Está en la página 1de 12

Capítulo 9: Sociología de la Dominación

I – Estructuras y funcionamiento de la dominación


1. Poder y dominación: formas de transición

La dominación es uno de los elementos más importante de la acción comunitaria. En rigor, no toda acción comunitaria
ofrece una estructura de este tipo. Sin embargo, la dominación desempeña en casi todas sus formas, aún allí donde
menos se sospecha, un papel considerable. La dominación ejercida en la escuela por ejemplo desempeña un papel
considerable en la constitución de una comunidad lingüística.

Todas las esferas de la acción comunitaria están sin excepción profundamente influidas por las formas de dominación.
Ésta y la forma en que se ejerce es en muchísimos casos lo único que permite convertir una acción comunitaria amorfa
en una asociación racional.

En otros casos, la estructura de dominación y su desenvolvimiento es lo que constituye la acción comunitaria y la que
determina unívocamente su dirección hacia un “fin”. Especialmente en las formas sociales económicamente más
destacadas del pasado y del presente, -en el régimen de la gran propiedad, por una parte, y en la explotación industrial
capitalista por otra-

La dominación es un caso especial del poder. El poder es la posibilidad de imponer la propia voluntad sobre la conducta
ajena.

Hay dos tipos de poder radicalmente opuestos: uno mediante una constelación de intereses (a partir de una situación de
monopolio), y otros, mediante la autoridad (poder de mando y deber de obediencia). En virtud de generar un sistema
de tipos ideales sin contradicciones, se utiliza el concepto de dominación para el segundo caso, entendiendo que en la
realidad los dos tipos de poder suelen condicionarse mutuamente:

Entendemos aquí por “dominación” un estado de cosas por el cual una voluntad manifiesta (mandato) del “dominador”
influye sobre los actos de otros (dominado), de tal suerte que en un grado socialmente relevante estos actos tienen
lugar como si los dominados hubieran adoptado por sí mismos y como máxima de su obrar el contenido del mandato
(obediencia). (699).

O sea que en un ámbito, hay una “estructura de dominación” un estado de cosas donde hay dominados y dominadores.

Para Weber, el motivo psicológico o microsociológico no es sociológicamente relevante (699 nota al pie). En eso se
diferenciará con Schutz y con Giddens supongo.

2. Dominación y Gobierno. Naturaleza y límites del gobierno democrático

-Está bueno este apartado porque te muestra como en rige la situación estamental, similar a la cuestión de los capitales
en Bourdieu, en lo político-

La dominación interesa en tanto está relacionada con el régimen de gobierno. Toda dominación se manifiesta y funciona
en forma de gobierno. Todo régimen de gobierno necesita del dominio en alguna forma, pues para su desempeño
siempre se deben colocar en manos de alguien poderes imperativos.
El tipo más puro de la dominación es el poder ejercido por el padre de familia, por el funcionario o por el príncipe. Con lo
cual gobierno implica la manifestación de la dominación.

Gobierno directamente democrático:

Donde el poder de mando tiene una modesta apariencia y el jefe puede considerarse como un “servidor” de los
dominados –me suena al zapatismo-. Se llama democrático por dos razones que no coinciden necesariamente

1) porque se basa e al suposición de que todo el mundo está en principio igualmente calificado para la
dirección de los asuntos comunes
2) porque reduce a lo mínimo el alcance del poder de mando.

En tal régimen, las funciones de gobierno se transmiten mediante un sistema de turnos o se ejercen mediante suerte o
elección directa durante un breve período, reservándose a los miembros de la comunidad todas las decisiones
importantes y correspondiendo a los funcionarios sólo la preparación y ejecución de las disposiciones, así como la
dirección de los asuntos corrientes, de acuerdo con los decretos establecidos por la asamblea de miembros.

Siguen ese esquema el régimen de gobierno de muchas entidades privadas, algunas entidades políticas (comunidades
rurales suizas y municipios en EEUU), de universidades, etc. No obstante, por reducida que sea la esfera de poder,
deberán siempre confiarse a algún funcionario ciertas facultares de mando, con lo cual su situación pasará
insensiblemente de la simple administración a una auténtica jefatura.

Ese régimen de gobierno tiene lugar en asociaciones que presentan las siguientes características: limitación local,
limitación en el número de participantes, poca diferenciación en la posición social de los participantes.

Dicho régimen de dominación/gobierno directo es inestable en cualquier parte que se manifieste.

Si tiene lugar una diferenciación económica se presenta también la probabilidad de que los poseedores se apoderen de
las funciones de gobierno, no por aptitudes personales, sino porque están desocupados.

Cuanto más ocupados se encuentren sus miembros en el trabajo lucrativo, tanto mayor será la tendencia que, en un
caso de diferenciación social, tendrá el régimen de gobierno directamente democrático a convertirse en una “jefatura
de honoratiores”. “Honoratiores” son portadores de honor social específico adscrito a cierta forma de vida. Obtienen
ingresos sin tener relativamente necesidad de trabajar, y al mismo tiempo, adoptan en virtud de su posición económica,
un modo de vida que les otorga el prestigio social de un honor estamental y los destina al ejercicio de la dominación.

Hay muchas situaciones en las que puede emerger distintos tipos de portadores de honor social en virtud del cual se
encuentran en posición de dominar en una comunidad:

 En un estado de guerra crónico, se desvanece en general la importancia de la edad frente a los que pueden
llevar las armas, surgiendo con frecuencia una consigna “democrática” de los jóvenes contra su prestigio.
 Lo mismo ocurre en todas las épocas de reorganización económica o política, así como cuando no está
sólidamente desarrollado o se encuentra en decadencia el poder práctico ejercido por las creencias religiosas y,
por tanto, el temor ante el carácter sagrado de la tradición.
 En cambio, se conserva la estima por la edad siempre que se reconoce el valor objetivo de la experiencia o el
poder subjetivo de la tradición.
Sin embargo, el destronamiento de la edad como tal no tiene lugar regularmente a favor de la juventud, sino a favor de
otras formas de prestigio social. Cuando existe una diferenciación económica o estamental, los “consejos de ancianos”
suelen conservar su carácter originario sólo de nombre, pero de hecho son ocupados por honoratiores económicos.

Frente a ello, la consigna de obtención o conservación del régimen democrático a favor de los desposeídos o de los
grupos poseedores económicamente poderosos pero excluidos del “honor social”. Puede convertirse en un medio de
luchar contra los honoratiores

Pero como los honoratiores, a causa de su prestigio estamental y de las personas que dependen económicamente de
ellos, están en disposición de procurarse una “tropa de protección” constituida por desposeídos, la lucha tenderá a
convertirse en cuestión de partidos.

Sin embargo, con la aparición de la lucha de los partidos por el poder, la democracia directa pierde necesariamente su
carácter específico, que contiene la dominación sólo en germen. Pues todo partido es una organización que lucha por
el dominio, y por consiguiente, tiene la tendencia a organizarse expresamente de acuerdo con las formas de
dominación.

Un fenómeno análogo al de esa transformación social de la democracia a otro régimen de gobierno es cuando la
organización social sobrepasa cuantitativamente una cierta medida o cuando la diferenciación cualitativa de las tareas
de gobierno dificulta su realización mediante sistemas de turnos

Cuando se trata de un gobierno de masas, el concepto de la “democracia” altera de tal forma su sentido sociológico, que
sería absurdo buscar la misma realidad bajo el mismo nombre común.

El desarrollo cuantitativo y cualitativo de las tareas de gobierno, que exige una superioridad técnica a causa de la
creciente necesidad del entrenamiento y de la experiencia favorece inevitablemente la continuidad, por lo menos de
hecho, de una parte de los funcionarios. Con ello surge siempre la posibilidad de que se forma una organización social
permanente para los fines del gobierno, lo cual equivale a decir para el ejercicio del dominio

3. La dominación mediante “organización. Los fundamentos de su legitimidad”

La posición dominante de las personas pertenecientes a la organización mencionada frente a las “masas” dominadas se
basa siempre en la “ventaja del pequeño número”, en la posibilidad que tienen los miembros de la minoría dominante
de ponerse rápidamente de acuerdo y de crear y dirigir sistemáticamente una acción societaria racionalmente ordenada
y encaminada a la conservación de su posición dirigente

La ventaja del pequeño número adquiere su plano valor por la ocultación de las propias intensiones, por las firmes
resoluciones y el saber de los dominadores. Todo aumento del secreto del cargo constituye un síntoma de la intención
que tienen los dominadores de afirmarse en el poder o de su creencia en la amenaza creciente que se cierne sobre el
mismo. Toda dominación que pretenda la continuidad es hasta cierto punto una dominación secreta

No obstante las disposiciones específicas adoptadas mediante la socialización con vistas al dominio consisten en el
hecho de que una persona acostumbrada obedecer los mandatos de los jefes se ponga constantemente a disposición de
éstos junto con un ciírculo interesado de personas, en virtud de la participación en el mendo y en sus ventajas,
colaborando así en el ejercicio de los poderes imperativos y coactivos encaminados a la conservación de la dominación.

Nos proponemos llamar “señores” a los dirigentes cuyo poder de mando efectivamente ejercido no procede de una
delegación de otros señores. Y llamaremos “aparato” (de mando) al conjunto de personas que se ponen a su disposición.
La estructura de una forma de dominación recibe su carácter sociológico del modo característico en que se efectúa la
relación entre el señor o señores y el aparato de mando, y entre ambos y los dominados, así como de los principios
específicos de la organización, es decir, de la distribución de los poderes de mando.

No remontamos a los tipos fundamentales de dominación que se revelan cuando nos formulamos la siguiente pregunta:
¿en que últimos principios puede apoyarse la validez o legitimidad de una forma de dominio, es decir, la exigencia de
una obediencia por parte de los funcionarios frente al señor y por parte de los dominados frente a ambos?

La subsistencia de toda dominación se manifiesta del modo más preciso mediante la autojustificación que apela a
principios de legitimidad. Hay tres principios de esta clase:

 Autoridad de un sistema de normas racionales estatuidas (pactadas u otorgadas), las cuales encuentran
obediencia en tanto que normas generalmente obligatorias cuando las invoca “quien puede hacerlo”, en virtud
de esas normas. Así tal sistema de normas racionales legitima al que dispone del mando. Se obedece a las
normas y no a la persona
 Autoridad de una persona: que puede tener su fundamento en la santidad de la tradición, y por lo tanto de lo
acostumbrado, de lo que ha sido siempre de un modo determinado, lo cual prescribe obediencia a un grupo de
personas
 Autoridad de lo extraordinario, fundada en la creencia de un carisma, la efectiva revelación o rgacia dconcedida
a ciertas personas en tanto redentores, profetas y héroes de toda clase.

Formas de acción de gobierno: acciones plurales que actualizan las distintas estructuras de dominación

 La acción racionalmente socializada de una estructura de dominación encuentra en la burocracia su tipo


específico. La buocracia es la que convierte la acción comunitaria en acción racionalmente socializada
 La acción comunitaria fundada en la vinculación a la autoridad tradicional se halla típicamente representada por
el patriarcalismo
 La forma carismática de dominación se apoya en la autoridad, no fundada en la razón ni en la tradición, de las
personalidades concretas.

II. Los tres tipos puros de la dominación legítima


La dominación, la probabilidad de hallar obediencia a un mandato puede fundarse en determinados motivos: en
consideraciones utilitarias, en la costumbre, o en el afecto. No obstante la dominación fundada en tales móviles sería
inestable. En las relaciones entre dominantes y dominados, la dominación suele apoyarse en motivos jurídicos, en
motivos de su legitimidad, de tal manera que la conmoción de esa creencia en la legitimidad suele, por lo regular,
acarrear graves consecuencias.

En forma totalmente pura, los motivos de legitimidad de la dominación son tres cada uno de los cuales se halla enlazado
con una estructura sociológica distinta del cuerpo administrativo y de sus medios.

Dominación tradicional
 En virtud de la creencia en la santidad de los ordenamientos y los poderes señoriales existentes desde siempre.
 Su tipo más puro es el del dominio patriarcal.
 La asociación de dominio es una comunidad
 El tipo del que ordena es el “señor”
 Los que obedecen son súbditos
 El cuerpo administrativo lo forman los servidores
 Se obedece a la persona en virtud de su dignidad propia, santificada por la tradición: por la fidelidad
 El contenido de las órdenes está ligado por la tradición, cuya violación desconsiderada por parte del señor pondría
en entredicho la legitimidad de su propio dominio, basado exclusivamente en la santidad de aquellas
 Se considera imposible crear nuevo derecho frente a las normas de la tradición.
 Fuera de las normas de tradición, la voluntad del señor sólo se halla ligada por lo límites que le pone en cada caso el
sentimiento de equidad ética material, de la justicia o de la utilidad práctica, pero no, los de carácter formal, como
es el caso de la dominación legal
 Dominan las relaciones del cuerpo administrativo, no el deber o la disciplina objetivos del cargo, sino la fidelidad
personal del señor.
 Dos formas distintas: patriarcal y de clase
 Estructura de dominación tradicional patriarcal
o Los servidores se reclutan en dependencia personal del señor, ya sea en forma patrimonial (esclavos,
siervos, eunucos) o extrapatrimonial, capas no desprovistas en absoluto de derechos favoritos, plebeyos
o Su administración es totalmente heterónoma y heterocéfala. No existe derecho alguno del adminsitrador
sobre su cargo, pero tampoco existen selección ni honor profesionales del funcionario
o Los medios materiales de la administración se aplican en nombre y por cuenta del señor.
o Los despotismo implican esta dominación
 Estructura de dominación tradicional de clase o dominación gremial
o Los servidores no lo son personalmente del señor, sino que son personas independientes, de posición social
propia prominente;
o están investidos con sus cargos por privilegio o concesión del señor, o poseen en virtud de un negocio
jurídico (compra, arriendo) un derecho propio al cargo, del que no se les puede despojar. De ese modo su
administración es autocéfala y autónoma, ejerciéndose por cuenta propia y no por cuenta del señor.
o Falta la categoría de disciplina. Regulan las rela

Toda forma de dominación de clase basada en una apropiación más o menos fija del poder de administración se halla,
en relación con el patriarcalismo, más cerca de la dominación legal, por cuanto reviste, en virtud de las garantías que
rodean la competencia de los privilegiados, el carácter de un fundamento jurídico de tipo especial (consecuencia de la
“división de poderes” por clases) que falta a las construcciones de carácter patriarcal con sus administraciones
dependientes por completo del arbitrio del señor.

Pero por otra parte, la disciplina estricta y la falta de derecho propio del cuerpo administrativo en el patriarcalismo
quedan técnicamente más cerca de la disciplina del cargo de la dominación legal que la administración fragmentada por
apropiación y con ello estereotipada, de las construcciones de clase, y el empleo de plebeyos (juristas) al servicio del
señor ha constituido prácticamente en Europa el elemento precursor del Estado moderno

Dominación Carismática
 En virtud de la devoción afectiva a la persona del señor y a sus dotes sobrenaturales (carisma) y en particular:
facultades mágicas, revelaciones o heroísmo, poder intelectual u oratorio.
 Sus tipos más puros son el dominio del profeta, del héroe guerrero y del gran demagogo
 La asociación de dominio es la comunidad con su séquito.
 El tipo que manda es el caudillo, y el tipo que obedece el apostol
 Se obedece exclusivamente al caudillo personalmente a causa de sus cualidades excepcionales, y no en virtud de su
posición estatuida o de su dignidad tradicional.
 De ahí también, sólo mientras dichas cualidades le son atribuidas, o sea mientras su carisma subsiste
 El cuerpo administrativo es escogido según carisma y devoción personal, y no por razón de su calificación
profesional (como los funcionarios), o de su clase (como en la dominación tradicional de clase) o de su dependencia
doméstica o personal (como en el cuerpo administrativo tradicional patriarcal)
 Falta el concepto racional de la competencia como el del privilegio de clase
 La administración, en la medida en que puede hablarse de tal, carece de toda orientación por reglas, sean estas
estatuidas o tradicionales.
 La caracterizan la revelación, o la creación actuales, la acción y el ejemplo, las decisiones particulares, osea en todo
caso –medido con al escala de las ordenaciones estatuidas-, el elemento irracional.
 El carisma tiende a desaparecer en tanto es una relación social extraordinaria y personal. En caso de subsistencia
continuada y a mas tardar con la desaparición del podetador del carisma tiende la relación de dominio a convertirse
en cotidiana, por tradicionalización o se genera un cuerpo legal o de clase
 La validez efectiva de la dominación carismáticaa se basa en el reconocimiento de la persona concreta, como
carismáticamente calificada y acreditada por parte de los súbditos
 El principio carismático puede interpretarse en términos autoritarios como antiautoritarios. La validez (legitimidad)
efectiva de la dominación carismática se basa en el reconocimiento de la persona concreta, como carismáticamente
calificada y acreditada por parte de los súbditos. Conforme a la concepción genuina del carisma, este
reconocimiento es debido al pretendiente legítimo, en cuanto a calificado. Sin embargo, esta relación puede
interpretarse fácilmente, por desviación, en el sentido de que el reconocimiento, libre por parte de los súbditos, sea
a su vez el supuesto de la legitimidad y su fundamento (legitimidad democrática). En estas condiciones, el
reconocimiento se convierte en “elección” y el señor legitimado en virtud de su propio carisma, se convierte en
detentador del poder por la gracia de los súbditos y en virtud de su mandato. Esto lo convierte en un funcionario
elegido por los súbditos conforme a su libre voluntad.

Dominación legal
 Cualquier derecho puede crearse y modificarse por medio de un estatuto sancionado correctamente en cuanto a la
forma
 Se obedece no a la persona en virtud de su derecho propio, sino a la regla, la cual establece a quien y en qué medida
se deba obedecer
 El tipo más puro de dominación legal es la dominación burocrática. Sin embargo, ninguna dominación es
exclusivamente burocrática, ya que ninguna es ejercida únicamente por funcionarios contratados
 Los cargos más altos de las asociaciones políticas son o bien monarcas (soberanos carismáticos hereditarios), o bien
presidentes plebiscitados por el pueblo (señores carismáticos plebiscitados), o son elegidos po una corporación
parlamentaria, en la que, por consiguiente, los miembros son más o menos carismáticos o más o menos
honoratiores (detentadores de honor social)

Dominación burocrática
1) Rige el principio de atribuciones oficiales fijas, ordenadas mediante reglas del reglamento
a. Firme distribución de actividades metódicas consideradas como deberes oficiales para cumplir con los fines
de la organización burocrática
b. Los poderes de mando necesarios para el cumplimiento de los deberes se hallan determinados de un modo
fijo, así como los medios coactivos que les son asignados
c. Para el cumplimiento regular y continuo de los deberse así distribuidos y para el ejercicio de los derechos
correspondientes se toman las medidas necesarias con vistas al nombramiento de personas con aptitudes
bien determinadas
2) Rige el principio de jerarquía funcional y de la tramitación: un sistema firmemente organizado de mando y
subordinación mutua de las autoridades mediante una inspección de las inferiores por las superiores, sistema que
ofrece al dominado la posibilidad sólidamente regulada de apelar de una autoridad inferior a una instancia superior.
Tal jerarquía se halla dispuesta cuando alcanza desarrollo una forma monocrática.
3) La administración moderna se basa en documentos (expedientes) y en un cuerpo de empleados subalternos que
forman en conjunto el despacho, el bureau. La organización moderna burocrática separa la actividad burocrática de
la esfera de la vida privada, y los medios y recursos oficiales de los bienes privados del funcionario.
4) El cargo de un funcionario es una profesión:
a. Se exigen conocimientos firmemente prescritos
b. La ocupación de un cargo no es de hecho ni de derecho considerada como la posesión de una fuente de
emolumentos o rentas producidos por el cumplimiento de ciertas funciones. Tampoco es estimada como un
intercambio remunerado de funciones, como ocurre en el contrato libre de trabajo.
c. La ocupación del cargo es considerada, inclusive en las empresas privadas, como la aceptación de un deber
específico de fidelidad al cargo a cambio de la garantía de una existencia asegurada. No hay subordinación
personal, sino subordinación a una finalidad objetiva impersonal
5) La posición personal del funcionario resulta configurada en los siguientes términos
a. El funcionario moderno pretende y disfruta casi siempre, frente al dominado, de una estimación social
estamental específica. Su posición social se halla garantizada por instrucciones que se refieren al rango
ocupado. La influencia que ejercen los diplomas acreditativos cuya posesión suele determinar la aptitud
para ocupar el cargo (comentario mío: capital cultural institucionalizado genera honor) aumenta la
importancia del factor estamental en la posición social del funcionario
b. Son nombrados por una autoridad superior, y no al revés. Un funcionario elegido por los dominados no
tiene ya una figura puramente burocrática. El funcionario no elegido, sino designado por un jefe,
desempeña su función con más exactitud desde un punto de vista técnico, pues en las mismas
circunstancias, los puntos de vista puramente profesionales y las aptitudes técnicas determinan con mayor
probabilidad su elección y su carrera.
c. En las organizaciones burocráticas oficiales existe normalmente una perpetuidad al cargo. No obstante no
es considerada como un derecho de posesión al cargo. Cuando se han originado garantías jurídicas contra la
destitución o el traslado arbitrarios, estas garantías tienen por finalidad principal ofrecer una seguridad con
vistas al cumplimiento rigurosamente objetivo y exento de toda consideración personal del deber específico
impuesto por el cargo.
d. El funcionario percibe una remuneración en forma de estipendio fijo
6) Los supuestos sociales y económicos de esta moderna configuración del cargo son:
a. Desarrollo de la economía monetaria:
i. ya que toda cesión a funcionarios con vistas a su explotación, de las utilidades, derechos y servicios
correspondientes al soberano en cuanto tal equivale a una desvirtuación del tipo de la organización
burocrática. En los casos en que se trata de una asignación vitalicia de cualesquiera rentas
objetivamente fijadas, de beneficios esencialmente económicos procedentes de la tierra o de otras
fuentes productivas en calidad de remuneración por el cumplimiento de los deberes del cargo,
hablamos de prebendas, y de organización burocrática prebendal. Es un alejamiento de la
burocracia asalariada.
ii. Todas esas asignaciones de productos y utilidades naturales a los funcionarios muestarn cierta
tendencia a un aflojamiento del mecanismo burocrático, especialmente a un debilitamiento de la
subordinación jerárquica. Esa subordinación alcanza el más riguroso desarrollo en la moderna
disciplina burocrática.
iii. Las probabilidades de un funcionamiento contínuo de medios coactivos directos son poco
favorables. Por esto, la experiencia muestra que una remuneración segura, unida a la porobabilidad
de una carrera que no depende puramente del azar y de la arbitrariedad, una disciplina e inspección
rigurosas que respete el sentido del nonor, así como el desarrollo del honor estamental y la
posibilidad de una crítica pública, ofrecen las mayores oportunidades para alacanzar y conservar una
rigurosa mecanización del apparato burocrático. De tal suerte que funciones más seguramente que
cualquier régimen basado en la esclavitud.
iv. El desarrollo completo de la economía monetaria no es condición previa para la burocratización,
pero ésta, en tanto constituye una estructura específicamente contínua, está vinculada a un
supuesto: la existencia de utilidades permanentes para su conservación (no entiendo bien porque p
726)
b. Otro supuesto social para la burocratización, otro suelo “fértil” en la forma de administración burocrática ha
sido el desarrollo cuantitativo de las tareas administrativas, como ocurre con el gran estado y el partido de
masas.
i. La subsistencia de cualquier estado y de una unidad de cultura implicada por el mismo no dependen
de una estructura burocrático, pero la consistencia temporal de las organizaciones como los califas,
el sacro imperio romano, el imperio carolingio y el imperio romano, desde el punto de vista de la
intensidad de su unidad puramente política quedaba reducida esencialmente a un conglomerado
inestable y nominal con una capacidad e acción política cada vez menor. Y su unidad cultural
relativamente considerable era el producto de organizaciones eclesiásticas sólidamente unificadas y
en parte debido a la vasta unidad de la estructura social.
c. Otro es la ampliación intensiva y cualitativa y el desarrollo interno de las tareas administrativas: la creciente
complejidad técnica que comienza a incumbir en la administración
7) La razón decisiva que explica el progreso de la organización burocrática ha sido siempre su superioridad técnica
sobre cualquier otra organización. Un mecanismo burocrático perfectamente desarrollado actúa con relación a las
demás organizaciones de la misma forma que una máquina. La precisión, la rapidez, la univocidad, la oficialidad, la
continuidad, la discreción, la uniformnidad, la rigurosa subordinación, el ahorro de fricciones y de costas objetivas y
personalies son sinfinitamente burocrática, y especialmente monocrática, servida por funcionarios especializados,
que en todas las demás organizaciones de tipo colegial, honorífico o auxiliar. La burocracia acelera el ritmo de
reacción frente a situaciones. Ofrece el óptimo de posibilidad para la realización del principio de división del trabajo
según puntos de vista objetivos, distribuyendo los trabajos especiales entre funcionarios especializados y que se van
adistrando con la práctica constante. Resolución objetiva significa resolución “sin acepción de personas”, según
reglas previsibles. Sin acepción de personas es también el lema del mercado, y de toda prosecución de meros
intereses. La imposición consecuente de la dominación burocrática significa la nivelación del honor estamental, por
lo tanto si no se limita al mismo tiempo el principio de la libertad de mercado, el dominio de la “situación de clase”.
El segundo elemento, reglas previsibles, tiene en gran significación. La peculiaridad de la cultura moderna,
especialmente su subestructura técnico-económica, exige esta previsibilidad o calculabilidad del resultado. (contra
esto es Schutz, y Bourdieu). La burocracia se desarrolla bajo el principio de deshumanización, sin ira ni pasión:
elimina el amor el odio y lo elemento sensibles personales, todos los elementos irracionales que se sustraen al
cálculo. En vez del jefe de las organizaciones antiguas movido por la simpatía personal, el favor, la gracia y la
recompensa, la civilización moderna exige justamente para el aparato externo que la protege un especialista
rigurosamente objetivo. Es importante esto en la administración de la justicia, ya que tal estructura crea la base para
la organización de un derecho sistematizado y racional fundado en leyes. Tras un acto de gobierno auténticamente
burocrático, existe en principio un sistema de “motivos” racionalmente discutibles, es decir, una subsunción bajo
normas o un examen de fines y medios.
8) La estructura burocrática corre pareja con la concentración de los medios materiales en manos del jefe. Así ocurre
en las empresas capitalistas, el ejército burocrático, el estado moderno en la universidad (p738, muy similar a
Bourdieu). Con esto se asegura la disciplina y el entrenamiento técnico que permiten la acción racional (la
optimización de los medios para los fines).
9) La organización burocrática ha alcanzado el poder sobre todo a base de una nivelación por lo menos relativa de las
diferencias económicas y sociales que han de tenerse en cuenta para el desempeño de las funciones. Ello ocurre a
consecuencia de un principio que le es característico: la subordinación del ejercicio del mando a normas abstractas.
Pues eso se sigue de la exigencia de una “igualdad jurídica” en el sentido personal y real y, por lo tanto, de la
condenación del privilegio y de la negación de en principio de toda tramitación “según los casos”. No obstante esas
condiciones son las propias de todo gobierno no burocrático cuantitativamente importante, ya que se basa en el
hecho de que los deberes y funciones de gobierno que se vinculan a un privilegio social material u honorífico ya
existente.

Hay que especificar que no queda claro el tipo de causalidad condicional, que hay muchas

La burocratización puede llevar a una democratización pasiva, inarticulada, que no gobierna, pero a cuyo mandato
abstracto es el objetivo del la maquinaria burocrática. Esto se debe a que la burocratización, al ser un orden racional,
que busca adecuar medios a fines, promueve la eliminación de los privilegios y el avance de la situación de clase. No
obstante crea un estamento de funcionarios que se intercala entre dominadores y dominados y que tiene un honor
social propio proveniente de su prestigio técnico.

Una burocracia muy desarrollada constituye una de las organizaciones sociales de más difícil destrucción. La
burocratización constituye el procedimiento específico de transformar una acción comunitaria en una acción societaria
racionalmente ordenada. El simple funcionario no puede desprenderse de la organización a la cual está sujeto. En
oposición a los honoratieres, que administarn y gobiernan honoríficamente y como al margen, el funcionario profesional
está encadenado a su labor con toda su existencia material e ideal

La vinculación del destino material de la masa al funcionamiento correcto y continuo de las organizaciones capitalistas
privads organizadas de una manera cada vez más burocrática va siendo más fuerte a medida que pasa el tiempo, y la
idea de la posibilidad de su eliminación es, por tanto, cada vez más utípica.

La burocratización y la nivelación social dentro de las organizaciones políticas y especialmente oficiales, junto con la
eliminaciónd e los privilegios locales y feudales opuestos a ellas, ha favorecido con gran fercuencia en la época moderna
los interes del capitalismo y se ha realizado muchas veces en íntima relación con éste. Así ha ocurrido con la alianza
histórica entre el poder absoluto de los reyes y los intereses capitalistas. Pues en general, una nivelación jurídica y la
disolución de las organizaciones locales dominadas por honoratiroes suelen ampliar el campo de acción del capitalismo.

El mero hecho de la organización burocrática no enuncia nada unívoco sobre el sentido de su influencia económica; por
lo menos no tanto como puede enunciarse de su efecto social relativamente nivelador (Recordar los órdenes: social,
económico, político)

La exigencia del modo de vivir caballeresco en la antigua calificación feudal es sustituida entre nosotros por la
participación en sus actuales rudimentos dentro de las asociaciones estudiantiles dentro de los intitutos que confieren
los diplomas y en las asociaciones deportivas y clubes. Lo que en el pasado fue la prueba de linaje lo es en la actualidad
el diploma acreditativo. La burocratización genera un nuevo estamento .

La burocracia aniquiló las formas estructurales de dominación que no tenían un carácter racional
Sociología del estado: primera parte de la política como vocación –no incluye la
parte de las éticas-
Origen del Estado racional
(Inversión del argumento de Marx)

El estado racional sólo se da en Occidente. La lucha permanente, en forma pacífica o bélica, de los Estados nacionales en
concurrencia por el poder creó para el moderno capitalismo occidental las mayores oportunidades. Cada estado
particular había de concurrir por el capital, no fijado a residencia alguna, que le precribía las condiciones bajo las cuales
le ayudaría a adquirir el poder. De la coalición necesaria del Estado nacional con el capital surgió la clase burguesa
nacional, la burguesía. En consecuencia, es el Estado nacional a él ligado el que proporcional al capitalismo las
oportunidades de subsistir; así, pues mientras aquel no ceda el lugar a un estado universal, subsistirá también éste.

El estado racional se funda en la burocracia asalariada-profesional, y en el derecho racional. Dicho derecho racional
proviene en su aspecto formal y no en cuanto a su contenido, del derecho romano. Este creó el pensamiento jurídico
formal. Su particularidad es su estabilidad, y sólo con éste derecho formalista donde los puntos de vista religioso rituales
y mágicos están ausentes, puede prosperar el capitalismo.

Dicha alianza comienza por primera vez con el mercantilismo, en el siglo XIV en Inglaterra. Mercantilismo significa el
paso de la empresa capitalista de utilidades a la política. El estado es tratado como si constara única y exclusivamente de
empresas capitalistas; la política económica exterior descansa enel principio dirigido a ganar la mayor ventaja posible al
adversario: a comprar lo más barato posible y a vender a precios mucho más caros. El objeto es reforzar el poder de la
dirección del estado hacia afuera. Es un capitalismo monopolístico estamental irracional: basado en las oportunidades
fiscales y coloniales, que fracasa, ante el fortalecimiento de capitalismo “racional” que se orienta a las oportunidades del
mercado. No obstante genera la concepción del estado como una empresa racional.

2. El estado racional como asociación de dominio institucional con el monopolio del poder legítimo
 El estado no se puede definir por el contenido de lo que hace, debido a que ha hace, ya que a lo largo de la historia
no hay actividad que no haya desarrollado. Lo específico es su medio particular: la coacción física.
 La política es la aspiración a la participación en el poder, o a la influencia sobre la distribución del poder. Una acción
es política cuando se orienta en función de un interés en la distribución de poder en una comunidad.
 El estado es una relación de dominio de hombres sobre hombres basado en el medio de la coacción legítima
(recordar concepto de legitimidad). El tipo de legitimidad sobre la que se basa su existencia implica el tipo de estado
que configura.
 En la actividad política en la modernidad surgen dos estructuras de dominación de tipo carismática que se
complementan con la dominación burocrática ya que ésta en su máximo desarrollo es monocrática: el demagogo, y
el jefe de partido. Ambos son políticos de profesión.

Tradicional patriarcal Tradicional clases carismática burocrática


Relación cuadro No poseen los medios poseen los medios no poseen los No poseen los
administrativo y medios medios medios
materiales
Relación cuadro Dependencia personal Reciprocidad personal Reconocimiento y Subordinación a la
administrativo-señor subordinación norma
personal
Nivel de racionalidad Bajo: no hay Bajo: no hay disciplina Bajo: no hay Alto: disciplina y
especialidad técnica en el cuadro especialidad especialidad
en los súbditos. Fuera administrativo. Fuera técnica en los técnica. El señor
de la tradición el de la tradición los súbditos. El señor obedece la norma y
señor hace lo que vasallos y el señor hace lo que quiere es detentador del
quiere hacen lo que quieren cargo en la medida
en que la norma lo
establece
Desigualdad en el orden Alta: sociedad Alta: sociedad Sociedad que
social estamental estamental tiende a la situación
de clase, aunque
estamental de
funcionarios

El capitalismo moderno, la organización estrictamente racional del trabajo en el terreno de la técnica racional, no puede
originarse en el marco de organismos estatales de construcción irracional. Porque para ello, estas formas de empresa
moderna, con su capital fijo y su cálculo exacto, son demasiado sensibles frente a las irracionalidades del derecho y de la
administración.

Reclutamiento de los cuerpos administrativos en la formación del estado racional

En el curso de proceso político de expropiación de los medios administrativos a los cuadros administrativos por parte del
señor, surge al servicio de dicho proceso, las primeras categorías de políticos profesionales (individuos que no se
proponían ser señores ellos mismos, como los caudillos carismáticos, sino que entraban al servicio de señores políticos).
Hacen de su atensión a la política un modo de vida y un ideal de vida. Estos políticos profesionales fueron en particular
los juristas de formación universitaria.

La importancia de los abogados en la política occidental a partir del advenimiento de los partidos nada tiene de casual.
En efecto, el juego político de los partidos significa precisamente el juego de los elementos itneresados. Y el llevar un
asunto con eficacia en beneficio de los interesados es precisamente el cometido del abogado de profesión. El abogado
es superior a técnicos en la política ya que la política actual tiene lugar de modo ponderante en público y por los medios
de la palabra escrita y hablada, terreno fértil del abogado.

Hay dos maneras de hacer política una profesión: o para o de la política. La dirección de un Estado o de un partido por
personas que viven económicamente para la política y no de ella, implica un reclutameinto plutocrático de las capas
políticas dominantes.

El político profesional que vive de la política o vive de una prebenda o es un funcionario a sueldo.

Hay una división entre funcionarios: políticos y profesionales. Unos se guían por el interés político, la aspiración al poder,
y otros por el interés a la conservación al cargo. El honor del funcionario político está en asumir con carácter exclusivo la
responsabilidad de todo lo que hace. El honor del funcionario profesional está en su capacidad de ejecutar órdenes
independientemente de su parecer. Se puede decir que la ética del funcionario político es la ética de la responsabilidad,
en virtud de los resultados, y la ética del funcionario profesional es la de la convicción a la profesión de su cargo según
las normas, independientemente de las consecuencias.

El concepto de funcionario implica el ejercicio de una función determinada por un superior, quien le proporciona medios
que no posee. El funcionario ostenta el cargo en tanto sigue las normas, ya que éste no le pertenece. El funcionario
además recibe un honor estamental en virtud del lugar que ocupa ya que aptitudinalmente versado en la materia –en
tanto demagogo o en tanto técnico-

En una democracia de masas, los líderes políticos del partido y del estado son “funcionarios” en tanto responden al
mandato del pueblo. Son demagogos antiautoritarios.
La democracia de masas es el resultado del retroceso de los estamentos y de la estructura social desigual en virtud del
privilegio, que genera partidos de honoratiores, de políticos que viven para la política y no de ella y que por lazos de
reciprocidad local obtienen poder para ubicarse en el parlamento. Con el avance de la democracia y el retroceso de la
sociedad de estamentos en virtud del avance de la situación de clase y el mercado, los partidos se burocratizan para
captar votos de la masa y precisan de líderes demagógicos y carismáticos, funcionarios políticos legitimados por la masa,
así como funcionarios profesionales aptos técnicamente para desarrollar las actividades. Ambos están separados de los
medios administrativos ya que su honor no procede de ellos, sino de sus aptitudes.

La progresiva igualdad jurídica está relacionada con el desarrollo de un estado burocrático, del estado como empresa

La democracia de masas implica la reducción del dominio al mínimo: implica que a la cabeza de la burocracia se
encuentra un líder demagógico (una persona que es reconocida como extraordinaria por sus seguidores, y en virtud de
ello obedecida), que es plebiscitado. La dominación legal-burocrática tiene como fin el mandato de el soberano que es el
pueblo que vota, y del funcionario que es el demagogo. El honor del demagogo, su característica carismática, es la de
convertirse en responsable de las acciones que dictamina.

La democracia implica la conversión del tipo de partidos, en tanto el derecho a sufragio convierte al líder político de
honoratiore que vive para la política y reproduce un orden estamental, a un funcionario político demagógico con una
máquina de captar votos que busca la aprobación del pueblo y de sus partidarios, y por ende tiende a rechazar el orden
estamental y de privilegios

Democracia de masas: Dictadura basada en la utilización de la emotividad de las masas. Es diferente a la democracia.

En la democracia de masas, el parlamento no está conformado por honoratiores, el poder reside en los partidos que
colocan parlamentarios.