Está en la página 1de 292

MANUAL BÁSICO

MOVIMIENTO DE JORNADAS DE VIDA CRISTIANA

Contenido
CAPITULO I: EL M.J.V.C. Y LA NUEVA EVANGELIZACIÓN..................................6
1. ORIGEN DE LA IGLESIA.......................................................................................6
2. LA MISIÓN DE LA IGLESIA..................................................................................7
2.1 Algunas características de la Evangelización...................................................9
2.2 Medios para Evangelizar..................................................................................10
3. LA MISIÓN DEL M.J.V.C.....................................................................................11
4. EL ENVÍO...............................................................................................................11
5. El M.J.V.C. Y LA NUEVA EVANGELIZACIÓN.................................................12
CAPÍTULO II: VISIÓN GENERAL DE LA JORNADA..............................................14
1. ¿Qué es una Jornada de Vida Cristiana?..............................................................14
2 ¿A quién va dirigida?...............................................................................................14
2.1 Al joven..............................................................................................................14
2.2 Al joven con una situación concreta.................................................................14
2.3 Que tiene una inquietud propiciada y cultivada en la Pre­Jornada.............15
2.4 Que decide vivir una experiencia seria de Dios..............................................15
3. ¿Qué pide la Jornada?............................................................................................16
3.1 Conocer la realidad que viven todos y cada uno de los jóvenes.....................16
3.2 Realizarse como parte de un proceso evangelizador......................................16
3.3 Que se celebre dentro de un Plan de Pastoral Juvenil...................................17
4. ¿Cual es el mensaje central?..................................................................................17
4.1 El amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo................................................19
4.2. Dios se hace hombre en Jesús.........................................................................19
4.3 Jesús muere y resucita por nosotros................................................................20
4.4 El te da vida en abundancia.............................................................................24
5. ¿Qué implicaciones tiene la Buena Nueva ?.........................................................26
5.1. Visión del Hombre............................................................................................26
5.2. Encuentro con Jesús: Dios al encuentro del hombre.....................................29
5.3 Vida en Plenitud...............................................................................................50
5.4 Compartida con los demás................................................................................57
5.5. Acompañados de María...................................................................................76
6. ¿Cómo debe realizarse la Jornada?.......................................................................84
6.1 Con la Fuerza del Espíritu Santo....................................................................84
6.2 Con las Actitudes de María..............................................................................85
6.3 Testigos fieles de la Buena Nueva...................................................................86
6.4 Con la alegría y gozo del Evangelio.................................................................87
6.5 Abiertos a la Esperanza ante la realidad que vivimos...................................88
6.6. Creyendo en la fuerza del auténtico encuentro con Jesús............................88
6.7 Con la Espiritualidad del Seguimiento de Jesús............................................89
6.8 Evitando técnicas psicológicas y/o manipuladoras que desvirtúen el mensaje
de la Buena Noticia.................................................................................................89
7. Preparación del Auxiliar........................................................................................90
7.1. Necesidad de una preparación integral..........................................................91
7.2. Preparación Humana.......................................................................................93
7.3. Preparación Espiritual....................................................................................94
7.4. Preparación Pastoral.......................................................................................95
7.5. Preparación Técnico Doctrinal........................................................................97
7.6. El equipo de la Jornada.................................................................................100
CAPÍTULO III: FENOMENOLOGÍA DE LA JORNADA.........................................102
1. Criterios Generales...............................................................................................102
1.1. El Espíritu Santo...........................................................................................102
1.2. La Fuerza del mensaje..................................................................................103
1.3. Una Visión de Fe............................................................................................103
1.4. Testimonio personal.......................................................................................103
1.5. seriedad en la preparación,...........................................................................104
1.6. Dimensiones del Ser Humano.......................................................................104
2. El Participante......................................................................................................104
2.1. La Preparación Previa...................................................................................104
2.2. La persona de quien participa en la Jornada..............................................105
3. El proceso de Conversión.....................................................................................107
3.1. Toda conversión es un proceso......................................................................108
3.2. Momentos importantes de un proceso de conversión:.................................108
4. ELEMENTOS DE LA JORNADA QUE AYUDAN AL PROCESO...................109
4.1. Lugar y Horario.............................................................................................109
4.2. Momentos Especiales.....................................................................................110
5. Obstáculos a la conversión...................................................................................112
6. Nuestra Jornada...................................................................................................112
CAPITULO IV: ESQUEMA DOBLE PARA LA JORNADA......................................113
A) PRIMER ESQUEMA...........................................................................................113
LA PREJORNADA................................................................................................113
LA JORNADA.......................................................................................................114
B) SEGUNDO ESQUEMA.......................................................................................123
LA PREJORNADA................................................................................................123
LA JORNADA.......................................................................................................124
CAPITULO V­A: TEMAS Y FICHAS.........................................................................136
ETAPA HOMBRE: VISIÓN DEL HOMBRE..........................................................136
UN ALTO EN MI VIDA.......................................................................................136
MI VOCACIÓN A SER PERSONA......................................................................139
LA MADUREZ......................................................................................................142
ETAPA CRISTIANO: ENCUENTRO CON JESÚS...............................................144
HISTORIA DE LA SALVACIÓN.........................................................................145
CRISTO..................................................................................................................149
MISTERIO PASCUAL..........................................................................................153
ETAPA SANTO: VIDA EN PLENITUD.................................................................157
ESPÍRITU SANTO Y GRACIA............................................................................158
LA GRACIA...........................................................................................................161
PECADO................................................................................................................165
SACRAMENTOS..................................................................................................172
ETAPA APÓSTOL: COMPARTIDA CON LOS DEMÁS.......................................175
IGLESIA................................................................................................................177
APOSTOLADO......................................................................................................180
MARÍA...................................................................................................................183
FICHA SOBRE JESUCRISTO................................................................................185
FICHA SOBRE IGLESIA­ SACRAMENTOS.........................................................191
FICHA SOBRE LA VIRGEN MARÍA.....................................................................198
CAPITULO V­B: MATERIAL DE APOYO.................................................................201
ETAPA HOMBRE: VISIÓN DEL HOMBRE..........................................................201
ALTO EN MI VIDA..............................................................................................201
VOCACIÓN A SER PERSONA............................................................................203
ETAPA CRISTIANO: DIOS Y MI VIDA.................................................................211
CRISTO..................................................................................................................215
MISTERIO PASCUAL..........................................................................................218
ETAPA SANTO.........................................................................................................228
ESPÍRITU SANTO Y GRACIA............................................................................228
LA GRACIA...........................................................................................................229
PECADO................................................................................................................231
ORACIÓN Y SACRIFICIO...................................................................................231
ETAPA APÓSTOL....................................................................................................238
IGLESIA................................................................................................................238
APOSTOLADO......................................................................................................242
MARÍA...................................................................................................................243
CAPITULO VI: RECURSOS ADICIONALES DE LA JORNADA...........................245
1. Equipo responsable...............................................................................................245
2. Pláticas (Temas)...................................................................................................246
3. Meditaciones.........................................................................................................247
4. Pequeños grupos o corrillos..................................................................................247
5. Dinámica de presentación....................................................................................248
6. Mesa redonda........................................................................................................249
7. Phillips 6­6............................................................................................................250
CAPITULO VII: ESPIRITUALIDAD DEL AUXILIAR ............................................251
1. ¿Qué es una espiritualidad?.................................................................................251
2. La Espiritualidad propia del M.J.V.C.................................................................251
3. Características de esta espiritualidad................................................................252
3.1. Reunidos en torno a Cristo............................................................................252
3.2. Al estilo de María...........................................................................................252
3.3. Una vida de Oración......................................................................................253
3.4. La Palabra de Dios.........................................................................................254
3.5. Disponibilidad y servicio...............................................................................255
3.6. Un Testimonio alegre....................................................................................255
3.7. Viviendo la Liturgia.......................................................................................256
4. Crecimiento y fidelidad........................................................................................257
5. Acompañamiento espiritual:................................................................................257
CAPITULO VIII. ORIENTACIONES PARA LA POSTJORNADA..........................259
1. Criterios fundamentales......................................................................................259
2. Medios de crecimiento..........................................................................................260
2.1. La oración.......................................................................................................261
2.2. La Formación Integral...................................................................................261
2.3. La comunión fraterna....................................................................................262
2.4. El Apostolado.................................................................................................263
2.5. La Vida Litúrgica y sacramental..................................................................265
2.6. El Servicio y la Caridad.................................................................................266
3. Algunas aplicaciones practicas............................................................................267
4 Algunas Experiencias que ya se están viviendo en el M.J.V.C..........................268
CAPITULO I: EL M.J.V.C. Y LA NUEVA EVANGELIZACIÓN.
“El   Padre   eterno   creó   el   mundo   universo   por   un   libérrimo   y   misterioso
designio   de   su   sabiduría   y   bondad,   decretó   elevar   a   los   hombres   a   la
participación   de   su   Vida   Divina   y,   caídos   por   el   pecado   de   Adán,   no   los
abandonó,   y   les   dispensó   siempre   su   ayuda   en   atención   a   Cristo
redentor...Determinó convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia”.
(L.G. 2)
Dios por su inmenso amor ha querido salvar al hombre por mediación de Cristo,
pero   no   salvarlo   individualmente,   Él   ha   llamado   a   los   que   creemos   en   Jesús   a
congregarnos en torno suyo como un sólo cuerpo o pueblo, para que le conozcamos
en la verdad y le sirvamos (cfr. L.G.9).
Este Cuerpo o Pueblo es la Iglesia, (Ekklesia= Asamblea), la cual es la Asamblea de
todos aquellos que creemos en Cristo, cuya unidad y fin es Dios. Es por ello que todo
aquél que cree en Jesús y lo proclama como su Señor, no puede ni debe tratar de
vivir su cristianismo en forma individual o aislada.
Dios mismo es el ejemplo de ello. Él es comunión de personas (Dios uno y trino). La
Iglesia   debe   ser   por   tanto   la   comunidad   de   creyentes.   Una   común­unión   de   los
hombres en Dios, una gran comunidad en donde el hombre vive su vocación a la
Santidad.
Cada   uno   de   los   miembros   de   la   Iglesia   somos   llamados   a   vivir   individual   y
comunitariamente   la   vida   en   Santidad.   Es   por   ello   que   cada   uno   de   nosotros,
miembros de la Iglesia necesitamos conocer la esencia y misión de la misma.

1. ORIGEN DE LA IGLESIA.
Desde   el   principio   Dios   Padre,   por   su   inmenso   Amor   y   Bondad,   ha   querido   la
salvación de todos los hombres heridos por el pecado. Dios que nos ama envía a su
Único Hijo, Jesucristo, como nuestro Salvador. Él viene a instaurar el Reino de los
Cielos aquí en la Tierra; nos revela los misterios de Dios, misterios de amor en favor
del hombre, y efectúa la redención con su obediencia. El envío de Jesús al mundo es
el gran Don del Padre a la humanidad.
La Iglesia nace de la voluntad salvífica del Padre, que quiere que todos los hombres
se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. La Iglesia es un hecho de Jesús.
Tiene su principio con la predicación de la Buena Nueva.
Jesús va al encuentro de los hombres; los llama y los congrega en torno suyo. Ellos
al aceptar el llamado del Señor, le siguen sinceramente y experimentan un cambio
en su corazón. Un cambio que es conversión y vida nueva.
La Buena Nueva del Reino de Dios que se hace realidad en Jesús nos muestra el
inmenso amor de Dios al hombre, un amor que nos libera y que nos salva, que se
manifiesta como una esperanza y luz para todos nosotros:  “El Espíritu del Señor
está sobre mí, porque me ungió para evangelizar a los pobres; me envió a predicar a
los   cautivos   la   libertad;   a   los   ciegos   la   recuperación   de   la   vista;   para   poner   en
libertad a los oprimidos, para anunciar el año de Gracia del Señor”. (Lc 4, 18­19).
Como núcleo de la predicación de Jesús, está la salvación del hombre; que se logra
con la muerte y resurrección de Cristo.
Consumada la obra que el Padre confió al Hijo, fue enviado el Espíritu Santo en el
día   de   Pentecostés   para   que   santificara   la   Iglesia   nacida   del   Costado   de   Cristo.
Esta, enriquecida con los Dones del Espíritu Santo, recibe la misión de anunciar el
Reino de Dios, de establecerlo en medio de todos los pueblos y constituirse en la
tierra como su germen y principio.
“recibirán el poder del Espíritu Santo, que vendrá sobre ustedes, y serán mis testigos
en Jerusalén, en Judea, en Samaria y hasta el extremo de la tierra.” (Hch. 1, 8 ).
El fruto inmediato y más visible de toda la misión salvífica de Cristo es la misma
Iglesia:
“La Iglesia es inseparable de Cristo porque  Él mismo la fundó por un acto
expreso de su voluntad, sobre los doce cuya cabeza es Pedro, constituyéndola
como Sacramento Universal y necesario de salvación” (D.P. 22).
La Iglesia, Pueblo de Dios, es Santa. Es una comunidad de Fe, Esperanza y
Caridad. Está al servicio del hombre. La Iglesia es para nosotros y nosotros
para la Iglesia; en ella el mismo Cristo continúa evangelizando visiblemente.
Es por ello que la Iglesia es el Sacramento de Jesús.
Por su esencia la Iglesia es sacramento de unión entre los hombres. (cfr. E.N. 75).
Es   una   comunidad  reunida   por  la   unidad   del   Padre,   con   el   Hijo  por  el   Espíritu
Santo (cfr. L.G.4).

2. LA MISIÓN DE LA IGLESIA.
Jesús   una   vez   constituido   como   Señor   en   el   cielo   y   en   la   tierra,   envía   a   sus
discípulos a continuar con el anuncio de la Buena Nueva, “Vayan por todo el mundo
y prediquen el Evangelio a toda creatura” (Mc 16,15)
Al recibir la misión de Anunciar la Buena Nueva, la Iglesia es enviada a proclamar
el   Evangelio   de   su   Señor,   toda   ella   es   enviada   a   Evangelizar.  “Evangelizar
constituye,   en   efecto,   la   dicha   y   vocación   propia   de   la   Iglesia,   su   identidad   más
profunda: Ella existe para evangelizar” (E.N. 14).
La Evangelización es un proceso de vida cuya realidad rica y compleja, es resultado
del anuncio completo del mensaje de Dios. Jesús es el primer evangelizador, nos
comunica el mensaje de su Padre, lo hace con toda fidelidad  “ Así, pues, las cosas
que yo hablo, las hablo según el Padre me ha dicho” (Jn. 12,50) Nosotros, enviados
por   Jesús   para   hacer   presente   este   mensaje   en   el   mundo,   tenemos   que   vivir   la
misma fidelidad. No podemos inventar un Evangelio a nuestro gusto, ni tampoco
mutilarlo. Tenemos que proclamar el único Evangelio de Jesús.
“La Iglesia evangeliza cuando por la sola fuerza divina del mensaje que proclama.
trata   de   convertir   al   mismo   tiempo   la   conciencia   personal   y   colectiva   de   los
hombres,   su   vida   y   su   ambiente   concreto”   (E.N.   18).   Sólo   el   amor   de   Dios   y   su
Gracia puede cambiar el corazón del hombre.
En  la   actualidad se  habla   mucho de  la   evangelización o  de evangelizar,  pero  en
muchas ocasiones no se tiene claro todo lo que ello significa. Algunos, al tratar de
definirla   dan   únicamente   partes   de   lo   que   implica   realmente   esta   misión   de   la
Iglesia, y por lo mismo se comienza a fragmentar o mutilar todos los elementos de la
evangelización.
“Ninguna   definición   parcial   o   fragmentaria,   refleja   la   realidad   rica,   compleja   y
dinámica que comporta la Evangelización” (E.N. 17).
Como ya se señaló se trata de todo un proceso de vida, constituido por elementos o si
se prefiere de momentos esenciales cada uno de ellos, aunque diferentes, que hay
que saber abarcar de un solo golpe, comprendiendo toda la vida del hombre.
La iglesia mediante su dinamismo evangelizador genera este proceso.
­DA TESTIMONIO DE DIOS, revelado en Cristo por el Espíritu Santo que clama
en nosotros (Cfr. Gal. 4,6­7). Así comunica su experiencia de fe en DIOS.
­ANUNCIA LA NUEVA BUENA DE JESUCRISTO, mediante la palabra de vida:
anuncio que suscita la fe. La predicación y la catequesis progresiva la alimenta y la
educa.
­ALIMENTA Y HACE CRECER LA FE, DON DE DIOS NACIDA DE ESTE
ANUNCIO. La adhesión personal a Dios se manifiesta en la conversión del corazón,
en la  vida  misma  y en la  entrega  a  Jesucristo. Participamos de su muerte  y su
resurrección.
­CONDUCE   AL   INGRESO   A   LA   COMUNIDAD   DE   LOS   FIELES  que
perseveran en la oración, la convivencia fraterna, y celebran su fe, cuya cumbre es
la Eucaristía (Cfr. Hch. 2,42).
­ENVÍA COMO MISIONEROS A LOS QUE RECIBIERON EL EVANGELIO,
con el ansia de que todos los hombres sean ofrecidos a DIOS y que todos los pueblos
le alaben (Cfr. Rom. 15,16). 
Cada   uno  de estos  elementos   son  complementarios  y  se  enriquecen  mutuamente
Debemos manejarlos como un todo bien integrado.
La evangelización ha de calar hondo en el corazón del hombre y de los pueblos; por
su dinámica busca la conversión personal y la transformación social.
La evangelización es por tanto un proceso complejo, dinámico, en etapas que deben
cumplirse todas pero ordenadamente. El centro y culmen de su dinamismo, debe ser
una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre, muerto y
resucitado, se ofrece la salvación a todos los hombres, como don de la Gracia y de la
Misericordia de Dios (cfr E.N. 26). Todo ello nos lleva a experimentar una vivencia
del Amor de Dios. Necesitamos sentirnos amados por Dios, amar a Dios y al prójimo
como a nosotros mismos.
Veamos   ahora   algunas   características   de   la   evangelización   que   nos   parece
interesante y queremos tratar juntos.

2.1 Algunas características de la Evangelización.


Conviene aquí, para nuestra fidelidad, considerar tres características, a las cuales
debe responder la evangelización para que sea auténtica.

2.1.1 SU CONTENIDO ES UNO Y ÚNICO.


Toda auténtica evangelización se caracteriza por su fidelidad a la Tradición y al
Magisterio de la Iglesia. Esta es solamente depositaria del mensaje. Existe un sólo y
único   Evangelio,   del   cual   nadie   es   dueño   y   por   lo   tanto   no   puede   cambiarlo   ni
adueñarse de él.
“Uno solo es el cuerpo y uno solo es el Espíritu, como también una la esperanza, que
encierra   la   vocación   a   la   que   han   sido   llamados;   Un   sólo   Señor,   una   Fe,   un
bautismo, un Dios que es Padre de todos, que está sobre todos, que actúa en todos y
habita en todos” (Ef 4, 4­6).
Esta fe debemos de cuidarla con esmero ya que bajo la Acción del Espíritu Santo, el
mensaje se rejuvenece constantemente así como a nosotros mismos, que somos el
vaso que lo contiene.
El   contenido   de   la   Evangelización   es   el   anuncio   de   la   persona   de   Jesucristo,
evangelio del Padre.
Es   ante   todo   el   anuncio   de   Jesús   como   signo   y   realidad   de   la   misericordia   y   el
AMOR DE DIOS al HOMBRE, que con su muerte y resurrección lo salva y lo libera.
Jesús   mismo   es   la   donación   de   Dios   a   la   humanidad   para   que   participe   de   la
Misericordia   Divina.   Este   anuncio   debe   realizarse   siempre   íntegro   y   de   manera
clara y explícita.
Al descubrir la persona de Jesús encontramos nuestra verdadera dignidad de seres
humanos y sobre todo, experimentamos el gran amor de Dios por el cual nos ha
hecho sus hijos.
El contenido de la evangelización nos lleva a vivir una adhesión vital con Dios, la
cual no se logra si se mutila, se sustituye o cambia dicho mensaje.

2.1.2. BAJO EL IMPULSO DEL ESPÍRITU SANTO.


“El  Espíritu Santo es  en  verdad el  protagonista  de toda la  misión de  la  Iglesia”
(R.M: 21)
Llegado el día de Pentecostés se proclama por primera ocasión el nombre de Jesús
muerto y resucitado para la salvación de los hombres, esto es posible gracias a la
acción del Espíritu Santo sobre los apóstoles. Con la fuerza del Don del Espíritu,
Pedro es capaz de anunciar la Buena Nueva.
El Espíritu Santo hace posible que llamemos a Dios “ABBÁ”, “Padre” y a Jesús “El
Señor”. Él es quien nos prepara y nos da los dones necesarios que nos capacitan
para evangelizar.
“No   habrá   nunca   evangelización   posible   sin   la   acción   del   Espíritu   Santo...El   es
quien, hoy igual que en los comienzos de la Iglesia, actúa en cada evangelizador que
se deja poseer y conducir por El, y pone en los labios las palabras que por sí solo no
podría hallar.... Puede decirse que El es el agente principal de la evangelización”
(E.N 75).

2.1.3. ES UNIVERSAL.
“Así   pues   les   dijo:   Vayan   por   todo   el   mundo   y   prediquen   el   Evangelio   a   toda
creatura” (Mc 16,15).
En   ese   mismo   día   de   Pentecostés   reunidos   en   Jerusalén   habitantes   de   muchas
regiones, Dios decide manifestar la Iglesia, como símbolo de su universalidad. El
mensaje de la Buena Nueva es para TODOS los hombres. Va dirigido también a
todo el hombre y toda su vida. 
“Todos   los   hombres   están   invitados   al   Pueblo   de   Dios.   Este   carácter   de
universalidad... es un don del mismo Señor” L.G. 13
La evangelización busca llegar a todos los hombres, en especial a los que no han
descubierto   el   amor   y   la   salvación   de   Dios.   “La   Iglesia   reaviva   siempre   su
inspiración   más   profunda,   la   que   le   viene   directamente   del   Maestro:  ¡A   todo   el
mundo! ¡A toda creatura! ¡Hasta los confines de la tierra! (E.N. 50). 
La Evangelización es siempre un acto eclesial, realizado en comunión de Fe y Vida
con toda la Iglesia, a través de sus pastores, 
Así, estas características brotan de la naturaleza misma de la Iglesia, que por ser
UNA,   SANTA,   CATÓLICA   y   APOSTÓLICA,   y   tener   la   Evangelización   como   su
razón de ser, orienta y define todo nuestro esfuerzo evangelizador.

2.2 Medios para Evangelizar.


Jesús   es   el   gran   evangelizador.   María   es   la   Estrella   de   la   Evangelización.   La
Iglesia,   para   cumplir   su   misión,   es   decir,   evangelizar   al   hombre   y   a   todos   los
pueblos, va descubriendo y utilizando infinidad de medios. Dócil al Espíritu Santo,
discierne la fidelidad de esos medios y promueve la búsqueda de otros nuevos.
En la actualidad, como expresión pastoral de ella misma, encontramos en la Iglesia
diversos   movimientos,   tanto   sacerdotales   como   laicales.   Entre   las   expresiones
laicales dentro del campo juvenil, está presente el Movimiento de Jornadas de Vida
Cristiana.
Es importante que nuestro movimiento, el M.J.V.C., con la luz de Cristo y bajo el
impulso del Espíritu Santo, sea un movimiento Evangelizador Fiel.

3. LA MISIÓN DEL M.J.V.C.


“Es necesario que los jóvenes bien formados en la fe y arraigados en la oración, se
conviertan cada vez más en los apóstoles de la juventud. La Iglesia espera mucho de
ellos” E.N. 72.
Por ser el M.J.V.C. un movimiento de Iglesia, tenemos la misma misión que ella, es
decir Evangelizar. Nuestra misión nos exige ir al joven; tenemos que evangelizar al
joven por el joven.
No hay mejor apóstol del joven que el mismo joven; se puede comunicar el mensaje
con   mayor   claridad,   debido   a   que   podemos   hablar   en   los   mismos   términos   y
comprender mejor la situación de la persona a la cual se quiere evangelizar y lograr
así una aceptación más comprometida con el Evangelio. Le proclamamos el amor de
Dios a un joven que al igual que nosotros está en busca de la plenitud de su persona
y que quizás hasta el momento no ha encontrado el camino.
Se trata pues de recorrer juntos el camino que da razón de nuestra esperanza; de
dar testimonio a través de toda la vida y en especial de la Jornada misma, de Aquél
que nos ha liberado, nos ha amado hasta el extremo y se ha entregado totalmente
para   que   logremos   la   plenitud   de   nuestra   persona.   Debemos   de   descubrir   a   los
demás jóvenes el amor de Dios, tal vez inimaginable para ellos, así como otro joven
lo realizó con nosotros.
“El Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana es un Movimiento de Iglesia dirigido
por   jóvenes   y   asesorado   por   adultos.   Su   finalidad   es   evangelizar   al   joven,   y   su
instrumento principal es la Jornada, como anuncio de la Buena Nueva en Jesús, que
transforma su corazón y lo llama a vivir en Gracia, es decir, a vivir una auténtica
vida cristiana.... Tiene sentido como una expresión de Pastoral Juvenil al servicio de
una Iglesia particular.”(L.B. 11).
“La   jornada,   para   lograr   su   objetivo,   permite   ciertamente   una   diversidad   de
elementos, pláticas, técnicas, dinámicas e instrumentos apropiados. Deben usarse
siempre   en   la   línea   de   la   Buena   Nueva,   permitiendo   así   la   acción   directa   del
Espíritu Santo en los muchachos y las muchachas, ya que Él, y únicamente Él es
quien   impulsa   a   anunciar   el   Evangelio   y   quien,   en   lo   hondo   del   corazón,   hace
aceptar y comprender el misterio de la Gracia” (L.B. 25)

4. EL ENVÍO
“Mi palabra no es mía, sino del Padre que me envía” Jn.14,14
Jesús fue muy claro. Cuentan los Hechos de los Apóstoles que, una vez resucitado,
Jesús dio a los Apóstoles “muchas pruebas de que vivía y durante cuarenta días les
habló del Reino de Dios” (Hch.1,3)
“Como estaban reunidos, le preguntaron: 'Señor, ¿es ahora que vas a restablecer el
Reino de Israel?' Él les respondió: “A ustedes no les corresponde saber el tiempo y el
momento que el Padre ha fijado con su propia autoridad, sino que van a recibir una
fuerza,  la  del  Espíritu Santo, que vendrá  sobre  ustedes, y serán mis  testigos  en
Jerusalén, en toda Judea y hasta los confines de la tierra” (Hch.1,6­8).
“Por su parte, los once discípulos partieron para Galilea, al monte donde Jesús los
había citado. Cuando vieron a Jesús se postraron ante Él, aunque algunos todavía
desconfiaban.   Entonces   Jesús,   acercándose,   les   habló   con   estas   palabras:   'Todo
poder me ha sido dado en el cielo y en la tierra. Por eso vayan y hagan que todos los
pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy
con ustedes todos los días hasta que termine este mundo'“ (Mt. 28,16­20)
Jesús es el enviado del Padre, el Testigo Fiel, y que envía a su vez a los Apóstoles.
Los   quiere   testigos   fieles.   La   Iglesia   hoy   confía   en   los   jóvenes.   Los   obispos
latinoamericanos   reunidos   en   Santo   Domingo,   en   Octubre   de   1992,   los   quieren
protagonistas de la historia.” En una plegaria que elevan a Jesucristo, “su  única
opción” afirman:
Señor Jesucristo, Hijo de Dios Vivo
Danos la Gracia
en continuidad con Medellín y Puebla
de acompañarnos en una Nueva Evangelización
a la que todos estamos llamados
con especial protagonismo de los laicos
particularmente de los jóvenes” (S.D. 303).
Muchacha   y   muchacho   del   M.J.V.C.,   tu   Iglesia   te   necesita   hoy   en   la   Nueva
Evangelización. Definitivamente sí hay para ti un lugar que únicamente tú puedes
ocupar. Siéntete hoy enviado por Cristo:
“Así como el Padre me envió, así los envío a ustedes” (Jn.20,21)

5. El M.J.V.C. Y LA NUEVA EVANGELIZACIÓN.


Desde hace más de 10 años, Su Santidad el Papa Juan Pablo II ha llamado a toda la
Iglesia a una Nueva Evangelización:
“La   conmemoración   del   medio   milenio   de   evangelización   tendrá   su   significación
plena   si   es   un   compromiso   vuestro,   no   de   re­evangelización,   pero   sí   de   una
Evangelización Nueva. Nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión” (Haití,
1983).
“La Nueva Evangelización es ante todo un llamado a la conversión y a la esperanza,
que se apoya en las promesas de Dios y que tiene como certeza inquebrantable la
resurrección de Cristo, primer anuncio y raíz de toda evangelización, fundamento de
toda promoción humana, principio de toda cultura cristiana” (S.D. 24).
“Es  también   un   nuevo   ámbito  vital,  un   nuevo   Pentecostés,  donde   la   acogida   del
Espíritu   Santo   hará   surgir   un   pueblo   renovado,   constituido   por   hombres   libres,
conscientes de su dignidad” (S.D. 24).
“Es el conjunto de medios, acciones y actitudes aptos para colocar el Evangelio en
diálogo activo con la modernidad y lo post­moderno, sea para interpelarlos, sea para
dejarse interpelar por ellos. También es el esfuerzo por inculturar el Evangelio en la
situación actual de las culturas de nuestro continente” (S.D. 24).
“La   Nueva   Evangelización   tiene   como   finalidad   formar   hombres   y   comunidades
maduras en la fe y dar respuesta a la nueva situación que vivimos, provocada por
los cambios sociales y culturales de la modernidad” (S.D. 26).
“La   Nueva   Evangelización   tiene   la   tarea   de   suscitar   la   adhesión   personal   a
Jesucristo   y   a   la   Iglesia   de   tantos   hombres   y   mujeres   bautizados   que   viven   sin
energía   el   cristianismo.   'han   perdido   el   sentido   vivo   de   la   fe   o   incluso   no   se
reconocen ya como miembros de la Iglesia, llevando una existencia alejada de Cristo
y de su Evangelio' (RM33) “ (S.D. 26).
El Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana, por ser un Movimiento Juvenil de
Iglesia, quiere ser fiel a la Iglesia y responder a este llamado de nuestro pastor. Es
por   eso   que   hemos   elaborado   nuestro   Manual   Básico   que   nos   ayudará   a   vivir
nuestra fidelidad. Queremos ser testigos fieles de Jesús, comprometidos en la Nueva
Evangelización.
CAPÍTULO II: VISIÓN GENERAL DE LA JORNADA

1. ¿Qué es una Jornada de Vida Cristiana?


“El   Padre   eterno   creó   el   mundo   universo   por   un   libérrimo   y   misterioso
designio   de   su   sabiduría   y   bondad,   decretó   elevar   a   los   hombres   a   la
participación   de   su   Vida   Divina   y,   caídos   por   el   pecado   de   Adán,   no   los
abandonó, y les dispensó siempre su ayuda en atención a Cristo redentor...
Determinó convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia” (L.G. 2).
“Para el M.J.V.C., la Jornada constituye el momento esencial de la proclamación del
Kerygma o Buena Nueva de la salvación en Cristo por la Gracia”(L.B. 22).
“La   Jornada   constituye   el   momento   evangelizador   por   excelencia,   que   exige   una
respuesta personal a Cristo, que lleva al Padre por el Espíritu Santo. Se vive en una
experiencia comunitaria que abre a los jóvenes al compromiso social” (L.B. 22).
A través de cada uno de los elementos de la Jornada ­La enseñanza, la convivencia,
la Eucaristía, la Oración, el perdón y el Testimonio de la presencia de Cristo en el
Auxiliar, las exigencias del hermano ­ se busca que el joven que asiste a una jornada
reciba   el   anuncio   de   la   Buena   Nueva   y   tenga   un   encuentro   de   ojos   abiertos   y
corazón palpitante con el Señor Jesús de forma personal y comunitaria.
La Jornada busca hacer realidad el llamado de Juan Pablo II hecho a los jóvenes en
San Juan de los Lagos:
“Se necesita escuchar la voz límpida de los jóvenes que han experimentado cómo el
fuego del amor de Cristo ardía en su corazón. ¡Jóvenes, ayudad a vuestros amigos a
salir de la cárcel de la indiferencia y de la desesperanza! ¡Cristo os llama a resucitar
en otros jóvenes la ilusión por la vida!” (Juan Pablo II, homilía a los Jóvenes, San
Juan de Los Lagos, 1990).

2 ¿A quién va dirigida?
2.1 Al joven
“La   jornada   es   la   presencia   del   Movimiento   en   la   Pastoral   Juvenil.   Su   servicio
específico” (L.B. 22). 
El M.J.V.C. es, pues, una expresión de la Pastoral Juvenil. Cumplimos así con una
exigencia de la Nueva Evangelización: “el joven evangeliza al joven”. La Jornada es
una oportunidad de vida significativa para nuestro hermano joven. Debe ser toda
ella plenamente juvenil.
2.2 Al joven con una situación concreta
Cada   joven   que   asiste   a   una   Jornada   es   una   persona   con   una   historia   y   una
situación muy particular, que exige del Auxiliar de Jornadas que lo vea como es, y
que   su   trato   hacia   él   vaya   encaminado   a   que   descubra,   desde   su   realidad   muy
específica, lo que el Señor quiere decirle a él y qué le exige, precisamente a él, para
que sea de verdad protagonista de la vida nueva en su propio mundo.

2.3 Que tiene una inquietud propiciada y cultivada en la Pre-Jornada


Es importante que antes de Jornada, el joven se sienta atraído por conocer a Jesús.
Al ir descubriendo su propia dignidad y la de los demás y lo que Jesús significa en
su vida, se despierta en él el deseo de conocer más al Señor. Esta inquietud nace a
través del trato con un Auxiliar, en la Pre­Jornada misma o de otras varias formas
que el Señor ponga a su alcance.
Sea lo que fuere, es importante que al joven se le ofrezca un momento previo que lo
prepare  a  su encuentro   personal   y comunitario  con Dios   en la  Jornada.  De esta
manera, el  joven,  en quien  hemos  despertado  ya  su  propio sentido de búsqueda,
siente   necesidad   de   una   respuesta   adecuada   al   sentido   de   su   misma   vida   y   se
cuestiona sobre todo lo que lo rodea, y así queda abierto a lo que vamos a ofrecerle
en la jornada.
Por esta razón no es válido llevar al joven a la Jornada engañándolo con la promesa
de tratarse solo de un rato de diversión, o de conocer más gente. Esto, además de
presentar una seria incongruencia con el mensaje de Jesús, puede crear un rechazo
a todo lo que se vive en la Jornada.  ¡Es importante que nosotros mismos creamos
que el joven se sentirá atraído por la misma fuerza del Evangelio!

2.4 Que decide vivir una experiencia seria de Dios


El   joven,   pues,   que   asiste   a   la   Jornada,   ha   decidido   vivir   una   experiencia.
Recordemos   que   todo   trabajo   de   Prejornada   “tiene   como   objetivo   preparar   al
muchacho y a la muchacha a tener un encuentro personal y comunitario con Dios,
Padre, Hijo y Espíritu Santo de tal forma que su participación en la Jornada dé
mejores frutos” (L.B. 15).
Este  joven  quiere  abrirse al  encuentro   con  los  demás,  desea   encontrarse consigo
mismo, pero, sobre todo, busca el encuentro con Dios. Quizás aún no sepa bien de
qué se trata, pero asiste tocado en su corazón por la inquietud previa que hemos
sembrado en él. El testimonio de otros que luchan porque Jesús sea el Señor de sus
vidas, lo anima a vivir en plenitud la experiencia de la Jornada.
Queremos mencionar aquí que la Jornada no va dirigida directamente a jóvenes en
situaciones críticas, ya sea alcohólicos, drogadictos u otros, puesto que no se trata de
un programa de rehabilitación. El Evangelio, el anuncio de la Buena Nueva sí es
para   ellos,   pero   sabemos   muy   bien   que   requieren   una   ayuda   específica,   tanto
médica como psicológica, que pide un verdadero proceso que garantice se les pueda
dar seguimiento. Descubrir que Dios los ama a ellos y que Jesús ha muerto por
ellos,   así   como   irse   liberando   de   aquello   que   los   esclaviza,   requiere   mucho   más
tiempo del que se les puede dedicar en una Jornada.

3. ¿Qué pide la Jornada?


3.1 Conocer la realidad que viven todos y cada uno de los jóvenes.
Es   preciso   conocer   esta   realidad   para   que   el   mensaje   vaya   dirigido   más
directamente   a   ella.   Asimismo   nuestro   lenguaje   y   los   medios   empleados   en   la
Jornada estarán respondiendo mejor a la necesidad del grupo concreto.
“Jesucristo   nos   pide   proclamar   la   Buena   Nueva   con   un   lenguaje   que   haga   más
cercano el mismo Evangelio de siempre a las nuevas realidades culturales de hoy.
Desde la riqueza inagotable de Cristo, se han de buscar las nuevas expresiones que
permitan evangelizar los ambientes marcados por la cultura urbana e inculturar el
evangelio en las nuevas formas de cultura adveniente. La Nueva  Evangelización
tiene que inculturarse más en el modo de ser y de vivir de nuestras culturas” (S. D.
30).

3.2 Realizarse como parte de un proceso evangelizador


La   Jornada   es   parte   del   proceso   evangelizador   que   el   M.J.V.C.   ofrece   hoy   a   la
Iglesia   en   una   Nueva   Evangelización.   Este   proceso   lo   sabemos   bien   abarca   tres
etapas al servicio de la juventud:
 Prejornada: Inicio fuerte de evangelización del joven.
 Jornada: Momento en que se da al joven el Anuncio Kerigmático, el Anuncio
de la Buena Nueva
 Post­Jornada: Etapa de crecimiento y perseverancia
Es importante que el joven viva cada una de estas etapas, para ayudar a que esa
alegría que ha experimentado al conocer a Jesús y recibir la Vida Nueva que se le
ofrece a través del Espíritu Santo se convierta en un proceso continuo de conversión
durante toda su vida, que cale en lo hondo de su corazón, y transforme su interior, y
así   pueda   responder   al   llamado   a   ser   Santo   y   al   mismo   tiempo   sea   capaz   de
transformar, con su propio testimonio, ejemplo de vida y servicio, el ambiente que lo
rodea.
Es importante que la Escuela de Auxiliares promueva el que existan plataformas en
su comunidad eclesial concreta, que acojan al joven que ha vivido una experiencia
de Dios, para que se pueda fortalecer y persevere en la Fe. Sin esta plataforma,
“suele suceder que este joven vivirá  forzosamente situaciones de desconcierto y de
desorganización,   llegando   incluso   a   sentirse   frustrado”   (L.B.   33).   Por   esto,   si   se
omite alguno de los elementos del proceso evangelizador, no tiene razón de ser la
celebración de la Jornada.
Asimismo, ya que la Jornada es “el momento en que se da el anuncio kerigmático, la
Buena Nueva, que en Jesucristo muerto y resucitado se ofrece la salvación, como
don de la Gracia y Misericordia de Dios” (L.B. 14), es importante ubicar, en razón de
esta   Buena   Nueva,   el   mensaje   que   cada   plática,   dinámica   y   actividad,   contiene.
Debe   buscarse   siempre   explicar   de   manera   sencilla   y   clara,   acompañados   del
testimonio   personal,   todos   los   conceptos   que   forman   parte   de   la   Doctrina   de   la
Iglesia,   buscando   que   adquieran   un   sentido   personal   y   relevante   para   cada
asistente. El contenido debe ayudar a descubrir al joven que su historia personal
está inmersa en la Historia de la Salvación, que Dios tiene un plan maravilloso para
su vida, que lo ama y quiere lo mejor para él.
Por esto, la Jornada , más que buscar una formación doctrinal o ser una escuela de
Biblia, propias para alguien iniciado en la fe, busca suscitar, a través del Espíritu
Santo, un encuentro con Jesús.

3.3 Que se celebre dentro de un Plan de Pastoral Juvenil


Toda Jornada debe ubicarse dentro de un plan de Pastoral Juvenil de la diócesis.
Debe responder a  una  necesidad  específica  de  su parroquia  y de su  diócesis. No
deben   celebrarse   Jornadas   tan   sólo   por   un   motivo   cualquiera,   porque   me   gusta,
porque ya es tiempo, para juntar al grupo, etc. la Jornada debe tener una razón de
ser muy clara. Por eso, celebrar una jornada que no tenga sentido en la vida de una
Iglesia diocesana, no tiene razón de ser. No se debe hacer (cfr. L.B.12)
De   esta   manera,   participa   con   toda   la   Iglesia   y   como   Iglesia   en   la   misión   de
evangelizar.

4. ¿Cual es el mensaje central?


Nosotros   Movimiento de Jornadas   de Vida   Cristiana   que hemos  sido  llamados  a
evangelizar   al   joven   por   el   joven,   necesitamos   conocer   el   mensaje   central   de   la
Jornada.   Dicho   mensaje   es   la   Buena   Nueva,   la   Jornada   es   eminentemente   el
anuncio del Kerygma (Buena Noticia). Dentro del proceso evangelizador, la Jornada
significa y es el MOMENTO KERYGMÁTICO. 
Este anuncio que realizamos en las Jornadas tiene un contenido esencial, mismo
que   por   sí   sólo   transforma   y   cambia   el   corazón   del   joven   que   lo   escucha.   Dicho
mensaje debe ser escuchado, acogido, aceptado, asimilado, haciendo nacer entonces
una adhesión vital a Dios en quien lo recibe.
“En efecto, la palabra de Dios es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble
filo.   Penetra   hasta   la   raíz   del   alma   y   del   espíritu,   sondeando   los   huesos   y   los
tuétanos para probar los deseos y los pensamientos más íntimos” (Hb 4, 12).
Señalemos   aquí   que,   además   del   contenido   esencial,   la   Jornada   tiene   elementos
secundarios que deben ser adaptados de acuerdo a la cultura y a las circunstancias
propias de cada una de las personas a las que se está evangelizando.
Pongamos   ahora,   para   mayor   claridad,   el   contenido   esencial   del   Kerygma,   que
encontramos en la 1ª proclamación, que realiza Pedro, de la Salvación en Jesús en el
día de Pentecostés:
“Israelitas,   escuchen   mis   palabras:   Dios   había   dado   autoridad   a   Jesús   de
Nazaret entre todos ustedes: hizo por medio de él milagros, prodigios y cosas
maravillosas, como ustedes saben. Sin embargo, ustedes lo entregaron a los
malvados, dándole muerte, clavándolo en la Cruz, según el Plan de Dios, que
conoció todo esto de antemano. A Él Dios lo resucitó, librándolo de los dolores
del lugar de los muertos ya que no era posible que quedara bajo su dominio...
“A Jesús, Dios lo resucitó, de lo cual todos somos testigos. Y, engrandecido por
la mano poderosa de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido:
hoy lo acaba de derramar, y eso es lo que ustedes ven y oyen...
“Sepa entonces con seguridad toda la gente de Israel que Dios ha hecho Señor
y Cristo a este Jesús a quien ustedes crucificaron
“...Conviértanse y  háganse  bautizar  cada  uno  de ustedes  en el  Nombre de
Jesucristo, para que sus pecados sean perdonados. Y Dios les dará el Espíritu
Santo, porque la promesa es para ustedes y para sus hijos y para todos los
extranjeros a los que el Señor llame” (Hch. 2,22­39)
¿Cuáles son los elementos más importantes de la proclamación de Pedro? Sin duda
alguna dos:
1) La Salvación ofrecida por Jesús, a través de su muerte y resurrección.
2) La promesa del Espíritu Santo.
El Evangelio es, ante todo, un testimonio claro y explícito de Dios Padre revelado
por Jesucristo mediante el Espíritu Santo.
La Iglesia, fiel a su Señor, los ha recogido en sus documentos a través de la historia.
En   su   Magisterio   reciente,   encontramos   estos   elementos   en   la   Exhortación
Apostólica Evangelii Nuntiandi:
“La Evangelización también debe contener siempre ­como base, centro y a la vez
culmen de su dinamismo­ una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios
hecho hombre, muerto y resucitado, se ofrece la salvación a todos los hombres, como
don de la Gracia y de la Misericordia de Dios.” (E.N. 27).
“La   evangelización   comprende   además   la   predicación   de   la   esperanza   en   las
promesas hechas por Dios mediante la nueva alianza en Jesucristo; la predicación
del amor hacia Dios para con nosotros y de nuestro amor hacia Dios; la predicación
del amor fraterno para con todos los hombres­ capacidad de donación y de perdón,
de renuncia, de ayuda al hermano­ que, por descender del amor de Dios, es el núcleo
del Evangelio” (E.N. 28).
Es necesario que en la Jornada el  joven reciba el  mensaje con fidelidad y tenga
todos los momentos adecuados para que exprese su respuesta y pueda convertirse
plenamente al Señor Jesús.
En la Jornada debemos entregar las siguientes grandes verdades:

4.1 El amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo


La Buena Nueva tiene como principio y núcleo central el Amor de Dios al hombre.
Esa   es   la   gran   noticia   que   Jesús   proclama   y   que   la   Iglesia   desde   siempre   ha
comunicado a toda la humanidad.
El pueblo de Israel experimentó la realidad de un Dios amoroso que se va haciendo
presente en su tradición. Reconoce el amor a la humanidad: un amor incondicional,
eterno, que perdona la infidelidad y es para todos los hombres. Veamos en detalle:
A. Su amor es eterno. El Profeta Isaías nos dice:”Así habla tu Dios: ... mas con
amor que dura para siempre, me he apiadado de ti” (54,8). “los cerros podrán
correrse y moverse las lomas; más no yo retiraré mi amor” (54, 10). Jeremías
no es menos claro. Oigamos: “Con amor eterno te amado” (31,3)
B. Es   incondicional   y   más   grande   que   el   de   una   madre:   “¿Puede   una   mujer
olvidarse del niño que cría, o deja de querer al hijo de sus entrañas? Pues
bien, aunque alguna lo olvidase, ¡Yo nunca me olvidaría de ti!” (Is 49, 15 ).
C. Perdona todo tipo de infidelidades, lo perdona todo: (cfr. Os 2, Os 11, Ez 16).
D. Su amor es gratuito, no es necesario hacer nada para obtenerlo. (D t 4, 37;
7,8; 10,15).
En la Nueva Alianza San Juan proclama que “Dios es amor” (1 Jn 4, 8). La esencia
misma de Dios es el amor. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una eterna
comunicación de amor.
Todo hombre está llamado a vivir y participar de este amor. Nuestro mismo nacer y
nuestra propia existencia son ya pruebas reales del gran amor de Dios. Sin embargo
es   necesario   reconocer,   aceptar   y   vivir   este   amor   durante   toda   nuestra   vida.
Solamente así podremos alcanzar la plenitud de nuestra persona.
Cada joven que asiste a la Jornada está llamado a descubrir en plenitud este amor
de Dios hacia su persona. Necesita saber y sentirse amado por Dios. Creer en este
amor es ya comenzar a disfrutar del mismo y entregarse todo uno a él. Necesitamos
descubrir, ver este amor para en realidad encontrar la verdadera dignidad de la
persona y el sentido real de la vida.
“Desde el mismo nacimiento, el hombre es invitado al diálogo con Dios. Existe pura
y simplemente por el amor de Dios, que lo conserva. Y sólo se puede decir que vive
en la plenitud de la verdad cuando reconoce libremente ese amor y se confía por
entero a su creador” (G.S. 19 ).

4.2. Dios se hace hombre en Jesús.


Jesús es verdadero Dios y verdadero Hombre. Dios se hace Hombre en Jesús, lo
afirma claramente el prólogo del Evangelio de San Juan:  “En el principio era el
Verbo, y el Verbo estaba frente a Dios y el Verbo era Dios... Y el Verbo se hizo carne, y
habitó entre nosotros; y nosotros hemos visto su gloria, la que corresponde al Hijo
Único del Padre... (Jn 1, 1­18).
En la plenitud de los tiempos el designio maravilloso del amor del Padre alcanza su
culmen en la encarnación del Verbo. El Hijo único de Dios se hace Hombre; Dios ha
visitado a su pueblo. La promesa hecha desde antiguo por fin se cumple: el mismo
Hijo amado es enviado como Salvador de todos los hombres.
Dios   es   amor,   lo   hemos   afirmado,   y   nos   amó   tanto,   que   envió   a   su   Hijo   como
propiciación por nuestros pecados (1Jn 4,10). Dios se hace Hombre para salvarnos y
restablecer   la   comunión   entre   nosotros   y   Él.   Jesús,”El,   y   sólo   El,   es   nuestra
salvación, nuestra justicia, nuestra paz y nuestra reconciliación” (S.D. 16).
Jesús,   siendo   de   condición   divina,   se   hizo   humano   para   que,   desde   nuestra
naturaleza, nos amara. “En El, la naturaleza humana asumida, no absorbida, ha
sido   elevada   también   en   nosotros   a   dignidad   sin   igual.   El   Hijo   de   Dios   con   su
encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. Trabajó con manos de
hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con
corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los
nuestros, semejante en todo a nosotros excepto en el pecado” (G.S. 22).
Jesús, el Verbo de Dios hecho carne, viene a darnos los criterios de una vida nueva.
Nos revela la misma vida de Dios y nos ofrece un modelo a seguir para llegar a la
santidad : “Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me
siga “ (Mc 8,34).
Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida (cfr. Jn 14,6). Solamente en El nosotros
podemos   encontrar   la   medida   de   nuestra   dignidad   y   el   sentido   de   nuestro
desarrollo, ha quedado claro más arriba y lo encontramos en el Documento de Santo
Domingo (núm. 8 ). Las Bienaventuranzas, lo sabemos, son el camino de la vida
nueva (cfr. Mt 5,1­12).
4.3 Jesús muere y resucita por nosotros.
Jesús es  la  vida, lo sabemos muy bien.  En su primera carta, el  Apóstol  Juan lo
afirma categóricamente. Oigamos: “Lo que existía desde el principio, lo que hemos
oído, lo que hemos visto con nuestros ojos. Lo que hemos mirado y nuestras manos
han palpado acerca del Verbo que es Vida “ (1 Jn. 1,1). Jesús mismo lo dijo:”Yo soy
el Camino, la Verdad y la Vida”. No podemos dudar. Y sin embargo, Jesús muere.
Dios,   que   es   Padre   amoroso,   quiere   salvarnos   y   reconciliarnos   con   El,   y   busca
nuestra   perfección   precisamente   en   su   Misterio   de   Amor.   Este,   a   su   vez,   es   un
verdadero Misterio de comunión entre los hombres y Dios. Sabemos que, así como
por la desobediencia y el orgullo de un hombre (Adán) entró el pecado en el mundo y
rompió la comunión con Dios, así también, por la obediencia de otro hombre (Jesús),
hemos sido salvados (cfr. 1 Cor 15,21­23 ). 
La muerte de Jesús de ninguna manera es un hecho circunstancial. Es, sin lugar a
duda,   el   cumplimiento   de   las   promesas   hechas   por   Dios   de   restaurar   un   día   la
naturaleza humana caída. Es el Misterio de la Salvación Universal.
En la Sagrada Escritura, a partir del siglo VIII antes de Cristo, Isaías nos habla ya
de   la   muerte   y   resurrección   de   Jesús.   En   el   comentario   de   la   Biblia
Latinoamericana   al   cuarto   poema   sobre   el   Servidor   de   Yavé,   encontramos   el
siguiente comentario: “Tal vez es la revelación cumbre de la Biblia antes de Cristo,
el anuncio hecho a todos los hombres de un Salvador que muere por sus pecados y
resucita para darles vida”.
'Después de sus penas, verá la luz y será colmado y le daré las muchedumbres' “. 
Es útil acudir al texto de Isaías a partir del cap. 52,13 hasta el final del cap. 53.
Transcribimos aquí algunas frases que seguramente nos ayudarán a captar mejor
este misterio:
Despreciado y tenido como la basura de los hombres,
hombre de dolores y familiarizado con el sufrimiento, 
semejante a aquellos a los que se les vuelve la cara, 
estaba despreciado y no hemos hecho caso de él”.
Sin embargo eran nuestras dolencias las que él llevaba,
eran nuestros dolores los que le pesaban
y nosotros lo creíamos azotado por Dios,
castigado y humillado.
Ha sido tratado como culpable a causa de nuestras rebeldías
y aplastado por nuestros pecados.
El soportó el castigo que nos trae la paz
y por sus llagas hemos sido sanados”.
Todos andábamos como ovejas errantes,
cada cual seguía su propio camino,
y Yavé descargó sobre él
la culpa de todos nosotros.
Fue detenido y enjuiciado injustamente
sin que nadie se preocupara de él.
Fue arrancado del mundo de los vivos,
y herido de muerte por los crímenes de su pueblo.

Quiso Yavé destrozarlo con padecimientos
y el ofreció su vida como sacrificio por el pecado.
Por esto verá a sus descendientes y tendrá larga vida,
y por él se cumplirá lo que Dios quiere.
Después de las amarguras que haya padecido su alma
verá la luz y será colmado.
Por su conocimiento, mi siervo justificará a muchos
y cargará con todas sus culpas.
Se ha negado a sí mismo hasta la muerte,
y ha sido contado entre los pecadores,
cuando en realidad llevaba sobre sí
los pecados de muchos, e intercedía por los pecadores.
Al   enviar   el   Padre   a   su   Hijo,   libre   de   todo   pecado,   a   una   humanidad   caída   y
destinada a la muerte, “Dios lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros en  él,
lleguemos a participar de la vida santa de Dios” (2 Cor 5,21).
Cristo logró la salvación del hombre sometiéndose a nuestra naturaleza humana,
muriendo y resucitando por nosotros. Queda claro que “ Cristo no vivió su vida para
sí mismo, sino para nosotros, desde su encarnación 'por nosotros los hombres y por
nuestra   salvación'   hasta  su   muerte   'por  nuestros   pecados'   (1   Cor.  15,3   )  y en   su
resurrección para nuestra justificación (Rom 4,25 ) “ (C.C. 519 ).
Y   en   todo   esto   Dios   tiene   y   ha   tenido   siempre   la   iniciativa   del   amor   redentor
universal.   Sabemos   que   “   al   entregar   a   su   Hijo   por   nuestros   pecados,   Dios
manifiesta que su designio sobre nosotros es un designio de amor benevolente que
precede a  todo mérito  por  nuestra parte : 'En esto consiste  el  amor  : no en que
nosotros hayamos amado a Dios, sino en que el nos amó y nos envió a su Hijo como
propiciación por nuestros pecados' 1 Jn 4,10 ). 'La prueba de que Dios nos ama es
que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros' (Rm 5,8).” (C.C.
604 ).
Habiendo Jesús amado al mundo lo amó hasta el extremo, y se entregó en la cruz,
para cumplir así la voluntad del Padre. Aceptó libremente su pasión y muerte por
amor a su Padre y a cada uno de nosotros. “El Padre me ama porque yo mismo doy
mi vida y la volveré a tomar” (Jn 10,17). “ ... sino más bien para que el mundo sepa
que yo amo al Padre y que hago lo que me encomendó el Padre.” (Jn 14,31).
Hablemos ahora más específicamente de la resurrección. “ La muerte de Cristo fue
un morir al pecado, y un morir para siempre; su vida ahora es un vivir para Dios”
(Rom 6,10). 
Pablo   predica   en   Antioquía   y   dice:”nosotros   les   venimos   a   anunciar   esta   Buena
Nueva. Eso mismo que Dios prometió a nuestros padres, lo ha cumplido con sus
hijos, es decir, con nosotros, al resucitar a Jesús” (Hech 13,32).
La resurrección de Cristo es un hecho real cuyos testigos lo proclaman sin cesar. Las
mujeres,   por   ejemplo,   que   iban   a   embalsamar   su   cuerpo   se   encuentran   con   el
acontecimiento  de  que   el   sepulcro   está   vacío  y   el  cadáver   no   está.  Ellas  son   las
primeras   en   encontrar   al   Resucitado   y   son   las   primeras   en   proclamar   la
resurrección. 
Todo lo ocurrido alrededor de la muerte del Maestro había sacudido tremendamente
a los discípulos, los cuales no aceptaron fácilmente la idea de que Jesús estaba vivo,
aún cuando el mismo se presentó a ellos. La resurrección no es un hecho inventado
por su fe, por el contrario “ su fe en la resurrección nació ­bajo la acción de la gracia
divina­ de la experiencia directa de la realidad de Jesús resucitado” (C.C. 644 ). 
El culmen de la Buena Noticia de amor es el cumplimiento de las promesas de Dios
de resucitar a Jesús. La Buena Nueva consiste propiamente en la declaración de los
testigos que han visto a Cristo resucitado, y en él, el amor de Dios.
Jesús que ha muerto, resucita ahora a una nueva vida. No es, de ninguna manera
una   resurrección   como   la   de   Lázaro,   quien   volvería   a   morir,   sino   que   Cristo
resucitado pasa de la muerte a la vida llena del Espíritu Santo, pues  “Cristo, una
vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más: la muerte ya no tiene dominio
sobre él” (Rom 6,9­10).
El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que “ la resurrección de Cristo es objeto
de fe en cuanto es una intervención trascendente de Dios mismo en la creación y en
la historia... Se realiza por el poder del Padre que 'ha resucitado' (cfr. Hech 2,24) a
Cristo, su Hijo, y de este modo ha introducido de manera perfecta su humanidad ­
con su cuerpo­ en la Trinidad “ (C.C. 648 ).
La resurrección es pues objeto de nuestra Fe, lo acabamos de oír. En efecto, “ Si no
resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también nuestra fe” (1 Cor 15,14).
Tenemos la certeza de que al igual que Cristo, también nosotros experimentaremos
la misma resurrección (cfr. Rom 6). Jesús es la resurrección y toda la humanidad
participa   de   ella.   Su   plenitud   está   en   El.   En   Cristo,   todos   los   hombres   son
resucitados. El es el principio y fin de nuestra propia resurrección. 
Con la resurrección en el Centro del Universo y de su Historia nos encontramos
ante un solo hombre: ¡Cristo Jesús! El es el Señor del Universo y no tiene miedo de
declararlo a sus discípulos momentos antes de regresar a su Padre: “Todo poder se
me ha dado en el cielo y en la tierra “ (Fil 28,18 ).
Terminemos contemplando como San Pablo resume este Misterio en un himno, que
es toda una declaración de fe, en su carta a los cristianos de Filipos. En él, Pablo
propone el ejemplo de Cristo, su trayectoria de Dios a hombre, de rico a pobre, de
primero a último, de dueño a servidor. Escuchemos:
El que era de condición divina,
no se aferró celoso a su igualdad con Dios
sino que se rebajó a sí mismo hasta ya no ser nada,
tomando la condición de esclavo,
y llegó a ser semejante a los hombres.
Habiéndose comportado como hombre,
se humilló. y se hizo obediente hasta la muerte
y muerte en una cruz. 
Por eso Dios lo engrandeció
y le concedió el Nombre que esta sobre todo otro nombre,
para que ante el Nombre de Jesús todos se arrodillen en los cielos,
en la tierra y entre los muertos.
Y toda lengua proclame que Cristo Jesús es el Señor,
para gloria de Dios Padre (Fil 2,6­11 ).

4.4 El te da vida en abundancia.


Jesús afirma:  “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”(Jn
10,10). Hermosa realidad es esta palabra del Señor, cuestionante y tremendamente
exigente.  Recordemos  lo que dijimos  en el  apartado  anterior:  “ La vida se  dio a
conocer, lo hemos visto y somos testigos, y les comunicamos la Vida Eterna” (1 Jn
1,2). Y esta Vida es Jesús. 
La muerte y resurrección de Jesús forman un todo inseparable. Dentro de ese todo
encontramos   las   consecuencias   que   para   el   mundo   tiene   la   Salvación   en   Jesús.
Estamos llamados a vivir la Vida Nueva en Cristo Jesús.
El Misterio Pascual encierra un doble aspecto: Jesús, por su muerte, nos libera del
pecado, y por su resurrección, nos abre el acceso a una nueva vida. Esta vida es, en
primer lugar, la justificación que nos devuelve la Gracia de Dios. Consiste en la
victoria  sobre la  muerte y el  pecado. Es nuestra propia participación en la  Vida
Divina (cfr. Rom 4,25 ).
La Gracia nos descubre la Vida de Dios: “pues al ser bautizados fuimos sepultados
junto con Cristo para compartir su muerte, a fin de que, al igual que Cristo, quien
fue   resucitado   de   entre   los   muertos   por   la   Gloria   del   Padre,   también   nosotros
caminemos en una vida nueva” (Rom 6.4 ). La resurrección de Cristo es la victoria
de   una   vez   para   siempre   de   la   muerte   y   del   pecado   y   la   participación   de   la
humanidad en la Vida Divina. 
San Pablo habla del hombre nuevo, de una nueva creación, en donde el pecado ya
pasó   y   ha   quedado   atrás.   La   muerte   quedó   vencida   y   prevalece   la   vida   en   el
Espíritu, es decir, una vida llena de Dios y de acuerdo con Su Voluntad. Vida Nueva
que es reflejo del Amor de Dios y trae consigo frutos de santidad para el mundo. Nos
hace santos a nosotros.
Al   participar   de   la   Vida   de   Dios   nos   relacionamos   con   las   tres   personas   de   la
Santísima Trinidad:
Hijos del Padre­Hermanos de Cristo­Templos del Espíritu Santo
La vida es para todos. Leemos en San Pablo que  “ustedes, los que en otro tiempo
estaban lejos, han llegado a estar cerca por la sangre de Cristo” (Ef 2,13). Y es cierto,
Cristo   establece   una   Nueva   Alianza   con   Dios;   Su   sangre   derramada   ha   sido
aceptada, consagrada y vivificada por el Espíritu Santo.
Cristo gana así para nosotros, no solamente el perdón de los pecados, sino que El
mismo es principio de nuestra reconciliación. Nos llama a la santidad. San Pedro
asegura que “podemos participar en la Vida Divina por las maravillosas promesas
de Dios” (cfr. 2 Pe 1,4).
La   participación   de   la   Vida   Divina   o   Gracia   es   lo   más   importante   para   el   ser
humano. Es Don de Dios. Se trata de un regalo, algo definitivamente gratuito para
el hombre. Este no tiene que hacer nada para ganarla o merecerla. Únicamente la
Voluntad y el Amor de Dios por él hacen posible este fantástico acontecimiento para
la humanidad.
La participación en la Vida Trinitaria se nos da desde el bautismo. Pablo VI nos dice
atinadamente: “Por la gracia del bautismo 'en el nombre del Padre y del Hijo y del
Espíritu   Santo'   somos   llamados   a   participar   en   la   vida   de   la   Bienaventurada
Trinidad, aquí abajo en la oscuridad de la Fe y, después de la muerte, en la luz
eterna”(SPF 9).
Es cierto que recibimos la gracia inicial en el bautismo, que borra nuestro pecado
original, pero también es verdad que nuestra naturaleza débil e inclinada al mal
persiste en nosotros y necesitamos mantener “un combate espiritual” para no caer
en la tentación y seguir viviendo en gracia de Dios.
La gracia es un don que nos ayuda a perfeccionar nuestro ser, a que tengamos la
disposición   adecuada   para   obrar   según   la   vocación   divina   a   la   que   hemos   sido
llamados. Podemos pensar como Dios, sentir como Dios, amar como Dios, claro, no
en igualdad pero sí en proporción.
Esta Vida Nueva nos la da Cristo en abundancia, insistimos. Es el agua viva de la
cual habla la Samaritana (Jn 4,1­42 ). Es El mismo quien, por la acción del Espíritu
Santo, se dona una y otra vez, a cada corazón que desea aceptarlo y que lo reconoce
como su Señor.
Jesús lo afirma: “si alguno me ama guardará mi Palabra, y mi Padre le amará y
vendremos a él, y haremos nuestra morada en él “ (Jn 14,23 ). 
La Gracia es, ante todo y principalmente, el don del Espíritu Santo que nos justifica
y nos santifica. Comprende también los dones que el mismo Espíritu nos concede
para asociarnos a Su obra y hacernos capaces de colaborar en la salvación de otros y
en el crecimiento del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. 
La noticia más importante para nuestra vida es que sí podemos participar de la
Vida de Dios. Aquél que lo es todo, nos invita a participar de El mismo, a través de
una vida en santidad. Es pues, el gran designio de Dios, mucho antes de la creación,
que seamos santos e irreprochables ante su presencia. Además, que fuéramos hijos
adoptivos del Padre en Cristo Jesús (cfr. Carta a los Efesios ). 
No   olvidemos   que,   por   la   sola   fuerza   del   mensaje   que   se   proclama,   nace   en   la
persona que lo escucha un deseo de conversión y una adhesión vital a Jesucristo. De
aquí surge y se explica la exigencia de una respuesta personal y la aceptación de
Jesús como Dueño y Señor de todas las cosas en el Cielo y en la Tierra. Jesús es el
Señor de la Vida y el Señor de la Historia. Jesús es la Vida que hace Vivir. 

5. ¿Qué implicaciones tiene la Buena Nueva ?


Hemos   ido   avanzando   y   toca   ahora,   dentro   de   la   Visión   General   de   la   Jornada,
trabajar las implicaciones que el Evangelio tiene para nosotros, jóvenes cristianos,
En primer lugar veremos la visión del Hombre y luego el encuentro con Jesús. De
aquí resulta claro que debemos hablar de una vida en plenitud y ésta, compartida
con los demás, acompañados de María. Todo esto nos permite captar mejor nuestra
Jornada de Vida Cristiana.

5.1. Visión del Hombre.


Necesitamos, en primer lugar, dejar claro lo que somos. Comprendiéndonos un poco
mejor sacaremos mayor fruto de la Jornada.

5.1.1. Dios ha creado al hombre por amor.


Al reflexionar sobre sí mismo, al cuestionar su existencia, y tratar de darle una
explicación al origen último de su ser, al tiempo que darle con ello un sentido a su
vida,   inevitablemente   el   hombre   se   pregunta:  ¿Quién   soy?  ¿De   dónde   vengo?  ¿A
dónde voy?
En esta búsqueda del hombre Dios sale a su encuentro y responde que El lo ha
creado por amor, sí como a todas las cosas. Dios ha creado todas las cosas...”no para
aumentar su gloria sino para manifestarla y comunicarla... Dios no tiene otra razón
para   crear   que   su   amor   y   su   bondad...   Abierta   su   mano   con   la   llave   del   amor
surgieron todas las cosas” (cfr. C.C. 293).
Dios nos ha creado a cada uno por amor, como personas únicas e irrepetibles, como
alguien eternamente elegido: alguien llamado y denominado por su nombre. Desde
la creación del mundo Dios nos consideró como la cumbre de su creación. Puso a
nuestro servicio todo lo creado como un don, una herencia que nos fue destinada y
confiada para cuidar y preservar así como para disponer de ella con responsabilidad.

5.1.2. A imagen y semejanza Suya.


“Dijo Dios:” hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza...” (Gen 1,26)
“Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó” (Gen 1, 27).
El   hombre   ocupa   un   lugar   único   en   la   creación.   Está   hecho  “poco   inferior   a   los
ángeles” (Sal 8,6). Y al hacerlo a imagen y semejanza suya imprimió en el hombre la
capacidad de solidarizarse con su hermano, de aceptarlo incondicionalmente, de ser
auténtico, congruente, de tener sentimientos profundos en su corazón, de ser libre y
construir su propia historia. Por esta razón, en la medida que somos más humanos
somos   más   imagen   y   semejanza   con   Dios.   Dios   creó   al   hombre   a   su   imagen   y
semejanza para que dominara; es decir, lo hizo señor; capaz de dominio, dotado de
poder con el despliegue existencial del ser que se define en la historia.
“¿Quién es el hombre para que de él te acuerdes?... Y le has hecho poco menos que
Dios, le has coronado de gloria y honor. Le diste el señorío sobre las obras de tus
manos, todo lo has puesto debajo de sus pies” (Ps 8, 5­7).
5.1.3. Con una dignidad y libertad inherentes que debe desarrollar, respetar y
hacer respetar.
Al mismo tiempo la imagen de Dios implica la dignidad de la persona. Implica un
elemento de grandeza y de misterio absoluto en el otro, que exige un respeto total,
que impide la condena y desprecio radical del otro, así como su manipulación.
Cuando se habla de dignidad inherente o natural de la persona humana, no se trata
de aquella de quienes conducen una vida ejemplar digna de apreciarse. Más bien
debemos reconocer que se trata de la dignidad que el hombre, prescindiendo de las
características de su actuación, tiene como hombre, y que nunca debe olvidarse, por
muy dudosa que sea su conducta, ya que esa dignidad es un don de Dios que como
tal se recibe, y para el que no hay mérito o grado.
“Todo hombre y toda mujer por más insignificantes que parezcan, tienen en sí una
nobleza inviolable que ellos mismos y los demás deben respetar y hacer respetar sin
condiciones; toda vida humana merece por sí misma, en cualquier circunstancia, su
dignificación;   toda   convivencia   humana   tiene   que   fundarse   en   el   bien   común,
consiste en la realización cada vez más fraterna de la común dignidad, lo cual exige
no instrumentalizar a unos en favor de otros y estar dispuestos a sacrificar aún
bienes particulares” (D.P. 317)
La raíz de una superior calidad humana esta precisamente en la condición libre del
ser humano.
La  dignidad está directamente vinculada  con la libertad. El  hombre es libre por
naturaleza.   La   libertad   es   un   inmenso   don;   da   cierta   capacidad   creadora   a   la
persona, proyectando su historia a partir de ella. El hombre al perder su libertad se
deshumaniza.
“La libertad implica siempre aquella capacidad que en principio tenemos todos para
disponer de nosotros mismos (cfr. G.S. 17) a fin de ir construyendo una comunión y
una participación que han de plasmarse en realidades definitivas, sobre tres planos
inseparables: la relación del hombre con el mundo, como señor; con las personas
como hermano y con Dios como Hijo” (D.P. 322).
Necesitamos hoy día descubrir la verdadera libertad. “Tiene que revalorarse entre
nosotros la imagen cristiana de los hombres, tiene que volver a resonar esa palabra
en que viene recogiéndose ya de tiempo atrás un excelso ideal de nuestros pueblos:
LIBERTAD. Libertad que es a un tiempo don y tarea. La libertad que no se alcanza
de veras sin liberación integral (cfr. Jn 8, 36) y que es, en un sentido válido , meta
del hombre según nuestra fe, puesto que 'para la libertad, Cristo nos ha liberado'
(Gal 5,1) a fin de que tengamos vida y la tengamos en abundancia (Jn 10, 11) como
'hijos de Dios y coherederos con el mismo Cristo' (Rm 8, 17)” (D.P.321).
5.1.4. Hombre y Mujer en igualdad de dignidad y corresponsables de la creación.
“Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, hombre y mujer los
creó” (Gen 1,27).
Dios   ha   querido   que   el   hombre   y   la   mujer,   como   seres   humanos   a   quienes   ha
conferido una dignidad por igual, sean corresponsables de la creación, que gobiernen
el mundo en justicia y santidad (cfr. Gen 1, 26­27); que juntos busquen orientar su
propia persona, a la sociedad y al universo entero al proyecto de Dios. vivido en
común  armonía  y  respeto  mutuo,  complementándose  el   uno  al   otro  desde  su ser
hombre   y   su   ser   mujer,   aportándose   cada   uno   la   particularidad   de   sus   dones
específicos, necesarios para realizar la tarea que Dios les encomendó.

5.1.5. Llamado a la plenitud.


Cada   hombre  está  llamado a   la  plenitud  de su vida  ,  a  vivir  en  armonía   con  él
mismo  con  su  hermano,   con  la  creación   entera,  plantas,  animales,  la  tierra   y  el
universo mismos, gobernando y aprovechando sabiamente aquello que Dios le otorgó
bajo su dominio; pero ante todo el hombre está llamado a vivir una relación plena,
infinita, con su propio creador.
Jesucristo verdadero Dios y verdadero Hombre, por el misterio de la encarnación y
la redención, pone de manifiesto la plenitud del hombre y le descubre la sublimidad
de su vocación.
“El hombre que quiere llegar, que quiere comprenderse hasta el fondo de si mismo,
debe,   con   inquietud,   incertidumbre,   e   incluso   con   su   debilidad   y   pecaminosidad,
acercarse a Cristo. Debe por así decirlo, asimilar toda la realidad de la encarnación
y la redención para encontrarse a sí mismo. Si se actúa en él este hondo proceso,
entonces   él   da   frutos   no   sólo   de   adoración   a   Dios,   sino   también   de   profunda
maravilla de si mismo” (cfr. R.H. 10), y con ello de los demás, pudiendo aceptar y
amar a los otros como se ama y acepta a sí mismo.
Cristo nos ha mostrado que el ser humano está llamado a vivir en plenitud aún con
todas sus limitaciones.
El nos ha mostrado que la plenitud no se encuentra en los bienes ajenos al hombre
sino en el centro del hombre mismo, ahí donde sólo Dios y el hombre pueden entrar,
y escudriñar para encontrar la verdad del hombre mismo, descubrir al ser auténtico
que Dios ha creado.

5.1.6. Llamado a desarrollar integralmente su potencial humano.


Dios ha dado a todo hombre desde su nacimiento un potencial bueno a desarrollar :
un   basamento   fisiológico;   una   estructura   física;   una   capacidad   cognocitiva;   una
capacidad afectiva; una dimensión espiritual; y una capacidad de relacionarse con el
otro.
Dado   que  estas   capacidades   son   únicas   para   cada   hombre  es   necesario  que   éste
reflexione,   entre  en  sí   mismo,   se  cuestione  para   descubrirlas  y   desarrollarlas   de
manera integral a fin de lograr conquistar, a lo largo de su historia personal, su
propia humanidad.
Es en  la  actividad humana  donde se  plasma  este potencial que Dios  ha  dado al
hombre. Actividad que al tiempo que transforma las cosas y la sociedad, ayuda al
hombre a perfeccionarse a si mismo, a irse descubriendo en y por el otro. Así, el
hombre aprende, cultiva sus facultades, las perfecciona, se supera y trasciende (cfr.
G.S. 35).
De esta manera , el desarrollo de la persona humana y el crecimiento de la propia
sociedad están mutuamente condicionados. Es a través del trato con los demás, de
la   reciprocidad   de   servicios,   de   diálogo   con   los   hermanos,   que   la   vida   social
engrandece al hombre en todas sus cualidades y le capacita para responder a su
vocación. (cfr G.S. 25).

5.1.7. Con un origen, un camino y un destino propio.


Cada   hombre   es   único   e   irrepetible,   con   una   historia   propia,   rica,   con   luces   y
sombras que le dan forma, al tiempo que lo impulsan a buscar y forjar su propio
destino, fruto de la libertad que Dios le ha conferido.
Para llegar a él, para descubrir su ideal de vida, el hombre debe poner en juego
todas sus capacidades, desarrollarlas y estar atento a los acontecimientos diarios
que le habrán de proporcionar un índice revelador, una pauta para descubrir en la
reflexión su vocación de vida que lo plenificará.
Al mismo tiempo que ejerce su libertad en la búsqueda de esa vocación de vida, el
hombre tiene una ley escrita en su corazón revelada por su conciencia a la cual debe
obedecer , y en cuyo cumplimiento se realiza en el amor de Dios y del prójimo. (cfr.
G.S. 16)
Al descubrir su vocación, no solo descubrirá aquello que le dará un papel u oficio en
la vida, sino aquello que le llevará a trascender, crear y transformar para bien de su
historia y con ello la historia de la humanidad, para con ello ser protagonista y no
solo espectador de la misma.

5.2. Encuentro con Jesús: Dios al encuentro del hombre.


“Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, hombre y mujer los
creó”   (Gen   1,27).   El   hombre   ocupa   un   lugar   único   en   la   creación:   está   hecho   a
imagen   de   Dios;   en   su   propia   naturaleza   une   al   mundo   espiritual   y   al   mundo
material; es creado hombre y mujer; Dios lo estableció en la amistad con EL.” (C.C.
355).
Es gracias a la naturaleza (cuerpo y alma), que el hombre participa de la dignidad
de la “imagen de Dios”, es la “única creatura en la tierra a la que Dios ha amado por
sí misma” (G.S. 12). Sólo el hombre está llamado a participar, por el conocimiento,
de la Vida de Dios. El hombre es la única creatura que por la razón puede conocer a
Dios con certeza a partir de sus obras. Pero existe otro orden de conocimiento que el
hombre no puede de ningún modo alcanzar por si mismo, el de la Revelación Divina.
Al revelarse a si mismo, Dios quiere hacernos capaces de conocerlo, responderle y
amarlo, al grado tal que no imaginaríamos por nosotros mismos.
Dios   dispuso   vivir   una   comunión   con   el   hombre,   al   cual   quiso   en   su   “sabiduría
revelarse a si mismo y dar a conocer el misterio de su voluntad, mediante el cual los
hombres,   por   medio   de   Cristo,   Verbo   encarnado,   tienen   acceso   al   Padre   en   el
Espíritu Santo y se hacen partícipes de la naturaleza divina” (D.V. 2).
El   hombre   no   puede   vivir   la   comunión   con   Dios,   más   que   en   la   forma   de   libre
sumisión a Dios. El hombre debe reconocer y respetar libremente su condición de
creatura.   Tiene   que   confiar   y   entregarse   a   su   creador.  “El   hombre   depende   del
Creador, está sometido a las leyes de la Creación y a las normas morales que regulan
el uso de la libertad” (C.C. 396).
El hombre por desobediencia rompió la comunión con su creador. Cuando el hombre
se prefirió antes que a Dios, e hizo su elección de sí mismo contra Dios, contra su
propio bien, rompió con su estado de santidad y la plena realización de su persona.
Quiso obtener la divinización de su ser que ya poseía por su creador, pero lo quería
hacer  “sin Dios, antes que Dios y no según Dios” (San Máximo Confesor, ambig.)
(cfr. C.C. 398).
Tras la caída del hombre, Dios no lo abandonó. Al contrario lo llamó y le anunció su
reconciliación, le anunció su salvación. “Una vez rota la unidad del género humano
por el pecado, Dios decide desde el comienzo salvar a la humanidad a través de una
serie de etapas.” (C.C. 56). 

5.2.1. Para que el hombre llegue a la plenitud de ser liberado.


En   la   actualidad   muchas   veces   se   entiende   mal   lo   que   es   la   liberación,   muchos
pretenden liberarse de los señalamientos de su propia conciencia y sobre todo de los
reclamos de la conciencia recta; ser hombre liberado es “vivir como uno quiere”, así
piensan algunas personas tristemente.
Hay otros que sólo entienden la liberación en el plano material, de modo que para
liberarnos,   hay   que   luchar   por   tener   lo   necesario   para   nuestra   vida   corporal,
luchando por una justa distribución de las riquezas; quienes así piensan tienen, en
parte, razón, ya que están buscando en el fondo es salvar la dignidad humana, pero
fallan   al   no   tomar   en   cuenta   la   trascendencia   del   ser   humano,   para   que   éste,
consciente de sí, vaya tras la verdad y se comprometa en la auténtica búsqueda y
realización del sentido de su vida y pueda vivir cada momento de su existencia con
plena responsabilidad.
Para comprender la palabra liberación, es necesario y más apropiada entenderla
como sinónimo de REDENCIÓN: hay que salvar al hombre, a todo el hombre y a
todos los hombres. Importantísimo es redimir el corazón del hombre, ya que de él
nacen y en él se fraguan todas las esclavitudes en las que continuamente cae el ser
humano. Cristo nos ha hecho libres.
Escuchemos lo que la Santa Iglesia en la Gaudium et Spes nos habla acerca de la
libertad:
“La   orientación   del   hombre   hacia   el   bien   sólo   se   logra   con   el   uso   de   la
libertad,   que   posee   un   valor   que   nuestros   contemporáneos   ensalzan   con
entusiasmo. Y con toda razón. Mas con frecuencia  la fomentan de manera
depravada como si fuese pura licencia para hacer cualquier cosa, con tal que
deleite,   aunque   sea   mala.   La   verdadera   libertad   es   signo   eminente   de   la
imagen divina en el hombre. Dios ha querido 'dejar al hombre en manos de su
propia   decisión',   para   que   así   busque   espontáneamente   a   su   Creador   y,
adhiriéndose libremente a El, alcance la plena y bienaventurada perfección.
La   dignidad   humana   requiere,   por   tanto,   que   el   hombre   actúe   según   su
conciencia y libre elección, es decir, movido e inducido por convicción interna
personal   y   no   bajo   la   presión   de   un   ciego   impulso   interior   o   de   la   mera
coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberado totalmente
de la cautividad de las pasiones, tiende a su fin con la libre elección del bien y
se procura medios adecuados para ello con eficacia y esfuerzo crecientes. La
libertad humana, herida por el pecado, para dar la máxima eficacia a esta
ordenación a Dios, ha de apoyarse necesariamente en la gracia de Dios. Cada
cual   tendrá   que   dar   cuenta   de   su   vida   ante   el   tribunal   de   Dios   según   la
conducta buena o mala que haya tenido.” (G.S. 17).
A   pesar   del   pecado,   Dios   siguió   amando   a   los   hombres   y   prometió   enviarles   un
salvador que los haría nuevamente hijos y amigos de Dios. Para preparar la venida
del Salvador, Dios quiso formar un pueblo y escogió para padre de ese pueblo a
ABRAHAM: “Yo haré de ti un gran pueblo, te bendeciré y engrandeceré tu nombre...
Bendeciré  a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan. Por ti serán
bendecidas todas las naciones de la tierra” (Gen. 12, 1­4).
Dios   le   promete   a   Abraham   que   tendrá   una   descendencia   numerosa   como   las
estrellas del cielo y las arenas del mar. Abraham comprende que Dios lo llama y lo
destina para una obra grande. Dios le pidió fidelidad y obediencia, y Abraham lo
siguió lleno de fe. Abraham es el hombre de la fe. Acepta todo cuanto Dios le dice y
manda   sin   maravillarse   y   sin   oponerse;   a   todo   renuncia   por   Dios,   incluso   está
dispuesto a sacrificar a su propio hijo. Por eso, se le llama a Abraham el “padre de
los creyentes”.
La fe y la esperanza de Abraham en las promesas que Dios le había hecho se realizó
plenamente cuando Dios le concede a su esposa Sara, en su vejez, concebir y dar a
luz a su hijo Isaac. Isaac se casó con Rebeca y le dio dos hijos, que fueron Esaú y
Jacob.   Pero   Dios   tenia   destinado   que   fuera   precisamente   de   la   descendencia   de
Jacob de donde nacería el Redentor prometido.
Dios   ratifica   a   Jacob   la   promesa   hecha   a   Abraham:   “Te   daré   una   tierra   donde
descanses, tu descendencia será como el polvo de la tierra, te extenderás de norte a
sur y de oriente a poniente. Por ti y por tu descendencia serán bendecidas todas las
naciones   de   la   tierra.   Yo   no   te   abandonaré   hasta   que   se   hayan   cumplido   mis
promesas” (Gen. 28,13­15).
Jacob tuvo 12 hijos. Uno de ellos fue José, quien fue vendido por sus hermanos a
causa de la envidia que le tenían y fue a parar como esclavo a Egipto, en donde
sufrió   mucho;   pero   después   llegó   a   ser   poderoso.   Una   gran   hambre   que   azotó
Palestina hizo que Jacob y sus hijos llegaran a Egipto; ahí encontraron a José, quien
les perdonó y acogió en su casa. Dios permitió todos estos acontecimientos para que
descubrieran los caminos de su Providencia. En Egipto, se fue formando el pueblo
escogido y, un día. Dios decide liberarlos con mano poderosa de la esclavitud .
En estos acontecimientos Dios nos enseña que a veces permite males para sacar
bienes en beneficio de todos nosotros. 
“Después  de la  etapa  de  los  patriarcas,  Dios  constituyó  a  Israel  como  su  Pueblo
salvándolo de la esclavitud de Egipto. Estableció con él la alianza del Sinaí y le dio
por medio de Moisés su Ley, para que lo reconociese y le sirviera como al único Dios
vivo y verdadero, Padre providente y juez justo, y para que esperase al Salvador
prometido (cfr. D.V. 3).” (C.C. 62)
Dios sacó a su pueblo por manos de Moisés de la esclavitud de Egipto y lo cuidó en
su peregrinación por el desierto: les dio agua para calmar su sed; los cubrió con una
nube durante el día. para protegerlos de los rayos del sol; los alimentó con el maná y
gran cantidad de codornices para calmar el hambre; los alumbraba durante la noche
con la columna de fuego. Dios se comunicaba continuamente con Moisés para darle
instrucciones. En el Monte Sinaí, Dios estableció con su pueblo una alianza: Dios le
dijo: “Yo seré su Dios; ustedes serán mi pueblo; y no tendrán otro Dios fuera de mi”.
El pueblo se comprometió a cumplir la ley grabada en piedras, a cumplir con los diez
mandamientos,   construyeron   el   Tabernáculo,   el   Arca   de   la   Alianza   y   en   ella
colocaron las tablas de la ley.
El sucesor de Moisés para llevar al pueblo de Israel a la tierra prometida fue Josué.
Después de varias penalidades, lograron cruzar el río Jordán, llegaron a Jericó y
tomaron posesión de la tierra prometida, no sin antes librar varias batallas con los
pueblos que estaban en posesión de aquellas tierras. Cuando el pueblo se estableció
en la tierra prometida, Dios les dio como gobernantes a los Jueces, que eran hombre
elegidos   por   Dios   para   librar   a   Israel   de   sus   enemigos,   entre   ellos   a:   Gedeón,
Sansón, Débora, Jefté; el ultimo de los Jueces fue Samuel, quien desde niño fue
consagrado   a   Dios   y   le   sirvió   en   el   templo;   siempre   escuchó   a   Dios   e   hizo   su
voluntad. A él le tocó, nombrar a Saúl como primer rey de Israel. 
Después de los jueces vino en Israel el período de los Reyes. Dios envió a ambos
reinos a sus mensajeros, los Profetas, para que hablaran al pueblo en su nombre.
Profeta es el hombre que habla en nombre de Dios. Recordaban al pueblo el gran
amor de Dios y le reprochaban su mal comportamiento, los invitaban a la conversión
y le recordaban la promesa hecha por Dios, de un Salvador o Redentor. 
“Por los profetas, Dios forma a su pueblo en la esperanza  de la salvación,  en la
espera de una Alianza nueva y eterna destinada a todos los hombres (cfr. Is 2,2­4), y
que   será   grabada   en   los   corazones   (cfr.   Jr   31,   31­34;   Hb   10,   16).   Los   profetas
anuncian   una   redención   radical   del   pueblo  de  Dios,   la   purificación   de   todas   sus
infidelidades (cfr. Ez. 36), una salvación que incluirá a todas las naciones (cfr. Is 49,
5­6,  53,11)  .   Serán   sobre   todo  los   pobres  y   los   humildes   del   Señor  (cfr.   So  2,   3)
quienes   mantendrán   esta   esperanza.   Las   mujeres   santas   como   Sara,   Rebeca,
Raquel, Miriam, Débora, Ana, Judit y Ester conservaron viva la esperanza de la
salvación de Israel. De ellas la figura más pura es María (cfr. Lc 1, 38).” (C.C. 64).

5.2.2. Dios libera integralmente al hombre a través de Jesús


Es el plan de Salvación que Dios tenía trazado desde antiguo, un plan eterno. En la
plenitud de los tiempos Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y sometido a la Ley;
todo   ello   para   rescatar   a   los   que   estaban   sometidos   a   la   Ley,   para   que   así
llegáramos   a   ser   hijos   adoptivos   de   Dios.   (cfr.   Gal   4,4­6).   San   Pablo   dirá   más
adelante: “ya no eres esclavo sino hijo, y tuya es la herencia por gracia de Dios” (Gal
4,7).
Dios   ha   cumplido   su   promesa   y   ha   enviado   a   su   Hijo   para   perdón   de   nuestros
pecados. La Iglesia desde siempre ha confesado su fe en su Señor:
“Nosotros creemos y confesamos que Jesús de Nazaret, nacido judío de una hija de
Israel,  en Belén  en  el tiempo del  rey Herodes  el  Grande y del  emperador César
Augusto; de oficio carpintero, muerto y crucificado en Jerusalén, bajo el procurador
Poncio Pilato, durante el reinado del emperador Tiberio, es el Hijo eterno de Dios
hecho hombre que ha “salido de Dios” (Jn 13, 3), 'bajó del cielo' (Jn 3, 13;6, 33), 'ha
venido en carne' (1 Jn 4, 2), por que 'la palabra se hizo carne, y puso su morada
entre nosotros, y hemos visto su gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno
de   gracia   y   de   verdad...   Pues   de   su   plenitud   hemos   recibido   todos,   y   gracia   por
gracia' (Jn 1, 14. 16).” (C.C. 423).
En el Evangelio de Lucas, al inicio de su ministerio Jesús declara cual es su misión,
Escuchemos este texto del Profeta Isaías que en Jesús se cumple, y es Él mismo
quien   nos   hace   esta   revelación:  “El   Espíritu   del   Señor   está   sobre   mí,   El   me   ha
ungido para traer la Buena Nueva a los pobres, para anunciar a los cautivos la
libertad y a los ciegos que pronto van a ver, para despedir libres a los oprimido y
para proclamar el año de la gracia del Señor.. Empezó a decirles ' Hoy se cumplen
estas profecías que acaban de escuchar' “. (Lc 4, 18­21).
Así comienza Jesús su Ministerio, una “misión liberadora”; no una liberación como
la   esperaban   los   judíos,   es   decir   una   liberación   política   o   social.   Jesús   viene   a
LIBERAR AL HOMBRE INTEGRALMENTE.
Ya   el   nombre   mismo   de   Jesús   nos   revela   su   identidad   y   su   misión   liberadora:
Jesús= Yaveh salva”. Dios salvará en Jesús, por medio de Jesús, a través de Jesús.
Jesús   ,   es   entonces   el   gran   liberador   enviado   por   Dios.   “Es   verdaderamente   el
Salvador del mundo” (Jn 4, 42).
“El nombre de Jesús significa que el Nombre mismo de Dios está presente en la
persona de su Hijo (cfr. Hch 5, 41; 3 Jn 7) hecho hombre para la redención universal
y definitiva de los pecados. El es el Nombre divino, el único que trae la salvación
(cfr. Jn 3, 18; Hch 2, 21) y de ahora en adelante puede ser invocado por todos porque
se ha unido a todos los hombres por la Encarnación (cfr. Rm 10, 6­13) de tal forma
que   “no   hay   bajo   el   cielo   otro   nombre   dado   a   los   hombres   por   el   que   nosotros
debamos salvarnos (Hch 4,12; cfr. Hch 9, 14; St 2, 7) “ (C.C. 432).
La Historia de la Salvación, no solo es realizada en el Pueblo de Israel, sino en toda
la humanidad. En Jesús de Nazaret, Hijo de Dios, se hace realidad la liberación de
Dios en favor de todos los hombres, ya que Dios quiere que todos los hombres se
salven y lleguen al conocimiento de la verdad. (cfr. 1 Tim 3, 3­6).
San Juan en su Evangelio define a Jesús como “el Cordero de Dios que quita el
pecado   del   mundo”.   Dicha   misión   Jesús   la   realiza   al   dar   la   vida   en   la   cruz   y
recuperarla en la resurrección. Jesús durante toda su vida pública, libera al hombre
explícitamente de sus pecados. Hay un pasaje que refleja exactamente la actitud de
Jesús, él sabe que aquello que le impide al hombre ser libre, es el pecado y de eso lo
libera (cfr. Mt. 9,1­7).
Esta liberación del pecado comprende también las consecuencias innumerables que
han seguido al pecado. Liberación amplísima que abarca todas las situaciones del
hombre.   Es   liberación   como   persona   individual   en   su   espíritu,   en   su   alma   y   su
cuerpo, y es liberación del hombre como célula viva que construye la comunidad
humana. Es una liberación del hombre como individuo, para poder así, a través de
los individuos liberar a toda la humanidad.
Pero   no   es   solamente   un   quitarnos   el   pecado,   sino   que   es   una   liberación   de   la
esclavitud en la que estamos, es decir nos capacita para ya no pecar. Es decir es un
ser trasladado de una esclavitud a una libertad, es una Pascua verdadera e íntegra.
“Con alegría testimoniamos que en Jesucristo tenemos la liberación integral para
cada uno de nosotros y para nuestros pueblos; liberación del pecado, de la muerte y
de la esclavitud, que está hecha de perdón y de reconciliación.” (S.D. 123).
Es pues preciso que se dé al joven esta gran verdad: sólo Jesús puede llenar las
aspiraciones más altas y entre ellas el descubrimiento de la verdadera libertad. Así
lo afirma el Documento de Puebla: 
“La   juventud   camina,   aún   sin   darse   cuenta,   al   encuentro   de   un   Mesías,   Cristo,
quien camina hacia los jóvenes. Sólo El hace verdaderamente libre al joven. Este es
el Cristo que debe ser presentado a los jóvenes como liberador integral, quien por el
Espíritu de las Bienaventuranzas ofrece a todo joven la inserción en un proceso de
conversión constante; comprende sus debilidades y le ofrece un encuentro personal
con El y la Comunidad, en los sacramentos de la reconciliación y la Eucaristía. El
joven debe experimentar a Cristo como amigo personal, que no falla nunca. camino
de total realización. Con El y por la ley del amor, camina al Padre común y a los
hermanos. Así se sienten verdaderamente feliz” (D.P. 1183).

5.2.3. Jesús es verdadero Dios y Verdadero Hombre


“El acontecimiento único y totalmente singular de la Encarnación del Hijo de Dios
no   significa   que   Jesucristo   sea   en   parte   Dios   y   en   parte   hombre,   ni   que   sea   el
resultado   de   una   mezcla   confusa   entre   lo   divino   y   lo   humano.   El   se   hizo
verdaderamente   hombre   sin   dejar   de   ser   verdaderamente   Dios.   Jesucristo   es
verdadero Dios y verdadero Hombre. La Iglesia debió defender y aclarar esta verdad
de fe durante los primeros siglos frente a unas herejías que la falseaban” (C.C. 464).
En el misterio de la encarnación, Dios se hace hombre y “la naturaleza humana ha
sido asumida, no absorbida” (G.S. 22). Es decir Jesús asume la naturaleza humana
completamente. El tiene cuerpo de hombre y alma de hombre. Esto lleva a tener
condiciones limitadas, tal es el caso, que Jesús nace como toda persona humana;
nace de una mujer.
Como   todo   hombre   nace   en   un   país   concreto,   con   una   determinada   situación
cultural e histórica. Jesús debió aprender en forma experimental como todo hombre.
Necesitaba ser enseñando a SER cada día más PERSONA como cualquier otra ser
humano en la tierra. En el Evangelio de San Lucas, nos habla de como Jesús, tuvo
que   ir   creciendo,  “en   sabiduría,   en   edad   y   en   gracia   para   Dios   como   para   los
hombres” (Lc 2, 52). Al igual que todos los hombres, de todas las épocas, Jesús pasa
por diversas etapas: la niñez, adolescencia, juventud. En cada una de ellas quiso
experimentar todo aquello que es propio de la humanidad.
Él,   siendo   de   condición   divina,   se   hizo   uno   más   igual   que   nosotros.   Dios   quiso
compartir todo con el hombre, incluso su misma debilidad, en todo menos el pecado.
San Pablo expresa el misterio de la encarnación del Hijo de Dios diciendo: “El cual
siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios, sino que se
despojó,   de   sí   mismo,   tomando   condición   de   siervo,   haciéndose   semejante   a   los
hombres y apareciendo en su porte como hombre.” Fil. 2, 6­7.
“El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido en cierto modo con todo hombre.
Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad
de   hombre,   amó   con   corazón   de   hombre.   Nacido   de   la   Virgen   María,   se   hizo
verdaderamente uno de los nuestros, semejante en todo a nosotros, excepto en el
pecado.” (G.S. 22).
Jesús es la imagen del Dios invisible, Dios  “que era invisible en su naturaleza se
hace   visible”   (Prefacio   de   Navidad).   Posee   como   todo   hombre   un   cuerpo   con
capacidades físicas, psicológicas y espirituales.
Físicamente, Jesús también padece necesidades humanas: Hambre (Mt 11,18­19);
Sed (Jn 4,7; Jn 19,28); Sueño (Mt 8,23­27); Cansancio (Jn 4,6), etc.
La Iglesia ha llegado a confesar la plena realización de la naturaleza humana de
Jesús.   es   decir,   Cristo   tenía   una   inteligencia   y   una   voluntad   de   hombre.   Sin
embargo  Cristo  también  es  Dios, y  todo lo que  hace por  su naturaleza  humana,
también pertenece al misterio de la Santísima Trinidad. Podríamos decir que en
Cristo, Dios expresa humanamente las costumbres de la Trinidad.
La inteligencia de Cristo es como la de todo hombre pero “debido a su unión con la
Sabiduría divina en la persona del Verbo encarnado, el conocimiento humano de
Cristo gozaba en plenitud de la ciencia de los designios eternos que había venido a
revelar   (cfr.   Mc   8,   31;   9,   31;   10,   33­34;   14,   18­20.26­30).”   (C.C.   474).   Toda
inteligencia busca la verdad, pero la inteligencia de Jesús es la verdad misma. Jesús
es la verdad misma.
De igual manera pasa con su voluntad. En el catecismo de la Iglesia encontramos
un   texto   que   nos   habla   de   la   voluntad   firme   que   tenia   Jesús.   Cristo   posee   dos
voluntades   y   dos   operaciones   naturales,   divinas   y   humanas,   no   opuestas,   sino
cooperantes,   de   forma   que   el   Verbo   hecho   carne,   en   su   obediencia   al   Padre,   ha
querido   humanamente   todo   lo   que   ha   decidido   divinamente   con   el   Padre   y   el
Espíritu Santo para nuestra salvación (cfr. D.S. 556­559).
“‘La voluntad humana de Cristo sigue a su voluntad divina sin hacerle resistencia
ni   oposición,   si   no   todo   lo   contrario   estando   subordinada   a   esta   voluntad
omnipotente' (DS 556)” (C.C. 475).
Por   la   voluntad   de   Jesús,   que   es   la   misma   voluntad   del   Padre,   es   posible   la
encarnación. Jesús es verdadero hombre y verdadero Dios. Ya San Juan lo declara
al comienzo de su evangelio:
“En el principio era el verbo y frente a Dios era el Verbo, y el Verbo era Dios... Y el
Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros” (Jn 1, 1.14).
Jesús es el Hijo de Dios, en quien se complace el Padre. Es el Hijo el que revela al
Padre. “A Dios nadie lo ha visto jamás; pero está el Hijo, el único, en el seno del
padre: El lo dió a conocer.” (Jn 1,18). 
“ ' La naturaleza humana del Hijo de Dios, no por ella misma sino por su unión con
el Verbo, conocía y manifestaba en ella todo lo que conviene a Dios' (S. Máximo el
Confesor, qu. dub. 66). Esto sucede ante todo en lo que se refiere al conocimiento
íntimo e inmediato que el Hijo de Dios hecho hombre tiene de su Padre (cfr. Mc 14,
36; Mt 11, 27; Jn 21, 18; 8, 55).” (C.C. 473).
Una manifestación de la divinidad de Jesús, es que él puede perdonar los pecados.
Lo podemos ver en el Evangelio de San Lucas en donde Jesús sana a un paralítico.
Primero lo libera de sus pecados. “viendo la fe de ellos, dijo 'Amigo, tus pecados te
son perdonados' “ (Lc 5, 20). Al ver esto sin saberlo los fariseos declaran que Jesús es
Dios, al decir: “ ¿Cómo este hombre puede hablar en forma tan escandalosa? ¿ Quién
puede perdonar los pecados sino solo Dios?” (Lc 5,21). Jesús al darse cuenta de sus
pensamientos y como prueba de su divinidad asevera:”  ¿Qué es más fácil decir: tus
pecados son perdonados, o: Levántate y anda? Sepan, pues, que el Hijo del Hombre
tiene poder en la tierra para perdonar los pecados.” (Lc 5, 23­24). 
Juan el Bautista lo declara como el “Cordero de Dios, el que carga con el pecado del
mundo” (Jn 1, 29).
Otra manifestación de su divinidad, es que hacia milagros 
“Jesús acompaña sus palabras con numerosos 'milagros, prodigios y signos' (Hch 2,
22) que manifiestan que el Reino está presente en El. Ellos atestiguan que Jesús es
el Mesías anunciado (cfr. Lc 7, 18­23).” (C.C. 547).
Los milagros son una respuesta de Jesús, verdadero Dios, hacia el hombre. Para
responder   a   la   Fe   del   hombre,   para   acrecentar   o   para   despertar   la   Fe   en   los
hombres. “Por lo tanto, los milagros fortalecen la fe en Aquel que hace las obras de
su   Padre:   éstas   testimonian   que   él   es   Hijo   de   Dios”   (C.C.   548).  Dios   libera
integralmente al hombre y Jesús al ver el sufrimiento de los hombres  los  libera
también de la enfermedad, la injusticia, y el hambre. Pero sobre todo su misión es
liberar al hombre del pecado.
Muchas   personas   que   han   conocido   a   Cristo   lo   han   proclamado   como   verdadero
Dios, como San Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. De hecho el mismo
Jesús declara su divinidad ante Caifás. “le preguntaron todos: 'Entonces, ¿tú eres el
Hijo de Dios? ' Les declaró: 'Dicen bien, lo soy' “. (Lc 22, 70).
Es pues Jesús hombre y Dios, no es un Hombre que se ha hecho Dios. Es DIOS que
se ha hecho HOMBRE. Esta gran verdad el Documento de Puebla nos pide que la
anunciemos como un deber:
“Es   nuestro   deber   anunciar   claramente,   sin   dejar   lugar   a   dudas   o   equívocos,   el
misterio de la Encarnación: tanto la divinidad de Jesucristo tal como lo profesa la fe
de la Iglesia, como la realidad y la fuerza de su dimensión humana e histórica.”
(D.P. 175).

5.2.4. Es el hombre en plenitud


“En   realidad,   el   misterio   del   hombre   sólo   se   esclarece   en   el   misterio   del   Verbo
encarnado” (G.S. 22)
La Iglesia debe recordar siempre que en Jesucristo se nos ha dado la verdadera y
específica imagen del hombre y de lo humano. Jesucristo es el más decisivo entre los
hombres   decisivos   de   la   historia.   Toda   su   vida,   Jesús   se   muestra   como   nuestro
modelo (cfr. Rm 15, 5; Flp 2, 5): Es el hombre perfecto. “En Él la humanidad tiene
la medida de su dignidad y el sentido de su desarrollo” (S.D. 8).
El mensaje de amor que trae Cristo es siempre importante, siempre interesante y
siempre actual. El mundo de hoy a pesar de los descubrimientos y avances de la
ciencia y tecnología, a pesar de que el hombre hoy más que nunca tiene todo a su
alcance, está más sediento de felicidad y de encontrar la verdad, está en busca de la
alegría, pero sobre todo del amor. Y todo eso Jesús es quien nos indica como lograrlo
o encontrarlo; es más, todo ello se encuentra en Cristo y en su modelo de vida. 
“En   el   conocimiento   de   Cristo   encontraréis   la   clave   del   Evangelio.   En   el
conocimiento   de   Cristo   podréis   comprender   las   necesidades   del   mundo.   Desde   el
momento que El se ha hecho como nosotros en todo, menos en el pecado, vuestra
unión con Jesús de Nazaret no podrá ser nunca, y no lo será, un obstáculo para
comprender   y   responder   a   las   necesidades   del   mundo.   Y.   finalmente,   en   el
conocimiento   de   Cristo   no   sólo   descubriréis   y   entenderéis   las   limitaciones   de   la
sabiduría y de las soluciones humanas a las necesidades de la humanidad, sino que
experimentaréis   también   el   poder   de   Jesús   y   el   valor   de   la   razón   y   el   esfuerzo
humanos   cuando   se   comprenden   desde   la   fuerza   de   Jesús,   cuando   se   hallan
redimidos en Cristo.” (Juan Pablo II ).
5.2.5. Nos muestra una nueva manera de vivir
Jesús   nos   llamó   a   un   estilo   de   vida   radical.   El   trasciende   la   ley   del   Antiguo
Testamento para invitarnos a buscar la felicidad. Todos buscamos universalmente
la felicidad, luchamos por alcanzarla y parece que en ocasiones ésta se niega.
Jesús que conoce lo que existe en el corazón del hombre, al comenzar su predicación,
manifiesta   todo   un   programa   de   vida.   Un   programa   para   ser   FELIZ.   Dicha
predicación la realizó en lo que hoy conocemos como el Sermón de la Montaña, cuyo
centro son las BIENAVENTURANZAS.
“Las bienaventuranzas responden al deseo natural de felicidad. Este deseo es de
origen divino: Dios lo ha puesto en el corazón del hombre a fin de atraerlo hacia El,
el único que lo puede satisfacer” (C.C. 1718).
Jesús   comienza   así   su   predicación,   no   recordando   los   viejos   preceptos   y   dando
algunos nuevos. Viene a dar un cumplimiento pleno a la Ley. Viene a inaugurar la
época del Reino de Dios, Reino del cual Jesús mismo es el Rey.
Dios se ha hecho presente entre los hombres. Con esta llegada todos los hombres de
aquí en adelante podrán gozar de los privilegios de la Dignidad de los Hijos de Dios.
El hombre a pesar de las dificultades podrá recibir consuelo, obtener misericordia,
poseer la sabiduría, el amor, la paciencia y conocer la voluntad, del mismo Dios.
Podrán gozar y participar de su naturaleza divina.
Jesús coloca a las Bienaventuranzas como el centro de su mensaje. “Con ellas Jesús
recoge las promesas hechas al pueblo elegido desde Abraham; pero las perfecciona
ordenándolas no sólo a la posesión de una tierra, sino al Reino de los Cielos.” (C.C.
1716)
Cada una de las bienaventuranzas están compuestas por dos partes, una condición
moral y una promesa. La promesa en cada una es la misma, aunque expresada de
diversas   formas   (verán   a   Dios,   serán   consolados,  serán   llamados   Hijos   de   Dios),
todas prometen el mismo Reino de Dios.
Otra característica de las Bienaventuranzas es que están ligadas y relacionadas. El
cumplir una nos lleva a cumplir el resto de las demás.
La promesa y el cumplimiento de la Felicidad, prometida en la Bienaventuranza,
comienza aquí en la tierra, en esta vida. Pero tiene el cumplimiento pleno y perfecto
en   la   otra   vida.   Nadie   ha   imaginado   siquiera   lo   que   Dios   tiene   preparado   para
aquellos que le aman.
“Las bienaventuranzas descubren la meta de la existencia humana, el fin último de
los actos humanos: Dios nos llama a su propia bienaventuranza. Esta vocación se
dirige  a  cada  uno  personalmente,  pero también  al   conjunto de  la   Iglesia,  pueblo
nuevo de los que han acogido la promesa y viven de ella en la fe.” (C.C. 1719).
Jesús   nos   da   los   verdaderos   criterios   de   vida,   criterios   de   felicidad.   Nos   revela
aspectos que por sí solo el hombre no podría descubrir. Esta predicación de Jesús
“nos coloca ante opciones morales decisivas. Nos invita a purificar nuestro corazón
de sus malvados instintos y a buscar el amor de Dios por encima de todo. Nos enseña
que la  verdadera  dicha no  reside  ni en la riqueza o el bienestar,  ni  en la  gloria
humana o el poder, ni en ninguna obra humana, por útil que sea, como las ciencias,
las técnicas y las artes, ni en ninguna criatura, sino sólo en Dios, fuente de todo bien
y de todo amor” (C.C. 1723).
El problema no es poseer la riqueza, el poder, la fama, etc; el problema consiste en
creer que estos son los criterios para obtener la felicidad, en poner nuestro corazón
en ellos. Tal vez puedan producir en ocasiones un sentimiento de bienestar, pero al
final   lo   único   que   se   logra   es   aumentar   el   orgullo,   la   vanidad,   la   soberbia   y   en
ocasiones las decepciones. El anhelo de felicidad del hombre, es infinito y no puede
ser saciado con cosas finitas. Solo Jesús el hombre plenamente feliz y plenamente
maduro, puede indicar al  hombre  el  verdadero  sentido  de  su vida.  Él  se declara
como “El camino, la verdad y la vida” y por lo mismo nos da los criterios por los
cuales podremos ser realmente PLENOS Y FELICES.
“El Decálogo, el Sermón de la Montaña y la catequesis apostólica nos describen los
caminos   que   conducen   al   Reino   de   los   Cielos.   Por   ellos   avanzamos   paso   a   paso
mediante   los   actos   de   cada   día   sostenidos   por   la   Gracia   del   Espíritu   Santo.
Fecundados por la Palabra de Cristo, damos lentamente frutos en la Iglesia para la
gloria de Dios (cfr. la parábola del Sembrador: Mt 13, 3­23) “ (C.C. 1724).
Lo central en el mensaje de Jesús es el Amor. 
“Mi mandato es éste: Ámense unos a otros como yo los he amado. No hay amor más
grande que éste: dar la vida por sus amigos” (Jn 15, 12­13). 
Solo con amor es posible caminar por la senda de las Bienaventuranzas. Con amor
se puede hacer vida aquello:
“Ustedes saben que se dijo ' Ojo por ojo y diente por diente'. En cambio yo les digo:
No resistan a los malvados. Preséntale la mejilla izquierda al que te abofetea la
derecha.... Si alguien te obliga a llevarle la carga, llévasela el doble más lejos. Dale
al que te pida algo y no le devuelvas la espalda a quien te solicite algo prestado” (Mt
5, 38­42).
¿Hasta que grado hay que AMAR?. Jesús expresa en el Sermón de la Montaña que
hay que amar a los enemigos; más adelante San Juan expresará “nos amó hasta el
extremo”. Jesús nos ha dado ejemplo de esa nueva manera de vivir, la vida según el
amor. Se podrá dar la vida, pero si no hay amor de nada sirve (cfr. 1 Cor 13). Todos
los cristianos estamos llamados a vivir según la Ley de Dios, la cual encuentra su
cumplimiento pleno, solo en el AMOR. 

5.2.6. Es el Hijo de Dios


San Juan al inicio de su Evangelio, confiesa esta gran verdad, que Jesús es el Hijo
de Dios: “Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros: hemos visto su gloria, la
que corresponde al Hijo Único cuando su Padre lo glorifica.” (Jn 1, 14). Llegada la
plenitud de los tiempos Dios envió a su Hijo, el cual nació de mujer y fue sometido a
la Ley, para que así llegáramos a ser hijos adoptivos de Dios. Dios ha querido que
por medio de Jesucristo seamos sus Hijos. Cristo es el primero de muchos hermanos.
Pero Él es el Hijo único, y nosotros somos hijos adoptivos de Dios, por los méritos de
nuestro Hermano Jesucristo. Nuestra filiación respecto al Padre, es muy distinta a
la de Jesús. Él es el Hijo Único de Dios, que es uno mismo con el Padre, al participar
de su Gloria y que desde siempre ha existido.
Esta gran verdad, el mismo Padre lo expresa en momentos importantes en la vida
de Cristo, como fueron su bautismo y la Transfiguración. En ellos el Padre exclama:
“Este es mi Hijo Amado” (Mt 3, 17: 17, 5).
En el Bautismo, que significaba el comienzo de la vida pública de Jesús, el Padre lo
manifiesta como el Mesías y su verdadero Hijo. En la Transfiguración, antes de la
Pascua, se muestra la Gloria del Hijo de Dios.
Es importante el testimonio del Padre en estos momentos. “ En el umbral de la vida
pública se sitúa el Bautismo; en el de la Pascua, la Transfiguración. Por el bautismo
de   Jesús   '   fue   manifestado   el   misterio   de   la   primera   regeneración'   :   nuestro
bautismo;   la   Transfiguración   es   'el   sacramento   de   la   segunda   regeneración'   :
nuestra propia resurrección (Santo Tomas s. th. 3, 45, 4, ad 2 ). “ (C.C. 556).
Jesús al hacerse hombre, por su muerte y su resurrección, gana para nosotros una
filiación   con   Dios.   Ahora   somos   Hijos   adoptivos.   Sin   embargo   no   es   la   misma
filiación divina que la de Jesús. Él a pesar de haber enseñado a sus discípulos a
dirigirse a Dios llamándole “Padre” (Lc 11,2), sin embargo, distingue su filiación
divina de los demás hombres. Con excepción de la oración del Padre nuestro. Jesús
habla a sus discípulos del Padre, refiriéndose a “vuestro Padre” (Mt 6, 8 y 15), a “su
Padre” (Mt 13, 43).
La aseveración más clara de esta distinción la encontramos en las palabras de Jesús
a María Magdalena “ Anda a decirles a mis hermanos que subo donde mi Padre, que
es Padre de ustedes; donde mi Dios, que es Dios de ustedes” (Jn 20, 17). Jesús ha
hecho que todos sus discípulos de cualquier tiempo participaran de la filiación con el
Padre, sin embargo la filiación de Jesús sigue siendo única. “ Mi Padre puso todas
las cosas en mis manos. Nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre
sino el Hijo y aquellos a los que el Hijo quiere dárselo a conocer” (Mt 11, 27).
Sus   discípulos   descubrieron  esta   gran   verdad,   conforme   se  revelaba   la  figura  de
Cristo. En una ocasión en donde Jesús les pregunta “¿Y ustedes, quien dicen que soy
yo?” (Mt 16,15). Inmediatamente Pedro confiesa “ Tu eres el Cristo, el Hijo de Dios
Vivo” (Mt 16,16). Una revelación que proviene del mismo Padre.
El mismo Jesús confiesa su divinidad y su filiación de Hijo Único. Escuchemos este
pasaje en el evangelio de San Marcos: “Nuevamente el Sumo Sacerdote le preguntó:
'¿Eres tú el Cristo, el Hijo de Dios Bendito? '. Jesús respondió ' Yo soy, y un día
verán al Hijo del Hombre sentado a la derecha de Dios poderoso y viniendo en medio
de las nubes del cielo' “ (Mc 14, 61­62) . Esta confesión le costó a Jesús la vida. Pero
Él, siendo la verdad misma, nuevamente declara lo que es cierto y afirma cual es su
procedencia: El mismo Padre.
Inclusive   en   el   momento   de   la   muerte   de   Jesús,   el   soldado   romano   lo   reconoce:
“verdaderamente   este   hombre   era   Hijo   de   Dios”   (Mc   15,   39).  Después   de   su
Resurrección, su filiación divina aparece en el poder de su humanidad glorificada: '
Constituido   Hijo   de   Dios   con   el   poder,   según   el   Espíritu   de   santidad,   por   su
resurrección de entre los muertos' (Rm 1, 4; cfr. Hch 13, 33).  Los apóstoles podrán
confesar “Hemos visto su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno
de gracia y de verdad” (Jn 1, 14).
Así lo confesamos cada domingo “Creemos en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de
Dios.... Engendrado, no creado. de la misma naturaleza que el Padre.” (Credo). “El
nombre de Hijo de Dios significa la relación única y eterna de Jesucristo con Dios su
Padre: El es el Hijo único del Padre (cfr. Jn 1, 14.18; 3, 16.18) y El mismo es Dios
(cfr. Jn 1, 1). Para ser cristiano es necesario creer que Jesucristo es el Hijo de Dios
(cfr. Hch 8, 37; 1 Jn 2, 23)” (C.C. 454).

5.2.7. Nos descubre el amor de Dios hacia nosotros


Jesús   se   hace   hombre,   haciendo   la   voluntad   del   Padre,   que   lo   ha   enviado.   Su
presencia significa cuánto vale el hombre para Dios. ¿Qué es el hombre Señor, para
que de él te acuerdes?. Dios ha visitado a su pueblo, enviando a su hijo amado para
la salvación de los hombres. ha enviado a su HIJO amado, por amor al hombre. La
presencia de Jesús es signo inequívoco y real del amor de Dios al hombre.
“Jesús, al aceptar en su corazón humano el amor del Padre hacia los hombres, ' los
amó hasta el extremo' (Jn 13, 1) porque ' nadie tiene mayor amor que el que da su
vida por sus amigos' (Jn 15, 13). Tanto en el sufrimiento como en la muerte, su
humanidad se hizo el instrumento libre y perfecto de su amor divino, que quiere la
salvación   de   los   hombres   (cfr.   Hb   2,   10.17­18;   4,   15;   5,   7­9).   En   efecto,   aceptó
libremente su pasión y su muerte por amor a su Padre y a los hombres que el Padre
quiere salvar: 'Nadie me quita la vida: yo la doy voluntariamente' (Jn 10,18). De
aquí la soberana libertad del Hijo de Dios cuando El mismo se encamina hacia la
muerte (cfr. Jn 18, 4­6; Mt 26, 53).” (C.C. 609).
Es pues  la vida  de Jesús  un  Sacramento  del  Padre. Jesús durante toda  su vida
desde  la   encarnación   hasta   la   muerte  y  resurrección  nos   muestra   la   imagen  del
Padre. Al comenzar su predicación Jesús, proclama la Buena Nueva 
“El plazo está vencido, el Reino de Dios se ha acercado. Arrepiéntase y crean en la
Buena   Nueva”   (Mc   1,   15).   “Este   Reino   inaugurado   por   Jesús   nos   revela
primeramente   al   propio   Dios   como   '   un   Padre   amoroso   y   lleno   de   compasión'
(RM.13), que llama a todos, los hombres y mujeres, a ingresar en él.” (S.D. 4).
Cristo  “es   el   Evangelio   viviente   del   amor   del   Padre”   (S.D.   8).  Cada   uno   de   sus
palabras, obras, gestos nos revelan al Padre  “El que me ha visto a mí ha visto al
Padre” (Jn 14, 9). Es el centro mismo del designio amoroso de Dios hacia el hombre. 
Rompe con todo el esquema que tenía el Pueblo Judío del Dios lejano, del Dios de los
Ejércitos. Jesús, cuando enseña a sus discípulos a orar, les dice que se dirijan a Dios
como a un PADRE. Muchas de sus Parábolas (el hijo pródigo, la oveja perdida, etc.)
nos hablan de la misericordia, la paciencia, el amor intenso y personal que Dios
tiene para cada hombre.
Jesús revela la estrecha comunión que existe entre el Hijo y el Padre: “créanme: yo
estoy en el Padre, y el Padre está en mí” (Jn 14. 11). Cristo nos pide permanecer en
Él, para que el Padre permanezca en nosotros y podamos gozar de la plenitud del
amor.  “   Si   alguien   me   ama,   guardará   mis   palabras,   y   mi   Padre   lo   amará   y
vendremos a él para hacer nuestra morada en él” (Jn 14, 23).
Después de esta gran revelación del Amor de Dios. se nos revela que el amor de Dios
se atestigua en el amor fraterno (cfr. 1 Jn 4, 20), del cual no se puede separar: 'Si
nos amamos unos a los otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en
nosotros   a   su   plenitud   '   (1   Jn   4,   12).  '   Por   tanto,   la  naturaleza   del   Reino   es   la
comunión de todos los seres humanos entre sí y con Dios' (R.M. 15)” (S.D. 5). 

5.2.8. Se entrega en la Cruz para reconciliarnos con el Padre y liberarnos del


pecado.
Lo esencial de este punto ya lo hemos visto en este mismo capítulo, en el apartado 4.
¿Cuál es el mensaje central?”. Sin embargo tocaremos aquí algunos aspectos de este
hecho tan importante en la vida del hombre.
Así   como   la   venida   de   Cristo   es   el   momento   culminante   en   la   historia   de   la
humanidad, así también la Misión de Cristo vive sus momentos más importantes en
los tres  últimos días de su vida. En ellos, en lo que conocemos como Su Pasión,
Muerte   y   Resurrección,   Jesús   lleva   a   cabo   plenamente   su   misión,   se   somete
plenamente a la voluntad del Padre para nuestra salvación. Son los tres días más
importantes de su existencia, y son también los tres días más significativos de la
historia de la humanidad, ya que en ellos Jesús consigue la salvación del mundo
entero. La Pascua constituye la fuente, el centro y la cumbre de la fe cristiana.
Dios se ha revelado en Cristo Jesús y ha querido salvar a todo hombre y todo el
hombre, y lo realiza sólo por mediación de Jesucristo. “El nombre de Jesús significa
'Dios salva'. El niño nacido de la Virgen María se llama 'Jesús' 'porque él salvará a
su pueblo de sus pecados' (Mt 1, 21); 'No hay bajo el cielo otro nombre dado a los
hombres por el que nosotros debamos salvarnos' (Hch 4, 12) (C.C. 452).
El Pueblo de Israel esperaba un liberador político. Ellos creían que Dios los iba a
liberar y les daría el poder sobre los demás pueblos. Pero Dios, que ve más lejos que
el hombre, sabe perfectamente de que tiene que liberar al mismo.
Jesús nos libera de la esclavitud del pecado, nos libera de Satanás y de sus obras.
En   el   evangelio   de   San   Juan,   nos   narra   como   con   su   muerte   en   la   cruz   y   su
resurrección queda vencido Satanás y la humanidad liberada. “Ahora es el juicio del
mundo; ahora el amo de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo haya sido
elevado de la tierra, atraeré a todos a mí” (Jn 12, 31­32)
Jesús   sube   voluntariamente   a   Jerusalén   donde,   y   Él   sabe   perfectamente   va   ha
morir   por   los   pecados   de   la   humanidad.   El   Domingo   de   Ramos   festejamos   este
acontecimiento; ya desde aquí se van cumpliendo como por nota cada una de las
Escrituras. 
Jesús, al cumplir “el mandato del Padre, se entregó libremente a la muerte en la
Cruz, meta del camino de su existencia. El portador de la libertad y del gozo del
Reino de Dios quiso ser la víctima decisiva de la injusticia y del mal de este mundo.
El dolor de la creación es asumido por el Crucificado que ofrece su vida en sacrificio
por   todos:   Sumo   Sacerdote   que   puede   compartir   nuestras   debilidades:   Víctima
Pascual que nos redime de nuestros pecados; Hijo obediente que encarna ante la
justicia   salvadora   de   su   Padre   el   clamor   de   liberación   y   redención   de   todos   los
hombres.” (D.P. 194)
Jesús celebra la Pascua con sus discípulos anticipadamente; este es ya signo de la
Nueva   Alianza   de   Dios   con   su   Pueblo.   La   Antigua   Alianza   ya   pasó   y   ahora   se
establece   una   Nueva,   única   y   eterna   Alianza   con   el   Hombre.  “Jesús   expresó   de
forma   suprema   la   ofrenda   libre   de   si   mismo   en   la   Cena   tomada   con   los   Doce
Apóstoles (cfr. Mt 26, 20), en ' la noche en que fue entregado ' (1 Cor 11, 23). En la
víspera de su pasión, estando todavía libre, Jesús hizo de esta última Cena con sus
Apóstoles el memorial de su ofrenda voluntaria al Padre (cfr. 1 Cor 5, 7), por la
salvación de los hombres: ' Este es mi Cuerpo que va a ser entregado por vosotros '
(Lc 22, 19). ' Esta es mi sangre de la Alianza que va a ser derramada por muchos,
para remisión de los pecados ' (Mt 26, 28) “ (C.C. 610)..
“La Eucaristía que instituyó en este momento será el 'memorial' (1 Cor. 11, 25) de
su   sacrificio.   Jesús   incluye   a   los   Apóstoles   en   su   propia   ofrenda   y   les   manda
perpetuarla (cfr. Lc 22, 19). Así Jesús instituye a sus Apóstoles sacerdotes de la
Nueva Alianza: ' Por ellos me consagro a mi mismo, para que ellos sean también
consagrados en la verdad ' Jn 17, 19; cfr. C. Trento: DS 1752, 1764).” (C.C. 611).
Así pues cada vez que la Iglesia celebra la Eucaristía, celebra el paso de Jesús a su
Padre por su muerte y su resurrección, para la salvación del mundo. Aunque la
Eucaristía sea el memorial, no significa que el Sacrificio en la cruz se repita a cada
momento.  “Este   sacrificio   de   Cristo   es   único,   da   plenitud   y   sobrepasa   todos   los
sacrificios (cfr. Hb 10, 10). Ante todo es un don del mismo Dios Padre: es el Padre
quien entrega al Hijo para reconciliarnos con El (cfr. Jn 4, 10). Al mismo tiempo es
ofrenda del Hijo de Dios hecho hombre que, libremente y por amor (cfr. Jn 15, 13),
ofrece su vida (cfr. Jn 10, 17­18) a su Padre por medio del Espíritu Santo (cfr. Hb 9,
14),   para   reparar   nuestra   desobediencia.”   (C.C.   614).  El   Sacrificio   de   Jesús   es
también irrepetible, es definitivo. Con él trae la salvación a todos los hombres, de
todos los tiempos, no sólo a unos cuantos, no sólo a los de su tiempo, sino a toda la
humanidad.  “Ningún hombre, aunque fuese el más santo, estaba en condiciones de
tomar sobre sí los pecados de todos los hombres y ofrecerse en sacrificio por todos. La
existencia en Cristo de la Persona divina del Hijo, que al mismo tiempo sobrepasa y
abraza   a   todas   las   personas   humanas   y   que   le   constituye   Cabeza   de   toda   la
humanidad, hace posible su sacrificio redentor por todos.” (C.C. 616).
Después de la Cena Pascual, los acontecimientos toman un rumbo trágico. Podemos
decir que dichos acontecimientos suceden en tres etapas: la Soledad de Jesús; el
rechazo por parte de todos y su adhesión a la voluntad del Padre, en la cruz.
Jesús se dirige al Huerto de los Olivos, para hacer oración. En esos momentos, como
nunca   antes,   expresa,  de  una   forma   tan  viva,   la   situación   emocional   por  la   que
estaba   pasando.   Cuando   empieza   a   experimentar   pavor   y   angustia,   confiesa   su
debilidad “Siento en mi alma un tristeza mortal” (Mc 14, 34). Pero es ahí, en esos
momentos precisos, en los que Jesús reafirma que ha venido al mundo para cumplir
la voluntad de su Padre.
El juicio hecho a Jesús comprueba que, en verdad, Cristo da la vida; nadie se la
quita. La Iglesia vive el camino de la Cruz en la piedad popular en lo que conocemos
como el VIA CRUCIS. Jesús carga con los pecados de la humanidad. 
Jesús es el cordero inmaculado que quita el pecado del mundo, el cordero que con su
pasión, su dolor, su muerte y su Resurrección se entrega por nosotros.
En la Cruz Jesús consuma el sacrificio que redime a todos los hombres. Ha aceptado
plenamente su pasión, desde la última cena hasta su resurrección. Dios ha querido
que en la hora del poder de las tinieblas, el hombre se salve. En Jesús Dios nos
reconcilió consigo mismo y con todos los hombres. “me amó y se entregó por mí “ (Gal
2, 20).
La   primera   consecuencia   de   la   liberación   que   Cristo,   mediante   la   entrega   de  su
propia vida, obró en los hombres es que, redimidos del pecado, hemos quedado libres
para poder vivir una vida de justicia y de santidad. “Con eso, libres del pecado, se
hicieron esclavos de la Santidad” (Rm 6, 18).
Al padecer por nosotros Jesús nos dió ejemplo de lo que sus discípulos tenemos que
hacer, y hasta qué grado llega el “amar hasta el extremo”. Abrió el camino donde el
dolor y la muerte adquieren un nuevo valor y un nuevo sentido. 
“La Cruz es el único sacrificio de Cristo, “único mediador entre Dios y los hombres (I
Tm 2, 5). Pero, porque en su Persona divina encarnada 'se ha unido en cierto modo
con todo hombre' (G.S. 22, 2), El 'ofrece a todos la posibilidad de que, en la forma de
Dios sólo conocida, se asocien a este misterio pascual' (G.S. 22, 5). El llama a sus
discípulos a 'tomar su cruz y a seguirlo' (Mt 16 24), porque El 'sufrió por nosotros
dejándonos ejemplo para que sigamos sus huellas' (I P2, 21). El quiere, en efecto,
asociar a su sacrificio redentor a aquellos mismos que son sus primeros beneficiarios
(cfr. Mc 10,39; Jn 21, 18­19; Col 1, 24). Eso lo realiza en forma excelsa en su Madre,
asociada mas íntimamente que nadie al misterio de su sufrimiento redentor (cfr. Lc
2, 35)” (C.C. 618).

5.2.9. Resucita para que tengamos una Vida Nueva


Al igual que el punto anterior este tema ya lo hemos tratado en el apartado 4. ¿Cuál
es   el   mensaje   central?.   No   obstante,   veremos   de   nuevo   algunos   aspectos
significativos.
La Resurrección es un paso de la muerte a la vida. Esta vida brota de la muerte: la
muerte engendra la vida, no en el sentido de una consecuencia lógica, como después
de   la   noche   viene   el   día,   sino   que   esta   vida   que   brota   de   la   muerte   es   la
resurrección, la cual no es de ninguna manera volver a un estado de vida anterior.
La   muerte   al   pecado   engendra   la   vida   de   la   gracia;   el   hombre   viejo,   una   vez
destruido, da nacimiento al hombre nuevo. San Pablo lo expresa muy bien en su
carta a los Romanos. “Lo sabemos: con Cristo fue crucificado algo de nosotros, que es
el hombre viejo, para destruir lo que de nuestro cuerpo estaba esclavizado al pecado.
Pues morir es liberarse del pecado. Y si hemos muerto con Cristo, creemos también
que viviremos con él.” (Rm 6, 6­8).
Los testimonios en el Nuevo Testamento sobre la resurrección son tan numerosos y
diversos, que podemos afirmar que Jesús tras su muerte, demostró seguir vivo en
plenitud,   participando   de   la   Gloria   de   su   Padre.   Los   testigos   de   este   hecho   lo
profesaron   como   su   resurrección   de   los   muertos.   Nadie   afirma   haber   visto   el
momento preciso de tal hecho sobrenatural. Nadie supo la hora, ni de qué manera
sucedió. Pero los discípulos creen en las palabras de Jesús que anuncia su propia
resurrección,   antes   de   su   pasión.  “Luego   comenzó   a   enseñarles   que   el   Hijo   del
Hombre   debía   sufrir   mucho   y   ser   rechazado   por   los   notables,   los   jefes   de   los
sacerdotes   y   los   maestros   de   la   Ley;   que   iba   a   ser   condenado   a   muerte   y   que
resucitaría después de tres días” (Mc 8, 31).
Dentro de los testigos de la Resurrección encontramos dos tipos de narraciones: las
que   se   refieren   al   descubrimiento   de   la   tumba   vacía   y   las   que   tratan   de   las
manifestaciones de Jesús Resucitado.
“Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la ha
cumplido   en   nosotros,   los   hijos,   al   resucitar   a   Jesús'   (Hch   13,   32­33).   La
Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y
vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como
fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento,
predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz: “
(C.C. 638).
Los cuatro evangelios narran la experiencia de las mujeres al encontrar la tumba
vacía. El hecho de la Tumba vacía no lleva a la conclusión de la Resurrección. Es un
signo,   que   acompañó   el   testimonio   de  las   primeras   personas   que   vieron   al
Resucitado.
“A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial. Su
descubrimiento   por   los   discípulos   fue   el   primer   paso   para   el   reconocimiento   del
hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cfr. Lc
24, 3. 22­23), y después de Pedro (cfr. Lc 24, 12). 'El discípulo que Jesús amaba' (Jn
20, 2) afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir 'las vendas en el
suelo'   (Jn   20,   6),   'vio   y   creyó'   (Jn   20,   8).   Eso   supone   que   constató   el   estado   del
sepulcro vacío (cfr. Jn 20, 5­7), que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido
ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como
había sido el caso de Lázaro (cfr. Jn 11, 44).” (C.C. 640).
“Ante estos testimonios es imposible interpretar la resurrección de Cristo fuera del
orden físico, y no reconocerla como un hecho histórico. Sabemos por los hechos que
la fe de los discípulos fue sometida a la prueba radical de la pasión y de la muerte
en   cruz   de   su   Maestro,   anunciada   por   El   de   antemano   (cfr.   Lc   22,   31­32).   La
sacudida provocada por la pasión fue tan grande que (por lo menos algunos de ellos)
no creyeron   tan pronto en  la  noticia de la  resurrección.  Los  Evangelios,  lejos  de
mostrarnos una comunidad arrobada por una exaltación mística, nos presentan a
los discípulos abatidos ('la cara sombría'; Lc 24, 17) y asustados (cfr. Jn 20, 19). Por
eso no creyeron a las santas mujeres que regresaban del sepulcro y 'sus palabras les
parecían como desatinos' (Lc 24,11; cfr. Mc 16, 11.13). Cuando Jesús se manifiesta a
los Once en la tarde de Pascua, 'les echó en cara su incredulidad y su dureza de
cabeza por no haber creído a quienes le habían visto resucitado' (Mc 16, 14)” (C.C.
643).
Los Evangelios presentan las manifestaciones de Cristo resucitado como verdaderas
“apariciones”, no como visiones. Una visión sería lo ocurrido a Saulo de Tarso en
Damasco. lo cual es muy distinto a las apariciones relatadas en los Evangelios.
Una  de  las  primeras  apariciones  fue a  María  Magdalena,  la  cual  no reconoció  a
Jesús debido a que lo imaginaba  según  su anterior vida  terrena,  y no cae en la
cuenta de que Cristo, aun siendo el mismo de antes, se encuentra de una manera
transfigurada. La resurrección de Cristo no es simplemente una reanimación, Este
hecho es otra cosa;  Él no se ha limitado a retornar al tipo de vida nuestro para
volver a morir de nuevo. La vida de Cristo es vida eterna.
“Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, no muere más y que
la  muerte,  en adelante nada  podrá  con  él.  La   muerte de Cristo  fue un  morir  al
pecado y un morir para siempre; su vida ahora es vivir para Dios “ (Rm 6, 9­10). En
su  cuerpo   resucitado,  Jesús  pasa   del   estado  de muerte  a   otra   vida   más   allá   del
tiempo y del espacio. En la Resurrección, el cuerpo de Jesús se llena del poder del
Espíritu Santo; participa de la vida de Dios en el estado de su gloria que su persona
divina ya gozaba desde la eternidad, pero que es toda una novedad para su persona
humana, y por consiguiente para la nuestra. Tanto que San Pablo puede decir de
Cristo que es “el hombre celestial” (cfr. 1 Cor 15, 35­50).
La gloria, no del Verbo, sino del Verbo encarnado, es una ganancia de la Pascua de
Jesús, que será comunicada a todos nosotros, en la medida que, por el bautismo y
una vida digna del bautismo, seamos asociados al Misterio Pascual de Cristo.” Pues,
por el bautismo, fuimos sepultados junto con Cristo para compartir su muerte, y, así
como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, también
nosotros   hemos   de   caminar   en   una   vida   nueva.   Hemos   sido   injertados   en   Él   y
participamos de su muerte; pero también participaremos de su resurrección” (Rm 6,
4­6).
“Jesús resucitado establece con sus discípulos relaciones directas mediante el tacto
(cfr. Lc 24, 39; Jn 20, 27) y el compartir la comida (cfr. Lc 24, 30. 41­43; Jn 21, 9. 13­
15). Les invita así a reconocer que El no es un espíritu (cfr. Lc 24, 39), pero sobre
todo a que comprueben que el cuerpo resucitado con el que se presenta ante ellos es
el mismo que ha sido martirizado y crucificado, ya que sigue llevando las huellas de
su pasión (cfr. Lc 24, 40; Jn 20, 20. 27). Este cuerpo auténtico y real posee, sin
embargo, al mismo tiempo las propiedades nuevas de un cuerpo glorioso: no está
situado en el espacio ni en el tiempo, pero puede hacerse presente a su voluntad
donde quiere y cuando quiere (cfr. Mt 28, 9.16­17; Lc 24, 15.36; Jn 20, 14.19.26; 21,
4), porque su humanidad ya no puede ser retenida en la tierra y no pertenece ya
más que al dominio divino del Padre (cfr. Jn 20, 17). Por esta razón también Jesús
resucitado es soberanamente libre de aparecer como quiere: bajo la apariencia de un
jardinero (cfr. Jn 20, 14­15) o bajo otra figura (Mc 16, 12) distinta de la que les era
familiar a los discípulos, y eso para suscitar su fe (cfr. Jn 20, 14.16; 21,4.7).” (C.C.
645).
La Resurrección no es sólo un hecho extraordinario. sino, además es un misterio. Va
más allá de la historia y de sus métodos de investigación. La resurrección es un
misterio que rebasa todas las previsiones humanas, en el cual se da en plenitud
toda la misericordia y la Gracia de Dios. La intervención de Dios, que resucita a
Jesús de entre los muertos, demuestra que el carácter único y singular de Jesús de
Nazareth y de su vida terrena ha sido elevado a un plano nuevo y universal. Sin
resurrección,   no   hay   fe   en   Cristo.   Si   Jesús   no   hubiera   resucitado,   jamás   habría
nacido el cristianismo. La FE Y LA ESPERANZA de los cristianos habrían quedado
en el aire, y se hubieran olvidado con el tiempo. La Iglesia tiene su origen en el
anuncio de la Buena Nueva: Dios ha resucitado a Jesús de entre los muertos. Todo
el cristianismo depende de este anuncio y de esta gran verdad. Por la Resurrección
Aquél que predicaba la Fe, se ha convertido en el contenido de la FE.
“  'Si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe ' (1
Cor 15, 14). La Resurrección constituye ante todo la confirmación de todo lo que
Cristo hizo y enseñó. Todas las verdades, incluso las más inaccesibles al espíritu
humano,   encuentran   su   justificación   si   Cristo,   al   resucitar,   ha   dado   la   prueba
definitiva de su autoridad divina según lo había prometido. “ (C.C. 651).
Con   la   Resurrección,   Jesús   es  “constituido   Hijo   de   Dios   con   Poder   por   obra   del
Espíritu Santo “ (Rm 1, 3­4).  Jesús es asociado al poder y a la gloria de Dios, con
todo y su persona humana transfigurada. Jesús con toda su persona se encuentra
ahora definitivamente en Dios y en medio de nosotros de una nueva manera. Ha
sido constituido como “Señor”, lo cual indica una igualdad plena con Dios. 
“La verdad de la divinidad de Jesús es confirmada por su Resurrección. El había
dicho: 'Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy'
(Jn 8, 28). La Resurrección del Crucificado demostró que, verdaderamente, El era
'Yo   Soy',   el   Hijo   de   Dios   y   Dios   mismo.   San   Pablo   pudo   decir   a   los   judíos:   'La
Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros... al resucitar a Jesús,
como está escrito en el salmo primero: 'Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy''
(Hch 13, 32­33; cfr. Sal 2, 7). La Resurrección de Cristo está estrechamente unida al
misterio de la Encarnación del Hijo de Dios: es su plenitud según el designio eterno
de Dios.” (C.C. 653)
La Resurrección de Cristo se refiere ante todo a Él. Pero también tiene que ver con
nosotros. En Jesús vemos la meta final de nuestra condición humana. Una vida que
desde siempre Dios ha querido para el hombre. Es un nuevo sentido para todo el
creyente y fundamenta su esperanza. La resurrección es la expresión permanente
de Dios para con el hombre. Para el creyente es creer que Dios actúa en nosotros y
por medio de nosotros con un inmenso poder que hace brotar la vida de la muerte, lo
nuevo   de   lo   viejo   y   nos   proyecta   a   una   vida   futura   que   nunca   el   hombre   podrá
siquiera imaginar, la Gloria Celestial.
“Por último, la resurrección de Cristo ­y el propio Cristo resucitado­ son principio y
fuente de nuestra resurrección futura: “Cristo resucitó de entre los muertos como
primicia de los que durmieron...; del mismo modo que en Adán mueren todos, así
también todos revivirán en Cristo” (1 Cor 15, 20­22). En la espera de que esto se
realice,   Cristo   resucitado   vive   en   el   corazón   de   sus   fieles.   En   Él   los   cristianos
'saborean   los   prodigios   del   mundo   futuro'   (Hb   6,   5)   y   su   vida   es   arrastrada   por
Cristo al seno de la vida divina (cfr. Col 3, 1­3), para que ya no vivan para los que
viven, 'sino para aquel que murió y resucitó por ellos' (2 Cor 5, 15).” (C.C. 655)
Hoy Jesús te dice: “No temas nada, soy Yo, el primero y el último. Yo soy el que vive
por   los   siglos   de   los   siglos,   y   tengo   en   mi   mano   las   llaves   de   la   muerte   y   del
infierno”. (Ap 1, 17­18).

5.2.10. Jesús es el camino, verdad y vida; ¡SÍGUELO!


Seguir a Jesús es algo que caracteriza a las personas que se han encontrado con El.
Pero no se trata simplemente de una actitud intrascendente, sino de un actitud y
conducta que implica toda la vida. 
Hemos recibido la Gracia, por la resurrección de Cristo. El discípulo ha nacido a la
vida nueva, pero necesita crecer, como los niños recién nacidos. Creatura nueva, que
ha   nacido   en   Cristo,   necesita   crecer   hasta   llegar   a   la   estatura   de   Jesús.   Esto
significa dejarse inundar más y más por la vida de Dios, que Él sea todo en cada uno
de los discípulos. Y entonces podrá repetir como el Apóstol San Pablo: “Ya no soy yo,
sino Cristo el que habita en mí” (Gal.2,20)
Cristo es quien nos lleva a esta vida nueva y nos indica cómo vivirla. El es el camino
a seguir, es nuestro modelo.
“Toda su vida, Jesús se muestra como nuestro modelo (cfr. Rm 15, 5; Flp 2, 5): El es
el 'hombre perfecto' (G.S. 38) que nos invita a ser sus discípulos y a seguirle: con su
anonadamiento, nos ha dado un ejemplo que imitar (Cf Jn 13, 15); con su oración
atrae a  la  oración  (cfr.  Lc  11,  1);  con  su pobreza, llama   a  aceptar  libremente la
privación y las persecuciones (cfr. Mt 5. 11­12).” (C.C. 520).
Jesús   es   quien   ha   tomado   la   iniciativa   y   llama   a   las   personas   a   que   lo   sigan,
“Síganme, que yo los haré pescadores de hombres” (Mt 4, 19). Seguir a Jesús implica
una   decisión   permanente,   que   no   admite   espera   ni   tardanza.   Se   requiere   de   un
seguimiento inmediato. No es necesario ofrecer sacrificios o estar libre de pecado
para seguirle, es más, podríamos decir que la condición para seguirle es ser pecador.
Hay dos condiciones para seguirlo: ser radical en esta opción y que involucre toda la
vida. Así lo expresa Jesús en el evangelio de Lucas.
“ A otro le dijo 'Sígueme' Este le contestó: 'Deja que vaya y pueda primero enterrar a
mi padre' Pero Jesús le dijo: ' Deja que los muertos entierren a sus muertos; pero tú
tienes que salir a anunciar el Reino de Dios'.
“Otro le dijo: ' Te seguiré, Señor, pero permíteme que me despida de los míos' Jesús
entonces le contestó: ' Todo el que pone la mano en el arado y mira para atrás no
sirve para el Reino de Dios' “ (Lc 9, 59­62).
Duras palabras de Jesús pero que indican la condición de confianza y de abandono
total   a   la   voluntad   y   misericordia   de   Dios.   De   parte   nuestra   es   Dios   el   primer
interesado en que el hombre sea pleno y viva feliz, gozando de Su misma vida. Vida
que Jesús nos ganó en la Cruz.
Por   eso   el   seguir   a   Cristo   implica   también   la   Cruz,   para   compartir   con   Él   la
resurrección. Jesús es el que llama y capacita, Su vida se puede reflejar en nosotros
y Él nos puede conducir a la vida eterna si aceptamos el llamado a seguirle. 
“Todo   lo   que   Cristo   vivió   hace   que   podamos   vivirlo   en   El   y   que   El   lo   viva   en
nosotros. 'El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido en cierto modo con todo
hombre ' (G.S. 22, 2),. Estamos llamados a no ser más que una sola cosa con El; nos
hace comulgar en cuanto miembros de su Cuerpo en lo que El vivió en su carne por
nosotros y como modelo nuestro” (C.C. 521).
Si deseamos seguir a Jesús, se nos exige cumplir su mandamiento. También implica
participar   de  su  pasión  redentora,   es   decir  participar  con   Él   en  la   salvación  del
mundo. Hay que preferir a Jesús sobre cualquier otra cosa en la vida.  “Si alguno
quiere venir a mí, y no deja a un lado a su padre, a su madre, a su mujer, a sus
hijos, a sus hermanos, a sus hermanas, y aún a su propia persona, no puede ser mi
discípulo. El que no carga con su cruz para seguirme no puede ser mi discípulo” (Lc
14, 26­27)
Seguir a Cristo implica la renuncia y el amor hasta el extremo, como Jesús mismo lo
hizo. No estamos solos:  Él nos acompañará todos los días de nuestra vida y nos
indicará, como a los discípulos de todos los tiempos, el Camino a seguir para llegar a
la patria celestial, a la Gloria de Dios.
A   los   discípulos   al   preguntar   a   Jesús   cómo   conocer   el   camino   para   llegar   a   la
felicidad, a la vida plena, cómo llegar al Padre celestial, les responde:  “Yo soy el
Camino la Verdad y la Vida”. (Jn 14,6).
Repitamos nosotros hoy con el Apóstol San Pablo la confianza que tenemos en el
amor de Dios:
“Estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes espirituales,
ni el presente, ni el futuro, ni las fuerzas del universo, sean de los cielos, sean de los
abismos, ni creatura alguna, podrá apartarnos del amor de Dios, que encontramos
en Cristo Jesús, nuestro Señor” (Rm 8, 38­39).

5.3 Vida en Plenitud

5.3.1. Jesús nos envía al Espíritu Santo


Durante su ministerio público, Jesús había hablado del Espíritu Santo que habrían
de recibir los que creyeran en Él, simbolizado por el Agua Viva (Jn 7,37­39; Jn 4,14),
Agua que daría Vida en abundancia (Jn 10,10)
Antes de su muerte Jesús promete enviar a su Espíritu Santo para enseñarnos y
recordarnos   todas   sus   palabras.   (Jn   14,25­26),   En   efecto,   convenía   que   Jesús
regresara al Padre, para que pudiera venir a nosotros el Consolador a rebatir las
mentiras del mundo y mostrar el pecado (Jn 16,8).
Esta promesa se renueva en el encuentro con sus Apóstoles antes de su Ascensión:
“Voy a enviar sobre ustedes la Promesa de mi Padre. Permanezcan en Jerusalén
hasta   que   sean   revestidos   de   la   Fuerza   de   la   Alto”   (Lc   24,49).   Ya   antes   había
afirmado: “Recibirán la Fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre ustedes y serán
mis testigos en Jerusalén, Judea, Samaria y hasta los confines de la tierra” (Hch
1,5­8)
El   día   de   Pentecostés,   Cristo   Resucitado   derrama   el   Espíritu   Santo   sobre   los
Apóstoles, cumpliendo así su Promesa. Leemos en los Hechos de los Apóstoles:
“Llegado   el   día   de   Pentecostés,   estaban   todos   reunidos   en   un   mismo   lugar.   De
repente vino del cielo un ruido como de una ráfaga de viento impetuoso que llenó
toda la casa donde se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego,
que, dividiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Quedaron todos llenos del
Espíritu   Santo   y   se   pusieron   a   hablar   en   otras   lenguas   según   el   Espíritu   les
concedía expresarse” (Hch .2,1­4)
Ese día se consuma la Pascua de Cristo con esta efusión del Espíritu Santo, que se
manifiesta y comunica como Persona Divina: Desde su plenitud Cristo, el Señor,
derrama profusamente su Espíritu (cfr. C.C. 731)
Esta promesa de poder recibir al Espíritu Santo no es solamente para los Apóstoles,
sino para todos nosotros, como la Escritura misma lo afirma:
“El que tenga sed, que se acerque, y el que quiera que reciba gratuitamente el Agua
de Vida” (Ap. 22, 17b).
“La promesa es para ustedes y para sus hijos y para todos los extranjeros a los que
el Señor llame” (Hch 2, 38­39).
Con la efusión del Espíritu Santo se cumple la Misión de Jesús, ya que nuestra vida
llega a su plenitud. Al enviar al Espíritu Santo Cristo completa por medio de  Él
nuestra salvación. Somos liberados de la muerte, del pecado y de todo aquello que
no   nos   permite   lograr   nuestra   plenitud   humana.   Participamos   por   medio   del
Espíritu Santo del misterio pascual. Resucitamos en Cristo a una vida nueva. Es un
nuevo nacimiento que cambia radicalmente nuestra forma de vivir:

5.3.2. Para vivir una relación plena con el Padre


Al recibir el  Espíritu Santo, toda ruptura  con el  Padre,  debida al  pecado, queda
eliminada. La imagen y semejanza con Dios es restaurada, es decir, que todo aquello
que   Dios   imprimió   en   nuestros   corazones   desde   un   principio   (Ver   Visión   del
Hombre) es renovado por el Espíritu Santo.
Pero más allá de todo esto Dios nos comunica Su Vida. Recibimos la filiación divina,
somos Hijos de Dios. Por la acción del Espíritu Santo el hombre es libre de entrar a
formar   parte   del   misterio   de   amor   y   de   vida   que   es   la   realidad   trinitaria   (cfr.
Diccionario de Espiritualidad, “hijos de Dios”) en la cual se nos hace partícipes de la
naturaleza de Dios (2 Pe. 1,4)
Esta   participación   no   es   mera   imaginación   nuestra   sino   que   se   verifica
existencialmente en nuestra vida. Somos realmente Hijos de Dios, como lo afirma
San Juan (1 Jn.3,1). se trata de la Vida en abundancia que Cristo nos comunica por
medio del Espíritu Santo (Jn.10,10). Es el agua que sacia nuestra sed (Jn.7,37).

5.3.3. El Espíritu Santo suscita en nosotros la fe.


Muchísimas veces hemos llamado a Jesús Señor y otras tantas nos hemos dirigido a
Dios como Padre. el Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda al respecto:
“Nadie puede decir :'Jesús es Señor! sino por influjo del Espíritu Santo” (1 Cor. 12,3)
“Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama Abbá, Padre
(Gal. 4,6). Este conocimiento de Fe no es posible sino en el Espíritu Santo. Para
entrar   en   contacto   con   Cristo,   es   necesario   primero   haber   sido   atraído   por   el
Espíritu Santo. El es quien nos precede y despierta en nosotros la fe .” (C.C.683)
“El Espíritu Santo con su Gracia es el 'primero' que nos despierta en la fe y nos
inicia en la vida nueva que es “que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero y a tu
enviado Jesucristo' (Jn.17,3)” (C. C. 684).
“El   Espíritu   Santo   “es   quien   en   lo   hondo   de   las   conciencias   hace   aceptar   y
comprender   la   Palabra   de   Salvación”   (E.N.   75)   y   predispone   “el   alma   de   quien
escucha para hacerla abierta y acogedora de la Buena Nueva y del Reino anunciado”
(E.N. 75).
Esta fe que suscita el Espíritu Santo en nosotros no proviene de conocer una serie
de preceptos morales o principios teológicos, sino del encuentro personal con Cristo
Resucitado.   De   esta   manera   la   fe   es   una   adhesión   a   la   persona   de   Jesús,   a   su
mensaje, a su plan de salvación; es abrirse a las promesas y al amor de Jesús y a la
transformación de nuestra persona por medio del Espíritu Santo.

5.3.4. por el Espíritu Dios nos participa de su vida: La Gracia


Aquí llegamos al misterio más increíble del Amor de Dios en nuestras vidas, y que,
hoy más que nunca, necesita ser afirmado con toda claridad. Esta Vida abundante
que Dios nos da por su Espíritu, esta Agua Viva que derrama en nosotros, nos es
otra que la Vida misma de Dios: Por el Espíritu Santo participamos en la Vida de
Dios.  Dios   mismo viene  a  habitar  en nosotros:  “Si  alguno  me ama,  mi  Padre   lo
amará,  y  vendremos  a  él,   y haremos   en  él  nuestra   morada”  (Jn.14,7)  No es   una
simple   apariencia,   sino   que   Dios   mismo   habita   en   el   corazón   del   creyente   y   lo
convierte en hijo de Dios (cfr. Jn.1,12­18), partícipe de la naturaleza Divina (cfr. 2
Pe. 1,4) y heredero de la Vida eterna (cfr. Jn.17,3)
San Pedro lo dice con toda claridad: 
“Dios, con su poder y mediante el conocimiento de aquel que nos llamó con su
propia  gloria   y poder,  nos  ha  otorgado todo lo necesario  para   la   vida   y  la
religión. Y también nos ha otorgado valiosas y sublimes promesas. para que,
evitando   la   corrupción   que   las   pasiones   han   introducido   en   el   mundo,   SE
HAGAN PARTÍCIPES DE LA NATURALEZA DIVINA.” (2. Pe 1,3­4).
Dios, en su Infinito Amor, se dona a sí mismo con gratuidad a cada hombre y entra
a   habitar   en   él   por   medio   de   su   Espíritu   Santo,   y   le   participa   de   su   vida,
asemejándolo   y   uniéndolo   a   Él,   haciéndolo   hermano   de   Cristo   y   coheredero   del
Reino (cfr. Rm.8,17) .
Esta presencia real de Dios en nosotros, esta inhabitación del la Santísima Trinidad
en el creyente es lo que conocemos con el nombre de GRACIA.
La Gracia es una participación en la vida de Dios. Nos introduce en la intimidad de
la   Vida   trinitaria.   Por   el   bautismo   el   cristiano   participa   de   la   gracia   de   Cristo,
Cabeza   de   su   Cuerpo.   La   Gracia   es   el   don   gratuito   que   Dios   hace   de   su   vida
infundida   por   el   Espíritu   Santo   en   nuestra   alma,   para   sanarla   del   pecado   y
santificarla: Es la Gracia Santificante o Divinizadora, que obra en nosotros como
fuente de santificación (cfr C.C. 1997­99)
La participación de la Vida de Dios hace de nosotros criaturas nuevas: “el que está
en Cristo es una nueva creación; lo viejo pasó, todo es nuevo. Y todo proviene de
Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo” (2 Cor. 5,17­18). La Gracia nos hace vivir
una   relación   plena   con   el   Padre;   despertar   y   crecer   en   la   Fe;   renovarnos   y
perfeccionarnos en la práctica del Amor, hacia nosotros y hacia nuestros hermanos;
y   nos   guía   hacia   esa   humanidad  y   santidad  plena   que  tiene   en  Cristo   Jesús   su
modelo.   Por   eso   dice   el   Catecismo   Universal:   “La   Gracia   es,   ante   todo   y
principalmente, el don del Espíritu Santo que nos justifica y nos santifica” (C.C.
2003).

5.3.5. A través de Él el Padre derrama su amor en nosotros


“El amor de Dios ya fue derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que
se nos dio” (Rm.5,5). 
Este amor derramado en nuestros corazones, a la  vez que nos lleva a entrar en
comunión íntima con el Padre, nos permite amar tal como Dios ama. Nos abre al
infinito, nos trasciende, nos permite salir de nosotros mismos, de nuestro egoísmo,
para ir al encuentro del otro, sin alienarlo o manipularlo. El amor de Dios nos libera
y nos dignifica como seres humanos, y lejos de infantilizarnos nos hace que tomemos
en nuestras manos nuestro propio destino.
Al actuar bajo el influjo del amor de Dios atestiguamos con nuestras palabras y
actos que Dios existe y que la oferta de ese amor es real para todos los hombres. El
amor de Dios que recibimos en el Espíritu Santo, que damos y concretizamos en
nuestra   vida,   se   convierte   en   el   principal   motor   de   construcción   de   solidaridad,
fraternidad y unidad entre los hombres.
“El amor es paciente, servicial y sin envidia. No quiere aparentar. No actúa con
bajeza, ni busca su propio interés. El amor no se deja llevar por ira, sino que olvida
las   ofensas   y   perdona.   Nunca   se   alegra   de   algo   injusto   y   siempre   le   agrada   la
verdad. (1 Cor.13, 1­7)
El verdadero amor excluye, pues, todo orgullo, toda autosuficiencia y voluntad de
imponerse por la fuerza.
5.3.6. Por Él nacemos de nuevo a la vida de Dios en el bautismo
“El Santo Bautismo es el fundamento de toda vida cristiana, el pórtico de la vida en
el Espíritu (8 vitae spiritualis inanua') y la puerta que abre el acceso a los otros
sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como Hijos
de  Dios.  llegamos   a  ser  miembros   de Cristo  y   somos   incorporados   a   la   Iglesia   y
hechos partícipes de su misión” (C.C. 1213).
“Este   sacramento   es   llamado   también   baño   de   regeneración,   y   renovación   del
Espíritu Santo (Tit 3,5) porque significa  y realiza  ese nacimiento del  agua  y del
Espíritu sin el cual nadie puede entrar en el Reino de Dios” CAT. 1215)
Por el Bautismo se nos concede poder vivir y obrar mediante la moción del Espíritu
Santo mediante los dones del Espíritu Santo (cfr. C.C. 1266): Sabiduría, consejo,
fortaleza, ciencia, piedad, temor de Dios (cfr.Is.11, 1­2)
El Bautismo siempre va ligado a la fe, como nos lo afirma el discurso de Pedro:
“Conviértanse y háganse bautizar cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo,
para que sus pecados sean perdonados, y Dios les dará el Espíritu Santo, porque la
promesa es para ustedes y para sus hijos y para todos los extranjeros a los que el
Señor llame” (Hch 2, 38­39).
Desde aquél día la Iglesia ha celebrado el Bautismo como la recepción personal del
Espíritu   Santo   y   el   cumplimiento   de   las   promesas   de   Jesús   para   cada   uno   de
nosotros.   Siguiendo   la   enseñanza   de   Jesús,   la   Iglesia   ha   afirmado   siempre   la
necesidad del Bautismo para la salvación (cfr. Jn 3, 1ss). Por el bautismo renacemos
a la vida misma de Dios. El sacramento de la Confirmación nos da la plenitud del
Bautismo y con ello la plenitud del Espíritu Santo.
Este renacer se pone de manifiesto en toda nuestra vida, cuando como bautizados
nos dejamos conducir por el Espíritu Santo, dejando que abarque sus aspectos de
luz y sombras, de victorias y derrotas, dándole un sentido diferente, a la luz del
amor   de   Dios,   de   su   misericordia,   para   que   Él   mismo   nos   ayude   a   orientar   y
vincular nuestro proyecto de vida con el proyecto de Dios.

5.3.7. Quita el pecado y restablece nuestra relación con el Padre y con los
hombres
Desde el principio de los tiempos el pecado es una realidad dolorosa entre nosotros,
nos separa de Dios privándonos de la comunión plena con el Padre. 
El origen de este pecado, y que subsiste hasta nuestros días, no es otro más que el
libre   y   consciente   rechazo   del   plan   que   Dios   ha   preparado   para   nosotros.   Esta
ruptura   se   da   cuando   confiamos   más   en   nuestras   fuerzas   y   nuestros   criterios,
cuando depositamos nuestra confianza en ídolos falsos, como son el dinero, el poder,
la imagen, y centramos alrededor de ellos nuestras vidas.
Sucede, sobre todo, cuando rompemos la fraternidad que el proyecto de hermandad
querido por Dios nos exige y que, al no vivirla, de una u otra manera hacemos daño
a   nuestro   prójimo  “Amarás   al   Señor   tu   Dios   ...   amarás   a   tu   prójimo   como   a   ti
mismo” (Mt. 22,37­38)  San Juan especifica bien:  “¿Cómo se puede amar a Dios a
quien no ve si no se es capaz de amar al hermano a quien sí se ve?” (1 Jn 1,20).
El pecado es, pues, falta de amor hacia Dios, hacia el prójimo y para consigo mismo.
Esta ausencia de amor genera odios, injusticias, robos, abusos sexuales, asesinatos,
egoísmos,   orgullo,   apatía   y   otras   muchas   expresiones   del   ser   humano   que   lo
destruyen. Nos daña, puesto que no nos permite crecer como personas, ser libres y
plenos, y únicamente nos deja vacíos, resentidos desilusionados, sin esperanza, y sin
vida.
Para liberarnos del pecado el Padre envía a su Hijo Único, el cual se entregó en la
Cruz, y con Él, fue crucificado algo de nosotros, que es el hombre viejo, para destruir
lo que de nuestro cuerpo estaba esclavizado al pecado (cfr. Rm 6,6) Al enviar al
Espíritu  Santo nos   hizo entrar en  comunión  con  el  misterio pascual.  por  el  cual
hemos sido liberados del pecado y resucitados con Cristo.
“Dios es Amor” (1 Jn 4, 8, 16) y el Amor que es el primer don contiene todos los
demás.   Este   Amor   'Dios   lo   ha   derramado   en   nuestros   corazones   por   el   Espíritu
Santo que nos ha sido dado' (Rm 5,5)” (C.C. 733).
“Puesto que hemos muerto, o al menos hemos sido heridos por el pecado, el primer
efecto del Don del Amor es la remisión de nuestros pecados” (C.C. 734) 
Además   el   Espíritu   Santo   sana   las   heridas   infligidas   por   el   pecado,   que   no   nos
permiten descubrir el amor del Padre y abrirnos a su perdón y su misericordia. Al
mismo tiempo, nos fortalece para poder vencer el mal en cada momento de nuestra
vida.
En   efecto,   si   permanecemos   en   la   Vida,   gracias   al   Espíritu   Santo,   nuestra
conversión   entra   en   el   dinamismo   ascendente   de   gratitud   y   ofrenda   que   va
abonando nuestra tierra, para que la semilla de la Palabra dé cada día más fruto en
cada uno de nosotros.
Al   quitar   y   liberarnos   del   pecado,   el   Espíritu   Santo   nos   lleva   a   restablecer   la
relación de amor con el Padre y los hombres, con la oportunidad de reconstruir y
reconciliarnos.

5.3.8. Estamos llamados a vivir esta relación plena con el Padre y con los
hermanos en la Iglesia y como Iglesia al servicio del hermano.
La vida en el Espíritu orienta, fortalece y vivifica la relación entre los hombres y
entre el hombre y Dios. Desde un principio el proyecto querido por Dios, expresado
en sus mandamientos de amor, ha sido este: que el hombre viva en armonía con él
mismo, con el hermano, con la creación entera, pero ante todo con su creador. Y es
en estas cuatro vértices, en su balance, donde se realiza la presencia de Dios. No en
alguno en particular sino en todos teniendo como centro a Cristo.
Somos pues llamados a tener relaciones de justicia y equidad, solidaridad, ayuda
mutua, edificación, servicio, aceptación y respeto a la dignidad humana con todos
nuestros   hermanos.   Esto   es   lo   que   agrada   a   Dios  “Misericordia   quiero   y   no
sacrificios”   (Os.6,6)   “Busquen   la   justicia,   den   sus   derechos   al   oprimido,   hagan
justicia al huérfano y defiendan a la viuda” (Is.,1,17).  Recordemos además que el
Espíritu, que “nos ha injertado en la vid verdadera, hará que demos  'el fruto del
Espíritu que es caridad, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, mansedumbre,
templanza'   (Ga.   5,22­23)  “   (C.C.  736).  Todo   esto  lo  vivimos   en  la   Iglesia   y  como
Iglesia.
Sin embargo esta relación con mi hermano debe estar referida e impregnada de mi
relación íntima y plena con Dios. Es en el seno de esta relación íntima con Dios que
se da la posibilidad de reconciliación y encuentro con mis hermano, en forma plena,
pues Dios mismo es quien la alimenta y le da su verdadera dimensión..

5.3.9. Orando como Jesús oraba y nos enseñó a orar


Porque   Dios   nos   llama   incansablemente   a   la   comunión   con   Él,   la   oración,   esa
“elevación del alma hacia Dios” (San Juan Damasceno, f.o.,3,24) se convierte en una
llamada constante a la comunión con Dios.
La   oración   es   el   eje   principal   de   la   vida   cristiana.   Es   comunicación   amorosa   y
confiada con nuestro Padre Celestial. Mientras más ora uno, más quiere orar. Es
llenarse del Agua Viva que Jesús nos da.
Es importante recordar que Jesús oró en los momentos importantes de su misión. Y
es   al   contemplar   a   Jesús   en   oración   que   nosotros,   sus   discípulos,   sentimos   la
necesidad de orar. Por eso, con el hecho de su oración, Jesús nos enseña a orar.
Nuestro camino de oración es su propia oración al Padre.
Al enseñarnos a orar, Jesús insiste primero en la conversión del corazón, que así
aprende a orar en la fe. Nos enseña a pedir en su nombre, con audacia y confianza,
con insistencia y humildad, con paciencia y amor.

5.3.10. Celebrando la vida en los sacramentos


Cristo glorificado sigue actuando en Su Iglesia y por medio de Su Iglesia. Es  Él
mismo quien nos sigue comunicando Su Vida divina por la Acción de su Cuerpo. En
la vida toda del Pueblo de Dios, y en particular en los Sacramentos, encontramos la
Fuente de Vida que nos anima en nuestro diario caminar y nos capacita para vivir
nuestra vocación a la Santidad.
Signos eficaces de la Gracia, confiados por Cristo a la Iglesia, los Sacramentos se
convierten   en   Celebraciones   de   Vida:   Vida   Divina   que   Cristo   derrama
abundantemente sobre nosotros. En ellos encontramos la Fuerza de lo Alto que nos
capacita   para   vivir   plenamente   la   vocación   a   la   que   Dios   Padre   nos   llama:   La
Santidad.
Cada sacramento es un encuentro con el Padre por Jesús en el Espíritu Santo; es
comunión   con   la   Santísima   Trinidad.   Es   también   un   encuentro   de   toda   la
Comunidad   Cristiana,   reunida   en   torno   a   Jesús.   Así,   los   discípulos   reunidos   en
torno a su Señor viven del misterio de la Salvación por medio de la acción salvífica
que la Iglesia realiza en el Espíritu. Los sacramentos fortalecen la comunión entre
los cristianos y edifican paulatinamente el Cuerpo de Cristo. Hoy se nos presenta el
desafío de hacer de cada Sacramento una Celebración joven y viva de la Presencia
de Jesús vivo en medio de nosotros.

5.3.11. Comprometidos en el servicio al hermano, sobre todo al más necesitado


Sabemos por la Palabra de Dios que quien no ama a su hermano a quien ve no
puede amar a Dios a quien no ve (cfr. I Jn. 4,20). Al descubrir nuestra dignidad
trascendente   y   nuestra   vocación   divina,   descubrimos   la   imagen   de  Dios   en   cada
hombre,   especialmente   en   los   que   más   se   parecen   a   Cristo   por   ser   pobres   y
necesitados.   La   Gracia   nos   compromete   a   trabajar   en   la   salvación   de   nuestros
hermanos y a servirlos, a ejemplo de Jesús, quien vino a servir y no a ser servido
(cfr. Mt.20,28) Esta es la prueba de nuestro amor a Dios y de que el Espíritu Santo
habita en nosotros: en que sabemos amar y servir. Encontramos en el servicio y la
caridad la expresión concreta del Amor del cual nosotros mismos somos objeto.

5.3.12. En resumen todo esto es vivir en Santidad a la cual estamos llamados


todos: “Sean perfectos como el Padre Celestial es perfecto”.
Al encontrar en Cristo la plenitud de la Vida, descubrimos la auténtica vocación del
hombre: la Santidad, unión íntima con Dios por medio de la Gracia. Llamados a
vivir en santidad, es decir, en la perfección que es reflejo de la perfección del Padre,
nos esforzamos en colaborar con la Gracia Divina para alcanzar en forma cada vez
más   plena   el  ideal   al   que  Jesús   nos   llama.,  ideal   que  es   a  la   vez   Don  Divino   y
colaboración humana por nuestro esfuerzo personal y comunitario.

5.4 Compartida con los demás


Jesús que es la Vida, nos ha llamado a la Vida Nueva. No es una vida que deba
llevarse   aislada   o   escondida   lejos   de   otros.   Es   para   vivirla   compartida   con   los
demás. Es un vida en comunión.
5.4.1. Esta comunión es Dios a través de los hombres
A “ser santos e irreprochables en el amor” (Ef 1,4 ) nos exhorta el Apóstol Pablo. El
primer llamado que tenemos en nuestra vida es a ser Santos. Vivir esta santidad es
renacer por el Espíritu Santo según la imagen y semejanza con Dios. Es vivir en el
amor, con y para el amor, (Dios es amor). Es reconocernos hijos de Dios, y amar con
todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, con todo nuestro Ser a Dios. Ahora
bien, es necesario concretizar nuestro amor a Dios. No se puede quedar en meras
palabras. Tenemos que expresar nuestros amor a  Él, en el reconocimiento de los
demás como hijos suyos. Hay que amarlos.
El amor de Dios en nuestras vidas nos interpela y compromete a amar a nuestros
hermanos.  Jesús  lo  expresa   claramente  momentos   antes   de  comenzar  su pasión.
“Como mi Padre me amó, yo también los he amado a ustedes; permanezcan en mi
amor. Si guardan mis mandatos permanecerán en mi amor, como yo he guardado
los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor... Este es el mandamiento
mío: que se aman los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene más amor
que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15, 9­12).
Quien dice amar a Dios y no ama a su hermano es un mentiroso (cfr. 1 Jn 4, 20). El
Apóstol   Juan   es   muy   duro   al   respecto   y   llega   a   afirmar   que  “el   que   no   ama
permanece en la muerte.  El que odia a su hermano es un asesino y, como saben
ustedes, en el asesino no permanece la Vida eterna” (1 Jn 3, 15).
Dios ha querido que todos los hombres vivamos formando una sola familia, puesto
que todos hemos sido creados a imagen y semejanza con Dios, tenemos un mismo
origen y estamos llamados a un mismo fin: DIOS. Nuestra vocación es compartir
todos la Gloria de Dios.
Jesús mismo que, con su muerte y resurrección nos ha traído la reconciliación con el
Padre y la reconciliación entre nosotros, es quien hace oración al Padre para que
nosotros seamos uno solo, como Él y el Padre son Uno (cfr. Jn 17, 21). Con esta
oración suya, Jesús  “sugiere una cierta semejanza entre la unión de las personas
divinas y la unión de los hijos de Dios en la verdad y en la caridad. Esta semejanza
demuestra que el hombre, única creatura terrestre a la que Dios ha amado por sí
misma, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí
mismo a los demás” .(G.S. 24)
Sin la caridad el ser humano no puede llegar a vivir la plenitud de su existencia. El
Papa nos dice: “no despreciéis jamas la caridad, que es la cosa “más grande” que ha
manifestado a través de la Cruz, sin la cual la vida humana no tiene raíz ni sentido”
(Juan Pablo II, Discurso en España). 
Quede bien claro “si no tengo amor, nada soy” (1 Cor 13, 1­4)

5.4.2. Reunidos en torno a Jesús


Dios nos ha llamado a vivir en comunión con Él y con nuestros hermanos, lo cual lo
logramos si estamos centrados en torno a Jesús y unidos a El. Nuestra vida tiene
que ser profundamente cristocéntrica.
Jesús desde el principio y a lo largo de toda su vida publica, congrega en torno suyo
a los discípulos. Es Él quien los elige, y los llama a la unidad en Su persona. Ellos,
al   escuchar   el   llamado   de   Jesús,   experimentan   una   conversión,   es   decir   un
verdadero cambio en su vida. Esta renovación es tan sólo el principio de un largo
caminar para quien se decide seguir a Jesús. Es una actitud que se toma una vez y
debe durar. Se trata de un comportamiento constante, de una decisión permanente.
No basta en nuestra vida con haber aceptado la Buena Nueva y ser discípulo de
Cristo.  No basta  con  haber recibido la  Gracia  de Dios  sino que  es   indispensable
permanecer   unido   siempre   a   Jesús.   Estar   unido   a   Jesús   significa   para   uno
permanecer:
 en la caridad fraterna
 en la enseñanza de los apóstoles
 en la oración.
 en la Eucaristía.
 en los sacramentos
Los   primeros   discípulos,   habiendo   incluso   ya   participado   de   la   muerte   y   la
resurrección de Jesús, son capaces únicamente hasta la venida del Espíritu Santo,
de poder entregar completamente su vida al Señor. Perseveran entonces en su Fe y
se congregan siempre por El, con El y para El. Al final de cuentas, no teniendo nada
o apenas algo en común, los une ahora un solo amor de hermanos. Efectivamente,
los une una sola y única persona: Jesús.
San Pablo insiste en aconsejarnos con firmeza:
“Mantengan entre ustedes lazos de paz y permanezcan unidos en el mismo Espíritu.
Sean un cuerpo y un espíritu, pues al ser llamados por Dios, se dio a todos la misma
esperanza. Uno es el Señor, una la fe, uno el bautismo. Uno es Dios, el Padre de
todos, que está por encima de todos, y que actúa por todos y en todos.” (Ef 4, 3­6)
Jesús   sabe   bien   de   que   barro   estamos   hechos   y   El   mismo   nos   pide   que
permanezcamos   en   su   amor,   para   que   demos   mucho   fruto   y   no   desfallezcamos.
Transcribamos la parábola de la Vid que nos señala con firmeza la exigencia  de
nuestra unión con Cristo.
Yo soy la vid verdadera y mi Padre el viñador.
Si alguna de mis ramas no produce fruto, Él la corta; y limpia toda rama que
produce fruto para que de más.
“Ustedes ya están limpios. La palabra que les he dirigido los ha purificado.
Permanezcan en mí y yo permaneceré en Ustedes.
“Como la rama no puede producir fruto por sí misma si no permanece en la
planta, así tampoco pueden ustedes producir frutos si no permanecen en mí.
Yo soy la vid y ustedes las ramas. Si alguien permanece en mí,
y yo en él, produce mucho fruto, pero sin mí no pueden hacer nada.
“El   que   no   se   quede   en   mi,   será   arrojado   afuera   y   se   secará   como   ramas
muertas...
Si se quedan en mí, y mis palabras permanecen en Ustedes, 
todo lo que deseen lo pedirán y se les concederá.” 
(Jn 15 1­7).

5.4.3. Esta comunidad es la Iglesia. Pueblo de Dios peregrino.


Consumada la obra para la cual el Padre envío a su Hijo, a saber, la reconciliación
del hombre con Dios y la reconciliación entre los hombres mismos, y con la llegada
recia del Espíritu Santo el día de Pentecostés, Dios determinó congregar a los seres
humanos para que le amasen y se amarán en un mismo Espíritu.
Este ha sido el designio de Dios aún desde antes de la creación. Así lo afirma el
Concilio   Vaticano   II   al   decirnos   que  “   el   Padre   Eterno...   estableció   convocar   a
quienes creen en Cristo en la Santa Iglesia...”.  (L.G. 2).  Este llamado de Dios, lo
sabemos, es para todos los hombres no importando el país, lengua o cualquier otro
factor. Es un llamado para congregarnos en torno a Jesús convirtiéndonos en sus
discípulos. “La Iglesia es el pueblo que Dios reúne en el mundo entero” (C.C. 752)
“La   palabra   'Iglesia'   [ekklesia,   del   griego   ek­kalein,   'llamar   fuera']   significa
“convocación”... es el término frecuentemente utilizado en el texto griego del Antiguo
Testamento para designar la asamblea del pueblo elegido en la presencia de Dios.
como   su   Pueblo   Santo.   Dándose   así   misma   el   nombre   de   'Iglesia',   la   primera
comunidad de los que creían en Cristo se reconoce heredera de aquella asamblea.”
(C.C. 751)
La Iglesia es un hecho importante en la historia del Hombre “ ' El mundo fue creado
en orden a la  Iglesia' decían los cristianos  de los  primeros tiempos. Dios  creó  el
mundo   en   orden   a   la   comunión   en   su   Vida   Divina,   'comunión'   que   se   realiza
mediante la 'convocación' de los hombres en Cristo, y esta 'convocación' es la Iglesia'
“ (C.C. 760)
La Iglesia designio de Dios “fue prefigurada desde el origen del mundo, preparada
admirablemente en la historia del pueblo de Israel y en la Antigua Alianza” (L.G. 2).
A ésta, seguirá una Alianza Nueva que será eterna y definitiva.
Llegada la plenitud de los tiempos, Jesús realiza esta Nueva Alianza. El hijo cumple
la voluntad del Padre y comienza a formar su Iglesia, ya desde el mismo momento
en que predica la Buena Nueva. Jesús anuncia el Reino Dios. El mismo es el Reino
de Dios.
Este anuncio suscita en los discípulos un deseo de conversión y de adhesión a El.
Cristo los llama a congregarse en torno suyo, El es la cabeza, pastor y maestro del
pequeño grupo. A ellos enseña en forma especial, les muestra una nueva manera de
pensar y obrar. Forma con ellos su propia comunidad.
Esta comunidad es  el  principio de la  Iglesia. Cristo mismo la  va edificando y la
prepara. “La Iglesia ha nacido principalmente del don total de Cristo por nuestra
salvación, anticipado en la institución de la Eucaristía y realizado en la Cruz” (C.C.
766).   En   Pentecostés,   el   Espíritu   Santo   es   enviado   para   que   guíe   y   santifique
permanentemente  a la  Iglesia. A  partir de ese momento la  Iglesia  manifiesta  la
misión para la cual ha sido edificada por Dios: “Como la Iglesia es 'convocatoria' de
salvación para todos los hombres, la Iglesia es, por su misma naturaleza, misionera
enviada por Cristo a todas las naciones para hacer de ellas discípulos suyos” (C.C.
767)
La Iglesia es al mismo tiempo el nuevo Pueblo de Dios. Enseña el Concilio que “en
todo tiempo y en todo pueblo es grato a Dios quien le teme y practica la justicia. Sin
embargo, fue voluntad de Dios el santificar y salvar a los hombres no aisladamente,
sin   conexión   alguna   de   unos   con   otros,   sino   constituyendo   un   pueblo,   que   le
confesara en verdad y le sirviera santamente.” (L.G. 9). Al principio fue el Pueblo de
Israel, ya lo hemos dicho “como preparación y figura de la Alianza nueva y perfecta
que había de pactarse con Cristo” (L.G. 9). “ Ese pacto nuevo, a saber, el Nuevo
Testamento  en   su  sangre,   lo  estableció  Cristo   convocando   un   pueblo  de   judíos   y
gentiles, que se unificara no según la carne, sino en el Espíritu, y constituyese el
Nuevo Pueblo de Dios” (L.G. 9). (cfr. C.C. 781).
“El Pueblo de Dios tiene características que lo distinguen claramente de todos los
grupos religiosos, étnicos, políticos o culturales de la historia:
 Es el Pueblo de Dios: Dios no pertenece en propiedad a ningún pueblo. Pero
Él ha adquirido para sí un pueblo de aquellos que antes no eran un pueblo:
'una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa'. (1Pe 2,9)
 se llega a ser miembro de este cuerpo no por el nacimiento físico, sino por el
'nacimiento de arriba', 'del agua y del Espíritu' (Jn 3, 3­5), es decir, por la fe
en Cristo y el bautismo.
 Este Pueblo tiene por jefe (cabeza) a Jesús el Cristo (ungido, Mesías): porque
la misma unción. el Espíritu Santo, fluye desde la Cabeza al Cuerpo, es 'el
Pueblo mesiánico'.
 La identidad de este pueblo es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios en
cuyos corazones habita el Espíritu Santo como un templo'.
 Su ley es el mandamiento nuevo: amar como el mismo Cristo nos amó (cfr Jn
13, 34). ' Esta es la ley 'nueva' del Espíritu Santo (Rm 8,2; Ga 5,25)
 Su misión es ser la sal de la Tierra y la luz del mundo (cfr. Mt 5, 13­16). 'Es
un germen muy seguro de unidad, de esperanza y de salvación para todo el
género humano'
 Su destino es el Reino de Dios, que Él mismo comenzó en este mundo, que ha
de ser extendido hasta que Él mismo lo lleve también a su perfección' (L.G.
9)” (C.C. 782)
El Pueblo de Dios es también un Pueblo peregrino. “Al concebirse a sí misma como
Pueblo, la Iglesia se define como una realidad en medio de la historia que camina
hacia una meta aún no alcanzada” (D.P. 254)
Este Pueblo de Dios, aún no ha alcanzado la perfección, la cual la alcanzará en la
Gloria de su Señor, cuando Este vuelva triunfante. Mientras tanto la Iglesia se sabe
peregrina en este mundo: Sabe que no es de este mundo pero que está en él. Es
consciente   de   que   Dios   la   ha   constituido   Sacramento   por   el   cual   se   ofrece   la
salvación a toda la humanidad.
En camino hacia el Padre “no estamos buscándolo todo. Hay algo que ya poseemos
en   la   esperanza   con   seguridad   y   de   lo   cual   debemos   dar   testimonio.   Somos
peregrinos, pero también testigos. Nuestra actitud es de reposo y alegría por lo que
ya encontramos y de esperanza por lo que aún nos falta.” (D.P. 265).
“La Iglesia ' va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de
Dios'   anunciando   la   cruz   del   Señor,   hasta   que   Él   venga   (I   Cor   11,   26).   Está
fortalecida, con la virtud del resucitado, para triunfar con paciencia y con caridad de
sus   aflicciones   y   dificultades,   tanto   internas   como   externas,   y   revelar   al   mundo
fielmente su misterio, aunque sea entre penumbras, hasta que se manifieste en todo
el esplendor al final de los tiempos” (L.G. 8).

5.4.4. Es el cuerpo místico de Cristo.


“ La Iglesia es inseparable de Cristo porque El mismo la fundó por un acto expreso
de   su   voluntad   sobre   los   Doce,   cuya   cabeza   es   Pedro,   instituyéndola   como
Sacramento universal y necesario de Salvación” (D.P. 222). El ha decidido llamar y
congregar a todos los hombres, de todas las naciones y de todos los tiempos, a vivir
en la unidad de los Hijos de Dios. “ A sus hermanos, convocados de entre todos los
pueblos, los constituyó místicamente su cuerpo, comunicándoles su Espíritu”. (L.G.
7)
Gracias a esta unión a través del Espíritu, la Iglesia y cada uno de sus miembros
comparten la vida de Cristo, y así, los hombres  “están unidos a Cristo, paciente y
glorioso   por   los   sacramentos,   de   un   modo   arcano   y   real”   (L.G.   7).  Esto   es
especialmente cierto en dos sacramentos, el Bautismo y la Eucaristía.
Efectivamente, “al ser bautizados fuimos sepultados junto con Cristo para compartir
su   muerte,   a   fin   de   que,   al   igual   que   Cristo,   quien   fue   resucitado   de   entre   los
muertos por la Gloria del Padre, también nosotros caminemos en una vida nueva.”
(Rm 6, 4­5).
En   la   Eucaristía   compartimos   realmente   el   cuerpo   y   la   sangre   de   Cristo.   Jesús
afirma   categóricamente   “   mi   carne   es   comida   verdadera   y   mi   sangre   es   bebida
verdadera. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí, y yo en él.
Como el Padre que vive, me envió, y yo vivo por él, así, quien me come a mí tendrá
de mi la vida.” (Jn 6, 55­57). Así pues estamos en comunión con Dios y éste nos lleva
a estar en comunión con nuestros hermanos “ Uno es el pan y por eso formamos
todos un solo cuerpo, porque participamos todos del mismo pan” (1 Cor 10, 17)..
La Iglesia es Cuerpo Místico de Cristo. Es una unidad, y no por serlo, pierde la
diversidad de cada uno de sus miembros. Uno solo es Cristo­Dios y muchos somos
los   miembros   de  su   cuerpo.   Por   lo   mismo  cada   miembro  desarrolla   una   relación
personal con su Señor y a la vez crece en la unidad con cada uno de sus hermanos
por la acción del Espíritu Santo.
Insistimos, “ Todos nosotros, ya seamos judíos o griegos, esclavos o libres, hemos
sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo” (1 Cor 12, 12)
El Espíritu Santo, quien santifica a la Iglesia, derrama sobre ella sus dones tanto
ordinarios   como   extraordinarios,   con   la   finalidad   de   que   pueda   ser   Sacramento
visible de comunión y salvación. Estos dones están ordenados a la edificación de la
Iglesia, el bien de los hombres y a responder a las necesidades del mundo. De aquí
que cada uno de sus miembros tenga una función diversa, de acuerdo a la misión
muy específica que Dios le ha dado.
“El cuerpo no se compone de una sola parte, sino de muchas. Por eso, aunque el pie
diga:   Yo   no   soy   mano,   y   por   eso   no   soy   del   cuerpo,   no   por   esto   deja   de   ser   del
cuerpo...si todos fueran la misma parte, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero hay muchas
partes y un solo cuerpo.” (1 Cor 12, 14. 19)
El mayor don que el Espíritu Santo ha derramado en la Iglesia, es la Caridad. San
Pablo afirma: “ahora tenemos la fe, la esperanza y el amor, los tres. Pero el mayor de
los   tres   es   el   amor   “   (1   Cor   13,13).   La   Caridad   es   el   gran   don   al   que   todos   los
miembros   debemos   aspirar.   Por   la   Caridad   Dios   dispone   que   cada   uno   de   los
miembros   del   cuerpo   se  preocupen   unos   por   otros.  “Cuando   uno   sufre,   todos   los
demás sufren con él, y cuando recibe honor, todos se alegran con él.” (1 Cor 12, 26)
Estos dones son dados gracias a los méritos de la Cabeza. En efecto, “ustedes son el
cuerpo de Cristo y cada uno en particular es miembro de él” (1 Cor 12, 27). Cristo es
el principio y el fin, por Él fueron creadas las cosas del cielo y de la tierra, lo visible
y lo invisible. (cfr. Col 1)
Cristo, Cabeza de la Iglesia, sabe que estamos en un proceso de perfeccionamiento y
que es necesaria su acción para que lleguemos al Reino prometido.  “ Es necesario
que  todos  los  miembros  se  hagan  conformes  a  El  hasta  el extremo  de  que  Cristo
quede formado en ellos (Gal 4, 19). Por eso somos incorporados a los misterios de su
vida, configurados con Él, muertos y resucitados con Él, hasta que con Él reinemos”
(L.G. 7).
Vivificados por el Espíritu somos hijos y podemos exclamar “Abbá, Padre” hablando
con Dios. Unidos a Cristo estamos unidos a su pasión y si “ahora sufrimos con El,
con El recibiremos la gloria” (Rm 8,17).
Para finalizar queremos señalar brevemente una concepción de la Iglesia propuesta
a los jóvenes en Puebla y que nos parece se acopla bien con la concepción del Cuerpo
Místico: la Iglesia de las Bienaventuranzas. Los jóvenes son una parte significativa
de la Iglesia y le aportan la frescura de su fe.
Los   Obispos   señalan   que   “los   jóvenes   deben   sentir   que   son   Iglesia,
experimentándola como lugar de comunión y participación... en ella los jóvenes se
sienten pueblo nuevo; el de las Bienaventuranzas, sin otra seguridad que Cristo...
La Virgen Madre, bondadosa, la creyente fiel, educa al joven para ser Iglesia” (D.P.
1184). Comprendemos ahora mejor toda la riqueza que encierra para nosotros el que
“la   cabeza   de   este   cuerpo   es   Cristo”   como   lo   expresa   la   Lumen   Gentium   en   su
número 7.
Ante los ataques constantes que por todos lados recibe la Iglesia, los Auxiliares del
M.J.V.C. deberemos tener un cuidado especial de profundizar más y más en lo que
de  verdad es  la  Iglesia   fundada  por Jesús, verdadero  Dios  y  verdadero  Hombre.
Debemos estudiar los Documentos del Vaticano II, en especial Lumen Gentium y
Gaudium   et   Spes,   así   como   el   Documento   de   Puebla   y   otros   más   que   sin   duda
alguna nos ayudarán en nuestro propósito.

5.4.5. Es el germen y principio del Reino de Dios


Jesús durante su vida publica, no anuncia la venida de la Iglesia, anuncia la llegada
del Reino de Dios. Su presencia inaugura y hace presente entre los hombres, este
Reino prometido por Dios. Mismo que se manifiesta con la Palabra y las obras de
Jesús.   Este   Reino   de   Dios,   se   da   con   mayor   fuerza   donde   quiera   que   Dios   esté
reinando mediante su Gracia y Amor.
Esta acción de reinar Jesús la desea realizar en el mundo a través de la Iglesia.
Jesús envía a sus discípulos a proclamar la Buena Nueva a todos los hombres, y la
predicación de la Buena Nueva ha sido el principio de la Iglesia. Los discípulos, al
obedecer el mandato del Señor, anuncian a la persona de Jesús y con ella están
anunciado   ya   el   Reino  de  Dios.   No  anuncian   propiamente  el   Reino   sino  a   Jesús
mismo.
Es más: el centro, la cabeza, el esposo de la Iglesia es el mismo Señor Jesús. Al ser
la Iglesia esposa de Dios, se une a Él con un mismo Espíritu, de tal manera que ya
no son dos sino una misma carne.
Es pues la Iglesia por la acción de Jesús Germen y principio del mismo Reino de
Dios.   “En   ella   se   manifiesta,   de   modo   visible,   lo   que   Dios   está   llevando   a   cabo,
silenciosamente en el mundo entero. Es el lugar donde se concentra al máximo la
acción   del   Padre,   que   en   la   fuerza   del   Espíritu   de   Amor,   busca   solícito   a   los
hombres, para compartir con ellos ­en gesto de indecible ternura­ su propia vida
trinitaria. La Iglesia es también el instrumento que introduce el Reino entre los
hombres para impulsarlos hacia su meta definitiva” (D.P. 227). Y es “germen que
deberá crecer en la historia, bajo el influjo del Espíritu, hasta el día en que 'Dios sea
todo en todos' [1 Cor. 15,28]” (D.P. 228)
Hasta que llegue ese momento la Iglesia debe anunciar continuamente este Reino
de   Cristo,   pero   necesita   ser   purificada,   ser   autoevangelizada,   ser   convertida   y
renovada continuamente para que pueda llevar a cabo la tarea encomendada por
Dios.
Esto no indica que el Reino no esté presente ya en el mundo por medio de la Iglesia,
que es signo del Reino de Dios. El misterio de la Iglesia es una realidad compleja ,
en la que se unen lo divino y lo humano 
“Es una realidad humana, formada por hombres limitados y pobres, pero penetrada
por la insondable presencia y fuerza de Dios trino que en ella resplandece, convoca y
salva” (D.P. 230)

5.4.6. Todos formamos parte de ella


“  'La Iglesia es en Cristo como un Sacramento o signo e instrumento de la unión
íntima   con   Dios   y   de   la   unidad   de   todo   el   género   humano'   (L.G.   1):   Ser   el
sacramento de la unión íntima de los hombres con Dios es el primer fin de la Iglesia.
Como la comunión de los hombres radica en la unión con Dios, la Iglesia es también
el sacramento de la unidad del género humano. Esta unidad ya está comenzada en
ella   porque   reúne   hombres   'de   toda   nación,   raza,   pueblo   y   lengua'   (Ap   7,   9);   al
mismo tiempo, la Iglesia es 'signo e instrumento' de la plena realización de esta
unidad que aún está por venir.” (C.C. 775)
Todos los hombres de todos las épocas y de todas las razas están llamados ser parte
de   este  Sacramento   de  unión   con   Dios.  La   Iglesia   es   una   y   única.   Así   todos   los
hombres  pertenecen a  un mismo Reino,  el  Reino de Dios. Este  se hace presente
siempre   de   acuerdo   a   las   costumbres   y   culturas   de   cada   pueblo.   La   Nueva
Evangelización   recoge   este   gran   desafío.   La   Iglesia   de   Jesús   es   una   Iglesia
universal. Es una Iglesia Católica. Es una.
Si bien “todos los hombres, están llamados a formar parte del nuevo Pueblo de Dios”
, también es cierto que “ todos los hombres están llamados a esta unidad católica del
Pueblo de Dios... y a ella pertenecen o se ordenan de diversos modos, sea los fieles
católicos,   sea   los   demás   creyentes   en   Cristo,   sea   también   todos   los   hombres   en
general, por al Gracia de Dios llamados a la salvación” (L.G. 13).

5.4.7. Dentro de ella estamos llamados a vivir en plenitud.


El ser humano ha orientado siempre su trabajo y su esfuerzo a vivir mejor, ser más
pleno, más libre, alcanzar la perfección. Sin embargo, por sí solo nunca podrá llegar
a   la   plenitud,   ya   que   se   trata,   lo   hemos   visto,   de   un   camino   de   perfección   que
significa vivir la santidad.
“Todos los fieles, de cualquier condición y estado... son llamados por el Señor, cada
uno por su camino , a la perfección de aquella santidad con la que es perfecto el
mismo Padre” (L.G. 11).
La Iglesia, por ser esposa de Cristo, esta unida a Él. Esta unión la santifica. Santa
por Cristo, en Cristo, y para Cristo, al mismo tiempo que es santificada ella misma,
también son santificados todos sus miembros, a través de ella.
“Todas   las   obras   de   la   Iglesia   se   esfuerzan   en   conseguir   'la   santificación   de   los
hombres en Cristo y la glorificación de Dios' “ (S.C. 10) (C.C. 824).
El Concilio enseña que la Iglesia es Santificadora ya que en y a través de ella el
hombre se santifica: “La Iglesia, a la que todos estamos llamados en Cristo Jesús y
en la cual conseguimos la Santidad por la Gracia de Dios”(L.G. 48) es para nosotros
una verdad muy firme.
La Iglesia es pues el signo de que es posible vivir la santidad aquí en la Tierra. La
Iglesia es  santa, aunque todavía  imperfecta. Su  perfección será  cuando llegue  el
tiempo de la restauración de todo, cuando Jesús, como Señor que es del Universo,
venga y ordene todo entregándolo a su Padre celestial (cfr L.G. 48).
La Iglesia es la comunidad de creyentes, que reconociéndose pecadores, buscan vivir
la   Santidad.   Dios   que   conoce   nuestra   naturaleza   nos   ha   dado   las   virtudes   que
llamamos teologales. Estas son infundidas en el alma de los fieles para hacerlos
capaces de obrar como verdaderos hijos de Dios. Vivimos en Gracia de Dios y somos
así santos, capaces de poder alcanzar la vida eterna. Estas virtudes son la garantía
de la acción de Dios en el creyente. Con esto afirmamos y proclamamos nuestra
Iglesia como una comunidad de FE, ESPERANZA y CARIDAD.

5.4.7.1 Creciendo en la fe, la esperanza y la caridad


Veamos una a una las virtudes teologales mencionadas.
LA FE
“La fe es ante todo, una adhesión personal del hombre a Dios; es al mismo tiempo, e
inseparablemente,   el   asentimiento   libre   a   toda   la   verdad   que   Dios   ha   revelado”
(C.C. 150). Es creer en Dios y en lo que nos ha revelado. Es creerle a Dios.
“La Fe es un don de Dios, una virtud sobrenatural infundida por El “ (C.C. 153). Es
posible   vivirla   por   la   gracia   y   los   auxilios   del   Espíritu   Santo,   siendo   al   mismo
tiempo  un  acto  humano para  nada   ajeno a   la  voluntad  y  a  la   inteligencia  de la
persona.
“En la Fe, la inteligencia y la voluntad humanas cooperan con la gracia divina: '
creer es un acto del entendimiento que asiente a la verdad divina por imperio de la
voluntad movida por Dios mediante la gracia”“ (C. C. 155). La fe nos lleva a decir :
CREO.
“La fe es un acto personal: la respuesta libre del hombre a la iniciativa de Dios que
se revela. Pero la fe no es un acto aislado. Nadie puede creer solo, como nadie puede
vivir solo. Nadie se ha dado la fe a sí mismo, como nadie se ha dado la vida a sí
mismo. El creyente ha recibido la fe de otro, debe transmitirla a otro.” (C.C. 166).
La vida de la fe pide necesariamente contacto con otras personas: 
a) que trasmitan la fe.
b) Nos ayuden a crecer en la fe.
c) y a transmitirla a otros.
Recibimos   y   damos;   compartimos   y   ayudamos   a   otros   a   recibir   la   fe   y   a   que   la
acrecienten. 
“Cada creyente es como un eslabón en la gran cadena de los creyentes. Yo no puedo
creer sin ser sostenido por la fe de los otros, y por mi fe yo contribuyo a sostener la
fe de los otros.” (C.C. 166)
“'Creo' (Símbolo de los Apóstoles): Es la Fe de la Iglesia profesada personalmente
por   cada   creyente,  principalmente  en   su  bautismo.  'Creemos'   (Símbolo  de  Nicea­
Constantinopla, en el original griego): Es la fe de la Iglesia confesada por los obispos
reunidos   en   concilio   o,   más   generalmente,   por   la   Asamblea   litúrgica   de   los
creyentes. 'Creo', es también la Iglesia, nuestra Madre, que responde a Dios por su
Fe y que nos enseña a decir: 'creo', 'creemos' “(C.C. 167).
Recordemos que en la comunidad cristiana usamos dos fórmulas para la profesión
de fe: el Símbolo de los Apóstoles y el Credo de Nicea­Constantinopla. (cfr. C.C. 185­
197).
La Iglesia es pues la primera en creer y en sostener nuestra fe. Solamente por ella
somos  impulsados  a  decir CREO­CREEMOS. La  Salvación viene  de  Dios, y  es  a
través de la Iglesia, con y en la Iglesia que recibimos este don, que “recibimos la fe y
la vida nueva en Cristo por el bautismo” (C.C. 168).
“  Puesto   que   recibimos   la   vida   de   la   fe   a   través   de   la   Iglesia,   ésta   es   nuestra
madre ... Porque es nuestra madre, es también la educadora de nuestra fe” (C.C.
169).
“La   Iglesia,   que   es   'columna   y   fundamento   de   la   verdad'   (1   Tm   3,   15),   guarda
fielmente 'la fe transmitida a los santos de una vez para siempre' (Jd. 3)” (C.C. 171).
A través de la fe de otras personas, comenzando por los apóstoles y hasta hoy, la
Iglesia   nos   ha   transmitido   las   enseñanzas   de   Jesús.   “   Desde   siglos,   a   través   de
muchas   lenguas,   culturas,   pueblos   y   naciones,   la   Iglesia   no   cesa   de   confesar   su
única fe... “ (C.C. 172).
LA ESPERANZA.
“La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino de los Cielos y a la
vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de
Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas, sino en los auxilios de la gracia del
Espíritu Santo.” (C.C. 1817).
Corresponde al anhelo de felicidad que Dios ha puesto en nuestro corazón, confiar
en que Él lo va llenar. Si tenemos pies, es por que hay un camino que recorrer; si
tenemos   ojos   es   porque   hay   cosas   que   mirar;   si   tenemos   ese   anhelo   infinito   de
felicidad es porque se puede llenar. Solo lo infinito del amor de Dios lo puede saciar.
Además, la esperanza nos sostiene cuando desfallecemos y abre nuestro corazón a la
espera de la vida Nueva. Es, pues, la esperanza la virtud que nos acompaña en
aquellos momentos de prueba y por la que estamos seguros que alcanzaremos la
Gloria prometida por Dios.
“Nos   gloriamos   hasta   en   las   tribulaciones,   sabiendo   que   la   tribulación   engendra
paciencia; la paciencia, virtud probada; la virtud probada esperanza, y la esperanza
no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el
Espíritu Santo que nos ha sido dado.” (Rm 5, 3­5).
“Podemos, por tanto esperar la gloria del Cielo prometida por Dios a los que lo aman
(cfr. Rm 8, 28­30) y hacen su voluntad (cfr. Mt 7,21). En toda circunstancia, cada
uno debe esperar, con la gracia de Dios, 'perseverar hasta el fin' (cfr. Mt 10, 22; cfr.
Trento: DS 15541) y obtener el gozo del Cielo, como eterna recompensa de Dios por
las   obras  buenas   realizadas   con   la   gracia   de  Cristo.  En  la  Esperanza,   la   Iglesia
implora que ' todos los hombres se salven' (1 Tm 2,4) Espera estar en la gloria del
Cielo unida a Cristo, su esposo.(C.C. 1821). 
LA CARIDAD.
“La caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas por
Él  mismo y  a  nuestro  prójimo como a  nosotros  mismos   por amor de  Dios”  (C.C.
1822.)
La Caridad es el alma de la Santidad a la que todos estamos llamados. La caridad
es la gran revelación de Jesús a nosotros. Es Jesús mismo, quien es signo y realidad
del  amor del  Padre a la  humanidad. En el  Sermón de la Montaña  Cristo da  un
nuevo sentido a las leyes de los Judíos insistiendo una y otra vez, que el camino de
la perfección es el amor.
“La   ley   evangélica   lleva   a   plenitud   los   mandamientos   de   la   Ley.   El   sermón   del
monte,   lejos   de   abolir   o   devaluar   las   prescripciones   morales   de   la   Ley   antigua,
extrae  de  ella   sus   virtualidades  ocultas   y  hace  surgir   de ella   nuevas   exigencias:
revela toda su verdad divina y humana. No añade preceptos exteriores nuevos, pero
llega a reformar la raíz de los actos, el corazón, donde el hombre elige entre lo puro
y lo impuro (cfr. Mt 15, 18­19), donde se forman la fe, la esperanza y la caridad y con
ellas las otras virtudes . El Evangelio conduce así la Ley a su plenitud mediante la
imitación de la perfección del Padre celestial (cfr. Mt 5, 48) mediante el perdón de
los enemigos y la oración por los perseguidores, según el modelo de la generosidad
divina (cfr. Mt 5, 44) “ (C.C. 1968).
Lejos de señalar preceptos de una Ley, Jesús, en el sermón de la Montaña, nos da
consejos evangélicos, los cuales manifiestan la plenitud de la caridad.
Este mandato de amar, Jesús lo cumple primeramente El mismo. Oigamos: “Como
el Padre me amó, yo también los he amado a ustedes; permanezcan en mi amor” (Jn
15,9). Jesús experimenta este amor hacia nosotros y lo vive hasta lo último. Llega al
extremo   dándolo   todo,   hasta   su   vida.   De   igual   manera   nos   pide   a   nosotros   que
amemos a nuestro prójimo, como El nos amó.
Este amor es fruto del Espíritu Santo, y por ello es posible hacer realidad lo que el
Apóstol San Pablo, nos dice acerca del amor:
“El   amor  es   paciente,   servicial   y  sin   envidia.   No   quiere   aparentar  ni   se   hace   el
importante. No actúa con bajeza, ni busca su propio interés. El amor no se deja
llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo
injusto y siempre le agrada la verdad. El amor disculpa todo; todo lo cree; lo espera
y soporta todo” (1 Co 13, 4­7)
El amor es la virtud que me lleva a la acción, que me impulsa a entregar la mejor de
mi   mismo  a   Dios  y   a   mi   prójimo.   Si   hago  las   cosas  sin   amor   de   nada   sirve:   “si
entrego hasta mi propio cuerpo para ser quemado, pero sin tener amor de nada me
sirve” (1 Co 13, 3). La caridad anima toda la vida del cristiano. 
“El ejercicio de todas las virtudes está animado e inspirado por la caridad. Esta es
'el vínculo de la perfección' (Col 3, 14); es la forma de las virtudes; las articula y las
ordena entre sí; es fuente y término de su práctica cristiana. La caridad asegura y
purifica nuestra facultad humana de amar. La eleva a la perfección sobrenatural del
amor divino” (C.C. 1827).
Dice San Pablo:: “Ahora tenemos la Fe, la Esperanza y la Caridad, estas tres. Pero la
mayor de todas ellas es la Caridad” (1 Cor 13, 13). Esta virtud es el fundamento de
la Iglesia. Es el primer mandamiento de Jesús y lo que da sentido a nuestra vida.
Nuestro corazón está hecho para amar. Es Dios quien ha derramado la caridad en
nuestros corazones, pero hay que hacer que dé fruto. Para ello es necesario escuchar
la palabra de Dios, cumplir con las obras siguiendo la Voluntad del mismo Dios,
perseverar   en   la   oración,   llevar   una   vida   de   sacramentos,   especialmente   la
Eucaristía, negarse a sí mismo y practicar las demás virtudes.
El   mayor   fruto   de   la   caridad   es   la   comunión;   por   consiguiente,   la   Iglesia   es   un
misterio de caridad por ser un misterio de comunión. El amor a Dios y al prójimo es
lo que realmente distingue a los discípulos de Jesús, lo que distingue a la Iglesia de
otras realidades.
“En el logro de esta  perfección empeñen  los fieles  las fuerzas recibidas  según  la
medida   de   la   donación   de   Cristo,   a   fin   de   que,   siguiendo   sus   huellas   y   hechos
conformes a su imagen, obedeciendo en todo a la voluntad del Padre, se entreguen
con toda su alma a la gloria de Dios y al servicio del prójimo. Así, la Santidad del
Pueblo de Dios producirá abundantes frutos , como brillantemente lo demuestra la
historia de la Iglesia la vida de tantos Santos” (L.G. 40).

5.4.7.2. Construyendo la comunidad


La Iglesia es instrumento de salvación, medio necesario para hacer presente esta
salvación entre los hombres, germen y principio del Reino de Dios. Por lo tanto, no
se puede ser un cristiano “a mi manera”, ya que la única manera de ser cristiano, es
en el seguimiento fiel de Jesús y formando parte de su cuerpo. Nosotros estamos
llamados a formar la comunidad.
Es en la Iglesia en donde se da el encuentro entre Dios y el hombre, en donde se
unen lo divino y lo humano, integrando de esta manera el cuerpo del Señor. Un
cuerpo que tiene una diversidad de funciones, que son necesarias para construir la
comun­unión de los hijos de Dios.
Cada uno necesita de los demás, y éstos, a su vez, de cada uno. Todos, por más
pequeños, insignificantes y poco apreciables que parezcan son necesarios. Jesús no
formó   discípulos   aislados   o   separados,   sino   que   Él   mismo   forma   su   pequeña
comunidad, el grupo de los Doce. Les explica las parábolas, comparte su vida con
ellos   y   los   llevando   a   través   de   su   pasión   y   muerte   hasta   la   realidad   de   la
resurrección. Convertidos en Apóstoles y testigos, a ellos se debe la expansión de la
Iglesia “por todo el mundo” (Cf Mt 28, 19­20).
Al igual que los primeros discípulos, la Iglesia, y nosotros dentro de ella, estamos
llamados a formar la comunidad. Esta es un verdadero ambiente de Fe, Esperanza y
Caridad, donde se hace palpable la salvación de Cristo Jesús, como acontecía en la
primera comunidad:
“Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la fracción del pan y a las
oraciones.
“Toda la gente estaba asombrada, ya que se multiplicaban los prodigios y milagros
hechos   por   los   apóstoles   en   Jerusalén.   Todos   los   creyentes   vivían   unidos   y
compartían todo cuanto tenían. Vendían sus bienes y propiedades y se los repartían
de acuerdo a lo que cada uno de ellos necesitaba.
“Acudían diariamente al Templo con mucho entusiasmo y con un mismo espíritu
'compartían el pan' en sus casa, comiendo con alegría y sencillez.
“Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo; y el Señor cada día
integraba a la comunidad a los que habían de salvarse” (Hch 2, 42­47).
La   comunidad   eclesial   se   vive   en   una   verdadera   dimensión   de   universalidad.
Primero, la gran comunidad de creyentes que se va particularizando en la vida de
las   Diócesis   o   Iglesias   Particulares   y   las   Parroquias,   hasta   llegar   a   la   familia,
Iglesia doméstica, que debe ser auténticamente una pequeña comunidad cristiana.
Los   documentos   del   Magisterio,   de   tiempo   para   acá,   hablan   de   la   necesidad   de
formar   comunidades,   algunas   de   ellas   verdaderas   “Comunidades   eclesiales   de
Base”.(cfr. E.N. 58).
El M.J.V.C. y demás movimientos laicales viven su comunión eclesial al servicio de
la comunidad local.
Dentro de las diversas expresiones o niveles de la comunidad lo importante es vivir
como hermanos que han tenido ya, gracias al Espíritu Santo, la experiencia de un
encuentro personal con Jesucristo, Hijo de Dios. Este vivir como hermanos tiene
como finalidad el estar unidos, movidos y animados por un mismo Espíritu, el de
Cristo Resucitado.
Formar parte de una comunidad no consiste, necesariamente el vivir juntos, pero sí
vivir   unidos   mediante   vínculos   de   amor,   comprensión,   practicando   la   corrección
fraterna, en el acompañamiento de la Fe y tratando de vivir el Evangelio hasta sus
últimas consecuencias, en un camino de Santidad. No está integrada por perfectos,
sino   por   personas   que   están   decididas   a   seguir   adelante   en   su   proceso   de
santificación.
La comunidad es un fruto de la vida del cristiano. Este fruto es necesario para todo
aquél que haya nacido de nuevo a la vida en gracia y que quiera crecer en la misma.
Para   los   recién   nacidos   en   la   Fe   es   importante   el   ingreso   a   la   comunidad   de
creyentes, en donde recibirán todo el amor, el apoyo y el cuidado que necesitan para
continuar en la Vida Nueva, de Jesús Resucitado.
Es   cierto   que   participando   en   la   vida   comunitaria   se   recibe,   y   mucho,   pero   el
crecimiento lo determina la medida en que comparte su persona, es decir, cuanto es,
cuanto tiene y sabe. De esta manera se forma la verdadera comunidad, cuando todos
ponen en común sus vidas y sus dones, en un palabra toda su persona.
Un verdadero proceso de Evangelización nos lleva al ingreso a la comunidad, puesto
que el encuentro personal con Jesús nos lleva al encuentro con el hermano. Quien
ama   a   Jesús,   ama   a   su   Cuerpo,   que   es   la   Iglesia,   y   ama   también   a   todos   sus
miembros.
Jesús en la Última Cena dice a sus discípulos que, los reconocerán como tales, al ver
el amor que se tengan unos a otros (cfr. Jn.13,35). Queda claro que, el verdadero
vínculo de unión es el amor. Este se manifiesta en la unidad de Fe, esperanza, de
criterios y de valores que rigen el estilo de vida. Admitiendo que cada uno tiene y
manifiesta gran diversidad de dones y tareas, es claro que siempre se manifiesta en
ellos un mismo Espíritu, que une a la comunidad.
La comunidad cristiana no tiene su fin en sí misma. Es la fuente y culmen del envío
de los apóstoles. Jesús llamó a sus discípulos, los congregó y después los envió para
que buscaran y formaran a otros discípulos, quienes a su vez, se integrarían a la
comunidad. Así pues la comunidad de creyentes en sus diferentes niveles ­Familia,
pequeña   comunidad,   parroquia,   diócesis   e   Iglesia   Universal,   debe   ser   una
comunidad evangelizadora, que luche por anunciar la Buena Nueva transformando
el mundo, en un mundo de paz y verdad, de justicia y amor.
“El testamento espiritual del Señor nos dice que la unidad entre sus seguidores no
es solamente la prueba de que somos suyos, sino también la prueba de que El es el
enviado   del   Padre,   prueba   de   credibilidad   de   los   cristianos   y   del   mismo   Cristo.
Evangelizadores: nosotros debemos a los fieles de Cristo, no la imagen de hombres
divididos y separados por las luchas que no sirven para construir nada, sino la de
hombres adultos en la fe, capaces de encontrarse más allá de las tensiones reales
gracias a la búsqueda común, sincera y desinteresada de la verdad. Sí, la suerte de
la evangelización está ciertamente vinculada al testimonio de unidad dado por la
Iglesia. He aquí una fuente de responsabilidad, pero también de consuelo.
Dicho esto, queremos subrayar el signo de la unidad entre todos los cristianos, como
camino e instrumento de evangelización... Por eso, al anunciar el Año Santo creímos
necesario recordar a todos los fieles  del  mundo católico que  'la reconciliación  de
todos   los   hombres   con   Dios,   nuestro   Padre,   depende   del   restablecimiento   de   la
comunión de aquellos que ya han reconocido y aceptado en la fe a Jesucristo como
Señor de la misericordia, que libera a los hombres y los une en el espíritu de amor y
de verdad ' “ (E.N. 77).

5.4.7.3. Viviendo nuestro compromiso bautismal; profeta, sacerdote y pastor.


“En realidad, ya han gustado lo bueno que es el señor. Acérquense a Él : ahí tienen
la piedra viva rechazada por lo hombres, y sin embargo, preciosa para Dios que la
escogió. Y ustedes también son piedras vivas con las que se construye el Templo
espiritual   destinado   al   culto   perfecto,   en   el   que   por   Cristo   Jesús   se   ofrecen
sacrificios espirituales y agradables a Dios. (1 Pe 2, 3­5).
Ustedes... son una raza elegida, un reino de sacerdotes, una nación consagrada, un
Pueblo que Dios eligió para que fuera suyo y proclamará sus maravillas.” (1 Pe 2, 4­
6. 9)
Por el bautismo, formamos parte de este pueblo elegido por Dios, y somos “piedras
vivas con las que se construye”. 
Jesucristo   es   aquél   a   quien   el   Padre   ha   ungido   con   el   Espíritu   Santo   y   lo   ha
constituido 'Sacerdote, profeta y Rey'. Todo el Pueblo de Dios participa de estas tres
funciones   de  Cristo y   tiene  las   responsabilidades   de  misión  y  de  servicio   que  se
derivan de ellas. (cfr. RH 18­21)
La participación del triple oficio de Cristo, tiene su primera Raíz en el Bautismo, su
desarrollo   en   la   Confirmación   y   su   cumplimiento   y   dinámica   de   fortaleza   en   la
Eucaristía.   Es   una   participación   que   se   da   al   individuo,   pero   que   se   da   en   la
comunidad que es la Iglesia (cfr. C.L. 14)
“Precisamente porque deriva de la comunión eclesial, la participación de los fieles
laicos en el triple oficio de Cristo exige ser vivida y actuada en la comunión y para
acrecentar esta comunión” (CL 14).
Sacerdote.
“El sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ministerial o jerárquico, aunque
diferentes esencialmente y no sólo en grado, se ordenan, sin embargo, el uno al otro,
pues ambos participan a su manera del  único sacerdocio de Cristo. El sacerdocio
ministerial, por la potestad sagrada de que goza, forma y dirige el pueblo sacerdotal,
confecciona el sacrificio eucarístico en la persona de Cristo y lo ofrece en nombre de
todo   el   pueblo   de   Dios.   Los   fieles,   en   cambio,   en   virtud   de   su   sacerdocio   regio,
concurren   a   la   ofrenda   de   la   Eucaristía   y   lo   ejercen   en   la   recepción   de   los
sacramentos, en la oración y acción de gracias, mediante el testimonio de una vida
santa, en la abnegación y caridad operante.” (LG10).
Así como Jesús se ha ofrecido a sí mismo en la cruz por la salvación de los hombres,
y se sigue continuamente ofreciendo en la celebración Eucarística, nosotros laicos,
que estamos incorporados a Él desde el Bautismo, debemos ofrecernos como hostias
vivas y santas que agradan a Dios; ofrecer nuestra persona y nuestras actividades.
Hablando de los laicos el Concilio afirma que 
“todas sus obras, sus oraciones e iniciativas apostólicas, la vida conyugal y familiar,
el cotidiano trabajo, el descanso de alma y de cuerpo, si son hechas en el Espíritu, e
incluso   las   mismas   pruebas   de   la   vida   si   se   sobrellevan   pacientemente,   se
convierten en sacrificios espirituales, aceptables a Dios por Jesucristo (cfr. 1 Pe 2­5),
que en la celebración de la Eucaristía se ofrecen piadosísimamente al Padre junto
con   la   oblación   del   Cuerpo   del   Señor.   De   este   modo,   también   los   laicos,   como
adoradores que en todo lugar actúan santamente, consagran el mundo mismo a Dios
“ (L.G. 34)
“Todos   los   fieles   de   cualquier   condición   y   estado,   fortalecidos   con   tantos   y   tan
poderosos medios de salvación, son llamados por el Señor, cada uno por su camino, a
la perfección de aquella Santidad con la que es perfecto el mismo Padre.” (L.G. 11).
Profeta.
“El pueblo santo de Dios participa de la función profética de Cristo, difundiendo su
testimonio vivo sobre todo con la vida de fe y caridad, ofreciendo a Dios el sacrificio
de alabanza, que es fruto de los labios que confiesan su nombre.” (L.G. 12)
La participación de este oficio profético, “habilita y compromete a los fieles laicos a
acoger con fe el Evangelio y a anunciarlo con la palabra y con las obras, sin vacilar
en denunciar el  mal con valentía. Unidos a Cristo el  'gran Profeta' (Lc 7, 16), y
constituidos en el Espíritu 'testigos' de Cristo Resucitado, los fieles laicos son hechos
partícipes   tanto   del   sobrenatural   sentido   de   la   Fe   de   la   Iglesia,   que   'no   puede
equivocarse cuando cree', cuanto de la gracia de la palabra (cfr. Hch 2, 17­18). Son
igualmente llamados a hacer que resplandezca la novedad y la fuerza del Evangelio
en su vida cotidiana, familiar y social “ (CL 14). También deben anunciar y dar
razón de su esperanza en las diversas situaciones que el mundo actual plantea (cfr.
L.C. 14).
Pastor (Rey)
“El Pueblo de Dios participa por último, en la función regia de Cristo. Cristo ejerce
su realeza atrayendo a sí a todos los hombres por su muerte y su resurrección (cfr.
Jn 12, 32). Cristo Rey y Señor del universo, se hizo el servidor de todos, no habiendo
' venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate de muchos' (Mt 20, 28)
Para el cristiano “servir es reinar” (L.G. 36), particularmente 'en los pobres y en los
que sufren'; allí descubre 'la imagen de su Fundador pobre y sufriente' (L.G. 8). El
pueblo   de   Dios   realiza   su   'dignidad   regia'   viviendo   conforme   a   esta   vocación   de
servir con Cristo (C.C. 786).
Los fieles deben de ordenar todo lo creado al verdadero bien del hombre, a través de
su actividad cotidiana. 
“ Los seglares también pueden sentirse llamados o ser llamados a colaborar con sus
pastores en el servicio de la comunidad eclesial, para el crecimiento y la vida de
ésta,   ejerciendo   ministerios   muy   diversos   según   la   gracia   y   los   carismas   que   el
Señor quiera concederles” (E.N. 73).

5.4.8. Con Ella tenemos las misión de evangelizar a los hombres


La Iglesia es la comunión de comuniones, en ella cada uno de los fieles se unen a
Cristo, y a su vez todos los fieles se unen entre sí. Esta comunión de personas o de
creyentes, tiene una finalidad : dar fruto. En efecto, dice Jesús  “ Ustedes  no me
escogieron   a   mí   .   Soy   yo   quien   los   escogió   a   ustedes   y   los   he   puesto   para   que
produzcan fruto, y ese fruto permanezca. (Jn 15, 16).
Hemos sido llamados para dar fruto: de hecho la comunión entre lo creyentes es el
fruto más importante de la unión con Cristo. El dar fruto significa cumplir con la
tarea que Jesús nos ha dado, es decir cumplir con la misión.
Jesús llamó a los que El quiso y después los envió a predicar.  “como mi padre me
envió, también yo los envió” (Jn 20,21).  Este mandato del Señor resulta más claro
todavía al final del Evangelio de Mateo: “ Vayan y hagan que todos los pueblos sean
mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y
enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy con ustedes todos
los días hasta que se termine este mundo.” (Mt 28, 19­20). 
“Enviada   por   Dios   a   las   gentes   para   ser   sacramento   universal   de   salvación,   la
Iglesia, por exigencia radical de su misma catolicidad, obedeciendo al mandato de su
fundador se esfuerza en anunciar el Evangelio a todos los hombres” (AG 1).
Predicar el Evangelio es un mandato de Jesús. Se trata de la misión misma de la
Iglesia. Esta misión tiene su fin  último en la participación de los hombres en la
comunión que existe en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
“La comunión y la misión están profundamente unidas entre sí, se compenetran y se
implican   mutuamente,   hasta   tal   punto   que   la   comunión   representa   a   la   vez   la
fuente  y   el  fruto  de  la   misión:  la  comunión   es  misionera   y  la   misión  es   para   la
comunión. Siempre es el único e idéntico Espíritu el que convoca y une la Iglesia y el
que la envía a predicar el Evangelio ' hasta los confines de la tierra' (Hech 1,8) (C.L.
32).
La Iglesia ha recibido la misión de anunciar el reino de Cristo. (L.G. 1). La MISIÓN
DE LA IGLESIA, SU RAZÓN DE SER, SE PUEDE RESUMIR EN UNA PALABRA:
EVANGELIZAR
Evangelizar   constituye   ,   en   efecto,   la   dicha   y   vocación   propia   de   la   Iglesia,   su
identidad más profunda: Ella existe para evangelizar”(E.N. 14).
En   el   Capítulo   Primero   de   este   Manual   Básico   hemos   desarrollado   con   mayor
detenimiento el  tema  de  la   Evangelización.  No  se  nos   olvide tener  siempre muy
claro cual es el contenido esencial de la Evangelización. No podemos traicionarlo.
La evangelización recordemos aquí, es un proceso complejo, dinámico, en etapas,
que deben cumplirse todas, pero en orden, es decir, empezando por la proclamación
del  “nombre, la doctrina,  la vida, las promesas,  el reino,  el misterio de Jesús  de
Nazaret, Hijo de Dios” (E.N. 22), y cumpliendo cabalmente sus objetivos 
Tengamos muy presente que el contenido esencial de la evangelización es y seguirá
siendo:
 la Salvación ofrecida a todo hombre
 en Jesús de Nazaret,
 por la Gracia y misericordia de Dios.
“Por   su   propia   misión,   'la   Iglesia...   avanza   junto   con   toda   la   humanidad   y
experimenta la misma suerte terrena del mundo, y existe como fermento y alma de
la sociedad humana, que debe ser renovada en Cristo y transformada en familia de
Dios' (G.S. 40). El esfuerzo misionero exige entonces la paciencia. Comienza con el
anuncio del Evangelio a los pueblos y a los grupos que aún no creen en Cristo (cfr.
RM 42­47); continua con el establecimiento de comunidades cristianas, 'signo de la
presencia de Dios en el mundo' (A.G. 15), y en la fundación de Iglesias locales (cfr.
RM 48­49); se implica en un proceso de inculturación para así encarnar el Evangelio
en las culturas de los pueblos (cfr. RM 52­54).” (C.C. 854)
Jesús   prometió   a   sus   discípulos   estar   con   ellos   hasta   el   fin   de   los   tiempos.   Ha
enviado   a   la   Iglesia   para   que   sea   principio   y   germen   del   Reino   de   Dios,   para
anunciar y ser testigo de su muerte y resurrección hasta los últimos días 
“En verdad, el imperativo de Jesús : “Id y predicad el Evangelio” mantiene siempre
vivo su valor, y está cargado de una urgencia que no puede decaer. Sin embargo, la
actual situación, no sólo del mundo, si no también de tantas partes de la Iglesia,
exige absolutamente que la palabra de Cristo reciba una obediencia más rápida y
generosa. Cada discípulo es llamado en primera persona; ningún discípulo puede
escamotear su propia respuesta: 'Ay de mí si no predicara el Evangelio' (1 Co 9, 16)
(CL 33).
5.4.9. para que el hombre descubra en Jesús el culmen de todas sus aspiraciones
La Iglesia, en su tarea de propagar el Reino de Dios aquí en la Tierra, es apostólica,
pues permanece en comunión de Fe y de Vida con sus orígenes, Pedro y los demás
apóstoles. 
“Todos los miembros de la Iglesia, aunque de diferentes maneras, participan de la
misión de la Iglesia, y cualquiera actividad realizada con el fin de llevarla a cabo es
conocida   como   “apostolado”,   de   tal   manera   que   la   “vocación   cristiana,   por
naturaleza, es también vocación al apostolado” (AA2).
“El deber y el derecho del seglar al apostolado deriva de su misma unión con Cristo
Cabeza. Insertos por el bautismo en el Cuerpo Místico de Cristo, robustecidos por la
confirmación en la fortaleza del Espíritu Santo, es el mismo Señor el que los destina
al apostolado” (AA3).
“El apostolado se ejerce en la fe, en la esperanza y en la caridad que el Espíritu
Santo difunde en el corazón de todos los hijos de la Iglesia” (AA 3).
Cristo mismo es la fuente y origen de todo el apostolado en la Iglesia, y es por eso
que la fecundidad del apostolado, depende de la unión que se tenga con Cristo. Es
por la acción del Espíritu Santo, quien distribuye sus dones según su voluntad, que
los fieles de acuerdo a la gracia recibida, la ponen al servicio de los demás, para
construir el cuerpo de Cristo.
La unión íntima con Cristo se logra principalmente en los Sacramentos, de la vida
de oración y sacrificio. Es necesario que los jóvenes apóstoles participen de estos
medios, que Dios nos ofrece, para que, al cumplir como es debido las obligaciones del
mundo, no rompamos la unión con Cristo y nunca vivamos el divorcio entre FE y
VIDA, que desgraciadamente se ve con frecuencia.
“Es necesario que los seglares avancen por este camino de santidad con espíritu
decidido y alegre, esforzándose por superar las dificultades con prudente paciencia.”
(AA 4)

5.4.10. Comprometidos con la Promoción Humana


“Puesto que la Iglesia es consciente de que el hombre ­no el hombre abstracto, sino
el hombre concreto e histórico­ 'es el primer camino que ella debe recorrer en el
cumplimiento de su misión' (Redemptor Hominis, 14),
“La promoción humana implica actividades que ayudan a despertar la conciencia
del hombre en todas sus dimensiones y a valerse por sí mismo para ser protagonista
de su propio desarrollo humano y cristiano. Educa para la convivencia, da impulso a
la organización, fomenta la comunicación cristiana de bienes, ayuda de modo eficaz
a la comunión y a la participación.” (D.P. 477)
“ La verdadera promoción humana ha de respetar siempre la verdad sobre Dios y la
verdad sobre el hombre, los derechos de Dios y los derechos del hombre” ((Discurso
inaugural de Juan Pablo II, S.D. 13).
la promoción humana ha de ser consecuencia lógica de la Evangelización, la cual
tiende a la liberación integral de la persona” (cfr. E.N. 29­39) (Discurso inaugural de
Juan Pablo II, S.D. 13).
La Iglesia busca a través de la Evangelización, la conversión de corazón y de mente,
por la fuerza liberadora del mensaje que ella proclama : dicho cambio en la persona
logra   que   ella   misma   reconozca   su   dignidad   y   la   dispone   a   la   solidaridad,   al
compromiso y al servicio de los hermanos.
Estamos frente al problema de la dignidad, “dignidad que no se perdió por la herida
del  pecado, sino que fue  exaltada por la  compasión de  Dios,  que  se revela  en el
corazón   de   Jesucristo   (Cf   Mn   6,   34).   La   solidaridad   cristiana,   por   ello,   es
ciertamente   servicio   a   los   necesitados,   pero   sobre   todo   es   fidelidad   a   Dios.   Esto
fundamenta lo íntimo de la relación entre evangelización y promoción humana (cfr.
E.N.   31)”   (S.D.   159).   No   olvidemos   que,   “el   joven   con   las   actitudes   de   Cristo,
promueve y defiende la dignidad de la persona humana” (D.P. 1185)
Son pues la solidaridad y la promoción humana la consecuencia lógica entre la Fe en
Dios y el amor a los hermanos.
“Hermanos ¿qué provecho saca uno cuando dice que tiene fe, pero no lo demuestra
con su manera de actuar?  ¿acaso lo puede salvar su fe? Si a un hermano o a una
hermana les falta la ropa y el pan de cada día, y uno ustedes les dice: 'Que les vaya
bien; que no sientan frío ni hambre' sin darles lo que necesitan,  ¿de qué les sirve?
Así pasa con la Fe: si no se demuestra por la manera de actuar, está completamente
muerta...” Ya lo ven: son las obras las que hacen justo al hombre y no sólo la Fe.”
(Stgo 2, 14­17. 24).
En los documentos de la Iglesia encontramos que la promoción humana tiene que
llevar al hombre y a la mujer a pasar de condiciones menos humanas a condiciones
cada ves más humanas configurándonos todos cada día mejor con Jesucristo, que es
la medida de todo hombre.

5.5. Acompañados de María

5.5.1. Madre de Jesús, Madre de Dios


Para   que   la   plenitud   del   amor   de   Dios   se   manifestara   entre   los   hombres,   era
necesario valerse de un criatura. Necesitaba “formarle un cuerpo”. Toda la carta a
los Hebreos nos ayuda a comprender el sentido de la humanidad de Jesús. Es a
través de una Virgen donde el Verbo se encarna por la acción del Espíritu Santo. “Y
el nombre de la Virgen era María” (cfr Lc 1, 26).
Dios   ha   querido   que   precediera   al   Misterio   de   la   Encarnación,   la   aceptación   de
aquella mujer, que Dios había escogido para ser la Madre de su Hijo desde toda la
eternidad. Así como por la desobediencia de una mujer “Eva” entró la muerte, así
también por la OBEDIENCIA DE LA FE entra la nueva alianza para el hombre, se
inaugura el nuevo plan de Salvación; por María se hace presente la nueva vida para
los hombres.
El saludo del Ángel Gabriel, anuncia el papel importante de María en la Historia de
Salvación,   Ella   es   la   “llena   de   Gracia”,   y   era   necesario   que   Dios   estuviera
totalmente   presente   en   su   persona,   la   llenara   de   todos   los   dones   necesarios   de
acuerdo a la Misión que Dios le pedía a María. Ser Madre de Jesús, Ser Madre de
Dios.
María contesta “he aquí a la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc
1, 37­38). Y a partir de ese momento “fue hecha Madre de Jesús, y abrazando la
voluntad  salvífica  de  Dios   con  generoso  corazón y  sin el  impedimento de  pecado
alguno se consagró totalmente a sí misma, cual esclava del Señor, a la persona y a
la obra de su hijo, sirviendo al Misterio de la redención con El y bajo El, por la
gracia de Dios omnipotente”. (L.G. 56)
La concepción de Jesús, es un hecho sobrenatural, gracias a la acción del Espíritu
Santo.   María   ha   sido   declarada   desde   antiguo   como   la   siempre   Virgen   María.
Virgen antes, durante y después del parto. Este suceso nos manifiesta la “iniciativa
absoluta de Dios en la Encarnación. Jesús no tiene como Padre más que a Dios (cfr.
Lc.2,48­49). La naturaleza humana que ha tomado no le ha alejado jamás de su
Padre... ; consubstancial con su Padre en la divinidad, consubstancial con su Madre
en nuestra humanidad, pero propiamente Hijo de Dios en sus dos naturalezas (C.C.
503).
La Virgen María es la Madre de Dios, su maternidad y su virginidad son el signo de
su Fe “ no adulterada por duda alguna” (L.G. 63) y de su entrega total a la voluntad
de Dios (Cfr C. C. 506).

5.5. 2. Madre de todos nosotros.


La   maternidad   de   María   se   extiende   a   todos   los   hombres   ,   Cristo   se   ha   hecho
hombre para la salvación de la humanidad, Él es el primero de muchos hermanos,
al ser María Madre de Jesús, también es nuestra Madre.
“Jesús, el nuevo Adán, inaugura por su concepción virginal el nuevo nacimiento de
los hijos de Adopción en el Espíritu Santo por la Fe. “¿Cómo sería eso?” (Lc. 1,34; cfr.
Jn.3,9). La participación de la  vida  divina  no nace 'de la sangre, ni  de deseo de
carne, ni de deseo de hombre, sino de Dios' (Jn.1,13). La acogida de esta vida es
virginal porque toda ella es dada al hombre por el Espíritu. El sentido esponsal de
la   vocación   humana   con   relación   a   Dios   (cfr.   2   Cor.   11,2)   se   lleva   a   cabo
perfectamente en la maternidad virginal de María.” (C.C. 5055).
María Madre de Cristo es también Madre de la Iglesia. Así como María dio a luz a
Cristo en el mundo, así también lo realiza en el momento de la pasión, da a luz a
Cristo en la Iglesia. María es la verdadera Madre de Dios, y Madre de todos aquellos
hermanos de Cristo, de todos aquellos que se han congregado por amor a su Hijo.
La bienaventurada Virgen María “avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo
fielmente la unión con su hijo hasta la cruz. Allí, por voluntad de Dios, estuvo de
pie, sufrió intensamente con su hijo y se unió con corazón de madre que, llena de
amor, daba su consentimiento a la inmolación de su Hijo como víctima. Finalmente,
Jesucristo, agonizando en la cruz, la dio como Madre al discípulo con estas Palabras:
'Mujer,   ahí   tienes   a   tu   hijo'“(L.G.   58).   Con   estas   palabras   el   Señor   Jesús,   en   la
persona de Juan, nos ha entregado a la Madre de Dios, como Madre de Nosotros, la
Iglesia, como Madre de todos sus discípulos, los discípulos de Jesús.
“Jesús, al ver a la Madre, y junto a ella al discípulo que más quería, dijo a la Madre:
'Mujer, ahí tienes a tu hijo'. Después dijo al discípulo: 'Ahí tienes a tu Madre'. Desde
ese momento, el discípulo se la llevó a su casa. (Jn 19, 26­27).
“Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo en el templo al
Padre, padeciendo con su Hijo, mientras El moría en la cruz, cooperó en forma del
todo singular, por la obediencia, la fe, la esperanza, y la encendida caridad, en la
restauración de la vida sobrenatural de las almas. Por tal motivo es nuestra Madre
en el orden de la Gracia” (L.G. 61).
“Y esta Maternidad de María perdura sin cesar en la economía de la gracia, desde el
momento   en   que   prestó   fiel   asentimiento   en   la   Asunción,   y   lo   mantuvo   sin
vacilación al pie de la cruz hasta la consumación perfecta de todos los elegidos. Pues
una   vez   recibida   en   los   cielos,   no   dejó   su   oficio   salvador,   sino   que   continúa
alcanzándonos por su múltiple intercesión, los dones de la eterna salvación. Por su
amor materno cuida de los hermanos de su Hijo que peregrinan y se debaten entre
peligros y angustias y luchan contra el pecado hasta que sean llevados a la patria
feliz.” (L.G. 62).
Como  nuestra   Madre,   Ella  nos   cuida   en   todo   momento  y   en   los   acontecimientos
importantes de la Historia de la Humanidad se ha hecho presente como respuesta
de una Madre ante las necesidades de sus hijos.
En   la   Iglesia   Naciente   vemos   como,   después   de   que   Jesús   sube   al   cielo,   los
discípulos   reconocen   en   la   persona   de   María,   a   la   criatura   más   parecida   a   su
Maestro.   Leemos,   en   efecto,   en   los   Hechos   de   los   Apóstoles   que   “todos   ellos
perseveraban   en   la   oración   y   con   un   mismo   espíritu,   en   compañía   de   algunas
mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos” (Hch 1, 14). Es así como
estuvo presente en Pentecostés cuando Jesús derramó el Espíritu Santo y manifestó
solemnemente el misterio de la salvación humana.
Esto nos está indicando cómo los discípulos reconocían en ella a la Madre de Dios y
Madre suya, así como al mismo tiempo a quien era modelo del discípulo. Es por eso,
sin duda alguna, que se congregaban en torno a María.
María,   madre   de   Jesús,   ha   desempeñado   un   papel   importante   y   decisivo   en   la
Iglesia. Ya en sus principios, cuando los apóstoles trataron de recapacitar sobre todo
lo   que   habían   visto  y   oído,   María,   único   testigo   de   la   Anunciación   y   de  la   Vida
Oculta de Jesús, les ayudó a entender el misterio de su personalidad divina  y a
comprender el mensaje que deberían anunciar.
En Pentecostés también esta presente la Virgen María. A lo largo de la Historia de
la Iglesia, a través de este peregrinar de la humanidad, Ella, la Madre de Dios,
Madre de la Iglesia y Madre de cada uno de nosotros, siempre ha estado presente.
Una y otra vez intercede ante su Hijo y va dando respuesta a los diversos problemas
del   género   humano.   En   parte,   este   es   el   sentido   de   sus   apariciones,   a   saber,
acompañar   a   la   Iglesia,   servir   a   la   humanidad.   Veamos   tres   ejemplos   que   nos
interesan:
 Tepeyac, México.(1531) Cuando se ha descubierto un Nuevo Continente y hay
confusión; cuando se conquista, pero también se quiere evangelizar, surge la
presencia de María como la Estrella de la Evangelización. Se le presenta a un
Indígena, Juan Diego, y le dice:
“ ... es nada lo que te asusta y te aflige, no se turbe tu corazón, no temas a esa
enfermedad, ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿ No soy yo tu salud? ¿No
estas por fortuna bajo mi protección? ¿Que más has de necesitar”
 Lourdes  , Francia  (1857) Cuando surge  el  Movimiento de la Ilustración,  a
saber,   Ideas   no   cristianas   en   favor   de   los   placeres   humanos,   en   donde   se
niega la existencia de Dios, María se declara como la inmaculada concepción,
y nos pide ser santos e inmaculados ante Dios.
 Fátima, Portugal. (1917) Revolución Rusa y la 1ª Guerra Mundial. Inicio del
Comunismo.  María  nos  pide rezar  el  Rosario por  la   conversión  del  Pueblo
Ruso.
“Su figura maternal fue decisiva para que los hombres y mujeres de América Latina
se reconocieran en su dignidad de Hijos de Dios. María es el sello distintivo de la
cultura   de   nuestro   continente.   Madre   y   educadora   del   naciente   pueblo
latinoamericano, en Santa María de Guadalupe, a través del Beato Juan Diego, se
'ofrece un gran ejemplo de Evangelización perfectamente inculturada' (Juan Pablo
II, Discurso Inaugural, 24). Nos ha precedido en la peregrinación de la fe y en el
camino a la gloria, y acompaña a nuestros pueblos que la invocan con amor hasta
que   nos   encontremos   definitivamente   con   su   Hijo.   Con   alegría   y   agradecimiento
acogemos el don inmenso de su maternidad, su ternura y protección, y aspiramos a
amarla del mismo modo como Jesucristo la amó. Por eso la invocamos como Estrella
de la Primero y de la Nueva Evangelización” (S.D. 15).

5.5. 3. En Ella descubrimos el valor del servicio, de la sencillez, de la humildad y


de la fortaleza.
La cooperación de la Madre de la Iglesia en el desarrollo de la vida divina de las
almas  no se agota  en su  intersección  ante su Hijo.  Ella  ejerce además  sobre los
hombres redimidos otro influencia, es un ejemplo, un modelo para el cristiano.
Dice el dicho “las palabras mueven pero el ejemplo arrastra”. El ejemplo de María
atrae irresistiblemente a los fieles a la imitación del modelo divino, Jesucristo, de
quien la Virgen es la más pura y fiel imagen.
El Evangelio de Lucas nos narra el momento de la anunciación. El Ángel saluda a
María   como   “Alégrate,   llena   de   gracia;   el   Señor   está   contigo”   (Lc   1,   28).   Estas
palabras la impresionaron mucho, no entendía qué querían decir. Dios respeta tanto
la libertad del hombre, que le pregunta a María, si quiere ser la Madre del Salvador
del mundo. Tal vez en esos momentos María no entendía nada, había un contraste
entre los planes de ella y los de Dios.
Se establece un diálogo entre María y el Ángel, y al termino del mismo María se
declara como la esclava de Dios: “Yo soy la servidora del Señor; hágase en mí lo que
has dicho” (Lc 1, 38). Abre su corazón a la voluntad de Dios, acoge a plenitud su
designio, es un profundo acto de humildad, de madurez en la Fe y un inmenso amor
a Dios y a la humanidad.
Escuchó,   preguntó,   pero   se   hizo   la   servidora   de   Dios.   No   en   el   sentido   en   que
muchos piensan que Dios no toma en cuenta a los hombres; que los usa realmente
como un instrumento. María es el ejemplo de como Dios quiere relacionarse con los
hombres. Primero respeta la libertad de la persona, y se entrega todo Él, para amar
a la persona. Dios no quería un robot sin voluntad, Él buscaba una Madre para su
Hijo.
La postura de María no es una falsa humildad, es por el contrario todo un acto de
abandono y entrega a su Creador. Así es María: “La servidora”. En la anunciación
María se hace sierva de Dios; ella es quien sirve en todo momento; su vida fue un
continuo entregarse por amor a Dios y a los hombres.
“La escritura la muestra como la que, yendo a servir a Isabel en la circunstancia del
parto, le hace el servicio mucho mayor de anunciarle el Evangelio con las palabras
del Magnificat. En Caná está atenta a las necesidades de la fiesta y su intercesión
provoca la fe de los discípulos que 'creyeron en ÉL' (Jn 2, 11) Todo su servicio a los
hombres es abrirlos al Evangelio e invitarlos a su obediencia: 'Haced lo que  Él les
diga' (Jn.2,5)” (D.P. 300).
Después   del   saludo   del   ángel   cambia   la   vida   de   María,   quien   no   pierde   la   paz
interior. No se pone soberbia, ni intenta presumir por esa gracia tan esperada por
todas las mujeres de Israel y que Dios le ha regalado a Ella. Se siente y actúa como
“la Esclava del Señor”. Y bien sabemos que el esclavo es precisamente aquel que
pertenece totalmente a su dueño. 
María   sabe   que   es   llena   de   gracia   y   esta   certeza   la   lleva   a   vivir   un   mayor
anonadamiento, mayor actitud de dependencia y aceptación de la voluntad de Dios.
María  acoge la Palabra  de Dios como algo maravilloso, porque ella  ya  vive para
Dios. Y si El es su dueño y ella esclava, aceptarlo y obedecerlo es lo normal. Esto ya
para ella es tan habitual, que la voluntad de Dios y la suya son una sola. Obedece
sin condiciones. Por esto la asocia al Misterio de la Redención del hombre. La Madre
y su Hijo (Jesús) le obedecen al Padre con mucho amor y es posible la liberación del
hombre. Entonces, Dios deja de estar distante para estar cerca: “El Verbo se hizo
carne y habitó  entre nosotros”  (Jn.  1, 14). María obedece...  Dios  se Encarna...  el
hombre es Redimido. Vivamos así nosotros. Dios nos quiere dispuestos a obedecerle,
para construir con nosotros el Reino. María nos enseña cómo hacerlo si queremos
aprender. 
Imitar la fe de María es aceptar en la propia vida la persona de Cristo, su proyecto,
sus criterios, sus puntos de vista, sus cuestionamientos, su jerarquía de valores, su
amor al Padre y al Hermano; su forma de ver las cosas, su manera de juzgar y el
proceso   para   resolver   un   problema   o   conflicto.   Imitar   la   fe   de   María   es   fiarnos
plenamente  de  Dios  en   todas  las   circunstancias   de  la  vida.   Es   darle   a   El,   como
María, el primer lugar en nuestra vida, en nuestro corazón. 
Como ninguna otra criatura, María AMA Señalábamos hace un momento cómo su
amor a Dios lo muestra ella en la aceptación total de su voluntad. Y si el amor a
Dios es de verdad grande, entonces es capaz de incomodarse para pensar en sus
hermanos. Así, nos narra el Evangelio que, cuando comenzó su embarazo, partió
apresuradamente para donde su prima Isabel, con quien permaneció cerca de tres
meses. (Cf. Lc. 1, 39.56). El amor siempre tiene una expresión concreta: pensar en el
otro, ser solidario, ayudar, adelantarse a sus necesidades, perdonar, tolerar, servir.
Cuantas cosas nos enseña María en su actitud de buscar al mas necesitado para
ayudarlo.   Santa   Isabel   era   persona   de   edad   avanzada   y   ya   tenia   seis   meses   de
embarazo (Cf. Lc. 1, 36), realmente reclamaba ayuda y colaboración. Se adelanta
para ofrecerle fraternalmente su servicio. Quien ama sinceramente, hace lo mismo,
porque el amor es ingenioso.
Tenemos otro texto del Evangelio que nos muestra a María en actitud también de
verdadero amor, las bodas de Caná. Aquí , ella advierte que se han quedado sin vino
en un momento mas importante de la fiesta (Cf. Jn. 2, 4­5). Sin hacer críticas, se
acerca a Jesús para interceder. Su confianza y seguridad en El, hacen que comience
los milagros, cuando aun no había llegado la hora. No se quedó indiferente ante la
posibilidad de que los novios pasaran un mal rato. Para María, nuestras carencias
la acercan más a nosotros. Cuando algo falta, está lista para ayudarnos a superar
esos vacíos.
María  es  la  gran  servidora   de la  humanidad. Ofrece   el   servicio  más   grande  que
conoce la Historia, porque le da Jesús al mundo. Amar como ama María, nos exige:
escuchar, obedecer aceptando la voluntad de aquél que lo puede todo y entregarnos
a los hombres por amor a Dios y a ellos.
María la Madre de Dios, con un corazón generoso se consagró como la esclava del
Señor. Fue un instrumento que cooperó para la salvación del mundo por la libre fe y
obediencia. Así como la obediencia de Jesús nos trae la salvación, por María Dios
quiso   que   la   mujer   también   participará   de   una   manera   muy   especial   en   la
redención, así como había participado en la caída del género humano. Si la muerte
vino por Eva, la vida vino por María.
“María, llevada a la máxima participación con Cristo, es la colaboradora estrecha en
su obra. Ella fue 'algo del todo distinto de una mujer pasivamente remisiva o de
religiosidad alienante ' (M.C. 37). No es sólo el fruto admirable de la redención; es
también la cooperadora activa. En María se manifiesta preclaramente que Cristo no
anula la creatividad de quienes le siguen. Ella, asociada a Cristo, desarrolla todas
sus capacidades y responsabilidades humanas, hasta llega a ser la nueva Eva junto
al nuevo Adán. María , por su cooperación libre en la nueva Alianza de Cristo, es
junto a El protagonista de la historia. Por esta comunión y participación, la Virgen
Inmaculada vive ahora inmersa en el misterio de la Trinidad, alabando la gloria de
Dios e intercediendo por los hombres” (D.P. 293).
Su oración es  constante y universal:  en ella  da  gracias a  Dios, porque ha  hecho
obras grandes, porque ha mirado la pequeñez de su esclava; derribó del trono a los
poderosos y elevó a los humildes; se compadece de los hambrientos y despide a los
ricos con las manos vacías. Agradece que haya  socorrido a Israel, su pueblo (Cf.
Lc.1, 46ss).
La oración de María es un encuentro con ella misma y con Dios. Con ella misma,
porque humildemente reconoce que gracias a cuanto el Todopoderoso ha hecho con
ella,   todas   las   generaciones   la   proclamaran   Bienaventurada;   con   Dios,   porque
dialoga con El, de su propia experiencia, pero también de la experiencia del pueblo;
porque   reconoce   la   misericordia   en   favor   de   Abraham   y   su   descendencia   para
siempre. 
Su   diálogo   no   se   centra   en   los   acontecimientos   del   día   o   de   su   pequeño   mundo
familiar o personal, sino en la historia de su pueblo. Es mujer del pueblo cuando
ora.   Es   bello   reconocer   a   María   orante   como   la   Esclava   del   Señor,   así   como   ha
vivido. Por eso su oración es coherente. Ora como vive y vive como ora. 
Como buena judía, va a Jerusalén a celebrar las fiestas del pueblo, asiste puntual a
la sinagoga  En el cenáculo, cuando los apóstoles, todavía cobardes, esperaban al
Espíritu   Santo,   María,   la   mujer   del   pueblo,   ora   con   ellos;   sostiene   su   fe   débil,
alimenta su esperanza y fortifica los vínculos de fraternidad. Está en medio de ellos
como la fiel creyente, para pedir la fuerza del Espíritu para el cuerpo de su Hijo, la
Iglesia (Cf. Madre del Redentor No. 26).
Descubramos en María, a nuestra Maestra de Oración. Ella es la joven que todo lo
cree, todo lo espera, todo lo alcanza; gracias a esta íntima unión que tiene con su
Hijo. Ella necesitaba mucho menos que nosotros y ora siempre. Hagamos lo mismo,
porque   el   mundo   nos   necesita   revestidos   también   con   la   fuerza   del   Espíritu.
Necesitamos   la   gracia   de   Dios,   para   saber   rechazar   el   mal   y   la   mentira.   Para
sostenernos como jóvenes católicos, en el esfuerzo por construir la civilización del
amor y para superamos siempre como hijos de Dios. 
Qué interesante para nosotros contemplar a María como mujer libre, cuando toma
sus decisiones. Ella decide cambiar los planes en los cuales estaba comprometida su
vida   afectiva   y   su   futuro,   sin   dejarse   manipular   por   su   novio   y   por   otras
circunstancias.   En   esa   decisión   fundamental,   fue   ella   misma.   Aunque   ya   estaba
comprometida con José, dice si a Dios, con total autonomía, sin dejarse condicionar
por su ambiente.
María  es  una   mujer  de  fe   y   la  fe   es   liberadora,   porque  Dios,   en  quien   creemos,
transforma y lleva a la plenitud del amor y de la verdad. “Y la verdad nos hace
libres” (cfr. Jn. 8, 32).
Cuando Dios entra en una persona, la transforma desde dentro, destruye en ella las
raíces del mal y la libera. Quien vive como María, destruye en si los poderes que
envanecen y las fuerzas que esclavizan. María es el modelo del cristiano, su trabajo
y amor a Dios, la llevan a ser ignorada y oculta, pero con una entrega y servicio
efectivo. En el Evangelio encontramos otros textos que nos hablan de María como
modelo de otras virtudes. Veámoslas:
Piedad hacia Dios, pronta a cumplir sus deberes religiosos (Cf. Lc. 2, 21. 22­40. 41).
Gratitud por los bienes recibidos (Lc. 1, 46­49), que ofrece en el templo (Lc. 2, 22­
24).
Fortaleza en el destierro (Cf. Mt 2,13­23); en el dolor (Cf. Jn.19, 25; Lc. 2, 34­35).
Pobreza y confianza en el Señor (Cf. Lc. 1, 48; 2, 24).
Pureza virginal (Cf. Mt 1,18­25; Lc. 1, 26­38; M.C. No. 57). 
5.5.4. En ella se cumplen las promesas de Dios: Feliz la que ha creído
María esta íntimamente ligada a su Hijo, en ella “ todo está referido a Cristo y todo
depende   de   él”   (M.C.   25).   Desde   el   momento   de   la   anunciación   hasta   la   misma
Ascensión de Jesús a los cielos. Ella comparte todo con Él, para la salvación de los
hombres: el dolor de la cruz y la gloria de la resurrección. Es exaltada por su Hijo y
por los hombres, reconociéndola como la Madre de Nuestro Señor, y dándole el lugar
que se merece.
María es lo más parecido a Cristo; en ella se cumple la bienaventuranza mayor:
“feliz tú que has creído” (Lc 1, 45). El Magnificat es espejo del alma de María, es un
poema que ella recita, en el cual se mira la culminación de la espiritualidad de los
pobres de Yahvé y se prepara el Evangelio de Cristo.
Celebra todo mis ser la grandeza del Señor
y mi espíritu se alegra en el Dios que me salva
porque quiso mirar la condición humilde de su esclava,
en adelante todos los hombres dirán que soy dichosa
porque ha hecho en mí maravillas. (Lc.1, 46­48).
El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice como el camino de María, es el camino
de su Hijo, camino que la Iglesia debe recorrer.
“Después de haber hablado de la Iglesia, de su origen, de su misión y de su destino,
no se puede concluir mejor que volviendo la mirada a María para contemplar en ella
lo que es la Iglesia en su Misterio, en su “peregrinación de la fe”, y lo que será al
final de su marcha, donde le espera, “para la gloria de la Santísima e indivisible
Trinidad”, “en comunión con todos los santos” (L.G. 69), aquella a quien la Iglesia
venera como la Madre de su Señor y como su propia Madre:” (C.C. 972).
También el Vaticano II nos habla de la figura de MAría:
“Entre tanto, la Madre de Jesús, glorificada ya en los cielos en cuerpo y alma, es la
imagen   y   comienzo   de   la   Iglesia   que   llegara   a   su   plenitud   en   el   siglo   futuro.
También en este mundo, hasta que llegue el día del Señor, brilla ante el Pueblo de
Dios en su marcha. Como señal de esperanza cierta y de consuelo (cfr. 2 Pe.3,10)”
(L.G. 68).
En   la   Virgen   María   la   Iglesia   ha   llegado   a   su   perfección,   es   modelo   de   vida   y
esperanza   para   el   creyente.   Es   María   quien   logra   la   máxima   realización;   es   el
culmen   y   resumen   de   las   esperanzas   de   la   Iglesia   y   las   promesas   de   Dios   a   la
humanidad.  Desde la  encarnación  quedó  unida  en  Cristo toda   la   humanidad. El
hombre, por la encarnación, la pasión, la muerte y la resurrección de Cristo, ha sido
redimido y ha recobrado la dignidad de Hijo de Dios. De esa manera María, por ser
Madre del Salvador, está íntimamente unida a la Redención del hombre y en Ella,
asunta   al   Cielo,   está   la   Esperanza   cierta   de   la   gloria   celestial,   que   Dios   tiene
preparada a todos aquellos que le aman.
5.5. 5. Ella acompaña y da fuerza a la evangelización.
María  con  su oración dio comienzo en aquél Pentecostés  a la  Evangelización del
mundo. Desde entonces y hasta nuestros tiempos en que el Papa nos llama a una
Nueva Evangelización, siempre ha estado acompañando a la Iglesia en esta tarea
tan   apremiante.   En   todas   y   cada   una   de   las   tareas   que   la   Iglesia   realice   para
proclamar a su Hijo y hacer presente el Reino de Dios, María esta ahí. 
“Sea ella la estrella de la Evangelización siempre renovada que la Iglesia, dócil al
mandato del Señor, debe promover y realizar, sobre todo en estos tiempos difíciles y
llenos de esperanza” (E.N. 81).

6. ¿Cómo debe realizarse la Jornada?


6.1 Con la Fuerza del Espíritu Santo.
“No habrá nunca evangelización posible sin la acción del Espíritu Santo” (E.N. 75).
El   Espíritu   Santo   es   el   agente   principal   de   la   evangelización.   Él   es   el   que   nos
impulsa   a   nosotros   a   anunciar   el   Evangelio,   y   quien   hace   que   el   joven   que   ha
participado en una Jornada lo acepte y lo acoja.
El Espíritu Santo es quien realiza la conversión en cada persona y el que suscita el
que verdaderamente podamos ser santos, de verdad fieles al Señor Jesús.
El Espíritu Santo pone en el Auxiliar palabras que por sí solo no podría encontrar.
Es a través de la acción del Espíritu Santo que el mensaje evangelizador deja de ser
un   mero   conjunto   de   palabras   que   por   sí   solas   nada   o   poco   lograrían,   para
convertirlas en Vida. El Espíritu Santo dispone el alma de quien escucha abriéndola
para que acoja la Buena Nueva de Jesús y la comprenda. Sin El no somos capaces
de   amarla   ;   sin   el   Espíritu   Santo   los   esquemas   más   elaborados   sobre   bases
sociológicas   y   psicológicas   se   revelan   pronto   vacíos   y   desprovistos   del   verdadero
valor.
Nosotros,   miembros   del   M.J.V.C.,   conscientes   de   que   nuestro   Movimiento   es   un
Movimiento   de   Iglesia   y   de   que   nosotros   mismos   siempre   en   proceso   de   seguir
evangelizándonos somos evangelizadores de los jóvenes queremos confiar más y más
en   la   fuerza   del   Espíritu   Santo,   ya   que   sabemos   muy   bien   que   es   El   quien
comprende al joven y actúa en su corazón. Conocemos nuestra fragilidad y por eso
confiamos en Aquél que todo lo puede.
Al   capacitarnos   humana   e  intelectualmente  para   nuestra   misión  evangelizadora,
haciendo nuestras en forma responsable las técnicas y contenidos necesarios para
evangelizar, no dejamos de invocar y abrirnos a la acción del Espíritu Santo, para
que sea El quien guíe nuestro trabajo y servicio.
Confiar en el Espíritu Santo es ser sensibles a la acción de ese Espíritu en nosotros
mismos, ya que sabemos que El nos santifica y capacita para la misión. Es El quien
da   vida   a   nuestro   servicio   de   Iglesia.   En   los   momentos   de   mayor   dificultad   es
cuando más debemos estar dispuestos a abandonarnos en El. 
El Espíritu Santo es quien inspira todos nuestros esfuerzos apostólicos y los lleva a
plenitud.   El   da   testimonio   de   Jesús   en   nuestra   época   y   nos   confirma   como   sus
testigos.   Testigos   de   su   Señorío   entre   nosotros   y   testigos   transparentes   de   Su
Evangelio de Amor. El sigue suscitando en cada una de nuestras Jornadas nuevos
testigos jóvenes. Muchachas y muchachos valientes, audaces y alegres, testigos una
vez más de la Gracia Divina presente en su mundo.

6.2 Con las Actitudes de María.


El Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana siempre ha querido desempeñar su
misión evangelizadora al estilo de María. Ella siempre ha dicho sí a Dios. Es la
humilde esclava del Señor, quien se alegra por su venida y lo acoge con confianza y
fe. Ella guarda en su corazón todas las Palabras de su hijo y las medita. Es Ella
precisamente  quien,   en   las   Bodas   de  Caná,   suscita   con   su   intercesión,   la   acción
salvadora del Señor. María nos lleva siempre a Jesús y nos indica hacer “ lo que El
nos diga” (cfr. Jn 2,5 ).
Desconocida  y oculta, asidua en la oración, se hace servidora de todos y a todos
ayuda a alcanzar el perdón y la salvación. Es mediadora de la Gracia. 
Llena de Gracia, está unida a su Hijo y está presente siempre en el Movimiento.
Ella está con nosotros; camina con el M.J.V.C. y es un ejemplo a seguir. María nos
acompaña al encuentro con su Hijo; nos ayuda a ser discípulos fieles de Cristo. Es la
mujer creyente; la mujer fiel. 
Al igual que María, el joven del M.J.V.C. se esfuerza por ser servidor de todos en la
gran tarea de la evangelización. Como Ella, nosotros tratamos de ser desconocidos y
ocultos a los ojos del mundo, para que Jesús aparezca como Señor y Salvador. 
El   Auxiliar   de   Jornadas   se   esfuerza   por   vivir,   aspirar   y   respirar   el   espíritu   de
María: Espíritu de humildad, de abnegación, de unión intima con Dios y de caridad
fraterna. Desea imitar su forma de ser y de obrar, de pensar y de juzgar. Todos
queremos vivir el Evangelio al estilo de María. María supo estar presente al pie de
la Cruz. Acompañó a la Iglesia el día de Pentecostés. y la sigue acompañando hasta
el final de los tiempos. 
6.3 Testigos fieles de la Buena Nueva.
Jóvenes evangelizadores tenemos que ser fieles al mensaje de la Buena Nueva. Es
fundamental encarnarlo primero en nuestro corazón, hacerlo nuestra razón propia
de ser y vivirlo con fidelidad. Únicamente así podremos anunciarlo y compartirlo sin
mentiras ni engaños. 
Somos conscientes de que “hay un contenido esencial, una sustancia viva, que no se
puede modificar ni pasar por alto sin desnaturalizar gravemente la evangelización
misma” (E.N. 25). 
En   este   mismo   capítulo,   en   el   numero   4   “  ¿Que   implicaciones   tiene   la   Buena
Nueva?”   hemos   tratado   de   dejar   claro   el   contenido   fundamental   de   la
Evangelización y por tanto de la Jornada. Tenemos “una sola Fe, un solo Señor, un
solo Bautismo, un solo Dios y Padre” (Ef 4,4­6). Siguiendo a San Ireneo afirmamos
una   vez   más   que  “esta   fe   que   hemos   recibido   de   la   Iglesia   la   guardamos   con
cuidado” (Adv. Haer. 3,24,1). 
Como Movimiento  evangelizador  del   joven   por  el   joven,   nosotros,  Movimiento  de
Jornadas   de   Vida   Cristiana,   queremos   ser   fieles   al   mandato   de   Jesús   “vayan   y
prediquen a todos los pueblos” Queremos ir a los más alejados de la influencia del
Evangelio. Junto con nuestra Iglesia queremos conservar integro el contenido de la
Fe, sin desvirtuarlo ni cambiarlo. Proclamamos con claridad la voluntad salvífica de
Dios Padre que “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de
la Verdad”.(I Tim.2,3­4)
Conservando   con   cuidado   la   Fe   que   hemos   recibido   de   la   Iglesia,   nosotros,   el
M.J.V.C. nos esforzamos por adaptarla a la mentalidad de los jóvenes de hoy, pero
sin que esa adaptación implique, en modo alguno, ni una expresión ni un anuncio de
un Evangelio incompleto. Queremos  vivir con fidelidad la  Nueva  Evangelización.
Con la Iglesia somos guardianes de la Palabra de Dios y de la Tradición, y por lo
tanto, no tenemos derecho a mutilarlas en ninguna  circunstancia ni ante ningún
auditorio. 
Queremos   conocer   y   amar   el   contenido   de   la   evangelización;   nos.   sentimos
responsables de algo que no hemos inventado y de lo cual no somos propietarios
para manejar a nuestro antojo, sino de lo que Jesús mismo y su Iglesia nos han
confiado; deseamos conservar el Evangelio con fidelidad y que dé fruto abundante
en muchos jóvenes a nuestro alrededor. Hemos descubierto en la Tradición y en el
Magisterio la interpretación auténtica del Mensaje de Jesús. Cuando adaptamos el
mensaje a la mentalidad y a la cultura de nuestros oyentes, lo único que deseamos
es salvaguardar la integridad de la Fe. 
6.4 Con la alegría y gozo del Evangelio.
“Yo   les   he   dicho   todas   estas   cosas   para   que   participen   en   mi   alegría   y   sean
plenamente felices “ (Jn 15,11) Juan Pablo II lo actualiza diciéndonos “¡que esta
Buena  Nueva  de Jesús  sea siempre vuestra  alegría!  ¡  Que su Evangelio penetre
siempre con su luz y su fuerza! ¡ Que sea vuestra salvación !” 
En el M.J.V.C. anunciamos la Buena Nueva, anunciamos una Gran Noticia que nos
entusiasma, amamos y nos llena de alegría. Vivimos con verdadero gozo la Vida
Nueva en Cristo Jesús. Sí, nos gozamos de verdad con la Gracia de Dios. 
Como jóvenes evangelizadores que somos, debemos ser mensajeros de esperanza y
alegría, dejando que la Buena Nueva de Jesús irradie nuestros corazones. Debemos
estar alegres : 
Porque Cristo ha venido al mundo; 
porque Jesús ha muerto en la Cruz; 
porque resucitó de entre los muertos;
porque nos hace hijos del Padre por el Bautismo;
porque borra nuestros pecados por medio de la reconciliación;
porque Jesús ha venido a liberarnos de cualquier esclavitud ;
porque infunde en nosotros su Gracia Divina; 
porque El es dueño y Señor de nuestras vidas. 
Nosotros, jóvenes que evangelizamos a otros jóvenes debemos ser testigos de esta
alegría y de este gozo que sobrepasa todo entendimiento. También nosotros, al igual
que los ángeles la noche del nacimiento de nuestro Salvador, anunciamos “una Gran
Alegría” (Lc 2,10) a la juventud de hoy y de todos los tiempos. 

6.5 Abiertos a la Esperanza ante la realidad que vivimos.


“Jóvenes, no perdáis la esperanza, sois peregrinos de esperanza” (Juan Pablo II, S.
Juan de los Lagos, 1990, nº 179).
Jóvenes   evangelizadores,   debemos   ser   mensajeros   de   la   esperanza.   Nuestra
esperanza es Cristo. “ No tengan miedo, Cristo vive “ no se cansa de repetir Juan
Pablo II. En Jerusalén, el Sepulcro está vacío. Cristo vive y va un paso adelante de
nosotros en la Historia haciendo con nosotros, y muchas veces a pesar de nosotros,
un mundo nuevo. El mundo será nuevo si “yo soy nuevo”. 
Una muchacha después de haber hecho su Jornada, a sus 17 años de vida, afirma en
una canción suya, no estar de acuerdo con la realidad del mundo del cual ella forma
parte. Y se cuestiona: “¿Por qué? ¿Por qué? me pregunto yo ¿Por qué? Puedes acaso
responder pues no encuentro explicación”. Y continúa : “Pero sé que un día. el amor
triunfará. Yo estoy segura de que sucederá. Aunque ese día no me encuentre yo aquí
para ver si es verdad”. Ella conoció a Cristo en su Jornada. Le abrió su corazón lleno
de su esperanza juvenil. 
Muchacha de esperanza, sabe sin embargo que es Cristo, el Hombre Nuevo, quien
hace  nuevo  al  joven  y  nueva   a  la   joven  de  hoy.  Esperamos   un  mundo nuevo;  lo
estamos construyendo ya.” No tengas miedo; Cristo vive”. 

6.6. Creyendo en la fuerza del auténtico encuentro con Jesús.


“Es   preciso   anunciar   de   tal   manera   a   Jesús   que   el   encuentro   con   El   lleve   al
reconocimiento del pecado en la propia vida y a la conversión, en una experiencia
profunda de la Gracia del Espíritu recibida en el Bautismo y en la Confirmación”
(S.D. 46). 
Habiendo encontrado a Jesús no nos queda otra salida que, como al Apóstol Andrés,
ir a buscar a nuestro hermano joven y presentárselo sin ambigüedades. De frente y
sin miedo. El Papa Juan Pablo II nos ha invitado a tener “ un encuentro de ojos
abiertos y corazón palpitante con Jesús”. 
Creemos que sólo Jesús es capaz de transformar el corazón del joven y que este
encuentro personal con El puede, con su misma fuerza, suscitar la conversión y el
cambio de vida. 
Por eso, cada Jornada de Vida Cristiana debe esforzarse por suscitar y lograr el
encuentro personal de cada participante con el Señor Jesús. Es un encuentro que
hemos   preparado   con   toda   seriedad.   Un   Auxiliar   que   no   se   haya   preparado
espiritual y humanamente con responsabilidad no debe participar en la Jornada.
Los  Auxiliares  debemos  seguir  siempre el  ejemplo  de Juan Bautista que abre el
camino a Jesús; debemos “menguar para que Jesús crezca” en el joven que vive la
Jornada. 

6.7 Con la Espiritualidad del Seguimiento de Jesús.


“ El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y que me
siga “ (Mt 16,24 ).
Jesús es claro; no engaña; no miente. Afirma “Yo soy el Camino, la Verdad y la
Vida” (Jn 14,6 ). No hay otro Camino para llegar al Padre. Llamados a ser cristianos
por nuestro bautismo, el único camino para ser fiel a ese llamado del Padre es el
seguimiento de Jesús. “Oíste decir “... es cierto efectivamente hay muchas formas de
resolver la vida. “Yo te digo”, Jesús tiene una. “ Tu, sÍgueme”. 
Llamado   por   Dios   a   ser   un   joven   cristiano,   llamada   por   Dios   a   ser   una   joven
cristiana,   yo   libremente   he   aceptado   serlo.   Únicamente   siguiendo   a   Jesús   en
fidelidad lo soy. 
“El que quiera seguirme... cargue con su cruz “ (Mt 16,24 ). 
La Cruz de Jesús es desgarramiento, sufrimiento, dolor sí, pero de ninguna manera
resignación o aniquilamiento de la persona. Jesús pasa por la Cruz para resucitar.
La resurrección es plenitud de vida. El joven cristiano esta llamado a vivir, y a vivir
en   plenitud.   Un   joven   cristiano   es   asimismo   factor   de   vida   en   plenitud   a   su
alrededor. Vive e invita a vivir. 

6.8 Evitando técnicas psicológicas y/o manipuladoras que desvirtúen el


mensaje de la Buena Noticia.
“Las técnicas de evangelización son buenas pero ni las más perfeccionadas podrían
reemplazar   la   acción   discreta   del   Espíritu.   La   preparación   más   refinada   del
evangelizador no consigue absolutamente nada sin El” (E.N. 75). 
“El predicador del Evangelio... no vende ni disimula jamás la verdad por el deseo de
agradar a los hombres, de causar asombro, ni por originalidad o por el deseo de
aparentar. No rechaza nunca la verdad. No oscurece la verdad revelada por pereza
de buscarla, por comodidad, por miedo” (E.N. 78).
Nuestra   sociedad   actual   parece   estar   fascinada   por   los   resultados   rápidos   y
brillantes.   La   publicidad,   la   psicología,   las   técnicas   de   mercadotecnia   y   ventas
parecen ofrecer nuevos medios para alcanzar la felicidad. El hombre moderno se ve
cada día sometido a una lluvia de presiones, mensajes subliminales y todo tipo de
técnicas para modificar su comportamiento. 
Existe hoy la tentación en los Movimientos de Iglesia de recurrir a estas técnicas
para   propagar   el   Evangelio.   La   búsqueda   de   nuevos   métodos,   de   adaptaciones
novedosas   puede   ser   muy   útil,   pero   corre   también   el   riesgo   de   desvirtuar   el
Evangelio y de coartar la libertad individual. 
Ante   esta   tentación   de   utilizar   presiones   psicológicas   para   obtener   resultados
visibles y rápidos, el Auxiliar confía, no en recursos humanos, sino en la fuerza del
Espíritu. Nunca nos cansaremos de repetirlo. El Auxiliar sabe que la Palabra de
Dios es capaz por sí misma de convertir el corazón del joven. Por eso, más que sus
recursos, su inteligencia o su habilidad, el confía en la acción discreta del Espíritu
que mueve los corazones. 
No   debemos   nunca   buscar   usar   otros   medios   que   los   que   usaban   Jesús   y   sus
discípulos, a saber, el testimonio auténtico, la predicación viva y sincera la oración y
el  sacrificio,  el amor ardiente hacia  el  prójimo. Aprovechemos  utilizar dinámicas
evitando cuidadosamente toda manipulación o presión sobre el joven que hace su
Jornada. Estamos convencidos de que sólo el Evangelio puede transformar a fondo y
para siempre el corazón de cada oyente. 
La   utilización   de   los   recursos   que   nos   ofrecen   las   ciencias   humanas   (sicología,
sociología,   etc.)   se   hará   siempre   con   prudencia   y   a   la   luz   del   Evangelio   y   del
Magisterio de la Iglesia. Conscientes de que estas técnicas pueden ser buenas si se
saben utilizar con profesionalismo y no “al aventón”, estamos también igualmente
conscientes que son en sí mismas limitadas, pues no alcanzan a revelar la verdad
total   sobre  el   hombre.  Sólo  Dios   ha   sondeado el   corazón  humano,   pues  El   lo ha
modelado, y sólo El puede hacer del hombre una Criatura Nueva. 
En nuestra Jornada estaremos trabajando siempre la Verdad sobre Jesucristo, la
Verdad  sobre el  Hombre y la  Verdad sobre  la  Iglesia, dóciles, una  y  otra  vez  al
Espíritu Santo. 

7. Preparación del Auxiliar.


“La   imagen   evangélica   de   la   vid   y   los   sarmientos   nos   revela   otro   aspecto
fundamental de la vida y de la misión de los fieles laicos: La llamada a crecer, a
madurar continuamente, a dar siempre más fruto” (C.L. 57).
Dios nos llama a la Santidad y nos envía como predicadores de la Buena Nueva,
pero   también   nos   capacita   para   vivir   este   llamado.   Los   Auxiliares   del   M.J.V.C.
hemos   decidido   responder   al   llamado   de   Dios,   pero   es   necesario   que   exista   una
preparación. Toda acción de la Pastoral Juvenil debe tener un objetivo formativo
hacia sus agentes: los jóvenes. La Pastoral juvenil en la línea de la evangelización
debe ser un verdadero proceso de educación en la fe que lleve a la propia conversión
y a un compromiso evangelizador.
Para que nuestra labor evangelizadora alcance su plena eficacia, necesitamos que
los   Auxiliares   de   cada   una   de   las   escuelas   tengan   una   formación   multiforme   y
completa. Es necesario un continuo progreso espiritual y doctrinal del Auxiliar, así
como también una preparación de acuerdo a las diversas circunstancias, personas y
deberes, a los que tiene que dirigir su actividad. 
Esta preparación tiene tres aspectos: la información, la formación y la revelación.
En   efecto,   no   basta   con   tener   muchos   datos,   o   adquirir   técnicas   pedagógicas:   es
necesaria también una relación personal con Jesús en la oración, como un discípulo
que se sienta a los pies de su Maestro. Es necesario preparar a los Auxiliares como
Jesús   personalmente   preparó   a   sus   discípulos;   nuestros   hermanos   de   Jornadas
deben recibir una preparación que abarque a toda su persona, en cada uno de los
aspectos de la misma, y que no sea solo teoría, es decir, que la información obtenida,
se aplique a la vida cotidiana. El Auxiliar de Jornadas tiene derecho a recibir una
formación integral.
7.1. Necesidad de una preparación integral
La vocación y misión que el joven Auxiliar tiene que vivir, surge de la unión íntima
con Jesucristo, que lo invita a dar fruto por la acción de la Santísima Trinidad. “ Yo
soy la vid verdadera, y mi Padre el viñador. Todo sarmiento que en mi no da fruto,
lo corta, y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto “ (Jn 15, 1­2)
Es pues la acción de Dios la que nos capacita o dicho de otra manera nos forma. Dios
ha   llamado   a   cada   uno   de   los   hombres,   y   este   encuentro   con   Él,   interpela   a   la
persona, la cual libremente decide el aceptar este llamado, que la conducirá a una
vida de continua formación, a una vida de continuo crecimiento; pero puede también
decir   no   .   Esta   es   una   respuesta   personal   que   necesariamente   involucra   toda
nuestra VIDA.
“En   este   diálogo   entre   Dios   que   llama   y   la   persona   interpelada   en   su
responsabilidad   se   sitúa   la   posibilidad   ­es   más,   la   necesidad­   de   una   formación
integral y permanente de los fieles laicos” (C.L. 57). 
Entendemos   una   Formación   integral,   como   el   proceso   continuo   por   el   cual   la
persona   va   madurando   en   su   Fe,   Esperanza   y   Caridad,   y   cada   día   se   va
transformando en la persona de Cristo: “ ya no soy Yo, sino Cristo en que vive en
mí” , según la voluntad del Padre, con la guía del Espíritu Santo. (cfr. C.L. 57).
Dicha  formación  que el  Auxiliar,  como discípulo  de Jesús   que es, necesita, tiene
como   objetivo   fundamental”   el   descubrimiento   cada   vez   más   claro   de   la   propia
vocación y la disponibilidad siempre mayor para vivirla en el cumplimiento de la
propia vocación” (C.L. 58).
“Dios me llama y me envía...Esta vocación y misión personal define la dignidad y la
responsabilidad de cada fiel laico y constituye el punto de apoyo de toda la obra
formativa,   ordenada   al   reconocimiento   gozoso   y   agradecido   de   tal   dignidad   y   al
desempeño fiel y generoso de tal responsabilidad.” (C.L. 58).
Es Dios quien en su llamado quiere que vivamos su propia vida divina, hacernos sus
hijos adoptivos, hermanos de Cristo y templos del Espíritu Santo; en una palabra
ser santos. Esta es la voluntad de Dios, que se va revelando a través del desarrollo
de nuestra vida, de sus diversos acontecimientos y de manera gradual día a día.
En   el   desempeño   y   fidelidad   a   la   propia   vocación   y   misión,   cada   uno   vivimos
momentos en los cuales necesitamos precisar con mucha claridad la voluntad de
Dios.   Avanzamos   entonces   con   paso   firme   hacia   nuestra   transfiguración   en   la
persona de Cristo. Otras veces, en cambio, parece que no caminamos; no avanzamos
nada.; y sin embargo, todos estamos llamados a hacer realidad. cada quien en su
situación bien concreta, la voluntad de Dios.
Nosotros. los Auxiliares del M.J.V.C., gozamos de una época privilegiada en nuestra
vida   para   comenzar   y   hacer   crecer   nuestro   proceso   de   formación,   y   dejar   ver   la
voluntad del Padre en nuestra existencia, siendo fieles al llamado de la santidad,
viviendo   de   acuerdo   a   los   criterios   de   Jesús   las   diversas   situaciones   personales,
sociales e históricas en las que nos toca desarrollar nuestro existir.
La formación integral no consiste únicamente en llenarse de conocimientos y saber
cual es la voluntad de Dios. Se trata sobre todo, de hacer vida esta voluntad, de
realizar lo que Dios quiere que hagamos de nuestra existencia, y de hacer nuestra la
indicación que nos diera la Virgen María:” Hagan lo que Él les diga” (Jn 2, 5).sin
olvidar que ese “Él” es Jesús. Es más, en los momentos difíciles que, seguramente
todos pasamos, tener la capacidad de decir: “Padre, que no se haga mi voluntad sino
la tuya” (Lc 22, 42)
“Esta es la tarea maravillosa y esforzada que espera a todos los fieles laicos, a todos
los cristianos, sin pausa alguna: conocer cada vez más las riquezas de la Fe y el
Bautismo y vivirlas en creciente plenitud. El apóstol Pedro hablando del nacimiento
y crecimiento como de dos etapas de la vida cristiana, nos exhorta: “Como niños
recién nacidos, desead la leche espiritual pura, a fin de que, por ella, crezcáis para
la salvación” (1 Pe.2,2) (C.L. 58).
La   preparación   que   cada   Auxiliar   debe   recibir   es   una   tarea   primordial   en   los
objetivos   de   las   Escuelas   de   Auxiliares.   Cuando   no   existe   este   proceso   de
crecimiento,   o   de   maduración,   impulsado   por   la   Formación   integral,   se   viven
situaciones de divorcio entre la Fe, la Esperanza y la Caridad, del joven y su vida
cotidiana.
“En su existencia no puede haber dos vidas paralelas: por una parte, la denominada
vida   'Espiritual',   con   sus   valores   y   exigencias;   y   por   otra,   la   denominada   vida
'secular',   es   decir   la   vida   de   familia,   del   trabajo,   de   las   relaciones   sociales,   del
compromiso político y de la cultura” (C.L. 59).
Dentro de cada uno de estos campos es necesario que el Discípulo de Cristo dé fruto,
y fruto en abundancia, Todo este estilo de vida exige “un ejercicio continuo de la Fe,
de la esperanza y de la caridad” (A.A. 4). Es cierto pues, que no pertenecemos a este
mundo pero no por ello tenemos que descuidar las labores propias del mismo. “ Se
equivocan los cristianos que, pretextando que no tenemos aquí ciudad permanente,
pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales,
sin darse cuenta de que la propia fe es un motivo que les obliga al más perfecto
cumplimiento de todas ellas, según la vocación personal de cada uno... El divorcio
entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los más
graves errores de nuestra época “(G.S. 43).
Es pues una tarea urgente en la Pastoral Juvenil, y en nuestro caso concreto, que el
M.J.V.C.   a   través   de   sus   escuelas   de   Auxiliares,   brinden   a   los   jóvenes   que   las
integran, una formación integral adecuada, para que vivan la unidad de su persona,
en profunda comunión con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y que conformen su
ser auténtico, libre y fiel a la vocación y misión que Dios les ha concedido.

7.2. Preparación Humana


La preparación de un Auxiliar de jornadas supone una completa formación humana,
acomodada al carácter y cualidades de cada uno. El Auxiliar, conociendo bien el
mundo contemporáneo, debe ser un miembro que se adapte a su realidad y a la
cultura de su tiempo (cfr. AA 29).
Para   tener   una   buena   formación   en   este   campo,   se   requiere   cultivar   buenas
relaciones  humanas, que estén cimentadas en los  auténticos  valores  del  hombre,
sobre   todo   el   arte   de   la   convivencia   y   de   la   colaboración   fraterna,   así   como   el
diálogo.
Por medio de una formación sabiamente ordenada hay que cultivar también a los
Auxiliares a una necesaria madurez humana, cuyas principales manifestaciones son
la   estabilidad   de   espíritu,   la   capacidad   para   tomar   prudentes   decisiones   y   la
rectitud en el modo de juzgar sobre los acontecimientos y los hombres. Además, el
dominio de su propio carácter, y el fomento de la sinceridad, del sentido permanente
de la justicia, la fidelidad a la palabra dada, la buena educación y la moderación en
el hablar, así como la unidad en la caridad. Pero sobre todo es necesario que se
forme al Auxiliar para que no sólo realice actos buenos, sino que entregue lo mejor
de sí en cada acto, y es necesario entonces acrecentar en él las virtudes cardinales:
a) la templanza
b) la justicia
c) la fortaleza 
d) la prudencia.
La preparación humana tiene que tener en cuenta al hombre “imagen y semejanza
de Dios” y objeto de su amor con toda su realidad existencial, sin perder de vista su
edad, su ambiente familiar y grupal, sus intereses psicológicos y su situación social.
Tomar en serio las aspiraciones del Auxiliar, de su situación y estructuras sociales
(cfr. CT 45, 53; E.N. 70; CDC 777). 
Toda esta preparación llevará al Auxiliar a realizar su papel en la sociedad y poder
así responder como testigo fiel del Evangelio, aprovechando mejor el don de la FE .
El  Auxiliar esta   llamado  a  ser  un  SANTO  en los  diferentes  aspectos  de su  vida
social:   cultura,   economía,   política,   profesión,   es   decir,   en   todas   las   situaciones
humanas, etc.
El Auxiliar del M.J.V.C., bien formado en lo humano, y desde su fe, sabe dar luz a
todos los problemas humanos, a saber: 
 a   los   grandes   desafíos   de   hoy   y   siempre:   el   poder,   la   dependencia,   la
explotación,   el   abuso,   la   arbitrariedad,   el   desempleo,   la   esclavitud,   la
violencia,   el   dinero,   lo   superfluo,   la   pobreza,   la   miseria,   los   medios   de
comunicación social, el engaño, la corrupción, etc.
 a los padecimientos humanos: enfermedad, dolor, muerte, 
 a la vida política, 
 a la sexualidad, 
 a los acontecimientos cotidianos.

7.3. Preparación Espiritual.


“Sin duda la formación espiritual ha de ocupar un puesto privilegiado en la vida de
cada   uno,   llamado   como   está   a   crecer   ininterrumpidamente   en   la   intimidad   con
Jesús, en la conformidad con la voluntad del Padre, en la entrega a los hermanos en
la caridad y en la justicia” (C.L. 60).
Es necesario brindar al Auxiliar una serie de elementos que pueda vivir, y lo hagan
crecer en la Vida en Gracia, para que vaya dejando actuar al Espíritu Santo. Los
elementos que cada Auxiliar tiene que vivir, se desglosarán en el capítulo VII, y son
los siguientes:
 Reuniéndose en la Fracción del Pan (LA EUCARISTÍA)
 Viviendo los sacramentos
 Alimentado con la Palabra y la Enseñanza de los Apóstoles (El Magisterio de
la Iglesia).
 Orando siempre en todo momento.
 Formando la comunidad, muy especialmente en la Familia y en la Parroquia.
 Haciendo suya la Cruz de Cristo, cargando cada día su propia Cruz.
Podríamos   decir   que   en   la   medida   en   que   Auxiliar   viva   cada   uno   y   todos   los
anteriores elementos estará creciendo en su vida Espiritual, la cual reflejará en su
vivir   cotidiano,   a   través   de   los   siguientes   signos,   como   nos   dicen   los   obispos   en
Puebla:
“Una vida profunda de comunión eclesial.
La fidelidad a los signos de la presencia y de la acción del Espíritu en los pueblos y
en las culturas que sean expresión de las legitimas aspiraciones de los hombres.
Esto   supone   respeto,   diálogo   misionero,   discernimiento,   actitud   caritativa   y
operante.
La preocupación porque la Palabra de verdad llegue al corazón de los hombres y se
vuelva vida.
El aporte positivo a la edificación de la comunidad.
El amor preferencial y la solicitud por los pobres y necesitados.
La Santidad del Evangelizador (E.N.. 76) cuyas notas características son el sentido
de la misericordia, la firmeza y la paciencia en las tribulaciones y persecuciones, la
alegría de saberse ministro del Evangelio (E.N. 80)” (D.P. 378­383).
Toda esta preparación tiene siempre un carácter trinitario: sentir la presencia del
Padre   en   nuestra   vida,   la   acción   del   Espíritu   Santo   en   nuestra   misión   y   como
proyecto a realizar, el modelo de Jesús, que guía nuestro ser al encuentro con el
Padre.
“En la comunión de los santos, se han desarrollado diversas espiritualidades a lo
largo de la historia de la Iglesia. El carisma personal de un testigo del amor de Dios
hacia los hombres puede transmitirse a fin de que sus discípulos participen de ese
espíritu”. (C. C 2684).
Se puede adoptar la Espiritualidad de algún Santo, pero siempre dejando actuar a
la Santísima Trinidad, plena y totalmente en nuestras vidas.
Nosotros   tomamos   la   Espiritualidad   de   María,   la   cual   es   un   ejemplo   de
desprendimiento de sí misma, de entrega total a la voluntad divina, de humildad,
sencillez y servicio.

7.4. Preparación Pastoral.


Es   necesario   que   el   Auxiliar   este   preparado   pastoralmente,   para   que   pueda
responder a las necesidades propias de su comunidad y de su Iglesia particular. 
“Los   jóvenes   deseosos   de   realizarse   en   la   Iglesia,   pueden   quedar   defraudados
cuando no haya una buena planificación y programación pastoral que responda a la
realidad histórica que viven. “ (D.P. 1181).
Debe   ser   una   prioridad,   para   la   Escuela   de   Auxiliares,   así   como   para   el   asesor
sacerdote, laico, o religioso la preparación pastoral del Auxiliar. Ya en Lineamientos
Básicos   nos   habla   de   la   importancia   del   conocimiento   y   de   la   integración   del
M.J.V.C. en la vida pastoral de la Iglesia.
A toda la pastoral de la Iglesia se le llama pastoral orgánica o pastoral de conjunto.
Esto quiere decir que las distintas pastorales y servicios que da la Iglesia deben
estar interrelacionados, como un organismo que vive y se mantiene unido gracias a
la   interacción   de   sus   órganos   y   sistemas.   De   las   relaciones   de   unidad   entre   las
distintas   instancias   de   servicio   eclesial   y   de   la   buena   coordinaci6n,   asesoría   y
animación que viven sus miembros entre si, dependerá que la Iglesia pueda dar el
fruto que el Dios de la Vida y del Amor espera de Ella. 
La pastoral juvenil es parte activa y vital de la pastoral orgánica de la Iglesia, “es la
acción de Ella para ayudar a los jóvenes a descubrir conocer, seguir y anunciar a
Cristo en las comunidades concretas hacia una madurez tal que los capacite para
optar   vocacionalmente   en   la   Iglesia   y   comprometerse   históricamente   en   la
liberación   integral   del   hombre   y   la   sociedad,   llevando   una   vida   de   comunión   y
participación” (CELAM Elementos para un directorio de pastoral juvenil orgánica.
Colombia 1982, pag 41.)
Podemos decir. que en la práctica, la pastoral juvenil es el proceso que origina la
comunidad eclesial para el joven, con el joven y desde el joven para la comunidad,
con   la   comunidad  y   desde  la   comunidad.   Este   proceso  garantiza   que  la   pastoral
juvenil esté encarnada en la realidad del joven y en la realidad socio­ambiental y
que   no   se   den   separaciones   difíciles   de   integrar   más   adelante.   Es   el   reto   de   la
Iglesia   en   todas   las   parroquias,   familias,   instituciones,   movimientos,   escuelas,
universidades y demás ambientes en donde el muchacho está presente. 
La Pastoral Juvenil comienza con el reconocimiento de su existencia en la Pastoral
Diocesana. Es necesario ubicar al Auxiliar como parte de la gran comunidad, que es
la Iglesia. 
Necesitamos presentarle los planes pastorales y orientarlo a su participación activa
dentro   de   la   Pastoral   Juvenil.   Para   ello   ofrecemos   algunas   pistas   para   que   el
Auxiliar se acerque y comparta más la experiencia de Cristo Pastor desde su ser
joven:
Para la Pastoral Juvenil.
La pastoral juvenil debe ayudar a descubrir, conocer, seguir y anunciar a Cristo, y
su llamado a la Santidad.
El seguimiento de Jesús debe traducirse en servicio, a su estilo, en comunidades
concretas, para no separar los intereses reales de la comunidad y los de los jóvenes,
ni apartarse de sus núcleos de vida. El joven se preparará así para ser fermento y
luz en su ambiente concreto.
Este proceso tiene que ser muy personalizante, para que los jóvenes descubran su
dignidad   de   personas   y   respeten   y   estimen   del   mismo   modo   a   los   demás.   Debe
conocer y respetar su situación personal propia y adecuarse a las circunstancias de
los grupos concretos, buscando un progreso en la experiencia vital y en el contenido
conceptual de las verdades de fe para hacerlas vida en la historia personal, grupal y
colectiva. 
Debe aportar  al  joven bases  de orientación para  que opte vocacionalmente en la
Iglesia y a favor de todo el pueblo de Dios en su historia concreta. Esta capacitaci6n
se   hace   de   manera   especial   en   el   discernimiento   espiritual   para   que   aprenda   a
descubrir los signos en los que Dios nos interpela y de respuestas concretas a las
necesidades históricas del momento. 
Debe   aportar   los   medios   convenientes,   para   que   el   compromiso   contraído   pueda
realizarse   y   sea   un   acontecimiento   de   liberación   integral   de   los   hombres   y   de
nuestra sociedad actual.
Debe   ayudar   a   los   j6venes   a   vivir   una   vida   de   comunión   y   participación   en   la
Iglesia, para cumplir su misión: ser principio y germen del Reino de Dios aquí en la
Tierra.
Para el M.J.V.C.
Recordemos que el Movimiento tiene un desafío, a saber, que “''es necesario que los
jóvenes bien formados en la fe y arraigados en la oración, se conviertan cada vez
más en los apóstoles de la juventud' (E.N. 72)” (L.B. 11,3). Ahora bien, debe vivirlo,
una y otra vez, según le marcan sus Lineamientos Básicos, a saber:
 “Teniendo conciencia de que participa con toda la Iglesia, y no al margen de
ella, y ni  siquiera  yuxtapuesto,  sino que definitivamente como parte de la
misma en su acción propia. Esta acción la vive el M.J.V.C., en concreto, con
cada una de las Iglesias Diocesanas a las que pertenece el Grupo.
 Lo hace al estar integrado a  la Pastoral  Juvenil,  precisamente en el nivel
correcto que su propia realidad diocesana le esta exigiendo. En efecto: 
 Donde no existe una Pastoral Juvenil organizada, el Movimiento se obliga
a ser germen creativo de ella.
 Donde ya se está organizando, el Movimiento se compromete a dinamizar
este proceso. 
 Y   donde   ya   está   organizada,   simple   y   sencillamente   es   una   expresión
concreta de la Pastoral Juvenil, colabora activamente y es un elemento
más de esperanza para ella. Se hace y es parte de ella. La vive con alegría”
(L.B. 11,3).
 “Su dimensión es de comunión con el Obispo diocesano y de inserción en las
realidades   de   pastoral   juvenil   de   una   iglesia   particular   o   diocesana”   (L.B.
1,4).
 El   servicio   específico   del   M.J.V.C.   a   la   pastoral   juvenil   diocesana   es   la
Jornada” (L.B. 12).
 El Movimiento trabajará con honestidad para que en cada una de las Iglesias
Particulares se pueda vivir una Pastoral Juvenil fuerte y sólida (L.B. 12).
Es pues importante que se forme al Auxiliar una conciencia de su participación en
la   Pastoral,   a   fin   de   que   su   labor   evangelizadora,   que   es   la   Jornada,   tenga
realmente un sentido eclesial: 
“Toda   jornada   debe   celebrarse   dentro   de   un   plan   de   pastoral   juvenil.   No   deben
celebrarse Jornadas tan sólo por un motivo cualquiera. La Jornada debe tener su
raz6n de ser muy clara. Por eso, celebrar una Jornada que no tenga sentido en la
vida de una Iglesia Diocesana, no tiene raz6n de ser. No se debe hacer.” (LB 12).

7.5. Preparación Técnico Doctrinal


Se requiere formar a los apóstoles también en el aspecto técnico y doctrinal para
que desempeñen su labor evangelizadora. Se precisa una preparación general, y una
preparación encaminada a desempeñar mejor su misión particular en la Iglesia.
En nuestro caso, como Auxiliares de Jornadas, tenemos que prepararnos, para ser
testigos y maestros de la Palabra de Dios, de la Buena Nueva que proclamamos en
cada Jornada, y hacer que el mensaje llegue de la mejor manera posible a nuestros
destinatarios, la juventud de México.
“Se revela hoy cada vez más urgente la formación doctrinal de los fieles laicos, no
sólo   por   el   natural   dinamismo   de   profundización   de   su   fe,   sino   también   por   la
exigencia de 'dar razón de su esperanza' que hay en ellos, frente al mundo y sus
graves   y   complejos   problemas.   Se   hacen   así   absolutamente   necesarias   una
sistemática acción de catequesis, que se graduará según las edades y las diversas
situaciones de vida, y una  más decidida promoción cristiana de la cultura, como
respuesta a los eternos interrogantes que agitan al hombre y a la sociedad de hoy”
(C.L. 60).
Es pues la catequesis, pieza clave en la preparación del Auxiliar del M.J.V.C. Por
ello en este capítulo tocamos elementos de esta importante labor de la Iglesia.
Todos “los esfuerzos realizados por la Iglesia para hacer discípulos, para ayudar a
los hombres a creer que Jesús es el Hijo de Dios, a fin de que, mediante la fe, ellos
tengan la vida en su nombre, para educarlos e instruirlos en esta vida y construir
así el Cuerpo de Cristo.”, reciben el nombre de catequesis.
Es decir, la catequesis es todo un proceso de vida, “una educación en la fe de los
niños,   jóvenes   y   adultos,   que   comprende   especialmente   una   enseñanza   de   la
doctrina cristiana, dada generalmente de modo orgánico y sistemático, con miras a
iniciarlos en la plenitud de la vida cristiana.” (CT 18). La catequesis tiene como
fundamento la Persona de Cristo con su Misterio que ilumina toda nuestra realidad
existencial. 
En el centro de la catequesis encontramos esencialmente una Persona, la de Jesús
de Nazaret, “Unigénito del Padre”, lleno de “gracia y de verdad”, que sufrió y murió
por   todos   los   hombres   y   que   ahora,   resucitado,   vive   y   actúa   para   siempre   con
nosotros. Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida (Jn. 14, 6). Esta es la verdadera
vida del cristiano “seguir a Cristo”. 
Solo   en   el   conocimiento   profundo   y   ordenado   de   la   persona,   de   la   vida   y   de   la
doctrina   de   Jesús   el   Auxiliar   de   jornadas   podrá   caminar   hacia   la   educación   y
maduración de la fe. De esta manera, podrá obtener la capacidad de juzgar y actuar
de acuerdo a los mandamientos divinos y al amor de Dios.
La   catequesis,   por   ser   un   proceso   de   educación,   está   involucrada   con   varios
elementos de la vida de la Iglesia, sin que ello implique una confusión o sustitución;
pueden prepararla o surgir de ella. Dichos elementos son los siguientes: El primer
anuncio   o   Kerygma,   la   celebración   de   los   sacramentos,   la   integración   en   la
comunidad eclesial, y el testimonio apostólico y misional. (cfr. CT 18).
La catequesis es pues un deber y un derecho de la Iglesia, Todo bautizado por el
simple hecho de serlo tiene el derecho de recibir de la Iglesia una enseñanza y una
formación que le permitan iniciar y continuar una vida verdaderamente cristiana.
Esta educación y formación doctrinal debe tener ciertas características:
 “Debe   ser   una   enseñanza   sistemática,   no   improvisada,   siguiendo   un
programa que le permita llegar a un fin preciso.
 Una   enseñanza   elemental   que   no   pretenda   abordar   todas   las   cuestiones
disputadas   ni   transformarse   en   investigación   teológica   o   en   exégesis
científica.
 Una   enseñanza,   no   obstante,   bastante   completa,   que   no   se   detenga   en   el
primer anuncio del misterio cristiano, cual lo tenemos en el Kerygma.
 Una   iniciación   cristiana   integral,   abierta   a   todas   las   esferas   de   la   vida
cristiana.” CT 21
 Un esfuerzo sincero para integrar vida y fe, historia humana e historia de la
salvación,   situación   humana   y   doctrina   revelada,   a   fin   de   que   el   hombre
consiga su verdadera liberación.
 Un amor más acendrado a la Sagrada Escritura como fuente principal de la
Catequesis.
Se tienen que abarcar los diferentes aspectos: Antropológico, moral, familiar, social,
cultural,   económico,   político,   pastoral,   teológico,   doctrina   social   de   la   Iglesia,
Enseñanza del Magisterio, etc.
La catequesis tiene a la comunidad como “origen, lugar y meta” del ejercicio de la fe
y como medio de salvación. La catequesis debe construir y consolidar la comunidad
cristiana y en ella la unidad, por medio de la conversión, la educación en la fe y el
testimonio (cfr. CT 24; MSPD 1; D.P. 151, 378, 381, 982, 998).
Todo Auxiliar debe esforzarse en adherirse a Jesucristo por la fe y debe consolidar
esta fe mediante la catequesis, Tiene necesidad de vivirla en comunión con aquellos
hermanos Auxiliares que han decidido consagrar su vida al Evangelio.
La   Jornada,   siendo   ya   un   servicio   específico,   necesita,   en   primer   lugar,   de   una
preparación   doctrinal   amplia   de   los   Auxiliares.   Además,   ninguno   de   ellos   puede
descuidar   ni   las   bases   ni   los   conocimientos   propios   del   Movimiento.   Deben   pues
conocer y dominar a fondo tanto el Manuel Básico como los Lineamientos Básicos.
Hemos tratado con amplitud el aspecto doctrinal. Veamos ahora, aunque no tan a
fondo, algo de lo técnico. Es necesario que el Auxiliar conozca los elementos mínimos
para el manejo de grupos. También técnicas y recursos pedagógicos que ayuden a la
comprensión del mensaje de Dios.
El   Auxiliar   debe   tener   a   su   alcance   todo   aquello   que   le   permita   desarrollar   su
creatividad y lo apoye en su labor, como por ejemplo videos, fotografías, audios y
películas,   y   otros   variados   recursos.   Recordemos   sin   embargo   que   las   técnicas
usadas jamás sustituyen ni sustituirán la acción del Espíritu Santo y que nunca
deberán pretender manipular al joven que vive una jornada.
Técnica y doctrina, todo dentro de la Jornada, debe llevarnos a descubrir el amor de
Dios. El magisterio de la Iglesia lo afirma categóricamente hablando de la doctrina
misma cuando nos dice que “la finalidad de la doctrina y de la enseñanza debe ser
puesta en el amor que no se acaba. Porque se puede muy bien exponer lo que es
preciso creer, esperar o hacer, pero sobre todo se debe siempre hacer aparecer el
Amor de Nuestro Señor a fin de que cada uno comprenda que todo acto de virtud
perfectamente cristiano no tiene otro origen que el  amor, ni  otro término que el
Amor “ (CAT. R. prefacio 10).

7.6. El equipo de la Jornada


El Equipo de la Jornada no es un grupo social, o un club de amigos, es un equipo de
personas   cristianas   que   han   sentido   el   llamado   de   Dios,   a   ser   Santos   y   desean
transmitir la Buena Nueva a través de una Jornada.
Es   pues   un   equipo   de   hermanos,   que   comparten   su  Fe,   Esperanza,  Caridad,   los
dones que Dios les ha regalado y que da testimonio individual y grupal, no sólo en la
jornada, sino en todo momento.
Es   por   ello   necesario   que   tengamos   en   cuenta   qué   criterios   deben   normar   o
prevalecer   en   las   actividades   y   preparación   del   Equipo   para   la   Jornada.   A
continuación señalamos algunos:
 “El primado que se da a la vocación de cada cristiano a la santidad, y que se
manifiesta en los frutos de gracia que el Espíritu Santo produce en los fieles,
como crecimiento hacia la plenitud de la vida cristiana y a la perfección en la
caridad. En este sentido, todas las asociaciones de fieles laicos, y cada una de
ellas, están llamadas a ser ­cada vez más­ instrumento de santidad en la Iglesia,
favoreciendo y alentando una unidad mas íntima entre la vida práctica y la fe de
sus miembros.
 La responsabilidad de confesar la fe católica, acogiendo y proclamando la verdad
sobre Cristo, sobre la Iglesia y sobre el hombre, en la obediencia al Magisterio de
la Iglesia, que la interpreta auténticamente. Por esta razón, cada asociación de
fieles laicos debe ser un lugar en el que se anuncia y se propone la fe, y en el que
se educa para practicarla en todo su contenido. 
 El testimonio de una comunión firme y convencida en filial relación con el Papa,
centro   perpétuo   y   visible   de   unidad   en   la   Iglesia   universal,   y   con   el   Obispo,
principio y fundamento visible de unidad en la Iglesia particular, y en la mutua
estima entre todas las formas de apostolado en la Iglesia. La comunión con el
Papa y con el Obispo está llamada a expresarse en la leal disponibilidad para
acoger sus enseñanzas doctrinales y sus orientaciones pastorales. La comunión
eclesial   exige,   además,   el   reconocimiento   de   la   legitima   pluralidad   de   las
diversas formas asociadas de los fieles laicos en la Iglesia, y, al mismo tiempo, la
disponibilidad a la recíproca colaboración. 
 La conformidad y la participación en el Ardor apostólico de la Iglesia, que es la
evangelización   y   santificación   de   los   hombres   y   la   formación   cristiana   de   su
conciencia,   de   modo   que   consigan   impregnar   con   el   espíritu   evangélico   las
diversas comunidades y ambientes. Desde este punto de vista, a todas las formas
asociadas de fieles laicos, y a cada una de ellas, se les pide un decidido  ímpetu
misionero que les lleve a ser. cada vez más, sujetos de una nueva evangelización.
 El comprometerse en una presencia en la sociedad humana, que, a la luz de la
doctrina   social   de   la   Iglesia,   se   ponga   al   servicio   de   la   dignidad   integral   del
hombre. En este sentido, las asociaciones de los fieles laicos deben ser corrientes
vivas de participación y de solidaridad, para crear unas condiciones mas justas y
fraternas en la sociedad.
Los criterios fundamentales que han sido enumerados, se comprueban en los frutos
concretos que acompañan la vida y las obras de las diversas formas asociadas; como
son   el   renovado   gusto   por   la   oración,   la   contemplación,   la   vida   litúrgica   y
sacramental; el estímulo para que florezcan vocaciones al matrimonio cristiano, al
sacerdocio ministerial y a la vida consagrada; la disponibilidad a participar en los
programas   y   actividades   de   la   Iglesia   sea   a   nivel   local,   sea   a   nivel   nacional   o
internacional; el empeño catequético y la capacidad pedagógica para formar a los
cristianos; el impulsar a una presencia cristiana en los diversos ambientes de la
vida   social,   y   el   crear   y   animar   obras   caritativas,   culturales   y   espirituales;   el
espíritu de desprendimiento y de pobreza evangélica que lleva a desarrollar una
generosa caridad para con todos; la conversión a la vida cristiana y el retorno a la
comunión de los bautizados alejados.
Siendo el M.J.V.C. una forma asociada de fieles laicos jóvenes, debe tener siempre
en cuenta, en la formación de sus Auxiliares, los criterios anteriores. Necesitamos
formar y ser todos verdaderos “laicos”, es decir, muchachos y muchachas de Iglesia,
que   saben   comprometer   su   vida   con   el   Evangelio   y   continuar   presentes   en   su
Iglesia, al servicio de un mundo nuevo, una vez concluida la etapa juvenil.
Sugerimos que se tengan reuniones  o juntas de evaluación, en donde, no solo se
revise   la   parte   técnica   de   la   Jornada,   sino   sobre   todo   se   procure   incrementar   y
compartir la vida Cristiana.
CAPÍTULO III: FENOMENOLOGÍA DE LA JORNADA

INTRODUCCIÓN.
A   lo   largo   de   la   Jornada,   a   través   de   las   diversas   pláticas,   las   dinámicas,   los
momentos   de   alegría   y   de  oración,   cada   joven   vive   paso  a   paso  un   proceso  muy
personal de encuentro con Jesús. Este contacto de él con la Gracia de Dios exige de
todos los que integramos el M.J.V.C. respeto y atención, servicio y dedicación, para
que lleguemos  a ser todos  en las  manos de verdaderos instrumentos  más y más
aptos en la realización de esta acción evangelizadora de la Iglesia.
Tenemos aquí una razón válida para incluir en el Manual esta capítulo, que nos va
a permitir visualizar y comprender mejor el proceso de la Jornada, a saber:  ¿Qué
está viviendo el joven?  ¿Qué siente en cada uno de los momentos de la Jornada?
¿cuáles son las fuerzas, las presiones y obstáculos que se presentan en su proceso de
conversión?  ¿Puedo yo, como auxiliar, ayudarlo a crecer como cristiano y a que se
comprometa con Cristo?  ¿Cuáles son los criterios que debo yo manejar para hacer
más   efectiva   mi   labor?   Estas   y   otras   preguntas   más   que   nos   surjan,   creemos
encontrarán respuesta en estas líneas.
Por   fenomenología   de   la   Jornada   estamos   entendiendo   nosotros   todo   el   proceso,
personal y comunitario, que vive el joven durante esta experiencia. Comprenderlo
mejor   nos   ayudará   a   servirlo   mejor,   dentro   de   una   acción   auténticamente
evangelizadora.
Es   indudable   que,   durante   el   proceso   de   la   celebración   de   la   Jornada,   estamos
considerando   la   integridad   y   la   totalidad   de   la   persona   joven   que   vive   esta
experiencia de Dios.
Comenzaremos por señalar algunos  Criterios Generales que nos permitan ubicar
nuestra reflexión. En seguida presentaremos algunos factores relacionados con la
persona misma del joven, para luego señalar lo que va ocurriendo en el desarrollo de
la misma y algunos puntos de interés especial.

1. Criterios Generales

Tenemos en seguida algunos criterios generales que debemos todos tomar en cuenta
en la Jornada de Vida Cristiana.

1.1. El Espíritu Santo


No olvidemos que el Espíritu Santo es el Gran Evangelizador. Sin Él, afirma Pablo
VI, “los esquemas más elaborados sobre bases sociológicas o sicológicas se revelan
pronto   desprovistas   de   valor.   El   Espíritu   Santo   es   el   agente   principal   de   la
Evangelización. El es quien impulsa a cada uno a anunciar el Evangelio y quien, en
lo hondo de las conciencias, hace aceptar y comprender la Palabra de Salvación” (cfr.
E.N. 75).
El Espíritu Santo es quien realiza la Jornada. El moldea cada corazón y sabe tocarlo
en el momento adecuado.
Un   buen   Auxiliar   sabe   discernir   los   signos   de   la   presencia   del   Espíritu   y   ser
paciente,   dejando   que   sea   Dios   quien   actúe   en   cada   persona.   Sabrá   él   mismo
llenarse de ese Espíritu y dejarse impulsar por Él.

1.2. La Fuerza del mensaje.


No nos cansaremos de recordar que lo que la Jornada anuncia es una Buena Nueva,
un mensaje alegre y gozoso de liberación. Dicho mensaje, lo hemos dicho ya antes,
tiene fuerza por sí mismo, puesto que la Buena Nueva es el mismo Jesús, quien toca
los corazones de los jóvenes. Para que la Jornada logre su objetivo será necesario no
olvidar que es Dios, y no nosotros, el que actúa en ellos.
Por la Fe estamos convencidos que este mensaje, el “Kerygma” de salvación tiene
fuerza por sí mismo, sin tener que depender de dinámicas o de criterios meramente
humanos. Es esencial que creamos en la Fuerza y Sabiduría de Dios, a fin de no
depender de nuestro propio esfuerzo. El mensaje, por sí mismo, llegará al corazón de
cada joven.
Si creemos en la fuerza del mensaje, tenemos que cuidar su integridad; presentarlo
claramente y sin ambigüedades. La Jornada es siempre la presentación adecuada
del   contenido   de   la   fe   que   expresamos   en   el   Credo,   así   como   de   todas   sus
implicaciones doctrinales que nos permiten conocer y relacionarnos con el Padre, el
Hijo y el Espíritu Santo

1.3. Una Visión de Fe.


La Jornada es una experiencia libre que hacemos del Dios personal que lleva a una
adhesión que se llama fe. La fe es creer en alguien y, por lo tanto, vivir una relación
interpersonal con Dios que me ama. Esto implica ver la Jornada con una mirada de
Fe, es decir, con los ojos de Dios. Tratar de ver y comprender las cosas como Él las
ve:   “La   mirada   de   Dios   no   es   como   la   mirada   del   hombre:   El   hombre   mira   las
apariencias, pero Yavé mira el corazón (1 Sam.16,7).
Si   buscamos   despertar  la   fe  en  los   jóvenes,  debemos   ser   los   primeros   en  vivir   y
profundizar nuestra fe en Jesús.
1.4. Testimonio personal
Conviene   repetir   aquí   una   vez   más,   algo   sobre   lo   que   ya   hemos   insistido:   El
testimonio   personal.   Hoy,   más   que   nunca,   nos   dice   nuevamente   Pablo   VI,   el
testimonio de vida se ha convertido en una condición esencial de la predicación (cfr.
E.N. 76).
Tarea del Equipo de la Jornada y de Asesoría será ofrecer una profunda, clara y
vivencial presentación de la doctrina cristiana, pero, sobre todo, ser ellos mismos
testigos de esa fe.

1.5. seriedad en la preparación,


Ya   hemos   comentado   algo   sobre   la   preparación   del   equipo   responsable   de   la
Jornada. Recordemos siempre que, como jóvenes evangelizadores, debemos ofrecer
un servicio serio y de calidad. Para muchos jóvenes la Jornada es su oportunidad
única   para   conocer   a   Cristo.  ¿Volverá   a   presentarse   otra   en   su   vida?   No   la
desperdiciemos.

1.6. Dimensiones del Ser Humano.


A lo largo de la Jornada, tenemos en las manos jóvenes que viven toda su dimensión
humana. Así pues, tengamos muy en cuenta su:
 Dimensión   personal:   la   persona   humana   y   sus   necesidades   fisico­
intelectuales, afectivas y espirituales.
 Dimensión   sociológica:   la   vivencia   de   la   Jornada   es   profundamente
sociológica y comunitaria, y necesitamos descubrir cada uno de estos aspectos
en una dimensión integradora.
 Dimensión Espiritual, con dos vertientes:
 Dimensión   cristiana:  respuesta   profunda   para   vivir   según   la   propia
vocación recibida en el Bautismo, ser Hijo de Dios.
 Dimensión eclesiológica: el espacio vital en que se realiza la vida de los
cristianos es la Iglesia, con todo lo que significa e implica actuar y vivir como
Iglesia, presente en el mundo y su servidora.

2. El Participante
Es necesario ahora decir una palabra sobre el joven que asiste a la Jornada. Esto es
importante pues hay que evitar la masificación, saber dar una atención personal a
cada joven que viene a nosotros buscando un encuentro con Dios.
2.1. La Preparación Previa.
Siempre será necesaria una preparación anterior a la Jornada. El muchacho que
asiste a nuestras Jornadas viene con su historia propia, con un rostro, un pasado y
una personalidad que merecen todo nuestro respeto.
De   aquí   la   importancia   de   la   Prejornada.   No   deberá   asistir   a   la   Jornada   algún
muchacho o muchacha que no haya tenido una buena prejornada o pasado por algún
proceso de preparación.
Es importante tener presente que:
 la   Jornada   no   es   una   terapia   en   la   que   se   pueden   resolver   los   diferentes
problemas de la existencia humana;
 Tampoco   es   una   mera   experiencia   de   reunión   de   un   circulo   social   que   se
congrega por motivos altruistas;
 Ni mucho menos una dinámica que explota el sentimentalismo humano, y
que no tiene las formas y expresiones que permiten canalizarlo sanamente. 
 No   es   un   simple   cúmulo   de   conocimientos   intelectuales   que   se   adquieren
mediante un método cognoscitivo.
La preparación anterior tendrá en cuenta estos y otros elementos significativos.

2.2. La persona de quien participa en la Jornada

2.2.1. Dimensión Personal.


En   La   Jornada   procuramos   acercarnos   a   las   dimensiones   y   potencialidades   del
joven.   Para   ello,   tengamos   en   cuenta   la   capacidad   de   autoconocimiento,
comunicación interpersonal y ubicación en el ambiente y realidad social que cada
uno de los participantes vive.
Es importante buscar en la Jornada los elementos integradores que hacen crecer al
joven y le van dando su personalidad, ya que bien sabemos que, en esta etapa de su
vida, aún sigue configurando su propia personalidad.
Si tenemos claros y equilibrados estos elementos de la persona de un joven, este irá
captando, de verdad, un nuevo sentido a su vida en los diversos aspectos que lo
constituyen como una persona humana, con mayor razón si tomamos en cuenta la
inspiración cristiana de la vida y del propio ser que manejamos en la Jornada.
Digamos   ahora   una   palabra   sobre   las   diferentes   dimensiones   de   la   persona   del
Jornadista.

1. El aspecto físico
Dentro de la dimensión personal del joven que participa en una Jornada, el aspecto
físico es importante, ya que por su medio, nosotros conocemos y nos comunicamos
profundamente.   La   Jornada   aprovechará   todos   los   instrumentos   que   afectan   los
sentidos   del   joven,   procurando   que,   a   través   de   ellos,   tenga   el   conocimiento
intelectual   y  afectivo   de la   información­formación  que  se  le  va   proporcionando   y
sepa, definitivamente, asimilarla en los diferentes aspectos de su propia vida. 

2. El aspecto afectivo.
Otro aspecto de la persona es lo afectivo. Lo afectivo es bien significativo. No sólo
tenemos una razón, sino que el afecto está integrado a nuestro ser y es parte de
nosotros   mismos.   Necesitamos   equilibrarlo   y   saber   conducirlo.   Evitaremos
explotarlo, manipularlo, convertirlo en sentimentalismo. Cuidaremos con delicadeza
trabajar el sentimiento o los sentimientos profundamente humanos y legítimos, ya
que   estos   sí   surgen   de  una   autentica   vivencia   y   son,   en   sí,   la   expresión   de  una
carencia   o   la   manifestación   de   una   riqueza.   Verdadera   tarea   del   Equipo   de   la
Jornada, junto con sus asesores sacerdotes y laicos, es la de tener cuidado de crear y
mantener este sano equilibrio del que hablamos

2.2.2. La Dimensión social o sociológica.


El joven, por su carácter, es social. Busca la compañía de otros jóvenes con quienes
convivir.
Recordemos, sin embargo, que la Jornada no es una simple reunión de jóvenes que
analizan   algunos   fenómenos   sociales   con   instrumentos   sociológicos   en   busca   de
nuevos criterios; y que tampoco se trata de un grupo de jóvenes que se reúnen ya
sea   para   compartir   tiempos,   dinámicas   y   juegos   o   para   confrontar   ideas   sin   un
punto en común que los una.
La  Jornada  es  un  encuentro   con   Dios,  con   el   hermano,   consigo   mismo.  Las   tres
realidades van ligadas. Es así como las relaciones interpersonales que vive durante
esos días un joven de esa edad le ayudan definitivamente a vivir su encuentro en la
fe. Y esta fe, a su vez, ilumina su propio Yo, su ser social y da también sentido a la
realidad   social  que   lo  rodea   y   que  a   menudo   lo  desborda.   En  esta   realidad  está
llamado a ser protagonista y en ella existe un lugar, que es precisamente “su lugar”.

2.2.3. La Dimensión espiritual


Lo espiritual en el ser humano expresa su trascendencia, su ansia profunda de la
búsqueda de Dios. Es, sin duda, una necesidad plena para todos, pero con mucha
mayor fuerza para quien ha recibido el Bautismo cristiano, y en la persona que,
aunque ella misma no lo sepa, la acción de Dios ha ido trabajando paulatinamente y
la ha conducido en la búsqueda del propio Dios.
Esta dimensión espiritual presenta al bautizado dos vertientes:
A) La vertiente cristiana: En la primera, la cristiana, tengamos presente que es
fácil   diluir   el   mensaje   espiritual   de   la   Jornada   en   una   simple   confrontación   del
cristianismo con otras religiones o filosofías, y esto no es la Jornada. Como tampoco
consiste en buscar nuevas corrientes o tendencias doctrinales. Igualmente peligroso
es   reunir   personas   para   querer   manipularlas   hacia   una   experiencia   de   vida
cristiana.
Lo cristiano de la Jornada consiste, además de ser una experiencia libre del Dios
personal y de la adecuada presentación del contenido de la Fe, como ha quedado
señalado antes, en ofrecer un camino de espiritualidad de la vida cristiana a través
de la oración. La Jornada es una escuela de oración, donde Jesús mismo se acerca al
joven para enseñarlo a orar.
La Liturgia celebra la Fe. En la Jornada, el joven vive la liturgia  celebrando su
propia Fe. Debe ser participativa y clara, sobre todo en la Eucaristía, como veremos
más adelante. En la Jornada se afianzan y viven, en un nuevo descubrimiento, los
Sacramentos   del   Bautismo,   la   Confirmación   y   la   Reconciliación   o   Confesión.   El
joven enriquece en mucho su vivencia de la Fe. Es indispensable cuidar y preparar
la Liturgia y los momentos de oración para que se adecúen al grupo.
B)   La   vertiente   Eclesiológica:   La   otra   vertiente   de   lo   espiritual,   para   el
bautizado, es la eclesiológica. Importantísimo para el joven cristiano es descubrir,
conocer mejor y aprender a amar profundamente a su Iglesia.
La   Jornada   es   ir   caminando   con   el   joven   para   que   experimente   y   haga   suya   la
Iglesia   como   comunidad   de   fe,   esperanza   y   caridad.   Lo   ayuda   a   que   sea
protagonista, viva y construya la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.
El joven que vive su Jornada ve con claridad su pertenencia a la Iglesia y palpa la
acción  del  Espíritu  Santo en  sus   miembros.  Admira   así  la  estupenda   obra  de la
Gracia en la Virgen María, su entrega y su fidelidad y se siente acompañado por
Ella   en su  caminar  diario  de un  testigo de  la   fe. Se despierta  en   él  el  deseo de
imitarla.
Queda   claro   para   nosotros   que   la   Jornada   no   propicia   ser   un   grupo   sectario
divorciado de la Iglesia particular y que no quiere ver nada con la Pastoral Juvenil
de la Diócesis o de la Parroquia. Tampoco favorece el poco aprecio al Papa y a los
Obispos, antes al contrario, valora su palabra que, como Pastores, entregan a la
juventud.  Propicia  que apreciemos  el  Magisterio de la Iglesia  y que lo tengamos
como guía en las diversas circunstancias de la vida. 
La Jornada nos lleva a amar la Iglesia y a entregarle nuestra vida como jóvenes
laicos en busca del llamado de Dios a un servicio específico (vocación) en ella. y con
ella, al mundo. Es ya en el joven semilla de un deseo de formar comunidad.
Debemos   ser   terriblemente   respetuosos   de   esta   dimensión   espiritual   del   joven   y
presentar   la   Jornada   como   una   oportunidad,   en   verdad   privilegiada,   para   un
encuentro con Dios, y que sin duda alguna va a iluminar y clarificar el que él mismo
es una persona trascendente. Vemos ahora mejor la importancia de mantener en el
desarrollo de la Jornada un justo equilibrio entre lo material y lo espiritual en el ser
humano del joven. 

3. El proceso de Conversión

3.1. Toda conversión es un proceso


Toda conversión es un proceso. Vamos avanzando progresivamente hacia el Señor,
conociéndolo y amándolo más. Conocer bien este proceso y cuáles son sus etapas nos
permitirá acompañar más de cerca al joven y ayudarlo en su propio proceso.
El Documento de Puebla nos muestra con claridad la importancia de conocer este
proceso:
“La   educación   ordenada   y   progresiva   de   la   fe   debe   ser   la   acción   prioritaria   en
América   Latina”,   acción   que   lleve   a   “un   proceso   de   conversión   y   crecimiento
permanente   y   progresivo   de   la   fe”  .   Debe   formar   “hombres   comprometidos
personalmente  con   Cristo,   capaces  de   participación   y  comunión  en   el   seno  de   la
Iglesia y entregados al servicio salvífico del mundo” (D.P. 997, 998, 1000).
Es indispensable distinguir las diversas etapas y momentos que forman el proceso
evangelizador, que esté bien definido y conocido por todos, para así poder trabajar
con criterios claros y unificados. Lo confirma la Catechesi Tradendae:
“La Evangelización es una realidad rica, compleja y dinámica, hecha de elementos o,
si se prefiere, de momentos, esenciales y diferentes entre ellos, que es preciso saber
abarcar en una sola mirada y en la unidad de un solo momento” CT 18.
El Documento de Puebla nos insiste en la importancia de este proceso:
“Como   educadores   en   la   fe   de   las   personas   y   de   las   comunidades,   procurarán
empeñarse   en   una   metodología,   en   forma   de   proceso   permanente,   por   etapas
progresivas, que incluya la conversión, la fe en Cristo, la vida en comunidad, la vida
sacramental y el compromiso apostólico.”(D.P. 1007).
Veamos ahora algunos elementos presentes en todo proceso de conversión, y que
debemos de conocer para ayudar mejor al joven:
3.2. Momentos importantes de un proceso de conversión:

3.2.1. La preparación y disponibilidad


En   el   proceso   de   Prejornada   se   buscará   conocer   y   si   posible   quitar   los   posibles
obstáculos De esto ya hemos hablado en este capítulo.

3.2.2. La escucha del mensaje: el testimonio, persona de Jesús.


En segundo lugar viene la presentación clara y explícita del Mensaje de Salvación,
presentación hecha “de manera fehaciente”, creíble, y que suscite la fe. La persona
de Jesús resalta en su plena verdad.
Siempre será indispensable el Testimonio claro y comprometido del Auxiliar. Nadie
espera que el Auxiliar sea un experto, pero sí que sea coherente con lo que predica.

3.2.3. La profundización: diálogo,


Para profundizar en este mensaje que se le presenta, el participante necesita de uno
o varios momentos de diálogo, de intercambio, de joven a joven o con un adulto, para
compartir vivencias, resolver dudas, comparar puntos de vista, remover obstáculos.

3.2.4. La respuesta personal


El mensaje presentado requiere de un espacio para ser asimilado y aceptado. Son
necesarios   ciertos   mecanismos   que   ayuden   a   esta   aceptación.   Si   se   pide   una
respuesta, debe darse al joven la oportunidad de dar esa respuesta: tiempo, silencio,
acompañamiento,   ambiente   adecuado.   Todos   estos   elementos   son   indispensables
para una respuesta madura, personal libre.

3.2.5. La explicitación de la respuesta


En   algún   momento   esta   respuesta   debe   ser   explicitada,   una   vez   que   se   ha
interiorizado el mensaje y hecho vida. Solo será válida aquella respuesta que se dé
sin presiones, con plena libertad, en pleno conocimiento de causa.
Ayudará mucho a dar esta respuesta el ver que otros jóvenes la han dado antes y
son coherentes con su fe.

4. ELEMENTOS DE LA JORNADA QUE AYUDAN AL PROCESO


En esta sección queremos mencionar algunos elementos propios de la Jornada que
ayudan muchísimo al proceso de conversión personal durante la Jornada.
4.1. Lugar y Horario

4.1.1. Un Lugar adecuado


Es importante que sean adecuados los espacios físicos donde se celebra la Jornada,
pues ayuda, sin lugar a dudas, a un mayor aprovechamiento de la experiencia.

4.1.2. Equilibrio en el horario


Debemos   asimismo   cuidar   el   equilibrio   del   horario   entre   los   tiempos   de   trabajo,
reflexión, recreación, descanso, aseo, alimentación y otros, pues su adecuado manejo
nos facilitará una mejor integración. La Jornada es, en cierta forma, una escuela,
donde vamos realizando todo un aprendizaje de reflexión, interiorización y apertura
al conocimiento y al diálogo con los demás. De aquí la importancia de saber dar
suficiente   tiempo   al   intercambio   y   que   busquemos   las   dinámicas   y   formas   más
adecuadas. Sabemos que la juventud, por excelencia, es sincera y nosotros debemos
proporcionar a su sinceridad, el campo adecuado en el que fructifique plenamente.

4.2. Momentos Especiales


Algunos  momentos  de  la  Jornada  pueden ser  aprovechados   para  facilitar a  cada
joven su encuentro con Cristo. Mencionemos algunos:

4.2.1. Recepción de los participantes.


Al   llegar   a  la   Jornada,  el   joven  puede  sentirse  desubicado,  perdido:  no  conoce   a
nadie,   no   está   seguro   de   querer   estar   ahí,   tiene   dudas....   Una   acogida   sincera,
alegre, con cantos, una atención personalizada le ayudarán a abrirse y participar.
De igual modo, una Dinámica de Presentación al inicio de la Jornada ayudará a
que exista confianza entre los miembros del grupo.

4.2.2. Los corrillos y dinámicas


La finalidad de los Corrillos y otras dinámicas se explica en el Capítulo VI sobre
“Recursos adicionales”. Si se llevan con seriedad, y no por rellenar el horario ni para
sustituir una plática, estas actividades pueden ayudar al proceso de conversión, ya
que proporcionan  un espacio  para  el  diálogo,  la  profundización y  asimilación del
tema. Desafortunadamente en muchos casos las dinámicas son contraproducentes,
pues no se toman con la seriedad debida. Cada Escuela, junto con Asesoría, deberá
escoger y evaluar con atención las dinámicas empleadas, cuidando de que no sean
manipuladoras ni sentimentalistas.
4.2.3. La fiesta y los momentos de juego
En  muchos  lugares   se  han introducido  estas  actividades  en  la   Jornada   como un
momento de distracción y convivencia. Donde se han sabido llevar, han dado muy
buenos   resultados.   Estos   momentos   de   recreo   y   distracción   son   muy   útiles,
nuevamente si se les sabe utilizar. Habrá que ponerlos en los momentos adecuados
para dar una pausa o descanso conveniente. El abusar de ellos, sobre todo de la
fiesta, puede crear desorden y desinterés en la Jornada. En muchas ocasiones la
fiesta se ha prestado a música escandalosa, chistes de mal gusto, demasiado ruido,
rompiendo el ambiente propio de la Jornada.

4.2.4. Los foros y las mesas redondas.


La mesa redonda también se explicará en el Capítulo VI. Los foros son sesiones de
preguntas   y   respuestas   que   los   participantes   pueden   plantear   al   asesor   o   a   los
Auxiliares sobre temas relacionados con la Jornada. Este momento de diálogo franco
y abierto ayuda mucho a despejar dudas y contestar preguntas que, de otra manera
no   se   atreverían   a   hacer.   La   participación   de   un   sacerdote   en   este   momento   es
invaluable. Ayudará a completar el proceso de conversión al aclarar muchas dudas y
orientar hacia una búsqueda constante.

4.2.5. La “misa didáctica”.


Los jóvenes participantes en una Jornada suelen tener muchas dudas y desconocen
no pocas cosas prácticas de nuestra religión. Lo que podríamos llamar una “Misa
Didáctica” es, sin lugar a duda, algo que ayuda a resolver esas dudas, conocer lo que
se ignora y, sobre todo, el camino para conocer mejor el misterio de la Eucaristía.
El   sacerdote,   en   su   celebración,   ademas   de   explicar   la   función   de   los   ministros,
hablar   de   los   vasos   sagrados   y   de   otras   cosas   más,   insistirá   en   profundizar   el
sentido   de   cada   una   de   las   partes   de   la   Eucaristía,   permitiendo   al   joven,   al
asimilarlas,   abra   su   corazón   y   aproveche   este   hecho   de   Jesús,   que   salva   a   la
humanidad. Así conoce y profundiza más su participación en la Misa.

4.2.6. La “labor de pasillo”.


En   toda   Jornada   hay   momentos   de  descanso,   de   distracción,   de  pausa   entre   las
actividades.   Estos   momentos   no   son   por   ello   momentos   “vacíos”.   Al   contrario,
pueden ser aprovechados con gran fruto por los Auxiliares y la Asesoría al hacer lo
que se conoce como “labor de pasillo”.
Por  “labor  de  pasillo”  entendemos   ese  diálogo  personal,   informal   que  el   Auxiliar
suscita con el participante en estos momentos libres. Acercarse al joven, ganarse su
confianza, entablar un diálogo con él son pequeñas cosas que ayudan muchísimo al
proceso de conversión. Estos momentos de encuentro pueden ser decisivos para el
joven. El Auxiliar puede evaluar el crecimiento del participante a lo largo del Retiro
y brindarle, en caso necesario, la ayuda que requiere. Puede igualmente detectar los
casos más difíciles y dar una respuesta adecuada.
Tanto los Auxiliares como los asesores, cada uno en su papel, deben desempeñar
esta tarea. Esto requiere de un esfuerzo adicional, pero bien vale la pena.

4.2.7. Los momentos de reflexión personal


Estos serán básicamente de dos tipos:
A. Los momentos comunitarios: La Jornada deberá contar con varios momentos
de oración personal, pero en un ambiente comunitario. Estos es importante pues
genera comunión en el grupo y con Dios. Como posibles momentos sugerimos los
siguientes:
oraciones de la mañana y tarde
Visita al Santísimo
Misas: “didáctica”, de clausura, etc
B. Los momentos individuales: es importante dejarle al joven la oportunidad de
interiorizar   y   comprometerse   con   lo   que   está   viviendo   comprometiendo   toda   su
persona. Por ejemplo:
Oración después del Vía Crucis
Momentos de “Desierto”
En los descansos
Confesión personal y diálogo con el Sacerdote

5. Obstáculos a la conversión.
Finalmente es bueno recordar que pueden existir obstáculos, incluso serios, para la
conversión: un vicio grave, una experiencia previa negativa con un sacerdote, o con
un grupo católico.
Otras posibles causas de escándalo son: el anti­testimonio, posturas de búsqueda de
poder o de reconocimiento, hipocresía, etc.
No juzguemos a la ligera a las personas que han pasado por estas dificultades y que
necesitan de nuestra ayuda para vencerlas. A menudo nuestra actitud podrá ayudar
a sanar esas heridas. Aquí vemos la importancia de brindar un servicio serio.  ¡No
hagamos Jornadas a la ligera!
6. Nuestra Jornada.
Siendo la Jornada una  acción evangelizadora de la Iglesia dentro de la  Pastoral
Juvenil, en un proceso de conversión del joven, recojamos aquí lo que el Documento
de Puebla, en su número 1205, nos dice, y que definitivamente se aplica a nuestra
Jornada de Vida Cristiana:
“La Pastoral Juvenil (LA JORNADA) será la pastoral de la alegría y de la esperanza
que transmite el mensaje gozoso de la salvación a un mundo (A TRAVÉS DE SUS
JÓVENES)   muchas   veces   triste,   oprimido   y   desesperanzado   en   busca   de   su
liberación.”
CAPITULO IV: ESQUEMA DOBLE PARA LA JORNADA.
Un   gran   número   de   escuelas   de   nuestro   Movimiento   trabajan   en   Pre­Jornada
elementos que otras escuelas trabajan en la Jornada misma. En muchos casos, por
ejemplo, la etapa Hombre es tratada en una o varias sesiones de Prejornada. Así
podríamos encontrar otros elementos más.
El   Manual   Básico,   respetando   esta   experiencia   válida,   quiere   presentar   dos
esquemas para utilizarse en la Jornada: uno con la etapa Hombre en Prejornada y
ofreciendo   un   sendero   diverso   que   conduce   al   mismo   fin,   mientras   que   el   otro
esquema la incluye en la Jornada misma. Son dos buenas opciones.
Se ha pensado en plantear al Movimiento dos alternativas para el desarrollo de la
Jornada, Son dos esquemas diversos, ya lo señalamos, que tratan de responder a las
diversas   prácticas   que   las   Escuelas   de   Auxiliares,   en   el   M.J.V.C.,   utilizan   para
realizar su Jornada. Los dos nos parecen fieles. Esperamos que sirvan al trabajo
evangelizador   del   M.J.V.C.   de   acuerdo   a   la   realidad   de   cada   Escuela.   Son
orientadores. Son válidos.

A) PRIMER ESQUEMA.
(Etapa Hombre en la Jornada)

LA PREJORNADA
Empezaremos hablando de la Prejornada, ya que es necesario que todos tengamos
muy claro su objetivo, para que cada Equipo que prepara una Jornada no omita algo
que debe cumplirse desde este momento. No podemos jugar con nuestro servicio.
Recordemos que la Prejornada es el “inicio fuerte de evangelización del joven, etapa
en la que se prepara al muchacho para tener un encuentro personal y comunitario
con   Dios.   El   joven   inicia   en   él,   o   bien   fortalece,   una   actitud   de   inquietud   y   un
espíritu de búsqueda” (LB 14).
Es necesario que el joven que va asistir a la Jornada esté preparado a tener un
encuentro con la persona de Jesús, que se haya despertado en él la inquietud de
conocer a ese Jesús que tanto ha transformado a muchas personas, entre ellas a un
gran número de jóvenes como él.
Creemos pues, que un elemento “indispensable” en la Prejornada es el Testimonio
de Vida del equipo que la realiza. Urge que el Equipo de Auxiliares dé razón de su
Esperanza.
La   Prejornada   debe   llevar   al   muchacho   a   “ser   un   hombre   que   desee   tener   un
encuentro personal de ojos abiertos y corazón palpitante con Dios en Cristo” (L.B.
17). Toda prejornada “debe examinar las inquietudes más profundas y genuinas del
joven a la luz del Misterio de Cristo; inquietudes que la Iglesia comparte y a las que
quiere dar respuesta” (LB 18).
“¿Qué hemos trabajado en una Prejornada?”, podemos preguntarnos. Desde luego,
los siguientes elementos y quizás algunos más:
Una auténtica preparación a la Jornada a través de:
 un auténtico testimonio de vida y de amor al prójimo.
 un auténtico proceso de crecimiento que culmine, más tarde, en el mensaje
kerigmático de la Jornada
 un conocimiento de la realidad que afecta a la comunidad.
 un conocimiento de las diferentes culturas y grupos humanos que integran
dicha realidad y a quienes se dirige el mensaje.
 un asomarse a la Persona de Dios, revelado en la persona de Cristo y en su
Iglesia (Cfr. L.B. 19).
Cada una de las Prejornadas ha trabajado elementos muy concretos que deberán
tomarse siempre en cuenta para la celebración de la Jornada.

LA JORNADA
Objetivo de la Jornada:
Lograr que el joven viva un encuentro Personal y comunitario con la Persona de
Jesucristo, muerto y resucitado, que lo lleve a una experiencia de la Vida en Gracia,
la “Vida Nueva” y se forje el Ideal de la Santidad. Y en Cristo descubra al Padre y al
Espíritu Santo y les abra su corazón con amor y docilidad.
“que el joven que asiste a Jornada reciba el anuncio de la Buena Nueva y tenga un
encuentro de ojos abiertos y corazón palpitante con el Señor Jesús” (cfr. L.B.17. 22).
Para lograr el anterior objetivo que hemos señalado proponemos dividir la Jornada
en cuatro momentos, que podremos llamar etapas: 

I. ETAPA HOMBRE  o bien  VISIÓN DEL HOMBRE

II. ETAPA CRISTIANO  o bien  ENCUENTRO CON JESÚS

III. ETAPA SANTO  o bien  VIDA EN PLENITUD


IV. ETAPA APÓSTOL o bien  COMPARTIDA CON LOS DEMÁS

En ese orden proponemos presentar al joven el proyecto de su vida, una vida que
por ser la suya Dios mismo toma en serio. Se trata de Ser un Hombre o una Mujer
Cristiano, Santo y Apóstol, a saber un joven protagonista de una Historia según el
Evangelio y en fidelidad a la Fe recibida en su Bautismo.

I. ETAPA HOMBRE o VISIÓN DEL HOMBRE


Objetivo:
Que   el   joven   realice   un   análisis   de   su   situación   actual   y   descubra   su   SER
PERSONA   en   el   desarrollo   de   todas   sus   capacidades   físicas,   psicológicas   y
espirituales, tanto personal como socialmente.
CONTENIDO:
1. ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN PERSONAL QUE VIVE EL JOVEN.
 Invitación a reflexionar sobre su vida. A hacer un “alto”.
 Análisis   de   su   vida,   con   vista   a   realizar   un   examen   de   conciencia.   Una
instrospección de su persona.
 Aspecto positivo del joven, acción de bien y justicia.
 Cuestionamiento   y   meditación   acerca   de   la   forma   de   vivir.  ¿vale   la   pena
seguir viviendo así?

2. ANÁLISIS DE SU PAPEL EN LA SOCIEDAD.
 Reflexión de la situación contrastante de la Sociedad.
 Papeles que desempeñan cada uno de los sectores en la Sociedad.
 Papel que desempeña el joven en la sociedad, en cada uno de los sectores de
la misma.
 Invitación   al   compromiso   con   la   sociedad,   siendo   protagonistas   del   mundo
actuando de inmediato.
 Análisis del bien no realizado en mi vida.
 Exhortar   a   cambiar   actitudes   personales   para   que   cambien   las   actitudes
sociales.
3. CONOCIMIENTO DE LA PERSONA.
 Invitación a replantearse la manera de vivir, ya sea para rehacer o reorientar
nuestra vida.
 Planteamiento de qué es el hombre.
 Ubicación y papel que juega el hombre en la creación.
 Dominio del hombre sobre la creación.
 Centro y cúspide de la creación.
 Características y capacidades del ser humano.
 Vocación a ser persona.
 Ideal de ser persona.
4. DESARROLLO DE LA PERSONA
 ¿El hombre o mujer cumplen con su función? ¿Cuál es esa función?
 La madurez. Desarrollo integral, armonioso y suficiente de las capacidades,
físicas. psicológicas y espirituales.
 Características de una persona madura en sus aspectos físicos, psicológicos y
espirituales.
 Necesidad   de   la   madurez   espiritual.   Reflejada   en   el   conocimiento   y   la
búsqueda de Dios.
 Importancia del crecimiento armónico de las capacidades.
 Invitación a tomar el ideal de la Madurez.
ACTIVIDADES DE LA ETAPA.
A. ELEMENTOS PRINCIPALES:
1. UN ALTO EN MI VIDA. 
En esta plática es necesario llevar al joven a un análisis de su vida, cuestionarlo
sobre   la   forma   de   vida   que   tiene,   sin   que   ello   implique   el   sentimentalismo   o   la
manipulación.
2. MI COMPROMISO SOCIAL:
A través de una dinámica (plenario, sonorama, meditación, etc.). analizar la actitud
del joven respecto a la sociedad e invitarlo al compromiso.
3. VOCACIÓN A SER PERSONA.
Esta platica debe ubicar el papel del hombre respecto a la creación, y descubrir las
capacidades y potencialidades que posee para que las desarrolle, y llegue a ser más
persona cada día.
4. LA MADUREZ.
Plantear al joven qué tiene que trabajar continuamente en su vida, para alcanzar la
plenitud en sus aspectos físicos, psicológicos y espirituales, y poder así alcanzar el
ideal de la santidad.

B. ELEMENTOS DE APOYO:
1. Iniciar la etapa con un dinámica de presentación que permita crear un ambiente
de   confianza,   conocimiento   y   apertura   (cfr.   Cap.   VI:   Recursos   Adicionales   de   la
Jornada).
2. En el momento adecuado, una meditación sobre el bien que no se ha realizado.
3. Otra sobre la posibilidad de mejorar o de cambio.
4. Momento de compartir en pequeños grupos o corrillos sus opiniones, inquietudes,
dudas, etc.
5. Momento de compartir en una Mesa Redonda con todos los participantes.

II. ETAPA CRISTIANO: ENCUENTRO CON JESÚS


“Evangelizar es anunciar a una  persona, que es Cristo” (Juan Pablo II, discurso
Inaugural,S. D. 7).
OBJETIVO:
Descubrir al joven el Amor de Dios a lo largo de toda su vida, y a la persona de
Jesús de Nazaret como la revelación plena de este amor.
Anunciar la vida, la doctrina y el misterio de Jesucristo Hijo de Dios ­verdadero
Dios y verdadero hombre­ por el cual se nos revela la plenitud a la que estamos
llamados. Invitar al joven a seguirlo.
Proclamar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús por la cual se nos ofrece la
salvación. Aceptar a Jesús como Señor del Universo y de la propia vida, mediante
una respuesta personal.
CONTENIDO:
1. EL AMOR DE DIOS.
 El amor de Dios es personal, eterno, e incondicional. Es gratuito y solo falta
aceptarlo.
 A través de la historia de la humanidad, Dios tiene un plan de salvación para
su pueblo, el cual es también nuestro plan de salvación. Narrar la historia del
Pueblo   de   Israel,   como   una   prefigura   de   la   historia   de   salvación   de   cada
joven.
 La historia de la salvación, es una historia de amor de Dios hacia el hombre.
 En la plenitud de los tiempos Dios se hace hombre, realidad que es signo de la
plenitud del amor de Dios.
2. JESÚS EL ENVIADO DEL PADRE.
 Jesús con su palabra, sus obras en fin con toda su vida anuncia el perdón de
los pecados, la liberación de los cautivos y sobre todo el Reino de los Cielos. Él
mismo   es   ese   Reino   que   viene   a   nosotros,   Él   es   la   Buena   Nueva   de   la
Salvación.
 Jesús es la medida del hombre pleno, de la persona madura, el hombre libre.
 El es verdadero Dios y verdadero hombre.
 Por ser signo de contradicción, interpela a cada hombre y exige una respuesta
personal a Su Amor.
 Nos   invita   a   seguirlo   y   a   vivir   según   sus   criterios,   contenidos   en   las
Bienaventuranzas.
3. MISTERIO PASCUAL.
 Por llevar a cabo la obra de la Redención y cumplir así la voluntad del Padre,
Cristo muere en la Cruz por nosotros y resucita.
 Su Pasión, Muerte y Resurrección constituyen el culmen de la Salvación de
todos los hombres, como don de la Gracia y Misericordia de Dios.
 Dios Padre lo ha resucitado de entre los muertos, y lo ha constituido como
Señor del universo.
 Por su muerte nos libera del pecado y con su resurrección nos puede hacer
participes de su Vida.
 Su Resurrección es la Vida Nueva de Aquél que se entregó en todo al Padre,
por Amor a nosotros:
 Cristo está vivo hoy entre nosotros. Ha resucitado para que nosotros también
tengamos Nueva Vida en abundancia (cf. Jn.10,10).
 Te invita a ser Su discípulo, a seguirlo.
 ¡Comprométete con Él.!
ACTIVIDADES DE LA ETAPA:
A. ELEMENTOS PRINCIPALES:
1. “HISTORIA DE LA SALVACIÓN”.
Esta plática narra la historia de amor que Dios ha tenido para el hombre, y para
cada uno de nosotros. Nos hace descubrir la presencia de Dios a lo largo de nuestra
vida y como culmen de todo ese AMOR, la figura del Mesías, enviado por el Padre en
la plenitud de los tiempos: Nos muestra a Jesús como el Mesías esperado, El Hijo
del Padre Celestial.
2. “CRISTO”.
Anuncio claro y explícito del nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino, el
misterio de Jesús de Nazaret, Hijo de Dios (cfr. E.N.22), que viene a salvarnos.
3. “MISTERIO PASCUAL”.
Proclamar   la   pasión,   muerte   y   resurrección   de   Cristo   como   el   culmen   de   la
Salvación de todos los hombres, como don de la Gracia y Misericordia de Dios, y
poder así descubrir a Cristo como Señor del universo.
4. MEDITACIÓN PERSONAL.
Es esencial dejar al joven el tiempo y el espacio necesarios para dar una respuesta
al mensaje que acaba de escuchar. Libre de presiones, en plena conciencia, podrá
dar una respuesta personal seria y comprometida a Jesús.
B. ELEMENTOS DE APOYO:
1.  Profundizar  en   la   persona   de Jesús,  su  vida,  sus   hechos  y   su palabra   vgr.  el
Sermón de la Montaña, propiamente las Bienaventuranzas; analizar las Criterios
de vida de Cristo.
2.   Un   ejemplo   de   Conversión.   La   Experiencia   de   encontrarse   con   EL   SEÑOR
JESÚS, y la opción radical a seguirlo como Camino, Verdad y Vida.
3. Una vivencia de la Pasión de Jesús: por ejemplo: un Vía Crucis.
4.   Un   momento   de   diálogo   para   externar   dudas,   ya   sea   en   pequeños   grupos
(corrillos), o en diálogo personal (entrevista con el sacerdote).

III. ETAPA SANTO: VIDA EN PLENITUD


OBJETIVO:
Que el joven descubra el ideal de la Santidad por medio de la Gracia. Que acepte el
reto de vivir plenamente su vocación a la Santidad (cfr. L.G. 5).
Que el joven se descubra llamado a vivir la santidad, en alegría, y vea en ella la
realización plena de su vida.
CONTENIDO:
1. LA VIDA NUEVA POR EL ESPÍRITU SANTO: LA GRACIA.
 El Plan de Dios va más allá del perdón de los pecados.
 Porque   Jesús   está   vivo,   nos   ofrece   también   a   nosotros   su   Vida   Nueva.   Él
desea comunicarnos Su propia Vida.
 Para ello nos envía al Espíritu Santo, quien infunde en nosotros la Gracia
 “Y porque no viviéramos ya para nosotros, sino por Él, envió Padre, desde Tu
seno, al Espíritu Santo.” (Plegaria Eucarística IV).
 Dios infunde en nosotros Su Espíritu, transformándonos en Templos de la
Divinidad, haciéndonos Santos ante Él por el Amor (cfr. Ef.1,4).
 La Gracia es la inhabitación del Espíritu Santo, la Participación de la Vida
Divina (2ª Pe. 1,4).
 Renacidos por el Espíritu (cfr. Col.1,15).
 Por la Gracia somos Criaturas Nuevas, Santos, ya que participamos de Su
Vida.
2. EL RECHAZO AL PLAN DE DIOS.
 Realidad del pecado.
 Consecuencias   del   pecado:   Desequilibrio   y   desarmonía   en   el   hombre,   no
participar de la Vida Divina. Estar privado de la Vida Nueva.
 Liberación del Pecado, realizada por Cristo, mediante su Gracia.
3. PERSEVERAR EN EL AMOR. LA VIDA DE ORACIÓN.
 La oración como encuentro de amor con Dios. La oración lleva al amor y el
amor lleva a la oración
 Llamados   a   vivir   plenamente   esta   nueva   relación   con   Dios,   llamados   a   la
Santidad, buscamos dar una  respuesta plena al Padre por la Oración y la
fidelidad al Evangelio.
 Necesidad   de   la   oración,   como   medio   indispensable   en   el   crecimiento   de
nuestra Vida Nueva.
 Condiciones y actitudes para realizar una oración.
 Dificultades de la oración. Las objeciones de la oración.
 Expresiones de nuestro amor a través de la oración.
 La oración se hace realidad en el servicio al hermano.
4. SACRAMENTOS.
 Como   signos   visibles   del   encuentro   de   Dios   con   el   hombre   para   hacerlo
participe de su Vida Divina.
 Aceptando la Gracia que se nos ofrece en los Sacramentos
 Ofreciendo nuestra vida entera al Padre.
 Es decir, viviendo en santidad.
ACTIVIDADES DE LA ETAPA:
A. ELEMENTOS PRINCIPALES:
1. “LA GRACIA”.
Una plática donde se exponga claramente la vocación a la Santidad por medio de la
VIDA   NUEVA   o   GRACIA   que   el   Espíritu   Santo   infunde   en   nosotros.   Se   podrá
escoger   entre   los   diversos   esquemas:   “LA   GRACIA”   o   “ESPÍRITU   SANTO   Y
GRACIA”.
2. “PECADO”.
Una explicación clara y asequible sobre el pecado y cómo rompe nuestra comunión
con Dios y con el hermano.
3. “ORACIÓN Y SACRIFICIO”.
Los   medios   para   conservar   y  aumentar   la   Gracia,  en  una   respuesta   generosa   al
Amor Benevolente del Padre.
4. “SACRAMENTOS”.
Redescubrir la importancia  de los Sacramentos en nuestra vida, como momentos
privilegiados de comunión con Dios y con el hermano.
B. ELEMENTOS DE APOYO:
1.   Un   descubrimiento   del   poder   de   la   Oración:   por   ejemplo:   las   “palancas”,
testimonios de los Auxiliares.
2. Un Encuentro personal con Jesús Sacramentado: VISITA AL SANTÍSIMO”.
3. Una Celebración personal del Sacramento de la Reconciliación.
4. Una Fiesta Comunitaria de celebración de la Vida Nueva: Fogata.

IV. ETAPA APÓSTOL o VIDA COMPARTIDA CON LOS DEMÁS.


OBJETIVO: 
Ayudar a descubrir la vocación al apostolado como vivencia de nuestro compromiso
bautismal ­personal y grupal­ en la Iglesia y en el mundo.
CONTENIDO:
1. IGLESIA.
 La Iglesia, es la continuadora del Misterio de salvación.
 Es germen y principio del Reino de Dios.
 La Iglesia es el pueblo de Dios, peregrino en este mundo, llamado a vivir la
plenitud de la caridad, bajo el Reinado de Cristo.
 Reunidos en torno a Jesús, formamos su Cuerpo, que es la Iglesia. La Iglesia
es el cuerpo Místico de Cristo. Comunidad de Creyentes.
 Dentro de Ella vivimos en plenitud nuestra vida cristiana:
 Creciendo en la Fe, Esperanza y la Caridad.
 Construyendo la comunidad
2. MEDIOS PARA EL APOSTOLADO.
 La necesidad de vivir en comun­unión (comunidad) nuestra Fe, Esperanza y
la Caridad, como elemento fundamental en la vivencia Cristiana.
 Cristo mismo fundó su comunidad. Características de la comunidad.
 Experiencia del SER CRISTIANO.
 Elementos de la comunidad: Oración comunitaria, Sacramentos, Formación
Integral, y el Apostolado. como servicio.
 Vocación al apostolado, individual y comunitario, como actividad encaminada
a propagar el Reino de Dios en la tierra, para la salvación de los hombres y la
Gloria de Dios.
 Experiencia del HACER CRISTIANO.
 Formación de un apóstol.
 Frutos del apostolado.
3. MARÍA.
 María en el Misterio de la Iglesia.
 Presencia de María en la Jornada.
 María, la perfecta cristiana: la Llena de Gracia, el primer sagrario de Cristo,
la inmaculada, etc.
 María, como Madre de todos los hombres.
 María como modelo de Santidad.
ACTIVIDADES DE LA ETAPA.
A. ELEMENTOS PRINCIPALES
1. “IGLESIA” 
Descubrir el verdadero rostro de la Iglesia, como Comunión de hermanos reunidos
alrededor de Cristo en el Espíritu.
2. “APOSTOLADO”.
Un tema que explique la importancia de tener una comunidad (en la parroquia, el
grupo  de apostolado, etc.) en el cual  pueda compartir la vida Cristiana, mi SER
como discípulo. Además que explique qué es el compromiso bautismal, cómo se vive
en el apostolado, los distintos tipos de apostolado, etc. El apostolado es un servicio
que empieza en la misma comunidad.
3. “MARÍA”.
Una plática en donde se plantee a María como la mujer que encarna al perfecto
cristiano. Presentarla como nuestra Madre y Modelo a seguir en Santidad. María en
el Misterio de la Iglesia. Prototipo de la Iglesia y prototipo del discípulo.
B. ELEMENTOS DE APOYO.
1. Un momento para el diálogo y externar dudas: FORO ABIERTO.
2.   Presentar   una   Iglesia   joven   y   dinámica:   Presentación   de   Pastoral   Juvenil,
sociodrama, sonorama.
3.   Una   Consagración   y   envío;   revaloración   del   Sacramento   de   la   Confirmación:
entrega de cruces o de Nuevos Testamentos.
4. Una bienvenida a la Parroquia y al grupo: Misa de Clausura

B) SEGUNDO ESQUEMA
Este segundo esquema corresponde a la práctica de algunas Escuelas de Auxiliares
del Movimiento que trabajan en Prejornada elementos que otras Escuelas trabajan
en la Jornada misma. Además presenta una alternativa distinta al primero.
Queremos   dejar   claro   aquí   el   trabajo   de   Prejornada,   para   que   quienes   vayan   a
utilizar este Esquema lo puedan manejar bien. Algo señalamos también ya en el
PRIMER ESQUEMA:

LA PREJORNADA
La Prejornada es el “inicio fuerte de evangelización del joven, Etapa en la que se
prepara al muchacho para tener un encuentro personal y comunitario con Dios. El
joven   inicia   en   él,   o   bien   fortalece,   una   actitud   de   inquietud   y   un   espíritu   de
búsqueda” (L.B. 14).
Lineamientos Básicos, en el Nº. 16, señala cuatro valores tomados del Documento
Veracruz, que ayudan en la Prejornada a que los muchachos y las muchachas que se
preparan a vivir una Jornada descubran una visión del hombre. Veamos, por partes,
el camino a recorrer :
1.   Al   descubrir   los   valores   de   la   persona   humana   uno   se   ve   metido   dentro   del
proyecto de Dios, con las cualidades que su Creador le ha regalado. Dios crea al
hombre por amor. 
2.  ¿De  qué  busca  desinstalarse?   nos   preguntamos.  De   la   situación  de  pecado,  es
decir, de las rupturas que hacemos constantemente con Dios y con los hermanos.
3. El joven busca, desde la libertad que Dios le ha dado, caminos de reconciliación y
para ello trabaja su fidelidad a la vida de Dios, la Gracia. En nuestro mundo de hoy
el joven cristiano necesita una auténtica creatividad fecunda y mucha imaginación
para lograr “ser un hombre que desee tener un encuentro personal de ojos abiertos y
corazón palpitante con Dios en Cristo''(L.B. 17). Se dispone a vivir una autentica
conversión. 
4. Una Nueva Evangelización exige “caminos nuevos”. Juan Pablo II lo ha señalado :
“nueva en su ardor; nueva en su expresión; nueva en sus métodos”. El joven debe
ser capaz de buscar expresiones nuevas para compartir la vida. 
Toda   Prejornada   “debe   examinar   las   inquietudes   más   profundas   y   genuinas   del
joven a la luz del Misterio de Cristo; inquietudes que la Iglesia comparte y a las que
quiere dar respuesta” (L.B. 18). 
La Prejornada trabaja : 
1. Un conocimiento de la realidad que afecta a la comunidad. El joven empieza a
descubrir así su ser de hombre dentro de la realidad misma de la cual forma parte y
en la cual se juega su vida. 
2. Un conocimiento de las diferentes culturas y grupos humanos que integran dicha
realidad   y   a   quienes   se   dirige   el   mensaje.   Lo   estamos   considerando   ya   como
destinatario de una Nueva Evangelización que tiene en cuenta una inculturación
del Evangelio.
3. Un conocimiento de la realidad pastoral de la Diócesis. Se trata simplemente de
iniciar   al   joven   en   su   pertenencia   a   una   Iglesia   Particular.   Es   allí   donde   va
integrando su visión de hombre.
4. Por último, se trabaja un asomarse ya al Amor Personal de Dios, revelado en la
Persona de Cristo y en su Iglesia. (cf. LB 19). 
Mucho ayudará a la labor de una Prejornada tomar y trabajar los valores tan ricos y
abundantes que encontramos en los Documentos de Puebla y Santo Domingo y en el
amplio y frecuente Magisterio de Juan Pablo II.
La   Prejornada,   pues,   ayuda   a   que   el   muchacho   y   la   muchacha,   al   descubrir   su
propio   ser.   ­visión   del   hombre­   se   prepare   a   “tener   un   encuentro   personal   y
comunitario   con   Dios,   Padre,   Hijo   y   Espíritu   Santo,   de   tal   forma   que   su
participación en la Jornada dé mejores frutos” (L.B. 15). Para ello debe ser ya un
joven capaz de tener un espíritu de búsqueda.
Quedando claro que “la Jornada es un proceso de evangelización en el que se da el
anuncio Kerygmático al joven, de la salvación en Cristo, por la Gracia” (L.B. 23)
proponemos este Esquema que presenta una alternativa diferente a la ya tratada
antes. 

LA JORNADA
Objetivo GENERAL de la Jornada:
Iniciar   hombres   y   mujeres   hacia   un   profundo   encuentro   con   Dios,   hombres   y
mujeres de fe que reciben el anuncio de la Buena Nueva con alegría y esperanza. 
ESQUEMA:
I. Enlace de prejornada con la Jornada.
II. Jesucristo: Encuentro con Jesús.
III. Iglesia­ Sacramentos: Vida en plenitud.
IV. Vida en la Iglesia al servicio del hombre: Vida compartida con los demás.

I. Enlace de Prejornada con la Jornada: Un joven en búsqueda.


Objetivo :
Retomar   el   trabajo   realizado   durante   la   Prejornada,   asegurándose   de   que   sus
objetivos se hayan cumplido, para poder guiar a quienes hacen la Jornada hacia las
otras etapas por vivir.
Actividades: 
 Retomar en grupos y plenario las ideas fundamentales que quedaron en ellos
sobre   la   visión   del   hombre   que   se   trabajó   en   la   Prejornada.   Es   bueno
propiciar la libre expresión del joven. 
 Al finalizar el plenario señalar dos o tres ideas más fuertes en las que se haya
coincidido. 
 Enlace: con una dinámica adecuada recordar y dejar firme, como punto de
arranque de la Jornada, la visión del hombre que se descubrió y comunicó
durante la Prejornada. Para ello nos puede ayudar lo que hemos señalado en
el Capítulo II del Manual Básico sobre la Visión General de la Jornada.
Material de Apoyo:
 La Verdad sobre el hombre (DP 304 ­ 339). 
 Catecismo de la Iglesia Cató1ica (nn. 1700 y sig).

II. Jesucristo: Encuentro con Jesús.


“Evangelizar es anunciar a una persona, que es Cristo” (Juan Pablo II, Discurso
inaugural Santo Domingo). 
Objetivo
 Iniciar al joven en el conocimiento de Jesús como Hijo de Dios hecho Hombre­
verdadero Dios y verdadero Hombre ­ por el cual se nos ofrece la Salvación y
al mismo tiempo motivar a seguirlo. 
 Descubrir a Jesús como el Enviado del Padre, el Mesías esperado, el Hijo de
Dios que nos muestra el Amor del Padre. 
 Anunciar el nombre, la doctrina, la vida, el Reino, el Misterio de Jesús de
Nazaret, Hijo de Dios (cfr. E.N. 22).
 Proclamar que en Su Pasión, Muerte y Resurrección nos libera del pecado y
nos ofrece la salvación.
 Con el envío de Su Espíritu nos invita a comprometernos con El y a seguirlo
en fidelidad. El es el Camino, la Verdad y la Vida. El Espíritu nos santifica.
ACTIVIDADES:
1. Jesús, enviado del Padre. 
 A través de la historia de la humanidad Dios tiene un plan de salvación para
su pueblo, plan de salvación que lo es también para nosotros.
 Dios anuncia la venida de un Salvador, el Mesías. 
 Llegada la plenitud de los tiempos, Dios envía Su Hijo, nacido bajo la Ley,
nacido de una mujer, para revelarnos en plenitud Su Amor. 
Apoyos:
 Dios se ha preocupado siempre por el hombre a lo largo de su historia, sobre
todo,   por   Su   pueblo,   Israel.   El   Antiguo   Testamento   nos   va   conduciendo   a
través   de   la   Historia   de   Salvación.   Conviene   consultar   Éxodo,   cap.   3   y
también la Parábola de Jesús sobre los Viñadores ( Mt. 21,28). 
 Dios   ha   manifestado   continuamente   su   preocupación   porque   el   hombre
responda   con   fidelidad   en   la   transformación   del   mundo,   cambio   que   debe
darse en la justicia, el derecho y la fraternidad. Podemos leer Gen, cap. l; Is.
1,1ó y sig.
 El pueblo de Israel­ Pueblo de Dios ­no ha querido cooperar plenamente; no
ha sido un pueblo fiel ( cf. Is.1,1­15). ­ La promesa de Dios de enviar al Mesías
ha estado siempre presente a lo largo de la Historia.
 Llegada  la  plenitud de  los  tiempos envía   a Su Hijo por amor.  Jesús  es la
Palabra definitiva del Padre que inaugura la Nueva Alianza. Podemos leer Jn
cap. 1 y Heb 1, 1 y sig. 
2. El Misterio de Jesús de Nazaret. Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre.
 Jesús con su vida y su doctrina anuncia el Reino. El mismo es ese Reino que
viene a nosotros. El es la Buena Nueva de la Salvación. Jesús da la gracia y
la paz, elementos fundamentales del Reino (Lc.4,16­21 ; Lc. 19,1­10).
 La   Gracia   es   la   vida   que   Dios   mismo   nos   regala;   su   propia   vida.   Es   la
comunión   con   Dios.   Es   un   regalo   de   Dios   que   por   misericordia   sale   al
encuentro del hombre, ofreciéndole Su vida, Su amor. Es comunión con Dios
porque el hombre acepta y responde al ofrecimiento de Dios (Jn 15,1­8). La
paz es el fruto de la unión con Dios que le exige, impulsa y posibilita a entrar
en comunión y fraternidad con los demás hombres.
 Jesús nos invita a seguirlo y a vivir según sus criterios, contenidos en las
Bienaventuranzas. La comunión con los demás hombres, como consecuencia
de la comunión con Dios exige trabajar por la justicia y vivir la verdad y la
libertad, impulsado siempre en todo esto por el Amor ( Mt. 19, 16­22).
 El joven debe vivir estas exigencias siempre a la luz de los criterios de Jesús
en abierta confrontación con los criterios del mundo (Mt. cap. 5, 6 y 7).
 Jesús es signo de contradicción y por ello interpela a cada hombre y le exige
una  respuesta personal a Su amor, a saber, hacer suya la Vida Nueva en
Cristo Jesús.
 Jesús llama Padre a Dios, verdad que le echan en cara aún clavado en la
Cruz (Jn. 14,23­24; Mt 26,64­66); va contra la sola observancia externa de la
Ley, ya que mata el espíritu de Dios en el hombre (Mt 5,17­20; Mt 12,1­8);
exige descubrir la voluntad del Padre y hacerla Ley (Jn 13, 35­36; Jn.14,1­15;
Jn.14,21; Jn.15,9­17; Rom 8,1­18); siempre sale al encuentro del hombre (Jn
8,1­11; Jn 5,1­18).
3. Pascua de Jesús : por Su Pasión, Muerte y Resurrección nos ofrece la Salvación. 
 Por llevar a cabo la obra de la Redención y cumplir así la voluntad del Padre,
Cristo muere en la Cruz por nosotros ( Mc 14,53 y sig ; Mc 15,1­47).
 La muerte es consecuencia de su compromiso por el Reino.
 Su Pasión, Muerte y Resurrección constituyen el culmen de la Salvación de
todos   los   hombres   como   don   de   la   Gracia   y   la   Misericordia   de   Dios.
Conversión.
 La Resurrección de Jesús es la Vida Nueva de Aquel que se entregó en todo
­al Padre por amor a nosotros (Mc 16,1­8 ; Fil 2,6­11; Gal 2,20).
4. Pentecostés ; el envío del Espíritu Santo. 
 Jesús   está   vivo   hoy.   Ha   resucitado   para   que   nosotros   también   tengamos
Nueva Vida y en abundancia ( Jn 10,10).
 Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida ( Jn 14, 6).
 Te invita a ser su discípulo; a seguirlo (Jn. 21,22).
 El Espíritu Santo nos capacita para seguir a Jesús en fidelidad. 
 El Espíritu nos santifica.
 Comprométete tú con Jesús: síguelo.
Material de Apoyo:
 La Verdad sobre Jesucristo ( DP 170­219). 
 Manejar la Historia de la Salvación como una elección libre y amorosa de
Dios. Nos ayuda a descubrir la figura del Mesías, enviado por el Padre en la
plenitud   de   los   tiempos;   Mesías   esperado   que   es   Jesús,   el   Hijo   del   Padre
Celestial.
 Meditación   Personal.   Es   esencial   dejar   al   joven   el   tiempo   y   el   espacio
necesarios para dar una respuesta al mensaje que acaba de escuchar. Libre
de presiones y más consciente, podrá, sin duda, dar una respuesta personal
seria y comprometida a Jesús.
 Se  puede  trabajar   un   ejemplo  de   conversión,   por   ejemplo,   San   Pablo;   una
vivencia de la Pasión de Jesús, por ejemplo, un Via Crucis; etc. 

III. Iglesia-Sacramentos: Vida en plenitud.


“Sean perfectos como es perfecto su Padre que está en el cielo” (Mt 5,48).
Objetivo: 
Descubrir con el joven cómo Jesús, a través de Su Iglesia y los Sacramentos nos
llama a la santidad (L.G. 5). Que el joven se descubra llamado a vivir la santidad en
alegría, y vea en ella la realización plena de su vida. 
CONTENIDO
1. Iglesia.
Objetivo: 
 ayudar a ver y/o a construir la respuesta de fe del joven a partir de Jesús
descubierto en y como Iglesia.
Recordar brevemente lo visto en el número cuatro del tema Jesucristo (Pentecostés)
para poder insistir luego en el tema de la Iglesia y los Sacramentos. 
 Porque   Jesús   está   vivo,   nos   ofrece   también   a   nosotros   su   Vida   Nueva.
Liberados del pecado estamos llamados a vivir Su Vida. Morimos al pecado y
nos convertimos en hombres nuevos
 Para ello nos envía al Espíritu Santo, quien infunde en nosotros la Gracia.
Suscita en nosotros la fe. Por él nacemos de nuevo a la Vida de Dios.
 Por la Gracia somos creaturas nuevas, testigos fieles del Evangelio, santos,
ya que participamos de la vida de Jesús.
 Por el Espíritu formamos parte de la Iglesia, pueblo de Dios, comunidad de
los discípulos de Jesús. 
 Llamados a vivir esta nueva relación con Dios, lo hacemos en el seguimiento
fiel   de   Jesús,   dentro   de   la   Iglesia   y   como   Iglesia,   gracias   a   la   acción   del
Espíritu Santo.
 La Iglesia es la presencia visible de Jesucristo hoy. Es un hecho de Jesús.
 Es responsable de hacer presente la acción salvifica de Cristo en medio del
mundo, es decir, lograr la comunión de los hombres con Dios y la fraternidad
entre ellos mismos, hasta el cumplimiento definitivo.
 Es una Iglesia pobre al servicio preferencial, aunque no exclusivo, del pobre
(Puebla, Santo Domingo).
 Es una Iglesia Sacramento de comunión (DP 1302).
 Una Iglesia servidora (DP 1303).
 Una Iglesia Misionera (DP 1304).
 Es una Iglesia que se evangeliza y es evangelizadora.
 Somos   una   Iglesia   fiel   si   somos   dóciles   a   la   acción   del   Espíritu   Santo,   “y
porque no viviéramos ya para nosotros, sino por El, envió Padre, desde Tu
seno, al Espíritu Santo” ( Plegaria Eucarística IV).
 En la Iglesia somos santos.
 Una Iglesia orante. Jesús ora. Nos enseña a orar. Valor de la oración.
Material de apoyo:
 Lumen Gentium 
 La Verdad sobre la Iglesia ( DP 220­303).
 Dejar clara la vocación a la santidad por medio de la Vida Nueva o Gracia que
el Espíritu Santo infunde en nosotros. Explicar el pecado y dejar claro cómo
rompe nuestra comunión con Dios y con los hermanos.
 La oración y el sacrificio como expresiones de la vida de la Iglesia (sentido de
las palancas).
 Una fiesta comunitaria de celebración de la Vida Nueva : Fogata.
2. Sacramentos. 
Objetivo:
 Descubrir los Sacramentos como hechos de Jesús y expresión común de un
pueblo   que   vive,   en   la   historia,   la   Pascua   de   Cristo.   A   través   de   ellos   se
actualiza en nosotros la Vida Nueva en Cristo Jesús, la Gracia. 
Los Sacramentos fuente y culmen de la vida cristiana. Hechos de Jesús que lo hacen
presente en la comunidad cristiana. Respuesta del hombre.
 Bautismo   :   el   amor   del   Padre   que   llama   al   hombre   a   ser   su   hijo.   Por   él
nacemos   de  nuevo   a   la   vida   de  Dios.   Ser   y   quehacer   del   cristiano   :  soy   y
porque soy , Dios me ha dado una tarea. ( Rm 6,1 y sig ; Jn 3,1­9; Mc,16,15
 Eucaristía:   “Hagan   esto   en   memoria   mía”.   Sacrificio;   Vida;   Comunión.
Alianza Nueva para el perdón de los pecados. (Jn. 6,28­40 ; Mc 14,12­25; Jn
20,20­24). Mencionar la presencia real.
 Confirmación   :   Plenitud   del   Bautismo.   Marcados   por   Cristo.   Ungido   en   el
Espíritu. Fin de la iniciación cristiana : soy cristiano, soy cristiana llamado y
capacitado   con   la   fuerza   de   Dios   a   ser   testigo   fiel   del   Señor   Jesús   en   mi
mundo. “El Señor me llama; me capacita; me da una tarea”. “El Señor se fía
de   mi”.   “Padre,   cumple   tu   promesa   y   envíame   el   Espíritu   Santo”.(cfr.   Jn.
14,25­26).
 Reconciliación : Dios perdona porque ama; perdona porque es Padre : “tanto
amó   al   mundo   que   envió   a   su   Hijo”.   Su   Amor   se   hace   presente   en   el
Sacramento : Jesús “me amó a mi ; murió por mi”. El pecado es la ruptura con
Dios y con los hermanos. Mandamiento de Jesús : ama como yo te amo. El
camino de la reconciliación Volveré a mi Padre”. La acción del Espíritu Santo
a través del sacerdote. Vida Nueva. ( Lc 15,11­32; Jn 20, 19­23; Jn 15,12).
Material de apoyo:
 Los Sacramentos son momentos privilegiados de comunión con Dios y con los
hermanos.
 Trabajar fuerte la Parábola de Jesús sobre el hijo pródigo, insistiendo en el
amor del Padre : “yo nunca he dejado de ser tu padre. “¿Quién se fue? Mi
hijo ; ¿Quién regresa? Mi hijo”. Encuentro personal con Jesús Sacramentado:
Visita al Santísimo.
 Celebración personal del Sacramento de la Reconciliación
 Valoración de la participación comunitaria en la Eucaristía encuentro de la
comunidad y con la comunidad en el Sacrificio de Jesús.

IV. Vida en la Iglesia al servicio del hombre: vida compartida con los demás.
Objetivo:
Ayudar   a   descubrir   la   vocación   al   apostolado,   cómo   y   dónde   vivir   nuestro
compromiso   bautismal,   personal   y   grupal,   en   la   Iglesia   y   en   el   mundo,   en   una
sociedad que vive su momento histórico. Ver a María en la Iglesia como prototipo de
fe y de fiel seguimiento a Cristo Jesús. Situar a María en el M.J.V.C.
1. Ser un cristiano comprometido.
 Se es cristiano en la Iglesia y como Iglesia. 
 El cristiano llamado por Dios a vivir y enviado a compartir su fe en fidelidad :
germen de Vida Nueva en su mundo.
 Nuestro   joven   cristiano   de   hoy   debe   proclamar   la   novedad   liberadora   del
Evangelio ( Buena Nueva para el hombre de hoy) en la realidad de México y
de América Latina, precisamente por las muchas situaciones antisalvíficas
( no Evangelio) que presenta.
 Lo hace, dócil al Espíritu Santo, que le permite llamar “Padre” a Dios, y a
Jesús “Señor de su vida y Señor de su historia” 
 Con la fuerza del Espíritu Santo se compromete, personal y grupalmente, en
la transformación de un mundo fuertemente marcado hoy por una situación
institucionalizada de pecado y que debe ir hacia una Civilización del Amor, la
Justicia y de la Paz.
 Diversas   oportunidades   que   se   ofrecen   hoy   para   estar   presentes   en   la
transformación del mundo. Participamos de la misión de la Iglesia. Gama de
apostolados   posibles.  ¿qué   debo   hacer   yo   ?   Vivir   los   signos   del   Reino
construyendo   la   Nueva   Civilización   marcada   por   el   Evangelio.   Soy
constructor y protagonista del Reino. ( Lc 3,3­4 ; Hech 9, 3­19a ; Mt 25,31 y
sig.).
2. Acompañados de María.
 María en la Iglesia : Prototipo de la Iglesia. Prototipo del discípulo. Mujer
creyente;   mujer   fiel.   Madre   de   Dios;   Madre   de   la   Iglesia;   Madre   nuestra.
María al pie de la Cruz. María en oración espera con los Apóstoles al Espíritu
Santo. ( Lc.1, 26­28; Jn 2,1­5 ; Jn 19, 25­27).
 María en el M.J.V.C.: “Todo a Jesús por María; todo a María para Jesús”.
María es el camino de encarnación : nos da a Jesús; “hagan lo que El les
diga”. María camina con el Movimiento: Espiritualidad mariana; actitudes de
María en nosotros.
 Ser laico joven. Nuestra única opción, JESUCRISTO ( S.D. 303). ¿Cuál es el
lugar que me hace presente en la realidad que me rodea y que me permite
hacer   verdad   el   que   mi   Iglesia   sea   una   Iglesia   Misionera   al   servicio   del
Evangelio ? ¿Cómo comparto mi vida con los demás?
Material de apoyo
­ Gaudium et Spes 
­ Somos una Iglesia Misionera al servicio del Evangelio. Llamado de Jesús : “vayan
por todo el mundo; prediquen el Evangelio”. Somos una Iglesia joven y dinámica :
Pastoral  Juvenil   y   sus   oportunidades   de  apostolado   para   nosotros.   Necesidad   de
seguir   siendo   evangelizados   y   de   evangelizar.   Protagonismo   Juvenil   (S.D.   302).
Revalorar   los   Sacramentos   de   la   Iniciación   Cristiana   :vivir   la   consagración   y   el
envío en forma comunitaria (signos). Espacio para diálogo y aclarar dudas.

SUGERENCIAS DE HORARIO
PRIMER ESQUEMA.
(Etapa Hombre en la Jornada)
JUEVES:
3:30 Llegada de auxiliares y
oración
4:00 Recepción de jornadistas
5:00 Salida a la casa y distribución de cuartos
6:00 Mesa de presentación
7:00 UN ALTO EN MI VIDA
8:30 Imágenes
9:15 Cena
10:00 NO ME METO EN LIOS
10:15 Padre Nuestro
10:30 Invitación a acostarse
10:35 Reunión de auxiliares
VIERNES:
7:00 Despertar de jornadistas y auxiliares.
8:00 PUEDO REHACER MI VIDA.
8:30 Desayuno.
9:15 QUE HARÉ CON MI VIDA.
10:15 Corrillos.
10:30 Sociodrama de Mi actitud ante la vida.
10:45 Plenario.
11:00 Madurez.
12:00 Corrillos.
12:15 Juegos.
12:45 Mesa redonda HOMBRE.
2:00 Comida.
3:45 DIOS Y MI VIDA.
4:45 Descanso.
5:45 CRISTO.
7:00 Corrillos.
7:15 Misa.
7:45 Preparación para la fiesta.
8:30 Cena.
9:30 Fiesta.
10:45 SAN PABLO.
11:00 Invitación a acostarse.
11:05 Reunión de auxiliares.
SABADO:
7:00 Despertar de jornadistas y auxiliares.
8:00 CRITERIOS DE CRISTO.
8:30 Desayuno.
9:15 MISTERIO PASCUAL.
11:15 Viacrucis.
12:00 Meditación Personal.
12:15 Mesa redonda CRISTIANO.
1:15 Juegos.
1:30 LA GRACIA.
2:30 Corrillos.
2:45 Comida.
3:45 Descanso.
4:45 PECADO.
5:45 Corrillos.
6:00 ORACION Y SACRIFICIO.
7:00 Cantos.
7:15 SACRAMENTOS.
8:45 Visita al Sant¡simo.
9:15 Mesa redonda SANTO.
10:30 Misa.
11:30 Fogata.
12:15 Mar¡a.
1:00 Invitación a acostarse.
1:05 Reunión de auxiliares.

DOMINGO:
8:00 Despertar de jornadistas y auxiliares.
9:00 MANOS DE CRISTO.
9:30 Desayuno.
10:00 ESPIRITU SANTO.
11:00 Corrillos.
11:15 APOSTOLADO.
12:00 Presentaci¢n de Grupos.
1:00 Sonorama sobre la Iglesia.
1:20 Foro Abierto.
2:00 Sociodrama Perseverancia.
2:30 Comida.
3:15 Arreglo de cuartos y maletas.
4:00 Entrega de Nuevos Testamentos.
4:45 Salida a la Parroquia. Misa de Clausura.

SEGUNDO ESQUEMA.
(Etapa Hombre en la Prejornada)
Jueves
tarde 
60' Dinámica de presentación.
Evaluación de la Prejornada.
20' Grupos.
15' Plenario.
60' Enlace de la Prejornada con la Jornada.
Viernes
mañana 
II. Jesucristo : Encuentro con Jesús. 
120' 1. Jesús, enviado del Padre. 
120' 2. El Misterio de Jesús de Nazaret.
tarde 
105' 3. Pascua de Jesús.
60' 4. Pentecostés
90' . Celebración Eucarística 
45' Oración personal. 
Via Crucis
Sábado.
mañana 
III. Iglesia­Sacramentos : Vida en plenitud. 
240' 1. Iglesia
tarde 
120' 2. Sacramentos
60' Celebración Eucarística.
Visita al Santísimo
Sacramento de la Reconciliación. 
Domingo
mañana 
IV. Vida en la Iglesia al servicio del hombre: Vida compartida con los demás.
60' 1. Ser un cristiano comprometido.
60' 2. Acompañados de María.
60' 3. Ser Laico Joven. 
40'Dialogo. Aclarar dudas ­inquietudes.
tarde 
60' Evaluación de la Jornada ( Grupo).
Celebración Eucarística.
Envío. 
CAPITULO V­A: TEMAS Y FICHAS.
En   el   presente   capítulo   presentamos   los   Temas   de   la   Jornada   principales   de   la
Jornada. Tal vez el nombre del Tema no sea el mismo en todas las zonas y Escuelas.
Lo importante no es el título, sino el contenido. Será importante que cada Escuela,
junto con su Asesoría, vea cual es la mejor manera de presentar al los jóvenes el
contenido   aquí   desglosado.   Dependerá   de   cada   Escuela   buscar   la   manera   más
adecuada. En esa presentación será importante dar el contenido de cada tema en
forma íntegra y asequible. Esto implica todo un trabajo de estudio y preparación,
cuyo punto de partida es este Manual.

ETAPA HOMBRE: VISIÓN DEL HOMBRE


Objetivo:
Presentar al joven la vocación de ser una persona plena, feliz, libre, que día a día
desarrolle todas sus capacidades y potencialidades plena y armoniosamente, en una
palabra, a ser plenamente hombre.
Que   el   joven   realice   un   análisis   de   su   situación   actual   y   descubra   su   SER
PERSONA   en   el   desarrollo   de   todas   sus   capacidades   físicas,   psicológicas   y
Espirituales.
JUSTIFICACIÓN:
Dentro de la Jornada es necesario hacer énfasis, desde el inicio, en la importancia
del   desarrollo   del   hombre   como   un   ser   humano,   partiendo   de   la   base   de   que   la
inmadurez, la falta de reconocimiento y de aceptación de uno mismo, como digno y
valioso, son obstáculos que no permiten al ser humano reconocer que Dios lo ama,
acepta y recibe tal como es. Así mismo, no le permite verse capacitado para alcanzar
la santidad y tener el valor de ser portadores de la Buena Nueva.
Si   bien   es   importante   mencionar   que,   durante   la   Jornada,   básicamente   es   el
Espíritu Santo el que nos ilumina y nos ayuda a descubrir todo ello, es importante,
al inicio de la misma, aludir al valor que Dios nos ha dado como seres humanos,
como lo más bello y perfecto de su creación, como imágenes de El.
Es importante que al comienzo de la Jornada el Joven se ubique en su realidad
personal, que descubra la manera en que está viviendo, y sobre todo descubra la
Dignidad y Libertad inherentes a su persona como hombre o mujer, con todas sus
capacidades y sobre todo que está llamado a desarrollar por completo su ser para
alcanzar una Vida en Plenitud.
UN ALTO EN MI VIDA
A). OBJETIVO:
Que el joven reflexione y se cuestione a si mismo sobre la manera que ha vivido
hasta ahora
B). JUSTIFICACIÓN:
Es un hecho que, en la actualidad, el desequilibrio que vive el mundo está conectado
con el desequilibrio fundamental, que hunde sus raíces en el corazón humano.
Son muchos los elementos que se combaten en el propio interior del hombre, el cual
se experimenta a si mismo inmerso en medio de fuerzas disgregantes, en medio de
llamadas contradictorias; con la experiencia de efímero y frágil, limitado, pero con la
ambición interior de la inmortalidad (G.S. 10).
Por ello es necesario proporcionar al joven un espacio que le posibilite detenerse
para entrar en si mismo y reflexionar sobre sus contradicciones, sobre el tipo de
valores que dice tener y los que realmente vive, de manera que realice un examen
de conciencia, que lo prepare para que más adelante esté dispuesto a escuchar el
llamado de Dios.
C. ENLACE:
Esta   plática   viene   inmediatamente   después   de   la   llegada   a   la   Jornada   y   la
presentación de todos. Es pues el punto de partida o de arranque. Tal vez algunos
participantes   estarán   con   un   espíritu   de   crítica   o   algo   cerrados   por   lo   que   será
importante irse ganando la confianza de todos.
Es muy importante que al inicio de la Jornada el joven haga un análisis de su vida,
que se examine a sí mismo. A nadie le gusta ver y reconocer sus errores, por lo que
esta plática, se recomienda sea dada por un Sacerdote, el cual debe de llevar al
joven   a   un   examen   de   conciencia,   sin   caer   en   el   sentimentalismo   o   en   la
manipulación.
Muchos   jóvenes   nunca   han   hecho   un   “Alto   en   su   vida”,   no   se   han   detenido   a
examinar su forma de vivir.
Tanto la introducción como el 1º álbum se recomienda sea un momento alegre y de
confianza. El álbum negro es el momento de verdadera introspección, llevando al
joven paso a paso hacia un examen a fondo, no es una simple invitación a hacerlo.
No es bueno quedarse en lo malo de la vida, es necesario reconocer errores para
aprender de ellos, pero no quedarse ahí; por eso el siguiente álbum debe plantear
cómo, el realizar alguna acción de bien o justicia, hace crecer nuestro SER; que el
joven reconozca lo que ha aprendido o experimentado al entregarse a Dios y a los
demás.
En todo momento deberán de evitarse el chantaje o la presión manipuladora. No se
debe reemplazar los criterios de Dios con criterios simplemente humanos.
Es necesario adaptar cada parte de la plática a la situación concreta de la Escuela
de auxiliares, y enlazar la misma con lo que se ha visto en la Prejornada.
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN.
1.1 Dar la bienvenida
1.2 Hacer ver que empiezan algo de mucha trascendencia y suscitar el interés por la
Jornada.
1.3 Quien te trajo a la Jornada?
1.4 ¿Para que estamos aquí?
1.5 Invitación a olvidarse de los ruidos externos (Problemas, escuela trabajo, novia,
etc.)
1.6 Invitación a hacer un alto en tu vida para mostrarte algunas fotografías de tu
vida
II. Álbum Rosa
2.1   Lo   que   todos   conocen   de   ti   y   quieres   mostrar:   Fotos   de   escuela,   bautismo,
primera comunión, XV años, etc.
III. Álbum Negro
3.1  Lo que no eres capaz  de enseñar a nadie; lo que no enseñas  a  tus  padres y
amigos:
­ Mentiras.
­ Violencia.
­ Robos.
­ Drogas.
­ Impureza.
­ Injusticias.
­ Traiciones.
­ Hablar mal de tus amigos, padres, etc.
IV. Álbum Dorado
4.1 Lo que Cristo quería para ti.
4.2  Amor a  ti mismo (Que  te vieras  como un ser digno y valioso, y te dieras tu
lugar).
4.3 Amor a tu prójimo (Respeto a los padres, novio(a), amigos, maestros, sacrificio,
sinceridad, nobleza, desinterés, valentía, honestidad, cumplir con el deber a pesar
de   las   dificultades,   generosidad,   veracidad,   compromiso   con   otros,   servicio,
compartir, etc.).
4.4 Amor a Dios (Cumplimiento de tus promesas y proyectos hechos en la recepción
de los sacramentos).
V. Conclusión.
5.1 Compara ahora los 3 álbumes y pregúntate:
5.2 ¿Qué has hecho de tu vida?
5.3 Vale la pena seguir viviendo así?

Dinámica de Mi compromiso Social
A). OBJETIVO:
Hacer   un   análisis   de   la   sociedad   y   cómo   el   joven   participa   en   dicha   realidad.
Invitarlo a un compromiso consigo mismo y con la sociedad.
Presentar   la   realidad  de   la   sociedad,   sus   diversos   problemas   (hambre,   violencia,
drogadicción, explotación, corrupción, injusticia, pobreza, etc.) y analizar a través de
un foro, Phillips 6­6, sonorama, plenario, o la combinación de algunos, etc, cómo
cada sector de la sociedad participa o ha contribuido en la problemática social:
Gobernantes.
Obreros.
Empresarios.
Campesinos.
Científicos y Técnicos.
Personas encargadas de la Comunicación.
Iglesia.
Jóvenes.
CONCLUSIÓN:
Es necesario hacer ver al joven que de la manera en que se comporta en el momento
presente, es la misma postura que adoptará en un futuro, ya que él está llamado a
ocupar algún puesto dentro de los diversos sectores de la sociedad.
Aclarar que no somos el futuro de una sociedad sino que somos el presente. A partir
de las aportaciones, completar, corregir algún concepto y exhortar a un compromiso
social   nacido   de   nuestro   cambio   personal,   resaltando   que   el   álbum   negro   de   la
sociedad es el fruto de la unión de los álbumes negros de cada persona.
Hay   que   comprometerse   con   la   sociedad,   “el   mundo   no   necesita   espectadores,
necesita jóvenes comprometidos”.

MI VOCACIÓN A SER PERSONA


A). OBJETIVO:
Situar   al   joven,   con   una   dignidad   inherente   a   todo   ser   humano,   como   centro   y
cúspide de la creación, con potencialidades a desarrollar y motivarlo a hacer crecer
más su ser humano, su ser persona.
B). JUSTIFICACIÓN:
En   la   actualidad,   el   joven   se   encuentra   bombardeado   por   una   gran   cantidad   de
información, que le viene dada por el mundo mismo, y que le enseña a valorarse y a
valorar a los demás, por estar a la moda, por comportarse de acuerdo a esta, por
vestir con ropa de cierta marca, fumar determinada marca, comprar determinadas
lociones, etc, utilizar determinado lenguaje, en fin, le vende la idea de que estar bien
con   los   demás   es   la   clave,   aunque   vaya   en   contra   de   si   mismo,   de   su   propia
dignidad. Pero lo peor del caso, no es solamente esto, sino que puede llegar a adulto
y a viejo, sin cuestionar su forma de ser y actuar para consigo mismo y los demás.
Por ello es necesario que el Joven se plantee hoy:
¿Quien soy?
¿Estoy satisfecho conmigo mismo?
¿Con lo que soy?
¿A dónde pretendo llegar como ser humano?
¿Cómo pretendo llegar?
C. ENLACE:
Después  de  que el  joven  ha  analizado su  situación  personal   y social, y  antes   de
tratar de cambiar alguna situación, debe conocer quién es como Persona, la posición
que ocupa en la Creación, las capacidades que Dios ha depositado en su Ser,
Una vez que se le plantean sus capacidades como persona es necesario que oriente
su vida, que se cuestione  ¿qué  hará con su vida?  ¿qué  pretende alcanzar con su
vida? Es necesario plantear al joven todo un proyecto de Vida, un proyecto que lo
puede hacer más persona, todo a través de un Ideal.
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN.
1.1 Ubicación del hombre dentro del universo.
1.1.1El hombre como un átomo en el universo
1.1.2 El hombre como el único ser que ha logrado medir y delimitar la totalidad del
universo   (Ha   llegado   a   la   luna,   observar   galaxias   lejanas,   percibir   estrellas   no
visibles, etc).
1.1.3 El hombre tiene una posición privilegiada en el universo.
1.2 Posición privilegiada del hombre respecto a los diferentes niveles de existencia:
1.2.1 Los minerales:
* No tienen vida.
* No tienen movimiento.
* Sujetos al destino que otros les da.
1.2.2 Los vegetales.
* Dependen del suelo donde están plantados.
* No tienen voluntad.
* No tienen vida consciente.
1.2.3 Los Animales:
* No tienen vida racional.
* No tienen capacidad de decisión.
1.2.4 El Hombre:
* Capacidad de decisión.
* Capacidad de autodeterminación.
* Vida afectiva.
* Vida relacional.
* Es la obra máxima de la creación.
II. CARACTERÍSTICAS DEL SER HUMANO.
2.1 El hombre es un ser único e irrepetible.
2.2 Tiene inteligencia = Racional.
2.3 Tiene voluntad = Capacidad de elegir.
2.4 Es capaz de amar y ser amado.
2.5 Es un ser libre.
2.6 Con personalidad propia.
2.7 Es un ser auténtico, congruente.
2.8 Solidario con el otro.
2.9 Ser un ser humano, ser persona es desarrollar todas estas cualidades que cada
uno posee en una forma particular, única.
2.10 Es importante descubrir y desarrollar estas características en nosotros para
conquistar nuestra humanidad.
III. VOCACIÓN.
3.1 La vida no la recibimos en vano.
3.2 A través de nuestras cualidades podemos percibir un sentido más trascendente y
personal de nuestra existencia que debemos realizar en esta vida.
3.3 Es importante que descubramos a qué estamos llamados, qué es lo que dará
plenitud a nuestra vida.
3.4   Es   necesario   estar   atentos   en   todo   momento   a   lo   que   nos   rodea,   a   nuestras
inquietudes,   aptitudes,   a   nosotros   mismos,   etc.,   para   descubrir   en   ello   nuestra
vocación, nuestro Ideal de vida.
3.5 Características del Ideal: digno, posible e inagotable.
3.6   Esta   vocación   dará   sentido   a   nuestra   existencia,   dignificará   y   guiará   toda
nuestra vida.
IV­ CONCLUSIÓN.
4.1 Ahora que te has descubierto con todas tus potencialidades y te sabes el centro
de la creación, medita:
* ¿Qué quieres hacer de tu vida?
* ¿Estás dispuesto a luchar por alcanzar tu ideal?

LA MADUREZ
A). OBJETIVO:
Presentar   la   madurez   como   el   ideal   del   ser   humano,   propiciando   que   el   joven
reflexione sobre su nivel de madurez actual.
B). JUSTIFICACIÓN:
La madurez psico­afectiva, según los recientes documentos del Magisterio Eclesial,
debe considerarse como la meta de los esfuerzos personales y sociales para lograr el
desarrollo integral del hombre; como premisa de un vigoroso desarrollo espiritual,
es decir, de la consecución de una madurez de vida cristiana.
La educación cristiana no supone solamente la madurez de la persona humana, sino
que tiende a conseguir que los bautizados se formen para vivir según el hombre
nuevo en Justicia y Santidad de verdad y así lleguen al hombre perfecto, a imagen
de Cristo.
C. ENLACE:
Después de presentar al joven la necesidad de un Ideal, se le presenta ahora la
Madurez como ese Ideal para que desarrolle plena e integralmente sus capacidades
físicas, psicológicas y espirituales. 
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN.
1.1 Enlace con la plática anterior.
El ideal al que estamos llamados como seres humanos es alcanzar la madurez, es
decir   el   desarrollo   pleno   y   armónico   de   nuestros   aspectos   físicos   psicológicos   y
espirituales
1.2 Todo lo creado cumple con su función.
1.3 ¿Y el hombre qué?, ¿cuál es su función?
II. LA FUNCIÓN DEL HOMBRE.
2.1   El   hombre   no   tiene   derecho   a   permanecer   atado   y   encerrado   en   el   aspecto
terreno de la naturaleza humana.
2.2 Debe buscar elevarse, buscar lo trascendente.
2.3 La función del hombre es ser un SER HUMANO pleno , un ser humano maduro.
III. ¿QUÉ ES LA MADUREZ?
3.1. Definición: Es el desarrollo armónico e integral de nuestras facultades físicas,
psíquicas y espirituales.
3.2 La madurez es algo que se va adquiriendo gradualmente a lo largo del camino de
la vida.
3.3 No es algo que se adquiere con la edad sino que se tiene que procurar por medio
de esfuerzos personales (Hay adultos infantilizados y niños maduros).
3.4 Para lograr nuestra madurez contamos con nuestra capacidad innata de elegir y
de autodeterminarnos.
IV. CARACTERÍSTICAS DE LA MADUREZ HUMANA.
4.1 Desarrollo de nuestra facultades físicas.
* Nuestro cuerpo y su crecimiento.
4.2 Desarrollo de nuestra facultad psicológica.
*   Capacidad   de   adaptarse   a   determinadas   condiciones   y   responsabilidades   en   el
contexto social en el que nos desenvolvemos.
* Capacidad de cooperar con nuestros semejantes.
* Confianza en nuestras capacidades.
* Conocimiento de si mismo.
* Congruencia.
* Dominio de si mismo.
* Capacidad de reconocer,  expresar plenamente y responsabilizarnos de nuestros
sentimientos.
* Reconocimiento de nuestro valor propio, amarnos a nosotros mismos.
4.3 Desarrollo de nuestras facultades espirituales.
* Valores de vida de Ser antes que Tener.
* Capacidad de entrega hacia los demás por el bien común.
* Búsqueda del origen y sentido último de mi existencia.
* Búsqueda de Dios y en virtud de esta búsqueda transformación de la mente y del
corazón.
V. CONCLUSIÓN.
5.1   Es   importante   que   descubramos   que  en   nosotros   está   la   posibilidad  de   vivir
como seres  humanos  plenos, a  través  de  la  búsqueda de la  madurez, integrando
todas nuestras facultades.

ETAPA CRISTIANO: ENCUENTRO CON JESÚS


OBJETIVO:
Descubrir al joven el Amor de Dios a lo largo de toda su vida, y cómo en Jesús de
Nazaret se revela la plenitud de su Amor
Anunciar la vida, el misterio de Jesucristo Hijo de Dios ­verdadero Dios y verdadero
Hombre­ por el cual se nos revela la plenitud a la que estamos llamados, invitar a
seguirlo.
Proclamar su Pasión, Muerte y Resurrección por la cual se nos ofrece la salvación.
Aceptar   a   Jesús   como   Señor   del   Universo   y   de   la   propia   vida,   mediante   una
respuesta personal.
JUSTIFICACIÓN:
Como M.J.V.C. debemos procurar  que el joven que asista  a la  Jornada  reciba lo
necesario   para   alcanzar   su   plenitud,   queremos   realizar   el   mejor   servicio   al
hermano.  “El   mejor   servicio   al   hermano   es   la   evangelización,   que   lo   dispone   a
realizarse   como   Hijo   de   Dios,   lo   libera   de   las   injusticias   y   lo   promueve
integralmente” (D.P. 1145). Esta evangelización debe tener siempre como base una
sólida antropología, por eso debe anteceder a esta etapa la etapa HOMBRE.
Una vez que el joven ha reflexionado sobre su ser como persona y como miembro de
la sociedad, tras haber descubierto la importancia de tener un ideal en la vida, en
una palabra, después de descubrir su vocación a ser PERSONA plena y madura,
descubre ahora su vocación a ser discípulo de Cristo, descubre su ser cristiano.
Tras   descubrir   su   llamado   a   la   plenitud,   descubre   ahora   que   solo   en   Cristo
encuentra la plenitud de sus aspiraciones. El misterio del hombre se esclarece ante
el misterio de Jesús. Es Él la medida del hombre pleno, sólo Él enseña el verdadero
significado de la vida.
“Cristo   ...   manifiesta   plenamente   el   hombre,   al   propio   hombre   y   le   descubre   la
sublimidad de su vocación” (G.S. 22).
Recordemos que muchos jóvenes han recibido ya una primera formación cristiana,
es decir, tienen ya un cierto conocimiento de Cristo. Sin embargo, muchas veces este
conocimiento   es   incompleto   o  distorsionado,  a   veces   coloreado  por   la   religiosidad
popular, o por las corrientes teológicoas “modernas” y peor aun, por los medios de
comunicación anticatólicos.
Por eso es importante, ahora más que nunca, ofrecer una visión clara y auténtica de
la figura de Cristo y su Misión.
No podemos decir que estamos evangelizando si no proclamamos:
A).El amor de Dios, cuyo centro y culmen es la persona de Jesucristo.
b).Anunciar el nombre, la doctrina, las promesas, el reino y el misterio de Jesús de
Nazaret, Verdadero Dios y Verdadero Hombre. 
c).El llamado a la conversión y a la esperanza, que tienen como certeza la Pasión,
Muerte y Resurrección de Jesucristo.
Para alcanzar estos objetivos sugerimos los siguientes elementos:
A. ELEMENTOS ESENCIALES:
A. Una explicación de la historia del Pueblo de Israel, con especial  énfasis en la
revelación del Amor de Dios Padre, y de su revelación plena en Cristo, el Mesías
(Plática de Historia de la Salvación).
B.   Una   proclamación   clara   y   explícita   de   la   persona   y   el   Misterio   de   Jesús   de
Nazaret (plática de Cristo).
C:_ Una explicación del Misterio Pascual, como culminación de la obra redentora de
Cristo. Cristo Resucitado es el Señor de vivos y muertos, y es el centro de Nuestra
Fe (Plática Misterio Pascual).
B. ELEMENTOS DE APOYO:
A. Un momento de meditación personal, para dar una  respuesta libre y madura
ante la figura de Cristo y su mensaje. Tener un encuentro de ojos abiertos y corazón
palpitante con Cristo.
B:_ Un momento de diálogo para externar dudas, ya sea en pequeños grupos, o en
diálogo personal (entrevista con el sacerdote).
C. Un ejemplo de conversión personal: San Pablo.

HISTORIA DE LA SALVACIÓN.
A). OBJETIVO:
Mostrar   cómo   a   través   de   la   historia   de   la   humanidad,   Dios   tiene   un   plan   de
salvación para su pueblo, el cual es también nuestro plan de salvación. 
B). JUSTIFICACIÓN:
Con mucha frecuencia hemos escuchado que la historia es la maestra de la vida.
Otros dicen que recordar es vivir. Estas frases en sí tienen algo de verdad, pero si
quisiéramos   llegar   a   una   definición   de   historia,   diríamos   que   es   la   narración   y
exposición verdadera de los sucesos públicos y políticos de los pueblos; otros dirían
que   es   el   conjunto   de   acciones   humanas   realizadas   en   el   tiempo   y   espacio.   La
historia tiene tres instancias, que la hacen posible: un sujeto investigador, un objeto
de estudio y un método.
La historia no tiene un carácter puramente narrativo, ni tampoco debe limitarse a
una   simple   explicación   fría,   debe   enseñarse   con   espíritu   de   verdad   y   de
imparcialidad,   y   de   su   conocimiento   han   de   sacarse   conclusiones   válidas   para
normar la vida cívica, social y religiosa de las presentes generaciones. La historia
vista así es una continua lección. 
En   la   Historia   de  la   Salvación   se  nos   cuentan   los   prodigios   que  realiza   Dios   en
beneficio de la humanidad POR AMOR y que se resumen en un pueblo, el pueblo de
Israel, y que se narran en un libro, que es el Libro de Libros, la Biblia. El Concilio
Vaticano II nos dice que el Espíritu Santo ha querido consignar en las Sagradas
Escrituras “lo referente a nuestra salvación”(D.V. 1).
La Salvación ciertamente transciende el marco del tiempo y del espacio, pero es tan
concreta cómo el Salvador o cómo el hombre Salvado. Se lleva a cabo a través de
acontecimientos   salvíficos,   concretos   y   controlables   por   la   historia   en   cuanto   es
posible.   Por   lo   tanto   podemos   concluir   que   el   tema   principal   de   la   Biblia   es   la
Historia de la Salvación. Es más, podríamos decir que es la historiia del Amor de
Dios al hombre.
La   Historia   de   la   Salvación   es,   además,   nuestra   aceptación   y   respuesta   como
comunidad de creyentes en Santidad y amor a la libre elección amorosa de Dios que
nos participa de su naturaleza divina.
En la siguiente plática se trata de presentar una visión panorámica de la Historia
de   la   Salvación,   tal   y   cómo   nos   la   presenta   la   Biblia.   Se   procurará   recorrer   la
Historia   de   la   Salvación,   siguiendo   el   proceso   pedagógico   que   Dios   usa   para
revelarse   al   hombre.   De   ninguna   manera   se   trata   de   suplir   el   contacto   con   la
Palabra   de   Dios,   pero   es   preciso   presentar   una   visión   general,   aunque   no
exhaustiva, del mensaje revelado, el cual es inagotable.
No debe ser una presentación fría o teórica, ni un curso de historia, mucho menos
un curso de Biblia. La Historia de la Salvación es un anuncio gozoso y promesa de
aquello a lo que Dios ha llamado a cada uno de nosotros: Ser incorporados a su
pueblo, que es su Iglesia.
La Historia de la Salvación es una figura, es un anuncio y una promesa de aquello a
lo  que   Dios   ha  llamado  a   cada   uno   de   nosotros:   ser   transformado   en  Cristo.   La
plenitud de los tiempos a la que Dios nos ha llamado consiste en irradiar en nuestra
vida todo el amor y la gloria de Dios. La Historia de la Salvación es nuestra propia
Historia.
El joven tiene que verse reflejado en personajes que intervienen en el desarrollo del
Plan de Dios. Deberá identificarse con los personajes y sus actitudes, su situación y
su vocación. Como Abraham, está llamado a la Fe; como los profetas, a proclamar la
Palabra   de   Dios,   etc.   Deberá   descubrir   en   su   propia   vida   cómo   Dios   lo   ha   ido
llamando, así como ha llamado al Pueblo de Israel. Por eso este tema también se
llama “Dios y mi Vida”. Así se sentirá capacitado de dar él también una respuesta
de Fe a Jesús.
Finalmente,   el   joven   descubrirá   cómo   a   través   de   su   Historia,   Israel   esperó   la
venida del Mesías, que vendría a salvarlo de toda esclavitud. En Jesucristo, Dios
hecho hombre, se cumplen todas las promesas del Antiguo Testamento. Jesucristo
es el Mesías esperado, el único que le trae la salvación y como el joven sí desea
alcanzar la Plenitud debe esperar y reconocer al Mesías en su Vida.
C. ENLACE:
Una vez que el joven descubre su llamado a la plenitud y como Dimensión esencial
para llegar a esa plenitud, la Dimensión Transcendente, es necesario que descubra
la acción de Dios en su Vida, en la Vida de la Humanidad. Desde la creación misma
hasta el momento presente.
Que descubra el joven cómo sólo con Dios podrá alcanzar su plenitud, dado que el
Amor de Dios es quien lo crea y lo recrea continuamente. Descubrir este Amor en la
Historia, propiamente en la del Pueblo de Israel, es descubrir al pueblo de Israel
como una Pre­figura de la historia de Amor que Dios ha escrito en su propia vida.
Con   este   tema   empieza   la   segunda   etapa   “Cristiano”.   Se   enlaza   con   la   etapa
anterior al mostrar que el único verdadero ideal del hombre es Dios, quien da a su
hijo la plenitud de la existencia, y quien se revela al hombre en la persona de Jesús.
Sólo Dios da una respuesta plena a las grandes interrogantes de la vida, sólo Él
puede dar sentido a la vida del joven al revelarle en Cristo la plenitud de su Amor.
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN.
1.1.   Al   analizar  el  llamado  del   hombre   a   ser  persona   y   conocer  sus   capacidades
surge la pregunta ¿De dónde vengo ? ¿Para qué existo? ¿Por qué estoy aquí? ¿hacia
dónde voy?
II. LA CREACIÓN.
2.1. Creación del universo. No es casualidad.
2.2. El cosmos, la creación entera, incluyendo al hombre mismo fueron creadas por
el gran amor de Dios.
2.3. Aparición de la vida. Paralelismo con la Biblia.
2.4. Intervención Directa de Dios. Creación del Hombre.
2.5. Dios te ama personalmente.
2.6. Dios quiere lo mejor para ti.
2.7. Su amor es incondicional y eterno.
2.8.   El   hombre   rompe   su   relación   con   Dios   y   los   demás,   como   consecuencia   del
Pecado.
2.9. Dios siempre toma la iniciativa para reconciliar al hombre consigo mismo, con
los demás y con El.
2.10 Promesa de Salvación.
2.11 Tiene un plan para ti.
III. NACIMIENTO DEL PUEBLO DE DIOS.
3.1. Abram­ Abraham. PRIMERA ALIANZA.
3.2. Isaac y Jacob (12 Tribus).
3.3. Figura de José.
3.4. Esclavitud en Egipto.
IV. LIBERACIÓN DE EGIPTO.
4.1. Figura de Moisés.
4.2. La PASCUA. “El paso del Señor”.
La Cena pascual.
Salida de Egipto. Liberación.
4.3. La liberación política.
4.4. El Éxodo. SEGUNDA ALIANZA. Monte Sinaí.
4.5. LA LEY.
V. PREPARACIÓN DEL PUEBLO PARA LA LLEGADA DEL MESÍAS.
5.1. Jueces.
5.2. Reyes.
5.3. Profetas.
5.2. El destierro.
VI. LA PLENITUD DE LOS TIEMPOS.
6.1. La esperanza en el Mesías. Los Pobres de Yahvéh.
6.2. María. “He aquí a la esclava del Señor”.
6.3. El VERBO SE HACE CARNE.
6.4. La presencia de Dios entre los hombres es la plenitud del Amor de DIOS.
VII. CONCLUSIÓN:
7.1   Somos   parte   de   una   Historia   Salvífica:   Dios   nos   está   salvando   y   llevando   a
plenitud pero contando con nuestra libertad.
7.2 Esta es una historia de Amor, en la cual tu eres partícipe y protagonista. Es tu
propia Historia de la Salvación.
CRISTO
A). OBJETIVO:
Mostrar al joven la persona de Cristo como la Plenitud del Amor de Dios hacia la
humanidad, Hijo de Dios hecho hombre (verdadero Dios y verdadero Hombre), por
el cual se nos ofrece la salvación. Motivar a seguirlo como Camino, Verdad y Vida.
B). JUSTIFICACIÓN:
En los momentos actuales en que la Iglesia nos llama a una Nueva Evangelización,
es necesario responder como lo hicieron los Apóstoles desde el día en que el Maestro
les encomendó: “Vayan y proclamen la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16,15),
como diría el Apóstol san Pablo, “anunciar a Jesucristo” (Gal 1, 16). Es por lo tanto
anunciar a Jesucristo como el Evangelio viviente del Padre, a un Cristo verdadero
Dios y verdadero Hombre, el cual vino al mundo para librarnos de la esclavitud del
pecado, reconciliándonos con Dios, y testificar como en El, los hombres encuentran
la medida de su dignidad y el sentido real de su existencia.
“El   hombre,   por   su  dignidad  de   imagen   de  Dios,   merece   nuestro   compromiso  en
favor de su liberación y total realización en Cristo Jesús. Sólo en Cristo se revela la
grandeza del hombre y sólo en El es plenamente conocida su realidad más íntima”
(D.P. 169).
“Es   nuestro   deber   anunciar   claramente,   sin   dejar   lugar   a   dudas   o   equívocos,   el
misterio de la Encarnación: tanto la divinidad de Jesucristo tal como lo profesa la
Fe de la Iglesia, como la realidad y la fuerza de su dimensión humana e histórica”
(D.P. 175).
“Cualquier silencio, olvido, mutilación o inadecuada acentuación de la integridad del
misterio de Jesucristo que se aparte de la Fe de la Iglesia no puede ser contenido
válido de la Evangelización”. Una cosa son las 'relecturas del evangelio, resultado de
especulaciones   teóricas'   y   'las   hipótesis,   brillantes   quizás,   pero   frágiles   e
inconscientes que de ellas derivan' y otra cosa la 'afirmación de la Fe de la Iglesia,
Verbo e Hijo de Dios, se hace hombre para acercarse al hombre y brindarle por la
fuerza   de   su   ministerio,   la   salvación,   gran   Don   de   Dios.'   Vamos   a   hablar   de
Jesucristo. vamos a proclamar una vez más la verdad de la Fe acerca de Jesucristo
(D.P. 179­180).
C. ENLACE:
Después de reconocer la Historia del Pueblo de Israel, como una Historia de amor y
sobre todo que el joven descubra su propia historia de salvación, es indispensable
que se presente la Persona de Jesucristo como plenitud del amor de Dios hacia el
hombre.
Proclamar   en   esta   plática   cómo   envió   Dios   a   su   Hijo   nacido   de   mujer,   para   la
salvación de todos los hombres. Se hizo uno de nosotros y proclamó el Reino de Dios,
que   es   El   mismo.   Un   Reino   que   nos   revela   a   un   “Padre   amoroso   y   lleno   de
compasión” (R.Mi. 13).
El joven, a través de la plática, debe descubrir que Jesús vino a reconciliar al mundo
con Dios y consigo mismo, “a proclamar la Buena Nueva a los pobres, a anunciar a
los   cautivos   la   liberación   y   a   los   ciegos   que   verán,   a   poner   en   libertad   a   los
oprimidos” (Lc 4, 18­19).
Al   sentir  el   joven   la   necesidad  de plenitud  de  su  ser  es   necesario  que busque  y
encuentre la Persona de Jesucristo, ya que en El, en el Verbo Encarnado, está la
medida de nuestra naturaleza, es la perfecta revelación de lo que es el hombre al
hombre   mismo   y   que   da   en   su   totalidad   el   sentido   real   de   la   Vocación   a   SER
PERSONA.
Debemos confesar que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero Hombre. El es el
Hijo único de Dios. Es el Evangelio de amor del Padre; y hay que anunciarlo de tal
manera   que   lleve   al   reconocimiento   del   pecado   y   a   un   deseo   de   conversión   y
adhesión personal a Jesucristo.
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN.
1.1. Enlace con Historia de la Salvación.
1.2.   En   la   plenitud   de   los   tiempos   Dios,   interviene   de   una   manera   total   en   la
historia de la humanidad, en la persona de Cristo.
1.3 La totalidad del Amor de Dios se refleja en la Persona de Cristo.
1.4. Diversidad de conceptos de Cristo.
II. CRISTO­HOMBRE.
2.1 Características iguales a las de todo hombre.
2.2. Nace de una mujer (Lc 1, 26­38; Lc 2, 6­7).
Anunciación a María.
Nacimiento: Criterios de Humildad y sencillez desde el nacimiento.
2.3.   Jesús   asume   todas   las   características   de   una   persona.   Vive   una   situación
concreta en el tiempo y el espacio.
2.4 Se desarrolla en el seno de una familia.
2.5 Se sujeta a las costumbres y leyes de su pueblo (Lc 2, 5­7. 21­23. ­43. 51­52).
2.6. Adolescencia y Juventud normal.(Lc 2,52).
2.7. Tiene necesidades y características humanas.
Hambre (Mt 11,18­19).
Sed (Jn 4,7; Jn 19,28).
Sueño (Mt 8,23­27).
Cansancio (Jn 4,6).
2.5. Características de su psicología.
2.5.1. Inteligencia.
Capacidad de relación. Se relacionaba con todo tipo de personas.
Busca la sencillez (Mt 12,25­26 y Mc 9,33­37). Habla con sencillez. Parábolas
. Profundo en sus juicios (Mt 7,1­6).
Da a cada cosa su valor (Lc 13, 10­16).
Desprecia la hipocresía (Mt 23, 13­32).
Busca la esencia de las situaciones.(Mt 6,32­34).
Conoce al hombre y sus intenciones (Mt 22,16).
El se declara como la VERDAD misma (Jn 14, 5).
2.5.2. Voluntad.
Predica con el ejemplo (Jn 15,13).
Coherencia entre sus palabras y sus actos antes de predicar la vive (Jn.15,13).
Su voluntad lo lleva a rechazar las tentaciones (Mt.4,1­11)..
Su Voluntad es la del Padre (Mt.26,39; Jn.4,34).
Su voluntad madura lo lleva a ser el BIEN mismo.
2.5.3. Afectividad.
Todo   lo   auténticamente   humano   aparece   en   Jesús.   Goza   (Jn.15,11),   se   enoja
(Mc.11,15), llora (Jn.11,32).
Su afectividad y su voluntad lo llevan a amar.
Ama a sus enemigos (Mt.6,43).
Ama al hombre hasta el extremo (Jn 15, 13) y (Gal 2, 20).
El gran amor de Cristo al hombre, lo interpela, y provoca en  éste una respuesta
personal,   que   en   muchas   ocasiones   es   una   respuesta   de   amor.   Ejemplo:   los
discípulos.
Su afectividad madura lo lleva a ser la BONDAD Y LA BELLEZA misma. 
En la Cruz muere amando y perdonando (Lc.23,34).
2.6 Jesús es verdadero hombre.
“Trabajó   con   manos   de   Hombre,   pensó   con   Inteligencia   de   hombre,   obró   con
voluntad de hombre, amó con corazón de hombre, nacido de la Virgen María... Se
hizo verdaderamente uno de nosotros, excepto en el pecado” (G.S. 22).
III. CRISTO DIOS
3.1. Un hombre libre y libertador.
Cristo es un hombre auténticamente libre.
Libera al hombre integralmente de todo aquello que lo oprime , esclaviza. y no lo
deja ser auténtico: Pecado, resentimientos, odios, temores, etc.
Cristo nos amó y se entregó por nosotros (Gal 2, 20).
Nos hace libres y plenos con el Amor (Jn.15,13) y la Verdad.(Jn 8,32).
3.2 La liberación viene de Dios.
3.3. Cristo el Hijo de Dios.
Dios que se hace hombre, no un hombre que se hace Dios.
En Cristo se unen las dos naturalezas, la humana y la divina.
Verdadero Dios y Verdadero Hombre.
3.4 La Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo son pruebas contundentes  de su
DIVINIDAD.
3.5. Testimonios de personas que confiesan su divinidad,.
Declaración solemne del Padre (Mc 1, 11).
Confesión de Pedro (Mt.16, 16).
Confesión propia ante Caifás (Mt.26,64).
Evangelio San Juan.
San Pablo. Cartas de Colosenses y Filipenses.
3.6. Respuesta de amor de Cristo al hombre: sus milagros.
dominio sobre la materia (Mt 14,15­21).
dominio sobre las enfermedades.(Mt 15,29).
dominio sobre la naturaleza.(Mt 8,23­27).
dominio sobre la muerte (Jn 11).
IV. CRISTO, LA PLENITUD DEL HOMBRE
4.1. Da al hombre Criterio para ser pleno. Sermón de la Montaña.
4.2. Llamado a seguirlo. El es el Camino.
4.3. Maestro. El es la Verdad.
4.4 Modelo de vida. El es la Vida.
4.5 Tienes que dar una respuesta ¿Para ti quién es Cristo? ¿Qué significa Cristo en
tu vida?
Ejemplo de Los Discípulos, y muchas personas a lo largo de la Historia.
V. CONCLUSIÓN:
Cristo, la plenitud del hombre. Cristo, Dios y Hombre. Exhortación a conocerlo y
seguirlo, como el Camino, la Verdad y la Vida. 

MISTERIO PASCUAL.
A). OBJETIVO:
Proclamar   la   pasión,   muerte   y   resurrección   de   Cristo   como   el   culmen   de   la
Salvación de todos los hombres, como don de la Gracia y Misericordia de Dios, y
poder así descubrir a Cristo como Señor del universo.
B). JUSTIFICACIÓN:
No hay evangelización verdadera, mientras no se anuncie el nombre, la doctrina, la
vida, las promesas, el reino, el misterio de Jesús de Nazaret Hijo de Dios.(E.N. 22).
Jesús de Nazaret nació y vivió en medio de su pueblo Israel, se compadeció de las
multitudes  e  hizo el  bien a   todos. Ese pueblo agobiado por el   pecado  y el   dolor,
esperaba la liberación que El les promete (Mt 1,21). En medio de él, Jesús anuncia:
“Se ha cumplido el tiempo: el Reino de Dios está cercano; conviértanse y crean en el
Evangelio”   (Mc.   1,15).   Jesús,   ungido   por   el   Espíritu   Santo   para   anunciar   el
Evangelio a los pobres, para proclamar la libertad a los cautivos, la recuperación de
la   vista   a   los   ciegos   y   la   liberación   a   los   cautivos   nos   ha   entregado   en   las
Bienaventuranzas y el Sermón de la Montaña la gran proclamación de la nueva ley
del Reino de Dios.
A   las   palabras   Jesús   unió   los   hechos:   acciones   maravillosas   y   actitudes
sorprendentes que muestran que el Reino anunciado ya está presente, que El es el
signo eficaz de la nueva  presencia de Dios en la historia, que es el portador del
poder  transformante de  Dios,  que su  presencia  desenmascara  al  maligno,  que  el
amor de Dios redime al mundo y descubre ya un hombre nuevo en un mundo nuevo.
Cumplido el mandato recibido de su Padre, Jesús se entregó libremente a la muerte
en la cruz, meta del camino de su existencia. El portador de la libertad y del gozo
del Reino de Dios quiso ser la víctima de la injusticia y del mal de este mundo. El
dolor de la creación es asumido por el crucificado que ofrece su vida y sacrificio por
todos: sumo sacerdote que puede compartir nuestras debilidades: víctima pascual
que nos  redime de nuestros  pecados, hijo obediente que encarna   ante la  justicia
salvadora de su padre el clamor de liberación y redención de todos los hombres.
Por eso, el Padre resucita a su Hijo de entre los muertos. Lo exalta gloriosamente a
su   derecha.   Lo   colma   de   la   fuerza   vivificante   de   su   espíritu.   Lo   establece   como
cabeza   de   su   cuerpo   que   es   la   Iglesia.   Lo   constituye   Señor   del   mundo   y   de   la
historia. Su resurrección es signo y prenda de la resurrección a la que todos estamos
llamados y de la transformación final del universo. Por El y en El ha querido el
Padre recrear lo que ya había creado. 
En el centro de la historia humana queda así implantado el Reino de Dios, Reino
glorioso   reflejado   en   la   persona   de   Jesucristo   resucitado.   La   justicia   de   Dios   ha
triunfado sobre la injusticia de los hombres. Con Adán se inició la historia vieja.
Con Jesucristo, el nuevo Adán, se inicia la historia nueva, y con la esperanza que
llevará a todos los hombres, hechos hijos de Dios por la eficacia del Espíritu, a un
dominio del mundo cada día más perfecto; a una comunión entre hermanos y a la
plenitud de comunión y participación que constituyen la vida misma de Dios. Así
proclamamos la buena noticia de Jesucristo a los hombres llamados a ser nuevos.
(D.P. 190, 191, 194, 195, 196, 197).
La   evangelización   también   debe   contener   siempre   ­como   base,   centro   y   a   la   vez
culmen de su dinamismo­ una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios
hecho Hombre, muerto y resucitado, se ofrece la salvación a todos los hombres, como
don   de   la   Gracia   y   de   la   misericordia   de   Dios.   No   una   salvación   puramente
inmanente, a medida de las necesidades materiales o incluso espirituales que se
agotan en el cuadro de la existencia temporal y se identifican totalmente con los
deseos, las esperanzas, los asuntos y las luchas temporales, sino una salvación que
desborda todos estos límites para realizarse en una comunión con el único Absoluto,
Dios, salvación transcendente, escatológica, que comienza ciertamente en esta vida,
pero que tiene su cumplimiento en la eternidad (E.N. 27).
C. ENLACE:
Hay   que   proclamar   el   Misterio   Pascual,   como   el   culmen   del   Amor   de   Dios   al
hombre, narrar la situación de los personajes y realizar una analogía con nosotros.
Es necesario aclarar que la Pasión, Muerte y Resurrección es por mí; me amó, murió
y resucitó por mí.
Es a través del Misterio Pascual como el hombre puede ser salvado. Dios ha ofrecido
la salvación al hombre y no depende de nuestros méritos el obtenerla, ya está dada,
gracias a los méritos de Jesucristo, a su muerte y resurrección.
Es   necesario   proclamar   este   hecho   tan   importante   en   la   vida   de   la   humanidad,
llevando una secuencia histórica, llevando de la mano al joven para que descubra
que todo lo hecho por Dios tiene su culmen en estos tres días de la vida de nuestro
Señor Jesucristo.
Los   jóvenes   han   escuchado   algunos   de   los   acontecimientos   del   Misterio   Pascual,
pero   en  su   mayoría   no  han   “entendido  las   Escrituras”   y   es  necesario   que  se  les
explique   muchas   de   las   situaciones   que   se   viven   en   el   Misterio   Pascual
(cumplimiento de profecías, pensamiento y costumbres de esa época, actualidad del
Misterio Pascual, etc.).
Hay que anunciar la resurrección como el hecho más importante que existe en la
humanidad, que es centro y cimiento de nuestra fe, por la cual se le da todo el poder
en el cielo y en la Tierra al Señor Jesús. Dios lo ha constituido Señor de todas las
cosas y los seres, para que toda rodilla se doble al escuchar el nombre de Jesús.
Llevar   al   joven   a   tener   un   encuentro   con   la   Persona   de   Jesucristo   y   darle   una
respuesta personal en donde lo acepte como Señor de su vida, como el centro de su
existencia.
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN.
1.1 La Historia de la Salvación tiene su culmen en los últimos tres días de la vida de
Cristo.
1.2 Los tres días más importantes en la vida de Cristo y de la humanidad entera. El
MISTERIO PASCUAL.
1.3 Jesús nos enseña una doctrina sublime, el amor y el perdón.
1.4 Jesús viene a reconciliar al hombre con Dios y consigo mismo. Viene a morir por
nosotros.
2. MARCO HISTÓRICO.
2.1 Israel, pueblo que ha sido dominado por los egipcios, babilonios, persas, griegos
y ahora por los romanos, desea su liberación.
2.2 Espera, a pesar de las profecías de Isaías, a un Mesías liberador a nivel político.
Quieren un reino terreno.
2.3 Israel celebra, como fiesta político­religiosa, la Pascua, liberación de Egipto.
3. LOS APÓSTOLES.
3.1 Los discípulos también esperan un Mesías político.
3.2 Envidias y ambiciones a pesar de haber visto y oído el actuar de Cristo.
3.3 La entrada en Jerusalén parece ser, el inicio de este Reino Terreno.
3.4 Cumplimiento de Profecías.
4. JUEVES SANTO.
4.1 Jerusalén lleno de peregrinos. 
4.2 CENA PASCUAL.
Preparación a la Pascua.
Modo de prepararla: alimentos, posición, ritos, etc.
4.3 El misterio de Judas.
4.4 Mientras Cristo se despide, los Apóstoles celebran alegremente.
4.5 Oración Sacerdotal de Cristo.
4.6 INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA.
4.8 Oración en Getsemaní.
4.10 Prendimiento de Jesús; huida de los apóstoles.
4.11 Juicio religioso ante Caifás.
4.12 Jesús ante Herodes.
5. VIERNES SANTO
5.1 Juicio político ante Pilatos.
5.2 Flagelación.
5.3 Traición de la multitud. Unos días antes lo aclamaban y ahora piden su muerte.
5.4 Camino al Calvario.
5.5 Encuentro con su Madre
5.6 Despojo de vestiduras.
5.7 Crucifixión.
5.8. La Cruz símbolo del amor de Dios al hombre.
5.9 Los dos ladrones.
5.10 María al pie de la Cruz.
5.11 Sufrimiento de Jesús.
5.12 Ultimas palabras de Cristo.
5.13 Cumplimiento de profecías.
5.14 MUERTE DE JESÚS.
5.15 Entierro. Sepulcro.
6. SÁBADO SANTO.
6.1 Cristo reposa en el sepulcro.
6.2 María que espera la resurrección. María Virgen de la Soledad.
6.2 Actitudes de los Apóstoles.
7. DOMINGO.
7.1 RESURRECCIÓN DE CRISTO. Por acción del Espíritu Santo.
7.2 El Misterio Pascual es Obra de Dios.
7.3 Testigos de su resurrección.
Aparición a las mujeres.
Aparición a los Discípulos. Sto. Tomás.
Discípulos de Emaús.
Aparición en el Lago (Jn 21)
7.4 De la muerte surge la vida. De la Cruz surge la vida nueva.
7.5 La resurrección de Cristo, Vida Nueva para nosotros.
7.6 La Resurrección es el triunfo del Señor.
7.7 El SEÑORÍO DE JESÚS (Flip 2, 9­11. Rm 10,9)
Reconocerlo.
Consagrarle todas las áreas de nuestra vida.
7.8 La resurrección es el centro y cimiento de nuestra Fe.
8. CONCLUSIÓN.
8.1 Estos son los tres días más importantes de la historia.
8.2   Son   también   los   tres   días   más   importantes   de   tu   vida,   si   aceptas   morir   y
resucitar con Cristo.
8.4 Acepta a Jesús como Salvador y Señor. “Señor mío y Dios mío” (Jn 20,28).
8.3. Cristo resucitado figura del hombre nuevo, vida nueva a la que estás llamado a
vivir.

ETAPA SANTO: VIDA EN PLENITUD


OBJETIVO:
Mostrar al joven el ideal de la Santidad, como culmen del plan de amor de Dios en
su vida, así como los elementos o medios para perseverar en la Vida en Gracia, la
Vida Nueva que Cristo nos ofrece, por la acción del Espíritu Santo, como don del
Padre.
JUSTIFICACIÓN:
El   misterio   Pascual   tiene   dos   dimensiones:   con   la   muerte   de   Jesucristo,   se   nos
ofrece la salvación, el perdón de nuestros pecados ; con su resurrección se nos ofrece
una vida nueva. Esta Vida Nueva, es la misma vida de Dios, es el Don del Espíritu
Santo en el alma del creyente.
Esta   tercera   etapa   plantea   el   maravilloso   plan   de   Dios   con   el   hombre:   hacerlo
participe de su VIDA DIVINA. Esa vida que Cristo nos da, no es otra sino su misma
Vida Divina. Por la inhabitación del Espíritu Santo, el hombre llega a convertirse en
Templo y Sagrario del Dios Vivo. Este ideal de la Santidad debe presentarse en
forma clara y asequible, para que el joven lo vea como algo posible y realizable.
El joven descubre la plenitud del proyecto de Dios, que no se limita a una simple
amistad o redención, sino que va más allá de lo que el hombre podía imaginar: su
propia divinización.
Tras haber descubierto su vocación a ser Cristiano, en esta etapa se le muestra la
plenitud del seguimiento de Cristo: La Santidad como fruto de la Gracia. Es decir el
seguimiento   de   Cristo,   nos   hace   participar   de   la   Vida   DIVINA   que   el   Padre
comparte con el Hijo y el Espíritu Santo.
Para   ello   proponemos,   en   este   esquema   del   MANUAL   BÁSICO,   los   siguientes
elementos:
A. ELEMENTOS ESENCIALES:
A. Una explicación de vocación a la Santidad, con especial énfasis en el papel del
Espíritu Santo (Plática de La Gracia, o de Espíritu Santo y Gracia)
B. Una explicación directa y sencilla del pecado como rechazo libre del hombre al
proyecto de Dios (plática de Pecado).
C. Una explicación de los medios para perseverar e incrementar la Gracia de Dios
(pláticas de Oración Sacrifico, y de Sacramentos).
D. Un encuentro personal en el Sacramento de la confesión o reconciliación, como
encuentro de Amor con Jesús y su Gracia divina.
B. ELEMENTOS DE APOYO:
A. Un momento de oración personal, para dar una respuesta libre y madura ante la
invitación a vivir la vida de Santidad. Visita al Santísimo.
B.   Un   momento   de   diálogo   para   externar   dudas,   ya   sea   en   pequeños   grupos
(corrillos), o en diálogo personal (entrevista con el sacerdote).
ESPÍRITU SANTO Y GRACIA
A). OBJETIVO:
Que el joven descubra el Plan de Dios para su vida, y en él, un llamado a vivir la
vida en plenitud en comunión con Dios por medio del Espíritu Santo.
B). JUSTIFICACIÓN:
El punto medular de nuestra conversión no está en el esfuerzo propio, de querer
cambiar nuestra vida, como primer momento, sino que reside en el querer recibir la
Vida Nueva que nos ofrece Jesús por el Espíritu Santo, por la cual se hace realidad
su   muerte   y   su   resurrección   en   nosotros   liberándonos   del   pecado,   haciéndonos
hombres nuevos; hombres capaces de vivir el Evangelio con alegría.
Por esta razón, es importante que el joven descubra, en el contenido del anuncio de
la Buena Nueva que recibe, que la plenitud de vida que anhelamos está en el Don
gratuito (Gracia) que recibimos del Padre de participar de su Vida. Y este Don que
recibimos   no  es  más   que  Dios   mismo  donándose,   con   la   oferta   de  su  Amor,  que
quiere habitar en nosotros, para que realmente seamos felices, libres, hermanos, en
fin, en una palabra: Santos.
C. ENLACE:
Con esta plática comienza la tercera etapa de la Jornada la etapa SANTO (vida en
plenitud), la cual se puede considerar como vital en la vivencia de la Jornada, ya
que es en esta etapa en donde el joven puede descubrir el Plan que Dios tiene en su
vida.
Es pues necesario que se comience esta etapa aclarando que el Señor Jesús no sólo
vino   a   perdonar   pecados,   vino   a   hacernos   partícipes   de   la   Vida   de   Dios,   a
consagrarnos como hostias vivas, y fuésemos Santos, para la Gloria de Dios.
“Bendito sea el Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en Cristo nos bendijo
con toda clase de bendiciones espirituales ya en los cielos, pues desde antes de la
creación del mundo nos escogió en Cristo para que delante de Él seamos Santos e
irreprensibles; y en su amor nos predestinó como hijos suyos por Jesucristo en Él
mismo, conforme a la benevolencia  de su voluntad, para celebrar la gloria de su
gracia, con la cual nos favoreció en el Amado” Ef 1, 3­6.
Esta vida nueva manifestada primero en el Señor Jesús es signo de esperanza de la
vida que se manifiesta y se manifestará en nosotros. Es solo gracias a la acción
directa del Espíritu Santo que es posible esta realidad, en Cristo y en nosotros.
En esta primera plática es necesario hablar de la Vida Nueva que nos trae Jesús, de
la Vida en Gracia, por la presencia del Espíritu Santo en Nosotros, que nos hace
SANTOS.
Afirmar cual es la verdadera dignidad que poseemos como Seres humanos: Ser Hijos
de Padre, hermanos de Cristo, Templos del Espíritu Santo, y coherederos del Reino
de los Cielos.
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN.
1.1. Dios nos ha hablado a través de la Historia.
1.2. Se revela en Jesús plenamente.
1.3. Jesús muere y resucita por nosotros.
1.4. Vence al Pecado.
1.5. Nos llama a una vida nueva.
1.6. Vida en abundancia.
1.7. Para esta Vida Nueva hay que nacer de nuevo.
2. Vida Nueva.
2.1. Esta vida nueva no es posible por nosotros mismos.
2.2. Escalas de existencia.
2.3. Para llegar a ella nos envía al Espíritu Santo.
2.4. A través del Espíritu Santo, Dios nos participa de su vida, de su naturaleza
(Gracia).
2.5. Lo realiza no por nuestros méritos sino por su Amor (Gratuitamente).
2.6. Amor tan grande que quiere habitar en nosotros.
2.7. Vivir en Gracia es vivir una relación plena con Dios y con el hombre.
2.8. Es dejar que Dios participe en nuestras vidas.
3. Plan de Dios
3.1. Hacernos hijos de Dios.
3.2. Hermanos en Cristo.
3.3. Coherederos del Reino.
3.4. Templos de la Santísima Trinidad..

4. Espíritu Santo.
4.1. Es el amor entre el Padre y el Hijo.
4.2. Por ser hijos de Dios es el amor entre El y yo
4.3. Es el amor que proyectamos a los demás.
4.4. Donde hay amor ahí está el Espíritu Santo.
4.5. Jesús nos lo promete junto con su Padre.
4.6. Nos lo envía en Pentecostés.
4.7. “Es lo más humano que existe en el hombre.”
5. Su presencia en nosotros.
5.1. Renueva nuestro interior.
5.2. Sana nuestra heridas.
5.3. Nos transforma el corazón.
5.4. Nos humaniza para ser imagen de Dios.
5.5. Nos da la capacidad de amar como Dios ama.
5.6. Nos da fuerza para hacer vida el Evangelio. Nos hace testigos fieles.
5.6.1. Volver la vista a Jesús y recibirlo con alegría.
5.6.2. Vivir con alegría su mensaje.
5.6.3. Convertirnos, reconciliarnos.
5.6.4. Dejar que Jesús viva en nosotros.
5.6.5. Descubrir la presencia y el amor de Dios.
5.6.6. Realizar en nosotros las bienaventuranzas.
5.7. Nos da fuerzas para vencer al pecado.
5.8. Nos libera.
5.9. Nos da paz, paciencia, etc (Gal. 5).
5.10 Nos hace hermanos.
5.11 Nos lleva a conocer más a Jesús.
5.12 De el Espíritu Santo. recibimos dones para el servicio a los demás.
6. Santidad
6.1. Todo lo anterior es ser Santos
6.2. Dios nos llama a la santidad desde nuestra realidad, inmersos en la Historia.
6.3. Impulsados por su Amor.
6.4. El pide que abras tu corazón.
7. Como vive el Espíritu Santo en nosotros.
7.1. Sacramentos, Oración y Sacrificio.
7.2. La Palabra de Dios.
7.3. Evitando el Pecado.
8. Conclusión:
8.1. Dios preparó un plan maravilloso para tu vida.
8.2. El quiere donarse a si mismo, vivir en ti.
8.3. Para participarte de su Vida por medio del Espíritu Santo.
8.4. Para que vivas su Amor Plenamente.
8.5. Para que seas feliz, compartiendo su felicidad.
8.6. Para que seas santo, viviendo fielmente el evangelio de Jesús.

LA GRACIA
NOTA:   La   siguiente   plática   se   presenta   como   una   alternativa,   que   ya   se   está
utilizando en numerosas escuelas de nuestro Movimiento, a la plática de “Espíritu
Santo y Gracia”. Es un esquema distinto, pero con el mismo objetivo: Que el joven
descubra el Plan de Dios para su vida, y en él, un llamado a vivir la vida en plenitud
en comunión con Dios por medio del Espíritu Santo. es por eso que no repetimos
aquí   el   Objetivo,   Justificación,   y   Enlace   de   la   plática   anterior.   Queremos   sin
embargo   ofrecer   un   esquema   más   desarrollado,   a   fin   de   facilitar   la   reflexión   y
presentación del auxiliar.
En el Capítulo de Material de Apoyo, ofrecemos citas para apoyar la elaboración de
este tema.
Queremos así ofrecer una alternativa más para la creatividad y servicio apostólico
de nuestro Movimiento, al tiempo que incluimos parte de la riqueza de nuestras
Jornadas en este Manual Básico.
OBJETIVO:
Descubrir el Plan Eterno de Dios para nosotros.
ESQUEMA.
1. INTRODUCCIÓN:
1.1 Historia de la Salvación 
Al   recordar   todo   lo   que   hemos   vivido   en   esta   Jornada,   vemos   que   hemos   ido
avanzando y profundizando en el Plan de Amor de Dios para con nosotros. Hemos
visto que Dios ha tomado la iniciativa para revelarse al hombre, y que la máxima
revelación de Dios está en Jesucristo.
1.2 ¿a qué vino Jesús?
Conviene ahora preguntarnos:
¿a qué vino Jesús?
¿Por qué predica y enseña?
¿qué sentido tienen sus milagros?
¿por qué murió y resucitó?
¿Vino acaso Jesús solamente a enseñar una doctrina sublime, o a hacer milagros, a
curar algunos enfermos? ¿Cuál es realmente el Plan de Dios?
1.3 ¿qué ganamos con todo esto?
Muchas personas piensan que el Plan de Dios consiste solamente en el perdón de los
pecados o en llevarnos a la Vida Eterna; en realidad, el Plan de Dios es mucho más
sublime.
2. NIVELES DE EXISTENCIA:
2.1 Recordemos 
los niveles de existencia: mineral, vegetal, animal, humana, DIVINA.
Para comprender el plan maravilloso de Dios, debemos empezar por recordar las
distintas clases de vida que conocemos:
La vida mineral:
Los minerales existen, pero están desprovistos de vida: son inanimados. 
La vida vegetal:
Las plantas tienen vida llamada vegetativa que siendo maravillosa, tiene muchas
limitaciones. Los vegetales obtienen su alimento de la tierra misma, y del agua. Sin
embargo, los vegetales, con todo y su belleza, son la forma inferior de la vida. No
tienen posibilidad de traslación, ni comunicación, ni sensibilidad.
La vida animal:
Los animales, además de funciones vegetativas, constituyen un reino diferente en la
escala de la vida. Ciertamente la vida animal es muchísimo más perfecta que la
vegetativa. 
Y sin embargo, la vida animal tiene también grandes limitaciones. Tal vez la más
importante es su falta de libertad.
La Vida humana
Está por demás querer demostrar la superioridad del ser humano sobre las demás
creaturas. El hombre constituye un reino especial, infinitamente más perfecto en la
escala de la vida: ha sido dotado por Dios y nada más él, de alma inmortal. Somos
“espíritus encarnados”. El ser humano es personal, es libre y con el poder de su
mente. El hombre es la obra maestra de Dios.
2.2 Dios es: eterno, omnipotente, infinito, absoluto, necesario.
La Vida Divina.
Mucho muy por encima de la perfección del ser humano, está la perfección infinita
de   Dios.   no   podemos   ni   imaginarla,   como  una   hormiga   no   puede   ni   soñar   en  la
perfección y grandeza del hombre.
La distancia entre Dios y el hombre es infinita. La Vida Divina no es un eslabón
más   en   la   cadena   de   la   vida.   No   es   simplemente   una   etapa   superior   o   una
manifestación más perfecta de la vida: es por el contrario, la Causa de todo lo que
existe, del mundo material y de las diversas formas de vida que conocemos. Es la
vida preexistente desde toda la eternidad, y sin la cual nada existiría.
3.   IMPOSIBILIDAD   DEL   HOMBRE   PARA   PARTICIPAR   DE   LA   VIDA
SUPERIOR:
Existe un abismo entre cada nivel de existencia: hay barreras entre lo mineral y lo
vegetal, entre lo vegetal y lo animal, etc.
Existe también un abismo entre el hombre y Dios: el hombre no puede alcanzar la
existencia de Dios.
4. PROYECTO DE DIOS: HACER POSIBLE NUESTRA PARTICIPACIÓN DE SU
VIDA GRATUITAMENTE.
Pero lo que es imposible para el hombre no lo es para Dios, al contrario. Dios había
dispuesto   desde   toda   la   eternidad   que   recibiéramos   la   GRACIA,   es   decir,  LA
PARTICIPACIÓN DE LA VIDA DIVINA. 
El proyecto eterno de Dios de adoptarnos como hijos suyos, incluía por necesidad, el
elevarnos de la simple vida humana a la vida divina, de la misma manera que un
hombre para adoptar a un animal como hijo, tendría primero que hacerlo humano y
sólo   entonces   el   animal   humanizado   podría   decir:   “Papá”.   El   Espíritu   Santo,
divinizando nuestra alma, hace posible esa adopción filial.
5.EFECTOS DE LA GRACIA:
5.1: Semejanza con Dios, Vida Nueva y sus consecuencias: Hijos de Dios, Hermanos
de Cristo, Templos del Espíritu Santo.
SEMEJANZA CON DIOS
La   Gracia   hace   una   realidad   el   deseo   de   Dios   de   hacernos   “a   su   imagen   y
semejanza”. No nos parecemos a Dios por el don de la inteligencia o por la libertad
de   que   gozamos.   Se   trata   de   una   semejanza   real   derivada   precisamente   de   la
participación gratuita de su Naturaleza Divina.
VIDA NUEVA
Jesucristo reveló su plan a Nicodemo (Jn. 3, 1ss) al decirle que debemos renacer de
lo alto, es decir, ser engendrados de nuevo, a una vida nueva, añadida a la vida
humana recibida de los padres humanos. No se trata de un mero cambio de actitud
o un barniz exterior a nuestra persona: Es una transformación íntima, profunda,
real. Somos aquel “hombre nuevo” del que nos habla San Pablo.
SOMOS HIJOS DE DIOS
Este concepto lo hemos sabido desde pequeños, lo hemos aceptado sencillamente y
hemos   rezado   mil   veces   el   Padre   Nuestro   con   la   mayor   naturalidad.   Pero   en
realidad es algo inaudito. Entre Dios y el hombre, como hemos visto, existe una
distancia   infinita,   la   distancia   entre   el   creador   y   sus   creaturas.   Un   escultor   no
puede llamar hijo a una de sus esculturas.
Ser hijo de Dios es la gloria más grande que el hombre pudiera haber soñado. Esa es
la verdadera y profunda dignidad del ser humano no solamente somos la creatura
más   perfecta   de   la   creación,   sino   que   por   la   Gracia,   somos   seres   divinos.   que
podemos llamar a Dios Todopoderoso “Padre”. El Espíritu Santo en nosotros nos
hace   clamar   “Abba,   esto   es,   Padre”,   porque   es   precisamente   “un   Espíritu   de
adopción” (Gál. 4,6).
SOMOS HERMANOS DE JESUCRISTO
Cuando el Señor, en repetidas ocasiones dice: “Mi Padre y vuestro Padre”, nos está
diciendo automáticamente: “Eres mi Hermano”. Al compartir su Vida Divina con
nosotros, se hace hermano nuestro y esto precisamente para hacernos adoptar por el
Padre como hijos de Dios. Toda la epopeya de la Encarnación y Redención no tiene
otro objeto.
¡Qué nueva relación se establece entre Dios y nosotros al descubrir que somos en
Cristo, hermanos! Por eso San Juan en su primera carta 3,1 exclama asombrado:
“¡Vean   qué   amor   nos   ha   mostrado   el   Padre,   que   llamemos   hijos   de   Dios,   y   lo
seamos!”.
SOMOS TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO
Es   el   Espíritu   Santo   quien   habita   en   nosotros   y   nos   diviniza,   somos   con   toda
realidad   un   santuario   donde   Dios   habita.   San   Pablo   nos   dice   en   su   carta   a   los
Romanos 8,11: “Y si el Espíritu Santo de Aquel que resucitó a Jesús de entre los
muertos habita en ustedes, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará
también vida a sus cuerpos mortales por el Espíritu Santo que habita en ustedes”.
5.2 En una Palabra :SANTOS, como la Virgen María y todos los santos.
Podemos resumir todos estos prodigios en una sola palabra: Santidad. Dios es el
“Santo   de   los   Santos”,   la   santidad   misma,   fuente   de   toda   santidad,   como
proclamamos   en   la   Santa   Misa.   Y   el   proyecto   eterno   de   Dios   es   exactamente
hacernos Santos, comunicándonos su misma divinidad por medio de la Gracia, 
6.¿QUÉ ES EL ESTADO DE GRACIA?
La presencia del espíritu Santo en nosotros, no es pasajera sino permanente; por eso
decimos que la Gracia es habitual. Por ser un estado permanente también llamamos
a este hecho Estado de Gracia. Tan sólo el pecado mortal rompe con este estado y
arroja al Espíritu Santo de nosotros.
Conviene tener ideas precisas y bien claras de lo que es la Vida o Estado de Gracia
para aprovechar plenamente de este don formidable. Muchos fieles tienen una idea
sumamente   pobre   al   definir   la   Gracia   como   el   no   tener   pecado   mortal   en   la
conciencia, como si la Gracia fuera algo meramente negativo, la ausencia del pecado
mortal,   cuando   es   en   realidad   lo   más   positivo   que   pudiéramos   imaginar:   Dios
presente   permanentemente   en   nuestras   almas,   vivificando,   santificando,
divinizando nuestro ser.
Por   la   Gracia,   el   hombre   puede   amar   radicalmente,   vencer   el   pecado,   donarse
permanentemente, aceptar sin límites, tener la bondad de Cristo, participar de la
felicidad misma de Dios.
7. CONCLUSIÓN:
El proyecto de Dios para todos los hombres es que seamos SANTOS, participando
por la GRACIA de la VIDA DIVINA.

PECADO
A). OBJETIVO:
Que el joven descubra el sentido del pecado, como una realidad humana y como un
libre rechazo al amor y al plan de Dios. Una ruptura con Dios y con el hermano
B). JUSTIFICACIÓN:
Juan   Pablo   II,   en   su   Encíclica   sobre   “la   Reconciliación   y   la   Penitencia”,   habla
extensamente sobre lo que alguna vez, el Papa Pío XII llamó el pecado de nuestro
siglo: la perdida del sentido del pecado.
En ella nos habla que este mal se ha debido al secularismo, a la caída de los valores
humanos alentados por una visión relativa de las cosas, a la pérdida de conciencia y
a la pobre preparación que como cristianos tenemos al respecto, que lo identificamos
erróneamente con el sentimiento morboso de la culpa o con la simple transgresión
de normas y preceptos legales.
Es importante que recuperemos el sentido del pecado como una ruptura en nuestra
relación como hijos, con el Padre, ya sea por ir contra el plan de Dios o incluso por
excluirlo   de   nuestras   vidas,   rechazando   libremente   su   amor,   con   consecuencias
desastrosas para nuestra vida. Una ruptura asimismo con el hermano
Hablar   de   pecado,   identificarlo,   poder   discernir   sobre   él,   reconocerlo   como   una
realidad   presente   en   nuestras   vidas   y   colocarlo   en   la   visión   justa   de   un   Padre
amoroso que tiene la iniciativa de amarnos pero que busca una reciprocidad, nos
permitirá también encontrar caminos para reconciliarnos con Dios, regresar a El
como el hijo pródigo. Reflexionar sobre esta hermosa parábola de Jesús (Lc 15, 11­
32).
C. ENLACE:
Dios nos ha regalado la libertad, y con ella podemos decirle a Dios Sí, acepto vivir en
Gracia o decirle NO, que es tanto así como caer en Pecado.
No se trata de hacer de esta plática un “pecadómetro”, sino de mostrar al joven la
triste realidad del Pecado. ¿Qué provoca en mi persona?.¿ A qué me conduce?
Mostrar al joven la necesidad de Dios para alejarse del pecado. Se requiere hacer
una exhortación al amor, a dejarse amar por Dios y amar a los demás.
D. ESQUEMA:
1. INTRODUCCIÓN:
1.1 Enlace con la plática de Espíritu Santo y Gracia (o La Gracia).
1.2 Dios ha querido establecer con nosotros una relación de amor Padre­Hijo.
1.3 Para ello se donó a si mismo en el Espíritu Santo: para hacernos santos.
1.4 Al mismo tiempo, nos dio la libertad para acogerlo o rechazarlo.
1.5 El pecado es rechazar consciente y voluntariamente su Amor.
1.6. Su mandamiento: amarás al Señor ... y a tu prójimo (Mt 22, 37­40).
2. Definición:
2.1   Existen   signos   visibles   en   el   mundo   del   pecado:   Ejemplos   (Hacer   alusión   al
momento de análisis de la sociedad, a nuestro album negro, etc).
2.2 Este existe por confiar en nuestras propias fuerzas en la búsqueda de caminos
falsos para alcanzar la felicidad.
2.3 Por no querer depender de Dios.
2.4 Por habernos hecho de falsos ídolos: Dinero, poder, sexo, etc para alcanzar la
felicidad.
2.5 En resumen, el pecado es falta de amor a Dios y al prójimo.
3. Consecuencias del pecado:
3.1 Rompe con nuestra relación con el Padre.
3.2 El pecado nos impide crecer como personas.
3.3 Se vuelve contra nosotros.
3.4   Rompe   el   equilibrio   interior,   creando   dentro   de   nosotros   contradicciones   y
conflictos.
3.5 Pérdida de nuestra libertad.
3.6 Pérdida del discernimiento acerca del mal.
3.7 Crea rupturas con daño a nuestro prójimo a nivel familiar, ambiental, social, etc.
3.8   Vacío,   muerte   espiritual,   pérdida   del   sentido   de   nuestra   vida,   desesperanza,
soledad, etc.
3.9 Nos deshumaniza y rompe con la fraternidad a la que estamos llamados.
4. Cristo y el pecado:
4.1 Jesús es consciente del pecado del hombre y nos lo señala.
* El pecado está en el corazón del hombre.
* El pecado se mide en el contenido de la ofensa al hombre.
* El pecado se verifica en actitudes no evangélicas.
5. Pecado venial y mortal (leve y grave)
5.1 Hay pecados que provocan la muerte espiritual y hay otros que no.
5.2 El pecado mortal rompe nuestra relación con Dios.
5.3 El pecado venial nos detiene o aleja de nuestra relación con Dios. La enturbia.
5.4 Para discernir sobre la falta hay que tomar en cuenta:
*Materia (Leve o Grave)
* Conocimiento
* Consentimiento
5.5 Sin embargo el pecado venial, si no se remedia o evita puede llevar a algo más
grave.
5.6   A  pesar  de  la   clasificación,   no  debemos   perder   de vista   que se  trata   de  una
ruptura de nuestra relación personal e íntima con el Padre y con el hermano.
5.7 Nuestros puntos de referencia más sencillos:
*”Amarás a tu Dios sobre todas las cosas”
*” Amarás a tu prójimo
*.. Como a ti mismo”
6. Posibilidades del pecado:
6.1 De pensamiento.
6.2 De palabra.
6.3 De obra.
6.4 De omisión (no basta con no hacer nada malo).
6.5 Pecado individual o social (estructuras de pecado).
7. Conclusión:
7.I Para evitar el pecado hay que aceptar que pecamos, que estamos enfermos y que
necesitamos ser curados.
7.2 Para liberarnos de él, Jesús murió por nosotros y nos envió al Espíritu Santo, el
cual es el único capaz de vencerle.
7.3   La   presencia   real   y   liberadora   del   Espíritu   Santo,   se   hace   presente   en   los
Sacramentos, la Oración y el Sacrificio (S.O.S.) y en la palabra de Dios.
7.4   No   desesperemos,   “donde   abundó   el   pecado,   sobreabundó   la   Gracia”   (cfr.
Rm.5,20).
ORACIÓN Y SACRIFICIO
A). OBJETIVO:
Que el joven descubra la oración como una fuente de encuentro y diálogo de amor
con el Padre y a ésta, junto con el sacrificio, como medios de santificación.
B). JUSTIFICACIÓN:
Generalmente los jóvenes, por nuestra misma naturaleza, estamos llenos de mucha
energía,   bullicio,   activismo,   factores   que   si   bien,   son   positivos,   pocas   veces   nos
permiten interiorizar el significado de lo que nos rodea, lo que da paso a rehuir de la
meditación o la oración, debido a la pobre o mala imagen que podemos tener de
éstas o a la pobre preparación que hemos recibido en toda nuestra experiencia de
Dios.
Como consecuencia, el joven que asiste a Jornada, aunque entusiasmado por ese
encuentro con Jesús, puede llegar a secarse, si no “ancla” su vida espiritual, que
apenas va naciendo, a los medios que le permitan perseverar.
Para perseverar en el amor de Dios, en la comunión con Jesús y permitir que crezca
la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, es importante volver a las fuentes
mismas del agua viva que Jesús nos ha mostrado. Ningún esfuerzo humano, por
serio  y   comprometido   que   sea,   puede   sustituir   a   la   Oración   y   al   Sacrificio   como
elementos vitales para aquél que desee conocer y amar profundamente a Jesús. A
esto, añadiremos fuertemente la vida sacramental en el siguiente tema.
Es necesario que el joven descubra en la oración y el sacrificio la riqueza que hace
de ellas algo más que un espacio rígido o aburrido, para dar paso a un momento de
encuentro   de   amor   con   el   Señor   Jesús,   lleno   de   intimidad,   de   compartir,   de
confianza, etc.
C. ENLACE:
Cuando el joven descubre el llamado que tiene a la Vida Nueva, descubre que es aun
muy pequeña su vivencia de Dios y no sabe como puede crecer en la Vida de Gracia,
por lo que surgen en él muchas preguntas ¿como conservar esta alegría que siento?,
¿cómo puedo alcanzar la Santidad? ¿y si no puedo?, etc
Es pues necesario dar al joven los medios para que camine en la Vida en Santidad y
no se desanime.
Uno   de   los   más   importantes,   además   de   los   sacramentos,   es   la   Oración,
conjuntamente con el Sacrificio, y en esta plática se trata de mostrar al joven cómo
la Oración y el Sacrificio lo acercarán a una vida llena de Dios, llena de Gracia. Al
estar en continuo diálogo con Dios se conocerá mejor a Dios, tener continuamente el
encuentro con Dios a través de la oración.
Toda persona que siente el deseo de hacer oración puede pensar que es suficiente
empezar   a   hacerla   guiado   por   la   espontaneidad   de   sus   propios   sentimientos   o
intuiciones.
Este deseo suele ir unido a una necesidad de paz, de reconciliación, de reflexión, de
contemplación, y ciertamente esto es necesario para la vida de oración, pero sin una
auténtica iniciación a la oración; y del sacrificio, por una persona que vaya más
adelante, e introduzca a la persona en este acto de amor, se puede correr el riesgo de
encerrarse en sí mismo, víctima de los propios engaños y seguramente se sucumbirá
ante las dificultades que se presenten.
Es por ello que esta plática lejos de ser una clase acerca de la oración y sacrificio,
debe pretender ir creando en el joven actitudes y condiciones necesarias para una
entrega radical y completa a la acción de Dios en su vida.
Es necesario testificar nuestra vida de oración y sacrificio; dejar ver cómo a través
de   las   actitudes   de   escucha,   disponibilidad,   docilidad,   humildad,   apertura   y
renuncia, nuestra vida se ha transformado día a día. Esto gracias a ese diálogo de
amor, con el Amor mismo.
D. ESQUEMA:
I. INTRODUCCIÓN:
1.1 Enlace con la plática de Espíritu Santo y Gracia.
1.2 Para vivir en Gracia es necesario permanecer unido al Padre en Jesús con la
Fuerza del Espíritu Santo.
1.3 Es necesario fortalecer a cada momento nuestra vida espiritual a través de una
relación de amor constante con Jesús.
1.4 Sólo así podremos conocer mejor a Jesús y podremos hacer frente al Pecado.
1.5   Para   permanecer   unidos   al   Padre,   Jesús   nos   dejó   los   caminos   de   los
sacramentos, la oración y el sacrificio.
2. Definición:
2.1 La oración es un encuentro y diálogo de amor con el Padre.
2.2 Es poner lo más íntimo de ti en sus manos.
2.3 La oración es un dialogo íntimo, profundo con el Padre.
2.4   En   la   oración   no   oramos   a   Dios,   sino   oramos   en   Dios   en   comunión   con
Jesucristo.
2.5 Es inspirada y realizada por el Espíritu Santo.
2.6 Es compartir con tu Padre Dios, tus alegrías, tristezas, sufrimientos.
3. Necesidad de la oración:
3.1 La oración es una función vital de nuestra vida espiritual
3.2 En ella nos vivificamos por el encuentro con el Padre por el Espíritu Santo.
3.3 Hallamos un momento de interioridad con el Padre en el devenir de nuestra vida
cotidiana
3.4  Es necesaria la presencia del  Padre en nuestra  vida  para  realizar lo que no
podemos realizar con nuestras propias fuerzas y sí, gracias al Espíritu Santo.
4. Condiciones de la oración:
4.1 FE: confianza en un Dios personal y vivo que nos ama y nos escucha.
4.2 ESPERANZA: Impulso a la oración.
4.3 CARIDAD: Vivencia de la oración.
4.4 Perseverancia.
4.5 Silencio e interioridad.
4.6 Humildad y disposición de escucha.
4.7 Hacer a un lado todo aquello que se interpone en nuestra relación con el Padre:
egoísmos, problemas con otros, etc.
4.8 Estar abierto a la conversión, al cambio.
4.9 Acercarse a Dios como un niño se acerca a su Padre.
5. Frutos de la oración:
5.1 La oración es realmente eficaz y puede transformar lo que te rodea (Familia,
Escuela, Trabajo, Amigos, etc.).
5.2 El Espíritu Santo transforma tu corazón.
5.3 Descubres la voluntad de Dios en tu vida.
5.4 Te revitaliza el interior.
5.5 Te fortalece el espíritu para ser capaz de una acción por el prójimo.
5.6 Te compromete con la historia.
5.7 Conoces más a Jesús.
5.8 Te santifica.
6. La oración de Jesús:
6.1 Jesús oraba a solas, en silencio.
6.2 Oraba constantemente.
6.3 Oraba al realizar obras importantes.
6.4 Oraba siempre buscando realizar la voluntad del Padre.
6.5 Oraba a Dios llamándole: ¡Abba Padre!
6.6 El nos enseño a orar con el Padre Nuestro.
7. Tipos y formas de orar:
7.1 La oración puede ser de alabanza, agradecimiento, petición, de perdón, etc.
7.2 La puedes realizar individual o comunitariamente.
7.3   Puedes   realizarla   a   través   de   la   lectura   de   la   palabra   de   Dios,   en   forma
espontánea, usando alguna oración ya escrita o a través de la Liturgia.
8. Sacrificio
8.1 Definición:
8.2 Sacrificio significa hacer sagrada nuestra vida.
8.3 Es ofrecer cada acto de nuestra vida a Dios.
9. El por qué del Sacrificio:
9.1 Completamos en nosotros lo que falta a la Pasión de Jesús­
9.2 Morimos a nuestro hombre viejo­
9.3 Nos santifica y santifica al Mundo.
9.4 Hacemos consciente la presencia de Jesús en nuestras vidas­
10.¿Qué podemos ofrecer?:
10.1 Sacrificios inevitables pero voluntarios: Enfermedades, muertes, accidentes.
10.2   Sacrificios   voluntarios:   renuncia   a   cosas   que   nos   agradan,   ayuno,   vigilias,
incomodidades, nuestra vida diaria.
11. Las palancas:
11.1 Explicación de las palancas. Las palancas son oraciones y sacrificios ofrecidos
por varias personas por el éxito espiritual de la Jornada. Se apunta la intención en
un papel y se entrega al Equipo.
11.2 Leer algunas de ellas.
11.3 Hacer notar que otros oran y realizan algún sacrificio por nuestra conversión.
11.4 Dar algunos ejemplos de lo que han hecho las palancas.
12. Conclusión:
12.1 Debes ser fiel a la oración para mantener esa relación íntima con el Padre, en
comunión con Jesús, por el Espíritu Santo, para que El habite en ti y fortalezca tu
vida, para que realices su voluntad.
12.2 Y junto con la oración, el ofrecer cada acto de nuestra vida al Padre, nos hace
más cercanos a Jesús, santificándonos por medio del Espíritu Santo.
12.3 Esto nos ayuda a preservar, gozar y aumentar el Don de la Gracia, la presencia
del Espíritu Santo, en nuestra vida.

SACRAMENTOS
A). OBJETIVO:
Que el joven descubra en los Sacramento el conducto por medio del cual se fortalece
la vida espiritual, acrecentando la vida en el Espíritu Santo. junto con la Oración y
el Sacrificio.
B). JUSTIFICACIÓN:
Hoy en día se ha perdido el sentido y la riqueza de Vida que nos transmiten los
Sacramentos, debido a que se les ha relacionado meramente con el aspecto ritual, de
forma, y con actos sociales. Esto ha generado entre los jóvenes, una actitud apática
y hasta a veces de rechazo hacia los Sacramentos, no pudiendo descubrir en ellos la
presencia de Dios.
Sin embargo, para poder seguir a Jesús y poder responder al llamado a la Santidad
que El mismo nos hace, es necesario permanecer en El, hacer de nuestra vida una
tierra fértil, donde la semilla del Sembrador pueda crecer y dar fruto abundante; En
los Sacramentos, por haber sido instituidos por Jesús, está presente el origen de
esta tierra fértil, por que en ellos está presente el Amor de Dios hacia nosotros, en
ellos está la Vida.
Es necesario, pues, motivar al joven a una vida sacramental plena y consciente, en
contacto contínuo con Dios, para que persevere en el seguimiento de Jesús.
C. ENLACE:
Los Sacramentos son la celebración y vivencia de nuestra Fe, y por ello al joven se le
debe presentar una visión completa de los mismos.
Se  ha  analizado la  Oración y  Sacrificio para  vivir en Santidad, pero la  fuente  y
culmen de toda esa vida deben de ser los Sacramentos, en especial la Eucaristía.
Durante esta plática hay que quitar ideas erróneas o falsas que se tienen de los
sacramentos, pero ir más allá, es decir invitarlos a respetar, disfrutar, apreciar y
vivir plena e intensamente estos medios por los cuales Dios se dona al Hombre, y lo
hace santo.
No es una cátedra de los Sacramentos es una revaloración y presentación de los
mismos al joven que está sediento de que Dios habite en su corazón.
D. ESQUEMA:
1. INTRODUCCIÓN:
1.1­ Nos comunicamos por signos.
1.2­ Dios se comunica con nosotros con signos para poder ser captado por nuestros
sentidos.
1.3. El máximo signo del Padre es Cristo.
1.4. Cristo se nos da en 7 signos eficaces llamados Sacramentos.
1.5. Estos signos realizan en nosotros lo que simbolizan.
1.6.   Configuran   los   momentos   centrales   de   nuestra   vida,   pues   concretan   y
actualizan la Vida Nueva en Cristo.
1.7. Es necesario recibirlos activamente insertados en la comunidad.
1.8. Requieren de nosotros Fe y disposición.
1.9. En todos ellos hallamos la presencia del Espíritu Santo que nos santifica.
2. Bautismo.
2.1 Nacimiento en la vida santificante.
2.2. Gran signo de vida
2.3. Lava el pecado original
2.4. Nos hace hijos de Dios por ser Dios nuestro Padre.
2.5. Nos inserta en la comunidad de la Iglesia Católica.
2.6. Recibimos el Espíritu Santo.
2.7. Nos hace partícipes en el triple oficio de Profeta, Sacerdote y Rey de Cristo (C.L.
14).
3. Confirmación.
3.1. Este sacramento completa el Bautismo. Es su plenitud.
3.2. Es un nuevo Pentecostés que corona el Bautismo.
3.3. Fortalece en nosotros la vida en el Espíritu Santo. Sellados por el Espíritu.
3.4. Nos confiere una misión de testimonio y servicio de la palabra.
3.5. Nos hace adultos y responsables de esta misión.
3.6. Soy cristiano. Soy cristiana.
4. Eucaristía.
4.1. Institución de la Última cena.
4.2. Signo supremo de amor.
4.3. Es el memorial de la muerte y resurrección de Jesús.
4.4. Es presencia de Cristo vivo que alimenta al hombre para construir el Reino.
4.5. En ella Cristo nos comunica la Vida Nueva.
4.6­ Es Cristo que une a muchos en UNO solo formando comunidad.
4.7. ­ Es necesario participar, no sólo asistir.
4.8. Participar en la Eucaristía, celebrar el memorial no por ser obligatorio, sino
porque está ahí para que tengas un encuentro con Jesús, por tu santificación.
4.9. PRESENCIA REAL. Cristo está presente en la Eucaristía siempre, sin importar
si nos gusta o no el sacerdote.
4.10­ La presencia de Cristo en el sagrario la señalamos a través de la luz roja, y
esta presencia exige respeto.
5. Reconciliación.
5.1.   Porque   hemos   dicho   NO   a   Dios   y   a   sus   planes,   NO   a   nuestros   hermanos,
debemos reconciliarnos.
5.2. En él está la presencia del Padre que recibe al hijo pródigo.
5.3. Es Cristo mismo, en la persona del Sacerdote que nos perdona.
5.4. Es necesario hacer un exámen profundo y sincero de conciencia.
5.5.   Como   el   pecado   daña   a   la   comunidad   y   a   mi   hermano,   la   presencia   del
Sacerdote es representación de la comunidad a la cual pido perdón y la cual me
recibe.
5.6. Si Dios me ha perdonado, debo yo también perdonarme a mi mismo.
6. Unción de los Enfermos.
6.1. Amor de Cristo por los enfermos.
6.2.   Se   busca   que   el   enfermo   se   cure   y   libere   de   lo   que   le   aflige,   ya   sea
temporalmente o para siempre.
6.3. No se da solamente cuando está moribunda la persona.
7. Orden Sacerdotal.
7.1 Hace presente a Cristo Sacerdote.
7.2. Vocación al servicio de Dios y de la Iglesia.
7.3. Cristo actúa a través de los hombres.
7.4. Presencia de Cristo, cabeza de la Iglesia.
8. Matrimonio.
8.1. Santificación del amor humano en una familia.
8.2. Dios trabaja en la pareja para que sean presencia de Cristo y su Iglesia en la
construcción del Reino.
8.3. Es indisoluble, fiel y fecundo.
8.4. En él,es la pareja la que funge como ministro; el sacerdote y la comunidad son
testigos de esta unión. Fuente de gracia el uno para el otro.
9. Conclusión.
En   los   Sacramentos   Dios   nos   comunica   Su   misma   Vida   Divina.   Debemos
esforzarnos por vivir profundamente estos encuentros personales y comunitarios con
Dios y con el hermano.

ETAPA APÓSTOL: COMPARTIDA CON LOS DEMÁS.


OBJETIVO:
Mostrar   al   joven   su   pertenencia   activa   a   la   Comunidad   de   creyentes   que   es   la
Iglesia y su papel en la construcción del Reino.
Que descubra su vocación de apóstol y de hermano, inseparable de su ser cristiano y
de su santidad. Está llamado a ser protagonista de un mundo nuevo..
JUSTIFICACIÓN.
Después de que el joven ha conocido y aceptado la Gracia de Dios, y desea vivir la
plenitud del Amor de Dios, llevando una vida Santa, es necesario que descubra el
llamado que Dios le hace, de compartir este gran mensaje, con sus hermanos.
Que se descubra el joven como miembro de una gran Comunidad de Creyentes, que
al igual que él, han decidido entregar su vida por entero a Cristo Jesús.
Este es un designio del amor de Dios que quiere que todos los creyentes en Cristo se
reúnan para ser uno solo. “Decidió elevar a los hombre a la participación de su Vida
divina... Dispuso convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia” (L.G. 2).
Una   vez   que   Jesús   había   formado   su   grupo   de   Apóstoles,   que   había   hecho   una
comunidad,   y   había   compartido   con   ellos   la   experiencia   de   su   muerte   y   su
resurrección, los envía a proclamar la Buena Nueva, a proclamar el Evangelio y a
hacer discípulos suyos a toda la personas.
Jesús proclama el Reino de Dios, Reino que es Él mismo. Una vez que los Apóstoles
reciben al Espíritu Santo, comienzan a proclamar a la persona de Jesús, como el
mismo Reino de Dios.
Todo lo que el Señor Jesús hizo durante su vida pública fue encaminado a formar su
Iglesia. Iglesia que es signo visible de salvación, y en donde el creyente encuentra el
camino para llegar a su plenitud, en donde los hombres pueden ser cristianos, donde
pueden ser SANTOS.
Es   entonces   necesario   que   el   joven   descubra   y   ame   a   su   Iglesia   y   que   en   ella
descubra   su  triple   vocación,   ya   manifestada   en   el   bautismo:  “sean   para   siempre
miembros   de   Cristo   Sacerdote,   Cristo   Profeta   y   Cristo   Rey”   (cfr.   Unción   con   el
Crisma, Rito del Bautismo).
Esta   etapa   debe   presentar  una   Iglesia   con   sus   aspectos   Humanos   y   Divinos:   en
donde se une lo Divino y lo humano, con su acción y su contemplación, presente en
el mundo y a la vez peregrina, visible y con algunos elementos invisibles.
Además debe descubrir al joven que está llamado a incrementar su SER cristiano,
que lo lleva por la caridad a entregarse a sus hermanos en el HACER.
Su SER lo incrementará en la Comunidad de Creyentes y su HACER lo concretizará
en un Apostolado al servicio de los demás. Un apostolado individual y grupal que lo
inserte de lleno a la Acción de Cristo Pastor: Pastoral Juvenil, si es al servicio del
joven.. 
Con esta etapa concluye la Jornada y es necesario que se le presente al joven la
figura de aquella que es Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre nuestra: La
Virgen María.

ENLACE.
Hay varios elementos  que permiten enlazar esta nueva  Etapa  con el  resto de la
Jornada. Uno de ellos es el mismo testimonio de los Auxiliares. Habrá que mostrar
al joven que vive su Jornada cómo los Auxiliares estuvieron una vez en su lugar y
han sabido comprommeterse en el Apostolado. Otro elemento es la existencia del
M.J.V.C. y de otras muchas formas de Pastoral Juvenil.
También habrá que mostrar al joven como el apostoaldo es una dimensión esencial
delser cristiano. Sin ella, nuestra vivencia queda trunca.
Para alcanzar estos objetivos sugerimos los siguientes elementos:
A. ELEMENTOS ESENCIALES:
A. Una explicación de la naturaleza y fines de la Iglesia, el Nuevo Pueblo de Israel,
con especial énfasis en su misión en el Anuncio de la Salvación.
B. Una  explicación del  llamado al  apostolado, su naturaleza,  fines,  métodos,  con
especial énfasis en el llamado a la Nueva Evangelización, siempre en una Iglesia
Misionera al servicio de la Evangelización (D.P. 1128­1133).
C:_ Una presentación dela figura de María, Madre de Dios y Madre nuestra, y su
papel especial en la Iglesia y en la vida del joven creyente.
B. ELEMENTOS DE APOYO:
A. Un momento de diálogo en grupo, donde puedan externar y encontrar respuesta
a sus inquietudes, sobre todo sobre la Iglesia: Foro de Iglesia.
B.   Una   presentación   de  la   vida   de   apostolado   de   los   jóvenes,   para   que  vean   las
diversas expresiones de la Pastoral Juvenil, dentro de un proceso de Evangelización:
Presentación de Grupos.
C. Una liturgia de Envío, donde se viva en forma alegre y joven la Eucaristía, así
como el compromiso personal y comunitario con Cristo y su Iglesia.

IGLESIA.
A). OBJETIVO:
Presentar   a   la   Iglesia   como   signo   visible   y   universal   de   salvación,   así   como   mi
relación con ella.
B). JUSTIFICACIÓN:
El Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica nos dicen que el Mundo
fue creado en orden a la Iglesia. Es decir Dios Padre ha querido que los hombres
lleguen a la plena comunión con Él, y ha dispuesto que esta comunión sea por medio
de su Hijo Jesucristo a través de la Iglesia, de la comunión de creyentes que Cristo
mismo ha convocado para participar de su Vida.
Jesucristo   inaugura   la   presencia   del   Reino   de   Dios;   toda   su   predicación   es
cimentada en el mismo Reino de los Cielos. Los Discípulos al recibir el encargo de
anunciar las enseñanzas de su Maestro, anuncian en primer lugar a la Persona de
Cristo y a la Iglesia como el pueblo escogido por Dios para cumplir en él la Nueva
Alianza.. 
La Jornada tiene que despertar en el joven un conocimiento y un amor a la Santa
Iglesia. En ella podemos estar seguros de nuestra salvación. Es menester presentar
a la Iglesia como el Signo visible de la Unidad, de la Fe, de la Esperanza y de la
Caridad. Hay que mostrarla y darle la importancia que requiere, así como Cristo
amó y se entregó por su Iglesia, nuestra Santa Madre Iglesia.
Hablar   de   la   Iglesia   es   hablar   de   la   íntima   unión   de   Dios   con   todo   el   género
humano,   por   ello   se   debe   hablar   de   la   IGLESIA   UNA,   SANTA,   CATÓLICA   Y
APOSTÓLICA.
Presentar al joven el gran proyecto de Santidad implica hablar de la Iglesia, por la
cual es posible Vivir el llamado de Dios; ésta a su vez es Signo visible de la acción de
Dios en nuestras vidas y esperanza de lo que seremos algún día.
C. ENLACE:
Con esta plática comienza la última etapa de la Jornada; se le ha presentado al
joven el gran proyecto de Dios: La GRACIA, el llamado a ser SANTO; sin embargo
no estaría completa esta presentación sin después hablar de la Iglesia.
Es la Iglesia quien, como Madre, nos enseña y nos descubre la misericordia y el
perdón de Dios, y nos capacita para vivir su Gracia. De hecho la Jornada misma es
un ejemplo de cómo con la Iglesia podemos gozar del mismo Dios.
En esta plática se debe lograr un acercamiento de la Iglesia con el joven, recordar y
mostrar como Dios quiere que todos los hombres se salven y que lleguemos a ser uno
solo, pero como Iglesia. Descubrir el llamado y a su vez la misión de todo cristiano.
Es pues bueno comenzar esta última etapa hablando de la Comunión y Misión de la
vida de todo Cristiano que podemos resumir en una palabra: LA IGLESIA.
D. ESQUEMA:
1. INTRODUCCIÓN:
1.1. Diferentes conceptos que se tienen acerca de la Iglesia.
1.2. La Ekklesia=Iglesia, es la reunión o asamblea de los congregados en la unidad
de la fe, de la esperanza y de la caridad (Ef 4, 4­5).
1.3 Jesús es el fundador y fundamento de la Iglesia (L.G. 9).
2. La Iglesia es un hecho de Jesús.
2.1 Cristo es el sacramento (signo visible) del Padre. Es el evangelio del Padre.
2.2. El mensaje de Jesús tiene su centro en el Reino de Dios, que en El mismo se
hace presente y viene.
2.3. La Iglesia es el Sacramento (signo visible) de Jesús.
2.4. Se constituye en la Tierra como germen y principio del Reino de Dios (L.G. 5).
2.5. La Iglesia recibió la misión de Cristo de anunciar e instaurar el Reino de Dios
(D.P.. 331­331).
2.6. El Reino de Dios transciende visiblemente los límites de la Iglesia (L.G. 8).
2.7. El Misterio de la Iglesia.
2.7.1   Formada   por   hombres   pero   penetrada   por   la   presencia   de   la   Santísima
Trinidad.
2.7.2 La Iglesia comparte y penetra en el Misterio de Dios, Uno y Trino.
El Padre decide salvar al hombre.
El hijo la encarna.
El Espíritu Santo la consuma.
3. La Iglesia es el Pueblo de Dios.
3.1 Israel, prefigura la Iglesia (L.G. 13)
3.2 La Iglesia el único y definitivo pueblo de Dios (Jer 31,31.34; I Pe. 2, 9­10).
3.3 Por ser su Pueblo, participa de la vida de Dios y por lo mismo en la Iglesia los
hombres se “hacen Familia de Dios”(D.P. 240).
* Hijos del Padre.
* Hermanos de Cristo (Rm 8,29).
* Templos del Espíritu Santo (I Cor 3,16.19).
3.4 Cristo es la cabeza del Pueblo.
3.5 Participación de su triple misión.
* Sacerdote. Vocación Universal a la Santidad (L.G. 11)
* Profética. Vocación a la Evangelización. Su Esencia más profunda (E.N. 14).
* Real. Vocación al servicio de la comunión.
4. La Iglesia como Cuerpo de Cristo.
4.1 La Iglesia es la comunidad de los seguidores de Jesús.
4.2   Es   signo   y   modelo   de   la   comunión.   Así   como   el   Misterio   de   la   Santísima
Trinidad.
4.3 Es la comunidad, es el Cuerpo cuya cabeza es Cristo.
4.4. Un cuerpo con diversidad de dones, funciones, razas, etc. Pero que es uno sólo.
4.5. Cristo alimenta a su Iglesia con sus propio Cuerpo y su Sangre. La Eucaristía.
4.6. Por ser Cuerpo de Cristo, existen dos realidades lo humano y lo divino.
4.7 Es necesario que cada miembro se asemeje con El:
Muertos y Resucitados.
Peregrinos.
Purificados.
Padeciendo con El, para ser glorificados con El.
5. Conclusión.
5.1 La Iglesia es el Sacramento Universal de Salvación.
5.2 Nosotros somos Iglesia y todo lo que es aplicable a la misma, lo es para nosotros.
5.3. Celebra y proclama al Señor hasta que el vuelva.
5.4. Debemos de ser y hacer Iglesia.
APOSTOLADO
A). OBJETIVO:
Invitar al apostolado en la Iglesia.
B). JUSTIFICACIÓN:
El conocer a Jesús nos lleva necesariamente a anunciarlo y a compartir con otros
este mensaje de salvación. Es una prueba, nos dice Pablo VI, de la vitalidad de una
comunidad,   cuando   ésta   a   su   vez,   se   convierte   en   misionera   (cfr.   E.N.   13).   El
mensaje de la Jornada quedaría, pues, trunco, si no se incluye una explicación clara,
aunque breve, de lo que es el apostolado.
Recordemos también que el joven necesita acción, poner en juego sus facultades y
aptitudes.   Es   en   el   trabajo   concreto   donde   el   joven   va   formando   su   carácter   y
haciendo vida los criterios que ha descubierto en la Jornada. Es necesario explicarle
claramente cual es su papel en la Iglesia y lo que Cristo espera de él: que sea “sus
manos”.
Finalmente,   recordemos   que   “el   joven   es   el   mejor   evangelizador   del   joven”.   Su
protagonismo en la Iglesia y la sociedad son esenciales. Debemos saber encauzar
toda esa energía juvenil al servicio del Evangelio.
NOTA:   A   lo   largo   de   toda   la   plática   es   necesario,   dar   testimonio   de   qué   ha
significado el apostolado en la vida del expositor. Es una plática que se presta de
verdad para que sea de muchos testimonios.
C. ENLACE:
Esta   plática   va   íntimamente   ligada   a   la   de   Iglesia,   y   deberán   completarse
mutuamente, pues  por su misma naturaleza la  Iglesia  es apostólica. Será  bueno
enfatizar el hecho de que esta Jornada que están viviendo es un ejemplo vivo de lo
que es el apostolado juvenil.
No  habrá   que  olvidar  que   el   joven   tiene   muchas   ideas  falsas   tanto  acerca   de   la
Iglesia como de las actividades que ésta desarrolla; que no tiene una idea clara de lo
que   es   el   apostolado:   a   menudo   piensa   que   las   actividades   de   la   Iglesia   son
aburridas o para viejitos. No conoce la amplitud o alcance de las obras apostólicas.
Estamos pues introduciendo al joven a un ancho campo que a menudo desconoce
totalmente. Es por eso que una presentación teórica, si bien es necesaria, nunca
será suficiente. Deberá completarse con vivencias, testimonios, ejemplos vivos de lo
que significa ser Apóstol.
También será bueno crear un espacio de diálogo y encuentro para resolver dudas,
así como ofrecer, ya desde la Jornada o inmediatamente después, en la Postjornada,
actividades concretas de apostolado bien organizadas y que estén al alcance de los
jóvenes.
D. ESQUEMA:
1. INTRODUCCION:
El ser Cristiano nos tiene que llevar a ser un Apóstol. La Vocación Cristiana es, por
naturaleza, vocación al Apostolado.
CRISTIANO SANTO APÓSTOL
2. VOCACION AL APOSTOLADO:
2.1 Participación en la misión salvadora de Cristo.
2.2 Qué es el apostolado.
Jesús quiere que tú también participes de su misión salvadora. El te ha llamado y
ahora al igual que a los discípulos te envía, para proclamar las maravillas que Dios
ha realizado en favor tuyo.
Ese envío es el APOSTOLADO:
Apóstol = Enviado.
Este envío Jesús propiamente lo realizó a los primeros discípulos, pero por ser parte
de la Iglesia tú también participas de este envío. Podríamos definir al apostolado de
la siguiente manera:
APOSTOLADO: Toda la actividad de la Iglesia que tienda a propagar el Reino de
Dios.
2.3 Nuestra vocación como apóstoles:
; Aceptar el llamado
; Aceptar la espiritualidad del apostolado.
3. FINES QUE HAY QUE LOGRAR:
3.1 Restauración del orden espiritual
La Iglesia tiene como fin la Salvación del hombre, de todo el hombre cuerpo y alma.
Por lo mismo es necesario Restaurar su naturaleza espiritual que ha sido herida por
el pecado.
Salvación por medio de la Fe y de la Gracia.
3.2. Restauración del orden temporal.
El orden temporal lo constituye los bienes de la vida, de la familia de la cultura, la
economía, las artes, las profesiones, las instituciones de la comunidad política, la
ecología, y otras realidades semejantes.
Como apóstoles debemos de conocer cuál es la voz de la Iglesia y de Dios en las
diversas circunstancias que afectan los bienes materiales. Por ejemplo, conocer la
Doctrina Social De la Iglesia.
3.3 Instauración de la Civilización del Amor.
Todo ejercicio de apostolado tiene su fundamento en la Caridad = Amor. En esto se
conocerán a los verdaderos discípulos de Cristo (cfr. Jn 13, 35).
4.CAMPOS DE APOSTOLADO:
4.1 La Familia.
Origen   y   fundamento   de   la   sociedad;   da   testimonio   de   Fe   y   Amor;   Santidad
Conyugal.
La Familia es el origen y fundamento de nuestra Sociedad, es el lugar en donde el
ser humano aprende a ser amado y amar. Entonces si no hay ese lugar, si no existe
una buena familia en donde sea una comunidad de amor, las personas no sabrán
amar. Y ese es el resultado de nuestros tiempos.
4.2 Los Jóvenes.
Apóstoles de sí mismos; valientes y entregados. 
Es importante que los jóvenes que han conocido a Cristo den testimonio de ello a sus
semejantes. A otros jóvenes que entenderán mucho mejor de qué están hablando.
4.3 La sociedad.
“Levaduras en la masa”; completa el Testimonio de Vida; Trabajo, escuela, colonia,
política.
5. FORMAS DE APOSTOLADO:
5.1. Individual.
El   apostolado   individual   es   indispensable   en   la   vida   del   cristiano.   Todos   somos
apóstoles   las   24   horas   del   día.   Es   el   dar   testimonio   de   vida   y   en   ocasiones   de
palabra.   Sin   embargo   aunque   es   un   apostolado   individual,  no   significa   que   es   a
titulo personal. Siempre lo realiza como un miembro de la Iglesia.
5.2. En Comunidad: Buscar un grupo; trabajar en Iglesia.
El apostolado organizado o en comunidad, responde de una manera más adecuada a
las   exigencias   humanas   y   espirituales   de   nosotros   como   personas.   Como   Iglesia,
somos además realmente sacramento de unidad, entre los hombres y con Cristo.
Recordemos lo que dice Jesús  “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí
estoy yo en medio de ellos” (Mt 18, 20).
6. ORDEN QUE HAY QUE OBSERVAR:
6.1 Relación con la jerarquía.
No estamos solos, y necesitamos de los demás. Pero no todos tienen que hacer la
misma labor o desempeñan la misma función. La Iglesia es el cuerpo de Cristo y
nosotros  realizamos   apostolado  en nombre  de  la   Iglesia,  así  es  que tenemos  que
observar   el   orden   que   en   ella   existe,   para   hacer   más   eficaz   nuestra   acción
apostólica.
6.2 Sirviendo juntos a Cristo y a nuestro hermano.
Cristo mismo nos enseñó que servir al hermano, sobre todo a los más pequeños, era
servirlo a Él mismo (cfr. Mat.25). Nuestro apostolado será tanto más valioso cuanto
se dirija a los que la sociedad considera como inútiles o despreciables. En el servicio
humilde y alegre encontraremos la felicidad que sólo Cristo puede dar a quienes
buscan asemejarse a él.
7. FORMACIÓN PARA EL APOSTOLADO:
7.1 Necesidad de la formación.
Una formación integral es aquel proceso contínuo por el cual podemos ir madurando
en la Fe, Esperanza y Caridad, y cada día nos vamos transformando en la persona
de Cristo: “ya no soy Yo, sino Cristo quien vive en mí” , según la voluntad del Padre,
con la guía del Espíritu Santo. 
7.2 Formación espiritual, humana, intelectual: INTEGRAL.
Dicha formación debe abarcar todos los aspectos de la persona humana, fomentar
un desarrollo armonioso de la persona y tener en cuenta las características propias
de cada joven.
7.3 FARO: Formación, Acción, Revisión, Oración.
Hay que recordar siempre nuestro FARO
F ORMACIÓN
A CCIÓN
R EVISIÓN
O RACIÓN; SACRIFICIO Y SACRAMENTOS.
8. EXHORTACIÓN: 
Cristo nos invita a ser sus manos. Debemos recibir ese llamado con entusiasmo y
unirnos  a  su misión salvadora, viviendo según sus criterios y dando Testimonio,
para atraer más almas a Cristo.

MARÍA.
A). OBJETIVO:
Presentar a María en nuestra vivencia de Dios, como Madre y Modelo. María en la
Iglesia. Prototipo del discípulo.
B). JUSTIFICACIÓN:
No puede faltar en la  Jornada  de Vida  Cristiana la  figura  de Aquella  que es la
Estrella de la Evangelización y la Primera Discípula del Señor. María, presente a lo
largo de la Jornada como lo ha estado a lo largo de la historia de la Iglesia, debe ser
presentada claramente y sin ambigüedades como ejemplo a seguir. Su presencia nos
ayudará a valorar tanto nuestro compromiso cristiano como la figura de la Mujer en
la Iglesia.
C. ENLACE:
Esta plática puede darse en distintos momentos de la Jornada, ya sea el sábado por
la   noche,   con   ocasión   de   una   fogata,   por   ejemplo,   o   bien   como   meditación   de   la
mañana. No requiere ser enlazada directamente con la actividad anterior. Por otro
lado, deberá resaltarse su “enlace” con toda la Jornada, subrayando esa presencia
oculta de nuestra Madre a lo largo de estos tres días.
D. ESQUEMA:
1. INTRODUCCIÓN:
1.1. Presencia de María en el Plan de Salvación (Encarnación). La llena de gracia.
1.2. Presencia en tu vida en tu propio plan de Salvación.
1.3. Presencia ignorada y oculta pero eficaz.
2. MARÍA COMO MADRE.
2.1   María   prototipo   de   la   Iglesia.   Espera   la   venida   del   Espíritu   Santo   en
Pentecostés. Madre de la Iglesia.
2.2. Jesús en los momentos en que se entrega hasta el extremo.
Nos da a su madre como nuestra madre (Jn 19, 26­27).
El testamento de la Cruz.
2.3. María la presencia más parecida a la de Cristo.
2.4. María en la Iglesia Primitiva.
La más parecido a Cristo.
La comunidad se congrega en torno a ella.
Engendra a Cristo dentro de la Iglesia.
María acompaña a la Iglesia.
2.5. María en la Historia del hombre.
En los momentos cruciales del hombre y de la Iglesia
María responde como Madre.
Apariciones: 
Lourdes, Francia Fátima, Portugal
Tepeyac, México
­”¿Que no estoy yo aquí que soy tu Madre?...... ¿Qué más has de necesitar?”
2.6. Tenemos una Madre que cuida e intercede por nosotros.
2.7. El hombre trata de reconocer el amor de María como madre y lo manifiesta.
2.7.1. Arte.
2.7.2. Edificando santuarios, basílicas.
2.7.3. Tratando de imitarla.
3. MARÍA COMO MODELO.
3.1. Su presencia oculta, sencilla y humilde, permite reflejar claramente la acción de
Dios, en su persona.
3.2. María:
Modelo de Santidad.
Modelo de Libertad.
Modelo de Obediencia.
Modelo de Fe.
Modelo de Esperanza.
Modelo de Caridad.
3.3. Es el mejor camino para seguir a Jesús.
3.3.1. El hombre descubre en María a la perfecta Cristiana.
3.3.2. Trata de imitarla para llegar a Jesús.
4. SU PRESENCIA AL FINAL DE LOS TIEMPOS.
4.1. María signo de esperanza cierta.
4.2. Su presencia nos fortalece y sostiene.
4.3. “Hagan lo que El les diga”.
5. CONCLUSIÓN.
5.1. María Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre de los hombres.
5.2. María la llena de Gracia, modelo del hombre nuevo.
5.3. Tienes una Madre que está en los cielos, hay que verla como tal, y seguir su
ejemplo, para llegar a Dios.

FICHA SOBRE JESUCRISTO

I. MEDELLÍN, PUEBLA, SANTO DOMINGO.
Presentamos aquí el índice temático de los Documentos de Medellín, Puebla y Santo
Domingo sobre la Persona de Jesús. Creemos nos ayudan a delinearlo mejor y a
poder profundizar más en cada uno de los aspectos tratados. 
1.Medellín.
Cristo. 
­ libera al hombre 1, (3)
­ esclarece el misterio del hombre 1, (1) ; 1, (4).
­ meta del desarrollo del hombre 4, (9).
­ príncipe de la paz 2, (16).
­ la liturgia, acción de Cristo 9, (2)
. presencia de Cristo en comunidades de fe 10, (12).
­ funciones de Cristo 11, (12,13,14). 
­ presencia del verbo en la religiosidad 6, (5).
­ presencia de Cristo en la historia 1, (5).
­ imitación de Cristo 9, (3); 12, (2,4); 13, (7).
­ pobreza de Cristo 11, (27); 14, (4,8,18). 
2. Puebla. 
Jesucristo. 
­ Palabra del Padre 1114.
­ Sacramento primordial y radical del Padre 921.
­ el único camino al Padre 214.
­ Verdadero Dios, verdadero hombre 171, 175, 179, 188, 1194. 
­ único Salvador 1166.
­ liberador integral 1183. 
­ no debe ser desfigurado, parcializado, o ideologizado 178, 179
­ no fue un político, un revolucionario o un simple profeta 178.
­ rechazo la tentación del poder político y todo recurso a la violencia 192.
­ Sumo Sacerdote 194. 
­ se entregó libremente a la muerte 194. 
­ nació y vivió pobre 190.
­ como nosotros 1145.
­ vive en medio de la Iglesia 195.
­ actúa en ella 177
. ­ y en la historia 177.
­ como Señor de la historia 174, 195, 276, 289, 301 
­ centro y sentido de la historia 6.
­ presente también en la historia y en la cultura de A.L. 221 
. ­ el Jesús histórico es también el Cristo de la fe 176.
­ es base, centro y culmen de la evangelización 351.
­ sólo en El el hombre encuentra su alegría perfecta 1310. 
3. Santo Domingo. 
“Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, 
Buen Pastor y Hermano nuestro, 
Nuestra única opción es por Ti” 303. 
Cristo. 
­ Nos comunica su vida 7. 
­ guía , esperanza y luz del hombre 8.
­ adquirió la Iglesia con su sangre 11. 
­ unido a todos los hombres 13.
­ llevará a su plenitud el Reino de Dios 14.
­ expresado en el amor fraterno 23.
­ riqueza presente en Él 24. 
­ da sentido a todo 27.
­ su riqueza inagotable 30.
­ Buena Nueva de nuestros pueblos 37. 
­ su función profética 33.
­ presente en la liturgia 34.
nos introduce en el misterio trinitario 121.
­ maestro de moral 154 . 
­ perfecciona la igualdad entre los hombres 164.
­ actualización de su ministerio salvífico 66. 
­ cabeza de la Iglesia 74.
­ fundamento de la espiritualidad de los diáconos 77
. ­ llama a los fieles laicos 94. 
­ plenitud de los tiempos 104.
­ revela al Padre 121.
­ modelo de comunicador 279. 
Cruz de Cristo. 
­ presente en el continente americano 2.
­ en los habitantes de A.L. 3.
­ relación con el seguimiento 10.
­ el Espíritu Santo da valor para llevarla 40. 
Jesús. 
­ cercano a los marginados 4.
­ identificado con el misterio del Reino 5.
­ como evangelizador 33.
­ su encuentro nos lleva a la conversión 46. 
­ devuelve la dignidad a la mujer 164.
­ recorre las etapas de la vida humana 111.
­ sus hechos 159. 
“Jesucristo, el mismo ayer, hoy y siempre', nos ha hecho sentir
que El nos hace 'creaturas nuevas' (cf. 2 Cor. 5,17);
. que nos da 'vida abundante' (Jn 10,10);
que nos promete 'vida eterna' (Jn 6,54); 
El es 'nuestra esperanza' (1 Tm 1,1) “ 287. 
II. BIBLIA DE JERUSALÉN. 
Te entregamos ahora el índice de la Biblia de Jerusalén sobre la Persona de
Jesús. Creemos te será de utilidad.
Jesús.
­ Cristo, Mesías, Ungido. Ex 30,22; Sal 20,7; Lc 2,26.
­ imagen de Dios. Rom 8,29; Hb 1, 3 .
­ hijo de Dios. Mt 4,3 . t
­ Dios . Rm 9,5 .
­ profeta Mt 16,14; Jn 1,21 .
­ Sabiduría. Jn 6,35 .
­ Santo de Dios. Mc 1,24 ; Jn 1, 21 .
­ Señor. Hch 2,21­36 ; Flp 2,11 ; Hch 11,20.
. ­ Salvador. 1 Tm 1,1 .
­ Siervo. Mt 3,17 ; Flp 2,7 ; Hch 3,13 .
­ luz. Jn 8,12 
. ­ testigo. Jn 3,11 ; 1 Tm 2,6 ; Ap 1,5 .
­ señal de contradicción. Mt 10,34 . 
­ dueño de su vida. Jn 10,18 .
­ mediador. Jn 16,26 ; Hb 8,6 .
­ Sumo Sacerdote. Hb 3,1 .
­ juez escatológico. Ap 1,13 . 
­ jefe que lleva a la vida. Hch 3,15 .
­ rey. Jn 3,35 ; Ap 1,5 . 
­ nuestra Pascua. 1 Cor 5,8 .
­ que se humilla por la Encarnación. Flp 2,6­7 .
­ de origen misterioso. Jn 7, 14­27 ; 8,14 ; 19,9 .
­ admirado por las turbas. Lc 4,15 .
­ “consumado” . Lc 13,32 . 
­ exaltado por el Padre. Jn 3,14 ; 12,32 .
­ anunciado por los Profetas. Lc 18,31 ; Hch 2,33­36 ; 3,24 .
­ manifestado. 1 Tm 6,14 . 
­ centro y fin de las Escrituras. Jn 5,39 . 
III. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. 
Cristo (Jesucristo)
­ Dios hecho hombre. 423, 430, 432, 456 ss, 486, 495, 1161, 1374.
­ verdadero Dios. 151 ss. , 461. 
­ hombre perfecto. 464, 520, 632, 1701.
­ Dios revelado. 101, 125, 129, 238 ss., 425.
­ segunda persona de la Trinidad. 430 ss., 232, 290 ss., 331, 356, 422 ss.,689 ss.
­ mediador. 50,65 ss.,151,1066,1071,1691 ss.,1995,2634,2665,2765 ss.
­ redentor, salvador. 52 ss.,436,668­679,823 ss.,1085,1987,1999. 
­ vida oculta. 512 ss. 
­ vida publica. 535 ss.,1223,1430,1506,1717,1846,2052 ss.,2382,2599 ss.,2746,2789
ss. 
­ muerto y resucitado. 557 ss.,992 ss.,1166,1337 ss.,1362,1681,2014,2174,2748.
­fundamento,   Cabeza   de   la   Iglesia.   75,551   ss.,771,787,796,811,880
ss.,981,1076,2032. 
­ fuente de los sacramentos. 1076,1114 ss.,1213 ss.,1323,1446,1503,1536,1612. 
IV. JESÚS, verdadero Dios y verdadero hombre.
Palabra (Verbo) del Padre. Hijo.
Se encarna en el seno purísimo de María
por obra del Espíritu Santo.
Se hace hombre por nosotros y por nuestra salvación.
Muere y resucita.
SanPablo afirma :
en Cristo estoy crucificado y, vivo, pero no yo,
sino que es Cristo quien vive en mi;
la vida que vivo al presente en la carne,
la vivo en la fe del Hijo de Dios 
que me amó y se entregó a si mismo por mi 
(Gal 2 19 21)
V. CREDO NICENO­CONSTANTINOPOLITANO. 
Creo en un solo Señor, Jesucristo, hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos 
Dios de Dios, Luz de Luz, 
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, 
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres 
y por nuestra salvación bajo del cielo, 
y por obra del Espíritu Santo 
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado 
en tiempos de Poncio Pilato,
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día. según las Escrituras,
y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria 
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin. 
VI. JUAN PABLO II. 
El Papa Juan Pablo II ha hablado en muchas ocasiones con los jóvenes. Nos ha
comunicado una doctrina muy rica sobre Jesucristo. Conviene buscarla. Tenemos en
primer   lugar   la   Encíclica   REDEMPTOR   HOMINIS.   Luego   las   JORNADAS
MUNDIALES   DE   LA   JUVENTUD.   Recojamos   aquí   los   temas   de   las   celebradas
cada dos años, sin olvidar que una Jornada Mundial de la Juventud es un momento
fuerte de evangelización del mundo juvenil y un importante acontecimiento eclesial
en el que los jóvenes descubren su propia vocación y misión en la Iglesia y en el que
la Iglesia se reconoce cada vez más en los jóvenes. Los temas son: 
1. “Nosotros hemos conocido el amor que nos tiene” Roma, Italia, 1985 .
2. “Haced lo que El os diga” (Jn 2,5). Buenos Aires, Argentina 1987 . . 
3.   “Yo   soy   el   Camino,   la   Verdad   y   la   Vida”   (Jn   14,6).   Santiago   de   Compostela,
España 1989 .
4. “Habéis recibido un espíritu de hijos” Chestochowa, Polonia 1991 . 
5.   “Yo   he   venido   para   que   tengan   vida   y   la   tengan   en   abundancia”   (Jn   10,10)
Denver, Co. U.S.A. 1993 
6. “Como el Padre me envió, también Yo los envío” (Jn. 20,21)

FICHA SOBRE IGLESIA- SACRAMENTOS


MEDELLÍN, PUEBLA, SANTO DOMINGO. 
Presentamos aquí el índice temático de los Documentos de Medellín, Puebla y Santo
Domingo sobre la Iglesia y los Sacramentos. Creemos nos pueden ayudar e invitar a
profundizar sobre estos temas. 
1. Medellín.
Iglesia.
­ misterio de comunión cató1ica 9,(9); 15, (6­8).
­ unidad de la Iglesia y diversidad de ministerios 10,(7.8); 11,(12); 15,(7); 
­ es más iglesia en la liturgia 9,(2.3); cf. 6,(9); 
­ renovación en orden a evangelizar 6,(14); 7,(13); 8,(9); 
­ y comunidad humana 8,(4); 10,(12); 
­ el cambio social repercute en la Iglesia 13,(1); 
­ la Iglesia en A.L. 1,(2); 6,(8); 8,(1); 
­ cómo ven a la Iglesia algunos grupos 5,(5); 7(11.12); 11,(5); cf. 14,(2);
­ presencia de la Iglesia en la realidad humana 7,(17.18); 8,(3); 10,(12);12,(19).
­ pertenencia a la Iglesia 5,(5); 6,(3.6); 7,(10); 
­ movimientos laicales no integrados a la Iglesia 10,(5);
­ servidora 1,(5); 4,(9.11); 14,(8.18); 
­ educación cristiana ,la propia de la Iglesia 4,(9)
­ colaboración de la Iglesia en la educación 4,(2.9.11.14.16.29);
­ quiere ayudar en la educación de base 4,(16);
­ Iglesia y Estado en educación 4,(29); 
­ Iglesia pobre 5,(15); 14,(5­8.18); cf. 14(2);
­ Iglesia misionera 5,(15); 9(6); 
­ el religioso en la Iglesia 12,(2.3.8); 
­ el ministerio jerárquico en la Iglesia 1,(12); 
­ la Iglesia y los poderes políticos 7,(21);
­ la Iglesia y la juventud 5,(5.10.13.14.15); 
­ la Iglesia y los Medios de Comunicación 16,(3.4.7­9.11);
­ estructuras pastorales de la Iglesia 15,(2.5.9.10­33);
­ la familia, Iglesia domestica 3,(19). 
Sacramentos
­ vida matrimonial y vida sacramental 3,(11); 
­ sacramentalización sin evangelización 6,(1);
­ religiosidad de sacramentos por razones sociales 6,(2); 
­ y amor de Dios y del pr6jimo 7.(15); 
­ preparación para los sacramentos 8,(9); 9,(13.14);
­ y comunión fraterna 15,(6); 
­ ministerios de carácter sacramental 15,(7); 
­ desligar lo econ6mico de la administración de sacramentos 14,(13). 
Eucaristía:
­ edifica la comunidad 6,(9.13); 9,(3); 
­ y comunión fraterna 15,(6); 
­ expresión de la caridad 12,(5); 
­ incorporar a la Eucaristía todo quehacer temporal 11,(18); 
­ celebración de la Eucaristía en comunidad de base 9,(12); 
­ la Palabra alcanza su máxima eficacia en la Eucaristía 9,(14); 
2. Puebla
Iglesia
­ fundada por Jesús 176, 222, 233 ; 
­   no   como   resultado   posterior,   ni   consecuencia   desencadenada   por   la   acción
evangelizadora de Jesús 222;
­ está inseparablemente unida a Jesucristo 221,222,223,995; 
­ Pueblo de Dios 232 ss. 
­ objeto de nuestra fe 223 ;
­ germen y principio del Reino de Dios 228; 
­ misterio de comunión 167 ;
­ sacramento de comunión 220,476,1302 ; 
­ en lugar donde se encuentra al máximo la acción del Padre 227 ;
­ depositaria y transmisora del Evangelio 224; 
­ y su servidora 349;
­ es el camino normativo 223 ;
­ madre y maestra 511 ;
­ experta en humanidad 511, 1268 ; 
­ visible 255 ; 
­ como un cuerpo 245 ;
­ con carácter social­institucional 256 ; 
­ con autoridad Divina 257 ss. ;
­ es una sola 225 ; 
­ pero no una realidad monolítica 244 ; 
­ reconoce sus errores y pecados 209 ;
­ vive en proceso de renovación 100 ;
­ es constantemente evangelizada y evangelizadora 993 ;
­ su misión : evangelizar 4,75 ; 
­ anunciar e instaurar el Reino de Dios 227 ;
­ llevar a los hombres la Buena Nueva 3 ; 
­ su fin es de orden religioso 519 ;
­ en el ejercicio de su misión no reivindica ningún privilegio 1212 ;
­ exige el derecho de dar testimonio de su mensaje y de usar la palabra profética de
anuncio y denuncia 1213 ;
­ requiere independencia de los poderes del mundo 144; 
­ confía más en la fuerza de la verdad 149 ; 
­ no se atribuye competencia para proponer modelos alternativos para la sociedad
1211;
­ se presenta dispuesta a colaborar en el quehacer educativo de nuestra sociedad
pluralista 1037 ; 
­ debe proyectarse en situaciones concretas y hacia hombres concretos 74 ; ­
­ no sin María 291 ;
véase Reino de Dios. 
Sacramentos
­ su teología es importante 916;
­   los   siete   sacramentos   concretizan   y   actualizan   la   realidad   sacramental   de   la
Iglesia 922; 
­ por ellos Cristo continúa encontrándose con los hombres, salvándolos 923. 
Bautismo
­ mediante él Dios llama a cada hombre a la fe 852; 
­ por él somos hechos hijos de Dios 295 ;
­ santifica 252 ;
­ nos hace hombres nuevos 333 ;
­ incorpora a Cristo y nos hace miembros de la Iglesia 786 ; 
Confirmación
­ sacramento, precedido de una esmerada catequesis 1202 ; 
Eucaristía
­ centro de la sacramentalidad de la Iglesia 923 ;
­ raíz y quicio de toda comunidad 662 ; 
­ imposible sin la jerarquía 247 . 
3. Santo Domingo . 
Iglesia
­ misionera por naturaleza 12 ;
­ realiza la Nueva Evangelización 12,22,23 ; 
­ una , santa, católica y apostólica 11 ;
­ presente al lado de los Indígenas 20 ;
­ ha proclamado las virtudes heroicas de hombres latinoamericanos 21 ; 
­ signo de reconciliación 23 ; 
­ está animada por el Espíritu Santo 28 ; 
­ misterio de unidad 31 ;
­ comunidad santa 32 ;
­ convocada por la Palabra 33 ; 
­ misterio profético 33 ;
­ encuentra su sentido en la convocación a la vida 34 ; 
­ misterio de comunión 37,123 ; 
­ sus desafíos 38 ;
­ en ella se multiplican los grupos apostó1icos 38 ;
­ Iglesia local 51,54,55,58,68,85,92,128 ; 
­ rica en ministerios 66 ;
­ viva y operante mediante los sacramentos 67 ;
­ ­ necesita modelos de sacerdotes 72 ;
­ animada por la mujer consagrada 90 ;
­ formada , en su mayoría, por laicos 94 ;
­ acción de los laicos en ella 102,103,105 ;
­ llamada a estar al lado de la vida 106 ;
­ sus preocupaciones 131 ;
­ promotora del diálogo 136 ;
­ es comunitaria y participativa 142 ;
­ acusaciones contra ella 146 ;
­ su tarea en la defensa de los derechos humanos 165 ;
­ depositaria y servidora del ministerio de Jesús 182 ;
­ en la sociedad 190,204 ;
­ anuncia la buena nueva sobre la familia 210 ;
­ defiende los valores de los pueblos 243 ;
­ ha acompañado a los pueblos de A.L. desde su descubrimiento 245,249
Sacramentos
­ valor pedagógico de su celebración litúrgica 35 ;
­ manifiestan la caridad divina 45 ; 
­ la penitencia 46,151,225,232,240 ; 
­ manifiestan a la Iglesia viva y operante 67 ; 
­ comunican y anuncian la comunión de la Iglesia 123 ; 
­ en ellos se descubre la novedad de Jesucristo 131 . 
Bautismo
­ entrada en el Reino de Dios 5 ;
­ renueva la dignidad humana 13 ; 
­ en él se recibe la santidad 37 ;
­ la conversión es la renovación del bautismo 46 ; 
­ la dimensión contemplativa 47 ; 
­ nos constituye pueblo de Dios 65 ; 
­ consecuencia 94 ;
­   los   bautizados   no   han   tomado   conciencia   de   su   pertenencia   a   la   Iglesia   96,97,
130,26,33 ;
­ ministerios conferidos a los laicos desde el bautismo 101 ;
­ con el recibimos la filiación divina 121 ; 
­ asumido misioneramente 131 ; 
­ de los hijos bautizados 131 ; 
­ adhesión radical a Cristo en el bautismo 229 ; 
­ por él nacemos a una vida nueva 231 . 
Confirmación
­ experiencia de la gracia del Espíritu 46 ; 
­ origina los ministerios conferidos a los laicos 101 ; 
­ dar importancia especial a este sacramento 115 ;
­ asumirlo en forma misionera 131 ; 
­ oportunidad para presentar la novedad de Jesucristo 131 . 
Eucaristía
­ sacramento del amor de Cristo 6 ;
­ congrega a fieles y pastores 11;
­ expresión del compromiso 43 ;
­ de allí brota la unidad de la Iglesia Particular 55 ;
­ fundamento de la Pastoral Vocacional 80 ;
­ vivencia de la unidad 123 ;
­ muestra la unidad de la Iglesia 143 ;
­ se enriquece desde la catequesis 225
Reconciliación
­ proviene de Jesús 6,14 ;
­ su vivencia en la Iglesia 68 ;
­ forma parte de la liberación del pecado 123 ;
­ se debe promover en la Nueva Evangelización 168
II. BIBLIA DE JERUSALÉN. 
Presentamos aquí el índice temático de la Biblia de Jerusalén que nos ayudará en
nuestro estudio del tema. 

Iglesia
­ sentido del término Mt.16,18 ; Hch 5,11
­ cuerpo de Cristo 1 Cor. 12,12
­ esposa de Cristo Jn 3,29
­ de Dios 1 Cor. 1,2
­ crecimiento de la Hch 2,41
Bautismo
­ conferido por Juan Mt 3, 6
­ de Jesús Mt, 3,15 
­ cristiano Hch 1,5 ; Rm 6,4 ; Mt 28,19 
­ imagen de la Pasión Mc 10,38 . 
III CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
Iglesia
­ origen/apostó1ica 4,9,77,124,128,186,424,553,642,758,763,811 ss,857 ;
­ cató1ica 1,84,750,830 ss , 1200 ss ;
­ del cielo 117,551,946 ss , 972
­ Cuerpo de Cristo 461,669,787 ss, 1084,1267,2003 ; 
­ esposa 773,796,1089,1616 ; 
­ jerárquica 874,914,1548,2004 ;
­ en la historia 671,760,772 ; 
­ liturgia/oración 61,333,335,722,1067,1072,1091,2177,2558 ss ;
­ local/particular 83,174192,832 ss, 886,893,1202,1369 ;
­ misión 6,758,849,863,1303 ; 
­ Pueblo de Dios 751 ss, 782 ss ; 
­ sacramento 671,738,766,774,875,1045,1076,1113,1117 ss, 1210 ss ;
­ Santa 156,670,749,759,771,823 ss ; 
­ separados 819 ; 
­ y María 149,411,495,721,773,963 ss, 1172 ; 
­ y el Espíritu Santo 244,691,731 ss, 749,767,797,1091 ; 
­ unidad 60,750,813 ss, 1271,1647 ; 
­   magisterio­tradición­enseñanza   11,36,39,67,80,83,   85   ss,   105   ss,   167,249,366,
891,982,1156,1792,2030. 
IV. CREDO NICENO­CONSTANTINOPOLITANO. 
Creo en la Iglesia que es UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA. 

FICHA SOBRE LA VIRGEN MARÍA


I. MEDELLÍN, PUEBLA, SANTO DOMINGO. 
Ofrecemos   el   índice   temático   de   los   Documentos   de   Medellín,   Puebla   y   Santo
Domingo como una ayuda para nuestra profundización del tema. . Curiosamente en
Medellín no aparece esta palabra 
1. Puebla. 
­ 168,282­303 ; 
­ es la realización más alta de la evangelización 282,333 ;
­ sierva del Señor 300 ;
­ madre de la Iglesia 285 ss ; 
­ sin la cual no se puede hablar de Iglesia 291 y el Evangelio se desencarna 301
­ modelo de la Iglesia 292 ss ;
­ por su fe 296 ;
­ madre de la nueva vida 288 ; 
­ cooperadora activa en la Redención 293 ; 
­ servidora de los hombres 294 ;
­ es garantía de la grandeza femenina 299 ;
­ ejemplo para la mujer 844 ;
­ modelo de la vida consagrada 745 ; 
­ María en la piedad popular 454 .
2. Santo Domingo. 
­ en la Iglesia actual 1 ;
­ en la Iglesia apostó1ica 7 ;
­ primera redimida y primera creyente 15 ;
­ presente en la IV Conferencia 31 ;
­ en cuya virtud la Iglesia ha alcanzado su perfección 32 ;
­ en la piedad popular 53 ;
­ modelo de la Virgen y de la Madre 104 ;
­ venerada por las Iglesias que profesan el Credo Niceno­constantinopolitano 135
­ en la catequesis 142 ;
­ pertenece a la identidad de la Iglesia 163 ;
­ modelo de la Evangelización de la cultura 229
II. BIBLIA DE JERUSALÉN
No encontramos la palabra en su índice temático. 
III. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. 
Ofrecemos su índice temático como ayuda para profundizar el tema. 
­ su fe 148 ss,165,273,494,2618 ;
­ su vida 484,490 ss, 529,721,2097 ;
­ Madre de Cristo 437,466 ss,726,963 ss,1014,1171 ; 
­ y la Iglesia 829,963 ss,972 ss,1172,1370,1477,1655,1717,2146,2617,2674,2676 ss
­ nueva Eva 411,726 . 
IV. CREDO NICENO­CONSTANTINOPOLITANO. 
Creo en un solo Señor, Jesucristo... Y POR OBRA DEL ESPÍRITU SANTO
SE ENCARNO DE MARÍA, LA VIRGEN, Y SE HIZO HOMBRE.
CAPITULO V­B: MATERIAL DE APOYO
INTRODUCCIÓN.
En   el   presente   capítulo   deseamos   ofrecer   a   los   auxiliares   del   M.J.V.C.   material
adicional,   tomado   de   distintas   fuentes,   que   les   servirá   en   la   preparación   de   sus
temas. Lo hemos llamado “MATERIAL DE APOYO”, pues esa es precisamente su
función: apoyar la preparación de la Jornada brindando ideas, textos, expresiones,
pero sin coartar o limitar la libertad y creatividad de cada Auxiliar y Escuela.
Hemos querido ofrecer sobre todo textos que ayuden a la profundización de cada
tema. Esto no significa que dicho material de apoyo aparecerá necesariamente en el
tema de la Jornada. Al contrario, mucho de este material es bastante profundo y le
servirá más al Auxiliar en su preparación personal que al joven que participa en la
Jornada. Conviene pues que el Auxiliar se familiarice con este material y tome de él
lo que le pueda servir.
Algunos de estos textos son extensos, pero pensamos que era necesario incorporar al
Manual   Básico   el   material   más   adecuado   para   que   el   Auxiliar   disponga
directamente de él, sin tener que recurrir a otros libros.
Ciertamente   hay   otros   muchos   textos   que   podrían   ser   incluidos   aquí.   Las
limitaciones de espacio nos impiden incluirlos. Pero esperamos que este capítulo sea
un aliciente para que cada Auxiliar y cada Escuela se esfuercen continuamente por
mejorar la calidad de su servicio apostólico.
Hemos querido también ofrecer material actual, sano en la doctrina y que oriente
claramente la capacitación del Auxiliar. Estamos seguros que será un instrumento
valioso en la preparación de cada Jornada. 
Hemos ordenado el Material por etapa y plática, ya que esto permite una utilización
más sencilla.
Al final de este capítulo hemos incluido también unas fichas de trabajo sobre ciertos
temas que serán muy útiles para nuestra reflexión.

ETAPA HOMBRE: VISIÓN DEL HOMBRE


ALTO EN MI VIDA
Gaudium et Spes, del Concilio Vaticano II.
Situación del hombre en el mundo de hoy
4.   (Esperanza   y   temor).   Es   deber   permanente   de   la   Iglesia   escrutar   a   fondo   los
signos de la época e interpretarlos a la luz del Evangelio, de modo que adecuándose
a cada generación, pueda la Iglesia responder a las perennes interrogaciones de la
humanidad sobre el sentido de la vida presente y futura y sobre la mutua relación
de ambas. Es necesario, por ello, conocer y comprender el mundo en que vivimos,
sus   esperanzas,   sus   aspiraciones   y   el   sesgo   dramático   que   con   frecuencia   lo
caracteriza. He aquí algunos rasgos fundamentales del mundo moderno.
Hoy   el   género   humano   vive   un   período   nuevo   de   su   historia,   caracterizado   por
cambios   profundos   y   acelerados,   que   progresivamente   se   extienden   al   universo
entero.   Los   provoca   el   hombre   con   su   inteligencia   y   su   actividad   creadora;   pero
recaen luego sobre el hombre, sobre sus juicios y deseos individuales y colectivos,
sobre sus modos de pensar y sobre su comportamiento para con las realidades y los
hombres   con   quienes   vive.   Es   esto   tan   claro   que   ya   se   puede   hablar   de   una
verdadera   metamorfosis   social   y   cultural,   que   redunda   también   sobre   la   vida
religiosa.
Como ocurre en los casos de crisis de crecimiento, esta transformación trae consigo
no leves dificultades. Si bien el hombre amplia extraordinariamente su poder, no
siempre consigue someterlo a su servicio. Quiere conocer con profundidad creciente
su  intimidad  espiritual, y  con  frecuencia  se siente más  incierto  que nunca   de  si
mismo.   Descubre   paulatinamente   las   leyes   de   la   vida   social   y   duda   sobre   la
orientación que a ésta se debe dar.
Jamás el género humano tuvo a su disposición tantas riquezas, tantas posibilidades,
tanto poder económico. Sin embargo una gran parte de la humanidad sufre hambre
y miseria, y son muchedumbre los que no saben leer ni escribir. Nunca ha tenido el
hombre un sentido tan agudo de su libertad, y entre tanto surgen nuevas formas de
esclavitud social y psíquica. El mundo siente con mucha viveza su propia unidad y
la   mutua   interdependencia   e   ineludible   solidaridad;   pero   se   ve   gravísimamente
dividido por la presencia de fuerzas contrapuestas.
DOCUMENTO DE SANTO DOMINGO
4   Es   preciso   anunciar   de   tal   manera   a   Jesús   que   el   encuentro   con   El   lleve   al
reconocimiento del pecado en la propia vida y a la conversión, en una experiencia
profunda de la gracia del Espíritu recibida en el bautismo y la confirmación. Esto
supone   una   revaloración   del   sacramento   de   la   penitencia,   cuya   pastoral   debería
prolongarse en dirección espiritual de quienes muestran la madurez suficiente para
aprovecharla.
TEXTOS DE JUAN PABLO II
(Todos   los   Textos   del   Papa   están   tomados   del   libro   “TOTUS   TUUS”   ;cfr.
Bibliografía)
21 Sin embargo, si miramos profundamente en el corazón de los hombres, entonces
veremos   frecuentemente   gran   incertidumbre   personal,   deseos   de   comprensión   e
iluminación del sentido de la vida. En el fondo, muchos hombres, cada vez más,
quieren ante todo intentar encontrarse a si mismos. (Alemania)
31 ¿Cuál es vuestro concepto del hombre? Es una pregunta fundamental, porque la
respuesta será determinante para vuestro futuro y el futuro de vuestro país, porque
tenéis el deber de hacer fructífera vuestra vida (Costa de Marfil).
el hombre no puede ser feliz más que en la medida en que es capaz de aceptar las
exigencias   que   le   plantea   su   propia   humanidad,   su   dignidad   de   hombre.   Las
exigencias que le plantea Dios. (Francia).

VOCACIÓN A SER PERSONA


Gaudium et Spes, del Concilio Vaticano II.
12.   (El   hombre,   imagen   de   Dios).   Creyentes   e  incrédulos   están   generalmente   de
acuerdo   en   este   punto:   los   bienes   de   la   tierra   deben   ordenarse   en   función   del
hombre,   centro   y   cima   de   todos   ellos.   Pero  ¿qué   es   el   hombre?   Muchas   son   las
opiniones   que   el   hombre   ha   dado   y   da   sobre   si   mismo,   diversas   e   incluso
contradictorias.   A   veces   se   exalta   como   regla   absoluta,   o   se   hunde   en   la
desesperación. La duda y la ansiedad se siguen en consecuencia. La Iglesia siente
profundamente   estas   dificultades   y,   aleccionada   por   la   revelación   divina,   puede
darles la respuesta que perfile la verdadera situación del hombre, dé explicación a
sus enfermedades y puedan conocerse, simultáneamente y con acierto, la dignidad y
la vocación propias del hombre. 
La   Biblia   nos   enseña   que   el   hombre   ha   sido   creado   “a   imagen   de   Dios”,   con
capacidad para conocer y amar a su Creador, y que por Dios ha sido constituido
señor  de la  entera  creación  visible para  gobernarla   y usarla  glorificando  a  Dios.
“¿Qué es el hombre para que tú te acuerdes de él? ¿el hijo del hombre para que te
cuides de  él? Apenas lo has hecho inferior a los  ángeles al coronarlo de gloria y
esplendor. Tu lo pusiste sobre la obra de tus manos. Todo fue puesto por ti debajo de
sus pies” (Ps. 8, 5­7). 
Pero Dios no creó al hombre para vivir solitario. Desde el principio los hizo hombre
y mujer (Gen. 1, 27). Esta sociedad de hombre y mujer es la expresión primera de la
comunión de personas humanas. El hombre es, en efecto, por su íntima naturaleza,
un ser social y no puede vivir ni desplegar sus cualidades, sin relacionarse con los
demás 
Dios,  pues,  nos   dice  también   la   Biblia,  miró  cuanto   había   hecho   y  lo  juzgó  muy
bueno (Gen. 1, 31).
14. (Constitución del hombre). En la unidad de un cuerpo y un alma, el hombre, por
su misma condición corporal, es una síntesis del universo material, el cual alcanza
por medio del hombre su más alta cima y alza la voz para la libre alabanza del
Creador. No debe, por tanto, el hombre despreciar la vida corporal, sino que, por el
contrario, debe tener por bueno y honrar a su propio cuerpo como criatura de Dios
que ha de resucitar en el ultimo día. Herido por el pecado, experimenta la rebelión
del   cuerpo.   La   propia   dignidad   humana   pide,   pues,   que   glorifique   a   Dios   en   su
cuerpo   y   que   no   permita   que   lo   esclavicen   las   inclinaciones   depravadas   de   su
corazón.   No   se   equivoca   el   hombre   al   afirmar   su   superioridad   sobre   el   universo
material y al considerarse no ya como partícula de la naturaleza o como elemento
anónimo de la ciudad humana. Por su interioridad es, en efecto, superior al universo
entero:  a estas  profundidades  retorna  cuando  entra  dentro  de su corazón,  donde
Dios  le  aguarda, escrutador  de los   corazones,'  y  donde   él  personalmente, bajo  la
mirada   de   Dios,   decide   su   propio   destino.   Al   afirmar   por   tanto,   en   si   mismo   la
espiritualidad   y   la   inmortalidad   de   su   alma,   no   es   el   hombre   juguete   de   un
espejismo   ilusorio   provocado   solamente   por   las   condiciones   físicas   y   sociales
exteriores, sino que toca, por el contrario, la verdad más profunda de la realidad. 
15.   (Dignidad   de   la   inteligencia;   verdad   y   sabiduría).   Tiene   razón   el   hombre,
participante   de   la   luz   de   la   inteligencia   divina,   cuando   afirma   que   por   su
inteligencia   es   superior   al   universo   material.   Con   el   ejercicio   infatigable   de   su
ingenio a lo largo de los siglos, la humanidad ha realizado grandes avances en las
ciencias positivas, en el campo de la técnica y en la esfera de las artes liberales.
Pero en nuestra época ha obtenido éxitos extraordinarios en la investigación y en el
dominio del mundo material. Siempre, sin embargo, ha buscado y ha encontrado
una verdad más profunda. La inteligencia no se ciñe solamente a los fenómenos.
tiene capacidad para alcanzar la realidad inteligible con verdadera certeza, aunque
a consecuencia del Pecado esté parcialmente oscurecida y debilitada. Finalmente, la
naturaleza intelectual de la persona humana se perfecciona y debe perfeccionarse
por medio de la sabiduría, la cual atrae con suavidad la mente del hombre a la
búsqueda y al amor de la verdad y del bien. Imbuído por ella, el hombre se alza por
medio de lo visible hacia lo invisible. Nuestra época, más que ninguna otra, tiene
necesidad de esta sabiduría para humanizar todos los nuevos descubrimientos de la
humanidad. El destino futuro del mundo corre peligro si no se forman hombres más
instruidos en esta sabiduría. Debe advertirse, a este respecto, que muchas naciones,
económicamente pobres, pero ricas en esta sabiduría; pueden ofrecer a las demás
una extraordinaria aportación. Con el don del Espíritu Santo, el hombre llega por la
fe a contemplar y saborear el misterio del plan divino.
16. (Dignidad de la conciencia moral). En lo más profundo de su conciencia descubre
el hombre la existencia de una ley que él no se dicta, a la cual debe obedecer y cuya
voz resuena, cuando es necesario, en los oídos de su corazón, advirtiéndole que debe
amar y practicar el bien y que debe evitar el mal: haz esto, evita aquello. Porque el
hombre tiene una ley escrita por Dios en su corazón, en cuya obediencia consiste la
dignidad   humana   y   por  la   cual   será   juzgado   personalmente.   La   conciencia   es   el
núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que  éste se sienta a solas con
Dios, cuya voz resuena en el recinto más íntimo de aquella. Es la conciencia la que
de modo admirable da a conocer esa ley, cuyo cumplimiento se realiza en el amor de
Dios y del prójimo. La fidelidad a esta conciencia une a los cristianos con los demás
hombres   para   buscar   la   verdad   y   resolver   con   acierto   los   numerosos   problemas
morales   que   se   presentan   al   individuo   y   a   la   sociedad.   Cuanto   mayor   es   el
predominio de la recta conciencia, tanta mayor seguridad tienen las personas y las
sociedades   para   apartarse   del   ciego   capricho   y   para   someterse   a   las   normas
objetivas de la moralidad. No rara vez, sin embargo, ocurre que yerre la conciencia
por ignorancia invencible, sin que ello suponga la perdida de su dignidad. Cosa que
no puede afirmarse cuando el hombre se despreocupa de buscar la verdad y el bien,
y la conciencia se va progresivamente entenebreciendo por el hábito del pecado. 
17. (Grandeza de la libertad). La orientación del hombre hacia el bien sólo se logra
con el uso de la libertad, que posee un valor que nuestros contemporáneos ensalzan
con   entusiasmo.   Y   con   toda   razón.   Mas   con   frecuencia   la   fomentan   de   manera
depravada como si fuese pura licencia para hacer cualquier cosa, con tal que deleite,
aunque sea mala. La verdadera libertad es signo eminente de la imagen divina en el
hombre. Dios ha querido “dejar al hombre en manos de su propia decisión para que
así busque espontáneamente a su Creador y, adhiriéndose libremente a El, alcance
la plena y bienaventurada perfección. La dignidad humana requiere, por tanto, que
el hombre actúe según su conciencia y libre elección, es decir, movido e inducido por
convicción interna personal y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la
mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberado totalmente
de la cautividad de las pasiones, tiende a su fin con la libre elección del bien y se
procura medios adecuados para ello con eficacia y esfuerzo crecientes. La libertad
humana, herida por el pecado, para dar la máxima eficacia a esta ordenación a Dios,
ha   de   apoyarse   necesariamente   en   la   gracia   de   Dios.   Cada   cual   tendrá   que   dar
cuenta de su vida ante el tribunal de Dios según la conducta buena o mala que haya
tenido 
Tomado del  Libro:  FE   CRISTIANA   Y COMPROMISO  SOCIAL.  (cfr­  Bibliografía
final).
El cristiano, por eso mismo, puede dialogar con todo hombre, aun no cristiano, no
creyente,   aun   ateo,   sin  perder   su  identidad.   Puede   reconocer   en   todo   hombre  la
semilla de verdad que está latente en él y así, nada humano le es ajeno. Tiene algo
que   decir   a   todo   hombre,   una   palabra   que   lo   invita   a   vivir   según   su   propia
conciencia  en todo lo que tiene de verdad, confiando que esta verdad le pone en
marcha hacia la verdad plena.
En todo cristiano hay algo que se estremece en el contacto con la verdad humana
esparcida en el mundo.
¿Quien es entonces el hombre?
El hombre es un misterio para sí mismo.
Está   inmerso  en   la   naturaleza.   Nace,  vive  y   muere   como  cualquier   ser   viviente.
Tiene   sus   raíces   en   la   materia   y   se   nutre   de   ella.   Por   su   trabajo   la   humaniza,
adaptándola a sus necesidades.
TEXTOS DE JUAN PABLO II
16 No es necesario repetir, porque todos los conocéis bien, los daños que trae al
hombre   la   autosuficiencia   de   una   cultura   y   de   una   técnica   cerradas   a   lo
trascendente, la reducción del hombre a mero instrumento de producción, víctima
de ideologías preconcebidas o de la fría lógica de las leyes económicas, manipulado
para   fines   utilitaristas   e   intereses   de   grupos   que   ignoraron   e   ignoran   el   bien
verdadero del hombre. (Brasil).
17 Me afecta cualquier amenaza contra el hombre, contra la familia y la nación.
Amenazas   que   tienen   siempre   su   origen   en   nuestra   debilidad   humana,   en   la
voluntad frágil, en la forma superficial de considerar la vida. (Polonia).
21 Sin embargo, si miramos profundamente en el corazón de los hombres, entonces
veremos   frecuentemente   gran   incertidumbre   personal,   deseos   de   comprensión   e
iluminación del sentido de la vida. En el fondo, muchos hombres, cada vez más,
quieren ante todo intentar encontrarse a si mismos. (Alemania)
25 La tradición cristiana añade que el hombre es un ser para si mismo, no un medio
para otro fin cualquiera. La dignidad personal del hombre es, por ello, la instancia
por la que ha de juzgarse, fuera de toda aplicación cultural, el conocimiento técnico
científico. Esto tiene una importancia singular cuando el mismo hombre se convierte
cada vez más en objeto de investigación, en objeto de técnicas humanas. (Alemania).
39   Por   eso   insisto   también   en   la   necesidad   de   movilizar   todas   las   fuerzas   que
encauzan   la   dimensión   espiritual   de   la   existencia   humana,   que   testimonian   la
primacía de lo espiritual en el hombre de lo que corresponde a la dignidad de su
inteligencia, de su voluntad y de su corazón para no sucumbir de nuevo ante la
monstruosa alienación del mal colectivo, que siempre está dispuesto a utilizar los
poderes materiales en la lucha exterminadora de los hombres contra los hombres,
de las naciones contra las naciones. (Francia).
MADUREZ
Gaudium et Spes, del Concilio Vaticano II.
18. (El misterio de la muerte). El máximo enigma de la vida humana es la muerte.
El   hombre   sufre   con   el   dolor   y   con   la   disolución   progresiva   del   cuerpo.   Pero   su
máximo   tormento   es   el   temor   por   la   desaparición   perpetua.   Juzga   con   instinto
certero   cuando   se   resiste   a   aceptar   la   perspectiva   de   la   ruina   total   y   del   adiós
definitivo. La semilla de eternidad que en si lleva, por ser irreductible a la sola
materia, se levanta contra la muerte. Todos los esfuerzos de la técnica moderna, por
muy útiles que sean, no pueden calmar esta ansiedad del hombre: la prórroga de la
longevidad que hoy proporciona la biología no puede satisfacer ese deseo del más
allá que surge ineluctablemente del corazón humano. Mientras toda imaginación
fracasa ante la muerte, la Iglesia, aleccionada por la revelación divina, afirma que el
hombre   ha   sido   creado   por   Dios   para   un   destino   feliz   situado   más   allá   de   las
fronteras de la miseria terrestre. La fe cristiana enseña que la muerte corporal, que
entró en la historia a consecuencia del pecado será vencida cuando el omnipotente y
misericordioso Salvador restituya al hombre el estado de salvación perdido por el
pecado. Dios ha llamado y llama al hombre a adherirse a El con la total plenitud de
su   ser   en   la   perpetua   comunión   de   la   incorruptible   vida   divina.   Ha   sido   Cristo
resucitado el que ha ganado esta victoria para el hombre, liberándolo de la muerte
con su propia muerte. Para todo hombre que reflexione, la fe, apoyada en sólidos
argumentos,   responde   satisfactoriamente   a   la   interrogación   angustiosa   sobre   el
destino futuro del hombre, y al mismo tiempo ofrece la posibilidad de una comunión
con nuestros queridos hermanos arrebatados por la muerte, dándonos la esperanza
de que poseen ya en Dios la vida verdadera. 
19. (Formas y raíces del ateísmo). La razón más alta de la dignidad humana radica
en   la   vocación   del   hombre   a   la   unión   con   Dios.   Desde   su   mismo   nacimiento,   el
hombre es invitado al diálogo con Dios. Existe pura y simplemente por el amor de
Dios que lo creó, y por el amor de Dios que lo conserva. Y sólo se puede decir que
vive en la plenitud de la verdad cuando reconoce libremente ese amor y se confía por
entero a su Creador. Muchos son, sin embargo, los que hoy día se desentienden del
todo de esta íntima y vital unión con Dios o la niegan en forma explícita. Es este
ateísmo uno de los fenómenos más graves de nuestro tiempo. Y debe ser examinado
con   toda   atención.   La   palabra   “ateísmo”   designa   realidades   muy   diversas.   Unos
niegan a Dios expresamente. Otros afirman que nada puede decirse acerca de Dios.
Los   hay   que   someten   la   cuestión   teológica   a   un   análisis   metodológico   tal   que
reputan   como   inútil   el   propio   planteamiento   de   la   cuestión.   Muchos,   rebasando
indebidamente los límites de las ciencias positivas, pretenden explicarlo todo sobre
esta   base   puramente   científica   o,   por   el   contrario,   rechazan   sin   excepción   toda
verdad absoluta. Hay quienes exaltan tanto al hombre que dejan sin contenido la fe
en Dios, ya que les interesa más, a lo que parece, la afirmación del hombre que la
negación de Dios. Hay quienes imaginan un Dios, por ellos rechazado, que nada
tiene que ver con el Dios del Evangelio. Otros ni siquiera se plantean la cuestión de
la existencia de Dios porque al parecer no sienten inquietud religiosa alguna y no
perciben el motivo de preocuparse por el hecho religioso. Ademas el ateísmo nace a
veces   como   violenta   protesta   contra   la   existencia   del   mal   en   el   mundo   o   como
adjudicación   indebida   de   carácter   absoluto   a   ciertos   bienes   humanos   que   son
considerados prácticamente como sucedáneos de Dios. La civilización actual, no en
sí misma, pero sí por su sobrecarga de apego a la tierra, puede dificultar en grado
notable el acceso del hombre a Dios. Quienes voluntariamente pretenden apartar de
su corazón a Dios y soslayar las cuestiones religiosas, desoyen el dictamen de su
conciencia   y   por   tanto   no   carecen   de   culpa.   Sin   embargo   también   los   creyentes
tienen en esto su parte de responsabilidad. Porque el ateísmo, considerado en su
total integridad, no es un fenómeno menos original, sino un fenómeno derivado de
varias causas, entre las que se debe contar la reacción crítica contra las religiones y,
ciertamente, en algunas zonas del mundo, sobre todo contra la religión cristiana.
Por lo cual en esta génesis del ateísmo pueden tener parte no pequeña los propios
creyentes   en   cuanto   que,   con   el   descuido   de   la   educación   religiosa,   o   con   la
exposición inadecuada de la doctrina o incluso con los defectos de su vida religiosa,
moral y social, han velado más bien que revelado el genuino rostro de Dios y de la
religión. 
Libro: FE CRISTIANA Y COMPROMISO SOCIAL.
El hombre está enraizado en lo sensible, lo visible, lo terrenal y lo temporal. Esto de
por sí no significa ninguna caída, concepto que no existe en la fe cristiana. La carne
es radicalmente buena. El misterio, por el cual la Palabra divina se hace carne, no
se   presenta   en   la   Biblia   como   una   humillación.   Hubo   humillación   sólo   cuando
“Cristo siendo de condición divina ... se despojó de sí mismo, tomando condición de
siervo” (Fil. 2, 5­7). El hombre emerge por su espíritu a lo invisible, fuera de los
límites del tiempo y del espacio. El horizonte escatológico es de la esencia misma del
espíritu en el hombre.
Hay una diferencia radical entre el espíritu y la carne, la razón y el instinto, la
inteligencia   y   el   sentido.   Pero   nunca,   a   nivel   del   hombre,   la   carne   se   da   sin   el
espíritu, nunca el espíritu se da sin la carne. Se implican mutuamente y se implican
en su totalidad. En este punto, hay una diferencia esencial entre el concepto griego
y   el   concepto   cristiano.   Según   Sócrates,   el   cuerpo   es   mortal   y   desaparece   para
siempre. El alma es inmortal. Los Hebreos conciben la carne y el espíritu en una
unidad indisoluble. “Se siembra un cuerpo natural, se levanta un cuerpo espiritual.
Pues   si   hay   un   cuerpo   natural   hay   también   un   cuerpo   espiritual”,   dice
enfáticamente Pablo (I Cor. 15, 44). 
El hombre es carne y espíritu, indisolublemente, pero puede vivir según la carne, lo
que lo lleva, carne y espíritu a la corrupción, o según el espíritu, lo que lo lleva,
carne y espíritu, a la incorrupción. 
Por el espíritu, el hombre penetra en el universo de los valores morales, es decir
llega a la conciencia del sentido de la existencia y a la libertad de optar por el bien o
por el mal. 
Esta conciencia y esta libertad están condicionadas, pero no determinadas, por un
sinnúmero de circunstancias personales y sociales que las limitan, pero que nunca
llegan   a   abolir   el   reducto   íntimo   de   los   actos   por   los   cuales   el   hombre   dirige
libremente su vida “no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera
coacción   externa”,   sino   “movido   e   inducido   por   convicción   interna   personal”
(Gaudium et Spes, 17). 
Sin embargo, todos los actos libres son del hombre entero, carne y espíritu. No hay
un solo acto humano, por muy elevado que sea, que no incluya la parte más sensible
del hombre. Cuanto más el hombre accede al mundo invisible, tanto más asume lo
sensible, en todos sus componentes.
Tocamos aquí el misterio de la existencia en algo fundamental. Llegando al universo
de   los   valores,   de   la   realidad   que   escapa   a   los   sentidos,   realizándose   según   el
espíritu,   el   hombre   llega   a   una   plenitud,   incluso   en   lo   sensible,   que   no   puede
alcanzar si se queda sumergido en lo sensible. El animal alcanza sus fines vitales
siguiendo el solo instinto. No así el hombre, porque en el hombre el instinto está
totalmente asumido  y parcialmente suplido  por la  razón.  Resulta  que el   hombre
meramente instintivo, impulsivo, se vuelve infinitamente más estúpido y cruel que
el animal. 
Las leyes morales son las leyes inmanentes de la existencia humana. A todos los
niveles terrenales y temporales, la vida conyugal y familiar, la vida económica, la
vida política, nacional e internacional, la vida cultural llegan a su más alto grado de
plenitud cuando alcanzan los valores que dan a la vida su sentido. 
Y   sin   embargo,   los   valores   tienen   como   fin   primero   conducir   al   hombre   a   una
felicidad más allá de la muerte. El bien y el mal no se definen por lo útil o lo nefasto
en la vida material, por lo agradable o lo desagradable, por lo que lleva a la vida o a
la muerte en su sentido biológico. Se definen por lo que lleva a la vida y a la muerte
en su sentido definitivo. Hacer el bien, ser “justo”, vivir según el espíritu conduce a
la vida para siempre. Hacer el mal, ser “injusto”, vivir según la carne, conduce a la
muerte   para   siempre.   El   hombre   choca   aquí   con   un   misterio   ante   el   cual   “toda
imaginación fracasa” (Gaudium et Spes,18), pero al mismo tiempo misterio sin el
cual todo es incoherente en la existencia: los actos libres del hombre, que optan por
el   bien   y   por   el   mal,   lo   siguen   para   siempre.   Sin   esta   fe,   no   habría   ninguna
diferencia,   en   el   momento   de   la   muerte,   entre   el   criminal   más   grande,   que   ha
decidido fríamente la masacre de millones de hombres, y aquel que ha entregado su
vida al bien de sus semejantes. Decir que el hombre bueno vivirá  siempre en la
memoria   de   la   humanidad   es   una   palabra   vacía,   pues   muchas   veces   los   malos
ocupan más espacio que los buenos en la historia. Además, el hombre está encerrado
en un mundo temporal y terrenal que perece. La ciencia nos llevó a esta conclusión
dentro de sus certezas. Hay entonces un destino final radicalmente igual para el
hombre bueno y el hombre malo, si todo termina en el momento de la muerte. Todo
es absurdo sin la fe en un más allá de la muerte. Un mundo que surge de la nada y
regresa a la nada.
La espera del hombre 
Abordamos   así   otro   misterio   de   la   existencia   humana:   del   mismo   modo   que   el
hombre no puede llegar a la plenitud de vida a nivel sensible, sin el espíritu, del
mismo   modo   no   puede   llegar   a   la   plenitud   de   lo   humano   sin   algo   que   supere
absolutamente al hombre. “El hombre rebasa infinitamente al hombre” (Pascal).
Hay mucho más en la existencia que lo meramente sensible. Hay mucho más en la
existencia que lo puramente humano.
Es el misterio más íntimo del hombre: es un ser proyectado más allá de sí mismo,
tiene un vínculo inmanente con quien lo trasciende radicalmente. 
Toda   la   grandeza   del   hombre   proviene   de   que   lleva   en   sí   la   “Imagen   de   Dios
invisible” (Col. 1,15). “La semejanza divina, he ahí su verdadera naturaleza” (San
Gregorio   de   Niza).   “El   hombre   sólo   tiene   sentido   en   el   mundo   como   imagen   y
semejanza de Dios” (Juan Pablo ll en Le Bourget, 1.6.1980).
Es la gran paradoja del hombre. Por una parte, está atraído en forma invencible por
Dios. Este “deseo natural” de conocer a Dios (Suma Theologica. la., qu. 12, a. 1) y de
participar   en   su   vida,   no   es   un   episodio:   todo   el   dinamismo   del   ser   humano   se
explica   por   ese   deseo.   La   naturaleza   tiende   hacia   el   hombre   en   quien   culminan
todas las energías de la materia y de la vida. Toda la humanidad tiende hacia Dios
en quien se realiza en plenitud su imagen que el hombre tiene inscrita en sí en
caracteres   indelebles.   En   este   punto,   la   fe   cristiana   hace   suya   la   intuición   más
profunda de los Griegos: Dios mueve haciéndose desear, “Theos Kinei os eromenos”. 
El hombre se percibe y se define como un ser para Dios, pero, por otra parte Dios
está   absolutamente   fuera   de   su   alcance.   Entre   lo   humano   y   lo   divino,   hay   una
distancia infinita, infranqueable para el hombre. No hay nada en el hombre, ni en
su inteligencia, ni en su libertad, que pueda captar en su plenitud a Dios. Dios es el
ser inalcanzable por la creatura en su totalidad. 
Todo en el hombre expresa el deseo de conocer a Dios y de unirse a El. Nada en el
hombre merece el don supremo por el cual Dios se da a conocer y a vivir. 
TEXTOS DE JUAN PABLO II
18  No queráis  imitar ciertos  modelos   extranjeros,  basados   sobre  el  desprecio  del
hombre o sobre el interés. No tratéis de correr en busca de necesidades artificiales
que os darán una libertad ilusoria u os llevarán al individualismo, mientras que la
aspiración  comunitaria  está  tan  fuertemente  arraigada   en vosotros.  No  os   dejéis
ilusionar   por   los   atractivos   de   ideologías   que   os   hacen   vislumbrar   una   felicidad
completa, siempre aplazada para más adelante. (Costa de Marfil)
19 De igual modo, debemos ser cada vez más sensibles a la grandeza del hombre
como nos ha sido manifestada en el misterio de la encarnación y de la redención:
cuán preciosa es cada alma humana y qué ricos los tesoros de la Gracia y del Amor.
(Alemania)
27   Esa   historia   de   los   caminos   de   Cristo   hacia   el   hombre   y   de   los   caminos   del
hombre hacia Dios es decisiva para el hombre, y solamente en ella puede el hombre
encontrarse plenamente a si mismo, considerar el valor y las posibilidades de su
corazón y hallar un justo puesto en el mundo. (Alemania).
28 En nuestro compromiso por el hombre, nosotros los cristianos estamos deseosos y
dispuestos   a   colaborar   con   vosotros   en   favor   de   la   dignidad   del   hombre,   de   sus
derechos   innatos,   de   la   sacralidad   de   su   vida   incluso   en   el   seno   materno   de   su
libertad y autodeterminación a nivel individual y social, de su elevación moral y la
primacía de su dimensión espiritual. Como hombres religiosos, hemos de dedicar
una   particular   atención   al   fortalecimiento   de   las   relaciones   sociales   cordiales   y
adoptar un estilo de vida marcado por la sobriedad personal y el sincero respeto de
la belleza del mundo en que vivimos. Esta es nuestra tarea hoy. (Japón).
32   No   se   puede   pensar   una   cultura   sin   subjetividad   humana   y   sin   causalidad
humana; sino que, en el campo de la cultura, el hombre es siempre el hecho primero:
el hombre es el hecho primordial y fundamental de la cultura. (Francia).
33   En  la   búsqueda   del   bienestar  de  todos   los   pueblos   y   naciones   hay   que   optar
continuamente.   Existen   opciones   que   deben   hacerse   según   los   principios   y
prioridades   políticas,   según   las   leyes   económicas   o   a   la   luz   de   las   necesidades
prácticas. Pero existe una opción que hay que hacer siempre, cualquiera que sea el
contexto o el campo, y es una opción fundamental: la opción a favor o en contra del
hombre. Cualquiera que sea la responsabilidad o autoridad de hombres y mujeres,
nadie escapa a esta disyuntiva: ¿trabajaremos por el bien del hombre, o en contra de
el? ¿Será el bien total de la persona humana el criterio último de nuestras acciones
o programas? (Kenia).
34   El   hombre   debe   constituir   el   centro   de   todas   las   consideraciones   relativas   al
mundo del trabajo y de la economía. En todas las revindicaciones demandadas debe
ser determinante siempre la consideración de la inviolable dignidad del hombre, no
sólo del trabajador individualmente considerado, sino también de su familia; no sólo
de los hombres de hoy, sino también de las generaciones futuras. (Alemania).
36 El hombre contemporáneo está sometido a la tentación del rechazo de Dios en
nombre   de   su   propia   humanidad.   Es   una   tentación   especialmente   profunda   y
especialmente amenazadora desde el punto de vista antropológico, si se considera
que el mismo hombre no tiene otro sentido que el de imagen y semejanza de Dios.
(Francia).

ETAPA CRISTIANO: DIOS Y MI VIDA


Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
EL CONOCIMIENTO DE DIOS SEGÚN LA IGLESIA
36 “La santa Iglesia, nuestra madre, mantiene y enseña que Dios, principio y fin de
todas las cosas, puede ser. conocido con certeza mediante la luz natural de la razón
humana a partir de las cosas creadas” (Concilio. Vaticano I: DS 3004; cfr. 3026; C.
Vaticano II, DV 6). Sin esta capacidad, el hombre no podría acoger la Revelación de
Dios. El hombre tiene esta capacidad porque ha sido creado “a imagen de Dios” (cfr.
Gn 1, 26).
37   Sin   embargo,   en   las   condiciones   históricas   en   que   se   encuentra,   el   hombre
experimenta muchas dificultades para conocer a Dios con la sola luz de su razón: A
pesar de que la razón humana, hablando simplemente, pueda verdaderamente, por
sus fuerzas y su luz naturales, llegar a un conocimiento verdadero y cierto de un
Dios personal, que protege y gobierna el mundo por su providencia, así como de una
ley   natural   puesta   por   el   Creador   en   nuestras   almas,   sin   embargo   hay   muchos
obstáculos que impiden a esta misma razón usar eficazmente y con fruto su poder
natural, porque las verdades que se refieren  a  Dios  y a  los hombres sobrepasan
absolutamente el orden de las cosas sensibles y cuando deben traducirse en actos y
proyectarse en la vida exigen que el hombre se entregue y renuncie a sí mismo. El
espíritu humano, para adquirir semejantes verdades, padece dificultad por parte de
los sentidos y de la imaginación, así como de los malos deseos nacidos del pecado
original.   De   ahí   procede   que   en   semejantes   materias   los   hombres   se   persuadan
fácilmente   de   la   falsedad   o   al   menos   de   la   incertidumbre   de   las   cosas   que   no
quisieran que fuesen verdaderas (Pío XlI, enc. Humani generis: DS 3S75).
38   Por   esto   el   hombre   necesita   ser   iluminado   por   la   Revelación   de   Dios,   no
solamente   acerca   de   lo   que   supera   su   entendimiento,   sino   también   sobre   “las
verdades religiosas y morales que de suyo no son inaccesibles a la razón, a fin de
que   puedan   ser.   en   el   estado   actual   del   género   humano,   conocidas   de   todos   sin
dificultad,   con   una   certeza   firme   y   sin   mezcla   de   error”   (ibid.,   DS   3876,   cfr.   C.
Vaticano I; DS 3005, DV 6, S. Tomás de A., s. th. 1,1,1).
CÓMO HABLAR DE DIOS
39 Al defender la capacidad de la razón humana para conocer a Dios, la Iglesia
expresa su confianza en la posibilidad de hablar de Dios a todos los hombres y con
todos   los   hombres.   Esta   convicción   esta   en   la   base   de   su   diálogo   con   las   otras
religiones, con la filosofía y las ciencias, y también con los no creyentes y los ateos.
40 Puesto que nuestro conocimiento de Dios es limitado, nuestro lenguaje sobre Dios
lo es también. No podemos nombrar a Dios sino a partir de las criaturas y según
nuestro modo humano limitado de conocer y de pensar.
41 Todas las criaturas poseen una cierta semejanza con Dios, muy especialmente el
hombre, creado a imagen y semejanza de Dios. Las múltiples perfecciones de las
criaturas (su verdad, su bondad, su belleza) reflejan, por tanto, la perfección infinita
de   Dios.   Por   ello,   podemos   nombrar   a   Dios   a   partir   de   las   perfecciones   de   sus
criaturas, “pues de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía,
a contemplar a su Autor” (Sb 13, 5).
42   Dios   trasciende   toda   criatura.   Es   preciso,   pues,   purificar   sin   cesar   nuestro
lenguaje de todo lo que tiene de limitado, de expresión por medio de imágenes de
imperfecto,   para   no   confundir   al   Dios   “inefable,   incomprensible,   invisible
inalcanzable”   (Anáfora   de   la   Liturgia   de   San   Juan   Cris6stomo)   con   nuestras
representaciones humanas. Nuestras palabras humanas quedan siempre más acá
del misterio de Dios.
43 Al hablar así de Dios, nuestro lenguaje se expresa ciertamente de modo humano,
pero capta realmente a Dios mismo, sin poder, no obstante, expresarlo en su infinita
simplicidad. Es preciso recordar, en efecto, que “entre el Creador y la criatura no se
puede señalar una semejanza tal que la diferencia entre ellos no sea mayor todavía”
(C. Letrán IV; DS 806), y que “nosotros no podemos captar de Dios lo que El es, sino
solamente lo que no es y cómo los otros seres se sitúan con relación a El” (S. Tomas
de A., s. gent. 1, 30).
DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE
50 Mediante la razón natural, el hombre puede conocer a Dios con certeza a partir
de sus obras. Pero existe otro orden de conocimiento que el hombre no puede de
ningún modo alcanzar por sus propias fuerzas, el de la Revelación divina (cfr. C.
Vaticano I: DS 3015). Por una decisión enteramente libre, Dios se revela y se da al
hombre.   Lo   hace   revelando   su   misterio,   su   designio   benevolente   que   estableció
desde la eternidad en Cristo en favor de todos los hombres. Revela plenamente su
designio enviando a su Hijo amado, nuestro Señor Jesucristo, y al Espíritu Santo.
Articulo 1 LA REVELACIÓN DE DIOS
DIOS REVELA SU DESIGNIO AMOROSO
51 “Dispuso Dios en su sabiduría revelarse a si mismo y dar a conocer el misterio de
su voluntad, mediante el cual los hombres, por medio de Cristo, Verbo encarnado,
tienen acceso al Padre en el Espíritu Santo y se hacen participes de la naturaleza
divina” (DV 2).
52 Dios, que “habita una luz inaccesible” (1 Tm 6, 16), quiere comunicar su propia
vida divina a los hombres libremente creados por El, para hacer de ellos, en su Hijo
único, hijos adoptivos (cfr. Ef 1, 4­5). Al revelarse a si mismo, Dios quiere hacer a los
hombres capaces de responderle, de conocerlo y de amarlo más allá de lo que ellos
serian capaces por sus propias fuerzas.
53   El   designio   divino   de   la   Revelación   se   realiza   a   la   vez   “mediante   acciones   y
palabras”,  íntimamente   ligadas   entre   si   y  que  se   esclarecen   mutuamente  (DV2).
Este   designio   comporta   una   “pedagogía   divina”   particular:   Dios   se   comunica
gradualmente   al   hombre,   lo   prepara   por   etapas   para   acoger   la   Revelación
sobrenatural que hace de si mismo y que culminará en la Persona y la misión del
Verbo encarnado, Jesucristo.
San   Ireneo   de   Lyon   habla   en   varias   ocasiones   de   esta   pedagogía   divina   bajo   la
imagen de un mutuo acostumbrarse entre Dios y el hombre “El Verbo de Dios ha
habitado en el hombre y se ha hecho Hijo del hombre para acostumbrar al hombre a
comprender a Dios y para acostumbrar a Dios a habitar en el hombre, según la
voluntad del Padre” (haer. 3,20,2,)
LAS ETAPAS DE LA REVELAClÓN
54 “Dios, creándolo todo y conservándolo por su Verbo, da a los hombres testimonio
perenne  de si  en las  cosas creadas, y,  queriendo abrir el  camino de la  salvación
sobrenatural, se manifestó, además, personalmente a nuestros primeros padres ya
desde el principio” (D.V. 3). Los invitó a una comunión íntima con El revistiéndolos
de   una   gracia   y   de   una   justicia   resplandecientes.   Esta   Revelación   no   fue
interrumpida por el pecado de nuestros primeros padres. Dios, en efecto, “después
de   su   caída   alentó   en   ellos   la   esperanza   de   la   salvación   con   la   promesa   de   la
redención, y tuvo incesante cuidado del genero humano, para dar la vida eterna a
todos los que buscan la salvación con la perseverancia en las buenas obras” (DV 3).
Cuando   por   desobediencia   perdió   tu   amistad,   no   lo   abandonaste   al   poder   de   la
muerte Reiteraste, además tu alianza a los hombres (MR, Plegaria eucarística IV,
118).
La alianza con Noé
56 Una vez rota la unidad del género humano por el pecado, Dios decide desde el
comienzo salvar a la humanidad a través de una serie de etapas. La alianza con Noé
después del diluvio (cfr. Gn 9, 9) expresa el principio de la economía divina con las
“naciones”, es decir, con los hombres agrupados “según sus países, cada uno según
su lengua, y según sus clanes” (Gn 10, 5; cfr. 10, 20­31).
57 Este orden a la vez cósmico, social y religioso de la pluralidad de las naciones
(cfr. Hch 17, 26­27), confiado por la providencia divina a la custodia de los ángeles
(cfr. Dt 4, 19, Dt 32,8), está destinado a limitar el orgullo de una humanidad caída
que,   unánime   en   su   perversidad   (cfr.   Sb   10,   5),   quisiera   hacer   por   si   misma   su
unidad a la manera de Babel (cfr. Gn 11, 4­6). Pero, a causa del pecado (cfr. Rm 1,
18­25), el politeísmo así como la idolatría de la nación y de su jefe son una amenaza
constante de vuelta al paganismo para esta economía aun no definitiva.
58 La alianza con Noé permanece en vigor mientras dura el tiempo de las naciones
(cfr. Lc 21, 24), hasta la proclamación universal  del Evangelio. La Biblia venera
algunas   grandes   figuras   de  las  “naciones”,   como   “Abel   el   justo”,   el   rey­sacerdote
Melquisedec (cfr. Gn 14, 18), figura de Cristo (cfr. Hb 7, 3), o los justos “Noé, Daniel
y Job” (Ez 14, 14). De esta manera, la Escritura expresa qué altura de santidad
pueden alcanzar los que viven según la alianza de Noé en la espera de que Cristo
“reúna en uno a todos los hijos de Dios dispersos” Jn 11, 5D­
Dios elige a Abraham
59 Para reunir a la humanidad dispersa, Dios elige a Abraham llamándolo “fuera de
su tierra, de su patria y de su casa” (Gn 12,1), para hacer de él “Abraham”, es decir,
“el padre de una multitud de naciones” (Gn 17,5): “En ti serán benditas todas las
naciones de la tierra” (Gn 12,3; cfr. Ga 3,8).
60   El   pueblo   nacido   de   Abraham   será   el   depositario   de   la   promesa   hecha   a   los
patriarcas, el Pueblo de la elección (cfr. Rm 11,28),11amado a preparar un día la
reunión de todos los hijos de Dios en la unidad de la Iglesia (cfr. Jn 11,52; 10,16);
ese pueblo será la raíz en la que serán injertados los paganos hechos creyentes (cfr.
Rm 11, 17­18.24).
Dios forma a su pueblo, Israel
62 Después de la etapa de los patriarcas, Dios constituyó a Israel como su Pueblo
salvándolo de la esclavitud de Egipto. Estableció con el la alianza del Sinaí y le dió
por medio de Moisés su Ley, para que lo reconociese y le sirviera como al único Dios
vivo y verdadero, Padre providente y juez justo, y para que esperase al Salvador
prometido (cfr. DV 3).
63 Israel es el pueblo sacerdotal de Dios (cfr. Ex 19,6), el que “lleva el Nombre del
Señor” (Dt 28, 10). Es el pueblo de aquellos “a quienes Dios habló primero” (MR,
Viernes Santo 13: oración universal Vl), el pueblo de los “hermanos mayores” en la
fe de Abraham.
64 Por los profetas, Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación, en la
espera de una Alianza nueva y eterna destinada a todos los hombres (cfr. Is 2,2­4), y
que   será   grabada   en   los   corazones   (cfr.   Jr   31,   31­34;   Hb   10,   16).   Los   profetas
anuncian   una   redención   radical   del   pueblo  de  Dios,   la   purificación   de   todas   sus
infidelidades (cfr. Ez 36), una salvación que incluirá a todas las naciones (cfr. Is 49,
5­6,   53,11).   Serán   sobre   todo   los   pobres   y   los   humildes   del   Señor   (cfr.   So   2,   3)
quienes   mantendrán   esta   esperanza.   Las   mujeres   santas   como   Sara,   Rebeca,
Raquel, Miriam, Débora, Ana, Judit y Ester conservaron viva la esperanza de la
salvación de Israel. De ellas la figura más pura es María (cfr. Lc 1, 38).
CRISTO JESÚS, “MEDIADOR Y PLENITUD DE TODA LA REVELACIÓN” (DV 2)
Dios ha dicho todo en su Verbo
65 “De una manera fragmentaria y de muchos modos habló Dios en el pasado a
nuestros Padres por medio de los Profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado
por su Hijo” (Hb 1, 1­2). Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es la Palabra única,
perfecta e insuperable del Padre. En El lo dice todo; no habrá otra palabra más que
ésta.   San   Juan   de   la   Cruz,   después   de   otros   muchos,   lo   expresa   de   manera
luminosa, comentando Porque en darnos, como nos dió a su Hijo que es una Palabra
suya, que no tiene otra, todo nos lo habló junto y de una vez en esta sola Palabra;...
porque lo que hablaba antes en partes a los profetas ya lo ha hablado todo en tí,
dándonos al Todo, que es su Hijo. Por lo cual, el que ahora quisiese preguntar a
Dios, o pedirle alguna  visión o revelación, no sólo haría una necedad, sino haría
agravio a Dios, no poniendo los ojos totalmente en Cristo, sin querer otra alguna
cosa o novedad (Carm. 2, 22).
No habrá otra revelación
66 “La economía cristiana, por ser. Alianza nueva y definitiva, nunca pasará; ni hay
que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro
Señor Jesucristo” (D.V. 4). Sin embargo, aunque la Revelación esté acabada, no está
completamente   explicitada;   corresponderá   a   la   fe   cristiana   comprender
gradualmente todo su contenido en el transcurso de los siglos.
67 A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas “privadas”, algunas de
las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Estas, sin embargo, no
pertenecen al depósito de la fe. Su función no es la de “mejorar” o “completar” la
Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una
cierta época de la historia. Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sentir de los
fieles   (sensus   fidelium)   sabe   discernir   y   acoger   lo   que   en   estas   revelaciones
constituye   una   llamada   auténtica   de   Cristo   o   de   sus   santos   a   la   Iglesia.   La   fe
cristiana   no   puede   aceptar   'revelaciones”   que   pretenden   superar   o   corregir   la
Revelación   de   la   que   Cristo   es   la   plenitud.   Es   el   caso   de   ciertas   religiones   no
cristianas   y   también   de   ciertas   sectas   recientes   que   se   fundan   en   semejantes
“revelaciones”.

CRISTO
TEXTOS DE JUAN PABLO II
471 Haced la experiencia de esta amistad con Jesús. Vividla en la oración con El, en
su doctrina, en la enseñanza de la Iglesia que os la propone (España).
472 Como amigo, me gustaría traeros al menos un poco de serenidad y de esperanza
para encontrar la voluntad de ser mejores y valentía para ello (Brasil).
473 Amistad indica amor sincero, amor en dos direcciones y que desea todo bien
para la otra persona, amor que produce unión y felicidad. No es un secreto que el
Papa ama a los jóvenes como vosotros y se siente inmensamente feliz en vuestra
compañía (Filipinas).
474 Hay que desear a toda Europa que haga realidad en ella aquella civilización del
amor que está inspirada por el Evangelio y que al mismo tiempo es profundamente
humana. Ella corresponde a los más profundos deseos y necesidades del hombre,
también en la dimensión social de su existencia. En este aspecto, la civilización del
amor se refiere a aquella forma de coexistencia y de convivencia entre los pueblos en
la   que   Europa   formaría   una   efectiva   familia   de   pueblos.   Así   como,   en   cualquier
familia, cada uno de sus miembros encuentra una completa atención y respeto, del
mismo modo, en esta familia de pueblos, todas las naciones grandes, medianas y
pequeñas   deberían   ser   respetadas.   Estas   naciones   tienen   ya   su   propia   larga
historia, su plena identidad y su propia cultura (Alemania).
475 si mi visita os hiciera amaros un poco más; si mi visita os orientase un poco más
eclesial o comunitariamente y pensáis en los demás con mayor amor; si mi visita os
hiciera desear más servir que ser servidos, entonces mi visita, por la gracia de Dios,
sería, fructífera y valiosa (Filipinas).
La Iglesia debe recordar siempre que en Jesucristo se nos. ha dado la verdadera y
específica imagen del hombre y de lo humano. Jesucristo permanece, así lo dice el
filósofo   alemán   Karl   Jaspers,   el   más   decisivo   entre   los   hombres   decisivos   de   la
historia. Y el Concilio dice: “Cristo, el nuevo Adán manifiesta plenamente el hombre
al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación” (Gaudium et Spes 22.)
(Alemania).
192   En   el   conocimiento   de   Cristo   encontraréis   la   clave   del   Evangelio.   En   el
conocimiento   de   Cristo   podréis   comprender   las   necesidades   del   mundo.   Desde   el
momento que El se ha hecho como nosotros en todo, menos en el pecado, vuestra
unión con Jesús de Nazaret no podrá ser nunca, y no lo será, un obstáculo para
comprender   y   responder   a   las   necesidades   del   mundo.   Y.   finalmente,   en   el
conocimiento   de   Cristo   no   sólo   descubriréis   y   entenderéis   las   limitaciones   de   la
sabiduría y de las soluciones humanas a las necesidades de la humanidad, sino que
experimentaréis   también   el   poder   de   Jesús   y   el   valor   de   la   razón   y   el   esfuerzo
humanos   cuando   se   comprenden   desde   la   fuerza   de   Jesús,   cuando   se   hallan
redimidos en Cristo (Estados Unidos).
193 El verdadero conocimiento y la auténtica libertad se hallan en Jesús. Dejad que
Jesús forme parte siempre de vuestra hambre de verdad y justicia, y de vuestro
compromiso por el bienestar de vuestros semejantes (Estados Unidos).
194   El   mensaje   de   amor   que   trae   Cristo   es   siempre   importante,   siempre
interesante.   No   es   difícil   ver   cómo   el   mundo   de   hoy,   a   pesar   de   su   belleza   y
grandeza, a pesar de las conquistas de la ciencia y de la tecnología, a pesar de los
refinados y abundantes bienes materiales que ofrece, está ávido de más verdad, de
más amor, de más alegría. Y todo esto se encuentra en Cristo y en su modelo de vida
(Estados Unidos).
228   He   venido   a   alentaros   en   el   camino   del   Evangelio,   un   camino   estrecho,
ciertamente,   pero   un   camino   real,   seguro,   experimentado   por   generaciones   de
cristianos, seguido por los santos y bienaventurados que honran a vuestra patria; el
camino por el cual, al igual que vosotros, se esfuerzan en andar vuestros hermanos
de la Iglesia universal. Ese camino no transige con el adornamiento, las renuncias o
los abandonos. No se realiza volviendo la espalda al sentido moral, y sería de desear
que la misma ley civil ayudara a la elevación del hombre. Es un camino que no
pretende soterrarse ni permanecer oculto, sino que exige, por el contrario, la audaz
alegría de los Apóstoles (Francia).
229   La   evangelización   es,   en   efecto,   el   objetivo   común   de   todos   vuestros
Movimientos. Es, por definición, el hilo conductor de vuestros programas de Acción
Cató1ica   o   de   Movimientos   de   espiritualidad;   pero   igual   puede   decirse   de   los
Movimientos   cristianos   de   actividades   culturales   y   de   los   Movimientos   socio­
caritativos,   ya   que   se   trata,   en   fin   de   cuentas,   de   realizar   obras   de   educación
cristiana, o de testimoniar el amor de Dios y formar los corazones en la caridad
(Francia).
230 el Evangelio da una respuesta total, que va completamente hasta el fondo de las
cosas (Francia).
231   Pienso   sobre   todo,   señoras   y   señores,   en   la   vinculación   fundamental   del
Evangelio,   es   decir,   del   mensaje   de   Cristo   y   de   la   Iglesia,   con   el   hombre   en   su
humanidad   misma.   Este   vinculo   es   efectivamente   creador   de   cultura   en   su
fundamento mismo (Francia).
232 El Evangelio es definitivo y no pasa. Sus criterios son para siempre. No podéis
hacer “relecturas” del Evangelio según los tiempos, conformándoos a todo lo que el
mundo pide (España).
251   Ese  anuncio   de   Cristo  Redentor,   de  su   mensaje   de  salvación,   no  puede  ser.
reducido   a   un   mero   proyecto   humano   de   bienestar   y   felicidad   temporal.   Tiene
ciertamente   incidencia   en   la   historia   humana   colectiva   e   individual,   pero   es
fundamentalmente un anuncio de liberación del pecado para la comunión con Dios,
en Jesucristo. Por lo demás, esa comunión con Dios no prescinde de una comunión
de los hombres entre si, pues quienes se convierten a Cristo, autor de la salvación y
principio de unidad, son llamados a congregarse en Iglesia, sacramento visible de
esa unidad salvifica (Brasil).
252 Para los problemas fundamentales del hombre, sus incertidumbres y angustias,
sus interrogantes y búsquedas, la Iglesia tiene un camino. Nadie está obligado a
tomar   ese   camino   ni   a   seguirlo,   pero   es   mi   deber   indicarlo   y   proponerlo.   Os
agradezco que sepáis ver en mi, principalmente, éste: el mensajero de la salvación
en Jesucristo (Brasil).
253 Concentración en Dios y en su salvación, dirigida a los hombres, significa orden
interno   de   las   verdades   teológicas.   En   el   centro   se   encuentran   Dios   Padre,
Jesucristo   y   el   Espíritu   Santo.   La   Palabra   de   la   Escritura,   la   Iglesia   y   los
sacramentos   constituyen   los   grandes   fundamentos   históricos   de   la   salvación
ofrecida al mundo (Alemania),
254 He venido a vosotros para hablaros de la salvación en Cristo Jesús. He venido
para   proclamarlo  de  nuevo:   proclamaros   este  mensaje  a   vosotros,   con   vosotros  y
para vosotros, y a todas las gentes. Como sucesor del apóstol Pedro, hablando en el
Espíritu   Santo,   yo   también   proclamo   que:   “En   ningún   otro   hay   salvación,   pues
ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo por el cual podamos ser salvos”
(act 4,12) (Estados Unidos).
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
452 El nombre de Jesús significa “Dios salva” El niño nacido de la virgen María se
llama “Jesús” “porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1, 21); No hay bajo
el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos”
(Hch 4, 12).
454 El nombre de Hijo de Dios significa la relación única y eterna de Jesucristo con
Dios su Padre: El es el Hijo único del Padre (cfr. Jn 1, 14.18; 3, 16.18) y El mismo es
Dios (cfr. Jn 1, 1). Para ser cristiano es necesario creer que Jesucristo es el Hijo de
Dios (cfr. Hch 8, 37; 1 Jn 2, 23).

MISTERIO PASCUAL
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
569 Jesús ha subido voluntariamente a Jerusalén, sabiendo perfectamente que allí
moriría de muerte violenta a causa de la contradicción de los pecadores(cfr..Hbl2,3).
570 La entrada de Jesús en Jerusalén manifiesta la venida del Reino que el Rey­
Mesías, recibido en su ciudad por los niños y por los humildes de corazón, va a llevar
a cabo por la Pascua de su muerte y de su resurrección.
“JESUCRISTO   PADECIÓ   BAJO   EL   PODER   DE   PONCIO   PILATO,   FUE
CRUCIFICADO, MUERTO Y. SEPULTADO”.
571 El misterio pascual de la cruz y de la resurrección de Cristo está en el centro de
la   Buena   Nueva   que   los   Apóstoles   y   la   Iglesia,   a   continuación   de   ellos   deben
anunciar al mundo. El designio salvador de Dios se ha cumplido, “de una vez por
todas” (Hb 9, 26), por la muerte redentora de su Hijo Jesucristo.
572 La Iglesia permanece fiel a “la interpretación de todas las Escrituras” dada por
Jesús mismo, tanto antes como después de su Pascua: “¿No era necesario que Cristo
padeciera eso y entrara así en su gloria?” (Lc 24, 26­27, 44­45). Los padecimientos
de   Jesús   han   tomado   una   forma   histórica   concreta   por   el   hecho   de   haber   sido
“reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas” (Mc 8, 31), que lo
“entregaron a los gentiles, para burlarse de él, azotarlo y crucificarlo”(Mt 20, 19).
573 Por lo tanto, la fe puede escrutar las circunstancias de la muerte de Jesús, que
han sido transmitidas fielmente por los Evangelios (cfr. DV 19) e iluminadas por
otras fuentes históricas, a fin de comprender mejor el sentido de la redención.
Párrafo I JESÚS E ISRAEL.
574 Desde los comienzos del ministerio publico de Jesús, fariseos y partidarios de
Herodes, junto con sacerdotes y escribas, se pusieron de acuerdo para perderlo (cfr.
Mc 3, 6). Por algunas de sus obras (expulsión de demonios, cfr. Mt 12, 24; perdón de
los pecados, cfr. Mc 2, 7; curaciones en sábado, cfr. Mc 3, 1­6; interpretación original
de   los   preceptos   de   pureza   de   la   Ley,   cfr.   Mc   7,   14­23;   familiaridad   con   los
publicanos   y   los   pecadores   públicos,   cfr.   Mc   2,   14­17),   Jesús   apareció   a   algunos
malintencionados como sospechoso de posesión diabó1ica (cfr. Mc 3, 22; Jn 8, 48; 10,
20). Se lo acusó de blasfemo (cfr. Mc 2, 7; Jn 5, 18; 10,33) y de falso profetismo (cfr.
Jn 7, 12; 7, 52), crímenes religiosos que la ley castigaba con pena de muerte por
lapidación (cfr. Jn 8, 59; 10, 31).
575 Muchas de las obras y de las palabras de Jesús han sido, pues, un “signo de
contradicción” (Lc. 2,34) para las autoridades religiosas de Jerusalén, aquellas a las
que el Evangelio de San Juan denomina con frecuencia “los judíos” (cfr. Jn 1, 19; 2,
18; 5, 10; 7, 13; 9, 22; 18, 12; 19, 38; 20, 19), más incluso que para la generalidad del
Pueblo  de  Dios  (cfr.  Jn 7,  4849).  Ciertamente,  sus  relaciones  con  los   fariseos  no
fueron solamente polémicas. Fueron unos fariseos los que lo previnieron del peligro
que corría (cfr. Lc 13, 31). Jesús alaba a alguno de ellos, como al escriba de Mc 12,
34, y come varias veces en casa de fariseos (cfr. Lc 7, 36; 14, 1). Jesús confirma
doctrinas sostenidas por esta élite religiosa del Pueblo de Dios: la resurrección de
los muertos (cfr. Mt 22, 23­34; Lc 20, 39), las formas de piedad (limosna, ayuno y
oración;   cfr.   Mt   6,   18)   y   la   costumbre   de   dirigirse   a   Dios   como   Padre,   carácter
central del mandamiento del amor a Dios y al prójimo (cfr. Mc 12, 28­34).
598 “Debemos considerar como culpables de esta horrible falta a los que continúan
recayendo en sus pecados. Ya que son nuestras malas acciones las que han hecho
sufrir a Nuestro Señor Jesucristo el suplicio de la cruz, sin ninguna duda los que se
sumergen en los desórdenes y en el mal “crucifican por su parte de nuevo al Hijo de
Dios y lo exponen a publica infamia”(Hb 6, 6). Y es necesario reconocer que nuestro
crimen en este caso es mayor que el de los judíos. Porque, según el testimonio del
Apóstol,   “de   haberlo   conocido   ellos   no   habrían   crucificado   jamas   al   Señor   de   la
Gloria” (I Co 2, S). Nosotros, en cambio, hacemos profesión de conocerlo. Y. cuando
renegamos de Él con nuestras acciones, ponemos de algún modo sobre Él nuestras
manos criminales (Catech. R. I, 5, 11).
“Y los demonios no son los que lo han crucificado; eres tú quien con ellos lo has
crucificado   y   lo   sigues   crucificando   todavía,   deleitándote   en   los   vicios   y   en   los
pecados (san Francisco de Asls, admon. 5,3).
II   LA   MUERTE   REDENTORA   DE   CRISTO   EN   EL   DESIGNIO   DIVINO   DE
SALVACIÓN
“Jesús entregado según el preciso designio de Dios”
599   La   muerte   violenta   de   Jesús   no   fue   fruto   del   azar   en   una   desgraciada
constelación de circunstancias. Pertenece al misterio del designio de Dios, como lo
explica San Pedro a los judíos de Jerusalén ya en su primer discurso de Pentecostés:
“Fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios” (Hch
2, 23). Este lenguaje bíblico no significa que los que han “entregado a Jesús” (Hch
3,13)  fuesen   solamente  ejecutores   pasivos   de   un   drama   escrito  de  antemano  por
Dios.
600 Para Dios todos los momentos del tiempo están presentes en su actualidad. Por
tanto establece su designio eterno de “predestinación”, incluyendo en él la respuesta
libre   de   cada   hombre   a   su   gracia:   “Si,   verdaderamente,   se   han   reunido   en   esta
ciudad contra tu santo siervo Jesús, que tú has ungido, Herodes y Poncio Pilato con
las naciones gentiles y los pueblos de Israel (cfr. Sal 2, 1­2), de tal suerte que ellos
han cumplido todo lo que, en tu poder y tu sabiduría, habías predestinado” (Hch 4,
27­28). Dios ha permitido los actos nacidos de su ceguera (cfr. Mt 26, 54; Jn.18, 36;
19, 11) para realizar Su designio de salvación (cfr. Hch 3, 17­18).
“Muerto por nuestros pecados según las Escrituras”
601 Este designio divino de salvación a través de la muerte del “Siervo”, “el Justo”
(Is   53,   11;   cfr.   Hch   3,   14),   había   sido   anunciado   antes   en   la   Escritura   como   un
misterio de redención universal, es decir, de rescate que libera a los hombres de la
esclavitud del  pecado (cfr.   Is  53,  11­12; Jn  8, 34­36).  San  Pablo profesa,  en una
confesión   de   fe   que   dice  haber  recibido  (1   Col   15,   3)  que  “Cristo   ha   muerto  por
nuestros pecados según las Escrituras”. La muerte redentora de Jesús cumple, en
particular, la  profecía  del  Siervo doliente.  (cfr. Is  53, 7­8  y Hch 8, 32­35). Jesús
mismo presentó el sentido de su vida y de su muerte a la luz del Siervo doliente (cfr.
Mt 20, 28). Después de su Resurrección dió esta interpretación de las Escrituras a
los discípulos de Emaús (cfr. Lc 24, 25­27), luego a los propios apóstoles (cfr. Lc 24,
44­45). 
Jesús acepta libremente el amor redentor del Padre
609 Jesús, al aceptar en su corazón humano el amor del Padre hacia los hombres,
“los amó hasta el extremo” (Jn 13, 1) porque “nadie tiene mayor amor que el que da
su vida por sus amigos” (Jn 15, 13). Tanto en el sufrimiento como en la muerte, su
humanidad se hizo el instrumento libre y perfecto de su amor divino, que quiere la
salvación   de   los   hombres   (cfr.   Hb   2,   10.17­18;   4,   15;   5,   7­9).   En   efecto,   aceptó
libremente su pasión y su muerte por amor a su Padre y a los hombres que el Padre
quiere salvar: “Nadie me quita la vida: yo la doy voluntariamente” (Jn 10,18).De
aquí la soberana libertad del Hijo de Dios cuando El mismo se encamina libremente
hacia la muerte (cfr. Jn. 18,4­6; Mt 26, 53).
Jesús anticipó en la Cena la ofrenda libre de su vida
610   Jesús   expresó   de   forma   suprema   la   ofrenda   libre   de   si   mismo   en   la   Cena
tomada con los doce Apóstoles (cfr. Mt 26, 20), en “la noche en que fue entregado” (1
Co 11, 23). En la víspera de su pasión, estando todavía libre, Jesús hizo de esta
ultima Cena con sus Apóstoles el memorial de su ofrenda voluntaria al Padre (cfr. 1
Co 5, 7), por la salvación de los hombres: “Este es mi Cuerpo que va a ser entregado
por vosotros” (Lc 22, 19). “Esta es mi sangre de la Alianza que va a ser derramada
por muchos, para remisión de los pecados” (Mt 26, 28).
611 La eucaristía que instituyó en este momento será el “memorial” (1 Co 11, 25) de
su   sacrificio.   Jesús   incluye   a   los   Apóstoles   en   su   propia   ofrenda   y   les   manda
perpetuarla (cfr. Lc 22, 19). Así Jesús instituye a sus Apóstoles como sacerdotes de
la Nueva Alianza: “Por ellos me consagro a mi mismo, para que ellos sean también
consagrados en la verdad” Jn 17, 19; cfr. C. Trento: DS 1752, 1764).
La agonía de Getsemaní
612 El cáliz de la Nueva Alianza que Jesús anticipó en la Cena al ofrecerse a si
mismo (cfr. Lc 22,20),1o acepta a continuación de manos del Padre en su agonía de
Getsemaní (cfr. Mt 26, 42), haciéndose “obediente hasta la muerte” (Flp 2, 8; cfr. Hb
2600 5, 7­8). Jesús ora: “Padre mío, si es posible que pase de mi este cáliz” (Mt 26,
39). Expresa así el horror que representa la muerte para su naturaleza humana.
Esta,   en   efecto,   como   la   nuestra,   está   destinada   a   la   vida   eterna;   además,   a
diferencia de la nuestra, está perfectamente exenta de pecado (cfr. Hb 4, 15), que es
la causa de la muerte (cfr. Rm 5, 12); pero sobre todo está asumida por la persona
divina del “Príncipe de la Vida” (Hch 3, 15), de “El que vive” (Ap 1, 18; cfr. Jn 1, 4; S.
26). Al aceptar en su voluntad humana que se haga la voluntad del Padre (cfr. Mt
26, 42), acepta su muerte como redentora, para “llevar nuestras faltas en su cuerpo
sobre el madero” (1 P 2, 24).
La muerte de Cristo es el sacrificio único y definitivo
613   La   muerte   de   Cristo   es   a   la   vez   el   sacrificio   pascual   que   lleva   a   cabo   la
redención   definitiva   de   los   hombres   (cfr.   1,   Co   5,   7;   Jn   8,   34­36)   por   medio   del
“Cordero que quita el pecado del mundo” Jn 1, 29; cfr. 1 P 1, 19) y el sacrificio de la
Nueva Alianza (cfr. 1 Co 11, 25) que devuelve al hombre a la comunión con Dios (cfr.
Ex   24,   8),   reconciliándolo   con   El   por   “la   sangre   derramada   por   muchos   para
remisión de los pecados” (Mt 26, 28; cfr. Lc 16, 15­16).
614 Este sacrificio de Cristo es único, da plenitud y sobrepasa todos los sacrificios
(cfr.   Hb   10,   10).   Ante   todo   es   un   don   del   mismo   Dios   Padre:   es   el   Padre   quien
entrega   al   Hijo   para   reconciliarnos   con   El   (cfr.   Jn   4,   10).   Al   mismo   tiempo   es
ofrenda del Hijo de Dios hecho hombre que, libremente y por amor (cfr. Jn 15, 13),
ofrece su vida (cfr. Jn 10, 17­18) a su Padre por medio del Espíritu Santo (cfr. Hb 9,
14), para reparar nuestra desobediencia.
Jesús reemplaza nuestra desobediencia por obediencia.
615   “Como   por   la   desobediencia   de   un   solo   hombre   todos   fueron   constituidos
pecadores, así también por la obediencia de uno solo todos serán constituidos justos”
(Rm 5, 19). Por su obediencia hasta la muerte, Jesús llevó a cabo la sustitución del
Siervo doliente que “se dió a si mismo en expiación”, “cuando llevó el pecado de
muchos”,   a   quienes   “justificará   y   cuyas   culpas   soportará”   (Is   53,   10­12).   Jesús
repara   por   nuestras   faltas   y   satisface   al   Padre   por   nuestros   pecados   (cfr.   C.   de
Trento: DS 1529).
En la cruz, Jesús consuma sacrificio.
616 El “amor hasta el extremo” (Jn 13, 1) es el que confiere su valor de redención y
de reparación, de expiación y de satisfacción al sacrificio de Cristo. Nos ha conocido
y amado a todos en la ofrenda de su vida (cfr. Ga 2, 20; Ef 5, 2. 25). “El amor de
Cristo nos apremia al pensar que, si uno muríó por todos, todos por tanto murieron”
(2 Co 5, 14). Ningún hombre, aunque fuese el más santo, estaba en condiciones de
tomar sobre si los pecados de todos los hombres y ofrecerse en sacrificio por todos.
La   existencia   en   Cristo   de   la   Persona   divina   del   Hijo,   que   al   mismo   tiempo
sobrepasa y abraza a todas las personas humanas y que lo constituye Cabeza de
toda la humanidad, hace posible su sacrificio redentor por todos.
617 Sua sanctissima passione in ligno crucis nobis justificationem meruit (“Por su
sacratísima pasión en el madero de la cruz nos mereció la justificación”) enseña el
Concilio de Trento (Ds 1529), subrayando el carácter único de sacrificio de Cristo
como “causa de salvación eterna” (Hb 5, 9). Y la Iglesia venera la cruz cantando: O
crux, ave. spes única (“Salve, oh cruz, única esperanza”; himno Vexilla Regis).
Nuestra participación en el sacrifico de Cristo.
618   La   Cruz   es   el   único   sacrificio   de   Cristo,   “único   mediador   entre   Dios   y   los
hombres (I Tm 2, 5). Pero, porque en su Persona divina encarnada “se ha unido en
cierto modo con todo hombre” (GS 22, 2), El “ofrece a todos la posibilidad de que, en
la forma de Dios sólo conocida, se asocien a este misterio pascual” (GS 22, 5). El
llama a sus discípulos a “tomar su cruz y a seguirlo” (Mt 16 24), porque El “sufrió
por nosotros dejándonos ejemplo para que sigamos sus huellas” (I P2, 21). El quiere,
en efecto, asociar a su sacrificio redentor a aquellos mismos que son sus primeros
beneficiarios (cfr. Mc 10,39; Jn 21, 18­19; Col 1, 24). Eso lo realiza en forma excelsa
en su Madre, asociada más íntimamente que nadie al misterio de su sufrimiento
redentor (cfr. Lc 2, 35):
Párrafo 3 JESUCRISTO FUE SEPULTADO.
624 “Por la gracia de Dios, gustó la muerte para bien de todos” (Hb 2, 9). En su
designio de salvación, Dios dispuso que su Hijo no solamente “muriese por nuestros
pecados” (1 Co 15, 3) sino también que “gustase la muerte”, es decir, que conociera
el estado de muerte, el estado de separación entre su alma y su cuerpo durante el
tiempo comprendido entre el momento en que El expiró en la Cruz y el momento en
que resucitó. Este estado de Cristo muerto es el misterio del sepulcro y del descenso
a los infiernos. Es el misterio del sábado santo en el que Cristo depositado en la
tumba (c£ Jn 19, 42), manifiesta el gran reposo sabático de Dios (cfr. Hb 4, 4­9),
después de realizar (cfr. Jn 19,30) la salvación de los hombres, que establece en la
paz al universo entero (cfr. Col 1, 18­20).
El Cuerpo de Cristo en el sepulcro.
625   La   permanencia   de   Cristo   en   el   sepulcro   constituye   el   vínculo   real   entre   el
estado pasible de Cristo antes de Pascua y su actual estado glorioso de resucitado.
Es la  misma  persona  de  “El  que vive”   la  que puede decir: “Estuve  muerto,  pero
ahora estoy vivo por los siglos de los siglos” (Ap 1, 18): 
626 Ya que el “Príncipe de la vida que fue llevado a la muerte” (Hch 3, 15) es, al
mismo   tiempo   “el   viviente   que   ha   resucitado”   (Lc   24,   5­6),   era   necesario   que   la
Persona divina del Hijo de Dios haya continuado asumiendo su alma y su cuerpo
separados entre si por la muerte:
Por el hecho de que en la muerte de Cristo el alma haya sido separada de la came,
la persona única no se encontró dividida en dos personas; porque el cuerpo y el alma
de Cristo existieron por la misma razón desde el principio en la Persona del Verbo; y
en la muerte, aunque separados el uno de la otra, permanecieron cada cual con la
misma y única Persona del Verbo (S. Juan Damasceno, f. o. 3, 27). 
“No dejarás que tu Santo vea la corrupción”.
627 La muerte de Cristo fue una verdadera muerte en cuanto que puso fin a su
existencia humana terrena. Pero, a causa de la unión que su cuerpo conservó con la
Persona del Hijo, no fue un despojo mortal como los demás, porque “la virtud divina
preservó de la corrupción el Cuerpo de Cristo” (Tomas de Aquino, s. th. 3, 51, 3). De
Cristo se puede decir a la vez: “Fue arrancado de la tierra de los vivos” (Is 53, 8); y
“mi carne reposará en la esperanza de que no abandonaras mi alma en el Infierno ni
permitirás que tu Santo experimente la corrupción” (Hch 2, 26­27; cfr. Sal 16, 9­10).
La resurrección de Jesús “al tercer día” (1 Co 15, 4; Lc 24, 46; cfr. Mt 12, 40; Jon 2,
1; Os 6, 2) fue la prueba de ello, porque se suponía que la corrupción se manifestaba
a partir del cuarto día (cfr. Jn 11, 39). 
“Sepultados con Cristo...”
628 El bautismo, cuyo signo original y pleno es la inmersión, significa eficazmente
la bajada del cristiano al sepulcro muriendo al pecado con Cristo para una nueva
vida: “Fuimos, pues, con El sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al
igual   que   Cristo   fue   resucitado   de   entre   los   muertos   por   medio   de   la   gloria   del
Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva” (Rm 6, 4; cfr. Col 2, 12; Ef 5,
26).
Párrafo 2 AL TERCER DÍA RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS.
638 “Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la
ha   cumplido   en   nosotros,   los   hijos,   al   resucitar   a   Jesús”   (Hch   13,   32­33).   La
resurrección  de  Jesús   es   la   verdad  culminante  de  nuestra   fe en   Cristo,  creída   y
vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como
fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento,
predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz: 
Cristo resucitó de entre los muertos.
Con su muerte venció a la muerte.
A los muertos ha dado la vida.
(Liturgia bizantina, Tropario de Pascua)
I. EL ACONTECIMIENTO HISTÓRICO Y TRASCENDENTE.
639  El   misterio  de la  resurrección   de Cristo es  un  acontecimiento real  que  tuvo
manifestaciones   históricamente   comprobadas,   como   lo   atestigua   el   Nuevo
Testamento. Ya San Pablo, hacia el ano 56, puede escribir a los Corintios: “Porque
os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo muríó por nuestros
pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucito al tercer día. según
las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce” (1 Co 15, 3­4). El Apóstol
habla   aquí   de   la   tradición   viva   de   la   Resurrección,   que   recibió   después   de   su
conversión a las puertas de Damasco (cfr. Hch 9, 3­18).
El sepulcro vacío.
640 “¿Por qué buscar entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado” (Lc
24, 5­6). En el marco de los acontecimientos de Pascua, el primer elemento que se
encuentra   es  el   sepulcro  vacío.  No es  en  si   una  prueba   directa.  La  ausencia  del
cuerpo de Cristo en el sepulcro podría explicarse de otro modo (cfr. Jn 20, 13; Mt 28,
11­15). A pesar de eso, el sepulcro vacío ha constituido para todos un signo esencial.
Su descubrimiento por los discípulos fue el primer paso para el reconocimiento del
hecho de la Resurrección. Es el caso, en primer lugar, de las santas mujeres (cfr. Lc
24, 3. 22­23), y después de Pedro (cfr. Lc 24, 12). “El discípulo que Jesús amaba” (Jn
20, 23 afirma que, al entrar en el sepulcro vacío y al descubrir “las vendas en el
suelo” (Jn 20, 6), “vio y creyó” (Jn 20, 8). Eso supone que confirmó en el estado del
sepulcro vacío (cfr. Jn 20, 5­7), que la ausencia del cuerpo de Jesús no había podido
ser obra humana y que Jesús no había vuelto simplemente a una vida terrenal como
había sido el caso de Lázaro (cfr. Jn 11, 44).
Las apariciones del Resucitado.
641 María Magdalena y las santas mujeres, que iban a embalsamar el cuerpo de
Jesús (cfr. Mc 16, 1; Lc 24, 1), enterrado de prisa en la tarde del Viernes Santo por
la   llegada   del   sábado   (cfr.   Jn   19,   31.   42),   fueron   las   primeras   en   encontrar   al
Resucitado (cfr. Mt 28, 9­10; Jn 20, 11­18). Así, las mujeres fueron las primeras
mensajeras de la Resurrección de Cristo para los propios Apóstoles (cfr. Lc 24, 9­ 5
10). Jesús se apareció en seguida a ellos, primero a Pedro, después a los Doce (cfr. 1
Co 15, 5). Pedro, llamado a confirmar en la fe a sus hermanos (cfr. Lc 22, 31­32), ve
por   tanto   al   resucitado   antes   que   los   demás   y   es   sobre   su   testimonio   que   la
comunidad   exclama:   “jEs   verdad!   jEI   Señor   ha   resucitado   y   se   ha   aparecido   a
Simón!”(Lc 24, 34).
642 Todo lo que sucedió en estas jornadas pascuales compromete a cada uno de los
Apóstoles ­y a Pedro en particular­ en la construcción de la era nueva que comenzó
en la mañana de Pascua. Como testigos del Resucitado, los Apóstoles son las piedras
de fundación de su Iglesia. La fe de la primera comunidad de creyentes se funda en
el testimonio de hombres concretos, conocidos de los Cristianos y, para la mayoría,
todavía vivos entre ellos. Estos “testigos de la resurrección de Cristo” (cfr. Hch 1, 22)
son ante todo Pedro y los Doce, pero no solamente ellos: Pablo habla claramente de
más de quinientas personas a las que se apareció Jesús en una sola vez, además de
Santiago y de todos los Apóstoles (cfr. 1 Co 15, 4­8).
643 Ante estos testimonios es imposible interpretar la resurrección de Cristo fuera
del orden físico y no reconocerla como un hecho histórico. Sabemos por los hechos
que la fe de los discípulos fue sometida a la prueba radical de la pasión y de la
muerte en cruz de su Maestro, anunciada por El de antemano (cfr. Lc 22, 31­32). La
sacudida provocada por la pasión fue tan grande que los discípulos (por lo menos
algunos   de   ellos)   no   creyeron   tan   pronto   en   la   noticia   de   la   resurrección.   Los
Evangelios,   lejos   de   mostrarnos   una   comunidad   arrobada   por   una   exaltación
mística,   nos   presentan   a   los   discípulos   abatidos   (“la  cara   sombría”;   Lc  24,   17)  y
asustados (cfr. Jn 20, 19). Por eso no creyeron a las santas mujeres que regresaban
del sepulcro y “sus palabras les parecían como desatinos” (Lc 24, 11; cfr. Mc 16,
11.13). Cuando Jesús se manifestó a los once en la tarde de Pascua, “les echó en
cara su incredulidad y su dureza de cabeza por no haber creído a quienes lo habían
visto resucitado” (Mc 16, 14).
644 Tan imposible les parece la cosa que, incluso puestos ante la realidad de Jesús
resucitado, los discípulos dudan todavía (cfr. Lc 24, 38): creen ver un espíritu (cfr. Lc
24 39). “No acababan de creerlo a causa de la alegría y estaban asombrados” (Lc 24,
41). Tomás conocerá la misma prueba de la duda (cfr. Jn 20, 24­27) y, en su última
aparición en Galilea referida por Mateo, “algunos sin embargo dudaron” (Mt 28, 17).
Por esto la hipótesis según la cual la Resurrección habría sido un “producto” de la fe
(o de la credulidad) de los Apóstoles no tiene consistencia. Muy al contrario, su fe en
la Resurrección nació ­bajo la acción de la gracia divina­ de la experiencia directa de
la realidad de Jesús resucitado.
El estado de la humanidad resucitada de Cristo.
645 Jesús resucitado establece con sus discípulos relaciones directas mediante el
tacto (cfr. Lc 24, 39; Jn 20, 27) y de compartir la comida (cfr. Lc 24, 30. 4143; Jn 21,
9. 13­15). Los invita así a reconocer que El no es un espíritu (cfr. Lc 24, 39), pero
sobre todo a que comprueben que el cuerpo resucitado con el que se presenta ante
ellos es el mismo que ha sido martirizado y crucificado, ya que sigue llevando las
huellas de su pasión (cfr. Lc 24, 40; Jn 20, 20. 27). Este cuerpo auténtico y real
posee, sin embargo, al mismo tiempo las propiedades nuevas de un cuerpo glorioso:
no está situado en el  espacio ni  en el  tiempo, pero puede hacerse presente a su
voluntad donde quiere y cuando quiere (cfr. Mt 28, 9.16­17; Lc 24, 15.36; Jn 20,
14.19.26; 21, 4), porque su humanidad ya no puede ser retenida en la Tierra y no
pertenece ya más que al dominio divino del Padre (cfr. Jn 20, 17). Por esta razón
también Jesús resucitado es soberanamente libre de aparecer como quiere: bajo la
apariencia de un jardinero (cfr. Jn 20, 14­15) o “bajo otra figura” (Mc 16, 12) distinta
de la que les era familiar a los discípulos, y eso para suscitar su fe (cfr. Jn 20, 14.16;
21,4.7).
646 La resurrección de Cristo no fue un retorno a la vida terrena como en el caso de
las resurrecciones que El había realizado antes de Pascua: la hija de Jairo, el joven
de Naim, Lázaro. Estos hechos eran acontecimientos milagrosos, pero las personas
afectadas por el milagro volvían a tener, por el poder de Jesús, una vida terrena
“ordinaria”.   En   cierto   momento,   volverán   a   morir.   La   resurrección   de   Cristo   es
esencialmente diferente. En su cuerpo resucitado, pasa del estado de muerte a otra
vida más allá del tiempo y del espacio. En la Resurrección, el cuerpo de Jesús se
llena del poder del Espíritu Santo; participa de la vida divina en el estado de su
gloria, tanto que San Pablo puede decir de Cristo que es “el hombre celestial” (cfr. 1
Co15, 35­50)
La Resurrección como acontecimiento trascendente.
647   “¡Qué   noche   tan   dichosa   ­canta   el   Exultet   de   Pascua­,   sólo   ella   conoció   el
momento en que Cristo resucitó de entre los muertos!” En efecto, nadie fue testigo
ocular   del   acontecimiento   mismo   de   la   Resurrección   y   ningún   evangelista   lo
describe. Nadie puede decir cómo sucedió físicamente. Menos aún su esencia más
íntima, el paso a otra vida, fue perceptible a los sentidos. Acontecimiento histórico
demostrable por la señal del sepulcro vacío y por la realidad de los encuentros de los
Apóstoles   con   Cristo   resucitado,   no   por   ello   la   Resurrección   pertenece   menos   al
centro del misterio de la fe en aquello que trasciende y sobrepasa a la historia. Por
eso,   Cristo   resucitado   no   se   manifiesta   al   mundo   (cfr.   Jn   14,   22)   sino   a   sus
discípulos, “a los que habían subido con él desde Galilea a Jerusalén y que ahora
son testigos suyos ante el pueblo” (Hch 13, 31).
II LA RESURRECCIÓN, OBRA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD
648   La   resurrección   de   Cristo   es   objeto   de   fe   en   cuanto   es   una   intervención
trascendente   de   Dios   mismo   en   la   Creación   y   en   la   historia.   En   ella,   las   tres
Personas divinas actúan juntas a la vez y manifiestan su propia originalidad. Se
realiza por el poder del Padre que “ha resucitado” (cfr. Hch 2, 24) a Cristo, su Hijo, y
de este modo ha introducido de manera perfecta su humanidad ­con su cuerpo­ en la
Trinidad. Jesús se revela definitivamente “Hijo de Dios con poder, según el Espíritu
de santidad, por su resurrección de entre los muertos” (Rm 1, 3­4). San Pablo insiste
en la manifestación del poder de Dios (cfr. Rm 6, 4; 2 Co 13, 4; Flp 3, 10; Ef 1, 19­22;
Hb  7,  16) por la  acción  del Espíritu,  que  ha vivificado  la  humanidad  muerta  de
Jesús y la ha llamado al estado glorioso de Señor.
649   En   cuanto   al   Hijo,   El   realiza   su   propia   resurrección   en   virtud   de   su   poder
divino. Jesús anuncia que el Hijo del hombre deberá sufrir mucho, morir y luego
resucitar (sentido activo del término) (cfr. Mc 8, 31; 9, 9­31; 10, 34). Por otra parte,
El afirma explícitamente: “Doy mi vida, para recobrarla de nuevo...  Tengo poder
para darla y poder para recobrarla de nuevo” Jn 10, 17­18). “Creemos que Jesús
murió y resucitó” (1 Ts 4, 14).
650 Los Padres contemplan la resurrección a partir de la Persona divina de Cristo
que permaneció unida a su alma y a su cuerpo, separados entre si por la muerte:
“Por la unidad de la naturaleza divina que permanece presente en cada una de las
dos partes del hombre, éstas se unen de nuevo. Así, la muerte se produce por la
separación del compuesto humano y la Resurrección por la unión de las dos partes
separadas” (San Gregorio Niceno, res. l; cfr. también DS 325; 359; 369; 539).
III SENTIDO Y ALCANCE SALVÍFICO DE LA RESURRECCIÓN.
651 “Si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe” (1
Co  15,  14).  La   Resurrección   constituye  ante  todo  la   confirmación  de  todo  lo  que
Cristo hizo y enseñó. Todas las verdades, incluso las más inaccesibles al espíritu
humano,   encuentran   su   justificación   si   Cristo,   al   resucitar,   ha   dado   la   prueba
definitiva de su autoridad divina según lo había prometido.
652   La   resurrección   de   Cristo   es   cumplimiento   de   las   promesas   del   Antiguo
Testamento (cfr. Lc 24, 26­27.44­48) y del mismo Jesús durante su vida terrenal
(cfr. Mt 28, 6; Mc 16, 7; Lc 24, 6­7). La expresión “según las Escrituras” (cfr. 1 Co 15,
3­4   y   el   Símbolo   de   Nicea­Constantinopla)   indica   que   la   resurrección   de   Cristo
cumplió estas predicciones.
653 La verdad de la divinidad de Jesús es confirmada por su resurrección. El había
dicho: “Cuando halláis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy”
(Jn 8, 28). La resurrección del Crucificado demostró que, verdaderamente, El era
“Yo   Soy”,   el   Hijo   de  Dios   y   Dios   mismo.   San  Pablo  pudo  decir  a   los   judíos:   “La
Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros... al resucitar a Jesús,
como está escrito en el salmo primero: 'Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy”'
(Hch 13, 32­33; cfr. Sal 2, 7). La resurrección de Cristo está estrechamente unida al
misterio de la encarnación del Hijo de Dios: es su plenitud según el designio eterno
de Dios.
654   Hay   un   doble   aspecto   en   el   misterio   pascual:   por   su   muerte   nos   libera   del
pecado, por su resurrección nos abre el acceso a una nueva vida. Esta es, en primer
lugar, la justificación que nos devuelve a la gracia de Dios (cfr. Rm 4, 25) “a fin de
que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos así también nosotros
vivamos una nueva vida” (Rm 6, 4). Consiste en la victoria sobre la muerte y el
pecado y en la nueva participación en la gracia (cfr. Ef 2, 4­5; 1 P 1, 3). Realiza la
adopción filial porque los hombres se convierten en hermanos de Cristo, como Jesús
mismo   llama   a   sus   discípulos   después   de   su   resurrección:   “Id,   avisad   a   mis
hermanos” (Mt 28, 10; Jn 20, 17). Hermanos no por naturaleza, sino por don de
gracia, porque esta filiación adoptiva confiere una participación real en la vida del
Hijo único, la que ha revelado plenamente en su resurrección.
655 Por ultimo, la resurrección de Cristo ­y el propio Cristo resucitado­ es principio
y fuente de nuestra resurrección futura: “Cristo resucitó de entre los muertos como
primicia de los que durmieron...; del mismo modo que en Adán mueren todos, así
también todos revivirán en Cristo” (1 Co 15, 20­22). En la espera de que esto se
realice,   Cristo   resucitado   vive   en   el   corazón   de   sus   fieles.   En   El   los   cristianos
“saborean los  prodigios  del  mundo futuro”  (Hb 6, 5) y su vida  es  arrastrada  por
Cristo al seno de la vida divina (cfr. Col 3, 1­3), para que ya no vivan para los que
viven, “sino para aquel que murió y resucitó por ellos” (2 Co 5, 15).
TEXTOS DE JUAN PABLO II
203 Caminemos juntos, peregrinos, hacia la cruz del Señor, pues con ella comienza
una   nueva   era   en   la   historia   del   hombre.   Este   es   tiempo   de   gracia,   tiempo   de
salvación.  A través  de la cruz  el hombre ha  podido comprender  el  sentido de su
propia suerte, de su propia existencia sobre la tierra. Ha descubierto cuánto le ha
amado   Dios.   Ha   descubierto,   y   descubre   continuamente,   a   la   luz   de   la   fe,   cuán
grande sea el propio valor. Ha aprendido a medir la propia dignidad con el metro de
aquel   sacrificio   que   Dios   ha   ofrecido   en   su   Hijo   para   la   salvación   del   hombre.
(PoloniA).
204 Símbolo de la fe, la cruz es también símbolo del sufrimiento que conduce a la
gloria, de la pasión que conduce a la resurrección. “Per crucem ad lucem”, por la
cruz, llegar a la luz; este proverbio profundamente evangélico, nos dice que, vivida
en   su   verdadero   significado,   la   cruz   del   cristiano   es   siempre   una   cruz   pascual.
(Brasil) 
205 Donde surge la cruz, se ve la señal de que ha llegado la Buena Noticia de la
salvación del hombre mediante el amor. Donde se levanta la cruz, está la señal de
que se ha iniciado la evangelización.(PoloniA).
206 La cruz se transforma también en símbolo de esperanza. De instrumento de
castigo, se convierte en imagen de vida nueva, de un mundo nuevo.(Brasil) 
207 En el signo de la cruz, Jesucristo, Hijo unigénito, nos dió la fuerza de hacernos
hijos de Dios. En ese signo, el Espíritu, que procede del Padre y del Hijo­ el Espíritu
Santo­, preanunciado por Cristo como Paráclito y huésped de nuestras almas, que
visita los corazones de los hombres y actúa en la historia de la humanidad, se volvió
en soplo que pasó  y pasa  continuamente por tierra  brasileña. Con este signo­ el
signo   de   la   cruz­   están   marcadas,   desde   hace   ya   casi   cinco   siglos,   generaciones
enteras de hijos e hijas de esta tierra. Los padres transmiten esa señal de fe a sus
hijos, los abuelos a sus nietos... (Brasil) 
235  ¡Que   esta   Buena   Nueva   de   Jesús   sea   siempre   vuestra   alegría!  ¡Qué   su
Evangelio penetre siempre, con su luz y su fuerza, el fondo de vuestros corazones, de
vuestras familias, de vuestras costumbres, de todas las realidades de vuestra vida
como   Hijos   de   Dios!  ¡Qué   sea   vuestra   salvación!  ¡Qué   os   conserve   muy   unidos!
(Benin) 

ETAPA SANTO
ESPÍRITU SANTO Y GRACIA
TEXTOS DE JUAN PABLO II
106 A través del Espíritu Santo, el mismo Jesús asume la responsabilidad final de
la aceptación de su palabra y del crecimiento de su Iglesia.
107 Después de su ascensión al cielo, Nuestro Señor Jesucristo envió el Espíritu
Santo a los Apóstoles y a la Iglesia. El Espíritu Santo fue el primer don de Jesús a
los   que   creen.   Jesús   mismo   había   anunciado   la   venida   del   Espíritu   de   Verdad
cuando dijo: “... El dará testimonio de mí, y vosotros daréis también testimonio” (Jn
15, 26­27)
108   Debemos   identificarnos   cada   vez   más   profundamente   con   la   revelación   del
Padre en Cristo; debemos  finalmente ser cada  vez  más sensibles  a la  acción del
Espíritu Santo que el Señor nos ha donado y que quiere seguir donando a través de
nosotros,   de   nuestro   ministerio,   de   nuestra   santidad,   de   nuestra   identidad
sacerdotal.
109 Creemos todos que un mismo Espíritu conduce la comunidad y los corazones de
los hombres, y un mismo Espíritu es el que ha dado vida a vuestro servicio en la
Iglesia.   Justamente   en   los   momentos   de   mayor   dificultad   estad   dispuestos   a
abandonaros a este Espíritu.
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
1996 Nuestra justificación es obra de la Gracia de Dios. La gracia es el favor, el
auxilio gratuito que Dios nos da para responder a su llamada: llegar a ser hijos de
Dios (cfr. Jn 1, 12­18), hijos adoptivos (cfr. Rm 8, 14­17), partícipes de la naturaleza
divina. (cfr. 1 P 1, 3­4) de la vida eterna (cfr. Jn 17, 3).
1997   La   gracia   es   una   participación   en   la   vida   de   Dios.   Nos   introduce   en   la
intimidad de la vida trinitaria: por el Bautismo el cristiano participa de la gracia de
Cristo, Cabeza de su cuerpo. Como “Hijo adoptivo” puede ahora llamar “Padre” a
Dios,   en   unión   con   el   Hijo   único.   Recibe   la   vida   del   Espíritu   que   le   infunde   la
caridad y que forma la Iglesia.
1998 Esta vocación a la vida eterna es sobrenatural. Depende enteramente de la
iniciativa   gratuita   de   Dios,   porque   sólo   El   puede   revelarse   y   darse   a   sí   mismo.
Sobrepasa las capacidades de la inteligencia y las fuerzas de la voluntad humana,
como las de toda creatura (cfr. 1 Co 2, 7­9).
1999 La Gracia de Cristo es el don gratuito que Dios nos hace de su vida infundida
por el Espíritu Santo en nuestra alma para sanarla del Pecado y santificarla: es la
Gracia santificante o divinizadora, recibida en el Bautismo. Es en nosotros la fuente
de la obra de santificación (cfr. Jn 4, 14; 7, 38­39). Por tanto, el que está en Cristo es
una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo. Y todo proviene de Dios, que nos
reconcilió consigo por Cristo (2 Co 5, 17­18)

LA GRACIA
CITAS BÍBLICAS
“Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” (Gen 1:26).
Llegada la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, el cuál nació de mujer y fue
sometido a la Ley, con el fin de rescatar a los que estaban sometidos a la Ley, para
que así llegáramos a ser hijos adoptivos de Dios. Gal. 3,
“A todos los que lo recibieron, les concedió el ser hijos de Dios; a aquellos que creen
en su nombre que no de la sangre ni de la voluntad carnal, ni de la voluntad de
varón, SINO QUE DE DIOS HAN NACIDO” (Jn 1:12).
“En verdad te digo, nadie puede ver el Reino si no nace de nuevo. El que no renace
del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne,
es carne y lo que nace del Espíritu, es espíritu (Jn 3: 3­6)
¡Si tú conocieras el don de Dios! Si supieras quien es el que te pide de beber, tú
misma me pedirías a Mi y Yo te daría Agua Viva... el que beba del agua de este pozo
volverá a tener sed, en cambio el que beba del agua que Yo le daré no volverá a
tener sed, el agua que Yo le daré se hará en él un manantial de agua que brotará
para la Vida Eterna” (Jn 4: 10­14).
El último día, el más solemne de la fiesta, Jesús, de pie, decía a toda voz: Venga a
Mí el que tiene sed; el que crea en Mí tendrá de beber, pues la Escritura dice: de él
saldrán ríos de Agua Viva. Jesús al decir esto, se refería al Espíritu Santo que luego
recibirían en los que creyeran en El”.(Jn. 7: 37­39).
Yo   soy   la   vid   verdadera   y   mi   Padre   es   el   viñador...   permanezcan   en   Mí   y   Yo
permaneceré en ustedes. Como la rama no puede producir fruto por sí misma si no
permanece   en   la   planta,   así   tampoco   pueden   ustedes   producir   frutos   si   no
permanecen en Mí. Yo soy la vid y ustedes los sarmientos” (JN 15:1­5).
“Su  poder divino  nos ha  dado  todo lo  que  necesitamos  para  la  vida  y la  piedad.
Primero   el   conocimiento   de   aquél   que   nos   llamó   por   su   propia   gloria   y   poder,
entregándonos las promesas más extraordinarias y preciosas. Por ellas USTEDES
PARTICIPAN DE LA NATURALEZA DIVINA, después de rechazar la corrupción y
los malos deseos de este mundo” (2a. Pe 1,3­4).
Ustedes son ahora hijos; por esta razón Dios mandó a nuestros corazones el Espíritu
de Su Propio Hijo que clama al Padre: Abbá! o sea: Padre! (Gál. 4:4­6) 
¡Ved qué amor nos ha mostrado el Padre, que seamos hijos de Dios, y lo seamos!” (I
Jn. 3,1).
“Y si el Espíritu Santo de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en
ustedes, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará también vida a sus
cuerpos mortales por el Espíritu Santo que habita en ustedes”. Romanos 8,11 
“¿No  saben  ustedes   que  son  templos   del  Espíritu   Santo  y   que   el   Espíritu  Santo
habita en ustedes?” (I Cor.3,16). 
“Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos ha bendecido en la
persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. El nos eligió en
la persona de Cristo antes de la creación del mundo para que fuésemos Santos e
irreprochables ante El por el amor. El nos ha destinado en la persona de Cristo, por
pura   iniciativa   suya,   a   ser   sus   hijos   para   la   Gloria   de   su   GRACIA,   que   tan
generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya. Por
ese Hijo, por su sangre hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. El
tesoro de Gracia, sabiduría y prudencia, han sido un derroche para con nosotros
dándonos a conocer el misterio de su voluntad. Este es el plan que había proyectado
realizar por Cristo, cuando llegase el momento culminante: recapitular en Cristo
todas las cosas del cielo y la tierra”. Ef 1,3­10.
“Ustedes no tienen ningún mérito en ésto: es un Don de Dios”, Efesios 2,9:

PECADO
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
1849 El pecado es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar
al   amor   verdadero   para   con   Dios   y   para   con   el   prójimo,   a   causa   de   un   apego
perverso   a   ciertos   bienes.   Hiere   la   naturaleza   del   hombre   y   atenta   contra   la
solidaridad   humana.   Ha   sido   definido   como   “una   palabra,   un   acto   a   un   deseo
contrario a la ley eterna.
1870 “Dios encerró a todos los hombres en la rebeldía para usar con todos ellos de
misericordia” (Rm 11, 21)
1871 El pecado es “una palabra, un acto o un deseo contrarios a la ley eterna” (S.
Agustín Faust 22) Es una ofensa a Dios. se alza contra Dios en una desobediencia
contraria a la obediencia de Cristo.
1872 El pecado es un acto contrario a la razón. Lesiona la naturaleza del hombre y
atenta contra la solidaridad humana.
1874   Elegir   deliberadamente,   es   decir   sabiéndolo   y   queriéndolo,   una   cosa
gravemente   contraria   a   la   ley   divina   y  al   fin   último  del   hombre,   es   cometer   un
pecado mortal. Este destruye en nosotros la caridad sin la cual la bienaventuranza
eterna es imposible. Sin arrepentimiento, tal pecado conduce a la muerte eterna.
1875 El pecado venial constituye un desorden moral que puede ser reparado por la
caridad que tal pecado deja subsistir en nosotros.
1876 La reiteración de pecados, incluso veniales, engendra vicios entre los cuales se
distinguen los pecados capitales.
TEXTOS DE JUAN PABLO II
1488 No hay pecado que no pueda ser perdonado si nos acercamos al trono de la
misericordia con un corazón contrito y humillado. Ningún mal es más poderoso que
la infinita misericordia de Dios.
1490 Cristo, exento de pecado detestaba el pecado, pero amaba a los pecadores y los
visitaba   para   proporcionarles   el   perdón.   Me   gustaría   traeros   la   llamada   y   el
consuelo del Redentor del Hombre.
1492 La meditación del amor del Señor pasa necesariamente por la meditación de
su pasión: “se entregó por mí”. Esto implica que cada uno tome conciencia no sólo
del  pecado   del   mundo  en   general,   sino  de  este  pecado  por   el   que  cada   uno   está
realmente implicado, de forma negativa, en los sufrimientos del Señor.

ORACIÓN Y SACRIFICIO
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
¿QUE ES LA ORACIÓN? 
“Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el
cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como
desde dentro de la alegría” (Santa Teresa del Niño Jesús, ms autob. C 25r). 
La oración como don de Dios
2559   “La  oración   es   la  elevación   del   alma   a   Dios   o  la   petición  a   Dios  de  bienes
convenientes” (San Juan Damasceno, f. o. 3, 24).  ¿Desde dónde hablamos cuando
oramos? ¿Desde la altura de nuestro orgullo y de nuestra propia voluntad, o desde
“lo más profundo” (Sal 130, 14) de un corazón humilde y contrito? El que se humilla
es ensalzado (cfr. Lc 18, 9­14). La humildad es la base de la oración. “Nosotros no
sabemos pedir como conviene” (Rm 8, 2ó). La humildad es una disposición necesaria
para recibir gratuitamente el don de la oración: el hombre es un mendigo de Dios
(cfr. San Agustín, serm 56, 6, 9). 
2560 “Si conocieras el don de Dios” (Jn 4, 10). La maravilla de la oración se revela
precisamente allí, junto al pozo donde vamos a buscar nuestra agua: allí Cristo va al
encuentro  de todo ser humano, es el primero en buscarnos  y el que nos pide de
beber. Jesús tiene sed, su petición llega desde las profundidades de Dios que nos
desea. La oración, sepámoslo o no, es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del
hombre. Dios tiene sed de que el hombre tenga sed de El (cfr. San Agustín, quaest.
64, 4). 
2566 El hombre busca a Dios. Por la creación Dios llama a todo ser desde la nada a
la existencia. “Coronado de gloria y esplendor” .(Sal 8, 6), el hombre es, después de
los ángeles, capaz de reconocer “¡qué glorioso es el Nombre del Señor por toda la
tierra!” (Sal 8, 2). Incluso después de haber perdido, por su pecado, su semejanza
con Dios, el hombre sigue siendo imagen de su Creador Conserva el deseo de Aquel
que le llama a la existencia. Todas las religiones dan testimonio de esta búsqueda
esencial de los hombres (cfr. Hch 17, 27). 
2567 Dios es quien primero llama al hombre. Olvide el hombre a su Creador o se
esconda lejos de su Faz, corra detrás de sus ídolos o acuse a la divinidad de haberlo
abandonado,   el   Dios   vivo   y   verdadero   llama   incansablemente   a   cada   persona   al
encuentro misterioso de la oración. Esta iniciativa de amor del Dios fiel es siempre
lo   primero   en   la   oración,   la   iniciativa   del   hombre   es   siempre   una   respuesta.   A
medida que Dios se revela, y revela al hombre a sí mismo, la oración aparece como
un   llamamiento   recíproco,   un   hondo   acontecimiento   de   Alianza.   A   través   de
palabras y de acciones, tiene lugar un trance que compromete el corazón humano.
Este se revela a través de toda la historia de la salvación. 
CAPITULO SEGUNDO
LA TRADICIÓN DE LA ORACIÓN.
2650 La oración no se reduce al brote espontáneo de un impulso interior: para orar
es necesario querer orar. No basta só1o con saber lo que las Escrituras revelan sobre
la oración: es necesario también aprender a orar. Pues bien, por una transmisión
viva (la sagrada Tradición), el Espíritu Santo, en la “Iglesia creyente y orante” (D.V.
8), enseña a orar a los hijos de Dios.
2651 La tradición de la oración cristiana es una de las formas de crecimiento de la
Tradición de la fe, en particular mediante la contemplación y la reflexión de los
creyentes   que   conservan   en   su   corazón   los   acontecimientos   y   las   palabras   de   la
Economía   de   la   salvación,   y   por   la   penetración   profunda   en   las   realidades
espirituales de las que adquieren experiencia (cfr. DV 8).
Artículo2 EL CAMINO DE LA ORACIÓN.
La oración al Padre
2664   No   hay   otro   camino   de   oración   cristiana   que   Cristo.   Sea   comunitaria   o
individual, vocal  o interior, nuestra oración no tiene acceso al  Padre más que si
oramos “en el Nombre” de Jesús. La santa humanidad de Jesús es, pues, el camino
por el que el Espíritu Santo nos enseña a orar a Dios nuestro Padre. 
La oración a Jesús
2665 La oración de la Iglesia, alimentada por la palabra de Dios y por la celebración
de la liturgia, nos enseña a orar al Señor Jesús. Aunque esté dirigida sobre todo al
Padre,   en   todas   las   tradiciones   litúrgicas   incluye   formas   de   oración   dirigidas   a
Cristo.   Algunos   salmos,   según   su   actualización   en   la   oración   de   la   Iglesia,   y   el
Nuevo  Testamento ponen  en  nuestros  labios  y  graban en  nuestros  corazones  las
invocaciones de esta oración a Cristo: Hijo de Dios, Verbo de Dios, Señor, Salvador,
Cordero de Dios, Rey, Hijo amado, Hijo de la Virgen, Buen Pastor, Vida nuestra,
nuestra Luz, nuestra Esperanza, Resurrección nuestra, Amigo de los hombres... 
2679   María   es   la   orante   perfecta,   figura   de   la   Iglesia.   Cuando   le   rezamos,   nos
adherimos con ella al designio del Padre, que envía a su Hijo para salvar a todos los
hombres. Como el discípulo amado, acogemos (cfr. Jn 19, 27) a la Madre de Jesús,
hecha madre de todos los vivientes. Podemos orar con ella y a ella. La oración de la
Iglesia   está   sostenida   por   la   oración  de   María.   La   Iglesia   se   une   a   María   en   la
esperanza (cfr. L.G. 68­69).
2680 La oración está dirigida principalmente al Padre; igualmente se dirige a Jesús,
en   especial   por   la   invocación   de   su   santo   Nombre:   “Jesús,   Cristo,   Hijo   de   Dios,
Señor, ¡ten piedad de nosotros, pecadores! “
2681 “Nadie puede decir: 'Jesús es Señor', sino por influjo del Espíritu Santo” (I Co
12, 3). La Iglesia nos invita a invocar al Espíritu Santo como Maestro interior de la
oración cristiana.
2682   En   virtud   de   su   cooperación   singular   con   la   acción   del   Espíritu   Santo,   la
Iglesia ora también en comunión con la Virgen María para ensalzar con ella las
maravillas que Dios ha realizado en ella y para confiarle súplicas y alabanzas.
2692   En   su   oración,   la   Iglesia   peregrina   se   asocia   con   la   de   los   santos   cuya
intercesión solicita. 
2693 Las diferentes espiritualidades cristianas participan en la tradición viva de la
oración y son guías preciosas para la vida espiritual. 
2694 La familia cristiana es el primer lugar de educación para la oración. 
2695   Los   ministros   ordenados,   la   vida   consagrada,   la   catequesis,   los   grupos   de
oración, la “dirección espiritual” aseguran en la Iglesia una ayuda para la oración. 
2696 Los lugares más favorables para la oración son el oratorio personal o familiar,
los monasterios, los santuarios de peregrinación y, sobre todo, el templo que es el
lugar   propio   de   la   oración   litúrgica   para   la   comunidad   parroquial   y   el   lugar
privilegiado de la adoración eucarística. 
2697 La oración es la vida del corazón nuevo. Debe animarnos en todo momento.
Nosotros, sin embargo, olvidamos al que es nuestra Vida y nuestro Todo. Por eso, los
Padres espirituales, en la tradición del Deuteronomio y de los profetas, insisten en
la   oración   como   un   “recuerdo   de   Dios”,   un   frecuente   despertar   la   “memoria   del
corazón”:   “Es   necesario   acordarse   de   Dios   más   a   menudo   que   de   respirar”   (San
Gregorio Nacianceno, or. theol. 1, 4). Pero no se puede orar “en todo tiempo” si no se
ora, con particular dedicación, en algunos momentos: son los tiempos fuertes de la
oración cristiana, en intensidad y en duración. 
2698   La   Tradición   de   la   Iglesia   propone   a   los   fieles   unos   ritmos   de   oración
destinados a alimentar la oración continua. Algunos son diarios: la oración de la
mañana y la de la tarde, antes y después de comer, la Liturgia de las Horas. El
domingo,   centrado   en   la   Eucaristía,   se   santifica   principalmente   por   medio   de   la
oración. El ciclo del año litúrgico y sus grandes fiestas son los ritmos fundamentales
de la vida de oración de los cristianos.
2620   En  el   Nuevo   Testamento  el   modelo  perfecto  de   oración  se  encuentra   en  la
oración filial de Jesús. Hecha con frecuencia en la soledad, en lo secreto, la oración
de Jesús entraña una adhesión amorosa a la voluntad del Padre hasta la cruz y una
absoluta confianza en ser escuchada. 
2621 En su enseñanza, Jesús instruye a sus discípulos para que oren con un corazón
purificado, una fe viva y perseverante, una audacia filial. Les insta a la vigilancia y
les invita a presentar sus peticiones a Dios en su Nombre. El mismo escucha las
plegarias que se le dirigen. 
2622 La oración de la Virgen María, en su Fiat y en su Magnificat, se caracteriza
por la ofrenda generosa de todo su ser en la fe. 
2618 El Evangelio nos revela cómo María ora e intercede en la fe: en Caná (cfr. Jn 2,
1 ­ 12), la madre de Jesús ruega a su Hijo por las necesidades de un banquete de
bodas, signo de otro banquete, el de las bodas del Cordero que da su Cuerpo y su
Sangre a petición de la Iglesia, su Esposa. Y en la hora de la nueva Alianza, al pie
de la Cruz, María es escuchada como la Mujer, la nueva Eva, la verdadera “madre
de los que viven”.
2619   Por   eso,   el   cántico   de   María   (cfr.   Lc   1,   46­55;   el   “Magnificat”   latino,   el
“Megalynei” bizantino) es a la vez el cántico de la Madre de Dios y el de la Iglesia,
cántico de la Hija de Sión y del nuevo Pueblo de Dios, cántico de acción de gracias
por la plenitud de gracias derramadas en la Economía de la salvación, cántico de los
“pobres” cuya esperanza ha sido colmada con el cumplimiento las promesas hechas
a nuestros padres “en favor de Abraham y su descendencia por siempre”.
Artículo 3 EN EL TIEMPO DE LA IGLESIA:
2623   El   día   de   Pentecostés,   el   Espíritu   de   la   promesa   se   derramó   sobre   los
discípulos, “reunidos en un mismo lugar” (Hch 2, 1), que lo esperaban “perseverando
en la oración con un mismo espíritu” (Hch 1, 14). El Espíritu que enseña a la Iglesia
y le recuerda todo lo que Jesús dijo (cfr. Jn 14, 26), será también quien la instruya
en la vida de oración. 
2624 En la primera comunidad de Jerusalén, los creyentes “acudían asiduamente a
las   enseñanzas   de   los   apóstoles,   a   la   comunión,   a   la   fracción   del   pan   y   a   las
oraciones” (Hch 2, 42). Esta secuencia de actos es típica de la oración de la Iglesia;
fundada sobre la fe apostólica y autentificada por la caridad, se alimenta con la
Eucaristía.
2643 La Eucaristía contiene y expresa todas las formas de oración: es la “ofrenda
pura” de todo el Cuerpo de Cristo “a la gloria de su Nombre” (cfr. Ml 1, 11); es,
según las tradiciones de Oriente y de Occidente, “el sacrificio de alabanza”. 
2644 El Espíritu Santo que enseña a la Iglesia y le. recuerda todo lo que Jesús dijo,
la educa también en la vida de oración, suscitando expresiones que se renuevan
dentro de unas formas permanentes de orar: bendición, petición, intercesión, acción
de gracias y alabanza. 
2645 Gracias a que Dios le bendice, el hombre en su corazón puede bendecir, a su
vez,, a Aquel que es la fuente de toda bendición. 
2646   La   oración de  petición  tiene  por  objeto  el  perdón,  la  búsqueda   del   Reino  y
cualquier necesidad verdadera. 
2647 La oración de intercesión consiste en una petición en favor de otro. No conoce
fronteras y se extiende hasta los enemigos. 
2648 Toda alegría y toda pena, todo acontecimiento y toda necesidad pueden ser
motivo de oración de acción de gracias, la cual, participando de la de Cristo, debe
llenar la vida entera: “En todo dad gracias” (1 Ts 5. 18). 
2649 La oración de alabanza, totalmente desinteresada, se dirige a Dios; canta para
El y le da gloria no sólo por lo que ha hecho sino porque El es. 
“ENCUENTRO”, DE Ig. LARRAÑAGA
1. Cuando, al orar, sientas sueño, ponte de pie, el cuerpo recto y los talones juntos. 
2. Cuando sientas sequedad o aridez, piensa que puede tratarse de pruebas divinas
o emergencias de la naturaleza. No hagas violencia para “sentir”. Hazte acompañar
por los tres ángeles: la paciencia: acepta con paz lo que tú no puedas solucionar. La
Perseverancia: sigue orando aunque no sientas nada. La Esperanza: todo pasará;
mañana será mejor.
3. Nunca olvides que la vida con Dios es vida de fe. Y la fe no es sentir sino saber.
No es emoción sino convicción. No es evidencia sino certeza. 
4. Para orar necesitas método, orden, disciplina, pero también flexibilidad, porque el
Espíritu Santo puede soplar en el momento menos pensado. La gente se estanca en
la oración por falta de método. El que ora de cualquier manera llega a ser cualquier
cosa. 
5.   Ilusión,   no;   esperanza,   sí.   La   ilusión   se   desvanece;   la   esperanza   permanece.
Esfuerzo, si; violencia, no. Una fuerte agitación por sentir devoción sensible produce
fatiga mental y desaliento. 
6.   Piensa   que   Dios   es   gratuidad.   Por   eso   su   pedagogía   para   con   nosotros   es
desconcertante; debido a eso, en la oración no hay 1ógica humana: a tales esfuerzos,
tales resultados; a tanta acción, tanta reacción; a tal causa, tal efecto. Al contrario,
normalmente   no   habrá   proporción   entre   tus   esfuerzos   en   la   oración   y   los
“resultados' Sabe que la cosa es así, y acéptala con paz.
7. La oración es relación con Dios. Relación es movimiento de las energías mentales,
un movimiento de adhesión a Dios. Es, pues, normal que se produzca en el alma
emoción  o entusiasmo. Pero,  icuidado!, es  imprescindible  que ese estado emotivo
quede controlado por el sosiego y la serenidad.
8. La visitación divina, durante la actividad orante, puede producirse en cualquier
momento: al comienzo, en medio, al fin; en todo tiempo o en ningún momento. En
este ultimo caso, ten cuidado de no dejarte llevar por el desaliento y la impaciencia.
Al contrario, relaja los nervios, abandónate, y continúa orando.
9. Te quejas: rezo pero no se nota en mi vida. Para derivar la fuerza de la oración en
la vida, primero: sintetiza la oración de la mañana en una frase simple, por ejemplo:
“¿Qué haría Jesús en mi lugar?”, y recuérdatela en cada nueva va circunstancia del
día. Y segundo: cuando llegue una contrariedad o prueba fuerte, despierta y toma
conciencia de que tienes que sentir, reaccionar v actuar como Jesús.
10. No pretendas cambiar tu vida, te basta con mejorar. No busques ser humilde; te
basta con hacer actos de humildad. No pretendas ser virtuoso; te basta con hacer
actos de virtud. Ser virtuoso significa actuar como Jesús. Con las recaídas no te
asustes.   Recaída   significa   actuar   según   tus   rasgos   negativos.   Cuando   estés
descuidado   o   desprevenido,   vas   a   reaccionar   según   tus   impulsos   negativos.   Es
normal. Ten paciencia.  Cuando llegue  la  ocasión,  procura   no  estar  desprevenido,
sino despierto, y trata de actuar según los impulsos de Jesús.
11. Toma conciencia de que puedes muy poco Te lo digo para animarte, para que no
te   desanimes   cuando   lleguen   las   recaídas.   Piensa   que   el   crecimiento   en   Dios   es
sumamente lento y lleno de contramarchas. Acepta con paz estos hechos. Después
de cada recaída, levántate y anda.
12. La santidad consiste en estar con el Señor, y de tanto estar, su figura se graba
en el alma; y luego en caminar a la luz de esa figura. En eso consiste la santidad. 
13.   Para   dar   los   primeros   pasos   en   el   trato   con   Dios,   puedes   utilizar   aquellas
modalidades que, para caminar, ofrecen apoyo: los números 1, 2, 3. En los peores
momentos de dispersión o aridez, no pierdas el tiempo; siempre podrás orar con las
modalidades oración escrita, oración auditiva y lectura rezada. 
Oración de abandono
Padre,
en tus manos me pongo.
Haz de mí lo que quieras.
Por todo lo que hagas de mí,
te doy gracias. 
Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal de que tu voluntad se haga en mi
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Dios mío. 
Pongo mi alma entre tus manos,
te la doy, Dios mío,
con todo el ardor de mi corazón
porque te amo,
y es para mi una necesidad de amor
el darme, el entregarme 
entre tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre. Amén. 
Generosidad
Señor, enséñame a ser generoso, a dar sin calcular, a devolver bien por mal, a servir
sin esperar recompensa, a acercarme al que menos me agrada, a hacer el bien al que
nada puede retribuirme, a amar siempre gratuitamente, a trabajar sin preocuparme
del reposo. 
Y al no tener otra cosa que dar, a donarme en todo y cada vez más a aquél que
necesita   de   mí   esperando   sólo  de   Tí   la   recompensa.   O   mejor:   esperando   que  Tú
Mismo seas mi recompensa. Amén. 
52. Suplica
Dame, Señor, la simplicidad de un niño y la conciencia de un adulto. Dame, Señor,
la   prudencia   de   un   astronauta   y   el   coraje   de   un   salvavidas.   Dame,   Señor,   la
humildad   de   un   barrendero,   y   la   paciencia   de   un   enfermo.   Dame,   Señor,   el
idealismo de un joven y la sabiduría de un anciano. Dame, Señor, la disponibilidad
del Buen Samaritano y la gratitud del menesteroso. Dame, Señor, todo lo que de
bueno veo en mis hermanos, a quienes colmaste con tus dones. 
Haz,  Señor,  que  sea  imitador  de  tus   santos,  o,   mejor,  que  sea   como  Tú  quieres:
perseverante, como el pescador, y esperanzado como el cristiano. Que permanezca
en el camino de tu Hijo y en el servicio de los hermanos. Amén. 
TEXTOS DE JUAN PABLO II
592 En el silencio de la oración se realiza el encuentro con Dios y se escucha esa
Palabra que Dios dice en eterno silencio y en silencio tiene que ser oída (cfr. Dichos
de Luz y Amor 104). Un grande recogimiento y un desasimiento interior, unidos al
fervor de la oración, abren las profundidades del alma al poder purificador del amor
divino. (EspañA).
593 En un mundo en el que peligra la aspiración a la trascendencia, hacen falta
quienes   se   detienen   a   orar,   quienes   acogen   a   los   orantes;   quienes   dan   un
complemento de espíritu a ese mundo; quienes se ponen cada día a la hora de Dios.
(EspañA).
594 Al entregaros generosamente a vuestras tareas, no olvidéis nunca que vuestra
primera   obligación   es   permanecer   con   Cristo.   Es   preciso   que   sepáis   siempre
encontrar tiempo para acercaros a El en la oración; sólo así podréis luego llevarle a
aquellos con quienes os encontréis. La vida interior sigue siendo el alma de todo
apostolado. Es el espíritu de oración el que guía hacia la donación de si mismo; de
ahí que seria un grave error oponer oración y apostolado. Quienes, como vosotras,
han   aprendido   en   la   escuela   de   Santa   Teresa   de   Jesús   pueden   comprender
fácilmente,   sabiendo   que   cualquier   actividad   apostólica   que   no   se   funda   en   la
oración está condenada a la esterilidad. (EspañA).

ETAPA APÓSTOL
IGLESIA
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
748 “Cristo es la luz de los pueblos. Por eso, este sacrosanto Sínodo, reunido en el
Espíritu Santo, desea vehementemente iluminar a todos los hombres con la luz de
Cristo,   que   resplandece   sobre   el   rostro   de   la   Iglesia,   anunciando   el   Evangelio   a
todas las criaturas”. Con estas palabras comienza la “Constitución dogmática sobre
la Iglesia” del Concilio Vaticano Il. Así, el Concilio muestra que el articulo de la fe
sobre la Iglesia depende enteramente de los artículos que se refieren a Cristo Jesús.
La Iglesia no tiene otra luz que la de Cristo; ella es, según una imagen predilecta de
los Padres de la Iglesia, comparable a la luna cuya luz es reflejo del sol. 
749 El artículo sobre la Iglesia depende enteramente también del que le precede,
sobre   el   Espíritu   Santo.   “En   efecto,   después   de   haber   mostrado   que   el   Espíritu
Santo es la fuente y el dador de toda santidad, confesamos ahora que es El quien ha
dotado de santidad a la Iglesia” (Catech. R. 1, 10, 1). La Iglesia, según la expresión
de los Padres, es el lugar “donde florece el Espíritu” (San Hipólito, t. a. 35). 
750 Creer que la Iglesia es “Santa” y “Católica”, y que es “Una” y “Apostólica” (como
añade el Símbolo Nicenoconstantinopolitano) es inseparable de la fe en Dios, Padre,
Hijo y Espíritu Santo. En el Símbolo de los Apóstoles, hacemos profesión de creer
que existe una Iglesia Santa (“Credo... Ecclesiam”), y no de creer en la Iglesia para
no confundir a Dios con sus obras y para atribuir claramente a la bondad de Dios
todos los dones que ha puesto en su Iglesia (cfr. Catech. R. 1, 10, 22). 
Párrafo 1 LA IGLESIA EN EL DESIGNIO DE DIOS.
751 La palabra “Iglesia” [“ekklesia”, del griego “ek­kalein” “llamar fuera'') significa
“convocación”.   Designa   asambleas   del   pueblo   (cfr.   Hch   19,   39),   en   general   de
carácter   religioso.   Es   el   término   frecuentemente   utilizado   en   el   texto   griego   del
Antiguo Testamento para designar la asamblea del pueblo elegido en la presencia
de Dios, sobre todo cuando se trata de la asamblea del Sinaí, en donde Israel recibió
la Ley y fue constituido por Dios como su pueblo santo (cfr. Ex 19). Dándose a sí
misma el nombre de “Iglesia”, la primera comunidad de los que creían en Cristo se
reconoce heredera de aquella asamblea. En ella, Dios “convoca” a su Pueblo desde
todos los confines de la tierra. El término “Kiriake”, del que se deriva las palabras
“church” en inglés, y “Kirche” en alemán, significa “la que pertenece al Señor”.
752   En   el   lenguaje   cristiano,   la   palabra   “Iglesia”   designa   no   sólo   la   asamblea
litúrgica (cfr. I Co 11, 18; 14, 19.28.34.35), sino también la comunidad local (cfr. I Co
1, 2; 16, 1) o toda la comunidad universal de los creyentes (cfr. I Co 15, 9; Ga 1, 13;
Flp 3, 6). Estas tres significaciones son inseparables de hecho. La “Iglesia” es el
pueblo   que   Dios   reúne   en   el   mundo   entero.   La   Iglesia   de   Dios   existe   en   las
comunidades locales y se realiza como asamblea litúrgica, sobre todo eucarística. La
Iglesia vive de la Palabra y del Cuerpo de Cristo y de esta manera viene a ser ella
misma Cuerpo de Cristo.
Los símbolos de la Iglesia
753   En   la   Sagrada   Escritura   encontramos   multitud   de   imágenes   y   de   figuras
relacionadas   entre   si,   mediante   las   cuales   la   revelación   habla   del   Misterio
inagotable de la Iglesia. Las imágenes tomadas del Antiguo Testamento constituyen
variaciones de una idea de fondo, la del “Pueblo de Dios”. En el Nuevo Testamento
(cfr. Ef 1, 22; Col 1, 18), todas estas imágenes adquieren un nuevo centro por el
hecho de que Cristo viene a ser “la Cabeza” de este Pueblo (cfr. L.G. 9), el cual es
desde entonces su Cuerpo. En torno a este centro se agrupan imágenes “tomadas de
la vida de los pastores, de la agricultura, de la construcción, incluso de la familia y
del matrimonio” (L.G. 6).
754 “La Iglesia, en efecto, es el redil cuya puerta única y necesaria es Cristo (Jn 10,
1­1()). Es también el rebaño cuyo pastor será el mismo Dios, como el mismo anunció
(cfr. Is 40, 11; Ez 34, 11­31). Aunque son pastores humanos quienes gobiernan a las
ovejas, sin embargo es Cristo mismo el que sin cesar las guía y alimenta; El, el Buen
Pastor y Cabeza de los pastores (cfr. Jn I (), I l; I P 5, 4), que dió su vida por las
ovejas (cfr. Jn 10,1 1­15)”.
755 “La Iglesia es labranza o campo de Dios (I Co 3. 9). En este campo crece el
antiguo olivo cuya raíz santa fueron los patriarcas y en el que tuvo y tendrá lugar la
reconciliación de los judíos y de los gentiles (Rm I 1, 13­26). El labrador del cielo la
plantó   como viña   selecta  (Mt   21,  33­43   par.;   cfr.   Is   5,  1­7).   La   verdadera   vid   es
Cristo,   que   da   vida   y   fecundidad   a   los   sarmientos,   es   decir,   a   nosotros,   que
permanecemos en él por medio de la Iglesia y que sin él no podemos hacer nada (Jn
15, 1­5)”.
756 “También muchas veces a la Iglesia se la llama construcción de Dios (I Co 3, 9).
El Señor mismo se comparó a la piedra que desecharon los constructores, pero que
se convirtió en la piedra angular (Mt 21, 42 par.; cfr. Hch 4, 1 1; I P 2, 7; Sal 1 18,
22). Los apóstoles construyen la Iglesia sobre ese fundamento (cfr. I Co 3, 11), que le
da solidez y cohesión. Esta construcción recibe diversos nombres: casa de Dios (I Tm
3, 15) en la que habita su familia; habitación de Dios en el Espíritu (Ef 2, 19­22),
tienda de Dios con los hombres (Ap 21, 3), y sobre todo, templo santo. Representado
en los templos de piedra, los Padres cantan sus alabanzas, y la liturgia, con razón,
lo compara a la ciudad santa, a la nueva Jerusalén. En ella, en efecto, nosotros como
piedras vivas entramos en su construcción en este mundo (cfr. I P 2, 5). San Juan ve
en el mundo renovado bajar del cielo, de junto a Dios, esta ciudad santa arreglada
como una esposa embellecida para su esposo (Ap 21, 1­2)”.
757 “La Iglesia que es llamada también “la Jerusalén de arriba” y “madre nuestra”
(Ga 4, 26; cfr. Ap 12, 17), y se la describe como la esposa inmaculada del Cordero
inmaculado (Ap 19, 7; 21, 2. 9; 22, 17). Cristo 'la amó y se entregó por ella para
santificarla' (Ef 5. 25­26): se unió a ella en alianza indisoluble, 'la alimenta y la
cuida' (Ef 5, 29) sin cesar” (L.G 6).
II ORIGEN, FUNDACIÓN Y MISIÓN DE LA IGLESIA.
758 Para penetrar en el Misterio de la Iglesia, conviene primeramente contemplar
su origen dentro del designio de la Santísima Trinidad y su realización progresiva
en la historia. 
Un designio nacido en el corazón del Padre
759 “El Padre eterno creó el mundo por una decisión totalmente libre y misteriosa
de su sabiduría y bondad. Decidió elevar a los hombres a la participación de la vida
divina”  a la  cual  llama  a todos  los hombres  en su  Hijo: “Dispuso convocar  a  los
creyentes en Cristo en la santa Iglesia”. Esta “familia de Dios” se constituye y se
realiza   gradualmente   a   lo   largo   de   las   etapas   de   la   historia   humana,   según   las
disposiciones del Padre: en efecto, la Iglesia ha sido “prefigurada ya desde el origen
del mundo y preparada maravillosamente en la historia del pueblo de Israel y en la
Antigua Alianza; se constituyó en los últimos tiempos, se manifestó por la efusión
del Espíritu y llegará gloriosamente a su plenitud al final de los siglos” (L.G 2).
La Iglesia, preparada en la Antigua Alianza
761   La   reunión   del   pueblo   de   Dios   comienza   en   el   instante   en   que   el   pecado
destruye   la   comunión  de  los   hombres   con  Dios   y  la  de  los  hombres   entre  sí.  La
reunión de la Iglesia es por así decirlo la reacción de Dios al caos provocado por el
pecado. Esta reunificación se realiza secretamente en el seno de todos los pueblos:
“En cualquier nación el que le teme [a Dios y practica la justicia le es grato”(Hch
1(),35;cfLG9; 13; 16).
762 La preparación lejana de la reunión del pueblo de Dios comienza con la vocación
de Abraham, a quien Dios promete que llegará a ser padre de un gran pueblo (cfr.
Gn 12, 2; 15, 5­6). La preparación inmediata comienza con la elección de Israel como
pueblo de Dios (cfr. Ex 19, 5­6; Dt 7, 6). Por su elección, Israel debe ser el signo de la
reunión futura de todas las naciones (cfr. Is 2,2­5; Mi 4, 1­4). Pero ya los profetas
acusan a Israel de haber roto la alianza y haberse comportado como una prostituta
(cfr. Os l; Is 1,2­4; Jr 2). Anuncian, pues, una Alianza nueva y eterna (cfr. Jr 31,31­
34; Is 55, 3). “Jesús instituyó esta nueva alianza” (L.G 9).
La Iglesia, instituida por Cristo Jesús
763 Corresponde al Hijo realizar el plan de Salvación de su Padre, en la plenitud de
los tiempos; ese es el motivo de su “misión” (cfr. L.G 3; A.G. 3). “El Señor Jesús
comenzó su Iglesia con el anuncio de la Buena Noticia, es decir, de la llegada del
Reino de Dios prometido desde hacía siglos en las Escrituras” (L.G 5). Para cumplir
la voluntad del Padre, Cristo inauguró el Reino de los cielos en la tierra. La Iglesia
es el Reino de Cristo “presente ya en misterio” (L.G 3).
764 “Este Reino se manifiesta a los hombres en las palabras, en las obras y en la
presencia de Cristo” (L.G 5). Acoger la palabra de Jesús es acoger “el Reino” (ib(d.).
El germen y el comienzo del Reino son el “pequeño rebaño” (Lc 12, 32) de los que
Jesús ha venido a convocar en torno suyo y de los que él mismo es el pastor (cfr. Mt
10, 16; 26, 31; Jn 10, 1­21). Constituyen la verdadera familia de Jesús (cfr. Mt 12,
49). A los que reunió así en torno suyo, les enseñó no Sólo una nueva “manera de
obrar”, sino también una oración propia (cfr. Mt 5­6).
765 El Señor Jesús dotó a su comunidad de una estructura que permanecerá hasta
la plena consumación del Reino. Ante todo está la elección de los Doce con Pedro
como su Cabeza (cfr. Mc 3, 1415); puesto que representan a las doce tribus de Israel
(cfr. Mt 19, 28; Lc 22, 30), ellos son los cimientos de la nueva Jerusalén (cfr. Ap 21,
12­14). Los Doce (cfr. Mc 6, 7) y los otros discípulos (cfr Lc 10, 1­2) participan en la
misión de Cristo, en su poder, y también en su suerte (cfr. Mt 10, 25; Jn 15, 20). Con
todos estos actos, Cristo prepara y edifica su Iglesia.
766 Pero la Iglesia ha nacido principalmente del don total de Cristo por nuestra
salvación, anticipado en la institución de la Eucaristía y realizado en la Cruz. “El
agua y la sangre que brotan del costado abierto de Jesús crucificado son signo de
este comienzo y crecimiento” (L.G. 3). “Pues del costado de Cristo dormido en la cruz
nació el sacramento admirable de toda la Iglesia” (S.C. 5). Del mismo modo que Eva
fue   formada   del   costado   de   Adán   adormecido,   así   la   Iglesia   nació   del   corazón
traspasado de Cristo muerto en la Cruz (cfr. San Ambrosio, Lc 2, 85­89).
La Iglesia, manifestada por el Espíritu Santo
767 “Cuando el Hijo terminó la obra que el Padre le encargó realizar en la tierra,
fue   enviado   el   Espíritu   Santo   el   día   de   Pentecostés   para   que   santificara
continuamente a la Iglesia” (L.G. 4). Es entonces cuando “la Iglesia se manifestó
públicamente ante la multitud; se inició la difusión del Evangelio entre los pueblos
mediante la  predicación”  (A.G.  4). Como ella es  “convocatoria” de salvación  para
todos los hombres, la Iglesia es, por su naturaleza, misionera enviada por Cristo a
todas las naciones para hacer de ellas discípulos suyos (cfr. Mt 28, 19­20; A.G. 2, 5­
6).
768 Para realizar su misión, el Espíritu Santo “la construye y dirige con diversos
dones jerárquicos y carismáticos” (L.G 4). “La Iglesia, enriquecida con los dones de
su Fundador y  guardando fielmente sus  mandamientos  del  amor, la  humildad  y
renuncia, recibe la misión de anunciar y establecer en todos los pueblos el Reino de
Cristo y de Dios. Ella constituye el germen y el comienzo de este Reino en la tierra”
(L.G 5).
La Iglesia consumada en la gloria.
769 La Iglesia “sólo llegará a su perfección en la gloria del cielo” (L.G 48), cuando
Cristo vuelva glorioso. Hasta ese día, “la Iglesia avanza en su peregrinación a través
de las persecusiones del mundo y de los consuelos de Dios” (San Agustín, civ. 18, 51;
cfr. L.G 8). Aquí abajo, ella se sabe en exilio, lejos del Señor (cfr. 2 Co 5, 6; L.G 6), y
aspira al advenimiento pleno del Reino, “y espera y desea con todas sus fuerzas
reunirse con su Rey en la gloria” 2 (L.G 5). La consumación de la Iglesia en la gloria,
y   a   través   de   ella   la   del   mundo,   no   sucederá   sin   grandes   pruebas.   Solamente
entonces, “todos los justos desde Adán, 'desde el justo Abel hasta el último de los
elegidos' se reunirán con el Padre en la Iglesia universal” (L.G 2).
III EL MISTERIO DE LA IGLESIA.
770 La Iglesia está en la historia, pero al mismo tiempo la trasciende. Solamente
“con los ojos de la fe” (Catech. R. 1, 10, 20) se puede ver al mismo tiempo en esta
realidad visible una realidad espiritual, portadora de vida divina.
La Iglesia, a la vez visible y espiritual
771   “Cristo,   el   único   Mediador,   estableció   en   este   mundo   su   Iglesia   santa,
comunidad de fe, esperanza y amor, como un organismo visible. La mantiene aun
sin cesar para comunicar por medio de ella a todos la verdad y la gracia”. La Iglesia
es a la vez: “sociedad dotada de órganos jerárquicos y el Cuerpo Místico de el grupo
visible y la comunidad espiritual.

APOSTOLADO.
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
863 Toda la Iglesia es apostólica mientras permanezca, a través de los sucesores de
San Pedro y de los apóstoles, en comunión de fe y de vida con su origen. Toda la
Iglesia   es   apostólica   en   cuanto   que  ella   es   “enviada”   al   mundo  entero;   todos   los
miembros de la Iglesia, aunque de diferentes maneras, tienen parte en este envío.
“La   vocación   cristiana,   por   su   misma   naturaleza,   es   también   vocación   al
apostolado”.   Se   llama   “apostolado”   a   “toda   la   actividad   del   Cuerpo   Místico”   que
tiende a “propagar el Reino de Cristo por toda la tierra” (A.A. 2).
864   “Siendo   Cristo,   enviado   por   el   Padre,   fuente   y   origen   del   apostolado   de   la
Iglesia”,   es   evidente   que   la   fecundidad   del   apostolado,   tanto   el   de   los   ministros
ordenados como el de los laicos, depende de su unión vital con Cristo (cfr. Jn 15, 5;
A.A. 4). Según sean las vocaciones, las interpretaciones de los tiempos, los dones
variados del Espíritu Santo, el apostolado toma las formas más diversas. Pero es
siempre la caridad, conseguida sobre todo en la Eucaristía, “que es como el alma de
todo apostolado” (AA 3).
865   La   Iglesia   es   una,   santa,   católica   y   apostólica   en   su   identidad   profunda   y
última, porque en ella existe ya y será consumado al fin de los tiempos “el Reino de
los cielos”, “el Reino de Dios” (cfr. Ap 19, 6), que ha venido en la persona de Cristo y
que crece misteriosamente en el corazón de los que le son incorporados hasta su
plena   manifestación   escatológica.   Entonces   todos   los   hombres   rescatados   por   él,
hechos en el “santos e inmaculados en presencia de Dios en el Amor” (Ef 1, 4), serán
reunidos   como   el   único   Pueblo   de   Dios,   “la   Esposa   del   Cordero”   (Ap   21,   9),   “la
Ciudad Santa que baja del Cielo de junto a Dios y tiene la gloria de Dios” (Ap 21, 10­
11); y “la muralla de la ciudad se asienta sobre doce piedras, que llevan los nombres
de los doce apóstoles del Cordero” (Ap 21, 14).

MARÍA.
Catecismo UNIVERSAL de la Iglesia Católica.
971 “Todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1, 48): “La piedad de
la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano”
(MC 56). La Santísima Virgen “es honrada con razón por la Iglesia con un culto
especial. Y. en efecto, desde los tiempos más antiguos, se venera  a la Santísima
Virgen con el título de 'Madre de Dios'. bajo cuya protección se acogen los fieles
suplicantes   en   todos   sus   peligros   y   necesidades...   Este   culto,   aunque   del   todo
singular,   es   esencialmente   diferente   del   culto   de   adoración   que   se   da   al   Verbo
encarnado,   lo   mismo   que   al   Padre   y   al   Espíritu   Santo,   pero   lo   favorece   muy
poderosamente” (L.G 66); encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas
a la Madre de Dios (cfr. S.C. 103) y en la oración mariana, como el Santo Rosario,
“síntesis de todo el Evangelio” (cfr. Pablo Vl, MC 42).
972 Después de haber hablado de la Iglesia, de su origen, de su misión y de su
destino,   no   se   puede   concluir   mejor   que   volviendo   la   mirada   a   María   para
contemplar en ella lo que es la Iglesia en su Misterio, en su “peregrinación de la fe”,
y lo que será al final de su marcha, donde le espera, “para la gloria de la Santísima
e indivisible Trinidad”, “en comunión con todos los santos” (L.G 69), aquella a quien
la Iglesia venera como la Madre de su Señor y como su propia Madre. Entre tanto,
la Madre de Jesús, glorificada ya en los cielos en cuerpo y alma, es la imagen y
comienzo de la Iglesia que llegará a su plenitud en el siglo futuro. También en este
mundo,   hasta   que   llegue   el   día   del   Señor,   brilla   ante   el   Pueblo   de   Dios   en   su
marcha. Como señal de esperanza cierta y de consuelo (L.G 68).
Oración a la Virgen María en el cansancio 
Madre, vengo del tumulto de la vida. El cansancio me invade todo el cuerpo y sobre
todo el alma. 
Es   tan   difícil   aceptar   con   paz  todo  lo  que   sucede  alrededor   de   uno   durante  una
Jornada de trabajo y lucha. Las cosas en las que habíamos depositado tanta ilusión,
decepcionan. Las personas a las que queremos entregar bondad, nos rechazan. Y
aquellas otras a las que acudimos en una necesidad, intentan sacar provecho.
Por eso vengo a Tí, oh Madre, porque dentro de mi camina un niño inseguro. Pero
junto a Ti me siento fuerte y confiado al pensar que tengo una madre como Tú, me
da animo. Me sienta apoyado en tu brazo y guiado por tu mano. De esta manera
puedo, con tranquilidad, retomar el camino. 
Renuévame por completo para que consiga ver lo hermoso de la vida. Levántame
para que pueda caminar sin miedo. Dame tu mano para que acierte siempre con mi
camino. Dame tu bendición, para que mi  presencia  sea, en medio de mundo, un
signo de tu bendición. Amén. 

: : : : : : : : : : : : : : : : : :
CAPITULO VI: RECURSOS ADICIONALES DE LA JORNADA.
Indicamos ahora algunos recursos y elementos que ayudarán a entender mejor el
desarrollo  de  una   Jornada   y  darán  armas   al  Equipo  responsable  para   realizarla
mejor. Muchos de ellos ya han sido contemplados con anterioridad.

1. Equipo responsable.
De gran importancia resulta el Equipo que será el responsable de que un grupo de
jóvenes   puedan   vivir   una   Jornada.   Formarlo   adecuadamente   ayudará   mucho   al
éxito que se quiere alcanzar. 
1. El equipo consta de entre 6 y 12 personas de la Escuela de Auxiliares y, para
escogerlos, es bueno tener en cuenta su asistencia, participación y constancia en el
grupo.
2. De entre ellos se elige un coordinador y/o una coordinadora.
3. Se pone fecha para la primera reunión. 
4. En la primera junta se reparten las pláticas, las meditaciones y las dinámicas. El
coordinador es el responsable de que el Equipo determine y distribuya los diversos
cargos. 
5. Cada cargo tiene uno o dos responsables. A partir de ese momento y hasta la
Jornada   misma,   los   dos   juntos   deben   realizar   todo   el   trabajo   previo   que   les
corresponde.
6. El coordinador determina con el Equipo los días de junta. Señalan asimismo el
calendario para revisar pláticas. meditaciones y dinámicas.
7.  Se  reparten  además  todas  las  diferentes   actividades  que se van  a  realizar  de
acuerdo a los elementos que se van a trabajar en esa Jornada.
8.   El   Equipo   debe   estar   muy   consciente   de   su   servicio   y   tener   presente   su
responsabilidad en cumplir bien con las pláticas, meditaciones y dinámicas, y demás
tareas asignadas a su cargo.
9. El Equipo fija un día de retiro para sus miembros. Este servirá como preparación
espiritual   e  integración   entre   ellos.  Son   responsables   de  su  preparación   tanto  el
coordinador y/o la coordinadora.
10. Es indispensable que el Equipo apoye siempre y en todo a la coordinación. Para
lograrlo, todos deben cumplir con puntualidad con las juntas, y sobre todo, en la
preparación de las pláticas y demás compromisos. Se ayudarán así a evitar juntas
extras, pérdidas de tiempo y una posible división dentro del mismo Equipo.
Este   Equipo   de   jóvenes   debe   estar   acompañado   por   el   Asesor,   quien   debe
comprometerse en todo con ellos y animarlos en su servicio a la Jornada (cf LB 127­
137).

2. Pláticas (Temas).
Las pláticas constituyen un elemento importante en el desarrollo de la Jornada. Por
medio ellas llegamos a la inteligencia del joven y presentar al mismo una visión
coherente y clara del cristianismo.
Las pláticas no deben llenar al joven de conceptos, sino mostrarle, por su orden y
lógica, un contenido doctrinal sólido que lo llevará a conocer y a comprometerse con
Cristo.
El contenido de una plática debe prepararse con esmero ya que nadie tiene derecho
a distorsionar el Evangelio de Jesús. Pongamos siempre cuidado en presentar “la
Verdad sobre el Hombre, la Verdad sobre Jesucristo y la Verdad sobre la Iglesia, tal
como lo explicita el Documento de Puebla.
El   auxiliar   que   prepara   su   plática   debe   tener   en   cuenta   lo   que   todo   “buen
comunicador” ya sabe, es decir, ¿qué quiero comunicar? ¿a quién lo voy a comunicar?
¿ cómo conviene que lo comunique; sí, ¿cuál es el mejor camino para ello? 
Entendemos   ahora   por   qué   el   auxiliar   nunca   debe   perder   de   vista   el   objetivo
concreto  de la  plática, así  como el lugar que ocupa  en su inserción en la Etapa.
También tenga presente el lazo de unión de esa plática con las demás, así como con
las dinámicas; forma parte de una unidad.
Para que una plática alcance su objetivo debe cubrir adecuadamente todo lo que en
verdad sea necesario. No se nos olvide que “a mayor extensión, menor comprensión”.
Esto   significa   que  cuántas   más  ideas   principales   estemos   dando   al   que  escucha,
menos   estaremos   consiguiendo   que   las   fije.   Es   bueno   dar   importancia   y   hacer
sobresalir tan sólo una o dos ideas claras. Todo el resto debe girar en torno a ellas
para ayudar a que queden precisas y sin confusiones.
Ahora bien, no debemos considerar la plática como una pura comunicación de ideas.
Es algo más. Pretende y debe llegar a comunicar la misma existencia. Se trata de
compartir  verdades  que   ya   han   sido   hechas   vida   por   quien   las   está  expresando.
Recordemos siempre que ante todo estamos comunicando VIDA, dando testimonio.
Estemos seguros que si las palabras se quedan únicamente a nivel intelectual, es
decir, en el nivel de puros conceptos, esa plática nunca llegará a convencer al otro.
El joven está pidiendo que se satisfaga tanto su entendimiento como su voluntad.
Solamente así será arrastrado a actuar.
¿Qué podríamos decir del Auxiliar que da una plática? Antes que nada, digámoslo
con toda claridad: es un testigo. No es ni un orador ni un conferencista, por bien que
lo haga. El Auxiliar debe dar testimonio sólido y entusiasta de que lo que comunica
lo ha vivido. Si el Auxiliar logra alcanzar el nivel de lo existencial, lo vivencial, lo
auténticamente vital, estará llegando a los sentimientos de la persona, más aún, a
la misma voluntad del que lo escucha.
Por lo tanto no dudemos que el papel primordial del Auxiliar que da una plática
consiste en ofrecer el testimonio de una comunicación personal. Esto exige que esté
plenamente convencido de lo que dice, y haya asimilado y vivido en profundidad
estas verdades. Es preciso que las haya hecho suyas; que las viva en “carne propia”.
Para   interiorizar   y   asimilar   mejor   su   plática,   el   Auxiliar   ha   de   meditar,   hacer
materia de su oración, su estudio y su reflexión, el contenido mismo.
Tengamos presente que para lograr el convencimiento intelectual a través de una
plática debemos trabajar en su preparación y seguir un orden lógico al expresar las
ideas.   Además   ,   es   bueno   utilizar   los   recursos   psicológicos   que   faciliten   la
penetración de las ideas en las personas, por ejemplo, tener un Crucifijo, un libro,
un recorte adecuado, etc.
Cuando un Auxiliar está comunicando una auténtica vivencia, su tono de voz y sus
gestos lo están revelando. Leer, esclavizarse al “acordeón” o al esquema de la plática
son   verdaderos   obstáculos   que   dificultan   que   el   oyente   capte   algo   vital   que   lo
convenza. Es bueno tener un esquema sí, pero únicamente como guía y de ninguna
manera hacer de él un libro de lectura.

3. Meditaciones.
Una   meditación  es  una   pequeña  reflexión  cuyo   objetivo  es  profundizar  en forma
vivencial el tema de la Etapa o de la Jornada.
Generalmente   se   utilizan  al   inicio   y  al  final  del   día,   de  10   a   15   minutos,   y   son
importantes no tan sólo por su contenido sino, sobre todo, por su testimonio de fe y
de   vida.   Se   pueden   utilizar   vivencias,   parábolas   y   otros   recursos   que   permitan
descubrir analogías en la vida de los jóvenes asistentes.
Son generalmente exhortativas, es decir se dirigen al corazón y no a la inteligencia
de la persona. Siempre deberán ser muy positivas y animar y entusiasmar al joven.
Lo negativo conviene presentarlo  únicamente en contraposición de lo bueno para
ayudar a rechazar el mal y acercarse mejor al bien.

4. Pequeños grupos o corrillos.


Son grupos de cierto número de participantes que se reúnen después de cada plática
para que puedan manifestar sus ideas y/o dudas sobre el tema que se acaba de ver.
Estos grupos están coordinados por uno a varios miembros del Equipo. No se trata
de una clase académica. Por tanto, el Auxiliar no se convierta ni en director ni en
maestro. El es tan sólo el animador del corrillo. Es importante que logre, desde el
primer instante, un acercamiento bueno entre los que participan en la Jornada y los
Auxiliares.   Evite  toda   actitud  suya   que  favorezca   un   distanciamiento;  esto  sería
fatal   para   la   Jornada.   Ayude   claramente   a   que   las   preguntas,   respuestas   y
opiniones estén dirigidas a todos los del grupo y de ninguna manera a él. Evite caiga
el grupo en discusiones y círculos viciosos que agoten el tiempo de corrillo. Debe ir a
lo esencial, pedir vivencias, animar el trabajo.
Procure que cuando los participantes den su opinión no vengan a repetir la plática
ni mucho menos caigan en dar su opinión sobre el modo de cómo se dio ésta. Debe
guiarlos para que opinen centrados únicamente en el contenido. 
Si quedan puntos imprecisos y secundarios conviene se aclaren fuera del grupo ya
sea con el auxiliar en particular o bien invitando al joven a que se dirija con el
Asesor, sea Sacerdote o Laico.
Tenga cuidado el Auxiliar en que se traten todos los puntos principales para llegar
de esta forma cada uno a una conclusión personal que tenga repercusión para toda
la vida. Debe motivar este paso con verdadero tacto y mucho modo. Quede claro que,
cuando la plática está bien dada y logra su fin, la labor del corrillo será más fácil y
de gran fruto. Una plática mal dada hace que el trabajo del grupo sea muy pesado.
No descuidemos nuestro servicio.

5. Dinámica de presentación.
Es necesario comenzar la Jornada con una Dinámica de presentación del Retiro y de
conocimiento   entre   los   asistentes.   Se   rompe   así   el   hielo   entre   ellos   y   el   Equipo,
creando un ambiente cordial y de búsqueda común.
Este   momento   es   el   primer   contacto   formal   que   los   participantes   tienen   con   los
muchachos  del Equipo, y entre ellos mismos. Es necesario crear un ambiente de
confianza, de respeto y de apertura.
Tenemos la oportunidad de dar una idea somera de lo que es la Jornada y de invitar
a que todos y cada uno participen dando lo mejor de si mismos a lo largo de toda
ella. Se presenta cada uno de los que están y se dan los avisos necesarios para el
buen funcionamiento de esos días.
Tengamos presente que el mismo saludo:
1. Debe estar lleno, todo él, de optimismo, cordialidad y mucha seguridad en quien
lo da.
2. Debe manifestarse muy claramente que la persona que lo está dando tiene una
gran confianza en Dios y un auténtico deseo de servir a todos.
3. Necesita dejar claro que toda una serie de actitudes son necesarias en todos para
el   buen   funcionamiento   de   la   Jornada.   Entre   otras   cosas:   sinceridad,
responsabilidad, confianza, respeto, apertura y caridad.
La presentación de cada uno debe ser dinámica, alegre, llena de respeto. Pueden
hablar   de   sus   ocupaciones,   gustos,   pasatiempos,   etc.   Sugerimos   que   sobre   todo
expresen   lo   que   esperan   de   la   Jornada.   No   olvidemos   que   es   importante
personalizar el trato con cada uno desde el principio. A ello ayuda el valerse de los
gafetes.

6. Mesa redonda.
La Mesa Redonda es un intercambio de ideas e impresiones acerca de una Etapa de
la   Jornada   que   se   acaba   de   vivir.   En   ella   se   resumen   pláticas,   dinámicas,
convivencia, etc. en una conclusión que cada asistente y Auxiliar dan, cada quien
según su punto de vista.
Al expresar alguien verbalmente las ideas se les da a éstas una firmeza mayor y se
las introduce en el campo del compromiso. No es lo mismo pensar un algo que dar
testimonio de ello ante los demás. La persona que firma y testifica pensar de una
manera   se   está   comprometiéndose   ante   quienes   conocen   ahora   su   forma   de
pensar.La Mesa Redonda se desarrolla como sigue:
1.   Se   forma   una   gran   mesa   redonda   con   todos   los   participantes   en   la   Jornada
incluyendo al Equipo de Auxiliares, y se les explica que en ese momento están en la
última actividad de la Etapa.
2. El coordinador de la Jornada resume brevemente las actividades de esa Etapa
con el fin de situar al joven ante lo que acaba de vivir.
3.   Se   invita   a   cada   participante   a   que   exprese   su   sentir   acerca   de   la   Etapa,
respondiendo en voz alta a la pregunta :”¿a qué te invita esta Etapa de la Jornada?”
o bien otra semejante que ayude a manifestar lo que se ha vivido.
4. Todos, Equipo de Auxiliares y participantes, responden en forma sincera y breve.
Esto   permitirá   que   cada   participante   se   comprometa   más   fuertemente   con   la
Jornada misma. También permite al Asesor y al Equipo ver cómo va caminando
cada muchacho y ayudarlo hacia adelante.
5. El Asesor habla al último. Ayuda a centrar bien el objetivo de la Jornada en esa
Etapa.
6. Finalmente, el Coordinador da el nombre a la Etapa.
Ahora vemos más claramente la importancia que tiene la dinámica “plática­corrillo­
mesa redonda”. A su vez, queda de manifiesto el por qué de la insistencia en que
sean vivencias y no ideas las que den fuerza a lo tratado.
El   problema   de   la   conversión,   o   sea,   ese   “volverse   hacia”   algo   conocido   pero   no
vivido, y que no está realizado aún, tiene que ver no tanto con la inteligencia como
con   la   voluntad.   Es   cierto   que   ayudan   en   gran   manera   los   sentimientos   de   la
persona, pero cuidando, claro, de no caer en el sentimentalismo. Trabajemos con
delicadeza.   Es   mucho   más   difícil   convencer   a   alguien   por   las   puras   ideas   que
ofreciéndole el testimonio veraz de ellas.
Finalmente es bueno señalar que las conclusiones  y decisiones de un grupo, que
tienen   que   ver   con   muchos,   arrastran   más   que   una   mera   decisión   individual,   y
facilitan la conversión. Sucede a veces que el grupo se encontraba exactamente en
las mismas circunstancias expresadas, y entonces todo adquiere mayor fuerza.
Esta dinámica la dirige el coordinador de la Jornada y debe tener cuidado de animar
a los más tímidos para hablar. Evitará que se extiendan mucho en sus opiniones los
que hablan demasiado y estará al pendiente de que no se salgan del tema.
El   Asesor   Sacerdote,   Laico   o   Religioso   deberá   intervenir   oportunamente   cuando
surjan   dudas   o   se   den   discusiones   y   sabrá   guiar   al   grupo   para   que   consiga   el
objetivo propuesto.

7. Phillips 6-6
El objetivo de esta dinámica es lograr la participación sistematizada de todos los
que están en la reunión, pero sin llegar a discusiones. Se trata de opinar de manera
que solamente se sacan las opiniones, y se sintetizan inmediatamente.Se programa
para   30   minutos,   repartidos   como   sigue:   Preparación,   5   minutos;   desarrollo,   8
minutos;   plenario,   8   minutos;   complementación,   6   minutos;   posibles   pérdidas   de
tiempo, 3 minutos.
Lleva este nombre por haber sido divulgada por Donald Phillips y por ser empleada
en grupos de 6 personas que hablan sobre un tema o pregunta durante exactamente
6   minutos.   Se   da   un   minuto   para   cada   persona   y   se   sigue   inmediatamente   un
plenario.   En   él,   cada   grupo   tiene   un   minuto   para   presentar   la   síntesis   de   sus
aportaciones.
Tenemos así un método muy flexible que puede ser aplicado en diversas formas y
para muchos fines distintos. Se adapta también a grupos de más de 6 personas. Ojo,
el desarrollo de los trabajos será de tantos minutos cuantos participantes sean en el
grupo. Es necesario dar siempre un minuto por cada participante.
Es   importante   tener   en   cuenta   que   el   problema   presentado   para   estudio   no   sea
demasiado complejo para el grupo, sobre todo cuando se está usando esta técnica
por primera vez.
El coordinador hace la preparación inmediata. Esta consiste en la explicación del
mecanismo de la técnica. Expresa con claridad el enunciado del problema que será
discutido.   Indica   a   la   asamblea   como   puede   dividirse   en   grupos   de   6.   Una   vez
divididos   en   grupos   de   6   personas,   se   les   recuerda   que,   por   ningún   motivo   las
personas   deberán   hablar   más   de   un   minuto.   Se   sugiere   luego   que   cada   grupo
nombre un coordinador, un cronometrista y un secretario. Al final, el coordinador
hace una síntesis de las aportaciones de su grupo. El secretario irá anotando cada
una   de   las   aportaciones   mientras   que   el   cronometrista   debe   tomar   e   indicar   el
tiempo   de   cada   uno.   Insistimos,   está   técnica   no   es   para   discutir,   sino   para
profundizar y lograr la participación de todos.
CAPITULO VII: ESPIRITUALIDAD DEL AUXILIAR .
Pasamos ahora a considerar algo fundamental en la vida de nuestro Movimiento de
Jornadas de Vida Cristiana y es, nada menos, que la Espiritualidad del Auxiliar.
Una   Escuela   de   Auxiliares   tendrá   vida   si   su   espiritualidad   es   una   auténtica
realidad y no meras apariencias o descuido imperdonable. 

1. ¿Qué es una espiritualidad?


Nuestra primera y esencial vocación es el llamado a la Santidad. Nuestra Santidad
de vida es un signo inequívoco de amor de Dios hacia nosotros: “Tal vocación, por
tanto,   constituye   una   componente   esencial   e   inseparable   de   la   nueva   vida
Bautismal, y, en consecuencia, un elemento constitutivo de su dignidad” (C.L. 17).
Al cumplir nuestra misión evangelizadora, es esencial ser fieles al llamado de Dios
(la Santidad), ya que dicha misión (Evangelización) se desprende precisamente de
este   llamado.   Al   vivir   la   Santidad   con   un   estilo   propio   se   es   un   Testigo   y
Evangelizador. “El mejor Evangelizador es el Santo” (S.D. 28).
El llamado universal a la Santidad debe manifestarse en los frutos de gracia que el
Espíritu Santo produce en los fieles; y en particular en la práctica de los consejos
evangélicos. (cfr. L.G. 39).
Estos   frutos   de   gracia   que   el   Espíritu   Santo   produce,   esta   manera   personal   de
relacionarnos con el Espíritu Santo para alcanzar nuestra plenitud en la caridad,
podemos llamarla ESPIRITUALIDAD.

2. La Espiritualidad propia del M.J.V.C.


“En la comunión de los santos, se han desarrollado diversas espiritualidades a lo
largo de la historia de la Iglesia. El carisma personal de un testigo del amor de Dios
hacia los hombres nos sirve de guía y ejemplo (cfr. C.C. 2684).
El   M.J.V.C.   nace   dentro   de   una   corriente   netamente   mariana.   La   presencia   de
María, que fue tan importante en la vida de el P. Marcelino Champagnat, fundador
de los Hermanos Maristas, marca la espiritualidad de nuestro Movimiento.  Así, el
M.J.V.C. ha ido forjando a través de los años, un carisma propio, una espiritualidad
propia. Dicha espiritualidad seguirá creciendo con cada Jornada y en cada reunión
de la Escuela, en la santidad y el Testimonio de cada uno de los Auxiliares. 
Todos   los   auxiliares   de   las   Escuelas   de   Jornadas   comparten   la   misma   misión   y
vocación de nuestra Iglesia, Así pues, por su misión específica, y por pertenecer a un
movimiento de Iglesia, todos compartimos una misma espiritualidad, forjada en el
trabajo diario y en el testimonio de vida.
Al   tener   que   hablar   de   un   Dios   a   quien   conocemos   y   tratamos   familiarmente
nosotros   mismos,   tenemos   que   dar   ante   nuestros   jóvenes   hermanos   ejemplo   de
sencillez de vida, espíritu de oración, y caridad. Así hemos debido hacerlo. Sin esta
marca   de   santidad,   nuestra   palabra   difícilmente   penetra   en   el   corazón   de   los
jóvenes de hoy . (cfr EN 76).

3. Características de esta espiritualidad


Pasemos   ahora   a   hablar   de   algunos   elementos   comunes   de   la   espiritualidad   del
M.J.V.C. que nos parece no debemos descuidar.
Es necesario adoptemos todo el estilo de vida de Jesús. El modo particular de irlo
realizando, y como hacer nuestras esas actitudes de Jesús, dependerá de la libertad
y la docilidad al Espíritu Santo, de la personalidad de cada uno de los discípulos de
Cristo. Algunas de las actitudes son:
1. Reunidos en torno a Cristo
2. Al estilo de María.
3. Una vida de Oración
4. La Palabra de Dios
5. Disponibilidad y servicio 
6. Un Testimonio alegre 
7. Viviendo la Liturgia.

3.1. Reunidos en torno a Cristo


La Santidad o vida en el Espíritu, que va determinando mi Espiritualidad, suscita y
exige en todos y cada uno de nosotros el pleno seguimiento de Cristo, Para llegar a
esta plenitud que sin lugar a duda es nuestra propia felicidad, tenemos que seguir
un itinerario de crecimiento, pero siempre formando un grupo alrededor de Jesús.

3.2. Al estilo de María.


Reunidos en torno a Cristo, los Auxiliares descubrimos cada vez más y mejor la
presencia de María, su Madre. Donde está el Hijo está la Madre. 
Descubrir a María es captar su estilo; hacerlo mío. El Auxiliar va sintiendo de este
modo, la necesidad de una espiritualidad propia, en todo parecida a la de Ella, quien
es   el   mayor   ejemplo   que   tenemos   de   vivencia   evangélica.   Viviendo   como   María
podemos   asumir un  compromiso más  sólido  en la  búsqueda  de nuestra   madurez
cristiana.   María   es   la   Bienaventurada   por   excelencia,   el   modelo   del   auténtico
Discípulo de Cristo.
María tenia un corazón abierto y sencillo. Le creyó a Dios y fue fiel. Nosotros como
auxiliares tendremos que simplificar nuestro corazón; vaciarlo de todo aquello que
se ha ido metiendo en él y que se interpone entre Dios y nuestra persona. Solo así
descubriremos a ser sencillos y abiertos a Dios. al estilo de María
María también es servicial, Está al pendiente de lo que hace falta “se acabó el vino”;
leemos en el pasaje de las Bodas de Caná, y ella inmediatamente se entrega a servir
a su prójimo. Lo mismo ocurrió con Isabel, después de la Anunciación : María corre
presurosa a la montaña.
Como   Auxiliares   y   como   Movimiento   queremos   vivir   al   Servicio   de   nuestros
hermanos jóvenes. Por ello es bueno imitar a María y dejar que el Espíritu Santo
actúe en nosotros, al igual que lo hizo en Ella, para amar a nuestros hermanos a
través del servicio concreto.
“Todo a Jesús por María y Todo a María para Jesús”, repetimos a menudo. Nuestra
Jaculatoria es, de verdad, camino seguro para aprender a servir. Nos indica que es
cierto que queremos llegar a Cristo, por medio de María y que todo lo que queremos
ofrecer a Jesús, lo hacemos por intermedio de su Santísima Madre.
María   es   la   Discípula   Perfecta,   que   nos   acompaña   siempre   en   el   camino   de   la
Evangelización y nos ayudará a vivir cada día mejor la Vida de Cristo y así ser
testigos auténticos en medio de este mundo.

3.3. Una vida de Oración.


Como   Auxiliares   que   hemos   conocido   a   Cristo,   y   que   queremos   prolongar   esta
relación personal con Él, tenemos que dejarnos transformar por el mismo Dios en la
oración. En ella se mantiene una relación permanente con Jesús, lo cual nos llevará
a estar unidos a Cristo y con Él al Padre, a través del Espíritu Santo. Se trata de
vivir   el   Misterio   de   Dios   “en   una   relación   viviente   y   personal   con   Dios   vivo   y
verdadero. Esta relación es la oración” (C.C. 2558). 
San Pablo nos invita a hacer oración en todo momento, es decir hacer de nuestra
vida   toda  una  oración.  Esto quiere  decir que  en toda  circunstancia  tenemos  que
mantener el diálogo de amor con Dios, y sin embargo señalamos que es bueno que
dediquemos   algún   tiempo   del   día,   para   un   momento   especial   con   Dios   y   que
procuremos tener momentos fuertes de oración, a lo largo de nuestra vida cristiana.
“La oración no se reduce al brote espontáneo de un impulso interior: para orar es
necesario querer orar. No basta sólo con saber lo que las Escrituras revelan sobre la
oración: es necesario también aprender a orar” (C.C. 2650).
Es conveniente que cada Auxiliar aumente su Espiritualidad, interiorizando en la
práctica de la oración personal y comunitaria. “ La oración es la vida del corazón
nuevo. Debe animarnos en todo momento. Nosotros, sin embargo, olvidamos al que
es nuestra Vida y nuestro Todo. Por eso, los Padres espirituales, en la tradición del
Deuteronomio y de los profetas, insisten en la oración como un 'recuerdo de Dios', un
frecuente despertar la 'memoria del corazón': 'Es necesario acordarse de Dios más a
menudo que de respirar' (San Gregorio Nacianceno, or. theol 1,4). Pero no se puede
orar ' en todo tiempo' si no se ora, con particular dedicación, en algunos momentos:
son los tiempos fuertes de la oración cristiana, en intensidad y en duración.” (C.C.
2697)
“La Tradición de la Iglesia propone a los fieles unos ritmos de oración destinados a
alimentar la oración continua. Algunos son diarios: la oración de la mañana y la de
la tarde, antes y después de comer, la liturgia de las Horas. El domingo, centrado en
la Eucaristía, se santifica principalmente por medio de la oración. El ciclo del año
litúrgico   y   sus   grandes   fiestas   son   los   ritmos   fundamentales   de   la   vida   de   los
cristianos.” (C.C. 2698).
Existen tres experiencias o expresiones principales de la vida de oración.

3.3.1. La oración vocal.


La oración vocal es un elemento indispensable de la vida cristiana. Fundada en la
unión del cuerpo con el espíritu, asocia el cuerpo a la oración interior del corazón a
ejemplo de Cristo. Él nos enseña la oración del “padre Nuestro”. Asociar los sentidos
a la oración interior es una exigencia tanto de nuestra naturaleza humana como
una exigencia divina, ya que Dios busca adoradores “en espíritu y en verdad”, cuya
oración brote de las profundidades del alma. Para la oración vocal (ver C.C. 2700 ­
2704 ).

3.3.2. La meditación.
La meditación es, sobre todo, una búsqueda. Encauzada con la ayuda de algún libro,
notablemente las Sagradas Escrituras, la atención del creyente busca comprender y
profundizar la vida cristiana. Esta meditación lleva siempre a una confrontación
con uno mismo y con el verdadero guía en la vida espiritual, que no es otro que el
mismo Cristo. Para la meditación (ver C.C. 2705 ­ 2708 ). 

3.3.3. La contemplación.
Para   Santa   Teresa,   la   contemplación   es   “tratar   de   amistad   a   solas   con   quien
sabemos nos ama” (vida 8). Es esa búsqueda de Cristo en el Amor y en la Fe, con la
mirada centrada en el Señor.
Hay que saber buscar el tiempo y el espacio para este encuentro, un tiempo largo en
el que podamos “recoger” el corazón, movidos por el Espíritu, para sincerarnos ante
Aquél que nos espera en lo hondo del corazón. Para la contemplación (ver C.C. 2709
­ 2719). 
3.4. La Palabra de Dios.
Dios se ha comunicado a los hombres a través de su palabra. La Palabra hecha
carne es el mismo Jesús ( cfr Jn 1 ; Heb. 1,1­2 ) El cual nos dice “Pasarán el cielo y
la Tierra pero mis palabras no pasarán”(cfr Lc.21,33) . Todos los discípulos de Cristo
han descubierto que la palabra de Dios es siempre actual, y da vida “Señor, ¿a quién
iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Jn. 6,8) La Palabra de Dios, contenida
en su Escritura nos irá fortaleciendo y dando vida, en la medida en que nosotros la
estudiemos,   la   contemplemos,   y   sobre   todo,   la   hagamos   algo   verdaderamente
nuestro.
“ La Iglesia 'recomienda insistentemente a todos sus fieles...la lectura asidua de la
Escritura   para   que   adquieran   *la   ciencia   suprema   de   Jesucristo*   (Flp   3,   8)...
Recuerden que la lectura de la Sagrada Escritura debe acompañar la oración para
que se realice el diálogo de Dios con el hombre, pues * a Dios hablamos cuando
oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras* (San Ambrosio off. 1, 88)'
(DV 25)” (C.C. 2653).

3.5. Disponibilidad y servicio.


El Auxiliar de jornadas, por su juventud y entusiasmo, tiene una gran riqueza que
ofrecer a Cristo: Su misma juventud. Esta época de la vida, tan rica en experiencias
y aventuras, encuentra su verdadero sentido en Aquél que es siempre joven y que
vino no a ser servido, sino a servir.
A  ejemplo  de Jesús,  el joven Auxiliar sabe ponerse al servicio de sus  hermanos,
trabajando largas horas y dedicando recursos a menudo limitados en la preparación
de   una   Jornada.   Entrega   con   generosidad   su   tiempo   y   su   esfuerzo,   sus   propias
capacidades, que son a menudo su única riqueza. Como la viuda en el Templo, “da
todo lo que tiene para vivir”( cfr.Lc.21,4).
Servir no es fácil, A menudo requiere saber desaparecer “para que otros crezcan”.
Requiere humildad y esfuerzo. El M.J.V.C. ha procurado caracterizarse siempre por
un servicio entusiasta y alegre en la Iglesia. En todos los lugares de nuestra Patria
encontramos   jóvenes   del   MJVC   que   han   sabido   mostrar   la   disponibilidad
característica del joven discípulo del Señor. Procuremos cultivar en adelante estos
dones de Dios y agradecerlos.

3.6. Un Testimonio alegre.


En   nuestros   días   es   importante  que   las  personas   crean   por   la  predicación   de  la
palabra   de   Dios   pero   siempre   que   sea   acompañada   por   acciones   concretas   de
nosotros los católicos. En su carta Santiago nos recuerda la importancia de la Fe y
las obras :”yo por mi parte te mostraré mi fe por el bien que yo hago... Así como el
cuerpo sin el espíritu está muerto, del mismo modo la fe que no produce obras está
muerta” (Stgo 2, 18. 26). Si nuestra espiritualidad no se muestra con un Testimonio
claro de vida, es que posiblemente no estemos siendo dóciles a la acción del Espíritu
Santo, y fieles al llamado de la Santidad.
La Iglesia reconoce que el Testimonio de Vida es la primera forma de predicar el
Evangelio   y   el   primer   fruto   de   la   vida   en   Santidad.   San   Pedro   nos   habla   de   la
importancia del Testimonio de Vida: “Lleven una vida ejemplar en medio de los que
no   conocen   a   Dios;   esos   mismos   que   a   ustedes   los   calumnian   y   los   tratan   de
malechores, notarán sus buenas obras y darán gloria a Dios en el día en que los
visite.” ( 1 Pe 2, 12).
El mundo sufre las consecuencias de la falsedad y el egoísmo. Como jóvenes estamos
siempre dispuestos a descubrir la verdad y el auténtico camino de la plenitud. Por
eso el Papa nos habló a los jóvenes de México en San Juan de los Lagos y nos invito
a dar un verdadero testimonio de vida.
“Los hombres de hoy están cansados de palabras y discursos vacíos de contenido,
que   no   se   cumplen.   El   mundo   se   resiste   a   creer   las   palabras   que   no   van
acompañadas de un testimonio de vida. Seréis verdaderos testigos cuando vuestra
vida se transforme en interrogante para los que os contemplen: ¿Por qué actúa así
este joven?  ¿  por qué se le ve tan feliz?  ¿  por qué procede con tanta seguridad y
libertad?   Si   vivís   así   obligaréis   a   los   demás   a   confesar   que   Cristo   está   vivo   y
presente. Seréis testimonio y prueba de que aceptar a Cristo como camino, verdad y
vida   (cfr  Jn  14,  6)  llena   las   más   altas  aspiraciones   del   corazón”   (Juan   Pablo  II,
Homilía San Juan de los Lagos)
Somos   responsables   de   la   proclamación   del   Evangelio   “Hoy   más   que   nunca   el
testimonio   de   vida   se   ha   convertido   en   una   condición   esencial   con   vistas   a   una
eficacia real de la predicación. Sin andar con rodeos, podemos decir que en cierta
medida nos hacemos responsables del Evangelio que proclamamos.” ( EN 76) 
Nuestro   Testimonio   Alegre,   hará   descubrir   siempre   al   Dios   invisible,   y   hacerlo
presente de una manera clara entre los hombres.

3.7. Viviendo la Liturgia.


Nuestra espiritualidad esta apoyada en la Liturgia. “La liturgia, obra de Cristo, es
también una acción de su Iglesia. Realiza y manifiesta la Iglesia como signo visible
de la comunión entre Dios y de los hombres por Cristo. Introduce a los fieles en la
vida   nueva   de   la   comunidad.   Implica   una   participación   “consciente,   activa   y
fructífera” de todos (S.C. 11) (CC1071).
Nosotros, jóvenes debemos tener una mayor comunión con Dios, logrando hacer de
nuestra vida sacramental algo esencial en nuestro existir. Debemos participar sobre
todo de los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía. 
Es conveniente que el Joven que ha hecho su Jornada descubra la riqueza de ambos
sacramentos, pues son en los que participa con mayor frecuencia. En ellos aprende a
compartir y a perdonar. 
El   joven   debe   descubrir   que   en   los   sacramentos   de   la   Reconciliación   y   de   la
Eucaristía, el Señor perdona sus debilidades y le ofrece un encuentro muy personal
con El y con la comunidad (Cfr. Pastoral Juvenil. Orgánica, CELAM). 
A   través   de   la   Liturgia,   debemos   valorar   y   hacer   vida   tanto   el   Sacramento   de
nuestro Bautismo como el de la Confirmación, que es su plenitud. La Liturgia da
fuerza a estos Sacramentos y nos ayuda a no dejarlos en el olvido. 
Somos jóvenes y debemos conocer la Liturgia, para que podamos valorar a fondo
nuestro   encuentro   personal   y   comunitario   con   el   Señor   Jesús.   Necesitamos
descubrir en la Liturgia una forma muy concreta de oración. Resaltemos algunos
aspectos importantes para nosotros en el Movimiento y para todos los jóvenes en
general : 
­ La importancia de la Escritura en las Celebraciones. Que la Palabra de Dios no les
resulte extraña, ni alejada de su vida, ni de su sensibilidad”. 
­ El valor de la asamblea. “Hacerles sentir que todos celebran, y que el sacerdote es
el   Presidente   de   la   Asamblea.   Tomando   en   cuenta   su   historia   actual,   sus
preocupaciones, sus problemas, su cultura...” 
­ La autenticidad de la celebración. “Darle autenticidad a todo lo que se realiza en la
Liturgia. Tomar mas en cuenta los signos”. 
­ La encarnación de toda celebración en la vida. “Los jóvenes piden celebraciones
más   encarnadas   en   su   realidad.   Hagamos   de   la   celebración   algo   que   se   ligue
totalmente   a   su   vida”.   La   celebración   de   la   fe   nace   de   la   vida   misma   y   debe
manifestar lo que vive el joven. 
Es bueno insistir en que la Palabra de Dios debe ser conocida por todos nuestros
jóvenes, la mayoría no la conocen. El M.J.V.C. nos enseña a vivir esta Palabra en
una triple vertiente muy interesante, a saber:
­ como el anuncio de un acontecimiento. 
­ El pronunciamiento del mensaje salvífico. 
­ y como la denuncia de situaciones y estructuras de pecado. 

4. Crecimiento y fidelidad
El   Evangelio   es   Vida.   Lo   es   para   todos.   Nosotros,   por   ser   jóvenes   que   vivimos
profundamente el llamado de Jesús: “Ven y Sígueme”, debemos de emprender con
valentía   y   audacia   el   Camino   que   el   Señor   nos   marca.   En   este   camino   hay
dificultades, momentos difíciles, a veces atravesamos largos desiertos. 
Saber progresar en este camino, aprender a crecer en la Fe y la Caridad son los
desafío constantes que vive todo joven cristiano. Cristo Jesús nos invita siempre a
seguir   adelante,   a   no   desmayar.   La   vida   espiritual   realiza   en   nosotros   este
constante crecimiento hasta llegar al a medida de Cristo (cfr. Ef.4,13).
Necesitamos también saber evitar los escollos, no traicionar al Señor. A menudo
tendremos   la   tentación   de   adulterar   la   fe,   de   comprometer   el   Evangelio,   de
presentar ambiguamente el mensaje de salvación. Es entonces cuando la Palabra de
Dios nos anima: “Quien persevere hasta el final se salvará (Mt.10,22). Y así vamos
adelante. Hay que saber vivir el reto de la Vida, áspera sin duda a veces, pero en la
que el Señor nos acompaña siempre.

5. Acompañamiento espiritual:
Caminar   solo,   destruye.   Querer   avanzar   sin   ser   acompañado,   se   convierte   en
espejismo y mera ilusión. Jesús fundó su Iglesia y se quedó con ella para siempre.
En la  Cruz, antes de entregar su espíritu al Padre y morir por nosotros, pide a
María, su Madre, acompañe al cristiano. Y Ella, acepta. 
Es necesario que el Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana ayude a que el joven
experimente que él requiere de un acompañamiento espiritual si es que desea tener
una vida cristiana só1ida, capaz de crecer y que le permita superar sus deficiencias
personales. 
Este   acompañamiento   espiritual   deberá   contemplar   la   presencia   sacerdotal.   No
negamos que alguien más puede ayudar, pero la persona del Sacerdote ofrece un
clima   de   confianza   y   de   apertura   de   conciencia   que   únicamente   él,   que   hace
presente en la Comunidad a Cristo Sacerdote­Pastor, puede dar. Encontramos aquí
un buen apoyo para buscar nuestra madurez cristiana. 
El   Asesor   Sacerdote   no   descuide   la   orientación   espiritual   de   los   jóvenes   a   su
cuidado. Es conveniente que, en lo posible, conozca personalmente a cada uno de los
integrantes de la Escuela de Auxiliares. Los Laicos, así como los Religiosos y las
Religiosas Asesores, ayudan mucho en esta faceta de la vida de la Escuela.
Es bueno saber además que, el mismo grupo es otro medio de acompañamiento para
alcanzar la madurez cristiana que buscamos en el M.J.V.C. Sepamos aprovecharlo. 
CAPITULO VIII. ORIENTACIONES PARA LA POSTJORNADA
¿Qué sigue después de la Jornada?  ¿Qué hacer con los muchachos después de su
vivencia  del  proceso?  ¿Cuáles  son  los  elementos  indispensables  de  una  auténtica
POSTJORNADA?   Esta   sección   busca   dar   respuesta   a   estas   y   otras   preguntas
similares.

1. Criterios fundamentales.
La   Postjornada   sigue   siendo   un   fuerte   desafío   por   resolver.   Los   Auxiliares   que
participan de una Jornada deben tener presente y ser muy claros con los muchachos
en cuanto al compromiso cristiano. No olviden que :
­ “Está llamado a ser Santo”.
­ “La misión de la Iglesia es evangelizar. 'Evangelizar constituye, en efecto, la dicha
y   vocación   propia   de   la   Iglesia,   su   identidad   más   profunda.   Ella   existe   para
evangelizar' (E.N. 14)” (L.B. 11).
­ “ Evangelizar no es para nadie un acto individual y aislado, sino profundamente
eclesial' (E.N. 60)” (L.B. 11).
­ “Al ser el M.J.V.C. parte de la Iglesia .un movimiento de Iglesia­ su vocación y su
esencia es evangelizar al joven por medio del joven” (L.B. 11)
­ Así cada joven debe ser también un Santo. “El mejor evangelizador es el Santo”
(S.D. 28).
­ “ 'Es necesario que los jóvenes bien formados en la fe y arraigados en la oración, se
conviertan cada vez más en los apóstoles de la juventud' (E.N. 72) “ (L.B. 11)
El equipo responsable de una Jornada debe preparar con mucho cuidado todos los
elementos   que   la   integran,   y   de   una   manera   especial   el   aterrizaje   hacia   un
verdadero compromiso de cambio. No podemos jugar con la vida de los muchachos y
de las muchachas que han puesto su confianza en nosotros.
El Santo Padre Juan Pablo II, retomando el camino de Paulo VI, ha insistido en que
la juventud debe crear la Civilización del Amor y de la Paz. Para ello debe buscar un
lugar de inserción para que, desde su Fe, y con la ALEGRÍA Y LA ESPERANZA
propias del cristiano, sea protagonista de la Historia.
Todo joven que ha asistido a una Jornada necesita que se le brinden los elementos
indispensables para su crecimiento humano y su maduración en la fe y pueda llegar
así a ser un cristiano, un santo en plenitud, y un apóstol. 
Esta   plenitud   la   alcanza   viviendo   en   Gracia   de   Dios,   incorporándose   a   una
comunidad eclesial y colaborando así en la construcción del Reino. Estas realidades
de su vida son de verdad necesarias para continuar creciendo en la Vida Cristiana. 
No   es   posible   un   cristiano   a   solas,   aislado.   Fruto   inequívoco   de   una   buena
evangelización es el reconocimiento y el ingreso a la comunidad de los fieles, que es
la Iglesia.
“Efectivamente,   el   anuncio   no   adquiere   toda   su   dimensión   más   que   cuando   es
escuchado, aceptado y asimilado y cuando hace nacer en quien lo ha recibido una
adhesión   de   corazón...   adhesión   al   programa   de   vida   ­vida   en   realidad   ya
transformada­   que   él   propone.   Adhesión  al   Reino,   es   decir,   al   'mundo   nuevo',   al
nuevo estado de cosas, a la nueva manera de ser, vivir, de vivir juntos, que inaugura
el Evangelio. Tal adhesión no puede quedarse en algo abstracto y desencarnado, se
revela concretamente por medio de una entrada visible, en una comunidad de fieles.
Así pues, aquellos cuya vida se ha transformado entran en una comunidad que es en
sí misma signo de transformación, signo de novedad de vida: la Iglesia, sacramento
visible de la salvación.” (E.N. 23).
Es nuestro deber como Iglesia y como Movimiento, buscar las estructuras necesarias
para   poder   ofrecerle   al   joven   los   medios   antes   mencionados.   Es   lo   que   nosotros
M.J.V.C. llamamos Postjornada. Lineamientos Básicos lo afirma claramente: “etapa
en   la   cual   se   brindan   al   joven   todos   lo   elementos   necesarios   para   garantizar   el
crecimiento y perseverancia dentro de la vida cristiana, a fin de que se integre y se
comprometa con la Iglesia al servicio del hermano.” (L.B. 14).
La   Jornada   ha   descubierto   al   joven   una   experiencia   personal   del   amor   de   Dios.
Muchos son aún niños en la Fe que necesitan ser alimentados y educados. De nada
servirán miles y miles de Jornadas , si no tenemos para los jóvenes un camino que
nos permita vivir una experiencia de Iglesia en comunión. De no tenerlo estaremos
jugando a Evangelizar, y esto es jugar con la propia vida.
Por   eso,   el   Movimiento   afirma   que   “cuando   falta   este   marco,   y   cuando   no   hay
plataformas que ofrezcan al joven que sale de una Jornada la posibilidad de una
presencia   activa   en   su   comunidad,   suele   suceder   que,   este   joven,   vivirá
forzosamente situaciones de desconcierto y de desorganización, llegando incluso a
sentirse   frustrado.   Esto   mismo   ocurre   para   otros   grupos   y   para   otras   muchas
expresiones   e   inquietudes   juveniles,   que   no   encuentran   un   campo   concreto   para
realizarse.” (L.B. 33). Urge construir espacios para los jóvenes.
Reconocemos   que   esta   tarea   enorme   no   es   exclusiva   del   M.J.V.C.   Es   una
responsabilidad   que   tiene   que   atender   toda   la   Pastoral   Juvenil,   parroquial   y
diocesana.   Celebrar   la   Jornada   dentro   de   un   Plan   Pastoral   Juvenil,   permite   un
caminar común y una búsqueda al servicio de los jóvenes.

2. Medios de crecimiento.
Aceptando que esta es una tarea de la Iglesia Local o Diócesis, nos parece no muy
factible dar soluciones hechas a situaciones muy variadas, sobre todo si tomamos en
cuenta los distintos ambientes económicos, sociales y culturales de la Juventud. Sin
embargo,   nos   parece   que   sí   es   posible   ofrecer   ciertos   elementos   o   medios   de
crecimiento y conversión que, indudablemente pueden vivirse en diferentes lugares.
Estos elementos, que ofrecen al cristiano la garantía de crecer en la Fe y le permiten
un seguimiento definido de Jesús, son, entre otros:
2.1. La oración.
2.2. La Formación Integral
2.3. La comunión fraterna.
2.4. El Apostolado
2.5. La Vida Litúrgica y sacramental.
2.6. El Servicio y la Caridad
Todos   ellos   hay   que   vivirlos   con   la   Iglesia,   en   la   Iglesia   y   para   la   Iglesia.
Preocupados por ofrecer una Postjornada válida, queremos analizarlos aquí más en
detalle.

2.1. La oración.
“Oren siempre sin desfallecer” (cfr Lc 18, 1). “orad sin cesar y en todo den gracias a
Dios” (1 Tes 5, 17.).
Ya en el capítulo II, Visión general de la Jornada, tratamos el tema de la oración.
Bastará   aquí   recordar   lo   necesaria   e   importante   que   es   la   oración   en   la   vida
cristiana.
Estamos ante el misterio por el cual el creyente vive una relación personal con Dios
vivo y en la cual se establece un diálogo íntimo con Dios y el alma se eleva a su
presencia. “La oración es el impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia
el cielo, un grito de reconocimiento y de amor, tanto desde dentro de la prueba como
desde dentro de la alegría” (Santa Teresa del Niño Jesús, autobiografía C. 25).
La   oración   del   cristiano,   es   una   unión   y   participación   de   Dios   Uno   y   Trino.   Es
comunión profunda con Dios. Esta comunión no se queda en la persona misma sino
que se extiende a toda la Iglesia. Por la Oración estamos en comunión con la Iglesia:
“Creo en la comunión de los Santos” (Credo de Nicea­Constantinopla).
Más aún, es necesario que compartamos nuestra oración con nuestros hermanos. Es
bueno realizar oraciones comunitarias. La Eucaristía es la celebración comunitaria
de la Fe por excelencia ya que, como bien sabemos, “es la fuente y culmen de toda la
vida cristiana” (L.G. 11). San Pablo nos invita al combate espiritual y entre otras
“armas” para la lucha nos dice que debemos estar  “siempre en oración y súplica,
orando   en   toda   ocasión   en   el   Espíritu,   velando   juntos   con   perseverancia   e
intercediendo por todos los santos”. (Ef 6, 18).
Es   importante   que   oremos   en   todo   momento:   que   nuestra   vida   sea   una   vida   de
oración, y que compartamos esa oración con nuestros hermanos. Que la oración sea
un momento de encuentro con Dios y con los hermanos. El M.J.V.C. debe aprender a
orar con la Virgen María: “Todos ellos perseveraban en las oración en compañía de
algunas mujeres, de María, la madre de Jesús (Hch 1, 14).

2.2. La Formación Integral


El hombre, al  tener un encuentro  con la  persona  de Jesús, es interpelado en su
libertad y se le pide, no tan sólo un cambio inicial (la conversión) sino que además se
le   exige   crecer,   madurar   y   dar   frutos   de   vida   y   santidad.   El   hombre   libre   y
consciente, no puede dejar de responder y de asimilar un compromiso de su persona
con el amor de Dios. El cristiano se abre así a una verdadera formación.
“La formación de los fieles laicos tiene como objetivo fundamental el descubrimiento
cada vez más claro de la propia vocación y la disponibilidad siempre mayor para
vivirla en el cumplimiento de la propia misión” (C.L. 58).
“En   este   diálogo   entre   Dios   que   llama   y   la   persona   interpelada   en   su
responsabilidad   se   sitúa   la   posibilidad   ­es   más,   la   necesidad­   de   un   formación
integral y permanente de los fieles laicos” (C.L. 57).
Definiendo la formación integral como el continuo proceso personal de maduración
humana y en la fe, de configuración con Cristo, según la voluntad del Padre, con la
guía   del   Espíritu   Santo,   es   necesario   que   cada   joven   que   asiste   a   una   Jornada,
después   de   la   misma,   experimente   este   proceso   de   vida,   que   le   hará   descubrir
claramente   su   vocación   y   con   ello   las   responsabilidades   y   tareas   que   tenga   que
realizar para ser fiel a su propia misión.
Dios quiere que seamos felices y optemos libremente por la vida; esta es su amorosa
voluntad. Sin embargo todos sabemos que en ocasiones nos resulta difícil discernir
cuál es la voluntad de Dios. Es bueno no olvidar que “para desc