Está en la página 1de 4

La importancia de la magia en La Celestina

Si bien en primera instancia lo que atrapa al lector al leer La Celestina es el


amor, creo que éste adquiere su atractivo gracias al tratamiento que le confiere la
magia. La polémica que gira en torno al papel de ésta dentro de la obra sigue vigente
pues actualmente existen diversas teorías y posturas acerca de si el autor era
escéptico ante la magia y de sí, por ende, la importancia de ésta en la obra era
significativa o un simple recurso ornamental.
Me parece que es imposible dilucidar esta cuestión, puesto que Rojas nunca
se pronuncia respecto a esto, además de que carece de importancia, ya que lo
esencial me parece ser no lo que él pensaba sobre la magia, sino el rol de ésta en la
sociedad de los siglos XV y XVI en la que se desarrolla La Celestina.
De esta manera sale a relucir el contexto histórico, pues “el elemento mágico
en la Tragicomedia refleja no una realidad judaizante, sino una realidad cristiana
propia no sólo de España sino de toda Europa en aquella época”1 pues el mismo
autor del artículo afirma que

[…] a todos los niveles de la sociedad, entre teólogos y sacerdotes, juristas, nobles
y plebeyos, por regla general se creía en la realidad de la magia, discutiéndose únicamente
el problema de si los magos realmente gozaban de poderes sobrenaturales o si los actos
mágicos eran realizados directamente por el Demonio quien, para sus propios fines,
burlaba a los magos, haciéndoles creer que necesitaba de ellos para intervenir en las cosas
humanas2

Esto es primordial porque Rojas introdujo la magia no para emitir su juicio


personal, sino como un recurso artístico que dotó a la trama de dramatismo y
caracterización además de haber servido de “ejemplo ilustrativo de uno de los
males más peligrosos del loco amor: que dejaba camino abierto a las nefastas
actividades de las hechiceras y, así, a la intervención directa del demonio en los

1 Peter E. Rusell, “La magia, tema integral de La Celestina” [en línea].


2 Iden.

1
asuntos humanos”3 cumpliendo de esta forma con la función didáctica de la
literatura medieval.
Ahora bien, la historia amorosa de Calisto y Melibea es lineal y concisa. Se
trata de una serie de hechos entrelazados tan íntimamente que si alguno de ellos
cambiara ya no tendría el mismo sentido. Sin embargo, una severa crítica que se le
hace es la rápida transformación de Melibea, que pasa del rechazo más colérico a
la entrega más absoluta.
Esta rápida alteración se debe a los hechizos de Celestina y a la intervención
del diablo mediante el philocaptio pues se ha propuesto a la magia como detonante
de la catástrofe amatoria de un amor cortesano, ya que es la inmediatez con la que
el amor pasional encomendado a terceras y rufianes la que fulmina a los
participantes y no tanto las ansias sentimentales de ambos jóvenes. Esto me parece
lo más acertado ya que despojar a la obra de la magia es quitarle su carácter mismo.
Ésta ya no funciona.
De esta suerte, el elemento mágico es el que consolida a la obra, pues si bien
la eficacia de los hechizos celestinescos es dudosa para algunos críticos, no lo es
para los personajes de la obra, los cuales están convencidos de ello. Basta con citar
a Sempronio, quien hace mención por primera vez a la alcahueta y dice de ella ser
“una vieja barbuda que se dize Celestina, hechicera, astuta, sagaz en quantas
maldades ay”4. La introducción de Celestina está, desde un principio, ligada a las
artes oscuras.
El hecho de que Calisto recurra a estos medios para obtener beneficios, y
que de ellos busquen obtener beneficios tanto Celestina, Pármeno y Sempronio,
pone de manifiesto que el final de los implicados será desgraciado, puesto que está
es la tesis de la obra, nada que se obtenga por medio de la hechicería y del demonio

3 Iden.
4 I, 4. (Actos, escena).

2
es benévolo. Y es en esto donde reside el objetivo primario de la reprensión
ejemplarizante de La Celestina.
Retomando el asunto del elemento mágico-demoníaco como causa de la
transformación de Melibea, éste se puede confirmar con el propio texto cuando
dice “que me comen este coraçon serpientes dentro de mi cuerpo”5, donde hay
detrás una representación del diablo mediante la figura de la serpiente.
Finalmente, la consecuencia del maleficio echado a Melibea es la muerte de
todos. Hay una transgresión de los valores de la época y un pacto con el diablo,
con quien no se puede confiar, pues si bien hizo un trato con Celestina, une vez
cumplido éste se cobra con creces llevándose no sólo el alma de la hechicera sino
también la de todos los involucrados. La avaricia de Celestina, de Pármeno, Calisto
y Melibea. Todos mueren sin confesión y contra su voluntad por el pacto realizado
con el diablo directa o indirectamente.
En resumidas cuentas, la magia es el factor principal para el desarrollo y
desenlace de la obra. Rojas rompe las defensas de la honestidad y precipita a la
figura de buena doncella y su destino social esperable hacia un final catastrófico
mediante la magia. Tergiversa el estilo del amor cortés de la época para convertir a
La Celestina en una obra innovadora que supo conjugar conceptos contradictorios
de manera artística cuidando de relativizar un tanto el papel de las artes mágicas en
el nacimiento del amor, el cual es el nudo de la historia, salvaguardando la
ambigüedad de su alcance, uno de los grande méritos de la obra que, hasta la
actualidad sigue siendo un tema controvertido y rico para debatirse.

Bibliografía.

5 X, 2.

3
ARMIJO, Carmen Elena. “La magia demoniaca en La Celestina” en A quinientos años
de La Celestina (1499-1999). México, Universidad Nacional Autónoma de
México, 2004.
BOTTA, Patrizia. “La magia en La Celestina”, [en línea]. DICENDA. Cuadernos de
Filología Hispánica. Número 12. Universidad Complutense de Madrid,
Madrid, 1994. Dirección URL
http://revistas.ucm.es/index.php/DICE/article/view/DICE9494110037
A/13122> [Consulta: 23 mayo 2013].

RUSSELL, Peter E. “La magia, tema integral de La Celestina” [en línea]. Dirección
URL < http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-magia-tema-
integral-de-la-celestina-0/html/ffd7095a-82b1-11df-acc7-
002185ce6064_7.html> [Consulta: 23 mayo 2013].

SEVILLA Arroyo, Florencio. “Amor magia y tiempo en La Celestina” [en línea].


Celestinesca 33, 2009. Dirección URL
http://parnaseo.uv.es/Celestinesca/Celestinesca33/12_Sevilla_Florencio.
pdf> [Consulta: 23 mayo 2013].

VIAN Herrero, Vian. “El pensamiento mágico en La Celestina. ‘Instrumento de lid


o de contienda’” [en línea]. Celestinesca, 14.2, 1990. Dirección URL
http://parnaseo.uv.es/Celestinesca/Numeros/1990/VOL%2014/NUM
%202/2_articulo2.pdf> [Consulta: 23 mayo 2013].