Está en la página 1de 2

COMPETENCIA DESLEAL

Cuando hablamos de este tema es importante considerar que hay un sinfín


de competencia de productos.

De acuerdo con Clarke Model, la competencia desleal en México se califica


como un acto que contradice costumbres y leyes validas en determinada
industria y comercio, y que su uso perjudica en distintas formas al
consumidor. Esta acción se considera una práctica deshonesta, pues no
muestra la realidad de los movimientos que se dan en determinado sector.

Sin embargo, existen distintos tipos de competencia desleal, los cuales se


centran en el precio, en el consumidor, en la publicidad y en la apariencia de
la mercancía. Te diremos cinco ejemplos de ella.

1. Mentiras

Estas pueden llevarse a cabo en dos formas, la primera se refiere al


producto, pues se nombran características con las que en realidad no
cuenta, esto con el fin de hacerlo más atractivo. Por otra parte, están
aquellas dirigidas al competidor, ya que la firma comercial nombra datos
falsos de otra empresa con el fin de denigrarla.

2. Copiar a otras marcas

Esta tiene como base las características físicas de un producto, pues son
igualadas a las de la competencia con la esperanza de que el consumidor
confunda ambas firmas y dé prioridad a la que plagió la imagen.

3. Dumping
Reduce el precio de un producto o servicio por debajo de lo estipulado, con
el fin de impulsar sus ventas y así poder desplazar la mercancía de la
compañía que compite en el mismo ramo, por lo cual también se considera
como un tipo de competencia desleal.

4. Comparación directa

Las compañías no pueden comparar productos similares de forma directa y,


en su caso, mostrar preferencia por el que ellos mismos promocionan. Esta
acción no muestra información objetivo sobre determinada mercancía, pues
los enunciados estarán encaminados en hacerla sobresalir.

5. Violación de secretos

La divulgación de determinada información sin la autorización de la


compañía implicada, trae problemas a la firma comercial que lo da a
conocer, así como las marcas implicadas, pues los datos pueden llegar a no
ser verídicos o, incluso, pueden contener información que daña la integridad
de una empresa.