Está en la página 1de 48

E.

Alberto Luna Yañez


Abogado y Catedrático Titular de Derecho Civil (Obligaciones y Contratos), en
la Carrera de Derecho de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la
Universidad Mayor de San Andrés

OBLIGACIONES
CURSO DE DERECHO CIVIL

Novena Edición
Actualizado con la Ley N° 439

(Nuevo Código Procesal Civil) La Paz- Bolivia


-2016-
PREFACIO
En el año de 1996, nos propusimos escribir la primera edición de este libro de Obligaciones, Curso
de Derecho Civil", como lo habíamos intitulado, con las motivaciones y propósitos expuestos en esa
primera edición. Desde entonces, hasta el presente, han transcurrido veinte años, en los cuales, esta
obra, ha alcanzado a su novena edición, gracias a la gran aceptación de muchos alumnos de las aulas
de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Mayor de San Andrés, como también
de otras facultades de derecho del interior del país que nos han honrado con su lectura y utilización
como texto de estudio. La aquiescencia de nuestros colegas abogados ya en el ejercicio de la profesión
libre como en la función pública, también se han constituido en aliento determinante para la presente
obra, que sobre la base de la primera, pretende actualizar el estudio de la dinámica del Derechos de
las Obligaciones en Bolivia, a la luz de los cambios legislativos que en este último tiempo se han
producido en la estructura legislativa boliviana, a partir de la nueva Constitución Política del Estado
promulgada en el mes de Febrero del año 2009.
En la época actual que nos toca vivir, advertimos que Bolivia, tiene trazados sus derroteros de
progreso y avance de manera clara y certera a resultas de varios acontecimientos históricos y sociales,
que han precedido al año del 2005, época a partir de la cual, se han producido cambios legislativos
importantes y de gran trascendencia, en lo que corresponde al Derecho Boliviano que resultan dignos
de estudio y consideración. En esa línea de pensamiento, con la promulgación del nuevo Código
Procesal Civil, por Ley No 439 de 19 de Noviembre del 2013, el Derecho de las Obligaciones en su
enfoque adjetivo, ha sufrido un drástico cambio, no obstante que la ley sustantiva del Código Civil,
aún sigue vigente; la introducción y modificación de mecanismos jurisdiccionales, que cambian y
amplían los tradicionalmente conocidos a partir de la aplicación del abrogado Código de
Procedimiento Civil, vigente desde el año 1976, nos obligan a remozar, ampliar, rectificar, reordenar,
en suma, actualizar esta obra del Derecho de las Obligaciones, para que en el proceso de su enseñanza
y aprendizaje, se pueda contar con una herramienta acorde a la realidad legislativa de la materia por
lo que esta obra no es una escueta reimpresión. Ese nuestro propósito y nuestro deseo.
Este libro se ubica en el contexto de la evolución jurídica que vive Bolivia. Por ello, pretendemos
combinar la doctrina del Derecho Civil en el capítulo de las Obligaciones, con la necesaria referencia
legislativa nacional, porque estamos convencidos que el Derecho se aprende estudiando y se ejerce
pensando. El análisis y la síntesis de las diversas categorías jurídico-conceptuales, constituyen tal vez,
la característica más importante de esta obra porque estamos seguros que sólo así se comprende el
Derecho Civil en su verdadera magnificencia. Aunque en sus líneas fundamentales se reproducen
conceptos y definiciones de anteriores ediciones, hube de agregar obligadas referencias en torno a las
instituciones procesales, que el Nuevo Código Procesal Civil -Ley 439- y otras no de igual
significación, constituyen al presente, las más recientes reformas legislativas en esta materia.
Oportuno es expresar nuestros agradecimientos a la colaboración de la Dra. Paola Julia Ticonipa
Gutiérrez. Su invalorable ayuda forma parte de esta obra.
Finalmente, nuestro invariable deseo y pretensión, no es otro que este texto, sirva cuando menos para
el inicio de otros mejores que con seguridad se producirán en el futuro cercano. Así, sometemos esta
novena edición al juicio crítico del lector y de los estudiantes de leyes, dificultados en la aspiración
de saberlo todo.
EL AUTOR
TEMA N° 1 NOCIONES GENERALES
1. IMPORTANCIA DE LA MATERIA
Al iniciar el presente trabajo habremos de formular una afirmación que de por sí resulta más
que suficiente para destacar el enorme interés práctico que reviste el estudio de esta materia:
Todas las relaciones pecuniarias que existen entre los hombres, son relaciones de obligación.
Todos los días, en todo momento, los hombres crean obligaciones. Los actos más comunes y
ordinarios del diario vivir, como la compra de víveres o el transporte de pasajeros constituyen
contratos que a su vez son actos de donde nacen obligaciones por ello el hombre crea así a su
alrededor una suerte de múltiples obligaciones que le permiten subsistir y desenvolverse en el
medio ambiente. Toda persona está necesariamente comprendida en esa red económica del
derecho de obligaciones y aun cuando se limitará a mendigar ya irrumpe en el campo de este
derecho bajo la forma de donación. Por ello es que, con acertado criterio, el eminente tratadista
Ascoli, ha podido decir, en ajustada síntesis, que el derecho de las Obligaciones, «el derecho
del cotidiano comercio de la vida», tomando al vocablo comercio en su sentido de intercambio
de servicios y valores.
Por otro lado, también se ve obligado, pese y aún contra su voluntad, por un sin número de
otras obligaciones, tales, como las que nacen de la responsabilidad civil, deber de indemnizar
en determinadas circunstancias el daño ocasionado a otras personas, que hoy en día por el
avance tecnológico adquiere mayor trascendencia por la multiplicación actual de los accidentes.
Otros autores han calificado a la obligación como la geometría del espacio jurídico ll) y otros
como la expresión "Económica del Derecho".
En suma, se puede decir, sin incurrir en exageración que el concepto de «Obligación»
constituye la armazón y el subtratum del derecho y hasta de un modo más general, de todas
las ciencias sociales.
2. DISTINTAS ACEPCIONES DE LA OBLIGACIÓN
La materia cuyo estudio iniciamos, ha sido denominada con diferentes expresiones: derecho
de las Obligaciones, derechos creditorios y derechos personales, cada una de las cuales ha
merecido la correspondiente crítica, así se tiene por ejemplo que para algunos autores, la
designación de derechos creditorios, tiene el inconveniente de circunscribirse al lado activo de
la figura jurídica considerada; otros señalan, que la nomenclatura derechos personales se
presta a confusión con los derechos inherentes a la persona.
Sin embargo, es utilizada la primera de las expresiones enunciadas, porque en criterio de una
gran mayoría de autores del Derecho Civil, es la que ofrece la ventaja de abarcar con más
precisión el fenómeno jurídico a que la misma se refiere.121
3. ANTECEDENTES HISTÓRICOS
En el primitivo Derecho Romano la obligación era considerada como un vínculo estrictamente
personal que acordaba al acreedor poderes efectivos sobre la persona del deudor. El derecho
del acreedor tenía bastante parecido con el derecho de propiedad,
1 Betty. Obligaciones, 1.1, p. 282.
2 En el idioma ingles se refiere al acreedor como “OBLIGEE” y al deudor como “DEBTOR”
términos jurídicos ingleses
sólo que no se ejercía sobre una cosa, sino sobre la persona del deudor, el cual más que sujeto
pasivo de la relación jurídica era conceptuado objeto de ella.
Por eso, cuando el deudor no cumplía la prestación debida, era pasible del procedimiento de la
manus injectio, por la cual el acreedor era autorizado por el pretor para poner la mano sobre
aquél con el fin de hacer efectiva su prenda, la «pignorís capio». Convertido el deudor en cosa
del acreedor, podía ser privado de su libertad para hacerle trabajar en su favor y aún venderlo
del otro lado del Tíber. Aún este esquema, persistió en la ley de las XII Tablas que permitía
cuando varios acreedores ejerciesen simultáneamente sus derechos, que se distribuyeran el
cuerpo del deudor, «in partís secanto».
Como no podía perdurar este rigor tan inhumano, el año 428 de la fundación de Roma, aparece
la Ley Paetelia Papiria, que impidió se esclavizara al deudor, por lo que Tito Livio, la llama
«aurora de una nueva libertad para los plebeyos». Desde entonces el acreedor sólo pudo
requerir del deudor la prestación de servicios para imputarlos al pago de la deuda. Por tanto, el
derecho del acreedor se traducía en una agresión patrimonial: eran los bienes del deudor y no
su cuerpo, lo que respaldaba el pago de la deuda.
En el derecho moderno, la evolución ha quedado enteramente completada. La Obligación ha
dejado de ser como lo era en su origen un vínculo personalísimo para pasar a ser,
preeminentemente, un valor económico. Lo que el derecho ampara y protege no es la sujeción
de la persona del deudor respecto del acreedor, sino la intangibilidad y efectividad del valor
patrimonial que la obligación representa.
4. DEFINICIÓN
La palabra obligación, en un sentido lato, implica una idea de sometimiento de sujeción de
restricción de la libertad. En la misma medida en que estamos obligados, tenemos disminuida
nuestra libertad. Este no resulta ser, sin embargo, el significado de la obligación en el Derecho
Civil, donde se lo usa con un sentido técnico más estricto.
La mayor parte de los autores emplean para definir a la obligación, la fórmula de las Instituías
de Justiniano: «La Obligación, es un vínculo Jurídico que nos constriñe a pagar algo al otro,
según el derecho civil»
Según los hermanos Mazeaud, la definición de las Instituías, es aún valida.
Otros autores, sin embargo, han creído necesario modificarla e introducirle algunos agregados,
sea sustituyendo la expresión vínculo jurídico por otras más significativas, tales como necesidad
jurídica, relación jurídica, facultad de compeler o situación jurídica.
Existe una gran variedad de definiciones en las cuales se encuentran siempre como elementos
constantes primero: «La relación Jurídica entre acreedor y deudor»; segundo, el objeto de esa
relación jurídica que puede ser un dar, hacer o no hacer. Finalmente, en las definiciones sobre
Obligación encontramos la tendencia llamada «patrimonial», que considera que el Objeto debe
ser siempre valorizable en dinero, contrariamente existen otros autores entre los que se puede
citar a Rodolfo Ihering que consideran que no es de la esencia de la prestación o de la
abstención el hecho de ser valorizables en dinero, ya que existen prestaciones o abstenciones
de carácter moral o espiritual en las que el acreedor sólo tendrá un interés jurídico sin importar
que dicho interés trasunte una estimación pecuniaria necesariamente.
Prescindiendo de este aspecto que es objeto de polémica, podríamos decir que es tan grande
la cantidad de definiciones, que puede afirmarse como principio que hay casi una por autor, las
que difieren entre sí en más de las veces, por un pequeño cambio en las palabras con
mantenimiento del contenido conceptual, por lo que el análisis de cada una de ellas solo nos
permitiría penetrar en detalles sutiles, razón por la cual nos obliga a pasar revista a las más
importantes:
Pothier Robert Joseph nos dice: «La Obligación. Es un lazo de derecho que nos restringe a dar
a otro alguna cosa, o bien, a hacer o no hacer tal o cual cosa»(3>.
Aubry y Rúa la definen como: «la necesidad jurídica por cuya virtud una persona se halla
constreñida con relación a otra, a dar, a hacer o no hacer alguna cosa.»141
Los Hermanos Mazeaud dicen;.,. «Es un vínculo de derecho entre personas, en virtud del cual
una, el acreedor, tiene derecho a una prestación valorable en dinero efectuada por el otro, que
está obligado, a ella».
De Ruggiero indica: «...es la relación jurídica en virtud del cual una persona (deudor) debe una
determinada prestación a otra (acreedor) que tiene la facultad de exigirla, constriñendo a la
primera a satisfacerla»l5>
Nosotros intentamos una definición de la Obligación como: Una relación jurídica por virtud de
la cual un sujeto llamado acreedor, está facultado por la norma legal, para exigir de otro sujeto
denominado deudor, una prestación o una abstención patrimonialmente valorable.
Posición del Código Civil.- El Código Civil Boliviano vigente a partir del 2 de Abril de 1976 se
abstiene de dar una definición, posiblemente porque, al decir de Freitas , «... las definiciones
son impropias de un código porque no son textos de doctrina, sino de reglas» temperamento
que es adoptado por la mayoría de los cuerpos legales vigentes en Latinoamérica. El artículo
291 de nuestro código civil preceptúa «... El deudortiene el deber de proporcionar el
cumplimiento exacto de la prestación debida» la que debe ser susceptible de valoración
económica indispensablemente, aspecto que es complementado en su artículo 292.
El Precedente Legislativo es el Código Civil de 1.831 en su artículo 717 preceptúa "...Todo
contrato tiene por objeto una cosa, que una persona se obliga a dar, o que una persona se
obliga. Hacer o no hacer..."
5. NATURALEZA JURÍDICA DE LA OBLIGACIÓN
Tres son las teorías que han caracterizado la naturaleza jurídica de la Obligación, Ellas son a
saber:
a) El crédito como Potestad: Autores que participan de esta concepción, entre ellos Von
Savigny, sostienen que la Obligación consiste en un señorío del acreedor sobre los actos de
conducta del deudor que este ha comprometido a favor de aquel. A diferencia del derecho real
en que se ejerce un señorío sobre la cosa, acá se lo ejerce sobre una actividad del deudor.
Se ha criticado esta teoría porque confunde el sujeto pasivo de la obligación con el objeto de la
misma, además que no existe analogía con el derecho real porque en la actualidad no es
coercible la actividad personal del deudor sobre quien no puede hacerse violencia personal
para urgirlo al cumplimiento de la obligación, no existiendo en consecuencia un derecho sobre
los actos del deudor. La ¡dea de señorío resulta falsa.
b) El Crédito como título a una prestación: Según esta tesis, lo esencial de la Obligación es
el Interés del acreedor en el cumplimiento de la prestación. Este Interés es lo que el
ordenamiento jurídico protege, y por eso la obligación es útil en cuanto es un titulo hábil para
lograr la satisfacción de aquel interés. De ahí que la obligación resulte como una relación entre
dos patrimonios, porque el interés del acreedor se satisfacer, en última instancia, por una
transferencia de valores que saldrán del patrimonio del deudor e ingresarán en el del acreedor.
Esta tesis ha sido criticada porque subestima el elemento personal que la anima toda vez que
el elemento personal de la conducta del deudor está presente aún en su responsabilidad por
incumplimiento.
c) La Obligación como Vínculo Jurídico complejo: Teoría originada en Alemania y es la que
al presente ha ganado mayores adeptos. Sostiene que la Obligación es un vínculo complejo
que se integra con dos virtualidades, compenetradas entre sí. Existe en la Obligación un primer
momento vital que se caracteriza por el deber de satisfacer
la prestación que pesa sobre el deudor: es el schuld de la terminología germana o deuda, que
se traduce para el acreedor en la expectación de la conducta debida que actúa como una
«presión psicológica» sobre el deudor. Cuando el deudor infringe la conducta debida entra a
actuar la segunda virtualidad de la obligación. Para reducir al deudor al comportamiento
adecuado el acreedor dispone de los medios que le provee el ordenamiento jurídico, que ya no
consiste una agresión física, sino en una «agresión patrimonial» mediante la cual el acreedor
será satisfecho con los bienes del deudor que sean suficientes para cubrir el daño
experimentado por el acreedor a causa del incumplimiento del deudor. Es el haftung de los
alemanes o garantía, que también suele denominarse responsabilidad.
Ambas virtualidades de la obligación son concomitantes.
Esta garantía existe potencialmente desde el nacimiento de la obligación, puesto que es un
aspecto de ella, pero requiere para pasar de la potencia al acto, que ocurra el presupuesto de
hecho (fattispecie) que condiciona ese tránsito, a saber: el incumplimiento del deudor..
Esta teoría ha sido sustentada principalmente por Barassi quien la defiende a ultranza y por
otros como Messineo, Rocco, Von Thur constituyendo al presente como la más aceptable para
la justificación de la naturaleza jurídica de la Obligación.
6. LA FACULTAD Y EL DÉBITO
En orden a que toda relación jurídica implica la existencia necesaria de dos elementos
correlativos que hacen al acreedor y al deudor, cabe el análisis de las dos situaciones jurídicas
diversas , contrapuestas que se configuran con la Facultad y el Débito.
20
a) La facultad: La relación jurídica obligatoria origina dos facultades de orden distinto en el
acreedor: Facultad de recibir u obtener y facultad de exigir. La primera resulta ser distinta de la
segunda. En efecto puede existir relación jurídica por la simple facultad de obtener, sin que
necesariamente exista la facultad de exigir, tal el caso de las Obligaciones Naturales en las que
el acreedor puede recibir, pero no puede exigir su cumplimiento por que estas carecen de
acción en juicio. De ello resulta que la protección jurídica al acreedor puede ser total o absoluta
cuando tiene la doble facultad de recibir y exigir, o bien puede ser relativa y parcial cuando solo
tiene la facultad de recibir el pago pero no exigirlo. En ambas situaciones existe relación jurídica
en sentido técnico y específico.
De ello se desprende la facultad que la norma legal confiere al acreedor, no es otra cosa, que
una de las manifestaciones del Derecho Subjetivo que trasunta un poder jurídico de actuar para:
Crear, modificar o extinguir obligaciones, derechos o situaciones jurídicas como para exigir u
obtener un cierto acto positivo o negativo de conducta ajena como también provocar la
intervención coactiva del Estado para obtener la pena o la ejecución forzada de la obligación.
Estas formas de manifestación del Derecho Subjetivo constituyen precisamente la materia de
estudio de la Teoría General de las Obligaciones.
b) El débito y la Responsabilidad Patrimonial: Analizando el lado pasivo de la relación
Jurídica, encontramos como elementos entre sí, el deber jurídico del deudor y a responsabilidad
para el caso de incumplimiento en el deudor o en tercera persona. Estos elementos no son
necesariamente correlativos o indisolublemente ligados, ya que puede existir el deber jurídico
sin responsabilidad patrimonial y esta, sin
aquel. Es lo que precisamente acontece en las Obligaciones Naturales que se configuran como
Deberes Jurídicos, en lo que está ausente la responsabilidad patrimonial en razón de que
carecen de acción en juicio. Lo propio ocurre en aquellas obligaciones constituidas al solo efecto
de garantizar deudas futuras, llámese -fianza, prenda o hipoteca en las que solo existe la
responsabilidad patrimonial sin que exista el deber jurídico del deudor, toda vez que estas
obligaciones son por su naturaleza accesorias y cumplen una función meramente
garantizadora.
Lo relevante de este aspecto, radica en la demostración de que el Deber Jurídico es atingente
exclusivamente a la persona del deudor en tanto que la responsabilidad patrimonial puede
afectará dicho sujeto pasivo o a un tercero como se tiene demostrado.
7. ELEMENTOS DE LA OBLIGACIÓN
Los elementos de las obligaciones han sido objeto de numerosos análisis, pero no siempre
hubo acuerdo acerca del número de ellos.
Pueden apreciarse elementos intrínsecos, que integran las obligaciones y extrínsecos, tales
como las fuentes, sanciones efectos etc., que no la integran y que por su propia modalidad
ameritan ser analizados de manera dispersa a lo largo del presente trabajo.
a) Sujetos: Ya se ha dicho que hay un sujeto activo y sujeto pasivo, los que pueden a su
vez ser singulares o plurales. El sujeto tiene como sustrato el ser humano, el cual se halla
investido por el ordenamiento jurídico con el carácter de persona, sea individual o colectiva.
Los requisitos que deben reunir los sujetos son:
• Tener capacidad.
• Ser distintos,
• Ser determinados o determinables.
La persona que integra la relación obligacional además de tener plena capacidad, debe ser
determinada o determinable. Lo ideal es que se conozca anticipadamente cual es la persona
del acreedor y cuál del deudor, deben ser necesariamente personas distintas entre sí (nadie
puede ser acreedor ni deudor de sí mismo, cuando tal situación ocurre la obligación se extingue
por confusión).
Pero resulta que muchas veces, el ordenamiento jurídico admite una indeterminación con una
determinabilidad. El límite está constituido por el momento de pago, es decir, por el
cumplimiento de la obligación, si acaso una obligación carecería de sujeto activo o pasivo en el
momento de pago, el ordenamiento jurídico privaría de validez a la obligación. Por lo que la
necesidad de la determinación del sujeto, se hace patente a tiempo de hacer efectiva una
obligación y no a tiempo de su nacimiento.
Los casos en que es admisible la indeterminación del sujeto son varios. Algunos se hallan
constituidos por la declaración unilateral de voluntad como fuente de las obligaciones v.g...
Quienes se obligan a mantener la oferta de venta de una cosa determinada y precio definido
por un mes y la incertidumbre de quién o quiénes son los acreedores. En este caso la obligación
nace con la declaración de voluntad de no hacer, es decir de no retirar la oferta y la aparición
del sujeto activo se hace palpable en el momento que una
persona acepta y se constituye de ese modo el acuerdo de voluntades o consentimiento.
Otro caso está constituido por las obligaciones de sujeto «disjunto», cuando se dice que se
pagara a Pedro o Juan, también participan de esta categoría, los títulos al portador, o bien
cuando se duda acerca de quién será el heredero, o cuando media ausencia o presunción de
fallecimiento.
Fuera de los pres mencionados que son los más comunes, se da también la indeterminación
de sujetos en relación a las personas por nacer, quienes pueden recibir bienes -por donación o
por herencia; en estos supuestos, el legado o la donación quedó condicionados al nacimiento
con vida del nasciturus (7>.
En cuanto al sujeto pasivo, la doctrina se inclina en asegurar que este siempre debe ser
determinado, porque toda obligación debe ser a cargo de alguien y este alguien lógicamente
debe ser definido por el derecho. Sin embargo existen casos en donde la determinación del
sujeto pasivo implica una cuestión posterior al nacimiento de la deuda, v.g., Un testador
constituye a cargo del heredero un legado determinado que pudiera consistir la obligación de
pagar una suma de dinero, pero acontece que el heredero repudia la herencia pero a pesar de
ello subsiste el legado entre tanto no venga un nuevo heredero a reemplazar al anterior,
tenemos entonces una obligación en la que el deudor no está determinado y esta
indeterminación subsistirá hasta tanto algún heredero legítimo acepte o en su caso se
presenten actos de repudio sucesivos hasta llegar al Estado, quién ya no
podría repudiar, tránsito hasta el cual se presenta en efecto una verdadera indeterminación del
sujeto pasivo.
Un otro caso pudiera constituir aquellas obligaciones que nacen por hecho ilícito, cuando por
ejemplo, diferentes personas realizan un hecho ilícito, existe desde luego un deber de reparar
el daño a la víctima pero puede acontecer quetanto porcuestiones de hechocomo
problemasjurídicos, no se sepa quién o quiénes fueron los causantes del daño y en
consecuencia, los responsables del resarcimiento.
Finalmente un otro caso de indeterminación de sujeto activo o pasivo es el referido a las
Obligaciones Propter Rem o ambulatorias que tienen por característica el de constituirse en
función de cierta relación de señorío o dominio que tiene una persona indeterminada sobre una
cosa determinada V, gr., deuda de medianería, deuda por expensas comunes de un edificio
constituido en propiedad horizontal, cargas reales etc.
En definitiva, el sujeto activo o sujeto pasivo puede ser determinados o simplemente
determinables en la obligación; pero siempre deberán determinarse en el momento en que se
exija el derecho o se cumpla el deber jurídico porque ello implica necesariamente la existencia
de un pretensor y unos obligados perfectamente determinados.
b) Objeto: El objeto de la obligación es aquello que el deudor debe satisfacer a favor del
acreedor. Es la prestación debida que puede consistir en la entrega de una cosa, en un hecho
que habrá de ejecutar el deudor o en una abstención de algo que el deudor habría podido
libremente efectuar de no mediar la obligación que le exige un comportamiento negativo.
El objeto debe ser determinado a tiempo de constituirse la obligación o determinable cuando
sea factible su individualización ulterior Vgr., daño resarcible cuya cuantía quedará definida por
una sentencia que fije la indemnización.
Asimismo, debe ser posible jurídica y materialmente en el momento de formarse la obligación.
«No se debe sino aquello que se puede, en derecho deber lo imposible es un absurdo». Según
Betti, ya que de lo contrario, estaríamos frente a una obligación inexistente.
Finalmente el objeto debe ser de significación patrimonial, vale decir, susceptible de apreciación
pecuniaria. Si no fuera estimable en dinero, el acreedor no tendría la obligación en su patrimonio
y experimentaría daño patrimonial alguno por causa de su inejecución.
c) Vínculo o Relación Jurídica: Que permite la coherente actuación de los elementos ya
descritos de las obligaciones y de sus consecuencias jurídicas. Otorga a esa relación la
expresión de coercibilidad como elemento esencial del derecho positivo y que hace a la
diferencia con las obligaciones morales o de trato social.
Este elemento permite que el acreedor demande ante el deudor el cumplimiento de la
prestación debida y para el caso de incumplimiento promueva el aparato coactivo del Estado
para la satisfacción de su crédito, característica que hace a la diferencia con las obligaciones
naturales y morales.
TEMA N° 2 CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES
1. CONCEPTO
No hay criterio uniforme, ni siquiera con relación a los sistemas que pudieran permitir una
clasificación unívoca de las obligaciones.
Tradicionalmente se clasifican las obligaciones fundándose en los siguientes elementos y
características:
• La naturaleza del vínculo,
• La naturaleza del objeto,
• La singularidad o pluralidad de los sujetos,
• El grado de autonomía o dependencia,
• La existencia o inexistencia de modalidades y
• La fuente de la cual proceden.
2. En cuanto a la naturaleza del vínculo se las divide en:
• Obligaciones civiles llamadas también perfectas, se caracterizan porque la ley les
acuerda todos los derechos o facultades reconocidas para exigir su cumplimiento.
• Obligaciones naturales, carecen del derecho de acción pero una vez cumplidas por el
deudor no son susceptibles de repetición.
3. Con relación a la naturaleza del objeto, se las clasifica en:
• Obligaciones de dar;
• Obligaciones de hacer y
• Obligaciones de no hacer.
También bajo este mismo criterio las obligaciones se clasifican en:
• Obligaciones Pecuniarios,
• Obligaciones Simples,
• Obligaciones Compuestas (Conjuntivas y Alternativas).
4. En razón del sujeto se las divide en:
• Obligaciones de sujeto único o singular (cuando hay un solo deudor y un solo acreedor)
y
• Obligaciones de sujeto múltiple o plural (cuando hay varios acreedores o varios
deudores, o varios acreedores y deudores).
La existencia de sujeto múltiple o plural sirve para clasificar las
obligaciones en:
• Obligaciones divisibles e indivisibles.
• Obligaciones de pluralidad conjunta y disyunta
• Obligaciones simplemente mancomunadas y obligaciones solidarias.
5. De acuerdo a su autonomía o dependencia se las distingue
en obligaciones principales y obligaciones accesorias.
• Las obligaciones principales, tienen vida propia, producen efectos por sí mismas, sin
más que la ley o las que las partes han convenido.
• Las accesorias, sirven de garantía para el cumplimiento de las principales y pueden ser,
reales o personales.
6. La existencia o inexistencia de modalidades permite
caracterizarlas en:
• Obligaciones puros y simples y
• Obligaciones Modales.
Las modalidades que pueden afectar a las obligaciones son:
• La condición,
• El plazo y
• El cargo.
7. De acuerdo a su fuente las obligaciones pueden ser:
• Contractuales,
• Extra contractuales y
• Legales.
8. Desde el punto de vista de su ejecución o efectos las
obligaciones se clasifican en:
• Obligaciones de ejecución inmediata, que se cumplen inmediatamente; de ejecución
sucesiva cuyo cumplimiento es diferido a través del tiempo.
• Obligaciones de Resultados, en las cuales el deudor tiene que hacer todo lo que
estuviere a su alcance para procurar el cumplimiento de la obligación;
• Obligaciones Líquidas, que tienen por objeto sumas de dinero establecido y
determinado;
• Ilíquidas, en las cuales se debe seguir un procedimiento previo para determinar su valor
o en que consiste la obligación.
9. OBLIGACIONES AMBULATORIAS O PROPTER REM
La existencia de esta figura jurídica, con características que se
asemejan a las obligaciones, por una parte, y a los derechos reales,
por la otra, ha sido y sigue siendo muy discutida. Se ha llamado en doctrina, indistintamente,
obligaciones propter rem, obligaciones reales u obligaciones ambulatorias.
Se definen como, «las obligaciones que incumben al propietario o poseedor de una cosa, en
cuanto tal, y en consecuencia basta la cesación de su calidad de propietario o poseedor para
quedar liberado del débito...» 181
Estas obligaciones descansan sobre determinada relación de señorío sobre una cosa y nacen,
se desplazan y se extinguen con esa relación de señorío por lo que siendo inherentes a la
posesión de los bienes, no gravan a una o más personas determinadas, sino
indeterminadamente al poseedor de una cosa.
Su existencia es muy discutida por la doctrina del Derecho Civil, toda vez que se parte de la
premisa de que no hay obligación que corresponda a un derecho real.
Las características de este tipo de obligación son:
• Afectan al titular de una relación de señorío sobre una cosa en cuanto tal. Si la cosa se
transmite, la obligación sigue a la cosa y grava al nuevo propietario, independientemente de
cualquier asunción convencional de deuda por parte del mismo, quedando al propio tiempo
liberado el anterior dueño.
• El titular de la relación de señorío puede liberarse de esta obligación abandonando
(transmitiendo) la cosa.
Estas obligaciones no se hallan expresamente legisladas como tales en el derecho positivo
nacional, empero su existencia es indiscutible si se parte del principio de que estas se hallan
configuradas en determinadas situaciones legisladas por nuestro Código Civil.
Esta especie de obligaciones, con características peculiares propias puede presentarse en los
siguientes casos:
• Obligación del propietario de mantener las plantaciones linderas a tres metros del muro
medianero o divisorio. (Artículo 120 del Código Civil).
• Obligación del propietario de cortar las ramas que pasan el límite de la propiedad.
(Artículo 121 del Código Civil)
• Obligación del condómino de pagar la parte proporcional de los gastos.
• Expensas comunes del condominio. (Artículos 162 y 191 del Código Civil)
• Ciertas obligaciones surgidas del Usufructo. (Artículos 223 al 243 del Código Civil).
• Obligación de pagar los gastos de mantenimiento en la medianería. (Artículo 182 del
Código Civil).
TEMA N° 3 OBLIGACIONES CIVILES Y NATURALES
1. OBLIGACIONES CIVILES.
Son las que dan derecho a exigir su cumplimiento, es decir sus titulares pueden hacer valer
plenamente sus derechos, que se resumen en una palabra: Ejecución. Confiere derechos al
acreedor para ejercerlos sobre el patrimonio del deudor y en los casos en su cumplimiento, es
exigible.
Se llaman también perfectas o legítimas, en el fondo y la forma.
En realidad toda la teoría general de las Obligaciones se desarrolla teniendo en mira esta clase
de Obligaciones que son las que tienen la mayor importancia práctica. Acuerdan derecho de
Acción y Excepción.
2. OBLIGACIONES NATURALES.
Constituyen en la vida jurídica el caso excepcional. Su característica es de tener efectos muy
limitados y reducidos. El deudor las cumple con la sola decisión de su voluntad y sin que pueda
ser ejercida contra él coacción alguna, que es norma en las obligaciones civiles. Son las
fundadas solo en el derecho natural y en la equidad. No confieren acción para exigir su
cumplimiento, pero que cumplidas por el deudor autorizan al acreedor la retención de lo que se
ha dado por razón de ellas. No dan derecho a la Repetición. Son enervadas en sus efectos por
razones legales.
3. ANTECEDENTES HISTÓRICOS
No son muy claros los antecedentes de estas obligaciones en Roma. Algunos autores sostienen
que en el Derecho Romano primitivo, no se reconocían otras obligaciones que las fundadas en
el Jus Civile y amparadas por el derecho de la acción.
Eduardo Helguera, con indiscutible autoridad en el tema ha profundizado en esta cuestión;
para él, en el Derecho hay que distinguir entre la obligación natural concebida por los
jurisconsultos de la época clásica y la obligación natural pietatis causa, desenvuelta por el
Derecho Justiniano:
1. Las obligaciones naturales de la época clásica surgen del choque de la Filosofía Estoica
con las normas del Derecho Civil, en ellas existe vínculo jurídico y tanto es así que podían ser
objeto de novación, de garantías reales y personales y en ciertos casos de compensación,
finalmente es necesario señalar que eran exigibles.
2. Al lado de estas obligaciones forman las obligaciones naturales, en el corpus juris, que
no son más que deberes de conciencia y cuyo único efecto es la solutio retentio, son las
llamadas: pietatis causa.
El Código Napoleón no reglamenta de manera adecuada y precisa la obligación natural, se
refiere a ella en su artículo 1.235 que dispone en su segunda parte: «No se admite la repetición
respecto de las obligaciones naturales que han sido voluntariamente pagadas.»
4. NATURALEZA JURÍDICA.
Las discusiones abundan, uno de los puntos más controvertidos es
el que se relaciona con la existencia del vínculo jurídico:
a) Para autores como Giorgi, Van Bemmelen, Leonhard,
Giorgiann¡yCarnelutti, tienen las siguientes características:
• No tienen vínculo jurídico, porque falta en ellas el elemento coercitivo que es el prius
indispensable para configurar una relación jurídica. En tales condiciones se estaría frente a una
obligación no obligatoria, ante un deber libre que contradice el propio concepto de obligación.
• La obligación natural vendría a adquirir el carácter de obligación cuando el deudor la
paga voluntariamente, es decir que sería un extraño y absurdo ser jurídico que adquiere la vida
sólo al convertirse en cadáver, es un simple fenómeno jurídico que es fuente de obligaciones
desde el momento de su cumplimiento.
• La obligación natural no responde a nada práctico es una quinta rueda en el Derecho
que podría ser eliminada perfectamente de los códigos.
• La verdadera naturaleza de esta clase de obligaciones, sería la de constituir vínculos
morales pero no jurídicos.
• La obligación natural es un nombre sonoro que los juristas han usado frecuentemente
para cubrir contrabando jurídico.
b) Para la Teoría Clásica, representada por Aubry y Rau, Salvat,
Borda, Peirano Fació y otros autores consideran que las
obligaciones naturales por su estructura y contenido son
una simple variante de las obligaciones civiles. Algunos hablan de obligaciones civiles
abortadas o degeneradas que están provistas por lo menos de una cobertura o protección
jurídica atenuada, suficiente para definir su carácter jurídico.
c) Teorías Modernas: sostienen que las Obligaciones Naturales son deberes de conciencia
a los que la ley considera convenientes asignarles ciertos efectos jurídicos. Se las ubica en «la
mitad del camino entre el simple deber moral y la obligación civil», o como dice Ripert y
Boulanger «en los confines últimos del derecho en los límites con lo moral». Para Pacchíonni,
la obligación natural sería un caso de DEBI-TUM: «sin garantía», o sea una deuda sin
responsabilidad.
5. EFECTOS DE LAS OBLIGACIONES NATURALES.
• Son obligaciones fundadas en el derecho natural y la equidad.
• No confieren acción para exigir su cumplimiento.
• Cumplidas voluntariamente por el deudor, este carece de derecho para repetir lo que
hubiera pagado en virtud de ellas.
6. DIFERENCIAS DE LAS OBLIGACIONES NATURALES CON LAS OBLIGACIONES
CIVILES Y LOS DEBERES MORALES.
a) Se diferencian de las Obligaciones Civiles en que estas confieren acción al acreedor,
vale decir le proporcionan los medios de ataque, en tanto que las naturales, sólo otorgan al
acreedor una excepción o sea medios de defensa para
impedir que el deudor que las hubiera cumplido obtenga la repetición de lo pagado.
b) De los Deberes Morales, se distinguen en que estos se constituyen el género y la
Obligación Natural la especie, aunque se las puede confundir con aquellos porque no a todo
deber moral corresponde una obligación natural.
7. CLASIFICACION DE LAS OBLIGACIONES NATURALES
l5 Categoría.- Obligaciones Naturales de Origen: Devienen de los juegos y apuestas, se llaman
también Obligaciones Abortadas. (Art. 909 C. Civil.).
2§ Categoría.- Obligaciones Civiles convertidas en Naturales: Se convierten en Naturales por
la prescripción liberatoria, son llamadas también Obligaciones Degeneradas. El deudor no
puede repetir.
3^ Categoría.- Obligaciones ligadas a un deber moral o de conciencia. Se realizan
voluntariamente. (Art. 964 C. Civil.)
8. EJEMPLOS DE OBLIGACIONES NATURALES'15»
• Donaciones hechas sin observar las formalidades Ad Solemnitatem. Si a pesar de ello
el donante cumple con la donación, lo hace dentro del ámbito de las obligaciones naturales.
• Las que no han sido reconocidas en juicio por falta de prueba o cuando el pleito se ha
perdido por error o malicia del juez.
Las que derivan de una convención que reúne las condiciones generales requeridas en materia
de contratos, pero a las cuales la ley por razones de util.idad social les ha negado toda acción,
tales por ejemplo: las deudas de juego.
El pago de alimentos a parientes a los cuales la ley no les acuerda el derecho de exigirlos.
La restitución de un inmueble adquirido por Usucapión.
TEMA N° 4 DE LAS OBLIGACIONES DE DAR, HACER Y NO HACER
1. GENERALIDADES
Bajo el ángulo de la naturaleza de la prestación debida, las obligaciones se clasifican en
obligaciones de DAR, HACER Y NO HACER.
2. OBLIGACIONES DE DAR
En el Derecho Romano, el «Dore» correspondía en sentido técnico a la entrega traslativa de
propiedad o de otro derecho real. Al «daré» se contraponía el «facere» que significaba ejecutar
una obra, un mero hecho sin transferencia de derechos sobre una cosa y que también
comprendía el «non facere».,16>
Su objeto consiste en la entrega de una cosa o un bien, el deber que pesa sobre el deudor le
impone la necesidad de desprenderse o desasirse del bien o cosa para entregarlo al acreedor.
La finalidad que integra su objeto puede ser de tres clases:
• Para constituir sobre la cosa derechos reales;
• Para transferir exclusivamente su uso o su tenencia;
• Para restituir la cosa a su dueño.
3. CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES DE DAR
Se clasifican según su orden decreciente de particularidad:
a) Obligaciones de dar, cosa cierta.- Se presenta cuando su objeto está identificado en su
individualidad al tiempo de constituirse la obligación. Ej. Entregar una casa en la calle NN.
En este tipo de obligación el deudor tiene tres deberes esenciales:
• Conservar la cosa.
• Entregarla al acreedor en el lugar y tiempo propio.
• Entregar la cosa con más sus accesorios y frutos hasta el día de la entrega.
b) Obligaciones de dar cosas inciertas.- Se refieren a un objeto que no ha quedado
inicialmente definido en su individualidad a lo cual habrá de llegarse con la respectiva elección
o determinación de la cosa que haya de pagarse.
Se subdividen en obligaciones No fungibles o de Género y de cosas fungibles.
Las Obligaciones de dar cosas inciertas NO FUNGIBLES,
versan sobre objetos no individualizados que se definen por el género a que pertenecen con
caracteres diferenciales dentro del mismo género. Ej. Los Automóviles Ford etc.
r
Estas obligaciones requieren que su objeto se individualice para poder cumplirse, la elección
puede ser unilateral o bilateral, tienen como efecto el hecho de que antes de la elección no
podrá el deudor eximirse del cumplimiento por pérdida o deterioro de la cosa, por fuerza mayor
o caso fortuito. Una vez practicada la elección de la cosa a pagar, la obligación cambia de
naturaleza, su objeto ya no será género sino cosa determinada.
TEMA N° 4 DE LAS OBLIGACIONES DE DAR, HACER Y NO HACER
1. GENERALIDADES
Bajo el ángulo de la naturaleza de la prestación debida, las obligaciones se clasifican en
obligaciones de DAR, HACER Y NO HACER.
2. OBLIGACIONES DE DAR
En el Derecho Romano, el «Daré» correspondía en sentido técnico a la entrega traslativa de
propiedad o de otro derecho real. Al «daré» se contraponía el «facere» que significaba ejecutar
una obra, un mero hecho sin transferencia de derechos sobre una cosa y que también
comprendía el «non facere».,16>
Su objeto consiste en la entrega de una cosa o un bien, el deber que pesa sobre el deudor le
impone la necesidad de desprenderse o desasirse del bien o cosa para entregarlo al acreedor.
La finalidad que íntegra su objeto puede ser de tres clases:
• Para constituir sobre la cosa derechos reales;
• Para transferir exclusivamente su uso o su tenencia;
• Para restituir la cosa a su dueño.
3. CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES DE DAR
Se clasifican según su orden decreciente de particularidad:
a) Obligaciones de dar, cosa cierta.- Se presenta cuando su objeto está identificado en su
individualidad al tiempo de constituirse la obligación. Ej. Entregar una casa en la calle NN.
En este tipo de obligación el deudor tiene tres deberes esenciales:
• Conservar la cosa.
• Entregarla al acreedor en el lugar y tiempo propio.
• Entregar la cosa con más sus accesorios y frutos hasta el día de la entrega.
b) Obligaciones de dar cosas inciertas.- Se refieren a un objeto que no ha quedado
inicialmente definido en su individualidad a lo cual habrá de llegarse con la respectiva elección
o determinación de la cosa que haya de pagarse.
Se subdividen en obligaciones No fungibles o de Género y de cosas fungibles.
Las Obligaciones de dar cosas inciertas NO FUNGIBLES,
versan sobre objetos no individualizados que se definen por el género a que pertenecen con
caracteres diferenciales dentro del mismo género. Ej. Los Automóviles Ford etc.
Estas obligaciones requieren que su objeto se individualice para poder cumplirse, la elección
puede ser unilateral o bilateral, tienen como efecto el hecho de que antes de la elección no
podrá el deudor eximirse del cumplimiento por pérdida o deterioro de la cosa, por fuerza mayor
o caso fortuito. Una vez practicada la elección de la cosa a pagar, la obligación cambia de
naturaleza, su objeto ya no será género sino cosa determinada.
Las Obligaciones de Dar cosas Inciertas FUNGIBLES, son
aquellas en que todo individuo de la: especie equivale a otro individuo de la misma especie y
que pueden sustituirse las unas por las otras de la misma calidad y en igual cantidad, sólo se
determinan por el número, el peso o la medida Vgr. 100 Kgs. de arroz, 1.000 litros de aceite.
Se distinguen por dos caracteres salientes:
• Su objeto no esta individualizado al tiempo de constituirse la obligación quedando sólo
definido por su género y cantidad.
• Su objeto es fungible en cuanto puede ser sustituido indiferentemente por otro que sea
de la misma especie y calidad.
c) Obligacionesdedarsumasdedinero.- Tiene por objeto desde su origen, la entrega de
sumas de dinero se las denomina también Obligaciones Pecuniarias y por su importancia son
objeto de estudio separado.
4. OBLIGACIONES DE HACER
El objeto de las obligaciones de HACER, consiste en una actividad del deudor que debe ajustar
su conducta a los términos de la obligación, es un hecho de conducta, que se caracteriza por
el compromiso de una energía de trabajo, la realización de un servicio, sea física o moral del
deudor a favor del acreedor. Estas obligaciones pueden ser infungibles o Intuito Personae,
cuando el deudor no puede ser sustituido por otro y son Genéricas cuando el deudor puede ser
sustituido por otro.
5. OBLIGACIONES DE NO HACER
Son aquellas por las cuales el deudor se halla obligado a abstenerse de ejecutar cierto acto
que, conforme a las normas jurídicas comunes, habría tenido la facultad de efectuar o no. Se
caracterizan por su contenido negativo: es una abstención que de no mediar esta obligación el
deudor-habría podido efectuar.
No se diferencian substancialmente de las obligaciones de hacer, pues su objeto es siempre
una conducta del deudor, sólo que tiene contenido negativo.
Estas obligaciones de No Hacer pueden ser de dos clases:
• Convencionales.- Las que derivan de un contrato o de un acto jurídico bilateral Ej.- Pacto
de no revelar un secreto industrial; el acuerdo de no participar en un remate público; la
prohibición de subarriendo; la obligación de no levantar una pared a más de cierta altura.
• Legales.- Aquellas que provienen de un precepto legal específico. Ej.- Obligaciones del
locatario de no hacer otro uso de la cosa arrendada que el previsto; La ley de 30 de Diciembre
de 1.949, Ley de Propiedad Horizontal, consagra diversos deberes de abstención.
6. CARACTERÍSTICAS Y DIFERENCIAS
• En las obligaciones de DAR, la sola infracción implica el pago de daños y perjuicios; en
las de HACER, se requiere de una declaratoria previa de mora del deudor.
• En las Obligaciones de DAR, es casi indiferente la persona del deudor porque la
pretensión del acreedor persigue un bieni o cosa. En las Obligaciones de HACER, siendo su
objeto un hecho de conducta, generalmente la persona del deudor tiene especial importancia
para el acreedor. (Intuito Personaem).
• Las Obligaciones de DAR, se extinguen por el "perecimiento" de la cosa objeto de la
prestación, que es propia de las mismas; en las obligaciones de HACER y NO HACER por la
imposibilidad sobreviviente de su ejecución.
• Para determinar los procedimientos de ejecución, en las obligaciones de DAR, en
principio se ataca el patrimonio del deudor tratándose de obligaciones cuyo objeto principal es
la entrega de dineros o bienes fungibles; empero cuando el objeto de la obligación versa sobre
la entrega de una cosa mueble o inmueble determinada, el acreedor puede ser autorizado a
entrar en posesión de ella, conforme lo determina expresamente el art. 1.467 del Código Civil.
En las Obligaciones de HACER, son aplicables los «astreintes» (Art. 401 Código Procesal Civil
-Ley 439) toda vez que el apremio corporal por obligaciones patrimoniales se halla prohibido
expresamente por el artículo 1.466 del Código Civil disposición legal que tiene como precedente
a la Ley del 19 de Diciembre de 1.905, principio que es reactualizado por la Ley N° 1602 de 15
de Diciembre de 1.994 (Ley de Abolición de prisión y apremió corporal por obligaciones
patrimoniales). El Código Civil sobre este particular legisla en el artículo 1.468 que «,...s¡ la
obligación (le hacer no se cumple, el juez a pedido del acreedor, puede disponer que el deudor
ejecute la obligación, o que a su costa, la ejecute otro...» Si la Obligación de hacer, es intuito
personae, este mismo dispositivo legal, prevé: «... En las obligaciones de hacer, que por su
naturaleza sólo pueden ser ejecutadas por el deudor, su inejecución se resuelve en el
resarcimiento del daño causado.»
7. EFECTOS DE LAS OBLIGACIONES DE DAR
Dependiendo que el objeto sea un bien mueble o inmueble la finalidad que' integra esta clase
de obligación puede ser distinta:
Las obligaciones que tienen por objeto bienes inmuebles, persiguen una finalidad de constituir
derechos reales, restituir las cosas a su dueño o transferir el uso o la tenencia de una cosa.
Cualquiera sea el caso, basta el consentimiento de las partes si son inmuebles para el
nacimiento de la obligación.
En las obligaciones que tienen por objeto bienes muebles o semovientes es menester que se
realice la tradición (traditio) o entrega de la cosa para que el comprador corra con los riesgos
de la cosa transferida.
8. EFECTOS DE LAS OBLIGACIONES DE HACER Y NO HACER
a) Obligaciones de Hacer.-En este tipo de obligaciones el cumplimiento defectuoso queda
asimilado al incumplimiento total, otorgando derechos al acreedor a destruir lo, hecho
defectuosamente o para que lo haga un tercero a costa del deudor. Esta es una sanción por
mal cumplimiento, cuando el hecho ejecutado por el deudor difiere del hecho debido con
mengua del interés del acreedor.
En las obligaciones Intuito Personae, da lugar a resarcimiento de los daños y perjuicios.
b) Obligaciones de No Hacer.- El deudor incurre en mora en forma automática y por la sola
realización del hecho o conducta del cual debía abstenerse. Así el acreedor queda autorizado
para destruir lo hecho en contravención de la
44
obligación, conforme lo dispone el artículo 1.469 del Código Civil. Si ello no es posible, podrá
demandar la indemnización de Daños y Perjuicios. Si la abstención consiste en la NO
divulgación de un Secretó Industrial, sólo podrá demandarse daños y perjuicios.
9. OBLIGACIONES DE MEDIOS O PROCEDENCIA Y OBLIGACIONES DE RESULTADO
Esta clasificación toma en cuenta el contenido de la prestación y ha sido creada por Demogue
(tratadista francés). Los Hermanos Mazeaud, le asignan otra denominación: «Obligaciones
Generales de Prudencia y Diligencia y Obligaciones Determinadas.»(17)
a) Obligaciones de Resultado.- Son aquellas en las cuales el deudor está Obligado a
asegurar el efecto determinado y/o resultado preciso; debe obtener el logro de la finalidad
perseguida por una determinada conducta. Vgr. El Contrato de Compraventa, el vendedor se
obliga a entregar la cosa.
Obligación Extra contractual: Evento dañoso provocado por un animal o una cosa, el obligado
está en el deber de asegurar de que el animal o la cosa bajo su custodia no cause daños a
terceros.
b) Obligaciones de Medios o Procedencia.- Son aquellas en las cuales el deudor no
asegura un efecto determinado, tan solo se compromete a poner en práctica una conducta que
ordinaria y razonablemente conduce a un determinado resultado, pero que bien puede no
producirlo. En este tipo de obligaciones tiene relevancia en su consideración la
TEMA N° 5 DE LAS OBLIGACIONES COMPLEJAS
1. CONCEPTO
La complejidad de los elementos de la obligación puede depender tanto del elemento subjetivo
como del objetivo. Las distinciones que se examina adquieren importancia cuando se trata del
cumplimiento y de la extinción de la relación obligatoria.
2. OBLIGACIONES CON PLURALIDAD DE OBJETOS
Son obligaciones de objeto plural o compuesto las que se refieren a dos o más prestaciones.
Pueden tener un objeto CONJUNTO o DISYUNTO.
a) Obligaciones de Objeto Conjunto.- Llamadas también conjuntivas o acumulativas, se
caracterizan por la pluralidad de prestaciones debidas todas las cuales integran la pretensión
del acreedor. Ej.- Se compra en una mueblería un juego de comedor y un juego de living, el
mueblero debe de entregar todos los muebles que debe. Estas obligaciones carecen de un
régimen propio y se gobiernan por los principios comunes a toda obligación.
La diversidad es CUANTITATIVA Y NO CUALITATIVA.
b) Obligaciones de Objeto Disyunto.- Versan sobre varias prestaciones distintas de modo
que el deudor se libera pagando una sola de esas prestaciones.
c) Obligaciones Alternativas.- Está dado por el artículo 416 del Código Civil: «...El deudor
de una obligación alternativa se
libera cumpliendo una de las dos prestaciones comprendidas en la obligación, pero no puede
compeler al acreedor a recibir parte de la una y parte de la otra. Es un tipo de obligaciones no
muy frecuente en el que el deudor se libera con la entrega de uno de ellos, si la elección le
corresponde. En cuanto a sus CARACTERES tenemos los siguientes:
• Tienen un objeto plural o compuesto, que puede estar conformado por prestaciones
homogéneas o heterogéneas sean de dar, hacer o no hacer.
• Consisten en un vínculo único.
• El objeto de pago también es único. Esto demuestra la distinción entre la pluralidad del
objeto debido y la unidad del objeto debido y la unidad del objeto de cumplimiento o pago.
d) Obligaciones Facultativas.- Llamadas también con prestación sustitutiva, comprenden
dos objetos valora dos de los cuales uno sólo de ellos es el comprometido y el otro está
señalado como medio de liberación.
CARACTERES:
• Aunque el objeto debido es único, es posible su sustitución en el momento del pago,
hasta que se considere transitoriamente a la obligación facultativa como obligación de objeto
plural, y se revele la incógnita relativa al objeto de pago.
• Hay disparidad entre los distintos objetos susceptibles de ser dados en pago.
S=
• El funcionamiento de la opción que la misma implica siempre a favor del deudor.
e) Diferencias con las Obligaciones Alternativas
13 En las Obligaciones alternativas hay das a más prestaciones que integran el objeto debido;
en cambio en las obligaciones facultativas se debe una sola prestación, con la facilidad para el
deudor de poderlo sustituir por otro, en el acto de pago.
23 En la Obligación Alternativa hay paridad entre todas las prestaciones debidas las que están
en un mismo pie de igualdad; por el contrario en la obligación facultativa hay disparidad entre
las distintas prestaciones.
3o En la Obligación Alternativa la elección entre las objetos susceptibles de pago pertenece al
deudor a al acreedor; en la obligación facultativa, la opción favorece exclusivamente al deudor.
3. OBLIGACIONES CON PLURALIDAD DE SUJETOS
San obligaciones de Sujeto múltiple las que corresponden a varios acreedores o pesan sobre
varios deudores can respecto a una sola prestación debida y en razón de una causa única. Esta
pluralidad de sujetos puede ser originaria o sobreviniente.
Es ORIGINARIA cuando desde la constitución de la obligación hay varios acreedores a varios
deudores. Es SOBREVINIENTE cuando habiendo comenzada la obligación con único sujeto
(activo o pasivo), pasa a tener un sujeto múltiple generalmente por incorporarse a la relación
obligacional, tal el caso de los herederos del originario acreedor o deudor que hubiera fallecido.
El género en las obligaciones complejas por pluralidad de sujetos se llama mancomunidad y
que a su vez comprende dos especies: LA SIMPLE MANCOMUNIDAD y la SOLIDARIDAD.
a) Mancomunidad Simple.- El crédito o la deuda se divide entre todos los acreedores y
todos los deudores, se trata de obligaciones «a prorrata» o divisibles en el sentido de que la
prestación se dividirá en partes iguales cuando no se pacta otra cosa y la ley no dispone lo
contrario. Art. 427 y 428 C. Civil.
12 El derecho de exigir y el deber de cumplir la prestación divisible se fracciona de acuerdo al
número de acreedores o deudores. Dicho fraccionamiento se opera en partes ¡guales a menos
que el título de la obligación haya dispuesto lo contrario.
25 Cada acreedor solo tiene derecho a exigir el pago en la prestación y cada deudor solo puede
ser obligado a pagar su cuota misma.
39 La prescripción, la suspensión, la interrupción de la prescripción, la culpa, el dolo, la
mora, la cosa juzgada, la transacción, la novación, la remisión, la compensación, y la confusión
que pueda haber ocurrido con respecto a uno solo de los interesados no propagan sus efectos
a los demás. La insolvencia de codeudor no afecta tampoco a los demás. El reconocimiento de
la deuda hecho por un deudor es exclusivamente personal.
b) Obligaciones Solidarias.- (SOLIDARIDAD).- Es aquella obligación de sujeto plural en la
cual por voluntad de las partes o de la ley y con prescindencia de la naturaleza divisible o
indivisible de su objeto, cualquiera de los acreedores puede exigir y a cualquiera de los
deudores puede serle exigido el cumplimiento de la prestación.
(19)
Cada uno de los deudores dice- PUIG BRUTAL! debe toda prestación pero el acreedor solo
tiene derecho a recibida
19 Boffi Boggero Estudios Jurídicos Bs. As. 1960 Pág. 82.
una sola vez, sea de un solo deudor o varios. La solidaridad constituye la mayor abstracción
jurídica de todo el Derecho Civil. La Solidaridad y todas sus consecuencias jurídicas constituyen
una de las más perfectas construcciones del Derecho en general, es por lo tanto, una respuesta
del Derecho a la necesidad de crear la forma más conveniente en que se obliguen varios
deudores frente a uno o varios Acreedores y es por ello que la utilidad práctica de la Solidaridad
se basa prioritariamente en el aspecto pasivo de la relación obligatoria, constituyendo la
solidaridad activa una consecuencia natural de la primera.
Por regla general la Solidaridad, nace en virtud de la voluntad (unilateral o plurilateral) de los
sujetos que integran la relación obligatoria. Así un caso de voluntad unilateral, será aquel que
se constituya por Testamento; uno Bilateral o Plurilateral, será que nace por un pacto, vale
decir, constituida contractualmente.
La solidaridad también puede nacer de la ley, caso en el cual, existe de pleno derecho. Cuando
una norma legal, determina que varias personas sean deudoras solidarias de otra u otras. Por
lo general, la solidaridad legal proviene de la responsabilidad contractual, de la responsabilidad
civil extracontractual o de normas de carácter tributario.
En consecuencia, la Solidaridad tiene como fuentes, a la voluntad de los sujetos y la Ley.
La solidaridad se da en el grupo acreedor (solidaridad activa) o en el grupo deudor (solidaridad
pasiva) o en ambos grupos (Solidaridad Mixta).
Reglas Generales de la Solidaridad
1o La solidaridad, no se presume, resulta de la ley o de la voluntad de las partes.
2o La novación, compensación, o remisión hecha por cualquiera de los acreedores solidarios
con cualquiera de los deudores de la misma clase extingue la obligación.
3o Cuando haya pluralidad de acreedores y deudores el pago que haga alguno de los deudores
extingue totalmente la obligación.
4o Son oponibles por parte del deudor únicamente las excepciones que deriven de la naturaleza
de la obligación y las que sean personales al demandado. Este es responsable para con los
demás deudores sino hace valer las excepciones que sean comunes a todos Art.438 del C.
Civil.
5o La prescripción que ha sido interrumpida en la solidaridad en favor de uno de los acreedores
o en contra de uno de los deudores aprovecha o perjudica a los demás.
6o La solidaridad no subsiste para los herederos a quienes se la transmite como obligación
mancomunada o divisible.
T Tiene unidad de causa: El deber de prestar de todos los deudores o la pretensión de todos
los acreedores deriva del mismo título o hecho justificante de lo contrario no podría hablarse de
una única obligación.
8o Los distintos vínculos personales que integran la obligación solidaria, no subsisten
separados o aislados ni son independientes entre sí. Están concentrados o coligados en cuanto
convergen en un haz que infunde la obligación una estructura unitaria.
d) Solidaridad Activa.- Hay solidaridad activa cuando cualquiera de los acreedores tiene el
derecho de exigir del deudor el pago total de la obligación.
Tiene como fuente la sucesión, el testamento o la voluntad de las partes. No es frecuente por
lo tanto no está prevista por disposición expresa. Se funda en la idea de la representación tácita
que se la sustituye y practica con el mandato expreso constituida en favor de todos los
acreedores para que cualquiera de ellos pueda exigir el pago total de la obligación de REDIMIR
las cuentas en favor de los demás acreedores.
REGLAS
Io El pago hecho en favor de uno de los acreedores solidarios extingue totalmente la deuda.
Art.433. C.C. 2o El acreedor que recibe el pago queda obligado respecto de los otros
acreedores en la parte que a él le corresponde, a cuyo efecto hará una división del crédito en
partes iguales salvo convenio en contrario. Art.429-439 del C. Civil.
3o Cualquier acreedor puede declarar extinguida la deuda haciendo remisión de ella o liberar
parte de la misma mediante la QUITA, pero será responsable con los demás en las partes que
a estos correspondan, a cuyo efecto hará una división del crédito.
4o El deudor de varios acreedores solidarios se libera pagando a cualquiera de estos, a no ser
que haya sido requerido judicialmente por alguno de ellos en cuyo caso deberá hacer el pago
al demandante. Art.437-11 del C. Civil.
5o Para el caso de muerte de algún acreedor solidario dejando más de un heredero, cada uno
de los coherederos solo podrá exigir o recibir la parte del crédito que le corresponda según su
porción hereditaria a no ser que la obligación sea INDIVISIBLE. Art. 436. C. C.
d) Solidaridad Pasiva.-Hay solidaridad pasiva cuando cualquiera de los deudores que ha
sido requerido por el acreedor (s), tiene la obligación de cumplir con el total de la prestación
debida, cumplimiento que libera a los demás deudores. Tiene como fuente la voluntad de las
partes y la ley. Su importancia radica en que constituye una garantía eficaz más eficaz, que la
fianza para los acreedores pues a través de ella son varios patrimonios de diferentes deudores
que garantizan el pago de la obligación ya que el acreedor puede pedir su petición de pago a
cualquiera de sus deudores sin que pueda oponerse a dicho pago. En cambio en la fianza, el
fiador tiene el beneficio de oponer la excepción de Excusión u Orden, es decir que previamente
la acción de demanda de pago deberá, dirigirse contra el deudor principal para que él responda
con sus bienes y recién cuando estos bienes no cubran toda la deuda podrá el fiador responder
con sus bienes el saldo que el deudor no hubiera llegado a cubrir.
REGLAS
Io El deudor solidario es responsable para con sus obligados si no hace valer las excepciones
que son comunes a todos. Art. 438.C. C.
2o Cuando existe imposibilidad de cumplimiento o perecimiento de la cosa originan la
extinción, de la deuda, a menos que no exista culpa en ninguno de los deudores solidarios,
bastará que alguno de ellos hubiese incurrido en la culpa para que la responsabilidad se
extienda a todos, tanto por el valor de la cosa como para el pago de los daños y perjuicios. Art.
447. C. C.
3o Los NO culpables, tienen derecho de exigir al negligente el pago a prorrata que hubiesen
afectado.
4o La muerte de un deudor solidario que deja varios herederos origina la división de la
prestación entre los mismos en la proporción que les corresponda según cuota hereditaria.
Excepto en los casos de obligación indivisible.
5o El deudor solidario que paga por entero la deuda tiene derecho a exigir de los otros co-
deudores la parte que en ella les corresponda. En la medida de que el deudor solidario satisface
la deuda, se subroga en los derechos del acreedor.
6o La responsabilidad por incumplimiento de la obligación tanto en lo que se refiere a la
indemnización compensatoria cuanto a la obligación moratoria, es exigible íntegramente a
cualquiera de los deudores solidarios.
4. CARÁCTER GENERAL DE LA SOLIDARIDAD
Según la Doctrina Francesa se caracterizan por tres aspectos:
a) Unidad de Objeto.- En la ACTIVA cualquier acreedor puede exigir al deudor el
cumplimiento total de la prestación y en la PASIVA, el acreedor puede exigir de alguno de los
deudores el pago íntegro.
b) Pluralidad de Vínculos.- La solidaridad existe aunque los acreedores y deudores no
estén ligados del propio modo y por los mismos plazos y condiciones. Conforme a este principio,
los distintos sujetos de la obligación solidaria podrán obligarse de distinta manera y hacer
depender sus derechos y obligaciones de distintas modalidades. Art. 434. C. C.
c) Representación Tácita.- Existe un problema legal para fijar los límites en la actuación del
representante, cosa que no ocurre en la representación expresa ya que esos límites los fija el
demandante o la ley en su caso.
Para el caso de la solidaridad no existe un límite legal absolutamente definido respecto a que
puedan hacer el coacreedor o el codeudor. Para este caso la doctrina francesa ha considerado
que el límite existente en la actuación del representante es el de la «UTILIDAD O BENEFICIO»
respecto a los representantes, sean acreedores o codeudores. Art. 433. C.C.
En síntesis podemos afirmar, que la Solidaridad se constituye en la figura más representativa
del ideal de perfección del Derecho de las Obligaciones; es una abstracción teórica que está
destinada a crear el mecanismo legal más perfecto y seguro de contraer un crédito.
aacflc^> utas
1. CONCEPTO. La obligación es indivisible cuando hay en ella pluralidad de sujetos
acreedores, deudores o de ambos y el objeto a pagar es indivisible.
El efecto de esta indivisión está en que el pago solo puede cumplirse por entero, y así cada uno
de los acreedores puede exigirlo en su totalidad y cada uno de los deudores esta en la
necesidad de cumplirlo por entero, sin que ello implique solidaridad activa o pasiva.
El Art. 431 del Código Civil preceptúa:
«... La Obligación mancomunada es indivisible cuando no puede cumplirse por fracciones, sea
por razón de su naturaleza o sea por voluntad de las partes...» 2. FUENTES DE LA
INDIVISIBILIDAD. Son tres:
• Por la voluntad de las partes, cuando al momento de celebrarse un acto o contrato se
estipula entre acreedores y deudores que deben estos últimos cumplir con el, objeto indivisible.
• La naturaleza del objeto, cuando este por su natural estructura o composición se opone
a su divisibilidad, impide la división de la deuda, surge de hecho y no tiene fin. Ej.- la entrega
de un semoviente.
• La Herencia, que puede ser testamentaria o intestada; y cuando su autor (De Cujus)
transmite a todos sus herederos,
para que cumplan una deuda con objeto indivisible y así la obligación que tenía un sólo sujeto
pasivo -cuando el autor vivía- a causa de su fallecimiento, se convierte en obligación con sujeto
múltiple, que son los herederos.
3. INDIVISIBILIDAD Y SOLIDARIDAD: SEMEJANZAS
Se pueden anotar las siguientes:
• Tanto en la indivisibilidad como en la solidaridad hay pluralidad de deudores, de
acreedores, o de ambos.
• En ambas ante el Derecho o para efectos de derecho el objeto de la obligación es unitario
y por ello,
• Cada acreedor puede exigir la totalidad del objeto a cada deudor y cada uno de estos,
está en la necesidad de cubrirlo por entero. Se parecen en su efecto principal consistente en
impedir la división de la obligación.
4. INDIVISIBILIDAD Y SOLIDARIDAD: DIFERENCIAS
No obstante de las semejanzas que se anotan precedentemente,
las dos figuras presentan diferencias notables a saber:
• La indivisibilidad deriva de la naturaleza misma del objeto de la prestación, en tanto que
la solidaridad deriva de la forma en que se constituya la obligación, ya sea por medio del
contrato, de la ley o por la sucesión mortis causa, pues el objeto en sí es intrínsecamente
divisible, pero no sé fracciona por estar así determinado en el título que crea la obligación.
• La indivisibilidad no permite que los deudores verifiquen pagos parciales, en tanto que
la solidaridad sí permite el
pago parcial, llegado el caso. (Ej.- Como podría pagarse parcialmente la constitución de una
servidumbre de paso).
• La indivisibilidad termina además por pago de daños y perjuicios sólo cuando la
obligación se incumple: la solidaridad puede terminar además, por voluntad de: acreedor o por
la ley.
5. LAS OBLIGACIONES INDIVISIBLES EN LA DOCTRINA FRANCESA
En Francia esta materia siempre se ha considerado complicada, al grado de que Dumoulin,
publicó en el siglo XVII un libro titulado: «Extricotio Lobyñnthi dividui et individui» para connotar
así que las obligaciones indivisibles eran un laberinto.(20>
Pothier desarrollo las ideas de Dumoulin y Planiol les puso cierto orden, pues habla ya
solamente de dos tipos de indivisibilidad: la real o natural y la convencional. El Código Francés
de 1.928 hizo abstracción de toda teoría y atendió de manera exclusiva para su estudio a la
naturaleza del objeto, aceptando sólo la indivisión natural y la económica.
6. RÉGIMEN LEGAL DE LAS OBLIGACIONES INDIVISIBLES
El Código Civil boliviano, las introduce en el régimen de las obligaciones mancomunadas con
prestación divisible e indivisible en los arts. 429 al 432. Establece que las obligaciones
indivisibles se regulan en todo lo que sea pertinente por las normas de las obligaciones
solidarias, exceptuando los siguientes casos:
1) La indivisibilidad subsiste para los herederos del deudor o del acreedor; pero el heredero
del acreedor que reclama la totalidad del crédito debe dar caución o fianza en garantía de sus
coherederos.
2) La remisión de la deuda o el recibo de otra prestación en lugar de la debida que hace
uno de los coacreedores no libera al deudor frente a los demás acreedores; estos últimos
podrán pedir la prestación indivisible reembolsando el valor de la parte y porción del acreedor
que remitió o recibió la prestación diversa.
7. CRÍTICA A LA INDIVISIBILIDAD
La indivisibilidad «accidental o Convencional» no debería existir porque esta destinada a
completar los insuficientes efectos de la solidaridad, porque si esta impidiera, la división de la
deuda entre los herederos del principal, no tendría ya razón de ser la indivisibilidad.
1. CONCEPTO E IMPORTANCIA
Las obligaciones pecuniarias ocupan una subclase de las obligaciones genéricas, más su
importancia excepcional en sa vida de relación ha hecho que adquieran una posición nueva
que conformen una situación especial dentro de la clasificación de las obligaciones.
Se definen como aquellas obligaciones que desde su origen tienen por objeto la entrega de
sumas de dinero. Se hallan legisladas por el artículo 404 del Código Civil(22) en la siguiente
forma: «(deudas de sumas de dinero) Las deudas pecuniarias se pagan en moneda nacional y
por el valor nominal de ella...» Nuestra legislación civil adopta el principio del nominalismo, que
aprecia la cuantía del objeto de la deuda de dinero por el valor nominal de la moneda, y no por
su valor intrínseco. Esto es, que el citado artículo nos obliga hacer una abstracción de las
oscilaciones de valor que experimenta la moneda: Un boliviano vale siempre un boliviano (23)
sin que importe el mayor o menor poder adquisitivo que ahora tenga; lo que habrá de redundar
en perjuicio de una u otra de las partes.
22 Código Civil. Edición Oficial. Año 1.975
23 Por Ley N° 901 de 28 de noviembre de1986, el BOLIVIANO será la nueva uidad
monetaria del país a partir del 1 ° de enero de 1987, con calidad de curso legal, forzoso y con
poder liberatorio ilimitado.
El BOLIVIANO tendrá una paridad equivalente al Peso Boliviano conforme se indica en la
siguiente tabla de equivalencias:
En pesos bolivianos ($b.) En Bolivianos (Bs)
10.000.000 (diez millones) 10.00 (diez bolivianos)
5.000.000 (cinco millones) 5.00 (cinco bolivianos)
1.000.000 (un millón) 1.00 (un boliviano)
500.0 (quinientos mil)
100.0 (cien mil) 0,50 ó c. 50 (cincuenta centavos) 0,10óc. 10 (diez centavos)
50.0 (cincuenta mil)
10.0 (diez mil) 0,05 ó c. 5 (cinco centavos) 0,01 óc. 0,1 (un centavo)

Su importancia radica, si se considera que ellas se encuentran y están en todos los contratos
de préstamos, mutuo, depósito, prenda y en todas las operaciones bancarias en general.
También porque constituyen una contraprestación en los contratos de carácter oneroso, así los
bienes se adquieren en dinero, tanto en su dominio como en su aprovechamiento; los servicios
se pagan en dinero.
El incumplimiento de la obligación por culpa o dolo del deudor se traduce en el pago de daños
y perjuicios que a su vez se materializa en dinero; asimismo en los hechos ilícitos la
responsabilidad o reparación del daño se paga en dinero.
Por otra parte, el objeto de estas obligaciones es el dinero, que si bien no satisface por sí mismo
necesidad humana alguna, tiene indirectamente la virtud de satisfacer cualquier necesidad
posible.
Estas razones han determinado que los textos de derecho en la doctrina y en el derecho positivo
se hayan, preocupado de consignarlos en forma privilegiada, dándoles una categoría especial.
2. CONCEPTO DE DINERO, FUNCIONES Y CARACTERES.
El dinero, es la moneda autorizada por el Estado, ósea una cosa valiosa a la cual la autoridad
pública le ha atribuido la función de unidad de medida del valor de todos los bienesJ24) El
objeto de la obligación es por lo tanto el dinero.
Antiguamente llenó esa función la sal, de donde viene salario, que era el estipendio o
recompensa dado a los criados por sus amos. Tenían que elegirse, como moneda, cosas
valiosas, es decir que fuesen deseables por todos y que existieran en cantidad estable: de ahí
que posteriormente se eligiera como signo de moneda a los metales preciosos, que tenían la
ventaja; por su rareza, de concentrar en poco volumen un elevado valor adquisitivo, bastante
estable. Modernamente se han empleado simples papeles representativos del valor monetario
a que se refieren.
FUNCIONES DEL DINERO
• Es un instrumento de cambio que facilita en gran parte la satisfacción de las necesidades
humanas.
• Es una medida de valor, porque actúa como denominador común de los demás bienes,
que se aprecian económicamente en términos de moneda.
• Es un instrumento de pago, en cuanto todas las obligaciones son susceptibles de ser
solventadas en dinero.
CARACTERES DEL DINERO
• Es una cosa en cuanto «objeto corporal susceptible de tener un valor»
• Es Fungibie, porque cualquier unidad monetaria es intercambiable por otra
representativa de igual valor;
• Es Consumible porque una vez usado en cualquier operación deja de existir para quién
lo usa;
• Es eminentemente divisible, porque puede ser fraccionado indefinidamente;
• Es una cantidad, en cuanto las unidades monetarias carecen de toda nota individual,
importando sólo el género a que pertenecen;
• Es de Curso legal, en cuanto su valor nominal está certificado por el Estado en cada
pieza, lo que impide que los particulares puedan discutir ese valor;
• Es de Curso Forzoso, en cuanto los particulares están obligados a recibir la moneda
legal, como medio de pago. Esta característica, está íntimamente relacionada con el anterior.
3. DIVERSAS CLASES DE MONEDA
Io Moneda Metálica - Es la referida a la substancia misma del dinero, acuñado por metales
nobles, como ser el oro, plata etc., que constituye un valor equivalente al que se le atribuye a
la moneda. El valor intrínseco es igual que el nominal.
2° Moneda Fiduciaria.- Es representativa de un valor que como moneda no tiene; es simbólico
o representativo y está constituida a su vez por la moneda vellón de cobre o zinc utilizado para
los pequeños cambios.
3° Moneda Papel.- Están constituidos por aquellos documentos mercantiles emitidos por el
Estado y garantizando el pago de su equivalencia con moneda metálica.
4° Papel Moneda- O sea el billete que si bien carece de garantías en metálico, se asientan en
la confianza pública. Es el billete emitido por el Estado, sin suficiente respaldo económico en
metálico, por tanto es inconvertible.
59 Moneda plástica.- Tarjetas de crédito o Débito.
6^ UFV'S 7^ Bitcoins
4. CONCEPTO Y CLASIFICACIÓN DEL INTERÉS

Desde el punto de vista jurídico, los intereses son antes que todo, un caso de frutos civiles,
consistentes en los aumentos paulatinos que experimentan las sumas de dinero, unas veces
por su importe, por el tiempo transcurrido entre la deuda y el dinero y otras por el daño causado
en el tiempo del cumplimiento de la obligación pecuniaria, o bien a título de compensación por
el goce de una suma de dinero ajeno. ©r+®3 e.c. fro’
Tiene como característica, que no se producen inmediatamente, sing que se acumulan en forma
continuada a través del tiempo.
\nlctv* pafr-iaofioo
El Código Civil en actual vigencia, da una noción del interés en su artículo 410 y dice: «...Se
considera interés no sólo el acordado con ese nombre sino todo recargo, porcentaje, forma de
rédito,
comisión o excedente sobre la cantidad principal y, en general, todo
gao ©.ojmolaTHi»,
provecho•, utilidad o ganancia que se estipule a favor del acreedor sobre dicha cantidad»
CLASIFICACIÓN. Hay distintas especies de intereses:
a) Según el origen de su institución, se distinguen los ir
convencionales v los legales. Los primeros provienen del
pacto de las partes; los segundos derivan de la previsión legal
que determina cierta tasa de interés o faculta a los jueces
para imponerla en ausencia de otra disposición concreta,
sea contractual o legal. As|i. orcx.*\rrc> 3%> Ác lotero*.
b) Según la función económica que desempeñan, los intereses se clasifican en moratorias
y compensatorios (retributivos).
Los intereses moratorios se adeudan en razón de la privación al dueño de un capital que el
deudor no tiene derecho a retener para sí; constituyen por su naturaleza, una sanción
resarcitoria, una forma de indemnización y son imponibles a título de sanción. De ahí que sólo
proceden cuando la falta de pago de la prestación principal es imputable al deudor, en razón
de su culpa o dolo. Nacen a propósito de la mora del deudor.
Los intereses compensatorios (retributivos) son la contraprestación del uso de un capital ajeno,
una suerte de precio que se paga por ese uso. Son independientes del dolo o culpa del deudor
y se constituyen como aditamento de la obligación principal.
5. CLASIFICACIÓN SEGUN EL CÓDIGO CIVIL
El Código Civil clasifica a los intereses en Legales y Convencionales, clasificación en razón de
su origen (Artículos 409-414 C.C.B.).
L*> lftf$2oes<?s OonfCocíonai^o fisfetw el 39Í,nenoJ ^ 6 % OAUO\. ^ '
¥
68
El interés legal es del 6% anual y rige a falta del convencional desde el día de la mora.
El interés convencional es aquel, que nace de la voluntad de las partes y no puede exceder del
3% mensual.
6. LA USURA
La usura ha sido siempre un flagelo de la humanidad, pues en todos los tiempos ha habido
individuos inescrupulosos que aprovechando su riqueza, han abusado de la necesidad de sus
semejantes, cobrando intereses excesivos por el préstamo de su dinero. Se consideran
usurarios los intereses que por su elevado monto en comparación con el capital que los
produce, ofenden a la moral y a las buenas costumbres. Wr&a.ooaeprpoliaaiw».
Cufióte» odorTs «tato-sn i* areles .
Nuestra legislación civil establece con relación a los intereses convencionales, un límite máximo
del 3% mensual que no se debe exceder; el artículo 413 del Código Civil Boliviano considera
como Usura cualquier excedente y por qué afectan al orc^nlpuBlfco y a la moral son
susceptibles además de una sanción penal, conforme así lo disponen los artículos 360 y 361
del Código Penal.
7. EL ANATOCISMO
Es la capitalización de los intereses, o interés compuesto, de modo que agregándose tales
intereses al capital originario pasan a redituar nuevos intereses. El anatocismo acrecienta
aceleradamente la deuda de dinero y es en otros términos: el Interés del Interés.
El Código Civil prohíbe expresamente el Anatocismo en el artículo 412, cuando dispone:
«...Están prohibidos el anatocismo y toda otra forma de capitalización de los intereses. Las
Convenciones en contrario son nulas...» El contrato que contiene una cláusula
prohibida de esta índole es nulo de nulidad absoluta, porque transgrede una norma de orden
público y en consecuencia resulta viable la repetición de lo pagado indebidamente. Finalmente,
es de hacer notar que la nulidad de la cíáusula prohibida importa sólo la nulidad parcial del
contrato, porque se refiere a la obligación accesoria de pagar los intereses capitalizados en
infracción de la ley: es una nulidad de la obligación accesoria, relativa a esos intereses, que
deja intacta la validez de la obligación e principal (Artículos 549 y 550 de Código Civil). Es por
lo menos así como debía ser.
Se salvan de estas regulaciones, las tasas del interés bancario que
tienen sus propias regulaciones (Artículo 415 Código Civil).
Enla% £nVid<M&> financieras Sípfc'nte. e*p<zcviS<.
8. EXTINCIÓN DE LOS INTERESES
Los intereses constituyen una obligación accesoria. En cuanto son obligación, se extinguen por
el pago, que de ellos se haga y por los demás medios de extinción enunciados en el art. 351
del Código Civil.
En cuanto accesorio que son de la obligación principal que los produce, se extinguen porvía de
consecuencia luego de extinguirse la obligación principal, pero no a la inversa.
Entre los modos de extinción derivados, es conveniente examinar el que se presenta cuando el
deudor acredita la extinción de la obligación principal, mediante el pertinente recibo de pago
total o parcial. Dice a este respecto el artículo 321 parágrafo II del Código Civil: «... El recibo
otorgado por el capital, sin reserva de los intereses, hace presumir el pago de estos últimos...»
Este dispositivo legal sienta una presunción de extinción de los intereses que se adeudaban,
en base al silencio del acreedor al recibir el capital. Es una presunción «Juris tantum» porque
el parágrafo II del mismo articulo admite la salvedad de la prueba en contrario.
9. OBLIGACIONES EN MONEDA EXTRANJERA
Nuestra legislación civil permite, la constitución de obligaciones y deudas en moneda extranjera
o índice valor y establece que el pago de estas puede hacerse en moneda nacional según el
tipo de cambio en el día del vencimiento y el lugar establecido para el pago. Así lo disponen los
artículos 405 y 406 ambos, del Código Civil Boliviano. Es posible que para, el legislador, las
monedas extranjeras no sean dinero, sino simplemente cosas, en cuanto objeto corporal
susceptible de tener un valor, y en aplicación del principio de que sólo la moneda nacional es
de curso legal y forzoso por la certificación calculatoria que le otorga el Estado.
jof tsterrlrta ¡fru*W.a«.aot¿nawa.
jjit
TEMA N° 8 FUENTES DE LAS OBLIGACIONES
l'S/Otylí
1. CONCEPTO
Si se observa la plenitud del ordenamiento jurídico positivo, veremos un conjunto de
acontecimientos a los cuales se imputan o enlazan consecuencias de derecho. Todos los
ordenamientos jurídicos, en mayor o menor medida, han reconocido a ciertos hechos jurídicos
la categoría de fuentes; y los autores los han agrupado de acuerdo con los caracteres más
afines para que en base a estos, sean agrupados bajo una terminología común.
Fuente para el Derecho de las Obligaciones, es el antecedente lógico al cual debe vincularse
el deber de prestación, porque no existe acto humano en el que la obligación pueda encontrar
su propio fundamento.
Son todos los hechos y actos jurídicos idóneos legalmente para generar obligaciones: son los
hechos que les dan nacimiento^.
El Código Civil Boliviano1261, promulgado el 2 de Abril de 1.976 en su artículo 294 dice: «...Las
Obligaciones derivan de los hechos v de los actos que conforme al ordenamiento jurídico son
idóneos oara producirlos...»
Este texto guarda semejanza con el Art. 1173 del Código Civil Italiano*271 del año de 1.942
que le sirvió de modelo y que dice: «...Las Obligaciones derivan del contrato, del hecho ilícito o
de cualquier otro acto o hecho idóneo para producirlas de conformidad con el ordenamiento
jurídico...» 2. LAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES EN EL DERECHO ROMANO
En la civilización romana, la fuente básica de los primeros tiempos estaba constituida por los
maleficios, (toda especie de crimen y todo daño o perjuicio que se causa a otro) conforme a
una ley histórico jurídica muy generalizada en los tiempos primitivos.
En efecto, la fuente contractual no tenía significación, salvo que se considerase el contrato en
la acepción comprensiva del ligamen provocado por el mismo maleficio, única fuente decisiva
de obligaciones en los pueblos primitivos.
■Pxc-hjírv- esAi poM-iocn
Paulatinamente los contratos van adquiriendo una importancia decisiva, a tal punto, que
sobrepasaron incluso a la otra fuente de las obligaciones (maleficios) cuando Roma deja su
estado agrícola-ganadero y las transacciones comerciales se incrementan, su cultura aumenta
y la situación social viene entonces a adquirir caracteres de auténtico progreso, el ordenamiento
jurídico fue ampliando el ámbito de las fuentes de las obligaciones. Al lado de los contratos y
los maleficios surge una multitud de fuentes que los romanos denominaron varias causarum
figuras.
Muchos autores atribuyen a Gayo, la paternidad de las varias causarum figuras en su obra
intitulada Aurei. Gayo, indicaba en sus Instituciones (3,88), el contrato y el delito: «...Una
persona es deudora de otra, o porque así lo han convenido de común acuerdo, o porque la
primera ha realizado contra la segunda un acto ilícito que debe reparar...»1281
F
Las Instituías de Justiniano (libro 3o, título 13°) añaden como fuentes a otros elementos, como
al «cuasi ex contractum» y un «cuasi ex maleficio» Los cuasicontratos marcaban una fuente
semejante al contrato y los cuasi-delitos una semejante a los delitos.
3. CLASIFICACIONES POSTERIORES
Los Glosadores y los Pos glosadores129’ analizaron, a partir del siglo XI y siglo XIV
respectivamente las clasificaciones romanas y la última versión de ellas fue tomada por Pothier,
quien agrega como fuente a la Equidad (expresión del Derecho Natural que opera como fuente
de ciertos vínculos obligatorios)
Los contratos, los cuasi-contratos los delitos, el cuasi-delito y la ley constituyen la clasificación
qué se ha denominado tradicional. No obstante esta clasificación, sea con finalidades de
reajustamiento,
29 Martin Wolff Derecho Internacional Privado Editorial Labor S.A. pag. 105
Los glosadores son aquellos especialistas del derecho que en el siglo XI comienza a estudiar
el derecho romano clásico y se limita a glosar, a comentar cada una de las palabras que
componía la definición de un determinado material de derecho romano pero sin ninguna
actualización. El que inicia fue Irineo, tenemos entre otros al búlgaro Martin García, Hugo
Alberico y llega a su culminación con Acucio (1108-1260) que reúne las glosas o
interpretaciones anteriores en la “glosa ordinaria” (1227) obra que se equiparo autoridad al texto
de los pandectas y se clausura el primer grado teórico de la ciencia jurídica medieval. La tarea
consistía en aclarar palabra por palabra (glosar)lo que hacía entre líneas y al margen del texto,
también escribían “sumas” que eran estudios completos de la parte del corpus.
La escuela de los postglosadores se la ubica desde el siglo XIV al XVII, sus más destacados
representantes fueron Bartolo Saxoferrato y Balbo de Ubaldis. Al intentar establecer una
diferencia entre los glosadores y los postglosadores se piensa en el método empleado por los
representantes de esas dos escuelas, los primeros basaron sus puntos de vista en la ley
Romana recapitulada y los segundos partieron de la propia glosa. Al hacer referencia a la
escuela Italiana de los Postglosadores, cabe subrayar que en cuanto al método y a la amplitud
de estudio de los problemas de conflictos de leyes, se establece diferencia respecto a los
Glosadores, en cuanto a los limites especiales de los conflictos de los que ocupan tanto a los
Glosadores como a los Postglosadores, no se puede trazar diferencias en términos generales,
los unos y los otros, se ocuparon de conflictos surgidos entre estatutos de ciudades sometidas
a una misma soberanía, a la del imperio Germánico. Postglosadores o conciliadores tratan de
realizar una tarea de orden práctico. Abordando los textos romanos con mayor libertad, no se
prohibían explicar la tarea sino indagar la razón de ser de esa ley. La escuela se desarrolla
desde el siglo XIII al XV por Ciño de Pistoia. Siendo principal exponente Bartolo de Saxoferrato
(1313-1357) es el principio de la personalidad jurídica para el extranjero, porque estos no
estaban protegidos y Saxoferrato dijo que “los bienes de una persona siguen en el lugar donde
esta”
de sustitución o de síntesis ha sido sometida a un severo enjuiciamiento científico.
Los Códigos modernos, en cambio, no han considerado prudente la enumeración de las fuentes
obligacionales, con excepciones como la del citado artículo 1173 del Código Civil Italiano del
año 1.942.
4. FUENTES MODERNAS
ls Clasificación.
• Contractuales: (Ex Legue) Derivan del Contrato o la Convención.
Extracontractuales: Son las que están fuera de la
convención y son configuradas como manifestaciones
de voluntad unilateral, llamadas también fuentes
legales porque están previstas por ley.
Soroy2n¿e-on dGbee Iffl
2o Clasificación.- «Francisco Messineo»:
• Fuentes que emanan de la Voluntad humana, son: El contrato. El Acto Colectivo y la
Promesa Unilateral.
• Las Fuentes que emanan de la Voluntad de la Ley, tales como el Acto Ilícito, Gestión de
Negocios Ajenos, el pago de lo indebido, el Enriquecimiento sin Causa.<31)
Otras Clasificaciones:1321
• JOSSERAND: Actos Jurídicos, Actos Ilícitos, Enriquecimiento sin causa y la Ley.
• DEMOGUE: Contrato, la voluntad unilateral, los actos ilícitos y el Cuasicontrato.
• BUSSO: La Ley y el Acto Jurídico.
5. BREVE NOCIÓN DE CADA FUENTE TRADICIONAL:
• Contrato: Acuerdo de voluntades que tienen por fin inmediato crear, modificar o extinguir
obligaciones de carácter patrimonial.
• Cuasicontrato: Actos realizados en beneficio de un tercero, cual si hubiese ejercido su
representación: «Es un acto voluntario lícito, que produce efectos semejantes a los
contratos, sin,existir acuerdo de voluntades...»
c\ coA^oa.'Jvt Yvxb\*, hovj no.
• Delito: Acción o conducta típicamente dañosa, intencional o
doloso, legalmente tipificad^ y pnnih|° —ygonA ef e\orgaftOTO»ni*o
impon? A! autor CiOl\- frsarcú-p\<AaSo •
• Cuasidelito^ Acción o conducta culposa sin intencionalidad y
que causa perjuicio.
• La Ley: Es fuente autónoma que erige a un hecho como jurígeno. OVxncleAo «salejonco
t«tpos¡Wo -
6. CLASIFICACIÓN SEGÚN EL CÓDIGO CIVIL BOLIVIANO
a) Fuentes derivadas de los Actos Jurídicos Negocíales (Obligaciones voluntaria»^
1) Los Contratos (Artículo 450 Código Civil)
2) Declaración Unilateral de Voluntad
• Promesa de Pago (Art. 956 C Civil).
• Reconocimiento de Deuda (Art. 956 C. Civil)
• Promesa Pública de Recompensa (Art. 957 C. Civil)
• Testamento (Art. 1112-1 C. Civil)
b) Fuentes derivadas de los HECHOS JURIDICOS (Obligaciones legales)
1) Enriquecimiento Ilegítimo (Art. 961 C. Civil)
2) El Pago de lo Indebido (Art. 963 C. Civil)
3) La Gestión de Negocios (Art. 973 C. Civil)
4) Los Hechos Ilícitos (Art. 984 C. Civil)
5) Limitaciones derivadas de las relaciones de vecindad (Arts. 115,116,117.118 C. Civil).
0¿\47( cVwu\ccaC«joft rvo ,
Aa yfa*S>. •
TEMA N° 9 DE LOS EFECTOS DE LAS OBLIGACIONES
(Supuestos y Consecuencias)
I. DEL CUMPLIMIENTO O PAGO 1. GENERALIDADES
Antes de ahora los efectos de las obligaciones se estudiaban sólo desde el punto de vista del
incumplimiento como el conjunto de derechos y acciones que correspondían al acreedor para
ejercer coercitivamente la obligación, ya sea por su naturaleza (cumplimiento exacto o in natura)
o por equivalencia.
En la actualidad y siguiendo la sistemática del Código Civil Italiano, fuente de inspiración de
nuestro código los efectos de las obligaciones se estudian desde un doble punto de vista:
a) Desde el punto de vista del cumplimiento.- 0 sea todos los requisitos que deben
llenartanto el deudor como el acreedor, para satisfacer las obligaciones y que se traducen por
parte del deudor en el deber que tiene de cumplir directamente la obligación, sin ningún
requerimiento y de su responsabilidad patrimonial, mediante el pago y las diversas formas que
este reviste y que en realidad lo implican.
b) Desde el punto de vista del incumplimiento.- Es decir todas las facultades o prerrogativas
legales franqueadas en favor del acreedor para obtener del patrimonio del deudor la satisfacción
de la obligación, sea in natura o por equivalencia; derechos y deberes que se complementan
con el ejercicio de las acciones que tienen como finalidad la conseriación del patrimonio del
deudor (Acciones Conservativas, Oblicuas, Revocatoria o Pauliana).
2. DEFINICIÓN DEL PAGO
El pago es un acto jurídico consensual consistente en el cumplimiento de una obligación de dar,
hacer o de no hacer, que se ejecuta con la intención de extinguir una preexistente. El pago
implica la ejecución de la obligación en las condiciones convenidas en su origen. Pagar es
actuar conforme a lo debido.
Según Jaques Dupichot: «...El pago es una convención por la cual el deudor (llamado solvens)
ejecuta una prestación debida (de cualquier naturaleza), mientras el acreedor (llamado
accipiens) recibe esta última...» m
El pago es el cumplimiento efectivo de una obligación, la prestación de la cosa o del hecho
debido. Pagar en el lenguaje jurídico no es solamente entregar una suma de dinero, sino
también cumplir las obligaciones cualquiera sea su objeto. El pago es el modo normal de
extinguir las obligaciones. Estas fueron creadas para extinguirse mediante el pago, pagar deriva
de Pacare, aplacar y del francés payer y antiguamente significaba satisfacer al acreedor en
forma tal que cesará toda reclamación de su parte. En Latín las palabras Solvere y Solutio,
tenían un sentido más amplio, puesto que se aplicaban a todo hecho que libera al deudor
hubiera o no recibido satisfacción el acreedor.1351
El Código Civil sobre el pago dice en el artículo 291 lo siguiente: «... El deudor tiene el deber
de proporcionar el cumplimiento exacto de la prestación debida»
3. NATURALEZA JURÍDICA DEL PAGO
La doctrina ha discutido intensamente si el pago es un contrato, un acto jurídico unilateral o
bien se pueden presentar ambos caracteres. En criterio mayoritario, no es de la esencia del
pago el constituir un convenio, pues puede existir sin el consentimiento del acreedor, de tal
manera que se vea obligado a recibirlo del deudor cuándo reúna con todos los requisitos de
exactitud en cuanto al tiempo, modo, lugar y sustancia; o de un tercero que obra con o sin
interés jurídico en los distintos casos del pago con subrogación, conforme así lo previene el art.
295 del Código Civil, que expresa: «...(Quienes deben efectuar el cumplimiento) La obligación
puede satisfacerse por toda persona, tenga o no interés en el cumplimiento, y a sabiendas del
deudor o no...»,36>
En términos generales, podemos decir que el debate doctrinario cobra sentido a efectos de
responder diversos interrogantes. Así se cuestiona si el pago requiere, para ser tal, un animus
prestandi que, como correlativo del animus solvendi, es decir, intención de cancelar o cumplir
la obligación. También se pregunta si el pago requiere capacidad negociar en el acreedor y el
deudor; en su caso, si el pago requiere la cooperación del acreedor etc.
No es propósito incidir en las numerosas teorías que sobre el pago existen ya que todas ellas,
con matices más o con matices menos, se circunscriben a un análisis estructural del
mismo.11371 Consideramos
que el concepto del pago, debe ser analizado objetivamente en toda su magnitud y en toda su
trascendencia como la realización del contenido de la obligación. A partir de este principio,
carece de relevancia, discutir si este contenido se realiza a través de un Acto Jurídico o de un
Hecho Jurídico.
El pago no se define por su estructura, sino por la función que cumple la conducta debida en la
dinámica de la relación jurídica obligacional. Es así como debe entenderse el pago.
4. - REQUISITOS DEL PAGO
En el pago como en cualquier acto jurídico deben distinguirse:
a) Elementos Esenciales del pago.- La manifestación de voluntad de quien lo hace y el
objeto física y jurídicamente posible de la prestación que se paga, que puede, consistir en un
dar, un hacer o un no hacer, en los términos del Artículo 291 del Código Civil boliviano.
b) Elemento de validez del pago.- La capacidad de las partes, la ausencia de vicios en la
voluntad de las mismas y la licitud de la prestación o de la abstención que se realice. Respecto
a la capacidad de ejercicio en general, de lo contrario el pago hecho a un acreedor incapaz, no
libera deudor, a menos que haya redundado en su beneficio. Artículo: 299 del Código Civil
boliviano.
c) Elementos específicos del pago.- Son los siguientes:
• Existencia de una deuda.- «Todo pago supone una deuda». Este principio axiomático,
se desprende de la definición contenida en el Artículo 291 del Código Civil boliviano1381.
Lógicamente para que haya pago debe haber una cosa, cantidad o servicio adecuados.
Por la misma razón el Artículo 963 del Código Civil boliviano, consagra la aplicación a contrario
sensu de quien ha recibido lo qué no debía, tiene la obligación de restituir. En este caso la
devolución de lo entregado es consecuencia lógica y jurídica de la existencia de la deuda.
Intervención de un Solvens.- El pago puede ser ejecutado por el deudor o por: .un tercero, de
aquí la necesidad de emplear términos genéricos de Solvens para comprender a todos los
sujetos que jurídicamente pueden hacer el pago en los términos permitidos por el Art. 295 del
Código Civil boliviano.
Existencia de un Accipiens.- Aun cuando normalmente el pago debe hacerse al acreedor o a
su representante legítimo, puede efectuarse por un tercero, si así se hubiere estipulado o
consentido por aquel o bien cuando se realice de buena fe con el que es-tuviere en posesión
del crédito, así lo permiten los artículos 297 y 298 del Código Civil.
• Principio de Exactitud en el pago.- El pago debe ser exacto en cuanto al tiempo, lugar,
modo y substancia, conforme al principio consagrado por el Art. 291 del Código Civil.
5. DE LOS SUJETOS DEL CUMPLIMIENTO
De acuerdo al Artículo 295 del Código Civil boliviano, la obligación puede satisfacerse por toda
persona tenga o no interés en el cumplimiento y a sabiendas del deudor o no, sin embargo el
acreedor podrá rechazar el cumplimiento y obligación por tercero cuando la deuda es Intuito
Personae (Obligaciones Infungibles). Así mismo el deudor podrá oponerse a que pague su
deuda un tercero, comunicando su oposición en la forma determinada por el Art. 296 del Código
Civil boliviano.
Los efectos son distintos en los casos mencionados:
Así el pago que se hace por un representante del deudor, se aplicaran al mismo las reglas del
mandato, consignadas en los artículos 804 al 833 del Código Civil boliviano.
Si el pago hubiere sido realizado por un tercero interesado en el cumplimiento de la deuda, se
operara una Subrogación Legal en los términos del artículo 324 del Código Civil boliviano.
Por último si el pago se efectuare por un tercero contra la voluntad del deudor, el que lo hizo
sólo tendrá derecho a cobrarle aquello que le hubiere sido pagado. En consecuencia si pagare
una deuda prescrita o inexistente, nada tendrá derecho a reclamar.
a) Pago al acreedor.- El Artículo 297 del Código Civil boliviano consagra el principio que el pago
debe hacerse al acreedor
o a su representante, o a la persona que este indicada por el acreedor o que este autorizada
por la ley o por el juez.
Para que el pago a un tercero surta efectos liberatorios, necesario que así se hubiere estipulado,
o bien que el acreedor consienta en ello, conforme al artículo 297-11 del Código Civil boliviano.
También existen casos en los que la ley expresamente acepta la validez de un pago hecho a
un tercero, tal es la hipótesis del artículo 298 del Código Civil boliviano, que ante el pago hecho
al acreedor aparente o putativo, libera al deudor que ha procedido de buena fe. Por ejemplo:
Pago al heredero aparente, que entró en posesión de una herencia y después la pierde por
incapacidad sobreviniente. Sin embargo de todo ello, el acreedor aparente o putativo, tiene la
obligación de restituir lo cobrado frente al verdadero acreedor. Conforme a lo prescrito por el
artículo 963 del Código Civil boliviano que expresa: (Objetivo) Quien ha recibido lo que no se le
debe queda obligado a restituir lo que se le ha pagado.
Finalmente, el pago hecho al acreedor incapaz no libera al deudor, salvo la prueba que redunde
en su beneficio, conforme a lo estatuido por el art. 299 del Código Civil. Respecto del deudor
que paga lo debido, no puede impugnar, luego el pago alegando su propia incapacidad, así lo
dispone el art. 300 del Código Civil boliviano.
6. DE LA DILIGENCIA EN EL CUMPLIMIENTO
La obligación debe cumplirse con la diligencia propia del BUEN PADRE DE FAMILIA' ’. Este
principio quiere decir que el deudor
debe tener los cuidados y la debida cautela que le permitan estaren condiciones de poder
cumplir la prestación debida. Debe añadirse que además de la diligencia media, el deudor debe
observar el principio de buena fe.
La noción del buen padre de familia que tiene origen romanístico: bonus paterfamilias, asume
el significado del ciudadano que tiene presentes los propios compromisos y que es consciente
de las propias responsabilidades.
El artículo 302-1 del Código Civil, consagra este principio y expresa: (Diligencia del Deudor) I.
En el cumplimiento de la obligación el deudor debe emplear la diligencia de un buen padre de
familia.
En cambio a las obligaciones inherentes al ejercicio de una actividad profesional, la diligencia
en el cumplimiento debe valorarse en relación a la naturaleza de la actividad de ejercitada, por
ejemplo, si se trata de valorar el cumplimiento de un profesional médico, se tendrá que tomar
en consideración el nivel cultural del profesional que no es el del ciudadano común, lo que
implica un mayor grado de responsabilidad. Así está determinado por el artículo 302- II del
Código Civil...
7. DEL OBJETO DEL CUMPLIMIENTO
En las obligaciones de entregar una cosa determinada, está implícita la obligación del deudor
de custodiar la cosa debida hasta su entrega al acreedor, conforme al deber que tiene de
observar una diligencia del Buen Padre de Familia.
Cuando la obligación tiene por objeto la entrega de cosas genéricas el deudor se libera
entregando cosas de calidad media conforme prescribe el Art. 304 del Código Civil Boliviano.
Tratándose de una Obligación de Hacer, el cumplimiento debe ser obra personal del deudor,
salvo que el acreedor consienta en que la cumpla otro.
Cuando el acreedor tenga interés que la obligación de No hacer se cumpla, el deudor debe
abstenerse de hacer y así cumple con la obligación. La obligación de no hacer tiene vencimiento
coetáneo al nacimiento de la obligación misma y por esta razón puede decirse que es siempre
exigible.
8. EFECTOS LIBERATORIOS
El cumplimiento que no corresponda conforme a los términos pactados en la obligación, no es
exacto y por consiguiente no es liberatorio para el deudor, salvo que el acreedor consienta en
ello. Así lo determinan los artículos 305 y 307 del Código Civil boliviano.
El acreedor puede consentir en ceder el crédito caso en el cual, la obligación se extingue
cuando el crédito se haya pagado conforme a la previsión del art. 308 del Código Civil boliviano.
El deudor no se libera ofreciendo una prestación diversa de la debida aun cuando ella tenga
mayor valor, salvo que el acreedor consienta en ello o medie una autorización judicial conforme
a lo dispuesto por el art. 309 del Código Civil. Si la prestación ha sido distinta de la pactada y
ha constituido en la transferencia de la propiedad de una cosa u otro derecho real. El deudor
se hará responsable de la evicción y saneamiento
9. DEL LUGAR Y TIEMPO EN EL CUMPLIMIENTO, ARTS. 310 Y 311 DEL CÓDIGO
CIVIL.
El lugar del cumplimiento será el expresado en el convenio o el que resulte de los usos o se
deduzca según la naturaleza de la prestación, u otras circunstancias. En su defecto, la
obligación de entregar una cosa cierta y determinada se cumple en el lugar donde existía
cuando nació la obligación.
Si consiste en la entrega de una suma de dinero, se hace efectiva en el domicilio que el
acreedor tiene en el momento del vencimiento. Empero, el deudor dando aviso al acreedor,
puede cumplir en su propio domicilio si el de este último, al vencerse la obligación es diverso
del que tenía cuando ella nació y esto hace más gravoso el cumplimiento.
En los otros casos la obligación se cumple donde tiene su domicilio el deudor en el momento
del vencimiento.
En cuanto al tiempo, el código civil en el Art. 311 preceptúa: «Cuando no hay tiempo convenido,
el acreedor, puede exigir inmediatamente el cumplimiento, a no ser que los usos o la naturaleza
de la, prestación o bien el modo y lugar de cumplimiento hagan necesario un plazo, que fijará
el juez, si las partes no se avienen en determinarlo»
Este dispositivo legal norma en principio a las obligaciones puras y simples, es decir aquellas
que pueden ser exigidas de inmediato. Normalmente, las obligaciones, particularmente las que
provienen del contrato o la convención son, obligaciones sujetas a término o cuando menos
sujetas a una condición; consecuentemente se cumplen y son exigióles una vez vencido el
término o cumplida la condición., El Código Civi! boliviano, en su artículo 3Í3 sienta la
presunción que el término se halla fijado a. favor, del deudor, lo
que no obsta que por convenio de partes, el término quede fijado a favor del acreedor o de
ambos.
10. DE LA APLICACIÓN DE LOS PAGOS
El Código Civil en el Art. 316 establece una regla sobre los modos de hacer la imputación de
los pagos, tratándose de varias deudas de la misma especie y frente al mismo acreedor, quién
puede declarar cuando recibe el pago, a cuales deudas quiere satisfacer. No obstante, a falta
de una declaración expresa que haga el acreedor respecto a cuál deuda quiere imputar el pago,
este artículo establece la siguiente modalidad: «...el pago se imputará a la deuda que esté
vencida; si están igualmente garantizadas, a la más onerosa para el deudor; y si son todas
onerosas, a la mas antigua. En caso de ser las deudas en todo iguales o que los criterios
expuestos no sirvan para resolver el caso, la imputación se hará proporcionalmente a todas las
deudas...»
Cuando se trata de deuda con intereses, conforme al Art. 317 del Código Civil, el deudor no
puede imputar, sin que el acreedor consienta, el pago al capital con preferencia a los intereses
y los gastos.
11. DE LOS GASTOS Y RECIBO DE PAGO
Los artículos 319 al 323 del Código Civil, establecen normas claras y precisas sobre los gastos
y el recibo de pago.
El Código Civil sienta el principio que los gastos del pago corren por cuenta del deudor, toda
vez que forman parte del principio de la diligencia de buen padre de familia en el cumplimiento,
y del interés de liberarse de la deuda. No obsta que sobre esta materia, exista el pacto en
contrario como una manifestación más de la autonomía de la voluntad de las partes.
En cuanto al recibo de pago, el deudor tiene derecho a que se le otorgue el recibo de pago,
toda vez que este documentos se constituye en la perfecta constancia de haber cumplido con
la prestación debida particularmente cuando se trata de obligaciones pecuniarias. La prueba de
la extinción de las obligaciones tiene rigurosas limitaciones, así, no se puede probar mediante
testigos la extinción de una obligación conforme a la expresa prohibición del art. 1.328 del
Código Civil. Constituyen los documentos, la prueba más idónea para acreditar el pago de una
obligación, en razón al principio que escritos vencen testigos.
TEMA N° 10 DIVERSOS MODOS DE PAGO O CUMPLIMIENTO
I. DE LA OFERTA DE PAGO Y DE LA CONSIGNACIÓN
1. CONCEPTO
El pago por consignación es el que satisface el deudor, o quien está legitimado para sustituirlo
con intervención judicial que es la característica fundamental de esta forma de pago. Se supone
que el acreedor no quiere recibir el pago, tal vez por considerar que no es completo o apropiado
en cuanto al objeto, modo y tiempo de satisfacción; o bien, que él no puede recibir ese pago
por ser incapaz, estar ausente el deudor, o quien tenga derecho de pagar no pueda quedar
bloqueado en el ejercicio de ese derecho. De ahí que la ley haya establecido ese mecanismo
al cual puede recurrir el deudor para lograr su liberación judicial.
En definitiva el pago por consignación es un pago efectuado con intervención judicial, en
general este dispositivo funcionará mediante una demanda que pone el objeto debido bajo la
mano de la justicia para que el magistrado a su vez, lo atribuya al acreedor dando fuerza de
pago al desprendimiento del deudor que pueda liberarlo.
Se dice también que es un recurso excepcional porque lo normal es que el pago se efectué en
la esfera de la actividad privada y con la sola actuación de las partes interesadas (solvens y
accipiens).
El pago por consignación es de igual modo facultativo, del deudor es decir opcional, quién
puede recurrir a este medio sin estar obligado, y por último es contencioso porque requiere un
procedimiento judicial que en la actualidad se sustancia por la vía del Proceso Voluntario
consignado en los artículos 487 al 491 Titulo VII Capítulo V Libro Segundo del Código Procesal
Civil Ley N9 439, del 19 de noviembre del 2013
Procede en general cuando el acreedor sin motivo justificado o de manera arbitraria e indebida
rehúsa recibir el pago.
2. CASOS EN QUE PROCEDE
De modo general aunque no limitado, se presentan los siguientes casos en que es procedente
este recurso legal:
Io Negativa del acreedor.- Es el caso típico pues el deudor deseoso de exonerarse de la deuda
no puede quedar liberado al arbitrio del acreedor. El deudor deberá suministrar la prueba del
rechazo injustificado.
2o Incapacidad del acreedor.- También puede tener lugar cuando el acreedor fuese incapaz de
recibir el pago a tiempo que el deudor quisiese hacerlo. Por ejemplo: siendo interdicto aún no
tiene representante legal (curador Ad. Litem), o el acreedor que estuviere concursado, por
cuanto el pago tendrá que ser hecho al conjunto de la masa de acreedores.
3o Ausencia del acreedor.- Es también un supuesto típico de oferta de pago, se refiere a la no
presencia del acreedor en el lugar de su domicilio. Se sabe de la existencia del acreedor pero
no de su paradero.
acreedor y como quien paga mal puede verse precisado a pagar nuevamente, para evitar ese
riesgo, el deudor puede hacer un pago por consignación para que sea el Juez el que defina
quien es el titular del crédito o quién tiene derecho para percibir el pago consignado.
59 Desconocimiento del acreedor.- Este caso queda inscrito en la hipótesis del fallecimiento
del acreedor y se ignora quienes son los herederos. No se descuenta su existencia ya que de
lo contrario se desintegraría el vínculo por falta de sujeto activo o titular.
a) Carácter Enunciativo de la Casuística Legal.- Hay acuerdo doctrinario en interpretar que la
lista de los supuestos justificantes de una oferta de pago y consignación no es taxativa sino
enunciativa de las situaciones más frecuentes, de ahí que corresponda concluir que siempre
que el deudor o un tercero interesado enfrenten una dificultad seria, que impida el seguro
ejercicio del Jus solvendi, están legitimados para satisfacer el pago con intervención judicial,
mediante este mecanismo jurídico procesal de la Oferta de Pago y Consignación.
3. REQUISITOS DE PROCEDENCIA
Para que sea procedente la Oferta de Pago y consignación es necesario que concurran ciertos
requisitos: La existencia de una obligación que se halle en estado de cumplimiento y que existan
dificultades que obsten el pago directo.
a) Existencia de una obligación que debe pagarse y en nuestra legislación se exige que la
misma debe ser líquida y exigible (termino o condición cumplida).
b) Concurrencia de todas las circunstancias que hagan a la exactitud de pago, referido a
los conceptos de personas, objeto, modo y tiempo, requisitos sin los cuales el pago no puede
ser válido, no concurriendo estos requisitos el acreedor no está obligado a aceptar el
ofrecimiento de pago y tiene el suficiente mérito para rehusarlo.
c) Que existan dificultades que obsten de pago directo. Es imprescindible que el deudor
acredite la existencia de obstáculos que hayan dificultado el pago directo en manos del
acreedor. Debe haber una negativa injustificada, ilegítima o arbitraria. Se equipara a la negativa
infundada, cualquier proceder del acreedor que implique reclamos o exigencias que estén al
margen de lo debido o que puedan perturbar la correspondiente liberación del deudor, quien
puede valerse de cualquier medio de prueba.
El Código Civil en la actual vigencia señala los siguientes requisitos
de procedencia en el artículo 329 y dice:
1) Se haga al acreedor capaz de recibir o a quien lo represente o esté autorizado a recibir
el pago.
2) Se haga por persona capaz de cumplir válidamente
3) Comprenda la totalidad de la suma adeudada o de las cosas debidas o de los frutos o
intereses así como de los gastos líquidos, o ilíquidos y una suma suficiente para los no líquidos,
con la protesta del suplemento que pudiera ser necesario.
4) El término este vencido si se fijó en favor del acreedor o que la condición esté cumplida.
Va oferta S>£ £V\ e\ doude couespouda -efectuar cumplimiento.
6) La oferta se haga por medio de Autoridad Judicial.
4. DE LA OFERTA REAL Y DE LA OFERTA CON INTIMACIÓN
Según la doctrina, la oferta es real cuando la obligación que se pretende extinguir tiene por
objeto dinero, títulos de crédito u otras cosas fungibles que deberán ser entregadas en el
domicilio del acreedor.
En cambio la oferta con intimación, es la referida a la obligación de entregar cosas muebles en
lugar diverso del domicilio del acreedor» se hace con intimación al acreedor para que las reciba
previa su notificación en forma legal.
5. EFECTOS DE LA MORA DEL ACREEDOR
El acreedor se constituye en mora cuando sin que haya motivo legítimo o justificado, rehúsa
recibir el pago hecho por el deudor o se abstiene de prestar la colaboración que sea necesaria
para que el deudor pueda cumplir con su obligación. En forma arbitraria e indebida rehúsa
recibir el pago. Este comportamiento es reñido con el derecho y apareja las consecuencias
previstas por el Artículo 328 del Código Civil.
1) Pasan a su cargo los riesgos de la cosa debida. (Soporta los efectos de la imposibilidad
sobrevenida de la prestación o el perecimiento de la cosa debida).
2) La cesación del curso de los intereses que estuvieran a cargo del deudor.
3) La obligación del acreedor de resarcir al deudor el daño derivado de la mora.
4) La carga de los gastos por la custodia y la conservación de la cosa debida.
6. DE LA CONSIGNACIÓN
Para el caso de que el acreedor rehusé aceptar la oferta real o con intimación o no se presente
en el lugar señalado a recibir las cosas ofrecidas, el deudor puede realizar la consignación.
Los requisitos de validez de la consignación son:
1. Que haya sido precedida de una intimación legalmente notificada al acreedor, con
señalamiento del lugar, día y hora donde la cosa debida va a depositarse.
2. Que el deudor haya depositado la cosa con los intereses y los frutos debidos, hasta el
día de la oferta en el lugar indicado por la Ley o en su defecto por el Juez.
3. Se levante por funcionario público un acta, en la cual se haga constar la naturaleza de
las cosas ofrecidas, la repulsa del acreedor o su no comparecencia y el depósito.
4. En caso de no comparecer el acreedor se le notifique con el acta conminándole a retirar
la cosa depositada.
7. EFECTOS DE LA CONSIGNACIÓN
Siendo declarada válida la consignación por sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada,
el deudor queda liberado de a obligación, quien ya no podrá retirarla, conforme a lo dispuesto
por el artículo 334 del Código Civil.
II. DE LA DACIÓN EN PAGO
1. CONCEPTO
La dación en pago es otra forma de extinguir las obligaciones y se presenta cuando el deudor,
con el consentimiento del acreedor, le entrega éste una cosa distinta o diversa de la debida,
quién la acepta con todos los efectos legales del pago.
Así definida esta forma de extinción de las obligaciones, en rigor se presenta como una
excepción al principio de la exactitud en el cumplimiento de la sustancia del pago, porque según
este principio, debe entregar exactamente la cosa o prestación debida y para el caso de que no
se hubiera determinado con precisión, deberá entregar una cosa de mediana calidad conforme
al art. 304 del Código Civil boliviano.
En el Derecho Romano se la conoció como la datio en solutum.
El art. 307 del Código Civil boliviano expresa: (Prestación diversa de la debida) I. El deudor no
se libera ofreciendo una prestación diversa de la debida, aunque tenga igual o mayor valor,
salvo que el acreedor consienta en ella.
2. REQUISITOS.
Los mismos que requiere el pago en general y son: l5 Obligación legítima que le preceda.
29 Capacidad de disposición de la cosa ofrecida en pago.
39 Debe concurrir la voluntad y el consentimiento del acreedor a instancias del deudor.
45 Debe entregarse cosa distinta de la debida.
52 Es una transferencia, al igual que el pago de carácter oneroso y corresponde al deudor
si es propietario de la cosa, salir por la evicción y saneamiento.
63 Debe constar por escrito a los efectos de su comprobación legal.
3. NATURALEZA JURÍDICA DE LA DACIÓN EN PAGO
Diversas son las opiniones de los doctrinarios del Derecho Civil, quienes sobre la dación en
pago han manifestado diversas opiniones. Así, las más importantes pueden resumirse de la
siguiente manera:
Para Pothier , la dación en pago es una variante o modo de pago, el acreedor acepta
voluntariamente recibir a título de pago un objeto distinto del debido.
Para Aubry y Rau , supone una novación objetiva, porque, el acreedor ha consentido en
remplazar su crédito antiguo por uno nuevo que tiene un objeto diferente y aunque no ha durado
sino un instante la brevedad del tiempo, no cambia su naturaleza por ello debe ser asimilada a
la novación con el aditamento que la nueva obligación, que nace con objeto distinto es
ejecutada inmediatamente y se extingue.
Enneccerus y Lehmahn , sostienen que es un contrato oneroso de enajenación.
Barasi y Espin Casanovas, se limitan a decir que la dación en pago es un contrato extinguido,
califican de negocio traslativo.
Beltrán de Heredia , lo examina dentro de la categoría de los sustitutos o sucedáneos del pago
y como un contrato atípico.
En suma, bajo un análisis más objetivo se advierte en la dación en pago dos actos que se han
fusionado en uno solo: la novación de la primitiva obligación y el pago de la obligación con la
entrega de una cosa diversa de la debida.
III. LA CESIÓN DE BIENES
1. CONCEPTO
La cesión de bienes es una prerrogativa legal, instituida en favor del deudor insolvente, que no
es comerciante, que evitando la ejecución forzada, se libera de la obligación, entregando a sus
acreedores sus bienes -sin renunciar a su propiedad- con cargo de que procedan a realizarlos
y se hagan pago con el precio obtenido.
La cesión de bienes, persigue una finalidad solutoria realizada con un medio diverso del
cumplimiento y que cumple una función liberatoria. Es imprescindible que los acreedores que
reciben esta cesión de bienes, sean quirografarios por cuanto la concurrencia de alguno de
ellos con crédito hipotecario o prendario, o algún privilegio, impedirá que el bien así afectado
sea dispuesto y hará
prevalece su derecho sobre el total de su crédito. Si los acreedores no han sido satisfechos
completamente, el deudor permanece obligado por la diferencia y si posteriormente adquiriera
nuevos bienes, deberá abonarlos hasta el pago completo.
El Art. 1.437 del Código Civil expresa: (Noción). Cuando el deudor no comerciante se halla
imposibilitado de pagar las deudas que tiene contraídas, puede hacer cesión de todos sus
bienes en favor de sus acreedores.
2. CLASES DE CESIÓN DE BIENES
Existen dos clases de cesión de bienes:
a) Cesión Voluntaria.- Es aquella por la cual el deudor voluntariamente encarga a sus
acreedores o alguno de ellos, liquidar y repartir sus bienes entre todos para la satisfacción de
los créditos que no ha podido pagar. La cesión voluntaria debe hacerse mediante la suscripción
de un contrato. Aunque el Código Civil no exige una forma determinada para este tipo de
contrato, lo óptimo resulta bajo la forma de una Escritura Pública extendida ante el Notario de
Fe Pública. La cesión voluntaria, se asimila mucho a la dación en pago por el efecto extintivo
que ambos institutos persiguen. El contrato por el cual se efectiviza la cesión voluntaria, recibe
también, el nombre de concordato.
Se halla prevista por el Art. 1.438 parágrafo II del Código Civil{48), que expresa: «La cesión
voluntaria es un convenio por el cual el deudor encarga a sus acreedores o alguno de ellos
liquidar y repartir sus bienes entre sí para la satisfacción de los créditos que no ha podido pagar.
Se rige por las, disposiciones de los contratos en general.»
b) Cesión Judicial.- La cesión judicial se efectiviza cuando el deudor interpone una
demanda de concurso voluntario, acompañando dos listas juradas: la primera que debe
contener la nómina de sus acreedores y la cantidad que adeuda a cada uno de ellos; la
segunda, que debe contener la lista de los bienes que ofrece en cesión y su valor estimado,
para que el juez previos los trámites procesales de rigor mediante sentencia de grados y
preferidos, declare la prelación de los créditos y el pago de los mismos. Los acreedores no
pueden negarse a la cesión judicial salvo que prueben que la insolvencia del deudor proviene
de una causa de incumplimiento que le es imputable o que ha ejecutado actos fraudulentos.
El procedimiento judicial de esta clase de cesión se rige por lo
dispuesto en los arts. 432 al 447 del Código de Procesal Civil Ley
N9 439.
3. EFECTOS DE LA CESIÓN DE BIENES
Io El deudor se priva del derecho de disponer de los bienes cedidos por cuanto existe un vínculo
personal de indisponibilidad de los bienes cedidos que nace en forma convencional. El artículo
1.441-lil del Código Civil dice al efecto: «...El deudor no puede realizar actos de disposición ni
otros sobre los bienes cedidos...»
2o El deudor no pierde la propiedad de los bienes mientras no sean enajenados; ante la
eventualidad de que los bienes cedidos, resultaren excesivos respecto a los pasivos a
satisfacer, el resto del producto le corresponde al deudor y los bienes no enajenados por ser
sobrantes vuelven a la disponibilidad de él. El artículo 1.441- I del Código Civil dice al respecto:
«...La cesión no transmite a los acreedores la propiedad de los bienes, sino sólo su
administración, mientras esos bienes puedan venderse...»
3o La cesión debe hacerse por escrito bajo pena de nulidad, transcribiendo en el contrato,
la nómina de los bienes muebles e inmuebles sujetos a registro y la voluntad expresa del deudor
de ceder sus bienes.
4o Los acreedores anteriores de la cesión deben accionar ejecutivamente sobre los bienes
objeto de la cesión a quienes el vínculo de indisponibilidad les es inoponible, en tanto que los
actos de la enajenación les son oponibles.
5o Los acreedores posteriores a la cesión, deben respetar el vínculo de indisponibilidad sobre
los bienes cedidos y no pueden accionar ejecutivamente.
6o Los acreedores cesionarios no pueden accionar sobre los bienes objeto de la cesión,
porque se han vinculado mediante el acto de la cesión a practicar la liquidación negocial.
7o La Administración de los bienes cedidos y el derecho de disponer de ellos corresponde
exclusivamente a los cesionarios o al liquidador nombrado por ellos, el deudor sólo tiene
derecho al «control» y a la rendición de cuentas de la gestión. Ejemplo: Podrá comprobar si los
bienes son enajenados en las condiciones más ventajosas posibles.
8o El deudor puede retractarse de la cesión siempre que ofrezca el pago del capital y los
intereses, empero el desistimiento tiene efecto desde el día del pago, hasta antes de que hayan
sido subastados. El Art. 1.442 del Código Civil dice: «... (Retractación).- Mientras los bienes no
hayan sido subastados, puede el deudor retractarse de la cesión y recobrarlos pagando a sus
acreedores...»
4. PROHIBICIÓN DE CEDER BIENES INEMBARGABLES
La cesión de bienes debe exceptuar los bienes inembargables, enumerados por el Artículo
1.439 del Código Civil boliviano y Artículo 318 del Código Procesal Civil Ley N5 439.
5. OCULTACIÓN FRAUDULENTA DE BIENES
Para el caso de que el deudor haya ocultado algunos de los bienes de la cesión, los acreedores
pueden pedir que haga entrega de ellos, así mismo lo someten a la acción penal de Estafa.
(Art. 1.443 del Código Civil boliviano)
IV. EL PAGO CON SUBROGACIÓN
1. CONCEPTO
La palabra subrogación significa en Derecho, sustitución.
Cuando una cosa, sustituye a otra en el patrimonio de una persona, hay subrogación real;
cuando lo que se sustituye es el deudor o el acreedor de una obligación, hay subrogación
personal. De la subrogación personal nos hemos referido en función de la facultad que tienen
los acreedores para sustituir a su deudor mediante la acción subrogatoria: (oblicua) a fin de
ejercer un derecho que este deja abandonado. El presente tema, se refiere a la subrogación
personal, en relación con el pago.
El pago con subrogación es el que satisface un tercero, en virtud del cual sustituye al acreedor
en sus derechos y privilegios, en la relación de éste con el deudor.
un modo de extinguir la obligación, con una transmisión de los derechos del acreedor. ¿Como
se explica esta transferencia de derechos extinguidos?
• Según Pothier, en el pago con subrogación no hay transmisión del derecho del acreedor
al tercero que, le ha pagado. Porque si hay pago, no puede transferirse un crédito que ha
quedado cancelado, lo que se transfiere al tercero pagador, son los accesorios del crédito, tales
como las hipotecas, prendas, finanzas y privilegios del acreedor originario. El tercero, no
demanda el reembolso al deudor en virtud del título originario, sino en base a la acción de
mandato, gestión de negocios o préstamo según corresponda calificarse a la relación jurídica
que ha existido entre el deudor y el tercero.
Esta tesis, ha sido desechada por insatisfactoria por cuanto deroga los más elementales
principios de la interdependencia de las obligaciones según los cuales: «extinguida la obligación
principal, queda extinguida la obligación accesoria». Pagado un crédito, no es posible que
subsista ningún accesorio del mismo, toda vez que el créditoysus accesorios, son elementos
que en la dinámica de la obligación son indisolubles.
• Para Aubry y Rau, en el pago con subrogación se presenta una ficción legal: el pago
habría extinguido la obligación, no obstante lo cual la ley la consideraría subsistente y
transmitida a favor del tercero que hizo el pago.
La idea de emplear la ficción para justificar la existencia de una institución jurídica, tiene un
grave inconveniente: Rodolfo Ihering, decía que la ficción «esquiva las dificultades sin
resolverlas; no es más que una solución científicamente imperfecta de un problema». En suma,
la ficción no sirve para él establecimiento de la verdadera situación jurídica, del pago con
subrogación.
• Para Marcel Planiol, Ripert y Boulanger150’, no existiría el pago con subrogación, sino
una transmisión de derechos. En este sentido dicen los citados autores, «...debe considerarse
como falsa, la opinión moderna según la cual el pago con subrogación sería un verdadero pago;
que extingue el crédito, lo que acontece es una verdadera cesión de acción que tiene sus
formas y efectos propios porque se produce en circunstancias particulares...» En síntesis,
según este enfoque, no hay pago, sino cesión del crédito que es consentida por el acreedor o
impuesta por ley.
En suma, una corriente generalizada a la cual me adscribo concluye que el pago con
subrogación es un instituto complejo y dual que anida una simbiosis de dos figuras distintas: un
pago relativo y una sucesión singular de derechos, del que el deudor no puede aprovecharse
sin causa legítima de ello. El pago con subrogación, es un fenómeno complejo, cuyo contenido
encierra ideas poco congruentes entre sí y que ha resultado impuesta por las necesidades de
la práctica, más que por un riguroso análisis de los juristas, que es conveniente concebirlo
fluidamente, tal como es, no como se quisiera que fuese para satisfacción de los esquemas
académicos.
4. CLASES DE PAGO CON SUBROGACIÓN
a) Legal.- Es una forma de transmisión de las obligaciones que opera por el ministerio de
la ley, y se produce cuando un tercero tiene interés jurídico en el cumplimiento de una deuda y
paga al acreedor, sustituyéndose de pleno derecho en sus acciones, facultades y privilegios.
En consecuencia es un acto jurídico unilateral que sólo implica la manifestación de voluntad del
tercero con el fin de sustituirse de pleno derecho, en los derechos del acreedor y se presenta
en los, casos previstos por el artículo 326 del Código Civil Boliviano y que son:
• A favor del acreedor, aunque sea quirografario, que paga a otro que le precede por razón
de sus: privilegios y garantías reales.
• A favor del adquirente que emplea el importe de la adquisición del bien en pago, de los
acreedores a quienes éste se hallaba hipotecado.
• A favor del que estando obligado con otros o por otros al pago de una deuda, la satisface.
• A favor del heredero beneficiario que paga con dinero propio las deudas de la herencia.
• En los otros casos establecidos por la ley.
b) Convencional.- Es la que tiene lugar por convenio que celebra el tercero (pagador) con
el acreedor, o bien con el deudor.
La subrogación convencional, a su vez se subdivide en dos clases:
• La subrogación convencional consentida por el acreedor, que responde a la exclusiva
voluntad de este, y que en el Código Civil Boliviano, se halla prevista en el art. 324, que expresa:
«...El acreedor pagado por un tercero puede subrogar a éste en sus derechos y garantías. La
Subrogación debe ser expresa y hacerse al mismo tiempo que el pago...»
Esta forma de subrogación, debe ser escrita (no hay otra forma de que sea expresa) y puede
ser hecha bajo la forma de documento público o privado, siendo lo óptimo que sea mediante
documento público. No se requiere el asentimiento del deudor, pero una vez producida el
deudor debe ser notificado a los efectos de hacer el pago a la persona que corresponda.
• La subrogación convencional consentida por el deudor, se produce cuando esta paga a
su acreedor, transmitiéndole a un tercero, que le ha suministrado los medios para hacer el pago,
los derechos del acreedor contra él. En este sentido el art. 325 del Código Civil dice: «...El
deudor que toma en préstamo una suma de dinero u otra cosa fungible para pagar su deuda,
puede subrogar al prestador en los derechos y garantías del acreedor, aún sin el consentimiento
de éste.
II. Para ese efecto deben concurrir los requisitos siguientes:
1) El préstamo y el recibo deben constar en documento público.
2) En el documento de préstamo debe indicarse que la suma prestada se ha destinado al
pago.
3) En el recibo debe declararse que el pago se ha hecho con la suma dada en préstamo
para ese objeto. El acreedor, a pedido del deudor; no puede excusar la declaración....»
5. EFECTOS DE LA SUBROGACIÓN
La subrogación importa pago, al acreedor primitivo y traspaso del crédito a favor del subrogado
a cuyo respecto queda obligado el deudor, que como se sabe, no ha sido liberado por el pago,
con subrogación.
La transmisión del crédito, comprende, todos los derechos, acciones y garantías del antigua
acreedor.
Todos los derechos, es decir, el cúmulo de prerrogativas que correspondían al acreedor
primitivo, razón de su título, las que se desplazan y quedan establecidas en favor del subrogado.
Entre estos derechos cabe mencionar los privilegios que son calidades inherentes al crédito
transmitido, la garantía de evicción, la facultad de cobrar intereses, etc.
Todas las acciones es decir, los medios para hacer valer ante los tribunales de justicia, cualquier
pretensión que hubiese, correspondido al acreedor originario, tales como la rescisión y la
resolución del contrato, la acción revocatoria paúl ¡ana, la facultad de trabar embargo
preventivo, la facultad de intervenir en el juicio iniciado par el acreedor primitivo contra el deudor
etc.
Todas las garantías del crédito, tales como hipotecas, prendas, fianzas, derecho de retención
etc.,
El Código Civil Boliviano ha omitido legislar los efectos del pago con subrogación, los mismos
que deben entenderse de acuerdo a lo expresado y aplicando lo dispuesto por el art. 295 del
Código Civil, como norma genérica de aplicación.
3 R.J. Pothier. Tratado de las Obligaciones. Ed. HSiasta S.R.L Bs-As. p. 206
4 Cours de Droit Civil Francais. T. IV. Ed. Europa-América, 4a. ed. p. 296.
5 En Llambías, Jorge Joaquín. Tratado de Derecho Civil. T. I. Ed. Perrot.Bs.As. 1983. p,
14
7 Art. 1008-111 Código Civil.- Los hijos que aún no están concebidos todavía, de una
determinada persona que vive al morir el testador, pueden ser instituidos sucesores
8 Alzina Atienza Dalmira. La caracterización de las obligaciones Reales, p. 16
15 Guglielml Enrique. Instituciones de Derecho Civil, Editorial Universidad. Bs. As 1.980,
pág. 150.
20 Borda Guillermo, Manual de las obligaciones, 8va Edición, Editorial Perrot, Bs. As. 1.984,
Pág. 98
24 Ascarelli, Tullio, Obligaciones Pecuniarias, citado por Zannoni Eduardo, en su obra El
Daño en la Responsabilidad Civil, Pág.- 62, Editorial Astrea.
26 Código Civil Boliviano. Edición Oficial, año 1.975
27 Messineo Francisco, «Manual de Derecho Civil y Comercial», Ediciones Jurídicas
Europa America, Bs. As., 1.975, tomo VII
28 Boffi Bogger Luis María, «Tratado de las Obligaciones», Tomo I, Editorial Astrea, Bs. As.
1,973 74
31 Messineo Francisco, «Manual de Derecho Civil y Comercial», Ediciones Jurídicas
Europa América, Bs. As., 1.975, tomo II
32 Boffi Boggero Luis María, Ob. Cit...
34 Derecho de las Obligaciones, Jaques Dupichot- Editorial Temls, Bogotá Colombia,
1.984, Pág. 110.
35 Tratado Elemental de Derecho Civil, Marcel Planiol, Pág. 272.
36 El Código Civil en este artículo y en ningún otro, no da una definición de pago, cuando
menos se puede entender lo dispuesto en este artículo como una noción de esta categoría
jurídico conceptual, tal vez ello obedece a que no es del temperamento de los legisladores,
introducir definiciones en el Código, siguiendo de esa manera la dogmática codificadora de
«Freitas» en la Argentina, quién manifestaba que «.los Códigos son cuerpos de normas legales
que les están vedados contener definiciones, las cuales corresponden a los textos de doctrina»
Como quiera que no se conoce la exposición de motivos del Código Civil -lo que se constituye
en pecado capital- asumimos que los legisladores sobre este particular han tenido que adoptar
el criterio o la técnica codificadora de Freitas.
37 Las numerosas teorías sobre la naturaleza del pago, se clasifican en las siguientes:
Tesis del pago como simple hecho jurídico; Tesis del pago como acto jurídico; Tesis del pago
como acto jurídico bilateral; tesis del pago como acto jurídico unilateral; teoría del pago como
contrato; tesis mixtas etc.
38 Pago de lo Indebido, institución prevista por el art. 963 del Código Civil, que proclama el
principio, del pago hecho sin causa justificada, cuyo fundamento se encuentra en la ausencia
de una relación jurídica entre deudor y acreedor, esto es, la falta de causa. Cuando así se
produzca, el correlato lógico, es la repetición del pago (restitución) por una elemental razón de
justicia y equidad. El código civil en los arts. 963 y 966, hace la distinción de lo indebido objetivo
y indebido subjetivo, como las únicas alternativas, que este hecho jurídico pueda manifestarse;
en efecto, la diferencia sustancial, estriba en que lo indebido objetivo recae en la misma
prestación debida y la calidad del “accipiens” (acreedor); en tanto que el indebido subjetivo, se
sustenta la existencia de un error excusable, que motiva la apariencia de la calidad de deudor,
que paga una deuda ajena, puede repetir, a condición que el acreedor no se haya privado de
buena fe del título o de las garantías del crédito. Esto implica, la existencia de una deuda valida,
pero ajena, en la falsa creencia por un error excusable para hacer factible la acción de
repetición. En consecuencia, el “error" y su “excusabilidad” deben ser objeto de prueba por el
que pago indebidamente. De no probarse estos elementos, el pago se consolidará con todos
los efectos legales. Cabe añadir que la acción de repetición procede, en el caso del indebido
subjetivo, solo cuando el acreedor no ha sido privado de buena fe, del título o de las garantías
de su crédito, porque de ser así, el acreedor quedaría en una situación incierta para realizar y
cobrar su crédito, si prospera la acción de repetición.
Es un término latino utilizado para designar al “padre de familia”. El pater familias era el
ciudadano independiente, homo sui iuris, bajo cuyo control estaban todos los bienes y todas las
personas que pertenecían a la casa. Es la persona física que tenía atribuida la plena capacidad
jurídica para obrar según su voluntad, sui iuris, y ejercer la patria potestad, la manus, la
dominica potestas y el mancipum sobre los hijos y el resto de las personas alieni iuris que
estaban sujetos a su voluntad, sobre la mujer casada, los esclavos y otros hombres.
En el derecho romano y posteriormente en el derecho civil, el concepto de “responsabilidad
civil” es ordinariamente determinado sobre el parámetro estándar, equivalentemente al hombre
razonable, que es consciente de sus propios deberes y responsabilidades; se constituye en un
“estereotipo”, para la atribución de la responsabilidad civil subjetiva.
86
88
42 Incertidumbre del Derecho del acreedor. - Se refiere a la duda razonable sobre la titularidad
del crédito. El deudor tiene motivos fundados para no saber quién es el verdadero
96
48 Código Civil. Edición Oficial, año 1.975
50 Ripert y Boulanger. Tratado de Derecho Civil. Ed. Bs. As. t. V., N° 1.741 y Marcel Planiol.
Tratado Elemental
de Derecho Civil, t. II, N° 521.