Está en la página 1de 3

Introducción

Hablar de la historia de un país es hablar de todos los aspectos que lo conforman, pues no
se puede aislar a uno sólo, ya que se encuentran interrelacionados de tal modo que, si uno
de ellos se ve afectado, de forma prácticamente inmediata tendrá repercusiones en los
demás. México ha tenido como país grandes conflictos en su desarrollo político, económico
y social sin embargo uno de los momentos de mayor importancia en este sentido, quizá por
la relevancia que tomó no sólo a nivel nacional sino internacional, fue en el año de 1994,
mientras el país se preparaba para una temporada electoral después de un sexenio que
resultaba aparentemente fructífero y sobre todo que permitía vislumbrar un panorama
favorable para el desarrollo del país. Qué fue lo que realmente sucedía con el país en ese
momento respecto a su economía y su estructura social mientras concluía el mandato del
Licenciado Carlos Salinas de Gortari, y cómo impactaron a México cada uno de los hechos
suscitados en aquel momento, quizá sean cuestionamientos que incontablemente tuvieron
respuesta por quienes trataron de soslayar la responsabilidad de quienes se encontraban
en el poder, sin embargo las respuestas para explicar de lo que estaba sucediendo en el
país no fueron más que argumentos, que como podremos observar a lo largo del presente
trabajo, dejan abiertas innumerables incógnitas que al día de hoy no tienen en concreto una
respuesta, sin embargo continúan perjudicando el desarrollo de nuestro país y la imagen
que el mundo tiene de él.

Desarrollo
La madeja comienza a desenredarse sin que aún se perciba el 29 de noviembre de 1993
cuando el presidente de México, el Lic. Carlos Salinas de Gortari realiza el nombramiento
de quien propone como su sucesor (cumpliendo con una costumbre del sistema la cual fue
establecida por los gobiernos priistas que habían ostentado el poder hasta entonces),
resultando como candidato a la presidencia de la república por el PRI el Licenciado Luis
Donaldo Colosio Murrieta quien por cuyos atributos profesionales y personales resultaba el
candidato “perfecto” para heredar el poder y continuar con el legado de Salinas de Gortari,
quien para entonces había hecho de su mandato un sexenio prometedor y en el cual se
percibía el progreso del país. México para aquel tiempo estaba siendo calificado por los
ojos del mundo como un país conducido por un líder de clase mundial que lo llevaba a ser
una nación primermundista y con gran apertura a la modernidad.
Hubo varios aspectos en los que se centró la modificación en la forma de conducir al país
y algunos de ellos fueron los logros y reformas que consolidaban a Salinas como un “gran
presidente”, entre los cuales destacan: el término del reparto agrario, el restablecimiento de
relaciones con la Iglesia, el paso de una banca nacionalizada a una banca reprivatizada, la
privatización de empresas públicas a las que calificaba como problemáticas e inservibles,
una amplia política social que se dirigía a través de programas asistencialistas y finalmente,
pero no menos importante, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
Justo el día en que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio, detona el levantamiento
armado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el cual era encabezado por el Ejército
Zapatista de Liberación Nacional, haciendo referencia a que por medio de su guerrilla
querían cambiar su situación política y económica; esta situación evidenció parte de la
realidad que se vivía en México pues en un sector se apreciaba el progreso al que tanto
hacía referencia el gobierno, sin embargo en otro, hubo la necesidad de levantarse en
armas para buscar ser vistos por el gobierno y que fueran atendidas sus necesidades,
además algo de lo que no se menciona en el documental, pero es importante recalcar es la
dinámica interna del gobierno del estado de Chiapas en ese preciso momento, pues a pesar
de ser un estado rico en recursos naturales, la mayor parte de su población se encontraba
en condición de pobreza (situación que continúa hasta el día de hoy, y sí, como era de
suponerse con un representante priista en su gobernatura).
Regresando un poco al tema político en cuanto a la contienda por la candidatura de la
presidencia de la república, una de las dos opciones antes de que fuera declarado Colosio
como candidato, era Manuel Camacho quien se perfilaba, desempeñándose como Jefe de
Departamento del Distrito Federal y quien asegura había tenido pláticas previas con Salinas
de Gortari durante las cuales le había asegurado sería él el próximo candidato a la
presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional. Al enterarse éste en
el famoso “destape” que no era él a quien eligieran próximo candidato, hubo un fuerte
conflicto de intereses que lo llevó a romper con el esquema de apoyo al candidato del
partido como se había venido haciendo en cada sexenio. Manuel Camacho fue rápidamente
colocado en posiciones estratégicas para que la candidatura de Colosio con la que
evidentemente no estaba de acuerdo no fuera perjudicada, y una de esas posiciones fue la
de Comisionado para la paz y reconciliación en Chiapas, sin embargo, era tanto el revuelo
que causaba en los medios que continuaba siendo el centro de atención para la sociedad
en aquel momento.
La falta de despunte en la Campaña de Colosio, lo llevó a gestar desconfianza hacia el
propio Salinas y así fue que, al paso de los días, llegado el mes de marzo, emite el discurso
con el que despuntó definitivamente su candidatura, mostrándose como el favorito del
pueblo para ganar las elecciones, pero ¿qué fue lo que mencionó en tan afamado discurso?
sencillamente la cruda realidad de un país con una endeble fachada de progreso, pero que
sufría a diario de carencias provocadas por sus mismos gobernantes, quienes formando
parte del tan nombrado “sistema” hacían del país un país débil en el que la autoridad sólo
servía para abusar del poder que tenía. Colosio se refirió al pueblo como un pueblo con
hambre y sed de justicia, viviendo bajo el agravio de quienes debían servir al país y a sus
leyes, además publicó abiertamente su rechazo a la demagogia y a la incompetencia
política; eso fue lo que provocó que los diversos sectores de la población se identificaran
con sus ideales y le otorgaran su apoyo, siendo así de forma definitiva el despegue de su
campaña con un apoyo tal que jamás hubieran esperado. No obstante, esto fue considerado
y divulgado como un discurso de ruptura para su partido, y a pesar de las declaraciones de
Salinas de Gortari en las que se refiere a este discurso como el adecuado para aquel
momento, más bien considero que representó una amenaza para el sistema,
desencadenando una suerte de paranoias que finalmente desencadenaron el asesinato del
candidato Colosio; hecho que por obvias razones jamás sería reconocido.
Con el asesinato de Colosio y las diferentes líneas de investigaciones tan faltas de lógica,
aunadas al levantamiento armado del EZLN en Chiapas, posteriormente el asesinato de
José Francisco Ruiz Massieu, así como la renuncia de Jorge Carpizo a la Secretaría de
Gobernación, fueron acontecimientos definitivos que desestabilizaron gravemente al país
en lo que a la economía respecta, pues los inversionistas comenzaron a ver incertidumbre
en el futuro que tendrían sus empresas en México.
A la par de los acontecimientos políticos y sociales, se venía gestando un problema aún
mayor para la sociedad mexicana, pues en el último año de gobierno las reservas
internacionales en millones de dólares disminuyeron de forma drástica y dramática, lo cual
provocó que se diera la devaluación del peso mexicano trayendo como consecuencia para
la mayoría de los mexicanos pérdidas de dinero, autos, casas, etc. Generando un caos en
la sociedad. A lo anterior es a lo que se refirió el expresidente Salinas como “el error de
Diciembre” argumentando que al entrar al poder Ernesto Zedillo (quien fue elegido como
única opción viable para tomar protesta como candidato a la muerte de Colosio) avisó a
algunos de los empresarios la medida de devaluación que se tomaría y fue esa la causa de
que se vaciaran las reservas internacionales, facilitando la fuga de capitales.

Conclusiones
La política en México y todo lo que alrededor de ella sucede se ha convertido a lo largo de
la historia en una gran mafia, en la cual aquellos que ostentan el poder son quienes dominan
las esferas económica, social y evidentemente la dinámica de la política en el país. Me
atrevo a referirme y no solo a la política, sino también al sistema de gobierno como una
mafia, siendo que a lo largo de mi desarrollo profesional, he podido constatar la falta de
compromiso con la que se maneja el sistema de gobierno en México y lamentablemente no
son los procedimientos los que perjudican el desarrollo del país, sino las personas que se
encuentran al frente de las instituciones y que al día de hoy aun siguen siendo elegidas por
“dedazo” y no por las capacidades que demuestren para llevar a cabo un buen manejo de
las mismas.
Desde mi perspectiva, el asesinato de Colosio no fue más que un hecho desesperado en
la búsqueda de no perder el poder de influencia sobre el presidente de la República y así
poder seguir arrastrando al país por senderos que parecieran intransitables tanto en lo
económico como en lo social, pero que habían dado tantos beneficios a la clase política del
país. Y éste es uno de los hechos más relevantes en ese sentido, sin embargo, como éste
ha habido muchos, de los que quizá ni siquiera se habla en los medios de comunicación,
pero que, si nos informamos un poco, se han quedado empolvados a consecuencia de la
inconveniencia de sacarlos a la luz, además hay involucrado un tráfico de influencias
impresionante.
Nuestro país está en un momento en el cual se requiere de profesionales comprometidos
en el desarrollo del país y forjados en ideales y valores que realmente respalden un
adecuado manejo de los recursos del mismo para poder ponerlos al servicio de la población,
sin embargo se necesita un cambio desde los modelos educativos y formativos que
involucren a la población en general y no sólo a un sector, pues lamentablemente hay una
división en el país que ha generado más que un apoyo a los sectores vulnerables, una
discriminación tal que limita a poder proyectar en el país un adecuado desarrollo,
modernización y progreso.

Referencias
Video documental “1994 El año de la ruptura”