Está en la página 1de 3

Carlos de León de Wit

Obtuvo doctorados en Psicología Clínica y en Medicina Holística.

Ha realizado estudios experienciales y de investigación científica en diversos lugares del mundo, en los
campos del curanderismo, el fenómeno para normal, meditación, hipnotismo, psicología transpersonal,
religiones, artes marciales, Qi Gong y medicina alternativa.

Es maestro de niños y adultos en la disciplina de Desarrollo de la Conciencia; ha participado en varios


congresos internacionales.

Es creador del sistema Reencuentro (desarrollo integral por medio de visualizaciones guiadas); miembro del
equipo diseñador del instrumento curativo “Thunder Qi”; director y fundador de la Asociación de Psicoterapia y
Desarrollo Transpersonal, A.C. y es autor de varios libros inéditos como: La Perla escondida, La jornada
interna, El universo de Kabbalah y Flujo de vida: La unión cuerpo-mente para el crecimiento personal.

Flujo de Vida: Psicoterapia ontogónica.


Carlos de León (2003); México: Ed. PAX.

Los conceptos de Carlos de León como psicólogo clínico e investigador del desarrollo transpersonal de la
conciencia resultan sumamente sugerentes y oportunos para quien desee plantearse cuestiones desde las
ópticas disciplinares [científicas (psicología, física, neurociencias, etc.) y filosóficas (orientales y occidentales)],
hasta las transdisciplinar, como son la sabiduría de las religiones occidentales, orientales, el misticismo y
saberes milenarios pero de reciente difusión como el Tantra shaivista, la Kabbalah y el Dzogchen.

Aunque el libro se presenta como un manual o Guía para psicoterapeutas realmente resulta útil para padres,
docentes, líderes sociales y buscadores solitarios del desarrollo psicobiológico y transpersonal de la
conciencia. La pertinencia para nuestra temática, además de su visión transpersonal del desarrollo de la
conciencia es, en particular, el modelo de desarrollo psicobiológico expuesto en su libro y que me ha servido
de guía para ejemplificar la tesis central de él con respecto a ese modelo, como vimos en el capítulo 4.

Una necesidad lleva a la búsqueda de su satisfacción, lograr satisfacerla es proporcionar al sistema


psicobiológico un aprendizaje traducido en una fortaleza: capacidades, significados y trascendencia. Así, algo
que podría decirse es una debilidad humana, como una carencia natural, es el detonante de la evolución
misma del humano.
(Cfr. De León, 2003: 153-156.)

Una necesidad implica una motivación y también una capacidad por desarrollar. Cuando un nivel de
necesidad no ha sido satisfecho, esas necesidades tienden a estar activas y presentes en nuestra
cotidianeidad y muchas veces esto sucede de forma inconsciente. Esto ocasiona mucho ruido y confusión en
nuestra realidad, ya que la persona cae en una continua búsqueda de algo que no entiende, tratando de llenar
algo en su experiencia sin saber qué es.
[Op. Cit. 153]

Su propuesta recupera [en las primeras cinco etapas] lo que las disciplinas han considerado valioso en la
evolución humana: el desarrollo de los instintos; las bases del crecimiento teniendo como punto de partida la
nutrición; la identidad emocional y verbal (cuerpo y mente); la búsqueda de congruencia entre lo que se siente
y lo que se piensa para una identidad social. También, De León añade tres etapas más que proponen sólo
algunas corrientes filosóficas, algunos movimientos de ciencia de frontera (física cuántica, psicología
transpersonal, por citar algo) y aquello que la transdisciplina toma en serio por su valor en términos de
sabiduría: el ejemplo y pensamiento de la gente cuyo desarrollo la Historia reconoce. Por ejemplo, desde la
importancia central que tiene el flujo de energía/conciencia/vida del cosmos para nuestra identidad [nuestro
origen], hasta la realización plena del ser [nuestro propósito]. Él lo llama “Ontogonía”.

Satisfacer las necesidades de Trascendencia, Liberación y Transmutación, hace que su modelo sea
incluyente de la visión transdisciplinar. El desarrollo integral del humano va de la mano con el desarrollo de la
conciencia individual y colectiva, haciendo posible la transformación de todas las cosas de manera natural. La
conciencia requiere un estado de observación que permita el surgimiento del orden y la recreación de las
cosas.

Todos alguna vez nos hemos planteado las preguntas ¿quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Cuál es el sentido de
nuestra existencia? En general no tenemos respuestas y ante tal sorpresa solemos tomar algunas actitudes
como adaptarnos a moldes preestablecidos; estos moldes no nos permiten expresar nuestra individualidad,
nuestra enorme capacidad de ser espontáneos, únicos y creativos (la verdadera expresión del amor).
Disolviendo nuestra conciencia en una masa sin forma, entregando nuestra libertad y nuestra alma a la
nada… Sin embargo, tenemos la posibilidad de asombrarnos ante el magnífico misterio que hay dentro de
cada uno de nosotros y así disfrutar cada instante de nuestra existencia. Pero para eso hay que ser un
guerrero. Despertar al guerrero que cada uno de nosotros llevamos dentro nos da fortaleza para los
momentos difíciles, los obstáculos y dificultades que nos encontraremos en el camino. Necesitamos el espíritu
de un guerrero para renunciar a todo por obtener sabiduría y libertad y así experimentar nuestro ser interior y
nuestra capacidad de amar.

Un guerrero es paciente, no fuerza las cosas y es sensible a los cambios. Tiene fe ya que necesita la
seguridad de que los esfuerzos que realiza darán frutos. Posee un sentido de entrega para no hacer las cosas
a medias, la entrega total a la vida es lo que lleva a desentrañar sus misterios. Es valiente, aprende a aceptar
al miedo como parte de la vida, camina de la mano con él y así lucha y lo vuelve su aliado en el hacer
cotidiano. Es prudente, mide las consecuencias de sus actos con sensibilidad. Posee humor, ya que el buen
humor es el mejor acompañante de la vida. Los invito a despertar al guerrero que todos llevamos dentro.
De León (1987) Atrévete a ser libre, México: Ed. Edamex.

Modelo de desarrollo psicobiológico: la necesidad genera el impulso para cambiar y lograr una capacidad llamada
APRENDIZAJE o fortaleza. (De León, 2003) Al satisfacer una necesidad clave nos hacemos aptos.Modelo de
Necesidades Psicobiológicas (cfr. De León, 2003: 153-166):
1 Reflejos e instintos. Dormir, soñar, comer, arraigo, seguridad, tocar, libertad de
movimiento.
2 Alimentación biológica y emocional. Si se satisface (1) el alimento es para crecer (2), si no es así, el
alimento sustituye (1). ¡Atención! Nutrición afectiva sustituida con alimentos biológicos
excesivos. Sobre-nutrición /protección: libertad coartada, falta de arraigo. Crecer es: a) nutrirse con
experiencias novedosas; b) integrarlas consciente y amorosamente. Observación y amor son
clave para crecer. Falta de Nutrición.
Inseguridad, falta de libertad, dependencia de otros. Origen de adicciones: la persona
busca llenar algo de su vida emocional, busca experiencias que le den significado.
3 Creación de la imagen corporal, corazón como centro del mandala. Yo interno, contacto con el self.
Sin centro, experiencia inferior o superior o externa del cuerpo. Imagen corporal, los bloqueos
emocionales desplazan el centro a la periferia. No hay contacto con el ser
interno. Sólo seres sin contacto interno crean: Problemas ecológicos; Injusticia social.

4 Complementa al esquema corporal emocional, permite la relación con la comunicación lingüística,


descripciones adecuadas e inadecuadas (programas). Un programa negativo: Creer ser menos y
hacer tu vida miserable, o creer ser más y hacérsela a otros
miserable. Estructuras de creencia dificultan el fluir.
5 Nivel transpersonal de experiencia: La coherencia interhemisférica. Es percepción, acción. Si
se satisface esta necesidad surge la sabiduría. Genética. Congruencia interna- externa,
autenticidad, honestidad, armonía interna-externa. Campo neuronal (halo,
aura de vitalidad): pensamiento unificado.
6 Esta necesidad surge en el humano cuando las necesidades anteriores se han
satisfecho. “Escribe un libro, siembra un árbol, ten un hijo.” Trasciende.
7 Necesidad de integrarse al todo; y colaborar, amorosamente, a erradicar la ignorancia y
el sufrimiento. Devolver al humano su naturaleza: libertad, claridad, placer.
8 Necesidad de transformar el entorno.