Está en la página 1de 3

Ofrece A para quitar BPor ejemplo, yo necesito que alguien me escuche, me considere, me valore

(A). Entonces no veo que el manipulador me lo da pero que su objetivo es sacarme dinero (B). Con
el tiempo, cuando todo sale a la luz, descubro con gran dolor e ira que he sido estafado. Es
importante, luego de que hemos sido manipulados, hacer una autocrítica y ver cuál fue mi
enganche. No para martirizarme, sino para correrme del lugar de víctima y poder aprender y
construir hacia adelante

Se victimiza Cuando éramos pequeños y nos golpeábamos, no andábamos mostrándoselo a todo


el mundo, sino solo a aquellos que eran significativos para nosotros. Este es el típico juego de los
maltratadores, que se ponen en víctima de sus exparejas, del mundo y de la vida.

Concentrate únicamente en mi mirada y en mi deseo: ¿Qué logró? La atención de todo el grupo en


él. Así se comporta el manipulador, que cree que su mirada es más importante que la de los otros.
Mucha gente termina queriendo agradarlo y buscando su aprobación, en lugar de cumplir su
propio deseo

1. La distracción: desviar la atención de las masas con cosas como el fútbol,


la telerrealidad o noticias que parecen más importantes que las que de
verdad lo son, es una de las estrategias de manipulación masiva más
antiguas que hay. Pan y circo.
2. Problema-Reacción-Solución: se da cuando el poder y los gobiernos
dejan, de manera premeditada, de atender un problema, nos hacen ver que
la solución debe externalizarse y ellos mismos proponen el arreglo a ese
problema que han creado; empeorar, a propósito, un servicio público para
justificar su privatización es una maniobra muy común.

3. La gradualidad: las subidas de impuestos o la reducción de los derechos


laborales se hacen poco a poco para que sean imperceptibles, para que
cuando caigamos en la cuenta ya sea tarde.
4. Diferir: consiste en tomar decisiones perjudiciales en el momento
prometiendo que reportarán beneficios en un futuro, beneficios que nunca
llegarán para cuando ya estemos acostumbrados y no rechacemos la nueva
y perjudicial situación generada.
5. Infantilizar al público: en la televisión, la publicidad o las campañas
electorales se tiende a tratar al publico de manera infantil y paternalista con
el objetivo de anular su pensamiento crítico, y funciona.
6. Apelar a las emociones: la manipulación emocional es una de las artes
mas burdas que hay; se busca jugar con la parte sensitiva de los cerebros
para no estimular la reflexiva; anular nuestro lado racional hace que nos
quedemos con un mensaje global, no con los elementos específicos que
esconde.
7. Crear públicos ignorantes: la ignorancia es la peor arma de destrucción
masiva que hay; crear brechas entre la educación pública y la privada o no
proporcionar las herramientas necesarias para culturizar son dos procesos
habituales. Por ejemplo, se sigue ridiculizando a "los ratones de biblioteca",
en cantidad de películas o series; ser inteligente o inquieto es sinónimo de
ser un perdedor en la estructura social.

8. Promover públicos complacientes: los medios, las redes, la radio o la


televisión promueven estilos de vida superficiales haciéndonos creer que es
lo que está de moda, que es a lo que debe aspirarse, matando, de esta
manera, dos pájaros de un tiro; por un lado crean un dócil rebaño, y por
otro, una sociedad de consumo que va a mantener la maquinaria capitalista
siempre en marcha.
9. Refuerzo de la autoculpabilidad: hecer creer a las personas que sólo ellas
con culpables de sus problemas es otra jugada maestra; si nos hacen creer
que nuestro entorno es idílico, un fallo en nuestra economía personal o un
fracaso laboral es sólo culpa nuestra; nuestras crisis son nuestras por haber
vivido por encima de nuestras posibilidades, no lo olvidemos.
10. Conocimiento minucioso del ser humano: la ciencia y la psicología ha
recopilado una ingente cantidad de información sobre los comportamientos
del ser humano, pero esa información privilegiada sólo la usan unos pocos
en beneficio propio, porque sólo unos pocos tienen acceso a ella. Otro
ejemplo claro de que la ignorancia del pueblo favorece las acciones de los
que están en el poder.