Está en la página 1de 4

La disponibilidad del agua en el planeta, Desde el espacio, cualquier imagen de nuestro

planeta muestra que la Tierra es un planeta azul, y es que el 70% de su superficie está
cubierta por agua y sólo 30% es tierra firme.
Pero en realidad el agua que se ve es una delgadísima película con respecto al tamaño
del planeta; para darnos una idea si mojamos una naranja, la capa que permanece en la
cáscara equivale a la toda el agua que existe en la Tierra.

No obstante, lo anterior, esta poca agua es la que ha hecho posible la vida como hoy la
conocemos.

La disponibilidad de agua promedio anual en el mundo es de aproximadamente 1,386


millones de km3, de estos el 97.5% es agua salada, el 2.5%, es decir 35 millones de
km3, es agua dulce y de ésta casi el 70% no está disponible para consumo humano
debido a que se encuentra en forma de glaciares, nieve o hielo.

Del agua que técnicamente está disponible para consumo humano, sólo una pequeña
porción se encuentra en lagos, ríos, humedad del suelo y depósitos subterráneos
relativamente poco profundos, cuya renovación es producto de la infiltración. Mucha de
esta agua teóricamente utilizable se encuentra lejos de las zonas pobladas, lo cual
dificulta o vuelve imposible su utilización efectiva. Se estima que solamente el 0.77% se
encuentra como agua dulce accesible al ser humano.

Por otra parte, la disponibilidad del agua específicamente en México, dispone


aproximadamente del 0.1% del total de agua dulce disponible a nivel mundial, lo que
determina que un porcentaje importante del territorio esté catalogado como zona
semidesértica.

El agua es necesaria para todas las formas de vida, es un elemento crucial para el
funcionamiento de los ecosistemas y la provisión de servicios ambientales de los que
dependemos para sobrevivir y es un factor estratégico para el desarrollo del país.
México recibe alrededor de 1,489 mil millones de metros cúbicos al año de agua en forma
de precipitación, de los cuales el 67% cae entre junio y septiembre, sobre todo en la
región sur-sureste (Chiapas, Oaxaca, Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Veracruz y
Tabasco), donde se recibe 49.6% de la lluvia.

De este total 73% se evapotranspira y regresa a la atmósfera, 22% escurre por los ríos o
arroyos y 6% se infiltra al subsuelo de forma natural y recarga los acuíferos.
Tomando en cuenta las exportaciones e importaciones de agua con los países vecinos,
México tiene 471.5 mil millones de metros cúbicos de agua dulce renovable por año y
está considerado como un país con baja disponibilidad de agua.

Un aspecto importante a considerar en la disponibilidad de agua es el incremento de la


población y su concentración en zonas urbanas. Según estimaciones de Consejo
Nacional de Población (CONAPO), entre 2012 y 2030 la población del país se
incrementará en 20.4 millones de personas. Además, para 2030, aproximadamente 75
por ciento de la población estará en localidades urbanas. El incremento de la población
ocasionará la disminución del agua renovable per cápita a nivel nacional.

En 2012, con una población de 117 millones de habitantes, la disponibilidad natural media
por habitante se calculaba en 4,028 metros cúbicos por año. Se estima que para 2030,
con el aumento de la población y el deterioro de los cuerpos de agua descenderá hasta
3,430 metros cúbicos por habitante por año.

Otro aspecto significativo es el incremento del consumo de agua per cápita: en 1955,
cada mexicano consumía alrededor de 40 litros al día; se calcula que en 2012 el consumo
aumentó a 280 litros por persona al día. Para enfrentar la disminución de la disponibilidad
del agua por habitante en los próximos años será necesario:
Reducir la demanda mediante el incremento en la eficiencia de los sistemas de
distribución de agua en las ciudades y de los sistemas de riego; e incrementar la
oferta aumentando el volumen de agua pluvial recolectada y el reúso de agua residual
tratada.
La cantidad de agua que hay en el planeta ocupa el 70% de la superficie terrestre. Si se
extendiera sobre toda la Tierra formaría una capa de unos 3.000 m de altura. Sin
embargo, alrededor del 97% de esta agua está en los mares y océanos y es salada, lo
que la convierte en un elemento inutilizable para beber, para el desarrollo de la agricultura
y para la mayor parte de las actividades humanas. En sus diferentes estados físicos se
presenta repartida en siete compartimentos: océanos, casquetes de hielo y glaciares de
los polos, aguas subterráneas, lagos, ríos, mares interiores y atmósfera.

La cantidad de agua en el planeta, se encuentra distribuida de la siguiente manera, en la


que se puede observar claramente que el agua dulce (potable) es muy poca.

Distribución gráfica y porcentual del agua en sus estados.


Como complemento de los números de la tabla anterior se puede visualizar la forma en
que se manifiesta el agua en el mundo. A las relaciones porcentuales y volumétricas se
suma un elemento al que hay que prestar especial atención: la tasa de renovación del
recurso como fuente natural.

En México los usos del agua se han clasificado en dos grandes grupos: el uso consuntivo,
que en términos sencillos se refiere al consumo de agua por parte de los diferentes
sectores, y el uso no consuntivo, que involucra el uso de la energía motriz del agua para
producir electricidad (hidroeléctricas).

Año con año, la autoridad responsable de la administración del agua en México, la


Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) emite un informe en el que analiza el volumen
de agua autorizado por tipos de uso. Aun cuando estos son los datos oficiales, el volumen
autorizado en una concesión no representa el volumen real de uso, pero sí permite hacer
inferencias y comparaciones entre sectores y usos en el país.
En el último informe de Estadísticas del Agua en México 2016, el volumen total
concesionado para usos consuntivos, a 85,664.6 hm3 se distribuyó de la siguiente
manera:

Como se observa el uso agrícola ocupa el primer lugar con el 68.23% de este volumen, le
siguen en importancia el uso público con el 14.52%, el uso industrial con el 7.41%, el uso
múltiple con 6.50% y los demás usos que no alcanzan el 2%.
Adicionalmente, en el mismo año se concesionó un volumen de 180,895 hm3 para la
hidroeléctrica (uso no consuntivo).