Está en la página 1de 7

Capacitación: Estrategias para Equipos de Salud que Abordan Problemas

de Consumo Intrafamiliar
MÓDULO N° 3 CLASE N° 2- Material de lectura
Aplicación de conceptos adquiridos
Docente: Lic. Melina Menichelli

Aplicación de conceptos adquiridos

Para esta unidad la propuesta es poder volcar en un fragmento que corresponde


a una dinámica de grupo algunas puntualizaciones del desarrollo que fuimos
realizando.

Daremos inicio tomando como orientador clínico para nuestro trabajo: lo que se
observa, lo que se hace y se piensa cuando estamos en grupo.

Recuerden que al ser un dispositivo enfocado en la contención y orientación


vamos a intervenir fundamentalmente en los conflictos manifiestos por dos
motivos principales. Como hemos desarrollado en clases anteriores, el grupo no
es un grupo terapéutico propiamente dicho por lo que carece de determinados
elementos para realizar intervenciones sobre los aspectos y conflictos que
operan a nivel inconsciente.

Una de las razones tiene que ver con la apertura del espacio grupal a la
posibilidad de incorporar en los sucesivos encuentros a más familias. Si bien
estas incorporaciones dinamizan el grupo a partir de la transferencia y las
identificaciones, también presenta una desestabilización por la introducción de
un nuevo elemento.

Es importante proporcionar el tiempo necesario para que pueda instalarse un


vínculo de confiabilidad y pertenencia para que intervengamos en
manifestaciones de conflictos latentes.

Los efectos terapéuticos que se producen a nivel de lo latente y son posibles


debido (como plantea René Käes), a que hay un escenario fantasmático
originario que es universal, y cito del texto de Bleger-Pasik: Estas características
permiten al sujeto entrar, no importa dónde en la escena y en ésta ocupar un
lugar, el que sea, alternativamente. (...) y, A medida que el proceso se va
consolidando, este tipo de mecanismos identificatorios van siendo
reemplazados por otros más evolucionados, surgiendo la posibilidad de
reparación.

1
Capacitación: Estrategias para Equipos de Salud que Abordan Problemas
de Consumo Intrafamiliar
MÓDULO N° 3 CLASE N° 2- Material de lectura
Aplicación de conceptos adquiridos
Docente: Lic. Melina Menichelli
Por otro lado, es espacio de agrupabilidad se presenta muchas veces como una
puerta de entrada de los sujetos a interrogarse sobre sus conflictos. Lo
denominamos puerta de entrada debido a que inicialmente no vienen a
consultar por su propio conflicto.

A continuación, les presentamos un cuadro que menciona los componentes


correspondientes a lo manifiesto y lo latente así como también, al grupo como
un sistema con su estructura y dinámica.

1
Romero, R. (2004). Grupo objeto y teoría. Lugar Editorial S.A.

2
Capacitación: Estrategias para Equipos de Salud que Abordan Problemas
de Consumo Intrafamiliar
MÓDULO N° 3 CLASE N° 2- Material de lectura
Aplicación de conceptos adquiridos
Docente: Lic. Melina Menichelli

Situación en grupo

Presentamos en forma fragmentada (no se podría de otra forma) una sesión de


grupo. Pondremos atención en los procesos identificatorios. Se trata de
fragmentos que separamos y destacamos entre las muchas cosas que ocurren
en la dinámica grupal.

Lo relatado a continuación se produce en la primera consulta grupal. El grupo


está formado por representantes de tres familias y dos coordinadores
psicólogos. La sesión transcurre en Buenos Aires, en la sede de SEDRONAR. El
grupo se realizará en forma semanal con una duración de dos horas
aproximadamente.

Los integrantes se sientan en círculo (alrededor de una mesa, debido a la


disposición del lugar). Cada uno a la vista del otro.

Desde la coordinación se realiza la presentación de los profesionales a cargo del


grupo y brevemente se enuncia una explicación para encuadrarlos contándoles
de qué se trata el espacio.

A modo de ejemplo les proponemos la siguiente introducción para realizar el


encuadre:

La propuesta de este espacio es que podamos pensar juntos qué es lo que les
está sucediendo, que puedan expresar como se sienten. Nosotros (en referencia
a las coordinaciones) los vamos escuchar y en un proceso de tiempo, vamos a
poder entre todos construir respuestas. Los cambios y las soluciones no son
mágicas, no se van a producir de un día para otro, por lo que nosotros
proponemos que asistan al menos a 8 encuentros para que podamos identificar
y trabajar con los conflictos que los atraviesan en este momento.

Se encuentran en el grupo Gabriel y Sandra, padres de Santiago de 23 años y


Pablo de 18 años y consultan por su hijo Santiago refiriendo consumo de
marihuana.

En el grupo también se encuentra Luis quien consulta por su hija Diana de 39


años, que vive en EE. UU y refiere consumo de heroína.

3
Capacitación: Estrategias para Equipos de Salud que Abordan Problemas
de Consumo Intrafamiliar
MÓDULO N° 3 CLASE N° 2- Material de lectura
Aplicación de conceptos adquiridos
Docente: Lic. Melina Menichelli
Y María, madre de José de 35 años, con consumo de paco.

Del primer encuentro extraemos el siguiente recorte:

Gabriel y Sandra comienzan relatando que hace dos años realizaron un


tratamiento en una institución especializada en patologías alimentarias.

En esa institución Santiago fue diagnosticado con trastorno bipolar.

Tanto los padres y su hermano Pablo, participaron de encuentros familiares en


los cuales se les diagnostico a ellos también trastorno bipolar y todos fueron
medicados. Expresan que luego de dos años, no visualizaban mejorías en las
conductas entre ellos y los conflictos se agravaron. Este planteo fue realizado
en la institución donde se trataban y la respuesta fue que se trataba de “padres
muy débiles”. Ante esta respuesta se sintieron expulsados y recurrieron a
nuestro servicio.

Desde la coordinación se interroga sobre ¿Qué les está sucediendo? La función


de esta intervención no es ocupar lugar sino interrogar otros lugares. Trata de
interrogar por qué lo que sucede, sucede de esa manera.

Relatan que sus hijos “nos hacen nada”, que dejaron el colegio, que no trabajan
y no pueden sostener ninguna actividad.

Aquí Luis expresa que su hija tampoco hace nada. Y María agrega: “esta gente
con estos vicios no cambia”.

La identificación en un grupo no es un tema más entre otros. “las transferencias


que cada miembro del grupo puede realizar sobre los terapeutas, sobre el grupo
como tal o sobre uno y otro miembro desempeñan un papel esencial. Pero la
identificación es el motor de la vida en grupo; el trabajo identificatorio es el que
dinamiza y organiza al grupo”2.

2
Lemonie, Gennie y Paul (1979). Teoría del psicodrama, Barcelona.

4
Capacitación: Estrategias para Equipos de Salud que Abordan Problemas
de Consumo Intrafamiliar
MÓDULO N° 3 CLASE N° 2- Material de lectura
Aplicación de conceptos adquiridos
Docente: Lic. Melina Menichelli
Sin embargo, un sentir común no abriga el mismo sentimiento para todos. Por lo
cual se continúa indagando a Gabriel y Sandra sobre la relación con sus hijos.

Expresan situaciones de violencia frente a los límites que el padre expresa, pero
la madre dice que le cuesta decirle que no. Estas situaciones se presentan como
ataques de furia, dicen “primero Pedro nos dice una cosa y después otra. No
podemos hablar con él porque sus ideas o proyectos son descabellados y él no
quiere entender”. A esta altura del conflicto los padres ceden ante las demandas
y condiciones de sus hijos. Este desorden genera conflictos en la pareja quienes
hablan uno encima del otro y no están de acuerdo en lo que les transmiten.

Se indaga en relación al momento que identifican como el inicio de los


conflictos. En medio del relato ambos se muestran en desacuerdo y se
recriminan su accionar mutuamente. Se genera un momento de angustia y
quiebre. Aquí se pone de manifiesta la conflictiva en relación a la comunicación
entre ambos y sus roles.

El poder del coordinador es su ignorancia. Saber coordinar no es decir lo que se


sabe sino escuchar lo que no se sabe. Y sostener desde ese lugar (sin saber) a
cada uno en lo que dice y hace.

Aquí la intervención apunta a restablecer la organización del yo, produciendo


una intervención de continencia, tendiente a armar el vínculo con la
coordinación y tiene como finalidad contener posibilitando bajar la ansiedad y
dar un marco que posibilite organizarlos.

María pide continuar con su relato y dice: mi hijo tuvo dos internaciones que no
cumplió, una de ellas obligado a través del juzgado. Ahora está viviendo en la
calle, yo lo eché porque ya no sé qué hacer con él, yo le di todo y no le importa
nada más que drogarse.

La insistencia de un rol es, en la clínica grupal, un llamado a escuchar. Es un


modo de implicación con el que cada uno aparece identificado. Esto se ve
reflejado en la recurrente posición de María.

5
Capacitación: Estrategias para Equipos de Salud que Abordan Problemas
de Consumo Intrafamiliar
MÓDULO N° 3 CLASE N° 2- Material de lectura
Aplicación de conceptos adquiridos
Docente: Lic. Melina Menichelli
La manipulación es uno de los riesgos que la situación grupal presenta.
Coordinar un grupo es hallar una manera de escapar a ese peligro. Dando
tiempo para que cada uno tenga oportunidad de recuperarse en sus actos, sus
palabras y sus modos de estar con otros. Supone saber intervenir a tiempo para
que otro se encuentre como protagonista.

Se interviene buscando que María piense en qué cosas le pueden estar pasando
a su hijo, más allá del consumo.

María relata que el consumo (y continúa posicionada sobre el consumo), se


inició en la adolescencia con marihuana y a partir de ahí ya “no pudieron
controlarlo más”.

Se indaga sobre los modos del control y quienes los ejercían.

“El padre nunca estaba, yo hago todo por mi hijo. Hace 6 años mi marido murió
y José empeoro”.

Aquí observamos la dinámica de un progenitor periférico y otro sobre-


involucrado.

María percibe el consumo de su hijo de manera autorefencial. Enuncia del


siguiente modo sus frases “se me droga”, “se me iba de la casa y volvía cuando
quería”.

De aquí en adelante la intervención hacia María apuntara a diferenciarse de su


hijo.

Finalmente, Luis relata que hace un año que no se ven y casi no hablan con su
hija Dina, solo se comunican cuando ella necesita plata y llama a su padre para
que la ayude. Luis accede a los pedidos de su hija y se pregunta “¿no puede
conseguir un trabajo ni para pagar la luz que cuesta 20 dólares?”. Relata que
Diana tiene dos hijas que viven en argentina, con las que no tiene relación y ellas
se crían con sus respectivos padres. La madre de Diana falleció cuando ella era
adolescente, sufría de depresión y que el dialogo entre ellos era escaso. Leandro
estaba poco en la casa familiar y cuando regresaba de trabajar les gritaba y
retaba a sus hijos para impartir orden frente a los conflictos con los que se
encontraba.

6
Capacitación: Estrategias para Equipos de Salud que Abordan Problemas
de Consumo Intrafamiliar
MÓDULO N° 3 CLASE N° 2- Material de lectura
Aplicación de conceptos adquiridos
Docente: Lic. Melina Menichelli
Esta carta de presentación nos da indicios de posibles caminos para interpelar
desde los roles familiares descriptos. Todos hablan por cuenta propia, aunque
sin conocer del todo lo que traen, o aquello que los envuelve e impulsa a actuar
en este grupo.

De los sucesivos encuentros identificamos un duelo patológico en Luis por la


pérdida de su esposa y más tarde aun, cuando Luis pudo acercarse a su hija
(aun virtualmente), Diana confiesa un secreto familiar. Ha sido abusada de niña
durante años por su primo.

Nuestra integrante del grupo María de quien se desprende en función de su


posición y sus dichos a lo largo de los sucesivos encuentros, el estrago materno
que es la unilateralizacion del deseo de la madre. “Es la boca del cocodrilo que
se cierra sin razón, porque alguna mosca le ha picado”. Dejando al hijo en
posición de objeto.

Cuando el síntoma que llega a dominar compete a la subjetividad de la madre


allí hay un camino posible para interrogar el deseo de esta madre el cual ha
obtenido su respuesta a través de un hijo. Observamos la posición materna que
ha sacrificado la femineidad en pos de ser madres y que lo escuchamos a modo
de reproche: “yo le he dado todo, mi vida entera”. Y exigen a sus hijos una
ofrenda equivalente.

Como coordinadores de grupo es importante recordar que cuando hablan de


sus hijos, no hablan solos y en el vacío. Su decir se anuda, cada uno modela y
pone estilo a un enunciado, crean un decir de grupo. Unos y otros se reúnen en
lo mismo sin decir lo mismo.