Está en la página 1de 5

Introducción En La Licenciatura En Lenguas Extranjeras Con Énfasis En Inglés

Ejercicio 3 - Reflexión

Grupo No. 518001_1

Jairo Andrés Ortiz Leyva

Tutora
Claudia Marcela Hernández

Universidad Nacional Abierta y a Distancia


Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades

Octubre 2018
Perfil ideal del docente de lenguas extranjeras para responder a las necesidades
de formación del siglo XXI

Hablar del perfil del licenciado en lenguas extranjeras hoy en día es referirnos sin
lugar a dudas a ese conjunto de elementos que van intrínsecamente ligados al avance
sociocultural y tecnológico del mundo del que todos somos parte. A continuación
enuncio los aspectos esenciales que debe tener dicho perfil:

Cuadro de reflexión

El docente debe ser conocedor de su área. Debe poder emplear


el idioma en diferentes contextos y situaciones con suficiente
soltura y naturalidad para que al final pueda de forma
consecuente enseñar un idioma extranjero. Según el Marco
Común Europeo de Referencia, el docente debe poseer
habilidades específicas para su profesión de acuerdo con la
escala valorativa que va desde A1 a C2. Y que según el
Ministerio de Educación Nacional exige que sea un C1. En cada
una de las habilidades que envuelven el idioma como tal se
enmarcan:
Lectura: Puede entender cualquier tipo de correspondencia
utilizando esporádicamente el diccionario y Puede entender con
todo detalle instrucciones largas y complejas relativas a una
máquina o a procedimientos.
Nivel de competencia
Escritura: Suele escribir sin consultar el diccionario. Escribe lo
en idioma inglés según
bastante bien como para no tener que hacer correcciones, a
MCER y MEN
menos que el texto sea importante.
Escucha: Puede entender una amplia gama de material de audio
grabado, incluso sin que sea necesariamente en lengua estándar,
y puedo identificar detalles sutiles e incluso actitudes y
relaciones implícitas entre los hablantes; entre otros.
Habla: Es capaz de sostener conversaciones de forma fluida con
naturalidad, abordando utilizando una amplia variedad de
estructuras idiomáticas y un considerable buen manejo de
vocabulario para cada situación.

Así pues el docente de lenguas extrajeras no puede dar de lo


que no tiene. Es por eso que el docente de lenguas extrajeras
debe apuntar a tener habilidades de comunicación que
propendan a fortalecer las competencias lingüística, socio-

1
lingüística, discursiva y la estratégica (Páez, 2001, pg: 5) y la
pragmática.

Un docente que no es capaz de escuchar a sus alumnos, que no


respeta sus opiniones, sus sentimientos, que no acepta sus
puntos de vista, no puede ayudar a formar dichas actitudes.
Nadie da lo que no tiene. Difícil es que un docente acepte
los sentimientos y puntos de vista de sus alumnos si
primero no clarifica y acepta los propios. (Medaura y
Actitud hacia la Monfarrel, 2008, p. 92). Mucho de lo que el docente es en clase
educación debe ser el fiel reflejo de lo trascendental que le resulta el solo
hecho de saber que éste mismo llega a ser un actor de la
educación. En palabras de Parola y Pozzo (2016), la empática y
genuina comunicación entre docente estudiantes solo nace a
partir de la postura que toma el docente frente al estudiante,
comunicación verbal y gestual.

El docente debe entender el contexto en el que se va a


desarrollar su profesión. En este caso el colombiano a la vez
que en Colombia es difícil hablar de enseñanza de un idioma
como segunda lengua, sino lengua extranjera, ya que esta última
es la que se aprende en un contexto en la que carece de función
social e institucional.( Santos Gargallo,1999, pg:21). El docente
por tanto debe conocer en detalle las necesidades y retos que su
contexto le va a demandar. Esto requiere sin duda que según
Conocimientos John Haycraft (1992) el docente debe tener un conocimiento
pedagógicos claro y preciso de los últimos estudios sobre la enseñanza y el
aprendizaje de segundas lenguas. A esto el profesor Jeremy
Harmer (1998) ofrece los roles que debe tener un docente de
lenguas extranjeras, entre los cuales figuran, controlador,
asesor, organizador promotor, participe, y fuente de recursos.
Es de especial importancia que el docente sepa mediar entre
estos roles ya que cada uno de ellos coadyuvará al objetivo
medible y realista que se haya trazado el docente para con sus
estudiantes.

El docente debe conocer muy bien el proceso de enseñanza


Conocimientos aprendizaje en el cual va a estar envuelto constantemente. Ha de
didácticos entender que junto con la didáctica ah de tener presente
competencias comunicativas que funcionan como puente de

2
interlocución para poner en práctica diferentes estrategias de
enseñanza basadas en un conocimiento pleno del idioma
(López, 2018 pag: 44). Entendiendo la didáctica como una
disciplina que teoriza desde y sobre la práctica de la enseñanza
para intervenir en ella, Parola y Pozzo (2016), el Licenciado en
lenguas extranjeras debe saber proporcionar al estudiante las
herramientas que le ayuden a encontrar, navegar y aprender los
conocimientos en el idioma extranjero. A su vez el docente
debe reconocer factores comunicativos productos de la
composición multicultural, que obliguen a su uso y
trascendencia. Así como lo menciona cierta encuesta al respecto
“Es más importante saber enseñar: de qué sirve ser un prodigio
de persona si luego no sabes transmitir tus conocimientos; la
forma de enseñar es más importante.” (Madrid, 2004 ,pg: 15)
El docente debe saber que vivimos en un mundo globalizado
que va cambiando constantemente. Nuevas formas de
comunicación van siendo parte del estudiante. Así, el docente
debe esforzarse por adquirir habilidades que le permitan estar a
la par de esas nuevas tecnologías de la comunicación. Lange
(1990) en sus reflexiones y las hechas por Mulkeen y Tetenbaun
(1987), lograron establecer que el siglo XXI sería un siglo
Habilidades
donde habría un flujo intenso de información. Por tanto el
tecnológicas
docente de lenguas extranjeras debe estar al tanto de lo que
sucede a su alrededor. Aprovecha los avances tecnológicos para
facilitar un ambiente moderno de aprendizaje basándose en la
idea que el ya no es el actor principal de la clase, sino un
facilitador de conocimientos.

3
BIBLIOGRAFÍA

 Parola, Gilda Veronica; Pozzo, María Isabel Rita; Comunicación didáctica y formación
docente en lengua extranjera. Reflexiones y desafíos; Instituto de Formación Docente
Continua San Luis Capital; Kimün; 3; 7-2016; 137-160. Recuperado de URL:
http://ri.conicet.gov.ar/handle/11336/20051
 Santos Gargallo (1999: 21) recuperado de URL:
https://www.um.es/tonosdigital/znum16/secciones/estudios--10-Ensenanza.htm
 Juan, A. D. & García, I. M. (2012). Los diferentes roles del profesor y los alumnos en el
aula de lenguas extranjeras. Revista digital Reflexiones y Experiencias Innovadoras en el
Aula (38), 1-8. Recuperado
de http://www.tonosdigital.es/ojs/index.php/tonos/article/viewFile/988/636
 Madrid, Daniel, La formación inicial del profesorado de Lengua Extranjera.
Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado [en linea] 2004,
8 [Fecha de consulta: 25 de noviembre de 2018] Disponible
en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56780107> ISSN 1138-414X