Está en la página 1de 4

John Dewey

Introducción

Dos modelos educacionales

La historia de la pedagogía se caracteriza por la oposición entre la idea de que la


educación es desarrollo desde adentro y la de que es formación desde afuera.

La educación tradicional con el propósito principal de prepara al joven para futuras


responsabilidades y para el éxito en la vida por medio de a adquisición de los conjuntos
organizados de información. La enseñanza de modelos de buena conducta exigiendo en el
alumno una actitud de docilidad, receptividad y obediencia.

La nueva educación se produce por un descontento con la educación tradicional. La esencia de


una imposición de arriba y desde afuera, a través de métodos para adultos que corresponden
para la capacidad de los jóvenes y su experiencia. Aprender en la educación tradicional
significa adquirir lo que ya está incorporado en los libros y en la cabeza de los mayores.

Educación tradicional: Educación progresiva:


Imposición desde arriba. Cultivo de la individualidad.
Disciplina externa. Actividad libre.
Aprender de libros y maestros. Aprender mediante la experiencia
Adquisición de destrezas técnicas y aisladas por Adquisición de aquellas como medio de alcanzar
adiestramiento. fines que interesas directamente y vitalmente.
Preparación para un futuro más o menos remoto. Máxima utilización de las oportunidades que la
vida presente.
Los fines y materiales estáticos. El conocimiento de un mundo sometido al
cambio.

Dewey considera que la unidad fundamental de la nueva pedagogía se encuentra en que existe
una estrecha relación entre los procesos de experiencia real y la educación. El desarrollo
positivo y constructivo dependerá de que se posea una idea correcta de la experiencia.

Principios de la experiencia

Principio de continuidad

Este principio se basa en el hecho del hábito, interpretado biológicamente. La característica


básica del hábito es que toda experiencia modifica al que actúa y vive, afectando a
continuación las experiencias siguientes. El hábito comprende la formación de actitudes que
son emocionales e intelectuales, comprende nuestras sensibilidades y modos básicos de
satisfacer y responder a todas las condiciones que encontramos al vivir.

El principio de continuidad de la experiencia significa que toda experiencia recoge algo de la


que ha pasado antes y modifica en algún modo la cualidad de la que viene después.
La creencia de que toda autentica educación se efectúa mediante experiencia no significa que
todas sean verdaderas o igualmente educativas.

Algunas experiencias pueden ser antieducativas, cuando en efecto detienen o perturban el


desarrollo de experiencias posteriores. Estas pueden producir falta de sensibilidad y
reactividad, restringiendo las posibilidades de tener una experiencia rica a futuro.

Una experiencia puede ser deleitable y sin embargo provocar la formación de una actitud débil
y negligente. Se puede dar la no conexión de experiencias provocando hábitos dispersivos y
desintegrados.

La experiencia posee dos aspectos; un aspecto de agrado o desagrado y la influencia sobre las
experiencias posteriores. Toda experiencia continúa viviendo en experiencias posteriores, y
allí se encuentra el problema central de la educación basada en la experiencia, se tendrán
que seleccionar experiencias que sean positivas para las experiencias posteriores.

A través de su creatividad el docente tiene la labor de utilizar la filosofía de la educación para


producir experiencias que sean positivas en el alumno a futuro.

El principio de continuidad distingue las experiencias que son valiosas de las que no.

El proceso educativo puede ser identificado como el crecimiento entendido como desarrollo
no solo físico sino también intelectual y moral. Solo cuando el desarrollo es continuado
responde a educación como crecimiento.

La experiencia para Dewey está basada en conexiones y continuidades e implica procesos de


reflexión e inferencia; experiencia y pensamiento son dos términos que van ligados. Toda
experiencia humana e

Hay un criterio de diferenciación entre experiencias que son educativas y las que no lo son.

Toda experiencia en algún grado incluye las condiciones objetivas bajo las cuales se tienen
experiencias posteriores. El principio de continuidad se aplica en todos los casos, lo que va a
influir en la cualidad de las experiencias es en como son aplicadas.

Dewey estima que la praxis educativa implica un manejo inteligente de los asuntos y esto
supone una apertura a la deliberación del educador en relación con su concreta relación
educativa y con las consecuencias que se pueden derivar de los diferentes cursos de acción.

La mayor madurez de experiencia debe corresponder al adulto como educador, lo coloca en


una situación para evaluar cada experiencia del joven, de modo que no podría hacerlo el que
tenga una experiencia menos madura. Por lo tanto es misión del educador ver en qué
dirección, marcha la experiencia. Debe estar alerta viendo las tendencias habituales que se
están creando; tiene que estar alerta para ver qué actitudes y tendencias habituales se están
creando. En este sentido, si es un educador, debe ser capaz de juzgar que actitudes conducen
realmente a un desarrollo continuado y cuáles son perjudiciales, deberá tener una idea de lo
que se están aprendiendo.
La experiencia solo es verdadera cuando las condiciones objetivas se subordinan a lo que
ocurre dentro de los individuos.

Principio de interacción

Este principio nos va a servir para interpretar una experiencia en su función y fuerzas
educativas.

Contiene dos condiciones las objetivas y las internas, y a su vez un juego reciproco entre
ellas. En su interacción constituyen lo que llamamos situación. La afirmación de que los
individuos viven en un mundo, en concreto refiere a que viven en una serie de situaciones, que
hay una relación entre individuos y objetos y otras personas.

Las concepciones de situación e interacción son inseparables una de la otra. Una experiencia
es siempre lo que es porque tiene lugar una transición entre un individuo y lo que en ese
momento constituye su ambiente.

El ambiente es cualquier condición que interactúa con las necesidades propósitos y


capacidades personales para crear la experiencia que se tiene. Cuando un individuo pasa de
una situación a otra su ambiente se amplía o se contrae. No se encuentra viviendo en otro
mundo sino en una parte o aspecto diferente de ese mismo mundo.

La situación se convierte en un instrumento para tratar efectivamente la siguiente situación.

Una personalidad integrada solo existe cuando se integran unas con otras experiencias
sucesivas. La preocupación inmediata y directa del educador son las situaciones que se tiene
en la que tiene lugar la interacción.

El otro factor son las condiciones objetivas, estas comprende lo que hace el educador y el
modo como lo hace. Comprende el equipo, los libros, aparatos, juguetes y juegos empleados.
Comprende los materiales con que actúa el individuo y lo que es más importante, a total
estructuración social de las situaciones en las que se haya la persona.

Las condiciones objetivas son las que puede regular el educador se entiende naturalmente,
que es su capacidad para influir directamente en la experiencia de los demás; por lo tanto en la
educación que estos reciben. Sera su labor determinar el ambiente que interactuara con las
capacidades y necesidades existentes para crear una experiencia valiosa. Este labor conlleva la
responsabilidad de seleccionar las condiciones objetivas, teniendo en cuenta las necesidades y
capacidades de los individuos que están aprendiendo en un tiempo dado.

El principio de interacción demuestra que el fracaso de la adaptación del material a las


necesidades y capacidades de los individuos puede hacer que una experiencia sea
antieducativa, tanto como lo hace el fracaso del individuo para adaptarse al material.

El principio de continuidad en su aplicación educativa significa, sin embargo, que ha de tenerse


en cuenta en cada grado del proceso educativo.
La actitud más importante es la de desear seguir aprendiendo y solo extrayendo en cada
tiempo presente el sentido pleno de cada experiencia presente, nos prepararemos para hacer
la misma cosa en el futuro. El presente afecta el futuro en algún modo. Ver a la educación
como crecimiento o madurez debe ser siempre un proceso presente.

También podría gustarte