Está en la página 1de 9

Adorar y Venerar

¿Importa lo que decimos que hacemos, o... lo que realmente hacemos?

por Daniel Sapia


Momento de Decisión
Usado con permiso

Introducción
La cuestión no se resume sólo al análisis semántico de la actitud. Tampoco se trata
sencillamente de “definir vocablos o forma de denominar las actitudes”. El tema pasa por poder
discernir CLARAMENTE lo que acontece en nuestro corazón (más allá del nombre que le
pongamos) y, lo más importante, evaluar si actuamos consecuentemente con la voluntad de
Dios.

Existen 2 realidades que no siempre son coincidentes: Una cosa es "lo que creemos que
somos" (o "lo que nos quieren hacer creer que somos") y otra "lo que realmente somos". De la
misma manera puede ser diferente "lo que creemos que hacemos" (o "lo que nos quieren hacer
creer que hacemos) de lo que "realmente hacemos".
Estos 2 planos de la realidad no siempre coinciden. Recuerdo cuando de niño superponía a
contraluz la misma figura calcada 2 veces, y desplazando levemente uno de los papeles podía ver
una sola figura (ambas superpuestas), o dos totalmente separadas. Lo mismo pasa con nuestras
actitudes y cómo nos vemos frente a ellas: pueden coincidir ambas, o podemos "creer que"
hacemos algo, cuando la realidad dice otra cosa (que es lo que finalmente cuenta).
Ante los ojos de Dios lo que cuenta no es "lo que creemos que hacemos" ni mucho menos "lo
que nos quieren hacer creer que hacemos", sino "lo que realmente hacemos".

¿Qué cree el fiel Católico?

Según su iglesia enseña, el fiel Católico entiende que existen diferentes niveles de respeto a
manifestar, de acuerdo al destinatario del que se trate. Utilizaremos como referencia las
afirmaciones del Sacerdote Católico Fernando Carballo, tal cual lo expuso en su libro de
apologética católica "Protestantismo y Biblia" (Ediciones Paulinas, Buenos Aires, Abril de
1955), el cual goza de Imprimatur eclesiástico (aprobado por la Iglesia de Roma), al desarrollar la
Lección VII "El Culto a María Santísima y a los Santos" (página 103)
b) EL CULTO A MARÍA SANTÍSIMA
No es extraño que los católicos tributemos un culto muy especial a Aquella a quien
el Arcángel San Gabriel llamara "llena de gracia" y Santa Isabel "bendita entre
todas las mujeres". Con ello no hacemos más que cumplir con un deber de estricta
justicia al brindar nuestra ferviente devoción a quien es Madre de Dios y Madre
nuestra Santísima.
Miramos, los católicos, a Jesús; y llenos de admiración y amor hacia Él,
exclamamos con aquella mujer hebrea: "Bienaventurado el vientre que te llevó y los
pechos que te amamantaron...” (Lucas 11:27) [1]
Todo nuestro tributo, pues, a Ella. Menos el tributo de adoración, que se debe sólo a
Dios. (Técnicamente hablando [2]: el tipo de culto que ofrecemos a María Santísima
recibe el nombre de hiperdulía; inferior al culto de latría, tributado sólo a Dios; y
superior al culto de dulía, tributado a los Santos.)
Honramos a María Santísima, la invocamos y la amamos con todo nuestro fervor;
pero no llegamos a adorarla. Si hubiese algún devocionario popular (cosa
reprobable por cierto), que hablase de "adoración" a la Santísima Virgen, sépase
que le daría al término una significación amplia [3]; al igual que en el lenguaje
corriente se dice: te adoro, te idolatro, queriéndose significar: te amo, te reverencio,
etc.
El católico que "adore" en el sentido estricto de la palabra a María Santísima,
comete un garrafal error. Pero esto -estense tranquilos los protestantes-, nadie lo
hace...”
(Sacerdote Fernando Carballo - "Protestantismo y Biblia", páginas 112 y 113.
Negritas añadidas)

Sólo 3 breves comentarios:

[1] El texto completo (¡y cuán importante es para el correcto sentido!) dice:
"Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron. Pero
Jesús respondió: Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios,
y la ponen en práctica." (Lucas 11:27-28 de la traducción católica de don Félix
Torres Amat basado en la Vulgata Latina, versión oficial de la Iglesia de Roma
según lo dictaminado en el Concilio de Trento.)

[2] "...Técnicamente hablando...". Este tecnicismo no es Palabra de Dios, sino palabra


de hombres. Este tecnicismo no se encuentra en las Sagradas Escrituras.

[3] "...le daría al término (adorar) una significación amplia...”. Es una manera de
"abrir el paraguas" (como se dice en Argentina). Si dice lo que "no debe decir",
entonces "no dice" eso sino que se debe entender que "dice otra cosa". ¿Quedó
claro?

Resumiendo, el Catolicismo cree y enseña que el culto y adoración que se debe solo a Dios se
denomina LATRÍA. El culto rendido a la Virgen (por oposición al culto de dulía, que se rinde a
los santos) se denomina HIPERDULÍA. Y el culto de homenaje que se rinde a los ángeles y a los
santos se denomina DULÍA.
¿Cuál es la diferencia PRÁCTICA (en los hechos) entre uno y otro? Nadie lo sabe.
¿Cuál fue la necesidad de la Iglesia Católica de diseñar estos "tecnicismos"? Darle
argumentos a la feligresía para que, aunque no sepa ni pueda distinguir la diferencia entre uno y
otro, crea que con su actitud no está en desobediencia con la voluntad de Dios.
(Como veremos más adelante, lo que prohíbe Dios, más allá de "posturas y actitudes", es que
depositemos nuestra fe y confianza -en el plano espiritual sobrenatural- en algo o alguien distinto
a Él mismo.)

La Palabra de Dios dice:


La Biblia no contiene ninguna categorización ni ninguna escala de formas de demostración de
respeto. La palabra de Dios es terminantemente clara y sencilla. NO EXISTEN en Ella los
términos de LATRÍA, DULÍA e HIPERDULÍA. Y no los menciona, no por denominarlos de
otra manera, sino porque no reconoce ni acepta ni permite darle culto A NADA o NADIE que no
sea Dios mismo. Por lo cual queda más que claro porqué no son mencionadas en la escritura.
Esta diferenciación fue tardíamente definida por la Iglesia Católica Romana, para darle un
viso de autenticidad al culto que le rinde a las criaturas (como María, los santos y los ángeles) en
lugar de hacerlo, como la Sagrada Escritura dice, sólo al Creador (Dios).
Escrito está:
"No te harás escultura ni imagen alguna, ni de lo que hay arriba en los cielos ni de lo
que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te
postrarás ante ellas ni le darás culto. Porque yo, Yahveh tu Dios, soy un Dios
celoso...” (Deuteronomio 5:8-9) Biblia de Jerusalén (Católica)
"Tened mucho cuidado de vosotros mismos... no vayáis a pervertiros y os hagáis
alguna escultura de cualquier representación que sea: figura masculina o
femenina... no vayas a dejar seducirte y te postres delante de ellos para darles
culto..." (Deuteronomio 4:15-16) Biblia de Jerusalén (Católica)

La Palabra de Dios es muy clara: rendirle culto sólo a Dios.


Ahora bien...

¿Qué significa “rendir culto”?


Tal vez quienes intenten defender la validez de las diferentes maneras de “manifestar respeto”
de la Iglesia Católica (Latría, Hiperdulía y Dulía) ensayarán las siguientes preguntas:
“¿Acaso la Biblia no predica el respeto y el reconocimiento a nuestros hermanos
mayores en la fe..?”
“¿Acaso no debemos rendirle un especial respeto a nuestros mártires...?”
“¿Acaso no debemos respetar a María y a todos los santos varones de Dios,
ejemplos de santidad y amor...?

Estas preguntas tienen una sola respuesta: “SI”. No cabe ni la menor duda de que todos ellos
merecen nuestro respeto, consideración e imitación. Y creo no equivocarme si afirmo que jamás
NINGÚN cristiano supuso que no debía ser así.
Pero sucede que darles nuestros respetos ES MUY DIFERENTE A DEPOSITAR EN
ELLOS NUESTRA FE Y ESPERANZA SOBRE ANHELOS ESPIRITUALES
SOBRENATURALES, considerando que pueden ser obradores de milagros o que
GRACIAS A SUS BUENOS OFICIOS PODEMOS OBTENER FAVORES DE DIOS
PADRE.
Pensar esto (y hacerlo) no es otra cosa que NEGAR la propia Palabra de Dios, ya que ella dice
que el ÚNICO MEDIADOR entre Dios y los hombres es el Señor JESUCRISTO. (1 Timoteo
2:4). Y si no negarla, cuanto menos desobedecerla.

Pero, cuando alguien ora por mí... ¿no está intercediendo?


Frecuentemente se argumenta que, tanto como podemos pedir intercesión mediante la oración
a algún hermano en la fe, por ejemplo de nuestra misma congregación o parroquia, con más razón
a alguien muy amado por Dios y que YA SE ENCUENTRA EN SU PRESENCIA EN EL
CIELO.
Responderemos una vez más con la Biblia.
En la Sagrada Escritura no existe UN SOLO caso de oración dirigida a una persona que ha
partido a la presencia de Dios, que ha muerto físicamente. No existen registros de pedidos de
intercesión a Abraham (padre de la fe) o a algún profeta de la Antigua Alianza. Es de notar que en
todo el Nuevo Testamento no existe la menor referencia a una oración por intercesión a Esteban o
a Juan el Bautista, primeros mártires Cristianos. “Clama a mí...”, “Venid a mi...”, dice el Señor;
y agrega: “Lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré...” (Juan 14:13 y 15:16).
De allí en más podemos obrar como nos plazca, según nuestro libre albedrío, pero sabiendo
que si no le pedimos a Dios en el nombre de Jesús, no le estamos siendo obedientes. Y no hace
falta explicar las consecuencias de ser desobedientes a Dios.
Por otra parte, la oración entre hermanos VIVOS (corporalmente en la tierra) es una práctica,
no sólo efectiva sino recomendada en la misma Escritura. Pero no menciona a quienes ya HAN
MUERTO.
"Os aseguro también que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra
para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los
cielos…" (Mateo 18:19) Biblia de Jerusalén (Católica)
A veces se agrega que ni la virgen ni los santos “están muertos”, sino que “viven” en la
presencia del Señor. Está claro que como argumento es débil; la “vida” a la que se refiere el
versículo es claramente CORPORAL (no espiritual), ya que la Palabra dice “Los que estéis en la
tierra”. Esto excluye a los que ya han partido, por más que se los considere “vivos
espiritualmente”.

Un ejemplo muy ilustrativo


Debatido este tema en algún foro, me ha parecido muy interesante y muy ilustrativo compartir
un EJEMPLO, en forma de parábola, que un amigo católico compartió para que se comprendiera
mejor cuál es el sentido de REZARLE A LOS SANTOS o a LA VIRGEN. Este ejemplo está
tomado del Foro Cristiano de Iglesia.net, y quien nos comparte su "parábola" es una amigo
católico, que además es CATEQUISTA de su Parroquia.
Amigo Católico Romano (ACR) "Un niño de dos años se siente cohibido de pedir a
su padre que lo lleve a una plaza. No se atreve a enfrentarlo porque ha hecho ya varias
travesuras en el día. Entonces astutamente recurre a su hermana mayor debilidad del
padre porque aprecia en ella una rectísima conducta y un incomparable amor. El niño le
pide entonces a su hermana que le requiera al padre que los lleve a la plaza, en otras
palabras, que interceda ante el padre."

Daniel Sapia (DS) "Si te parece que tu ejemplo de la plaza es igual que el de nuestra
relación con Dios, créeme que me has dejado apenado. Con razón necesitas una legión de
ayudantes, con la virgen a la cabeza. Dios es un "ogro" y yo, terrible cobarde tengo que
mandar a alguien "de su mejor agrado" para que estime conceder mis peticiones..."

ACR "El que los llevará a la plaza es el padre, ¿o no? El que debe dar el sí es el padre.
En definitiva, el hermanito cree que "la cercanía" de la hermana obtendrá del padre el
favor pedido. Y agrego que el padre estará contento ya que ve que en su familia corre la
moneda del amor. No te diste aún cuenta que en el fondo tu cuestionamiento es referente
a la intercesión en sí."

DS "Voy a usar tu ejemplo para mostrarte que IDOLATRÍA es depositar nuestra FE,
CONFIANZA y ESPERANZA en alguien distinto a Dios. En tu ejemplo de la plaza, los
personajes son: el padre, la hermana mayor, y el hermanito travieso. Resulta que el
hermanito CONFÍA en la hermana, que conseguirá el favor del padre. Por supuesto que el
hermanito sabe que quien lo llevará a la plaza es el padre, pero... gracias a la intercesión
de la hermana. Pregunta del millón: ¿En quién puso su FE y ESPERANZA el
hermanito? ¿En el padre o en la hermana? ¿De quién espera conseguir el favor el
hermanito? ¿Del padre o de la hermana? Eso… es la idolatría."

ACR "...Tanta como la que hay cuando intercedes por alguien que te lo requiere, mi
estimado."

DS "O sea, que LA HERMANA obtendrá el favor. Por lo tanto, la esperanza del
nene es el éxito de la hermana, NO EL AMOR DEL PADRE QUE LO PERDONARÁ
DE SUS TRAVESURAS SI ÉL SE LO PIDE.

ACR "...Y en el poder del padre, sin el cual NADA podría hacerse. Y en la seguridad
de que al fin el padre concederá en su amorosa bondad eso que pide. Se me hace difícil
entender que por una parte propugnas la intercesión y por la otra la rechazas. Discúlpame,
pero es incoherente. Me obligas a volver por el mismo camino: entonces NO
intercedamos uno por el otro NUNCA MAS para que sea "más grato" al padre que todos
nos dirijamos directamente a ÉL. ¿Te das cuenta Daniel que por los argumentos que usas
invalidas la intercesión TOTALMENTE?"

DS Trataré de mostrarte PORQUÉ lo que pienso no es incoherente, sino que lo que


planteas para “fabricar” esa incoherencia NO ES CIERTO. Si ante alguna necesidad
solicito a algún hermano en la fe que interceda ante Dios en oración por mi necesidad, en
el caso de recibir respuesta afirmativa, agradeceré a Dios por esa bendición recibida. Si
bien agradezco la oración de mi hermano, NO TENGO MI FE DEPOSITADA EN MI
HERMANO, SINO EN DIOS. Me arrodillo CON mi hermano en la fe ANTE Dios. No
me arrodillo ANTE mi hermano en la fe, ni le prenderé velas a su foto ni me postraré ante
su estatuita. Porque mi fe espiritual estará EN DIOS, no en mi hermano. Escrito está:
“Dichoso el hombre que confía en Dios”. Salmo 34:8” Bendito el varón que confía en
Jehová, y cuya confianza es Jehová...” (Jeremías 17:7) “Así ha dicho Jehová: Maldito el
varón que confía en el hombre...” (Jeremías 17:5) Además, el hecho de que mi hermano
interceda ante el Padre celestial por mi, no significa que YO NO ORE, sino que yo
también oraré por mi necesidad, al Padre. Esto NO ES LO QUE SUCEDE con el fiel
católico que le pide un “milagro” a algún santo. Desde la teoría, podrás decir que es
creencia católica que la bendición la da Dios. Y eso de alguna manera te sirve para
explicar la “justa y lógica” veneración a un santo. Pero lo que sucede en la práctica es
algo diferente. Y estimo que vos sabes de lo que estoy hablando... ¿Me estás queriendo
decir que cuando un católico recibe respuesta de un pedido hecho a un santo, le agradece
a Dios, y NO AL MISMO SANTO? Me parece que no es así... Pongamos un ejemplo que
tanto vos como yo conocemos muy bien: SAN CAYETANO (“patrono del pan y del
trabajo” aquí, en Argentina). Colas y colas de feligreses cada 7 de Agosto en el barrio de
Liniers, para “pedir y agradecer al santo”. No sería raro que intentes ensayar el argumento
de que “van a agradecer por la eficaz intercesión”. No. Ellos le pidieron al santo,
recibieron, y van a agradecer al santo. Si lo recibieron al habérselo pedido al santo, pues
... las gracias para el santo. Y las velas se la prenden al santo, y las estampitas que
llevan son del santo, y las procesiones de rodillas son en honor al santo, etc. etc. etc.

Solo como ejemplo

“SAN CAYETANO. Fuerte devoción en el Interior”


Diario Ámbito Financiero. Suplemento Ámbito Nacional. Miércoles 8 de agosto de
2001. Página 1
“En todo el país se conmemoró ayer el Día de San Cayetano, el patrono del
trabajo... En Viedma, el obispo sostuvo que la fe que miles de fieles depositan en
San Cayetano es «un modo de respuesta pacífica a la violencia de que son
objeto»...”

“Los fieles depositan la fe en el santo” (”El hermanito deposita la fe en su hermana”)

Escrito está: “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre..”
(Jeremías 17:5)

La forma de pensar es: “Mi empleo lo tengo por rezarle a San Cayetano. Entonces
soy devoto de San Cayetano, porque mi proveedor es San Cayetano” Un ortodoxo y
bien intencionado catequista podría decirle a este fiel católico: “Pero... ¡¡un momento!!
¡¡¡El generador de la bendición es Dios!!!” A lo que perfectamente podría recibir como
respuesta: “Si, pero gracias a los buenos oficios de San Cayetano yo obtengo lo que
necesito. San Cayetano no me defraudó, así que mi fe es para San Cayetano igual
que mis velas, mis estampitas, mis procesiones, mis rezos, mis himnos, mis
medallitas etc. etc. etc..” Que no estés de acuerdo es una cosa. Que esto es una realidad
MASIVA, es otra. Y sería cuanto menos un estorbo para este debate que sabiéndolo, no
lo quieras reconocer...

En tu “Parábola de la plaza”, el que los lleva en auto hasta la plaza es el padre,


pero los besos serán para la hermana que le consiguió un lugar en el asiento
trasero... Más claro échale agua.

Bendiciones en Cristo

Los Católicos... ¿adoran imágenes ?


Si tomamos las afirmaciones precedentes del sacerdote Fernando Carballo, la respuesta es
TERMINANTEMENTE NO. Recordemos lo expresado por el sacerdote apologista católico.

"El católico que «adore» en el sentido estricto de la palabra a María Santísima,


comete un garrafal error. Pero esto -esténse tranquilos los protestantes-, nadie lo
hace.." (Protestantismo y Biblia, página 113)
Sin embargo... dice así el Canon III del Concilio IV de Constantinopla (869-870):
"Si alguno, pues, no ADORA LA IMAGEN de Cristo Salvador, no vea su forma
en su segundo advenimiento. Así mismo honramos y ADORAMOS LA IMAGEN
de la Inmaculada Madre suya, y las IMÁGENES DE LOS SANTOS… Los que así
no sientan, sean anatema".
Para el sacerdote Carballo, quienes LO HAGAN "están en un garrafal error". Para el IV
concilio de Constantinopla, quienes NO LO HAGAN son declarados anatemas (malditos).

Etimología de las palabras


En el Concilio de Hierea, convocado por Constantino V en el año 754 y al que asistieron
mas de 300 obispos, se condenó el culto a las imágenes y a los que apoyaban dicho culto se les
llamó ICONOLATRAS, LATRAS de latría y LATRÍA = ADORACIÓN. (Iconolatra =
Adorador de Iconos)
La palabras adoración y veneración SON SINÓNIMOS véase cualquier diccionario
etimológico de la lengua.
Los vocablos DULÍA e HIPERDULIA, fueron tomados del griego DULEIA "esclavitud"
derivado de dûlos "esclavo". Así, pues, hiperdulía significa hiperesclavo. Apliquemos estos
significados a la virgen, la cual, según el Magisterio Romanista RECIBE CULTO DE
HIPERDULíA. Si el esclavo depende absolutamente de su amo y señor, María (una determinada
imagen de la misma) se convierte en amo y señor de quien le rinde culto de hiperdulía. ¿Y no
ocurre lo mismo con las imágenes de los santos? (tanto la imagen como lo que esta pretende -
"representar"- según el mencionado magisterio) Pregunta lógica: ¿Donde queda el Señorío de
Cristo? Queda totalmente ANULADO No se puede servir a dos SEÑORES. Eso lo dijo el
mismo Cristo...”

El peligro de "venerar" imágenes

Estimado católico que gusta de rendirle culto a imágenes de santos y de vírgenes: ¿Cuál es
el motivo que supones tienen los cristianos evangélicos para predicarte en contra de la
práctica de veneración de imágenes? Encontrarás la respuesta (espero) viendo la "propuesta"
de este sitio católico y los "frutos" que podrías obtener si "veneras" la imagen que se propone.
A partir de este ejemplo, las oportunidades que deben presentarse en el quehacer católico
diario actual deben ser infinitas...todas iguales de peligrosas

Proclama desde un sitio web católico romano, mundialmente conocido:

El primer elemento de la Devoción a la Divina


Misericordia que fue revelado a la Hermana Faustina fue la
Imagen, el 22 de Febrero del 1931. Jesús se le aparece con
rayos de luz irradiando desde su Corazón y le dice:
«Pinta una imagen según el modelo que vez, y firma: "Jesús,
en ti confío". Deseo que esta imagen sea venerada primero en
su capilla y luego en el mundo entero.» (Diario 47)
Prometo que el alma que venere esta imagen no
perecerá. También prometo, ya aquí en la tierra, la victoria
sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerte. Yo
Mismo la defenderé como Mi gloria." (Diario 48)
Ofrezco a los hombres un recipiente con el que han de venir a la Fuente de la
Misericordia para recoger gracias. Este recipiente es esta imagen con la firma: Jesús
en Ti confío" (Diario 327)
... (continúa)

http://www.ewtn.com/spanish/prayers/Misericordia/La_Imagen.htm

Este manifiesto exhorta a venerar ese dibujo, prometiendo que el alma que lo haga no
perecerá. Y la promesa esta hecha... ¡¡¡EN EL NOMBRE DE JESÚS!!! Esto es, lisa y
llanamente, doctrina de demonios.

Una interesante encuesta


Diario Clarín (Argentina) - Domingo 2 de Diciembre de 2001
INFORME ESPECIAL RELIGION: RESULTADOS DE UNA ENCUESTA ENCARGADA
POR EL EPISCOPADO
Trabajo, imposibles y amor definen el ranking de los santos
San Cayetano, Santa Rita y San Antonio son los preferidos entre los fieles católicos. Pero
pocos dijeron que recurrirían a Dios o a un sacerdote para que les solucione algún problema.

"..Pocos dijeron que recurrirían a Dios..."

Claro y contundente. Está hablando del 84% de los argentinos (que son católicos), en una
encuesta encargada por el mismo Episcopado... ¿Hace falta agregar algo?
http://old.clarin.com/diario/2001/12/02/s-04703.htm

Escrito está
La Sagrada Escritura nos relata un episodio más que oportuno al tema que estamos
desarrollando. En Hechos 19:27 unos constructores de estatuas de dioses greco-latinos expresan
su oposición al ministerio del apóstol Pablo diciendo "Y no solamente hay peligro de que este
nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea
estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien VENERA toda
Asia, y el mundo entero." (Hechos 19:27)
Los católicos actuales dicen y enseñan que veneran a la virgen en sus advocaciones y a los
santos. ¿No es llamativo que este culto era también llamado con el mismo nombre de
VENERACION y lo hacían los paganos a sus dioses (actitud que el apóstol Pablo combatía con
la fuerza del Evangelio) como vemos en el pasaje bíblico?

Conclusión
En definitiva:
La Biblia NO CONDENA a que llevemos una foto de nuestros seres queridos...
La Biblia NO CONDENA a que levantemos estatuas de próceres...
La Biblia NO CONDENA a que tengamos imágenes que ilustren una enseñanza...
La Biblia NO CONDENA que utilicemos dibujos para adornar nuestros textos...
Lo que la Palabra CONDENA es que depositemos nuestra FE y ESPERANZA
sobrenaturales en cualquier otro u otra que no sea Dios, llámese darle culto de dulía, culto
de hiperdulía, culto de latría, adorar, venerar, honrar, etc. etc.

Si te arrodillas frente a una imagen de un santo o una virgen, para la Iglesia Católica
Romana es una demostración de respeto mediante culto de dulía o hiperdulía...

Para Dios, según la Sagrada Escritura, es IDOLATRÍA, porque estás depositando tu FE y


ESPERANZA espiritual en otro diferente a él.

"¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?


(Los dos cimientos - Lucas 6:46-49)
Que Dios te bendiga
Daniel Sapia
Daniel Sapia - "Conoceréis la Verdad" - Apologética Cristiana
http://www.conocereislaverdad.org

ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.