Está en la página 1de 14

Scripta Nova Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales.

Universidad de Barcelona [ISSN 1138-9788]


Nº 45 (51), 1 de agosto de 1999

IBEROAMÉRICA ANTE LOS RETOS DEL SIGLO XXI.


Número extraordinario dedicado al I Coloquio Internacional de Geocrítica (Actas
del Coloquio)

DE RURAL A RURURBANO: TRANSFORMACIONES


TERRITORIALES Y CONSTRUCCIÓN DE LUGARES AL SUDOESTE
DEL ÁREA METROPOLITANA DE BUENOS AIRES

Claudia Barros
Becaria de investigación, Universidad Nacional de Luján
Doctoranda Universidad de Buenos Aires

Resumen

La cuenca de abasto de lácteos a Buenos Aires (localizada dentro de un radio de


entre 100 y 150 km a partir del centro del área metropolitana), ha experimentado
importantes transformaciones en la organización del su espacio rural. En este
trabajo analizaremos cómo esos cambios se comprenden mejor si se considera,
por un lado, el modo en que se construyen los "lugares" (especialmente en sus
relaciones con el afuera); y por otro, la noción de continuo rururbano como
alternativa a la oposición rural - urbano.

Abstract

The lacteous purveyance's basin of Buenos Aires (located within a radious of 100
to 150 km. from the center of metropolitan area), has been object of significant
changes in the organization of its rural space. In this work it is argued that theese
changes can be better understood examining , by one hand, the way that "places"
are constructed (and its relations with the "outside"); and secondly,
acknowledging the emergence of the concept of "rururban" space out of the
oposition rural - urban.
El tema que nos ocupa vincula dos ejes de reflexión conceptual (la diferencia
entre lo rural, lo urbano y lo rururbano por un lado y las particularidades del
proceso de construcción de lugares por otro) con las características propias de un
referente empírico particular: un zona ubicada al sudoeste del área metropolitana
de Buenos Aires que ha experimentado importantes transformaciones territoriales
durante las últimas décadas.

La vinculación entre la reflexión acerca de la diferencia urbano - rural y el


análisis de la evolución reciente de un zona consolidada a través de la dinámica
agropecuaria pero contigua a un área metropolitana de dimensiones
considerables, parece no necesitar de mayores justificaciones. Sí, en cambio,
merece la pena hacer una breve explicación inicial de los motivos por los cuales
la reflexión en torno a la formación de lugares aparece aquí como un tema
pertinente. La identificación del lugar como un sitio cuyo significado se vincula
con lo afectivo, que posee la capacidad de constituirse en un elemento proveedor
de identidad para gran parte de los sujetos vinculados con él resulta por demás
frecuente en la literatura geográfica; esta visión del lugar se encuentra apoyada
en su identificación como un sitio con gran homogeneidad interna,
homogeneidad a través de la cual el lugar adquiere esas características distintivas
que lo diferencian del entorno. Es esta idea de homogeneidad y cohesión al
interior lo que se pone en duda al menos en lo que se refiere a su aplicabilidad al
caso que nos ocupa, toda vez que, como veremos más adelante, los lugares
inicialmente rurales de nuestra área se han visto involucrados, al menos durante
los últimos años, en procesos constitutivos cuyo origen no tiene que ver con la
dinámica interna sino, por el contrario, se vinculan con el área metropolitana
cercana.

Una vez identificadas las limitaciones de una visión "internalista" de los lugares
para el caso que nos ocupa, intentaremos responder a la siguiente pregunta:
¿Desde qué perspectiva es posible abordar el tema de la construcción de lugares
en un área de contacto rural-urbano que ha experimentado grandes cambios en su
dinámica territorial durante las últimas décadas? Intentaremos dar una respuesta a
esta pregunta, pero para ello es necesario referirse a las características
particulares del área que nos ocupa.

Caracterización del área y evolución durante la décadas recientes

La zona a la que nos referiremos se encuentra ubicada dentro de la denominada


"cuenca de abasto de lácteos", tal como se la denomina en la mayor parte de las
zonificaciones agropecuarias. Ésta rodea al área metropolitana de Buenos Aires
en un radio de entre 100 y 150 km. según los casos. Su denominación deriva del
hecho de haberse constituido como un área rural destinada a sostener
explotaciones agropecuarias cuya finalidad productiva ha sido abastecer de
productos lácteos al gran núcleo urbano. Específicamente, aquí se hará referencia
al sector sur de la cuenca de abasto ya que es donde aún es posible percibir
claramente las características agroproductivas constitutivas de esta área rural(1).

Como puede deducirse a partir de la caracterización de la zona como cuenca de


abasto, ha sido el circuito de los lácteos el de mayor poder en cuanto a
estructuración del espacio; en él, el tambo (establecimiento agropecuario
destinado a la producción de leche) constituye el eslabón inicial y sufrió enormes
transformaciones en las últimas décadas. Su evolución resulta un factor clave
para explicar uno de los fenómenos centrales para el área rural: el proceso de
despoblamiento.

Con anterioridad a que en la ciudad de Buenos Aires se aplicara la ordenanza de


obligatoriedad de pasteurización de la leche, en 1961, los tambos familiares, por
intermedio del ferrocarril, y en menor medida, por medio de camiones, enviaban
diariamente su producción hacia el área urbana, donde la esperaba el lechero
encargado de su distribución domiciliaria. Así, el productor agropecuario, la
mayor parte de las veces, ejercía un relativo control sobre el eslabón inicial del
circuito y poseía cierta capacidad de negociación con los otros actores sociales
que participaban del mismo: las empresas ferroviarias, los comerciantes
minoristas y, eventualmente, las usinas que elaboraban la materia prima remitida.
Los tambos familiares trabajaban en forma manual, por lo que requerían una
cantidad apreciable de mano de obra, lo que se traducía en la existencia de una
densidad de población rural relativamente elevada en las zonas tamberas; debe
agregarse que, por lo general, estos tambos eran de pequeña extensión y su
número era elevado.

El envío de la producción diariamente mediante el ferrocarril contribuyó al


desarrollo, en torno a las estaciones, de pueblos rurales, o sea aglomeraciones de
población donde se satisfacían las necesidades más inmediatas de los habitantes
del campo; en ellos, el movimiento de personas y bienes era de carácter cotidiano
dada la característica perecedera del principal producto a comercializar.

A partir de 1961, la leche comenzó a pasar obligatoriamente por la planta


pasteurizadora previamente a su expendio al público. Desde este momento, las
usinas lácteas presentan un crecimiento que se hace particularmente notable en
las décadas de 1970 y de 1980 hasta llegar a conformar importantes complejos
agroindustriales, los cuales operan como los elementos centrales y modeladores
de un circuito productivo donde comienzan a predominar las etapas no agrarias (2).
Se produce entonces una nueva vinculación entre la industria y el tambo, en la
que el vector tecnológico adquiere una importancia crucial. La posesión o no de
tecnología comienza a transformarse en la causa que produce dos tipos de
tambos: los integrados al circuito mayor y los no integrados, para los que quedan
dos caminos: la integración a circuitos menores de escala local, o la desaparición.

Durante este período, el eslabón industrial experimentó enormes modificaciones


entre las cuales el proceso de concentración empresarial y la aparición de la gran
usina diversificada son las más notables. Estas grandes usinas difunden, entre sus
tambos remitentes, los "paquetes tecnológicos". Pero esta asistencia técnica no
fue brindada a todos los tambos por igual: los medianos y grandes (o sea los que
tenían como mínimo una superficie promedio de 150 ha.) fueron los principales
receptores(3), de modo que estas unidades comenzaron a trabajar en condiciones
similares a las de una "economía de escala", dados los volúmenes involucrados
en la producción donde la siembra de praderas artificiales y el uso de
maquinarias fueron factores claves; esto marcó la inviabilidad, para este modelo,
de las pequeñas explotaciones. A raíz de este proceso aumentó el rendimiento por
animal y por hectárea a la vez que descendió el número de tambos; por otra parte,
el productor perdió autonomía de gestión si se compara las posibilidades del
tambero a cargo de uno de los anteriores tambos tradicionales con el encargado
de un tambo integrado al gran circuito(4).

El descenso del número de unidades productivas, sumado a que las que


perduraban lo hacían sobre la base de incorporación de tecnología, marcó el
inicio de una etapa de menor requerimiento de mano de obra y por lo tanto de
despoblamiento rural. Muchos habitantes rurales migraron porque el rodeo fue
vendido (por el propietario) al considerar que el tambo tradicional ya no era un
negocio rentable, otros lo hicieron cuando su fuerza de trabajo fue reemplazada
por máquinas. Otro motivo de emigración se relaciona con lo sucedido en los
sistemas de transporte. La red ferroviaria que recorría la cuenca de abasto dio
origen, como hemos señalado, a un gran número de aglomeraciones de población
rural, que vieron comprometida su supervivencia cuando los ramales ferroviarios
fueron levantados y sus estaciones clausuradas. La historia productiva reciente de
la cuenca de abasto, se relaciona con lo que Urry reconoce como una profunda
racionalización de la actividad agraria donde la producción agropecuaria como
"forma de vida" ha dejado paso a su organización como negocio, en particular a
partir del crecimiento de las agroindustrias (5).

Pero a partir de mediados de la década de 1980, han aparecido asentamientos de


población que si bien desde el criterio censal pueden ser clasificados como
"rurales", funcionalmente se relacionan con el ocio de habitantes urbanos bajo la
forma de segundas residencias, o constituyen residencias permanentes de
habitantes cuya cotidianeidad se desarrolla en el medio metropolitano. Si bien
tuvo sus comienzos en la década de 1980, este fenómeno se consolida en la
década posterior, cuando la retracción del papel arbitral del estado se hizo más
notable. En este marco, los principales gestores del proceso de consolidación del
fenómeno de segunda residencia han sido los promotores inmobiliarios privados,
quienes frecuentemente adquieren propiedades rurales para convertirlas
en countries o más recientemente en "chacras" donde cada casa individual
dispone de un espacio verde particular amén de aquellos que son de uso
colectivo, como por ejemplo los campos de golf. Countries y chacras son, en la
actualidad, los fenómenos más expresivos de una neorruralidad que tiene el
efecto secundario de revitalizar el uso de antiguas residencias aisladas. Además,
vinculado con procesos como el descripto, merece destacarse el creciente número
de explotaciones agropecuarias que incorpora el turismo rural como actividad
económica ya sea en reemplazo de anteriores actividades agropecuarias o
conviviendo con ellas.

Todas estas formas traen como consecuencia un proceso de repoblamiento


protagonizado por habitantes de origen y actividades urbanas en un área que se
había caracterizado por un notable proceso de despoblamiento rural. Cabe
destacarse que este repoblamiento de origen urbano se ve posibilitado por la
construcción de vías de acceso rápido (autopistas) durante los últimos años, lo
que lleva a privilegiar el transporte automotor particular por sobre cualquier otra
forma. De ninguna manera podría considerarse que este repoblamiento viene a
compensar al anterior proceso de despoblamiento rural, tanto porque la mayor
parte de las veces no se ha podido recuperar el número de habitantes que las
diferentes unidades político administrativas habían llegado a alcanzar, como
porque las características de estos nuevos habitantes difieren en mucho de
aquellas que penían los que abandonaron el área tiempo antes.

Estas formas de neorruralismo descriptas manifiestan grandes diferencias con


con fenómenos del mismo tipo localizados en otras partes del mundo. En varios
países europeos es posible identificar un primer neoruralismo fuertemente
ideológico, derivado de una oposición a los estilos de vida urbanos y reconocedor
del campo como un sitio de autenticidad, seguido de éste ha existido un segundo
neoruralismo en el que ya no es posible identificar factores ideológicos,
protagonizado por sectores socialmente acomodados(6). El caso argentino tendría
puntos en común con este último neoruralismo y sería casi imposible reconocer
elementos del primero, salvo para el caso de algunos pocos grupos que
establecen una residencia rural como una opción de vida sana.

De este modo, hoy es posible encontrar en nuestra área explotaciones


agropecuarias reconvertidas según los parámetros de exigencias tecnológicas y
productivas (no solo tambos, sino también explotaciones dedicadas a la
apicultura, a la cría de ganado o a la agricultura) y explotaciones agropecuarias
marginales, alternando con fenómenos de neorruralidad sin vinculación
agropecuaria que se hacen más frecuentes cuanto más nos acercamos al área
metropolitana. ¿Es esto un área rururbana?.

Lo rural, lo urbano, lo rururbano

Como términos de una oposición conceptual, lo urbano y lo rural han resultado


conceptos de difícil definición. Como temas de estudio de la geografía,
reconocieron diferentes pesos relativos a lo largo de las últimas décadas:
aproximadamente hasta la década de 1950, las temáticas rurales predominaban en
la investigación geográfica (debe tenerse en cuenta la importancia otorgada por la
tradición vidaliana a estas cuestiones). Posteriormente, el auge de los estudios
urbanos ensombreció el interés que suscitaban las cuestiones rurales, las cuales,
además, no lograban desprenderse de formas de abordaje demasiado
tradicionales. Más recientemente, se ha observado cierto renacimiento de lo que
tiene que ver con problemáticas rurales, vinculado con un cada vez más visible
pluralismo teórico y temático(7).

Con respecto a la distinción entre "urbano" y "rural", existen diferentes tipos de


definiciones. Por un lado, aparece un conjunto de definiciones que buscan
delimitar lo rural a partir de ciertos criterios (porcentaje de población ocupada en
labores agropecuarias, densidad de población, características sociales, etc.). Este
conjunto de definiciones han recibido diferentes denominaciones, entre las cuales
se destacan las de "objetivas" y "teóricas"(8). Mas allá del nombre conque se las
individualice, lo cierto es que estas definiciones pretenden dar cuenta de lo rural
a partir de la observación de un conjunto de características que su considera
esenciales. Frente a este conjunto, existe otro, muy difundido, las normativas o
estadísticas, que determinan la existencia de cierto número mínimo de población
a partir de la cual una aglomeración se convertiría en urbana, mientras que todas
aquellas entidades que no alcanzasen dicho monto pasarían a engrosar el
conjunto de población rural. Este tipo de definiciones se convierten,
generalmente, en criterios censales, dado que resultan sumamente operativas.

Para el caso argentino y según la clasificación censal, son urbanas las


aglomeraciones de población que poseen 2000 habitantes o más y rurales las que
no alcanzan esa cifra; además de estos dos categorías, existe la de población rural
dispersa. En el área de estudio es posible hallar población rural dispersa
(viviendo en campo abierto), población aglomerada (en los pueblos rurales, por
lo general construidos en torno a una estación ferroviaria) y población urbana en
las aglomeraciones cabeceras de las cuatro unidades político administrativas
(partidos) incluidas en el área de estudio (Cañuelas, Lobos, Gral. Las Heras y
Navarro). A pesar de lo operativa que resulta la clasificación censal, un análisis
más detallado muestra que a menudo resulta sumamente difícil caracterizar
inequívocamente a un área como urbana o rural, especialmente si en esa área
predomina la población rural -desde el criterio censal-, pero se encuentra
rodeando a una gran metrópoli, con una clara influencia de ésta. En este contexto,
el concepto de "espacio rururbano", matiza la dureza de la oposición conceptual
urbano-rural, por lo que constituye en una idea fundamental para el caso que nos
ocupa.

La idea de espacio rururbano puede asociarse a la de continuo rural urbano


desarrollada por antropólogos como Redfield o Lewis (9), quienes contribuyó a
matizar la dicotomía que se expresa a través de la oposición de esta dos
categorías. Desde el punto de vista del análisis territorial, se han intentado
establecer diferentes categorías dentro de este continuo que permitiesen ubicar,
en un extremo, al espacio claramente urbano y en el otro al espacio
indudablemente rural. Una de las formulaciones más recientes, de utilidad para
nuestro caso, es la de García Ramón, Tulla i Pujol y Valdovinos Perdices (10); en
ella aparecen seis categorías: el espacio urbano propiamente dicho, el espacio
periurbano o áreas urbanas discontinuas, el espacio semiurbano (con alternancia
de usos), el espacio semirural urbanizado, el espacio rural dominado por la
actividad agraria pero con algunas influencias urbanas como por ejemplo las
derivadas de la descentralización industrial y, por último, el espacio rural
"marginal". En nuestro caso, el área de estudio comparte características del tercer
y cuarto anillo, o sea del espacio semiurbano (donde se alternan una estructura
anterior de hábitat rural con una nueva de residencias urbanas o de
establecimiento de industrias) y del espacio semirural urbanizado, donde
aparecen áreas urbanas (en nuestro caso no incluidas en el área metropolitana),
pero donde también aún continúan siendo muy importantes las actividades
agrícolas. Según los autores citados, el tercer y cuarto círculos representan el
ejemplo más evidente de espacio rururbano. Al respecto, P. Claval afirma que:
En estos sectores el campo subsiste y los paisajes guardan a menudo el encanto de lo rural, pero las formas de
vida son predominantemente urbanas: nos encontramos pues, en la ciudad dispersa, dentro del medio
"rururbano", que cada vez se interpone más a menudo entre los centros urbanos y las zonas acusadamente
(11)
rurales

En este contexto, las antiguas aglomeraciones surgidas en torno a estaciones


ferroviarias y los "parajes"(12) fuertemente asociados a la dinámica rural
agropecuaria, comienzan a adquirir un significado distinto: algunos ven
potenciado su atractivo para los nuevos residentes: son los mas cercanos al área
metropolitana o a vías de comunicación automotriz; otros se ven inmersos en un
proceso de deterioro y olvido, pero ninguno de ellos escapa a dinámica rururbana
por medio de la cual van adoptando nuevas características y significados. Ante
esta situación, nos hemos preguntado acerca de la perspectiva más adecuada para
interpretar las formas de construcción de estos "lugares" en el marco de la
rururbanización, ya que, sin duda, la aproximación al concepto de lugar que se
elija, condicionaría cualquier análisis posterior. Nos referiremos brevemente a la
concepción de "lugar" adoptada y a sus implicancias para el área de estudio.

Lugares y comunidades rururbanas

El concepto de "lugar" ocupó un lugar destacado en las reflexiones que fueron


realizadas desde una tradición geográfica de raíz fenomenológica(13) en las que
los conceptos de identidad y de sentido de lugar desempeñaron un papel central.
Vinculados, en parte, con esta tradición, existen discursos provenientes de una
visión sociológico-valorativa(14)en la que aparece adjetivado positivamente el
sentimiento de pertenencia y de identificación con un lugar, por oposición al
sentimiento de deslocalización, del que se subrayan los aspectos negativos. Esta
especie de identificación de lugar con comunidad, ha tenido, en el ámbito rural,
una expresión particular que es la referida a las posturas que alientan el
desarrollo rural en clave de desarrollo local, considerando a éste como legítimo,
endógeno y auténtico. Este objetivo de la acción política, encontró su sustento en
formulaciones teóricas provenientes tanto de la geografía como de las ciencias
sociales en general, las que habían identificado al lugar con ámbitos de residencia
a través de los cuales, tanto individuos como comunidades, construían su
identidad.

Colaboró con esto, por otro lado, la importancia otorgada desde la discusión en
ciencias sociales, al proceso de globalización finisecular, lo que ha motivado la
reaparición del lugar como objeto de estudio en clave de visualizaciones
nostálgicas que asocian el desarrollo de nuevas tecnologías de comunicación e
información a la despersonalización de las relaciones sociales, por medio de las
cuales, se reemplazaría la sociabilidad basada en la co-presencia por la fría
comunicación mediática.

Los argumentos que reivindican al lugar, por lo general, lo hacen a través de una
asociación con el concepto de comunidad, en la que no se explicita claramente el
mecanismo asociativo. A pesar de esta debilidad, la vinculación lugar-comunidad
presenta el atractivo de proveer un concepto -el de lugar- que es visto como
sólido y desproblematizado, a la discusión académica y al debate político; es en
este último donde todo el sentido común asociado con el lugar se convierte en
operativo para la acción. Sin embargo, un análisis algo más cuidadoso, muestra
que la relación comunidad-lugar no reviste características de necesariedad, lo que
implica que, si bien en ciertos casos puede observarse una identificación entre los
dos términos, sería incorrecto suponer que se encuentran siempre asociados, ya
que desde otras perspectivas como por ejemplo la de Agnew, un lugar puede
convertirse o no en objeto de identidad para un sujeto, pero, en todo caso, no hay
por qué asociar sistemáticamente la idea de lugar a la de comunidad(15).

Identificar una categoría de origen espacial, en este caso el lugar, con una de
origen antropológico-social, como comunidad, de hecho produce un efecto de
"fetichización" de lo espacial(16). De esta forma la dimensión social, portadora de
una tradición en la que la problematización de conceptos ha sido moneda
corriente, se adhiere a lo espacial, que aparece como una dimensión mucho más
desproblematizada. Así, los lugares terminan por convertirse en cuerpos sociales
o en cuerpos legítimos para una acción política que se considera a sí misma
democratizante, como la del desarrollo local.

Dado que la utilización de metáforas geográficas ha dado lugar a este tipo de


propuestas, se hace necesario instituir un ámbito de debate donde, a partir de
posturas superadoras, se logre acceder a una interpretación alternativa de las
formas de sociabilidad y de la constitución de lugares en un medio al que, en
principio, hemos caracterizado como rururbano.

D. Massey(17) propone una perspectiva para el análisis del lugar que supera la
visión reaccionaria de quienes observan en el lugar una especie de refugio a la
inseguridad que provoca el proceso de compresión tempo-espacial, en la medida
en que aquél se constituiría en sede de identidad no problemática y de
estabilidad. A esto la autora responde proponiendo otra perspectiva para el
abordaje del lugar, que es lo que resulta de interés aquí, dada su aplicabilidad al
caso de estudio. De esta forma sostiene que:
Desde finales de los '80 el mundo ha visto el recrudecimiento de reclamos por el lugar -nacionalistas,
regionalistas y localistas. Todos ellos han constituido intentos de fijar el significado de lugares particulares,
cerrarlos, dotarlos de identidades fijas y reclamos propios. Dentro de la literatura académica y también en
sentido más amplio, ha existido una continuación de la tendencia de identificar 'lugares' necesariamente como
sitios de nostalgia, de opción frente al Progreso y la Historia. (...)

Brevemente, me parece que estas posiciones tanto políticas como académicas


descansan en una particular visión del lugar. Ella es la visión del lugar como
delimitado, como un sitio de autenticidad en varias formas, como singular, fijo y
no-problemático en su identidad. Es una conceptualización del lugar que
descansa en parte en la concepción de espacio como algo estático"(18).

La noción de lugar con que operan gran parte de los trabajos académicos y casi
todo el sentido común, es la criticada por Massey; ésta resulta problemática
básicamente porque ve al lugar como un dador de identidad basada en su historia
interna y porque requiere, para la identificación de un lugar, del trazado de
fronteras que delimiten un área en forma axhaustiva y discreta. Como alternativa,
la autora ofrece una caracterización del lugar en la que es posible reconocer a la
identidad del mismo a partir de un proceso producido dentro de una constelación
de procesos que involucra al lugar en sus relaciones con el afuera.

La perspectiva de Massey posee varias ventajas, al menos para el caso que nos
ocupa: permite la superación del inmovilismo con que se identifica habitualmente
al lugar, no necesita del establecimiento de fronteras precisas para la
identificación de los mismos (los lugares podrían, en parte, superponerse o estar
formados por áreas no necesariamente contiguas), considera la posibilidad de
conflictos en su "interior" (la identidad no es necesariamente única ni armónica)
y concibe a la identidad como factible de reproducirse constantemente y por
medio de diferentes fuentes. De este modo, la especificidad de un lugar deriva
del hecho de que éste es producto de cierta mixtura entre relaciones sociales
amplias cuyo origen se encuentra muchas veces fuera del mismo. Así, el sentido
del lugar sólo puede ser comprendido a través de la relación del lugar con lo que
está más allá de él.

La consideración de estas reflexiones para nuestro análisis particular permite


observar a los lugares rururbanos desde una perspectiva diferente: la importancia
de las relaciones con el afuera en el proceso constante de construcción de los
lugares brinda la posibilidad de descubrir condiciones de "urbanidad" en lugares
a los que debería categorizarse como rurales, de acuerdo a la clasificación censal.
Esta situación se manifiesta especialmente en aquellas aglomeraciones que por
sus condiciones de localización favorables han sido objeto del repoblamiento del
que hemos hablado en el punto anterior, especialmente las cercanas a las
carreteras y a las autopistas o las que por otros motivos se han mostrado más
favorecidas en el proceso de rururbanización.

Para gran parte de esas aglomeraciones de población hemos propuesto la


existencia de más de un lugar coexitiendo en la misma localidad. Al respecto es
posible observar que en la misma localidad se establecen ciertos circuitos que
vinculan elementos utilizados mayoritariamente por habitantes "neorrurales"
cuyas características de urbanidad son perfectamente apreciables aún a primera
vista (tanto en lo referido a sus prácticas cotidianas como en lo referido a las
representaciones territoriales con que operan habitualmente). Inclusive, se ha
observado, en algunas localidades, un tipo particular de regionalización temporal
por medio de la cual la localidad en sí misma se transforma, durante el día, en un
lugar constituido principalmente a través de las prácticas de los habitantes
neorrurales y a partir del atardecer en un lugar dominado por las prácticas de los
habitantes rurales de las cercanías que acuden allí con el objeto de reunirse,
interactuando cotidianamente de modo similar a como lo hacían cuando la lógica
de la producción agropecuaria era la que otorgaba sentido a la movilidad espacial
cotidiana de los habitantes rurales.

Esta perspectiva, que no excluye la posibilidad de conflicto (el que podría surgir,
por ejemplo, ante eventuales reclamos opuestos de los dos grupos a los que nos
hemos referido), permite suponer que puede existir más de un lugar en
permanente construcción en la misma localización. Tal parece ser una de las
características constitutivas más relevantes de los lugares rururbanos a los que
hemos hecho referencia.

Notas

1. En el sector norte, las características iniciales se han desdibujado


notablemente, especialmente en el sector más cercano al área metropolitana,
donde las formas de asentamiento de tipo urbanas han reemplazado en gran
medida a las de tipo rural y donde las explotaciones agropecuarias han
diversificado su actividad en forma tal que se dificulta el reconocimiento de las
características constitutivas de la cuenca de abasto de lácteos.

2. BARSKY, 1994.

3. POSADA, 1995.

4. SOLE, 1986.

5. URRY, 1995.

6. NOGUE, 1988..

7. GARCÍA RAMÓN, 1992.

8. CAPEL, H.. 1975.


9. CAPEL, H.: op. cit., 1975

10. GARCÍA RAMÓN, M. D. et. al. op. Cit

11. En CLAVAL, P. Geografía económica. Barcelona: Oikos-Tau, 1980, pag.


303.

12. Los parajes son entidades territoriales con clara existencia en la


representación espacial de los habitantes rurales de larga data en la zona. Suelen
corresponderse con un sitio donde es posible encontrar tan solo una escuela y un
"almacén de ramos generales" (tiendas rurales cada vez menos frecuentes donde
era posible aprovisionarse de casi todo lo necesario para cubrir las necesidades
cotidianas, desde las alimenticias hasta aquellas necesidades vinculadas con las
tareas rurales). Los pueblos, en general construidos en torno a una estación
ferroviaria, resultan más importantes y hasta hace algunos años solían contar con
algunos servicios básicos, incluso, la mayor parte de ellos, alcanzan la categoría
de localidad rural en las estadísticas censales.

13. TUAN, 1996; BUTTIMER, 1985.

14. MAFFESOLI, M., 1990; ELIAS, N. y SCOTSON, J., 1994; RELPH, E.,
1976.

15. AGNEW, J., 1987.

16. URRY, J., 1995.

17. MASSEY, D., 1993; MASSEY, D., 1994.

18. MASSEY, D. op. cit., 1994.

Referencias bibliográficas

AGNEW, J. Place and politics. Boston: Allen Unwin, 1987.

BARSKY, O. Los complejos agroindustriales lecheros en América Latina y


Argentina. In MARTÍNEZ DE IBARRETA, M., POSADA, M y
PUCCIARELLI, P: Estudios agroindustriales. Buenos Aires: Centro Editor de
América Latina, 1994.
BUTTIMER, A. Hogar, campo de movimiento y sentido del lugar. In GARCÍA
RAMÓN, M. D. Teoría y método en ña geografía humana anglosajona.
Barcelona: Ariel, 1985.

CAPEL, H.. La definición de lo urbano. Estudios Geográficos, nº 138-139 (nº


especial de "Homenaje al Profesor Manuel de Terán"), febrero-mayo 1975, p
265-301

ELIAS, N. y SCOTSON, J. The stablished and the outsiders. London: Sage,


1994.

GARCÍA RAMÓN, M. D. Desarrollo y tendencias actuales en la geografía rural


(1980-1990), una perspectiva internacional y una agenda para el
futuro. Agricultura y sociedad, nº 62, Madrid, 1992, pag 167-194. GARCÍA
RAMÓN, M. D. Geografía rural. Madrid: Síntesis, 1995

GARCÍA RAMÓN, M. D. et al. Geografía rural. Madrid: Síntesis, 1995.

MAFFESOLI, M. El tiempo de las tribus. El declive del individualismo en las


sociedades de masas. Barcelona: Icaria, 1990.

MASSEY, D. Power-geometry and progresive sense of place. In BIRD, J. Et al.


(Eds.) Mapping the futures. Local cultures, global changes. London: Routledge,
1993

MASSEY, D. Space, place and gender. Cambridge: Polity Press, 1994.

NOGUE, J. El fenómeno neorrural. Agricultura y sociedad, nº 47, Madrid, 1988,


pag. 145-175. GARCÍA RAMÓN, M. D. et al. Geografía rural: Madrid, Síntesis,
1995.

POSADA, M. La agroindustria láctea pampeana y los cambios


tecnológicos. Debate agrario, nº 21, Lima, 1995, pag 85-113.

RELPH, E. Place and placelessness. London: Pion, 1976.

SOLE, M. Las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores rurales


argentinos: los ordeñadores. In Monografías, Museo Municipal Dámaso Arce,
Olavarría (Argenitna), 1986.

TUAN, Y. Space and Place: Humanistic perspective. In AGNEW, J.,


LIVINGSTONE, D y ROGERS, A. Human geography. An essential anthology.
Oxford: Blackwell, 1996.
URRY, J. Consuming places. Londres: Routledge, 1995.

© Copyright: Claudia Barros, 1999

© Copyright: I Coloquio Internacional de Geocrítica, 1999