Está en la página 1de 2

TRATAMIENTOS SUPERFICIALES:

Tiene como objetivo modificar las propiedades de materiales puros o de aleaciones. Permiten obtener
piezas mejor adaptadas al papel que tienen que desempeñar en un conjunto mecánico.
Revestimiento o deposición de material
Los procesos de revestimiento o deposición de material se emplean para recubrir superficies para obtener
unas características determinadas como aumentar la resistencia a la corrosión y oxidación o proporcionar
características decorativas, como color o brillo.
La galvanización son los procesos mediante los cuales se adhiere una capa superficial de otro metal
resistente a la corrosión. Al alearse metalúrgicamente, se crea una capa que tiene una gran adherencia,
muy resistente a los golpes y de gran dureza, especialmente indicada para su uso en el exterior y en
ambientes húmedos o corrosivos.
CINCADO

El principio de funcionamiento se basa en que los atomos de zinc reaccionan con las moléculas del aire
oxidándose más rápido (por estar en la superficie) que el metal componente de la pieza retardando la
composición interna
 Galvanizado en caliente. Inmersion en zinc fundido
 Galvanizado en frio. Aplicación de zinc con brocha o pulverizado
 Electrodeposición. Capa más fina que el galvanizado

Existen en la actualidad tres formas básicas de depositar el zinc por vía electrolítica:

 zinc ácido. El proceso no es, hoy en día, el más utilizado. Este metal es químicamente activo y se ve
atacado por los ácidos diluidos, aunque lo hace lentamente cuando el ácido está concentrado. En
algunos casos estos provoca una dificultad a la hora de controlar los parámetros del baño de
proceso.
 Zinc cianurado. cada vez menos utilizados que el zincado ácido y alcalino.

 zinc alcalino. Como más utilizada es la solución de zinc alcalina y además exenta de cianuro. En este
caso, el zinc reacciona con los alcalinos dando zincados solubles

Oxidación:
Reducción:
Anodizado: oxidación superficial mediante adsorción del oxígeno de una solución ácida para generar una
capa de protección formada por óxido del metal. Este proceso se puede emplear en metales en los que la
capa de óxido del metal de la pieza constituye una barrera eficaz contra una ulterior corrosión, como en el
caso del aluminio o del titanio. Pueden usarse colorantes orgánicos.
Pavonado: aplicación de una capa superficial de óxido abrillantado, compuesto principalmente por óxido
férrico (Fe2O3).