Está en la página 1de 94

Cómo potenciar el intelecto

5
Yo soy
(6 a 7 años)

Descubrámonos en el mundo que


nos rodea
Indicadores

E
ncontrar semejanzas y diferencias
entre los objetos.
– Usar correctamente los términos
alto/ bajo.
– Usar correctamente los términos
adelante/ atrás.
– Descubrir las partes del cuerpo que permiten
reconocer la propiedad de los objetos.
– Interactuar con los coetáneos.

Llamar a lista
Se disponen los alumnos en círculo y en medio de
ellos se coloca un canasto. Dentro de éste, meter
las fotos de los niños del curso. Luego, cada uno
debe tomar del canasto la foto suya y sentarse en el
puesto en el que se encontraba. Una vez terminado

67
Ángela María Porras R.

el llamado a lista, en el canasto quedan algunas fotos sin dueño:


estos son los niños ausentes en el día de hoy.

– ¿Cuántos son los niños de este curso?


– ¿Cuántos son los niños ausentes hoy?
– ¿Cuántos son los niños presentes hoy en el salón?

Realizar esta actividad todos los días por una o dos semanas.

Alto - bajo
Un objeto es más alto o más bajito que otro, cuando se mira en po-
sición vertical con respecto al suelo. La relación de medida en esta
edad se debe realizar al comienzo en objetos que sean iguales, para
después establecer la relación uno a uno entre dos objetos diferentes.
Los niños se disponen en fila sobre la pared, dándole la espalda al
muro, derechos y con los pies unidos. El profesor, con cinta de color,
marcará la altura de cada niño. Se observa la altura de los diferentes
compañeros y se resalta el más alto y el más bajito. Llamar a un niño
bastante alto pero no el más alto, y uno bajito pero no el más bajito.
Pedirles que se coloquen a una cierta distancia el uno del otro.

– ¿Quién es alto?
– ¿Quién es bajo?

Dibujar la silueta de los niños sobre papel craft, decirles que las
recorten. De esta manera es más fácil observar la diferencia.

Ahora se debe llamar a un niño de estatura mediana para preguntarle


si es más bajito o más alto de X, y si es más bajito o más alto de Y.

Después de haber controlado la exactitud de las respuestas, pedirle


que se coloque junto a los compañeros de manera que se pueda
apreciar las diferentes alturas. Será notorio que es más bajito que Y
pero más alto que X.

Se puede decir que estos niños están organizados en un cierto “or-


den”, pero ¿cuál orden?

68
Cómo potenciar el intelecto

Conclusión: se encuentran dispuestos del más alto al más bajito,


pero pueden ser ordenados del más bajito al más alto.

Todos los niños, con tiza, sobre el papel craft, podrán colorear su
silueta que pegarán en las paredes del salón para adornarlo.

En el espejo, tratar de observar la parte de atrás de su cuerpo que


no se encuentra a nuestra vista y dibujarla sobre la silueta. Preparar
sobre la mesa varios objetos de diferente altura.

Dos niños harán una carrera para llegar a la mesa. El que llega pri-
mero, escoge un objeto, el compañero debe elegir de la mesa uno que
tenga la misma altura. Sacar los cubos de construcción. En grupos,
los niños jugarán a formar torres de diferentes alturas.

¿Cuál es la torre más alta?, ¿cuál es la menos alta?

Delante - atrás
Tomando como punto de referencia el lugar de ellos mismos, invi-
tar a los niños a colocar un objeto que se encuentre en el salón, el
gimnasio o lugar del colegio donde se haga la actividad, delante de
o detrás de....

– Pon delante tuyo la mesa.


– Pon la pelota detrás de ti, etc.

Después de haberlo hecho con varios objetos preguntarles:

– ¿Qué tienes delante tuyo?


– ¿Que tienes detrás de ti?

Probar ahora con los compañeros:

– ¿Cómo se llama el compañero que está delante tuyo?


– ¿Y el que está detrás de ti?

A las siluetas que hicieron antes, pegarles el nombre de cada niño.


Pedirles que las organicen en fila, en orden, de la más alta a la más

69
Ángela María Porras R.

bajita, y preguntar ¿de quién es la silueta del niño que está delante
de “Ana”?, y así con varias de las siluetas.

Tomar una cuerda para saltar y colocarla en el piso. Cada uno se


pone delante de su cuerda.

– Hacer un salto hacia adelante pasando por encima de la cuerda.


– Ahora hacer un paso hacia atrás.

Tomar unos tacos de madera y ponerlos delante nuestro, o atrás


de nosotros.

De rodillas, mandar nuestro busto hacia adelante, luego, hacia


atrás.
Con pelotas de colores, invitar a los niños por turnos a lanzarlas por
el piso. Estableciendo una de las pelotas como punto de referencia,
preguntar la posición de las otras.

Se recomienda comenzar con 3 pelotas y aumentarlas a medida que


se familiarizan con el juego.

Otra modalidad. Con carritos sobre una pista, preguntarles a medida


que se avanza en la carrera sobre su posición.

Realizar con el propio cuerpo las posiciones, delante/atrás.

Organizados en fila, siguiendo el ritmo de una melodía, balancear


una pelota llevando el brazo hacia adelante y hacia atrás.

Con tiza dibujar en el piso un recorrido marcando el punto de lle-


gada y el de salida. Escoger dos cartones de diferente color y a cada
cartón asignarle un color, ejem: el verde indica un paso adelante, el
amarillo un paso atrás. La profesora esconde los dos cartones y cada
vez que muestra uno, los niños harán un salto adelante si el cartón
que se muestra es el verde y un salto atrás, si es el amarillo.

El niño que realiza todos los movimientos correctamente, llegará a


la meta de primeras y por lo tanto será el ganador.

70
Cómo potenciar el intelecto

Diferente o igual
A través de la observación y con el descubrimiento de las caracte-
rísticas de los objetos, el niño llega a descubrir las propiedades de
los mismos. Proponer actividades donde el niño reconozca entre
dos objetos semejantes la cualidad que los hace diferentes y/o
iguales. Es importante tener en cuenta que para los niños es más
fácil al comienzo encontrar las diferencias entre los objetos que las
semejanzas. Entre más se haya desarrollado la percepción, más fácil
llegará al concepto abstracto. Recuerde que las preguntas desarro-
llan la inquietud y por consiguiente la imaginación, la observación,
el desarrollo de los sentidos, la creatividad, el análisis crítico que
conduce al desarrollo del pensamiento abstracto. Por esto es acon-
sejable comenzar un argumento creando expectativa a través de
preguntas como:

– ¿Qué vemos?
– ¿Qué color tiene?
– ¿Qué forma tiene?
– ¿De qué material está hecho?
– ¿Producen ruido?
– ¿Son diferentes?
– ¿Son iguales?
– ¿En qué se parecen?

Organizados en grupos de cinco niños, mostrarles una cantidad de


objetos con diferentes características e invitarlos a clasificar según
cada grupo los considere oportuno. Una vez que los niños hayan
realizado las clasificaciones, se pide que nombren entre ellos a un
representante del grupo quien explicará al resto del salón cuáles
criterios usaron para formar dicha clasificación.

Preparar una lista de elementos y mostrárselos a los alumnos. Dicho


el nombre del objeto, invitarlos a pensar en él y a expresarlo.

Esto es llamado lluvia de ideas. Sobre una cartelera que se ha pre-


parado y que se encontrará en ese momento pegada en el tablero, se
escribirán todas las ideas expuestas por los niños debajo del dibujo

71
Ángela María Porras R.

que representa el objeto. Si los niños aún no saben leer, el profesor


inventará un lenguaje simbólico para indicar cada idea.

Realizar un listado de animales y hacer lo mismo que en el ejercicio


anterior. Adivinar el personaje escondido, del cual están descritas unas
características que la profesora haya preparado en una cartelera.

Ejemplo: tiene zapatos negros, su delantal es de color blanco, el color


del cabello es rojo, es niña, su nombre comienza por “A”.

El uso de los bloques lógicos es útil para realizar clasificaciones y


seriaciones con el fin de estimular el análisis y desarrollar los con-
ceptos de clase y cualidad

Los órganos de los sentidos


El niño desde pequeño trata de satisfacer su curiosidad hacia los ob-
jetos que lo rodean, tocándolos, aferrándolos, llevándolos a la boca,
oliéndolos. Es de esta manera que comienza a conocer las diferentes
propiedades de los objetos, utilizando los órganos de los sentidos.

Iniciar el estudio de ciencias naturales conociendo los órganos de


los sentidos, es el argumento más apropiado en esta edad.

Se les muestra a los niños una manzana, un lápiz, una guitarra, un


muñeco de peluche, una chocolatina, unas llaves, un tambor.

Invitar a describirlos no sólo a través de la observación (la vista) sino


a través del olfato, del tacto, del gusto, del oído.

Ejemplos: cuando cierro los ojos y muerdo una manzana, puedo


saber si es dulce o no. Si la toco, siento que es lisa. Si la huelo, siento
que tiene olor agradable y si abro los ojos veo que es de color rojo
o verde.

Realizar la descripción de varios objetos para llegar a concluir que


algunas partes del cuerpo nos permiten establecer las características.
Reflexionar sobre cuál fue la parte del cuerpo que nos permitió saber
que era rojo, reconocer el olor, el sabor, etc.

72
Cómo potenciar el intelecto

Realizar el dibujo de los órganos de los sentidos sobre una hoja,


indicar con una flecha su localización en el cuerpo.

Pongamos orden en las cosas


Indicadores
– Realizar clasificaciones partiendo de una característica dada.
– Favorecer la interiorización de los conceptos espaciales enci-
ma/ debajo.
– Recoger datos con un cierto orden.
– Usar correctamente los términos arriba – abajo.

Clase y clasificación
Los términos clasificación y clase vienen naturalmente en el curso
de la actividad y en juegos de discriminación debido a la necesidad
de poner orden en un universo de objetos.

Basta conducir al niño hacia las más evidentes características co-


munes de todos los elementos que sean seleccionados. Es decir,
reconocer en los objetos diferentes una misma cualidad. Salir con los
niños al jardín o programar una salida a un parque o a un zoológico.
Durante la salida, el profesor realizará preguntas que conducirán a
los niños a observar el entorno. Pedirles que recojan hojas, piedritas
y todo cuanto colme su curiosidad. En clase, el profesor invita a los
alumnos a exponer todos los objetos recolectados durante la salida.
Junto con los niños, encontrar los criterios que conducen a realizar
las clasificaciones de los objetos. Para ello se les entrega unas cajas
con una hoja en blanco pegada en la parte delantera de modo que
se pueda dibujar con un símbolo lo que se encuentra dentro de cada
una de ellas. Sobre el piso, colocar esos mismos objetos y pedirles
que los agrupen según las características que escojan, haciendo di-
visiones con una línea dibujada en el piso con tiza o con lana, con-
tándoles que se ha formado el conjunto de las flores, el conjunto de
las ramas, de las piedras, etc., a los cuales se hace necesario ponerles
una etiqueta con el dibujo que representa el criterio con el cual se
forma el conjunto. Formar ahora conjuntos con los mismos niños.

73
Ángela María Porras R.

Se propondrán algunos y los encerrará en su respectivo diagrama


de Venn, poniéndoles la etiqueta correspondiente.

Una vez se tenga la certeza que cada niño conoce el significado de


conjunto, pasar a dibujarlos en los cuadernos.

Llamar lista con las torres


Se les pide a los alumnos salir del salón y hacer una fila. Al entrar
encontrarán unas fichas de construcción de 4 colores diferentes. Al
entrar, cada uno debe coger una ficha y sentarse en el piso. Cuando
todos hayan entrado, se les pide que busquen a los compañeros
que tienen el mismo color de ficha. La profesora habrá preparado el
material de manera que todas las fichas tengan la misma cantidad y
si la cantidad en ese grupo de niños no lo permite, deberá incluirse
ella.

Cuando ya se encuentran todos los niños que tienen la ficha del


mismo color reunidos, pedirles que formen la torre que les corres-
ponde con las fichas que tienen en la mano. Colocar las torres en el
centro para que todos los niños puedan observarlas y comenzar las
preguntas:

– ¿Cuáles son los colores de las torres?


– ¿Cuál es la torre más alta?
– ¿Por qué creen que es la más alta?
– ¿Cuál es la torre más bajita?
– ¿Cada una de las fichas de la torre roja, a quién representa?
– ¿Cada una de las fichas de la torre verde, a quién representa?
– ¿Cuántos son los niños que representa la torre amarilla hoy?
– ¿Cuántos son los niños de la torre roja?
– ¿Cuántos son los niños de este curso?
– ¿Cuántos son los niños presentes hoy?
– ¿Qué pasó con las fichas que quedaron sueltas?
– ¿Cuántos son los niños de la torre verde que no vinieron?

74
Cómo potenciar el intelecto

Jugar a colocar las torres en orden de la más alta a la más bajita y


viceversa. Pasar a dibujar en el cuaderno de regletas que son las
adecuadas para el manejo espacial del niño de esta edad, las cuales
miden 1cmX1cm cada cuadro. En el momento de proponer a los
niños el dibujo en el cuaderno, el profesor explica que estos gráficos
simplifican la interpretación de la información.

Por último se prepara una cartelera grande. Colgarla en el salón con


las casillas vacías en cada columna para que en el transcurso de la
semana, cada vez que se llame a lista, los niños marquen un cuadro
con el color que a cada uno le correspondió, permitiéndoles de esta
manera observar cuáles han sido las ausencias. Cada semana la
situación puede cambiar, haciendo otras preguntas más complejas:
¿por cuántas fichas es más alta la torre roja?, etc.

Encima - debajo
Tenga en cuenta que un objeto se considera encima o debajo de
otro cuando estos se encuentran más o menos alineados en sentido
vertical. En el gimnasio o en el salón de clase, caminar encima de
un papel, debajo de la mesa, poner una de las manos encima de la
cabeza.

Probar ahora con los objetos. Colocar los balones, las loncheras, etc.
encima de... debajo de...

Cada niño prueba a describir la posición de los objetos. Preparar


unos libros de diferentes colores poniendo uno sobre el otro. Descri-
bir la posición de los libros; el libro rojo se encuentra encima de... y
debajo de... ahora prueba tú. Así se hará hasta asegurarse que cada
niño haya podido expresar el concepto para luego pasar al dibujo
en el cuaderno.

75
Ángela María Porras R.

Arriba - abajo
Construir junto con los niños un avión de papel. Lanzar y observar
la trayectoria del avioncito. Apenas se lanzó, voló hacia arriba, pero
cuando el impulso terminó, cayó hacia abajo. Proponer también con
bombas, preferiblemente si están infladas con gas helio. Las dejamos
escapar, se quedan arriba, pero si la pinchamos caen hacia abajo.

Tomando como punto de referencia los mismos niños, nombrar den-


tro del salón, del patio, o del gimnasio, los objetos que se encuentran
arriba y los que se encuentran abajo.

Cogemos un objeto cualquiera y les preguntamos de manera indi-


vidual cuál es el objeto que se encuentra arriba, etc.

¿Qué ves más arriba, una mariposa o un helicóptero?


Proponer dibujar en el cuaderno los siguientes objetos: una mariposa,
una bicicleta, un caracol, una estrella, el sol, un gusano, y pedirles
que coloreen o que encierren en un círculo lo que siempre está abajo
de un color y lo que va arriba de otro color.

Los números en el mundo


Indicadores:
– Reconocer en el plano gráfico la línea abierta y la línea cerrada.
– Usar correctamente los términos: lejos/cerca.
– Reconocimiento de las cualidades en los objetos a través del
tacto.
– Introducir el concepto de número natural.
– Clasificar según una característica en común y registrar a través
del diagrama de Venn.

Número y cantidad
Dividir en grupos de a cinco a los niños y repartirles el material de
piñata.

Pedirles que formen al menos dos conjuntos con el material.

76
Cómo potenciar el intelecto

Preparar las cuerditas de lana y los pedazos de papel que servirán


para formar los conjuntos.

Esta actividad, además de ayudar a adquirir el concepto matemático,


sirve para el área socio-afectiva, pues se orienta a los niños a trabajar
en grupo. Cada niño tendrá su propio rol en el grupo. El profesor
preguntará a cualquiera sobre lo que han hecho y todos deben estar
en capacidad de responder si han sabido trabajar en grupo. El grupo
que haya trabajado mejor, será el ganador.

– ¿Cuál es la característica que tienen en común los elementos


del conjunto?
– ¿Cuántos son los elementos que forman el conjunto?

Pedirles que observen bien todos los conjuntos que se encuentran


formados en el piso.

– ¿Cuáles son los conjuntos que poseen la misma cantidad de


elementos?
– ¿Dónde hay menos?
– ¿Dónde hay mucho?
– ¿Dónde hay poco?
– ¿Dónde hay uno?
– ¿Dónde hay no hay nada?

Se da inicio al uso de los cuantificadores, y servirá para ir conociendo


los niños que se encuentran listos para continuar con el conocimiento
del número. Representar la etiqueta con un número que indica la
cantidad de elementos que se encuentran en el conjunto.

Los conjuntos formados se representan en cajas de cartón y en la


parte externa se dibuja con símbolos la cantidad contenida en cada
conjunto. Como símbolo podemos utilizar las cartas de juego.

Dentro del salón se puede jugar a las escondidas pero escondiendo


objetos. Un niño, escogido para encontrar el objeto, sale del salón
mientras los demás, junto con el profesor, se ponen de acuerdo para
escoger el objeto. Cada niño debe darle una pista diciéndole una de
las características del objeto.

77
Ángela María Porras R.

Ponemos 4 niños, uno al frente del otro. En la mitad se sitúa un ca-


nasto con pelotas y se le pregunta a uno de los niños: ¿cuántas pelotas
se deben coger del canasto para que cada uno de los niños que está
de pie pueda tener una? Una vez que el niño responda correctamen-
te, se le pide que vaya al canasto, tome las pelotas necesarias y las
entregue a los 4 niños contando uno, dos, tres, cuatro.

Jugar ahora con la manos. Se le pide a uno de los niños que repre-
sente una cantidad con los dedos de la mano y un compañero debe
nombrar la cantidad correspondiente. Así se hará con unos cuatro
niños. Ahora el profesor pedirá que todos alcen las manos, indicando
la cantidad con los dedos de la mano.

2 1 5 4 3 0

– ¿Cuántos dedos tenemos en una mano?, y si juntamos las dos


manos, ¿cuántos dedos tenemos en total?

Ahora un niño alza la mano indicando una cantidad de dedos y el


profesor pasa al tablero para dibujar el número que los representa.
Una vez mas cede el turno a otro niño y así hasta indicar los 5 sím-
bolos de los números del 0 al 5.

A cada niño se le entregan 5 recortes con el dibujo de unas manos


indicando un número. Cada uno debe escribir al lado de cada mano
el símbolo correspondiente y aplicar color.

Representar los números con los dedos de las manos. Para esta
actividad se dedican 5 minutos diarios, y al pasar dos semanas se
propone realizar en grupo una cartelera que adornará el salón y
que servirá cuando sea necesario para recordar la representación
del número; a la vez se puede enseñar su escritura. Esta cartelera
representa los números del 0 al 10.

Es importante aclarar que muchos niños pueden presentar difi-


cultad de representar o escribir sin una orientación sobre la hoja el

78
Cómo potenciar el intelecto

número.

Se hace necesario guiarlos, ejercitándolos en la escritura simbólica


del número, mostrándoles cómo se hace y si es necesario, realizar
repetidas veces el símbolo, sin caer en el error de colocar las famosas
planas.

Línea abierta y línea cerrada


Conducir al niño a descubrir que las líneas pueden limitar el espacio
sólo si están cerradas. Para introducir a los niños en el argumento,
se propone una actividad de escucha.

Los niños, con los ojos cerrados, escucharán música instrumental,


se sugiere”Va Pensiero” de Giuseppe Verdi. Después, un poco más
movida, pero siempre instrumental, “Funiculi, Funicula” (Turco,
Danza) canción italiana napolitana. Esto con el objetivo de que a
medida que vayan escuchando la música, sigan con la mano los
movimientos que en el aire a ellos les vienen, primero con los ojos
abiertos y después con los ojos cerrados.

El profesor realiza los movimientos y los niños tratan de imitarlo.


Luego los representarán cada uno sobre una hoja, mirar las diferen-
tes propuestas. Será notorio que hay algunos símbolos que pueden
representar un determinado sonido. Se establece entonces un len-
guaje común que aprenderemos a realizar con los ojos cerrados y la
mano alzada en el aire. Se repiten las melodías varias veces. Una vez
terminada la actividad se hace con los niños una reflexión:

– ¿Cómo se sintieron?
– ¿Qué les produjo un determinado sonido?
– ¿Qué líneas aparecen cuando esto ocurre?

Pasar a dibujar en el cuaderno poniendo como titulo “Las Líneas”.


Proponer el juego “El gato y el ratón”, en donde uno de los niños hace
da gato y otro de ratón, mientras que los demás hacen un círculo para
que el ratón se sitúe dentro de éste. Los niños cerrarán tomándose
de las manos y el gato permanecerá afuera del mismo.

79
Ángela María Porras R.

El gato y el ratón hacen una apuesta diciendo:

Gato: –A que te cojo ratón.


Ratón: –A que no gato ladrón.
Gato: –Apostemos una mogolla y un chicharrón.
Ratón: –¿A qué horas?
Gato: –Cuando el reloj marque las diez.

Todos los niños comienzan a cantar a medida que van girando:

El reloj de Jerusalén
da las horas siempre bien
da la una, dan las dos,etc.

Cuando llegan al diez se votan al piso y se sueltan de las manos,


de manera que el ratón queda al descubierto y debe salir corriendo
porque el gato puede cogerlo.

Si esto sucede, todos cantan: “ese gato sí sirvió, ese gato sí sirvió”.
Si el ratón logra dar la vuelta al círculo de los niños, tiene derecho a
volver a entrar y los niños cierran el círculo tomándose de nuevo de
las manos y todos cantan “ese gato no sirvió, ese gato no sirvió”.

Terminado el juego, el profesor se sienta con todos los niños en el


círculo y les pregunta ¿qué permitió al gato poder atrapar al ratón?,
o ¿qué le impidió poder atraparlo?

Los niños encontrarán el término abierto o cerrado.

Otro juego. Pasar la corriente (estrechar las manos), pero esta vez, los
niños se tomarán de la mano, menos los dos últimos que dejan una
de las manos suelta. Notarán que en un momento dado, la corriente
no puede seguir pasando, analizar el ¿por qué? Dibujar en el piso
líneas con diferentes formas. Pedirles a los niños que caminen sobre
las líneas sin cambiar de dirección.

¿Puedo seguir caminando sobre todas las líneas en forma continua,


sin parar? La línea que está partida ¿me lo permite?, ¿y la que está
cerrada? Estas líneas completas se llaman cerradas, mientras las
partidas las llaman abiertas.

80
Cómo potenciar el intelecto

Dibujamos en el cuaderno las diferentes líneas que se encuentran en


el piso. Graficar la situación del juego del gato y el ratón.

Lejos - cerca
Esta terminología va retomada, al principio, solamente con relación
al espacio y más adelante como concepto de tiempo. Programar una
salida en el bus del colegio para recorrer los alrededores del estable-
cimiento. Observar desde las ventanas del bus y pedirles a los niños
que nombren el primer local que ven a la salida del colegio (una
tienda, una droguería, un edificio, un almacén, un hospital etc.).

Al regresar recordamos los lugares por donde pasamos enumerán-


dolos desde el primero que vimos hasta el último. Hacer notar que
el primero que vimos es el que está más cerca a nuestro colegio y así
hasta identificar el que se encuentra más lejos. Sentados en el piso,
por turnos, colocar un objeto cerca de nosotros y otro lejos. Con la
tiza de color verde, trazar el recorrido que se hizo para alcanzar el
objeto cercano, y de azul el recorrido del objeto que se encuentra
lejos. Observar los dos recorridos dibujados y pasar caminando
sobre la línea proyectada.

– ¿En cuál trazo hacemos más pasos?


– ¿En cuál recorrimos menos pasos?
– ¿Por qué?

Dibujar la experiencia. Entregar a los niños unas revistas y pedirles


que busquen en ellas objetos que se encuentran lejos de... o cerca
de...

Preparar una cartelera con objetos que se encuentran casi siempre


lejos de nosotros, por ejemplo: sol, luna, el avión cuando vuela, las
naves en altamar, etc.

Y de personas u objetos cercanos como: lápices, pelota, nuestro


compañero de pupitre, etc.

81
Ángela María Porras R.

Las figuras geométricas


Familiarizar el niño con las principales figuras geométricas.

Conocerán un nuevo material (los bloques lógicos), con el cual po-


drán realizar infinidad de actividades para el desarrollo de la lógica
y de la estimulación de la creatividad. Buscar, dentro y fuera del
aula, objetos que tienen forma de cuadrado, triángulo, etc. (mesa,
puerta, lonchera, dentro de las loncheras las cajitas de leche tiene
forma rectangular, etc.). Con anterioridad, el profesor ha recolectado
objetos con las diferentes formas geométricas. Se colocan sobre una
cartulina negra, esparcirles talco, retirar los objetos. Se observará que
la cajita de leche tiene forma rectangular, y así con todos las cosas.
En el tablero, dibujar las figuras que aparecen sobre la cartulina,
explicándoles la forma en que se deben dibujar siguiendo el sentido
de las manecillas del reloj.

Sacar de la confección los bloques lógicos. Dividir los niños en grupos


de a 5 y entregarles el material para que jueguen con éste. Construir
diferentes figuras con ellos. Cuando hayan familiarizado se les pide
que dibujen en el cuaderno tres figuras de las que crearon.

El tacto
Apenas vemos un objeto nos vienen ganas de tocarlo por instinto
o cogerlo con las manos y precisamente por este motivo en los
almacenes colocan letreros que solicitan a las personas no tocar la
mercancía expuesta. Efectivamente, con las manos percibimos muy
bien un objeto. En la actividad con la manzana se pudo ver cómo era
posible describirla sin abrir los ojos. Con el tacto podemos distinguir
las propiedades de los objetos, pero es importante aclarar que no
sólo las manos son nuestro órgano táctil, pues si nos metemos a una
piscina sentiremos inmedia­tamente el cambio de temperatura, de
manera que es importante concluir con los niños que todo el cuerpo
está recubierto de “piel”, la cual está preparada para sentir y sirve
como defensa, porque al sentir el contacto de un objeto demasiado
caliente, o cortante, nos hace reaccionar de manera automática evi-
tando el daño que puede causarnos. La mano es el órgano que más
se usa, porque con ella se agarran los objetos, se aprietan gracias a su

82
Cómo potenciar el intelecto

extraordinaria movilidad y quizás es la parte que por estar expuesta


se torna menos sensible. Con el tacto podemos sentir sensaciones
como:

Duro – blando

La dureza de los objetos depende del material con el cual están


hechos.
Presentarles un bloque de plastilina, un plato y una pelota de goma.
Los niños percibirán que todos estos objetos poseen la caracterís-
tica de ser duros pero entre ellos hay unos que lo son más que los
otros.

Recordar algunos objetos que al tacto hemos sentido duros (las pie-
dritas, la silla, un vaso, un esfero). Pensar en objetos que sean todo lo
contrario (un osito de peluche, la almohada, el pudín de chocolate,
el algodón). Estos objetos son “blandos”.

Liso – áspero

Presentar la carátula de un cuaderno, una lija, un pedazo de un tron-


co, papel silueta, arena, botellas de vidrio, pita, terciopelo, matera
de barro. Palpar los diferentes objetos y establecer que no poseen las
mismas características al sentirlos, al tocarlos, porque unos son de
textura lisa y otros son ásperos. A cada niño se le entrega un pedazo
de cinta color rojo que representará los objetos lisos y otra cinta de
color blanco que representará los objetos ásperos.

Se les pide que coloquen a un objeto la cinta que representa su con-


textura. Se encontrará que los niños difieren en la textura de unos
objetos. Es necesario tocar algunos objetos más de una vez para de-
tectar su característica. Al observar los objetos ásperos con una lupa
será evidente que estos objetos presentan una irregularidad que los
hacen ver como un rayador, mientras que los objetos lisos no.

Si se toca la barba de un señor, al pasar la mano en una dirección, no


parece áspera pero si la pasamos en sentido contrario, pica.

Al observar la barba con la lupa se notan unas espinitas con la punta


hacia abajo, por esta razón no se percibe tan rápido.

83
Ángela María Porras R.

Muchos de los objetos que nos rodean son símiles a la barba de los
señores, por esto no percibimos la aspereza al pasar ligeramente
nuestra mano. Aprovechar esta experiencia para saber cómo está
hecho el lente de una lupa y por qué agranda los objetos cuando se
mira a través de ésta. Formular hipótesis y escribirlas en el tablero,
y comprobar su veracidad o no.

Tomar dos vasos de vidrio, uno lleno de agua y el otro vacío. Si se


coloca el dedo en el primer vaso se nota que éste parece más grande,
mientras que en el segundo vaso no se ve cambio alguno.

Conclusión

La botella o vaso de vidrio agranda los objetos cuando están llenos


de agua, por lo tanto el lente de la lupa debe estar completamente
lleno de agua para poder agrandar las imágenes. Dibujar la expe-
riencia del tacto en el cuaderno de ciencias.

La posición de los objetos en el espacio


Indicadores
– Utilizar un lenguaje apropiado en el momento de la clasifica-
ción.
– Usar correctamente los términos largo/corto.
– Usar correctamente la expresión en medio de...
– Reconocer los objetos a través del sentido del gusto.

Los bloques lógicos


El color y el tamaño

El profesor coge dos bloques de diferente color para construir un


cono de helado. Si se esconde un pedazo del helado, ¿cuál color
queda?
Tomar otras figuras de dos colores, por ejemplo un árbol o un pollito,
esconder la parte grande y preguntar: ¿cuál es la parte del pollito
que quedó por fuera?

84
Cómo potenciar el intelecto

Colocar objetos del mismo color o del mismo tamaño en los círculos
dibujados en el piso.

La forma

Hacer los mismos juegos con figuras hechas con las 4 formas.

La espesura

Después de conocer las características de los bloques lógicos según su


forma, color y tamaño, mostrarles un B L grueso y uno delgado.

Pedirles que pongan a un lado todos los B L delgados, y al otro lado,


los B L gruesos. Poner de pie un B L delgado y uno grueso ¿cuál de
los dos se mantiene mejor de pie?, ¿por qué?

Construir ahora figuras con los B L delgados, después con los B


L gruesos.

Juego: Adivina ¿cuál es?

Con los ojos vendados, por turnos, cada niño toma un bloque lógico
y después de tocarlo muy bien, prueba a describir cuál puede ser en
cuanto a su forma, tamaño y grosor. Para el color, el profesor prueba
a ayudarlo diciéndole, no es rojo, no es amarillo, ¿cuál es?

Mostrarles la bolsa donde se encuentra el bloque lógico selecciona-


do. Uno de los compañeros le da algunas pistas como por ejemplo:
es grande, no es ni rojo ni azul, no es triángulo, ni cuadrado, ni
rectángulo, ¿cuál figura puede ser? Se colocan todos los triángulos
menos uno sobre el piso y el niño que fue escogido debe probar a
responder cuál es el B L que hace falta.

85
Ángela María Porras R.

Largo-corto
Antes de iniciar el juego, colocar sobre el pupitre las manos y ob-
servarlas:

– ¿Cuál es el dedo más corto?


– ¿Cuál es el dedo más largo?

Cogemos un bastón y una cuerda (muy larga). Los colocamos en el


piso uno al frente del otro (paralelamente), a una distancia de un
metro entre uno y el otro. Escoger dos niños y pedirles que caminen
a lo largo de uno de los objetos

– ¿Quién ha caminado más?


– ¿Quién ha caminado menos?
– ¿Cuál es el objeto más largo?
– ¿Cuál es el objeto más corto?
– ¿Cuál es el objeto menos corto o más largo?

Medir un lápiz, el borrador. Sobre una hoja blanca colocar los dos
objetos y con un plumón trazar el largo de los dos. Quitarlos de la
hoja y después de observar las dos líneas que se formaron, establecer
cuál es el objeto largo y cuál el corto.

Juego: “Reina Reinita”

Una niña reina se coloca sobre la pared dando la espalda a los demás
compañeros y cubriéndose los ojos empieza el juego. El grupo de 7
participantes se encontrarán a unos 20 pasos de la reina.

Los compañeros en coro dirán: –reina reinita, ¿cuáles son tus de-
seos?
La reina responde: –que todos los súbditos vengan a mi castillo
saltando con un solo pie, y empieza a contar hasta cinco o cuatro o
como ella escoja y cuando termina de contar se debe voltear a mirar
a los súbditos, los cuales deben detenerse inmediatamente.

De nuevo la reina se voltea dándoles la espalda y los niños pregun-


tan: Reina reinita ¿cuáles serán tus deseos?

86
Cómo potenciar el intelecto

– Que todos los niños den un paso de elefante, que los niños den
un paso de tortuga o dos pasos de canguro. Hasta que uno de
los súbditos llega a ocupar el trono.

En medio de
Observar tres pelotas pequeñas de color. Las tres se encuentran
en fila, una al lado de la otra: ¿cuál es la pelota que se encuentra
al centro? Luego cambiar de posición las pelotas y hacer la misma
pregunta.

La pelota amarilla se encuentra en medio de la pelota roja y de la


pelota verde, etc.

Probar con los mismos niños “yo me encuentro en medio de...”


“Felipe se encuentra en medio de...”

El gusto
Retomar el mismo ejemplo de la manzana. Cuando se probó por
primera vez, se pudo determinar si la manzana era dulce, poco
jugosa, o si estaba fría.

¿Cuáles propiedades hemos individuado? Hemos percibido que es


dulce, por lo tanto, el gusto nos hace sentir el sabor de los objetos.

Hemos sentido que es fría, por lo tanto el sentido del gusto nos hace
distinguir el calor de los objetos.

Para distinguir el sabor de los alimentos utilizamos la boca que con


el órgano de la lengua nos ayuda a determinar los sabores en sus
diferentes partes, ya que en algunas se percibe más un sabor que en
otro. Proceder a dibujar la lengua indicando las partes en donde se
siente con mayor intensidad el gusto: amargo, dulce, salado, agrio,
picante.

87
Ángela María Porras R.

Percibir y conocer
Indicadores
– Descubrir los criterios para construir una serie.
– Tabular a través de símbolos los datos de una experiencia.
– Individuar discriminaciones auditivas.
– Consolidar el concepto de pertenencia y de no pertenencia.
– Individuar la región interna, la región externa y el confín.

El oído
Escuchar voces, sonidos, ruidos y descubrir de esta manera que el
tiempo tiene:

– una duración (el día y la noche),


– una intensidad,
– un ritmo (la sucesión).

Estando de pie, formar un círculo pensando en los sonidos que se


pueden producir con el cuerpo y realizarlos. Producir un sonido
con la boca y repetirlos, con los pies, con las manos. Es posible darle
orden a estos sonidos produciendo de esta manera un ritmo.

Escuchar un casete donde se escuchan sonidos y ruidos, por ejemplo:


olla express, tren, una ambulancia, un gato maullando, aplausos,
la caída de una cascada, un vaso cuando se rompe, una guitarra, el
grito de una persona, etc. Cada niño, en una hoja en blanco dividida
en dos partes, va dibujando los sonidos que escucha.

Se concluye que los sonidos son agradables mientras que los rui-
dos son desagradables y que estos a la vez se pueden clasificar en
sonidos producidos por el hombre y aquellos producidos por la
naturaleza.

Hacer caer un borrador al piso, y después una caja de colores. Los


niños indicarán cuándo se escucha caer el objeto y cuándo no.

Podemos concluir que no todos los objetos son fácilmente identifi-


cables con el sentido del oído.

88
Cómo potenciar el intelecto

El ritmo
Todos los eventos tienen una continuidad y un orden determinado.
Algunos se repiten periódicamente según ciclos, la noche sigue al
día y el día sigue a la noche. El descubrimiento de la periodicidad
es muy importante. Esta nos permite el buen uso del tiempo y la
conceptualización de los números. Efectivamente, la construcción
de los números se basa en las operaciones lógicas de clasificación
y seriación.

Según la filosofía oriental el tiempo puede ser representado como una


espiral, que tiende al infinito, regresando siempre sobre sí misma.

Esto mismo ocurre con el número. En otras palabras, queremos decir


que el dos está incluido en el tres y el tres en el cuatro y el cinco en
el seis, el cual incluye a su vez el 5, 4, 3, 2, y 1.

Por lo tanto, es importante y necesario haber interiorizado el con-


cepto de reversibilidad (las partes en un todo y viceversa) del cual
ya hemos hablado en capítulos anteriores, y, el ordenamiento en
serie de los elementos.

Busquemos el ritmo en la naturaleza

Observar el tiempo por una semana que vendrá registrado en una


cartelera día a día. Al final de la semana mirar cómo se presentó el
clima: sol–lluvia, luminoso–oscuro, frío–asoleado, nebuloso–des-
pejado, ventoso–seco.

Busquemos el ritmo con la vista

En las carpetas recamadas, en los tapetes, en los marcos de los cua-


dros, etc.

Busquemos el ritmo en la duración de los sonidos

– Sonido largo, representado gráficamente _________________


– Sonido breve, representado gráficamente _________________

89
Ángela María Porras R.

Invitar a los niños a seguir con la voz un ejercicio dado, por ejemplo
cantar la vocal O, manteniendo la misma nota, según el gráfico:

– ooooooooooooooo

Realizar un gesto, el compañero que sigue a mi derecha debe imitarlo


y realizar el suyo, así sucesivamente.

En el cuaderno, invitar a los niños a continuar las siguientes se-


cuencias:

Con unas bolas de ensartar se le dice al niño que haga las siguientes
combinaciones:

– Enfila 4 bolas rojas.


– Enfila 4 bolas rojas y una blanca, 4 rojas y una blanca.
– Enfila 4 bolas verdes, 2 amarillas, 1 azul.

El dulce preferido
Los niños ya deben haberse familiarizado con el modo de graficar en
columna, pues han realizado actividades como el caso de la llamada
a lista todos los días que se explicó en capítulos anteriores.

Mostrar a los niños el dibujo de una chocolatina, un helado, una torta,


y una paleta. A cada dulce se le instaura el color que lo representa
con las fichas de construcción que ya han utilizado para el llamado
a lista.

Una vez quede claro cuál es el color para cada dulce, los niños pro-
ceden a tomar la ficha del color que representa el dulce que prefie-

90
Cómo potenciar el intelecto

ren y las colocan al lado del dibujo que corresponde, los cuales se
encontrarán en el piso. Si las fichas de un color se llegan a acabar,
pedirles que escojan entre los dulces que quedan. Éste será el primer
gráfico que realizarán en el cuaderno:


X X X X X X X X X 9

X X X 3

X 1

X X X X X 5

Una vez que hayan terminado de escoger y se encuentren sentados


en el piso, el profesor comienza las preguntas:

– ¿Qué cosa podemos notar?


– ¿Cuántos son los niños que prefieren la torta?
– ¿Cuántos son los niños que prefieren la paleta?
– ¿Cuál es el dulce que prefieren los niños de este salón?
– ¿Las fichas verdes a qué fruta representa?, ¿y las rojas?

Realizar un gráfico de barras que permita observar mejor las pre-


ferencias de los niños de este salón en cuanto al gusto por la fruta.
Se sugiere colocar encima de cada columna la cantidad que repre-
senta.

91
Ángela María Porras R.

Regiones interna y externa, línea confinante


El niño usa correctamente el espacio que lo rodea, debemos acos-
tumbrarlo a moverse en espacios de diferentes dimensiones y a
orientarse.

Recuerde que nociones como ésta, más adelante llevarán al concepto


de perímetro. Invitar a los niños a observar con atención el salón
de clase y a describir las características principales: forma y color
de las paredes, del piso, de las ventanas, y si abrimos la puerta qué
encontramos al otro? lado. Hacer notar que existe un muro que de-
limita el salón del corredor o con el patio o jardín. Esto será lo que
llamaremos limite o confín. Pedirles que con sus palabras definan
un confín con el objeto de conocer hasta dónde han entendido el
concepto. Construir sobre una mesa grande el ambiente observado,
utilizando cajitas de cartón, o ladrillitos que venden en el comercio.
Contarles que las líneas de confín forman a la vez otros espacios
llamados regiones, las cuales pueden ser internas o externas según
la posición donde se encuentran.

Una vez terminado de construir el ambiente, dibujarlo en el cua-


derno, no sin antes pedirles que relaten con sus propias palabras la
experiencia vivida.

92
Cómo potenciar el intelecto

Los números naturales en los conjuntos


Indicadores:
– Reconocer los objetos a través del olfato.
– Establecer y representar relaciones entre los objetos.
– Agrupar objetos según forma, color, tamaño.
– Clasificar las figuras geométricas según las diferentes caracte-
rísticas.
– Afianzar el concepto de pertenencia y no pertenencia.

El juego de los errores


Con la tiza el profesor dibuja en el piso del salón unos diagramas de
Venn con su respectiva marquilla. De la caja de los bloques lógicos
tomar uno para describirlo: es grande, es rojo, es grueso, es un rec-
tángulo y colocarlo dentro del diagrama correspondiente.

Ahora cada niño hace lo mismo a su turno, así hasta usar al menos
la mitad de los 48 B L. En este momento, el profesor retorna al juego
de clasificación, advirtiéndoles que presten atención, pues en cual-
quier momento se cometerá un error. Los niños aplaudirán cuando
esto ocurra y el profesor preguntará cuál fue el error. Si la repuesta
es correcta concederá el turno. Se llevará a cabo esta modalidad de
juego por unos pocos turnos para no caer en la monotonía y después
se les pedirá que esos mismos conjuntos que se encuentran en el
piso los dibujen en sus cuadernos, marcando con una X el B L que
no pertenece al conjunto.

El olfato
Después de haber tocado un objeto, a veces nos viene, espontánea-
mente, ganas de olerlo. A través del olfato muchas veces podemos
identificar un objeto. Mostrarles imágenes y preguntar: ¿cuáles olores
les recuerdan?

Juego: De los olores

Recolectar cosas con olores muy identificables como: cebolla, euca-


lipto, perfume, café, vinagre, ajo. Invitamos a los niños con los ojos

93
Ángela María Porras R.

vendados a olfatearlos para descubrir qué cosa es. De esta actividad


descubrirán que existen olores agradables y otros desagradables y
unos son más fuertes que otros.

Clasificando pelotas
Con esta actividad, el niño clasifica conjuntos de un elemento o de
ninguno. El conjunto con un elemento tomará el nombre de conjunto
unitario, y el sin ningún elemento se llamará conjunto vacío.

Es importante hacer notar a los niños que en el momento que se


forma un conjunto, éste debe tener una característica que hace que
se forme. En el caso del conjunto vacío, se debe aclarar por qué es
un conjunto.

Dividir a los niños en grupos de 5 niños en cada uno. Mostrarles


unas pelotas de diferente textura, color, tamaño y función (ping-
pong, baloncesto, balompié, etc.).

Cada grupo toma el material que necesite para formar dos conjuntos.
Después de observar el modo de trabajar de cada grupo, se detiene
la actividad y empieza la exposición del trabajo realizado.

Es importante recordar la importancia de formar el conjunto a través


de un diagrama de Venn, colocándole una marquilla con su respectivo
nombre, ya sea A, B, C, etc., y aclarar la característica que posee dicho
conjunto. Si se ha formado el conjunto unitario, aclarar que ésta es una
posible situación, porque se ha formado el conjunto que contiene un
solo elemento pues no se encontró otro objeto que tuviera las mismas
características. En el caso del conjunto vacío, no es común que sean
los mismos niños que lleguen a la propuesta, por esto el profesor
se debe encontrar preparado para retomar un episodio que se haya
presentado en el grupo, ejemplo, no hay más pelotas y nuestro grupo
sólo pudo formar un conjunto. El profesor interviene, proponiéndoles
formar el conjunto de las pelotas de baloncesto, a lo que los niños
responderán que no se puede porque no las hay. Se les explica que se
llama conjunto vacío porque no tiene elementos, pero son elementos
que existen en la realidad. Aclarado esto, se les pide a los grupos que

94
Cómo potenciar el intelecto

propongan un conjunto unitario y otro vacío; el profesor propone


el primer ejemplo: el conjunto de los niños de cabello rojo. Este será
unitario porque hay solamente una niña. El conjunto de los niños que
tienen 8 años. En el salón no hay ninguno, se establece que es vacío,
pero puede ser posible en otros grupos.

Una vez todos los grupos hayan jugado, se les pide que dibujen tres
propuestas en el cuaderno, como las que se realizaron en el día de
hoy, entre ellas un conjunto vacío, uno unitario y el otro libre.

A la puerta del número en su aspecto ordinal


Indicadores:
– Discriminar las propiedades de los objetos a través de la vis-
ta.
– Adquirir el concepto de ordenamiento a nivel temporal.
– Adquirir el concepto de ordenamiento a nivel espacial antes/
después.
– Usar correctamente los términos grande/pequeño.

La vista
Retomar la experiencia de la manzana. En este caso, para saber el
color, el tamaño y la forma, se utilizan los ojos (órgano del sentido
de la vista). El profesor muestra un cartón de color y cada niño debe
buscar un objeto que tenga al menos en una parte ese color.

Usando las témperas, sobre un plato de plástico dejar caer un poco


de color verde en tres diferentes zonas. Sobre una de ellas, agregar
una gota de blanco, sobre otra una gota de negro y la tercera dejarla
como se encuentra. Se mezcla el verde con el negro y el verde con el
blanco para poder comparar la diferente intensidad. En el cuaderno,
dibujar las diferentes intensidades ordenándolas de la más clara a
la más oscura.

Color (verde x) es más claro que... color (verde x) es más claro que...
color (verde x) es más claro que...

95
Ángela María Porras R.

Presentar un vaso de vidrio y preguntar el color.

Seguramente responderán que no tiene color porque es transparente.


Pensar en otros objetos transparentes (botella, vidrio de una ventana,
agua, la regla de nuestro compañero). Ver una hoja de papel celofán,
la cual tiene color pero es transparente. Esta observación sirve para
retomar el concepto sobre lo transparente con la siguiente actividad,
tomada del libro: “La nuova guida atlas”.

Coger una hoja de plástico completamente transparente, una hoja


de papel mantequilla y una hoja de cartón grueso.

En el jardín se observa por pocos instantes el sol, primero con el


cartón, después con el papel mantequilla y por último con el papel
de plástico.

Regresar al salón, dibujar la experiencia, después se discute.

– ¿Por qué no se vió el sol siempre del mismo modo?


– Hipótesis:
– A través de una votación, se escoge la hipótesis más posible.
– Se procede a examinarla.

Llevar a los niños a un salón que se pueda oscurecer completamente.


Utilizar las mismas hojas para ver cómo se comportan cuando vienen
iluminadas por la luz de una linterna.

Vemos que la luz atraviesa la hoja de plástico transparente y un poco


la de papel mantequilla pero la de cartón no.

La luz del sol se comporta de la misma manera. Un cuerpo es trans-


parente cuando deja pasar la luz.

Es traslúcido cuando deja pasar sólo un poco de luz.


Es opaco, cuando ni siquiera por un poco deja pasar la luz.

¿Qué sucede entonces con los espejos? ¿Se puede decir que son trans-
parentes? Si nos miramos al espejo, notamos que de una parte (parte
anterior), la imagen pasa, pero por la otra (parte posterior), no.

96
Cómo potenciar el intelecto

Si se raspa con una moneda una esquina de la parte posterior se


notará que una especie de pintura cae y que cuando nos espejeamos
en la parte que raspamos ya no nos vemos. Es un vidrio transparen-
te. ¿Qué es entonces un espejo? Es un vidrio pintado por un lado.
Aclararemos que hoy en día se utiliza un tipo de pintura especial
que hace que el reflejo sea mejor.

Conclusión:

Para obtener un cuerpo lúcido, con efecto a espejo, basta sobreponer


un cuerpo transparente a uno opaco.

Relación de orden espacial


El número en su aspecto ordinal tiene una relación de orden. El orden
más sencillo que se puede realizar es cuando entre dos objetos se es-
tablece cuál posee con mayor intensidad una cualidad y cuál menos.
La operación se complica cuando los niños deben ordenar más de
dos elementos ya que cada uno dentro de la serie posee la propiedad
más intensa que la anterior, pero menos que la siguiente.

Es importante ayudar a conceptuar a través de ejercicios con el ma-


terial estructurado. Se sugieren las regletas de “Cuisinaire Gattegno”
conocidas también como “números en color”. Para este propósito no
se debe tener en cuenta el valor de cada regleta. Invitar a los niños a
poner orden en las regletas que se encuentran regadas en el piso de
una determinada manera. Primero en sentido horizontal, de la más
larga a la más corta o de la más corta a la más larga. Probar a orde-
narlas en sentido vertical, (colocarlas de la más alta a las más bajita
o viceversa), y ceder la palabra a uno de los niños para describir la
posición de las regletas.

97
Ángela María Porras R.

Invitar a los niños a construir una secuencia con otros materiales pro-
puestos (muñecas de Matrioske, palos, cuerdas de diferente longitud,
botellas, vasos). Dividirlos para que trabajen en grupos de máximo 5
niños por grupo. La indicación para cada grupo puede estar escrita
en un papel, y cuando los niños aún no tienen la lecto–escritura, el
profesor usará un lenguaje simbólico acompañado de las letras:

– del más bajito al más alto,


– del más alto al más bajito,
– del más grande al más pequeño,
– del más pequeño al más grande,
– del más largo al más corto,
– del más corto al más largo,
– del más gordo al más flaco,
– del más flaco al más gordo,
– del más viejo al más nuevo,
– del más nuevo al más viejo, etc.

Con los mismos niños, la sugerencia puede venir por parte de uno
de ellos. Cada uno debe describir la posición en donde se encuentra
(me encuentro adelante de Mario pero detrás de Giorgia). Otra ac-
tividad útil puede ser “vestir una muñeca o un muñeco” en donde
se requiere respetar un cierto orden para llevar a buen término la
acción, aprovechar estos momentos para presentar el término nue-
vo “antes–después” (el lápiz se encuentra antes de... pero después
de....).

Se permite llegar al “desarrollo del pensamiento de Reversibilidad”


del cual habla Piaget. Cuando el niño establece este tipo de pensa-
miento posee el nivel de abstracción que se requiere para comprender
el número en sus diferentes aspectos.

El juego “dominó de puntos”.

Preparar unos cartones en los cuales se dibuja en serie puntos de dife-


rente diámetro. Pedir a los niños que ordenen los cartones según ellos
consideren apropiado. Una vez que hayan familiarizado, un niño
juega con los cartones colocando a la derecha o la izquierda según la

98
Cómo potenciar el intelecto

propiedad considerada; si la propiedad considerada es el punto más


grande y se encuentra al lado izquierdo, y el jugador posee en sus
manos un cartón con un punto más grande que el que se encuentra
a la izquierda, coloca la carta de antes, al lado izquierdo.

Los demás niños esperan el turno hasta que el compañero que jugó
no tenga en la mano el cartón que le permita continuar la serie ini-
ciada y deba ceder el turno al niño que en sus manos tenga el cartón
que le permita continuar el juego; el niño que logre deshacerse de
todos los cartones que tiene en su mano será el ganador.

Es tan importante este desarrollo cognitivo en el ser humano que el


educador debe proponer varias actividades como éstas, dedicarle
tiempo suficiente hasta tener la certeza que los niños dominan el
concepto. El hecho de sugerir aquí varias actividades no es para
realizarlas todas en un solo día. El profesor las distribuye para no
caer en la monotonía, ni mecanizar el concepto.

Antes - después de tipo temporal


Ayudar al niño a descubrir que en todos los eventos existe un “antes
y un después”; desde el punto de vista temporal, será la introducción
para el descubrimiento del pasado y del futuro.

Para el niño que vive en un presente, este es un descubrimiento fas-


cinante, pero difícil de entender si no viene presentado de manera
natural. Es natural escuchar a un niño pequeño decir, “ayer voy a tu
casa”. Explicar a los niños que aunque el tiempo no se ve, ni se toca, lo
notamos. Si vemos una foto nuestra cuando nacimos, entenderemos
que el tiempo existe, que existe un antes y un después.

99
Ángela María Porras R.

Ejercicio:

Notar a un compañero que se encuentra borrando el tablero y pre-


guntar: ¿qué hace Michele ahora?, ¿qué estaba haciendo antes de
borrar el tablero? ¿qué fue lo que hicieron antes de venir al colegio,
antes de tomar el bus? Pedirles que realicen acciones sencillas como
levantarse de la silla, abrir la puerta, cerrarla, volver a su sitio y
relatar lo que se hizo antes y en el orden en que se ejecutó.

Mostrarles un objeto sobre la mesa, luego esconderlo y preguntarles


¿qué había antes sobre la mesa? Las acciones que se deben recordar
cada vez son mayores y será fácil a medida que el niño madura en
el concepto. Mostrarles unas láminas con una serie de figuras en
sucesión obligada (primero sólo dos y después ir aumentando la
cantidad):

– recién nacido / estudiante


– mamá / abuela
– ponqué completo / ponqué a mitad
– flor brotando / flor marchita

Pedirle a los niños que las ordenen y expliquen el por qué de dicho
orden. Es muy importante hacer notar que todo lo que se encuentra
escrito se lee siempre de izquierda a derecha y las láminas deben
situarse en ese orden.

Presentar unas láminas en sucesión no obligada:

– puerta abierta / puerta cerrada


– lámpara prendida / lámpara apagada
– niño sonriente / niño llorando
– vestido planchado / vestido arrugado

Invitar a los niños a ordenarlas y explicar su decisión.

100
Cómo potenciar el intelecto

Relación de orden espacio temporal “antes - después”


Una vez que los niños utilizan correctamente los términos “antes
– después”, recurriendo a ordenaciones lineales, actividades de se-
riación, y haciendo ordenar objetos según el grado de intensidad con
la cual una propiedad se encuentra en cada uno de ellos, proponerles
la siguiente actividad, a partir de una historia.

Alejandro, un día decidió ir a visitar a su tía que vivía al otro lado


del pueblo. A lo largo del camino encontró un prado verde cubierto
de flores de muchos colores y le gustó la idea de recoger algunas
para llevárlas a su tía. Más adelante encontró un lago y un patito
bañándose en él. Al llegar al pueblo encontró tres casas y recordó
que su tía habitaba en aquella que se encontraba cerca a un árbol.
Su tía salió al encuentro y le dio un fuerte abrazo. Alejandro le en-
tregó las flores pero no se demoró mucho porque sabía que en casa
lo estaban esperando para la cena, así que se despidieron. La tía le
dió unas galletas que podía comer tan pronto hubiese comido todo
aquello que le tenían preparado para la cena.

Se les pide a los niños que con los ojos cerrados reconstruyan el
recorrido, recordando los lugares por donde pasó Alejandro antes
de llegar a la casa de su tía. Luego se les pide hacer lo mismo con
los lugares cuando regresó a su casa. A cada niño se le entrega una
hoja con la historia escrita en computador. Ellos la representarán
con dibujos dentro de los cuadros. Luego se les dice a los niños
que la representen con los bloques lógicos o con cualquier otro tipo
de material que simbolice los hechos ocurridos, para orientar la
simbolización de situaciones, respetando el orden secuencial de la
historia.

Grande - pequeño - mediano


Tomar varias pelotas de diferentes diámetros. Jugar con ellas. En
el piso dibujar con la tiza un círculo grande, uno pequeño y otro
mediano. Escoger entre las pelotas una mediana, una pequeña y
una grande y describirlas:

101
Ángela María Porras R.

– La pelota roja es grande.


– La pelota verde es pequeña.
– Y la pelota naranja es mediana.

Colocarlas dentro del círculo que corresponde a cada una.


Al observarlas, será notorio que:

La pelota roja es más grande que la naranja. La pelota naranja es


más pequeña que la roja y la verde.

La pelota verde es más grande que la pelota naranja pero más pe-
queña que la roja.

Dentro del círculo grande puede ir a jugar con ella un niño que sea
grande; dentro del círculo mediano podrá jugar un niño mediano y
en el círculo pequeño entrará a jugar un niño bajito.

Todos sentados alrededor de los círculos tomarán las pelotas y rotán-


dolas dirán “lanzo la pelota grande y la meto en el círculo grande,
etc.”. Se cambia la modalidad de juego diciendo “meto la pelota
pequeña en el circulo mediano” y así con las otras.

Si se aproxima la hora de la merienda, se les dice a los niños que


saquen de sus loncheras la comida y prueben a identificar la con-
fección más pequeña que tienen y la más grande.

En el recreo, jugar a los pollos de mi cazuela pidiéndoles que formen


parejas y se coloquen uno al frente del otro y canten la canción.

Los dos últimos se toman de las manos y pasan por el túnel que
los demás niños harán alzando las manos y acercándolas a las de
su pareja. Cuando terminan de pasar tocará a los dos últimos que
siguen y así hasta que todos hayan pasado. Se hará notar que unas
veces se hizo necesario hacerse más pequeño para poder pasar por
el túnel que habían formado dos de sus compañeros.

Los pollos de mi cazuela no sirven para comer


sino para las viejitas que los saben componer,
se les echa ají y cebolla, hojitas de laurel,
se sacan de la cazuela para poderlos comer.

102
Cómo potenciar el intelecto

Componte Niña componte, que ahí viene tu marinero,


con esos ojitos verdes que parece un jardinero.
Anoche yo te vi, bailando el mapalé, con las manos
en la cintura para poderte coger.
Los pollos de mi cazuela....

El tiempo y el espacio
Indicadores:
– Expresar de varias maneras su propio pensamiento.
– Utilizar un lenguaje común al momento de codificar y deco-
dificar.
– Conocer la sucesión de los días de la semana.
– Aprender la relación entre izquierda y derecha con relación a
su propio cuerpo y a la dirección.
– Recoger datos con un cierto orden.
– Individuar y analizar las cualidades que permiten la discrimi-
nación de los bloques lógicos respetando un recorrido.
– Realizar la sucesión progresiva y regresiva entre los números
de 0 al 10 en forma oral.

Contar por contar


Todos los días de la semana se dedican 5 minutos para jugar a enu-
merarse comenzando desde el uno hasta el 15 y vuelven a comenzar.
Se sugiere comenzar del 15 hasta llegar al 0, así hasta ver que los
niños cuentan con bastante desenvoltura en sentido regresivo, de
manera que se puede aumentar el conteo hasta 20 y finalmente del
20 al 0.

Nuestros dos lados del cuerpo


Generalmente sucede que no se tiene conciencia del propio lado
dominante. Proponer actividades que permitan tomar conciencia y
determinarlo como punto de referencia.

103
Ángela María Porras R.

Esta actividad, además de reforzar el concepto derecha/izquierda,


permite ejercitarse en estadística.

Escoger un niño para que con una mano en la cintura, con la otra
renvalse una pelota. Con el resto del grupo contar los renvalses hasta
cuando la pelota se le escape de las manos.

Probar con la otra mano y de nuevo el resto del grupo comienza el


conteo.

¿Con cuál mano logró realizar la mayor cantidad de renvalses?


Esa es la mano dominante. Vale la pena hacerlo notar a los niños.
Así se hará con todos los niños para que entre ellos mismos descu-
bran su lado dominante. Cuando hayan adquirido un cierto dominio
en el renvalsar, colocarles una cinta de color rojo en la mano derecha
para decirles que esta mano se encuentra en nuestro lado derecho,
por lo tanto la identificamos como “mano derecha”, y la otra mano
se identifica como “mano izquierda”.

Ahora todos deben saltar con el pie derecho, alzar un lápiz con la
mano derecha, lanzar la pelota con el pie derecho, etc.

Si en cambio se utiliza la otra mano, colocar una cinta de color verde


sobre el puño al que se le hace un nudo.

– ¿Cuántos son los niños que eran más ágiles con la mano dere-
cha?
– ¿Cuántos eran ágiles renvalsando la pelota con la mano iz-
quierda?
– ¿Cuántos son los niños que participaron en el juego del ren-
valse?
– ¿Son más los niños que dominan la mano izquierda o la mano
derecha en este salón?
– ¿Quiénes son los niños que dominan la mano derecha?
– ¿Quiénes son los niños que dominan la mano izquierda?

Para poder responder más fácil a estas preguntas, se puede realizar


la estadística con los gráficos de barras.

104
Cómo potenciar el intelecto

Recordar ¿qué se necesita para realizar los gráficos? La cartelera


se tiene preparada y junto con los niños se establece el color que le
corresponde a cada uno de los moños dibujados en la cartelera. Los
colores deben corresponder a las cintas que se les colocó para iden-
tificar su lateralidad. Sobre la cartelera cada niño marcará al lado del
moño correspondiente con una X y después de haber respondido
a las preguntas oralmente, se procede a dibujar en el cuaderno y se
responde a las mismas preguntas.

Los días de la semana


Llamar a siete niños para que se coloquen en el centro del salón, en
círculo, y los demás se sientan alrededor. Pedirles que se tomen de
las manos, colocar un objeto cualquiera en la mitad del círculo de
manera que pueda ser visto por todos, el cual tendrá la función de
punto de referencia. En secreto, se le dice a cada uno de los niños
que fueron escogidos el nombre de un día de la semana, teniendo
en cuenta que deben estar en la secuencia lógica.

Los demás niños cantan la canción:


a la rueda, rueda
a la rueda, rueda de pan y canela
tómate tu milo y vete pa la escuela
si no quieres ir acuéstate a dormir.

El niño del círculo que pasa frente al objeto (en el caso que sea una
botella, el pico de la botella indicará el frente), debe decir el nombre
del día de la semana que le corresponde. Cuando todos han pasado
frente a la botella, la canción se detiene y se pregunta a uno de los
niños que se encuentra afuera ¿cuál es el día que le corresponde a
Juan?, ¿cuál es el día que le corresponde a Adriana?, etc.

Si comienzo por Ricardo ¿puedes decir el orden que sigue de los


días de la semana?

Con este tipo de actividad, el profesor puede con su propia creati-


vidad jugar cambiando siempre las preguntas y a los niños que se
encontraban representando los días de la semana. Se les pide que

105
Ángela María Porras R.

caminen por todo el salón en desorden y uno de los niños que no


pertenecía al grupo debe tratar de colocarlos en orden.

En el cuaderno, pegar los días de la semana ya escritos en unos


cuadritos para que dentro de cada uno, el niño realice el dibujo de
lo que para él representa ese día.

El por qué de las cosas


Indicadores
– Estimular en el niño el pensamiento de reversibilidad.
– Identificar un ambiente por medio de la observación de los
elementos que lo componen.
– Establecer el valor de certeza, posibilidad o imposibilidad en
un enunciado.
– Reconocer tipos de material.
– Reflexionar sobre los criterios que lo conducen a formar un
conjunto vacío.

Conservación de la cantidad
Realizando muchas actividades como comparar objetos, cambiarlos
de posición, contarlos, etc., los niños tienen la oportunidad de llegar
a sus propias conclusiones, comenzando a construir el espacio y el
mundo de una manera racional.

Cantidad continua

Jugar con plastilina. A cada niño se le entregan dos bloques de plasti-


lina y se le pide que forme con ellos dos bolas. Notarán que son del
mismo tamaño. Pedirles que hagan con una de esas bolas, muchas
bolitas pequeñas. Preguntarles en dónde creen que hay más plasti-
lina, si en la bola grande o en todas las bolitas juntas.

Conjunto vacío con los bloques lógicos


Colocar los B L en el piso. Aclarar a los niños que se dará un comando
cada vez y el niño al cual le toca el turno lo ejecuta.

106
Cómo potenciar el intelecto

1. Encierra en un círculo los B L rojos.


2. Encierra en un círculo los cuadrados.
3. Encierra en un círculo los delgados.
4. Encierra en un círculo los B L gruesos.

¿Qué cosa observas? Si en el conjunto no hay gruesos entonces repre-


sentar el conjunto como Vacío. Los niños en grupos de a 5 prueban
a representar dos conjuntos, uno vacío y otro no, exponiendo el por
qué lo representan como vacío. Dibujar tres conjuntos vacíos.

Objetos construidos por el hombre


¿Qué cosa es para cada uno de ellos un objeto? Escuchar las respuestas
como: una cosa que se ve, que se puede tocar, que es grande o pe-
queña, que sirve, que está hecha por el hombre, etc.

Conclusión

Es todo aquello que se encuentra sometido a los sentidos.

Reflexión

El material con el cual han sido hechos algunos objetos:

– El lápiz (de madera)


– El vaso de cristal (de vidrio)
– El tajalápiz (de hierro)
– El cuaderno (de papel)
– El armario (de madera)
– El saco (de lana)
– Las papas (de papa)
– La tiza (de yeso)
– El reloj (de vidrio, de plástico)
– El esfero (de plástico, de hierro, de tinta)
– La manzana (de manzana)
– La piedra (de minerales)
– El árbol (de semilla)
– Las conchas (de la naturaleza)

107
Ángela María Porras R.

Realizar dos grandes clasificaciones: los objetos construidos por el


hombre y los objetos creados por la naturaleza. Dibujar en el cua-
derno las dos primeras grandes clasificaciones.

Imposible - cierto - posible


Se sugiere comenzar con el argumento de probabilidad cero, es
decir, imposible.

Decir a los niños varias frases como:

– No puedo jugar con mi hermano, si soy hijo único.


– No puedo cortar el pelo, si soy calvo.
– No puedo trabajar en la computadora, si se fue la luz.
– Es imposible que mañana sea martes, si hoy es viernes.
– Es imposible salir a la calle y no mojarme cuando llueve y no
tengo sombrilla.

Pedir a los niños que lancen sus propias frases, que demuestren
una imposibilidad. Formar el conjunto universo de los niños que se
encuentran hoy en clase. Se les pide que formen dentro, el subcon-
junto de los niños que tienen pantalón largo, el subconjunto de las
niñas que tienen falda y el subconjunto de los niños con pantalón
corto. Apartar el conjunto de los niños con pantalón corto e invitar-
los a jugar entre ellos a la gallina ciega. Tomar al niño que hace de
gallina ciega y preguntarle ¿es cierto que tú atraparás a un niño con
pantalón corto?, ¿es imposible que tú atrapes a un compañero con
pantalón corto? En la siguiente fase se reúnen en un único grupo,
sea los niños que tiene el pantalón corto, sea los niños que tienen el
pantalón largo. Esta vez el niño que hace de gallina ciega atrapa a
un compañero y se le pregunta ¿el niño tiene el pantalón largo?

Su respuesta será no sé, quizás, tendría que verlo antes.


¿Existe alguna probabilidad que tenga el pantalón corto?
Aparece entonces la probabilidad o posibilidad.

Tomar ahora unas pelotas de color rojo y meterlas dentro de un


frasco transparente.

108
Cómo potenciar el intelecto

– ¿Si yo me cubro los ojos es imposible que pueda sacar una


pelota verde?
– ¿Es posible que sea verde?
– ¿Es cierto que sea verde?
– ¿Es imposible que sea roja?
– ¿Es posible que sea roja?
– ¿Será cierto que es de color rojo?

Al meter dentro del frasco 7 pelotas rojas y tres verdes, ¿será cierto
que la pelota extraída es roja?

– ¿Será imposible?
– ¿Será posible?
– ¿Por qué?

Interpretación de los símbolos


El niño demuestra que comprende el significado de los gestos con-
vencionales expresándolos a través de la mímica.

El profesor muestra las siguientes láminas:

Chao, viva, no, si, silencio, tengo hambre, detente, llévame contigo,
tengo sueño, paso libre.

Jugar con los B L, establecer que un triángulo indica levantarse; el


cuadrado, siéntate; el círculo, aplaudir tres veces; el rectángulo, decir
hola. En la primara fase del juego, el profesor pega en el tablero las
láminas con las figuras y debajo de cada una se encuentra la orden
establecida.

Los niños empiezan a ejecutar las acciones propuestas cada vez que
el profesor muestra una lámina por varios turnos. Después coloca
mayor dificultad al quitar del tablero las pistas, jugando a quién
tiene buena memoria.

109
Ángela María Porras R.

Los objetos y el hombre


Indicadores:
– Reconocer los números con relación a la cantidad.
– Reconocer el subconjunto.
– Registrar gráficamente la clasificación utilizando diversa dia­
gramación.
– Usar de manera específica y coherente las cantidades no defi-
nidas.
– Clasificar objetos según su uso.
– Establecer relación entre dos objetos.

La correspondencia entre número y cantidad


Tomar diez dados, escribirles los números en cifras del 0 al 9. Colo-
car los dados dentro de una bolsa oscura. Dividir a los niños de a 5
en cada grupo, pedirle a un niño representante de cada grupo que
extraiga de la bolsa dos. Después de haber leído el número que les
correspondió, realizarán los números sea en cifras o en letras, en la
parte alta de una cartelera que se les entregará. En el espacio que les
quedó libre, los niños pegarán recortes de revistas con la cantidad
equivalente al número indicado.

El subconjunto
El subconjunto es una parte del conjunto. Cuando en un conjunto
“A” se forma un subconjunto “B”, todos los elementos del subcon-
junto presentan las mismas propiedades del conjunto “A”, pero no
todos los elementos de “A” presentan también la propiedad de “B”,
(concepto de inclusión): “B” está incluido, está contenido en “A”.

Piaget decía que el número es simultáneamente un sistema de


conjuntos, es decir que cada numero está incluido en la clase for-
mada por sí mismo y por el número que le sigue, lo que conlleva al
orden en serie o en orden continuo. Es por esto que para una clara
comprensión del número se hace necesario proponer a los niños
los subconjuntos que de igual manera conducirán a comprender el
concepto de resta.

110
Cómo potenciar el intelecto

Llevar dibujadas unas frutas (un banano, una naranja, una pera, dos
manzanas). Colocarlas en el piso y formar con ellas el conjunto uni-
verso de las frutas. Tomar las manzanas, colocarlas separadas de las
demás frutas.

– ¿Las manzanas forman parte del conjunto?


– ¿Pueden quedarse dentro del conjunto o tienen que estar afuera?

Lo más seguro será que los niños respondan que pueden permanecer
dentro del conjunto porque son frutas y poseen además la propiedad
de ser manzanas. El profesor sugiere formar un subconjunto realizan-
do el diagrama de Venn al interior del que ya se ha trazado y coloca
dentro de éste las manzanas. Una vez hecho esto, hace notar que el
diagrama pequeño es parte del conjunto pero con una característica
de más, el cual se denominará el subconjunto de las manzanas que
son frutas. Propone varias de estas actividades con los bloques lógi-
cos y con las propuestas creativas que los niños hacen. Es importante
que el profesor siempre haga exponer claramente las características
que forman dicho conjunto y su respectivo subconjunto, con el
propósito de que los niños adquieran el concepto de inclusión. Al
menos dos de las situaciones propuestas serán representadas en el
cuaderno.

El edificio
En una actividad anterior, se propuso la primera dinámica con el fin
de presentar diferentes modos de clasificar. En este caso la situación
ocurre en el ascensor de un edificio. Para hacerlo visible es necesario
dibujar el ascensor en el piso con tiza y las flechas que indicarán los
pisos que conducen a los diferentes apartamentos. Pueden ser hechas
en cartón o papel. ➤




Edificio Ascensor

111
Ángela María Porras R.

Después, dividir los niños en grupos pequeños. Dividir las fichas


por forma para un grupo, para otro por color y así con el resto. En el
caso de que algún grupo se encuentre en aprietos, el profesor debe
proceder a ayudar con preguntas oportunas como:

– ¿A quién le toca el turno?


– ¿Las demás fichas en dónde van?
– ¿Cómo se pueden nombrar de una manera más precisa las
fichas que ven en este lugar?
– Dijiste que la que comienza es la ficha cuadrada azul, entonces
¿por qué ésta que también es cuadrada no sale con la otra?

Recuerde que al niño se le debe acostumbrar a pensar; para lo cual


es necesario realizar preguntas que lo llevan por sí solo a construir la
respuesta que está buscando: en ningún momento se debe negar la
ayuda pues cada vez que el niño pregunta es porque está creciendo
en su análisis y en el modo de ver las cosas. Se sugiere aumentar el
grado de dificultad, estableciendo un nuevo criterio. La estación de
las fichas no azules y en este caso el cartón que indica el piso, ven-
drá dibujada con la figura atravesada por una línea oblicua que en
este caso significa Negación. También se puede agregar más de una
característica, es decir que la ficha que se puede bajar en dicho piso
debe ser grande y azul, también grande y no azul, o doble negación,
es decir no grande no azul, características que no se encuentran
presentes en un mismo bloque lógico, es decir, los bloques grandes
o pequeños, los bloques rojos o amarillos, etc. Una vez que hayan
jugado bastante, se pasa al cuaderno, que puede servir como valo-
ración para conocer el grado de madurez en el que se encuentran
los niños en ese momento.

Clasificaciones según el uso


Cada uno escribirá en una hoja el nombre de un objeto construido
por el hombre; el profesor recoge todas las hojas, las mezcla y las
distribuye.

En este momento, cada uno se levanta y pega por turnos el papel


que le tocó en una cartelera que se ha preparado con anterioridad.

112
Cómo potenciar el intelecto

El salón de clase se habrá ambientado de tal manera que parezca un


centro comercial, y en cada esquina habrá un letrero que indica el
almacén o sección que se encuentra en ese centro comercial.

Se hará una charla para esclarecer sobre lo que se encuentra en el


centro comercial. Una vez hecha la retroalimentación, se les pide que
observen muy bien la cartelera con las hojas que pegaron.

Cada grupo de máximo 5 niños va a escoger una de las esquinas,


pues ellos serán los propietarios de dicho almacén y deben llenarlo
con los objetos que se encuentran pegados en la cartelera.

Vitrina de la papelería Vitrina de los zapatos Vitrina de juguetes


– papel – tenis – material de piñata
– lápiz – zapato de colegio – muñecas de trapo
– esferos – correas – títeres de madera
– borradores
– cartucheras

Floristería Muebles Ropa


– materas de barro – sillas en madera – saco
– materas de cerámica – sofás – camisetas
– canastas – mesas en mármol – chaquetas
– materas en plástico – sillas en mimbre
– papel

¿De dónde provienen todos estos objetos hechos por el hombre?

– papel – árbol
– lápiz – madera
– esferos – plástico y metal
– camisetas – algodón
– sacos – lana
etc.

Se darán cuenta que todos los materiales hechos por el hombre,


provienen de la naturaleza. A veces, el hombre usa los materiales de
la naturaleza así como vienen y otras veces los utiliza para elaborar
nuevos materiales. Después de haber hecho la retroalimentación
con los niños, realizar en el cuaderno el ejercicio presentado en el
tablero.

113
Ángela María Porras R.

Se trata de un conjunto con tres objetos (un vaso, un lápiz, y una


blusa) y el otro conjunto contiene los dibujos de 3 materiales (vidrio,
madera y algodón). Los niños deben dibujarlos, y a través de una
flecha deberán realizar la relación. Es decir, para cada objeto del
conjunto “A” hay un elemento del conjunto de “B” con el cual se
relaciona.

A las puertas del número en su aspecto


cardinal
Indicadores
– Usar de manera coherente y específica las expresiones posible,
imposible y cierto.
– Establecer la correspondencia entre cantidades iguales.
– Advertir la presencia de simetrías.
– Conocer las diferentes señales de tránsito.
– Distinguir entre seres vivos y no vivos.
– Establecer relaciones espaciales entre las sombras.

Seguro - posible - imposible


Es “seguro, imposible, posible”, que:

– Hoy el cielo está nublado, lloverá.


– Me pongo saco y chaqueta porque está haciendo calor.
– Estoy afuera y veo el sol, es de noche.
– El número dos es más grande que el 5.
– Mañana a medianoche vamos al colegio.
– El gato pesa más que el elefante.
– Tú eres más bajito que tu papá.
– Hoy es lunes, mañana será un día soleado.
– El número 5 es más pequeño que el 1.
– La nevera se usa para calentar la comida.
– El sacerdote es el señor que hace el pan.

114
Cómo potenciar el intelecto

En el cuaderno los niños pegarán fichas en las cuales se encuentran


dibujadas 3 situaciones, una segura, una imposible y una posible.
Ellos escribirán al lado de cada una la palabra que le corresponde
entre las tres.

Giorgia quiere hacer un ponqué y dice:

– No sé la receta.
– Nunca he cocinado.
– Tengo sólo un poco de harina.

Es... Posible
Seguro
Imposible ... que pueda hacer un buen ponqué

Francesca debe presentar el examen final y dice:

– Estudié mucho.
– Puse atención en todas las clases.

Es... Posible
Seguro
Imposible ...que obtenga buenas notas

Tantos como
Para conceptuar el número, además de saber clasificar y seriar es
importante que sepa establecer relaciones entre los elementos de dos
conjuntos como resultado entre equivalencia y orden. El concepto de
relación conduce al término equivalente, al concepto de igualdad,
de donde podemos partir para enseñar los términos mayor que... y
menor que... los cuales facilitarán el conocimiento de orden de los
números. Para ello, proponer a los niños actividades que les haga
notar la relación equivalente entre los elementos de un conjunto o
de dos conjuntos, la cual deben conocer como correspondencia uno
a uno.

115
Ángela María Porras R.

Ejemplo:

Un conjunto formado por: ternero, pollito, niño, potro y otro conjunto


formado por: vaca, gallina, mamá, yegua, y la flecha que indicará la
relación dirá: es el hijo de...

O el conjunto de los guantes de la mano derecha y otro conjunto de


los guantes de la mano izquierda. La relación de los dos conjuntos
vendrá representado con el símbolo =. Realizar varias actividades
de este tipo con el concepto hay tantos como, maletas como niños,
pupitres como alumnos, botones como ojales, tenedores como platos,
etc., y siempre colocando el símbolo “=” para indicar el concepto. Se
le da a cada niño un material compuesto por tornillos y tuercas de
plástico o de madera. Mientras los niños se entretienen jugando con
el material, el profesor pasa por cada grupo formado, le pide a uno
de sus integrantes que le dé un tornillo, luego otros dos, ¿cuántos
tengo? Dame otros dos, vamos a contar ahora, ¿cuántos tengo? Se
le pide a otro de los compañeros del grupo que los encierre con una
cuerda o pedazo de lana para formar el conjunto de los tornillos. A
otro de los niños se le pide que forme el conjunto de las tuercas de
manera que pueda establecer la relación tantos como, escribiendo
la marquilla en cada conjunto, que en este caso será el número 5 y el
símbolo “=”, que indica que hay tantos tornillos como tuercas.

Formar dos conjuntos vacíos. Pon dentro de uno de ellos 8 objetos de


color rojo y dentro del otro conjunto, 8 objetos de color verde ¿En qué
se parecen estos dos conjuntos? El niño llegará a la conclusión que
es la cantidad la que los relaciona, entonces se le pide que los dibuje
en su cuaderno. Se pueden realizar actividades con las regletas. Por
ejemplo, cada niño coge un número determinado de regletas de un
color y debe escoger la misma cantidad de regletas de otro color.

116
Cómo potenciar el intelecto

Simetría
Uno de los criterios que permite diferenciar los polígonos (figura
plana limitada por segmentos de línea recta) regulares, de los polí-
gonos irregulares, consiste en establecer la igualdad entre el número
de los lados y el número de los ejes de simetría. Igualmente ayuda a
entender el concepto de doble y mitad. Por esto, debemos proponer-
le al niño actividades para identificar la simetría que más adelante
conducirá a un mejor entendimiento de estos conceptos. Se entiende
como simetría, la posición armónica de las partes, unas respecto de
otras. Deriva del greco que significa “igual medida”. Pero, ¿qué es lo
que entendemos por simetría desde el punto de vista matemático?
Tomar la figura del árbol y doblarla por la mitad, se notará que para
completar el árbol se necesita de la otra mitad que al colocarla sobre
la otra, encajan perfectamente. Matemáticamente se dice que las dos
partes resultan ser congruentes. Hacer el experimento de colocar el
árbol sobre una hoja de papel y realizar unas perforaciones sobre
éste; al quitarlo de la hoja de papel, se notará que los agujeros que
se hicieron pasaron sobre el papel y que estos agujeros correspon-
den exactamente con los realizados sobre el árbol. Una actividad
que gusta mucho a los niños es la de colocar sobre una hoja blanca
un poco de témpera. Puede ser de varios colores y cada niño dobla
la hoja de papel haciendo presión donde se encuentra la témpera,
después vuelven a abrir el papel y encuentran una figura que cada
uno interpreta como quiere. Hacerles notar que existe una línea
imaginaria la cual se sugiere dibujar con color rojo cuando se seque
la figura. Observarse en un espejo ¿Qué pasa si se colocan sobre el
borde? La otra mitad se proyecta en el espejo. El ojo izquierdo co-
rresponde al ojo derecho, el brazo izquierdo corresponde al derecho,
y así con cada parte del cuerpo.

Dibujar en el piso una línea que representa el eje de simetría. Colo-


car un niño al frente de otro separado por la línea. Uno de los dos
comienza alzando un brazo, el otro debe alzar el brazo de tal manera
que sea simétrico con respecto al de su compañero. Realizar lo mis-
mo pero con una silla. Se debe encontrar la exacta correspondencia.
De este modo encontrarán no sólo la simetría interna, sino también
la simetría externa, a la cual se llegará sólo si se ha realizado una
variedad de actividades con simetría interna. Todo tipo de objeto

117
Ángela María Porras R.

servirá como análisis de estudio. Una vez se haya jugado suficien-


temente con los niños para que se familiaricen con la terminología,
se pueden realizar algunos dibujos sobre el tablero o sobre un pliego
de papel periódico para buscar el eje de simetría en las figuras. Estas
actividades seguirán el trayecto durante los años siguientes, por lo
que no se debe saturar al niño con el argumento. Por el momento
acercar al niño a entender el concepto de mitad o de doble.

Seres vivos y no vivos


Con la seguridad que los niños tienen claro el concepto de objeto
natural, presentarles en una cartelera los nombres de varios lugares
(frutería, pesquería, parque de diversiones, parque zoológico, ju-
guetería). Ellos colocarán el nombre de un objeto que se encuentra
en cada uno de los lugares escritos. El profesor facilitará la labor,
preparando los cartoncitos con los nombres de los objetos (pescados,
manzana, pera, columpios, rodaderos, loterías, piedritas, tierra, si-
mios, agua, camarones, langostinos, árboles, flores, jaulas, pelotas,
etc.). Una vez colocados los cartones, pedirles que clasifiquen los
objetos naturales en una parte y los objetos elaborados por el hombre
en otro, explicando las razones que los llevan a establecer que dicho
objeto es o no natural. Una vez hecha la clasificación, el profesor
les propone la suya diciendo que los objetos como la tierra, las pie-
dritas, las conchas, el agua, el columpio, la máquina registradora,
etc., pueden ser agrupados en una parte y las flores, los árboles, los
simios, los peces, etc. en otro. El profesor explicará las razones que
han hecho que él formara esta clasificación, diciendo, son seres vivos
y en el otro grupo una marquilla que dice, seres no vivos.

¿Estará bien hecha esta clasificación? Escuchar las diferentes opinio-


nes que pueden ser escritas en el tablero, llegando a la conclusión
que un objeto posee vida si nace, si respira, si se alimenta, si crece,
si se reproduce y si muere.

Colocar la figura de un objeto. Los niños, divididos en grupos, estable­


cerán si pertenece a los seres vivos o a los seres no vivos.

118
Cómo potenciar el intelecto

Las señales de tránsito


Yo sugeriría que esta forma de presentar las señales fuera implantada
en los colegios, para que los niños desde un principio se familiari-
zaran con el tipo de señal, de manera que cuando salgan a la calle
sean más observadores y se acostumbren a seguir las normas.

En una cartelera se dibujan las señales de tránsito clasificadas según


el significado.

Señales preventivas Señales reglamentarias Señales informativas


(triangulares) (redondas) (cuadradas - rectangula-
res)

trabajos en la vía máxima velocidad 60 Km parqueadero

tránsito de bicicletas doble vía estación de servicio

curva pronunciada prohibido el paso de aeropuerto


a la derecha motos y autos

zona escolar prohibido girar en U primeros auxilios

119
Ángela María Porras R.

Los niños observan las señales de tránsito y se les entrega unos


cartoncitos de lotería como juego pedagógico.

El ganador obtendrá la licencia de peatón y los demás niños que


quieran tenerla, deben nombrar una de las señales que le indica el
profesor, identificando la función. Otro juego que se puede proponer,
es el de dibujar sobre dos pliegos una calle. Aparte, recortadas en
cartón, varias señales de tránsito. Los niños deberán colocarlas en el
lugar que les corresponde.

El número es un símbolo
Indicadores
– Construir la negación lógica mediante el uso del conector
“No”.
– Descubrir la propiedad de algunos materiales por medio de
la interacción.
– Realizar operaciones sin números.
– Reconocer la acción como ley de composición de dos elementos.
– Reconocer las partes principales de un animal.
– Reconocer el todo, las partes del todo, establecer el uso común,
las cualidades comunes.
– Comparar dos números.

Los animales
Los animales pertenecen a los seres vivos porque ellos nacen, se
alimentan, crecen, respiran, se reproducen, mueren.

En una salida al zoológico se puede observar una gran variedad de


especies: los que se encuentran en el agua, los que vuelan, los que
caminan, los que saltan, pero la pregunta es: ¿cuál es la característica
de su estructura corporal que tienen en común?

Todos tienen una cabeza, un tronco, una cola y unas extremidades.


Se le pide a cada niño que dibuje en su cuaderno un animal que
vuela, uno que se encuentra en el agua, uno que camina o salta, y
le colocamos los nombres a las partes principales que todos poseen
en su cuerpo.

120
Cómo potenciar el intelecto

La palabra que modifica “no”


Mostrar dos láminas a los niños, una de un perro cuando está des-
pierto y otra con el mismo perro pero cuando duerme.

Pegar sobre el tablero el dibujo del perro despierto y debajo de la


lámina escribir la frase coherente al dibujo:

El perro está despierto

Sobreponemos la otra lámina y preguntamos a los niños si será co-


rrecto el enunciado que está escrito debajo. Los niños reaccionarán
diciendo que es falsa. La pregunta es: ¿cómo hacemos para que el
enunciado se vuelva cierto o verdadero? El profesor aclarará que
no hay necesidad de cambiar la frase, sino de agregarle una parte y
haremos que la frase se vuelva verdadera.

Seguramente se hará necesario mostrarles la palabra y escribirla en


el tablero:

El perro no está despierto

Realizar diferentes frases de este tipo. Será necesario notar que la


palabra “NO” puede cambiar el significado de las frases.

Si la frase que contiene el “NO” es verdadera, al quitarla se vuelve


falsa o en el caso contrario, si la frase sin el “NO” es verdadera, se
vuelve falsa con el “No”. Escoger entre las tres alternativas cuál frase
dice lo mismo, es decir, es verdadera como el enunciado:

121
Ángela María Porras R.

Los helados No son calientes


– los helados son calientes
– hay helados calientes
– los helados son fríos

No todas las plantas tienen flores


– todas las plantas tienen flores
– existen plantas con poquitas flores
– existen plantas que nunca florecen

Hoy está cerrado el teatro


– hoy no está cerrado el teatro
– el teatro abre a las 4 PM
– hoy está cerrado el teatro

Escribir verdadero o falso sobre la frase que describe cada acción:

Tráeme unas tijeras no rojas las tijeras son rojas V F


Colorea las mariposas no de amarillo ninguna mariposa es V F
amarilla
Dibuja un vaso no lleno el vaso está vacío V F

Es importante acostumbrar a los niños a realizar este tipo de ejerci-


cios pero es necesario que el profesor antes de esperar la respuesta
acertada por parte del alumno, se preocupe por explicarles muy bien
en dónde es que deben responder para que la respuesta sea acertada.
Tener presente que los niños de esta edad hasta ahora empiezan a
dominar su entorno y el espacio gráfico, pero recuerden que ellos
son capaces.

Mayor que – menor que – igual que


El signo igual demuestra una relación entre dos números, o entre una
operación o entre dos operaciones, pero no es la única relación.
Es posible encontrar la relación mayor que o menor que.

Para esto debemos llegar a los casos en los cuales entre dos grupos
de objetos, uno contiene menor cantidad de objetos que el otro.

122
Cómo potenciar el intelecto

¿Son iguales? ¿Por qué? ¿En dónde hay más? Se aconseja realizar
varios ejercicios antes de mostrar el símbolo que los representa, de
manera que el niño se encuentre seguro en el momento de expresar
los grupos que ha formado, antes de proceder al manejo de los sím-
bolos >, <. Ejemplo: este grupo (indicando con las manos el grupo
del lado derecho) tiene menos objetos que éste (indicando con las
manos el grupo del lado izquierdo). El niño escribirá, debajo de cada
grupo, el símbolo numérico que indica la cantidad correspondiente
y leerá de la siguiente forma: seis es menor que ocho. Pasaremos
ahora a mostrarles el símbolo < (menor que), y todas las veces que
encontremos un grupo menos que..., pondremos el símbolo en vez
de escribir con letras, 6 < 8. Después mostrar el símbolo > y hacer lo
mismo que lo anterior. Los niños de esta edad necesitan ejercitarse
con los movimientos motrices que les permita reproducir la figura en
forma inversa, por esto el profesor puede inventarse una actividad
que les posibilite la comprensión.

Realizar la siguiente actividad con material estructurado (las regle-


tas). A cada niño se le entregan 10 unidades de regletas y se les pide
formar un grupo con 7 unidades, luego un grupo con 3 unidades.
Colocar las regletas una sobre la otra, formando una torre. Cuando
las dos torres se han formado, se observará que la primera torre es
más alta que la segunda. En ese momento, darles dos bastoncitos de
madera de unos 10 cm, y pedirles que coloquen, uno sobre las torres
y el otro debajo de ellas. Si se trata de juntar uno de los extremos de
los bastoncitos, se notará que se forma el símbolo mayor que (>) en
este caso. A los niños, este tipo de descubrimiento les gusta mucho,
por lo que es importante permitirles que experimenten más de una
vez esta actividad, formándolos en parejas para que ellos mismos
inventen el juego y formen los símbolos correspondientes.

2 < 3 4=4

123
Ángela María Porras R.

La trasformación
Antes de presentar a los niños las operaciones aritméticas que
aprenderán a conocer y a dominar en el transcurso de su paso por la
escuela, es importante ofrecerles la oportunidad de experimentar las
trasformaciones en los objetos con la idea de llevarlos a comprender
y reflexionar sobre las características de dicho cambio. Cuando al
niño se le pide que muestre el conjunto de las 3 guanábanas, el con-
junto de las 2 curubas, y el conjunto que forma las 5 frutas, y lo hace
sin dudar, es la demostración de que el niño se encuentra maduro
para iniciar el concepto de suma y resta, pues puede distinguir las
partes de un todo y viceversa (principio de reversibilidad del cual
ya hemos hablado y que Piaget hace tanto énfasis en el desarrollo
evolutivo del niño).

A U B = C. Trabajar conjuntos con los niños facilita el aprendizaje


de las operaciones aritméticas. En el caso de la suma, como el niño
ha adquirido dominio en la clasificación de conjuntos, él mismo ya
usa la terminología propia, establece la característica del conjunto, y
al formar otro hace lo mismo. Para lograr el conjunto universo debe
establecer la característica que permite su formación. En el ejemplo
anterior se les pide que formen una columna con las frutas del con-
junto “A” (en la suma se conoce como sumando), y una columna
con las frutas del conjunto “B” (segundo sumando). Si unimos estas
frutas obteniendo una columna aún más larga, obteniendo el con-
junto “C”, éste sería la suma o total.

Esta experiencia ayuda a concebir que las partes forman parte de un


todo y que el todo está formado por partes, logrando de este modo
un pensamiento lógico.

La conservación de la cantidad
En navidad, la abuela materna le regaló a un niño 3 carros de color
verde y uno de color anaranjado. La abuela paterna también le rega-
ló carros. Representa el relato poniendo los carritos sobre una hoja
con un dibujo de unas calles que el profesor habrá preparado con
anterioridad. Tres carros los coloca agrupado a un lado del laguito,
y tres agrupados al otro lado del lago. Se colocan también sobre la

124
Cómo potenciar el intelecto

hoja, pero 5 de estos se ubican en fila sobre la calle del frente y el


otro, como no cabe, se deja en la esquina. A los niños se les hace
comparar los carros de la abuela materna con los carros de la abuela
paterna.

¿La abuela paterna ha regalado tantos carros como la abuela ma-


terna? En caso que la respuesta sea negativa, pedirle que explique la
razón. Seguramente será debido a que el niño aún no logra percibir
el conjunto como un todo, independientemente de la ubicación. Es
necesario seguir trabajando con actividades que les ayude a desarrollar
el pensamiento abstracto, como se propone en capítulos anteriores,
pues está claro que los niños encontrarán dificultad para la adición o
cualquier otro tema que vendrá a continuación si no han madurado
antes en su pensamiento lógico.

– ¿Son más los dedos de tu mano que las patas de un pato?


– ¿En tu lonchera hay menos bebidas que comida?
– ¿En nuestra curso hay más niñas que niños?
– ¿Son menos los niños con cabello negro que con cabello ru-
bio?
– ¿En tu saco hay más botones que ojales?

Agregar es sumar
Indicadores
– Ordenar los números del 0 al 10 sobre la línea numérica.
– Dado un número, individuar el antecedente y el sucesor.
– Establecer una relación de inclusión.
– Representar situaciones simples, a través de gráficos de ba-
rras.
– Expresar y registrar la suma.
– Componer y descomponer los números hasta el 10.
– Operar la unión entre conjuntos y representarlos gráficamente.
– Conducir al niño a la enumeración ascendente y descendente.
– Adquirir dominio de la secuencia numérica oral y escrita.
– Establecer una relación de orden entre los números, usando
correctamente los símbolos <, >, =

125
Ángela María Porras R.

La letra que une “ O”


En la gramática, decimos que la “O” cumple la función de escoger,
es decir, se usa para separar dos frases. Se puede presentar el caso
de que una de las dos afirmaciones sea verdadera, o que las dos lo
sean o ambas sean falsas. Ejemplo:

El niño duerme O El niño llora


F V F+V=V
El niño tiene plumas O El niño vive en Italia
F F F+F=F
La manzana es de color rojo O La manzana es dulce
V V V+V=V

En matemáticas, la letra “O” cumple una función diferente.


En la suma, la base lógica es la unión. Efectivamente, cuando hacemos
ejercicios con los niños para que comprendan la función de la suma,
ellos mismos después de comentar varios ejemplos como: tengo 2
carros, me regalan otros dos, ahora poseo 4 carros; con otras acciones,
me encontré, compré, gané, etc., al momento de representar éstas en
un dibujo, notarán que todas ejecutan una misma acción: “unen”.
Puede ser que sean carros o azules o blancos pero son siempre carros
que forman una cantidad, en este caso es 4. Los niños encontrarán 1
feijoa, 1 banano, 1 mango, 1 naranja, 5 uchuvas. El profesor separa
las frutas de tal manera que quedan las frutas dulces en un grupo y
las frutas ácidas en otro. Pedir a un niño presentar a sus compañeros
una de las frutas que tiene al frente, expresar sus características, esta-
blecer el grupo al cual pertenece. Unir los dos grupos con un pedazo
de lana, de tal manera que se forme el conjunto “unión”. Pedir a los
niños nombrar las frutas que se encuentran dentro del frutero para
poder definir correctamente el conjunto unión. Esconder el frutero,
tomar una de las frutas en la mano y preguntar ¿qué tengo en la
mano?, los niños responderán sin vacilación, es una fruta. ¿Pero es
ácida o dulce? Empezarán las reflexiones, y en ese caso se concluirá
que es una fruta porque es la característica determinada para todas
y puede ser, O ácida O dulce.

Se organizan los niños en grupos de 5 niños y se les pide que for-


men dos conjuntos. Cuando el profesor pasa de grupo en grupo, les

126
Cómo potenciar el intelecto

pide que realicen el conjunto unión, después ellos toman uno de los
elementos de los conjuntos y exponen la característica que permite
al objeto formar parte del conjunto unión pero que es O una cosa O
la otra. Es aconsejable realizar varias de estas actividades y pasar a
representar con el símbolo numérico y aritmético (+).

1+2=3

Construcción de la línea numérica


Para la construcción del número, un instrumento lógico que el niño
debe comprender es la relación de inclusión, es decir, que el número
está formado por sí mismo y por los que le anteceden. Ejemplo: el
número 4 tiene incluido al 3, al 2, al 1. Ordenar los números no re-
quiere mayor dificultad en los niños, pues ya conocen la secuencia
numérica verbal, pero es necesario llegar a dominar el orden, esta-
bleciendo que se relaciona con un antes porque tiene uno menos y
se relaciona con un siguiente porque tiene uno más. Esto se logra,
cuando el niño se encuentra en capacidad de constituir las partes en
un todo y el todo en sus partes, “pensamiento de reversibilidad”,
del cual ya hemos hablado antes, y cuando domina el espacio y
sobre el papel logra transferir el “antes y el después”. Para dar a
los niños desde el principio una representación correcta de la suce-
sión numérica, proponer la construcción de la línea numérica, un
instrumento apto para el concepto de los números naturales como
conjunto de ordenación. Se refiere por lo tanto, al aspecto ordinal del
número. Es también útil para seguir cálculos relativos a las cuatro
operaciones aritméticas. No es necesario que vengan escritos des-
de el comienzo todos los números correspondientes en las casillas.
Esto puede facilitar la comprensión que el conjunto de los números
naturales es infinito, que a cada número siempre es posible hacerle
seguir otro según la orden +1. Preparar con madera o con cartón de
10 a 15 cuadrados.

127
Ángela María Porras R.

Colocarlos en el piso e invitar a los niños a saltar en cada cuadro


indicando el número de saltos. Cuántos son los cuadros, comenzando
de 0 y hacer corresponder a cada uno su número escrito en cifras.

Uno de los errores más frecuentes consiste en comparar el número


de cuadros con el número de saltos. En esta situación los cuadros
son tres, pero los saltos que hace el niño son dos. Se establece que el
punto de partida es el primer cuadro, de manera que saltando sobre
el segundo, el niño cuenta “uno” pues es éste el primer salto, y así
sucesivamente. Una vez que los cuadros tengan su número corres-
pondiente (se recomienda no superar el número 10 en los primeros
ejercicios), se realizan juegos como:

– Entrar en la casilla 3.
– Entrar en la casilla 6.
– Volver atrás de una casilla.
– Caminar hacia adelante de tres casillas.
– Caminar hacia atrás 0 casillas.
– Encontrarse en el número 4, dar un paso hacia adelante,
– ¿En cuál número cae?
– ¿Si se retrocede un paso?
– Si parte del número cinco para llegar al siete ¿cuántos pasos
debe dar?
– Tapar los ojos a un niño y darle la siguiente instrucción: te
encuentras en el número 1, salta un número, ¿en cuál número
te encuentras?

1 2 3 4 5 6

Preparar una tabla de madera (100 cm. aproximadamente), clavar 11


puntillas en ella y 11 cartoncitos con los números del 0 al 10 escritos
en cifras. En otros 11 cartoncitos, escribir los nombres en letras de
los números del 0 al 10.

128
Cómo potenciar el intelecto

DOS

Dividir los niños en tres equipos. Un equipo tendrá a disposición


los cartones con los números escritos en cifras. El segundo equipo
tendrá a disposición los cartones con los números escritos en letra.
El tercer equipo tendrá a disposición los cartones con los números
representados en cantidad. A la señal establecida, cada equipo
tendrá que colocar en el lugar correspondiente el cartón declarado.
Otra modalidad del juego consiste en llamar a un niño a colocar un
número en el lugar que le corresponde en la tabla, escoger a uno de
sus compañeros de los otros dos grupos para que ubiquen el número
que se encuentra antes o después del número puesto. Otros juegos
que se proponen:

“Escalera”: Es un juego que se encuentra en el comercio.

Un tablero de cartón con dibujos sobre diferentes personajes.


También se encuentran dibujadas varias escaleritas las cuales sirven
para llegar con rapidez a la meta propuesta. Generalmente los juegos
tienen los números hasta el 100. Como se trata de niños que hasta
ahora conocen los primeros 20 números, se aconseja para no perder
el objetivo del juego crear el material para facilitar al niño el dominio
de los números del 0 al 20. En cada cartón podrán jugar máximo
5 niños. 5 fichas de diferente color indicarán el desplazamiento de
los niños por el cartón, quienes para poder hacerlo jugarán con un
dado, el cual señalará la cantidad de pasos que se puede avanzar.
Encontrarán obstáculos que hacen mas difícil la llegada a la meta.
Estos objetos dibujados pueden ser rodaderos, cuerdas, túneles, etc.,
según la imaginación del que construye el juego.

129
Ángela María Porras R.

Juego “El baúl de mi abuela”.

En el baúl de mi abuela yo encontré un carrito, y pasa la pelota al


compañero de al lado quien dirá, en el baúl de mi abuela yo encontré
un carrito y un balón, y así se hará hasta que se termina la rueda de
niños. Cuando los niños conocen el mecanismo del juego, se dice
que dentro del baúl sólo se encuentran los números del 0 al 10 y el
niño que viene escogido para empezar el juego, debe proponer con
cuál número empieza. El siguiente niño debe nombrar el número
que dijo su compañero, además encuentra el número que está antes
y lo nombra y el número que está después y lo nombra.

Procedemos a dibujar la línea numérica en el cuaderno.



0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

El número adquiere su aspecto ordinal cuando el niño comienza a


realizar series, con el uso de los símbolos <, >, =; con el uso de la
línea numérica y cuando hace uso de los nombres de los números
ordinales (primero, segundo, tercero, etc.). Preparar unos cartones
con los días de la semana. Se colocan en el piso en desorden, los niños
deben proceder a organizarlos del primer día al último.

Presentarles otros cartoncitos con los números ordinales escritos en


letra, los niños deberán colocarlos al lado de cada día de la semana
según el orden que corresponde.

Primero Lunes
Segundo Martes
Tercero Miercoles
Cuarto Jueves
Quinto Viernes
Sexto Sábado
Séptimo Domingo

130
Cómo potenciar el intelecto

El símbolo “+” me indica una acción


El lenguaje de los símbolos es muy importante para el aprendizaje
de la lecto–escritura y la matemática entre otras. Por esto, se viene
tratando de familiarizar al niño con este tipo de lenguaje, de manera
que al aparecer el operador matemático conocido con el nombre
“más”, que se entiende como el causante de un cambio en una si-
tuación, su comprensión sea apenas un juego. Antes de presentar
el símbolo “+” a los niños, se propone experiencias en las cuales la
acción voluntaria se aplica a una pareja de elementos y se produce
un cambio. Mezclar leche con café, obtendremos café con leche;
licuar leche y fruta, obtendremos sorbete de mora; mezclar el rojo
con el amarillo, obtendremos el naranja.

– abrir - cerrar
– prender - apagar
– unir - desunir
– enhebrar - desenhebrar
– envolver - desenvolver
– tapar - destapar
– inflar - desinflar

Conjunto unión
Escoger tres recipientes, A, B, C, con diferente capacidad, de tal
manera que el contenido que se quiera poner (harina, tierra, arena,
agua) en el recipiente A y en el recipiente B, entre los dos, ocupen el
espacio del recipiente C. Proceder primero a vaciar el contenido de A
en C, luego el contenido de B en C y darle la palabra a los niños para
expresar lo que observan. La respuesta los llevará a establecer que A
U B obtiene C. El profesor hace el acercamiento al lenguaje simbóli-
co, proponiendo la letra U en vez de tener que escribir completa la
palabra “unión”. Teniendo en cuenta que A es el primer sumando,
B, es el segundo sumando y C, sería la suma o total. Terminología
que es conveniente utilizar desde el principio.

131
Ángela María Porras R.

Es decir:

A U B se obtiene C
1 + 2 = 3

Pasar del lenguaje de letras al lenguaje matemático requiere que se


establezca la cantidad con un número, y existe una relación de equi-
valencia entre los dos conjuntos que permite formar el conjunto “C”.
El concepto de unión en matemáticas se expresa con el símbolo más
(+). Es conveniente presentar diferentes situaciones en las cuales se
utiliza el concepto de suma; por ejemplo cuando me regalan, cuando
compro, cuando me encuentro algo, etc. Pedirles ejemplificar para
lograr claridad en el concepto.

Adición con más de dos sumandos


Realizar una actividad similar a la anterior, pero aumentar la canti-
dad de recipientes de tal manera que sea A + B = C C + D = E

Siempre al realizar la operación es necesario sumar dos y el resultado


sumarlo al nuevo sumando. Realizar ejercicios agregando el número
de sumandos que se quiera. Se estará realizando una ejercitación
de la operación de adición cuando el todo se considera invariable,
independientemente de la distribución de sus partes, conocida como
“la propiedad conmutativa”. En el caso de la adición (el orden de
los sumandos no altera el resultado), o en la multiplicación (el orden
de los factores no cambia el resultado).

Propiedad conmutativa
Presentar un conjunto con 4 botones redondos (3 de color rojo y 1
de color azul), otro con 2 botones cuadrados de color amarillo y otro
conjunto formado por 2 botones triangulares (1 amarillo y 1 azul).
Formar con estos el conjunto universo. Encerrando con una cuerda
todos los conjuntos, los niños establecerán que posee la caracterís-

132
Cómo potenciar el intelecto

tica de ser botones, y son 8. Realizar una nueva distribución en los


conjuntos que podrá ser:

– Por color (3 rojos, 3 amarillos, 2 azules)


– Botones con dos agujeros (5), botones con cuatro agujeros (3)
– Botones trasparentes (4), botones opacos (4)

El conjunto universo será formado siempre de 8 botones. Indirecta-


mente se da comienzo al cálculo oral, cuando el niño observa que
existen varios modos para representar un número: 4 + 4,o 5 + 3, o 3
+ 3 + 2, todos nos dan como resultado 8.

Con los bloques lógicos

Poner un bloque lógico (B L) en el piso, puede ser un rectángulo azul


delgado, grande. Se les pide a los niños que nos describan el B L.

Una flecha de un color determinado, en este caso de color rojo, in-


dicará la acción que se debe cumplir. Encima se escribirá “cambia
color”. Y como los niños ya han jugado en otras ocasiones con este
material, saben qué hacer. Las flechas según el color representan
una acción diferente. Por ejemplo: flecha morada, “cambia forma”;
si es de color verde, “cambia el tamaño”, y si la flecha es de color
gris, “cambia el grosor”.

➠ ➠ ➠

¿Quién está ausente?


Preparar, en papel craft o periódico, una cartelera en donde se
encuentra representado cada niño con el número de la lista que le
corresponde con su nombre y apellido. Se les muestra unas bolitas
agujereadas de color rojo que representan a los niños y otras de
color azul que representan a las niñas. Estas bolitas se enfilan en un
palo y se utilizarán en los momentos de llamar a lista al comenzar
la jornada. Cuando se llama al niño y se encuentra presente, éste
debe enfilar la pelota en el palo correspondiente, después sobre la

133
Ángela María Porras R.

cartelera colorea la primera casilla de abajo para arriba, y escribe


su nombre.

– ¿Hoy se encuentran presentes más niñas que niños o viceversa?


– ¿Cuántos son los niños ausentes hoy?
– ¿Cuántas son las niñas ausentes hoy?

Esta actividad se llevará a cabo toda la semana. El último día, los


niños procederán a dibujar en sus cuadernos el gráfico. ¿Quiénes
fueron los que más faltaron durante esta semana, los niños o las
niñas?

Cálculo rápido
La aparición de las operaciones numéricas se caracteriza por un
proceso que busca la igualdad en las diferencias.

Es decir, en la relación entre dos conjunto desiguales, la característica


que permite la igualdad es la cantidad. Mostrar al niño un grupo con
5 peces que fueron pescados por un señor en el río y otro conjunto
con cuatro gallinas que posee el granjero en su finca.

¿De qué manera los dos señores tendrán la misma cantidad de ani-
males? Seguramente el niño buscará colocar los elementos de los dos
conjuntos en fila y eliminar la diferencia que hay entre los dos.

Tal vez, el niño mantenga los dos conjuntos con la misma cantidad,
poniendo en evidencia la cantidad en común y trate de repartir la di-
ferencia buscando la igualdad. Estos son dos ejemplos de los muchos
que el mismo niño podrá proponernos y que serán respetados.

5 + ___ = 7 5 - ___ = 2

Los niños podrán dibujar en sus cuadernos las experiencias pro-


puestas. El niño desde el comienzo debe acostumbrarse a ejercitar
la mente jugando con los números llegando a adquirir la destreza
necesaria para hacer cálculos rápidos. Una de las maneras de dar
inicio a esta habilidad se logra jugando con las regletas o números
en color.

134
Cómo potenciar el intelecto

Entregamos a los niños una regleta rosada y les pedimos que bus-
quen entre otras, las posibles combinaciones que se pueden formar
para hacer corresponder el valor equivalente.

El profesor comienza a escuchar las propuestas y a dibujarlas en el


tablero con el número correspondiente al lado.

1 + 1 + 1 + 1 1 + 1 + 2 2+2
4 4 4

Más adelante podrán aparecer propuestas del tipo

5-1
4

Los niños se organizan por parejas.

Uno de los dos toma a suerte una de las regletas que se encuentran en
una bolsa; su compañero debe formar por lo menos tres combinacio-
nes posibles, escribiendo las sumas correspondientes. Una vez que
las haya leído recogerá las regletas y preguntará a su compañero,
sin que él pueda ver.

Gana el que más aciertos tenga.


Cinco es lo mismo que decir 3+2, 4+1, etc.

En el cuaderno, los niños podrán escoger las regletas con las que
estuvieron jugando, escribiendo al lado de ellas el valor que les
corresponde y la suma que se forma.

Con las manos representar el número 4. Todos mostrarán el número


que se les pida representar.

Poner las manos sobre el pupitre con los dedos abiertos. Contar los
dedos de una mano. Al esconder un dedo, ¿cuántos quedan?, ¿y al
esconder tres?

135
Ángela María Porras R.

Quitar es restar
Indicadores:
– Expresar y registrar la resta con los números.
– Componer y descomponer los números hasta el 10.
– Usar y combinar operadores lógicos y aritméticos.
– Operar la partición en un conjunto y representarlo gráficamente.
– Reconocer, describir y clasificar formas y figuras que se en-
cuentran en el ambiente.
– Contar agrupando progresivamente objetos de dos a dos hasta
10.
– Describir y dibujar un recorrido.
– Conocer los vegetales y las condiciones necesarias para que
una semilla germine.
– Realizar simples cuadros estadísticos.

Los recorridos
Dentro del salón, dejar el espacio libre de tal manera que queden
algunos muebles formando obstáculos que los niños tendrán que
superar realizando un recorrido establecido por el profesor.

Es necesario definir siempre el punto de partida y el punto de lle-


gada. Comenzar con recorridos sencillos.

Indicarles desplazamientos con los cuantificadores, por ejemplo:


algunos niños recorren el salón, pocos niños saltan, todos recorren
el salón aplaudiendo. Ahora el juego cambia de terminología y en
vez de usar los cuantificadores, usar los números. Lo importante es
que los niños se familiaricen con el orden del recorrido por donde
deben pasar.

Antes de pasar a dibujar en el cuaderno la actividad hecha, se les


pide que con los ojos cerrados describan el recorrido en el orden
que se hizo, y en grupo, sobre una gran cartulina, hacer un dibujo
de la actividad.

136
Cómo potenciar el intelecto

Qué quiere decir restar


Más conocido con el nombre de “conjunto complemento”.
Antes de operar directamente con el número, como hemos visto siem-
pre, el niño trabaja con material ocasional y después estructurado.

Situaciones vividas directamente por los niños ayudan para que


asimilen mejor el concepto. Aprovechar un momento como la ce-
lebración de cumpleaños en las que se comparte una torta partida
en tantos pedazos como personas presentes ese día. Contar con los
niños los pedazos, seguramente alguien no come torta. Mostrar los
pedazos que quedan y preguntarles a los niños ¿qué pasó?, comen-
zarán las diferentes explicaciones,

Hacer ver a los niños que de un todo se hizo una partición quedando
sólo una parte.

– ¿Cuántos pedazos de menos?


– ¿Cuántos pedazos quedan?
– ¿Cuántos pedazos de más?
– ¿Cuántos pedazos hacen falta para completar la torta?

Dibujar la experiencia en el tablero con ayuda de los niños, respe-


tando el orden de los momentos ocurridos.

Con los conjuntos:

Sentar a los niños en círculo, sobre el piso. Preparar un conjunto


con unas pelotas coloradas. Pedirles que coloquen la marquilla
con el número correspondiente al conjunto universo, declarando
la característica que hace que exista ese conjunto. Pedirle a un niño
que forme un subconjunto y explique cuál es la característica que
le permite formarlo.

El niño podrá decir que es el conjunto de pelotas de color rojo, en-


tonces el profesor propone probar a decir lo mismo, pero haciendo
uso de la negación lógica NO, es decir, el conjunto de las pelotas
NO verdes.

137
Ángela María Porras R.

Este subconjunto, antes de formarse, era parte de un todo. Inventar


una historia con lo que ocurrió:

Mi primo tenía 7 pelotas de varios colores, se le cayeron las 3 pelotas


rojas, ahora le quedan sólo 4.

Escribir el número dentro de la marquilla, en cada conjunto que se


forma. Aclarar a los niños que así como en la suma, cuando quitamos,
perdemos, se rompe, etc. y la cantidad que teníamos se vuelve menos,
existe un símbolo que lo identifica, y se muestra el símbolo (-).

¿Cuántas pelotas son en total?, ¿cuántas son las pelotas rojas?, ¿si
quitamos las pelotas rojas, cuántas pelotas quedan?, ¿si quitamos
todas las pelotas No rojas, cuántas pelotas quedan?

La diferencia:

Con los dos conjuntos formados, preguntar: ¿cuál es el grupo más


numeroso?, ¿cuál es el grupo menos numeroso?, ¿cuántas pelotas
de más hay en el conjunto “B”?, ¿cuántas pelotas de menos hay en
el conjunto “A”?

Las pelotas que hay de más en el conjunto “B”, forman la diferencia.


La diferencia entre 4 y 3 es 1, es decir que cuatro menos tres hace
uno, y se representa aritméticamente así: 4-3=1.

La reversa

Como sabemos, la resta es la inversa de la suma y viceversa.


Un modo de preparar al niño al descubrimiento de dicha operación
es proponiéndole actividades como las anteriores, haciéndoles notar
que estas acciones están dotadas de reversibilidad. Es decir que se
puede regresar a la acción inicial, a través de una acción contraria,
y en el caso de la aparición de una situación en que aparece el nú-
mero negativo, se demostrará a los niños que existen acciones en las
cuales no es posible regresar al estado inicial porque no existe una
acción contraria o si existe es difícilmente aplicable. En estos casos
tenemos: cortar, deshacer, borrar, etc. Pero todas estas actividades
conducirán al niño a reflexionar sobre los tipos de acción que se

138
Cómo potenciar el intelecto

pueden cumplir en los objetos llevándolos a determinados estados,


antes que a otros.

Preguntar a los niños sobre las cosas que notan, son evidentes, o
descubren al observar el conjunto que tiene al frente.

Seguramente llegarán a descubrir por sí solos lo que quizás para


nosotros los adultos no fue tan obvio descubrir: el conjunto unión,
que se conoció en ejercicios anteriores –su presentación es parecida
a ésta– solamente que ahora comienza con 7 el conjunto universo
(que en este caso posee la característica de ser frutas) y se podrán
reconstruir los subconjuntos. Basta solamente con establecer las
cualidades que permiten su conformación, con una pregunta como:
¿cuáles son las frutas dulces?, entonces ¿qué queda?

C–B=A

7–3=4

¿Recuerdan el ejercicio del llenado de recipientes?


Aquí se procede a realizar la experiencia contraria.
Del recipiente C que contiene el líquido total, vaciar la cantidad
necesaria para llenar la vasija B.
La pregunta es ¿cuánto líquido queda en el recipiente C?

Conclusión: C – B = A, pues la cantidad de líquido que queda en C,


es la cantidad que entra y llena la vasija A.

Se puede, igualmente, realizar el ejercicio de tal manera que se llena


primero la vasija A para llegar a la conclusión que C – A = B.

Es necesario realizar este tipo de experiencias, hasta que para el


niño la comprensión sea natural, antes de proponerles ejercicios
del tipo:

4+?=5
?+2=5

139
Ángela María Porras R.

Uso de los términos más o menos

Ante un conjunto el niño debe llevar a cabo las siguientes órdenes:


– Cuando haga un aplauso, debes poner animales en este reci-
piente.
– Cuando bostece, debes quitar animales del recipiente.

Sin importar la cantidad, la actividad tiene como objetivo que el niño


se familiarice con los términos “poner” o “quitar”.

En otra actividad, pedirle que coloque dentro del diagrama de Venn,


hecho con lana, una pelota.

Ahora poner dos más. ¿Cuántas hay? ¿Son iguales los dos conjun-
tos?, ¿en qué?

Sacar de la bolsa tres pelotas y colocarlas dentro de otro diagrama de


Venn, hecho siempre con lana, y preguntar: ¿hay la misma cantidad
de pelotas que en los otros conjuntos?

con la línea numérica

Los niños se ubican sobre la línea numérica y en vez de avanzar un


paso, retroceden uno, es decir primero estaba en el tres y al dar un
paso para atrás se encuentra en el 2. Se dibuja la operación aritmética
de lo ocurrido y tenemos: estaba en 3 - 1 = 2.

El número al que llega indica el resultado.

Con las regletas

Formar dos filas con las regletas blancas.


Una con 5 regletas y la otra con 3.

140
Cómo potenciar el intelecto

¿Cómo podemos hacer para que las dos filas sean iguales?

Quito (2) Agrego (2)

Las plantas
Mirar alrededor, ¿se ven plantas en el salón de clase?, ¿y en el patio
de recreo? Se encuentran muchos vegetales, algunos grandísimos,
otros pequeñitos, unos terrestres, otros acuáticos como las algas, etc.
Unos son comestibles, otros no. Unos se desarrollan en zonas frías,
otros en zonas calientes.

Aún así, siendo tan diferentes, poseen unas características en común


como los animales.

– Tienen raíces que cumple una función muy importante como


es la de absorber los nutrientes necesarios para que la planta
se mantenga en vida.
– El tronco que hace que la planta se mantenga de pie, sirve de
canal por donde pasa el alimento.
– La copa del árbol en donde se encuentran las ramas de donde
saldrán las hojas, son como los pulmones de las plantas.

Algunos niños querrán dibujar los frutos. Se aprovecha la ocasión


para abrir una manzana y observar las semillas. Hacerles saber que
son ellas de donde nace otra planta que más tarde, cuando crece,
será el árbol que ven en la foto, en las calles o en las fincas.

¿Qué es necesario para que una semilla germine? Colocar sobre


un algodón humedecido dos semillas de fríjol o garbanzo en unos
vasos en la ventana del salón para que les llegue el sol. Mantener el
algodón humedecido.

141
Ángela María Porras R.

Otras dos semillas se colocan en la arena humedecida y otras semillas


en arena seca. Cada uno hace una cartelera donde irá registrando
cada dos días más o menos lo que observa del experimento.

Haciendo uso de las cantidades no definidas


– Colocar la siguiente cartelera que será completada por los
niños.
– El color del cabello de los niños en mi salón de clase.
– Colorear de rojo una casilla por cada niño que tenga cabello
rojo.
– Colorear de azul por cada niño que tenga el cabello negro.
– Colorear de amarillo por cada niño que tenga el cabello ru-
bio.
– Colorear de verde por cada niño que tenga el cabello casta-
ño.

Aparte se preparan unos cartoncitos escritos con los letreros: todos,


no todos, algunos, ninguno, al menos uno.

Procedemos a leer el cuadro colocando sobre el tablero las frases


expuestas:

– No todos los niños tienen el cabello...


– Todos tienen el cabello...
– Algunos tienen el cabello...
– Al menos uno...

Las figuras geométricas


Sobre el cuaderno realizar algunos de los objetos de uso común
para el colegio (lápiz, regla, cuaderno, borrador, bloques lógicos,
tizas, etc.).

– ¿Cuáles figuras geométricas reconocen en estos dibujos?


Los objetos tienen forma de...

142
Cómo potenciar el intelecto

El número y sus partes


Indicadores
– Contar haciendo agrupaciones con los objetos según una regla
establecida (pensamiento variacional y analítico).
– Traducir situaciones no aritméticas en un sistema de dibujos
matemáticos (planeamiento de problemas).
– Expresar y registrar la escritura de los números, más allá del
número 10 (pensamiento numérico).
– Darse cuenta sobre cómo influyen los fenómenos atmosféricos
en la naturaleza y cómo se defiende el hombre ante estos y los
utiliza a su favor (ciencias).
– Expresar la composición numérica(pensamiento numérico).

Los contrarios
Realizar actividades lúdicas con figuras de objetos que se encuentran
en dos circunstancias opuestas.

– Si la sombrilla está abierta, no está... cerrada.


– Si el vaso está lleno, no está... vacío.
– Si el lápiz es largo, no es ... corto.
– Si la liebre es veloz, no es ... lenta.

Los fenómenos atmosféricos


La lluvia:

Aprovechar un día lluvioso para realizar una conversación sobre


lo que ocurre en la naturaleza cuando llueve. Cómo estaba el cielo
antes y cómo lo vemos ahora.

Qué cosa ocurre en las calles de una ciudad, y si fuera en el campo,


los ríos cómo estarían, o el mar.

Las personas, qué usan para protegerse de la lluvia.


– ¿Será que el agua que sale de los grifos es la misma de la llu-
via?

143
Ángela María Porras R.

Recoger el agua de la lluvia en unos baldes y compararla con el


agua que sale por los grifos y dibujarlo en el cuaderno. ¿Por qué es
importante que llueva?

El viento:

Cerrar los ojos e imaginar que se encuentran en el campo y que


comienza a soplar mucho viento.

– ¿Cuáles son los ruidos que se escuchan?


– ¿Si se mira al cielo, cómo se ven las nubes?

Hablar sobre la importancia del viento para el hombre. (molinos de


viento, la energía).

La neblina:

Cuando se viaja por carro de una ciudad a otra, suele ocurrir que se
encuentran tramos con neblina. Los niños que han vivido esta expe-
riencia prueban a describir lo que notan si el piso está mojado o no,
si es clara la visión o no lo es. Después se puede pasar un filmado
que muestra los diferentes fenómenos atmosféricos para dibujarlos
en el cuaderno.

Agrupaciones
Desde las primeras clases, se realizan conteos junto con los niños,
primero de uno a uno hasta 10, después en sentido contrario, del
10 al 0 para que los niños se organicen, etc. Cuando se llama a lista,
pedir que se enumeren. Aumentar la cantidad hasta 15 y finalmente
hasta 20 o más. Llevar una bolsa de dulces para compartir con todos
los niños, hacer notar que para terminar más rápido contamos de
dos en dos, es decir tomando dos dulces a la vez. Probar a contar
de tres en tres y observar qué ocurre. Contar en sentido contrario
del 10 al 0. Cuando se enumeran, pedirles a los niños que hagan sus
propuestas y el resto establecer la regla, es decir, Juan ha contado
de uno en uno y por esto ha sido el más lento. Clara ha contado de
dos en dos pero en sentido contrario, y así con todos.

144
Cómo potenciar el intelecto

Estos mismos ejercicios que se han hecho de manera individual, se


hacen también con el ábaco. Es decir, por cada dulce que se cuenta,
colocamos una pelotita del ábaco. Si son de dos en dos, realizar el mo-
vimiento. Ahora a cada niño se le entregarán quince canicas o botones,
o frijoles, etc. Pedirles que hagan grupos de 5 canicas. ¿Cuántos grupos
se formaron?, ¿cuántas canicas quedaron sueltas? Formar grupos de
3 canicas. ¿Cuántos grupos se formaron?, ¿cuántas canicas quedaron
sueltas? Más adelante se dirá que las canicas que quedan sueltas son
unidades, pues se encuentran esparcidas de manera individual y úni-
ca por lo que se les da ese nombre en matemáticas, mientras que los
grupos según la cantidad de objetos que contienen, cada uno tomará
un nombre. A los grupos de dos les llamaremos dúo; a los de tres,
ternas; a los de cuatro, cuartetos; a los de cinco, quintetos; a los de
seis, sextetos; a los de siete, grupos de a siete; a los de ocho, grupos
de a ocho; a los de nueve, grupos de a nueve; a los de diez, decenas
y a los de doce, docenas. Estas agrupaciones se harán teniendo en
cuenta que sean siempre la misma cantidad de objetos en todas. En-
tregarles a cada uno una hoja en blanco y pedirles que simbolicen lo
que se está representando oralmente, de la siguiente manera, en la
tabla de registro.

15 canicas agrupadas en:

Ternas Unidades Decenas Unidades Cuaternas Unidades

5 0 1 5 3 3

Se recomienda jugar muchas veces de este modo, hasta estar seguro


que los niños han entendido el concepto de agrupación, además de
contenido, es decir que un grupo contiene una cantidad de elementos.
El niño comienza a tener una mayor capacidad de abstracción.

Llevarlos al supermercado y pedirles que busquen confecciones de


alimentos como los yogures, los huevos, los rollos de papel higiénico,

145
Ángela María Porras R.

etc. En clase, representar las confecciones con las regletas. Es decir,


una terna(regleta verde claro) de chocolates, tres cuaternas (tres
regletas fucsia) de yogures, cuatro dúos (4 regletas rojas) de vasos,
dos decenas (2 regletas anaranjadas) de gaseosas, etc.

Composición y descomposición del número


En grupo, repartir fichas de construcción, para que los niños creen
diferentes objetos, armen y desarmen rompecabezas, para llegar a
la conclusión que un objeto puede dividirse en partes y las partes
forman la figura completa. Lo mismo ocurre con el número. Para
esto se les entregan las regletas, y se les pide que coloquen sobre sus
pupitres la regleta que representa el número 5, luego deben colocar
otras regletas sobre ésta alcanzando la misma longitud, para llegar a
la conclusión que sólo utilizando una de igual color es posible, pero
si se colocan dos, una de tres y otra de dos, se obtiene la misma lon-
gitud, es decir que 5 es igual a decir 3+2. Seguir con las propuestas
y pasar a dibujar en el cuaderno lo que se ha hecho.

3+3

➤ 2+2+1+1

2+2+2 6 6+0



1+1+1+1+1+1 5+1

Contar historias con los números


Indicadores
– Orientarse en una tabla cartesiana.
– Aplicar la suma y la resta a situaciones concretas y represen-
taciones gráficas.
– Reconocer el valor posicional de las cifras.
– Cambiar situaciones no matemáticas en situaciones matemá-
ticas por medio de una representación gráfica.
– Saber hacer preguntas relacionadas con la matemática.

146
Cómo potenciar el intelecto

– Reconocer las informaciones dentro de un texto que sirven


para resolver las situaciones problema.
– Reconocer la operación que permite resolver las situaciones
problema.
– Medir el largo de las cosas.

La decena
Presentar el material multibase. Los niños jugarán libremente como
lo han hecho con los otros materiales estructurados.

Una vez que hayan jugado libremente se procede a dibujar el material


en el cuaderno, formando la figura de una mesa, de una silla, de una
casa, o de las figuras que los niños con su creatividad propongan.

Uno de los juegos propuestos por el creador de este material y que


considero oportuno llevar a cabo con los niños es el siguiente:

Copia el modelo:

Construir el número de perros que es posible realizar con el material


puesto a disposición. Para esto, el niño podrá cambiar las piezas por
el material que necesita de acuerdo a la figura propuesta. El material
que tiene a disposición de base cinco es un cubo, dos cuadrados, tres
bases y cuatro unidades. El cubo de base cinco se forma con cinco
cuadrados, un cuadrado de base cinco se forma con cinco bases,
una base se forma con cinco unidades; de manera que para poder
obtener varias bases, debe primero cambiar el cubo por cuadrados
y estos en bases. Cuando el material a disposición no sea suficiente
para que cada niño realice el ejercicio se forman grupos, haciendo
énfasis en el saberse organizar.

No es posible realizar cambios con elementos de otras bases. Es


importante que desde el principio el alumno reconozca las piezas
que pertenecen a cada una.

En este caso, podrá elaborar 28 perros.


Se pueden proponer otras figuras.

147
Ángela María Porras R.

El perro

El juego de la tienda:

Puede hacerse con el material multibase o con las fichas de jugar


póker, ya que los colores sirven para representar un valor.

Los objetos tendrán pegados los colores que indican el valor.

Los niños que llegan al almacén deben pagar con el valor indicado,
pero en el caso de no tener el valor exacto, esperarán el cambio, (serán
los vueltos) que el compañero que hace de vendedor debe darle.

Una de las modalidades del juego es la de organizar el mercado de las


pulgas. Cada niño traerá de su casa un juguete que desea vender.

Se mezclarán los juguetes de manera que los niños de la otra sección


puedan comprar los juguetes que los otros niños trajeron. Cada
alumno regresará a su casa con un juguete nuevo.

148
Cómo potenciar el intelecto

El cambio en los números

Retomar el juego de las agrupaciones, pero esta vez se agrupan


unidades en base 10 o decenas, es decir formar grupos de a 10 uni-
dades en cada grupo, explicándoles que en el mundo matemático
que conocemos se trabaja siempre en agrupaciones por decenas. Si
tenemos 4 unidades, no se forman grupos, porque estamos jugando
en base 10. Lo mismo ocurre con 1, 2, 3, 5, 6, 7, 8 y 9 unidades. Pero
si tengo 10 unidades, comienzan las agrupaciones. Esta vez el juego
tiene una nueva regla.

Cada vez que se forma un grupo de diez es posible cambiarlo con


una base diez o si el juego es con el ábaco, cada pelota azul repre-
senta una unidad y tiene un puesto en él. Explicarles a los niños que
ocurre lo mismo que en las cosas del diario vivir, donde cada objeto
tiene su lugar. Las unidades nunca pueden entrar en las otras casas
que en su caso serán los otros palos. El palo que sigue pertenece a la
casa de las decenas, esto quiere decir que cada vez que se forme un
grupo de diez lo cambio con una pelota roja o decena, por lo tanto
debe ir al lugar que le corresponde. Otras actividades se podrán
realizar haciendo uso también del ábaco. Su uso es muy antiguo.
Fue usado por los Chinos y los Babilonios, después los Griegos y los
Romanos lo siguieron usando hasta el medioevo. Venía en diferentes
formas (horizontal y vertical), pero siempre para llevar a cabo cál-
culos aritméticos, cuando aún no era utilizado para la escritura de
las cifras. Con este instrumento hoy en día se puede guiar al niño a
conceptuar más fácilmente el valor posicional de las cifras a sumar,
a restar en columna y para ejercicios de cálculo oral. Se sugiere el
ábaco vertical. Cada niño debe poseer el suyo y tenerlo en el salón
de clase durante el año escolar. Cada palo del ábaco representa un
orden o valor.

– El primer palo a la derecha es el palo de las unidades.


– El segundo a la izquierda es el grupo de las decenas.
– El tercer palo siempre a la izquierda, es aquel de los grupos de
grupo, o decenas de decenas, por lo tanto centena.

Naturalmente el profesor propondrá el número de palos a realizar


según la edad en que se encuentra el niño que va a trabajar con este
material. En este caso no es conveniente superar el segundo palo.

149
Ángela María Porras R.

Batalla naval
Antes de presentar el juego de Batalla Naval, se juega en el piso con
los niños a formar el cuadro con las casillas en las que se encuentran
dos objetos. Para esto se preparan unas tiras hechas con papel craft,
que se colocan en el piso formando un cuadrado. Se les cuenta la
historia que este espacio era la plaza de una ciudad, adonde iban
a encontrarse los amigos, solamente que a veces era tanta la gente
que muchas veces los amigos no se encontraban. Así que decidieron
un día marcar los espacios de punto de encuentro. A cada uno se le
asignó un lugar por dónde llegar. Se debe siempre observar la flecha
que indica quienes serán los primeros, si las filas o las columnas.

Cuando el niño dibuja en el cuaderno la representación del ejerci-


cio, debe tener en cuenta la flecha y por lo tanto debe dibujar las
parejas que se encuentran en el orden en que llegan. El señor con
corbata entra por la primera casilla arriba, el señor de bigote entra
por la casilla de arriba a la izquierda. Al final se dieron cuenta que
no se podía describir la posición de las casilla por lo que se decidió
colocar la foto corres­pondiente. Al entrar la señora de falda debe
buscar la casilla en la que podrá encontrarse con su amiga, la señora
de cabello rubio.

Este juego se puede proponer de muchas maneras antes de pasar


al juego de Batalla Naval y después de dibujarlo en el cuaderno se
puede proponer el cuadro pero con los números, realizando suma
o resta según lo indica una flecha que se encuentra dibujada en la
primera casilla, arriba a la izquierda. Es importante que los niños
respeten el orden como entran los personajes, porque en el caso de
la resta, siempre debe entrar primero el número más grande.

150
Cómo potenciar el intelecto

Situación problemática
Los niños expresan: no tengo colores. El profesor debe conducirlos
para que resuelvan su problema, ¿Cómo?, pidiendo prestado a al-
guno de sus compañeros, o por ejemplo usar el material común. Lo
importante es conducir a la reflexión sobre las situaciones cotidianas
donde se pueden encontrar las razones y las posibles estrategias en
los casos que sean difíciles. Se pasa entonces a organizar las ideas
para comunicar en forma clara la situación que ha surgido. En una
determinada situación se puede encontrar con algo que se pierde o
que está de más, en fin, situaciones en las que se requiere realizar
una operación aritmética que según sea el caso se agrega cuando es
suma, se quita cuando es resta, se establecen relaciones cuando se
multiplica o se distribuye en partes iguales cuando se divide, aun-
que con este grupo de niños no es aconse­jable realizar situaciones
problema de multiplicación o división hasta cuando no domine el
concepto de suma y de resta.

Con el tiempo se comienza a trabajar con cada uno de los símbolos o


de las palabras claves que en un texto pueden indicar el más para la
suma, el menos en la resta, el igual o el signo interrogativo que indica
una determinada acción en las situaciones problema. Es importante
conocer la función que cumple cada uno de manera que cuando sea
necesario representar un episodio donde ocurra esta situación, el
niño esté en grado de resolverla porque sabe la operación aritmética

151
Ángela María Porras R.

que necesita para resolver el problema. Por ejemplo: Fabio ha visto


que algunos de sus colores son muy cortos para poder colorear,
entonces los bota.

¿Que operación realizó Fabio?

– Agregó colores.
– Quitó colores.
– Repartió colores.

Realizar ejercicios con proverbios en los que el alumno debe escoger


el significado correspondiente como:

El que madruga Dios lo ayuda:

– Al que comienza a tiempo un trabajo corre el riesgo que las


cosas le salgan mal.
– Al que comienza a tiempo un trabajo las cosas le salen bien.
– Al que se levanta temprano viene un amigo y lo ayuda.

Hacer adivinanzas y escoger la respuesta correcta:

– ¿Qué hace el caballo ante el sol? La silla

– Tengo patas y no camino, mientras sombra


trabajo pueden descansar.

Llevar algunas frases muy cortas sin signo de interrogación. Los


niños deben buscar las preguntas y colocarles el signo adecuado.
¿Qué cosa es una pregunta?

Cada vez que se hace una pregunta, se inicia con una palabra;
¿cómo?, ¿dónde?, ¿quién?, ¿por qué?, ¿qué?
Realizar muchas preguntas.
Mostrarles una situación que se le ha presentado a un personaje,
dibujada en dos escenas.

Por ejemplo: María quiere comer galletas y sabe que se encuentran


en la repisa de la cocina. Solo que está muy alta. Mientras no haya
pregunta, no se puede proceder a ayudar a la niña de la escena,

152
Cómo potenciar el intelecto

pues es a través de ella que se sabe lo que María necesita o quiere


resolver.

Después de haber escuchado varias sugerencias, se decide por una


pregunta que sea igual para todos. ¿Cómo puedo alcanzar las ga-
lletas?

Se procede a dibujar en el cuaderno la situación presentada, mostrán-


doles que es necesario llevar a cabo con un cierto orden los pasos a
seguir para que se pueda concluir de la manera más acertada.

En el momento de realizar la pregunta, se les pide que la escriban


con color rojo porque es una parte muy importante del problema. La
solución se dibuja debajo de la pregunta y se responde a la pregunta
al final de la hoja.

Cuando el profesor tiene la certeza que los niños saben responder a


las preguntas de forma coherente, se presenta una situación donde
la pregunta usa una palabra especial, ¿cuántas o cuántos? que me
indican cantidad, es decir, es necesario responder con un número.

Ésta es una situación problemática para la matemática. Para esto es


necesario usar las operaciones aritméticas que conocemos, la suma
o la resta, según sea el caso. Cuando se presentan los primeros con-
ceptos es aconsejable que los niños utilicen la representación gráfica
de la situación problemática, que cada vez irá siendo más abstracta
hasta cuando no tenga la necesidad sino de usar sólo la operación
aritmética.

Es importante realizar varios ejercicios que van aumentando el


grado de complejidad hasta que se acostumbren a enfrentar las
situaciones desde diferentes puntos de vista y a utilizar el lenguaje
específico o técnico que se requiere. Realizar la pregunta, proceder
a completar el texto, para luego resolverla teniendo en cuenta los
pasos propuestos en clase. Hacer la pregunta para una situación
propuesta. Por ejemplo: al centro comercial fuimos papá, mamá,
mi hermano y yo, ¿cuántas personas de mi familia fueron? Partir
siempre del principio que el alumno comprende el lenguaje que se
utiliza. Por esto es necesario realizar actividades con situaciones
que muestran gráficamente una acción y un texto escrito en donde

153
Ángela María Porras R.

se debe establecer si lo que está escrito corresponde con la acción.


Otra actividad, es en la que el alumno debe escoger entre dos o tres
frases, aquella que corresponde con el dibujo. Puede llegar a ocurrir
que un texto contenga frases que están de más, o quizás el texto no
es completo y no permite resolver la situación.

A veces se encuentra una información escondida como es el caso de


una situación en la que en una jaula se ven cuatro conejos, ¿cuántas
son las patas? Muy apropiado es aquella actividad que se encuentra
organizada por episodios y el alumno debe proceder a representar
gráficamente la situación escrita para cada uno. Escoger entre varias
alternativas las que se acomodan al elemento representado o escoger
la frase para la explicación,

María juega
María come porque tiene sueño
María bosteza

Los seres vivos y los no vivos


Presentarles varios objetos como juguetes, cuadernos, lasos, pie-
dritas y una planta. Reflexionar sobre lo que puede sucederle a los
diferentes objetos si se meten dentro de una bolsa plástica. La única
que sufre deterioro es la planta, ¿por qué? Los mismos niños llegan
a la conclusión que la planta no podía respirar, pues necesita del
oxígeno como los animales y como las personas.

¿Qué pasa si no se alimenta?

Se hace la misma comparación con los demás objetos. Así se hace


con todas las características que poseen los seres vivos.

Al final se dibujan dos diagrama de Venn en una cartelera con las


dos grandes clasificaciones, los seres vivos y los no vivos.

Los niños recortan de una revista y pegan en el conjunto que corres-


ponde las láminas que les llama la atención.

154
Cómo potenciar el intelecto

Medir empíricamente

Saber medir algo, significa establecer una relación entre dos objetos.
Tener en cuenta que existe un patrón de medida, para poder estable-
cer la de los objetos. En vista que los niños son aún pequeños para
trabajar con el metro como instrumento de medida, se les enseñará
a medir el largo o el ancho de los objetos que encuentran en el salón
con el lápiz, la tiza, los cuadernos, etc., haciendo uso de los dedos
de la mano, o con los pasos, o usando un bastoncito. Se llegará a
la conclusión que es necesario tener el patrón de medida porque
la respuesta varía de acuerdo al objeto que se emplea para medir.
Sobre una cartulina se dibujará una cuadrícula de 5 cm cada cuadro
y sobre ésta se dibujan las huellas de algunos animales.

Hacer de cuenta que está en el bosque en donde se encuentran al-


gunas huellas para lo cual se procede a medirlas.

Usar como unidad de medida un fósforo que será representado por


el largo de cada cuadro del cuaderno de cuadros de 1cm x 1cm y
así establecer cuál es la huella más larga. Todos al tiempo pueden
medir con el largo de los dedos entre el pulgar y el índice, el largo
de la puerta del salón y del tablero.

155
Cómo potenciar el intelecto


Conclusión

A
unque es claro que el amor y el respeto
por el saber comienza desde casa, como
educadores tenemos que preocuparnos por
mantenernos actualizados teniendo muy en claro el
por qué, para qué, a quién, qué cosa y cómo educar,
puesto que la causa del desinterés que los niños
muestran por el saber se debe en gran medida al
hecho que no se respetan las etapas de desarrollo
y no se les ofrece alternativas para estimular la
curiosidad y el vigor, actitudes necesarias para el
enriquecimiento del conocimiento. No hay mejor
aporte en la educación que el mismo maestro que
se mantiene en continua auto–evaluación, que ama
su profesión, pues es claro que lo que se ama se
respeta, se protege, y por lo tanto se ofrece lo mejor
que se tiene.

Es fundamental conocer claramente el argumento


que se pretende transmitir, desde dónde se debe
iniciar, a dónde se pretende llegar. En una confe-
rencia sobre lógica matemática escuché al profesor
Carlo Federici expresar el siguiente pensamiento:
“Lo que se concibe bien, se enuncia claramente”.
Conocer lo mejor posible a quienes se quiere tras-
mitir el concepto. Pestalozzi y Herbart decían que
la educación se perfecciona en la medida que se
conoce al niño, es por esto, que el maestro debe

157
Ángela María Porras R.

cumplir la misión de educar desde el punto de vista de orientación,


de apoyo, demostrando sentimientos de solidaridad, reconociendo
la personalidad del niño, resaltando sus propios valores y demos-
trando con el ejemplo que existen medios más eficaces para alcanzar
los intereses. Como decía José Maria Escrivá de Balaguer quien fue
hace poco declarado santo: “aprender a manejar el error como una
experiencia que se adquiere, que hace más fuertes a las personas, y
no como un fracaso”.

Es importante aclarar que si el grupo de niños con los cuales se


trabaja, ha sido bien orientado, se puede seguir adelante con el
programa, llegando incluso a multiplicar y dividir si es el caso.
Pero que quede claro que este libro se guía por estudios realizados
que han dado a conocer pautas y medios para potenciar el intelecto
llevando a cabo un cierto orden en el aprendizaje que es importante
respetar, pues aún en nuestro siglo se presentan dificultades, trau-
mas en los alumnos causados por una presión en el intelecto que no
debería ocurrir si el educador tiene claro su papel en la educación
y tiene claro quién es la persona que tiene al frente. El educador
debe hacerse sensible para recibir mensajes, aprender a escuchar,
respetar a quienes han venido antes y han aportado su experiencia
y sus conocimientos para mejorar la calidad de vida humana. Pero
todo lo anterior no puede llegar a tener buen fin si no se tiene como
prioridad la formación de las personas con principios de tolerancia,
respeto y colaboración hacia el prójimo. Se puede hacer partícipes
a los padres del trabajo que se realiza en modo armónico e integral.
Sentirse capaz es adquirir la libertad, estado anhelado por todo ser
humano, por esto el adulto debe ser conciente de ello para ayudar al
niño a construir sus propios valores, en donde es válido el proverbio:
tu libertad termina, donde comienza la del otro.

Una vez leí en un libro una carta que Albert Einsten escribió a los
niños de Japón en noviembre de 1922, y quisiera fuera motivo de
reflexión para nosotros los adultos que estamos labrando el terreno
para las nuevas generaciones.

158
Cómo potenciar el intelecto

Queridos niños:

Piensen que las cosas que pueden aprender en sus escuelas son el trabajo
de muchas generaciones, logrado con mucho esfuerzo y mucha fatiga en
todos los países de la tierra. Las ponemos en sus manos como herencia, para
que las respeten, desarrollen y fielmente las entreguen a sus hijos. Así es
como nosotros los mortales nos hacemos inmortales, trasmitiendo el trabajo
hecho por todos.

Si piensan en esto, encontrarán sentido a la vida y a sus esfuerzos y podrán


trasmitir sus certeras convicciones a otros pueblos y a otras épocas. Este
viejo los saluda, colegiales japoneses de lejanos lugares y sitios.

159