Está en la página 1de 104

TEMAS : *PRINCIPALES RECURSOS NATURALES DEL PERÚ.

*RECURSOS NATURALES DE LA REGIÓN.

CATEDRÁTICO : Ing. IVÁN GARCÍA GÓMEZ.

ALUMNA : LOAYZA CHAVEZ, RUTH MEDALY.

NIVEL : I

CICLO : I
El presente trabajo lleva por título: “Principales Recursos Naturales del Perú” y
“Principales Recursos Naturales de la Región” para el cual se utilizó los métodos de
observación bibliográfica y el método de observación diaria, dicho trabajo se realizó en el
mes de Junio del 2008 en la ciudad de Nauta que está ubicado políticamente en la Región
Loreto, provincia de Loreto, limita al Norte con el distrito del Tigre, al Sur con los distritos
de Fernando Lores (Provincia de Maynas) y Bagazán (Provincia de Requena), al Este con
el distrito de San Juan Bautista(Provincia de Maynas) y al Oeste con el distrito de Parinari.
Tiene una extensión de 6, 329,69 Km2, representado ello, el 6% del área provincial. Esta
ciudad está asentada en la margen izquierda del Río Marañón y geográficamente está
ubicado entre los 04º27’10" de latitud Sur y a 73º31’50” de longitud Este.

El presente trabajo se realizó con el fin de demostrar que los Recursos Naturales son una
fuente fundamental para la subsistencia, por ende es muy importante para esta ciudad, esta
región, este país.

Los objetivos que tengo son, que todos mis compañeros y sobre todo la población sepamos
comprender que los, son el más grandioso regalo que podemos tener, ya que cada vez
nuestros Recursos Naturales se están agotando
.

Mis propósitos, son:


Sepamos a valorar y proteger nuestra biodiversidad:
vegetales y ecosistemas.
Tengamos afán de conservación.
Concienticemos a toda la población para hacer un uso
racional de los recursos naturales.
Como alumnos y toda la población pensemos en el
futuro de la ciudad, región y país.
Mantengamos los recursos naturales con el uso de
tecnología.
Tengamos la seguridad que este trabajo no sirva de
utilidad.

RISTO KALLIOLA. “Debemos evitar cimentar el desarrollo iluso de las tierras tal como
sucede en la agricultura migratoria. Y cuanto más prolongado sea el tiempo de uso de las
tierras, más disminuir la presión para deforestar bosques vírgenes”.

JHON TERBORGH (1999) “En este momento, los gobiernos de todo los países
amazónicos están ansioso de sacar provecho del capital potencial contando en el bosque
virgen. Estas políticas apuntan a un futuro en el que los bosques poseedores de más de un
millar de especies arborias serán convertidos en monótonas granjas de arboles para
abastarse un esenciadle global de productos forestales”.

FRANKLIN ROJAS. “En cuanto a biodiversidad, las escalas también son gigantes. La mayor
parte es desconocida para la ciencia, y cada investigación arroja nuevos descubrimientos
de insectos, peces, ranas, aves e incluso monos y otros mamíferos. La diversidad de plantas
vasculares es superior a 40.000 especies de la cuales unas 30.000 serían endémicas de esta
región, es decir, que es el único lugar del mundo donde se encuentran”.

JOSÉ A MARENGO. “Considerando el sistema climático, la amazonia como ecosistema


tiene un rol fundamental en la circulación atmosférica regional y global. Es un hecho que
junto con los factores naturales de variabilidad de clima (por ejemplo el fenómeno de Él
niño), la deforestación puede afectar el clima y los siclos biológicos que en ellos ocurren.
Por ello existen gran presión nacional e internacional para medir y posteriormente
controlar y reducir la deforestación en toda la región”.

ANTONIO RAIMONDI. “Os dejo todavía un basto campo en que ejercitar la investigación.
Yo, por mi parte, me considerare recompensado de mis afanes por tener la dicha de haber
dado a conocer al mundo, la geografía y muchos veneros de riqueza de un país, que he
adoptado por segunda patria y de haberos abierto la senda para que vosotros,
continuando los estudios, saquéis a la luz los inmensos caudales que yacen aun ocultos en
nuestro suelo nativo”.

WILLIAM CRAMPTON. “Hay dos requisitos claves para el éxito de programas pesqueros
basados en la participación de las comunidades. El primero es que los pescadores locales
tengan derechos exclusivos de acceso e los territorios de pesca. El segundo es que los
recursos pesqueros tengan suficiente valor comercial para que sean una actividad viable
que promueva la vigilancia local a los territorios de pesca”.

PHILIP FEARNSIDE. “proporcionar los elementos necesarios para una mejor comprensión
de la dinámica de deforestación y su inpacto en la biodiversidad, almacenamiento del
carbono y reciclaje de agua; es el punto de partida insoslayable en el largo camino para
converir los servicios medioambientales en una base para el desarrollo sostenible en la
Amazonía”.
 MATERIALES

 Computadora.
 Papel bond

 Lapiceros.

 Lápiz.

 Impresora.

 Memoria USB.

 Escáner.

 Cuaderno de apuntes.

 CD

 MÉTODOS
Observación diaria.
Bibliografía.
Análisis.
Conclusiones.

Recopilación de datos.

UBICACIÓN
Amazonia, amplia región natural que se extiende de norte a sur entre el macizo de
las Guayanas y el escudo o macizo Brasileño, y este a oeste desde el océano Atlántico hasta
la cordillera de los Andes. Su enorme superficie, 7.000.000 km2, ocupa los territorios de
Brasil, en su mayor parte, y en menor proporción los de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia,
Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa.
RELIEVE
La región presenta una pendiente poco pronunciada hacia el este, con lo cual la
Amazonia constituye en general una vasta extensión horizontal, donde importantes áreas
pueden ser fácilmente inundadas por el desbordamiento de los numerosos ríos que la
surcan. Debido a los considerables movimientos de masas de aire que soplan entre los
altiplanos de Guayana y el zócalo brasileño, se han depositado en la región grandes
cantidades de materiales provenientes de la erosión del relieve circundante, así como
sedimentos de origen marino y fluviolacustres más recientes, que han dado origen a un
conjunto de relieves de escasa altitud (entre 100 y 350 m) que constituyen la llamada ‘tierra
firme’ y que se intercalan con las llanuras aluviales. Algunos afloramientos rocosos en las
riberas ponen de manifiesto que la homogeneidad de la superficie esconde numerosas
dislocaciones, como en el delta del río Amazonas y en la confluencia con el curso fluvial
del Madeira.

CLIMA
Toda la región está dominada por un clima cálido ecuatorial y húmedo, con
oscilaciones térmicas poco significativas. La temperatura media mensual se aproxima a los
26 ºC. Las precipitaciones son abundantes durante todo el año y superan en una amplia
zona los 2.500 mm anuales, lo que significa una extrema humedad. Algo más de la mitad de
estas precipitaciones provienen del agua de la propia cuenca, que se recicla por medio de la
evaporación y transpiración de la vegetación local; el resto tiene su origen en los vientos
alisios procedentes del océano Atlántico.

FLORA Y FAUNA
Ambos componentes climáticos, temperatura y humedad, dan como resultado una
formación vegetal exuberante, la llamada selva lluviosa o pluvisilva, donde se calcula la
existencia de más de 60.000 especies arbóreas, con alturas que pueden alcanzar los
100 metros. El bosque permanece siempre verde, aunque algunas especies sean de hoja
caduca. Localmente se distingue el ‘guazú’, o selva de tierra firme, la ‘varzea’, o selva
inundada estacionalmente, y el ‘igapo’, o selva inundada de forma permanente. En cuanto a
la fauna, la selva constituye el hábitat natural de numerosas y variadas especies de aves,
mamíferos, insectos y reptiles.

HIDROGRAFIA
El sistema hidrográfico está articulado por el río Amazonas, de 6.275 km de
longitud (casi dos tercios de los cuales son navegables), que canaliza el abastecimiento y
drenaje de la región, y define la red fluvial más extensa y caudalosa del mundo, con unos
100.000 m3/s en su desembocadura en el Atlántico. La mayoría de sus numerosos afluentes
nacen en la cordillera de los Andes y en los macizos de las Guayanas y de Brasilia, entre los
que destacan los ríos Negro, Madeira, Tapajós, Xingu y Tocantins.

APROVECHAMIENTO DEL SUELO


La Amazonia es una región natural de gran valor ecológico mundial, ya que
constituye el mayor ‘pulmón verde’ de la Tierra. La ocupación por parte del hombre, que se
inició en 1840 ante la demanda internacional de caucho, sigue siendo marginal o se limita a
las áreas situadas en torno a los cursos fluviales, y se debe fundamentalmente a las enormes
riquezas forestales (caucho, maderas y plantas medicinales) y minerales (hierro, petróleo,
metales y gemas) que ofrece, así como al posible aprovechamiento de sus suelos para
actividades agropecuarias o de sus ríos para la construcción de obras hidráulicas.

PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES
La invasión incontrolada de este territorio durante las últimas décadas ha provocado
graves desequilibrios ecológicos, pues no se ha tenido en cuenta ni la importancia de su
biodiversidad ni a los grupos indígenas que habitan este espacio, muchos de los cuales
corren el peligro de desaparecer.

La extracción y búsqueda de oro por los ‘garimpeiros’, la construcción de grandes


carreteras (Transamazónica) y obras de ingeniería, y el incorrecto uso del suelo son los
principales causantes de la degradación medioambiental amazónica, que pone en peligro un
ecosistema de extrema fragilidad. El uso irracional de sus recursos naturales comienza a
preocupar a las distintas instituciones nacionales e internacionales. A las pocas ciudades
existentes, como Iquitos (Perú) o Marañao (Brasil), se suman otras nuevas surgidas tras el
avance colonizador.
Los Recursos naturales
Forma de materia o energía

Que existe de modo natural

Y que puede ser utilizada por el

Ser humano

L
os antiguos peruanos estuvieron muy en contacto con la naturaleza y así
conocieron lo que esta les podía brindar; fuentes de alimentación y fibras, como
los animales, que aprendieron a cazar y domesticar; fuentes de medicinas,
alimentos y tintes, como las plantas, con las que experimentaron para cultivar;
minerales como la plata y el estaño, que extrajeron y malearon para elaborar herramientas,
instrumentos quirúrgicos y piezas de arte; suelos fértiles pero escasos, que manejaron
eficientemente; ríos con aguas caprichosas, que aprendieron a canalizar y manejar, y así, en
forma interminable, los peruanos hemos estado aprovechando, desde hace miles de años,
los recursos naturales.

Poco a poco fuimos descubriendo la inmensa cantidad y calidad de recursos


naturales que tenemos en el Perú: somos uno de los doce países con mayor diversidad
biológica en el mundo; batimos records en variedad de ecosistemas y especies; somos
centro de origen de recursos genéticos que aportan significativamente a la alimentación
mundial; contamos con valiosos minerales metálicos, además de recursos hidrobiológicos,
que nos posicionan como uno de los principales productores a nivel mundial; tenemos
ingentes reservas hídricas, líquidas y sólidas; tenemos la Amazonía Andina, centro de
generación de muchas especies y recursos, y una de las áreas boscosas mejor conservadas
del planeta.

Sin duda, un gran potencial que debemos saber aprovechar inteligentemente para
que nuestros hijos, y sus hijos, puedan tener mejores oportunidades de gozar de estos
recursos en un buen ambiente. Ahora, con el desarrollo tecnológico, económico y con un
aumento constante de la población mundial, la demanda por los recursos naturales es
inmensa y los problemas ambientales y de escasez ya se manifiestan en gran medida

La temática de Recursos Naturales del Perú que aquí se presenta, describe los
principales componentes de la naturaleza que son aprovechados por el humano en el
territorio peruano.

De acuerdo a la legislación peruana, se consideran recursos naturales a todo


componente de la naturaleza, que puede ser aprovechado por el ser humano para la
satisfacción de sus necesidades y que tenga un valor actual o potencial en el mercado, tales
como:
 Las aguas: superficiales y subterráneas.

 El suelo, subsuelo y las tierras.

 La diversidad biológica: como las especies de flora, de la fauna y de


microorganismos; los recursos genéticos, y los ecosistemas que dan soporte a la
vida.

 Los recursos energéticos: hidrocarburíferos, hidroenergéticos, eólicos, solares,


geotérmicos.

 La atmósfera y el espectro radioeléctrico.

 Los minerales, entre otros

Clasificación de los Recursos Naturales

Una primera clasificación de los recursos naturales es por su capacidad de


renovación:

Recursos renovables

Son los recursos que pueden ser utilizados en forma sostenida por periodos
considerables de tiempo, sin afectar negativamente su cantidad, calidad ó capacidad
de regeneración natural original. Comprenden todos los recursos bióticos ó vivos,
como los animales, las plantas, los microorganismos, etc. También comprende
recursos abióticos, como el agua, la energía y el suelo, aunque este último se
considera como semi-renovable y tiene una porción renovable, la orgánica, y una no
renovable, la mineral.

Recursos no renovables

Son recursos agotables, ya que una vez extraídos para su utilización, se va


disminuyendo la fuente ó stock natural de los mismos. Estos comprenden los
recursos minerales, como el oro, la plata, el zinc, etc, que se extraen de minas, y los
recursos energéticos, ya sea de origen fósil, como el petróleo y el gas, o de origen
mineral, como el carbón.

La ley peruana sobre recursos naturales expone que los recursos naturales
mantenidos en su fuente, sean estos renovables o no renovables, son Patrimonio de la
Nación, mientras que los frutos y productos estos, obtenidos de acuerdo a ley, son del
dominio de los titulares de los derechos concedidos sobre ellos. Asimismo, los ciudadanos
tienen derecho a ser informados y a participar en la definición y adopción de políticas
relacionadas con la conservación y uso sostenible de los recursos naturales,
reconociéndoles el derecho de formular peticiones y promover iniciativas de carácter
individual o colectivo ante las autoridades competentes.

Ahora estudiaremos los recursos naturales más importantes de nuestro Perú

El agua es un recurso natural, muy necesario pero vulnerable, que se renueva a


través del ciclo hidrológico y que tiene un valor social, ambiental y estratégico para el
desarrollo económico y social del país. Los aspectos climáticos y geográficos de nuestro
país hacen del agua un
recurso abundante en la
región Amazónica y con
escasez en la costa, y por
épocas en la sierra.
Asimismo, la distribución
del agua a través de año
tiene una estacionalidad
marcada, lo cual planteo un
reto importante para el
manejo del agua.

El agua ingresa a
una cuenca hidrográfica en
forma de precipitación
(lluvia, nieve, granizo),
esta agua puede ingresar en
el suelo y/o escurrir hasta alcanzar un flujo de agua que alimentará un cauce (río) cada vez
mayor. El agua que se permanece temporalmente en el suelo, en las fuentes naturales de
agua como ríos y lagunas y en la superficie de las plantas, es en parte evaporada y en parte
usada por las plantas y demás organismos, para luego ser devuelta a la atmósfera en forma
de transpiración. En los procesos de condensación de este vapor de agua se forman nubes,
que precipitan e inician el “ciclo hidrológico”.

No podemos hablar del agua sin hacerlo sobre la Cuenca Hidrográfica, que es
definida como el territorio delimitado en forma natural por las cumbres o divisoria de aguas
y drenado por una única red de drenaje, generalmente con un cauce principal o río. Al
interior de las cuencas se pueden delimitar sub cuencas o cuencas de orden inferior. La
cuenca es tomada como la unidad de gestión y planificación.

El aprovechamiento sostenible del agua requiere de un manejo integral por cuencas


hidrográficas, que contemple la variabilidad de su cantidad y calidad en el tiempo y en el
espacio, en condiciones racionales y compatibles con la capacidad de recuperación y
regeneración de los ecosistemas involucrados, en beneficio de las generaciones futuras.

Según la legislación peruana sobre aguas, el recurso natural comprende las aguas
continentales del territorio y espacios nacionales; en todos sus estados físicos, que son pero
no se limitan a:

 Las de las ensenadas y esteros.

 Las atmosféricas.

 Las provenientes de las lluvias de formación natural o artificial.

 Los nevados y glaciares.

 Las de los ríos y sus afluentes; las de los arroyos y torrentes y las que
discurren por cauces artificiales.

 Las de los humedales, pantanos, bofedales, cochas y manantiales.

 Las de los lagos, lagunas y embalses de formación natural o artificial.

 Las subterráneas.

 Las minero medicinales.

 Las residuales.

Asimismo, considera que son bienes naturales asociados al agua:

 La extensión comprendida entre la baja y alta marea, más una franja no


menor de cincuenta metros de ancho paralela a la línea de alta marea.

 Los cauces, lechos y riberas de las aguas y sus franjas marginales y


vegetación de protección.

 Los materiales que acarrean y depositan las aguas en los cauces y llanuras de
inundación.

 Las áreas ocupadas por los nevados y los glaciares.

 Los estratos o depósitos por donde corren o se encuentran las aguas


subterráneas.
 Las islas existentes y las que se formen en los lagos, lagunas o esteros o en
los ríos, siempre que no procedan de una bifurcación de las aguas, al cruzar
las tierras de particulares.

 Los terrenos ganados por causas naturales o por obras artificiales, al mar, a
los ríos, lagos, lagunas y otros cursos o embalses de agua.

Entre los bienes artificiales asociados al agua, se encuentran las obras hidráulicas de
trasvase y regulación de la oferta de agua. La problemática de este recurso tiene que ver
con el uso ineficiente del agua, la contaminación, y las pérdidas de fuentes hídricas debido
al cambio climático.

En esta sección dedicada al agua describimos las principales vertientes hidrográficas


y su potencial hídrico para el país, las principales fuentes de agua dulce como los ríos,
lagunas y glaciares, y veremos las características de uso del agua por la población y tipo de
actividades económicas.

Vertientes Y Disponibilidad De Agua


El territorio peruano está dividido en tres grandes vertientes, que se describen a
continuación. La masa anual promedio de agua superficial que producen las tres vertientes
del territorio peruano es de 780000 millones de m3. El 90 % es agua que se va al Atlántico
a través del río Amazonas, y del 10% restante sólo se aprovecha una pequeña parte, debido
al régimen estacional de nuestras corrientes de agua (SENAMHI, 1996).

La vertiente del Pacífico

Drena las aguas que se generan en el lado occidental de la Cordillera de los Ándes
(sierra occidental y costa), a través de 53 cuencas hidrográficas, cuyos ríos desembocan
directamente en el Océano Pacífico. La superficie de esta vertiente representa el 22% del
territorio nacional, pero su disponibilidad de recurso hídrico natural es muy bajo, ya que su
disponibilidad (37030 millones de m3/año) es de menos del 2 % del volumen de agua dulce
del país. Paradójicamente, en esta vertiente, la más seca de las tres, vive más del 60% de la
población y se consume el 87% del total de agua utilizada en el país. De los 16500 millones
de m3 de agua que se consumen en esta vertiente, la mayoría es para fines de uso agrícola
(86%), industrial (6,7%) y poblacional (6,2%).
SUPERFICIE RELATIVA DE LAS VERTIENTES Y DISPONIBILIDAD RELATIVA DE AGUA

La Vertiente Del Atlántico


Drena las aguas que se generan en el lado oriental de la Cordillera de los Ándes (sierra oriental y
Amazonía), a través de 44 cuencas hidrográficas, cuyos ríos dirigen sus aguas, ya fuera del territorio nacional,
hacia el Océano Atlántico. La superficie de esta vertiente representa el 74% del territorio del Perú, y debido a
las abundantes lluvias en la selva alta y baja, esta vertiente dispone de más del 97% del volumen de agua del
país (1998405 m3/año). De los 2368 millones de m3 de agua que se consumen en esta vertiente, la mayoría es
para fines de uso agrícola (84%), poblacional (6,2%) y minero (2,2%)

USO RELATIVO DEL AGUA EN LAS VERTIENTES PARA DIVERSOS FINES.

La vertiente del Titicaca


Esta vertiente es muy pequeña, apenas 4% del territorio peruano, y aporta el 0,5 % del volumen total
de agua hacia el complejo hidrográfico del lago Titicaca, a través de 9 cuencas. De los 103 millones de m3 de
agua que se consumen en esta vertiente, la mayoría es para fines de uso agrícola (69%), poblacional (17%) y
pecuario (2,2%).

Ríos
Los ríos transportan, a través de su cauce, las aguas provenientes de las lluvias o
deshielos, de las tierras altas a las tierras bajas, en el ámbito de una cuenca hidrográfica.
Generalmente, los ríos principales son los que se nombran, pero están formados por
afluentes de menor volumen. En el país existen más de 1000 ríos de diferente longitud y
volumen de agua (caudal), pero son 107 las cuencas más representativas.

Río en época de vaciante, selva central

Debido al clima estacional en las diferentes cuencas del país, el caudal que
transportan los ríos a través del año también son estacionales, teniendo una época de
creciente, relacionada al período lluvioso, y una época de vaciante. Este fenómeno puede
apreciarse en la siguiente figura, para varios ríos.

Caudal mensual para tres ríos de la vertiente del Pacífico, donde se nota la variación estacional del
volumen de agua transportado.

Debido a que la actividad agrícola, la que más agua consume en el país, debe
producir todo el año, las represas y reservorios de agua cobran gran importancia a la hora
de aprovechar el abundante agua de las crecidas, almacenándola para distribuirla durante el
período seco.

Los ríos más importantes se encuentran en la vertiente del Atlántico, propiamente en


la Amazonía. El río Amazonas, cuyo punto más distante se origina en el Perú, es el río más
largo y caudaloso del mundo. A continuación los 10 ríos mas largos del país.

En cuanto al volumen de agua promedio transportado, presentamos los 20 ríos más


caudalosos. Las estadísticas oficiales no muestran caudal para los ríos amazónicos
monitoreados, por lo que los ríos Ucayali, Nanay y Amazonas, tienen otra escala en el
gráfico, ya que de representarse su valor en m3/s, podría ser mucho mayor que los otros
ríos.
Caudal promedio mensual de los ríos más caudalosos del Perú. (*) Datos para tres ríos se refieren
al nivel promedio (msnm).

Lagunas
Existe un total de 12202 lagunas en el país, la mayoría (61%) se encuentra en la
vertiente del Atlántico, seguida por la vertiente del Pacífico (32%) y la del Titicaca (7%). El
potencial de utilización de las lagunas es inmenso en el país, ya que menos del 2% del total
de lagunas es aprovechado por los peruanos, con una capacidad total de más de 3000
millones de m3. Se encuentran y existen en estudio más de 340 lagunas, con una capacidad
cercana a 4000 millones de m3.

Laguna de Llanganuco, Huaraz.

El INRENA, a través de la Unidad de Glaciología y Recursos Hídricos, viene


realizando trabajos de evaluación y monitoreo del comportamiento de glaciares y lagunas
alto andinas con la finalidad de prevenir y mitigar los riesgos y desastres naturales, por
efecto de avalanchas, aluviones y desbordes de lagunas de origen glaciar, así como,
prevenir el futuro déficit del recurso hídrico, promoviendo su aprovechamiento de manera
sostenible con fines múltiples en el ámbito geográfico de la Cordillera Blanca. Asimismo
este tipo de estudios en los glaciares y zonas de alta montaña están íntimamente
relacionados al aspecto del Cambio Climático Global.

Glaciares
Los glaciares son espacios con extensas masas de hielo que se ubican en las zonas
alto andinas cercanas a los 5000 msnm. El espesor promedio de estos glaciares oscila entre
14 y 22 m y su importancia radica en su rol de almacenamiento y distribución paulatina de
agua a los ecosistemas cuenca abajo. Este servicio ambiental es de suma importancia en las
zonas con marcada estacionalidad en las lluvias ó con poca lluvia, como la sierra y la costa,
respectivamente. Asimismo, los glaciares tropicales son excelentes indicadores de la
evolución del clima y constituyen las reservas sólidas de agua dulce.

En Sudamérica, los glaciares tropicales están emplazados entre Bolivia y Venezuela,


cubriendo una superficie aproximada de 2758 km2, Perú es el país con mayor importancia
con 71%, seguido de Bolivia 20%, Ecuador 4%, Colombia 4% y Venezuela 0.1%, (Jordán,
1991, citado por INRENA).

En las 18 cordilleras más importantes del país, existen 3044 glaciares, con un área
aproximada de 1596 km2 y 44338 millones de m3 de volumen estimado de hielo.
Las cordilleras con los glaciares más importantes se listan en la siguiente figura. Las tres
cordilleras más grandes, mantienen el 75% del volumen de hielo almacenado en los Andes
peruanos; estas son la cordillera Blanca (43%), la cordillera de Vilcanota (24%) y la de
Ampato (8%).
Cordilleras con los glaciares más importantes del Perú y volumen de hielo almacenado (millones de
m3.

La Cordillera Blanca, en Ancash, es sin duda la más importante no solo por su


volumen de hielo, sino que también es la más larga, con 200 km de longitud, y tiene 20
nevados por encima de 6000 msnm, además de tener el pico más alto del Perú, el nevado
Huascarán, con 6768 msnm. La segunda Cordillera más alta es la del Huayhuash, entre
Ancash y Huánuco, con el nevado Yerupajá (6632 msnm). Ver más información en la
siguiente figura.

Puntos más altos de las cordilleras.

La gran problemática de esta importante fuente de agua es que está desapareciendo


a ritmos bastante acelerados desde hace tres décadas, debido al calentamiento global. En un
estudio comparativo del período 1962 -1970 con el año 1997 (CONAM, 1997), se dio
cuenta de una reducción de 446 km2 de hielo, es decir un 22% del área de glaciares. En
cuanto al volumen, este se redujo en 11303 millones de m3 de hielo, es decir el 20% de lo
que había 30 años atrás. Esta pérdida equivale al
consumo de agua de la sierra y la selva juntas por
un periodo de tres años.

Uso Y Manejo Del Agua


El uso del agua puede ser “consuntivo”, es decir
que se consume efectivamente durante alguna
actividad, como la agrícola, poblacional,
industrial, etc., o “no consuntivo”, donde se
utiliza el agua sin consumirse efectivamente,
como en la actividad energética, donde luego del
aprovechamiento por las hidroeléctricas, puede
estar apta para otros fines, como por ejemplo.

Si bien el consumo del agua se divide por sectores económicos, constituye también una red de transporte
principal en la selva

El consumo de agua en el Perú se aprecia en la siguiente figura, donde de lejos se ve


que la mayoría del uso efectivo del agua en el país se debe a actividades agrícolas, las
cuales consumen 12 veces más que para fines poblacionales. El uso del agua para
generación de energía eléctrica es también muy importante, utilizándose más de 11000
millones de m3/año.

Uso del agua para diversos fines - Comparación entre porcentajes de la población de las regiones
naturales y disponibilidad relativa de agua

En la costa, debido a la gran demanda de agua para agricultura, al asentamiento de


más de la mitad de la población y a la concentración de grandes industrias, se utiliza el 36%
del agua disponible naturalmente para esa región. El consumo de esta región (en promedio
por persona) es de 1105 m3/año, aproximadamente 3000 litros de agua por persona al día,
el triple del consumo en la sierra y diez veces más que en la selva.
En la sierra se utiliza el 0,83% del agua disponible naturalmente para esa región. El
consumo promedio por persona es de 354 m3/año, aproximadamente 1000 litros de agua
por persona al día. En la selva, debido al gran volumen de agua disponible, se utiliza tan
solo el 0,02% del agua disponible naturalmente para esa región. El consumo promedio por
persona es de 109 m3/año, aproximadamente 300 litros de agua por persona al día.

Para dar solución a la escasez de agua en las zonas áridas, se tiene una red de
reservorios. El Perú tiene una capacidad máxima de almacenamiento de agua de 2731
millones de m3, distribuida en nueve reservorios, como se muestra en la figura a
continuación.

Principales reservorios del país y capacidad máxima de almacenamiento de agua (millones de m3).

En cuanto al agua potable, en el año 2003, las más de 40 empresas de servicios


produjeron 1188 millones de m3 en todo el país (SUNASS). Esto equivale a una
disponibilidad promedio de 120 litros de agua potable disponibles por persona al día.

El suelo se define como el material mineral y orgánico, no consolidado, de la capa


superior de la tierra, el cual sirve como medio natural para el crecimiento de plantas
terrestres. Este material ha sido expuesto a factores ambientales como el clima, los macro y
micro organismos, que han actuado sobre la roca madre por cierto periodo de tiempo, para
producir un suelo con características propias en su composición física, química, biológica y
morfológica.

Chacras en la sierra

La composición mineral y orgánica del suelo hace del suelo un recurso especial por
tener características renovables y no renovables. El recurso suelo en el país es limitado por
factores fisiográficos, climáticos (suelos áridos ó en zonas con baja temperatura), de
fertilidad, de salinización, por mal drenaje, entre otros.

Los retos que implica el manejo de suelos se refieren a mejorar la tecnología para
ampliar la cobertura de uso, zonificar adecuadamente el territorio para hacer buen uso de
los suelos, además de evitar su pérdida, a través de prácticas de conservación y evitando la
contaminación.

En esta sección describiremos al recurso suelo de acuerdo a su clasificación


internacional, veremos el potencial de los suelos peruanos de acuerdo a su capacidad de uso
mayor y analizaremos la Zonificación Ecológica Económica como herramienta para el
ordenamiento del territorio.

Clasificación
Existen diversas clasificaciones mundiales de suelos. En el Perú es muy usada la
clasificación sobre Regiones Geoedáficas, de la FAO, que se describen a continuación.

Región Yermosólica
Es el desierto de la costa, con grandes extensiones de planicies sedimentarias, cerros
y colinas, terrazas marinas, valles costeros, dunas y los inicios de las estribaciones andinas.
En los valles irrigados predominan los suelos denominados “fluvisoles”, suelos fértiles y de
alta calidad, debido a los sedimentos minerales depositados por los 53 ríos que bañan sus
tierras. En los desiertos predominan los suelos arenosos (regosoles), los salobres
(solonchaks), y los aluviales secos en los cauces secos (fluvisoles secos). En los cerros y
colinas predominan los suelos rocosos (litosoles). En la Costa norte (Piura y Tumbes) los
suelos son arcillosos y alcalinos (vertisoles). En la Costa sur existen suelos volcánicos
(andosoles) de reacción neutra.

Suelo desértico en el litoral

Región Litosólica

Constituida por las vertientes occidentales de la cordillera de los Andes entre los
1000 y 5000 msnm, con un relieve de gran pendiente y muy agreste. Predominan los
“litosoles”, que son suelos superficiales sobre rocas y también la roca expuesta. En las
partes bajas se encuentran suelos arenosos ó “regosoles” y áridos con calcio en el subsuelo,
llamados “yermosoles cálcicos”. En la parte Este e intermedia, se ubican los suelos
“yermosoles lúvicos” que contienen arcilla y cal; los “xerosoles”, que poseen una capa
oscura y cal, y los “kastanozems” ó suelos pardos.
Vertientes andinas con suelos superficiales y rocas

Región Paramosólica O Andosólica

Ubicada en la zona alto Andina entre los 4000 y 5000 msnm, cuyo relieve es suave
debido a haber sido glacial. Predominan los “paramosoles”, que son suelos ácidos y ricos
en materia orgánica. Los “páramo andosoles” son suelos similares, pero derivados de rocas
volcánicas arcillosas. También existen los suelos con predominancia rocosa (litosoles),
calcárea (rendzinas) y suelos neutros arcillosos oscuros (chernozems). Cerca a lagunas y
zonas pantanosas se encuentran suelos con muy alto contenido de materia orgánica,
denominados “histosoles”. La agricultura es muy limitada en estas zonas por las bajas
temperaturas, salvo para algunas especies como la Maca. Estas zonas tienen un buen
potencial para pastos, aprovechados con la actividad pecuaria de camélidos y ovinos.

Región Kastanosólica

Referida a los valles interandinos altos y zonas intermedias, ubicada ente los 2200 y
4000 msnm. Existen diversos tipos de suelos, principalmente los “kastanozems cálcicos”,
de textura media, alcalinos y de color rojizo ó pardo rojizo. Los “kastanozems lúvicos”,
similares pero arcillosos; así como suelos profundos y de textura fina (phaeozems). En las
zonas de alta pendiente, predominan los suelos rocosos y calcáreos. En las mesetas y
grandes planicies, como las del Titicaca, predominan los suelos originados de lagos
(planosoles) y suelos con mal drenaje (gleisoles). También están compuestas por suelos
volcánicos. Esta región es un área agrícola tradicional, con un uso intensivo hace miles de
años, cultivándose principalmente cereales, tubérculos, leguminosas y algunas hortalizas.
Las partes altas de pastizales son usadas con fines pecuarios y las partes bajas a cultivos
permanentes como frutales.

Parcelas de valle interandino en Cusco

Región Líto-Cambisólica
Ubicada en la parte superior de la selva alta, entre los 2200 y 3600 msnm, abarca
una gran extensión de la vertiene oriental andina . El terreno es muy disectado y con
pendiente muy escarpada, con suelos pobres y expuestos a la erosión de las fuertes lluvias.
Caracterizada por suelos superficiales y de desarrollo reciente, con un horizonte superficial
amarillento, denominados “cambisoles”.

Región Acrisólica

También se ubica en la selva alta, entre los 500 y 2200 msnm, con un relieve
escarpado pero con ciertos valles. Los suelos provienen de la región lito-cambisólica, pero
son más profundos. Es una zona con una fuerte meteorización o descomposición del
material parental y de reacción ácida. Predominan los suelos profundos, de tonalidad
amarilla y rojiza, ácidos y de buen drenaje, llamados “acrisoles” ó “rojo amarillo
podsólicos”; arcillosos profundos (nitosoles). En la zona cercana a la selva baja se
encuentran suelos arcillosos con hierro (acrisoles plínticos). En los valles los fluvisoles,
gleisoles y suelos con arcillas expandibles (vertisoles).

Suelos arcillosos rojizos en Madre de Dios

Región Acrísólica Ondulada

La región geoedáfica más extensa abarca la selva baja peruana, que generalmente se
encuentra debajo de los 500 msnm. Predominan los suelos ácidos con baja fertilidad, que
dependiendo de su grado de drenaje, pueden ser fluvisoles ó gleisoles. Los “podzoles
húmicos”, son suelos arenosos con materia orgánica y fierro, se encuentran alejados de los
ríos.
Potencial De Los Suelos
El recurso suelo con potencial de ser utilizado es relativamente escaso en el Perú.
Más del 42% son suelos de protección y el suelo aprovechable para la agricultura es muy
limitado. El potencial de los suelos puede ir variando, de acuerdo a la tecnología
disponible, por ejemplo últimamente en la costa se han ampliado muchas zonas eriazas para
cultivos, gracias al riego tecnificado y transvases de agua. La clasificación que veremos a
continuación es la única de alcance nacional, pero es antigua, por lo cual hay que tener
criterio para evaluar estos datos.

Zona donde se aprecian suelos con aptitud para cultivo en limpio y para producción forestal

La clasificación de las tierras del Perú según su capacidad de uso mayor, se basa en
las limitaciones permanentes de los suelos para poder mantener actividades agrícolas,
pecuarias ó forestales dentro de márgenes económicos y sin degradar el recurso. Los
factores que influyen en esta clasificación son: el clima, el riesgo de erosión, las
características propias del suelo que afectan la productividad y las condiciones de humedad
(ONERN, 1985). Se clasifican en:

Tierras Aptas Para Cultivos En Limpio


Son tierras aptas para agricultura arable e intensiva y apropiada para cultivos
diversificados, como las hortalizas, que tienen una o más cosechas al año. Estas tierras son
las de mayor calidad agrológica, es decir con condiciones físicas del suelo, hídricas y
climáticas muy apropiadas para la agricultura, y sin mayores limitaciones.
Asimismo, son tierras muy escasas (3.8% del territorio nacional). En la Costa se ubican
principalmente en los valles irrigados. En la Sierra, en zonas de topografía suave y fondos
de valles abrigados: y en la Selva, en las terrazas de formación reciente a lo largo de los
ríos.

Cultivos de hortalizas en suelos de alta calidad, Lima

Tierras aptas para cultivos permanentes

Son las tierras con condiciones ecológicas no adecuadas para la remoción periódica
del suelo ó para un desarrollo económico con cultivos en limpio, pero que permiten el
manejo de cultivos perennes, como los frutales. Estas plantas son improductivas en los
primeros años para luego brindar valiosas cosechas durante varios años, con un pequeño
costo de mantenimiento. También son tierras muy escasas (2.1% del territorio nacional) y
junto con las tierras aptas para cultivo en limpio, constituyen el potencial agrícola del país.
En la Costa se ubican principalmente en las cabeceras de los valles irrigados y en algunas
pampas o desiertos. En la Sierra, se encuentran en algunos valles de topografía
relativamente suave; y en la Selva, en ciertos valles de la Selva Alta y en lomadas y terrazas
de los valles del llano amazónico.

Tierras aptas para pastos

Suelos que no presentan características requeridas para fines agrícolas pero


presentan vocación para el uso de pastos naturales y para la propagación de forrajes
cultivados y por ende el desarrollo de la actividad pecuaria. Son tierras con una superficie
intermedia (14% del territorio nacional), cuya mayor expresión se da en la Sierra,
especialmente en la zona alto Andina por encima de los 3900 msnm. En la Costa se
distribuyen asociadas a los bosques secos del noroeste y en las lomas estacionales.

Pastizales alto andinos en Ayacucho

Tierras apta para producción forestal

Las tierras aptas para producción forestal tienen la capacidad de ser usadas para
aprovechar los recursos maderables y no maderables del bosque. Son las tierras
potencialmente productivas con mayor representatividad en el país, con 38% de su
superficie. Lógicamente, el 90% de las tierras forestales se encuentran en el territorio
Amazónico, el 8% en la Sierra y una mínima parte en la Costa.

Tierras aptas para protección

Son aquellas que no reúnen las condiciones ecológicas mínimas requeridas para los
otros usos descritos, y que por sus características y ubicación sirven fundamentalmente para
conservar el equilibrio ecológico, los suelos y las aguas, con el objeto de proteger tierras
agrícolas, infraestructura vial o de otra índole y centros poblados, así como garantizar el
aprovisionamiento de agua para consumo humano, agrícola e industrial, teniendo carácter
de intangible. Con más del 42% de la superficie nacional, constituyen las tierras más
extensas en el país.
Bosques primarios y secundarios con aptitud forestal

Estadísticas

Superficie de capacidad de uso mayor de los suelos a nivel nacional (millones de hectáreas)
Superficie de capacidad de uso mayor de los suelos, en porcentaje según región natural

Uso Actual
Los suelos de aptitud agropecuaria son el recurso más escaso del país (un 7% del
territorio nacional) y también es el más amenazado por procesos de deterioro, en especial la
salinización en la costa, la erosión paulatina en la sierra y la pérdida de fertilidad en la
Amazonía. Un total de 8 millones de ha están clasificadas como severamente erosionadas y
31 millones de moderadamente erosionadas. Se estima que un 40% al menos de los suelos
agrícolas de la Costa están afectados por procesos de salinización y mal drenaje. Además,
con las crecidas anuales de los ríos en el verano y cuando se produce el Fenómeno de El
Niño, y por falta de defensas ribereñas se pierden importantes superficies de las escasas
tierras agrícolas. En la Sierra al menos un 60% de los suelos agropecuarios están afectados
por procesos de erosión de mediana a extrema gravedad por la falta de técnicas de manejo y
la destrucción de la cobertura vegetal en las laderas.
En la Amazonía un 60% de los suelos de las tierras ocupadas y colonizadas (unas 5 millones de ha)
están en estado de abandono por la pérdida de la fertilidad y la erosión a causa de técnicas inadecuadas .

Superficie Agrícola
Superficie de uso agrícola bajo riego y en secano (con lluvias) y superficie no agrícola como pastos, bosques
y otros, en porcentaje para el país

SUPERFICIE AGRICOLA Y NO AGRICOLA, 1994, ha

TOTAL* 34.934.484

Superficie Agrícola 5.478.354

Bajo riego 1.729.113

En secano 3.749.241

Superficie no Agrícola 29.456.130

Pastos Naturales 16.317.801

Montes y Bosques 9.067.476

Otras clases de tierras 4.070.853

La superficie agrícola y no agrícola considerada en este cuadro dista mucho de sumar la superficie nacional
debido a que el censo se aplicó únicamente a todas las unidades agropecuarias reconocidas legalmente, esto
es, para las que existe un título de propiedad

SUPERFICIE AGRICOLA

Tierras de labranza 4314348,19

Cultivos Transitorios 2115226,32

En barbecho 936246,11

En descanso 550957,18

Tierras agrícolas no trabajadas 711918,58

Tierras con cultivos permanentes 892318,33

Propiamente dichos 461550,31


Pastos Cultivados 398181,08

Cultivos Forestales 32586,94

Cultivos asociados 270310,17

Unid. Agropecuaria .con superficie no agrícola 29904832

TOTAL 35381808,7

El Perú posee una gran riqueza de recursos minerales y es un productor importante a


nivel mundial de metales de plata, zinc, cobre, plomo y oro. Los yacimientos,
principalmente compuestos de minerales metálicos mixtos, se encuentran localizados
principalmente en la zona Andina, aunque se distribuyen por todo el Perú.

Los minerales, y su aprovechamiento por medio de la minería, fueron conocidos por


los antiguos peruanos quienes supieron aprovechar artesanalmente metales como el oro, la
plata, el estaño, el hierro y el bronce, para la elaboración de objetos quirúrgicos,
domésticos, de arte, de trabajo y de guerra. Durante la época colonial se explotó el oro, la
plata, el mercurio y, en menor escala, el plomo.
Vaso ceremonial de oro representando al Dios Naymlap y utilizado en ritos funerarios por la cultura
Lambayeque – Sican (700 – 1100 DC)

La actividad minera en el país es históricamente la de mayor impacto en la


economía del país, siendo la frase “Perú, país minero” bastante cierta. Actualmente, la
exportación de minerales representa el 75% de nuestras exportaciones de productos
tradicionales y el 60% del total de exportaciones (BCRP, 2005).

La minería cumple un rol sumamente importante para la descentralización del país,


ya que aporta por medio del canon minero, miles de millones de nuevos soles para las
regiones del interior. La minería es elemental para el desarrollo de la zona alto andina, ya
que es la actividad productiva de mayor rentabilidad y la que ofrece más trabajo en zonas
por encima de los 3500 msnm, donde otras actividades productivas son limitadas y donde
existe mucha pobreza.

Las condiciones técnicas y económicas actuales para el aprovechamiento de este


recurso son muy buenas, sin embargo existen retos por superar del todo como lo son los
problemas ambientales y sociales que se dan en las zonas de explotación del recurso,
además de la generación de valor agregado a los minerales que producimos.

En esta sección describiremos los usos, potencial y producción de los principales recursos
minerales de nuestro país.

Tipos de Minerales
Describimos los usos de los principales recursos minerales del Perú y nuestros
niveles de producción en el mundo.

Plata (Ag)
La plata es un mineral muy usado en fotografía, joyería,
monedas, electrónica, medicina y equipos científicos, entre otros.
Perú es el segundo país productor de plata en el mundo, con
cerca de 100 millones de onzas anuales, el 15% de la producción
mundial.
Zinc (Zn)
El zinc es un mineral que se utiliza para producir metales como
el bronce, como compuesto químico en pinturas, para
fotocopias, partes de autos, pilas, entre innumerables usos.
Perú es el tercer productor mundial de Zinc en el mundo, con
1,2 millones de TMF, equivalente al 13% de la producción
mundial.

Cobre (Cu)
El cobre es un mineral usado para la elaboración de cables
eléctricos, gasfitería, construcción, maquinaria, para generar
aleaciones como el bronce, entre los principales.
Nuestro país produce actualmente 1 millón de TMF de cobre, el
7% de la producción mundial, ocupando entre el tercer y cuarto
puesto de producción a nivel mundial.

Plomo (Pb)
El plomo es un mineral muy requerido en electrónica y
electricidad, para producción de baterías, lastres, alambres,
tubos de televisión, aislantes de radiación, municiones, entre
muchos usos. Perú es el cuarto país productor de este metal en
el mundo, con 306000 TMF, el 10% de la producción mundial.
Oro (Au)
El oro es uno de los minerales más valiosos, usado en medicina,
joyería y arte, monedas, para la elaboración de instrumentos
científicos y electrónicos y como almacenamiento de valor.
Somos el sexto país productor de oro en el mundo con 5,57
millones de onzas troy, equivalente al 7% de la producción
mundial de este preciado mineral.

Otros recursos minerales metálicos importantes en el país los constituyen el Hierro,


Estaño, Cadmio y Molibdeno. En cuanto a los minerales no metálicos en el Perú, se
explotan las arcillas, baritina, carbonatos, feldespatos, yeso, piedra, mármoles y carbones.

Potencial Minero
La riqueza mineral del Perú tiene su origen en los procesos tectónicos del
levantamiento de la cordillera de los Andes, que fundieron y elevaron sustancias minerales
a capas superficiales de la corteza terrestre, siendo depositadas mayormente en yacimientos
minerales polimetálicos, los cuales se encuentran distribuidos en la cordillera.

Minería en socavón

Los minerales de mayor importancia económica en el Perú son los metálicos, pero
en menor medida también se explotan minerales no metálicos como arcillas, sales, entre
otros.

Producción Minera
La mayoría de producción minera en el país se refiere a minerales metálicos que son
comercializados principalmente como materia prima, en forma de concentrados ó productos
refinados, y en contados casos con cierto valor agregado.

Minería a tajo abierto

Se produce más de 40 sustancias entre metálicas y no-metálicas. Los principales


metales producidos, de acuerdo a su peso, son el hierro, zinc, bismuto, cobre, cadmio y
otros que se aprecian en la siguiente figura. Sin embargo, de acuerdo a la producción
relativa mundial, los minerales más importantes de nuestro país son la plata, el zinc, el
cobre, el plomo y el oro, minerales que se describieron anteriormente.

Entre los minerales no metálicos, se produce baritina, caliza, yeso, caolín, arcillas
refractarias, talco y rocas ornamentales, orientadas mayormente al mercado interno.
Producción minera metalúrgica de los principales metales en el año 2004 (miles de TMFR, excepto
para hierro: miles de TLF). TMFR: Toneladas métricas de contenido fino recuperable. TLF: Toneladas
largas de contenido fino

La creciente demanda mundial por metales ha incrementado significativamente el


precio internacional en los metales durante los últimos cinco años, que ahora cotiza entre el
doble y el triple de su valor en el año 2000 (ver figura siguiente). Esto también ha
impulsado la exploración y extracción de más recursos minerales y ha propiciado un
ingreso de divisas histórico en la economía nacional.

Variación del precio CIF de los metales en los últimos años. Fuente: Banco Central de Reserva del
Perú, 2007.

La generación del PBI del sector minero fue de más de S/.24 mil millones en el año
2005, que representó casi el 10% de PBI nacional (BCRP). Como afirmamos
anteriormente, esta actividad representa para las regiones del interior del país una gran
contribución a su economía, como se aprecia en la siguiente figura, donde se expresa la
contribución del PBI minero de cada departamento al PBI nacional.

Aporte de la actividad minera al PBI de cada región para el año 2005

La energía es uno de los recursos más necesarios no solo para el hombre, sino para
la vida entera en el planeta. Actualmente, los recursos energéticos son la base para el
desarrollo de múltiples actividades económicas y sociales.

La energía eléctrica que alumbra nuestras casas, el combustible que usamos para
transportarnos, el gas ó carbón que usamos para cocinar son solo algunos ejemplos de usos
domésticos de millones de personas, imaginemos el uso intensivo de energía que realizan
las industrias para elaborar o transformar sus
productos y ofrecer sus servicios.

El Perú, una vez más, es un país favorecido


con recursos energéticos valiosos, por un lado
los hidrocarburos, como el petróleo y el gas,
con cuantiosas reservas en la Selva y en la
Costa Norte, incluyendo el zócalo continental.
Por otro lado, el potencial energético
eléctrico, principalmente proveniente de la energía hidráulica de los ríos, que aporta con la
mayor parte de la electricidad para el país.

Asimismo, debido a la realidad del país, con zonas poco accesibles ó muy alejadas
de la “red eléctrica”, el empleo de fuentes energéticas no convencionales como la energía
solar, eólica (del viento) y de la biomasa, es cada vez más significativo.

El aprovechamiento de los recursos energéticos se puede dar:

 Como energía primaria, referidas a las energías provistas por la naturaleza en forma
directa, como la hidroenergía, el petróleo crudo, el gas natural, el carbón mineral, la
leña, residuos vegetales y animales, bosta y yareta, bagazo.

 Como energía secundaria, que consisten en productos y formas de energías


resultantes de los diferentes centros de transformación y tiene como destino los
diversos sectores de consumo así como: coque, carbón vegetal, gas licuado,
gasolina, kerosene, turbo combustible, diesel oil, petróleo residual, productos no
energéticos, gas distribuido, gas de refinería, gases industriales y energía eléctrica.

En esta sección revisaremos la clasificación de los recursos energéticos por su capacidad de


renovación, y ahondaremos en el potencial y aprovechamiento de tres de los recursos
energéticos más representativos en el país: el petróleo, el gas natural y la energía eléctrica.

Energía Renovable
La energía renovable se refiere a las fuentes de energía que se producen o llegan a
nuestro planeta en forma continua y que en una escala de tiempo real son inagotables. Se
pueden dividir en dos, por el tipo de uso que tiene: energías renovables convencionales,
constituidas por la energía hidráulica de grandes potencias y energías renovables no
convencionales, constituidas por la energía solar, eólica, de biomasa, geotérmica, de picos
hidráulicos, mareomotriz e hidráulica de pequeñas potencias.

Se clasifican en forma general en combustibles fósiles y combustibles nucleares.


Hidroeléctrica de Yanango, en el departamento de Junín. Foto: Sociedad Nacional de Minería Petróleo y
Energía.

Las principales fuentes de energía renovable en el Perú son:

La Energía Hidráulica

Producida por centrales hidroeléctricas, que a través de generadores transforman la


energía cinética de una corriente de agua en energía eléctrica. La energía hidráulica puede
ser de grandes potencias para uso masivo y de pequeñas potencias para usos locales. En el
Perú existen más de 110 centrales hidroeléctricas.

Energía Térmica

Energía eléctrica obtenida por combustión. En ella se incluyen los motores primos
de combustión interna o externa. En el Perú existen más de 110 centrales térmicas.

Energía Eólica

Generada por medio de la transformación de la energía cinética del viento en


energía eléctrica a través de aerogeneradores.
“Granjas de viento” que aprovechan la energía eólica

Energía Solar Térmica

Es el aprovechamiento de la radiación del sol para el calentamiento de un fluido,


que a su vez se utiliza, según su temperatura, en la producción de agua caliente, vapor o
energía eléctrica.

Energía Solar Fotovoltaica

Aprovecha la radiación solar mediante su transformación directa en energía


eléctrica. En el Perú se usa en zonas remotas.

Energía De La Biomasa

Obtenida a partir de residuos forestales, ganaderos, agrícolas o de cultivos


energéticos, ya sea a través de la combustión directa (leña, carbón vegetal, bosta) o de
procesos intermedios de transformación como el etanol, biodiesel, biogas y otros.
Esta fuente de energía puede sustituir a la provista por hidrocarburos, y está teniendo
demanda internacional debido a los altos precios de los combustibles basados en
hidrocarburos y a que es más limpia y renovable
Energía Geotérmica

Es aquella que aprovecha el calor de yacimientos de agua subterránea a baja, media


o alta temperatura o bien de roca caliente seca para la obtención de agua caliente o vapor.

Energía No Renovable
La energía no renovable se refiere a las fuentes de energía que se encuentran en la
naturaleza en una cantidad limitada y que se agotan a medida que se consumen, ó cuya tasa
de utilización es muy superior al ritmo de formación natural del recurso.

Se clasifican en forma general en combustibles fósiles y combustibles nucleares.


Yacimientos de petróleo y gas son agotables

Las principales fuentes de energía no renovable son:

El Gas Natural

Es una mezcla de gases combustibles depositados naturalmente en el subsuelo y que


poseen un gran poder energético. Los yacimientos de gas natural están asociados a los
yacimientos de petróleo. El principal componente del gas natural es el metano y en menor
proporción los gases de etano, propano y butano, por lo que es posible producir distintos
tipos de gases adecuados para cada necesidad. Para saber más de este recurso natural.

La Energía Nuclear

Es la energía asociada a las partículas en el núcleo atómico. Se libera como


resultado de una reacción nuclear, ya sea por fisión nuclear (división de los núcleos
atómicos pesados) ó fusión nuclear (unión de núcleos atómicos livianos). Se utiliza para
producir electricidad en las centrales nucleares.

El Carbón Mineral

Combustible fósil, formado por la acumulación de vegetales durante el periodo


Carbonífero, que a través de cambios de presión y temperatura en el subsuelo, ha sido
transformado en carbón mineral.

El Petróleo

El petróleo es un aceite natural formado por una mezcla heterogénea de


hidrocarburos (compuestos de Carbono e Hidrógeno) provenientes de restos orgánicos
fósiles, acumulados por millones de años debajo de los océanos o continentes y sometidos a
procesos químicos, de presión y temperatura. Se encuentra depositado en formaciones
geológicas, constituidas por rocas subterráneas porosas y permeables que constituyen los
yacimientos petrolíferos. Muchas veces se encuentra asociado a reservas de gas natural.

Trabajos de extracción petrolera en la selva. Foto: Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía.

Existen diversos tipos de petróleo, de acuerdo a sus características de densidad,


viscosidad, color, capacidad calorífica, que son compatibles para la producción de múltiples
derivados. Para aprovechar este recurso, la actividad petrolera realiza varios pasos: la
exploración, explotación, refinación, transporte, almacenamiento y servicio de apoyo del
petróleo.

A partir del petróleo crudo se obtiene diferentes derivados para uso energético como
el petróleo industrial, el petrodiesel, la gasolina, el Turbo A1, gas licuefactado y kerosene,
entre otros. Asimismo, a través de procesos más elaborados de la industria petroquímica, se
pueden obtener hasta 3000 productos finales derivados del petróleo crudo y del gas natural,
incluyendo los plásticos, fibras sintéticas, resinas, fertilizantes, polietileno, polipropileno,
poliestireno, nylon, caucho sintético, anticongelante, policloruro de vinilo, etc.

Producción Del Petróleo

En el Perú se producen alrededor de 36 millones de barriles anuales de petróleo


crudo. La selva es la región más productiva, con un promedio de 24,8 millones de barriles
al año (equivalente a 68000 barriles* por día), produciendo el 70% del petróleo crudo del
país. La costa le sigue con 6,8 millones de barriles al año (18500 barriles diarios),
produciendo el 19% del petróleo crudo del país. El resto es extraído del zócalo continental,
por medio de plataformas en el mar, que producen 4,4 millones de barriles al año
(equivalente a 12000 barriles diarios).
“Caballito” extrayendo petróleo en la costa Norte. Foto: Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía.

Producción anual de petróleo por zonas productoras (promedio para periodo 2000-2005). Fuente Ministerio
de Energía y Minas

En la última década, la producción de petróleo en el país ha ido decayendo de 43


millones de barriles a 37 millones en 2003, sin embargo desde el año 2004 la producción se
ha recuperado superando los 40 millones de barriles por año, como se aprecia en el gráfico.
Producción anual de petróleo periodo 1996 - 2005. (*) Preliminar. Fuente: Ministerio de Energía y Minas.

(*)La unidad estándar de producción y comercialización es el barril de petróleo, que


equivale a un volumen de 160 litros (42 galones americanos) a 15.6°C y a una
atmósfera de presión. 1 metro cúbico = 6,3 barriles.

El Gas Natural

El gas natural es un combustible fósil compuesto casi en su totalidad por metano (80
a 90 %) y otros hidrocarburos livianos. Está compuesto por moléculas de energía que
contienen muy pocas impurezas y son de combustión limpia. Se encuentra por lo general en
depósitos subterráneos profundos, ya sea asociado con hidrocarburos líquidos (petróleo) ó
en forma pura.

Hornilla de gas. Foto: Pacific Northwest National Laboratory


El gas natural se formó hace millones de años cuando organismos marinos fueron
depósitos y mezclados con sedimentos de arena y roca. Las capas de sedimentos con
materia orgánica se fueron acumulando hasta que la presión y el calor de la tierra,
generaron cambios fisicoquímicos que los transformaron en gas natural (y petróleo), capaz
de ser aprovechado por el hombre para generar combustión.

El gas natural es una fuente de energía mucho más económica que cualquier otro
combustible fósil. Además es muy versátil, ya que está listo para usar en casas, oficinas,
vehículos, industrias y plantas de generación de energía eléctrica. Asimismo, es muy usado
en la industria siderúrgica y en a petroquímica, para elaborar plásticos, fertilizantes y miles
de productos. En cuanto al aspecto ambiental, el gas natural es un combustible muy limpio
y eficiente: tiene menos emisiones que el carbón o el petróleo, no tiene emisiones
atmosféricas de dióxido de carbono, y mínimas emisiones de monóxido de carbón,
hidrocarburos reactivos, óxidos de nitrógeno y dióxido de carbono comparadas con la
combustión de otros combustibles fósiles.

Producción anual de gas natural periodo 1996 - 2005. (*) Preliminar. Fuente: Ministerio de Energía y
Minas.

En la última década, la producción de petróleo en el país ha ido decayendo de 43


millones de barriles a 37 millones en 2003, sin embargo desde el año 2004 la producción se
ha recuperado superando los 40 millones de barriles por año, como se aprecia en el gráfico.
Producción anual de petróleo periodo 1996 - 2005. (*) Preliminar. Fuente: Ministerio de Energía y Minas.

En cuanto a la producción de gas natural en el país, esta oscilaba entre 10000 y


20000 millones de pies cúbicos por año, pero a partir de 2004, con la explotación de
Camisea, el yacimiento gasífero más grande, ha superado los 50000 millones p3 (ver
figura). Para mayor información de la explotación del gas de Camisea

El Gas De Camisea

Camisea, la reserva de gas natural más importante del país es diez veces mayor que
cualquier otra descubierta en nuestro territorio y una de las más importantes de
Latinoamérica. Sus reservas probadas y probables de gas natural ascienden a 11 trillones de
pies cúbicos, con líquidos asociados por alrededor de 600 millones de barriles. Se ubica en
la selva de Cusco, donde se encuentran los yacimientos de San Martín y Cashiriari, en el
Lote - 88.
Pozo San Martín I, Camisea. Foto: Domus

El Proyecto Camisea consiste en la explotación de estas reservas; la construcción y


operación de dos ductos, uno para gas natural y otro para líquidos de gas natural; y el
sistema de distribución de gas natural en Lima y Callao. Los ductos iniciaron el transporte a
la costa del gas natural y de los líquidos a mediados de 2004, para ser utilizados como
productos de consumo local, así como para su exportación. El gas natural es transportado a
Lima -el principal centro de consumo- donde está siendo utilizado para fines residenciales e
industriales y para generar electricidad. Los líquidos de gas natural permiten abastecer al
mercado local de gas licuado de petróleo y constituyen una importante fuente de ingreso de
divisas.

La construcción del gaseoducto implicó atravesar transversalmente la agreste geografía del país.
El transporte del gas desde los yacimientos comprendió la construcción y operación
de dos ductos, uno para gas natural (714 km) y uno para líquidos de gas natural (540 km).
Los dos ductos corren en paralelo desde los campos de Camisea, ubicados a 431 km al este
de Lima, hasta la costa central, al sur de la misma ciudad, donde el ducto de líquidos
termina en una planta de fraccionamiento de líquidos.

Instalación de gaseoducto. Foto: Manuel Mavila/Domus

Desde la costa central, el gasoducto se dirige por la costa hacia el norte, hasta el
City Gate en Lima. El gasoducto está diseñado para el transporte inicial de 285 millones de
pies cúbicos de gas por día. El poliducto, para el transporte inicial de 50,000 barriles de
líquidos de gas por día.

La Energía Eléctrica

La generación de este tipo de energía se obtiene de la transformación de alguna


clase de energía distinta a la eléctrica (química, mecánica, térmica, solar, nuclear, etc.) en
energía eléctrica. En el Perú, la energía eléctrica es obtenida principalmente por dos
métodos; mediante centrales hidroeléctricas, aprovechando la energía cinética del agua, que
al caer por un desnivel, acciona generadores; y mediante centrales térmicas, que convierten
la energía térmica, generada a partir de motores de combustión, en energía eléctrica. El
70% de la producción de electricidad proviene de centrales hidroeléctricas y el resto de
centrales térmicas.
Foto: Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía.

En cuanto al uso de la energía eléctrica en el país, más de la mitad de la producción


de electricidad es utilizada en el sector industrial, una cuarta parte por el sector residencial
y el resto por el sector comercial y alumbrado público (MEM).

El sector eléctrico tiene el reto de ampliar la interconexión del sistema eléctrico nacional en el país y
asegurar la suficiente potencia instalada de respaldo. Foto: Sociedad Nacional de Minería Petróleo y
Energía.

En el país se produce alrededor de 25500 GWh anuales y la producción aumenta


sostenidamente cada año. La potencia instalada se ha duplicado en los últimos 25 años, de
3140 a 6200 MW (2005 MEM).
La diversidad biológica o biodiversidad se define como la variabilidad entre
organismos vivos de cualquier fuente, incluyendo, entre otros, los ecosistemas terrestres,
marinos y otros ecosistemas acuáticos, así como los complejos ecológicos de los que
forman parte; esto comprende la diversidad entre las especies, dentro de cada especie, y de
los ecosistemas. Los componentes de la biodiversidad están estrechamente ligados:
ecosistemas diferenciados generarán condiciones para organismos que evolucionarán para
adaptarse a estas, generando diferentes especies y, en función a múltiples variables,
desarrollando variedades genéticas entre estas.

Aves en armonía con el ecosistema, en Reserva Nacional Pacaya Samiria

El valor de la biodiversidad para el ser humano es infinito, ya que es la fuente


principal de recursos que aseguran su economía, salud, alimentación, tecnología y
recreación. Además, nos brinda gratuitamente servicios ambientales que aseguran el
abastecimiento y calidad del agua y del aire, la fertilidad de las tierras, la polinización de
cultivos, entre otros servicios que serían excesivamente caros de reproducir, en el caso que
el hombre pudiera hacerlo.

Perú forma parte de los 12 países más Megadiversos del mundo, y destaca tanto en
la variabilidad de sus ecosistemas, como de sus especies y variedades genéticas. Sin
embargo, esta ventaja competitiva aprovechada solo en parte por nuestro país y representa
un reto enorme para nuestro futuro, ya que gran parte de nuestra economía actual se basa en
la explotación de recursos no renovables. En el Perú, cerca del 65% de la agricultura
depende de especies y variedades nativas; el 95% de la ganadería se alimenta de pastos
naturales; casi toda la actividad pesquera y forestal se basa en el aprovechamiento de
especies nativas (Brack, 2001). En la Amazonía peruana, la dependencia de los recursos
biológicos es aún más estrecha.

La pérdida de los recursos de la biodiversidad, es una amenaza latente sobre


nuestras reservas alimenticias, madereras, médicas y energéticas, y sobre las oportunidades
de recreación y turismo. Asimismo interfiere además con las funciones ecológicas
esenciales, tales como la regulación de las aguas servidas, el control de la erosión del suelo,
la asimilación de los deshechos y la purificación del agua, y el ciclo del carbono y
nutrientes. Debido a la pérdida o conversión de los hábitats a nivel mundial actual, decenas
de miles de especies ya están extintas y no es posible tomar medidas preventivas para
salvar a las restantes.

En esta sección resumiremos los componentes de la biodiversidad y sus principales


características que hacen del Perú un país Megadiverso, y pondremos atención en la gestión
de la biodiversidad, que actualmente se lleva a cabo mediante los procesos de Estrategias
Regionales y Nacional de Biodiversidad

Diversidad de Especies

La diversidad de especies expresa la riqueza ó el número de especies diferentes que


están presentes en determinado ecosistema, región ó país. Esta riqueza ha sido estudiada tan
solo en parte, y prueba de ello es que cada vez que hay un inventario en nuevas zonas se
descubren nuevas especies.
Perú es el segundo país del mundo en especies de aves.

El Perú tiene una extraordinaria diversidad de especies, por ejemplo:

 25000 especies de flora (10% del total mundial) de las cuales un 30% son
endémicas. Primero en número de especies de plantas de propiedades utilizadas por
la población (4400 especies) y primero en especies domesticadas nativas (128).
Plantas comestibles y sus parientes silvestres (787 especies)

 Primero en peces (cerca de 2000 especies de aguas marinas y continentales, 10% del
total mundial)

 Segundo en aves (>1800 especies)

 Tercero en anfibios (332 especies)

 Tercero en mamíferos (>500 especies)

 Quinto en reptiles (365 especies)

 El Perú es uno de los países más importantes en especies endémicas con al menos
6288, de las que 5528 pertenecen a la flora y 760 a la fauna.
Lograr el inventario de la vida es algo básico si queremos manejar la diversidad de
especies. A nivel mundial se calcula entre 1,7 y 2 millones de especies conocidas, es decir
descritas y con nombre científico. Sin embargo el total estimado de especies varía mucho,
entre 13 y 50 millones de especies, según los científicos. Por lo tanto hay un reto enorme
para catalogar las especies del mundo. Felizmente hay iniciativas mundiales de información
sobre especies, como el Catálogo de la Vida, que ya tiene más de 1 millón de especies
catalogadas y en línea. El Sistema Mundial de Información de Biodiversidad matiene una
red distribuida de información de especímenes colectados en Museos y Herbarios, que
constituye la fuente de información más importante sobre biodiversidad.

Diversidad De Ecosistemas

Un ecosistema es un complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de


microorganismos y su medio abiótico que interactúa como una unidad funcional.
La diversidad de ecosistemas expresa la cantidad y distribución de los sistemas ecológicos
que ofrecen las condiciones específicas para que las especies y sus poblaciones se
desarrollen, a través de múltiples interrelaciones de las especies con su ambiente. Los
ecosistemas son básicos para los procesos de evolución y especiación (creación de nuevas
especies). Las especies denominadas "endémicas" son justamente las que se han adaptado y
habitan solamente en determinado ecosistema o región en particular.

La posición geográfica y las condiciones ambientales del Perú le confieren una gran
riqueza de ecosistemas. En el Perú podemos encontrar mares, desiertos, sierras esteparias,
páramos, montañas y glaciares, selvas y bosques de diferentes tipos, sabanas, entre otros
ecosistemas y zonas transicionales. Las diversas clasificaciones ambientales a nivel
mundial y regional, confirman que bajo distintos criterios, el Perú posee una extraordinaria
variedad de ecosistemas.
El Perú puede clasificarse en:

 8 Regiones Naturales del Perú, identificadas de acuerdo a los pisos altitudinales y la


geografía peruana, por Pulgar Vidal (1963)

 8 tipos de clima, según Schorder (1969)

 16 Formaciones Vegetales, con un criterio fitogeográfico (Hueck, 1972)

 11 Povincias zoogeográficas (Brack, 1982)

 11 Povincias zoogeográficas (Brack, 1982)

 08 provincias biogeográficas (CDC-UNALM, 1986)

 15 Regiones Ecológicas (Zamora, 1988)

Diversidad Genética

La diversidad genética se refiere a la variación hereditaria dentro y entre


poblaciones de determinada especie o grupo de especies. La diversidad genética que tienen
las especies les permite responder y adaptarse (o no) a las características ó cambios en su
entorno. Esto se realiza a nivel cromosómico, donde se realizan poco a poco
recombinaciones ó mutaciones que pueden dar mejores (o peores) características
adaptativas a las siguientes generaciones (Brack, 2000).

La diversidad genética contribuye a la capacidad de las comunidades ecológicas


para resistir o recuperarse de los disturbios o cambios ambientales, incluyendo cambios
climáticos relativamente largos. La variación genética de las especies es la base
fundamental de la evolución, la adaptación de las poblaciones silvestres a las condiciones
locales del medio ambiente, el desarrollo de la especie animal y de las variedades de
especies cultivadas han producido significativos beneficios directos para la humanidad.
Variedades de tubérculos y granos andinos.

El Perú posee una alta diversidad genética porque es uno de los centros mundiales
más importantes de recursos genéticos de plantas y animales. Es el primer país en
variedades de papa, ajíes, maíz (36 especies), granos andinos, tubérculos y raíces andinas.
Tiene un importante número de especies de frutas (650), cucurbitáceas (zapallos), plantas
medicinales, ornamentales y plantas alimenticias (787 especies).
Posee 128 especies de plantas nativas domésticas con centenares de variedades y además
las formas silvestres de esas plantas (cerca de 150 especies silvestres de papas y 15 de
tomates). De los cuatro cultivos más importantes para la alimentación humana en el mundo
(trigo, arroz, papa y maíz), el Perú es poseedor de alta diversidad genética de dos de ellos,
la papa y el maíz. Tiene 4400 especies de plantas nativas de usos conocidos, destacando las
de propiedades alimenticias (782), medicinales (1300), ornamentales (1600), entre otras de
cualidades tintóreas, aromáticas y cosméticas.
Posee cinco formas de animales domésticos: la alpaca, forma doméstica de la vicuña (Lama
vicugna); la llama, forma doméstica del guanaco (Lama guanicoe); el cuy, forma doméstica
del poronccoy (Cavia tschudii); el pato criollo, forma doméstica del pato amazónico
(Cairina moschata). Los Andes peruanos forman parte importante de uno de los más
importantes Centros de Diversidad del mundo. Estos centros de diversidad han son sitios de
recursos genéticos de cultivos altamente diversos, y se caracterizan por una larga historia
agrícola, diversidad ecológica y diversidad cultural. La importancia de la región andina
como un centro de origen y domesticación de cultivos se debe a sus extraordinarios
contrastes geográficos. Los agricultores hacen un manejo vertical de los pisos ecológicos,
trabajando en una gama de micro climas. Manteniendo campos de cultivo a diferentes
altitudes y condiciones ambientales ha contribuído al desarrollo de una amplia gama de
variedades de cultivos altamente adaptables. (Proyecto InSitu).
Andenes circulares de Moray habrían sido un centro incaico de experimentación de recursos genéticos
agrícolas

Los parientes silvestres Los parientes silvestres son todas aquellas especies del
mismo género de los cultivos nativos que se encuentran en el mismo entorno ecológico y
cultural. Son especies de las que fueron seleccionadas las plantas cultivadas (ancestros) u
otras especies relacionadas estrechamente con estas. Por ejemplo existen papas, ollucos,
tomates silvestres. Los parientes silvestres contribuyen a la conservación de los
agroecosistemas articulada a las manifestaciones culturales de las poblaciones locales. Sin
embargo, los campesinos los consideran más que eso, ya que para ellos no existe una
división tan definida entre lo cultivado y lo no cultivado.

Prioridades Para La Diversidad Biológica

La Diversidad Biológica ofrece ventajas comparativas y un gran potencial para el


desarrollo sostenible. La economía peruana depende en gran parte de la Diversidad
Biológica para la producción y el sostenimiento de la población. Históricamente, las
actividades de aprovechamiento de los recursos de la Diversidad Biológica que han
contribuido al desarrollo del país han sido principalmente extractivas, y en menor grado de
transformación, lo que ha llevado a nuestra dependencia de insumos de mercados externos
para el desarrollo.
Bosques secos del Noroeste, afectados por la tala para carbón.

Algunas prioridades establecidas por la ENDB por sectores y actores, son:

 Pesquero: impulsar la pesquería con especies marinas y continentales que ofrezcan


nuevas alternativas para el desarrollo del sector. Fomentar la acuicultura con
especies nativas en el mar, en los lagos y lagunas altoandinas y en la Amazonía.

 Agrícola: promover la agricultura diversificada de cultivos nativos bajo prácticas


orgánicas, tomando en cuenta los conocimientos y tecnologías tradicionales.

 Ganadero: reforzar el desarrollo de la ganadería de camélidos en todos los niveles y


sectores involucrados en su producción.

 Forestal: desarrollar el potencial de recursos maderables y no maderables y de fauna


silvestres, mediante el manejo de los bosques y promover su restauración con
especies nativas. Impulsar plantaciones forestales con fines industriales y
agroforestería para generar empleo y reducir la presión sobre bosques primarios y
mejorar la provisión de servicios ambientales.

 Industrial: fomentar la inversión en proyectos de bioprospección, asegurando la


participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de
los recursos genéticos y respetando los derechos de los pueblos indígenas sobre sus
conocimientos tradicionales.

 Comercio: promover el desarrollo de un mercado verde para productos y servicios


del uso sostenible de la Diversidad Biológica del país.
 Turismo: promover el desarrollo del ecoturismo sostenible, especialmente en
“concesiones para ecoturismo” en tanto actividad turística orientada al disfrute de la
naturaleza, con distribución equitativa de beneficios entre las poblaciones locales y
con el compromiso de asegurar el mantenimiento de los recursos de la Diversidad
Biológica.

 Empresariado: contribuir al desarrollo nacional con productos de calidad,


competitivos para el mercado nacional e internacional, usando como herramienta la
certificación de productos sostenibles.

 Organizaciones no gubernamentales: mejorar la capacidad interna del país para la


toma de decisiones sobre el manejo de la Diversidad Biológica para su
aprovechamiento sostenible.

 Comunicadores y educadores: contribuir a la comprensión de que la Diversidad


Biológica es requisito importante para el desarrollo nacional y el sostenimiento de la
sociedad.

Académico: producir información relevante y accesible a todos los otros sectores de la


sociedad para contribuir a la toma de decisiones en conservación y uso sostenible de la
Diversidad Biológica.

Los recursos hidrobiológicos se refieren a los organismos que pasan toda su vida o
parte de ella en un ambiente acuático y son utilizados por el hombre en forma directa o
indirectamente. La diversidad hidrobiológica del mar peruano es inmensa, habiéndose
identificado unas 750 especies de peces, 872 de moluscos, 412 de crustáceos, 45 de
equinodermos y 240 de algas, así como quelonios, cetáceos y mamíferos, de las cuales sólo
una pequeña fracción son explotadas comercialmente.
Pesca de anchoveta, el recurso hidrobiológico más importante en la economía peruana.

La composición mineral y orgánica del suelo hace del suelo un recurso especial por
tener características renovables y no renovables. El recurso suelo en el país es limitado por
factores fisiográficos, climáticos (suelos áridos ó en zonas con baja temperatura), de
fertilidad, de salinización, por mal drenaje, entre otros.

El mar peruano presenta dos Eco regiones bien definidas: el mar frío de la Corriente
Peruana, desde los 5º L.S. hasta Chile, y el mar tropical, al norte de los 5º L.S., con
condiciones diferentes. Asimismo, en el Perú se pueden distinguir tres cuencas pesqueras
claramente diferenciadas: la del Océano Pacífico, la del lago Titicaca y la del río Amazonas.
La más importante es la del Pacífico, que tiene una extensión de 626,249 kilómetros
cuadrados. Entre los recursos hidrobiológicos del mar tenemos a la anchoveta, atún, bonito,
pejerrey, rayas, cachalotes, ballenas, delfines, pulpos, calamares, etc. En los ríos de la costa
encontramos camarones, pejerreyes y lisas. En los ríos, lagos y lagunas de la sierra abunda
el suche y la trucha, especie intrododucida. En los ríos de la selva se encuentra el paiche,
bagre, boquichico, palometa, entre otros, con gran potencial natural.

Su importancia económica actual para la alimentación de las poblaciones humanas


de la región es muy grande por el consumo masivo de productos hidrobiológicos (unas
80000 TM anuales) y el potencial para la acuicultura es, también, muy promisorio. Por
ejemplo, la ciudad de Iquitos consume por año unas 14000 T de pescado y sólo unas 500 T
de carne vacuna y bubalina.

En esta sección describiremos al recurso suelo de acuerdo a su clasificación


internacional, veremos el potencial de los suelos peruanos de acuerdo a su capacidad de uso
mayor y analizaremos la Zonificación Ecológica Económica como herramienta para el
ordenamiento del territorio.

Aprovechamiento Del Recurso

En promedio se desembarcan anualmente un total de 8,7 millones de toneladas de


productos pesqueros, incluyendo los recursos marinos y continentales. De esta cantidad, la
mayor parte (91%) es destinada al consumo humano indirecto, es decir usada como materia
prima para elaborar otros productos como harina, aceite y otros derivados. Apenas el 9% se
destina al consumo humano directo, principalmente para productos frescos y congelados y
en menor proporción para enlatados y curados (ej. seco salado).

La pesca constituye para algunas regiones una producción alta según la siguiente
figura, como para Piura y Ancash, que tienen un PBI de más de 300 millones de soles y
significan entre 4 y 5% del PBI total de la región

Producto Bruto Interno proveniente de la pesca por regiones. Promedio para el periodo 2000 a 2005.
Fuente: INEI citado por Cuánto, 2007. Cifras estimadas por Cuánto.

Los recursos hidrobiológicos pueden extraerse mediante la pesca de varias formas


que se expresan a continuación o “cosecharse”, si nos referimos al desarrollo de la
acuicultura:

Pesca Artesanal

Se realiza con predominio del trabajo manual, con el empleo de pequeñas embarcaciones
(hasta 30 TM de capacidad de bodega) o sin ellas, con artes menores de pesca y orientado
al consumo humano directo.

Pesca Continental
Se efectúa en ríos, lagos y lagunas especialmente en la cuenca amazónica y el lago Titicaca.

Pesca Marítima

Se efectúa en el ambiente marino y puede ser costera (dentro de las 50 millas), y de altura
(fuera de las 50 millas).

Pesca Para Consumo Humano Directo

Es la suministra especies hidrobiológicas al estado fresco o procesado y son utilizadas en


forma directa por el hombre como fuente de alimentación.

Pesca Para Consumo Humano Indirecto

Es aquella que suministra especies hidrobiológicas que son utilizadas en la elaboración de


alimentos para animales

Son recursos forestales los bosques naturales, plantaciones forestales y las tierras
cuya capacidad de uso mayor sea de producción y protección forestal y los demás
componentes silvestres de la flora terrestre y acuática emergente, cualquiera sea su
ubicación en el territorio nacional.
Recursos forestales de la cuenca del río Nanay, Loreto

Los recursos forestales y de fauna silvestre mantenidos en su fuente y las tierras del
Estado cuya capacidad de uso mayor es forestal, con bosques o sin ellos, integran el
Patrimonio Forestal Nacional. Estos recursos no pueden ser utilizados con fines
agropecuarios u otras actividades que afecten la cobertura vegetal, el uso sostenible y la
conservación del recurso forestal, cualquiera sea su ubicación en el territorio nacional,
salvo excepciones de ley.

De acuerdo a la extensión superficial de los bosques naturales, el país está ubicado


en el segundo lugar en Sud América después de Brasil y séptimo en el mundo. A nivel
nacional, aproximadamente el 90 % de la superficie boscosa está ubicada en la Amazonía
peruana, con más 70 millones de hectáreas, el 60% del territorio peruano.

El sector forestal participa en la economía nacional principalmente a través de la


producción de bienes. Como productos alimenticios, energéticos y manufacturados, y la
prestación de servicios privados y gubernamentales en beneficio de la sociedad. La
actividad forestal es la que se encarga de la extracción, transformación y comercialización
de maderas y otros productos forestales.

Para ello, el órgano encargado de la gestión y administración de los recursos


forestales y de fauna silvestre a nivel nacional es el Instituto Nacional de Recursos
Naturales (INRENA).

En esta sección resumimos los principales aspectos del recurso forestal, los bosques
y aspectos económicos de los productos maderables y no maderables del país.

Bosques

Los bosques se definen como los ecosistemas en los cuales predominan especies
arbóreas en cualquier estado de desarrollo y cuya cobertura de copa supera el 10% de la
superficie, en condiciones áridas ó semiáridas ó el 25 % en circunstancias más favorables.

Los bosques constituyen ecosistemas complejos que pueden aportar una amplia
gama de beneficios de orden económico, social y ambiental. Los bosques proporcionan
productos y servicios que contribuyen directamente al bienestar de la población en todo el
mundo y son vitales para nuestras economías, nuestro medio ambiente y nuestra vida
cotidiana. No sólo son una fuente de recursos maderables sino también de combustibles,
medicinas, materiales de construcción, alimentos, etc.
Vista a la altura del dosel de un bosque primario, a orillas del río Tambopata, Madre de Dios

Los ecosistemas boscosos producen servicios ambientales como el mantenimiento


de las fuentes de agua, el hábitat de la diversidad biológica, la regulación del clima y el
secuestro de carbono. Más aún, sirven como sitios turísticos y de recreación y son también
importantes para las actividades socio cultural y religioso de algunos habitantes.

La subregión de América del Sur Tropical, que comprende Colombia, Guayana


Francesa, Guyana, Surinam, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay y Brasil,
constituyen la concentración más grande de bosque pluvial tropical del mundo, con cerca
de 885 millones de hectáreas situadas en la cuenca del Amazonas y otras 85 millones de
hectáreas en el complejo de la Cuenca del Orinoco y del Paraná. El área total de la tierra en
América del Sur Tropical es de 1387 millones de hectáreas (FAO, 2000).

La zona ecológica predominante es el bosque pluvial tropical, que representa el 36%


del área total, seguido de un bosque deciduo húmedo tropical que abarca el 24%, un bosque
montano tropical que alcanza el 10% y un bosque seco tropical del 9.5%. Con respecto al
mundo, esta región tiene el 10% del total de la tierra, el 5% de la población, el 21.5% de los
bosques naturales y el 3% de las plantaciones.

El bosque pluvial tropical de Amazonía se considera como el ecosistema más rico


del mundo en cuanto a biodiversidad. De acuerdo a una clasificación en orden de país,
Brasil cuenta con mayor biodiversidad, seguido por Colombia, en cuarto lugar, y Perú en el
séptimo, albergando una cuarta parte de las selvas tropicales del planeta.

Bosque Primario
Ecosistema boscoso con vegetación original, caracterizado por la abundancia de
árboles maduros de especies del dosel superior o dominante, que ha evolucionado de
manera natural y que ha sido poco perturbado por actividades humanas o causas naturales.

Bosque Secundario

Vegetación leñosa de carácter sucesional que se desarrolla sobre tierras cuya


vegetación original fue destruida por actividades humanas.

Bosque Natural

Ecosistema nativo, con predominancia arbórea o arbustiva, intervenido o no, capaz


de regenerarse por sucesión natural. Puede ser manejado bajo técnicas y prácticas
silviculturales aplicadas para estimular la regeneración natural o para realizar
repoblamiento con las especies deseadas.

La clasificación del potencial del bosque amazónico, con cerca de 70 millones de


hectáreas, se muestra en la siguiente figura.

Potencial del bosque amazónico en millones de ha. Fuente: INRENA/CIF

En nuestro país tenemos 72 millones de hectáreas de bosques que cubren más del
56% del territorio nacional. Existen 53,3 millones de hectáreas con potencial actual y futuro
para la producción forestal permanente, y ocupan el 42% de la superficie total del país.

Los bosques tienen una enorme capacidad de producción de bienes y servicios en


forma sostenible, para lo cual se requiere de un manejo forestal integrado a industrias
madereras eficientes y competitivas internacionalmente. Asimismo, es imperativo promover
el desarrollo forestal de productos no maderables y de los servicios ambientales.

Productos maderables
Los productos forestales maderables son los que provienen directamente del
aprovechamiento de la madera de árboles de especies forestales: madera, así como los
productos y derivados que se obtengan de la transformación de ésta

Madera rolliza de Lupuna, con rumbo a ser transformada en láminas para triplay.

Dentro de los productos maderables de transformación se consideran los siguientes:

Madera aserrada

Madera en Rollo

Madera para Parquet


Aserrío de la Madera
Madera chipeada

Madera para Triplay

Madera para Chapas


decorativas

Elaboración de maderas Madera para


dimensionadas Durmientes

Madera para Postes

Madera para Vigas

Listones de madera
Madera para Puntales

Madera para Leña

Madera para Carbón


vegetal
Producción,
Madera para Pulpa
Manufactura y
Envasados
Madera para lápices,
fósforos,
mondadientes, palos de
escoba, artesanías,
utensilios, etc.

Fabricación de Madera para cajones de


embalajes no frutas
estandarizados de
maderas para
transporte de otros Madera para jabas
productos

Fuente: INRENA. Elaboración DGIA

En el siguiente gráfico se puede apreciar una comparación entre la producción de


madera rolliza y la aserrada en el país, evidenciando que aún existe un alto porcentaje de
desperdicio de la madera rolliza que es transformada.

Producción anual de madera rolliza y aserrada en el país. Fuente: INRENA. Nota: algunos departamentos
no han reportado, por lo que no se consideran dichos volúmenes.

La madera aserrada ocupa casi el 80% de la producción de productos maderables


elaborados, como se aprecia en la siguiente figura. Esta casi no tiene mayor valor agregado,
como lo tiene la madera contrachapada, que ocupa el 13% de la producción para el año
2005.

Producción de Productos Forestales Maderables año 2005. Fuente: INRENA. Nota: no se consigna la
producción de leña por razones de espacio.

Las principales especies forestales que se aprovechan recientemente son la Cumala,


el Tornillo, el Cedro, la Capirona, el Eucalipto – especie introducida- y la Caoba. Estas seis
especies contribuyen en más del 55% de la producción de madera aserrada.

Producción de madera aserrada por principales especies, año 2005. Fuente: INRENA

Productos no maderables
Los productos forestales no maderables (PFNM) son todos aquellos bienes de
consumo derivados de los ecosistemas forestales, excluyendo aquellos procedentes de la
madera o de la corta de árboles. Estos productos cumplen un rol vital en la generación de
alimentos, medicina, empleo, ingresos, forraje; por lo tanto, contribuyen al bienestar de la
comunidad. La mayoría son de autoconsumo y forman parte del sistema económico
productivo informal, razón por lo cual su estadística, así como su participación en la
contabilidad nacional, es dejada de lado.

Aguaje, el PFNM por excelencia en la selva peruana. Foto: P. Icomedes/IIAP

Las características principales de la mayoría de estos productos son:

Presentan escaso nivel de transformación.

Básicamente son de recolección, y en muchos casos sin posterior reposición y/o


manejo de los recursos.

Amplios sectores de la población rural los considera en su dieta de consumo o


fuente de recursos para alimento de su ganado o la generación de mano de obra
familiar.

Entre los productos no maderables que se obtiene del bosque en forma directa o indirecta
(transformación) se encuentran:

Raíces, tallos, hojas,


Limpieza, clasificación,
flores, frutos,
conservación, envasado.
semillas.
Molienda, picado, Hojas, flores, frutos,
pelado, chancado. semillas, vainas.

Concentración, Gomas, resinas,


coagulación, laminado, látex y otras
secado de sustancias del sustancias
árbol. similares.

Limpieza, clasificación,
Plantas medicinales
preparación,
y ornamentales.
conservación, envasado.

Cañas, carrizo,
Preparación y tejido
juncos.

Raíces, tallos, hojas,


Fermentación,
flores, frutos,
macerado.
semillas.

Fuente: Instituto Nacional de Recursos Naturales Elaboración de la Dirección General de Información


Agraria del Ministerio de Agricultura

Algunos ejemplos de productos no maderables utilizados en el mercado nacional e


internacional son:

Achiote Palma Aceitera

Aguaje Pijuayo

Algarrobo Sangre de Grado

Barbasco Sauco

Camu Camu Shiringa

Caucho Tara

Castaña Té

Carambola Uña de Gato

Cúrcuma
Producción nacional de productos forestales no
maderables
Reforestación
La reforestación es el repoblamiento o establecimiento de especies arbóreas o
arbustivas, nativas o exóticas, con fines de producción, protección o provisión de servicios
ambientales, sobre suelos que pueden o no haber tenido cobertura forestal (Plan Nacional
de Refortestación).

Plantaciones son una alternativa no solo para madera

Según la Ley Forestal, una plantación es el terreno en el cual se han instalado


árboles de una o más especies forestales, nativas o exóticas, con fines de producción,
protección o provisión de servicios ambientales, o una combinación de ellos.

Una plantación de enriquecimiento es la técnica o práctica de regeneración asistida,


consistente en plantar especies forestales, en bosques primarios o secundarios con el fin de
mejorar la producción y el valor futuro del bosque.

El establecimiento de plantaciones va acompañado de actividades de preparación de


suelos (mejora la captación de nutrientes y humedad), como también avanzadas técnicas de
control de malezas y fertilización de los suelos, lo que facilita el crecimiento de los árboles.
Las plantaciones forestales se realizan mediante la participación de gran número de
trabajadores capacitados y competentes.
Un uso sostenible de los bosques exige un adecuado equilibrio en las técnicas de
silvicultura para mantener la adecuada proporción de bosques naturales y explotar las
plantaciones de la forma menos dañina posible.

Reforestación en el país.

En los siguientes gráficos se muestra la superficie reforestada por departamentos en


el año 2005, y la relación entre los reforestado y el potencial de area para reforestación. Se
aprecia que los departamentos con más reforestación en el año 2005 son los de la sierra y
en mucho menor medida los de la selva. Sin embargo, la reforestación es aún incipiente con
respecto al potencial en todos los departamentos analizados

Superficie reforestada por departamentos solo en el año 2005. Los departamentos que no figuran no reportan
datos. Fuente: INRENA
Tierras aptas para reforestación y superficie reforestada por departamentos acumulada al año 2005. Los
departamentos que no figuran no reportan datos. Fuente: INRENA

El Sistema De Áreas Protegidas


El Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas – SINANPE tiene como
objetivo contribuir al desarrollo sostenible del país, a través de la conservación de una
muestra representativa de la diversidad biológica, mediante la gerencia eficaz de las áreas
naturales protegidas, garantizando el aporte de sus beneficios ambientales, sociales y
económicos a la sociedad.

Mapa de cobertura de Áreas Naturales Protegidas 2007

Un área natural protegida (ANP) es un espacio continental y/o marítimo del


territorio nacional, expresamente reconocido, establecido y protegido legalmente por el
Estado, debido a su importancia para conservar la diversidad biológica y demás valores
asociados de interés cultural, paisajístico y científico, así como por su contribución al
desarrollo sostenible del país.

El SINANPE contempla nueve categorías para las ANP, unas consideran la


protección estricta (ej. Parques Nacionales) de los recursos, mientras en otras se puede
realizar uso directo, pero limitado de los recursos (ej. Reservas Nacionales).

Al mes de mayo de 2007, la cobertura del SINANPE cuenta con 60 Áreas Naturales
Protegidas (incluyendo 9 zonas reservadas sin categorización), que suman una superficie de
19103777 ha (14,86% del territorio nacional). A esto se suman novedosas formas de
conservación como las Áreas de Conservación Regional y las A.C. Privadas, que suman 11
áreas más y elevan la superficie protegida del Perú a un 15,05%. Sin embargo, este
porcentaje es aún menor que el promedio sudamericano (22%) y el de Brasil (18%) o
Venezuela (47%) (Field Museum, 2004).

Los objetivos estratégicos del SINANPE son:

1. Consolidar mecanismos de dirección y de coordinación interinstitucional en el


ámbito nacional, regional y local.

2. Consolidar la institucionalidad del SINANPE, particularmente de la autoridad


nacional responsable.

3. Consolidar la base legal del SINANPE.

4. Asegurar el financiamiento necesario para el desarrollo del Sistema.

5. Dotar al sistema de recursos humanos adecuados.

6. Consolidar las bases técnicas y de información para la gestión del SINANPE y el


manejo de las ANP.

7. Desarrollar relaciones mutuamente beneficiosas entre las poblaciones locales y las


ANP.

8. Acrecentar la conciencia pública sobre la vinculación de las ANP y el desarrollo


nacional.

Criterios de representatividad biológica

Estos criterios establecen los valores de la diversidad biológica en cuanto a los ecosistemas,
especies y genes que existen en el país y que deben estar presentes en el SINANPE.

 Al menos una muestra de cada región, paisaje y ecosistema.


 Al menos una población de cada especie conocida.

 Al menos una población de cada subespecie o variación genética, sobre todo de


parientes silvestres de especies domesticadas, originarias del Perú.

Para seleccionar los sitios que mejor representen la diversidad biológica del país, se han
establecido los siguientes criterios:

Diversidad de regiones, ecosistemas y paisajes:

Dentro de las grandes regiones ecológicas o biomas, son prioritarias aquellas áreas
cuya diversidad de ecosistemas y de paisajes incluyan diversos tipos de vegetación, suelos,
climas, geología y formaciones geomorfológicas. Su importancia se debe a su asociación
con diversos procesos ecológicos y evolutivos que poseen una amplia gama de especies
conocidas y no conocidas para la ciencia, en poblaciones lo suficientemente grandes como
para representar adecuadamente la diversidad genética de éstas. Este nivel de diversidad
puede estar mejor representado y protegido en gradientes altitudinales, cuencas
hidrográficas completas y áreas de geología compleja.

Diversidad específica: El objetivo es incluir el máximo número de familias, géneros y


especies posibles en el conjunto de áreas. Por esta razón, las zonas o centros de alta
diversidad de especies son prioritarios. Tomando en cuenta que los sitios de alta diversidad
para un grupo taxonómico no necesariamente coinciden con los de otros grupos, se
adoptará el principio de la complementariedad entre áreas, a partir de la lista completa de
las especies conocidas de un grupo taxonómico.

Es necesario, además, agregar otros criterios como las barreras biogeográficas y los
eventos de la historia geológica, útiles para identificar a priori los sitios con flora y fauna
diferentes, especialmente cuando la información sobre distribución específica es escasa o
cuando existen vacíos de información. También es recomendable considerar los centros de
dispersión, de endemismos o de origen de grupos de especies, en la medida en que sean
conocidos.

Endemismos

Todas las especies silvestres, géneros y familias únicas en el Perú y, en general, todas las
especies con distribución geográfica restringida, deben estar dentro de las áreas naturales
protegidas por el Estado. En las grandes regiones hay sitios que por razones climáticas o de
historia geológica son ricos en especies únicas o endémicas, y no necesariamente en cuanto
a números totales de diversidad biológica (Ej. lomas, valles costeños, zonas altoandinas).

Rareza

Aquellas poblaciones numerosas o únicas de especies de flora y fauna en extinción, rara o


vulnerable, que hayan perdido su capacidad de recuperación por la presión de uso y
destrucción del hábitat o por las bajas densidades, serán protegidas por el SINANPE. Estas
especies se caracterizan generalmente por una baja tasa de renovación de sus poblaciones,
mínima capacidad de dispersión y alto grado de especialización.

Diversidad genética

La eficiencia en conservar muestras de la diversidad biológica, requiere que, además de los


ecosistemas y las especies, se evalúe el grado de protección de la diversidad genética de las
especies. Si bien las ANP incluyen poblaciones y diversidad genética asociada a éstas,
existen variaciones genéticas que merecen especial atención, ya sea por su importancia
social, económica o cultural; porque tienen alto riesgo de erosión genética; por el tamaño
de mercado actual o potencial; por el potencial agroindustrial o farmacéutico o por el
potencial de aceptación de parte de los productores rurales.
Los Recursos Naturales De La Región

Amazónica

La Flora
En la región amazónica hay abundantes recursos vegetales, por cuanto su territorio
esta cubierto de un denso bosque tropical, con árboles madereros, que alcanzan a tener unos
50 o 60 metros de alto y varios metros de diámetro, palmeras de las mas diversas especies;
lianas o plantas trepadoras que llenan los espacios existentes entre los árboles y arbustos
diversos.

Con casi 30.000 especies descritas, un tercio de las especies de Sudamérica, la


cuenca amazónica es considerada como poseedora de la mayor diversidad vegetal del
planeta. La mayoría de las especies vegetales que habitan las llanuras inundables son únicas
y se encuentran restringidas a este peculiar ambiente. Asimismo, pocas especies de las
tierras bajas existen también en las zonas altas tipo tierra firme, lo que contribuye a
incrementar la diversidad de la flora amazónica.

Las especies de las llanuras inundables han desarrollado adaptaciones especiales


para sobrevivir a los prolongados períodos bajo el agua. Ello, en parte, explica las marcadas
diferencias de estas plantas con sus parientes de las regiones de tierra firme.

Si bien no existen cálculos exactos acerca del total de especies de plantas en las
llanuras inundables amazónicas, se sabe que, por ejemplo, el área inundable del río Manu
cuenta con más de 1.400 especies. Un estimado razonable nos lleva a calcular que existen,
al menos, 5.000 especies vegetales de llanura inundable o de riberas. Los factores que más
influyen en la distribución de estas plantas y en la composición de sus comunidades son la
geología y las características de los ríos que las cubren. Las llanuras inundables de los ríos
de "aguas blancas", por ejemplo, difieren marcadamente de las de "aguas negras", tanto en
composición de especies como en el tamaño de las mismas. Los primeros generan bosques
más altos, quizá como consecuencia de la mayor cantidad de nutrientes acarreados por los
ríos en comparación con los ríos pobres y de "aguas negras" generados por suelos arenosos.
TIPOS DE BOSQUE

Existen diversos términos empleados por los pobladores locales para designar los
diferentes tipos de bosque inundado. Uno de ellos es igapó, referido generalmente a
aquellos cubiertos estacionalmente por ríos de "aguas negras" o cristalinas. Los bosques
tipo varzea son inundados, a su vez, por ríos de "aguas blancas".

Si bien los bosques son piezas fundamentales en la biodiversidad vegetal de las


llanuras inundables, las comunidades de agua y otras especies herbáceas son importantes
también debido a su alta productividad y su abundancia en las zonas de "aguas blancas".

A diferencia de los árboles, la mayoría de las hierbas acuáticas requieren altos


niveles de nutrientes, ya sea en la tierra o el agua, para sobrevivir. Muchas de ellas flotan
libremente sobre la superficie y, en el caso de ciertos pastos, son capaces de desprenderse
del substrato cuando la profundidad de las aguas se incrementa de manera significativa
(evitando así ahogarse). La flotabilidad, por supuesto, es la adaptación que permite a estas
plantas manejar los cambiantes niveles del agua, además de lograr un éxito considerable en
su dispersión natural.

Las comunidades de plantas herbáceas se han expandido considerablemente en las


últimas décadas, en parte, gracias a la creciente deforestación de las riberas. Cuando el
bosque es removido, las condiciones de luz varían significativamente, lo que permite a
estas plantas colonizar el nuevo espacio. Así, su número aumenta en detrimento de la
diversidad general.

Los ríos y sus llanuras inundables tienen una importancia extraordinaria en la


ecología de la cuenca amazónica. Sabemos bastante más acerca de los vertebrados que de
los invertebrados; sin embargo, no hay duda de que el grupo de los insectos es el más
variado y diverso entre los encontrados en estas zonas.

Al parecer, las llanuras inundables actuaron como "refugios temporales" para


muchas especies de insectos del bosque durante los prolongados períodos de sequía que
siguieron a las grandes glaciaciones de la era prehistórica.

Los bosques de tipo igapó han sido también centros de evolución durante muy
largos períodos geológicos. Los insectos y otros invertebrados suelen migrar tanto hacia
arriba como hacia debajo de los árboles, ya sea para escapar al efecto de las inundaciones
como para colonizar nuevos lugares de alimentación durante la estación de sequía. Muchos
depredadores, como las arañas, algunos monos y muchas aves, han aprendido a sacar
provecho de las concentraciones de insectos y otras presas sobre las copas de los árboles
durante los períodos de creciente.
Los Árboles Madereros

La caoba o aguano, que provee a la población la madera más fina de gran demanda
en ebanisteseria.

El cedro Tropical, muy bien cotizado en el mercado internacional.

Otros árboles madereros son el tornillo, el ishpingo, la mohena, el ulcumano, la


lupuna, etc. Que son la que mas se comercializan en el país.

Las Palmeras

El aguaje, que crece en las zonas inundables de la Selva Baja, llamadas aguajales.
Es importante por sus frutos que sirven como alimento popular, para preparar algunas
bebidas refrescantes y helados.

La chambira, palmera amazónica de la que se extrae sus fibras, que son resistente y
largas, utilizadas en la confección de cordeles para diferente uso.

La Chonta, palmera amazónica de la que se aprovecha el cogollo que esta entre el


tallo y las hojas y se emplea en la preparación de deliciosas ensaladas, su tallo en la
fabricación de fina parqué para pisos.

La paja toquilla o bombonaje, palmera amazónica de la que se extrae una fibra


utilizada, previa preparación, en la confección de sombreros de paja.
Otros Recursos Forestales.

En la Región Amazónica hay, además, numerosos árboles que proveen a la


población inversos productos, como el caucho, el jebe, la castaña o nuez de Brasil;
hermosas plantas ornamentales y flores, como las orquídeas, la victoria regia, etc.

La Fauna
En la Región Amazónica tenemos una gran variedad de recursos animales, que
proveen al hombre carne y pieles.

Entre los principales recursos animales, cuya explotación está debidamente


reglamentada, destacan los mamíferos, los reptiles, los peces y las aves.

Los ríos amazónicos son un lugar ideal para aquellos interesados en la observación
de la fauna silvestre, especialmente los vertebrados. Durante los períodos de creciente es
posible navegar en canoa silenciosamente a través del bosque inundado, lo que permite
excelentes posibilidades de avistamiento.

Ningún grupo animal es tan evidente como el de las aves. la cuenca amazónica es el
albergue de, al menos, 950 especies de aves, lo que hace del gran valle del Amazonas la
región más rica de la Tierra en este grupo de ciaturas. Por lo menos un tercio de estas
especies vive o visita estacionalmente las llanuras inundables. Las hay que migran desde
América del Norte y el extremo austral de Sudamérica, así como migrantes estacionales que
pasan el año entre el bosque inundado y las zonas de tierra firme.

Uno de los más sorprendentes ejemplos de aves especializadas en el uso simultáneo


de estos dos ambientes es el protagonizado por los loros y guacamayos (a pesar de los
severos efectos que la deforestación viene ejerciendo en sus patrones alimentarios). El
guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna), por ejemplo, anida en los pantanos dominados
por palmeras de aguaje (Mauritia flexuosa) o aguajales, ubicados a algunos kilómetros de la
llanura inundable. Durante el día estas aves vuelan hacia las riberas de los ríos y el bosque
inundable para alimentarse de frutos y semillas. Sus vuelos en típica formación sobre los
ríos, con sus brillantes colores contrastando con el cielo azul de los trópicos es, sin duda,
una de las imágenes más impactantes de la Amazonía.

Este despliegue de belleza es, además, anunciado con potentes graznidos durante el
atardecer, tiempo en que las aves retornan a sus dormideros en los aguajales o el bosque
tipo tierra firme para pasar la noche. El hecho de dormir y alimentarse en lugares diferentes
y, a menudo, distantes, hace de los guacamayos presas menos accesibles a los
depredadores. Adicionalmente, su morbilidad les permite trasladarse de un tipo de bosque a
otro dependiendo de la disponibilidad de frutas y semillas. Un hecho interesante de su
ecología es que se reproducen cuando los bosques de la llanura inundable se encuentra en
plena fructificación, es decir, durante la estación de crecientes- Es quizá por ello que sean
tan frecuentes sobre la selva inundada. Los guacamayos efectúan entre dos y tres viajes por
día con el objeto de alimentar a sus polluelos, a salvo en la seguridad de los aguajales.

Dos de las aves más pecualiares de la Amazonía son el shansho y el pájaro


sombrilla. Estas especies raramente dejan la llanura inundable y es probable que hayan
evolucionado junto con ella a lo largo del tiempo. El shansho (Ophistocomus hoazin) habita
en las orillas de los lagos y ríos de "aguas blancas" y sus tributarios. Una de sus
peculiaridades es la suma de adaptaciones anatómicas de las que hace gala. los polluelos,
por ejemplo, poseen una suerte de "uñas" en las alas, de manera similar al Archaeopteryx, el
ave fósil más conocida, lo que les permite subir a las ramas y retornar a sus nidos luego dse
haber saltado al agua como medida de escape ante sus depredadores. Al crecer, las "uñas"
se atrofian y carecen de función alguna.

Otra de las singularidades del shansho es su doble esófago (similar al de los


rumiantes), diseñado para permitir al ave fermentar grandes cantidades de hojas, flores y
frutos para facilitar su posterior digestión. Las hojas del arbusto Montrichardium, que crece
en las zonas inundables, están entre sus predilectas. Los shanshos pueden ser fácilmente
vistos y escuchados en los bordes de los cursos de agua del bosque inundable; sus toscos
nidos, sin embargo, se ubican siempre en ramas que penden sobre el agua.

A diferencia del shansho o hoazin (Opisthocomus hoazin), los pájaros sombrilla


([[Cephalopterus ornatus]]) prefieren las copas de los grandes árboles de la llanura
inundable, donde son más difíciles de observar. ostentan una gran cresta y una larga "barba"
de plumas, las que son mucho más pronunciadas en los machos. Al igual que otras aves, los
machos de pájaro sombrilla delimitan un área de unos 20 a 30 metros entre las ramas altas
en la que efectúan sus exhibiciones o displays amorosos con el objeto de atraer la atención
de las hembras. Inflan sus crestas y balancean sus barbas de lado a lado intentando cautivar
a sus doncellas. Una vez que la hembra ha seleccionado un macho, vuelan juntos para
anidar en el bosque inundable.

La Amazonía es, asimismo, pródiga en especies de aves de orilla como garzas,


ibises, cigüeñas, y gallaretas. Todas estas especies enfrentan hoy la grave amenaza de la
deforestación masiva del bosque inundable, la caza y la recolección de sus huevos. Las
garzas son sin duda, las aves de orilla más frecuentes y abundantes a lo largo de las tierras
bajas de la cuenca amazónica. Una de ellas, la garza bueyera, una especie nativa del Viejo
Mundo, colonizó la Amazonía entre las décadas de 1930 y 1940. Esta pequeña garza vive
asociada al ganado, y se alimenta de insectos y ranas que estos animales ahuyentan a su
paso. En algunas zonas de la cuenca, la garza bueyera se ha convertido en la especia
dominante, desplazando a otras garzas nativas de sus lugares tradicionales de anidamiento.

La mayor parte de los mamíferos de la llanura inundable del Amazonas posee


hábitos arbóreos. Entre ellos, los grupos más diversos son los roedores, murciélagos y
primates. Las grandes ratas espinosas (pertenecientes al género Echimys), llamadas toró en
el Brasil debido al potente ruido que producen, viven en agujeros en los árboles y son
activas durante la noche, en que sus ruidosas vocalizaciones son comunes. La ecología del
resto de roedores de las tierras bajas, con excepción de los semiacuáticos ronsocos
(Hydrochaeris hydrochaeris) es, hasta ahora, poco conocida.

La ecología de los ronsocos está estrechamente relacionada con la de la vegetación


flotante y de ribera de las llanuras inundables, Viven en grupos familiares de hasta 20
individuos y pasan gran parte del día en las orillas alimentándose o descansando en las
aguas bajas. En la actualidad, debido a la intensa caza de que son objeto, son raros a lo
largo de los grandes ríos, donde han adptado, además, hábitos nocturnos.

Casi todas las especies de primates de la Amazonía pasan, al menos, parte de su


tiempo en los bosques inundables o ribereños. Tres de ellas, incluso, jamás dejan las zonas
cercanas a los ríos. Una de estas especies es el leoncillo (Cebuella Pygmaea), el mono más
pequeño del mundo, que cabe con facilidad en la palma de una mano. Viven en grupos
familiares y se alimentan de la savia la resina de varias especies de árboles ribereños,
además de insectos y frutas. Dos especies de huapos (géneros Pithecia y Cacajao) se
encuentran también en la sección occidental de la Amazonía. A diferencia de las demás
especies de primates del Nuevo Mundo, poseen sólo una pequeña cola que cuelga hacia
abajo. Sin embargo, son tan ágiles como cualquiera de sus parientes de colas prensiles. La
deforestación de los bosques ribereños y la caza ha diezmado a gran parte de las
poblaciones de primates de tamaño grande y mediano de los principales ríos amazónicos. A
consecuencia de ello, algunas especies pequeñas y adaptables como el mono fraile (Saimiri
sciureus) ha incrementado su número. El secreto de su éxito radica en que pueden
sobrevivir en pequeñas áreas boscosas y en purmas (bosques secundarios o alterados) o
porque son demasiados pequeños como para ser considerados piezas de caza. Las especies
más grandes, como cotos, maquisapas, machines y choros, son cada vez más raros en las
llanuras inundables.

La Amazonía posee, además, algunas especies de grandes mamíferos acuáticos: dos


delfines, un manatí y, al menos, dos especies de nutrias. El delfín rosado o boto (Inia
geoffrensis) es el más primitivo de los delfines americanos y posee ancestros en el sureste
asiático, el subcontinente indio y la costa argentina. Son casi ciegos y emplean la
navegación por sonar para desplazarse a través de las aguas oscuras y repletas de obstáculos
de los ríos amazónicos. A diferencia de los delfines marinos, poseen un cuello muy flexible.
Ello les permite moverlo de lado a lado y lograr una emisión de ondas de sonar más amplia,
obteniendo información detallada sobre su ambiente acuático. Esta habilidad, unida a la
capacidad de emitir y procesar las ondas ultrasónicas en una estructura abultada, similar a
un melón, ubicada sobre su cabeza, permite a los botes recorrer con destreza el laberinto de
troncos y raíces del bosque inundado en busca de presas.

El delfín gris o tucuxi (Sotalia fluviatilis), emparentado estrechamente con los


delfines marinos, es más pequeño y más velóz que el rosado. Esta especie tiene las
vértebras cervicales soldadas, lo que le permite dar giros completos fuera del agua sin
quebrarse el cuello. El delfín gris vasi no ingresa al bosque inundado, debido seguramente a
la dificultad para navegar entre la maraña de vegetación sumergida. Se alimenta de peces
que caza tanto en los ríos como en los lagos del bosque inundable. Durante las grandes
migraciones de peces, estos delfines forman grupos compactos de entre 20 y 30 animales
que siguen a los cardúmenes en sus desplazamientos. Es poco frecuente que los delfines
sean cazados por su carne, debido a que existen muchos mitos locales alrededor de sus
hábitos y su relación con el hombre. Es común ver a los delfines rosados patrullando las
redes colocadas por los pescadores y se dice que son extremadamente hábiles en retirar las
presas de las mallas. Por eso, los pescadores los matan ocasionalmente, aduciendo una
competencia desleal.

El manatí (Trichechus inunguis), con un peso que varía entre los 350 y 500
kilogramos y una longitud de hasta tres metros, es el animal de mayor tamaño de la
Amazonía. Vegetariano por excelencia, los adultos llegan a consumir hasta 50 kilos de
plantas acuáticas al día. A despecho de su nombre común (vaca marina), los manatíes no
son rumiantes y tienen muy poco que ver con las vacas verdaderas. A pesar de no contar
con estómagos divididos en compartimentos como los bovinos, poseen intestinos muy
largos, capaces de fermentar las grandes cantidades de material vegetal que consumen.
Estos animales dependen en gran medida de las praderas de plantas acuçaticas y flotantes,
las mismas que alcanzan su máxima expresión durante la temporada de crecientes. Antes de
que sus poblaciones hayan sido severamente diezmadas por la caza, los manatíes deben
saber jugado un rol muy importante en el equilibrio y reciclaje de los cursos de agua de las
llanuras inundables. El hecho de comer tanto, implica que estos amables gigantes defequen
muchísimo, aportando grandes cantidades de nutrientes "reciclados" al ciclo del agua y
beneficiando, entre otros, a una legión de especies de peces.

El hecho de que el manatí deba salir cada hora a respirar a la superficie convierte a
este animal en presa fácil de los arponeros. De este modo, los manatíes fueron cazados
intensamente desde la llegada de los europeos a la Amazonía. Sólo una empresa pesquera,
manejada por la corona portuguesa en las cercanías de Santarem (Brasil) a mediados de la
década de 1780, registró la escalofriante cifra de 1.500 manatíes muertos en sólo dos años.
Aunque la caza de esta especie es ilegal en la actualidad, debido a que se encuentra al borde
de la extinción, éste se efectúa de manera clandestina.

Los Mamíferos Amazónicos.


Entre los mamíferos amazónicos que proveen al hombre carne y pieles figuran las
siguientes especies:

• La Sachavaca. (Vaca de la Selva)

Llamada también tapir o danta, es un mamífero de apreciable tamaño, cuyo peso


normal cuando alcanza la adultez es de unos 200 Kg. * Su piel es gruesa y está cubierta de
pelo corto y grueso, de color oscuro. Su cabeza es grande y termina en una especie de
trompa, que estira y encoge. Vive en los aguajales o zonas inundables de la Selva Baja, en
donde se enloda el cuerpo en los charcos, para protegerse de la picadura de los insectos. Se
alimenta de las semillas de las palmeras. Nada y bucea, cruzando con facilidad los
caudalosos ríos.

• El Sajino.
''Se le conoce también con el nombre de pécari. Es una especie de cerdo silvestre,
que vive en los pantanos, formando grupos numerosos. Se alimenta de las semillas de los
árboles. Tiene sobre el cuello una franja blanquecina. Su carne es muy apreciada. Su piel es
bien cotizada.

• La Huangana.

Es un mamífero que su parece por su forma al sajino. Vive en las zonas inundables,
en grupos numerosos. Se defienden con fiereza cuando son atacados. Lleva en el lomo una
glándula que segrega una sustancia fétida para defenderse y que contamina el ambiente. Se
le caza por su carne y su piel, que tienen gran demanda en los mercados.

• El Venado.

Es un mamífero de color rojizo, salpicado con pequeñas manchas blancas. Se parece


al chivo. Tiene apariencia esbelta y es veloz ante el peligro. Su carne es suave y agradable.
Su caza está limitada, pues se teme por su extinción.

• El Ronsoco.

Es el roedor más grande del Mundo. Vive en las orillas de los ríos, formando
grupos. A menudo incursiona en los campos de cultivo, causando graves daños al agricultor.

Hay otros roedores también importantes por su carne, como el añuje, el picuro o
majaz; felinos como el otorongo o jaguar americano y el tigrillo, perseguidos por su piel;
monos ornamentales como el leoricíto', el frailecito, etc. y aquellos que son objeto de caza,
como el maquisapa.

Los Reptiles
Entre los reptiles que son objeto de caza por la calidad de su piel destacan: el
caimán, yacaré o lagarto negro, que alcanzan de adulto hasta tres metros;

• El yacumama o boa de agua, de descomunal tamaño, perseguida por su piel;

• La anaconda o boa de tierra, que alcanza de 12 a 15 m;

• Una gran variedad de tortugas fluviales y terrestres, como la charapa, el motelo, la


taricaya, etc.

Los reptiles amazónicos que habitan los ríos y bosques inundables destacan por su
abundancia, a pesar de haber sido intensamente cazados, que por su diversidad. Los
cocodrilos del Nuevo Mundo incluyen a los caimanes, alligators y cocodrilos verdaderos.
De ellos, sólo los primeros se encuentran en la cuenca amazónica. Las dos especies de
cocodrilos que habitan en el extremo norte de Sudamérica (el americano y el cubano no
lograron colonizar la Amazonía. No obstante, las selvas tropicales albergan algunos de los
mayores miembros de esta familia primitiva. Es el caso del caimán negro (Melanosuchus
niger), un gigante que llega a crecer hasta alcanzar los seis metros de longitud y que sólo se
compara en tamaño con la anaconda. El caimán blanco (Caiman crocodylus), cuya longitud
máxima varía entre los 2,5 y 3 metros es, de lejos, la especie más abundante.

Los lagartos negros se congregaron masivamente alguna vez en las playas de los
grandes ríos amazónicos durante la temporada de vaciante. Hoy, a consecuencia de la
persecución de que son objeto, sólo se les encuentra en los lagos y pantanos de la llanura
inundable, principalmente en zonas protegidas o alejadas de los asentamientos humanos. El
caimán blanco, en cambio, es más versátil y utiliza diversos tipos de hábitat, incluyendo los
ríos de aguas corrientosas de las vertientes andinas.

En general, los caimanes prefieren aguas cálidas y pasan gran parte del día
calentándose en los bancos y orillas para mantener su temperatura interna ligeramente más
alta que la de los ríos donde habitan. Eso tiene sus ventajas, ya que requieren menos
alimento que otros animales de tamaño similar. A pesar de la imagen que las películas nos
han formado de estos animales, los caimanes son depredadores poco agresivos que se
alimentan de un amplio rango de presas que va desde los peces hasta pequeños mamíferos,
pasando por insectos, aves, tortugas y ranas.

Se reproducen en el agua pero anidan en tierra durante la estación de vaciante (julio


a septiembre). Sus nidos, montones de ramas, tierra y material vegetal, albergan entre 50 y
80 huevos (en el caso de los caimanes negros) y unos 30 en el de los blancos. La
incubación toma entre 6 y 10 semanas, período durante el cual las hembras montan guardia
en las cercanías del nido.

La depredación a gran escala de los caimanes se inició a principios del siglo XIX y
tuvo como objetivo la obtención de aceite y no sus pieles. En aquellos tiempos, el aceite
logrado a partir de la carne de los caimanes llegó a emplearse como sustituto del
combustible diesel. Fue, sin embargo, el negocio generado más tarde por sus pieles, e
incentivado por el auge en la industria de los taninos para curtiembre entre 1930 y 1940, lo
que llevó a estos animales al borde de la extinción. En la actualidad la caza de caimanes
está prohibida por la ley. A pesar de ello, ésta se practica en muchos lugares por deporte y
como fuente de proteínas. En zonas donde cuentan con la protección necesaria, las
poblaciones de este animal se recuperan con notoria rapidez.

Las tres especies más comunes de tortugas acuáticas de la Amazonía son: charapa
(Podocnemis expansa), la taricaya (Podocnemis unifilis) y la teparo (Podocnemis
sextuberculata). La charapa es la mayor tortuga de agua dulce del mundo y su
comportamiento recuerda más a sus ancestros marinos que a sus parientes de los ríos
amazónicos. Como otras tortugas, anidan en grandes números en las playas y bancos
arenosos formados durante la estación de vaciante. Estos lugares, conocidos por los
brasileros como taboleiros, fueron alguna vez abundantes a lo largo de la cuenca
amazónica. En la actualidad, la charapa ha sido casi eliminada de sus antiguos territorios
debido a la caza por su carne y la intensa recolección de sus huevos. Sólo algunas
poblaciones de este majestuoso reptil sobreviven en las zonas más inaccesibles y protegidas
de la Amazonía, como la Reserva Nacional de Pacaya-Samiria.
Las charapas ponen en promedio unos 100 huevos (aunque posturas de hasta 180 no
son raras en ciertos individuos). Sus nidos, excavados en la suave arena aluvial, llegan a
tener un diámetro de metro y medio y una profundidad de un metro. Los huevos, de forma
elíptica, toman unos 45 días para ser incubados por el calor del sol. los recién nacidos
(conocidos localmente como charitos) emergen durante la noche y son altamente
vulnerables. Por ello, su instinto los lleva a alcanzar presurosos la seguridad del río, donde
deberán escapar de depredadores como los bagres.

El resto de tortugas acuáticas de la Amazonía anida de manera más o menos


solitaria, empleando una variedad de hábitat que van desde las playas de arena hasta las
orillas cubiertas de vegetación al borde de pantanos y lagunas.

Las tortugas acuáticas son animales omnívoros. Sin embargo, complementan su


dieta con grandes cantidades de frutas y semillas que obtienen en el bosque inundado
durante la estación de creciente. Las semillas del árbol de caucho (Hevea brasiliensis) y las
de algunas legumisosas son, por ejemplo, las favoritas de la charapa.

Otras especies, como la mata-mata (Chelus fimbriatus), son mayormente carnívoras


y emplean sus afiladas y poderosas mandíbulas para alimentarse de carroña. Se sabe que
atacan también a los peces atrapados en las redes, inflingiéndoles grandes mordeduras que
recuerdan a las de las pirañas.

El mayor y más eficaz depredador de las tortugas acuáticas es, sin duda, el hombre.
Debido a la creciente popularidad de sus huevos y carne, los pobladores amazónicos
iniciaron una captura a gran escala que comenzó durante los siglos XVIII y XIX, época en
que sus huevos, de gran contenido oleico, fueron empleados como alimento y como
combustible de lámparas y calentadores. La recolección de sus huevos continúa hasta
nuestros días y es la principal causa de la constante reducción de sus poblaciones a lo largo
de los principales ríos de la Amazonía. Pocos animales son tan buscados y alcanzan un
mayor precio durante las festividades locales que la carne y huevos de tortuga. Quizá la
reproducción en cautiverio en granjas sea la única esperanza para estos reptiles, alternativa
que permitiría consevar a las tortugas al tiempo que brindaría beneficios al atender la
demanda gastronómica local.

Las llanuras inundables de la Amazonía albergan a una gran diversidad de


serpientes, representadas por las principales familias de este grupo de reptiles. La más
famosa de todas es, sin duda, la anaconda (Eunectus murinus), una gigantesca boa que
puede llegar a alcanzar los 11 metros de longitud. De tamaño algo menor a la pitón
africana, la anaconda es más pesada y gruesa. Se les considera depredadores comunes en
las llanuras inundables y su dieta abarca un amplio rango de presas: aves, otros reptiles,
peces, y roedores. En zonas colonizadas por el hombre, donde las presas se hacen cada vez
más escasas, las anacondas atacan pollos, patos y otros animales de corral.

Los dos grupos de serpientes venenosas de la Amazonía también están representadas


en las llanuras inundables, donde son relativamente comunes. Las corales (Elapidae) son
mayormente acuáticas y suelen habitar cerca de los cursos de agua. Las víboras (Viperidae)
son principalmente terrestres y viven tanto en las tierras altas como en las zonas inundables
e incluso las islas fluviales. Como otras serpientes de las tierras bajas, es probable que
pasen la temporada de creciente encaramadas sobre las ramas de los árboles o en palizadas
flotantes.

La gran mayoría de serpientes amazónicas, sin embargo, no son venenosas (familia


Colubridae). Entre ellas cabe destacar a las comedoras de peces de los géneros Helicops e
Hydrops, comunes en las zonas de vegetación flotante, y a las culebras Xenodon, que al
verse amenazadas aplanan su cabeza y se yerguen desafiantes de manera similar a las
cobras del Viejo Mundo.

La cuenca amazónica es, a su vez, el hogar de más de 250 especies de ranas. Es


sabido que unos cuantos kilómetros cuadrados de bosques tipo terra firme de los
alrededores de Manaos albergan a unas 80 especies de batracios. Las llanuras inundables
han sido menos estudiadas, pero las evaluaciones revelan que la diversidad de estos reptiles
en un área similar varía entre 25 y 30 especies.

Una de las características más sorprendentes de las ranas amazónicas de las tierras
bajas es que si bien su diversidad es alta, son pocas las especies eminentemente acuáticas.
Las aguas tranquilas de las llanuras, pobladas de presas potenciales (como los insectos,
podrían ser consideradas como el hábitat ideal para el desarrollo de estos animales, sin
embargo, muchas de las ranas de la Amazonía viven lejos de ellas, incluso en lo alto de los
árboles. Una de las razones de esto puede ser la enorme abundancia de peces en los cursos
de agua amazónicos, muchos de los cuales son depredadores de ranas y sus renacuajos.

Los Peces
Es, sin duda, en el grupo de los peces que los ríos amazónicos alcanzan la mayor
diversidad de vertebrados. Las especies de peces en los ríos y lagos de la llanura inundable
superan en número al resto de grupos de vertebrados juntos, incluyendo a aquellos que
habitan en las copas de los árboles. A pesar de las investigaciones llevadas a cabo en los
últimos años, aún no existen estimados realistas acerca del número total de especies de
peces presentas en la cuenca amazónica. La razón radica en el profundo desconocimiento
de la ecología de muchos de sus tribitarios. La experiencia indica que cada vez que se
investiga la fauna de un tributario, nuevas especies aparecen y deben ser añadidas a la lista.
Un estimado conservador coloca al número de peces amazónicos entre las 2.500 y
3.000 especies. Esa cifra de seguro se incrementará si las poblaciones geográficas son
estudiadas al grado que lo han sido las de Norteamérica o Europa. Los expertos calculan,
asimismo, que es poco probable que la totalidad de especies de peces de la Amazonía pueda
ser descrita adecuadamente en los próximos 50 años, aún contando con todos los recursos
disponibles para hacerlo.

La fauna ictiológica de la cuenca amazónica está compuesta por characinos, bagres,


peces eléctricos o macanas y chíclidos, además de algunas familias muy antiguas y una
amplia variedad de grupos derivados de ancestros marinos(como las rayas y anchovetas).

Los characinos incluyen a grupos bien conocidos, como las pirañas, los pacos y
gamitanas. Los bagres, por su parte, abarcan casi el 80% de las especies de peces
conocidos. Una de las explicaciones a semejante diversidad es que los peces de la
Amazonía han evolucionado hasta ocupar un número sorprendente de nichos ecológicos.
De allí que existan especies de apenas diez milímetros de longitud y unos pocos gramos de
peso al llegar a la adultez, mientras otras alcanzan más de tres metros de largo y 250 kilos
de peso.

Una de las características más fascinantes de la ecología de los peces amazónicos es


su estrecha dependencia con los bosques donde habitan. El sistema fluvial del Amazonas es
famoso por el alto número de peces que se alimentan de frutos y semillas. Durante la
estación de creciente los ríos se desbordan, permitiendo que los peces ingresen al bosque y
obtengan abundante alimento, además de lugares para guarecerse y reproducirse. Una de las
ventajas de ello es que los peces colaboran activamente en la dispersión natural de las
especies vegetales de las que se alimentan.

Durante la estación de creciente los peces de la llanura inundable basan su dieta en


los frutos y semillas que caen al agua, así como en grandes cantidades de insectos y otros
invertebrados que, de otra manera, les serían anaccesibles.
Uno de los más famosos comedores de semillas y frutos de los ríos amazónicos es la
gamitana o tambaqui (Colossoma macropomum). El estudio de su ecología ha permitido
revelar el estrecho vínculo entre la vida animal en los ríos y los bosques de las tierras bajas.
La gamitana, el mayor de los characinos de la cuenca amazónica, puede alcanzar un metro
de longitud y pesar hasta 30 kilos. Al igual que sus parientes cercanos, los pacos (Myleus
sp.), las gamitanas están equipadas con poderosos dientes parecidos a los molares, los que
les permite quebrar duras nueces de palma de las que se alimentan durante la estación de
lluvias,. Algunas semillas, como las del caucho (Hevea) son sus favoritas, pero deben
quebrarlas para poder digerir el suave y nutritivo interior.

Lugo de alimentarse en el boaque inundado los cuatro a seis meses que dura la
estación de creciente, las gamitanas engordan gracias a la grasa acumulada en sus cuerpos.
Estas reservas les permiten sobrevivir durante el largo periodo de escasez que suponen los
meses secos, mientras viven en los ríos y los lagos. Justo antes de las primeras lluvias de
estación, los adultos inician su sorprendente migración aguas arriba con destino a los
torrentosos ríos de las zonas de cabecera, donde desovarán. Al nacer, los alevines viajarán
aguas abajo, sin más guía que su instinto, hasta llegar a los lagos y ríos de las tierras bajas,
donde se alimentarán de microorganismos hasta llegar a la adultez. De esta manera el ciclo
se renueva.

A medida que las pequeñas gamitanas ganan peso y tamaño incorporan a su dieta
pequeños insectos y frutos. Al cabo de un periodo de 4 a 5 años, los jóvenes dejan sus
guarderías naturales para emprender su primer viaje río arriba rumbo a los bosques
inundados de los que dependerán en adelante para sobrevivir. La habilidad de estos peces
para aprovechar los recursos que les ofrece el bosque inundado es posiblemente la razón
por la que la gamitana es considerada como uno de los peces más abundantes de la
Amazonía.

Las pirañas están estrechamente emparentadas con los pacos y gamitanas. Las
primeras tienen, claro está, dientes más afilados, aunque es un hecho poco conocido que
más de la mitad de las especies de pirañas conocidas se alimentan de semillas y distan
mucho de los voraces depredadores que nos imaginamos, quizá influidos por las películas.

La piraña de vientre rojo (Pygocentrus nattereri) es la que quizá más honor hace a
su fama. Esta especie habita en los lagos de la llanura inundable que forman los ríos de
"aguas blancas", donde la abundancia de presas permite mantener sus grandes cardúmenes.
Otras especies como la piraña oscura (Serrasalmus elongatus), son más bien parásitas que
se alimentan de las escamas y porciones de las aletas de otros peces y raramente arrancan
pedazos de carne de sus presas.

Además de las pirañas, el grupo de los characinos cuenta con muchas especies de
peces depredadores. La mayoría psee dientes tipo caninos y son nadadores veloces. Uno de
ellos, el huasaco (Hoplias malabaricus), es un cazador nocturno que se oculta en las orillas
de los cursos de agua e incluso se entierra en el fango. Algunas especies de los llamados
dentones (familia Cynodontidae) ostentan los mayores caninos del mundo acuático. En el
caso de las chambiras (Hydrolicus sp.) dos de sus dientes inferiores son tan largos que la
mandibula superior cuenta con agujeros para que estos salgan al cerrar la boca. Hay
characinos que tienen dientes ubicados en protuberancias en la parte exterior de la boca
(Roeboides), los mismos que le permiten arrancar "al paso" las escamas de sus presas, su
principal alimento.

Cerca de un centenar de especies de peces amazónicos se alimentan de detritus, es


decir, material vegetal en descomposición. Entre estos, los "chupadores" (Semaprochilodus
son algunos de los más interesantes. Cuentan con labios carnosos y dientes a manera de
peines que les permiten remover con facilidad el material depositado sobre las piedras y
troncos sumergidos. A diferencia de sus parientes, los boquichicos (Prochilodus), los
"chupadores" son comunes también en ríos de "aguas negras". Los chíochíos (familia
Curimatidae) constituyen el grupo de detritívoros más diverso de la Amazonía, con más de
50 especies.

Gran parte de la diversidad que ostenta el grupo de los characinos está representada
por especies muy pequeñas, usualmente menores a los cuatro centímetros de longitud.
Peces ornamentales muy populares en la industria de los acuarios, como los cardenales y
neón tetra, así como los peces lápiz (Nannostomidae) y los llamados pechitos
(Gasteropelecidae), integran este grupo.

Puede que los bagres de la Amazonía sean tan numerosos como los characinos pero
son, de hecho, mucho menos conocidos. El gigantesco saltón (Brachyplatysoma
filamentosum), por ejemplo, supera los tres metros de largo y los 150 kilos de peso. Junto a
él existen una docena de especies de bagres de gran tamaño, los mismos que constituyen la
base de la pesca comercial en gran parte de la cuenca Amazónica. Son, sin embargo, los
zúngaros (Zungaro) y las doncellas (Pseudoplatystoma), los más famosos de este grupo.

Algunos bagres ostentan poderosas armaduras óseas. El turushuqui posee grandes


espinas y aguijones que lo convierten en una presa inexpugnable para los depredadores. Las
carachamas (Loricariidae), por su parte, cuentan con duras placas y espinas en las aletas
que dificultan mucho su ingestión por parte de sus enemigos.

Los caneros (Trichomycteridae), con más de 200 especies, son quizá el grupo más
famoso de los bagres amazónicos. Existe un difundido folclor popular respecto de sus
hábitos de introducirse poor los orificios del cuerpo de diversos animales, entre ellos, el
hombre. De acuerdo a estas creencias y supersticiones, los caneros pueden ser peligrosos
para los bañistas y poseen una predilección por ingresar a las vaginas y agujeros anales de
los nadadores. Nada de eso es cierto a rajatabla. Algunas especies, sin embargo, se
introducen en las agallas de otros peces para succionarles la sangre mientras otras viven
adheridas al cuerpo de los grandes bagres.

Los peces de la familia Cetopsidae pueden arrancar trozos de carne de otros peces,
de manera similar a las pirañas, aunque por lo general son consumidores de carrona
(animales muertos). A diferencia de éstas, los Cetopsidae son abundantes en los ríos de
"aguas blancas". Suelen morder a los bañistas y dejar marcas de característica forma
circular.
Los peces eléctricos de Sudamérica, cmpuestos por cinco familias, están
emparentados con los bagres y characinos. Se cree que evolucionaron a partir de la
separación de África y Sudamérica, ya que ninguna de sus familias ha sido registrada en el
Viejo Mundo. Las macanas, como se les conoce localmente, poseen músculos especiales
que les permite generar electricidad. Para la mayoría de las especies, la electricidad es
empleada únicamente para la navegación y la comunicación con los miembros de su
especie. Un conjunto de células receptoras ubicadas a lo largo de sus cuerpos permiten a las
macanas enviar y recibir información electromagnética sobre su entorno y posibles
depredadores. Una excepción singular es la protagonizada por la anguila eléctrica, capaz de
generar más de 500 voltios con el objeto de aturdir a sus presas y para protegerse de sus
propios depredadores. Su potencia es tal, que puede producir dolorosos shocks al hombre y,
eventualmente, causar su muerte

Los peces de los ríos y cochas son los recursos más significativos para el poblador
amazónico, pues proveen carne para la alimentación diaria. Destacan entre las principales
especies las siguientes:

• El paiche

El paiche (Arapaima gigas) es el mayor


pez de agua dulce del mundo. Supera los 3
metros de largo y llega a pesar hasta 250
kilos. Su pesca es depredatoria.

Varios grupos de peces amazónicos


poseen parientes en África y Asia, lo que
evidencia que los tres continentes
(incluyendo el sudamericano) estuvieron
unidos alguna vez. El grupo más
representativo es el de los cíclidos, dentro de los cuales el tucunaré (Cichla) es uno de los
peces más comunes de la Amazonía. Los tucunarés son voraces depredadores que persiguen
activamente a sus presas durante largas distancias. Eso los diferencia de otros carnívoros,
como las pirañas, que desisten cuando falla el primer o segundo intento. Otros grupos de
peces relictos incluyen a los peces hoja (Nandidae), las atingas o anguilas de pantano
(Synbranchidae) y las araguanas (Osteoglossum). Estas últimas poseen cuerpos alargados
de hasta un metro de longitud y se les considera los mayores peces comedores de insectos y
arañas del mundo. Uno de sus hábitos más peculiares es el de saltar fuera del agua para
atrapar a presas ubicadas sobre la vegetación cercana a la superficie del agua.

El paiche (Arapaima gigas) es el único miembro de su familia y el mayor pez de


agua dulce del mundo. Crece hasta superar los tres metros de largo y pesar hasta 250 kilos.
Para sobrevivir en las aguas poco oxigenadas, el paiche debe respirar aire atmosférico o
"boquear" al menos una vez por hora. Tiempo atrás esta gran especie debe haber sido el
depredador por excelencia de los lagos y los bosques inundados de la Amazonía. Sin
embargo, durante el último siglo ha sido perseguido a un ritmo alarmante. Tradicionalmente
se les pescaba con la ayuda de arpones, pero con la llegada de las redes agalleras las
posibilidades de captura por parte del hombre se incrementaron considerablemente. A pesar
de que sus poblaciones se han reducido significativamente, los altos precios que alcanza su
carne en los mercados locales, hace que siga siendo un objetivo predilecto de los
pescadores.

Alrededor de 50 especies de peces amazónicos han evolucionado a partir de


antecedentes marinos. No existe evidencia de que alguna de estas especies efectúe
migraciones regulares entre los ríos y el océano Atlántico y viceversa. Más aún, la mayor
parte de estos peces muestra una marcada intolerancia al agua salada. Algunas especies,
como varios tiburones y peces sierra ingresan aguas arriba del Amazonas, llegando a ser
capturados en lugares tan distantes de su desembocadura como la ciudad de Iquitos. Sin
embargo, no se reproducen en él. Otros grupos de peces relacionados con ancestros marinos
son las corvinas, anchovetas, peces aguja y las rayas. Estas últimas poseen un apéndice que
tiene la forma de un agujón de bordes aserrados capaz de inyectar un potente veneno a sus
víctimas como mecanismo de defensa.

Es el pez más importante de la Región Amazónica. Llega a tener hasta cuatro metros
de longitud y unos 200 Kg. de peso. Vive en las cochas. Se le caza con arpón. Su carne
tiene una gran demanda en la población.

Las Aves
Completan la variedad de recursos animales, las aves, algunas de las cuales son
utilizadas en la alimentación popular, como el paujil, el pavo de monte, el chauna, etc.; y
numerosas aves ornamentales como los papagayos, loros, pericos, tucán, gallito de las
rocas, etc.

Los Recursos Minerales


En la Región Amazónica tenemos como recursos minerales al petróleo y al oro. El
petróleo se encuentra en el subsuelo y el oro, mezclado con la arena, en el curso de los ríos.

El Petróleo

Es un recurso natural descubierto hace algunos años en la Región Amazónica. Su


explotación se ha iniciado en forma racional, a costó de una cuantiosa inversión en la
exploración, primero, en la extracción después, y luego en el transporte a través de
oleoductos secundarios, hasta el Oleoducto Nor peruano y por éste, hasta Bayovar, en la
Costa Sur del Departamento de Piura.

Los mayores yacimientos se localizan en la Provincia de Loreto, en las cuencas de


los ríos Tigre y Corrientes, en donde se ha estimado unos 800 millones de barriles como
reservas.
Otras áreas petrolíferas se localizan en la localidad de Maquí Provincia de Ucayali,
Departamento de Loreto, y en Aguas Calientes, Departamento de Huánuco, yacimiento éste
que fuera descubierto desde el aire. Numerosas empresas petroleras están explorando
nuestra vasta Región Amazónica para encontrar nuevos yacimientos petrolíferos. También
en El Aguaytía (Ucayali) hay abundante gas natural.

El Oro

El oro es otro recurso valioso que tenemos en algunas áreas de la Región


Amazónica. Destaca entre esas áreas la Selva de Madre de Dios, en donde los ríos han
depositado las arenas auríferas que resultaron' como consecuencia de la acción erosiva de
las aguas sobre las rocas mineralizadas de la Cordillera de Carabaya, al Norte de Puno.
Estos recursos naturales están siendo explotados en forma intensiva en los ríos de Madre de
Dios, teniendo como centro de las operaciones a la localidad de Laberinto.

El Caudal de los Ríos Amazónicos

Los ríos amazónicos tienen enorme caudal. Su aprovechamiento racional se hará en


el futuro para generar electricidad. Las centrales hidroeléctricas serán instaladas en los
grandes pongos que tenemos en las cadenas Central y Oriental de los Andes, en la forma en
que se han hecho en los ríos Mantaro y Urubamba.

Estudios recientes consideran que en la Alta del Perú se podría generar la energía
que necesita toda América del Sur,

Si hay algún gran mensaje que el estudio de la ecología puede dejar a un naturalista,
es que la biodiversidad es la piedra angular de la naturaleza. La cuenca amazónica es, ante
todo, la mayor celebración de diversidad en el planeta. A lo largo de cientos de millones de
años, las condiciones ambientales han propiciado un significativo incremento en el número
de especies sobre la Tierra. Aún no es clara la forma exacta cómo se produjo este
fenómeno; sin embargo, es muy posible que la predominancia de climas húmedos y cálidos,
al menos en buena parte de la Amazonía, haya jugado un papel fundamental en este
proceso.

Si observamos con detenimiento las sutiles huellas del tiempo en el paisaje


amazónico, veremos grandes ríos labrando sus cauces y bosques lluviosos expandiéndose y
contrayéndose al ritmo de los cambios climáticos y los procesos evolutivos de los grandes
ecosistemas que definió, desde siempre, el mayor sistema fluvial de la Tierra.
Todos estos factores, unidos a otros menos evidentes, colaboraron en la formación
de nuevas especies. Dicho en palabras más sencillas, la cuenca amazónica es como una
gran casa con espacio ilimitado para la evolución e ingreso de nuevos huéspedes. La llave
de esta "casa ecológica" son las plantas con flores y la puerta que abrieron es la mayor
manifestación de diversidad en nuestro planeta: la selva tropical.

Los ríos amazónicos equivalen a los hilos que, en conjunto, permiten tejer la base
del gran tapiz de los ecosistemas poseedores de la mayor profusión de vida. El reflejo de
los majestuosos árboles sobre las quietas aguas de un lago puede ser comparado a una
metáfora, en el sentido literal y ecológico, que grafica la estrecha relación entre los bosques
tropicales y los ríos.

Las vastas llanuras inundables de la Amazonía son el escenario donde los bosques y
los ríos desarrollan este singular vínculo. Añaden complejidad a este mundo siempre
cambiante los diversos tipos de ríos amazónicos, las enormes extensiones de humedales
cubiertos por plantas flotantes y la accidentada geografía de las cabeceras de las cuencas, la
misma que origina diversos regímenes de fluctuación en el nivel de las aguas.

Las plantas y animales que dependen de los ríos amazónicos y sus llanuras
inundables han aprendido a sobrevivir en este ambiente marcado por cambios constantes
pero, al mismo tiempo, previsibles en el corto plazo. Esa es quizá una de las razones por las
que la diversidad alcanza tan alto nivel en estas áreas.

Como consecuencia de tal complejidad, ninguna especie logra dominar


completamente un determinado espacio o fuente de recursos. Aquí la consigna es,
simplemente, coexistir. Tomando en cuenta estos principios, intentaremos explorar algunas
de las facetas más importantes de este mundo dinámico e ilimitadamente complejo,
conocido como el sistema fluvial de la Amazonía.
BIODIVERSIDAD VEGETAL

En la Amazonía peruana se han identificado 34 zonas de vida. En la selva baja se


reconocen 9 zonas de vida y 18 formaciones vegetales. En una superficie de apenas 25 km²
de la Reserva de Mishana, a orillas del río Nanay, se identificaron 23 tipos de vegetación.

La región Loreto probablemente alberga la diversidad más rica del mundo en


especies de árboles. Un estudio realizado en 1998 en el -ámbito de influencia de la carretera
Iquitos-Nauta, sobre una superficie de apenas 2,25 ha arrojó un total de 1.416 especies
diferentes de árboles pertenecientes a, por lo menos, 75 familias. En el cercano distrito de
Jenaro Herrera, provincia de Requena, se registró la mayor diversidad de palmeras: ¡34
especies de 21 géneros diferentes en un área de sólo 0,5 hectareas.

LAS ECOREGIONES NATURALES DE LA SELVA BAJA PERUANA

La selva amazónica ha sido descrita por muchos viajeros como la última frontera. Y
no están muy lejos de la verdad. Aunque los pueblos indígenas han vivido en este ambiente
por varios miles de años en armonía con el entorno, es aún poco lo que la cultura occidental
sabe acerca de sus ritmos y leyes secretas. Conocemos, de hecho, que reúne los ecosistemas
más complejos y biodiversos del planeta; sabemos también que algunas de sus especies
pueden convertirse en la esperanza para la cura de los males que afectan al mundo, que
cuenta con el potencial de purificar nuestro aire, brindarnos agua y, quizá, muchos de los
alimentos del futuro. Pero, increíblemente, sabemos también que mucho de lo que la
Amazonía puede ofrecernos desaparecerá incluso antes de que los científicos hayan podido
siquiera registrarlo.

Este mundo de selvas aparentemente inacabables tiene límites, y están más cerca de
lo que siempre creímos. La inescrupulosa sed de fortuna del hombre nos lo repite a cada
instante, con cada carga de dinamita que abre la tierra en busca de minerales, con el sonido
de la motosierra tumbando mundos en miniatura, con cada desagüe vertido en sus ríos y
lagos.

Los expertos, de la mano de pueblos nativos cada día más conscientes de sus
derechos y responsabilidades, nos han puesto las cartas sobre la mesa. de lo que hagamos
en el futuro con estos ambientes, dependerá, de seguro, el destino de una parte importante
de la vida de nuestro frágil planeta. Conozcamos sus riquezas y aprendamos a valorarlas. es
lo único que hace falta para iniciar el camino hacia el correcto uso de la selva amazónica.

SIGNIFICADO PARA LOS POBLADORES DE LA SELVA AMAZÓNICA

Para Antonio Brack Egg, biogeógrafo y experto en recursos naturales, son tres los
factores que originan esta ventajosa situación: la gran heterogeneidad geográfica del Perú,
constituir uno de los centros mundiales de desarrollo de la agricultura y de la ganadería
(con más de siete mil años de antigüedad) y ser una de las grandes reservas mundiales de
recursos genéticos (con más de 180 especies de plantas nativas domesticadas, cinc000.000
de ha de pastos de altura); casi la totalidad de la actividad pesquera depende de los recursos
hidrobiológicos nativos; y el uso de plantas silvestres y de la fauna tiene una altísima
importancia en el autoabastecimiento de las poblaciones rurales (a pesar de que los modelos
de desarrollo promovidos por el Estado han estado siempre orientados hacia las actividades
ganaderas y la agricultura de especies introducidas, como el arroz, la palma aceitera y
otras).

De las 182 especies de plantas nativas domesticadas existentes en el país, 85 son


amazónicas; de las 4.400 plantas usadas para 49 fines distintos, aproximadamente 3.000
también son amazónicas. El Perú posee 782 especies de plantas alimenticias, el 70% de
ellas están en la selva.

Después de 50 años de "desarrollo" ganadero en la selva amazónica, el aporte de


esta actividad es de apenas unas 12.000 toneladas de carne al año, mientras que el consumo
de pescado llega a más de 70.000 t anuales y el de carne silvestre o "carne de monte" a
cerca de 15.000 t. La ciudad de Iquitos, por ejemplo, que supera los 350.000 habitantes,
consume al año una 500 t de carne de res y más de 9.000 de pescado, además de 12 t
mensuales de frutos de aguaje. Toda la producción ganadera de la selva, incluyendo ganado
y animales menores, alcanza apenas las 45.000 t anuales. Esto demuestra que la base del
aprovisionamiento de proteínas de la región depende en gran parte de la caza y de la pesca.
En el país se conocen cerca de 1.400 plantas medicinales utilizadas por el hombre
rural, de las cuales 890 son amazónicas. Al menos el 80% de la población amazónica
depende del uso de esas plantas para tratar sus problemas de salud, ya que no tiene la
posibilidad de acceder a centros de salud ni a los fármacos provenientes de los laboratorios.
Sólo en la ciudad de Iquitos se usan 92 especies de plantas medicinales y un sector entero
del mercado más grande de la ciudad está dedicado a su venta.

Muchas otras plantas amazónicas tienen otros usos: como abono (17 especies), para
la obtención de aceites y grasas (44), en agroforestería (96), como antídotos (25), para
elaborar perfumes y aromas (29), como condimentos (24), para madera y construcción
(556), para cosmetología (37), como curtientes (17), para leña y carbón (82), como
estimulantes (70), para fibra (98), como forraje (261), con fines ornamentales (1.500), para
obtener resinas y látex (58), para el sexo y la reproducción (27), para tintes y colorantes
(102), como pesticidas (49), entre muchos otros.

A pesar del amplio uso que la población hace de la diversidad biológica nativa, este
rubro apenas se registra en las estadísticas nacionales peruanas. La consecuencia es una
histórica falta de valoración de los recursos naturales por parte de los estados y sus
políticas.
He llegado a las siguientes conclusiones:

 El Perú tiene una extensa variedad de especies, tanto en flora como en fauna, por
ende empecemos a valorar lo que tenemos y terminar por protegerlo.

 De nosotros nace el afán de conservar nuestra naturaleza, este trabajo ayudará a


darnos cuenta cuan necesario es conservarlo, porque en nuestras manos está el
progreso, el desarrollo y conservación de la Amazonía.

 Pensemos y analicemos que si haciendo un uso racional de la biodiversidad, no


analizan que están dañando la supervivencia de las futuras generaciones, no
estamos acabándolo, ya que también lo disfrutarían las futura generaciones, en
suma tener conciencia de lo que hacemos.

 Si estamos agotando lo que nos ofrece la Amazonía que tiene nauta, Loreto, Perú
¿qué futuro tendrían?, pues para evitar tener un futuro sin recursos renovables,
hay que pensar antes de actuar contra nuestra supervivencia.

 Nosotros como alumnos tenemos que aprender a utilizar la tecnología para crear
nuevos métodos y no dejar que nuestra Amazonía sea destruida ya sabiendo la
gran importancia que posee.

 Es necesario que los trabajos encargados que nos encomiendan se difundan para
así las personas que lo lean le sirva de utilidad para proteger nuestro medio
ambiente.
 WWW. GOOLGLE.COM:

 http://www.wasai.com/eintro.htm
 http:/www.ministeriodeagricultura.com.pe/
 http://www.camisea.com.pe
 http://www.arikah.net.
 http://www.iiap.org.pe/
 http://www.siaamazonia.org.pe/
 http://www.amazonalliance.org/
 FUENTE: INRENA, 1995. ELABORACIÓN PROPIA.
 Fuente: Brack y Mendiola, 1997. ONERN, 1985.
 Fuente: INEI - III Censo Nacional Agropecuario, 1994
 Fuentes: Mineral Information Institute; Ministerio de Energía y Minas,
2006; Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía; Instituto
Cuanto, 2006
 Fuente: Cuánto, 2006 en base a información de INEI. Estimado por
Cuánto. Elaboración propia.
 Autor: FRANKLIN ROJAS.

 LIBROS:
 Geografía Del Perú
 Autor: Juan Augusto Benavides Estrada
 Editorial: Escuela Nueva
 Pág. 140-166
 Atlas Del Perú Y Del Mundo
 Editor: JULIO VILLANUEVA SOTOMAYOR
 Editorial: Bruño
 Pág. 82-87
 Gran Atlas Universal Y Del Perú
 Edición: 1996
 Editorial: Navarrete
 Pág. 42-44, 218-230
 Ciencias Naturales Y Ecología
 Editor: Miguel T. Lévano Barrera
 Editorial: Escuela Nueva
 Pág. 229-234
 Amazonía: Orientaciones Para El Desarrollo Sostenible
 Autores: *RISTO KALLIOLA.

*JHON TERBORGH (1999)

*JOSÉ A MARENGO.

*WILLIAM CRAMPTON.

*PHILIP FEARNSIDE.

 Editor Científico: Salvador Flores Paitán


 Primera Edición: Diciembre, 2001
 Segunda Edición: Agosto, 2002
 Pág. 97