Está en la página 1de 3

Ver, mirar u observar el fútbol?

El Proceso Observacional del analista


Publicado por: Dani Pérez

Los detalles son importantes. Ver, mirar u observar no es lo mismo, aunque muchas veces
lo usamos de manera inapropiada. Antes de continuar leyendo, vean el vídeo:

“¿Eres un buen observador?” . ¿Cuantos de estos cambios te diste cuenta viendo la


primera parte del vídeo? . Éste es una anuncio que se ha usado para seguridad vial, pero
es un ejemplo muy válido para los analistas de rendimiento o analistas tácticos.
Ver, mirar u observar. Hay mucha diferencias en estos 3 términos. Según la RAE, las
acepciones principales son:
Ver:
Percibir con los ojos algo mediante la acción de la luz.

Mirar:
Dirigir la vista a un objeto.

Observar:
Examinar atentamente.

Todo el mundo ve fútbol (muchos incluso a su pesar..). Muchos miran el partido, pero solo
unos pocos observan de verdad el juego. Una de las características principales de un buen
analista es la capacidad de observación. Donde un espectador ve quien saca un saque de
esquina, un observador controla el perfil del lanzador, y disposición de los equipos en
ataque-defensa. Por lo tanto, una de las características principales de un buen analista es
su capacidad de observar. En un deporte de gran complejidad como el fútbol es
fundamental percibir, asimilar y organizar la información durante el proceso
observacional. En esta entrada nos centraremos en precisamente en esto: El Proceso
Observacional.

Un entrenador solamente es capaz de observar y examinar aproximadamente un 10% de


lo que acontece en un terreno de juego. Un analista y sus herramientas son los ojos extra
del cuerpo técnico. Pero a la vez debe observar lo que el entrenador no fue capaz de hacer
en directo, manifestar una actitud de análisis y posteriormente transmitírselo lo más claro
y conciso posible.

Citando a ÁNGEL VALES (2012), analista de la Selección Española y Liverpool entre otros:
En el fútbol, a pesar de que cada partido sea diferente, puesto que el contexto competitivo,
los estilos de juego y los jugadores participantes varían de partido a partido, es
comúnmente aceptado que las fases, los objetivos, los principios y los fundamentos que
están presentes en el mismo son invariables e independientes de la situación concreta en
la que se manifiestan, por lo que debemos enunciar unos indicadores generales que
consideremos claves en función de nuestro modelo de juego propio, los cuales vamos a
necesitar para posteriormente interpretar las diferentes características grupales e
individuales del equipo analizado.

Simplificando el proceso, la labor del analista en esta fase de su trabajo no es más que
observar partidos en directo o en vídeo, recopilar información durante este proceso,
organizarlo y ponerlo en común con su conocimiento previo, y así detectar patrones del
equipo rival, determinar el modelo de juego y fortalezas/debilidades del mismo.

Antes de empezar a observar, debemos tener en cuenta lo siguiente:


• Tratar de ser fríos en la observación, sin que nuestra percepción sea alterada por
las emociones vividas.
• Tener en cuentas las expectativas de lo que nos vamos a encontrar (conocimiento
previo de los elementos a analizar).
• Controlar los posibles fallos durante el proceso de recogida de información, ya sea
propia o externa (por empresas suministradoras de información).
• Planificar la observación debidamente.
◦ Informarse previamente sobre el evento a observar.
◦ Categorizar las acciones o eventos que se quieren controlar a través la
utilización de plantillas en papel o formato electrónico con software de
edición de vídeo, optimizarlas y ajustarlas a la realidad.
• Formarnos teóricamente para realizar la observación.
◦ Ponernos en concordancia con el cuerpo técnico sobre la observación a
realizar.
◦ Práctica de observación, sin necesidad de llevar a cabo registro.
• Formarnos también de manera práctica:
◦ Practicar a observar y analizar a través de vídeos y/o observación en vivo.
◦ Memorización de las categorías a analizar para optimizar tiempos.
◦ Por último, resolución de problemas acontecidos durante la fase de
observación.

Una vez controlados los factores previos al Proceso Observacional, habrá que decidir el
tipo de observación que realizaremos. Hay 2 opciones principales:
• Observación directa: La que se realiza in situ, en el propio lugar donde se produce
el evento, pudiendo captar información no disponible en el vídeo:
◦ Ventajas:
▪ Comportamiento de jugadores fuera de zona de balón.
▪ Ambiente y afición.
▪ Actitud de entrenador.
▪ Sensaciones intangibles.
▪ Estado del terreno de juego
▪ Efecto de la climatología en los jugadores.
▪ Relación entrenador – jugador.
◦ Desventajas:
▪ Pérdida de información por estar anotando alguna acción previa.
▪ Gasto del desplazamiento.
▪ Necesidad de plantillas y habilidad del analista para poder apuntar y
observar a la vez.
• Observación indirecta: Con vídeos.
◦ Ventajas:
▪ Principalmente, poder visionar las acciones varias veces.
▪ Cómodo y barato.
▪ Ganancia de tiempo evitando desplazamientos.
▪ Flexibilidad para realizar la observación.
◦ Desventaja:
▪ Pérdida de información por limitación de la cámara.

Todos estos aspectos son muy importantes para el posterior análisis, interpretación y
presentación de la información al cuerpo técnico. Ten en cuenta que un 80% de las
empresas multinacionales aseguran tener problemas de calidad de datos, por lo que el
posterior análisis y toma de decisiones es incorrecto. Todo debido a un mal proceso de
recogida de información. En nuestro caso en concreto, estamos hablando del Proceso
Observacional. Mantén una gran calidad en el dato y la observación, tu entrenador lo
valorará. Dale la importancia que se merece.