Está en la página 1de 60

c1U

pN+

1tH

iHÂ

6#

tF

2$8zD5

Â

`jV

zD

1FxP#5

YzF

5R+

zH6E3H

t5%

mr$

#`jC

jY_

N`V81FcU1

2Y2PF

E`5V

`

Revista oficial de la Sociedad TOLKIEN Española

pN+

`VzpN1p6D6F

tY¡

`M5#1ÍR7

` 5 V ` Revista oficial de la Sociedad TOLKIEN Española pN+ `V z pN 1
` 5 V ` Revista oficial de la Sociedad TOLKIEN Española pN+ `V z pN 1
Invierno 88 2017
Invierno
88
2017

Nº 88 Invierno 2017

ESTEL

es una palabra élfica que significa

«esperanza» y es también el nombre

que toma esta revista dedicada al

estudio de la obra de J.R.R. Tolkien

en el seno de la Sociedad Tolkien

Española

Edita:

Sociedad Tolkien Española

Irene Berberana «Parmariel»

Lorena Rouget «Taryawen Erya»

Lola Basavilbaso «Aradril»

Mº Jesús Lanzuela «Selerkála»

Santiago Gª Soláns «Faramir»

Daniel Aranda «Govannen»

José Pardo «Pardagast»

Daniel Bielsa «Tr or»

Vanesa García «Elfwyn»

Sylvia Vidal «Fimbrethil»

Direcciones de correo:

estel@sociedadtolkien.org

estelrevista@gmail.com

¡APÚNTATE! S i tienes esta revista en tus manos (o en tu pantalla), podría decirse
¡APÚNTATE!
S i tienes esta revista en tus manos (o
en tu pantalla), podría decirse que
te interesa la obra de J.R.R. Tolkien.
¿Sabes que la Sociedad Tolkien Española
organiza anualmente conferencias, talleres,
mesas redondas y otros tipos de actividades
relacionadas con el mundo que creó Tolkien?
La Sociedad Tolkien Española necesita
socios. Tanto esta revista como el libro
que recoge los Premios Gandalf y Ælfwine,
tanto la convención anual (EstelCon) como
las listas de correo
todo eso está vacío sin
socios. Está vacío sin ti.
Si quieres saber más o ya has decidido
apuntarte, entra en www.sociedadtolkien.org
o escribe un correo electrónico al secretario:
secretario@sociedadtolkien.org ¡Te esperamos!
Proyecto Ardarathorn: Sistema de Notación Arda E n la ESTEL usaremos el Sistema de Notación
Proyecto Ardarathorn:
Sistema de Notación Arda
E n la ESTEL usaremos el Sistema de Notación
Arda siempre que nos sea posible, así que
te invitamos a que conozcas el Sistema y el
Proyecto Ardarathorn.
Basado en el Sistema de Notación Arda, el
Proyecto Ardarathorn consiste básicamente en un
archivo de concordancias inglés-castellano que
relaciona en ambos idiomas los inicios y finales
de cada párrafo, incardinados en su capítulo
correspondiente, de las principales obras de J.R.R.
Tolkien sobre la Tierra Media (El Hobbit, El Señor
de los Anillos y El Silmarillion) con el fin de localizar
exactamente cualquier texto de dichos escritos dada
una cita basada en el Proyecto.
Puedes descargarte el archivo desde la web de la
Sociedad Tolkien Española:
www.sociedadtolkien.org

Síguenos en las redes sociales

el archivo desde la web de la Sociedad Tolkien Española: www.sociedadtolkien.org Síguenos en las redes sociales
el archivo desde la web de la Sociedad Tolkien Española: www.sociedadtolkien.org Síguenos en las redes sociales

Indice

Créditos

Editorial La presencia de la araña gigante en dos pasajes épicos bien diferenciados geográficamente

Portada interior

1

2

Las huellas de los trolls de las nieves

son insondables El Palantir dice:

5

Crónica de la Coronación del Rey

Elessar Crónica de la Estelcon 2017 Un historia de Musicales Cata hobbit Khazad-Dûm Partida y Regreso (VI) Tolkien y la fantasía En persona

La (per)versión cinematográfica de

Aragorn Inspirándose en Tolkien:

Comisión de lenguas Comisión de música y bailes Comisión de juegos Comisión de acogida Comisión de humanidades Comisión de artesanía Concurso Entrevista a John Garth Tolkien: su legado artístico Premios STE 2017

Rarezas y recursos sobre la obra de

Tolkien Las recetas de Estelwen Pasatiempos Tolkien más allá del muro

8

12

17

22

23

26

27

27

30

34

35

36

37

38

39

40

45

47

48

52

53

54

Ilustraciones

Portada: J.R.R. Tolkien por Fernando López Ayelo «Criatura» Pág. 2: Xilografía que recoge el momento de la lucha con la gran araña de tierra Pág. 3: Shelob por Alan Lee Págs. 5: Yeti por Brent Hollowell Pág. 24: Gandalf dragón por Patricia Martín Pérez Pág. 27: Cartel por Recondita Rick Pág. 45: Diseño y Frase de William Morris Pág. 46: The Doors of Durin por Pauline Baynes Pág. 47: Diplomas por Fernando López Ayelo «Criatura» Pág. 48: Mago errante Fernando López Ayelo «Criatura» Pág. 48: Bárbol por Emerson Huillcahua Palomino Pág. 48: Señor de la casa de la flor dorada por Teresa Ramos Díaz Pág. 48: Busto de Tolkien por Emerson Huillcahua Palomino Pág. 54: Ilustración 7 diferencias por Chema del Fresno Ortega Pág. 54: Tira cómica por Lola Basavilbaso «Aradril» Pág. 57: Battle of the Pelennor fields por Roger Garland

Nuestro agradecimiento a Ediciones Minotauro por su amable disposición a colaborar con la STE.

por su amable disposición a colaborar con la STE. ESTEL es una publicación sin ánimo de

ESTEL es una publicación sin ánimo de lucro. Ni la Sociedad Tolkien Española ni el equipo editor se hacen responsables de las opiniones expresadas por los autores de las obras recogidas en esta revista, ni tienen necesariamente por qué compartirlas.

Depósito legal: B-10953-96 ISSN edición impresa: 1696-3059 ISSN edición digital: 1989-8533

Editorial

Llevamos 2 años haciendo la revista ESTEL y por fin nos hemos dado cuenta de que en realidad editar la revista es como cocinar una sopa.

Necesitas un puchero, un lugar en el que se vaya cocinando y calentando el agua, a fuego lento, sin prisa, pero sin pausa. Mails, listas de correo, herramientas de diseño, archivos en ordenadores, programas de maquetación y edición…

Necesitas cocineros, pinches, ayudantes, alguien que remueva el cucharón, quien vigile el fuego, (¡ojo al agua y a la sal!), alguien que vaya probándola (¡sin quemarse la lengua!) y controle cómo va la cocción. Un equipo editor, colaboradores, maquetadoras, reporteros, fotógrafos, dibujantes, quien envíe mails, que haga de

contacto, quien revise los contenidos, cuidado con esa ortografía

Necesitas ingredientes, por supuesto, buenos ingredientes, variados, de la huerta o del mercado, del super o de importación. Poemas, comisiones, dibujos e ilustraciones, fotografías, artículos, ensayos, crónicas, reseñas, novedades, pasatiempos, traducciones, carteles, anuncios

Necesitas echar los ingredientes en cierto orden, equilibrando los sabores, las texturas. Decidir qué va dónde, qué ocupa la página 13, si esta ilustración va aquí o allá, la sangría, el tipo de letra, si hay que recortar o ampliar un texto.

Alguien tiene que probar la sopa cuando parece que ya está a punto, darle el OK antes de mandarla a la mesa. Hacer una revisión final antes de enviar la revista a la imprenta, corregir detalles que sólo se ven sobre la maqueta ya montada.

La presentación es importante, los platos, escudillas, tazones, cucharas, el mantel, los candelabros. La maquetación, el formato, el papel, el archivo en pdf. No todo el mundo gusta de tomar una sopa de la misma forma, si al mismo ritmo, ¡ni con los mismos utensilios! Puedes leer la ESTEL en casa pasando páginas de papel, en una tablet pasándolas con el dedo, incluso directamente en la pantalla de un ordenador. Es la misma revista, pero se degusta de distintas formas. ¿Es la ESTEL un artículo colgado en la web de la STE? Ahí dejamos la pregunta.

Enviadnos vuestros ingredientes, vuestras ideas y sugerencias. Difundamos las actividades de la STE, sus trabajos, sus eventos, sus ensayos. Incluyamos en la revista todo aquello que pueda enriquecerla, venga de donde venga.

¿Y qué nos depararán los próximos números?, ¿las próximas marmitas llenas hasta los topes de rica sopa calentita? Un rediseño visual, nuevos concursos y acertijos en redes sociales, más integración web y muchas, muchas cosas interesantes.

Os necesitamos ¿Queréis ayudarnos? Con la ESTEL, claro. En realidad a todo el mundo le gusta la sopa de sobre y ya nadie cocina en puchero…

El equipo editor

1
1
La presencia de la araña gigante en dos pasajes épicos bien diferenciados geográficamente: Shelob, de

La presencia de la araña gigante en dos pasajes épicos bien diferenciados geográficamente:

Shelob, de ESDLA, y Chushigumo, de la literatura japonesa

Fernando Cid Lucas

INTRODUCCIÓN

A diferencia de cómo se articulan Beowulf, El cantar de mío Cid o La Chanson de Roland, The Lord of the Rings, lo mismo que el

japonés Heike Monogatari, son obras épicas que no giran en torno a un solo héroe, sino que son varios los personajes, masculinos y femeninos, los que vertebran sus respectivos argumentos, convirtiéndolos en piezas corales en las que diferentes historias, como fibras unidas, dan lugar a los músculos, fuertes y armónicos, que configurarían las estructuras de estas obras.

Lo que nos lleva hasta dichos títulos en este artículo es que en las dos últimas obras citadas aparecen dos monstruos arácnidos con idéntica apariencia, que sendos héroes

tendrán que enfrentar, y que son el lado opuesto a lo que estos (humanos) significan.

que son el lado opuesto a lo que estos (humanos) significan. , no En el caso

, no

En el caso de la araña de Tolkien, Shelob 1

es uno de los personajes principales del libro quien debe vencer al engendro, sino que es el deuteragonista, el fiel compañero de Frodo, Sam, el Sancho del «don Quijote» (con todas las comillas posibles) de La Comarca, quien lo deja fuera de combate. A continuación, pasaremos a describir las principales características de estos dos arácnidos, que están presentes en obras tan importantes en Oriente y en Occidente como son las anteriormente citadas.

LA ARAÑA: EL MONSTRUO QUE SURGIÓ DE LA TIERRA

citadas. LA ARAÑA: EL MONSTRUO QUE SURGIÓ DE LA TIERRA Xilografía que recoge el momento de

Xilografía que recoge el momento de la lucha con la gran araña de tierra

2
2

En la tradición japonesa, como también ocurre en

la europea, la araña es un

animal ligado a las entrañas mismas de la tierra, a lo ancestral, a lo antiguo de la creación; refiere a aquello

que es anterior al orden que

establecieron las divinidades

o los héroes civilizadores

(Amaterasu,Susanō,Deméter, Prometeo…) y también a una fertilidad y a una sexualidad descontrolada. La araña japonesa, como la creada por Tolkien, es inteligente, tiene la capacidad para hacer el mal

a posta, no mata para comer o para alimentar

a su progenie, sino para causar daño. Sin

embargo, el origen de ambos arácnidos es bien distinto, mientras que Tolkien hace a Shelob hija de Ungoliant, una entidad que fue

seducida por el mal, en Japón no es una sola, sino toda una población de arañas gigantes

idénticas, que, al parecer, tienen su origen en un pueblo aborigen que habitaba en las regiones cavernosas de las montañas, que tenían costumbres atrasadas y que no rendían pleitesía al emperador. De ahí que algunos

e

2
2

relatos de tintes pro-patrióticos

describan

estos monstruos con forma antropomorfa.

Era la manera de decir que aquellos que no aceptaban la civilización, la vida reglada y en comunidad, con normas y con deberes cívicos, se asimilaban a estos animales, venenosos y que se ocultaban bajo la tierra, negando al sol, que, a la postre, era negar a Amaterasu, el ancestro de la familia imperial

a

nipona. De entre las varias historias que nos presentan a estas terribles arañas gigantes,

la más conocida, y la que está revestida de

los ropajes propios de la literatura épica, es

pasaje que tiene como protagonista al gran

el

militar Minamoto no Yorimitsu (948-1021)

3 .
3
.

En ella, una araña de tierra gigante, que,

según las distintas fuentes, se presenta bajo

la apariencia de una hermosa doncella, la de

un muchacho que entra a su servicio o la de

un monje budista que entabla contacto con él, produce un tremendo malestar a Yorimitsu. Solo tras sufrir de fiebres altas y perder gran parte de su fuerza descubre que, en realidad, su enfermedad es producida por los influjos del engendro maligno. Así, se dispondrá

a buscarlo y a acabar con él con su espada,

después de que Tsuchingumo muestre su auténtica apariencia y con la ayuda de su camarada, Watanabe no Tsuna (lo que nos recuerda al episodio escrito por Tolkien, en el que la amistad entre dos humanos es crucial para derrotar a la pérfida aberración). Dicho pasaje, además de en preciosas xilografías (ukiyo-e), se ha vivificado en cuentos, obras de teatro Nō y en posteriores piezas para el género Kabuki. Sin embargo, la historia se recoge con una prosa exquisita en el

monumental Heike Monogatori, en concreto, en el denominado «Capítulo de las espadas».

En cambio, la araña tolkieniana es una entidad femenina bien definida, como muchos

de los engendros de la tradición mitológica

y literaria occidental, que son subyugados

por héroes masculinos, como serían Medusa (decapitada por Perseo), la Esfinge (vencida por el ingenio de Edipo), Equidna (muerta por

el gigante Argos) o las harpías (que amenazan

a Odiseo y a sus hombres). Shelob (Ella-

Laraña, en la traducción al español), es hija de Ungoliant, posiblemente uno de los maiar seducidos por el diabólico Melkor. Habitando

en un territorio sombrío e inhóspito es donde,

por propia voluntad, tomó la forma de una gran araña que teje negras redes para atrapar un don valioso como pocos: la hermosa luz del día. Es el propio Tolkien quien comenta que

hermosa luz del día. Es el propio Tolkien quien comenta que Shelob de Alan Lee La

Shelob de Alan Lee

La presencia de la araña gigante en dos pasajes épicos bien diferenciados geográficamente:

Shelob, de ESDLA, y Chushigumo, de la literatura japonesa Fernando Cid Lucas

3
3

Ungoliant se apareó con diferentes criaturas de forma arácnida, por lo que sabemos que dichos monstruos ya existían antes de ella, a los que devoraba después de la cópula 4 , y que tuvo una ingente descendencia, cuyo último representante fue Shelob. Antes de su aparición en The Lord of The Rings otro héroe se había enfrentado ya con la inmunda progenie de Ungoliant, se trata de Beren, que combatió fiero contra las hermanas mayores (aunque de dimensiones menores) de Shelob. En cambio, en los dos capítulos del libro en los que esta aparece, la araña gigante es descrita como una especie de guardiana de las regiones que pertenecían a Sauron. Se la describe tal que:

«Ninguno podía rivalizar con Ella-Laraña la Grande, última hija de Ungoliant para tormento del desdichado mundo» (J.R.R. Tolkien en: Las dos Torres).

En un primer momento, será Frodo Bolsón quien se enfrenta con ella, ayudándose del objeto mágico que le fue dado por Galadriel, una muestra de la gran magia de los elfos, pero Shelob consigue clavarle su aguijón y paralizar el organismo de Frodo. Es su fiel amigo, Sam, quien, creyendo que Frodo está muerto, y ciego de ira, arremete contra ella y, no sin dificultad, consigue, paradójicamente, «clavar el aguijón 5 » en el cuerpo de quien antes hizo lo mismo con su buen camarada. De ella no se vuelve a saber nada más. No sabemos a ciencia cierta si murió por la herida inferida por el hobbit o si se retiró hasta el fin de sus días a su guarida. Sí podemos concluir con que en las dos obras literarias a la que nos hemos referido la araña aparece como una seria amenaza para el hombre, es un animal que nos envenena y nos acecha, y cuyo temor nos acompaña desde nuestros días de homínidos 6 . Quizás por eso la literatura no se olvida de él y nos recuerda su letalidad y, a la par, la valentía de quienes las combaten.

BIBLIOGRAFÍA

ASHLEY, L.R., The Complete Book of Devils and Demons, London, Robson Book, 1997.

CID LUCAS, F. (ed.), Quince caminos para seguir a Tolkien, Cáceres, Excelentísima Diputación de Cáceres, 2007.

GARDNER, L., Il regno dei signori degli anelli, Roma, Newton & Compton, 2001.

HOWE, J., Guía completa de la Tierra Media, Barcelona, Minotauro, 2003.

REIDER, N.T., «Tsuchigumo sōshi: The emergence of a shape-shifting killer female spider», Asian Ethnology, vol. LXXII, nº 1, 2013, pp. 55-83.

RUBIO, C. & MORATALLA, R. (traducción, edición y notas), Heike Monogatori, Madrid, Gredos, 2007.

TOLKIEN, J.R.R., El señor de los anillos (3 vols.), Barcelona, Minotauro, (diferentes ediciones).

1 Nombre propio que Tolkien construye empleando el pronombre femenino «she» y un vocablo sacado del Inglés Antiguo, «lob», diferente al más difundido, «spider», y, seguramente, más apreciado por quien se encargaba de este periodo de la lengua inglesa en la universidad.

2 Véase, por ejemplo, el ensayo de: SHIRATORI, K., «On the “Tsuchigumo” mistakenly considered as an Aboriginal Tribe of Japan», The Japanese Journal of Etnology, vol. IV, nº 3, 1993, pp. 373-383.

3 También conocido como Minamoto no Raikō.

4 Por ejemplo, esto es lo que hacen algunas tarántulas mediterráneas con los machos luego de la cópula.

5 Sting, que es el nombre en inglés de la espada de Frodo significa, precisamente, eso mismo: «aguijón».

6 Véase, por ejemplo, el interesante artículo titulado:

«El miedo a las arañas es consecuencia de la evolución humana”, disponible en: www.amp.europapress.

es/ciencia/ruinas-y-fosiles/noticia-miedo-aranas-

consecuencia-evolución-humana-20150406182644.

htm (última consulta: 10/08/2017).

4
4

La presencia de la araña gigante en dos pasajes épicos bien diferenciados geográficamente:

Shelob, de ESDLA, y Chushigumo, de la literatura japonesa Fernando Cid Lucas

Las huellas de los trolls de las nieves son insondables: Tolkien, el «abobinable hombre de las nieves» y un olvidado héroe de la corona inglesa

Fernando Cid Lucas Luis Javier Conejero

de la corona inglesa Fernando Cid Lucas Luis Javier Conejero INTRODUCCIÓN H ay, entre los muy

INTRODUCCIÓN

H ay, entre los muy seguidores de las obras relativas a la Media Tierra, muchas preguntas de Trivial que son más koan de

la tradición budista zen (aquellos acertijos que no encuentran una respuesta lógica o completa) que verdaderas preguntas poseedoras de una contestación cerrada o esclarecedora. Entre ellas estaría la naturaleza de Tom Bombadil, dónde

habitan los Mewlips o, lo que nos ocupará en este breve artículo, de dónde surgieron los misteriosos trolls de las nieves a los que Tolkien alude tan solo de forma rápida y abocetada en los Apéndices 1 a El Señor de los Anillos, cuando, haciendo referencia al rey Helm de Rohan, dice que: «[Helm 2 ]salía solo, vestido de blanco, y entraba como un troll de las nieves en los campamentos del enemigo y mataba a muchos hombres con las manos desnudas 3 ».

y mataba a muchos hombres con las manos desnudas 3 ». Yeti de Brent Hollowell Los

Yeti de Brent Hollowell

Los Apéndices, en efecto, aunque enriquecedores para la lectura de la trilogía, nos sirven para obtener muy poca información al respecto de estos engendros, aunque es acaso la única con la que contamos; así, si hemos de fijarnos en el despiadado Helm «Mano de martillo» como espejo de las costumbres de los incógnitos trolls de las nieves, sí podremos al menos espigar un par de datos que nos llevaría a mesurarlos con una criatura criptozoológica: el Yeti o «Abominable hombre de las nieves» 4 .

¿EL

YETI

CAMINA

TIERRA MEDIA?

POR

LA

Aunque a primera vista pudiera parecer excéntrico nuestro planteamiento, no podemos pasar por alto que las someras descripciones que hace Tolkien de sus trolls de las nieves encajan bastante bien con las que tradicionalmente se han hecho del Yeti, que, supuestamente, habita en la escarpada cordillera de los Himalayas. Más en concreto, cuadraría la definición con la versión siberiana del Yeti, el Chuchunya; de ella se cuenta

5
5

que era especialmente violenta, que se alimentaba de carne humana y que, como Helm --y, por tanto, como los trolls de las nieves--, siguiendo los relatos de algunos miembros de las etnias Evenki 5 y Yakuto 6 , se adentraba en los poblados o en los campamentos de los cazadores nómadas de focas para matarlos y comer su carne 7 . No empleaban

¿CONOCIÓ TOLKIEN AL YETI?

Ahora bien, todo el planteamiento anterior nos lleva a preguntarnos si los relatos del «Abominable hombre de las nieves», con sus diferentes variantes, fueron conocidos por el autor de El Señor de los Anillos. Uno de los rasgos comunes que podemos encontrar entre los supuestos «ataques» de estas criaturas, según testimonios de sherpas nepalíes y de habitantes de Siberia también, es que antes del ataque se escucha en el lugar un terrible aullido que pareciera anunciar el ataque de la bestia. Y en el relato que tiene como protagonista a Helm siempre sucede lo mismo, el rey hace sonar un cuerno antes de atacar, hasta que un día este suena sin que nada ocurra, sin que Helm vuelva a aparecer más, muriendo congelado.

Con esta información, se nos ocurre preguntarnos qué historias pudieron haber influido en la mente de Tolkien para crear tan extraños personajes. Desde luego que los trolls de la mitología nórdica parecen estar descartados, toda vez que él mismo los desterró para elaborar a sus trolls de piedra o de las cavernas, o, cuando menos, su influencia nos parece dudosa. Mientras que para los antiguos noruegos los trolls estaban muy ligados a los bosques, incluso eran parte de la naturaleza y tenían poderes mágicos, los trolls de Tolkien son criaturas estúpidas, que se valen de su portentosa fuerza bruta, pero que tienen una capacidad de raciocinio muy básica. Por otro lado, los trolls de Tolkien son todos de sexo masculino, mientras que una de las escasísimas descripciones noruegas antiguas le otorga un sexo femenino.

Además de las posibles influencias sacadas de la vieja tradición nórdica, existe la descripción de estos seres de las nieves, desconocida para muchos, que hizo otro inglés (aunque nació en la verde Irlanda), se trata del teniente coronel del Ejército de su Graciosa Majestad Charles Kenneth Howard-Bury (1881- 1963). Descendiente de una respetable familia de militares y políticos de alto rango, Howard- Bury se educó en el renombrado Eton College y luego en la Royal Military Academy Sandhurst, prestigiosa institución en la que, años después, uno de los hijos de Tolkien, Michael, entraría como cadete, para gran orgullo de su padre 8 .

entraría como cadete, para gran orgullo de su padre 8 . Troll de las nieves herramienta

Troll de las nieves

herramienta alguna para esto, ni mazos ni palos, lo hacían con las manos desnudas, como hacía Helm. Nos referiríamos, pues, a un críptido que apenas si sabe vestirse con pieles o que con su propio pelo, blanco como la nieve, se cubre, y que no emplea la técnica para elaborar sus utensilios, lo mismo que ocurre con los trolls de las nieves que nos retrata Tolkien.

6
6

Las huellas de los trolls de las nieves son insondables: Tolkien, el «abobinable hombre de las nieves» y un olvidado héroe de la corona inglesa Fernando Cid Lucas y Luis Javier Conejero

Como haría Tolkien también, Howard-Bury realizaría en su juventud subidas a los Alpes, cuyos paisajes y geografía les causarían una honda impresión, y parece que el gusanillo del alpinismo se instaló en él, para conseguir, tiempo después, grandes éxitos.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, al igual que Tolkien, Howard-Bury combatió en

la Batalla del Somme, luego fue hecho prisionero por los alemanes en 1918, pero se escapó a los pocos días del campo de confinamiento al que se le había llevado. Lo interesante de Howard-Bury, además del valor con el que sirvió en el frente francés, lo cual le valió ser condecorado con la Orden del Servicio Distinguido, fue que en 1921 dirigió una ambiciosa expedición para explorar el Everest, buscar rutas y, tal vez, llegar a coronar la cima (lo que no se consiguió hasta 1953). Una expedición ambiciosa, que consiguió que se entablasen contactos entre los británicos y asiáticos, que recorrió lugares imponentes y que produjo algunas fotografías impresionantes para la época,

como la que hizo Mallory

del glaciar Rongbuk. Y, precisamente, es el nombre de Mallory y no el de Howard-Bury el que más se recuerda, a pesar de haber sido su principal valedor. Lo curioso de esta expedición es que el honorable Howard-Bury fue enviando una serie de notas de su progresión por el Himalaya que se irían publicando en varios periódicos. En una de ellas, la del 22 de septiembre, hace una extraña confesión:

«We distinguished hare and fox tracks; but one mark, like that of a human foot, was most

puzzling. The coolies assured me that it was the track of a wild, hairy man and that these men were occasionally to be founding the wildest and most inaccessible mountains.» 9

Y luego, en el mismo texto, especulaba con que una posible población humana, antigua y desconocida, habitaba aún esas zonas. Fue él quien acuñó el término que ha llegado hasta nosotros de «Abominable hombre de las nieves», comenzando la historia del supuesto «eslabón perdido» que aún algunos andan buscando hoy.

Antes de él, otro teniente coronel del ejército de tierra, Laurence Austine Waddell (1854-1938), condecorado con las medallas más importantes del Imperio Británico, hombre cabal y respetable, en su libro Among the Himalayas 10 , de 1899, ya había recogido la presencia de unas misteriosas huellas que quizá podrían pertenecer a un oso, aunque dejaba abierta otras posibilidades, como la de que fuesen las de un gran homínido.

Lo cierto es que no podemos saber con seguridad si Tolkien pudo leer o no las crónicas de los

dos militares y exploradores aquí citados. Sí sabemos que la expedición de Howard- Bury tuvo gran repercusión en los medios de la época, que se organizó una recepción por todo lo alto en el londinense Queen´s Hall y que en 1922 se publicaba ya el libro de Howard-Bury sobre dicha expedición 11 , que muchos se apresuraron a comprar y a atesorar en sus bibliotecas, lo mismo que hicieron las más prestigiosas universidades inglesas, como la de Leeds, en la que un joven Tolkien enseñaba desde 1920.

de Leeds, en la que un joven Tolkien enseñaba desde 1920. Charles Kenneth Howard-Bury 1 TOLKIEN,

Charles Kenneth Howard-Bury

1

TOLKIEN, J. R.R., Apéndices de

El Señor de los Anillos, Barcelona, Minotauro, 1987.

2

La cursiva es nuestra.

3

Referencia recogida en: http://esdla. wikia.com/wiki/Trolls_de_las_nieves (última consulta: 20/08/17).

4

Los tibetanos del Himalaya se refie- ren a él como Jigou.

5

La mayoría de este pueblo sigue sien- do aún animista, y son adoradores de algunos animales, en los que ven el

reflejo de la fuerza de la naturaleza.

6 Sergei Nikolayev (miembro directivo de la Academia Yakutense) propuso

como curiosa explicación que los

chuchunyas serían unos de los últi- mos supervivientes de los aborígenes de estas regiones.

7 NEWTON, Michael, «Chuchu- naa», Encyclopedia of Cryptozoolo-

gy: A Global Guide, McFarland & Company, Inc. 2005, p. 102.

8 Léase la emotiva carta que Tolkien

Las huellas de los trolls de las nieves son insondables: Tolkien, el «abobinable hombre de las nieves» y un olvidado héroe de la corona inglesa Fernando Cid Lucas y Luis Javier Conejero

escribió a su hijo el 9 de junio de

1941, en la que le dedica las palabras de: «good young soldier».

9

En: http://anomalyinfo.com/Li-

brary/1921-colonel-howard-burys-si-

ghting-sources (última consulta:

19/08/17).

10

En sus páginas 223-224.

11

HOWARD-BURY, C. K., Mount Eve- rest the Reconnaissance, 1921, New

York, Longman & Green, 1921.

7
7
Crónica de la Coronación del Rey Elessar Smial la Ciénaga de los muertos C orría

Crónica de la Coronación del Rey Elessar

Smial la Ciénaga de los muertos

C orría el vigesimonoveno día del cuarto mes del año 3019 de la Tercera

Edad y los festejos en honor a la próxima coronación de nuestro bienamado rey Elessar estaban por comenzar en Minas Tirith (algunos incrédulos dirán en años venideros que los hechos que me dispongo a relatar transcurrieron el fin de semana del puente de mayo de 2017, en un albergue de la localidad de Cercedilla, en la sierra norte de Madrid: necedades, los que allí estuvimos sabemos la verdad). Un humilde grupo de

la tarea que Su Majestad en persona nos e ncomendó: que todo el pueblo fuera capaz de gozar por igual de la alegría del próximo acontecimiento. Esta es la crónica de los resultados de nuestros esfuerzos y de cómo el pueblo de Minas Tirith y los llegados de todos los rincones de la Tierra Media celebraron aquellos días de dicha que inauguraron una edad dorada para todos los Pueblos Libres.

La lluvia había estado cayendo implacablemente a lo largo de toda la mañana, calando

implacablemente a lo largo de toda la mañana, calando servidores, autodenominados los Fuegos Fatuos de La

servidores, autodenominados los Fuegos Fatuos de La Ciénaga, junto con unos pocos y nobles voluntarios habíamos estado trabajando afanosamente desde hacía varias semanas en

8
8

las ropas pero no los ánimos de los que, madrugadores, habíamos llegado temprano para engalanar la Ciudad Blanca, recibir a nuestros huéspedes y acomodarlos en sus

habitaciones. Tras una sencilla comida los festejos quedaron oficialmente inaugurados con la celebración del I Torneo de la Coronación, evento que había sido anunciado hacía algunas semanas y en el que tanto la Gente Grande como la Gente Pequeña tuvieron la oportunidad de probar su valía. Tras varios enfrentamientos, en los que los contingentes demostraron, o no, su nobleza, Beleg, el benjamín y joven promesa de Númenor, se alzó con la victoria.

Iba transcurriendo la tarde

y pronto una pequeña multitud

se congregó en el auditorio acondicionado especialmente para la ocasión, ya que Maese Alberto Fangar, experto en

heráldica de la corte, iba a compartir su sabiduría con el vulgo aquel día. Muchos eruditos que habían acudido a la Ciudad tuvieron la ocasión de poner en común los conocimientos que poseían sobre los símbolos y formas propios de sus tierras,

y días después todos volverían

a sus lugares de procedencia siendo un poco más sabios en este campo de los escudos de la Tierra Media.

Con las mentes repletas de toda aquella información los ánimos se inclinaban por unas buenas cervezas y unos aperitivos servidos en nuestra taberna (de acuerdo, puede que no se sirvieran por pintas y que las patatas fritas de bolsa no sean canon, pero a veces hay que hacer alguna concesión literaria, ¿no?). El ambiente era

idóneo para una demostración

de los nuevos juegos de mesa

que los exploradores de la Comisión de Juegos Festejos de la Ciudad se había encargado

de recopilar a lo largo y ancho de la Tierra Media con motivo

de aquella celebración: Cards

Against The Middle Earth, Trivial de ESDLA, «Libro

o peli», demostraciones de

Kodama,… Una selección pensada para los paladares más

exigentes. Los clientes estaban encantados, disfrutando de

la magia del momento, la

bebida (nuestro magnífico, eficientísimo y honradísimo personal de taberna no se hace responsable de algunos brebajes extrañamente rosas y de composición desconocida que al parecer acabaron circulando por

el local durante aquellos días, son profesionales cualificados

y solo seleccionaron productos

de calidad) y la buena compañía que calentaban el ambiente (literalmente) y los corazones.

Después de la cena, el Maestro Eleder nos deleitó con una selección de canciones olvidadas (y

algunas impronunciables) de

la

Tierra Media, recopiladas

en

sus viajes y expuestas en

la

Lumilindë Cenagosa que

hicieron las delicias de todos los oyentes, algunos de los cuales

se animaron a engrandecerlas

más, si cabe, prestando su voz. Los miembros de un curioso grupo conocido como los Bardos Errantes se mostraron espacialmente emocionados,

ya que pudieron volver a oír

algunas de aquellas mágicas

melodías que creían perdidas

y tuvieron la oportunidad de

enseñar y aprender algunas nuevas. Las últimas horas de la noche regalaron a las pocas aves nocturnas que quedaban congregadas la posibilidad de compartir algunos de sus relatos favoritos de los Días Antiguos y no tan antiguos.

Crónica de la Coronación del Rey Elessar Smial la ciénaga de los muertos

Coronación del Rey Elessar Smial la ciénaga de los muertos La mañana del 30 de abril

La mañana del 30 de abril amaneció con un cielo encapotado que presagiaba

tormenta, pero el pueblo estaba

de celebración y unas gotitas

de agua no conseguirían hacer

que cambiaran los planes. La Coronación tendría lugar al día siguiente y la Ciudad bullía de actividad: mientras la taberna

volvía a llenarse (sí, ya de buena mañana, pero es que como suele ocurrirles a los forasteros que viajan a nuestras tierras,

los visitantes se contagiaron de

nuestro entusiasmo y decidieron

celebrar el ascenso del barco de

la

dama Arien con una jarra

en

la mano, y recordemos que

el tiempo no acompañaba a

la hora de hacer otro tipo de

planes), la Pastelería de Minas Tirith reunía al nuevo personal contratado para poder llevar

a cabo el gran pedido que

había recibido de las cocinas de palacio, 100.000 galletas especiales conmemorativas de

la Coronación. La encargada de

la pastelería que ahora escribe

estas líneas es testigo de la gran labor realizada por todos los trabajadores, que se entregaron con diligencia y entusiasmo a la tarea, especialmente aquellos pertenecientes al pueblo de la Gente Pequeña. Al rato, tras algunos ajustes de receta

improvisados y mucha algo de

harina voladora de por medio, una ingente remesa de pastas

se

enfriaba sobre la encimera

de

la cocina atrayendo con su

olor a los transeúntes que por allí pasaban (cuyo número, curiosamente, fue en aumento

exponencial, motivo por el cual

tal vez las pastas no llegaran a la

hora del café té).

La Gente Pequeña que visitaba la Ciudad aquellos días no se quedó atrás a la

hora del disfrute, por supuesto:

pudieron escuchar un relato de

boca de la juglaresa Alda, que

decidió quedarse ese día en

la Ciudad y ayudar a nuestra

primera concejala de festejos Reyes Erebyel a entretener a

los Periannath que formaban el

Comité de Embellecimiento de

la Ciudad (que habían realizado, por cierto, una excelente labor pictórica para los muros del

palacio) con juegos y actividades que les permitieran participar

de la celebración.

Sin embargo, mientras todo

esto transcurría, algo comenzó

a enturbiar el ambiente de

paz, concordia y alegría que se venía respirando. Parece ser que un equivocadamente respetado miembro de la corte

9
9
había decidido hacer públicas ciertas sospechas de dudoso fundamento con el fin de sembrar la

había decidido hacer públicas ciertas sospechas de dudoso fundamento con el fin de sembrar la sombra de la duda en contra de nuestro rey entre las buenas gentes de minas Tirith (las malas lenguas señalaban al Maestro Eleder, pero todos sabemos que nuestro confiable erudito no se vería nunca envuelto en algo así). Las más horrendas difamaciones contra nuestro monarca empezaron pronto a salir de las bocas de algunos dudosamente honrados ciudadanos: el senescal Denethor II había sido asesinado, nuestro amado Elessar junto con el mago Mithrandir habían conspirado contra él, el heredero a la senescalía había muerto en extrañas circunstancias en compañía de nuestro rey, el propio hijo menor del senescal

había colaborado en la trama que le indujo al suicidio fingiendo su muerte para volver loco a su

Al grito de «¡Esto con

padre

Denethor no pasaba!» algunas de las gentes comenzaron a mostrarse preocupantemente hostiles. Por fortuna, la guardia de la Ciudad actuó con prontitud y consiguió sofocar el intento de alzamiento.

No

obstante

este

acontecimiento

no

consiguió

que otro evento tuviera lugar

que

aquella mañana, y

es

que otro evento tuviera lugar que aquella mañana, y es 10 con la afluencia de tantos

10

con la afluencia de tantos visitantes a nuestra Ciudad se convirtió en imperativo aumentar el personal sanitario

cualificado, por lo que pudiera llegar a pasar. La prueba para nuevos boticarios habían sido convocada en el Boletín Oficial

de Minas Tirith hacía unas

semanas y una gran cantidad de

aspirantes se encontraba frente

a la puerta norte de la Ciudad

esperando el momento en el que comenzara: consistiría en una

ruta explicativa de la flora de

la zona con examen al final. Ya

antes de empezar alguna gotita tímida comenzaba a dejarse caer, lo que hizo que algunos cuantos cobardes optaran por quedarse en la ciudad, en el baile que nuestro segundo concejal de festejos, Eruntalon, había decidido organizar y que

tuvo que trasladarse a uno de los salones de palacio. Sin embargo,

los que habían estudiado algo

decidieron probar suerte. La caminata comenzó y la

examinadora iba dando datos

a medida que avanzaban,

mientras resolvía las preguntas

que surgían, ajena hasta bastante

avanzado el camino al hecho de que su grupo de seguidores se iba reduciendo poco a poco debido a una maniobra de rezago-deserción estratégica perfectamente ejecutada. Nuevamente el entusiasmo de la Gente Pequeña fue memorable

y a la vuelta fueron los únicos que consiguieron aprobar el examen (algunos comentaban que la examinadora era una

amargada que iba a pillar, pero

es que se había pagado la carrera de herborista trabajando de encargada de la pastelería por

las noches).

Después de la comida la tarde transcurría en apariencia tranquila: juegos en la taberna,

charlas y expectación por la gran cena de gala que estaba siendo preparada para aquella noche. Sin embargo, cabría destacar

un par de hechos que tuvieron lugar antes del atardecer.

A media tarde estalló una pequeña trifulca. Un grupo de

revolucionarios agitadores, que llevaban intentando sublevar

al pueblo contra nuestro rey

desde el día anterior a golpe de pasquín populista, organizó una reunión clandestina con el fin

de agitar a las masas y lanzarlas

contra nuestro soberano.

A pesar de los esfuerzos de

la guardia por sofocar los intentos de sabotaje a nuestro

rey, parecía que algunas de las mentiras dichas aquella mañana

se habían extendido como la

pólvora y habían calado en la población: Maese Fangar (que

a veces tiene ideas muy progres)

se situó en una de las plazas

más concurridas de la Ciudad y empezó a vociferar sinsentidos

en pro de la senescalía frente a la tan deseada monarquía.

Afortunadamente, un buen hijo

de Gondor, de nombre Toluuuu,

acudió a aportar algo de razón

a sus desvaríos y a hablar en

favor de nuestro rey. Se oían

aclamaciones y abucheos, la

multitud enfebrecida, las peleas

estallaban por doquier

tensión era tal que, finalmente, la situación se volvió incontrolable

y se desenfundaron las espadas.

Nuevamente nuestra buena guardia hizo su aparición y, Eru mediante, no fue necesario lamentar incidentes.

La

Crónica de la Coronación del Rey Elessar Smial la ciénaga de los muertos

Mientras tanto, un pequeño grupo de chalados alquimistas habían decidido escoger ese momento para revelar al pueblo de Minas Tirith la existencia de su sociedad secreta e invitar a quien quisiera a unirse a ellos. El líder de la sociedad de alquimia, Víctor Magnus, explicó a los nuevos miembros algunas de sus recetas secretas, pero como reza el lema, «la primera regla del club de alquimia es no hablar del club de alquimia», así que dichas recetas nunca fueron reveladas a los no admitidos (algunos dicen recordar una especie de Cola Cao con grumitos y un chorretazo de ron, una cosa verde con vodka —que estaba muy buena—, risitas por doquier, fango en la mesa y unas cuantas copas de más, de ahí que «digan recordar»).

Finalmente llegó la noche y con ella el momento álgido: la gran cena de gala que nuestro rey había insistido en celebrar en la Ciudad. A pesar del frío nocturno el ambiente estaba

caldeado, una buena cantidad de manjares desfilaban por las mesas y las canciones no tardaron en dejarse oír, y no pararon de hacerlo a lo largo de

toda la cena. Las risas y la alegría

se desbordaron y para cuando

acabó el banquete la fiesta era

ya imparable: la taberna volvió

a llenarse (sí, aún quedaba

género, tanto propio como alcohol de contrabando), el

salón de banquetes alojó a otro grupito y otros tantos ocuparon

el salón de conferencias del

palacio.

El amanecer del primero de mayo despuntó revelando un cielo despejado. La noche

se llevó la lluvia y el alba trajo

consigo el sol, que se dejaba ver por primera vez en tres días, como si también ella honrara a nuestro nuevo monarca. Fue aquella una jornada solemne que comenzó recordando las historias de los Eldar de los Días Antiguos. Algunos de los Primeros Nacidos que habían acudido a presenciar la coronación del rey amigo de los

Elfos nos relataron la historia del juramento de Fëanor y la matanza de los hermanos, sobre la que pudimos reflexionar y extraer enseñanzas que aplicar de ahora en adelante para

asegurar la prosperidad de nuestro pueblo en esta nueva era.

Mientras nos encontrábamos

allí reunidos escuchando las antiguas memorias, sin previo aviso, un cuerno sonó en lontananza: la espera había concluido, nuestro rey, Aragorn

II, Elessar Piedra de Elfo, acababa de ser coronado en Rath Dínen, frente a las puertas de la Ciudad. ¡Regocijaos, hijos de Gondor! ¡Alegraos, Pueblos Libres! La Sombra ha caído, el

Rey ha vuelto y por doquier todo son presagios de prosperidad y paz: se acercan buenos tiempos. ¡Viva el Rey! ¡Viva Gondor!

Crónica completada con fragmentos de las memorias de Maese Fangar, la concejala Erebyel y Amroth de Númenor. En la Cuidad Blanca, en el décimo mes del año 3019 de la Tercera Edad

Blanca, en el décimo mes del año 3019 de la Tercera Edad Crónica de la Coronación

Crónica de la Coronación del Rey Elessar Smial la ciénaga de los muertos

mes del año 3019 de la Tercera Edad Crónica de la Coronación del Rey Elessar Smial

11

La Mereth Aderthad es la gran reunión de los miembros de la Sociedad Tolkien para

La Mereth Aderthad es la gran reunión de los miembros de la Sociedad Tolkien para pasar unos días inmersos en un mundo de fantasía, humor, camaradería y cultura en múltiples formas haciendo lo que a todos nos gusta, leer a Tolkien. Este año ha tenido lugar del 12 al 15 de octubre en Tortosa.

año ha tenido lugar del 12 al 15 de octubre en Tortosa. 12 El día en

12

El día en que me convertí en Strider: mi crónica de la Estelcon 2017

Oscar Neiras «Strider»

E scribo estas líneas aún renqueante, a pesar de que han sido ya cinco días

desde la despedida, tanto física como anímicamente. Física porque, tras una operación de menisco el 13 de septiembre, había dejado por fin el bastón

tan sólo el día antes del inicio de

la

Estelcon, y me metí en cuerpo

y

alma en hacer honor a mi

nombre del universo Tolkien, recorriendo incansablemente los interminables pasillos del Seminario de Tortosa, amén de guiar al grupo en la ascensión a Miravet, lo que me ha pasado factura. Emocionalmente porque dieciocho meses de planificación y esfuerzo y una montaña rusa de emociones no se borran de la memoria por mucho que hayas cumplido el objetivo. Quede claro que no es una queja, simplemente la constatación de que algo así te marca, y que lleva tiempo recuperarse. ¿Valió la pena todo este esfuerzo coral, todo este sacrificio? Aún es pronto para evaluarlo en toda su

dimensión, pero si en algo estoy satisfecho es en, cuanto menos, ver las caras de satisfacción y las sonrisas de los asistentes.

Si han sido propiciadas aunque

sea indirectamente por nuestra acción me doy por satisfecho.

Recuerdo las semanas antes

del evento como ese tramo final

de

una maratón en la que divisas

ya

el estadio, pero aún está lejos

y en lo alto de una colina, sabes que ya falta menos pero aún queda camino por recorrer, de hecho el más duro. Al hecho de intentar atender a todas las

peticiones e ultimar los detalles del propio evento se sumó un factor externo que añadía un importante factor de riesgo al normal devenir. ¡Os aseguro que

la Generalitat decidió las fechas

del referéndum mucho después

de que nosotros tuviésemos todo cerrado y acordado! El

hecho de que fuese en tierras

del Ebro y no en la zona de Barcelona ayudaba a reducir

la ansiedad, pero la espada de

Damocles de posibles cortes

de carreteras, protestas (eso sí,

pacíficas) en la propia población

de Tortosa o un parón general

como el que tuvo lugar el 3 de octubre estaban ahí. Eru tuvo compasión de nosotros y quiso

que todo nuestro esfuerzo no fuese en balde por elementos externos a nuestro control… pero nos dio un toque de atención.

Desde que empezamos

a barajar la posibilidad de

presentar candidatura a celebrar una Estelcon, en una lejana ya primavera de 2016, el hecho de hacer de su escenario

un protagonista destacado despuntó rápidamente. Yo

había estado recientemente en

Miravet y me había enamorado

del castillo templario, tanto por

ubicación sobre el río que dio nombre a nuestra península y

a su pueblo originario como

por su espectacularidad y marco difícilmente superables. Pronto despertó pasión e ilusión por partes iguales entre los miembros de Lórien que también lo conocían, pero surgió el reto de albergar a un grupo importante de personas y

todas las actividades asociadas, que se mostró complicado en la zona. Sin desfallecer surgió la opción (gracias Margarida) del Seminario de Tortosa, que, aunque no tan cercano, sí seguía el espíritu de Minas Tirith y el Anduín, temática que también encajó pronto con el entorno. El reto, sin duda, era celebrar una cena de gala en un museo, ya que pertenece al Museo de Historia de Catalunya, que sería la pièce de résistance de nuestra fiesta. Viendo la ilusión generada por el evento, y en un espíritu de dar un paso adelante, me ofrecí, como profesional de la gestión de proyectos y equipos, a coordinar el esfuerzo.

El éxtasis y el tormento (en ese orden)

subidón de buen rollo cuando,

al estar un rato ya esperando

y pasar la hora cuando debían

llegar los microbuses que llevarían a la primera mitad de

Inmediatamente sugerí que los vehículos privados que

quedaban que no fuesen organización emprendiesen la marcha para, cuando menos, ir preparando la noche intemporal.

para, cuando menos, ir preparando la noche intemporal. invitados a un autocar grande que les esperaba

invitados a un autocar grande que les esperaba en el pueblo, su no aparición despertó el primer aviso de que algo estaba rompiendo el guión que tanto trabajo había costado montar.

En seguida llamé al conductor, y, para mi asombro,

me transmitió lo que nadie, ni tan solo los estupendos anfitriones, los gestores del castillo, habían contemplado (ya que es habitual que los microbuses lleven grupos al castillo): un coche estaba mal aparcado en el peor lugar posible, el inicio de la subida al castillo, y no podían pasar los microbuses (fletados expresamente para poder cubrir

la tortuosa carretera de acceso).

Eran las 12:50

ya cuando llegó el primero, y me avisan que sólo podría ser éste el que hiciese los trayectos, de 22 en 22 en vez de 50

en 50 (dos viajes), y

tardando más debido

a la dificultad del

paso. Rápidamente empiezo a comunicar la mala noticia a los que estábamos esperando. Viendo como el microbús tarda 20

minutos, en vez de los habituales 10, empiezan a saltar las alarmas en mi cabeza ¡La Lumilinde, la noche intemporal! Empiezo

a hacer recuento de los que

quedábamos: más de 60. En la

siguiente subida quedábamos exactamente 40, yo incluido, y tomo la determinación: Vamos

a bajarlos con los coches que

quedan, no más subidas eternas del microbús. Vicent, de la dirección del castillo, persona amable y colaboradora donde las haya, amén de gran fotógrafo, nos echa un cable y aporta su vehículo: ¡Metemos a todos los que quedan, aunque sean cuatro atrás! Y así lo hicimos, llegando

rápidamente a los microbuses. De ahí partimos todos hacia

Tortosa, y, en el tramo de vuelta y, mientras dejaba que uno de los pasajeros soltase lastre de sus excesos con el mosto fermentado, miro el reloj: ¡Las 02:30, una hora larga de retraso! De repente las energías, ese empuje y adrenalina que tenía

en el cuerpo de ayudar a superar

un reto, dejaron mi cuerpo, y me sentí muy, muy cansado. Llegamos al seminario cuando tocaban las tres y rápidamente

me llamaron al teatro. Caras

Tras este preámbulo, que considero necesario para dar contexto, os pongo in medias res en la madrugada del sábado al domingo: Eran poco más de las 00:30 de la madrugada, y habíamos dejado ya la gran gala que había sido, en boca de todos,

un gran éxito, empezando por el paso de barca, el último sin motor que queda en el Ebro, pasando por la espectacular subida al castillo con sus vistas,

la

sobria pero emotiva ceremonia

¿Qué hacíamos, usar el vehículo

y

culminando en un aperitivo y

privado para llevar a gente?

sobre todo un banquete en la antigua iglesia (la primera vez que se hacía en todos sus años como museo y, posiblemente, de su dilatada historia) donde la buena comida se combinó con un estupendo ambiente. Fue un gran evento, y un momento de gran satisfacción por haber podido celebrarlo con éxito.

No, porque entonces el tapón con los microbuses sería aún peor…no quedaba más remedio que esperar a ver si se podía solucionar, hablando con el propio castillo (que tiene línea directa con el ayuntamiento). «La grúa ya no funciona a estas horas», me dicen. Finalmente llamo de nuevo y me indican

Llegábamos todos, como digo, en un gran ambiente y un

que el microbús pequeño sí había pasado, no sin gran dificultad, y estaba subiendo.

El día en que me convertí en Strider: mi crónica de la Estelcon 2017 Oscar Neiras «Strider»

y estaba subiendo. El día en que me convertí en Strider: mi crónica de la Estelcon

13

largas presagiaban lo peor, que se confirmó en seguida:

se suspendía la Lumilinde esa

noche y me pedían pasar la actividad, aunque menguada,

a la mañana. Naturalmente

accedí, era lo menos que podía hacer por no estropear todo el esfuerzo de preparación de los bardos, pero el daño estaba hecho. Ahí toqué fondo. Vagué como alma en pena por los semidesiertos e interminables pasillos, un escenario por otro lado idóneo para ello (el Seminario e Tortosa no tienen nada que envidiar a Hogwarts), y, al poco, escuché el inconfundible sonido de música,

risas y buen ambiente. La noche intemporal seguía, gracias a Eru, pero no me podía integrar

en ella, el dolor era demasiado

fuerte. Hablé con nuestra querida e imprescindible Isa

Simbelmynë para transmitirle, cuanto menos, mi pesar por

lo ocurrido. Por mucho que

fuese más allá de mi control, su esfuerzo se había visto truncado y se la veía afectada. Mi dolor era aún mayor por el efecto creado, esa noche dormí muy mal y muy poco.

La Estelcon seguía y había que terminarla de la mejor manera posible.

¡A por los Gollum!

Con este sobrenombre cariñoso que dimos a los creadores de la obra emprendía

yo la marcha, el mediodía del jueves, hacia el aeropuerto de Reus. Tenía curiosidad por conocer a dos personas que, básicamente por amor al arte, crearon una de las mejores películas (vale, mediometrajes) jamás hechas como “fan film”. De hecho se podría considerar cine independiente, tal es su calidad. Siendo británicos no sabía si me encontraría con alguien estiradillo o, por el contrario, algo tosco en sus maneras, propio de una clase trabajadora que sufrió duramente la revolución industrial. Nada más lejos de la realidad. Al abrirse las puertas del hall de llegadas me costó casar esas dos figuras

ataviadas y con todo el aspecto

de autoestopistas o mochileros con los que habían creado esa maravilla, pero ahí estaban,

y resultaban ser encantadores

nada más llegar, a pesar del monumental madrugón que sin duda habían tenido que hacer.

Chris (Bouchard) era claramente

el más dicharachero y Adrian

(Webster) más reservado, pero ambos amables y de fácil trato. El viaje nos pasó volando,

ambos amables y de fácil trato. El viaje nos pasó volando, hablando de la Inglaterra que

hablando de la Inglaterra que conocíamos (pasé casi cuatro años de mi vida allí, y casi echo raíces), de Sheffield, donde vive Adrian y donde se había rodado The Full Monty, o del norte de Gales y su belleza natural.

Nada más llegar empezó el vendaval, con la coordinación de bienvenida, escolta de los viajeros a sus lugares de descanso, preparación de las salas y coordinación de los espacios. Por la borda echaba yo los consejos del cirujano que me operaba la rodilla hacía tan solo cuatro semanas, y me

ponía a rondar los pasillos para verificar que todo estuviese progresando debidamente, y

si no, echar una mano. Ese día

entendí la necesidad de andar incesantemente para mantener

ese espíritu de mantener todo funcionando, y de velar porque aquellos que lo necesitan tengan refugio y acojo, como lo hacía

el heredero de Isildur. No oso

compararme con un personaje de esa talla moral, pero sí

entenderlo mejor.

Balin echó mano de su inmenso cajón de sastre y

montó una tarde de juegos de lo más variada, pero si algo

quiero destacar es la gracia, la elegancia y la sensibilidad que mostró Pilar Eithel Lindale liderando una muy maravillosa Lectura de Cuentos. Más allá de la madrugada acabó, con un éxito rotundo de público y participantes. Querría destacar a Chris Bouchard que, haciendo honor a su condición de persona generosa y participativa, se metía de lleno en una excelente

y quasi-actuada narración del

pasaje en que la curiosidad de Pippin por el Palántir le pierde.

En el ojo del huracán

la

promesa de intensidad, y no

defraudó. Tras la reunión del

equipo

de organización la

El

viernes

nacía

con

del equipo de organización la El viernes nacía con 14 El día en que me convertí

14

El día en que me convertí en Strider: mi crónica de la Estelcon 2017 Oscar Neiras «Strider»

noche anterior y un desayuno con varios anuncios de todo lo que teníamos por delante, nos lanzamos de cabeza en conferencias y talleres para todos los gustos. Fue un día donde era imposible no encontrar algo que no se ajustase a tu gusto, con una abanico que abarcaba desde lo físico y festivo, como el taller de danza, a lo más intelectual, como lo fue la conferencia de

danza, a lo más intelectual, como lo fue la conferencia de John Garth. Aquí quiero hacer

John Garth. Aquí quiero hacer un inciso, y es que en todos los años que llevo usando la lengua inglesa, ya más de 35 a estas alturas, no había sufrido tanto con una traducción. He hecho de intérprete en innumerables ocasiones, sea con hombres de negocios o con invitados de lujo en múltiples convenciones, como hice cómodamente con Chris y Adrian durante su sesión de preguntas tras ver en pantalla grande la estupenda The Hunt for Gollum. Con John Garth, sin embargo, el reto se inició con el hecho de que acabó su presentación literalmente minutos antes de subir del hotel, donde se alojaba, al

seminario, e imprimimos justo antes de iniciar la charla. Eso me impidió leerla y prepararla, más cuando iba a ser de un tema altamente académico, un

estudio riguroso sobre el origen de la presencia de personas clave de la vida de Tolkien en su obra,

y en particular su mujer Edith.

Entre este factor, la riqueza de un lenguaje técnico que requiere de mucha precisión en

su traducción para no perder los matices y la poca luz ambiental, que me dificultaba la lectura del texto para luego traducirlo, se fue tornando de una simple traducción en un ejercicio en resistencia y cumplimiento del deber ante una persona que había puesto tanto de su parte por proporcionarnos esta primicia mundial. Llegamos

a la hora y media asignada y

aún quedaba una cuarta parte por cubrir, por lo que tuvimos que pasar la conclusión al día siguiente, pero lo cierto es que respiré con alivio al llegar a este punto, ya que tenía los plomos fundidos del esfuerzo. Mis gracias a Mónica Findûriel por tomar el relevo al día siguiente.

Pasado este momento complicado, pasamos, tras la cena, a disponernos a disfrutar como enanos de

lo que Santi Narnaron y el equipo de Edhellond nos había preparado para la velada. Los enanos, efectivamente, fuimos al musical, y fue apoteósico. ¡Qué desparpajo, qué simpatía

y qué talento! Desde luego que

el personal, ilustres invitados

incluidos, se lo pasó en grande con los memorables «somos tres» o un orco que no daba miedo. Grande, muy grande,

y si alguien no lo ha visto aún, aunque se pierda la magia del directo, ya tarda.

Regreso a Hobbiton

El amanecer del domingo (saltamos, pues, el sábado antes

El día en que me convertí en Strider: mi crónica de la Estelcon 2017 Oscar Neiras «Strider»

narrado) puso su toque de luz a

las tinieblas y con ello el ánimo de los asistentes se vió mejor, en parte porque teníamos dos actividades de mucha calidad nada más empezar, con John Garth dando una entrevista que se grababa y transmitía por

Podcast y con el genial himno del Dragón Verde, que ya nos había animado la noche antes y que ahora cantábamos al unísono

al tener la letra en mano, como

introducción al making of del

encentro de Bardos.

El remate, sin embargo, lo dio una ceremonia de entrega de premios y de despedida que colmó todas nuestras expectativas. Aquí sí que el buen ánimo, la generosidad y las extraordinarias habilidades

de la gente que compone la STE

se vieron reflejadas en toda su magnitud. La calidad de las obras que pudimos observar y leer realmente era excepcional,

y los Mathom nos abrumaron

por su ingenio y elaboración. Fue un momento donde recuperé, aunque solo fuese en

parte, el ánimo perdido. Gracias

a todos por esos detallazos que

nos llegaron al corazón a todos los de Lórien.

Un momento extraordinario sin duda fue el reconocimiento de Isa Simbelmynë y de Criatura del Bosque como hijos

predilectos de Lórien, que era

lo mínimo que podíamos hacer

ante su generosidad de acto

y de espíritu. Son este tipo de

personas las que hacen grande la STE y hacen que nuestras vidas estén más llenas.

El colofón de la lectura final,

con la parte en inglés narrada por John Garth y su excelente dicción de Oxford, sin duda nos dejó a muchos con problemas de «polvo en suspensión». Por eso pusimos pañuelos del «Bosque verde» en vuestro Farewell pack ;-)

con problemas de «polvo en suspensión». Por eso pusimos pañuelos del «Bosque verde» en vuestro Farewell

15

hizo seguimiento de El tesooroo y tomo las riendas eficazmente de la Esteltienda. David Jasefor Tuk, que lideró a los escuderos con gran habilidad y ayudó en todo y más. Finalmete los hijos adoptivos de Lórien, Irene Eowyn Zirbêth, por su entusiasmo y apoyo constantes con los más pequeños en el Agujero Hobbit o tras las bambalinas ayudando a la gente que, como yo, no tenía nada que ponerse (con esa magnífica casaca entallada me sentí verdaderamente mayestático J), y por supuesto Rubén Balin, que con su don de la ubicuidad coordina mágicamente los concursos cada año y echa una mano con un sinfín de actividades. No puedo por menos que recordar al que ayudó, a pesar de sufrir sentimientos encontrados, en la parte artística y gráfica, y que muchos echamos de menos durante todo el evento, Manu Samus Valalme. Pocos, como véis, pero con vuestra ayuda y ánimos nos multiplicamos.

Si este espíritu que transcendió en la ceremonia lo tuviésemos presentes en nuestro quehacer diario, no me cabe duda de que el mundo sería un lugar mejor. Pasamos ahora la antorcha a los siguientes, y os animo a que tiréis de nosotros y de todos los que hemos venido anteriormente para ayudaros a llevar de manera más ligera la carga que asumiréis.

Muy cordialmente,

Oscar Strider

la carga que asumiréis. Muy cordialmente, Oscar Strider No quiero concluir esta narración de mi experiencia

No quiero concluir esta narración de mi experiencia de la Estelcon de este año sin agradeceros a todos los

que asistísteis este año en circunstancias cuando menos atípicas, a vuestra amabilidad

y buena predisposición, a los

Mantecona que a pesar de

escuderosporvuestraaportación tener un exigente nuevo

trabajo y sobre todo familia cercana en el hospital se escapó para poder transmitirnos su entusiasmo contagioso. María Nyarna que, con su optimismo y predisposición, representó maravillosamente su papel de princesa gondoriana y ayudó incansablemente a los tolkiendili júnior en el Agujero Hobbit. Neus, nuestro querido Balrog que a pesar de estar recién salido de su propia —y verdadera— boda y disgustos personales estuvo al pie del cañón acreditando a todo el mundo y ayudando en lo que hiciese falta, Oscar Damrod y Laura Hiedra Tuk, grandes protagonistas del enlace real y compinches de la decoración. Juan Carlos Leonard Brightnight que supervisó e

a menudo infravalorada (por

que se pasó casi dos años detrás de conferenciantes que estuviesen a la altura del evento cumbre de la STE, y sacrificó el jueves y buena parte del viernes con tal de traer a John Garth a tierras del Andúin. Cebadilla

mucho que este año la medalla fuese una maravilla labrada a mano, fuego sobre madera), a los que aportásteis una (o más de una) actividad, llenando con pinceladas que sólo un artista que ama lo que hace puede llenar así el lienzo que os habíamos dejado, y por supuesto a todos los miembros de Lórien que ayudasteis en la organización de este evento:

Margarida Aerien, verdadera alma de Lórien por su sabiduría, destreza para convertir objetos cotidianos en maravillosos tesoros y energía infatigables, Áurea Elanor Peucansat que se echó a la espalda toda la decoración del evento (esos magníficos estandartes sin ir más lejos), Joan Carles Nirnaeth

estandartes sin ir más lejos), Joan Carles Nirnaeth 16 El día en que me convertí en

16

El día en que me convertí en Strider: mi crónica de la Estelcon 2017 Oscar Neiras «Strider»

T odo empezó con la música. Lo dice Tolkien en su Ainulindalë, y no es

T odo empezó con la música.

Lo dice Tolkien en su

Ainulindalë, y no es algo que deje de sorprendernos, tanto por su valor estético como por su significado implícito.

La música y las canciones, los versos que cuentan una historia hilvanados por melodías vocales, son formas narrativas especiales, con reglas propias y una fuerza irresistible. Las cantamos a todas horas. Forman parte de nuestras vidas. Tolkien lo sabía muy bien, y nosotros algo hemos aprendido.

Ese es mi mayor recuerdo

cuando entré en la STE. Antes de ningún acto oficial, descargué en mi ordenador el cancionero

de entonces (hablamos de 2002).

Allí descubrí muchas canciones,

a las que el resto llamaban

«corrompidas». ¿Cómo pueden

corromperse las canciones?, me preguntaba. Hasta que descubrí que esas canciones estaban basadas en la música de otras

pero con unas

que yo conocía

letras ambientadas en la obra

de J.R.R. Tolkien.

Mientras recorría aquel

primitivo cancionero, cantado

en mi piso frente al ordenador,

adivinaba el silabeo de las melodías, los golpes en las mesas, las risas, las voces alegres o dramáticamente épicas que luego descubriría en estelcones y merith. Entonces pensé que había que aportar unas cuantas gotas a aquel océano de creatividad. Y así

Edhellond: una historia de musicales

Santiago Álvarez «Narnaron»

fue como compuse mi primera canción para la STE, llamada «La Flecha Roja». Jamás olvidaré aquella reunión de Edhellond (Valencia). Faltaba poco para la Estelcon de Uclés 2002 y, aunque apenas llevaba en el smial tres meses, puse una canción para explicar mi proyecto: una canción llamada «Chain Sling», del grupo de rock

progresivo Pain of Salvation. En

mi versión de esa letra, les dije

mientras sonaban los primeros acordes, el mensajero de Gondor discutía con Théoden, Gríma y Gandalf sobre la conveniencia

de ayudar con sus tropas. Era

una especie de ópera rock en miniatura, que haríamos con una pista de acompañamiento musical y que cantaríamos los

actores de ese drama. Cuando la canción terminó, el silencio fue tremendo. Seguramente,

interpreté entonces que se

yo

habían quedado impresionados. No fui hasta mucho después

cuando supe que la mayoría pensaba cosas bien distintas:

«¿Pero este que se cree?» «¿Cómo vamos a hacer eso?»

Lo mejor de esta

«¿Está loco?»

historia es que, tras el primer

ensayo, Paco Isildur, Paco Lòrinlor y Helios Imrahil (mis compañeros de esta aventura musical) creyeron que podía hacerse. Así nació la primera versión de lo que luego serían

los musicales.

años

interpretamos canciones como «Noldorian Rhapsody» en

2003, u obras de teatro como «La Historia de Mithlond»

2004, hasta que vislumbré

posibilidad de unir ambos

mundos en una sola obra.

la

en

Durante

dos

Así

Ithiledhellond, nuestro primer musical.

Mereth

llegó,

en

la

V

El Saneamiento de la Comarca (2004)

Creo que fue tras presenciar en Madrid el musical de Queen «We Will Rock», cuando se acabó de fijar en mi mente que, al margen de canciones y obras dramáticas, podíamos hacer algo más grande.

Busqué una historia de Tolkien que no estuviera muy usada en las canciones, que

tuviera unos valores claros y que pudiera ser interpretada por la gente del smial, pensando en la próxima mereth, que presentaba una cantidad apabullante de actividades. Todavía no sé cómo pudimos hacer todo aquello.

margen de la organización,

conferencias, lectura de cuentos, dos conciertos de

Innerlands, taller de baile,

monólogos de «El Club de

Comarca» y el homenaje

del décimo aniversario de Edhellond, además de eso, decidimos que la temática de la mereth fuera la del propio musical. Los invitados fueron recibidos por reyes élficos que, en plena inauguración, se vieron sorprendidos por orcos que, bailando un amenazador haka

la

los

Al

capitaneado por Fimbrakûl (poca broma), se hicieron con

el control de la mereth. Desde

entonces abordamos el tema de la libertad perdida y de la lucha por recuperarla. El resultado del rol en vivo determinó si

los invitados eran liberados

o condenados a la eterna

esclavitud. Por suerte (o por

del rol en vivo determinó si los invitados eran liberados o condenados a la eterna esclavitud.

17

la mayor pericia del bando de

pueblos libres), se recobró

la libertad. Y claro, también

los asistentes pudieron asistir

al musical, donde un carcelero descendía a las mazmorras para relatar a los invitados la historia de unos hobbits que

lucharon por recuperar su tierra

y triunfaron.

los

Pronto me vinieron más ideas, y la idea original desbordó su extensión prevista para incorporar temas de ABBA, ELO, The Village People, Bee Gees…

podía

una

disparatada comedia, y así fue.

adoptar

Una

cosa

la

así,

forma

solo

de

musicales se representaron en un horario que nos puede parecer extraño: a mediodía, justo antes de comer! Desde luego, eran otros tiempos.

Presentamos esta Ópera Disco al mismo tiempo que el cd de los Orcotalan Estudios con las canciones y varias propinas. Nos iba mucho la marcha.

La Batalla de Maldon (2007)

Año nuevo, nuevo musical. Algo que siempre me preocupa es el peligro de agotar una fórmula

resultar previsible.

y

Así que cada musical debía contener

mayores desafíos y variar su temática. El Saneamiento de la Comarca era un musical algo naif,

By The Rivers of

Valinor una ópera bufa, así que el siguiente movimiento conduciría hacia un territorio más dramático. De hecho, al principio la denominé… «Operépica».

y

Fue Paco Isildur, en marzo de 2006, quien propuso una mereth que fuera una recreación alrededor de la batalla de Maldon, en el año 991, con los sajones enfrentados a las invasiones de daneses y noruegos. Un asunto sobre el que también había escrito Tolkien. Yo conocía el texto del Profesor gracias a la representación del Smial de Númenor en la Estelcon de Uclés 2002, y me pareció un trasunto épico apropiado para un musical.

La idea de la futura mereth se abandonó, y quedó el musical. Escribí una trama que reivindicaba la figura de Beornoth, señor de los Firth de Maldon, que asumió una copa amarga que quizás ningún

Edhellond: un historia de Musicales Santiago Álvarez «Narnaron»

Nuestros medios técnicos de entonces eran bastante precarios, pero recuerdo el asombro

de los asistentes, que compensaron tantas horas de ensayos y creatividad. Usamos música de Queen, y una historia donde rehicimos el texto de Tolkien. Los actores actuaban y cantaban, y tal vez

ovacionado

el

de todos fue Helios Imrahil interpretando

a ese inolvidable

Lotho Sacovilla Bolsón. Pusimos en pie unas 8

concaciones con sus 8 escenas

y la duración del musical debió rozar los 50 minutos.

y la duración del musical debió rozar los 50 minutos. Lo llamamos Opera Disco. En una

Lo llamamos Opera Disco. En una inolvidable escena inicial,

Ilúvatar (interpretado por Josué Hinuden) reunía a los Valar para cantar la creación del mundo mientras Melkor se desgañitaba en melodías distintas. Hasta ahí todo bien, pero es que…

El guión se nos fue de las manos. Melkor decidió que, como no podía cantar, sería el mejor bailarín de Ëa. Y así fue, todos en Valinor tenían posters de Melkor, era idolatrado como una estrella, hasta que aparecen los Elvish People (inolvidable Helios Imrahil como marinero) y se lía la marimorena: pelucas afro, gafas de sol gigantes, túnicas de colores chillones… un despiporre del que algunos aún se está recuperando. Queda alguna grabación por ahí de esos 40 minutos inolvidables pero yo, francamente, espero

que no podáis verlo.

Hay un detalle curioso, también. Estos dos primeros

más

Al año siguiente, grabamos

canciones del musical e

hicimos un disco, firmado por los

Orcotalan Estudios, que incluía también pistas intermedias

ayudaban a recomponer la

historia para quienes no habían podido asistir. ¡Un principio
memorable!

que

las

By the Rivers of Valinor

(2006)

Para la Estelcon de Umbar en el Pantano del Cenajo (Murcia),

una idea me rondaba la cabeza.

Pensaba en hacer una única

canción, muy larga, donde un

Disc Jockey pondría temas

elfo

bailables en una discoteca en Valinor. En realidad todo vino

la frase que daba título a la

obra, y a la música original de

«By the rivers of Babylon», de

Boney M.

por

todo vino la frase que daba título a la obra, y a la música original de

18

otro habría probado. Esto iba en contra del pensamiento de Tolkien y el «orgullo desmesurado», pero encontré estimulante la discrepancia. Decidí usar música de los

Miriam Ukrâla me ayudó a

Por un lado, pensé en un nuevo musical, bien metido en la comedia y sin apenas contenidos dramáticos o de valores. El escenario sería el plató de un concurso delirante:

en jornadas maratonianas en las cuales llegué a grabar más de 30 pistas de audio para muchos temas. El resultado fue «TolQueenadas», un trabajo del que aún me siento orgulloso.

primeros discos de Queen, aunque añadí un tema lento de Dream Theater y algo de rock poderoso del mismísimo Brian May.

buscar imágenes para montar un video para cada tema, donde proyectamos las letras de las canciones. Fue la primera vez hicimos esto. Compuse de cero las pistas de acompañamiento de cada tema con una tecnología mejor y, con la ayuda de Adela Morwen en los coros, grabé todas las voces y las guitarras, un trabajo cada vez más largo y costoso, que dió como resultado otro cd de los Orcotalan Estudios.

los elfos se aburren en Valinor, así que sintonizan la televisión, donde un personaje histriónico (interpretado por el gran Paco Lòrinlor) les conduce a través de una especie de «Gran Hermano» que incluye conexiones en directo, nominados, publicidad, efectos destinados a emocionar al espectador… y canciones. El argumento de este musical era episódico, sin un hilo tan fuerte como en otras ocasiones. Eso me permitió recuperar números musicales de anteriores musicales, y… para compensar, me puse a hacer LO OTRO.

«Lo otro» resultó el mayor desafío musical en el que me había embarcado jamás (aún

De la representación en la Estelcon de Santa Marta de Tormes (Salamanca), recuerdo grandes momentos, como el encierro de Balrogs en los San Melkorines, o Denethor chateando con Sauron ante la

Palantir (un presagio de lo que ocurriría dos años después).

Y las canciones, por supuesto.

Este musical fue más largo que los anteriores, casi una hora y cuarto, y me atrevería a decir que fue el que más hizo reír al público. Definitivamente, la gente de Edhellond teníamos una reputación. La cuestión era saber si esto era algo bueno o no.

Tras

meses

de

ensayos,

ahora tengo dudas de haberlo superado). Como este nuevo

Al inicio de la representación, anuncié que se trataba de

representamos

de

nuestra

de

algo

menos

obra,

musical estaba basado en

nuestro cuarto musical, y que sería el último.

durante

la Estelcon de Uclés

estreno

profundidades

húmeda

el

un

diminuto

tengo

pues

fue donde canté por

mucho

una

2007.

las

oscura

cripta

monasterio,

escenario

se

la

hora,

El

produjo

y

que

en

de

bajo

al

le

cariño,

Si no recuerdo

El produjo y que en de bajo al le cariño, Si no recuerdo Me equivoqué. La

Me equivoqué.

La Pira de

l o n d

organizaba una nueva

EstelCon después

E

d

h e l

estaba empeñada en que faltara

Denethor (2010)

de bastante tiempo.

primera vez en la STE cinco años atrás.

Fue un evento que nos llevó hasta el extremo en muchas

mal, el estreno fue un éxito. Yo, al menos… ¡he olvidado si nos lanzaron tomates!

cuestiones, y en el que nos implicamos como smial como nunca habíamos hecho… Mi mujer, Miriam Ukrâla,

Operación Tierra Media

(2008)

canciones de Queen, decidí grabar una especie de «greatest hits», pero… con muchas canciones nuevas. El disco llegó a tener 19 cortes que hice desde

a mi promesa de no volver a

hacer un musical. Finalmente lo consiguió.

Pensé que debía hacer algo

Año nuevo, nuevo musical (otra vez). El esfuerzo del anterior me hizo pensar que no sería capaz de repetirlo. Así que… hice el doble de trabajo (más o menos).

cero, rehice todas las pistas de acompañamiento, toqué el bajo, las guitarras y las voces (ayudado por la inefable Adela Morwen). Además la producción se alargó

profundamente dramático, sin sombra de humor ni de comedia ligera. En esta ocasión no quise componer una historia original,

Edhellond: un historia de Musicales Santiago Álvarez «Narnaron»

ocasión no quise componer una historia original, Edhellond: un historia de Musicales Santiago Álvarez «Narnaron» 19

19

sino explorar uno de los hilos más impactantes de El Señor

de

locura de Denethor. Todo hizo click cuando descubrí que esa

historia podía contarse con la música que Pink Floyd compuso para The Wall. Tanto el disco original como la película hablaban del proceso por el cual un hombre se acaba aislando de los demás para convivir con unos fantasmas que le conducen

a la locura, hasta

enfrentarse consigo

mismo y… derribar

el

definitivamente a la

pira.

los Anillos: la historia de la

Pero, sobre todo, hay que destacar el descomunal trabajo actoral de Josele Isengrim como Denethor y de Paco Lòrinlor como la locura, esa porción de la mente del Senescal que dialoga consigo mismo. El texto estaba pensado para ellos; ensayamos

parte del mobiliario que había desecho un huracán.

Que la ficción tuviera un impacto en nuestro mundo siempre ha sido una de mis preocupaciones. En este caso lo conseguimos más que nunca.

Yo no soy como los demás (2017)

Han

pasado

muchos

años,

siete,

para

Muchos

ser

exactos.

socios

entraron o salieron

smial, y para

se decidió

próxima

haría

cuando

del

que

Estelcon

en Tortosa, muchos

nunca

habían

musical.

Varios

pero

intentaron

participado

de

en

convencerme,

ninguno lo consiguió.

la

se

ellos

un

Salvo Miriam.

ninguno lo consiguió. la se ellos un Salvo Miriam. más duro, pulimos cada detalle, y el

más

duro, pulimos cada detalle, y el resultado final fue espectacular.

muro. O arrojarse

Como

la

que

el

registro

siempre,

sensación

cambio

no

era

tenía

de

de

suficiente. Debíamos ofrecer

superarnos,

espectador, y eso exigía más medios.

al

Decidí que las canciones debían tener un apoyo de video durante las mismas, pero no de imágenes descargadas de Internet, como en Maldon, sino de verdadero video, o de imágenes originales. Para la parte visual conté con el apoyo incondicional y el talento de Luis Serbal, quien dibujó más de 100 ilustraciones para las distintas canciones.

Por otro lado, contamos con más músicos: tres miembros

de Innerlands tocaron un tema

y

algunos solos bellísimos en distintos momentos. Josele Isemgrim se encargó de la escenografía, y usamos los efectos a nuestro alcance para simular el palantir y acentuar la locura de Denethor. Nos ayudó también Isabel Symbelmynë, quien se trajo de Cuenca más equipo del que pensábamos posible.

Marcos, su violinista, hizo

Como ya empezaba a ser casi cotidiano, acompañamos el estreno del musical con la presentación de un cd firmado por los Orcotalan Estudios, que repreoducía las canciones del musical junto a 3 videoclips basado en las ilustraciones originales, un trabajo de mayor calidad que los anteriores.

A pensar de no contener rastro de humor, se ha convertido en el musical favorito de muchos de nosotros. Otra de las cosas que lo hicieron

especial fue representarlo más

de una vez, al contrario que otras ocasiones. Hicimos un ensayo con público invitado en Dominicos, Valencia. Y tras representarlo en la Estelcon del Pantano de Benagéber, la tercera vez fue la más emocionante:

llenamos las 210 butacas de la Sala carolina con una entrada de 10 euros. Pero el dinero no era para nosotros, sino para una ONG que ayuda a niños de Tahití, en concreto para pagar

Ella me recordó lo que significaban estos actos para

nosotros, y le prometí que pensaría en la forma de volver

a hacerlo. Tardé mucho. Yo

acababa de publicar mi segunda novela, viajaba por diversos

actos literarios, y mi escaso

tiempo libre estaba más centrado

en mi tercera novela que en un

nuevo musical. No tenía tiempo para eso, y además, no tenía tema. Quería que la música fuera de The Kinks, a quienes escuchaba mucho por entonces. Pensé y pensé en una historia auténtica y que supusiera un desafío, porque sabía que no podríamos disponer de medios para superar la puesta en escena de La Pira de Denethor. Tenía que apostar por el guión.

Miriam acudió de nuevo con la respuesta: «somos muchas chicas las que queremos participar en el musical, deberías pensar en eso. Los

participar en el musical, deberías pensar en eso. Los 20 Edhellond: un historia de Musicales Santiago

20

Edhellond: un historia de Musicales Santiago Álvarez «Narnaron»

protagonistas siempre son los chicos». De nuevo tenía razón.

Entonces, algo encajó. Pensé en una hobbita que, harta de leer historias donde los

protagonistas son masculinos

ante la perspectiva de un

matrimonio concertado, se

disfraza y huye en busca de… algo que desconoce. Teníamos

tiempo justo para poner en

pie la obra, así que pensé que la

pareja protagonista podría ser Meritxell Adariel y Luis Serbal, quienes, aparte de facilitar la revelación final (spoiler!), podrían ensayar juntos en casa, lo cual era una ventaja. Solo que no calculé bien una cosa:

el

y

Meritxell estaría por trabajo fuera de España todo el mes de agosto, así que eso apenas nos dejaba un mes de ensayos efectivos.

Una vez tomada la decisión, me puse a escribir las letras de las diez canciones que había elegido. Al trabajar las canciones, descubrí la naturaleza de los personajes que describían. Entonces pude componer las diez escenas. Jamás había escrito un musical tan largo: 56 páginas escritas en estado febril durante

el mes de julio. Tras

las correcciones, la creación de pistas de acompañamiento y los primeros ensayos

con el resto del

reparto, afrontamos

septiembre con la

el

urgencia de estar preparados para la Estelcon.

mes de

Vivimos la temporada de ensayos (sobre todo los finales) con verdadero gozo, una energía luminosa que parecía vencer cualquier dificultad. Todos, absolutamente todos los miembros del reparto (y es una pena que no tenga espacio

Edhellond: un historia de Musicales Santiago Álvarez «Narnaron»

para citarlos) dieron el 150%, se esforzaron y fueron más allá de lo que habían hecho anteriormente.

Contentos por la experiencia de 7 años atrás, hicimos un

ensayo general en Dominicos, con público invitado, para más de 100 personas. El resultado nos dio confianza para viajar

a la Estelcon de Tortosa, una ilusión que impregnaba las paredes del Estelbus.

Finalmente, el 13 de octubre,

a las 23h, representamos el ansiado musical, 95 minutos

de música y drama, la obra más

extensa que jamás habíamos acometido. Una historia llena de humor, pero también de valores

de ternura, actual y también

y

clásica. Una historia original pero que respeta el espíritu de

Tolkien. Disfrutamos como nunca en la representación,

instituto, con fines educativos, como algún profesor de secundaria nos ha sugerido. En todo caso, Edhellond, más que un puerto, me parece un barco que nunca se detiene. Seguro que me entendéis.

Y hasta aquí hemos llegado.

Parece mentira, cuando miro

atrás, ver que fuimos capaces de representar estos 6 musicales, más de 50 canciones y más de 50 escenas, nosotros, actores

cantantes amateurs. Yo solo

he sido un médium (esforzado

trabajador, eso no lo niego)

y

y

que ha intentado canalizar el entusiasmo de un grupo de personas extraordinario, unido

por el amor a la obra de Tolkien

y el espíritu de este constructo que llamamos STE, que tantas vidas ha cambiado.

Para Edhellond, los musicales han supuesto un pegamento, una motivación descomunal que he visto brillar en

los ojos de todos.

Muchos que nunca

habían subido

a un escenario

disfrutaron como niños; para otros,

nuestros ensayos

han sido un bálsamo

contra los golpes de una vida que no siempre nos trata bien.

en

definitiva, muchos los milagros, la

magia, o simplemente los logros

que hemos conseguido juntos.

en este caso, creo que este

orgullo no es algo regalado,

sino conquistado.

Y

Son,

recordad:

el

sexto

fue

nuestro último musical.

O no.

Y Son, recordad: el sexto fue nuestro último musical. O no. 21 y comprobarlo. creo que

21

recordad: el sexto fue nuestro último musical. O no. 21 y comprobarlo. creo que el público

y

comprobarlo.

creo

que

el

público

pudo

Todavía no ha terminado «Yo no soy como los demás». Creo que, con algo de tiempo, grabaremos unas canciones que nos han quedado bastante dignas y deben poder escucharse. También queremos comprobar la viabilidad de representar la obra en algún

Y

IV Cata Hobbit Khazad-Dûm María Jesús Lanzuela «Selerkála» U n año más, el Smial delegación

IV Cata Hobbit Khazad-Dûm

María Jesús Lanzuela «Selerkála»

U n año más, el Smial

delegación zaragozana

de Khazad-Dûm,

de la Sociedad Tolkien

Española, organizó una divertida jornada de difusión del escritor británico J.R.R. Tolkien y su obra, mediante la celebración de la «IV Cata hobbit de cervezas».

En esta ocasión, gracias a la colaboración de la sala de espectáculos El Sótano Mágico, pudimos disfrutar de una velada íntima, con un ambiente único y agradable, en el que se degustaron seis cervezas artesanales explicadas de la mano de *LupuluS*, que fueron acompañadas de tapas variadas que maridaban a la perfección con las características de las cervezas.

Entre una y

asistente

otra, el público

disfrutar

pudo

resolviendo acertijos inspirados

en la Tierra Media, participando

para organizar el evento en su

sala.

en un mini Tolkien-trivial, realizando brindis tradicionales,

A

Sergio de Cervezas Artesanas

asombrándose con juegos de Magia en directo ambientados en la obra de Tolkien y muchas sorpresas más.

LupuluS por su sabiduría cervecera que nos condujo a través de cada degustación.

A

todos los que nos echásteis

Entre todos los asistentes se sortearon dos lotes compuestos

por un libro de Tolkien cortesía

una mano antes, durante y después del evento.

de Minotauro, una chapa, y

A

todos los que compartísteis el

una camiseta de la delegación

evento en redes, y a aquellos que

del Museo y sala de Magia respectivamente.

y

os

quedásteis en lista de espera.

Y,

cómo no, al Profesor Tolkien,

Desde la delegación queremos

que es quien, sin saberlo, nos

dar las gracias a todos los que

unió en esta aventura diaria que

abarrotásteis la sala de El Sótano

es

nuestra asociación.

Mágico, para disfrutar de la #IVCataHobbit de cervezas

¡Nos vemos en una siguiente

artesanales.

edición!

También agradecemos a Pepe y

Brindemos

¡por Tolkien y los

Pepín su confianza en nosotros

amigos ausentes!

agradecemos a Pepe y Brindemos ¡por Tolkien y los Pepín su confianza en nosotros amigos ausentes!
agradecemos a Pepe y Brindemos ¡por Tolkien y los Pepín su confianza en nosotros amigos ausentes!

22

LA DURA PRUEBA A igual que en la Eneida , se sucede una primera parte

LA DURA PRUEBA

A igual que en la Eneida,

se sucede una primera

parte donde los protagonistas siguen su camino (lleno de pruebas y de dificultades) y otra segunda parte (en contrapunto)

relacionada con las acciones humanas y los enfrentamientos armados. En esta primera mitad (tanto en la Odisea como en El Hobbit) tenemos algunos ejemplos como aparición de elementos naturales que provocan somnolencia y olvido. En la primera obra nos estamos refiriendo al pasaje de los lotógrafos en el cual los compañeros de Odiseo comen lotos, ofrecidos por los habitantes de la isla y debido al efecto de este alimento, olvidan su misión de retornar a casa. En El Hobbit nos situaríamos en el Bosque Negro, en el cual los enanos caen víctimas del encantamiento del bosque y pierden la noción del tiempo e incluso uno de ellos cae en un hechizo de sueño al beber agua del río de dicho bosque.

en las obras de Tolkien

Otro episodio muy similar en ambos imaginarios sería el de la huida. Ulises tendrá que encontrar la manera de escapar de la cueva del Cíclope, al igual que Bilbo tendrá que conseguir escabullirse de las mazmorras del rey Thranduil junto con sus compañeros. En ambos casos los protagonistas son los artífices del plan y aunque rozando el desastre, consiguen salvar la vida y la de sus compañeros

Partida y Regreso (IV) Helena Guardo Molina

Partida y Regreso (IV)

(Bilbo invisible con el poder del Anillo y los enanos metidos en barriles de comida; y Ulises y sus compañeros enganchados en ovejas para no ser vistos por el Cíclope).

Con respecto al plano más humano y terrenal, en El Hobbit queda reflejado en la Batalla de los Cinco Ejércitos, mientras que en El Señor de los Anillos tendremos varios enfrentamientos armados, uno en el Abismo de Helm y otro frente a la Puerta Negra de Mordor. El héroe mítico siempre formará parte de la contienda y participará de manera activa, recordándonos al enfrentamiento de Eneas con Turno en Italia y las numerosas conquistas que realizó en esas tierras una vez superada una primera parte del viaje marino.

Los héroes deben luchar, viajar, es decir, participar de manera activa en las contiendas. Estos sacrificios por su parte serán recompensados con la recuperación de la patria, la cultura, e incluso sus acciones pueden llegar a marcar el final de una época oscura y el inicio de la Edad de Oro para sus pueblos.

es

la máxima que se utiliza desde un primer momento:

la recuperación del hogar, la vuelta de un pueblo a sus orígenes y a su territorio, el cual fue arrebatado de manera cruel y malvada por el poder oscuro, en este caso en la forma del

En

El

Hobbit

esta

Helena Guardo Molina

dragón Smaug y la destrucción

de la ciudad de Erebor.

SACRIFICIO Y RESURRECCIÓN

Si hablamos de resurrección, tenemos que hablar de la figura de Gandalf. Aunque en el Silmarillion se relata cuál fue el

inicio de los magos y su función sobre la Tierra Media, en El Señor de los Anillos se intuye que fueron enviados por los dioses (Valar) para contrarrestar el poder de Mordor. Cuando Gandalf el Gris cae en las Minas de Moria (catábasis), deja a la Compañía del Anillo sin su mentor (como ya hemos dicho antes) y sin haber podido completar la tarea que se le había encomendado. Y es por ello que, tras haber dado su vida por la lucha contra el Enemigo, este personaje sufre una anábasis

y retorna. Sin embargo, el

personaje que vuelve a la Tierra Media no será el mismo, sino un mago mucho más fuerte, justo y divino (Gandalf el Blanco). El lugar del reencuentro de este personaje con el resto de integrantes de la Compañía del Anillo tampoco es casual.

Si la caída a la oscuridad se

había producido en las oscuras cavidades de la montaña, la

vuelta a la vida (anábasis) se produce en el renacido bosque

de Fangorn. Aunque los tiempos

son algo diferentes a los que

hemos mentado anteriormente con el descenso de Eneas a

la cueva de la Sibila (ya que

su anábasis se sucedía justo

después de haber completado

con el descenso de Eneas a la cueva de la Sibila (ya que su anábasis se

23

su tarea en el Inframundo), el concepto sigue siendo el mismo en su conjunto y el resultado también. Después de la vuelta de Gandalf a la Compañía se dirigen con rumbo fijo a Édoras para preparar el enfrentamiento armado con Mordor y Sauron.

Sobre este punto también se podría mencionar la decisión de Aragorn de tomar el Sendero de los Muertos. Como ya hemos dicho anteriormente este personaje ha estado luchando contra su destino de reclamar el trono durante años, pero la guerra y el final de la civilización inminente le hacer aclarar su mente y dar un paso

al frente. Una de las resoluciones

que toma con respecto a este

nuevo papel como rey será la de convocar a un ejército maldito que mora en las montañas desde hace siglos y que no podrá descansar hasta que cumplan su juramento ante el heredero legítimo del trono. Aragorn, el montaraz, el peregrino, el exiliado, descenderá a la montaña, pero no ascenderá como tal, sino como el heredero legítimo del trono de Gondor,

y acompañado por un ejército

de millares que le reconocen y lucharán a su lado para dar por terminado su juramento. Esta catábasis y posterior anábasis traerá la victoria en el campo

y posterior anábasis traerá la victoria en el campo 24 de batalla y la legitimación definitiva
y posterior anábasis traerá la victoria en el campo 24 de batalla y la legitimación definitiva

24

de batalla y la legitimación definitiva de Aragorn.

EL RETORNO A CASA

Los viajes de retorno de Bilbo

y Frodo no contienen la misma

carga dramática que las partidas, sino que en ellos predomina la paz y la normalidad. Durante los mismos, los protagonistas gozan del reconocimiento de otros personajes por sus hazañas, con invitaciones a

cortes de reyes, fiestas en el reino elfo de los bosques, etc. Retornan con carretas enteras llenas de recuerdos, souvernirs,

y experiencias aprendidas. No

son los mismos que partieron,

y esa carga emocional les

acompañará hasta el final de

los días, como parte del sino del

héroe épico.

Pero si bien el viaje no

supone grandes dificultades,

el hogar, al igual que los

protagonistas, no es el mismo.

En El Hobbit tenemos la escena

de la subasta de las pertenencias de Bilbo Bolsón, al que sus conciudadanos habían dado por muerto al llevar ausente de la Comarca durante más

de un año. Es una escena muy

curiosa, donde vemos cómo

las pertenencias del hobbit son

literalmente llevadas colina abajo de la mano de sus nuevos dueños. A diferencia de Ulises,

que sí que conocía lo que estaba sucediendo con su mujer y

la ocupación de la casa por

todos los pretendientes, Bilbo llega justo en el momento de la subasta y actuará en el acto, teniendo incluso que presentar documentación firmada para identificarse y poder reclamar Bolsón Cerrado y todas las pertenencias que aún no habían sido subastadas.

En El Señor de los Anillos nos encontramos con otra escena diferente. Cuando los protagonistas retornan, lejos de encontrar el hogar como cuando

Partida y Regreso (IV) Helena Guardo Molina

marcharon, descubren que la Comarca ha sido esclavizada y destruida casi en su totalidad por Saruman, el cual había escapado de la fortaleza de Isengard y se había desplazado

hasta Hobbiton. Esta lucha representa fielmente la dualidad entre época pre-industrial y época post-industrial3 y fuerza

a los protagonistas a ejercer

otra vez un papel de líderes

y llevar a su pueblo hasta un

enfrentamiento directo con el

mago a bien de conservar su pueblo y sus raíces.

3 Esta dicotomía del orden

natural de las cosas frente a la industrialización y el cambio del mundo está simbolizado en los libros a través del poder de Mordor. Este aspecto es muy importante en la vida del autor

ya que no debemos olvidar que

nació a finales del siglo XIX y vivió dos guerras mundiales, lo que hizo que tuviera especial predilección por el entorno campestre y hogareño que le acompañó durante su niñez, acercándole en este sentido a

los hobbits.

Pero estos viajes no terminan en la Comarca. Tanto Frodo como Bilbo realizarán una “última travesía”. Desde los Puertos Grises, los últimos elfos que habitan la Tierra Media les

confieren un pasaje especial para descansar en las lejanas tierras allende el Mar. Esta travesía ha sido interpretada por muchos como una alegoría de la muerte pero Tolkien aclaró en algunas de sus cartas privadas (Carpenter 1981; cartas nº 154 y 246) que este viaje era un don especial, con

ánimo de curarles de las heridas que había sufrido a causa del

Anillo de Poder. Aunque no reciben la inmortalidad, sí que disfrutarán de un reposo en un lugar sublime, idílico y propio de los dioses.

CONCLUSIÓN

Con este trabajo hemos intentado sentar las bases de un tema presumiblemente mucho más profundo y digno de un estudio en detalle. Hemos pasado de puntillas por el imaginario del viaje en las dos obras más importantes de J. R.R .Tolkien, El Hobbit y El Señor de los Anillos, pero hay otras muchas obras de este autor que podrían añadirse, como el Silmarillion.

Nosotros nos hemos centrado en los pasajes más característicos del viaje del héroe, como la llamada de la aventura, la figura del mentor o la catábasis y la anábasis, y hemos

intentado acercarlos o ponerlos

en común con fragmentos de

la Ilíada, la Odisea y la Eneida. Obviamente la tradición clásica

no se limita a estas obras, pero nosotros hemos fijado nuestro rumbo con estas debido a su importancia dentro del género

de la épica grecolatina.

El viaje del héroe es uno de los imaginarios clásicos que inundan la literatura y

la cultura actuales, y es esa

amalgama entre tradición

clásica y sociedad actual la que hace especialmente interesantes

y necesarios estos estudios.

Las obras literarias no son

estáticas, sino que cambian y

se enriquecen con el tiempo y

siempre tendrán una impronta

en la sociedad receptora de las

mismas, manteniéndolas vivas.

En la obra de Tolkien también

se entrevén otros imaginarios,

como el de la dualidad entre el Bien y el Mal, el tema artúrico

o

la épica nórdica, que no

se

han tratado debido a su

complejidad, pero que son igual

de importantes y su contacto

con la tradición clásica es lo que hace que como resultado hoy día podamos leer una de las novelas más importantes de la literatura inglesa del siglo XX.

BIBLIOGRAFÍA

Basturto. E. (2014). El maestro de la fantasía épica. En JRR Tolkien: redescubriendo el mensaje del mito y la aventura (pp.15-28). Pensamientos y Perspectivas. Vol. 1. Alicante:

Eas, D. L.

Campbell, J. (2001). El héroe de las mil caras: Psicoanálisis del mito. México: Fondo de Cultura Económica.

Partida y Regreso (IV) Helena Guardo Molina

Carpenter, H. (2014). J.R.R. Tolkien: a biography, Boston:

Houghton Mifflin.

-, (1981). The letters of JRR

Tolkien

Houghton Mifflin.

(Vol.

140).

Boston:

Esteban, S. S. (2015). Historia de una ida y una vuelta, de Ulises a Bilbo Bolsón:

influencias de la épica clásica en la fantasía moderna, El Hobbit. En JRR Tolkien: el árbol de las historias (pp. 139-149). Madrid:

CEU Ediciones.

Gómez Espelosín, F. J. (1994), Relatos de viaje en la Odisea, Estudios Clásicos. Vol. 36, nº 106, pp. 7-32.

Meyer, B. (2008). Héroes:

los grandes personajes del imaginario de nuestra literatura. Vol. 33. Madrid: Siruela.

Tolkien, J. R. R. (2009), El Hobbit. Barcelona: Minotauro.

-, (2012), La comunidad del Anillo. Barcelona: Minotauro.

Tolkien, J. R. R. (2009), El Hobbit. Barcelona: Minotauro. -, (2012), La comunidad del Anillo. Barcelona:

25

En persona: Ana Mariño “Veryórë” Lorena Rouget “Taryawen Erya” N uestra invitada de este de

En persona:

Ana Mariño “Veryórë”

Lorena Rouget “Taryawen Erya”

N uestra invitada de este

de un año que es socia de

la STE y ganó el primer premio

de la XI Edición de los Premios Aelfwine.

- ¿Recuerdas cuál fue la primera obra de Tolkien que leíste?

«El Hobbit», con once años,

y a continuación “El Señor de

los Anillos”. Fue un verano estupendo.

manera

descubriste a la STE y por qué

decidiste

como imaginabas?

Descubrí la STE por pura casualidad mientras investigaba para un trabajo de la universidad, primero me encontré con los premios Aelfwine y después con la STE. No sabría decir si es como imaginaba, porque tampoco tenía ningún tipo de expectativa, pero me ha permitido conocer a personas maravillosas que hoy son una parte esencial en mi vida.

¿Es

número hace poco más

no lo escogí yo sino que lo crearon para mí.

- ¿Qué momento recuerdas

con más cariño de todos los que has vivido con la STE?

La Lumilindë de la Estelcon de Zaragoza 2016, que coincidió con mi cumpleaños. Me dedicaron una actuación y todos los asistentes me cantaron

el Cumpleaños Feliz… me sentí casi como Bilbo en su macrofiesta de despedida.

- ¿Podrías decirnos cuál es

tu pasaje o libro favorito de la obra de Tolkien?

«Egidio, el granjero de Ham». Se lo mando leer a mis alumnos todos los años. Para mí es una pequeña gran joya que, a menudo, pasa desapercibida, así como el resto de las obras «menores» de Tolkien, que para mí solo son menores en extensión.

personaje

favorito de la obra de Tolkien?

Sin duda y siempre Éowyn. A pesar de las críticas de misoginia o falta de comprensión de la

sicología femenina que se le han hecho a Tolkien, por el contrario, creo que la Dama

de

Rohan muestra inquietudes

y

sentimientos con los que

muchas mujeres nos sentimos

identificadas.

- ¿Cómo explicarías quién

es Tolkien y la STE? (Con la menor cantidad de palabras posibles, je, je).

Tolkien es el fundador de la

actual literatura fantástica y la STE, la organización en España que se dedica a la difusión de

los valores y obra de Tolkien.

- Si pudieras, ¿qué pregunta le harías a Tolkien?

¿Solo una? Pues supongo que sería: ¿puedo hacerte 20 preguntas más?

- ¿Cómo ves a la STE en el futuro?

Me preocupa la evolución de algunas cosas, como el hecho de los problemas que está generando la organización de las Estelcones. Pero, en conjunto, creo que se está avanzando en una buena dirección. Por ejemplo, se están reflotando o fundando nuevas Comisiones de trabajo y hay varios proyectos interesantes en marcha.

-

¿De

qué

a

unirte

ella?

-

¿Cuál

es

tu

- primer evento en el que participaste?

La primera Mereth

el

¿Cuál

fue

en el que participaste? La primera Mereth el ¿Cuál fue de Muertos. - pseudónimo y por

de

Muertos.

- pseudónimo y por qué lo escogiste?

tu

los

la

Ciénaga

¿Cuál

de

es

Veryórë, «Corazón aventurero». En realidad

- pseudónimo y por qué lo escogiste? tu los la Ciénaga ¿Cuál de es Veryórë, «Corazón

26

José Olmos «Isengard Tuk» A iya, amigos. ¡Hemos crecido! Las Jornadas Gas- tronómicas en torno

José Olmos «Isengard Tuk»

A iya, amigos.

¡Hemos crecido!

Las Jornadas Gas-

tronómicas en torno a Tolkien y la Tierra Media son ahora el Mes de Tolkien y la Fantasía en La Taverna de la Serp.

Del 31 de octubre al 10 de diciembre Sagunt se convierte en Bree y La Taverna de la Serp en El Poney Pisador, pero aún hay más. La recién estrenada Domus Atilia se convierte en La Sala del Fuego del palacio de Elrond, y en ella escucharemos cuentos y canciones que nos llevarán por Arda y más allá…

Tendremos todo tipo de actividades: exposiciones, juegos, cine, música en directo en la taberna los domingos a mediodía, presentaciones de libros, lecturas de cuentos con acompañamiento musical en el salón del B&B Domus Atilia, y por supuestísimo, los divertidos menús teatralizados, un divertido viaje por las aventuras de Bilbo y Frodo a través del paladar y de las ocurrencias del impertinente Isengar Tuk, décimotercer hijo del Viejo Tuk y de quién se dice que fue el primer hobbit que viajó por el mar.

También podréis participar en los diferentes concursos que convocaremos: el de Caracterización e Indumentaria y el de Lembas.

el de Caracterización e Indumentaria y el de Lembas. Para participar en el primero, sólo tienes

Para participar en el primero, sólo tienes que venir caracterizado de alguno de los personajes que pueblan la Tierra Media y hacerte una foto con nosotros, y para el de Lembas, que premiará a quien traiga el más sabroso de los Panes élficos de Lothlórien, tendrás que venir con tus galletas preparadas. ¡Estad atentos a las redes, donde os explicaremos las bases para que participéis!

Una actividad que la Sociedad Tolkien Española organiza a través del Smial de Edhellond, con la participación

de La Taverna de la Serp, Hotel «B&B» Domus Atilia

y Recóndita Rick, quien un

año más nos ha regalado un magnífico cartel y con cuya presencia también contaremos para que nos hable de sus proyectos

Os esperamos para compartir con vosotros el

sabor y la magia del legado de

El Profesor de Oxford que ha

marcado un antes y un después

en la literatura en general y en el

género fantástico en particular.

Namárië!

que ha marcado un antes y un después en la literatura en general y en el

27

La (per)versión cinematográfica de Aragorn Ana María Mariño Arias, «Veryórë» Doctora en Literatura Hispánica

La (per)versión cinematográfica de Aragorn

Ana María Mariño Arias, «Veryórë»

Doctora en Literatura Hispánica Profesora de lengua en Educación Secundaria Premio Aelfwine de ensayo 2016

A l emplear los términos «versión» y

el desvío de la adaptación con respecto a su

modelo literario. Sin embargo, en ningún caso se pretende poner en tela de juicio la calidad general de la película ni el éxito logrado con ella. Por el

contrario, se aspira a resaltar y cuestionar algunas de las desviaciones más significativas respecto al original, centradas en el personaje de Aragorn. De este modo, se plantean las posibles implicaciones

y cambios de orientación que, en gran medida,

han alterado, y quizá «pervertido», el mensaje de

la obra de Tolkien. En parte, esto es debido a que

las traducciones fílmicas son sintomáticas de las tendencias, ideas, modelos y códigos imperantes en una determinada sociedad o cultura y son muy diferentes las actuales de las que hubo en la época de composición de la novela.

«perversión» en el título, se da por hecho

La «versión» a la que nos referimos de El Señor de los Anillos es la realizada por el director Peter Jackson, Phillipa Boyens y Fran Walsh 1 , hecha tratando de mantener la fidelidad del mensaje esencial del libro más que la letra del texto. El designio creativo del autor afecta a la construcción de la obra de manera fundamental, lo que determina que la adaptación cinematográfica de El Señor de los Anillos haya dado lugar a una nueva interpretación del original, autónoma, que genera una experiencia estética totalmente diferente.

Con todo y con eso, y a pesar del cuidado que se puso en los detalles y la recreación de la Tierra Media, las adaptaciones literarias en la gran pantalla siempre alteran la percepción de los personajes y el argumento. Es evidente que es imposible trasladar determinadas características del mundo creado por Tolkien, a causa de las limitaciones esenciales del lenguaje cinematográfico 2 . El propio Jackson reconocía:

«A veces me siento frustrado porque hay algo del espíritu de Tolkien que no hemos atrapado. No son las películas perfectas que yo tenía en mente» 3 .

las películas perfectas que yo tenía en mente» 3 . 28 Se decidió mantener la estructura

28

Se decidió mantener la estructura tripartita que los editores de Tolkien otorgaron a la obra, incluso con la misma denominación. Pero, a pesar de la prolongada duración, algunos de los cambios necesariamente han sido la supresión de acontecimientos y personajes o la alteración del orden en que ocurren algunos eventos. De hecho, todos los héroes principales de la historia han resultado inevitablemente empobrecidos, dado que el autor inglés les otorgó una profundidad que impide hablar de personajes secundarios en sentido estricto, y cada uno tiene una labor fundamental, que se desdibuja en la película, al convertir a Frodo en su foco casi exclusivo.

Al adaptar los personajes de una novela a una producción cinematográfica, no todos los que aparecen en la primera pueden hacerlo en el film. Deben elegirse los necesarios para conducir la historia, dar dimensión al personaje principal, crear subtramas… Debido a esto, en ocasiones se concentran en un solo personaje las funciones que en el libro se dividen en diferentes o se crean nuevos que completen funciones necesarias para el guión. En algunos casos, estas alteraciones no afectan demasiado a la estructura o al mensaje primigenios, como ocurre con la eliminación de todo lo relativo a Tom Bombadil, aunque en otras cuestiones se marca un profundo cambio de interpretación, como en el caso del personaje de Aragorn.

Tanto en la obra literaria como en la película, el heredero de Isildur desempeña una labor dramática fundamental. Sin embargo,

el montaraz de los tres largometrajes expresa excesivas dudas sobre su destino, mientras que en el libro queda descrito con una mezcla de tristeza

y

alegría, pero siempre albergando esperanza. Su

patrón como personaje literario se ajusta al del

héroe caballeresco y su trayectoria supone un

itinerario ascendente hasta su exaltación final, sin darse en él quiebras ni fallas, aunque esto no significa que parezca sobrehumano, al margen de

la

compasión, la debilidad o la duda. Su heroicidad

es incuestionable pero también su generosidad y

entrega, sobre todo a los más débiles. Es en este tratamiento donde se tornan patentes ciertas carencias dramáticas en su versión audiovisual, ya que se tuvo más en cuenta al espectador actual que el carácter mítico, clásico, del libro del escritor inglés.

En la película, Aragorn es presentado como el héroe que debe pasar por la tentación del Anillo, quedando así equiparado al resto de actantes, y se subraya la intención de Peter Jackson de acercar el personaje al público. Algo que ha conllevado ciertas concesiones anacrónicas que han desembocado en el empobrecimiento caracterológico de algunos de los personajes principales y ha rebajado la profundidad del relato.

que derivarán de sus decisiones ante la llegada de

la

y al mundo.

sombra a su existencia, más o menos tranquila,

Por otra parte, una de las consecuencias de economizar personajes fue la supresión de la Compañía Gris, lo que descontextualiza por completo a Aragorn, que pasa de ser el capitán de un pueblo que ha perdido su reino pero que mantiene sus raíces y sus tradiciones, a ser una figura solitaria que mantiene mejores relaciones con los elfos que con los hombres. Esto, sumado

a la ausencia del Príncipe Imrahil, uno de los

principales señores de Gondor que lo reconoce como rey, y de Ioreth, la mujer de la Casa de

A pesar de la fidelidad con que los guionistas han

construido el personaje fílmico,

y del extraordinario trabajo de Viggo Mortensen, la lectura

personal del director se revela

a través de dos rasgos tópicos

fundamentales:

-Las reticencias con que el personaje encara la aceptación de su destino como legítimo heredero del trono de Gondor. Un verdadero caballero no duda, conoce su destino y lo que se espera de él.

no duda, conoce su destino y lo que se espera de él. -Sus marcadas cualidades como

-Sus

marcadas

cualidades

como caudillo militar por encima de su carácter taumatúrgico y su sabiduría del pasado, de las tradiciones entrelazadas que atañen a hombres y elfos.

Ni siquiera parte de Rivendel con su espada linajística, como señala la profecía. Por el contrario, esta no es reforjada hasta que no se lo pide Arwen a Elrond, obligando a este, para

hacer la entrega, a encarar un peligroso y largo viaje por una Tierra Media ya en pie de guerra, hasta El Sagrario, donde Aragorn acampa junto

a las huestes de Rohan. De este modo, quizá se

pretendía reforzar el papel de Arwen y de su amor, pero el resultado es el menoscabo del personaje de Aragorn y de la misión amparada por su destino heróico.

El montaraz literario transmite una radical nostalgia que deriva de las esperanzas que se desvanecen en su corazón ante la amenaza del fin de todas las cosas hermosas y no solo, como se ha presentado en el celuloide, a causa de la separación de la persona amada. El héroe épico de Tolkien abraza su destino, no regatea con él, aun cuando no le agrade la aceptación de las consecuencias

La (per)versión cinematogáfica de Aragorn Ana María Mariño Arias «Veryórë»

Sanación que recuerda la tradición de que los antiguos señores del reino poseían virtudes

curativas que los identificaban como tales, provoca

sensación de que más que un rey legítimo que

llega en el momento de mayor necesidad, es un usurpador que se ha hecho con el poder mediante un hábil golpe de mano, aprovechándose de las circunstancias y los apoyos que ha conseguido. Imagen que se refuerza, por contraste, con el miedo que muestra Denethor a ser postergado por un vagabundo montaraz del norte y que, de algún modo, hace a Pippin y Gandalf, en cierta medida, cómplices de un golpe de estado.

la

Pero además, se sustituye, en la película, a la

Compañía y el resto de refuerzos de las provincias del Sur que acompañan a Aragorn a los campos del Pelennor, por una hueste de fantasmas que,

a modo de deus ex machina, destruyen todo

rastro de vida del enemigo y entran a liberar la ciudad. Hemos de suponer que, en ese caso, fueron capaces de distinguir a los soldados de Gondor y a la población civil, de los orcos y haradrim de dentro. Sin embargo, en el libro, el ataque imprevisto de Aragorn y los demás desde los barcos, que se supone que portaban refuerzos para las tropas de Sauron, es respaldado por

y los demás desde los barcos, que se supone que portaban refuerzos para las tropas de

29

una salida de los caballeros de la ciudad que forma una pinza en la que quedan atrapados los sitiadores. Así pues, se ha perdido la visualización del componente estratégico y el desarrollo de una batalla medieval, siendo sustituido por una cuestionable animación digital de sombras verdes en la pantalla.

En último lugar, es necesario señalar por su especial relevancia una escena en concreto de la tercera entrega: El Retorno del Rey. Se trata de una secuencia muy discutible tanto en sus motivaciones como en las implicaciones en cuanto a la ideología que transmite el film. Durante el parlamento en la Puerta Negra con Boca de Sauron, Tolkien escribe:

«Aragorn no respondió, pero clavó en el otro la mirada, y la sostuvo, y así lucharon un momento, ojo contra ojo; pero pronto, sin que Aragorn se hubiera movido, ni llevara la mano a la espada, el otro retrocedió acobardado, como bajo la amenaza de un golpe.

—¡Soy un heraldo y un embajador, y nadie puede atacarme! —gritó.

—Donde mandan esas leyes —dijo Gandalf—, también es costumbre que los embajadores

sean menos insolentes. Nadie te ha amenazado (Tolkien, 1986: 933).»

Por el contrario, en la película, Aragorn sin mediar palabra desenfunda Andúril y le corta la cabeza al emisario. Quizá era difícil de plasmar esa pugna de voluntades en la que el rey Elessar sale victorioso pero presentarlo como un asesino, a sangre fría y en público, de un mensajero bajo bandera de paz, probablemente no era la mejor

opción. Posiblemente la justificación de dicho acto

se base en las teorías de Sigmund Freud, quien

consideraba el hecho de matar al mensajero como

un tipo de defensa para enfrentar lo insoportable

y combatir el sentimiento de inutilidad. No

obstante, ese arranque de ira e impotencia sería sencillamente inconcebible en el Aragorn literario.

Pero, a pesar de todos estos elementos, y otros muchos relativos a otros episodios y personajes, hago mías las palabras de Tom Shippey: «Ahora tenemos dos caminos hacia la Tierra Media, dos caminos en el mapa: Tolkien mismo y Tolkien interpretado por Jackson.». Ambas vías son dignas de ser recorridas en su totalidad un gran número de veces aunque, en ocasiones, muchos desearíamos que los senderos no se hubiesen alejado tanto.

Bibliografía

Andrew, D. (1984): Concepts in Film Theory. New York:

Oxford University Press.

Jackson, Peter, et al. (2002):

The Lord of the Rings: The fellowship of the Ring. New Line Home Entertainment.

Freud,

S.

(2013):

(2003): The Lord of the Rings: The Two Towers. New

Metapsicologia.

Bollati

Line Home Entertainment.

Boringhieri.

Gurpegui, J.A. (2001):

«El arte de la adaptación cinematográfica: Dead Man Walking» en Pajares, E. et al. (eds.): Transvases Culturales:

Literatura, Cine y Traducción 3. Guipuzcoa: Servicio Editorial de la Universidad del Pais Vasco:

209-217

(2004): The Lord

of

King.

Entertainment.

the

the

Rings:

The

Return

Line

of

New

Home

Mínguez Arranz, N. (1998):

La novela en el cine. Análisis comparativo de dos discursos narrativos. Valencia: Ediciones La Mirada.

Pardo, A. y E. Segura (eds.) (2012): El Señor de los Anillos:

Del libro a la pantalla, Vitoria:

Portal Editions.

L.

(2000): De la literatura al cine. Teoría y análisis de la adaptación. Barcelona: Paidós.

Sánchez

Noriega,

J.

Shippey,

camino

trad.

Minotauro.

la

T.

(2002):

El

Media,

a

Tierra

E.

Segura,

Barcelona:

Tolkien, J.R.R. (1986): El Señor de los Anillos. Barcelona:

Círculo de Lectores.

1 Existe una película anterior, la de Ralph Bakshi de 1977.

2 El elemento más importante a tener en cuenta al comparar una adaptación con la novela original es que se trata de diferentes medios. Tanto las novelas como el cine tienen una cosa en común: la capacidad de narración. Ambos describen una narrativa en la que se desarrollan temporalmente una serie de eventos, conectados entre sí, en los que un conjunto de personajes aparecen e influencian y se dejan influenciar por el curso de los acontecimientos, pero la gran diferencia entre novela y film es que tienen lenguajes diferentes, la novela es lingüística, conceptual y discursiva, mientras que la película es primariamente visual y perceptual.

3 http://members.tripod.com/peter_jackson_online/lotr/articles/20_questions.htm

30 La (per)versión cinematogáfica de Aragorn Ana María

30

La (per)versión cinematogáfica de Aragorn Ana María Mariño Arias «Veryórë»

Comisión de Lenguas Crónica de la Omentielva Otsea Helios De Rosario Martínez «Imrahil» E ste

Comisión de Lenguas

Crónica de la Omentielva Otsea

Helios De Rosario Martínez «Imrahil»

E ste pasado verano se celebró la Omentielva Otsea, o traducido del

quenya, «Nuestro Séptimo Encuentro». Con este nombre nos referimos a la conferencia internacional sobre las lenguas inventadas por J.R.R. Tolkien, que desde 2005 se celebra cada dos años en distintos lugares del mundo. Yo ya había asistido a la tercera edición (Omentielva Nelya) que se celebró en 2009, y dos años después tuve el honor de organizar la Omentielva Cantea en Valencia, como algunos lectores de Estel podrán recordar. Desde entonces no había vuelto a participar en ella, pero esta era una ocasión especial que merecía el regreso.

la

Omentielva ha ido cultivando,

y

con

una

Desde

sus

inicios

esmero,

cuidado

ido cultivando, y con una Desde sus inicios esmero, cuidado Foto de grupo de los asistentes

Foto de grupo de los asistentes a Omentielva Otsea

semilla muy importante que ha dado un maravilloso fruto en la edición de este año: la reunión de dos partes de la lingüística tolkieniana que hasta hace poco se encontraban distanciadas. El campo de las lenguas inventadas por Tolkien tiene la particularidad de ser uno en el que aún se siguen descubriendo cosas nuevas, según van siendo editadas por un grupo de estudiosos que cuenta con la autorización del Tolkien Estate para escrutar y publicar manuscritos inéditos de temática lingüística. Pero durante muchos años, por diversas circunstancias, creció una incómoda barrera que fue separando la actividad investigadora de este grupo de la de otros entusiastas con iniciativas de corte más artístico y recreativo, como la composición de poemas, «traducciones» del élfico, etc.

Omentielva nació de la mano de Bill Welden y «Beregond» Anders Stenström, dos figuras prominentes en la investigación tolkieniana en general, y en el campo lingüístico en particular. Quiso ser un espacio de reunión polivalente, con presentaciones magistrales, sesiones de debate, talleres creativos, y sobre todo camaradería plena, y al mismo tiempo fuente de contenidos para Arda Philology, una revista de investigación especializada en lingüística.

 

Pensada

para

todos

los

aficionados, con

precios

de

inscripción

semejantes

a

los

de

nuestras

Estelcones,

la

aficionados, con precios de inscripción semejantes a los de nuestras Estelcones, la 31

31

Omentielva ocasionalmente ha contado también con algunos de los miembros del «equipo editor», como el propio Bill Welden, Arden Smith o Christopher Gilson, nombres que los aficionados al tema probablemente conocerán. Pero

en la edición de 2015 se fue más allá, consiguiendo convencer

a Gilson de que organizase él

mismo la Omentielva Otsea, que tuvo lugar del 10 al 13 de agosto de 2017 en la Universidad Estatal de California, en el campus de Hayward, y en la que se dio la bienvenida a los tres mencionados miembros del equipo editor más Carl F. Hostetter, y a otros quince entusiastas.

Entre ellos estaban algunos incondicionales que vienen participando desde la primera edición (Beregond, su colega sueco Måns Björkman, el veterano de la Tolkien Society Julian Bradfield, y Bertrand Bellet por teleconferencia), gente que no falta a la cita

desde la edición de Valencia (el talentoso poeta Roman Rausch

y el experto en caligrafía J.

«Mach» Wust), y nombres más nuevos que están en la primera línea de la comunidad

lingüística de hoy, como Fiona Jallings (de Realelvish.net), Paul Strack (Eldamo.org) y Arno Gourdol (Tecendil.com). Además destacó la presencia de una gran figura en el mundo del tolkienismo americano como David Bratman, que en

su dilatada carrera ha sido parte

de la directiva de la Mythopoeic Society, ha organizado Mythcons, editado la revista Mythlore, y coeditado Tolkien Studies, revista para la que anualmente dirige la revisión de publicaciones en estudios tolkienianos. Fue Bratman el encargado de parte de la «agenda social» de la Omentielva, en particular de una visita a Berkeley, cuya universidad fue sede de algunos avances clave

Berkeley, cuya universidad fue sede de algunos avances clave 32 en la Física de finales del

32

en la Física de finales del siglo XIX y comienzos del XX, así como centro neurálgico del movimiento por la libre expresión en Estados Unidos en

la década de 1960.

Centrándonos ya en los contenidos de la Omentielva

Otsea, durante los cuatro días de

conferencia tuvimos actividades

de lo más variadas (dentro de la

variedad que se puede esperar en una convención de un tema tan específico). Evidentemente

una convención de un tema tan específico). Evidentemente Roman Rausch mostrando la primera viñeta de la

Roman Rausch mostrando la primera viñeta de la historia Paryesta Alloron («La vuelta al cole de los galos»).

hubo presentaciones destacadas por parte de los miembros del

equipo editor, que nos relataron historias de trabajos previos, proyectos presentes y futuros,

y revisiones de los temas en

los que están especializados (Christopher Gilson sobre la edición de Parma Eldalamberon, Carl Hostetter en relación con

inventarios de las Etimologías, Arden Smith sobre los sistemas

de escritura, y Bill Welden sobre

lingüística real y tolkieniana

en general). Todas fueron muy

interesantes, pero si tuviera que escoger una para el recuerdo sin duda me quedaría con el vívido

y en momentos emocionado

relato de Christopher, sobre

cómo se comenzaron a publicar de forma seriada los manuscritos lingüísticos de Tolkien. Con su

historia, y a través de ejemplos prácticos, compartimos la

vivencia de navegar a través

de las difíciles, a veces casi

indescifrables, páginas del «léxico gnómico» con el que comenzó esta aventura.

Otra de las presentaciones más llamativas fue la sesión

de «élfico práctico» que abrió

las actividades del jueves por

la tarde. Esta es una actividad que inventó Bill Welden para la primera Omentielva, con el propósito de poner

a los asistentes reunidos,

supuestamente expertos en

lenguas élficas, en el brete de improvisar frases (con ayuda ocasional de listas de palabras

en

mano), a ver hasta dónde

se

puede llegar. El formato

ha

ido variando de año en

año haciéndola una actividad cada vez más ingeniosa, con traducciones improvisadas,

juegos de preguntas y respuestas, etc. Pero en esta ocasión Roman Rausch tomó la batuta sorprendiéndonos a todos con la traducción al quenya y sindarin (más transcripción en tengwar, cirth y sarati) de un

par de cómics de Astérix que

preparó e incluso imprimió con

un colega. Todos los asistentes, divertidos y boquiabiertos a la vez, nos enfrentamos al reto de leer e interpretar los textos

de las viñetas (onomatopeyas

incluidas) que Roman nos fue mostrando secuencialmente.

Roman también fue uno de

los protagonistas del «Círculo

de poetas élficos» del sábado por la noche, con una ingeniosísima traducción al quenya del poema Jabberwocky de Lewis Carrol. Le acompañaron Fiona Jallings

con unos poemas hermosamente

recitados en sindarin, y el ruso Alexander Zapryagaev, que

desde la distancia (por Skype) nos proporcionó una muestra

Comisión de Lenguas: Crónica de la Omentielva Otsea Helios De Rosario Martínez

de distintas métricas en quenya

y sindarin, sobre las que nos

había hablado el día anterior en una charla sobre métrica y prosodia élfica.

Dando un salto al presente

y el futuro, también tuvimos

presentaciones de los proyectos más interesantes que se están llevando a cabo por otros aficionados y expertos. Arno Gourdol nos mostró su sofisticada web para hacer transcripciones a tengwar en distintos idiomas y modos; Roman nos hizo un avance del diccionario online que en los próximos años podría ser uno de los recursos más potentes para los interesados en las lenguas

de la polémica serie documental

«América Desenterrada». Las imágenes en cuestión eran de una piedra rúnica descubierta en Carolina del Norte en 1971, calificada por el geólogo Scott Wolter como «un artefacto vital de la historia antigua de América». Según comentarios en un blog, por sus «extrañas letras y las numerosas runas punteadas», Wolter relación esta piedra con otras datadas entre los siglos XIII y XVI, aunque su traducción era un enigma, al no encajar el sistema de escritura con la tradición rúnica más antigua de Escandinavia.

Hubo otras charlas magistrales de diversos temas, algunos ampliando cuestiones cuyos autores ya trataron en previas Omentielvar, con

datos de las publicaciones más recientes (Beregond sobre sonidos y secuencias fonéticas en las raíces élficas, Roman sobre familias semánticas en el vocabulario élfico, y Miriam Mayburd sobre aspectos filosóficos y místicos). Hubo además presentaciones de temas singulares como los rasgos comunes entre el quenya y las lenguas clásicas como el latín y el griego (por Bertrand Bellet,

a través de Skype), o

la curiosa historia de hwesta sindarinwa, la letra más misteriosa entre todas las tengwar (por Måns Björkman).

misteriosa entre todas las tengwar (por Måns Björkman). Imagen de la piedra rúnica de Carolina del

Imagen de la piedra rúnica de Carolina del Norte (fuente: IMDB). En

el fragmento de la derecha se pueden reconocer claramente las palabras

escritas con Angerthas Moria: «

[supuestamente “true way”]», y el comienzo de la firma en letras más grandes: «Khl ō vi

wā

mountain

/

find the

/

tr ū

élficas; y Fiona nos presentó su recién publicado libro para

aprender sindarin (o «neo- sindarin», como rigurosamente señala ella misma para aclarar que es una reconstrucción más

allá de lo disponible en los textos originales de Tolkien).

Dejo para el final el que posiblemente fue el momento más delirante (quizá en parte por el acompañamiento del vino que nos proporcionó el hermano de Chris Gilson). En plena cena festiva, el sábado

por la tarde Beregond puso un proyector en marcha y comenzó

a presentar unas imágenes del

capítulo «Vikingos en América»

Sin

casi

poder

contener

la

risa,

Beregond

nos

contó

cómo

un

profesor

que

conocía

de

la

Universidad

de

Uppsala

le

consultó

sobre

la

piedra,

en

cuyas

imágenes

más

detalladas

pudo

reconocer

(y

los

asistentes

a

la

Omentielva

también)

una

inscripción

con

las

cirth

inventadas

por

Tolkien,

con

un

místico

mensaje

por

un

tal

Clovis

hippie

También

hubo

espacio para un par de debates. David Bratman nos

invitó a reflexionar sobre cómo

la sensación de familiaridad con

los hobbits, la Comarca y su

entorno varía incluso dentro del mismo idioma, con el tiempo y

la cultura (destacable la mención

al nombre de The Shire, que para los lectores americanos habría sido más apropiado si fuese algo como The Ville, según David). Y Fiona Jallings, desde su perspectiva de profesora de sindarin en cursos online, abrió un interesante debate sobre qué significa «aprender» las lenguas inventadas por Tolkien, cuáles son las motivaciones y objetivos, y cómo conducirlas adecuadamente.

firmado

(probablemente un ¿del siglo XIII?).

En conjunto, creo que esta reunión será recordada como una ocasión especial en la historia de la lingüística tolkieniana en general, y de las Omentielvar en particular. Personalmente me siento afortunado de haber estado presente en ella, y por poder compartir la experiencia en estas líneas con los lectores de Estel, a quienes espero animar a adentrarse en este interesante mundo dentro del mundo más

grande subcreado por J.R.R. Tolkien.

Comisión de Lenguas: Crónica de la Omentielva Otsea Helios De Rosario Martínez

grande subcreado por J.R.R. Tolkien. Comisión de Lenguas: Crónica de la Omentielva Otsea Helios De Rosario

33

Comisión de Música Un nuevo hogar de Bardos en los puertos de Edhellond F ue

Comisión de Música

Un nuevo hogar de Bardos en los puertos de Edhellond

F ue hacia mayo cuando, en uno

que a veces surgen en las

reuniones de la Sociedad Tolkien Española, nació Edhellond Din- Don. El jugoso nombre fue idea de nuestro Presidente Helios «Imrahil», hombre serio y formal, pero que tiene sus «momentos».

de esos momentos de euforia

También se hallaban por allí Irene «Irensaga», Sylvia «Fimbrethil», Meritxell «Aldariel», Vanesa «Elfwyn Gilwen» y yo mismo.

Unas semanas antes había hablado con la Presidenta de la Comisión de Música y bailes, Isabel «Sinbelmynë», sobre las quedadas de Bardos de antaño donde ilustres miembros de Edhellond habían aportado su más que notoria experiencia y talento. Se añoraba esta colaboración. De hecho la aportación de Edhellond con los Bardos había pasado a ser meramente puntual, por no decir testimonial.

El porqué estos músicos excelentes habían dejado de hollar los cauces habituales para cantar y bailar formalmente en la Sociedad Tolkien forma parte de esa eterna pregunta sobre los motivos que tienen personas implicadas e incluso entusiastas que por circunstancias singulares pasan a convertirse en amigos ausentes.

En todo caso brindamos por ellos en cada cena de gala.

Y hablando, hablando, casi sin darme cuenta, me vi enredado en la creación del nuevo hogar de Bardos en Edhellond. No solo eso. Era el Delegado de la zona de Levante de la Comisión de Música y Bailes (la CMB se organiza por zonas para poder coordinar a los distintos miembros repartidos por toda la geografía española)

Con el paso de los años y la incorporación de nuevos socios (ya amigos) ha habido que hacer un esfuerzo por explicar y hacer entender el sentido no solo de los

por explicar y hacer entender el sentido no solo de los 34 Hogares de Bardos sino
por explicar y hacer entender el sentido no solo de los 34 Hogares de Bardos sino

34

Hogares de Bardos sino de la

propia CMB. Esto ha generado dificultades y, por qué no decirlo, dudas. Lo cual es muy entendible. No olvidemos que, al fin y al cabo, tendemos a hacer música de forma lúdica con el único propósito de pasar buenos momentos con nuestros amigos. Gracias

a este deseo hemos adquirido

la costumbre de «canibalizar» canciones más o menos populares adaptándolas al mundo de Tolkien. Los cancioneros que anualmente se reparten en cada Estelcon hablan por sí solas.

Este

entusiasmo,

esta

improvisación, no

son

fáciles

estructura

orgánica

encuestas y reuniones. Se suele

censos,

de

encajar

en

una

formada

por

generar

un

conflicto