Está en la página 1de 3

RECEPTOR DE LA INSULINA

El receptor de insulina (IR) es un heterotetrámero que se encuentra en la mayoría


de las células del cuerpo y miembro del receptor tirosina cinasa (1,2) y es el
encargado del reconocimiento de la insulina. Adicionalmente no existen diferencias
estructurales entre el IR expresado en tejidos periféricos (músculo, hígado, tejido
adiposo...) y en el SNC (3,4) Estos receptores están conformados por dos
subunidades (cadenas) alfa (α) y dos subunidades (cadenas) beta (β), y ambas
subunidades son codificadas por un gen localizado en el brazo corto del cromosoma
9, cuando se ha formado la proteína para el receptor de la insulina, este es cortado
en dos partes, formando una subunidad alfa y una subunidad beta (1,5,6,). Las
subunidades alfa están unidas entre sí por enlaces de disulfuro, y los dos
heterodímeros αβ están unidas por enlaces de disulfuro como se muestra en la
figura 1. Las subunidades alfa se encuentran en el exterior de la membrana
plasmática (extracelular) y contiene un sitio de unión para la insulina, esta cadena
alfa regula o mantiene la subunidad beta inhibida, hasta que la insulina se une al
punto de unión en alfa, la cual va a desencadenar una serie de procesos (procesos
que serán descritos posteriormente) y las subunidades beta contienen una pequeña
parte extracelular, una parte transmembranal y una parte intracelular o
citoplasmática que posee un dominio catalítico (tirosín-quinasa) dependiente de
ATP y unos residuos de tirosina que serán fosforilados,(7) estos procesos son
necesarios para la transducción de señales.

Figura 1. Enlaces de disulfuro


entre las subunidades alfa y la
unión que se mantiene entre
los dos heterodímeros αβ a
través de enlaces de disulfuro.
Para poder iniciar la actividad insulinica, primero la insulina debe unirse a su
receptor el cual al inicio se encuentra en su forma inactiva. Específicamente su
inactivación se debe a que la subunidad alfa regula o inhibe la actividad de la
subunidad beta, de tal forma que cuando el asa de activación no se encuentra
fosforilada, se obstruye el sitio para unión con el sustrato, lo que impide la entrada
de ATP, hasta que una hormona de insulina llegue al receptor. Una vez que la
insulina se ha unido a su sitio de unión en la subunidad alfa, esta estimula la
propiedad catalítica de las subunidades beta(8,9). Las subunidades beta activadas
comienzan a captar grupos fosfatos que provienen de moléculas de ATP y
posteriormente son ubicados a nivel de residuos de tirosina ubicados en la
subunidad β, este proceso es denominado autofosforilación del receptor (7,9). La
fosforilación de las subunidades beta o en específico de los residuos de tirosina,
funcionan como sitios de unión reconocidos por proteínas adaptadoras, en los
cuales incluyen miembros de la familia del sustrato del receptor de insulina (IRS),
además permite que estas proteínas sustrato sean fosforiladas en dichos residuos;
se han identificado cuatro IRS, pero los más estudiados han sido IRS-1 y el IRS-2
del cual IRs-1constituye uno de los principales sustratos e intermediario más común
en la señalización de insulina, al cual se le unirá moléculas de gran importancia que
contiene dominios de SH2 estas moléculas son Fosfatidilinositol 3-cinasa o PI3K y
Grb2 (10),que trasmitirán la señalización molecular dentro de la célula (11). Se han
podido identificar proteínas como las Shc, las cuales se acoplan al receptor de
insulina, proporcionando un sitio de acoplamiento para los sustratos encargados de
trasmitir la señalización del receptor hacia el interior de la célula(12).

basvdssh xkjsd ksj


1. Reina D, Fabiana M, David D, Lisa M, Alicia DR, Eugenio TH. Insulina-resistencia y embarazo
Revista de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva. 2006;78(1):77-82.
2. Hubbard SR. The insulin receptor: Both a prototypical and atypical receptor tyrosine kinase.
Cold Spring Harb Perspect Biol. 2013;5(3). doi:10.1101/cshperspect.a008946
3. Cintra DE, Ropelle ER, Pauli JR. Regulación central de la ingestión alimentaria y el gasto
energético: Acciones moleculares de la insulina, la leptina y el ejercicio físico. Rev Neurol.
2007;45(11):672-682.
4. Bru JC, Gautam D, Burks DJ. Bruning2000. 2000;289(September):2122-2125.
5. Mendivil Anaya CO, Sierra Ariza ID. Insulin action and resistance: molecular aspects. Rev la
Fac Med. 2005;53(4):235-243.
6. De Meyts P. Insulin and its receptor: Structure, function and evolution. BioEssays.
2004;26(12):1351-1362. doi:10.1002/bies.20151
7. Zamora D, Chávez NC, Méndez N. Mecanismos moleculares de resistencia a la insulina.
Medigraphic. 2004;11:149-159. doi:10.1146/annurev.psych.47.1.1
8. White MF. The insulin signalling system and the IRS proteins. Diabetologia. 1997;40(SUPPL.
2):2-17. doi:10.1007/s001250051387
9. Allen PA. 1985 Nature Publishing Group. Nature. 1985;313(6003):47-48.
doi:10.1038/315279a0
10. 372546a0.Pdf.
11. Johnston AM, Pirola L, Van Obberghen E. Molecular mechanisms of insulin receptor
substrate protein-mediated modulation of insulin signalling. FEBS Lett. 2003;546(1):32-36.
doi:10.1016/S0014-5793(03)00438-1
12. Bastarrachea, Raúl A. Laviada- Molina, Hugo, Machado-Domínguez, Ldefonso, KentJR, Jack,
López-Alvarenga, Juan Carlos, Comuzzie AG. El receptor de insulina como objetivo
farmacogenómico: potenciando su señalización intracelular. Rev Endocrinol y Nutr.
2005;13:180-189.
13. Saltiel AR, Kahn CR. Insulin signalling and the regulation of glucose and lipid metabolism.
Nature. 2001;414(6865):799-806. doi:10.1038/414799a