Está en la página 1de 348

l.

Traducción y Traductología
Introducción a la Traductología
Amparo Hurtado Albir

Traducción y Traductología

Introducción a la Traductología

CÁTEDRA

LINGÜÍSTICA
~··

El asunto de la traducción, a poco que lo


persigamos, nos lleva hasta los arcanos más re-
cónditos del maravilloso fenómeno que es el
habla.

J. ÜRTEGA y GASSET (1937)

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido


por la Ley, que establece penas de prisión y/o multas, además de las
correspondientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para
quienes reprodujeren, plagiaren,. di~tribuyeren o comuq_icaren
públicamente, en todo o en parte~ una obra literaria, artística
o científica, o su transformación, interpretación o ejecución
artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada
a través de cualquier medio, sin la preceptiva autorización.

© Amparo Hurtado Albir


© Ediciones Cátedra (Grupo Anaya, S. A.), 2001
Juan Ignacio Luca de Tena, 15. 28027 Madrid
Depósito legal: M. 51.318-2001
I.S.B.N.: 84-376-1941-6
Prínted in Spain
Impreso en Lavel, S. A.
Índice

AGRADECIMIENTOS .................................................................................... 17
INTRODUCCIÓN ....................................................................•..................... 19

LA TRADUCCIÓN

l. DEFINICIÓN DE LA TRADUCCIÓN .................................................. 25


1. Traducción y T raductología ...................................................... 25
2. La traducción intersemiótica, intralingüística e interlingüística 26
3. Finalidad y características de la traducción .............................. 28
3.1. ¿Por qué, para qué y para quién se traduce?.................... 28
3.2. ¿Q:yién traduce? La necesidad de una «competencia tra-
ductora» ............................................................................... 29
4. Rasgos_de?~itori?s. de la traducción......................................... 31
4.1. Pr1nc1p1os bas1cos ............................................................... 31
4.2. Definiciones de traducción ............................................... 37
5. La traducción: acto de comunicación, operación textual y
actividad cognitiva .. .. .. .. .. .. .. ...... ... .. .. .. ... .. .. .... .. ... .. .. .. ..... .... .. .. ..... 40
11. CLASIFICACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA TRADUCCIÓN ................. 43
1. Propuestas clasificatorias .. .. .. .. .. .. ..... .. .... ... .. .. .. .. .. ..... .. .. .. .. ... .... .. .. 44
1.1. La clasificación tradicional ...... .. ....... .. .. .. ....... .. .... .. .. .. ..... .. . 44
1.2. La clasificación de la traducción en las teorías modernas.. 45
2. Variedades de traducción y categorías clasificatorias .............. 51
3. Los métodos de traducción ....................................................... 53
4. Las clases de traducción ........ .. .. .. ...... ... .... ....... .. .. .. .. .. ...... ..... .... .. 54
5. Los tipos de traducción ............................................................. 58
5.1. La traducción de textos especializados............................. 59
5.2. La traducción de textos no especializados ....................... 62
5.2.1. La traducción de textos literarios .......................... 63

9
6. Las modalidades de traducción ................................................ . 69 1.3. Ámbito de estudio. Clasificación de la Traductología ... 137
6.1. Caracterización de las modalidades de traducción ........ . 70 1.3.1. La propuesta de Holmes: estudios teóricos, des-
6.2. La traducción escrita ......................................................... . 74 criptivos y aplicados ............................................... 138
6.3. La traducción audiovisual ............................................... .. 77 1.3.2. Consideraciones sobre la propuesta de Holmes .. 140
6.3.1. Rasg?~ esenciales y principales modalidades de tra- 1.4. Concepción de la Traductología ...................................... 147
ducc1on ................................................................... . 77 1.4.1. Un enfoque integrador de la Traductología ......... 148
6.3.2. La traducción para el doblaje ............................... . 78 1.4.2. Objetivos de la Traductología ............................... 149
6.3.3. La traducción para la subtitulación ...................... . 79 2. Caracterización de los estudios teóricos, descriptivos y apli-
6.4. La traducción oral ............................................................. . 80 cados ............................................................................................ 151
6.4.1. Modalidades simultáneas y consecutivas ............ . 81 2.1. Los estudios teóricos .......................................................... 152 ·
6.4.2. La traducción a la vista .......................................... . 83 2.2. Los estudios descriptivos ................................................... 153
6.4.3. Modalidades y tipos de traducción oral .............. . 86 2.3. Los estudios aplicados ... ........ .... .. ......... .... .. .. .. .. .... .. .. .. ....... 154
6.5. La traducción de productos informáticos ....................... . 87 2.3.1. La traducción en la didáctica de lenguas: la «traduc-
6.5.1. La traducción de programas informáticos ........... . 87 ción pedagógica» ..................................................... 155
6.5.2. u~ ~aso espe~ial: l~ traducción de productos infor- 2.3.2. La enseña~~ª de lenguas .i:ara traductores ............ 156
mat1cos mulnmed1a ............................................... . 90 2.3.3. La evaluac1on en traducc1on .................................. 156
6.6. La traducción musical ....................................................... . 92 2.3.4. La didáctica de la traducción ................................. 161
6. 7. La traducción icónico-gráfica .......................................... .. 93 3. Marco metodológico de la investigación en Traductología ... 169
7. Clasificación de la traducción .................................................. . 93 3.1. La necesidad de un marco metodológico propio ........... 170
3.2. Los métodos de investigación en Traductología ............. 172
3.2.1. Métodos de investigación. Investigación cualitati-
1A TRADUCTOLOGÍA va y cuantitativa ...................................................... 173
3.2.2. Métodos de investigación utilizados en Traduc-
tología ... ... .. .. .. .. .... ....... .. .. .. .. ......... .. .. .. ... .. ... .. .. .... .. .... 180
IJI. EVOLUCIÓN DE LA REFLEXIÓN SOBRE LA TRADUCCIÓN,............. . 99 3 .3. La necesidad de investigación empírico-experimental .... 182
l. Los estudios históricos en el seno de la T raductología .......... . 100 3.3.1. La investigación empírico-experimental en traduc-
2. De Cicerón a las primeras teorías modernas .......................... . 104 ción escrita·............................................................... 183
2.1. La Aritigüedad .................................................................. .. 105 3.3.2. ~ª,investigación empírico-experimental en traduc-
2.2. La Edad Media .................................................................. . 105 c1on oral ................................................................... 189
2.3. El Renacimiento ................................................................ . 107 3.3.3. Criterios de la investigación empírico-experimen-
2.4. El siglo XVII ........................................................................ . 110 tal en T raductología ................................................ 190
2.5. El siglo XVIII ....................................................................... . 111 3.3.4. Problemas y perspectivas de la investigación em-
2.6. El siglo XIX .......................................................................... 115 pírico-experimental en Traductología ................... 193
2. 7. La primera mitad del siglo xx ........................................... . 118 (~..
J l~~ NOCIONES CENTRALES DE ANÁLISIS.............................................. 201
2.8. Caracterización de este periodo ...................................... .. 121
3. Las teorías modernas ................................................................. . 123 l. La fidelidad: la noción clave a lo largo de la historia ............. 202
3 .1. El auge de la traducción en la segunda mitad del siglo xx. 2. La equivalencia traductora ........................................................ 203
La aparición de una nueva disciplina: la T raductología . 123 2.1. El carácter central y controvertido de la noción de equi-
3.2. Enfoques teóricos .............................................................. . 125 valencia .. ... ... ... .. .. ... .... .. .. .. .. .. .. ..... .. .. .. .. .. .... ... .... ... ..... .. .. .. .. ... 203
2.2. Cuestionamiento y pertinencia de la noción. El dinamis-
IV. CARACTERIZACIÓN DE LA TRADUCTOLOGÍA .............................. . 133 mo de la equivalencia traductora ..................................... 205
'-J Consideraciones generales ........................................................ . 133 2.3. Clasificaciones de la equivalencia traductora .................. 212
1.1. La cuestión de la denominación. La diversidad termino- 2.4. Evolución de la noción de equivalencia en Traductología 214
lógica y conceptual d •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• ; ••
133 2.5. La naturaleza relativa y flexible de la equivalencia tl'.a-
1.2. Ubicación de la T raductología ......................... :.............. . 135 ductora ................................................................................ 223

10 11
3. La unidad de traducción ........................................................... . 224 1.2.1.2. Traducción y lenguaje. Los mecanismos
3. l. Diversidad de concepciones ............................................. . 225 del lenguaje vistos a través de la traducción 318
3.2. Caracterización de la unidad de traducción. Procesamien-
1.2.1.3. Traducir: un proceso intepretativo en tres
to y relaciones .................................................................... . 234 fases ........................................................... . 320
4. La invariable traductora ............................................................ . 237 1.2.1.4. Traducción intetpretativa y transcodifi-
4.1. Concepciones de la invariable traductora ...................... . 237 cación ....................................................... . 330
4.2. La naturaleza no verbal, contextual, funcional y dinámica
1.2.2. Psicolingüística e inteligencia artificial. El modelo
,,--'\ de la invariable traductora ................................................ . 239 lingüístico y psicolingüístico de Bell .................... . 332
5./El método traductor ................................................................. . 241 1.2.2.1. Características y componentes del proce-
<_,, 5.1. La noción de método traductor en las teorías modernas . 242 so traductor .............................................. . 334
5.2. Premisas fundamentales del análisis del método traductor 247 1.2.2.2. El análisis .................................................. . 336
5.3. Métodos traductores y finalidad de la traducción. Pro-
1.2.2.3. La síntesis ................................................. . 337
puesta de clasificación ...................................................... . 251 1.2.3. El modelo sociológico y psicolingüístico de Kiraly 338
6. Las técnicas de traducción ........................................................ . 256 1.2.3.1. La traducción como actividad comunica-
6.1. Definiciones y clasificaciones propuestas ....................... . 257 tiva y social .............................................. . 339
6.2. Confusiones existentes ..................................................... . 264 1.2.3.2.. La traducción como actividad cognitiva 340
6.3. Un enfoque discursivo y funcional de las técnicas de tra-
1.2.3.3. El estudio de casos. Los indicadores del
ducción .. Propuesta de clasificación ................................. . 266 proceso ..................................................... . 344
7. Las estrategias de traducción .................................................... . 271 1.2.4. La traducción como comportamiento cognitivo
7.1. La noción de estrategia ..................................................... . 272 de toma de decisiones (Wilss) .............................. . 346
7.2. El análisis de estrategias en Traductología ...................... . 274 1.2.5. La aplicación de la teoría de la pertinencia de Gutt 351
7.3. Caracterización de las estrategias traductoras ................. . 276 1.2.6. Los «modelos de esfuerzos» de Gile ..................... . 355
8. Los problemas de traducción ............................. ~.................... . 279 1.2.7. El proceso de comprensión según Dancette ...... . 359
8, 1. La resolución de problemas ............................................. . 281 1.3. Características del proceso traductor ............................... . 362
8.2. La noción de problema en T raductología ........................ . 281 1.3.1. La especificidad del proceso traductor ................. . 363
8.3. Los i::oblemas de traducción. Procesos cognitivos y clasi-
1.3.2. La dificultad de investigar sobre el proceso traduc-
ficac1on ............................................................................... . 286 tor. Las aportaciones de los estudios empíricos ... 364
9. Los errores de traducción ......................................................... . 289 1.3.3. ~a compleFdad del proceso traductor. Caracterís-
9.1. El análisis de errores en Traductología ............................ . 289 tlcas esenciales ........................................................ . 367
9.2. Una .c,oncep~ión ~ncional y cognitiva del error de tra-
2. La competencia traductora ....................................................... . 375
ducc10n. T1p1ficac1on de errores ...................................... . 302 2.1. La noción de competencia ............................................... . 376
2.1.1. La noción de competencia comunicativa ........... . 376
2.1.2. La adquisición de un «conocimiento experto» ... . 379
UN ANÁLISIS INTEGRADOR DE LA TRADUCCIÓN 2.2. La competencia traductora ............................................... . 382
2.2.1. La falta de definición y la confusión terminológica 382
VI. LA TRADUCCIÓN COMO ACTIVIDAD COGNITNA: PROCESO TRA- 2.2.2. Modelos propuestos .............................................. . 383
DUCTOR Y COMPETENCIA TRADUCTORA ..................................... .
2.2.3. Estudios empíricos efectuados .............................. . 392
311
2.2.4. El modelo holístico de PACTE ............................ . 394
1. El proceso traductor .................................................................. . 2.3. La adquisición de la competencia traductora ................. . 401
311
1.1. Confusiones existentes. Propuestas no cognitivas ......... . 2.3.1. Modelos propuestos .............................................. . 401
311 2.3.2. El modelo. dinámico de adquisición de la compe-
1.2. Modelos de análisis del proceso traductor ..................... . 314
1.2.1. El «modelo intetpretativo» de la ESIT ................. . tencia traductora de PACTE ................................. . 406
315
1.2.1.1. Los inicios de una teoría. «El intétprete en
las conferencias internacionales»_ .... ;....... . 315

12
13
r
VII. LA TRADUCCIÓN COMO OPERACIÓN TEXTUAL ........................... . 409 VIII. LA TRADUCCIÓN COMO ACTO DE COMUNICACIÓN ................... 507
l. La traducción como operación textual ................................... . 410 l. La traducción como caso especial de comunicación .............. 507
l. l. Las primeras reivindicaciones .......................................... . 410 1.1. La complejidad de la comunicación traductora .............. 508
1.2. La aplicación de modelos lingüísticos textuales. La texto- 1.2. Elementos integrantes del acto traductor ........................ 510
logía comparada ................................................................ . 412 1.3. Contexto y traducción. La noción de contexto .............. 513
2. Los componentes del análisis textual ...................................... . 414 1.4. Función y traducción. La noción de función ................. 516
2.1. Definición y propiedades de los textos. La textualidad .. 414 2. Modelos comunicativos y socioculturales de la traducción ... 521
2.2. La coherencia .
2.1. Los traductólogos bíblicos contemporáneos ................... 521
····································································· 416
2.3. La cohesión ........................................................................ . 418 2.1.1. La traducción como comunicación ...................... 522
2.4. La progresión temática ..................................................... . 422 2.1.2. La importancia de los elementos culturales ......... 523
2.5. Las diferencias de funcionamiento textual entre las len- 2.1.3. ¿orientación lingüística o sociolingüística? ......... 525
guas ...................................................................................... . 424 2.2. Enfoques funcionalistas ..................................................... 526
3. Aplicaciones del análisis textual al estudio de la traducción .. 428 2.2.1. Evolución y fundamentos teóricos ....................... 526
3.1. Superestructura, macroestructura y microestructura 2.2.2. La traducción como acción ................................... 528
(Larose) ............................................................................... . 429 2.2.3. Modelos funcionalistas .......................................... 529
3.2. Los criterios de textualidad de Neubert .......................... . 431 2.3. El enfoque variacional de Hewson y Martin ................... 537
3.3. Los problemas de la intertextualidad según Hatim y 2.4. Las dimensiones situacionales de House ......................... 540
Mason ................................................................................. . 434 2.5. Traducción y contexto social. Las dimensiones contextua-
3.4. Textura y traducción según Hatim y Mason, y Baker ... . 440 les de Hatim y Mason ....................................................... 542
3.4.1. Estructura textual y traducción ............................. . 440 2.5.1. La dimensión comunicativa .................................. 543
3.4.2. La coherencia en traducción ................................. . 443 2.5.2. La dimensión pragmática....................................... 546
3.4.3. La cohesión en traducción ...............-. .................... . 449 2.5.3. La dimensión semiótica ......................................... 548
3.4.4. La progresión temática en traducción .................. . 454 2.5.4. La traducción como transacción comunicativa,
3.5. La relación entre textura, estructura textual y contexto .. 456 acción pragmática e interacción semiótica ........... 549
4. Tipologías textuales y traducción ............................... ~:: .......... . 458 2.6. El modelo comunicativo-funcional de Lvóvskaya .......... 552
4.1. Las clasificaciones textuales en los estudios lingüísticos 459 2.6.1. La prioridad del sentido y de la equivalencia co-
4.1.1. Criterios y requisitos .............................................. . 459 municativa ............................................................... 552
4.1.2. La diversidad de propuestas .................................. . 459 2.6.2. La traducción como proceso polideterminado .... 553
4.1.3. La confusión conceptual y terminológica ........... . 469 2.6.3. Actividad bilingüe equivalente y heterovalente ... 555
/A-~: Clasificaciones en ámbitos específicos ............................ . 470 2.7. La «escuela de la manipulación». El enfoque «descriptivo
( 4.}Í Las clasificaciones textuales en Traductología ................ . 473 y sistémico» ..................................................................... 558
----~-- 4.3.1. Clasificaciones por ámbitos temático y sociopro- · 2.7.1. Evolución ................................................................ 559
fesional .................................................................... . 473 2.7.2. Presupuestos básicos ............................................... 560
4.3.2. Clasificaciones funcionales .................................... . 474 2.7.3. La teo~a del P,olisis~et?a ····;··:······........................... 562
4.3.3. Clasificaciones por géneros ................................... . 484 2.7.4. Una onentac1on mas 1deolog1ca ............................ 565
4.4. Propuesta de categorías de clasificación .......................... . 485 2.7.5. Perspectivas .............................................................. 567
4.4.1. Caracterización del debate .................................... . 486 2.8. Las aportaciones de las reflexiones posestructuralistas ... 569
4.4.2. Categorías de clasificación .................................... . 488 3. El análisis de la traducción como acto de comunicación. Fac-
4.5. L.a identificación y descripción de géneros. Su importan- tores de análisis ........................................................................... 572
cia para la T raductología .................................................. . 491 3.1. El análisis contextual de la traducción. Categorías ......... 573
4.5.1. Características de los géneros ............................... . 493 3.2. Traducción y variación lingüística.................................... 576
4.5.2. La identificación y clasíficación de géneros. Pecu- 3.2.1. Escasez de análisis traductológicos y variedad de
liaridades de cada ámbito ...................................... . 497 concepciones ........................................................... 578
4.5.3. La importancia de la identificación y descripción 3.2.2. Las diferencias de uso. Problemas de traducción 579
de géneros para la Traductología ............. ~ ............ . 505 3.2.3. Las diferencias de usuario. Problemas de traducción 583

1 14 15

l
3.3. Traducción y diacronía. La historicidad ......................... . 597
3.4. Traduc~ión_ ! c<;>ntexto sociocultural. La traducción como
comumcac1on mtercultural .............................................. . 607
3.4.1. L<?s el~i;ientos c.ultur~es en Traductología. Deno-
mmac1on y clas1ficac1ones ..................................... . 608
3.4.2. La transferencia cultural ........................................ . 611
3.5. Traducción e ideología. La traducción como actividad
ideológica ........................................................................... . 615
3.5.1. La visibilidad del traductor. La falta de neutralidad
de la traducción ..................................................... . 617
3.5.2. Análisis textual e ideología .................................... . 620
3.5.3. Las condiciones de recepción de la traducción:
relaciones de poder y control institucional ......... . 621
3.6. Traducción y poscolonialismo. Los estudios poscolonia-
les en Traductología .......................................................... . 623 Agradecimientos
3.7. Traducción y feminismo. Los estudios de género en Tra-
ductología .......................................................................... . 626
Este libro va dedicado a muchas personas a las que quiero agrade-
EPÍLOGO
······································································································ 631 cer su apoyo y comprensión durante muchos años. En primer lugar, a
GLOSARIO···································································································· 633 mis padres, Isabel Albir y Vicente Hurtado, y a mis hermanos por su
cariño y su apoyo incondicional. A Danica Seleskovitch, mi directora
ÍNDICE DE FIGURAS .............................................................. .,_................... . 647 de tesis, fallecida mientras yo finalizaba este libro, porque me inició en
BIBLIOGRAFÍA
······························································································ 651 el complejo mundo de la investigación sobre la traducción. A todos
mis alumnos de la Universitat Jaume I y de la Universitat Autónoma
de Barcelona, porque con sus dudas, preguntas y comentarios me han
hecho ahondar en la investigación traductológica. A todos mis docto-
randos, por todo lo que he aprendido dirigiendo sus tesis; en especial
a R. Agost, A. Beeby, L. Berenguer, A. Borja, C. García, S. Gamero,
A. Jiménez, P. Julia, M. Orozco, L. Molina y N. Martínez, porque en este
libro hay trozos suyos. A mis compañeros de la antigua «Comisión de tra-
ducción» de la Universitat Jaume I de Castellón (R. Agost, A. Borja,
J. Brehm, P. Civera, F. Chaume, S. Gamero, I. García, A. Jiménez,
J. Marco, M. Masiá, J. Verdegal, etc.), por todo lo que aprendí con
ellos dirigiendo la puesta en marcha de la licenciatura de Traducción e
Interpretación en esa Universidad y dirigiendo proyectos de investiga-
ción. A mis compañeros del departamento de Traducción e Interpreta-
ción de la Universitat Autónoma de Barcelona, por el tiempo que la ela-
boración de este libro me ha impedido dedicarme a tareas departamen-
tales; en particular, a mis compañeros del grupo PACTE (A. Beeby,
L. Berenguer, D. Ensinger, M. Femández, O. Fox, W Neunzig, N. Martí-
nez, M. Orozco, M. Presas y P. Rodríguez), con los que en los últimos
tres años he iniciado la compleja pero beneficiosa andadura de la inves-
tigación empírico-experimental. A R Agost, I. Alonso, A. Beeby, S. Boni-
16
17
lla, A. Borja, C. García, M. Femández, S. Gamero, J. Hurtado, J. Mar-
co, N. Martínez, R. Mayoral, M. Orozco, R. Piqué y P. Rodríguez, pri-
meros lectores de fragmentos de este libro, por sus consejos. AJ- L. Du-
casse por su soporte informático. A A. Beeby, M. Orozco y P. Rodrí-
guez, por sus ayudas con el inglés. A M. Valdivieso y N. Novosilzov,
por su ayuda con el alemán y el ruso, respectivamente. AJ. García por
su paciencia. A L. Duntze y C. Duplaa, que ya no están. A todas las
autoras y autores citados en este libro, porque gracias a ellos ha podi-
do construirse una nueva disciplina, la Traductología, de la que este li-
bro pretende dar modestamente cuenta. Y, por último, a mis amigos
por el tiempo que este libro les ha arrebatado y que ellos, en cambio,
me han sabido dedicar.
Introducción

El objetivo de este libro es presentar mi visión de los conceptos bá-


sicos que explican la traducción y que configuran la Traductología; tie-
ne, pues, un carácter general y panorámico. Viene dictado por mi labor
de profesora de Traductología desde hace muchos años y es fruto, so-
bre todo, de la experiencia pedagógica. Va dirigido a todo aquel (estu-
diante universitario, profesor, traductor, intérprete, filólogo, lingüista,
etcétera) que quiera conocer cómo funciona la traducción y qué es la
Traductología.
Aunque se traduce desde hace miles de años y las primeras reflexio-
nes sobre la traducción remontan a hace más de dos mil años, hasta los
años sesenta no se inicia una reflexión de carácter más sistemático y
sólo en las dos últimas décadas se consolida una disciplina específica
que estuqia la traducción en sus diversas manifestaciones: la Traducto-
logía. En los últimos diez años, el desarrollo de la Traductología ha
sido enorme en sus tres vertientes: estudios teóricos, descriptivos y
aplicados. Este libro pretende analizar el hecho traductor en sus diver-
sas manifestaciones y desde diferentes perspectivas, al tiempo que ofre-
cer un panorama del desarrollo alcanzado por la Traductología, reco-
giendo las investigaciones realizadas y caracterizando la disciplina.
Aunque se acude, según los casos, a los estudios descriptivos y aplica-
dos, se da cuenta sobre todo de la rama teórica de la Traductología. Por
otro lado, mi relación con la traducción escrita, unido al hecho de que
ésta sea la que ha generado un mayor número de investigaciones, hace
que predominen las reflexiones sobre la traducción escrita, si bien se
da cabida a otras modalidades de traducción. Cabe matizar, por últi-
mo, que nos ocupamos de la traducción humana interlingüística y que

18 19
otras disciplinas afines, como, por ejemplo, la traducción automática o Con el objetivo de clarificar las nociones empleadas y facilitar un .
la terminología, quedan fuera de mi propósito. mejor seguimiento del libro, se añade un glosario, de unos ciento cua-
El libro está estructurado en tres partes: La traducción~ La Traduc- renta términos, que recoge las nociones más utilizadas y de mayor in-
tología y Un análisis integrador de la traducción. Muchos de los aparta- terés para la Traductología.
dos que configuran cada uno de los ocho capítulos están relacio- Este libro está escrito, en realidad, por muchos autores. Afortuna-
nados entre sí y estructurados con una progresión en espiral para faci- damente, la Traductología cuenta con un rico bagaje de estudios; mi pro-
litar su comprensión; así pues, ciertos conceptos se abordan primero pósito, por demás inalcanzable, ha sido abarcar esos estudios y dejar
de una manera más simple para luego volver sobre ellos aumentan- hablar a sus autores. Por esta razón abundan, deliberadamente, las ci-
do el grado de complejidad en el análisis, abundando, pues, las refe- tas ajenas. Para facilitar su lectura, se han traducido al español las citas
rencias internas a lo largo del libro. Por esta razón, y por el carácter de otras lenguas; cuando ya existe una traducción en el mercado, se
panorámico del libro, quizás el traductólogo especialista se sienta a ha citado ésta, poniendo su fecha de edición después de la del origi-
veces defraudado, ya que en algunos temas no se profundiza, limi- nal. En algunas ocasiones se mencionan también traducciones ingle-
tándome a insinuar sus aspectos esenciales y a indicar la bibliografía sas de textos en otras lenguas, traduciendo también las citas al español
básica. (a.partir del inglés) y colocando de igual modo su fecha de edición al
La primera parte (capítulos I y II) supone una iniciación al análisis de lado de la del original.
la traducción en la que se abordan los problemas esenciales que plantea Al final del libro se recoge toda la bibliografía citada en los diferen-
su definición, clasificación y descripción. El primer capítulo va dirigi- tes capítulos, separando las referencias bibliográficas propias de la Tra-
do a todo aquel que se enfrenta por primera vez a la reflexión sobre la ductología de aquellas que pertenecen a otras disciplinas. Cuando co-
traducción y pretende asentar las bases de los temas que se tratarán nocía la existencia de una versión española (o en otras lenguas) de una
posteriormente. En el segundo capítulo, además de-.presentar y clasifi- referencia bibliográfica, he indicado ésta entre paréntesis después de la
car las variedades de traducción existentes, se describen someramente del original.
algunas de las más significativas. Aunque no se han utilizado abreviaturas en la redacción del libro,
La segunda parte (capítulos III, IV y V) es una presentación de la aparecen algunas empleadas por otros autores. Las más usuales son:
Traductología. En primer lugar, desde una perspectiva histórica, trazando LO (lengua original), TO (texto original), LP (lengua de partida), TP
la evolución de la reflexión en tomo a la traducción, desde Cicerón (texto de partida), LT (lengua terminal), TT (texto terminal), LLL (len-
hasta nuestros días, y presentando y clasificando los diversos enfoques gua de llegada), LM (lengua meta), TM (texto meta).
teóricos actuales. En segundo lugar, se caracteriza la Traductología
como disciplina: ubicación, objetivos, campos de estudio (estudios Amparo Hurtado Albir
teóricos, descriptivos, aplicados, prestando mayor atención a estos úl-
timos ya que no se abordan en ningún otro lugar del libro) y marco
metodológico de las investigaciones. En tercer lugar, se explican las no-
ciones básicas que se manejan en el análisis traductológico: la equiva-
lencia traductora, la unidad de traducción, la invariable traductora, el
método traductor, las técnicas de traducción, las estrategias traducto-
ras, los problemas y los errores de traducción.
En la última parte (capítulos VI, VII y VIII) se considera la traduc-
ción desde una triple perspectiva: como actividad cognitiva (el proce-
so traductor y la competencia traductóra), como operación textual y
como acto de comunicación. Para ese triple análisis se recogen, esen-
cialmente, las aportaciones· de los enfoques cognitivos, textuales y co-
municativo-socioculturales de la Traductología.

20 21
La traducción
I
Definición de la traducción

l. TRADUCCIÓN Y TRADUCTOLOGÍA

Por las confusiones que a veces se generan, conviene empezar dis-


tinguiendo entre traducción y Traductología.
La traducción es una habilidad, un saber hacer que consiste en saber
recorrer el proceso traductor, sabiendo resolver los problemas de tra-
ducción que se plantean en cada caso. La traducción más que un saber
es un saber hacer~· en este sentido, siguiendo la distinción de Anderson
(1983) entre conocimiento declarativo (saber qué) y conocimiento pro-
cedimental u operativo (saber cómo)1, tendremos que calificar el saber
traducir ~orno un conocimiento esencialmente de tipo operativo y
que, como todo conocimiento operativo, se adquiere fundamental-
mente por la práctica (cfr. infra VI.2. «La competencia traductora»).
En cambio, la Traductología es la disciplina que estudia la traduc-
ción; se trata, pues, de un saber sobre la práctica traductora. La Traduc-
tología es una disciplina científica, que necesita, además, entablar rela-
ciones con otras muchas disciplinas, como luego veremos (cfr. infra IV
«Caracterización de la Traductología»).

1
Según Anderson (1983), el conocimiento declarativo consiste en saber qué, es fácil
de verbalizar, se adquiere por exposición y su procesamiento es esencialmente controla-
do; el conocimiento procedimental, por su parte, consiste en saber cómo, es dificil de ver-
balizar, se adquiere por la práctica y se procesa esencialmente de manera automática.
(cfr. in.fra VI.2.1.2. «La adquisición de un conocimiento experto»).

25
que Jakobson, amplía el concepto de traducción a la traducción intra-
lingüística e intersemiótica. El primer capítulo del libro (Entender es tra-
2. LA TRADUCCIÓN INTERSEMIÓTICA, ducir), abunda en ejemplos de traducción intralingüística: por cambios
INTRALINGÜÍSTICA E INTERLINGÜÍSTICA
de época (la traducción diacrónica), por cambios de registro (según la
condición social, la ideología, la profesión, la edad, el sexo), etc.; se
Otra distinción previa que conviene efectuar para definir la traduc- amplía así el concepto de traducción a todo acto de comunicación:
ción es la diferencia entre la traducción intersemiótica, la traducción intra- «Cualquier modelo de comunicación es al mismo tiempo un modelo
lingü.ística y la traducción interlingü.ística. Esta distinción la propone por de translado, de transferencia vertical u horizontal de significado»
primera vez Jakobson (1959), quien señala que hay tres maneras de in- (1975/1980: 65), y añade «dentro o ei:tre las lenguas,.l~ comunicaci~n
terpretar un signo verbal: 1) traducirlo a otros signos de la misma len- humana es una traducción. Un estudio de la traducciones un estudio
gua; 2) traducirlo a otra lengua; 3) traducirlo a cualquier otro sistema del lenguaje» (1975/1980: 67). En el ~ltimo capítulo del li_br~ (I'op?~­
no verbal de símbolos. A partir de esa distinción propone tres tipos de gías de la cultura), Steiner plantea que mterrogarse sobre la significacion
traducción:
equivale a estudiar la sustancia y los límites de la traducción y se pre-
gunta asimismo hasta qué punto la cultura no es la traducción y r~for­
1. La traducción intralingüística o reformulación (rewording) es
una interpretación de los signos verbales mediante otros signos de la
mulación de una significación anterior (1975/1980: 477, 478). Stemer
misma lengua. llega a considerar la trad~cción como ~ma co1?-sta~~e de la s;iperviy~n­
2. La traducción interlingüística o traducción propiamente di- cia orgánica, ya que considera que la vida del i?dividuo. esta c~ndicio­
cha {translation proper) es una interpretación de los signos verbales nada por la interpretación de toda una red de mformaciones vitales.
mediante cualquier otra lengua. Hoy día, la traducción aparece relacionada también con otras prác-
3. La traducción intersemiótica o transmutación {transmutation) ticas discursivas en las que se efectúa un proceso de transformación a
es una interpretación de los signos verbales mediante los signos de partir de un texto original; la trad~cción podría ubicarse, p~es, en un
un sistema no verbal Gakobson, 1959/1975: 69). . marco más general de transformaciones de textos. Nos refenmos a las
transposiciones escénicas, los resúmenes, las adaptaciones de obras li-
Por otra parte, Jakobson establece también una relación entre la terarias (e incluso de noticias del periódico) al cine, al cómic, al musi-
traducción y la función cognitiva del lenguaje: «el nivel cognoscitivo cal, a videojuegos, a dibujos animados, etc. Actualmente, están siendo
de la lengua no sólo admite, sino que requiere directamente una reco- estudiadas en otras disciplinas (la lingüística, la crítica literaria, los estu-
dificación interpretativa, es decir, la traducción» (1959/1975: 74). dios sobre cine, etc.). Para referirse a ellas, se utilizan términos como
Esta concepción amplía la noción de traducción a todo proceso de adaptaciqn, transferencia, transvase, transposición, reescritura, trans-
interpretación de signos, siendo la traducción entre lenguas un caso mutación, etc. La cuestión que se plantea es si se engloban todas estas
más, aunque Jakobson señale que la traducción interlingüística es la prácticas con el término traducción (en la línea de la propuesta de Ja-
verdadera traducción. kobson), o bien si se reserva este término a la traducción entre lenguas
Esta consideración ha sido recogida posteriormente por otros auto- diferentes, englobando ésta en un marco más general de procesos de
res. Así, por ejemplo, Ljudskanov (1969) concibe la traducción como transformación de textos.
un proceso de transformación de signos y de mantenimiento de una En este libro nos referimos a la traducción que se produce entre sis-
invariable y busca algoritmos válidos para la traducción humana y la temas lingüísticos diferentes (la traducción interlingü.ística), sea ésta escri-
traducción mecánica. Arcaini (1986) se refiere también a la traducción ta, oral, audiovisual, etc. (aunque, como ya hemos indicado en la In-
intersemiótica entre signo lingüístico y signo icónico y habla de la lec- troducción, nos referimos fundamentalmente a la traducción escrita).
tura e interpretación (es decir, la traducción) entre códigos verbales y có- En este sentido, utilizamos las palabras traducción y traductor en sentido
digos iconográficos ... amplio para referimos al acto y la persona que efectúa la mediación;
Steiner (1975), por su parte, plantea la traducción interlingüística cuando sea necesario especificar, utilizaremos interpretación, traduc-
como un caso particular y privilegiado de comunicación, y, al igual ción audiovisual, etc. Ahora bien, como veremos, en la concepción

26 27
moderna que se tiene de la traducción, entendida como un acto de co- 3) la traducción se dirige a un destinatario que necesita de la tra-
municación en el que intervienen procesos interpretativos y semióti- ducción al desconocer la lengua y la cultura en la que está for-
cos, los ~ímit~s entre los tres tipos de traducción señalados por Jakob- mulado el texto original; ·
son se difumman y los tres conceptos se integran al estar relacionados 4) la traducción se ve condicionada por la finalidad que persigue y
entre sí por las transformaciones de diversa índole (semióticas y lin- esta finalidad varía según los casos.
güísticas) que requiere el acto traductor.
Si la razón de ser de la traducción es la diferencia, lingüística y cul-
tural, no le podemos pedir identidades a la traducción que, por su pro-
3. FINALIDAD Y CARACTERÍSTICAS DE LA TRADUCCIÓN pia naturaleza, no puede cumplir; esta consideración sitúa la cuestión
del literalismo y de la intraducibilidad. La finalidad comunicativa de la
3.1. ¿Por qué, para quéy para quién se traduce? traducción, nacida de la necesidad de comunicación para subsanar la
barrera de la diferencia lingüística y cultural, es crucial en la reflexión
Tres son, a nuestro juicio, las cuestiones básicas que nos hemos de sobre la traducción. El otro aspecto clave es el destinatario de la traduc-
plantear a la hora de iniciar la reflexión sobre la traducción y cernir sus ción; sus necesidades, lo que sabe y no sabe respecto al medio circun-
características esenciales: ¿Por qué se traduce? ¿para qué se traduce? dante del texto original y la finalidad con que se enfrenta al texto son
¿Para quién se traduce? elementos que rigen la traducción y también la reflexión en tomo a
Se traduce porque las lenguas y las culturas son diferentes; la razón ella.
de ser de la traducción es, pues, la diferencia lingüística y cultural.
Se traduce para comunicar, para traspasar la barrera de incomuni-
cación debida a esa diferencia lingüística y cultural; la traducción tie- 3.2. ¿Qyién traduce? La necesidad de una «competencia traductora>>
ne, pues, una finalidad comunicativa.
Se traduce para alguien que no conoce la lengua, y generalmente Nos referimos ahora a los conocimientos que ha de poseer el tra-
tampoco la cultura, en que está formulado un texto (escrito, oral o au- ductor. La primera respuesta que suele darse es que el traductor ha de
diovisual). El traductor no traduce para sí mismo (excepto en raras oca- saber lenguas, que ha de tener conocimientos lingüísticos. Pero esta
siones), traduce para un destinatario que necesita de él, como media- respuesta hay que matizarla: ¿Tiene que tener el mismo nivel de cono-
dor lingüístico y cultural, para acceder a un texto; ese destinatario pue- cimientos en la lengua de partida que en la lengua de llegada? ¿Ha de
de i:erseguir finalidades diferentes en relación con el texto (que poseer los mismos conocimientos lingüísticos un traductor que un in-
funcione como un original, que acompañe al original, etc.). Además, térprete? ~Necesita ser el traductor un teórico de las lenguas o un co-
hay que tener en cuenta la persona que efectúa el encargo de la traduc- nocedor de la Lingüística? La primera cuestión que hay que considerar
ción, que no coincide necesariamente con el destinatario a que va di- es que el traductor necesita una competencia de comprensión en la
rigida, y la finalidad que persigue la traducción .. El encargo de traduc- lengua de partida y una competencia de expresión en la lengua de lle-
ción puede tener diversas finalidades y éstas condicionan el proyecto gada; el bilinguismo no es, por tanto, una condición sine qua non para
traductor; así, por ejemplo, no es lo mismo traducir un clásico de la li- ser traductor2. Además, esta competencia es diferente si se trata de tra-
teratura para una edición de bolsillo, o para una edición erudita bilin-
güe, o para niños ... 2
Conviene señalar además la dificultad de encontrar bilingües perfectos. Existen va-
En consecuencia, cualquier reflexión sobre la traducción no puede rios tipos de bilingües: bilingiies precoces, sujetos que han aprendido las dos lenguas al mis-
perder de vista cuatro presupuestos básicos: mo tiempo; bilingiies tardíos, aquellos que han aprendido la segunda lengua a partir de
los 14 años; bilingiie coordinado, cuando cada una de las dos lenguas tiene como referen-
cia una situación semiocultural diferente; bilingiie compuesto, cuando ambas lenguas se
1) la razón de ser de la traducción es la diferencia entre las lenguas han adquirido compartiendo una misma situación semiocultural (caso de las comunida-
y las culturas; · . des bilingües); bilingiie simétrico, que tiene igualdad de conocimientos en las dos lenguas;
2) la traducción tiene una finalidad comunicativa;· · . bilingiie asimétrico, que no posee igualdad de conocimiento, o únicamente en un campo,

28 29
ductor o de intérprete, ya que el traductor trabaja con textos escritos y cía traductora (cfr. infra VI.2. «La competencia traductora»); los tres últi-
el intérprete con textos orales; las habilidades lingüísticas requeridas mos (de transferencia, instrumentales y estratégicos) son fundamenta-
son distintas y existen incluso impedimentos fisiológicos para el ejerci- les y son precisamente los que distinguen la competencia del traductor
cio de una u otra (resulta dificil imaginar, por ejemplo, un intérprete de la de cualquier otra persona con conocimientos en lenguas extran-
con problemas de dicción). Ambos, traductor e intérprete, son usua- 1eras.
rios de las lenguas; necesitan, por consiguiente, un conocimiento acti-
vo de ellas, saber usarlas debidamente. Ese conocimiento activo y prác-
tico de las lenguas es esencial en la actividad del traductor y tiene pri- 4. RASGOS DEFINITORIOS DE LA TRADUCCIÓN
macía sobre su conocimiento teórico.
Sin embargo, no basta con los conocimientos lingüísticos; el tra- 4.1. Principios básicos
ductor ha de poseer también conocimientos extralingüísticos: sobre la
cultura de partida y de llegada, sobre el tema del que trata el texto que Para ilustrar los principios básicos que rigen la traducción, nos val-
está traduciendo, etc. Los conocimientos extralingüísticos varían según dremos de algunos sencillos ejemplos.
el texto de que se trate (y su dificultad cambia según los conocimien-
tos extralingüísticos que tenga en cada caso el traductor), pero son total- • La primacía de la comunicación y la adecuación a la lengua de
mente indispensables para poder traducir; sin ellos el traductor ni puede llegada
comprender el texto original ni puede reformularlo debidamente. Es de sobra conocido que para saludar de una manera informal
Ahora bien, con esa caracterización cualquier persona con conoci- cada lengua emplea unas fórmulas que le son propias: en español
mientos en lenguas extranjeras y con ciertos conocimientos enciclopé- Hola, ¿qué tal?; en catalán Com va?; en italiano Ciao! (que es saludo y
dicos sería capaz de saber traducir. La práctica profe~ional y la enseñan- despedida según los casos); en francés Salut, fª va?; en inglés Hello, how
za de la traducción demuestran que no es así. Hace falta desarrollar lo are you?; etc. Del mismo modo, cuando alguien estornuda en nu~stra
que podríamos llamar una habilidad de transferencia, necesaria para presencia, en español se dice i]esús!; en catalán Salut!; en francés A vos
poder recorrer el proceso de transferencia debidamente~ capacidad de souhaits!; en inglés Bless you!; etc. O también cuando queremos expre-
comprensión y producción de textos, predisposición al cambio de un sar que llueve mucho, en español podemos decir Llueve a cántaros; en
código lingüístico a otro sin interferencias, etc. catalán Plou a bots i barrals; en italiano Piove a dirotto; en francés ll tom-
El traductor necesita también tener unos conocimientos instru- be des cardes; en inglés lt's raining cats and dogs ... en unas lenguas caen
mentales para el ejercicio de su labor: conocer el funcionamiento del cántaros, en otras odres y cántaros, o cuerdas, o gatos y perros. No en-
mercado laboral (tarifas, contratos, tipo de encargos), saber documen- traremos ~e momento en cuestiones de registro lingüístico (Jt's raining
tarse, saber utilizar las herramientas informáticas, etc. cats and dogs es menos frecuente en inglés que su equivalente español),
Además, hay que añadir el dominio de estrategias de todo tipo que serán tratadas más adelante (cfr. infra V.2.2. «Cuestionamiento y
(para la comprensión, para la reformulación, para el proceso de trans- pertinencia de la noción. El dinamismo de la equivalencia traducto-
ferencia) que permitan subsanar deficiencias de conocimientos (lin- ra»), pero cabe señalar que para expresar la misma intención comuni-
güísticos o extralingüísticos) o habilidades y poder enfrentarse así a la cativa, en la misma situación de comunicación, cada lengua utiliza
resolución de los problemas de traducción. unos medios lingüísticos diferentes. Ese uso de diferentes medios lin-
Todos esos conocimientos y habilidades caracterizan la competen- güísticos para lograr una identidad de intenciones comunicativas, fá-
cia necesaria para saber traducir, que nosotros denominamos competen- cil de apreciar con ejemplos de este tipo, es uno de los principios fun-
damentales que rigen el funcionamiento de la traducción.
registro, destreza determinado (campo técnico, comercial, registro coloquial, nivel de
comprensión, etc.). Incluso en los casos de bilingüismo precoz (coordinado o compues- • La actualización textual: el sentido
to) son raros los bilingües simétricos perfectos, con un dominio idéntico en las dos len- Probablemente nadie pondrá en duda que las palabras españolas
guas en todos sus niveles y sin ningún tipo de interferencias. estación y tren se corresponden en francés con gare y train, en inglés

30 31
station y train, en italiano stazione y treno, en alemán Bahnhefy Zug, etc. que consideremos que es la traducción; si partimos de una concepción
Sin embargo, cuando se trata de la frase Cualquier estación es buena para restringida de la traducción, ceñida a la reproducción estricta de los ele-
viajar en tren, donde aparecen estas dos palabras, estación actualiza otra mentos lingüísticos, fácilmente caeremos en la intraducibilidad. Ahora
significación: la de periodo del año; el equivalente en inglés será sea- bien, una perspectiva diferente consiste en plantearse que se trata de
son, en francés saison, en italiano stagi,one, en alemán jahreszeit, etc. Y to- un texto que pertenece al género textual de los anuncios publicitarios
davía se complica más al tratarse de un texto publicitario de RENFE y que, por consiguiente, su finalidad es convencer (en este caso se tra-
donde se juega con el doble significado de la palabra estación; en este ta de convencer al lector, de una manera desenfadada, de las ventajas
caso, las imágenes (la misma estación en cuatro estaciones diferentes) que ofrece la red ferroviaria española en todo tiempo y en todo lugar);
intervienen en la construcción del sentido de la frase en el contexto del además, estos textos se caracterizan precisamente por la gran simbiosis
texto, actualizando ambas significaciones. que se produce entre lo lingüístico (el slogan) y lo icónico (la imagen).
Evidentemente, se trata de un caso de dificil traducción y que in- Habrá que buscar, pues, cómo producir en lectores de otras lenguas ese
cluso para algunos sería intraducible. En realidad, todo depende de lo mismo efecto y convencerles que han de utilizar, en todo tiempo y en
todo lugar, los servicios de RENFE. Las soluciones variarán de una
lengua a otra y, por la simbiosis entre lo lingüístico y lo icónico propia
CUALQUIER de estos textos, hasta habría que cambiar de imagen y orquestar la cam-
paña publicitaria de otro modo. En este caso, se ha considerado el sen-
ESTACION ES BUENA tido que adquieren las palabras y frases en el contexto de un texto y, te-
niendo en cuenta el género textual de que se trata, se ha contemplado
PARAVIAJAR luego cómo reexpresarlo en otras lenguas.

ENTREN•. ,.·, • La intervención del contexto


Veamos, por último, un ejemplo sacado esta vez del cómic francés
Lefils d/lstérix3.
Nos interesa, de momento, la palabra mamelon que aparece en las
tres viñetas. Fuera de contexto puede tener tres significados posibles:
pezón, cerro o cualquier tipo de protuberancia. Al tener ante nuestros
ojos las tres viñetas (y aparecer, por lo tanto, el término en un contexto
lingiiístico), ,se actualiza la significación de pezón. De todos modos, resul-
ta dificil, para quien no haya leido el cómic entero y no esté en contac-
to con la cultura francesa, adivinar qué está sucediendo (la situación
comunicativa). Ahora bien, si tenemos en cuenta las informaciones
precedentes, que se han dado a medida que ha empezado la lectura del
cómic (a partir del contexto textuaO comprenderemos: el niño que llora
es hijo de César y Cleopatra y ha sido depositado en el pueblo galo
para lib.rarlo de otro hijo de César que lo quiere raptar y que envía a
un legionario disfrazado de nodriza (al que le promete un puesto en el
Senado si lo consigue); esta nodriza-legionario le canta canciones extra-
ñas al niño y al preguntarle dónde las ha aprendido contesta que estu-
vo un tiempo trabajando en la cantina de la legión romana ... Gracias

3 R. Gosciny y A. Ucierzo, Lefils d'Astérix, Ed. Albert-René, París, 1973.

32 33
a las informaciones que se desprenden del contexto textual compren- muy «a pecho», utilizando la frase hecha española tomarse las cosas a pe-
demos la situación comunicativa que tiene lugar (el tontexto situacio- cho, que se encadena en la segunda viñeta (iel pecholj; en la tercera viñe-
nal). Pero hay algo más: mamelon se utiliza en las tres viñetas, produ- ta se utiliza una canción española Tatuaje cambiando brazo por pecho.
ciéndose un encadenamiento que culmina con su utilización en la can- En la versión catalana, sin embargo, se dice Sempre em feien brometa: en
ción, lo cual produce un efecto cómico en el lector francés. Interviene deien que alfa on a/tres posaven el colljo hiposava el pit; se utiliza la frase
aquí el conocimiento de la cultura francesa (contexto g~neral sociohis- hecha catalana posar el coll que literalmente quiere decir poner el cueUo,
tórico): se trata de la canción francesa La Madelon donde se ha cambia- y que equiyale a la frase hecha española poner toda la carne en el asador,
do Madelon por Mamelon. Sin el conocimiento de estos cuatro contex- jugando, pues, con la palabra pit (pecho). La canción utilizada esta vez
tos (lingüístico, textual, situacional y sociohistórico) no puede captarse es la famosa canción de Raimón Al vent, cambiando el cor (el corazón)
el sentido de un texto y, por consiguiente, traducirlo. por elpit.
. El traductor, en función de la intencionalidad del texto de partida
• Los aspectos culturales y el destinatario de la traducción (hacer reír), se ha planteado cómo conseguir el encadenamiento lingüís-
Veamos ahora la versión española y catalana4, efectuadas además tico de las tres viñetas que pueda desembocar además en una canción;
por el mismo traductor. ha utilizado fórmulas lingüísticas propias de cada lengua, pero también
En la traducción española On m' appelait la mamelon de la légi,on se ha acudido al bagaje cultural propio de cada una de ellas para que el des-
convierte en Me hacían la broma de decir que lo de la legi,ón me lo tomaba tinatario de la traducción pueda recibir el mismo efecto que el destinata~
rio del texto original. Qyeremos, pues, poner de relieve la importancia
del contexto y de los elementos culturales en traducción y cómo el tra-
4
El hijo _de Asterix, Ed. Junior, Barcelona, 1983; trad. de V. Mora. El fil! d'Astérix, ductor, pensando en su destinatario, ha de resolver los problemas que
Salvat Ediciones, 2001; trad. deV. Mora. · · plantean las discrepancias entre ambos contextos culturales.

34 35
ción de esa finalidad de la traducción, sería adecuada la utilización de
ese método.

• La traducción como proceso mental


Las traducciones en español y catalán del texto Lefils d:Astérix que
acabamos de presentar son un hecho tangible, pero ambas han necesi-
tado un proceso cognitivo, no tan tangible, para hacerse realidad.
Cada una es el resultado de un proceso mental que el traductor ha
desarrollado para llegar a encontrar esa solución. El traductor ha debi-
do, primero, comprender qué dice el texto original, resolviendo los
problemas de índole lingüística y extrali~güística que s~ le hayan ~odi­
do plantear. Después ha reformulado sm perder de _vista _la finalidad
perseguida en su traducción y pensando en su destmatan? para que
éste pueda recibir el mismo efecto (en este caso, humorístico) que el
destinatario del texto original; también en esta fase de reexpresión ha
tenido que resolver problemas lingüísticos y extralingüísticos. .
A la hora de reflexionar sobre la traducción no nos podemos olvi-
dar que interviene siempre un sujeto (el sujeto traductor), que efectúa
la actividad de mediación llegando a un resultado concreto; la traduc-
ción es, pues, una actividad del sujeto. Para desarrollar esa actividad, el
traductor ha de poseer ciertos conocimientos y habilidades (la compe-
• La importancia de la adscripción textual y de la finalidad de la tra- tencia traductora) y ha de efectuar un proceso mental complejísimo,
ducción en el que intervienen múltiples operaciones cerebrales, y cuyos proce-
Evidentemente, en otra clase de texto, por ejemplo, una novela, la sos básicos son la comprensión y la reexpresión.
solución adoptada de adaptar la canción hubiera sido inadecuada, ya
que el hecho de que unos personajes franceses cantaran una canción
española produciría unos efectos no perseguidos por el autor (quizás la 4.2. Definiciones de traducción
risa o la sorpresa); aquí la solución sería de otro tipo (por ejemplo, una
paráfrasis explicativa o una generalización) dada la función diferente Muchas son las definiciones que se han dado de la traducción.
del texto original. Ahora bien, otro caso sería que la finalidad de la tra- Unas se centran en la consideración de la traducción como actividad
ducción fuera efectuar una adaptación de esta' novela francesa; enton- entre lenguas, otras inciden en el aspecto textual, otras en el carácter
ces sí que sería válido adaptar la canción. comunicativo, otras en el proceso, etc. Estas definiciones encierran,
Del mismo modo, en el ejemplo anterior del texto publicitario de evidentemente, concepciones díferentes de la traducción. Veamos al-
gunas de ellas.
RENFE (pág. 32) si, por ejemplo, un publicista alemán, francés, etc.,
quisiera saber simplemente qué pone el texto, para entender cómo se
ha orquestado esa campaña publicitaria, al traductor le bastaría, en- • Definiciones de la traducción como actividad entre lenguas
tonces, efectuar una traducción ajustada a la formulación lingüística Para Vinay y Darbelnet (1958), la traducción es «pasar de una len-
del texto original (una traducción más literal), añadiendo quizás en gua A a una lengua B para expresar la misma realidad». Consideramos
nota una explicación del doble significado actualizado de. estación, que esta definición, propia de las teorías lingüísticas, es insuficiente
para que el publicista comprendiera el mensaje lingüístico. En fun- para explicar la traducción, ya que sólo tiene en cuenta los elementos
lingüísticos y sitúa la traducción en el plano de la lengua y no en el pla-
36
37
no del habla. Hay que señalar además la ambigüedad del término rea- ma que «la traducción tiene lugar en una situación comunicativa, y
lidad para expresar la invariante traductora. que los problemas de comunicación pueden definirse como lo que se
denomina problemas de "coordinación" interpersonales, que, a su vez,
• Definiciones de la traducción como actividad textual forman parte de la amplia familia de problemas de interacción social»
A la definición de Vinay y Darbelnet parece contestar Selesko- (1991: 160). Toury (1980), por su parte, considera que la traducción es
vitch cuando dice «traducir significa transmitir el sentido de los men- «un acto intrasistémico de comunicación».
sajes que contiene un texto y no convertir en otra lengua la lengua en Para Snell Homby (1988), la traducción es «un acto transcultural»;
la que éste está formulado» (Seleskovitch y Lederer, 1984: 256)5• Al idea en la que inciden también Hewson y Martin (1991) al definir la
tiempo que se reivindica el carácter textual de la traducción, se insiste traducción como una «ecuación cultural», y al traductor, como un «ope-
en que lo que se traduce es el sentido. Seleskovitch añade que tradu- rador cultural».
cir es «un acto de comunicación y no de lingüística» (Seleskovitch y Reiss y Vermeer hacen hincapié en el hecho de que «el principio
Lederer, 1984: 256). dominante de toda traslación es su finalidad» (1984/1996: 80). Para
Otra definición que incide en el carácter textual de la traducción es Nord, la traducción es un «acto comunicativo» cuyo criterio funda-
la de Catford: «la sustitución de material textuaf en una lengua (LO) mental es la «funcionalidad» (1988/1991).
por material textual equivalente en otra lengua (LT)» (1965/1970: 39). Lvóvskaya plantea «la relación de equivalencia comunicativa que
Ahora bien, a pesar de esta adscripción textual, el análisis que efectúa deben guardar el TO y el TM» (1997: 98) e incide, además, en que ésta
Catford se centra más bien en el plano de la lengua (cfr. infra VII.1.1. es precisamente la única característica exclusiva de la traducción.
«Las primeras reivindicaciones»).
También House reivindica el carácter textual de la traducción cuan- • Definiciones de la traducción como proceso
do afirma que la traducción es «la sustitución de un texto en lengua de Otras definiciones parecen centrarse más bien en el proceso que hay
partida por un texto semántica y pragmáticamente equivalente. en la que efectuar para traducir. Es el caso de la definición de Vázquez Ayora:
lengua meta» (1977: 29). House incide, pues, en los aspectos semánti- «el procedimiento traductivo consiste en analizar la expresión del texto
cos y pragmáticos que comporta la traducción. ' de Lengua Original en términos de oraciones prenucleares, trasladar las
oraciones prenucleares de Lengua Original en oraciones prenucleares
• Definiciones de la traducción como acto de comunicación equivalentes de Lengua Término y, finalmente, transformar estas es-
Desde otras perspectivas se hace hincapié en el hecho de que la tra- tructuras de Lengua Término en expresiones estilísticamente apropia-
ducción es un acto de comunicación, señalando la influencia del con- das» (1977: 50). El problema fundamental de esta definición, situada en
texto sociocultural en la traducción: la traducción como transvase cul- la óptica de la gramática generativa, es que se ubica en el marco oracio-
tural, la importancia de la recepción de la traducción, de su finalidad, nal (y no en el textual) y en el denominado nivelprenuclear; el proceso tra-
etcétera. ductor aparece así como una mera descodificación de unidades lingüís-
Nida y Taber afirman que la traducción. «consiste en reproducir, ticas, dejando de lado los elementos extralingüísticos y sin tener en cuen-
mediante una equivalencia natural y exacta, el mensaje de la lengua ta la complejidad de operaciones mentales que intervienen en él.
original en la lengua receptora» (1969/1986: 29). Lederer, en cambio, insiste en que la traducción no es un proceso
Hatim y Mason (1990/1995) plantean que la traducción es de comparación entre lenguas, sino un proceso que se relaciona con
«un proceso comunicativo que tiene lugar en un contexto social» los procesos de comprensión y de expresión en la comunicación mo-
(1990/1995: 13). nolingüe: «el proceso de traducción está más relacionado con opera-
Hermans concibe la traducción como una práctica comunicativa ciones de comprensión y reexpresión que de comparación de lenguas»
y, por lo tanto, un tipo de comportamiento social; en este sentido, afir- (Seleskovitch y Lederer, 1984: 18)6•

a
5 En «Les mecanismes du langage vus travers la traduction»; una. primera versión 6
En «Transcoder ou réexprimeP>, publicado por primera vez en Études de Linguisti-
de este texto fue publicada en Para!leles, 2, 1979. · que Appliquée, 12, 1973.

38 39
Este proceso, como dice Steiner, es un proceso de transformación, cesidades de los destinatarios y las características del encargo. La finali-
interpretativo, hermenéutico: «El modelo esquemático de la traduc- dad de la traducción puede cambiar según el tipo de encargo o el pú-
ción es el de un mensaje proveniente de una lengua-fuente que pasa a blico al que va dirigida; el traductor adopta en ca?~ caso métodos d~­
través de una lengua receptora, luego de haber sufrido un proceso de ferentes y llega a soluciones diferentes. La traducc1on es, en este senti-
transformación» (1975/1980: 44). do, un acto de comunicación complejo y hay que tener en cuenta
Delisle señala como un punto de referencia importante de ese pro- todos los elementos que la integran en cada caso, ya que todos ellos
ceso la determinación de lo que ha querido decir el emisor del texto ori- participan en su desarrollo y la condicionan.
ginal: «la actividad traductora se define, pues, como la operación que En segundo lugar, hay que considerar que la traducción no se sitúa
consiste en determinar la significación de los signos lingüísticos en fun- en el plano de la lengua sino en el ~lano del habla y que no se. tradu-
ción de un querer decir concretizado en un mensaje, y restituir des- cen unidades aisladas, descontextuahzadas, se traducen textos. S1 se tra-
pués ese mensaje íntegramente mediante los signos de otra lengua» ducen textos a la hora de analizar la traducción, hay que tener siempre
(1980: 68). presentes los mecanismos de funcionamiento textual (los elemento~ de
Bell, por su parte, distingue tres sentidos_ en el término traducción: coherencia y cohesión, los diferentes tipos y géneros textuales), temen-
uno que se refiere al proceso, otro al producto y un tercero al concep- do en cuenta además que esos mecanismos difieren en cada lengua y
to: «[ ... ] de hecho, la palabra tiene tres significados diferentes. Puede re- cultura.
ferirse a: 1) el traducir, el proceso (traducir, la actividad más que el ob- En tercer lugar, no puede olvidarse que la traducción es una activi-
jeto tangible); 2) una traducción, el producto que resulta del proceso dad de un sujeto (el traductor) que necesita de una competencia espe-
de traducir (el texto traducido); 3) la traducción, el concepto abstracto cífica (la competencia traductora) y que éste, para traducir esos textos,
que abarca tanto el proceso de traducir como el producto del proceso» debe efectuar un complejo proceso mental que consiste en compren-
(1991: 13). der el sentido que éstos transmiten, para luego reformularlo con los
medios de otra lengua, teniendo en cuenta las necesidades del desti-
Esta diversidad de definiciones no hace sino dar cuenta de la com- natario y la finalidad de la traducción. Se trata de interpretar primero
plejidad que encierra la traducción, al tiempo que pemite identificar (el texto, el contexto, la finalidad de la traducción), para comunicar
los rasgos que la caracterizan: texto, acto de comunicación y actividad después.
cognitiva. Pensamos que cualquier definición de la traducción tiene que
incluir necesariamente esa triple caracterización: texto, acto de co-
municación y actividad cognitiva de un sujeto. De ahí que propon-
gamos definir la traducción como un proceso interpretativo y comuni-
5. LA TRADUCCIÓN: ACTO DE COMUNICACIÓN,
cativo consistente en la reformulación de un texto con los medios de otra
OPERACIÓN TEXTUAL Y ACTIVIDAD COGNITIVA
lengua que se desarrolla en un contexto social y con una finalidad deter-
minada.
Tres son los rasgos esenciales que·caractedzan la traducción: ser un Al tratarse de una operación entre textos, y no entre lenguas, inte-
acto de comunicación, una operación entre textos (y no entre lenguas) resa analizar todos los mecanismos de actualización textual, pero no
y un proceso mental. sólo en sus relaciones internas (de texto a texto) sino también en sus re-
Hay que considerar, en primer lugar, que se traduce con una fina- laciones externas: sus relaciones con los factores condicionantes exter-
lidad comunicativa, para que un destinatario que no conoce la lengua nos (las coordenadas espaciales y temporales, la importancia del recep-
en que está formulado un texto pueda comprender ese texto. A la hora tor, del encargo y de la finalidad de la traducción), así como las com-
de reproducir en otra lengua y cultura: ese texto, el traductor debe con- petencias y los procesos mentales implicados. Conviene, pues, integrar
siderar que no se trata de plasmar la cobertura lingüística sino las inten- esos niveles de análisis. De ahí también la necesidad de un enfoque in-
ciones comunicativas que hay detrás de ella, teniendo en_ cuenta que tegrador de los estudios sobre la traducción, que la analice desde esa
cada lengua las expresa de una manera diferente y considerando las ne- triple perspectiva.

40 41
FIGURA 1
La traducción: texto, proceso cognitivo y acto de comunicación

Proceso mentar del traductor

' ' .......:----· FINALIDAD


COMUNICATIVA

II
. , En la ú~tima parte de este libro, «Un análisis integrador de la traduc- Clasificación y descripción de la traducción
Cion», analizamos la traducción como_ act~~idad cognitiva de un suje-
te;>; como texto_ Y. como act? _de comumcacion (cfr. irifi-a VI. «La traduc-
Cion como actividad cognitiva», VII. «La traducción como operación Vamos a considerar la variedad de manifestaciones que reviste la tra-
textual», VIII. «La traducción como acto de comunicación»). ducción en la sociedad actual. La Traductología, como toda ciencia hu-
mana o social, necesita observar empíricamente la realidad, en este caso
el hecho traductor, para, entre otras cosas, identificar los elementos que
la componen y agruparlos por afinidades. El objetivo de este capítulo no
es otro que identificar y agrupar las diversas manifestaciones de la traduc-
ción en aras de una mejor descripción del hecho traductor en su conjun-
to; no hay que perder de vista, empero, los riesgos de compartimenta-
ción que conlleva cualquier intento de disección de la realidad.
Si queremos dar cabida a todas las manifestaciones de la traduc-
ción, la cuestión es mucho más compleja de lo que a primera vista pu-
diera parecer, ya que intervienen varias categorías para su identifica-
ción. Nuestro punto de partida es que, desde el punto de vista teórico
y metodológico, no nos basta con categorías del tipo traducción literaria,
traducción jurídica, traducción técnica para identificar todas las variedades
de traducción. Consideremos, por ejemplo, la traducción de un texto
informático. Si queremos identificar realmente de qué variedad de tra-
ducción se trata, importará saber la adscripción textual del original, es
decir, si se trata de un artículo de una revista especializada o de divul-
gación, de un manual de instrucciones, de una publicidad dirigida a es-
pecialistas o a usuarios no especialistas (y además si se trata de un car-
tel publicitario o de un spot), de una conferencia para un congreso, de
un fragmento de un documental, etc. Además, se necesitará saber en
qué variedad de traducción se efectúa la traducción de dicho texto: tra-
42
43
ducción escrita, a la vista, interpretación simultánea, consecutiva, dobla- . Las clasificaciones metodológicas (por ejemplo, las propuestas por
je, etc. Por último, para tener una visión completa de la traducción de
ese texto, habrá que considerar también cómo se ha efectuado (o cómo
Fray Luis de León, Vives, J?ryden) se _refie~~n a la manera ?e
traducir.
Podríamos decir que es el tipo de clasificac10n que predo1:1ma hasta l~
se va a efectuar), es decir, qué método se sigue; así como una serie de va- segunda mitad del siglo xx. Las propuestas pueden resumlf~e en_ tres t1-
riables relacionadas con el individuo (si es traductor profesional o no, si pos: 1) las relativas a la oposiciónfundamental entre ~aducción literal y
traduce hacia su lengua materna o hacia la lengua extranjera, etc.).
traducción libre; 2) las que apuestan por lo que Steii:ier (1975) llam~ ,la
Antes de proponer cuáles son las categorías de clasificación de la iusta via media (ni literal ni libre); 3) las que yrec~mzan la traduc~ion
traducción que nos parecen adecuadas, efectuaremos un breve recorri- del sentido (que hasta las teorías modernas se idenufica con cont~mdo).
do por las diferentes propuestas clasificatorias con que contamos. De todas ellas, la clasificación más importante es la relac10nada
con la polarización entre la traducción literal y la traducción libre; jun-
l. PROPUESTAS CLASIFICATORIAS
to a esta polarización en la clasificació~, cabe destacar t~I;>ién que la
reflexión se centra en la traducción escnta, con el predomm10 de la tra-
· 1.1. La clasificación tradicional ducción de textos literarios.

El propósito de clasificar la traducción no es un quehacer reciente 1.2. La clasificación de la traducción en las teorías modernas
y a lo largo de la historia se han planteado diversas propuestas 1• Recor-
demos que San Jerónimo (395) ya efectúa la distinción entre traducción La situación cambia con el auge de la traducción que se produce en
profana y traducción religi.osa; distinción que perdurará durante toda la el siglo xx y la aparición de nuevas varieda~es: la inte!Pre~~ión consecu-
Edad Media (y entrado el Renacimiento), considerando que se trata de tiva, la interpretación simultánea, el doblaJe, la subutulacion, la traduc-
variedades diferentes de traducción. Vives (1532) aiferencia entre las ción automática, etc. Además, la traducción se extiende a todas las ramas
versiones que sólo atienden al sentido, otras a la frase y la dicción, y un del saber, con una gran importancia de la traducción especializada:. ~a­
tercer género de equilibrio entre la sustancia y las palabras, en que las ducción de textos científicos, técnicos, jurídicos, económicos, admmis-
palabras añaden fuerza y gracia al sentido. Fray Luis de León (1561) dis- trativos, etc.
tingue entre trasladar y declarar: trasladar donde se ha de ser «fiel y ca- Al hilo de esta transformación que se produce en el mundo de la tra-
bal>> y «si fuere posible contar las palabras, para dar otras tantas, y no ducción y del cambio paralelo en lo que se refiere a la refle~ón teóric~
más»; declarar, es decir, «jugar con las palabras, añadiendo y quitando (cfr. infra III.3.1. «El auge de la traducci_ón en la s~gun.~a mitad del si-
a nuestra voluntad». Dryden (1680) propone la distinción entre metá- glo XX>>), s~ aborda desde nuevas perspe~t1vas la clasificacion de la traduc-
frasis (la traducción palabra por palabra), par4frasis (la traducción del ción. Varias son las propuestas clasificatonas que se han p_lanteado desde Ia_s
sentido) e imitación (la libertad de variar forma y sentido). Schleierma- teorías modernas enfocando el hecho traductor desde diferentes perspect1-
cher (1813) distingue entre la traducción de textos comerciales, litera- vas: el código, el i'nétodo empleado, las características del texto original, etc.;
rios y científicos. Por no citar más que algunas 'de las muchas propues- hemos agrupado estas propuestas en diferentes parcelas según el elemento
tas que se han dado. Podríamos dividirlas en dos grandes bloques: cla- a que se atiende prioritariamente (~unque ,ve.remos que algunas propues-
sificaciones temáticas y clasificaciones metodológicas.
tas se entrecruzan): 1) por cambio de codigo; 2) por grado de_ tradu-
Por clasificaciones temáticas nos referimos a las distinciones del cibilidad; 3) por diferencias metodológicas;~) por 4reas conve~czonales;
tipo traducción religiosa vs. traducción profana, traducción científica 5) por diferencias de tipología textual; 6) por diferencias de medio y modo.
vs. traducción literaria; son distinciones que se basan en aspectos temá-
ticos del texto original. · .
• Por cambio de código
1
Nos referimos a las clasificaciones que amplían el término traduc-
Para la evolución de la reflexión teórica, cfr. infra III.2. «De Cicerón a las primeras ción a cualquier proceso de transformación entre códigos distintos con
teorías modernas». .. · ·
mantenimiento de una invariable.
44
45
Ya hemos mencionado (cfr. supra I.2. «La traducción intersemiótica clasificación más conocida sea la de House (1977), citada anteriormen-
intralin~ís~ca e int~~li?güística») la distinc~ón de Jako~son (1959) entr~ te· House plantea una tipología textual dual, textos ideacionales y tex-
traducci~:m mtersemiotica, (el paso de un sistema de signos a otro siste- to~ interpersonales (textos no relacionados con la cultura de partida y
ma de signos), la traducción intralingüística (dentro de una misma len- textos sí relacionados con la cultura de partida) y una tipología meto-
gua) y la traducción interlingüística (de una lengua a otra lengua). Recor- dológica dual: traducción encubierta y traducción patente. ~ewmark
demos también la búsqueda de Ljudskanov (1969) de algoritmos válidos (1981, 1988, etc.) también efectúa una propuesta en este sentido~' ba-
par~ la traducción humana y la traducción mecánica, los ejemplos de sándose en las funciones de la lengua de Bühler, plantea una clasifica-
Steme~ (1975) de traducción intralingüística e intersemiótica, la relación ción tripartita de los textos (informativos, expresivos, operativos) a los
entre signo lingüístico y signo icónico que establece Arcaini (1986), etc. que adjudica métodos dif~rentes: traducc~?n semánt~ca ~ara los tex-
tos informativos y operativos) y traduccion comumcativa (para los
• Por grado de traducibilidad textos expresivos).
Neub~rt (1968) habla de traducción relativa, parcial y óptima. Se
trata de ,diferente~ ~ados de traducibilidad según el original de que se • Por áreas convencionales
trate; asi pues, existirían textos que permiten traducción relativa par- Nos referimos aquí a la clasificación convencional de la traducción
cial u óptima. ' en traducción general, traducción literaria y traducción especializada,
House \1977), por su. farte, distingue entre traducción encubierta (co- de uso bastante extendido sobre todo en la formación de traductores.
vert tra_nslatzon) y traducczon patente (overt translation). En la traducción Uno de los autores que utilizan esta clasificación es Snell-Hornby.
encubierta .l~ _función del t~x~o original se mantiene intacta y disfruta Snell-Hornby (1988) se manifiesta claramente por un concepto inte-
de la co?~icio~ de texto ongmal en el medio de llegada al no estar el grador de los estudios sobre la traducción, y propone una clasificación
t~xto ongmal h9ado específicamente al contexto s,ociocultural de par- que integra todo su ámbito (cfr. fig. 2). .
tida. La. traducción p~t.ente no disfruta de la condición de texto origi- Snell-Hornby sitúa en horizontal un vasto espectro de textos, sm
~al al estar e~ texto ongmal an~lado en ~l contexto sociocultural de par- divisiones, con una transición gradual; en vertical propone un modelo
tida y necesita un segundo mvel funcional para mantener la misma estratificado, de macro a microniveles, que va de lo más general (nivel A)
función. a lo más específico (nivel D). Trataremos sólo del nivel A y B que son
los que interesan en relación con la clasificación de la traducción. En el
• Por diferencias metodológicas nivel A, la autora sitúa lo que denomina las áreas convencionales: traduc-
Se trata de clasificaciones que se refieren al método, es decir, a la ción literaria, traducción general, traducción de lenguajes de especiali-
manera en que se traduce. (cfr. infra V5.l. «La noción de método tra- dad; parte, pues, de la clasificación tripartita tradicional. Snell Hornby
ductor en las teorías modernas»). critica que tradicionalmente se hayan planteado demasiado separada-
Conviene distinguir en este bloque entre propuestas dicotómicas y mente estas tres áreas; señala, con toda la razón, que la traducción lite-
propuestas plurales. Por propuestas dicotómicas nos referimos a una raria y la traducción especializada se han considerado como áreas
serie de clasificaciones marcadas por polos opuestos: la dicotomía me- opuestas y que, sin embargo, hay fenómenos, como la aliteración, que
todo~ó?fca tradicional entre traduccióJ? literal y traducción libre, la pueden darse en todas ellas. .
oposicion entre traducción literal y traducción oblicua de las Estilísticas En el nivel B, el de la prototipología de textos básicos, plantea de
comparadas, la oposición entre traducción semántica y traducción comuni- la Biblia a la moderna tecnología, pasando por la traducción cinema-
catzva de Newmark (1981, 1988, 1991, 1993, 1998), etc. Propuestas plu- tográfica, asignándolos a cada una de las áreas convencionales. La tra-
r~les son a9uellas que establecen una clasificación metodológica múl- ducción cinematográfica se ubica en la traducción literaria sin tener en
tiple. at~nd~.~n~o en cada caso.ª diferentes elementos: grado de transfe- cuenta su especificidad de medio y modo; además, no se incluye la tra-
rencia linguistica o cultural, mvel de traducción, etc. ducción oral y la clasificación de la traducción especializada es mera-
~or otro lado, hay clasificaciones que asignan un método de tra- mente temática. De todos modos, la autora insiste en la transición gra-
ducción determinado según el tipo textual de que se trate. Qyizás la dual entre esos textos básicos y señala que hay variedades que no intro-

46 47
duce, indicando que su propuesta es sólo un intento de abordar todo
el ámbito. En este sentido, tiene el mérito de incidir en la integración de
las variedades de traducción.

• Por diferencias de tipología textual


Son clasificaciones de la traducción en función de la adscripción ti-
pológica del texto original (cfr. infra VII.4. «Tipologías textuales y tra-
ducción»).
También aquí contamos con una serie de propuestas dicotómicas:
Kade (1968), Koller (1979), Delisle (1980) distinguen entre la traduc-
ción de textos pragmáticos y la traducción de textos literarios, Wilss
(1977) diferencia la traducción de textos denotativos y la traducción de
textos connotativos ...
Conviene destacar sobre todo la propuesta tripartita de Reiss (1971,
1976), quien, basándose en las funciones de la lengua de Bühler, propo-
ne una tipología tripartita y monofuncional: textos con predominio

-~<'d J del contenido (científicos, técnicos), textos con predominio de la fun-


ción expresiva (literarios), textos con predominio de la función conati-
u
·¡:¡ e: va (publicitarios); a ello añade los textos subsidiarios, con un soporte no
::i-o
"'
s·o
o u
verbal (traducción cinematográfica, de ópera).
i u ::l
e: "g
"' .a
.98
'º .b
·o <'d • Por diferencias de medio y modo
'"O o
c:-
.a . . . ::l <U
i:.r.. '"O Otro cariz revisten las consideraciones en cuanto a la clasificación
rrl ~ de la traducción que introducen un elemento importantísimo en la ca-
tegorización como es la variedad de medio (sonido, grafi.a, imagen) o
modo, es decir, la variación del uso de la lengua según el medio material
(escrito para ser leído en voz baja o en voz alta, oral espontáneo y no
espontán~o, etc.).
En 1972, Holmes en «The Name and Nature ofTranslation Studies»
(Holmes, 1988), aunque se centra en analizar el ámbito y naturaleza de
la Traductología, propone también una clasificación de la traducción
(cfr. infra N.1.3.1. «La propuesta de Holmes»). Holmes clasifica la Tra-
ductología en tres ramas (teórica, descriptiva y aplicada) y habla de es-
tudios generales y parciales. En los estudios teóricos parciales, distin-
....... gue seis variables entre las que considera la variable de medio (traduc-
o
.b
<'d
<U
e: ción mecánica, traducción humana; traducción oral, traducción
<U·'"'
E-<U escrita) y la variable de tipo (traducción literaria, de textos teológicos,
científicos); las otras cuatro variables son: lengua y cultura, nivel,
problema y época. Holmes no entra en el detalle de la clasificación
pero introduce la variable medio que, a nuestro entender, es funda-
0 d mental.

49
48

L
House (1977), al introducir ocho dimensiones para definir la fun-
ción textual, basadas en Crystal y Davy (1969), incluye la categoría de mediata, donde no hay espontaneidad, ya que son textos escritos para
medio (escrito, oral). Distingue entre medio simple y medio complejo; ser hablados (por ejemplo, conferencias, sermones, discursos, textos
el medio es simple cuando se manifiesta una sola categoría (oral para dramáticos para la escena, textos de celebración litúrgica, ciertos tipos
ser oído, escrito para ser leído) y complejo cuando se alternan catego- de poesía, etc.); 2) textos con recepción visual mediata, es decir, cart~­
rías (escrito para ser hablado, con todas las subdivisiones posibles). les publicitarios, jeroglíficos, crucigramas, sopas de letras; 3) textos ci-
Mallafré (1991) introduce también la variable modo cuando habla nematográficos (doblaje, subtitulación), donde participan los trt;s me-
de especializaciones traductoras y señala nueve: la interpretación, el do- dios materiales. En esos tres tipos, el modo es la dominante que plantea
blaje y la traducción automática, relacionadas con diferencias de modo restricciones. Rabadán señala con toda la razón que el modo es un pa-
(desde el oral hasta una escritura específica); la traducción publicita- rámetro que está muy relacionado con la función textual y que no hay
ria, la periodística, la científica-técnica, la legal-administrativa, la reli- que considerarlo aisladamente sino en relación con otros elemento~,
giosa, y la literaria, que están relacionadas con la materia y que utilizan como el campo temático, indicando que hay ciertas áreas de conoCI-
prioritariamente la lengua escrita, aunque señala que no de manera ex- miento que prefieren un modo determinado. Siguiendo la propuesta de
cluyente. Titford (1982) y Mayoral Kelly y Gallardo (1986), los textos con recep-
Rabadán (1991) insiste en las variedades por el cambio de medio ción visual mediata .y los textos cinematográficos configuran la traduc-
que producen modos diferentes (en la línea de Crystal y Davy, 1969; ción subordinada: es decir aquellas modalidades de traducción donde
Gregory y Carroll, 1978; Halliday, 1977). intervienen otros códigos además del lingüístico (el icónico, el musi-
cal) y que además condicionan la solución traductora.
FIGURA 3
Medio y modos textuales (Rabadán, 1?91: 1O1) FIGURA 4
Propuestas clasificatorias de la traducción
MEmo/Mono SONIDO GRAFÍA
' IMAGEN CLASIFICACIÓN TRADICIONAL Clasificaciones temáticas
Modo Textos orales Textos Clasificaciones metodológicas
primario Textos
inmediatos escritos icónicos CLASIFICACIONES MODERNAS Por cambio de código
Textos de recepción Por grado de traducibilidad
Modo Textos de recepción
oral mediata Por diferencias metodológicas
complejo visual mediata
Por áreas convencionales
Textos cinematográficos Por diferencias de tipología textual
Por diferencias de medio y modo

La división básica se establece entre tres clases de medio: sonido,


grafia, imagen. Estas tres clases de medio dan lugar a los modos prima-
rios: textos orales inmediatos, textos escritos y textos icónicos. Esos tres 2. VARIEDADESDE TRADUCCIÓN
modos primarios generan diferentes variedades de traducción: los tex- Y CATEGORÍAS CLASIFICATORIAS
tos orales son objeto de la interpretación y los textos escritos de la tra-
ducción escrita; los textos icónicos constituyen un lenguaje universal Nuestra propuesta clasificatoria se sitúa en una línea integradora
que no precisa traducción. Esos modos son puros y tienen un esque- de todas las variedades de traducción, introduciendo la variable de
ma de traducción propio, pero existen otros tipos de textos que parti- medio y modo. Ahora bien, como decíamos al principio del capítu-
cipan de dos o tres medios: los modos complejos. Rabadán divide los lo, si queremos abarcar todas las variables posibles de la traducción,
textos de modo complejo en tres categorías: 1) textos de recepción oral la cuestión de su clasificación es compleja ya que se entrecruzan va-
rias categorías.
50
51
• Categorías de clasificación FIGURA 5
A nuestro juicio, los elementos que han de intervenir en la catego- Categorías de clasificación de las variedades de traducción
rización de la traducción humana interlingüística son los siguientes
(cfr. Hurtado Albir, 1995a, 1996a):
CATEGORÍAS DE CLASIFICACIÓN VARIEDADES DE TRADUCCIÓN

1) El ámbito socioprofesional a que pertenece el texto original (sea Ámbito socioprofesional ~ Tipos de traducción
éste escrito, oral, audiovisual, informatizado). Los criterios más Modo traductor ~ Modalidades de traducción ,
importantes de esta categoría clasificatoria son los géneros pro- Naturaleza del proceso en el individuo ~ Clases de traducción
pios de cada ámbito y el campo temático. Esta variable configu- Método empleado ~ Métodos de traducción
ra lo que denominamos tipos de traducción: traducción técnica,
jurídica, literaria, etc.
2) Las características del modo del texto original y de la traducción: • Imbricación de las categorías
el modo traductor. Pensamos que hay que incluir el modo que Conviene tener presente que cada categoría no es un comparti-
afecta a la traducción y no sólo el modo del texto original, ya miento estanco, sino que existe una compleja red de imbricaciones en-
que el mismo texto original puede traducirse c~m modos d~feren­ tre todas ellas y que, a veces, las fronteras son difusas.
tes: si el texto original es escrito, puede traducirse por escnto o a Las categorías expuestas (tipo, modali.dad, das~ y método de ~a­
la vista; si es oral, en interpretación simultánea, consecutiva; si es ducción) se imbrican entre sí para caractenzar y clasificar la traducc!on
audiovisual, puede ser doblado o subtitulado, etc. Es decir, al y, por lo tanto, son categorías ?_inámicas que s~ entr~cruzan. Conside-
modo del texto original se añade otro modo, que a veces coinci- remos, por ejemplo, la traduccion de un ~exto hterano com.o Cyrano de
de con el del original y a veces no; por eso preferimos hablar de Bergérac; es diferente si se trata de traducirlo con la modalidad de tra-
modo traductor. Esta categoría ocupa, a nuestro juicio, un lugar pro- ducción escrita, o de doblaje, o de subtitulación, etc. A su vez la tra-
minente en la clasificación, porque es específica de la traducción ducción audiovisual no es una categoría estática; se traducen (en la
(y no sólo del texto original); da lugar a las modalidades de traduc- modalidad de doblaje o subtitulación) géneros diferentes: clásicos de
ción: traducción escrita, traduceión a la vista, interpretación simul- la literatura, culebrones, spots publicitarios, dibujos animados, docu-
tánea, interpretación consecutiva, traducción para el doblaje, etc. mentales, etc. Además, habrá que observar la naturaleza del proceso
3) La naturaleza del proceso traductor en el individuo. Es decir, si el traductor: si se trata de traducción profesional, o si lo traduce un estu-
proceso traductor es o no un fin en sí mismo (traducción profesio- diante de traducción o de lenguas (traducción pedagógica), si es traduc-
nal, pedagógica), en qué dirección se produce (hacia la lengua ma- ción directa o inversa, etc. A todo ello habrá que añadir el método con
terna o hacia una lengua extranjera), etc. Esta categoría atañe al in- que se ha recorrido el proceso traductor (literal, adaptación, etc.).
dividuo que traduce y comporta una configuración diferente del A continuación vamos a explicar más en detalle todas estas catego-
proceso traductor en cada caso; da lug~ a lo que denominamos rías; algunas de ellas, como la de método y tipo, serán tratadas con ma-
clases de traducción: traducción natural, traducción profesional, tra- yor detenimiento en otros apartados del libro (cfr. infra V.5. «El méto-
ducción pedagógica, traducción directa, traducción inversa, etc. do traductoP> y VII.4. «Tipologías textuales y traducción»).
4) El método empleado para traducir el texto original. Es decir, si
se traduce con un método literal, libre, comunicativo, etc. 3. Los MÉTODOS DE TRADUCCIÓN
Hay que incidir en la imbricación de todas estas categorías; todas La cuestión del método traductor es compleja y se ha tratado de
se entrecruzan para poder caracterizar y clasificar la traducción2 • manera confusa por muchos traductólogos. A nuestro entender, los
2
Somos conscientes de la arbitrariedad que puede desprenderse de algunas de las pos y clases; entiéndase solamente como una propuesta de denominación en un intento
denominaciones que utilizamos; nos referimos en concreto a las denominaciones de ti- de dar nombre a las categorías que planteamos.

52 53
métodos de traducción no se detectan ni se definen comparando el re- • Según la función y la configuración del proceso en el individuo
sultado de la traducción con el texto original (i casi todo sería libre en Conviene distinguir, de entrada, entre la traducción natural y la tra-
traducción!), sino considerando el proceso traductor que se sigue. La ducción profesional: 1) la traducción natural es la habilidad innata y ru-
clasificación de métodos traductores no se efectúa en relación con el tipo dimentaria de mediación entre lenguas que posee cualquier hablante plu-
de texto ni la modalidad de traducción, ni se ha de entender como for- rilingüe (Harris y Sheiwood, 1978); 2) la traducción profesional exige la
mas opuestas e irreconciliables de traducir (la dicotomía tradicional en- existencia de una competencia traductora que se distingue de la habilidad
tre traducción literal y traducción libre), sino en relación con objetivos de traducción natural en que consta de otras subcompetencias (competen-
diferentes que llevan al desarrollo de procesos traductores diferentes; cia profesional, estratégica, etc.) (cfr. iefra VI.2.2. «La competencia traduc-
existen métodos diferentes para finalidades traductoras diferentes. tora»). Evidentemente, existen varios niveles de conformación y consolida-
El método traductor es, pues, el desarrollo de un proceso traductor ción del proceso traductor, oscilando desde el traductor novato (que sólo
determinado, regulado por un principio en función del objetivo perse- posee esta habilidad rudimentaria de traducción natural) hasta el traductor
guido por el traductor; se trata de una opción global que recorre todo el experto (que ejerce la traducción profesional y posee la competencia traduc-
texto. Un cambio de destinatario, una finalidad diferente de la traduc- tora) (cfr. iefra VI.2.3. «La adquisición de la competencia traductora»).
ción o incluso una opción personal llevan al traductor a utilizar métodos Otro elemento que configura de manera diferente el proceso traduc-
diferentes. Distinguimos cuatro métodos básicos: interpretativo-comuni- tor es la diferencia entre la función comunicativa profesional de la traduc-
cativo (traducción del sentido), literal (transcodificación lingüística), li- y
ción, donde el proceso traductor es un fin en sí mismo, la traducción
bre (modificación de categorías.semánticas y comunicativas) y filológico en su función utilitaria, cuando la traducción cumple una función media-
(traducción erudita y crítica) (cfr. in.fra V5. «El método traductoP>). dora para otro fin. Cabe distinguir así las siguientes variedades:

FIGURA 6 1) La traducción profesional, donde traducir es un fin en sí mis-


Principales métodos de traducción mo, sin olvidar que puede tener, a su vez, diferentes funciones,
según el encargo concreto efectuado por el cliente o el público
al que va dirigida.
Método intetpretativo-comunicativo
(traducción del sentido) 2) La traducción utilitaria o instrumental. Pueden distinguirse dife-
Método literal rentes clases: el aprendizaje de la traducción profesional (en sus
(transcodificación lingüística) diferentes fases), donde el objetivo de la traducción efectuada, y
Método libre del proceso desarrollado, es aprender a traducir; la traducción pe-
(modificación de categorías semióticas o comunicativas)
dagógica, es decir, la utilización de la traducción de textos en la
Método filológico
(traducción erudita y crítica) didáctica de lenguas, donde el objetivo de la traducción es esen-
cialmente un perfeccionamiento lingüístico; la traducción inte-
riorizada, o sea, la contrastividad (espontánea e inconsciente),
que se efectúa con la lengua materna cuando se está aprendien-
do una lengua extranjera (sobre todo al principio del aprendiza-
4. LAS CLASES DE TRADUCCIÓN je); la traducción explicativa, donde se efectúa una utilización
puntual, deliberada y consciente de la traducción como meca-
En lo que se refiere a la naturaleza del proceso traductor3 pueden nismo de acceso al significado de un element9 de otra lengua.
producirse dos clases de cambios según la función del proceso traduc-
tor y su grado de configuración en- el individuo, y según la dirección Por traducción interiorizada nos referimos a la estrategia, espontá-
del proceso traductor. nea, que utiliza el que aprende una lengua extranjera de confrontar ,.,.
con su lengua materna léxico y estructuras, para comprender mejor,
3
Para el proceso traductor, cfr. infra VI.1. «El proceso traductoP>. para consolidar su adquisición, etc.; esta estrategia se manifiesta sobre

54 55
todo al principio del aprendizaje, y a medida que la lengua extranjera cuanto al mercado laboral. Esta especificidad redunda también en su en-
va cons?lid~dose, va desapareciendo. La traducción explicativa es otra señanza, donde hay que plantearse objetivos de aprendizaje diferentes a
~strategia utd~zada en el i:r~:>ee~o de adquisición de una lengua extran- los de la traducción directa (cfr. Beeby, 1996a y 1996b)4• De todos modos,
J~~a que consiste e_n la utilización, p~n~al y deliberada, de la traduc- conviene matizar que hay que tener en cuenta: 1) el grado de bilingüis-
cton como mecamsmo de acceso a sigmficados desconocidos de otra mo del individuo y que, aunque es poco frecuente, pueden darse casos de
lengua; suele darse con elementos monosémicos de dificil descubri- doble directa; 2) la modalidad de traducción de que se trata (por ejemplo,
miento por el contexto, y puede producirse en cu;lquier momento del en interpretación de enlace suele trabajarse en las dos direcciones); 3) la
proceso de adquisición. La traducción explicativa es también una estra- combinación lingüística en cuestión, ya que en el caso de combinaciones
tegia que utiliza el traductor para resolver problemas de traducción. lingüísticas con menor número de traductores (por ejemplo, chino-espa-
ñol), el traductor se ve más obligado a traducir en los dos sentidos; 4) la si-
• Según la dirección: traducción directa y traducción inversa tuación de cada país, ya que cuando se trata de una lengua minoritaria o
. La última distinción relativa a la naturaleza del proceso traductor en combinaciones con pocos profesionales disponibles, el mercado de la
tiene que ver con la dirección, es decir, si el traductor traduce hacia la inversa puede llegar a superar el de la directa.
lengua materna o hacia una lengua extranjera. Se trata de la traducción Aunque hoy día suele aceptarse la especificidad de la traducción di-
directa y de la traducción inversa. recta y de la inversa en el mercado laboral5, la traducción inversa parece
La traducción directa, hacia la lengua materna, se suele considerar en atraer menos la atención de los teóricos, si bien en los últimos años
el mundo profe~ional como la verdadera traducción, al producirse el pro- han surgido algunos trabajos que se ocupan de su especificidad (cfr. so-
c~so de reexpresión en la lengua propia del individuo que traduce, diferen- bre todo Beeby, 1996a, 1996b; Campbell, 1998; Martínez Melis, 2001).
ciándola de la traducción inversa que requiere un proceso diferente. Sin Son, pues, clases de traducción: la traducción natural, la traducción
embargo, com~ ~eñala _Beeby: «El públic? no especializado no distingue profesional, el aprendizaje de la traducción, la traducción pedagógica,
entre la traduccion hacia la lengua extranjera o desde la lengua extranjera la traducción interiorizada, la traducción explicativa, la traducción di-
y cree que el traductor no tendrá problemas de direccionalidad» (Beeby, recta y la traducción inversa. Todas ellas dependen del individuo y
l 996a: 57). La traducción in~ersa se diferencia de la traducción directa ya comportan una configuración diferente del proceso traductor.
que el traductor ha de traducrr a una lengua que no es la propia, por lo que
el proceso de reexpresión puede verse bloqueado por la falta de recursos;
par~ subsanarlo, el traductor ha de desarrollar habilidades y estrategias es- FIGURA 7
pec;ficas (mayor us~ d~ la documentación, utilización de textos paralelos, Clases de traducción
etcetera). Esta especificidad de la traducción inversa es señalada también
por Campbell (1998), quien considera la competencia en lengua extranje- SEGÚN LA FUNCIÓN Y LA Traducción natural
ra como uno de los componentes esenciales de esta práctica traductora. CONFIGURACIÓN DEL PROCESO Traducción profesional
Ademá_s, y co?1C: consecuencia de esta dife;rencia procesual, la ofer- EN EL INDIVIDUO Aprendizaje de la traducción profesional
Traducción pedagógica
ta ?e trabajo es distmt~; la traducción inversa tiene en la realidad pro- Traducción interiorizada
fesional un mercado diferente, y generalmente más reducido, para el Traducción explicativa
traductor que el de la traducción directa. Beeby (l 996a), refiriéndose al
caso _de Barcelona,_ habla de dos tipos principales de encargos: 1) tra- SEGÚN LA DIRECCIÓN Traducción directa
ducciones estandarizadas~ es decir, textos muy codificados relacionados DEL PROCESO Traducción inversa
con ~l comercio exterior o con la administración pública, así como tra-
ducc10nes técnicas y científicas; 2) interpretación de enlace en reunio- 4 Cfr. también Hurtado Albir (1999a: 54), donde se señala la diferencia de objetivos
nes de negocios, turismo, administración, etc. de aprendizaje y de metodología entre la traducción directa y la traducción inversa .
. Así pues, la traducción inversa tiene una doble especificidad: especi- 5 A la hora de seleccionar traductores profesionales en organismos internacionales,

ficidad en cuanto al proceso traductor y las estrategiás utilizadas y en editoriales, etc., se considera la lengua materna como la lengua de llegada.

56 57
textos no especializados (traducción de textos literarios, publicitarios,
5. Los TIPOS DE TRADUCCIÓN periodísticos, cotidianos, etc.).
FIGURA 8
Los tipos de traducción tienen que ver con la traducción de textos Tipos de traducción
(escritos, orales, audiovisuales, informatizados) que pertenecen a deter-
minados ámbitos socioprofesionales; cada tipo de traducción se efec-
túa con géneros textuales característicos. En este sentido, su definición Ámbitos marcados por el campo ~ Traducción de g~neros ~specializados /
y descripción está directamente relacionada con la caracterización de Tipo de campo: técnico, científico, jurídico, económico, religioso, etc. ~ Traduc-
l.as tipologías ~extuales y está marcada por la categoría de género (cfr.
ción técnica, científica, jurídica, etc.
zrgra VII.4. «Tipologías textuales y traducción»). Ámbitos no marcados por el campo ~ Traducción de géneros no especiali~ado.s
En la modalidad de traducción escrita, los tipos de traducción es- Traducción de géneros literarios, publicitarios, periodísticos, etc.~ Traducción lite-
tán relacionados con las áreas convencionales tradicionales: traducción raria, traducción publicitaria, traducción periodística. etc.
literaria, traducción general y traducción especializada. En las modali-
dades de traducción oral se relaciona con la distinción que suele efec-
Preferimos no utilizar la categoría traducción general por la ambigüe-
~uarse, se~n la situación de comunicación en que se utilice, entre
dad que genera esta especie de zona de nadie, que agruparía a t~xtos d~
i1?-~erpret~ción de conferencias, interpretación de tribunales, interpreta-
muy diversa índole pertenecientes a diversos. c~mpos ~textos divu~gati­
c~on. social (Community Interpreting), interpretación en los medios au-
vos, no marcados por los lenguajes de especialidad m por la vertiente
diovisuales, etc. (cfr. infra II.6.4.3. «Modalidades y tipos de traducción
expresiva). Ahora bien, conviene tener presente. que dentro de ca¿a
oral»). En la modalidad de traducción audiovisual al estar marcada por
ámbito de géneros marcados por el can:P? (p?: ejemplo, lo~ textos ~e~­
la dominante de modo, suele pesar menos esta c~egoría, aunque, evi-
nicos) existe una gradación en su especiahzacion \de. los mas .e~p.eciah­
d.entemente, se traducen textos audiovisuales literarios (adaptaciones
zados, dirigidos a especialistas, a los menos ~spe~iahzados, dmgidos a
cme1!1atográfica~ de textos literarios), científicos (documentales), etc.
un público general) y que algunos de .estos ambi~os s.e encuentran en
Obviamente, existen textos que se traducen sobre todo en determina-
la frontera de la lengua general (por ejemplo, el ambito de los del?o~­
da modalidad de traducción (por ejemplo, la traducción de textos lite-
rarios en la modalidad de traducción escrita). tes). De ahí que la división entre géner;>~ espec~alizad~s y 1?-º especiali-
zados no puede entenderse de modo ngido; asi, en e~ ~m~ito,de .la tra-
~n la descripción de los tipos de traducción tiene una gran impor- ducción técnica existen géneros como el follet~ pubh~itar~o tec1?-ico, el
tancia la categoría de género, entendido como agrupaciones de textos
artículo ,técnico divulgativo, la obra técnica divulgativa .m~antil, etc.,
P.e,rtenec~ente~ ~un mismo campo y/o modo y que comparten la fun- que compartirían características con los géneros no especializados (cfr.
cion, la situacion de uso y las convenciones textuales (por ejemplo, los
infra VII.4.3.3. «Clasificaciones por géneros»).
c~mtratos,. las r~cetas. ~e cocina, ~te.). (cfr. irgra :vn.4.5.3. «La importan-
cia de la identificac10n y descnpción de géneros para la Traductolo-
gía»); cada tipo de traducción consta de géneros característicos pertene-
5.1. La traducción de textos especializados
cientes al ámbito en cuestión. Ahora bien, dada la importancia de los
conocimientos extralingüísticos a la hora de traducir, es también im-
Nos referimos a la traducción de textos dirigidos a especialistas y
portante la c~tegoría de ~ampo, e~ decir, la variación lingüística según el
pertenecientes a los llamados lenguajes d~ e.spec~alidad: lenguaj.e técni-
marco profe~ional o social (por ejemplo, científico, técnico, legal, etc.);
co, científico, jurídico, económico, ad~~mstrativo, ,etc. Prefenn:io~ la
en este sentido, el grado de intervención del campo temático en la
denominación traducción de textos especzalzzados (o generas especializa-
configuración de los géneros textuales es decisivo para definir si se tra-
dos) a la de traducción especializada, ya que, estric~a~ente habland~,
t~ de la traducción de los denominados textos especializados (traduc- toda traducción (literaria, audiovisual, etc.) es especializada en el senti-
ción de textos técnicos, científicos, jurídicos, económicos, etc.) o de
do que requiere unos conocimientos y habilidades especiales.
58
59
.Estas varie,d~des de traducción han sido objeto de numeroso es- • La traducción de textos especializados
t1:1dios en los ultimas años. Cabe citar en el ámbito de la traducción
La traducción de textos especializados está marcada por la do-
c~entífica y téc-:iica los trabajos de Jumpelt (1961), Maillot (1968), minante de campo, ya que el traductor ha de tener conocimientos en
Fmch (1969), Pmchuck (1977), Bédard (1986, 1987), Durieux (1988),
el campo temático en cuestión para poder efectuar el proceso tra-
Hann (1992), Wright y Wright (1993), Congost (1994), Gopferich (1995), ductor.
Bachmann (1996), Gamero (1998, 2001), etc. En cuanto a la traduc-
Gamero (1998), refiriéndose a la traducción escrita de textos técni-
sión jurídica ~estacan los tra~aj?s de ~émar (1982), Alcaraz (1994),
cos, subraya las siguientes características de este tipo de traducclón y
Alvarez Callqa (1994), San Gmes Agudar y Ortega Arjonilla (1996)
Saarcevic (1997), Borja (1998, 2000), etc. ' las competencias requeridas del traductor, que pueden aplicarse al con-
junto de textos especializados:
• Los textos especializados
FIGURA 9
Los len~ajes de espe~~alidad son «subconjuntos del lenguaje gene- Características de la traducción de textos especializados
ral caractenzados pragmaticamente por tres variables: la temática los (Gamero, 1998: 100)
-usuarios y l~s ~ituaciones de comunicación» (Cabré, 1992/1993: Í39).
Texto especializado sería, según Cabré, cualquier comunicación reali- CARACTERÍSTICAS
zada en el seno de los lenguajes de especialidad. DE FUNCIONAMIENTO COMPETENCIAS REQUERlDAS
C~b7é indica que los lenguajes especializados tienen una temática TEXTUAL DEL TRADUCTOR

~special.iz~da en el sentido en que han sido objeto de un aprendiza- Importancia del campo
Je especial~zad?,' que los us.uarios son especialistas y que las situaciones
Conocimientos
temático temáticos
de .comumc~cion son ?e tipo formal, reguladas normalmente por cri-
ten.os profesionales o científicos. Esos lenguajes tienen además caracte- Terminología específica Conocimientos CAPACIDAD PARA
rísticas de ~ipo lingüístico y textual y no son monolíticos, sino que pre- de terminología DOCUMENTARSE
se~tan van~dades en función de los usos y de las situaciones comuni- Géneros característicos Conocimiento de los
cativas. (segun el gr~do de a~st~acción y los propósitos comunicativos). géneros característicos
Existen le~g~aJes. ~specializados de diverso tipo y con diferente
gra?? de especial~z.acion: algunos presentan un alto nivel de especiali-
El traductor debe tener conocimientos temáticos sobre la materia
zacion (el de la Fi~ic~, las Ma~emáticas, la Estadística, etc.), otros ocu-
científica, técnica, jurídica, etc., que ha de traducir; ahora bien, se trata de
pan un terreno mas mtermedio con el lenguaje general (banca Dere-
una comp~tencia sobre todo de comprensión, ya que, a diferencia del es-
cho, etc.) y otros se sitúan ya en la frontera de la lengua común (depor-
tes, ferretería, etc.). pecialista, no es necesario que sea capaz de producir por sí solo textos
especializados. En caso de carecer de esos conocimientos, debe saber su-
Cada ámbito de especialización tiene géneros textuales característi-
plirlos mediante su capacidad de documentación, que le permitirá adqui-
~os. Así, e? el. campo técnico: artículo divulgativo, enciclopedia técnica, rir los conocimientos necesarios. Aunque la terminología se ha conside-
mfo:me tecmco, patente, prospecto, manual de instrucciones norma
rado tradicionalmente la característica principal de la traducción especia-
técm~a; norma ~e. análisis, norma laboral, plan de producción, ~liego de lizada, se coloca en un segundo plano, ya que lo más importante es el
cc:mdiciones, solicitud de desarrollo del producto, etc. En el ámbito jurí-
concepto que encierra el término y no el término en sí; para comprender
dico: decretos, reglamentos, contratos, testamentos, escrituras, informes
dicho término (y para encontrar el equivalente justo en la lengua de lle-
legales, senten_cias, denuncias, demandas, oficios, exhortos, requerimien-
gada), es necesario saber relacionarlo con el concepto a que hace referen-
tos, etc. \cfr. z'f!fra _YII.4.3.3. «~lasificaciones por géneros»). Aunque el
mod<?, mas extendid<? e~ el escnto, los te~tos especializados pueden ser
cia. Además, el traductor ha de conocer los géneros propios del ámbito
tambien o:~es y audi~visuales: c?-:ife~encias en congresos (de Medicina,
específico en que traduce y el funcionamiento peculiar de cada uno de
ellos en cuanto a convenciones lingüísticas y textuales; no tiene las mis-
de Informatica, etc.), videos pubhcitanos sobre procesos industriales, etc.
mas convenciones un manual de instrucciones, que una patente, o una
60
61
norma, etc. La capacidad para documentarse ocupa un lugar central en el
conjunto de competencias, ya que permite al traductor adquirir conoci-
mientos sobre el campo temático, sobre la terminología y sobre las nor-
5.2.1. La traducción de textos literarios
mas de funcionamiento textual del género en cuestión.
Como ya hemos dicho, la traducción de textos especializados no es Las actitudes del traductor general y del literario son diferentes
privativa de la traducción escrita. En el ámbito de la traducción oral ante los textos que han de traducir, y ello porque los textos liter~rio_s
suelen reagruparse las variedades de traducción según la situación co- se caracterizan por una sobrecarga estétic~. De hecho, el lengqaJe l~­
municativa en que se producen en: interpretación de conferencias, que terario podría definirse como todo lengu~J~ marcado con recursos li-
se produce entre especialistas (de medicina, informática, política, etc.) terarios, es decir, con recursos cuyo obJetivo es complacerse en el
que necesitan adquirir o intercambiar información; interpretación de uso estético de la lengua y en transmitir emociones al lector. ~on ca-
tribunales, entre los participantes en una vista oral y el tribunal; inter- racterísticas propias del lenguaje literario, entr~ otras: una mte~a­
pretación de enlace para especialistas de diferentes ámbitos (política, ción entre forma y contenido mayor de la habitual, y una especial
negocios, etc.); interpretación social (Community Interpreting), para la vocación de originalidad. Además, los textos literarios crean mun-
dos de ficción que no siempre coinciden con la realidad (Marco Bo-
· relación con servicios públicos y privados (aduanas, hospitales, ser-
rillo, Verdegal Cerezo y Hurtado Albir, 1999: 167).
vicios de emigración, etc.); e interpretación en los medios audiovi-
suales (cine o televisón) Oiménez, 1999: 72 y ss). Todas ellas, excepto
En efecto en los textos literarios se da un predominio de las carac-
la interpretación de textos audiovisuales (que se efectúa generalmente
terísticas lingÜístico-formales (que produce la sobrecarga estética), exis-
con películas), suelen darse en medios especializados, si bien la inter- te una desviación respecto al lenguaje general y son creadores de fic-
pretación social en menor medida, dependiendo del tipo de situación
ción. Además, los textos literarios se caracterizan porque pueden tener
comunicativa. (cfr. infta II.6.4.3. «Modalidades y tipos de traducción
oral»). ·, diversidad de tipos textuales, de campos, de tonos, de modos y de
estilos. Así pues, pueden combina: diversos ~ipos textuales (narra~i~os,
descriptivos, conceptuales, etc.), .m~egrar dive:sos .campos tem~tlCos
(incluso de los lenguajes de especialidad), ref1e1ar diferentes relaciones
5.2. La traducción de textos no especializados
interpersonales, dando lugar a much_os tonos tex~ales, alternar m_~dos
diferentes (por ejemplo, la alternancia en la narrativa entre narracion y
Existe una gran heterogeneidad de textos traducibles que no for- diálogo) y aparecer diferentes dialectos (sociales, geográficos, tempora-
man parte de los lenguajes especializados; además de los textos litera-
les) e idiolectos. Otra característica fundamental es el hecho de _q~,e lo_s
rios, todos aquellos que podríamos calificar de no literarios: textos pu- textos literarios suelen estar anclados en la cultura y en la tradIC10n li-
blicitarios, periodísticos, etc. Estos textos pueden pertenecer a diver-
teraria de ia cultura de partida, presentando, pues, múltiple~ referencias
sos modos (oral, escrito, audiovisual, icónico-gráfico) y pueden ser
culturales (Marco Borillo, Verdegal Cerezo y Hurtado Albir, 1999).
traducidos en diversas modalidades de traducción: traducción escrita Todas estas peculiaridades caracterizan la traducción ·de esos textos
traducción a la vista, doblaje, interpretación' simultánea, etc. Cad~
y condicionan el trabajo del tra~ucto~. Al igu~l que el traductor de t~x­
ámbito tiene sus características propias, relacionadas con el funciona-
tos especializados, el traductor literano neces~ta de una~ c?mpete?cias
~iento peculiar de esos textos: preferencias léxicas y sintácticas, rasgos específicas (una competencia literaria): ampli?s conocimientos l~tera­
mtratextuales (coherencia y cohesión) y géneros y subgéneros propios.
rios y culturales y determinadas aptitudes relacio?adas con ~l. funciona-
Existen estudios específicos sobre la traducción de textos publicitarios miento de esos textos (buenas habilidades de escntura, creat1Vldad, etc.).
(Méta, 17/1; Tatilon, 1990; Valdés Rodríguez, 1999, etc.), de textos pe-
Dicha competencia le permitirá enfrentarse a los problemas especí~~os
riodísticos (Grupo Iris, 1996, etc.), etc. ·
que plantea su traducción: problemas derivad?s _de la sobrec~rga estetlca
Nos limitaremos a presentar uno de los ámbitos más marcados por
(de estilo, connotaciones, metáforas, etc.), del id10lecto prop~o del auto~,
características propias y que ha sido más analizado en la Traductología:
de la relación con las condiciones socioculturales del medio de parti-
la traducción de textos literarios.
da de la intervención de la dimensión diacrónica (la traducción de
'
62
63
r
texto~ antiguo~),. etc. Esas características especiales, junto con el peso
Rose, 1997); el análisis de elementos de índole ideológica y sociocul~­
especifico del id10lecto del autor, hacen que quizás sea el tipo de tra-
ral (Diaz-Diocaretz 1985; Niranjana, 1992; Venuti, 1995, 1998; Robm-
son, 1997a; Carbo~ell, 1997, etc.); la propuesta de modelos de análisis
ducción donde más se incide en la dimensión creativa; muchos auto-
res lo pon~n de relieve, con nociones como: reenunciación especffeca
estilísticos (Marco Borillo, 1998, 2001, etc.), entre otros.
(~eschonn~c, 1972, 1973), traducción recreación (Etkind, 1982), metacrea-
Existe una gran diversidad de géneros literarios (~fr. infra VII; 4.3.3.
czon (Popovic, 1976), metaliteratura (Holmes, 1988), proceso recreador (So-
linski, 1987), etc. «Clasificaciones por géneros»), con sus correspondientes subgeneros:
historietas y cómics, literatura didáctica (adagios, proverbios, etc.), en-
La traducción literaria puede tener diversas finalidades, que de-
sayo (histórico, filosófico,. et~·!' narrativa (cu,ento, no;~la c~~a, n?''.da
penden del status de la obra literaria (subliteratura, clásicos de la litera-
policiaca, de aventuras, hist~:mca, etc.), poesia (dramatlca, lmc~, epic~,
tura, et~\ del ~i;icargo de traducción (para una edición de bolsillo, para
etc.), teatro (comedia, tragedia, drama, etc.), entre otros. Cada genero li-
~na e?icion btlmgüe selecta, etc.) y del destinatario (público infantil, terario presenta sus características particulares y plantea problemas es-
JUveml, culto, etc.). Esas diferentes finalidades pueden ocasionar pro-
pecíficos de traducción. Así, por ejemplo, la traducción del diálogo en .la
yectos de traducción guiados por métodos diferentes: una traducción
narrativa, con las diferencias de uso (modo, tono, campo) y usuano
c.~me:itada (traducción didáctica, traducción crítica), adaptación, ver-
sion libre, etc. (cfr. iefra V.5. «El método traductor»). (dialectos geográficos, socia~es,. etc.) que l?ueden apar~cer en. e.l texto
original; la traducción de comics e histonetas que esta. c~mdicionada
La mayoría de. refl~xiones ~obre la traducción que se han generado
por las limitaciones de espacio (bocadillo) y de. l~ p~opi~ ~magen, que
a lo largo de la histona han girado en torno a la traducción literaria.
es inalterable y puede contar con elementos 1d10smcrati~os (gestos,
Los estu~ios siste~áticos se abordan, sin embargo, a lo largo de la se-
costumbres, etc.) y por las características propias del lenguaJe de los .~ó­
gunda mitad del siglo XX y se consolidan sobre todo en los años setenta.
mics (uso de onomatopeyas, interjecciones, argot, etc.); l.a t!aducc10n
Hasta mitad de los años setenta, los estudios se caracterizan por abor-
teatral condicionada por el peso del modo oral, etc. Nos limitaremos a
dar ~emas como traducibilidad/intraducibilidad y'la noción de equiva-
comentar muy brevemente dos casos de traducción literaria muy espe-
lencia, por tener una orientación prescriptiva o evaluativa y efectuarse
cíficos: la traducción de textos poéticos y la traducción de textos tea-
desde la óp~ica de los estudios literarios (y no desde la- Traductología)
trales.
(Marco Bonllo, 1998: 16 y ss); destacan los trabajos de Savory (1957),
Chukovsky(l964), Selver(l966), Kloepfer(l967), Levy(l963), Paz (1971),
Adams (1972), Will (1973), etc. • La traducción de textos poéticos
La traducción de textos poéticos es la que ha sido objeto de un ma-
En 1976 se celebra en la Universidad Católica de Lovaina un co-
yor número de análisis; destacan los trabajos de Holmes q969, 1978),
loquio titulado Literatura y traducción~ en el que intervienen investi-
Holmes, qe Haan y Popovic (1970), Lefevere (1975), Popovic (1976),.de
gadores de diferentes países y que supone un punto de inflexión im-
Beaugrande (1978), Etkind (1982), ~ffel (1988),. Saez Hermosilla
portante en la reflex!ón sobre la .traducción literaria, dando lugar a
(1987), etc. Estos estudios ponen de relieve la pluralidad de eleme~t?s
lo que se ha denommado postenormente Escuela de la manipulación.
que intervienen en el texto poético y, por l.o tanto,. en· la traduccion
(Hermans 1985; Toury 1980, etc.); estos autores defienden una orien-
poética: el sistema metafórico, el metr~, la m~a, el ntmo, etc. E~. este
tació?, descriptiva y explicativa, la importancia de la recepción de la tra-
sentido, Holmes (1988) habla de la polzvalencza ~e los textos po~ticos,
duccion, la norma como concepto central y la integración del análisis
y Etkind (1982) define el poema como «~n sistema d~ .~onflic,t<;>s»
de la traducción literaria dentro de los estudios sobre la traducción
(entre la sintaxis y el metro, el metro y el ntmo, la tradic10n poetica
(~~· infra VIII.2. 7. «La escuela de la manipulación»). Otras vías de aná- y la innovación del poeta, etc.). La traducción, pues, ~a de recrear ~sa
lms de la traducción literaria que se inauguran a partir de los años se-
pluralidad de elementos, lo cual supone transformaciones, supre~:o­
tenta son: la relación entre los estudios lingüísticos y los literarios
nes y adiciones. En este sentido, ~~f~el (1988) .habla de la traduccion
(Schogt, 1988; Snell-Hornby, 1988); el análisis de la traducción litera-
poética como «un juego de eqmlibnos»; Etkind (1982) defiende la
ria con:io parte de una teoría general de la literatura (Barnstone, 1993);
«traducción recreación» que debe conservar la forma de un poema y
la relación entre teoría literaria y traducción literaria (Gallego Roca, 1994;
cuyas leyes están definidas por el texto original y por las normas estéti-
64
65
cas de la literatura de llegada; Holmes (1988) califica la traducción poé-
tica de metapoema, y al traductor, de metapoeta... sarrollo de la acción en el escenario y en el modo en que los actores
También en la traducción de textos poéticos pueden existir diferen- han de declamar el texto. Cualquier obra de teatro, en mayor o menor
tes finalidades traductoras. Etkind (1982) distingue seis tipos de traduc- medida, utiliza estos dos niveles de lengua y, en ellos, se refleja la do-
ble naturaleza del texto teatral, escrito para ser leído y representado, y
ción poética: la traducción iriformación, en prosa y sin pretensión artísti- la especificidad de este género literario (Merino, 1994: 10-11 ).
ca; ,1~ traducción inte:Jnetacir!n, relacionada con los estudios históricos y
esteticos; la traducción alusión, donde existen algunos criterios estéticos
(por ejemplo, se rima algún verso), pero no existe un programa estéti- El texto teatral es una mezcla de códigos y modos. Confluy~n el
co d~finido; la traducción aproximación, donde sí que hay un programa código lingüístico y el escénico (visual, acústico), pero además el códi-
estético pero es parcial (transponer rima sin metro, ritmo sin rima, et- go lingüístico tiene un modo complejo, ya que se trata de un escrito
cétera); la traducción imitación, que suele darse cuando el traductor es para ser representado (dicho y hecho); cabe resaltar, pues, la importan-
poeta y se expresa libremente; la traducción recreación, que es, según el cia de la oralidad en los textos teatrales y, por consiguiente, de los ele-
autor, la verdadera traducción poética ya que, sin ir más allá de los lí- mentos prosódicos y paralingüísticos, de los mecanismos conversacio-
mites del mundo estético del poeta, recrea en verso el conjunto de ca- nales, etc. La estructura del texto teatral presenta también unas caracterís-
racterísticas del poema original. ticas propias, existiendo microunidades y macrounidades específicas:
. Algunos te~t~s poéticos, por ejemplo, ciertos tipos de poesía visual, la réplica, la escena y el acto, siendo la réplica la unidad estructural mí-
tienen caractenst1cas muy peculiares, y pueden llegar a presentar pro- nima (Merino, 1994: 44).
blemas de traducción de díficil resolución. El texto teatral no es un todo unívoco y existe una gran diversi-
dad de géneros y subgéneros textuales: comedia, tragedia (griega, hu-
• La traducción de textos teatrales manista, isabelina, francesa clásica, del absurdo, etc.), drama (melodra-
Conviene señalar de entrada la función dramahírgica de todo tex- ma, tragicomedia, moralizador, etc.), géneros menores (entremés, farsa,
to teatral, cuya finalidad es la representación escénica; se trata de tex- sainete y vodevil).
tos escritos para ser representados. Esta peculiaridad revierte en una se- Por otro lado, el hecho teatral requiere la confluencia de diversos
rie de características propias de los textos teatrales que condicionan la participantes (el autor, el director, los actores, los decoradores, etc.),
traducción de estos textos y le confieren especificidad. que conforman toda una cadena de emisores interpretantes de ese tex-
La especificidad de los textos teatrales es puesta de relieve por to, pudiéndose considerar el teatro un verdadero «proceso de traduc-
Merino: ción» (Gostand, 1980).
La traducción a otra lengua se ve condicionada por todas esas ca-
racterísticas, del texto teatral. Toda traducción teatral ha de ser drama-
Porque al hablar de teatro, es inevitable referirse a los dos aspec-
tos que definen el género dramático y que van indisolublemente túrgica y su criterio definidor es la representabilidad. Además, por la
u.nidos: el teatro como literatura y el teatro como espectáculo; es de- mezcla de códigos y por su modo característico, la traducc;ión teatral es
cir, lo que se conoce como texto impresó (página) y representación un caso híbrido de traducción que participa de características de la mo-
escénica (escenario). dalidad de traducción escrita y de la traducción oral.
Resulta inevitable pensar que una obra de teatro ha sido o puede A pesar de que toda traducción teatral ha de ser dramatúrgica y re-
ser representada, que su autor la concibió para un escenario. La estruc- presentable, pueden existir diferentes finalidades de traducción. Un
tura misma d~l texto dramático indica que esta dualidad está presen- texto teatral puede ser traducido por encargo de una editorial, por
te. Al contrano de lo que ocurre en la narrativa o en la poesía, en la ejemplo, para una colección de clásicos teatrales (traducción para leer); en
pieza dramática la lengua se manifiesta al menos en dos niveles: el
este caso, el traductor puede producir, por ejemplo, una edición bilin-
diálogo y todo lo que no es diálogo. El diálogo o texto principal
correspondería a todo el material lingüístico que los actores declaman, güe anotada y recurrir a técnicas como las notas o paráfrasis explicati-
y el marco, o texto secundario, estaría compuesto por las indicaciones vas. Ahora bien, no es lo mismo si se trata de traducir ese texto para
escénicas que el autor escribe pensando fundamentalmente en el de- una representación escénica concreta, donde, además de sus condicio-
namientos específicos (espacio, presupuesto, escenografia, etc.), la recep-
66
67
ción del espectador es inmediata y éste no puede aplicar estrategias pro- gráficos y temporales, para caracterizar a los personajes y la si-
pias de la lectura (volver atrás, buscar en el diccionario, etc.). Según la fi- tuación de comunicación, que cumplen una función en el tex-
nalidad de la traducción, el traductor puede utilizar métodos diferentes: to y que el traductor ha de resolver; sin olvidar los problemas
una adaptación, cambiando a lo largo de toda la obra la época, el medio derivados de la dimensión diacrónica cuando se trata de la tra-
sociocultural, el verso por la prosa, etc., o incluso efectuar una versión li- ducción de un texto antiguo.
bre, más alejada del original. Habrá que estudiar en cada caso concreto 2. Las características de cada género textual, ya que no p\antea
las diferencias entre el original y la traducción, analizando qué se cambia los mismos problemas de traducción un texto clasico o con-
y qué se mantiene (la acción, la intriga, el conflicto, los polos temáticos, temporáneo (sin problemas de diacronía), una tragedia o una
las funciones de los personajes) para ver si se trata de una traducción, comedia (la traducción del humor), un drama en prosa o en
una adaptación o una versión libre. No hay que perder de vista que verso ...
existen textos (por ejemplo, textos muy anclados en la cultura de parti- 3. La representabilidad de la traducción, ya que, como sucede en
da o pertenecientes a culturas muy lejanas) que requieren más mecanis- la traducción oral, el destinatario de la traducción ha de com-
mos puntuales de adaptación para llegar al público, sin que por ello se prender y reaccionar (emocioi:~rse, reír,_ e_tc.) de modo inn:edia-
efectúe una adaptación de toda la obra; por otro lado, existen también to a la recepción de la traducc1on, condicionando las soluciones
algunos textos (por ejemplo, una comedia urbana de crítica social, an- traductoras.
clada en la cultura de partida) cuya única solución traductora, para no 4. El tipo de transposición escénica. Cuando se trata de una tra-
perder su funcionalidad, es la adaptación de todo el texto al medio de ducción para un determinado montaje teatral, existen elemen-
llegada. tos (derivados de la producción, de la dirección escénica, de la
La traducción forma parte del proceso de transposición escénica, escenografia, de la interpretación de los actores, del contexto so-
produciéndose una estrecha relación entre texto~ traducción y puesta ciocultural, etc.), que pueden condicionar el trabajo del traduc-
en escena. En todo el proceso de transposición escénica surgen agentes tor e introducir modificaciones en el texto traducido.
y elementos que pueden introducir cambios de diverso tipo en la tra-
ducción. Los criterios del director escénico, el trabajo de los actores, la Encontramos indicaciones sobre la traducción de textos teatrales
escenografía, el vestuario, el atrezo, etc., pueden condicionar y modi- y sobre los problemas que acabamos de mencionar en los trabajos
ficar la traducción; existen, además, condicionamientos derivados de de Bassnet (1978, 1981, 1990), Zuber (1980, 1984), Scolnicov y H~­
los criterios de producción y del contexto sociocultural en que se se lland (1989), Brisset (1990), Conejero (1991), Heylen (1993), Meri-
efectúa el montaje (presupuesto, espacio escénico, cuestiones ideológi- no (1994), Mateo (1995a, l 99Sb, 1996, 1997), Johnston (1996), Espasa
cas, etc.) (cfr. Espasa Borrás, 1997). Borrás (1997, 2001), etc.
Así pues, existen, problemas específicos de la traducción teatral
que están relacionados con:
6. LAS MODALIDADES DE TRADUCCIÓN
l. Las características del lenguaje teatral, ya que el traductor se en-
cuentra con un texto escrito que representa situaciones donde Vamos a proponer ahora una clasificación de la traducción aten-
los personajes hablan (monólogos, diálogos). En primer lugar, diendo a una variable, a nuestro entender la fundamental, el modo
problemas relacionados con el modo particular, es decir, con ca- traductor, que genera lo que· denominamos modalidades de traducción.
racterísticas propias de la comunicación escrita (elaboraciones Por modo traductor nos referimos a la variación que se produce en la
estilísticas, fijación y envejecimiento del texto original, etc.), traducción según las características del modo del texto original y de
pero también de la comunicación oral: funcionamiento de los la traducción. El modo traductor, y la consiguiente clasificación en
efectos prosódicos en cada lengua, de las reglas conversaciona- modalidades de traducción, es a nuestro juicio una categoría dominan-
les (tumos de habla, etc.), de los gestos, etc. Por otro lado, pro- te para considerar y clasificar la traducción, que no suele tenerse en
blemas relacionados con la aparición de dialectos· sociales, geo- cuenta. Por lo general, si se introduce la variable de modo es sólo con

68 69
resp~~to al texto original, pe~o no se considera el modo que añade la tra- que se emite simultáneamente a los enunciados correspondien-
duccion. El modo traduct?r rmpone unos condicionamientos específicos tes en lengua original.
en ~ada caso que son precisamente los que distinguen a las diferentes mo- :____ Traducción de programas informáticos: traducción de programas
dalidades entre sí; cada modalidad tiene además unas situaciones de uso informáticos (sistemas, aplicaciones, archivos).
determinadas y exige unas destrezas específicas del traductor. - Traducción de productos informáticos multimedia: traducción de
Tradicionalmente, la reflexión en tomo a la traducción se ha basa- productos informáticos que incluyen de forma integrada texto
d_o en la modalidad de traducción escrita; desde Cicerón hasta los ini- escrito, vídeo y audio. ·
Cios de la segunda mitad del siglo XX, todas las reflexiones sobre la tra- - Traducción de canciones: traducción de canciones (de todo tipo)
ducción giran en tomo a ella. En el siglo xx surgen nuevas modalidades para ser cantadas.
de traducción: l~ inteipretación consecutiva (utilizada por primera vez - Supratitulación musical: traducción de la letra de una canción
en la ~onferencia de Paz en 1919), la inteipretación simultánea (usada que se pasa en una banda magnética, situada generalmente en-
por prrmera vez. en la C~nferencia Internacional del Trabajo de 1927 y cima del escenario.
e.i: _la Conferencia Mundial de la Energía de 1930, pero instaurada defi- - Traducción icónico-gráfica: traducción de textos subordinados
mtiv~ente en el Juicio de Nuremberg), el doblaje (en 1929), etc. Este de tipo icónico-gráfico, como jeroglíficos, crucigramas, sopas de
cambio de panorama hace que la investigación se centre también en letras y carteles publicitarios.
otras modalidades (la traducción audiovisual, la traducción oral).
Hemos consignado las modalidades más características, pero esto
6.1. Caracterización de las modalidades de traducción no quiere decir que sean las únicas. Existen también otras modalida-
des que podríamos denominar cruzadas, ya que se produce solapa-
Consideramos que las principales modalidades de traducción son: miento de los rasgos de algunas de las principales. Nos referimos, por
ejemplo, a la inteipretación simultánea de películas que suele efec-
- Traducción escrita: traducción escrita de un texto escrito. tuarse en festivales de cine (variante de la inteipretación simultánea);
- Traducción a la vista: traducción oral de un textü escrito. a la traducción leída en voz alta, utilizando el equipamiento técnico
- Interpretación simultánea: traducción oral espontánea y simultá- propio de la inteipretación simultánea, para la representación de
nea de un texto oral a medida que éste se desarrolla. obras de teatro (variante de la traducción escrita); los intertítulos tra-
- ~nterpretación consecutiva: traducción oral no espontánea y poste- ducidos que se efectuaban en el cine mudo (traducción escrita); los
nor de un texto oral con toma de notas simultánea al desarrollo intertítulos traducidos que se utilizaban en Estados Unidos al princi-
del texto original. pio del cine sonoro (una especie de consecutiva escrita, cada 15 ó 20
- ~nterpretación de_ enlace: traducción oral de conversaciones (polí- minutos), etc.
ticas, de negocios, etc.); suele tener doble direccionalidad (di- A veces, pueden producirse cambios de modalidad en un mismo
recta e inversa) acto traductor. Por ejemplo, el intéiprete de simultánea pasa a efectuar
- Susurrado (o cuchicheo): inteipretació~ simultánea que se efec- traducción a la vista si el orador lee el discurso o conferencia y el intér-
túa en voz baja al oído del destinatario. prete tiene el original por escrito. El intéiprete de enlace con frecuen-
- Dobla_/e: traducción audiov~sual en la que el texto visual perma- cia pasa a efectuar inteipretación consecutiva cuando se trata de una
nece malterado y se substituye el texto oral original por otro intervención más larga del interlocutor y necesita tomar notas, o tam-
texto oral en otra lengua. bién traducción a la vista si algún interlocutor aporta documentos es-
- V<Jces superpuestas: traducción audiovisual, utilizada especial- critos, o incluso inteipretación simultánea de películas si se aporta al-
mente en documentales, en la que se supetpone la traducción gún documento audiovisual. Otro caso es la subtitulación de cancio-
oral al texto oral original. nes en películas.
- Subtitulación: traducción audiovisual en la que el texto audiovi- En algunas ocasiones, los cambios de modalidad se producen por
sual original permanece inalterado y se añade· un texto escrito la finalidad traductora; nos referimos a la traducción escrita de guiones

70
71
o de canciones para ser leídos (por ejemplo, para ser publicados por Al igual que en el uso de una len~a existen d!versos tip~s de I?odo
una editorial), etc.
(simple, cuando participa un solo medio, y complejo, cuando mten:enen
varios), el modo traductor varía también. Desde nuestro punto de ~sta, el
• Las diferencias de medio y de modo traductor modo traductor puede ser: 1) simple, si se mantiene en la traducción las
Si tenemos en cuenta el medio en que se produce cada modalidad, características del modo del original, por ejemplo, la traducción escrita de
las podemos agrupar de la siguiente manera: textos escritos (para ser leídos en voz baja o alta, etc.); 2) complejo, si hay
un cambio de modo con respecto al original, por ejemplo, la traducción
FIGURA 10 a la vista; 3) subordinado, cuando se produce, ya en el original, una mez-
Agrupación de las modalidades de traducción según el medio cla de medios, lo cual ocasiona una serie de condicionamientos en la tra-
ducción (de ahí el término subordinado), por ejemplo, la traducción _d~
Medio escrito: traducción escrita de textos escritos canciones (oral y musical), la traducción de textos audiovisuales (oral y vt-
Medio oral: interpretación simultánea, consecutiva, de enlace y susurrado
Medio escrito y oral: traducción a la vista
sual). El modo traductor subordinado puede ~er también ~iml?le, si ~e
Medio audiovisual: voces superpuestas, doblaje y subtitulación mantiene el del original (por ejemplo, el doblaje), y complejo, si cambia
Medio musical: traducción de canciones y supratitulación musical con respecto al del original (por ejemplo, la subtitulación).
Medio informático: traducción de programas informáticos y de productos informá- La clasificación de las modalidades principales de traducción en cuan-
ticos multimedia
to al funcionamiento del modo traductor queda, pues, como sigue:
Medio icónico-gráfico: traducción icónico-gráfica

FIGURA 11
Como vemos, existen casos híbridos como la traducción a la vista,
Modo traductor y principales modalidades de traducción
donde se produce cambio del escrito al oral. Pot otro lado, la traduc-
ción de productos informáticos multimedia aúna características de la
traducción audiovisual y de la traducción de programas informáticos. MODO TRADUCTOR MODALIDAD DE TRADUCCIÓN
Ya hace años que se utiliza el término traducción subordinada o condi-
cionada (constrained translation~ cfr. Titford, 1982) para referirse a aquellas Simple Traducción escrita
Interpretación simultánea
variedades de traducción que se ejercen con textos en los que confluyen Interpretación de enlace
medios diferentes: textos audiovisuales, canciones, cómics e historietas, Susurrado
carteles publicitarios, jeroglíficos, crucigramas, etc.; en la traducción de
esos textos, aunque lo que se traduce es el código lingüístico, la traduc- Complejo Traducción a la vista
Interpretación consecutiva
ción se ve condicionada por los otros códigos. Algunos de esos textos su-
bordinados requieren modalidades de traducción específicas,. como es el Subordinado simple Voces superpuestas
caso de los textos audiovisuales (con las mo~alidades de voces super- Doblaje
puestas, doblaje y subtitulación) y de los textos musicales (con la supra- Traducción de canciones para ser cantadas
titulación y la traducción para ser cantada); en otros casos (por ejemplo, Traducción de programas informáticos
Traducción de productos informáticos multimedia
cómics, ciertos tipos de poesía visual, etc.), que hemos considerado den-
tro de los tipos de traducción, las fronteras entre tipos y modalidades se Subordinado complejo Subtitulación
difuminan por el peso del medio y se acercan a la traducción icónico- Supratitulación musical
gráfica. Actualmente, se habla de traducción multimedia para abarcar las Traducción de productos informáticos multimedia6
modalidades de traducción cuyos textos originales tienen como mínimo
dos códigos diferentes y participan de las nuevas tecnologías; incluye la
6 Podemos considerar que la traducción de productos informáticos multimedia pue-
traducción audiovisual (para cine, televisión, vídeo), la traducción de
de llegar a participar de un modo traductor comp~ejo, ya q~~ permite que texto oral del
programas informáticos y la de productos informáticos multimedia. original sea subtitulado, o, al revés, que texto escnto del ongmal sea doblado.

72
73
• Caracterización de las principales modalidades de traducción FIGURA 12
La figura 12 recoge las principales modalidades de traducción, se- Caracterización de las principales modalidades de traducción7
ñalando sus particularidades en función de una serie de parámetros -
que las caracterizan: 1) el medio del original; 2) el modo del original; MEDIO MoDo
MoDo SITUACIÓN CONDICIONA-
MODALIDAD (DEL (DEL
3) el modo traductor (el parámetro determinante); 4) la situación de ORIGINAL) ORIGINAL) TRADUCTOR DE USO MIENTOS
uso; 5) los condicionamientos específicos de cada una de ellas. - Traducción Escrito Escrito para
Sin ánimo de ser exhaustivos, ya que no es el objetivo del libro, va- escrita ser leído y di- SIMPLE
escrito-escrito
Todos los casos de
comunicación es-
Los propios de la
comunicación es-
cho
mos a presentar las características principales de las modalidades de tra- crita crita: convencio-
Todos los géneros nes del código es-
ducción más importantes, presentándolas agrupadas por su medio ca- escritos crito, envejecimien-
racterístico. to del TO y de la
traducción

Traducción a Escrito · Escrito para COMPLEJO Función comunica- En su función co-


la vista ser leído y di- escrito-oral tiva (modalidad de municativa: cam-
6.2. La traducción escrita cho traducción oral) y bio de modo e in-
función instrumen- mediatez
tal (estrategia de tra-
Ésta es la modalidad de traducción que ha sido objeto de un mayor ducción y estrategia
pedagógica)
número de estudios, dada su antigüedad y su importancia, y en este libro Todos los géneros
escritos
nos referimos fundamentalmente a ella, por lo que no nos extenderemos.
Esta modalidad de traducción se produce con textos escritos, con Interpreta- Oral Oral espon- SIMPLE Conferencias, dis- Los propios de la
ción simultá- táneo y pre- oral-oral cursos, debates, etc. comunicación oral
todos los géneros posibles, y tiene un modo traductor simple, ya que nea parado (comprensión y ex-
la reexpresión en lengua de llegada es también esc!1ta (a diferencia de la presión): no rema-
nencia, rapidez, etc.
traducción a la vista). Al producirse con el medio escrito, el traductor La simultaneidad y
la «espontaneidad»
requiere una destreza de comprensión lectora en la lengua de partida y en la reformulación
de producción escrita en la lengua de llegada; de ahí que el traductor
Interpreta- Oral Oral espon- COMPLEJO Conferencias, dis- Los propios de la
tenga que ser un buen lector y un excelente redactor. ción conse- táneo y pre- oral-escrito (notas)- cursos, debates con comprensión oral
Consideramos que pertenecen a la modalidad de traducción escrita cutiva parado oral pocos interlocuto-
res, etc.
Síntesis de las notas
La posterioridad y
todos los casos de traducción de textos en que tanto el original como el la «no espontanei-
dad» en la reformu-
resultado de la traducción pertenecen al medio escrito. Los textos origi- lación
nales pueden pertenecer a diversos modos: escrito para ser leído en voz
Interpreta-, Oral Oral espon- SIMPLE Situaciones de diá- Los propios de la
baja (artículos periodísticos), escrito para ser leído en público (conferen- ción de enla- táneo oral-oral logo: conversacio- comunicación oral
ce (bilateral) nes (políticas, de Los mecanismos
cias), escrito para ser dicho (guiones, textos teatrales), escrito para ser can- negocios, etc.), en- conversacionales
tado (letras de canciones). Así pues, forman parte de esta modalidad la trevistas, declaracisr de cada lengua
nes (en comisarias,
traducción de guiones o de canciones para ser publicados por escrito aduanas, etc.), etc.
(por ejemplo, en rina colección editorial dedicada al cine o a cantauto- Susurrad~ Oral Oral espon- SIMPLE Conferencias, dis- . Los propios de la
res), la traducción por escrito del texto de una conferencia, etc. (cuchicheo) táneo y pre- oral-oral cursos, debates, etc. comunicación oral
parado Derivados de la
La traducción escrita tiene sus propios condicionamientos, deriva- fragmentación y
dos del medio en que se desenvuelve, la comunicación escrita, y son: la voz baja (síntesis)

sujeción a las convenciones de la escritura (ortografia, tipografia, etc.), el Traducción Audio-visual Oral espontá- SUBORDINADO Sincronización Sincronización con
funcionamiento de los textos escritos (en cuanto a planificación, cohe- para voces su-
perpuestas
neo y prepa-
rado + Ima-
SIMPLE
oral subordinado-
las imágenes visua-
lizadas en pantalla
rencia y cohesión, etc.), la fijación de los textos escritos que puede oca- gen dinámica oral subordinado
sionar un envejecimiento del texto original y de las traducciones, así
como las convenciones propias de cada género textuaL - 7 Una primera versión ha sido publicada en Hurtado Albir (1995a, 1996a).

74
75
MEDIO Mono
MODALIDAD (DEL (DEL Mono SITUACIÓN CONDICIONA-
quiera (cfr. infra VII.4.5.3. «La importancia de la identificación y des-
ORIGINAL) TRADUCTOR DE USO
ORIGINAL) MIENTOS cripción de géneros para la Traductología»).
Traducción Audio-visual Oral prepara- SUBORDINADO
para el dobla- Ajuste Sincronía fonética,
do+ Imagen SIMPLE
je dinámica quinésica e isocro-
oral subordinado-
oral subordinado
nía 6.3. La traducción audiovisual
Diferencias de tem-
po de cada lengua
Traducción Audio-visual Oral prepara- SUBORDINADO Sincronización Sincronía con la
Por traducción audiovisual nos referimos a la traducción, para cine,
para la subti- do y espontá- COMPLEJO
tulación neo + Ima- oral subordinado-
banda sonora televisión o vídeo, de textos audiovisuales de todo tipo (películas, tele-
Limitación del nú-
gen dinámi- escrito subordina-
mero de caracteres filmes, documentales, etc.) en diversas modalidades: voces superpuestas,
ca do gráficos doblaje, subtitulación e interpretación simultánea de películas. Estas mo-
Cambio de modo
Traducción Oral Oral prepara-
dalidades, cuyos inicios se sitúan en los años treinta, han sido objeto de
SUBORDINADO Para ser cantada Adecuación con
de canciones Musical do+ música SIMPLE compases musica-
numerosos análisis descriptivos en los últimos años: Fodor (1976), Pom-
oral subordinado-
oral subordinado
les y grupos tona- mier (1988), Luyken (1991), Izard (1992), Whitman-Linsen (1992), Za-
- les
Traducción Oral
balbeascoa (1993), Agost (1996, 1999), Ávila (1997), Gambier (1998),
Oral prepara- SUBORDINADO
para la supra· Musical do+ música COMPLEJO
Para ser leída sin-
crónicamente a la
Sincronía con la Linde y Kay (1999), Karamitroglou (2000), Chaume (2000), etc. 8.
titulación canción
oral subordinado- canción Limitación del nú-
musical escrito subordina· mero de caracteres
do gráficos
Cambio de modo 6.3.1. Rasgos esenciales y principales modalidades de traducción
Traducción Informático Escrito+ So· SUBORDINADO
de programas Para ser utilizado Coherencia de usos
porte infor· SIMPLE como programa in- Los textos audiovisuales se caracterizan por la confluencia de, como
informáticos mático terminológicos
escrito subordina· formático A!fabetismo
do-escrito subordi- '
Limitaciones de for·
mínimo, dos códigos: el lingüístico y el visual, integrando también algu-
nado
mato y de espacio nas veces el código musical. Existen diversos géneros audiovisuales, cada
Características ver·
' bo-icónicas uno con sus propias características. Agost (1996, 1999) los clasifica en:
Traducción Informático Escrito y oral SUBORDINADO Para ser utilizado Las propias de la
dramáticos (películas, series, telenovelas, etc.), informativos (documenta-
de productos Audiovisual +imagen di· SIMPLE
informáticos námica y so- (Y COMPLEJO)
como producto in- traducción de pro· les, informativos, reportajes, programas divulgativos, entrevistas, debates,
multimedia formático multi- gramas informáti·
porte infor· escrito y oral su- media cos y de la traduc· previsión metereológica, etc.), publicitarios (anuncios, campañas institu-
mático bordinado-escrito
y oral subordinado
ción audiovisual cionales de información, publirreportaje, propaganda electoral, etc.) y de
Posible cambio de
modo ~ntretenimiento (crónica social, concursos, magazines, horóscopo, etc.)9,
(cfr. irifra VJ:I.4.3.3. «Clasificaciones por géneros»).
La. variedad de géneros escritos, _susceptibles, por lo tanto, de ser En la traducción audiovisual, el código visual permanece invaria-
traducidos en est~ ~odalidad, es inmensa y todavía no contamos con ble, siendo el código lingüístico el traducido. Ahora bien, la traduc-
una bu~na recopilació.n y clasificación de ellos: Existen géneros técni- ción de los textos audiovisuales, aunque su objeto sea la traducción del
cos (articulos .divulga~ivos, enciclopedias, informes, patentes, folletos, código lingüístico, participa de los otros códigos y está condicionada
manuales de mstrucciones, etc), jurídicos (leyes, decretos, reglamen- por ellos; se trata, como ya hemos dicho, de una modalidad de traduc-
tos.' contratos, testamentos, escnturas, sentencias, denuncias, etc.), lite- ción subordinada. En lo que se refiere al código lingüístico tiene un
ranos (n<:v~la del oeste, rosa, policiaca, de aventuras, epistolar, cuento, modo característico, ya que es un modo oral, que puede ser espontáneo
etc.), cotidianos (notas, postales, etc.), académicos (examen, apuntes
etc.),. entre otros .. Cada uno de estos géneros tiene, como veremos, su~
propi~s convenciones de funcionamiento textual; estas convenciones 8
Cfr. Gambier (1994), que presenta una buena recopilación de la bibliografia existen-
cambian de lengua a le.ngua, y el traductor ha de conocerlas y observar- te; cfr. también Agost (1996: 238-252), donde se propone una bibliografia clasificada.
9
las a la hora de tradum cuando la finalidad de la traducción así lo re- Conviene señalar que muchos programas actuales de entretenimiento de televi-
sión son de gran heterogeneidad, incluyendo, a veces, varios géneros a la vez.

76
77
o no esJ?ontáneo. (en ~ste caso procedente de un escrito para ser dicho específicos a ~a.traducción. En lo que. ~e refiere al. ?obla~e, las e.tapa~ ,de
co~o ~I no hu?1era sido escrito: el guión), por lo que la traducción trabajo son: vlSlonado y lectura del guion, traducc1on y a1uste, direcrn?n,
aud1ov1sual esta marcada por la dominante de modo. asesoramiento lingüístico e interpretación final (en la sala de doblaje).
Lo~ textos audiovisuales pueden ser traducidos con las siguientes Estas etapas requieren la participación de sujet?s difer~nt~s: el tradu~tor,
?e
m.odahdades. n:aducción: voces superpuestas, doblaje, subtitulación el adaptador (o ajustador), el direct~r ~e doblaje, los tec?Icos de somdo,
e mterpretac10n simultánea de películas. La modalidad que se conoce el asesor lingüístico y los actores. S1 bien ~? es nece~ano que e.l traduc-
por voces superpuestas (voice-over) se utiliza especialmente en documen- tor sepa realizar las tareas de los otros partic1pantes, SI que COnv1ene rc;¡ue
tales y consiste .ei: superpoi:er la traducción oral al texto oral original: conozca y tenga presente la función de cada etapa (sobre todo la d~ ajus-
el texto oral ongmal se emite a un volumen inferior a la traducción te), para que su traducción se adecue má~ al resultado ~al req1:1~ndo.
que se emite unos tres segundos después, pero suele finalizar al mism~ La fase más característica del doblaje y la que mas condiciona el
?e
ti,empo; s~ trata i:ina modalidad ce~cana al dob~aje, pero sólo se efec- trabajo del traductor es la fase de ajuste .. El ajuste con~ist.e en la adecua-
túa una smcron~a visual. En el doblaJe, el texto visual permanece inal- ción visual y temporal del texto traduc1~0 a los mov1m1entc:>s bucales,
terado y se sustituye el texto oral original por otro texto oral en otra gestos y duración temporal.de los ~nunCI,ados ~e. los pers~naje~ de pa~­
- len.~a; su caracte~stica fundamental es la fase de ajuste. En la subtitu- talla. Existen tres tipos de ajuste: smcroma fonet1ca (o labial), smcroma
lac1on permane~e malterado todo el texto audiovisual original y se aña- quinésica e isocronía:
de un texto escnto que se emite simultáneamente a los enunciados co-
rrespondientes en lengua original; sus características fundamentales Sincronía fonética: Adecuar la traducción a los movimientos de
son el pautado del texto original y la sincronización de los subtítulos. la boca del actor de pantalla que en ese momento habla; el conoci-
~a interpretaci~n simultá?ea de películas, de escasa utilización (por do problema de la adecuación de las consonantes labiales es un
e1emplo, en festivales de eme), consiste en la traducción oral de los diá- buen ejemplo.
Sincronía quinésica: Adecuar la traducción a los movimientos
logos de forma simultáne.a a la proyeccción de la versión original. corporales del actor de pantalla que en ese momento se expresa; el
De. toda~ ~stas modalidades las más características son el doblaje y significado de sus gestos y su comportamiento no verbal han de ser
la subtitulac1on. Las voces superpuestas son en realidad una variedad coherentes con la propuesta de traducción, que, por tanto, será sub-
del doblaje que exije un menor esfuerzo de sincronía. La interpreta- sidiaria a la intencionalidad de esos gestos.
ción simultánea de películas no es sino una situación más de uso de la Isocronía: Adecuar, en mayor o menor medida, la traducción a
mod~lidad, de interpretación simultánea (cfr. infta II.6.4.1. «Modalida- la duración temporal de cada enunciado del actor de pantalla; más
des simultaneas y consecutivas»). allá de la pura sincronía fonética, cada frase, cada pausa, cada enun-
ciado completo ha de coincidir en su duración con el tiempo em-
pleado por el actor de pantalla para pronunciar su texto (Agost,
6.3.2. La traducción para el doblaje Chaume, Hurtado Albir, 1999: 184).
El doblaje consiste en la «sustitución de una banda sonora original La traducción para el doblaje utiliza también una unidad prc:>pia: la
por .otra» (Agost, 1999: 16): el texto visual permanece inalterado y se toma (take); el traductor divide el guión traducido en estas umdade~,
su~tltuye el texto oral original por otro texto oral en otra lengua. Como que suelen ser de 10 líneas (o de 5 cuando sólo interviene un personaje
senala A?ost (1 ?99: 16), en esta sustitución hay que mantener varios ti-
en una toma).
pos de smcromsmo: 1) de caracterización, es decir, armonía entre la
voz del actor que dobla y el asJ?ecto y gesticulación del actor que apa-
rece. ;n pantalla; 2) de contemdo, o sea, congruencia entre la nueva 6.3.3. La traducción para la subtitulación
vers1on del texto y el argumento de la película; 3) visual, es decir armo-
nía entre los movimientos articulatorios visibles y los sonidos. ' En la subtitulación, el texto audiovisual original permanece inalte-
Cada m?dalidad de traduc~ión audiovisual tiene sus propias eta- rado añadiéndose un texto escrito (los subtítulos) que se emite simul-
pas de traba10 y fases características, que imponen condicionamientos táneamente a las intervenciones de los actores en pantalla. Los subtítu-

78 79
~··

los requieren también unas condiciones de sincronismo· esas condi- vi~ch (1968, 1975), Gerver (1971), Chemov (1978~ 1~87), Seleskovitch y
ciones son dobles: por un lado, al desarrollo de la formulación de los Lederer (1984, 1989), Hendrick (1971), Gerver y Smaiko (1978), Lederer
enunciados en pantalla; por otro, a la velocidad de lectura que el ojo (1981, 1994), Gran y Dodds (1989), Gran y Taylor (1990), Bowen y Bo-
humano puede seguir cómodamente. Ambos condicionamientos obli- wen (1980, 1990), Frishberg (1990), D~ Jongh (1992), Lambe~ y Mo-
g~n al traductor a efectuar un esfuerzo de síntesis, más grave en situa- .•.
ser-Mercer (1994), Püchhacker (1994), Gile (1995a, 1995b), Gentile et al
Ciones de plurivocalismo (cuando intervienen varias personas a la vez (1996),Jones (1997), Wadensjo (19?,8), Masan (199~),_J~énez ~1999), etc.
en la pantalla). ..•
.. Tradicionalmente, la traducc10n oral se ha dlVldido en mterpreta-
. , O~a característica importante de la traducción para la subtitula- ción de conferencias (interpretación simultánea y consecutiva), traduc-
cion tiene que ver con el transvase del código oral al escrito, teniendo ción a la vista, sussurrado e interpretación de enlace (llamada también
el traductor que formular por escrito elementos característicos de la co- bilateral); también suele hacerse referencia a la interpretación de tribu-
municación oral y reproducir sus efectos significativos (derivados de la nales y más recientemente, se habla de interpretación social (commu-
entonación, los gestos, etc.).
nity in/erpreting) para refe~rs~ a la interpreta~ió_n e.1: servicios públicos y
. Tan:~ién en la subtitulación existen etapas de trabajo caracterís- privados. Como afirma Ji;nenez? «e? est~ distmc10n se produce un so-
tICas: VlSlonado, lectura y toma de notas, segmentación del original lapamiento de la categona de situc10nalidad, que es el 1?1-arco donde
(o pautado), traducción y sincronización, y la edición de los subtítulos. tiene lugar la interpretación, y la categoría de temporalidad entre el
Asimismo, el traductor trabaja con una unidad característica, el subtí- enunciado original y la reformulación» (1999: 41). Se produce así un
tulo, que suele tener una extensión máxima de dos líneas, de entre 28 solapamiento de tipos y modalides de traducción, c<?n una falta ~e ~e­
y 38 caracte:e.s (incluyendo espacios), dependiendo del medio, ya que limitación de la modalidad en sí, donde la temporalidad es un entena
para la televmón y el vídeo doméstico suelen utilizarse más caracteres. definidor, y la situación en que se efectúa.
Esta limitación de caracteres está relacionada con el doble sincronismo Este solapamiento se produce también en la práctica profesional.
que me?cionamos anteriormente (el texto oral formulado en pantalla, En las conferencias se recurre a la simultánea y consecutiva, pero tam-
la velocidad de lectura del ojo humano). Para elaborar el subtítulo, el bién a la interpretación de enlace y la traducción a l.~ vista e incl~so al
tt:a~u~tor suele ~fectuar el pau~ado del guión original consistente en di- susurrado· en los tribunales se emplea la interpretacion consecutiva, la
vidlf este en umdades de sentido que, en mayor o menor medida da- simultáne~, el susurrado, la interpretación de enlace y la traducción a
rán lugar posteriormente a los subtítulos. '
la vista; durante la interpretación de enlace hay ocasi~nes e-°: q':le se
Los nuevos formatos digitales introducen nuevas posibilidades realiza traducción a la vista o susurrado, y en el medio aud10visual
pa~a _la tra?ucció_n audiovisual; así, en el caso de soportes como el DVD se emplea la llamada interpretación de conferencias Oiménez, 1999: 41).
(Dzg1ial Vzdeo Dzsk) puede llegarse hasta 32 bandas para el subtitulado
(lo que permite subtitulación en 32 lenguas) y 8 de doblaje, además los
márgenes del subtítulo varían y pueden llegar a tener más caracteres 6.4.1. Modalidades simultáneas y consecutivas
por línea.
Jiménez (1999) propone una clasificación de las modalidades de
traducción oral atendiendo a la temporalidad, es decir, al momento de
6.4. La traducción oral
reformulación del texto de llegada con respecto al de partida. Diferen-
cia así entre modalidades consecutivas, aquellas en las que la reformu-
. Si bien ~a ~aducción oral es todavía más antigua que la traducción es- lación oral en lengua de llegada se produce tras la enunciación de un
cnta y ha existido en todos los momentos históricos como mecanismo de texto oral en lengua de partida, y modalidades simultáneas, aquellas en
?lediació? comercial, política, etc., entre los pueblos, los primeros traba- las que el texto original se formula sin paradas y se produce la reformu-
JOS sobre mterpretación se remontan a los años cincuenta: Herbert (1952),
lación en lengua de llegada de modo simultáneo (cfr. figura 13).
Rozan (19~6), Van Hoof_(l ?62). De entonces ahora han aparecido nume- En las modalidades consecutivas distingue entre la interpretación
rosos estudios sobre las distintas modalidades de traducción oral: Selesko- dialógica y la interpretación monológica. La interpretación dialógica es
80
81
FIGURA 13
tivo y característico de esta modalidad es el uso de notas, c<;>mo apoyo
Modalidades consecutivas y simultáneas de traducción oral a la memoria por parte del intérprete; esto confiere caractenstlcas propias
y géneros característicos al modo de la reformulación, al tratarse de un oral «no espontáneo», por
MODALIDAD lo que la hemos calificado de modo traductor complejo. . . . .
GÉNEROS CARACTERÍSTICOS
En las modalidades de interpretación simultánea hay que distinguir si
Interpretación de enlace Entrevista (periodística, de trabajo, etc.), De- se efectúa con medios electrónicos Qo que solemos conocer como inter-
(consecutiva dialógica) bate, Negociación, Adiestramiento (deportivo, pretación simultánea) o sin ellos (el susurrado); existen,. además, ~a in-
artístico, militar, etc.), Curso de formación, terpretación en cadena (re"fay), cuando se reformula a partir de otra mter-
Examen oral, Vista oral, Interrogatorio, Cere-
monias, etc. pretación, y la simultánea con texto, cuando e~ ~térpr~te tiene el t~xto del
orador y al tiempo que lo escucha puede tambien seguirlo J?ºr escnto. Ob-
Interpretación consecutiva Discurso político (mitin, discurso oficial), viamente, la simultaneidad no es absoluta, puesto que el mtérprete debe
(monológica)
Completa
Discurso militar (arenga), Discurso religioso esperar unos segundos para oír una unidad de sentido co~pleta antes de
(sermón), Discurso ceremonial (celebracio- reexpresarla, existiendo una diferen~ia tempor~ en~e el ~scurso ~el ora-
Resumida
nes), Intervención parlamentaria, Conferen-
Discontinua
cia (política, económica, científica, etc.), Co- dor y el del intérpret~ (el desfas_e). La mterpretac10n srm~tanea reqmere ~el
municado oficial, Informe pericial, Vista oral, intérprete una capacidad de srmultan~ar la :efo~ulacion de un e~unCla:
Curso de formación, Lección magistral, etc. do mientras se comprende el enunciado mmediatamente postenor, asi
Interpretación simultánea como desarrollar estrategias para el desfase, es decir, para mantener la dis-
Discurso político (mitin, discurso oficial),
(monológica) tancia necesaria entre la reformulación y el discurso original. A diferencia
Discurso militar (arenga), Discurso religioso
Con medios electrónicos (sermón), Discurso ceremonial (celebracio- de la interpretación consecutiva, podríamos decir que la r~~ormulación se
Sin medios electrónicos (susurrado) nes), Intervención parlamentaria, Conferen- trata de un oral «espontáneo» (aunque parte de la formulac10n del orador).
Interpretación en cadena (relay) cia (política, económica, científica, etc.), Co- Cada modalidad se efectúa con unos géneros concretos.
municado oficial, Informe pericial, Vista oral,
Curso de formación, Lección magistral, En-
trevista (TV, radio), Debate (TV, radio), Pelí- 6.4.2. La traducción a la vista
cula, Documentales, etc.
La traducción a la vista es la traducción oral de un texto escrito.
A pesar de su importancia, en la práctica profesional y en. la enseñan-
la que se produce entre diálogos y es la modalidad de traducción más za de la traducción ha sido hasta hace poco una modalidad escasa-
ª1:1tigua; suele denominarse interpretación de enlace o interpretación mente analizada. D~stacan los trabajos de Spilka (1966), Seleskovitch
bilateral, aunque también se emplean los términos de consecutiva cor- (1983), Curvers et al (1986), Brady (1989), We~er (1990), Viezzi (~ 989.a,
ta o interpretación ad hoc. Exige del intérprete un dominio de la bidirec- l 989b, 1990), Martín (1993), Pratt (1990), Mikkelson (1994), Viaggio
cionalidad \ya que suele efectuarse hacia la lengua materna y hacia la len- (1995),Jiménez (1999), etc. 10 • . • • .
gua extranJera) y de los mecanismos conversacionales en cada lengua Esta modalidad de traducción recibe vanas denommaciones y abar-
(tumos de habla, marcadores, etc.), y requiere, a veces, toma de notas. ca en realidad diversas variedades. En español se utilizan las denomi-
En la interpretación consecutiva monológica, un texto oral enun- n;ciones de tr~ducción a /,a vista, traducción a vista, traducción a simple vis-
ciado en forma de monólogo es reformulado en otra lengua durante ta, traducción a primera vista, interpretación a /,a vista, simultáne~ ~on texto,
pausas que ~l orador efectúa cada cierto tiempo (que no. suelen exce- traducción a libro abierto e incluso traducción al dictáfono. Las distintas de-
der, de 10 mmutos). Puede ser: completa, cuando el intérprete reprodu- nominaciones y variedades comparten el hecho de que siempre se efec-
ce mtegramente en lengua de llegada el texto enunciado; resumida túa la transformación de un texto escrito en una lengua a un texto oral
cuand~ sólo se _interpretan las ideas fundamentales; y discontinu~
(o semiconsecutiva), cuando . el orador detiene su intervención tras
10 Cfr. Jiménez (1999:.148-179), donde se efectúa una revisión crítica de los estudios
cada frase o unidad de sentido y espera la traducción.-Un rasgo distin- realizados sobre la traducción a la vista.

82
83
en otra lengua. De ahí que se encuentre a caballo entre la traducción es- Existen muchas variedades de la modalidad de traducción a la vista;
crita y la O:~ducci~n oral, habi~ndose definido como un tipo específico basándonos enJiménez (1999), distinguimos las siguientes: 1) traducción
de traducc1on escnta y una vanante de la interpretación. a ojo, reformulación de un texto que se ve por primera vez sin tiempo de
La primera distinción que conviene efectuar es la diferencia entre la prepararlo o de leerlo de antem~o; 2) traduc~ión a la vista preparada (tra-
traducción a la vista como estrategia y la traducción a la vista como mo- duction avue): cuando se ha temdo la oportumdad de leer el texto con an-
dalidad. Cuando se trata de una estrategia tiene una función instrumen- terioridad y prepararlo; 3) traducción a la vista consecutiva sintética, resu-
tal, ya que es un ~edio para conseguir determinado objetivo y puede ser men oral de un texto escrito; 4) traducción a la vista explicativa, reformu-
tanto ~a estrategia traductora como una estrategia pedagógica. Como lación oral, a modo de explicación, de textos más bien cortos y de carácter
estrategia traductora es un mecanismo más para resolver problemas en el generalmente instructivo; 5) traducción a la vista en ii:terpretación conse-
pr<?~eso de transfe.renci~ en traducción escrita y llegar a la traducción de-
cutiva, reformulación oral, no lineal, de un texto escnto tras su lectura en
finitiva, cuyo destinatano es un lector. Se trata de versiones con mayor o voz alta por el orador (el texto sustituye las notas y hay que tener cuenta
menor grado de provisionalidad; puede tratarse de una traducción al dic- los fragmentos eliminados durante la lectura); 6) simultánea con texto (de-
táfono practicamente acabada, que más que una estrategia es una fase nominada también simultánea documentada, interpretación a Úl vista), combi-
previa a su tr~scripción por escrito (por el mismo traductor o por otras nación de interpretación simultánea y traducción a la vista que tiene lugar
persofl:~s); o bie!1. de un. borrador oral que supone una preparación para
cuando el intérprete tiene una copia del texto que lee el orador.
la vers10n defimtiva; o mcluso de una sucesión de paráfrasis como bús- La variedad de textos susceptibles de ser traducidos con traducción
qued~ o prueba de la ~ersión final; con textos especializados, también se
a la vista es inmensa, ya que en principio cualquier texto escrito puede
efectúa a veces. un pnmer borrador oral que luego un experto verifica.
FIGURA 14
Como estrategia pedagógica puede utilizarse en la formación de traduc-
Variedades de traducción a la vista CTiménez, 1999: 198)
~ores e inté.rpretes com<? preparación a l~ interpretación simultánea, a la
mterpretac1on consecutiva y a la traducción escrita· también se utiliza en
didáctica de lenguas no sólo como estrategía didá~tica (traducir en clase Traducción al dictáfono
un texto escrito en voz alta), sino también como mecanis-mo de evalua- EsTRATEGIA Borrador de traducción
TRADUCTORA Búsqueda de alternativas
. ción, para verificar el conocimiento en lengua extranjera. Colaboración con expertos
Como modalidad de traducción, su función es claramente comuni-
cativa, puest~ que .su finalidad es restablecer oralmente el texto origi- TRADUCCIÓN En didáctica de Preparación a la simultánea
nal a un destmatano que no conoce la lengua en la que éste está for- A LA VISTA la traducción Preparación a la consecutiva
INSTRUMENTAL Preparación a la traducción
mulado; el traductor se convierte, pues, en intérprete. Sus característi- ESTRATEGIA escrita
cas ese~~iales son la in~ediatez en la comprensión lectora y la PEDAGÓGICA
reexpres1on oral, y el camb10 de modo, que supone la transformación En didáctica de Estrategia didáctica
de los rasgos propios de la escritura (convenciones de la escritura com- lenguas Estrategia evaluadora
pl~jidad sintáctica) en rasgos propios de la oralidad; estos condi~iona­
m1entos plantean problemas específicos que el traductor ha de resolver Traducción a ojo
utilizando téc~ic~s y estrategias específicas y que requieren, por lo tan- Traducción a la vista preparada
to, una espec1fic1dad de la competencia traductora 11 • Consideramos,
pues, que se trata de una modalidad que comparte más características MODALIDAD DE Sintética
Traducción a la vista, consecutiva Traducción explicación
con la traducción oral que con la traducción escrita: reformulación TRADUCCIÓN
oral, inmediatez, presencia física de destinatarios, etc. Traducción a la vista en interpretación consecutiva

11
c.fr. Jiménez (1999), donde se analizan estas cuestiones y se efectúa un estudio ex- Simultánea con texto
ploratono sobre la competencia traductora en traducción a la vista. . _ · ·

85
84
í:

ser traducido oralmente; la posibilidad de traducir un género u otro de-


penderá de la situación de uso. 6.5. La traducción de productos informáticos
En los últimos años han aparecido nuevas variedades de traduc-
6.4.3. Modalidades y tipos de traducción oral ción relacionadas con la traducción de productos en soporte infor-
mático. Nos referimos a la traducción de programas informáticos y,
La traducción oral puede ser utilizada en infinidad de contextos fi- a un caso especial, que participa también de las características de la
sicos y comunicativos. A partir de las situaciones comunicativas más traducción audiovisual, que es la traducción de productos informá-
significativas en que puede efectuarse, Jiménez (1999) distingue los si- ticos multimedia. Dados los condicionamientos propios que tiene
guientes tipos de traducción oral: interpretación de conferencias, inter- la traducción de estos textos, derivados del soporte informático en
pretación en los medios audiovisuales, interpretación dialógica para que se producen, los incluimos dentro de las modalidades de tra-
profesionales, interpretación social e interpretación de tribunales. ducción.
No todas las modalidades de traducción oral se efectúan con todos A pesar de la importancia creciente que tienen estas modalidades
-los. tipos; en el siguiente cuadro, basándonos en Jiménez (1999), re- de traducción en la sociedad actual, todavía se ha reflexionado muy
fle1amos los tipos de traducción oral, las modalidades en que suelen poco en tomo a ellas, por lo que hay que seguir investigando sobre sus
efectuarse y la situación comunicativa en que se producen. características específicas y los condicionamientos que imponen al tra-
ductor; destacan los trabajos de Mayoral y Tejada (1997), Parra (1998,
1999, 2000), Esselink (1998), etc.

FIGURA 15
Modalidades y tipos de traducción oral según )iménez (1999) 6.5.1. La traducción de programas informáticos

MODALIDADES
'- Nos referimos a lo que suele denominarse localización de seftware,
TIPOS SITUACIÓN DE USO del inglés seftware localisation: traducción de sistemas operativos, aplica-
UTILIZADAS
ciones de uso general (procesadores de textos, navegadores de Internet,
Interpretación Simultánea Comunicación entre especialistas que etc.) y específico (programas para uso en ingeniería, de diseño asistido,
de conferencias Consecutiva necesitan adquirir o intercambiar infor- entornos de programación, etc.), y archivos (archivos de ayuda, páginas
Traducción a la vista mación
web, etc.).
Interpretación Interpretación de enlace Comunicación entre los distintos par- Aunque hoy día la industria del software asume la importancia
de tribunales Consecutiva ticipantes en una vista oral y el tribu- de la traducción a otras lenguas de sus productos, los primeros pa-
Traducción a la vista nal quetes de software traducidos a otras lenguas aparecieron en la pri-
Simultánea
mera mitad de los años ochenta; lo que se persigue al traducirlos no es
Interpretación Interpretación de enlace Relación de los individuos con servi- sino la eficacia en la manipulación del producto, ya que ésta depende de
social Traducción a la vista cios públicos o privados que los mensajes se adecuen lingüística y culturalmente al usuario. En el
mundo de la informática, el término localización se empezó a utilizar a
Interpretación Simultánea Visionado de cine o televisión para
en los medios
mediados de los años ochenta para hacer referencia al proceso de adap-
Simultánea con texto un público desconocedor de la len-
audiovisuales gua del original
tación de programas informáticos a una localidad (locale)1 2 diferente a la

Interpretación Interpretación de enlace Negociación, adquisición o intercam-


dialógica para Traducción a la vista bio de información entre profesiona- 12
Parra define la localidad como «un concepto abstracto que reúne un conjunto
profesionales les unitario de elementos lingüísticos y/o culturalmente sensibles que están integrados en
un sistema informático» (1998: 52). Señala diversos elementos que lo componen: forma-

86 87
qu~ fu.e. concebida (~!f· Parra, 1998); aunque es un calco del inglés, se cación que sirven de intermediario entre el programa y el usuario, y de los
esta utilizando tambien en el mundo de la traducción. Parra (1999: 232) hipertextos, textos que permiten al usuario elegir el orden ?~ lectura y que
señala que aunque a principios de los años noventa la traducción de es- interviene sobre todo en los ficheros de ayuda y en las pagmas web. Mo-
tos produc~?s todavía e~taba mayoritariamente en manos de agencias reno-Torres Sánchez opina que: «La traducción de interfaces o de progra-
de traduccion que mediaban entre el traductor y el cliente final en la mas de ordenador está subordinada a la organización interna de las expre-
actualidad las herramientas de traducción y localización asistida así siones que queremos traducir. Aunque es teóricamente posible ofrecer
como las nuevas técnicas de gestión de proyectos permiten a las em- una traducción sobre papel, en la práctica necesitaremos disponer de los
pres~s m~s imp~rtantes gestiona~ proyectos de envergadura que pue- mismos medios de los que dispone el informático» (1996: 107).
den H?phcar vanas lenguas y vanos países; según el autor, la industria Mayoral (1997), por su parte, sitúa la traducción de programas in-
se ha i~o colocando en una situación óptima para afrontar lo que se ha formáticos en el ámbito de la traducción subordinada y opina que su
denommado segunda ola de la localización, en que se tendrá que suminis- característica principal es la enorme coherencia en los usos terminoló-
trar.ª múltiples sectores económicos los instrumentos necesarios para gicos en toda la documentación, la ayuda en línea y el programa, ya
gestionar grandes cantidades de información compleja en formato que tiene que existir un lenguaje común idéntico entre ~l sis!ema ope-
multilingüe. Todo este proceso supone un cambio en el perfil profesio- rativo y las diferentes aplicaciones y programas; la umvocidad ~ebe
nal del traductor: «ha surgido la figura del traductor/localizador, un ex- ser absoluta, si no la máquina no funcionará como estaba previsto.
perto en las tareas de traducción que forman parte del proceso de loca- Además de esta coherencia terminológica, otras características son las
lización de so.fWare» (Parra, 1999: 232). limitaciones de espacio y lo que Mayoral denomina a!fabetismo. Las li-
A pesar de la importancia que tiene esta modalidad de traducción en mitaciones de espacio están relacionadas con el formato, la longitud
nues~a. sociedad, ~odavía existen muy pocos estudios en tomo a ella y a de las líneas o incluso el número de palabras fijados por los programa-
la act1Vldad especifica de los traductores/localizadores. En Parra (1998) dores y que han llevado incluso a utilizar ab:eviat?ras. El a!fabeti~n¡o
encontramos una buena presentación del estado de l¡ investigación; este tiene que ver con el hecho de que al ser posible eJe~~t~r una acc10n
autor señala que el primer texto sobre localización data de 1988 (New- mediante la pulsación de una letra, que suele ser la micial de la pala-
ton, 1998) y afirma que la mayoría de estudios abordan esta cuestión des- bra (o una letra intermedia o final), el traducto: ha de velar por la I?ª-
de un punto de vista técnico o empresarial y que se refieren sobre todo al labra elegida, ya que no pueden repetirse las mismas letras para accio-
diseño de interfaces de usuario internacionalizadas, siendo escasas toda- nes diferentes. Según el autor, estas restricciones producen un lengua-
vía las contribuciones centradas en el ámbito de la traducción de progra- je que es a veces repudiado por su estilo y por lo inusual de al.gu~as
mas. Desde el punto de vista de la traducción cita las aportaciones de de sus acepciones, pero que en muchas ocasiones encuentra su Justifi-
Moreno-Torres Sánchez (1996), Mayoral (1997), Dohler (1997), Seoane cación en las condiciones de la traducción informática. Estas restric-
p ?~7) y Esse!ink. (1998); cita además otros estudios que se sitúan, a su ciones eran mucho más importantes en el sistema operativo DOS y se
JUICIO, en el ambito de los estudios interculturales: Greenwood (1993) han ido reduciendo enormemente en Wirtdows.
Ito y Nakakoji (1996), Femandes (1995), etc. Parra (1999: 236) traza la~ En lo que se refiere a los hipertextos, Moreno-Torres Sánchez
per!)pectivas de la investigación en este campo en sus aspectos técnicos e (1996: 99) señala la gran variedad que pued.e existir (ya que pu~de aba~­
industriales, didácticos, culturales, sociolingüísticos y traductológicos. car desde hipertextos puramente informativos hasta novelas mteractl-
El núcleo de la actividad de traducción se encuentra fundamental- vas) y las diferencias en cuanto a coherencia y cohesión que presentan
mente en las interfaces de los programas, es decir, los puntos de comuni- estos textos respecto a los textos secuenciales: pueden darse casos de
información contradictoria o superflua, uso sistemático de estructuras
tos ~e calendario, de fec~a, de hora, números y divisas, números de teléfono, pesos y esquemáticas (partes ordenadas), de determinadas construcciones, re-
medidas, ~ayús.culas y mmúsculas, ordenación alfabética, tamaño de papel y sobres, for-
r
matos de di:ecct?n, s~paración silábica gu~onización, teclados y otros componentes de petición de fórmulas, etc. En cuanto a la traducción de estos textos, el
hardware, direcc1on~1dad del texto (de.1~qmerda a derecha, etc.), y, en especial, las tablas autor indica que «como rasgo general el traductor necesitará poder
de caracteres, es decir, los elementos ut1hzados para presentar visualmente la información convertirse en todos los lectores posibles y recorrer el hipertexto de to-
en lenguaje natural dentro de un sistema informático.
das las formas que lo permita. Es una operación que en un texto se-

88
89
cuencial no presenta mayores problemas, pero en este caso requerirá
un sistema informático específico» (1996: 105). formático: al tener un soporte informático, presentan todas las ca-
racterísticas de la traducción informática J?~ra todos sus c?mponen-
Yuste (2000) indica que en informática el hipertexto hace referen-
tes (programas, ayudas), pero, al tran?mitir señales ~udiovisu~le~,
cia a una nueva manera de acceder a la información relacionada con el
presentan tai;nbi~? ca~acterísticas i:ropi~s. de la modalidad audiqvi-
nuevo tipo de soporte utilizado e incide en que en la era digital asistimos
sual (sincromzacion, a1uste). ~<lemas, util~z~n formas nuevas de sub-
en la red al estallido de todos los límites del texto tradicional; cabe des-
titulado: con más caracteres, diferentes posic10nes en la pantalla, efectos
tacar dos aspectos: el texto se ha convertido en algo abierto y efimero, y
karaoke (resaltar en el texto escrito palabras o frases que se escuéhan
tiene características pictóricas (colores, iconos, etc.). La consecuencia
para esta nueva traducción que se realiza en la red es que tiene un carác- en sonido), etc. . .,
Mayoral distingue los sigu~e,ntes comp?nentes de subordmacion
ter verbo-icónico; el traductor, dice Yuste, se encuentra ante un material
que pueden darse en la traduccion de este npo de productos:
esencialmente visual en el que cualquier manipulación de una unidad
verbo-icónica provocará repercusiones en la textualidad del hipertexto. FIGURA 16
En este sentido, se impone que el traductor tenga la posibilidad de un Elementos de subordinación en la traducción
control completo de todos los elementos que van a componer el nue- de productos informáticos multimedia (Mayoral, 1997)
vo texto, reivindicando la capacidad del traductor para manipular el
objeto digital que es todo texto electrónico, para comprender su fun- IMAGEN + pALABRA ORAL SINCRONIZACIÓN DE DIÁLOGOS Y NARRACIONES CON
cionamiento y contexto tecnológico; esto supone el mayor desarrollo LAS IMÁGENES (tiempo/espacio+ fonética visual)
de competencias específicas, entre las que cabe destacar la subcompe- +
tencia cultural para entender los culturemas vehiculados por las unida- PALABRA ORAL+ SUBTITULADO (espacio/tiempo+ velocidad de lectura)
pALABRA ESCRITA
des verbo-icónicas y la subcompetencia intrumen!al, relacionada con
las habilidades en informática. +
KARAoKE (espacio/tiempo)
Nos encontramos, pues, ante textos nuevos que, al plantear nuevos +
problemas de traducción, requieren nuevas traducciones y exigen perfiles PALABRA+ MúSICA SINCRONISMO MUSICAL (ritmo, rima, cantidad silábica)
profesionales específicos ya que el traductor necesita un dominio de herra- +
SOPORTE INFORMÁTICO ESPACIO
mientas informáticas especializadas y participa cada vez más en el diseño. +
Su importancia en la sociedad actual aumenta a un ritmo vertiginoso. ALFABETISMO

6.5.2. Un caso especial: la traducción


de productos informáticos multimedia Según Mayoral (1997), estos co~dicionam_ientos plai:~ean probl~­
mas de traducción de dificil resolución: 1) la smcromzacion del subti-
tulado no permite síntesis o recortes de significado, ya que el efecto '!-a-
Nos referimos a los productos informáticos' que incluyen de forma
raoke obliga a que las palabras sean idénticas; 2) ~ay que escoger si la
integrada texto escrito, vídeo y audio y que son de uso interactivo; el so-
sincronización se efectúa sobre los ficheros de video o sobre los de
porte en el que suelen aparecer es CD-ROM. Ocupan una amplia gama
audio (aunque suele realizarse esencialmente so~re los _de_ audio); 3) el
de productos de uso profesional, educativo, entretenimiento, etc., con
espacio disponible en pantalla para el text~ escnto es hn:utado,_ lo 9~e
una gran diversidad de juegos educativos, juegos de acción, diccionarios
impone una doble sincronización (de su~ntulado y de smcromzac10n
y enciclopedias, cuentos, películas (de animación o vídeo), etc.; además,
entre las imágenes y los diálogos y narraciones). .
existen versiones multilingües que permiten pasar de una lengua a otra
La traducción de estos productos puede llegar a revestlf un modo
con tan sólo pulsar una tecla (cfr. Mayoral, 1997, 1999).
traductor complejo, ya que permite, según las exigencias del mercado,
Mayoral (1997) opina que estos productos suman las caracterís-
que texto oral del original pueda subtitularse en lugar de doblarse, o, al
ticas de la traducción audiovisual y de la traducción de· material in-
revés, que texto escrito pueda doblarse.
90
91
nía entre el texto y la música. En la traducción de óperas y musicales in-
terviene también el elemento escenográfico; por esta razón, «la versión
6.6. La traducción musical ha de ser más teatral, esto es, ha de tener efecto sobre un escenario; ha de
ser, a la vez, cantable y representable» (Rabadán, 1991: 157).
Nos referii:-ios aquí a la traducción de textos musicales para ser can-
tados o supratttulados. La traducción de canciones para ser publicadas
en una edito~~l o la. traducción del lib~et? de una ópera forman parte
13
6.7. La traducción icónico-gráfica
de la traduccion escnta; en textos aud10visuales las canciones suelen
subtitularse o doblarse. Nos referimos a la traducción de jeroglíficos, crucigramas y sopas
. Los textos musicales son los que menos suelen traducirse y tam- de letras, citados por Rabadán (1991: 149) como casos de inequivalen-
bién los que 1!1enos han sido investigados, ya que sólo contamos con cia derivados del medio. En realidad, es raro que se dé una situación
algunos estudios puntuales; cfr., por ejemplo, De Grandmont (1978), de traducción de estos textos de manera aislada; en todo caso pueden
. Rodda (1981), Apter (1985), Kaindl (1991), Mateo (1998, 2001), etc. traducirse en el seno de otro texto: una novela, una película, etc. En es-
Como señala Rabadán (1991: 156-157), la música moderna es un len- tos textos se produce una simbiosis entre el código lingüístico y el so-
guaje universal y su difusión no se ve impedida por el elemento lin- porte icónico, con lo que su posible traducción pasa por introducir
güís~ico extraño; sólo en determinadas ocasiones, algunas canciones o una nueva combinación lingüístico-icónica en el caso de los jeroglífi-
musicales, debido a su éxito, ~an sido traducidos para ser cantados por cos, o dar prioridad a lo lingüístico o al soporte icónico en el caso de
otros cantantes o grupos, o bien para ser cantados por el mismo can- los crucigramas y de las sopas de letras.
tante con el fin de penetrar en determinado mercado. Con respecto a Otro caso de traducción icónico-gráfica son los carteles publicita-
l~ ópera, el público receptor suele conocer ya el argumento y proceden- rios, donde suele producirse también una simbiosis entre la imagen y
cia de la obra, con lo que la versión cantada es todavía más rara; suele la leyenda escrita; en muchas ocasiones para que el cartel pueda seguir
efectuarse, en todo caso, traducción del libreto y/o supratitulación. cumpliendo la misma función de reclamo, la traducción habría de in-
. La supratitulación suele utilizarse para óperas. Una 'banda magné- troducir una nueva combinación lingüístico-icónica; a ello se añade el
tICa, que se coloca generalmente en la parte superior del escenario, tra- hecho de que las imágenes utilizadas pueden ser idiosincráticas de una
duce para el espectador los enunciados que se formulan en escena. Tie- cultura y no transferibles y que pueden existir alusiones culturales, jue-
ne una clara función informativa (para que el espectador pueda seguir gos de palabras, integración en la imagen, etc.
cómodar:i~nte el argumento) y se ve limitada por el espacio de la ban-
da magnetICa, por lo que no puede confundirse con la traducción del
libreto que puede hacerse cargo en mayor medida de los valores estéti- 7. CLASIFICACIÓN DE LA TRADUCCIÓN
cos del texto original.
En lo que se refiere a la traducción parq ser cantada, Rabadán La figura 17, en la página siguiente, recapitula la clasificación de la
(199~: 156-157) ?iferencia la tr~~ucción de la canción moderna (que traducción que hemos desarrollado en este capítulo.
podnamos ampliar a la traduccion de canciones en general) de la tra- Las clases y métodos de traducción son de índole procesual (aun-
ducción de óperas clásicas y musicales modernos. En la traducción de que obviamente afectan al resultado de la traducción). Las clases de
canciones para ser cantadas se conjuga el código lingüístico y el musical, traducción tienen que ver con la naturaleza y la función del proceso
c?~1 ~o que el traductor ha d~ subordinar la traducción de ese código lin- cognitivo desarrollado por el individuo y se trata de una distinción
guistlco a los compases musicales y grupos tonales, y efectuar una sincro- muy relacionada con la didáctica. La variable metodológica nos indica
el método (literal, libre, etc.) desarrollado para recorrer el proceso tra-
13
Santoyo (1985: 167-168) señala las traducciones al castellano de canciones de Bob ductor sea cual sea el tipo, modalidad o clase de traducción.
Dylan Y de los Rolling Stones que se publicaron en los años setenta en la colección Los Los tipos y modalidades de traducción nos ayudan a clasificar la
juglares de la Editorial Júcar. traducción en tanto que actividad social de mediación interlingüística.

92
93

l
FIGURA 17 Los tipos de traducción tienen que ver con ámbitos. socioprofesiona-
Clasificación de la traducción les diferentes, que comportan funcionamientos textuales diferentes;
dentro de ese funcionamiento textual son determinantes la categoría
de campo temático (si está marcado o no y de qué tipo es), que exige
MÉTODOS DE TRADUCCIÓN Traducción comunicativa conocimientos extralingüísticos diferentes del traductor y por ende
(según el método traductor Traducción literal
Traducción libre
perfiles profesionales diferentes, y sobre todo la categoría de género
empleado)
Traducción filológica, etc. que sirve para identificar y clasificar los grupos de textos propios de
cada ámbito. En las modalidades de traducción lo que cambia es el
CLASES DE TRADUCCIÓN Traducción natural modo traductor; ese elemento es tan importante, que plantea condicio-
(según la naturaleza del proceso Traducción profesional namientos específicos de cada modalidad y exige destrezas comunica-
traductor en el individuo) Aprendizaje de la traducción profesional
Traducción pedagógica tivas diferentes del traductor.
Traducción interiorizada
Traducción explicativa Como ya hemos señalado, las categorías propuestas no hay que en-
Traducción directa tenderlas como compartimientos estancos, sino como categorías diná-
Traducción inversa
micas que se imbrican para identificar y caracterizar la traducción.
TIPOS DE TRADUCCIÓN Traducción técnica Además, en algunos casos, las fronteras son difusas entre algunas cate-
(según el ámbito Traducción jurídica gorías. Así, algunos géneros subordinados (por ejemplo, los géneros
socioprofesional) Traducción económica audiovisuales, los que hemos denominado icónico-gráficos) requieren
Traducción administrativa modalidades específicas (doblaje, subtitulación, traducción icónico-
Traducción religiosa, etc.
Traducción literaria , gráfica) y las hemos presentado como tales; la traducción de otros gé-
Traducción publicitaria" neros subordinados (ciertos tipos de poesía visual, los cómics e histo-
Traducción periodística, etc. rietas) que hemos incluido como tipos de traducción, se acercan, por
Interpretación de conferencias el peso del modo a la modalidad icónico-gráfica; la traducción teatral
Interpretación social '
Interpretación de tribunales, etc.
está tan condicionada por el modo oral y por su función dramatúrgica
que se acerca también al concepto de modalidad, etc. Sólo el avance
MODALIDADES DE TRADUCCIÓN Traducción escrita de los estudios descriptivos y de la investigación empírica ayudarán a
(según el modo traductor) Traducción a la vista conocer mejor la compleja red de relaciones entre todas las variedades
Interpretación simultánea
Interpretación consecutiva
de traducción.
Interpretación de enlace
Susurrado
Doblaje
Voces superpuestas.
Subtitulación
Traducción de programas informáticos
Traducción de productos informáticos multimedia
Traducción de canciones
Supratitulación musical
Traducción icónico-gráfica

95
94
La Traductología
III
Evolución de la reflexión
sobre la traducción

Más antigua que las dinastías chinas o egipcias, más que la agri-
cultura o la Edad de los Metales, anterior a toda memoria, mito o le-
yenda que haya podido llegar hasta nosotros, la traducción cuenta,
como actividad humana, con una historia propia que se desarrolla a
lo largo de épocas sucesivas y distintas, más breve cada una de ellas
a su vez que la anterior, porque también aquí la «aceleración histó-
rica» tiene su reflejo. El paso de una etapa a otra se producirá siem-
pre como consecuencia de la aparición de un nuevo factor que, sin
suprimir nada de lo anterior, modifica notablemente la trayectoria
general de este afán, estudio, arte y profesión (Santoyo, 1987a: 7).

La traducción es una actividad humana antiquísima, con su propia


historia, llena de avatares y de cambios. Aunque el término intétprete se
empieza a utilizar en el siglo xvm 1, y la profesión de intérprete se con-
solida en el siglo xx, el inicio de la traducción oral se pierde en la pre-
historia y está relacionado con la necesidad de intercambio comercial
y de todo tipo. En lo que se refiere a la traducción escrita, su inicio es
ligeramente posterior a la consolidación de la escritura, y los primeros
testimonios conocidos se remontan al siglo XVIII a.C.; se trata de tex-

1
Hasta entonces se utiliza en español truchimán, trujimán, en catalán torsima, en fran-
cés truchement... Términos que proceden del árabe (targoman, tardjouman) y del arameo
(targum), que a su vez provienen del asirio ragamou, que quiere decir 'hablar' (cfr. Mou-
nin, 1965). · ·

99
tos sumerios con traducción literal en acadio (cfr. García Yebra, 1989). En las últimas décadas se han multiplicado las antologías de textos
Lo cierto es que etnógrafos y antropólogos muestran cómo hasta en las sobre la traducción: Horguelin (1981), Santoyo (1987a), Lefevere (1992),
tribus más recónditas existe un indígena que conoce la lengua del ve- Schulte y Biguenet (1992), Nergaard (1993), Vega (1994), Lafarga (1996),
cino y que hace las veces de intérprete. Heródoto da cuenta de la im- López García (1996), Robinson (1997b), Catelli y Gargatagli (1 ~98), Ba-
portancia de los intérpretes en el Egipto faraónico; ya desde el Imperio cardi, Fontcuberta y Parcerisas (1998), Gallen et al. (2000), Ve~ut:1 .(2000),
Antiguo eran altos funcionarios y el jefe de intérpretes era un cargo etc. También han aparecido investigaciones en tomo a la histona ,de la
que pasaba de padres a hijos. traducción y de la reflexión sobre la traducción: Rener (1989), Van Hoof
Sin embargo, a pesar de esta larga historia de la traducción y de su (1991), Ballard (1992), García Yebra (1994), Delisle y Woodsworth (1995),
importancia, ligada a la evolución de la humanidad, la reflexión teóri- Venuti (1995), Ruiz Casanova (2000), etc.
ca ha sido quizás más pobre de lo que hubiera cabido esperar. En lo La importancia que merecen los estudios históricos en el seno de
que se refiere a Occidente, todos los autores coinciden en señalar su los estudios sobre la traducción es destacada por muchos autores: «Es
inicio con Cicerón. hora de otorgarle a la historia de la traducción el lugar que merece»,
afirma D'Hulst (1991: 61, cit. en Woodsworth, 1998: 100). Además, se
señala la necesidad de efectuar la investigación histórica de una mane-
l. Los ESTUDIOS HISTÓRICOS ra más sistemática y se abordan cuestiones metodológicas (D'Hulst,
EN EL SENO DE LA TRADUCTOLOGÍA 1991; Lambert, 1993; Pym, 1992a, 1998).
La necesidad de avanzar en los estudios históricos es vista también
Antes de trazar la evolución de la reflexión en tomo a la traducción, por los teóricos como una manera de legitimizar la Traductología
queremos introducir algunas consideraciones sobre el papel y caracte- (Lambert, 1993) y de introducir mayor tolerancia ante los diferentes
rísticas de los estudios históricos en la Traductología. enfoques y, a la vez, mayor unidad (D'Hulst, 1994).
-,

• La importancia de los estudios históricos • La historia de la traducción y la historia de la reflexión teó-


Conviene señalar, de entrada, la importancia que tiene la investiga- nca
ción histórica en el seno de la Traductología. Esta investigación se ha Por otro lado, se indican las diferencias entre la investigación sobre
consolidado sobre todo en las últimas décadas; como señala Woods- la historia de la traducción y de los estudios sobre la traducción. De
worth: «Desde mediados del siglo xx, y más concretamente a partir de esta manera, Vega traza una síntesis de la evolución de la Traductografía
los años ochenta, los teóricos de la traducción _se han centrado en es- y de la Traductología (Vega, 1994: 351-357). Woodsworth, por su parte,
cribir la historia de su propia disciplina» (Woodsworth, 1998: 100). señala las diferencias entre ambas investigaciones así como la relación
Ahora bien, a lo largo de la historia existen precedentes dignos de que conviene establecer:
mención. Así, por ejemplo, Huet, en De lnterpretatione (1661), compara la
manera de traducir de muchos traductores; Johnson, en The Jdkr (1759), La historia de la traducción puede centrarse en la práctica o
traza la evolución de la traducción desde los griegos hasta el siglo xvn; en la teoría, o en ambas. Una historia de la práctica de la traduc-
o, en épocas más recientes, Amos, en Early Theories ofTranslation (1920); ción trata de cuestiones tales como qué se ha traducido, por quién, en
Cary, en La traduction dans le monde modeme (1956) y en Lesgrands traducteurs qué circunstancias, y en qué contexto social o político. La historia de la
ftantais (1963); Mounin, en Les belks irifideles (1955) y en Teoría e storia deUa teoría, o discurso sobre la traducción, trata de los siguientes tipos
traduzione (1965); Savory, en The Art ofTranslation (1957).; la antología de de cuestiones: qué han dicho los traductores sobre su arte/oficio/cien-
cia, cómo se han evaluado las traducciones en distintas épocas, qué
textos sobre la traducción de Storig, en Das Problem des Ubersetzens (1963),
tipo de consejos han dado los traductores, o cómo se ha enseñado
etcétera. A ellos se unen estudios más actuales que, aunque no se consa- la traducción, y cómo se relaciona este discurso con otros discursos del
gran íntegramente a aspectos históricos, sientan las bases de la investiga- mismo periodo. Por otra parte, puede investi~arse la teorí~ .Y la
ción efectuada en los últimos años: Steiner, en After Babel (1975); Kelly, práctica conjuntamente: ¿cómo puede determmarse la fiabilidad
en The True lnterpreter (1979), o Bassnett, en Translation Studies (!'980). o la relevancia de los textos sobre la traducción? ¿cuál es la rela-

100 101
ción entre la práctica y la reflexión teórica sobre la traducción? layo (1952) no recoge ninguna mención a América; la Histoire de la tra-
(Woodsworth, 1998: 101) (la cursiva es nuestra).
duction en Occident de Van Hoof (1991) excluye a España ...
En los últimos años han aparecido antologías y estudios que nos
• Historia mundial e historias particulares. Una historia que empieza a aproximan a la historia de los traductores y traductólogos en español.
conocerse: la traducción en lengua española Algunos de estos estudios aúnan textos extranjeros traducidos al espa~
. En estos momentos aumentan las investigaciones que nos permi- ñol con textos originales (Vega, 1994; Torre, 1994; Lafarga, 1996; Ló-
ttrán avanzar hacia un mejor conocimiento de la historia mundial de pez García, 1996); ~xiste también una antología bilin.güe, con téxtos
la traducción y de la reflexión teórica en torno a ella. La idea de avan- traducidos al catalán (Gallén et al, 2000). Otros estudios están consa-
zar en una historia mundial de la traducción no es nueva; Radó la grados exclusivament<2 a textos sobre la traducción en español: Santo-
propuso por primera vez a la Federación Internacional de Traducto- yo (1987a), primer esfuerzo recopilador de textos sobre la traducción en
res (FIT) en 1963 (cfr. Woodsworth, 1998), pero se materializa en la lengua española; Catelli y Gargatagli (1998), que recoge textos de Es-
comisión creada en 1991 dirigida por Delisle, cuyos resultados se re- paña y América. Mención aparte merece el estudio de Ruiz Casanova
cogen en un libro publicado en inglés y en francés (Delisle y Woods- (2000), que presenta una historia de la traducción en España. Algunos
worth, 1995). estudios, como el de García Yebra (1994) y el de Santoyo (1999), abor-
. Esto.s estudios históricos empiezan también a contemplar las histo- dan aspectos concretos como la traducción en el siglo XN, en el Siglo
nas particulares de las diferentes culturas y civilizaciones: africana, nor- de Oro, Alonso de Madrigal, Ortega y Gasset, etc. Están poniéndose,
teamericana, sudamericana, árabe, alemana, hebrea, rusa, etc.; en este pues, las bases para un mejor conocimiento de la historia de la traduc-
sentido, la segunda parte de la Routledge Enryclopedia ef Translation Stu- ción y de la reflexión teórica en español. -
dies (Baker, 1998), consagrada a estas historias particulares, es un buen
paso en el conocimiento de la diversidad de historias de la traducción. • Periodos
En este libro nos referimos a la evolución histórica en Occidente. Santoyo (1987) señala cuatro periodos en la historia de la traduc- ;{;:
Santoyo (1987: 10-13) señala el desfase cronológico que se produce ción: el primer periodo es el de la traducción oral; el segundo, el de la
en la historia de la traducción en España e Hispanoamerica respecto al traducción escrita; el tercer periodo es el de la reflexión que empieza
resto de Occidente, así como el retraso que se produce en la teoriza- con Cicerón, y el cuarto, el de la teorización que, según este autor, ini-
ción. A excepción del testimonio de Maimónides, las primeras refle- cia Tytler.
xiones sobre la traducción no se producen hasta mediados del siglo xw; Steiner (1975), por su parte, señala cuatro periodos en la reflexión
ade~ás, au?que los 9ue se ocupan de la traducción son escritores y teórica en tomo a la traducción: un primer periodo de Cicerón a Tytler
eruditos. de importancia (Alonso de Madrigal, Boscán, Fray Luis de León, que califica de empirismo; un segundo periodo de Tytler a Larbaud de
Larra, Inarte, Isla, Cadalso, Jáuregui, Cervantes, Vives, Feijoo, etc.), la re- investigación hermenéutica; un tercer periodo (que comienza en los años
flexión no se efectúa de modo sistemático. El periodo de teorización sesenta), caracterizado por los inicios de la traducción mecánica y por la
se inicia también con retraso en nuestro país Y. no se instaura de modo introducción de la lingüística estructural y de la teoría de la comunica-
definitivo hasta bien entrado el siglo xx con Ortega y Gasset (1937), y ción, y un cuarto periodo, coexistente con el anterior, que supone una
sobre todo con Ayala (1943), a quien debemos el primer volumen de- vuelta hacia lo hermenéutico, encaminando la reflexión hacia un mar-
dicado íntegramente a la traducción en español. co interdisciplinario.
Catelli y Gargatagli (1998) resaltan «las dos tramas de convivencia» Para Kelly (1979), las teorías en tomo a la traducción pueden divi-
que se producen en la tradición hispánica: «la de las tres culturas duran- dirse en tres clases: las teorías prelingiiísticas, que se concentran sobre
te el Medioevo español; la del mestizaje y el buen evangelizador de todo en el conflicto entre traducción literal y traducción libre, y en el
América» (1998: 14). Sin embargo, las autoras resaltan que, desde el pun- debate sobre la propia posibilidad de la traducción; las teorías lingiiísti-
to de vista de la historia de la traducción, la cultura española es como cas, que efectúan el estudio de la traducción a través del análisis lingüís-
una bisagra entre dos mundos (Occidente y América) que la rechazan tico; las teorías hermenéuticas, que se centran en el análisis de la traduc-
o que ella rechaza: la Biblioteca de traductores españoles de Menéndez Pe- ción como proceso de transformación.

102 103
Mallafré (1991) habla de cuatro etapas en la evolución de la refle- 2.1. La Antigüedad
xión sobre la traducción: una etapa empírica, que empieza con Cice-
rón y en la que se establecen los dos criterios básicos de traducción Los primeros testimonios de traducciones por motivo~ culturales
(traducción literal y traducción libre); una etapa filológico-filosófica, cuentran en Roma. También en Roma aparecen las pnmer_as m~­
se en
nifestaciones de reflexión sobre la trad ucc10n: · , c·iceron,
, H oracio, Ph-
que empieza a mitad del siglo XVIII y en la que se defiende la impo-
sibilidad de la traducción y un literalismo culto; una etapa lingüística, nio, Qyintiliano. . . _ . , 1
que recoge las aportaciones de la lingüística moderna y critica la teo- Todos los investigadores comciden en s~~alar a C:ceron co1110 e
ría literalista; y una última etapa de últimas tendencias, donde se com- autor de la primera reflexión sobre la traduccion c~nocida en Occiden-
plica la reflexión teórica y se ubica la teoría de la traducción dentro te. Cicerón en De optimo genere oratorum (46 a.C.) sen~a que hay dos ma-
de la teoría de la comunicación, buscando cierta autonomía de la lin- neras de traducir y, al indicar que no hay que traducrr verbum_ pr~ verbo,
güística. · ugura un debate que en el mundo occidental, dura dos mil anos. Se
Sea cual fuere la clasificación adoptada, lo cierto es que se puede :~a del debate entre tr~ducción literal y traducció~ libre: «Y no ~~s tra-
hablar de dos grandes periodos en cuanto a la reflexión teórica: uno duje como intérprete, sino como orador, con la misma presentac10n de
que abarca desde Cicerón hasta el inicio de las primeras teorías moder- las ideas y de las figuras, si bien adaptando las p~abras a nuestras cos-
nas después de la Segunda Guerra Mundial (en los años cincuenta), y tumbres. En los cuales no me fue preciso traducrr palabra por palab~a,
otro que incluye desde estas primeras teorías modernas hasta nuestros sino que conservé el género entero de las palabras y la fu~rza de l~s mis-
días, en el que surge la Traductología. mas. No consideré oportuno el dárselas ~ lect?r en su nu?1ero, smo en
su peso» (trad. en Vega, 1994). La línea ciceroniana es seguida por Hora-
cio, quien en la Epístola ad Pisones (13 ª;C.~ afuma que no hay que tradu-
cir palabra por palabra e introduce el termmo fi.el en el debate al plantear
2. DE CICERÓN A LAS PRIMERAS TEORÍAS MODÉRNAS que «Nec verbum verbo curabis reddere fidus mterpres».
San Jerónimo, además de legamos su in~ente labor traductora, nos ~a
Cicerón, al señalar que no hay que traducir verbumpro verbo, inau- transmitido una reflexión que algunos consideran. como la cartafundaczo-
gura un debate que en el mundo occidental va a durar dos mil años; se ntd de la traductología, la primera poética de la :raducczó~ \Vega, 1~~4: 23): D;
trata del debate en tomo a la oposición fundamental: el debate entre optimo genere interpretandi (395). Sa~ Jerónu_no se situ_a tan:i?ien en la li-
traducción literal vs traducción libre. La lista de autores que nos han lega- nea de Cicerón e introduce el térmmo sentido en la discusion «Non ver-
do su testimonio es inmensa: Horacio, San Jerónimo, San Agustín, bum e verbo sed sensum exprimere de sensu»2 : «Porque yo no sola-
Maimónides, el Rey Alfredo, Alonso de Madrigal, Lutero, Vives, Do- mente confieso, sino que proclamo en alta voz que~ aparte.las ~agradas
let, Du Bellay, Fray Luis de León, Humphrey, Bruni, Longiano,Mal- Escrituras,' en que aun el orden de las palabras encierra mi~teno, e~ la
herbe, Goudeau, Meiziriac, Lancelot, Coustel, Huet, Tende, Dillon, traducción de los griegos no expreso pal,a~ra de palabr~, si~o sentido
Ben Jonson, Denham, Roscommon, Chaprnan, Cowley, Dryden, de sentido» (trad. en Vega, 1994). San Jerommo diferencia asila traduc-
Schottel, Cervantes, Gedoyen, Silhouette, Batteux, D'Alembert, Vauvi- ción sacra de la profana.
lliers, Rivarol, Pope, Guthrie, Cowper, Campbell, Tytler, Venzky, Gott-
sched, Bodmer, Herder, Hottinger, Novalis, Capmany, Humboldt,
2.2. La Edad Media
Schleiermacher, Goethe, Shelley, Amold, Newman, Mme. de Stael,
Saint-Constant, Bello, Larra, Mitre, etc., y así hasta llegar al siglo xx: la Conviene resaltar la importancia que tiene la traducción ~~-este pe-
era de la traducción. riodo como recuperación de los conocimi~ntos de la Antiguedad Y
La manera de concebir la traducción no es unívoca, cambia de una como creación de las bases literarias de las diferentes culturas europeas
época a otra, de un autor a otro. El debate en tomo a la traducción de
la Biblia y de los textos homéricos constituye una guía indiscutible en 2 Hay que decir que, hasta las teorías modernas, sentido suele identificarse con con-
Occidente para seguir la evolución de la reflexión. tenido.

104 105
mediai:te la traducción de los Evangelios, las hagiografias latinas, etc.
traducción consiste en que aquello que está escrito en una lengua sea tra-
Los p;ologos de las ~r,aducciones son un excelente legado de la con-
ducido correctamente a la otra. Sin embargo, nadie puede hacerlo co-
c~pcion de la traducc10n. El hecho traductor más importante es la crea- rrectamente si no tiene mucha y gran experiencia de entrambas len-
c~on de ~~ Escuela de Traductores de Toledo, punto de encuentro y de
d~vulgacion ~e la cultura hebraica, árabe y cristiana. Ahora bien, como guas. Y aun ello no es suficiente. Pues hay muchos que son capaces de
di~e Vega: «Si se exceptúan la carta de Maimónides a Ibn Tibbon, los entender, pero no son capaces de expresarlo. Al igual que_ hay muchos
que juzgan acertadamente so?re pintura sin que _ellos mis1:11os v~lgan
prologas de Alfredo el Grande y algunas otras manifestaciones inci-
~ental~s, toda esta frenética actividad traductora ha dejado escasos tes- para pintar, o muchos que entienden del arte musical, aun siendo ,mep-
tos para el canto» (trad. en Vega, 1994). Según _Yeg_a,_ en este ensayo se
ttmomos» (Vega, 1994: 26).
utiliza por primera vez el t~rmino traduco 3 :_ «Dico i~tur om~em mt~r­
Durante toda la Edad Media se produce una dicotomía clara entre
pretationnis vim in eo consistere, ut, quod m altera lmgua scnptum sit,
la manera de traducir los textos religiosos y la manera de traducir los
id in alteram recte traducatuP>.
te~tos profanos. En la tradición religiosa, el respeto a las Sagradas Es- La traducción, poco a poco, va coi:ivirtiéndo_s~ en tema ~e. debate,
cntüras conlleva ui:i, ap~go a las palabras del original, defendiéndose a
pero también en tema c~nt;ral de las disputas religiosas y pohticas que
u~tranza la tradu~ct,°n literal; en la traducción profana, la situación es cristalizarán en el Renacimiento.
diferente, prec<;mizandose una traducción que no sea servil al original.
Ideas se~eJantes a las desarrolladas por San Jerónimo se encuen-
tr~ en la pnmera gran contribución hispana a la reflexión teórica: la 2.3. El Renacimiento
del Judío cordobés Maimóni~es, quien en una carta dirigida a Ibn Tib-
bon (1199), traductor de una de sus obras al hebreo, manifiesta: «El tra-
Con el Renacimiento asistimos a la primera gran revolución en el
duc~o~ debe, sobre todo, acla_rar el desarrollo del pensamiento, después mundo de la traducción. Hechos como el descubrimiento de la im-
escnbirlo, comentarlo ~ explicarlo de modo que el mismo pensamien-
prenta, el surgimiento de una nueva clase de_ l,ectores, el nacimiento de
to se_a claro ~ comprensible en la otra lengua. Y esto sólo se puede. con-
las lenguas nacionales, el pap~~ de la tradll:cc~on como, agente transpor-
segutr camb~an~o a veces ~odo lo que le precede y le sigue, traducien- tador de la cultura de la Anttguedad, multiplican y vanan los textos tra-
?o un solo termmo por mas palabras y varias palabras por una sola de-
Jando aparte algunas. expresiones y juntando otras, hasta qu~ el
ducidos. .
La traducción se convierte en una cuestión política y religiosa.
de_sarrollo del_ pensamiento esté pe:fectamente claro y ordenado y la
Existen incluso mártires de la traducción por cuestiones político-reli-
misma expres10n se haga comprensible, como si fuera típica de la len-
gua a la que se traduce» (trad. en Vega, 1994). giosas; a causa de una traducción, Dole~4, m~rió en la hoguer~ :y Fray
Luis de León fue encarcelado. La traduccion tiene un papel decisivo en
i:n Inglaterra, el Rey Alfredo intr_oducía sus traducciones con pró-
la formadón de las lenguas nacionales, conyirtiéndose así en u~a c1:1~s­
lo~o~ que nos han legado su pensamiento en tomo a la traducción. El tión política; la defensa de las lenguas nacionales y la pop_ul~nz~~ion
mas ~mportante fue el prefacio a la traducción de Cura Pastoralis (890):
de la cultura antigua se manifiestan en un rechazo de la latmizacion.
«W!1t1.um word be worde, whilum andgiet of ándgiete»; su postura es
Todo esto va acompañado de un cambio en cuanto a la_ ~ane~a ~e
eclecttca: a veces palabra por palabra, otras veces sentido por sentido.
traducir, si bien sigue patente la dicotomía entre traduccion religio-
Da1?-~e, ~or su pa:te, en/! Convivio (1307) señala la dificultad de la sa y traducción profana. El humanismo consagra la costumbre del
traduccion, mtrodu_ciendo argumentos en pro de la intraducibilidad:
prólogo, del prefacio, de la carta a los lectores, d~:mde el ~raductor
«Sepan todos q~e nmguna cosa armonizada por el enlace de las musas
explica y justifica su opción traductora; estos prefacios co?stttuyen ui:
se p~ede traductr de su habla a otra sin romper toda su dulzura y ar-
monta» (trad. en Vega, 1994). . corpus traductológico de primer orden. Según Vega, a partir del Renact-
. Ei: 1440, Bruni, con De interpretatione recta, inicia en cierto modo la
histona de los manuales de traducción, anticipándose en un siglo al
tratado de Dolet. En este ensayo, Bruni señala: «La virtud de. cualquier 3 Otros autores (por ejemplo, Cary, 1963) lo atribuyen a Robert Estienne (1539).
4 No es el primer mártir ya que le había precedido en Inglaterra Tyndale en 1536.

106
107
miento «la traducción se convierte en piedra de toque poética: todo «En primer lugar, es preciso que el traductor comprenda perfec-
poeta que se precie, o bien rellena horas de ocio con la traducción o tamente el sentido y tema del autor que traduce, pues por esta coi:i-
bien imita y recrea las obras clásicas que son las líneas magistrales d; la presión nunca será oscuro en su traducción» [... ] «Lo que se reqme-
nueva cultura. La traducción adquiere categoría de género literario y de re en segundo lugar en traducción es que el traductor c~mozca per-
formadora de estilo y de personalidad» (Vega, 1994: 30). fectamente la lengua del autor al que traduce y que sea, igualmente,
En la traducción religiosa existen defensores y detractores del lite- excelente en la lengua a la que se traduce» [... ] «La tercera regla es
ralismo. Las guerras de religión van acompañadas, según Mounin que, al traducir, no hay que someterse al texto hasta el ~xtrem? de
(1955) de guerras de traducción, ya que las diferentes corrientes de la Re- traducir palabra por palabra» [... ] «La cuarta regla que qmero dar en
forma propugnan una traducción no literal, y reivindican una traduc- este lugar debe observarse más en lenguas que no ~un alcanza?o l~
categoría de artísticas que en otras [... ] Al traducir, pues, algun h-
ción en lengua vulgar y que respete la lengua de llegada, frente a la po-
bro latino a una de éstas -en concreto a la francesa- procura no
sición de la Iglesia católica. La traducción se convierte, pues, en una emplear palabras demasiado próximas al latín y poco usadas en el
cuestión religiosa. Sendbriefvom Dolmetschen, de Lutero (1530), es un pasado» [... ] «Vayamos ahora a la quinta regla que. debe o~servar
buen testimonio de una nueva manera de concebir la traducción de un buen traductor, que es de tan gran importancia, qu~ s1? ella
las Sagradas Escrituras. Este texto, junto con la epístola de San Jeró- toda composición resulta pesada y poco agradable. Pero, .e.que con-
nimo, el ensayo de Bruni y el de Dolet, forma parte de los primeros tiene? Sólo una cosa: la observación de la armonía del discurso, ~s
tratados sobre la traducción. Lutero propugna una traducción del decir un enlace y una unión de las palabras con tal consonancia
sentido del texto y clara y expresiva en alemán: «Pues no hay que pre- que ~o sólo sea placentera ~l alma, sino q~e ~am~ién ,los oídos se
guntar a las letras del latín cómo se debe hablar en alemán, tal y sientan completamente fascmados y no se 1rnten Jamas por tal ar-
como hacen los borricos; hay que preguntar a la madre en la casa a monía de lenguaje» (trad. en López Carrillo, Martínez Dengra Y
San Ginés Aguilar, 1998).
los niños en la calle, al hombre corriente en el mercado y mirarles ~n
la boca cuando hablan y según ello traducir, de esta manera ellos en-
tenderán y se darán cuenta de que se habla alemán con ellos» (trad. Al humanista Vives le debemos una contribución en la línea didác-
en Vega, 1994). Lutero es un claro exponente de la tendencia traduc-
tica trazada por Bruni, así como una de las primera~ tipol?~ías sobre la
tora defensora de la adaptación a la lengua de llegada y de rechazo a
la latinización. traducción. En Versiones seu interpretationes (1532), Vives dis~mgue entre
las traducciones en las que «se atiende no más que al sentido», ?tras a
Una postura algo diferente en cuanto a la manera de traducir es la «la sola frase y la dicción» y un tercer género «c1:1ando la ~ustancia Y las
manifestada por Fray Luis de León en el Prólogo de la Traducción literal
palabras mantienen su equili~rio y eq~ivalencia, es dem, cuando ~as
y declaración del libro de los Cantares de Salomón (1561). Fray Luis de León
palabras añaden fuerza y gracia al senti~o. ! ello cada una de p~r si o
establece la diferencia entre trasladar y declarar, señalando que «el que
unidas o en todo el cuerpo de la composicion». Vives se pronuncia por
traslada ha de ser fiel y cabal, y sr fuere posible contar las palabras, para
d~r otras tantas, y no más»[ ... ] «El extenderse diciendo y el declarar co- el segundo género. .. . .. , .
También se discute sobre la legitimidad de la traduccion. Mounm
piosamente la razón que se entienda, y con guardar la sentencia que (1955) considera que Déjense et mustration de la languefranfaise, de Du Be-
más agrada, jugar con las palabras, añadiendo y quitando a nuestra vo-
llay (1549), supone una antología de todos los ar~~entos contra la tra-
luntad, eso quedese para el que declara ... ».
ducción; Du Bellay llega a comparar la traducc10n con un retrato .al
En lo que se refiere a la traducción profana se produce lo que que, por ser copia material, le faltaría sie~pre un alma. Hasta e~ propio
Kelly (1979) califica de multidimensionalidad de la noción de fideli-
Cervantes recoge esta cuestión en el Qul)ote cuando en el capitulo VI
dad, ya que se va más allá de la equivalencia formal, postulando una de la primera parte afirma: «[... ] que le quitó I?ucho de su na~r~l va-
lectura exigente del original e introduciendo el nivel estilístico. Un
lor; y lo mesmo harán todos aquellos que l_os libros de verso qmsier??
buen representante de este avance en la reflexión es Dolet con las
volver en otra lengua: que, por mucho cmdado que ~ongan y habtl~­
cinco reglas que propone en La maniere de bien traduire d'une tangue en dad que muestren, jamás llegarán al punto que ellos tienen en su pn-
aultre (1540): · .· · ·
mer nacimiento».
108
109

L
ción de las Epístolas de Ovidio (Ovid's Epistles~ 1680), donde critica la
metáfrasis (la traducción palabra por palabra, verso por verso), la imita-
2.4. El siglo XVII ción (la variación de las palabras y el sentido), y defiende la paráfrasis~
el ciceroniano sentido por sentido:
E~ siglo XVII se caracteriza. en Europa. por la afirmación del gusto
frances en la manera de tradum: las beUes znfideles. La expresión se debe Podría decirse que existen tres maneras de traducir. La primera
al francés Ménage (1613-1691), quien dice refiriéndose a las traduccio- es la metáfrasis, que consiste en verter el original a otra lengu~ pala-
nes de Perrot d'Ablancourt: «Me recuerdan a una mujer de la que estu- bra por palabra y verso por verso; así fue, más o menos, como tradu-
ve muy enamorado en Tours que era bella pero infiel» (cit. en Van jo Ben Johnson el Arte poética de Horacio. La segunda es la paráfra-
Hoof, 1991: 48). sis o traducción libre, en la que el traductor, si bien se mantiene cer-
cano al original para no perderse, no reproduce tan estrictamente las
Las bellas irifi,eles representa una manera de traducir a los clásicos
palabras como el sentido y, de hecho, este último puede llegar a am-
efectuando adaptaciones lingüísticas y extralingüísticas; se reivindica el pliarse, siempre que no se altere [... ].La tercera categoría es la imita-
~erecho a la. modi.ficación en pro del buen gusto~ de la diferencia lingüís- ción, en la que el traductor (por llamarlo de alguna manera) no sólo
tica, de la distancia cultural, del. envejecimiento de los textos. Un pre- se toma la libertad de variar las palabras y el sentido, sino que los ig-
c:ursor de esta manera de tradum es Amyot; partidarios son Malherbe, nora siempre que encuentra ocasión, y a partir de unas cuantas po-
Gm.~deau, D'Ablancourt, etc. Cary (1963) justifica esta manera de tra- cas notas del original compone a su antojo variaciones sobre el tema
~uctr alegando la falta de conocimientos que tienen los lectores de la (trad. en Lafarga, 1996).
epo,ca de l~ cult~ra grecorromana y la necesidad de que el traductor
actue al mismo tiempo de adaptador para que resulten accesibles los
textos. 2.5. El siglo XVIII
. De todos n:odos, a partir de la segunda mitad del siglo XVII se em-
~ieza a pr?~uctr una cor:Dente crítica que exige mayor exactitud y fide- Durante el siglo XVIII, se produce un incremento del intercambio
lida_d al ongmal, propomendo reglas de traducción. Partidarios de esta intelectual, un creciente interés por las lenguas extranjeras, una prolife-
crítica a las bellas infieles son: Méziriac, en quien se encuentran las bases ración de diccionarios generales y técnicos, y, por ende, un auge del pa-
de una deont~l?gíª. ~e la traducción~ !os pedagogos de Port-Royal, que pel de la traducción.
plantean la utd~z.acion de la tra?uccion en la enseñanza de lenguas, y En Francia se relega a un segundo plano la misión civilizadora tradi-
f!uet, con su cntica a San Jerómmo y a la traducción libre. También se cional de la traducción, produciéndose un acercamiento de la traduc-
sitúa en esta línea Tende, quien en De la traduction ou regles pour bien ción a la actualidad, con la consiguiente importancia de la traducción es-
comprendre a.traduire (~6.60) propone nueve reglas en las que defiende pecializad'a. En cuanto a la reflexión se plantean, consejos, reglas para
tanto la fidelzda_d al ongmal como el embellecimiento de la lengua de traducir bien: Gédoyen, Silhouette, Batteux, D'Alembert, Vauvilliers, etc.,
Jiegada: «La Pnmera Regla [... ] es comprend~r bien las dos Lenguas, y el caso de Rivarol, precursor de la traducción reconstitución histórica del si-
pero sobre todo la lengua Latina; penetrar bien en el pensamiento del glo XIX. Sigue criticándose la traducción literal; un exponente claro es
Autor que se traduce, y no. someterse servilmente a las palabras; por- D'Alambert, quien en su introducción a su traducción de Tácito, Obser-
que b~sta c.on verter el sentido con exacto esmero, y una entera fideli- vations sur tart de traduire en général (1763), afirma: «Sea como fuere, la di-
dad, sm deJar bellezas ni figuras que hay en Latín». ferencia de carácter de las lenguas, al no permitir casi nunca las traduc-
En Inglaterra, el siglo XVII es una época de una gran actividad tra- ciones literales, libera al traductor de esa especie de escollo del que
ductora; ~o.s (1920) considera este periodo como el siglo de oro de acabamos de hablar, de la necesidad en la que a veces se hallaría de sa-
la traducc10n mglesa. Tras un corto periodo de literalismo, representa- crificar el ornato a la precisión, o la precisión al ornato» (trad. en Lafar-
do por Ben Jonson, se produce un predominio de la recreación (las be- ga, 1996). Marmontel, autor del artículo sobre traducción en la Enciclo-
Uas infieles de Francia) con autores como Chapman, Cowley, etc. Un pedia, distingue entre versión (la traducción literal de una lengua a otra)
tratado fundamental de la época es el Prefacio de Dryden a su traduc- y traducción (cuando se produce adaptación a la lengua de llegada).

110 111
En Alemania es un periodo fecundo en traducciones; Vega habla en La traducción es una réplica que tanto mayor elogio merece
este sentido de «siglo de oro de la traductografia alemana», calificándolo cuanto mayor es su semejanza con el original. Por, eso .un traductor
como «el más fecundo en traducciones y reflexiones traductológicas» se debe imponer la dura ley de q~e m.~nca se t~mara la liberta~ de se-
(Vega, 1994: 44). También aparece Critische Brytri:ige, la primera revista pararse del original, ni en la apan~ncia d~ las ideas y pensam17ntos,
consagrada a la discusión de traducciones. Aunque la influencia france- ni en la forma y especie de las mismas. Estos no deben expei:imen-
sa se deja notar con Gottsched, uno de sus últimos representantes, la tar ninguna modificación por lo que respecta al grad~ de clandad Y
reacción contra esta influencia es importante: Bodmer, Herder, Hottin- de fuerza sólo deben cambiarse sus signos por los eqmvalentes (trad.
ger, etc. Vega distingue entre una traductología racionalista (representada en Vega, 1994).
por Venzky, Breitinger) y una traductología postilustrada (representada por
Bürger, Gerstenberg, Herder). El racionalismo alemán de la época supo- En España, la discusión en tomo a !~ traducción se caracteri:a po~
ne una vuelta al literalismo, excluyendo el carácter problemático de la la defensa de la lengua española y la cntica de las malas traducciones.
1

traducción. Venzky, en Das Bild eines geschickten Übersetzers (1732), afuma Isla, Iriarte, Cadalso, Fomer, Filonoo, etc. Asi se expresa Cadalso en Las
que una traducción adecuada «reproduce como réplica aquello que en cartas marruecas (1789):
· otro idioma se ha escrito en el modelo siguiendo las huellas del original,
La esclavitud de los Traductores del presente á sus originales,
si no palabra por palabara, sí frase por frase» y añade «por eso, autor, tra-
han despojado á este idioma de sus naturales hermosuras, quales
ductor, intérprete o parafrasta y exegeta son cosas distintas» (trad. en eran laconismo, abundancia y energía. Los franceses han hermosea-
Vega, 1994). Por otro lado, Venzky distingue cinco maneras de traducir: do el suyo al paso que los españoles han desfigurado el que tanto ha-
bían perfeccionado. Los Traductores é imitadores de los extrangeros
Por lo que respecta al original, algunas traducciones lo siguen al son los que mas han lucido en esta empresa. Como 1:º saben su. pro-
pie de la letra, si bien respetando la manera peculiar de hablar de am- pia lengua, porque no se dignan de tomarse el trab.ªJ.º de estu~1ar.la,
bos idiomas [... ] Otras expresan el sentido de'su modelo, si bien se quando se hallan con una hermosura en algun ongmal fra~~es, m-
advierte en las palabras y conceptos una gran libertad, añadiéndose glés ó italiano, amontonan gal~cis~os, italianismos y ang~1c.1smos;
algunos conceptos o vertiéndose en otra forma, CQSa que especial- con lo qual consiguen todo lo s1gu1ente: l. De~audan el ongma.l ,de
mente sucede cuando se visten versos rimados en prosa o ésta en su verdadero mérito, pues no dan la verdadera idea e~ la traducc1on.
versos. Hay otras que necesitan añadidos y otras que dejan de lado 2. Añaden al castellano mil frases impertinentes. 3. Lisongean a~ ex-
cosas innecesarias o chocantes. Finalmente hay otras a las que se trangero, haciéndole creer que la lengua española ~s su~~ltema a las
añade al margen anotaciones. La primera especie se podría llamar otras. 4. Alucinan á muchos jóvenes españoles, disuad1endoles del
natural, la segunda la libre, la tercera la ampliada, la cuarta la muti- indispensable estudio de su lengua natural.
lada y la quinta, la provista de anotaciones, la completa. Cada una
de estas especies merece su respeto y es en su especie útil y agradab,le Cabe resaltar Arte de traducir el idioma .francés al castellano, de Cap-
(trad. en Vega, 1994).
many (1776), quien aboga por una. ~del~dad al sentido y a l.ª, letr~ de~ autor,
y matiza los límites de la traducc1on literal y la traducc1on libre.
El suizo Breitinger, por su parte, en Forsetz'ung Der Critischen Dicht-
kunst (1740) se refiere a la consideración racionalista del lenguaje uni- En cualquier arte, el original se ha de m~strar e~ la co~ia, Y en .
versal basado en la identidad de significado: «Los diversos idiomas no el de traducir ésta debe siempre ser fiel al sentido, y s1 es posible, a la
deben considerarse sino como diferentes inventarios de palabras e idio- letra del autor. [... ] Hay traducciones muy literal~s ~orno haber sa-
matismos totalmente equivalentes que pueden ser intercambiados y, cudido el yugo de una exactitud indiscreta: ~an .d1fic~I es conocer los
dado que sólo se diferencian unos de otros en lo que atañe a la natura- límites de una timidez juiciosa, y de una feliz licencia. ~u~~os pre-
leza externa del tono y la figura, en el significado coinciden plenamen- fieren la traducción libre, y tienen raz<~>n, porque es ~as facil desfi-
gurar el original, y aunque menos glonoso, es penos1s1mo represen-
te». Este autor considera que existe una equivalencia entre los pensa-
tarle con fidelidad. .
mientos de los hombres y también entre su expresión, y sobre esta base Esta libertad sólo se debe perdonar en aquellos lugares que la pi-
se funda, según él, la traducción: ·
den, para hacer más semejante la copia al modelo, pues el traductor,

112
113
po~i~ndose en !ugar ~el autor, debe revestirse de sus sentimientos, A continuación, y suponiendo que esta descripción sea acerta-
hac1endose copiante sm parecerlo. El que corta o abrevia lo que el
da, de lo que estoy convencido, estudiaremos cuáles son las leyes de
autor extiende, o amplifica, el que desnude lo que el otro adorna, re-
la traducción que de ella pueden deducirse, a saber:
toca. lo pe~ect? o cubre l~ d~fectuoso, etc., en lugar de pintar a otro,
I. La traducción debe reproducir completamente las ideas de la
se pmta a s1 mismo, y de mterprete pasa a compositor.
obra originaL
II. El estilo y la forma de escribir deben ser de la misma natura-
Capmany se muestra precursor de la traducción reconstitución históri- leza que los del original.
ca del XIX: III. La traducción debe poseer la naturalidad propia de las com-
posiciones originales (trad. en Lafarga, 1996).
Una traduc~ión será imperfecta siempre que con ella no podamos
c??ºc.er Y exammar el carácter de la nación por el del autor. Cada na- Otra característica de esta época es el inicio de la ampliación de las
cion. tie;ie el suyo, y los resul~~dos de él usan de ciertas comparacio- lenguas de las que se traduce, que se consolidará en el siglo XIX, con el
nes, rmagenes, figuras, y locuc10n, que por su singularidad o novedad gusto por el exotismo, así como la aparición de lo que Vega llama esti-
c~ocan ~ue~tra del~cadeza. Así muchos traductores, o por amor pro- lísticas autoriales (la aparición de tratados sobre cómo traducir el Qg.ljo-
pio, por md1ferenc1a o finalmente por ignorancia, esto es, por no sa- te, o a Dante, etc.) y estilísticas contrastivas entre las lenguas, adelántan-
ber conocer la filosofia de las costumbres en las de los diversos idio- dose a una tradición que llega a nuestros días.
mas, han hecho que hable un Sueco como si fuera un Árabe.

En Inglaterra, asistimos a un verdadero combate en cuanto a las liber- 2.6. El siglo XIX
tades .del traductor, que supone el inicio de una actitud crítica de la tra-
ducción en relación con el original. Los traductores-de Homero son una En el siglo XIX se produce una expansión industrial, comercial, cien-
buena prueba del debate: Pope, seguidor de las propuestas de Dryden, y tífica y técnica, se internacionalizan las relaciones diplomáticas, técnicas
su C<?ntrapunto Cowper. Por o~o lado, el prefacio de ~ope puede ser y científicas, con la creación de las primeras organizaciones internaciona-
considerado como uno de los pnmeros ensayos de crítica de traducción les y de los primeros congresos internacionales, que multiplican y diversi-
en el que hace una revisión de Chapman, Dryden, etc. La reflexión so~ fican los intercambios entre lenguas. Obviamente, esta situación revierte
bre l~ ,traducción ~e la Biblia tiene su representante en Campbell (Intro- en el auge de la traducción y en la multiplicación de los ámbitos en que
ducci~n a Translatzon ofthe Four Gospels, 1789), quien propone: fidelidad se ejerce. En cuanto a la traducción literaria se produce un desplazamien-
al sentido, respeto al espíritu y al estilo del autor, y claridad del texto de to de la traducción de las literaturas antiguas por la búsqueda de literatu-
llegada que debe, según él, funcionar como un original. ras conten;iporáneas y de literaturas más exóticas, antes inexploradas.
La reflexión sobre la traducc~ó~ profana tiene su gran representan- En cuanto a la reflexión traductora, el Romanticismo y el Posro-
te, en Tytler, cuy? J?-~say on the Principies ofTranslation (1791) supone, se- manticismo en Europa se caracterizan por una reacción contra el gus-
~n algunos, el micio de la teorización. Tytler .huye del debate en tér- to francés de épocas precedentes y una defensa del literalismo, siguien-
mmos de oposición literal/libre e introduce la figura del destinatario do el camino iniciado en el siglo anterior, sobre todo en Alemania.
en la consideración de la traducción, proponiendo tres leyes por las En la introducción del editor a la traducción de la Díada de Leconte
que se ha de regir la traducción: de Lisle (1866), que inaugura en Francia lo que Mounin (1955) denomi-
na traducción reconstitución histórica, se dice: «La época de las traducciones
Da~o que ambas opinione~ son c~:mtrarias, es probable que la infieles ha pasado. Se produce manifiestamente una vuelta hacia la exac-
pe:fecc1on se encuentre a medio cammo entre las dos. Por consi- titud del sentido y la literalidad». Este literalismo tiene una doble manifes-
~1ente, yo describirí~ .una buena.tra~ucción como aqueUa que trans- tación: un literalismo lingüístico basado en el principio de arcaización, y
mite por complet~ el mento ~e la obra on_ginal a otra lengua, de forma que un literalismo histórico, de reconstitución histórica, que preconiza un mante-
s~s hablantes nativos lo perciben con la misma claridady lo sienten con idén- nimiento del color local y del exotismo de lo lejano. Grégoire y Collom-
tica faerza que los que hablan la lengua de la obra original · ·
bet, traductores de San Jerónimo, plantean en la introducción del prime-
114
115
sancionaría también Ortega. Al traducir hay que enriquecer la lengua
ro de los seis tomos, publicado en 1837: «Existen dos maneras de tradu-
propia con los conceptos y formas que no posee» (Vega, 1994: 47).
cir. La má~ fácil, y la que suele producir mayor efecto a la lectura, es pe-
Schleiermacher en Ueber die verschiedenen Methoden des Uebersetzens
netrarse. bien del texto, verterlo luego en francés, conservando, al máxi-
(1813) señala el dobk movimiento que puede producirse a la hora de tra-
m~ posible, el colo: del estilo del autor que se reproduce, pero sin cons-
ducir, doble movimiento que explica bien dos opciones, según él dico-
tremrse a una exac~tu? literal, y sobre todo sin creerse obligado a seguir
tómicas: hacia el lector o hacia el autor; cualquier mezcla produciría un
paso. a paso el moVlffilento de su frase» [...] «Hoy día el sistema de la li-
teralidad se n:uest;ra superior .al sistema antiguo». Mme. de Stael, por su resultado insatisfactorio. /
parte, en Del esprit des traductzons (1820) defiende, en la línea de Herder, Pero, entonces, ¿qué caminos puede emprender el verdadero tra-
el gran papel de transporta?or cultural de la traducción, pero matiza que ductor, que quiere aproximar de verdad a estas dos personas tan sepa-
no hace falta dar «su propio coloP> a lo que se traduce criticando así el radas, su escritor original y su propio lector, y facilitar a este último,
gusto francés precedente de adaptar a la lengua &anees~. sin obligarle a salir del círculo de su lengua materna, el más exacto y
Bello (Obra literaria, 1827) afirma que «el traductor de una obra de completo entendimiento y goce del primero? A mi juicio, sólo hay
imaginación, si aspira a la alabanza de una verdadera fidelidad está dos. O bien el traductor deja al escritor lo más tranquilo posible y
obligad? a repre~entam~s, cuan aproximadamente pueda, todo l~ que hace que el lector vaya a su encuentro, o bien deja lo más tranquilo
caractence ~l pais, f el siglo, y el genio particular de su autoP>; pasan- posible al lector y hace que vaya a su encuentro el escritor. Ambos son
do a enunciar seguidamente la fuente de intraducibilidad que ello su- tan por completo diferentes, que uno de ellos tiene que ser seguido
con el mayor rigor, pues cualquier mezcla produce necesariamente un
pone: «Pero ésta es una empresa que frisa con lo imposible respecto de
resultado muy insatisfactorio, y es de temer que el encuentro de escri-
Homero, sobre todo cu~ndo la traducció? ha de hacerse en una lengua 5
tor y lector falle del todo (trad. en García Yebra, 1978) •
como la castellana, segun se habla y escnbe en nuestros días».
. La estética romántica produce una paradoja en_tre la vuelta al litera- Dentro de esta dualidad autor/lector, Schleiermacher se pronuncia a
hsmo y la reivindicación de la individualidad del traductor como crea-
dor. A esta paradoja se une la característica de la época de poner él1fasis favor del primero.
Por otro lado, Westostlicher Divan, de Goethe (1818), es un represen-
en los aspectos formales del original, fuente de intraducibilidad en la es-
tante claro del pensamiento clásico alemán sobre la traducción. Goethe
tética romántica, y ante la que van a surgir dos tendencias en conflicto: distingue tres tipos (cronológicos y/o sincrónicos) de traducción: el
e~ r~speto de los elementos formales del original, que provoca una artifi-
acercamiento al destinatario de la traducción (el caso de Lutero), la
ciahdad en la lengua de l~egada, o el respeto a la lengua de llegada. A este época parodística (la traducción a lafrancesa) de adaptación de las mani-
resp~cto Hum?oldt matiza en su Introducción a la traducción de Aga-
festaciones ,extranjeras, y la perfecta identidad entre original y traduc-
menon de Esqmlo (Agamemnon, 1816): «Con esta intención va necesaria- ción, que representa, según él, la manera alemana de traducir de la épo-
mente unido el que la traducción porte en sí misma un cierto colorido ca. Goethe reivindica el respeto de las formas originales, pero revalori-
de extrañeza, ~ l?s límites dond~ esto se convierte en una falta innega-
za el papel del traductor y su creatividad.
ble, son muy faciles de sentar. Mientras no se sienta la extrañeza sino lo Los traductores victorianos, por su parte, muestran también su gus-
extraño, la traducción habrá alcanzado su má.JCTma finalidad; ~ero allí to por la reconstrucción histórica y la arcaización: Longfellow, Amold,
donde la extrañeza aparece en sí misma y quizá oscurece lo extraño Newman, etc. A pesar de la reacción que supone esta manera de tradu-
allí el traductor está demostrando que no está a la altura de su texto>: cir respecto a las bellas infieks, Ballard (1992) señala, con toda la razón,
(trad. en Vega, 1994). Humboldt incide en la dificultad de la traducción
que los traductores victorianos son bellas infieks de segundo grado por
para hall~ equivalencias a lo particular y a lo general, a las connotacio- la artificialidad de los textos, los arcaísmos, la pesadez estilística que
n~s que tienen ~as palabras, etc. Schopenhauer y Nietzsche también ma-
comportan. Cabe destacar la polémica entre Amold y Newman acerca
mfiestan esta dificultad. Según Vega «es la cantinela eternamente retor-
n~te ?~ tod? romántico que, frente al racionalista, piensa sobre todo en
5 Trad. de García Yebra, «Sobre los diferentes métodos de traducir», Filología Moder-
la mdlVl~ual!dad de los lenguajes. La metodología procesual que esta
concepc10n imponía es la del arañazo al propio idioma, que después na, 63-64, 1978, 343-392.

117
116
de la traducción de los textos homéricos; la disputa gira en tomo al pú- «se abandonan las poéticas preceptivas y se instaura un fuerte pensa-
blico a que va dirigida y a los elementos que hay que preservar (forma miento hermenéutico que entronca con las ideas de Herder y Hum-
poética, léxico, etc.).
boldt: se trata de orientar la traducción desde una concepción filosófi-
La segunda parte del siglo es menos rica en reflexiones traductoras ca del lenguaje, no desde su sistema o desde su valor estético» (Vega,
(excepto en Inglatera donde la polémica entre Amold y Newman in- 1994, 48). Varios autores formulan su opinión ~obre la traducción par-
troduce elementos de debate), a diferencia de la actividad traductora tiendo de esta concepción filosófica del lenguaje, en la que no se con-
que se manifiesta en constante aumento.
sidera la función utilitaria de la traducción, sino su condición de pro-
En España cabe mencionar las reflexiones (en prólogos e introduc- yección hacia el lenguaje univers~l; de. esta .manera,. las pautas para tra-
ciones) de Mitre, Caro, Menéndez Pelayo, Clarín, etc. ducir que se proponen son de upo literalista. Van~s son los a1;1tores
que se manifiestan en este sentido (Fulda, Rosenzweig, Broch), siendo
los más representativos Benjamín Y. Ortega y Gasset. .
2. 7. La primera mitad del siglo xx
Benjamín, en Die Aujgabe des Ubersetzers (1923), considerado como
el manifiesto literalista de la manera de traducir, afirma: «La verdadera
El siglo XX representa un periodo importante para la traducción por traducción es transparente, no cubre el original, no le hace sombra,
lo que ha sido denominado la era de la traducción: el auge de los avances sino que deja caer en toda su plenitud sobre éste el lenguaje puro, c'?mo
tecnológicos, el aumento de las relaciones internacionales con la crea- fortalecido por su mediación. Esto puede lograrlo sobre todo la fidelidad
ción de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, sitúan en la transposición de la sintaxis y ella es precisamente la que señala la
en primer plano la necesidad de traducción y de interpretación. Es tam- palabra, y no la frase, como elemento promordial del traductor>~, y aca-
bién el momento en el que surgen nuevas variedades de traducción: la ba afirmando: «La versión interlineal de los textos sagrados es la imagen
interpretación consecutiva, la interpretación simultánea, el doblaje, la primigenia o ideal de toda traducción» (trad. en Vega, 1994).
traducción automática... La traducción se extiende a todas las ramas Ortega y Gasset, por su parte, en Miseria y esplendor de la !~aducción
del saber, con un gran auge de la traducción especializada: la traduc- (1937), concibe la traducción co~o un afán ut~pico, ~topía denvada de
ción científica, técnica, jurídica, económica y administrativa. Aparecen la propia dificultad de la traducc10n, qu~, al mismo tJ.ell?-~º' le confiere
también las primeras organizaciones profesionales y los primeros centros su esplendor. Ortega es pionero en relacionar ~a traduccion con toda l~
de formación de traductores y de intérpretes. Todo este gran desarrollo actividad lingüística: «El asunto de la traducción, a poco que lo persi-
representa realmente una revolución en el mundo de la traducción, que gamos, nos lleva hasta los arcanos más recóndit'?~ del maravi~loso f~­
culminará tras la Segunda Guerra Mundial con la consolidación de las nómeno que es el habla». Para Ortega la traducciones: «u~ genero li-
relaciones internacionales y el gran desarrollo de la tecnología. terario aparte, distinto de los demás, con sus normas y finalidades pro-
Durante la primera mitad del siglo XX aumentan también las publi- pias», y explica así su opción metodológ~~a: «Es cosa dar~ que el
c:~ciones de carácter teórico. Textos importantes son Die Aujgabe des público de un país no agradece una traduccion hecha e.~ el estilo de su
Ubersetzers, de Benjamín; Miseria y esplendor de la traducción, de Ortega y propia lengua. Para esto tiene de sobra con la produccion de los auto-
Gasset; Breve teoría de la traducción, de Ayala; Sous l'invocation de Saint res indígenas. Lo que agradece es lo inverso: que llevando al extremo
Jérome, de Larbaud; además de los numerosos trabajos de los soviéticos de lo inteligible las posibilidades de su lengua transparezcan en ~lla los
Chukovsky (sobre traducción literaria) y el prolífico Fedorov, que escri- modos de hablar propios al autor traducido». Ortega pone el eJemplo
be sobre traducción literaria, científica, técnica e incluso sobre ense- de la traducción al alemán de sus libros: «Y es que mi traductora ha for-
ñanza de la traducción. La gran avalancha de estudios teóricos se pro- zado hasta el límite de la tolerancia gramatical del lenguaje alemán
ducirá, sin embargo, durante la segunda mitad del siglo. para transcribir precisamente lo que no es .alemán en mi i:iodo de de-
cir. De esta manera el lector se encuentra sm esfuerzo haciendo gestos
• La primera mitad del siglo xx: la hermenéutica traductológica mentales que son los españoles».
Después de la desidia de fines del siglo XIX, a comienzos dd siglo xx Ayala, en Breve teoría de la traducción (1943), manifiesta .también el
vuelve a animarse la reflexión en tomo a la traducción. Según Vega, carácter utópico de toda traducción: «El ideal de la traducción resulta,

118
119
pues, inalcanzable, no por la común incapacidad de los humanos para
lograr lo perfecto, sino porque persigue algo que en sí mismo implica forman parte del proyecto, mar~a una tendencia en la ;e~exión s~vi~tica
una pura imposibilidad; porque consiste en una tarea desesperada: sobre la traducción: la vinculación de los aspectos teoncos y practi~~s.
cada obra, cada concreción del espíritu, cada producto cultural, cada En 1930 se publica el primer libro especí~co sobre/ la traduc~i~m:
cultura, en fin, es en esencia intransferible y única». Ayala plantea la El arte de la traducción, de Chukovsky, al que siguen Metodos y objetivos
dicotomía señalada por Schleiermacher (hacia el original, hacia el me- de la traducción literaria, de Fedorov, también en 1930, y El problema de
dio de llegada) y afirma: «La verdad es que, llevados a ultranza, ambos la traducción literaria, de Alekséyev en 1931.
métodos de traducción conducen al absurdo y niegan la traducción A la muerte de Gorki, Chukovsky y Fedorov se er:cargan de /coor-
misma». Su postura es, en este sentido, diferente a la de Ortega, ya que dinar la serie de literatura universal. Chukovsky publica en 1941 una
plantea: «Pues la incalculable variedad de los textos en que se concreta nueva versión ampliada de su trabajo de 1930 con el título Un arte su-
una cultura escrita ha de requerir una aplicación alternativa y siempre blime (cfi-. Chukovsky, 1964); otro tanto hace Fed.~ro~ que. vuelve a pu-
cambiante de las soluciones diversas al problema que su traducción blicar su estudio con el título Acerca de la traducaon literaria.
plantea en cada caso: no pueden traducirse de igual manera un tratado Esta actividad investigadora se verá interrumpida por la gue_rra con
matemático, un discurso político, una comedia, un poema lírico. La Alemania, pero marca ya un inicio, que continuará en l?~ años cmcu~n­
versión literal de un sainete le quitará toda gracia; la versión libre de un ta con la instauración de las teorías modernas, estableciendose dos vias
sistema filosófico le quitará toda precisión ... ». La cuestión de las tipo- de reflexión: la literaria (representada fundamentalmente por Chu-
logías textuales va introduciéndose, pues, en la reflexión. kovsky) y la lingüística (Fedorov, Retsker) (cfr. Vega, 1994: 52).

• La revolución soviética6
Tras una primera etapa de reflexión en el siglo XIX, de carácter filo- 2.8. Caracterización de este periodo
lógico y hermenéutico, relacionada con el pensamiento de Humboldt
y Schleiermacher, el papel de la Unión Soviética va a ser decisivo en la La primera cuestión que conviene señala: ,son los dos grande~ ,deba-
construcción de la moderna teoría de la traducción. Vega no va desen- tes que recorren la larga_ hist~~a ?e
la reflexion so~:e la trad~c~~on en
caminado cuando afirma que «la Revolución Rusa lo fue también en Occidente: el de la propia legitimidad de la traduccion (traduakilzdad vs
el campo de la Traductología» (Vega, 1994: 51), ya que a partir de los intraducibilidad) y el de la concepción de ~a fid~lid~? en traducción. Tres
años veinte se suceden una serie de reflexiones que sentarán las bases aspectos caracterizan estos debates: 1) la imbnca~i?n; 2) la falta ?e ?,efi-
de las teorías modernas. nición de los términos implicados; 3) el predomimo de la prescnpcion.
En 1918, el Comisariado del Pueblo para la Enseñanza encarga a A nuestro juicio, ambos debates e~tán imbri~ados~ dado que los -~os
Gorki un grupo de publicaciones cuyo objetivo es difundir las mejores remiten a la definición de lo que se entiende por znvarz'able en ~a~ucc10n,
obras de la literatura universal. Gorki escribe un prólogo para esta se- es decir, la definición de la naturaleza de lo que une el texto or:ginal Ysu
lección en el que incluye observaciones sobre la traducción literaria. traducción, del punto (o puntos de referencia) a que debe fidelidad _e} tr~­
En 1919 se publica ese texto; junto con otros artículos de Gorki, de ductor (contenido, forma, etc.). _Las respues~~s oscilan er:tre: traducci?i:i,h-
Chukovsky, Gumiliov, etc., con el título Principios de la traducción lite- teral, traducción libre, vía media y traduccion del sentid_~· L~ oposicion
raria7, que vuelve a editarse en 1920 añadiendo más artículos de fundamental se plantea entre traducción literal y tr~duc~101: hbr~. .
otros autores. Este trabajo, aunque se trata, según Fernández Vernet Sorprende la falta de definició~ de l?s propios t~rmi~os imphc~­
(l 996a), de recomendaciones de uso interno para los traductores que dos en la discusión: fidelidad suele identific~rse con hter~~ida?; la vza
media permanece en la ambigüedad definitona;_ ~a traducc10n libre ocu-
6
pa un vasto campo que va de la mera a?ecuaci?n a la le_ngua de llega-
Para la evolución de la reflexión sobre la traducción en la URSS, cfr. la entrada da a la adaptación espacial, temporal e mcluso m~or~~tiva. . .,
«Russian tradition» en la Routledge Enqyclopedia ofTranslation Studies, Baker ed., 1998; para Además conviene señalar que frente a la descnpcion y exphcacion
necesarios ~ara el esclarecimiento de cualquier de_bate, se produce un
el periodo 1950-1985, cfr. Femández Vemet (1996a). . .
7
Presentamos los títulos en español para facilitar la comprensión;
predominio de la prescripción: se proponen consejos, leyes, reglas para
120
121
tradi:zcir, pero no se abunda en la descri · ' l · .,
funcionamiento del hecho traductor. pc1on y en a exphcac10n del PERIODO CARACTERÍSTICAS TEXTOS BASICOS

º!º
reali~~ la~o, hay q~e. recordar que la mayoría de las reflexiones se
misceláneo ~~o~o~s, cnncdas de traducciones, de carácter puntual y
Siglo XVIII El combate de las libertades en tra-
ducción.
G. Venzki, Das Bild eines geschickten
Übersetzers (1732); J. J. Breitinger, For-
El siglo de oro de la traducción ale- setzung Der Critischen Dichtkunst
. ' e mento e tratados específicos sobre la trad ., . mana: traductología racionalista y (1740); D'Alembert, Observations sur
~~;:u~~!~ó~ pSraondJuzc,a ~n meLnoscabo de los grandes hitos bib~~;~~ postilustrada.
Inglaterra: la reflexión sobre la tra-
l'art de traduire (1763); A. de Cap-
many, Arte de traducir el idiomafrancés
, erommo, utero Dolet D d I' l S h . al casteUano (1776); G. CampbeH, In-
macher Ben1·amin Ortega G ' ' ry en, yt er, c le1er- ducción de la Biblia (Campbell); la
' ' Y asset, etc. reflexión sobre la traducción profa- troducción a Translation of the Four
na (Tytler) Gospels (1789); A. F. Tytler, Essay on
FIGURA 18 the Principies oJTranslation (1791)
La reflexión sob~e la traducción en Occidente
Siglo XIX Defensa del literalismo. La intradu- F. Schleiermacher, Ueber die verschie-
hasta las pnmeras teorías modernas cibilidad en la estética romántica; denen Methoden des Uebersetzens
PERIODO literalismo y creación de un sublen- (1813); W. Humboldt, Introducción
CARACTERfSTICAS guaje artificial. El literalismo histó- a Agamemnon (1816);]. W. Goethe,
TEXTos BAsrcos
La Antigüedad
!?auguración del debate traducción rico. Westostlicher Divan (1818); Mme. de
Cicerón, De optimo genere oratorum El doble movimiento de Schleier- Stael, De !'esprit des traductions (1820);
lzteral vs traducción libre
(46_ a.C.); Horacio, Ars poetica 133, macher. A. Bello, Obra literaria (1827);
Ep1!tola ad Pisones (13 a.c.); Plinio, Los traductores victorianos y el gus- M. Menéndez Pelayo, Diversos pró-
E;JZstulae (50); San Jerónimo, De op- to por la reconstitución histórica y logos (1883, 1886, 1891)
ltmo g_enere znterpretandi (395); San la arcaización
Agustín, De doctrina christiana (397)
Edad Media Primera mitad Auge de la traducción. W. Benjamín, Die Aufgabe des Über-
J:?icotomía entre la traducción reli-
Maimónides, Carta a Ibn Tibbo~ El literalismo de principios de siglo. setzers (1923); J. Ortega y Gasset,
g:tosa (literalismo) y la traducción del siglo xx
(1199); Rey Alfredo, Prefacio a la La traducción desde la concepción Miseria y esplendor de la traducción
profana (traducción del sentido).
traducci'ón de Cura Pastora/is (890)· filosófica del lenguaje; la era de la (1937); F. Ayala, Breve teoría de la
La Escuela de Traductores de Toledo
Dante: D Convivio (1307);]. Cone'. hermenéutica traductológica. traducción (1943); V. Larbaud, Sous
sa, Prologo a L:s histories troyanes La revolución soviética de la traduc- l'invocation de Saint jéróme (1946)
(1367); L. Bruñi; De interpretatione tología
recta (1440); A. de Madrigal Co-
mento de Eusebio (1507) '
Renacimiento
1:a, gran revolución de la traduc- Lutero, Sendbrief vom Dolmetschen
c1on.
(15.30);]. L. Vives, Versiones 0 fnterpre-
La traducción religiosa: literalismo/
taao~es (1532); E. Dolet, La maniere 3.
n.~ literalismo; las guerras de reli- LAS TEORÍAS MODERNAS
de bien traduire d'une langue en aultre
g:ton Y las guerras de traducción.
(!540); Du Bellay, D{fense et !Uustra-
La traducción profana: multidimen-
sionalidad de la noción de fidelidad tzon ~la languefranraise (1549); F. da 3.1. El auge de la traducción en la segunda mitad del siglo xx.
Long:tano, Del modo de lo tradurre d'u-
na lingua in altra seconda le regole mos-
La aparición de una nueva disciplina: la Traductología
trate de Cicerone (1556); L. Hum-
phrey, ~nterpretatio linguarum (1559); En los inicios de la segunda mitad del siglo xx, y coincidiendo con
Fray Lws de León, Prólogo de la Tra-
ducción literaly declaración del libro de la gran eclosión que se produce en el mundo de la traducción, surgen
los Cantares de Salomón (1561) los primeros estudios teóricos que reivindican un análisis más descrip-
Siglo XVII
La a~opción del gusto francés: las tivo y sistemático de la traducción. Es lo que podríamos llamar la pri-
bel/es znfide!es. A. Cowley, Prólogo a Pindarique--:
La existencia de una corriente críti-
Odes (~656); G. de Tende, De la mera generación de traductólogos. Entre los años cincuenta y setenta se
traductzon ou regles pour bien appren- produce lo que Vega denomina «la época fundacional de la teoría de la
ca: las reglas de traducción. .
~re atraduire (1660); P. D. Huet, De
El siglo de oro de la traducción inglesa
znte:tretatione (1661);]. G. Schottel, traducción moderna» (Vega, 1994: 53).
Wíe man recht verdeutschen soU Aparecen estudios pioneros sobre la nueva situación de la traduc-
(16_63); J. Dryden Prólogo a Ovid's
Epzstles (1680) · ción, como el de Cary, La traduction dans le monde moderne (1956); pri-
meros análisis sobre la traducción oral, como los de Herbert (1952),
122
123
Rozan (1956), Van Hoof (1962); primeros análisis sobre la traducción
técnica, como el de Jumpelt (1961). Surgen publicaciones periódicas (1997), Bowker, Kenny y Pea;son (1998, 1999, 2000)ª; Laviosa
(1998) y Olohan (1999, 2000) , etc.
consagradas a la traducción: Traduire (1954), Babel (1955) y Méta
(1956). Pero sobre todo se efectúa de manera explícita la reivindicación 2) Estudios terminológicos: Rubio (1992), Delisle, Lee-Jahnke y
de un análisis más sistemático de la traducción: Fedorov en Introduc- Cormier (1999). C · (1997) B
Diccionarios y enciclopedias: Shuttleworth y ow1~
~chn_utt
ción a una teoría de la traducción (1953); Vinay y Darbelnet en Stylistique ' a-
3) ker (1998), Snell-Homby, Hónig, Kussmaul y (1998).
compareé du ftanfais et de l'anglais (1958); Jakobson en «On linguistic as-
4) Publ.ic.aciones p~riódic~s (ind1)·~amTr: ~ntr(¡ ~~r)en;:~:l ~~ :~~~: Íe~
pects of translation» (1959), y Mounin en Les prob!emes théoriques de la
9
b~nde
traduction (1963), todos ellos a favor de un acercamiento a la lingüísti- a anc1ón del pnmer numero . r. u;re ' flete
S -achen (l 955) Méta (1956), Equivalences (1970), Pare s
ca. Este acercamiento a la lingüística fue un planteamiento ya polé-
mico en la época, siendo representativa la crítica que Cary efectúa (1978),>P!Jextcontext (1986), TTR (1987), Target (198~)'. Tr~~=6
The
(1995) t En España: Quaderns de Traducczo z lnterpri
en 1957 de la propuesta de Fedorov de buscar en la lingüística el deno-
minador común de la traducción: «Si tenemos en cuenta esos géneros, en (%82), 5_;,~ (i 984), Sendebar (1990), Lívius (199)2),,¡asos(f~~u)-
aparencia anormales, pero que indudablemente forman parte de la tra- nicantes (1993), Hieronimu~, Complutenszs (l 995 ' rans '
ducción, se llega a la convicción de que el denominador común lin- Qgaderns. Revista de traduccw (l 997~, etc.. . , .. .
güístico sólo refleja una abstracción formal, que no nos hace avanzar Colecciones y series: Traductologze (D1d1er Er:id1~1on), Benia-
5) mzns· Trranslatwn
· L.,___ . ' Tapiesl dzn Translatwn
zvrary Oohn Ben1'amins) ) Tr l
nada en la realidad» (1957: 186) (los géneros a que se refiere Cary son
el doblaje cinematográfico, la interpretación de conferencias, etc.) (M ltilingual Matters), Translation Studzes (Rout e ge' .rans a-
(cfr. también Cary, 1959). tionuStudies Abstracts (St. Jerome), Bibliography_ ofdTr(a;sla)twn Stu)-
d . (St Jerome) Translation Theorzes Explazne t. _erome'
Si los años cincuenta-setenta son la época.fundacional, podemos consi-
derar los años setenta como un momento en el que se plantean cuestio-
tes · Practices
Translation ' Explazned
. (St.)erome)' et~. E. n Espana
d · Estu- d .,
nes fundamentales, como son la importancia del análisis del proceso tra- dis sobre la traducció (Universitat Jaume I), ~zb(l~te~~)e tr;.b7~~~
i lnter retació (Eumo), Manuales de traduccwn e is~ ' z w ~
ductor y la reivindicación del carácter textual de la traducción (la función
de las tipologías textuales, el papel del contexto). A partir de los años ca de ~aducción (Ediciones Colegio de España), lnterlzngua (Edi-
ochenta, las investigaciones sobre estos aspectos se suceden a un ritmo torial Comares).
vertiginoso, abarcando los diversos elementos que rodean el hecho tra-
ductor y adquiriendo un carácter más descriptivo y explicativo: cómo fun- Aparecen también tratados sobre la propia disciplina: Peña y Her-
ciona el proceso traductor, cómo se relacionan el texto original y la traduc- nández (1994), Mayoral (2001), Munday (2001), etc.
ción, cómo interviene el contexto. Se consolidan así los estudios sobre la
traducción como una disciplina propia. De esta manera, actualmente con-
tamos ya con una herencia teórica considerable, acumulada sobre todo en
3.2. Enfoques teóricos
las tres últimas décadas, en la que se plantean diversos enfoques.
Prueba de la importancia de esta herencia teórica son los numero-
sos repertorios bibliográficos existentes, así como los estudios termino- Nuestra disciplina, aunque joven, cuenta ya con diversos enfo9ues
lógicos, diccionarios y enciclopedias; contamos además con diversas teóricos Pensamos que estos enfoques pueden agruparse en cmco
publicaciones periódicas y colecciones dedicadas a la traducción, e in- apartad~s: 1) Enfoques lingiiísticos~· 2) Enfoques textuales; 3) Enfoques
cluso con una editorial especializada (St. Jerome).

1) Repertorios bibliográficos: Bausch, K.Iegraf y Wilss (1972), Van 8 Se trata de Bibliography ofTranslation Studies, publicado por St. Jerome desde 1998
Hoof (1973), Huntsman (1985), Delisle y Albert (1979, 1987),
Santoyo (1987b, 1996), Navarro Domínguez (1996), Gambier
periodici~d anlau~L
9 Se trata de 1 rans tzon Studºzes Ab:stracts, publicado semestralmente por St. Jerome
con una
desde 1998.
124
125
cognitivos,· 4) ~n(oques comunicativos y socioculturales,· 5) Enfoques filosó-
ficos y hermeneutzcos10• 4) La aplicación al estudio de la traducción de diferentes modelos
Evidentemente, esta c~asi.ficación en cinco apartados no hay que con- de análisis lingüístico: la aplicación que hace Garnier (1985) de
templarla como compartumentos estancos, sino como prioridad a un la sistemática del gramático Guillaume; la aplicación de Catford
elemento u otro: Así pues, no sólo hay puntos en común entre algunos (1965) de la teoría de los niveles de Halliday; la aplicación del mo-
autor~s pertenecien~~s a los enfoques textuales, socioculturales 0 cogniti- delo transformacional que efectúa Vázquez Ayora (1977), etc.
vos, smo que tamb~en muchos autores participan en sus propuestas de 5) Los enfoques semánticos. La aplicación más importante es qui-
presupuestos de vanos enfoques (textuales, socioculturales, etc.). zá la que hace Larson (1984), pero otros autores han utilizado
• Enfoques lingüísticos también este tipo de análisis: Nida (1975), Kade (1973) para los
lenguajes de especialidad, Durisin (1972) en cuanto a la traduc-
Se trata de enfoques basados en la aplicación de determinado mo- ción literaria, etc.
delo proce?ente de la Lillgüística y que inciden en la descripción y 6) Los enfoques semióticos, que consideran la traducción como
comparacion de l~nguas sm entrar en consideraciones de índole tex- proceso de transformación entre sistemas de signos; por
tual; .se da~ ,excepciones como Catford (1965), quien introduce alguna ejemplo, la consideración de Ljduskanov (1969) de la traduc-
consid~rac10.n tex~al, pero que no llega a manifestarse en el análisis ni ción como proceso cibérnetico de signos, o la relación que
en la e1emphficac10n desarrollados .
establece Arcaini (1986) entre signo lingüístico y signo icóni-
.Son estudios. que, al teorizar sobre la traducción, lo que hacen en co, etc.
re~l.idad es ~escnbir y comparar lenguas. Esta comparación se efectúa
utilizando diferentes modelos, existiendo así diferentes tendencias: • Enfoques textuales
1) L~ Li;i~ística con:I?arada tradicional, her__edera de los estudios Los años setenta se caracterizan por una reivindicación de la tra-
diacr?mcos, que ~tihza las categorías de la gramática tradicional y
ducción como operación textual (y no centrada en el plano de la len-
e~ectúa comparaciones ~i:tre las ~en?TI~s de unidades aisladas (lé- gua). Muchos son los autores que así lo reivindican: Seleskovitch
(1968, 1975), Coseriu (1977), Meschonnic (1972), Ladmiral (1979), etc.
XIc?, elementos morfologicos y smtacticos); un ejemplo actual es
el hbro. ~e .García Yebra Teoría y práctica de la traducción (1982).
Reiss (1971, 1976) va más lejos y no sólo incide en el carácter textual y
2) Las E~tihsticas comparadas, que aplican al análisis comparado los
funcional de la equivalencia traductora, sino que pone de relieve el pa-
pel de las tipologías textuales en la tra~ucción.
estudios efec~a?os en estilística interna. Su mayor aportación
.
son los procedz'!11,ze¡ztos de tradu~~ión (préstamo, calco, traducción li-
En los años ochenta y noventa se mcorporan las aportaciones de
teral, transposicion, modulacion, etc.). Los pioneros son Vinay y la lingüística del texto y del análisis del discurso, y se utilizan diver-
sos modelos. Se introducen así nociones como: superestructura, ma-
Darbelnet (1958), pero estas categorías son utilizadas también por
croestructura y microestructura, textualidad, textura, coherencia y co-
Malblanc (1961), Vázquez Ayora (1977), Scavée e Intravaia (1979),
Newmark (198~), Van Hoof (1989), Ball~d (1987), etc. hesión textual, tipologías textuales, intertextualidad, etc. De la com-
paración de lenguas se pasa, pues, a la comparación de textos;
3) Las coml?araciones gramaticales entre lenguas. Este tipo de
Hartman es pionero en este sentido al proponer una Textología com-
comparaciones es muy común y utiliza diferentes modelos: las
parada (Hartmann, 1980).
categ~~as. de la gramática oracional, algunos procedimientos de
1~~ estihs~icas ~amparadas, como la transposición y la modula- Algunos autores inciden más en los aspectos intratextuales de aná-
lisis avanzando en la textología comparada; se trata de autores como
cion (Gmllemm-Flescher, 1981; Chuquet y Paillard, 1989; etc.).
Hartmann (1981), Neubert (1985), Wilss (1977), Papegaaij-Schubert
(1988), Baker (1992), Tricás (1995), etc. Otros autores añaden, además,
Para la clasificación de los e~foqu~~ teóricos actuales, cfr. también Rabadán (1992),
10

d_~nde la autora propone una das~ficac10n en relación con tres puntos de vista: la fun· los aspectos extratextuales que intervienen en la traducción: House
c~on, el pro~es~~ Y. el resultado, senaland~, a_demás, la existencia de estudios sociocultu- (1977), Larose (1989), Hatim y Masan (1990), Reiss y Vermeer (1984),
r es, ps1colmgu1st1cos, textuales, hermeneut1cos... . · Nord (1988), Honig y Kussmaul (1982), Hewson y Martin (1991 ), Gar-
cía Izquierdo (2000), etc. Muchos de ellos, precisamente por su inci-
126
127
dencia en los elementos contextuales, son también claros exponentes hace Pergnier (1978); la sociocrítica de la traducción. que propone ~ri~­
de un enfoque comunicativo y sociocultural. set (1990); el enfoque variacional de Hewson XMartm (1991) que mc1-
Desarrollaremos más estos enfoques al abordar el análisis de la tra- de en las relaciones entre cultura y traducc1on y considera la traduc-
ducción como actividad textual (cfr. infra VII. «La traducción como ción como una ecuación cultura¿· las teorías funcionalistas de la tra-
operación textual»). ducción que hacen hincapié en la importancia de la finalidad de la
traducción (la teoría del skopos de Reiss y Vermeer, 1984; la teoría de
• Enfoques cognitivos la acción traductora de Holz-Manttari, 1984; el funcionalismo y lealtad
Nos referimos a aquellos estudios que se centran en el análisis de de Nord 1988); la teoría polisistémica de Toury (1980) y su aplicación
los procesos mentales que efectúa el traductor. Tampoco se trata de un en Europa con los trabajos de lo que se ha dado en llamar Manipula-
todo unívoco, existiendo diversas tendencias: los trabajos efectuados tion School con autores como Lambert, Van Leuven, Hermans (cfr. so-
en la ESIT, conocidos como teoría interpretativa o teoría del sentido (Se- bre todo Hermans, 1985, 1999 y Van Leuven y Naaijkens, 1991) y en
leskovitch, 1968, 1975; Lederer, 1981, 1994; Seleskovitch y Lederer, España Rabadán (1991), Vidal Claramonte (1.~95), etc. Otros autores
1984; Delisle, 1980); el análisis que efectúa Bell (1991) apoyándose en que inciden en los aspectos culturales son tamb1en Snell-Homby (1988),
la psicolingüística y los estudios sobre inteligencia artificial; la aplica- Honig y Kussmaul (1982), etc.
ción que hace Gutt (1991) de la teoría de la pertinencia de Sperber y Wil- Otros autores abordan el análisis de la traducción desde perspec-
son al análisis de los comportamientos mentales del traductor; el mo- tivas comunicativas, incidiendo en el análisis de los elementos extra-
delo psicolingüístico de Kiraly (1995); los modelos de Esfuerzos de Gile textuales que rodean el acto traductor: los parámetros situacionales
(1995a, l 995b) sobre la interpretación; la aplicación de los estudios en de análisis de la traducción que propone House (1977); el análisis
psicología cognitiva al análisis de la traducción que efectúa Wills peritextual que plantea Larose (1989) p~ra est~diar las condiciones
(1996); etc. , de la enunciación de la traducción; las d1mens10nes del contexto de
Mención aparte merecen los estudios de índole más experimental Hatim y Mason (1990, 1997), que ofrecen categorías para estudiar
que se han realizado para estudiar de modo empírico los mecanismos las relaciones entre el contexto y la traducción; el modelo comuni-
del proceso traductor, utilizando fundamentalmente la técnica del cativo-funcional de Lvóvskaya (1997), que establece un marco de
Thinking-Aloud Protocol (TAP), o sea, la verbalización de los procesos análisis de los factores que determinan la actividad traductora y di-
mentales del traductor (o del estudiante de traducción) mientras tradu- ferencia entre actividad bilingüe equivalente y heterovalente (la adap-
ce y su recogida en protocolos (cfr. infra N.3.3.l. «La investigación em- tación).
pírico-experimental en traducción escrita»). Nos referimos a los estu- Por su incidencia en los aspectos socioculturales e ideológicos cabe
dios de Krings (1986),Jaaskelainen (1987), Lürscher(1991), Kussmaul incluir aqtd los análisis de la traducción desde perspectivas feministas,
(1995), Kiraly (1995), Seguinot (1989), Dancette (1995), etc. con autoras como Díaz-Diocaretz (1985), Lotbiniere-Harwood (1991),
Las aportaciones de estos estudios se recogen al analizar el proceso Simon (1996), Von Flotow (1997), Godayol (2000), etc. Estos estudios
traductor (cfr. infra VI. «La traducción como ~ctividad cognitiva»). abordan temas como la práctica y crítica del feminismo y su influencia
en la traducción, el papel de la traducción como transmisión de valo-
• Enfoques comunicativos y socioculturales res feministas, la crítica del lenguaje patriarcal, experiencias de traduc-
Agrupamos aquí aquellos enfoques que, de una manera u otra, ha- ciones (y retraducciones) en femenino, etc. ..
cen hincapié en la función comunicativa de la traducción, considerando Por otro lado, cabe citar también en este apartado, por el anáhs1s
los aspectos contextuales que rodean la traducción y señalando la impor- del transfondo sociocultural e ideológico que comportan, los estudios
tancia de los elementos culturales y de la recepción de la traducción. relacionados con la traducción y el poscolonialismo (Niranjana, 1992;
Hay que citar en primer lugar aquellos autores que inciden en el Robinson, 1997c; Carbonell, 1997c, 1999, etc), que analizan cuestiones
papel de los aspectos socioculturales: los traductólogos bíblicos con- como la traducción en el mundo poscolonial, el papel de la traducción
temporáneos (Nida y Taber, 1969; Margot, 1979), pioneros .en acuñar en la representación de las otras culturas, la manipulación y apropia-
el término equivalencia cultural; la aplicación de la sociolingüística que ción de los textos, etc.

128
129
FIGURA 19 ~·

Estudios poscoloniales y traducción (Niranjana,


Las teorías modernas de la traducción Robinson, Carbonell, etc.)
Estudios de género y traducción (Díaz-Dioca-
ENFOQUES LINGÜÍSTICOS retz, Lotbiniere-Harwood, Simon, von Flotow,
Lingüística comparada tradicional
Godayol, etc.)
Estilísticas comparadas (Vinay y Darbelnet, Mal-
-
blanc, Intravaia y Scavée, Vázquez Ayora, etc:)
ENFOQUES FILOSÓFICOS Hermenéutica bíblica (Schokel)
Niveles de traducción (Catford)
yHERMENÉUTICOS Filosofia y traducción (Ladmiral)
Modelo transformacional (Vázquez Ayora, etc.) Enfoques de cariz especulativo (Paz, Venuti, Robin-
Sistemática comparada (Garnier)
son, Berman, Rose, etc.)
Comparaciones gramaticales (Guillemin-Flescher, Enfoques hermenéuticos (Steiner, Gadamer, Orte-
Chuquet y Paillard, etc.)
ga Arjonila, etc.)
Enfoques semánticos (Larson, etc.)
La desconstrucción (Derrida, Arrojo, Vidal Clara-
Enfoques semióticos (Lujdskanov, Arcaini, etc.)
monte, etc.)
ENFOQUES TEXTUALES La ética transversal (Vidal Claramonte)
Primeras reivindicaciones (Seleskovitch, Coseriu,
Las teorías canibalistas (De Campos, Gavronsky, Pi-
Meschonnic, Ladmiral, etc.)
res, etc.)
Enfoque tipológico (Reiss)
Aplicaciones de la lingüística del texto y del análisis
del discurso (Hartmann, House, Neubert, Papegaaij-
Schubert, Larose, Hatim y Mason, Baker, Tricás, Al analizar la traducción como acto de comunicación (cfr. in.fra
García izquierdo, etc.) VIII. «La traducción como acto de comunicación»), desarrollaremos
Aplicaciones didácticas (Delisle, Grellet) las aportaciones de estos enfoques.
ENFOQUES COGNITIVOS Modelo intetpretativo de la ESIT (Seleskovitch,
Lederer, Delisle) • Enfoques filosóficos y hermenéuticos. Las reflexiones posestruc-
Psicolingüística e inteligencia ~ficial (Bell) turalistas
Aplicación de la teoría de la pertinencia (Gutt) Podemos agrupar en este apartado a autores que inciden en la di-
Modelo psicolingüístico (Kiraly) mensión hermenéutica de la traducción, o en aspectos filosóficos rela-
Modelo de Esfuerzos (Gile)
Aplicación de la psicología cognitiva (Wilss)
cionados con ella, y a las reflexiones postestructuralistas de la tr~dll:c­
Estudios empíricos (Kussmaul, Lürscher, Kiraly, ción (enfoques hermenéuticos actuales, enfoques desconstrucc10ms-
Tirkonen-Condit, Dancette, Seguinot, etc.) tas, teorías canibalistas~ etc.). .
ENFOQUES COMUNICATIVOS
Se trat~, por un lado, de autores como Schokel (Schokel, 1987;
Incidencia en los aspectos socioculturales: Schokel y Zurro, 1977), representante de la hermenéutica bíblica, o .del
Y SOCIOCULTURALES
Traductólogos bíblicos (Nida y Taber, Margot)
Aplicación de la sociolingüística (Pergnier), la so- planteamiento filosófico de la traducción y el ª1:1-álisis de la traducción
. ciocrítica. (Brisset) filosófica que efectúa Ladmiral (1979), las reflexiones desde la filosofia
La escuela de la manipulación (Toury, Hermans, del lenguaje de Q!iine (1959), etc. . . .
Rabadán, Vidal Claramonte, etc.) Cabe citar también algunos estudios de canz especulativo que ma-
Enfoque variacional de Hewson y Martin
nifiestan cierto escepticismo ante la utilización del· método científico
Teorías funcionalistas: teoría del escopo (Reiss y
Vermeer), teoría de la acción traductora (Holz- para estudiar la traducción y que ai:ia~i~an temas. con:? la naturale~a de
Manttari), funcionalismo y lealtad (Nord) la traducción, sus orígenes, su posibilidad y vahdacion, sus relaciones
Incidencia en los aspectos comunicativos: con la retórica, la filosofia, los estudios culturales, la literatura compa-
Los parámetros situacionales de House rada, etc. (Paz, 1971; Venuti, 1986, 1995; Robinson, 1991; Berman,
Las dimensiones del contexto de Hatim y
Mason 1984; Rose, 1997; etc.).
El modelo comunicativo-func.ional de Lvóvskaya Se han dado, por otro lado, planteamientos de la tradu~ción desde
una óptica filosófico-hermenéutica, con autores como Stemer (1975),

130
131
quien define la traducción como un movimiento hermenéutico, o Gada-
mer (1975, 1986), o la propuesta de una teoría hermenéutica de la tra-
duc~ión de Ortega Arjonilla (1996). Hay que señalar, además, las re-
flexiones .descontructivistas que arrancan de Derrida (Derrida, l 985a,
1985b; V1dal Claramonte, 1989, 1995, 1998; Arrojo, 1993, 1994a;
etc.), la ética transversal de la traducción que propone Vidal Claramon-
te (1998), etc.
Por último, no podemos dejar de mencionar las denominadas teo-
rías canibalistas de la traducción, surgidas en Brasil, que aplican el tabú
del canibalismo a la traducción (De Campos, 1972, 1981; Gavronsky,
1977; Pires, 1994; etc.).
Algunas de estas propuestas se recogen al hablar de la traducción
como acto de comunicación (cfr. infra VIII. «La traducción como acto
de comunicación»). IV
Caracterización de la Traductología

l. CONSIDERACIONES GENERALES

1.1. La cuestión de la denominación.


La diversidad terminológi,ca y conceptual

A pesar de que en español la denominación más extendida para re-


ferirse a la disciplina que se ocupa de estudiar la traducción parece ser
la de Teoría de la traducción o Traductología, ésa no es la única denomina-
ción existente; otras denominaciones coexisten: Lingüística aplicada a
la traducción, Translémica, Translatología, Ciencia de la traducción, Estudios
sobre la traducción 1 y Estudios de la traducción.
Si bien en las primeras reivindicaciones modernas de un análisis
más sistemático del hecho traductor (Fedorov, 1953; Catford, 1965, etc.)
la denominación utilizada para estos estudios es la de Teoría de la
traducción, la diversidad en cuanto a la denominación de la disciplina
es hoy día un hecho que conviene poner de relieve. Esta diversidad no
se produce solamente en español. En francés coexisten los términos
Traductologi,e y Théorie de la traduction, aunque parece ser que la denomi-
nación que se está imponiendo es Traductologi,e. En inglés se están utili-
zando Translation Theory, Science ofTranslation, Translation Studies, Traduc-

1
Pensamos que Estudios sobre la traducción traduce mejor al español Translation Stu-
dies, ya que Estudios tk. traducción hace referencia más bien a la formación de traductores.

132
133

\
tology, Translatology,· estos últimos, a diferencia de Francia, sin demasia- diferentes; sería el caso de la utilización de Traductología que hace Váz-
da aceptación. En alemán, Übersetzungstheorie, Übersetzungswissenschqft quez Ayora (1977), limitada al campo de aplicaciones de modelos
Translationswissenschqft... '
lingüísticos, que no coincide con la que n.os?tr.os hacemos .Yª que co?-
La polémica no es nueva. Holmes ya en 1972, en «The Name and sideramos la Traductología como una disciplma con entidad propia
Nature C?~ !ranslation Stu.dies»2, considerado como el primer intento encargada del conjunto de estudios sobre la tra~ucción y en la 9ue ~a­
de defimcion de los estudios en tomo a la traducción como una disci- ben enfoques diferentes. En otros casos, con diferentes denomm~cio­
plina independiente, planteaba ya la cuestión de la diversidad termi- nes se tiene una concepción similar de la disciplina; nos parece que
nológica: «A primera vista, parecería que hoy en día la situación resul- sería el caso de la denominación Translémica, utilizada por Santoyo,
tante es muy confusa, carente de consenso en lo que respecta a los mo- Rabadán (cfr. «Glosario terminológico», en Rabadán, 1991), que se
delos probados, los métodos aplicados y la terminología utilizada» correspondería con la propuesta de Holmes Translation Studies para re-
(1988: 68). Holmes, después de pasar revista a diversos términos utili- ferirse al conjunto de la disciplina y con nuestra concepción de la Tra-
zados en la época (Traductología, Teoría de la traducción Ciencia de ductología.
la traducción) propone la utilización de Translation Studies ~orno deno- En este libro utilizamos la denominación Traductología, concibién-
minación más general para dar cobertura a toda la disciplina. Esta de- dola como la disciplina, con entidad propia, encargada de anal~ar la
nominación será recogida posteriormente por autores como Bassnett- traducción (escrita, oral, audiovisual) y que asume, pues, el conj~11:to
McGuire (1980), Snell-Homby (1988), etc. de estudios en tomo a ella; siguiendo la propuesta de Holmes, distm-
Ahora bien, como señalaLambert: «A pesar de que, probablemen- guimos tres ramas: teórica, descriptiva y aplicada (cfr. infta IVJ. «Marco
te por razones estilísticas, hoy en día se utiliza en ocasiones el término metodológico de la investigación en Traducto~?gía»). Consideran:?s
"Estudios sobre la traducción" como un equivalente vago y de sentido que, estrictamente hablando~ Te~ría de, la traducczon e~ 1:1na fo:rnulacion
amplio de "Ciencia de la traducción", la mayorí'l de los teóricos no lo restrictiva, ya que abarca mas bien solo la rama teonca senalada po~
han aceptado totalmente como la etiqueta oficial de la disciplina» Holmes, y que denominaciones má~ genéricas~ como Trad_uc~ol~gía o
(1991: 27). Lambert señala las dificultades estilísticas de algunas len- Estudios sobre la traducción definen mejor la totalidad de la disciplma.
~as para encontrar fásilmente el equivalente de Translation Studies (por Esta diversidad terminológica se manifiesta también en cuanto a la
ejemplo, en fr~?cés, Et~des sur la traduction); Translation Studies, según denominación de nociones centrales del análisis del hecho trad.uctor:
Lambert, se utiliza comunmente en los Países Bajos, pero no en otros la equivalencia traductora, la unidad de traducción, la invariable tra-
países donde, además, a veces se le identifica solamente con estudios ductora, etc. (cfr. infta V. «Nociones centrales de análisis»). Como suce-
comparados en traducción literaria, lo cual, evidentemente no era el de con la denominación de la disciplina, esta variedad terminológica
propósito de Holmes. Lambert indica, como ya lo hicie;a Holmes no comporta siempre una diversidad de puntos de vista., . ,
e~.~ 972, que tras el desacuerdo terminológico subyace también una di- Son dignos de elogio los esfuerzos de puesta en comun termmo~o­
vision en cuanto a los objetivos, métodos, ubicación relación con gica y conceptual, con la aparición de estudios teri:iir:ológ~cos (Rubio,
otras disciplinas, etc. '
1992; Delisle, Lee-Jahnke y Cormier, 1999), de dtcc10nanos (~huttle­
~sí pues, la diversidad de denominaciones lleva pareja una di- worth y Cowie, 1997) y enciclopedias (Baker, 1998); estos trabajos dan
versidad de enfoques (cfr. supra III.3. «Las teorías modernas»). En al- cuenta, además, de la importancia alcanzada por la disciplina y de la
gunos casos, con la misma denominación se incluyen concepciones envergadura de los estudios desarrollados.

_«The Nam~ and Nature ofTranslation Studies» fue presentado por primera vez en
2
1.2. Ubicación de la Traductología
el Third Intemational Congress ofApplied Linguistics, celebrado en Copenhague del 21
al 26 d~ agosto de _1~'.2· El t~xto fue publicado en sucesivas ocasiones (1972, 1975,
1987); citamos la edicion recogida en Holmes 1988, que recoge la versión de 1975. Los Delisle (1980) menciona los problemas epistemológicos que plan-
ot~o~, artículos de Holmes que citamos en este capítulo se incluyen también en esta tea la entrada de la traducción en las instituciones universitarias como
edicion. ..
disciplina autónoma:

134
135
Todavía no sabemos dónde ubicarla: ¿en la lingüística aplica- Se necesita una reflexión científic~ ~esponsable para poder aplic~
da?, na psicolingüística?, na semiótica?, ¿fa literatura comparada?, dichos datos al objeto estudiado, la actlVldad del trad:icto.r, que, aun te
¿fa didáctica de lenguas?, na psicología cognitiva?, ¿fa etnología?, na
niendo mucho en común con otros tipos ~e ~omurucacio,n verbal, se
ciencia de la comunicación? Tantas vías exploradas o por explorar, y t . al mismo tiempo por sus peculiandades específicas que la
todavía ninguna ha conseguido ser, por sí sola, totalmente satisfac- carac enza, en el objeto de una
convierten ' ciencia
· m· depend"i~n te~ por relativo que
toria (1980: 15).
resulte el concepto de indep~Je:zcia de todas las ciencias en la etapa ac-
Las primeras reivindicaciones de un análisis más sistemático de la tra- tual del desarrollo del conoclffilento (1997: 3-4).
ducción consideraban la teoría de la traducción como una rama de la lin-
güística aplicada o de la lingüística contrastiva (Fedorov, 1953; Vmay y Del amplio objeto de estudio de la disciplina deriva una ca:acterís-
Darbelnet, 1958; Mounin, 1963; Catford, 1965, etc.). Ya en aquella épo- tica esencial: la multidisciplinariedad (cfr. infra,IVJ.ld «~a nec~.idad de
ca surgen voces discordantes que consideran que la disciplina encargada marco metodológico propio»). El traductologo , e ~ ac~ ir en .s~
~:álisis ci~i:cia ~ogn~ti-
de estudiar la traducción no puede ser subsidiaria de la lingüística; recor-
demos en este sentido las opiniones de Cary (cfr. supra III.3.1. «El auge de
a disciplinas como la sociología, antrop?logia,

~~ ~studio~cinematográficos, la pedagogía, etc., s_e,gún el _ob¡eto


1
sicolo ,a historia, lingüística, etc., y, ademas, a 1a cnt1~a iteran~,
espec~:
la traducción en la segunda mitad del siglo XX»). Este carácter subsidiario
fi . de estudio (la traducción literana, la traduccion a~d10visual,l la di
d~~tica d~ obj~to.de.
viene refrendado por la mayoría de estudios surgidos en la década de los
sesenta (e incluso llegan hasta nuestros días) que, con el título de Teoría de la traducción, etc.). Nuestro estudio supera e mar-
la traducción o Metodología de la traducción~ suponen en realidad aplicacio- de la lingüística necesitando de otras disciplmas; prueba ,de e~lo .es
nes unidireccionales de determinados modelos lingüísticos al análisis c~e existen diferentes enfoques teóricos, y sólo algunos estan re acio-
comparado: Vmay y Darbelnet (1958), Catford (1965), Vázquez Ayora ~ados con la lingüística. . . . h · ·d d ·
(1977), etc. Algunos autores actuales siguen opinan~o que debería ser una La propia evolución y consolidación de la disciplm~ a edngi .? i-
rama de la lingüística aplicada (Newmark, 1988; Bell, 1991, etc.)'. Así y ch a autonomia. , Como dicen Bassnett
. y Lefevere)· en la mtro uccion a
todo, lo cierto es que la denominación Lingiiística aplicada a la traducción Contemporary Translation Theorzes (Gentzler, 1993 .
no suele utilizarse entre nuestros teóricos para denominar la disciplina; se
El crecimiento de los estudios sobre la traducción como .u~a ~is­
trata, además, de una denominación que en todo caso englobaría sólo a
aquellos enfoques más escorados hacia la lingüística. ciplina independiente se ha logrado en los años ochenta. ,Laldiscip ma1
se ha desarrollado en muchas partes del mundo y esta c ara~ente
De nuevo «The Name and Nature ofTranslation Studies», de Hol- llamada a continuar desarrollándose en el siglo XXI. Los est~dio~ so-
mes, es clarificador en el sentido que plantea los estudios sobre la tra- bre la traducción reúnen el trabajo llevad? a c~bo ~n una d~ver~idad
ducción como una disciplina con entidad propia, lo cual no era co- d Como la lingu··ística los estudios hteranos, la histona, la
rriente en los investigadores de la época. Como dice Snell-Homby: «De e campos, ' , 1 1993 · IX)
antropología, la psicología y la economia (Gentz er, . .
manera bastante atípica entre los teóricos de la época, Holmes no veía
la disciplina como una subdivisión de otra subdisciplina, bien fuera la
lingüística aplicada o cualquier otra, sino como una disciplina que sur- 1.3. Ámbito de estudio. Clasificación de la Traductología
gía con entidad propia» (Snell-Homby, 1991: 14).
En la década de los ochenta, los estudios sobre la traducción se con- En lo que se refiere al ámbito de estudio de la disciplina, p~rec~
solidan como disciplina y adquieren entidad propia. Aunque algunos
ue se im one hoy día una concepción integradora que a?ar~a to o e
autores prefieren situarla en el marco de la lingüística aplicada y otros dam o de)a traducción, dejando atrás concepci_ones restnngidas y ~to-
no, se puede decir que en lo que sí que hay acuerdo es en considerar . pd Snell-Hornby dice que lo que necesitamos es «una reo:i~n-
que la disciplina tiene una entidad propia y en señalar su autonomía o
independencia; su propio avance lo corrobora, así como la opinión ex-
:~~n~::ica de la forma de pensar, una revisión de las formas 1c10· Tªf
nales de categorización, y un enfoque integrador ~e ~ontem(l~ ~ .ª;~)­
plícita de muchos autores: Bassnett-McGuire (1980), Delisle (1980),
Snell-Homby (1988) y un largo etcétera. Como dice Lvóvskaya:
ducción en su totalidad y no solamente partes e esta» . . 8
Considerar la disciplina en su totalidad, comporta tener presente todo
136
137
~l ámbito de los estudios sobre la trad ., . , . ,. Los estudios descriptivos, según Holmes, permanecen en estrecho
mtroduciéndose, como hemos d" h ucc1on, este ambito es vastisimo,
chas disciplinas· estudiºos hi· t, !c o,l~n ~~;npos que se nutren de mu- contacto con los fenómenos empíricos y se subdividen en tres clases:
, · · s oncos mgmsticos · 1' · 1) estudios descriptivos orientados hacia el producto (la descripción y
pologicos, cinematográficos pedagó'incos '4-; '1·SOCI~ ogicos, antro-
' tr , cnuca 1terana, etc. comparación de traducciones en el plano sincrónico y diacrónico);
2) estudios descriptivos orientados hacia la función (la descripción, no
de las traducciones en sí, sino de su función en la situación sociocultu-
i. 3.L La propuesta de Holmes: ral); 3) estudios descriptivos orientados hacia el proceso (la descrips;ión
estudios teóricos, descriptivos y aplicados del proceso traductor).
Los estudios teóricos según Holmes se centran en «utilizar los re-
Holmes en 1972 en «The N dN .
efectuó la primera reflexión me::eó~~ ature ofTran~la~ioi:- Studies» sultados de los estudios descriptivos sobre la traducción, en combina-
terizándola y proponiendo una clasifi a s~~re dnuel stra ~hsc1plma, carac- ción con la información que ofrecen los campos y disciplinas afines,
estudio que la integra.n3 Hol - clac10n e as diversas ramas de para desarrollar principios, teorías y modelos que sirvan para explicar
· mes sena a en primer 1 y predecir lo que es y será traducir y lo que son y serán las traduccio-
· pura y otra aplicada y distin d ,' . ugar, una rama
criptivos y aplicado~4. Esta fs~nc~~~ues len_trebe~tu~i?s teóricos, des- nes» (1988: 73).
propone entre las diversas ramas nos y a tm ncac1on que el autor Holmes distingue entre estudios teóricos generales y parciales
cepción de la disciplina. parece fundamental para la con- (o particulares), proponiendo seis clases de teorías parciales según se
restrigan: al medio (traducción mecánica y traducción humana, traduc-
ción oral, traducción escrita), al área lingüística o cultural, al nivel (pa-
Ámbº d . FIGURA20 labra, frase, texto), al tipo de texto (literario, teológico, científico), a la
ito e estudio de la Traductología según HQlmes (1972, 1988) época (traducción de textos contemporáneos, traducción de textos an-
tiguos), o a problemas específicos (la equivalencia, la metáfora, los
Esrurnos SOBRE LA TRADUCCIÓN nombres propios).
1 En lo que se refiere a los estudios aplicados, Holmes diferencia:
1) la traducción en la enseñanza de lenguas extranjeras y la enseñanza
Pura
1 Aplicada de la traducción en la formación de traductores; 2) la crítica de traduc-
t
Teórica +
ciones; 3) los campos de utilidad para la traducción (lexicografia y ter-
minología, gramáticas), aunque los considera más bien como un área

n
Descriptiva
afin relacionada con la traducción.
General Parcial Orientada
+
Orientada Orientada Didáctica de Herramientas Crítica de
Holmes indica, con toda la razón, que estas tres ramas no pueden
considerarse aisladas una de la otra y que mantienen una relación dialéc-
al producto al proceso a la función la traducción del traductor traducciones tica: «En realidad, la relación es dialéctica ya que cada una de las tres ra-
mas aporta material a las otras dos y utiliza a su vez los hallazgos que és-
Restringida
Restrin_
al gida ¡ Restring¡· da Restnºng¡ºda Restnngida
. tas le proporcionan» (1988: 78). Además, Holmes señala el hecho de que
al medio
mve al tipo textual a la época a problemas en estas tres ramas hay que incorporar dos dimensiones de analisis: la his-
tórica y la metodológica (o metateórica). Holmes acaba diciendo: «Los es-
tudios sobre la traducción han alcanzado un desarrollo tal, que ha llegado
. 3 Hennans señala en este sentido· «El artícul
ttvas de investigar todo el campo de 1. dº o representa una de las primeras tenta- el momento de analizar la disciplina en sí. Comienza la metadiscusión».
. l os estu 10s sobre la tr d · ' d" · .
ctpa es ramas y subrramas y definº 1 b"
. '
d.
Ir os o Jetos e estud·
a ucc1on, istmgu1r sus prin-
1 h ·
Holmes no estaba desencaminado al anunciar la necesidad de
gicas que corresponden a cada una> (H 1991 10 y as erram1entas metodoló- plantearse una reflexión sobre la propia disciplina. Antes de 1972 na-
4 R d . > ennans, : 155).
epro uc1mos el esquema citado S 11 H die lo había hecho con este rigor; Holmes incluso anticipó áreas para
Y Naaijkens (1991). por ne - ombyyTouryen Van Leuven-Zwart
futuras investigaciones.
138
139
, k (1997) por su parte señala que cada rama (la teórica, la
Lvovs aya . ' . ~so es ecífico diferente y es de gran
1.3.2. Consideraciones sobre la propuesta de Holmes
?escriptiva.'
importancia es atpa~~~~~l~1eJ·~~~q:k
la , · su opinión, el lugar
entrtellas. En
La clasificación propuesta por Holmes nos parece que, en lo .Jerarqmco
, . mas , i·mportante lo ocupa la rama teonca:
esencial, sigue vigente para abarcar la reflexión efectuada en tomo
En la .erarquía de las relaciones entre la ra~a teórica y la rama
_corr~spon~
a la traducción, más que nada por su carácter integrador de toda la
disciplina. Qyeremos, sin embargo, introducir algunas considera- descriptiv1 de la Ciencia de la Traducción, la pnmdada_ le

~~s~~nd~:n:;~~~~ión subord~ada. Sinne~~":~~ti';;:,al¡~~i:::~i~~


oones. , . mientras que a los estud10s escnptivos es co

debe ser comprobada por la practica y e .bTd -


• La relación entre las tres ramas de estudio
Qyeremos insistir en primer lugar en la relación entre las tres ramas descrip~vos pu,ed~~ s~:~~ t r~:~ri:~~~¿~~~~ ~ ~~sa~;:~t~ 1
d:l
de estudio señaladas por Holmes.
La primera consideración en este sentido versa sobre la relación en-
tre los estudios teóricos y descriptivos, y la importancia que merecen
~~fr!~;~1d~~J~~~~~~~ti~~~e~~b~~;:~¡~ª1:s~~p~~~n:~h~:~d~
bien planteados (1997: 101).
estos últimos.
Toury, en 1980, se quejaba de la falta de estudios descriptivos y Los estudios descriptivos son imprescindibles para confiltrmbar ofur~~

~º¡' ~~~~~:t~~~fZ~· fe~'::~::«<. . d~tos


señalaba la importancia de desarrollarlos como una necesidad de la , · gún la autora no son a ase
propia disciplina: «Por esa razón, los estudios descriptivos de fenó- cdhazar no bastan '1os empíricos,
amen a d n actividad intersubjetiva. 5e nece-
especialmen~e c~he~e~:: =~u: s~a
menos de traducción y la rama de los estudios descriptivos sobre la
traducción en general, no deben considerarse como una mera medi- una hipótesis científica c¡ue debe
da temporal, necesaria hasta que la formulación de la teoría "pura" sita una teodna
encontrar, es e de luego ' su confirmación en estudios descnptivos y
haya sido, por decirlo de alguna manera, "completada", sino que de-
ben considerarse más bien como una necesidad inherente a la propia aplicados» (1 ?97: 106).L , k la idea de que los datos empíricos no
Compartimos con :vovs aya h 1 pli
bas~ ~ :s~~~=rimos
disciplina» (1980: 81). Toury insiste además en la relación de recipro- , 1 hace falta una teoría co erente que os ex -
cidad que hay que establecer entre sus diversas ramas. Esta preocupa- por so ?e
hablar de reciprocidad y no jerarquía,
ción es recogida en 1991 al insistir en la importancia de dotarse de es- que, sm1~:"es~gdi~s descriptivos constituyen la base em~mc~ unpres·
tudios descriptivo-explicativos y de establecer relaciones bidireccio- ~~J~e que proporciona datos y sirve para v~nficar
h1potes1s. Recor-
nales entre los estudios teóricos y los estudios descriptivos; además, demos en este sentido las palabras de Holmes.
matiza que, en lo que se refiere a los estudios aplicados, «también
pueden utilizarse los resultados de los estudios descriptivos de la tra- La teoría de la traducción, por ejemplo, no pued~ pr~s,cindir de
ducción en las aplicaciones de la disciplina de·una forma directa, y no los datos sólidos y específicos ofrecidos pordla 1i:;est1ac1o;a ;~~s
sólamente a través de la capacidad que tienen para modificar la rama estudios descriptivos y aplicados so~re la tra u~~17~; o~~~ dos cam:
teórica» (1991a: 190).
Del mismo modo se pronuncia Rabadán cuando dice que «la rama ~~~iJ~i;;~:: f¡~~~~~Ji::~;ó~=~:Jt~~~~::tuitiva como punto de
descriptiva se convierte en la base fundamental e imprescindible de partida (1988: 78).
toda afirmación teórica» (1991: 53) y añade que «es preciso que las ra-
mas teórica y descriptiva se complementen de forma recíproca: la teo-
1 ~~ se~~~~a~º;;!~~~~;~e~~d~~r;~~~~~:r~fau~;fa~fó~u~~~~sªe~~
:~~~~e~ricos ap~~d~d~~~~";l~~f;
ría ha de aportar un modelo lo bastante amplio y flexible como para
incluir todas las realizaciones empíricas que estudia la rama descripti- y descriptivos con los estudios
va» (1991: 58). manera en que refleja Toury los entenas que ngen
ciplina.
140
141
FIGURA21
Relación entre los estudios teóricos, descriptivos y aplicados FIGURA22 . .
(Toury, 1980: 65) Relación entre los estudios sobre la traduc~ión y sus aphcac1ones
(Toury, 1991a: 191; 1995. 18)
CRITERIO
TIPO DE RELACIÓN (o TIPO DE MMA DE LOS ESTUDIOS Estudios sobre la traducción
CONDICIONES) SOBRE LA TRADUCCIÓN
posibles relaciones y equiva- teórico
lencia potencial teoría de la traducción
«Pura» Aplicada

~
relaciones existentes y equiva- empírico
lencia lograda (actualizada) estudios descriptivos de la tra-
ducción
relaciones esenciales («equiva- T , · Descriptiva -----------------------------------
aprion· eonca ---------
lencia» en el sentido tradicio- estudios aplicados de la tra-

'\.:~'-·<,~- - - - - - - .lo.
nal) ducción
Didáctica de Herramientas Crítica de

',"">'., -. l d .,
a tra ucc1on ~
del traductor
'
traducciones

Los estudios teóricos representan el marco abstracto Qa equivalencia \, ""~----------~\------------j \ ../~\.,,


potencial), y proporcionan la cobertura teórica; los estudios descriptivos se
refieren a los casos concretos (equivalencia actualizada) y proporcionan los
'""------------\~-------------\~----~-
datos empíricos; se reserva a los estudios aplicados uil carácter apriori, pres-
criptivo y normativo. En 1991(1991a)y1995, Tourycontinúa manifestan-
do esta unidireccionalidad de la investigación aplicada (cfr. figura 22). 1 · ' de traducciones. · 1mr
cab e me · t ª mbién la traducción
_ d
Es cierto que tradicionalmente los estudios aplicados (la didáctica ca y eva uac1on ' ., d , · a 1y la ensenanza e
1 didáctica de lenguas (la traducczon pe agogzc J a-
de la traducción, la evaluación de traducciones, etc.) han tenido un ca- en a res ectivamente, se encuentran a e
lenguas para traductores, que, p1 - nza de lenguas para fi-
ballo con la didáctica de llengul~s Y. ,ªne~;:~~ursos informáticos a la
rácter prescriptivo, pero pensamos que, en la actualidad, la investiga-
ción aplicada puede plantearse de otra manera: no basta con efectuar 'fi os así como a ap 1cac10 . .c.
aplicaciones de los estudios teóricos o de los datos que proporcionan nes espec1 ICrelac10na
traducción, ' . d a con 1as mve
. stigaciones en el campo m10r-
los estudios descriptivos. Si bien es cierto, como dice Rabadán, que
«con los datos obtenidos en los estudios descriptivos el aparato teórico mático. ,
C nviene pues no o1v1'dar la relación dialéctica señalada
'fi por Hol-
ti
podrá elaborar unos índices aproximativos para la rama aplicada que o las tres
mes entre ' ramas
' . perder de vista su peso espec1 co respec vo.
sm
serán, sin duda, más fiables que cualquier espetulación a priori carente
de base empírica» (1991: 53), creemos que convielle ir más lejos y po- • Las teorías parciales d t as parciales de Holmes se pro-
tenciar las investigaciones propias dentro de la rama aplicada, huyen- Pensamos que .e,n la prop.uesta e eo;~ adscriben a los estudios teó-
do de mecanicismos y aplicaciones directas. La investigación en el ámbi- duce cie_rta confus1?n._ En pmner~~~~ariedades de traducción (mod~­
to aplicado necesita también de descripciones (sobre los procesos de ricos objetos de anahs1s,llcomo.so 't blemente una descripción previa
aprendizaje, la evaluación pedagógica, etc.) y experimentaciones propias lidades, tipos) que con evan mev1 a
por supuesto, dentro de un marco teórico y recogiendo los datos propor- de su funcionamiento. d d n Lvóvskaya (1997: 103 y ss.)
cionados por los estudios descriptivos. Por otro lado, hay que integrar Por otro lado, esta~~s e acuer o cto la división en teorías parcia-
los ámbitos de estudio que en estos momentos se están desarrollando , · 1 principws que susten an
en
les su cnt1ca a por
propuesta os Holmes. Las o b servac1·ones de esta autora se centran
en el campo aplicado: además de la didáctica de la traducción y la críti-
en los siguientes puntos:
142
143
- En cuanto a la restricción de medio~ señala que la traducción
vestigación utilizados de los o~jet?s de estudio en .sí, ya que ca?~
automática n.~ puede ser explicada por la misma teoría que expli-
ca la traducc1on humana; de lo que se trata en nuestra discipli- investigación puede efect.uars.e, s1gme?do enfoques diferentes y utili-
zando métodos de investigacion particulares.
na es de desarrollar teorías sobre las diferentes modalidades de
traducción y tipos de textos.
- ~l d~sarrollo de teorías restringidas al área lingüística o cultural
• Reformulación de la propuesta de Holmes . . .
Recogiendo las observaciones expuestas, queremos mtroducir las si-
s1g111ficaría el retomo al paradigma lingüístico del que deben
ocuparse otras disciplinas. guientes consideraciones:
- ~a restricción de nivel es un fenómeno universal que no puede
- La importancia de la imbricació~, de las tres r~as que se?ala
aislarse, ya que se da siempre en las diversas modalidades de tra-
ducción y en los diferentes tipos de textos. Holmes. Es decir, la estrecha relacion que mantienen entre s1 los
estudios teóricos, descriptivos y aplicados; relaci~n ~ntendida
- L~ restricción de problemas específicos tampoco puede consti-
tuir una teoría particular, sino que debe analizarse dentro de como trasvase de datos y principio~, y no .como aplicac10?e~ m~­
cada modalidad de traducción o tipo de texto. cánicas de una rama a otra. La teona explica y propone hipotesis
y modelos; los estud~os des~riptivos proporcio?~ los dat~s em-
La autora concluye que «e~tando de acuerdo con Holmes en lo que se píricos para los estudios aplicados y par~ los t~on.~os, p?dnamos
refiere a las tres ramas de estudios traductológicos y a la necesidad de desa- decir, en este sentido, que se trata de la znvestzgaczon baszca.
rrollar teorías particulares, creemos, sin embargo, que éstas deberían confi- - La conexión entre la investigación parcial y general, en la que
~arse exclusivamente a partir de las modalidades de traducción y de los puede darse un continuum de m~yor concrec~ón a mayor a?s-
tipos de textos» (1997: 105). Incide, además, en la necesidad de estas teo- tracción (en cuanto al propio obJeto de estudio y a su descnp-
rías particulares como única posibilidad del avance de la Traductología. ción). l.
- La relación de las investigaciones parciales entre sí y su foca i-
Por nuestra parte, dada la relación entre las tres ramas de la disópli-
na, el carác.ter teórico-descriptivo de las investigaciones-..y su estado ac- zación en las modalidades y tipos de traducción.
tual, prefer~mos h~blar de inves~igaciones parciales (o particulares) en lu-
gar de t~on~~ parciales, p~ra evitar I?roblemas de adscripción. Hecha
Teniendo en cuenta esta imbricación entre las diversas ramas, entre
esta mat1zac1on, y dada la importancia de los datos empíricos estamos la investigación. general y parcial, .Y entre ,1as diversa~ investigaci~nes
parciales, prefenmos hablar de variables (mas que de di~erentes teonas).
?e ac~erd?, con Lvóvsk~ya en cu~nto al lugar central que oc~pa en la
mvestigac1011: las modalidades y tipos de traducción (ya que los datos Además, pensamos que de esta manera se plasma i:neJor ~l est~do ~c­
proc~derán s1em~re de una práctica traductora perteneciente a una de- tual de nuestra disciplina, en la que se están pro?uc1endo m;estt~acio­
t~rmmada modalidad y tipo de traducción), así como en la importan- nes en muchas direcciones. Estas diferentes variables en .el .ambito d~
cia de avanzar en investigaciones parciales. estudio pueden darse tanto en los estudios teóricos, descnptivos o apli-
cados. Proponemos seis variables:
• Objetos de estudio, enfoques teóricos y métodos utilizados
Por otro lado, en la clasificación de Holmes se mezclan, en lo que 1) Si se considera el proceso y/o el prod.uc~o. . . ,
se refi~re a los estudios descriptivos y teóricos, elementos que pueden 2) La noción que se analiza: equivalencia, mvanable, umdad, me-
ser ob~etos de estudio (la traducción como producto, como proceso, todo, estrategia, técnica, problema, error. . .
las vanedad~s. de traducción) con elementos que, en realidad, son los 3) El problema concreto estudiado: !ingüís~ico (siglas, nombres
enfo9~es teoncos (centr~?os en la fun~ión, e.n determinado nivel) que propios, etc.), textual (conectores, tipologias ~~xtua.les, et~.), e~­
se utilizan, o pueden utilizarse, en las mvest1gaciones. En aras de una tralingüístico (temático, cultural, etc.), pragmatICo (mtencionah-
mayor clarific~ción del objeto de estudio de nuestra disciplina, pensa- dad, funciones de la traducción, etc.), etc.
mos que conviene separar los enfoques teóricos y los métodos de in- 4) La variedad de traducción analiz~da, 9ue ocupa .~n lugar ce~­
tral: modalidad (traducción a la vista, mterpretacion consecuti-
144
145
va, etc.), tipo (traducción técnica, traducción poética, etc.), clase
(traducción directa/inversa, traducción pedagógica, etc.). Estas variables, como hemos dicho, deben considerarse de manera
5) Las lenguas y culturas implicadas en el análisis. interrelacionada y afectan a las tres ramas prop~estas i:or Holmes. Pue-
6) La dimensión histórica, es decir, si se trata de un análisis en dia- de analizarse una noción (por ejemplo, la eqmvalencia traductora) en
cronía o en sincronía, de una investigación sobre la historia de un plano más abstracto con el fin de e~~borar una te~~a n:ás ?eneral,
la traducción o sobre la historia de la reflexión en tomo a la tra- 0 en una variedad concreta de traduccioi: (la tra.duccion tecmca, por
ducción. ejemplo), o er: el. c~mpo aplicado (l~~ eqmval~ncias. que propone~ los
estudiantes pnncipiantes de traduccion) para mvestigar un modelo de
Además, si queremos dar cabida al mapa actual de nuestra discipli- evaluación pedagógica. Lo mismo sucede con un problema cor:creto
na, hay que tener presente que estas investigaciones se efectúan con di- (por ejemplo, la traducción ?e la metáfora).' ya que pueden. ~eahzarse
ferentes enfoques teóricos (cfr. supra III.3.2. «Enfoques teóricos») y uti- investigaciones globales, o bi~n en una vane~ad ~e tr~d~c~10n (~n la
lizando diferentes métodos de investigación (cfr. injra N.3.2.2. «Méto- traducción económica, por ejemplo) o en el ambito di~actlco (como
dos de investigación utilizados en Traductología»). enseñar a traducir las metáforas). En todas las ramas s~ m~oducen va-
El esquema que proponemos a continuación refleja nuestra refor- riables lingüísticas y culturales (las len~as y culturas .implicadas en el
mulación de la propuesta de Holmes y pretende abarcar el estado ac- análisis) y también históricas (la histona d~ una vanedad de. traduc-
tual del ámbito de nuestra disciplina5• ción' la historia de la didáctica de la. traducción, etc.). Las relaciones se
producen, pues, en todas las direcciones. ,..
Por otro lado, hay que tener en cuenta que ~odos ~sto.s, anah~is i:ue-
FIGURA23 den efectuarse con determinados métodos de mvestigacion y siguien-
Ámbito de estudio de la Traductología do un enfoque teórico (lingüístico, soci?cultural, etc.); de ah~ que se
'" coloque a la ~erecha del cuadro, engl?~andol'?s todos. Ade!llas, el es-
tudio del conjunto de los enfoques teoncos existentes (las diversas teo-
TRADUCTOLOGÍA
rías de la traducción) forma parte también de la disciplina, al ser parte de
la historia de la reflexión teórica.

1.4. Concepción de la Traductología

Las tendencias actuales dentro de los estudios sobre la traduc-


ción coinciden en presentar la traducción no como un proceso. de
Generales ------r----- Parciales , transcodificación de lengua a lengua, sino como un acto comum~~­
tivo, y por supuesto textual, incidiendo algunos autores en el anah-
sis del proceso traductor. Por nuestra parte (cfr. supra~·~· «La trad1;1~­
ción: acto de comunicación, operación textual y act1Vldad cog?,iti-
Proceso Noción Problema
y/o Lengua Dimensión va»), hemos manifestado una visión integradora de la tr~duc.~10n,
producto y histórica cuyos tres rasgos esenciales son ser texto~ acto de comumcac10n y
cultura
proceso cognitivo desarrollado por un SUJeto; de es.te modo he~os
definido la traducción como un proceso mterpretativo y comunica-
tivo de reformulación de un texto con los medios de otra lengua
5
que se desarrolla en un contexto social y con una finalidad det~r?;i­
Una primera versión ha sido publicada en Hurtado Albir (1994,y 1999a). nada. Esta concepción de la traducción repercute en nuestra vis10n
de la Traductología.
146
147
como operación textual», VIII. «La traducción como acto de comuni-
1.4.l. Un enfoque integrador de la Traductología cación»).
En este sentido se pronuncia también Lvóvskaya cuando señala la
necesidad de integración e incide, además, en la importancia. de ~van­
. Preconizamos. un :~foque integrador de la Traductología, capaz de
zar en las investigaciones parciales: «... en su etapa actual la Cien~ia de
mtegrar la herencia teonca acumulada y todo el ámbito de estudio.
la Traducción se enfrenta, a nuestro parecer, a dos tareas. La pnmera
• La integración de la herencia teórica implica su "integración" y consolidación, y la segunda, su desarrollo
sucesivo por la vía de las teorías particulares» (199?: 106). .
Mu~?º~ son los tra~uctólogos actuales que proponen analizar la Por otro lado, la pluralidad de enfoques conviene considerarla en
!Taducci.~n mtegrando diversas perspectivas. Nord (1988) propone una un sentido de complementariedad y no de exclusión; así se pronun-
mtegrac10n de las r.elac.iones internas y externas; Larose (1989) plantea
cian autores como Baker (1998b), Venuti (1996), etc. Baker señala:
un modelo evaluativ~ mtegrador que dé cabida a lo textual y a lo peri-
textual; Bell. ~1991) dice que hay que estudiar el.traducir (el proceso), Los Estudios sobre la traducción pueden seguir empleando, y es-
una traducc10n (el producto) y la traducción (el concepto); Hatim y peremos que sigan haciéndolo, diversos ?iscursos y disciplin~s; y esti-
Mason (1990) P!opugnan que la traducción es una actividad múltiple, mulando el pluralismo y la heterogeneidad. La fra~entac1~1: y la
de naturaleza diversa y plantean también la necesidad de un análisis compartimentalización de los enfoques no harían smo debilitar la
del proceso discursivo del traductor (proceso y producto). posición de la disciplina en el mundo académico y entorpecer las
. Holmes, de nuevo, fue precursor de esta idea en 1978; en «Transla- posibilidades de progreso en nuestro campo (Baker, l 998b: 280).
tlon Theory, Translations Theories, Translation Studies, and the Trans-
lator», afirma que necesitamos una teoría del proceso de la traducción • La integración de todo el ámbito de estudio ·
una teoría del producto (el texto) y una teoría de la función de la tra~ El calificativo integrador referido a los estudios en tomo a la traduc-
d?cción en la sociedad de recepción. También fue pionera Selesko- ción hay que entenderlo en un doble sentido: integrador de~ análi~is
vitch. ~n 1968 al pro~u?ciarse claramente por el hecho'- de que la tra- de la traducción como proceso y como producto (en sus relaciones m-
duccion no es una actividad entre lenguas, sino discursiva y promueve temas y externas), como acabamos de e~plicar en el_apartado_ar:te~ior,
ya un análisis del proceso traductor: «Para que pueda est~blecerse una pero también integrador de todo el ámbito de estudio de la disc1plma:
~e~ría comple,t~, .fal~a des~~rollar un vasto trabajo de investigación ob- estudios teóricos, descriptivos y aplicados.
J~tlva y de anal~sis sistematICo de los mecanismos mentales y, en espe- Forman, pues, parte de la Traductología todas las investigaciones
~ial, de las relaciones entre el pensamiento y el habla» (1968: 243). De- desarrolladas en su rama teórica, descriptiva y aplicada, con las diferen-
hsle (1980), por su parte, planteaba también una óptica integradora al tes variables que hemos señalado (cfr. supra N.l.3.2. «Consideraciones
afirmar: «Una teoría específica de la traducción reunirá las tres caracte- sobre la propuesta de Holmes»).
rísticas siguientes:· 1) tei:ier por objeto el sentido de los mensajes; 2) si-
tuarse en el plano del discurso, y no exclusivam'ente en el de la lengua;
3) dar cuenta de la dinámica de la actividad traductora, y no sólo de su 1.4.2. Objetivos de la Traductología
resultado» (1980: 96).
~o~~ada~ente, en estos momentos contamos ya con una he- El objetivo de la teorización en tomo a la traducción no es, a nues-
rencia teonca importante que nos permite analizar la traducción
tro modo de ver, prescribir, sino más bien describir, explicar y, en todo
desde esa triple perspectiva (cfr. supra III.3. «Las teorías modernas»). caso, predecir.
Pensamos que los enfoques textuales, ·comunicativos sociocultura-
Holmes en 1972, en «The Name and Nature ofTranslation Studies»,
les y ~ognitivos nos aportan elementos de análisis releva'ntes que debe-
señalaba dos objetivos fundamentales de los estudios teóricos y des-
i:nos mtegrar en aras de un mejor conocimiento de la traducción (cfr.
criptivos: «l) describir los fenómenos del traduci~ y ~e la(s) traduc-
zrgra VI. «La traducción como actividad cognitiva», VIL «La traducción ción(es) tal y como se manifiestan en nuestra expenenc1a, y 2) estable-
148
149
cer principios generales mediante los cuales estos fenómenos se pue-
tora: las potencialidades lingüísticas que el texto ori~nal puede alcan-
dan explicar y predeciP> (1988: 71). En el mismo sentido se pronuncia
Rabadán cuando expresa: zar y la variedad de posibilidades en el contexto soci~:>e~~tural de l~e?a­
da «representar clases de fenómenos, grados de prediccion y condIC10-
Toda disciplina empírica -aunque sea de carácter relativo y no nes de transformación» (1991: 55).
absoluto como la traducción- tiene tres razones de ser fundamen- Lvóvskaya apunta que «en su condición de ciencia explicativa, la
tales: describir, explicar y predecir de modo sistemático y coherente teoría de la traducción explica la interrelación de l?s ~actores que pz.:e-
los oijetos reales de su estudio. Estas actividades se organizan en tres den entrar en juego~ determinando la estrategia y delimitando las ope:io-
partes complementarias e interdependientes que responden a otras nes del sujeto de la actividad», y añade que «se pueden form~lar nor-
tantas ramas de la disciplina: la teoría, los estudios descriptivos y la mas comunicativas (cognitivo-culturales) que no re~uc~n los fe:iome?os
rama aplicada (Rabadán, 1991: 51).
de traducción a categorías fijas, ni establecen entenas estatICos, smo
que delimitan de cierta manera (comunicativamente) las opciones del
Ahora bien, la imbricación que hemos señalado entre las tres ra-
traductor... » (1997: 99).
mas de la disciplina y la concepción no mecanicista de los estudios
Haciéndonos eco de todas estas propuestas, pensamos que son ob-
aplicados, nos lleva a matizar que estas tres funciones afectan a las tres
jetivos prioritarios de la disciplina:
ramas de la disciplina y no son compartimientos estancos que se rela-
cionan respectivamente con cada una de ellas.
- Construir el aparato conceptual apropiado que sirva para defi-
La discusión en cuanto a la relación entre teoría y práctica de la tra-
nir y explicar los fenómenos relacionado~ con la traducción en
ducción es larga, y no todos los teóricos se ponen de acuerdo en cuan-
todas sus manifestaciones, y para predeclf los problemas y fac-
to a los objetivos de la disciplina. Holmes en 1978 en «Translation Theo-
tores que entran en juego.
ry, Translation Studies, and the TranslatoP>, planteaba la cuestión de si
- Describir y explicar la traducción (proceso y producto) ~n todas
los estudios sobre la traducción encuentran su justificación en la medi-
sus variedades recogiendo y midiendo datos que permita~ cla-
da en que presenten una utilidad práctica para el traductor. Holmes
rificar y clasificar los diversos fenómenos así como defin~r r~­
creía que esa utilidad no es criterio de pertinencia, y señalaba además
gularidades, probabilidades, principios, normas comumcati-
que la ayuda prestada al traductor depende, evidentemente, del estado
vas, etc.
de la teoría. Larose (1989) matiza que d objetivo de la Traductología
no es necesariamente ayudar al traductor, pero que puede serle útil y
La propia naturaleza dinámica de la traducción, d_eriva~a del dina-
que evidentemente esa utilidad está relacionada con el valor de las in-
vestigaciones efectuadas. mismo del lenguaje y de los múltiples elementos que_ mterviener: en la
comunicación traductora, prima este marco descnptiv~, e~tendiei:id~,
La naturaleza dinámica del lenguaje y, por ende, de la traducción,
en todo caso, las prescripciones como normas comumcativas, pnnci-
anulan los modelos estáticos y prescriptivos. La posición de Bell (1991)
es clara al respecto: un modelo teórico de la traducción no resolverá to- pios, regularidades, etc: Otra prior~dad e_s la. ~ecesid~~ de avan~ar en
las investigaciones parciales y en la mvestigacion empmca, rec~gi~~do,
dos los problemas del traductor, se trata entonces de describir (y expli-
midiendo y explicando datos. Dep~nderá del valor de la de~cnpcion y
car) reglas que ayuden a comprender el proceso, formulando estrate-
del análisis efectuado que teoría y práctica no estén en conflicto.
gias para enfrentarse a los diferentes problemas, y coordinar los diver-
sos aspectos. Del mismo modo se pronuncia Rabadán cuando senala
que «todo intento de reducir los fenómenos de traducción a categorías
2. CARACTERIZACIÓN DE LOS ESTUDIOS TEÓRICOS,
fijas, establecidas según criterios estáticos, conduce únicamente a la
DESCRIPTIVOS Y APLICADOS
distorsión de la realidad» (1991: 283). Hewson y Martin plantean en
este sentido que el objeto de los estudios sobre la traducción es preci-
Desde la propuesta de Holmes hasta nuestros días, la situación d~
samente la virtualidad del proceso traductor y de sus producciones; se
la Traductología ha sufrido una gran evolución: se han prop~est~ ,di-
trata de estudiar las condiciones de variación en la producción traduc-
versos modelos de análisis, han surgido nuevas áreas de mvestigacion,

151
se ha iniciado la investigación empírico-experimental y se ha consoli- · , i·niciándose la investigación empírica y experimental (cfr. irifra
?ado ~a T~a,ductología como disciplina propia. Aunque los frutos de la gacion, · · · ' en Trad u~ t o1ogi'a»).' lo.
IV3 «Marco metodológico de la mvestigacion
mvestigacion de~arrol~a?a en cada ámbito, sobre_ todo en lo que se re- ·al· t' redundando en un mejor desarrollo de los estudios descnpti-
fiere ~ los estudios teoncos, se recogen en los diferentes capítulos de cu es a d 1 d ., d d
tanto del proceso como del product~ e a tr~ ucc10n, a o que
este libro, vamos a trazar un breve panorama del estado de la investi- vos,no sólo se persigue d escnºbº1f smo
. tamb ien
' me d lf.
ya
g~ción e_n cada uno de ellos, deteniéndonos especialmente en los estu-
dios aplicados, ya que no son desarrollados en ningún otro apartado
del libro.
2.2. Los estudios descriptivos

2.1. Los estudios teóricos Los estudios descriptivos se han ce~tr~do fun~amentalmente en
cuatro aspectos: la descripción de las distmt_as vanedades de traduc-
ción, de las operaciones efectuadas· al tr~dum (el .~roceso tr~d~ct?r),
El desarrollo alcanzado por los estudios teóricos se manifiesta en de los resultados obtenidos y de la propia evolucion de la disciplma
la conformación de diversos modelos de análisis del hecho traduc-
tor: ~odelos lingüísticos, textuales, comunicativos y socioculturales, (los estudios históricos). . . b 1
Hoy día contamos. ya con algunos esti:?ios. descnptiv?,s s~ re ~s
cogm_tivos, etc. (cfr. supra III.3 .2. «Enfoques teóricos»). Estos modelos
· ·pales modalidades y tipos de traduccion (mterpretac10n
. , , . . simulta- r
estudian l~, traducción desde diversos ángulos y nos permiten conocer prmci ,dº
nea, consecutiva, traducción a la vista, traducc10;i tecmca, J_un ic~, i-
la traducci~n en t?,das sus perspectivas: como fenómeno entre lenguas,
teraria, teatral, etc.), si bien algunas de ellas toda~~ª no h~n sido O~Jeto
como m~n~festacion. t~xtual, como acto de comunicación complejo, de un análisis descriptivo sistemático (la trad~~c10n musical, por eJem-
como actividad cogmtiva de un sujeto que requiere unas determinadas
lo) y seguimos adoleciendo de datos empmcos .~ue corroboren su
competencias, como fenómeno social relacionado con otras activida-
tncionamiento (cfr. supra II.5. «Los tipos de traducc10n» y II.6. «Las mo-
des ~el in~ividuo, etc. Gracias a estos modelos conocemos méjor el
dalidades de traducción»). Un elemento fundament~ para avanz~ ei; ,el
fu~c~onamien~o. de la traducción como texto, acto de comunicación y conocimiento de las distintas variedades ?e traduccion es la descnpcion
a_ctlVldad cogmtiva (cfr. irifra VI. «La traducción como actividad cogni-
de los géneros susceptibles de ser traducidos. en cada u_na de ellas, que
ti_va», VII. «La traducción como operación textual», y VIII. «La traduc-
ción como acto de comunicación»). · conforman su corpus textual característico; la ~mportancia, pues, de reco-
pilar, describir y catalogar (por afinidades y .mveles) esos .textos de~~e el
El des~rrollo de _estos modelos ha sido paralelo a la configuración punto de vista de la traducción. En este sentido, los estudios que utilizan
de una sene de nociones necesarias para efectuar el. análisis de la tra-
la metodología de corpus electrónicos, que han empezado a desarrol~arse
ducción. De este modo, hemos avanzado en el conocimiento del fun-
en el seno de la Traductología, pueden desempeñar un pai:el de pnmer
c_ionamiento de la equivalencia traductora, de la naturaleza de la inva-
orden (Baker, 1993, 1995, 1996; Kenny, 1998a; et~·~· (cfr. ~nfra) IY.3.3.1.
nable traductora, de las características de la unidad de traducción de
«La investigación empírico-experimental en trad_uc~ion escnta» . .
las relac.iones entre el método traductor, las técnicas de traducción ; las
Por otro lado, se ha avanzado en el conoCim1ent? de las operac10-
estra~~gias de t.raducción, Y. de las nociones de problema y error en tra- nes efectuadas al traducir y las competencias requen?as (cfr. znfta VI.
duccion. (cfr. znfta V. «Nociones centrales de análisis»).
«La traducción como actividad cognitiva»): Es i:recisa~en~e. en e~te
~a discusión metateórica iniciada por Holmes ha continuado; se ha ámbito donde se ha producido con mayor mtens1dad la ~nCip1~nte.1,n­
matizado su propuesta y se ha adaptado al devenir de la disciplina, tal y
vestigación empírico-experimental (cfr. infr~ IV.3.3.1. «La mvest~gac 10 i:
como _hemo~ presentado en el apartado anterior (cfr. supra IY. 1.3.2.
empírico-experimental en traducción es~:lt~» y IY.3 .3 .2. «La mvesti-
«Consider~~iones sobre la propuesta de Holmes», y cfr. irifra IY.1.4.
«Concepcion de la Traductología»). gación empírico-experimental en tra~ucci01~ oral»).
En cuanto a los estudios descriptivos onentados al resultado de la
Por último, en aras de un mejor conocimiento de la traducción en
traducción, se han centrado en aspectos muy diversos, que :van desde
los últimos años han ido introduciéndose nuevos métodos de inv~sti-
estudios sobre la resolución de problemas concretos (por eJemplo, la
152
153
traducción de la metáfora, de los elementos culturales, etc.) hasta aná-
vos; adema~, los campo ,
lisis de la traducción o traducciones (traducción comparada) de obras , s de estudio del ámbito aplicado están íntima-
ueden ( deben) transvasar datos y ex-
determinadas, descripción de elementos de contrastividad textual en-
tre pares de lenguas (funcionamiento de los conectores, etc.), etc. Tam- periencias (c . supra . . . :
I
mente ~elaciofrnados en~~ s~, s,~¿'onside:Ciones sobre la propuest~ de
ti ación en el ámbito aplicado sigue
bién aquí los estudios que utilizan corpus electrónicos pueden desem-
peñar un papel importantísimo. Holmes»). Ho)'.' P?r. hoy lª m~es ~, n pedagógica, la evaluación entra-
siendo todavía ~c1p1en~~; tra a~c~ traductores, la didáctica de la tra-
1:n
La descripción de la propia historia de la disciplina ha tenido un ducción, la ensenanza . gud i'npvesti'gación que adolecen de mucho
1desarrollo operado en otras iscip i~as .-
gran empuje en los últimos años, si bien existen todavía historias par- ., ampos abiertos e ' d' · l' afi
duccion.son c
ticulares poco conocidas (por ejemplo, la española) y hace falta desa- retraso sid comparm:osnmgun ~onotro
e apartado de este libro abordamos mvesti-
rrollar métodos de investigación que permitan una mejor intetpreta-
que enllad as en e1am
nes.· Da odesarro , bi'to aplicado ' nos detendremos
. en trazar
ción de los hechos y de su relación con otros fenómenos sociales. (cfr.
supra III. l. «Los estudios históricos en el seno de la Traductología»). . un
gaoones
somero panoram a del desarrollo de
. estos estud10s.

2.3.l. La traducción en l~ ?idáctica de lenguas:


2.3. Los estudios aplicados la traducción pedagog¡,ca

did, . d 1 nguas identificado con la


Holmes no sólo fue pionero en caracterizar y definir nuestra discipli- El uso de la traducción en la a~~a e :mática:traducdón)~ fue pros-
na, sino que se adelantó a su tiempo avanzando campos de estudio que didáctica tradicional de lenguals qos m~~o doslgr¡os métodos directos. Sin embar-
d 1
cnbien ose P?~º a p .
en aquella época todavía no habían sido investigados. Esta cuestión es pa· . ., d oco con a rrrupc10n e
habilitada en la didáctica moderna e enguas,
tente en el caso de los estudios aplicados, donde la investigación en aque- go, la traduccion ~a sid? re. . · dican su utilización dentro de
lla época era muy incipiente. En estos momentos, !Os estudios aplicados siendo objeto de mves~ga~io~es ~~ee~i= metodología activa.
una enseñanza com1:1111ca~va , ª.sta de reivindicar esa rehabilitación de la
de la Traductología abarcan esencialmente cinco áreas: la evaluación en
traducción y la didáctica de la traducción así como la traducción en la di- Lavault (1984) tiene e men º- a comunicativa de lenguas, basán-
dáctica de lenguas Qa traducción pedu,gógica), la enseñanza de lenguas para traducción en el marco de la ensen~z d la traducción y en los nuevos
traductores y la aplicación de recursos infonnáticos a la traducción, que se · ' interpretativa e d
dose en una concepcion - de la traducción plantea os
encuentran a caballo con otras disciplinas. La aplicación de recursos in- d .d, · . ara la ensenanza .
presupuestos i acticos p bl laramente la diferencia entre 1a
por De.l~sle (198~).; es(t~ autoJa ~:ad~:cfón en la didáctica de lenguas! y
formáticos a la traducción o tradumdticd' abarca tres vertientes (Neunzig,
2001): la enseñanza de la traducción (enseñanza de la traducción asistida traducczon pedagog¡,ca ed us?, e 1 nseñanza de la traducción profesio-
por ordenador, enseñanza de la traducción a distancia); la traducción pro- la pedagogía de la tra uccion en la e. n lo·s de Hurtado Albir (l 988a,
pion~r) Gu~e~ez
fesional (traducción asistida y traducción automática, medios informati- Al b · · 0 de Lavau t sigue ·,
nal. tra aJo D ff (1989) Grellet (1990), Montaner
zados de documentación para traductores, memorias de traducción, etc.); 1988b, l 988c, 1994 ' u cÍ ro onen pautas metodologicas
la investigación sobre la traducción (uso de programas informáticos f
(1996), De Arriba (200.1), etc.,l dof e~~ en~a extranjera. La traducción
para la recogida de datos, de cotpus electrónicos, etc.). Dada la especi·
ficidad de la investigación en tradumática (íntimamente relacionada con
pedagogica es hoy dia un cl:imI?
i
para u?Jizar la tradu~c10n en a :~ferto de investigación, ya que coi:vie-
n di'fcerentes contextos educativos
la investigación en el campo informático) no nos ocuparemos de ella. evas ap icac10nes e . d . . fi
ne avanzar en. nu.. 1T .. es· educación primaria, secun ana, -
Como ya hemos señalado los estudios aplicados no han de ser con- (grupos monolmgues y mbu ti mr h' que recoger y confrontar resulta-
siderados como meras aplicaciones de los estudios teóricos y descripti- nes específicos, etc.) Y.so :~ to 0 ay
dos que validen su aphcaci??· 1 d. <láctica de lenguas hay que men-
*Término acuñado por R. Piqué, para referirse, especialmente, a la utilización de re- Al hablar de la traduccionden ad i . 'n z'nferiorizada ('confrontación
cursos informáticos en la traducción profesional, pero que, a nuestro entender, podría . b., 1 ocesos e tra ucczo i.1 d l'b
utilizarse para abarcar las tres vertientes señaladas de Neunzig. c10nar tam ien os pr ) traducción explicativa (uso e i e-
espontánea con la lenguda m.a,tema yacceder a una unidad de otra len-
rado y puntual de la tra uccion para
154
155
~a) (cfr. supra II.4. «Las clases de tradu ·' ») .
!izadas en el aprendizaJ·e de lengu . b~Cionl 'qdue son estrategias uti- cica, basándose únicamente en criterios estilísticos o de método utiliza-
., as, s1 1en a tra u · ' 1· · do (literal, libre). Horguelin (1985) efectúa un breve análisis de la evolu-
tamb1en una estrategia que emplea el d cc1on exp 1cat1va es
mas. Ambos tipos de estrateoias esta'n ptroa uctordpadra resolver proble- ción de la evaluación de traducciones en la época contemporánea. Seña-
º¿ co estu 1a os. la que la evaluación de traducciones ha sido durante inucho tiempo una
operación cargada de subjetivismo, y que sólo en época reciente han
2.3.2. La enseñanza de lenguas para traductores aparecido los primeros signos de un enfoque más metódico. Según Hor-
guelin, en la época contemporánea la apreciación de la calidad de laiS tra-
En los últimos años s h l d l . ducciones ha pasado de ser un debate sobre criterios generales y vagos a
dáctica de Iengu ed ª p antea 0 ª necesidad de abordar la di-
as para tra uctores en aq ll · · centrarse en la búsqueda de sistemas de evaluación más objetivos, que
(como la española) en que se reali~a d ue as situac~ones pedagógicas van del simple baremo a modelos globales sofisticados. Sitúa el inicio de
Aunque todavía no existe mucha in ' ~sde. ~us ~ecesidades específicas. esta búsqueda en el año 1959 con el Congreso de la FIT (Federación In-
ñalar los trabajos pioneros de Bere ves 1acion respecto, conviene se-
ternacional de Traductores) dedicado al tema La calidad en materia de tra-
tigación sobre la especificidad de ~fa1~~~e~96, 1997), ~n los que la inves- ducción, donde se plantea ya la importancia de considerar la finalidad
la enseñanza de len fi , nanza se ubica a caballo entre
la Traductolo 'a s:Uªs para nes espeCificos Y los estudios aplicados de de la traducción en lugar de criterios abstractos así como la necesidad de
todología). B~h.:i c~~~º(%~~autas para la e~se~anza (objetivos y me-
que la crítica de traducciones se convierta en un sector especializado
de la crítica literaria. Sin embargo, Horguelin señala, con toda la razón, .~
desarrollo de la competencia lect~faº~~~!~e, m.c;deden ladcuestión del que la situación no ha cambiado mucho desde entonces.
otro lado, en Brehm Cri s Hurta .ormacion . e tra uctores. Por
YHurtado Albir (1999) :~; , I d? ~bir 0 9?,9), Civera García, Oster • Los tres ámbitos de evaluación
bir (1999) se ubica el espacio d~~ác~~~er s~' Masia. c.~uto y Hurtado Al- La evaluación de traducciones incide en tres ámbitos del mundo
pecificos de la enseñanza de la . Y traza;¡ ob1etivos generales y es-
de la traducción (cfr. Martínez Melis, 1997 y 2001; Martínez Melis y
la lengua materna, respectivam~n~~era y segun a lengua extranjera, y de
Hurtado Albir, 2001): la evaluación de la traducción de textos literarios
co de elaboración de la unidad d"d~ ytise propd?ne un marco metodológi- y sagrados, la evaluación de traductores en el ejercicio de la profesión,
i ac ca me iante el Erifbque por tareas.
y la evaluación en didáctica de la traducción.
Tradicionalmente, la evaluación en traducción se ha restringido al
2.3.3. La evaluación en traducción
primer ámbito: la valoración de la traducción de textos literarios (poesía,
La evaluación en traducción suele ide "fi ., novela, ensayo, etc.) y de los textos sagrados (la crítica de traducciones).
traducciones (la crítica de traducciones) l nti cars~ ~on la valora~1on de La evaluac~ón en este ámbito puede referirse a la valoración de una úni-
por ende, su analisis se ha confu d"d y a correccion ?~~aducciones y, ca traducción de un texto, o bien a la comparación de varias traduccio-
irifia V. 9. «Los errores de traduce~~»~ a vece~ con el ~ah~is d~l ~rr'?r (cfr. nes de un mismo original. En el primer caso, se trata de la crítica de tra-
evaluación se ha identificado con 1 ), ~em.a,s, e~ el ai;nb1to dida~tico, la ducciones tal y como se ha considerado generalmente; en el segundo
exámenes). Sin embargo la evalu a~~ uac1on e caracter sumativo (los caso, se trata de la traducción comparada, que puede ser sincrónica (traduc-
mente en otras disciplina~ ocu a acion, tal y como se entiende actual- ciones de la misma época), diacrónica (traducciones de diferentes épo-
no debemos reduci~lo en' Trad~c~~~~po mucho ~~s vasto, por .lo que cas) o multilingüe (cuando se comparan traducciones en varias lenguas).
traducciones; el objeto de la investi a~~: la valora~1~n o corrección de El objetivo de este tipo de evaluación es juzgar la traducción, co-
ción no es sólo el resultado de l trgd . ,trªtYctologica so~re la evalua- mentar sus errores y aciertos, y, a veces, proponer soluciones. El deba-
el individuo (es decir, sus comp~t a ~c)iº? e lroducto), smo también te sobre la evaluación está en este caso íntimamente relacionado con
traducción, y el proceso que éste d:~:s ÍI e tra uctor o el estudiante de las nociones de fidelidad y calidad en traducción; en este sentido, los
0
Durante siglos la evaluación d tr ªpara llegar a ese resultado. criterios de evaluación pueden cambiar según las épocas, los gustos es-
nominando la crítica de traduccio e ~uhcc1ohnesd, lo que se ha_ venido de- téticos, las normas literarias, el método de traducción en vigor (literal,
nes, se a ec o e manera poco sistemá- libre), etc.
156
157\!
En las últimas décadas han venido efectuándose en el ámbito acadé-
. 1 t emos de notación y la realización de en-
y adquieren relevancia. ?s T~ ez donde más se ha desarrollado la inves-
mico trabajos de evaluación de traducciones introduciendo criterios ob- cuestas sobre la evaluaqhon .. d v Canadá donde desde los años setenta,
jetivos; por otro lado, el avance de la Traductología ha redundado en un . ., este campo a si o en ' . . d
ttgacion en d cción (para determmar tipos e erra-
mejor conocimiento del funcionamiento de la traducción y en la pro- se han propues~o bare~?s ~ c~~ili.ar la calidad de la traducción): el ba-
puesta de categorías de análisis. En este sentido, actualmente contamos res) y baremos e n~:::~~°J:s trducteurs et interpretes de Ca!"adf!J,. el baremo
ya con un legado sustancioso de propuestas de diferente orden para ana- remo del ~:if canadien d'appréciation .de k1: qudité lznguzstzque) e~ ~us
lizar las traducciones, aunque sólo alguna de ellas (House, 1977; Larose, del SICAL (..ry E 1 línea de las investigaciones del SICAL, se situan
1989) se hayan planteado explícitamente para la evaluación de traduc- ª
distintas versiones. n . lantea un complejo bare-
ciones: los procedimientos técnicos de Vmay y Darbelnet (1958); los cri-
terios de equivalencia dinámica de los traductólogos bíblicos (Nida y Ta-
los trabajos d~ G'da~ <
19
:is ~~~ª~e':: f300 de base léxica, 375 de
mo q1:e ~e~ite i en e~ se refiere a la evaluación profesional e? mter-
ber, 1969; Margot, 1979) basados en la importancia de la recepción; las base smtactica). En lo qu b . d Gil (1983 1995a) qmen pre-
., · saltar los tra aJOS e e ' '
dimensiones situacionales de House (1977) con criterios funcionalistas; pretaci~n, ~onVIdenalie.rde d establece el estado de la investigación, consta-
las dimensiones contextuales de Hatim y Masan (1990, 1997); las catego- senta entenas e e d"a ' Y , . os
rías derivadas de la teoría del polisistema (Toury, 1980; Rabadán, 1991); tanda la faltad.e estu d10s, ei:ip~c .flexión ha girado fundamentalmen-
el modelo integrador de lo peritextual y lo textual de Larose (1989); las En el ámbito pe agogicob~::Uos de corrección y notación (Delis-
normas y párametros socioculturales de Hewson y Martín (1991); la re- te ento~o hd~uI~~;~~1~~9a,
a etc.), alfuncionami~nt? del error e? tra-
lación de factores intratextuales y extratextuales de Nord (1988a) desde le, 1993' Hurta ' . , d blema de traducción (mtimamente ligada
una perspectiva finalista, etc. Estas categorías son de cariz muy diferente, ducción y a la nocion ~pro al ado hoy día un gran desarrollo en
cambiando su utilidad y el nivel de análisis en el que se sitúan: unas se a 1~ de ei:ror): ~ eJaluacdon ha tr~~dácticas; sin embargo, en Tradu~­
limitan a proporcionar un metalenguaje para identjficar algunas solucio- la mvestigac10n e1ectua a en o . fu d ue la analicen en su tri-
nes de traducción (los procedimientos técnicos de traducción), otras sir-
ven para analizar los elementos microestructurales (Larose), otras para ple aspecto: sumativa a. .
:S
tología todavía hac~n taq~~~:~~~~ 1 s~~~res}, diagnóstico (antes
t(f
formativa (que forma parte del apren-
contextualizar traducciones (Rabadán), etc. También nos proporcionan de un proceso de apr~~di~Je) yfalta definir criterios y elaborar instru-
criterios de evaluación: Snell-Hornby (1995), quien propone criterios de dizaje)6. En es~e sendtl o, lace., para estos tres ámbitos y que inte-
evaluación basados en la teoría de escenas y marcos del lingüista Fillmore mentos operativos e eva uac10n
(1977); Van Leuven (1989, 1990), con un modelo basado en los princi- gren, además, la evaluación del proceso.
1- pios de la Escuela de la manipulación; Williams (1989), quien propone un . ., d · · · trumentos de evaluación
: sistema abierto que considera las condiciones externas de la traducción, • La defim<;:i~n ed cnt.en~s edms aluaci"o'n en traducción remite directa-
etc. Ahora bien, a pesar de todas estas propuestas de criterios y catego- La d fi. ·ción e entenas e ev . wr. dd.
el rud fin. .ón de criterios de calidad de las traducc10nes. wa mg-
rías, todavía no contamos con un modelo de análisis operativo para la mente a a e ici .d · d algunos autores en tor-
evaluación de traducciones capaz de aunar criterios textuales, contextua- ton (2000: 67-87) pasa revista a consi eraciones e . , . N k (1991)
. . d fi na buena traduccion. ewmar '
les y finalistas, y que haya sido validado suficientemente mediante una
investigación empírico-experimental. ~~!~:{~~),~da;!a~r (1969}, Fan (1990~~:0<y~~='.
En el ejercicio de la actividad profesional la evaluación está vinculada (1981) y Mossop (1989),. ~menes prop~~e~~~:~e la cultura de llegada de
a la valoración del propio traductor por motivos profesionales (acceder a el objetivo de la traducci~n, el concepl q - al d la dificultad de eva-
la traducción, etc. Waddington co~c uye sen an o .
un puesto de trabajo, a una asociación, medir su rentabilidad, etc.). Los
luar la traducción mediante una sene de normas absolutas.
textos traducidos son, en este caso, técnicos, económicos, científicos, ju-
rídicos, comerciales, etc.; se trata de la evaluación de traducciones efectua-
, 7 2001) donde se establecen las tareas preli-
das para agencias de traducciones, empresas, organismos internacionales, 6 Cfr. las propuestas de Martmdezll(l 99i. es~igación sobre evaluación en didácti-
congresos, etc. A la hora de juzgar estas traducciones, además de criterios minares y los resultados a que ha e evar a mv
de fidelidad y calidad, intervienen factores como eficacia y rentabilidad, ca de la traducción.
, Por _su naturaleza ~elativa,_ la traducción necesita una baremo
mas ~exible. Es~o empieza a vislumbrarse en los intentos de medir
En el ámbito pedagógico, además de traducciones y baremos pue-
la calidad con ~nteri?s que pertenezcan al contexto de la traducción. den utilizarse otros instrumentos de evaluación como ejercicios de tra-
No ~bstante, m el cnteno del destinatario ni el del objetivo de la tra- ducción (análisis, revisión y comparación de traducciones), tests, cues-
ducció~ ,son suficientes por sí solos para proporcionar un baremo de tionarios, entrevistas, fichas de observación, fichas de documentación,
evaluac10n. Hace falta un~ visión más amplia que incluya no sola- fichas de autoevaluación, etc. 7 •
mente estos dos factores, smo todos los demás que afectan al proce- En la figura 24, en la página siguiente, se recoge la propuesta de Mar-
so de la traducción (2000: 86). tínez Melis (1997: 156), quien traza un panorama de las líneas que ha de
cubrir la evaluación en traducción: los diferentes objetos de estudio, el tipo
De .~hí la .ne.cesidad de dotarse de instrumentos que faciliten una de evaluación que ha de efectuarse, la función que debe ejercer, los medios
evaluacion objetiva. Un? d~ los instrumentos más importantes son los
que pueden emplearse y el objetivo que ha de perseguirse en cada caso.
ba~e,mos, que rec~gen entenas y categorías a tener en cuenta en la valo-
r~~ion de traducc~ones; estos baremos pueden ser ser sólo de correc- • Perspectivas de la investigación .
Cion, que determman categorías de errores, o también de notación Pensamos que, para que la elaboración de propuestas evalua~vas de
cuando añ~~en criterios de ponderación (es decir, de atribución de u~ la traducción sea cada vez más sistemática y rigurosa, es necesano efec-
valor numenco a las categorías). La cuestión de la ponderación de los tuar estudios empíricos y experimentales con el fin de validar su alcance.
errores de ~aducción está relacionada con la gravedad e incidencia del De este modo, siguiendo criterios de investigación empírico-experimen-
error (cfr. ~f!ji-a V.9.2 .. «Una concepción funcional y cognitiva del error tal, se trata de probar, confrontar y medir resultados ev~lu~tivos a que se
de tr~~uccion») y reviste una gran complejidad, dada la falta de estudios llega con determinados instrumentos; experimenta: entenas de evalua-
empmcos que ofrezcan datos fiables; su importancia es, sin embargo, ción; efectuar análisis de errores para buscar regulandades y llegar a una
e.norme, ya que un baremo puede ser muy bueno en cuanto a sus crite- definición, clasificación y nivelación; selecciona~ textos prototípicos
nos Y cat~gorías, pero fallar por una asignación numérica inadecuada. (auténticos o no) que ilustren determinados problemas de traducción y
, . Waddmgton (~?OO) distingu~ entre baremos analíttcos y baremos ho- niveles de competencia, etc. .
hsticos de evalua~i~m de ti:ad~cciones (cabe matizar que en lugar de bare- A pesar del avance efectuado en los úl~os años, necesitar:i?s segurr
mos ,e~te autor utihz~, el termmo modelos de evaluación). En los métodos investigando sobre la naturaleza del error, como aunar la evaluacion del re-
anahtic?s, la evaluacion se lleva a cabo mediante un estudio de los dife- sultado, del proceso y de las competencias, los criterios de corrección, los
rentes tipo~ de errores cometidos en la traducción, que se clasifican según baremos de corrección y de notación, los niveles de aceptabilidad, la elabo-
un determm~do baremo; normalmente, la nota se halla sumando los ración de instrumentos de evaluación y de autoevaluación, etc. La cuestión
puntos negativos .~ue resultan del _análisis y restándoles después el núme- es mucho más importante en el ámbito didáctico, donde además ha~e ~al­
r?, de puntos positivos que se deCide otorgar para la traducción en cues- ta desarrollar la evaluación formativa, ligada a los procesos de aprend12aje.
tion (2000: 233). Son ejemplos de métodos analíticos: Palazuelos et al. El desarrollo de la investigación en evaluación está directamente relaciona-
(1992), Kups?1-Losereit (198?), Kussm~u~ (1995), Hurtado Albir (1995b): do al desarrollo de otros campos investigadores, ya que se necesita partir de
SICAL version 3, et~: Los m.e~odos hohsticos se basan en una apreciación una definición de las competencias en traducción, sus condiciones previas,
global de la tr~dumon y uttl~an escalas q~e describen diferentes grados los objetivos de aprendizaje, la progresión de la enseñanza, etc.
de competen~ia traductora; e::cist~n. ~os vanantes: los que consideran que
la competencia t;r~ductora es mdivlSl~le y presentan una única escala glo- 2.3.4. La didáctica de la traducción
bal, Y los que dlVlden la competencia traductora en varios subcompo-
nentes y suman las not~s parciales de cada subcomponente (Wadding- Éste es quizás el campo más característico de la investigación apli-
ton, 2000: 233). Son ejemplos de baremos holísticos: Mahn (1989), cada en Traductología. Ahora bien, a pesar de las numerosas propue~­
Lowe (198!) y Stansfield et al (1992). Waddington analiza once bare- tas que se han efectuado en los últimos años, consideramos que el m-
mos analíttcos y tres holísticos y efectúa un estudio experimental en el
que compara tres de ellos. · 7 Cfr. Martínez Melis y Hurtado Albir (2001) donde se proponen criterios e instru-

mentos de evaluación para la didáctica de la traducción.

160
161
FIGURA24 actividades de aprendizaje), los medios empleados (materiales y objetos
La evaluación en traducción según Martínez Melis (1997) de todo tipo), la evaluación (criterios y tipos de pruebas), la progresión,
(Martínez Melis y Hurtado Albir, 2001) la planificación del curso y de cada unidad didáctica, etc. En este senti-
do, como ya hemos señalado en otro estudio:
TRADUCCIÓN DE ACTIVIDAD DIDÁCTICA
TEXTOS LITERARIOS PROFESIONAL Lo cierto es que las preguntas esenciales a que ha de responder
Y SAGRADOS DE LA TRADUCCIÓN DE LA TRADUCCIÓN
cualquier didáctica siguen en el aire o mal contestadas: para quién se
enseña (características y necesidades de los estudiantes), qué se ense-
Objeto • traducciones litera- • competencia del tra- ña (objetivos y contenidos), cómo se enseña (métodos, medios) y con
• competencia traduc-
rias y sagradas ductor ductora del es tu- qué resultado (criterios de corrección y nivelación, tipo de pruebas)
diante (Hurtado Albir, 1999a: 1O).
• planes de estudio
• programas • Tendencias
Tipo
En otros trabajos (Hurtado Albir, 1995b, 1999a) hemos agrupado
• evaluación del pro- • evaluación del pro- • evaluación del pro-
dueto dueto
en cuatro bloques las diferentes perspectivas que se han planteado en
dueto
• evaluación cualita- • evaluación cuanti- • evaluación del pro-
cuanto a la enseñanza de la traducción escrita: la didáctica tradicional
tiva tativa ceso de la traducción, los estudios contrastivos, los tratados esencialmente
• evaluación cualita- • evaluación del pro- teóricos y la enseñanza por objetivos de aprendizaje 8•
tiva cedimiento Por didáctica tradicional nos referimos a aquella relacionada con la
• evaluación cuanti-
didáctica tradicional de lenguas y propia de manuales de traducción, o
tativa
• evaluación cualita- de prácticas pedagógicas, que conciben el diseño de la enseñanza de la
'
tiva traducción como una mera recopilación de textos, sin que medien cri-
Función
terios de selección, con traducciones anotadas o comentadas, ciñéndo-
• sumativa • sumativa • diagnóstica
• formativa
se esos comentarios únicamente a cuestiones de tipo lingüístico, fun-
• formativa
• sumativa
damentalmente léxicas y gramaticales.
Mención aparte merece la consideración de los estudios contrasti-
Objetivo • informativo • económico-profesio- • académico vos como método de aprendizaje de la traducción. De todos los estu-
• publicitario nal • pedagógico
• especulativo
dios comparados entre lenguas, los que con mayor fuerza se han plan-
• especulativo • especulativo
• pedagógico teado explícitamente como un método de enseñanza de la traducción
son las Estilísticas comparadas (y otros estudios que, posteriormente,
Medios • criterios de evalua- • traducciones no li- • traducciones han retomado sus categorías); la traducción se considera como una
ción terarias • criterios de evalua- aplicación práctic~ de la Estilística comparada, que, según ellos, está re-
• criterios de evalua- ción
ción
gida por una serie de leyes: los procedimientos (cfr. infra V.6.1. «Defini-
• baremos de nota-
• baremos de nota- ción
ciones y clasificaciones propuestas»). Los pioneros son Vinay y Darbel-
ción • baremos de corree- net (1958); otras propuestas que se sitúan en esta línea son: Malblanc
• baremos de corree- ción (1961), Scavée e Intravaia (1979), Legoux y Valentine (1979), Vázquez
ción • tests, ejercicios, cues- Ayora (1977), Newmark (1988) 9, etc. En los últimos años ha habido pro-
• tests, etc. tionarios, etc.
8 Cfr. Hurtado Albir (1999a: 15-28), donde se traza un panorama crítico del estado
vel de desarrollo de la investigación pedagógica no es todavía compa- actual de la enseñanza de la traducción y de la interpretación.
r~bl~ con el alcan~ado en otras ?i~ciJ?linas si tenemos en cuenta que el 9
Newmark (1988) establece la diferencia entre métodos (para unidades más largas)
diseno de ~ualqmer enfoque didacttco supone plantear los objetivos y procedimientos (para unidades más pequeñas), y utiliza también las categorías de las .
que se persiguen, el/los método/s utilizado/s (la manera de organizar las Estilísticas comparadas.

162 163
puestas de análisis contrastivo que se sitúan en una óptica textual y avan-
render a resolver los problemas de traducción, encontrando por sí
zan hacia una textología comparada: Hartman (1980), Baker (1992), Tri-
cás Preckler (1995), etc. (cfr. infra VII.1.2. «La aplicación de modelos
:~lo las soluciones traductoras justas, y descubra l~s causas ~e su~ e~o­
res; 3) una falta de un m~r~o metodolo' gico p_:opio, esdde~ir, entenas
lingüísticos textuales»); estos análisis, que introducen consideraciones
de tipo contrastivo desde un punto de vista de funcionamiento de los
1
de selección de textos, actividades que 1e ensenen a tra ucir os correc-
tamente, progresión, evaluación, etc. , ,
textos (elementos de coherencia y cohesión, tipologías textuales), son
En este sentido, Kiraly (1995) no esta exento de razon cuan?o se
de sumo interés, ya que se efectúa un desplazamiento de la contrastivi-
queja de la ausencia de una .pedagogía si~temática de la tra?ucci?i:i y
dad en el plano de la lengua a la contrastividad textual, mucho más cer-
formula las siguientes carencias: 1) ausencia de u~ enfoque s~stematlco
cana a la realidad en que se mueve el traductor. De todos modos, si
basado en principios pedagógicos y traductológicos; 2) n? mcorpora-
bien el didacta de traducción puede encontrar en los estudios contras-
ción de contribuciones de otras disciplinas; 3) ~ependenc~a del mode-
tivos un instrumento y una guía para organizar el contenido de sus
lo lingüístico; 4) no incorporación de modelos mte.rpretativos y cultu-
cursos, no le resuelve, sin embargo, todo el diseño de objetivos de la
rales; 5) actuación magistral del profeso~; 6). ~ceptacion de un papel pa-
asignatura ni le proporciona el armazón metodológico para articular
la enseñanza. sivo de los estudiantes; 7) falta de aphcacion de los resultados de la
investigación empírica; 8) falta de dist~~ción de lo~ ~omp?n~ntes de la
El vacío peqagógico existente en didáctica de la traducción ha dado
competencia traductora; 9) falta d~ cntlca de l~s viejas practicas, de en-
pie a que, en los últimos años, se incluyan de manera directa y mecánica,
señanza. (Kiraly, 1995: 18). Postenormente, ~r~ly (2000), basa~do.se
sin pasar por una aplicación pedagógica, investigaciones desarrolladas en
en los planteamientos de las te.o:ías const.ructivistas. d~l ~prendizaje,
el ámbito de la Lingüística o de la Traductología (cfr., por ejemplo, Lar-
propone un enfoque constructivista y soCI~! de la didacttea de la tra-
son, 1984; Tatilon, 1986; Newmark, 1988, etc.). Aunque algunos de estos
ducción cuya piedra angular es la colaboraczon entre profesores y estu-
trabajos (cfr., por ejemplo, Robinson, 1997d) reflejan una mayor preo-
diantes, y que preconiza un cambio rad~cal de lo~ PªI:~les del profe-
cupación práctica y metodológica, en realidad, se trata más bien de libros
sobre aspectos teóricos de la traducción que sobre su enseñanza; lo que sor y del estudiante, una nue~a per~~ectiva de la. fu.ncion ~ n~turale­
za de los exámenes y una reonentacion de los objetivos y tecmcas de
hacen es plantear el conocimiento de la reflexión teórica'Como un medio
los programas educativos.
de aprendizaje de la práctica, produciéndose así una confusión entre teo-
ría de la traducción y didáctica de la traducción 10. Estos planteamientos
• La enseñanza de la traducción especializada y de la interpretación
son insuficientes para dar cuenta de la complejidad de mecanismos que
intervienen en el proceso de aprendizaje de la traducción. En lo que se refiere a la traducción económica, jurídica, adminis-
trativa, técnica y científica, es ciert~ que contamos ya ~?n alguno~ es-
A pesar del avance que suponen todas estas propuestas en la bús-
tudios descriptivos sobre estas vanedades de traduccion,. pero sigue
queda de criterios para enseñar a traducir, sigue produciéndose: 1) una
produciéndose un vacío en lo que se refier~ a los pl~nteamientos peda-
falta de definición de objetivos de aprendizaje, puesto que se plantean
cuestiones de tipo lingüístico, teórico y de método de trabajo, pero no gógicos; destacan, sin embargo, los trabajos. de Bedard \1~87) .~ Du-
objetivos relacionados con las dificultades que supone aprender a tra-
rieux (1988). Lo mismo sucede en otros ámbitos de especi~hza~ion ?e
la traducción como la traducción audiovisual y la traducción hterana.
Si tenem~s en cuenta la juventud de la interpretación, la investiga-
ducir; 2) una polarización en los resultados, ya que no hay indicacio-
nes suficientes de cómo ha de prepararse al estudiante para que consi-
ción efectuada en torno a ella es netamente superior a la desarrollada
ga adquirir un método de trabajo, capte los principios que le permitan
sobre la traducción escrita. Sin embargo, este esfuerzo investigador no
ha repercutido todavía en la didáctica de la interp,retació~; com? dice
10
Esta confusión entre la teoría y la didáctica ya no se produce en otras disciplinas Gile, «resulta sorprendente hasta qué punto los n:etodos siguen sien?o
(por ejemplo, la didáctica de lenguas), donde está claramente deslindado lo que es la re- intuitivos y artesanales y hasta qué punto no existe una verdade:a m-
flexión teórica sobre una práctica (por ejemplo, los estudios realizados en el marco del vestigación sobre formación» (Gile, 1995a: 182). Encontr~mos onenta-
Análisis del discurso sobre la comunicación lingüística) de lo que son los planteamien-
tos pedagógicos para adquirirla. ciones para la enseñanza de la interpretación en los trabajos de Ro~an
(1956), Gerver y Sinaiko (1978), Bowen y Bowen (1980), Seleskovitch
164
165
y Lederer (1989), Gran y Taylor (1990), Gran y Dodds (1989), Gile
(1995b), Gentile et al (1996), etc. 11 • • Objetivos de aprendizaje y metodolo~; en la formación de traduc-
tores e intérpretes. Las tareas de traduccwn . . ., .
• La enseñanza por objetivos de aprendizaje Por nuestra parte, hemos centrado nuestra mvestigacion en el dise-
ño de objetivos de aprendizaje y en la búsqueda de un marco metodo-
En los últimos años se han producido avances en tomo a la cons-
titución de una nueva didáctica de la traducción mediante el diseño de lógico (Hurtado Albir, 1983, 1984, 1992, 1993, 1995b, 1996b, 1?9?a).
objetivos de aprendizaje y la búsqueda de una metodología activa.
La finalidad del estudio que hemos llevado a cabo sobre objetivos
de aprendizaje y metodología en la fo~mación de traduct~res efi el
El gran paso en la didáctica de la traducción lo da Delisle (1980)12
al quejarse de la falta de sistematización en la enseñanza de la traduc- co de la licenciatura española (recogido en Hurtado Albir, 1~99~)
mar
ha sido precisamente llenar l~s 1:1-ecesi.dad es ma~
, acuciantes,
. es .d eci~, d i-
ción y buscar estrategias pedagógicas, planteando la necesidad de una
- de obj.etivos de aprendizaje y metodologia, de las matenas direc-
pedagogía heurística que haga descubrir al estudiante los principios seno d · , 1
que ha de seguir para efectuar un correcto desarrollo del proceso tra- tamente implicadas en la formación de. t~a. u~~ores e mterpr~t~s: a en-
ñanza de lenguas para traductores, la imciacion a la traduccion (la de-
seominada traducción general), la traducción entre len~as. maternas,. la
ductor. Delisle propone la organización de un curso de iníciación a la
:aducción especializada (técnica, jurídica, lit~raria y a_:id10visual) y .la i~­
traducción (lo que a veces se denomina traducción general) en tomo a
objetivos de aprendizaje y plantea ejercicios de traducción para lograr
terpretación13. Para cada. u1:1a de esas matenas se senala .su. espacio di-
cada uno de ellos. Para Delisle son objetivos de un curso de iniciación:
establecer la diferencia entre equivalencias de significación y equiva- dáctico particular (su objetivo global) y se trazan ~~s obJetlv<;>s g~?era­
lencias de sentido, saber extraer las nociones clave del texto, efectuar la les, específicos e intermedi<;>s,. así como su progres10n e ii;nbncacion.
exégesis léxica, captar la organización textual, etc., además de cuestio- En el diseño de los objetivos generales de las matenas de t:a~~c­
ción e interpretación, nos basamos en nu~stra propuesta para la mICia-
nes específicas entre el inglés y el francés (superl-?tivo francés y compa-
rativo inglés, preferencia del francés por el sustantivo, etc.). En su se- ción a la traducción directa (Hurtado Albi:, ~ 996b) en la q~e propone-
mos la distinción de cuatro bloques de objetlv~s: ?1etodologicos: ~on­
gundo manual, La traduction raisonnée (1993), Delisle sigue ciñéndose a
trastivos, profesionales y textuales. Los objetivos metodologICos
un curso de iniciación y se basa también en dificultaCles de aprendiza-
definen los principios metodológicos que han de saber observarse para
je. Establece aquí la diferencia entre objetivos generales y específicos, y
efectuar un correcto desarrollo del proceso traductor y poder lograr la
plantea ocho objetivos generales, desglosados en cincuenta y seis obje-
equivalencia traductora que convenga en e.ad.a caso; sirve1?- para captar
tivos específicos (la mayoría de los cuales son, en este caso, de tipo
los principios y estrategias básicos. L?s objetivos con~rastlvos, necesa-
contrastivo inglés-francés); propone, además, diversos ejercicios para
conseguir cada uno de ellos. rios sólo en la iniciación a la traducción, definen la busqueda de solu-
ciones a las diferencias fundamentales entre el par de lenguas en. cues-
Delisle tiene el gran mérito de incidir en la importancia de los ob-
tión. Los objetivos profesionales definen los fundamentos del estilo d~
jetivos de aprendizaje para la enseñanza de la traducción (cfr. también
trabajo del traductor profesional. Los objetivos textuales d~finen ~os di-
Delisle, 1998). El punto de partida de cualquier didáctica es el diseño
de objetivos, ya que constituyen el esqueleto en tomo al cual se con- versos problemas de traducción según l~s difer~n~es funcional11;ie?tos
textuales. Cada materia tiene sus propios objetivos metodologicos,
fecciona la enseñanza. Delisle define el objetivo de aprendizaje como
profesionales y textuales.
la «descripción de la intención que persigue una actividad pedagógica
y que precisa los cambios a largo plazo que deberá efectuar el estudian- El marco metodológico utilizado es el Enfoque po~ ;areas, ~01:1 la
te» (Delisle, 1993). propuesta en este caso de un Enfoque p~r tareas de tra~uccwn, concibien-
do la tarea de traducción como una umdad de trabajo en el aula, repre-
sentativa de la práctica traductora, que se dirige intencion~l~ente al
11
Se encuentran múltiples aportaciones sobre diversos aspectos de la enseñanza de aprendizaje de la traducción y que está diseñada con un objetivo con-
la traducción y de la interpretación en Dollerup y Loddegaard (1992), Dollerup y Lin-
degaard (1994) y Dollerup y Appel (1996).
12 13
Cfr. adaptación al español de Delisle y Bastin (1997). La traducción inversa no fue objeto de la investigación; nos limitamos a cifrar sus
peculiaridades en relación con la traducción directa.

166
167
creto, estructur~ y secuencia de trabajo. Se propone así un marco flexi- riguroso, es conveniente instaurar en nuestra didáctica prácticas de ex-
ble d~ elabora~ión de la uni?a? didáctica centrado en el estudiante, perimentación para poder validar su alcance:_ probar, confrontar Y me-
qu~ sirve I?~ª mtegrar l?s objetivo~ y los demás ejes del proceso edu- dir resultados a los que se llega con determmadas propuestas de ob-
ca~vo (activi~ad.e,s, medios, evaluación, profesor, estudiantes), que per- jetivos y de metodología; experimentar criterios y prueba~ de eva-
mit~ la negociac10n y colaboración constante entre el profesor y los es- luación; efectuar análisis de errores para buscar regulandades Y
tudiai:ites Y que hay que. adaptar según los casos (situación educativa, llegar a una definición, clasificación y nivelación; contrastar baremos
neces~dades de los estudiantes, etc.). La negociación continua con los de corrección, etc. e

estudi;mtes y los datos pr?porcionados por la evaluación son los mejo- Por otro lado, una de las tareas investigadoras que tiene planteada
r~~ gmas p~ra. la elaboración de la unidad didáctica y para la modifica- hoy día la Traductología y que es crucial para la didáctica de la traduc-
Cion de objetivos. ción es investigar sobre la competencia traductora y su proceso de a?-
. . Evidentemente, esta propuesta, tanto en lo que se refiere a los ob- quisición 14. Se trata de definir las subcompetencias ?e la compe~encia
je~ivc:s co?1o a la metodología, no hay que entenderla de modo pres- traductora, la integración del conocimiento declarativo y operativo, la
cnptivo~ si,n~ como un marco de pautas· curriculares y de diseño de uni- imbricación de las subcompetencias, las estrategias traductoras, la com-
dades didacti~as que convendrá modificar en cada caso. Además, esta petencia traductora en_ la traducción directa y l_a i.nve~~a, la competen-
pr~puesta est~ elaborada en el marco de estudios de la licenciatura es- cia traductora en las diferentes ramas de especiahzacion del traductor
panola (e~tudian~es de 18-21 años), por_ lo q1;1e, evidentemente, no pue- (técnico, jurídico, literario, etc.), las variaciones de la competenc~a tra-
de ser aplicada directamente en otras situaciones educativas. ductora según el entorno sociocultural, los niveles de competencia del
traductor profesional, etc. En cuanto al proceso de adquisición de la
• Perspectivas de la investigación didáctica competencia traductora necesitamos investigar la integración y evolu-
~ara l~ di?áctica de!~ traducción _tiene granjmportancia avanzar ción de subcompetencias, las estrategias de aprendizaje que se desarro-
en mvestiga.ciones empm~as y experimentales; estas investigaóones llan, las diferencias de proceso si se trata de una adquisición natu:al
h_an de cubnr dos grandes _ar~as_: 1) las propuestas didácticas; 2) las no- (autodidacta) o mediante enseñanza, las diferencias de proc~so segun
c10nes que sustentan la didactica de la traducción (competencia tra- el tipo de enseñanza, la competencia pretraductora, etc. (cfr. znfra VI.2.
ductora, su proceso de adquisición). «La competencia traductora»).
~n lo que se refiere a las propuestas didácticas hace falta seguir in-
vest~gando: 1) e~ propuestas de diseño curricular, para las diversas si-
tuac~ones edu.c~tivas; 2) en la, c?nfección de materiales didácticos, pro- 3. MARco METODOLÓGICO DE LA INVESTIGACIÓN
pomendo actividades pedagogicas; 3) en la selección de textos sobre EN TRAJ?UCTOLOGÍA
todo para la traducción especializada, avanzando en la elabora~ión de
corp~~ paralel?~ de géneros (de_ textos paralelos en las dos lenguas, y De una manera general, podemos considerar que el método es el
ta?1b_i~n de ongmales y traducciones) que permitan avanzar en la des- procedimiento que se sigue para obtener conocimientos s~bre una re~­
cnpcic:n _de las formas conve~cionales entre pares de lenguas y en el es- lidad observable. Por consiguiente, un elemento de gran 1mportanc1a
tabl~cimiento de grados de dificultad, ya que no existen estudios nor- para el desarrollo de cualquier disciplina es el avance en cua~to a los
rr:ati_vos sobre el nivel de dificultad de los textos; 4) en la progresión di- métodos utilizados para las investigaciones, en aras de un mejor cono-
d~ctica en toda la formación, para establecer una clara distinción de cimiento de esa realidad. La cuestión metodológica, que es objeto de
n_r;eles .Y una P!?gresión ~n cada nivel, y para avanzar en la secuencia- discusión en muchas disciplinas, empieza a plantearse en la Traducto-
cion e mtegracion ~e ~mdades didácticas; 5) en la evaluación, donde logía con firmeza.
~ay que elaborar entenas de evaluación diagnóstica y sumativa, dise-
nar ~ruebas, elaborar b~;emos de corrección y notación, así como pro- 14 El grupo PACTE está llevando a cabo una investigación empírico-expe~I?ental
fundizar en ~a ,ev~luacion ~ormativa, etc. Para que la elaboración de en este sentido; cfr. PACTE, 2000 y 2001 (cfr. infra VI.2.2.4. El modelo hohstJ.co de
propuestas didacticas adqmera un carácter cada vez más. sistemático y PACTE»).

168 169
licar la naturaleza de todos los fenómenos que rodean la traducción,

3.1. La necesidad de un marco metodológi.co propio


f cual supone una teoría de una complejidad no desarrol~ada segúi:i él
0
hasta aquella fecha; ello implica, según. Holmes, el t~ab~!? ~n eqmpo
de especialistas e.n va:i~s campos~ e~tu~.i?s. textuales, l~ngu.istic~s (esp~­
La exigencia de descripción y explicación del hecho traductor plan- cialmente psicolmgüisticos y soc10lmguisticos), estudios hteranos, psi-
teada por muchos autores pone de manifiesto la necesidad que tiene la cológicos, sociológic?s,. etc. . ., ,..
Traductología de dotarse de un marco metodológico propio. Toury, en 1980, msiste en la mcorporacion de.l, anahsis de lo~ ele-
mentos históricos y socioculturales y aboga. tambien por un enfoque
• La descripción, la medición y la explicación multidisciplinario. Snell-Homby recoge la id,ea ~e Holmes, Y en. ?u
Ya hemos señalado que autores como Toury (1980, 1991a, 1995) y propuesta de enfoque .integ;ador de to~o. el ambito de la tra~uccion
~badán (19~1) se quejan de la falta de estudios descriptivos y apuntan (que abarca una prototzpolog¡,a de textos ba:zc?s;. cfr. figu~a ~\ s~nala d.os
la .importancia de su desarrollo como una necesidad de la propia disci- niveles (el C y el E de su esquema)_ ?e discip~mas. no l~nguis~icas. y lm-
plma (cfr. supra IVJ.3.2. «Consideraciones sobre la propuesta de Hol- güísticas inseparables de la tra?u~c10n: estu~io~ Jit.eranos, histona cul-
mes»). De la misma manera se pronuncia Lambert (1991) cuando seña- tural estudios de temas especializados, la lmguistica del texto., la.. gr~­
la como problema clave de la investigación contemporánea sobre la máti~a y semántica contrastiva, la sociolingüística, la pragmalm~ísti­
traducción la relación de los análisis descriptivos con los teóricos. Bass- ca, la psicolingüística, etc. Además, en 1991 Snell-_!-lo~?Y. ma.tiza la
nett-McGuire ya lo había planteado en 1980: «El objetivo de los estu- calificación de Holmes (efectuada en 1972) de utopza dzsaplznarza para
dios sobre l.a traducción es, pues, llegar a un entendimiento de los pro- referirse a nuestra disciplina y habla de la traducción como utopía znter-
cesos que tienen lugar en el acto de traducción y no, como se malin- disciplinaria. . . , . . . .
terpreta tantas veces, proporcionar un conjuµto de normas para Si la traducción es una actlVldad multiple y compleJa, la multidis-
realizar la traducción perfecta» (1980: 37). ' ciplinariedad se impone como marco de an.álisis. Muchos autores con-
. Ahora bien, como ya hemos indicado (cfr. supra N.1.3.2. «Conside- temporáneos coinciden en señalar la necesi~a~ d~ dotars~ de un mar-
raciones. sobre la propuesta de Holmes»), los estudios descriptivos, que co multidisciplinario para el avance de la d1sc1plma: Hatim Y Masan
proporcionan .la base empírica de la disciplina, no bastan por sí solos; (1990), Bell (1991), Hewson y Martín (1991), Ra~a?á1:1(~99~), etc. .
hace falta explicar los hechos que se describen. En este sentido se expre- Esta necesidad de dotarse de un marco multid1sc1plmano c<;>mph-
sa Bell (1991) al plantear que de lo que se trata es de describir (¿qué pasa ca sin embargo, la investigación. Gutt (1991) señala, en este senydo, el
cuando el traductor traduce?) y explicar (¿por qué el proceso es así?). ri;sgo de desintegración multidisciplinaria, deriv~do de la pr?pia natu-
Gutt (1991) proclama, en la misma línea, que hemos entrado en una raleza múltiple de la traducción, de su vasto ~mbito ~e estudio, Y al. no
nueva era de investigación empírica y multidisciplinaria sobre la traduc- ser una operación meramente lingüística e mtroducir procesos psico-
ción: su descripción y explicación como pr~ceso y como producto. lingüísticos, socio lingüísticos y pragmalin~ísticos. Hay. q1:e v~lar,
En las dos últimas décadas, se ha producido un cambio de la orien- pues, por su identidad, para lo que des~mpena? un papel mdiscutible
tación prescriptiva tradicional a la reivindicación de la descripción la la consideración de un ámbito de estudio propio y de un marco meto-
·medición y también la explicación. Este paso es, a nuestro modo de ;er, dológico propio.
fundamental. A pesar del desarrollo efectuado en los últimos veinte a,ñ~s, queda
mucho por hacer. A la dificultad de la ?ªt~r.aleza vasta y mult~pl~ ~e la
• La multidisciplinariedad traducción, se une el hecho del estado mc1p·1ente de algunas d1sc1plmas
Pensamos que el carácter integrador de la Traductología, anterior- que caracterizan el marco multidisciplinario de que hablamos.
mente expuesto (cfr. supra N.1.4.1. «Un enfoque integrador de la Tra-
ductología»), exige necesariamente un marco multidisciplinario de • Un marco metodológico propio , .
análisis. Holmes señaló ya la cuestión en 1978 en «The Future of Trans- Pensamos que es importante dotarse de un ~~reo. metodolog1co
lation Theory: A Handful ofTheses», proclamandola necesidad de ex- propio para huir de aplicaciones mecánicas y umdirecc1onales de mo-

170 171
d~lo~ proce?ei:ites de la lingüística o de otras disciplinas, en pro de la des-
cnpcion ~bJetiva del hecho traductor y del avance de los estudios sobre
la tr~ducción como un~ disciplina con entidad propia. En este sentido,
consideramos que conviene tener en cuenta los siguientes criterios: 3.2.1. Métodos de investigación. Investigación cualitativa y cuantitativa

- L~ importancia .de recoger datos que describan el funciona- Existen diversos tipos de investigación y diversas maneras de clasi-
mien~o de las diferentes variedades de traducción (modalida- ficarlos según los autores. Siguiendo a No~erol. (19?~: 65) pode~os
des, tipos y clases), los problemas de traducción a que se en- efectuar un primer agrupamiento en: 1) mv~~ti.gacion especulativa,
frenta el traductor, el proceso efectuado, los resultados obteni- cuyo proceso central de investig~~ión es ~l ~nahsis conceptual y cuY:o
dos, las estrategias .emplead.as,. etc. La importancia, pues, de objetivo es teorizar; 2) inve~ti~acion descr~p~iva, b~sada .en l~, estrategi~
desai:~IIar.l?s estudios descnptivos y la investigación empírica. de observación y cuyo obJetivo es des~nbir; 3}, mvestigacio~ e:cpen
- La ~tih~~cion ~e una perspectiva micro-macro que sitúe la in- mental, que requiere procesos de expe:imentacion y cuxo obJetr~'? es
vest!gacion particular dentro de un marco general de análisis (el explicar; 4) investigación-acción, que sigue procesos de mtervencion Y
c~nJunto del hecho traductor y de la Traductología), que per- cuyo objetivo es transformar.
mita señalar sus similitudes y diferencias.
- El estab!ecimient? ~e una relación circular entre los datos que • Investigación teórica e investigación empí~ic~ . .
pro~or~i~na ~a practica traductora y la reflexión teórica, para de- Tal y como propone Gile (1998) cabe distmguir, en ynmer lugar,
dum .hipotesis que pued~ ser luego verificadas en la práctica. entre investigación teórica, que se centra en el proceso mtelec~al d~
- Relac10?ado ~on. ~a anter~o.r, la necesidad de incorporar méto- ideas (propia de actividades especulativas, como la filosofia), e !nvesti-
dos de mvestigac~on empmc?s que permi~an recoger datos fia- gación empírica, que se centra en re~oger y p~~cesar datos mediante la
bles. En este sentido, resulta imprescindibfe: dotarse de instru- utilización de diversos métodos de mvestigacion. . . .,
me?tos propios de investigación validados, como tests, cuestio- Existen diversas propuestas de clasificación de ~a mvestig~ci?n
nanos, textos prototípi~?s (auté~ticos o manipulados) que recojan empírica. Así, por ejemplo, des?e la ~rad1:1~tología; ~ile (1998) dist~n­
problemas ?e traduccion por areas y niveles, baremos, etc., así gue dos grandes bloques e?- la ii:ves~i,gacion e.mpmca: la observacio-
como trabaJ~r c?n muestras grandes y/o representativas (de tra- nal y la experimental. La mvestiga~10n .expenmental es el r~sultado
d~ctores, de Interpretes), y promover los estudios de corpus (es- de una observación sistemática de situaciones provoc~d~s deliberada-
cntos,, orales). mente por el investigador para .ser es~udi~das en con.diciones predefi-
nidas; Gile diferencia entre las mvestigaciones ex~enme?-tales en qu~
se efectúa, una demostración estadísti~a de ~ma h~pót~~is Y el exp~n­
3.2. Los métodos de investigación en Traductología mento abierto, cuando no hay hipótesis. La mves~igac~?n observacio-
nal consiste en la observación rigurosa de una situacion tal y como
. Seña~are1:1;º~lrimero algunas ~ociones b~sicas .s,obre los métodos se produce, mediante obseryacio~es, .c,uestionario~, en~uestas, etc~
de mvestigacion , para pasar despues a su considerac10n en el ámbito de !
Gile distingue tres clases de mvesti~acion observacional. 1 el enfo
la Traductología. que exploratorio, sin objetivos propios y q~e puede conducir a la ela-
boración de hipótesis; 2) el enfoque analítico-puntua~, ~uar:do. se. es-
tudian fenómenos puntuales; 3) la demostración de hipotesis., sim!~ar
al método experimental, pero los datos ~~ e~traen ~e una si~uacion
Sob~e la metodología de la investigación en las Ciencias humanas y sociales, cfr.
15
real. Además diferencia entre la observacion m~eractiv~ y.no mterac-
Cook Y Re1chardt (1986), Faerch y Kasper (1987), Cohen y Manion (1989) Larsen-Free- . tiva, según el papel del observador en la recogida, anahsis y evalua-
man Y Long (1991 ), Amal,, Del Ri~cón y ~a torre (1992), La torre, Del Ri~cón y Amal ción de los datos. . .
(1996), Amau (1995), Rodnguez Gomez, Gil Flores y GarcíaJiménez (1996), Nogueral
(1998), etc. Grotjahn (1987: 59-60), por su parte, desde la ~er.spectiva de la m-
vestigación en adquisición de segundas lenguas, distmgue ocho para-
172
173
• Métodos de investigación cualitativos y cuantita~iv<?s . .
digmas metodológicos de la investigación empírica, diferenciando en- Los métodos de investigación pueden ser cuahtai::vos y cuantitat1-
tre formas puras y formas mixtas. Las formas puras integran dos paradig- os Los métodos cualitativos se centran en la cu~~1dad (natu:al~~a,
mas: 1) la investigación exploratoria e interpretativa (diseño no experi- v ~cia interpretación) su objetivo es la comprens1on, la. desc~pcion
mental, datos cualitativos, análisis interpretativo); 2) la investigación ana- esel de;cubrimiento (si~ndo generadores de hipótesis) y e} mvesngado.r
lítica y nomológica (diseño experimental o cuasi experimental, datos Ye , ál. · · d u·vos El centro de interés de los metodos cuant1-
efectua an isis m uc · . . d. · , l
cuantitativos y análisis estadístico). En las formas mixtas distingue seis . l n·dad (cua'nto cuántos) su obJet1vo es 1a pre 1cc1on, e
tanvos es a can ' ' · , d h. '
paradigmas: 1) investigación experimental, cualitativa e interpretativa ontrol la descripción, la confirmación y l~ compr?bacion e ,IP?te-
(diseño experimental o cuasi experimental, datos cualitativos, análisis in- c. ' ·1· ál. ·s deductivos mediante metodos estadisncos
sis, y se un izan an 1si
terpretativo); 2) investigación experimental, cualitativa y estadística (dise- (Nogueral, 1998: 72). d l' ·
ño experimental o cuasi experimental, análisis cualitativo, análisis esta- Cabe señalar que entre estos dos blo~ues meto .º ogicos 1:º ~e
dístico); 3) investigación exploratoria, cualitativa y estadística (diseño da una oposición radical, sino una gradac10n, u.n cont!nu~n;' segun dª
no experimental, datos cualitativos, análisis estadístico); 4) investiga- , de i·nstrumentos que se utilicen en la mvest1gacion sean e
ción exploratoria, cuantitativa y estadística (diseño no experimental, mayona ·fi ·' A estos
, dale cualitativa o se centren en la cuanti cacion. unque ,
datos cuantitativos, análisis estadístico); 5) investigación exploratoria, ~os modos de investigar han sido planteados mu,ch.as vec~s en ter-
cuantitativa e interpretativa (diseño no experimental, datos cuantitati- inos dicotómicos e incluso antagónicos, en las ultimas decadas s~
vos, análisis interpretativo); 6) investigación experimental, cuantitativa ~antea un acercamiento y una reconciliación que bus~a 1a com¿att
e interpretativa (diseño experimental o cuasi experimental, datos cuan- hilidad y la complementariedad entre ambos (~fr., por eJemplo,' . oo
titativos, análisis interpretativo). Reichardt, 1982). Se trata, pues, de un contznuum metodologico y
En el contexto de la investigación educativa, Latorre, Del Rincón ~o de polaridades opuestas. Por otro lado, hay .que t~~e~ ~n cuenta
y Arnal (1996) distinguen tres grandes perspectivas metodológicas: ue no son métodos excluyentes, sino que la idone~ ~ e uno. u
1) la perspectiva empírico-analítica/cuantitativa, que se apoya en el ~tro depende siempre del objeto de estudio y del obJetlvo de la in-
principio de objetividad, enfatiza la evidencia empírica y la cuantifi-
vestigación. . . · · ) den
cación, y se orienta a explicar y descubrir las leyes que regulan los fe- Los métodos de investigación (cuahtat1vos o c~antitat1v?s P1:1e
nómenos; 2) la perspectiva constructivista/ cualitativa, que se interesa maneras existiendo múlnples clasificac10nes.
ser agrupados de muchas ' · d·-
por los significados e intenciones de las acciones humanas, se orien- Según Orozco (2000) los criterios fundamentales q~e sirven J?~ra d \
ta a describir e interpretar la realidad social y sigue un enfoque holís- ferenciar los distintos métodos son: 1) el grad~ d~ mtervencion e
tico e inductivo; 3) la perspectiva orientada a la práctica educativa, investigador; 2) el objetivo del estudio~?) las tecmcas e~plea~,as, ds
con una aplicación directa en la política o prácticas educativas y cen- decir, los procedimientos concretos utilizados para la o tencion e
trada en aportar información que guíe la toma de d~cisiones y los
datos.
procesos de cambio. Esta última perspectiva no posee, según estos
autores, una metodología con entidad propia y utiliza las dos gran- La investigación cualitativa .. . . . r (H _
des vías metodológicas anteriores (empírico-ánalítica y constructivis- La investigación cualitativa se utiliza en diversas discil mas 1 . ud
ta); puede tratarse de investigación evaluativa (orientada a determi- manidades Ciencias sociales, Física, etc.) y convergen e~ el a mu titu
nar la eficacia de organizaciones y programas) o de investigación ac- de perspec~ivas, enfoques y métodos utilizados16. No existe, pues, una
ción (más orientada a promover e implantar el cambio) (Latorre, Del
Rincón y Arnal, 1996: 23 9).
Como vemos existen múltiples tipos de investigación empírica
y diversidad de clasificaciones en torno a ella, dependiendo éstas 16 Para la caracterización de la investigación cualitativa, cfr._ los trabajos de Bogdan Y
también del objeto de estudio. Ahora bien, la distinción metodoló- Bliken (1982), Glesne y Peskin (199~), LeLc?mp1te,(~~~)oy¿~~e;;2<~¿~~~~~eF\~~:~
Maykut y Morehouse (1994), Denzm Y meo n '
gica fundamental se produce entre métodos cualitativos y cuanti- GarcíaJiménez (1996), Marxwell (1996), etc.
tativos.
175
174
única investigación cualitativa, sino diversos enfoques que se diferen-
FIGURA25
cian en cuanto a los criterios de la investigación, las técnicas de recogi-
da de información, etc. La investigación cualitativa: caracterí~ti~as Ymétodo~
n dríguez Gómez' Gil Flores y GamaJrmenez, 1996. 35 y 41)
(adapt. de 1'0
Rodríguez Gómez, Gil Flores y GarcíaJiménez (1996: 32-59) señalan
las características básicas que agrupan los diversos enfoques existentes
.
CARACTERISTICAS .
BASICAS DE L os ESTUDIOS CUALITATIVOS (según Stake 1995: 47)
dentro de la investigación cualitativa y exponen los principales métodos
de investigación utilizados desde la perspectiva de las Ciencias sociales. HoúSTicos EMPÍRICOS INTERPRETATIVOS EMPÁTICOS
Estos autores, recogiendo las consideraciones de Stake respecto a las dife- • Contextualizados • Orientados al cam- • Los investigado!es s~ • Atienden a los ac-
rencias entre la investigación cualititativa y cuantitativa (Stake 1995: 47), • Orientados a! caso basan más en la .mtm- tores intencionada-
(es decir, a un sistema ~~nfasis en lo obser- ción mente
indican que los estudios cualitativos se caracterizan por ser holísticos, limitado) vable • Los observadores cen- • Buscan el marco de
• Resistentes al reduc- • Se afanan por ser na- tran la atención en el referencia de los ac-
empíricos, interpretativos y empáticos. Los principales métodos de in- cionismo y al elemen- turalistas, no interven- reconocimiento de su- tores
vestigación cualitativa que distinguen estos autores son: fenomenolo- talismo cionistas cesos relevantes • El diseño aunque
• Relativamente no • Preferencia por las • Se entiende que el es planificado es emer-
gía, etnografia, teoría fundamentada, etnometodología, investigación- comparativos (preten- descripciones en len- investigador e~t~ suje- gente y sensible , .
acción y biografia. La fenomenología pone énfasis en lo individual y den básicamente la guaje natural to a la interacc1on • Sus temas son em1-
comprensión _más que cos, focalizados pro-
en la experiencia subjetiva. La etnografia persigue la descripción o re- las diferencias con gresivamente
construcción analítica de carácter interpretativo de la cultura, formas otros) • Sus informes apor-
tan una experiencia
de vida y estructura social del grupo investigado. La teoría fundamen- vicaria
tada pretende descubrir teorías, conceptos, hipótesis y proposiciones
partiendo directamente de los datos y no de supuestos apriori, de otras MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN CUALITATIVA

investigaciones o de marcos teóricos preexistentes. La etnometodolo- MÉTODO CUESTIONES DE FUENTES TÉCNICAS E !NS- OTRAS FUENTES
gía se centra en el estudio de los métodos o estrategias empleados por LA INVESTIGACIÓN TRUMENTOS DE DE DATOS
RECOGIDA DE IN-
las personas para construir y dar sentido a sus prácticas sociales cotidia- FORMACIÓN
nas; existen dos grandes tendencias: la que está relacionada con estu- FENOMENOLO- Cuestiones de sig- Filosofía (feno- graba~ión de cm~- Estudios sobre
GÍA nificado: explici- menología) versac1ones; escn- fenomenolotia;
dios sobre la educación, la justicia, las instituciones, los procesos socia- tar la esencia de bir anécdotas de reflexiones lo-
les, etc., y la que estudia los intercambios conversacionales. La investi- las experiencias de experiencias per- sóficas; poesía;
los actores sonales arte
gación-acción es aquella que llevan a cabo participantes sociales sobre
ETNOGRAFÍA Cuestiones des- Antrof ología entrevista no es- Documentos;
su propia práctica (por ejemplo, la investigación-acción del profesor so- criptivo/inter- (cultura tructurada; obser- registros; foto-
bre su práctica educativa) para transformarla. Por último, el método pretativas: v~l<.?- vación participan- grafía; mapas;
res, ideas, praca- te; notas de cam- genealogías;
biográfico pretende mostrar el testimonio subjetivo de una persona y cas de los grupos po diagramas de re-
se recogen los acontecimientos y valoraciones que ésta efectúa de su culturales des sociales

existencia. La figura 25 resume las consideraciones de estos autores res- TEORIA FUNDA- Cuestiones de Sociología (ii:ite- entrevistas. (re~s- Observación
MENTADA proceso: experien- raccionismo s1m- tradas en cmta participante;
pecto a las características básicas de los estudios cualitativos y los mé- c;ia a lo larfo del bélico) memorias; dia-
todos principales utilizados. aempo o e cam- rios
bio, puede tener
Si bien estos autores sitúan la investigación-acción dentro de la in- etapas y fases
vestigación cualitativa, ya hemos indicado que en opinión de Latorre, ETNOMETODOLO- Cuestiones cen- Semiótica diálogo (registro Observación;
GÍA. ÁNÁLISIS DE tradas en la inte- en audio y vídeo) notas de campo
Del Rincón y Arnal (1996), que nosotros compartimos, la investiga- LA CONVERSA- racción verbal y
ción orientada a la práctica educativa (en sus dos modalidades: investi- CIÓN el diálogo
gación evaluativa e investigación-acción) puede utilizar métodos cuali- INVESTIGACIÓN- Cuestiones de Teoría crítica míscelánea Varios
tativos y cuantitativos. ACCIÓN mejora y cambio
social
Orozco, basándose en las propuestas de Larsen-Freeman y Long B!OGRAFIA Cuestiones sub- Antropología, entrevista Documentos,
(1991 ), para la investigación de la adquisición de segundas lenguas, jetivas Sociología registros, diarios

176
177
y de Arnau (1995), para la Psicología, propone un continuum de in-
vestigación cualitativa-cuantitativa en la investigación empírica. Se- 1 d es decir el investigador genera de manera artificial una situa-
gún esta autora los métodos cualitativos son inductivos, se basan en ~~ ª ªu' e guard~ parecido con la realidad, creando un entorno donde
c1on q · · · f t
la observación, están menos estructurados y hay menor control del los elementos están contro~ados. En ~l expenmento mtervd1enen ~c o)-
investigador; cuanto más interviene el investigador en la observa- . ariable dependiente (fenomeno que se preten e exp1ICar ,
res como. v l" 1fc , tud" d ) a-
variable independiente (factor que exp 1ca e eno~eno es 1a o , _v
ción, más se acerca a los métodos cuantitativos. Orozco agrupa los
métodos cualitativos en dos variedades: introspección y observa- lidez externa (garantizar que los resul~ad<;>s obtemdos son generaliza-
ción. El objetivo de la introspección es conocer mejor los procesos bles), validez interna (que puedan a~bume_ confiada~ente !oseam~
cognitivos del individuo mientras éste realiza cierta actividad; sus b" de la variable dependiente a la mfluenc1a de la vanable mdepen
técnicas pueden ser introspectivas, cuando se recoge la información d~~~te), fiabilidad (garantizar que otro investigador podrá obtener los
mientras tiene lugar el fenómeno que se observa, y retrospectivas, mismos resultados), etc. d. ·
que se aplican una vez ha finalizado la actividad. La observación Latorre, Del Rincón y Arnal (1996: 95-196), por su parte,_ 1stm-
describe desde el exterior la actuación del individuo en una situa- en tres metodologías, dentro de le:> ,que denomman perspect_1va .em~
ción generalmente real. ~co-analítica/cuantitativa, en func1on del gra~o de ~ontrol ejemdo.
~etodología experimental (control alto), cuas1ex~enmental (control
FIGURA26 medio) y no experimental o ex-posifacto (control baje:>). . _
Métodos cualitativos y cuantitativos en adquisición de segundas len- Neunzig (1999: 24-38) se refiere a las car~cteríst.1cas del diseno. ex-
guas y Psicología (Orozco, 2000: 40) erimental en Traductología e indica los po~1bles tipos, planteam1~n­
fos y enfoques experimentales, así como los mstru~e1:1tos ?e ~ecogida
Cualitativo
de datos que pueden utilizarse. La fi~ra 27, de la pagma s1gu1ente, re-
Cuantitativo sume sus consideraciones en este sentido.

• Tipo de investigación y elección metodológica .. La tri~ngu_~ción


1 1 1 1 Conviene tener presente que l?s m~todos de mve~t1gac1on no son
Introspección Observación Cuasi experimento Experimento
buenos ni malos en abstracto; la 1done.1da~ ,de un/ m~todo. u otro de-
penderá siempre del objeto de la ii:vest1gac1on (que .s~ znvestzga) Y, de su
Método
objetivo (para qué se investiga). D~l ngo~ en ~~ aphcac1on de los metodos
selectivo
dependerán los resultados de la Ir~~est1gac~on. ,
Por otr.o lado, una investigac1on no tiene por que. basarse en. u1:1
La investigación cuantitativa solo método o instrumento; según su objeto de .estud10 y los objeti-
Como ya hemos señalado los métodos cuantitativos son deducti- vos perseguidos se conjugarán los que sean pe~tme~tes. Se habla e1:1
vos, están más estructurados y existe una mayor intervención del inves- este sentido de triangulación: el uso de dos o mas metodos ~e recogi-
tigador. Se plantean afirmaciones teóricas que después se contrastan da de datos en el estudio de algún aspecto del comportamiento hu-
empíricamente; consisten en la verificación de hipótesis mediante ins- mano (Cohen y Manion, 1989(1.990:. 331). A nuestro ~odo de v~r~
trumentos objetivos y análisis estadísticos. esta perspectiva multimetodologICa tiene. grandes ventajas en la 1~­
Orozco (2000) distingue entre método selectivo, cuasi experimen- vestigación en las Ciencias humanas Y. sociales: el uso ~e muchos me
to y experimento. El objetivo del método selectivo es la descripción de todos (o multimétodos) pers~gue explicar de mod~ mas completo ~a
características o atributos de la población, mediante técnicas como en- complejidad del comportamiento humano; e~tu~iandolo de~de. mas
trevistas, encuestas, cuestionarios. El cuasi experimento es un método de un punto de vista y conjugando datos cual~ta~1vo~ y cuantitativos.
similar al experimento, pero sin llegar a controlar completamente las Se permite así contrastar datos y super~r las ~:m1tac10nes que pue_de
variables. Por último, en el experimento se mide de una manera con- provocar el uso de un único método (d1stors1on de resultados, art1fi-
cialidad, etc.).
178
179
FIGURA 27
todos cuantitativos, produciéndose así un avance hacia la investiga-
Consideraciones sobre el diseño experimental ción empírico-experimental.
en Traductología según Neunzig (1999) Gile (1995a), al analizar la investigación efectuada sobre interpreta-
ción clasifica los estudios efectuados en diversos tipos: textos intro-
TIPOS DE EXPERIMENTO
Exp~ri1;11er:to cr_u<!s o de valoración de hipótesis (se parte duct~rios, con informaciones e ideas generales sobre la interpretación;
de hipotesis teoncas que se confirmarán o se rechazarán textos profesionales, con informaciones prácticas, como estadísticas
mediante la observación) profesionales, normas profesionales, etc.; textos históricos; t~xt.os
~perimento exploratorio (se comprueban convenci- normativos, con consejos, instrucciones, normas; resúmenes y btbho-
mientos extraídos de la experiencia)
grafias; textos anecdóticos, bas~dos en exp~riencias personales; textos
PLANTEAMIENTOS Estudio de casos individuales de reflexión, que recogen reflexiones y opm1ones fundamentadas en la
EXPERIMENTALES
Estudio de campo (se recopilan datos sin ningún tipo de experiencia y que califica de precie~tfficos; textos ,te?ricos, con un ~ayor
manipulación)
grado de abstracción que los antenores; y, por ult111:10, textos denvad?s
Experimento de campo (se realizan las mediciones en un de investigación empírica, que divide en observacionales (o naturalis-
entorno natural para determinar la influencia de cierta
variable) tas) y experimentales. En lo que se refiere a la evolución, en la investi-
Experimento de laboratorio (se controlan las condicio- gación señala cuatro etapas:
nes experimentales)
~perimento ex-posifacto (se recopilan datos en un estu-
dio de ~am~o, pero ~uego se analizan como si su recogi-
1) Los primeros escritos de los años cincuenta y sesenta, elabora-
da hu?iera sido plam~cada como un experimento) dos a partir de la experiencia personal.
Expenmento correlativo (se buscan relaciones entre va- 2) El periodo experimental de los años sesenta y primera mitad de
riables) ,
los setenta, cuando se producen trabajos experimentales (fun-
ENFOQUES DEL DISEÑO
Observación de una muestra representativa
damentalmente sobre la interpretación simultánea) efectuados
EXPERIMENTAL
Seguimiento de una muestra representativa por investigadores que proceden de otras disciplinas, como la
Comparación entre muestras lingüística, la psicología y la psicolingüística. Gile critica estas
Medición antes y después de una intervención investigaciones, ya que se trata de pocos trabajos y dispersos,
se estudian fenómenos puntuales, presentan grandes insufi-
INSTRUMENTOS DE
Instrum~~to~ clási~os: tests, entrevistas exploratorias, re-
RECOGIDA DE DATOS trospeccion mmediata, encuestas ciencias metodológicas (los sujetos no son profesionales, los
Thinking Aloud Protocol (TAP) materiales no son auténticos, apenas se dan réplicas) y sobre
Ordenador todo adolecen de un conocimiento de la realidad de la inter-
pretación.
3) El periodo de los profesionales, en los años setenta y ochenta,
, .Qyeremos poner de relieve la importanci.a del pluralismo metodo- formado por investigadores que son intérpretes, y que da lugar
log1co cuando se trata de ii:~estigar objetos de estudio complejos, a trabajos prioritariamente reflexivos o teóricos.
como, es, el. caso de la trad~cc1on, ya que resulta dificil que una meto- 4) El periodo que denomina de renacimiento de la investigación,
dolog1a urnca aporte por s1 sola respuestas fidedignas.
a fines de los años ochenta, con un enfoque más cercano a la in-
vestigación científica. Su inicio lo sitúa en 1986 en el Intematio-
3.2.2. Métodos de investigación utilizados en Traductología nal Symposium on the Theoretical and Practica! Aspects of Teaching
Conference Interpreting, celebrado en la Universidad de Trieste,
que supone un punto de inflexión en la investigación.
Hasta los años ochenta l~s m~t?~os utilizados en Traductología se ba-
s.an ~.mdan;entalmente en la mtu1c1on, la especulación y en métodos cua- Neunzig (1999) distingue dos conceptos metodológicos opues-
litativos; solo en las dos últimas décadas empiezan a·introducirse mé- tos en la investigación en Traductología: 1) un planteamiento más
180
181
tradici~n~l que denomina tradu_ctología interpretativa o aproximación describir y explicar todos los fenómenos relacionados con la traduc-
hern;zeneutzca~ q:Ue, con planteamientos procedentes de las ciencias fi- ción. Como ya hemos señalado, la investigación de carácter empírico-
losoficas, persigue comprender de manera subjetiva lo que ocurre experimental es relativamente reciente en Traductología y se ha desarro-
usando n:i~todologías como el análisis de un corpus textual o la auto: llado sobre todo en el ámbito de la traducción escrita y de la traduc-
observacion; 2) un planteamiento más reciente, que denomina tra- ción oral.
ducto~ogía nomológi,ca con planteamientos procedentes de las ciencias
expenm~ntales y sociales ~especialmente de la Psicología) que persi-
gue ~xplzcar de ~anera obJetiv~ lo que ocurre y cuya metodología es
~mpir~co-~~penmental. Neun~ig afirma que, según el objetivo de la 3.3.1. La investigación empírico-experimental en traducción escrita
m_vestigacion, cada planteamiento presenta sus ventajas y desven-
taJas. En lo que se refiere a la traducción escrita, su inicio se sitúa a prin-
~ada la complejidad del hecho traductor y del amplio objeto de cipios de los años ochenta y consiste sobre todo en la utilización de la
estudio d~ la Tr~du~~ología, no es ~e extrañar que los métodos utiliza- técnica introspectiva de recogida de datos denominada Thinking Aloud
dos en !~ mvestig~c10n sean muy diversos. Como ya hemos señalado, Protocols (TAP), es decir, la verbalización de procesos mentales, que
la ~le~cion del .meto?o ª.~ecuad~ depende del objeto de estudio y del ayudan a obtener datos sobre el funcionamiento del proceso traduc-
obJetr;o de la mvestigacion. La Juventud de la Traductología explica, tor; por otro lado, los estudios de corpus que se han empezado a desa-
ad.emas, que, ~arezcamos de una tradición investigadora de plantea- rrollar en el seno de la Traductología facilitan la obtención de datos so-
mie~to :mpmco, c?m~arable a la que se ha dado en otras disciplinas bre la traducción en tanto que producto.
del amb~to de !as .~~ei:cias h.umanas y sociales (como. la Psicología, la
Pe~agogia, la LmguistICa ~ph~ada); esta ausencia,de tradición empírica • Los Thinking-Aloud Protocols
rev~~rte en una falta de entenas e mstrumentos propios para la investi- Los Thinking-Aloud Protocols o Think-Aloud Protocols (TAP), razona-
gacion. ·
miento en voz alta, son una técnica introspectiva de recogida de datos
P~eba del cambio de perspectiva que se ha prodbcido en los últi- (cfr. supra 3.2. l. «Métodos de investigación»), procedente de la psicolo-
mos anos en el seno de la Traductología respecto a los métodos utiliza- gía, que consiste en la verbalizació!f de procesos mentales y su recogi-
~os, son las numerosas reflexiones que se han efectuado sobre cues- da en protocolos. Podemos considerar, pues, que los TAP consisten
tiones n:etod?ló~i~as y sobre el planteamiento empírico-experimen- en la verbalización de lo que pasa en la cabeza del sujeto mientras está
t~ de la mvestigacion en traducción oral y escrita: García Landa (1995), realizando una tarea; en el caso de la traducción se le pide al sujeto tra-
~~le (1990a, 1990b, 1991, 1995a, 1998), Lamberty Moser-Mercer (1994), ducir un texto y que, al mismo tiempo, verbalice al máximo sus pensa-
~?.chh~.~er (1995a, 1995b), Dancette y Ménard (1996), Fraser (1996), mientos, grabándolo en magnetofón (o vídeo) y efectuando posterior-
Jaa~kelamen (1998), Kreutzer y Neunzig (1998), Neunzig (1999), Gerz- mente una transcripción escrita de las grabaciones. Aunque la mayoría
ymisch-Arbogast y Mudersbach (1998), Orozco (1997, 2000), Padilla de los TAP que se han efectuado son simultáneos e individuales, tam-
et al (l 999), etc. · bién se han realizado TAP retrospectivos (al finalizar la tarea) y dialo-
gados (con la intervención delinvestigador).
Jaaskelainen señala que el objetivo de los TAP es «conseguir una
mejor comprensión de los mecanismos psicológicos y lingüísticos im-
3.3. La necesidad de investigación empírico-experimental
plicados en el acto de traduciP> (1998: 266). Según Dancette (1995: 64),
al usar los TAP, se parte de la hipótesis de que el sujeto puede tomar
. ~ensamos que el gran reto que tiene planteado ahora nuestra dis- conciencia de una parte de las operaciones intelectuales que está efec-
ciph.na es avanzar. en la investigación empírico-experimental, que tuando y de que afluyen a la conciencia en primer lugar las actividades
persigue una .recogida de datos más sistemática, para proporcionar la realizadas en respuesta a un problema dificil que necesita una estrate-
base necesana de los estudios descriptivos que facilite datos para gia especial.

182
183
Esta técnica empezó a utilizarse en Traductología a principios de
los años ?chenta. El primer estudio fue el de Sandrock (1982), al que Algunos autores opinan que los datos introspectivos que propor-
han segmdo numerosos trabajos 17 : Dechert y Sandrock (1986), Krings cionan los estudios efectuados sólo con TAP no pueden preten.der
(1986, 1987, 1988), Konigs (1987), Jaaskelainen (1987, 1989, 1990, describir verdaderamente lo que pasa en la cabeza del traductor mien-
1993, etc.), Gerloff (1987, 1988), Lürscher (1991, 1992, 1996), Tirkko- tras traduce: los datos son incompletos y hasta pueden verse deforma:
nen-Condit (1989, 1990, 1992, 1993, etc.), Kussmaul (1991, 1995, dos aunque sólo sea por el hecho de que el suJeto sab~ que se l~ esta
1997, etc.), Fraser (1993, 1994), Laukkanen (1993), Kiraly (1995, 1997), obs~rvando y que efectúa dos accion~s a la ""!ez (tradum y verbahzar).
Alves (1995, 1996), Konigs y Kauffinan (1996), Tirkkonen-Condit y Dancette opina a este respecto que «ciertos t1pos de datos ve~bales pre-
Laukkanen (1996), Roiss (1998), etc. Aunque en la mayoría de los ca- ntan una cierta fiabilidad mientras que otros hay que mane1arlos con
serudencia. En este sentido, los niveles d e verb al"i~ac10n
. , correspon d ~n
sos se trata de TAP simultáneos, a veces se han utilizado también
TAP retrospectivos o solamente retrospectivos (Mondhal y Jensen, p grados de fiabilidad variables. El más fiable sena aquel en que la m-
199~; Fraser, 1993; etc.), o dialogados (Kussmaul, 1995); en muchas ;ormación se encuentra en la memoria a corto plazo, en una forma .co-
ocas10nes se han grabado en vídeo (Gerloff, 1988; Séguinot, 1989, dificada, verbal. El nivel menos fiable sería aquel en que las verb~i~a­
19?1; Mondhal y Jensen, 1992; Dancette, 1994, 1997; Dancette y ciones se hacen mediante combinación de elementos, por seleccion,
Menard, 1996; etc.). filtro, abstracción o elaboración» (1995: 69). ,
Algunos estudios añaden otras técnicas de recogida de datos como Por su parte, Jaaskelainen alude al hecho de. qu~ s'?lo ~en acceso a
rocesos conscientes: «Existen, sin embargo, senas limitaciones resl?ec-
cuestionarios (Krings, 1986, 1987; Dancette, 1994, 1997; Kiraly, 1995;
1997; Alves, 1996; etc.) o también observación directa y/o ordenador f0 a la utilidad de los TAP, debidas al hecho de que lo~ datos son me-

(Englund, 1993; Halskov, 1998, 1999; Livbjergy Mees, 1999; Lorenzo, vitablemente incompletos, ya que sólo lo q~e es conscient~, pu.ede ser
l 999a, l 999b; Hansen, 1999; Jensen, 1999; etc.), presentando una pers- verbalizado. Los TAP sólo pueden propomonar u~a. relacion mcom-
pectiva más multimetodológica. " pleta de los procesos implicados en una tarea cogmtiva» (1998: 267).
Los estudios del proceso traductor efectuados mediante TAP han A pesar de todo, la autora opina que los TAP pueden ayudar ~ co~o­
sido de diversa índole, variando los sujetos, las lenguas,ia dirección así cer mejor la naturaleza del proceso traductor y que su c?mbmac1on
como los aspectos analizados. Los sujetos han sido estudiantes de len- con datos procedentes de la ?bservaci.~n dir:~ta (entonación, pausas,
guas extranjeras sin formación en traducción (Sandrock, 1982; Dechert gestos, etc.), o incluso con la mformac10n adicional del ~esultad? de la
y Sandrock, 1986; Krings, 1986; Lürscher, 1991; etc.), estudiantes traducción, pueden proporcionar datos ~obre pro~esos 1?cº~,sciente~.
de traducción (Tirkkonen-Condit, 1990; Séguinot, 1991; Kussmaul, (cfr. infra N.3.3.4. «Problemas y ~erspectivas de la mvest1gac1on emp1-
1995; e!c.), traductore~ profesionales (Krings, 1988; Séguinot, 1989; etc.) rico-experimental en Traductologia»).
o estud1an!es y profesionales (Gerloff, 1988; Kiraly, 1995; etc.). Las len-
guas estudiadas son muy diversas y también varía la dirección (traduc- • Los estudios de corpus
ción directa o traducción inversa); además, en la mayoría de los casos Se conoce por corpus una compilac~ón de t~xtos en ~ormato ~l~c­
se solicita una traducción escrita, excepto estudios como el de Lürscher trónico que sigue unos criterios defimdos. Existen vanas de~i:1cio­
(1991) en que los sujetos efectúan una traducción oral de un texto es- nes de corpus; Rodríguez Inés (~O?O: 7) señala que estas defimcio?e~
crito. Se han abordado, además, aspectos específicos como los meca- apuntan las siguientes caractensticas: 1) es (o pr~te~de ser) fimt~,
nis.mos de resolución de problemas (Krings, 1986; Lürscher, 1991), cri- 2) está en formato electrónico; 3) se ha elaborado s1gu1endo un'?s cn-
tenos de toma de decisiones (Tirkkonen-Condit, 1990), la creatividad terios definidos; 4) es representativo de un~ lengua? ?e una vanedad
en traducción (Kussmaul, 1991 ), etc. de lengua. La extensión de los corpus es vana?le, existiend.o corp:is de
hasta más de 350 millones de palabras. Mediante herramientas mfor-
máticas específicas se obtienen datos estadísticos, ~istas de ~o1:1cordan­
17 cias, de palabras, etc., que permiten efectuar estudios descnpt1vos cen-
., N'?s basamos en la recopilación de estudios empírico-experimentales en traduc-
c1on escnta efectuada por Orozco (2000: 44-47). trados en aspectos gramaticales, l~xi~os, etc., así como estudios de erro-
res, análisis comparativos entre distmtas lenguas, obras, autores, etc.
184
185
~e han confeccionado corpus en numerosas lenguas. En el caso del en didáctica de la traducción (Pearson, 1996; Zanettin, 1998 y 2000;
espanol, cabe ~est~c~r el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) López Chollet, 2000; Stewart, 2000).; so~re cuestiones ~~todoló~cas
Y el Corpus Di~ronzco del ESJ:añol (CORDE), elaborados por la Real de los estudios de corpus y su aplicacion a la traduccion (Lavi~sa­
Aca~em1a Espanola; el Archivo de textos hispánicos de la Universidad de Braithwaite, 1996; Shlesinger, .19:8; Halverson, 1~~8); y, en especial,
Santiago (ARTI_:US); CU1;fB.RE, elaborado por la Editorial SGEL; el sobre diferentes aspectos descnptivos de la traduccion (V~derauwera,
G_orpus del espano! de la &publica Argentina; el Corpus Chileno de Referen- 1985; Al-Shabab, 1996; Kenny, 1998b; Munday,.1998; Puurtine?, 1998;
c~a; etc. El es~?i.o de co.rpus se ha ~til.izad? ~n muchas disciplinas: le- Overas, 1998; Hansen, 2000; Jantunen, 2000; Trrkkonen-Condtt, 2000;
~co~afia, .an~l;si~ del. dis~u:so, s~x10lmgfüst1ca, estudios estilísticos y Rodríguez Inés, 2~00, etc.), fundament~l;nente en. lo que se refiere al
h.t~ranos, lmguisti~a ~~~c:omca, dialec~ología, psicolingüística, adquisi- estudio de los umversales de la traduccion, es decrr, de los rasgos co-
c1on de lenguas, lmguistICa computacional, didáctica de lenguas etc munes de los textos traducidos independientemente de la lengua de
(cfr. Rodríguez Inés, 2000). ' ·
que procedan.
Ahor~ ?ien, sólo en época relativamente reciente se han empe-
. zado a ut~hzar los e.st1:dios de corpus en Traductología, siendo pio- • Investigaciones efectuadas . ., . .
n~ra Baker (1993), si bien con anterioridad se habían usado en disci- Orozco (2000) efectúa una revision exhaustiva de los es.~d10s ~m-
p~m~s afines como la ter_minología, la traducción automática y la di- pírico-experimentales realizados en el á~?ito de la tra~uc~ion escnta,
dacti~a de lengua~ extran1eras. Bake~,opina que los estudios de corpus señalando los objetivos, las muestras utilizadas y las tecmcas ei_ni:lea-
permiten al e:tudioso ~e la traduccion «observar su objeto de estudio das. Clasifica estas investigaciones en seis grupos según los ob1etivos
Y~xplorar q1:1e l~ hace diferente de otros objetos de estudio» (1993: 235), perseguidos; recoge~os .su cla~i?cación en la figur~ 28.
asi .c<;>mo «diluci~ar l.a naturaleza de los textos traducidos en tanto que En cuanto a las tecmcas utilizadas para la recogida de datos, Oroz-
actlVldad c~mum~ativa». (19?,3: 243). Los estudios.de corpus permiten co distingue entre intrume?tos propios (las, traducciones Y, algui;ios
en este sei:tido l~ mvestigacion de las normas que rigen la traducción programas de ordenador) e mstrumentos foraneos. La ma)'."ona ~e ms-
Y que la difere~cian de otras manifestaciones lingüísticas: los universa- trumentos empleados proceden de otros caml?os: T~. (simultai:ieos,
les de la traducczon. ' retrospectivos, individuales, dialogados), entrevistas, diar_i<;>s, cuestiona-
Bake~ (1995) distingue tres tipos de corpus de interés para la Tra- rios y medidas psicofisiológicas; de todo~ ~llos, el más utilizado son l.os
ductologia: corpus pa,r~lelo, corpus multilingüe y corpus comparable. TAP. Recientemente, ha empezado a utilizarse el or.~enado~ como ~n­
El c01yus paralelo ~sta mtegrado por textos en una lengua y sus corres- trumento propio de búsqueda de da.tos en traducc10.n escnta: Ensm-
pondientes tradu~ciones en otra lengua 18 • El corpus multilingüe inte- ger (1997a, 1997b), Ensinger y Neunzig (1998), Neunzig (1997a, 1997b,
gr~ corpus. monolmgües en dos o más lenguas basados en criterios si- 1998),Jakqbsen (1998, 1999), etc. Incluso se han desarr~llado ~rogramas
milares (mismos géneros textuales, mismo tema, misma función, etc.). específicos para la recopilación de datos de la traduccion escnta, como
El corpus comparable consiste en dos corpus de textos en la misma es el Translog, creado por Jakobsen (cfr. Jakobsen, 1998) y utilizado por el
lengua: ui:o de textos, o~iginales y ot~o de text,os traducidos de otras grupo TRAP de la Universidad de Copenhague; otros programas, como
lenguas (sm ser estos ultimas traducciones de los primeros); para ser el programa Proxy, se ha adaptado por el. grupo PACTE a la~ necesidades
compa~ables ambos corpus, han de abarcar ámbitos, variedacdes y épo- de la investigación sobre la competencia traductora (cfr. znfra VI.2.2.4.
cas similares f tener una longitud análoga. «El modelo holístico de PACTE»).
Los estudios .de corpus han tenido ya un cierto desarrollo en la Tra- Como dice Orozco: «Con la salvedad de los programas de ordena-
du~tología, en dr~rersos ámbitos (cfr. Rodríguez Inés, 2000: 69 y ss.). dor y las traducciones, existe en nuestro campo una tendencia general
Existen, asi, traba1os en tomo a la utilización de los estudios de corpus a utilizar instrumentos de medida procedentes de otros campos, como
la psicología o las ciencias de la educación» (2000: 50). Pens~mos 9ue
..
18
Esta denominación da pie.a equívoco, ya que en didáctica de la traducción suele éste es precisamente .el mayor problema.~ que s~ enfrenta la mv~stiga­
u.t1hzarse textos paralelos para refenrse a textos equivalentes en dos lenguas .sin ser traduc- ción empírico-expenmental en traducc10n escnta: la falta de mst~­
c10nes. '
mentos propios validados, que permitan recoger datos fiables; esto di-

186 187
. . FIGURA28
ficulta el diseño de la investigación, ya que el investigador se ve obliga-
Ob1et1vos d~ ,la inv~stigación empírico-experimental do a diseñar instrumentos y a validarlos previamente a su utilización.
en traducc1on escnta según Orozco (2000: 48-49)

1. Importancia de diversos elementos durante el proceso de traducción 3.3.2. La investigación empírico-experimental en traducción oral
Dec~ert y Sandrock, 1986 (unidad de traducción)· S, .
ducc1ón y edición)· Jaaskelainen 1990 ( . , ' e~mot, 1989 (encargo de la tra- En lo que se refiere a la investigación empírico-experimental efectuada
so de comprensión' del TO)· Shr~ve S ~.~e~1on c°:l_sc1ente); Englund, 1993 (proce-
comprensión del TO); Tirkkonen-Co:di~e 19~~
Dancette y Ménard 1996 (p d '
t ., 1993 (papel de!~ lectura en la
.~structuras de cohes10n de la LO)·
sobre la traducción oral, Gile (1995a) señala que en el periodo experimen-
tal de los años sesenta y principios de los setenta, se realizan investigacio-
1996; Halskov 199S 1999 roceso de comprens1on del TO); Konigs y Kauffinann' nes experimentales sobre la diferencia temporal entre el orador y el intér-
· ' ' (proceso e comprensi ' d 1 TO) J '
d e tiempo); Lorenzo 1999a (proceso d -~n) e ; ensen, 1999 (límite prete, la rapidez en la reformulación, la atención selectiva, la velocidad del
' e comprens1on .
orador, la anticipación, etc. En el último periodo, empírico-experimental,
2. Problemas de traducción y estrategias de traducción que se inicia a fines de los ochenta, Gile destaca las investigaciones sobre
Dollerup, 1982; Krings, 1986, 1987· K' . . . aspectos neurofisiológicos y sobre la especificidad lingüística de la inter-
cher, 1991, 1992, 1996; Mondhal ' e~~~s, ~98~, Ttrkkonen-Condit, 1989; Lürs- pretación (cfr. figura 29).
problemas de creatividad)· Gonzá{ J R d ', 1996, Kussmaul, 1997 (resolución de A pesar de la investigación efectuada, Gile acaba concluyendo «el ca-
1999. · ' ez, 0 nguez Y Scott-Tennent, 2000; Hansen,
rácter intuitivo, reflexivo o teórico de lo esencial de la investigación rea-
lizada hasta ahora en interpretación» (l 995a: 207), y señala que, a excep-
3. Componentes de la competencia traductora
ción de la investigación experimental de los años sesenta y el impulso de
K_ussmaul, 1991 (creatividad); Mondhal ]en . . . . fines de los ochenta, existe muy poca investigación con método científico.
Ttrkkonen-Condit 1992 (con . . Yl. sen, 1992 (con0c1m1entos lmgüísticos)·
' oc1m1entos mgüísti · 1 ·'d" '
(transferencia cultural)· Laukkanen 1993 (1 . co)s y enc1c ope ICos); Fraser, 1993 FIGURA 29
'
tos d e1 tra d uctor); Dancette 199 ' a rutina · Schaeffuer 1993 ( · ·
4 1997 ( . .' ? .. conoc1m1en- La investigación empírico-experimental en interpretación
cos); Dancette, 1995 (com~etenci~ lin .. ,c~noc1m1ent~s ~~?"~lmgliísticos y temáti- según Gile (1995a)
(creatividad); Alves 1995 1996 (co tgu1s~1cl~ y ex~almgu1stica); Kussmaul, 1995
dº L ' ' mpe enc1a mgüística y lt 1) T kk
~t }'." aukkanen, 1996 (afectividad)· Atkins V cu ura ; Ir onen-Con-
L1vb1erg y Mees, 1999 (documentacicSn). y arantola, 1997 (documentación); Periodo experimental de los años sesenta

4. Competencia traductora del traductor profesional La diferencia temporal entre el orador y el intérprete (Oleron y Nanpon, 1964), la ra-
pidez en la reformulación (Treisman, 1965), la atención selectiva (1967), la compara-
Jaaskelainen, 1987; Krings 1988· G l ff. .... ... ción de los' parámetros rítmicos del habla y de las pausas en discursos espontáneos
dit, ~~90_;Jaaskelainen y Tirkon~n-~~~di/~~~;¡a~skelamen, 1989; Tirkkonen-Con- (Goldman-Eisler, 1967), la segmentación del discurso de partida (Barik, 1969; Gold-
ducc1on mversa). ' ' raser, 1994; Lorenzo, 1999b (tra- man-Eisler, 1972), la velocidad del orador (Treisman, 1965; Barik, 1973y1975; Gold-
man-Eisler, 1967 y 1972; Gerver, 1969; etc.), el efecto del ruido ambiental (Gerver,
5· Didáctica de la traducción 1974), la anticipación (Chemov, 1973), etc.

(~;aluac1ón);.Neunzig, 1997a, 1997b {998


c10n); Fox, 1998 (evaluación)· Roiss '1998· :
r
Séguino~, 1991 (estrategias de aprendiza"e)· Ki 1 . .
~' 19~5, Hansen, 1997; Kiraly, 1997
J~·ª or como profesor de traduc-
Periodo empírico-experimental de los años ochenta

Aspectos neurofisiológicos (Gran y Fabro, 1988; Lambert, 1989; Dan), 1989; Ilic, 1990;
2000 (diarios de traducción). ' ' ' ª mgton, 1999 (evaluación); Fox, Green eta!., 1990; Kurz, 1993).
Especificidad lingüística de la interpretación (Avirovic, 1990; Fusco, 1990; Russo,
6. Los TAP como técnica de recopilación de datos 1990; Setton, 1993).
Otros temas: las pauasas en simultánea (Cenkova, 1989); comparación traducción a
Gerloff, 1987;Jaaskelainen, 1993. vista y simultánea (Viezzi, 1990); restitución de cifras en consecutiva (Alessandri-
ni, 1990); la comprensión (Dillinger, 1989, 1990), etc.

188
189
De todos modos, es de destacar la gran proliferación de estudios em-
píricos sobre la traducción oral que se ha producido en la última década; FIGURA 30
sirvan de ejemplo los trabajos de Gran y Taylor (1990), Lambert (1992), Etapas de la investigación empírico-experimental
Moser-Mercer (1994), Daró (1994, 1997), Kurtz (1994), Padilla et al (1994, (PACTE, 2000: 106, adapt. de Arnau, 1995)
1995), Padilla (1995), POchhacker (l 995a, l 995b), Schlessinger (1995),
Tommola (1995), Braun y Clarici (1996), Gambier et al (1997), Jiménez l. Delimitación del Nivel conceptual
(1999), etc. A ello hay que añadir las numerosas publicaciones de Gile objeto de estudio
donde se analizan estos trabajos y se reflexiona sobre los métodos de in-
vestigación en interpretación (Gile, 1990a, 1990b, 1991, 1995a, 1995b,
1995c, 1998). 2. Formulación de 8. Modificación
hipótesis teóricas de hipótesis o
generalización
3.3.3. Criterios de la investigación empírico-experimental
en Traductología
3. Formulación de
hipótesis empíricas
La investigación empírica consta de una serie de fases con un carác-
ter cíclico, que sigue el proceso heurístico de la investigación científi-
ca; lo representamos en la figura 30, según la adaptación que efectúa el 4. Diseño de la Nivel
grupo PACTE de la propuesta de Arnau (1995). investigación metodológico
Como vemos, se trata de ocho pasos que se sitúan en tres niveles de
investigación diferentes: conceptual, metodológico y analítico. En el ni-
vel conceptual, se define y delimita el objeto de estudio, el problema que 5. Recogida de datos
la investigación pretende resolver; después se formulan las hipótesis teó-
ricas, que suponen una explicación tentativa del problema, y se elaboran
las hipótesis empíricas, que operacionalizan las téoricas al ser obsetvables Nivel analítico
y poderse contrastar mediante métodos empíricos. En el nivel metodoló- 6. Análisis de datos
gico, se diseña la investigación y se recogen los datos, utilizando las técni-
cas que se hayan elegido. En el nivel analítico, se obsetvan y analizan los
datos recogidos, para luego contrastar las hipótesis; si la contrastación re- 7. Contrastación de
sulta positiva pueden generalizarse los resultados (siempre en función de hipótesis
la representatividad de la muestra), volviendo al nivel conceptual, y si es
negativa hay que modificar las hipótesis. Como ya hemos señalado, los
problemas más importantes de la investigación empírico-experimental en diendo muchas veces de definir un back-gro~nd teórico general en el
Traductología se sitúan sobre todo en el nivel metodológico, al carecer de que deben entenderse los resultados» (Neunz1g, 1999: 5-6). En este, sen-
instrumentos de recogida de datos que hayan sido validados. tido, Neunzig (1999: 10-23)_, basándose. en los po~tulados de la teona d~
En el momento actual, la investigación empírico-experimental en la ciencia, plantea los critenos de ex:actitud e~enmental que deben ~b.
Traductología es todavía incipiente y dispersa, por lo que adolece toda- setvarse en la investigación empínco-exl?enmental en Traducto~ogia,
vía de algunas insuficiencias. Como señala Neunzig: «se empieza a ob- incluye además ciertos criterios que denvan del contexto ~xpenmen­
setvar un "empirismo por el empirismo". Se realizan una gran cantidad tal, esp~cialmen~e en la investigación didáctica, que. deno.mma la prag-
de experimentos que, aunque correctamente planteados, tratan de mática experimental, y otros que responden a l~ ~xigenc1a d~ tr~nspa­
cuestiones muy aisladas o de muy poca relevancia científica, o que es- rencia (la relevancia experimental). ~sí pues, ~lVlde estos cr~ter~os en
tán mal planteados en lo que se refiere al diseño experimental, prescin- tres apartados: 1) criterios de .ex~ct1tud expenn:ental; ~) entenas de
pragmática experimental; 3) entenas de relevancia expenmental.
190
191
. Los criterios básicos de exactitud experimental que señala N _ Por último, Neunzig señala que el investigador tiene que plantear-
zig son: eun se para qué servirá su investigación (la relevancia experimental), es decir,
ponderar la relevancia que puede tener. Ello obliga a matizar la impor-
tancia (o no) que puede tener la investigación para la ciencia en gene-
- <?bjetividad. G~rantizar que el planteamiento del diseño expe-
ral y la relevancia de los resultados obtenidos. Señala varios tipos de re-
riment~l, Y l?s mstrumentos q.~e se utilizan sean independien-
levancia: intelectual, social, científica (interdisciplinaria, intradiscipli-
tes d.el mvestig~dor que los utiliza, es decir, que en caso de que
naria, metodológica), económica, profesional y didáctica. El criterio de
el mism? experimento .sea realizado por otros investigadores, se
o~te?.drian resultados iguales o similares. relevancia experimental es fundamental, según el autor, para evitar el
peligro del empirismo por el empirismo y para asegurar la transparen-
- Fiabilidad. Controlar tod?s los factores que puedan distorsio-
n.ar los resulta~os, es decir, las variables extrañas, bien cono- cia del proceder científico.
Neunzig aboga porque la Traductología busque un camino de in-
c~endo la magmtud de s? influencia o minimizando su influen-
vestigación propio: «Un procedimiento investigador que no esté en-
cia dentro del pla?team.iei:ito del diseño experimental. Se refie-
re, P?es, .a. la consistencia mtema del diseño. focado solamente a la exactitud postulada por el positivismo, sino
que prime la practicabilidad y la relevancia de proceso científico»
--,-- Replicabd~dad (o reproducibilidad). Garantizar que los resulta-
(1999: 21). Así pues, «no se trata de obtener resultados significativos
dos obtemdos en un experimento puedan repetirse en experi-
me~tos paralelos con otros sujetos. desde el punto de vista estadístico, sino resultados relevantes» (1999: 22).
Coincidimos con el autor en que, en el momento investigador actual
- Validez. As~~rar que los resultados sean indicadores válidos
de la Traductología, conviene dar prioridad a la relevancia de los da-
p~ra. los objetivos que ~esean alcanzarse, es decir, que se está
midiendo l?. que en realidad se desea medir. tos para el conocimiento del hecho traductor.
Neunzig propone un proceso investigador que denomina procedi-
- Extrapolabilidad. Garantizar que los resufrados obtenidos sean
miento transparente de investigación empírico-experimental que recoge to-
extrapolables a otras ~it~ac~ones o, por lo menos, que sirvan de
dos los criterios expuestos, mostrando los pasos que conviene seguir
bas~ para formular hipotesis de trabajo para posteriores investi-
gaciones. (cfr. figura 31 ).
- ~uantificabilidad. ~~egur~~ que los datos obtenidos sean cuan-
t~ficables para permitir analisis estadísticos que garanticen la va- 3.3.4. Problemas y perspectivas
lidez de los resultados obtenidos.
de la investigación empírico-experimental en Traductología
- Validez ec?ló~ica (º. situacional). Reflejar una situación real 0 lo
menos artificial posible
La investigación empírico-experimental en Traductología no está
exenta de problemas. En el caso de la traducción escrita, numerosos
. En cua?tº. a la pragmátic~ experimental, Neunzig distingue los si- autores han reflexionado críticamente sobre la investigación efectua-
guientes criteri?s, que se derivan de la situación investigadora y del da (cfr. Toury, 1991b; Fraser, 1996; Dancette y Menard, 1996; Neun-
contexto experimental: zig, 1999;Jaaskelainen, 1998; Bell, 1998; etc.).
- Equidad. As.egurar que todos los participantes tengan exacta- La mayoría de reflexiones giran en tomo a la pertinencia del uso de
mente las mismas posibilidades. los TAP como medio de recopilación de datos; a pesar de los avances
- Aplicabilidad. Garantizar que el diseño sea realista y pueda lle- que suponen los estudios con TAP para un mejor conocimiento del
varse a cabo en el contexto adecuado. proceso traductor, tienen limitaciones intrínsecas al no dar acceso a
- ~racticabilidad. (o economía científica). Asegurar que los expe- procesos inconscientes o automatizados del traductor profesional (o
fimen~os Y los mstrumentos tengan un diseño sencillo para que desconocidos en el caso de los estudiantes) y por la interferencia que
os sujetos ~o s~ ~obrecarguen y para que el investigador los producen en el proceso real que se efectúa al traducir al tener que estar
pueda manejar facdmente. verbalizando al mismo tiempo. También se cuestionan las característi-

192 193
FIGURA 31
cas de las muestras utilizadas y el diseño de la investigación. Orozco re-
Procedimiento transparente de ~nvestigación empírico-experimental
visa las críticas efectuadas y las agrupa en estas tres áreas (cfr. figura 32).
(Neunz1g, 1999: 23)

cc:mc:etar el problema a estudiar y FIGURA 32


Justificar por qué es interesante Críticas efectuadas a las investigaciones empírico-experimentales
sobre la traducción escrita (Orozco, 2000: 62)
definir el objeto de estudio, el marco teórico de referencia
Y los presupuestos, conceptos o ideas de las que se parte LosTAP LAs MUESTRAS EL DISEÑO DE LAS
COMO INSTRUMENTO DE LOS ESTUDIOS INVESTIGACIONES

decisión: evaluar la :elev~cia general, por qué se plantea • pensar en voz alta mien- • cantidad de sujetos de- • falta de objetivos defini-
trabajo un estud1? a rnvel empírico y contextualizar tras se traduce es poco masiado reducida que dos a priori, falta de di-
no-empírico el estudio dentro de otras investigaciones no permite generalizar seño experimental y de
natural e interfiere en
una de las dos tareas m sacar conclusiones sistematización
• si el sujeto se sabe ob- relevantes • objetivos demasiado am-
decisión: trabajo empírico servado, suele modificar • poca representatividad biciosos en relación con
su conducta y, por lo de los sujetos que no la muestra y con los ins-
tanto, el investigador no permite generalizar a la trumentos utilizados
f~rm~lar las, hi.pó~esis de trabajo abiertas («lo que se busca», observa la realidad población diana • generalización impru-
éque pasana s1 .... ) o concretas («lo que se quiere validar») • las técnicas introspecti- dente de los resultados
vas, que sirven para ela- obtenidos
borar o perfeccionar hi- • falta de objetividad para
decisión:
elegir el tipo ~e investigación (obseNacional, exploratoria, pótesis, no deben utili- interpretar los resultados
trabajo
corre~ac1onal, causal) y determinar las variables . zarse para contrastarlas
no-experimental
dependientes («lo que se quiere observar,= medir»)

decisión: trabajo experimental Estas críticas no hacen sino poner de relieve los problemas a que se
enfrenta la investigación. Basándose en las investigaciones realizadas y
en las críticas efectuadas, Orozco plantea los problemas fundamenta-
de~n~r el univers.o experimental («a quién se quiere observar») y les de la investigación empírica en traducción escrita: la falta de instru-
d1senar el expenmento (muestra única, repeated measurement.. .)
mentos de medida específicos que induce a tomar prestados instru-
mentos de otras disciplinas (como los TAP); la disyuntiva entre la bús-
definir las variables independientes («cómo se quiere observaP>) queda de validez interna, con experimentos totalmente controlados
y las extrañas («qué hay que con~olaP>)
pero que no tienen poder de generalización, o de validez externa para
poder generalizar resultados; las dificultades derivadas de la gran com-
diseñar los instrumentos de m~dición («con.qué se quiere mediP>), definir las variables plejidad de la traducción que introduce numerosas variables extrañas,
que se van a observar (dependientes) y elegtr los tests estadísticos de análisis de datos etcétera. La figura 33 muestra estos problemas y las vías de solución
que propone Orozco.
proceder a la recogida de datos y su análisis estadístico (descriptivo inferencia!) En lo que se refiere a la traducción oral, Gile (1995a) señala los pro-
Y contrastar los resultados con las hipótesis («qué nos dicen lo; datos») blemas a que se enfrenta la investigación empírica, indicando aspectos
como: la diversidad de situaciones (en cuanto a lenguas, dirección,
interpretar .los resultados obtenidos, evaluar su relevancia específica tipo de intervención, etc.), la dificultad de acceso a los sujetos para las
Y determmar el marco en el que se deben entender y extrapolar · investigaciones; la existencia de un entorno profesional poco motiva-
do a la investigación, la exigencia de interdisciplinariedad en las inves-
194
195
FIGURA 33
Problemas de las investigaciones empírico-experimentales en +..-aduc · , método retrospectivo por la imposibilidad de recordar procesos cogni-
. , d ., u oon tivos automatizados que no dejan huella en la memoria y no pueden
escnta y vias e so1ucion (Orozco, 2000: 72)
verbalizarse, por la confusión que puede darse en los sujetos entre lo
PROBLEMAS que han hecho y lo que creen que han hecho, y por el deseo de cum-
VÍAS DE SOLUCIÓN
plir las expectativas del investigador. El método observacional, a pesar
Falta de tradición y formación en meto- de la validez científica que tiene toda observación sistemática de la rea-
Inclusión en los programas de doctora-
dología de la investigación
do de traducción de asignaturas de me- lidad, también plantea problemas: no pueden controlarse las condicio-
todología de la investigación· nes ambientales y, por lo tanto, pueden aparecer variables extrañas, los
Falta de instrumentos de medida especí-
Creación y validación de instrumentos
sujetos pueden cambiar su comportamiento al sentirse observados, así
ficos para nuestra disciplina de medida adecuados como la diversidad de condiciones de trabajo existentes que dificulta la
identificación de variables en el fenómeno estudiado. El método expe-
Generalización imprudente de resulta-
~gurosidad en la administración de los rimental también presenta sus limitaciones; la principal, según la auto-
dos de las investigaciones
ms~mentos de medida y en la interpre- ra, radica en «la dificultad de reproducir en condiciones de laboratorio
tación y el análisis de datos
una situación real que incluya todos los factores (variables) que tienen lu-
Muestras reducidas o poco representati- Planifi~~ción del diseño experimental y gar alrededor de la interpretación, por la dificultad misma de reproducir-
vas
formacion de muestras representativas los y porque no está claro cuáles son esos factores» CTiménez, 1999: 121).
Insuficiencias de los datos ofrecidos por El carecer de datos suficientes sobre el funcionamiento de la interpreta-
Utilización de otros instrumentos de re-
los TAP
copilación de datos ción, base descriptiva previa que requiere toda experimentación, dificul-
ta la aplicación del método experimental.
Falta de validez externa o ecológica Jiménez pasa revista después a los problemas metodológicos a que se
Val?ración de 13: preferencia, en cada es-
tudio concreto, de favorecer la validez enfrenta la investigación empírico-experimental sobre la traducción oral,
externa o interna, segú!_l los objetivos dividiéndolos en dos apartados: los derivados de la aplicación del méto-
Existencia de factores de confusión en
R~plicación de investigaciones y aisla- do empírico y los derivados del diseño de la investigación. Entre los pro-
las investigaciones blemas relacionados con la aplicación del método empírico destacan:
miento de los factores de confusión de
los que se sospecha la ausencia de un marco teórico general, de paradigmas y de modelos
Objetivos mal definidos o demasiado am- aceptados a partir de los cuales definir los problemas e iniciar la inves-
Diseños expe_rimentales adecuados y
biciosos en relación con los instrumen-
p~obados previamente mediante pruebas
tigación; la ausencia de métodos de investigación establecidos; la ar-
tos o con las muestras utilizadas piloto y/o exploratorias tificialidad de la situación de experimentación; la escasez de puestos
académicos relacionados con la interpretación, y la escasa formación
científica de los investigadores. En cuanto al diseño de la investiga-
ti~aciones, que r~quiere una formación complementaria del intérprete ción señala la dificultad en la selección de las variables que van a
asi c?m? la propia complejidad del fenómeno de la interpretación. ' controlarse, que está determinada a veces por valoraciones subjeti-
Jimenez \1999: 108-138), por su parte, analiza las limitaciones ro- vas; el limitado número de intérpretes en un mismo lugar y con una
ble~as Y, posibles sol~ciones de~ ,uso de los métodos empíricos en in- '1f misma combinación lingüística, que impide trabajar con muestras
vestigacioi; sobre la mterpretacion, recogiendo la opinión de diversos significativas de profesionales; las dificultades de acceder a un corpus
autores (Gile, 1990, 1991, 1998; Gile et al, 1997; Pochhacker, 1998· Mo- textual auténtico idóneo para la investigación; los problemas de vali-
~e~-M~rcer, 1.997; etc.) .. La autora s.eñala.la inviabilidad de la utiliz~ción dez, representatividad y cuantificabilidad de los datos, por proceder
e met<?do m~<;>~pectivo para la mvestigación sobre la interpretación de estudiantes o de investigaciones efectuadas en laboratorio, por el
dada la m~po~ibihdad .de interpretar a la vez que se está hablando d ' reducido tamaño de las muestras, por la dificultad de medir ciertos
otra cosa; mdica también los errores que pueden derivarse del uso de~ elementos, etc. La figura 34 recoge estos problemas y Jas vías de solu-
ción propuestas.
196
197
FIGURA 34
, . as al posibilitar la triangulación de los datos obtenidos por cada
1
Problemas y vías de solución de la investigación empírico-experimental
te~~ ~e ~llas, pueden permitir un me~or análisis del hecho _traductor.
en traducción oral según Jiménez (1999)
~ vías de solución que hemos menc10nad_o trazan un cammo, que se
~~de seguir para que la investigación empínca s?bre la ~aducc1on pue-
RELACIONADOS
PROBLEMAS VÍAS DE SOLUCIÓN ~a avanzar en todos sus ámbitos. En este camino cons1d:r~?s acu-
Ausencia de marco teóri- Mejorar la formación científica ciante que se busque la relevancia de los datos de_ la mves~1gac10n par~
CON LA APLICACIÓN co aceptado
DE LOS MÉTODOS de los investigadores el conjunto de la Traductología, que se sepa ele~r los me~odos (cuali-
Ausencia de métodos de Aplicar una metodología senci-
EMPÍRICOS investigación establecidos Ila que arroje luz sobre datos
tativos cuantitativos) y los intrumentos en func10n del ?b~eto de estu-
Escasez de puestos acadé- básicos dio y de los objetivos planteados, y que se fomente la replica y el con-
micos tacto entre los investigadores.
Vincular la investigación teóri-
Escasa formación científi- ca con la empírica
ca de los investigadores Buscar aplicaciones de la inves-
Artificialidad de la experi- tigación (didáctica), que pon-
mentación gan de relieve su utilidad
Potenciar la investigación in-
terdisciplinaria
Fomentar la comunicación en-
tre investigadores
RELACIONADOS Selección de las variables
CON EL DISEÑO Trabajar con un número reduci-
Muestreo
do de variables en cada estudio
Corpus textual
Recumr ·a muestras de conve-
Datos: Validez
niencia controlada, y a corpus
Representatividad existentes
Cuantificación Potenciar la publicación de cor-
pus de textos auténticos
Utilizar técnicas de otras disci-
plinas (psicología, sociología)
para solventar los problemas
relacionados con los datos
Fomentar la réplica

Como ya hemos señalado, la juventud d~ la Traductología explica


que carezcamos todavía de una herencia consistente de planteamiento
empírico, comparable a la que se ha producido en otras disciplinas.
Esa falta de tradición es fuente de problemas y repercute en el diseño
de la investigación, sobre todo en lo que se refiere a la falta de instru-
mentos de medida propios y validados, elemento esencial de todo di-
seño investigador. Además, la falta de una base descriptiva previa difi-
culta también la aplicación de métodos empíricos. A ello se une la
complejidad de los mecanismos y procesos que intervienen en la tra-
ducción; en este sentido pensamos que diseños investigadores que,
con una perspectiva multimetodológica, aúnen. la utilización de varias

198
199
V
Nociones centrales de análisis

En su corta andadura, la Traductología ha ido acuñando una serie


de conceptos que son elementos clave para el análisis de la traducción
y que han ido desplazando a la que ha sido la noción clave a lo largo
de la historia: la noción de fidelidad. Estas nociones son: la equivalen-
cia traductora, la invariable traductora, la unidad de traducción, el
método traductor, las técnicas de traducción, las estrategias traducto-
ras, los problemas de traducción y los errores de traducción 1• Se trata
de nociones transversales y recurrentes2, cuya historia es más o menos
reciente y su análisis mayor o menor según los casos, que han sido
objeto de debate en el seno de la Traductología, produciéndose posi-
cionamientos diferentes según los autores y los enfoques, ya que su
definición depende siempre de la concepción de la traducción de que
se parta. Podríamos decir que con la Traductología moderna asistimos
a un despliegue de nociones que nos ayudan a perfilar mejor el análi-
sis del hecho traductor. Todas estas nociones están íntimamente rela-

1
Holmes (1988: 76) se refiere a la equivalencia traductora y la invariable traductora
como problemas de traducción; si bien es cierto que representan un problema para la traduc-
ción y para la T raductología, consideramos que la noción de problema es una noción di-
ferenciada que merece un tratamiento aparte (cfr. ín.fra V.8. «Los problemas de traduc-
ción»).
2
Las nociones propias de cada enfoque o modelo serán explicadas al hilo de la pre-
sentación de cada tendencia traductológica; cfr. ín.fra VI.1.2. «Modelos de análisis del
proceso traductoP>, VII.3. «Aplicaciones del análisis textual al estudio de la traducción»
y VIII.2. «Modelos comunicativos y socioculturales de la traducción».

201
cion~da~ ,entre sí Y actúan complementariamente en la definición cos autores utilizan esta noción3 y va ~ejando paso a otras que, de
descnpc1?,n de la traducci?n; ahora bien, de todas ellas la equivalenci~ modo complementario, ayudan a exphc~r meJor l~ natur~leza del
es la noc1on central que nge el funcionamiento de las demás.
vínculo entre el texto original y su traducción: la eqmvalencia traduc-
tora, la invariable traductora y el método traductor.
l. LA FIDELIDAD: IA NOCIÓN CIAVE A LO LARGO DE IA HISTORIA

2. LA EQUNALENCIA TRADUCTORA
~t> «La fidelidad al original, principio invariablemente proclamado
por todos los ~ad.uctores, pero que no está exento de las más sotpren- La equivalencia traductora se ha considerado la noción central de
dentes contrad1cc1ones, es, sin lugar a dudas, la noción central del de- la Traductología y ha sido durante décadas uno de las grandes temas
bate en tomo a la traducción y que cada siglo vuelve a poner en la pa-
lestra» (Cary, 1963: 21). de debate.
A lo largo de la historia, la fidelidad, entendida como la relación
- que se. ~stablece entre el texto original y su traducción, aparece como 2.1. El carácter centraly controvertido de la noción de equivalencia
la ?oc10n clave de ~as reflexiones en tomo a la traducción. El término
lo mtroduce Horac10 en l~ Epístola ad Pisones (13 a.C.) cuando afirma: La noción de equivalencia empieza a plantearse p~ra explicar la .tra-
«~ec verbum verbo curab1s redd~re ~dus intetpres». Como ya hemos ducción por los primeros teóricos de la Traductologia moderna, ~ien­
senalado (c~. supra III.2. «De C1ceron a las primeras teorías moder- do Vinay y Darbelnet (1958), Nida (1959) y Jakobson (1959} los pr~me­
n~s»), este vmculo entre el texto original y su traducción se entiende de
d!versas maneras, Xla~ respuestas oscilan entre ht sujeción al texto ori-
ros en utilizar este término. Para Vinay y Darbelnet, la eqmvalencia e.s
sólo un procedimiento de traducción más entre otros (la transposi-
..-v ~I~al Y la ad~ptac1on libre, pasando por la iusta via media o la transmi-
s1on del sentido. ción, el calco, etc.). Nida (1959) utiliza el término e_quivale11:cia para de-
finir el principio básico de la traducción: conseguir el eqmvalente na-
. ~istóricamen~e, .~l término fidelidad en traducción se ha solido tural más cercano en una situación determinada (1959: 20). Jakobso?,
1d~nt1ficar con SUJ~~1oi: al texto ori~inal (traducción literal) y opuesto sin embargo, incide en la importancia de esta noci~n: «La equiy~lencia
a liben;a? (traducc~on libre); ahora bien, como indicamos en La notion en la diferencia es el problema cardinal del lenguaJe y la cuestion cen-
defi.de1zte en traductzon (Hurtad.o Albir, 1990), no debería ser así, ya que, tral de la lingüística» (1959/1975: 70). S:atford parte. de este concepto
estr1~tamente hablando, fidel~~ad expresa únicamente la existencia de para definir la traducción: «La sustitución de matenal textual en una
un vmculo ~ntre un texto ongmal y su traducción, pero no la natura-
lengua (LQ) por material textual equivale?te en otra le~~a (LT)»
, leza de e~e vmculo; hace falta, pues, caracterizarlo. En este sentido en (1965/1970: 39); además, define la equivalencia como la cuestion central
.-¡/ e~e.trabaJo propugnamos el principio de fidelidad al sentido· este prin-
de la traducción y de la teoría de la traducció?: «El problema cen~al de
Cip10 se. c~mcretiza en fidel~dad a lo que ha querido decir el ~misar del la práctica de la traducción es encontrar eqmvalentes de traduccion en
text? on~nal, a los mec~1,smos propios de fa lengua de llegada y al LT. La tarea central de la teoría de la traducción es definir la naturaleza y
destmatano. de la trad~c~1on. Se señalan, además, tres dimensiones
c:¡.--
las condiciones de la equivalencia de traducción» (1965/1970: 40).
que caractenza? ~ cond1c1onan la fidelidad en traducción: la subjetivi-
dad (la ~ecesana mtervención del sujeto traductor), la historicidad (las
Nida y Taber también echan mano de esta n?ción para definir la .tra-
ducción: «La traducción consiste en reproducir, mediante una eqmva-
re.per~us10nes del .conte~to sociohistórico) y la funcionalidad (las im- lencia natural y exacta, el mensaje de la lengua original en la lengu~ re-
plica.c1ones de la tlpolo.~1a tex~al, la lengua y el medio de llegada, y la
fin~lidad de la traducc1on). Existen, pues, diversas maneras de serfiel
segun los casos.
ceptora primero en manto al sentido y luego en cuanto al estilo»
(1969: l2). Según Snell-Homby (1988: 15), la noción de equivalencia
d r Sin embarg?, a ~esar de la importancia que tiene la noción de fi- 3 Así, por ejemplo, la Routledge Enciclopedia efTranslation Studies (Baker, 1998) no in-
e idad en la histona, con la aparición de las teorías modernas po-
troduce esta noción.

202
) 203
'~ ,( ,,.,¡··:
vt
aparece en la Traductología como solución a la polémica histórica en-
tre traducción literal y traducción libre, planteándose como una espe-
1 cíe de tertium comparationis entre ambas. . Cuestionamiento y pertinencia de la noción.
Este carácter central de la noción de equivalencia es recogido por El dinamismo de la equivalencia traductora
Rabadán en su libro Equivalenciay traducción (1991) al definir la equiva-
lencia traductora como: «Noción central de la disciplina translémica, Tal y como afirman Reiss y Vermeer:
- 0 de carácter dinámico y condición funcional y relacional, presente en
todo binomio textual y sujeta a normas de carácter sociohistórico. De- No existe prácticamente ni~~na pulblicación:pe~~~~::~~;c~o~~
, , ti a de la traducc1on en a que no
termina, con propiedad definitoria, la naturaleza misma de la traduc- la teona y prac. c . . te» 0 «adecuación»/«adecuado».
ción» (Rabadán, 1991: 291). La equivalencia es para Rabadán la propie- ceptos de «eqmvalenc1a»/ «eq:i1va1en ceptos traductológicos de uso
Y . bargo tampoco extsten con e
dad definitoria y el común denominador de todos los objetos de estu- , ,sm ei:n . , . ., ás irn recisa que estos dos. reo q:ie
dio de la Traductología, ya que expresa la existencia de una relación mas arb1t;rano y defimc~on :I1mite ~e el concepto de «equivalencia»
hoy en dia todo el mun o ~ q 1 .ón ue existe entre un texto
(sea ésta del tipo que sea) entre la traducción y el texto original.
d
se refiere, en la trans~tologi·J a l~~e t~~to ( elemento textual) final;
(o elemento ~ex~a~ ~~~:e: naturaleza de esa relación, que per-
Debido quizás a su carácter central y a su importancia en la defini-
fa
muys1d~fuansae(Ra
ción de la traducción la noción de equivalencia ha sido la que ha causa-
pero
manece lo que 1 eiss yVermeer, 1984/1996: 111).
do mayor controversia en la Traductología, siendo abordada por nume-
rosos autores: Vmay y Darbelnet (1958), Jakobson (1959), Nida (1959,
. . 1 ierto es como señala Pym, que con-
1964),Jumpelt (1961), Nida y Taber (1969), Catford (1965), Kade (1968, A pesar de su imp~rt;ancia, o l~ e uiv;lencia traductora y que, aun-
1973), Neubert (1968, 1985), Filipec (1973), Lederer (1973, 1994), Seles- tamos con pocas defilm~10nes d~ dd para definir la traducción, pocos
kovitch (1975, 1986), Seleskovitch y Lederer (1984), Wilss (1977), Van que muchos. autores a an e~p ea
la han defimdo (Pym, 1~9~~- ). .
37
den Broeck (1978), Koller (1979, 1989, 1995), Margot (1979), Delisle une la disparidad de criterios
(1980), Newman (1980, 1994), Toury (1980), House (1977), Konigs A esta falta de defimcion P!~ct~~:~-Homby (1986: 15) señala e~
(1981), Reiss (1983, 1984), Reiss y Vermeer (1984), Tymoczko (1985), existente~ en tomo a esa no~o 5.8 oncepciones diferentes del térmi-
Snell-Homby (1986, 1988), Hatim y Masan (1990), Elena García (1990), este sentido q1:1e ha encontra o c obre traducción. La ambigüedad
-~v Hurtado Albir (1990), Rabadán (1991), Pym (1992b, 1995, 1997), Baker no equivalencia en textos ale1?-a7es s. señalada también por Nord:
(1992), Gentzler (1993), Calzada (1993), Wotjak (1995), Lvóvskaya que encierra la nació? de eqmva e~~i~:\os conceptos más ambiguos
(1997), Robinson (1997d), Halverson (1997), Chesterman (1998), Her- «El concepto de eqmvaldncia. ~su onsiguiente se ha interpreta-
mans (1999), Leonardi (2000), etc. La disparidad de criterios es tan gran- en los estudios sobre tra uccion y, por c /1991 · Z2)
de que, como señala Kenny (1998: 77), algunos autores le otorgan tanta do de mu~has formas distintas» (Nord, 1988a . .
importancia que definen la traducción en términos de equivalencia (Cat-
ford, 1965; Nida yTaber, 1969; Toury, 1980; Pym, 1992b, 1995, y Koller, • Cuestionamiento de la ? 0 ~ión b os de señalar unida al he-
1995), otros, sin embargo, rechazan esa nocióh por irrelevante (Snell- La ambigüedad defimtona que aca am r ·· , f os ' rescriptivos
Homby, 1988) e incluso algunos llegan a considerarla como perjudicial cho de la predominanc~~ de acer~~mientosa i;:::::; ~~ l/d~cada de los
para la Traductología (Gentzler, 1993). Las posturas difieren en cuanto a al análisis de la traducclOn, P.ropici~n ~dez del término equivalencia,
su naturaleza, clasificación e incidencia en el hecho traductor. Lo cierto ochenta algunos autores cuestionen a v 1 . . , n de algunos de ellos.
. d tr ltemativas Veamos a opmio
es que se trata de una noción de gran complejidad; como dicen Reiss y propomen o o as a 1 d .. . . 1 ación de equivalencia y afirma:
Vermeer: «Los numerosos calificativos que aparecen en la bibliografia so- Ladmiral_ pone en te a e J~~J~~ ~.:ductológicos que procede? !'º' . .
bre la traducción acompañando al término "equivalencia" (por ejemplo, «... hemos visto aparec~\m? .d paradójicamente prescnptiva \J~
dinámica, formal, funcional, de contenido, referencial, estilística, de efec- "idealiza~ión" Y.que pnv~ egian u~~ ia~:tracta, entre el texto original Y
to, etc.) son ya una muestra suficiente de que la equivalencia textual se de la eqmvalencia, y .en cierto mo . , n de la equivalencia resulta muy
compone de tantos elementos como el propio texto» (1984/1996: 116). el texto meta. SemeJan~e concepc~b . a resolverla designa su dificul-
problemática, ya que, mas que con mr '
204
205
tad. Se le podría sustituir en la práctica la idea de aproximación, que
expresa de modo más explícito la subjetividad del traductoP> (Ladmi- • Origen de las críticas y vali~~z de la noción
ral, 1981: 393; cit. ~~iss y Vermeer 1984/1996: 111). Lo cierto es que a estas cnticas no les faltan r~zones. Snell- ~oi:nby
!oury (1980) critica la concepción tradicional y apriorística de la (1988) señala que el origen de la ambigüed~d radica en :1 prop1o_s1~1-
eqmva.lenc1a, centrada en el texto original, y postula su carácter funcio- ficado de la palabra equivalencia y en_ sus ,diver~as ace~c1ones en 1,ngles
nal, su1eto a los receptores de la traducción; según este autor la cuestión y en alemán. En realidad, el térmmo mgles equzvalence y su hom?logo
~o es qué grado. de equivalencia existe entre la traducción y'el texto ori- alemán Áquivalenz no significan lo mismo; según esta ~utora, equz'?ale_n-
gmal, smo qué upo de relación existe en cada caso (Toury, 1980: 47). ce cuenta con una larga tradición de uso e~ la _lengua 1?-g~esa Y si~ifi­
~nell-Honby 0?88) habla de la ilusión de equivalencia y señala la im- ca, según ~~ O:ifOrd English Dictio~ary, ~<de sign~ficado s1mdaP>,. «ca~1 lo
prop1~dad de ~ste termmo para la teoría de la traducción: «... equivalen- mismo»; Aquivalenz es de uso mas reciente y tiene una carga cient1fi~a
c~a e~ maprop1ado ~orno concepto básico en teoría de la traducción; el y técnica que implica identidad. Estamos de acuerd~ ,en que e~ta exis-
termmo equzvalencza, aparte de ser impreciso y estar mal definido (in- tencia de falsos amigos entre la~ lenguas ~:nera confus10n y es ongen de
clus? tras, más de veinte años de intenso debate), presenta una ilusión algunas de las críticas que recibe la nocion. . .
de s1mem_a en~e lenguas que apenas existe más allá de un nivel de va- Otra causa de las críticas en tomo a la pertmencia del 1:so d~ !ª no-
g~; aproximac10nes y que tergiversa el problema básico de la traduc- . ' de equivalencia en Traductología estriba en la prohferac10n de
cion · 1 · b d
c1on» (1988: 22). concepciones prescriptivas de la noción de eqmva encia asa_ as en
Para N?rd (1988~), el concepto de equivalencia está relacionado con presupuestos estrictament~ !ingüísticos. Así lo exp~esa Py1?1, qmen de~
el de fi?~lid~d, remite a la clásica discusión entre traducción literal y fiende la validez de la noc10n alegando que la eqmvalencia e~ su sen
traduc~1on libre, y sería el causante de que las discusiones sobre fideli- tido más amplio (la equivalencia ideal) sí. que define la ~aduccion,. pero
dad Y libertad ~n traducción no hayan llevado a ninguna parte: «La lí- que para llegar a esa conclusión es preciso_ descartar diversas n<:Kiones
--t' nea entr: fidelidad (s~r fiel) Y. se~ilis~o (ser demasiado fiel), por un de equivalencia falsas o inadecuadas, y an~de: «J?~b~mos olv1~amos
lado, y libertad (ser libre) y libertma1e (ser demasiado libre a saber de la forma en que la lingüística estructurahsta ~tihzo en otro ~tempo
adaptar o "incluso" parafrasear) por otro lado, se traza según ~l criteri~ el término para sugerir una simetría ?e
val~res iguales entre sistem~s
de que un~ :ersión "demasiado fiel" o "demasiado libre" no es equiva- distintos (... ]. En resumen, si la eqmvalenci~ se emp~ea par~ ~efimr
l:i;ite al ongmal y, por ende, no puede llamarse propiamente traduc- idealmente la traducción, debemos redefimr la eqmvalencia ide~l» _
c10~» (198~a/1991: 22). Nord opina que conviene suprimir el término (1992b: 38). Comparti:11os co? Pym la ide~ de qu: n~ ?<?demos ,ª?Ju- -J.-J
eqmv~l~~c1a; sólo re~onoce la equivalencia de tipo funcional, pero en dicar la noción de eqmvalenc1a a planteamientos lm~1sticos est~ticos
su opm1on no es un este un caso normal ya que la equivalencia funcio- y que conviene plantearse su definició~ ~n el seno del mtercambio co-
nal entre el ~~xto?e partida y el de llegada no es el skopos «normal» de municativo dinámico que es la traduccion. .
una ~raducc~on, s1:io un caso excepcional (l 988a/l 991: 23). Nord de- Esta c~ncepción más flexible de la noción de equiv~lencia es plai:-
~om11:1a equzvalenczstas a los planteamientos que no tienen en cuenta la teada también por Rabadán, quien incide en la necesi~~d de defimr
s~tuac1ón de comunicación y los receptores dé la traducción (cfr., por «cierto tipo de relación que defina al !M ~orno t:aducczon de un _TO
e1emplo, Nord, 1994). determinado. Esta relación global, úmca e mepetible para cada bmo-
, f!atim y .Mason_ (1990), por su parte, ven un problema al uso del mio textual, y, por supuesto, para cada ac~uación t:aductora, l?re~~?t~
termmo eqmvalenc1a: «Y es que parece implicar que la equivalencia un nivel jerárquico superior al de las relaciones estnctamei;ite lm~i~t~­
completa ~s una meta alcanzable, esto es, como si realmente existiese cas y/o textuales, ya que está sub?rdinada a ~ormas de caracter histon-
algo parecido a un equivalente, formal o dinámico, en la lengua de co. Esta noción de carácter funcional y relac10nal es lo q_ue _llam~mos
ll~gada para un t:xt? _dado e~ úna lengua de salida» (199011995: 19). equivalencia translimictP> (1991: ~l). Co:iviene destacar esta mc:dencia en
· Piensan que es mas utd 1~ ~oc1ón de ade~uación, que puede ser juzgada el carácter relacional de la eqmvalencia traductora; como senalan algu-
con arreglo a las caractenst1cas d~l traba10 concreto de traducción que
hay que llevar a cabo y las necesidades de los usuarios.. · 4 Lo mismo sucede en otras lenguas, como el francés équivalence, el español equiva-
lencia, etc.
206
207
nos au~?res (Raba?án, 19.91; Pym, 1995; Neubert, 1994; Koller, 1995; etc.), os utilizar el término equivalencia para referimos a la relación esta-
la no~10n de. eqmvalencia es necesaria en la Traductología, ya que es ne- Wecida entre la traducción y el texto original si~mpre y cuando no .lo
cesa~? defimr una rel~ción, .un vínculo intertextual que distinga a la tra- identifiquemos con identidad ni con pl~~tear:ii~nt?s meram~nte lm-
duccion de otras manifestaciones textuales que no lo tienen.
güísticos, e incor.I:'°remos una .co~~epc10n dmamica ~ fl~xi?l~ que
Por o~~o lado, Catfo~d introdujo una distinción que nos parece
considere la situación de comumcacion y el cont,ext? soc10~istonc.o en
que tambien ayuda a clanficar el debate; se trata de la diferencia entre
que se produce el acto traductor. Más allá del termmo equ~~alencza ha
l~ equivalencia de traducción como fenómeno empírico y las condi- de prevalecer la caracterización que le otorguemos a .la noci?n. ~omo
Ciones fundamentales del funcionamiento de la traducción (Catford,
ya dijeron ~eiss .Y Vermeer, .«no se trata d.e renunci~r a~ termmo de
1?65/1970: ~9)._ Toury (1.98.0: 39) también diferencia entre la equivalen- "equivalencia", smo de precisar su contemdo y restnngir de manera
c~~ cor:io termmo descrzptzvo (categoría empírica, sujeta a la observa-
adecuada su uso» (Reiss y Vem:eer, 1984/ 1996: ~ 11 ): , . . ,
cion di;ect~, qu~ .denota relaciones actualizadas) y la equivalencia Pensamos que hay que partlr de una caractenzac10n flexible y dma-
como termmo teorzco (categoría abstracta que denota una relación ide-
mica de la equivalencia traductora considerándola como un con~epto
al entre los textos originales y sus traducciones). A pesar de que auto-
relacional entre la traducción y el texto o~ginal que define .la existen-
. r~s como Kenny (l 998c: 79) ven problemática esta distinción y la con-
cia de un vínculo entre ambos; esta relación se establ~ce siempre en
~' sider~n resp~nsable del desprestigio de que a veces goza en la Traduc- función de la situación comunicativa (receptor, finalidad de la tra-
"K tologia, c~nsi~~ramos que pone de relieve que no podemos confundir
ducción) y del contexto sociohistórico en que se d~sarro~la, el. acto
la caractenzacion general de la naturaleza de la equivalencia traducto-
traductor, y, por consiguiente, tiene un carácter relativo, dmamico y
ra y d~ ~os criterios básic.os qu~ la rigen, que podemos definir en el pla-
<:¡-

funcional.
no teonco, con sus mamfestaciones concretas en cada acto de traducir
que pued~n ser veri~cadas ~~píricamente y analiz,adas, pero que, po; • Factores condicionantes del dinamismo de la equivalencia traduc-
su. ~mam!smo? son 1mpre_vis!bl~s y, por consiguiente, no pueden. des- tora · .
cnbirse m ,clasific~rse a pnon, solo pueden plantearse probabilidades. El carácter dinámico de la equivalencia traductora es enunciado
~<lemas, conviene tener presente que, al utilizar el termino equiva- por primera vez por Nid~ (1.964) con su propue.sta de equivalencia diná-
lencia, 1:º~ podemos referir a unidades más grandes o más pequeñas del
mica, que supone una pnondad de la conformidad contex~al ~,de la
texto or~gmal y su tra~ucción, sin que por ello sean excluyentes ni tam-
adecuación a las necesidades de los receptores. Esta caractenz~cion re-
poco exista una relación unívoca. Así pues, como dicen Reiss y Ver-
chaza de plano la existencia de equivalencias fijas, transcodificab~es,
me.e,r: «La tra?slatología permite describir la equivalencia como la re-
preestablecidas de antemano fuera de contexto y que puedan servir a
lacion que ~;aste entre elementos lingüísticos de una pareja de textos y
la hora de traducir textos.
como relacio~ en~~ textos completos. La relación de equivalencia en- Es ciert~ que pueden proponerse una serie de elementos que, en
tre ele~entos. md1Vlduales de una pareja de textos no implica que exis-
principio, serían directamente transcodific.ables cuando se encuentra~
ta e9mvalencia textual en un plano general. Y a la inversa: la equiva-
en un texto: las unidades léxicas monosémicas (Bordeaux= Burdeos; mzl
lencia textual en su conjunto no implica que exista una equivalencia
= thousand, etc.); las frases hechas (It's raining cats and dogs .=Llueve a
entre todos los segmentos o elementos textuales de una pareja de tex-
cántaros); las unidades léxicas polisémi~as segú.n campos lé~co~ (el tér-
tos» (1984/1996: 117). La existencia de macrounidades y de microuni-
mino francés ancre si se refiere a la manna eqmvale al espanol ancla, en
dades en relación con la unidad de traducción no hace sino corrobo-
relojería a áncora y en arquitectura a grapa); determinad?s elementos
rar esta cuestió? y complementa el debate en tomo a la equivalencia
morfosintácticos (el participio especificativo francés eqmvale en espa-
traductora (cfr. znfta V.3.2. «Caracterización de la unidad de traducción»).
ñol a una oración de relativo); los gestos (en muchas culturas para ne-
• Una concepción flexible y dinámica gar no se mueve la cabeza a derecha e izquierda si~o que se levanta);
los elementos culturales (el pan de la cultura ocCidental correspon-
Es un debate de término~ (equivalencia, adecuación, aproximación, etc.), de al arroz en otras culturas), etc. Ahora bien, existen diversos factores
pero sobre todo de concepc10nes de la noción. A nuestro juicio, pode-
que intervienen en la construcci~n de la equivalencia traductora y que

209
otorgan un carácter relativo a esas equivalencias. Veamos los más im-
portantes. tadas. Baste recordar que la manera de tra~uci~ ha ido ca_mbiando a ,lo
largo de la historia (cfr. supra IIl.2. «De Ciceroi: a las primeras t~onas
En primer lugar, el contexto lingüístico y textual en el que se inser- modernas»). Además, dependiendo de la finali~ad traductora (m~o:­
tan ~sos elementos;. en. el contexto de un texto pueden adquirir otros
mar, funcionar como un texto original, no ~nc~onar ~om? ~n ~:mgi­
senados y, por cc:nsigment~, requerir otras equivalencias. Por ejemplo, nal, acompañar al original, llegar a un público i?fantil, pnvdegiar ~a
un nom~re propio o una cifra pueden adquirir un carácter simbólico cultura de partida o la de llegada, etc.), qu_e, llevar~ a} tr~ductor a ele~r
o ~ctuahzar nuevos significados; sin ir más lejos, mzl en iTe lo he dicho un método de traducción u otro, la solucion vanara e mclu_so poqran
mzl veces! (usado para recriminar a alguien una actitud molesta y reite- producirse cambios de género (poesía por prosa, etc.) (cfr. znfra V.5.3.
rada),, que e~ ?tra~ lenFa~ se e~presaría con otra cifra o expresión (en «Métodos traductores y finalidad de la traducción»).
frances se unhzana mas bien czen). Las equivalencias de frases hechas Por último la modalidad de traducción en que se efectúa la traduc-
(o de gestos) ,que n?s proporcion~ los diccionarios no son de ningún ción intervien~ también en el resultado de la equivalencia traductora.
modo de c~acter fijo, ya que, por ejemplo, el registro a que pertenecen Según la modalidad de traducción (escrit~, ora,1, ~udiovisu_al) no se re-
pued~ _ser ?,1ferent~ e~ cada ~engua (e~ una de carácter usual y en otra solverá de la misma manera un elemento lingüistico (por ejemplo, una
- de utihz~cion restni:igida) y si al tradum se utiliza esa equivalencia pue- frase hecha) o gestual (por ejemplo, dar palmaditas en la cara para ex-
?e cam~iarse, por ejemplo, la caracterización coloquial de un persona- presar que al~ien tiene la car~ d:i;a); por escrito ~} trad~ctor puede
je. Lo mismo sucede con las equivalencias culturales, ya que el elemen- utilizar, por ejemplo, una descnpcion, una adaptacion o, mcl~;o, u~a
to cultural cons~derado co~o equivalente entre dos culturas (por ejem- elisión si el elemento gestual no es relevante, pero est~ solucion_ sena
plo, una mezqmta y una smagoga) no será seguramente el que se usará más inviable en el caso de la traducción para el doblaje o de la mter-
a la hora de traducirlos cuando aparecen en una novela.
pretación de enlace por l~ copresencia del o~ginal y la traducción. Los
Además, el tipo y género textual en el que se epcuentra un elemen- condicionamientos propios de cada modalidad (cfr. ~upra II.6.1. «~a­
to puede hacer var!ar la equivalencia traductora. Así, por ejemplo, no racterización de las modalidades de traducción») modifican las eleccio-
se resuelve de la misma manera un elemento cultural en un cómic hu- nes del traductor y el resultado de la equivalencia traductora. De este
morístico que en una novela. Recordemos el ejemplo citado de Le fils modo, basta con comparar el resultado obtenido_ al traducir el guió1:1
d:Ast~r,ix (cfr. supra I.4.l. «~rincipios básicos», págs. 33-36), donde la de una película para el doblaje, para la subtitulación o i:ara ser. publi-
cancion La Jl!adelon se sustituye en la traducción española y catalana cado por una editorial en una colección consagrada a guiones cmema-
por una canción española y catalana, respectivamente; sin embargo, si tográficos; comprobaremos que las solucion