Está en la página 1de 18

Chang, T.-F., Farkas, C., Vilca, D., & Vallotton, C. (2017). U.S.

and Chilean Mothers’ Use of Mental


References With Infant Girls and Boys: Comparison of Maternal Practices in Gender Socialization via
Language in Two Countries. Journal of Cross-Cultural Psychology, 48(8), 1271–1287.
https://doi.org/10.1177/0022022117720752

Resumen
La variabilidad en la socialización de género de los padres a través de los países ha sido
poco estudiada. Para abordar la brecha, este estudio compara las prácticas de las madres
chilenas y estadounidenses en la socialización del género mediante el uso del lenguaje del
estado mental. Basándonos en 90 díadas de madres e infantes chilenas y 52
estadounidenses, examinamos la variación en las frecuencias de las declaraciones de las
madres de cinco tipos de referencias mentales (emoción, deseo, estados fisiológicos,
conversación causal y cognición) para determinar si variaban según el país y el país.
género infantil. La edad infantil osciló entre los 10 y los 15 meses. Las frecuencias con las
que las madres estadounidenses y chilenas en nuestra muestra hablaron sobre la mayoría
de las referencias mentales no variaron según el sexo infantil, con las excepciones de
charla causal en los Estados Unidos. Específicamente, las madres de EE. UU. Usaron más
conversaciones causales con las niñas que con los niños. Hubo más similitudes que
diferencias en el uso materno de las referencias mentales en las muestras de EE. UU. Y
Chile. Este estudio no observó prácticas de socialización de género a través del uso de
estas referencias mentales en la infancia entre las madres estadounidenses y chilenas. En
cambio, el estudio actual sugiere que, al utilizar las referencias mentales de las madres en
el primer año del niño como indicador, en los Estados Unidos surgen prácticas de
socialización neutrales y entre géneros, y en Chile solo surgen prácticas de socialización
neutrales.
Palabras clave investigación transcultural , díada madre-hijo , referencias
mentales , socialización de género
Introducción
Desde el nacimiento, el sexo de los niños comienza a afectar las prácticas de crianza que
experimentan los niños ( Leaper y Friedman, 2007 ). Desde la perspectiva de los modelos
ecológicos y socioculturales, las prácticas de crianza de los hijos en la socialización del
género probablemente reflejan los roles y divisiones de género en una sociedad más
grande ( Bronfenbrenner y Morris, 1998 ; Leaper, 2002 ; Leaper y Friedman, 2007 ). Por
ejemplo, los metanálisis indican que los padres comienzan a usar diferentes prácticas con
niños y niñas desde el nacimiento, como los juguetes que proporcionan (por ejemplo,
vehículos y juguetes militares para niños; muñecas y artículos para el hogar para niñas) y
la decoración del dormitorio (por ejemplo, el color). Motivos azules y animales para niños,
el rosa y motivos florales para niñas; Leaper, Anderson y Sanders, 1998; Lytton & Romney,
1991 ; ver Fausto-Sterling, García, Coll y Lamarre, 2012 , para una revisión). Estas
prácticas reflejan algunas ideologías típicas para los roles de género, por ejemplo, se
espera que los hombres se involucren en actividades relacionadas con la mecánica,
mientras que las mujeres se comprometen con el trabajo doméstico ( Fausto-Sterling et
al., 2012 ).
También surgen diferentes prácticas de crianza según el género del niño en el uso que
hacen los padres del lenguaje con los niños desde el nacimiento, como el uso de un
lenguaje de apoyo (p. Ej., Elogios), hablar más y proporcionar más detalles sobre eventos
pasados con niñas que con niños ( Leaper et al. , 1998 ; Reese & Fivush, 1993 ; Reese &
Newcombe, 2007 ). Entre los diversos tipos de prácticas de crianza, el uso del lenguaje por
parte de los padres es uno de los medios cruciales para socializar los roles de género que
se esperan en la sociedad en general (por ejemplo, Dennis, Talih, Cole, Zahn-Waxler y
Mizuta, 2007 ; LaBounty, Wellman , Olson, Lagattuta, & Liu, 2008 ; Tenenbaum, 2009). El
uso del lenguaje como medio de socialización de género incluye las referencias de los
padres a los estados mentales (p. Ej., Pensamientos, emociones) que atribuyen al niño, a
ellos mismos oa otros en conversaciones con niños ( Taumoepeau y Ruffman,
2006 , 2008 ). Algunas investigaciones anteriores han encontrado que las referencias del
estado mental de los padres en la conversación con sus hijos son parte de las prácticas de
socialización de género en la niñez, niñez media y adolescencia en los Estados Unidos y
otros países (por ejemplo, Japón, Perú; Chang, Sandhofer, y Brown, 2011 ; Dennis et al.,
2007 ; Melzi & Fernández, 2004 ; Tenenbaum & Leaper, 2003). Sin embargo, no está claro
cuándo surge esta práctica de socialización de género y, si surge en la infancia, qué tipo
de diferencias de género existen en la conversación sobre el estado mental de los
padres. Para abordar esta brecha en la investigación, el presente estudio examina si
existen diferencias en el uso que las madres hacen de las referencias mentales con niños
y niñas de entre 10 y 15 meses.
Partiendo de la mayoría de las investigaciones sobre socialización de género, que
generalmente se enfocan en muestras de EE. UU. (Ver la revisión de Leaper & Friedman,
2007), este estudio comparó el uso del lenguaje del estado mental de madres de dos
países, Estados Unidos y Chile. Nuestra razón para enfocarnos en estos dos grupos de
madres es que aunque las sociedades de los Estados Unidos y Chile tienen roles y
divisiones de género comunes, las dos sociedades tienen diferentes énfasis en estas
distinciones: aunque las divisiones de género han comenzado a disminuir en la sociedad
contemporánea de los EE. UU. expectativas de roles de género en muchas áreas, y se
espera que las mujeres sean cuidadoras que muestren preocupación por las necesidades
emocionales y físicas de los demás, mientras que se espera que los hombres sean los
principales sustentadores, asertivos y avanzados en carreras cognitivamente exigentes
( Tamis-Lemonda y McFadden, 2010). Como similares en la sociedad de los Estados Unidos,
aunque han surgido algunos signos de divisiones de género (por ejemplo, más mujeres
que comparten la responsabilidad del sostén de la familia), las divisiones de género
mencionadas anteriormente también se han enfatizado en la sociedad chilena ( Contreras
y Plaza, 2010 ; Nierman, Thompson, Bryan , & Mahaffey, 2007 ). Sin embargo, los dos
países son diferentes en los niveles de igualdad de género. Por ejemplo, el informe de
Naciones Unidas ( División de Estadística de las Naciones Unidas [UNSD], 2014) indica
que, en comparación con las contrapartes de EE. UU., las mujeres y los hombres chilenos
comparten menos poder igual para tomar decisiones influyentes (porcentajes más bajos
de mujeres en el gobierno de Chile) y responsabilidades menos iguales para ser el sostén
de la familia (menor tasa de participación en la fuerza laboral femenina en Chile) . Dado
que las prácticas de crianza en la socialización de género probablemente reflejan los roles
y las divisiones de género en una sociedad más grande ( Leaper y Friedman, 2007), tanto
las similitudes como las diferencias en las prácticas de crianza en la socialización de
género son posibles entre las madres estadounidenses y chilenas. Por lo tanto, al estudiar
el uso del lenguaje del estado mental por parte de las madres de las sociedades de los EE.
UU. Y Chile, este estudio tiene el potencial de contribuir al conocimiento sobre cómo se
reflejan los valores de las sociedades más grandes en las prácticas de socialización de los
padres en todos los países y las variaciones y similitudes entre países. En la socialización
parental del género en la primera infancia.
Para examinar las variaciones en el uso de las referencias mentales de las madres de EE.
UU. Y Chile según el género infantil, este estudio examinó cinco tipos de referencias
mentales en el habla de las madres durante una tarea de intercambio de historias, incluida
la cognición, la conversación causal, el deseo, la emoción y los estados
fisiológicos . Tradicionalmente, la conversación causal y los estados fisiológicos no se
cuentan como tipos de referencias mentales ( Taumoepeau y Ruffman, 2006 , 2008).). En
este estudio, sin embargo, estos dos tipos de habla se incluyeron como conversación de
estado mental para el siguiente razonamiento. El uso de la conversación causal en el
habla de las madres indica que las madres piensan que los niños son capaces de entender
ideas complejas y relaciones entre las cosas, y promueve el trabajo mental del niño para
comprender la causalidad. Además, el uso de estados fisiológicos en el habla de las
madres indica que las madres creen que los niños son capaces de comprender los estados
fisiológicos que no se pueden observar, como sentirse adormecido o hambriento. Por lo
tanto, el uso de ambos tipos de habla refleja las referencias de los padres a los estados
mentales y la promoción de pensamientos más complejos en sus hijos.
Cada tipo de conversación sobre el estado mental puede reflejar el énfasis de los padres
en una capacidad o característica particular. Se ha descrito que la cognición y la
conversación causal están relacionadas con el pensamiento lógico, que es una de las
capacidades cruciales para tener éxito en ciencias y matemáticas ( Tenenbaum y Leaper,
2003 ). El deseo refleja el énfasis en la asertividad ( Dennis et al., 2007 ). Prestar atención
a las emociones y estados fisiológicos de otros (por ejemplo, hambre o somnolencia) a
menudo se define como una de las características cruciales asociadas con los atributos de
tipo femenino (por ejemplo, la nutrición) y el cuidado ( Leaper y Friedman, 2007). Además,
en particular con respecto a la emoción, algunas investigaciones señalan que la
socialización de la emoción por parte de los padres puede variar según el tipo de emoción
(por ejemplo, hablar más sobre la tristeza y el miedo con las niñas y más sobre la ira con
los niños; Bird y Reese, 2006 ; ver Fivush y Buckner , 2003 , para una revisión). Aun así, la
socialización de los niños para que sean sensibles a las emociones a menudo se considera
un medio para fomentar sus capacidades de afiliación (sensibilidad interpersonal y
capacidad de respuesta), un atributo típico de tipo femenino ( Leaper y Friedman,
2007 ). En las sociedades estadounidense y chilena, se espera que las mujeres sean
cuidadoras y afiliadas, mientras que se espera que los hombres sean avanzados en
ciencias y matemáticas y que sean asertivos ( Contreras y Plaza, 2010 ;Ma, 2008 ; Tamis-
LeMonda y McFadden, 2010 ); por lo tanto, examinar el uso que hacen las madres de estos
tipos específicos de referencias de estado mental tiene el potencial de revelar si las
madres de EE. UU. y de Chile participan en prácticas de socialización de género, de género
neutral o de género cruzado a través del lenguaje en la infancia.
Divisiones de género en Estados Unidos y Chile
Tanto las sociedades contemporáneas de los Estados Unidos como las chilenas se
encuentran en un estado de transición con respecto a las divisiones de género: aunque
han surgido algunos signos de disminución de los límites de las divisiones de género y las
desigualdades, las divisiones de género tradicionales permanecen en muchas áreas
( Andrade, 1992 ; Contreras y Plaza, 2010 ; Tamis-Lemonda y McFadden, 2010 ). En ambas
sociedades, por ejemplo, los signos de disminución de las divisiones y desigualdades de
género incluyen aumentos en la participación de la fuerza laboral femenina entre mujeres
con y sin hijos, y porcentajes de familias con doble ingreso ( Larrañaga, 2007 ; Oficina de
Trabajo de los Estados Unidos [USBL], 2014). Por el contrario, las divisiones tradicionales
de género se observan en los tipos de ocupación y la participación de la fuerza laboral de
adultos casados en ambas sociedades. Los hombres tienen una representación excesiva
en las profesiones de ingeniería y matemáticas y en las carreras que se centran en la
toma de decisiones (por ejemplo, miembros del parlamento), mientras que las mujeres
dominan muchas profesiones que brindan cuidados ( Ma, 2008 ; Mizala y Torche,
2012 ; National Science Foundation [NSF], 2015 ; UNSD, 2014 ). Además, hay más
hombres casados que mujeres casadas en la fuerza laboral ( Larrañaga, 2007 ; USBL,
2014 ).
A pesar de sus puntos en común, las dos sociedades también tienen diferencias en las
divisiones de género y la igualdad. Entre los 187 países que figuran en el informe de las
Naciones Unidas ( UNSD, 2014 ), Chile se ubicó en un nivel algo más bajo para la igualdad
de género (68) en comparación con los Estados Unidos (47). La igualdad de género se
refleja en el empoderamiento (por ejemplo, porcentajes de escaños en el parlamento que
tienen las mujeres) y en el mercado laboral (por ejemplo, participación de las mujeres en
la fuerza laboral); En comparación con las contrapartes de EE. UU., las mujeres chilenas
tienen menos probabilidades de participar en el mercado laboral y tienen menos poder
para tomar decisiones influyentes ( UNSD, 2014). Por lo tanto, aunque las divisiones de
género han empezado a desdibujarse en ambas sociedades, particularmente en términos
de la frontera entre ser un sostén de la familia y una cuidadora de mujeres, las
distinciones en los roles de género siguen siendo sustanciales en muchas áreas y son más
exageradas en Chile. Los hombres dominan las profesiones que demandan de forma
cognitiva y ejecutiva y son más probablemente los principales proveedores de
ingresos; las mujeres con mayor frecuencia se dedican a carreras de cuidado que exigen
nutrición y afiliación, asociadas con capacidades de sensibilidad a las emociones y estados
fisiológicos de los demás.
Socialización de género en Estados Unidos y Chile.
Los modelos ecológicos y socioculturales enfatizan que los valores de las sociedades más
grandes pueden moldear las prácticas de los padres para socializar el género, por ejemplo,
a través de la forma en que los padres hablan con sus hijos ( Leaper, 2002 ; Leaper y
Friedman, 2007). Las revisiones anteriores de las sociedades contemporáneas de los
Estados Unidos y Chile sugieren que las distinciones en los roles de género siguen siendo
sustanciales en ambas sociedades, y se espera que los hombres avancen en profesiones
exigentes de forma cognitiva y ejecutiva y que sean los principales proveedores de
ingresos, mientras que las mujeres son más probablemente cuidadoras primarias en la
familia. y participar en carreras de cuidado de la salud. En consecuencia, es probable que
los padres estadounidenses y chilenos utilicen referencias mentales para socializar a sus
hijos pequeños en estos roles de género, que reflejan los valores de sus
sociedades. Además, como la sociedad chilena obtuvo un puntaje más bajo en igualdad de
género que en los Estados Unidos ( UNSD, 2014), Los padres chilenos pueden ser más
propensos a ejercer prácticas de socialización de género que los padres estadounidenses
en general. Alternativamente, la revisión anterior también indica algunos signos de
disminución de las divisiones de género en ambas sociedades, particularmente en
términos del límite entre ser un sostén de la familia y un cuidador para las mujeres. Por lo
tanto, los padres en los Estados Unidos y Chile pueden ejercer prácticas de socialización
neutrales o de género entre sus hijos pequeños, particularmente en términos de
socialización asociada con las características de los cuidadores, como prestar atención a
las emociones y los estados fisiológicos. Por ejemplo,
Los hallazgos empíricos sobre las prácticas de socialización de los padres de EE. UU. A
través de la conversación sobre el estado mental se basan principalmente en muestras
predominantes de la mayoría étnica (europeo-estadounidense) de niños pequeños o niños
mayores, con la sugerencia de que las prácticas de socialización de género, neutrales y de
género cruzado a través del estado mental son todos probables Específicamente, en
nuestra revisión, excepto Nelson, Leerkes, O'Brien, Calkins y Marcovitch (2012)Todos los
estudios discutidos a continuación sobre el estado mental de los padres de EE. UU. se
basaron en muestras dominantes de los europeos europeos. En el caso de hablar sobre
emociones y estados fisiológicos, los estudios documentan que tanto los padres como las
madres ejercen prácticas de socialización basadas en género a través de referencias
mentales, es decir, que hablan más sobre emociones (por ejemplo, emociones y
pensamientos relacionados con eventos tristes y deseos sobre emociones) y Estados
fisiológicos con niñas en edad preescolar y escolar ( Fivush, Brotman, Buckner y Goodman,
2000 ; LaBounty et al., 2008 ). Además, la investigación sugiere diferencias étnicas en las
prácticas de socialización de género de los padres a través de referencias mentales a las
emociones dentro de la población estadounidense. Por ejemplo, Nelson et
al. (2012)descubrió que los grados en que las madres afroamericanas realizaban prácticas
de socialización por género a través de conversaciones emocionales con niños en edad
preescolar son más fuertes que los grados ejercidos por las madres europeo-
americanas. En contraste con estos hallazgos de las prácticas de socialización de género,
un estudio sugiere que las madres emplearon prácticas neutrales de género a través de
referencias mentales, es decir, que ejercen frecuencias similares de hablar de emociones y
estados fisiológicos con niños y niñas preescolares y de niños pequeños ( Denham, Zoller,
y Couchoud, 1994). La investigación sobre el lenguaje relacionado con el deseo (por
ejemplo, deseos, necesidades, preferencias) indica que las prácticas de socialización entre
géneros son probables en las familias de los EE. UU., Aunque la investigación empírica es
escasa. Un estudio sobre niños en edad preescolar de EE. UU. Documentó que las madres
emplearon prácticas de socialización de género cruzado para fomentar la autonomía y la
relación ( Dennis et al., 2007 ). Específicamente, las madres alentaron las expresiones de
autonomía de sus niñas más que las de sus hijos. En contraste, estas madres fomentaron
la relación con los niños y las niñas por igual.
En el caso de la conversación causal y cognitiva, la investigación empírica documenta las
prácticas de socialización de género y de género cruzado en las familias de los EE.
UU. Varios estudios muestran que tanto los padres como las madres emplean prácticas de
socialización basadas en el género, es decir, emplean conversaciones cognitivamente
exigentes, como explicaciones causales y preguntas que fomentan el pensamiento, con
niños que con niñas, basadas en muestras de niños pequeños, niños en edad preescolar y
adolescentes ( Chang et al., 2011 ; Tenenbaum & Leaper, 2003 ). En contraste, LaBounty y
sus colegas (2008) encontraron que las madres de los EE. UU . Hicieron más referencias a
los estados mentales cognitivos al hablar con niñas en edad preescolar y escolar que con
niños.
Los hallazgos mixtos anteriores (incluidas las prácticas de socialización de género, género
neutro y de género cruzado) pueden explicarse por muchos factores, como la edad del
niño, los tipos de referencias mentales y los métodos para obtener referencias
mentales. La identificación de posibles factores requiere algunas comparaciones
sistemáticas, como la comparación de diferentes grupos de edad infantil en una condición
determinada (un tipo particular de referencia mental emparejado con un método particular
de provocación) y luego pasar a otra condición y así sucesivamente. Las cantidades de
estudios hasta el momento no son lo suficientemente grandes como para permitir dicha
comparación. Por lo tanto, sobre la base de investigaciones previas sobre niños pequeños
y niños mayores, no es concluyente con respecto a las asociaciones entre la edad del niño,
el contexto (por ejemplo, el tipo de referencias mentales) y las prácticas de los padres de
EE. UU. En la socialización de género a través de referencias mentales.
La mayoría de las investigaciones sobre las prácticas de los padres en la socialización de
género se han centrado en las poblaciones de EE. UU., Con poco esfuerzo para abordar las
posibles variaciones entre países. Algunos de estos esfuerzos fueron realizados por Dennis
et al. (2007) , sugiriendo que las madres japonesas fomentan más la autonomía con los
niños, mientras que las madres estadounidenses fomentan la autonomía con menos
niños. Esto probablemente refleja diferencias en los valores de las sociedades más
grandes: la ideología masculina (por ejemplo, los hombres deben ser asertivos) es más
valorada en Japón que en los Estados Unidos ( Hofstede, 1998).). Sus hallazgos arrojan luz
sobre cómo los valores de las sociedades más grandes se reflejan en las prácticas de
socialización de los padres en todos los países. Siguiendo esta línea, la comparación de las
prácticas de los padres de EE. UU. Y Chile en la socialización de género a través de
referencias mentales tiene el potencial de abordar algunas preguntas interesantes. Por
ejemplo, ¿los padres chilenos ejercen prácticas de socialización de género que reflejen los
valores de su sociedad como algunos hallazgos previos de los padres
estadounidenses? Alternativamente, ¿los padres chilenos ejercen prácticas de
socialización neutrales / entre géneros que reflejen algunos signos de los límites
disminuidos de las divisiones de género? Además, dado que la sociedad chilena obtuvo un
puntaje más bajo en igualdad de género que la sociedad estadounidense ( UNSD, 2014 ),
¿es más probable que los padres chilenos ejerzan prácticas de socialización de género que
los padres estadounidenses?
Las preguntas anteriores siguen siendo desconocidas ya que hay una falta de
investigación empírica sobre las prácticas de los padres chilenos en la socialización de
género, incluidas las prácticas a través de referencias mentales. A pesar de esto, hay
evidencia de que los adultos chilenos abogan por expectativas claras de división de
género; Por ejemplo, basándose en datos nacionales, Contreras y Plaza (2010)encontraron
que aproximadamente el 80% de los adultos chilenos estaban de acuerdo en que las
mujeres que trabajan a tiempo completo tienen efectos negativos en la vida familiar,
como la crianza de los hijos y el trabajo doméstico. Otro estudio sobre estudiantes
universitarios sugiere que los jóvenes chilenos tienden a tener perspectivas tradicionales
hacia los roles de género, por ejemplo, que los hombres deben ser asertivos y tomar las
decisiones principales ( Nierman et al., 2007).). En consecuencia, las madres chilenas
todavía pueden emplear prácticas de socialización de género.
Estudio actual
Los objetivos principales de este estudio son examinar si las frecuencias de las
expresiones del estado mental materno, específicamente las referencias a la cognición, la
emoción, el deseo, los estados fisiológicos y las causas, difieren según el género infantil y
si estas diferencias son las mismas entre las familias de las regiones centrales. de los
estados unidos y chile. La prueba de estas preguntas requiere un modelo que examine el
efecto de la interacción del género infantil por muestra país (Estados Unidos vs. Chile) en
las frecuencias de las expresiones maternas por tipo de referencia mental mientras se
controlan los efectos principales del género infantil y el país. En consecuencia,
examinamos las comparaciones triples: (1) las diferencias de género infantil en las
frecuencias de cada tipo de referencia de estado mental materno combinadas entre
países, (2) diferencias de país en las frecuencias de cada tipo de referencia de estado
mental combinadas entre los géneros infantiles, y (3) diferencias de género en las
frecuencias de cada tipo dentro de cada país. Juntas, estas comparaciones abordan qué
tipo de práctica utilizan las madres de EE. UU. Y Chile en la socialización temprana de
género a través de referencias de estado mental, y si esta práctica es similar o diferente
en los dos países.
Como las pruebas de los principales efectos del género infantil y del país son
complementarias (comparaciones 1 y 2 anteriores), y este estudio está principalmente
interesado en examinar las variaciones potenciales en estas muestras de familias de EE.
UU. Y Chile en términos de diferencias de género infantil en las frecuencias de
enfermedades mentales maternas. Indique las referencias por cada tipo de referencias
mentales (comparación 3 anterior), no tenemos hipótesis específicas para las diferencias
generales de género y país; Estas comparaciones son examinadas de forma
exploratoria. Sin embargo, para la comparación Género × País, tenemos algunas
expectativas. Para las familias de los EE. UU., No tenemos una hipótesis específica con
respecto a si las frecuencias de las referencias mentales de las madres de EE. UU. Varían
según el género infantil para el siguiente razonamiento. Primero, la sociedad
contemporánea de los Estados Unidos está en un estado de transición, con algunos signos
de los límites borrosos de las divisiones de género acompañados por la existencia de una
serie de divisiones de género tradicionales. Además, la investigación previa no es
concluyente con respecto a las prácticas de los padres de EE. UU. Sobre la socialización de
género a través de los cinco tipos de referencias mentales con niños pequeños y niños
mayores, y falta investigación sobre estas prácticas en la infancia. En el caso de las
madres chilenas, planteamos la hipótesis de que las madres chilenas de nuestra muestra
ejercerán prácticas de socialización basadas en el género al hablar más sobre las
emociones y los estados fisiológicos con las niñas que con los niños, pero más sobre los
deseos, la cognición y las causas con los niños que con las niñas. razonamiento. Aunque
hay algunos signos de disminución de los límites de las divisiones de género en la
sociedad chilena contemporánea, las distinciones en los roles de género siguen siendo
sustanciales en muchas áreas y investigaciones anteriores sugieren que los adultos
chilenos abogan por divisiones de género claras. Finalmente, a medida que la sociedad de
los Estados Unidos obtuvo una puntuación más alta en igualdad de género que Chile
(UNSD, 2014 ), este estudio plantea la hipótesis de que, en comparación con las madres
de EE. UU., Las madres chilenas ejercen prácticas de socialización con mayor género en
los cinco tipos de referencias mentales en general.
Método
Participantes
La presente muestra se extrajo de un proyecto longitudinal transnacional sobre las
relaciones entre el desarrollo emocional de los niños pequeños y las prácticas de
socialización emocional de los padres en los Estados Unidos y Chile durante la infancia. La
muestra incluyó 142 madres e infantes (90 díadas chilenas de Santiago, Chile; 52 díadas
estadounidenses de un área urbana en el medio oeste), con 56.7% de niños en la muestra
chilena y 47.2% de niños en la muestra de EE. UU. Todas las díadas fueron reclutadas de
los centros de cuidado infantil a los que asistían sus bebés, incluidos los centros
financiados con fondos públicos y privados. Todas las díadas chilenas eran
latinoamericanas (mayoría étnica). En la muestra de EE. UU., 41 díadas (78.8%) eran
estadounidenses de origen europeo, siete díadas (13.5%) eran afroamericanos, cuatro
díadas (7.7%) eran otras (es decir, hispanoamericanos, nativos americanos e inmigrantes
del Medio Oriente).M = 11,99, SD = 1,37; Estados Unidos: M = 12.00, SD = 1.39). La edad
materna varió entre 15 y 48 años (Chile: M = 27.79, SD = 6.74; Estados Unidos: M =
31.93, SD = 6.05). La mayoría de las madres en la muestra de los Estados Unidos (84.6%)
tenían una licenciatura o más, mientras que aproximadamente la mitad de las madres en
la muestra chilena (47.8%) tenían este nivel de educación. Las muestras de Estados
Unidos y Chile fueron similares en edad y género infantil, pero diferentes en edad y nivel
educativo de las madres; Las madres de EE. UU. Eran mayores, t (141) = −3.21, p = .002,
y más madres de EE. UU. Tenían una licenciatura o superior, χ 2(1, N = 143) =
17.39, p <.001.
Procedimiento
Desarrollo de la historia
Se desarrollaron dos historias abiertas para provocar el estado mental de las madres con
sus bebés. Estas historias fueron desarrolladas en Chile y traducidas al inglés. Cada
historia involucraba un conflicto natural típico de niños menores de 2 años; cada historia
tenía una versión masculina y una femenina, cambiando solo el nombre y el género del
protagonista, de modo que el género del protagonista se pudiera relacionar con el género
del sujeto infantil. Ambas historias se probaron en los Estados Unidos y en Chile antes del
inicio de este estudio; los resultados indicaron que las historias provienen de historias que
incluían referencias mentales en padres de EE. UU. y Chile. Las dos historias fueron: (a)
Las llaves, "Andy / Mary está jugando con las llaves de la casa y se acerca a la
puerta. Intenta insertar las llaves, una y otra vez, ¡pero no puede! ”(B) Hora de acostarse,“
Tommy / Lucy está con su madre. Tenía mucho sueño y comienzan a buscar su osito de
peluche favorito (o chupete). . . pero no pudieron encontrarlo. . . ”
Recopilación de datos
Durante una visita preestablecida con la díada madre-bebé, que tuvo lugar en su casa o
en el centro de cuidado infantil, a las madres se les proporcionaron los dos tallos de la
historia, escritos en letra grande en una tarjeta laminada; También se les dieron títeres y
accesorios relacionados con la historia. Para cada historia, se les pidió a las madres que
desarrollaran la mitad y el final de la historia en base a la base de la historia, y que
contaran la historia a su bebé usando títeres y accesorios para ayudar a captar la atención
del bebé. La tarea fue filmada, y las historias fueron transcritas textualmente. Para la
muestra de EE. UU., El número total de palabras que las madres usaron para contar ambas
historias varió de 134 a 2,105 palabras ( M = 368.62, SD = 276.57). Para la muestra
chilena, el número total de palabras varió de 91 a 1,135 palabras ( M= 340,92, SD =
200,31); no hubo una diferencia significativa en el número total de palabras que las
madres usaron en sus historias, t (139) = −0.69, p = .494.
Codificación del estado mental de conversación.
Se desarrolló un sistema de codificación para registrar ocho tipos de referencias de estado
mental a partir de las transcripciones utilizando un sistema de codificación basado en
eventos (solo las referencias de estado mental relevantes), mutuamente excluyentes
(cada palabra / frase relevante fue codificada en una sola categoría); solo se usan cinco
tipos en el estudio actual (ver Tabla 1 ). El sistema fue desarrollado para integrar los
métodos utilizados y el contenido específico registrado por Garner y Dunsmore
(2011) ; Rey y Paro (2015) ; Meins, Fernyhough, Fradley y Tuckey (2001) ; Osório, Meins,
Martins, Martins y Soares (2012); y Ruffman, Slade y Crowe (2002) . Según lo sugerido
por LaBounty y sus colegas (2008), los contextos complicados en los que se usó la
conversación causal en los contextos de emoción, estados fisiológicos, deseo y cognición
no se codificaron como conversación causal regular, sino que se codificaron en una de las
otras categorías. De manera similar, los contextos complicados en los que se usó la
cognición en referencia a la emoción, los estados fisiológicos o el deseo no se codificaron
como cognición regular, sino que se codificaron en una de las otras categorías. Por lo
tanto, en el presente estudio, cognición-conversación-causal, emoción-cognición /
emoción-causa-conversación, fisiológico-estado-cognición / fisiológica-estado-causal-
conversación y deseo-cognición / deseo-causal-conversación fueron codificados como
cognición, emoción, estados fisiológicos y deseos, respectivamente; ver tabla 1Para
definiciones y descripciones. Los recuentos de cada código de referencia mental se
agruparon en los dos tallos de la historia para un análisis más detallado porque, con la
excepción de los estados fisiológicos, no hubo diferencias en el número o tipo de
referencias mentales entre los tallos de la historia, para niños o niñas. En muestras de
Estados Unidos y Chile. Además, aunque las madres usaron más estados fisiológicos en la
Historia 2 que en la Historia 1, esta diferencia se observó tanto en niños como en niñas,
respectivamente, Chile t (49, 37) = 4.79 y 2.83, p s <.001 y =. 008; Estados Unidos, t (22,
26) = 4.15 y 3.67, p s <.001.

Entrenamiento de codificador y convenio intercoder.


Los codificadores de cada país recibieron capacitación en el mismo conjunto de
transcripciones del estudio piloto, algunas de Chile y otras de Estados Unidos, que se
tradujeron a cada idioma. Después de que los codificadores alcanzaron un mínimo de 80%
de acuerdo de manera consistente en cada categoría de codificación, se les permitió
codificar de forma independiente. Para cada país, las transcripciones fueron codificadas
por dos codificadores independientes que usaron el idioma principal del participante
(inglés o español) con fluidez. Para la muestra de EE. UU., La confiabilidad de los
codificadores se evaluó al azar para 26% de los videos; las correlaciones entre los dos
codificadores independientes en la frecuencia de las referencias mentales en cada
categoría variaron de .74 a .99 ( M= .87). Para la muestra chilena, la confiabilidad de los
codificadores se evaluó al azar para el 30% de los videos, con correlaciones entre dos
codificadores independientes que van desde .83 a .98 ( M = .92). Los kappa de Cohen
oscilaron entre .50 y .94 ( M = .78) y .55 y .70 ( M = .63), respectivamente, para las
muestras de EE. UU. Y Chile, lo que representa un acuerdo sustancial entre los tipos de
referencias de estado mental ( Vierra & Garrett, 2005 ).
Análisis de los datos
Los tipos de referencias mentales se consideraron un factor dentro del sujeto en el que las
frecuencias de diferentes tipos de referencias mentales eran interdependientes dentro de
los sujetos ( Pan, 2001 ; Ziegler, 2011); por lo tanto, se utilizó un modelo de ecuaciones de
estimación generalizadas (GEE) para examinar si las frecuencias de las expresiones
maternas (para los tipos que incluyen cognición regular, emoción, deseo, estado
fisiológico y conversación causal regular) difieren según el género infantil en las muestras
de EE. UU. y Chile. . Dado que el propósito del análisis era probar las diferencias de género
en las frecuencias de las expresiones maternas por nacionalidad y tipos de conversación
de estado mental, y el factor dentro del sujeto (es decir, los tipos de conversación de
estado mental), debían incluirse como variables independientes en el modelo para
controlar la dependencia entre las frecuencias de diferentes tipos de lenguaje dentro de
los sujetos, la interacción de tres vías del género del niño, la nacionalidad y los tipos de
conversación sobre el estado mental se incluyeron en el modelo GEE. Cada vez que se
incluye una interacción de tres vías en un modelo de regresión,Cohen, Cohen, West y
Aiken, 2003 ). Así, en el modelo, el número de expresiones maternas se redujo en el sexo
del niño (0 = masculino , 1 = femenino ), nacionalidad (0 = Chile , 1 = Estados Unidos),
tipos de conversación de estado mental (cuatro variables ficticias para los deseos, estados
fisiológicos, conversación informal y cognición regular, con la emoción como categoría de
referencia), todas las interacciones bidireccionales de los factores anteriores (Género del
niño × Nacionalidad, Niño Género × Tipos de lenguaje, y Nacionalidad × Tipos de
lenguaje), y las interacciones de tres vías de los factores anteriores. Los análisis
preliminares no muestran diferencias entre la edad materna y la educación materna en el
número de expresiones maternas para cada charla en las muestras de los EE. UU. Y
Chile. Aunque sin estas diferencias, todavía controlamos las dos variables (la educación de
las madres estaba codificada por efectos de manera tal que la escuela secundaria o
inferior = −1, la licenciatura o más allá= 1) para comparar las muestras de EE. UU. Y Chile
en el efecto del género infantil en las frecuencias de las expresiones maternas, dado que
todas las demás condiciones se mantuvieron de manera similar Como algunos estudiosos
notaron la diferencia étnica en las referencias mentales de las madres a las emociones en
los Estados Unidos ( Nelson et al., 2012 ), controlamos el estado étnico (sistema de
codificación de efectos: minoría y mayoría en los Estados Unidos / Chile = −1 y 1,
respectivamente). También controlamos el número de palabras totales que dijeron las
madres en ambas historias (que se centró en la media y se dividió por 100 palabras).
De acuerdo con la recomendación de Pan (2001) para el análisis de GEE, se utilizaron las ji
cuadradas de Wald para probar qué variables predijeron significativamente el número de
expresiones maternas. La distribución de la cantidad de expresiones maternas fue muy
positiva, con coeficientes de sesgo que oscilaron entre 1,60 y 3,26 en todos los tipos de
estado mental para la muestra chilena, y entre 1,15 y 2,02 en todos los tipos de
conversación sobre el estado mental para la muestra de EE. UU. Además, el número de
declaraciones maternas fue un valor entero no negativo para cada tipo de conversación en
las muestras de los EE. UU. Y Chile (consulte la Tabla 2).). En consecuencia, utilizamos la
estadística quasilikelihood según el criterio de modelo de independencia (QIC), propuesta
por Pan, para evaluar modelos GEE que compiten con Poisson o con una regresión
binomial negativa, y si una estructura de correlación desestructurada o intercambiable del
factor dentro del sujeto (es decir, tipos de hablar del estado mental) mejor se ajustan a los
datos. Un QIC más bajo indica un mejor ajuste del modelo. Finalmente, se eligió un modelo
de regresión binomial negativo con una estructura de correlación no
estructurada. Además, para detectar si se violaba la homogeneidad de la varianza del
error en los grupos de EE. UU. Y Chile en el modelo debido a los tamaños de muestra no
equilibrados de los dos grupos, examinamos el gráfico de error residual frente al número
predicho de expresiones maternas. En la trama, la línea LOWESS estaba cerca de la
horizontal,Beaujean & Morgan, 2016 ).
Tabla 2. Rangos, medias y desviaciones estándar de recuento y
recuento en bruto / 100 palabras pronunciadas por las madres
por tipos de referencia mental y nacionalidad.

Tabla 2. Rangos, medias y desviaciones estándar de recuento y recuento en bruto / 100


palabras pronunciadas por las madres por tipos de referencia mental y nacionalidad.

Ver versión más grande


Para examinar por separado la diferencia de género infantil en el número de expresiones
maternas dentro de cada tipo de conversación de estado mental para las muestras de los
Estados Unidos y Chile, realizamos una comparación por pares para el género del niño, lo
que dio como resultado cinco comparaciones por pares (una para cada tipo de
conversación) Tanto para las muestras estadounidenses como para las chilenas. La
diferencia de género estimada en todas las comparaciones por pares se generó a partir del
modelo GEE. Además, el ajuste de Bonferroni se realizó para controlar la tasa de error
familiar en los cinco tipos de conversación en .05 para ambas muestras. Los valores
de p ajustados para esas comparaciones por pares se reportan en la Tabla 3 .
Tabla 3. Medias y desviaciones estándar del número de
expresiones maternas por 100 palabras por sexo del niño, y los
resultados de las comparaciones por pares para el género del
niño en número de expresiones maternas por nacionalidad y tipo
de referencia mental.

Tabla 3. Medias y desviaciones estándar del número de expresiones maternas por 100
palabras por sexo del niño, y los resultados de las comparaciones por pares para el género
del niño en número de expresiones maternas por nacionalidad y tipo de referencia mental.

Ver versión más grande


Resultados
La Tabla 2 muestra los rangos, los promedios y las desviaciones estándar de los recuentos
sin procesar y los recuentos proporcionales (referencias por 100 palabras) pronunciadas
por las madres a través de ambas historias por tipos de referencias de estado mental para
cada país. Hubo amplios rangos tanto en los recuentos en bruto como en los
proporcionales de las expresiones maternas en los cinco tipos de referencias de estado
mental en ambos grupos en nuestra muestra. Los resultados indican grandes variaciones
en el uso materno de estos tipos de charlas de estado mental al contar historias a bebés,
con algunos tipos de referencias que se pronuncian mucho, mientras que otros se
pronunciaron muy pocas veces. El rango más amplio de conteos brutos se produjo en el
deseo tanto para las muestras chilenas como en las estadounidenses, mientras que el
rango más amplio de conteos proporcionales ocurrió en la emoción para la muestra
chilena y en el deseo para la muestra estadounidense. Figura 1muestra el número medio
de cada tipo de conversación sobre el estado mental de las madres (por cada 100
palabras) por nacionalidad y sexo del niño. El contraste entre las barras grises y las barras
negras ilustra las diferencias culturales, mientras que el contraste entre las barras sólidas
y las barras rayadas ilustra las diferencias de género.

Figura 1. Medios del número de expresiones maternas por cada 100 palabras por género,
nacionalidad y tipo de referencia mental del niño.
Diferencias de género
Los resultados del GEE con modelo de regresión binomial negativo indicaron interacciones
significativas entre el género del niño y los tipos de referencia mental, χ 2 (4) =
21.14; p <.001 (ver Tabla 4), al controlar el nivel educativo y la edad de las madres, así
como el número total de palabras que se cuentan en ambas historias. La interacción
significativa entre el género del niño y el tipo de referencias mentales sugiere que hubo
diferencias generales de género en el número de expresiones maternas en los cinco tipos
de referencias mentales, independientemente de la nacionalidad. Se realizaron otros
análisis post hoc utilizando comparaciones por pares emparejadas con el ajuste de
Bonferroni, para evaluar las diferencias de género de los niños en el número de
expresiones maternas dentro de cada tipo de referencia mental en toda la muestra,
independientemente de la nacionalidad. Los resultados indicaron que no hubo diferencias
de género en el número de expresiones maternas en el deseo, la emoción, la cognición
regular y los estados fisiológicos para toda la muestra; sin embargo, Las diferencias de
género infantil aparecieron en la conversación causal regular. Las madres usaron una
conversación causal más regular para contar historias a las niñas pequeñas que a los
niños (Z = −3.26, ajuste de Bonferroni p = .005 [calculado con la tasa de error por familia
en los cinco tipos de conversación en .05 para toda la muestra]).
Tabla 4. Resultados ajustados del GEE con modelo de regresión
binomial negativo que evalúa los efectos principales del género,
la nacionalidad, el tipo de referencia mental del niño y sus
interacciones en el número de expresiones de las madres.

Tabla 4. Resultados ajustados del GEE con modelo de regresión binomial negativo que
evalúa los efectos principales del género, la nacionalidad, el tipo de referencia mental del
niño y sus interacciones en el número de expresiones de las madres.

Ver versión más grande


Diferencias de pais
Los resultados del GEE con modelo de regresión binomial negativo también indicaron
interacciones significativas entre la nacionalidad y los tipos de referencias mentales,
χ 2 (4) = 49.50; p <.001 (ver Tabla 4 ), al controlar el nivel educativo, la edad y el número
total de palabras de las madres. Esto sugiere diferencias generales entre las madres en los
Estados Unidos y Chile en el número de expresiones maternas en los cinco tipos de charlas
sobre el estado mental, independientemente del género del niño (ver Tablas 4 y 5).). Otros
análisis post hoc, utilizando comparaciones por pares con el ajuste de Bonferroni,
indicaron una diferencia entre los dos grupos en el número de expresiones maternas
dentro de un tipo de referencias mentales para toda la muestra. En particular, las madres
de EE. UU. En esta muestra usaron referencias cognitivas más regulares ( Z = 5.50, ajuste
de Bonferroni p <.001 [computado con la tasa de error por familia en los cinco tipos de conversación en .05
para toda la muestra]) que el chileno Madres en esta muestra. En contraste, las frecuencias de las
conversaciones de las madres estadounidenses y chilenas sobre referencias causales regulares, estados
fisiológicos, emociones y deseos fueron similares en la muestra.
Tabla 5. Resultados ajustados del GEE con un modelo de
regresión binomial negativa que predice los efectos del género,
la nacionalidad, el tipo de referencia mental del niño y sus
interacciones en el número de declaraciones de las madres.

Tabla 5. Resultados ajustados del GEE con un modelo de regresión binomial negativa que
predice los efectos del género, la nacionalidad, el tipo de referencia mental del niño y sus
interacciones en el número de declaraciones de las madres.

Ver versión más grande


Diferencias en la socialización de género por país.
Los resultados del GEE con modelo de regresión binomial negativo indican que la
interacción de tres vías entre el género del niño, los tipos de referencias mentales y la
nacionalidad no fue significativa en general (ver Tabla 4). Sin embargo, el objetivo de este
estudio es investigar si existen diferencias de género en la frecuencia de las expresiones
maternas en cognición, emoción, deseo, estado fisiológico y conversación causal entre las
madres de EE. UU. Y Chile, y si estas diferencias de género son similares o diferentes.
Entre las muestras estadounidenses y chilenas. Por lo tanto, se realizaron comparaciones
adicionales por pares con el ajuste de Bonferroni para evaluar las diferencias de género de
los niños en el número de expresiones maternas por tipo de referencias mentales y la
nacionalidad para descubrir si podría haber algunos tipos específicos de conversación
sobre el estado mental que sí revelen diferencias nacionales en la socialización de
género. Para la muestra de EE. UU., Las frecuencias de las conversaciones de las madres a
través de los tipos de referencias mentales fueron similares para los niños y las niñas;Z =
2.92, Bonferroni ajustado p = .02; ver tabla 3 ). Para la muestra chilena, las frecuencias de
conversación de las madres en todos los tipos de referencias mentales fueron similares
para los niños y las niñas (ver Tabla 3 ). 1
Estos resultados específicos de cada país brindan más detalles para explicar los hallazgos
anteriores sobre las diferencias de género en toda la muestra combinada en todos los
países. Cuando las muestras de EE. UU. Y Chile se examinaron juntas, hubo una diferencia
estadísticamente significativa entre el sexo y el niño en la conversación causal de las
madres, pero el resultado fue impulsado por la diferencia de género en la conversación
causal de las madres en los Estados Unidos.
Discusión
Basándose en muestras de 90 díadas de madres e hijos chilenas y 52 estadounidenses de
centros de cuidado infantil en áreas urbanas de sus países, el presente estudio examinó si
las frecuencias del uso de las madres de cinco tipos de referencias mentales: hablar de
emociones, deseos, estados fisiológicos, La conversación causal y la cognición variaron
según el género infantil en estas familias estadounidenses y chilenas. En general, nuestros
hallazgos indican que las frecuencias con las que tanto las madres chilenas como las
estadounidenses en esta muestra hablaron sobre este tipo de estados mentales fueron
muy similares para los bebés y las niñas, con la excepción de la conversación causal para
las madres de los Estados Unidos. Específicamente, las madres de los EE. UU. En la
muestra usaron más conversaciones causales con las niñas que con los niños.
Juntos, nuestros hallazgos indican que prevalecieron las similitudes sobre las diferencias
en el uso de las referencias mentales de las madres de EE. UU. Y Chile con los
bebés. Entre la mayoría de los tipos de conversación sobre el estado mental, incluidos la
emoción, los estados fisiológicos, los deseos y la cognición, tanto las madres de los EE.
UU. Como las chilenas hablaron sobre ellos en niveles similares con bebés y niñas. Estos
tipos de referencias mentales se han relacionado con los respectivos atributos
estereotipados masculinos o femeninos: tanto en las sociedades de EE. UU. Como en las
chilenas, prestar atención a las necesidades emocionales y fisiológicas a menudo se
describe como una característica importante del cuidado y se asocia con la feminidad
( Andrade, 1992 ; Leaper & Friedman, 2007); La conversación cognitiva está relacionada
con el pensamiento lógico, que es una capacidad importante para avanzar en ciencia y
matemáticas, que tradicionalmente se percibe como una fortaleza de los hombres
( Tenenbaum y Leaper, 2003 ). Hablar sobre los deseos se relaciona con la asertividad (p.
Ej., Afirmar los propios deseos, necesidades y preferencias), que a menudo se describe
como una característica masculina importante ( Dennis et al., 2007 ). Desde las
perspectivas de los modelos ecológicos y socioculturales, las prácticas de crianza con
niños y niñas reflejan en parte las expectativas de los padres sobre los roles de género
( Leaper, 2002 ; Leaper y Friedman, 2007); por lo tanto, nuestros hallazgos sugieren que
las madres estadounidenses y chilenas en esta muestra probablemente esperan que los
atributos mencionados anteriormente (es decir, prestar atención a las necesidades
emocionales y fisiológicas, el pensamiento lógico y mostrar deseos / ser asertivos) sean
neutrales con respecto al género o sean buenos para ambos sexos.
Es de destacar que, aunque faltan investigaciones previas sobre el uso de las referencias
mentales por parte de padres chilenos, algunas investigaciones anteriores (observación de
la historia o interacción libre) observaron prácticas de socialización basadas en el género a
través de referencias mentales con niños en edad preescolar y niños mayores de EE. UU.,
En particular las emociones y la fisiología. estados (p. ej., LaBounty et al., 2008 ) y
conversación cognitiva (p. ej., Chang et al., 2011). Por lo tanto, al menos para las familias
de los EE. UU., Una posibilidad es que las prácticas de socialización basadas en el género,
a través del uso de algunas referencias mentales (es decir, la emoción, los estados
fisiológicos y la cognición), aún no hayan comenzado en la infancia, pero surjan para los
niños mayores que se enfrentan. con más presión para integrarse en algún límite aún
existente de la división de género en la escuela y en la sociedad estadounidense. Los
estudios futuros deben examinar esta posibilidad siguiendo a los bebés y las madres de
manera longitudinal hasta la primera infancia.
Aunque nuestros hallazgos estuvieron dominados por las similitudes culturales, se notaron
algunos matices en el uso de las referencias mentales de las madres de EE. UU. Y
Chile. Específicamente, las madres de EE. UU. En la muestra hablaron más sobre las
causas con niñas pequeñas que con niños, mientras que las madres chilenas en la
muestra hablaron sobre causas con frecuencias similares con niñas y niños pequeños. La
conversación causal está relacionada con el pensamiento causal, crucial para las tareas y
carreras que a menudo se consideran masculinas ( Tenenbaum y Leaper, 2003).). Por lo
tanto, es probable que las madres chilenas esperen que el atributo de ser avanzado en el
pensamiento causal sea neutral al género. En contraste, las madres de los EE. UU. En la
muestra proporcionaron a las niñas bebés una mayor exposición a la conversación causal,
lo que sugiere que estas madres esperaban que este atributo no fuera exclusivo de los
hombres. Estos hallazgos sugieren que las prácticas de socialización de género cruzado a
través del uso de hablar sobre la causalidad pueden comenzar tan pronto como en la
infancia en los Estados Unidos.
Cabe destacar que la falta de socialización basada en el género a través de la charla sobre
la causalidad en las familias de los EE. UU. En el estudio es inconsistente con algunas
investigaciones anteriores (observación de la interacción entre la hora y la historia) sobre
las prácticas de socialización basadas en el género en los Estados Unidos (por
ejemplo, Chang et al. , 2011 ). La edad del niño puede explicar esta
discrepancia. Estudiamos bebés, mientras que en investigaciones anteriores estudiamos
niños mayores. En la sociedad de los Estados Unidos, hay una creciente conciencia de
algunos estereotipos de género ( Leaper y Friedman, 2007). Por lo tanto, en términos de
conversación causal, una posibilidad es que las madres de EE. UU. Ahora utilicen prácticas
de socialización de género cruzado para contrarrestar los estereotipos típicos de la
sociedad estadounidense; también es posible que esta socialización entre géneros se
convierta en prácticas de socialización con un género más tradicional con los niños
mayores que enfrentan una mayor presión para integrarse en los criterios típicos
(estereotipados) en la escuela y en la sociedad en general. Una vez más, la investigación
futura se beneficiaría al examinar esta posibilidad al realizar una investigación
longitudinal.
En general, nuestro estudio sugiere que las prácticas típicas de socialización basadas en el
género a través de cinco tipos de referencias mentales (es decir, emoción, estados
fisiológicos, deseos, cognición y conversación causal) no se realizan en la infancia tardía
entre las madres del centro de EE. UU. Y Chile. En cambio, nuestros hallazgos sugieren
que tanto las prácticas de socialización de género neutro (a través de referencias a la
emoción, el estado fisiológico, el deseo y la cognición) como las prácticas de socialización
entre géneros (a través de referencias sobre la causalidad) pueden surgir entre las madres
estadounidenses; y que las prácticas de socialización neutrales al género, a través del uso
de todas las referencias mentales, pueden surgir en este período entre las madres
chilenas. Nuestros hallazgos están en contraste con investigaciones anteriores que
sugieren prácticas de socialización más tradicionalizadas por género a través del uso de
referencias mentales entre los padres de EE. UU. y nuestra propia hipótesis de que las
prácticas de socialización de género a través de referencias mentales serían más comunes
entre las madres chilenas que entre las madres estadounidenses. Además, los hallazgos
actuales implican que las prácticas tempranas de las madres en la socialización de género
a través de referencias mentales no están directa o consistentemente influenciadas por
las opiniones tradicionales de las divisiones de género que siguen prevaleciendo en las
sociedades contemporáneas de los Estados Unidos y Chile (Contreras & Plaza,
2010 ; Tamis-Lemonda y McFadden, 2010 ). Por el contrario, sus prácticas en este período
parecen estar más en línea con las tendencias actuales en la disolución de los límites
alrededor de los roles de género tanto en las sociedades de los EE. UU. Como en las
chilenas ( Larrañaga, 2007 ; NSF, 2015 ; UNSD, 2014 ; USBL, 2014 ).
Contribuciones, limitaciones y direcciones futuras
El presente estudio hace una serie de contribuciones a la investigación sobre las prácticas
de los padres en la socialización de género. Primero, aunque estudios previos han
examinado la socialización de género de las madres de EE. UU. Mediante el uso de
referencias mentales, estos estudios se enfocaron en niños pequeños y niños mayores
(por ejemplo, Dennis et al., 2007 ; Tenenbaum, 2009 ; Tenenbaum y Leaper, 2003). Según
nuestro conocimiento, el presente estudio es uno de los primeros en examinar estas
prácticas tan pronto como en la infancia. En segundo lugar, la mayoría de las
investigaciones anteriores se centran en la población de los Estados Unidos; El estudio
actual es uno de los primeros en examinar la socialización temprana de género a través de
la conversación sobre el estado mental en todos los países. Nuestros hallazgos sugieren
que prevalecieron similitudes sobre las diferencias en las prácticas de socialización a
través del uso de referencias mentales entre las madres chilenas y del centro de los
Estados Unidos.
Varias limitaciones deben ser reconocidas. Primero, las frecuencias de las expresiones
maternas en cada tipo de referencia mental se asociaron con la longitud de la
historia; Cuanto más largas eran las historias, más tipos de referencias mentales se
utilizaban. Aunque controlamos el número total de palabras en el análisis, esto no puede
minimizar completamente la limitación de que las madres que contaron historias más
breves limitaron nuestra capacidad de observar sus expresiones a través de tipos de
referencias mentales o diferencias de género en ellas. En segundo lugar, examinamos las
variaciones de las expresiones maternas en cada tipo de referencia mental entre los
géneros infantiles mediante un enfoque de comparación entre sujetos, es decir,
comparando las madres con los niños con las de las niñas. Este enfoque no puede
controlar las diferencias individuales en las frecuencias de las expresiones a través de los
tipos de referencias mentales; por ejemplo, algunas madres pueden usar ciertos tipos de
referencias mentales para contar una historia, mientras que otras madres usan otros
tipos. La investigación futura se beneficiaría si adoptara un enfoque de comparación
dentro del tema, es decir, comparando las mismas expresiones de la madre con su propio
hijo frente a su propia niña. En tercer lugar, utilizamos muestras de mayoría étnica de
díadas madre-hijo de centros de cuidado infantil en áreas urbanas tanto en los Estados
Unidos como en Chile, y por lo tanto nuestros hallazgos pueden tener una aplicación
limitada a familias de minorías étnicas, díadas que no asisten a centros de cuidado infantil
o de Zonas rurales en cualquier país. Además, la mayoría de las madres estadounidenses
de la muestra tenían una licenciatura o superior, mientras que aproximadamente la mitad
de las madres chilenas tenían una licenciatura o superior; Las madres de los Estados
Unidos también eran ligeramente mayores que las madres chilenas. Pero las medias para
ambas muestras tenían cerca de 30 años. Por lo tanto, nuestros hallazgos pueden tener
una aplicación limitada a las madres con menor nivel educativo y edades más jóvenes.
Reconocemos algunas direcciones futuras. Primero, este estudio se centró en el uso del
lenguaje de las madres de EE. UU. Y Chile en un momento específico, cuando los bebés
tenían entre 10 y 15 meses de edad. Es importante para la investigación futura utilizar un
enfoque longitudinal para estudiar cómo el uso de la conversación del estado mental por
parte de las madres estadounidenses y chilenas cambia a lo largo de la infancia. Hacer
eso brindaría información útil sobre cómo emergen las prácticas de las madres en la
socialización de género a través de referencias mentales a través de las etapas de
desarrollo infantil en estos países. En segundo lugar, el estudio utilizó muestras de
mayoría étnica de díadas madre-hijo de centros de cuidado infantil en los Estados Unidos y
Chile. Usando un diseño de investigación similar con padres, con diversos grupos
étnicos, y con las parejas que no asisten a los centros de cuidado infantil contribuiría a
nuestra comprensión de las diferencias entre los géneros parentales, las etnias y los
antecedentes (utilizando el centro de cuidado infantil en lugar de a los no) en la
socialización de los roles de género de los niños en ambos países. En tercer lugar, el
estudio se centró en las prácticas de socialización de las madres estadounidenses y
chilenas a través de referencias mentales (comportamiento). La investigación futura se
beneficiaría al explorar la conformidad de las madres con las normas de género (ideología)
y probar las asociaciones entre su ideología de género y el comportamiento de
socialización de género en ambos países. Finalmente, sería útil emplear un diseño de
investigación similar con familias de otras naciones para aumentar nuestra comprensión
de las similitudes y diferencias entre países en las prácticas de los padres sobre la
socialización de género a través de conversaciones sobre el estado mental que comienzan
en la infancia. etnias y antecedentes (uso de centros de cuidado infantil vs. no) en la
socialización de los roles de género de los niños en ambos países. En tercer lugar, el
estudio se centró en las prácticas de socialización de las madres estadounidenses y
chilenas a través de referencias mentales (comportamiento). La investigación futura se
beneficiaría al explorar la conformidad de las madres con las normas de género (ideología)
y probar las asociaciones entre su ideología de género y el comportamiento de
socialización de género en ambos países. Finalmente, sería útil emplear un diseño de
investigación similar con familias de otras naciones para aumentar nuestra comprensión
de las similitudes y diferencias entre países en las prácticas de los padres sobre la
socialización de género a través de conversaciones sobre el estado mental que comienzan
en la infancia. etnias y antecedentes (uso de centros de cuidado infantil vs. no) en la
socialización de los roles de género de los niños en ambos países. En tercer lugar, el
estudio se centró en las prácticas de socialización de las madres estadounidenses y
chilenas a través de referencias mentales (comportamiento). La investigación futura se
beneficiaría al explorar la conformidad de las madres con las normas de género (ideología)
y probar las asociaciones entre su ideología de género y el comportamiento de
socialización de género en ambos países. Finalmente, sería útil emplear un diseño de
investigación similar con familias de otras naciones para aumentar nuestra comprensión
de las similitudes y diferencias entre países en las prácticas de los padres sobre la
socialización de género a través de conversaciones sobre el estado mental que comienzan
en la infancia. el estudio se centró en las prácticas de socialización de las madres
estadounidenses y chilenas a través de referencias mentales (comportamiento). La
investigación futura se beneficiaría al explorar la conformidad de las madres con las
normas de género (ideología) y probar las asociaciones entre su ideología de género y el
comportamiento de socialización de género en ambos países. Finalmente, sería útil
emplear un diseño de investigación similar con familias de otras naciones para aumentar
nuestra comprensión de las similitudes y diferencias entre países en las prácticas de los
padres sobre la socialización de género a través de conversaciones sobre el estado mental
que comienzan en la infancia. el estudio se centró en las prácticas de socialización de las
madres estadounidenses y chilenas a través de referencias mentales
(comportamiento). La investigación futura se beneficiaría al explorar la conformidad de las
madres con las normas de género (ideología) y probar las asociaciones entre su ideología
de género y el comportamiento de socialización de género en ambos países. Finalmente,
sería útil emplear un diseño de investigación similar con familias de otras naciones para
aumentar nuestra comprensión de las similitudes y diferencias entre países en las
prácticas de los padres sobre la socialización de género a través de conversaciones sobre
el estado mental que comienzan en la infancia. La investigación futura se beneficiaría al
explorar la conformidad de las madres con las normas de género (ideología) y probar las
asociaciones entre su ideología de género y el comportamiento de socialización de género
en ambos países. Finalmente, sería útil emplear un diseño de investigación similar con
familias de otras naciones para aumentar nuestra comprensión de las similitudes y
diferencias entre países en las prácticas de los padres sobre la socialización de género a
través de conversaciones sobre el estado mental que comienzan en la infancia. La
investigación futura se beneficiaría al explorar la conformidad de las madres con las
normas de género (ideología) y probar las asociaciones entre su ideología de género y el
comportamiento de socialización de género en ambos países. Finalmente, sería útil
emplear un diseño de investigación similar con familias de otras naciones para aumentar
nuestra comprensión de las similitudes y diferencias entre países en las prácticas de los
padres sobre la socialización de género a través de conversaciones sobre el estado mental
que comienzan en la infancia.
D