Está en la página 1de 3

Yacimientos metálicos de origen ortomagmático

Los minerales metálicos acompañan, como hemos visto, a las rocas intrusivas como
minerales minoritarios, en forma de óxidos o de sulfuros, fundamentalmente, que
cristalizan a la vez que el resto de componentes silicatados de la roca. En el detalle,
pertenecen a varios subtipos (ver figura):

 Yacimientos formados por inmiscibilidad líquida. Los magmas máficos a


menudo contienen altas proporciones de sulfuros metálicos, que pueden
individualizarse debido a que son inmiscibles con el magma silicatado. Se
forman así yacimientos de sulfuros de Ni-Co-Cu-Fe, formados por minerales
como pirrotina, pentlandita, calcopirita..., a menudo enriquecidos en
elementos del grupo del platino.

 Yacimientos formados a partir del propio magma silicatado. Existen tres


grandes subtipos:
o Formados por cristalización simple. En determinados casos, no es
necesaria una segregación que produzca la concentración del mineral
en cuestión: es el caso de los diamantes, cuyo alto valor económico
hace que a pesar de encontrarse en muy bajas concentraciones, sea
explotable.

o Formados por cristalización más acumulación. En la mayor parte de


los casos, además de la cristalización del mineral hace falta un
mecanismo que produzca un aumento de su concentración que lo
haga explotable. El principal mecanismo es la cristalización
fraccionada acompañada de acumulación preferencial por densidades
en la cámara magmática. El caso más extendido de este tipo
corresponde a yacimientos de cromita en rocas máficas y
ultramáficas, en los que de nuevo suelen darse concentraciones
interesantes de elementos del grupo del platino.

o Formados por cristalización más acumulación y segregación. El caso


más favorable para la explotación es aquel en el que los minerales
metálicos llegan a separarse físicamente del resto del magma, por
mecanismos diversos, fundamentalmente bajo la acción de esfuerzos
tectónicos. Algunos yacimientos de magnetita corresponden a esta
tipología.

15 Tipos de Yacimientos Ortomagmaticos


Según el tipo de acumulación que ha ocurrido existen 3 tipos de
yacimientos ortomagmáticos de minerales:Yacimientos de
Diseminación.Yacimientos de Segregación.Yacimientos de Inyección.

16 Yacimientos de Diseminación
En realidad los cristales permanecen en el lugar en el que se formaron y
sin acumularse. No se trata propiamente de un yacimiento porque no
existe acumulación, pero el valor de los minerales que se extraen puede
hacer que compense el tratamiento de grandes cantidades de roca para
obtener una pequeñísima cantidad del mineral. Esto ocurre por ejemplo
con los yacimientos de diamantes que se encuentran en unas rocas de
denominadas kimberlitas.

17 Yacimientos de Segregación
Cuando los cristales o minerales recién formados tienen distinta
densidad que el resto del magma pueden desplazarse hacia la parte
superior o (mas frecuentemente) hacia la inferior de la bolsa magmatica
y acumularse en estas zonas. Por ejemplo, los yacimientos de cromita.

18 Yacimientos de Inyección
Cuando por algún tipo de presión sobre el magma los cristales son
inyectadas a través de fisuras de la roca que rodea a la cámara
magmática se forman los denominados filones (grietas de las rocas
rellenas de minerales). Así se formaron los yacimientos de magnetita
(fuente de Fe).