Está en la página 1de 4

MAX WEBER

EL POLÍTICO Y EL CIENTÍFICO.

Lo que se entiende por política es muy amplio ya que abarca cualquier género de toda índole de
actividades directrices autónomas. El habla de diversas divisas bancarias, de la política que rige en un
sindicato en huelga; así mismo puede aplicarse a la modalidad educativa de un país o de una población
determinada, a las directivas de una comunidad y hasta la habilidad que emplea una mujer sagaz para
manejar a su esposo. En la actualidad se entenderá como política a la dirección o la influencia sobre la
trayectoria de una entidad política, esto es, en nuestros tiempos el Estado.

El Estado se le define de muchas formas cabe decir que Weber lo define sociológicamente con relación a
un medio determinado que el posee, como toda entidad política: la violencia física, por ejemplo Trotsky
dijo: “Todo Estado se funde en la violencia”

El dice que en las sociedades no se toma en cuenta el ambiente del ímpetu ya habría prescrito el
concepto de Estado y habría dado marcha a lo que llamamos desorden. La violencia no es lo único que
utiliza el Estado pero si algo especifico, ejemplos de esto se tienen desde la principal forma de gobierno
que es la familia ya que en esa institución se realiza la violencia como un modo de control, incluso
viéndolo como algo muy normal.

El Estado se vuelve regulador ya que controla la violencia física en los grupos sociales que se relacionen,
este puede utilizar a la violencia como algo explicito en su forma de ser.

Él vuelve a retocar como Maquiavelo la lucha de poder, por supuesto Weber dice que el hombre que hace
política quiere tener poder, para fines propios o simplemente para ser alabado del sentimiento del
prestigio que él concede, es decir el poder por el mismo poder.

Sin duda, podríamos decir que el dilema del político de Weber proviene de dos filósofos griegos:
Aristóteles que decía que la mayor virtud de un político era la prudencia, y la pasión, venida de Platón.

El Estado dice Weber que es una relación de poder de hombres entre los mismo hombres, al querer decir
esto el que tiene el poder es el que domina a los individuos, este se socorre por el poder que le da estar al
mando del Estado. Para poder seguir existiendo tiene que imponer su autoridad ante los dominados

La legitimidad del eterno ayer, de la costumbre consagrada por su inmemorial validez y por el respeto de
los hombres hacia esta , la autoridad de la gracia personal y extraordinaria, una legitimidad basada en la
legalidad en la orientación hacia la obediencia a las obligaciones legalmente establecidas. En la realidad
la obediencia de los súbditos esta condicionada por el temor y por los más diversos intereses.

Habla sobre los caudillos que han surgido en todas las civilizaciones y las épocas de nuestro mundo,
habla de caudillos conformados como magos o profetas, esto de un lado. Y el príncipe o guerrero de la
otra.

Surge en la figura demagogo libre aparecido en el terreno del Estado -Ciudad y más tarde en la del jefe
de partido en un régimen parlamentario.

Weber trata de inmiscuirnos en que debe de tener un político el quería que el político tuviera cualidades
innatas y que fuera un modelo para los demás, el propuso un deber ser para que lo imitaran los que
tenían vocación de querer ser políticos.

Habla sobre un político que es hecho por vocación este llega al poder por los medios auxiliares de que se
deleitan los políticos, este dirige el Estado para que todos los que estén en él sean portadores de la
obediencia y determina los medios para hacer que estos le obedezcan, estos políticos buscan
esencialmente dos cosas: la recompensa material y el honor social.

Para mantener dominado por la fuerza se requiere de beneficios materiales externos, las organizaciones
estatales se clasifican en dos categorías, la cuadrilla humana con cuya obediencia ha de contar el efectivo
del poder y el cuadro administrativo.

El desarrollo del Estado comienza cuando el que lo dirige inicia una expropiación de las propiedades y
medios privados, con esto quedan los funcionarios sin dinero que gastar o edificios, recursos,
instrumentos o maquinas de guerra que utilizan. El Estado moderno se desliga del cuadro administrativo y
los medios materiales de la administración.

El Estado se vuelve acaparador de la dominación en cierto territorio ya que utiliza la violencia legítima
como medio de control, y sustituye a todos los que gobernaban antes con jerarquías supremas que le
guardan a él respecto y obediencia.

Los príncipes que se colocan a base de las luchas de los dirigentes y que ven a esto como su forma de
ganarse la vida y algo ideal son unos “políticos profesionales”.

Los políticos ocasionales son aquellos a los que se les da la opción de elegir a su gobernante y de un
modo democrático lo hacen, estos aclaman o desaprueban en una reunión, es decir se hace la política,
haciendo un discurso político al manifestar nuestra inconformidad o nuestra conformidad.

Políticos semiprofesionales son todos aquellos a los que las asociaciones políticas solo le sirven para
desempeñarse en actividades por necesidad. Estos también pueden ser los del parlamento ya que solo
en su cámara hacen política.

Los políticos por estamentos son los que posees la capacidad de erigirse a través de medios propios ya
se con armas de guerra o políticas, o con poderes señoriales ya que estos reciben beneficios y solo
desarrollaban una actividad política cuando se lo exigían expresamente el señor o sus iguales.

A los políticos no les funcionaba mucho el que tuvieran a estos auxiliares sino que querían unos
profesionales en la política que lo auxiliaran y que le debieran obediencia.

Hay dos formas de hacer política profesional, viviendo de ella o quien vive para ella y de esto hace su
modo de vivir y goza simplemente con el ejercicio de sus facultades políticas o siente que hacia hace algo
de su vida. Tiene que tener un patrimonio o una situación privada que le proporcione entradas suficientes.

Ni el séquito de los príncipes guerreros ni el de los héroes revolucionarios se preocupan para nada de las
condiciones de la economía normal, viven del botín, el robo, las confiscaciones, las contribuciones, o
imponiendo el uso forzoso de medios de pago carentes de valor.

Este debe vivir a penas de lo que hace y no beneficiarse propiamente de lo que piensa ni de las
decisiones que tome. Ni el obrero ni el empresario son libres en este sentido; se libera en cambio, con
mucha mayor facilidad el abogado.

El grupo político dominante se intentara beneficiar de lo que hace a través de la política un beneficio un
tanto económico y nunca ha existido un grupo que no lo haya echo. Pero esto no quiere decir que todos
los políticos solo atenderán sus necesidades de ellos sino que también hay de otros.

La política puede ser honoraria y ser mandada por sujetos independientes, pero si la dirección es flexible
a sujetos que no tienen patrimonio deben ser remuneradas. Antes los príncipes, conquistadores o jefes de
partidos dominantes premiaban a sus seguidores fueron tierras o feudos, con la aparición de la moneda
se dieron remuneraciones especiales.

También se daban cargos políticos como premios, con esto se hizo una burocratización en el Estado y ya
que estos cargos aseguraban un bienestrar en la vida o en una parte de la vida, esto se veía más seguido
en los partidos que se veía como un modo de asegurar los cargos.

Pero con la evolución del funcionario moderno se opone a esta corriente ya que se va convirtiendo en un
conjunto de trabajadores intelectuales muy profesionales por tener una ardua preparación, esta evolución
es impulsa por necesidades técnicas de la administración.

Con el funcionario profesional se componen los políticos dirigentes, dando con esto una reestructuración
de la sociedad.

A fin de entender en que estriba al respecto la particularidad alemana, creo necesario establecer una
confrontación, recordando previamente las circunstancias que prevalecen en Estados Unidos de América
del Norte, país entre el cual y el nuestro existen más diferencias por lo que se refiere más a esas
cuestiones. Al aspirante, después de haberse puesto en comunicación con el titular de la especialidad y
de que éste le haya concedido su anuencia, se le califica en su obra original y se le somete a examen en
determinada universidad.

La carrera académica en América del Norte se inicia de ordinario con el nombramiento de “assistanst”.
Naturalmente existen semejanzas con lo que suele ocurrir en nuestros grandes institutos de Medicina y de
Ciencias, en los cuales solo un número reducido de concurrentes, y a menudo muy tarde, se deciden a la
habilitación como “Privatdozent”. La diferencia consiste en que, en la práctica, la carrera científica esta
cimentada definitivamente sobre supuestos plutocráticos, ya que tratándose de un científico joven que
carecen de bienes de fortuna, resulta muy expuesto, correr los riesgos del profesorado académico, toda
vez que le será forzoso sostener con sus propios medios durante varios años, sin que le asista la
seguridad de que al cabo de ellos pueda lograr un puesto que le permita vivir de él.

Entre nuestro método y el norteamericano existe todavía una diferencia más. Por lo regular Privatdozent
alemán tiene que dedicarse menos de lo que quisiera a explicar los temas de clases. De hecho esta
facultado a desarrollar cualquier tema de su especialidad; sin embrago, así lo hiciese, ello se conceptuaría
como inaudita falta de consideración respecto de los Dozenten con mayor antigüedad.

Es un hecho que la vida universitaria se americaniza cada vez más al igual que nuestra existencia en los
más importantes aspectos, y he llegado al convencimiento de que al correr del tiempo tal evolución habrá
de afectar a disciplinas como aquellas en que, a semejanza de lo que ocurre en gran parte con la mía, el
propio artesano es el dueño de los medios de trabajo (en principio de la biblioteca) así como
anteriormente era el amo de su taller.

Los estadounidenses han acuñado ya expresiones técnicas en el plano de la sociología, para señalar a
estos ejemplares personajes. El modo como funcionan nuestras universidades, en especial la de menos
amplitud, es una lucha obstinada por reunir el mayor número de estudiantes en una competencia que raya
en lo irrisorio.

Volviendo al punto de partida, el arte de enseñar es, como quiera que sea, un don personal del todo
independiente de la calidad científica de un sabio. Ahora bien a no dudar, lo que ustedes esperaban de mí
era algo distinto. Hoy en día, el Estado íntimo de esta vocación se ve condicionado antes que nada, por el
hecho de que la ciencia se encuentre en un estadio de especialización nunca antes conocido y del que no
habrá de salir jamás.

En el campo de la ciencia, es evidente que aparece despojado de “personalidad” quien se presenta en


escena en el papel de “empresario” de la causa que pretende servir, aunque intente legitimarla por medio
de una supuesta “vivencia”. Esta actitud viene a ser el común denominador espiritual del científico y del
artista; pero a pesar de la homologación de estas condiciones previas, comunes al trabajo nuestro como
al del esteta, el trabajo científico está sujeto a una finalidad distintiva que lo separa profundamente del
trabajo artístico.

Como sea que la ciencia, en lo presente, es una “vocación” llevada a efecto mediante las
especializaciones puestas al servicio de la toma de conciencia de cada uno de nosotros, y del
conocimiento basado en determinado enlaces fácticos, constituye en testimonio de nuestra memoria
histórica, al cual no podemos dejar de lado si pretendemos mantener para con nosotros.

En cuanto nos decidimos a encontrar por la fuerza una concepción artística monumental, llegamos frente
a uno de tantos deplorables monumentos, que no son más que desatinos, surgidos en las dos últimas
décadas.

Al final concluye Weber dándonos a entender que nosotros mismo debemos de formar nuestro
conocimiento y que nosotros debemos de conocer a nuestros demonios que atañen en nuestra cabeza.

CONCLUSIONES:

Estos dos discursos de Max están encaminados a observar las diferencias entre la vocación del político y
el deber del científico. Y se podría describir a éste como un político frustrado y un científico insatisfecho
de sí mismo y de su objeto.

Max Weber propone un ideal de político que tenga características especiales en nuestra sociedad
mexicana hasta cierto punto se podría aplicar ese esquema ya que se agarra a el general Lázaro
Cárdenas como un ideal de político el cual brindaba al pueblo todo lo que este le mandaba y lo defendía
de los extranjeros, esto al expropiar el petróleo, dan con esto un agrado que siguen los políticos de
carrera del país, la mayoría del vulgo en México piensa que el político debería de tener cierta pasión para
desempeñar su cargo, responsabilidad para con sus seguidores y ser mesurado en sus actos. Los
subrayados son las tres virtudes que proponía el magnifico Weber como las virtudes principales de un
político.

Algo que me parece impresionante es que a pesar de que este autor es de siglos anteriores se siguen
viendo los mismos roles políticos y relaciones de poder que se tienen entre los hombres; quizá sea que
nuestra sociedad en vez de evolucionar ha ido retorciendo y volviendo un tanto más pasional y más sucia,
esto refiriendo a como se manejan las guerras políticas, por ejemplo con Carlos Ahumada que hizo videos
para desprestigiar al López Obrador que hasta cierto punto se ha visto como el ideal de político en la
actualidad.

En nuestro país es muy común que los cargos políticos se vean ocupados por favores políticos; es decir
que se les agradece el apoyo en campaña, por ejemplo los amigos de Fox, en la revista proceso leí un
reportaje sobre una empresa que provee los servicios de alimentos y estancias presidenciales, que dieron
dinero y prestaron su salón de la colonia condesa para la campaña política de Vicente Fox Quezada.

También se tiene al gran rufián del país el tan desprestigiado político Carlos Salinas de Gortari el cual
vendió paraestatales a sus amigos como Carlos Slim. Además quizás Salinas era el clásico gobernador
carismático en su tiempo el cual tenía cierta mesura al manejarse con otros gobernantes, no como el caso
de Cuba y Fidel Castro, con nuestro gobernante del ejecutivo que no tiene una buena mesura ante los
gobernantes extranjeros, cabe decir en este punto que quizá Fox sirve solo de instrumento a los deseos
de George Bush.

Nosotros al hacer política, al votar ante un gobernante, legislador, presidente, etc., somos políticos
ocasionales, aunque en estos tiempos hay políticos que solo sirven para sus intereses propios como el
niño verde que aceptaba sobornos para destruir un ecosistema y poner un hotel, y con eso de la bandera
del verde ecologista pues ya no se le cree a nadie, ya que en nuestra sociedad no se respetan leyes y
solo se vive al día sin vivir para ser mejores.

Yo situó a George Bush como un gobernante que se mantiene en el poder porque tiene recursos para
hacer guerras y así sostener su economía capitalista.

Otro político de vocación es quizá Fidel Castro porque se ha mantenido en el poder durante décadas,
sabiendo con esto que ha tenido los medios necesarios y correctos con su pueblo para mantenerlo en la
sumisión total y así tener una recompensa material y un honor social.

Quizá en nuestro país nunca veamos políticos ideales como los que decía Weber y, un poco más
Maquiavélicos en sus estrategias para mantenerse en el poder con discursos políticos.

El también habla sobre como hay diferencias entre los sistemas educativos de Estados Unidos de
América y Alemania, dice que muchos de los maestros en Alemania tienen que mantenerse durante
mucho tiempo con su propio dinero para que en un momento dado les den ciertos privilegios ante los
demás, mientras que en los Estados Unidos de América se les mantiene como suplentes con cierto
salarió durante años hasta que se vuelvan docentes privados.

Pero el expansionismo estadounidense se veía desde que escribía Max Weber, hasta nuestros tiempos
se sigue viendo de un modo muy provechoso ante las demás naciones.

En este libro se ve una utopía en un sistema político y quizás nuestra involución nos lleve a nuestra propia
perdición y a estancarnos en un sistema retrograda.