Está en la página 1de 2

9 Actividades para trabajar con niños hiperactivos

Se debe tener en cuenta que los niños con hiperactividad no se concentran con
facilidad y que hacer una misma tareas durante un largo periodo resultará bastante difícil,
así que las actividades a realizarse deben ser breves, muy claras y sencillas de ejecutar;
además, estas estarán enfocadas en incrementar su inhibición muscular, en ayudarles a
tener mayor control corporal, mejorar su atención y relajación.

1. Hacer rompecabezas pequeños de figuras geométricas simples. A medida que se le vaya


haciendo sencillo realizarlos, se puede ir aumentando su dificultad.
2. Colorear es una actividad que le gusta a la mayoría de los niños, debe pedírsele al niño que
coloree una figura simple en un papel pequeño, esta actividad debe realizarse diariamente
y cada día el área para colorear puede ser más grande.
3. Completar frecuencias de trazados.
4. Encontrar las diferencias entre dos dibujos similares.
5. Encontrar figuras repetidas en un mismo dibujo.
6. Los laberintos, sopas de letras y crucigramas son buenas actividades que potencian la
creatividad
7. Escoger entre varias palabras la adecuada para completar alguna frase.
8. Jugar a la carrera lenta, el último que llegue a un lugar, haciendo movimientos muy lentos
será el ganador. Este juego ayuda a controlar la impulsividad.
9. Con el fin de que aprenden habilidades sociales y de comportamiento, se puede incitar a
los niños a practicar deportes en equipo.
Todas estas actividades deben ser supervisadas por un adulto, además este debe ser un
animador para que el niño termine la actividad que empezó y no la deje a medias.

Actividades a evitar en niños hiperactivos

La televisión excesiva y los videojuegos pueden ser muy perjudiciales para los niños con
hiperactividad.

Por un lado, ver la televisión puede enviarles mensajes equivocados si no se controla lo que
ven, ver televisión es una actividad pasiva que les quieta tiempo de aprendizaje a los niños,
como por ejemplo, retrasa el aprendizaje de habilidades sociales y ejercicio físico necesario
para que se convierta en un adulto sano.

Por otro lado, los videojuegos pueden llevar al niño a un estado de cerebro híper-enfocado,
lo que rápidamente puede convertir al pequeño en un adicto a este tipo de juegos, pues
hacen que el pequeño no tenga límites razonables.