Está en la página 1de 80

NECESIDADES Y VALORES

EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO

Por Rafael GARDE ENCISO *

SUMARIO

INTRODUCCIÓN GENERAL Móviles y concepciones turísticos de los


obreros cualificados
Móviles positivos
Móviles negativos
CAPITULO I.—COMPORTAMIENTO TURÍS- Concepción turística
TICO EN EL CONTEXTO ESPAÑOL Imagen del turismo interior
Imagen del turismo exterior

INTRODUCCIÓN AL CAPITULO
B. DESCRIPCIÓN COMPARADA
I. MÓVILES Y CONCEPCIONES TURÍSTICOS DE Características más especificativas de la
LOS ESPAÑOLES ENTREVISTADOS «clase alta»
A. DESCRIPCIÓN DIFERENCIADA Características más específicas de los
estudiantes universitarios
Móviles y concepciones turísticos de la Características más específicas de los
«clase alta» obreros cualificados
Móviles positivos
Móviles negativos
Concepción turística II. COMPORTAMIENTO TURÍSTICO Y MOTIVA-
Imagen del turismo interior CIONES
Imagen del turismo exterior
Motivaciones turísticas de los españoles en
Móviles y concepciones turísticos de los función del desarrollo personal
estudiantes universitarios Las necesidades fisiológicas o vitales
Móviles positivos Necesidades de seguridad-riesgo
Móviles negativos Necesidades de estimación y notoriedad
Concepción turística Los deseos de autorrealización transitiva
Imagen del turismo interior
Imagen del turismo exterior Motivaciones turísticas de los españoles en
función de los impulsos sociales de mayor
* Psicólogo del Ministerio de Sanidad y Seguridad actualidad
Social. Impulso de afMiación
12 ESTUDIOS

Impulso adquisitivo III. COMPORTAMIENTO TURÍSTICO Y VALORES


Deseos de emancipación Importancia de todos los «valores turísticos»
Deseos de evasión Niveles de profundidad en esos valores
El impulso de curiosidad Su conexión jerárquica

CAPITULO II.—COMPORTAMIENTO TURÍS- Imagen turística de España


TICO EN EL CONTEXTO DE O T R O S Valoración turística de algunas zonas
PAÍSES españolas
Otros países valorados turísticamente
B. DESCRIPCIÓN COMPARADA
INTRODUCCIÓN AL CAPITULO

I. EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO DE LOS EX-


TRANJEROS II. VALORES COTIZADOS POR LOS TURISTAS
EXTRANJEROS
A. DESCRIPCIÓN DIFERENCIADA
Valores más apetecidos por los turistas ex-
Comportamiento turístico de los holan- tranjeros
deses Valores vitales o biológicos
Valores cotizados en la elección de las Valores físicos o materiales
vacaciones Valores sociales
Imagen turística de la Europa medite- Valores culturales
rránea Valores espirituales
Imagen turística de España
Otros países valorados turísticamente
Conexión con algunos problemas y valores es-
pecíficos de nuestra civilización
Comportamiento turístico de los franceses
Publicidad
Valores cotizados en la elección de las
vacaciones Comunicación
Imagen turística de la Europa medite- Violencia
rránea La salud
Imagen turística de España El ocio
Valoración turística de algunas zonas El urbanismo
españolas
Otros países valorados turísticamente

Comportamiento turístico de los america- III. LA IMAGEN DE ESPAÑA EN EL TURISTA EX-


nos (Estados Unidos) TRANJERO
Valores cotizados en la elección de Imagen estereotipada
las vacaciones
Imagen turística de Europa Imagen-Prejuicio

12
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO

INTRODUCCIÓN GENERAL

El Instituto Español de Turismo encomendó a varias empresas consultoras


la organización y realización de reuniones de grupo con el objeto de ir profun-
dizando en el estudio del comportamiento turístico no sólo en España, sino en
otros tres penses extranjeros: Estados Unidos, Francia y Holanda. Las empresas
que adquirieron el compromiso fueron las siguientes:

Starch Inra Hooper (Estados Unidos),


Cofremca (Francia),
N/V N. Stichting V. Statistiek (Holanda) y
Consulta (España).

El número total de reuniones celebradas fue treinta y cuatro. Las conversa-


ciones mantenidas en ellas fueron grabadas "in situ" en cintas magnetofónicas,
pasadas posteriormente a documento escrito y entregadas, para su análisis, al
autor de este informe.
El análisis de las reuniones —que trata de esclarecer las motivaciones que
mueven al comportamiento turístico— adopta un enfoque predominantemente
psicológico. Enfoque psicológico, por otra parte, tomado en el sentido más am-
plio y generalizado del término. En efecto, es sabido que el comportamiento
humano —léase el "comportamiento turístico" en nuestro caso—, como proceso
psicológico que es, puede ser estudiado desde perspectivas, métodos y sistemas
de pensamiento distintos.
Suelen distinguirse tres grandes corrientes de estudio y explicación del com-
portamiento. Cada una de ellas ha sido especialmente invocada y promovida en
una época determinada. Pero los tres tipos, así como las orientaciones a las que
responden, permanecen actuales y manifiestan su presencia a través de formas
y métodos que se encuentran en plena evolución. Lo deseable es que sigan des-
arrollándose y acercándose entre sí, ya que se trata de tres orientaciones com-
plementarias y no antagónicas, como algunos se han empeñado en proclamar al
defender de forma exclusivista una de ellas.
El "sentido común", así como las llamadas "ciencias del espíritu", conside-
raron desde antiguo la conducta, es decir, lo que el hombre hace, como apli-
cación y realización de lo que desea y piensa en una situación determinada.
En otras palabras, consideraron la conducta del hombre en función del contenido
de su vida interior, como si fuera simple objeto y reflejo de sus deseos, de sus
proyectos y de su forma de concebir las cosas.

13
14 ESTUDIOS

Es ésta una primera forma —la más fundamental y primitiva— del esfuerzo
humano por comprender y explicar lo que ocurre en el mundo de sus semejantes.
Consiste en dar un significado a las actividades y fenómenos, suponiendo una
intención subyacente. Consiste en establecer un lazo de unión entre la conducta
y la intención o motivo que se supone la impulsa, respondiendo así a una especie
de interrogante y dándole una especie de inteligibilidad y comprensión. En de-
finitiva, se trata de un análisis psicológico o de una psicología que se basa en
la motivación racional, en la intención o, más en general, en el contenido cons-
ciente de la vida psíquica del que actúa.
La psicología cambia de rumbo cuando a finales del siglo XIX pasa a es-
tudiar el comportamiento como una fase o como una prolongación de la actividad
fisiológica. El comportamiento, como parte de la actividad fisiológica, es consi-
derado como un proceso "impersonal" que se desarrolla ante nosotros, que puede
ser observado desde el exterior de una manera objetiva y experimental. Es una
segunda forma de explicación. Ya no se trata de estudiar el comportamiento como
objeto de una ciencia de la naturaleza. En lugar de explicarlo en función de la
voluntad y del pensamiento, se le aborda como un "proceso objetivo" que se
desarrolla en el organismo y que es experimentalmente observable y medible.
Las tendencias y aplicaciones de esta nueva orientación han sido varias, pero no
procede aquí ni siquiera enumerarlas.
La primera corriente psicológica que, como se ha señalado, explica el com-
portamiento en función de las motivaciones y contenidos mentales conscientes,
abarcaba un extenso campo de la actividad humana, pero dejaba al margen una
parte no pequeña de la conducta del hombre, en concreto y sobre todo la tenida
como más o menos patológica, más o menos anormal y/o irracional. Es una ter-
cera orientación psicológica —la psicología profunda en general— la que ilumina
el sentido y la significación de tales formas misteriosas de conducta, descubriendo
su origen y sus motivaciones ocultas o inconscientes. En un segundo tiempo
se extiende esta forma de comprensión o explicación al comportamiento general.
La psicología profunda ha ampliado así el dominio de la comprensión del com-
portamiento humano al esclarecer la existencia de un doble nivel —consciente e
inconsciente— en las motivaciones y en los contenidos psíquicos. La exploración
del nivel profundo e inconsciente se ha convertido en los últimos años en uno
de los sectores más importantes en el estudio del comportamiento.
En los últimos años se viene produciendo un acercamiento de estas tres gran-
des corrientes, y es deseable que el acercamiento continúe de modo que el
comportamiento humano no sea estudiado únicamente ni como una sucesión
de contenidos mentales conscientes que hay que comprender, ni como un pro-
ceso sin contenido cognitivo ni intencionalidad intrínseca, ni como una mani-
festación distorsionada y engañosa de fuerzas inconscientes, sino que sea más
bien examinado en su realidad compleja de respuesta significativa de todo el
organismo a una situación de vida.
Esto no quiere decir que no sean válidos y deseables, por una parte, los en-
foques ideológicos y, por otra, los métodos y técnicas que tratan de esclarecer,
para su posterior análisis y tratamiento, determinados aspectos del comporta-
miento que responden más o menos en exclusiva a alguna de las tres comentes
psicológicas.
En esta perspectiva hay que situar los estudios que viene realizando el Ins-
tituto Español de Turismo sobre el comportamiento turístico de los españoles
y también sobre el de los extranjeros con relación a España.

14
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 15

Es evidente que tanto en el enfoque ideológico como en los métodos utili-


zados en los estudios turísticos realizados por el Instituto están presentes las
tres corrientes o perspectivas de estudio y explicación del comportamiento hu-
mano en general y del comportamiento turístico en particular.
Inidalmente, el enfoque y los métodos escogidos han ido más en la línea
de la psicología experimental. Se han aplicado métodos estadísticos para la re-
cogida, procesamiento y análisis de hechos observables y "medibles" del com-
portamiento del turista, así como del sector y mercado implicados. No obstante,
en dichos métodos, que han sido fundamentalmente encuestas estadísticas por-
muestreo, se han incluido fenómenos, hechos y procesos que se salen del ámbito
de la psicología, por supuesto, y de la psicología experimental en concreto. Por
otra parte, los hechos medibles ya se entiende que no han sido medidos en el
sentido de la experimentación psicológica, sino que simplemente han sido tra-
tados, como los otros, mediante un análisis eminentemente estadístico, es decir,
cuantitativo.
Al emprender, con posterioridad, el Instituto una serie de investigaciones
sobre las motivaciones turísticas, abordaba decididamente el campo de la psi-
cología comprensiva y, en mayor o menor grado, el de la psicología profunda.
Las técnicas utilizadas en los estudios realizados sobre las motivaciones turísticas
han sido hasta ahora prevalentemente comprensivas, pero en el análisis de los
resultados nó ka faltado el enfoque complementario de la psicología profunda.
:' '• " Las motivaciones pueden ser inferidas a partir de las acciones o de los
; hechos. La búsqueda de un objeto o su evitación, tal elección entre varias op-
ciones, la atención prestada, la persistencia dentro de una determinada forma
de actuar hasta alcanzar una meta, la manifestación de agrado o desagrado según
se alcance o no el objetivo, pueden ser consideradas —y lo son por la psicología
comprensiva— como huellas de los impulsos, tendencias o motivaciones corres-
pondientes. Pero con posibilidad de error, porque ninguno de estos indicios
tomado en solitario nos proporciona una indicación infalible acerca del impulso
o impulsos subyacentes. Así, un mismo acto —dar una limosna a un pobre—
puede estar motivado por un acto generoso de caridad o por un impulso vanidoso
de superioridad. No digamos nada de las conductas turísticas concretas.
Para evitar tales errores, los estudios sobre las motivaciones deben basarse
en varios métodos complementarios. Uno de ellos es el de los informes subjetivos
directos. Ayudado por escalas de autovaloración, cuestionarios, entrevistas, etc.,
o dejado a la libre expresión de sus sentimientos en una reunión de grupo, el
individuo puede afirmar que experimenta tales o cuales impulsos dirigidos hacia
unos objetivos determinados. Nos movemos así todavía a un nivel de motiva-
1
dones conscientes, que, por tanto, pueden ser falseadas por el individuo que no
quiere revelar la verdad por miedo o presunción, o que no acierta a decirla,
a pesar de su honradez y buena voluntad, porque se lo impide un autoenmasca-
ramiento inconsciente.
De ahí la necesidad de recurrir a la ayuda complementaria de técnicas pro-
yectivas y/o técnicas camufladas, que son específicas de la psicología profunda.
Las investigaciones que tiene actualmente en proyecto el Instituto incluyen
este tipo de técnicas "profundas" directas. En la investigación cuyo informe se
da a conocer a continuación, no han sido empleadas todavía. La técnica utilizada
ha sido la libre y espontánea expresión de los entrevistados al interior de unas

15
16 ESTUDIOS

reuniones de grupo, expresión que se convierte naturalmente, aunque sólo sea


de forma parcial, en una técnica proyectiva indirecta. Depende del enfoque en
que se sitúe el técnico que elabora el informe. En este caso tal enfoque ha sido
tenido en cuenta, aunque no de forma exclusiva ni siquiera prevalente.
La espontaneidad ha sido garantizada de modo especial en el tema referente
a la imagen turística que tienen de España los extranjeros, ya que tal imagen
ha sido obtenida de forma camuflada a través de un intercambio entre ellos
sobre el turismo al exterior.
Para terminar, conviene recordar lo adelantado ya en los párrafos iniciales
de esta introducción: el autor de este informe no intervino ni en la planificación
ni en la realización de las técnicas utilizadas en las reuniones de grupo que se
analizan. Sólo se ha limitado a estudiar desde una perspectiva psico-social, y con
un tratamiento cualitativo, los documentos grafo-auditivos que se le han facilitado
y que reproducen literalmente lo conversado espontánea y libremente en las
reuniones.
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 17

CAPITULO I

COMPORTAMIENTO TURÍSTICO EN EL CONTEXTO ESPAÑOL

INTRODUCCIÓN AL CAPITULO

La "conducta turística" puede ser conside- exclusivista de cualquiera de ellos no puede


rada desde una doble perspectiva o dimen- menos de resultar artificial. Lo que no obsta,
sión: la causalista, que responde a los "por naturalmente, para que devenga posible e in-
qué" y la teleológica o finalista que responde teresante el estudio sucesivo y prevalente de
a los "para qué". De otra forma, el "comporta- cada uno de ellos. Este es el punto de vista
miento turístico" queda sometido al mutuo que se sigue en nuestro estudio.
juego entre el "por qué" de los impulsos pro-
cedentes del sujeto y el "para qué" de las atrac- Así, pues, el análisis del comportamiento o
ciones que suscita o presenta el medio. Cuan- de la conducta turística de los españoles lo
do, dentro de esta dinámica, se pone el acento abordamos en dos etapas sucesivas con los si-
en la primera perspectiva, se entra de lleno guientes epígrafes: "Comportamiento Turísti-
en el campo de las motivaciones —necesida- co y Motivación" y "Comportamiento Turís-
des— tendencias, objeto de estudio en psico- tico y Valores". Antes, como es natural, se
logía profunda y comprensiva. Si, al contrario, enumeran los móviles que impulsan hacia el
se hace hincapié en la segunda dimensión, se turismo tal como los han formulado los gru-
hace preciso recurrir a una confrontación pos de españoles entrevistados, así como las
axiológica, a una teoría sistemática de los distintas concepciones y valoraciones que so-
valores, objeto predilecto de estudio en psi- bre el hecho turístico han expresado. Por se-
cología comprensiva y social. parado y comparativamente. La enumeración
se hace al interior de una clasificación senci-
Se habla de hacer hincapié o poner el lla y según un orden espontáneo y lógico, que
acento porque no se trata de compartimentos favorezca una lectura rápida. Al releerlas y
estancos ni de realidades inconexas. Causa y aplicarlas según los criterios, planos y conte-
fin, motivación y atracción, necesidad y va- nido de los capítulos segundo y tercero, que-
lor son dos aspectos de una misma realidad, darán recogidas en la perspectiva más com-
en mutua y continua interacción. Un análisis pleja y polifacética de la psicología.

I. MÓVILES Y CONCEPCIONES TURÍSTICOS DE LOS ESPAÑOLES


ENTREVISTADOS

El número de españoles entrevistados para el lla— y pertenecientes a tres clases o estamen-


presente estudio es de 141, residentes en tres tos sociales: clase alta, estudiantes universita-
grandes ciudades —Barcelona, Madrid, Sevi- rios y obreros cualificados. La entrevista se ha

17
18 ESTUDIOS

efectuado por el sistema de reuniones de grupo éstas, grabadas en cassettes, suma dieciocho,
de siete a nueve componentes. El número de con la siguiente distribución:

NUMERO DE ESPAÑOLES ENTREVISTADOS EN LAS DISTINTAS REUNIONES DE GRUPOS,


SEGÚN CIUDAD DE RESIDENCIA Y ESTAMENTO SOCIAL DE LOS MISMOS

^^~~^~^^^ NÚMERO BARCELONA MADRID SEVILLA TOTAL DE


ESTAMENTOS ^^^^-^_^^ ENTREVISTADOS
Grupo 1 Grupo 2 Grupo 1 Grupo 2 Grupo 1 Grupo 2

Clase alta 8 9 7 6 8 45
Estudiantes universitarios ... 9 8 6 8 8 8 47
Obreros cualificados 9 ¡ 7 8 9 8 8 49

TOTAL 26 24 21 24 22 24 141

Es este un estudio cualitativo y no cuanti- — concepción turística


tativo. Quiere decir que interesa ante todo un — imagen del turismo interior
análisis en profundidad, de carácter psicoso- — imagen de los turistas y turismo extran-
cial, de las motivaciones y valores que impul- jeros.
san al turismo, hoy, prescindiendo de si
las motivaciones que se analizan, por ejem- Una vez presentados los cinco apartados tal
plo, son más o menos generalizadas y se y como se han detectado en los tres estamen-
hacen presentes en un porcentaje más o me- tos sociales de referencia, se procederá en un
nos alto y significativo de personas o de segundo tiempo a una comparación sucinta
si los valores atraen más en una ciudad que que ponga de relieve las diferencias más sig-
en otra. nificativas o interesantes entre ellos.

A. DESCRIPCIÓN DIFERENCIADA MÓVILES Y CONCEPCIONES


TURÍSTICOS DE LA «CLASE ALTA»
A pesar de prescindir de toda intención
cuántica, los objetivos de este estudio pare- No estará de más señalar el alcance y signi-
cen aconsejar una enumeración de los móvi- ficado que se dan en este estudio a cada uno
les, concepciones e imágenes turísticos que se de los apartados.
detectan en los españoles entrevistados. La
enumeración se distribuye en tres grandes Por móvil positivo se entiende todo aquello
bloques, correspondientes a los tres estamen- que mueve a hacer turismo en general, o tal
tos sociales contactados: la llamada clase alta, turismo concreto, porque es algo que gusta
los estudiantes universitarios y los obreros o gustaría, algo que responde a alguna nece-
cualificados. Se prescinde, pues, del lugar de sidad sentida o que está al alcance de uno.
residencia. Al lado opuesto se encuentran los móvi-
Repitamos que se trata de una enumera- les negativos. Podrían llamarse mejor barre-
ción espontánea y lógica, sin ningún rigor de ras psicológicas o sociales que desaniman la
ordenación psicológica. Los apartados en que intención de turismo o incluso impiden su
se recogen los conceptos enumerados son realización porque "son cosas que no gustan
cinco: o no están al alcance".
— móviles positivos Aunque toda concepción sobre el turismo
— móviles negativos suele encerrar motivaciones más o menos ca-

18
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 19

mufladas o latentes, se gana en claridad des- rescos y tranquilos, parajes conocidos y


cribiendo aparte el pensamiento sintetizado rincones sin explorar, arbolados y campi-
que sobre el hecho turístico tienen los distin- ñas, ríos y valles, canto de los pájaros y
tos estamentos consultados. En toda teoría ruido de las cosas naturales, aire puro,
turística quedan reflejados predisposiciones posibilidad de guisar y dormir en el
y estados de demanda, rasgos psicosociales del campo
grupo, valores, normas y pautas de conducta. • buen tiempo, como marco general: ca-
En fin, están las imágenes que del turismo lor para bañarse, sol para esquiar, fres-
interior y exterior tienen los entrevistados. quito para dormir; dentro de este mar-
En ellos quedan prendidos y manifestados co se aceptan peculiaridades climáticas
prejuicios, estereotipos, valoraciones; proyec- que ayuden a conocer mejor las tierras
ciones afectivas, en suma. que se visitan: así alguna experiencia
de "chirimiri" en Vascongadas o de "or-
Móviles positivos bayo" en Galicia
• buena comida, degustando los platos y
— Los móviles, que se enumeran como po- productos típicos con los vinos de la
sitivos, no son aceptados como tales indis- región
criminadamente por todos los componentes
entrevistados en cada uno de los estamentos. • posibilidad de hacer deporte en general
Lo normal es que se maticen en función de y de acuerdo con el standing: pesca sub-
circunstancias personales. Hasta tal punto marina, golf, tenis
influyen esas circunstancias, que un mismo • posibilidad de dar cauce a las aficiones
móvil puede resultar positivo para unos y o hobbys: fotografía, cine.
negativo para otros.
— Elementos para la planificación del pe- — Móviles de un turismo-movimiento
ríodo turístico: • recorrer rutas especializadas: la del ro-
• un buen hotel, apartamento, camping: mánico, la del sol, la de la gastronomía,
en ese orden, siempre con excepciones, la de exotismos, la de peregrinaciones
claro. En cuanto a las "casas de labran- históricas como Santiago, la de castillos,
za", constituyen una novedad interesan- la de pantanos
te, digna de atención • contacto con la cultura y la historia:
• la espera tiene su encanto, aunque lue- monumentos conocidos, monumentos ig-
go no lleguen a realizarse los proyectos norados o abandonados, pueblos solita-
• también tiene su encanto cerrar los ojos, rios y antiguos, museos, folklore, costum-
ponerse en camino sin programación pre- bres
via, detenerse donde a uno le guste y • viajar, viajar, viajar, como sea, a donde
decir: "aquí es: ¡a descansar!" sea, sin poner impedimentos ni fijarse
• el ideal es disponer de tiempo y medios en incomodidades
para partir en dos el período de vacacio- • ir al encuentro de la gente, vivir con el
nes: uno de movimiento y otro de re- pueblo que se visita, compartiendo sus
poso en sitio fijo. Porque el turismo- cosas, su comida, sus costumbres, sus
vacación está muy bien, pero no resulta fiestas, sus trajes, ganando así en una
menos atrayente el que se hace bajo comunicación más abierta, en una menta-
otras perspectivas como viaje de estudios, lidad más universal y flexible.
trabajo, profesión.
• la atracción y el interés por conocer pue-
blos y países por primera vez, cosas nue-
— Garantías para un turismo-reposo vas que conocer y comprar, gentes dis-
• el contacto con la naturaleza en todas sus tintas con las que poder entablar amis-
variedades: playa-montaña, sitios pinto- tad, sistemas políticos distintos.
20 ESTUDIOS

— En cualquier tipo de turismo conviene permanecer encerrados, o el ambiente general


satisfacer varios deseos y necesidades de in- resulta aburrido, monótono y triste.
terés
— Las amenazas contra la seguridad son
• cambio de ambiente y de ritmo de vida; disuasorias: así, se desestiman las zonas tu-
incluso una actividad distinta es apete- rísticas en que abundan los peligros de robos
cible y saludable en este sentido, pero y sustos similares; asimismo mucha gente
se busca la evasión, el placer, experimen- siente miedo en pueblos veraniegos pequeños,
tar y probar en los que el silencio y la soledad de la noche
les resultan tétricos y no soportan su ambien-
• ir a sitios donde nadie te conozca para te triste y deprimente.
poder hacer tu vida, sin estar pendiente
del juicio de los demás, de saludos, de —El viaje turístico necesita su tiempo, para
vestidos y formas que resulte provechoso: no ir deprisa por los
sitios, limitándose a ver, sin profundizar ni
• ambientes donde, aunque seas conoci- enterarse de nada, ni quedarse mucho tiem-
do, puedas ir tú y los tuyos todo el día po en un mismo lugar lo que resulta inaguan-
cómodamente, en bañador o con vesti- table ; con diez días seguidos en un mismo
menta de playa o informal; con niños, lugar hay gente que "se sube por las pa-
este detalle es esencial redes".
• un medio de desplazamiento ideal es el — No a esos conglomerados turísticos tan
coche: posibilidades de ir en grupo, mo- promocionados, que no se encuentra sitio
vilidad suma; al menos es útilísimo en ni para comer, ni para dormir, ni para un des-
el lugar de vacaciones, aunque no se haya canso tranquilo, con follones, aglomeraciones
utilizado para el traslado desde el sitio y masificación por todas partes, con deterio-
de origen ro del paisaje, sin ambiente de acogida y de
• la máxima variedad de opciones en un aprecio en ninguna parte; cuando se encuen-
mismo sitio; teatro, espectáculos, casi- tra alojamiento en un hotel, después de in-
no, intereses laborales, soledad tranquila, contables dificultades, es a costa de la eco-
bullicio festivo, alrededores interesantes, nomía y soportando después un servicio de-
playa, montaña, reposo, movimiento, si- ficiente y un trato sin clase.
tios conocidos, rincones sin explorar, pis- — El grupo familiar comporta dificultades
tas polideportivas especiales. Los padres tienen que sacrificar
• posibilidad de autonomía en opciones y viajes y apetencias de enorme interés cuando
los niños son pequeños. Y cuando éstos son
horarios. un poco mayores, el turismo típicamente fa-
miliar se hace más difícil y problemático por-
Móviles negativos que "su ambiente" resulta inaguantable para
De entrada, se puede afirmar que todos los gente joven.
móviles positivos tienen su correspondiente
negativo, en forma de proposición contraria, Concepción turística
cuando no contradictoria. Un deseo explici-
tado, lleva implícito un no-deseo. Pero aauí Los móviles y contramóviles expuestos en
nos limitamos a recoger los móviles negati- los párrafos anteriores forman parte de lo
vos insistente o claramente manifestados en que podría llamarse una teoría sobre el turis-
las entrevistas. mo. No vamos a recogerlos nuevamente to-
dos, aunque algunos tengan que ser reinclui-
— El viaje turístico o de descanso se con- dos. Más que de una teoría sistematizada
sidera fracasado básicamente cuando no se sobre el turismo, se trata de reproducir algu-
encuentra respuesta cómoda para la satisfac- nas ideas y concepciones que sobre el hecho
ción de las necesidades fisiológicas, o se pone y conducta turísticos detentan los entrevis-
un mal tiempo "de temporal" que obliga a tados.

20
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 21

—Como toda la dinámica familiar, las va- se prefiere completar ésta con la vacación-
caciones en familia presentan dificultades descanso, aunque sólo sea por poco tiempo.
especiales: — El "apetito del turismo" se abre y fo-
• una de ellas es si las vacaciones han de menta haciendo turismo; es un proceso en
ser de sólo el matrimonio o de toda la espiral; cuanto más se viaja y se conoce más
familia; se da como normal, en "ambien- apetece viajar y conocer; ampliar los conoci-
tes altos", reservar las vacaciones de Se- mientos turísticos no equivale por fuerza a ir
mana Santa y de algún puente largo para continuamente a sitios distintos: conviene
viajes turísticos del matrimonio, predo- volver varias veces al mismo lugar, porque la
minantemente al extranjero: París, Lon- primera vez se queda uno en la visión global,
dres. Las Navidades son vacaciones típi- panorámica y luego viene el deleite en los
camente familiares, con o sin desplaza- detalles.
miento. También las vacaciones veranie-
gas, al menos una parte de ellas. En algu- — La información en las oficinas de turis-
nos ambientes se va introduciendo la mo es convenentísima; poca gente se docu-
costumbre de dividirlas en dos períodos: menta en ellas, a pesar de que atienden muy
el primero para descansar en familia en bien y con conocimiento de causa. Resultan
lugares tranquilos —playa o montaña— poco conocidas. Se acude más a agencias par-
y el segundo para viajar el matrimonio, ticulares, que con frecuencia engañan y des-
con distintas fórmulas para los niños. pistan a quienes solicitan sus servicios. Hay
que informarse mucho y comparar presupues-
• problemas distintos constituyen los hijos tos, porque existen diferencias escandalosas:
pequeños y los mayores; a partir de los posibilidades de viajes nuevos y atractivos por
diez años en el estamento de la clase muy poco dinero y, en cambio, precios carí-
alta se va permitiendo y favoreciendo el simos en lugares comunes, archiconocidos y
que los hijos hagan las vacaciones por su agobiantes.
cuenta en campamentos, colonias, con fa-
miliares... — Hacer turismo es más importante que
hacerlo a cierto nivel; no se debe dejar de
• los viajes turísticos, es decir las vacacio- viajar por no poder hacerlo con desahogo eco-
nes con desplazamientos y cambios de re- nómico; si no es viable un viaje a nivel de
sidencia, son una empresa penosa y casi hoteles y sus comodidades, se hace a nivel
imposible con niños pequeños de "campings" y ya está; porque es una pena
que en España la gente sea tan comodona;
• los gustos distintos de marido y mujer, sobre todo las mujeres piensan que, si no
tanto con niños como sin ellos, que con- van al hotel, ya no disfrutan ni tienen vaca-
viene someter a diálogo ciones: que el disfrute y la vacación son
• hay que reconocer que el turismo "típi- sólo para el hombre y no debe ser así; incluso
camente familiar" de descanso en sitio no teniendo problema económico para residir
fijo, con playa, refrescos y paseos con en hoteles, hay quienes prefieren el "sistema
niños, sólo interesa a la mujer e hijos pe- camping", que favorece la comunicación, la
queños; el marido se aburre y prefiere apertura, el cambio de ambiente, el contacto
"ser llamado urgentemente" por razones con la naturaleza. Los campings bien monta-
de trabajo; por eso España es "el país dos sólo merecen alabanzas. Las urbanizacio-
de los Rodríguez". nes turísticas deberían estar obligadas a con-
tar con una zona de camping.
— La vacación consiste, sobre todo, en el
cambio, aunque sólo sea cambio de actividad; — Normalmente el viaje turístico está aso-
sobre esta base, es fácil distinguir no obstan- ciado a la idea de vacación y descanso (claro
te entre la vacación-descanso y la vacación- que aún la vacación-descanso, de relax en
turismo; en general, dedicar todo el período un sitio fijo no es concebida por todos de
veraniego de que se dispone a la vacación- igual manera; para algunos, descansar es
turismo se considera excesivo; por lo común. estar todo el día sentado en un sillón o tum-

21
22 ESTUDIOS

bado en la playa tomando el sol, mientras que • más medios económicos


la mayoría incluyen pequeños viajes por los • un más alto nivel cultural, con prepara-
alrededores, visita a monumentos, práctica ción e inquietudes
de deportes variados). No obstante, el hacer
turismo no tiene por qué estar unido a la • un mayor grado de emancipación y liber-
vacación; hay otros móviles interesantes, tad de movimientos en la juventud, con
como el estudio y el trabajo. Eso sí, quienes la consiguiente experiencia de viajes
se ven impulsados a un turismo forzoso por • medios de información más variados y
su profesión prefieren disfrutar de unas va- numerosos, aunque todavía insuficientes
caciones sin viajes para variar.
• una idea generalizada de las variedades,
— Las aglomeraciones turísticas de julio- riqueza y posibilidades turísticas de Es-
agosto aconsejan una promoción a lo largo paña, capaces de satisfacer todos los de-
del año; ésto, que en teoría queda claro para seos recogidos en el apartado "Móviles
todos, presenta en la práctica dificultades positivos de la clase alta". Esta idea va
varias: por parte de las empresas, por parte acompañada de las ganas de irla cono-
de los centros escolares, por parte del gusto ciendo
de la gente que identifica vacación con buen • un turismo cómodo, sin las barreras del
tiempo y calor para el baño y la piscina. Pero
sería cuestión de promocionar otras fórmulas, idioma y del cambio de moneda, con la
sugiriendo soluciones a corto y medio plazo seguridad y el dominio que da andar "por
para los problemas señalados y organizando la propia casa"
campañas pro "vacaciones-invierno", "vaca- • imagen favorable de la España turística,
ciones-primavera", etc., invitando a conocer gracias en parte a los turistas que vienen
variedad de climas, variedad de paisajes, va- por aquí
riedad de sistemas de descanso.
— Sin embargo, el movimiento turístico
— Los viajes programados, de entrada, de los españoles en España es todavía peque-
tienen mala imagen: anonimato, gregarismo, ño e inferior, sin duda, al de la mayoría de los
mecanización; se reconoce, sin embargo, países europeos. También por varias razo-
que en algunas ocasiones y sobre todo a nes:
ciertas edades resultan apetecibles por su«
precios económicos, pagos a plazos, variedad • información todavía insuficiente y poca
de ofertas, garantías de ver lo principal del propaganda
país que se visita. • malos guías; abandono y descuido de rea-
lidades y posibilidades turísticas
• "miramiento" de la gente que se aver-
Imagen del turismo interior güenza de medios, recursos y acciones
que en el extranjero se aceptan y prac-
En este apartado se recogen no sólo las tican con toda naturalidad
impresiones que los entrevistados manifies- • aglomeración e incomodidades de las
tan respecto a su experiencia turística en zonas turísticas más promocionadas, al
España, sino también la idea que les merece menos en los meses de verano; una fór-
el movimiento turístico español tanto de mula interesante: dedicar al turismo in-
otros compatriotas como de turistas extran- terior viajes cortos de fines de sema-
jeros. na y puentes más o menos largos y al
turismo exterior las vacaciones vera-
— El movimiento turístico en España si- niegas.
gue un ritmo de alza progresiva. Las razones
son varias:
— Con el turismo interior se comprueba
• mejores vías de acceso, con una red de el desconocimiento que tenemos de España
autopistas y carreteras en buen estado los mismos españoles y la cantidad de este-

22
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 23

reotipos que existen entre las diferentes re- una forma que les daría vergüenza en su tie-
giones; estereotipos negativos por ejemplo rra y todo porque han gozado de "bula" en
en los catalanes respecto al "castellano" y al nuestra patria. Así, pues, al contacto con los
"murciano"; un viaje turístico basta a veces extranjeros se mejora nuestra propia ima-
para hacer cambiar la animadversión hacia gen de españoles e igualmente cuando se sale
una región en simpatía y amistad. Es pena al extranjero, uno mejora la imagen que tenía
que haya españoles que conocen media Euro- de España en cuanto a vías de comunicación,
pa sin haber viajado nada por España; salen costumbres, comida, ciudades; las sorpresas,
por snobismo; no siempre es así, desde a veces, son enormes. Se aprecia y comprueba
luego, porque algunos piensan que para cono- asimismo cómo los extranjeros han mejo-
cer España siempre hay tiempo; pero son rado la imagen que tenían de España en vir-
más quienes consideran que antes de salir al tud, sobre todo, de los turistas que nos han
extranjero —de no ser ocasional y esporádi- visitado.
camente— hay que conocer España: así se
establecen comparaciones, se tiene una base — En algunos países extranjeros se palpa
y se puede hablar sin sonrojo con extranjeros una falta de aprecio y de cariño hacia los es-
que han viajado mucho por España y la cono- pañoles, que humilla y molesta (se cita Gre-
cen perfectamente. cia); o con una actitud nacionalista; incluso
en los consulados españoles, cuando surgen
— El alojamiento resulta difícil, sobre todo problemas, la atención es deficiente; en una
en los meses de julio-agosto; la red hotelera palabra, hay países extranjeros que ofrecen
es escasa y desigual; los paradores de turis- muy pocas facilidades en todos los sentidos.
mo resultan muy bien, pero son totalmente
inaccesibles: nunca hay plaza; los campings — No obstante, el turismo extranjero es
van floreciendo, pero de categoría hay pocos; siempre atrayente; y, si se acierta a entrar
una posibilidad que se abre camino son las en relación con los habitantes de otros paí-
"casas de labranza": resultan baratísimas y, ses, las experiencias son muy positivas; hay
por otra parte, brindan posibilidades maravi- gente maravillosa (se cita Suiza y, sobre
llosas para conocer parajes tan fantásticos todo, Alemania) que te trata muy bien y que
como los Picos de Europa. te invita a comer sin apenas conocerte. Y en
Sudamérica se palpa la amistad y fraternidad
hacia España. Por otra parte, nos aventajan
Imagen del turismo exterior en muchas cosas, por ejemplo en el índice de
turismo: los europeos concretamente viajan
Imagen del turismo al extranjero y de los más a España que los españoles a Europa.
turistas extranjeros que nos visitan. Los españoles sólo hemos comenzado a aso-
— Pasó la admiración bobalicona por los marnos al extranjero.
turistas extranjeros que nos visitan; es más, — Hay poca variedad de ofertas en las
la admiración se está convirtiendo en senti- agencias de información turística. Siempre
mientos de hostilidad: molesta la invasión lo mismo: Londres, París, Italia... Con las
de turistas extranjeros en algunas zonas que posibilidades que habrá por ejemplo, en los
parecen colonizadas por ellos; resulta into- países del Este. Por eso, conviene, además
lerable el que los traten mejor en hoteles y de aceptar la información que te dan en las
similares; es inadmisible encontrar bares y agencias, pedir la que tú deseas; de esta
restaurantes en España en los que nadie forma se va avanzando y se provoca la am-
habla el español y no puedes entenderte con pliación de la oferta.
los camareros; va resultando inaguantable
el que haya de ser siempre el español el que — El punto débil del turismo exterior es
se amolde y se esfuerce en hablar el idioma el económico: el nivel es más alto y además
del extranjero y no viceversa: ningún extran- salimos desfavorecidos por el cambio de la
jero se molesta en hablar el español; en fin, peseta; en este sentido, son interesantes esos
no se puede justificar el que haya turistas viajes programados .en vuelos "charter", con
extranjeros que se comportan en España de facilidades de pago. Algunos son verdaderas

23
24 ESTUDIOS

gangas. Y presentan indiscutibles ventajas • ir de monitores a un campamento de ni-


cuando uno ignora el idioma. ños
— Hay países a los que no puedes ir sólo • experiencias de trabajo, sobre todo en el
sin especial riesgo; y aun en grupo, las cosas extranjero
no son tan fáciles: en Centroamérica no hay
campings y, si uno lo hace por su cuenta, • viajes específicos: rutas, gastronomía,
se expone a no amanecer al día siguiente; en países desconocidos, busca de aventuras
Marruecos no te puedes fiar: buenas pala- • experiencias de trato con la gente de
bras, pero te roban a la primera de cambio; los pueblos, profundizando en costum-
en Portugal, turismo pobre, más que barato, bres y psicología
y especialmente arriesgado para los españoles.
• evasión, escapismo, diversión, desmadre
— Resultan apetecibles y razonables algu- con amigos, ir un poco a lo que salga, sin
nos cruceros y viajes programados, siempre normas prestablecidas mandando cada día
que no lleven connotación de gregarismo y uno del grupo
automatización y, en caso de viaje aéreo, cuen-
tes con buena compañía; es una pena que • espatarrarse durante unos días en la pla-
sea Iberia la compañía aérea de peor trato; ya, en contacto con la naturaleza
buenas compañías aéreas son Spantax, Avian- • intercambio con amigos y compañeros,
ca, Aerolíneas Argentinas. o con familiares, que viven en otras re-
giones
• actividades culturales: audición de músi-
MÓVILES Y CONCEPCIONES ca, lectura de libros, artesanía
TURÍSTICOS DE LOS ESTUDIANTES
UNIVERSITARIOS • descansar en casa, bien dormido y co-
mido, tras el esfuerzo de los exámenes
Ya están explicados a lo largo del apartado • viajes de prácticas y de conocimiento de
anterior los conceptos que entran en juego. Universidades extranjeras
En el apartado 2, que nos ocupa, nos limita-
remos a la enumeración de móviles y concep- • viajar a la ventura, a lo que salga, con
ciones. programación personal sobre la marcha
• ir a aprender idiomas al extranjero con
alguna fórmula de autofinanciación
Móviles positivos • ir a las fiestas de los lugares —sanfermi-
nes de Pamplona, por ejemplo— y parti-
— El objetivo fundamental de las vacacio- cipar en ellas; en las romerías y ferias
nes —romper el ritmo de todo el año, el
estilo de vida y la monotonía— puede ser y • volver al pueblo de origen y pasar unos
es conseguido a través de numerosas activida- días, mejor si son feriales o festivos
des y planteamientos que varían de acuerdo
con los gustos y circunstancias personales: • descubrir sitios y monumentos de los que
no hablan ni la gente ni los libros.
• viajar, moverse y conocer sitios: en Es-
paña y/o en el extranjero — Todos los medios utilizados para trasla-
darse y pernoctar tienen sus atractivos y sus
• hacer deporte, aunque sea duro (bajar el ventajas, aunque sólo sean las monetarias:
Duero en balsa, por ejemplo); lo impor-
tante es el descanso psicológico • mochila al hombro, con tienda de cam-
paña, andando o en autostop
• gira por el Norte, por el Sur, por toda
España: darse una paliza de kilómetros • en coche con un grupo de amigos: ¡fa-
y volver hecho un asco físicamente buloso !

24
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 25

• con mochila en autobús o tren, sólo o — Las ilusiones respecto a las circunstan-
acompañado cias geográficas y climáticas no dejan lugar a
dudas:
• viajar en furgoneta ("locomoción y dor-
mitorio") se está imponiendo • atrae más la montaña que la playa, pero
depende de las estancias y circunstan-
• la pensión o el hotel cias; en invierno, la montaña con nieve
• bicicleta en combinación con trenes: así no se cambia por nada
se avanza poco a poco y más en contac- • la variedad geográfica en una misma zona
to con tierras y gentes; la moto añade es el ideal
la posibilidad de desplazamientos largos
• buscar los sitios solitarios incluso en las
• el camping, bien organizado, además de playas superpobladas
barato ofrece incontables ventajas de re-
lación humana y contacto con la natu- • poder respirar el aire limpio, con buen
raleza tiempo y el clima esperado.
• el autostop en el extranjero funciona y
resulta; en España no
Móviles negativos
• las casas de labranza o similares: econo-
mía y ocasión para conocer sitios de in- Sólo los expresamente aducidos como ta-
terés no frecuentados. les; no los deducidos, por contraposición, de
los móviles positivos.
— El marco humano que se desea esconde — En general se detestan los viajes orga-
apetencias y nostalgias varias: nizados, porque no hay lugar en ellos para el
trato humano y para una autonomía mínima
• apetece encontrar a algún conocido o y originan el "turismo-rebaño".
amigo en el lugar que visitas: él te puede
introducir, enseñarte los buenos sitios, — Las vacaciones en familia son horribles;
lo típico del contorno sobre todo, esas típicas vacaciones familiares
de playa y chalet: serán fenomenales para los
• experimentar la buena armonía con la padres y los hijos pequeños, pero para los hi-
gente que se contacta jos mayores un gran fastidio. No acaban aquí
• vida agradable, sin imposición ni obliga- los conflictos familiares. El gap generacional
ciones, dejándose llevar por afición y cu- se manifiesta en las resistencias de los padres
riosidad para autorizar viajes a las hijas, sobre todo si
son viajes en "grupos mixtos", y/o en auto-
• convivir con la gente en las tascas y ta- stop, y/o al extranjero.
bernas, informarte de su vida — Las dificultades que se encuentran para
• compartir el viaje con varios amigos, con- acampar, si no se pertenece a alguna federa-
viviendo la aventura y el riesgo, con fon- ción : se encuentran pegas por todas partes,
do común a las que hay que añadir las prohibiciones
indiscriminadas de leona y las inclemencias
• mucho más importante es entablar rela- del tiempo, que pueden ser frustrantes.
ción con 1-2-3 personas del lugar que se
visita que conocer un montón de danzas — Esas zonas tan pensadas para los ex-
y monumentos tranjeros, que no parecen España y esas otras
tan promocionadas, que todo son masifica-
• ambiente agradable y campechano, de ción, apreturas y molestias y, peor todavía,
mutua ayuda, sin complicaciones contaminación y polución.
• las conversaciones por la noche, en el — La sumisión a horarios y reservas de
monte, alrededor del fuego trenes y autobuses, cuando se utilizan como

25
26 ESTUDIOS

medio de transporte, y a horarios y ambiente — Importancia de la emancipación econó-


del hotel que suele ser superficial, frío, me- mica. El auténtico viaje turístico empieza
cánico, "de sonrisa profidén". cuando se lo paga uno. Las fórmulas de poder
pagárselo son varias: trabajo por la mañana
en el extranjero o en el lugar escogido para el
Concepción turística veraneo y dedicar la tarde y fines de semana
al turismo; dos meses de verano trabajar en
Concepción, es decir, ideas sobre el turis- España y el tercero de turismo en el extran-
mo, desde la experiencia y visión del univer- jero; compaginar trabajo y estudios durante
sitario, más que una teoría sistematizada. el curso y dedicar el verano al turismo den-
tro y/o fuera de España; experiencia de tra-
— Incidencia en el turismo del estudiante bajo en el lugar escogido. Otros sólo aceptan
por parte del grupo familiar. Es fácilmente el trabajo en última instancia: prefieren hacer
constatable. Son muy distintas las vacaciones el viaje con muy poco dinero en plan muy
y posibilidades turísticas para el estudiante modesto, comiendo peor, con menos como-
que trabaja y está independizado o emanci- didades; si ni aún así es posible, prefieren
pado que para el que vive con sus padres y/o quedarse en casa tumbados a la bartola.
depende de ellos. La dependencia puede ser
global —necesidad de pedir permiso para sa- — El estudiante tiene más posibilidades de
lidas, por ejemplo— o sólo económica. vacación y turismo que el resto de la gente:
La cosa se agrava si, dependiendo econó- en cualquier momento del año (exceptuadas
micamente de la familia, se está lejos de ella contadísimas excepciones) puede tomarse una
durante el curso; porque, claro, ir a pasar temporada porque dispone del tiempo libre-
con ellos los primeros quince días de vaca- mente. Todo es cuestión de hablar con profe-
ciones a comer y dormir y, una vez recupe- sores y compañeros y de recuperar mañana
rado o, mejor, "cebado" querer marcharse de lo que no se hace hoy. Las posibilidades son
vacaciones por ahí, pidiéndoles encima dine- ilimitadas. Claro que los "currantes" dispo-
ro, resulta demasiado descaro. Aparte, de que, nen de más dinero, pero los estudiantes, con
a quien más a quien menos, siempre apetece amistades en muchos sitios, "albergues y pa-
estar una larga temporada con padres y her- ses" específicos, posibilidades de intercam-
manos cuando se les ve poco durante el curso. bios, viajes del SEU y similares, suplen sobra-
damente el déficit inicial de dinero respecto
Si la permanencia con ellos es en sitio y al currante. "O sea que en este aspecto so-
ambiente veraniego, y no en hotel o similar mos unos privilegiados".
sino en apartamento o camping, hay que arri-
mar el hombro para que la carga no pese so- — Las vacaciones, más que una conquista
bre las mujeres-madres: reparto de tareas y social que hay que aprovechar y mejorar, cons-
competencias, rebaja de la disciplina en hora- tituyen un reto, en el sentido de que es un
rios de comidas y demás formalidades. fallo dividir el tiempo y la vida en dos partes:
trabajo y vacación. Una sociedad no puede
— /Opciones antinómicas o complementa- medirse tanto por el producto nacional bruto
rias? Porque hay que admitir que son diferen- cuanto por el bienestar que proporciona a sus
tes el viaje y su motivación cuando prima el ciudadanos. Por eso, las vacaciones deberían
afán de conocer, entrar en contacto, experi- ser la experimentación de la sociedad que
mentar, que cuando prima el afán de divertir- nosotros querríamos: de esa forma daríamos
se y pasarlo bien; para el primero incluso el la vuelta y llegaríamos a conseguir que todo
trabajo en el extranjero resulta vacación tu- el año y toda la vida fueran unas vacaciones.
rística, para el segundo, no; el primero siem- Por eso hay que tratar de realizar durante
pre está dispuesto a salir de viaje, mientras ellas todo aquello que no se puede realizar
que el segundo sólo si presume que se lo va durante el año, pero en profundidad, con una
a pasar mejor que donde está. Lo mejor es intención transformadora, haciendo aquello
no oponer diversión y perfeccionamiento, sino que querrías, y debería ser posible, hacer
hacerlos complementarios. todos los días incluso a nivel de trabajo. Es

26
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 27

decir, hay que demostrar que es posible vivir Urbión. ¡Habráse visto mayor mancillación!
en una sociedad en que todos los días son va- Para el montañero eso es mortal.
cación porque todos los días estamos hacien-
do lo que nos gusta. Otra forma de contaminación son las gran-
des urbanizaciones turísticas masificadas que
— Tenemos que defendernos de la comer- resultan un modelo de relaciones consumis-
cialización del turismo: las empresas turísti- tas y "corrompidas"; las relaciones interper-
cas empiezan a buscar y ofrecer distintas al- sonales sólo son posibles en círculos más pe-
ternativas que respondan a distintos gustos queños, donde pueden aflorar la sensibilidad
y necesidades; si no nos defendemos, llegará y la expresividad de cada uno.
el momento en que nos planifiquen de forma
dosificada hasta el riesgo y las emociones sin
que nos demos cuenta. Imagen del turismo interior
— Hay que salir con una intención de "tu- — Es preferible comenzar el turismo co-
rismo total". Todo es interesante. No se pue- nociendo bien tu pueblo, tu tierra, tu país.
de hacer depender el éxito de unas vacaciones Sólo así tiene sentido viajar al extranjero,
de la lluvia, del sol o de unas piernas bonitas. para poder hacer comparaciones con conoci-
Hay que buscar que llene el conjunto. miento de causa. Lo que ocurre es que mu-
— Son válidas e interesantes las distintas cha gente limita su disfrute turístico a poder
formas de emprender un viaje turístico: solo, decir: "he estado en Bangkok o he visitado el
con un amigo, con una amiga, con un grupo Louvre, o he visto la Gioconda".
monosexo de amigos, con un grupo mixto. — España es un país turístico de varieda-
Todo tiene su encanto. Pero es una pena que des inagotables en paisajes, en fiestas popula-
en no pocos ambientes resulte todavía invia- res, en costumbres, en monumentos, en cate-
ble —sobre todo para las chicas— emprender drales, en rincones solitarios y atrayentes;
un "viaje mixto" tanto a nivel de pareja como lástima que el turismo interior está poco y
de grupo. mal promocionado. Poco, porque sólo lo es-
tán las grandes urbanizaciones masificantes.
— Las motivaciones tienen una gradación Mal, porque es a golpe de multinacionales,
que conviene distinguir y jerarquizar: el ni- provocando a veces que el español se conside-
vel más bajo es el de relax y descanso sin re extranjero en su propia tierra: en la Costa
más, para lo que es igual escoger un sitio u Brava, por ejemplo.
otro con tal que sea agradable ("lo mismo da
estar tumbado al sol en China que en Alco- — Zonas turísticas preferidas. Lo mejor es
bendas"); en una zona intermedia se sitúa el Norte, sobre todo si acompaña el buen
el interés por ver catedrales y monumentos; tiempo; incluso la lluvia tiene su encanto,
en la cúspide hay que colocar el entrar en siempre que no sea de temporal. El Sur y Le-
contacto con la gente, con sus costumbres, vante son horrorosos como sitio de veraneo.
con su manera de ser. Es una pena que haya Canarias es otra cosa. Tenerife, por ejemplo,
quien no sepa distinguir, por ejemplo, el ca- es un modelo de variedades turísticas en una
-ácter de un gallego del de un andaluz. misma zona.
— Tenemos que luchar por conservar lo — Las ventajas del turismo interior son
natural, por detener la contaminación ecoló- evidentes: control y dominio de la situación,
gica. El "turismo dominguero" acaba con todo. conocimiento de las gentes, de sus reaccio-
Un sitio tranquilo y de naturaleza virgen em- nes, de su forma de vida; todo te viene más
pieza a ser asaltado y maltratado en cuanto rodado y te pegas menos coscorrones; en
comienza a ser conocido. O en cuanto empie- suma, haciendo turismo interior juegas sobre
za a ser urbanizado. Caminos forestales be- todo la baza de la seguridad; haciendo tu-
llísimos son convertidos en insípidas carre- rismo exterior, la baza del riesgo. Lástima
teras asfaltadas. El asfalto y los coches pue- que la ventaja económica sea cada vez más
den llegar hasta la cima de picos como el pequeña, porque hay que reconocer que el

27
28 ESTUDIOS

turismo interior se está encareciendo excesi- — Bien examinadas las cosas, no existen
vamente por culpa de los extranjeros; hasta tantas dificultades para salir al extranjero. Se
por dormir en una simple pensión te clavan dice que el coste es mayor; pero, en realidad,
si te descuidas. no se trata tanto de un coste mayor (en algu-
nos países es igual o incluso menor), cuanto
del miedo a quedarse "sin pasta suficiente" y
no tener a quién recurrir. Por otra parte, los
Imagen del turismo exterior estudiantes gozan a este respecto de muchas
ventajas: el carnet de estudiante abre mu-
chas posibilidades, por ejemplo, el acceso a
— Las primeras experiencias que se tienen casas-albergue, donde puedes comer y aun alo-
de viajes al extranjero suelen ser en los cole- jarte gratuitamente. En cuanto al idioma, más
gios, cuando se organiza un viaje a París por que una dificultad es una invitación a apren-
ejemplo y van alumnos y profesores. Tienen derlo y practicarlo en algunos países.
su halo de fantasía y aventura. Se procura
hacer alguna gamberrada. Lo principal es la — Los estudiantes, aun suponiendo que ten-
vuelta. Con la narración de "aventuras y go- gan que pasar las vacaciones de verano con la
zadas" que a lo mejor ni han existido en la familia, tienen ocasiones para ir solos o con
realidad. No obstante, en cualquier época de un grupo de compañeros al extranjero en dis-
la vida el viaje al extranjero lleva una con- tintas épocas del año: acontecimientos cultu-
notación de riesgo, aventura e independencia. rales internacionales. Semana Santa, Navidad...
— El viaje al extranjero constituye siem-
pre una experiencia rica e interesante; mucho
más cuando se va con intención de aprove- MÓVILES Y CONCEPCIONES
char entrando en contacto con las gentes y TURÍSTICOS DE LOS OBREROS
sus costumbres, sus formas de vivir y comer, CUALIFICADOS
sus actitudes, sus modos de tratar al español.
Fórmulas muy adecuadas para este contacto
son las experiencias de trabajo, los intercam- Distinguiremos, como para los colectivos an-
bios con otros estudiantes, las internadas en teriores, dos clases de móviles: positivos y
pueblos pequeños lejos de los estereotipos de negativos.
la capital observando a la gente, oyendo lo
que hablan entre ellos espontáneamente sin
tú preguntarles nada.
Móviles positivos
— Son muchos los países extranjeros que
atraen por distintos motivos: en África, en — La esencia de las vacaciones es el cambio
América, en Asia, en Europa. Hay circunstan- de ambiente, de clima y de lugar. El cambio
cias coyunturales como las "fiestas del sol" principal para nosotros consiste en encontrár-
de Perú, el "Carnaval" de Río. Hay países de telo todo hecho. Es preferible tener unas va-
solera como Méjico y Perú. Países psicoló- caciones cortas, "a todo hecho", que unas va-
gicamente cercanos como los países latinos. caciones largas teniendo que hacer las cosas
Países exóticos y cercanos, como Marruecos. de siempre, aunque sea en un apartamento
Países europeos cien por cien como Francia. ubicado en un sitio de veraneo. De todas for-
Países de grandes ventajas para los estudian- mas, entre no tener vacaciones o tenerlas con
tes como Londres. ¿A quién no atrae la In- fórmulas intermedias, hay que optar por
dia? ¿Quién se resiste a conocer Florencia y éstas.
Roma? En fin, Suiza, Atenas, Alemania, Aus-
tria: todo interesa, viajar a donde sea: eso es — Otros cambios deseables en vacaciones:
lo importante, sobre todo cuando no se co-
noce nada. Pero, vamos, lo lógico es empezar • libertad de movimientos en el tiempo y
por Francia y no por Polonia. en el espacio

28
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 29

• posibilidad de encontrar respuesta a las el principio pensando que se van a ter-


necesidades creadas durante el año labo- minar: se pasan sin darse cuenta, des-
ral: tranquilidad, mar/montaña, diversio- pués de estar esperándolas ansiosamente
nes nocturnas, instalaciones para niños, durante tanto tiempo
vestidos informales, arboledas y campo,
tiempo para pesca-caza, hobbys y depor- veranear todos los años en el mismo sitio
tes, nuevas amistades, nuevas comidas, puede convertirse en una rutina tan in-
sitios nuevos, poder hacer horas extras. aguantable como el curso laboral; o estar
fijo en un mismo sitio durante todo el pe-
— Fórmulas hay muchas y todas ellas de- ríodo de vacación
seables desde distintas circunstancias: el mal tiempo es tan incompatible con las
vacaciones, que el riesgo de soportarlo
• ir al pueblo de origen, sobre todo si coin- ahuyenta a la gente de determinadas zo-
cide con las fiestas locales nas o épocas turísticas
• ir a residencias sindicales o similares la masificación y el barullo provocados
• la caravana o la tienda de campaña en por unas vacaciones simultaneadas por
mar, campo o sierra todos en unos mismos meses; no con-
fundir esto con la soledad: estar solo en
• furgoneta o camioneta preparadas expre- vacaciones deprime muchísimo
samente con o sin aditamentos de lona
sitios peligrosos para los niños, o por su
• apartamento de playa o de montaña aislamiento (campings, por ejemplo, de
• casas de labranza en lugares apetecibles montaña) o por su reducido emplazamien-
to, o por el ambiente inmoral
• hotel o similares: hostal, fonda, pensión.
ir a sitios extraños para el obrero, donde
— Cuando los niños son pequeños, hay que queda en ridículo y pasa como un paleto
planear las vacaciones en función de sus ne- por falta de conocimientos y experiencia
cesidades: que puedan correr, divertirse sin no hallar respuesta adecuada a tus expec-
peligros, estar en bañador todo el día... Un tativas: así, por ejemplo, hacer el esfuerzo
sitio muy interesante para los niños es el pue- de ir a un hotel y encontrarte con que es
blo de origen, que constituye para ellos algo peor de lo que tú esperabas, sin posibili-
totalmente nuevo, en un ambiente de cariño dad ya de rectificar porque está hecho el
y de familia. contrato por un tiempo determinado; o
haber escogido una playa que se encuen-
— Impulsos en cuya satisfacción se insiste: tra sucia o resulta peligrosa; o encontrar
evadirse de los problemas, diversión y bulli- un ambiente aburridísimo; o ir a un lu-
cio, gastronomía, ver escaparates, ir por ahí gar de veraneo escogido en función de
a la aventura, contacto con la naturaleza, po- los hijos y comprobar que se aburren y
der moverte de un lado a otro en "plan sal- no lo aguantan (éste es uno de los in-
vaje todo el día". convenientes de tener que planificar y
— Algunos viajes programados son estupen- concretar las vacaciones con meses de
dos: poco dinero, sitios bonitos, muchas cosas antelación).
para ver en poco tiempo.

Concepción turística
Móviles negativos
— Las vacaciones merecen la pena y son un
— Limitaciones de las vacaciones, que mo- derecho del trabajador. Ante esta convicción,
lestan y disgustan: no obstante, se pueden adoptar distintas ac-
titudes :
• su terminación se convierte en una ame-
naza ; algunos están obsesionados desde • los que se limitan a proclamar su derecho,

29
30 ESTUDIOS

a idealizarlo de modo adolescente y a • suprimir comodidades con tal de poder


protestar y amargarse porque no se ve viajar; hay quienes prefieren pasar con
satisfecho cualquier cosa y comer a base de boca-
dillos, o como sea, antes que suprimir el
• los que entienden que con imaginación se viaje
pueden hacer vacaciones con poco dinero
y que, aunque no sean las mejores posi- • ir al pueblo del marido o de la mujer, o
bles, son beneficiosas del matrimonio si emigraron de allí una
vez casados
• quienes estiman que el dinero destinado
a las vacaciones es preferible al que se • el camping y similares, que son muy dis-
ahorra o se emplea en cambiar de lava- tintamente enjuiciados según hayan sido
dora o en mecanizar cada vez más la co- o no experimentados
cina y el mobiliario, picando en el an-
zuelo del consumismo • las pequeñas vacaciones de Semana Santa,
puentes e incluso fines de semana pueden
• "Yo soy obrera y me permito todos los ser aprovechadas de vez en cuando para
años unas vacaciones bastante buenas, hacer turismo, incluso alguna escapada al
ahorrando algo para este fin durante to- extranjero en viajes de ocasión.
dos los meses; este año, por ejemplo,
me voy a Portugal y Marruecos".
— Como "filosofía" de turismo o de vaca-
ción, se aportan unas cuantas ideas o expe-
— Entre las posibilidades de hacer turismo riencia:
barato, muchos obreros encuentran las si-
guientes : • son más higiénicas unas vacaciones mo-
• no irse demasiado lejos; a veces, cerca vidas: el cansancio físico es mayor, pero
se encuentran parajes más bonitos y más se descansa mentalmente y se vuelve al
ventajosos en todos los sentidos trabajo con nuevos bríos y más ánimo, y
viceversa
• tomar las vacaciones en otras épocas del
año: las empresas gratifican por ello y • así como el Gobierno organiza vacacio-
se encuentran más facilidades económi- nes gratuitas o semigratuitas para los an-
cas y mejor trato en todas partes cianos, debería organizarías igualmente
para todos los trabajadores a un cierto
• a veces, en pueblos pequeños, pintorescos nivel; quien no aceptara este nivel, que
y deliciosos, se encuentran pensiones ba- las hiciera por su cuenta
ratísimas, con toda clase de atenciones y
facilidades • mucha gente prescindiría con gusto del
tinglado de las vacaciones, pero se ve
• viajes organizados por agencias que re- obligada a ellas por las presiones sociales,
sultan francamente baratos o que pueden por exigencias de status...
ser abonados en cómodos plazos antes o
después de realizado el viaje • el estilo de vacaciones depende de las cir-
cunstancias y características personales
• aprovechar las vacaciones que organizan y de grupo; cuando se está casado, del
empresas, sindicatos y otras entidades, grupo familiar
aunque no sean tan apetitosas como las
que uno se organiza por su cuenta; pero • las vacaciones en los apartamentos y si-
la gente se hace muy exigente en estos milares resultan problemáticas para las
casos y a eso tampoco hay derecho mujeres, sobre todo según el tipo de ma-
rido que tienen
• intercambio de casas o lugares con amigos
o familiares, o mediante agencias, o com- • dos concepciones: los que quieren va-
partiendo con otros el apartamento o caciones lujosas o nada y los que pien-
similar en plan "comuna turística" san que se pueden pasar unas buenas va-

30
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO

caciones a niveles más modestos como • las posibilidades de montaña son inago-
el camping y similares; los que sólo se tables: por ejemplo, los Picos de Europa.
apuntan a unas "vacaciones de rico" y
quienes estiman que hay que adaptarlas — Las zonas promocionadas suelen estar
a las posibilidades y al status, porque en en manos de las multinacionales y es lamen-
definitiva son un aspecto más de lo que table que en algunos parajes tengas la impre-
uno es y puede y que la ciencia está en sión de encontrarte en el extranjero; por lo
disfrutar de lo asequible, aunque sepas demás, y por fortuna, las multinacionales han
que hay algo mejor y luches noblemente dejado sitios innumerables que tenemos que
por conseguirlo. descubrir y disfrutar.
— La ascensión ininterrumpida de precios
en restaurantes, alquiler de apartamentos,
Imagen del turismo interior alojamiento de todo tipo, sobre todo en la
época turística más fuerte, hace cada día más
— Es una pena que España esté poco fo- caro e inaccesible el turismo interior, hasta
mentada y promodonada turísticamente, por- el punto de que resulta a veces más barato
que el turismo interior puede resultar fabu- veranear en el extranjero que en España, so-
loso, variado, lleno de contrastes y posibili- bre todo si escoges Baleares o Canarias. Los
dades: mismos paradores nacionales resultan ya ca-
ros, aparte de que siempre están "oficialmen-
• el Norte puede resultar calamitoso, cuan- te" ocupados.
do el mal tiempo estropea el período
corto de vacaciones de que dispones;
pero un período suficientemente largo Imagen del turismo exterior
'•'••• de vacaciones siempre resulta muy posi-
tivo, porque hasta los cambios de lluvia — Si el turismo interior representa verda-
a sol, que son frecuentes, resultan un deras dificultades para muchos trabajadores,
atractivo; el baño será más problemáti- hay que reconocer que el extranjero es inac-
co, pero ello está compensado con el brío cesible, si no es a través de viajes de ocasión
de las olas, la vistosidad de los rompeo- o muy bien planeados. Eso mismo lo hace
las, el yodo y la brisa más apetitoso e idealizado, para unos, y re-
chazable, bajo la filosofía del "no están ma-
• el Sur y Levante tienen el atractivo del duros", para otros.
buen tiempo y de las playas tranquilas,
muy aptas para los niños; tienen la pega — Como circunstancias agravantes se citan
del calor excesivo y pegajoso, pero hay la baja cotización de la peseta y el consiguien-
zonas (desde Benicasim para arriba, por te cambio desfavorable, así como la barrera
ejemplo) que, además de playa y mar, del idioma. Para algunos hasta la comida re-
tienen montaña, con lo que desaparece la sulta un problema: "los españoles no esta-
pegajosidad y refresca, además, por la mos acostumbrados a salir fuera, hay que re-
noche conocerlo; y somos muy exigentes en la co-
• la Costa Brava es una maravilla: goza en mida". Por otra parte, hay quienes, para sa-
parte de los atractivos del Norte y de Le- lir al extranjero, necesitan un dinero extra
vante; sus aguas son limpias y a través para recuerdos y regalos; no conciben salir
de ellas se contempla el paisaje subma- sin efectuar compras y sin venir más o me-
rino ; su estado salvaje, su flora, sus mon- nos cargado de obsequios y detalles para fa-
tes, los brazos de mar, el trato de la gen- miliares y amigos; tampoco conciben ir a Pa-
te: una maravilla rís y no disponer de fondos para "darse un
garbeo" por el Moulin Rouge. Otros, en cam-
• Galicia atrae por su paisaje, aunque frío, bio, no sienten estos problemas y lo sacrifi-
las bellezas de sus Rías Bajas y la calidad can todo con tal de poder asomarse al exte-
y economía de sus comidas rior. Pero son los menos.

31
32 ESTUDIOS

— Un estereotipo común sobre el turista ción y más alto número de matices. Lo más
extranjero que viene a España: toman el sol. destacable se recoge a continuación.
no gastan nada, son "mimados" porque sus
agencias "afinan" demasiado y, encima, con — Importancia de planificar las vacaciones
la diferencia de niveles de sueldos y las ven- de acuerdo con las circunstancias personales
tajas del cambio ahorran dinero. Es decir, y, por supuesto, las grupales cuando se va en
que el veraneo les resulta negocio. Lo contra- grupo. Aunque se admite el atractivo de la
improvisación, sólo se acepta como excepción
rio le sucede al español. y siempre que el éxito o fracaso de la vaca-
— Paisajes que atraen por lo que se ha oído ción afecte únicamente al interesado. Puede
sobre ellos o por las fantasías indefinidas que ocurrir que la planificación se quede en eso,
suscitan: en meros proyectos que luego no se realizan.
No importa. El planificar tiene su encanto.
• Rusia y Yugoslavia, por su régimen po- Y no digamos la espera. Siempre se ha dicho
lítico que lo mejor de una fiesta es la víspera y que
• China: ¿cómo pueden vivir varios cien- esperar las vacaciones resulta más gratificante
tos de millones, si aquí en España trein- aún que disfrutarlas. En el fondo es una filo-
ta y seis nos las vemos y deseamos? sofía de fondo epicúreo.

• Suiza: por el clima y paisaje. — La planificación es especialmente impor-


tante y complicada cuando se trata de unas
vacaciones familiares. En el grupo familiar
B. DESCRIPCIÓN COMPARADA se dan relaciones horizontales y verticales,
difíciles de integrar en un todo armónico y
La constatación primera, que se impone al gozoso. Ya es difícil el diálogo entre marido-
analizar comparativamente las actitudes ante mujer cuando los "gustos turísticos" son dife-
el turismo manifestadas por los representan- rentes. Si en el diálogo han de intervenir tam-
tes de los tres estamentos sociales escogidos, bién hijos mayores, sin emanciparse, la difi-
es ésta: una amplia coincidencia, sobre todo cultad se hace más compleja, por el gap ge-
entre los grupos clasificados como clase alta neracional. Por eso, la tendencia de la clase
y estudiantes universitarios. Las aportaciones alta es separar las vacaciones del matrimonio
del grupo "obreros cualificados" son menores de las de los hijos en cuanto éstos alcanzan
y más "idealizadas" —su experiencia turística una edad aceptable o unas instituciones ade-
es escasa—, pero apuntan globalmente en la cuadas (campamentos y similares). Si los hi-
misma dirección. A pesar de esta constata- jos son pequeños, entran en el diálogo indi-
ción, hay diferencias dignas de resaltar y su- rectamente en cuanto que puede haber crite-
ficientemente significativas. rios coincidentes o divergentes en los mayo-
res y en los padres sobre el peso que la sa-
Una advertencia complementaria: el hecho tisfacción de las necesidades de los pequeños
de agrupar determinadas motivaciones, como ha de suponer en la planificación de las va-
especificativas de un estamento, no quiere de- caciones. Normalmente el peso es muy gran-
cir por fuerza que no hayan sido señaladas de y esto es aceptado de mejor grado por las
por los representantes de otro o de los otros mujeres que por los hombres. El pacto lleva
estamentos, sino que al menos no han sido se- a la planificación de unas vacaciones "típica-
ñaladas con la misma insistencia, amplitud y/o mente familiares" nada atractivas para no po-
tonalidad. cos maridos que escurren como pueden el
bulto.

CARACTERÍSTICAS MAS ESPECIFICATIVAS — Derivado del deseo por planificar las va-
DE LA «CLASE ALTA» caciones se encuentra el interés por la infor-
mación. La buscan con mayor frecuencia que
Es el estamento que se manifiesta en sus los otros estamentos, la valoran como un ele-
concepciones y actitudes con mayor modera- mento esencial y por eso mismo lamentan que

32
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 33

la gente no sepa utilizar los servicios de las favorables a España que se lleva uno al salir
agencias existentes y que no se fuerce, con la al extranjero. En cualquier caso, el orgullo
demanda, una ampliación y mejora de los que se percibe en el estamento por las posi-
mismos, que resultan insuficientes. bilidades y riquezas turísticas de España es
un orgullo sano y matizado por una crítica
— El turismo-reposo o turismo-descanso amplia.
encuentran predilección sobre el turismo-mo-
vimiento. Pero no se trata de un turismo-re-
poso concebido estáticamente como un pasi- CARACTERÍSTICAS MAS ESPECIFICATIVAS
vo estar tumbados al sol o a la sombra, sino DE LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS
como una posibilidad de ocio global y totali-
zante, en un ambiente de tranquilidad y so- El ser jóvenes y estudiantes son dos cir-
siego: que haya lugar y tiempo para el de- cunstancias psicosociales de suficiente enver-
porte, para los hobbys, para las tertulias, para gadura como para diferenciar claramente ac-
los espectáculos, para la gastronomía, para la titudes y respuestas.
lectura y la música, para el paseo andando y
en coche, para la visita a museos y monu- — Se advierte una especial preocupación
mentos. cultural en las distintas fases de la conducta
— Una discreta conciencia de clase. Dis- turística. Un acontecimiento cultural se esti-
creta y nada ñoña, porque aceptan, por ejem- ma motivo suficiente para emprender un via-
plo, con mayor entusiasmo que el grupo de je no sólo nacional sino internacional. Y, en-
obreros cualificados el camping como fórmu- tre las actividades a programar y ponderar a
la adecuada e incluso preferible a otras por la hora de la planificación, se subrayan acti-
distintos motivos psico-sociales. Sin embargo, vidades culturales, práctica de idiomas y di-
tienen referencias explícitas y latentes al versos stages en Universidades extranjeras.
standing y a sus exigencias. — Al interés cultural acompaña una in-
— Una mayor sensibilidad a que queden quietud social, un afán renovador de la socie-
garantizadas y satisfechas las necesidades más dad. Se desea conocer países socialmente más
fundamentales. Es decir, el deseo de que que- evolucionados y se aboga por unas vacacio-
den garantizadas las comodidades básicas nes turísticas que contribuyan nada menos
respecto a comida, reposo y aseo prevalece que a experimentar e iniciar un nuevo mode-
sobre el deseo de hacer turismo como sea. Y, lo de sociedad.
por supuesto, en la antinomia instintiva segu- — La pertenencia al grupo familiar como
ridad-riesgo apuestan decididamente por la posibilitadora o no de experiencias turísticas
seguridad. se vivencia con fuerza, más o menos según la
— Deseo de liberación de las formalidades edad. Las chicas encuentran mayores dificul-
y juicios externos en el vestido, en los salu- tades que los chicos para hacer viajes autóno-
dos, en las relaciones interpersonales, en las mos con la autorización y ayuda familiares y
costumbres y forma de conducirse. Esta libe- también encuentran menos inconvenientes
ración sólo la consideran posible escogiendo psicológicos para unirse a las vacaciones or-
un lugar donde no haya conocidos y puedan ganizadas por la familia. Esta es considerada
comportarse con espontaneidad y sin mira- por todos como un recurso cuando no hay
mientos. otra cosa y un remanso cuando se quiere re-
poner fuerzas. Y todos consideran que el ver-
— Las imágenes del turismo exterior e in- dadero turismo empieza cuando hay emanci-
terior son complementarias, estando ligera- pación económica.
mente teñidas de xenofobia y chauvinismo.
Prevalece el juicio negativo sobre los extran- — Interés por convertir el turismo en fuen-
jeros, especialmente los extranjeros que vie- te de experiencias. Con esta perspectiva el
nen de turistas a España, que son calificados viaje o la vacación siempre son positivos,
de modo estereotipado. El chauvinismo se de- siempre resultan interesantes. Hacer depen-
lata en la forma de hablar de las sorpresas der el éxito o el fracaso del tiempo o de la

33
34 ESTUDIOS

comida no tiene sentido. Todo tiene su inte- mar que las características que a continuación
rés. La actitud auténtica debe ser hacer "tu- se señalan, en realidad son especificativas
rismo total". Es decir, una actitud turística sensu pleno del grupo de obreros de Sevilla,
totalizante e integradora de circunstancias discretamente del grupo de Madrid y muy
personales y externas. Uno de los resultados: poco o casi nada del grupo de Barcelona.
mayor deportividad en las formas de alojarse — Escasa experiencia turística. En el gru-
y en los medios de desplazamiento. po de Sevilla la experiencia se reduce a pe-
— El marco humano resulta atrayente. Se queños desplazamientos por los alrededores
expresa con insistencia a lo largo de las en- en fines de semana o a grandes desplazamien-
trevistas una preocupación por contactar con tos obligados por razones de trabajo. En los
la gente de los lugares que se visitan y no se grupos de Barcelona y Madrid, sobre todo
comprende el turismo de ver y pasar de lar- Barcelona, se aprecia mucha mayor experien-
go. Se aprecia en lo que vale hacer el viaje y cia de turismo interior. El turismo exterior
la vacación en grupo de amigos y se prefieren también muy escaso y ocasional.
sitios como la montaña que favorecen unas — Reivindicación del derecho al turismo.
relaciones humanas más profundas y autén- En el fondo hay un razonamiento que se in-
ticas. tuye, pero que no se explícita tan claramente:
— Toma de conciencia de los privilegios es incuestionable el derecho de todos a la
para hacer turismo con que cuentan. Prácti- salud; la vacación y el viaje turístico son,
camente no conocen limitaciones de tiempo. hoy, medios comúnmente admitidos para re-
Y las limitaciones económicas quedan muy poner fuerzas y promocionar las propias po-
mitigadas gracias a las múltiples fórmulas de tencialidades; luego es también incuestiona-
turismo barato, y aún gratuito, que existen ble el derecho de todos al "turismo".
para los universitarios. — De la conciencia de derecho se pasa al
— Sensibilidad ecológica. Deploran la con- deseo fantaseado. No se desean simplemente
taminación en cualquiera de sus múltÍDles ma- las vacaciones, sino unas vacaciones como las
nifestaciones y lamentan que sea el movi- tienen los ricos. Se exigen unas vacaciones
miento turístico una de las fuentes de con- de lujo, "a todo hecho". Es curioso que el
taminación polifacética. estamento de la "clase alta" admita más fá-
cilmente, e incluso prefiera por razones de
— Raíces universales. Apenas hay país "turismo integral", vacaciones en apartamen-
europeo ni continente del mundo que no les to o en camping, con el trabajo consiguiente
interese en sus distintas zonas v peculiarida- de la mujer. En algunos de los grupos de obre-
des. Diríase que andan buscando insaciable- ros entrevistados es voz común que eso no
mente su propia identidad y que ésta hundi- son vacaciones y que para eso más vale no
ría sus raíces en todas las tierras y en todos tenerlas. Las vacaciones auténticas para ellos
los mares del universo. son el hotel, "a todo hecho" y con posibili-
dades económicas de extras en comidas, es-
pectáculos y demás.
CARACTERÍSTICAS MAS ESPECIFICATIVAS — Del deseo fantaseado, a la frustración o
DE LOS OBREROS CUALIFICADOS al principio de realidad. Dos salidas posibles
y las dos se registran en el estamento de los
En el estamento de obreros cualificados es obreros que nos ocupa. Unos se limitan a
en el que se aprecia una diferencia más acu- proclamar el derecho y a lamentar amarga-
sada entre las regiones encuestadas. Se apre- mente el no verlo satisfecho desde arriba.
cian sobre todo entre Barcelona y Sevilla. Otros entienden que con imaginación y ganas
Habría que ver, naturalmente, si los grupos se pueden programar v realizar vacaciones in-
encuestados se corresponden en unos mismos teresantes y económicas v que merece la pena
niveles o fueron distintos los criterios de se- llevar tal pensamiento a cabo.
lección de los obreros a quienes se les hizo
la entrevista. En cualquier caso, se puede afir- — En fin, se destaca una preocupación eco-
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 35

nómica a lo largo de las entrevistas. Es el leit pañoles y extranjeros tienen un tinte econó-
motiv que se recoge una y otra vez y en el mico. Es más, en el enjuiciamiento sobre los
que se insiste obsesivamente. Incluso los en- turistas extranjeros que vienen a España sólo
juiciamientos estereotipados sobre turistas es- interviene una visión económica.

II. COMPORTAMIENTO TURÍSTICO Y MOTIVACIONES

Cada tendencia, cada motivación, cada im- ta una clasificación según los distintos fines
pulso son experimentados subjetivamente co- concretos a que van dirigidas, ya que es im-
mo un estado deficitario, como una necesi- posible aislar las variedades posibles de me-
dad que queremos satisfacer, a la que quere- tas de los impulsos o tendencias.
mos dar respuesta. El concepto de necesidad
es el que mejor representa esa tonalidad fun- Para nosotros es evidente la multiplicidad
damental que tiñe las vivencias pulsionales y de tendencias. No nos interesa, para los ob-
las motivaciones de las conductas. Esta sen- jetivos del estudio, analizar si son reducibles
sación se percibe lo mismo en el hambre y a una ni hacer una clasificación exhaustiva
en la sed que en la necesidad de estimación de las mismas. Nos interesa, más bien, recal-
y deseo de poder, así como en las tendencias car que existe un orden jerárquico entre ellas.
superiores o transitivas. "Una necesidad, afir- Este orden jerárquico va de los impulsos
ma D. Katz, me impulsa a conducirme de esta "inferiores" a los "superiores".
o aquella manera, a comer, a beber, a dormir, Maslow establece los siguientes niveles de
a ir al teatro o a un museo, a reunirse con necesidades:
unos amigos. Todo el mundo sabe por expe-
riencia cotidiana cómo una necesidad actúa — necesidades fisiológicas, como el ham-
sobre la conciencia y nos estimula a la ac- bre y la sed;
ción." — necesidades de seguridad, como las de
Todas las vivencias pulsionales, motivacio- paz y orden;
nales, se hallan matizadas por un "todavía- — necesidades de pertenencia y de amor,
no" en cuya superación estriba el carácter di- como las de afecto e identificación;
námico propio de estas vivencias. P. Lersch
señala desde un punto de vista fenomenológi- — necesidades de estimación; así las de
co tres rasgos constitutivos esenciales en toda prestigio, éxito y autorrespeto;
vivencia tendencial: el estado fundamental — necesidades de autorrealización, de lle-
de necesidad; la proyección sobre el futuro, gar a ser lo que se es.
es decir, la anticipación de un interrogar y
un buscar respuesta, y, finalmente, la direc- Lersch, por su parte, distribuye el elenco
ción hacia la respuesta hallada, como fin a de impulsos humanos en una triple serie de
realizar y conseguir. fases o niveles: la de la vitalidad, la del yo
individual y la de la trascendencia. Esta "tri-
No resulta nada fácil la clasificación de las partición" equivale a un esquema de clasifi-
diferentes tendencias, sobre todo según la óp- cación general, dentro del cual deben encon-
tica en que uno se sitúe. Así se concibe que, trar un puesto todas las vivencias tendencia-
mientras hay filósofos y psicólogos que redu- Íes que pueden aparecer en la práctica. El dis-
cen a una todas las tendencias y motivacio- tingue unas cuantas en cada serie:
nes posibles —la obtención de placer—, otros,
como Murray, establecen una lista de 20. Y — entre los impulsos o tendencias de la vi-
hay quienes consideran que la lista podría talidad distingue el impulso primario a
prolongarse indefinidamente cuando se inten- la actividad o movimiento, la tendencia

35
ESTUDIOS

al goce, el impulso hacia el placer cor- ción, las necesidades "inferiores" pueden vol-
poral y la tendencia vital del hombre a ver a tomar toda su importancia primigenia,
vivenciarse a sí mismo en estados inte- e imponerse con absoluta dominancia. Más
riores distintos a los dos señalados de repercusión que las regresiones —incidentales
goce y placer corporal; e inevitables en algún caso— tienen las fija-
ciones, que suelen ser más o menos patoló-
en la serie de impulsos o tendencias del gicas.
yo individual incluye el instinto de con-
servación individual, el egoísmo, el de-
seo de poder, la necesidad de estimación Pero no tratamos aquí de analizar lo pato-
ajena, el afán vindicativo y el deseo de lógico, sino de describir lo normal. En este
autoestimación; sentido, conviene aclarar que toda persona
psicológicamente madura posee una determi-
las tendencias o impulsos transitivos, nada jerarquía motivacional más o menos asi-
en fin, agrupan las tendencias dirigidas milada. Si es maduro, sus necesidades infe-
hacia el prójimo, las tendencias del ser- riores (las fisiológicas, por ejemplo en la cla-
para-otro en sus numerosas fórmulas y sificación de Maslow y las de la vitalidad en
modalidades, las tendencias creadoras, la de Lersch) están sometidas jerárquicamen-
el deseo de saber, la tendencia al amor te a las superiores. Han dejado de ser impe-
en general, las tendencias normativas y riosas y dominantes —imprescindible para
las tendencias trascendentes. ello que estén suficientemente satisfechas—,
quedando así el individuo libre para realizar
Aun cuando las distintas clases de tenden- otras tendencias de jerarquía superior.
cias sólo se manifiestan en determinadas fa-
ses evolutivas y genéticamente están consti- Después de esta introducción, interesa re-
tuidas unas sobre otras, parece que puede ad- saltar dos puntos. En primer lugar, que el
mitirse que son independientes y que cada hecho simple de la vacación turística, y sobre
una muestra una faceta diferente del ser hu- todo su calidad y altura, dependen del elenco
mano. de necesidades previamente satisfechas. Por
si no fuera evidente en sí, esta apreciación
También parece claro que una necesidad in- queda confirmada palmariamente en las en-
ferior debe ser satisfecha de modo adecuado trevistas de los grupos de obreros cualifica-
antes de que se puedan satisfacer las de "or- dos de Sevilla, en los que se constata un nivel
den superior". "Es evidente —afirma Mas- económico netamente inferior a los de Bar-
low— que el hombre sólo vive de pan cuando celona y una consiguiente preocupación cre-
no hay pan, pero cuando le sobra el pan, esto matística. Esta preocupación priva sobre el
es, cuando su vientre se halla lleno hasta los interés turístico y son continuas las disgresio-
topes, entonces surgen otras necesidades su- nes en este sentido.
periores, que son las que le dominan. Cuando
éstas a su vez son satisfechas, dan paso a En segundo lugar, conviene advertir que en
otras y así sucesivamente, con lo que se va el tratamiento de este segundo capítulo y en
ascendiendo en el nivel motivacional." Esto, la consiguiente enumeración de necesidades
naturalmente, no hay que entenderlo como si no nos situamos en la perspectiva de tal o
se tratara de compartimentos cerrados e in-
dependientes. cual clasificación técnica, sino en un doble
enfoque: ver hasta qué punto las motivacio-
Cuando una persona ha pasado de un nivel nes manifestadas por los entrevistados van
inferior a otro superior, las necesidades per- en la línea de una plenitud psicológica y com-
tinentes al primero suponen una importancia probar el grado de conexión de las motivacio-
menor en el sistema total de necesidades. Pero nes turísticas con determinados e importan-
esto no ocurre de una vez para siempre. Es tes impulsos que afectan al hombre occiden-
posible la regresión. En momentos de priva- tal de hoy.
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 37

MOTIVACIONES TURÍSTICAS Y es que una cosa es fantasear la privación


DE LOS ESPAÑOLES EN FUNCIÓN desde el "despacho de las planificaciones",
DEL DESARROLLO PERSONAL bien cubiertas las necesidades primarias, y
otra bien distinta sufrir de hecho la privación.
Cuando ésta es esporádica y breve, se puede
Las necesidades fisiológicas o vitales controlar. En el control de los impulsos se
concede al cerebro un papel muy importante.
Las consiguientes motivaciones a que dan Pero cuando la privación es sistemática y pro-
lugar ocupan el nivel más bajo de la escala, longada, el control —al menos en las nece-
pero no por ello dejan de repercutir de diver- sidades manifestadas por el hambre y la sed—
sas maneras en el comportamiento turístico de se hace progresivamente difícil y complejo. Los
los españoles. No nos referimos ya a la relación efectos del hambre crónica sobre los pensa-
que se da entre la satisfacción previa de es- mientos, actitudes, sentimientos y conducta
tas necesidades y las posibilidades de hacer de quienes la padecen fueron investigados en
turismo. Sería un insulto invitar a hacer tu- la Universidad de Minnesota con un grupo
rismo a quienes sus circunstancias socioper- de sujetos que se prestaron voluntariamente.
sonales obligan a la lucha diaria por una sim- Los resultados más llamativos fueron los si-
ple supervivencia. Tal parece ser la situación guientes: en los pensamientos, falta de con-
incluso de grupos de obreros cualificados en centración y distracciones continuas con imagi-
algunas regiones españolas. Se trata más bien naciones de comida; en los sentimientos, em-
de caer en la cuenta de cómo colorean estas botamiento, pérdida del humor, depresión,
necesidades las experiencias turísticas a la irritabilidad, hipersensibilidad a las moles-
hora de su planificación y a la hora también tias y diferencias; en las actitudes, disminu-
de su rememoración. ción de la sociabilidad y aumento de la agre-
Así, hay regiones cuyo interés turístico más sividad; en la conducta, trato mimado de los
destacado es la comida. El riesgo de mal tiem- alimentos a los que manipulaban como si
po en Galicia queda compensado para muchos fuera oro.
con la posibilidad de comer marisco más fres- Una cosa hay clara: el éxito y más aún el
co, variado y barato. El agua fría de las pla- fracaso de un viaje turístico quedan en gran
yas del norte y la mayor problemática para el parte condicionados —más en los hombres
baño quedan bien suplidas con la cocina y que en las mujeres y siempre en unos tempe-
los vinos de sus tierras. Algunos abogan con ramentos y constituciones somáticas más que
mayor "devoción turística" por una ruta gas- en otros— por la abundancia, variedad y ca-
tronómica que por una ruta de castillos o de lidad de las comidas.
monumentos románicos.
También la sexualidad, el impulso sexual,
Intereses turísticos superiores —conocer, entendido como fuerza que empuja a contar
contactar, experimentar— son defendidos, so- con el otro en virtud de su cuerpo, de su
bre todo por los universitarios, incluso cuan- existencia encarnada, puede ser incluido en
do son incompatibles con una satisfacción dig- el elenco de las tendencias básicas y vitales,
na de las necesidades fisiológicas. Se habla entre las que se encuentran las necesidades
de estar dispuestos a "comer bocadillos", a fisiológicas. Al menos parcialmente, porque
"pasar hambre", a renunciar a las comodida- en este impulso hay aspectos importantes
des ordinarias en alimentación, sueño y aseo que se escapan a la formulación que acaba-
en aras de un turismo que valga la pena y dé mos de presentar. Pero, a diferencia del ham-
respuesta a aspiraciones superiores. bre, en el caso del impulso sexual humano,
precisamente por su conexión con impulsos
Se reconoce, sin embargo, que a la hora de tan elevados como la tendencia transitiva ha-
la verdad cuesta renunciar a estas comodida- cia una comunicación interpersonal y hacia
des, sobre todo entre las personas mayores. un-ser-para-el-otro, la privación prolongada
Es más, una experiencia negativa en este sen- puede ser controlada perfectamente.
tido puede hacer fracasar o anular el resto
de las posibilidades y atracciones turísticas. Adviértase la diferencia que existe, desde
ESTUDIOS

la biología, entre el celo en los animales y el Sea cual sea la actitud, lo que está fuera
cuerpo humano como estímulo de atracción. de duda es que las barreras e impedimentos
La tensión hacia el otro en la sexualidad ani- son malos. Que es legítimo y deseable buscar
mal está regulada fundamentalmente por me- cauces que hagan más presentes y cercanos,
canismos biológicos que periódicamente se en un ambiente de naturalidad, los cuerpos.
ponen en marcha y preparan "desde dentro" El manejo de las situaciones que se deriven,
una conducta de acercamiento y de aparea- dependerá normalmente del tipo de actitudes
miento que se realiza al encontrar en la pa- personales.
reja del sexo opuesto el estímulo adecuado
(sonidos, colores, olores, gestos). En las entrevistas se manifiestan tres clases
de deseos que guardan relación con el im-
En el hombre, en cambio, no hay una rela- pulso sexual descrito:
ción tan directa entre mecanismos biológicos — los universitarios lamentan el que a es-
y conducta de acercamiento. La disponibili- tas alturas se encuentren dificultades,
dad biológica es habitual y el manejo de esa sobre todo por parte de las chicas, para
disponibilidad sigue cauces muy variados se- la realización de viajes mixtos. Los pa-
gún condicionamientos socioculturales y afec- dres se siguen oponiendo a que sus hi-
tivos. Todos estos condicionamientos cuentan jas emprendan viajes largos en grupos
siempre con el cuerpo del otro sexo (prescin- mixtos, emplazándolas a la resolución
dimos de la posible atracción del cuerpo de de un dilema: emancipación-obediencia.
otro del mismo sexo o de la atracción narci- De mala gana, pero la mayoría parece
sista del propio cuerpo) como estímulo desen- aceptar las limitaciones de la obediencia
cadenante de la atracción. En estos condicio- a cambio de las enormes ventajas de la
namientos se incluyen modas, viajes, fiestas, economía y comodidad que comporta;
bailes, espectáculos, músicas, drogas, tertu-
lias, convivencias, etc. — en diversos momentos de las entrevistas
aparecen el nudismo de las playas y los
El manejo de la disponibilidad depende en vestidos ligeros como atractivos a in-
definitiva de la actitud que se tome al res- cluir en el turismo;
pecto. Actitudes extremas son por un lado
la puritana que trata de evitar en los modos — uno de los tipos de viaje turístico que se
de acercamiento todos los aspectos corpora- desea es salir al extranjero en compañía
les incitadores de la sexualidad al margen de de un grupo de amigos para "correrse
la obligada procreación, como si el cuerpo una juerga", "echar una cana al aire",
fuera un obstáculo para el amor y, por otro lejos de las propias esposas y ocultán-
lado, la actitud de algunos psicoanalistas, doles el motivo del viaje.
para quienes el placer acompañante a la re- Concluyendo: una planificación que quiera
lación sexual sana —el orgasmo— es la ga- resultar exitosa no puede provocar estados de
rantía de la buena salud individual. El cuerpo privación o de obstrucción en la satisfacción
del otro se convierte así en un instrumento de las necesidades fisiológicas vitales. Es de-
necesario para la satisfacción placentera y cir, aumentará las posibilidades del éxito total,
para la salud. si facilita medios y situaciones para que cada
Entre ambas actitudes se encuentra la con- uno pueda satisfacerlas de acuerdo con sus
sideración de la sexualidad como un modo de actitudes, costumbres y opiniones. Quiere de-
comunicación que produce placer y satisfac- cir que hay que crear un marco situacional
ción, pero que sólo tiene sentido humano si muy amplio en el que quepan, sin interferirse,
queda integrada en la comunicación humana actitudes, costumbres y opiniones controverti-
total, a la que acompañan las connotaciones das. El marco exige un ambiente de libertad
de compromiso, vinculación, entrega, auten- y de autorresponsabilidad.
ticidad, transparencia. Pero, como se ve, en- Al hablar de necesidades fisiológicas y vita-
tendido así, el impulso sexual se coloca en lo les no hay que entender simplemente las se-
alto de la escala, en el elenco de las tenden- ñaladas de comida-bebida y goce corporal.
cias y motivaciones transitivas. Hay otras, como la tendencia al goce general.
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 39

Esta tendencia, que indudablemente puede ser en una línea de respeto a las opiniones indi-
considerada como una disposición natural, viduales.
juega un papel importante dentro de la eco-
nomía psíquica, alternando rítmicamente con En fin, entre los impulsos y tendencias vi-
el trabajo y el esfuerzo. Dos formas típicas tales hay que incluir el impulso al movimiento
de vivir esta disposición es la hedonista y la y a la actividad. La vida es siempre movi-
epicúrea. Para el hedonista, el goce es el fin miento, hasta el punto de que la ausencia
más importante, el fin más totalizante y ex- total de movimiento es la muerte. Por eso, no
clusivo de la vida; diríamos que se convierte es de extrañar que los niños y los jóvenes
en una pasión obsesiva y absorbente, en una sientan mayor necesidad de movimiento y
"manía". El hedonista no conoce vínculos ni actividad que los adultos. La tendencia al
compromisos ni responsabilidades en su trato descanso, en cambio, aumenta con la edad.
con las personas, a las que maneja e instru- Esto aparece claro en la descripción compa-
mentaliza en función del goce que busca. En rada de las motivaciones. Entre la clase alta,
sus relaciones con las cosas no tiene concien- representada en las entrevistas por personas
cia de rendimiento, de exigencia, de afán de más adultas, el turismo-reposo o turismo-des-
producción, de sentimiento del deber. Curio- canso prevalece sobre el turismo-movimiento,
samente, al hedonista le amenaza de continuo y al revés, entre los jóvenes universitarios.
el peligro del aburrimiento, del vacío interior, En cualquier caso, todas las tendencias se
lo que le lleva a buscar nuevos excitantes, viven en una dinámica antinómica; aquí la
nuevas posibilidades de diversión. antinomia es movimiento-reposo, actividad-
descanso. Quiere decir que los dos polos de
Rasgos hedonistas aparecen indudablemen- la antinomia están presentes en cualquier
te en no pocos de los deseos manifestados en, edad, aunque prevalezca uno de los dos en
las entrevistas o, al menos, en la forma de ma- cada edad concreta. Así ocurre con las formas
nifestarlos. También en la forma de reconocer de concebir el turismo. El que según el es-
el pago del aburrimiento. tamento social o la edad prevalezca el deseo
La advertencia que Kant hace a los hedonis- de una de las concepciones turísticas, no sig-
tas para que logren siempre mantenerse en nifica que no coexista la otra forma y con-
la dinámica del goce constituye una actitud cepción.
diferente: "Niégate la satisfacción (de la di-
versión, de la lujuria, del amor, etc.). pero no
en el sentido estoico de querer prescindir por Necesidades de seguridad-riesgo
completo de ellos, sino en el finamente epi-
cúreo de tener en proyecto todavía un goce El hombre, el ser humano, es un ser abo-
mayor. Este ahorro de tus sentimientos vita- cado a encontrar su expansión en el riesgo,
les te hará a la larga más rico, aun cuando al desde una situación de seguridad. Igualmente
fin de tu existencia hayas tenido que renunciar suicida, al menos psicológicamente, puede ser
en gran parte a su satisfacción inmediata." la seguridad contra todo riesgo que el riesgo
Es la actitud del epicúreo, cuyos rasgos apa- alocado e insensato. La máxima situación de
recen en muchas de las experiencias manifes- seguridad la encuentra el ser humano en el
tadas por los entrevistados: "tener en cuenta útero materno. Pero todo en el útero está
el turismo total", "renunciar a la buena co- preparado para lanzarlo en un momento de-
mida y a las comodidades por un bien supe- terminado al exterior, a un exterior carga-
rior, como son el turismo extranjero o expe- do de riesgos. Sabemos que ésta es una de
riencias interesantes que salen al paso en las diferencias más notables entre el ani-
cualquier tipo de turismo emprendido", "bus- mal y el hombre. El animal encuentra desde
car el interés turístico de todas las situa- el principio, listo para ser utilizado, cuanto
ciones"... necesita del mundo exterior para la con-
En cualquier caso está claro que la plani- servación y desarrollo de su existencia. Sus
ficación turística debe jugar la carta de la órganos sensoriales están especialmente equi-
actitud epicúrea y no la hedonista. Siempre pados y preparados para ello.
40 ESTUDIOS

En el hombre las cosas ocurren de otra ma- largo de las entrevistas. Se manifiestan de-
nera. Al salir del útero, no va a encontrar sin seos de un turismo sin planificar, "a la aven-
más el exterior dispuesto para ser utilizado tura", "a lo que salga", y, al extremo opuesto,
en provecho propio. Va a necesitar por fuerza se admite como bueno en ocasiones el "viaje
el apoyo de sus semejantes. programado", que es el colmo de la seguridad.
De todas formas, recuérdese que generalmente
En esta situación se encuentra la grandeza y estos "viajes programados" son objeto de ata-
la deficiencia del hombre. Llega un momento que frontales por la mayoría de los entrevis-
en que la seguridad se convierte en muerte. tados, sin distinción de estamentos, y que se
Si su feto no es lanzado al riesgo del exterior, admiten sólo cuando no hay otra salida y es
la seguridad del útero termina ahogándolo y notable su contrapartida de ventajas, sobre
produciéndole la muerte. En el riesgo, en todo económicas. Y es que la seguridad exce-
cambio, de la salida al exterior normalmente siva acaba aburriendo y empobreciendo psi-
encuentra una respuesta auténticamente hu- cológicamente incluso a las personas adultas.
mana: la ternura.
El influjo de la diferencia de edades al res-
Así, el ser humano está siempre emplazado pecto queda bien reflejado en las entrevistas.
a buscar el equilibrio entre seguridad y ries- Los más adultos muestran su aversión por las
go. El equilibrio en edades avanzadas se in- zonas turísticas en que abundan los peligros
clina a favor de la seguridad. En edades tem- de robos y sustos similares, y por esos pueblos
pranas debe inclinarse a favor del riesgo. Este pequeños en los que el silencio y la soledad
es uno de los puntos de fricción en la ternura de la noche "resultan tétricos". Asimismo, se-
educativa. Los educadores —padres, profeso- ñalan expresamente el especial riesgo que
res— son adultos más o menos maduros en comporta la visita a ciertos países, aun visi-
los que prevalece el deseo de seguridad sobre tándolos en grupo. Mientras tanto, los jóve-
el amor al riesgo. Los educandos, en cambio, nes encuentran atractivo en todos los países
necesitan para la expansión de sus potenciali- y en algunos precisamente por su connota-
dades jugar la carta del riesgo sobre la de la ción de riesgo, a la vez que insisten repetidas
seguridad. veces en el placer e interés de los viajes "a la
Un viaje al extranjero, al interior de un aventura" (los adultos sólo los aceptan como
grupo mixto, tiene indudablemente sus ries- excepción, y no todos) y en encanto de viajar
gos, pero tiene también sus valores. Ya he- en solitario. Las diferencias, no obstante, se-
mos visto cómo los jóvenes universitarios rían más acusadas si fueran más notables las
lamentan el que los padres, sobre todo cuan- diferencias en la edad: la mayoría de los en-
do se trata de chicas, no les dejen correr ese trevistados de la clase alta no pasan de los
riesgo, privándoles, por consiguiente, de posi- 40-45 años.
bles respuestas humanas de un altísimo valor
psicológico o sociocultural. En fin, a veces la búsqueda más o menos
unilateral y aun angustiosa de la seguridad
Por lo demás, nunca se juega normalmente personal puede ser proyectada hacia la bús-
la sola baza del riesgo. Se ponen límites más queda de la seguridad de otros componentes
o menos amplios según las circunstancias y del grupo de pertenecía. En este sentido hay
características personales. La mayoría de los que entender probablemente la advertencia
jóvenes universitarios dan como riesgo exce- que hacen algunos de huir de los sitios pe-
sivo el salir en solitario al extranjero. El ries- ligrosos para la seguridad de sus hijos.
go no hay que entenderlo por fuerza y sólo
en términos de peligrosidad. En este caso es
para algunos ante todo el riesgo de la soledad, Necesidades de estimación y notoriedad
del aburrimiento, al que añaden también, eso
sí, el riesgo de no saber a quién acudir en La importancia anímica de la estimación en
caso de un apuro. la vida de los humanos queda sintetizada grá-
La coexistencia de los dos polos de la an- ficamente en este párrafo de W. James: "Si
tinomia queda, por lo demás, recogida a lo quisiéramos castigar muy severamente a al-
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 41

guien, no podríamos pensar nada peor que, si portadores de experiencia turísticas novedo-
fuera físicamente posible, dejarle frecuentar sas: las "fiestas del Sol", el "Carnaval" de
libremente la sociedad sin que nadie le hi- Río. La cuestión es haber vivido o visto algo
ciese caso. Si al entrar en cualquier parte distinto de los demás para suscitar la admira-
nadie jamás volviera la cabeza, si nadie con- ción y el prestigio. En este sentido, tanto la
testara nunca a nuestras preguntas, si nadie tendencia a experimentar algo distinto como
prestara atención a nuestra conducta, si todo la de conocer lo que otros ya conocen y han
el mundo nos tratara como si fuéramos aire logrado imponer como admirable y digno de
y se condujeran con nosotros como si no estima en el estamento social de pertenencia
existiéramos, se levantaría rápidamente en (París, Londres, Roma, Nueva York, Japón),
nuestra alma una cólera y una desesperación apuntan en la misma dirección: satisfacer la
impotentes, ante las que quedarían pálidos necesidad de estima, cuando no de notoriedad.
los más crueles martirios corporales."
Se dice "cuando no de notoriedad", porque
El que la necesidad de estimación constitu- el afán de hacerse notar implica una connota-
ya un impulso natural en la vida psíquica del ción negativa, toda vez que provoca determi-
hombre, no indica el que todos la manifiesten nadas actitudes y modos de conducta frente
en el mismo grado. Como valores correspon- a la vida y al mundo, los cuales están mar-
dientes a la necesidad normal de estimación cados siempre con el sello de la falta de ob-
se pueden señalar, entre otros, el aplauso, la jetividad y aun de lo absurdo. Aparentar más
fama, la consideración, el aprecio, la admira- de lo que se es, o de lo que se ha hecho, cons-
ción. Cuando la necesidad de estimación es tituye, para el que sufre ansia de notoriedad,
pequeña, podemos colegir que en los sujetos el principio fundamental de manifestación de
en cuestión predominarán valores como pru- su yo. Esta ansia es típica de la inmadurez
dencia, modestia, sencillez. Y en cuanto a una del niño y aun del adolescente. Los universi-
necesidad exagerada de estimación, equivale tarios recuerdan aquellos viajes a París, en
a lo que llamamos ansia de notoriedad. los últimos años de colegio, en que lo princi-
Los tres grados de necesidad de estimación pal y más gozoso era, al volver, poder contar
están presentes en la conducta turística de los a familiares y amigos aventuras y experien-
entrevistados. Es verdad que se habla del tu- cias de fábula que sólo existían en la fantasía
rismo y la vocación como algo necesario para de los interesados, porque el viaje en realidad
la salud y para el desarrollo de la persona, y, había constituido un acto más del colegio,
por consiguiente, un derecho a reivindicar para teñido de normativas y aburrimiento. Afán
todos. Pero la realidad es otra. El turismo, so- de hacerse notar, explicable en niños y ado-
bre todo el exterior, es uno de los puntos de lescentes, pero lamentable en adultos.
referencia para conseguir, mantener o perder Cuando el individuo con esta ansia de no-
la fama, <*.l aprecio y la consideración que co- toriedad no logra crear, mediante el fortale-
rresponden al grupo o estamento social de cimiento de superación, el reconocimiento por
pertenencia. Así se habla no sólo de hacer parte de los demás de la superioridad de su
turismo, sino de realizar el turismo en forma valor o de su acción, entonces se siente ten-
decorosa con el propio standing. Otros denun- tado fácilmente a rebajar los valores u objetos
cian el deseo de hacer turismo como un deseo que no puede alcanzar. Aunque parezca ex-
artificial que obedece simplemente a impera- traño, algunos (no todos, por supuesto) de los
tivos y presiones sociales. Hay a quienes del testimonios de los entrevistados enalteciendo
viaje turístico sólo les interesa la referencia el turismo interior comparativamente con el
externa de cara a los demás; ésos que limitan exterior ("hay que conocer primero España",
su disfrute y su planificación turísticos a po- "no entiendo cómo hay gente que se marcha
der decir: "he estado en Bangkok o he visi- al extranjero sin haberse recorrido España"),
tado Tailandia". Poder decir eso al final de denuncian indudablemente un ansia de noto-
verano, justifica cualquier experiencia, por riedad frustrada. Es el "no están maduras" de
negativa que haya sido. la zorra de la fábula.
En esta misma línea apunta el afán de ser Lo mismo puede afirmarse de los ataques,

41
42 ESTUDIOS

o juicios resentidamente negativos, hacia los Lo que falta en la mayoría de los casos no
turistas extranjeros que vienen a ahorrar di- es energía o capacidad, no; lo que falta es una
nero a España, sin traernos nada bueno a conciencia viva del propio valer, una organi-
cambio. El saber que ellos logran o poseen zación de las energías y, sobre todo, una ac-
precisamente lo que uno no ha podido obte- titud ante la vida autónoma y creadora, y una
ner, desencadena en más de una ocasión el capacidad de disfrutar con lo asequible sin
afán vindicativo en forma de resentimiento. que por ello disminuya la tensión por mejorar
Hay quien no puede tolerar, sin resentirse, el la situación presente.
que otros posean valores (en este caso poder
salir del propio país y encima ahorrando di- Son muchos los entrevistados que recono-
nero) que a él le han sido negados. cen no poder realizar el turismo que ellos de-
searían, por falta de medios. Ante tal cons-
Para que la necesidad de estimación sea tatación se registran dos salidas: para algu-
sana, tiene que corresponderse con el deseo nos, esta contrariedad les acarrea una frus-
de autoestimación. A diferencia de la necesi- tración que les sume en la amargura y en
dad de estimación, por lo que el hombre ob- la pasividad; otros, en cambio, reconociendo
tiene su propia imagen de valor en el espejo que es noble el afán por conseguir el derecho
del mundo, la de autoestimación trata de dar al turismo o la posibilidad de "tal turismo
al hombre un rango ante sí mismo, o, si se concreto", admiten que con un poco de ima-
prefiere, respecto a una ordenación del mundo ginación y sentido creador se pueden organi-
que él mismo previamente ha establecido. La zar unas vacaciones turísticas aceptables. Todo
necesidad de estimación incluye siempre una menos quedarse pasivamente, esperando que
demanda al mundo de los semejantes; en las soluciones lleguen de arriba, como maná
cambio, la tendencia a la autoestimación con- venido de lo alto. Y algunos testimonian ma-
tiene una exigencia del hombre para consigo nejarse muy bien al respecto. Entre todos
mismo. En otras palabras, la necesidad de es- llegan a elaborar un verdadero catálogo de
timación está relacionada con el "yo social", fórmulas para un turismo barato y asequible.
con lo que creemos y queremos ser para los
demás; la de autoestimación con el "yo per- Por otra parte, es imposible autorrealizarse
sonal", es decir, con lo que reconocemos ser en profundidad sin sentirse atraído por valores
en nuestra intimidad individualizada. En no extra y supraindividuales. Al hombre no le
pocas ocasiones el "yo social" y el "yo per- basta, como al animal, el vivir para sí mismo
sonal" están profundamente separados. como centro individual de la existencia, sino
que se siente impulsado a dirigirse más allá
de sí mismo.
Los deseos de autorrealización
transitiva Uno de los jalones a conseguir en este sen-
tido es pasar del yo a nosotros. Esto no es
En el camino hacia la madurez, tiene el posible sin un interés por los otros, sin una
hombre que recorrer unos hitos significativos, atracción por los semejantes. El mundo de los
entre los que cabe destacar el paso de la he- congéneres es el horizonte de toda existencia
teronomía a la autonomía, de la actitud de humana auténtica y una invitación a la par-
receptividad, propia del niño, a la de creati- ticipación de cada hombre como individuo.
vidad. Toda ayuda directiva es, pues, en este
sentido, contraproducente. Hay que reconocer Toda persona que intenta vivir en profun-
al otro como otro, admitir un camino original, didad no puede menos de sentir la tendencia
único diríamos, para cada uno, un único ca- a conocer el horizonte dentro del cual se des-
mino para realizarse, para interpretar la vida arrolla la vida de otros hombres, a comuni-
propia, para encontrarse uno a sí mismo. Es carse con ellos, a saber de su vida y costum-
más, cada uno posee la llave de sí mismo, la bres, v a compartir y comparar su conciencia
clave que le permite dar con las cifras de su del mundo. Esta tendencia a estar-con-otros,
vida y también con la energía necesaria para a convivir con ellos, se manifiesta en la busca
conducirla, a pesar de las apariencias muchas de contacto, en los esfuerzos para establecer
veces en contra. lazos psíquicos con otros.

42
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 43

Hay que reconocer que tal tendencia se el saber se instrumentaliza, poniéndolo al ser-
manifiesta con profusión en las entrevistas, so- vicio del poder, de la seguridad o del triunfo
bre todo entre los estudiantes universitarios, personales, y entonces se coloca en el rango
en quienes se advierte una preocupación muy de tendencias más inferiores, en el rango de
sentida por contactar con la gente de los lu- los valores utilitarios. En cambio, en el in-
gares que visitan, confesando no comprender terés auténtico, en el genuino deseo de saber,
el turismo de ver y pasar de largo. Por su se da un valor de sentido, una sensibilidad
parte, la clase alta reconoce y siente como hacia la fuerza creadora en toda su pureza,
móvil positivo para hacer turismo ir al en- una apertura del horizonte con que se con-
cuentro de la gente, vivir con el pueblo que templa el mundo.
se visita, compartiendo sus cosas, comida, sus No resulta fácil deducir a qué tipo de deseo
costumbres, sus fiestas, sus trajes, ganando así pertenecen las múltiples manifestaciones de
en una comunicación más abierta, en una men- los entrevistados en este sentido. Como es
talidad más universal y flexible, en una po- lógico, parece ser que genéticamente se aspira
sibilidad de imitación de lo que merezca la en primer lugar al conocimiento de modo
pena. utilitario, como un instrumento para la con-
Téngase en cuenta que el impulso imitativo servación propia y para el propio poder, ha-
es una de las implicaciones de la dinámica de ciéndose después independiente, según el gra-
convivencia. O, si se quiere, la imitación es do de madurez. Lo que sí está claro es que la
una forma típica de convivencia, uno de los inquietud por la cultura, historia, arte, sistema
medios imprescindibles para el desarrollo de político, etc., de los países que se visitan o
las capacidades humanas. Si sabemos analizar apetece visitar, se manifiesta repetidas veces
detenidamente, veremos en qué medida el como un leit motiv admitido sin discusión,
hombre se desarrolla y realiza siguiendo en sus aunque con diferente intensidad, en cualquiera
actos, actitudes y conducta el hilo conductor de los tres estamentos entrevistados.
de lo que observa en sus semejantes. Hay un punto en el que el interés por algo,
Un grado más alto de participación se en- el deseo de saber, se convierte en amor hacia
cuenta en la tendencia del ser-para-otros. No ese algo. En realidad, el conocimiento es tan-
sólo es estar con otros. Es tomar conciencia to más completo cuanto mayor es el amor.
de la obligación que impone, a la propia vida, La diferencia entre tener interés por algo y
la vida de los demás con sus grandezas y li- tener amor a algo se ve clara en la psicología
mitaciones, con sus suertes y sus desgracias. evolutiva. Son típicas de la infancia adulta
Una de las manifestaciones de esta tendencia (10-12 años) la adquisición y formación de in-
es la disposición a ayudar al prójimo. Así, el tereses en función de un conocimiento objeti-
objetivo fundamental de las vacaciones puede vo del mundo ante el que se permanece neu-
ser conseguido, según juicio y experiencia de tral. Pero con la pubertad estas tendencias
algunos universitarios, trabajando desintere- dirigidas al conocimiento del mundo adquie-
sadamente en otro lugar del propio país o del ren una nueva forma. En efecto, el joven ya
extranjero, así como trasladándose a algún no se halla orientado simplemente hacia un
campamento o colonia de niños para actuar saber práctico, hacia un conocimiento sin
como monitores. más de las circunstancias del mundo, sino
Otro movimiento tendencial a incluir en el que entran en juego sus ideas e ideales, y es
deseo de autorrealización es el deseo de par- en función de la relación que existe entre es-
ticipación en el saber o, más sencillamente, tas ideas e ideales como le interesa compren-
el interés. Interesarse por el mundo, ampliar der el mundo y como se enciende en él el
el horizonte mediante el conocimiento de amor a las cosas.
realidades en sí y comparativamente, para Este afán por relacionar ideas e ideales, y
hallar el verdadero significado de las cosas. el consiguiente amor y pasión que despierta,
En esta perspectiva puede existir un interés quedan recogidos sobre todo en las distintas
por la cultura, por la historia, por la política, concepciones turísticas que se presentan. En-
por el arte. Claro que a veces o muchas veces cuentran su cénit quizá en esa intención de

43
44 ESTUDIOS

turismo que manifiestan los universitarios y ción transitiva y que ocuparía el último pel-
en su deseo de que las vacaciones constituye- daño de la escala de necesidades. Hay que
ran una experimentación e iniciación de la so- reconocer que apenas se manifiestan en las
ciedad que nosotros queremos, tratando, por entrevistas.
tanto, de realizar durante ellas todo aquello
que no se puede realizar durante el año. No Sólo aparecen dos atisbos. Por una parte,
superficialmente, sino en profundidad, con la experiencia de fugacidad de las vacaciones.
una intención transformadora, haciendo todo "La terminación de las vacaciones se convier-
aquello que se querría, y debería ser posible, te en una amenaza; algunos están obsesio-
hacer todos los días incluso a nivel de trabajo. nados desde el principio pensando que se van
a terminar; en realidad, se pasan sin darse
La tendencia que se manifiesta en el amor uno cuenta, después de estar esperándolas an-
tiene su contraria en el odio. Y a esta ten- siosamente durante tanto tiempo". Como se
dencia hay que atribuir probablemente ese ve, esta experiencia, manifestada por algunos
juicio estereotipado y negativo que manifies- de los obreros cualificados, se queda a medio
tan algunos de los entrevistados hacia el ex- camino. Para que se tratara de una tendencia
tranjero y hacia los extranjeros,, a quienes, trascendente, debería desembocar en la bús-
por otra parte, denotan conocer con mayor o queda de un absoluto.
menor insuficiencia.
Esto ocurre en las entrevistas de los estu-
En fin, no sólo las personas y los objetos diantes. Ellos también han experimentado la
concretos. También las ideas generales y abs- fugacidad del turismo y la finitud de los dis-
tractas llegan a convertirse en metas del deseo tintos elementos que lo componen. A esta fi-
de autorrealización, como lo que debe ser. nitud responden con una concepción de lo
Son las ideas de verdad, sinceridad, justicia que ellos llaman "turismo total", con el que
y, más en general, las ideas éticas y morales. resuelven positivamente cualquier limitación
Cuanto más fuertes son las tendencias nor- y circunstancia negativas. La fugacidad se so-
mativas, menor espacio para su desarrollo tie- lucionaría con el nuevo modelo de sociedad
nen el instinto de conservación individual, el que ellos propugnan, en la que no sea necesa-
egoísmo, el deseo de seguridad y la necesidad rio dividir el tiempo y la vida en dos partes
de estimación. Pero las tendencias normativas —trabajo y vacación—, sino que todo el año
quedan fácilmente en oposición a las de la y toda la vida resulten una gozosa vacación.
vitalidad (la seriedad ética es antinomia del
juego) y tienen escasa relación con la ten-
dencia al goce. La conjunción de esta doble
vertiente puede resultar conflictiva. MOTIVACIONES TURÍSTICAS
DE LOS ESPAÑOLES EN FUNCIÓN
En las entrevistas, son los obreros cuali- DE LOS IMPULSOS SOCIALES
ficados los que se escandalizan del modo de DE MAYOR ACTUALIDAD
comportarse los turistas, sobre todo los tu-
ristas extranjeros. Son cuadros inmorales —re-
laciones sexuales, borracheras— que se de- Todas las motivaciones que se recogen en
nuncian como peligrosos para los niños y de este apartado podrían haber sido incluidas
los que no se puede hablar sin pedir permiso en el anterior, como es natural, ya que no hay
antes a las mujeres. En tal sentido se mani- impulso que quede al margen del desarrollo
fiestan algunos obreros entrevistados. personal. Si se integran en un nuevo aparta-
do es por considerarlas de especial actualidad
Las tendencias trascendentes, por las que el en nuestra cultura occidental o en el momen-
sujeto se interroga y busca en el mundo una to histórico que vivimos. Recuérdese la bipo-
esfera del ser que supere la experiencia de laridad de la conducta: necesidad-impulso-
finitud espacial y fugacidad temporal, es de- tendencia, por una parte, y valor-incentivo-
cir, un absoluto, completarían el elenco de satisfacción por otra. Es evidente que la pro-
tendencias a recoger en el interior de este posición de incentivos o valores determinados
apartado que hemos titulado de autorrealiza- pueden subrayar la fuerza demandante de de-
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 45

terminadas necesidades. Esta es la perspecti- Este impulso de afiliación aparece en las


va en que nos situamos. entrevistas a través de variadas manifestacio-
nes. Todos reconocen, por ejemplo, que una
forma envidiable de hacer turismo es con un
Impulso de afiliación grupo de amigos. Uno de los atractivos del
turismo interior es la mayor semejanza de las
Las tendencias hacia el agrupamiento se gentes con las que se va a contactar. Conocer
han manifestado en animales y hombres de las fórmulas y estilo que tienen que asociar-
múltiples maneras. Las ovejas y las hormigas se y de convivir es uno de los móviles positi-
representan dos formas típicas de agrupación vos para visitar otros países. Los intereses
de las especies inferiores al hombre: una de compartidos animan a los universitarios espa-
coexistencia gregaria y otra de trabajo colec- ñoles a conocer universidades extranjeras
tivizado. adentrándose en su ambiente e intercambian-
do cultura y costumbres con los estudiantes
Las formas de agrupación de los humanos matriculados en ellas. En fin, queda suficien-
y los motivos que las provocan son innume- temente claro, también en la conducta turís-
rables. Siempre suelen ser en virtud del con- tica, el deseo de agrupamiento por edades:
traste o semejanza. Semejanza sobre todo. los matrimonios sueñan con algún viajecito
Múltiples semejanzas dan lugar a otras tan- al extranjero al margen de los hijos y éstos,
tas agrupaciones: a partir de edades cada vez más tempranas,
— la semejanza étnica, por ejemplo, impul- no aguantan las vacaciones en familia. Sólo
sa al agrupamiento; las toleran como último recurso.
— en virtud de la edad surgen clubs de jó- No obstante, hay entrevistados —varias
venes, residencias de ancianos, hogares chicas concretamente— que no hacen proble-
infantiles; ma de pasar las vacaciones en familia; inclu-
— las semejanzas en razón del sexo dan so reconocen que constituyen para ellas unas
lugar a asociaciones feministas, de ho- vacaciones gozosas, con la misma libertad de
mosexuales, machistas... las lib, los movimientos que tendrían en el interior de
gay...; grupos coetáneos. Hay que tener en cuenta
que, aparte de la psicología y circunstancias
— el lugar de origen es semejanza suficien- de cada persona, interviene el grupo familiar
te para agrupar a los aragoneses resi- como tal.
dentes en Madrid en la Casa de Aragón.
Cada región, cada provincia incluso, sue- Y es que los miembros de un grupo se sien-
len tener su reclamo de asociación en ten integrados en él a partir del momento en
las grandes capitales de la nación; que son satisfechas ciertas necesidades fun-
— los intereses compartidos tienden, asi- damentales. Para Schutz estas necesidades,
mismo, a suscitar agrupaciones de todo que él llama interpersonales porque sólo en
tipo: sociedades deportivas, asociacio- el grupo y por el grupo pueden ser satisfe-
nes de profesionales, partidos políticos, chas, son tres:
bandas de delincuentes, grupos de em- — la necesidad de inclusión, es decir, de
presarios, sindicatos de obreros, asocia- que cada miembro sea notado, tenido
ciones caritativas. en cuenta, aceptado y valorado en to-
talidad: la toma de decisiones es la
Las personas se sienten muy satisfechas zona donde esta necesidad es contras-
cuando se hallan al lado de otras, sobre todo tada ;
si son semejantes. Se trata de un impulso de
afiliación universalmente sentido y especial- — la necesidad de control y corresponsa-
mente fomentado hoy por la proliferación de bilidad, es decir, que cada miembro pue-
asociaciones. Apenas si habrá impulso indivi- da sentirse plenamente responsable de
dual o circunstancia personal que no encuen- lo que constituye el grupo: estructuras,
tren asociación en que poder ser compartidos. actividades, planes, éxitos;

45
46 ESTUDIOS

— necesidad de afecto o, mejor, de apre- En las entrevistas de los obreros cualifica-


cio, es decir, de pruebas que testimo- dos se manifiesta, como ya se ha hecho cons-
nien que cada miembro cuenta plena- tar en párrafos anteriores, que la vacación y
mente en el grupo hasta ser insusti- el viaje turístico, incluso a nivel de deseo, se
tuible; asientan sobre un mínimo de riqueza que está
ausente en muchos de los hogares de tales
El miembro del grupo familiar, que encuen- obreros, sobre todo en regiones menos indus-
tre satisfechas en éste tales necesidades, no trializadas.
tendrá dificultad en pasar vacaciones ni en
realizar viajes turísticos en familia, lo que no Por otra parte, uno de los móviles que más
obsta, naturalmente, para que prefiera otro impulsan al viaje al extranjero, al menos en
tipo de vacaciones y viajes. la llamada clase alta, es la posibilidad de com-
pras. En dos direcciones: adquirir cosas no-
vedosas y originales con que poder sorpren-
der a la vuelta a amigos, conocidos y fami-
Impulso adquisitivo liares y conseguir artículos conocidos, pero
a precios ventajosos. La probabilidad de en-
Resulta más que evidente la importancia contrar "gangas" es, para muchos, motivo su-
que reviste, al menos en nuestra civilización ficiente para justificar un viaje, por lo demás
occidental, el deseo de bienes y ganancias sin demasiados incentivos. Esta tendencia
materiales. Hay sujetos en quienes los obje- aparece en las mujeres de forma más acusa-
tos materiales terminan identificándose con da que en los varones.
el "yo", con lo que la adquisición de riqueza
aumenta la autoestimación. Esta constatación Por lo demás, el impulso de adquisición,
la describía ya magistralmente James en 1890: como otras muchas necesidades, puede ser
"Es evidente que entre lo que se llama 'yo' positivo o negativo. A que sea negativo con-
y lo que se llama mío es muy difícil estable- tribuye el carácter consumista de nuestra so-
cer una comparación. En el sentido más am- ciedad. En este sentido, el mismo viaje turís-
plio, el 'yo' de un hombre es la suma total de tico se convierte en un bien adquirible y re-
todo lo que llama suyo y no sólo su cuerpo novable constantemente. Las agencias turís-
y sus facultades psíquicas, sino también sus ticas se convierten así en instigadores de un
vestidos y su casa, su mujer y sus hijos, sus nuevo artículo de consumo: el turismo. Los
antepasados y sus amigos, su reputación y sus cebos que se ven tentadas a utilizar, buscan-
obras, sus tierras y sus caballos, su yate y su do otros tantos modos de picar, apenas sí se
cuenta corriente. Todas estas cosas le propor- diferencian de los cebos que utiliza el anzue-
cionan las mismas emociones. Si aumentan, lo consumista: la envidia, el deseo de figu-
él se sentirá contento; si disminuyen o se de- rar, el deseo de tener, el deseo de cambio, la
terioran, desfallecerá de pena. Este sentimien- necesidad de vestir y comer, la pereza, la in-
to no presenta la misma intensidad para todas satisfacción por algo, el deseo sexual, la gula,
las cosas, pero sí los mismos rasgos cualita- el snobismo, la curiosidad, la comodidad, las
tivos." rebajas, las liquidaciones, los premios y par-
ticipaciones.
Se puede admitir que, en general, la adqui-
sición de bienes materiales es esencial para Sólo que el turismo es un bien de consumo
el desarrollo psicológico del individuo, así pasable y transitorio. Por eso, según el status
como para la creación de una cultura. Un mí- que ocupan, hay personas que lo postergan.
nimo de dinero es imprescindible para que el Son no pocos los entrevistados que prefieren
individuo quede liberado de la preocupación cambiar de lavadora, adquirir un friegapla-
diaria por conseguir alimentos, vestidos y co- tos, renovar el coche antes que tomarse unas
bijo. En otras palabras, una mínima acumula- vacaciones turísticas. Consideran que su im-
ción de bienes materiales es condición nece- pulso adquisitivo encuentra así un incentivo
saria para el desarrollo de impulsos supe- más satisfactorio, porque estos bienes de
riores. consumo son más durables, más vistosos, más

46
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 47

eficientes de cara a ellos y a los demás. Sus cualquier modificación. El resultado es la ur-
necesidades de auto y heteroestimación que- gencia de decisiones personales que salven
dan mejor cumplidas. el equilibrio entre creación y renuncia, entre
los deseos de riesgo y de seguridad, entre el
deseo por una parte de independencia y liber-
Deseos de emancipación tad y la necesidad, por otra, de aprobación y
reconocimiento por la colectividad.
"El turismo auténtico empieza cuando uno
está emancipado de la familia." Con esta fra- El problema visto desde los padres crista-
se, repetida en distintos momentos de las liza en una antinomia delicada como tarea:
reuniones de grupo hechas con universitarios, cuidar de que su hijo no tenga que enfren-
se señala uno de los deseos más incentivados tarse con una situación insostenible y perju-
por nuestra sociedad. Las innumerables ex- dicial y a la vez no cerrarle cauces ni impo-
pectativas despertadas por los medios de co- nerle prohibiciones, porque entonces el hijo
municación, los nuevos valores lanzados por se ahoga y sucumbe como persona. Un ser li-
nuestra civilización y el consiguiente gap ge- bre por naturaleza, como es el hombre, no
neracional hacen de la emancipación de la fa- puede sobrevivir como tal dentro de una jau-
milia un deseo ardientemente sentido por los la por muy dorada que esté con sentimientos
hijos en edades cada vez más tempranas. de afecto y de protección.
La emancipación de los hijos es el aconte- La lucha se plantea cuando las decisiones
cimiento en el que la dinámica de las rela- tomadas por padres e hijos para vencer sus
ciones padres-hijos encuentra su culmen. Se- respectivas antinomias y llevar adelante sus
gún esto, la emancipación debería ser un acon- responsabilidades no coinciden. Lucha que
tecimiento gozoso y natural. En realidad, se suele complicar por condicionamientos so-
desde que nace, el hijo inicia un movimiento ciales: doble pauta moral, según se trata de
ininterrumpido de emancipación, de aleja- hijos o hijas; distinta apreciación de los he-
miento progresivo de los padres. El movi- chos, según la situación laboral u ocupación
miento de la vida le emplaza a ir haciéndose del hijo en cuestión y según la fórmula de
extraño a sus padres para ir haciéndose él vida y estilo de convivencia que quiere em-
mismo. Al principio depende por entero de su prender.
padre y de su madre, pero con el tiempo co-
mienza a sostenerse y a andar, a comer solo, En las experiencias y expectativas turísti-
a arreglarse por su cuenta para ir a la escue- cas de los universitarios se refleja el proble-
la, a venir tarde a casa, a pasar días y tempo- ma visto desde los hijos. Ellos sienten la ne-
radas fuera, hasta el momento de la emanci- cesidad de experimentar y de jugar, por con-
pación. siguiente, la baza del riesgo. Y se lamentan
de encontrar la barrera de los padres. Por eso
El caso es que ésta se convierte para mu- mismo, por la connotación coactiva y opre-
chas familias no en causa de gozo, sino en sora que llevan, se les hacen más insoporta-
un problema turbio, triste y lleno de ten- bles las vacaciones en familia. Las limitacio-
siones. nes para los viajes las encuentran especial-
El problema visto desde la situación del mente las hijas. Sin embargo, es curioso com-
hijo se resume en la necesidad que tiene de probar que son los chicos los que reaccionan
aceptar una tarea de responsabilidad frente con mayor agresividad ante este estado de
a sí mismo y frente a los otros, asumiendo cosas. Sin duda ninguna por las presiones so-
unas actitudes fundamentales respecto a la ciales. La mujer está tan presionada secular-
vida, a la muerte, al amor, a la soledad y con- mente por la sociedad en el sentido de que
vivencia, a un sistema de valores. Esta tarea es un ser más débil, más inseguro, más nece-
no puede realizarla en solitario, sino en con- sitado de protección y más expuesto a los
frontación con el mundo exterior, que pre- peligros, que acaba mental izándose desde pe-
senta una doble cara: una parte influible y queña. Son ellas las que menos insatisfacción
modificable y otra incontrolable y rebelde a manifiestan, como ya se ha apuntado en las

47
48 ESTUDIOS

experiencias de vacaciones familiares; inclu- el ocio programado, el apartamento en la sie-


so algunas encuentran igual satisfacción que rra, el fanatismo utópico en el cambio social
en otro tipo de vacaciones. y tantas cosas más son los mitos paradisía-
cos que tratan de alimentar esperanzas de
Las entrevistas a la clase alta y a los obre- felicidad. Tienen la ventaja de que están más
ros cualificados reflejan perfectamente el mis- o menos al alcance de la mano. Pero la des-
mo problema, pero tal como lo viven los pa- ventaja de que son transitorios, cuando no
dres. Se puede señalar, no obstante, la dife- fugaces. Y con pocas variaciones. Los viajes,
rencia de matiz que se percibe en las actitu- para quienes no se adentran en la vida de los
des al respecto de ambos estamentos. En efec- pueblos que visitan, resultan parecidos, cuan-
to, los matrimonios obreros insisten en sus do no iguales, lo mismo si visitan Tailandia
entrevistas en los peligros para sus hijos de y Hong-Kong que Egipto o Madagascar.
ciertos ambientes turísticos. Peligros de todo
tipo, incluso morales. Quizás son éstos los La evasión es uno de los móviles que re-
que quedan más subrayados. Los entrevista- conocen en sí unánimemente los entrevista-
dos de la clase alta, por su parte, reconocen dos de los tres estamentos sociales escogidos
como costumbre común entre ellos el permi- en cualquier clase de viaje turístico. Es más,
tir a sus hijos, a partir de los diez años, orga- el viaje exclusivamente de evasión y descan-
nizar y realizar las vacaciones por su cuenta. so es una de las fórmulas que todos recono-
pero, claro, en campamentos, colonias o con cen como válida para planificar y realizar sus
otros familiares. Es decir, en definitiva, tam- vacaciones.
bién bajo su vigilancia y al abrigo de riesgos,
pero con la aceptación indiscutible de un rit- Es verdad que el escapismo y la evasión
mo progresivo de emancipación. son medios aceptables y hasta necesarios para
evitar la realidad algunas veces. Esos momen-
tos cargados de tensión, en que la realidad
se hace insoportable. Pueden resultar así le-
Deseos de evasión gítimas y sanas las tendencias que se contie-
nen en todas esas frases recogidas en páginas
Los problemas abundan hoy en la tierra y anteriores:
se hacen especialmente llamativos en las gran-
des ciudades. Con la particularidad de que los — "viajar, viajar, viajar, como sea, a donde
problemas no son aislables, sino que cada uno sea; viajar a la ventura, a lo que salga";
de ellos tiene que ver con el resto. No es — "cerrar los ojos, ponerse en camino sin
cuestión de que nos detengamos a enumerar y programación previa, detenerse donde
describir toda esa serie de problemas que a uno le guste y decir: aquí es, ¡a des-
oprimen al hombre de la gran ciudad y que cansar! ";
está en el ánimo de todos.
— "evasión, escapismo, diversión, desma-
Lo que nos interesa resaltar, a este propó- dre con amigos, yendo un poco a lo que
sito, es una consecuencia palpable de tal si- salga, sin normas preestablecidas";
tuación : el escapismo, la evasión, o sea, la
evitación del criterio de realidad. — "espatarrarse durante unos días en la
playa, sin otro contacto que la natu-
La forma más antigua y comúnmente acep- raleza" ;
tada de escapismo ha sido y es la bebida. Se
bebe para olvidar. "Con el vino se quitan las — "evadirse de los problemas, diversión y
penas". Momentos bajos, conflictos psíquicos, bullicio, poder moverse de un lado para
cargas de responsabilidad pesada intentan ser otro en plan salvaje todo el día".
superados a golpe de alcohol. Al menos el
vino sirve para introducirse rápidamente en Lo que ocurre es que en no pocas ocasio-
una situación nueva. nes el planteamiento de la evasión suele ser
negativo. La felicidad no se compra ni se pro-
Algo parecido habría que decir de la droga. grama. La auténtica felicidad es la que se vive
La bebida, la droga, los viajes de evasión. sin apenas ser notada, como consecuencia de
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 49

actividades que responden armónicamente a El "curioso" no sólo se deleita con la reso-


las necesidades y tendencias de la persona, lución de los problemas que se plantean, sino
pero que no pretenden directamente hacer fe- que él mismo se plantea otros por el gusto
lices. Cuando la pretensión directa y exclusi- de resolverlos. En esta perspectiva hay que
va de una actividad es producir una felicidad interpretar viajes realizados o fantaseados
previamente programada y anunciada, es de- por algunos de los sujetos que se sometieron
cir, cuando se maneja una realidad al servi- a las entrevistas, sobre todo entre los estu-
cio exclusivo de planes escapistas, el resulta- diantes universitarios. Ellos hablan de viajes
do suele ser decepcionante, contraproducen- tan llenos de curiosidad como el recorrido de
te: el hastío, la vaciedad, la superficialidad. toda la India en dos Land-Rovers, o el des-
cubrimiento y exploración de todos los rin-
Los deseos e inquietudes ampliamente ma- cones desconocidos de España.
nifestados en las entrevistas en pro de un
turismo integral, en los que sobresalen impul- Vemos así que el impulso de curiosidad es
sos y tendencias superiores, son muestra pal- igualmente fomentado por lo conocido que
maria de que muchos de los entrevistados por lo desconocido. Así, tras largos años en
piensan y sienten así. que ver un cuerpo desnudo era una conquis-
ta y determinados films de contenido erótico
o pornográfico justificaban un viaje a Biarritz
El impulso de curiosidad o Perpignan, la apetencia del nudismo corpo-
ral sigue siendo un móvil de los viajes turís-
Se ha dicho que el hombre es un animal ticos en la actualidad, cuando en círculos
lleno de curiosidad. La verdad es que el hom- cada vez más extensos el sujeto español ha
bre despliega un interés insaciable en la ex- descubierto ya con fascinación que tiene cuer-
ploración del mundo en el que vive y en la po y que ese cuerpo es fuente de placer. Con
manipulación de objetos. todo, hay que reconocer que en las entrevis-
tas el impulso sexual, en el sentido más es-
Los avances técnicos ininterrumpidos, esos tricto del término, no sobresale entre los mó-
logros espectaculares a los que nos tiene acos- viles reconocidos por los entrevistados. Qui-
tumbrados la técnica en los últimos tiempos, zás años atrás no se pudiera decir otro tanto.
lejos de mitigarlo, azuzan el deseo de curio- Puede ocurrir también que el reconocimien-
sidad. El reportaje televisado de un viaje a to de este móvil permanezca todavía como
la Luna no suscitaría probablemente demasia- un tema tabú.
do interés porque es algo ya conocido. Pero
la apertura de inscripciones para efectuar un
viaje a nuestro satélite, encendería nuestro El impulso de curiosidad varía extraordi-
impulso de curiosidad hasta grados insospe- nariamente de intensidad entre unos indivi-
chados. duos y otros. En razón de variables persona-
les y ambientales. La edad, por ejemplo, es
El turismo llama al turismo. Como se dice una circunstancia clara. Los jóvenes, los es-
en las entrevistas, "el apetito del turismo" se tudiantes universitarios en nuestro caso, se
abre y fomenta haciendo turismo; es un pro- muestran más curiosos que los adultos. Por
ceso en espiral; cuanto más se viaja y se co- otra parte, un ambiente rico en posibilidades
noce más apetece viajar y conocer. y complejo producirá una mayor admiración
y, por consiguiente, una curiosidad también
El afán de curiosidad se halla íntimamente mayor que otro medio ambiente más monó-
relacionado con el deseo humano de conoci- tono. Así se explica la mayor riqueza de ex-
miento. Conocer sitios, paisajes, gentes, cul- periencias y proposiciones turísticas en las
turas, monumentos, costumbres, fiestas y fol- reuniones de grupo de los universitarios y de
klore, platos y bebidas, vestidos, tiendas, es- la llamada clase alta.
pectáculos: todo interesa a la curiosidad del
turista. Todo lo extraño despierta su curio- En cualquier caso, es evidente que son mu-
sidad. cho más variadas, incisivas y sugerentes que

49
50 ESTUDIOS

lo serían hace un siglo, porque en los años se ha insinuado, provoca esfuerzos desespe-
setenta el impulso de curiosidad está mucho rados por incrementar la complejidad del me-
más alimentado y estimulado que hace un dio ambiente, rompiendo la monotonía y au-
siglo. Curiosamente, la saturación, como ya mentando el interés.

COMPORTAMIENTO TURÍSTICO Y VALORES

La idea de valor ha estado siempre de ac- El hombre, siendo como es una unidad, es
tualidad en la sociedad humana. Para con- una unidad muy compleja. El hombre, como
vencerse basta con hacer resaltar los nume- se ha visto, es portador de múltiples nece-
rosos empleos de la palabra "valor" en el sidades que le impulsan a la búsqueda per-
lenguaje corriente: "esto no tiene valor; petua de valores capaces de satisfacerlas. Exis-
aquello tiene mucho valor; es un hombre de te, pues, una gama interminable y variada de
valores; es un valor; los valores morales, valores. Unos conciernen primordialmente a
espirituales, económicos; hacer valer, hacer- nuestra vida vegetativa; otros, a nuestra sen-
se valer". sibilidad; otros, a nuestra inteligencia. Mien-
tras unos valores interesan sobre todo a nues-
Los valores no pueden menos de estar siem- tras necesidades primarias, otros responden
pre de actualidad porque en realidad son los mejor a nuestras necesidades secundarias.
incentivos que persiguen las tendencias del
hombre y las respuestas que satisfacen sus El pan que alimenta nuestro cuerpo es un
necesidades. Como las necesidades y tenden- valor, como lo es el trabajo que proporciona
cias constituyen las motivaciones, no es de el pan. El descanso que necesita nuestra fati-
extrañar que la noción de valor domine la ga es un valor, y también el viaje o la ex-
conducta humana. cursión que me aporta el descanso que busco.
La ciencia es un valor, como es un valor la
Aunque no siempre de un modo reflejo, el belleza y el arte, y como son un valor los
hombre emite continuamente juicios de valor, objetos realizados por un artesano. Valores
jerarquiza los valores, trata de vivir en fun- son también el compañerismo, la sinceridad,
ción de unos valores y muere muchas veces la justicia, el amor, la libertad.
por unos valores. "La palabra hombre —escri- Una conducta humana, en nuestro caso la
be Nietzche— significa ser que valora." conducta turística, tendrá tantas más probabi-
lidades de ser promocionada cuanto más am-
En efecto, en nuestra vida concreta, en nues- plio sea el abanico de opciones y valores que
tro quehacer de cada día no sólo nos intere- despierte. El desafío a los promotores radica
samos por conocer la existencia de las cosas. en qué tipo de valores promover y cómo pro-
Queremos saber, además, y sobre todo, qué moverlos.
poder tienen para ayudar, promover y des-
arrollar nuestra personalidad, así como su efi-
cacia para satisfacer nuestros impulsos y ne-
cesidades. En otras palabras, nos interesa tam- IMPORTANCIA DE TODOS
bién su valor. El valor es, pues, el carácter LOS «VALORES TURÍSTICOS»
precioso de una cosa, su poder de atracción, el
incentivo de nuestra conducta, la meta de Si el hombre es el centro de múltiples nece-
nuestros deseos. Por eso se hace siempre digno sidades y múltiples tendencias, todos aquellos
de nuestra atención y de nuestra espera, ama- valores que contribuyen a satisfacer dichas ne-
ble a nuestros ojos, seductor de nuestros ac- cesidades son en principio legítimos y se con-
tos. Y, cuando esto ocurre, es que ha dejado vierten en metas válidas de promoción.
de ser valor para nosotros. Así, si el hombre tiene un cuerpo cuya sa-

50
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 51

lud debe procurar, será valor y meta a conse- — posibilidades de ayudar al prójimo en
guir cuanto le ayude a conservar y fomentar actividades de tipo educativo;
su salud. El turismo-reposo o turismo-descan- — cauces para aumentar los conocimientos
so, tan deseado por los entrevistados, sobre y el saber a través de cultura, historia,
todo en las reuniones de grupo de clase alta, arte, sistemas políticos de otros países;
es concebido más como medio para conservar
y reparar la salud mental; el descanso psíqui- — lugares turísticos en los que haya una
co es lo importante para ellos y éste, dicen, normativa que salvaguarde de los peli-
se consigue incluso con un agotamiento físico. gros, teniendo en cuenta sobre todo a los
Por eso prefieren el turismo-movimiento, el menores;
turismo- viaje de estudios e incluso el turis- — un "turismo total y permanente", que
mo-trabajo. asegure el éxito de cualquier viaje y
El turismo se inscribe así, para los entre- que desemboque en una concepción de
vistados, en la más estricta línea de medicina sociedad, en que todo el tiempo sea va-
preventiva: promoción de la salud integral de cación ;
los individuos y, por tanto, de la salud pú- — un turismo, cuya realización y objetivos
blica. den cauce al deseo de afiliación;
En el apartado anterior, al describir las dis- — posibilidad de comprar cosas novedosas
tintas necesidades provocadas por otras tantas y originales en mercados de ocasión,
motivaciones turísticas, se hacía referencia a como son los puertos francos;
los correspondientes valores turísticos capaces — viajes financiados por uno mismo, tras
de satisfacerlas. Entre otros, señalamos los emancipación al menos económica;
siguientes:
— viajes que satisfagan los deseos de eva-
— una buena cocina, unos alimentos fres- sión y diversión, así como el impulso de
cos, unos platos típicos rociados con vino curiosidad.
de la tierra, es decir, comida abundante,
variada y de calidad; Los valores son, pues, innumerables, porque
— posibilidades de movimiento, juego, mon- el hombre es portador de múltiples necesida-
tañismo y deportes; des que, haga lo que haga, están en perpetua
búsqueda de valores capaces de satisfacerlas.
— cauces que posibiliten opciones persona- Por eso, es obvio que, al programar y realizar
les de goce en general y goce corporal. turismo, los entrevistados se manifiesten como
— posibilidades de jugar la baza de segu- buscadores de aquellos valores que respondan
ridad-riesgo según edad y otras caracte- a sus necesidades y exigencias derivadas de
rísticas personales; vivir en un aquí y un ahora, en relación con
otras personas organizadas en familias y gru-
— viajes prestigiosos, de los que pueda uno pos, de las que reciben mucho, pero a las que
sentirse orgulloso al contarlos; deben aportar también, por su parte, todo
— experiencias novedosas que no hayan cuanto puedan.
visto los demás, para suscitar la admi-
ración ; Todos y cada uno de esos valores tienen
una importancia indiscutible.
— viajes reconocidos y frecuentados por
la clase social a la que se pertenece,
para no ser menos;
NIVELES DE PROFUNDIDAD
— proyectos turísticos en los que se pueda EN ESOS VALORES
dar cauce a la responsabilidad personal
y capacidad creadora; La necesidad de profundizar en los valores
— contactos con gentes, costumbres, fol- en general, y en los valores turísticos en par-
klore, fiestas, en una perspectiva de co- ticular, viene dada por la dinámica antinómi-
municación y relaciones interpersonales; ca a la que están sometidos. En otras palabras,

51
52 ESTUDIOS

lo más frecuente es que los valores, cada va- hombre, es un ser en conflicto, un ser neu-
lor, presenten aspectos antinómicos. rotizado.
Esto puede entenderse y vivirse de varias "Turismo o televisor en color": éste es uno
maneras. de los desafíos básicos que aparecen en las
Un ejemplo: "el trabajo". No hay porqué entrevistas. Cuando las dos cosas no son po-
disimularlo: el trabajo es con frecuencia es- sibles, la gente suele decidirse por el segundo
fuerzo, sufrimiento, aburrimiento. Hay que extremo de la opción, por el televisor, en el
reconocerlo con toda sencillez. Es su lado aus- que encuentran una respuesta menos transi-
tero y mortificante. Pero no es sólo eso. Es toria a necesidades comunes de estima, pres-
también ejercicio gozoso de nuestras faculta- tigio, notoriedad, descanso. En lugar del te-
des. A la larga, la inactividad es más penosa levisor, puede leerse friegaplatos, frigorífico o
que el trabajo. Este contribuye al desarrollo lavadora, de forma aditiva o disyuntiva, según
y realización de toda la persona. Ofrece un los casos.
campo de acción inmenso. Es un instrumento Otra disyuntiva típica, que se repite de for-
de intercambios, de unión y amor en el seno ma reiterada en las entrevistas: turismo-des-
de la comunidad humana. canso o turismo-movimiento. Sobre todo en
El trabajo, pues, puede ser a la vez fuente la clase alta resulta tan penosa la renuncia a
de sufrimiento y alegría, móvil positivo y ne- cualquiera de los elementos de la disyuntiva,
gativo, causa de atracción y de rechazo. Y que prefieren dividir el período de vacación
esto ocurre con muchos de los valores. Se en dos partes, dedicando la primera al turis-
ha visto en las entrevistas. Un mismo hecho, mo-movimiento y la segunda al movimiento-
"un viaje programado al extranjero" de ésos descanso, o viceversa.
que preparan las agencias turísticas, es objeto Lo importante es profundizar en los valores
simultáneo de deseo y aversión, de aceptación que se asumen. Cuando esto ocurre, se es ca-
y rechazo. Los jóvenes, en general, lo recha- paz de descubrir cómo los dos valores con-
zan con agresividad, porque una de sus caras trarios, objeto de la disensión, pueden estar
—su seguridad, orden y uniformidad— con- presentes en un mismo hecho. Así lo han des-
tradice su deseo ardiente de riesgo y aventura. cubierto no pocos de los entrevistados, para
Entre los mayores, por el contrario, esa mis- quienes el turismo-movimiento e incluso el
ma cara es la que lo convierte en apetecible, turismo-trabajo, con tal de que sea un trabajo
porque a partir de cierta edad, como se ha distinto o en un sitio diferente de los habi-
dicho, se apuesta más por esos valores. Y así tuales, constituye un auténtico turismo-des-
aparece en las reuniones de trabajo que ana- canso.
lizamos no sólo respecto a este hecho turísti-
co, sino respecto a otros varios como la po- Por eso, resulta muy acertada y válida la
sibilidad de compras, viajes autofinanciados, observación del mismo Pascal en el sentido
etcétera. de que "es sospechoso y falso cuando, al final
de cada verdad, no se enlaza con la verdad
Por otra parte, toda vida se profundiza y se opuesta. No se es grande cuando se toca un
desarrolla, como dice Pascal, en el "seno de extremo, sino cuando se tocan los dos a un
verdades y virtudes contrarias". Es decir, que tiempo, llenando a la vez el vacío o espacio
no sólo el valor trabajo, por seguir el mismo intermedio".
ejemplo, presenta dos aspectos antinómicos
—sufrimiento y alegría—, sino que se decanta
y esclarece a la luz y en la perspectiva de su SU CONEXIÓN JERÁRQUICA
valor contrario, el descanso. Dos valores con-
trarios y simultáneos que exigen una opción. Los valores, aunque todos son importantes
Toda opción es gozo y dolor precisamente por e imprescindibles para dar respuesta y satis-
eso, porque es a la vez elección y renuncia facción a las múltiples necesidades del hom-
Quien no es capaz de vencer equilibradamente bre, no todos son iguales. Su importancia va-
este desafío continuo a que está sometido el ría en función de las necesidades en sí, en

52
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 53

primer lugar, pero también en función de ca- gentes y contrarias por corresponder a distin-
racterísticas personales como edad, cultura, tos individuos, cada uño con su historia per-
estamento social, profesión, sexo, estado civil. sonal, sus circunstancias socioculturales y sus
planes de futuro. Pero parece muy oportuno
La "descripción comparada", con que se cie- insistir, no obstante, en la necesidad, para
rra el capítulo I de nuestro estudio, hace ver un desarrollo personal equilibrado, de conec-
cómo influye el estamento social en la apre- tar jerárquicamente el abanico pluriforme y
ciación de los distintos valores, en este caso polivalente de los valores, en nuestro caso
turísticos. No es cuestión de repetir el análi- de los valores turísticos.
sis allí planteado. Lo que se quiere resaltar
ahora es la necesidad de que siempre exista Por lo demás, tal circunstancia deberían te-
una jerarquización en función de un valor nerla en cuenta las agencias turísticas, ofre-
principal o central. ciendo planes coherentes, programados alre-
dedor de un valor central que aglutine, eso sí,
Si el valor principal asumido en un viaje el mayor número de valores complementarios
turístico es el contacto con la gente, a este o limítrofes.
valor deben quedar supeditados los otros en
la planificación, en la realización y en la eva- Por no tener esto en cuenta, muchos "via-
luación del viaje. Desear antes que nada con- jes de amigos" fracasan. Nada más iniciarse,
tactar con la gente y planear una excursión aparecen en toda su crudeza los distintos de-
en solitario por la montaña, no deja de ser seos y valores que mueven y motivan a cada
un contrasentido. uno de los miembros del grupo. De la ca-
pacidad que tengan para coordinarlos armó-
Contrasentidos de éstos se hacen ver con nicamente, asumiendo los de todos, depende-
frecuencia a lo largo de las entrevistas. Esos rá el que algunos de los componentes queden
contrasentidos corregidos sobre la marcha por más o menos frustrados.
los mismos compañeros con frases del tipo:
"a ver si te aclaras, macho". O reconocidos Importancia especial reviste el esfuerzo por
por el mismo individuo con confesiones como ponerse de acuerdo cuando el grupo que hace
ésta: "estoy hecho un lío". el viaje es heterogéneo, por ejemplo, el grupo
familiar. Y es que los jóvenes y adolescentes,
Suele faltar una reflexión serena y profunda la gente joven digamos, están mucho más
que desemboque en la elección lúcida y cla- marcados por los valores que toda situación
rividente de un valor central. Más frecuen- histórica nueva comporta. Son valores que
te es la coexistencia de deseos divergentes y asimilan y viven espontáneamente, casi sin
contrarios que se traducen en la apetencia de darse cuenta. Los mayores, en cambio, los pa-
valores utópicos que sólo existen en la fan- dres en el caso del grupo familiar, suelen ser
tasía del que los formula. más reacios a la asimilación de valores nuevos,
que a veces admiten a "regañadientes" o re-
Esto se aprecia cuando se analizan las for- chazan abiertamente.
mulaciones de un mismo sujeto a lo largo de
las entrevistas. Pero éste no era el objetivo Algunos de estos valores parecen ser, a jui-
de nuestro estudio, sino el análisis de las cio de los técnicos en ciencias humanas, la
distintas necesidades y de los correspondien- acción, la eficacia, el equipo, el sentido del fu-
tes valores que aparecen en los grupos de en- turo, el ocio, el nuevo tipo de mujer, el diá-
trevistados. En un grupo —mucho más, en el logo. De tales motivaciones hablamos en el
colectivo de los 18 grupos entrevistados— es informe correspondiente a las motivaciones
normal que se manifiesten motivaciones diver- turísticas de los extranjeros.

53
54 ESTUDIOS

CAPITULO II

COMPORTAMIENTO TURÍSTICO EN EL CONTEXTO DE OTROS PAÍSES

INTRODUCCIÓN AL CAPITULO

En dieciséis reuniones de grupo —cuatro calcar que, aunque quisiéramos, no podríamos


por país—, holandeses, franceses y norteame- dicotomizar la realidad. Por eso, aunque nos
ricanos de los Estados Unidos han conver- centramos en la segunda, la primera dimen-
sado sobre vacaciones y turismo dejando sión estará siempre como trasfondo más o
constancia, en las cintas magnetofónicas que menos relevante.
recogieron las conversaciones, de los motivos
que les impulsan a viajar o a visitar determi- No puede ser de otra manera. Si el valor
nados países, así como de los valores y con- es, en definitiva, la estimación que hacemos
travalores que encontraron en los países ya de las cosas en función de nuestras necesi-
dades, puede decirse que todo valor responde
visitados. a una necesidad, que toda necesidad crea un
El análisis del contenido manifestado por valor y que cualquier objeto, por tanto, puede
los distintos grupos de turistas extranjeros es ser portador de valores.
como segunda parte y complemento del Hay valores "actuales" que se despiertan
estudio sobre las "motivaciones turísticas de ante necesidades concretas y desaparecen tras
los españoles". En la correspondiente intro- su satisfacción. Pero los valores auténticos
ducción se señalaba para la dinámica de la son estables: llegan a integrarse en la perso-
conducta turística una doble dimensión: una nalidad del sujeto y son capaces de organizar
fuerza interior que empuja y un imán exte- programas de comportamiento de largo alcan-
rior que atrae. Se advertía igualmente que ce. Unos y otros tendremos en cuenta en nues-
impulsión y atracción —léase necesidades o tro estudio.
impulsos y valores— no intervienen como
vectores independientes, sino interactuantes No sólo los individuos tienen su sistema
y complementarios de una misma dinámica, de valores. También los grupos humanos y
lo que no impide el que puedan ser anali- las civilizaciones. Grupos humanos son los
zados por separado. holandeses, norteamericanos y franceses. Pero
una civilización común los unifica. Será in-
En el estudio sobre los turistas españoles teresante analizar en qué medida quedan re-
se ha puesto el acento en la primera dimen- flejados los valores, asumidos por tales gru-
sión, es decir en la impulsión, en las necesi- pos y tal civilización, en la conducta turís-
dades, en las motivaciones. Mutatis mutandis, tica de los entrevistados.
aquel planteamiento y aquella exposición son
perfectamente aplicables a este estudio sobre Este estudio ha sido concebido y encargado
los turistas extranjeros. Por ello vamos a para su elaboración por el Instituto Español
prescindir aquí de esa dimensión para cen- de Emigración. Quiere decir que interesa es-
trarnos en la segunda, es decir, en las atrac- pecialmente conocer la imagen que se tiene
ciones y valores que incentivan la conducta de España en los países extranjeros en que se
turística, estimulando o haciendo surgir los han celebrado las reuniones de grupo, ana-
correspondientes impulsos. Está de más re- lizando hasta qué punto tal imagen es expo-

54
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 55

nente de experiencias reales o más bien de tres partes: "El comportamiento turístico de
prejuicios y estereotipos. los extranjeros", "Valores cotizados por los tu-
ristas extranjeros" y "La imagen de España
Así, pues, el presente estudio se divide en en el turista extranjero

I. EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO DE LOS EXTRANJEROS

Ya se han señalado que han sido tres los vacaciones para que satisfagan las motivacio-
países en que se han celebrado reuniones de nes y esperanzas puestas en ellas. La intensi-
grupo sobre el tema "viajes al extranjero": dad con que algunos participantes señalan
Holanda, Francia y Estados Unidos. En todos estos valores indica hasta qué punto su ausen-
ellos el número de reuniones y grupos han cia puede resultar frustrante.
sido cuatro. El número medio de partici-
pantes en cada grupo y reunión han sido ocho. — El tiempo y el clima son factores que
Grupos heterogéneos por el sexo, estado civil siempre influyen. Pero su peso, a la hora de
y profesión de los componentes. Todos, con la elección, depende de diversas circunstan-
contadísimas excepciones, con edad inferior cias personales. El que va sobre todo a poner-
a los cuarenta años. se moreno, es evidente que necesita sol. Si se
va con niños, se busca un país caluroso. Quien
Haremos una descripción diferenciada por lleva una intención turística más ecléctica
países y a continuación otra comparada, al prescinde más de otros factores. En cualquier
menos en algunos aspectos. caso, el tiempo, la temperatura, sobre todo,
influyen en el humor de la gente. Con buen
A. DESCRIPCIÓN DIFERENCIADA
tiempo y un clima agradable todo marcha mu-
cho mejor.
Se trata de una descripción que recoja sis- — El descanso es el valor más importante
temáticamente, pero sin ningún rigor clasifi- de unas vacaciones. La forma de programar-
catorio, los criterios y valores que mueven lo y conseguirlo resulta secundaria. Para algu-
la conducta turística de los extranjeros. Se nos se reduce a estar lejos de su trabajo y
hace al interior de cuatro apartados: "Valo- comienzan a descansar desde que ponen el
res cotizados en la elección de las vacacio- coche en marcha rumbo al lugar escogido.
nes", "Imagen turística de Europa", sobre Otros son más delicados y tienen una con-
todo de la Europa mediterránea; "Imagen tu- cepción del descanso más sofisticada y com-
rística de España", "Otros países valorados pleja: necesitan, por ejemplo, que no haya
turísticamente". mucha gente a su alrededor, no estar suje-
tos a horarios de comidas y similares, poder
dormir cuando les entren ganas. Para otros,
COMPORTAMIENTO TURÍSTICO
descanso es sinónimo de tranquilidad.
DE LOS HOLANDESES
— El alojamiento puede ser contratado me-
Como acaba de indicarse, el comportamiento diante reserva anticipada o dejado a la ven-
turístico de los grupos de holandeses entrevis- tura del momento en aras de una mayor mo-
tados queda recogido en cuatro apartados. vilidad turística. Se desea una habitación bue-
na, en la que son fundamentales una cama y
Valores cotizados en la elección un cuarto de baño limpios. Es costumbre ad-
de las vacaciones mitida por algunos llevar una tienda de cam-
ping por si acaso, es decir, por si no les con-
Son elementos, realidades, aspectos que hay vence la habitación que les ofrecen en el
que tener en cuenta a la hora de elegir las hotel, o al menos para casos de urgencia.

55
•56 ESTUDIOS

Otros, naturalmente, prefieren alquilar un de". Para otros, la variedad queda salvada
piso, un apartamento o un bungalow. si en el lugar escogido existen posibilidades
para actividades múltiples y pluriformes: de-
Y hay quienes de entrada, y en primer tér- portes, montañismo, distracciones, espectácu-
mino, utilizan la tienda y el camping. O la ca- los, baño, excursiones, monumentos, folklore,
ravana. tiendas, actos culturales. Hay quienes disfru-
Con la edad, naturalmente, se buscan más tan alternando un día en el camping con un
comodidades y se prefiere el hotel, a pesar día de excursión. Para muchos la variedad
de los inconvenientes de horarios. incluve el poder tratar con gente de otras
nacionalidades. Ir a acampar en el extranjero
— Es interesante probar la comida del en un camping con el 95 por 100 de holan-
lugar que se visita, sus especialidades, sus deses no resulta agradable ni interesante.
platos típicos, sus costumbres culinarias. Tampoco parece atractivo el quedarse en un
A veces, no obstante, las costumbres en la sitio fijo: es preferible viajar y acampar.
distribución de las comidas son muy distintas
y conviene tenerlo en cuenta. Respecto al Por otra parte, gusta cambiar de ruta cuan-
desayuno, por ejemplo, hay países —España do se va al mismo sitio, gusta cambiar la for-
concretamente— que no le dan la importan- ma de alojarse de un año para otro y hasta
cia que tiene para los holandeses. A algu- el medio de transporte.
nos, no obstante, les agrada cambiar y adap- — La época preferida es el verano, es decir,
tarse por completo a las costumbres del lugar la llamada temporada turística. Pero cada vez
que visitan. menudean más los viajes "fuera de tempo-
rada", al margen de las vacaciones escolares.
— La lejanía del lugar escogido y el consi- El invierno, por su parte, se está convirtien-
guiente desplazamiento están en función de do en otra "temporada turística" cada vez
las circunstancias individuales o grupales, se- más frecuentada para practicar el ski y otros
gún que las vacaciones vayan a realizarse en deportes invernales. Consiguientemente au-
solitario o en grupo. Con niños pequeños menta el porcentaje de los que se toman
están desaconsejados los desplazamientos lar- vacaciones dos veces al año, aunque las de
gos. Se ponen nerviosos, se marean y, desde invierno suelen ser más cortas: de diez a
el comienzo, se pasan preguntando cuándo diecisiete días.
llegan. No obstante, hay experiencias positi-
vas al respecto: con "caravana", por ejemplo, — La economía tiene muchas veces la últi-
y cubriendo el recorrido en etapas discretas. ma palabra. Por ejemplo, para tomarse o no
tomarse las vacaciones de invierno, que para
— La información, previa a la elección, es algunos resultan un "extra" inabordable.
imprescindible. Conviene adquirir distintos Hay que tener en cuenta que estas vacacio-
folletos en las agencias de viaje y establecer nes salen relativamente más caras que las de
una comparación, porque existen diferencias verano, porque se come y se bebe más.
muy notables. Hay que contar con que la
información que te proporcionan espontánea- — Los niños evidentemente condicionan
mente suele ser siempre parcial. Hay que las vacaciones de los mayores, pero el grado
acostumbrarse a pedir informes complemen- de condicionamiento depende en gran parte
tarios sobre aquellos aspectos que se consi- de la forma en que estén educados y del
deran interesantes. Con esta demanda se va grado de comunicación que exista entre pa-
logrando una información progresivamente dres e hijos. Los padres pueden hacer partí-
más completa. cipes a los hijos, si se lo proponen, de su en-
tusiasmo por la naturaleza, por el camping,
— La variedad es otro de los requisitos por la caravana, por los deportes. El peligro
de unas vacaciones para la mayoría de las de que caigan enfermos puede ser neutrali-
personas. Algunos comienzan por "repartir zado con un buen seguro.
las vacaciones en varias veces —una se-
mana o diez días, dos o tres veces al año—, — Libertad: libertad de movimientos, libe-
pues el riesgo de tomar todo junto es gran- ración de los trabajos del hogar, libertad de
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 57

consumición, libertad completa en una pala- — Túnez y Marruecos son desaconsejables


bra. Hay algunos que supeditan a la posibi- por su peligrosidad y falta de higiene.
lidad de sentirse libres en las vacaciones el — Yugoslavia: país muy diferente, bastante
resto de los elementos en juego: alojamiento, agradable, buen clima, ambiente alegre de
lejanía del lugar escogido, forma de despla- mucho canto.
zamiento, época del año. Estos, por ejemplo,
prefieren siempre un piso o apartamento, al — Portugal: mucho sol también y buena
hotel y similares. Así tienen libertad para comida. Fruta estupenda.
consumir o no consumir, entrar o salir, tras-
nochar o madrugar sin interferencias ni con-
troles. Imagen turística de España
— El idioma, cuando se escoge como lugar Queda profusamente reflejada en once apar-
de vacación un país extranjero, se convierte tados.
en un elemento de primer orden a tener muy
en cuenta. Si se desconoce por completo es — El tiempo y el clima
un impedimento respetable que entorpece los
movimientos y limita mucho el contacto cen • encanta y atrae el sol, pero algunos lo
la gente y sus cosas. Si se conoce algo, la encuentran demasiado caliente
visita turística puede convertirse en ocasión • no sólo hay calor; también frío y tem-
de practicar. En uno y otro caso, resulta de plado. Así, Levante, en otoño, resulta
interés saber qué porcentaje aproximado de delicioso, con excursiones preciosas.
habitantes del país escogido habla el idioma Pero el tiempo no es tan estable como
holandés o el alemán. antes
• la gente se pone de mal humor cuando
Imagen turística de la Europa mediterránea no encuentra el sol en España, que
puede ser calificada como "un gigantes-
España es uno de los países de la Europa co club de adoradores del sol"
mediterránea. Interesa situar su imagen den- • la gente que va para Navidad/Noche
tro de este contexto. En la Europa medite- Vieja, queda encantada con el tiempo
rránea se incluyen Túnez y Marruecos. y ambiente que encuentran
— Italia es interesante por su cultura, pero • paisajes secos rocosos, áridos: se echa
hay que tener cuidado con los italianos que de menos el verde, la vegetación
se manifiestan efusivos, groseros y mal educa-
dos y no son de fiar. Un lugar turístico que • nunca se oye de viajes organizados para
resulta es Sicilia, por el interés de sus nume- esquiar en España; sí de viajes de in-
rosos cráteres. A veces resulta posible progra- vierno, pero no se incluyen en ellos pro-
mar viajes con ocasión de alguna erupción, gramas o información sobre deportes in-
por ejemplo del Etna. Pero hay restricciones vernales, y mucho menos sobre esquí;
de agua. Y resulta caro. Cerdeña atrae por su al hablar de España todo el mundo pien-
sol, su turismo, su cocina de platos exquisi- sa en el verano.
tos de pescado.
— Grecia ofrece un turismo fantástico y Cliché del español
maravilloso, distinto al que ofrecen los de- • muy serviciales para dar información
más países mediterráneos. Está en auge, se
construye mucho. La gente es asequible y te • "muchos hablan el alemán"
hacen caso. La mentalidad de los griegos es • son de fiar, a no ser que te vean fácil de
atractiva. Los hoteles, exceptuados los de engañar
Atenas, no son caros. Salir en Grecia es más
atractivo, todo el mundo participa y te de- • tienen carácter: "el orgullo español"
fiendes muy bien con francés e inglés. • les disgusta el número creciente de tu-

57
58 ESTUDIOS

ristas, que muchas veces ensucian y es- • la gente se arregla más que los holande-
tropean su bonito paisaje ses cuando sale de casa
• en el interior la gente es agradable; en • el teatro y la música en las grandes ciu-
la costa ya no; rara vez te dice espon- dades resultan caros y "formales": hay
táneamente un holandés al regresar de que llevar ropa oficial; es para gente de
España que la gente es agradable; en mucho dinero.
cambio lo confiesan indefectiblemente
todos los que llegan de Inglaterra
— Régimen político
• muy reservados; "los holandeses somos
más abiertos y cercanos; los españoles • buen nivel de vida durante los últimos
guardan más las distancias" años del franquismo (cfr. nivel de
vida)
• viven más al exterior, considerando la
casa menos importante • el cambio de régimen no afecta a sus
posibilidades y atracción turísticas
• bastante comerciales y regateadores;
"el regatear no nos va nada a los holan- • como turista no te das cuenta del cam-
deses" bio más que en las huelgas que son mo-
lestísimas
— Algunas costumbres y situaciones • también son visibles las manifestacio-
nes, inconcebibles en tiempo de Franco
• como conductores de automóviles sue- • ahora todo el mundo habla de política
len ser galantes, dan prioridad fácil- y esto molesta
mente y pitan en las curvas, aunque
abundan los que conducen como locos; • con el cambio de régimen está apare-
no obstante, se puede conducir sin ries- ciendo el robo, que antes no existía
go de accidentes probablemente a cau- • están pasando de un extremo a otro;
sa de la Guardia Civil de Tráfico por ejemplo, en la propaganda turística
• difícil encontrar librerías buenas; se sobre España se dice que los españoles
nota poca afición a la lectura son más libres y que hay clubs noctur-
nos con desnudos
• en un principio te puede molestar que
de pronto haya un día de fiesta priva- • con Franco la enseñanza y la asistencia
tiva de España; luego cuentas con ello y médica estaban en manos de la Iglesia,
hasta te agrada considerada como prolongación del Es-
tado. Ahora pasará todo a éste.
• mendigos por todas partes y ciegos ven-
diendo lotería • se percibe una mayor intranquilidad,
menos seguridad en las previsiones, más
• se ven muchos hombres añadiendo una peligros de todo tipo; "te cuentan cosas
copa de coñac al café de la mañana; no muy raras".
es extraño que haya alcohólicos
• se ven mujeres trabajando por la ma- — Nivel de vida
ñana en el campo y saliendo por la tarde
a la calle con los niños • resulta barato fuera de temporada, pero
hay que regatear y cuidar de que no te
• hay dos mundos que no contactan en- engañen en las compras
tre sí: el de los turistas y el de los
nativos • los precios son más altos que antes,
pero todavía más baratos que en Ho-
• dan mucha risa las terrazas donde se landa, sobre todo en algunos artículos.
sienta la gente a mirar Un bolso caro en España es el doble de
• se vive más de noche que de día barato que aquí

58
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 59

• los gastos de alojamiento han aumenta- — Asistencia sanitaria


do, pero la devaluación de la peseta
lo ha compensado mucho. Comparado • casos de atención excelente que desem-
con Holanda se puede uno alojar en Es- bocaron en un recuerdo muy satisfac-
paña por cuatro cuartos torio
• experiencias y juicios negativos y muy
• la gente ha vivido alegremente en los negativos ("mi marido tuvo un acciden-
últimos años, por la expansión indus- te y la asistencia era sumamente mala")
trial y exenciones fiscales, pero esto se
está terminando. • el agua potable es un problema en Es-
paña y, luego, su escasez y restricción
• el sur de España y Extremadura son el son verdaderamente molestas y alenta-
tercer mundo; las regiones turísticas, doras contra la higiene
Barcelona y el norte, en general, son
prósperas; las viviendas en los pueblos • vertidos de desagües en las playas
pequeños son miserables
— Información
• aumenta el número de los que tienen
coche, sobre todo en las grandes ciu- • la información sobre España en las
dades; pero suelen ser peores y hay agencias de viaje es deficiente y poco
que tener cuidado con los que se alqui- seria: pagas por un hotel que te dicen
lan para prevenir accidentes; los mis- será de primera categoría y luego te en-
mos taxis, aunque baratos, son malos cuentras con que es de tercera. O te
por lo general dicen que a doscientos metros del hotel
está la playa y luego la encuentras a
• los pisos suelen estar mal construidos, kilómetros y no de arena, sino de pie-
con materiales malos y deficientes de- dras
sagües, mal mantenidos
• los "touroperators" tienen derecho a
• en general se advierte un retraso con ciertas habitaciones, intercambian algu-
respecto a Holanda; faltan técnicos; no nas y así se enredan las cosas
hay clase media • falta información sobre las posibilidades
• en los mercados se encuentra de todo turísticas del interior; esperemos que,
tras el firmado tratado cultural España-
Holanda, las cosas mejoren
— Comida
• la información parcial de las agencias
• platos típicos muy buenos: la paella, —sólo ofrecen la costa— es la razón
por ejemplo principal de que los holandeses practi-
quen sólo el turismo de la periferia
• cosas raras que no gustan, porque difie-
ren y no se parecen en nada a la coci- • la información sobre posibilidades de
na holandesa turismo de invierno —como no sea para
la tercera edad— es mínima, por no de-
• salir a cenar es baratísimo y se puede cir nula
escoger muy bien
• naranjas de baja calidad (¿por qué se — Hoteles
exportan las de alta calidad?) • en muchos sólo se habla el español, in-
• mucha gente quiere ir a España, a con- cluso en el servicio de recepción
dición de comer a "la holandesa", pero • muchas posibilidades; depende del sitio
abundan los que prefieren no tropezar-
se con nada que huela o sepa a Holan- • nunca pasas hambre, pero muchas veces
da ; de no ser así, dicen, es preferible no la comida es mala
salir del propio país • los hay adaptados, con desayunos exce-
60 ESTUDIOS

lentes; en otros, no; desayuno a la es- por las calles, son un espectáculo cu-
pañola rioso y divertido; las corridas de toros
• mejor servicio fuera de temporada son más discutibles: algunos las consi-
deran horribles
• económicos (cfr. nivel de vida)
• clubs nocturnos con desnudos
• lento, muy dejado, apersonal ("te tratan
como un número cuando ven que no • recorridos en taxi baratísimos
entiendes"), malo • te sientes libre; puedes hacer de todo
" según avanza la temporada el servicio • abundancia de campins de distintas ca-
empeora: "esa gente ha trabajado mu- tegorías
cho durante toda la temporada y al final
hay un desgaste" • intereses culturales, con influencia árabe
• muy molestas las huelgas y restriccio- • los bailes y espectáculos nocturnos; mu-
nes de agua chas diversiones que hacen del país "un
fabuloso centro de vida nocturna"
• si insistes en tus derechos te los reco-
nocen • muchos holandeses van de turismo a
España porque es un símbolo de cate-
• en el interior los hay muy baratos, es- goría social: "status symbol"
pecialmente para turistas
• parece que molestas cuando pides algo — Móviles turísticos negativos
que no está en la mesa; el servicio es
muy brusco • sitios de continuo bullicio y masifica-
ción, como Benidorm que, por otra par-
" siempre pasa algo: sin luz, sin agua, te, apenas si puede considerarse como
huelgas... español, porque se oyen todos los idio-
mas, excepto el español
Posibilidades y atractivos turísticos
• señales de tráfico muy deficientes
• sitios tranquilos, donde aún parece el
paraíso; sitios intactos, donde aún "flo- • los sitios más conocidos parecen un
recen rosas negras a las cuatro de la manicomio y eso ya no gusta
mañana para marchitarse en seguida" • lo que hacen con los toros en las co-
• las excursiones organizadas suelen ser rridas es horrible en el criterio de no
muy agradables, a no ser que sean sólo pocos
para holandeses; así pierden interés • manifestaciones, huelgas, discusiones po-
• curiosidades maravillosas: pueblos lin- líticas en abundancia: todo esto no es
dos, conventos antiguos, iglesias monu- tan agradable para el turista que busca
mentales, paisajes insólitos, cataratas im- la tranquilidad
presionantes • mal servicio bancario; no están acos-
• suele ser bastante limpio, pero hay pla- tumbrados al sistema bancario europeo
yas sucias, sin cubos de bascura • el idioma es una barrera, con el agra-
• mejor lugares alejados de las concen- vante de que no te defiendes con el in-
traciones turísticas, donde hay muchas glés-francés como en otros países euro-
cosas "holandizadas" que no agradan peos.
• el interior, no obstante, no está prepa- • España resulta un país lejano, cuando se
rado para recibir turistas, suele ser seco utiliza el coche como medio de despla-
y te encuentras muchos pueblecitos con zamiento
un solo bar. Para un día está bien, pero • nadie da, hoy, garantías suficientes de
no para todas las vacaciones seguridad como para decidirse a pasar
• las vaquillas de los pueblos, corriendo las vacaciones en España; son contados
NECESIDADES V VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 61

los que hablan convencidos de su bon- parte, de la profesión que se tenga. Hay que
dad turística, sin paliativos reconocer que en esto "nos superan con mu-
cho los nórdicos, que están mucho mejor orga-
nizados para tomar sus vacaciones fuera de
Otros países valorados turísticamente época". Entre nosotros algunos saben aprove-
Se habla de Francia, en general, no de su char bien "los puentes".
costa mediterránea. Por eso se incluye en — El buen tiempo y en concreto el sol son
este apartado y no en el anterior. valores siempre apetitosos para el turista. Su
— Inglaterra y Francia son países ideales valoración, no obstante, depende de la inten-
para el turismo. Son países tranquilos y ción que se lleve a las vacaciones. No es lo
espaciosos. Casas bonitas. Gente muy agra- mismo ir de veraneo a bucear y practicar la
dable y obsequiosa con la que apetece entrar pesca submarina que ir a visitar los monu-
en contacto. Están siempre dispuestos a ayu- mentos de Grecia o Egipto; no valora igual el
darte, sobre todo en caso de accidentes. La sol quien sólo intenta ponerse moreno y ba-
asistencia médica es excelente y casi gratuita. ñarse que aquel que busca ante todo conocer
— Bélgica, Alemania, Luxemburgo y Aus- cosas y hacer amistades.
tria son países que interesa visitar por su pro- — El cambio de ambiente: zambullirse en
ximidad e intereses comunes. otros modos de vida, entrar en contacto con
— Turquía resulta un país turístico muy otras gentes, con otras costumbres; degustar
tranquilo, con lagos muy bonitos. No está aún platos distintos, descubrir los rasgos de otra
estropeado por los turistas. La comida turca civilización. Tratando de integrarse en la
es muy buena y muy barata. Son curiosas sus vida del lugar que se visita, no regateando
ciudades subterráneas. Muchas cosas que ver. esfuerzos para ello. Adaptándose. Tratando
de hablar su lengua. Con una intención de
descubrir, de conocer, de contactar. En este
COMPORTAMIENTO TURÍSTICO sentido hasta una experiencia de trabajo pue-
DE LOS FRANCESES de resultar del máximo interés. Los contactos
son también más profundos y enriquecedores
Se añade un apartado más: el enjuiciamien- cuando se visita un país "fuera de época".
to turístico de algunas zonas españolas. Pue-
de observarse que los franceses se manifies- — La expansión y el enriquecimiento psico-
tan con mayor profunsión en apartados en lógicos y humanos, meta principal del turismo
que los holandeses son parcos. El problema para algunos. A ella deben quedar supedita-
es que no se sabe si esta circunstancia se dos todos los valores. La asimilación de este
debe a la forma de actuar el moderador o valor exige asimismo un esfuerzo para inte-
animación de la reunión. grarse, para conocer algunos términos y frases
de la lengua. Hay quienes, al regresar de un
país, sólo saben hablar del sol, de las playas
Valores cotizados en la elección y de los restaurantes. ¡Una pena! Para este
de las vacaciones tipo de personas lo mismo da veranear en
Se enumeran todos los señalados en las Tahití, que en Austria. Gente que no apro-
reuniones. vecha las vacaciones para lo principal que tie-
nen : ganar en convivencia y aumentar la co-
— La época en que se visita un país es un municación.
dato esencial a tener en cuenta. Ir, por ejem-
plo, a Atenas en pleno verano es una locura. — El idioma: conocer la lengua del país que
En septiembre-octubre, por ejemplo, es otra se visita abre las puertas, facilita los con-
cosa. En general la época fuerte es la más tactos, ayuda a la integración. Se puede suplir
desaconsejada para introducirse en cualquier en parte con otras formas de expresión (ges-
país, sobre todo del Mediterráneo. Por eso tos y mímica), a las cuales son reacios los
son cada vez más numerosos los grupos que franceses, pero que no dejan de tener su inte-
escogen otras épocas del año. Depende, en rés, sobre todo si van acompañadas de frases

«1
62 ESTUDIOS

y palabras sueltas que uno se molesta en ir — Los viajes colectivos organizados son
aprendiendo. La falta de esfuerzo en este sen- juzgados, en general, de forma muy negativa.
tido es un fallo común del turista francés. Las agencias de viajes comienzan a darse cuen-
Felizmente, hay excepciones. Además es "une ta del fallo global que suponen y ya ofrecen
question de politesse" para con los habitantes la posibilidad de que, una vez llegados al
del país visitado saber decir en su lengua destino, cada uno haga su vida. Sólo un via-
"buenos días", "hasta luego", "adiós", "gra- je, o al menos una estancia, autónomos per-
cias", "por dónde se va a tal sitio". Y esto miten hacer un turismo de verdad, con liber-
es posible en cualquier país. Por otra parte, tad de movimientos para contactar, visitar,
resulta emocionante, con la ayuda de un pe- comer, viajar e incluso descansar. El mismo
queño diccionario, intentar conversar con los juicio negativo merecen los Clubs de Vacacio-
nativos: se descubre y se saborea su lengua. nes, por ejemplo el Club Mediterráneo. Hay
que tener en cuenta que agencias y clubs
— La respuesta a necesidades y circuns- de este tipo sólo tienen móviles comerciales
tancias concretas es lo que en definitiva se y, por tanto, intención de explotar lo más po-
busca al planificar el turismo. Las circunstan- sible. También es verdad que hay mucha
cias y necesidades varían mucho de un indi- gente que se cree con derecho a protestar
viduo o grupo a otro y en un mismo indivi- de todo porque ha pagado, cuando lo que ha
duo o grupo de uno a otro año. Por eso pagado algunas veces no le faculta precisa-
varían mucho también las formas de hacer mente para exigir demasiado. En cualquier
turismo. caso, esos viajes organizados para visitar en
un mes setenta ciudades es algo monstruoso
— El marco turístico más apetecido dista que acaba siempre en la frustración y decep-
bastante de las aglomeraciones en que todo ción de quienes se inscribieron.
está masificado y comercializado. Se prefieren
sitios que, sin ser solitarios, se pueda llevar — Los peligros de infecciones y enferme-
una vida más independiente a la vez que se dades son tenidos en cuenta a la hora de
conoce mejor el país y se contacta con mayor escoger el país; sobre todo cuando se va con
facilidad con sus gentes. En las aglomeracio- niños. Claro que hay toda una comercializa-
nes está todo desnaturalizado y no se parece ción de medicamentos preventivos; conviene
en nada al auténtico país que se quiere visi- conocerlos y usarlos, aunque a veces seamos
tar, ni en costumbres, ni en comidas ni en explotados con medicamentos innecesarios.
nada. No obstante, cuando el país visitado Conviene asimismo asegurarse las espaldas
es subdesarrollado, la comercialización turís- con una Seguridad Social eficaz. Hay organi-
tica tiene sus ventajas. Pero, en general, se zaciones europeas: "Europe Assistance" y
prefiere lo natural a lo artificial. "Tourisme Assistance", por ejemplo.
— Los trucos para sacar dinero a los turis-
— La vacación lleva espontáneamente una tas van en aumento de día en día; cada tu-
connotación de lejanía (atraen más los países rista tiene alguna anécdota que contar; con-
lejanos y desconocidos), que responde al deseo viene enterarse del ambiente que hay al res-
de evasión y de curiosidad. Lo exótico siem- pecto en el país que se va a visitar. Es muy
pre atrae como un imán. difícil no ser engañados, porque existe toda
— La seguridad que se encuentra en el país una red oculta con el entendimiento de los
a visitar, se tiene en cuenta en la planifica- guías y la ayuda de enlaces.
ción según la intención y características del — Lecturas previas sobre la historia, geo-
viaje. La inseguridad puede resultar a veces grafía, cultura, movimiento turístico, etc., del
el valor más cotizado; por ejemplo, si se país escogido para las vacaciones son impres-
quiere un viaje de aventuras. Por lo demás, cindibles si se lo quiere conocer de verdad.
en Francia existen también muchos riesgos y El éxito es mucho mayor si, al regreso, se
no es razonable ni posible pretender que, vuelve a leer para sacar una síntesis y valorar
cuando uno sale al extranjero, todo riesgo según la experiencia vivida y los propios cri-
desaparezca. terios.

62
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 63

— Como medio de transporte se va impo- encuentras algún nativo que entiende el in-
niendo el avión para largas distancias. Pero glés y/o el francés y se presta a hacer de in-
el coche es imprescindible para tener libertad térprete.
de movimientos y delicioso para pequeños re- Grecia es un país intermedio entre los paí-
corridos. El tren tiene otras resonancias. El ses latinos y los de Oriente Medio. Se encuen-
transiberiano, por ejemplo, representa para tran muchas huellas orientales. El estilo de
muchos el viaje más fabuloso que puede so- vida es muy sencillo y hay una gran libertad
ñarse. En otra perspectiva, algunos sobre todo de movimientos sin miedos ni cortapisas, en-
jóvenes se sienten atraídos por el autostop, contrando ayuda y disponibilidad por todas
que ayuda a tomar contacto con la gente: los partes. Y luz y música.
contactos resultan variados y a veces fabu-
losos. Su interés histórico y cultural es, por otra
parte, indiscutible.
— El régimen político imperante en el país
es motivo suficiente para una decisión posi- No es de extrañar que hay franceses que
tiva o negativa en la opinión y sentir de repiten desde hace ocho años ininterrumpi-
muchos. La violación de íos derechos huma- damente. Es "como un virus" que hace volver
nos, en concreto, es la piedra de toque para a la gente, porque se encuentra maravillosa-
ellos. Hay abusos abominables, que no pue- mente.
den quedar encubiertos por el turismo. — Italia en primavera resulta muy agrada-
— Cuantas más posibilidades ofrece un lu- ble. Apto para viajes de móvil histórico y cul-
gar turístico más probabilidades tiene de ser tural cuyo contenido nunca queda agotado e
escogido. Todas esas posibilidades (museos, incluso invita a volver una y otra vez. Sus
deportes, excursiones, paisajes, cocinas, pla- restaurantes típicos ofrecen una buena cocina
yas, montañas...) son otros tantos valores ca- distinta de la francesa. Por otra parte, es más
paces de satisfacer múltiples apetencias. alegre que España.
En Córcega y Cerdeña: mucho sol y turismo
barato. Pero comienza la comercialización
Imagen turística de la Europa mediterránea del turismo, con la consiguiente "devasta-
ción".
Como se ha dicho, Túnez y Marruecos que-
dan incluidos en este apartado. — Yugoslavia aparece como un país sub-
desarrollado, muy sucio. Aparecen concentra-
— Grecia es un país turístico de resonan- ciones de basura y desperdicios absoluta-
cias fantásticas. La simbiosis con la pobla- mente horribles. Hasta en los restaurantes
ción es total. Son extremadamente acogedo- más lujosos el plato siempre está sucio.
res. No hay apenas carreteras, pero tampoco
coches. Hay concentraciones turísticas como — Egipto constituye siempre una experien-
en todos los países con movimiento de turis- cia asombrosa, extraordinaria. Es un mundo
tas. Pero se encuentran rincones solitarios del todo distinto, no comparable a nada.
verdaderamente magníficos. Y todo limpio, Se respira un ambiente de magia desde un
muy limpio. extremo al otro del país. El desierto resula
atrayente y atractivos sus habitantes. Los pai-
Se presta a la pesca submarina y al "depor- sajes, las pinturas, las tumbas, las pirámides:
te de la fotografía". El ambiente "musical" es todo un mundo surrealista y formidable. Es
estupendo, de corte oriental. cuna de una civilización de la que todos a fin
Atenas, sin embargo, en el verano es in- de cuentas dependemos. Interés histórico,
fernal. Es una sauna continua. Se rompe a cultural, arquitectónico. Un país, además,
sudar en cuanto se desciende del avión y hay que ofrece seguridad, se puede uno fiar de
que estar continuamente bebiendo refrescos. la palabra de sus habitantes, que tienen asimi-
Se puede trasnochar porque los bares están lado "un código de honor".
abiertos hasta las cuatro de la madrugada. — Túnez es otro de los países mancillados
La lengua es una dificultad, pero siempre por las compañías turísticas: edificios horri-

63
64 ESTUDIOS

bles, bloques de pisos masificantes, una indus- — Algunas costumbres y situaciones


tria turística falsificada. Si se quiere conocer
Túnez, hay que alejarse de estos centros tu- • las situaciones en el Metro suelen ser
rísticos y contactar con los habitantes del in- de agobio y angustia
terior. En este sentido los viajes colectivos • es curioso y divertido que nada más a
organizados por agencias son lastimosos. ocho kilómetros de la frontera puede
observarse cómo la gente vive fuera de
— Portugal, un país menos promocionado la vivienda hasta pasada la media no-
turísticamente; por tanto, más en estado na- che; hasta ese tiempo, por supuesto, los
tural, lo que invita a visitarlo. Retrae su fama bares están abiertos: la gente habla, se
de inseguridad y de robos a causa de su po- saluda, discute...
breza y subdesarrollo, pero este juicio es sim-
ple y superficial. • las fiestas locales de los pueblos pe-
queños, resultan muy interesantes y
atrayentes para los turistas; son muy a
Imagen turística de España propósito para contactar con la gente;
sobre todo los Sanfermines.
Se respetan los mismos puntos que para los
holandeses. • el autostop en España resulta muy difí-
cil ; los ricos no paran nunca; todo re-
sulta muy lento.
— El tiempo y el clima
• las procesiones de Semana Santa en An-
• para el turista es preferible el tiempo dalucía son interesantes y atraen a los
primaveral o de otoño que el verano; turistas; los españoles tienen sentido
resulta más agradable de la fiesta.
• en verano el calor resulta molesto • hay valores, como el folklore, que se van
desnaturalizando y pervirtiendo para dar
— Cliché del español gusto fácil a los turistas: un caso típico
• son más hospitalarios que los france- es el flamenco.
ses; no obstante, se les nota reacios a
invitar a casa; son más generosos y — Régimen político
espontáneos para invitar fuera de casa • con el cambio de régimen parece como
que para abrir las puertas de casa si los españoles hubieran adquirido la
• el español es orgulloso e incluso preten- madurez de repente; en tiempo de Fran-
cioso ; hay que acercarse a ellos con co, hace tres o cuatro años, no había nin-
llaneza y sencillez; si te notan cierto gún monárquico; ahora todos están a
aire de superioridad, la comunicación favor de Juan Carlos
queda bloqueada
• el cambio político se nota en la liber-
" los andaluces son más simpáticos, pero tad de expresión, en las carteleras de
más perezosos; en contraposición, los las películas, en la liberación omnímoda
norteños son más trabajadores, pero más de todo el mundo, pero sigue pesando en
fríos o secos el ambiente el período de cerrazón, en
• saben divertirse, tienen sentido de la que nadie se atrevía a hablar, y el sen-
fiesta timiento trágico
• en general son cerrados, en contraposi- — Nivel de vida
ción a los italianos que son abiertos;
continúan siendo retorcidos a causa del • ha aumentado mucho el nivel y ello
temor del pasado; no obstante, cuando hace que tengan menos necesidad del
se personaliza el trato, siempre es exi- turismo, como fuente de ingresos, que
toso, duradero y profundo hace diez o veinte años

64
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 65

• las ciudades se han poblado enorme- franceses algo cercano y barato: la cer-
mente con el desarrollo de la industria; canía no es sólo física: hay muchos que
los campos y los pueblos se quedan so- tienen amistades y familiares
los, las gentes se modernizan, el ritmo • el mejoramiento de carreteras y auto-
de vida se acelera y, consiguientemente, pistas que facilitan la entrada y el re-
va desapareciendo el aspecto tranquilo greso
de años atrás
• España es un país de contrastes y, por
• de los años 50 a los años 70 las dife- tanto, de enorme interés turístico: jun-
rencias son asombrosas; en los 50 se to a la costa desnaturalizada, por ejem-
mascaba la pobreza y no había apenas plo, arranca un interior en estado vir-
carreteras asfaltadas; ahora las autopis- gen, en el que discurre la vida como
tas son mejores que las francesas antes
• apenas si existen diferencias con los pre- • hay muchas grandes ciudades —inclu-
cios franceses en hostelería, alimenta- so a lo largo del litoral— llenas de mu-
ción y cualquier producto en general, a seos, iglesias antiguas y obras de arte
no ser que se busquen las tiendas más
baratas y los hoteles más económicos, • la vida que tiene la noche en España es
pero eso ocurre en todas partes uno de los valores turísticos más apre-
ciados
• muy difíciles los medios de transporte:
en el interior, dificultad para encontrar • muchos franceses se ven obligados a pa-
gasolina sar todos los años sus vacaciones en
España porque compraron algún aparta-
— Comida mento en tiempos de mayores ventajas
económicas; éstos consideran España
• no ofrece especial interés la comida es- como una provincia o región francesa
pañola a los franceses; existen muchas
afinidades, pero de todos modos y quizá más
por eso, gusta la cocina española • no existe problema de lengua; cualquier
francés puede hacerse entender por los
— Asistencia Sanitaria españoles y entenderlos a su vez
• la higiene y la limpieza son desiguales: • ciudades antiguas del interior, como To-
se perciben claramente en el norte, ledo, Segovia, Avila, Burgos: una ma-
pero se suelen echar de menos en el sur; ravilla digna de ser visitada y valorada
de todas formas, en los últimos años ha
habido un cambio muy notable en este • "se puede ir a España un mes cada año
sentido en toda la nación durante diez años seguidos para ir des-
cubriéndola: es inagotable"
— Hoteles
• los paradores —algunos por lo menos— — Móviles turísticos negativos
resultan fascinantes y, además, baratos
• con la evolución puesta en marcha tras
• el servicio, en general, es muy bueno y el cambio de régimen, en las zonas más
hablan varias lenguas al menos en los promocionadas por el turismo se per-
grandes hoteles de las capitales cibe con claridad que el turista co-
mienza a ser considerado como un in-
— Posibilidades y atractivos turísticos truso: a veces se respira auténtica hos-
• la gran diferencia que hay de unas re- tilidad por parte de la gente y de los
giones a otras y que desemboca en una comercios
gama de contrastes del máximo interés • masificación excesiva en las zonas turís-
turístico ticas: playas rebosantes de gente, auto-
• el turismo en España resulta para los cares que pasan por los hoteles a reco-

65
<56 ESTUDIOS

ger turistas para espectáculos o excur- senta una variedad de intereses inagotables.
siones Algunas de sus islas parecen casi desiertas.
• las colas que hay que hacer en la fron- Se pueden descubrir "in vivo" costumbres
extremadamente antiguas. Sus paisajes son
tera, durante la época turística, de tres originales y diferentes tanto de los de Europa
y más horas de duración como de los de África. Su vegetación es exó-
• en algunos años los precios se han do- tica y lujuriosa. Tiene cultivos muy curio-
blado: resulta todo carísimo, aunque sos como el de la uva.
esto puede ser precisamente consecuen-
cia de los turistas; es un fenómeno uni- — El País Vasco tiene sus encantos en pai-
versal bien conocido sajes y tonalidades, pero el tiempo es muy
inseguro. Cuando se dispone de pocos días,
• su cercanía y sus grandes parecidos con el riesgo de unas vacaciones lluviosas y des-
Francia restan interés turístico a Espa- templadas es indiscutible. Para largos perío-
ña; uno se adentra fácilmente en len- dos es otra cosa: uno puede disfrutar de un
gua y costumbres y se siente en seguida tiempo delicioso en cualquier estación del
como en su propia casa año. Pero el País Vasco interesa más como
• la omnipresencia de la policía: no se colectivo humano a conocer y con el que en-
puede dar un paso sin tropezar con un trar en contacto. De todas formas, desde hace
guardia; se respira terror, miedo, dra- tres años se les nota animosidad hacia los
ma, tragedia; no se puede hacer lo que franceses. Y todo los turistas, en general,
uno quiere huyen de esta zona que, además, es acoge-
dora con ellos.
• es el país de la Europa mediterránea
menos acogedor — Málaga y Torremolinos fueron en los
• dificultades en los medios de transporte años 50 lugares deliciosos de turismo. Hoy
(cfr. "nivel de vida") son las multinacionales, la masificación, la
contaminación, el agobio, la angustia, la espe-
• problemas de alojamiento en los hoteles culación y el dinero. A pesar de todo, siguen
del interior; habría que introducir en siendo, con Granada y Andalucía en general,
España la costumbre, ya extendida en focos muy importante de atracción turística.
Europa central con gran éxito, de pro- El mayor foco de atracción es con mucho la
porcionar alojamiento en familias del costa. El interior, en general, sólo de paso.
país, en casas particulares
• en el interior se encuentra la miseria — Palma de Mallorca: masas y masas de
y la tristeza y esto resulta muy penoso turistas por todas partes. ¡Horrible! Pero si
para el turista francés; no es tanto una uno se toma el trabajo de descubrir sus en-
miseria material cuanto moral: se sien- cantos naturales queda fascinado por ellos.
ten desgraciados, profundamente des- En cuanto a lbiza y Formentera, son dos
graciados y no encuentran calor ningu- islas curiosas, pero a visitar también fuera
no en los turistas de época.
• han desaparecido el encanto y las ven- — La Mancha es una zona de enorme in-
tajas que encontraba el turista años terés turístico. Es una pena que la mayoría
atrás en España de los turistas que viajan a España sólo co-
nozcan la costa. Hay que adentrarse en el
interior, en la meseta. Todo cambia: el len-
Valoración turística guaje, la mentalidad, el paisaje, la vegetación,
de algunas zonas españolas la entonación.
Las zonas enjuiciadas no coinciden siempre — Castilla la Vieja no ha evolucionado;
con provincias y regiones. sigue igual que hace cien años y apenas si es
— Canarias suele gozar de un clima sen- visitada por los turistas. Sus habitantes son
sacional. Tiene rincones de excepción. Pre- acogedores. El interior es, hoy, lo único que
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 67

ofrece interés y originalidad a los extran- para explotarlos. Y entonces les interesa más
jeros que visitan España. el turista rico —norteamericano, alemán—
que el pobre como es el francés.
— Todo el litoral español ha sido destro-
zado en aras del turismo y es muy poco re- — Méjico, América del Sur están también
presentativo de España. Si se quiere conocer al alcance. Y merecen la pena a pesar de las
el país vecino, es imprescindible adentrarse en leyendas y rumores de inseguridad, robos,
el interior. El litoral no ofrece nada inte- atracos. Tanto y más inseguridad de este tipo
resante para el turista: está totalmente des- hay en París o Marsella. A la gente le gusta
naturalizado. Los extranjeros, sobre todo los exagerar. De todas formas, es ir mejor acom-
a'emanes, lo han convertido en una ciudad- pañados que solos, porque la lejanía, en caso
dormitorio desde la Costa Brava hasta Beni- de robo o accidente, siempre es un obstácu-
dorm, con costumbres y comidas extranjeras. lo. Cualquier esfuerzo queda compensado por
el paisaje, las costumbres, el ambiente dis-
— Andalucía, aparte de la hospitalidad de tinto. Con todo, hay quienes rehusan ir a
sus habitantes, ofrece muchas cosas de inte- América del Sur por no compartir el sistema
rés. Son famosas sus procesiones de Semana político de la mayoría de las naciones.
Santa. La Alhambra de Granada justifica un
viaje a esta ciudad. — Los países nórdicos presentan todos, sin
excepción, un ambiente formidable, extraor-
— Ceuta v Melilla: el interés de sentirte dinario que hay que conocer. El ambiente es
a la vez en España y en África. Pero hay que verde, lo que quiere decir tranquilo y aco-
tener mucho cuidado con los robos. gedor. El arte de la música está practicado
a niveles de gran calidad. Existen manifesta-
Otros países valorados turísticamente ciones artísticas originales y de altura.

La inquietud turística internacional, cos- — Turquía, interesante por su ambiente


mopolita, de los franceses entrevistados re- oriental y su "ceremonial de té", retrae por
sulta evidente. su suciedad general. Las camas en este sen-
tido son repugnantes. Los camareros llevan
— Rusia atrae por su aire de misterio y una vestimenta sucísima y, si te descuidas,
sus diferencias culturales y políticas. No hay te limpian tu plato con la bayeta, llena de
aglomeraciones porque el país es inmenso. grasa y porquería, que llevan. Hay paisajes
Todo es diferente: los comercios, los hoteles, preciosos y el nivel de la vida resulta econó-
la manera de recibir. mico para el francés: un 35 ó 45 por 100
— Marruecos tiene un gran poder de atrac- más barato que el griego en circunstancias
ción para los franceses. Se sienten mucho iguales. Pero es precioso, sobre todo para las
más centrados que en Grecia, por ejemplo. mujeres. En caso de accidente, aun sin culpa,
Conectan más fácilmente con su tradición v lo más probable es terminar en la cárcel.
con su "alma secreta", aunque sólo sea por Sobre todo en la zona este rechazan a los
la lengua: son muchísimos los marroquíes turistas, en quienes ven un peligro para sus
que hablan francés. Inconvenientes: la sucie- costumbres, su modo de vida. Hay que tener
dad y los olores. Los árabes, por lo demás, mucho cuidado de no provocarles. Por ejem-
son muy hospitalarios. En Marruecos vas plo, para ellos resulta horroroso ver a un
a comprarte un vestido y te ofrecen antes hombre en short. Pero todo esto lo hace más
un té. atrayente, porque es lo natural allí y no está
todavía sacrificado en aras del turismo. Pare-
— Las Antillas, como tantos otros países ce que existe una política gubernamental en
—prácticamente todos los del mundo— son este sentido; no quieren caer en la situación
accesibles al menos a través de esos viajes tunecina. Así se explica que, a pesar de los
más o menos programados y de ocasión. peligros, sea visitada por numerosos fran-
Las Antillas atraen por su exotismo, pero los ceses.
turistas no tienen la impresión de buena
acogida, sino al revés. Reciben a los turistas — El Yemen, un país que comienzan a des-

67
68 ESTUDIOS

cubrir y admirar los europeos, a pesar de su — Perú, dentro de las naciones sudameri-
suciedad y falta de higiene. canas, es uno de los países turísticamente más
interesantes. Sus mercados semanales, por
— Madagascar: variedad enorme de pai- ejemplo, es algo único en el mundo. Viendo
sajes. Desde la selva virgen al desierto, pasan- un mercado de estos se tiene la impresión
do por montañas resecas. Todo en paisajes, de dar una vuelta completa a todo el país.
salvo la nieve. Las costumbres son también Los habitantes son acogedores, cálidos, dis-
variadas con diversas connotaciones étnicas, ponibles. Las mujeres son de una belleza
siempre muy diferentes de las francesas. extraordinaria. Eso sí, en cuestión de robos
Los medios de transporte son arcaicos y son unos verdaderos artistas.
lentos.
— Inglaterra presenta muchos valores tu-
— La India resulta un país pacífico y se- rísticos: ambiente cálido, paisajes extraordi-
guro para los turistas. A condición, eso sí, narios con un tinte algo misterioso y tran-
de que no te metas con su religión. La pobla- quilo. Los ingleses en general son extraordi-
ción es muy curiosa, pero inofensiva. Los tra- narios en el trato y muy agradables. Todo es
yectos en tren son largos y lentos. Demasia- verde y bonito.
dos mendigos y muy insistentes.
— Finlandia presenta un aspecto maravillo-
— Alemania Federal es un país muy her- so tanto en verano como en invierno. Aunque
moso, con muchas cosas que visitar y un no hace tanto calor como en el mediterráneo,
paisaje verde. Es asequible y seguro. Como se puede uno broncear al sol igualmente.
Austria y Suiza, por ejemplo. La gente es hos- El esquí náutico y la vela están extendidos
pitalaria y tratan bien a los franceses. Pero y pueden practicarse con facilidad. El am-
el cambio de moneda, sobre todo con el mer- biente está teñido de misterio, pero de un
cado alemán, y la cercanía de estos países no misterio que invita al relax, a la tranquilidad,
los hacen demasiado apetecibles para turis- a la paz. Sus noches claras de verano y las
tas franceses. negras, muy negras del invierno, crean una
— Andorra, aunque no tiene mar, es un atmósfera especial que influye en los habitan-
país privilegiado. Merece la pena visitarlo, tes y asombra y atrae a los turistas.
aunque haya que hacer cola mucho tiempo
para llegar a la capital, ya que sólo tiene una — Escocia en invierno, sin ambiente turís-
carretera. Dejando la carretera se encuentra tico, resulta de un interés indiscutible para
tranquilidad y un paisaje de ensueño. cualquier turista. La acogida es sencilla, hos-
pita'aria y desinteresada. Eso de que los esco-
— En Checoslovaquia el ambiente aparece ceses son "agarrados" es una pura fábula.
pobre, de una pobreza semejante a la de la En Escocia se practica la generosidad con
India. Con una diferencia, la gente no está obras y no con palabras. La comunicación
acostumbrada a este ambiente v. en conse- con la gente resulta cómoda y fácil, aun
cuencia, se respira una tristeza infinita. En la sin hablar inglés.
India en cambio no hay tal tristeza, porque
sus habitantes están tan acostumbrados des- — De Bélgica se tiene en Francia una ima-
de siempre a la pobreza, que les es consus- gen equivocada. Es un país con lugares mag-
tancial. níficos y curiosidades turísticas: castillos,
abadías, paisajes, bosaues. Tienen un estilo
— Los Estados Unidos no atraen en plan de vida diferente, con estar tan cerca de noso-
turista. Todo es demasiado moderno. tros, "lis ne sont pas aussi bétes qu'on le
— Alemania del Este es un país agradable, croit de ce cóté-lá, ils sont méme au courant
sobre todo por la acogida de sus habitantes. des choses. autant que nous". No están impac-
Es cómodo comunicarse con ellos en francés tados por la "prisa de vivir". En este sentido
o inglés. Se establecen en seguida sólidas viven como antes. El nivel de vida es alto.
amistades y resulta fácil alojarse en casas Sus casas son gruesas y consistentes y unas
particulares. La acampada libre, eso sí, está ventanas apropiadas defienden del frío y del
prohibida y te establecen controles diarios. calor.
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 69

— Noruega ofrece el interés de sus viajes tamente Europa. En principio, hay que reco-
en barco. En un barco de diez/quince plazas nocer que es más ventajoso viajar fuera de
se puede ir de puerto en puerto durante una temporada, cuando no se encuentran apenas
semana seguida. Al margen del turismo. Es turistas en el país escogido y se puede captar
decir, que no se trata de medios de locomo- y vivir mejor su ambiente natural.
ción para turistas, sino para los nativos. Cada — La reserva de alojamiento da seguridad,
uno saca su ticket y sube al barco. ¡Fantás- pero quita libertad de movimientos y posi-
tico Uno se siente pequeño allí, en medio de bilidad de rectificar las vacaciones sobre la
aquellos inmensos puertos en medio de la bru- marcha. Parece más aconsejable cuando se dis-
ma, el sonido de las bocinas, la luz que se pone de pocos días; no vas a perder el tiem-
adivina al fondo, el ruido característico de los po buscando hoteles. También es verdad que,
motores del barco... reservando, resulta más económico.
— En Holanda existe la posibilidad de pe- — La información es muy conveniente. Es
queños recorridos por caminos más bien so- más de fiar la que proporcionan las amista-
litarios y, desde luego, maravillosos. En mayo des que han viajado que la ofrecida por las
los campos de tulipanes florecen, el sol ilu- agencias de turismo, pero ésta es también muy
mina los molinos y el camino se va llenando valiosa. Por los folletos se puede sacar una
de pequeñas sorpresas y emociones extraor- idea aproximada de los valores turísticos de
dinarias. De repente te encuentras con un cada ciudad. Conviene consultar varias agen-
pueblo con sus viviendas apropiadas para el cias, porque hay diferencias sorprendentes.
verano y para el invierno, con sus venta- Aparte de las agencias de viajes las oficinas
nas dobles, economizadoras de energía y de- de turismo y las mismas líneas aéreas son una
fensoras del ruido, cuando éste se produce. maravillosa fuente de información.
Cada momento del día tiene su encanto y su
"atmósfera" especial. — Viajes largos en solitario no son reco-
mendables ni fáciles. A Oriente o a Europa
— Armenia es interesante, sobre todo para conviene siempre ir en compañía de alguien.
los aficionados a la arquitectura religiosa o Esta es la opinión más generalizada, aunque
primitiva. Este interés se puede satisfacer hay excepciones naturalmente. Hay a quienes
en medio de otros valores turísticos ya que les da igual y quienes prefieren, para mayor
muchas iglesias antiguas quedan bastante le- libertad de movimientos, viajar solos por muy
jos de la capital. Para visitarlas se preparan lejano y extraño que sea el destino.
excursiones que incluyen viaje por el lago
y marcha a través de pequeñas montañas. — Las compañías aéreas tienen un gran in-
flujo en la valoración global de las vacacio-
nes. Se citan como buenas las específicas de
COMPORTAMIENTO TURÍSTICO los países que se visitan: "Japan Airlines",
DE LOS AMERICANOS (EE. UU.) "Philipine Airlines". No siempre, claro está.
Así como las anteriores citadas en términos
Se mantienen los mismos cinco apartados muy encomiásticos hay otras que no salen
que se han abierto para los franceses. tan bien paradas: "excepto Alitalia, a la que
odio cordialmente"; "Iberia no está mal",
Valores cotizados en la elección "Iberia es la peor línea aérea del mundo".
de las vacaciones También tienen muy buena imagen "TWA"
y "American Express".
Las aportaciones de los entrevistados son — Los negocios constituyen un motivo
en general más escasas que las recogidas en oportuno para emprender viajes al extran-
los grupos franceses y holandeses. jero y conocer distintos países. El marco del
— La preparación de las vacaciones, con trabajo y del negocio resulta a veces más
más o menos tiempo de antelación, parece una eficaz para obtener un conocimiento amplio
costumbre aceptada, al menos cuando el de costumbres, gentes, monumentos, nivel
lugar escogido es el extranjero, y más concre- de vida.

69
70 ESTUDIOS

— Familiares y amigos, residentes en otros Hay que reconocer que el ambiente es más
países, facilitan viajes y vacaciones "de in- cosmopolita, que resulta fácil realizar unas
tercambio". Hay muchos que sólo se animan vacaciones más completas combinando el
a conocer aquellos países extranjeros en los descanso con la cultura, la estética y el teatro.
que tienen familiares, amigos y/o conocidos. Por otra parte, la gente es amable y agrada-
ble. "No hay nada más bonito que Europa".
— La posibilidad de compras es un móvil
de primer orden para las mujeres, en general. En un mismo viaje a Europa se pueden vi-
y para las casadas en particular. La pega es sitar varios países, porque son más bien pe-
el transporte. El envío diferido por parte del queños.
comerciante exige un acto de confianza en él.
que no siempre se tiene: "yo no me fío de Es tal el atractivo que ejerce Europa, que
nadie en un país extranjero". muchos estadounidenses la anteponen en sus
viajes y en sus vacaciones a los Estados
— La división del período de vacaciones en Unidos. Personas que están conociendo conti-
diferentes épocas del año es apetecible para nuamente países europeos y apenas si co-
romper varias veces el ritmo y ambiente de nocen algo de los Estados Unidos. Lo prefie-
trabajo. No parece, en cambio, favorecer los ren así, porque encuentran un mayor encan-
largos desplazamientos a otros países, en con- to en todos los sentidos en la vieja Europa.
creto a Europa. De dar el salto interesa
alargar lo más posible la estancia. Es más visitada la Europa meridional, por
el clima. En el Norte el tiempo es más inse-
— El conocimiento del idioma del país que guro. Por otra parte, está más promocionada
se va a visitar da seguridad desde el momento turísticamente y los turistas lo pasan mejor.
de la preparación del viaje. Sin hablar del Es más divertida y la gente más espontánea
idioma la gente tiene más aprensión para or- y alegre.
ganizarse por sí mismo las cosas.
En toda Europa, en general, resulta fácil
— El cambio de ambiente es siempre un comunicarse con la gente, encontrar ayuda
estímulo para viajar. Un cambio que siempre para resolver los problemas que surgen: la
encuentra el neoyorquino es la diferencia de gente está disponible, "es la que más ayuda
proporciones urbanas entre Nueva York y del mundo", es encantadora. Por otra parte,
cualquier otra ciudad. Ante Nueva York cual- "saben disfrutar de la vida mejor que noso-
quier otra ciudad no pasa de ser "una pe- tros", sobre todo en la Europa mediterránea.
queña población". La comida, por ejemplo, es excelente como
fruto de una cocina a la que se da impor-
tancia.
Imagen turística de Europa Los comerciantes son de confianza en toda
Europa. No sólo tratan de vender: se des-
Aunque diferencian la Europa del Norte viven por complacerte y te informan e ins-
de la Meridional, se incluyen ambas en este truyen con todo interés. Merecen un juicio
mismo apartado. más favorable que los de Estados Unidos.
— Europa es escogida como lugar de va- Por lo demás, quedan ya pocas gangas y en
caciones por los estadounidenses en primer general se compra más barato en Nueva York.
lugar por sus resonancias culturales. "Más o Sólo en la Europa del Este continúan las
menos, todos hemos leído algo sobre Europa", gangas.
cosa que no ocurre apenas con países más Desde luego, los precios se disparan de un
cercanos como Paraguay, Chile o incluso año para otro. Esta es la mayor dificultad
Méjico. "En el colegio nos enseñaban la his- para viajar a Europa.
toria de Europa". En segundo lugar, las agen-
cias de viajes informan con mayor profusión Desde luego, los precios se disparan de un
de medios y con ofertas más ventajosas sobre año para otro. Esta es la mayor dificultad
posibles vacaciones en el viejo continente. para viajar a Europa.

70
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 71

— Inglaterra ha sido un país muy promo- — Algunas costumbres y situaciones


cionado turísticamente con la excusa de que
era un buen negocio, pues allí se podía con- • "han abierto casinos en varias ciudades,
seguir un vuelo charter a cualquier punto del porque piensan que será una atracción
continente ahorrando incluso dinero. para los turistas; la verdad es que sólo
cuando uno va a Monte Cario se ve obli-
— Italia atrae siempre por su historia y gado a visitar su casino, porque es una
por sus obras de arte. A pesar de la barrera ciudad famosa precisamente por eso;
del idioma, el americano se siente muy có- pero, en general, sólo van los que tienen
modo en Italia; se siente "como en casa" en afición
comparación con otros países. El ambiente es
relajante y cordial. Italia es fascinante y • los españoles conducen un poco a lo
mejor que España. loco
— París y Londres: dos ciudades igual- • curiosa la costumbre de los aperitivos
mente atractivas. Es muy fácil pasar de una y tapas en los bares, antes de la comi-
ciudad a otra. Hay que especificar que gusta da o incluso de la cena
mucho la ciudad de París, a pesar de que
los parisinos les resultan odiosos a muchos — Régimen político
norteamericanos. Algunos han descubierto
la razón por la que los parisinos resultan an- • con el cambio de régimen España queda
tipáticos a los norteamericanos: porque a más abierta al turismo; hay americanos
los habitantes de París y franceses en general que se prometieron no ir a España con
les molesta que los turistas americanos les Franco y lo cumplieron
hablen de entrada en inglés, como si todo
el mundo tuviera la obligación de hablar in- • con la dictadura de Franco se podía pa-
glés. sear tranquilamente a las tres o las cua-
tro de la mañana sin ningún miedo ni
— Portugal es el país europeo que resulta cuidado
más económico para el turista americano.
— En Dinamarca todo aparece limpio y de- — Nivel de vida
licioso. La gente es encantadora.
• los que no han estado recientemente en
España tienen la impresión de que es
un país atrasado, con los peores trenes,
Imagen turística de España con mucha pobreza, con ninguna atrac-
ción hacia los turistas, a los que admi-
Ee utiliza el mismo esquema de clasifica- ran y "cuidan", no obstante
ción de las respuestas.
— Comida
— Tiempo y clima
• "nadie ha mencionado la comida y yo
• el clima agradable de España invita a la encontré estupenda"; "comida deli-
dejar por una temporada la lluvia y la ciosa"; "me gustó la comida"
humedad de Nueva York
• "creo que la paella fue lo mejor"
• quienes gustan de veranear tumbados
al sol, vienen encantados de sus vaca-
ciones en el sur de España — Información turística
• aparte de informar, hay agencias que
— Cliché del español preparan viajes a España increíblemente
• la gente es muy agradable en España, baratos, aunque cada vez menos
en contraste con los franceses • la reserva, hecha por las agencias, resul-
• gente expresiva, con carácter vivo ta a veces engañosa

71
72 ESTUDIOS

"de todos los países de los que oído mu- blar bien y viene encantado dv allí; de
chas cosas malas, España gana a los de- tener que vivir algunos meses en Euro-
más países europeos; la gente viene de- pa, escogen, si pueden, España y pre-
cepcionada" fieren Madrid a París
"cuando planeamos nuestro viaje, un • "el Prado era una de las principales ra-
viaje a países europeos, España no esta- zones por las que fui: siempre había
ba incluida como europea, sino que for- querido ir al Prado"
maba un viaje aparte con Portugal"
• la gran variedad respecto a la cultura,
"los trenes españoles están siempre in- paisajes y lugares
creiblemente abarrotados y es imposi-
ble conseguir una plaza: esto es lo que • las posibilidades nocturnas de diversión
he oído decir" son algo maravilloso y atrayente

en los folletos España siempre queda • se pueden hacer compras muy intere-
fuera: se tiene más información de los santes y ventajosas; es verdad que no es
chinos que de España como hace años, en que las cosas esta-
ban muchísimo más baratas que en los
todas las raíces latinas nos vienen de Estados Unidos; los precios han aumen-
España, pero a través de Sudamérica; tado, pero proporcionalmente siguen es-
por eso se piensa directa y espontánea- tando las cosas en general bastante más
mente en ésta y no en aquélla baratas
no hay problema; no hace falta reservar • los paisajes, los pueblecitos, los casti-
de antemano; siempre se puede encon- llos, surgen espontáneamente y de pron-
trar habitación, a no ser que uno sólo to en las colinas, en cualquier sitio
quiera alojarse en hoteles de primera
clase; si no es por circunstancias de
este tipo, puede lograrse alojamiento en — Móviles turísticos negativos
cualquier sitio; sin embargo, la mayo-
ría prefiere hacer la reserva de ante- • se tiene el prejuicio, por el contacto con
mano los portorriqueños, de que venir a pasar
las vacaciones a España es como meter-
han aumentado mucho las tarifas de se en el Harlem europeo
unos años a esta parte • ha retraído, en los años pasados, el ré-
gimen dictatorial del general Franco
— Posibilidades y atractivos turísticos • las señales de tráfico son insuficientes
y algunas —"prohibido girar a la iz-
• el enraizamiento y apego Estados Uni- quierda"— desconocidas en Estados
dos-España es extenso: "todo el mundo Unidos
aquí tiene alguien, abuelo o bisabuelo,
que proviene de allí" • muchas huelgas

• el español, lengua hablada y conocida • España no está preparada para absorber


corrientemente en Nueva York un turismo masivo

• el interés de ver alguna corrida de toros • queda a trasmano porque está muy
lejos
• es uno de los países con mayor colorido:
la gente, el paisaje, todo; es un país muy • el viaje por tren en "coche-litera" pue-
hermoso de resultar muy desagradable para las
mujeres si en el mismo departamento
• la gente de Estados Unidos, que ha ve- van hombres; algunas de hecho cuentan
raneado en España, al regreso suele ha- experiencias muy desagradables

72
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 73

Valoración turística Para quien guste del flamenco hay "sitios


de algunas zonas españolas de rompe y rasga en la parte vieja de la
ciudad".
Son más bien ciudades determinadas las — En Andalucía se encuentran casitas
qu ese enjuician desde experiencias concretas. blancas, calles adoquinadas, burros. Gente que
— En el País Vasco no se está nada segu- vive, por ejemplo en Córdoba, al estilo de
ro. "Te puede llover varios meses seguidos". hace años. Se encuentran huellas de la vieja
"Los hombres vascos son famosos por su co- cultura española y todo resulta una mezcla
cina. Es una cocina orientada al pescado. agradable. En Torremolinos o Marbella se
También trabajan la carne, pero con menos pueden practicar muy bien el golf y otros
éxito". deportes atractivos; por supuesto la natación
y el tenis. En Andalucía, sobre todo Sevilla,
Un juego muy popular en el País Vasco en verano es imprescindible un hotel con aire
es la pelota: se juega en el frontón, resultan- acondicionado: al mediodía el calor es inso-
do difícil e impresionante. portable. La siesta está justificada. Entre las
— Barcelona: una ciudad fascinante. Lla- manifestaciones artísticas más esplendorosas
man la atención la arquitectura de Gaudí y está la Alhambra, que por sí sola merece y
cantidad de cosas cuya existencia ni se sos- justifica un viaje a Granada.
pecha. La gente es realmente agradable.
En cambio, en Málaga hay tantos europeos
— Palma de Mallorca es hermosa, pero a que no parece una ciudad española.
fin de cuentas es una isla y todas las islas
son semejantes. Cuando se dispone de poco — Toledo es fabuloso. Pueden contemplar-
tiempo, es preferible prescindir de Palma se cuadros del Greco auténticos. Sólo que en
y pasar todo el tiempo en la Península. Ade- verano es tan caluroso como el fuego. Pero es
más de hermosa, Palma es acogedora para los algo extraordinariamente bello y antiguo. Se
turistas. mantiene auténtico, sin restauración, por lo
que uno puede retrotraerse en el tiempo.
— Madrid resulta una ciudad encantadora.
Hace mucho calor en verano, tanto como en
Nueva York, pero es un calor cómodo. Es
una ciudad hermosa y muy moderna, en la Otros países valorados turísticamente
que uno puede sentirse y vivir con gran como-
didad. Sus posibilidades y riquezas culturales Naturalmente que en las entrevistas se
son numerosas. En muchos aspectos estar en citan otros numerosos países. Pero, eso, se
Madrid equivale a estar en Nueva York. El sitan sin más, sin ninguna valoración artís-
tráfico es difícil: "conducir en Madrid pone tica.
los pelos de punta". Pero los madrileños re- — África empieza a ser una alternativa es-
sultan muy amables para la mayoría de los timada. Los precios son más asequibles para
turistas. Las mujeres no son tan entusiastas. el debilitado dólar. Dígase lo mismo del
Algunas se quejan de sus experiencias negati- Oriente, Extremo o Medio.
vas en el trato con los madrileños por su con-
dición de mujer. "En seguida te toman por — Méjico, tan cercano a los Estados Uni-
una cualquiera y se toman libertades inacep- dos y tan distinto a él, es uno de los focos
tables; son unos frescos: piensan que una de atracción para el turista americano.
americana, por el hecho de estar en Europa,
ya anda buscando acostarse o lo que salga".
B. DESCRIPCIÓN COMPARADA
El Prado y otros museos son para entu-
siasmar Aunque dividido en cuatro o cinco pun-
Las avenidas son extraordinarias, mejores tos, según los casos, en realidad el contenido
que las de cualquier otra ciudad, incluidas de las reuniones de grupo se reduce a dos
algunas de París. puntos: Los valores que se buscan y se

73
74 ESTUDIOS

cotizan a la hora de planificar y realizar unas son similares y si los animadores de las
vacaciones en el extranjero y la imagen turís- reuniones respetaron un mismo guión y con-
tica que tienen los distintos países destacan- siguieron un mismo marco espacio-temporal,
do los de la Europa mediterránea, y más en así como un idéntico clima de acogida y es-
concreto España. timulación.
En nuestra descripción comparada nos va- En cambio la descripción comparada de la
mos a limitar a la imagen turística de España. imagen turística de España, aparte de ser
Los datos sobre el interés turístico de los dis- el punto más interesante de este estudio, no
tintos países, a excepción de España, son comporta ningún riesgo y menos desde el
mucho más numerosos y extensos en las momento en que ni se ha partido de ninguna
reuniones de los grupos franceses. Hasta el muestra representativa ni se tiene ninguna
punto de que no es posible una comparación intención de tratamiento estadístico o cuan-
al respecto. titativo.
Cabría una comparación entre los elencos Nos parece más pedagógico y eficaz la
de valores expuestos por los distintos grupos. comparación de forma gráfica. Así resulta la
Pero su interés es mínimo desde el momento lectura mucho más fácil, comprensiva y rá-
en que las características de los grupos y pida.
reuniones en cada uno de los tres países no
están suficientemente especificadas. Y así, Una advertencia importante: La descrip-
sería arriesgado suponer que los turistas fran- ción completa y detallada de la imagen de
ceses tienen un sistema de valores más pro- España en los grupos de turistas entrevista-
fundo y extenso que sus correspondientes ho- dos ya ha sido recogida en el apartado A.
landeses y estadounidenses, tal y como habría En los cuadros que se transcriben a continua-
que deducir del análisis del contenido de las ción no se trata de volver a repetir las mis-
respectivas intervenciones. Porque habría que mas cosas, sino sólo aquellas en que puede
preguntarse previamente si las características establecerse una comparación, al menos entre
de los grupos entrevistados en cada país dos de los tres países.

IMAGEN COMPARADA DE ESPAÑA EN LOS GRUPOS DE TURISTAS ENTREVISTADOS


EN HOLANDA, FRANCIA Y ESTADOS UNIDOS
P A Í S E S
IMAGEN
Holanda Francia Estados Unidos
— Tiempo y clima • Sol y calor • Sol y calor • Sol y calor
• Demasiado, a veces, en • Demasiado en el verano • Para los neoyorquinos,
el verano estupendo
• Más agradable, a veces, • Más agradable en otras
en otras épocas del año épocas del año
Cliché del español • Orgullosos • Orgullosos y hasta pre-
tenciosos
• Muy reservados • Cerrados y recelosos al • Expresivos
principio
• Son de fiar hasta cierto • Si se personaliza el tra-
punto to, éste resulta confia-
do, duradero y profun-
do
Agradables sólo en el • Agradables cuando se Muy agradables
interior del país les sabe tratar
Poco caseros • Les cuesta invitar a
casa
Amigos de negociar y • Generosos
regatear • Divertidos, con sentido • De carácter vivo
de la fiesta

74
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 75

IMAGEN COMPARADA DE ESPAÑA EN LOS GRUPOS DE TURISTAS ENTREVISTADOS


EN HOLANDA, FRANCIA Y ESTADOS UNIDOS
(Continúa)
P A Í S E S
IMAGEN
Holanda Francia Estados Unidos
Algunas costumbres • Abundan los que con- • Conducen un poco a lo
y situaciones ducen como locos loco
• Se vive más de noche • La gente vive fuera de • Sorprendente la vida
que de día las viviendas hasta pa- que tiene la noche en
sada la media noche España
• La gente pasa mucho • Los bases están abiertos • Curiosa la costumbre
tiempo en las terrazas hasta pasada la media de aperitivos y tapas
de los bares noche en los bares
• Agradan las fiestas es- • Muy atrayentes las fies-
pecíficas de España tas locales
• No contactan con los • No encuentran calor en • Admiran y "cuidan" a
turistas, ni éstos con los turistas, a los que los turistas
ellos por su parte van con-
siderando "intrusos"
• Mendigos por todas par- • En el interior se en-
tes cuentra la miseria y la
tristeza
— Régimen político Ahora mayor intranqui- • Va desapareciendo el as- Con Franco se podía
lidad y menos seguridad pecto tranquilo de años pasear tranquilamente a
atrás las tres o cuatro de la
mañana
• Están pasando de un ex- • Liberación omnímoda de
tremo a otro en libertad todo el mundo
• Ahora: iguales posibili- • Ahora, de repente, mu- Con el cambio de régi-
dades y atracción turís- cha mayor madurez en men España queda más
tica que antes los españoles abierta al turismo
• Todo el mundo habla de • Libertad de expresión
política al fin
— Nivel de vida • Los precios son más al- • Apenas si existen dife- • Los precios han aumen-
tos que antes, pero to- rencias con los precios tado, pero proporcio-
davía más baratos que franceses nalmente siguen estando
en Holanda, sobre todo más baratos.
fuera de temporada y
gracias a la devalua-
ción de la peseta
• En general, se advierte • Ha aumentado mucho • Impresión general de un
un retraso con relación el nivel: de los años 50 país atrasado
a Holanda a los 70 las diferencias
son asombrosas
• Los taxis son baratos, • Difíciles los medios de • Los peores trenes
pero malos transporte
• Las regiones del sur son • Pobreza en las zonas • Mucha pobreza
el tercer mundo del interior
• Aumenta el número de • Las autopistas son me-
coches jores que las france-
sas
• Expansión industrial en • Desarrollo de la indus-
los últimos años tria
Comida • Platos típicos muy bue- • Cocina afín a la fran- * Cocina estupenda
nos cesa
• La paella: plato típico • "Lo mejor fue la pae-
muy bueno lla"

75
76 ESTUDIOS

IMAGEN COMPARADA DE ESPAÑA EN LOS GRUPOS DE TURISTAS ENTREVISTADOS


EN HOLANDA, FRANCIA Y ESTADOS UNIDOS
(Continúa)
P A Í S E S
IMAGEN
Holanda Francia Estados Unidos

— Situación sanitaria Higiene desigual por Higiene y limpieza de- • Suele ser bastante lim-
problemas de agua siguales pio, pero con excepcio-
nes notables
— Información Información sobre Es- • Poca información sobre
paña : diferente y par- España: no suele entrar
cial en los folletos corrien-
tes de propaganda tu-
rística
• A veces, poco seria • A veces engañosa o
errónea
Hoteles • En general, muchas po- • Problemas de aloja- • Posibilidades de aloja-
sibilidades de alojamien- miento en los hoteles miento en cualquier si-
to en hoteles del interior tio
• Servicio deficiente, pe- • Servicio, en general,
ro mejora notablemente muy bueno
fuera de temporada
• Económicos, sobre todo • Los paradores, además • Han aumentado las ta-
en el interior de fascinantes, baratos rifas de unos años a
esta parte
-
Posibilidades Curiosidades turísticas • País de contrastes, es • Gran variedad de posi-
y atractivos varias y maravillosas decir, de gran interés bilidades
turísticos turístico
• El idioma es una ba- • Sin problemas de len- • Lengua hablada y exten-
rrera gua dida en Nueva York
• La polémica en torno a • Interesa ver alguna co-
las corridas de toros rrida de toros
• La noche: "fabuloso • La vida que tiene la • Posibilidades nocturnas
centro de vida noctur- noche en España : valor de diversión: algo ma-
na" turístico del mayor apre- ravilloso y atrayente
cio
• El interior más intere- • Gran diferencia de unas
sante, pero menos pre- regiones a otras
parado turísticamente

— Móviles negativos • Sitios de continuo bulli- • Masificación excesiva en • España no está prepa-
cio y masificación las zonas turísticas rada para absorber un
turismo masivo
• País lejano, sobre todo • Su cercanía resta inte- • Queda a trasmano, por-
si se usa el coche rés que está muy lejos
• Señales de tráfico insu- Señales de tráfico defi-
ficientes cientes y aún descono-
cidas
• Las huelgas, manifesta- • Muchas huelgas
ciones y discusiones po-
líticas no favorecen la
tranquilidad que busca
el turista
• Nadie da hoy suficiente • Se respira todavía mie- Prejuicio extendido: ir
garantías de seguridad do, terror, tragedia de vacaciones a Espa-
ña es como meterse en
un Harlem español

76
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 77

II. VALORES COTIZADOS POR LOS TURISTAS EXTRANJEROS

Ya se ha hecho ver en el estudio sobre las La clasificación que vamos a tener como
motivaciones turísticas de los españoles la punto de referencia es original del doctor
jerarquización de los valores. Hay una jerar- Castaños y distingue cinco tipos de valores
quización individual y colectiva en cuanto que correspondientes a los cinco planos en que
todo individuo y toda sociedad poseen unos pueden establecerse las relaciones del hom-
valores propios organizados según distintos bre con su perimundo: vital o biológico, físi-
criterios en una escala axiológica. Esta es- co o material, social o interpersonal, cultural
cala es subjetiva, puesto que los valores repre- o ideológico y espiritual o normativo.
sentan una estimación personal o colectiva de
los objetos que cubren nuestras necesidades.
Otro problema es la conveniencia de compa- Valores vitales o biológicos
rar estas escalas subjetivas con otra objetiva,
independiente de las estimaciones personales En la relación del hombre con el mundo lo
y en cierto modo atemporal y aespacial. primero que aparece es el propio hombre
como sujeto de tal relación y móvil de la
La finalidad de este estudio no pasa por conducta. El hombre no sólo tiene cuerpo,
el rigor científico de una clasificación de sino que es cuerpo.
valores debidamente razonada y justificada.
Tampoco interesa dilucidar si la circunstancia La conducta humana se dirige normalmen-
turística provoca una escala específica más o te hacia un objeto que se halla situado fuera,
menos independiente. en el mundo. Pero puede invertirse la direc-
ción y entonces es el propio sujeto, y más en
Libres, pues, de la preocupación de hacer concreto su cuerpo, el que pasa a ser el objeto
ciencia, nos vamos a limitar en un primer de la conducta.
tiempo a una descripción de los valores co- Los valores que se cotizan entonces son,
tizados por los turistas extranjeros entrevis- en primer lugar, aquellos que proporcionan
tados teniendo como punto de referencia una placer en la esfera sensitiva, provocando
clasificación concreta, sin entrar en litigio vivencias o sensaciones agradables.
sobre si es o no la mejor para nuestro obje-
tivo. En un segundo tiempo analizaremos La comida, como respuesta satisfactoria
hasta qué punto los turistas, sujeto de en- al hombre o al apetito, es uno de los valores
trevista, conectan con los valores más carac- básicos colocados en primer lugar de la es-
terísticos de nuestra civilización. cala. Así, la planificación de las vacaciones
subraya la intención de garantizar una comida
satisfactoria. Hay quienes no desean correr
VALORES MAS APETECIDOS ningún riesgo a este respecto y eligen com-
POR LOS TURISTAS EXTRANJEROS plejos turísticos donde se les sirva la misma
comida que en el país de origen. Este deseo
Del elenco de valores manifestado por los extendido en una parte del colectivo "turis-
turistas de nuestro estudio no se puede de- tas" promociona ese tipo de urbanizaciones
ducir sin más que sean representativos de turísticas donde todo queda extranjerizado
unas correspondientes escalas axiológicas. Es y que ha sido tan denunciado en el estudio
sabido que en la época de vacaciones el adul- de los turistas españoles, porque es un caso
to realiza una regresión temporal a un esta- demasiado frecuente a lo largo de nuestras
dio menos desarrollado de su escala de va- zonas levantina y sureña.
lores, pretendiendo así liberarse del peso
y de la preocupación habituales, para reco- La misma denuncia ha sido formulada por
brar cierto equilibrio higiénico de su perso- los turistas holandeses que intervinieron en
nalidad. Conviene tenerlo en cuenta para no las reuniones de grupo, objeto de este estu-
sacar conclusiones precipitadas e inexactas. dio. Porque abundan quienes, dando la misma

77
78 ESTUDIOS

o mayor importancia a la comida, prefieren turista que busca con afán aventuras sexuales
probar la cocina del país que visitan y sa- de puro ligue o incluso de prostitución, sin
borear sus platos típicos, esperando encontrar otro propósito que el placer corporal, que para
sabores nuevos y nuevos estímulos gastronó- el matrimonio que intenta profundizar en una
micos. auténtica comunicación sexual. Bajo distintas
perspectivas unos y otros valoran como posi-
La comida está presente no sólo en la pla- tivos los espectáculos nocturnos (algunos los
nificación de las vacaciones, sino también en prefieren con desnudos), los bailes y las pelí-
su recuerdo y valoración posteriores. Hay culas "atrevidas". El juicio unánime de los
quienes, al regreso de su viaje, sólo recuerdan turistas extranjeros que intervinieron en las
las playas y los restaurantes. La visita a un reuniones de grupo es que en España, en la
lugar puede quedar recogida en una sola y España actual, resulta fácil encontrar este
fuerte impresión culinaria: "La mejor fue tipo de valores.
la paella", "la comida era deliciosa". Nuestro
país, en este sentido, tiene "gancho" para el Dentro de este mismo apartado hay que in-
turista extranjero. Holandeses y americanos, cluir ese tipo de actividades que poseen en
sobre todo éstos, alaban la cocina española sí mismas su propia finalidad. Es el puro
y recuerdan con agrado los sabores de platos placer de la función, sin objetivo externo
típicos regados con el buen vino de la tierra. alguno, sin ningún propósito de producción.
Los franceses aprecian también nuestra coci- Normalmente todos dedicamos parte de nues-
na, pero no como valor específico ya que la tra actividad al ejercicio puramente impro-
consideran similar a la francesa. ductivo, como es el juego físico, la gimnasia
y el deporte, pero no suele ser como fin en sí.
Poder saciar la necesidad de sueño y des- sino como instrumento relajador de otras
canso corporal es otra de las intenciones pre- actividades o como base de preparación para
sentes en la planificación de las vacaciones. ellas. La actividad totalmente improductiva,
Los valores correspondientes son cuidadosa- por lo general de carácter lúdico, es propia
mente buscados y programados. del niño. No obstante, puede ser también
característica del adulto bien de forma tempo-
El primer valor en este sentido es un alo- ral, en un movimiento pasajero de regresión a
jamiento adecuado. Independientemente del actitudes de la infancia, bien de modo per-
tipo de alojamiento —hotel, apartamento, manente como es el caso de aquellos adultos
bungalow— se subraya la necesidad de una que en el desarrollo de sus actividades, y más
buena habitación, en la que son fundamenta- en concreto de su escala de valores, han que-
les una cama y un cuarto de baño limpios. dado fijados en niveles primarios.
Las aglomeraciones, con sus ruidos y masifi-
cación, ponen en peligro el descanso de no No interesa para la finalidad de este estu-
pocos turistas, que prefieren por ello el turis- dio dilucidar si las correspondientes afir-
mo "fuera de temporada", o en lugares soli- maciones de los turistas entrevistados son
tarios y tranquilos. propias de la adultez madura o expresión de
actitudes infantiles por vía de regresión o fi-
El descanso corporal no es sólo saciar el jación. Basta con señalar su existencia. Cauces
sueño en una buena cama. Es también tum- para moverse, hacer deporte, jugar, caminar,
barse al sol, relajando los músculos y las divertirse son valores inequívocamente bus-
tensiones. Por eso el buen tiempo, y en con- cados y deseados por los turistas de todos
creto el sol, son valores apetecidos siempre los países. Son valores vitalistas que respon-
por el turista. den a impulsos básicos de la vida misma, y
La generalidad de los turistas persiguen que, por lo mismo, no pueden menos de
asimismo en sus vacaciones aquellos valores estar presentes como incentivos de la con-
capaces de saciar su impulso sexual, sin que ducta turística.
esta expresión o intención tengan que llevar España no es tan prolífica en valores de
por fuerza una connotación peyorativa. Es este tipo. La queja de los turistas al respecto
decir, que resulta igualmente válida para el es tajante: España no ofrece ni información

78
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 79

ni quizá posibilidades de deportes y juegos técnico, es un valor instrumental. En teoría,


de invierno. Es esta una de las lagunas que claro. Porque los valores instrumentales, ne-
frenan el turismo de invierno hacia nuestro cesarios por definición para la persecución y
país. A pesar de que el clima de otoño e in- logro de otros valores auténticamente finales,
vierno es valorado positivamente. pueden ser convertidos, por las manos del
hombre, de medios en fines. Ese es uno de
los retos o desafíos ante los que se ve abo-
Valores físicos o materiales cada toda promoción turística. La promoción
puede pervertir la naturaleza de los instru-
La naturaleza física del mundo circundante mentos o medios convirtiéndolos en metas o
es la primera realidad con la que se ve afron- fines.
tado el hombre en su relación con el exterior. Si España para muchos turistas extranje-
Frente al mundo material, ante objetos o co- ros no evoca más que la posibilidad de sol,
sas, el hombre adopta dos posibles respues- castañuelas y corridas de toros, habrá que
tas: de dominio o posesión y de utilización analizar hasta qué punto un estereotipo tan
instrumental. La primera respuesta se da raquítico, tan humanamente corto, no es fruto
ante valores económicos. La segunda, ante de una también raquítica y miope promoción
valores técnicos. turística.
Los valores económicos tienden a ser con-
servados en busca de una seguridad futura o Valores sociales
para un uso posterior. En esta línea hemos
visto cómo los turistas se expresan a favor En la relación del hombre con su entorno
de compras ventajosas. La posibilidad de aparece una segunda frontera: el medio so-
compras, decíamos, constituye un móvil de cial, es decir el colectivo de sus semejantes.
primer orden para las mujeres, en general, y Lo especificativo de esta relación es su carác-
para las casadas en particular. Estas, trabajen ter de reciprocidad. En otras palabras, no es
o no fuera del hogar, tienen asumidos cul- un acto a uno, en el cual el hombre domina
turalmente el rol y los reflejos de "ama de e instrumentaliza en provecho propio, como
casa". De ahí su sintonía especial con los es el caso de la relación con el medio físico.
valores económicos conservables en el hogar Es, o debe ser, un acto a dos, igualmente
o para uso de los miembros del grupo fami- personas. La relación es dialogal. La interpe-
liar. Sobre todo si estos valores pueden ad- lación de uno exige por su misma naturaleza
quirirse a precios ventajosos. la respuesta del interlocutor que, además de
En este sentido, España está dejando de respuesta, es a su vez una interpelación al pri-
ser un país interesante para los turistas ex- mero.
tranjeros. Hace unos años veranear en nues- Las cosas, sin embargo, no son uniformes
tra patria era una ganga. Aparte de la econo- en la práctica. En la relación con su prójimo
mía de la estancia, los extranjeros podían puede el hombre dejarse incentivar y guiar
volver a sus países de origen cargados de por valores sociales que le impulsan a inte-
artículos adquiridos a "precios ridículos". Hoy resarse por él, por valores políticos que res-
ya no es así, aunque americanos y holandeses ponden a un interés por sobresalir ante él
reconocen que todavía "les compensa". Los y dominarlo, o por valores egocéntricos cuan-
franceses son más escépticos. Viven más que do la necesidad, por sí natural, de ser reco-
nada la excesiva cercanía de España, hasta en nocido y estimado por su prójimo adquiere ca-
precios y artículos de compras. Para la gene- rácter prevalente y exclusivista.
ralidad el turista español no es compatible
con el valor más preciado para ellos: "le Entrar en contacto con los habitantes del
dépaysément". país que se visita, conocer sus costumbres
y folklore, sus formas de expresión, es una
La actividad comercial es también, como de las finalidades, a veces la principal, que
la industrial, un valor técnico. Económico o buscan gran parte de los turistas. Esta inten-

79
80 ESTUDIOS

ción puede quedar favorecida o bloqueada sensorial e ideológico, queda constancia en


por la manera de ser de la gente del país visi- el espacio a través de los monumentos y de
tado. los archivos.
La impresión que tienen los turistas extran- Las riquezas culturales de un país constitu-
jeros del español a este respecto no es dema- yen un valor muy estimado por los turistas
siado optimista en conjunto. Holandeses y de cualquier continente o emplazamiento geo-
franceses nos tienen, como se ha señalado, gráfico. Para algunos es el valor más preciado.
por orgullosos, reservados y cerrados. De en-
trada, no parece que favorezcamos el en- España es un país en el que abundan mu-
cuentro con ellos. Los franceses insisten, no seos, iglesias, obras, archivos, restos de ciu-
dades que son verdaderos monumentos artís-
obstante, en que cuando se nos sabe tratar la ticos. Así lo reconocen los distintos grupos de
impresión cambia diametralmente. turistas entrevistados. Pero no parecen sub-
Distinguen, asimismo, entre las gentes del rayarlo suficientemente. Hay otros valores in-
interior y las de la periferia, más en concreto feriores que son destacados con mucha mayor
las del litoral levantino. En el interior la gen- fuerza. Los norteamericanos, en concreto, sólo
te es más agradable y hospitalaria. En el lito- tienen una vaga idea del interés cultural de
ral "están maleados" por el propio turismo. España.
Pero en conjunto la impresión es que no
existe interacción entre turistas extranjeros La razón de esta "deflación" de los valores
y españoles, que son dos mundos indepen- culturales de España podría radicar en la
dientes; es más, que comenzamos a mirarlos asimilación por parte de los extranjeros en-
como intrusos, de los que hay que despren- trevistados de un sistema de valores poco
derse. desarrollados o en esa regresión temporal a
un estadio menos desarrollado de la escala de
La valoración de este hecho depende de las valores, que se ha descrito como fenómeno
actitudes de los extranjeros. Si su juicio ne- típico de la época de vacaciones. Pero la va-
gativo proviene de la frustración de sus ten- loración deficitaria de las posibilidades cul-
dencias hacia valores políticos y egocéntricos turales de España puede deberse también a
(es decir, porque ya no pueden "sobresalir y un desconocimiento de nuestro país y a una
dominarnos" tan fácilmente y porque ya no promoción turística sesgada, que se limita a
disfrutan de la admiración bobalicona de años poner de relieve otros valores inferiores como
atrás), podemos sentirnos satisfechos de nues- parecen ser el sol y los espectáculos noc-
tra evolución. Si es porque no encuentran en turnos.
nosotros valores sociales, la valoración del
hecho es negativa. Probablemente la situación
es heterogénea y compleja. Valores espirituales

El hombre no es sólo aceptación de lo que


Valores culturales es, sino aspiración hacia lo que debe ser. Los
valores expuestos en los apartados anteriores
La naturaleza físico-social del mundo cir- no son suficientes para dar una respuesta a
cundante no es la única realidad con la que la totalidad de la existencia del hombre. Por-
se ve afrontado el hombre en su relación con que el hombre es, además, insatisfecha ape-
el exterior. Además de la naturaleza está su tencia de lo absoluto, capacidad de infinitud.
historia con la cual el hombre también puede
relacionarse. La primera relación es predomi- "El yo —dice Kierkegaard— es la síntesis
nantemente espacial. Esta última, en cambio, consciente de finitud e infinitud, una síntesis
es temporal. Aquélla se establece en un plano que se relaciona consigo misma y cuya tarea
más tangible y sensorial; ésta en el plano su- consiste en llegar a ser sí misma. Cosa que
prasensorial de las ideas. sólo puede verificarse relacionándose uno con
Dios." Independientemente de toda opción
Lo que ocurre es que de este plano supra- religiosa personal, esta relación es un hecho

80
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 81

humano universal. Intervendrán las culturas y Publicidad


las religiones, se darán aspectos y aprecia-
ciones muy distintos, pero la cuestión de un En varias ocasiones se quejan los turistas
"otro" se halla en el centro de la preocupa- entrevistados de la defectuosa información de
ción humana. Ese "otro" para algunos es una que han sido víctimas por parte de las agen-
simple dimensión moral de la existencia, es cias que les han servido publicidad sobre
decir, el valor ético. España. Y a la vez de la escasa información
de que disponen.
Valor ético y valor religioso: dos valores
a incluir en este apartado; los dos valores La prensa es, en la actualidad, el más po-
que culminan nuestra escala axiológica y cuya deroso sistema expresivo de la humanidad.
vivencia supera tiempo, espacio y materia. Con toda razón se le ha llamado el cuarto
poder. Para algunos esta frase dice poco toda-
Al fondo de los deseos de soledad tranquila vía y preferirían reconocer que se trata del
expresados por muchos turistas, detrás del tercero y hasta el segundo poder, superior al
interés por encontrar iglesias antiguas, en el dinero y a la fuerza.
interior del gozo y sorpresa ante las procesio-
nes de Semana Santa pueden esconderse los De la mano de la prensa ha crecido el re-
atractivos que ejercen en ellos los valores es- toño de la publicidad que, si en un principio
pirituales. pareció un modesto complemento práctico del
periodismo, ahora, al desarrollarse, ocupa no
Su sensibilidad por los valores éticos que- sólo un inmenso sector de la prensa, sino que
da también recogida en múltiples valoracio- invade los terrenos de la radio, cine, TV e
nes efectuadas al hablar de nuestras costum- incluso las calles de las ciudades, los remates
bres y situaciones, de nuestra accesibilidad de los edificios y los bordes de las grandes
a su trato, de nuestro régimen político. Es carreteras. La publicidad, hay que reconocer-
grato constatar que el cambio de régimen, o lo, se ha impuesto a la sociedad moderna.
mejor dicho, el valor ético de nuestro actual
sistema político sea un móvil positivo para La verdad es que comunicar al público la
los turistas extranjeros, a pesar de los riesgos existencia de tales productos, mercancías o
de inseguridad que en algunos aspectos com- posibilidades —en nuestro caso posibilidades
porta. turísticas— es no sólo lícito, sino que cons-
tituye un servicio a la comunidad y una con-
tribución al bien colectivo.

CONEXIÓN CON ALGUNOS PROBLEMAS No obstante, es preciso reconocer que,


Y VALORES ESPECÍFICOS ante el deslumbrante y temible cerco de in-
DE NUESTRA CIVILIZACIÓN vitaciones publicitarias, el hombre puede su-
frir una verdadera intoxicación, un aturdi-
Si el turismo se está convirtiendo en un fe- miento, una auténtica seducción.
nómeno nuevo y de masas, habrá que esperar Pero no es la publicidad como tal la que
su conexión e interdependencia con los pro- ataca los derechos del hombre, sino el abuso
blemas y valores más característicos de nues- publicitario, el ataque organizado contra la
tra civilización. libertad de la gente en beneficio de un bien
En el estudio sobre las motivaciones tu- particular o puramente económico. El cono-
rísticas de los españoles se hace alusión en cimiento de las tendencias humanas y de las
varios pasajes a algunos de estos valores: leyes psicológicas no es razón para violar la
emancipación temprana, nuevo tipo de mujer, libertad personal y coaccionarla.
afiliación... Siguiendo la línea de lo expuesto La publicidad, se ha escrito, debería ser "la
en las reuniones por los grupos de turistas ex- verdad bien presentada". Verdad, porque el
tranjeros, vamos a engrosar el elenco, allí producto es bueno y posee las cualidades que
esbozado, con otros valores y también con interesan al consumidor. Bien presentada,
otros problemas del momento. porque no se lanza al consumidor un anzue-

81
82 ESTUDIOS

lo con cebo, sino que se le muestra eficazmen- más interés que nunca ampliar sus contactos
te un producto por si le conviene. y extender su comunicación y convivencia.
Tener muchos "amigos" en muchas partes
Pero es innegable que se ha realizado una del mundo es uno de los valores cotizados y
inversión en este terreno. Antes tomaba la sin duda uno de los que impulsan con mayor
iniciativa el consumidor. Ahora, en cambio, fuerza a hacer turismo hoy. Las expresiones
la toma el productor, quien fabrica primero en este sentido aparecen con fuerza en nu-
y luego, con ayuda de la publicidad, impone merosos momentos de las entrevistas.
al público sus productos. Como sea. Lesio-
nando, si es preciso, la libertad y personali- Da la impresión de que los turistas entre-
dad de los individuos o aprovechándose de vistados, sobre todo el grupo francés, captan
sus debilidades. perfectamente que la comunicación no con-
siste en acercarse a las gentes, sin más, que
Naturalmente que el individuo no está exen- sólo existe verdadera comunicación humana
to de responsabilidades ante la publicidad. cuando entre las personas que tratan de co-
No tiene por qué quedarse inerme y pasivo. municarse se establece un contacto psicoló-
En el caso de la información turística los gico; no basta, pues, con que se hablen, se
entrevistados han tomado conciencia de ello entiendan o incluso se comprendan; sólo
y procuran completar la publicidad de las existirá desde que y mientras que logren en-
agencias mediante lecturas y conversaciones contrarse. Es más, a distancia física puede
con amigos que han visitado ya los países haber auténtica comunicación; a distancia
de interés, así como mediante reclamaciones psicológica no es posible. De distancia psico-
y demandas complementarias a las propias lógica parece que nos acusan holandeses y
agencias. En este mismo sentido se manifies- franceses cuando describen al español como
tan los turistas españoles. cerrado, orgulloso, reservado, desconfiado,
guardador de las distancias. Los franceses,
no obstante, matizan, diciendo que cuando se
Comunicación personaliza el trato, éste resulta gratificante,
duradero y profundo. Y los norteamericanos
Se puede afirmar que la comunicación es nos encuentran muy agradables.
esencial en los seres humanos. El destino del
hombre es vivir y trabajar gozosamente en Los propios entrevistados señalan algunas
comunidad. Pero en éste, como en otros as- de las fuentes de bloqueos y filtraciones que
pectos, el hombre distorsiona su inclinación impiden una comunicación auténtica con los
natural. El resultado es que la comunicación habitantes de los países que visitan. Hablan
al interior del pequeño grupo —en la familia, de inhibiciones interiores debidas, por una
en el trabajo, en el ocio— está cerrada, blo- parte, al desconocimiento del idioma en cues-
queada, filtrada. tión y, por otra, a una sensibilidad cuasi-
exclusiva a la comunicación verbal en detri-
Es conocida la intuición genial de Kurt mento de la no verbal. Olvidando que aqué-
Lewin quien detectó que el escaso rendi- lla puede ser suplida, al menos parcialmente,
miento de su equipo, compuesto por profe- con otras formas como el gesto y la mímica,
sionales serios y competentes, se debía a que "sobre todo si van acompañadas de frases y
la comunicación entre ellos estaba falseada, palabras sueltas que uno puede molestarse
no era auténtica. Las relaciones interperso- en ir aprendiendo con la ayuda de un peque-
nales no pueden hacerse más positivas y so- ño diccionario". Con respecto a España los
cializadas ni un grupo puede integrarse de franceses y norteamericanos encuentran el
forma definitiva, mientras subsistan entre los idioma muy cercano y familiar. En este sen-
miembros fuentes de cerrazón y filtración en tido no encuentran dificultades para comuni-
sus comunicaciones. carse. La dificultad estriba, como se ha se-
Quizá por la conciencia de su fracaso en ñalado, en nuestra manera de ser, según ellos
las relaciones interpersonales con su entor- poco favorecedora de la comunicación, al me-
no cercano de cada día, busca el hombre con nos en un primer momento.

82
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 83

Otra fuente de bloqueos que se señala son con unos principios morales impuestos. Im-
las diferencias sociales: culturales, de clase, puestos, naturalmente, por quienes pueden
biológicas, educativas. La distancia social pro- imponerlos desde su posición de privilegios o
viene siempre de una percepción vertical del poder.
otro, no de abajo a arriba, sino de arriba
a abajo, tenida por tanto de menosprecio, Hay que señalar igualmente una violencia
arrogancia, condescendencia compasiva o ideológica que acompaña o no a la violencia
ceño. Es una actitud que se deja destilar más intelectual. Es la actitud de quienes no con-
o menos sinuosamente a lo largo de las en- ciben que puedan darse otros planteamientos
trevistas. Es lo que se llama técnicamente ante la interpretación del mundo, del hom-
una percepción selectiva en función de reso- bre y de la sociedad.
nancias afectivas o implicaciones personales. Todas las formas de violencia están pre-
sentes en una institución de corte dictatorial
Violencia y, por consiguiente, en un Estado fascista.
En este sentido, es de resaltar la toma de
Uno de los problemas más graves que pre- conciencia, sobre todo por parte del grupo
senta nuestra sociedad contemporánea es la de turistas franceses, que consideran irres-
violencia. ponsable e inadmisible el apoyar con el turis-
mo este tipo de regímenes institucionalmente
Los turistas extranjeros se manifiestan en dictatoriales o políticamente fascistas.
contra de la violencia. La seguridad que se
respira en el país a visitar se tiene en cuenta La misma sensibilidad se aprecia en el re-
en la planificación de las vacaciones. Se se- chazo de ciertas situaciones turísticas, por
ñalan como poco recomendables turística- ejemplo en el litoral español. Ya no nos refe-
mente países en los que el robo y la delin- rimos a la masificación y caos urbanísticos
cuencia alcanzan cotas altas, en los que no que representan y que, por supuesto, son
puede ir una chica tranquilamente por la fuente de violencia. Nos referimos a la situa-
calle o por la noche en un departamento con ción de colonialismo que implican. Lo de-
literas. Se denuncia la violencia de las gran- nuncian los propios extranjeros, que descu-
des urbanizaciones turísticas. Y hay quienes bren con sorpresa que se encuentran con
toman conciencia de la "inmoralidad" e irres- todo menos con una región española.
ponsabilidad de apoyar con un movimiento El colonialismo como tal consiste en man-
turístico regímenes dictatoriales. tener a otro país sometido por la violencia.
Para valorar estas expresiones comence- Dado que ninguna sociedad debe ser coloni-
mos por recordar que ía violencia no es zada, sólo es posible mantener la coloniza-
siempre física. Existen otras formas de vio- ción con y por la fuerza física. Pero, al igual
lencia más hondas porque atacan al hombre que se ha señalado al hablar de la violencia,
en su ser más íntimo y especificativo. De tal existen otras formas de colonialismo que ata-
manera es esto cierto, que la violencia física can más íntima y significativamente. La de-
no es con frecuencia sino síntoma indicativo pendencia económica, la militar, la intelectual
de que se dan esas otras formas de violencia. y la tecnológica, por ejemplo.
Así, existe una violencia intelectual, indivi- En cualquiera de ellas sigue desplegándose
dual o de grupo. La de aquellos que no tole- en distintos frentes la violencia, aunque ésta
ran que haya quienes piensen de modo dife- quede a veces solapadada. Uno de los fren-
rente al suyo. Niegan la dialéctica. Sólo exis- tes es, hoy, el movimiento turístico, promo-
te para ellos la disyuntiva. Los que piensan vido al impulso de intereses multinacionales
igual son amigos. Los que piensan distinto, nivel de vida establecido y pervierten el pai-
enemigos a los que hay que arremeter, de los saje del país "colonizado".
que hay que defenderse. Los turistas extranjeros sintonizan con los
Se da asimismo una violencia moral. La con- problemas de nuestra sociedad no sólo cuan-
figuración del comportamiento de acuerdo do denuncian estas formas de violencia, sino

83
84 ESTUDIOS

en el modo de hacer la denuncia. Es una de- ra sanitaria —aguas y vertidos sobre todo—
nuncia desde fuera, no desde dentro. Uno es deficiente y está falta de higiene.
de los mayores agravantes que tiene hoy el En cualquier caso consideran que el pe-
problema de la violencia es que nadie quiere ligro de enfermedad, sobre todo en los niños
reconocer las propias actitudes y fuentes de debe ser neutralizado con un buen seguro a
violencia. La violencia es siempre "de los nivel internacional. Y alaban la comerciali-
otros"; uno, a lo más, admite en sí o en su zación de medicamentos preventivos de en-
grupo enérgica, y por supuesto legítima auto- fermedades infecciosas o parasitarias de cara
defensa. Nunca se acepta la responsabilidad al turismo a países con especial riesgo.
de la violencia: son siempre "los otros" los
culpables, en una simple división de los Lo mismo que al hablar de la violencia, he-
hombres y los pueblos en buenos y malos. mos de señalar en este asunto que los turis-
tas de estos países superdesarrollados conec-
Y así los turistas, al criticar y rechazar paí- tan no sólo con el lado positivo del proble-
ses, no se dan cuenta de los prejuicios nacio- ma —la salud es el valor más fundamental e
nalistas o raciales que les impulsan, y de que importante, al que todos tienen derecho y
todo prejuicio de este tipo implica ya violen- todos deben cuidar y desarrollar—, sino tam-
cia, porque al hombre de otra nación o raza bién con su cara oscura y negativa. Porque es
se le niegan los mismos derechos que a los evidente que una tecnología deshumanizada
de raza o nación "superior", se le quiere dejar está haciendo crecer servicios, como la asis-
en la misma situación de inferioridad. Es cu- tencia sanitaria, de forma monstruosa, econó-
rioso, por ejemplo, que los turistas franceses micamente insostenible, marginadora del sen-
se encuentren más satisfechos con la India tido de solidaridad de personas y de grupos
que con España, porque en la India los po- y hasta generadora de nuevas enfermedades
bres, "con la sonrisa de felicidad", no les llamadas yatrógenas.
inquietan ni turban sus vacaciones, mientras
que en el interior de España los pobres tie- La posibilidad de ser uno el primer respon-
nen una mirada triste e interpelante. sable de su salud, la posibilidad de confiar la
atención médica a personas no especializadas
va en contra de nuestra concepción del "ma-
La salud yor bienestar con el mínimo esfuerzo y el me-
nor compromiso personal", fomentada en este
El derecho a la salud y la preocupación por caso por una organización rígida y mastodón-
mantenerla promocionarla y recuperarla, cuan- tica.
do se ha perdido, laten como filosofía de fon-
do en las entrevistas de los grupos extranjeros Concebida como una empresa industrial, la
que nos ocupan. asistencia sanitaria está en manos de produc-
tores (médicos, hospitales, laboratorios, far-
Para unos turistas descanso es sinónimo macéuticos), que estimulan la difusión de pro-
de tranquilidad y sosiego, lejos del lugar y cedimientos avanzados, costosos y complica-
ritmo de trabajo. No tienen inconveniente en dos, reduciendo así al enfermo y a sus cer-
dedicar el período de vacación a grandes des- canos al status de clientes dóciles.
plazamientos, a viajar en coche de un sitio
a otro, a cansarse físicamente. Pero unos y Tal como está hoy organizada, la medicina
otros, todos sin excepción, coinciden en que incita a la población a luchar por unos siem-
las vacaciones son necesarias para la salud y pre crecientes cuidados que naturalmente son
como promotoras de su salud integral las dispensados por profesionales especializados
aceptan, reclaman y programan. y superespecializados en prevención, asisten-
cia curativa, asistencia a moribundos en salas
España es desaconsejada por algunos turis- deshumanizadas de cuidados intensivos...
tas holandeses, porque no se fían de nuestra En vez de abrirse y fomentar la confianza
asistencia sanitaria en caso de enfermedad o en la autonomía y en la autorresponsabili-
accidente. Para otros porque la infraestructu- dad, la medicina cierra sus fronteras, las
de para-profesionales a cuyos tratamientos y protege impulsando la formación de una valla

84
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 85

subtratamientos es sometido el enfermo, que Toda esta problemática señala la dificul-


antes los recibía de sus allegados. tad que entraña concebir y llevar adelante
el ocio como realización personal, pero des-
En realidad, cualquiera puede influir posi- cubre también la riqueza de factores que in-
tivamente en la salud de su prójimo y en este tervienen y las correspondientes posibilidades
campo no todo es necesariamente materia de de ser artífices, o mejor, creadores de mo-
enseñanza. Como dicen Ivan Illich, "en una delos de ocio.
sociedad en que se naciera y muriera en casa,
o en que el lisiado y el idiota no fueran deste- Ha pasado el tiempo en que ocio era sinó-
rrados de la plaza pública, en que se supiera nimo de ociosidad con la connotación de
distinguir la vocación médica de la profesión "ser madre de todos los vicios". En la actuali-
de fontanero, se encontrarían personas para dad la formulación y concepción del ocio
ayudar a los demás a vivir, a sufrir y a mo- se hace en positivo, como posibilidad de
rir". autorrealización personal, como tiempo-espa-
cio para la autonomía y la responsabilidad
Ojalá que el turismo fuese, como promul- plena, incluso como una nueva fuente de
gan los entrevistados, fuente de salud en ge- ética: la "funmorality" o moral de la diver-
neral y de salud mental en particular. Es preo- sión en frase de la norteamericana Martha
cupante y curioso a la vez que a medida que Wolfenstein.
la medicina se supertecnifica, se deshumaniza
y, a medida que se deshumaniza, es fuente de Uno de los problemas principales con que
nuevas enfermedades. Este es el gran descu- tropieza esta "nueva moral", como ya se ha
brimiento. Resulta que la salud no puede ser señalado, es la existencia y concepción de
promocionada ni reparada de modo sectori- una forma opulenta y aristocrática de ocio
zado o parcial, sino de modo integral. Por eso que provocaría como reacción otras formas
una medicina superespecializada puede ser rebeldes y contestatarias. De hecho estas
fuente no de salud, sino de enfermedad, por- dos concepciones coexisten en la actualidad
que olvida con demasiada frecuencia —o se y podrían ser caracterizadas por el yate de
ve impotente de atender— la dimensión psí- lujo o el snobismo del golf, por una parte,
quica del enfermo. y por el pasotismo en sus actitudes más ra-
dicales, por otra.
El ocio Por su manera de expresarse, los turistas
entrevistados, sobre todo los franceses, prac-
Una cosa queda bien clara en las reuniones ticarían más bien el ocio aristocrático y opu-
de trabajo celebradas con grupos de turistas lento. Son turistas de grandes desplazamien-
holandeses, franceses y norteamericanos: el tos y costosos viajes. La cercanía de España
progresivo aumento de las vacaciones y la es un motivo de disuasión para estos turis-
progresiva flexibilidad de su uso. tas de Francia. Y para una gran parte del
grupo de norteamericanos España es un país
Son numerosos los artículos y no pocas de paso para un adentramiento profundo en
las publicaciones que se ocupan de la que Europa. Probablemente ello es debido a la
se ha dado en llamar "civilización del ocio", selección de los componentes de los diferen-
hacia la que nos encaminaríamos. Sea ésta tes grupos, que no son representativos de
o no una utopía, la verdad es que el ocio sus colectivos de origen.
tiende a convertirse en fenómeno de masas,
acompañado de una compleja problemática En cambio las reuniones de grupo de los
que ya empieza a dibujarse: concentración turistas españoles ponen más en evidencia
de masas humanas, producción seriada de pro- lo que parece ser práctica en la mayoría de
gramas para rellenar el tiempo de ocio, discri- los países capitalistas europeos: la existen-
minaciones en el ocio por razones de status cia de un núcleo intermedio —el ocio de las
socio-cultural o económico, prepotencia de clases medias— al que tienden a acercarse
los medios de comunicación en la regulación e imitar tanto los privilegiados como los
de conductas en torno al ocio, etc. "desafortunados". A este ocio de las clases

85
86 ESTUDIOS

medias correspondería un turismo equiva- contrar los problemas urbanos que están su-
lente, que estaría representado sobre todo por friendo durante todo el año. El marco de va-
el caravaning, la tienda más o menos lujosa caciones más apetecido en las entrevistas
en el camping y algún viaje colectivo a algún dista bastante de esas aglomeraciones en que
lejano país extranjero. Ya se subraya en el todo está masificado y comercializado.
"estudio español" que la clase alta se mani-
fiesta totalmente partidaria del camping in- En este contexto no es de extrañar el
dependientemente de su mayor economía, es rechazo común de grandes zonas del litoral
decir, como un medio más humano, solida- español, que son las más afectadas por un
rio y psicológico de pasar las vacaciones. turismo - masivo - comercializado: "los sitios
más conocidos parecen un manicomio"; "lu-
gares de continuo bullicio y masificación que,
El urbanismo por otra parte, apenas si pueden considerar-
se como españoles porque se oyen todos los
Todos los turistas seleccionados para las idiomas excepto el español"; "masificación
reuniones de grupo, objeto de este estudio, excesiva en las zonas turísticas: playas rebo-
son habitantes de grandes ciudades. Inser- santes de gente, autocares que van y vienen
tos, por consiguiente, "pleno iure" en la recogiendo y dejando turistas"; "España no
llamada civilización urbana. está preparada para absorber un turismo ma-
sivo"; "demasiados ruidos"; "señales de
Entre los numerosos problemas que tiene tráfico insuficientes"; "dificultades en los
planteados el fenómeno del urbanismo sue- medios de transporte"; "nadie da garantías
len destacarse los siguientes: grandes aglo- suficientes de seguridad".
meraciones, alojamiento difícil e inadecuado,
contaminación, delincuencia, entorpecimiento Afortunadamente, las posibilidades turís-
del tráfico, desplazamientos largos. ticas de España no se agotan en las aglome-
Uno de los valores unánimemente cotiza- raciones del litoral. La lección de la periferia,
dos por los turistas es el cambio de ambiente. no obstante, debe ser aprendida. Conviene
No es de extrañar, por ello, que en la plani- promocionar el turismo del interior, pero
ficación de las vacaciones sean valoradas ne- respetando con cuidado sus características
gativamente todos los problemas señalados, naturales. Está claro que cuando se cede a
aunque con las matizaciones que imponen cir- la fácil tentación de un turismo comerciali-
cunstancias personales, como edad, sexo y zado, para responder a una demanda más o
estado, y condicionamientos ambientales. menos provocada, el inicial éxito se convierte
a medio o largo plazo en un fracaso que ahoga
La generalidad de este tipo de turistas poco a poco el entusiasmo de los turistas,
tiene que rechazar por fuerza grandes urbani- que se dirigen a otros lugares todavía no
zaciones turísticas, en las que vuelven a en- "contaminados".

I. LA IMAGEN DE ESPAÑA EN EL TURISTA EXTRANJERO

Lo que representa España para los turis- un grupo elaboran sobre personas o cosas
tas extranjeros entrevistados ha quedado su- está en función de cómo tales cosas o per-
ficientemente recogido en el Cuadro final del sonas son percibidas. Ahora bien, la percep-
apartado I, y a lo largo de todo el apar- ción varía de un individuo a otro. La ima-
tado II. No es cuestión, pues, de volver a re- gen que cada uno adquiere de instituciones,
petir los rasgos que configuran dicha ima- grupos, personas o cosas es producto de
gen, sino más bien adelantar alguna pista varios determinantes que la condicionan.
para su evaluación. Uno de los determinantes o condiciona-
Es sabido que el juicio que un individuo o mientos de la imagen que uno se hace es el

86
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 87

ambiente físico-social en el que vive o ha terior, compuesto por imágenes e ideas, y el


vivido. No es lo mismo vivir en una gran mundo exterior lleno de objetos y personas.
ciudad que en el campo o la montaña. Para Cuando las ideas se combinan entre sí com-
quienes tienen fijado su domicilio en un lugar poniendo una imagen en nuestras cabezas con
solitario de una montaña aislada, o en la validez subjetiva plena estamos ante un este-
granja de una campiña retirada, el veraneo reotipo.
en una playa abarrotada de bañistas puede El estereotipo es, por lo común, fruto de
ser el valor más preciado. Por su parte los una excesiva y arbitraria generalización: "los
neoyorquinos tienen la impresión de vivir en madrileños son unos frescos"; "los españoles
una ciudad tan grande, que todo les resulta son orgullosos"; "España es el país de la
pequeño. "Ante Nueva York, cualquier otra Europa mediterránea menos acogedor"; "los
ciudad no pasa de ser una pequeña pobla- españoles son muy agradables".
ción". Quienes padecen, en fin, de agorafobia
—trastorno cada vez más corriente entre los Lo peligroso de los estereotipos es que
habitantes de los grandes núcleos urbanos—, pueden influir e influyen muchas veces en
buscarán afanosos lugares tranquilos y poco percepciones y conducta posteriores, justifi-
concurridos, donde poder pasar en paz sus cándose con ellos la aceptación o el rechazo
vacaciones y enjuiciarán muy negativamente categóricos. No sólo en los que se han for-
cualquier concentración de turistas. mado por sí mismos los estereotipos, sino-
en los que, sin ninguna experiencia personal,
La edad, el sexo, la profesión son factores los dan como válidos y los asumen sin una
igualmente condicionantes de las imágenes mínima revisión crítica. Porque otra de las
que nos formamos. Jóvenes que necesitan el características del estereotipo es su "fuerza
riesgo y la aventura pueden encontrar turís- contagiosa". Los estereotipos no se quedan
ticamente apasionante un país o una pobla- en niveles individuales, sino que tienden a
ción que para adultos necesitados de segu- ser ampliamente compartidos por los miem-
ridad aparecen como peligrosísimos y de nula bros de una determinada sociedad.
atracción turística.
Los refranes son una herencia cultural en
Las experiencias pasadas condicionan con forma de estereotipos —"piensa mal y acer-
no menor fuerza nuestras imágenes. No es tarás", "más vale pájaro en mano"—, que,
lo mismo haber pasado la infancia en un cuando se convierten en normas rígidas de
ambiente de miedo y ansiedad que en un conducta o de vida, sin flexibilidad, pueden
clima de felicidad tranquila. Ni resulta neu- ser muy negativos. Pero los estereotipos más
tro o indiferente que la primera impresión caracterizados son los d etipo nacionalista y
de un turista, al acercarse a España, sea agra- racial: sobre los judíos, sobre los negros,
dable o desagradable. sobre los arios, etc.
En fin, a distintos deseos o impulsos, a Los estereotipos pueden ser tomados como
diferentes necesidades e intereses, diferentes un ejemplo del principio "parte-todo", pertur-
y distintos valores. Es una observación y ex-
periencia de cada día que no necesitan mayor badores, en ocasiones, de los juicios razona-
aclaración. bles más simples. Sin embargo, de la esen-
cia del estereotipo no es el distorsionar la
El ejemplo más palmario de percepción ses- realidad y, por tanto, el juicio correspondiente,
gada o selectiva es el estereotipo. Y de él sino que pueden tener fundamento real y,
vamos a ocuparnos brevemente en relación por consiguiente, servir de orientación muy
con la imagen de España en los turistas ex- válida. El punto débil del estereotipo, repi-
tranjeros. támoslo, es su rigidez.
En fin, añadamos que los estereotipos
IMAGEN ESTEREOTIPADA están en función de la cultura y conocimien-
tos que se poseen. Pero de esto hablaremos
El estereotipo tiene su fundamento en la en el párrafo siguiente, al tratar de los
continua interacción entre nuestro mundo in- prejuicios.

87
88 ESTUDIOS

Es indudable que en las entrevistas apa- pos es que no parece que sean innatos ni si-
recen juicios estereotipados sobre España y quiera en los tipos más caracterizados como
los españoles. Pero dentro de cada grupo eran son los raciales. Niños blancos y negros jue-
matizados, demostrándose abiertamente cómo gan y conviven, en principio, en completa ca-
el estereotipo tiene poca aceptación en un maradería. Son, luego, los condicionamientos
grupo, cuando éste está compuesto por per- y presiones ambientales los que les impulsan
sonas interdependientes y cultas o cuando a actitudes recíprocas de rechazo.
los interesados han podido contrastar con su En la formación de los prejuicios, efecti-
experiencia directa —viajando en nuestro vamente, intervienen los condicionamientos
caso— la validez o falsedad de sus juicios socio-personales: el idioma, la forma de ves-
estereotipados. tir y comer, el olor y color de la piel, la
forma de saludar y acoger. Entre los condi-
cionamientos culturales está el influjo del
IMAGEN-PREJUICIO entorno en el que se destacan los padres,
Un prejuicio viene a ser como un estereoti- maestros, políticos, escritores, profesionales
po cristalizado. Cuando uno, a pesar de haber de mayor prestigio. A estos condicionamien-
obtenido nuevos datos y nuevos conocimien- tos hay que añadir el propio sistema de va-
tos, que invitarían a la matización o rectifi- lores y el esquema personal de tendencias,
cación, se resiste a modificar sus estereotipos propensiones, necesidades y capacidades entre
las que hay que subrayar la tendencia a
sobre determinados grupos, personas o cosas, formar generalizaciones, a defender y resaltar
desemboca en el prejuicio y en la intolerancia, el propio grupo, a amar y odiar.
porque intolerancia y prejuicio suelen ir
siempre juntos. "Los holandeses somos más abiertos que
Desde la perspectiva turística, conviene te- los españoles", "los estadounidenses que han
ner en cuenta no sólo los prejuicios de los veraneado en España hablan bien", y frases
extranjeros hacia España, sino también nues- por el estilo servirían como ejemplo de la
tros prejuicios respecto a los turistas extran- fuerza de los condicionamientos que en nues-
jeros, prejuicios que han quedado señalados tro caso, como ya se ha comentado, se des-
en el estudio sobre los turistas españoles. vanecen un poco por el nivel cultural de los
grupos. Esto aparece especialmente en el
Una experiencia del sociólogo canadiense grupo francés, en el que se oyen frases como
Wax ilustra hasta qué punto los prejuicios ésta: "los españoles son más hospitalarios
pueden alterar el comportamiento y la ra- que los franceses".
zón. Este sociólogo escribió dos cartas simul- Conviene resaltar que son precisamente los
táneas a diversos hoteles y lugares de vera- viajes uno de los vehículos culturales más
neo de su país, pidiendo información sobre la eficaces para el desvanecimiento y desapari-
posibilidad de alojarse durante el período de ción de los prejuicios. Este sería uno de los
vacación. Una de ellas la firmaba con ape- grandes méritos, una de las beneficiosas apor-
llido judío y la otra con apellido anglosajón. taciones sociales del turismo. El turismo ayu-
El resultado de la experiencia no pudo ser da a asimilar estereotipos universales que son
más significativo. el mejor antídoto contra los particulares
A las cartas firmadas con apellido judío res- negativos: "lo universal libera, lo particular
pondieron el 52 por 100 de los hoteles y lu- y cerrado esclavizan". Sentirse ciudadanos
gares consultados y sólo un 36 por 100 ofre- del mundo es la actitud más adecuada para
cieron habitación. A las cartas firmadas con comprender y sintonizar con los distintos
apellido anglosajón contestaron el 95 por 100, grupos humanos.
con la oferta de habitación en el 93 por 100 Por lo demás, los cambios de actitudes pue-
de los casos. Existían, pues, aceptación o re- den ser fomentados por una información adi-
chazo definidos, categóricos, es decir, pre- cional o complementaria. Los responsables
juicios. de la promoción turística hacia España debe-
Lo importante de los prejuicios y estereoti- rían tener esto muy en cuenta.

88
NECESIDADES Y VALORES EN EL COMPORTAMIENTO TURÍSTICO 89

S U M M A RY

THE NECESSITIES AND VALÚES IN THE TOURISTIC BEHAVIOR is an analysis predominately


psychological consisting of thirty four group meetings in Spain, the United States of America, France and
Holland by four Consulting firms and at the request of the Spanish Tourism Institute. The contents of all
these meetings was naturally the results of the touristic behavior of all these interviewed and of course the
opinions that seemed of merit to the others.
The psychological analysis of the interviews, first recorded on tape and afterwards documentary written
was requested to the autor of this report, who studied the touristic behavior patterns, reflecting in them
however, a dual dimensión or perspectives: the causes that respond to "the whys" and the teleological or
final that responds to "the causes or motives". In this process he has founded on one side the motivations,
the tendencies, the necessities that look for their satisfaction in tourims and on the other hand the valúes
and attractions that objectively stir up these matters, and that are subjectively lived by these people inter-
viewed with a certain tone, meaning and determined intensity.
This analitical dissection is purely methodical, since the autor makes it quite clear in different ways,
causes and means, motivation and attraction, necessity and valué are two aspects of the same reality in a
mutual and continual interaction.
This study is strictly of a qualitative and not a quantitative nature, this meaning above all a profound
analysis of a psycho-social carácter of the motivations and valúes that gives tourism its impulse today,
putting aside as an example, whether the motivations being analized are more or less general and are present
in a more or less significant high percentage of persons or whether the valúes are more attractive in any
one particular city.
The report deals with a general introduction of the main trends of the study and explanation of human
behavior, applied to touristic behavior, and two parts where this is analized, in a successive form, accord-
ing to whether it's applied to Spain or other foreign countries.

RESUME

NECESSITES ET VALEURS DANS LE COMPORTEMENT TOURISTIQUE e st une analyse, psycho-


logiquement predominante, de trente quatre réunions de groupes célebrées en Espagne, Etats Unis d'Amé-
rique, France et Hollande par quatre entreprises consultantes et sur demande de l'Institue Espagnol du
Tourisme. Le contenu de toutes ees réunions était, naturellement, le comportement touristique des entre-
vues et le jugement qu'elles méritaient.
L'analyse psychologique des entrevues gravees sur bandes magnétophone et passées plus tard sur docu-
ment écrit, a été recommandée á l'auteur de cet informe qui a étudié le comportement touristique reflété
sur ees bandes, depuis une double pesrpective ou dimensión: la casuale, qui répond aux "comment" et la
téléologique ou finaliste qui répond aux "pourquoi". II a ainsi abordé d'une part, les motivations, les ten-
dances, les necessités cherchant sa satisfaction dans le fait touristique, et d'autre part les valeurs et les at-
tractions suscitant objectivement ce fait et qui sont vécus subjectivement par les individúes avec une tonalité,
signification et intensité déterminées.
Cette dissection analitique es purement méthodologique puisque l'auteur met en évidence, de plusieurs
facons, cause et fin, motivation et attraction, nécessité et valeur qui sont deux aspects d'une méme réalité
en mutuelle et continué interaction.
Cet un étude qualitatif et non quantitatif. C'est á diré qu'il constitue avant tout une analyse en profon-
deur, de caractére psychosocial, des motivations et valeurs qui stimulent le tourisme, dorénavant, en oubliant
par example, si les motivations analysées sont plus ou moins généralisées et sont présentées dans un pour-
centage plus ou moins haut et significatif des personnes ou si ees valeurs attirent une ville plus qu'une
autre.
Cet informe se compose d'une introduction genérale sur les grandes vagues d'étude et explication de
la conduite humaine, appliquées á la conduite touristique, et des deux parties analyseés, de maniere suc-
cessive, comme donné dans le contexte espagnol ou dans le contexte des pays étrangers.

89
90 ESTUDIOS

ZUSAMMENFASSUNG

NOTWENDIGKEITEN UND WERTE IM TOURISTISCHEN VERHALTEN ist eine vorzugsweise psy-


kologische Analyse von 34 Gruppenversammlungen, die in Spanien, Vereinigten Staaten von Amerika, Frank-
reich und Holland aufgrund einer Anfrage des spanischen Touristen-Instituts stattfanden. Selbstverstaend-
lich war der Inhalt all dieser Versammlungen die touristische Verhaltensweise der Brefagten unddie sich
daraus ergebende Meinung der Befragten selbst und der ansonsten Anwesenden.
Die psykologische Analyse dieser Befragungen, die in Magnetofonbaendern aufgenommen und spaeter
schriftlich dokumentiert wurden, hat man dem Autor dieses Berichtes anheimgestellt; dieser hat das tou-
ristische Verhalten studiert und von einer doppelten Perspektive her festgehalten: die Ursaechlichkeit bezueg-
lich des "warum" und den Endzweck des "wofuer". Demzufolge wurden einerseits eingeschlossen die Be-
weggruende, die Tendenzen, die Notwendigkeiten, die ihre Erfuellung im Tourismus suchen, und zum an-
deren die Werte und Anziehungskraefte, welche diese Tatsache hervorruft und subjektive Erlebnisse fuer
die Individúen darstellen in bestimmten Varianten. Bedeutungen und Intensitaeten.
Diese analytische Auffteilung ist ausgesprochen methodisch, da —wie der Autor in verschiedener Weise
festlegt— Ursrung und Ziel, Beweggrund und Anziehungskraft, Notwendigkeit und Wert, zwei Aspekte ein
und derselben Realitaet sind, die in staendigem, gegenseitigem Austausch stehen.
Dieses ist ein qualitatives und kein quantitatives Studium, was besagen will, dass es sich ausschliess-
lich um eine Tiefenanalyse handelt von psychologischem Karakter, bezueglich der Beweggruende und Wer-
te, die den Tourismus antreiben, unter Ausschluss z.B. ob die Beweggruende heutzutage mehr oder we-
niger generalisiert sind und sich in einem mehr oder weniger hohen Prozentsatz widerspiegeln betreffs ein-
zelner Personen oder ob die Werte in der einen oder anderen Stadt mehr oder weniger Anziehungskraft
haben.
Der Bericht umfasst eine allgemeine Einfuehrung ueber die Methoden der Studien und eine Eriaeuterung
des menschlichen Verhaltens, angewandt an das touristische Verhalten; der Bericht enthaelt ausserdem,
in welchen das vorerwaehnte analysiert wird, unter Zugrundelegung der spanischen Verhaeltnisse und der in
anderen auslaendischen Nationen.

90