiva” (Bobbio y Bovero, 42).

Bibliografía

- Bobbio, Norberto y otros. Diccionario de Política. Madrid, S. XXI, 1997.

- Bobbio, Norberto. El futuro de la democracia. Bogotá, FCE, 1997.

- Bobbio, Norberto y Bovero, Michelangelo. Origen y fundamentos del poder político.


México, Grijalbo, 1985.

- Cerroni, Humberto. “¿Qué es la Democracia?”. Rev. Foro, No. 14. Bogotá, Ediciones Foro
Nacional por Colombia, Abril de 1991. (Conferencia escolar dictada en el Liceo Plauto de
Roma en 1986).

- Dahl, Robert. La Democracia. Una guía para los ciudadanos. Madrid, Taurus, 1999.

- Del Aguila, Rafael. “Democracia”. En: Del Aguila, Rafael (editor). Manual de Ciencia
Política. Madrid, Editorial Trota, 1997.

- Manrique Reyes, Alfredo. La constitución de la nueva Colombia. Bogotá, Cerec, 1991.