Está en la página 1de 1

¿Por qué se llevan flores al panteón?

Con las flores se da la bienvenida al mundo a los recién nacidos, pero


también son usadas para despedir a un ser querido y de manera especial cada año
en el Día de Todos los Santos.

En el salmo 103 menciona: Los días del hombre no son sino hierba: crecen
como las flores del campo; cuando el viento pasa sobre ellas, desaparecen… esta
analogía de la vida del hombre con la de una flor refleja la finitud y fragilidad de
ambos; la vida y la muerte del hombre se simbolizan con las flores.

Muchas son las culturas que honran la memoria de sus muertos con ofrendas
de flores. Pero su origen es mucho más antiguo de lo que se piensa. La primera
tumba de la que se sabe donde se llevaron flores se encuentra en Israel y data de
hace 13.000 años, durante la Edad de Piedra. También en las cuevas de los
neandertales de 60.000 años, se han encontrado restos de polen de flores junto a
algunos cadáveres.

Tenían como objetivo disimular el olor procedente de la descomposición del


cuerpo que, en muchos casos, se exponía durante varios días; el cuerpo se cubría
con flores para aromatizar el ambiente y hacer que velar al difunto fuera un acto
más agradable. Hay quienes dicen que la intención también era la de llevar algo
vivo a la tumba para dar felicidad, entendiendo la muerte como una parte más de la
vida.

Al paso del tiempo la costumbre de llevar flores a los difuntos perduró y se


afianzó, aunque con un carácter más simbólico puesto que las técnicas de
embalsamamiento se fueron haciendo más comunes. No sólo durante el velatorio y
el entierro, sino también a lo largo de todo el año, simbolizando la fragilidad y la
brevedad de la vida.

Cfr. https://www.floristeriapetalos.com/blog/index.php/por-que-llevamos-flores-al-
cementerio/