Está en la página 1de 3

Cómo construirá Alemania su "Silicon Valley" del fútbol

Bayern Munich no pasa un instante sin apostar a la innovación. ¿Qué es innovar para
un club de fútbol? Hacer una conferencia de prensa para presentar la Audi Cup 2017 y
que uno de los técnicos, Diego Simeone, en Madrid y otro, Jurgen Klopp, en Liverpool,
se corporicen ante la audiencia en Munich mediante hologramas. Eso pasó en mayo
pasado y fue un contenido que los canales de TV dieron gratis, sin que la marca de
autos gastara un solo euro en publicidad. Otra señal de innovación puede ser el acuerdo
con Tenor (una compañía dedicada a la creación de gifs y aplicaciones visuales) para
que los más de 300 millones de hinchas que el Bayern Munich tiene por el mundo, usen
animaciones vinculadas al club cada vez que quieran mostrar sus sentimientos en las
redes sociales.

Hay más. El club emblema del fútbol alemán organizará un "hackathon" entre el 19 y el
23 de enero para que estudiantes de tecnología y emprendedores propongan soluciones
inteligentes a las necesidades del club. Quieren descubrir, entre otras cosas, cómo
podrían interactuar con los fanáticos cuando están sentados en sus autos y cómo
seducir a la llamada "Generación Z", a la que no parece acabársele el mundo si no mira
fútbol. El club les dará drones, impresoras 3D, sensores, dispositivos de realidad
aumentada y otras herramientas tecnológicas para que los asistentes utilicen en sus
creaciones.

En otras profundidades, Bayern Munich lleva cuatro años trabajando con big data para
mejorar el rendimiento de sus futbolistas. Y lo que hace el Bayern Munich también
impacta en la Federación Alemana de Fútbol. Las dos organizaciones comenzaron en
2014 a usar las herramientas diseñadas por SAP, la compañía alemana de software.
Los datos como cantidad de kilómetros recorridos y pases acertados ya fueron
descartados hace tiempo por el fútbol alemán como ideas principales del análisis de
rendimiento. La etapa superior para el seleccionado alemán es la creación de una nueva
academia de fútbol en Frankfurt que tendrá el desarrollo digital y la recolección de datos
como su principal razón de ser.

El proyecto demandará una inversión de 110 millones de euros. Fue anunciado en 2015
y estará listo en 2021. Pero la pretensión de ser el "Silicon Valley del fútbol", tal como
consignó Deustche Welle, fue revelada recientemente por Oliver Bierhoff, coordinador
del seleccionado alemán, y el técnico Joachim Löw en un simposio al que asistieron 130
analistas de datos de fútbol de diferentes lugares del mundo. La Federación Alemana
quiere estar en la vanguardia indiscutida del manejo del Big Data como herramienta
indispensable para la enseñanza y el perfeccionamiento. Alemania fue el ganador del
último Mundial y domina la escena actual con sus seleccionados juveniles y su selección
femenina. El azar del fútbol se queda corto para explicar semejante hegemonía.

En 2014 Alemania ya había corrido algo la cortina para mostrar en que andaba su
relación con SAP, mientras los medios ponían el foco en que los alemanes se
concentraban con su familia en la playa y el técnico Löw hurgaba en su nariz antes de
saludar a Cristiano Ronaldo. La goleada 7 a 1 contra Brasil en semifinales fue el punto
más alto de condensación del big data aplicado al juego. Ese partido, en el que Alemania
marcó tres goles en 179 segundos, se convirtió en un dato fetiche para la escudería de
Low. Resulta curioso revisar ese encuentro en Belo Horizonte y notar hoy el equilibrio
de ciertos números. Las estadísticas muestran la superficie, mientras que los datos
revelan aquello que está más profundo.

Alemania tuvo menos posesión de pelota, Brasil atacó más y los dos tuvieron una
cantidad similar de remates al arco, pero la velocidad de los pases fue clave. El equipo
venía con un promedio de posesión de la pelota en los pases de 3,4 segundos y lograron
bajarlo a 1,1 segundos durante el Mundial. La visualización de datos fue esencial para
que los jugadores entendieran lo que el cuerpo técnico buscaba. En ocasiones se cree
que el manejo de grandes volúmenes de datos va a abrumarlo, cuando en realidad el
futbolista recibe pequeñas dosis de información. Cada futbolista recibía en su teléfono
móvil un video de pocos segundos donde se mostraban gráficos con lo que se pretendía
de cada uno. Esa práctica tan extendida era una rareza en junio de 2014. Mientras otros
contaban pases y metros recorridos, los alemanes conseguían un "insight" inédito, con
jugadores que podían ver representaciones virtuales que mostraban que porción del
campo cubriría cada uno en la fase defensiva del juego.

El futuro del fútbol alemán es imaginado desde la construcción de esta estructura digital
para analizar el juego. Con una premisa que no se modifica: el futbolista sigue en el
centro de la escena. Joachim Löw entiende que el manejo de los datos es otro aspecto
del trabajo de un entrenador y que los futbolistas esperan los análisis digitales de sus
sesiones de entrenamiento. "Los jugadores de hoy son de una generación que necesita
estimulación visual", comentó Löw en la presentación del proyecto de la nueva
academia. "No están satisfechos simplemente con seguir instrucciones. Les gusta
revisar las acciones desde varios ángulos de cámara. Reciben información y críticas,
pero también quieren soluciones".

Alemania tiene previsto jugar un amistoso con España en marzo de 2018 en Dusseldorf.
Como muestra del poderío que otorgan los datos, un ejecutivo de SAP tomó una tablet
y escribió "España": de inmediato aparecieron los datos de todos los posibles
pateadores de penales y sus estadísticas al respecto. Pasaron casi 12 años desde aquel
papelito que estudió el arquero Jens Lehman contra la Argentina en la definición de los
cuartos de final de 2006. Ahora se puede analizar todo un universo de pateadores en
apenas segundos.

La selección alemana fue desde julio pasado una de las primeras en experimentar con
realidad virtual para recrear situaciones de juego en los entrenamientos. Esa tecnología
va camino a la estandarización y alguna vez quedará obsoleta. Para eso Alemania
edifica su propio laboratorio de tecnología e innovación. Con su metodología y eficacia,
ligada a la historia misma de los Mundiales, estuvo 24 años sin ganar uno. Ahora que
es el campeón vigente pretende que el análisis de datos pueda ofrecerle ciertas
garantías.
Bayern Munich presenta la Audi Cup con hologramas de Simeone y Klopp
TEXTO EXTRAÍDO DE

http://www.lanacion.com.ar
AUTOR: Marcelo Gatman