Está en la página 1de 1

Reyes Flores Christian Enrique Sociedad y Estado II

CRECIMIENTO O DESARROLLO

El periodo de tiempo que abarca desde la década de 1960 hasta los años 80, se
ve envuelta en una serie de crisis económicas, de sistemas de estabilización
fallidos.

Tenemos un México que comienza a abrirse paso a través de la industrialización,


dándole importante inversión a este sector, dejando parcialmente de lado a todo lo
referente al campo, desestabilizando la economía, ya que este país aun se
encontraba en vías de desarrollo y no contaba con las tecnologías suficientes para
poder llevar a cambo una transición de país manufacturero a exportador de
mercancías. No pasó de exportador de materias primas.

Las críticas por parte de intelectuales acerca del Modelo Estabilizador, no se


hicieron esperar, denotando con eficaz predicción, cuáles iban a ser las fallas de
este sistema, entre ellas, una fuerte inflación, gran deuda externa, devaluaciones,
etc. Ahumado a eso, el crecimiento demográfico constituyo otro problema
circunstancial, ya que se pensaba que a mayor cantidad de población. Mayor iba a
der la cantidad de empleos y la economía iba a poder solventarse y ser más
rentable, cosa que no fue así, ya que al aumentar la cantidad de población, es
necesario que se aumente la cantidad de programas sociales que puedan
brindarle sustento y apoyo a las nuevas familias y los nuevos ciudadanos, entre
otros servicios fundamentales.

El siguiente modelo económico, denominado Desarrollo Compartido, planteaba


fundamentalmente aumentar el gasto público y la redistribución de este, lo cual
generó un déficit mayor y un alza en los precios y la inflación de niveles
estratosféricos.

Los programas sociales que Echeverría propuso desarrollar con base a los
recursos recaudados de la deuda pública, no eran tan factibles ya que no existía
una inversión realmente destacable de la cual poder solventarse para impulsar
dichos proyectos. Es entonces cuando la economía mexicana se ve sustentada en
el petróleo, donde, por algunos semestres se mantuvo el país en un ambiente
prospero, pero fue un arma de doble filo, ya que no había un organismo que
regulara los precios de este producto, y cuando hubo conflictos con el principal
comprador por culpa de la guerra con Vietnam, el país, al solo depender de este
producto, cayó en una crisis que tuvo como consecuencia una devaluación
monetaria.

La no cultura de ahorro así como las políticas contraccionistas, llevaron al país a


una fuerte crisis con rezagos económicos y un déficit en la confianza hacia el
gobierno que perduro hasta la década de los 80’s.