Está en la página 1de 4

ENSAYO

LA SITUACIÓN AMBIENTAL EN LA ACTUALIDAD, NO ES LA PAPELERA DE


RECICLAJE DEL COMPUTADOR.

DIANA ALZATE
JESUS BRAVO ARENA
FARID HERNANDEZ RAMIREZ
GINA MARTINEZ ROMERO
LAURA RODRIGUEZ
OSCAR RUIDIAZ GUILLEN
ESTUDIENATES.

VICTOR MANUEL VERGARA CARDONA


DOCENTE.

PROGRAMA DE CONATADURIA PÚBLICA


VI SEMESTRE NOCTURNA

UNIVERSIDAD DE CARTAGENA
FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS
CARTAGENA – BOLIVAR
2018
LA SITUACIÓN AMBIENTAL EN LA ACTUALIDAD, NO ES LA PAPELERA DE
RECICLAJE DEL COMPUTADOR.

Por ley Dios o científica, el paneta tierra ha sido el habitad para todas las
generaciones pasadas, presentes y futuras, por tal motivo no podernos ser
egoístas y pensar solamente en un interés personal, pues así como los seres
humanos pasados nos entregaron este precioso legado natural y cultural, todos
tenemos el deber de hacer lo mismo con muestras generaciones futuras.

Durante mucho tiempo el ser humano ha buscado la manera de hacer de su paso


por esta vida terrenal, un lugar cómodo y con herramientas que le facilites su
estadía. Es aquí donde hemos recurrido de una manera inescrupulosa a los
recursos naturales que es lo único que no nos ha costado trabajo tener, pues nos
lo ha dado la madre naturaleza. Y como ha sido gratis nos hemos aprovechado
tanto que literalmente ya nos está pasando factura. Una de las grandes causas es
el desarrollo económico, que lastimosamente ha hecho de nuestro planeta un
lugar avaro donde el dinero y el poder reinan, y el tener mayor recurso económico
te hace un ser con mejor calidad de vida y el privilegio de acabar con recurso
naturales que nos pertenecen a todos.

La sobreexplotación de los recursos naturales por parte de los países


desarrollados los lleva hacer los mayores consumidores. El desarrollo de
tecnologías que en su proceso de producción, transformación y hasta consumir,
ha traído una gran cantidad de desechos y residuos, que si no se hace un
adecuado reciclaje la tierra por sí sola no podrá regenerarse. Esta cultura
consumidora ha llegado al límite de crearnos falsas necesidades con el simple
hecho de consumir y generar flujos de dineros en la economía.

Es realimente preocupante que nos queramos hacer los ciegos ante esta realidad
evidente, que estamos acabando con muestra única hábitat en el universo.
Nosotros como jóvenes activos de esta generación y en proceso de aprendizaje
en un área específica como la contaduría, conocemos la problemática pero nos
falta concientización, para atreves de los conocimientos podamos involucrar como
un factor importante la conservación de los recursos naturales y su explotación de
manera sostenible, pero ¿Qué estamos esperando para concientizarnos, y hacer
frente a la situación ambiental de hoy?

Es importante resaltar que Colombia es catalogado como uno de los países más
ricos en biodiversidad debido a que cuenta con gran variedad de fauna y flora, es
por esta razón que el Estado ha visto la necesidad de implementar mecanismos
económicos en materia fiscal con el fin de mantener y mejorar la preservación del
medio ambiente y de esta manera concientizar a la sociedad acerca de la
importancia de estos recursos.

Teniendo en cuenta que con el pasar del tiempo y el diario vivir del ser humano,
estos recursos tienden a agotarse, deteriorarse y hasta el punto de extinguirse, el
Ministerio del Medio Ambiente y desarrollo sostenible mediante la ley 99 de 1993
establece que al ser estos un patrimonio nacional deben ser protegidos y
aprovechados de manera sostenible, por lo tanto deben formular y regular estas
condiciones y así poder subsanar dicho deterioro mediante tasas retributivas y
compensatorias. La tarifa de los impuestos ambientales está dada por el nivel de
contaminación que genera la sociedad o empresas y esto es directamente
proporcional, tal como lo establecen los impuestos pigouvuanos, los cuales son los
que el contaminador paga por el nivel de contaminación y que va de la mano del
daño ocasionado. Y es precisamente lo que me pone a pensar y creo que no tiene
sentido, pues si una empresa en su producción o prestación se su servicio
especifico contamina, y por ley tiene entonces que pagar impuestos, esa empresa
no está contribuyendo en una explotación de recursos sostenibles, ya que en sus
costos de producción o por servicios incurrirá en el pago que tenga que hacer por
el daño a los bienes comunes o de la naturaleza y el daño es irreversible, porque
si fuera que con el dinero se van a dejar de descongelar los polos, va a disminuir
el calentamiento global, las especies que se extinguieron volverán a renacer y los
árboles talados llevaran el mismo tiempo que implica cortarlos, en crecer;
entonces tendría sentido. Haciendo una analogía, esto no es simplemente eliminar
un archivo del computador y saber que se puede recuperar en la papelera de
reciclaje. Por esta razón hay que pensar un poco más en como verdaderamente
vamos a solucionar este problema. Solo nos queda esperar que este impuesto sea
destinado realmente a solucionar las causas principales y a asumir las verdaderas
responsabilidades que tenemos como sociedad con los que vienen y estar por
venir. Que no se vuelva una caja menor sin fondo para que se empiecen a
aprovechar los políticos de turno, sino que se fortalezcan las instituciones,
empezando por el pobre ministerio de ambiente. Aunque con la nueva reforma se
restableció la cartera debido a la importancia del tema ambiental y de
sostenibilidad, y se creó la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y
reglamentó los procesos de licenciamiento en el país. Según el ministro de
ambiente y desarrollo sostenible, Luis Guillermo Murillo. Gracias a estas reformas,
avances y a las gestiones del gobierno, hoy Colombia es líder en mitigación y
adaptación frente al cambio climático. El Fondo de Adaptación y el Sistema
Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres han permitido una mejor respuesta a
los fenómenos de variabilidad del clima.

Hemos avanzado como país en la protección y conservación de nuestros recursos


naturales, pero aún tenemos grandes desafíos que superar como, por ejemplo, la
extracción ilícita de minerales y concientizarnos de un todo que los problemas
ambientales nos competen a todos.