Está en la página 1de 7

Aprender de Clío: La importancia de la Historia

en la Educación Media Superior

ESTRATEGIAS
DIDÁCTICAS PARA
APRENDER HISTORIA

Estrategia Nacional de Formación Continua de Profesores


de Educación Media Superior 2017
¿El uso de fuentes puede ser atractivo para los
estudiantes?
Esta forma de estudiar Historia puede ser placentera y apasionante tanto para docentes
como a estudiantes. “Por medio de la Historia, los maestros pueden llenar la clase con
dilemas y dramas humanos perdurables, con misterios fascinantes y con un asombroso
elenco de personajes históricos involucrados en acontecimientos que ejemplifican lo
mejor y lo peor de la experiencia humana. ¿En qué otros campos de estudio pueden los
estudiantes experimentar semejante rango de posibilidades y llegar a conocer tantas
personas y lugares? ¿Dónde más tendrían mis estudiantes la oportunidad de encontrar
europeos y nativos americanos del siglo XV, gente desde Colón hasta Moctezuma y la
vida en tantas culturas y sociedades diferentes?”*

* Robert Bain, "¿Cómo aprenden los estudiantes historia en el aula de clase?" en ¿Cómo aprenden los estudiantes?, National Research
Council, disponible en http://www.ub.edu/histodidactica/images/documentos/pdf/how_students_learn.pdf
¿Qué pueden aprender los estudiantes con el uso
de fuentes en la clase de Historia?
Si queremos que los estudiantes no sólo memoricen la
información, sino que interpreten y le den sentido a lo que
estudian del pasado, es necesario que desarrolle tres tipos
de procesos:
1) La lectura y el tratamiento de documentos o evidencias
históricas;
2) La confrontación de textos históricos con
interpretaciones diferentes u opuestas;
3) La comprensión del proceso de construcción de la
historia.
Experiencia histórica
Cuando interpretamos datos o fuentes históricas incorporamos nuestra experiencia histórica, algo
personal y que está relacionado con nuestras propias vivencias, a través del conocimiento y de
elementos afectivos. El trabajo directo con fuentes históricas favorece el desarrollo de la
competencia de la interpretación histórica, pero también la incorporación de la experiencia
histórica.
Es evidente que este proceso puede comenzar con una introducción a la interpretación de sus
propias fuentes históricas de su historia personal o familiar. En la enseñanza, cuando queremos
que el alumnado “viva la historia”, su experiencia histórica puede ser un instrumento de
motivación y de comprensión muy útil. En este sentido, el trabajo con fuentes debe realizarse
a partir de problemas históricos, donde el alumnado pueda desarrollar su competencia
social histórica.
Valor educativo de las fuentes históricas
En la enseñanza de la historia el alumnado debe aprender a interpretar, comparar, clasificar y dar respuesta
a alguna pregunta histórica a partir de las fuentes históricas. La interpretación de las fuentes históricas
primarias tiene un gran valor educativo por una gran diversidad de razones:*

• Ayuda a superar la estructura organizativa de los libros de texto.


• Permite conocer la historia más próxima, pero también establecer
relaciones con otras realidades.
• Genera un conocimiento histórico concebido como un conocimiento
discutible.
• Presentan aspectos de la vida de las personas más allá de los
acontecimientos bélicos o políticos.
• Facilita la motivación del alumnado.
• Los estudiantes entran dentro del contenido problemático de la
disciplina.

*Santisteban, Antoni, "La formación de competencias de pensamiento histórico", en Clío & asociados, no. 14, 2010, p. 34-56.
Valor educativo de las fuentes históricas
• Ponen en cuestión el propio concepto de interpretación de la historia
enfrentando las fuentes al manual o libro de texto;
• Facilitan el protagonismo y la autonomía del estudiante en su propia
reconstrucción de la historia;
• Favorece la riqueza de las experiencias, exigen en más de una ocasión el
trabajo fuera del aula, en archivos o las visitas a museos, las observaciones
directas o el trabajo de campo;
• Permiten la formación de competencias históricas, ya que pone el acento,
más que en una serie de acontecimientos, en la adquisición progresiva de
habilidades y conceptos;
• Demandan del profesorado que planifique las condiciones adecuadas en el
proceso de aprendizaje, de tal manera que facilite la progresiva autonomía
del alumnado para la interpretación histórica.
El uso de las fuentes históricas en la enseñanza de la historia no debe negar su complejidad,
como tampoco debe limitarlo a elementos informativos.

La interpretación de las fuentes ha


de partir de una concepción
histórica dinámica, revisable y
metodológicamente centrada en la
reconstrucción/interpretación de
los hechos.