Está en la página 1de 12

Oligoelementos en la

práctica diaria.
Información para
profesionales
Los oligoelementos son elementos minerales presentes en los
organismos vivos en muy pequeña cantidad y juegan un papel
biológico esencial. Su utilización en terapéutica ofrece un método
inocuo de tratamiento de las enfermedades funcionales.
El término “oligoelementos” se emplea en los países latinos para
designar a los elementos químicos -normalmente metales-
presentes en la materia viva en cantidades pequeñas (oligos
significa poco en griego). En los países anglosajones se les
denomina “trace-elements”. El organismo es incapaz de sintetizarlos
por lo que debe tomarlos del exterior.

Pasteur al final de su existencia, mostrando la gran humilda


caracterizaba, le escribe a Claude Bernard:
"Querido Bernard, creo que tiene Usted razón,
microbio no es nada"

HISTORIA DE LA
OLIGOTERAPIA
La importancia biológica de los oligoelementos comenzó a ser
conocida tras los trabajos de Gabriel Bertrand, 1894, quien
descubrió que todo organismo vivo los necesita en cantidades
infinitesimales, para constituir las enzimas, necesarios para el
crecimiento y la reproducción.
Sin embargo, fue el doctor Jacques Ménetrier quien, en 1932,
basándose en los trabajos de Bertrand, verifica experimental, clínica
y biológicamente el papel que juegan los oligoelementos en la salud
y elabora las bases de la Medicina Funcional.

Desde entonces numerosos investigadores y médicos han aportado


sus experiencias, pero es de destacar la excepcional labor que el
doctor Henri Picard ha realizado en el uso experimental de los
Oligoelementos, en diferentes campos de la medicina,
especialmente en el de la reumatología.

Claude Bernard dio un gran impulso a la fisiología experimental


moderna y puso el acento en los problemas de inmunidad, al
afirmar que las enfermedades infecciosas no podían encontrar
completa explicación atendiendo sólo al organismo, sino que era
necesario tener en cuenta el terreno individual sobre el cual el
microbio crecía.
CARACTERÍSTICAS
Según la molécula a la que están unidos, los oligoelementos
desempeñan un papel estructural o funcional. Si van unidos a una
sustancia no enzimática, el oligoelemento desarrollará un papel de
tipo estructural (como el hierro en la hemoglobina). Si por el
contrario, el oligoelemento forma parte de un enzima, como cofactor,
su papel será funcional y su acción catalítica es indispensable para
el funcionamiento de los sistemas enzimáticos, que participan en las
vías metabólicas del organismo, acelerando la velocidad de
reacción. Es en este aspecto funcional en el que se basa la
oligoterapia catalítica.

Cuando existe un estado de carencia de oligoelementos no se


pueden efectuar de manera fisiológica las reacciones metabólicas.
Esta correlación carencia / estado de salud se caracteriza por su
reversibilidad. El grupo de oligoelementos empleados en
oligoterapia catalítica está formado por los siguientes elementos
químicos: Aluminio, Bismuto, Cobalto, Cobre, Flúor, Litio,
Manganeso, Níquel, Selenio, Yodo y Zinc. También se emplean en
oligoterapia elementos fundamentales con funciones estructurales y
energéticas: Azufre, Fósforo, Hierro, Magnesio y Potasio.

La característica principal de los elementos empleados en


oligoterapia catalítica es la baja dosificación y la alta división
molecular (obtenida a través de procesos de ionización), que
confiere al elemento acción catalítica, dotándolo de una eficacia
terapéutica diferente a la acción cualitativa.

La oligoterapia presenta grandes ventajas sobre otras terapias,


pues permite por un lado tratar las predisposiciones patológicas del
individuo (terreno) y, por otro, corregir trastornos funcionales que,
de no ser tratados, evolucionarán a patologías orgánicas. Por tanto,
permite tratar esos estados prepatológicos que se hallan entre la
salud y la enfermedad.

LAS DIATÉSIS
Se conoce por diátesis la predisposición particular de
un individuo a padecer ciertas enfermedades.
Para determinar la diátesis en que se encuentra un paciente nos
será de gran ayuda la historia clínica, los factores hereditarios, la
receptividad o resistencia a ciertas enfermedades y especialmente
el comportamiento físico, psíquico e intelectual de la persona. A
menudo no es fácil identificar a un paciente con un grupo diatésico,
pues pueden presentar rasgos correspondientes a diferentes
diátesis.

A cada diátesis se le asocian unos oligoelementos de base, también


llamados diatésicos que, por ellos mismos, son susceptibles de
corregir el conjunto de síntomas de dicha diátesis. Menétrier
subdivide a sus pacientes en cuatro grupos homogéneos, en cuatro
diátesis según la intensidad de respuesta, el ritmo de actividad y la
capacidad de adaptación a las circunstancias que presenta el
individuo:

I. Diátesis alérgica o artrítico-


alérgica
Caracterizada por un exceso de reacción ante los
estímulos (como en el caso de las alergias).
Comportamiento intelectual y psicológico del individuo:
enérgico, optimista, activo -incluso agitado-, nervioso, irascible,
seguro de sí mismo, con iniciativa, amante de las novedades,
buena capacidad de concentración y con memoria selectiva.
Comportamiento físico: astenia matinal que desaparece
durante la actividad, hiperactividad por la tarde, necesidad de
actividad (toleran mal el reposo), euforia nocturna y sueño
irregular.
Predisposición a las enfermedades: alergia a agentes
externos, hemicráneas periódicas, rinitis, algias, molestias
digestivas e intestinales (origen nervioso), hemorroides y gota.
Dismenorreas con menstruaciones frecuentes y abundantes.
A la diátesis alérgica le corresponde el oligoelemento Manganeso
(Mn).
II. Diátesis hiposténica o artroinfecciosa
• Caracterizada por la poca reacción ante los estímulos, y se
manifiesta en un sistema inmunitario deprimido, con tendencia
a las infecciones.
• Comportamiento intelectual y psicológico: calmado, ponderado,
equilibrado, comedido, reflexivo, ordenado, metódico,
autocontrol, economiza sus esfuerzos, con escasa memoria,
mala capacidad de concentración, tendencia al pesimismo, la
melancolía y la tristeza.
• Comportamiento físico: astenia que crece durante el día o con el
esfuerzo, falta de resistencia, necesidad de descanso y sueño
bastante bueno.
• Predisposición a las enfermedades: se trata de pacientes con
fragilidad de vías respiratorias, las patologías adquieren una
cronicidad compatible con el mantenimiento de cierta
integridad fisiológica y anatómica. Presentan frecuentes
infecciones, inflamaciones, reacciones linfáticas y digestivas,
artrosis, artritis, laxitud ligamentosa, cefalea, diabetes y
obesidad. Hipomenorreas con menstruaciones cortas y
espaciadas.
• Esta diátesis se relaciona con la asociación de los oligoelementos
Manganeso - Cobre (Mn-Cu).

III. Diátesis distónica o neuro-artrítica


• Caracterizada por desequilibrios a nivel neurovegetativo,
desadaptación y descenso progresivo de la vitalidad.
• Es una evolución de la diátesis alérgica y no solía manifestarse
antes de cierta edad (40-50 años y a partir de la menopausia),
aunque actualmente es muy frecuente encontrarla en
pacientes más jóvenes.
• Comportamiento intelectual y psicológico: se caracteriza por
estados de ansiedad (sin angustia), nerviosismo, emotividad,
melancolía, un poco depresivo, pérdida de memoria y
concentración, envejecimiento orgánico.
• Comportamiento físico: astenia no sólo matinal, sino durante todo
el día, estancamiento progresivo conforme evoluciona el día,
más pronunciado después del almuerzo, edema de los
miembros inferiores, no se recupera con el reposo, sueño
mediocre y despertar nocturno.
• Predisposición a las enfermedades: trastornos neurovegetativos,
circulatorios y cardiovasculares hipertensión, piernas pesadas,
cefaleas de origen circulatorio, gastralgia, úlceras, colitis,
estreñimiento, cuperosis, litiasis, artrosis.
• Se relaciona con la asociación de los oligoelementos Manganeso
- Cobalto (Mn-Co). Es fundamental en el tratamiento de las
enfermedades artrósicas.
IV. Diátesis anérgica

• Caracterizada por una disminución (rápida o lenta) de la vitalidad,


con gran astenia global y posible envejecimiento prematuro,
así como estados depresivos. Suele corresponder a las
evoluciones del resto de las diátesis y puede encontrarse a
cualquier edad. Manifiesta una gran disminución vital y una
gran depresión del sistema inmunitario.
• Su observación es frecuente en casos de anergias postgripales o
provocados por un choque moral o traumatismo. La mayoría
de estos enfermos salen espontáneamente de esta diátesis.
Pero algunos la conservan y son conducidos lenta o
rápidamente hacia una evolución grave e irreversible.
• Comportamiento intelectual y psicológico: falta de vitalidad,
depresión, angustia, desinterés por la vida, tendencia a la
abulia, indecisión, falta de memoria y de concentración,
disgusto por la vida, desencantado.
• Comportamiento físico: estancamiento continuado, pocas
autodefensas físicas y morales, laxitud general, insomnio,
pesadillas nocturnas.
• Predisposición a las enfermedades: personas enfermizas que lo
“cogen todo”, infecciones agudas y reincidentes, con
complicaciones, reumatismos crónicos, poliartritis, bloqueo
linfático, degeneración de los tejidos, senilidad global,
debilidad orgánica con pérdida de peso. La anergia conduce a
todas las enfermedades evolutivas, lesivas y degenerativas.
• Se relaciona con la asociación de los oligoelementos Cobre - Oro
- Plata (Cu-Au-Ag).

SÍNDROME DE DESADAPTACIÓN
Este síndrome es diferente por naturaleza de las diátesis pero
puede añadirse a una de las 4 diátesis y aportar modificaciones
particulares de tipo endocrino, especialmente hipofisiario.
Comportamiento intelectual, psicológico y físico: astenia cíclica
(entre las 11h y las 17h), obnubilaciones periódicas, depresiones
transitorias. Predisposición a las enfermedades: trastornos hipófiso-
pancreáticos, prediabetes, enuresis, poliuria, psoriasis, alopecia,
dismenorreas.
Los oligoelementos reguladores empleados son: Zinc - Cobre (Zn-
Cu), cuando se trata de dificultades de adaptación de las glándulas
endocrinas en el eje hipófiso-genital.

Zinc - Níquel - Cobalto (Zn-Ni-Co), cuando se trata de un


síndrome endocrino con especial acento en la disregulación
hipófiso-pancreática.
OLIGOELEMENTOS: Listado de
oligoterapia
Aluminio (Al)
Regulador del Sistema Nervioso.
Indicaciones: Trastornos del sueño. Retraso y debilidad intelectual.

Azufre (S)
Desensibilizante de las manifestaciones alérgicas, regulador
hepatobiliar. Generalmente, no se emplea solo sino para potenciar
la acción de los oligoelementos diatésicos (I, II, III).
Indicaciones: Alergias, asma, eccemas, problemas dermatológicos
en general, intolerancias alimentarias, enfermedades
reumatológicas, trastornos hepatobiliares.

Bismuto (Bi)
Indicado en las manifestaciones inflamatorias de garganta.
Indicaciones: Infecciones e inflamaciones de la esfera ORL,
especialmente en niños, gripe.

Cobalto (Co)
Regulador del sistema simpático, vasodilatador, ansiolítico,
antiespasmódico, estimulador de la eritropoyesis.
Indicaciones: trastornos funcionales digestivos con espasmofilia,
hipertensión arterial espasmódica, migrañas, espasmos vasculares,
varices, hemorroides, trastornos vasomotores de ORL (acúfenos,
vértigos).

Cobre (Cu)
Antiinfeccioso, antiinflamatorio, estimulador de las defensas,
favorece la absorción del hierro.
Indicaciones: Enfermedades infecciosas víricas especialmente la
gripe, con resultados positivos en un 90%. Enfermedades
microbianas agudas y crónicas. Enfermedades inflamatorias como
poliartritis crónica evolutiva, reumatismo articular agudo y
espondiloartritis anquilosante.

 Flúor (F)
Regulador del metabolismo del calcio. Elemento útil en el campo
que abarca todo el sistema osteoligamental y cartilaginoso.
Indicaciones: hiperlaxitud ligamentosa, insuficiencia
osteoligamentosa del niño, osteoporosis, descalcificación,
luxaciones de repetición, caries dental.

 Fósforo (P)
Regulador del metabolismo del calcio, antiespasmódico.
Indicaciones: Debilidad muscular, tetania, espasmofilia, artrosis,
trastornos de la memoria, miastenia.
Contraindicaciones: Tuberculosis agudas.

Litio (Li)
Regulador del sistema nervioso, antidepresivo.
Indicaciones: nerviosismo, ansiedad, agresividad, insomnio por
ansiedad, obsesiones, tendencia a la depresión, trastornos del
comportamiento.

Magnesio (Mg)
Estimulador de la autodefensa, regulador de la célula nerviosa y del
metabolismo del calcio.
Indicaciones: Fatiga psíquica e intelectual, desmineralización,
raquitismo, espasmofilia, disfunciones paratiroideas, neuralgias,
insuficiencias digestivas, trastornos intestinales crónicos, colitis,
envejecimiento, prostatismo, artrosis.

Manganeso (Mn)
Base del tratamiento de la diátesis hiperreactiva. Interviene en el
mecanismo de la alergia, previniendo la liberación de los
mediadores químicos por un mecanismo semejante a los
inhibidores de calcio.
Indicaciones: Alergias en todas sus manifestaciones, variaciones de
tensión, dismenorreas.
Contraindicaciones: Tuberculosis, afecciones pulmonares.

Potasio (K)
Modificador del terreno en las manifestaciones musculares y del
sistema nervioso periférico.
Diurético, regula las funciones suprarrenales y los reumatismos
evolutivos.
Indicaciones: Retención de líquidos, edemas, calambres
musculares, artrosis con VSG elevada.

Selenio (Se)
Antioxidante, antiradicales libres.
Indicaciones: Utilizado como modificador del terreno, con
propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y reguladoras del
sistema inmunitario.

Yodo (I)
Regulador del funcionamiento de la glándula tiroidea.
Indicaciones: distiroidismos funcionales, enfermedad de Basedow,
bocio, trastornos de la tensión arterial.

Zinc (Zn)
Regulador del sistema endocrino (eje hipófiso-genital). Cicatrizante.
Indicaciones: Disfunciones hipofisarias, genitales y pancreáticas.
Afecciones de la piel.
Contraindicaciones: Tuberculosis evolutiva y en cáncer.
Asociaciones de Oligoelementos más empleados

Cobre - Oro - Plata (Cu-Au-Ag)


Corresponde a la diátesis anérgica. Acción antinfecciosa, antiviral,
corticoestimulante.
Indicaciones: Inflamaciones agudas, infecciones, tendencias
depresivas, pérdida de vitalidad general. Sobre el plano funcional
en todos los casos donde se sospeche una disminución de las
defensas y pérdida de vitalidad.
Manganeso - Cobalto (Mn-Co)
Base del tratamiento de la diátesis distónica. Acción sobre el
sistema neurovegetativo.
Indicaciones: Trastornos circulatorios de extremidades inferiores,
colitis espasmódicas, variaciones tensionales, ansiedad.
Contraindicaciones: Tuberculosis, afecciones pulmonares.

Manganeso - Cobre (Mn-Cu)


Corresponde a la diátesis hiposténica. Se caracteriza por la
cronicidad de las enfermedades, que no se presentan generalmente
en forma aguda. Tratamiento de los estados infecciosos crónicos o
de repetición.
Indicaciones:. Rinofaringitis, anginas de repetición, sinusitis,
bronquitis crónica, otitis, cistitis recidivantes, dismenorreas,
alternancias diarrea y estreñimiento. Muy útil para prevenir
infecciones en pacientes con diátesis hiposténica.

Manganeso - Cobre - Cobalto (Mn-Cu-Co)


Oligoelementos cofactores de los procesos eritropoyéticos.
Indicaciones: Coadyuvantes de los tratamientos específicos de
anemias y en estados asténicos.

Níquel - Cobalto (Ni-Co)


Regulador del metabolismo pancreático no insulínico.
Indicaciones: Disfunciones pancreáticas exocrinas, mala digestión
de grasas, estreñimiento, dispepsias.

 Zinc - Cobre (Zn-Cu)
Regulador endocrino del eje hipófiso-genital.
Indicaciones: Disfunciones sexuales, trastornos menstruales,
retrasos en el desarrollo del niño, enuresis del niño.
Contraindicaciones: Tuberculosis evolutiva y en cáncer.

Zinc - Níquel - Cobalto (Zn-Ni-Co)


Regulador endocrino del eje hipófiso-pancreático.
Indicaciones: Disregulación de la glicemia, fenómenos de
“desfallecimiento” preprandial con hambre, digestiones lentas y
somnolencia postprandial; intelectualmente, a menudo
acompañados de sensación de vacío cerebral. Prevención de la
diabetes.
PRESCRIPCIÓN DE
OLIGOELEMENTOS
La prescripción de oligoelementos dede hacerse en función de la
evolución clínica, hasta que se encuentre el punto de equilibrio en el
que recobra la salud. En ese momento, es conveniente reducir la
cantidad y frecuencia de la utilización de los Oligoelementos.
Las tres principales vías de administración de los oligoelementos
son oral, parenteral y local, aunque las dos últimas son muy poco
comunes.
La vía más empleada es la sublingual, por la excelente
permeabilidad de la mucosa bucal y porque evita el bloqueo de los
oligoelementos en el tubo digestivo. En esta vía es importante
mantener y ensalivar los oligoelementos en la boca, al menos 30
segundos antes de tragarlos.
En los niños muy pequeños y en los lactantes se aconseja hacer
chupar despacio el líquido puro utilizando una cucharilla de plástico,
o impregnar, con la solución de oligoelementos, una cucharadita de
azúcar o un terrón que se mantendrá en la boca del bebé. La
posología de los adultos es válida también para los niños.
Los oligoelementos se deben ingerir fuera de las comidas. El
tratamiento debe adaptarse al ritmo, a la cronicidad, a la gravedad y
a la evolución del trastorno.
A nivel de orientación, para los oligoelementos de base se
recomienda:
Manganeso - Cobre (Mn-Cu), Manganeso - Cobalto (Mn-
Co) y Cobre - Oro - Plata (Cu-Au-Ag): 3 a 7 tomas por
semana.
Manganeso (Mn): 1 a 3 tomas a la semana. El Mn tiene
una dosis más baja por un posible efecto de reactivación, por
lo que en cuadros alérgicos la dosis será reducida a una toma
a la semana o una cada 15 días.

Para el resto de los oligoelementos:

De manera general, puede decirse que la posología, será de 3 a


7 tomas por semana.
Litio (Li) en determinados casos puede aumentarse a 3 por día.
Cobre (Cu) en procesos inflamatorios se puede tomar 1-2 por día
y en procesos víricos 3-4 tomas por día.
Cobalto (Co) en migrañas se toman de 3 a 7 tomas por semana.
Zinc - Cobre (Zn-Cu) y Zinc - Níquel - Cobalto (Zn-Ni-Co) en caso
de estrés importante puede llegar de 4 a 7 tomas por semana.
Bismuto (Bi) de 1 a 3 por día en anginas, en períodos cortos de
10 a 15 días.

Se recomienda tomar los oligoelementos de base por la mañana, en


ayunas (5 minutos antes de desayunar), y los complementarios, 10
minutos más tarde o por la noche, 30 minutos antes de cenar o al
acostarse. El domingo se aconseja no prescribir.
PRECAUCIONES
• Los Oligoelementos no tienen contraindicaciones propiamente
dichas, ya que son atóxicos, son esencialmente reguladores y
no se conoce ninguna referencia que indique una interacción
peligrosa con otras terapias.

• Se recomienda seguir algunas reglas de prudencia, en cuanto a
que su eficacia induce algunas modificaciones en el terreno:
• No suministrar el Manganeso (o el Manganeso-Cobalto) a un
sujeto portador de tuberculosis en evolución o estabilizada
recientemente.
• No utilizar Zinc o Zinc-Cobre en un sujeto portador de tuberculosis
en evolución o de cáncer declarado.
• En caso de duda entre la suministración de Manganeso (diátesis
I) o Manganeso - Cobre (diátesis II) iniciar siempre con el
Manganeso - Cobre o alternar el uno con el otro.
• En el caso de hipertensión elevada, mal tolerada, iniciar siempre
con Manganeso y Yodo. Nunca utilizar Manganeso-Cobalto
sólo, aunque sea una diátesis pura. Enseguida, podremos
alternar Manganeso y Manganeso-Cobalto, para después
pasar al Manganeso-Cobalto, sólo cuando la presión arterial
se haya estabilizado y sea bien tolerada.
• En caso de anergia, iniciar siempre con el Cobre - Oro - Plata y
alternarlo enseguida con el Manganeso - Cobre.
• Ciertos medicamentos inactivan la acción catalítica de los
Oligoelementos, especialmente los corticoides y los
tranquilizantes.

FORMAS DE PRESENTACIÓN EN
OLIGOTERAPIA

Los oligoelementos empleados deben presentarse en bajas dosis y


en forma altamente ionizada, características claves para ejercer la
función catalítica. Muchos oligoelementos se producen dinamizando
o energizando las preparaciones. En general, la presentación es en
ampollas de 2ml o en líquido de capacidades variables (50ml,
150ml, 250ml), con cucharadita dosificadora o cuentagotas.
Es importante diferenciar la oligoterapia catalítica de los
oligoelementos prescritos bajo un prisma nutricional, como los
principios nutriterápicos del Dr. Nieper (Medicina Eumetabólica),
basados en el empleo de minerales con transportadores activos.
Corresponde a la Medicina Ortomolecular (nombre acuñado por
linus Pauling) en Estados Unidos.
Como principales transportadores se emplean:
EAP (ácido-2-aminoetilfosfórico), transporta los
minerales hasta la capa externa de la membrana celular,
reconstituyéndola. También se denomina vitamina Mi
(Membrane integrity factor).
Ácido aspártico, deposita los minerales en la capa
inferior de la membrana externa celular.
Ácido orótico, forma un potente complejo mineral que
puede traspasar la membrana externa bajo la forma de
orotato del mineral. Se metaboliza a nivel citoplasmático
liberando el mineral en forma de ión.

Joan Maria Serra y Marta Cassa, farmacéuticos


Reportaje publicado antes de Junio 2011

Advertencias Inicio

Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en


general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tienen
una función meramente informativa. En ningún caso representan
recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.
En todos los casos relacionados con posibles enfermedades,
Farmacia Serra le recomienda consultar con su médico u otro
profesional de la salud competente.
Farmacia Serra no asume ninguna responsabilidad sobre los
productos mencionados en esta página web y su idoneidad.