Está en la página 1de 3

Una blanca mentira

Descripción: Malena es una chica que sueña con cantar, pero nadie se atreve a decirle que no tiene
talento. ¿Qué ocurrirá cuando se presente en un concurso escolar?

Personajes: Malena, Cristina, Tomás, Iker, Compañeros de colegio

PRIMER ACTO

Cristina se encuentra en su habitación, escuchando con cara de sufrimiento la desafinada voz de su


hermana, Malena, fuera de escena. A su lado sus amigos, Iker y Tomás la miran con espanto.

Tomás: Cristina, esto no puede seguir así, ¿cuándo le vas a decir a tu hermanita que no sabe cantar?

Cristina: Por favor chicos, síganme la corriente. Malena está muy ilusionada… ya se le pasará…

Malena entra en escena, sonriente.

Malena: Oh, hola chicos, espero no haberlos molestado con mi canto. Es que tenía que ensayar,
¿saben?

Cristina: ¿Molestarnos? Para nada hermanita, ¡eres grandiosa!

Iker (sarcástico): Sí, sí, diste todo un espectáculo.

Cristina le da un codazo a Tomás.

Tomás: Ah… eh, sí, sí… tienes una voz muy… singular.

Malena: Que bueno que piensen así, ¡por qué voy a presentarme en el concurso escolar de talentos!

Cristina y los chicos se miran con espanto.

SEGUNDO ACTO

Frente al escenario y delante del público, unos actores se sientan para presenciar el show de talentos
de la escuela. Un brillante cartel decora el escenario donde Malena se prepara para cantar. A un lado
del escenario, su hermana y Tomás la observan preocupados.

Cristina: Esto va a ser un maldito desastre.

Tomás: Y que lo digas.

Iker entra en escena sonriente.


Iker: Tranquilos chicos, que he desactivado el micrófono. Malena no hará el ridículo esta noche… al
menos no aquí.

Cristina: ¡Iker, eres asombroso!

La música de la canción comienza y Malena canta, sin lograr hacerse oír frente al público.

Malena: ¿Qué? ¿Qué pasa? ¡Oigan, este micrófono está descompuesto! (La música para).

Cristina y sus amigos chocan sus manos con complicidad.

Malena: Oh bueno, que diablos. Menos mal que traje mi propio micrófono, una cantante profesional
siempre debe estar preparada.

Para horror de sus amigos y Cristina, saca un micrófono de una caja cercana, lo conecta y se pone a
cantar.

El público abuchea a Malena y le lanza bolas de papel, haciéndola huir despavorida. Cristina y los
chicos se miran con desanimo.

TERCER ACTO

Malena se encuentra en el salón de música, sentada en el suelo y pensativa. Entran en escena su


hermana y sus amigos.

Cristina: Malena, lamento mucho lo del concurso.

Malena: No importa, Cris. Estaba pensando, tal vez cantar no sea lo mío.

Tomás: ¡Gracias a Dios!

Malena: Sí, obviamente esos chicos no saben nada de música. Digo, ¿viste lo envidiosos que eran? No
quiero incomodar a nadie con este don, el mundo aun no está preparado para algunos talentos como
el mío.

Iker: Tienes que estar bromeando.

Malena: Así que voy a enfocarme en mi otra gran pasión. ¡El violín! (Se levanta y toma el instrumento,
para empezar a tocarlo apasionadamente).

Los chicos se cubren los oídos al escucharla, pues lo hace muy mal.

Malena: ¿Qué tal? No está tan mal, ¿o sí?

Cristina y sus amigos se miran entre sí, consternados.

Cristina, Iker, Tomás: Oh, claro, claro. Lo haces muy bien, sí…
Malena sonríe y continúa torturándolos con el sonido del violín.

FIN