Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE MANABÍ

FACULTAD DE CIENCIAS
ADMINISTRATIVAS Y ECONÓMICAS

Análisis de libro

AUTORA:

Bravo Aragundi Katiuska Jessenia

CÁTEDRA:

Dirección de empresas
Nuestra prosperidad depende de la prosperidad financiera de cada uno de nosotros.

Este libro trata del éxito personal de cada uno de nosotros. El éxito significa realizaciones
como resultado de nuestros propios esfuerzos y habilidades. La preparación adecuada es
la clave de nuestro éxito. Nuestros actos no pueden ser más sabios que nuestros
pensamientos. Nuestro pensamiento no puede ser más sabio que nuestra comprensión.

Este libro de remedios para bolsas pobres ha sido calificado como una guía de
comprensión financiera. Ese, ciertamente, es su propósito: ofrecer a quienes ambicionan
éxito financiero, una comprensión que los ayudará a conseguir dinero, ahorrar dinero y
hacer que sus excedentes ganen más dinero.

Babilonia llegó a ser la ciudad más rica del mundo porque sus ciudadanos fueron el pueblo
más rico de su tiempo. Ellos apreciaron el valor del dinero. Ellos practicaron los sólidos
principios financieros para conseguir dinero, ahorrar dinero y hacer que su dinero ganara
más dinero. Ellos se proporcionaron lo que todos deseamos… ingresos para el futuro.

G.S.C.

Frente a usted se extiende su futuro como un camino que conduce a la distancia. Junto a
ese camino están las ambiciones que usted desea realizar… los deseos que usted anhela
satisfacer.

Para llevar a la realización sus ambiciones y deseos, usted debe ser afortunado con el
dinero. Use los principios financieros aclarados en las páginas siguientes. Que lo guíen,
de las estrecheces de una bolsa pobre, a esa vida más feliz, más plena, que una bolsa
repleta hace posible.

El dinero hace posible el disfrute de lo mejor que la tierra produce. El dinero es abundante
para aquellos que entienden las leyes simples que gobiernan su adquisición.

El dinero se gobierna hoy para las mismas leyes que lo controlaron cuando los hombres
prósperos se amontonaban en las calles de Babilonia hace seis mil años.